AGLI Recortes de Prensa   Domingo  1  Julio 2012

La voz de una Nación
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 1 Julio 2012

La grave crisis que atravesamos ha puesto de relieve clamorosos fallos de estructura.

El pasado lunes un grupo de personas pertenecientes a los ámbitos académico, diplomático, político, empresarial, profesional y periodístico, presentamos en Madrid una carta abierta al presidente del Gobierno en la que le exponíamos básicamente dos ideas. La primera es que la gravísima crisis que atravesamos no es de mera gestión o de defectos concretos y fácilmente subsanables de nuestro sistema institucional y político, sino que ha puesto de relieve clamorosos fallos de estructura. La segunda estriba en la necesidad de un programa integral y ambicioso de reformas que afecten de manera sustancial a los elementos clave de nuestro ordenamiento y de nuestra vida pública, la estructura territorial, el modelo productivo, la educación, la justicia, los órganos constitucionales, los partidos y la ley electoral, lo que hemos llamado una “reconversión del Estado”.

Este documento lleva inicialmente treinta y cinco firmas y se encuentra abierto en la página www.reconversion.es a los ciudadanos que quieran expresar su coincidencia con su contenido y su alcance. El viernes 29 a mediodía había recibido 13.700 adhesiones. Uno de los promotores de esta iniciativa, que a la luz de la situación de emergencia que estamos padeciendo no parece ni exagerada ni extemporánea, es José Antonio Ortega Lara, que fue el encargado de leerla ante los medios. Alguien se ha preguntado, tras esta valiosa contribución a un debate tan urgente como imprescindible, a quién representa el antiguo funcionario de prisiones. Ortega Lara fue enterrado vivo por ETA durante 532 días y tras su liberación felicitó al entonces ministro del Interior por no haber cedido a las demandas de los terroristas. Nos representa a todos, su heroico patriotismo nos dignifica a todos. Su voz es la voz de la Nación.

Austeridad política, ya
EDITORIAL www.gaceta.es 1 Julio 2012

La financiación de los partidos, una bofetada en pleno rostro del pueblo.

En el contexto de la crisis que padecemos, tras la comprobación de la subida del IRPF, el aumento del paro, la congelación o disminución de los salarios, la paralización del crédito y de la actividad económica, el encarecimiento de lo que ya nos cuesta la atención sanitaria que los poderes públicos fingen regalar a los contribuyentes, la perspectiva cierta del aumento del IVA, más la letanía de nuevos sacrificios que con toda seguridad nos aguardan...; en este contexto, decimos, la información que publicamos sobre la financiación pública de los partidos políticos es lo más parecido a una bofetada en pleno rostro del pueblo, que paga todo esto para que 600 parlamentarios opriman disciplinada y automáticamente el botón que sus respectivas direcciones partidistas determinen en cada votación.

Han hecho falta las vacas flacas para que los ciudadanos cobren, por fin, conciencia de que nuestros mecanismos políticos y parlamentarios constituyen un despilfarro escandaloso, pero sobre todo adolecen de graves vicios que convierten nuestra democracia, de hecho, casi en una pura apariencia teatral. Porque es lo cierto que aunque no hubiera estallado la crisis, aunque la gran mayoría de la población no fuera consciente de ello, el funcionamiento de muchas de nuestras instituciones públicas deja mucho que desear de todos modos, y está necesitado de una revisión profunda y seria, que tienen la responsabilidad patriótica –sí, patriótica– de acometer justamente los que hoy son sus principales beneficiarios, es decir, los políticos y, en concreto, los responsables de los partidos, que son los que controlan el Poder Legislativo, además del Ejecutivo y, en buena medida, el órgano de gobierno del Judicial, más el reparto ideológico del Tribunal Constitucional.

No vale invocar el derecho comparado ni alegar que según qué recortes no son más que el famoso chocolate del loro. Si en otros países de la Unión la financiación de los partidos y el trabajo de los parlamentarios son como aquí, no por hacerlo otros mal nosotros estaríamos absueltos, sino que seríamos más en hacerlo mal. Y si efectivamente esas partidas que hoy publicamos fueran el chocolate del loro, lo que sucedería sería que además de corregir este punto habría que corregir muchos otros, pero manteniendo este aunque sólo fuese por su aspecto ejemplar. Hemos vivido recientemente el llamado caso Dívar, saldado con la dimisión del presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, aceptada precisamente apelando a la ejemplaridad, pese a que sendos dictámenes de la Fiscalía y del Tribunal Supremo lo exoneraron de la posible comisión de delito alguno. Pero ahora, justamente, el que formuló la desestimada querella se niega a que él y el resto de vocales del CGPJ ofrezcan a la opinión pública, con idéntico detalle, sus gastos en todo el periodo investigado a Dívar; y por todo argumento aduce que no quiere formar parte de un espectáculo a lo Gran Hermano. ¿Hasta cuándo habrá que soportar tanto despilfarro y tanta desfachatez?

