AGLI Recortes de Prensa   Lunes 28 Mayo 2012

Del Frankenstein autonómico y financiero
@Roberto Centeno El Confidencial 28 Mayo 2012

Esta semana, el conocido analista John Mauldin hacía referencia a la famosa novela de Mary Shelley, Frankenstein, e iniciaba su informe con una pregunta que el doctor protagonista de la obra se hace a sí mismo: “¿Tengo acaso derecho para, en mi propio beneficio, infligir esta maldición sobre las generaciones futuras? Tiemblo al pensar que puedan considerarme como la peste, que por mi egoísmo no había dudado en dar vida a un monstruo construido de partes que nunca debieron juntarse que se volverán contra mí, contra mi familia y contra la gente”. En España, el monstruo se creó dividiendo lo que siempre estuvo unido, poniendo barreras donde jamás las hubo y enfrentando a unas partes contra otras. El mensaje que nos envía Mauldin es claro: un desarrollo político insensato ha fabricado no uno, sino dos monstruos interrelacionados que están destruyendo a la nación, a la que se ha fragmentado en 17 autonomías contrarias en su mayor parte a la realidad histórica y objetiva de España. Algo que, como en la novela, acabará en tragedia.

Lejos de arrepentirse de su obra, como el joven doctor, esta casta política totalitaria y corrupta continúa, contra toda evidencia y contra toda lógica, defendiendo a unos monstruos que están arruinado a la nación. En un país en el que el disparate y la mentira se han convertido en formas habituales de gobierno, tengo que confesar que la defensa de las CCAA por parte de Montoro me dejó mudo de estupor. Solo la afirmación del indigente mental de Zapatero, según la cual España -la nación más antigua de Europa y una de las seis más antiguas del mundo-, es “una realidad discutida y discutible” supera en nivel de infamia a la de Montoro. Es tan grave como la de Rajoy cuando afirmó que “no habrá ni un euro de dinero público para la banca” y, ahora, cuando la cantidad es ya tan elevada que, a pesar de la chapuza que se está improvisando de pagar con deuda y que los bancos la descuenten, será imprescindible el rescate por el Fondo Europeo o el FMI. Pensionistas y parados serán las primeras víctimas.

La cobardía de un Gobierno
Que el ministro de Hacienda (que tiene más datos que nadie) tenga la desvergüenza de afirmar que “el Estado de las autonomías no es despilfarrador”, cuando en realidad es la ruina de España, un caos absolutamente incontrolado y el origen de la mayor corrupción del mundo civilizado, es algo que supera lo imaginable y que pone en cuestión –más, si cabe- la credibilidad de España. Montoro no puede seguir insultando cada día a la inteligencia de los ciudadanos, diciendo primero una cosa y al día siguiente la contraria.

Hace solo cinco semanas decíaque la causa de que el déficit eran las CCAA, y ahora afirma lo contrario. Antes hablaba de la necesidad urgente de realizar reformas, pero después no las ejecuta. Explicaba urbi et orbi que iba a intervenir a todas las CCAA que no cumplieran los compromisos de déficit, pero ni una sola lo hace y no intervienen a nadie. Incluso ha dado por buena las cifras presentadas por Andalucía sin comprobar nada -y sabe que todas tienen todavía miles de facturas en los cajones sin contabilizar, porque toman al Gobierno por el pito de sereno-. Para Montoro y su jefe, igual que para Zapatero y sus secuaces, el mantener duplicidades, 4.000 empresas sin control alguno e instituciones inútiles (que, como he desglosado varias veces, representan el 12% del PIB, una ruina que ningún país del mundo podría permitirse) no es despilfarro. Llaman crecimiento a la subvención y austeridad a la presión fiscal, mientras que el recorte del gasto político, que es la clave, ni se plantea.

Pero no solo es despilfarro, es mucho peor. La desintegración del sector público (realizada sin planificación ni control alguno) ha dejado en manos de las Administraciones Territoriales los dos tercios del gasto público total, lo que ha dado lugar a una expansión disparatada de la burocracia, junto con una desconexión total entre los ingresos y los gastos. La casta política ha disparado el empleo público mientras ha hundido el privado (en los últimos diez años, creció en un millón de personas, casi todas a dedo, ¡y en más de 300.000 durante la crisis!). Y como cada empleo público creado destruye 2,8 empleos en el sector privado, ésta es sin duda una de las principales causas de nuestra ruina.

Montoro y su jefe llaman crecimiento a la subvención y austeridad a la presión fiscal, mientras que el recorte del gasto político, que es la clave, ni se plantea
Los Estatutos no han sido fruto de una reflexión general; han sido consecuencia de la improvisación y del chantaje político. Es imposible imaginar un modelo de Estado tan disparatado, ineficiente y corrupto como la España de las Autonomías. Caos organizativo, proliferación de organismos y empresas innecesarias, ruptura de la unidad de mercado… un desastre para la economía y para la competitividad y corrupción a todos los niveles. Y lo que ya podría considerarse alta traición: se está dando todo el apoyo político -sus votos valen cinco veces más que los del resto de los españoles- y económico -el País Vasco paga 9.000 millones menos de lo que debería- a los enemigos de España para facilitar y financiar la destrucción de la nación.

Artur Mas acaba de reconocer que Cataluña está en quiebra técnica y ha pedido al Gobierno que le financie por la cara los 13.000 millones de vencimientos de deuda de este año. Eso sí, sin renunciar a liderar el despilfarro político y la persecución y el fomento del odio a todo lo español. Y el cobarde de Rajoy se ha apresurado a decir que lo que haga falta. ¿Pero no dice CiU que Cataluña es una nación? ¡Pues que pidan ayuda al FMI!

Claro que, simultáneamente, Cospedal, con una desvergüenza inaudita, ha colocado a su marido de consejero en Iberdrola (y ya van cuatro, más el pacto de silencio de lo sucedido en CCM) igual que Sáenz de Santamaría al suyo en Telefónica. Con once millones de españoles viviendopor debajo del umbral de la pobreza y sin esperanza, con más de un millón salvados del hambre por Cáritas y las órdenes religiosas, ¿cómo el pueblo tolera que tales corruptos sigan al mando?

El BCE no puede comprar más deuda sin control alguno
Afortunadamente, la barra libre del BCE ya no es suficiente para financiar España, así que para financiar tamaño disparate, más el desastre bancario, es imprescindible la compra masiva de bonos por el BCE; compra que, si no se condiciona a la reducción drástica y verificable del gasto político, significará la ruina de España para los próximos 100 años, ya que transfiere las deudas de bancos y políticos irresponsables y corruptos a las generaciones futuras. Financia el despilfarro político actual a cambio de miseria y hambre futuras. ¿Cómo se va a promover el crecimiento si han dejado en manos de irresponsables la asignación de los dos tercios de los recursos públicos de la nación?

De momento, ni Draghi ni Van Rompuy están por la labor. Sin embargo, el BCE no tendrá más remedio que inyectar liquidez para salvar al euro, pero estarían locos si no imponen condiciones drásticas: acabar con el Frankenstein autonómico y cerrar todos los bancos inviables. La última de Guindos ha sido de vergüenza ajena: primero dice que Bankia no necesitará ayudas públicas, sólo los 4.500 millones del FROB; dos días después, que necesita 7.000 millones más; tres días más y la cifra sube a 15.000; un día más y 19.000 millones más. Al sumar los 4.500, nos da el total de 23.500 millones. Y, al parecer, 5.000 de más para dar beneficios cuanto antes y hacer que Goiri parezca un genio, aunque los accionistas y bonistas cuya participación se ha diluído perderán casi todo. ¿Imaginan ustedes qué hubiera ocurrido si la banca americana o británica hubiera pedido a los contribuyentes un 27% más del dinero necesario para su recapitalización, para dar dividendos al año siguiente? Si alguien piensa todavía que esto es un gobierno, que vaya al psiquiatra.

