AGLI Recortes de Prensa   Martes 15  Mayo 2012

Grecia derrocha caradura
EDITORIAL Libertad Digital 15 Mayo 2012

El empeño de los países de la eurozona por mantener a Grecia en el euro como factor de estabilidad en la unión monetaria se ha vuelto contraproducente. Dos rescates después, Atenas genera incluso más incertidumbre que al principio de la crisis y los mercados se ceban con otros países de la zona euro en problemas, especialmente con España. La prima de riesgo alcanzó este lunes un máximo histórico de 477 puntos y la bolsa sigue en caída libre.

El ministro Luis de Guindos ha pedido a sus colegas de la eurozona que den una respuesta conjunta que tranquilice a los mercados, porque España "ha hecho todo lo que tenía que hacer" mientras que Grecia todavía tiene que "cumplir una serie de compromisos". No le falta razón al ministro español. El Gobierno español, con mayor o menor acierto en algunas decisiones concretas, está realizando un serio esfuerzo por ajustar las cuentas públicas e impulsar las reformas estructurales que le exige la UE. No se puede decir lo mismo de Grecia. Ni por asomo. No es que estemos ante una falta de compromiso del país heleno, sino que a estas alturas podemos hablar, directamente, de una tomadura de pelo en toda regla.

El último informe del FMI dibuja –detrás de las huelgas, protestas y disturbios– un panorama muy distinto a la imagen interesada de un país asfixiado por las exigencias de austeridad de la "implacable" Angela Merkel. La realidad es que la contención y reducción del gasto público brillan por su ausencia y las reformas estructurales no se implementan a pesar de ser aprobadas por el Parlamento tras las exigencias de Bruselas. La deslealtad de Atenas parece haber colmado por fin el vaso de la paciencia de sus socios europeos que, por primera vez desde la quiebra del país heleno, no descartan su marcha del euro como única salida ante el incumplimiento reiterado de las reglas de juego y las condiciones de los rescates. La UE debe tomar una decisión antes de que se lleve por delante a otros países como España o Italia.

Grecia es la prueba de que no son las políticas de austeridad, tan cuestionadas por los socialistas de todos los partidos y de todos los periódicos, el problema de la economía europea, sino todo lo contrario. Si la contraposición de austeridad y crecimiento, convertida en los últimos meses en un cansino lugar común de sectarios e ignorantes, a partes iguales, fuese algo más que una consigna de la eficiente factoría de propaganda socialista, Grecia estaría en los primeros lugares de crecimiento. Nadie ha gastado más que ellos, dos rescates de la UE incluidos. En cambio Irlanda, también rescatada, ha hecho los deberes y ya no es percibida como un problema. La senda a seguir está más que clara.

España tambien derrocha caradura: la primera medida, derogación de las leyes sobre lenguas regionales,para mejorar la situación de España, aún pendiente
Nota del Editor 15 Mayo 2012

No me voy a cansar de repetir lo obvio: la primera medida que el gobierno de España tiene que tomar, consiste en la derogación de todas las leyes sobre lenguas regionales. Esta medida es indipensable, tiene un coste prácticamente cero (salvo si tenemos en cuenta que habría que traducir todos los legajos que se hayan ejecutado solo en lenguas regionales, para someterlos al análisis de la ciudadanía).

Sin esta medida, que no implica desempleo, sino todo lo contrario: mercado abierto, sistemas uniformes de justicia, educación, sanidad, seguridad, libre establecimiento de empresas y personas, todo lo demás son paños calientes.

La segunda medida es costosa porque implica desempleo de empleos ficticios: la demolición del tinglado autonómico.

La estrategia del 15-M
José María Marco La Razón 15 Mayo 2012

El 15-M iba a ser una parte estratégica del legado del zapaterismo. Otra era la revitalización de los sindicatos como movimiento político, eje de la defensa y entronización de los llamados «derechos sociales». La tercera era la querencia del PSOE por las posiciones nacionalistas, que debía llevar a la creación de una nueva España en la que la idea de nación española habría desaparecido para siempre. La culminación simbólica de este vasto proyecto es la reaparición de la bandera republicana como signo de movilización e identidad: algo más que una imagen, en contra de lo que se quiere creer.

