AGLI Recortes de Prensa   Martes 8  Mayo 2012

Andalucía y Francia, de subsidio en subsidio hasta la derrota final
S. McCoy El Confidencial 8 Mayo 2012

“La austeridad no puede ser una condena”. Esa fue la frase para la historia la pronunciada ayer por el candidato socialista Hollande a los pocos minutos de haber ganado las elecciones francesas. Su segundo, el alcalde de Nantes, Jean-Marc Ayrault, apuntilló poco después que “la clave ahora será recuperar Europa, reorientarla hacia el crecimiento, la competitividad y la protección”. Un discurso que les ha servido para conectar con un pueblo ávido de esperanza, aunque la experiencia pruebe después la inviabilidad de los postulados políticos de los vencedores. Porque Francia era ya, antes de esta contienda, una nación insostenible donde la constante intervención de la administración ha condenado su crecimiento económico y su productividad hasta el punto de que su balanza por cuenta corriente ha pasado a ser deficitaria. La promesa de más estado no puede sino empeorar el panorama. Los ciudadanos de aquel país han decidido brindar al sol de la mano de su nuevo presidente. Tardarán poco en despertar del imposible sueño de bienestar que les ha prometido.

De hecho, la derrota de Sarkozy hay que interpretarla en términos de castigo no por lo que ha hecho o amenazaba con hacer sino por las flagrantes omisiones durante su mandato, que culminaba cerca de dos décadas de gobiernos de centro derecha. Es su inacción la que le ha condenado en última instancia. Las enormes posibilidades de nuestro vecino del norte se han visto sistemáticamente cercenadas por el temor del mandatario al coste político de la liberalización de la economía y la racionalización del sector público, tanto en el ámbito funcionarial como en el empresarial. Cuando la presión de los mercados le ha obligado a mover pieza, ya era demasiado tarde. Como ha quedado demostrado a lo largo y ancho de Europa, es en época de bonanza cuando hay que afrontar determinados cambios imprescindibles para el conjunto de la sociedad, contando con la aquiescencia complaciente de esta, narcotizada de riqueza. Ahora que pintan bastos, el voto del miedo ante lo que estaba por venir le ha sacado del Eliseo. Veremos cómo lidia Hollande la presión de la bolsa y la prima de riesgo.

Igual que en las elecciones andaluzas, los votantes galos han optado por subsidio y protección del estado 'en mano' antes que por adopción de medidas que garanticen su sostenibilidad futura 'volando'. La visión cortoplacista de los políticos refrendada por los electores. Así les irá. Los dos ejes que han condenado al país, reforzados de manera radical. Por una parte, apuesta de la inversión pública frente a la privada a través de mayores impuestos para los ricos, rentas del capital o banca y el fomento de la financiación estatal a empresas. Por otro, el reforzamiento del estado del bienestar: nuevas contrataciones de empleados públicos, subidas salariales en cuerpos como el médico o el del profesorado, ayudas a las familias con hijos en edad escolar, bajada de la edad de jubilación de nuevo a los 60 años, desarrollo administrativo de viviendas de protección oficial y así sucesivamente. Aún así la victoria de Hollande ha sido pírrica. Y es que el gasto público ya suponía, antes de estas iniciativas, un 56% del PIB francés, por encima de Suecia. La deuda transitaba cercana al 100%. Y contaba con el doble de funcionarios per capita que, por ejemplo, Alemania.

No es de extrañar que los inversores hayan recibido con miedo su victoria. Pesan, frente el factor positivo de servir de contrapunto a las imposiciones del Cuarto Reich que beneficia entre otras a España (V.A., Entérense, el peligroso Cuarto Reich alemán es ya una realidad, 01-03-2012), tanto el potencial desgobierno que añade a una precaria Europa cada vez menos Unida, como la posibilidad de la caída de Francia en sí. Algo que anticipaba el profesor de Columbia Sala i Martín en un post del que nos hicimos eco no hace mucho tiempo (V.A., Sarkozy echa a España la basura que anega Francia, 10-04-2012). Y sobre lo que ha vuelto uno de los cenizos favoritos del universo analítico-periodístico anglosajón, Ambrose Evans-Pritchard. En su entrada del The Telegraph con motivo de la victoria del socialista (The Telegraph, Francois Hollande has ten weeks to avoid a French bond crisis, 06-05-2012) hace un recorrido sobre los problemas que afectan al país y sus posibles soluciones, muy alejadas del programa refrendado por las urnas. Lo curioso es que establece de manera indirecta un paralelismo con lo acontecido en Andalucía: apenas se moverá nada hasta las legislativas de junio y la sorpresa puede venir en el presupuesto de julio. Será entonces cuando los franceses se jueguen el ser o no ser. Y la euforia de la entrada triunfal en el gobierno puede tornarse en tragedia ante la traición de Hollande a sus propios postulados. Al tiempo.

La necesidad de España
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 8 Mayo 2012

Intervención del Vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, en la Mesa Redonda organizada por la Fundación Valores y Sociedad.

Sean mis primeras palabras para agradecer la invitación de la Fundación Valores y Sociedad a participar en esta Mesa sobre un tema tan oportuno y sugerente y en tan buena compañía.

El panorama patrio que contemplamos hoy los españoles es profundamente desalentador. Vivimos el peor momento de nuestra empresa colectiva desde la Transición, aquel pálpito milagroso de esperanza y de energía transformadora que hemos mitificado para no reconocer sus abundantes fragilidades y defectos, causa remota de nuestras dificultades presentes. Cuando todavía oímos decir desde los niveles más altos del Gobierno que el Estado de las Autonomías ha sido un éxito y que no está en cuestión, advertimos la magnitud de nuestro auténtico problema, que no es de ineficiencia en la gestión, sino de inadecuación de la estructura y de resistencia al cambio de marco conceptual.

Tras más de tres décadas de desarrollo del sistema diseñado para posibilitar el tránsito del autoritarismo a la libertad, el balance resulta todo menos alentador. La Constitución no es respetada ni siquiera por su supremo intérprete y guardián, la división de poderes ha sido crecientemente dañada, la Administración es compleja, fragmentada, hipertrofiada y carísima, nuestra democracia se ha ido degradando hasta devenir una partidocracia clientelista y las mayorías relativas entregan sistemáticamente la gobernabilidad de la Nación a aquellos cuyo propósito explícito es liquidarla y las mayorías absolutas buscan incomprensiblemente en ese mismo apoyo la legitimación de sus justificadas decisiones.

Agobiados por la prima de riesgo, debilitados por una tasa de natalidad desfalleciente, con un índice combinado de déficit y paro de los más elevados del mundo, abochornados por la indignidad de que los terroristas controlen instituciones clave del País Vasco, soportando el oprobio de una justicia politizada hasta el punto de que los periódicos publican diagramas de los órganos constitucionales con la etiqueta de partido junto a cada uno de sus integrantes, indignados ante la proliferación de la corrupción y atónitos ante el hecho de que la lengua oficial del Estado haya sido expulsada de las aulas en las Comunidades de hegemonía nacionalista, es ya imposible ignorar que nos hallamos en un final de ciclo, que el edificio normativo que levantamos en 1978 se cuartea, que nuestro modelo productivo se asfixia y que España requiere no sólo reformas y mejoras funcionales, sino una regeneración de fondo y a fondo.

Cada día que el Gobierno deja pasar sin exponer a la ciudadanía esta verdad amarga pero insoslayable para llamarla a continuación a una reacción decidida, arriesgada y ambiciosa que nos vuelva a poner en forma como sociedad, como economía y como entramado institucional, es un día perdido.

El Gobierno ha de asumir que, tal como dijo Azaña en las Cortes en octubre de 1931, España es un enfermo a la espera de una operación para la que disponemos de muy poca anestesia y por ello, y eso lo digo yo, el bisturí ha de ser preciso, afilado y rápido. Los males que padecemos no se curan con un cambio de dieta o con farmacopea, hay que entrar sin miedo ni vacilaciones en el quirófano. Mientras el Gobierno, que por supuesto pone en su tarea su mejor voluntad, no acepte este desafío y actúe con la velocidad, la determinación y el alcance requeridos por la gravedad de la crisis que atravesamos, corremos el serio peligro de convertir en irreversible la afirmación de Baroja de que España no es foco sino periferia.

