AGLI Recortes de Prensa   Martes 24 Julio 2012

Acabemos con esta farsa de una vez.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Julio 2012

Siempre creí que Rajoy no daría la talla para acometer los cambios que España necesita. Ayer recordaba con amargura aquella noche de derrota electoral y hoy, la imagen se vuelve a repetir con un Rajoy incapaz de soportar la tensión y deprimido. Su llamamiento desesperado al rescate, pero sin llamarle así, es patético. Porque la respuesta la conoce y es la que ha intentado no abordar, la reestructura de España en profundidad. Ha empezado la casa por el tejado y esto no se sostiene ni un día más. Nadie va a confiar en un Gobierno que sigue repitiendo los mismos errores que el anterior, castigando a los ciudadanos con aumento de impuestos y manteniendo las prebendas de una casta política y unos sindicatos anacrónicos.

España cae como consecuencia de sus propios errores. Un pasado de descontrol del gasto y de endeudamiento inasumibles. España cae por culpa de una casta política dirigente que la traiciona, como ya ha ocurrido en otros momentos de la Historia. España cae por la pasividad de unos ciudadanos que no se rebelan contra esta situación y que asumen su miseria y su paro forzado como una situación normal. España cae por unos y por otros, por sus insolidarios socios de una UE que no aspira a nada salvo a ser el mercado persa de corrupción y de prepotencia de los países más fuertes como Alemania o Francia.

Hoy me duele ver a España derrumbarse sobre sus estructuras, sus cuadernas y hundirse en lo profundo de un océano de miseria, arrastrando a todos los españoles al abismo. Hoy me duele ver cómo se van por la borda esfuerzos de generaciones que contribuyeron a hacer de España un país respetado que supo sobreponerse a situaciones dramáticas de enfrentamientos fratricidas. Hoy me enerva y me ciega de ira ver la traición de una casta política aferrada a sus privilegios y que se siente a salvo de este naufragio que ellos mismos han provocado. Hoy me asalta la firme convicción de sumarme a una rebelión ciudadana para recuperar lo irrecuperable.

Desde aquí, maldigo a los responsables de habernos llevado a los españoles a este final. Desde aquí exijo la dimisión de este Gobierno incapaz, y sin valor para acometer lo que España necesitaba. Acabemos con esta farsa de una vez por todas y hagamos una verdadera transición hacia la democracia. Listas abiertas y eliminación de cualquier tipo de prebendas y situaciones de privilegio ya sea de personas, organismos o Instituciones. Seamos una Nación y no un conglomerado de taifas. Seamos un pueblo y no una Babel de nacionalidades. Sintámonos orgullosos de nuestro pasado y construyamos un sólido futuro, aunque sea partiendo de cero. Seamos españoles con el orgullo que esa palabra nos debería producir a todos.

No más farsas ni demagogias. No más vendedores de humo ni salvadores de la Patria. No más insolidaridades ni traiciones. No estemos más donde nos nos quieren. No deseo ni un minuto más seguir estando en una Europa que solo es un mito y no una realidad.

La reforma autonómica
Francisco Marhuenda La Razón 24 Julio 2012

La gravedad de la crisis ha conducido a que todo esté en cuestión. Las comunidades autónomas se han convertido en el blanco preferido de las críticas y el símbolo del despilfarro nacional, cuando ninguna administración está libre de pecado. Lo que hay que hacer es racionalizar el Estado, lo que no significa abrazar el centralismo como si fuera la solución de todos nuestros males. Tenemos un Estado excesivo, en todos sus niveles, y es preciso simplificarlo. Por ello, con crisis o sin crisis, es urgente su reforma. Las autonomías han copiado lo peor de la Administración Central y lo han hecho incrementado los sueldos de los funcionarios y los altos cargos, creando estructuras innecesarias, organismos superfluos y empresas públicas como si fueran agencias de colocación para saltarse las normas de acceso a la función pública. Hay niveles administrativos, no sólo en las autonomías, de los que se podría prescindir. No hay más que ver los gabinetes, que no hacen otra cosa que duplicar lo que hacen ministerios, secretarías de Estado o consejerías. Un despropósito y un nido de ambiciones para los que quieren ser ministros, secretarios de Estado o consejeros en lugar de sus titulares.

Es una reforma en profundidad que necesita el apoyo del PSOE, porque en unos sitios gobierna y en otros lo hará en el futuro. A corto plazo es preciso reducir el gasto público, porque es imposible mejorar los ingresos. La recesión no tiene una solución a corto plazo. Rajoy y Rubalcaba afrontan un reto histórico, una palabra que se usa en exceso, que es modernizar unas administraciones públicas que tienen un tamaño excesivo porque se retroalimentan para justificar el trabajo de muchos funcionarios y altos cargos. Las autonomías son imprescindibles en un Estado compuesto como el nuestro y ejemplos como Alemania o Estados Unidos demuestran que puede ser eficaz. Rajoy necesita una oposición que sea un interlocutor viable para continuar las grandes reformas que necesita España y que sin ellas será difícil que nos libremos del desastre de la intervención. Las autonomías generan inquietud en los inversores internacionales. Por ello, una acción conjunta, que no sería otra Loapa, del presidente y el líder del PSOE es el mejor camino.

Por qué no baja la prima de riesgo: medidas coyunturales para problemas estructurales
Antonio España. El Confidencial 24 Julio 2012

Imaginen un propietario de un edificio de varias alturas -por ejemplo, de diecisiete plantas– que, debido al exceso de peso que los inquilinos han ido añadiendo en sus pisos a lo largo de los años, muestra serias grietas y preocupantes signos de ruina. Y, sin embargo, siendo patente que la estructura no aguanta el exceso de carga, el dueño del edificio sólo se ha limitado en los últimos meses a apuntalar la fachada con andamios y con vigas extraídas de la maltrecha estructura interna, sacando material de los cimientos para realizar el apuntalamiento aun a costa de perjudicar más la estructura. Pues bien, eso es más o menos lo que han venido haciendo los sucesivos gobiernos de Rajoy y Zapatero desde que estalló la crisis. Y por eso estamos al borde del derrumbe total.

Decía Ortega y Gasset que los esfuerzos inútiles conducen a la melancolía. Y en la melancolía parece que está instalado nuestro gobierno, superado por las circunstancias y absolutamente incapaz de comprender por qué sigue subiendo la prima pese a los “ímprobos” esfuerzos que cree estar realizando. Y es que, es inútil intentar atacar un problema esencialmente estructural, el del insostenible tamaño de un estado con un aún más insostenible diseño autonómico, con soluciones que son coyunturales, cuando no contraproducentes.

Medidas coyunturales de corto recorrido…
Porque si ustedes repasan la lista de ajustes, se darán cuenta de que su inmensa mayoría son parches que sólo sirven para intentar retrasar el desenlace, pero no solucionan la necesaria reducción de la deuda del estado permanente y honestamente, esto es, sin incurrir en default y sin monetizar.

De entrada, casi dos tercios del llamado ajuste son subidas de impuestos, medida de muy corto recorrido, como veíamos en el post anterior (Más IVA es igual a más gasto y menos ingresos públicos) e ilustra muy bien la curva de Laffer. El resto, se ceba con los pensionistas, los parados y los dependientes. Y los funcionarios, cuya única culpa parece ser haber estudiado para aprobar una oposición y estar pésimamente dirigidos por políticos cuyo criterio de gestión no es precisamente el de la eficiencia y el buen gobierno.

No digo que no sea necesario adecuar las prestaciones sociales y ajustar la plantilla de del sector público -que no sus salarios, que es una medida tan cortoplacista como cobarde- a la capacidad real de pago. Que no sólo es necesario, sino urgente. Pero es de una hipocresía y una bajeza moral sin paliativos el empezar por ahí sin haber apenas tocado sus privilegios, sin eliminar el 100% de las subvenciones a partidos y sindicatos, cerrar televisiones públicas, despedir a los miles de cargos de confianza, reducir el número de diputados nacionales y autonómicos, liquidar empresas públicas, desmantelar el entramado autonómico de consejerías, parlamentos, embajadas, defensores del pueblo y comités audiovisuales varios, etc.

Llámenme demagogo, pero fíjense que a los socialistas de todos los partidos se les llena la boca hablando de los “derechos sociales” y los “servicios públicos” pero cuando de recortar se trata, prefieren quitarle una paga a un funcionario que presta un servicio público o reducirle el desempleo a un parado antes que poner en la calle a un gabinete de un viceconsejero. Prefieren retrasar la edad de jubilación o eliminar las ayudas a la dependencia antes que reducir a la mitad el número de diputados o las subvenciones que reciben sus propios partidos.

Porque, ¿qué es más importante, mantener el salario de los funcionarios que prestan los servicios públicos que con tanto ahínco defienden los políticos, o mantener 20 cargos de confianza en un ayuntamiento como el de Pinto, con veintiún concejales? (Ver BOCM de 27 de julio de 2011, pág. 161). ¿Dónde están mejor gastados 2,4 millones de euros, en ayudas a la dependencia o en 51 puestos de carácter de confianza en la Diputación de Málaga? (Ver BOPMA de 1 de agosto de 2011, pág. 42). ¿Qué aporta mayor beneficio a la sociedad, el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones o que la Secretaría General de la Oficina del Portavoz del Gobierno de la Consejería de la Presidencia tenga a su disposición 17 cargos de confianza para sus labores de propaganda política? (Ver BOJA de 13 de junio de 2012, pág. 22). Ahí se demuestra la perversa escala de valores y la profunda incoherencia de los políticos españoles.

Eso sí, luego a llorar cual plañideras porque el mercado nos ataca, el BCE no ayuda y Angela Merkel nos tiene con la soga al cuello. Pero claro, no se enteran de que los que nos han de prestar el dinero para que sus señorías y familia continúen con su tren de vida viviendo del presupuesto, serán malditos especuladores, obtusos banqueros centrales o cancilleres obcecados con la austeridad, pero no son ingenuos como para no darse cuenta que las medidas de ajuste tomadas hasta ahora no atacan el problema fundamental.

…para un problema que es estructural
Parece que nuestros políticos no son conscientes de que los inversores de renta fija y, en particular, de deuda soberana, no son precisamente los más audaces y amantes del riesgo. Al contrario, este tipo de inversor presta su dinero a largo plazo renunciando a obtener más rentabilidad por tener la seguridad de que recuperará el principal. Lo que han conseguido entre Zapatero y Rajoy, es echar del mercado a este tipo de inversores y que no compren deuda española. Y si no hay demanda, el Tesoro tiene que subir el interés para poder colocarla. Y por eso sube la prima de riesgo, no hay ninguna conspiración oculta.

