AGLI Recortes de Prensa   Lunes 16 Julio 2012

Rajoy no tiene derecho a dejar en la miseria a millones de españoles
@Roberto Centeno El Confidencial 16 Julio 2012

Hace tres semanas, con motivo de un viaje a EEUU, me despedía de ustedes hasta septiembre. Pero al volver me he encontrado con que, después de seis meses de tomar decisiones, casi todas en sentido contrario a lo que necesitaba el país, Mariano Rajoy decide superar los límites de lo tolerable y, de una manera tan vil como irresponsable, llevar a sectores enteros de población, a millones de españoles, a una situación de pobreza y exclusión social intolerables. Y todo ello no para salir de la crisis, ya que estas medidas hundirán aún más el crecimiento y el empleo, sino para mantener los privilegios de una casta política incompetente y corrupta que no está dispuesta a sacrificio alguno.

Con una cobardía poco común, elude su compromiso más esencial, el de gobernar, y lanza la mentira más escandalosa de toda su amplia trayectoria de embustes y falsas promesas: “Los españoles no podemos elegir si hacemos o no sacrificios. No tenemos esa libertad”.

Es decir, que los españoles no podemos elegir entre que nos arruinen a impuestos y nos recorten salarios y prestaciones o acabar con el despilfarro de 120.000 millones de euros anuales que supone, en conjunto, el modelo de Estado impuesto por la casta política. Que los españoles no tenemos la libertad para elegir entre acabar con las duplicidades entre AAPP (34.000 millones tirados por la fregadera) y cerrar las 3.000 empresas públicas inútiles creadas para ocultar deuda y colocar a 450.000 parientes, amigos y correligionarios a dedo con sueldos un 35% superiores a la media de los funcionarios, o que nos bajen las prestaciones de desempleo, las pensiones, la dependencia o la reinserción social.

También que los españoles no tenemos la libertad para elegir que se devuelvan al Estado las competencias de Justicia, Educación y Sanidad (lo que supondría un ahorro de 47.000 millones de euros, según cálculos de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, porque desde que Aznar cometió el error histórico de transferirlos a las CCAA el coste por alumno y enfermo ha aumentado más del doble en términos reales) y debemos aceptar sin rechistar recortes brutales en Sanidad y Educación y copago a todo lo que se mueve porque, para nuestro presidente, “eso ni se plantea”. Los niveles de irresponsabilidad y miseria moral de Rajoy resultan inauditos.

Dice no tener la libertad para decidir, pero sí para llevar a la ruina a la nación. Si es cierto que no la tiene porque es un cobarde y los barones no le dejan, debe dimitir. Que no diga que es una imposición de Bruselas, porque Draghi se lo dejó bien claro: “Menos impuestos y más recortes de gasto”. Rajoy, al igual que cuando estaba en la oposición -cuando Valencia, Murcia o Madrid capital estaban a la cabeza del despilfarro sin que moviera un dedo para evitarlo- es incapaz de recortar nada. Su ineptitud, elevada a escala nacional, no sólo está llevando a la miseria y a la exclusión social a millones de personas, está arruinando a varias generaciones de españoles con una deuda y unos tipos de interés inasumibles. El jueves pasado la Asociación de Empresas de Trabajo temporal dio a conocer una cifra pavorosa: el número de familias españolas que vive por debajo del umbral de la pobreza asciende ya al 26,5%, mucho más que en Grecia. Y la opción de Rajoy es empobrecernos todavía más.

Una conversación en Washington
Hace dos lunes, en el hotel Fairmont en Washington, y gracias a un amigo común, tuve la suerte de poder exponer a un primera espada del FMI el que, en mi opinión, es el principal problema de España: el modelo de Estado. Le dije: “O ustedes nos ayudan acabar con las CCAA o las CCAA acabarán con España, es así de simple”. Naturalmente, esto hay que demostrarlo con cifras y a ello dediqué todo el tiempo del que dispuse. El FMI, al igual que la UE y al igual que Alemania, sabe que el problema de España radica en las regiones. Sabe también que Rajoy miente, y que miente en todo: en la situación del sistema financiero, en la situación macroeconómica y en el déficit público. Pero lo que no conoce bien es la dimensión real del problema. Me quedo corto si afirmo que mi interlocutor se quedó asombrado. Y es lógico, porque cuesta creerlo.

“Ni el FMI ni la UE -me dijo- pueden imponer un cambio del modelo de Estado. Son ustedes, los españoles, quienes deben hacerlo”. Le expliqué que eso era imposible porque España no es una democracia formal, algo que requiere un sistema representativo del electorado y la separación de poderes en origen

¿Cómo puede creer nadie que partiendo en enero de una situación de quiebra del sistema autonómico (que representa los dos tercios del gasto público de la nación) el Gobierno, en lugar de intervenir a las CCAA, les transfiere cerca de 30.000 millones de euros sin condición alguna? Un dinero que ya han despilfarrado, porque ahora necesitan 25.000 millones más. ¿Cómo puede nadie creer que un Gobierno renuncie a intervenir en la asignación correcta de dos tercios de los recursos de la nación?; ¿o que en los cinco primeros meses de 2012 el déficit del Estado se haya incrementado en un 31% y la extrapolación a fin de año nos lleve a un déficit de las AAPP del 11,6% del PIB (porque el supuesto adelanto a CCAA jamás será recuperado (1))?

Cuando conté, a modo de ejemplo, que la alcaldesa de Madrid y sus concejales tienen 1.500 asesores con un sueldo medio de 47.000 euros y 183 coches oficiales de uso personal, no me creyó. Así de simple. Tuve que pedirle que tecleara en Google “Asesores ayuntamiento Madrid”. Se quedó boquiabierto. El alcalde de Washington, al igual que el de Nueva York, ni siquiera tiene coche oficial y va en metro cada día a su trabajo. Cuando le expliqué que en España hay más de 30.000 coches oficiales, que desde 1978 se han contratado dos millones de empleados públicos a dedo, entre amigos y correligionarios, que las CCAA tienen más de 200 embajadas en el extranjero o que disponen de casi 50 canales de TV con una pérdida anual de 2.400 millones no se lo podía creer.

“Es obvio -me dijo- que ningún gobierno del mundo tiene derecho a empobrecer de ese modo a los ciudadanos si tiene alternativas de reducción de gasto tan claras, pero ni el FMI ni la UE pueden imponer un cambio del modelo de Estado. Son ustedes, los españoles, quienes deben hacerlo”. Le expliqué que eso era imposible porque España no es una democracia formal, algo que requiere un sistema representativo del electorado y la separación de poderes en origen; España no tiene ni lo uno ni lo otro. Los españoles carecemos de cauce legal alguno para cambiar el modelo de Estado. Ni diez millones de firmas servirían para ello. Lo entendía pero no era un tema del FMI me dijo, de todas formas “si esas son las cifras reales el rescate es inevitable, y eso obligaría a cambiar el modelo de Estado o algo equivalente”.

España necesita un rescate de 500.000 millones ya.
¿Alguien se ha molestado en sumar los vencimientos de deuda? En julio, los vencimientos del Tesoro eran de 19.000 millones y sólo se ha cubierto una tercera parte; 13.000 en agosto y septiembre; 27.600 octubre y, el resto, 9.000. Total: 62.000 millones. Las CCAA necesitan 28.000 y los bancos, descontando Santander y BBVA, han emitido 80.000 millones de euros con aval del Estado, de los que 38.000 vencen este año. Total: 128.000 millones. Unos 6.000 los sacarán saqueando la caja de las Loterías, y los bancos parte del BCE, pero aún quedan 100.000.

La liquidez que tenía el Tesoro la han transferido de forma casi íntegra a las CCAA y al pago a proveedores; con el déficit 2012 hay unas necesidades de financiación de 150.000 millones de aquí a fin de año (unos 27.000 millones al mes), que con la prima y los intereses desbocados son imposibles de lograr. Y, después, 175.000 millones en 2013 -vencimientos y déficit - y 250.000 en 2014. España necesita ya un rescate de 500.000 millones.

Sin embargo, eso no es lo único. España no puede seguir siendo el cortijo de una casta política parasitaria, cuyo pensamiento real sobre el conjunto de los ciudadanos es el expresado por la indigna palmera del PP: “Que se jodan”. Es lo que piensan los 17 presidentes autonómicos y su inmensa corte de parásitos sociales, es lo que piensan los 8.160 alcaldes y 68.578 concejales, los miles de presidentes de empresas públicas y los miles de diputados, senadores, asesores o sindicalistas de pesebre completamente inútiles. ¿Acaso uno, uno sólo de ellos, o de los casi dos millones de empleados públicos nombrados a dedo, estaría dispuesto de renunciar a su prebendas para evitar la ruina de los españoles?

Las nuevas medidas no sólo son una chapuza absoluta, son un expolio sin precedentes a las clases medias y trabajadoras, mientras la casta política se niega a aplicarse a sí misma el menor recorte. Los 65.000 millones en dos años y medio no solo son falsos, son clamorosamente insuficientes. El conjunto, y con las valoraciones oficiales, supone 48.000 millones, no 65.000, o 19.000 millones año, o 6.300 millones en el cuatrimestre que queda. Se necesitarían 50.000 para cumplir el compromiso de déficit 2012. Además, las valoraciones oficiales son falsas, la recaudación estimada por IVA y otros impuestos se ha calculado sobre la base de que el consumo se mantiene. La teoría económica explica que eso no es así mientras la experiencia demuestra que se queda en la mitad.

La reducción de gasto por el número de concejales, valorada en 3.500 millones, es tres veces la real, pero como hay que esperar a las nuevas elecciones acaba en cero. Si se ponen las cifras reales, los 19.000 al año, se quedan en 12.000 escasos o 4.000 en 2012. Y, aunque van a reducir pensiones y subir la tarifa eléctrica, apenas llegará a la décima parte de lo necesario. Nada a cambio de una deflación brutal y de condenar a la miseria y a la exclusión social a millones de personas. Adicionalmente, el efecto sobre el sistema financiero de la caída de la venta de viviendas y la subida de la morosidad llevará a muchas entidades a la insolvencia. La buena noticia es que ni Rajoy ni el modelo de Estado sobrevivirán al inevitable rescate. La sustitución de estos irresponsables por profesionales es nuestra única posibilidad de salvación.

(1) La cifra del déficit del Estado correspondiente al mes de mayo es del 3,4% del PIB, que se compara con el 2,6% en el mismo periodo 2011. A partir de aquí, dos estimaciones son posibles: elevar el 3,4% a tasa anual (8,6%) y sumarle el 2% del objetivo de déficit de CCAA, ayuntamientos y Seguridad Social (10,6%), algo poco realista porque ese objetivo es una quimera. O, segunda, suponer proporcionalidad entre el 2,6% del Estado a mayo y el 8,9% total al final de 2011, y el 3,4% actual y el total a fin de año, lo que nos llevaría a una estimación de déficit de 2012 del 11,6% .

Rajoy tiene todo de lo que avergonzarse.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Julio 2012

Rajoy y su partido tienen mucho de lo que avergonzarse y lo saben. Es solo por ese sentido de estar haciendo no lo necesario sino lo injusto, por lo que se apresuró ayer con nocturnidad y alevosía a clausurar el Congreso del PPA en un acto previsto para hoy. Su fobia a sufrir las críticas de los ciudadanos y las molestas preguntas de los periodistas, le han hecho usar de nuevo las vías de huída por la puerta trasera, en un escapismo propio de quien no se atreve a dar la cara y explicar por qué deja intacta la Estructura del Estado, mientras carga todo el esfuerzo sobre los ciudadanos. Las víctimas convertidas en responsables de los excesos de sus desvergonzados representantes políticos.

Sus grandilocuentes declaraciones de que "voy a decir siempre la verdad" suenan a cinismo y desvergüenza máxima, porque las hemerotecas de solo hace unos siete meses le dejan en muy mal lugar. ¿Dónde quedaron las promesas de renovación de la política y de la Estructura del Estado?¿Dónde quedó lo de acabar con las subvenciones a partidos políticos, patronal y sindicatos?¿Donde han quedado aquellos puntos principales del Programa electoral del PP? Hace falta tener poca o ninguna vergüenza para además arengar a sus amaradas con eso de "no tenéis nada de lo que avergonzaros y podéis ir con la cara bien alta".

Pues que se anden con cuidado porque habrá siempre ciudadanos que hayan llegado al límite de su paciencia y en un momento de ofuscación incontenida se comporten de manera incivilizada, como esos energúmenos que intentaron agredir a la Delegada del Gobierno en Madrid la Sra. Cifuentes. Nadie desea que se produzcan hechos de este tipo y desde aquí expreso mi más enérgica condena. Pero siempre habrá grupos interesados en violentar las calles y reventar lo que son lógicas manifestaciones de rechazo a unas medidas absolutamente injustas en el reparto del esfuerzo para salir de la crisis.