Y el Gobierno ha de ser fiel a sí mismo y a la mayoría que ha puesto en sus manos las palancas que mueven el Estado. Es falso que no podamos pagar los servicios públicos básicos, lo que no nos podemos permitir es el tinglado voraz montado para gestionarlos. Los partidos han colonizado la sociedad civil hasta dejarla exhausta y deben contraerse para que la Nación se expanda.

Ortega reclamaba un Estado que se asemejase a una elástica y fina piel sobre el cuerpo de la Nación. En la España alumbrada por la Transición esta piel se ha ido espesando, endureciendo y ensanchando hasta transformarse en un duro caparazón que nos ahoga. Nuestro objetivo más urgente es desprendernos de él para liberar nuestros miembros entumecidos y tonificar nuestros músculos atrofiados. La solución, como siempre, la da la libertad.
Y la libertad ha de ser explicada de manera convincente y sincera.

Tan importante como llevar a cabo las reformas y tomar las medidas que la crisis exige, es elaborar un relato consistente y motivador para que los españoles acepten los sacrificios y las renuncias indispensables para volver a la senda de la prosperidad y de la fortaleza moral. Cuando la ciudadanía contempla como sus antiguas certidumbres se desvanecen, sus expectativas se estrechan y su futuro se ensombrece, sus ojos y sus oídos se vuelven hacia sus dirigentes en busca de una interpretación creíble de los acontecimientos y de una guía segura hacia tiempos mejores.

Del próximo Debate sobre el estado de la Nación ha de emerger, estimulante y atrayente, una agenda completa que ponga de nuevo en valor aquellos de nuestros activos que se encuentran debilitados o aletargados y que reconstruya los que han sido destruidos. En líneas generales, hemos de regenerar nuestro sistema democrático para que gane en representatividad y en participación; reformar la Constitución estabilizando la estructura territorial, garantizando la unidad de la Nación y salvando la salud financiera del Estado; asegurar y reforzar la separación de poderes velando especialmente por la independencia de la justicia y de los órganos reguladores; articular un nuevo modelo productivo y de crecimiento económico mediante las indispensables actuaciones en los ámbitos laboral, fiscal, financiero, energético y de I+D+i; invertir masiva y prioritariamente en la mejora de nuestro capital humano revisando de arriba abajo nuestro sistema educativo; no olvidar que nuestros ejércitos tienen como misión la defensa de la unidad e integridad de España y de sus intereses vitales; potenciar al máximo nuestro patrimonio cultural y nuestra lengua común y, como eje conductor de este resuelto empeño rectificador, implantar en la sociedad el conjunto de valores fuertes y de principios éticos que la vertebren y le devuelvan la fe en sus posibilidades de progreso material y moral.

No son tiempos para la administración tranquila del statu quo y el reformismo pausado porque en el tablero se despliegan demasiadas piezas que examinadas de una en una ya representan un motivo de seria preocupación, pero que todas juntas dibujan un paisaje más que inquietante. La conclusión es clara: o los dos grandes partidos abandonan su enfrentamiento maniqueo para poner España a punto con una transformación radical del sistema o nos espera en un plazo que estimo de entre uno y tres años una convulsión política y social de consecuencias imprevisibles.

Jaime Mayor, siempre inasequible al desaliento, nos ha convocado esta noche para reflexionar sobre la necesidad de España, nuestra gran Nación. La idea de Nación es poliédrica, pero no tiene nada de ambigua o confusa. La Nación puede ser vista como una identidad ¿Qué somos?, o como un proyecto ¿Qué podemos hacer juntos y adónde queremos ir?, o como un contrato ¿Qué marco normativo fijaremos para ordenar nuestra convivencia? o, y este aspecto es el esencial, como un sustrato moral que nos oriente en los tortuosos vericuetos de la eterna duda: ¿Qué está bien y qué está mal, cuáles son los valores que debemos defender, los derechos que hemos de garantizar, las obligaciones que hemos de cumplir y cuáles las reglas éticas a las que ajustar nuestra conducta como ciudadanos?

Pues bien, para dar cumplida y satisfactoria solución a esta compleja ecuación necesitamos a España, la noble proa de Europa que cantara Camoens, necesitamos que sea vigorosa, que esté unida, que crea en sí misma, que nos provea de un espacio seguro de derechos y libertades, que nos transmita una exigencia de deberes, que nos albergue como una cálida matriz espiritual y nos señale el porvenir como un vibrante vector histórico. Hemos de elevarnos a la altura de España y no rebajar España a la nuestra.

Y aunque no tengo la voz de rapsoda de Fernando García de Gortázar, me permitiréis que termine recordando los versos finales del sobrecogedor poema de Borges titulado precisamente así, “España”:

España del inútil coraje
Podemos profesar otros amores
Podemos olvidarte
como olvidamos nuestro propio pasado
porque inseparablemente estás en nosotros
en los íntimos hábitos de la sangre
España
madre de ríos y de espadas y de multiplicadas generaciones
incesante y fatal.

“Incesante y fatal”, qué línea de cierre tan hermosa y tan terrible. Incesante y fatal, sin duda, pero también, y ahora más que nunca, necesaria.

Víctimas de la crisis
José María Marco La Razón 8 Mayo 2012

Nicolas Sarkozy se presentó en 2007 como el presidente de todas las reformas: liberalización, apertura, dinamización, prosperidad… Una auténtica revolución que iba a cambiar Francia de arriba abajo. Cinco años después, la personalidad de Sarkozy no ha variado: sigue siendo el mismo gran personaje hiperactivo, voluntarioso, enérgico e insolente que siempre fue y que tantas enemistades (y tantas simpatías) suscitó. Las reformas, en cambio, apenas se han realizado. Sería injusto responsabilizar de este fracaso sólo a Sarkozy. Lo intentó, sin duda, y se estrelló. Consiguió subir la edad de jubilación de 60 a 62 años y liberalizar la fiscalidad de las horas trabajadas más allá de las 35 horas semanales… Ahí se acabó todo.

Cuando se dice que la victoria de François Hollande significa el fin de la austeridad, habrá que tener en cuenta que en Francia no hay ni ha habido austeridad. Ni siquiera hay un debate como el que se está produciendo en el resto de Europa, en particular en nuestro país. En consecuencia, los gastos del Estado han seguido creciendo hasta el 56 por ciento del PIB, la deuda llega al 90 por ciento y el número de funcionarios alcanza los 5,3 millones. Si ha habido victoria sobre la austeridad, ha sido en una guerra preventiva, antes de que nadie se atreva a tomar cualquier medida. La victoria de Hollande, en realidad, se ha basado sobre todo en dos expresiones clave en el nuevo argumentario socialista: la justicia (social, se entiende) y la igualdad. Se diría que hemos entrado, como también indica el discurso de Obama, en una nueva fase de la lucha de clases.

Otro de los factores clave en la victoria de Hollande ha sido el Frente Nacional de Marine Le Pen. Es un voto difícil de interpretar, pero es posible considerarlo una forma de expresar la frustración ante las reformas fracasadas de Sarkozy. Aunque el propio Sarkozy siempre dio importancia a la cuestión identitaria y nacional, él mismo subió el tono cuando vio que su política reformista estaba agotada. Es probable que los llamamientos al cierre de fronteras y contra la inmigración, acentuados en los últimos meses, tan sólo hayan servido para proporcionar oxígeno al Frente Nacional, que ha sabido aprovechar la ocasión.

En la gestión de la crisis, les toca ahora el turno a los socialistas. Como ha demostrado lo que acaba de ocurrir, la falta de reformas conduce a un callejón sin salida para el partido responsable. También conduce al aumento del voto de protesta, encauzado por partidos extremistas. Sale perdiendo el centro, la voluntad de proponer y llevar a cabo cambios graduales. Veremos lo que ocurre ahora con la vía socialista. Es de esperar que Grecia siga siendo la excepción y no el modelo de lo que viene.