La tercera fase del plan, la alianza con los nacionalistas, todavía no ha dado sus frutos completos. Estos se alcanzarán cuando llegue, según anunciaba la encuesta de ayer en LA RAZÓN, el desplome del PSOE en el País Vasco. Lo mismo ocurrió antes en Galicia y en Cataluña. El PSOE se empeña en no ser un partido nacional y constitucional español. Está recogiendo los frutos. Antes de arruinarnos a todos, cavará su propia tumba.

La segunda fase, la de la alianza con los sindicatos, ha llevado al PSOE a ejercer de acompañante en las manifestaciones y movidas –más que huelgas– convocadas por estas organizaciones para defender sus privilegios. En los años ochenta, el PSOE hacía una política reformista y la UGT era casi su única oposición. Ahora la UGT sigue siendo la oposición, pero el PSOE la sigue, agradecido con que le dejen ejercer el papel de invitado con derecho a aplauso.

Quedaba el 15-M, que tenía que demostrar su fuerza en «la calle», como se dice. El 15-M es la manifestación sentimental del socialismo español, su llamamiento al idealismo juvenil, al desbordamiento sentimental de los fosilizados cauces de la política constitucional, liberal y democrática propia de lo que muy pronto se llamará, si todo sigue como va, la «Segunda Restauración». El 15-M es la viva representación de la querencia utópica de la izquierda que se niega a extinguirse, como quien rechaza entregar el último aliento de ilusión. Ya sabemos en qué está acabando todo, incluida la movilización en las todavía novedosas redes sociales.

El fracaso es más que notable. Muchos se empeñan en atribuirlo a las fuerzas de orden público, a las que por fin han dejado cumplir con su deber en defensa del bien público y la libertad de todos. En realidad, el fracaso se debe antes que nada a la irrelevancia de un movimiento residual, folclórico e infantil al que se ha prestado una atención desproporcionada. Es una patología moderna: damos demasiada importancia a lo que hacen los niños. Sí que tiene relevancia, en cambio, que sea a esa franja marginal a la que se aferre el PSOE –en teoría un partido de gobierno– para... ¿sobrevivir?

15-M: ni solución ni problema
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 15 Mayo 2012

El 15-M no es un problema. Tampoco es la solución a ninguno de los nuestros. La exageración mediática, elevada al paroxismo por redes sociales, portales de diarios, incluidos las terminales de los de marca conservadora en alegre esquizofrenia con sus editoriales impresos, radios y televisiones entregados a la “causa” en clave “compañer@s” periodistas, ha sobredimensionado desde su inicio sus dimensiones, alcance y significado. Es un movimiento en el seno de la izquierda y responde a sus esencias y parámetros, al tiempo que descubre la convulsión y las frustraciones vitales e ideológicas en la sociedad actual. Es la manifestación de un profundo descontento no solo con los valores imperantes sino con las respuestas de su propio campo y, eso es quizás los más desalentador, pone de manifiesto la incapacidad de ofrecer una alternativa global y posible a lo imperante. Miles de horas y miles de asambleas acaban por ofrecer un pareado y una consigna que más que del siglo XXI, y aunque se difunda por internet, huele a panfleto de los principio del XX.

El remate y su remate es que de fondo y como elemento trascendental la cuestión central del asunto y de la propuesta es si pernoctan o no en Sol o en cualquier otra plaza. Y cuando un año después todo acaba por girar en torno a ello pocas agua va a salir de esa noria por muchas vueltas que den.

No es un problema más allá de la pugna por saltarse las normas que rigen para el resto de los ciudadanos. Ni magnificarlo la mejor forma de afrontarlo. Eso viene más bien por el otro costado cuando se distorsiona a tal punto la realidad como cuando a una algarada estudiantil, o así, en Valencia se la trato como si hubiera acaecido de nuevo la batalla de las Termopilas con mayor baño de sangre si cabe o como ahora cuando como máximo exponente de la denunciada “brutalidad policial” sale un “indignada” pero que muy “indignada” denunciando urbi et orbe que la habían “empujado” como demostración de que el trato recibido es peor que el que las SS daban a los judíos.

