AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 23 Mayo 2012

El corralito español
Joan Tubau www.gaceta.es 23 Mayo 2012

Ya ha llegado el corralito: los ahorros de la población confiscados temporalmente por orden del gobierno. El caos se apodera de las calles, se disparan los saqueos en un clima de anarquía general.

2001. Buenos Aires, Argentina. Economía mundial en proceso de recuperación post-burbuja tecnológica, economía argentina en grave recesión por diferentes motivos: la deuda externa dispara el déficit fiscal. La administración falsea cuentas públicas, generando desconfianza entre los inversores internacionales. Con un gobierno que miente de forma compulsiva los acreedores perciben mayor inestabilidad, exigen a cambio un retorno más elevado. Fernando de la Rúa, presidente argentino, pide desesperado ayuda al Fondo Monetario Internacional. Se aprueba un plan de estabilización (más impuestos y menos gasto público), el objetivo pasa por reducir el déficit minimizando el pago de intereses. Los funcionarios de Washington vigilan atentamente su cumplimiento, no regalarán más ayudas si los argentinos no cumplen las condiciones. El gobierno presenta una reforma ficticia del sistema, los políticos argentinos no quieren perder sus privilegios.

Todos los impuestos aumentan; los recortes, en cambio, resultan limitados y mal enfocados. El paro llega al 18%. La situación requiere la aparición de un líder fuerte (que genere confianza) pero el presidente resta ausente, sobrepasado por las circunstancias. Los aumentos impositivos no juegan nunca a favor de la economía y la situación se agrava, los intereses exigidos resultan cada vez mayores. Los burócratas no consiguen engañar más tiempo al mercado: la prima de riesgo (comparada con la deuda pública americana) se dispara. Una retirada a tiempo es una victoria y el FMI decide cerrar el grifo, la deuda no será ya devuelta en su totalidad. Nadie cree que la cotización del peso siga ligada al dólar estadounidense y empieza la fuga de capitales, la ciudadanía busca refugiarse en una moneda más segura antes de que llegue la tormenta (evitando así la depreciación). Domingo Cavallo, ministro de economía, impone restricciones a la retirada de capitales al extranjero. El pánico crece ante la sensación generalizada de que el gobierno no controla el devenir de la economía.

 Los argentinos acuden de forma masiva a retirar sus fondos pero los bancos no tienen suficiente dinero. Se limitan los retiros en efectivo a 250 pesos semanales (cantidad que garantiza cubrir necesidades básicas). Ya ha llegado el corralito: los ahorros de la población confiscados temporalmente por orden del gobierno. El caos se apodera de las calles en las principales ciudades del país, se disparan los saqueos en un clima de anarquía general; la policía no logra controlar la situación. El comercio se paraliza debido a la restricción monetaria, muchas empresas se ven obligadas a cerrar. El estado del bienestar se desploma (sin dinero con el que financiarse), la crisis social se agudiza. La realidad resulta insostenible, llegamos al punto de no-retorno: el peso se desvincula oficialmente del dólar americano con una fuerte devaluación (con un cambio de 1 dólar = 1,40 pesos). Los ciudadanos pierden gran parte de su poder adquisitivo por culpa de la mala gestión del gobierno. El pesimismo se extiende entre la población. Argentina vivirá sus días más negros.

2012. Madrid, España. Economía mundial en proceso de recuperación post-crisis financiera, economía española en grave recesión por diferentes motivos: la deuda externa dispara el déficit fiscal. La administración falsea cuentas públicas, generando desconfianza entre los inversores internacionales. Con un gobierno que miente de forma compulsiva los acreedores perciben mayor inestabilidad, exigen a cambio un retorno más elevado. Mariano Rajoy, presidente español, pide desesperado ayuda a la Unión Europea. Se aprueba un plan de estabilización (más impuestos y menos gasto público), el objetivo pasa por reducir el déficit minimizando el pago de intereses. Los funcionarios de la Troika vigilan atentamente su cumplimiento, no regalarán más ayudas si los españoles no cumplen las condiciones. El gobierno presenta una reforma ficticia del sistema, los políticos españoles no quieren perder sus privilegios. Todos los impuestos aumentan; los recortes, en cambio, resultan limitados y mal enfocados. El paro llega al 25%. La situación requiere la aparición de un líder fuerte (que genere confianza) pero el presidente resta ausente, sobrepasado por las circunstancias.

Hasta aquí el escenario actual a día de hoy. Ahora mi pronóstico:

Los aumentos impositivos no juegan nunca a favor de la economía y la situación se agrava, los intereses exigidos resultan cada vez mayores. Los burócratas no consiguen engañar más tiempo al mercado: la prima de riesgo (comparada con la deuda pública alemana) se dispara. Una retirada a tiempo es una victoria y la UE decide cerrar el grifo, la deuda no será ya devuelta en su totalidad. Nadie cree que España siga ligada al euro y empieza la fuga de capitales, la ciudadanía busca refugiarse en una moneda más segura antes de que llegue la tormenta (evitando así la depreciación). Luis de Guindos, ministro de economía, impone restricciones a la retirada de capitales al extranjero. El pánico crece ante la sensación generalizada de que el gobierno no controla el devenir de la economía. Los españoles acuden de forma masiva a retirar sus fondos pero los bancos no tienen suficiente dinero. Se limitan los retiros en efectivo a 250 euros semanales (cantidad que garantiza cubrir necesidades básicas). Ya ha llegado el corralito: los ahorros de la población confiscados temporalmente por orden del gobierno. El caos se apodera de las calles en las principales ciudades del país, se disparan los saqueos en un clima de anarquía general; la policía no logra controlar la situación. El comercio se paraliza debido a la restricción monetaria, muchas empresas se ven obligadas a cerrar. El estado del bienestar se desploma (sin dinero con el que financiarse), la crisis social se agudiza. La realidad resulta insostenible, llegamos al punto de no-retorno: España se desvincula del euro y vuelve a una peseta fuertemente devaluada (con un cambio de 1 euro = 320 pesetas). Los ciudadanos pierden gran parte de su poder adquisitivo por culpa de la mala gestión del gobierno. El pesimismo se extiende entre la población. España vivirá sus días más negros.

Mail: tubau.joan@gmail.com

Twitter: joantubau

Pintan bastos
José Luis Manzanares www.republica.com  23 Mayo 2012

Cuando nuestra credibilidad en el exterior está muy deteriorada. Cuando ya hemos tenido que rectificar los porcentajes del déficit. Cuando hay que contratar, a costa del contribuyente, los servicios de dos agencias internacionales para que nos digan -y los de fuera se lo crean-, cual es la situación real de nuestro sistema financiero. Cuando desautorizamos públicamente al gobernador del Banco de España, aunque bien lo merezca como corresponsable de nuestro desastre económico. Y cuando las autonomías se acuerdan por fin del principio de solidaridad y de que aquí nos salvamos juntos o, juntos también, nos vamos por el mismo sumidero de las aguas negras. Entonces, en el último momento, canta la gallina en tres Comunidades Autónomas del PP: Madrid, Valencia y, un poco rezagada, Castilla y León.

Queríamos pensar que la mentira metódica del último Gobierno del PSOE había quedado atrás con las últimas elecciones, pero empezamos a temer que no haya sido así. Están ocurriendo cosas no previstas en el guión. Se nos lanzan globos sondas y volvemos a las ocurrencias con explicaciones para tontos. ¿A qué viene, por ejemplo, anunciarnos ahora la subida del IVA el año próximo? Falta un plan detallado y completo que sustituya al chorreo de medidas más o menos improvisadas. Todo ello con la agravante de que el presidente Rajoy gusta del escapismo en la nebulosa gramatical. Los ciudadanos agradeceríamos que se nos respondiese a ciertas preguntas con un “sí o no, como Cristo nos enseña”. O sea, como recomendaba el catecismo del Padre Astete.

Preferible es callarse que utilizar el sistema Ollendorf como sucedió con el viaje del Rey a Botsuana. ¿Sabía el Gobierno que el jueves, día del accidente, se encontraba Su Majestad fuera de España? Y nuestro Presidente nos habla del lunes. No es casualidad que, pese a ser la cabeza del partido político con mayor apoyo ciudadano, siga descendiendo puestos en su valoración personal frente a los líderes de otras formaciones políticas mucho más modestas, incluido Pérez Rubalcaba, el candidato vencido recientemente en las urnas.

Nos sorprendió que Rajoy empezara a hacer, para salir de la crisis, lo contrario de lo prometido en su día. Si nos hubiera pedido un cheque en blanco, quizá se lo hubiésemos dado, pero sus afirmaciones solemnes le valieron numerosos votos. Con todo, su último mensaje no fue mal recibido: estaba dispuesto a romper con cualquier promesa si fuera necesario para salir del pozo. El apoyo al PP se mantiene en las encuestas del CIS. Pero ¿hasta cuándo?

Era difícil admitir que Rajoy y su partido no sospecharan siquiera antes de las elecciones generales que el déficit real superaría al declarado por el anterior Gobierno. Podían haber sido más cautos puesto que mal podían ignorar lo que ocurría en algunas Comunidades Autónomas como, por ejemplo, Castilla-La Mancha. Y ahora resulta que el déficit del conjunto de las Administraciones Públicas se dispara al 8’9% del PIB porque algunas Comunidades gobernadas desde hace años por el PP han esperado hasta hoy para contarnos la verdad. Un nuevo paso en la pérdida de una fiabilidad que ya se encontraba en niveles muy bajos.

Luego pasa lo que pasa. Nuestra prima de riesgo se dispara. La bolsa se desploma. Necesitamos que vengan de fuera a comprobar el estado de nuestras finanzas porque de nosotros, simplemente, no se fían. Tan pronto decimos que ya hemos hecho todo lo que debíamos hacer como anunciamos nuevas medidas para salir de la crisis. Se extiende la sensación de que todos los políticos son iguales y sólo se interesan por el poder. Los “indignados” del 15-M son la contestación blanda a lo que tenemos –no nos representan, dicen- pero detrás, si las cosas no cambian, vendrán los extremismos de los desengañados. Miremos a nuestro alrededor y aprendamos la lección antes de que sea demasiado tarde.

Entre todos la mataron y ella sola se murió
Primo González www.republica.com  23 Mayo 2012

Nunca el sector bancario español había sido sometido al juicio y veredicto de tantas miradas como las que afronta en estas próximas semanas. A pesar de presentar una hoja bastante nítida de resultados, en la que resultan trasquilados aquellos de los que ya se tenía noticia (básicamente, algunas cajas de ahorros de tamaño medio), el análisis al que se le está sometiendo es una auténtica causa general, incluso para entidades que, como es bien conocido, tienen en España apenas la mitad de su negocio y de sus riesgos. Todos sin excepción van a ser sometidos a un análisis “a fondo” de sus balances, en especial para determinar el grado de fiabilidad de sus activos crediticios relacionados con la actividad inmobiliaria, ya que se sospecha, con razón, que este es el principal punto de gangrena de los balances.

Lo primero que llama la atención en esta amplia operación de rastreo es el hecho de que tenga un carácter tan generalizado, sabiendo como saben las autoridades europeas y españolas que en esta crisis hay protagonistas con malas políticas financieras cuya identidad ha quedado bastante clara desde un primer momento y que, en nuestro caso, empezaron con la CCM (la Caja Castilla la Mancha) para seguir luego con otras entidades como la CAM alicantina y otras más que han recibido apoyo de los organismos públicos o sectoriales para mantenerlas en pié. El último eslabón, que era además el más voluminoso, ha sido Bankia, que finalmente ha entrado en la órbita de la intervención pública. Por lo tanto, sea cual sea la extensión del problema, estaba claro que los enfermos del club tienen nombres y apellidos y la prioridad era salvarles, lo que debería ser motivo suficiente para dejar tranquilos a todos los demás.

La segunda cuestión que resulta bastante difícil de comprender es esa manía y obsesión supervisora que se ha desatado en los organismos internacionales y en el Gobierno que parece apostar por amontonar auditores, consultores y expertos de todo tipo para proporcionar, según se dice, las máximas garantías de credibilidad a los bancos españoles en las instancias internacionales. Es cierto que a base de sembrar dudas, lo que en España es un problema relativamente acotado, la existencia de varias entidades con serios problemas de gestión y mal control de riesgos, se ha ido convirtiendo en un problema prácticamente generalizado. Pero eso no implica que se extienda la labor fiscalizadora a todo el sistema y, sobre todo, que se demoren indefinidamente las soluciones para arreglar los problemas ya detectados. Hay en estos momentos una especie de parón en el sector porque los enfermos no están siendo tratados y los no enfermos están metidos en una sala de observación bajo sospechas, casi siempre infundadas, de mala calidad en sus balances. Hemos terminado en suma por paralizar la actividad crediticia, lo que unido a otras tareas de la Política Económica (ajuste fiscal) estás colocando a la economía en una peligrosa parálisis.

Un tercer elemento que causa sorpresa es el relativo a la elección de los múltiples supervisores, auditores y expertos, que en la actualidad están en fase de selección o en el inicio de una tareas de diagnóstico, cuyos resultados no verán la luz posiblemente hasta después del verano, con el consiguiente nuevo retraso en la actividad del sector financiero, cuya parálisis puede llevarnos hasta finales de año. ¿Era necesaria tal avalancha de analistas para estudiar las tripas de los balances bancarios españoles?

La elección de varios consultores internacionales parece haber sido un ejemplo de improvisación y hasta de ingenuidad, que no sólo ha pasado por encima del prestigio del Banco de España (como si no hubiera en el supervisor nacional bastantes inspectores con los que analizar al detalle las interioridades de bancos y cajas, que visitan de forma continua a ,lo largo de todo del año, en patente ventaja sobre unos analistas externos que se tendrán que limitar a la “visita del médico”) sino que difícilmente aportará nuevos elementos de valoración de las entidades financieras españolas. Cuesta creer que algunos de los consultores elegidos vayan a confeccionar un dictamen más ajustado a la realidad de los que pueda realizar el servicio de Inspección del Banco de España. Pensar que esos dictámenes que están por llegar, realizados de forma necesariamente apresurada por analistas que nunca han analizado la realidad española, puedan tener una mayor credibilidad que los del Banco de España a los ojos del BCE o de los inversores internacionales, es posiblemente un ejercicio de profunda ingenuidad.

A la postre, el sector afronta una etapa difícil: analistas de todos los rincones estudiando sus tripas, los problemas de liquidez no resueltos debido al riesgo país (dudas sobre la deuda soberana que extienden sus tentáculos sobre toda entidad española que salga al mercado en busca de capital) y a que en los organismos europeos todavía está sin resolver la gran cuestión de si el fondo de rescate puede o no financiar de forma directa a los bancos y, a la postre, para completar el cuadro ciertamente complejo las exigencias de mayor capital y mayores provisiones por parte de Basilea y de los supervisores nacionales, en este caso el Banco de España. Resulta difícil vislumbrar una salida a este embrollo cargado de improvisaciones.

Órdago del Constitucional
editorial El Correo 23 Mayo 2012

Gobierno y oposición deben dar respuesta a la justificada irritación del alto tribunal

El Tribunal Constitucional (TC) lanzó ayer un órdago a los dos grandes partidos para que procedan sin más demora a la renovación pendiente de la alta institución. El Pleno del TC aprovechó la expectación creada en torno a la sentencia de Sortu para amenazar al PP y al PSOE con «medidas muy drásticas» si el Parlamento sigue sin «cumplir con su deber» de nombrar a los nuevos vocales. El Congreso ha sido incapaz de renovar desde noviembre de 2010 a tres de los doce magistrados que han cumplido su mandato: Eugeni Gay, Javier Delgado y Elisa Pérez Vera. Resulta vergonzoso que ni siquiera se haya nombrado al sustituto de Roberto García Calvo, fallecido hace cuatro años. La irritación de los magistrados ante la irresponsabilidad de los grandes partidos ha sido creciente y justificada.