Rajoy cesa a Rato para salvar Bankia
Pablo Sebastián www.republica.com  8 Mayo 2012

Rodrigo Rato se ha visto obligado a dimitir como presidente de Bankia (y de Caja Madrid) por decisión del Gobierno de Rajoy y la presión que sobre esta entidad han ejercido en los últimos días tanto el FMI -del que Rato fue Director- como el BCE que habían considerado la situación de Bankia un riesgo “sistémico” o para el conjunto del sistema financiero español, tras el estrepitoso fracaso de la gestión de Rato y la falta de un horizonte de estabilidad y recuperación para Bankia y el conglomerado de Caja Madrid.

Un riesgo de quiebra que aumentó ante el empeño del presidente de Bankia de continuar solo tras negar la integración de la entidad madrileña en La Caixa, el último tren para su salvación después del cúmulo de graves errores e incapacidad de gestión del propio Rato -sin experiencia alguna en el sector- como fueron: su equipo político de colaboradores, ajeno al mundo bancario; su demencial fusión con Bancaja por el enorme riesgo inmobiliario de la caja valenciana que se sumaba al ya acumulado por Caja Madrid; y su pesado saco de activos tóxicos inmobiliarios y su endeudamiento público (con el FROB) y europeo con el BCE. Lo que convirtió Bankia en un caso explosivo que Rato negaba insistiendo hasta hace pocos días en que “podía seguir solo”, convencido que el Gobierno del PP y su amigo Rajoy nunca lo dejarían caer.

Al final y, como lo adelantó Rajoy en Onda Cero, el Gobierno se verá obligado a inyectar dinero público en Bankia -mediante la conversión de los créditos del FROB de 4.600 millones de euros en acciones, y nuevas inyecciones de ayudas que podrían superar los 7.000 millones- y esta escandalosa aportación de dinero público no podía llevarse a cabo, en este tiempo de altos recortes sociales, a favor de un banco que además estaba presidido por un político del PP. De manera que el Gobierno de Rajoy no podía salvar con dinero público a los dos: a Bankia y a Rato, el ex vicepresidente y ex compañero de Rajoy en el que fue el último gobierno de José María Aznar, además de ex director (“huido”) del FMI.

Con el cese (disfrazado de dimisión de Rato) el Gobierno logra reducir alto el coste político de una quiebra en ciernes al tiempo que ofrece la cabeza de Rato al FMI, BCE, los mercados y a la oposición de izquierdas española. La ya que reclama más ayudas a la Sanidad y la Educación y menos a los bancos. Con todo ello y con el nuevo decreto que aprobará este viernes el Consejo de Ministros para crear instrumentos –“banco malo” o sociedades de liquidación de activos inmobiliarios”- que permitan aligerar el peso de los activos tóxicos inmobiliarios de los bancos y cajas, el Gobierno espera dar un vuelco y un impuso de saneamiento del sistema financiero español, lo que debió haber hecho nada más llegar al poder y no como ahora cinco meses después.

Lo que no impide que lo ocurrido con Rato caiga sobre la espalda de Rajoy que se empeñó en nombrar a su “compañero” Rodrigo como presidente de Caja Madrid a pesar de: no tener experiencia ni conocimiento del sector; de sus pésimos antecedentes en su relación con la banca española mientras fue vicepresidente del Gobierno de Aznar por sus problemas familiares con la banca; y a pesar también de su inexplicada e irresponsable huida del FMI.

En cuanto a Rato una vez más, y es la tercera, su soberbia le ha vuelto a traicionar: cuando creyó que sería el sucesor de Aznar; cuando abandonó de manera irresponsable el FMI; o cuando se pensó que sería uno de los cuatro grandes banqueros del país.

El expolio inventado
José Antonio Martínez Tortosa www.vozbcn.com  8 Mayo 2012

Ya sabemos que a los nacionalistas catalanes les encanta quejarse. Hace unos días, en el Parlamento autonómico, tuvimos un nuevo capítulo de su cansino lloriqueo a cuenta otra vez del expolio fiscal. Posiblemente usted ha escuchado en múltiples ocasiones hablar de balanzas fiscales, saldos fiscales, expolios y robos en boca de nuestros sutiles y finos políticos nacionalistas. Pero, ¿cómo calculan esos pobres políticos expoliados la balanza fiscal de Cataluña? Le propongo adentrarse por un momento en un viaje hacia las tripas del cálculo de la balanza fiscal de Cataluña por parte de los nacionalistas catalanes.

La balanza fiscal es la diferencia entre lo aportado y lo recibido. Y en todo este cálculo deben utilizarse una serie de hipótesis de imputación de ingresos y de gastos que en el caso del Gobierno autonómico adolecen, como veremos, de una notable falta de objetividad. Comencemos por los impuestos. Uno pensaría que dentro del pomposo título de ‘impuestos pagados por Cataluña’ se contabilizan los impuestos pagados por los ciudadanos catalanes. Esto es lo que dicta el sentido común, pero no.

Resulta que bajo este epígrafe en realidad el Gobierno autonómico suma a los impuestos pagados por ciudadanos catalanes impuestos pagados por ciudadanos del resto de España. Lo explican en el informe ‘Resultados de la balanza fiscal de Cataluña con el sector público central 2006-2009' donde reconoce, por ejemplo, que ‘el IVA pagado por un ciudadano de Oviedo a un comercio de Mataró se imputa a Cataluña’. Así de claro. Si un ciudadano del resto de España compra un producto a una empresa catalana el IVA lo ha pagado el ciudadano del resto de España de su bolsillo pero CiU lo contabiliza a los catalanes.

Con relación al IRPF, otro tanto. En el informe incluyen en la balanza fiscal de Cataluña el IRPF pagado por no catalanes si la renta o parte de ella se ha generado en Cataluña. Sólo en el año 2009 contabilizó 329 millones de euros como ‘impuestos pagados por Cataluña’, que en realidad era IRPF pagado por no residentes en Cataluña. Y de la misma manera el Gobierno autonómico imputa a Cataluña el Impuesto de Sociedades no según el consumo como se realiza en la mayoría de los estudios de balanzas fiscales, sino en función de un indicador denominado excedente bruto de explotación. ¿Por qué? Porque ese indicador es mayor en Cataluña que el de consumo y de esta manera incrementa la parte imputada a Cataluña del Impuesto de Sociedades total recaudado por el Estado.

La razón de tanta avaricia contabilizadora de impuestos pagados en Cataluña es evidente. Cuantos más millones se contabilizan como ‘impuestos pagados por Cataluña’, mayor sale la cifra de déficit fiscal de Cataluña, aunque sea en base a hipótesis discutibles y subjetivas cuando no directamente inverosímiles.

Pero no nos detengamos en los impuestos. Pasemos al otro lado de la balanza fiscal, al de los gastos, donde CiU hace justo lo contrario: disminuye hasta extremos irrisorios los gastos del Estado contabilizados en Cataluña. La razón es también clara: cuanto menos gastos del Estado se contabilicen en Cataluña, más elevado sale el déficit fiscal. Por ejemplo, en el año 2009, el Gobierno gastó 864 millones de euros en política exterior (cuerpo diplomático, embajadas, etc). ¿Qué parte de esos millones sería imputable a los catalanes? Dado que la política exterior en hacienda pública se considera un bien público indivisible lo razonable sería la distribución de esa cantidad entre todos los españoles por igual. Es decir, dado que en Cataluña viven el 16% de los españoles, se debería atribuir a Cataluña un 16% de esos 864 millones, aproximadamente: 138 millones.

Sin embargo, la Generalidad atribuye a Cataluña únicamente… ¡un millón de euros!, un 0,1% del total, con el argumento de que ‘no hay ninguna delegación del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en Cataluña’. Es un argumento grotesco. Es obvio que las embajadas de España por el mundo pueden ser utilizadas por todos los españoles por igual, ya sean catalanes, gallegos, madrileños o asturianos. Pero según el Gobierno autonómico no benefician en casi nada a los catalanes y prácticamente sólo se imputan al resto de españoles.

