AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9 Junio 2012

Desengáñese, Pemán: ¡Europa está equivocada!
Carlos Sánchez. El Confidencial  9 Junio 2012

Se cuenta que, en cierta ocasión, y durante una entrevista entre Franco y Pemán, el escritor gaditano aconsejó al dictador que España mirara más hacia Europa. Eran todavía los tiempos de la autarquía y el país estaba metido en una sima que sólo el Plan de Estabilización empezó a salvar. Pero Franco seguía empeñando en buscar una salida ‘nacional’ a los problemas, y fue entonces cuando le espetó al escritor favorito del régimen. ‘Desengáñese, Pemán; Europa está equivocada’.

No era desde, luego, una bravuconada. Años después -esta semana se cumple precisamente medio siglo de aquel encuentro- se produjo el célebre ‘contubernio de Munich’, aquella reunión en la que un grupo de ciudadanos comprometidos con su país reclamó, como Ortega, ‘más Europa’. Es de sobra conocida la respuesta del régimen: más represión y reivindicación de España como unidad de destino en lo universal, que decían los textos iniciáticos de la Falange.

Europa (y España) son hoy, desde luego, muy distintas. Pero hay un nexo que ensambla ambos periódicos históricos: la sensación en buena parte de la opinión pública de que los problemas interiores de España tienen que ver con decisiones venidas de fuera.

Ya es moneda corriente culpar a la Alemania de Merkel de los problemas españoles. Incluso se echa la culpa de la intensidad de la crisis al Banco Central Europeo por no comprar bonos. Se ha llegado a sugerir que, en realidad, lo que Alemania quiere es comerse el mercado europeo para imponer una nueva cultura de la austeridad. Una especie de revancha histórica por aquellas condiciones leoninas que le impusieron los vencedores de la Gran Guerra en el Tratado de Versalles, y que de forma magistral describió Keynes.

El pliego de descargos de Rato
Esta actitud esconde, en realidad, un vicio nacional que consiste en no asumir responsabilidades individuales. La culpa -y ahí está el pliego de descargos de Rodrigo Rato para demostrarlo- siempre la tiene otro: el banco, el Gobierno, los sindicatos, los empresarios o, incluso, la Iglesia, que ha impuesto desde hace siglos una doctrina moral incompatible con la responsabilidad individual de los actos públicos. Y no digamos los medios de comunicación, culpables de dar malas noticias.

La culpa -y ahí está el pliego de descargos de Rodrigo Rato para demostrarlo- siempre la tiene otro: el banco, el Gobierno, los sindicatos, los empresarios o, incluso, la Iglesia, que ha impuesto desde hace siglos una doctrina moral incompatible con la responsabilidad individual de los actos públicos. Y no digamos los medios de comunicación, culpables de dar malas noticias

En las últimas semanas se insiste en esta idea, y hasta se sugiere que los ataques a España tienen que ver con una especie de contubernio internacional contra nuestros intereses. La prensa anglosajona, en particular, abanderaría este acoso y derribo a la soberanía nacional. Sin duda, llevada por oscuros intereses destinados a socavar el euro en favor de la libra o del dólar.

Para argumentar esta tesis, muchos sostienen que los indicadores macroeconómicos de España no justifican las diferencias con Alemania o las dificultades de nuestros bancos para financiarse en el exterior. Pero, al mismo tiempo, se olvida que España no sólo es el país de Europa con mayor tasa de desempleo de la Unión Europea, lo cual es una losa insoportable desde un punto de vista fiscal. O el tercero de la UE con mayor déficit presupuestario (tras Grecia e Irlanda). O lo que es todavía más importante en las actuales circunstancias. España es el segundo país del mundo entre los avanzados en términos de endeudamiento exterior neto (Posición de Inversión Internacional). Algo que se traduce en una gigantesca deuda de un billón de euros que hay que devolver en 'cómodos' plazos.

Y no parece que Merkel, Draghi o la prensa anglosajona tengan la culpa de que el modelo autonómico -tal como está diseñado- sea una ruina. Ni desde luego Europa es la causa de que casi la tercera parte del sistema financiero (lo ha dicho el FMI y lo ha asumido como cierto el ministro De Guindos) esté agujerado por falta de provisiones. Ni Europa es culpable del alarmante fracaso del sistema educativo. Ni de que este país tenga graves problemas de productividad y de competitividad exterior en unos mercados cada vez más exigentes.

Los problemas, por el contrario, los ha creado ese sujeto colectivo que es España. Y aunque es verdad que el grado de responsabilidad varía, no parece que sea el momento de ponerse a buscar culpables -que sin duda lo hay-, sino de ofrecer soluciones. A este país siempre le han gustado demasiado los aquelarres colectivos o los autos de fe en la plaza pública.

Una falsa percepción
A veces se confunde al Gobierno de turno con España. Y se piensa que con sólo cambiar al inquilino de la Moncloa la percepción de los mercados sobre lo que ocurre aquí cambia de forma radical. Pero lo cierto es que el cuadro macroeconómico está ahí y pesa como una losa. Y parece evidente que un país con un 24% de paro, un formidable déficit fiscal y en medio de una recesión, no es el mejor de los mundos posibles para invertir. Algo que sin duda explica el deterioro de la cuenta financiera de España o la salida de capitales de los no residentes.

Y es verdad que este Gobierno ha acertado en el rumbo de las reformas económicas, por cierto, con un indudable coste político. Pero empeñarse en salir de la crisis sólo con decretos-leyes -como parece pretender Rajoy- es, simplemente, voluntarismo político. Ni siquiera la tenaz y afanosa Alemania hubiera salido del hoyo en 1945 si no hubiera sido por la ayuda exterior en forma de Plan Marshall.

No es, desde luego, ningún desdoro. Básicamente porque la alternativa, como ha puesto este fin de semana en Sitges Wolfgang Münchau es una década de estancamiento. Y esa es una herencia demasiado pesada para cualquier Gobierno. Aunque tenga mayoría absoluta. No hay sistema financiero que aguante el hecho de que España no haya recuperado todavía los niveles de PIB del año 2007.

Y es verdad que este Gobierno ha acertado en el rumbo de las reformas económicas, por cierto, con un indudable coste político. Pero empeñarse en salir de la crisis sólo con decretos-leyes -como parece pretender Rajoy- es, simplemente, voluntarismo político. Ni siquiera la tenaz y afanosa Alemania hubiera salido del hoyo en 1945 si no hubiera sido por la ayuda exterior en forma de Plan Marshall

Ahora que se habla tanto de Europa -y Rajoy no para de hacerlo- es curioso que se busquen salidas nacionales en lugar de mutualizar los problemas mediante programas de asistencia financiera, inherentes a la propia construcción de la UE. ¿O es que los fondos estructurales no son más que transferencias de los países ricos hacia los países más pobres a cambio de abrir los mercados? ¿O es que el dinero del Banco Europeo de Inversiones no es más que una ayuda para acometer proyectos de inversión que un país no puede acometer por sí solo?

En una unión monetaria óptima, los desajustes de precios internos. el desequilibrio entre oferta y demanda, se resuelven mediante la movilidad de los trabajadores. Si en el estado de Florida hay empleo, lo normal es que los trabajadores de Arkansas, donde hay más paro, se desplacen en busca de un puesto de trabajo. Pero eso no ocurre en Europa, donde conviven países con tasas de paro inferiores al 7% y naciones, como España, con más del 20%. Ni siquiera dentro de España hay esa moivilidad, como lo reflejan las enormes diferencias de paro existentes entre Andalucía y el País Vasco.