Los mercados están estupefactos, cuatro cambios en seis días, aparte de que, como no me canso de repetir, es ya inevitable pedir ayuda al Fondo de Rescate Europeo o al FMI, la antesala del rescate a la nación. No es de extrañar que la prima de riesgo se haya ido de nuevo a 500 puntos y el dinero y la inversión huyan de España en masa. La cuestión es de dónde va a sacar Rajoy los 145.000 millones para vencimientos de deuda soberana, los 114.000 de deuda nueva, porque el gasto previsto es un 50% superior a los ingresos, más los 60/65.000 millones que piden las CCAA y los 100.000 millones en que valoró Blackrock el rescate bancario para MAFO. España es el país donde con mayor rapidez e intensidad se ha deteriorado su posición fiscal, hasta el punto de hacer inviable su sostenibilidad, que además no se utiliza para financiar la actividad productiva sino gasto político, subvención y salvar bancos insalvables.

Los mercados son ya absolutamente conscientes de esta realidad, y cada vez son más los inversores internacionales que, aunque desean invertir en nuestro país, te comentan que las incertidumbres son tales que prefieren esperar y ver. Y no es únicamente la situación económica, que empeora día a día, la causa principal es el caos autonómico. Miles de normas diferentes y contradictorias. A las empresas les resulta más barato y sencillo mover sus productos entre estados europeos que entre CCAA, y las amenazas de secesión son devastadoras. Hace unos meses, el presidente de una gran multinacional farmacéutica instalada en Cataluña me explicaba que habían decidido paralizar todas sus inversiones, ya que su mercado es España y si Cataluña se separa, los productos fabricados en esa región o no podrían entrar en España o sólo lo harían con serias dificultades.

El resumen es la tormenta perfecta: un Gobierno al que nadie respeta y sin credibilidad alguna, un caos absoluto en las regiones donde nadie controla nada, una Contabilidad Nacional falsa, ruptura total de la unidad de mercado, un sistema financiero al borde del colapso, el Ibex, blanco de especuladores, la energía y las telecomunicaciones más caras de Europa que están produciendo un proceso creciente de deslocalización, y la salida masiva de capitales y de las inversiones. La casta política es la culpable de la ruina de España. Y mientras no acabemos con ella nuestra sociedad esta condenada.

Lo que es y lo que parece
Pilar García de la Granja www.gaceta.es 28 Mayo 2012

La fotografía de la España económica puede ser peor, es verdad, pero no parece que los inversores internacionales tengan una “percepción equivocada” de la realidad. Más bien parece una realidad mala.

Llevamos varias semanas escuchando que la situación económica española “es mucho mejor de lo que parece”, que la economía “no es una foto estática”, y que los vaivenes del mercado son poco menos que producto de los caprichos de unos fondos de inversión poco informados que no valoran correctamente la situación macroeconómica de España.

Es posible que todo esto anterior sea verdad, pero normalmente las cosas son como parecen. Y como las cosas son como parecen, la Comunidad Autónoma de Cataluña ha tenido que declarase en quiebra técnica, es decir, que no puede hacer frente al pago de sus gastos corrientes, salvo con un “mecanismo de ayuda del Estado”, que según Duran i Lleida está comprometido por el propio Mariano Rajoy. No deja de ser caprichoso el destino: nueve días antes, era el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien explicaba un pacto nacional para controlar el gasto público autonómico, y aseguraba que todas las comunidades tenían un plan para cumplir. En similar situación a Cataluña hay más comunidades, por ejemplo Valencia, cuyos responsables políticos ya han avisado de que tienen dinero para pagar gastos corrientes hasta el verano.

Ante esta situación, Valencia ha anunciado que despedirá a 4.000 empleados públicos tras la reducción de 66 a 18 de los entes públicos. En Cataluña, de momento, se han bajado los sueldos de los funcionarios, se ha recortado el gasto público en sanidad y educación, pero aún queda lo más importante, terminar con empresas públicas cuya función tendría que ser privada. En todo caso, es evidente que España tiene un problema de endeudamiento, excesivo gasto corriente y de financiación por un sistema financiero prácticamente colapsado.

Y aquí nos enfrentamos al segundo gran problema: el sistema financiero. La situación de Bankia, primer banco hipotecario del país, así lo demuestra, donde hacían falta 7.000 millones de euros el miércoles pasado, resulta que son algo más del doble el viernes. En 48 horas Bankia ha pasado de tener beneficios en 2011 a unas pérdidas de 3.000 millones de euros. Pasmoso. Alguien, o muchos, no sabían contar: ni los economistas del banco, ni su consejo de dirección, ni su consejo de administración, ni la auditora, ni el Banco de España… Al final Bankia cesa al consejo de administración al completo y Goirigolzarri se pone al frente del primer banco público del siglo XXI. Por cierto, que no será el único. S&P rebajó el viernes a bono basura varias entidades: la propia Bankia, el Popular, Bankinter y Banca Cívica (ya lo avisó un tal Flowers, al que marearon sin piedad para terminar convirtiéndose en lo que él vaticinó. La absorción de Banca Cívica por parte de La Caixa es la única garantía de que esta SIP se diluya y que la profesionalidad del tándem Fainé-Nin se imponga).

Todo esto, unido a que los inspectores europeos han explicado públicamente que no se fían ni de las cuentas públicas ni de las del sector financiero, hace que la percepción de España, se pongan como se pongan, no pueda ser buena. La fotografía de la España económica puede ser peor, es verdad, pero no parece que los inversores internacionales tengan una “percepción equivocada” de la realidad. Más bien parece una realidad mala. Y con esta situación, dramática en muchos casos, se está tomando la decisión de crear un gran banco malo, nacionalizando aquellas entidades financieras que no tienen la suficiente solvencia. Muchos creen que esta es la solución. Puede ser una de ellas, pero en cualquier caso hace falta dinero para llevarla a cabo.

Y ¿quién pone el dinero? Frase mítica ya del profesor Benito Arruñada: “Sin dinero no hay reforma posible”. Es decir, al final alguien tendrá que poner el dinero. Tampoco parece justo salvar a parte de la Banca con recursos públicos, que luego desahucian a familias sin recursos, que no prestan créditos a pymes y familias, y que, finalmente, no tienen carácter –cuatro años después de iniciada la crisis– de sistémicas, más allá del acento político que se le quiera poner a este desastre de reforma financiera con test de estrés incluidos aprobados con nota.

A todo ello hay que unir el cuadro macroeconómico del Gobierno para España: crecimiento negativo del 1,7%, incremento del número de desempleados en unos 600.000, y la brutal caída de ingresos que, de momento, no se compensa con la subida de impuestos. Dice un informe de Unicef España que hay más de dos millones de niños que viven en situación de pobreza en España, Cáritas habla de cifras muy alarmantes de pequeños que sólo comen caliente una vez al día en España. Teniendo en cuenta que “la realidad es mucho mejor de lo que parece”, pongamos que sólo un niño en España tiene para comer caliente una vez al día, y es en el cole. Ya es demasiado.