En los gastos de Defensa ocurre algo similar. Al igual que en la política exterior, lo razonable sería dividir este gasto entre todos los españoles en partes iguales, pero CiU imputa a los catalanes una parte sustancialmente inferior (sólo un 4% frente al 16% razonable). Es curioso ver cómo le atribuyen a la Comunidad de Madrid casi todo el gasto en Defensa de forma muy poco lógica, de tal manera que todo el coste, por ejemplo, en material o equipos, ya sea incluso en fragatas o portaaviones se atribuye a la Comunidad de Madrid, en vez de repartirlo entre todos los españoles como sería lo lógico. Quizá habría que preguntar a Artur Mas, presidente de la Generalidad, si considera que los portaaviones navegan por el río Manzanares y no por el Mar Mediterráneo.

Y estas imputaciones de gasto del Estado en Cataluña tan irrisorias cuando no ridículas se realizan en todas las partidas. La idea es siempre la misma: minimizar los gastos del Gobierno en Cataluña. Y de la misma manera que en política exterior o defensa también en justicia, servicios sociales, gestión de la administración, pago de la deuda u en organismos públicos. El objetivo es claro: se trata de incrementar los ingresos aportados por Cataluña y disminuir los gastos del Estado recibidos en Cataluña de la mano de hipótesis poco objetivas. De esta forma se ensancha la brecha entre ingresos y gastos y, por tanto, el déficit fiscal.

Pero eso no es todo. Además, el Gobierno autonómico incluye el déficit fiscal con Europa en el del Estado, lo cual engorda artificialmente el déficit fiscal de Cataluña en 2.000 millones de euros anuales. Y es que la Unión Europea dispone de ciertos fondos (agrarios, estructurales, FEOGA, FEDER, etc) que reparte entre las regiones según sus criterios. La pregunta es obvia: ¿por qué el Gobierno autonómico tiene en cuenta estos flujos fiscales con Bruselas en los flujos fiscales con Madrid? Sencillamente porque el signo fiscal de estos fondos europeos es negativo para Cataluña al no recibir casi fondos europeos y así infla el déficit fiscal con el Estado.

Si usted ha leído hasta aquí se habrá dado cuenta ya de algunos artificios utilizados por CiU: contabiliza en la balanza fiscal de Cataluña impuestos pagados por ciudadanos que no son catalanes; considera que los gastos de embajadas no benefician a los catalanes; que los portaaviones navegan placidamente por el río Manzanares y además incluye el déficit fiscal con Europa en el del Estado. Pues bien, resulta que incluso con todos estos artificios contables el déficit fiscal de Cataluña en el ejercicio 2009 tan sólo llegó a 792 millones de euros, apenas 100 euros por catalán, como reconoce en la página 68 el propio informe de la Consejería de Economía y Conocimiento. A nadie le debería sorprender una cifra tan baja de déficit fiscal de Cataluña en 2009 porque la recaudación de impuestos del Estado en Cataluña se ha desplomado por la crisis y el Gobierno recaudó en Cataluña sólo 28.000 millones de euros, mientras en la Comunidad de Madrid recaudó, por ejemplo, más de 67.000 millones, bastante más del doble.

Evidentemente, la cifra de 792 millones de déficit fiscal no da para mucho lloriqueo victimista y el expolio a Cataluña tiene que ser como mínimo de decenas de miles de millones para conseguir una buena rentabilidad electoral como la que quiere CiU y crear una buena dosis de rencor y odio contra el resto de España. La cifra presentada urbi et orbi por Mas, Mas-Colell, Homs… de déficit fiscal de Cataluña para 2009 es de 16.409 millones de euros. Y usted se estará preguntando: ¿de dónde salen los 16.409 millones de euros cuando la cifra real (real entre muchas comillas porque incluye todas las trampas explicadas hasta ahora, claro) de déficit fiscal de Cataluña en 2009 fue de sólo 792 millones de euros? Muy sencillo: CiU aplica una nueva capa de maquillaje adicional a todos los maquillajes anteriores. Suma al valor real de la balanza fiscal de Cataluña una cantidad ficticia, es decir, no pagada en realidad por ningún ciudadano catalán por importe de 15.617 millones de euros. Insisto, una cantidad ficticia no pagada ni en un solo euro por ningún ciudadano catalán.

El argumento del Gobierno autonómico es que si el Estado tiene déficit, éste debe incluirse en el cálculo de la balanza fiscal de Cataluña, a pesar de que no ha sido pagado por ningún catalán. Y, de forma subjetiva, valora esa imputación a Cataluña del déficit a la que llama neutralización en 15.617 millones totalmente ficticios. Como es obvio, la mayoría de los expertos descalifican esta técnica porque suma a los flujos fiscales reales un flujo fiscal ficticio, subjetivo y no pagado por nadie. En definitiva, que de los 16.409 millones de supuesto expolio fiscal a Cataluña mencionados en el Parlamento autonómico, el 95%, 15.617 millones, son totalmente ficticios, producto de un simple pero enorme artificio contable.

Probablemente, usted, amable lector, estará pensando que la balanza fiscal de Cataluña así calculada es un Frankenstein estadístico, un compendio de artificios contables y que carece de ningún sentido económico. Tiene razón. Incluso puede llegar a pensar que no sirve para nada. Permítame ahí que discrepe. Por supuesto que sirve, y mucho. Es cierto que la balanza fiscal de Cataluña realizada por la Generalidad es un monstruo estadístico que esconde ficciones y trucos por doquier. Convivencia Cívica Catalana lo ha puesto de relieve con detalle en un estudio, titulado Las trampas de la balanza fiscal de Cataluña, que le recomiendo leer.

Pero no nos engañemos: el 99% de ciudadanos de Cataluña desconoce totalmente los entresijos de una balanza fiscal, los criterios tan ilógicos que utilizan los nacionalistas para su cálculo o las cantidades absolutamente ficticias que incorpora. Y apoyándose en esta ignorancia de los ciudadanos, la estrategia del expolio fiscal inventado basada totalmente en falsedades y con el apoyo de grandes medios de comunicación tiene éxito.

Y así es como funciona el nacionalismo catalán: todos los días se dedican a crear odio, rencor y enfrentamiento contra el resto de España. Y todo en base a engaños como los del 4% alemán, artimañas y artificios contables que hacen sonrojar a cualquiera que los conozca.

José Antonio Martínez Tortosa es secretario de Convivencia Cívica Catalana

La cosa regional
JUAN GRANADOS ABC Galicia 8 Mayo 2012

BAJO la bota de suela claveteada de la restricción impuesta por las instituciones europeas y las agencias de riesgo, el país parece desvanecerse entre la resignación y la falta de horizontes. Don Mariano se lleva la frugal pitanza de fin de semana en «tuppers» monclovitas, en tanto a nuestros atletas olímpicos se les viste con lamentables chándals de origen ruso, que más parecen extraídos de las profundidades creativas de la Rumania de Nicolae Ceausescu. Síntomas ridículos del fin de aquella modernidad que casi llegamos a tocar con la punta de los dedos. Quisimos ser un país normal y, como siempre, nos hemos quedado en el camino, rodeados de toneladas de hormigón inútil, aeropuertos sin aviones, museos de la nada, restos de la desolación que, a lo que parece, nunca terminaremos de pagar.

Bruselas señala que nuestro «gran problema» de liquidez son lo que llama «nuestras regiones». La cuestión es que las tales regiones, en efecto, van haciendo lo que les parece y lo que les da la gana. Las últimas en desmarcarse de una política más o menos nacional han sido, cómo no, el País Vasco y Andalucía. Cataluña parece haberse marchado ya hace mucho tiempo, en una especie de huída hacia adelante y un sálvese quien pueda que no hará más que agravar los problemas estructurales de una economía muerta y a punto de ser enterrada.