Una segunda ola de realidad: el libro 'La casta autonómica'
Felicísimo Valbuena www.lavozlibre.com 1 Julio 2012

Catedrático de la Facultad de CC. de la Información (UCM)

Los políticos españoles, sometidos al catalejo y al microscopio

Me he referido varias veces, en La Voz Libre, al libro La casta, de Daniel Montero. Creo que es el que más ha influido en que los españoles vean a los políticos de cerca, cada vez más próximos, en su salsa real, no tal como los políticos venían diciendo que eran, desde hace muchos años. Los españoles ya ven a los políticos como personas reales. Y han logrado esa visión a mucha velocidad. Sectores cada vez más amplios de la opinión pública, comienzan a considerarlos como los mayores responsables de la crisis, no como chivos expiatorios de la misma. Los políticos van notando el cerco y se dan cuenta de que ya no pueden seguir pensando que los españoles dan muchas cosas por supuestas. Todo lo contrario. Cada día aplican más el catalejo y el microscopio, valga la imagen. Los españoles queremos saber qué es lo que hacen, quién les atribuye esos grandes sueldos a los altos cargos, si hay criterios para medir su rendimiento, por qué tienen privilegios que a los contribuyentes les salen muy caros y por qué hay muchísimos más políticos en España que en ningún otro país europeo.

También los jueces con grande sueldos sienten la presión. Tanto políticos como jueces ya han empezado a reaccionar, y no en. el buen sentido. En mi última columna, al referirme a una sesión parlamentaria de 14 de Febrero de 2012, resalté lo unidos que actuaron el popular Gómez de la Serena y Villacieros, el socialista Sánchez y Amor y el convergente Jané y Gusach contra Martínez Gorriarán, de UpyD!. Y eso que sólo se trataba de la situación económica de los ex-presidentes González y Aznar, que ahora no están ya en la política. Además, empiezan a dar muestras de algo tan absurdo como afirmar que el escrutinio a fondo de su acción equivale a atacar a la política como actividad. A algunos jueces se les nota el mismo mecanismo de defensa. Basta con que nos fijemos en lo que ha ocurrido en el Consejo General del Poder Judicial. Parte de sus miembros han logrado que se fuera su Presidente, Carlos Dívar (cuya pérdida de sentido de la realidad es de las mayores que recuerdo). Sí, pero cuando les piden que especifiquen en qué han gastado cada uno de ellos miles de euros en viajes, se resisten.

Y en esas estábamos cuando sale el libro “La casta autonómica. La delirante España de los chiringuitos locales”.
Este libro llega publicado por la misma editorial -La Esfera de los libros- que editó el libro de Montero y, además, con prólogo de éste.

El resumen que hago de la obra es: Querer mantener secretos los gastos de los políticos y de algunos jueces es como esforzarse por mantener un corcho en el fondo del agua. Puede haber hasta un campeonato de resistencia para ver quién mantiene más tiempo el corcho hundido, pero es imposible que lo mantenga indefinidamente.

Los autores del libro son Sandra Mir y Gabriel Cruz, que tienen una gran experiencia como periodistas de investigación en varios países. El método ha sido prácticamente el mismo que el de Daniel Montero: Consultar muchos, muchos documentos, realizar entrevistas, más consultas, más entrevistas... y así sucesivamente, hasta lograr una obra que no podemos leer de un tirón. Vamos, eso creo yo. Porque la realidad que presentan sobre la política española está tan llena de hechos llamativos, sorprendentes, surrealistas, indignantes o, como ellos adjetivan, “delirantes”, que quien sea capaz de leerse el libro de una vez acabará con un gran enfado y quizá tenga que tomar pastillas. Es un libro para leer a dosis. Diarias, eso sí, pero dosis.

Creo que los autores se han dado cuenta del efecto deprimente que podrían causar en el público, lo que Julián Marías llamaba “el pesimismo crónico del español, y se han decidido a emplear el humor. Lo que yo me pregunto es por qué no hacen un reportaje como los de Michael Moore.

Estoy convencido de que los internautas activos van a preparar presentaciones en Powepoint y las van a enviar a miles y miles de destinatarios. Las consecuencias van a ser importantes. Sobre todo, va a calar entre la población española que sobran muchísimos políticos y cargos a dedo, incluso funcionarios, en los ayuntamientos, diputaciones, autonomías, Parlamento y Senado. Y cuando se hayan dado cuenta de que muchísimos de ellos sobran, va a comenzar una lucha para ver quién se queda y quién sigue. Y finalmente, va a quedar en claro que no sobran profesores ni médicos ni otros profesionales cuyo rendimiento los contribuyentes pueden comprobar.

Conviene que los políticos en general se den cuenta de que necesitan una reconversión a fondo. No vaya a ser que, cerrando los ojos a la realidad, los obliguen desde Europa a un régimen muy severo de adelgazamiento de la administración. Sólo hay que recordar los reportajes tan perjudiciales para la imagen de España que publicaciones extranjeras han difundido sobre aeropuertos, vías de ferrocarrily autopistas que los políticos han mandado construir y después quedan sin utilizar.

Los antecedentes: Pascual Madoz y Francisco Coello
Me agradan especialmente las publicaciones que reflejan la realidad. Es el primer paso para cambiarla. Lo peor de un político es odiar la realidad o falsearla. Además de la época de oro del periodismo de investigación en España- los ochenta y parte de los noventa-, me gusta tirar el sedal aguas arriba y buscar precedentes de quienes sí han estudiado la realidad tal cual es.