Crisis
El fin de una nación
Emilio Campmany Libertad Digital 28 Mayo 2012

Vamos a dejarnos de tonterías. No somos una gran nación. Ni siquiera está claro que seamos una nación, ese concepto discutido y discutible, no sólo para el expresidente del Gobierno, sino también para muchos españoles a los que tanto divierte pitar su himno y hacerle la higa al heredero de la Corona. Y eso no es más que una anécdota. Nadie con verdadero poder de decisión ha constatado lo obvio, que el Estado de las Autonomías está muerto. Bankia, ese frankenstein hecho con trozos de cadáveres de varias cajas de ahorro, es hijo de ese Estado. Su condición de quiebra técnica es consecuencia de la gestión de esas comunidades autónomas por medio de políticos y sindicalistas de todo pelaje. Y ninguno de éstos tendrá que dar cuenta ante un juez de sus actos. El Estado pondrá 23.500 millones que no tenemos y la fiesta continuará hasta que el cuerpo aguante, que ya está claro que va a aguantar muy poco. Y ojalá fuera nuestro único problema.

Las empresas públicas no sólo no ganan dinero, sino que pierden más de cincuenta mil millones al año por pagar a toda clase de paniaguados contratados por los partidos que gobiernan comunidades autónomas y ayuntamientos. Los ministerios, consejerías y alcaldías rebosan de asesores (decenas de miles de ellos) que nada asesoran a unos asesorados que no tienen tiempo para escuchar tanto consejo. Sólo están para calentar una butaca, ocupar espacio en los edificios públicos y cobrar a fin de mes. Luego, están los interinos, nombrados enchufe mediante y que esperan convertirse en funcionarios por el mero paso del tiempo para unirse a los que ya consolidaron la plaza.

Este enorme entramado clientelar de políticos profesionales, de empleados públicos y de interinos convertibles y convertidos en funcionarios de carrera que se comen lo que no está escrito sigue casi intacto. Y son tantos que prescindir de ellos provocaría un drama social de enorme envergadura. Y sin embargo, no tenemos con qué pagar sus muchas veces insignificantes cuando no inexistentes servicios.

Sólo hay una solución, darle una interpretación amplia al artículo 155 de la Constitución, suspender en su ejercicio a todas la Comunidades Autónomas y a la mayoría de los ayuntamientos, mantener a los funcionarios que sean de oposición y hacerlos depender del Estado y despedir a todos los demás. Y si los profesores no interinos, en vez de 18 ó 20 horas de clase tienen que dar 30, que las den. Y si los médicos tienen que hacer horas extra por el valor de las ordinarias, que las hagan. Y así sucesivamente.

Pero, nadie va a hacer tal cosa y nos iremos a pique. El único consuelo que nos cabe es que, a lo mejor, nos llevamos a toda Europa con nosotros hasta el sumidero y podremos mentir alegando que la culpa fue de Merkel. Y los sindicatos podrán manifestarse desfilando por entre los escombros. Es el fin de una pequeña nación.

Un ERE urgente para la clase política española
Francisco Rubiales Periodista Digital 28 Mayo 2012

Muchas reformas, recortes y sacrificios, pero al gobierno de Rajoy debería caérsele la cara de vergüenza por no atreverse a realizar la gran reforma que España necesita, la de reducir drásticamente la clase política, que es la más numerosa de Europa, la más insostenible, la más inepta y la más odiada por su pueblo. La masiva, incosteable y abusiva clase política genera rabia en la ciudadanía y representa el mayor escándalo de España y su mayor obstáculo para salir de la crisis.

Nada es mas urgente en la política española que reducir su abultada, innecesaria, incosteable y abusiva nómina de políticos, convertidos en una "casta" innecesaria que actúa como el mayor lastre del país y su rostro mas indecente. España, doblegada por el desempleo y la pobreza, tiene nada menos que 445.000 políticos, mas que Grecia, mas que ningún otro país de Europa, mas del doble de los que tiene Italia, que es el que tiene mas políticos, después de España, nada menos que 300.000 políticos mas que Alemania, un país con el doble de población que España y mucho más rico y solvente.

Los grandes medios de comunicación españoles nunca lo reflejan, porque están sometidos al poder y dependen de los contratos de publicidad y subvenciones públicas, pero en los pasillos de Bruselas y Estrasburgo se dice ya abiertamente que con el inmenso océano de políticos que España tiene que mantener, las finanzas públicas españolas son inviables. Nadie entiende en la Unión Europea que España tenga el doble de políticos que Italia, que es el segundo país con más políticos de Europa.

Los 445.568 políticos españoles, todos ellos viviendo del Estado y arruinando las arcas públicas, están convirtiendo a España en un país arruinado y sin futuro, obligado a pagar mas impuestos que cualquier otro estado en Europa, impuestos que no sirven tanto para financiar servicios avanzados como para pagar sueldos, pensiones y privilegios a esas legiones de parásitos mantenidas por los partidos políticos en contra de la voluntad popular, de manera injusta, abusiva y despótica.

Mientras que los médicos en España son 165.967, los policías son 154.000 y los bomberos 19.854, el número de políticos no para de crecer, a pesar de la crisis, y se acerca veloz al medio millón, una cifra insostenible que refleja la arrogancia, la indecencia y la injusticia de un sistema ideado para beneficiar mas a la "casta" de los políticos que al ciudadano, que debería ser el "soberano" en democracia.

La llegada al poder del Partido Popular no ha representado, como ese partido prometió cuando era oposición, un drástico descenso en las filas de enchufados y personal innecesario colocado en el Estado, sino todo lo contrario. Sin haber expulsado a los que estaban, salvo unas pocas excepciones sin peso, ha engrosado las filas de enchufados y mantenidos colocando también a miles de los suyos.

España necesita con verdadera urgencia un profundo y drástico ERE que reduzca la clase política en dos tercios y que la deje en no más de 150.000 personas, lo que colocaría a España en niveles similares de políticos a los de países de nuestro entorno como Francia, Alemania, Portugal, Holanda, Gran Bretaña y otros.

Voto en Blanco

Las razones de una diferencia (y 30)
Tengo un sueño
César Vidal Libertad Digital 28 Mayo 2012

A nadie se le oculta que en las entregas de las semanas anteriores he definido con claridad mi postura en relación con una España que amo entrañablemente, pero a la que, precisamente por eso, no puedo dejar de contemplar con ojos veraces. No me interesa cantar como grandes momentos lo que fueron terribles desgracias nacionales ni halagar instituciones que tanto daño han ocasionado a mi patria. Mi deseo es contribuir a construir un presente y un futuro que conserven lo bueno y, a la vez, de una vez por todas se libren de todo lo malo que ha perjudicado terriblemente a España y a los españoles.

Viendo la experiencia de siglos de la Historia de España y, de manera muy especial, cómo los logros extraordinarios de unos años se desplomaron un reciente 11-M no puedo contemplar mis deseos sobre España como lo hizo Martin Luther King en relación con los Estados Unidos. A la manera de un sueño.

Sueño en una nación llamada España donde el trabajo sea contemplado no como un castigo de Dios del que huir sino como una oportunidad para ser plenamente humanos unida a nuestra naturaleza desde el principio.

Sueño en una nación llamada España donde la mentira no sea considerada un pecado venial ni disculpada porque la pronuncian nuestros políticos, religiosos, sindicales o familiares sino como una grave falta que no quede sin castigo.

Sueño en una nación llamada España donde ninguna confesión religiosa disfrute de privilegios, eluda el pago de impuestos o marque la política nacional hasta el punto de proporcionar cobertura a terroristas o legitimación a los separatistas.

Sueño en una nación llamada España donde la ciencia y la educación no se vean determinadas por el sectarismo ideológico tanto político como religioso sino por la valía de los investigadores y la sabiduría de los docentes de tal manera que también vayamos sumando Premios Nobel científicos a nuestra trayectoria histórica.

Sueño en una nación llamada España donde el nepotismo resulte impensable en cualquier ámbito y sea contemplado con horror por los ciudadanos.

Sueño en una nación llamada España donde la propiedad privada sea respetada de manera escrupulosa tanto por el Estado como por los particulares y donde la estatal no sea considerada caja abierta para partidos o sindicatos porque el "dinero público no es de nadie".

