AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 25 Julio 2012

Los Playmobil o los Clones del Congreso
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital 25 Julio 2012

Rajoy, los ciudadanos no somos imbéciles pero tú te empeñas en tratarnos como si lo fuéramos. Zapatero durante 8 años nos trató de idiotas y al final fue él quien se quedó con el sobrenombre de “El Idiota”. Así que cuidado, que ya te has ganado el título de “Traidor”, no hagas tantos méritos porque estás ganando a Zapatero en títulos honoríficos.

Rajoy, ¿a ver quién es el imbécil?. Tú y tus lacayos habláis sin cesar de duplicidad de administraciones, pues bien, por enésima vez te repito públicamente que en Valencia, donde gobierna el PP desde hace muchos años, tenéis toda una infraestructura de Consumo del Ayuntamiento y otra de la Generalidad. Dos administraciones que hacen exactamente la misma función y que entran en conflicto directa y continuamente. Eso sí, la Oficina de Consumo del Ayuntamiento sirve para tener de director y a todo su organigrama a los amigos de la Rita Barberá y la infraestructura de la Generalidad, para poner a los amigos de Fabra. Dos administraciones para perseguir, sancionar y crujir a las empresas valencianas –las pocas que quedan- por cualquiera de las 24.830 normas que los comercios deben cumplir.

Rajoy, si tuvieras un mínimo de vergüenza nunca harías mención en público a las duplicidades administrativas, porque como yo no soy imbécil, siempre te recordaré que sois unos sin vergüenzas.

Pero entiendo que, como esto de Consumo de Valencia pilla muy lejos para un gallego o un andaluz, te voy hablar de otro tema que quizás “empatice” más con el resto de españoles. Me refiero a los diputados Playmobil o los Clones del Congreso.

Muchos ciudadanos demandan sin cesar un gran pacto de Estado, sin darse cuenta que eso es justo lo que tenemos desde hace treinta años. Tenemos, y bien blindado, un gran pacto de Estado entre el PP y el PSOE. Dos partidos que juegan al Pressing Catch político. Es lo que yo llamo “política espectáculo” o pantomima política con ciertas reglas de juego preestablecidas y que ninguno de los dos las vulnera. La pregunta que hago a la ciudadanía es la siguiente: Si los diputados tienen disciplina de voto y todos los de un grupo parlamentario votan lo que decide su partido, ¿por qué no se eliminan los 350 diputados del Congreso y se deja a un solo diputado por partido con su participación proporcional en votos?. De entrada nos ahorraríamos unos 320 sueldos, 320 dietas, 320 chóferes, secretarios, camareros, despachos, 320 iPhones, tablets, móviles, ordenadores, etc. y muchísimas más cosas que ni te imaginas.

Esta reestructuración de los diputados que actúan literalmente como Playmobil o Clones del Congreso, no alterará los resultados de las votaciones ni el funcionamiento del país. El único inconveniente es que el orador de turno no dispondría de sus palmeros y de sus “putas bien pagás” para ovacionar y llegado el caso, vociferar en un momento determinado un “que se jodan”. Pero siempre pueden hacer como la Sexta TV, aplausos, risas e insultos en “lata” y reproducirlos en tiempo e intensidad dependiendo del número de escaños ganados. ¡¡Vamos!!, si tenemos traductores en el Senado, ¿no podemos tener aplausos en lata?

Otra de las ventajas es que serían solo cuatro golfos en lugar de 350 y en lugar de utilizar el hemiciclo, todos reunidos en un cuartito para ahorrar luz, calefacción y aire acondicionado. De paso no haría falta toda la infraestructura de los traductores, con tan solo un gilipollas que fuera traduciendo alguna parida que soltara alguno de sus señorías en Vascoño, Galufo o Catalufo, sería suficiente. Ten en cuenta, que al ser cuatro amiguetes en un cuarto funcionaría igual que cuando se reúnen a charlar en el bar del hemiciclo, ¿o tú crees que cuando un catalufo toma café con un galaufo en el bar el camarero les hace de traductor?

¿Quién hablaba de duplicidades? Pues empecemos por las más imbéciles, luego por la Autonomías que España pesa mucho y si la queremos levantar, hay que aligerarla.

Realmente así lo pienso y así lo digo.
Juan Vte. Santacreu - @JVSantacreu

La obligación incumplida de gobernar de Mariano Rajoy

José Antonio Zarzalejos. El Confidencial 25 Julio 2012

El presidente del Gobierno, cuando es investido en esa condición por el Congreso de los Diputados, adquiere el pleno derecho a, con las facultades que le otorgan las leyes, gestionar los asuntos públicos con un margen de autonomía que en el caso de Mariano Rajoy es extraordinariamente amplio. No sólo porque dispone de una holgada mayoría absoluta parlamentaria, sino también, porque los electores entregaron a su partido el 22 de mayo de 2011, un insólito poder territorial en las Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales.