Esta visión a largo plazo de los inversores tradicionales en deuda soberana es esencialmente incompatible con la mente del político, incapaz de ver más allá de las próximas elecciones. Véase si no el reciente ejemplo de las elecciones andaluzas y el trágico error de Rajoy de retrasar el presupuesto. El único largo plazo que le interesa a un político es el de su propia carrera. Hará todo lo que quepa en su mano para mantenerse a él y a los suyos en el poder y que arreen otros con lo que venga después. Après moi, le déluge.

Por eso lo están pasando tan mal Rajoy, Montoro y de Guindos. En su esquema mental piensan que han hecho todo lo posible, que no pueden hacer más y que no queda sino llorarle al BCE, si no insultarle, como hizo Margallo el fin de semana llamándoles “clandestinos” para que les saque del atolladero monetizando deuda.

Pero no se equivoquen ni dejen que les engañen. La culpa de lo que nos pasa no es no del BCE ni de Merkel. No tiene sentido manifestarse delante de la embajada alemana como se decía en algún editorial este fin de semana. La responsabilidad no es ni de Draghi ni de los alemanes. Es nuestra y solamente nuestra. O de nuestros políticos.

Tenemos un diseño territorial y un tamaño de estado, alimentado antes y durante la crisis, que ya es imposible de mantener. Y tenemos unos dirigentes políticos sin la gallardía suficiente para sacrificar sus propios intereses al bien general.

El problema de la deuda pública española es interno y estructural. O lo abordamos urgentemente, o lo abordarán otros por nosotros. Y les aseguro que se andarán con muchos menos miramientos y tampoco será garantía de solución.
http://www.elconfidencial.com/opinion/monetae-mutatione/2012/07/24/por-que-no-baja-la-prima-de-riesgo-medidas-coyunturales-para-problemas-estructurales-9556/

Cuatro escenarios posibles
Miguel A. Bernal Alonso La Razón 24 Julio 2012

Todo el mundo es consciente de que esto no puede seguir así. La carrera sin frenos al abismo nos ha llevado al borde: 640 p.b. de diferencial y derrumbes del Ibex-35. El tiempo se ha agotado, no podemos seguir en la situación actual, si quieren podemos aguantar unos quince días, no más. Las mismas declaraciones del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, o las de González Pons implorando al BCE muestran que nuestro destino ya no está en nuestras manos. Hasta aquí hemos llegado, pero, a partir de aquí, ¿qué puede ocurrir? Planteemos algunos escenario posibles y lógicos, dentro de lo impredecible.

1- El BCE compra deuda
La medida más demandada por nuestros gobernantes es la de la compra por parte del BCE de deuda pública en los mercados secundarios, pues sus fueros le prohíben la compra directa al Tesoro. En este escenario se ganaría tiempo, la prima de riesgo caería y un rebote del Ibex-35 sería posible, pero tan sólo se ganaría tiempo. Sería un espaldarazo, con hechos, a las medidas recientes del Gobierno, pero habría que acometer nuevas medidas.

2- Reformas y recortes
Se abre así el segundo escenario. Una vez ganado tiempo, el Estado debería llevar a cabo dos reformas inaplazables. La primera sería acometer el modelo de Estado que nos podemos permitir, ya que el actual no es asumible. La situación de las autonomías y el gasto enorme que generan es insoportable: ha sido la mayor fuente de desvío del PIB, además de un nuevo frente con la necesidad de ayuda. En segundo lugar, la presentación inaplazable del modelo económico que nos permita crecer, avanzar y generar ingresos. Hasta el momento, el Estado ha llevado a cabo recortes pero no nos ha explicado de dónde van a salir los ingresos. El déficit público es un resultado de restar a los ingresos fiscales, los gastos; hasta el momento, hemos abordado recorte de gasto, no todo el que se puede, hemos aumentado impuestos –que está por ver el resultado– sobre la recaudación, pero no hay ni una medida sobre la generación de actividad: el incremento de rentas y consumo, la base del incremento de los ingresos fiscales más allá del aumento impositivo. Hasta aquí, lo mejor que puede pasarnos. Un escenario alternativo serían nuevos recortes. Sin embargo, no llevarían a generar confianza. Además, el Gobierno se puede encontrar con una situación a la «griega». La contestación social a los recortes ha sido importante. Buena prueba de ello es que Las Cortes se encuentran «bunquerizadas»; es imposible arrimarse a las mismas. Por otra parte el nivel de sufrimiento del pueblo empieza a saturarse. Muy mal escenario, además no serviría para generar confianza.

3- Intervención
Vamos al que yo considero más probable, tal y como el presidente del Bundesbank reclamaba: intervención total. Hasta el momento, y perdónenme, hemos tenido una aprobación de intervención «suave». En mi opinión, la ayuda cifrada en 100.000 millones es tan sólo eso, una intervención suave. La intervención total debería añadir unos 300.000 millones más. Evidentemente, la llegada de la temible troika se produciría: ajuste durísimo e impuesto de la Administración, del modelo de autonomías, elevación de impuestos, despidos de funcionarios, cierre forzoso de empresas públicas, mayor presión fiscal, aceptación de pérdidas en inversiones bancarias (bonos, preferentes, acciones, subordinados), recorte en sanidad, educación y, por supuesto, en pensiones. Una auténtica pesadilla que irlandeses, griegos y portugueses ya conocen de primera mano. Desde luego, no es el que me gustaría pero, indudablemente, parece cada vez el más probable, sobre todo si el BCE no saca la «artillería pesada».

4-Salida del euro
Por último, el más desastroso: expulsión de España del euro. Cuidado, porque antes era tabú hablar de la salida griega y ya se habla abiertamente de la vuelta al dracma. Esta posibilidad, aún así, continúa siendo difícil, pero ya no es improbable, dependería de la voluntad alemana y el consentimiento francés. En este caso, hablaríamos de fuerte depreciación de la peseta, considerable incremento de los tipos de la peseta, inflación importada, caída drástica de las rentas, más paro, deuda y activos españoles considerados «bonos basura». Prefiero no seguir pues, en definitiva, sería la quiebra de España.
Ganar tiempo nos permitiría ser dueños de nuestras decisiones, la intervención total no. En todo caso, yo creo que la decisión ya está tomada: intervención total, así lo pedía el presidente del Bundesbank; los 100.000 millones solo serían la primera parte de la intervención.

Hay que recuperar los pactos incumplidos
Tomás Ramón Fernández. El Mundo  24 Julio 2012

El autor denuncia que no se han respetado los acuerdos que sentaron las bases del desarrollo autonómico. Vincula la crisis al fracaso del modelo de Estado y anima a los dos grandes partidos a resolver el problema.

Un 66% de los españoles pide más recortes de las autonomías, y más de un 50% opina que habría que eliminar las televisiones, los Tribunales de Cuentas y los Defensores del Pueblo autonómicos y más de un 80% asegura que habría que recortar también los Parlamentos de las comunidades autónomas, según la encuesta cuyos resultados publicaba este periódico en su edición del pasado domingo.

Estos datos traen a mi memoria inevitablemente el recuerdo del Informe de la Comisión de Expertos sobre Autonomías de mayo de 1981 que sirvió de base a los pactos concluidos por el Gobierno presidido por Leopoldo Calvo Sotelo y el PSOE entonces dirigido por Felipe González.

Aquella Comisión, que presidió el profesor García de Enterría y de la que formamos parte los también profesores Cosculluela Montaner, Muñoz Machado, de la Quadra Salcedo, Sosa Wagner, Sánchez Morón y yo mismo, hizo entonces, visto el rumbo que estaba tomando el proceso en marcha, una seria de recomendaciones coincidentes con lo que ahora, 30 años después, parece pensar la mayoría de los españoles.

Me parece importante recordarlas aquí porque una buena parte de los que han respondido a la encuesta son personas que por su edad no conocieron aquellos pactos, ni el referido informe.

El informe propuso, ciertamente, la generalización de las autonomías territoriales no sólo porque en aquel momento ya existían tres comunidades autónomas y una mayoría de los restantes territorios españoles habían elaborado sus Estatutos o, al menos, ejercido la iniciativa manifestando formalmente su decisión de constituirse en comunidades autónomas, sino también porque «no es saludable para la organización del Estado el mantenimiento por mucho tiempo de una doble y contradictoria faz, de manera que sus estructuras respondan a la vez a los principios de la centralización más severa y de la descentralización más profunda. Si ello se permitiera, el Estado, como totalidad organizativa, tendría que ajustarse simultaneamente a dos patrones distintos, ordenarse sobre la base de dos modelos opuestos, producir normas de estructura y alcances diferentes para cada parte del territorio, desarrollar políticas distintas en cada espacio concreto, funcionar, en fin, con arreglo a dos mentalidades», lo que haría «muy difícil, sino imposible, que la máquina administrativa, quien quiera que sea el que la maneje, consiga asegurar un nivel mínimo de operatividad social».

Pero, al mismo tiempo que postuló la generalización del sistema, el informe de la Comisión advirtió que, «instauradas las comunidades autonómas en todo el territorio del Estado, resultaría gravemente inconveniente para la salud del sistema que aquellas decidieran reproducir en su propio espacio los esquemas organizativos de la Administración del Estado».

Estábamos muy lejos de sospechar entonces que las cosas pudieran llegar a los extremos a que han llegado y que el mimetismo y la megalomanía de los líderes periféricos llevara a éstos a reproducir a escala todos los chismes, útiles e inútiles, que la organización del Estado acumula (Consejos consultivos, Defensores del Pueblo, Tribunales de Cuentas, Consejos Económicos y Sociales, Tribunales de Defensa de la Competencia, embajadas, etcétera, etcétera), pero «la excesiva burocratización de los nuevos entes preautónomicos y autonómicos, aún en su andadura provisional», que era ya perfectamente visible hacía temer que las cosas pudieran orientarse en esa dirección, como así ha sido efectivamente.

Las advertencias del informe en este sentido no pudieron ser más claras: «La impresión de que se incremente inútilmente el aparato público, quebrando la esperanza de que la autonomía flexibilice el sistema administrativo y lo haga más eficiente, puede fortalecerse cuando, generalizado el sistema de autonomías, proliferen también los cargos de carácter político, ejecutivos o parlamentarios»: Es cierto -dijimos- que la Constitución permite que las comunidades autonómas se doten de Asambleas legislativas y de un Ejecutivo o Consejo de Gobierno y que tales instituciones «son precisas para la consagración de autonomías políticas efectivas. Pero de ahí a entender que las comunidades autónomas necesiten pertrecharse del mismo aparato público de que ha dispuesto el Estado centralizado, va un largo camino que no debe recorrerse en ningun caso».

