AGLI Recortes de Prensa   Domingo 20  Mayo 2012

Siete días críticos: ¡salvad al soldado España!
S. McCoy El Confidencial  20 Mayo 2012

Se cierra la semana más crítica desde que el Partido Popular aterrizara en el poder tras las elecciones del 20 de noviembre del año pasado. Siete días que, si algo han puesto de manifiesto, es el afán de España y su gobierno por suicidarse. Las bolsas, la prima de riesgo y los seguros de riesgo de crédito o CDS han sido buen reflejo de ello. La una por los suelos, la otra por los cielos y el coste de protegerse de una quiebra de nuestro país en máximos históricos. No ayudan los acontecimientos griegos, ni la búsqueda desesperada por parte de los inversores del protector puerto alemán, refugio en medio de la tormenta financiera europea. Pero aún así. Se cumplen dos años desde la intervención de facto de nuestra economía que terminó sacando del poder a Rodríguez Zapatero. Al calor de los errores propios y ajenos, muchos se preguntan si lo estaremos también de iure en la primera legislatura de Mariano Rajoy. Pese al pesimismo generalizado, ¡salvad al soldado España!, no es un accidente a punto de ocurrir… salvo que nos empeñemos en ello.

Y en eso estamos, echando alegres leña al fuego de la hoguera de nuestro rescate. Si la caída de Grecia se debió a la escasa fiabilidad de su estadística oficial, ofrezcamos a acreedores e inversores revisiones sucesivas al alza del déficit público, la última este mismo viernes; si la entrada de la troika comunitaria en Irlanda fue provocada por los problemas con su sistema financiero, dediquémonos a procrastinar en la solución de los del nuestro; si sabemos que Portugal ha sido víctima de un modelo burocratizado y poco competitivo que ha conducido a su colapso, mantengamos intacta la redundancia de la estructura administrativa nacional. No será que no estábamos avisados. Si añadimos a tan explosivo cóctel el caos normativo que ha supuesto el plasmar en forma de decreto ley la última y voluble ocurrencia de cada gobernante en materias tan sensibles como las relaciones laborales, los tributos, las prestaciones sociales o la solvencia de la banca, por citar solo unos ejemplos, no es de extrañar que los de dentro estén desconcertados y los de fuera nos hayan puesto la cruz.

Sin embargo, aún hay esperanza. No estamos muertos todavía.
Hay una condición previa: vencer el fatalismo que se ha instalado en buena parte de nuestra sociedad, ese que lleva a tomar como actos de fe las malas noticias y a sospechar de las buenas. No importa que la contracción del PIB hasta ahora haya sido marginal, no estamos en recesión sino en depresión; el colapso de los ingresos fiscales determinará el impago de los intereses y el principal de nuestra deuda, pese a que su coste medio es aún muy soportable; la mejora de la productividad se debe a una destrucción masiva de empleo sin que exista catalizador alguno para su recuperación; a ver por cuánto tiempo disfrutamos del saldo positivo de la balanza comercial ex energía, la ralentización económica mundial convertirá este hecho en un espejismo. Y así sucesivamente. Ver el vaso medio vacío se ha convertido en una costumbre. Y la actitud individual importa tanto como la aptitud conjunta para garantizar nuestra viabilidad como nación (actualización a las 12.15: este párrafo y la frase siguiente se había perdido en el abismo de los misterios informáticos, las rescato).

No podemos, no debemos, renunciar u olvidar esa insoslayable cuota individual de responsabilidad. Nadie es imprescindible y, a la vez, todos lo somos
Sigo. Tres son los elementos sobre los que España ha de actuar si no quiere acabar como los estados antes citados. Primero. Recuperación de la credibilidad hacia el exterior y la confianza interna, lo que requiere tomar como escenario central el peor de los posibles y ejercer, sobre esa base, un liderazgo efectivo sobre la ciudadanía. Mejor pecar por exceso que por defecto, sorprender con buenas noticias y no con malas. Segundo. Contener la espiral alcista de la rentabilidad de nuestros bonos, condición fundamental para que el gobierno recupere la iniciativa y no gestione al país a trompicones, en función de cómo cotiza la prima de riesgo. Sin la cooperación efectiva, directa o indirecta, del BCE es un imposible. Tercero. Establecer un calendario realista de reducción del desequilibrio de las cuentas públicas, con base en el compromiso constitucional de estabilidad presupuestaria, que permita corregir las desviaciones sin condenar a una o varias generaciones de españoles. Algo que,sin duda, se tendría que hacer en el marco de un acuerdo comunitario.

En definitiva, tiempo, el bien más escaso en los tiempos que corren.
Nos lo darán. No queda otro remedio. La caída de España son palabras mayores. Supondría la voladura de los cimientos del sueño europeo, abriría la espita para que otros países de los considerados invulnerables corrieran la misma suerte y llevaría aparejado un coste económico y social inasumible para muchos de nuestros socios europeos. Un apoyo, sin duda, que exigirá su correspondiente contrapartida en forma de un programa de actuaciones firme que actúe de una vez por todas sobre las causas y no sobre las consecuencias, que sea realista en las estimaciones y realizable en las concreciones, que sirva para solventar el corto plazo pero con la mirada puesta en el mañana. El Ejecutivo debería plantearse sus políticas desde esta óptica y actuar aún con mayor radicalidad. A nadie le interesa que España caiga formalmente. Hace tiempo que perdió su soberanía financiera, se trata de salvar al menos la política a través de un do ut des en el que no haya vencedores y vencidos. La lección griega pesa, y de qué modo, en el ánimo colectivo.

La reciente negativa del BCE a intervenir en el mercado secundario de deuda soberana, da una buena pista de por dónde van a ir los tiros. Con esta actitud de indiferencia pretende probar cuál es el grado de compromiso de los estados más vulnerables para reformar su realidad y forzar la adopción de esas medidas radicales a las que acabamos de aludir. En ese sentido la respuesta que le ha llegado desde España no ha podido ser más explícita: “de acuerdo, estamos en ello, pero ayúdenos”. Sin embargo, esperar una acción directa por parte del banco central es en vano.La época de sus apoyos gratuitos ha llegado a su fin, entre otras cosas, por el miedo alemán a los desequilibrios acumulados en su balance. A partir de la entrada en funcionamiento del Fondo de Rescate Permanente el próximo uno de julio, en cuya configuración ha primado dotarle de carácter disuasorio, su actividad quedará subyugada a las decisiones de éste, único capaz de aunar auxilio y contrapartida. Draghi respira aliviado. ¿Me necesitas? Retrátate y recuerda: mejor un mal estigma que un inexistente futuro.

Mientras, y como no podía ser de otra manera, se impone en el seno de la Unión Europea la corriente que aboga por un aplazamiento temporal del límite del 3% de déficit fijado para cierre del ejercicio 2013. Hay poca tendencia entre la clase dirigente al suicidio político gratuito y el establecimiento de este tope está causando graves inconvenientes a los gobernantes de algunos de los miembros menos cuestionados de la Eurozona. Con el core hemos topado. En el norte y en el sur, a este y oeste, se cuestiona el porqué de una urgencia que solo beneficia a Alemania y desestabiliza al resto de sus socios comunitarios. Existe un desfase temporal entre las medidas de austeridad, que son inmediatas, y las de crecimiento que, por definición, tardan en mostrar sus frutos. La urgencia, derivada de una absurda y autoimpuesta ortodoxia disciplinaria, amenaza con cargar tanto la mano con unas que no haya opción para las otras. El retraso a 2015, empujado por el francés Hollande, tiene todos los visos de adoptarse finalmente.