El Gobierno de Rajoy sigue sin tener la valentía de acometer las reformas estructurales y de fondo que necesita este Estado y sus Autonomías. Es un Gobierno débil incapaz de imponerse y sin la voluntad de enfrentarse a toda esa casta que lleva parasitando a la sociedad española décadas. Creo que la Sra. Díez de UPyD podrá tener la demagogia y el oportunismo que le quieran atribuir, sin embargo, sus declaraciones han puesto el dedo en la llaga por donde España se desangra, el auténtico cáncer que lastra el déficit y es responsable del monstruoso aumento de la deuda y del despilfarro.

Rajoy. de Guindos, Montoro y Sáenz de Santamaría, podrán repetir hasta la saciedad que esto es lo que había que hacer, aunque no les guste y que no hay otras alternativas ni tenemos libertad para hacer otra cosa. Todo es una gran mentira. Existen otras alternativas de mayor calado y que al menos, si no solucionar del todo, sí aliviarían la carga sobre las economías de los ciudadanos. La voluntad es solo querer aplicar la solución de adelgazamiento inmediato de la Estructura del Estado, incluso con la anticipación de las elecciones locales y autonómicas. Pero claro, aquí chocamos con los intereses partidistas del PP cuyo éxito hace ahora un año, no quiere perderlo por mucha crisis que haya. La alternativa, subir impuestos y que paguen la factura los ciudadanos.

Hay que tener mucha desvergüenza para además querer convencer de la inevitabilidad del destino que nos ha tocado en desgracia padecer a los sufridos españoles.

Hoja de Ruta y Crisis de Gobierno, la única salvación de España

S. McCoy El Confidencial 16 Julio 2012

‘Decepción’ y ‘preocupación’ son los dos sustantivos que acompañan indefectiblemente cualquier conversación sobre el desempeño del Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy, gabinete que ha cumplido ya sus doscientos primeros días en la Moncloa. Los peores augurios que muy pocos nos aventuramos a airear el mismo día de su designación, se han visto superados con creces por una forma de hacer, y sobre todo de parecer, que amenazan con conducir inevitablemente a España a un retroceso de décadas. El proceso de italianización de la política, desapego del votante respecto al representante, y de argentinización de la economía, eliminación de la clase media y aumento de la desigualdad, se está produciendo de forma tan acelerada que da miedo (V.A., España 2010-2011, ahora o nunca, 30-08-2010). Los frágiles pilares sobre los que tratamos de cimentar nuestra nación hace casi cuarenta años pueden saltar por los aires. Se está jugando peligrosamente con fuego. O esto se reconduce, si es que aún hubiera tiempo, o Japón va a ser un paraíso comparado con lo que nos espera en los próximos años.

La casta ha demostrado que no entiende de bancadas. Tanto monta, monta tanto (V.A., No va más, hora de llevar al matadero a nuestros políticos, 09-04-2012). Lo importante para ella es preservar sus privilegios, conservar su estatus. Lo expresaba perfectamente en su homilía dominical de ayer Pedro J., de lectura más que recomendable, al hablar de las cajas: ‘todo sucedió dentro de una lógica partitocrática que sigue en vigor sin variación ni cuestionamiento alguno a la espera de nuevas cosechas de abusos y desastres’. Un círculo vicioso en el que Rajoy depende de sus principales y estos, a su vez, de Rajoy. Y a los votantes que les den, ‘que se jodan’. Hace tiempo que se convirtieron en instrumento y dejaron de ser fin. El ‘Todos a Una’ de la Transición, el deseo de lucha por un proyecto colectivo, aparcado en la Arcadia democrática, vano recuerdo ya. Los hechos han demostrado que la regeneración no puede venir de quien lleva lustros instalado en el coche oficial, como ocurre con buena parte del cuerpo ministerial popular. Su realidad es distinta y clientelar y su preparación sirve a sus intereses y no a la sociedad, q.e.d. (V.A., Primera mentira de Rajoy: un decepcionante gobierno de servidumbres, 21-12-2011)

Prueba de ello es el detalle de los recortes, escamoteado a la opinión pública española primero –se dieron a conocer en una web en inglés dirigida a inversores extranjeros- y al Parlamento después –a través del uso fraudulento del Real Decreto como vía ordinaria para legislar, sin que aquí a nadie se le ocurra objetar algo-. De acuerdo con lo sancionado y publicado en el BOE, los ingresos por recaudación impositiva superan porcentualmente en el conjunto del paquete a los gastos, proporción de 60%-40% que se puede incrementar con las tasas a las compañías eléctricas. El milagro del Excel redivivo, pura fantasía administrativa. Porque cualquiera que haya destinado una parte residual de su tiempo a dirigir una empresa sabe que la facturación es incierta y los costes seguros. Y que confiar la supervivencia del negocio a los primeros, sobre la base además de un umbral irreal de actividad, es receta segura para el desastre. Si se quiere dotar de credibilidad a las medidas, la asimetría a favor de los ajustes no solo es necesaria sino imprescindible. Bastaba con haber preguntado a De Guindos sobre la reacción de los ‘analistas’ en anteriores ‘road shows’ ante esquemas similares, papeles a su cara. Total, para qué.

Lo que es básico en primero de ADE, no entra en la mollera de un Gobierno que luego se sorprenderá de la reacción de los mercados. Arguye en su defensa el Ejecutivo que no hay margen de acción, que España ha perdido su libertad y que, por tanto, son lentejas. No es verdad y prueba de ello es que no presenta su dimisión en bloque por haber andado el camino inverso a ese Pinocho al que tanto recuerda: carne y hueso convertida en marioneta de un tercero por culpa de sus mentiras. Ni siquiera quedaría decencia para eso si ya nada pudiera hacer. No es el caso. Falla la forma y falla, sobre todo, el fondo. No se pueden resolver los problemas a base de parches, poniendo cargas y plazos absurdos de seguro incumplimiento a cuestiones estructurales. La inseguridad jurídica que esto genera es demoledora y dispara el coste de oportunidad de invertir en nuestra economía frente a otras. El caso fiscal es paradigmático pero qué decir del bancario, del eléctrico, del inmobiliario... Norma sobre norma sobre más norma. Incertidumbre igual a abandono.

Es más necesaria que nunca, tal y como reivindicábamos la semana pasada, la fijación de una hoja de ruta que permita saber los parámetros, el escenario, en los que todos los agentes económicos nos vamos a mover en el corto y medio plazo, eliminando de este modo el factor sorpresa consustancial a los Viernes de Pasión regulatoria. Condición necesaria para salir del hoyo (V.A., ¿Indispensable subir impuestos? Alemania ya demostró que no, 11-07-2012)

Pero además resulta esencial atacar de una vez por todas la raíz del problema que es que España no saca, aunque quiera, pa tanto como destaca. Hay que dotar de sostenibilidad a un modelo que hace aguas tanto en su vertiente autonómica como en su estado del bienestar. Y eso implica decisiones duras que, bien explicadas, puede que cuenten hasta con un cierto respaldo social. Hasta ahora han fallado las prioridades, consecuencia de ese espíritu de subsistencia que prima en la casta. Importa que la orquesta del aparato administrativo, con sus teles, subvenciones y prebendas, toque mientras España se hunde. No se apuren, las cosas de palacio (de La Moncloa) van despacio. Es verdad, buena parte de las iniciativas acordadas el viernes eran inevitables… pero subsidiarias a otras más sangrantes, de ahí la necesidad de un guión. Antes de castigar las consecuencias de los propios excesos, caso de los funcionarios, ¿qué tal si nos entretenemos un rato en la hipertrofia pública y sus implicaciones?

Cuando antes de su comparecencia en el Congreso esta semana, el CEO de una compañía del IBEX me confesaba que Rajoy le había trasladado con resignación que “había hecho todo lo que podía y la solución del país ya no dependía de él”, un servidor tembló. Imagínese el demoledor alcance de tal mensaje tanto para la ciudadanía como para los que nos escrutan fuera de nuestras fronteras. Terrible. Pero siendo así, habiéndose confirmado en sede parlamentaria quién manda, lo que se impone es una Crisis de Gobierno a la de ya, nuevas caras de perfil independiente, profesionales sólidos que, al menos, permitan camuflar ese fatalismo, compensar la dejación del Presidente y gestionar del mejor modo posible el papelón que tenemos por delante. La credibilidad también requiere de cosmética, condición matemáticamente suficiente, ¿no creen? Es un último gesto de dignidad, más necesario que nunca.       Buena semana a todos.

Virreyes autonómicos: ¡basta ya!... ¡basta ya!
Alfonso Merlos El Semanal Digital 16 Julio 2012

Por un oído les entra y por el otro les sale. Se terminó la broma. O mes a mes las autonomías cuadran ingresos y bancos o Rajoy debe intervenirlas. Sin contemplaciones.

En una cosa se asemejan Rubalcaba y los dirigentes autonómicos casi de cualquier cuadra política. Apenas se ha comenzado a pisar el acelerador de los recortes y ya están reclamando más calma, más freno, más templanza. ¡Pero si esto no ha hecho más que empezar!

Que nadie se engañe. Una cosa es que en Europa se hayan prorrogado los plazos para el cumplimiento del objetivo de déficit, y otra que las Comunidades Autónomas puedan tumbarse a la bartola con el beneplácito de Montoro y su equipo. Una cosa es que se haya decidido rebajar la presión mínimamente para evitar el estrangulamiento de la economía o el colapso, y otra muy diferente y suicida que nuestras regiones se puedan entregar a partir de ahora a la holgazanería, o al descanso despreocupado, o simplemente a incumplir sus obligaciones. Lo que han hecho por cierto sin medida y sin que se les caiga la cara de vergüenza a sus mandamases.

Lo que se ha perpetrado en este país en los últimos años no tiene nombre. Ha sido muchísimo. Se ha hecho rapidísimo. Y hay que desmontarlo con la misma urgencia. Por la cuenta que nos trae. No podemos quedar impasibles ante datos como el que hemos conocido esta semana según el cual en España, teniendo el clima que tenemos, una partida interminable de caciques locales ha construido mayor número de piscinas climatizadas que las que se han construido históricamente en Alemania. ¡¿Nos vamos a quedar parados ante esta locura o pensamos enmendarla algún día?!

Es la hora de ser definitivamente contundentes, implacablemente apremiantes. Se han terminado ya los tiempos de las amenazas. Si hay caudillos a nivel municipal o provincial o autonómico que no dan más de sí, que no saben por donde seguir, que no quieren, hay que forzar automáticamente la intervención del gobierno de la nación. Ya no valen las coartadas inconsistentes, las excusas de mal gobernante, las demoras para ajustar unas cuentas que son el puro desbarajuste y, lo que es peor, que son un peligro público para los ciudadanos.

Como con mucho tino ha advertido el profesor Tamames, ya no estamos en tiempo de estar esperando un último informe, un último estudio, una última estadística antes de tomar una decisión de recorte de gasto. Siempre faltará un dato, pero las decisiones inmediatas no pueden faltar. ¡Sería la perdición! No puede faltar la liquidación en masa de empresas públicas improductivas, ni de televisiones ruinosas, ni de toda suerte de organismos estrafalarios y onerosos.

A las autonomías ni se las tiene manía, ni se las pretende volar, ni se las está situando como única cabeza de turco de nuestra desastrosa situación de forma injusta. Sus gamberradas nos han salido carísimas. Y muy idiotas o muy cobardes o muy antipatriotas tendríamos que ser si ahora no estuviésemos dispuestos a pasarles la factura.

www.twitter.com/alfonsomerlos

¿Miente Rajoy mas que Zapatero?
Francisco Rubiales Periodista Digital 16 Julio 2012

Ante la catarata de mentiras descaradas del actual presidente del gobierno español, muchos españoles se preguntan ya si Rajoy es todavía mas mentiroso que Zapatero.

Rajoy sigue mintiendo y lo hace con un descaro y una frecuencia tal que induce a pensar que superará pronto a las tristemente famosas mentiras de Zapatero, que negó la evidencia de la crisis durante dos años y negoció con ETA mientras aseguraba a los españoles que no lo hacía. Mariano Rajoy, del que pocos españoles sospechaban que era un farsante empedernido cuando le eligieron como presidente del gobierno, acaba de afirmar, una vez más, que su política de recortes y subidas de impuestos es la "única" que España puede hacer en estos momentos para salir de la crisis, una falsedad inadmisible porque, como le ha dicho más de una vez Rosa Diéz, de UPyD, junto con cientos de observadores, analistas y expertos, hay otra opción para combatir la crisis, ahorrando y cumpliendo los compromisos con Europa, mucho más eficaz, democrática y justa, que Rajoy siempre oculta y elude: reducir los privilegios de la clase política.