El pasado abril, el presidente del TC, Pascual Sala, ponía por última vez de manifiesto en público la situación de «incumplimiento de la Constitución» en la que se encuentra este órgano debido a la falta de acuerdo para renovar a sus miembros 'interinos'. Sala podría ahora aceptar la dimisión de todos los demás vocales, o bien tan sólo la de los tres cuyo mandato ha caducado, lo que dejaría al TC con los miembros justos para la existencia de quórum. La incapacidad de PP y PSOE para llegar a acuerdos no solo afecta al Constitucional, sino también al Tribunal de Cuentas, al Consejo de RTVE y al Defensor del Pueblo. Por si acaso, el Gobierno, consciente de que los partidos seguirán en sus trece, ha reformado ya la ley del audiovisual público para que no sea necesario el consenso... a costa de cancelar la neutralidad de RTVE y de convertir de nuevo los medios estatales en órganos de partido. El 15 de febrero, después de cuatro horas de una conversación «franca y a fondo» (sic), el presidente del Gobierno y el líder de la oposición acordaron darse de plazo este período de sesiones para conseguir tales consensos. Gobierno y oposición deben dar cuanto antes respuesta a la justificada irritación del alto tribunal y remediar esta situación de flagrante alegalidad si no quieren que la imagen de la clase política y de la Justicia añada un mayor deterioro del que ya ostenta en estos momentos ante la opinión pública.

España, un reino de las Mil y Una Noches o de los mil y un pufos
Alfonso de la Vega Periodista Digital 23 Mayo 2012

Ha muerto José Luis Gutiérrez. Como modesto homenaje a su memoria, este 22 de mayo de 2012 querría escribir un texto sin eufemismos, de los que él apreciaba en su ya rara vocación de mantener la independencia y explicar con sinceridad lo que pasa.

Dos muestras aparentemente diferentes coinciden en el mismo tiempo político y nos transmiten la misma lamentable sensación de prepotencia, falta de sinceridad, estulticia o problemas cognitivos, sino de complacencia con el lado oscuro de la Fuerza por parte de las instituciones de la Monarquía o de sus ocupantes.

Por un lado, el fiscal encargado de investigar la posibilidad de un supuesto delito de apropiación indebida de caudales públicos por parte del presidente del CGPJ, sostiene que el susodicho acusado colega está limpio de polvo y paja ya que en las cantidades supuestamente desviadas para financiar asuntos privados o personales en excursiones de fin de semanal a Marbella no cabría observar una intención de lucrarse o aprovecharse en su beneficio.

Y que además ya el propio sistema desde 1996 se encargaba de facilitar la ocultación o impunidad de los posibles abusos cuando autorizaba los desplazamientos sin tener que explicar sus motivos. Pero algunos de los compañeros del CGPJ consideran que aunque no hubiere delito punible, sí abuso de poder. De modo que ya veremos qué pasa en un país en el que no dimite nadie.

Por otro, el ministro de Hacienda después de amenazar con el látigo de la austeridad a los colegas y compañeros autonómicos va y dice ahora con todo su gracejo andaluz que el sistema autonómico español es un peculiar logro nuestro, una conquista del Régimen, que lo que pasa es que en el extranjero nos tienen envidia por nuestras conquistas sociales y no un sistema caro, ineficiente, liberticida y corrupto en sus propios términos cuya principal misión demostrada es facilitar el despilfarro en las cuentas públicas y la colocación al completo de una abundante y nociva casta parasitaria.

Y todo ello en medio del bien ganado ridículo internacional del fantástico reino de España, un reino de las Mil y Una Noches o de los mil y un pufos, que es incapaz de presentar unas cuentas públicas coherentes y veraces. Cuestión en la que el segundo presunto susodicho prócer es corresponsable.

De modo que sendos carpetazos desde el Poder y el respetable público pagano que se disuelva, se calle, deje de rezongar y no fastidie a los próceres. Tales aparentes insultos a la inteligencia del saqueado ciudadano pueden comprenderse por la sensación de insultante impunidad que tiene el Poder de sí mismo, por muy indigente moral o incompetente que se demuestre, así como por el conformismo lanar de los administrados que tragan con todo. Y hasta ahora no aciertan a defenderse. Mal se queja quien se deja.

El sistema político económico financiero español gira y gira en su prepotencia como caballo de Atila arrollando y devastando lo que estorba su paso, pero la Historia de España nos indica que sus beneficiarios quizás harían mejor en no fiarse de su aparente impunidad ni menos hacer ostentación de ella. Con o sin nuevos peajes, arrieritos somos.

Democracia: si no hay «aloz» no hay «cleyentes»
Roberto Blanco Valdés La Voz 23 Mayo 2012

El esperpéntico desenlace judicial del caso Dívar, que ha escandalizado a millones de españoles al saber que el presidente del Consejo del Poder Judicial y del Tribunal Supremo -la cuarta autoridad del Estado- ¡no tiene obligación legal de justificar los motivos de sus viajes pagados con cargo a fondos públicos!, se une a muchos otros episodios del estilo, que afectan a lo que podríamos llamar genéricamente «los que mandan», para provocar un devastador efecto sobre la confianza del pueblo en las instituciones del Estado democrático.

Ese Estado se basa, de hecho, en un conjunto de presunciones o ficciones (por ejemplo, que los gobernantes defienden los intereses de los gobernados, que los jueces son independientes o que los cargos públicos actúan con probidad y honestidad) indispensables para que se produzca lo que un gran historiador norteamericano, Edmund Morgan, denominó, con admirable precisión, «la suspensión voluntaria de la incredulidad». Expresado con palabras más sencillas: para que la democracia funcione es necesario que los ciudadanos crean en ella y, para eso, que resistan la tentación de renegar de todas las presunciones y ficciones sin las cuales aquella caería desplomada. Ahora bien, «para ser viable y cumplir con su propósito -escribe Morgan en La invención del pueblo-, una ficción debe tener una cierta semejanza con los hechos. Si se aparta demasiado de los hechos, la suspensión voluntaria de la incredulidad se desmorona».

Y en eso estamos en España, por desgracia, desde hace ya demasiado: en un proceso galopante de desafección hacia las instituciones del Estado democrático, que podría acabar en una peligrosísima desafección hacia la democracia misma (véase esa extrema derecha que crece como la espuma en Grecia o Francia) y que nace del hecho evidente de que la distancia entre las ficciones en que se sostiene la democracia y su funcionamiento real no hace otra cosa que aumentar.

Cuando el yerno del jefe del Estado es procesado por corrupción o el presidente del Supremo se ampara en una legalidad disparatada para justificar una actuación éticamente impresentable es difícil que los ciudadanos suspendan su incredulidad para confiar en las instituciones. ¿Quién puede hacerlo viendo que unos reciben regalos a cambio de influencias, otros se pagan ¡la cocaína! con el dinero de todos y otros más utilizan ERE fraudulentos para colocar a familiares y compañeros de partido?

En un filme antiguo de aventuras unos misioneros trataban de convertir a unos chinos a la religión cristiana, pretensión frente a la que los chinos contestaban que si no había «aloz» no había «clistianos». Pues bien, la fe en la democracia también necesita de un estímulo: su «aloz» no es otro que la confianza en las instituciones, es decir, en quienes las gestionan.

Juan Ramón Rallo Julián. Premio de Investigación "Julián Marías", 2011
http://www.madrimasd.org/  23 Mayo 2012

Juan Ramón Rallo Julián. Profesor asociado de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Es para mí todo un honor recibir este premio Julián Marías 2011 para investigadores del ámbito de las ciencias sociales menores de 40 años. Y lo es especialmente en unos momentos tan señalados y críticos como los que actualmente estamos atravesando.

No en vano, el tema en el que he focalizado la gran mayoría de mis investigaciones y merced al cual he recibido el presente premio ha sido la teoría de los ciclos económicos, inserta ésta en la tradición liberal de la Escuela Austriaca de Economía, es decir, en los descubrimientos científicos que a lo largo de siglo y medio han edificado gigantes intelectuales tales como Carl Menger, Ludwig von Mises, Friedrich Hayek, Ludwig Lachmann y, en España, mi apreciado mentor el profesor Jesús Huerta de Soto.

El tema en el que he focalizado la gran mayoría de mis investigaciones y merced al cual he recibido el presente premio ha sido la teoría de los ciclos económicos, inserta ésta en la tradición liberal de la Escuela Austriaca de Economía

Es difícil comprimir en tan sólo unos minutos todas las contribuciones que este riquísimo marco teórico permite aportar a la muy complicada coyuntura actual, pero sí me gustaría compartir con ustedes dos de sus conclusiones centrales.

La primera es que la actual crisis económica no es fruto ni del mercado, ni de la desregulación, ni de la especulación, ni de la codicia, ni de la desigualdad, ni de una pérdida de valores, ni del euro, ni de la sobreexplotación ecológica del planeta. No, la actual crisis tiene unas causas muy bien tasadas: el excesivo intervencionismo estatal en el sector financiero, materializado en toda una serie de privilegios hacia la banca que le han permitido durante años expandir el crédito muy por encima del ahorro realmente existente en una sociedad. La respuesta frente a esa lacra que representa la recurrencia de los ciclos de auge artificial y depresión profunda que abaten al capitalismo desde hace décadas no pasa ni por intervenir ni por regular todavía más el mundo financiero, sino por someter a la banca a la competencia del mercado despojada de todos los privilegios que suponen la existencia de los bancos centrales monopolísticos, el dinero fiduciario inconvertible y los rescates estatales indiscriminados. No más Estado y menos mercado sino al revés: más libertad, más competencia y menos privilegios; en suma, más mercado y menos Estado.

La segunda reflexión que me gustaría transmitirles es que la solución a la crisis actual no pasa ni por impulsar el consumo, ni por estimular el gasto público, ni por subir los impuestos, ni por incentivar un mayor volumen de endeudamiento basado en tipos de interés artificialmente bajos, ni por abandonar el euro para poder devaluar nuestra divisa aplacer, ni por crear ineficientes industrias y bancos públicos, ni por mantenerlas rigideces regulatorias de los mercados que bloquean la movilidad de los factores productivos. Al contrario, lo que necesitamos es un volumen muchísimo mayor de ahorro privado y público que, primero, les facilite a familias, empresas y bancos reducir su asfixiante endeudamiento y sanear su situación financiera; y, segundo, les permita a los empresarios más perspicaces de nuestro país ejecutar las oportunidades de inversión que vayan descubriendo en unos mercados mucho más libres que los actuales y que tomen la forma de nuevas industrias que sí generen realmente riqueza y que remplacen a ese cementerio de elefantes que era y sigue siendo el ladrillo. Lejos de posponer indefinidamente los ajustes y la austeridad que necesitamos con urgencia desde hace años, tal como han hecho hasta el momento los gobiernos de todo signo político, debemos acelerarlos y profundizar en ellos sin vacilación. Como en el caso anterior, la solución a la crisis no pasa por más desnortado intervencionismo de corte keynesiano, sino por más mercado y muchísimo menos Estado.

Desafortunadamente, estas dos contribuciones centrales de la ciencia económica al análisis de las crisis financieras suponen toda una afrenta contra el pensamiento estatista que ha colonizado a las sociedades y a la clase política occidental en el último siglo, tan renuentes ambas a dejar de gastar el dinero del prójimo y de teledirigir sus libertades. Por ello, lo más previsible es que no sólo no sean escuchadas, sino que incluso se termine avanzando en la dirección opuesta a las mismas, por mucho que esa obcecación anticientífica sólo nos conduzca, a corto plazo, a alargar innecesaria y dolorosamente la actual crisis y, a largo plazo, a seguir padeciendo los ciclos económicos maniaco depresivos que tantas penalidades y empobrecimiento generalizados provocan.

A los economistas, en medio de esta adversa coyuntura, sólo nos queda la amarga tarea de seguir repitiendo estas verdades básicas aun cuando casi nadie quiera escucharlas y aun cuando, de hecho, se nos critique por no aportar soluciones válidas contra los problemas que afectan al ciudadano. Al final, sin embargo, por la fuerza de la virtud o por la virtud de la fuerza, no cabrá otra alternativa que, cual gravitacional ley, darles la consideración que se merecen…a pesar de la frontal oposición de cuantos se niegan a abandonar el mundo del despilfarro redistributivo, el crédito barato, el Estado niñera, las redes clientelares y los privilegios regulatorios.

Muchas gracias a todos.

El ajuste de 2012 solo es el aperitivo de lo que queda por venir
Jesús Sánchez-Quiñones www.cotizalia.com 23 Mayo 2012

Nadie puede gastar más de lo que ingresa de forma permanente: ni una familia, ni una empresa, ni un Estado. Se podrá hacer durante un elevado número de años, siempre que exista algún prestamista que esté dispuesto a financiar año tras año dicho déficit. El déficit de cada año pasa a engrosar la deuda acumulada, hasta un punto en el que los prestamistas dicen “basta”.

A modo de ejemplo, Francia lleva sin equilibrar sus cuentas públicas ni un solo año desde 1974. La reiteración de dicha práctica durante casi 40 años puede hacer creer a los franceses que es posible mantenerla eternamente. Craso error. Sólo se podrá mantener el déficit público anual mientras los inversores estén dispuestos a financiarlo. De aquí surge la necesidad de la austeridad, de los excesos de gastos y déficits acumulados durante muchos años.

Sorprende que la presentación del Programa de Estabilidad 2012 -2015 del gobierno español enviado a Bruselas a final del mes pasado haya pasado tan desapercibido. En dicho programa, se determinan las previsiones del Gobierno sobre la evolución del crecimiento de la economía española y los objetivos de reducción del déficit hasta 2015.

Sorprende también el escaso eco de la presentación del programa porque, de hecho, es una hoja de ruta del ajuste del sector público y de los servicios públicos a la que se tendrá que enfrentar la economía española en los próximos años. Sorprende que el propio Gobierno no haya hecho más difusión del mismo, al objeto de mentalizar a toda la población de los ajustes que necesariamente habrán de venir y de explicar a los inversores cómo se van a realizar.

En 2012 el presupuesto pretende rebajar el déficit público del 8,5% al 5,3%, equivalente a unos 32.000 millones de euros (36.000 millones tras el afloramiento tardío de déficit de 2012 hasta 8,9% del PIB). Para realizar un ajuste del déficit de 32.000 millones de euros, el ajuste de ingresos y gasto se estima en 55.000 millones. Algunas partidas de gastos aumentan, como los intereses de la deuda y los pagos por pensiones, y la propia crisis económica hace que los ingresos públicos se reduzcan. Por tanto, el ajuste de ingresos y gastos es un 70% superior al ajuste del déficit.

El Programa de Estabilidad 2012–2015 prevé que el déficit público se rebaje al 3% del PIB en 2013, y al 1% en 2015. Utilizando cifras aproximadas, al ajuste del déficit de 32.000 millones de euros de 2012, habrá que añadir un ajuste adicional de, al menos, 42.000 millones adicionales entre 2013 y 2015. El ajuste de ingresos y gastos será sensiblemente superior a dicha cifra, como ha ocurrido en 2012.

El ajuste de los presupuestos de 2012 se divide en reducciones de gastos y aumento de ingresos “presuntos”. El ajuste de 2012 sólo es el aperitivo de lo que queda por venir en los próximos años. El aumento de los impuestos tiene un límite, del que no estamos lejos. A partir de cierto nivel, a mayores tipos impositivos se reduce la recaudación (curva de Laffer). El grueso del ajuste inevitablemente vendrá por el lado del gasto público.

Cuanto antes se ajuste el gasto, menor será la subida de impuestos y menor el daño para la economía. Si España quiere cumplir su Programa de Estabilidad 2012–2015 inevitablemente tiene que redimensionar el sector público y aplicar reformas profundas de la Administración. No es cuestión de pequeños ajustes, sino de cambios radicales, incluso en la estructura actual del Estado.

Los inversores internacionales y nacionales agradecerían que, en lugar de centrar las explicaciones sólo en los ajustes de los presupuestos de 2012, se explicitara cómo se pretende llegar a los objetivos marcados para 2015. El recorte de gastos tendrá que venir de algún sitio e, inevitablemente, tendrá que afectar a numerosas partidas del “Estado del Bienestar”. Negarlo es negar la cruda realidad.

Desear gastar por encima de los ingresos de forma permanente puede ser un deseo bienintencionado, pero los prestamistas han dicho “basta”. El ajuste no es una opción, es una necesidad.