Estas circunstancias pueden salvar a España por la campana, permitiéndole afrontar al titánica tarea que tiene por delante de forma más ordenada gracias al alargamiento de los plazos de cumplimiento de las obligaciones contraídas y a mantener bajo su potestad la decisión de contar o no con esa línea condicional y extraordinaria de financiación europea que está a punto de estrenarse. Abundan, no obstante, los riesgos. Cuando se camina por el filo de la navaja, la más mínima distracción o el menor imprevisto pueden causar severas heridas. Bastaría, por ejemplo, un aumento significativo en las garantías exigidas por las Cámaras de Compensación a la renta fija española que seque su demanda. O una resolución abrupta y unilateral de la crisis griega con la consecuente estampida inversora en todas las naciones periféricas. Vivamos mejor el presente. Y este no ofrece suficientes argumentos a día de hoy para pensar en un rescate. El grito ¡Salvad al soldado España! es alarmista e infundado. Creámonoslo, luchemos para así sea. Claro que, si insistimos en exponernos al fuego cruzado del frente, podemos acabar, esa vez sí, heridos de muerte. En nuestras manos está el evitarlo.

Los límites de la Providencia
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 20 Mayo 2012

Es inútil bramar por el mantenimiento de un gasto que no nos podemos permitir.

El pasado jueves todos los grupos parlamentarios se opusieron en el Congreso al recorte adicional de 10.000 millones de euros en sanidad y educación. El motivo de tan severa poda al presupuesto es el cumplimiento del objetivo de déficit marcado por Bruselas, condición indispensable para evitar el rescate y la ignominia.

Las protestas del resto del hemiciclo se han basado en razonamientos que han sonado patéticos y que demuestran que aquello que se discute en la Carrera de San Jerónimo poco tiene que ver con el mundo exterior. Es inútil bramar por el mantenimiento de un gasto que no nos podemos permitir por el sencillo motivo de que no tenemos el dinero necesario. Sin embargo, la discusión se hubiera situado en otro plano si alguna señoría hubiese reclamado medidas de ahorro en otros ámbitos, por ejemplo, las subvenciones a partidos, patronales y sindicatos, las embajaditas autonómicas, los miles de entes públicos regionales y municipales inútiles, las decenas de miles de coches oficiales o las infinitas duplicaciones y redundancias de una Administración compleja y elefantiásica.

Si la confrontación se hubiera situado en este terreno para exigir a continuación la salvación de los servicios básicos, el Gobierno podía haber pasado por una situación incómoda, pero esto nunca sucederá porque el Estado-Providencia sí pone límites a sus bondades, los que fijan los intereses de los partidos, que son la Providencia de sí mismos.

Por eso la comedia cansina representada en la magna asamblea mueve sobre la escena a personajes que una vez bajado el telón vuelven en comandita a lo suyo, que consiste en el reparto inmisericorde de lo nuestro. El monstruo gime de hambre y sus quejidos simulan un debate.

Las ficciones malignas
PIEDRA DE TOQUE.
Está de moda proclamar el fracaso de la Unión Europea, un empeño por el que Occidente ha vivido el más largo período de paz de su historia, ha reducido la pobreza y elevado los niveles de vida
Mario Vargas Llosa  El País  20 Mayo 2012

Los seres humanos no pueden vivir sin ficciones —mentiras que parecen verdades y verdades que parecen mentiras— y gracias a esa necesidad existen creaciones tan hermosas como las bellas artes y la literatura, que hacen más llevadera y enriquecen la vida de las gentes. Pero existen ficciones benignas, como las que salieron de los pinceles de un Goya o de la pluma de un Cervantes, y malignas, que son aquellas que niegan su naturaleza subjetiva, ideal e irreal y se presentan como descripciones objetivas, científicas, de la realidad.

En los últimos tiempos hemos tenido muchas ocasiones de ver los efectos perniciosos que las ficciones malignas, difundidas por algunos gurús procedentes de la economía sobre todo, pueden tener sobre la vida social. La más reciente es la de Paul Krugman que, en su columna de The New York Times, acaba de anunciar un próximo “corralito” para la economía española, lo que acaso haya contribuido a acelerar la fuga de capitales y de ahorristas de España y que debe haber dejado estupefactos a buen número de sus admiradores que no habían advertido todavía que también los Premios Nobel de Economía, cuando se convierten en iconos mediáticos, dicen a veces tonterías. (Dicho sea entre paréntesis, los asustados por las profecías apocalípticas del profesor de Princeton harían mejor en creerle al presidente de Telefónica, César Alierta, quien acaba de afirmar de manera categórica que “España es un país solvente, tanto en el sector público como en el privado”. Tengo la seguridad absoluta de que el señor Alierta está mejor informado que el doctor Krugman sobre la salud económica de este país).

Una de las ficciones malignas que, desde la Edad Media, circula como un tópico, en la cultura europea es la de la decadencia de Occidente. En sus orígenes tenía un supuesto sostén religioso y apocalíptico: aquí tendría lugar el fin de los tiempos, de la historia, y ese final sería precedido por un largo período de anarquía y catástrofe, de matanzas, pestes, confusión y ruina. Luego, aquellas sombrías predicciones irían perdiendo sus acentos bíblicos y adoptando semblantes más realistas. Ya no serían los inescrutables designios de Dios, sino la insensatez y la locura de los propios europeos lo que precipitaría la ruina y el hundimiento de Occidente. Pero, la verdad es que, pese a las guerras, las epidemias, los genocidios y todas las formas de destrucción y de exterminio que ha debido padecer a lo largo de su historia, Europa, cuna de la cultura de la libertad, está aún viva y coleando, ha enterrado a las dos amenazas más poderosas de la democracia, el fascismo y el comunismo, y es la única región del planeta donde está en marcha la construcción de un gran proyecto de integración de naciones, sociedades, culturas, economías e instituciones bajo el signo de la legalidad y de la libertad.

Se presenta a la señora Merkel como un ser insensible, para la que sólo cuentan los números
La ficción maligna de moda es ahora la de proclamar el fracaso de la Unión Europea, este empeño gracias al cual Occidente ha vivido el más largo período de paz y convivencia de su historia y conseguido reducir al mínimo la existencia de regímenes antidemocráticos en su seno y en su periferia. Y, también, reducir la pobreza y elevar de manera significativa los niveles de vida del conjunto de la población. Cada día aparecen informes técnicos, análisis administrativos, prospecciones sociológicas y, sobre todo, peritajes económicos, demostrando la insolvencia del euro y su irremisible declinación, el fracaso del empeño en querer integrar economías avanzadas y sólidas con las de países precarios y subdesarrollados, y fantásticas estadísticas según las cuales la apertura de las fronteras en el interior de Europa ha disparado la inmigración ilegal, la delincuencia y abierto las puertas a los terroristas del integrismo islámico.

Probablemente estas ficciones malignas, resultantes de esa deriva sadomasoquista del encomiable espíritu crítico que ha caracterizado la mejor tradición de la cultura occidental, esté haciendo más daño a Europa que la grave crisis económica que enfrenta. En todo caso, ellas han favorecido el crecimiento de partidos extremistas, de izquierda y de derecha, que quieren acabar con Europa y regresar a los tiempos de las naciones ensimismadas. Ya no es imposible que lo consigan.

La crisis económica es, desde luego, muy seria y constituye una dura prueba para todos los países que conforman la Unión. Mucho más, por supuesto, para los que dilapidaron sus recursos de manera irresponsable y vivieron por encima de sus posibilidades recurriendo a créditos que ahora los ahogan. Pero la crisis es perfectamente superable, con los sacrificios necesarios, como ha demostrado Alemania —país al que, otra de las ficciones malignas de nuestro tiempo, enseña que debemos odiar por no permitir que siga la fiesta gastadora—, que fue capaz de resucitar a ese muerto que era, económicamente hablando, la República Democrática que debió asimilar, y que, además, gracias a su disciplina y realismo, ha conseguido ahora vencer la crisis y comenzado de nuevo a crecer.