Al historiador D. Américo Castro, le fascinaban seis años del siglo XIX. «Ahora bien, saliendo del campo de la filosofía, de la ciencia y de la literatura, nos encontramos con algo desconcertante entre 1845 y 1850, con el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y de sus posesiones de Ultramar, por Pascual Madoz, en 16 tomos, impresos a dos columnas y en letra compacta. Parecerá, al pronto, una ingenuidad fijarme yo en eso, aunque más de un siglo después, esta obra no ha sido superada. ¿Cómo fue posible en tan pocos años, en un país de malos caminos y con comunicaciones más deficientes, llevar a cabo esta obra, para España, colosal?. Don Pascual Madoz disciplinó a los curas y secretarios de ayuntamiento en toda España y en sus colonias de entonces; todos enviaron informaciones que, en la mayoría de los casos aún son valiosas. Aunque se suponga el incentivo de que las ciudades y aldeas saliesen en letras de molde, no es menos admirable el prodigio de haber movilizado don Pascual la conciencia y el saber de sí misma en toda la nación. Las famosas Relaciones topográficas, de Felipe II, han sido publicadas en este siglo, con dificultades y lentitudes. Para el organizador y compilador de este Diccionario, el “individualismo”, la incuria y la falta de conexión entre unos y otros españoles, todo eso y mucho más fue puesto entre paréntesis, como en una gran tregua de Dios. Los españoles “cooperaron” en este caso como si fueran anglosajones o germánicos...» (La realidad histórica de España. México, Editorial Porrúa, 1987, P. 28).

“Al recordar la ingente construcción estadístico-geográfica de don Pascual Madoz, surge la no menos gigantesca de don Francisco Coello, “teniente coronel” y “capitán de ingenieros”, autor del Atlas de España y sus posesiones de Ultramar, con 65 mapas plegables, con tapas de cartón para su cómodo manejo. Una Real Orden de 3 de Septiembre de 1848, recomendaba su adquisición a los Ayuntamientos. “En cada hoja, además del mapa de la provincia, figuran los planos particulares de sus principales poblaciones y extensas noticias estadísticas e históricas, escritas por don Pascual Madoz”. Así pues, el Diccionario de Madoz estaba coordinado con el trabajo cartográfico de Coello, para su tiempo extraordinario en España” (Págs. 28-29).

Y si me he remontado a Madoz y a Coello, el historiador Américo Castro busca otros antecedentes: la España Sagrada, del padre Flórez; la primera edición del Diccionario de Autoridades, en 1736; y anteriormente, la Biblioteca Vetus et Nova, de don Nicolás Antonio.

Así pues, Sandra Mir y Gabriel Cruz pueden perfeccionar su libro en sucesivas ediciones, con estadísticas en todas sus formas, que no son pocas. Algunos internautas se les han adelantado y ya circula por la red una relación numérica de todas las clases de políticos que desbordan la capacidad de los políticos españoles para satisfacer sus privilegios. Por cierto, estoy observando que quienes es “hombre de confianza” para un político pasa ya a ser un hombre de entera desconfianza para los votantes.
¡Enhorabuena por este libro!

PP y PSOE dan nuevos argumentos para cerrar el TC
EDITORIAL Libertad Digital 1 Julio 2012

PP y PSOE han protagonizado esta semana un nuevo bochorno democrático repartiéndose las vacantes del Tribunal Constitucional para asignarlas a personas de su absoluta confianza. De los cuatro nuevos magistrados designados para integrar el alto tribunal, sólo uno de ellos, Juan José González Rivas propuesto por el Partido Popular, pertenece a la carrera judicial en su condición de magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo. Los demás son "juristas de reconocido prestigio", según el eufemismo clásico que caracteriza a la más rancia tradición de un órgano envilecido por las continuas injerencias de los partidos mayoritarios.

Con la reforma de la Justicia aprobada por el Gobierno de Felipe González en 1985, los dos grandes partidos pasaron a repartirse también el cupo que la Constitución reservaba para su elección por miembros de la carrera judicial española, situación que perdura hasta hoy sin que ningún gobierno posterior haya puesto fin a esta perversión del espíritu de la Carta Magna, que convierte al más alto tribunal en un negociado más de la clase política para validar sus enjuagues.

De hecho la situación actual es peor, pues a esa ilegitimidad de origen antes descrita el TC suma ahora también la de su mero ejercicio, habiéndose convertido de facto en un tribunal de casación que, sin tener atribuciones para ello, se atreve a desmontar las sentencias dictadas por el Supremo, como ha ocurrido con las que recientemente han legalizado a las sucesivas marcas políticas de la banda terrorista ETA.

Con la desvergüenza política que los caracteriza, PP y PSOE han ofrecido estos días un nuevo argumento para suprimir el Constitucional tal y como algunas voces autorizadas dentro del Partido Popular reclaman ya abiertamente. El Estado de Derecho en un régimen de libertades tiene como principal exigencia la independencia de la Justicia como garantía de los derechos de todos los ciudadanos. El órgano jurisdiccional que ha de dictaminar sobre los recursos de la sociedad civil contra los abusos políticos haciendo una interpretación ecuánime de la Constitución, es precisamente el primero que ha de acreditar su absoluta independencia de esos mismos partidos contra los que deberá fallar en el ejercicio de sus funciones. No ocurre así en España sino más bien al contrario, con un Tribunal Constitucional que no es más que el triste remedo de unas organizaciones políticas que han acabado con la separación de poderes que da sentido a un sistema democrático.