Los fastos de celebración del aniversario de la cosa se están saldando en una demostración empírica de la realidad del 15-M. Es difícil no contemplar con simpatía a esos jóvenes que se debaten en incertidumbres, rebeldías vitales y rechazo a un mundo que les parece, y no les falta su razón, repulsivo. Su puesta en escena, modos y formas, con la salvedad de los antisistemas que les han corroído, son pacificas e incluso ingenuas. Sus dislates que les descalificaron como el ataque al Parlamento catalán y el acoso a los concejales recién electos destaparon viejas pulsiones totalitarias de una izquierda que considera que el pueblo son quienes ellos decidan y no quienes votan. Sus propuestas, más allá de la denuncia muy sentida por muchos de los males y carencias del sistema, y sus frutos no son muchos. Tal vez el más concreto, su oposición a los desahucios, haya sido el que más ha calado y propiciado conciencia y hasta algunas medidas legales.

Pero poco más, amen de constatar lo que le gusta hablar a la gente. Sin embargo lo más esclarecedor y, que no deja de contemplarse con un punto de ironía pero también de cierta ternura, es su pretensión de que ellos son la punta de lanza de una revolución mundial. Eso le decía enfebrecido uno de ellos a un niño en Sol: “¿No has visto una revolución?. Pues estás en ella.”. Si será verdad que para que constara en los anales de la la historia Pedro Almodovar se acercó a firmar no fuera que se le pasara la oportunidad de hacerla. La autocomplacencia en la grandeza de su obra es otro de los definitivos síntomas. Salen mucho en los “papeles” y “portales”, hasta del mundo. Pero quizás debiera reflexionarse que hoy nada hay más fácil que salir en los papeles y ya no te digo en los portales. Lo hace uno mismo y si unos cuantos se pasan el día dale que te pego parece que son mayoría, y que me perdonen la “comparanza”, como aquellos moros de Queipo dando vueltas por Sevilla.

Ni problema ni solución, pues. Aunque la derecha tiende a mirarlo como lo primero y la izquierda oficial como columna de apoyo a sus intereses. Y se equivocan. La derecha porque no son “su” problema, ni afecta ni a sus posiciones ni a sus gentes, y la izquierda, el PSOE especialmente, porque para nada se sienten afines y menos aún colaboradores. Los “indignados” al PP y a Rajoy los odian, pero al PSOE y a los que intentan arrimárseles, los desprecian. Y no se que es peor ¿si lo uno o lo otro?

******************* Sección "bilingüe" ***********************
España: ¿Estás en el País Vasco?
Javier López El Semanal Digital 15 Mayo 2012

Los nacionalistas vascos vislumbran un horizonte en el que volverán a sus referendum de campanario y a las declaraciones unilaterales de independencia. Patxi López colabora.

En el País Vasco vuelve a escucharse los sonidos del nacionalismo, y no parece que haya mucho remedio. El lendakari Patxi López, empeñado por un lado en ser más nacionalista que los propios nacionalistas y por otro en construir un contrapunto a las políticas de Mariano Rajoy provocadas por la ruina de la era Zapatero, ha hecho inviable el pacto. Se ha olvidado de España. ¿De veras la quiere? Se termina aquel acuerdo que tantas esperanzas despertó. No ha aguantado la legislatura completa.

El objetivo inicial era llegar a aquello que hubiera sido la auténtica "normalización" del territorio vasco: un lugar presidido por la libertad y por el derecho de los durante tantos años excluidos a sentirse bien en la parte de la patria común española en la que ellos habían nacido, la que establece la Constitución de 1978.

Ahora las elecciones autonómicas, que inevitablemente tendrán que celebrarse más pronto que tarde, volverán a entronizar al nacionalismo más excluyente con un Bildu, Sortu, o como quieran llamarse el invento en un lugar privilegiado. Nada parece que pueda remediarlo. A la crisis económica provocada por la irresponsabilidad del Zapatero de la última legislatura se unirá una situación política muy compleja provocada también por una sentencia del Tribunal Constitucional que dio vía libre a la entrada de nuevo del universo radical del nacionalismo etnicista vasco en las instituciones democráticas. Crisis económica y crisis política con un origen común. ¿Y dicen que no es pertinente hablar de la herencia recibida?