La ficción maligna presenta a la señora Merkel como un ser insensible, para la que sólo cuentan los números, y con la idea perversa de que el crecimiento europeo sólo puede resultar del saneamiento fiscal y la reducción del gasto público, es decir, que difícilmente puede haber políticas expansionistas antes de poner la casa en orden. Y la ficción maligna añade que, felizmente, en el oscuro túnel de la decadencia de Europa, ha aparecido una luz salvadora. Se llama François Hollande y acaba de ganar las elecciones en Francia con una bandera clara, simple y generosa: lo primero no es la austeridad sino el crecimiento. ¡Bravo! ¡Eso es ser sensible a la injusticia del paro y la caída de los salarios! La estupidez es contagiosa, sobre todo en el dominio político, y lo extraordinario es que mucha gente perfectamente consciente del estado real de la economía europea, cree que la receta simplista y fantasiosa de Hollande, que le ha servido para ganar las elecciones, será también la columna vertebral de su política ahora que ha llegado al poder. El crecimiento económico como un acto de voluntad. Si es así, ¿por qué Grecia, Italia, Portugal, España no deciden crecer y lo hacen? Ah, por el espíritu egoísta, estrecho y mezquino de sus gobernantes y la maldad congénita del capitalismo. Si tuvieran un Hollande en el timón…

Más pronto que tarde, Hollande tendrá que reconocer que no era tan sencillo como decía
No ocurrirá como creen por la sencilla razón de que un enfermo no puede echarse a correr una maratón sin curarse antes, so pena de quedarse muerto en el camino. Y esa cura exige un período de tremendos sacrificios, que son más fáciles de soportar cuando se tiene la seguridad de que sólo a través de ellos se recuperará la salud y las energías. Francia es un país demasiado antiguo, experimentado y sabio como para que se suicide cediendo a esa tentación de lo imposible que ha llenado su cultura de tantas obras maestras. Más pronto que tarde, François Hollande y sus colaboradores tendrán que reconocer en público que no era tan sencillo como decían y pedirán valor y patriotismo al pueblo francés para seguir apretándose el cinturón. Vendrá entonces la decepción de los electores engañados, y, bueno, ya conocemos el resto de la historia.

Intentar lo imposible sólo da excelentes resultados en el mundo del arte y de la literatura; en el de la economía y la política sólo trae desastres. Y la prueba es la crisis que ahora vive Europa, y, en ella, principalmente, los países que gastaron más de lo que tenían, que construyeron Estados benefactores ejemplarmente generosos pero incapaces de financiar, que se endeudaron más allá de sus posibilidades sin imaginar que también la prosperidad tiene límites, que inflaron sus burocracias a extremos delirantes y ocultaron la verdad de la deudas y la inminencia de la crisis hasta el borde mismo del abismo por temor a la impopularidad. Todo eso tarde o temprano se paga y no hay manera de evitarlo.

Eso lo saben todos los gobernantes europeos, pero, entre ellos, sólo la canciller alemana se atreve a decirlo y a actuar en consecuencia. Con su aspecto de abadesa o madre de familia numerosa, la señora Merkel tiene un carácter de hierro y se mueve en las tempestades que rugen a su alrededor con una serenidad y un temple admirables. Es posible que las ficciones malignas acaben con su gobierno, pero, al menos, si es que así ocurre, podrá pasar a la oposición con la conciencia tranquila. En efecto, ella sí que ha dejado a su país mucho mejor de lo que lo encontró.

© Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2012.
© Mario Vargas Llosa, 2012

Maquillaje contable, fracaso político
Editorial Estrella Digital  20 Mayo 2012

Si el déficit público es una pesada carga para el país y su futuro inmediato, el gobierno de la Comunidad de Madrid se está convirtiendo, una vez más, en una pesadilla para la credibilidad de Mariano Rajoy cuando tiene que asumir compromisos ante sus socios europeos, el BCE y el FMI.

Los datos de déficit que ya todos manejamos, no fueron comunicados tras la celebración del Consejo de Política Fiscal y Financiera y del Consejo de Ministros, que precisamente había debatido la Ley de Transparencia, sino que se hicieron públicos con nocturnidad y por medio de una nota de prensa, quien sabe si para aliviar el calvario que ese día debía culminar la nefasta gestión económica del gobierno Aguirre.

Primero fue la intervención de Bankia, por el desastre financiero de la institución, y con ella la falta de credibilidad y las pocas explicaciones dadas por la Presidenta, acostumbrada a repartir culpas a los demás y a no asumir su propia responsabilidad, cuando ella había protagonizado en primera persona el estruendoso escándalo, dilatado durante meses, de la gestión del cambio de Miguel Biesa en Caja Madrid para colocar a su delfín en el gobierno de Madrid, Ignacio González, y que se resolvió frente a Gallardón y Rajoy con un hombre de consenso, el expresidente del FMI, Rodrigo Rato.

La situación objetiva de la Caja, descubierta en la hora de la intervención, quedaba al margen del conflicto: eso no interesaba.

Inmediatamente después del descubrimiento de la verdadera situación de Bankia, afectada por los activos tóxicos procedentes del ladrillo, se produce el anuncio de la verdadera situación del déficit regional: un 100% de desviación con respecto a las cifras dadas, del 1,13 a 2,21 del PIB regional, ni más ni menos que 2000 millones de euros. El buque insignia de la recuperación económica, en palabras habituales de la presidenta, hundido como el Titanic. Y Cuando, entre medias, Aguirre había anunciado, a bombo y platillo, un estrafalario, insólito e inédito procedimiento para “hacer un nuevo” presupuesto para este mismo año ante el estupor de los grupos parlamentarios.

La seriedad que Europa y los mercados nos piden queda en entredicho por tan descorazonadora gestión. Y más cuando Aguirre no tiene más herencia que la de la propia Aguirre. Lo que no es el caso ni de Fabra en la Comunidad Valenciana, que ha depurado en el congreso de este fin de semana a la era Camps de la cúpula del partido, como antes lo hizo de la administración regional. ¿A quién culpará Aguirre? ¿A quién depurará? ¿Qué va a pasar?

El mito de la buena administración de Aguirre se ha desmoronado de forma contundente. La incapacidad de mantener oculta una realidad que Bruselas iba a descubrir, ha puesto en evidencia la gestión de un gobierno de insoportable propaganda y descorazonadora gestión.

Ya no son opiniones, sino hechos.

ESTRELLA DIGITAL lleva semanas haciendo públicas denuncias referidas al presunto comportamiento irregular del vicepresidente, al parecer implicado en asuntos nunca nada edificantes, sino más bien oscuros y confusos.

ESTRELLA DIGITAL ha denunciado el injustificable gasto en propaganda del Canal de Isabel II y del Metro de Madrid con cifras insoportables en tiempos de clamorosos recortes sociales y sin correspondencia con otras instituciones similares de otras capitales y perímetros urbanos de igual o mayor tamaño.

Pero lo que no imaginábamos en ESTRELLA DIGITAL es que la realidad fuera cada vez más transparente ante la opinión pública. Los recortes han terminado por recortar, también, el tamaño de las cortinas que ocultan la verdad, y la verdad descubierta es que Aguirre es una pesada carga para el PP, para el gobierno de España y para el Presidente Rajoy.

Que la gestión económica “ejemplar” de la presidenta es un fiasco, que la actuación de su consejero de economía, señor Beteta, ahora en el Gobierno, en el ministerio que debe controlar a las administraciones autonómicas, es impresentable, y que su estrategia agresiva, provocadora y radical era un entramado en el que florecía el gasto descontrolado, los asuntos oscuros y las tramas vinculadas a la Gurtell, que el juez Ruz vuelve a abrir, precisamente en estos días, con la solicitud de trescientos diecisiete contratos de la administración autonómica.

Es una pesada carga, porque el Gobierno de España necesita, si quiere obtener éxito en su lucha contra la crisis, un colchón de confianza institucional y de respaldo social a su política, tanto en el país como en el resto del mundo. Nuestros problemas son muchos y graves, y este gobierno regional empieza a ser uno de ellos, y no sólo para los madrileños, también para todos los españoles. Y también para el Gobierno y, por supuesto, para el PP.

Una presidenta que dice conocer “partidas maravillosas” para hacer recortes, con su habitual frivolidad, hiriente para quien se debe apretar con dureza el cinturón, no es la persona adecuada para transitar por el complejo recorrido de la agenda reformista del presidente Rajoy.