Todo derecho -en este caso, el de gobernar- tiene una correspondiente obligación. El presidente del Gobierno ha de ejercer el Gobierno y los ciudadanos han de percibir que son gobernados. La omisión, el quietismo, la pasividad, el mero discurrir del tiempo a la expectativa de lo que pueda suceder, no es gobernar. Más aún: implica un grave incumplimiento ético de la responsabilidad, del deber de gobernar. Y de poco vale que se aduzca que el presidente gobierna, si lo hace, en la intimidad. El gobierno del Estado no es como la ley de la gravedad que actúa pero no se nota. El gobierno debe ser percibido por los ciudadanos que ayer, después de unas jornadas de máxima tensión y desconcierto, vivieron otra más -quizás definitiva- en la que la presidencia del Ejecutivo pareció traspasada a un ministro de Economía que se trasladó a Alemania al amparo de una motivación eufemística, tan habituales en la dialéctica pública del Gabinete de Rajoy.

Si cunde el desconcierto… y el presidente del Gobierno no se digna lanzar un mensaje es que Mariano Rajoy no está a la altura de las circunstancias y desde luego, se encuentra sideralmente alejado de las expectativas de sus votantes

Entre tanto, la prima de riesgo seguía encaramada en los 638 puntos básicos, el Ibex 35 (todas sus empresas desmanteladas) perforaba el suelo de los 6.000 puntos y Cataluña, la Comunidad Autónoma que reporta al PIB nacional del orden del 18% admitía (fíjense bien: en la BBC a través de una entrevista con el consejero de Economía de Generalitat), con sus autoridades desoladas, que acudirá al Fondo de Liquidez Autonómica sometiéndose a la condicionalidad que establece el capítulo II del Real Decreto Ley del pasado 13 de Julio que lo regula. Como todos estos acontecimientos no parecían suficientes, el atropellamiento y la improvisación intolerables -por incompetentes- del Gobierno y del PP, han hecho coincidir en esta semana de julio las comparecencias por el caso Bankia. Si la de Campa, exsecretario de Estado de Economía con Salgado, resultó inane, no fue así la del exgobernador del Banco de España que se tomó venganza por su expulsión poniendo a escurrir al Gobierno por su gestión en la nacionalización de la entidad, defendiendo (¡hasta dónde llega la torpeza de nuestros gobernantes!) la gestión de Rato y el error gubernamental de defenestrarlo. Y para rematar, el Ministerio de Exteriores sume en el ridículo al Gobierno al lanzar una nota con una supuesta concertación de España con Italia y Francia compeliendo al urgente cumplimiento de los acuerdos del último Consejo Europeo cuyo contenido es fulminantemente desmentido por París y Roma. Coherente este nuevo episodio -torpe- con la no menos torpe calificación de García Margallo al BCE al que ha tildado de “banco clandestino”.

Nadie cualificado sabía ayer dónde poner los ojos sin contemplar el vacío y el yerro. El volumen de la ausencia de Mariano Rajoy resultó de tal calibre que demedió hasta niveles insospechados su ya deteriorado liderazgo. Si cuando colapsa el sistema económico; si cuando nuestras empresas sufren una descapitalización que las retrotrae a valoraciones de hace diez años; si nuestro diferencial financiero con el bono alemán está disparado (638) –y se ha doblado en menos de seis meses-; si pagamos intereses insoportables en la financiación con letras con vencimientos a meses; si el exsupervisor financiero pone en la picota al Ejecutivo e inserta una cuña en el corazón del propio Partido Popular, si Francia e Italia se indignan con nuestro ministerio de Exteriores, si cunde el desconcierto… y el presidente del Gobierno no se digna lanzar un mensaje -bastaba un canutazo, una aparición, una entrevista- es que Mariano Rajoy no está a la altura de las circunstancias y desde luego, se encuentra sideralmente alejado de las expectativas de sus votantes -entre los que me cuento, por cierto-que comienzan a experimentar la amargura de la más terrible simetría coloquial que recorre los mentideros de la Villa y Corte según la cual, Zapatero fue al PSOE lo que Rajoy es al PP. ¿Exageración?, ¿decepción?, ¿rabia?, ¿impotencia?... Cabe la esperanza de que si así fuese –si ese paralelismo resultase cierto- el PP no se parezca al PSOE y los populares no permitan que su líder y el del Gobierno destroce a la derecha española y condene a nuestra democracia a un mapa partidario a la griega.

EL AJUSTE NO LOGRA FRENAR EL ENDEUDAMIENTO PÚBLICO Y APENAS EL PRIVADO
Los mercados se cierran para España con una deuda histórica de 3,14 billones
Carlos Sánchez. El Confidencial 25 Julio 2012

El intenso ajuste al que ha sido sometida la economía española desde mayo de 2010 sigue sin dar frutos. Al menos en cuanto a volumen de endeudamiento, que lejos de reconducirse continúa creciendo. Hasta el extremo de que, según datos que acaba de publicar el Banco de España, en el primer trimestre de este año se ha alcanzado un nuevo récord histórico. La deuda, tanto pública como privada, equivale ya a 3,14 billones de euros. O lo que es lo mismo, el 292,8% del PIB. Es decir, casi tres veces la actividad económica a precios de mercado que genera España en un año.