Quizá era demasiado pedir que un pacto entre PP y PSOE diera frutos tan ambiciosos, que terminara con el clima de violencia presente o latente que existe en la tierra de Miguel de Unamuno. Ahora puede que el busto del genial vasco que preside una de las encantadoras plazas bilbaínas vuelva a ser, como era costumbre, decapitado con total impunidad. Aquel hombre, tan atormentado en muchas cuestiones, veía con una claridad meridiana que ser vasco y español eran realidades convergentes, y comprendía y alertaba de lo peligroso que es hacer bandera política que una supuesta identidad étnica.

Este es el germen del nacionalismo vasco, y convivimos con ello como si fuera algo normal en una sociedad democrática mientras repudiamos con razón el germen ideológico que llevo al extermino nazi. ¿Acaso no es el mismo? La locura etnicista volverá a instalarse en el País Vasco, y ya tenemos algún aviso que causa el mayor de los desasosiegos como ese proyecto de la diputación guipuzcuana, en manos de Bildu, de clasificar a los ciudadanos por su origen. Triste horizonte el que se divisa en el País Vasco, con la defensa de la idea de España como espacio para la libertad en manos de un Partido Popular que tendrá que ajustar su estrategia política al quedarse en soledad defendiendo esta posición tras el abandono de un Patxi López oportunista que ya el primer día tras el anuncio de ruptura del pacto constitucional apareció sin la bandera española en la sala de comparecencias.

La ikurriña en solitario. Otra vez un socialismo poco fiable en la defensa de la idea de España haciendo guiños al separatismo por intereses electorales. Salvo honrosísimas excepciones así ha sido a lo largo de la historia de España. Y esa falta de compromiso del PSOE en regiones clave es uno de nuestros principales problemas. Se terminó el sueño unamuniano de construir una alma vasca integra, completa y entera. Volverán a sonar las campanas nacionalistas sin que ni siquiera ETA haya entregado ni una sola pistola. Quizá llegar a materializar sueño era demasiado pedir a un matrimonio de conveniencia no demasiado bien avenido y que finalmente tan solo ha supuesto un paréntesis en una triste historia para todos aquellos que sienten a la tierra vasca como indisolublemente unida a la entraña española.

La gran chapela
Alfonso Ussía La Razón 15 Mayo 2012

No puedo estar de acuerdo con el ingenioso, pero irónico diagnóstico que rubricó años atrás un conocido empresario de Guecho: «Hay tres modelos de vascos. Los que son nacionalistas, y lo reconocen; los que son nacionalistas, y se lo callan; y los que son nacionalistas y no lo saben». Conozco, quiero, admiro y respeto a centenares de vascos que se sienten vascos, están orgullosos de serlo y defienden y han defendido hasta la heroicidad su condición de españoles.

La industrialización de las provincias vascas, preferentemente Vizcaya y Guipúzcoa –Sabino Arana llamaba a los alaveses «burgaleses»– fue alentada desde Madrid por dos Reyes, Alfonso XII y Alfonso XIII. Llegaron a Vizcaya y Guipúzcoa decenas de miles de emigrantes de zonas más deprimidas de España y allí encontraron su trabajo y el futuro de los suyos. Eran los «maquetos», los de fuera, los peones de la floreciente industria, cuya reunión dio origen y fuerza al socialismo vasco. Los socialistas vascos no se integraron del todo en los movimientos nacionalistas porque éstos, desde el argumento de la raza, los despreciaban. «Si los “maquetos’’ aprendieran a hablar el “éuskaro” los euskaldunes aprenderíamos el noruego», dijo el incomensurable racista fundador del PNV. Pero ese complejo de inferioridad, de sumisión a los naturales, de dependencia de sus superiores en las fábricas e industrias, determinó que el socialismo vasco, como el catalán de los «charnegos», se identificara cada día más con las teorías y dogmas de los nacionalistas. También ayudó a ello el desbarajuste vasco en la Guerra Civil y el consiguiente período de la posguerra, en el que tantas injusticias gratuitas se cometieron.

En Cataluña y País Vasco, se mantuvo la resistencia socialista, pero sus militantes cedieron en su concepto de hijos de España. Es más, muchos descendientes de «maquetos» y «charnegos» superaron a los nacionalistas en emociones y proyectos para ganarse su confianza y afecto. El españolismo, en las provincias vascas, quedó en manos de vascos tradicionales y tradicionalistas y de los comprendidos en la segunda opción de la definición inicial. Los vascos que eran nacionalistas y se lo callaban.