Lo que es peor, todo apunta a que esta inusitada iniciativa de proponer un nuevo presupuesto y la intervención de Bankia, junto a la llegada de los funcionarios de eurostat, para examinar las cuentas públicas, son piezas del mismo asunto: Aguirre se ha visto descubierta y tras llevar meses proclamando ser el gobierno más austero, serio y virtuoso, se ha visto en la evidencia repentina de hacerse pública la verdad de su desastre financiero y de gestión.

La buena voluntad desplegada por Rajoy acudiendo al congreso regional madrileño del PP y su no menos buena voluntad de cerrar heridas internas en estos tiempos de crisis más importantes, después de haber soportado el continuo cuestionamiento de su liderazgo y de su política por parte de Aguirre, choca ahora con la emergencia de una realidad oculta tras los discursos incendiarios, que pesa como una losa en el conjunto del PP.

El presidente Rajoy, además de una oportunidad, tiene muchas razones para actuar, ya que Aguirre sí que es una verdadera herencia y no un futuro que él tenga la obligación de gestionar.

Mientras, Aguirre debe dar explicaciones.

Cajas: depurar responsabilidades
Editorial www.gaceta.es 20 Mayo 2012

Respondiendo a un clamor popular, el fiscal general del Estado ha dado instrucciones para estudiar los tipos penales en que se haya podido incurrir en las Cajas intervenidas y en la concesión de indemnizaciones a sus directivos. En España existe una sobreprotección de los gestores públicos que es incompatible con una democracia seria, y el Legislativo deberá emprender las reformas que permitan distinguir nítidamente las responsabilidades políticas, que se sustancian en las urnas, de las ilegalidades que han de estar perfectamente tasadas para cargos públicos. Habría que aprovechar la investigación para que los ciudadanos conozcan la naturaleza perversa y desvergonzada de los procedimientos por los que se ha llevado a la ruina a entidades centenarias y legendariamente sólidas, cómo se ha procedido para vaciar las arcas, llenas con el esfuerzo de los ahorradores, y llenar el bolsillo de personajes súbita y misteriosamente enriquecidos, dueños de hípicas y de pequeños imperios inmobiliarios que pasan por ser personas sobre las que no hay indicios de corrupción, que se permiten, incluso, dar lecciones de honestidad al género humano. El caso de Caja Castilla-La Mancha será seguramente ejemplar, y no es separable tampoco del escandaloso déficit público que afecta a esa comunidad según los últimos datos desvelados.

Torres-Dulce ha afirmado que será muy beligerante en todos los casos de corrupción, porque los ciudadanos están desprotegidos frente a las habilidades con que algunos artistas del saqueo público se han esmerado en afanar, con la increíble e hipócrita excusa de que ese dinero no era de nadie. La Fiscalía tiene suficiente trabajo con aclarar lo que ha ocurrido, sin que sea necesario extender irresponsablemente una mala fama que nos perjudica en un momento especialmente delicado, pero debe actuar con celo y diligencia, sin olvidar, ni en este ni en otros casos, que también afecta mucho a nuestro prestigio internacional la sospecha de que la justicia se pueda aplicar en forma desigual, torticera y discriminatoria, distinguiendo arteramente entre intocables y pardillos. No sería la primera vez en que la Fiscalía no supiera encontrar indicios en casos que claman al cielo.

El fiscal ha señalado que exigirá mayor rapidez en la respuesta a determinados tipos de procesos por parte del Banco de España, que, bajo el mandato del señor Fernández Ordóñez, parece haberse empeñado en derribar, sin dejar piedra sobre piedra, lo que parecía un sólido prestigio. No se puede proteger la conducta criminal de unos pocos con la excusa de que se pondría en riesgo el prestigio de las instituciones, cuando ocurre precisamente lo contrario, que si las instituciones no se empeñan en aclarar cualquier sospecha que las afecte, pierden toda respetabilidad, y se consagra una equiparación demoledora entre autoridades y los delincuentes.

Las diligencias abiertas implican posibles delitos, pero además existirán, con toda seguridad, responsabilidades de otro tipo que también debieran aclararse para escarmiento general. Hay que limpiar el pasado, para hacer más verosímil el buen funcionamiento del futuro, pero no se debe olvidar que tanta tropelía ha sido posible por la falta de transparencia y la relativa indefinición legal en la que se han llevado a cabo las fechorías. El Gobierno prometió modificar las leyes para impedirlo en el futuro, y no sería lógico que las urgencias económicas retrasasen por más tiempo las imprescindibles reformas legales.

Cuerda de presos
MANUEL MARTÍN FERRAND ABC  20 Mayo 2012

TRAS la muerte de Francisco Franco, los españoles teníamos tantas ganas de cambio y futuro, y tantísimos miedos y recelos, que nos precipitamos en la construcción de una democracia de mala calidad. A la vista está. La nota más constante en nuestra conducta colectiva se centra en la desconfianza que los ciudadanos, generalizando, sentimos hacia nuestros representantes y que, también generalizando, suele recibir el desdén con el que los representantes ?muchos, muchísimos? nos miran y tratan cuando no es tiempo electoral. Nuestra democracia no es transparente? ni lo va a ser. La Ley de Transparencia, cuya elaboración es la mejor muestra de la opacidad del sistema, dejará fuera de control a los partidos políticos para que nadie dañe una partitocracia que les viene como anillo al dedo a los líderes de las dos grandes formaciones del espectro.

Cuando se hacen las cuentas con decimales, como debieran hacerse de continuo, para cuadrar las cifras del déficit que nos exige Europa, nos llevamos la sorpresa de que Madrid, Valencia y Castilla León, que no son «herencia recibida», son los gobiernos que elevan el déficit español al 8,9 por ciento. Unos mienten por la mitad de la barba y otros por la barba entera, pero ahí están los hechos y los agujeros. La irresponsabilidad funcional ?no me atrevo a decir carencia moral? que se esconde tras ese baile de millones es notoria. Al daño que producen, se añade su impunidad. Aquí, a los grandes golfos, públicos o privados, no suele pasarles nada y el rigor (!) de la Justicia (?) se queda para los pobres desgraciados y los violentos de género, una rara formulación del abuso de sexo.

Las Cajas, la mitad del sistema financiero del que la partitocracia se ha enseñoreado, son un caso paradigmático de incompetencia y ligereza. Por eso, en momentos de gran tribulación, levanta el ánimo que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, haya cursado instrucciones al fiscal Anticorrupción para que depure «todo tipo de responsabilidades penales que pudieran derivarse de la gestión de las Cajas». Hay otra responsabilidad, la de quienes los nombraron, que quedará impune; pero valga la que se busca y quiere exigirse. El día en que los ciudadanos, sin grandes diferencias entre izquierda y derecha, veamos por las vías más céntricas de nuestras ciudades una cuerda de presos parsimoniosamente conducida por la Guardia Civil, habrá llegado el momento de dar por cerrada la Transición y, si se apura, la mismísima memoria histórica. La desconfianza, que es oscura, busca siempre sus anclajes en el pasado y, por contra, la esperanza, luminosa, fabrica el futuro.

Contra el café para todos
Opinion www.enoticies.es 20 Mayo 2012

Ahora que se cuestiona el costo del Estado de las Autonomías, voy a decirlo en castellano para que se me entienda: los catalanes no pedimos el café para todos. El café para todos fue un invento para diluir las aspiraciones de catalanes, vascos y gallegos, que es una cosa muy distinta. Éstas eran las nacionalidades históricas, para utilizar un término constitucional.

El Estado de las Autonomías fue, de hecho, la versión autóctona del Estado federal, del que nadie quería oir hablar desde el cantonalismo de Cartagena. Diecisiete autonomías -más dos ciudades autonómicas- cada una con su gobierno y su parlamento. Todo ello, como se sabe, sin suprimir otras administraciones como las diputaciones.

Además con autonomías uniprovinciales como Madrid, Asturias, Cantabria o la Rioja. De verdad: ¿qué conciencia autonómica tenían entonces la Rioja o Murcia?. Por poner un ejemplo y dicho con todo el respeto para riojanos y murcianos, que no se enfaden. ¿Por qué Castilla-León y no Castilla la Vieja?. ¿O por qué no Castilla la Nueva en vez de Castilla-La Mancha por una parte y Madrid por otra?. Hay que recordar que en la Comunidad de Madrid incluso tuvieron que inventarse la bandera. Y que, en Andalucía, el PSOE se apunto a la autonomía por la vía del artículo 151 para desgastar a la UCD.