La brutal subida del IVA recién aprobada, que para muchos artículos y servicios casi se triplica, unida a la supresión de la paga extra de Navidad para los funcionarios y la eliminación de ayudas y deducciones fiscales, como las que permitían desgravar parte del precio de la vivienda, van a generar menos consumo, más desempleo, más pobreza y una parálisis notable de la actividad económica en España, pero Rajoy prefiere todo ese desastre antes que cerrar televisiones públicas que son prescindibles, suprimir las odiadas subvenciones a partidos políticos, sindicatos y organizaciones patronales, eliminar empresas e instituciones públicas que sólo sirven para que las administraciones puedan gastar más, endeudarse sin control y colocar a amigos y militantes y adelgazar el monstruoso Estado español que han construido los políticos, un lastre insoportable para la economía y uno de los más gruesos e irracionales del planeta, plagado de enchufados con carné de partido, que cobran sueldos cada mes sin aportar nada al bien común, sin haber realizado concurso alguno u oposición y sin otro mérito que el de ser familiares o amigos de políticos.

Esa mentira reiterada, interesada y rastrera convierte a Rajoy en un personaje que acumula cada día mas rechazo, desprecio y hasta odio por parte de los ciudadanos más conscientes y preocupados por la crisis. Ese enorme engaño deslegitima al gobierno actual, que ha incumplido ya la casi totalidad de su programa electoral, y, unida a la injusticia que representa que Rajoy haga pagar el grueso de la factura de la crisis a los mas desposeídos y débiles, especialmente a las clases medias y a los trabajadores con nómina, preservando inexplicablemente los privilegios de los políticos y de los millonarios, le convierten en un serio competidor de Zapatero para ganar los nada honrosos títulos de "gran mentiroso" y "gran destructor" de España.

La opción de reducir los privilegios de la clase política proporcionaría al Estado muchos miles de millones de euros, reduciría el déficit y sanearía esta España saturada de instituciones y parásitos inútiles, que pesan como una losa de plomo sobre la economía y la vida diaria del país. España tiene casi medio millón de políticos cobrando del Estado, el triple que Alemania y mas que Alemania, Francia e Inglaterra juntos, un abuso insoportable que el país no puede permitirse por lo que representa de atentado contra la economía y la ética. Adelgazar al Estado suprimiendo al menos 300.000 puestos ocupados por enchufados prescindibles, cerrar televisiones públicas que solo sirven para la propaganda política y el adorno de los políticos, eliminar miles de empresas e instituciones públicas sin sentido, creadas sólo para colocar a amigos y enchufados con carné, y suprimir las subvenciones a partidos políticos, sindicatos, patronales y otras organizaciones adscritas a los partidos políticos, como fundaciones y ONGs fantasmas, proporcionaría al Estado dinero suficiente para cumplir sus objetivos y compromisos con Europa sin tener que aplastar a los ciudadanos con injustas y desproporcionadas subidas de impuestos y recortes de todo tipo, que incluyen bajadas de sueldos, supresión de servicios fundamentales como salud, educación y protección de los desvalidos y la muerte de logros sociales que fueron conquistados con gran esfuerzo en el pasado.

Voto en Blanco

España y el Gobierno, al límite
José Antonio Zarzalejos. El Confidencial 16 Julio 2012

El Gobierno cruza los dedos. Si en los próximos días los mercados no avalan su último ajuste de 65.000 millones (2012-2014), baja la prima de riesgo y el bono español a diez años no se relaja hasta el 6%, España quedará excluida del mercado de deuda soberana y, en consecuencia, a merced de un rescate completo de su economía. Las expectativas desde que el pasado miércoles Mariano Rajoy presentase el tercer -o cuarto- plan de recortes y reformas, no son en absoluto positivas. Aunque con matices, el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, muy próximo a Ángela Merkel, sugirió el sábado que el Gobierno español debería ampliar la petición del rescate bancario a toda la economía española y reclamó que el FMI se incorpore a la vigilancia de nuestras variables macroeconómicas.

Esta advertencia lanzada desde Berlín y Frankfurt -al alimón- no ha sido el único revés al plan de Rajoy. Para la credibilidad del Gobierno y de la economía española fue mucho más perjudicial, según fuentes financieras consultadas, el mensaje de división y enfrentamiento que lanzó el jueves el Consejo de Política Fiscal y Financiera: Cataluña, Andalucía, Canarias y Asturias votaron contra los objetivos de déficit establecidos por el Ejecutivo para las Comunidades Autónomas (1,5% en 2012; 0,7% en 2013 y 0,1% para 2014). Dos autonomías gobernadas por el Partido Popular, Extremadura y Castilla y León, se abstuvieron. Galicia estuvo a un paso de hacerlo. Igualmente, se ha calificado de “muy grave” que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas -cuyo comportamiento algunos consejeros autonómicos calificaron de “chulesco”- sacase tarjeta amarilla a ocho comunidades por el mal sesgo de sus cuentas públicas (de las 600 empresas públicas autonómicas que se iban a suprimir sólo se han disuelto dos), aunque el Ejecutivo se ha negado a precisar cuáles eran las incumplidoras. El País Vasco, por su parte, ni siquiera votó: considera que su régimen concertado le deja al margen de cualquier criterio de coordinación.

Este disenso entre el Gobierno central y las comunidades autónomas alimenta el criterio, cada vez más generalizado, de que el Estado autonómico -que dispone del 48% del gasto total del Estado- y la elefantiasis del conjunto de las Administraciones Públicas son el verdadero problema español, no abordado por el Ejecutivo, tanto por falta de liderazgo político como por las serias dificultades que comporta de orden constitucional, que sólo podrían superarse con una reforma del Título VIII de la Constitución. Está siendo muy comentada la intervención del catedrático de Derecho Administrativo, Tomás Ramón Fernández, en el campus de FAES 2012 en la que este experto de larga trayectoria expuso los mecanismos de corrección necesarios de nuestro Estado, con planteamientos realistas.

Por otra parte, los recursos de inconstitucionalidad presentados por los Gobiernos vasco y catalán contra los recortes en sanidad y educación y contra la liberalización de horarios comerciales, abundan en la convicción de la ineficiencia de la actual estructura estatal, que ha creado una fractura en la unidad de mercado y una inercia de gasto público imparable: comparados los gastos públicos con los ingresos del mismo carácter en los años 2009, 2010 y 2011, las Administraciones Públicas gastaron, respectivamente, un 31%, 25% y 24% más de lo que ingresaron (Jesús Sánchez Quiñones en ‘La Burbuja de la Administración Pública’ en este diario el pasado día 10 de julio).

Tampoco se ha entendido que el Gobierno -a diferencia del reciente plan de Mario Monti en Italia, que dejará los actuales 8.102 ayuntamientos en sólo 1.500- no haya acordado una drástica reducción de municipios (aunque sí de concejales: el 30%). Los tres Estados intervenidos han sido compelidos a hacerlo, después de que en las últimas décadas tanto Alemania (pasó de más de 24.000 a 8.500), los países escandinavos (Suecia, Noruega y Dinamarca) y Reino Unido hayan disminuido estas circunscripciones administrativas y políticas de manera sustancial para descargar el andamiaje público. El Gobierno de Rajoy, quizás temeroso de las reacciones sociales que esta reordenación podría conllevar, ha preferido suprimir decenas y decenas de mancomunidades -el 70% de las cuales no presentaban sus cuentas- transfiriendo a las Diputaciones provinciales la gestión de los servicios que desarrollaban en beneficio de los municipios pequeños. El ahorro, sin embargo, es muchísimo menor que la agrupación de ayuntamientos.

Por otra parte, además de la reforma de las Administraciones Públicas, el plan de ajuste del Gobierno sólo contempla recortes coyunturales en la masa salarial de los empleados públicos (en total casi 3.200.000), suprimiéndoles la paga de Navidad, pero no se ha formulado un plan de adelgazamiento de las plantillas públicas como también ha hecho Mario Monti en Italia, que baraja una reducción del 10% de empleos públicos. Buena parte de los incrementos de las plantillas no se corresponde a funcionarios de carrera, sino a contratados en régimen administrativo y laboral, especialmente en las comunidades autónomas, en las que se contabilizan los puestos de confianza en los grupos parlamentarios integrados por más de 1.200 diputados autonómicos en las diecisiete asambleas legislativas.

La situación límite en la que se encuentra el Gobierno -y la economía española- tiene también que ver con los ocultamientos del Ejecutivo para eludir la interlocución con la ciudadanía: aspectos sustanciales del ajuste no fueron detallados por el presidente en el Congreso ni aclarados por los ministros en la referencia del Consejo del pasado viernes

Como constataba en este diario el pasado sábado Daniel Lacalle (“¿Qué haremos cuando sólo haya bancos rescatados y empresas subvencionadas?”), la City londinense ha comprobado defraudada el plan de Rajoy: “Las medidas para reducir el déficit y las filtradas para el sector eléctrico siguen una misma línea: recaudar eficientemente para mantener al subvencionado”. La afirmación del analista parece enteramente cierta porque, según cálculos coincidentes, el ajuste -con las medidas actuales- será de 56.440 millones de euros y recaerá en porcentaje mayor sobre la recaudación fiscal que sobre el gasto público. Si se consuma la llamada reforma eléctrica -que podría dejar al sector en una muy apurada situación, porque se trataría de un régimen impositivo mediante tasas y cánones a la generación e instalaciones- el Gobierno se habría decantado claramente más por la presión fiscal que sobre el ahorro en el gasto estructural del Estado y Administraciones Públicas a todos los niveles. Algo, no sólo recesivo, sino incoherente con la identidad ideológica de un Ejecutivo cuyo equipo económico no está ya en condiciones de abordar un nuevo parcheo. El fracaso de este plan lleva al país a una intervención ad hoc, ya que no hay alternativa política frente a la mayoría absoluta del PP.

La situación límite en la que se encuentra el Gobierno -y la economía española- tiene también que ver con los ocultamientos del Ejecutivo, atribuibles a miedo escénico o a una mala comunicación, para eludir la interlocución con la ciudadanía: aspectos sustanciales del ajuste no fueron detallados por el presidente en el Congreso ni aclarados por la vicepresidenta y los ministros de Economía y de Hacienda en la referencia del Consejo de Ministros del pasado viernes. El monto del ajuste se conoció en la madrugada del sábado mediante una nota en inglés en la web del ministerio de Economía, cifrando el ajuste en 54.440 millones y no en los 65.000 anunciados por Rajoy. Aspectos como la reducción de bienes y servicios sometidos a tipo reducido del IVA que pasan al general, la retención del 21% (ahora en el 15%) a profesionales, la rectificación sobre la compensación en 2015 de la paga extra de Navidad a los funcionarios, la suspensión del subsidio de desempleo por “indicios de fraude”, la suspensión de los convenios colectivos para el personal laboral público, la reducción de transferencias por dependencia a las autonomías y el incremento -de rondón- del impuesto de sociedades que en tres años supondrá un aporte empresarial adicional de 7.500 millones, han sido aspectos conocidos tras la lectura de las disposiciones en el Boletín Oficial del Estado pero no explicitadas por el Gobierno.

El gesto del Mariano Rajoy de adelantar al sábado la clausura del Congreso del PP de Andalucía para evitar las protestas previstas ante la sede del evento en la ciudad de Granada, enlaza con la permanente actitud gubernamental defensiva y menos decidida de lo necesario, logrando así, no sólo que los colectivos más afectados por sus medidas (funcionarios, ámbito de la cultura, pequeño comercio, parados…) preparen un calendario de movilizaciones con los sindicatos que comenzarán el próximo día 19, sino también que los medios de comunicación que hasta el momento han sido más complacientes con las políticas gubernamentales comiencen a mostrarse claramente críticos.

El diario El Mundo cerraba su editorial de ayer con esta dura afirmación: “La timorata acción del Gobierno en lo que se refiere a ajustarse el cinturón a sí mismo y a las comunidades da argumentos a los que buscan esa intervención”. Por su parte, ABC sostenía que “el ciudadano no percibe la misma intensidad reformista en las Administraciones Públicas, especialmente en la autonómica, pese a ser una de las causas principales de la crisis”. La Vanguardia, en su editorial, ‘Tras el gran ajuste del viernes’ no dejaba de expresar su escepticismo sobre la eficacia de las medidas adoptadas. Y la supuesta falta de empatía del Gobierno con la sociedad -el PSOE ha hecho creer que los aplausos al presidente en el Congreso eran de complacencia, cuando en realidad trataban de compensar los abucheos de la bancada de Rubalcaba y el difícil trance por el que pasaba Rajoy- y el “¡Que se jodan!” de Andrea Fabra han terminado por crear un clima espeso, políticamente muy precario. Un situación, en su conjunto, límite.