Puesto que PP y PSOE han demostrado ya sobradamente su intención de mantener al TC como una terminal más de sus acuerdos privados, no hay más solución que exigir su cierre inmediato o, como mal menor, su conversión en una sala más del Supremo. La justicia siempre funcionará mejor con jueces profesionales con años de ejercicio que con estos "juristas de prestigio", cuya única fidelidad se reduce a los mandatos del partido que los ha colocado.

La inmersión Lingüística condenada al fracaso
Redacción www.vozbcn.com 1 Julio 2012

José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano y ex diputado autonómico, en un artículo publicado este jueves en El Mundo:

‘Políticos, asociaciones y medios de comunicación nacionalistas y catalanistas se reconocen hastiados por la reiteración de las sentencias condenatorias en contra de la inmersión lingüística obligatoria en catalán. No ven fin al calvario judicial. Pierdan toda esperanza, no acabará hasta que la escuela catalana no se adapte a la realidad social. La Generalidad, con Artur Mas al frente, ha proclamado que la lengua forma parte de la identidad personal y de la de los pueblos y que no están dispuestos a renunciar a ella. El nacionalismo pretende ignorarlo pero la mayoría de los catalanes son de lengua castellanohablantes y también conforman la identidad de Cataluña. Muchos de ellos tampoco claudicarán. Por lo tanto, hasta que no se establezca un modelo respetuoso con los derechos lingüísticos de todos, el conflicto se perpetuará. Es más, los que defienden la independencia de Cataluña, como vía para hacer del catalán la única lengua oficial, debieran entender que con la separación de España, tampoco solucionarían el ‘peligro’ de la comunidad castellanohablante. Minoritaria o mayoritaria, ésta seguirá en Cataluña y continuará reivindicando el derecho a ser educada en su lengua. ¿Por qué descartar soluciones de consenso? Una escuela verdaderamente bilingüe o un modelo de libre opción lingüística tendrían un gran respaldo social.

Los valedores de la inmersión lingüística obligatoria en catalán, hasta hace bien poco, la defendían argumentando que contaba con el aval de los Tribunales. Era falso pero, de tanto repetirlo, convencieron a muchos de que eso era así. El Tribunal Supremo está poniendo las cosas en su sitio, me refiero al espacio jurídico: si en Cataluña se ha optado por un modelo de conjunción lingüística, las dos lenguas oficiales deben ser lenguas vehiculares y docentes en la escuela. Esta declaración de normalidad, sin embargo, en gran parte de la clase política catalana origina un auténtico terremoto que da lugar a resoluciones parlamentarias, llamadas a la insumisión y a la contundente descalificación de los magistrados…. ¡por españoles!

Perdida la legitimación jurídica, ahora se apela al mantenimiento de la inmersión por ser un modelo de éxito que se fundamenta en la unidad civil del pueblo catalán. Lo del modelo de éxito, se lo dicen a sí mismos los que han aprobado las leyes discriminadoras, y lo de la unidad civil lo defienden los mismos que postulan la cohesión forzosa en catalán para toda la sociedad con independencia de su lengua materna. Calificar como de ‘éxito’ un modelo impositivo y autoritario que ha expulsado a miles de profesores, obliga a los padres a solicitar amparo judicial para conseguir la educación bilingüe o en castellano para sus hijos y que condena a la marginalidad en las aulas a quien lo reivindica, produce una especial quemazón.

Ese ‘modelo de éxito’ está condenado al fracaso y recuerda a las historias de ladrones viejos. A lo largo de su vida, roban grandes cantidades, confiados, repiten golpes, alcanzan reconocimiento social con el dinero obtenido e, incluso, son homenajeados pero… sus biografías, casi siempre, tienen finales dramáticos. Ineludiblemente, la mayoría de ellos acaban en la prisión, condenados por la justicia’.

Rescate de la enseñanza
El Editorial La Razón 1 Julio 2012

El deterioro de la calidad educativa ha llegado a cotas alarmantes. En la mayoría de los indicadores y baremos internacionales España ocupa, año tras año, el furgón de cola. La causa fundamental reside en el sectarismo ideológico con que los distintos gobiernos del PSOE han organizado la educación, que se han inspirado en una pedagogía igualitarista y devaluadora de valores tales como el mérito académico, el respeto al profesor y el reconocimiento del esfuerzo. Así entendida, la tarea educativa relegó su función primordial de transmisión de saberes y de adiestramiento intelectual en beneficio de otros propósitos. El desalentador panorama de hoy se debe casi íntegramente al PSOE, que desde que llegó al poder por primera vez en 1982, ha puesto en práctica cinco leyes distintas con un mismo resultado.