Sueño en una nación llamada España donde la administración de justicia sea independiente y no esté mediatizada por los intereses de los partidos políticos, de las instituciones o de los sindicatos.

Sueño en una nación llamada España donde exista una verdadera separación de poderes que se frenen y contrapesen entre si y donde los elegidos representen a sus electores y no a las cúpulas de los partidos que los nombraron.

Sueño en una nación llamada España donde todos los ciudadanos sean libres e iguales sin distinciones regionales, forales o religiosas.

Sueño en una nación llamada España donde la idea de quemar o boicotear libros –en lugar de discutir las ideas que proponen o, simplemente, no comprarlos– no sea defendida fanáticamente ni por la izquierda, ni por la derecha ni por la gente que profesa ideas religiosas del tipo que sean.

Sueño en una nación llamada España donde desaparezcan todos y cada uno de los privilegios disfrutados por ciertas castas de tal manera que los sindicatos sean mantenidos única y exclusivamente por sus afiliados; los partidos políticos única y exclusivamente por sus simpatizantes y las religiones única y exclusivamente por los que creen en ellas.

Sueño en una nación llamada España donde la izquierda no sea un retrato en negativo de la iglesia católica, "única y verdadera", sino que, por el contrario, tenga entre sus notas de identidad el pragmatismo, la honradez y la flexibilidad.

Sueño en una nación llamada España donde los ciudadanos aborrezcan los pesebres y las subvenciones conscientes de que todo gasto público acaba siendo pagado por ellos y repercute en cuestiones tan relevantes como el empleo.

Sueño en una nación llamada España donde los ciudadanos sean conscientes de que el estado del bienestar tiene un coste, que no está tejido por derechos conquistados – ¿conquistados?, ¿por quién?– y que, por eso, exige una acentuada sensatez a la hora de gastar.

Sueño en una nación llamada España donde la educación no sea un mero vehículo de transmisión de ideologías religiosas o políticas sino un camino para promocionar a los mejores a fin de que ocupen los cargos que en justicia les corresponden para el bien de todos.

Sueño en una nación llamada España donde nadie se vea discriminado, ni positiva ni negativamente, en razón de su raza, sexo, religión, ideología o posición social.

Sueño en una nación llamada España donde asumamos con orgullo nuestro pasado y, a la vez, nos comprometamos a no regresar ni intentar justificar episodios bochornosos como la expulsión de los judíos, el exterminio de los protestantes, la Santa Inquisición, el anticlericalismo, las checas o los fusilamientos de unos o de otros.

Sueño en una nación llamada España donde el localismo no constituya jamás la excusa de los bribones y de los holgazanes para no avanzar, para no asumir los sacrificios comunes y para no unirse a un proyecto nacional de todos.

Sueño en una nación llamada España donde nadie se vea impedido para ocupar un puesto salvo por sus propios méritos, pero no por su raza, su religión, su sexo o su posición social.

Sueño en una nación llamada España donde pueda haber monarquía o república, pero, en cualquiera de los casos, lo importante sean la libertad, la justicia y el amor a la patria por encima de la forma de estado.

Sueño en una nación llamada España donde el asistencialismo deje de tener lugar simplemente porque ningún español quiera ni deba vivir de la caridad o de la subvención sino del honrado trabajo.

Sueño en una nación llamada España donde el criminal no escape al castigo por agua bendita o carnet.

Sueño en una nación llamada España donde la vida humana sea valorada en su justa medida y no puedan darse casos como el de los secuestradores, violadores, torturadores y asesinos de Sandro Palo.

Sueño en una nación donde el pasado –tantas veces trágico, siniestro y aciago– no determine el presente ni el futuro salvo para intentar mejorarlo y

Sueño, finalmente, en una nación llamada España donde las diferencias deriven de que somos mejores y no de que no hemos logrado superar los gravísimos errores y pecados de nuestra Historia.

En todo eso sueño.

España contra España: el coraje y la vergüenza
Alfonso Merlos www.elsemanaldigital.com 28 Mayo 2012

¿Hay una conjura de necios involucrados activamente en la tarea cargarse el presente y el futuro de este país? ¿Por qué insistimos en dispararnos en el pie?

Ojalá España sufriese una durísima crisis económica. Pero sólo eso, un problema de números, de cuentas, de desajustes, de deuda, de déficit, de paro, de crecimiento. Ojalá. Por profundísimo que fuese, pero sólo de esa índole. Porque entonces estaríamos ante la mitad de la mitad de la mitad de lo que se nos ha venido encima. Por nuestra incompetencia como país, por nuestra imprudencia, por nuestra negligencia, por nuestra estulticia, por nuestra traición a los principios más elementales que están en la base de una sociedad solvente y de una nación sana.

Pero lo nuestro es otra cosa. Infinitamente más grave. Y por consiguiente el final de este calvario está muy muy lejos:

¿Qué pinta un cocinero charlatán como Arguiñano denunciando, mientras salsea codornices, que Rajoy quita el dinero de los colegios y los hospitales para gastárselo en barcos de guerra?

¿Qué clase de guerra es la que se ha reanudado en la Justicia entre dos bandos representados en las cabezas de Gómez Benítez y Carlos Dívar?

¿Qué es eso de que un representante del Estado como Patxi López le sacuda públicamente a una homóloga como Aguirre que se limita a exigir el cumplimiento de la ley en democracia y bajo las coordenadas del Estado de derecho?

¿Qué demonios hace la diplomacia de una potencia como España minimizando la campaña de agresiones a nuestros derechos y nuestros intereses promovida por un alcalde de apellido Picardo que echa mano de cañoneras británicas?

¿A cuento de qué se vanaglorian una parte de nuestros cretinos compatriotas cuando se mancilla el himno de España, los acordes que evocan en definitiva nuestra historia y nuestras libertades?

No dicen lo más importante los más reputados economistas de este país cuando hablan de una crisis perfecta. Es verdad que a ellos les concierne diagnosticar, proyectar y pronunciarse sobre la economía y las finanzas. Pero lo que España hoy padece, una España postrada absolutamente falta de coraje y de vergüenza, es una crisis total. Y no podemos perder más tiempo ni más dinero ni más energías ni más imagen: o mantenemos a raya a los caballitos de Troya que proliferan de forma bastarda por doquier y que se regodean mientras nos llevan a la ruina, o seremos responsables como ciudadanos españoles de todo cuanto nos pase. A nosotros. A nuestros hijos. Y a los hijos de nuestros hijos.

www.twitter.com/alfonsomerlos

28-V-2012
Una AVT unida, más necesaria que nunca
EDITORIAL Libertad Digital 28 Mayo 2012

Angeles Pedraza revalidó este sábado su mandato al frente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo en un clima de sosiego y unidad, a pesar de las acusaciones que se han vertido estos días acerca del presunto mal uso de los fondos de la asociación que representa a la mayoría de las víctimas españolas de actos terroristas. Precisamente los prolegómenos de la asamblea de la asociación sirvieron para explicar detalladamente las cuentas de la entidad, que fueron a continuación refrendadas por una amplísima mayoría de los socios (el 85,7%), tras lo cual la candidatura alternativa encabezada por Paulina Cerezal decidió retirarse de la votación para elegir nueva junta directiva.

La autonomía de las entidades que representan a las víctimas debe respetarse siempre, sea cual sea el resultado de sus decisiones democráticas respecto a las personas elegidas para sus órganos directivos. Así pues, tan digna nos hubiera parecido la elección de la candidatura de Cerezal como la de Pedraza, finalmente designada para continuar al frente de los destinos de la AVT y que, en un gesto de generosidad, ofreció a sus rivales la posibilidad de integrarse en una junta directiva unida.