Festival de ‘calvos’: los que quedan con el culo al aire
S. McCoy El Confidencial 23 Mayo 2012

Parece ser que ha sido Bruselas la que ha impuesto a España el nombramiento de dos consultoras para que evalúen la fortaleza de la banca española. Bastante se ha hablado ya de los elegidos, Roland Berger y Oliver Wyman, por lo que no me extenderé sobre su idoneidad. Más que nada porque, tomada la decisión por parte del gobierno, sirve más bien de poco. Solo un apunte: en el caso de la firma americana, se ha elegido al pirómano para valorar el alcance del fuego. Buena parte de los modelos de riesgo y capital que condujeron la nave financiera mundial al desastre surgieron de las mentes preclaras de sus analistas y fueron ratificadas en Basilea II. Lo del AIB irlandés al que reconoció como mejor banco del mundo un año antes de su intervención es solo una anécdota, no se me despisten. Material de archivo por si surge la ocasión… que surgirá.

Por si el tema no estaba suficientemente embrollado, tres auditoras más de entre las cuatro grandes –esas con la vista muy gorda hasta ahora- valorarán al detalle si los riesgos que afloren en ese análisis previo están reconocidos y provisionados en el balance de las entidades. Venga a soltar machacantes a diestro y siniestro, como si sobraran. Eso sí, dado que se quiere atajar la espiral de desconfianza que afecta a nuestro sistema financiero, nada mejor que mantener la incertidumbre hasta después del verano que es cuando se prevé que el proceso esté concluido. Unos mesecitos más que total… Cinco años más tarde, un quinquenio en términos funcionariales pa’ que se entienda, aún estamos en estas. Luego nos quejaremos de la insolidaridad de los mercados, acreedores e inversores. ¡Si nos la ganamos a pulso con nuestras decisiones como país!

Porque, hay que ver la cantidad de culos que deja al aire la aprobación de esta iniciativa, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales. Un Festival de Calvos a unir al resto de los eventos que copan la geografía española al llegar la temporada estival. Vergüenzas que asoman, sin duda, por la acción correctora del gobierno a un desempeño previo, pero también por la omisión de aquellos que, escrutados hasta el higadillo, siguen expuestos al escarnio público sin haber reaccionado con la contundencia que debieran. ¿De quién estamos hablando, cuáles son los traseros que De Guindos ha puesto a airear con esta valoración a través de agentes externos?

El de los sucesivos gobiernos, piedra en el propio tejado, incapaces de comprender la dimensión del problema y atajarlo en tiempo y forma, pecando por exceso y no por defecto. Siempre han ido por detrás de los acontecimientos lo que ha conducido a un caos normativo que ha desconcertado y terminado de rematar al sector. Esta medida es la puntilla a su negligencia, reforma de la reforma apenas tres meses más tarde.

El del Banco de España cuya tarea de supervisión e inspección queda no solo cuestionada sino ninguneada con esta medida para desesperación de unos inspectores a los que la política ha puesto a los pies de los caballos. El cabreo colectivo es de aurora boreal, gentileza de MAFO. Será la primera tarea a acometer por el nuevo Gobernador: restaurar su legitimidad.

El de las propias auditoras privadas que durante años dieron como buenos los estados contables de algunas instituciones financieras, cuando tenían más trucos que la chistera de un ilusionista. La imagen fiel, ese concepto tan discutido y discutible. Como premio a sus desvelos, serán las encargadas de echar sal a la herida que contribuyeron a causar. País.

El de la AEB y las firmas que la integran, incapaces como han sido de defender sus intereses y contribuir ordenadamente a la restructuración del sector. Huyendo de los estigmas que afectaban a las entidades más débiles se han visto atrapados por la falta de soluciones y la contaminación sectorial. Cuando es la supervivencia lo que está en juego, hasta los lobos se dan tregua. Ahora les pasa factura.

No hay escapatoria.
El de la EBA, European Banking Authority, cuyos stress test han quedado en el olvido en tiempo récord lo que pone de manifiesto bien la invalidez de sus postulados, bien su falta de prestigio ante los destinatarios de sus conclusiones que jamás las dieron por válidas. Otra muesca más el en revólver del fracaso europeo. Más aún cuando es la propia Europa la que ha sugerido el cambio de ‘controlador’.

El de las agencias de rating, encargadas en teoría de determinar la solvencia de nuestra banca y cuyo criterio es explícitamente rechazado a la hora de… determinar la solvencia de nuestra banca. Su papel queda, por tanto, también en tela de juicio. El carácter reactivo y no preventivo que sus calificaciones han ido adquiriendo con el paso de los años les han deslegitimado para cualquier proyección.
El del Banco Central Europeo que ha prestado cantidades ingentes a la banca a unos tipos irrisorios para el común de los mortales españoles con garantía de unos activos que ahora vuelven a estar en la palestra por las dudas sobre su valor real.

El del Fondo Monetario Internacional que está a punto de publicar un informe sesudo sobre el estado de la cuestión cuyas conclusiones, sin embargo, se verán relegadas a un segundo plano a la espera del resultado de este nuevo proceso. No se entiende muy bien el trabajo paralelo que tantos organismos están llevando a cabo y que solo contribuyen a una permanente ceremonia de la conclusión.

El del resto de instituciones como el BIS que, contando con gente preparada para llevar a cabo esta tarea, han quedado fuera del espectro de posibles desarrolladores de la misma cuando su carácter internacional y público debiera primar frente a unos actores privados en los que la sospecha del ‘conchabeo’ va a estar siempre presente.

Miembros de la Administración, inspectores del Banco de España, profesionales de las firmas de auditoría, expertos dentro de la propia banca, especialistas europeos en la materia, analistas de los Moody´s, S&P y compañía, personal de instituciones supranacionales como el BCE, el FMI o el BIS… ninguno de ellos vale para realizar este trabajo. Se siente. Vaya. Es el turno de las consultoras privadas. Las que faltaban. ¿Saben qué? Que me lo expliquen porque me no entender. Amén.

Asalto al poder
@Ignacio de la Torre. El Confidencial 23 Mayo 2012

En junio de 2008 el sistema financiero estaba en plena descomposición, la crisis inmobiliaria estallando, la financiación del déficit exterior español en caída libre, el desempleo subiendo con fuerza y los bancos adentrándose en la mayor crisis de su historia. Mientras, el Congreso español legislaba sobre los derechos del gran simio, mostrando una preocupante identidad entre legislador y legislado.

¿Cuáles son las capitales de las seis comarcas de Madrid? Eso me preguntó mi hija de diez años, que abordaba un examen al respecto. Ojeé el libro y observé que en ningún lado aparecía una mención a la capital de los EEUU o a la de Alemania. En pocos segundos concluí que el autor intelectual del contenido era un perfecto imbécil. Soy consciente de que el poder político, en este caso el autonómico, tiene una enorme influencia en que los niños estudien memeces, aunque soy optimista sobre la inteligencia del niño, que a la postre es capaz de superar las directrices políticas (de lo contrario, Falange hubiera sacado mayoría absoluta en 1977).

Ante estos hechos me pregunté ¿Por qué si éramos conscientes desde verano de 2007 de la enorme crisis financiera que se estaba llevando por delante los fundamentos de la economía el legislador estaba ocupado con el gran simio? ¿Qué ha ocurrido durante todos estos años para que algo esencial como el contenido en la educación de los niños haya acabado dictaminada por mequetrefes? La caída en picado de los indicadores de calidad educativa en España (informes PISA) es un buen termómetro del mal hacer de tanto iluminado.

Las “elites” que ocupaban el poder decidieron desde la Ilustración no sólo proyectar su acción sobre la política exterior o la de defensa, sino hacia el interior, con un primer ímpetu regulatorio. La argumentación moral se basaba en que ya que la preparación y la educación de las clases dirigentes era superior a la del pueblo llano, este abismo justificaba el ejercicio del poder, sin contar con el gobernado (“todo para el pueblo, pero sin el pueblo”). Aunque dicha argumentación fuese errónea, su plasmación se extendió en durante los siglos XIX y XX, en el que el peso regulatorio aumentó, la formación de los políticos empeoró, y la educación del pueblo mejoró.

Esta reflexión socaba la génesis del poder tal y como se ha entendido. La supuesta legitimidad de la mayor preparación se viola ante la progresiva degeneración de la clase política. La legitimidad democrática se viola ante partidos cuyo funcionamiento es inconstitucional ya que no son democráticos de hecho, tal y como manda la Carta Magna, violación que el Tribunal Constitucional, controlado por los partidos, ignora. La legitimidad democrática también viene cuestionada por ejercicios de gobierno que en nada se parece a los programas presentados a los electores, degenerando en la demagogia de una relación con un pueblo al que se le acostumbra a derechos y no a deberes, ignorando menos derechos o más deberes de todo programa político y legislando en sentido contrario. Todos somos culpables de esta degeneración de la democracia en la demagogia.

Estos factores han aguantado mientras el crecimiento económico que ha experimentado España nos permitía soportar semejante despropósito. Hoy que todo se tambalea corresponde abrir un debate entre la sociedad civil. ¿Debemos seguir tolerando esto? ¿Qué iniciativas se pueden plantear para que asaltemos pacíficamente el poder de forma que nuestros hijos puedan aprender según los criterios de gente más preparada? Estos son los debates que abrió David Cameron hace unos años, y por los que hoy se contempla un peso muy superior de la sociedad civil a la hora de tomar decisiones que a todos nos conciernen, como el contenido de un libro de texto. Estas decisiones, tomadas por un colectivo amplio y más preparado, serán mejores.

Hoy me planteo varias reflexiones. Sobre el creciente divorcio de valores entre sociedad civil y clase política.

Nosotros basamos nuestra vida en el mérito como elemento de progreso. Por lo tanto nos basamos en la responsabilidad como elemento rector de nuestras vidas y nuestras decisiones. Ellos no se atienen al mérito. Pueden perder elecciones durante veinte años y mantenerse como gerifaltes, porque sus jefes también han hecho lo mismo. Pueden haber sido vicepresidentes de un pésimo gobierno, derrotados en las urnas y presentarse inmediatamente sin sonrojo como candidatos planteando alternativas ante el erial que han dejado tras su desgobierno.

Nosotros castigamos el fracaso, a veces con el despido, o con el ostracismo social. No sería asumible que Miguel Blesa siguiera empleado en Bankia cuando fue co-responsable de semejante desastre. Sin embargo los co-responsables de quiebras técnicas como la de la Comunidad Valenciana, la de Castilla La Mancha o la de la ciudad de Madrid hoy son diputados nacionales o autonómicos, representándonos y cobrando del erario del público aplaudidos por sus adláteres a pesar de sus nefandas gestiones previas. ¿Qué señal dan a otros políticos?

Nosotros elegimos la formación como elemento crucial en la progresión de nuestras vidas personales y profesionales. Ellos ignoran la cualificación y la formación como elemento central a la hora de asignar responsables políticos. Un simple caminar de rodillas es lo que precisa para formar equipo el líder elegido con más del 95% de los votos, para envidia de los ex-dirigentes de la antigua República Democrática Alemana. El inmovilismo y la mediocridad de la lista cerrada prima sobre el mérito y la permeabilidad, porque éstas pondrían de manifiesto las carencias de los líderes y de sus equipos.

A nosotros nos preocupa el futuro de nuestros hijos y qué nación les dejamos, y tomamos decisiones en consecuencia.
A ellos las próximas elecciones, y toman decisiones en consecuencia.

Nosotros basamos nuestra ética en la responsabilidad, en el mérito, en el esfuerzo y en el trabajo.
Ellos en el genuflexo falderismo canino.
Por eso el mañana nos pertenece.

¡ALARMA!La segunda visita a Moncloa de Rubalcaba.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 23 Mayo 2012

Mucho me temo que Rajoy deberá enfrentarse solo y dejar que Rubalcaba siga echando sapos y culebras, antes que acceder a las pretensiones de este lamentable personaje funesto para España y hacer su política, que no es la del PP, ni la que en estos momentos requiere la situación de España. Rubalcaba es el tipo de persona de la que es imposible fiarse porque se está seguro de que siempre va a tratar de conseguir sus objetivos en la táctica del "como sea" y mintiendo con todo el descaro del mundo. Su imagen de profesor de Instituto "colegui" y de "buen rollete" solo es una máscara que esconde a un sujeto frío y calculador, sectario, rencoroso e implacable con sus enemigos. Su historial político es demasiado dilatado para que venga ahora a presentarse con una imagen diferente.

Es sumamente indignante ver el cinismo y la hipocresía en su grado extremo y sobre todo, el que se note la enorme experiencia acumulada durante décadas de ostentar el poder y controlar las cloacas del Estado. Jamás nadie ha tenido tanto control sobre los ciudadanos y además ha hecho alarde de ello públicamente. Basta recordar su afirmación del "lo sé todo de todos", en clara referencia al sistema de escucha de comunicaciones SITEL. También hay que recordar sus antecedentes como colaborador entusiasta en el Gobierno de Felipe González y la época vergonzosa del terrorismo de Estado con el GAL, negado hasta la saciedad. Y como no, el lado opuesto de la moneda, en el caso Faisán de colaboración con ETA.

Sin embargo, hay que reconocer que solo ha sido un corresponsable en las medidas de los Gobiernos de Zapatero en su negación de la crisis, su pasividad a la hora de acometer medidas de ajuste y su "beatífica" reconversión cuando se transforma en "el candidato". No es de extrañar que pese a querer desmarcarse y pretender aplicar una "pedagogía socialista" de tener ahora las soluciones, obtuviera un rotundo fracaso en las elecciones generales. Porque a pesar de dominar la escena y los trucos de expresión corporal, hay algo que no puede ocultar, su verdadera imagen cuando pierde la concentración. Nadie puede engañar a todos durante todo el tiempo.

Nunca puede venir una oferta sincera de colaboración por su parte y es por eso que su cinismo llega al punto de acusar a los demás de no aceptar el diálogo, sin explicar que ese diálogo es imposible porque es un "trágala". Por eso, el PP, como ya dije hace días, debe limitarse a gobernar y buscar apoyos donde estos no vengan condicionados, ni haya que pagar un precio inasumible para España. Los ciudadanos le hemos otorgado con nuestros votos la mayoría absoluta y eso debe servir para gobernar con absoluta convicción y legitimidad. Los acuerdos y consensos son deseables, pero nunca imprescindibles. Eso ya lo ha demostrado el PSOE cuando ha gobernado con esa mayoría absoluta o en coalición con fuerzas mercenarias.

Sr. Rubalcaba, si quiere colaborar de verdad y no hacer más daño a España, limítese a no desprestigiarla con sus declaraciones, ni a exigir responsabilidades a quienes bastante hacen con gestionar el desastre económico y de Unidad nacional que ustedes han dejado. Reflexione y si puede, plantéese la posibilidad de abandonar su carrera política dándose por contento en salir airoso y sin cargos de temas tan espinosos como el Faisán.

Lérida tiene monumento a la autovía junto al monumento al aeropuerto
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 23 Mayo 2012

La autovía vacía que pasa junto al aeropuerto vacío. Como se enteren en Alemania, les da una subida de tensión.

En Cataluña hay un movimiento de protestas por los peajes en autopistas y túneles, casi todos construidos por la Generalidad, por cierto. Uno de los argumentos que emplean los rebeldes a los peajes es que Madrit no construye autovías libres en Cataluña, cuando esa queja se la tendrían que hacer a la Generalidad de Pujol y del Tripartito. Pero ya no tienen motivos para quejarse: el Ministerio de Fomento ha abierto un tramo de autovía de siete kilómetros nuevísimo, acabado hace un año, bajo el mandato de José Blanco, y que ha estado cerrado hasta ahora.

Junto al aeropuerto de Alguaire, un equipamiento de 90 millones de euros que en la actualidad registra un único vuelo semanal, se ha puesto en servicio este fin de semana el primer tramo de la autovía A-14, siete kilómetros presupuestados en 37 millones de euros. Dicha infraestructura, concebida para enlazar Lérida con Val d'Aran, constituye en su fase inicial un monumento al absurdo. Ahora mismo no sirve para lo que cualquier carretera: acoger el tráfico de vehículos entre un punto y otro. Porque, al ser un tramo intermedio del trazado, sólo puede accederse a él tras recorrer dos kilómetros desde la Nacional 230 (N-230) a la altura de Alguaire, o a la de Almenar, y otros dos para volver a tal carretera. Es decir, para usarlo como alternativa a la N-230, y disfrutar durante 7 kilómetros de su firme y señalización hay que recorrer cuatro kilómetros suplementarios para regresar, inevitablemente, a la vieja ruta.

El motivo de abrir al uso ese tramo es el de evitar carreras ilegales. Así que hasta los Mozos de Escuadra no pasaban por él...