Además, los catalanes tenemos un poco la sensación de poner siempre la otra mejilla. No sólo con el Estatut del 1979 sino también con el del 2005 que, como se sabe, sirvió para una segunda oleada del café para todos con el visto bueno de José Luis Rodríguez Zapatero. En algunos casos como el Estatuo andaluz con similares competencias que el catalán pero sin que el PP pusiera el grito en el cielo. Y otros, como el valenciano, con la famosa cláusula Camps que se traduce en: si los catalanes consiguen más, nosotros también.

Pero la verdad es que ahora tiene mal arreglo: ¿quién se atreve a echar marcha atrás? Cuando creas poder político, creas también conciencia regional. Y eso que el Estado de las Autonomías está bien si tienes el potencial económico de Estados Unidos o de Alemania, que se lo pueden permitir. De hecho, aquí no hemos sido capaces ni de suprimir el Senado. Y, de verdad, nadie lo echaría en fata. Excepto los senadores, claro.

Paz y libertad con memoria
editorial EL Correo 20 Mayo 2012

Solo un veredicto institucionalizado de que ETA no debió existir garantiza la convivencia

El cese definitivo del terrorismo de ETA y la extendida confianza en que la violencia no volverá sobre sus pasos está suscitando la aparición de reflexiones en torno a la sociedad resultante después de tanta barbarie e intolerancia, de su historia, de la memoria de sus ciudadanos y de las bases para una convivencia en libertad. El congreso organizado a tal efecto por el Gobierno vasco, al que algunos sectores han tildado de parcial y propagandístico, se ha hecho eco de valiosas aportaciones, de convicciones e ideas que están presentes entre los vascos, aunque hasta la fecha no han logrado ser consignados como una guía útil para el futuro.

La identificación y denuncia del mal que representa el terrorismo ha permitido bosquejar el bien en el que coincide una mayoría de la sociedad que no siempre enjuició severamente el uso de la violencia, acomodándose durante demasiado tiempo en la indiferencia. Se trata de un bagaje probadamente democrático que no puede someterse a un trueque de valores con quienes persisten en justificar su pasado de violencia o de complicidad con la misma. La diversidad de experiencias, recuerdos y olvidos que concurren en la sociedad vasca difícilmente dará lugar a una memoria compartida más que con el transcurso del tiempo. Pero por eso mismo sería deplorable que esa quimérica memoria común comenzara a redactarse renunciando a la verdad de los hechos -cuando no manipulándolos-, soslayando la necesidad de justicia, o sometiendo los principios de la convivencia a mínimos tan insuficientes como el deseo de que no vuelva a suceder. Una memoria pretendidamente inclusiva deja de serlo si atiende a la renuencia del victimario a reconocer el daño causado y, para ello, orilla a la víctima cuando su drama ha de encarnar el nexo de unión entre la historia de este país y el recuerdo que prevalezca entre sus habitantes.

El factor determinante de ese drama ha sido la perpetuación de un terror deliberado, reivindicado y ensalzado incluso después de su cese. De modo que cualquier pretensión de equipararlo con 'otras' violencias constituye un ardid justificativo del mal. Será la convivencia después de ETA la que procure a la sociedad vasca una memoria común, sin olvidos olvidados ni versiones indulgentes. Pero para ello esa convivencia deberá basarse en un veredicto institucionalizado que establezca que la violencia de ETA nunca debió existir.

Elecciones el 17 de junio
La salida de Grecia del euro, un desastre muy caro
REDACCIÓN www.gaceta.es 20 Mayo 2012

El abandono de la moneda única costaría al contribuyente europeo 276.000 millones de euros.

La salida de Grecia del euro es ya más una realidad que una hipótesis. Bruselas ya ha advertido al país, que afronta un nuevo mes decisivo hasta las nuevas elecciones del próximo 17 de junio, de que no habrá mano izquierda con los ajustes exigidos. Si no cumple, Atenas tendrá que abandonar la moneda común. Pero los expertos advierten de que la vuelta al dracma tendría que venir acompañada de un plan de control de cambio y de aseguramiento de las fronteras para evitar la fuga de capitales. Al no estar previsto en los tratados de la Unión una salida del euro, el país tendría que iniciar largas negociaciones con sus acreedores. Unas conversaciones que podrían terminar en el llamado Club de París (foro de acreedores y países deudores), cuya función es coordinar formas de pago y renegociación de deudas externas.

Llegada de una nueva moneda
Grecia tendría que volver al dracma. Un movimiento complejo para el que sería necesaria una nueva ley monetaria que redenomine los contratos en euros a la nueva divisa, con el fin de llevar a cabo una devaluación que algunos expertos cifran incluso en el 60%.

Gasto logístico
Al cambiar la moneda, Grecia tendría que realizar un gran desembolso para sustituir cajeros, emitir nuevas divisas y lanzar un plan de información para los ciudadanos.

Fuga de capitales
Muchos ciudadanos acudirían a las sucursales bancarias para sacar de allí su dinero y colocarlo en cuentas en euros consideradas más seguras, como, por ejemplo, en Alemania, lo que situaría en serio riesgo de quiebra al sistema financiero heleno, que además no podría recibir ayuda de un Estado que también acaba de salir de la bancarrota.

Empresas
El acceso a la financiación sería mucho más difícil para las empresas griegas, que tampoco podrían contar con ayudas del Estado. Si el escenario empeora, se desencadenaría una espiral de impagos que acabaría provocando cierres, y, por lo tanto, un aumento del desempleo en un país en el que la tasa del paro roza ya el 22%.

La deuda y las ayudas
Grecia ha contraído sus deudas en euros. Una posible vuelta al dracma conllevaría una renegociación con sus acreedores, que incluso podría acarrear una posible quita para compensar la pérdida de valor de su divisa.

Efecto contagio
Los inversores podrían temer que otros países siguieran los pasos de Grecia. Aunque sería impensable que España o Portugal abandonasen el euro, el ataque de los especuladores estaría más que garantizado, presionando las primas de riesgo de los periféricos y dificultando el acceso a la financiación de estos países. Citi calcula que para evitar este efecto contagio, el BCE tendría que aportar liquidez adicional por 800.000 millones de euros a las entidades de la Eurozona, con una exposición al país de 410.000 millones de euros.

El precio a pagar
Según el diario alemán Wirtschaftswoche, el coste para el contribuyente europeo de la salida de Grecia sería de 276.000 millones de euros. Sólo en el caso alemán la cifra ascendería a 77.000 millones de euros.

Competitividad
Si hay algo positivo en la vuelta al dracma 10 años después, es que el turismo aumentaría al ser más barato para los extranjeros. Además, el país ingresaría más por las exportaciones. Sin embargo, las importaciones serían mucho más caras. Y esto incidiría en sectores clave como el energético, ya que Grecia –y otros países como España o Portugal– importan más del 90% del petróleo y el gas que consumen.

Arma política
La situación política y económica de Grecia ha sido utilizada como arma por los principales líderes europeos, como el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, quien criticó hace algunos meses la entrada de Grecia en el euro porque “lo hizo con cifras falsas”. También advirtió del riesgo que corrió toda la UE si Atenas no hubiera sido rescatada.

MODIFICACIÓN DE LA LEY ELECTORAL
El Gobierno permitirá votar en el País Vasco a los exiliados por ETA
La reforma permitiría que los vascos exiliados por la amenaza de ETA puedan ejercer el voto en su comunidad de procedencia.
libertad digital  20 Mayo 2012

La iniciativa está sobre la mesa de los asesores jurídicos de Moncloa. Ahora, el Ejecutivo ha decidido ampliar el debate a expertos en Derecho Constitucional para sustentar legalmente el proceso.