Más de lo mismo, en tanto se nos observa desde el exterior con la pupila maliciosa de un Ebenezer Scrooge dispuesto a multiplicar el interés de cobro ante el menos balbuceo de un gobierno títere y cautivo, los parlamentos autonómicos juegan con lo que no es suyo a la «gran política» y a la búsqueda del voto. Vamos camino, una vez más, de cumplir el sueño suicida de Pi i Margall, caminamos hacia la España aquella de 1873 que terminó como el rosario de la aurora, en medio del absurdo movimiento cantonal que reivindicaba como independientes, entre otros, los muy nobles cantones de Vinaroz, Castellón, Valencia, Alicante, Torrevieja, Alcoy, Murcia, Loja, Cartagena, Jaén, Málaga, Sevilla, Utrera, Cádiz, Coria, Salamanca, Toledo y, en Galicia, Betanzos, en beligerancia declarada con La Coruña. Se despertaron entonces hechos gloriosos como la célebre guerra entre los entes autónomos de Utrera y Sevilla, llevados, es de suponer, hasta el éxtasis patrio por un curiosísimo proyecto de constitución que en su artículo primero proclamaba: «Componen la Nación Española los Estados de Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla la Nueva, Castilla la Vieja, Cataluña, Cuba, Extremadura, Galicia, Murcia, Navarra, Puerto Rico, Valencia y Regiones Vascongadas». Un localismo exasperante que terminó con la paciencia y buena parte del pelo del mostacho de Don Emilio Castelar, es así que poco remedio tenemos.

Sarkozy: fin de la impostura
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 8 Mayo 2012

Sarkozy ha perdido las elecciones. Fin de trayecto para un gran impostor. Ganó su mandato de presidente hace 5 años con un programa "liberal" con promesas de grandes reformas políticas, económicas, sociales y culturales. 5 años después, esas prometidas reformas quedaron en nada. Ahora ha intentado ganar las elecciones con un programa nacionalista, apelando a la Francia "profunda". Pero la impostura era demasiado gruesa. ¿Qué podemos esperar de Hollande? Creo que no gran cosa. Si acaso, podemos expresar el deseo de que no sea un "Rajoy a la francesa".!

I. SARKOZY, GRANDES PROMESAS DE REFORMAS LIBERALES INCUMPLIDAS
Sarkozy hace cinco años prometió un cambio radical para Francia. Un cambio en todos los órdenes: político, económico, social y cultural. Cinco años después aquellas grandes promesas se quedaron en nada. Los vicios del sistema francés no sólo no desaparecieron sino que se agravaron.

Siendo presidente, una de las mayores empresas francesas, Renault, en lugar de abrir una industria en Francia la abrió en el Marruecos tan adorado por Sarkozy y Carla. Un escándalo que incluso obligó a responsables de Renault a dar (tarde) explicaciones (inútiles) a la Asamblea Nacional francesa. Y es que, aunque se diga que Sarkozy era un clon de Merkel, hay que recordar que Alemania no ha deslocalizado industria en la medida en que lo ha hecho Francia.

II. SARKOZY, OFRECE UN PROGRAMA NACIONALISTA...
No hay duda de que la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas dieron dos grandes triunfadores: François Hollande y Marine Le Pen. Hollande se convertía en el primer candidato que superaba en primera vuelta a un presidente-candidato. Le Pen alcanzaba la cifra más alta de votos de la historia de su partido... y una influencia mayor de la que nunca tuvo.

El gran derrotado en la primera vuelta fue Sarkozy. Y esa derrota ya se veía venir antes del primer escrutinio pues el propio Sarkozy prometió.... ¡que iba a hacer una política diferente de la de que había realizado hasta ahora! ¿Cabe mayor confesión de fracaso?

El hecho es que Sarkozy ya no tenía credibilidad para ofrecer un programa liberal de reformas. De ahí que, inteligentemente, intentara ganar a Hollande aprovechando el punto débil de éste, a saber, su supuesta complacencia con la inmigración musulmana puesta de manifiesto cuando se negó a votar a favor de la ley que prohibía el uso del burka en espacios públicos. La estrategia de Sarkozy no era otra que la de asumir el discurso de Marine Le Pen que alcanzó su punto de máximo impacto cuando denunció que el entreguismo de Francia al islamismo había llegado al extremo de que, para no "ofender" a los musulmanes la carne que se vendía a los franceses ordinarios era carne sacrificada según el rito islámico, sin que los franceses ordinarios estuvieran advertidos de ello.
Sarkozy, pues, asumió para 2012 un programa, no liberal, sino fundamentalmente nacionalista, próximo al del Frente Nacional que parecía ser compartido por la "mayoría silenciosa" de la "Francia profunda".

III. ... SIN CREDIBILIDAD
No creo que estas elecciones presidenciales sean decisivas a la hora de determinar si ese programa nacionalista es el que se identifica con la mayoría social francesa. Creo que esa cuestión sólo tendrá una cierta respuesta en las elecciones legislativas que se van a celebrar en junio y donde no hay duda que el partido de Marine Le Pen aumentará sus votos y escaños, sin que sepamos, no obstante, en qué medida.

Estas elecciones no han sido, a pesar de lo intentado por Sarkozy, un pronunciamiento sobre una política nacionalista por una razón muy simple: SARKOZY NO TENÍA CREDIBILIDAD COMO PORTAVOZ O REPRESENTANTE DE ESA POLÍTICA.

¿Por qué?
Creo que la respuesta es muy simple.
Sarkozy es hijo de húngaros, casado en primeras nupcias con una medio-española y en segundas con una italiana. Su filósofo de cabecera es judío. Su mano derecha y confidente es una marroquí que falsificó su curriculum. En su política europea se ha plegado a todas las políticas de una alemana. En el norte de África se ha distinguido por su amistad con el sedicente "príncipe de los creyentes" (musulmanes), ha promovido una guerra en Libia contra un antiguo socio que le ayudó a financiar su anterior campaña presidencial para llevar al poder a un gobierno que ha establecido la ley islámica. Y por si fuera poco, deja el poder tras haber embarcado a Francia y a la Unión Europea en otra ofensiva, en Siria, para apoyar a una facción que también quiere establecer allí la ley islámica.

¿Alguien, que no sea un idiota, puede realmente creer que quien hace eso puede ser un representante creíble de la "Francia profunda"? Con esas credenciales Sarkozy podría haber asumido cualquier otro papel, pero no el de un nacionalista de la Francia de Juana de Arco.

IV. LA DERROTA DE SARKOZY CONSUMA EL FRACASO DE LA POLÍTICA EXTERIOR ASUMIDA POR RAJOY
El 14 de abril escribí aquí un artículo titulado "Sarkozy y Mohanmed VI, o el fracaso de la diplomacia de Rajoy".
El tiempo me temo que me ha dado la razón.

Rajoy, contradiciendo sus iniciales promesas, no sólo no dio prioridad a Hispanoamérica en su política exterior (con los resultados que saltan a la vista), sino que en su política europea no dio prioridad al país líder de Europa, Alemania... con los resultados que vemos ahora.

Hay indicios para pensar que el abandono por Rajoy de las líneas maestras que había anunciado para su política exterior en las elecciones, se debió a un sometimiento a las "sugerencias" de Don Juan Carlos I. Eso explicaría:
- que el gobierno Rajoy se sumara al embargo petrolífero contra Irán (que nos obligará a comprar petróleo a los países del Golfo... curiosamente esos que pagaron la famosa cacería de Botswana)
- que Rajoy hiciera su primer viaje al exterior para ver a Mohamed VI
- y que Rajoy tuviera su primer encuentro con un líder internacional con Sarkozy, con ocasión de que Don Juan Carlos le otorgara, por propia decisión, la máxima condecoración nobiliaria del mundo, el Toisón de Oro.

Sarkozy va a ser ahora un "don nadie" en el mejor de los casos. En el peor, un corrupto si se demuestra la recepción de dinero de Gadafi para su campaña electoral de 2007.
Parece que Don Juan Carlos a la hora de atribuir el Toisón de Oro no ha tenido buena puntería.

Valores y Sociedad
Pizarro apela a las 'raíces cristianas' para resolver la crisis económica
ALBERTO MATEOS www.gaceta.es 8 Mayo 2012

Destaca 'la importancia de los valores a la hora de tomar decisiones económicas'.

Académicos, periodistas, políticos y una multitud de personas activas en la sociedad civil se han dado cita esta tarde en el Hotel Intercontinental de Madrid en un coloquio sobre ‘la necesidad de España’, en el que no cabía un alfiler.