El aeropuerto lo construyó la Generalidad y la autovía Fomento, y los alcaldes de la zona encantados con sus nuevos juguetes... y los presupuestos, maletines incluidos, los pagamos todos, catalanes y extremeños, canarios y gallegos.

Propongo que ambas mamotretos se usen como monumentos: el monumento al aeropuerto y el monumento a la autovía.

Y mientras tanto, la gran idea de Artur Mas para reducir el paro de los catalanes es promover la emigración... ¡a Marruecos! El catalanista andaluz socialista José Montilla promovió la instalación de empresas catalanas en Tánger. Ahora el catalanista de derecha Mas promueve el envío de catalanes. Es de esperar que los catalanes que vayan a Rabat, a Marrakech, a Agadir y a Tánger reciban subsidios parecidos a los que reciben los marroquíes en Gerona, Vich, Tarragona, Granollers... Desde pisos a iglesias.

Ya sé que los catalanes de CiU son un ejemplo para los mesetarios de europeísmo, inteligencia, iniciativa y arrojo, ¿pero no sería más rentable y sencillo devolver los marroquíes a Marruecos, puesto que es un país tan atractivo?

(Bromas aparte, ese aeropuerto, ese tramo de autovía, los nuevos agujeros encontrados de pronto en las cuentas de Madrid, Galicia y Castilla y León, la negativa del PP a montar una comisión parlamentaria sobre Bankia, cuando la hubo sobre Banesto... ¡¡¡y no dimite nadie!!!, ¡¡¡y nadie va a la cárcel!!!)

La pitada de los separatistas: el pataleo de los cobardes.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 23 Mayo 2012

Que el nacionalismo catalán y vasco tiene tendencia a la bronca continua, es algo conocido por todos. Que las formas de expresar sus frustraciones son o bien con violencia controlada como la Kale borroka, algaradas callejeras, quema de contenedores, rotura y saqueo de establecimientos privados o de cajeros y cristales de sucursales bancarias "extranjeras" como del Santander, Bankia, etc., o bien mediante sonoras pitadas durante celebraciones festivas, incluidas las deportivas o cualquier acto donde suene el himno del odiado país opresor, España. Y claro, estamos en uno de esos acontecimientos que mezclan churras con merinas, en este caso fútbol y política, aprovechándose de la acumulación de descerebrados.

Y la paradoja es que mucha, por no decir toda la culpa, la tienen los propios dirigentes de los clubes de fútbol, que no dudan en fomentar la unión de la pasión por un club, con el lavado de cerebro de un nacionalismo intransigente. Son como unos anti sistema pero que se aprovechan del sistema para lograr sus objetivos. Es decir, unos fascistas en el más rotundo significado de ese calificativo. Porque si los clubes no quisieran, tratarían de fomentar los valores de un deporte que siguen millones de personas en todo el mundo y cuyo alcance mediático es indudable. Sin embargo, lo que hacen es prostituir esta magia dejando que sea el altavoz de reivindicaciones separatistas. Cuando se dice, por ejemplo, que el Barça es más que un club, ya se ha prostituido su propia razón de ser y se atribuye una representatividad que deja de ser deportiva para ser política.

Así que si se trata de política, el partido del sábado de la Final de la Copa del Rey, habrá que tratarlo como lo que los clubes y sus hinchas pretenden que sea, un acto de insulto a la Corona y de injurias a España. Pues eso es y nada más lo que con toda desvergüenza han promovido Diputados nacionalistas vascos y catalanes, que no merecen seguir ni un minuto más como representantes del pueblo español. Nadie les obliga a estar en el Congreso de los Diputados. Y si lo están, deberán acatar las leyes y no comportarse como alborotadores y fomentadores de actos de injurias a los símbolos de España.

Si bien me parece una exageración lo que ha propuesto Esperanza Aguirre, no sería descabellado pedirles a los dirigentes de los clubes implicados una postura coherente y que dejaran la política para los ámbitos políticos y no para los deportivos. Se pide sensatez y no visceralidad y ceguera nacionalista. Y llegado el caso, que no disputen una competición en la que puedan sentirse "incómodos". La Federación Española de Fútbol debe poner coto a estas manipulaciones interesadas de lo que debería ser un acontecimiento puramente deportivo y poner los medios necesarios para que no se repita el bochornoso espectáculo de la final de la Copa del rey en el estadio de Mestalla.

Masby publica un manifiesto sobre los ajustes en Educación
El movimiento ha publicado un manifiesto en relación a los ajustes en Educación, un día después de las movilizaciones de los trabajadores del sector y el alumnado tanto de colegios, como de universidades
Redacción Estrella Digital 23 Mayo 2012

"En relación con las informaciones que van apareciendo en algunos medios de comunicación distorsionando la realidad sobre los recortes en Educación y la calidad educativa de España, y en concreto referente al artículo del periódico El País con una entrevista al director del Instituto Público Rascaña de Valencia, el Movimiento Masby, que no somos sospechosos de ser súbditos del PP, si no ciudadanos libres, queremos manifestar:

1 - Es totalmente falso que los recortes en Educación estén mermando la calidad educativa de nuestros hijos. En los años 70 con un presupuesto ínfimamente peor, estábamos entre los primeros puestos de Europa en Educación.

2 - Es totalmente falso que los colegios tengan recortes de luz eléctrica, agua o teléfono pues las facturas no las pagan directamente los centros.

3 - Es totalmente falso que los colegios no dispongan de tizas, folios, papel higiénico, botiquín u otros elementos consumibles para realizar la función educativa, salvo que la dirección del colegio haya utilizado los fondos para otras funciones inapropiadas o para usos personales.

4 - Denunciamos que los Sindicatos estén abanderando demandas políticas usurpando el papel propio de los partidos políticos, en lugar de dedicarse a funciones meramente sindicales. No hemos oído ni una sola demanda de los sindicatos reclamando la pérdida del poder adquisitivo de los funcionarios. Esa es la única misión de los Sindicatos, recuperar el salario perdido de los trabajadores de la enseñanza.

5 - Denunciamos que los sindicatos cuando reclaman calidad en Educación, sólo se refieren –por ejemplo en Valencia- a estudiar más en valenciano cuando ello ha ocasionado, que ya hoy en día, el 70 % de los jóvenes de 19 años en Valencia no tengan comprensión lectora de textos sencillos. Son potencialmente los analfabetos del Siglo XXI.

En Masby no sabemos si las declaraciones de Miguel Real al periódico “democrático” El País son una manipulación política, aprovechándose del cargo que ostenta, o es un pinzamiento de su neurona cerebral a consecuencia de los pendientes o piercing que lleva clavados.

Ante estos hechos manifestamos:
Al Ministerio de Educación: Denunciamos que el verdadero recorte en Educación es el que va hacer José Ignacio Wert y el PP para reducir el fracaso escolar. En lugar de subir los niveles educativos va a eliminar el 4º de la ESO que es donde se dan –por naturaleza- el mayor número de abandono escolar, otorgando el Certificado de estudios en 3º de la ESO, consiguiendo así, maquillar ante la UE y ante la opinión pública las cifras tan desoladoras. Nuestros hijos serán igual de indigentes culturales pero no entrarán en las estadísticas. Claramente es un delito de prevaricación y un genocidio cultural contra toda una generación de jóvenes convirtiéndolos en “burros homologados.”

A la Generalidad Valenciana de Educación: Solicitamos que abra un expediente a Miguel Real e investigue las normas de seguridad por utilizar bombonas de gas compradas en la “ferretería” y su homologación para uso educativo en un centro escolar, así como otros elementos potencialmente peligrosos para los jóvenes.

Solicitamos una auditoria de cuentas para aclarar si en el Instituto Rascaña ha habido malversación de fondos públicos privando a los alumnos de los elementos necesarios para su educación.

Solicitamos, si hubiera lugar, un expediente administrativo a Miguel Real por las declaraciones públicas como funcionario, por crear alarma social y cuestionar la calidad y viabilidad de la enseñanza en su Instituto.

A la ciudadanía: Queremos recordar que los únicos recortes económicos en Educación han sido los sueldos de los profesores, utilizando a este sector profesional como cabeza de turco, cebándose los políticos con estos profesionales como acto de ejemplaridad para levantar un país en lugar de eliminar toda la estructura Autonomista que es la que nos ha llevado a una ruina total.

Solicitamos a todos los españoles que abandonen el papel de súbditos para asumir el papel de ciudadanos libres y así reclamar el derecho, y no el privilegio, de poder estudiar en español todas las asignaturas y en todo el territorio nacional con conocimientos universales y no territoriales. Nosotros los ciudadanos con nuestra pasividad hemos consentido hipotecar el futuro económico de nuestros hijos pero no debemos permitir hipotecar su futuro cultural.

Como ciudadanos debéis saber que Rajoy os ha engañado, os está engañando y os seguirá engañando para defender sus Taifas.

España, tome las medidas que tome, matemáticamente es imposible que salga del agujero negro que nos engulle. Estamos en un punto sin retorno. España debe 3.000 millones de millones de euros."

Copa del Rey
La pitada
José García Domínguez Libertad Digital 23 Mayo 2012

Desde el estalinismo a los nacionalismos varios, si algo han tenido siempre en común las religiones políticas, esas devociones laicas que ansían diluir al individuo en el magma uniforme de la masa, ha sido la capacidad para atraer hacia sí a las heces de la sociedad. Acaso de ahí la nausea moral que en todo espíritu elevado suscitan sus lerdos credos gregarios. Escoria como un tal Santiago Espot, de profesión organizador de pitadas en las finales de Copa. Empleo en el que, a falta de oficio mejor, se estrenó cuando la célebre bullanga contra el Rey en Mestalla. Un despojo humano, ese pobre Espot, que compatibiliza su querencia por el gamberrismo futbolero con la que es su verdadera vocación: ejercer de chivato policial.

Pues sépase que se trata del mismo Santiago Espot que engrosará la pequeña historia local de la infamia por haber delatado a tres mil tenderos ante los comisarios lingüísticos de la Generalitat. Huelga decir que todos ellos acusados del grave delito de lesa lengua propia. Ése es el socio preferencial que ha elegido Duran Lleida al objeto de exhibir el viernes su talla de estadista ante los que todavía no le conociesen. Espot, lo más parecido a Pavlik Morozov, aquel célebre niño que denunció a sus padres ante Stalin, que ha producido este triste rincón del Mediterráneo. Y ello pese a que Oriol Pujol ande simulando un desmarque cosmético de última hora. Los catalanistas, ya se sabe, siempre jugando a la puta y a la Ramoneta.

Así, a imagen del padrecito Stalin, también Duran ha sabido poner a su servicio a lo más bajo y rastrero de la pirámide social. Si bien se mira, el silbador Espot igual encarna el cutre sucedáneo catalán de la camarada Nikolaenko. La legendaria paranoica que sembró el pánico en Kiev durante la época del Terror. Miles de habitantes de la ciudad acabaron ante un paredón tras ser señalados como "espías fascistas" por aquella tarada. En fin, de antiguo viene predicándose que no cabe ser a un tiempo el Bismarck de España y el Bolívar de la Franja de Ponent. Aunque, por lo visto, sí procede ejercer de Adenauer en la Moncloa y de Torrente en el Bernabeu. Pregúntesele, si no, al estadista Duran.

Cataluña
La Generalidad rebaja el nivel de las pruebas de español para argumentar que la inmersión no es perjudicial
Convivencia Cívica Catalana ha comparado los exámenes de castellano y de catalán de las pruebas de evaluación de competencias básicas de Primaria y de Selectividad desde 2009 hasta la actualidad. La Consejería de Enseñanza ha inflado la evaluación del nivel de conocimiento del español de los alumnos con textos más cortos y menos complejos, y con preguntas más sencillas.
Redacción www.vozbcn.com  23 Mayo 2012

Informe de Convivencia Cívica Catalana 'La desigualdad de las evaluaciones lingüísticas del Gobierno catalán. Castellano fácil, catalán difícil'.

Muchas son las voces que en los últimos años han denunciado que la Consejería de Enseñanza de la Generalidad diseña pruebas de evaluación del nivel de castellano de los escolares más fáciles que las de catalán con el objetivo de elevar artificialmente los resultados de conocimiento de esa lengua, y así argumentar que el sistema ilegal de inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán no es perjudicial para el conocimiento del español.

Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha realizado un informe, al que ha tenido acceso LA VOZ DE BARCELONA, que confirma estas sospechas. El estudio ha analizado las pruebas de evaluación de competencias básicas de Primaria y los exámenes de Selectividad desde 2009 hasta la actualidad, y concluye que existe una ‘repetida actitud de confeccionar pruebas de lengua española de menor complejidad’ que responde a ‘una voluntad política de maquillar un conocimiento insuficiente de lengua española bajo el sistema de la inmersión’.

El documento, titulado La desigualdad de las evaluaciones lingüísticas del Gobierno catalán. Castellano fácil, catalán difícil, ha comparado la longitud y la tipología de los textos elegidos por la Consejería de Enseñanza para los exámenes y el grado de complejidad de las preguntas realizadas en ambas lenguas.

El examen de competencias básicas de Primaria
La Generalidad realiza una prueba anual de competencias básicas de Primaria desde el curso 2008-2009 -normalmente en el mes de mayo-, evaluando el nivel de competencia lingüística en catalán, castellano e inglés, además de una prueba de nivel de matemáticas, a los alumnos de sexto de Primaria. Las pruebas de competencia lingüística en catalán y en español siguen la misma estructura: una prueba oral -un dictado- que el alumno debe transcribir parcialmente en un texto con huecos a rellenar; a continuación debe contestar una serie de preguntas sobre dos textos que se le presentan (normalmente uno literario y otro no literario) y, finalmente, una redacción sobre un tema planteado.

Los textos de las pruebas de catalán realizadas por la Generalidad en Primaria son siempre más cortos que los de los exámenes de español (gráfico: Convivencia Cívica Catalana, en base a datos de la Consejería de Enseñanza).

Del análisis de estas pruebas, CCC llega a cuatro conclusiones muy claras: los textos en castellano son siempre más cortos -542 palabras de media- que en catalán -644 palabras de media- (a pesar de que en ambos casos los alumnos disponen del mismo tiempo para contestar, en concreto, 45 minutos); en los exámenes en catalán hay más preguntas sobre textos literarios, mientras que en los de castellano hay más preguntas sobre textos no literarios (cuando el Instituto Nacional de Evaluación Educativa ha comprobado estadísticamente que el grado de comprensión de los textos no literarios es mucho mayor que el de los literarios); los exámenes de lengua española presentan un porcentaje mayor de preguntas de resolución inmediata a partir de la lectura del texto -25,4%- que en las pruebas en catalán -12,6%- (las preguntas de tipo literal, o de respuesta directa, son mucho más sencillas de responder); y a pesar del nivel inferior de dificultad, las puntuaciones obtenidas por los alumnos son peores en las pruebas de castellano que en catalán (con diferencias que oscilan entre los 1,4 y los 5,4 puntos).

En los exámenes de catalán de las pruebas de Primaria hay más preguntas sobre textos literarios, más complejos, mientras que en los de castellano hay más preguntas sobre textos no literarios, menos complejos (gráfico: Convivencia Cívica Catalana, en base a datos de la Consejería de Enseñanza).

Como ejemplo ilustrativo, basta comprobar cómo en la prueba de mayo de este año, en el examen de castellano, la Consejería ha incluido un texto sencillo de 250 palabras extraído de la novela de Elvira Lindo Manolito Gafotas. El equivalente en el examen de catalán, en cambio, ha consistido en un texto de Charles Dickens, traducido del inglés, de 450 palabras y mucho más complejo.

Los exámenes de español de las pruebas de Primaria presentan un porcentaje mayor de preguntas de resolución inmediata a partir de la lectura del texto, más sencillas, que las pruebas en catalán (gráfico: Convivencia Cívica Catalana, en base a datos de la Consejería de Enseñanza).

La prueba de Selectividad
En el caso de los exámenes de Selectividad, CCC ha analizado las pruebas de junio realizadas entre 2009 y 2011 en Cataluña. El estudio llega a las siguientes conclusiones. Las preguntas efectuadas en los exámenes de castellano son de tipología más genérica y sencilla. En catalán abundan más las preguntas concretas y especializadas que en los exámenes de español, en los que hay muchas más preguntas en que se pide resumir un texto leído o se debe responder sobre el significado de una palabra o frase. En los exámenes de catalán predominan las cuestiones sobre profundización en el contenido de textos, sobre obras literarias, y sobre fonética. Y, en las pruebas en catalán, se han efectuado más preguntas a los alumnos sobre textos de tipo literario, más complejos; mientras que en los exámenes de español se han realizado más preguntas sobre textos no literarios, más sencillos.