Sin duda que esta sería la solución ideal, pero desgraciadamente se siguen proponiendo salidas muy a largo plazo que no hay tiempo de ejecutar. La unión bancaria o la unión fiscal -mediante la creación de una autoridad a nivel europeo como la que propone Rajoy- no son más que un brindis al sol que no solucionarán problemas acuciantes. Es cuestión de dinero.

La cuerda rota.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  9 Junio 2012

Ayer dijo Rubalcaba de Esperanza Aguirre que “era muy inteligente” al lograr que se debatiera sobre la reducción del número de diputados y no sobre las rebajas de salarios, peajes de autovías y todas las demás medidas adoptadas esta semana. Y la verdad es que tiene razón. La habilidad de Esperanza Aguirre es conectar con la sensibilidad del pueblo y decirle lo que quiere oír, aunque se calla lo que sabe con certeza que es una injusticia flagrante. Porque volver a las medidas de aumentar el esfuerzo de los ciudadanos sin tomar de verdad otras medidas que adelgacen una Administración enferma de obesidad mórbida es simplemente cinismo político y demagogia.

Esperanza Aguirre se equivoca en unas medidas tan impopulares que ya colman la paciencia de los sufridos madrileños. Porque además llueve sobre mojado. Estas rebajas de salarios de más de un 3,3,% para los funcionarios y de un 3% para los empleados públicos, es simplemente vergonzosa al reincidir en unos colectivos ya de por sí castigados por la congelación del 2011 y el aumento del IRPF general en dos puntos. La pérdida de poder adquisitivo es abrumadora, partiendo de unos salarios ya de por sí muy por debajo de lo que se valora en la privada, por ejemplo en Sanidad. Lo extraño es que aún no se haya producido una respuesta de rechazo frontal.

En cuanto al cobro de autovías, vuelve a penalizarse a quienes son obligados usuarios por tener que desplazarse a diario para acudir a su trabajo, sin que existan alternativas viarias seguras que eviten ese peaje. No basta con realizar bonos especiales con descuentos. El cobro es aplicar un doble impuesto por algo que ya ha sido financiado a través de los Presupuestos Generales. Esta medida va totalmente en contra de la campaña de seguridad vial, puesto que reduce a un mero mercantilismo la opción de circular por una vía mucho más segura.

Por otro lado, es pura demagogia anunciar recortes de salarios en altos ejecutivos si además no se acompaña con una disminución de cargos, de asesores varios, de más empresas públicas ineficientes y deficitarias, si no se privatiza Tele Madrid, etc. Existen otros medios de optimizar la Administración pública sin tener que recurrir siempre a la subida de impuestos o la rebaja de salarios de quienes no pueden defenderse. Creo que la cuerda está a punto de romperse por haberse tensado demasiado. Esperanza Aguirre confía demasiado en su carisma personal y olvida que los ciudadanos lo que más miran es su bolsillo y que han llegado al límite de lo soportable para su ya demacrada economía.

No puedo apoyar este nuevo ataque a las clases trabajadoras y me entristece ver que Esperanza Aguirre se ha dejado llevar por el pragmatismo de una filosofía que no es capaz de distribuir el esfuerzo de forma equitativa y justa. Creo que los trabajadores están en su derecho de oponerse por los medios legales que disponen y manifestar su rechazo mediante la convocatoria de huelgas, sin necesidad de que estas sean apadrinadas por ningún sindicato. Mientras vemos cómo se intenta salvar a quienes son los verdaderos culpables de la crisis, como es la banca, sin que sus responsables hayan sido juzgados y condenados, los ciudadanos sufren en sus economías el despotismo de una casta política insensible y blindada.

¡Por la justicia y equidad en el esfuerzo. No más subidas de impuestos, no más rebajas salariales. Responsables a los banquillos!

Imputaciones
ZP bajo la lupa del juez
EDITORIAL www.gaceta.es 9 Junio 2012

Un juzgado de Madrid ha decidido abrir diligencias contra Zapatero y su entonces ministra de Economía, Elena Salgado.

Hay, al menos, dos diferencias de calado entre el caso de Geir Haarde, el ex premier islandés, y el de Zapatero, el ex presidente español, que se enfrentan a sus responsabilidades por las ruinas económicas de sus respectivos países. La primera es que el gobernante nórdico se sentó en el banquillo por negligencia grave al desoír las advertencias sobre la crisis de los bancos islandeses. Zapatero no sólo negó la crisis, sino que puede llegar a ser procesado por ocultar y falsear ante Bruselas las cuentas del déficit. Este último caso es aún más grave. La segunda diferencia es que Haarde ya ha sido absuelto, y la suerte procesal de Zapatero aún está por ver. Como revela LA GACETA, un juzgado de Madrid ha decidido abrir diligencias contra Zapatero y su entonces ministra de Economía, Elena Salgado, al considerar que puede haber indicios racionales de delito de falsedad en documento público y otro de daños a la economía nacional. Y los dos, Zapatero y Salgado, como “cooperadores e inductores necesarios”. El juez ha pedido al sindicato Manos Limpias que convierta su denuncia en querella y ha dado traslado del caso a la Fiscalía para que investigue los hechos. Resulta que Zapatero, el optimista antropológico que dijo que estábamos en la Champions League, y Salgado, la ministra de los brotes verdes, incurrieron en un monumental engaño al falsear y ocultar tanto al pueblo español como a Bruselas las cuentas públicas del ejercicio 2011, con un agujero extra de 26.000 millones. Dijeron que todo estaba en regla, pero era rigurosamente falso. Posteriormente Manos Limpias los denunció por tal motivo, y Eurostat respaldó esa acusación, alegando que se trataba de un fraude masivo y subrayando “no es serio que un Gobierno haga trampas”.

Se le abre así un posible frente judicial al líder socialista que pretendía irse de rositas después de dejar España hecha un verdadero erial. El Código Penal contempla penas de prisión, multa e inhabilitación especial al funcionario público que simule un documento de manera que induzca a error sobre su autenticidad o los que falten a la verdad en la narración de los hechos (art. 390). Tanto Zapatero como Salgado se sentarían automáticamente en el banquillo si finalmente fueran procesados, ya que ninguno de los dos son ya aforados.

El anterior presidente del Gobierno llevó al paro a cinco millones de españoles; trajo la desgracia a millón y medio de familias; condujo al país al riesgo de la intervención; empujó a la emigración o al hastío a una juventud sin futuro –la mitad está mano sobre mano, lo cual es una tragedia social–; y se rió de 857 víctimas de ETA y de sus familias. ¿Y qué hizo, tras el veredicto de las urnas? Dos cosas que le retratan: excusarse, como un adolescente pillado en una falta, empeñándose en endosar la culpa del desastre, de su desastre, a los mercados, a la crisis, al viento (“tenemos el viento en contra”). El caso era no asumir la responsabilidad que tiene contraída con los españoles. E irse al Consejo de Estado, y percibir dos sueldos del erario público –uno como miembro de esa institución y otro como ex presidente–, lo que da como resultado la bonita suma de 150.000 euros. Sin contar con su caché de conferenciante internacional, con el que debutó en marzo, cobrando 600.000 euros por dar una charla en la Venezuela de Chávez... ¡y de economía! ¿Cabe mayor sarcasmo?

En lugar de sentarse en el banquillo, el causante de la mayor ruina económica de nuestra Historia, se sienta en un despacho del Consejo de Estado. Sería de elemental justicia que los tribunales le pusieran en su sitio. En cuestión de semanas tendremos ocasión de saberlo.

