AGLI Recortes de Prensa   Martes 10 Julio 2012

Una oportunidad única
El irrenunciable recorte del gasto autonómico
Emilio J. González Libertad Digital 10 Julio 2012

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha confirmado este lunes lo que muchos ya nos temíamos, que no es otra cosa que una nueva subida de impuestos, en este caso del IVA. La razón fundamental es cumplir con los compromisos en materia de ajuste presupuestario pactados con la Unión Europea, que para este año ha tenido que relajarse de un desequilibrio fiscal del 5,3% del PIB a uno del 6,3% porque España no iba a cumplir, ni por casualidad, con dicha cifra, dado que apenas se han tomado medidas para conseguirlo. Montoro, por tanto, empieza ya a anunciarnos lo que está por venir. Sin embargo, ¿por qué en lugar de comenzar por subir impuestos, que es lo último que se debe de hacer, pues deprime todavía más una economía como la nuestra, ya de por sí bastante hundida, no se inicia el ajuste con nuevos recortes del gasto, en especial en las autonomías? Si Montoro nos dijera que se acabaron los coches oficiales, las visas oro, las legiones de asesores de ayuntamientos y comunidades autónomas, las subvenciones de todo tipo a todo aquello que no tiene nada que ver ni con el impulso a la actividad productiva ni con la sanidad, la educación y la protección social, todos le aplaudiríamos, hasta los mercados. Pero si el ajuste empieza por una nueva subida de impuestos, mal asunto, porque denota que el Gobierno, o no es capaz o no tiene la voluntad política de poner fin a tanto derroche de recursos como se produce en las administraciones periféricas.

Montoro trata de justificar la subida del IVA argumentando que las tendencias modernas en la fiscalidad apuntan al incremento de la imposición indirecta para reducir la carga tributaria relacionada con el trabajo, dando a entender que, a cambio de más IVA, habrá menos impuestos sobre el factor trabajo, lo que abaratará el uso del mismo y, por tanto, facilitará la generación de empleo. Pero esto es la teoría, y después tendremos que ver la práctica del Gobierno, porque por ahora lo único claro es que sube el IVA, mientras no sabemos nada de si van a bajar el IRPF y las cotizaciones sociales, que es lo que se necesita para crear empleo. En cualquier caso, le guste o no, tarde o temprano al Gobierno tendrá que abordar la cuestión del gasto público, en especial el de las administraciones periféricas, por una simple razón: la población sigue envejeciendo, lo que dispara el gasto en sanidad y pensiones. Hasta ahora, la fuerte llegada de inmigrantes registrada desde 1997 permitió compensar los efectos económicos adversos de nuestra situación demográfica, si bien ello supuso que se multiplicase el gasto sanitario. Pero los inmigrantes ya no vienen; es más, empiezan a marcharse, lo que hace que se reduzca el número de cotizantes a la Seguridad Social. En este contexto, por muchas medidas de racionalización del gasto en sanidad y pensiones que se tomen, el sistema está condenado a un déficit permanente y creciente, que solo se podrá cerrar mediante el empleo de recursos presupuestarios, para lo cual habrá que reordenar el gasto público. Teniendo en cuenta que la mayor parte del mismo es responsabilidad de las administraciones periféricas, o estas recortan sus pagos o no habrá forma de que el sector público cuente con los recursos necesarios para afrontar ese desafío, a no ser que lo haga deteriorando la calidad de la sanidad pública y reduciendo al mínimo las pensiones. Como eso no es política ni socialmente admisible, al final habrá que meter mano a las autonomías. Entonces, ¿por qué no empezar ya? La crisis es una gran oportunidad y una buena justificación para hacerlo.

Viernes 13. ¿Un Consejo de Ministros de terror?
Vicente A. C. M. Periodista Digital 10 Julio 2012

Si el miércoles Rajoy va a explicar en el Congreso de los Diputados el Estado de la Nación, aunque no se llame así, para dar cuenta de las reuniones con la UE y de “las condiciones del Rescate”, aunque tampoco lo llamen así, me deja bastante perplejo el que el Rey D. Juan Carlos vaya a presidir el próximo Consejo de Ministros el viernes. Una de dos, o en la sesión del miércoles no vamos a sacar nada en claro, o peor, lo que viene del Consejo de Ministros necesita que sea asumido por la Corona y posiblemente afecte a temas tan delicados como la propia estructura del Estado de las Autonomías.

Quizás las decisiones a adoptar impuestas desde Bruselas obliguen de una vez al Gobierno de España a hacer prevalecer la Constitución por encima de unos Estatutos de Autonomía claramente opuestos a secundar la unidad de acción que se requiere en la lucha contra el déficit. De hecho, autonomías como El País Vasco, Andalucía y Cataluña, se presentan como oposición declarada con los planes de recortes del Gobierno. Parece seguro que, además de impopulares, habrá decisiones de gran calado político, y una merma sustancial del llamado "estado del bienestar", que requieren que el Jefe del Estado dé una imagen de apoyo a todas las acciones del Gobierno.

Para lograr un clima de confianza de los socios de la UE no bastan las promesas, sino que hay que dar “garantías adicionales” tal y como reclama Finlandia. Y es natural. La UE no se fía de la fuerza de un Gobierno que, hasta ahora, solo ha amagado con “intervenir” las cuentas de las Autonomías que no cumplan con las exigencias de control del déficit. Pero parece evidente que del dicho al hecho hay mucho trecho y se antoja que no deja de ser un farol, un brindis al sol ante la cruda realidad de una impotencia a la hora de hacer efectivas las amenazas.

Sinceramente, desconozco el trasfondo de este repentino interés de Su Majestad en los asuntos del Estado, cuando no tuvo reparos en admitir como buenos los informes del Gobierno de Zapatero, las mentiras de sus Ministros Solbes y Salgado y cuando desoyó las acusaciones y advertencias que venían de todos los sectores, tanto políticos como el PP, como de las organizaciones empresariales. Una crisis negada hasta la saciedad y que nos ha llevado a la actual situación de ruina, de recesión y de endeudamiento por generaciones.

La verdad es que España no puede impedir ser intervenida y que su presupuesto sea controloado por quienes deben arriesgar su dinero. Es seguro que las medidas van a ser impactantes y con un coste social difícilmente asumible por unos ciudadanos demasiado acosados por impuestos, por el paro y por un futuro “poco ejemplar” del que no han sido responsables sino víctimas. Unos ciudadanos cuya paciencia ha llegado al límite y que van a exigir a esa casta política corrupta que asuma su responsabilidad y empiece a dar pruebas de ello renunciando a sus prebendas, a sus emolumentos vitalicios, y que devuelvan a las Instituciones y Administraciones del Estado su independencia, su credibilidad y una dotación coherente y profesional, proporcional al número de ciudadanos administrados.