Y no nos quedamos ahí, en la mera advertencia, porque el informe propuso medidas concretas en estricta correspondencia con nuestros temores. Éstas, entre otras:

- «Los ejecutivos regionales deberán estar integrados por un número reducido de miembros», no superior a 10.

- «Las Asambleas legislativas, cuya generalización le parece a la Comisión conveniente, deberán tener periodos de sesiones reducidos y sus puestos no deben ser retribuidos de forma regular y permanente, sino por dietas».

- «La formación de un aparato administrativo extenso debe evitarse tanto en los niveles centrales como en los perífericos. Los servicios centrales de las comunidades autónomas que en adelante se constituyan deben quedar provistos de las dependencias precisas para la asistencia a los órganos políticos, para ejercer las funciones de planificación y coordinación que sea necesario desarrollar desde el nivel regional y para atender, en este caso con carácter estrictamente excepcional, aquellos servicios que inevitablemente deben gestionarse desde un nivel terrritorial más amplio que el provincial».

- «Por lo que respecta a la Administración periférica de la comunidad autónoma, su creación misma no debe llegar a producirse en ningún caso. Las diputaciones deben quedar convertidas en el escalón administrativo intraregional básico para que ejerzan ordinariamente las competencias adminiastrativas que pertenecen a las comunidades autónomas».

Si estas propuestas y los acuerdos políticos que las acogieron hubieran sido respetados no estaríamos ahora como estamos. Pero lamentablemente la cordura y el sentido común duraron muy poco, exactamente lo que duró el miedo que a todos produjo el golpe de Estado del 23-F.

Estamos ahora al borde de la quiebra, lo que da mucho miedo también. ¿Serán capaces los dos grandes partidos de ponerse de acuerdo para dar satisfacción a lo que la lógica y la razón más elementales aconsejaban ya 30 años atrás y reclama hoy mayoritariamente la ciudadanía?

Tomás Ramón Fernández es catedrático de Derecho Administrativo. Formó parte de la Comisión de Expertos sobre Autonomías que se estableció durante el Gobierno de Leopoldo Calvo-Sotelo.

Hacia el gran pacto de Estado
Luis María Anson. El Mundo  24 Julio 2012

En octubre pasado, estaba claro que, fuera cual fuese el resultado de las elecciones generales convocadas para el 20 de noviembre, el interés público exigía el consenso entre los dos grandes partidos nacionales, el pacto de Estado, para enfrentarse con la crisis que galopaba sobre la tranquilidad de España. Gregorio Marañón publicó un artículo lúcido e inequívoco. Yo me sumé a él, semanas antes de la jornada electoral. Otros escritores hicieron lo mismo. En circunstancias normales, la mayoría absoluta permite la plácida gobernanza. Frente al huracán desencadenado por muchos intereses, razonables unos, espúreos otros, solo la fortaleza del consenso podía despejar los horizontes borrascosos.

Está claro que Rajoy debió dedicar el mes de diciembre a acordar con Rubalcaba un pacto de Estado de largo alcance. Prefirió recrearse, sin embargo, en el incienso que en su entorno vertían sus colaboradores henchidos como pavos reales en los jardines del palacio de la Moncloa. La opinión pública hubiera aceptado en el mes de enero el paquete entero de reformas. A reiteradas dosis, a veces contradictorias, el resultado era fácil de prever: los sindicatos desplegarían, como así ha sido, su ejército de liberados en las ciudades de España. Para colmo, el gurú Arriola, eminencia gris de Moncloa, aseguró que, si no se hacía nada, la victoria del PP por mayoría absoluta en las elecciones andaluzas estaba asegurada. El artículo que publiqué en estas páginas, vaticinando el triunfo del Frente Popular en Andalucía, fue acogido con sorna en la madriguera monclovita de Mariano Rajoy.

Y, claro, ha ocurrido lo que era fácil de prever. España no estaba en un camino de rosas pero tampoco bordeaba el precipicio. Ahora parece a punto de despeñarse. Felipe González, que es un hombre de Estado, ha propuesto un acuerdo nacional para enfrentarse con la intervención europea que está al caer. Tal vez Rajoy consiga zafarse solo del acoso al que le han sometido.Lo más prudente, sin embargo, sería que escuchara primero a Aznar, convocara después en Moncloa a González y se entendiera finalmente con Rubalcaba para presentar un frente común ante Europa. No sé si eso es lo que pensarán Nadal, Arriola y Moragas, pero sí muy destacados dirigentes del Partido Popular que han visto cómo se ha dilapidado en solo siete meses el capital político acumulado gracias a la victoria electoral del 20-N. Si se celebraran hoy elecciones generales, Rajoy perdería la mayoría absoluta y se impondría en España una fórmula parecida a la de Andalucía.

Tras el consenso para superar la crisis económica, resultará ineludible enfrentarse con la reforma constitucional. Jorge de Esteban publicó ayer un artículo caviable. Mariano Rajoy debería incorporar como lectura de cabecera los escritos de Jorge de Esteban. En La quiebra del Estado de las Autonomías condensa la situación que padecemos. No sobra una coma en ese artículo. Tampoco falta. Desde hace varios años vengo afirmando que el régimen está agotado y que, o se aborda una profunda reforma constitucional, o se producirá una revolución indignada de consecuencias difíciles de calibrar. Jorge de Esteban afirma: «El Gobierno tenía que haber elegido entre reorganizar o desmantelar el Estado de las Autonomías, o reducir cada vez más, con recortes y subidas de impuestos, el Estado del Bienestar, con perjuicio de los españoles más necesitados. Pues bien, faltamente eligió la segunda opción, que nos lleva claramente al abismo». A mi manera de ver, no es necesario liquidar las Autonomías. Hay que embridarlas, hay que limitar la voracidad de la clase política que, sin pretenderlo, fue azuzada por Adolfo Suárez, Abril Martorell y Clavero Arévalo, cuando, con una ligereza histórica suicida, decidieron que el café debía ser para todos.

Luis María Anson es miembro de la Real Academia Española.

El desplome de la arquitectura del Estado
Andrés Precedo Ledo La Voz 24 Julio 2012

Una tímida reforma de la Administración local quiere borrar del mapa muchos de los elementos típicos de un pasado que ya había quedado obsoleto. Se cuestionan los municipios tal como los entendíamos, las mancomunidades deficitarias, los consorcios como entes locales, así como la versión de las áreas metropolitanas y de las comarcas como entes administrativos. Solo faltaba para desmontar la estructura la supresión de las diputaciones, pero a esto no solo no se han atrevido, sino que se inventa un nuevo modelo de difícil implantación, con el fin de reforzar lo que antes debería ser desmontado. Tampoco se acomete con la energía debida una fusión controlada de municipios, máxime cuando la mitad de los que hay en España no llegan a los mil habitantes. Nuestra reforma se plantea de modo muy distinto a como se ha hecho en el resto de los países europeos. Por eso, si no se da el paso que ahora no se han atrevido a dar y, lo que es más importante, no se sustituye el modelo anterior por otro más adaptado a las nuevas realidades territoriales, otro será quien tome la iniciativa.

Lo mismo cabe decir del estado actual de los Gobiernos autonómicos, sumidos en la continuidad del despilfarro, y solicitando aportaciones y rescates que no son más que un aplazamiento de su quiebra. El Gobierno es ahora incapaz de garantizar el cumplimiento del déficit público, a pesar de la tremenda política de recortes sociales y laborales. El camino emprendido es el equivocado, porque lo único que consigue con esas medidas es, como todos sabemos, acentuar el paro y retraer el consumo o, lo que es lo mismo, menos ingresos y más gasto público. Todo con tal de salvar a los defraudadores de capitales y a los poseedores de grandes fortunas, y con ellos a esa cifra que ya circula por todas partes de los 445.000 políticos a los que hay que sumar asesores, organismos y empresas públicas prescindibles. Todos los españoles lo pensamos, pero el Gobierno parece no enterarse, al igual que antes ocurrió con las cajas de ahorros y que, por eso mismo, nos metieron en un ruinoso rescate. Por eso la intervención del país la vemos cada vez más cerca, quizás para hoy mismo. Otros vendrán para hacer lo que el Gobierno no se ha atrevido a hacer a tiempo. El adelgazamiento del aparato político es urgente y el desmantelamiento parcial de las comunidades autónomas también, porque su incapacidad de funcionar con una reducción del gasto y de cumplir los objetivos del déficit son evidentes.

Como demostración ahí tenemos el actual acoso preparatorio de la intervención. Ayer fue el rescate de las cajas de ahorros y hoy el de alguna comunidad autónoma, afectadas ambas por el mismo principio destructor: la carcoma de una clase política excedentaria, despilfarradora e ineficiente. Las encuestas hace años que lo están avisando, pero los afectados deben de preferir mirar para otro lado.

recesión
Casta política: Sobran entre 500.000 y 900.000 empleos públicos en CCAA y municipios
Miguel A. Bernal Alonso Minuto Digital 24 Julio 2012

Profesor del IEB

En España tocamos a un empleado público por cada 18 habitantes, menos que Francia o Bélgica (1 por cada 12) y parecido a Italia y Alemania. En relación a la población activa, 1 de cada 7 empleos tiene que ver con las administraciones públicas, y casi la mitad (43 por ciento) en educación y sanidad.

Hay números que nadie quiere hacer, pero que vienen impuestos por la crisis y el desorbitado peso de una Administración pública que el año pasado gastó casi 123.000 millones de euros en pagar las nóminas a sus 2,7 millones de asalariados. Gráfico: Una radiografía de las Administraciones Públicas

Por eso, en el Gobierno ya andan echando las cuentas de los empleados públicos que sobran y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, va a exigir a las autonomías que le remitan información sobre retribuciones, plantillas y tipos de personal.

Y es que, aunque nadie asegura una cifra exacta, distintas fuentes consultadas por elEconomista apuntan a que habría hasta 900.000 empleos públicos redundantes, fundamentalmente en las comunidades autónomas y entidades locales, con su corolario de empresas y chiringuitos creados en la época de vacas gordas, y también en plena crisis.

Como recuerda el economista Lorenzo Bernaldo de Quirós, “del total de empleados públicos que hay en España, sólo la mitad son funcionarios, y esos no sobran. Los que sobran son la otra mitad, el personal contratado en los incontables entes y fundaciones”. El presidente de Freemarket es contundente: “Quitar la paga de Navidad no resuelve nada, lo que hay que hacer es despedir a los no funcionarios”.