Porque de eso se trata precisamente, de la unidad de las víctimas del terrorismo, tanto en la asociación que las representa mayoritariamente como en el conjunto del colectivo de víctimas, al menos respecto a temas sustanciales como los que se van a dilucidar en esta etapa, en que la clase política ha revelado sin disimulo su interés por dar carpetazo a los delitos cometidos por los asesinos de la banda terrorista ETA.

La unidad de las víctimas es crucial no sólo para una gestión más efectiva de sus intereses comunes, sino también para la parte claramente mayoritaria de la sociedad española que no está dispuesta a transigir con una banda de terroristas, que tiene el atrevimiento de exigir beneficios de todo tipo simplemente por dejar de delinquir.

Las víctimas del terrorismo, la parte más noble y sacrificada de nuestra sociedad, han de seguir marcando el camino y los límites por los que ha de discurrir la desaparición del terrorismo en nuestro país, sin concesiones de índole política o penitenciaria que sólo conciernen a los partidos enfeudados en un proceso vergonzoso que tanto daño está causando a las propias víctimas y a la imagen de nuestras instituciones. Pero han de hacerlo unidas, porque esa coordinación en los objetivos comunes es crucial para evitar la traición de la clase política a los españoles que exigimos el castigo a los culpables de tanto dolor sin concesiones de ninguna índole, única manera de que el asesinato de casi novecientos compatriotas no haya sido un sacrificio en vano.

Tras unos años de ignominia en que el gobierno socialista, con Rubalcaba a los mandos de tan siniestra operación, dedicó sus afanes a dividir y desactivar a las asociaciones de víctimas como referentes sociales, la junta directiva de la AVT surgida de las elecciones de este pasado sábado tiene que ser capaz de de arracimar voluntades en torno a un proyecto de unidad. Ese es el camino, porque ante los tiempos que se avecinan la disgregación, el recelo o el resentimiento son la garantía de una derrota segura.

La reforma financiera / La crisis del sistema bancario
El Banco de España ignoró las alertas sobre el «ladrillo»
Los inspectores empezaron a avisar en 2006 del riesgo latente en los bancos. Advertían de entidades que operaban sin provisiones para afrontar pérdidas
FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ ha sido muy criticado por los inspectores del Banco de España, que han pedido su relevo.
R. López Vargas La Razón 28 Mayo 2012

MADRID- Considerado durante mucho tiempo como un organismo de gran prestigio, que había sabido mantener un estricto y exitoso control sobre el sistema financiero, el Banco de España se ha convertido en las últimas semanas en blanco de duras críticas. Se acusa a su gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, de no haber actuado con contundencia para sanear el «ladrillo» del sector y de que su inacción haya derivado en su delicada situación actual. De aquellos barros, estos lodos. Pero los problemas vienen de antes, de mucho antes, y la inacción ante las voces de alerta que entonces se daban ha terminado agrandándolos.

En 2006, preocupada por lo que estaba viendo, la asociación de los inspectores de entidades de crédito del Banco de España (Aieca), los que examinan in situ la situación de las entidades, ya se lo advirtió al entonces ministro de Economía, el socialista Pedro Solbes. En una extensa carta fechada el 26 de mayo de aquel año, le avisaba de que el «nivel de riesgo acumulado en el sistema financiero español como consecuencia de la anómala evolución del mercado inmobiliario en España en los últimos seis años es muy superior» al que estimaba el que entonces era gobernador del Banco, Jaime Caruana.

Para los inspectores, el desbocado crecimiento del precio de los inmuebles que se había registrado en los años previos había provocado «un desmedido crecimiento del crédito bancario» destinado a financiar la actividad inmobiliaria. Ante la imposibilidad de satisfacer tal aumento del crédito con los recursos que captaban con las vías tradicionales, como los depósitos bancarios, las entidades recurrieron a «fuentes adicionales de financiación». Títulos híbridos de capital –que mezclaban participaciones preferentes, deuda subordinada...–, la titulización de parte de sus activos para su posterior venta o la captación de liquidez en el mercado interbancario a corto plazo se convirtieron, según la Aieca, en mecanismos habituales de financiación para los bacos y cajas españoles.

El problema, advertían, no era que la banca buscase fuentes adicionales de dinero a las habituales, sino que una parte importante del crecimiento de este crédito se debiera a que se hubieran relajado «de forma generalizada» los criterios para la concesión del mismo. En tal caso, como advertían y como al final ha sucedido con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la posterior crisis, las entidades estarían operando sin la cantidad suficiente de provisiones para hacer frente a las pérdidas derivadas de los préstamos fallidos del «ladrillo». Un diagnóstico que se ha revelado tan certero como dramático. «Salvo que los gestores de las entidades hubieran decidido unilateralmente retener una parte de los beneficios de las sociedades que dirigen en forma de reservas, es previsible suponer que el nivel de solvencia de éstas acabe viéndose afectado una vez cambie la coyuntura y se manifieste el riesgo latente en sus carteras», concluía la misiva.

La situación actual del sistema financiero español certifica que aquellas alertas sirvieron para poco bajo el mandato de Caruana y el de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. El pasado sábado, LA RAZÓN informó de que los propios inspectores han pedido por carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que investigue el papel jugado por el Banco de España en la crisis financiera. En ella solicitan el relevo del gobernador del Banco de España.

Buen trato a Catalunya Caixa
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, se reunieron el viernes en el despacho del ministro de Economía, Luis de Guindos, y le plantearon que Catalunya Caixa no reciba un trato discriminatorio con respecto al recibido por Bankia, según publicó ayer La Vanguardia. La entidad recibiría los recursos necesarios para sanearse y ser privatizada.

EL SILENCIO DEL GOBERNADOR IRRITA A LOS EMPLEADOS
Los empleados del Banco de España no entienden la postura que mantiene Miguel Ángel Fernández Ordóñez pese a vivir una de las mayores crisis de su historia. En una carta que le enviaron el pasado miércoles, día 23 de mayo, los representantes de los trabajadores aseguran estar asistiendo «atónitos a un ataque totalmente injusto y sin precedentes contra nuestra entidad», ante el que «el gobernador, el subgobernador y la comisión ejecutiva mantienen un incomprensible e inaceptable silencio». Ante ello, le recuerdan que la asamblea de los empleados del Banco acordó por unanimidad «instar a los actuales máximos dirigentes de nuestra institución a que de manera urgente defiendan públicamente la profesionalidad de los empleados del Banco de España». También piden que no se admita «ninguna injerencia externa en contra de la ley de autonomía del banco».

La salud financiera
Enrique Quemada La Razón 28 Mayo 2012

Es lógico que desde el Banco de España cuando se inició la crisis no se quisiese sembrar alarma social, pero una cosa muy distinta es alardear como hizo el gobernador de que «teníamos el mejor sistema financiero del mundo». Zapatero dijo que íbamos a dar lecciones a todo Occidente sobre cómo se debían gestionar los bancos. Si no se enteraban, malo, y si se enteraban y mentían, peor.

Cuando hace un año los analistas extranjeros pronosticaban para la banca española una necesidad de recapitalización de entre 60.000 y 120.000 millones de euros, nuestro gobernador se descolgó con el sorpresivo anuncio de que lo máximo que se necesitaría es 20.000 millones. La realidad ha sido, de nuevo, muy distinta.

Moody’s ya en 2010 hablaba de que la banca española podría tener pérdidas de 177.000 millones y si España entraba de nuevo en recesión éstas podrían alcanzar los 300.000 millones. Aquí el Gobierno se reía de eso (nos dirigíamos a unas elecciones) y se aseguraba que seguíamos siendo los campeones del mundo financiero.