Un Gobierno del PP, el presidido por Aznar, intentó en 2003 poner remedio al desastre, pero su ley de calidad educativa fue derogada por los socialistas antes de que se pudiera desarrollar plenamente. Ahora vuelve a presentarse la oportunidad de corregir un grave error que hipoteca el futuro de España. El ministro de Educación, José Ignacio Wert, presentó el viernes las líneas maestras de la reforma, que lleva el significativo título de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. A falta de conocerse el texto en su integridad, lo ya avanzado suena muy bien y camina en la dirección adecuada.

Para empezar, se incrementa un 25% la carga lectiva de materias básicas como Matemáticas, Lengua e Idiomas; se adelanta a 3º de la ESO la elección de itinerarios; el 4º será un curso de orientación hacia FP o Bachillerato; y no se podrá pasar de curso con más de dos suspensos (hasta ahora se podía incluso con cuatro). Pero la novedad más destacada es la introducción de tres exámenes de reválida como culminación a los tres ciclos educativos: de Primaria a ESO, de ESO a Bachillerato y final de Bachillerato.

Se suprime el examen de Selectividad, que se había convertido en la metáfora del sistema educativo socialista: un trámite burocrático que ni seleccionaba ni servía para nada. El control de acceso a la Universidad, por tanto, queda en manos de cada centro universitario. Otras novedades anunciadas el viernes se refieren a las becas. El Gobierno de Rajoy mantiene su montante económico, que supone el 66% de todo el presupuesto educativo, pero las vincula al rendimiento académico, de modo que la perderá quien no obtenga una calificación del 5,5 o no apruebe el 50% de los créditos. Hasta ahora, bastaba con presentarse al examen o matricularse para recibirla, en un evidente despilfarro del dinero de todos. El ministro Wert ha empezado con paso firme y acertado, pero aún quedan incógnitas por despejar, como por ejemplo el papel del Estado en la enseñanza que se imparte en las comunidades autónomas.

"LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO AL SERVICIO DE LA NACIÓN; O LA NACIÓN AL SERVICIO DE LA ADMINISTRACIÓN"
www.nacionespanola.org  1 Julio 2012

Estimado Amigo,
Aún quedan plazas para la VI Escuela de Verano de la Fundación DENAES que tendrá lugar los días 13 y 14 de julio en Santander.

Te adjuntamos el programa y te animamos a participar en esta sexta edición que llevará el título "LA ORGANIZACIÓN DEL ESTADO AL SERVICIO DE LA NACIÓN; O LA NACIÓN AL SERVICIO DE LA ADMINISTRACIÓN".

PROGRAMA:
Viernes 13
15:00.- Acreditación de alumnos.

16:00.- Presentación de la VI Escuela de Verano de la Fundación DENAES
D. Santiago Abascal, Presidente de la Fundación DENAES
D. Ignacio Diego, Presidente de Cantabria
D. Iñigo de la Serna, Alcalde de Santander

16:30.- Conferencia inaugural “Las autonomías, ¿barreras en el mercado interior?”.
D. Carlos Espinosa de los Monteros, expresidente del Círculo de Empresarios.

18:00.- Descanso
18:30.- Mesa redonda “¿Es necesaria la reforma constitucional?”
D. Alfredo Pérez de Armiñán, Letrado de las Cortes Generales
D. Joaquín Trigo, Director General del Instituto de Estudios Económicos
D. Jorge de Esteban, Profesor de Derecho Constitucional
D. Antonio Morales Moya, Catedrático de Historia Contemporanea

20:15.- Ofrenda floral en el monumento de las víctimas del terrorismo
20:30.- Fin de la jornada

Sábado 14
10:00.- Conferencia: “Los españoles ante las autonomías. Una perspectiva sociológica”
D. Amando de Miguel, Catedrático de Sociología

11:30.- Pausa/Café
12:00.- Mesa Redonda “¿Es necesaria la recuperación de competencias para el Estado central?”
D. Ignacio Astarloa, Fundación FAES
D. Fernando Maura, Fundación Progreso y Democracia
D. Albert Rivera, Fundación Ciudadanos

13:30.- Descanso
16:00.- Conferencia “Juicio a la descentralización política”
D. Gustavo Bueno, Catedrático de Filosofía

17:30.- Descanso
18:00.- Conferencia: “La restauración del Estado Nacional en España”
D. Luis Losada, Director de Telediario Noche de Intereconomía
D. Raúl Vilas, Director de Libertad Digital
D. Carlos Cuesta, Director de “El Mundo a Cuestas”
19:30.- Acto de clausura

MÁS INFORMACIÓN:
- El curso se celebrará en el Palacio de la Magdalena en Santander, los días 13 y 14 de julio de 2012.
- El coste del curso para los Amigos de la Nación, al corriente de sus cuotas, es de 70 euros.
- Esta actividad está abierta al público en general, siendo el coste de la matricula 150 euros.
- La fundación DENAES organizará también una cena de confraternización, el viernes 13 de julio a las 21.30 horas al precio por cubierto de 50 euros.
- Inscripciones en gestion@nacionespanola.org o llamando al 942764765
Esperamos que sea de tu interés y poder saludarte en Santander.
Un cordial saludo,

POR QUÉ TRIUNFA EL INTEGRISMO
El no tan secreto encanto del Islam, contado por uno de sus héroes
Pascual Tamburri Bariain www.elsemanaldigital.com 1 Julio 2012

Los Hermanos Musulmanes de Mohamed Mursi tienen una doctrina que sorprende por su atractivo moderno.