España necesita un cambio radical en aspectos fundamentales y las reformas deben ser impulsadas desde la Jefatura del Estado. Le va su futuro y su credibilidad. El Consejo de Ministros del próximo viernes puede ser el comienzo de la nueva transición o el final de un fiasco. No estoy en condiciones de aventurar por cual de las dos alternativas van a optar. ¿Y ustedes?

Por un ´Plan Renove´ para nuestros políticos
Alfonso Merlos El Semanal Digital 10 Julio 2012

O dejan de dar problemas, o los españoles empezaremos a pensar que habrá que cambiar estos trastos viejos y que no funcionan por otros nuevos y acordes con los nuevos tiempos.

Algunos políticos, del partido que sea, necesitan renovarse o dejar paso a gente más acorde a los nuevos tiempos.

Es así. Como un anticuado televisor o una lavadora comprada hace veinte años, nuestros políticos han empezado a no valernos. En un entorno especialísimamente exigente, simplemente no están a la altura. Ni han comprendido qué pasa en el mundo que nos rodea, ni han hecho ningún amago certero por modernizarse, ni han mostrado a las claras y sin tapujos una voluntad real de cambiar cualitativamente. Siguen en sus viejas rutinas, en sus anclados modos de entender la relación con los gobernados.

A la pregunta qué deben hacer los políticos para renovarse, la respuesta es bien sencilla, y la ha apuntado Luis Garicano, el prestigioso catedrático de Economía y Estrategia de la LSE que bien pudo convertirse en ministro en este primer gabinete de Rajoy:

1. Deben hacer un esfuerzo enorme por reforzar las instituciones y las personas que las ocupan.
2. Sus nombramientos deben ser impecables.

3. Deben abandonar las prácticas bananeras de nombrar cuñados, hermanas, primos, amigos o compañeros de promoción para todos los puestos.
4. Deben ser implacables con la corrupción.

5. Deben dar el sentido del que ahora carecen a las comisiones de investigación parlamentarias.
6. Deben impulsar la cultura de las dimisiones para los que se equivoquen gravemente. 7. Sus promesas deben ser creíbles.

8. Deben hacer planes a largo plazo y cumplirlos.
9. Deben abandonar los mensajes cruzados contradictorios y, aún peor, los transparentemente falsos.

Por aquí se puede empezar. Con estos mimbres se puede hacer algún cesto. Porque lo que en los últimos años ha hecho nuestro sistema político en su servicio a la sociedad y al interés general es, sin paliativos, un verdadero churro. ¿O no?

www.twitter.com/alfonsomerlos

ENTRE LA ESPADA Y LA PARED
Matar al monstruo del empleo público pone a Rajoy en una encrucijada
El Semanal Digital 10 Julio 2012

El presidente debe cuidarse al soltar lastre en la desbordada función pública de no agravar el principal problema de España, el gran enemigo que hay que combatir: el paro.

Ni "normal" ni "sostenible". Así se refirió este lunes María Dolores de Cospedal a la cifra de empleados públicos, que según el último Boletín Estadístico del Personal al Servicio de las Administraciones Públicas -publicado en febrero- asciende ya a 2.690.099 personas, de las que el 22% trabaja para el Estado, el 50,2% para las comunidades autónomas, el 24,1% para la administración local y el 3,8% restante para las universidades.

En los últimos años España, o para ser más exactos la clase política, se ha dedicado a cebar a un monstruo que ahora está devorando las cuentas públicas. Sirva como ejemplo que en los algo más de siete años que duró la era Zapatero la cifra se incrementó en más de 337.000 trabajadores, más de un 12,5%. Y de ello tienen buena parte de la culpa las comunidades autónomas, que con la permisividad del Gobierno central han llegado a sumar la friolera de 1.347.835 personas en nómina.

Pero lo más preocupante de todo es el desorbitado crecimiento del personal no funcionarial. Es decir, interinos, personal laboral y eventual, más de un millón de personas que ya suponen el 38% de la plantilla pública española. Es ahí donde están los enchufismos y los cargos a dedo que han desprestigiado la función pública y la han trufado de amigos de, familiares de y compañeros de partido de.

Ahora el Gobierno se encuentra entre la espada y la pared, porque ni la bajada de sueldos que decretó Zapatero en mayo de 2010, ni la reducción de la oferta de empleo público a su mínima expresión, ni tampoco la supresión de la paga extraordinaria de Navidad (la de verano ya la han cobrado) que se cierne sobre las nóminas de los trabajadores de las administraciones parece ser suficiente.

Mariano Rajoy es consciente de que antes o después tendrá que entrar con la podadora en el terreno embarrado de los empleados públicos - funcionarios al margen-, un asunto que trae de cabeza a Cristóbal Montoro y al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta.

Pero el precio a pagar es muy alto: supone enviar a la cola del paro a varios miles de españoles más (se habla de entre 100.000 y 300.000), lo que extenderá aún más el terrible problema que padece España, el paro. ¿Puede el Ejecutivo permitirse tal cosa, después de los efectos contraproducentes que hasta ahora ha provocado la reforma laboral?

Es la cara B, ésa en la que ni Angela Merkel, ni la Comisión Europea, ni el Fondo Monetario Internacional piensan cuando presionan a Rajoy para forzarle a que suelte lastre en la función pública. Ellos no miran más allá de la reducción del déficit, pero el presidente del Gobierno sí debería hacerlo. Debería poner en marcha medidas que estimulen el crecimiento para que todos estos futuros damnificados del hachazo a las empresas públicas, como también los que ya han sido víctimas de los recortes, encuentren una alternativa laboral.

Ello no quita que cualquier español de a pie celebre que el Ejecutivo se haya plantado y esté apretando las tuercas a las comunidades autónomas para que arranquen de cuajo buena parte de las cientos de empresas públicas que en los últimos años han proliferado como setas en Andalucía, Cataluña, la Comunidad Valenciana y demás regiones. Ya lo dijo Soraya Sáenz de Santamaría hace unos días: "El Gobierno central ha aprobado la desaparición de 80 empresas públicas. Sin embargo, la inmensa mayoría de las 4.000 son autonómicas, y por eso las comunidades tienen que reproducir el esfuerzo".