Autonomías
Plus de desplazamiento de 20.000 euros «sin moverse de casa»
Los diputados catalanes cobran esa bonificación, aunque residan en las inmediaciones del Parlamento
Carlos Castro La Razón 9 Junio 2012

MADRID- La propuesta de Esperanza Aguirre de reducir el 50 por ciento de los diputados autonómicos en su asamblea regional buscaba ahorrar una parte importante del presupuesto destinado al Parlamento. En primer lugar, para dejar de gastar un montante importante en sueldos fijos, que tal y como publicaba este diario en su edición de ayer, dicha medida trasladada al resto de cámaras regionales supondría un ahorro cercano a los 33 millones de euros. Pero, casi tan necesario como los sueldos, se antoja necesario los numerosos complementos a los que tienen acceso, que son los que realmente engordan los salarios de sus señorías, y que al mismo tiempo añaden un halo de desconocimiento al montante total de cada uno de los parlamentarios.

De los 17 parlamentos autonómicos existentes en España, sin contar los de Ceuta y Melilla, son sin duda Cataluña y Andalucía los que menos se preocupan por limitar sus gastos ni sus salarios. No sólo porque cuentan con dos de los Parlamentos autonómicos más grandes en número de escaños, sino porque tienen una extensa lista de complementos delimitada por sus respectivos regímenes económicos para sus diputados. Las razones pueden ser de muchos tipos: desde si sus señorías tienen dedicación completa o parcial, si ocupan un cargo de responsabilidad en el funcionamiento del Parlamento, si participan o no en comisiones legislativas y la distancia que tienen que recorrer para trasladarse al Parlamento.

Y es en este último tipo de complemento donde se dan los casos más llamativos. En Cataluña, las conocidas como «indemnizaciones por desplazamiento» suponen a los parlamentarios que vivan en Barcelona o alrededores un plus de 20.060,45 euros anuales, tanto si tiene que ir en vehículo propio como si puede trasladarse a pie. Dichas indemnizaciones van in crescendo y llegan incluso hasta los 28.237,47 euros al año para aquellos diputados residentes a más de 191 kilómetros del Parlamento.

En el caso de Andalucía, la fórmula es muy similar, estableciendo un baremo de 200 euros a 410 euros semanales adicionales para cada diputado en concepto de desplazamiento. Lo que traducido al año significan 11.200 euros para los que tengan que trasladarse de 0 a 100 kilómetros desde su residencia, hasta los 22.960 que cobra un diputado por trasladarse más de 300 kilómetros.

Asimismo, en lo referente a los complementos por razón del cargo, en el caso del Parlamento catalán los presidentes de grupo obtienen 40.352,71 euros extra, y los portavoces de grupo y subgrupo, 36.622,63 euros. O los 9.359,06 euros estipulados por presidir una comisión legislativa. Y, sin embargo, el simple hecho de tener un escaño ya supone asegurarse unos importantes emolumentos. De hecho, un diputado catalán que no esté adscrito a ninguna comisión, ni sea portavoz ni presidente de grupo, suma a sus 37.327,52 euros y que además cuente con el mínimo complemento por distancia, cobrará algo más de 57.000 euros.

Y en el caso del Parlamento andaluz, los complementos mensuales que se adhieren al salario fijo van desde los 1.948,07 euros del presidente; 1.356,24 euros€ que cobran los vicepresidentes y portavoces de grupos parlamentarios; 965,43 que cobran los secretarios de Mesa y portavoces adjuntos de los grupos; 704,58 euros para los secretarios de los grupos parlamentarios a los 566,62 que cobran de más los presidentes de las comisiones y portavoces en las mismas. En definitiva, son sólo algunos ejemplos del despilfarro autonómico que no cesa.

75.000 euros de la cámara vasca en móviles y portátiles
- La presidencia de la Cámara vasca adjudica a cada diputado, y son 75, un Iphone (el más barato ronda los 500 euros) y un ordenador portátil (que también el más económico oscila entre los 500 euros). Así, la partida destinada a este «kit básico» de parlamentario vasco podría ascender en conjunto a 75.000 euros. l El presidente de Andalucía, José Antonio Griñán, se gastó 55.00 euros en 120 medallas conmemorativas para los diputados andaluces.

- Los parlamentarios andaluces ya no podrán alegar ausencias en las sesiones de la Cámara, porque cuentan con conexión a Internet, ordenador portátil, y teléfono móvil, entre otros, gracias a la «Oficina Móvil» a disposición de cada uno de los diputados.

- Los diputados valencianos cuentan con todas las facilidades para no tener que utilizar vehículo oficial. Tienen una tarjeta que les permite circular por la AP-7 de forma gratuita, así como un parking gratuito a su disposición cada vez que van a las Cortes.

- En Madrid, sus señorías disponen de un máximo de 3.000 euros mensuales en taxis. Y sin embargo, la Cámara pone a su disposición de forma adicional un abono transportes anual.

Economía
Los parlamentos regionales gastan 15 millones al año en asesores
Es el doble de lo que dedica el Congreso y casi diez veces más que el Senado
ROBERTO PÉREZ / MADRID www.gaceta.es 9 Junio 2012

A los 1.218 diputados que suman los diecisiete parlamentos autonómicos se añaden varios cientos más de asesores, plazas libremente asignadas por los partidos que este año costarán 15 millones de euros de fondos públicos, pese a que la crisis y los ajustes presupuestarios han hecho reducir gastos. Se trata de puestos de designación política que están al margen de la nutrida plantilla de trabajadores —funcionarios y laborales— que suman los legislativos regionales. Los asesores conforman el segmento denominado «personal eventual», al servicio de los parlamentarios de cada grupo político.

Según los datos recopilados por ABC, las diecisiete cámaras regionales gastarán este año en asesores el doble que el Congreso de los Diputados (7,47 millones) y casi diez veces más que el Senado (1,7 millones). De hecho, hay dos comunidades autónomas con más sueldos de «personal eventual» que el Senado: el País Vasco y Asturias. Esta última no tiene presupuesto aprobado para 2012, pero en el de 2011 —que se mantiene prorrogado— consignó 1,77 millones de euros para «personal eventual de gabinete». Por su parte, el Parlamento vasco ha reservado para el presente año 2,76 millones de euros para personal de libre designación, un millón más que el Senado.

En cifras absolutas, tras País Vasco y Asturias, los parlamentos regionales que más gastan en asesores son los de Extremadura (1,29 millones), Baleares (1,2), Comunidad Valenciana (1,1) y Madrid (1,09 millones).

No siempre hay proporción entre el tamaño de la cámara y el gasto. Por ejemplo, el Parlamento asturiano solo tiene 45 escaños, es uno de los cuatro legislativos regionales más pequeños, y sin embargo es el segundo con más gasto en personal eventual. De hecho, casi dedica lo mismo a retribuir a sus asesores de designación política que lo que desembolsa para pagar a sus parlamentarios.

para terroristas de ETA
Víctimas y colectivos cívicos pedirán la retirada del Plan de Reinserción
Más de una veintena de asociaciones y colectivos cívicos se darán cita en la plaza de Colón.
Libertad Digital 9 Junio 2012

La plaza de Colón de Madrid volverá a ser este sábado, a partir de las 18:00 horas, el escenario de una nueva movilización de las víctimas del terrorismo, exactamente, el decimoséptimo acto de la rebelión cívica, una serie de movilizaciones que comenzaron para censurar la negociación entre el Gobierno Zapatero y los terroristas de ETA.

Esta vez la convocatoria ha surgido desde Mujeres por la Justicia, una plataforma que aglutina a mujeres que han sufrido en sus carnes la barbarie terrorista. Su razón de ser es "reclamar justicia y decir no a la impunidad de los asesinos de ETA", según anunciaron en su presentación, el pasado mes de mayo.