El procedimiento incluiría la creación de un censo de desterramiento que incluye, según El Mundo, entre 200.000 y 300.000 personas. Uno de sus principales impulsores ha sido el presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, y cuenta con el visto bueno de Mariano Rajoy.

El próximo 7 de junio se celebrará una jornada en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales con una quincena de expertos juristas. El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz, publica El Mundo, anunciará la celebración del seminario –llamado "Residencia y derecho de sufragio. Análisis del caso vasco"- . El Gobierno pretende que de los informes y ese seminario salgan las bases de la reforma.

La reforma garantizaría la participación de los ciudadanos vascos "exiliados" en las elecciones vascas previstas para 2013. No obstante, un adelanto electoral a otoño dificultaría su aplicación en esa próxima cita con las urnas.

La principal dificultad que se están encontrando los servicios de Moncloa es a la hora de definir quién tiene derecho al voto. Resulta también complicada la confección de censos ante la falta de documentación al respecto. Basagoiti señala que desde 1979 el censo vasco ha perdido 309.000 votantes.

El Foro Ermua y diversos colectivos de víctimas llevan años trasladando a los partidos esta pretensión. Señalan que existen vascos exiliados en Hispanoamérica que votan con normalidad en las elecciones vascas, mientras que otras personas obligadas a trasladarse a otras provincias por la amenaza de ETA simplemente no pueden hacerlo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
PMIENTRAS EL PP POSIBILITA EL VOTO DE LOS DESTERRADOS POR ETA, el PSOE se dedica a homogeneizar asesinos con asesinados
Los 'exiliados' por miedo a ETA podrán votar en el País Vasco
M. RAMÍREZ BILBAO El Mundo  20 Mayo 2012

Interior convoca para el 7 de junio un seminario de expertos juristas para modificar la Ley Electoral / Podría afectar a entre 200.000 y 300.000 vascos

François Hollande da muestras de ser otro inconsistente como ZP.El Gobierno avanza en su intención de reformar la Ley Electoral (Loreg) para posibilitar que las personas que tuvieron que dejar el País Vasco a causa de la amenaza de ETA puedan ejercer su derecho al sufragio en su comunidad de procedencia. Sin embargo, la elaboración del censo de desterrados -entre 200.000 y 300.000, según diversos cálculos-, como los denomina el PP, no resulta fácil.

Hace varios meses que el asunto está sobre la mesa de la asesoría jurídica del Palacio de la Moncloa y ahora el Ejecutivo ha decidido ampliar el debate a expertos en Derecho Constitucional y otros juristas de prestigio para sustentar legalmente sus aspiraciones y encontrar una fórmula viable que ayude a materializarlas.

Con esta finalidad, la Vicepresidencia del Gobierno y el Ministerio del Interior han organizado una jornada el próximo 7 de junio en Madrid, que reunirá en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales a una quincena de expertos. El seminario congregará a catedráticos de Derecho Constitucional y Administrativo, ex vocales de la Junta Electoral Central y abogados en Cortes.

El debate está convocado bajo el título de Residencia y derecho de sufragio. Análisis del caso vasco, y la ponencia correrá a cargo de Fabio Pascua Mateo, profesor de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid, letrado de las Cortes Españolas y experto en normativa electoral.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que hoy clausura en Bilbao el Congreso sobre Memoria y Convivencia, organizado por el Gobierno vasco, anunciará mañana en la capital vizcaína la celebración de este seminario durante la presentación en el encuentro de Fórum Europa del presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti. El líder regional del PP es el principal impulsor de que los ciudadanos que tuvieron que abandonar la comunidad autónoma y no desean regresar puedan votar en ella pese a mantener su residencia fuera.

Para Basagoiti, «la restitución de los derechos políticos» a quienes huyeron por la amenaza de ETA sigue siendo una prioridad, tal y como quedó plasmado en febrero en la ponencia política aprobada por el congreso nacional de su partido. «Un País Vasco en paz y libertad», recogía el texto, «es una sociedad en la que puedan decidir su presente todos aquéllos que se han visto obligados a dejar la tierra en la que nacieron o en la que vivieron».

La posibilidad abierta de un próximo adelanto electoral en el País Vasco, tras la ruptura por el PP del pacto que sustentaba al Gobierno socialista en minoría de Patxi López, pone de relieve la importancia de la iniciativa abanderada por los populares. El partido de Basagoiti ha impulsado esta reforma, que garantizaría la participación de los ciudadanos vascos exiliados en las elecciones vascas previstas en la primavera de 2013. Pero el adelanto a otoño de los comicios autonómicos dificultaría su aplicación en esta cita electoral.

El compromiso de presentar una iniciativa para cambiar la ley electoral fue asumido también directamente por el portavoz adjunto del PP en el Congreso, Leopoldo Barreda, en aras de lograr una «restitución democrática» y tras contar con el visto bueno del propio Mariano Rajoy. El Gobierno pretende ahora que de los informes de los asesores de La Moncloa y del seminario del día 7 salgan las bases de propuestas concretas de reforma de los artículos de la Loreg referidos al censo y los requisitos para ser elector.

La definición de quién tiene derecho al voto es el asunto más difícil de objetivar y la confección del censo resulta complicada ante la falta de registros o documentación al respecto. Tan sólo existen algunas aproximaciones generales a eventuales cifras sobre posibles desterrados. Un informe publicado en 2008 por la Fundación BBVA aseguraba que casi 200.000 personas habían abandonado el País Vasco desde que ETA inició su actividad terrorista. Y Basagoiti subraya siempre que frente al crecimiento del censo electoral español, el vasco se ha visto mermado desde 1979 en 309.000 votantes.

La reclamación del derecho al voto de los que tuvieron que marcharse del País Vasco no es una reivindicación de hoy. Hace años que el Foro Ermua y algunos colectivos de víctimas trasladaron a los partidos esta pretensión, con el argumento de que vascos exiliados en Hispanoamérica, afectos generalmente al nacionalismo, votan con normalidad en las elecciones vascas, mientras que personas que se han visto obligadas a trasladarse a otros puntos de España por la amenaza de ETA no pueden hacerlo.

«¿Por qué pueden votar en Euskadi los vascos de Argentina o de México, y no los de Madrid, Alicante o Málaga?», se preguntó Basagoiti al presentar su iniciativa en el Parlamento vasco. En la Cámara, el dirigente popular expresó su convicción de que el equilibrio de fuerzas en la comunidad autónoma cambiaría si se dejase votar a quienes se marcharon de forma obligada. «Hay más desterrados que votos tiene la izquierda abertzale», sentenció.

PIDE FIRMEZA FRENTE A ETA
Alcaraz convoca una concentración el próximo nueve de junio en la Plaza de Colón de Madrid
Francisco José Alcaraz anuncia que el próximo 9 de junio habrá una concentración para reclamar al Gobierno más firmeza frente a ETA
LIBERTAD DIGITAL 20 Mayo 2012

Francisco José Alcaraz ha anunciado esta mañana en el programa dirigido por Luis del Pino en esRadio, Sin complejos, que el próximo 9 de junio Voces Contra el Terrorismo convocará en Madrid una concentración para reclamar al Gobierno del PP más firmeza contra ETA.

Según ha afirmado el propio Alcaraz, será una concentración "contra la política que inició Rubalcaba" y que se ejemplifica "en la llamada Vía Nanclares" y el acercamiento de presos. Una vía que en opinión del presidente de Voces Contra el Terrorismo "está siguiendo el actual ministro del Interior" ya que su proyecto de reinserción "es igual, pero incluso con menos requisitos".

La concentración se celebrará a las seis de la tarde en la Plaza de Colón, una de las más grandes de Madrid y un espacio que ya se está convirtiendo en simbólico para las víctimas. La hora será las seis de la tarde.

Sin contactos con el Gobierno
Alcaraz ha reconocido que su asociación no tiene en este momento contactos con el Gobierno, y ha comentado que según su información en instancias oficiales se habla del nuevo plan de reinserción como de un proyecto personal en el que se ha empeñado el ministro Fernández Díaz.