Los partidos políticos carecen de banquillo
Felicísimo Valbuena www.lavozlibre.com 16 Julio 2012

Catedrático de la Facultad de CC. de la Información (UCM)

¿Que en qué me baso para afirmar algo tan fuerte que tomo del campo deportivo?

En tres asuntos fundamentales:
a) Su gran preocupación por copar los puestos-chollos después de ganar su partido unas elecciones de cualquier nivel;
b) Su falta de preparación para abordar asuntos decisivos, y
c) Su carencia de ideas para solucionar problemas reales.

El espectáculo que ofrecen los dos partidos mayoritarios cuando cubren los puestos-chollos después de un triunfo electoral, es cómico, ridículo, patético... lo que ustedes quieran. ¡Cómo le sale el pelo de la dehesa familiar!. ¡Sus familiares, lo primero!. Y en casos muy llamativos, familiares no preparados, que es lo peor. ¿Quién de nosotros no ha recibido una presentación en Powerpoint con los nombres y lazos familiares de los cargos muy bien pagados y que el PP ha puesto a dedo?

¿Se sacan los colores los representantes de los partidos políticos por asignar esos puestos-chollos a los familiares? No, porque entonces todos nos enteraríamos de sus enjuagues. Antes, desconocíamos muchos detalles. Ahora, sí. Gracias al trabajo de los internautas. También el caso Bankia ha sacado a la luz casos muy vergonzosos.

El antivalor que rige en España en los últimos años es la desfachatez.
Los políticos españoles parecen no enterarse. Durante meses, miles de e-mails han “arrasado” en la Web- como les gusta decir a los internautas-, hasta convencer a millones de personas de que los políticos trabajan poco o muy poco y que son grandes absentistas. Pues bien, en la primera ocasión que han tenido para corregir esa impresión, han fracasado ante los ojos de los votantes-televidentes. El asunto no era menor: Después de meses de incertidumbre y de escándalo, o de “alarma social” como les gusta decir a los cursis, por los fallos del Tribunal Constitucional y por la no renovación de sus miembros, ha llegado la hora de la verdad: nuevos magistrados y paso por la Comisión correspondiente del Congreso. ¡Qué vergüenza!. El Parlamento no cuenta con banquillo para interrogar a esos nuevos miembros del TC. ¡Y qué gran ridículo!. Sólo han asistido cinco parlamentarios y las preguntas han sido inanes. Sólo hace falta comparar cómo se ganan el sueldo los senadores y congresistas norteamericanos en interrogatorios que pueden durar días, para darnos cuenta de que los parlamentarios españoles han quedado por los suelos.

Y no vale la excusa que se han inventado los partidos menores para no acudir a la Comisión correspondiente como muestra de protesta. Tendrían que haber obrado al revés. Si tuvieran ideas en su cabeza, claro que tendrían que haberlas demostrado en forma de preguntas. Al no acudir, podemos pensar que padecen ese vacío de la cabeza del que hablaba Antonio Machado. En política, quien pierde una ocasión de aparecer en los medios, puede echar por tierra el trabajo de muchos meses, años quizá. En un análisis muy extenso que publiqué hace años sobre las Elecciones Presidenciales en México de 2006, llegué a concluir que si Andrés Manuel López Obrador, del PRD, hubiera acudido al primer debate, hubiera ganado la elección. No fue. Perdió.

Por último, los partidos políticos españoles demuestran que no tienen jóvenes con ideas renovadoras, originales, creativas. Hemos visto cómo la Reina Doña Sofía visitaba una Escuela de Formación Profesional en Filipinas. Parece que queremos solucionar problemas del Tercer Mundo a miles y miles de kilómetros. ¿Y por qué no hay un político joven que invite a la Reina a visitar las entradas de los grandes almacenes y supermercados de todo tipo para que compruebe la gran cantidad de emigrantes dedicados a la mendicidad? ¿Es que no tienen derecho a recibir una formación profesional en España, es decir, a darles una caña, y no sólo pescado? ¿Es que no hay políticos jóvenes que hagan un plan para persuadir a estos emigrantes de la grandeza de dominar un oficio con el que trabajar dignamente en España o volver a su país y poner un negocio?

No hay por qué confiar en los asesores de la Casa Real para proyectos creativos. Hubo un tiempo en que sí, cuando estaba Sabino Fernández Campo, un hombre que solucionaba los problemas más difíciles y que las personas inteligentes acabaron reconociéndoselo. Después, hemos asistido a la penosa, a la incompetente, a la chapucera etapa de Alberto Aza y de su mujer- sí, sí, también de su mujer- y hemos comprobado que Peter enunció su célebre Principio para personas como Alberto Aza. ¡Qué personaje!. En las clases de Comunicación, Relaciones Públicas, etc., habría que estudiar el caso de Alberto Aza y que los estudiantes se dieran cuenta de cómo hacer mal las cosas. No es extraño de que le hayan recompensado con un puesto de Consejero Permanente en el Consejo de Estado. Vamos un cargo-chollo o un chollo-cargo.

Un partido político con banquillo de verdad encontraría soluciones a problemas reales. Cuando hay un buen proyecto, acaba surgiendo el dinero. Por ejemplo, reasignar los fondos que el Gobierno español aporta a organismos internacionales en las que aparecen personajes de tan poco empaque y prestigio como Bibiana Aído o Leire Pajín. ¿Por qué no dedicar esos fondos a convertir a mendigos en buenos profesionales? ¿No son mendigos del Tercer Mundo? Pues eso, mejoremos el Tercer Mundo aquí, en España. Y que la presencia de esos mendigos a la puerta de los grandes almacenes y supermercados no represente el fracaso de las ONGs, como ocurre en la actualidad.

Los dos grandes problemas de Rajoy
José Luis Martín Miralles Estrella Digital 16 Julio 2012

Los efectos de las medidas del viernes 13 sobre la credibilidad del Gobierno están siendo devastadores a todos los niveles.

Si nos atenemos al punto de vista económico, la prima de riesgo ha bajado mínimamente, manteniendo el tipo interés del bono a 10 años cercano al 7%, por lo que parece que los mercados no han recibido las medidas con satisfacción, dando la sensación de que no son suficientes. Y, por si fuera poco, el presidente del Bundesbank aconseja a España que acuda al rescate.

Y si nos atenemos a la visión de la calle, una gran mayoría de españoles piensa que Rajoy hizo lo sencillo, que es elevar de nuevo los impuestos y disminuir las prestaciones sociales.

A mi entender, todo el mundo piensa, dentro y fuera de España, que nuestro país tiene dos graves problemas sin resolver: Por una parte, el modelo de Estado y, por otra, la falta de confianza en el crecimiento.

¿Hasta cuándo habrá que esperar para que se tomen medidas sobre el despilfarro autonómico? ¿Por qué el Presidente del Gobierno no ha abordado el modelo autonómico con estas medidas? ¿El Estado de las Autonomías se ha disparatado tanto que ya no se puede revertir y tendremos que permitir que nos asfixie? ¿Hasta cuándo habrá que reducir en sanidad y educación para mantener televisiones públicas en funcionamiento, por ejemplo? ¿Por qué no se atreve el Gobierno a reformar un modelo de Estado ya muerto?

Por otra parte, el mantenimiento de la prima de riesgo y la falta de respuesta del mercado bursátil a las medidas del viernes están, claramente, fundamentadas en la falta de confianza en el crecimiento futuro de nuestro país, que amenaza con un desempleo estructural del 20%, lo cual genera dudas acerca de nuestra capacidad devolución de las deudas.

Constantemente oímos hablar de recortes, reformas, elevaciones de impuestos, etc... Pero nunca oímos hablar de a qué se va dedicar este país para conseguir crecer en el futuro, de si nos vamos a volcar con el turismo y/o con la tecnología, o si por el contrario vamos a competir con una mano de obra barata y poco cualificada con el resto del mundo.

Bajo mi punto de vista, por tanto, está muy claro que tenemos dos grandes problemas pendientes que son la reforma del modelo del estado español, que nos ahoga, y la definición del modelo económico para conseguir crecer en un futuro próximo, que nos lastra.

¿Tendrá agallas el Presidente del Gobierno para solucionarlos o seguirá poniendo parches y llevando a cabo una política entreguista a Europa y a las Autonomías?

Rajoy al final de la escapada
Pablo Sebastián www.republica.com 16 Julio 2012

Esto no tiene arreglo y vamos camino del rescate e intervención nacional de España por las autoridades de la UE, porque el duro ajuste social impuesto por el Gobierno de Rajoy llega tarde, no garantiza el cumplimiento de los objetivos de déficit y no incluye la gran reforma de la costosa macro estructura del Estado, a la que se oponen el PSOE y el PP en defensa de sus intereses electorales y partidarios, dejando caer el grueso del ajuste económico del país sobre las clases medias y los sectores mas desfavorecidos de la Sociedad, lo que añade nuevas oleadas de paro, destrucción de pequeñas y medianas empresas y la consecuente tensión social. Y todavía nos advierten diciendo: ya veréis lo que es un ajuste duro como la UE nos intervenga toda la política económica del país.

Rajoy está en el final de su breve -poco mas de un semestre- y a la vez errática escapada y huye hasta de su sombra, se envuelve en la bandera del PP -tras esconderse bajo el manto real- y dice que no tiene “nada de lo que avergonzarse” –sic-, como meses atrás no dijo que no debía nada a nadie y que él era un político “independiente”. Que ahora parece depende de todo el mundo, empezando por la intervención financiera de España que incluye el rescate de la banca española.

Como depende de la furia de los mercados que ahora –en los días venideros- veremos como saludan los ajustes de su Gobierno, y de las autoridades europeas y del BCE que no parecen dispuestos a comprar deuda española y sí a recomendar a España que solicite el rescate general, como lo apuntaba públicamente el presidente del Bundesbank, y lo recomiendan en privado representantes del BCE, FMI y el Consejo Europeo, posiblemente con la canciller Merkel a la cabeza de la “confabulación”.

Estamos en el final de la escapada y la situación de Rajoy y de su gobierno no es cuestión de “vergüenza” sino de graves errores y de pérdida de un tiempo precioso por parte de quien presumía ser un domador de la horas y los días, y experto en dejar pudrir las cuestiones políticas, como hizo con los problemas y escándalos del PP, desde que estaba en la oposición. Y si no se avergüenza de nada, Rajoy al menos debería lamentar sus errores con Bankia, las CC.AA., el IVA y el IRPF, las elecciones andaluzas, y la formación de un Gobierno sin altura política –que ahora deberá rectificar-, sin un vicepresidente económico y sin una política de comunicación apropiada.

Y lo que es peor sin la menor capacidad de análisis y visión de lo que ocurre y de los que se nos viene encima (van a remolque de los acontecimientos), tanto en España como en la UE, y la escena internacional donde habitan los mercados. Porque todavía no se han enterado de algo tan sencillo como que España cada día va a peor y que las alegrías (y los rebotes) solo duran días u horas, lo que lleva ocurriendo desde que Rajoy llegó al poder confiando en que su sola presencia en la Moncloa devolvería a los mercados y a la UE su confianza en España, algo difícil de imaginar cuando ya se han fugado del país las grandes y “patrióticas” fortunas.

Esta ceguera del presidente Rajoy y de su Gobierno –donde falla la política de manera estrepitosa- le lleva al Ejecutivo al desprecio y al deterioro de la vida democrática con indultos a políticos que han sido condenados por corrupción, aplausos a los ajustes de corte social -y algún exabrupto, “que se jodan”- con una amnistía fiscal a defraudadores y otros delincuentes, con intromisión en el poder judicial y con la fábrica permanente, sita en la Moncloa, de mentiras y eufemismos en comunicación: decisiones escondidas bajos las alfombras del BOE, negación del rescate, datos en inglés en la web del ministerio de Economía, manipulación de los datos y las decisiones europeas (menos mal que tenemos a Reuters), y a no perder de vista el desembarco en los medios públicos estatales y regionales con los que esperan engañar y adormilar al pueblo español. Lo que es imposible de imaginar porque los ciudadanos están sufriendo en sus empresas y familias la cruda realidad que se pretende ocultar o manipular.

¿Qué hacer? Ante los errores del Gobierno y la ausencia de la oposición -lo del PSOE y Rubalcaba resulta asombroso por su falta de alternativa y liderazgo- tenemos otro problema social: el descrédito de la clase política y de las instituciones. Hasta tal punto que son muchos los observadores cualificados, de dentro y fuerza de nuestro país, que empiezan a considerar como positiva la oportunidad del rescate e intervención global de España (al menos el país se financiaría a tipos de interés aceptables, dicen), aunque ello provocaría un terremoto político y social. Y puede que también institucional.