Tras el golpe de Estado que derribó al general Hosni Mubarak, en Egipto se vive lo que algunos llaman "primavera árabe" y suponen que se trata de una transición a la democracia, homologable con las occidentales. Pero la realidad suele ser más complicada que la propaganda, y sobre todo mucho más compleja que las simplificaciones de los políticos. Hace falta entender un siglo de historia, de política y de espiritualidad egipcias para comprender qué está pasando y sobre todo dónde puede encaminarse el mayor país árabe.

Egipto empezó el siglo XX cristiano en una situación jurídica compleja. Antigua posesión soberana del imperio turco –y el sultán se llamaba a sí mismo Califa, es decir, Príncipe de todos los creyentes-, estaba bajo su propia dinastía local, y ésta a su vez sin poderes efectivos salvo en cuestiones protocolarias e interiores porque todo el valle del Nilo pertenecía, como protectorado en este caso, al Imperio Británico. Pero Egipto había sido y seguía siendo mayor bastión demográfico e intelectual del mundo árabe, yera lógico que allí arraigasen las influencias europeas, y que de allí surgiesen las reacciones contra ellas. Como así fue.

Los Hermanos Musulmanes, que ahora han ganado las elecciones con Mohamed Mursi, nacieron en Egipto hace más de 80 años, con la meta de llevar a la política y la sociedad contemporáneas el mensaje impoluto del Islam primigenio. Los fundadores del grupo, entre las dos Guerras Mundiales, buscaron una síntesis entre lo que hubiese de aceptable en la modernidad y los principios inmutables predicados por su Profeta. A diferencia de otros árabes, que aplicaron a sus países ideas nacionalistas, incluso marxistas, liberales y por supuesto socialistas, los Hermanos Musulmanes fueron el primer grupo de muchos que no rechazaron la modernidad pero no aceptaron occidentalizarse para buscarla.

El primer gran teórico de los Hermanos Musulmanes fue, inmediatamente antes y sobre todo inmediatamente después de la guerra de 1939, Sayyid Qutb. Éste había recibido una formación académica de tipo occidental, y se había distinguido por su vocación literaria, también dentro de la corriente poética modernista de su tiempo. Pero antes y más sólidamente había sido educado en el Islam, al que jamás renunció, y a diferencia de otros pensadores de su generación (nació en 1908) rechazó cualquier compromiso que pudiese obstaculizar la aplicación directa del Islam en la sociedad. No colaboró en los proyectos modernizadores de la monarquía ni apoyó la dominación británica (de hecho, participó en la numerosísima resistencia pasiva egipcia de aquellos años); al instaurarse el régimen militar, como otros Hermanos Musulmanes, apoyó el golpe de Naguib pero no colaboró a fondo con el proyecto de Gamal abd el Nasser.

¿Por qué este continuo descontento? Sayyid Qutb tenía claro cómo y por qué desde su punto de vista un musulmán había de rechazar las sucesivas opciones que se ofrecían a los egipcios, que no eran sino construcciones ideológicas materialistas occidentalizadas, que en el mejor de los casos toleraban el Islam y se valían de la ayuda de los Hermanos Musulmanes. No podía darse por satisfecho hasta que se abriese un camino para la construcción de un régimen realmente musulmán, que tuviese de patriótico y de socialista lo que el Corán y el Profeta a su juicio ya tenían, pero que no se encastillasen en el odio de naciones o de clases, ajeno a una visión espiritual de la vida y del mundo como es la musulmana.

En este libro, escrito durante una estancia en Estados Unidos y publicado por primera vez en 1949, Sayyid Qutb desarrolla ordenadamente las ideas musulmanas sobre distintos aspectos de la vida en común en los tiempos modernos. Sobre todo, encuentra en el Corán y en la tradición musulmana las respuestas a los problemas económicos, sociales y políticos de hoy, considerando que el Corán es la única verdadera Constitución de un pueblo musulmán. De hecho, Justicia Social en el Islam sorprenderá al lector español que lo lea sin prejuicios, porque por la misma razón que el Islam –verdad universal- no puede ser nacionalista y que el Islam –doctrina de amor para la que la vida verdadera es la trascendente- sólo puede participar de su propio socialismo, lo mismo cabría decir del cristianismo, y de hecho en otros tiempos y lugares, quizá con una fe más sencilla, se ha dicho.