Carmen Iglesias, catedrática de Historia en la Universidad Complutense, ha mostrado su desengaño ante una España con una administración que no funciona, pero ha mostrado su esperanza con los jóvenes, a pesar de los evidentes fallos en el modelo educativo y la falta de una educación integradora.

Por su parte, Bieito Rubido, director del diario ABC, ha insistido en que “en España tenemos un problema que va más allá de la crisis económica” y ha destacado la “irrefrenable tentación de los nacionalismos periféricos de segregar España” concluyendo que “al nacionalismo le hemos otorgado un aura de superioridad moral que no tiene”.

La falta de valores en la sociedad actual ha sido uno de los temas más recurrentes por los ponentes, en un panorama mundial de crisis en la que la economía no lo es todo.

Alejo Vidal-Quadras, uno de los más aplaudidos por los asistentes, ha afirmado que “los españoles hemos mitificado la transición española para no reconocer sus defectos” y esta es una de las causas que ha derivado en la situación actual. Opina que “España espera una operación para la que disponemos de muy poca anestesia” y que “mientras el Gobierno no acepte este desafío corremos serio peligro, ya que este no es el momento de tomar medidas para mantener el status quo”.

Vidal-Quadras ha advertido que “no es cierto que no podamos permitirnos los servicios públicos”, sino “el tinglado voraz que se ha montado para gestionar las Comunidades Autónomas”, y ha dicho que “la solución, como siempre, es la libertad”.

En esta línea, Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa con un frugal pasado político, ha destacado la falta de valores a la hora de tomar decisiones económicas, y ha apelado a las raíces cristinas de Europa, a la hora de hacer referencia a la crisis de liderazgo existente en los países occidentales. Sobre la unión económica de los países que conforman la zona euro, advierte de que no basta con tener un anclaje monetario y asegura que para que en Europa exista verdadera cohesión “debe haber también un anclaje en valores, ya que la moneda no es suficiente”.

Además, Pizarro ha destacado los cinco problemas que, a su parecer, asolan a España: un problema financiero, otro educativo, judicial, energético y en el tamaño de las administraciones públicas.

ruptura del pacto PP - PSE
Mayor Oreja: 'Todos sabemos en qué dirección caminaba Patxi López'
EP www.gaceta.es 8 Mayo 2012

Ha recordado que el lehendakari, "era una pieza del proyecto" de Zapatero. Alejo Vidal Quadras se ha felicitado del anuncio de Basagoiti.

El vicepresidente del Parlamento Europeo (PE), el 'popular' Alejo Vidal Quadras, ha recordado que el pacto alcanzado entre populares y socialistas en Euskadi era "absurdo" y se ha felicitado del anuncio del líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, que ha dado por "agotado su apoyo al 'lehendakari', el socialista Patxi López. "Ya era hora", ha incidido Vidal Quadras.

En un acto en el Hotel Intercontinental de Madrid, el vicepresidente del PE ha enfatizado que entre el PSOE y el PP había "una incompatibilidad absoluta" de enfoques en relación a la idea de España y en materia de política antiterrorista e incluso de política económica.

"Esta alianza era absurda y creaba una gran confusión y desconcierto en la sociedad vasca y en España en general. Ha sido una decisión correcta de la que solo puedo decir una cosa: ya era hora", ha apostillado.

Al ser interpelado por la misma cuestión, el exministro de Interior y vicepresidente del Grupo Popular europeo, Jaime Mayor Oreja, ha declinado hacer valoraciones y se ha limitado a recordar que el líder de los socialistas vascos, Patxi López, "era una pieza del proyecto" de José Luis Rodríguez Zapatero. "Todos sabemos en qué dirección caminaba", ha apostillado.

Antes de participar en una mesa redonda sobre 'La necesidad de España', organizada por la Fundación Valores y Sociedad, el eurodiputado popular se ha remitido a los dirigentes del PP vasco para valorar el anuncio de ruptura de Basagoiti.

"Yo soy espectador. Es una decisión que ha adoptado el señor Basagoiti, me imagino que de acuerdo con el PP vasco, y en lo que es la táctica no tengo nada más que decir. La valoración la harán los portavoces del PP vasco", ha apostillado.

ETA y su proyecto de ruptura
En este mismo sentido, se ha limitado a alertar del "desafío en ciernes muy inmediato y muy próximo" ante el que nos encontramos. "ETA --ha explicado al respecto-- tiene una oportunidad, eso cree, de ganar las elecciones y por eso tenemos que ser muy conscientes de que querrán llevar adelante el proyecto de ruptura y es verdad que PNV y ETA son los que parece que estén rivalizando en esa Presidencia del Gobierno vasco".

Asimismo, ha recordado que "una mayoría de españoles y muchos vascos" son conscientes de que "lo que está en manos de los nacionalistas es una mala solución para el futuro del País Vasco".

Finalmente, Mayor Oreja ha recalcado el papel de las víctimas en el plan de acercamiento de los presos de ETA a las cárceles del País Vasco.

"Las víctimas siempre tienen razón, hay que escucharlas, sus críticas y sus quejas. Estamos hablando de la principal verdad del terrorismo, que son sus víctimas".

"En ese sentido y en ese terreno", ha concluido, "no tengo más que reconocer a las víctimas". "No estamos en el final de ETA, estamos en la víspera del anticipo de un desafío. Esa es la manera correcta de enfocalo", ha reiterado.

TRAS LAS QUEJAS DE ALGUNOS ESTUDIOS
Bruselas obliga a Valencia a recuperar 265 millones de ayudas ilegales a la Ciudad de la Luz
Agencias El Confidencial 8 Mayo 2012

La Comisión Europea ha dictaminado este martes que las ayudas públicas de 265 millones de euros concedidas por el Gobierno valenciano a los estudios cinematográficos de la Ciudad de la Luz (Alicante) son ilegales y por tanto deben ser devueltas por el beneficiario. Tras realizar una investigación en profundidad, el Ejecutivo comunitario ha concluido que "ningún inversor privado habría aceptado invertir (en la Ciudad de la Luz) en los mismos términos" que el Gobierno valenciano y que la financiación pública "distorsiona enormemente la competencia entre los principales estudios de cine europeos".

"No sólo no hay necesidad de gastar dinero púbico para financiar a un nuevo operador cinematográfico sino que, además, ello penaliza a los estudios ya existentes y a posibles interesados en entrar al mercado, que tienen que operar sin financiación pública", ha dicho el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia. "En el actual entorno económico, las consecuencias pueden ser desastrosas", ha agregado.

En 2008, tras recibir algunas quejas, la Comisión abrió una investigación sobre las ayudas del Gobierno valenciano a la Ciudad de la Luz. Sobre la base del plan original de negocio, las autoridades españolas consideraron que el apoyo público no estaba sujeto a las reglas de la UE sobre ayudas de Estado alegando que un inversor privado habría actuado en los mismos términos.

Sin embargo, la investigación de Bruselas concluyó que el mercado de estudios cinematográficos en Europa es "muy competitivo", especialmente tras la entrada de los países de la ampliación y de la implantación de nuevos grandes estudios.

Por ello, el Ejecutivo comunitario tenía "serias dudas" de que en este entorno se tomara la decisión de invertir en un proyecto lejos de los grandes centros de actividad audiovisual, como Madrid y Barcelona, atendiendo a consideraciones comerciales. Esta conclusión fue respaldada por las consultas que hizo Bruselas en el mercado.

Tanto una evaluación en profundidad realizada por la Comisión como un estudio externo del plan de negocios concluyeron que un inversor privado no habría concedido el 100% de la financiación para la Ciudad de la Luz sobre la base del plan de negocios.

Por tanto, Bruselas considera que se trata de una ayuda pública, que solo podría justificarse si persigue un objetivo de interés europeo, como el desarrollo regional, económico y cultural. "Sin embargo, España no ha demostrado que los beneficios del proyecto para el desarrollo regional compensen las distorsiones de competencia generadas por una cantidad tan alta de ayuda pública", ha dicho el Ejecutivo comunitario.