Y entonces habrá quien diga que todo esto no será motivo para “avergonzarse”, aunque en eso caso los autores de semejante desastre sí que debe ser motivo suficiente para dimitir por haber fracasad y haber hecho lo contrario de lo que prometieron. Y de nada servirá echar las culpas al anterior Gobierno, los mercados, el BCE, o al resto de los países e instituciones europeas. Además en ese caso los actuales gobernantes de turno habrán perdido su legitimidad por mas años que le queden de legislatura y deberán -como ha ocurrido en otras naciones- o convocar elecciones o dar paso o otros gobernantes y, en ese caso, puede que incluso para buscar un gran pacto nacional del que tanto se habla pero sin tocar las raíces del problema: la reforma democrática y estructural del Estado, una doble y ambiciosa tarea que habrá tiempo de abordar mientras nos gobiernan desde fuera si finalmente llega la hora del gran rescate del que intenta escapar Rajoy desesperadamente sin la menor garantía de que lo pueda lograr.

Andrea Fabra
Así son y así nos va
Emilio Campmany Libertad Digital 16 Julio 2012

Corre entre la derecha la especie de que nuestros problemas son fruto del Estado autonómico. Es probable. Pero liquidar las autonomías no resolvería el problema esencial porque tendrían que ser sustituidas por alguna clase de organismos descentralizados que seguirían estando en manos de políticos. ¿Y creen que un consejero autonómico reconvertido en delegado del Gobierno sería más competente y saldría más barato? No estoy seguro. Creer que nuestros problemas derivan de habernos equivocado al organizar el Estado y no de que nos gobiernan políticos españoles podría ser un error. La cuestión es, ¿son tan corruptos e inútiles porque son políticos o porque son españoles? Me haré la ilusión de que no es por ninguna de esas dos cosas, sino que son como son por el modo en que son elegidos.

El paradigma de los políticos que nos da nuestro sistema es, nos guste o no, esta Andra Fabra que se ha hecho ahora tan famosa. Sean muchos o pocos los méritos que tenga esta señora, el problema estriba en que no somos los españoles quienes la hemos elegido para que nos represente, sino que lo ha hecho su partido. Y lo ha hecho en consideración a ninguna otra cosa que no sea el ser hija de Carlos Fabra, un dirigente del PP que ha sido objeto de múltiples acusaciones e investigaciones por corrupción. Andrea Fabra podría haberse esforzado por demostrar en comisiones y debates que tiene más méritos que el ser hija de su padre. Pero ¿para qué iba a hacerlo si eso en nada influirá en seguir siendo elegida? Por eso no ha visto inconveniente en desahogarse largando un "que se jodan" no se sabe muy bien si dirigido a los damnificados por los recortes de Rajoy o a los señores diputados de la oposición, que a los efectos de valorar su contribución al debate parlamentario, lo mismo da.

A nadie en el PP se le ha ocurrido por un segundo que esta señora debería ser expulsada del Grupo Parlamentario por tan flagrante falta de decoro. Y no será porque no lo hacen en otras ocasiones. Preferentemente, se sanciona a los diputados o senadores que se permiten votar con arreglo a su conciencia y no conforme le mandan. Andrea Fabra, con su estilo agreste y barriobajero, nos está diciendo algo muy claro. Antes que desmantelar el Estado autonómico, lo primero que hay que hacer es reformar la ley electoral para que personas como ella sólo accedan al hemiciclo si son verdaderamente elegidas por nosotros. Así seremos nosotros quienes podamos dejar de votarlas si luego resultan tener la lengua de un arriero. Bastaría dividir España en distritos uninominales en los que se eligiera un sólo diputado que sería directamente responsable ante los electores de su distrito. Caben otras soluciones, pero algo habrá que hacer para que, en vez de los partidos, al menos seamos nosotros los directos responsables de poner en el escaño a personas como Andrea Fabra.

Palabras
Maite Pagazaurtundua, EL CORREO.  16 Julio 2012

La historiadora Carmen Iglesias señalaba hace pocos días que el lenguaje es fundamental, que las palabras no se las lleva el viento, que crean realidad. Que no sólo están insertas en el contexto histórico, sino que lo crean. La reflexión de la historiadora apuntaba a las sociedades de susurrantes ante fenómenos de amedrentamiento colectivo. Recordó que muchos lugares de nuestra sociedad siguen siendo de susurrantes y recordó que los delatores que llevaron a este estado de cosas también susurraban los nombres de los que serían perseguidos. Apuntó que Claude Lanzmann, en un magno documental de 9 horas de duración titulado ‘Shoah’, recogió de una forma muy intimista las palabras de unos pocos supervivientes de los campos, como Simon Srebnik o Itzak Dugin, hijos de algunos supervivientes como Hana Zaïdl y de los guardianes, conductores de tren, campesinos y otros que vivían cerca de los campos del infierno sistemático, como la esposa del profesor de la escuela nazi cercana a uno de los campos en Polonia. Los trenes funcionaban normalmente. Los trenes se cruzaban con otros trenes, utilizando las mismas vías. Claude Lanzmann entrevistó a un antiguo jefe de circulación preguntándole cómo distinguía a los trenes de la muerte en medio de la red. «Los llamábamos transporte de transferidos», dijo el hombre. Ahí está la clave de la banalización del mal.

El nombre que transforma de forma aberrante las cosas. Los hombres y mujeres que viajaban en esos trenes, se cruzaban con otros trenes, viajaban dentro de la sociedad de la que habían terminado por ser despojados, y en algunas estaciones tenían que soportar la humillación de ser mirados como despojos ante la suciedad de sus miserias fisiológicas y su hambre, porque antes de matarlos físicamente los habían matado socialmente y les habían quitado el nombre. Tras quitarles el nombre ya no importaban. Unos y otros trenes se encontraban en la misma realidad, en el mismo tiempo, en el mismo espacio del que ellos serían borrados. La colaboración con el mal comienza aceptando palabras. Cuando se va aceptando que los ciudadanos despojados de su dignidad social, apartados, expulsados, perseguidos, asesinados y sus entornos son «consecuencias técnicas del conflicto» se está generando una nueva brutalidad, la inmunización del sistema de dominación, la tolerancia con demasiadas cosas intolerables. Y el retorno a la indulgencia asimétrica, suavidad acrítica con las palabras del mundo de apoyo de los asesinos y dureza extrema, rozando la crueldad, contra las palabras pronunciadas por sus víctimas.

Pérez-Reverte revoluciona las redes sociales on su “A ver si lo he entendido, presidente” y los bárbaros de Cavafis
 Minuto Digital  16 Julio 2012

“Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan”, cierra el escritor.

El escritor Arturo Pérez-Reverte se ha presentado ‘guerrero’ este domingo y ha disparado sus tuits con saña hacia la clase política por lo que él entiende como las razones de la crisis. El autor de la serie sobre El Capitán Alatriste ha arremetido contra los políticos y los excesos del estado autonómico.

Pérez-Reverte, uno de los escritores más populares de nuestro país (y más polémicos) ha sacado esta tarde en su cuenta de Twitter la máquina de repartir estopa y no ha dejado títere con cabeza.

El escritor ha iniciado su serie de tuits con un ‘A ver si lo entiendo, señor presidente’ y a partir de ahí se ha empezado a preguntar por el músculo (aportando datos) del Estado español, cuestionando los excesos del modelo autonómico.

“Ese tinglado regional, repartido en diecisiete chiringuitos distintos, duplicados, nos cuesta al año 90.000 millones de euros. 17 parlamentos, 17 defensores del pueblo, embajadas propias, empresas, instituciones. Negocios casi privados(o sin casi)con dinero público”, afirma Pérez-Reverte.

Pérez-Reverte ha instado a la clase política a que racionalicen este modelo y que no carguen pongan siempre la carga en las espaldas de los de siempre. “Cuando alguien diga, señor pesidente, mirándonos a los ojos, ‘voy a luchar por un gran pacto de Estado con la oposición. Me voy a cargar esta barbaridad, racionalizándola, reduciéndola, controlándola, adecuándola a lo real y necesario”, pide Reverte.

Pero según el escritor, “no hay cojones”. Por eso casi que finaliza su intervención en Twitter con una cita del poeta Cavafis en ‘Esperando a los bárbaros’: “Quizá los bárbaros traigan una solución, después de todo”

“Para esto, que nos invadan los bárbaros de una puta vez. Que todo se vaya al carajo y el Sentido Común reconozca a los suyos. Si quedan”, cierra el escritor.

229.907 personas amenazadas por ETA
El censo del terror

MIGUEL GIL, corresponsal político www.gaceta.es 16 Julio 2012

Cifran en torno a 100.000 los vascos acosados por ETA y exiliados. 19.200 miembros de la Guardia Civil y 14.494 empresarios encabezan este siniestro padrón.

El Partido Popular en el País Vasco estima a la baja que el número de amenazados por ETA y su entorno “susceptibles de haber emigrado” de aquella comunidad asciende a 229.907 personas, dato al que ha tenido acceso en exclusiva LA GACETA.

Ahora bien, tal y como trasladan fuentes de la dirección de esta formación implicadas en la tarea que ultima el Ejecutivo para que quienes tuvieron que padecer un exilio interior en España puedan volver a votar en la Comunidad Autónoma Vasca, el número de personas que finalmente salió del País Vasco sería sensiblemente inferior a estos afectados por el terrorismo y sus inquietantes derivadas: en torno a 100.000 personas. Entretanto, los 20 expertos jurídicos del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales están a punto de concluir su informe sobre esta reforma que, hoy por hoy, depende directamente de Presidencia del Gobierno.

Los populares vascos estiman un total de 76.636 personas que han sufrido directamente en sus carnes a ETA y su entorno en el País Vasco durante la sangrienta historia de la banda. Indirectamente ascienden a 229.907 como resultado de multiplicar esos 76.636 por tres, estimando de forma más que conservadora los miembros de cada unidad familiar (también implicados en aquel sufrimiento y, en su caso, destierro).

Los informes del PP vasco se dividen en diferentes colectivos, donde destacan los miembros de la Guardia Civil y los empresarios. 19.200 y 14.441 afectados, respectivamente. Estos últimos son 13.941 propietarios con más de 20 empleados y 500 directivos “y miembros de consejos de administración de grandes empresas vascas”.

Les siguen en este censo del terror los miembros del Ejército (8.654) y los trabajadores del Tren de Alta Velocidad (6.900). A continuación, los políticos (4.851) y los policías nacionales (4.500). Entre los primeros, 155 de la desaparecida UCD, 3.154 del PSE/PSOE, 1.418 del PP y 124 de la extinta Alianza Popular.

Tras ellos, 4.000 escoltas privados, 1.830 funcionarios de prisiones y 1.500 trabajadores de la autovía de Leizarán. Más. 1.233 jueces y fiscales, 897 profesionales destacados (“médicos, abogados, arquitectos...”) y 240 periodistas “de medios críticos con ETA”.

Suma y sigue
A todos estos se unen 150 miembros de colectivos cívicos, 100 responsables del frustrado proyecto de la central nuclear de Lemóniz, 50 profesores universitarios, 30 intelectuales, otros tantos mandos de las policías municipales y ex miembros disidentes de la banda.

El presidente de los populares vascos, Antonio Basagoiti, motor de esta reforma, defiende que debe salir “adelante porque es la mejor manera de corregir lo que ETA ha provocado durante 50 años de terror, intentando limpiar el censo”. Basagoiti se muestra optimista: “La idea es tener en breve plazo una propuesta formal de reforma de la Ley que sirva para resarcir las heridas que ha dejado ETA en esta parte de España”, concluye.

España
Alcaldes, concejales y asesores cuestan en España más de 300 millones al año
Los seis mayores ayuntamientos suman 15 millones en sueldos de ediles y se gastan otros 34 en asesores
ROBERTO PÉREZ / MADRID ABC 16 Julio 2012

Reducir un 30 por ciento la estructura de cargos políticos de los ayuntamientos españoles -contando también los puestos de asesores- permitiría ahorrar más de 100 millones de euros al año. Sólo en retribuciones de concejales, se evitarían más de 60 de gasto cada doce meses, según el estudio realizado por ABC a partir de los presupuestos de un representativo grupo de ayuntamientos españoles, los de las grandes ciudades y los de diversos municipios medianos.

España suma actualmente 68.286 concejales -8.084 de ellos son alcalde-. No está de más subrayar que gran parte de ellos no cobra por el cargo. Son aquellos que están al frente de los municipios más pequeños, a los que en la inmensa mayoría de los casos la política les cuesta tiempo y, a veces, hasta dinero.
En España hay más de 8.000 ayuntamientos, que suman 68.286 concejales
En España hay casi 4.000 municipios de menos de 500 habitantes. En ellos, aplicar el recorte general del 30 por ciento de concejales anunciado por el Gobierno de Rajoy tendría un efecto económico inapreciable y, además, sería una medida de corto recorrido porque son escasos los puestos de concejales que tienen esas poblaciones. Sin embargo, la medida sí se notará en los ayuntamientos de mediano y gran tamaño, en los que las estructuras políticas son amplias, y también el coste que llevan aparejado.