Sayyid Qutb no fue un terrorista ni escribió predicando la violencia; ahora bien, como musulmán no podía rechazar la lucha por la fe, que es uno de los deberes básicos del creyente. Modernizado por él el pensamiento islámico y convertido en alternativa práctica a los socialismos materialistas y al capitalismo, era quizás inevitable que la doctrina de Sayyid Qutb sirviese de punto de encuentro para todo el fundamentalismo islámico sunní. Así lo intuyó el régimen de Nasser y de Anuar el Sadat, que condenó a muerte al autor en 1966, y así lo han entendido también los fundamentalistas de diferentes grupos, incluso los mismos Hermanos Musulmanes. El hermano de Qutb, Muhammad, fue profesor de Osama Bin Laden. Si hoy en día queremos entender dónde va Egipto y dónde va la mayor parte de países musulmanes, es necesario leer a Sayyid Qutb, que Almuzara tuvo el acierto de traducir y editar hace unos años, y que aún puede encontrarse en distribución. En realidad, esta versión refrescada y modernizada del Islam eterno, incluyendo su crítica a todo lo sucedido desde los Califas Perfectos, permite entender a los musulmanes de nuestro tiempo, y comprender por qué la democracia occidental no tiene espacio posible en el mundo del Corán. Un mundo que, para ellos, no tiene límites.

Los ciudadanos exigen autofinanciación
PP y PSOE reciben subvenciones por dieciocho conceptos distintos
CARLOS PLAZA | E. PFLÜGER www.gaceta.es 1 Julio 2012

Los partidos se repartirán en 2012 hasta 65 millones para gastos de funcionamiento. El voto de los electores vale 0,83 euros: los grupos en el Congreso obtuvieron 24 millones.

La crisis y el rosario de corruptelas políticas que afloran por toda la geografía española han provocado que cada vez sean más los ciudadanos que alzan la voz exigiendo la autofinanciación de las formaciones políticas. Y es que la Ley permite a los grupos recibir dinero de las arcas públicas por hasta 18 conceptos distintos. El principal –por ser el más abultado en cuanto a cuantía– de los 18 que conforman el paquete de entregas de dinero público a un partido político es la subvención.

Tal y como informaba este periódico, las formaciones recibieron un total de 17 millones de euros para sus gastos de funcionamiento y seguridad tan sólo en el primer trimestre de 2012. La cifra total de subvenciones alcanzará este año los 65 millones.

Hay también toda una miríada de aspectos retribuibles para los partidos. Es de destacar la cantidad que perciben por cada uno de los votos que emiten los ciudadanos en las elecciones generales. Así, habiéndose registrado en las últimas, el 20 de noviembre pasado, la cifra de 24.666.392 votos, y pagándose el voto al Congreso a 0,83 euros, resulta que el montante total asciende a 20.473.105 euros.
A esa cantidad hay que sumar la percibida por cada voto para elegir senador, pagado a 0,33 euros la unidad, y dando un resultado de 8.139.909 euros.

En total, y por ejercer el derecho al sufragio, la ciudadanía se ve en la obligación de abonar a los partidos 28.613.014 euros.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Lección norteamericana de democracia social

José Javaloyes www.republica.com 1 Julio 2012

Una lección norteamericana, digo, democracia social y de arquitectura constitucional, esta de la resolución del Tribunal Supremo. Un fallo judicial en la más alta instancia estadounidense que es del mayor interés para españoles desde varios puntos de vista. Primero para el ya reiniciado debate sobre la bicefalia en el vértice de nuestro propio sistema judicial. Ahora desde el escandaloso y doble desenlace sobre las franquicias de Herri Batasuna, en cuya virtud ha sido posible, de una parte, el regreso a las instituciones democráticas del brazo político del terrorismo vasco. Igual que antes lo fue de, otra parte, la escalada del nacionalismo independentista catalán al limbo de impunidad en que se practica, por la Generalitat de Barcelona, cualquier suerte de prácticas soberanistas incompatibles con la legalidad suprema que representa la Constitución de l978.

Mientras se demora la respuesta a los recursos de inconstitucionalidad del Estatuto de Cataluña presentados ante el Tribunal Constitucional, acaba de resolver el Tribunal Supremo en una reciente sentencia contra determinados términos capitales de la política de inmersión lingüística que esa Autonomía aplica a la Enseñanza en Cataluña.

Ni en un ámbito ni en el otro se habrían ocasionado tan graves y enormes distorsiones si en lugar de haber un Tribunal Constitucional, que le enmienda la plana al Tribunal Supremo, la protección jurisdiccional de las garantías constitucionales se hubiera instrumentado a través de éste, por medio de una Sala encargada de resolver en tal materia de garantías.

La condición “suprema” del TS no se habría resentido ni en el orden de las palabras ni en el nivel de los conceptos. Tampoco en el de la seguridad jurídica, que resulta dañada por esta tumoración suprema de la partitocracia, que lleva a que el Poder Legislativo se injiera y desnaturalice la independencia del Poder Judicial, al desvirtuar la autonomía de éste por la provisión de los componentes del TC por juristas que no son jueces de promoción independiente y sí personalidades promovidas por su sesgo ideológico.

Con una fórmula como la española, el fallo del Tribunal Supremo norteamericano sobre la reforma del sistema sanitario de allí, carecería de su poso y de su halo de autoridad, y de la virtualidad esclarecedora con que este desenlace judicial certifica la concordancia de ese enorme avance social con el acervo de libertades individuales sobre las que reposa la primera democracia del mundo. Aparte, claro está, de consagrar una victoria política del presidente Obama, probablemente decisiva para su triunfo en las elecciones presidenciales de noviembre.