El estudio recoge, a modo de ejemplo, algunas diferencias en las pruebas de acceso a la universidad, como la del año 2009, en que el examen de catalán permitía elegir entre dos textos literarios a analizar (el poema Bélgica, de Josep Carner, o un fragmento sobre La Ilíada), mientras que en el de castellano no había textos literarios y permitía escoger hacer un resumen de un informe genérico sobre la juventud en España.

Toda vez que los informes PISA, que se realizan a nivel nacional, no evalúan el nivel de comprensión lectora en castellano en Cataluña -solo se hacen en catalán, como recientemente ha reconocido uno de sus ex responsables-, CCC concluye que ‘el hecho de que las pruebas de nivel de lengua española realizadas por el Gobierno autonómico sean de forma recurrente de un nivel de dificultad inferior conduce a la presentación por el Gobierno [autonómico] catalán de unas puntuaciones de castellano artificialmente por encima de las que deberían ser’ con el objetivo de defender ‘el supuesto buen nivel de español con la inmersión lingüística’.

Cataluña
Roberto Augusto: “El nacionalismo es una especie de religión política”
El autor de este libro -ignorado por la mayor parte de la prensa, sobre todo en Cataluña- no aspira a mezclarse entre el panorama político, ni desea cargo público alguno. Intenta analizar el nacionalismo, al que considera un error, desde la filosofía y la teoría. Sin embargo, no está, por ejemplo, en contra de la inmersión lingüística en catalán. Sin duda, un rara avis.
Daniel Tercero www.vozbcn.com  23 Mayo 2012

El libro está editado por Laetoli en la colección ¡Vaya timo!
Silencio absoluto. Eso es lo que ha encontrado Roberto Augusto tras la publicación del libro El nacionalismo ¡vaya timo! La obra se publicó el pasado mes de febrero pero no busque referencias al respecto, apenas las encontrará. El libro está escrito desde fuera de las trincheras políticas -”habría tenido más repercusión mediática si lo hubiera hecho desde una posición enconada”- y, como defiende su autor, profesor en un instituto en Cataluña y doctor de Filosofía, “no defiende intereses partidistas”.

El libro no gustará a nadie de los que defienden posiciones dogmáticas porque intenta analizar el concepto nacionalista desde la filosofía y la teoría. Sin renunciar a los ejemplos y a temas como el de la lengua. Augusto asegura que ha buscado cerrar “un análisis objetivo y profundo” de un tema, el nacionalismo, al que se opone frontalmente desde la racionalidad. Pero, sobre todo, el autor se ha marcado un objetivo con este libro: “Hacer pensar a la gente”.

Es un libro que no le gustará a nadie que esté en las trincheras.
No es un libro de trincheras. Creo que es un libro que tiene un largo recorrido y mi objetivo no es favorecer a un partido o a unos intereses o a una ideología predeterminada, sino analizar de una manera objetiva el fenómeno.

¿Nación es lo mismo que estado?
El único uso legítimo del término nación es como sinónimo de estado pero quitando todas las connotaciones nacionalistas que pueda tener el término…

Como por ejemplo…
Por ejemplo, la identificación de una nación con una determinada cultura o con una lengua determinada excluyendo a las otras que pueda haber en ese mismo estado. Una cosa es el concepto nacionalista de nación y otra cosa es el estado. Son diferentes. A veces los nacionalismos se identifican con un estado, como el nacionalismo francés, pero en otras ocasiones hay un nacionalismo sin estado, que crea un concepto de nación distinto. Lo que hago en el libro es analizar el concepto nacionalista de nación. Y llego a la conclusión de que este concepto es una creación de la propia ideología, un concepto ideológico que no se corresponde con la realidad. El concepto nacionalista de nación simplifica esa realidad. Elige una serie de determinados rasgos, culturales, lingüísticos, etc., y dice que esos rasgos identifican a esa nación pero excluye el resto de rasgos que hay en la sociedad. Las sociedades son mucho más plurales que la visión simplificadora que tiene el concepto nacionalista de nación. Es una creación de una ideología pero la realidad es mucho más rica y plural.

¿Qué parte del discurso nacionalista es aceptado por el resto de personas que no son nacionalistas, ya sea en el ámbito mediático o en el ámbito ideológico?
Hay dos ideas que han penetrado en el lenguaje cotidiano, una es la idea de nación. Por ejemplo, decir que España es una nación de naciones, que para mi no tiene sentido. Y, otra, el concepto de lengua propia, que ha sido adoptado por mucha gente que no es nacionalista. Es una idea falsa porque las naciones no tienen lengua, son las personas; y, en el caso de Cataluña, hay dos lenguas oficiales. No es correcto decir que una es la esencial y la otra no forma parte de Cataluña, como si fuera una cosa extraña, ajena… una especie de impostura. La característica dominante de la sociedad catalana es el bilingüismo.

Ahora hablaremos de las lenguas pero antes, usted, en el libro, se declara no nacionalista. Distingue entre el no nacionalista y el antinacionalista. Brevemente, ¿qué diferencias existen entre estos dos conceptos?
Parto de que dentro del error hay grados. Los antinacionalistas creen que el nacionalismo es incompatible totalmente con la democracia; yo creo que el nacionalismo es una ideología equivocada pero sí es compatible con la democracia. Es evidente que hay nacionalismos que son muy virulentos, como el serbio. En este caso sí estaría justificado ser antinacionalista, pero en la sociedad actual la mayoría de los nacionalismos que conocemos son compatibles con la democracia. Prefiero declararme no nacionalista para señalar que estoy en contra de esta ideología pero creo que sí es compatible con un estado democrático. La diferencia es de grado en la forma de juzgar al nacionalismo. El antinacionalista preferiría ilegalizar a los partidos nacionalistas porque los considera intrínsicamente malvados, yo creo que las personas que tienen las ideas nacionalistas tienen el derecho democrático a defenderlas. No es lo mismo el nacionalismo que el racismo o el fascismo. Estas son ideologías intrínsicamente perversas, aquel ha demostrado que es compatible con la democracia.

Defiende en el libro que ‘la existencia de una sola lengua produciría un empobrecimiento del pensamiento’. Entiendo que esta referencia se refiere a algo teórico y no aplicable a los estados, porque no creo que piense que Francia, Alemania o Italia son más pobres de ‘pensamiento’ que España.
Es una reflexión a nivel global. Creo que si solo hubiera una lengua en el mundo nos haría más pobres culturalmente. Hay gente que piensa, sin embargo, que la solución a los nacionalismos es que todos hablemos inglés. Una lengua común y ya está. De todas formas, en el tema de las lenguas lo importante es la voluntad de la gente. Si la mayoría quiere caminar hacia esto (una sola lengua común en el mundo), habría que respetarlo, pero creo que la voluntad de la mayoría de los pueblos es respetar su lengua. No conozco ningún pueblo que haya renunciado a su lengua para adoptar el inglés, por ejemplo. En Suecia o en Dinamarca dominan el el inglés pero siguen enseñando el sueco y el danés como lenguas.

Pero hay lenguas y países que no podrían vivir solo, hoy en día, con una lengua minoritaria, es el caso del holandés y el vasco, por ejemplo…
Sí. Hablar una lengua minoritaria no es incompatible con hablar una lengua mayoritaria, ya sea el inglés, el español o la que sea. Lo que defiendo es el derecho a que los vascos, por ejemplo, si quieren conservar la lengua vasca puedan hacerlo. Hay gente que dice que no, que eso es malbaratar los derechos públicos, que no debería enseñarse… yo no pienso igual.

Es muy crítico con los que critican la inmersión lingüística en Cataluña.
Hay que diferenciar dos niveles, uno, el nacionalismo y otro, la inmersión lingüística. Es cierto que la inmersión lingüística se justifica en razones nacionalistas y critico esta justificación, pero pienso que lo importante es evitar el conflicto e implementar un sistema que esté ampliamente aceptado. Y la inmersión lingüística está aceptada mayoritariamente por la sociedad catalana, y, además de ser un instrumento válido para conservar la lengua, es un sistema tan válido como cualquier otro. Aunque me parece mal que se criminalice a las personas que no están a favor de la inmersión lingüística. Normalmente se dice que la gente que no está a favor de la inmersión lingüística está contra Cataluña. Es una treta que utilizan los nacionalistas habitualmente: “Quien no piensa lo mismo que yo está contra Cataluña”. Hay que respetar a los que defienden, por ejemplo, el modelo bilingüe.

Cuando se refiere a que la sociedad catalana respalda la inmersión lingüística entiendo que se refiere a que no hay grandes manifestaciones en contra de la inmersión lingüística, y que partidos críticos con ese sistema, como PP y Ciudadanos, no son mayoritarios en el Parlamento autonómico, pero las encuestas, que preguntan directamente por el modelo, dan como resultado que la población prefiere un sistema bilingüe…

Tu argumento es que una cosa es lo que dice la gente, a favor del bilingüismo, y otra, la clase político-mediática catalana…
No es mi argumento, es la pregunta que le hago…

Es decir, que el Parlamento autonómico no representa a la gente…
Yo no he dicho eso exactamente…

Su argumento nos conduce a eso… la población quiere bilingüismo pero el Parlamento autonómico no quiere bilingüismo y, por lo tanto, el Parlamento autonómico no refleja la voluntad de la gente, o solo la de una parte…

En algunos casos, es así, y las encuestas ponen de manifiesto que en el tema de la inmersión es así. Pero, al margen de esto, creo que es importante saber cuál es la legalidad.
Si hubiera un clamor en la sociedad a favor del sistema bilingüe la gente apoyaría a los partidos que defienden esa opción…

Pero los partidos políticos tienen un programa electoral con muchos temas…
El sistema de toma de decisiones en la sociedad es el parlamento, y es el Parlamento autonómico, en este caso, el que debe decidir el sistema lingüístico que quiere, y este se ha pronunciado de manera clarísima a favor de la inmersión lingüística. Además, le voy a contar mi propia experiencia. Soy profesor de lengua española en un instituto en Cataluña por lo que este tema no es para mi un tema teórico o abstracto, lo vivo cada día. Sé el nivel de castellano que tienen los chavales porque los examino. Mi experiencia, como profesor, es que en los institutos de Barcelona y el área metropolitana la lengua predominante es el castellano. Todos los alumnos salen de la ESO hablando castellano. El castellano es una lengua extraordinariamente importante en Cataluña: en los medios de comunicación o en los videojuegos, por ejemplo. El mundo en el que viven los jóvenes catalanes es en gran parte en castellano. Creo que el sistema de inmersión lingüística para los que tienen como lengua habitual el castellano es bueno porque les ayuda a que al acabar la ESO sepan catalán. Si hicieran una sola asignatura en catalán lo dominarían mal. Además, muchas asignaturas se imparten en castellano.

Será en la ESO, como mucho, pero no en Primaria…
Porque el profesor quiere… pero bastantes. La inmersión lingüística no se cumple al 100%.

Pero todo el material está solo en catalán, y hablamos de ¿cuántos profesores, el 10, el 15%?
Además, los alumnos no tienen porqué hablar catalán…

¿Quiere evitarlo?
No. Quizá no se deba evitar, o sí. El tema se ha politizado, ha sido instrumentalizado por determinados intereses y se ha exagerado muchísimo, se ha salido de madre. Se ha utilizado políticamente para dividir y enfrentar a la gente.

Ahora vayamos a la legalidad. Los tribunales Constitucional y Supremo han establecido que la inmersión lingüística, tal y como se está aplicando hasta ahora, es ilegal. La Consejería de Enseñanza ha de aplicar la conjunción lingüística, es decir, bilingüismo en las escuelas, según establezca la Generalidad, pero de manera proporcional y equitativa. Parece razonable que la proporción en Barcelona sea mayor para las asignaturas en catalán y en Olot, por ejemplo, mayor para el español…
Sí, en este caso sí puede haber déficit de conocimiento de lengua española…

¿Qué hacemos cuando la legalidad establece una cosa y se aplica otra?
El tema es muy complejo. Según tengo entendido el Constitucional dice, en la sentencia del Estatuto de Autonomía de 2010, que en las escuelas de Cataluña puede ser vehicular el castellano o el catalán…

No. La sentencia especifica que han de ser las dos, no que pueda ser una de las dos.
Y además está la denuncia de unos padres y una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que explica cómo se han de aplicar las sentencias del Supremo, y dice que la aplicación de estas es individual…

No. La sentencia habla de ‘situación jurídica individualizada’, que no tiene nada que ver con el término ‘atención individualizada’ en las escuelas, lo primero es que los niños tienen derecho a que se atienda su petición (clases blilingües) y lo segundo es que reciban las clases solo en catalán, y al finalizarlas se les dé un resumen en español…

Pero es no afecta al sistema general…
No, según el TSJC, pero según el Supremo, sí… el tema está otra vez en manos del Supremo, tras el recurso de los padres…

Le voy a decir lo que pienso en estos temas, la ley se ha de cumplir. Un pueblo tiene derecho a elegir democráticamente el sistema lingüístico que considere oportuno, pero dentro de la legalidad. Y la ley se tiene que cumplir, guste o no. La legalidad tiene que cumplirse en cualquier estado democrático. Esto no admite excepciones.

Dejemos el tema lingüístico, en su libro toca más temas. Aunque todos calientes. ¿Está en contra de la autodeterminación unilateral de Cataluña?
Sí.

¿Por qué?
Es bueno que, en general, se mantengan los actuales estados que hay porque esto evita conflictos, violencia, situaciones de guerra… si una parte de un estado quiere independizarse se tiene que hacer a través de un pacto dentro de las leyes. En el caso catalán, por ejemplo, se tendría que llegar a un pacto y a una reforma constitucional para permitir la autodeterminación. Estoy en contra de que haya una autodeterminación unilateral saltándose las leyes porque esto generaría un conflicto incluso militar o violento. Critico lo que en el libro denomino PNS o principio nacionalista de secesión.

¿Y el caso de Kosovo?
Sí, es un caso muy interesante. España no ha reconocido la autodeterminación de Kosovo…

Es de los pocos países que no lo ha hecho.
Creo que la comunidad internacional ha cometido un error. Sin un pacto, permitir una independencia unilateral de esa forma… me parece un error…

Algún pacto sí, con Estados Unidos…
Ese es el pacto. Pero me parece un error.

¿Es un precedente?
Sí. Y creo que España ha hecho bien en no reconocer la independencia de Kosovo. Es un precedente muy peligroso. Lo que ha pasado en Kosovo va en contra de lo que establece la legislación de la ONU. La ONU reconoce el derecho a la integridad territorial de los estados, y la autodeterminación se debe producir a través de un pacto democrático. Por ejemplo, Checoslovaquia. Los dos deciden separarse. Se acepta y punto. Pero lo de Kosovo es un polvorín. En Rusia, por ejemplo, hay muchas situaciones parecidas.

Al nacionalismo le atribuye un doble éxito, el de ser capaz de asimilar distintas ideologías, en ocasiones contradictorias, y el de adaptarse a las distintas situaciones que se van produciendo con la actualidad.

El nacionalismo es una ideología muy sencilla, muy simple y muy primaria. Se basa en la idea de que mi nación es la mejor porque es la mía, y las demás, como no son la mía, están contra la mía o pueden poner en peligro la mía. Es una reafirmación de lo propio. Se adapta a muchas otras ideologías, democráticas y no democráticas. Puede haber comunistas-nacionalistas, fascistas-nacionalistas, demócratas-nacionalistas, liberales-nacionalistas…

¿No cree que es contradictorio ser de izquierdas y nacionalista?
Creo que es una de las grandes tragedias de la izquierda en España, la infiltración del nacionalismo, que es muy fuerte, sobre todo, de los nacionalismos periféricos. Aunque esta infiltración afecta tanto a la izquierda como a la derecha.

Parece, sin embargo, que la derecha está más cerca ideológicamente con el nacionalismo, más cerca del proteccionismo tanto en lo económico como en lo humano. Pero choca más cuando es la izquierda la que defiende determinados aspectos nacionalistas.