Esperando a Godot
José Luis Manzanares www.republica.com 10 Julio 2012

Dice Rajoy que ya hemos hecho todo lo que teníamos que hacer, y que ahora le toca a Europa, y dice también que vamos a hacer enseguida dolorosas reformas. Pero así no vamos a ninguna parte, porque en lo más profundo de nuestra crisis -y no sólo económica- hay una falta de credibilidad que no se corrige, antes al contrario, afirmando simultáneamente una cosa y la contraria para entretener al personal, que no a esos pérfidos mercados que sólo quieren chuparnos la sangre, o sea, los pocos euros que nos van quedando. Y si además “exigimos”, pues peor. Nada podemos exigir si no es con el tufillo del chantaje. Aunque la culpa sea nuestra, estamos todos en el mismo barco.

Nadie disputará a Rodríguez Zapatero el mérito o demérito de habernos hundido en el fondo de un pozo que no quiso ver por su propia incompetencia, apenas disimulada tras las sonrisas, los discursos vacios y las graciosas piruetas en tiempos de bonanza. Confiaba alegremente en que nuestro bienestar sería hoy mejor que ayer pero peor que mañana, como el amor en la medalla del mismo nombre, muy acorde con su optimismo antropológico. Dicen que Rodríguez Zapatero gana en las distancias cortas y que hasta empieza a reconocer su fracaso. El suyo y el de todo el equipo de sus últimos años. Mejor tarde que nunca. Pero en nuestro caso el mal ya está hecho.

Resulta, además, que las esperanzas depositadas en el cambio de Gobierno disminuyen aceleradamente. No sólo porque poco resta de las promesas electorales del Partico Popular, sino también porque el programa alternativo brilla por su ausencia. Tanto los mercados como muchos españoles tenemos la impresión de que se nos agota el tiempo entre titubeos, retrasos y peticiones de ayudas externas. No se pueden imponer más sacrificios al contribuyente medio mientras que no se reduzcan gastos en las Administraciones Públicas. Llevamos demasiado tiempo con esa asignatura pendiente como para que los mercados confíen en nosotros.

Se comprende que por razones políticas no se hicieran determinados recortes antes de las elecciones andaluzas. Se puede creer –o quizá más acertadamente, no creer- en la sorpresa de las deudas encontradas debajo de las alfombras monclovitas y autonómicas, o en las Cajas de Ahorros, como si nuestros nuevos dirigentes hubieran llegado desde un planeta muy remoto. Pero la credibilidad y la paciencia tienen sus límites. Nuestro presidente nos repite machaconamente que sabe muy bien lo que debe hacer, y que lo hará. Sólo le falta hacerlas de una vez. Es curioso que para los católicos del sur de Europa el principio sea el Verbo, la Palabra, mientras que en la Biblia de Lutero lo sea el hecho, “die Tat”).

Las primas de riesgo de Italia y España fueron casi iguales hace unos meses. Hoy la nuestra supera a la italiana en cien puntos. Monti, más economista que político, parece haber cogido mejor el toro por los cuernos. Así como la Justicia tardía no es Justicia, las medidas económicas de poco sirven si se toman tarde. Irlanda y Portugal remontan el vuelo cuando nosotros nos hallamos todavía en caída libre. Quizá acabemos lamentando que no nos intervinieran antes. Habríamos hecho lo que debíamos hacer pero no hicimos, y nos habríamos ahorrado esta agonía entre medias verdades y reproches a las nuevas conjuras judeomasónicas.

El BCE: menos impuestos y más reformas
A.M. www.gaceta.es 10 Julio 2012

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, instó hoy a los gobiernos de países de la UE en apuros a dar prioridad al recorte de gastos por encima del aumento de impuestos para no verse golpeados por la recesión.

Draghi, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo, criticó cómo algunos ejecutivos que "tenían mucha prisa" se centraron en el aumento de los impuestos y aseguró que "es lo último que se tiene que hacer" en ese tipo de situaciones.

Según el responsable del BCE, por ese motivo por ahora "no se ven ventajas de la reducción del déficit" en la economía de algunos países, aunque no citó ejemplos concretos.

Draghi mostró su confianza en que los "beneficios se vean con el tiempo" e insistió en que la prioridad debe ser "más reducción de gasto y menos tasación".

El mensaje del presidente del BCE se produce el mismo día en que el Gobierno confirmó que subirá el IVA y rebajará los impuestos sobre el trabajo siguiendo las recomendaciones de la Comisión Europea y del resto de Estados miembros.

En este sentido, ha avisado de que las subidas de impuestos aprobadas por los países de la eurozona con problemas para cuadrar sus cuentas públicas están agravando la recesión y ha pedido en su lugar recortes de gasto corriente.

Recuperación del Códice Calixtino (I): disparates nacionalistas
Carlos Ruiz Migue Periodista Digital 10 Julio 2012

La recuperación del "Códice Calixtino" un año después de su sustracción ha suscitado diversas reacciones. Desde aquellas que aprovechan el Códice Calixtino, nada más y nada menos, que para hacer "nacionalismo gallego" con desprecio absoluto al texto del códice, hasta quienes dibujan las circunstancias de la sustracción con caracteres esperpénticos y cómicos. Pero la realidad es que el Códice es un documento esencial para la historia de España y que en la recuperación del Códice hay ciertos puntos oscuros que no parecen suficientemente aclarados. Analicemos ahora algunos disparates que se han dicho al respecto

I. DISPARATES AUTONÓMICOS SOBRE EL CÓDICE CALIXTINO
Sorprende escuchar a diversos personajes de la cultura y de la política en Galicia hablar del "Códice Calixtino".
Así nos encontramos a Ramón Villares, presidente del Consejo de la Cultura Gallega, decir que este códice es "la partida de bautismo de Galicia como nación cultural en Europa".
Y, en la misma línea galleguista, se pronuncia el presidente regional, Alberto Núñez, que al hablar de la sustracción del códice ha dicho que se trataba de "una parte del alma de los gallegos que estaba secuestrada".

II. EL CÓDICE CALIXTINO, UN LIBRO ESENCIAL PARA LA HISTORIA DE ESPAÑA
Para desmontar estos disparates, nada mejor que leer el Códice. El texto del Códice, si algo demuestra es, precisamente, que ya desde la más remota antigüedad no cabe NINGUNA DUDA de que Galicia es una parte de España.
En estos enlaces puede el lector consultar los cinco libros de los que se compone:
- Libro I. Libro de las liturgias
- Libro II. Libro de los milagros
- Libro III. Libro sobre la traslación del cuerpo del apóstol a Santiago
- Libro IV. Libro sobre las conquistas de Carlomagno.
- y Libro V. Libro del peregrino.