El objetivo del acto es exigir al Gobierno Rajoy la retirada del Pan Integral de Reinserción para terroristas de ETA que ha elaborado el Ministerio del Interior, y que supone la oficialización de la vía Nanclares que iniciase Alfredo Pérez Rubalcaba como política penitenciaria del Ejecutivo.

A la convocatoria se han sumado ya más de una veintena de asociaciones, colectivos y partidos políticos. Así, además de los propios convocantes, apoyan la concentración otras asociaciones de víctimas del terrorismo como Voces contra el Terrorismo, la Asociación de Víctimas Verde Esperanza, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE), la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M (AAV11M) y la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo de la Región de Murcia (AVCTRM).

También se han sumado asociaciones cívicas que han sufrido de cerca la lacra del terrorismo, como Foro Ermua, la Fundación Gregorio Ordoñez, Vecinos de Paz de Berriozar; y sindicatos y asociaciones profesionales de la Policía, Guardia Civil y Fuerzas Armadas, como el Sindicato Independiente de Policía (SIPE), la Asociación de Guardias Civiles Duque de Ahumada, la Unión de Suboficiales de la Guardia Civil (USGC), la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) y la Asociación de Militares Españoles (AME).

El acto también contará con el apoyo de fundaciones y asociaciones como la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), Hazte Oir, Convivencia Cívica Catalana, Asociación 11-M Verdad y Justicia, Unidad+Diversidad y La Rosa Blanca; y de partidos políticos como Unión Progreso y Democracia (UPyD), Foro Asturias y Ciudadanos.

Cataluña
Convivencia recurre la decisión del TSJC que le niega la opción para litigar contra la discriminación lingüística
La entidad recuerda que lleva más de 20 pleitos contra la discriminación lingüística sin problemas de legitimidad. Sus estatutos fijan ‘actuar contra todo tipo de discriminación’.
Redacción www.vozbcn.com  9 Junio 2012

Convivencia Cívica Catalana ha presentado, este viernes, recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra la sentencia de la sección cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que desestimó el recurso interpuesto por esta entidad contra el decreto aprobado por la Generalidad en septiembre de 2010 que obliga a los profesores universitarios a acreditar un nivel C de catalán o similar.

El TSJC consideró que Convivencia Cívica no tiene legirimación activa para presentar un recurso contra un decreto de la Generalidad y aceptó los argumentos planteados tanto por la Administración autonómica como por Òmnium Cultural y Plataforma per la Llengua. Según el TSJC, Convivencia Cívica no es parte directamente perjudicada por el decreto.

Tal y como avanzó LA VOZ DE BARCELONA este jueves, la entidad que preside Francisco Caja, profesor de la Universidad de Barcelona, ha presentado un recurso de casación ante el Supremo porque ‘no acierta a comprender las razones’ que han llevado al TSJC a negar la legitimación de esta entidad, que tiene como objetivo principal, y así lo recogen expresamente sus estatutos:

‘Promover el respeto a los derechos y libertades fundamentales de las personas, fomentar las virtudes cívicas, fortalecer los valores democráticos, actuar contra todo tipo de discriminación, ya sea por causa de sexo, raza, origen, lengua, opinión o credo y defender la pluralidad cultural, educativa y lingüística en el espíritu de los principios recogidos en la Constitución Española de 1978'.

Más de una veintena de casos en los que ha sido reconocida su legitimidad
En un comunicado de prensa, Convivencia Cívica ha recordado que desde el año 2000 el TSJC ha reconocido expresamente la legitimación de la entidad ‘en más de una veintena de pleitos contra la política lingüística del Gobierno [autonómico] catalán, incluidos los recursos contra diversos reglamentos lingüísticos de las universidades Rovira i Virgili y Pompeu Fabra o del Ayuntamiento de Sabadell, entre otros’, por lo que, considera la entidad, ‘no existe fundamento jurídico alguno para la presente resolución judicial’ del tribunal autonómico.

Finalmente, Convivencia Cívica ha reiterado ‘su compromiso con los fines recogidos en sus estatutos’ y ha mostrado su confianza en que el Tribunal Supremo ‘restaure las condiciones de libertad’ que la entidad considera ‘seriamente vulneradas’ en esta ocasión, anulando la sentencia del TSJC que ‘da carta de naturaleza a una norma que impone una grave discriminación por razón de lengua’.

Cultura, Medios e Internet
Los lectores de LVdB no apoyan la refundación catalanista del PP catalán
Sigue la confianza en LA VOZ DE BARCELONA, uno de los digitales nativos más leídos de Cataluña. El único que no recibe subvenciones de las Administraciones públicas.
Redacción www.vozbcn.com  9 Junio 2012

Encuesta de LA VOZ DE BARCELONA del mes de mayo de 2012.

Los lectores de LA VOZ DE BARCELONA no respaldan el giro catalanista aprobado en el último congreso del PP catalán. La última encuesta mensual del diario pone de manifiesto que el 83% de los lectores que han participado se muestran contrarios a la nueva deriva que los populares, encabezados por su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, ha implantado en el partido.

Así, el 55% de los participantes se oponen al giro catalanista del PP catalán en sus posiciones ideológicas porque ‘el catalanismo es el paso previo al nacionalismo’. Y un 28% cree que los populares se equivocan porque lo que lo que puedan ganar electoralmente a CiU y PSC lo perderán por el lado centrista, alejado de posiciones catalanistas y nacionalistas.

A mucha distancia, un 11% de los lectores que han participado en la encuesta, se sitúan los que consideran que el giro del PP catalán hacia posiciones de CiU es nada más que ‘un movimiento estratégico’, y, por lo tanto, no ven mal la política que Sánchez-Camacho está llevando a cabo. Finalmente, solo el 6% considera que, en realidad, el PP catalán ‘siempre ha sido catalanista’ y, en consecuencia, ni está girando ideológicamente y no ven ni bien ni mal las decisiones de su presidenta.

LVdB vuelva a situarse entre los cinco diarios más leídos
Por otro lado, la medición que ofrece Alexa.com -el más fiable medidor público en internet a nivel internacional- mantiene a LA VOZ DE BARCELONA entre los diarios nativos digitales de Cataluña más leídos. El diario, sin embargo, ha perdido respecto al pasado mes posiciones entre las webs de España.

Nació Digital (838) recupera la primera posición de los diarios digitales más vistos de Cataluña. Tras él, Vilaweb (925) y E-notícies (1.447). Directe.cat (3.277) mantiene la cuarta posición. Este mes de mayo, adelantan a LA VOZ DE BARCELONA (5.988), Reus Digital (3.470), Catalunya Press (3.982), que mejora espectacularmente 20.571 posiciones a nivel nacional, Del Camp (4.495) y El Singular Digital (5.893).

Tras LA VOZ DE BARCELONA, La Malla (6.002), de la Diputación de Barcelona, y Crònica (6.856). Cierran la lista El Debat (18.555), Cugat.cat (19.769), Terrassa Digital (24.389), Tarragona 21 (27.851) y, un mes más, Intocable Digital (55.864).

Mantener la independencia periodística
De esta manera, LA VOZ DE BARCELONA sigue manteniendo la confianza de los lectores siendo el único diario digital que firmó desde su fundación un contrato con los lectores en forma de Libro de Estilo y no depende de ningún partido político o asociación.

Para mantener esta independencia, LA VOZ DE BARCELONA ha incorporado el sistema de donaciones (a través de la página principal del diario y accediendo por el botón rojo que indica ‘Colabora’) por el que los lectores que lo consideren oportuno pueden financiar al único diario de Cataluña que no recibe subvenciones públicas.