La RAE presenta «Ortografía básica de la lengua española»
Las abreviaturas 'x' y 'q', las tildes de las palabras monosílabas y de las mayúsculas, así como los signos de exclamación e interrogación son las principales dudas que han planteado 240 alumnos de Secundaria a algunos de los académicos y miembros del equipo de redacción de la 'Ortografía básica de la lengua española', editada por Espasa y cuya presentación ha tenido lugar este martes en la sede de la Real Academia Española (RAE).
8 Mayo 12 - Madrid - Ep La Razón 8 Mayo 2012

Este acto ha estado presidido por el director de la RAE, José Manuel Blecua, y el coordinador de este volumen, Salvador Gutiérrez Ordóñez. Elena Hernández Gómez, responsable del departamento de Español al día de la RAE, y las redactoras de este volumen, Marta García Gutiérrez, Encarna Raigal Pérez, Marta Cormenzana Díez y María Angeles Blanco Izquierdo, han respondido a las dudas de estos estudiantes.

En palabras de Hernández, en este volumen se han recopilado las opiniones y las críticas que se realizaron a la edición anterior, con el fin de "detectar posibles errores o lagunas". Además, se estudiaron otras ortografías para elaborar lo que Blecua ha descrito como "obra útil y científica" de la ortografía española.

La primera cuestión que han formulado los estudiantes de primero y segundo de ESO de cuatro colegios madrileños (Diego Velázquez, Rafaela Ybarra, Caude y Santa María del Camino) ha sido la posibilidad de usar 'x' y 'q' como abreviaturas de 'por' y 'que'. Según han respondido las redactoras, es necesario distinguir los contextos en los que se usa, ya que no es lo mismo un examen que un mensaje de móvil, aunque han precisado que las abreviaturas han de finalizar con un punto o una barra inclinada.

Las tildes han protagonizado varias de las preguntas de los estudiantes. Una de ellas ha estado relacionada con una de las novedades de la última edición de la 'Ortografía de la lengua española', que afecta a la eliminación de la tilde en palabras que en España se pronuncian con dos sílabas y que forman un hiato, pero que en otros países se dicen de manera diferente, como es el caso de "guion". Según ha aclarado una de las redactoras, la supresión del acento gráfico no afecta a cómo se pronuncia.

Otra de las tildes que causan problemas a los estudiantes es aquella que se utiliza en palabras monosílabas, como "mí" y "sí", y su inexistencia en otras similares como "ti". En este caso, han explicado que se trata de tildes diacríticas, cuya función es la de diferenciar dos palabras que se escriben de la misma forma.

Los signos de interrogación y de exclamación también suscitan dudas a los estudiantes, acostumbrados a utilizar tan solo el signo que cierra la frase y prescindir del signo con el que se debe abrir una pregunta o una exclamación. "En inglés no es necesario usarlos al comienzo de una oración, pero en español se necesita para no confundir el sentido de la expresión", han señalado.

"¿COMO SE PRONUNCIAN MEXICO Y TEXAS?"
En la lengua española aún se mantienen lo que las redactoras del volumen presentado este martes han denominado "fósiles", es decir, formas antiguas de escribir ciertos fonemas que se siguen empleando en algunos nombres propios, para mantener la "unidad" del lenguaje y también por "respeto" a los países en los que aún se usan.

Es el caso de México y de Texas, una de las dudas que se han presentado. A partir de 1815, la RAE decidió que el sonido de la "j" no debía escribirse con "x", aunque se han mantenido algunas excepciones. En este sentido, Blecua ha destacado que la "x" que se escribe en las palabras citadas, a diferencia de otras como "examen" o "taxi", han de pronunciarse como la "j".

Los prefijos también suscitan problemas entre los estudiantes, quienes han preguntado acerca de la conveniencia de escribirlos juntos o separados de la palabra a la que acompañan. Las redactoras han respondido que siempre han de formar una palabra, aunque hay algunas excepciones. Una de ellas es el caso en el que un prefijo se une a una palabra compuesta por otro prefijo, como es el ejemplo "ex cabezarapada".

Asimismo, otro de los casos en los que se ha de escribir separado son las situaciones en las que un prefijo acompañe a un número o a unas siglas. Por ello, "sub-21" y "mini-USB" han de escribirse con un guion entre ambas palabras.

Cataluña
La Generalidad exige al Gobierno que cumpla las sentencias, pero desacata los fallos sobre bilingüismo escolar
El Ejecutivo autonómico estudia recurrir ante el Tribunal Constitucional los reales decretos-ley sobre medidas de ajuste en educación y sanidad, y amenaza con hacer lo mismo en otros ámbitos.
Redacción www.vozbcn.com  8 Mayo 2012

La Generalidad ha anunciado este martes la puesta en marcha de un paquete de medidas ‘jurídicas y políticas’ para combatir lo que califican de ‘ofensiva recentralizadora’ del Gobierno.

El Gobierno autonómico se refiere, de esta forma, a algunos de los reales decretos-ley aprobados por el Ejecutivo de Rajoy en los últimos meses con el objetivo de cumplir los objetivos de déficit. Unas disposiciones que afectan, principalmente, al ámbito educativo, sanitario y laboral, pero también a otros más concretos, como el de la gestión de las cuencas hidrográficas o las televisiones autonómicas.

Amenaza con recurrir al Tribunal Constitucional
La Generalidad ha indicado que con estas medidas pretende ‘defender el autogobierno’ y ‘reivindicar de forma diáfana que Cataluña no permanecerá inmóvil ante cualquier intento de laminar su marco competencial’. Además, han asegurado que su actuación ‘se basará en todo momento en los principios de la legalidad y del diálogo’.

En este sentido, el Gobierno autonómico solicitará un dictamen al Consejo de Garantías Estatutarias para que se pronuncie sobre una posible invasión de competencias de los reales decretos-ley de educación y sanidad, como paso previo a la presentación de un posible recurso de inconstitucionalidad; encargará al Instituto de Estudios Autonómicos un informe sobre la existencia de posibles duplicidades administrativas en Cataluña por parte de la Generalidad y la Administración General del Estado, especialmente en educación, cultura, servicios sociales y vivienda; agilizará el proyecto de Ley de Gobiernos Locales y Haciendas Locales con el objetivo de ampliar y blindar las competencias municipales; y promoverá un acuerdo en el Parlamento autonómico de Cataluña para reclamar al Gobierno ‘que cualquier inversión en infraestructuras’, a nivel nacional, ‘incorpore un estudio riguroso de coste-beneficio’.

Requerimiento al Gobierno para que cumpla las sentencias
También destaca el encargo al Gabinete Jurídico de la Generalidad para que tramite ‘un requerimiento formal ante el Gobierno para que se hagan efectivas todas las sentencias que el Estado incumple con Cataluña‘, como las relativas a la gestión de las subvenciones del 0,7% del IRPF, las becas o los recursos de fomación continua.

En la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo, el portavoz de la Generalidad, Francesc Homs (CiU), ha señalado que, en caso de que el Ejecutivo no acepte su exigencia, servirá “como mínimo para poner de manifiesto que de una forma clara nítida y transparente, que el Gobierno no cumple sentencias”.

Apela a la “legitimidad democrática” para no aplicar el bilingüismo escolar
“Esto, de entrada, no resolvería el problema, pero pondría las cosas en su sitio desde el punto de vista de quién aplica y quién no aplica el principio de legalidad, del que debe formar parte cumplir sentencias, me imagino”, ha ironizado.

Preguntado sobre cuál es la autoridad política que tiene la Generalidad para exigir al Gobierno el cumplimiento de las sentencias, cuando hace más de un año que desacatan de forma sistemática los dictámenes del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional que obligan a restablecer el bilingüismo escolar, Homs ha apelado a “la legitimidad democrática” que le confiere el resultado de las últimas elecciones autonómicas .

“Líneas rojas esenciales”
Por último, el portavoz autonómico ha señalado que con estas medidas la Generalidad pretende “identificar las líneas rojas esenciales” desde el punto de vista del autogobierno, aunque ha matizado que “no deben leerse como una amenaza, sino como una legítima defensa”.