Consultemos lo que se dice ahí.
En los libros I y II no hay referencias explícitas a Galicia y a España.
En el Libro III, sin embargo, nos encontramos estos textos:

Sepa vuestra fraternidad, dilectísimos rectores de toda la cristiandad, cómo fue trasladado a España, a las tierras de Galicia, el cuerpo entero del muy bienaventurado apóstol Santiago

(...)
El, pues, mientras los otros iban a diversas regiones del mundo, llevado a las costas de España por voluntad de Dios, predicando enseñó la divina
palabra a las gentes que allí vivían y la tenían por patria

Más interesantes son los pasajes del Libro IV:

De los nombres de las ciudades de España.
La ciudades y pueblos más grandes que entonces adquirió en Galicia se denominan vulgarmente así: Viseo, Lamego, Dumio, Coimbra, Lugo, Orense, Iria, Tuy, Montadoñedo, Braga, la metropolitana; la ciudad de Santa María de Guimaräes, Coruña, Compostela, aunque todavía pequeña entonces.
En España: Alcalá, Guadalajara, Talamanca, Uceda, Olmedo, Canales,Madrid, Maqueda, Santa Olalla, Talavera, que es fructífera; Medinaceli, esto es ciudad alta; Berlanga, Osma, Sigüenza, Segovia, que es grande; Avila, Salamanca, Sepúlveda, Toledo, Calatrava, Badajoz, Trujillo, Talavera, Guadiana, Mérida, Zamora, Palencia, Lucena Ventosa, que se llama Arcos; Estella, Calatayud, Milagro, Tudela, Zaragoza, que se llama Cesaraugusta; Pamplona, Bayona, Jaca, Huesca, la de las noventa torres; Tarazona, Barbastro, Rosas, Seo de Urgel, Elna, Girona, Barcelona, Tarragona, Lleida, Tortosa, la muy fuerte plaza de Berbegal, la plaza fuerte de Carbona, la de Oreja y la de Algayat; la ciudad de Adania, Isipalida, Escalona, la costa de Málaga, la costa de Burriana, la comarca de Cutanda; la ciudad de Ubeda, la de Baeza, Petroissa, en la que se hace una plata muy buena; Valencia, Denia, Játiva, Granada, Sevilla, Córdoba, Abla, Guadix, (...) Almería, Almuñecar, Gibraltar, Carteya, Ceuta, que se encuentra en las regiones de España donde está el estrecho, e igualmente Algeciras y Tarifa

Adviértase que, ya desde mediados del siglo XII, se consideraba, sin género de dudas, que formaban parte de España no sólo Galicia, sino lo que hoy es Cataluña y los territorios entonces ocupados de Granada, Sevilla, Córdoba... y Ceuta.

III. CONCLUSIÓN.
El Códice Calixtino demuestra, una vez más, que los nacionalismos separatistas anti-españoles sólo tienen como fundamento la mentira o la ignorancia.

uno por cada 115 ciudadanos
Casta política: En España ya hay más de 400.000 políticos que cobran de la Administración
 Minuto Digital 10 Julio 2012

Según el último informe del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al pasado mes de mayo, tan sólo el paro y las cuestiones de índole económica generan una mayor preocupación entre los ciudadanos. A raíz de la crisis, ha crecido de forma imparable el desapego ante la clase política, que es citada como el gran problema por un 22,5 por ciento de los encuestados.

La mayoría de los expertos y analistas coincide en una misma idea: los ciudadanos no entienden cómo se exige a la sociedad continuos ajustes, se recorta en educación y en sanidad, se prolonga la edad de jubilación, se suben los impuestos y, a cambio, se mantienen los privilegios de la clase política. Para empezar, uno de los grandes problemas es que no existe ni siquiera ningún informe oficial que cifre cuál es el número exacto de políticos que hay en España cobrando una nómina de la Administración, sea central, autonómica o local.

Cargos públicos
Según informan Javier Romera y Carmen Obregón en El Economista, lo único evidente es que la organización del Estado autonómico ha consolidado al país como el primero de la Unión Europea por número de cargos públicos. Las últimas estimaciones realizadas apuntan, en este sentido, que podría haber más de 400.000 en activo si se incluyen asesores y cargos de confianza.

Son diputados, senadores, alcaldes, concejales, miembros de los parlamentos autonómicos o de las diputaciones provinciales, de las mancomunidades, de las empresas públicas… y así un larguísimo etcétera. Si se tiene en cuenta esta cifra, en España habría así más cargos políticos que médicos, policías y bomberos juntos. Y eso en un país con casi cinco millones de parados. En Europa, el segundo Estado con un mayor número de políticos sería de acuerdo con los estudios y estimaciones realizadas, Italia. Pero aun así, tiene, de acuerdo con los cálculos hechos, la mitad que nosotros, unos 200.000.

Más o menos en el mismo nivel estaría Francia, y muy por detrás, con poco más de 100.000, Alemania. Y eso en un país federal, dividido en 16 lander, y con un grado de descentralización mucho mayor que España.

El aparato del Estado
Hay que tener en cuenta que no hay cifras oficiales y que se trata tan sólo de estimaciones, pero aún así, en nuestro país habría alrededor de un cargo político por cada 115 ciudadanos, lo que nos sitúa muy por encima de nuestros vecinos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las verdes montañas
Alfonso Ussía La Razón 10 Julio 2012

«Enseñaremos al mundo nuestras verdes montañas». Con este proyecto tan bucólico ha iniciado «Bildu» el camino hacia la independencia. Si el objetivo de la izquierda albanesa vasca era mostrar al mundo la belleza de sus paisajes, podrían haberse ahorrado la práctica del terrorismo. Hoy, el mundo sabe que en esas verdes montañas se han cometido toda suerte de crímenes espeluznantes, y que durante un tiempo las montañas se tintaron de rojo sangre. En las verdes montañas, hace quince años, la ETA asesinó de la forma más vil y cobarde a un representante de la soberanía popular, Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua, la «yerma», mientras que los mostradores de las verdes montañas celebraban el crimen vacíando botellas de chacolí.

En fin, que «Bildu» ha presentado en sociedad su «Gobierno en la Sombra», con algunas novedades. El consejero de Libertades Ciudadanas ha sido abogado de los etarras. Habrá una consejería de Igualdad de Oportunidades, otra de Relaciones Exteriores, una más de Normalización, otra más allá de Igualdad de Oportunidades y una última definitiva, la de Soberanía Alimentaria. Todas esas tonterías buenistas –manda narices que Bildu y la ETA se disfracen de progres lerdos–, para enseñar las verdes montañas que no han querido mostrar con anterioridad por motivos incomprensibles. Quizá, para que los visitantes extranjeros no se topasen en una verde montaña, en un verde prado, en un verde valle, o en un verde bosque con el cuerpo de un inocente con la nuca destrozada.