Se ha pensado que el nacionalismo sin estado es progresista. Y esto es mentira. El nacionalismo es, por definición, insolidario. Se basa en lo mejor para mi nación pero vive continuamente del enfrentamiento, genera enfrentamiento. No es una ideología de la unidad sino de la división. Esto choca con la idea de la izquierda de construir una solidaridad entre los pueblos y es totalmente contradictorio creer en la solidaridad y ser nacionalista. Es uno de las graves errores ideológicos que ha cometido la izquierda en España.

¿Cree que tiene solución esta extraña unión?
Es escandaloso el caso de Izquierda Unida. Un partido de izquierdas que, por ejemplo en el País Vasco, es de un nacionalismo terrible. Es una contradicción política e ideológica tremenda. IU desprecia al PP porque es de derechas pero pacta con el PNV, que es más de derechas que el PP, porque es nacionalista vasco. Es decir, el nacionalismo español es malo, pero el nacionalismo vasco es bueno. Si el nacionalismo es malo, lo será siempre. La contradicción en IU es bestial. La solución pasa por que la izquierda se dé cuenta de que el nacionalismo es una fuerza reaccionaria, es una fuerza de división y no tiene nada de progresista. Es todo lo contrario. La izquierda debe centrarse en un modelo de justicia social y dejar de lado ideologías como el nacionalismo. Centrarse en la igualdad, la redistribución de la riqueza, los derechos de las minorías… y dejar todo el tema del nacionalismo a un lado.

En el libro relaciona el nacionalismo con el cristianismo porque ambos crean mitos, tradiciones e incluso ceremonias.

Defiendo la idea de que el nacionalismo es una especie de religión política. Tiene muchas vinculaciones con el cristianismo y otras religiones. Esto se ve perfectamente en Cataluña con la unión que hay entre el nacionalismo catalán y la Iglesia. Montserrat es uno de los iconos del nacionalismo, y en el País vasco, igual. La unión de la Iglesia con el nacionalismo vasco es tremenda. Existe una unión muy clara, una relación muy estrecha, entre el nacionalismo y la religión. Y esta es una de las razones por las que es muy difícil discutir con los nacionalistas. El debate con un nacionalista es muy pobre.

¿…porque es cuestión de fe?
En gran parte, sí. Van a Montserrat o a la tumba de Companys con las antorchas, es un ceremonial tremendo, con unas connotaciones…

¿Por qué cree que la izquierda sigue enrocada en estos mitos?
Es muy necesario que desde la izquierda se llegue a la conciencia del fraude que significa el nacionalismo. Me gustaría contribuir a eso.

¿Qué tiene de culpa en esta desorientación de la izquierda en España la caída del muro de Berlín?
También el franquismo. Desde entonces ha penetrado en la sociedad la idea de que los nacionalismos periféricos son progresistas, y eso es falso. No tiene nada de progresista CiU o el PNV. Son partidos de derechas. Y la izquierda pacta con estos partidos. Es absurdo. No lo comprendo. El pacto de IU con el PNV en el País Vasco no lo comprendo…

Veo que insiste en IU. Habría que preguntarle a Madrazo…
Sí, y han pagado un alto precio electoral en toda España.

Cambiemos de tercio, o no tanto. ¿Existe el nacionalismo español?
Sí, sí…

¿Con un partido claro como referencia como tiene el nacionalismo catalán o el vasco?
Es una pregunta muy interesante. El nacionalismo español es bastante minoritario en el PSOE. Este partido está infiltrado por los nacionalismos periféricos y esta infiltración es más fuerte en IU. En cambio el nacionalismo español es minoritario, ahí tenemos un Ibarra o, quizás, un Bono. Y luego está el tema del PP. No es un partido nacionalista, pero el nacionalismo español es una de sus fuentes ideológicas. Les ocurre lo mismo que con el cristianismo. En el PP hay gente que no es cristiano, hay ateos, agnósticos… pero hay mucha gente que sí lo es. El nacionalismo español es una de las fuentes de los populares. Y, quizás, no tanto en el PP como en su entorno mediático y en parte de la intelectualidad española.

Vamos acabando. ¿El objetivo del libro es que haya un debate sobre el nacionalismo?
Me gustaría que lo hubiera, aunque con los nacionalistas es muy difícil debatir. Básicamente, ignoran el libro o me insultan.

Me refiero más a la repercusión de la obra que ha tenido un reflejo en Fernando Savater, quién le ha respondido en un artículo en El País.
Sí. Es un libro incómodo, pero hace pensar. Savater, en general, se ha mostrado favorable al libro aunque ha discrepado en el tema lingüístico y a la importancia que le doy al nacionalismo español. Mi posición es que el nacionalismo es malo, tanto el que tiene estado como el que no.

casta política
¿Crisis? Millones de españoles en el paro mientras el Senado se gasta 250.000 euros en la traducción al castellano
 Minuto Digital 23 Mayo 2012

El Senado ha ofrecido explicaciones detalladas sobre el gasto en traducciones a un ciudadano que se había dirigido a la institución a través de internet para pedir cuentas por un “servicio innecesario” ante “los recortes que se están sucediendo en todos los rincones”.

El presupuesto en 2012 es de 250.000 euros; con él se pagarán las traducciones al castellano de las intervenciones orales en catalán, gallego, euskera y valenciano que pueden realizarse en la Comisión General de Comunidades Autónomas y en los debates de las mociones en los Plenos. El trabajo incluye la transcripción para el Diario de Sesiones.

A través de la web ‘tuderechoasaber.es’, un ciudadano se dirigió al Senado el pasado mes de marzo para interesarse por este asunto, un servicio a su juicio innecesario “en vista de los recortes que se están sucediendo”. El 19 de mayo, reiteró la petición porque no había obtenido respuesta y dos días después, el 21 de mayo, el Departamento de Información de la Cámara le dio explicaciones.

La respuesta es extensa y detalla el tabajo que tienen que realizar estos profesionales. Desde 2005, el Senado dispone de una lista de traductores a los que va llamando cuando va a necesitar sus servicios: siete para el catalán y seis, respectivamente, para el euskera, el gallego y el valenciano.

En el caso de los plenos, como duran dos jornadas, cada intérprete cobra 1.079 euros (539 euros por jornada), a lo que se añade el kilometraje (0,19 euros por kilómetro), 270 euros de dietas y 5,27 euros por minuto de traducción. Las tarifas son las mismas si el trabajo es en la Comisión General. El gasto ejecutado el año pasado fue de 171.218,89 euros en los plenos y de 6.488,02 euros en comisión.

por ultrajes a España
DENAES amplía la querella a los diputados que jalearon la pitada
"Frente a una minoría que sólo quiere odio, la mayoría de españoles creemos en la unidad", ha dicho el abogado de la Fundación.
Guillermo Domínguez Libertad Digital 23 Mayo 2012

La Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) ha presentado este martes en la Audiencia Nacional una querella criminal contra las asociaciones Cataluña Acción y Plataforma Pro Selecciones Vascas (Esait) por haber promovido la pitada al himno español y a la Corona durante la final de la Copa del Rey, que el próximo viernes disputarán el Barcelona y el Athletic de Bilbao en el estadio Vicente Calderón.

DENAES les atribuye los delitos de ultrajes a España y contra el himno nacional, provocación al odio por razón de origen nacional, provocación a la sedición y contra el orden público, entre otros. Así lo explicaba el responsable del departamento jurídico de la fundación, Francisco Javier Ortega Smith-Molina, que ha sido el encargado de presentar esta querella en la Audiencia junto a otros letrados, entre ellos el director de la misma, Juan Ramón Montero Estévez, al frente.

"Se trata de un acto de provocación, premeditado, que Esait y Cataluña Acción vienen realizando desde hace bastantes meses. No es una cuestión deportiva, como ellos intentan hacer ver, sino que es una afrenta y un ultraje a la nación española. Intentan promover el odio entre los españoles y por eso debemos reaccionar", declaraba Ortega antes de anunciar que DENAES estudia ampliar la querella contra los disputados que este lunes escenificaron un nuevo esperpento en el Congreso al pedir el reconocimiento oficial de las selecciones autonómicas. Entre ellos se encontraban Jordi Jané, de CiU; Mikel Errekondo, de Amaiur; y Joan Tardá, Alfred Bosch y Teresa Jordá, todos ellos de ERC.

"Veremos si sus declaraciones son constitutivas de delito de provocación", apuntaba el jurista de la Fundación de la Defensa de la Nación Española, quien también ha dado las gracias "a los miles de españoles que nos han apoyado y han apoyado el vídeo La Copa de Todos, en el que DENAES lanza un mensaje de confraternmidad y unidad y no de división y odio", al tiempo que ha mostrado su confianza en las actuaciones de la Fiscalía General Estado, la Justicia y la Comisión Antiviolencia.

Ortega Smith-Molina se ha referido también a las declaraciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien este martes ha pedido que la final de Copa sea suspendida y se celebre a puerta cerrada en otro lugar ante la pitada. En este sentido, el abogado reclama "una actitud similar por parte del Estado español a la que hubo en Francia cuando se pitó a La Marsellesa". "Se anunció que se iba a suspender el partido y nadie pitó más", ha recordado el letrado en referencia a la pitada durante el amistoso que las selecciones de Francia y Túnez disputaron en octubre de 2008 en el Estadio de Francia en París. "España no puede tolerar actos de este tipo. El Estado debe tener seriedad y firmeza", añade.

"Frente a 5.000 ó 10.000 personas que puedan pitar en un estadio", recuerda el responsable de los servicios jurídicos de DENAES, "hay 70.000 en respetuoso suilencio cuando suena el himno español o entra en el estadio Su Majestad el Rey, que es el jefe del Estado".

"Frente a 2.000 banderas reivindicando el secesionismo de España", agrega, "hubo millones de banderas españolas cuando la selección ganó la final de la Copa del Mundo". "Frente a una minoría que sólo quiere crear odio y división, existe la inmensa mayoría de los españoles que creemos en España, que respetamos los símbolos y que consideramos que es un Estado que se hace respetar a sí mismo".

Delitos tipificados en el Código Penal
Por su parte, Juan Ramón Montero Estévez ha destacado la "amplitud" de la querella que presenta DENAES contra los grupos independentistas por promover "esta situación absolutamente delictiva". En este sentido, recuerda que estos delitos están tipificados en los artículos 510, 514 y 515 del Código Penal, referidos al ejercicio de los derechos fundamentales y de las libertades públicas garantizados por la Constitución española. En este sentido, destaca que "se están ofendiendo los símbolos de España" y se está "incitando a la violencia y al odio".

En cualquier caso, los abogados de DENAES recuerdan que "no se trata de una querella con carácter preventivo, como puede parecer a simple vista, sino que estos delitos de provocación ya se han consumado con estas declaraciones.

Montero Estévez recuerda igualmente la existencia de directivas en las leyes que regulan el Deporte para "prevenir la violencia". "Las autoridades deportivas pueden tomar la decisión de suspender el encuentro y que se dispute a puerta cerrada", destaca el abogado, haciéndose eco de la petición de Esperanza Aguirre. "Sería una consecuencia indeseable porque lo que los deportistas y las aficiones desean es que se el espectáculo se celebre normal y tranquilamente", finalizaba.

Apedrean la sede de la Fundación Círculo Balear
La FNCB asegura que los hechos han sido, una vez más, obra de catalanistas radicales
 www.lavozlibre.com 23 Mayo 2012

Baleares.- Piedras contra la libertad de expresión y contra la lucha contra la imposición del catalán en las aulas y Administración de Baleares. La sede de la Fundación Círculo Balear (FNCB) fue apedreada el pasado lunes, y no es la primera vez. El presidente de la FNCB, Jorge Campos, ha presentado denuncia ante la Policía Nacional. Cuerpo que investiga las múltiples denuncias por las amenazas y agresiones que viene sufriendo esta asociación los últimos años. Estas denuncias, en anteriores ocasiones, han demostrado que la autoría de los hechos violentos recae en grupos catalanistas.

Jorge Campos ha declarado que: "Desde que el Gobierno Balear anunció un cambio en la política lingüística en favor de la libertad los sectores catalanistas radicales han iniciado una campaña cada vez más violenta de acoso tanto a los miembros del Gobierno autonómico como al Círculo Balear por ser la entidad independiente más importante en la defensa de las libertades y derechos constitucionales. Estos hechos demuestran el extremismo al que ha llegado el nacionalismo catalanista en Baleares, al protestar, incluso de forma violenta, por unas políticas que el Gobierno aún no ha llevado a cabo".

Campos ha afirmado que hace pocos días Círculo Balear condenó los intentos de agresión al presidente balear, José Ramón Bauzá: "La respuesta del catalanismo intolerante ha sido atacarnos". Por ello, es de una "gravísima irresponsabilidad que los partidos nacionalistas y de izquierdas no condenen esta violencia, o que dirigientes del Partido Popular, como el alcalde de Manacor, Antoni Pastor, o el expresidente Cristóbal Soler, ayuden económicamente a organizaciones pancatalanistas radicales, o incluso las defiendan".

La FNCB confía que estos hechos no queden impunes y sirvan para demostrar que los sectores catalanistas radicales no tienen cabida en Baleares por ser contrarios a la libertad, además de profundamente antimallorquines y antibaleares.

La burbuja de la deuda autonómica a punto de estallar
Joaquín Javaloys http://referendumautonomiasya.blogspot.com.es 23 Mayo 2012

Las comunidades autónomas suponen el mayor agujero negro del dinero público de todos los españoles. Son el talón de Aquiles de nuestra economía y su sostenimiento impide salir de la crisis. Muchas comunidades autónomas financian su deuda con intereses superiores a lo que está pagando Grecia por la suya en incluso varias veces lo que paga Portugal o Irlanda. Hoy en Diario El Aguijón analiza esta explosiva conyuntura el profesor y Economista del Estado Joaquín Javaloys, autor del libro El Ocaso de las Autonomías.

¡Situación alarmante!: algunas Comunidades autónomas, ante la desconfianza de los Bancos y de los mercados financieros, están contrayendo deuda pagando por ella unos intereses superiores a los que abonan los países europeos rescatados. La Generalidad Valenciana acaba de colocar deuda en Bankia a 6 meses al 7 %, lo que se compara negativamente con Grecia que en abril pagó el 4,55 % por el mismo plazo; con Portugal, un 2,9 % y con Irlanda, el 0,98 %. Otras CCAA que tienen que financiarse con altos tipos de interés son Cataluña, con la rentabilidad del bono en el 9,5 %, y Andalucía, en el 9,4 %.

Los expertos financieros advierten que esa situación es insostenible por lo que los propios responsables económicos de las CCAA comienzan a tomar conciencia de que ahora ya es poco viable la refinanciación de la deuda.

Actualmente, dado que estamos en recesión, los ingresos de las CCAA –y obviamente los del Estado- se reducen, mientras que los gastos se mantienen. Consecuencia: el déficit tiende a aumentar. Para reducirlo se han llevado a cabo recortes sociales y copagos en servicios públicos, que resultan insuficientes.

Para financiar el déficit las Administraciones tienen que endeudarse. Las CCAA están inflando su enorme burbuja de la deuda autonómica; pero más preocupante aún que su colosal volumen es la velocidad con que se incrementa.

Efectivamente, por el costosísimo y superendeudado Estado de las Autonomías nos estamos acercando cada vez más a la insolvencia, tanto estatal como de las CCAA, pues en 2011 las Autonomías debían ya 140.083 millones de euros (en términos de Protocolo de Déficit Excesivo) más otros 51.515 de pasivos en circulación correspondientes a empresas y diversos entes autonómicos; o sea, un total de 191.597 millones de euros (en términos de pasivos en circulación), que es la magnitud de la realidad del endeudamiento de las Autonomías.La deuda total de las CCAA aumentó un 28,05 % en 2011, si bien en términos de Protocolo de Déficit Excesivo solo se incrementó un 17,3% hasta un volumen de 140.083 millones de euros.

Muchos entes autonómicos se han creado para camuflar deuda y para colocar enchufados, especialmente en la crisis de los últimos años, cuando se ha recurrido cada vez más a emitir activos financieros que no contabilizan a efectos del Protocolo de Déficit Excesivo (Tratado de Maastrich).

Pero lo peor es que el Gobierno ha estimado en el Programa de Estabilidad que este año la deuda pública seguirá creciendo de forma abrupta y que en 2013 seguirá subiendo. ¡Vaya perspectivas más negativas!.