La prospección realizada por ABC apunta a que, exceptuando los pequeños ayuntamientos, las retribuciones de alcaldes y concejales cuestan cada año más de 250 millones de euros, contando tanto las pagas que perciben como las cotizaciones a la Seguridad Social que hay que abonar por aquellos políticos que están a sueldo, ocupando el cargo en régimen de dedicación exclusiva o parcial.
Puestos de libre designación

A esos más de 250 millones de euros se añaden los salarios de una amplia lista de cientos de asesores, los puestos de personal de libre designación que incluyen las estructuras políticas de los ayuntamientos de mediana o gran entidad. Sumando esto, el gasto de conjunto se eleva ampliamente por encima de los 300 millones de euros al año.
Reducir un tercio estas estructuras ahorraría más de 100 millones
Hay que tener en cuenta, además, que hay alcaldes y concejales que compaginan estos cargos con otros como los de diputados provinciales o parlamentarios en Cortes regionales o nacionales.

La reforma impulsada por el Gobierno central va también en la línea de dar más homogeneidad en toda España a las «tablas salariales» de los cargos políticos de municipios de similar envergadura. A tenor de los datos recopilados por ABC, falta hace: ni hay equivalencia entre municipios con los mismos concejales, ni en proporción al número de habitantes. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid, con 57 ediles para una población de 3,3 millones de personas, se gasta en retribuciones de esos cargos públicos 3,75 millones de euros, lo que supone una media de 65.762 euros por escaño; el Ayuntamiento de Zaragoza, con 33 concejales para una población cinco veces menor (675.000 habitantes), 2,12 millones de euros, a una media de 68.492 euros por escaño.

Y esto es sólo un ejemplo de los muchos que se encuentran al comparar ayuntamientos. Lo mismo ocurre con sus estructuras de asesores, el denominado personal eventual. Hay consistorios que se gastan mucho más que otros municipios con muchos menos habitantes.
Muchos a remunerar

La reforma planteada por el Gobierno de Rajoy para los cargos políticos de los ayuntamientos -que no podrá entrar en vigor antes de las elecciones municipales de 2015- surtirá su efecto económico más visible en los consistorios de mayor tamaño, sobre todo los de ciudades de más de 100.000 habitantes. Pero no hay que menospreciar el ahorro que tendrá en corporaciones locales medianas. No tanto por el ahorro neto que conllevaría en un ayuntamiento concreto, sino porque, por limitado que éste fuera, hay tal cantidad de consistorios que el agregado sí que arrojaría un ahorro considerable.
Hay consistorios que gastan mucho más que otros con municipios de menos habitantes
En España hay unos 250 ayuntamientos de ciudades que tienen entre 20.000 y 50.000 habitantes. Y, poco o mucho que cobren sus alcaldes o concejales, la suma total se eleva por encima de los 60 millones de euros anuales. También hay unos 350 ayuntamientos de municipios de entre 10.000 y 20.000 habitantes, en los que el coste por retribuciones a miembros corporativos, por discretas que sean -como sueldo o en forma de dietas por asistencia a sesiones de pleno o de comisiones- suma también varias decenas de millones de euros al año.

Es decir: no es que cobren poco o mucho; es que hay tantos a cobrar que la suma se dispara. De ahí que la reducción de cargos pueda proyectar efectos en todos los niveles, tanto de municipios medianos -porque son muchos- como en los grandes -porque sus estructuras políticas son amplias-.
Madrid y Barcelona

Entre el Ayuntamiento de Madrid y el de Barcelona, este año dedicarán siete millones de euros a retribuir a sus cargos políticos y otros 23 millones a pagar al personal de libre designación. La corporación barcelonesa la componen 41 ediles, mientras que la madrileña está integrada por 57.

Pese a la abultada cantidad de dinero que se va en sueldos de concejales, lo que cuestan sus plantillas de personal de libre designación es más del triple.

Además, hay que tener en cuenta que los ayuntamientos de grandes ciudades -Madrid y Barcelona no son los únicos- disponen también, para articular la acción de gobierno, la figura del «personal directivo», que cuenta igualmente con su propia partida en los presupuestos para pagar las remuneraciones que perciben quienes ocupan dichas plazas.
Las otras cuatro grandes

Valencia, Sevilla, Zaragoza y Málaga son las otras cuatro ciudades más grandes de España, con una población que va desde los 568.000 habitantes que tiene la capital malagueña, a los alrededor de 800.000 de la valenciana. Entre estas cuatro, este año se gastarán algo más de ocho millones de euros en retribuir a sus alcaldes y concejales, y otros 11 millones al personal eventual de libre designación política, cifra a la que hay que añadir la estructura de puestos directivos de los respectivos gobiernos locales.
Casos muy variados

En el resto de ciudades españolas de mediano o gran tamaño, la casuística es de lo más variada. Por poner un par de ejemplos: el Ayuntamiento de Bilbao cuenta este año con un presupuesto de 1,8 millones de euros para retribuir a sus 29 concejales -alcalde incluido-, y 2,6 millones de euros para pagar a quienes ocupan puestos de libre designación. En el Ayuntamiento de Jaén, cuyo censo es una tercera parte que el de Bilbao, las retribuciones de cargos políticos ascenderán este año a 771.000 euros, más otros 282.300 para puestos de asesores.

Jerez de la Frontera: 123 empleados en el departamento de comunicación
Sólo la televisión local cuenta con 83 trabajadores y, en total, el Ayuntamiento gasta 5 millones de euros en pagar esos sueldos
 www.lavozlibre.com 16 Julio 2012

Madrid.- La necesidad de adelgazar severamente la administración -tanto el Estado, como las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos- queda patente al conocer casos tan llamativos como el de Jerez de la Frontera. Y es que en el Consistorio de este municipio gaditano de poco más de 210.000 habitantes trabajan 123 personas sólo en el departamento de comunicación.

Entre ellos hay 17 redactores -más que en muchos periódicos-, dos fotógrafos y una auxiliar y 20 en la imprenta municipal. Pero la palma se la lleva la televisión local, Onda Jerez, que ofrece noticias internacionales a las 7 de la mañana, que cuenta con canal flamenco propio y en la que trabajan 83 empleados. Esta cadena, perteneciente a la empresa municipal JECOMUSA, comenzó sus emisiones en 1986.

Con esta inmensa plantilla, el ayuntamiento jerezano, regido por María José García-Pelayo Jurado (PP), que tiene planes de recortar el número de trabajadores, lo que ha provocado protestas, gasta al año cinco millones de euros en el pago de esos 123 sueldos.

Con un departamento de comunicación más propio de una gran capital europea, no extraña que, en total, el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera cuente con 1.900 empleados, más otros 600 en empresas públicas. Y todo en un municipio con una deuda de 953 millones de euros.

Las Navas de Tolosa y la Nación española
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 16 Julio 2012

Hoy, 16 de julio, se celebra el 800 aniversario de la gran batalla de las Navas de Tolosa. La conmemoración ha suscitado algunos comentarios, pocos, en relación con la importancia del acto. El diario ABC de hoy lunes 16 de julio publica sendos artículos: uno de Serafín Fanjul y otro de Juan Manuel de Prada. Prada es un excelente escritor que domina la forma de la escritura y que, cada vez, es más profundo. Pero esta vez creo conveniente expresar una cierta discrepancia con su tesis oponiendo la batalla de "Las Navas de Tolosa" con la "Constitución de 1812". Una discrepancia que debo extender a otro buen columnista, Ignacio Camacho.

I. PRECISIONES A IGNACIO CAMACHO
En su columna de ayer domingo, titulada "1212", Ignacio Camacho, dice "en aquel tiempo no existía España ni el concepto de nación siquiera".
Creo que Ignacio Camacho se equivoca. No vamos a entrar a discutir si entonces existía el concepto de "nación". Pero si no queremos utilizar el término "nación" tenemos que aceptar, en todo caso, que lo que la España que sentían los españoles de 1212 era lo que hoy en día se entiende por una "nación": la idea de compartir un origen y un destino peculiares, diferenciados con exclusividad de otros orígenes y destino.

Pero, de lo que no cabe absolutamente ninguna duda es de que sí existía España. Y es que, aunque España no existiera en aquel momento como entidad político-administrativa, Camacho debiera recordar:
- España sí había existido como tal entidad político-administrativa independiente antes de la ocupación musulmana;
- España existía, y así era considerada desde fuera, en toda Europa, como una político-cultural, pues, como he recordado aquí, así se prueba el "Códice Calixtino" que es de autoría francesa y que habla, con toda nitidez de "España" identificada, no como "península Ibérica" sino como la idea y el pueblo continuador de lo que fue la Hispania político-administrativa independiente de la época visigoda.
- España existía, y así era considerada desde dentro de la propia España, como una unidad político-cultural y eso, precisamente, es lo que prueba la Batalla de las Navas de Tolosa en la que intervienen todos los reinos españoles conscientes de su destino común.

II. PRECISIONES A JUAN MANUEL DE PRADA
Prada, en un combativo artículo titulado "Dos conmemoraciones" critica con dureza el proceso constituyente de 1812. Y, aunque muchas de las cosas que dice son ciertas, creo que yerra en algunas.
No es exacto decir, como él hace que

En Cádiz, mientras los patriotas se batían con denuedo contra el invasor francés, los señoritos liberales se juntaron para promulgar una constitución que consagraba las mismas ideas que Napoleón trataba de imponernos con la sangre.

Es cierto que los que entre Cádiz y las Navas de Tolosa existe una diferencia esencial, diferencia que, más que entre estos dos acontecimientos se podría establecer en general entre dos épocas y es que en la Edad Moderna resultaba muy excepcional que los patriotas que luchaban fueran los mismos que elaboraban las leyes fundamentales. Pensemos en los Estados Unidos, o en la Francia revolucionaria...

Pero curiosamente, Napoleón, en este punto, estaba más próximo al modelo tradicional (al que pertenece la Batalla de las Navas de Tolosa con los reyes de España presentes en la batalla) pues él estaba tanto en el campo de batalla como en el trabajo legislativo.

Ahora bien, no es del todo cierto que la Constitución de 1812 consagrara las "mismas ideas" que Napoleón trababa de imponer con la sangre.
- No lo es, en primer lugar, porque en 1812 se consagraba la idea de la independencia de la Nación Española, que era una idea muy lejana de la de Napoleón que era la de someter a España a su tutela;
- no lo es, en segundo lugar, porque en 1812 se consagraba la confesionalidad católica de la Nación Española, que era una idea muy lejana de la agresividad anti-católica de la que hizo gala Napoleón;
- y no lo es, en tercer lugar, porque en 1812, se consagran ciertas instituciones, como los municipios, que entroncan con la historia tradicional española y se alejan del sistema rígidamente centralizado que Napoleón trataba de imponer.

III. CONCLUSIÓN. DE LAS NAVAS DE TOLOSA A 1812: LA CONTINUIDAD DE LA NACIÓN
Coincido con Ignacio Camacho y con Juan Manuel de Prada en que el octavo centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa debiera haber merecido un reconocimiento mayor porque, coincido, es un hecho de una importancia "histórica" mayor aún que la Constitución de 1812. No en vano se ha llegado a calificar, con mucha justicia, esta batalla como "las Termópilas españolas".
La Batalla de las Navas de Tolosa constituye un momento DECISIVO de la historia, mientras que de no haber aparecido en 1812, parece claro que una Constitución más o menos parecida a la de 1812 iba a aparecer más tarde o más temprano en España.

Pero dejado claro lo anterior, creo que conviene decir que la coincidencia del año "12" para celebrar el centenario de la batalla de las Navas de Tolosa y de la Constitución de 1812 subraya, no obstante, un hecho esencial: la continuidad de la Nación Española a lo largo de los siglos. De muchos siglos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Dios mío, ¿por qué nos has abandonado?
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital 16 Julio 2012

Debido a la deriva española en educación, economía y a toda la corrupción de la Casta Política, muchos católicos españoles están dudando incluso de su fe. Y no es para menos.

España es un país mayoritariamente católico, o por lo menos lo era antes de la llegada del “Idiota” a La Moncloa y de la entrada masiva de moros en España. Aparte del potencial de nuestro catolicismo como nexo de todos los españoles, tenemos como patrón de la Nación a Don Santiago Apóstol para proteger la unidad de España y como a pesar de todo ello nuestro país cada vez va peor, muchos españoles se sienten desamparados y se aclaman al cielo diciendo: “Dios mío, por qué nos has abandonado”.

Creo que no hace falta tener muchas luces religiosas para entender el mensaje divino y comprobar que Dios no os ha abandonado, quizás vosotros, los creyentes estáis ciegos y sordos.