Este acto ridículo de «Bildu» no merece excesiva atención, pero sí puede tomarse como una excusa para escribir de la faramalla, del lío semántico que tanto aflige al periodismo. No soy partidario de los Libros de Estilo. Son los guardianes estalinistas del idioma. Pero sí de unas normas en cada medio de comunicación que impidan el desconcierto de los lectores. Nuestro periódico, LA RAZÓN, se escribe y edita en español. El castellano, como defendía Cela, es el bellísimo español que se habla en Castilla, como el andaluz, que literariamente tiene una hondura y luminosidad especial, es el bellísimo español que se habla en Andalucía.

Felicito a nuestro redactor Iker Moneo por su formidable información, pero creo que es víctima también –todos los informativos de las cadenas de televisión y de radio caen en la misma trampa–, del desconcierto. Si se escribe en español, los topónimos deben aparecer en español. «Soraluze» es Soraluce, «Getxo» es Guecho, «Galdakao» es Galdácano, «Zumaia» es Zumaya y «Gipuzkoa» es Guipúzcoa. Los grandes filólogos vascos con el padre Larramendi a la cabeza, usaban del español para determinar las ciudades y pueblos. Sabino Arana, para enredar, eliminó la «V» de Vizcaya sustituyéndola por una «B», y escribía «Bizcaya», manteniendo la «Y» griega que hoy ha sido asesinada por el «batúa». Los idiomas son seres vivos y hay que dejarlos libres en el lenguaje de la calle, pero ello no autoriza el deterioro de los demás. Tarradellas y Companys, cuando hablaban en español, se referían a la «Generalidad de Cataluña». La «Generalitat» la guardaban para el catalán. Creo que en este desconcierto han tenido más responsabilidad los políticos cursis y los editores que los apresados redactores por la confusión reinante. Los Libros de Estilo también han colaborado en el empobrecimiento del idioma común, diariamente maltratado.

Por lo demás, que enseñen al mundo sus verdes montañas. Y las cuevas en las que torturaron a sus secuestrados antes de asesinarlos. El ingeniero Ryan y el empresario Javier de Ybarra, por ejemplo, personas buenas y decentes, hacedoras del bien común.

Miguel Ángel Blanco: qué ha pasado en estos quince años
EDITORIAL Libertad Digital 10 Julio 2012

Tal día como hoy, hace quince años, Miguel Ángel Blanco Garrido era secuestrado en Éibar a punta de pistola por un grupo de etarras comandado por el sanguinario Txapote, el asesino que 48 horas más tarde le disparó dos tiros en la nuca, tras atarle las manos para impedirle la más mínima posibilidad de defensa, en la línea habitual de la basura cobarde que ha integrado siempre y sigue integrando la banda terrorista nacionalista. Era la respuesta de ETA al extraordinario éxito de las fuerzas de seguridad, que nueve días antes habían liberado a José Antonio Ortega Lara del secuestro más largo e inhumano de los perpetrados por la banda asesina.

Tras el asesinato del joven concejal del PP de la localidad de Ermua, millones de personas salieron a la calle a llorar y a exigir a los políticos que dejaran a un lado sus diferencias ideológicas hasta acabar con la banda terrorista, que tanto dolor había llevado al corazón de España entera. Ese fue el nacimiento de lo que se dio en llamar "el Espíritu de Ermua", aunque, quince años después, algunos de sus principales protagonistas hayan envilecido ese recuerdo con comportamientos políticos de una bajeza difícilmente igualable.

En aquellos días los responsables de los principales partidos aseguraron que la muerte del joven concejal no iba a ser en vano, porque el Estado de Derecho jamás claudicaría ante una banda terrorista por más larga que fuera la batalla. La unidad de las fuerzas democráticas, tópico agostado de tanto usarlo como letanía tras cada atentado sanguinario de la ETA, adquirió carta de naturaleza en aquellos días de julio tal y como exigían las multitudes de ciudadanos por las calles de toda España.

Unos meses más tarde, las fuerzas nacionalistas vascas se postraban ante los asesinos con los acuerdos de Estella para mantener su hegemonía en aquella sociedad. En los partidos constitucionalistas el proceso fue similar, sólo que más lento en el tiempo, como se puede constatar a poco que se comparen las posiciones del PP y, sobre todo, del PSOE en el País Vasco con las que defendían cuando lideraron las movilizaciones populares en aquellas trágicas fechas de hace década y media.

El aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco, con su significación especial por la crueldad con que fue ejecutado y las energías espontáneas que desató en la Nación, es el día apropiado para reflexionar acerca de las promesas que la clase política nos hizo en aquellos momentos y la forma en que se han conducido sus principales representantes en los últimos tiempos. Porque hace quince años ningún político nos dijo que el Gobierno colaboraría con los asesinos de Miguel Ángel Blanco para evitar detenciones de etarras, ni que a cambio de que éstos dejaran de asesinar los terroristas presos disfrutarían de beneficios penitenciarios injustificables, ni que la Justicia legalizaría al brazo político de los asesinos de Miguel Ángel Blanco para que pudieran presentarse a las elecciones y vivir de los impuestos pagados por sus víctimas. No. Entonces no nos dijeron que tenían pensado hacer todo lo que después han hecho.

Por eso, quince años después del martirio de Miguel Ángel Blanco, cabe preguntarse si su tortura y asesinato, catalizadores de un movimiento popular inmensamente mayoritario que exigía acabar con los culpables y sus compinches sin la menor concesión, dieron sus frutos.

Independencia al pilpil
Alfonso Basallo www.gaceta.es 10 Julio 2012

Del Estatuto de Ibarretxe hemos pasado al Estatuto de la Kokotxa.