Asimismo, es profundamente significativo que en este caso, tratándose como se trata de materia de tan nítido significado social – del alcances propiamente revolucionarios, por los tabúes vigentes aun en materias de autonomía individual en la sociedad norteamericana -, es significativo e ilustrador de la independencia funcional de sus jueces del Tribunal Supremo, encargados en este caso de resolver en materia de garantías constitucionales, el hecho mismo de que en el presente caso haya sido un tribunal de mayoría conservadora … Lo que ha prevaleció no fue otra cosa que la independencia de criterio de los magistrados que lo forman.

Algo, en fin, de importancia esencial en aquellas materias críticas, como esta de la reforma del sistema sanitario estadounidense, pertenecientes a determinados ámbitos temáticos donde confluyen las aguas liberales de la democracia para las libertades con aquellas otras, socialdemócratas, de la democracia para igualdad.


Hacia un nuevo modelo económico de A Coruña
Editorial La Opinión 1 Julio 2012

Los empleados públicos representan ya el 27% de la población de la ciudad de A Coruña, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), es decir, que por cada tres trabajadores del sector privado hay otro que cobra del erario público. A Coruña es la ciudad gallega con más funcionarios, interinos y eventuales contratados por las administraciones. En el primer trimestre de este año sumaban ya 25.000, según la misma EPA.

El peso porcentual del sector público en la economía de la urbe coruñesa se ha disparado en los dos últimos años debido, por una parte, a la suma de 2.500 nuevos trabajadores en la administración, y a la fuerte caída del empleo en el sector privado en ese mismo período. Los datos de la Encuesta de Población Activa no especifican por qué gobierno estatal, autonómico, provincial o local, han sido contratados estos nuevos empleados públicos, aunque parte de la explicación puede estar en la existencia en A Coruña de una red asistencial específica, el Servicio de Apoyo a la Dependencia, financiado por el Ayuntamiento, así como una red de centros cívicos y bibliotecas más compleja que en otras ciudades gallegas.

Este crecimiento del empleo público ha evitado en estos dos últimos años una sangría aún mayor del paro en la ciudad, pero el desequilibrio creciente con un empleo privado en caída libre comienza a arrojar una preocupante radiografía de dependencia económica de la ciudad de unos presupuestos con evidentes amenazas de recortes en el horizonte. Cuanto mayor es la dependencia de una economía del sector público, menos dinámica resulta, especialmente en tiempos de crisis. El paradigma de esa situación en Galicia lo encarna Ferrol, donde se ha cruzado la línea roja: hay ya más empleados públicos que privados, un 51%. Y el polo opuesto, Vigo, donde solo el 18,5% de la población ocupada trabaja para la administración. El creciente desequilibrio en la ratio entre trabajadores públicos y privados en la ciudad coruñesa amenaza con acercarla a capitales gallegas mucho menos dinámicas económicamente, como Lugo y Ourense, donde los empleados públicos representan el 32% de la población activa.

La radiografía de la ciudad coruñesa que revela la encuesta de la EPA parecería contradecir el Informe Económico y de Competitividad Ardán 2012 publicado hace un par de semanas, que avala que las empresas del área metropolitana de A Coruña son las que generan más riqueza en Galicia, al aportar un 39% del valor añadido de la comunidad. Pero no ocurre tal cosa. Esta hegemonía coruñesa en creación de riqueza se basa fundamentalmente en el efecto Inditex, que se ha convertido en el gran boom bursátil español tras desbancar en los primeros puestos de la Bolsa a Banco Santander y Telefónica. El impacto de Inditex se encuentra repartido no solo en toda la comarca coruñesa, sino en el resto de Galicia, España y otros focos internacionales en los que está creciendo la presencia de la multinacional de Sabón. La verdadera repercusión en A Coruña del vertiginoso crecimiento de la firma de Ortega podrá constatarse a partir del año próximo, cuando esté concluida la ampliación de las instalaciones que conllevará un aumento de 400 trabajadores en la plantilla.

Lo que pone en cuestión la estadística de la última EPA no es la supremacía económica de la comarca coruñesa en Galicia, sino el agotamiento del modelo de la llamada Ciudad de Servicios erigida hace más de dos décadas. La crisis ha abierto crecientes grietas en este modelo, como ya han advertido muchos empresarios coruñeses. Los datos vienen a confirmar esta tendencia al constatar en la urbe coruñesa una dependencia económica del sector público muy superior a la media española, lo cual puede aflorar problemas de viabilidad en un futuro inmediato.

El alcalde de A Coruña, Carlos Negreira, aludió en más de una ocasión a la necesidad de repensar un modelo económico de ciudad, ése basado en los servicios, que la caída del consumo está erosionando considerablemente. También la Cámara de Comercio coruñesa ha cuestionado la insuficiencia de este modelo para hacer frente a los retos de la crisis, y ha pedido cambios en consonancia. El Concello puede ser el aglutinante de agentes sociales, en el más amplio sentido de la palabra, y resto de instituciones en pro de un debate que permita avanzar en esa dirección. Es el momento de aprovechar la llamada de atención que arrojan estas estadísticas para coger el toro por los cuernos y pilotar un cambio de rumbo que devuelva a la ciudad de A Coruña el dinamismo económico perdido en su sector privado.

Recortes de Prensa   Página Inicial