El primero en sugerir la cifra de 900.000 puestos públicos prescindibles fue el presidente de CEOE, Juan Rosell, y era la resultante de la diferencia entre las 820.000 personas que traspasó la Administración central a las comunidades y los 1.744.000 en nómina de las regiones, muestra de la gran duplicidad.

Otros expertos son más cautos, aunque, como afirma José Ramón Pin Arboledas, hay consenso en “los 220.000 puestos creados durante la crisis y que no corresponden a la realidad del país, ya que mientras se destruía empleo privado y se perdían autónomos, las plantillas públicas aumentaban”. Precisamente, a la luz de esas 427.000 personas que han engordado en diez años las administraciones periféricas, el profesor del IESE ve la señal de cómo “los gobiernos abusan del empleo público para frenar el paro”. Por lo que, “si se reforma la Administración para evitar duplicidades”, sobrarían en torno a 500.000 empleos.

Los expertos son unánimes en el sobredimensionamiento de las plantillas periféricas. Ya lo decía la semana pasada Rafael Pampillón, catedrático de Economía de la Universidad San Pablo CEU: “Queda mucho por hacer en las administraciones autonómicas y locales, un gran campo de recortes”.

Y es que en España tocamos a un empleado público por cada 18 habitantes, menos que Francia o Bélgica (1 por cada 12) y parecido a Italia y Alemania. En relación a la población activa, 1 de cada 7 empleos tiene que ver con las administraciones públicas, y casi la mitad (43 por ciento) en educación y sanidad.

Pero, mientras que la Administración General del Estado ha reducido desde 2001 su personal el 22 por ciento (163.880 personas), las autonomías lo han subido el 44 por ciento (409.569) y las entidades locales el 39 por ciento (181.031 más). Es decir, el alza de casi 427.000 personas (20 por ciento más) es culpa de autonomías y ayuntamiento

Reconversión pide cambios inmediatos
"Los mercados saben que no atacamos el problema, la estructura del Estado"
Proponen una reforma constitucional y que se reduzca el número de personas que viven de la política en España.
J. Arias Borque Libertad Digital 24 Julio 2012

Reconversión, la plataforma ciudadana compuesta por distintas voces de la política, la sociedad, el tejido empresarial y miles de ciudadanos, compareció ante los medios este martes en Madrid después de que hace más o menos un mes hiciese pública una carta abierta al Gobierno Rajoy y la población española solicitando una reforma de la estructura del Estado.

En el acto, celebrado en el hotel NH Sanvy de Madrid, estuvieron presenten algunas de las principales caras de esta iniciativa, como Alejo Vidal-Quadras, José Antonio Ortega Lara, Santiago Abascal, Adolfo Prego, José Luis González Quiros, Armando de Miguel, Gustavo Bueno, o el Marqués de Tamarón, Santiago de Mora-Figueroa y Williams.

El primero en tomar la palabra fue el europarlamentario del PP Aleix Vidal-Quadras, quien aseguró que "la crisis que atraviesa España no se resolverá hasta que se afronten de manera integral las graves deficiencias de estructura que padecemos, sin que las simples mejoras de gestión o las reformas parciales y sucesivas basten para invertir la tendencia negativa".

"Nuestro país tiene un número excesivo de personas que viven de la política: concejales, diputados autonómicos, diputados nacionales, cargos de libre designación, consejeros, ministros, asesores, departamento de comunicación, gabinetes o empleados de entidades públicas como sociedades mercantiles, fundaciones, agencias, observatorios, consorcios, mancomunidades, televisiones públicas y representantes de la autonomías en el exterior", añadió.

El político catalán destacó que los mercados "perciben que no atacamos el problema de fondo, la estructura del Estado", y por eso no confían en nuestro país. Tras, lo que enumeró algunos de los casos más conocidos, como las abultadas plantillas de las televisiones autonómicas, el exacerbado número de liberados sindicales... "Hay que reconocer que vivimos en un disparate", resumió.

Por último, se mostró partidario de "recuperar un discurso ético" en la política que, según dijo, "es lo que creo que la ciudadanía estaba esperando en momentos como este". En este sentido, censuró a los políticos que no dicen públicamente lo que piensan por miedo a que los altos dirigentes de sus partidos les saquen de las listas electorales.

José Luis González Quirós destacó el "extraordinario" apoyo que ha tenido la iniciativa de Reconversión, y que en poco más de un mes ya ha alcanzado las 26.000 adhesiones, a pesar, según dijo, "de la poca publicidad en los medios de comunicación que ha tenido la iniciativa".

Hizo un pequeño análisis sobre quiénes están apoyando la iniciativa, en el que valoró como positivo que viendo los apellidos de los firmantes, los apoyos han llegado desde todas las comunidades de España y desde todos los ámbitos de la sociedad: empresarios, profesores, políticos, notarios, directores de cine...

El tercero en intervenir fue el ex diputado del PP en el Parlamento vasco, Santiago Abascal, quien dijo que la prima de riesgo sigue subiendo inalterablemente porque "el Gobierno sigue empeñado en reducir el déficit desesperadamente pero sin alterar la estructura del Estado". "Está poniendo tiritas donde hay que hacer una intervención quirúrgica", aseguró.

Tras esto, indicó que si el Gobierno quiere convencer a los mercados de la seriedad de nuestros propósitos, "hay que proceder de inmediato a eliminar el 80 por ciento de las entidades públicas autonómicas y municipales superfluas, privatizar o cerrar los medios de comunicación públicos autonómicos y clausurar todas las representaciones autonómicas en el exterior".

Además, se mostró partidario de que el Ejecutivo pacte con el principal partido de la oposición una reforma constitucional, utilizando el artículo 167 de la Carta Marga para redistribuir muchas competencias, eliminando duplicidades, optimizando economías de escalas y recuperando la unidad de mercado.

José Luis Puerta tomó la palabra para destacar que, "desgraciadamente, todas las comunidades autónomas, salvo cuatro, están actualmente en quiebra", tras lo que señaló que nunca se han preocupado por cumplir con sus presupuestos porque siempre estaba el Gobierno central detrás para poner el dinero y cubrir los agujeros.

Denunció que en los últimos años "se ha querido que cada barrio de España" tuviese su propio hospital, colegio de educación secundaria, facultad universitaria y hasta aeropuerto y puso el ojo en el caso de las facultades de medicina, por ser su especialidad profesional.

"En España, en la actualidad, hay cuarenta facultades de medicina. En todo el Reino Unido, con Irlanda del Norte incluida, hay 34. En esto ganamos hasta a los italianos, que tiene 37 facultades de medicina. Ahora desplazarse a estudiar fuera de la comunidad autónoma parece una tragedia", dijo.

Tras esto, se preguntó por qué España tiene la tercera red del mundo en extensión de alta velocidad, con 45 kilómetros más que Francia, cuando en nuestro país esas líneas de alta velocidad transportan a 12-13 millones de pasajeros al año y en el país vecino esa cifra se eleva hasta los cien millones de pasajeros.

El prestigioso jurista Alfonso Prego aseguró que "la reforma constitucional no debe ser una demolición del Estado, sino que únicamente hay que quitarle la costra", lo que no supondría la eliminación de los órganos básicos del Estado, sino "suprimir lo que dificulte seguir la marcha hacia adelante".

En esta línea, destacó que los problemas surgidos en los últimos meses entre el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "al ciudadano no le causa tranquilidad, sino más bien lo contrario".

El acuerdo es imposible
La sonrisa de la avispa Estrella Digital 24 Julio 2012

Felipe González, el gran guía de la rama del socialismo rubalcabista, dijo este lunes en una larga entrevista en su diario de cabecera, que “Rajoy tiene la obligación de convocar a un gran acuerdo nacional para salir de la crisis y para actuar en Europa”. A continuación, salió Alfredo a pedir ese gran acuerdo y para presionar a Europa. Y a mí esto de los acuerdos nacionales me parece muy bien. Porque hace quedar a los políticos estupendamente. Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. Y creo que ese acuerdo sólo es un concepto bonito. Pero inasumible. Porque mientras estos líderes socialistas piden ese gran acuerdo nacional, el PSOE viene haciendo lo que le da la gana desde hace cinco o seis años. Incluido el periodo que va desde noviembre de 2011 hasta la actualidad. Los primeros años no escuchaba metido en Pactos del Tinell y en cordones sanitarios y, ahora, ni siquiera se abstiene en las reformas que, desde enero, ha venido proponiendo Rajoy. Directamente, ha votado en contra. Y eso que Rubalcaba sabe, mejor que nadie, que no hay dinero y que hay que cortar por lo sano. Estuvo allí.

Y es bueno recordar, de vez en cuando, la situación que había en España cuando Mariano Rajoy asumió la responsabilidad de gobernar. De hecho, el Olvidable ZP admitió, no hace mucho, en una entrevista concedida a la cadena Al Jazeera (lo que no deja de ser significativo) que "sufriríamos menos si hubiéramos ahorrado más y hubiéramos tomado menos dinero prestado del exterior". Le faltó decir que lo gastó en hacer tonterías como los ‘Planes E’ o los 400 euros que beneficiaban por igual a los nietos de Botín que a un chico que trabajaba en una pizzería.

Ahora, siete meses después, las cuentas se resumen en una deuda total de 997.000 millones de euros, el 92,1 % del PIB, de los que 800.000 millones corresponden a todas las administraciones (central, autonómica y local) y aquella barra libre.

El diario ABC ha publicado un estudio impresionante en el que se detallan las facturas. Remito a quien quiera verlas que las visite para no ser aquí exhaustivo. Es un informe espectacular.

Por cierto, en él, se recuerda también cómo el Gobierno que vice-presidía Rubalcaba se había comprometido con la Unión Europea a finalizar 2011 con un déficit del 6%. Cómo, días después de llegar al Gobierno, Rajoy se encontró que era del 8% y cómo, a día de hoy, ha terminado siendo del 8,9. Y que el año pasado nos gastamos 25.000 millones de euros más de los que nos habíamos comprometido con nuestros socios de la Unión Europea, con lo que se gastaron 90.000 millones de euros más de lo que ingresamos.

¿A qué acuerdo hay que llegar con estas cifras? A mi entender, a ninguno. Lo que debería hacer Rubalcaba, si fuese sensato, es decir públicamente que se pone al servicio del Gobierno pero no para negociar un acuerdo sino para, colaborando, hacerse perdonar el gran dislate socialista. Y esa colaboración tendría que empezar, directamente, con la reforma del Estado y no perdiendo el tiempo en una negociación de la reducción del gasto partida a partida. Y por supuesto, en una colaboración al margen de los partidos nacionalistas, radicales o personalistas. Lo demás, Alfredo, sólo es hablar por boca de ganso.