UCD y el PP, que tantos muertos han dado por su tierra, representaron la raíz española en las tierras vascas. También fueron asesinados muchos socialistas, enraizados pero no sometidos. Sucedió que la plena integración social exigió excesivas modificaciones en la firmeza, y muchos socialistas de Cataluña y el País Vasco no se han enterado aún de que son más nacionalistas que socialistas, lo que nos garantiza una permanente confusión. Montilla, el cordobés «charnego» que gobernó con los comunistas y los de la Izquierda Republicana en Cataluña, fue un desastroso Presidente de la Generalidad nacionalista. Y lo mismo. A pesar de la buena voluntad del pacto «constitucionalista» del PP y el PSE, ha ocurrido en el País Vasco. El «Lehendakari» socialista, apoyado por un PP benevolente y en exceso confiado, se ha desenmascarado como un nacionalista más, no se sabe si por convicción o tributo. Lo cierto es que España, como Patria común y no como Estado administrador, a los socialistas vascos y catalanes no les dice ni poco ni mucho, sino más bien, nada.

Se habla de las encuestas. Que los nacionalistas tendrán una abrumadora mayoría en detrimento de los «constitucionalistas». Abrumadora no. Aplastante. Sólo el PP y UPyD están en ello. Los socialistas vascos viven más cómodos con los nacionalistas. En mi opinión, juicio de valor, Pachi López es más nacionalista que socialista. Y en la suya, también.

Somos más pobres, pero en euskera
Raúl González Zorrilla EIG. Redacción San Sebastián. Periodista Digital 15 Mayo 2012

Las administraciones públicas incrementan su deuda en un 762%, pero se gastan 200 millones de euros anuales en imponer un aprendizaje y uso del euskera que la sociedad vasca rechaza
"¡Atención, aquí somos euskaldunes!"


La deuda de las comunidades autónomas españolas se ha duplicado desde el comienzo de la crisis, en el año 2007, hasta la actualidad. Pero, en el caso del País Vasco, la deuda pública en este periodo casi se ha multiplicado por nueve, aumentando un 762% y pasando de los 642 millones de débito en 2007 a los 5.536 de 2011. Según los datos, una parte importante de este desquiciado endeudamiento colectivo se ha destinado a pagar las cuantiosas y millonarias inversiones que las administraciones públicas de Euskadi destinan a tratar de imponer el euskera en la sociedad vasca. De hecho, durante los últimos diez años, el conjunto de las administraciones públicas vascas ha destinado un total de 1.880 millones de euros a implantar y "normalizar" el uso del euskera en la sociedad. Anualmente, han sido 188 millones de euros los dedicados por las diferentes entidades a impulsar un idioma que solamente es utilizado habitualmente, en el mejor de los casos, por el 18% de la población vasca. Esta cantidad ha salido, en su mayor parte, del presupuesto de euskera del Gobierno Vasco (130,4 millones -70%-), de las inversiones realizadas por municipios de más de 5.000 habitantes (37,1 millones -20%-) y de los presupuestos de euskera de las diputaciones forales (20 millones -10,6%-).

Estos datos, que se recogen en el informe "Indicadores de situación y evolución del euskera" dado a conocer por el Departamento de Cultura del Gobierno vasco, revelan también que el uso del euskera varía notablemente de un territorio a otro. El porcentaje de personas que se expresan en euskera tanto o más que en castellano es del 3,3 % en Álava, del 12,5 % en Bizkaia y del 35,6 % en Gipuzkoa.

Estos valores refuerzan las conclusiones que hace unos meses presentaba el informe “Euskera: uso, actitudes, políticas”, realizado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno Vasco, que ponían de manifiesto hasta qué punto el vascuence es un idioma artificialmente mantenido y sustentado sobre dos efectivas estrategias impositivas implantadas durante treinta años de control nacionalista de las instituciones: la obligatoriedad, en la mayor parte de los casos sin alternativa, de que los niños vascos desarrollen sus estudios íntegramente en euskera y la conversión de este idioma en el gran filtro que da acceso a los principales ámbitos de poder de la comunidad autónoma. De hecho, así lo entendía en el trabajo citado la población vasca que, en su mayor parte, un 85%, se mostraba consciente de que, hoy en día, en Euskadi, saber euskera da más oportunidades de progreso y desarrollo, aunque menos de la mitad de los ciudadanos consideraba que conocer este idioma proporciona “un mayor prestigio social”.