Los bancos seguían mientras tanto dando la patada a la lata de la deuda inmobiliaria y la de tantas empresas que nunca podrían pagar (mientras el Banco de España cerraba los ojos para no verlo), la lata se iba haciendo cada vez más tóxica, hasta que se llegó al final de la calle, faltó el dinero y no quedó más remedio que aflorar algunas de las miserias. Entonces, se les ocurrió juntar grupos de cajas quebradas, a ver si envolviéndolas en una sola marca solucionaban el problema. Evidentemente, no se resolvió y, como no había manera de que nadie sensato invirtiese en ellas para recapitalizarlas, decidieron sacarlas a bolsa a ver si de esta manera conseguían por un lado colocarlas a los incautos clientes y, por otro, forzar a los institucionales españoles a comprar con el mensaje de que había que hacerlo por España.

Estamos ya en 2012, cinco años después del inicio de la crisis y, a diferencia de los otros países occidentales, el sistema financiero sigue enfangado, el problema sin resolver, las empresas estranguladas y los políticos argumentando que han hecho un gran trabajo.

Enrique Quemada
Consejero delegado del banco de inversión ONEtoONE Capital Partners

100 en listas electorales
Unos 800 cargos públicos, imputados por corrupción
 www.gaceta.es 28 Mayo 2012

Alrededor de 800 cargos públicos y políticos están imputados en casos de corrupción y, de ellos, unos 100 se presentaron en las listas en las últimas convocatorias electorales. María Ángeles López de Celis, exsecretaria de varios presidentes, denuncia cada uno de los casos en un libro.

María Ángeles López de Celis, autora de Los presidentes en zapatillas, ahora acaba de publicar su segundo libro bajo el título El síndrome de Alí Babá (De cómo corruptos y sinvergüenzas acaban yéndose de rositas).

Cuenta la que fuera secretaria de varios presidentes del Gobierno que, "irritada" porque en una situación de crisis seguía habiendo gente "metiendo mano en el cajón", decidió como ciudadana de a pie recoger en un libro los casos de corrupción como denuncia de algo que ha recorrido todas las etapas de la democracia.

Para "desdramatizar" el asunto, ha decidido abordarlo con un toque de "humor" y quiere especialmente agradecer a los periodistas su trabajo porque, sin ellos, el libro no hubiera sido posible.

Millones de euros en corrupciónMás de 4.000 millones de euros "se han ahogado en la charca de la corrupción en menos de diez años", según algunos cálculos manejados por la autora, quien repasa en su libro casos como el aceite de colza, la financiación ilegal de los partidos en los casos Filesa y Naseiro y los casos de Mariano Rubio, Juan Roldán y Juan Guerra.

No ha olvidado la máxima actualidad en la corrupción y también incluye el caso Gürtel, el de Palma Arena o los EREs de Andalucía.

Reconoce que las tentaciones, la avaricia y la codicia forman parte de naturaleza humana, pero "hay que controlarlo", enfatiza la autora antes de afirmar que en España los corruptos "no pagan por sus desafueros".

Ningún partido se salvaLópez de Celis no deja títere con cabeza y no salva a ningún partido de las garras de la corrupción, algo "nefasto" para una sociedad a la que "se le van por esa alcantarilla muchos recursos".

Según ella, al PSOE se le castiga más cuando alguno de sus miembros se ve implicado en algún caso, ya que las personas que "enarbolan la bandera de la libertad y de la honestidad, no pueden admitir en sus filas a procesados". En cambio, el sufragio del PP es más "disciplinado" y los simpatizantes y afiliados suelen responder a la llamada al voto de sus dirigentes, lo que no quiere decir que acepten la corrupción.

La autora cifra en 800 el número de cargos imputados, una cantidad que "no se tiene en pie". "En un país donde estamos pasando estos momentos tan críticos, no es posible encima premiar a la gente que ha jurado por su conciencia y honor poner por encima los intereses de España", apostilla.

Urdangarin se queda fueraNo ha tenido tiempo de incluir el caso Urdangarin en su libro, solo una breve cita, pero López de Celis cree que aunque el yerno del rey no sea condenado, "su honorabilidad ha quedado en entredicho". "Ha hecho un daño irreparable a la Casa Real; es una persona que ya no cuenta con el respeto de los españoles", subraya.

La autora propone también poner coto a situaciones como la financiación "turbia" de los partidos o el retraso del Tribunal de Cuentas en la fiscalización de las fuerzas políticas, pero sobre todo cree imprescindible la independencia "total y absoluta" del poder judicial para que estos casos no queden inmunes.

A los corruptos hay que "aislarlos y castigarlos", concluye López de Celis no sin antes hacer un llamamiento a todos los ciudadanos para que no consientan esta lacra y salgan a la calle sin es necesario para intentar pararla. "Nosotros, los ciudadanos, también somos responsables".

En 30 años
El Foro de Ermua cifra en 200.000 los exiliados por ETA
 www.gaceta.es 28 Mayo 2012

Durante las últimas tres décadas han tenido que abandonar el País Vasco amenazados por ETA o “asfixiados por la situación de falta de libertad e impunidad legal y moral que propició el nacionalismo en el poder”.

El Foro de Ermua ha cuantificado en más de 200.000 los vascos que durante las últimas tres décadas han tenido que abandonar el País Vasco amenazados por ETA o “asfixiados por la situación de falta de libertad e impunidad legal y moral que propició el nacionalismo en el poder”.

En un documento elaborado por la Comisión de la Diáspora Democrática Vasca, el Foro de Ermua denuncia que desde que se inició la democracia en 1977 miles de vascos han abandonado su tierra por la presión del terrorismo ejercido por ETA, “y del nacionalismo impuesto con la utilización desleal de todos los resortes del poder autonómico”.

Censo alterado
Según sostiene el estudio, este problema ha provocado una alteración del censo electoral que ha introducido un sesgo en el cuerpo electoral “favorable a las tesis nacionalistas” y que ha alterado el resultado de los comicios celebrados durante los últimos años en la comunidad.

A su juicio, los miles de vascos que han dejado el País Vasco lo han hecho por ser víctimas de los crímenes de ETA, por las amenazas vertidas por la banda y sus organizaciones, por la extorsión destinada a financiar el terrorismo, por los estragos y la inseguridad ocasionados por la kale borroka, por el “amenazador” clima social promovido por el nacionalismo, y “por la carencia de oportunidades que ello ha ocasionado, en especial para los jóvenes”.

Según el Foro de Ermua, “sin libertad es imposible conocer cuál es la voluntad de los ciudadanos”, por lo que hace ya cinco años elaboró una propuesta de iniciativa legislativa que proponía la creación de un censo electoral especial para quienes hubiesen cambiado su residencia por la acción de ETA.

Esta idea ha sido recogida ahora de nuevo por el Gobierno, que se propone estudiar la posibilidad de que quienes se hayan visto obligados a salir del País Vasco puedan recuperar su capacidad de voto en él, según anunció el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Sin embargo, el Ejecutivo reconoce dificultades constitucionales, además de complicaciones para diferenciar a aquellos que salieron del País Vasco voluntariamente de aquellos otros que lo hicieron amenazados por el terrorismo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Mangoneo e incapacidad
Manuel Martín Ferrand www.republica.com 28 Mayo 2012

Albero Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, le ha dicho al ABC que “el problema de España es el paro, no el modelo de Estado”. Siendo Núñez Feijóo, como es sin duda, un hombre serio y cabal está claro que así lo ve y entiende; pero, sospecho, se equivoca. España es un problema poliédrico que arranca de su propia historia y que, tras la muerte de Francisco Franco, en aras del posibilismo que le dio razón de ser a la Transición, se ha dado una Constitución que es, en sí misma, el germen de una nueva faceta en el amplio muestrario de los problemas nacionales.