¿Consumatum est?
José Luis Manzanares www.republica.com 24 Julio 2012

Sólo desde el sectarismo, desde la ceguera o desde el pesebre puede discutirse que los actuales lodos de nuestra economía proceden en buena parte de los abundantes barros con que el último gobierno de Rodríguez Zapatero nos obsequió en sus últimos años. A riesgo de resultar cansino, no me resisto a recordar algunos de los mensajes triunfales de aquel tiempo perdido: habíamos adelantado a Italia, nos disponíamos a hacerlo con Francia, ganaríamos la Liga de Campeones y nuestro sistema financiero era el mejor del mundo. Después, cuando ya resultaba imposible negar la realidad de la crisis (palabra nefasta cuyo uso se castigaba con el calificativo de antipatriota), el ministro Sebastián decidió regalarnos unas bombillas chinas de bajo consumo, otro gurú redujo a 110 km la velocidad máxima en las autopistas y un tercero entendió que lo mejor era arreglar aceras y acondicionar polideportivos. Y el lector alargará sin mucho esfuerzo la lista de ocurrencias y/o (una concesión al progresismo gramatical) estupideces.

Quizá aún estuviéramos a tiempo de evitar el desastre cuando desde fuera de España pusieron firme a nuestro anterior presidente. Se cayó del caballo o, mejor, lo descabalgaron. Como en la canción cubana, llegó el comandante, o sea, Bruselas, Berlín y Washington, y mandó parar. Entonces nos aplicamos aquello del “digo” y del “Diego”, y dimos media vuelta para quedar bien, pero sin exagerar. Naturalmente, los sacrificios nunca gustan y, menos aún, cuando afectan a los intereses de, por ejemplo, nuestros bien subvencionados sindicatos, más preocupados por los trabajadores que todavía tienen trabajo que por los que ya figuran en las listas del paro.

Rodríguez Zapatero se limitó a tomar un par de medidas para intentar salir de la crisis sin esforzarse mucho. El resultado fue que su credibilidad cayó bajo mínimos y a nadie sorprendió que el líder del optimismo antropológico sufriera un duro descalabro electoral. Dimos entonces un suspiro de alivio puesto que el PP difícilmente podría gobernar peor. Tras un buen diagnóstico se nos aplicaría de inmediato el oportuno tratamiento. Se habían ido los curanderos y nos atendería un buen equipo médico. El paciente confiaba en un par de operaciones. Quizá el apéndice y algún quiste de poca importancia. Unos meses a régimen y la pesadilla habría acabado. Ni siquiera cuando los “populares” empezaron a quebrantar sus promesas electorales se les retiró el voto de confianza. Lo fundamental era corregir el rumbo. Mientras tanto, el otro gran partido, el PSOE, cuyos actuales dirigentes siguen siendo los culpables directos del desaguisado, encabeza una oposición que no aporta ninguna alternativa.

Últimamente, en pocas semanas, la situación se ha vuelto insostenible. Al retraso del PP en la elaboración de los presupuestos nacionales y en la adopción de dolorosas medidas antes de las elecciones andaluzas, poniendo los intereses partidistas por encima de los nacionales, se han añadido otras demoras en materias que requerían actuaciones rápidas. Se elevaron los impuestos (a los de siempre) y se dejaron para después -¿para cuándo?- la reducción de los gastos públicos, muchos de ellos absolutamente superfluos. O simples prebendas para los políticos de turno, sus familiares, amigos o simpatizantes, en la línea del más puro clientelismo. Ahí están los innumerables asesores, las empresas públicas deficitarias y, en primer término, el despilfarro –políticamente transversal- de las Comunidades Autónomas. Los deberes más incómodos quedan para mañana, mañana, mañana, Tarde o nunca, al hispánico modo.

Luego comprobamos que nuestros problemas financieros tienen como destacados protagonistas a muchas cajas de ahorro, más gestionadas con criterios políticos que económicos, convertidas en bancos a mayor gloria del partido gobernante en la correspondiente provincia o Comunidad Autónoma, pero con reparto de bien remunerados cargos para las demás formaciones políticas, sindicatos y asociaciones empresariales. El escándalo de Bankia y la petición de ayuda estatal por parte de la Comunidad de Valencia han sido golpes muy graves para la credibilidad del PP.

El balance final es desolador. Nos hemos quedado cortos con las reformas. La prima de riesgo de nuestra deuda pública se ha disparado. La confianza de los inversores extranjeros se agota. Y aquí continuamos jugando con las palabras y dando por ciertas e inminentes unas ayudas europeas cuyas condiciones aún desconocemos y que, en el mejor de los casos, podían llegarnos demasiado tarde.

Tal vez nos hayamos visto obligados a solicitar la intervención en toda regla antes de que se publiquen estas líneas. Sólo habría cogido desprevenidos a quienes confiaron cándidamente en los diagnósticos y pronósticos de unos responsables políticos y financieros que erraron una y otra vez, dicho sea cortesmente. La búsqueda de culpables fuera de España sería la última insensatez, porque los culpables de nuestra ruina somos nosotros mismos.

Las CC AA con más problemas necesitarían 12.000 millones
Sólo dos comunidades han pedido ayuda del fondo de liquidez
F. C. La Razón 24 Julio 2012

MADRID- Son ya dos las comunidades que han confirmado sus intenciones de solicitar ayuda al fondo de liquidez autonómico. La última en sumarse ha sido Murcia, que en un primer momento negaba rotundamente la petición y ayer confirmó que necesita hasta 300 millones de euros de los 18.000 con los que está dotado. Por su parte, la Comunidad Valenciana fue la primera en hacerlo y su consejero de Economía, Máximo Buch, cifraba en 3.500 millones las necesidades financieras, sin concretar la cifra final que requerirían del fondo.

De solicitar esa cantidad, sólo en dos comunidades se habrían esfumado 3.800 millones. Y aún quedan, como anunció el ministro de Industria, José Manuel Soria, muchas más que se unirán, salvo Madrid, País Vasco, Galicia y Navarra, sin apenas problemas para financiarse. Otras, como Baleares ya han dicho que no se lo plantean, aunque Murcia también lo hizo... Sólo en las que fueron «amonestadas» por el Ejecutivo se dilapidarían –haciendo aproximaciones– unos 12.000 millones, mientras que los vencimientos de déficit del conjunto de comunidades asciende a más de 15.800 millones de euros.

Lo cierto es que en la lista negra del Ejecutivo había al menos ocho comunidades que podrían no cumplir con los objetivos de déficit y que, tarde o temprano, podrían solicitar esa ayuda. Así, además de Murcia o Valencia, Andalucía también está en el punto de mira. Antes de final de año tiene que hacer frente a vencimientos de deuda de cercanos a los 2.000 millones, por lo que no sería extraño que solicitara una cantidad cercana a esta, aunque tiene otros pagos pendientes en concepto de préstamos o valores que la elevan por encima de los 3.000.
Cataluña también está en el saco de las que podrían pedir ayuda. Ha de cubrir unos 5.000 millones en concepto de déficit pendiente más otros gastos que la convierten en la comunidad más endeudada con unos 7.000 millones a deber este año. De seguir la línea de Murcia y Valencia, que prácticamente piden fondos para hacer frente sólo a su déficit, su ayuda podría acercarse a los 4.000-4.500 millones.

Castilla-La Mancha, mientras, ni descarta ni confirma, pero sólo su déficit por cubrir asciende a más de 700 millones. De media, podría solicitar unos 500-600 millones. Por su parte, Aragón, tiene pendiente cerca de 170 millones en concepto de déficit, aunque su deuda total para este año supera los 600, por lo que, de sumarse a ese fondo de rescate, no sería de extrañar que pidiese unos 200 millones.

Por último, Extremadura y La Rioja también podrían sumarse. La primera ha de cubrir unos 120 millones de déficit antes de fin de año, mientras que a la segunda le vencen 940 millones. Entre ambas podrían pedir hasta 1.000 millones.

Esperanza Aguirre
«Se tienen que terminar los subsidios, las subvenciones y las mamandurrias»

TERTULIA Periodista Digital / Fernando Díaz Villanueva y Carlos Paredes
Díaz Villanueva: "Estamos presenciando el canto del cisne de la ilusión estatal que hacía creer a todo el mundo que podía vivir a costa del vecino"
"El PP se ha convertido hoy por hoy en el partido más socialista de España"
Antonio José Chinchetru. Periodista Digital 24 Julio 2012

La actual situación económica que vive España no sólo pone en tela de juicio las medidas concretas que toma el actual Gobierno o la actuación del anterior Ejecutivo. La crisis llega a poner en duda algunas certidumbres o incluso algunos aspectos del sistema político y económico. Para hablar de estas cuestiones han acudido a Periodista Digital Fernando Día Villanueva, historiador y periodista director de Negocios.com, y Carlos Paredes, ex portavoz de Democracia Real Ya.

"BURBUJA DEL SECTOR PÚBLICO"
Fernando Díaz Villanueva:
"A ésta última burbuja [la financiera, posterior a la inmobiliaria] le ha sucedido la burbuja del sector público, que es la del Estado y todos sus amigos, hasta llevarnos a un extremo totalmente intolerable para el contribuyente medio, aquel que sirve a la sociedad haciendo o prestando servicios que la sociedad demanda. Hay 3,2 empleados del sector público, cuya nómina la pagamos los empleados del sector privado mediante la oferta de bienes y servicios al mercado libre, que proporciona rendimiento y genera riqueza. Tenemos casi medio millón de tipos empleados en la política, y otros tantos en las asambleas del 15 M que quieren dedicarse a ella, pero que ya no hay espacio para albergarlos".

Esa es la cruda realidad. Esto es una crisis terminal del modelo intervenido, del consenso socialdemócrata de los años 70. Nos guste o no nos guste. Ahora puedes empezar a sacarme lo que quieras, que los neoliberales somos muy malos, lo uno o lo otro. Lo que ha fracasado radicalmente es el mundo que vende el 15 M. El otro mundo, el del Muro de Berlín ya fracasó.

"Lo que estamos presenciando ahora mismo es el canto del cisne de ésta ilusión estatal que hacía creer a todo el mundo que podía vivir a costa del vecino. Ya está. Que grupos tremendamente organizados se adosaban al tejido productivo como parásitos pudieran vivir a costa de ese tejido productivo eternamente. Y cada vez eran más. No está en crisis el capitalismo, el mundo está mejor que nunca, hay menos hambre que nunca".