Los mercados y la cabra
Javier Orrico. Periodista Digital 15 Mayo 2012

Mientras España se va a hacer pijos, con perdón, la indignación ciudadana se dirige contra el par de horitas de más que habrá que trabajar o los ocho euros al mes en medicinas. Pero nadie se queja ni le exige al Gobierno central que anule la indemnización de casi 100.000 euros que se va a llevar cada ex-consejero de la Junta de Andalucía, donde muchísimas familias las están pasando canutas, ni las subvenciones a los sindicatos o al pulcro negocio de las ONG. Ni contra la jubilación de oro de Rodríguez Ibarra, el sueldo de Zapatero, las oficinas de Pujol y Montilla o, el tres por ciento en una Generalitat y el nosécuántosporciento en la Generalitat de más abajo, las comisiones genralizadas y los comisionistas, o las haciendas forales, donde se paga menos y se recibe mucho más, gracias al concierto económico, ese privilegio intolerable. Los malvados son los mercados, que ya no quieren prestarnos para sostener a tanto sinvergüenza. Muy hispánico, como la cabra.

ABASCAL, SOBRE EL CONGRESO DEL PP VASCO
"Nadie habló de ilegalizar Batasuna, uno de los objetivos del PP de antes"
En una entrevista en Es la Mañana de Federico en esRadio, Santiago Abascal ha hablado del papel de las víctimas y de la actitud del PP vasco.
libertad digital 15 Mayo 2012

Santiago Abascal ha sido entrevistado en Es la Mañana de Federico de esRadio donde ha hablado sobre el Congreso del PP vasco. El fue uno de los nueve que se opuso a la ponencia. "El elemento inaceptable en la ponencia oficial no es una frase concreta, sino las cosas que no se dicen o que se han dejado de hacer", dijo. Abascal criticó duramente la estrategia del PP de Basagoiti antes y después del Congreso de este fin de semana, así como su distanciamiento con las víctimas.

El presidente de DENAES y exdiputado en la Cámara de Vitoria fue de los pocos que se opuso en las votaciones al informe de Iñaki Oyarzábal y la ponencia política del PP vasco que avanza en esa dirección, tal y como informó Libertad Digital. Abascal lamentó que los que se opusieron a ese texto "a mano alzada fuimos nueve, y a favor ni siquiera los contaron". Además, según explicó, "la votación a favor se produce antes de la de en contra, y eso disuade a cualquiera". Esos nueve miembros que votaron en contra "son de los nueve que aún no han echado. No han conseguido que dejemos de ir a los congresos".

De esa manera, dijo a modo de ejemplo, en el congreso "nadie habló de la ilegalización de Batasuna, que era uno de los principales objetivos del PP vasco de antes".

Abascal pidió también algo de "autocrítica" a un partido que sigue "erre que erre con iguales ocurrencias y planteamientos", lo que ha derivado en una importante pérdida de votos en el País Vasco. Comparando los datos de la mayoría absoluta de Aznar en el 2000 con la de Rajoy, "hemos pasado de 330.000 a 215.000 votos". El PP vasco "ha perdido un tercio de los votos, 100.000 personas han dejado de votar al PP".

Respecto al informe de Oyarzábal, Abascal criticó "la frialdad y la distancia con la que Basagoiti trató a los denominados nueve de Ayala", el sector del PP alavés del que él mismo forma parte. Y sobre la petición de un acto de desagravio a Oyarzábal, "hay que someterse a la crítica en política y cuando no tiene esa posición tiene que estar dispuesto a que se le critique. Ha defendido a Eguiguren diciendo que no se le entiende en Madrid, tampoco a él se le entiende en Madrid, ha defendido a Garzón, ha atacado a Mayor Oreja y María San Gil diciendo que quiere vender libros. Si uno tiene una posición tan beligerante debe encajar las críticas".

Abascal recordó que Oyarzábal también llamó "ultras y radicales a las victimas, cuando sabemos que las victimas van por libre y solo quieren justicia". En ese punto, el presidente de DENAES evocó en los micrófonos de esRadio unas palabras de Aznar, en las que decía que para comprobar si se está derrotando al terrorismo "hay que ver cómo se sienten las víctimas, y las victimas se sienten como estamos viendo".