Desde los tiempos del desarrollismo franquista, cuando tres millones de españoles tuvieron que emigrar a Europa para poder sobrevivir, España es un vivero de parados. Incluso en los días de mayor bonanza, cuando Carlos Solchaga, en alarde de frivolidad socialista decía que somos el país “más rápido” para poder enriquecerse, nuestra tasa de paro superaba el doble de la media en la Unión Europea. En tiempos de José María Aznar, cuando los de la gaviota sacaban pecho por el éxito de su política económica, el paro andaba por estos pagos por encima del diez por ciento, el doble de la media continental y el cuádruplo de Alemania.

El paro, aparte del producido por la crisis global y el específico que ha generado la llamada burbuja inmobiliaria, es una consecuencia de la deformidad estructural del Estado y de la atomización de nuestros mercados y escenarios productivos. No es el problema en sí mismo, sino una consecuencia del problema principal: el modelo de Estado.

La degeneración partitocrática de nuestra democracia, que ya era de baja calidad en razón del “precio” de la Transición, “de la ley a la ley”, ha establecido una catarata de vicios con un común denominador, el desmedido gasto publico. Basta pensar, para dimensionarlo, en que desde la aprobación de la Constitución vigente a nuestros días el número de funcionarios y empleados públicos se ha multiplicado por cinco.

Ahora vamos dando tumbos, de improvisación en improvisación – tal y como marcó el funesto método político de José Luis Rodríguez Zapatero –, sin un plan concreto y férreo al que atenernos. Siempre que señalo esta carencia, suele avisárseme que estoy en el error. Que el plan existe. ¿Alguien lo conoce? Rajoy, de viernes en viernes, nos envía a Soraya Sáenz de Santamaría para que, como una paloma mensajera, nos dé una mínima dosis informativa con la tesela que, algún día – y eso con suerte –, podremos colocar en el sitio correspondiente del mosaico total rajoyano. Si es que existe.

A tal punto llega el secretismo del presidente del Gobierno que, cuando España atraviesa un momento especialísimamente grave y tras una reunión de tres horas con el jefe de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, no tuvo la deferencia cívica de informarnos de su contenido y de los acuerdos, o desacuerdos, habidos en el encuentro.

Aquí y ahora todos parecen ocupados en algo distinto de lo fundamental. A los socialistas, como si no fueran parte protagonista en la responsabilidad de la situación presente, lo que les preocupa, en uno de sus acostumbrados e históricos disimulos anticlericales, es que la Iglesia pague el IBI. Los nacionalistas centrífugos están más atentos a la intensidad de los pitidos al himno nacional español y al Príncipe de Asturias, que del pan que necesitan sus vecinos. Y así sucesivamente.

El Gobierno, también en lo accesorio y con un presidente emboscado, funciona por espasmos y complejos. La crisis del sistema financiero es una prueba de ello. El “caso Bankia”, por ejemplo, ¿cursa sin responsables? El mangoneo y la incapacidad, mezclados en distintas proporciones según la Autonomía de que se trate, se han enseñoreado de, por lo menos, la mitad del sistema financiero que no tendrá cura, por dinero que se le eche encima, mientras los responsables de la catástrofe no estén ante el juez de guardia.

Los ministros, en su mayoría – de Justicia a Educación –, hacen posturitas para salir en las fotos, pero nada de fundamento. En un país que tiene más universidades y aeropuertos que cualquiera otro de Europa, es decir del mundo, ¿se puede continuar con cataplasmas y sin atreverse a la acción quirúrgica?

Un Estado gigantesco, elefantiásico, con metástasis en las diecisiete autonomías es un problema. El problema. El paro es una de sus consecuencias. No la más grave.

LUCHA ANTITERRORISTA
Detenido en Francia el 'número uno' del aparato militar de ETA
EFE | MADRID El Correo 28 Mayo 2012

Oroitz Gurruchaga Gogorza ha sido detenido junto a Javier Aramburu, miembro del aparato de captación
La operación conjunta de la policía española y francesa se ha desarrollado en la localidad de Cauna

La izquierda abertzale habla de medidas "esteriles"
La izquierda abertzale ha tachado de "estériles medidas represivas" las detenciones de los dos supuestos dirigentes de ETA practicadas hoy en el sur de Francia por las fuerzas de seguridad de este país en colaboración con las españolas.

La izquierda abertzale ha reaccionado de esta manera, en un comunicado, al arresto hoy en la localidad landesa de Cauna (suroeste de Francia) del supuesto jefe de los aparatos militar y de captación de ETA, Oroitz Gurruchaga Gogorza, y su lugarteniente, Javier Aramburu Sagarminaga.

El comunicado recuerda que estas detenciones se han producido "apenas" dos semanas después de que la banda terrorista ETA "mostrase a través de la agencia francesa AFP su disposición y voluntad para entablar un dialogo directo con los gobiernos español y francés".

El jefe de los aparatos militar y de captación de ETA, Oroitz Gurruchaga Gogorza, y su lugarteniente, Javier Aramburu Sagarminaga, han sido detenidos ayer cuando iban armados con una pistola y un revolver por una vía pública de Cauna, en el suroeste de Francia. Según han informaron fuentes de la lucha antiterrorista, las dos detenciones se han producido hacia las 15.30 horas en esta pequeña localidad próxima a Mont de Marsan (capital del departamento de Landas en la región de Aquitania). Los dos presuntos terroristas transitaban por una de las calles de esta localidad, de unos cuatrocientos habitantes, del suroeste de Francia en un coche robado con matrícula falsa.

Una decena de amigos de Gurruchaga acudieron a la comisaría de Bayona (Francia), donde han proferido gritos de apoyo a Gurruchaga. Estas personas llegaron a la comisaría de la capital labortana sobre las 22:00 horas y dos de ellos se acercaron a la puerta de las dependencias policiales para interesarse por los detenidos y preguntar si sus familiares podían facilitarles ropa. Un gendarme les comunicó que a primera hora de la mañana sus familiares podrían acudir a la comisaría.

Según ha informado el Ministerio del Interior por medio de un comunicado, la presencia de los dos detenidos en el sur de Francia podría deberse al establecimiento de citas de captación de nuevos miembros de ETA. El arresto ha sido fruto de una operación conjunta de la unidad policial francesa Subdirección Antiterrorista de la Policía Francesa (SDAT) y de miembros de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía. Oroitz Gurruchaga, nacido en Rentería el 8 de julio de 1981, ingresó en ETA en 2008 y rápidamente ascendió en la estructura de la organización.

Actualmente era, según el Ministerio, el responsable del aparato militar y de captaciones de la banda terrorista y se encargaba de reclutar nuevos miembros para reforzar las filas de la banda terrorista.
Por su parte, Xabier Aramburu, nacido en Bilbao el 13 de septiembre de 1979, huyó a Francia en el año 2010 tras la desarticulación del "talde" ilegal "Tontor", al que se atribuyen diversos atentados cometidos mediante artefactos explosivos en las provincias de Guipúzcoa y Bizkaia en el año 2008. Entre estas acciones terroristas destaca la colocación de un coche bomba contra las instalaciones de la Ertzaintza en la localidad de Ondarroa, que causó múltiples heridos de diversa consideración y cuantiosos daños materiales.

Estas dos detenciones elevan a 15 el número de personas arrestadas por su supuesta vinculación con ETA desde que la banda terrorista anunció el pasado 20 de octubre el cese definitivo de la violencia. Once de las detenciones se han producido en Francia, dos en Bélgica y dos en España, y del total de arrestos cinco fueron en 2011 y diez a lo largo de este año.