Si hubo una guerra del fletán, ¿por qué no una guerra de la antxoa del Cantábrico o del bonito de Guetaria? Porque eso es lo que nos plantean, bajo su piel de corderos universitarios, los candidatos de Bildu a las autonómicas vascas. El eufemismo, de tanta raigambre en la dialéctica marxista, se ha hecho carne –o pescado– en la Consejería de Agricultura, Pesca y Comercio, que se llamará “Soberanía Alimentaria”. Del Estatuto de Ibarretxe hemos pasado al Estatuto de la Kokotxa. Ya que aún no pueden independizar Euzkadi, independizan el pincho… Empiezan su grande bouffe por el aperitivo. Y recurren al engaño. Por la misma razón que sus modelos soviéticos, a la mentira la llamaban verdad (Pravda), los de Bildu llaman “Libertades Civiles” a la Consejería de Interior, y “Normalización Lingüística” a la Consejería de Euskera. Ante la perspectiva de conquistar la Lehendakaritza –que refleja el último Euskobarómetro–, las nekanes incompatibles con el desodorante –arpías de Macbeth en versión abertzale– se han reciclado en aseaditas PNN de pantalón pitillo y han cambiado el Libro rojo de Mao por las alubias rojas de Tolosa, deconstruyéndose ellas mismas de Mata Haris con aspecto de nadadoras de la República Democrática Alemana en profesorcitas pijas de Teoría de la Comunicación. Pero no cuela.

La candidata a lehendakari Laura Mintegui no es Teresa de Calcuta precisamente, sino una profe de Euskera que le rió las gracias a De Juana Chaos cuando este se disfrazó de Gandhi en ayunas; el aspirante a consejero de Interior, perdón a Libertades Ciudadanas, escribió un panfleto sobre la represión de la juventud vasca a manos de la Policía –española, claro– , titulado La maza y la cantera; y la aspirante a vicepresidenta es una abogada vinculada a ETA, que fue investigada por la Audiencia Nacional. Nos la quieren dar con queso… de Idiazábal.

ETA insulta a sus víctimas
EDITORIAL www.gaceta.es 10 Julio 2012

La banda terrorista ETA dio ayer muestras de su naturaleza con un comunicado, ya el enésimo, en el que, entre otras cosas, insulta y desprecia a las víctimas que ha generado. Paradójicamente, la organización criminal que ha hostigado, insultado, marginado, extorsionado, secuestrado y asesinado a miles de personas se permite calificar como “asociaciones sedientas de venganza” a los colectivos formados por aquellos a los que ha destrozado la vida. Los damnificados por el terror nacionalista vasco jamás se han tomado la justicia por su mano y ni siquiera han alentado esa posibilidad. Sólo han reclamado, una y otra vez, que se haga justicia y los terroristas no logren la impunidad que ansían. Un mensaje no sólo acertado, sino necesario. Y más ahora mismo, cuando ETA y sus acólitos chantajean a todos los ciudadanos reclamando un final sin vencedores ni vencidos. En ese comunicado que rebosa propaganda e ignominia, quienes han sembrado el terror en España durante 50 años mediante coches bomba y tiros en la nuca se sitúan como adalides del pacifismo y arremeten contra los Gobiernos de España y Francia, presuntos opresores de esa entelequia denominada Euskal Herria, por “manejar una agenda contra la paz”. Incluso, acusan a los legítimos dirigentes de ambos Ejecutivos de “mantener una estrategia de paralizar y obstaculizar el proceso” y los tildan de “enemigos” del mismo.

Una suerte de eufemismo que, traducido para los amantes del hacha y la serpiente, significa que los Gobiernos son culpables de que exista el terrorismo. Es demencial, obviamente, pero no casual. ETA allana el camino para que, en el caso, lejano pero no imposible, de que decida volver a la senda de muerte y destrucción, haya otros culpables de sus propios atentados. Y si no, ¿por qué los terroristas dicen “mantener” una tregua que es “definitiva”?

Como la desvergüenza no tiene límites, la organización terrorista, sin duda escocida por las últimas detenciones de muchos de sus miembros, añade escarnio a su mensaje con ataques a los Servicios de Inteligencia, las Fuerzas Armadas y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aquellos que se han dejado la piel para acabar con el terrorismo tienen que soportar la altanería de un grupo de fanáticos que, en el colmo del despropósito moral e intelectual, también señala, como antaño, a “determinados medios de comunicación” porque “frustran la oportunidad de paz”. La amenaza está en el ADN de los etarras de la capucha. Mientras, los otros terroristas, los del escaño, trabajan con la hipótesis de hacerse con el poder en el País Vasco tras las próximas elecciones autonómicas vascas. Cualquier movimiento de la banda asesina está encaminado a esos comicios porque ETA y sus adláteres representan un proyecto político que consiste, básicamente, en destruir España.

El penúltimo panfleto etarra está fechado el 27 de junio. Pero se conoció ayer, 9 de julio, sólo un día antes del decimoquinto aniversario del terrible crimen perpetrado contra Miguel Ángel Blanco. Hoy, como entonces, ETA pretende que el Gobierno negocie su final y haga concesiones. Por eso la banda no se disuelve ni entrega sus armas. La actitud del Ejecutivo debe ser la misma que se adoptó hace 15 años para no ceder ante los bárbaros. Porque sólo con la firmeza y la Ley, sin atajos ni diálogos, puede acabarse con una pesadilla que ya dura demasiado.

Bildu y el adanismo
Belén Altuna El País  10 Julio 2012

La democracia comienza con ellos. Así piensan, sin duda, los militantes de la izquierda abertzale que ahora se presentan como EH Bildu. De modo que parecería que todo está por hacer. Los viejos y anquilosados modelos no valen y los cambios propuestos se acumulan: además de “un modelo que posibilite que el poder resida en el pueblo y esté sometido al control popular”, sería necesario “un nuevo modelo de relaciones entre mujeres y hombres”, un nuevo “modelo policial”, un nuevo modelo industrial de “desarrollo local y comarcal”, “un nuevo modelo socio-económico ecológico” y “un cambio radical del modelo de consumo de la sociedad”, por poner unos ejemplos.

Extraigo estos pasajes de la página web donde la coalición presenta su equipo de gobierno. Los rótulos de las nuevas consejerías son una muestra más de ese afán adanista. El más curioso de todos, ése de “Soberanía alimentaria”. No sólo por lo que expresa, sino porque es el único que incorpora el ansiado sustantivo. Sustantivo que podrían llevar todas las demás consejerías, enunciando con mayor exactitud su propósito. Podrían ser “Soberanía económica”, “Soberanía judicial” (en lugar de “Libertades ciudadanas”), “Soberanía educativa”, etcétera. Por supuesto, quedan en el aire muchas incógnitas: ¿la consejería de “Relaciones exteriores” se encargaría también de las relaciones con el resto de las comunidades autónomas (excepto Navarra, claro está)? Ante la crisis, ¿qué significan exactamente esas recetas tan concretas de “independencia” y poner “la economía al servicio de las personas”? El objetivo que se propone la consejería de “Normalización lingüística” de que “el euskera sea una lengua que debamos conocer”, la “lengua prioritaria”, ¿no le creará ciertos problemillas a la vicelehendakari para la Igualdad de Oportunidades, cuando tenga que atender las quejas por discriminación de los ciudadanos castellanohablantes?