Si analizas todo la historia moderna de España, observarás que hemos ido creciendo progresivamente y nos hemos ido modernizando sin cesar, tanto si ha gobernado el PP como el PSOE. No sé si ha sido por la espada protectora de Santiago Apóstol o por la protección de Dios, pero a España no le ha ido tan mal.

Todo fue muy bien hasta que Aznar cometió los dos grandes errores de la historia moderna de España. La primera “cagada” fue pactar con los catalanes. Supongo que hasta los PPeros más acérrimos estarán de acuerdo conmigo. En Masby lo hemos dicho muchas veces, a los gilipollas autonomistas no les puedes hacer un guiño porque te sacan hasta los ojos. Si son catalanes, te sacan hasta la sangre y si hablamos de Vascongadas, te meten una banda de etarras.

El segundo gran error de Aznar fue nombrar de sucesor a un “Traidor”. Ahí José Mari la cagaste bien cagada.

Dándose cuenta Dios de la pifiada de Aznar, puso en marcha su providencia divina evitando que en las siguientes elecciones ganara Rajoy. Dios nos envió a un Idiota, para hacer tiempo, porque siempre es mejor un idiota en el Gobierno que un traidor dirigiendo. Pero el pueblo no maduró y los católicos se empeñaron en presentar como candidato de nuevo a Rajoy. Dios volvió a actuar evitando que gobernará Rajoy eligiendo el mal menor; otra vez el Idiota al poder.

Mientras “El Idiota” iba destrozando España y sumiendo a los españoles en la miseria, Dios mandó un mensaje a todos los creyentes: “mirad lo que ocurre si no elegís bien a un gobernante, España se quebrará políticamente y vosotros conoceréis la miseria y la hambruna como no se conocía desde la posguerra”:

A pesar de tantos mensajes Divinos, los católicos se empeñaron en su obcecación presentando de nuevo a su candidato traidor que al final ganó. Fue elegido por la derecha y como es un “Traidor”, gobernó para la izquierda.

Dios desesperado ante el empecinamiento español con su líder traidor, el día de las elecciones andaluzas nos regaló un día soleado y playero para seducir a los ciudadanos que era mejor ir a la playa que votar a un traidor. El final ya lo saben, el PP perdió las elecciones porque muchos católicos prefirieron ver las arenas de la playa que ver a Javier Arenas, otro traidor del PP gobernando el sur de España.

Todo esto hizo despertar a muchos ciudadanos en toda España y por fin ya se empieza a escuchar el mensaje divino: “Rajoy eres un traidor”

Si no ves el descontento de la gente ni oyes los mensajes divinos, es porque eres ciego y sordo y no te aclames a Dios, porque lo tuyo no tiene solución.

¡¡Dios mío, que tenga que venir un agnóstico a leeros el mensaje divino!!

Así vi el mensaje, así lo pienso y así lo digo.

Juan Vte. Santacreu - @JVSantacreu – Estrella Digital

Cruel paradoja
Enrique LÓPEZ La Razón 16 Julio 2012

Resulta dramático que se coloque en un plano de igualdad la delincuencia de ETA con la respuesta del Estado de Derecho

Hay que reconocer que vivimos tiempos muy extraños y esta última semana es un buen ejemplo de lo que digo. Pasan cosas difíciles de entender. Esta semana hemos vivido el aniversario de uno de los más execrables crímenes cometidos por la banda terrorista ETA, el asesinato de Miguel Ángel Blanco, efemérides que año tras año recordamos con un profundo dolor por la pérdida sufrida y con una contenida rabia por lo vil de la acción, pero también recordamos la reacción de la sociedad española, que supuso un antes y un después en la respuesta a los criminales y a los entornos políticos y sociales en los que se amparaban.

Pero a la vez, se filtró, sin haber sido notificada al Estado español, la sentencia del Tribunal de Estrasburgo sobre la conocida «doctrina Parot», sentencia cuyo contenido no puedo valorar por prudencia, pero que, al margen de la misma, me recuerda como en materia de represión terrorista se ha mantenido de forma vergonzosa, y hasta el año 1996, un marco legal que establecía un límite máximo de cumplimiento de treinta años, de los cuales se podía descontar un día de condena por cada dos de trabajo, provocando que penas que sumaban cientos de años fueran cumplidas en menos de veinte.

Hasta el año 2003 no estaba asegurado el cumplimento cuasi íntegro de las condenas, lo cual provoca en la sociedad una sensación de injusticia. Muchas decisiones judiciales basadas en estas leyes no son entendidas por la sociedad. En muchos casos, podía haberse evitado, si el legislador hubiera adaptado el Código Penal a las previsiones de cualquiera de los de nuestro entorno. La pregunta es por qué no se hizo antes. Por qué no se modificó el Código Penal en los tiempos en los que en España eran asesinadas más de cien personas al año. Esto tiene unos responsables y ellos saben quiénes son. Algunos defendíamos ya en su momento el cumplimiento íntegro de las condenas y ello nos situaba casi fuera del escenario sólo por decirlo, argumentando como siempre lo del derecho de reinserción del preso. Al final reconocieron que este derecho era compatible con el cumplimiento eficaz de las condenas, pero, mientras tanto y por el camino, algunos de los miembros más sanguinarios de ETA alcanzaban su libertad con cumplimientos ridículos de penas.

Algo que, cuando era conocido, por ejemplo, por los jueces franceses, nos hacía sonrojarnos ante su perplejidad. La explicación es sencilla, algunos y también ellos saben quiénes son, apostaron desde un principio por la creencia de la solución política, a eso que de forma absolutamente desvergonzada llaman conflicto. Algunos pensaban que en el año 2000 en España no iba a haber ni etarras poniendo bombas ni en prisión. Por eso las previsiones del Código Penal no eran importantes. Otros apostaron por pedir la ilegalización de la mitad de ANV, permitiendo con ello que el entorno político de ETA realmente nunca haya estado fuera de las instituciones, y poco más tarde tuvieron que reconocer de nuevo que todos seguían siendo ETA, solicitando ya la ilegalización de toda una formación. Hay algunos que en la lucha contra ETA han sido siempre arrastrados a aceptar que la única forma de luchar contra unos delincuentes es la Ley y su cumplimiento. Pero para que ésta fuera eficaz, había que adaptarla y modificarla y, por fortuna, hoy contamos con una ley que desde 2003 permite que terroristas sanguinarios cumplan penas de cuarenta años, si bien por respeto a nuestro Estado de Derecho no puede aplicarse de forma retroactiva y, como siempre, estos delincuentes acuden presto a colocarse en el burladero en el que para ellos se convierte la democracia.

Hoy contamos con una ley de partidos políticos que cuando hay voluntad de aplicarla consigue resultados excepcionales. Pero a su vez, y ya para escarnio de los demócratas, surgen personajes que en esta misma semana enmarcan y justifican la violencia ejercida sobre Miguel Ángel Blanco, evitando hablar de asesinato. Hablan de otra violencia que sólo ellos han visto y llegan a decir que «una violencia ha alimentado otra. Un violento golpe de estado militar provocó la violencia de ETA; la violencia de ETA ha provocado la violencia del Estado, y se ha creado una espiral de círculos concéntricos cada vez más grandes». Resulta dramático que se coloque en un plano de igualdad la delincuencia de ETA con la respuesta del Estado de Derecho a la misma, algo así como si se retroalimentaran. La verdad es que, si no hubiera muertos por medio, esto sería de sainete. En fin, en la misma semana en que tenemos que padecer las consecuencias de que algunos no hubieran querido armar el Estado de Derecho contra la criminalidad de ETA, tenemos que oír que la razón de la existencia de ETA es la aplicación de la Ley contra su crímenes. No cabe paradoja más cruel, ni desvergüenza más lacerante.

El independentismo-trampa, según Kepa Aulestia
Jesús Royo Arpón www.lavozlibre.com 16 Julio 2012

Lingüista

Hablo del independentismo, no de la independencia. La independencia de Cataluña y el País Vasco no se va a dar, y menos en el plazo (¡ya!) con que la reclaman sus fogosos postulantes. Claro que en la historia a veces las cosas se precipitan contrariamente a todo lo previsible, y lo que hoy era impensable es la nueva realidad triunfante al día siguiente. ¿Quién les iba a decir a los pobres beduinos árabes que en el 642 atacaron la Alejandría bizantina -la Nueva York de la época- que iban a conquistarla tan fácilmente, y tras ella la mitad del antiguo Imperio Romano, Hispania incluida? O sea que hacen bien los independentistas hispánicos en insistir en su sueño, porque a veces los sueños se cumplen. Por suerte o por desgracia, que esa es otra: ¡cuántos irlandeses, aunque sea por lo bajini, no se habrán arrepentido de salir del Reino Unido en 1923! En la historia no se puede dar nada por imposible. Otra cosa es que su probabilidad razonable se acerque a cero, que es lo que pasa con la independencia de Cataluña o el País Vasco. Razones: las evidentes, y quien no las quiera ver, allá él.

Pero no hablo de la independencia, sino del independentismo. Un frenesí del alma que conmueve a tantos catalanes y vascos, que les ayuda a sobrellevar las penas y amarguras de la vida, que les mantiene ilusionados y combativos. Un espectáculo social que sería divertidísimo, si no nos condujera directamente y con toda seguridad a la frustración y el batacazo. De todas maneras, los indepes, con su mitología, sus fobias y filias, su capacidad de tragar y encajar e incluso sublimar todas las humillaciones de la realidad, su admirable sentido gregario que les hace blandir con entusiasmo las banderas, entonar con devoción los himnos y plantar cara con fiereza al enemigo, su absoluta incapacidad para la autocrítica, los indepes, digo, constituyen una tribu divertidísima de la que habría que sacar más provecho para el necesario jolgorio nacional. El indepe debería ser un personaje fijo de todas las sátiras, bromas y chistes cotidianos. Una especie de forofo cuatribarrado o ikurriñado, abonado de por vida a la ducha escocesa que les lleva del entusiasmo a la decepción, y siempre con un poso de melancolía. En fin, ese síndrome bipolar propio y característico de las patrias.

Kepa Aulestia, en 'Independentismo de oportunidad' (La Vanguardia, 10.7.2012), con un castellano barroco y espeso, no ahorra (des)calificativos para el independentismo catalán o vasco. Dice, por ejemplo “Euskadi se beneficia netamente de su pertenencia a España”. Lo cual puede traducirse en lenguaje llano como “Euskadi nos roba”. Y añade “Es la verdad incontrovertible que el nacionalismo más soberanista se empeña en soslayar”. O sea, que los indepes más voceras sobre esto no dicen ni mu. Pero Aulestia remata: “Lo mismo podría decirse de Cataluña”. Aquí los indepes sí dicen mu, y se inflaman, y se llenan la boca con el déficit fiscal: pero el cacareado déficit no es nada comparado con el beneficio de tener un mercado prácticamente cautivo como el de España. Suelen ironizar sobre las dificultades económicas de España, dando por supuesto que si Cataluña o Euskadi fuesen independientes tendrían unas economías boyantes, como los holandeses, o más. Pero Aulestia sabe -y los demás callan- que “una economía como la vasca, desenganchándose del Estado constitucional, acabaría en la deriva”. Lo mismo de la catalana, claro. Sobre el concierto y el cupo, lo califica de “ventajoso sistema que a vascos y navarros nos asegura el diferencial con el que operamos respecto al resto de las comunidades autónomas”. En cristiano: los vascos tienen un premio por ser vascos, y ese premio se lo pagamos los demás, como es debido a los hijosdalgo, título con el que les premió el rey de Castilla por su colaboración en la guerra contra Navarra. Una renta vitalicia, vamos. Y de la misma catadura que, pongamos, el derecho de pernada. Y además constitucional, para más risa. Tienen el gordo asegurado en la lotería de las Comunidades Autónomas. Y encima se jactan porque ese premio les pertenece por la historia y porque son especiales: porque “nosotros nos merecemos lo mejor”, por una especie de “derecho natural”. Porque “muchos catalanes y vascos se sienten agraciados por un saber hacer que los sitúa moralmente por encima de los ciudadanos de otras comunidades autónomas”.

Kepa (o sea Pedro, en hebreo Kefas) Aulestia es exmilitante de ETA(pm), salió de la cárcel por la Amnistía de 1977, y pertenece al cada vez más numeroso grupo de intelectuales a los que no amedrentan ni acallan los abertzales: como Onaindía, Uriarte, Savater, Gorriarán, Joseba Aguirre, Calleja y pocos más. En Cataluña el espeso silencio del “no t'emboliquis” (no te compliques) está más extendido. Boadella, Espada, Carreras, Tubau, Ovejero están expulsados a las tinieblas exteriores. ¿No es hora de reaccionar ya, periodistas, catedráticos, aunque sea por vergüenza torera?

memoria histórica
Memoria histórica: El asesinato de Calvo Sotelo a manos del PSOE precipitaba la Guerra Civil
 Minuto Digital 16 Julio 2012

No viene mal por estas fechas –Calvo Sotelo fue asesinado el 13 de julio de 1936- recordar que aquellos que hoy se quieren hacer pasar por demócratas, todo el Frente Popular, en realidad no mantenían en los años 30 un comportamiento muy diferente al que hoy mantiene Batasuna-ETA. Su idea de la política, al igual que los etarras, pasaba por la premisa de que eliminar a tiros a quienes se oponían a sus dictados e impedían u obstaculizaban su triunfo estaba justificado.