Estas líneas sirven también para agradecer la confianza en el producto periodístico que los colaboradores ya han depositado, y siguen haciéndolo, en este diario.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
España no puede dejar solas a las víctimas de ETA
EDITORIAL Libertad Digital 9 Junio 2012

La concentración convocada por las víctimas del terrorismo en la tarde de este sábado es tan pertinente como todas las que han tenido lugar en los últimos años, porque los motivos para esta rebelión cívica siguen, para nuestra vergüenza, plenamente vigentes.

A pesar del cambio de gobierno nada sustancial ha cambiado en la siniestra deriva iniciada por el último ejecutivo socialista, basada en el otorgamiento de beneficios y prebendas al mundo etarra a cambio de que su brazo armado dejara de asesinar. Ni la ETA ha entregado las armas, ni se ha disuelto ni, lo que es más importante, ha contribuido a esclarecer los 326 asesinatos pendientes de resolver por parte de la Justicia poniendo a su disposición a los criminales involucrados en su comisión. En esta situación es una afrenta inadmisible que el gobierno continúe con su política de relajación penitenciaria, deudora de la "Vía Nanclares" instaurada por Rubalcaba, que el actual ejecutivo está llevando más allá de lo que se atrevió a hacerlo su antecesor. Si a esta nueva estrategia penal le sumamos la inacción administrativa y judicial en la prometida ilegalización del brazo político de los terroristas, llámese Sortu, Amaiur o cualquier otra franquicia por descubrir, resulta evidente que a las víctimas del terrorismo les sobran motivos para salir hoy a la calle a protestar, pacíficamente como siempre lo han hecho.

Ningún gobierno democrático, digno de tal nombre, puede hacer dejación de su representación soberana otorgando privilegios a una banda terrorista que no ha mostrado el menor interés por su disolución. Los asesinos etarras tienen que entregar las armas, aclarar los delitos pendientes, ponerse a disposición de la Justicia y disolver su organización como cuestión previa antes de estudiar, siquiera como mera hipótesis, la posibilidad de aliviar las condiciones de los asesinos y colaboradores que cumplen las penas impuestas por el Estado de Derecho.

Sin embargo el gobierno actual ha preferido continuar la vergonzosa política de concesiones instaurada por Zapatero a despecho de los que exigen justicia para sus familiares asesinados, y eso es algo que ninguna sociedad moralmente sana debería permitir. Es necesario que el gobierno rectifique y con ese fin las víctimas del terrorismo han decidido exigírselo hoy en la calle, invitando a sumarse a todos aquellos que todavía creen que la dignidad nacional no pude pervertirse de manera tan infame.

La víctimas de la barbarie terrorista tienen derecho a protestar y los españoles de bien el deber de acompañarlas. Más de ochocientos asesinados por la canalla etarra no merecen menos de sus compatriotas.

Artur Mas bajo sospecha
Manuel Romero www.lavozlibre.com 9 Junio 2012

Periodista y director de La Voz Libre

Hace dos semana, Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña, de forma deliberada o producto de la inconsciencia, provocó un cataclismo en la economía española, generando pérdidas millonarias y de confianza hacia nuestro país. Aún estamos sufriendo los efectos de sus palabras. Las dijo en el momento y en el lugar adecuado (el 25 de mayo en la sede de la Generalitat de Cataluña), a los interlocutores idóneos para asegurarse la difusión (un grupo de periodistas extranjeros, entre los que se encontraba Fiona Ortiz, corresponsal jefe de la agencia británica Reuters), coincidiendo con que ese mismo día Duran i Lleida visitaba a Mariano Rajoy en el palacio de La Moncloa, en Madrid, para trasladarle el mensaje de que Cataluña aspira a un pacto fiscal (concepto acuñado por los nacionalistas para denominar el independentismo económico).

Exactamente a las 10.00 horas del viernes, la representante de Reuters, después de oir los lamentos del presidente de la Generalitat, difundió una crónica de su corresponsal en España que titulaba: ‘Cataluña necesita ayuda del gobierno para pagar su deuda’.

La actuación simultánea de Artur Mas en Barcelona (dijo a los corresponsales: “No sé cómo van a hacerlo, pero tenemos que hacer pagos a final de mes”) y la visita de Duran i Lleida a Rajoy en Madrid y su posterior declaración (“El Gobierno no dejará tirada a ninguna comunidad y Cataluña no será rescatada”) parece tan sospechosamente perversa, que he tardado estas dos semanas en exponerla para no verme afectado por la indignación que sentí en un primer momento.

Pasado este tiempo, me sorprende que los implicados no se hayan molestado en dar una explicación creíble de lo sucedido. Tras un desmentido inicial de Artur Mas sobre sus palabras, Giles Tremlett, de The Guardian, que también estuvo presente en la sede de la Generalitat, señaló: “Reuters no citó erroneamente o fuera de contexto a Artur Mas. Algunas personas, sin embargo, parecen haber malinterpretado la frase '…tenemos que hacer frente a pagos al final del mes'. No es una referencia al mes de mayo. Mas se refería al final de cada mes. No estoy seguro de que esto lo haga más tranquilizador.”

Y por si fuera poco, el jueves 31 de mayo, Artur Mas volvió a la carga: “Quiero hacer notar que algunos llevamos pagando la financiación a unos niveles muy altos, al 6 o al 7 por ciento, sin que nadie lo tuviera en cuenta. Ahora el tema está sobre la mesa porque afecta al eje central del Estado”.

Esta versión del ‘ahora [Rajoy], te jodes tú’ (lo siento, no hay forma más explícita de exponerlo) parece encajar con la pretensión de contaminar el problema de Cataluña al resto de España, en los mismos días en los que La Moncloa analizaba cómo responder a las exigencias de Artur Mas sobre el pacto fiscal.

Doy por sentado que la partida se sigue jugando y que los nacionalistas, que no han dudado en recurrir a los métodos más diversos para obtener sus demandas -los más ultras incluso a la violencia- no van a dejar pasar esta situación de debilidad de la economía española para ponerla al servicio de la secesión.

Amnistía Internacional rechaza un indulto general para los presos de ETA
La organización presenta una agenda de derechos humanos para Euskadi donde sí aconseja «medidas de gracia» siempre que «no signifiquen impunidad»
I. ALONSO | BILBAO. El Correo 9 Junio 2012

Amnistía Internacional aseguró ayer que no cree en un indulto general para todos los presos de ETA. El director en España de la organización internacional que lucha por los derechos humanos, Esteban Beltrán, rechazó la aplicación de esta medida a los reclusos de la banda terrorista, aunque sí apoyó la concesión de «medidas de gracia» puntuales tras un proceso «de verdad, justicia y reparación».
Una delegación de la organización encabezada por su directora general de investigación, Nicola Duckworth, y por Esteban Beltrán, se ha reunido esta semana con el lehendakari Patxi López, el Ararteko, Íñigo Lamarka, el comisionado para la conviviencia, Jesús Loza, y representantes de los partidos políticos para hacerles entrega de la denominada 'Agenda de Derechos Humanos para la situación de Euskadi'. Sus portavoces recordaron ayer que deberían ser precisamente estos derechos, «inherentes a todas las personas», los que constituyeran «la hoja de ruta» del nuevo escenario creado tras la renuncia de ETA a la violencia.

En su documento, la organización se muestra desfavorable a la amnistía general para los presos, tal y como se ha reivindicado desde algunos sectores de la izquierda abertzale más radical. «Siempre que no signifiquen impunidad se pueden tomar medidas de gracia, pero no amnistias generales», manifestó el director de AI en España.

Víctimas policiales
Beltrán aludió a una de las reivindicaciones centrales de las víctimas del terrorismo y apuntó que existen crímenes de ETA que deben ser investigados para determinar su autoría. También añadió que «una asignatura pendiente en Euskadi ha sido y es el reconocimiento de que hubo torturas y malos tratos por parte de las fuerzas de seguridad». En ese sentido, se refirió al decreto de reparación de víctimas de abusos policiales que podría ser aprobado el martes por el Gobierno vasco como «un paso en la dirección correcta».