Recientemente, para empeorar el riesgo de la burbuja de la deuda autonómica, la agencia de calificación crediticia Standard &Poor’s, tras situar la nota de España en BBB+, a dos escalones del bono basura, ha rebajado la nota de nueve CCAA, dejando a la Comunidad Valenciana en “bono basura” (BB) y a Cataluña y Baleares al borde del bono basura (BBB-).
Dicha agencia de calificación crediticia concluye que la capacidad recaudatoria de las CCAA en 2012 seguirá disminuyendo, lo que impedirá cumplir su objetivo de déficit y hará necesario el recurso a un creciente endeudamiento.

Además, Standard &Poor’s constata que la capacidad del Estado para apoyar a las CCAA se ha debilitado en el actual contexto recesivo y posteriormente, se reducirá más aún dado que habrá una lenta actividad económica hasta 2015.

Ante la imposibilidad de algunas CCAA para refinanciar su deuda con los vigentes altos tipos de interés se ha pensado en la puesta en marcha de un nuevo instrumento financiero, la emisión de deuda autonómica con aval del Estado, que se suele denominarhispabonos. La solución de los hispabonos no es buena porque si el Estado avala la deuda de CCAA cuya nota crediticia es la de bono basura, como la de la Comunidad Valenciana, entonces la calificación crediticia de España descenderá y se aproximará también a la nota de bono basura y resultará más cara la financiación de todas las administraciones públicas, no solamente la de las CCAA que se hallan en bancarrota.

Pero el peligro de estallido de la burbuja de deuda autonómica se ha disparado ahora con la nacionalización de Bankia y la necesidad de fortalecer el sistema financiero español, pues los Bancos habrán de aumentar sus provisiones para sanear sus activos, lastrados todavía cuantiosamente por la dudosa recuperación de sus créditos inmobiliarios. Sin embargo, actualmente ni las entidades bancarias ni el propio Estado disponen ya de fondos suficientes para sanear completamente un sistema financiero que, previsiblemente, necesitará ser rescatado con fondos exteriores (BCE, FMI, …). Por lo tanto, si los Bancos no tienen fondos y tienen que ser rescatados, ¿cómo van a seguir refinanciando a unas superendeudadas y poco solventes CCAA?

Entonces, si llegase a ser necesario, ¿quién podrá rescatar a las CC.AA.?, porque el hipotecado Estado español apenas cuenta con recursos. ¡Nadie!.¡El suicidio de las CC.AA. se habría consumado!. La burbuja de la deuda autonómica va a estallar y será fatal para las CCAA. La enfermedad que aqueja al Estado de las Autonomías es terminal, porque su bancarrota parece inevitable. Las CCAA imposibilitan que España cumpla sus objetivos de déficit y salga de la crisis.

Finalmente, Europa y los mercados financieros nos obligarán a elegir entre el mantenimiento de nuestras ruinosas Autonomías o nuestra pertenencia a la desarrollada Europa del euro. Si no se reduce ya sustancialmente el gasto y la estructura político-administrativa de las CCAA, la desaparición del Estado de las Autonomías llegará a ser inevitable, por una mera cuestión de supervivencia. ¡Estamos en el principio del fin de las Autonomías!: se vislumbra ya su ocaso.

Un número creciente de españoles son partidarios de la plena recentralización política, con devolución de las competencias de las CCAA al Estado central. Esta solución es inaceptable para los nacionalistas, por lo que resulta poco viable teniendo en cuenta que la autonomía territorial es un derecho constitucionalmente reconocido.

Pero si es factible una recentralización parcial. En efecto, si tenemos en cuenta que el artículo 149 de la Constitución enumera las competencias exclusivas del Estado, las cuales, en gran parte, han sido transferidas o delegadas a las CCAA de acuerdo con el articulo 150.2 de la CE, entonces para evitar la quiebra financiera de una o varias CCAA, el Estado sí que puede constitucionalmente intervenir en ellas y recuperar sus competencias exclusivas transferidas o delegadas, incluso sanidad, educación o justicia, por interés general; reduciendo así sustancialmente los presupuestos de gastos de esas CCAA intervenidas, a las que también ayudará en todo lo posible a refinanciar su deuda pública, evitando su quiebra. En este caso, a esas CCAA intervenidas se les podrían mantener competencias en las materias relacionadas en el artículo 148 de la Constitución.

En todo caso, para salvar las Autonomías de la próxima explosión de la burbuja de la deuda autonómica hay que actuar quirúrgicamente y con urgencia: hay que comenzar a reducir drásticamente sus gastos, haciendo nuevos presupuestos de Base Cero, que pongan en cuestión todas y cada una de sus partidas. Por supuesto, hay que recortar ya la mastodóntica estructura político-administrativa de las CCAA. Pero tampoco esto será suficiente.
La cuestión indispensable que hay que solucionar es la siguiente: las CCAA generan déficit presupuestario estructural que han de financiar con deuda pública; es decir, que cada vez serán más insolventes y se acercarán más a su quiebra financiera. Entonces ¿cual sería la solución?.

Para especificarla, hemos de tener en cuenta que la prestación de servicios públicos (sanidad, educación,…), por economías de escala es bastante menos cara si la proporciona el Estado que si lo hacen 17 CCAA con 17 burocracías gestoras de esos servicios públicos. Se estima que la Sanidad prestada por el Estado es un 20 % menos cara que la misma Sanidad prestada por las 17 CCAA.

Al transferir Sanidad o Educación a las CCAA el Estado se comprometió a dotarlas con los fondos necesarios para prestar esos servicios públicos. ¡Y lo hizo!, pero solo con los costes que tenían para el Estado. Como en la realidad autonómica esos costes resultan ser bastante más caros, las dotaciones del Estado para esos servicios públicos resultan insuficientes y las CCAA tienen que complementarlos con fondos propios. Al ir disminuyendo con la crisis económica los fondos propios de las CCAA, se han ido produciendo mayores déficits presupuestarios que han sido financiados con deuda autonómica. Además, en uso de su autonomía financiera, algunas CCAA han empleado fondos inicialmente destinados en las transferencias estatales correspondientes a Sanidad o Educación para gastos identitarios.

El resultado de todo ello es que la deuda autonómica ha alcanzado volúmenes enormes que obligan a destinar crecientes recursos a su amortización y al pago de intereses y, sobre todo, a una refinanciación cada vez más costosa y difícil. Hasta ahora esa refinanciación se ha hecho con los Bancos españoles. ¡Hasta ahora!. Pero si el sistema financiero, tras la nacionalización de Bankia, necesita fondos adicionales para no ser rescatada por organizaciones internacionales, y no puede seguir financiando a las CCAA en la cantidad necesaria y con tipos de interés aceptables, ¿quién refinanciará la deuda autonómica?. ¿Un Estado al borde de la insolvencia que, además, tiene que cumplir los compromisos derivados de su pertenencia al euro: déficit, techo de gasto,…? Me temo que el Estado solo puede auxiliar a las CCAA en sus problemas de liquidez, pero no plenamente en los gravísimos problemas de refinanciación de su deuda. Entonces ¿cuándo va a estallar la burbuja de la deuda autonómica?. Es posible que sea más pronto que tarde. Por si acaso, vamos a prepararnos…

*Joaquín Javaloys es escritor, Economista del Estado y colaborador de "Recortes para Todos".
Autor de El Ocaso de las Autonomías, que puede bajar gratuitamente aquí .
http://www.recortesparatodos.com/

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La inmersión está caducada
Jesús Royo Arpón  www.lavozlibre.com 23 Mayo 2012

Profesor de Lengua en Barcelona.

La inmersión lingüística obligatoria que se practica en Cataluña es pura bazofia intelectual, pedagógica, social y política. Y también lingüística, si me apuran. Nunca ha habido estudios teóricos solventes que la avalaran. La pedagogía catalana más fiable en los años setenta y ochenta, o sea Marta Mata y la Escola Activa, nunca propuso la inmersión, sino educación en lengua materna hasta la segunda etapa de primaria. Hubo un secuestro de la teoría pedagógica planificado por parte de Joaquim Arenas, un personaje siniestro donde los haya, a quien Pujol confió plenos poderes para implantar lo que hiciera falta en la escuela, con todos los medios que hicieran falta, y con la necesaria sordina mediática para que “se consiga el efecto sin que se advierta el cuidado”. Este es el señor Arenas, al que Tarradellas calificó de peligroso porque podía provocar una cesura social, y cuya talla académica Marta Mata solía definir refiriéndose a su logro más sublime: un libro sobre la catalanidad de Colón. En otra de sus sesudas obras (más bien opúsculos, a veces simples folletos, en consonancia con su calado intelectual), el camarada Arenas define la “lengua materna” como la “lengua de la tierra”, de la “madre tierra”: algo así como Pachamama. Con lo cual queda claro que la lengua de todos los niños catalanes es el catalán, hablen lo que hablen en casa. Y punto.

Lo maravilloso es cómo un producto de tan poca calidad ha podido imponerse en todas las instancias de Cataluña -todas las que cuentan, claro- con absoluta impunidad, sin el más mínimo debate. Ahí han tragado todos los partidos políticos -todos los que cuentan, claro-, de derechas y de izquierdas, y todos los medios, todos los opinadores, todos los profesores universitarios, toda la intelectualidad. Con honrosas y a veces dramáticas excepciones. Honrosas por dramáticas. Algún día sabremos cómo fueron aquellos años de plomo, cómo los comandos normalizadores de Arenas aterrizaban en las escuelas con la inmersión como evangelio nuevo y liberador, con una tómbola de premios (el aula de informática era el que levantaba más adhesiones) para el claustro que se sumara y el castigo del oprobio para los remisos. Y no solo oprobio, sino la cruda expulsión bajo la forma de “concurso obligatorio de traslados al territorio MEC”.

Lo maravilloso es cómo no supimos ver lo miserable de la propuesta de la inmersión obligatoria. Cómo nos tragamos que era el método más exitoso de aprendizaje de lenguas, lo último llegado de Quebec. Luego supimos que en el Quebec la inmersión no era obligatoria, que los angloparlantes allá son una minoría (un 20 por ciento) y socialmente de clase alta. Nada que ver con lo que se propuso aquí, pero ya estaba hecho, santa Rita Rita lo que se da no se quita. Cómo nos tragamos que la lengua materna no es importante: sobre todo si es la de los otros (els altres catalans). ¡Tanto como argumentamos cuando el franquismo sobre la conveniencia de introducir la lengua materna en la escuela! ¡Y la de traumas que habían sufrido los niños catalanohablantes por esa razón! Ahora de repente no había trauma ninguno: ¡que los niños son esponjas, hombre! Y para rematar, cómo tragamos con lo de la cohesión social, con que el catalán garantizaba una sociedad más solidaria, más unida y más igualitaria. ¡Naranjas!: el catalán supuso en aquellos años la hegemonía de la mesocracia catalanófona, que así pudo ocupar todos los puestos de trabajo de la nueva Administración. El paro catalán siempre ha sido castellanohablante. Algunos aún creyeron -y creen- que la inmersión era lo mejor para Cataluña, o para el catalán. ¿De verdad no escolarizar en su lengua a la mayor parte de catalanes es lo mejor para Cataluña? ¿Para defender a Cataluña hay que ofender a la mayor parte de catalanes? ¿De verdad el futuro del catalán pasa por la pérdida de derechos de los catalanes? Y si hubiera que elegir, ¿qué es lo primero?

Toda ese sucio argumentario lo desmonta Mercè Vilarrubias en su libro “Sumar y no restar”, que va a ser la revelación de este año. Y lo hace de la manera más eficaz: sin alharacas ni aspavientos, acudiendo a la realidad con la lupa -¡cruel lupa!- de la ciencia. Conclusión: el programa de inmersión obligatoria no merece el título de programa pedagógico, ni social: solo político. Y como programa político resulta altamente sospechoso. Y peligroso. Es explosivo, y está caducado. Pues hagamos con él lo que se hace con los explosivos caducados: abandonarlos. Es un milagro que aún no haya explotado. Desactivémoslo, ya

Copa del Rey
Nacionalistas en fuera de juego
23 MAY 2012 | EDITORIAL www.gaceta.es 23 Mayo 2012

¿Qué pintan el Barça y el Athletic rivalizando por completar una vitrina en la que suman un total de 48 Copas, 18 de ellas entregadas por Franco?

Decía Orwell que “el nacionalismo es el hambre de poder templada por al autoengaño”. Y eso es lo que pone de relieve la guerra del himno que ha montado los tres tenores (nacionalistas vascos, catalanes y gallegos) con la final de la Copa del Rey. Porque la amenaza de eclipsar el himno nacional con una pitada –que reeditaría la bochornosa escena de Mestalla, en la final de 2009– tiene tanto de exhibicionismo nacionalista como de autoengaño. Si tan secesionistas son, si tanto desprecio sienten por la ominosa Copa del Rey... ¿por qué sus equipos disputan esa competición? ¿Qué pintan el Barça y el Athletic rivalizando por completar una vitrina en la que suman un total de 48 Copas, 18 de ellas entregadas por Franco? Forma parte del autoengaño no ver el cúmulo de contradicciones del nacionalismo.

El problema es que los nacionalistas se sienten ahora envalentonados: los catalanes con un Artur Mas que ha convertido el Pacto Fiscal en el caballo electoral de su legislatura y los vascos con la presencia de una formación proetarra en el Congreso. Y han encontrado en la final de la Copa la ocasión propicia para lanzar una provocación perfecta. Perfecta porque quienes tiran la piedra y esconden la mano son los políticos de CiU y Amaiur y, parapetados en la ambigüedad, los del PNV. Mientras sus terminales propagandísticas agitarán a los hooligans abucheando al himno, Artur Mas y Patxi López le darán apretones de manos al Príncipe Felipe desde el palco del Calderón. Pero la provocación también es perfecta porque pone en un brete a las autoridades. Aunque los ultrajes a los símbolos de España –como es el caso del himno– están castigados por el Código Penal, primaría –si hay pitada– la libertad de expresión.

Cabe, por supuesto, que el encuentro pueda ser suspendido y celebrado a puerta cerrada, como ha sugerido Esperanza Aguirre, pero eso implicaría entrar en el juego de la provocación. Aunque todo es cuestión de probar, porque si los nacionalistas tensan la cuerda es porque le tienen tomada la medida al Gobierno y a la Federación y deben pensar que no se atreverían a llegar al extremo de suspender el partido. Instrumentos legales hay: concretamente la Ley contra el Racismo, la Violencia y la Xenofobia, impulsada por el Gobierno de Zapatero en 2007. Lo que, desde luego, no es concebible es que el Príncipe no asista al encuentro: sólo faltaría que tuviera que esconderse en un evento nacional como la Copa del Rey. El mero hecho de que la Federación de Fútbol se plantee una versión corta del himno ya es, de alguna forma, una cesión ante unos intolerantes que demuestran así su desprecio por la Constitución y también por los propios aficionados que, al margen de sus ideas políticas, lo que quieren es ver un espectáculo y que ganen los colores de su club, desde un principio elemental, en el deporte y en la vida: el fair-play.

Frente a la actitud abiertamente provocadora de Amaiur y CiU, o la complicidad de Sandro Rosell so capa de invocar la libertad de expresión, destaca la de algunos de los ex internacionales del Athletic y el Barça que piden respeto y sensatez. Hace dos años, jugadores vascos y catalanes se fundían en la misma euforia Rojigualda, tras la victoria contra Holanda en el Mundial. El deporte se convirtió en timbre de orgullo patriótico y cauce de concordia. Lo contrario de lo que pretenden hacer ahora quienes tratan de mancillar la Copa del Rey.

El peaje de CiU
ALBERT RIVERA ABC Cataluña 23 Mayo 2012

En las últimas semanas se ha puesto en marcha en Cataluña una campaña que bajo el lema no vull pagar y con el apoyo de partidos separatistas llama a los conductores a usar las autopistas de peaje y no pagar el servicio en señal de protesta. Como recordaba el consejero Recoder al respecto, los catalanes están hartos de pagar peajes, pero la realidad es que buena parte de la responsabilidad de que 40 años después de que se construyeran las primeras autopistas de peaje aún tengamos que pagar por su uso es precisamente de los gobiernos de CIU ,que renovaron sin justificación alguna y con total opacidad las concesiones de autopistas dependientes de la Generalitat -que representan el 50 % de las autopistas de Cataluña- repagadas hoy en algunos tramos hasta 40 veces por su valor de construcción.