Sin embargo, el presidente de Voces Contra el Terrorismo ha considerado "muy poco creíble" que el ministro lance por sí mismo un plan de ese tipo "sin el apoyo del presidente del Gobierno". En este sentido, además, ha lamentado que en el PP haya "pocos valientes como los nueve de Ayala", en referencia a los escasos representantes del PP vasco que han votado en contra de la ponencia política de Basagoiti en el último congreso regional.

Hasta el momento, Asociaciones de víctimas del terrorismo, colectivos cívicos y miembros del PP vasco se han sumado ya a la concentración. Este acto de protesta es promovido por la plataforma "Mujeres por la Justicia" (MxJ), que agrupa a madres, hijas y otros familiares de víctimas de la banda terrorista ETA.

MxJ está liderada por Mamen Álvarez, esposa de Francisco José Alcaraz, ex presidente de la AVT y actual líder de Voces contra el Terrorismo (VCT). Este último colectivo está movilizándose para que el eventual fin de la banda etarra no suponga ningún trato de favor para los terroristas.

MxJ protesta por la vía Nanclares
Fuentes de MxJ explicaron a Servimedia que, hasta el momento, a la concentración del 9 de junio en Madrid se han sumado colectivos como Denaes y la Asociación de Ayuda a Víctimas del 11-M. También se han adherido militantes y exconcejales del PP vasco.

Según explicó Mamen Álvarez en la presentación de MxJ, que tuvo lugar la semana pasada, la concentración tendrá como lema "Ante la impunidad, justicia" y tienen como primera demanda que Interior retire el plan de reinserción de terrorista.

Álvarez tildó el plan de "deleznable" y sostuvo que se trata de un "plan de beneficios" para los presos etarras y un "reglamento de la 'vía Nanclares'". Añadió que "las víctimas no merecen que sus asesinos estén en la calle", al tiempo que aseguró que el programa de reinserción de etarras es un "gran paso atrás".

La portavoz de MxJ también indicó que pretender realizar todas las iniciativas de protesta necesarias para que se retire el plan de reinserción y se tomen otras medidas, como la ilegalización de Bildu y Amaiur. A este respecto, señaló que las integrantes de su plataforma están dispuestas a acudir a las puertas de las cárceles cuando se ponga en libertad a etarras.

Entrevista a la presidenta de la AVT
Ángeles Pedraza: «Cuando te matan a una hija no te vendes a nadie»
Asegura que su lucha es la derrota de los terroristas aplicando la Ley y sin impunidad ninguna
«Todos los asociados pueden acceder al estado de las cuentas de la asociación»
Carmen S. Macías La Razón 20 Mayo 2012

MADRID- ¿Qué le impulsó a ponerse al frente de la AVT?
–Desde que asesinaron a mi hija Miryam tomé el compromiso personal de implicarme en la defensa de las víctimas. El dolor que siento ha sido mi motor. Cuando te matan a un hijo, ya no tienes nada más que perder, no te vendes a nadie.

–¿Qué cosas ha conseguido?
–Un día me dijo un psicólogo que había víctimas que nunca venían a la asociación ni llamaban. y le preocupaba. Me hizo pensar… Desde el verano pasado conseguimos un convenio con la UCM, con la clínica de psicología especializada en terrorismo. Desde entonces, 10 psicólogos vienen a la sede y llaman a los 4.200 asociados, uno a uno, para interesarse por ellos. Comprobamos que aquellos que nunca llamaban son los que más ayuda necesitaban. Haber conseguido una sede para la asociación, que es la casa de las víctimas, ha sido un reto para mí. Ya no tenemos que estar en un piso de alquiler pagando barbaridades.

–¿Qué le ha quedado por hacer?
–Tengo una espina clavada, algo por lo que seguiré luchando toda mi vida, sea presidenta o no: la derrota total y definitiva de ETA. Pero he superado muchos retos; el que recobrara la esencia que impregnaron a la AVT sus tres fundadoras: el papel de estar en la calle reivindicando y el de no descuidar el papel asistencial. Además, este último año he hecho cerca de 100.000 kilómetros recorriendo España.

–¿Las víctimas tienen la posibilidad de acceder a las cuentas de la asociación?
–Las cuentas siempre están a disposición de todo asociado que la pida, auditadas y detalladas. Lo principal es la transparencia. En las asambleas anuales se entrega un cuadernillo con las cuentas para que no sólo las tengan en una pantalla reflejada sino que se las puedan llevar a casa. Si alguno no las tiene es porque no ha asistido a las asambleas.

–¿En cuántas causas está personada la AVT?
–En 101. Tenemos unos abogados que trabajan muchísimo en los procedimientos que hay de ETA, en las diligencias abiertas del 11-M… Vamos a estar personados en todo lo que haga falta. También trabajamos en el tema de la reinserción y hemos conseguido que ahora se tenga que escuchar a las víctimas antes de tomar una decisión penitenciaria. Además, se ha hecho un trabajo muy grande junto a la Fundación de Víctimas y la Fiscalía para saber cuántos casos había sin resolver. Son 326, de los cuales de 52 no había ni carpetilla en la Audiencia. Gracias a este trabajo hemos conseguido concienciar a la sociedad de esta situación sangrante y que las autoridades competentes se pongan a trabajar.

–¿Le han convencido las argumentaciones sobre el plan de reinserción de presos?
–Vamos a seguir peleando porque ese plan no exista. No creemos en la reinserción a cambio de mejorar la situación penitenciaria de los etarras. Acataremos la Ley, pero también queremos que se cumplan íntegramente las penas.

–Algunas víctimas apuestan por promover la nueva Ley de Solidaridad...
–Eso es un error. La Ley de Solidaridad es la que sacó, afortunadamente, Aznar en 1999, y ayudó a muchas víctimas, pero esa ley ya no existe. La ley que se ha hecho y se aprobó en septiembre de 2011 es la ley integral de apoyo a las víctimas del terrorismo. De la nueva norma creemos que algunas cosas no están bien y otras son mejorables, por eso desde la AVT ya presentamos las alegaciones al desarrollo del reglamento, porque queremos que haya más igualdad entre víctimas y una ley justa para todos.

–¿Qué retos tiene si es reelegida?
–Continuaré con el trabajo iniciado, porque estamos en un momento crucial para las víctimas, sobre todo las de ETA, en el que nos jugamos un final basado en la impunidad o en la Justicia. Queremos seguir superándonos cada día y seguir ayudando a más víctimas.

–¿Volverán a salir a la calle?
–Las víctimas estarán en la calle siempre que tengan que estar. No le debo nada a nadie. Estoy aquí para luchar no sólo por mí, si no por las más de 4.000 víctimas asociadas a la AVT. Si la política penitenciaria sigue siendo igual que la que tuvimos con el PSOE, la AVT estará en la calle como estuvo antes.

–¿Se están haciendo demasiadas concesiones a la izquierda abertzale por miedo a nuevos atentados?
–Creo que sí. Es muy importante que no haya una víctima más. Pero no olvidamos que cuando mataron a Miguel Ángel Blanco lo hicieron por no ceder. Ahora ya no se puede ceder, han sido demasiados muertos y demasiadas vidas rotas. Yo daría mi vida porque no vuelva a haber ni un atentado más, pero no se puede ceder.

–¿Le preocupa que no se pueda hacer nada para ilegalizar a Bildu y Amaiur?
–Me preocupa que no haya voluntad. Si luego no se puede, ya se verá, pero quiero ver la voluntad de que se pide, se exige y se quiere sacar de las instituciones. Seguiremos batallando por su ilegalización.

–¿Cuándo usted se levanta por las mañanas, en qué piensa?
–En mi hija. Hubo días que no tenía ganas de levantarme y pensé que ella sí lo hubiera hecho. Inmediatamente lo que hago es levantarme y seguir luchando.

En manos de los 4.000 asociados
El 26 de mayo, los más de 4.000 asociados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) elegirán la nueva junta directiva que dirigirá la asociación los próximos dos años. Se presentan dos candidaturas en la que Ángeles Pedraza opta a la reelección. Si de nuevo es designada presidenta de la AVT, Pedraza tiene muy claro lo que hará al día siguiente. «Agradeceré el apoyo a los asociados, me pondré a su disposición y seguiré reivindicando la derrota de los terroristas basada en la Justicia, con firmeza, y sin ningún tipo de cesión», asegura sin un atisbo de duda.