Duckworth explicó, durante una rueda de prensa celebrada en Vitoria, que su presencia en el País Vasco y el diagnóstico contenido en su agenda se deben a la apertura de «nuevas oportunidades para llegar a soluciones positivas de aquellos temas que afecten a los derechos humanos». En ese informe, Amnistía Internacional reclama el acercamiento de los presos a cárceles «cerca de su lugar de arraigo, siempre que sea posible y que individualmente lo soliciten». Además, pide que se introduzcan cambios en la ley de partidos y en la normativa antiterrorista -entre ellos, la derogación de la incomunicación de los detenidos- porque entiende que «actualmente permite una interpretación muy amplia del término terrorismo».


El gobierno recurrirá la subvención al documental que ensalza a “Antza”
La vergüenza de homenajear a los asesinos de ETA con dinero público
Periodista Digital  9 Junio 2012

No cabe mayor escarnio para las víctimas y para la dignidad de un país que desde las instituciones democráticas y con dinero público se homenajee a los terroristas y se humille a sus víctimas.

Por eso es tan importante que prospere la iniciativa que impulsa el Gobierno llevando el caso a la Abogacía del Estado para impedir que el Ayuntamiento de San Sebastián, gobernado por Bildu, financie un documental sobre la vida de cinco presos de ETA.

La letra y el espíritu de la Ley de Reconocimiento y Protección a las Víctimas del Terrorismo deberían ser suficientes para evitar esa subvención.

Al margen de qué pinta un ayuntamiento financiando documentales, el episodio tiene que servir de lección para quienes ven un cambio en la izquierda abertzale. Bildu sigue al lado de ETA. Como siempre.

INDIGNACIÓN Y ESPANTO
El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, anunció este 8 de junio de 2012 que ordenará recurrir la subvención que ha dado el Ayuntamiento de San Sebastián, gobernado por Bildu, al documental que ensalza al etarra "Antza".

"No vamos a permitir que con dinero público se exalte la personalidad de terroristas y se humille a sus víctimas".

"Con esta propuesta de Bildu aparece la genuina Batasuna, la de siempre, la que han pretendido disfrazar en los últimos meses para ganar votos".

El documental, titulado "Poemas de la cárcel", ha recibido 9.000 euros del Consistorio donostiarra. La grabación analiza la vida en la cárcel de etarras como Mikel Albisu, conocido como "Antza".

"GENUINA BATASUNA"
Urquijo señaló que, al dar esta subvención en San Sebastián, Bildu lo que ha evidenciado es que "aparece la genuina Batasuna, la de siempre":

"La Batasuna que han pretendido disfrazar en los últimos meses para ganar votos. No vamos a permitir que con dinero público se exalte la personalidad de terroristas y se humille a sus víctimas".

Añadió que es "evidente" que la concesión de la subvención a este documental "vulneraría la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo, en concreto, su artículo 61, que obliga al Estado a evitar actos que menosprecien a las víctimas del terrorismo así como de homenaje a los terroristas".

Este mismo artículo establece que los delegados del Gobierno en las Comunidades Autónomas velarán porque las corporaciones locales no adopten acuerdos que puedan contravenir esta normativa, de cara a su reclamación de oficio ante los tribunales que sean competentes.

"Desde el Gobierno de España, no vamos a permitir estas decisiones y tomaremos siempre todas aquellas medidas que el derecho ponga a nuestro alcance para evitarlo".

'DESMONTANDO EL TERRORISMO'
Disculpando a ETA

Edurne Uriarte Libertad Digital 9 Junio 2012

Empecemos por el terrorismo. Empecemos por ETA. Empecemos por España en este recorrido sobre las entrañas del progresismo y las cavernas de la izquierda. Y es que la expresión más clara, y la más grave, de las tentaciones radicales y antiliberales de la izquierda está en el terrorismo. En la comprensión del terrorismo. Siempre que el terrorismo sea de izquierdas, antiimperialista o nacionalista o, en nuestro caso, antifranquista.

Dado que casi todo el terrorismo de cierta relevancia de la actualidad está encuadrado dentro de esos adjetivos ideológicos, nos encontramos con el hecho de que el rasgo más inquietante del progresismo es precisamente su coqueteo con el terrorismo, con los diversos terrorismos.

En la izquierda radical, la cercana a ETA en el caso español, la justificación del terrorismo es directa. La expresaba uno de sus intelectuales más importantes, el dramaturgo Alfonso Sastre, en 2008:

Una parte de la opresión de España sobre el País Vasco ha desaparecido tras 30 años de democracia, pero otra no. La violencia siempre es indeseable. Ahora bien, para obtener la paz hay que llegar a un acuerdo con esa violencia existente de ETA. Solo con la actuación de la policía no se acabará con la violencia etarra y eso parece indudable. Por tanto es necesario negociar con ETA, y, sin negociación, no habrá paz.

Por supuesto, el coqueteo de la izquierda moderada con el terrorismo no se hace en forma de abierta justificación de ese terrorismo, ni siquiera en forma de simple justificación. Pues la izquierda democrática condena el terrorismo en cualquiera de sus formas. "Que quede claro que yo condeno con claridad a este grupo terrorista...", el discurso progresista empieza habitualmente así, pero inmediatamente surge el inevitable pero, "pero... debemos resolver un conflicto pues hay que ir a las raíces del problema, a las causas". Algunos ni siquiera se toman la molestia de establecer la introducción de la condena. Simplemente, van directos a las causas. Como el escritor Bernardo Atxaga, insigne representante de ese nutridísimo grupo de intelectuales vascos que jamás se ha movilizado contra ETA y, sin embargo, o, mejor dicho, por eso mismo, ha recibido todo tipo de parabienes de las instituciones vascas.

Lo de Atxaga ocurría en la última negociación del Gobierno socialista con ETA, allí donde la poco edificante relación de la izquierda con el terrorismo se puso de nuevo en evidencia. Atxaga, siempre ausente en los largos años de movilización contra ETA, consideró necesario, sin embargo, salir a la palestra en abril de 2006 para ¿condenar a ETA?, ¿celebrar el posible triunfo de la democracia?, ¿recordar a las víctimas? Pues no, lo hizo para recordar el franquismo, es decir, lo que consideraba la causa del terrorismo etarra:

Euskadi era el pájaro, y la dictadura del general Franco era la jaula. El pájaro quería ser libre, volar. Pero nadie iba a abrirle la jaula, tenía que rebelarse, perder el miedo y luchar.

Y por si no lo habíamos entendido bien, insistía el autor en las causas, las dos causas que dieron lugar a ETA, los movimientos de liberación nacional y la revolución cubana de los sesenta y lo que denominó la "especificidad de la represión franquista en el País Vasco". Y esta "canción", título de Atxaga para la defensa de las causas de ETA, ha durado cuarenta años incluso tuvo "una subida de volumen durante el Gobierno Aznar", en la época que siguió al cierre del periódico Egunkaria, concluía el autor, con la poco sutil conexión entre el franquismo y el cierre de Egunkaria durante el Gobierno Aznar. ¿Y el periodo democrático, el de casi todos los crímenes de ETA? Carece de relevancia, pues las causas, como se ve con Egunkaria, siguen ahí, nos explicaba Atxaga.