SUBIDA DE IMPUESTOS
Carlos Paredes:
Que suban el IVA de una libreta para escribir del 4% al 21%, que es lo que necesita un chaval para ir a la escuela y poder tomar notas, y no se toquen los sectores de la sociedad que son los más pudientes, es vergonzoso. Y lo que estamos viendo, y te lo digo abiertamente que parece que es lo que tu promueves, es un neofeudalismo.

"Lo que estamos viendo es el poder del poderoso impuesto sobre el común de la sociedad. Es decir, búscate la vida y hasta donde puedas llegar. Pero es que no todos tenemos las mismas oportunidades parten de la cantidad de dinero que poseamos cuando comenzamos esta carrera, y en función a la familia en la que hayamos nacido si tenemos una cantidad de dinero u otra para poder empezar. Por tanto, decir que esto es una cuestión de currárselo, de trabajar, hasta cierto punto sí y hasta cierto punto no".

"Las oportunidades que va a tener una persona, un niño de papá como decía antes, que haya nacido en el seno de una familia adinerada, no van a ser nunca las mismas que las que tenga una persona que nace en el seno de una familia humilde.Me gustaría recordar el dato. En éste país, uno de cada cuatro niños nace bajo el umbral de la pobreza, y sabemos porque lo dicen entidades tan poco sospechosas de ser comunistas como lo es La Caixa, que esos niños lo más probable es que nunca saldrán de ese umbral de la pobreza. Esto es una verdad objetiva. Entonces, o cambiamos ese modelo que a ti tanto te gusta defender porque supongo que te beneficia, o lo que estamos haciendo es fabricar miseria".

Díaz Villanueva replica:
"A mí que me saqueen no me beneficia. Para niños de papá los que hay en la política. Esos que tu defiendes".

La subida de impuestos es un disparate, de cualquier tipo de impuesto. Es más, yo lo dejaría todo reducido a un tipo único, que sería una especie de IVA y ya está, algo así como un 4%, para que el Estado viviese con eso. El resto no harían falta. El impuesto sobre la renta de las personas físicas es un disparate que tributa el trabajo, que penaliza el trabajo. Eso se puso después de la Segunda Guerra Mundial para reconstruir Europa y como todos los impuestos que nacen siendo temporales, se convierten en algo perpetuo.

"El impuesto de sucesiones es otra locura, es decir es un caso de doble o triple tributación. Cuando yo me compro una casa y se la dejo a mi hijo esa casa ya ha tributado. Por qué iba a tener que tributar otra vez. Es más, va contra los principios de la fiscalidad, y es que cada bien debe tributar una sola vez. Algo parecido se puede decir del patrimonio. Si he comprado algo, ya he pagado el IVA correspondiente, por qué iba a pagar un impuesto por tenerlo. Y así con casi todo, tasas y todos los impuestazos que nos han ido metiendo".

"El PP se ha convertido hoy por hoy en el partido más socialista de España y a los hechos me remito. Montoro está recaudando menos de lo que había previsto hace seis meses. Cómo puede ser, si habían tocado una serie de tornillitos que supuestamente les iban a hacer recaudar más y están recaudando menos. Con la última subida del IVA, me atrevo a asegurar que la recaudación del año se reducirá. Porque la gente ,o consumirá menos, o consumirá fuera del circuito fiscalizado. Empezará a haber intercambios fuera del circuito que pague IVA".

Paredes:
"En primer lugar, me alegra que me des la razón en que a quien se está presionando es precisamente a quien menos tiene, porque evidentemente si presionas a quien menos tiene poco puedes sacar de quien poco tiene. Esto es una realidad, y es lo que está haciendo el PP. En eso estamos de acuerdo y tengo que darte la razón porque creo que la tienes".

Seguramente se retraiga el consumo el año que viene o inmediatamente cuando entre en vigor la subida del IVA y seguramente habrá más paro porque estamos viendo que precisamente las pequeñas y medianas empresas se les está subiendo el impuesto de sociedades del 25 al 33% y el IRPF de los autónomos del 15 al 21%. Esta gente es la que genera el 80% del empleo en este país. Si se lo ponemos más difícil evidentemente habrá menos contrataciones y nos irá peor al conjunto de la sociedad. Por otra parte es la oportunidad que tienen algunas personas de sacar la cabeza en un mercado que es cada vez más asfixiante y en el que los salarios se van reduciendo progresivamente.

"Entonces, si además esa única oportunidad que tenemos que es la de generar tejido empresarial a partir de la nada nos la vamos cargando poco a poco, al final lo que queda son cuatro mandamases que son los que se hacen con todos los nichos del mercado, cuatro grandes empresas que son muy fuertes y que son las que nos dominan a todos, no se si es por donde va el Gobierno".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La independencia es mentira
Jesús Royo www.vozbcn.com 24 Julio 2012

Que no. Que lo de Cataluña o Euskadi como nuevos estados independientes de Europa no cuela, que no va a ser, porque lo que no pué ser no pué ser: y además, es imposible, como dijo el Guerra torero. O sea, dejen de molestar, por favor. O si quieren autoengañarse, engáñense con algo más divertido, o como mínimo que no suponga una paliza para sus convecinos.

Esta podría ser la conclusión del artículo. Pero vayamos por partes. El pasado martes, en la conferencia -espléndida- de Félix de la Fuente en Ágora Socialista, alguien hizo una pregunta sobre viabilidad de la independencia de Cataluña dentro de la Unión Europea. Félix de la Fuente fue funcionario en Estrasburgo, jefe durante años de la sección española de traductores del Parlamentum. Por tanto, conoce el paño. Su respuesta fue tajante: ninguna. Porque para admitir a Cataluña como miembro de la UE se necesitaría la unanimidad de los estados miembros. Y suponiendo, que ya es suponer, que España avalara la candidatura catalana, quien la iba a vetar es Francia: con total seguridad. Recuerden el pas d’histoires, messieurs, pas d’histoires con que fueron recibidas por Clemenceau las demandas de autonomía de los catalanes que se personaron en el Pacto de Versalles hace casi un siglo.

Lo bueno viene ahora. Un contertulio explicó su experiencia personal en Bruselas. Asistían a una reunión de las Regiones de Europa. En la comida coincidió con el eurodiputado convergente Ramon Tremosa. Le preguntó si iba a plantear el horizonte de independencia de Cataluña. La respuesta del eurodiputado: “Aquí conocen la realidad, y saben que eso es imposible”. Entonces lo vi claro: precisamente por eso, porque es imposible, insisten tanto en la independencia. ¡Oh paradoja! El independentismo funciona porque y en la medida en que la independencia es imposible.

El independentismo, ya lo he dicho en otros escritos, no pretende la independencia: lo que pretende en realidad es… el independentismo. Es un brindis al sol, un órdago sin cartas, es como la amenaza del fanfarrón del soneto de Cervantes, que ‘caló el chapeo, requirió la espada / miró al soslayo, fuese, y no hubo nada’. Cuando Mas, Mascarell, Oriol Pujol, o su mismo padre, insinúen -normalmente con medias palabras- que nos vamos a hacer independientes, piensen a) que hay algo que quieren ocultar o que no se note: efecto trilero, b) que no se juegan realmente nada, c) que lo hacen como estrategia de acollonimiento del contrario, y d) que se merecen una pedorreta por respuesta.

Porque eso sí: hablan tanto de la independencia, y con tanta pasión -hasta parece que se lo crean-, que merecerían que se realizara. Que un día España les dijera “vale, lo entendemos, a fuer de demócratas no podemos reteneros contra vuestra voluntad, esto no es una cárcel de pueblos como decís, sino un estado de ciudadanos libres, etcétera”, y que propusiera un tratado de separación pacífica. Me imagino a los independentistas más conspicuos “òstia, no fotem! ¡No hay que tomárselo al pie de la letra! Es que los españoles os lo tomáis todo a la tremenda, ¿eh? Hablemos, parlem-ne!“.

Lo bonito del independentismo es que ha creado un mito, un lenguaje, casi un género literario. Y una industria, entre banderas, bufandas y pongos diversos, casi como el propio Barça. Y frases. Hay en el independentismo raudales de literatura: normalmente no se cita la palabra independencia, como si fuera tabú o el nombre de Yahvé. Lo cual estimula las fórmulas oblicuas, imaginativas, y que todo el mundo entiende: el derecho a decidir, cambiar de domicilio, buscarse la vida por otros derroteros, entrar en un terreno desconocido, llegar a Ítaca. Tiene mérito, sin duda. Aunque fuera solo como juguete para desarrollar las neuronas, sostengo que el independentismo debería gozar de protección.

Otra cosa son los pobrecitos que se lo creen todo de pe a pa, que los hay, hay gente pa tó. Hay quien piensa, como el notario Juan José Lòpez Burniol, que estamos en un fin de ciclo, una de las pocas bisagras de la historia. Otros, que la Cataluña independiente es cosa de pocos años, quizá de meses, porque “el tren de la historia pasa por delante nuestro”, dicen. Toda esta gente, el día que vean que los billetes para Ítaca son falsos, que no hay Ítaca ni barco, ¿podrán reclamar responsabilidades, daños y perjuicios? Tantas toneladas de frustración de tanta gente, ¿no se las comerá nadie? ¿Y si pasa algo irreparable, que a algún loco se le crucen los cables y la líe? ¿Alguien ha pensado en sacarnos una póliza colectiva de seguro para ese caso? Me pregunto qué habremos hecho mal los catalanes para tener una clase dirigente de perfil tan bajo.

Creo sinceramente que nos merecemos algo mejor: mejores pensadores, mejores políticos, mejores periodistas. O como mínimo, honestos. Y si no saben más, que pleguen, como solemos decir: fuera. O, como decía Tarradellas a los psuqueros: “Que cardin més“.

Jesús Royo es catedrático de Instituto de Lengua catalana y licenciado en Filosofía

Recortar sin molestar: euskera, 2.000 millones para empezar
Pascual Tamburri El Semanal Digital 24 Julio 2012

Las comunidades nacionalistas gastan miles de millones en promover lenguas minoritarias. Sus sueños no avanzan, pero los pagamos entre todos los españoles.