“No hay un sentimiento de indefensión. Nos sentimos muy capaces de defender nuestra nación y los intereses de Cataluña con todos los instrumentos que tengamos al alcance. Puede parecer que, técnicamente, haya poco margen. Pero, al final, la capacidad de defensa de una nación por parte de sus representables acaba estando más cercano a la voluntad de ser y de seguir siendo que a la vía técnica”, ha concluido.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

LLEVA A LOS TRIBUNALES LOS ÚLTIMOS DECRETOS DEL PP
‘Guerra’ total de la Generalitat contra la idea de Rajoy de ‘repensar’ el Estado
@A. Fernández. Barcelona El Confidencial 8 Mayo 2012

La Generalitat de Cataluña ha desatado una ofensiva por tierra mar y aire contra el Gobierno central. En su reunión de esta mañana, el Ejecutivo que preside Artur Mas aprobó, entre otras cosas, enviar al Consejo de Garantías Estatutarias los últimos reales decretos del Ejecutivo de Mariano Rajoy, solicitó formalmente el adelgazamiento de algunos Ministerios para que no invadan competencias y certificó que en el ámbito local el Parlamento catalán tiene competencias, por lo que no piensa reducir el número de Ayuntamientos de la comunidad.

“Lo que tratamos de delimitar son las líneas rojas que no se deben traspasar, entre las que se encuentran las cuestiones relacionadas con la lengua y el pacto fiscal. Pero,al margen, hemos aprobado siete líneas de actuación”, señaló el portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, después del consejo de Gobierno. O, en otras palabras, “tomar un conjunto de medidas para ejercer la legítima defensa del autogobierno de Cataluña”, porque la puerta del diálogo con el Gobierno de Madrid “se va cerrando”. Por tanto, dijo el portavoz,”no nos vamos a quedar parados y nos defenderemos con todos los instrumentos políticos, institucionales y jurídicos que tenemos”..

En la base del enfrentamiento se encuentra la invasión de competencias que realiza el Gobierno central con las normas aprobadas por el Consejo de Ministros. Por eso, la primera medida de la Generalitat será llevar al Consejo de Garantías Estatutarias los reales decretos de sanidad y educación. ”Sus medidas nos habían de ayudar a ahorrar 10.000 millones de euros. Pero los objetivos fijados no se cumplen. Las normas no son eficientes. Pero, además, mirando la letra pequeña, no tienen respeto competencial con la Generalitat”, añadió Homs.

La segunda medida probada fue encargar al Instituto de Estudios Autonómicos (IEA) un informe sobre las duplicidades de las Administraciones en Cataluña. “Las comunidades autónomas siempre salen perdiendo y se nos exige que eliminemos servicios e instituciones. Pero es la Administración central la que incumple las normas. Por ejemplo, ¿para qué queremos un Ministerio de Cultura como el que hay y con las competencias que tiene? Lo mismo pasa en el ámbito educativo, de la sanidad o los servicios sociales. Queremos que el IEA identifique estas duplicidades y si realmente existen, que el Gobierno central sea coherente y que comience por eliminar sus duplicidades”.

Para Homs, “el Gobierno central se cree que España es la Administración central y el resto es un estorbo. Pero es al contrario, nosotros podemos aportar muchas soluciones. Si algo sobra y se ha de adelgazar es la Administración General del Estado”. Con las iniciativas iniciadas, la Generalitat quiere, al menos, “poner de manifiesto que si hay duplicidades no son de Cataluña, sino consecuencia de las malas prácticas del Gobierno central, que se siente amo y señor de todo”.

No se reducirán Ayuntamientos
“Se nos dice, especialmente, que es época de austeridad, que debemos racionalizar las administraciones y que no pueden existir duplicidades. Estamos de acuerdo. Pero que las eliminen aquéllos que las han construido. El Gobierno central tiene un sinfín de organismos de la Administración General del Estado que no responden a la distribución competencial del Estado. El Ministerio de Cultura o el de Sanidad, por ejemplo, por las competencias que tienen, no requieren una estructura administrativa como la que tienen”, recalcó Homs.

La tercera medida es posicionarse sobre la pretendida reducción de Ayuntamientos para adelgazar las administraciones locales. Pero, en este campo, según el Tribunal Constitucional, el Parlamento catalán tiene competencias y mantendrá todos los ayuntamientos, ya que “los pequeños también realizan una tarea muy importante”. La vicepresidenta del Gobierno, Joana Ortega, se comunicó ayer con las dos grandes asociaciones municipales, la FMC y la AMC, para fijar una posición y “dejar claro el posicionamiento de Cataluña en esta cuestión”.

El cuarto punto de las medidas es llevar al Tribunal Constitucional las medidas del Gobierno central que puedan invadir competencias y que identifique el IEA en su informe. El quinto punto, es realizar “un requerimiento” al Gobierno central para que cumpla las sentencias pendientes. ”Si tanto dicen que se han de cumplir las sentencias, que se apliquen el cuento y comiencen por ellos mismos. Porque, por ejemplo, el año pasado el Tribunal Supremo determinó que el Estado ha de pagarnos el 0’7% del IRPF pero el Gobierno central ya ha dicho que no piensa cumplir esta sentencia. Y lo mismo pasa con otras anteriores sobre becas o sobre los fondos de formación ocupacional”. En este sentido,negó que el Gobierno catalán incumpla las sentencias sobre bilingüismo y subrayó que lo único que hace es “seguir los dictados de asociaciones de reconocida reputación, como el IEA. Nosotros cumplimos todas las leyes y actuamos con los instrumentos políticos y jurídicos que tenemos a mano”,justificó.

El sexto punto es la realización de “una defensa acérrima de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), que engloba TV3 y Catalunya Ràdio. La Corporación es intocable y les pedimos que no tengan ninguna tentación de tocarla”.

El último punto es reclamar que se cumplan las previsiones de inversión de obras públicas y se apueste por el Corredor Mediterráneo “tal y como dice la UE”. Además, Cataluña reclama también que “todas las inversiones han de tener un informe coste/beneficio”.

El Gobierno catalán no se ha fijado ningún plazo para aplicar estas medidas. Lo que pretende el Ejecutivo catalán es dejar claro que se trata de un ejercicio de ”legítima defensa que hacemos como Gobierno”.

DOGC
Subvención de 145.000 euros a sindicatos por usar el catalán
GACETA.ES  8 Mayo 2012

El Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña da casi 400.000 euros a entidades que fomenten el uso de la lengua catalana, entre ellas se encuentran CCOO, UGT, USOC y, como no, Òmnium Cultural.

A la rica subvención. Así funciona la maquinaria independentista y catalanista en Cataluña. Jugoso dinero público para CCOO, UGT, USOC y, como no, a Òmnium Cultural. En total se han repartido para fomentar el catalán cerca de 400.000 euros, según ha publicado hoy el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña.

Eso sí, a los sindicatos mayoritarios se les riega con abundante papel público, 65.000 euros se lleva el liderado por Cándido Méndez por una subvención a la política lingüística mientras que el de Ignacio Fernández Toxo no se queda atrás y recibe 76.000 euros por las actuaciones del servicio lingüístico. La Unión Sindical Obrera ha percibido por la promoción del uso del catalán 4.500 euros.

No obstante, además, de los sindicatos también se encuentra Òmnium Culural, que ha recibido 19.500 euros para el "voluntariado por la lengua".

Otras entidades, como la Fundación Privada Pimec ha recibido 7.000 euros para el proyecto "El catalán, factor de responsabilidad social empresarial". Además, Pimec recibe otros 17.500 euros para el fomento del catalán en el tejido empresarial de las pequeñas y medianas empresas y los autónomos.

Por otro lado, al Gremio de Restauración de Barcelona se le han concedido 5.000 euros para una campaña de información sobre el catalán en la restauración.

Asimismo, otros 20.000 euros a la Fundación Privada Vincle, por su proyecto "el catalán suma".

A la Asociación Talleres por la Lengua le han concedido 6.000 euros en concenpto de "subvenciones en regimen de concurrencia competitiva para iniciativas dirigidas a la promoción del uso de la lengua catalana", según publica el DOGC.



Recortes de Prensa   Página Inicial