En la madrugada del 13 de julio de 1936 un grupo de guardias de Asalto y militantes socialistas, dirigido por el capitán de la Guardia Civil Fernando Condes, que se encargaba de la instrucción militar de la “motorizada”, guardia pretoriana del dirigente del PSOE Indalecio Prieto, le detuvo en su domicilio y le introdujo en el interior de una camioneta de la guardia de Asalto donde Luis Cuenca, militante de las Juventudes Socialistas y también guardaespaldas de Indalecio Prieto le asesinó a sangre fría disparándole dos tiros en la nuca. Inmediatamente después del asesinato el capitán Condes, que fue reconocido por la viuda de Calvo Sotelo, estuvo oculto por una noche en casa de la diputada Margarita Nelken.

Previamente Calvo Sotelo había sido amenazado de muerte en sede parlamentaria por Dolores Ibárruri La Pasionaria (16 de junio), e indudablemente por Ángel Galarza (1 de julio). Posteriormente los dos líderes del PSOE se pronunciaban sin lugar a dudas sobre el significado del crimen. Indalecio Prieto escribía el día 14 de julio en “El Liberal”: “La trágica muerte del Sr. Calvo Sotelo servirá para provocar el alzamiento… Será una batalla a muerte, porque cada uno de los bandos sabe que el adversario, si triunfa, no le dará cuartel”. Largo Caballero iba más allá y el 16 de julio de 1936, en el diario socialista Claridad aprobaba los métodos terroristas y violentos, cualquier cosa menos la democracia: “La lógica histórica aconseja soluciones más drásticas. Si el estado de alarma no puede someter a las derechas, venga, cuanto antes, la dictadura del Frente Popular. Dictadura por dictadura, la de izquierdas. ¿No quiere el Gobierno? Pues sustitúyale por un Gobierno dictatorial de izquierdas… ¿No quiere la paz civil? Pues sea la guerra civil a fondo. Todo menos el retorno de las derechas.”

Calvo Sotelo, junto a Gil Robles y José Antonio Primo de Rivera eran los líderes más importantes y populares de la oposición al Frente Popular. Dos de ellos, Calvo Sotelo y José Antonio, cayeron asesinados sin haber tenido participación alguna en el Alzamiento Nacional. Pero es que si repasamos la lista de víctimas de la guerra civil podremos encontrar a toda la cúpula dirigente de Falange junto a muchos significados líderes de la derecha española, mientras que del lado contrario, a excepción de Companys, no encontramos baja alguna. Dato muy significativo a la hora de comprender la realidad, profundidad y alcance de la represión desatada en ambos bandos.

Lo truculento del revisionismo, que desde el más puro revanchismo ha gestado la Ley de memoria histórica, es que ha llegado al extremo de perseguir la memoria de personajes que como Calvo Sotelo o José Antonio Primo de Rivera, que no sólo nada tuvieron que ver con el régimen franquista o la guerra civil, sino que cayeron víctimas de la violencia política. Cuando se pretende eliminar su presencia en el callejero de nuestras ciudades, lo que se está haciendo es cometer una autentica barbaridad. Ni más ni menos como si dentro de 70 años las calles y monumentos dedicados a Miguel Ángel Blanco fueran eliminados porque había pertenecido al PP.

casta política
¿Crisis? La casta política se suma al “que se jodan”
 Minuto Digital 16 Julio 2012

Tenemos 445.228 políticos empleados en la administración pública. Casi el doble del segundo que es Italia, y 300.000 más que Alemania.

Un estudio interno elaborado por asesores de la Presidencia del Gobierno revela que España es el país europeo con mayor número de políticos con cargos públicos por habitante de toda Europa. Estos políticos se encuentran trabajando a todos los niveles de la administración. Tenemos 300.000 políticos más que Alemania, trabajando a costa del presupuesto, y el doble que Italia y Francia.

El informe indica que la cifra se ha disparado por la práctica habitual de los grupos municipales y parlamentarios autonómicos a tener un determinado número de cargos de confianza respecto a su representación que realizan labores internas de los grupos, y que se solapan con las de los asesores personales que a su vez tienen los políticos electos. El informe, por tanto, pone negro sobre blanco que en España tenemos más jefes que indios.

ALGUNOS EJEMPLOS EN EL PAÍS VASCO
-El alcalde de (PNV) Hondarribia, con 16.000 habitantes cobra 70.367,- Euros al año, el 1er teniente de Alcalde 52.739;- el 2º teniente de alcalde, 47.000; la secretaria del Alcalde, 36.259; el responsable de prensa, 38.388; el consejero jurídico del alcalde, 50.024. El jefe de la policía municipal de un pueblo de 16.000 habitantes cobra 68.000 euros. ¿Hay quién de más?

-Loly de Juan perdió las elecciones para alcaldesa en Basauri y ha encontrado acomodo como directora en Metro Bilbao.

-Alba Cañadas no logró ser concejala en Vitoria (los vitorianos decidiron en masa no votar al PSOE) pero ha sido nombrada asesora de Pilar Unzalu (Medio Ambiente y Agricultura).

-En Lasarte, los socialistas daban por seguro que continuarían en la Alcaldía, pero tras el acuerdo entre Bildu, PNV y una candidatura independiente, a los socialistas les ha tocado la poco gratificante oposición. No hay problema: el candidato a alcalde, Jesús Zeballos, ha sido nombrado asesor en el Departamento de Iñaki Arriola (Vivienda, Obras Públicas y Transportes) y el anterior teniente de alcalde, Iñaki Múgica, es ya nuevo director de Servicios Sociales con Gema Zabaleta (Empleo y Asuntos Sociales).

-Bildu ganó en San Sebastián y Juan Karlos Izagirre es el nuevo alcalde. Odón Elorza tiene demasiado talento para desperdiciarlo en la oposición municipal y ha sido nombrado asesor en temas de pacificación de Patxi Lopez.

-Pero la historia más rocambolesca es la de Jorge Letamendia. Los socialistas decidieron que el nuevo portavoz municipal debía ser un “hombre de peso” como Ernesto Gasco (número 10 de la candidatura, aunque el PSE sólo logró 7 concejales). Así pues, tenían que dimitir el 6 y 7 de la lista socialista (además de Odón Elorza) para que Gasco pasara a ser concejal. El número 6 era Jorge Letamendia y , tras cesar y como premio a su sacrificio, ha sido designado director de Energía y Minas.

-Maria Luisa Justel Gonzalez ha saltado de la candidatura socialista en Getxo a la Dirección de Gestión Económica e Infraestructuras del Departamento de Interior. Y Miriam Frade, fracasada candidata a alcalde en Santurtzi, es ahora asesora de Ares en Interior. Por su parte, Alexia Castelo pasó de teniente de alcalde de Sestao a asesora de Patxi Lopez en Lehendakaritza.

-El “candidatus interruptus” a alcalde de Renteria, Juan Carlos Merino, es hoy el director general de Euskotren.

-Otro ex alcalde, el de Renteria, Miguel Buen, que optaba y fracasó como candidato socialista a diputado general de Guipúzcoa, es hoy viceconsejero de Seguridad del departamento de Interior.

-La hija de Ares, de 24 años, ha sido la directora de gabinete del Departamento de Trabajo, pero al no ser un trabajo muy grato debido a los ERES y otras supuestas corruptelas, la han hecho directora de Cooperación del Gobierno vasco, que es un cargo amable orientado sobre todo a causas benéficas y solidarias y demás cosas. Ideal para lucirse.

-La esposa de Jose Antonio Pastor, Mercedes Sánchez, es la jefa de prensa de Patxi López.

-El marido de la vicepresidenta primera de la Mesa del parlamento regional, Blanca Roncal, se ha convertido en director gerente del hospital de Cruces.

-Cuando el viceconsejero de Transporte, Ernesto Gasco, era concejal responsable de Tráfico en San Sebastián, su pareja sentimental, Íñigo Alonso, era conductor de la Compañía del Tranvía. Ahora que Gasco es viceconsejero de Transporte, Alonso ha sido nombrado director de Euskalmet, la agencia meteorológica vasca. Criterios de “eficacia” socialista: Se sustituye al gerente del Metro Bilbao por uno nuevo “afín” de menor curriculum y tres “ásesores”, es decir, 4 personas para un puesto donde antes había una tan solo. Otro ejemplo de ”eficacia”. Y como éste docenas.

-La autora del blog y del twitter de Patxi López, Nagore de los Ríos, ha pasado a ocupar la jefatura de nuevas tecnologías de Ajuria Enea. Y su marido, Iker Bilbao es ahora gerente de Mendinet, la asociación para el progreso del desarrollo rural.

Y dentro del partido, el cuñado de Patxi López, Melchor Gil, ha pasado a ser secretario de Organización del PSE en Vizcaya y miembro de la Ejecutiva.

En definitiva, el reparto del botín debe acabarse ya antes de que la casta dejan exhaustas las arcas del Estado.

Un decreto obligará a las empresas a respetar los topónimos en gallego
El borrador deja sin subvenciones a los libros de texto con nombres incorrectos
David Reinero Santiago de Compostela El País Galicia  16 Julio 2012

Los edificios, instalaciones y elementos materiales e inmateriales, públicos o privados, cuyo nombre haga referencia al territorio que ocupan deberán respetar la toponimia oficial gallega. Así lo establece el borrador de decreto que prepara el Gobierno gallego para actualizar sus normas sobre toponimia.

El texto, que está en periodo de alegaciones, evitará que proliferen a partir de ahora nombres de empresas públicas y privadas ya existentes como Empresa Municipal de Aguas de La Coruña, Camping Bayona Playa, Deportivo de La Coruña u Hotel Attica 21 Villalba, aunque de momento la ambigüedad de su redacción deja en el aire su posible aplicación con carácter retroactivo. El nuevo decreto por el que se regula el uso de las denominaciones de lugares en Galicia recuerda que por ley todos los topónimos “tienen como única forma oficial la gallega” y, tras insistir en su correcto uso por parte de las Administraciones públicas, extiende su ámbito de acción también al sector privado.

El borrador del decreto introduce como novedad que “deberán respetar la forma oficial de los topónimos todas las instalaciones y elementos materiales e inmateriales que incorporen en su denominación un nombre de lugar del territorio de Galicia, como, entre otros, los parques eólicos, los registros mineros, las designaciones de los medios de transporte y las marcas comerciales”. El texto que prepara la Consellería de Presidencia que dirige el popular Alfonso Rueda está aún en fase de borrador y cualquier particular puede presentar alegaciones hasta final de mes. En la propuesta no se detalla si será aplicado a denominaciones comerciales ya existentes o solo a las que sean de nueva creación. Únicamente en el caso de las urbanizaciones de viviendas se especifica que la medida se aplicará solo a nuevas construcciones. En ese caso concreto, sus promotores “deberán dirigir una solicitud a la Consellería de Presidencia para que] autorice la denominación de dicha nueva entidad” y “tal denominación deberá acomodarse, inexcusablemente, a la toponimia existente en el área de implantación de la urbanización”.
más información

La Xunta recordará a la Wikipedia la ley de toponimia
Se buscan 800.000 nombres de lugar
En su explicación de la nueva norma la Xunta recuerda que en 2003 aprobó el nomenclator oficial de entidades de población y que desde hace una década está en marcha un proyecto para fijar de forma oficial también la microtoponimia, ahora con la aplicación de las nuevas tecnologías de geolocalización. Con esos trabajos finalizados o ya en ejecución, defiende la necesidad de un nuevo decreto que “aunque mantiene en lo sustancial las formulaciones de la normativa vigente hasta el momento” extiende “a nuevos ámbitos la obligación de fijar como única forma oficial la gallega”. El decreto, sin embargo, solo establece sanciones por su incumplimiento en un caso: los libros de texto no recibirán subvenciones si incluyen en sus páginas topónimos incorrectos.Más allá de lo obligatorio, en el ámbito de lo posible la norma apuesta por firmar convenios para que también las carreteras estatales recojan en sus señales la toponimia oficial gallega incluso fuera de Galicia. Esto es, que a la salida de Madrid los carteles de la A-6 dejen de poner “La Coruña”. La norma también reforma la Comisión de Toponimia, el órgano asesor de la Xunta, en el que se incrementa el peso y la capacidad de veto de la Real Academia Galega (RAG).


Recortes de Prensa   Página Inicial