ETA mantiene su actividad logística a pleno rendimiento
La detención de los jefes de «comandos» cerca de la frontera contradice la sinceridad del «cese definitivo» de la violencia
J. P. / madrid ABC 28 Mayo 2012

Cuando ETA ha llevado a cabo largos periodos de inactividad terrorista -treguas indefinidas, «alto el fuego permanente y verificable»...- sus cabecillas se han solido replegar al norte de Francia e incluso a terceros países europeos. Entre otros motivos, porque para ellos el estar en el sur de Francia les supone un riesgo añadido, ya que en esta zona es mayor la presencia de las Fuerzas de Seguridad, incluida Policía Nacional y Guardia Civil. La Policía busca ahora el piso o pisos utilizados por los dos cabecillas arrestados donde podría hallarse importante documentación sobre la actual estrategia de la organmización criminal

¿Por qué, en la actual coyuntura de «cese definitivo de la actividad armada» el máximo jefe del «aparato militar» y su «lugarteniente», los dos elementos más operativos de la banda, se encontraban cerca de la frontera con España? Los expertos en la lucha antiterrorista consultados por ABC subrayan que ello es la «prueba del algodón» de que ETA mantiene a pleno rendimiento su actividad logística, algo de lo que, por otra parte, viene advirtiendo el Ministerio del Interior, cuando alude a que sigue reorganizando sus estructuras de manera larvada. No se trata solo de que los dos cabecillas detenidos estuvieran manteniendo citas para reclutar nuevos militantes, sino, lo que resulta si cabe más preocupante, lo estaban haciendo a pocos kilómetros de la frontera con España. Tradicionalmente, antes de que un «comando» de los «taldes de reserva» se dispusiera a entrar en España para emprender una campaña terrorista, el propio jefe del «aparato militar» mantenía con sus integrantes una última reunión en el sur de Francia para darles las últimas instrucciones y entregarles el arsenal.

En el sur de Francia es mayor la presencia de las Fuerzas de Seguridad
¿Por qué los dos etarras iban armados si en su última visita al País Vasco los denominados «verificadores internacionales» aseguraron haber sacado de la banda el compromiso de que en caso de encuentro casual con la Policía, los terroristas no harían uso de sus pistolas? O los dirigentes de ETA mienten a los hombres de Brian Currin o estos, en un afán de máximo protagonismo, se dejan llevar por una euforia infundada. Pero los hechos vienen a demostrar que, en efecto, los mejores verificadores de las intenciones de ETA siguen siendo las Fuerzas de Seguridad, las de Francia y España. Es cierto que en los últimos meses, que se sepa, ETA no ha robado material explosivo. Pero también lo es que la banda conserva el sustraido años antes, que aún no ha podido ser localizado.
Se busca el piso de los cabecillas

Los cabecillas etarras Oroitz Gurrutxaga y Xabier Arambur permanecen en dependencias de la Comisaría de Bayona. La Policía francesa, en colaboración con la Comisaría General de Información mantienen abiertas las investigaciones. Los agentes buscan ahora el piso o pisos utilizados actualmente por ambos terrroristas donde se espera puedan hallarse documentación interna de la banda así como huellas dactilares que podrían llevar a nuevas identificaciones y detenciones.

Cataluña
La Plataforma Pro Seleccions recibió 260.400 euros para ‘actos de impacto significativo o relevancia histórica’
La entidad privada subvencionada por la Generalidad no promocionó en público la pitada al himno nacional de la final de Copa del Rey de este viernes pero recibe ayudas públicas para ‘actos de impacto significativo o relevancia social e histórica’ que no tienen nada que ver con el deporte. En 2009 repartió 5.000 silbatos antes de la final de Copa para que se pitase el himno nacional.
Andreu Caballero www.vozbcn.com  28 Mayo 2012

La Plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes ha recibido solo en los últimos seis meses de 2011 subvenciones directas de la Generalidad por valor de 260.400 euros para ‘actividades deportivas y actos de impacto significativo o relevancia social e histórica’. Así figura en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) de este viernes, en subsidios entregados por el Consejo Catalán del Deporte, organismo que depende directamente de la Presidencia autonómica.

Este tipo de ayudas económicas de la Administración autonómica no tienen un seguimiento posterior por lo que es imposible saber en qué se ha gastado la entidad secesionista el dinero público entregado. Son cantidades que la Generalidad entrega a fondo perdido y sin un control preceptivo. Dinero que se gasta, en teoría, en aspectos tan genéricos como ‘actos de impacto significativo’.

Aficionados del F.C. Barcelona, en las gradas del Estadio Vicente Calderón de Madrid, durante la final de Copa del Rey de 2012 (foto: seleccions.cat).

Pese a que la asociación privada no ha respaldado en público la polémica pitada de este viernes al himno nacional en la final de la Copa del Rey, partido disputado entre el Athletic de Bilbao y el F.C. Barcelona, tampoco se ha desmarcado de la acción. Es más, en este sentido, tras el encuentro, en un comunicado, la entidad ha felicitado a las dos aficiones ‘por reivindicar las selecciones deportivas nacionales vasca y catalana’.

El precedente
Sin embargo no es nada descabellado pensar -en contra de lo que opina uno de los promotores de la asociación, periodista de TV3 y Onda Cero y reconocido independentista- que esta entidad haya movido, sin promocionarlo, la pitada al himno nacional del pasado viernes en el Estadio Vicente Calderón. De hecho, sí apoyó el acto de los congresistas de CiU y PNV en favor de las selecciones autonómicas un día antes del partido.

Existe un precedente. Fue la final de la Copa del Rey de 2009. Los equipos eran los mismos. El escenario: Valencia. En aquella ocasión la Plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes sí repartió 5.000 silbatos para que los aficionados al fútbol pitasen el himno nacional. ¿Con qué dinero se pagaron aquellos silbatos? ¿Entra este tipo de acto en el apartado de ’actividades deportivas y actos de impacto significativo o relevancia social e histórica’?

Privada subvencionada al 100%
La entidad reivindicativa, pese a ser privada, actúa como si fuera directamente un organismo público de la Generalidad. De hecho, se creó para evitar un conflicto político permanente de primer orden entre la Administración autonómica y el Gobierno. Es una entidad privada que sobrevive única y exclusivamente de las subvenciones de la Generalidad de Cataluña y que tiene como principal objetivo el reconocimiento internacional de las federaciones autonómicas en las distintas modalidades deportivas. Es lo más parecido a un lobby. Pero financiado por la Generalidad.

Una entidad polémica y que ha sido denunciada públicamente en varias ocasiones tanto por Ciudadanos (y el ex diputado autonómico de este grupo José Domingo) como por el PP, al considerar que es una asociación ya no solo que quiere romper la legalidad vigente -las federaciones deportivas dependen orgánicamente del Consejo Superior de Deportes- sino que, además, lo hace con una enorme cantidad de dinero público, nunca menos de 1,2 millones de euros por año, entre las partidas de 2010, 2009 y 2008.

Otra forma de subvencionar la secesión deportiva
En paralelo, la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC) que sí tiene carácter oficial se ha sumado como receptora de subvenciones públicas para la ‘proyección internacional’ de las selecciones autonómicas. Este es uno de los objetivos de la UFEC, no el único, por el que recibió en 2010 casi 2 millones de euros de la Generalidad. Esta entidad es la que agrupa, gestiona y dirige el modus operandi de las federaciones para su reconocimiento internacional.

Los 21 deportes -en su mayoría ultraminoritarios, y no comparten competición con una federación española reconocida por el CSD- que tienen algún tipo de reconocimiento internacional son entre otros el futvoley, tamborín, bike trial, touch, fut-tenis, carreras de montaña, hockey patines, pitch & putt, korfball, racquetball, culturismo, bolos, icestock, twirling (majorettes), baile de salón, fistball y rugby a 13.




Recortes de Prensa   Página Inicial