La promoción lingüística del euskera, el catalán y el gallego ha costado 50.000 millones de euros al contribuyente español en los últimos diez años, como han documentado y explicado nuestros amigos Euskadi Información Global. La cifra es en sí misma escandalosa en un momento de crisis económica en el que todo el país se enfrenta a enormes sacrificios y riesgos sólo para pagar las deudas de los políticos y de las empresas de nivel político, incluyendo la banda. Pero es aún más explosiva si se tienen en cuenta factores a menudo olvidados: el primero, que las lenguas regionales han servido de excusa, además de para estos gastos directos, para la radicalización de un sistema autonómico caro e ineficaz; el segundo, que las lenguas regionales, y en especial el euskera, siguen siendo pese a todos estos gastos fuertemente minoritarias y menos conocidas y mucho menos utilizadas que el castellano, lengua española común a todos; y el tercero, que la costosa, contraproducente y fallida promoción de tales lenguas no ha sido –vistos los resultados de tres décadas de dispendio- pedida por la gente ni desde luego aprovechada, pero sí ha servido para llenar muchos bolsillos, crear muchos puestos y adjudicar injustamente muchos otros. Todo un panorama que podría tenerse en cuenta a la hora de recortar.

Un informe reciente financiado con fondos públicos ha demostrado que durante los últimos diez años las administraciones públicas de la Comunidad Autónoma Vasca han destinado más de 2.000 millones de euros directamente a "normalizar" el uso del vascuence. Aclaremos que la "normalización", desde la ideología nacionalista, supone su extensión completa a toda la sociedad; los nacionalistas han impuesto este dogma en las Administraciones incluso donde y cuando no han tenido el poder (porque siempre hay quien se somete a ellos, complejos mediante), y olvidando que el euskera, en ninguno de sus dialectos o en su versión sabiniana, jamás ha sido la lengua de todos los vascos (ni por supuesto de los navarros). Cuando en este caso se habla "sólo" de 2.000 millones es pensando sólo en el gasto directo en "normalización", y naturalmente sin tener en cuenta lo que a través de varios departamentos se gasta en Navarra.

A día de hoy, y con la excepción de las comarcas rurales que han llegado por sí mismas al bilingüismo con gran número de vascoparlantes nativos, el vascuence es un idioma artificialmente mantenido y que no se extiende por más que se gaste en él. Las estrategias de "normalización", que son las oficiales desde la Transición, además de todo tipo de estímulos tienen dos pilares efectivos, que son la virtual obligatoriedad del aprendizaje del vascuence y a menudo de su uso como lengua vehicular (obligatoriedad para la que siempre se encuentran excusas y subterfugios); y su propagación como vehículo de promoción social, no tanto por el atractivo de la lengua en sí (la gran burguesía nacionalista sigue sin utilizar el vascuence en su vida cotidiana, incluso si lo conoce) sino por su utilidad administrativa, ya que –contra la letra y el espíritu de las normas nacionales- su conocimiento es exigido de hecho o de derecho para cualquier oposición o concurso. En román paladino: tenemos profesores del Cuerpo A-1 correspondiente elegidos no por la calidad y cantidad de sus conocimientos matemáticos, físicos o históricos, sino por su euskera (mientras que todos sus alumnos hablan español). Y hay que temerse que pase lo mismo con los médicos, los administrativos o los juristas.

Pero es que hay más: según una reciente "Medición del uso de las lenguas en la calle", apenas un 13% de los ciudadanos de la comunidad vasca usa habitualmente el euskera. Todos los miles de millones gastados habrán servido para que algunos vivan, otros se enriquezcan y muchos se sientan menos libres, pero la cosa es que en los últimos 22 años (desde 1989 a 2011)el uso efectivo del vascuence ha aumentado en sólo en un 2,5%. ¡Tan cara ideología! Así que la Administración gasta dinero y los ciudadanos, que lo pagan, no hacen ni caso. El estudio, pagado por el Departamento de Cultura y el Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco, ha incluido también a Navarra y el País vasco francés, su error de muestra es de +/- 0,4, su nivel de confianza del 95 %... y la conclusión más positiva que puede sacarse desde el punto de vista nacionalista es que "hace diez años, el uso del euskera en la calle se mantiene estable". Pues menos mal.

Desde 1989, en el conjunto de lo que ellos llaman Euskalherria, el uso del vascuence ha pasado del 10,8 % al 13,3 %, que era también el nivel de 2001. Un uso por tanto estabilizado, y gracias, a gran coste. Pero es que hay más. El nivel de uso más alto aparece en Guipúzcoa, un 32,7 %, después Vizcaya (¡pero no Bilbao!), con un 9,4 %, luego la zona francesa con un 6,2 %, Navarra con un 5,7 % y Álava con un glorioso 4,0 %. Así que se lo imponen en la Administración, lo exigen en la escuela, pero la mayor parte de la gente, nacionalistas incluidos, sencillamente no lo usa. En Vitoria y en Bilbao, después de décadas de presión muy dura, un 25% dice conocerlo, pero sólo un 3 % lo usa, menos que en Pamplona, donde el uso está estancado desde 1997, alrededor del 2,5-2,9 %. San Sebastián, Meca de esta gente, tiene un uso al mismo nivel que hace diez años (15,9 %). Una inversión maravillosa. Hombre, si queremos ser optimistas en Lodosa, Andosilla, Falces, Carcastillo o la Ribera tudelana se habla muy muy poco, pero más que nunca: porque antes jamás se había hablado. Lo que no pueden decir es que se "rescate" nada, porque nada había que rescatar.

A todo esto, en todas las comarcas, provincias y zonas el castellano es universalmente conocido (sin necesidad de gasto extra), y en casi todas ellas mucho más usado (entre el 83 y 85%, allí donde se habla vascuence). Más aún: en Vitoria, Bilbao y Pamplona otras lenguas (de inmigrantes no hispanófonos) se utilizan más que el euskera pese a la cara promoción de éste.De hecho crecen, y el euskera no. En Navarra, el uso del vascuence ha descendido entre la población infantil, en especial cuando los niños están solos, y se ha mantenido sólo estable entre la población juvenil y adulta. Curiosamente, el uso se mantiene cuando los niños están con adultos, y también cuando los adultos están con niños: unos y otros usan el español de modo espontáneo, pero participan activa o pasivamente de la decisión de "educar en euskera" a la siguiente generación, una decisión de orígenes políticos. Por mí como si los educan en gótico, en urdu, en cachube, en esperanto, en sánscrito o en tocario, pero que no nos lo hagan pagar a todos.

Falta además ponderar qué lengua querrían aprender los vascos y navarros en libertad de condiciones (libertad real, claro), y hay razones para sospechar que el inglés al menos superaría al euskera, incluso para ser usado como lengua vehicular. No creo yo que convenga derrochar dinero en promocionar el inglés, que se promociona solo y sin gasto, pero con menos razón el euskera, que es una lengua que no va a morir pero a la que se ha sacado de su ámbito de vitalidad natural para satisfacer una ideología y para enriquecer a algunos. ¿Queremos recortar? Ya que no hay necesidad alguna de imponer el vascuence en un país donde cualquier puesto puede ser desempeñado en castellano, si hay libertad para ello, aquí tenemos un estupendo lugar para recortar. Recortemos, y no sólo tendremos que sacrificarnos menos sino que habrá vascos y navarros más libres. Y cuando nos sobre dinero ya nos lo gastaremos en latín, que enriquece el espíritu y no enriquece a los enchufados.

Reversión autonómica
Kepa Aulestia en La Vanguardia  24 Julio 2012

La solicitud por parte del Consejo de Gobierno de la Generalitat valenciana de la aplicación a dicha comunidad de los supuestos previstos en el nuevo mecanismo de financiación de las administraciones que precisen liquidez tiende a convertirse en la versión doméstica del derroche de eufemismos con el que el Gobierno Rajoy ha ido dilatando el rescate sobre España. Pero más allá del juego de palabras gracias al que, en nombre del rigor jurídico e institucional, Valencia trata de edulcorar su nueva relación con Madrid como un artificio de tesorería y poco más, el paso dado por el Ejecutivo de Alberto Fabra se asemeja a la caída de una primera pieza de dominó tras la que inexorablemente vendrán otras previamente señaladas.

A nadie se le oculta a estas alturas que el acceso a la nueva fórmula de liquidez lleva implícita la asunción de nuevos ajustes que garanticen la devolución del préstamo. Pero más difícil será que el acogimiento por parte del poder central disuada a la autonomía así intervenida de acomodarse en la nueva situación para retornar cuanto antes al estadio precedente de autogobierno.

Junto al control presupuestario de la Comunidad Valenciana se hace efectivo un fenómeno que parecía impensable: la reversibilidad del proceso autonómico. La decisión del Gobierno Fabra hubiera sido un ejemplo que eludir para las demás comunidades si su situación financiera fuese más airosa y si el Ejecutivo de Rajoy no se hubiese distinguido desde su toma de posesión por pretender aprovechar la ocasión de los ajustes para situar a las autonomías en un plano subordinado a los designios de la Administración central. De ahí que sea imposible disipar la sensación de que la noticia del pasado viernes representa una invitación en toda regla para que otros gobiernos autonómicos recurran también al nuevo fondo. Del mismo modo que Bruselas prefiere proveer de recursos financieros a los socios en dificultades para así disciplinarlos, Madrid se mostrará tan generoso como exigente en una operación de largo alcance que amenaza por llevarse por delante el estado autonómico.

Las comunidades con mayor personalidad tienden a presentar el momento como consecuencia del fracaso de la política Rajoy después de que Rodríguez Zapatero iniciara tarde los ajustes. Sus gobernantes tratan así de soslayar el hecho de que las dificultades afectan a todas las administraciones con mayor o menor gravedad y al conjunto de la economía española sin que ningún territorio pueda presentarse como un caso verdaderamente aparte. Los pioneros recortes que introdujo Artur Mas en las cuentas catalanas constituyen un argumento moral que sirve de poco cuando lo que está en juego es la intervención. Sería un verdadero sarcasmo que las necesidades financieras de la Generalitat fuesen cubiertas por el Gobierno central pero a cambio de condiciones que desvirtuarían radicalmente la aspiración a un trato singular vía pacto fiscal.

Si ello ocurriese, no le resultaría fácil a Euskadi preservar el diferencial que le brindan el concierto y el cupo como un sistema privilegiado que se volvería aún más agraviante en una intervención en cadena de las cuentas autonómicas.

El Gobierno que preside Mariano Rajoy ha sido incapaz de salvar la naturaleza autonómica de este Estado compuesto llamado España tratando de asegurar el cumplimiento de la disciplina presupuestaria sin menoscabo para el buen nombre del autogobierno como fórmula de descentralización legislativa. Ha preferido dictar las órdenes pertinentes a procurar el máximo de colaboración entre el poder central y las instituciones autonómicas. Tanto que ya parece tarde para que Rajoy, su Gobierno y su partido rectifiquen a la búsqueda de un mayor entendimiento con las comunidades autónomas y de una mayor corresponsabilidad por parte de estas para con las obligaciones del Reino de España. Pero junto a ello los gobiernos autonómicos tampoco se hacen plenamente conscientes de la que les espera.