Congreso sobre Memoria y Convivencia
Las víctimas hablan en las ikastolas
Expertos en Educación alaban, en el congreso sobre la memoria, que el relato de los afectados por la violencia esté llegando a todos los colegios
ANJE RIBERA | BILBAO. El Correo 20 Mayo 2012

10.30. En la sede de EiTB en Bilbao, intervendrán el director del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos de Santiago de Chile, Ricardo Brodsky Baudet, y el director del Memorial Berlinhohenschönhausen en Berlin, Hubertus Knabe.

12.30. Acto de clausura del Congreso sobre Memoria y Convivencia, a cargo del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, el consejero de Interior, Rodolfo Ares, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, y la directora de la Oficina de DDHH del Gobierno vasco, Inés Ibáñez de Maeztu

Expertos educadores admiten que el sistema educativo vasco no dio la talla ante la violencia
Tras muchos años durante los cuales el sistema educativo vasco se limitaba «a pasar de puntillas» por encima de cualquier tema relacionado con el terrorismo, a las aulas ha llegado por fin la convicción de que es vital e ineludible trasladar al alumnado «la importancia de desactivar cualquier violencia política». Esta es una de las principales conclusiones que ayer se pusieron encima de la mesa en el Congreso sobre Memoria y Convivencia, celebrado esta semana en Bilbao bajo la organización del Gobierno vasco, dentro del debate 'Educación para la convivencia', que reunió a varios expertos del sector.

Durante su transcurso, los especialistas pudieron conocer el desarrollo de la iniciativa que permite llevar el testimonio de las víctimas a las aulas y que, recientemente, recaló en las ikastolas. El centro donostiarra Santo Tomas Lizeoa ha facilitado que sus jóvenes estudiantes puedan escuchar en primera persona las dolorosas experiencias de quienes vivieron en sus propias carnes la sinrazón de los terroristas.

«Hemos superado las expectativas, hasta el punto de que muchos de los 140 alumnos que participaron en aquel acto trasladaron la iniciativa a sus propias casas porque a los niños les asombró la capacidad de perdonar de la víctima que estuvo con nosotros», explicó Jesús María Mujika, exprofesor de Ética del centro y de la Universidad de Deusto. Los jóvenes se convencieron de que «aún hay personas capaces de mejorar este mundo».

Mujika, con cuarenta años de carrera docente a sus espaldas y la condición de observador privilegiado de la historia reciente de Euskadi, mostró su convencimiento de que «en nuestra tierra hemos pasado ya de preguntarnos cómo ha sido posible a cuestionarnos qué podemos hacer para que no vuelva a pasar». Un avance para superar «la falsa inocencia» en la que los vascos han estado sumidos frente a ETA. Es momento, sotuvo, de «superar ese silencio cómplice».

La memoria como coartada
Contrastados expertos en docencia como Mónica García -asesora de la consejería de Educación-, Jesús Prieto -asesor de Interculturalidad de Berritzegune-, Gorka Ruiz -presidente del Foro de Asociaciones por la Paz- y José Luis Ortiz de Guinea -coordinador de Convivencia de Askartza Claret- coincidieron con Mujika a la hora de considerar una experiencia muy positiva la presencia en los colegios vascos de víctimas «que buscan la reconciliación, que miran hacia el futuro y que son conscientes de que la memoria nunca debe de ser una coartada».

Los analistas destacaron que se ha llevado a las aulas «la importancia de desactivar la violencia» mediante una invitación a ver también el sufrimiento de los otros y avisaron de que el reto inmediato debe ser «adecuar un espacio para la memoria como herramienta para construir el futuro».

El salto «de una sociedad paciente a una sociedad valiente» debe darse sin olvidar que durante los 'años de plomo' «la Educación vasca no estuvo a la altura». «Formamos jóvenes comprometidos, pero nunca llegamos a clarificar que no se puede matar a un semejante». Por ello «tenemos un deber de memoria con las víctimas», según dijo Prieto. Para aprender a vivir juntos, «sin capuchas», hay que trabajar en grupo respetando la diversidad. En opinión de Prieto, las narraciones de víctimas de ETA, del GAL o del Batallón Vasco-Español «ayudan a que todos nos quitemos las capuchas ideológicas.

A reconstruir la vida desde un hecho doloroso».
Para Gorka Ruiz «vivíamos anestesiados» y el testimonio que las víctimas aportan en los centros educativos nos permite «mirar al pasado para poder ver el futuro». El riesgo es, según los educadores, dejar el proceso en «manos de políticos» porque tienen un alto peligro de caer el partidismos. Debe ser «la sociedad viva» la que supere su propia degradación moral, afirman.

ayuda a 56 municipios
Garitano gasta 900.000 euros en promover referendos
REDACCIÓN www.gaceta.es 20 Mayo 2012

La Diputación de Guipúzcoa mira como referente la consulta independentista celebrada en Escocia. Reaviva las heridas de la Guerra Civil y pide la Memoria Histórica.

El Diputado General de Guipúzcoa, Martín Garitano, no escatima recursos económicos para sufragar la agenda política de Bildu, cuyo fin es la independencia del País Vasco. Para ello se sirve de 900.000 euros de las arcas públicas para subvencionar programas que alimenten el odio fratricida de hace 75 años, y la promoción de referendos para recrear en tierras guipuzcoanas el celebrado en septiembre de 2009 en Arenys de Munt (Barcelona), que dio paso a otros en Cataluña. El líder guipuzcoano ya explicó en enero que el referéndum de autodeterminación de Escocia convocado para otoño de 2014 es “un buen espejo en el que mirarse”. El Boletín Oficial de Guipúzcoa (GAO), en su publicación del día 17 de febrero, en el acuerdo por el que se aprueban las bases de subvenciones a los ayuntamientos guipuzcoanos para el fomento de la participación ciudadana, explica que “en la legislatura 2011-2015, la Dirección Foral de Participación Ciudadana se ha organizado como una dirección adscrita al Gabinete del Diputado General”, que controla directamente el propio Garitano.

Asimismo, la Diputación Foral controlada por la izquierda abertzale a través de Bildu ha autorizado gastar en este ejercicio 590.000 euros en dos convocatorias para estas partidas y 100.000 euros más en 2013. Así, el pasado 26 de abril se concedieron 365.000 euros a los 56 municipios guipuzcoanos que las solicitaron. El fin, según el GAO, es abrir espacios de debate y toma de decisiones “en aquellos temas que son importantes para la ciudadanía”. El texto también recoge las características que deben tener las iniciativas, entre las que se encuentra “que las experiencias desarrolladas se puedan sistematizar”.

Entre las obligaciones que tienen los consistorios agraciados está la de “participar en las reuniones que convoque la Dirección Foral de Participación Ciudadana, para lo que se establecerán los cauces y medios necesarios que faciliten la máxima participación”. Además promueven “los intercambios de experiencias entre municipios y entidades ciudadanas; entre redes, tanto en Euskal Herria como externas, y con otros proyectos de referencia”.

75 años después...
Con la gravedad de la actual coyuntura económica que atraviesa España, y los problemas que tienen los guipuzcoanos Bildu subvenciona proyectos de “recuperación de la Memoria Histórica”. Así, el GAO del 30 de abril ha publicado la convocatoria que dota con 200.000 euros a la Dirección General de Derechos Humanos y Memoria Histórica de la Diputación gobernada por los proetarras para recordar las víctimas de la Guerra Civil de sólo un bando y de la dictadura.

En la comparecencia pública estuvo presente Arantxa Erasun, miembro de la fundación que da publicidad a terroristas de ETA, Euskal Memoria. Sin embargo, este departamento de Derechos Humanos no destina ni un euro en promover valores como el respeto y la libertad en un territorio castigado con 50 años de terrorismo de ETA.

Recortes de Prensa   Página Inicial