Sobre las palabras de Basagoiti en el Congreso, que se refirió a los que se oponen a este alejamiento de las víctimas del PP vasco, como "los de siempre", Abascal dijo que no le ofende en absoluto y quiso recordar el caso personal de su familia. "Mi padre lleva desde el año 77 en política en el País Vasco, y un señor que tiene abierta la sede del PP enfrente de su negocio de ropa desde el 82, a pie de calle en un bajo y le han hecho de todo. En ese sentido, sí somos los de siempre".

De modo que respecto a la política del "actual" PP vasco, Abascal dijo no saber "qué plan existe, ya que estoy fuera de los órganos de dirección. Pero lo que oigo en público es bastante desconcertante. Si en los mítines se hablaba de la defensa de España, el titular de El Correo apostaba por el entendimiento con el nacionalismo. Estamos en la improvisación permanente".

"El nivel de exigencia al PSOE ha sido bajísimo", y tal y como recordó, pese al hecho de que el Gobierno de Patxi López "traicionó el pacto desde el inicio". Así, añadió que "nuestro votante no va a comprender que pongamos en cuestión a las víctimas, que la idea de España la unidad nacional sea matizada". Una estrategia, guiada por sociólogos y asesores como Pedro Arriola, que ha fracasado, como se ha constatado en Andalucía.

Abascal criticó también las palabras de Arriola en la entrevista que concedió a El Mundo este fin de semana, y en la que el sociólogo se atribuía el haber aconsejado al PP de Aznar que "no se cediera ante ETA con Miguel Ángel Blanco", "como si esto fuera una cuestión sociológica".

Abascal también quiso evocar la figura de Ortega Lara en los micrófonos de Es la mañana de Federico, que –tal y como recordó su director, Federico Jiménez Losantos- lo primero que hizo Ortega Lara al salir es congratularse de estar en un partido que no ha cedido por salvar su vida, y que ahora ha devuelto el carnet del PP. En este sentido, Abascal dijo que "a algunos nos han educado políticamente con esas visiones", y se preguntó "cómo pueden pretender ahora que aceptemos como si nada que esté fuera del PP. Yo mantengo un trato con él bastante fuerte. Si yo decidiera algo estaría viendo como recupero a personas como Ortega Lara, no en dividir a los presos entre duros y blandos".

Multas de hasta 30.000 euros si no la reciclan
Bildu controla las basuras de los vecinos por el bien de la raza vasca
Bienvenidos a la dictadura bilduetarra en Guipúzcoa
Isabel Durán. Periodista Digital 15 Mayo 2012

Primero impusieron las ruedas de prensa solo en vasco, luego llegó el censo de vascoparlantes, ahora toca la vigilancia de las basuras, lo próximo, levantarse y rendir pleitesía al líder, a modo y manera de Amanecer Dorado en Grecia.

Bienvenidos a la dictadura bilduetarra en Guipúzcoa, la antesala de la que se implantará en el resto del País Vasco en menos de un año, si las encuestas no yerran en sus predicciones.

Los bilduetarras han impuesto un sistema de recogida de basuras cuyo contenido revisa un "gestor autorizado". El invento consiste en unos postes a las puertas de las casas con colgadores que portan unos códigos identificadores del titular de la vivienda que produce los residuos.

Al margen de su antiestético y pestilente formato, los ciudadanos de los municipios como Zarauz, Usúrbil o Hernani son investigados por la basura que generan y se exponen a multas de entre 60 a 30.000 euros si tiran a la bolsa una hamburguesa con su envase de la hamburguesería sin separarlo.

Ya saben los votantes de Bildu y Aralar y sus corifeos que el gran hermano garante de la raza vasca socialista e independiente conocerá su marca favorita de productos higiénicos, los preservativos que gasta, sus costumbres culinarias y, ni qué decir tiene, sus escritos y documentos salvo que sean titulares de una trituradora de papel.

Auguro una exitosa campaña de ventas de tales artilugios en ese malherido rincón de España. Muchos de los que allí habitan sentirán en sus carnes el poema Martin Niemöller, Cuando vinieron a por los comunistas, y lamentarán que con su artero silencio y su cómplice gestión, la bestia se los llevará por delante.


Recortes de Prensa   Página Inicial