Capítulo aparte merece la presentación de la consejería de “Libertades ciudadanas” (fusión de Justicia e Interior), centrada en los derechos de los presos y en acicalar y hermosear —ante ojos abertzales— la labor de la Ertzaintza, que, en adelante, sería “de servicio a la comunidad, no represiva, no militarizada, sin criterios de actuación politizados, y respetuosa de la pluralidad social, cultural y política de la ciudadanía vasca”. Todo el equipo, en fin, parece hacer gala de no ser profesional de la política, como prometiendo una pureza desconocida. Es como la insistencia de Laura Mintegi —su candidata a lehendakari— en la “honestidad” que la caracterizaría, como si esa cualidad estuviera ausente en el resto de candidatos, o como si fuera señal, por sí misma, de la bondad de su propuesta. Leyéndoles, escuchándoles y, sobre todo, razonando y conservando la dolorosa memoria, ¿de verdad puede votarles tanta gente?

Boquetes del Gobierno, guerra de celos y el "señor Lobo" del PP
El Ejecutivo, unos ministros más que otros, anda desnortado, sin hallar salidas y hasta parece empeñado en ahorcarse con su propia soga. Los de siempre se ven forzados a aminorar los daños.
Ricardo Rodríguez. www.elsemanaldigital.com  10 Julio 2012

Anda el personal revolucionado ante la comparecencia de Rajoy en el Pleno del Congreso.

Anda el personal revolucionado ante la comparecencia de Mariano Rajoy en el Pleno del Congreso. Ya saben, todos esperando que cante La Traviata, célebre ópera de Verdi. A pesar de que haya sido difícil encender más luces rojas, incluso dentro de sus filas ha reinado un absoluto desconcierto, el presidente del Gobierno ha ido tirando de la indefinición con la que acostumbra a imprimir sus plazos como socorrido recurso.

Hay pocas dudas de que Rajoy atraviesa un mal momento – sus propios correligionarios percibieron sus ojeras durante la última Junta Directiva Nacional del Partido Popular celebrada en Sevilla –, y eso que la Legislatura comenzó hace apenas medio año. Mariano Rajoy confió en eludir ajustes traumáticos pero la dura realidad es que la economía se sigue deteriorando, mientras la prima de riesgo y unos costes de financiación insostenibles esbozan una cierta derrota. Ante el cúmulo de adversidades, adoptará medidas que hace tan sólo unas semanas hubieran sido impensables.

Sus "ahora toca pisar el acelerador" o "vamos a hacer mucho más y lo vamos a hacer bien" ocultarían un abanico de nuevos ajustes, entre los más impopulares, la subida del IVA, de impuestos especiales y distintas tasas, supresión de desgravaciones fiscales, reducción de empleados públicos o recortes en el gasto de desempleo. Un amplío paquete que ninguna voz autorizada ha concretado -hasta este mismo lunes que Cristóbal Montoro y María Dolores de Cospedal dieron pistas- pero cuya filtración sin ton ni son desde La Moncloa o alrededores ha introducido incertidumbre en la opinión pública.

"Si contestara a todo lo que sale no haría otra cosa. Adoptamos medidas y las anunciamos cuando están bien estudiadas, es para lo que trabajamos", avisó Soraya Saénz de Santamaría. La prensa reclamó información con avidez pero la inteligente vicepresidenta supo echar balones fuera. La noticia fue por tanto que no había noticia, y si la hay, comprendamos que ha de guardar silencio. Vale. Pero lo significativo, a la vez que preocupante hasta el pasado viernes, es que el responsable de llegar a extremos de confusión resultó ser el propio Ejecutivo que provocó un mayor desgaste de su imagen.

La sucesión y variedad de enunciados ha llevado a pensar que ha existido un arduo debate entre los ministerios económicos sobre la magnitud de las decisiones. De cualquier forma, Rajoy piensa amargarnos el verano. Su hoja de ruta irá destapándose en los sucesivos Consejos de Ministros de este mes de julio y tal vez en alguno de agosto, llamados a convertirse en viernes de Dolores.

El roto de Bankia
El PP tuvo una ocasión idónea para haber hecho las cosas bien y, de paso, haber prestado un servicio al país y sus instituciones, pero frenó las explicaciones en sede parlamentaria de los gerifaltes de Bankia, con Rodrigo Rato a la cabeza, cuando tocaba. Así actúan otras Democracias consolidadas. Lo de algún que otro ministro, por desgracia, ha sido lanzar reproches contra el magistrado de la Audiencia Nacional, Fernando Andréu, que ha imputado a los 33 antiguos miembros del consejo de administración de la entidad. Miguel Arias Cañete pecó de locuaz, aún cuando el auto de Andréu chirria cargado como vino de mortificantes pedradas valorativas.

En fin, más madera. No en vano, la salida de Arias Cañete sentó regular tirando a mal a compañeros suyo de partido conscientes de la necesidad de un compromiso rotundo por el cual la clase política saque las manos de una vez por todas de las entidades financieras y, de paso, recuperar algo del prestigio perdido ante la ciudadanía. "Veremos si ahora Rato decide a comparecer ante la comisión del FROB del Congreso por su propio pie y se retrata de cuerpo entero", rumiaba más de un pepero. Más vale tarde que nunca, reza el refrán.

Ligereza injustificable
La mejor prueba de que este Gobierno - o mejor dicho alguno de sus miembros - da muestras de entrar en barrena fue Jorge Fernández Díaz que, acercando el ascua a su sardina (como es natural), se metió él solo en un laberinto en ABC Punto Radio: "Las cosas que tienen que ver con mi Ministerio, anticiparlas, pues puede ser imprudente, pero confío en que hoy pueda haber una buena noticia". Al quite, Luis del Olmo le inquirió si tenía que ver con ETA. El titular del Interior respondió con un "por ejemplo", aunque buscó enmendarse con un "dejémoslo ahí, el ministro ha de ser prudente". ¡Chúpate esa!

El resbalón del ministro sólo puede merecer un calificativo: Temerario. Por suerte, no se resintió la detención unas horas más tarde en el sur de Francia del etarra Juan María Mujika Dorronsoro. Pero más le valdría a Fernández Díaz solucionar la pugna en toda regla que, en cuestiones de la lucha antiterrorista, han mantenido la Guardia Civil y la Policía Nacional, ambos cuerpos con estructuras de información paralelas, en alguno de los últimos golpes a ETA en el país vecino. Sólo nos queda lamentarlo.