Es aparentemente algo más sutil la vía habitual de la izquierda para colocar la teoría del conflicto, la consistente en poner sobre la mesa la existencia de un sector social que apoya el terrorismo y que los demócratas estaríamos obligados a integrar. Como es bien sabido, la izquierda aplica esta teoría a todos aquellos casos de criminales en la órbita de la izquierda y el mismo argumento vale para ETA, para las FARC o para los fundamentalistas islámicos. Hay que integrarlos. Y, por supuesto, eso se hace negociando con ellos. Pues si no les damos nada, seguirán instalados en el extremismo. Operación que, dicho sea de paso, no desagrada a la izquierda, pues eso que hay que darles forma parte, casualmente, del espectro ideológico de la izquierda.

Durante la pasada negociación, el politólogo y articulista Ignacio Sánchez-Cuenca fue probablemente el representante intelectual más significado de esa teoría, precedido por su más conocida incursión en el análisis del terrorismo, un libro en el que nos explicaba que la mejor manera de acabar con el terrorismo era negociar con él. Por si no habíamos caído todavía en tan brillante a la par que sencilla solución. Dado que su consejo no había sido tenido en cuenta por los Gobiernos de Aznar y, por lo tanto, el terrorismo de ETA persistía, volvió a la carga en la negociación de Zapatero, esta vez, eso sí, con el apoyo total del presidente, fiel seguidor de sus consejos.

Sánchez-Cuenca nos lo resumió en julio de 2006: "Para conseguir el fin del terrorismo, es necesario hablar no solo con ETA, también con Batasuna". ¿La razón de tan relevante descubrimiento? Muy sencilla de entender, proseguía el autor:

Si queremos que ETA no vuelva a matar nunca más, hay que conseguir que su base social, los seguidores de Batasuna, se integren en el sistema democrático. En los términos utilizados por Zapatero, se requiere un gran pacto de convivencia en el País Vasco que desactive el tinglado montado en torno al terrorismo. Dicho pacto requiere algunas concesiones simbólicas y procedimentales, como las famosas mesas de diálogo, que sin duda serán piezas importantes en este acuerdo incluyente que cierre para siempre el conflicto creado por ETA.

Sobre esa base teórica había anunciado José Luis Rodríguez Zapatero a finales de junio de 2006 la apertura de un diálogo con ETA. Sin precio político, añadió, pero, eso sí, "con un pacto de convivencia política en el País Vasco". Pues, al parecer, los vascos no habían sabido convivir adecuadamente y de ahí que a los de ETA les diera por asesinar. El periodista de El País Luis R. Aizpeolea, depositario periodístico privilegiado de las informaciones procedentes de La Moncloa en esta y otras cuestiones durante los dos Gobiernos socialistas, había contado el plan de negociación con ETA del Gobierno unos días antes sin tantos cuidados lingüísticos para disfrazar la negociación. Lo llamó "hoja de ruta para el proceso de paz" y la dividió en seis pasos: 1) el presidente anuncia al líder de la oposición su comparecencia en el Congreso para iniciar el diálogo con ETA, 2) el presidente comparece en el Congreso y anuncia el inicio de conversaciones con los terroristas, 3) se inician las conversaciones con ETA, 4) se entrevistan el PSE y Batasuna, 5) se legaliza Batasuna y 6) se inicia la mesa de partidos.

Los socialistas vascos estaban plenamente de acuerdo con la negociación. Y lo dejaron claro en un documento hecho público en febrero de 2006 y redactado por Jesús Eguiguren en el que definieron el problema "político" que se debía resolver con la negociación:

Ha existido en Euskadi un problema de normalización política, derivado de un consenso insuficiente en torno al marco jurídico-político y a las reglas de juego que hay que respetar (...) De ahí que nos enfrentemos a dos procesos que deben ser encauzados mediante un orden de prioridades: cese de la violencia, en primer lugar, como paso previo al diálogo entre fuerzas políticas para resolver, sin interferencias del terrorismo, los problemas políticos.

Y por si los ejes de la negociación entre la izquierda española y ETA no hubieran quedado claros, la propia ETA los ratificó en entrevista concedida a Gara, su diario de referencia, en mayo de 2006. Lo esencial, afirmaron los terroristas, es superar el conflicto, es decir, lo que Zapatero llamaba "acuerdo para la convivencia política en el País Vasco":

Para nosotros, la clave principal y la base imprescindible se encuentra en el proceso democrático que debe desarrollarse en Euskal Herria, y ahí hay que lograr el acuerdo principal para superar el conflicto, es decir, entre los agentes vascos (...) La esencia de la negociación entre ETA y los Estados proviene de este punto de partida.

En palabras de José Luis Rodríguez Zapatero, "primero la paz y luego la política", es decir, que "el Partido Socialista está dispuesto a dialogar, pero a través de los cauces institucionales. Además, como es evidente, de las cuestiones políticas solo hablarán las fuerzas políticas. El diálogo con ETA no incluirá ninguna cuestión política". Entusiasmado por su negociación, el presidente se adelantaba al tiempo y ya daba por legalizado al brazo político de ETA, a Batasuna, incluso lo separaba de ETA para así poder afirmar que el diálogo no se haría con ETA. La misma anticipación del futuro le llevó en esa entrevista a concluir, tras la comparación de las fotografías de la dirigente de Batasuna, Jone Goirizelaia y la dirigente del PSE, Gema Zabaleta, por un lado, y la dirigente del PP Pilar Elías y la eurodiputada socialista Rosa Díez, por otro, que "una foto [la de Goirizelaia y Zabaleta] se adelantaba a su tiempo y que quizás la otra [la de Elías y Díez] era una foto un poco retrasada en relación a su tiempo" .

Queremos la paz
No solo tenemos que resolver el conflicto, dice la izquierda cuando de terrorismo de izquierdas se trata. Además, debemos lograr la paz. La paz es el complemento imprescindible del conflicto, pues lo que viene tras la negociación con los terroristas de izquierdas es la paz. No la negociación política, la discusión con los terroristas sobre unos objetivos bastante menos presentables para los ciudadanos, sino algo con mucha mejor imagen popular como es la paz. Así lo anunció el diario cercano al Gobierno, El País, en junio de 2006: "El Gobierno y ETA iniciarán de inmediato las conversaciones de paz". El contenido de las conversaciones entre Gobierno y terroristas, según este periódico, no eran los acuerdos políticos con ETA, sino que se limitaban a la paz. ¿De qué hablarán ETA y el Gobierno? Del concepto de paz, exclusivamente, ¡cómo nos gusta la paz!, ¡viva la paz!, en esos términos conversarían, ahora un etarra, ahora un representante del Gobierno. El periódico referencia del progresismo español podía haberlas llamado "conversaciones de violencia", pues se iban a entablar con unos asesinos que exigían algunas concesiones a cambio del fin de los crímenes, pero, como es habitual en el universo conceptual del progresismo, a lo que ellos acuerdan con los criminales siempre se le llama paz.

Y ¿quién es el malnacido que no quiere la paz? Entre violencia y paz, entre guerra y paz, ¿por cuál apuesta usted? Trampa progresista habitual y siempre muy eficaz. Y la disyuntiva sirve tanto para las guerras como para los terrorismos. La izquierda, prescribe el universo progresista, apuesta por la paz y la derecha lo hace por la violencia y la guerra, máxima que los progresistas repitieron machaconamente cada día de su negociación con los criminales etarras.

La derecha, proclamaba José Luis Rodríguez Zapatero en septiembre de 2006, en pleno proceso de paz con los criminales, no distingue entre guerra y paz:
Han pasado más de dos años y hay una derecha que no ha cambiado nada desde su derrota electoral y sigue sin distinguir procesos elementales, como son su proyecto y la España real. No distinguen. Lo vemos ante la decisión de enviar tropas al Líbano para garantizar la paz. No saben si decir sí o decir no porque la derecha no distingue entre la guerra y la paz... Ese es su problema.