Convergència i Unió se ha convertido durante tres décadas en representante y a la vez comisionista de las grandes multinacionales catalanas y sus intereses. Los nacionalistas han hecho de la autonomía catalana un gran negocio a repartir entre unas pocas familias y empresas previo pago del peaje a CIU. Así, al parecer, como hemos leído en algunos sumarios judiciales que huelen a aguas podridas y citan a supuestos conseguidores, si en Cataluña quieres una concesión administrativa para tu empresa tienes que pasar por caja a cambio de la protección y gestiones que sean necesarias para mantener el negocio. Da igual que sea la construcción de la Línea 9, la concesión de ITV, una concesión sanitaria o de una autopista porque la fórmula siempre es la misma, pasar por caja, y si no que se lo pregunten al ex secretario de finanzas del partido de Artur Mas imputado en el caso Palau del 3 %.

Los ciudadanos de Cataluña deben saber que sus dirigentes autonómicos han convertido el negocio de las concesiones administrativas en la gallina de los huevos de oro para unos pocos a cargo del bolsillo de todos. Los convergentes seguirán insistiendo en que la culpa de nuestro agravio la tiene Madrid, pero cada vez más catalanes saben que el peaje de los nacionalistas y su modus operandi envuelto en la senyera es un lastre para los bolsillos de los catalanes.

Albert Rivera es presidente de Ciutadans.

Mentiras necesarias
ANDRÉS FREIRE ABC Galicia 23 Mayo 2012

El otro día, Méndez Ferrín, mientras celebraba a Valentín Paz Andrade, resaltó su importancia en «o noso triunfo», refiriéndose con esta expresión a la victoria del SÍ en el referéndum sobre el Estatuto de Galicia en el año 1936. Esta votación es rutinariamente saludada en textos y discursos como prueba de la arraigada voluntad gallega en pos de un mayor autogobierno. Solo el golpe de Franco, nos cuentan, pudo truncar esa voluntad.

¿Dónde está el problema de esta idea? Que olvida que la victoria del Sí en aquel referéndum fue una farsa, un pucherazo descarado que nadie se molesta ya en negar. El mismo resultado, un impúdico 99% de votos a favor en una Galicia entonces dividida, nos demuestra que, a esas alturas de la República, los miembros de la izquierda gobernante no se molestaban siquiera en dar apariencia de verosimilitud a sus trampas. El pucherazo, el «santo pucherazo» como lo llamó un intelectual nacionalista, es reconocido como tal en muchos libros desde entonces.

¿Por qué, pues, Méndez Ferrín se atreve a llamar «nuestro triunfo» a una votación fraudulenta? No es, ni mucho menos, por ignorancia. A diferencia de otros autores jóvenes, de los que uno sospecha que son tan crédulos que piensan que aquel resultado fue real, el presidente de la RAG conoce bien la historia de Galicia; lo sabemos aquellos que leemos, a veces incluso con deleite, sus artículos semanales sobre lingüística e historia de nuestra tierra. No queda otra que reconocer que Ferrín celebra a sabiendas un pucherazo. Supongo que, para él, el estatuto del 36 es una mentira necesaria para la construcción nacional de Galicia.

Los intelectuales nacionalistas no son los únicos en apoyar esta mentira. El discurso oficial galleguista insiste en ella constantemente. De hecho, Galicia es hoy autonomía histórica (a diferencia de Aragón, Valencia, Andalucía, Asturias, Murcia…) gracias a aquella farsa electoral. Por consiguiente, mientras los historiadores serios pueden reconocer eso sin problemas, los libros de texto, las conmemoraciones y los discursos públicos prefieren correr un tupido velo sobre el pucherazo. En esto, no hay distingos entre partidos. Demasiadas gentes le deben cargo, sueldo, subvención y coche oficial como para caer en la impertinencia de recordar ese ligero detalle.

Y es que en el fondo, nadie gana recordando el viejo crimen. En la nueva Galicia, todos están agradecidos a esos muchachos que votaron una y mil veces aquel día de junio del 36. Solo los pájaros de mal agüero, solo avinagrados aguafiestas tienen el mal gusto de recordar el pucherazo. ¿Para qué quejarse? ¿Acaso no ha sido una fiesta esta España nuestra de las autonomías? Hoy somos un país más unido que nunca, y el estatuto, los 17 estatutos, han impulsado a España hacia la singular prosperidad que ahora disfruta, a la modélica arquitectura institucional de la que presume. ¿Para qué recordar ese pequeño crimen, esa mentira necesaria?

Eñe que eñe
ARTURO LEZCANO  La Opinión 23 Mayo 2012

Íbamos a escribir en la lengua propia el soliloquio de turno, cuando reparamos que estábamos en la única fecha en la cual no se debe permitir que utilicen el gallego, concediéndole uno de esos días -más cada año- que se dedican a lanzarlos en clave de S.O.S. : las pandemias, el cambio climático, la violencia de "género", el desarrollo sostenible... las hambrunas.

Recordamos, por el contrario, que en este Estado tetralingüe todos los días, menos tres condescendientes, son días del castellano.

Veamos, pues, una muestra, solo con tilde una, de la "incesante expansión de la segunda lengua del mundo".

Burdeos, ahí al lado como quien dice, sigue siendo la ciudad de toda la vida, girondina, burguesa, francesa. La modernidad, la postmodernidad y lo que vendrá empieza aquí a deslizarse, esta es la expresión, sobre cartesianos raíles silentes, a bordo de tranvías sin catenaria, tracción eléctrica entre ruedas. Aerodinámicos, confortables, multiétnicos como obliga el lema de la Revolución por antonomasia, a despecho de Laval-Pétain, Le Pen y su hija Marine, cualquier parecido con la Mariane del gorro frigio es mera coincidencia.

Pero decíamos que Bordeaux es muy siglo XXI, sin renegar nunca del largo trazado de calles tiradas por la raison, tráfico privado solo el necesario, sucesivas plazas coronadas por puertas, arcos, fuentes de inextinguible eco histórico.

Sí, pero todo esto ¿qué tiene que ver con el castellano, el gallego, el catalán, el euskera?

En pleno centro de la capital de la Aquitania está desafiantemente abierto al público el Instituto Cervantes, cuyos tiradores de la convencional puerta acristalada, dibujan la ñ del archisabido logotipo.

El inmueble es la antigua casa-museo de Francisco de Goya y Lucientes, exiliado por "afrancesado", uno de los pocos genios que en España han sido.

En los 80 el "Gobierno de España" se hizo con el edificio. Hasta entonces se trataba, en efecto, de una casa-museo, desde luego bajo el acaparador chauvinismo francés. Es preciso subrayar que, a poca distancia, una excelente escultura representando al maestro preside la entrada de la iglesia de Notre Dame, donde se celebraron sus solemnes exequias.

En 2012 la susodicha casa-museo no tiene calefacción ni mucho menos museo. Los goyas aquí exhibidos tiempo ha se reducen a dos pósters situados cerca del tejado.

Lo peor -bueno, lo confirmador- es el funcionamiento del Instituto Cervantes. A los alumnos de clases individuales se les cobra por hora 50 euros, 20 más que en las academias privadas de la ciudad. El profesorado es el justito y la secretaría, en lugar de hallarse a cargo de funcionarios cualificados o cerrar, se encomienda a becarios en prácticas, quienes deben apandar con la tarea burocrática cotidiana, es decir, trabajar siete horas diarias a cambio de una reducida, cuando no irrisoria retribución. Claro que esta "paga" no proviene del Instituto Cervantes.

Es evidente que España sigue considerando el llamado español una lengua imperial.
Disparates, caprichos y esperpentos, en verdad, con permiso de Goya y Valle.

Estado tetralingüe o tortura china
Nota del Editor 23 Mayo 2012

Por mucho que repitan sus mentiras no van a conseguir que la inmisericorde gota de la tortura nazionalista perfore la verdad: es España tenemos el español como lengua oficial del Estado, según dicta la infumable constitución española, y lenguas regionales donde sus políticos asi lo determinen, pero sin olvidar el deber de conocer la lengua española y no deber de conocer lengua regional alguna.

Y tampoco hay que olvidar que lenguas regionales hay más, pues además del catalán (¿), vasco unificado y gallego normativo, quedan el valenciano, el aranés, y alguna otra perdida por ahi, que todo depende del poder regional para elevarlas a tal nivel de cooficiales en sus regiones

GASTO "SUPERFLUO" DE 350.000 EUROS
UPyD se queda sola apoyando la supresión de los traductores en el Senado
La propuesta de la formación de Rosa Díez no cosechó ningún respaldo, sólo la abstención de UPyD.
Agencias Libertad Digital 23 Mayo 2012

El Pleno de Congreso rechazó este miércoles la enmienda de UPyD a los presupuestos de las Cortes Generales que pedía eliminar la partida reservada para sufragar el coste de los traductores de lenguas cooficiales en el Senado. La propuesta no cosechó ningún respaldo, más allá de la abstención de UPN.

Durante el debate de los Presupuestos, la portavoz nacional de UPyD, Rosa Díez, había retado al Gobierno a suprimir esta partida de 350.000 euros si realmente quiere acabar con gastos superfluos en el Estado, y recordó que el PP apoyaba ese ahorro cuando estaba en la oposición.

Con independencia de que los senadores tengan o no derecho a utilizar sus lenguas cooficiales, UPyD considera que ese gasto es innecesario pues hay una lengua común en todo el Estado, que es e castellano, que todos los parlamentarios manejan sin necesidad de "pinganillo".

Tanto CiU como el PSOE expresaron en el debate su rechazo a la propuesta. Para el nacionalista Pere Macias, si UPyD quiere defender la unidad de España y un Estado donde todo el mundo se sienta integrado, resulta "poco inteligente" impedir a catalanes, gallegos y vascos utilizar su lengua materna. Por su parte, el socialista catalán Joan Rangel defendió el uso de las lenguas cooficiales para "preservar la riqueza lingüística de España".

Por parte del PP, Juan Manuel Albendea replicó que aunque el Grupo Popular "pudiera estar de acuerdo" con el objetivo de la enmienda, entiende que el procedimiento de suprimir el presupuesto "no es el adecuado" ya que antes habría que volver a modificar el Reglamento de la Cámara Alta para revocar el uso de las lenguas cooficiales al que se opuso el PP la pasada legislatura. "Comprendo que, como UPyD no tiene senadores, no lo puede plantear en el Senado, pero eso no es culpa nuestra", zanjó.

Al final, la suma de los votos del PP y del PSOE, junto con los nacionalistas catalanes y vascos, más la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) y Esquerra (ERC), tumbaron la enmienda de la formación magenta.

Losantos: 'Para pitar el himno y la bandera que se vayan al guano, no a Madrid'
“¿Pagar más impuestos y financiar la independencia de catalanes y vascos? ¡Que la paguen ellos!”, asegura en 'El Mundo', Federico Jiménez Losantos
 www.lavozlibre.com 23 Mayo 2012

Madrid.- “Aguirre y Rosa Díez, las dos políticas españolas más populares, han dicho lo que la mayoría piensa: que ya está bien, y que para pitar el himno y la bandera de España se vayan al guano, no a Madrid”. Es la posición que toma el periodista Federico Jiménez Losantos en el último artículo de su columna en el diario ‘El Mundo’, que lleva por título “A silbar a la vía”, sobre las protestas convocadas por los aficionados independentistas de Barça y Athletic Club con motivo de la final de la Copa del Rey que se celebrará este viernes en Madrid, en el estadio Vicente Calderón.

Federico Jiménez Losantos hace un repaso de los dos últimos desplantes hacia la Copa del Rey que han tenido al Barça como protagonista: “Es la federación del ‘Tío del Fúrgol’, ese edecán bilbaíno del Barça llamado Villar, la que hace años debería haber echado de la Copa del Rey -antes del Generalísimo y la República- al Barça de Guardiola por negarse a jugar con el Atlético de Madrid; y hace dos años al Barça de ‘Reguardiola’ y al Athletic por el alarde antiespañol de Valencia. Dice Rosell que los suyos ‘tienen derecho a expresar libremente sus sentimientos’. Pues si pitar es sentir o pensar, cuando alcancen el nivel filosófico del silbo gomero, avísennos. Mientras, a silbar a la vía”.

El director de ‘Es la Mañana’, en esRadio, culpa de la situación “a todos los gobiernos españoles que, de Suárez a Rajoy, han supeditado cualquier decoro a cualquier apaño parlamentario con los separatistas”. “De pronto, nos hemos quedado a la vez sin nación y sin dinero, sin dignidad y sin nada que justifique tanta indignidad”, añade. “Conclusión popular: se acabó. ¿Pagar más impuestos para financiar la independencia catalana y vasca? ¡Que se la paguen ellos!”, asevera Federico Jiménez Losantos.

La Plataforma Pro Selecciones Catalanas, que promueve el boicot a la final de la Copa del Rey, ha recibido más de 5,3 millones desde 2006
«Pitadores» profesionales pagados por la Generalitat
El viernes, las aficiones vasca y catalana reivindicarán de nuevo la oficialidad de sus selecciones
F. Cancio La Razón 23 Mayo 2012

Madrid- Durante muchos años, una de las organizaciones que defiende las selecciones autonómicas y que lleva varios días agitando a los aficionados para boicotear la final de la Copa del Rey, ha venido recibiendo subvenciones anuales para llevar a cabo sus actividades, es decir, desprestigiar a España y defender la independencia. Se trata de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, organización presidida por Xavier Vinyals, condenada por emitir un anuncio «discriminatorio» en 2006 y que entre 2006 y 2010 recibió de la Generalitat de Cataluña más de 5,3 millones de euros. ¿Para qué? Básicamente, para su funcionamiento y las actividades que desarrollan, entre las que podrían citarse la adquisición de miles de silbatos y pancartas para boicotear la final de la Copa del Rey de 2009, que enfrentó también al F. C. Barcelona y al Athletic de Bilbao en Mestalla.

Concretamente, hasta 2009, el Consejo Catalán del Deporte, a través de la Vicepresidencia de la Generalitat, otorgaba a esta plataforma 1,2 millones anuales para financiar las actividades de la entidad. En 2010, sin embargo, esta cuantía se redujo considerablemente hasta los 295.000 euros, también para sufragar los gastos de sus actividades.

«Día de las Selecciones»
Eso sí, para compensar recibieron fondos de otros departamentos, como de Cultura, que les concedió 150.000 euros para la celebración de un «Concierto del Día de las Selecciones Catalanas en Tortosa» o del Departamento de Bienestar Social y Familia que, a través de la Secretaría de Juventud del Departamento de Acción Social y Ciudadanía, les otorgó 120.000 euros para llevar a cabo «actividades extraordinarias en materia de juventud de las entidades juveniles».

Y así hasta 2010, pues en lo que se refiere al pasado año, en el que el Gobierno catalán congeló la gran mayoría de las subvenciones, no se han publicado datos al respecto de ayudas a la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas.

En el caso de Galicia o País Vasco, cuyas respectivas plataformas de apoyo a las selecciones autonómicas (Siareir@s Galeg@s y Esait) también escenificaron el lunes sus exigencias en el Congreso, no hay constancia, al menos a través de los boletines autonómicos de sus comunidades, de subvenciones concretas.

Requisito: conocer la lengua
Sin embargo, llama la atención que el Gobierno vasco –que cada año convoca ayudas para financiar programas de las federaciones deportivas vascas– tenga en cuenta a la hora de valorar las solicitudes de subvención el uso del euskera por parte de dicha federación. No es el criterio más valorado, aunque quienes aspiren a recibir fondos deben tener en cuenta que un 10 por ciento de los puntos que obtengan dependerá del uso del euskera en su web, en la atención al público o en el «paisaje lingüístico de la federación». Da igual que pida ayudas la federación vasca de bolos o la de boxeo, para tener más posibilidades han de hablar euskera.

La Falange protestará el mismo día
A pesar de los informes policiales en contra y de la negativa de la Delegación del Gobierno en Madrid, el TSJM se puso ayer del lado de los grupos ultraderechistas Falange y Nudo Patriota Español y les autorizó realizar una manifestación el próximo viernes bajo el lema «Contra el separatismo, una bandera». La Policía advierte de que la «evidente confrontación ideológica» entre los ultraderechistas y los aficionados nacionalistas podría generar altercados «difícilmente controlables». Delegación aplazó la concentración para el lunes pero el TSJM ha anulado su resolución.
 



Recortes de Prensa   Página Inicial