Tapar agujeros
En Pulp Fiction, Harvey Keitel interpretaba a un personaje cuyo cometido era solventar los apuros de otros. Si el Gobierno cae en un error, contradicción, o peca de improvisación, ellos siempre acuden a la ayuda. La dirección del Grupo Popular comienza a parecerse a ese señor Lobo. Su portavoz, Alfonso Alonso, el secretario general, José Antonio Bermúdez de Castro, además de Rafa Hernando o Rafa Merino, parecen siempre prestos a aparecer y enderezar lo que estropean los titulares. "Yo arreglo problemas que crean otros", decía Keitel. Ellos también.

www.twitter.com/rrodriguezmaeso

Análisis del comunicadado de la banda terrosita
La otra «bala» de ETA a las víctimas
Los pistoleros amenazan a los agentes que trabajan en España y Francia. Culpa a jueces y a algunos medios de comunicación de montar un «ataque» para que el «proceso» no avance. Atribuye la legalización de Sortu a la «presión social» realizada
Hoy se cumplen quince años del secuestro del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco, asesinado dos días después por la banda terrorista
J.M. Zuloaga La Razón 10 Julio 2012

ETA, «organización clandestina y aún armada», según el resumen del comunicado ofrecido por la página web del diario «Gara» (aunque en el texto de la banda no figure esta frase), ha aprovechado el aniversario del secuestro de Miguel Ángel Blanco, para calificar (sin citarlas) a las asociaciones de víctimas de «hambrientas de venganza». El comunicado está fechado el 27 de junio, por lo que la publicación en el día de ayer parece tener toda la intencionalidad.

La banda enumera a los que considera enemigos que se oponen a sus pretensiones separatistas, de amnistía para los presos y de la expulsión de las Fuerzas de Seguridad del País Vasco y Navarra. Señala que existe «un bloque completo que está trabajando a fondo con la intención de malograr la oportunidad de paz. Los servicios de inteligencia, las Fuerzas Armadas de España y Francia, algunos jueces, asociaciones que están hambrientas de venganza y algunos medios de comunicación, llevan a cabo un ataque bien organizado para que la solución no avance (...) Son inquietantes, asimismo, el chaparrón de mensajes en contra de la resolución del proceso o las mentiras para generar dudas sobre ETA».

La banda, y lo hace en dos ocasiones en el comunicado, abre la posibilidad (por más que proclame que mantiene el cese armado) de reanudar las actividades terroristas: «Tal y como hicieron en muchas ocasiones anteriormente, en lugar de valerse de la posibilidad de solución, los estados se empeñan en el esfuerzo por sembrar la semilla para un nuevo ciclo del conflicto a través de la violencia y de la imposición», dice el comunicado. La culpa, por supuesto, sería de España y Francia, y no de los etarras, que no están dispuestos a disolverse.

Más adelante, según expertos antiterroristas, lanza una amenaza directa contra los agentes que combaten a la banda en España y Francia: «Queremos advertir que las fuerzas policiales se sirven del compromiso que tiene ETA por impulsar el proceso para profundizar en la represión. Utilizan las decisiones que ETA ha adoptado para evitar enfrentamientos imprevistos, con el fin de evitar situaciones que puedan dañar el proceso, para incrementar el acoso, generando situaciones de gran riesgo. Del mismo modo, están utilizando el esfuerzo que se está haciendo por reunir el material en condiciones seguras y estables para organizar dispositivos policiales. Esas actividades son incompatibles con el proceso». Al hablar de situaciones de «gran riesgo», los pistoleros están justificando cualquier atentado que tengan planeado y que puedan disfrazar después como enfrentamiento. En cualquier caso, no se entiende que una organización que ha anunciado el cese de actividades pretenda guardar las armas y explosivos, y además lo haga en sitios donde no puedan ser controlados.

La banda lanza duros ataques al PNV, y al PSE-PSOE (a algunos de cuyos miembros salva de las críticas, aunque no dice sus nombres). Del PNV critica que «se muestre tan comprensivo con un Gobierno que actúa contra la solución, mientras dedica sus críticas más incisivas contra la izquierda abertzale».

Asimismo, ETA descalifica las vías de reinserción y prohíbe a sus reclusos que se sumen a ellas, porque sólo pretenden «hacer encallar el proceso en las cárceles». La legalización de Sortu por el Tribunal Constitucional la atribuyen a la efectividad de la presión social imprescindible».

El comunicado terminas con ¡vivas! a «Euskal Herria» libre y socialista; y a luchar sin desmayo hasta conseguir la independencia.

Deberá excarcelarla y pagarle 30.000 euros
Estrasburgo condena a España por aplicar la Doctrina Parot a una etarra
 www.gaceta.es 10 Julio 2012

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos considera "irregular" mantener en prisión a Inés del Río Prada, miembro del sanguinario Comando Madrid y condenada a 3.000 años de prisión.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ha condenado a España a pagar una indemnización de 30.000 euros por daños morales a la etarra Inés del Río Prada, condenada a más de 3.000 años de cárcel por varios asesinatos terroristas, y le ha instado a "poner en libertad a la demandante en el plazo de tiempo más breve posible".

Se trata de la primera vez que Estrasburgo se pronuncia sobre la denominada 'doctrina Parot', que el Tribunal Supremo estableció en 2006 para determinar que los beneficios penitenciarios a los que accede un recluso deben aplicarse individualmente sobre cada una de las penas por las que haya sido condenado y no sobre el límite máximo de estancia en prisión de 30 años.

Los magistrados de Estrasburgo admiten con esta decisión el recurso presentado por la defensa de Del Río, que formó parte de uno de los más sanguinarios 'comandos Madrid' de la historia junto a José Ignacio de Juana Chaos y participó en el atentado que costó la vida a 12 policías en la plaza de la República Dominicana de Madrid en 1986.

El TEDH desautoriza de esta forma la decisión de la Audiencia Nacional de retrasar su salida de prisión desde el 2 de julio de 2008 hasta el 27 de junio de 2017, al considerar que España vulneró el artículo 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que establece que no puede existir una pena sin ley que la avale, el artículo 5, que contempla el derecho a la libertad y la seguridad.

Tribunal Europeo de Derechos Terroristas
Nota del Editor 10 Julio 2012

Si estamos hartos de las anticonstitucionalidades del tribunal constitucional español, no menos lo estamos de este tribunal europeo de derechos terroristas que se pasan por el arco de los pantalones
los derechos humanos de los niños español hablantes en las regiones españolas donde el español es lengua impropia, sin explicaciones y sin derecho a réplica.
Recortes de Prensa   Página Inicial