Los intelectuales, siempre menos cuidadosos con la corrección política que los políticos, explicaron su proceso de paz con los terroristas. La paz es una buena noticia, escribía Francisco Bustelo en El País, "¿por qué, entonces, tantas reticencias de algunos". ¿Por qué molestarse por esa paz en la que los progresistas se habían puesto de acuerdo con los criminales? Y nos explicaba la paz del progresismo español, corolario de la contienda entre el Estado español y el nacionalismo vasco radical:

Mediante la rendición de una parte o bien con un armisticio, toda guerra, por larga que sea, tiene un final. Hasta la llamada Guerra de los Cien Años lo tuvo. Ganen unos, ganen otros, la paz siempre es bienvenida, pues los conflictos violentos, incluso cuando luchan buenos contra malos, acarrean muertes, sufrimiento, dolor. En la contienda, vieja de 30 años, entre el Estado español y el nacionalismo vasco radical, ambas partes han declarado su disposición a firmar la paz. Una buena noticia, diríase. ¿Por qué, entonces, tantas reticencia de algunos?

(...)
De vuelta a la fase final de la negociación con ETA, en 2011, los intelectuales de la izquierda insistieron en la paz, entre ETA y la otra parte, y en el recordatorio del origen de todo esto en el universo progresista, el franquismo, claro está. Manuel Rivas escribía en febrero de 2011 sobre la "paz vasca" y nos evocaba un idílico País Vasco que no éramos capaces de ver, concentrados como estábamos en la violencia y el miedo. Animado el escritor por el surgimiento de Sortu, la nueva esperanza de la izquierda, pero firme en su recordatorio del gran mal, el franquismo, "el otro lado del terrorismo etarra", nos daba una perfecta descripción de las dos partes del conflicto según el progresismo:

Condenar la muerte, el crimen como arma política, eso es de verdad nacer. Muchos que lo entienden de forma meridiana respecto de los crímenes de ETA no se muestran, sin embargo, tan esclarecidos cuando se trata del holocausto español causado por una dictadura fascista e impune.

[...]
Vivir del terrorismo

Las negociaciones con los terroristas tienen habitualmente dos opositores centrales: aquella parte de la población que se ha resistido al terrorismo y las víctimas. Las segundas, las víctimas, son, en una buena parte de los casos, miembros de la resistencia al terrorismo y, precisamente por serlo, acaban siendo objetivos de los terroristas. Por lo que ambos grupos, resistencia al terrorismo y víctimas, están mezclados y coinciden en sus planteamientos y en su oposición a la negociación con los terroristas.

Dos tipos de razones llevan a la resistencia al terrorismo a rechazar frontalmente la negociación con los grupos terroristas. Las razones morales, en primer lugar, las mismas que han sustentado su lucha antiterrorista. No es éticamente aceptable negociar con grupos totalitarios que asesinan para lograr sus fines. Por eso se movilizaron en la resistencia al terrorismo, por esas razones morales, por eso pusieron en riesgo sus vidas o, en el menor de los casos, pusieron en riesgo su integración en la comunidad. Pues, como ya ha sido ampliamente constatado por los propios perseguidos por el terrorismo, el terrorismo tiende a provocar actitudes de rechazo hacia aquellos que se resisten al terrorismo. Un estudio del Gabinete de Prospecciones Sociológicas del Gobierno Vasco lo ponía en evidencia en febrero de 2011. El estudio, realizado entre jóvenes de entre 15 y 29 años, constataba que a la pregunta sobre vecinos poco deseables (¿Te importaría tener de vecino a... ?), los jóvenes vascos ponían en el mismo nivel a los terroristas y a los perseguidos por los terroristas. A un 62% le importaría tener como vecinos a neonazis o miembros de grupos de extrema derecha, a un 55% le importaría que fueran miembros de ETA y a un 51% le importaría que fueran amenazados por ETA.

La segunda razón por la que los grupos de resistencia al terrorismo rechazan frontalmente el terrorismo está relacionada con las víctimas. Un Estado de Derecho debe castigar el delito y reparar a las víctimas, por lo que una negociación es inaceptable en cualquier caso, pues todas las negociaciones con grupos terroristas incluyen, obviamente, una de las reivindicaciones centrales de los terroristas, la referida a sus miembros condenados y encarcelados. Y todas las negociaciones con los terroristas conllevan beneficios para los terroristas encarcelados. O incumplimiento de parte de sus condenas. Injusticia, en definitiva.

(...)
Y hay dos formas perversas de descalificar e intentar deslegitimar y desactivar a ambos grupos opuestos a la negociación de los progresistas. Sugerir que el terrorismo se ha convertido para ellos en un negocio, en un modo de vida, que viven de ello, y afirmar que las víctimas del terrorismo no reúnen las condiciones de "imparcialidad" suficientes para juzgar lo que las instituciones democráticas deben o no deben hacer con los terroristas. Sobre lo primero, Felipe González tuvo su momento especial de vileza cuando, sobre Jaime Mayor Oreja, dijo aquello de que "Mayor Oreja tiene una especie de terror al vacío de que no haya ETA". Era febrero de 2011 y Sortu, la nueva marca del brazo político de ETA, hacía su presentación en sociedad para exigir ser legalizada. En ese momento, algunos partidarios del diálogo con los terroristas volvieron nuevamente a cuestionar a quienes se oponían a las nuevas formas de integración del terrorismo en las instituciones democráticas. Convirtiendo a los resistentes, más que a los terroristas, en el problema.

(...) Francisco J. Laporta, defensor de la negociación con los etarras, abogaba por impedir la opinión de las víctimas sobre la negociación "por razones de imparcialidad", pues, si a uno le ponen una bomba, a efectos democráticos, dice el universo progresista, "deja de ser imparcial". Según Laporta,

es hora ya, por tanto, de que tracemos líneas claras que definan el lugar de las víctimas en nuestro espacio político y nuestro sistema legal. Y que sigamos la vieja sabiduría que nos sugiere que deben quedar excluidas del proceso de toma de decisiones. Las víctimas, por definición, no deben participar ni en la política legislativa, ni en la política criminal ni en la política penitenciaria. Eso por razones elementales de imparcialidad. Tampoco en el proceso electoral. Eso por razones de decencia. Las víctimas son simplemente personas heridas por un daño cruel que se produjo, entre otras cosas, porque el Estado con su violencia institucional no estaba allí para evitarlo.

(...)
La historia de esta negociación ha acabado, hasta ahora, tal como quiso el progresismo, con el abrazo progresista de San Sebastián, el 17 de octubre de 2011. El abrazo progresista entre socialistas y comunistas, nacionalistas y el brazo político de ETA en lo que todos ellos habían llamado la "Conferencia para el final del terrorismo", que consistía en la escenificación pública de los acuerdos logrados a lo largo de los Gobiernos de Zapatero entre todos estos grupos. El abrazo público era la condición necesaria para que ETA emitiera poco después un comunicado de final del terrorismo que, hasta el momento de escribir estas líneas, sigue en el mismo punto de ese comunicado, es decir, con la organización terrorista aún activa, las armas en su mano, su brazo político en todas las instituciones, sus reivindicaciones en la calle y en las instituciones y con el progresismo en el liderazgo de la búsqueda de concesiones a los terroristas, comenzando por todo tipo de beneficios o alivios penitenciarios, pasando por la legitimación del discurso terrorista del conflicto y las dos partes y acabando por... cualquier cosa es posible.

NOTA: Este texto está tomado de DESMONTANDO EL PROGRESISMO, el más reciente libro de EDURNE URIARTE, que acaba de publicar la editorial Gota a Gota.




Recortes de Prensa   Página Inicial