No hay alternativa ninguna a la eventualidad de que el Estado autonómico se vuelva un experimento financieramente fallido y, por tanto, política e históricamente inviable. El desmoronamiento de la “España invertebrada” en ningún caso puede conducir a la vertebración del país mediante la asunción de un mayor protagonismo por parte de las autonomías con más personalidad.

Todo lo contrario, estas pueden verse tan hipotecadas por sus respectivas deudas y servidumbres y tan incapaces de fomentar una nueva concepción de las relaciones interterritoriales que en nada relevante y positivo desembocaría la reversión autonómica.

El espejismo de una Catalunya o de una Euskadi liberadas del lastre del resto de las comunidades no daría lugar más que a un desdén general en Europa y en los mercados ante la supuesta emergencia de ámbitos microeconómicos fundados en la huida hacia delante de una parte de la España en retroceso.


"El gobierno de Patxi López será recordado como aquel que no hizo nada para acabar con las discriminaciones lingüísticas”
EIG. Redacción. Bilbao. http://www.paisvasco-informacion.com  24 Julio 2012

Gorka Maneiro, parlamentario de Unión Progreso y Democracia, ha denunciado que “el paso del PSE por la lehendakaritza se recordará como el de aquel gobierno que no hizo nada para acabar con las discriminaciones lingüísticas que sufren quienes no saben euskera en el acceso a los puestos de trabajo de la administración pública vasca y en destinar tantos recursos a la 'normalización lingüística' como cualquier gobierno nacionalista”.

UPyD ha presentado varias solicitudes de información parlamentarias para conocer en qué situación se encuentra el estudio cualitativo de las relaciones de puestos de trabajo en cuanto a la exigencia de perfiles lingüísticos, estudio que fue exigido por el Parlamento a petición de UPyD hace más de dos años y que todavía no ha sido remitido a la Cámara. También se solicita información sobre las actuaciones del Instituto Etxepare, del plan de acción para la promoción del euskera, aprobado recientemente por el Consejo Asesor del Euskera, y por el resto de planes y acciones previstos para la denominada normalización lingüística.

Gorka Maneiro ha recordado que, recientemente, el propio presidente de Euskaltzaindia ha reconocido que si en algo se resumen estos tres años de política lingüística es en una continuidad respecto de la política lingüística aplicada por el PNV. “Los dineros destinados a la 'normalización lingüística' es ese gran desconocido de la política vasca. Nosotros queremos saber qué se ha gastado, para qué ha servido y qué se va a hacer en el futuro, por simple transparencia en el uso de los dineros públicos, puesto que los resultados obtenidos durante los últimos quince años son bastante discretos, no así las discriminaciones lingüísticas, que han sido miles”, ha señalado el portavoz de UPyD del País Vasco.

INDGINACIÓN EN LA RED TRAS EL PEOR FUEGO EN 14 AÑOS
Cataluña recorta la partida antiincendios más del doble que la de sus 8 televisiones
Daniel Forcada. El Confidencial 24 Julio 2012

Los dos grandes incendios que han arrasado ya cerca de 14.000 hectáreas en el Alto Ampurdán, en Gerona, y el trágico desenlace que ha llevado a la pérdida de cuatro vidas ha reabierto en Cataluña el debate sobre el recorte que la Generalitat de Artur Mas ha aplicado en los presupuestos del año 2012 a las partidas destinadas a la prevención y extinción de incendios. Un ajuste en el que la rebaja de fondos destinadas a bomberos y planes de prevención ha alcanzado, en algunos casos, hasta el 34%, pese a las advertencias de la Dirección General de Medio Natural y Biodiversidad, que aventuró hace cuatro meses un verano candente por la falta de lluvias y la persistente sequía. Las subvenciones a TV3 y a los medios públicos catalanes, en cambio, se han reducido solo un 13,3%.

Las quejas sobre las consecuencias prácticas de estos recortes en materia de prevención y extinción de incendios se convirtieron ayer en un clamor en redes sociales como Twitter, que registraron muchos comentarios críticos hacia la gestión de la Generalitat, tal y como ocurrió hace unas semanas con el otro incendio que arrasó más de 50.000 hectáreas en Cortes de Pallás, Valencia. En los últimos presupuestos de la Generalitat, aprobados con los votos a favor de CIU y Partido Popular, el Govern ha rebajado sensiblemente partidas como la destinada al transporte de camiones y vehículos, que ha pasado de los 25,57 millones de euros del año 2011 a los 11,50 millones presupuestados para 2012 o las inversiones en inmovilizado inmaterial, que se han rebajado también a la mitad, de 11,78 millones a 5,22 millones de euros. Mientras, la cantidad asignada al mantenimiento y obras en edificios y parques de bomberos ha pasado de 5,2 millones de euros a 4,1 millones.

Las partidas destinadas a la prevención y extinción de incendios forestales se distribuyen a lo largo de diferentes partidas del presupuesto de las Consejerías de Interior, Agricultura y Economía. La mayor parte, sin embargo, están gestionadas directamente por la Consejería de Interior que dirige el conseller Felip Puig, que también ha disminuido el gasto en personal de bomberos, que ha pasado de los 141.263.915 euros del ejercicio anterior a los 138.707.060 euros de este año. La Dirección General de Prevención, Extinción y Salvamento gestiona 73 parques de bomberos y otros 77 de bomberos voluntarios, a los que se añade un refuerzo de otros 11 en verano. Además, cuenta con 7 columnas móviles, 781 vehículos terrestres y aéreos y 2.399 agentes de bomberos, a los que el año pasado se sumó un refuerzo de otros 928 agentes.

El pasado 7 de junio, el Parlament aprobó una moción que instaba al Gobierno de CIU a revisar el presupuesto del Departamento de Interior y hacer las modificaciones pertinentes para garantizar los recursos humanos y materiales necesarios para la campaña de prevención de incendios de este verano, con el fin de afrontar con garantías los riesgos en materia de prevención y extinción de incendios y también par “regular y ordenar las convocatorias, las necesidades formativas y muchos otros aspectos relacionados con los bomberos y la extinción de incendios”.

Pese a ello, los ajustes también han pasado factura a las partidas dedicadas a tal fin por el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural, mientras que ese esfuerzo ahorrador no ha se ha trasladado, en la misma proporción, a otras entidades como la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

40 millones menos para CCMA
Algunos ciudadanos comparaban ayer en Twitter estos recortes en materia de incendios con los aplicados, en cambio, a la televisión pública catalana, a la que la Generalitat ha reducido su subvención en 40 millones de euros. De 300 millones en 2011 a 260 en 2012.

Según las cifras del Presupuesto de la Generalitat, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, el ente público que agrupa a sus ocho ofertas televisivas (TV3, 33, Esport 3, 3/24, Super 3, 3XL, TV3CAT y TV3HD) y a sus cuatro cadenas de radio (Radio Catalunya, Catalunya Informació, Catalunya Musica y iCat FM) ha recibido una subvención pública, en este 2012, de 260 millones de euros, de los que 235 han ido a parar a TV3 y el resto, 25 millones, a la radio pública. La cifra supone un ajuste de solo el 13,3%.

Originado por unas colillas
Según confirmó ayer el conseller de Interior de la Generalitat, Felip Puig, los dos mortales y devastadores incendios de Alt Emporda se originaron el pasado domingo por colillas arrojadas de forma imprudente desde la carretera. Los agentes rurales han encontrado, de hecho, centenares de colillas en el lugar donde supuestamente se originó el incendio de La Jonquera.

Mientras que el incendio de Portbou (Girona), el más pequeño de los dos, ya está controlado, los bomberos tratan de dominar todavía las virulentas llamas del fuego que se inició en La Jonquera, el peor que ha sufrido Cataluña en los últimos 14 años, aunque descontrolado, tras arrasar una zona de unas 14.000 hectáreas en 17 municipios.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, abogó ayer por endurecer en el Código Penal el castigo por las imprudencias que originen incendios forestales como los del Empordà. “Estas actitudes conllevan pérdidas que deben tener un reflejo en el Código Penal”, señaló Jorge Fernández Díaz, quien insitió en la necesidad de tipificar estas conductas imprudentes “más agresivamente”, porque causan “pérdidas de vida, patrimoniales y ecológicas”.

Además de los cuatro fallecidos en los dos incendios del Empordà, ocho personas permanecen hospitalizadas, cuatro de ellas en estado grave en el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona y otros cuatro, también graves, aunque evolucionan favorablemente, en el Josep Trueta de Girona.

La treta abertzale para poder enaltecer el terrorismo: fotos de presos trucadas
Cuelgan carteles con los nombres de pila de los presos y, en lugar de poner su fotografía, colocan la de un familiar o amigo
 www.lavozlibre.com 24 Julio 2012

Madrid.- La asociación Dignidad y Justicia (DyJ) ha denunciado ante la Audiencia Nacional la nueva estrategia del entramado proetarra para saltarse la Ley que castiga en enaltecimiento terrorista, es decir, recordar y homenajear a presos de la banda, sin incurrir en acciones delictivas.

Tal y como publica ‘La Razón’, la estrategia consiste en colgar carteles con los nombres de pila de los presos etarras, pero, en lugar de poner su fotografía, colocar la de un familiar o amigo. En su denuncia, DyJ, va a incluir una imagen de una caseta que fue colocada en las fiestas de la Virgen del Carmen de Baracaldo (Vizcaya), donde se muestra un cartel con el lema ‘independentzia’ y debajo las citadas fotos.

Esta no es la única denuncia presentada por la asociación Dignidad y Justicia, que también ha reclamado a la Audiencia Nacional la prohibición de actos en homenaje a los presos de ETA durante la celebración de las fiestas de Santiago en la localidad navarra de Puente de Reina-Gares.

En la denuncia presentada ante el juzgado de guardia de la Audiencia Nacional por el presidente de la asociación, Daniel Portero, se recoge que en el programa de festejos de la localidad aparecen dos actos en los que se reivindicarán los derechos de los presos de ETA.

Así, según el programa de festejos, este martes se celebrará un brindis por los derechos de los presos y presas políticas vascas a las 13.30 horas, mientras que el próximo viernes, día 27, hay convocada una concentración en la plaza del pueblo a las 21.00 horas.


Recortes de Prensa   Página Inicial