En términos relativos no es la cifra más elevada. En el primer trimestre de 2011 se alcanzó un récord del 294,2% del PIB, pero lo relevante es que ha vuelto a crecer después de tres trimestres consecutivos de descensos. La causa tiene que ver con el comportamiento del sector público, que, según el Banco de España, adeuda 855.014 millones de euros, lo que representa un 12,6% más que hace un año.

La administración central debe 659.076 millones, mientras que las comunidades autónomas han asumido un endeudamiento de 142.024 millones. Las corporaciones locales, por su parte, mantienen una deuda de 36.744 millones, algo más del doble que los 17.169 millones que tiene que devolver la Seguridad Social.

Las empresas no financieras -sin incluir a los bancos- adeudan, en total, 1,42 billones de euros, muy por encima de los 862.163 millones que deben los hogares, cuyos pasivos están fundamentalmente vinculados a la vivienda. La diferencia con el sector público estriba, sin embargo, en que el endeudamiento de las empresas y de los hogares está cayendo –aunque sea suavemente-, pero no es el caso de las administraciones, que desde 2004 han aumentado su endeudamiento un increíble 74%, lo que en buena medida explica las dificultades actuales de la economía española.

Incluso en el primer trimestre de este año, cuando ya estaban en marcha las nuevas medidas de ajuste decretadas por el Gobierno de Rajoy, las necesidades de financiación del conjunto del sector público han vuelto a crecer, aunque sea muy ligeramente. Se ha situado en 14.646 millones de euros, casi un 1% más que en el trimestre anterior. Esto da idea de al dificultades que tienen los agentes económicos para reducir sus pasivos financieros. Sobre todo en un contexto recesivo, lo que influye en el comportamiento de los mercados.

A medida que la economía se debilita, y este año, según el Gobierno, el PIB se contraerá un 1,5%, es más difícil devolver las deudas. De ahí que el pasado viernes, tras el Consejo de Ministros, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, pusiera el énfasis en que el año próximo el PIB nominal (con inflación) crecerá un 1,2%, lo que permitirá aliviar algo la ratio-PIB/deuda. Este año, por el contrario, el PIB nominal caerá un 1,2%, lo que significa que aunque el déficit no hubiera crecido, el desequilibrio fiscal hubiera seguido aumentando de forma automática. La deuda pública, según el Banco de España, representa al acabar el primer trimestre del año ya el 72,5% del PIB.

Una deuda pública de casi un billón de euros
Todos estos datos se publican en términos de Protocolo de Déficit Excesivo -antiguo criterio de Maastricht-, ya que si se tienen en cuenta todos los pasivos financieros emitidos por el sector público, la deuda alcanzaría ya los 969.045 millones de euros.

Buen parte de la deuda –alrededor del 20%- es la que hay que refinanciar cada año en los mercados, pero el recrudecimiento de las tensiones sólo dificulta y encarece ese proceso. Los mercados mayoristas están prácticamente cerrados para las empresas privadas, mientras que el sector público se ve obligado a aumentar la rentabilidad de sus emisiones para cubrir sus emisiones. Como consecuencia de ello, el rendimiento de los bonos españoles a dos años ha alcanzado el 6,860%, mientras que los tipos a un año se sitúan en el 4,741%, cuando el precio oficial del dinero se sitúa en el 0,75%.

Una curva de tipos insostenible a medio plazo coronada por unas obligaciones a diez años que ya han cotizado en el mercado secundario por encima del 7,5%. Es decir, a niveles anteriores a que España formara parte del euro. Pese a ello, el Banco Central Europeo (BCE) continúa absteniéndose de comprar bonos en el mercado secundario, desoyendo de esta manera las continuas peticiones de las autoridades económicas españolas. El BCE lleva 19 semanas sin intervenir.

Esta escalada del diferencial con Alemania puede provocar este año un coste de financiación adicional para las empresas no financieras del Ibex de unos 1.760 millones de euros, lo que representa un 7% del beneficio neto estimado para estas cotizadas en 2012, según un informe publicado ayer en los 'Cuadernos de Información Económica' de Funcas.

El análisis, firmado por el presidente de Renta 4, Juan Carlos Ureta, se realizó cuando el diferencial entre la rentabilidad del bono español y el alemán a diez años se situaba en 535 puntos básicos, a 1 de junio. Es decir, muy por debajo de sus niveles actuales, informa Europea Press.

La hora del 155: Techo de gasto y elección entre el actual modelo territorial del Estado o el Estado de bienestar
http://rosadiez.net  25 Julio 2012

Artículo 155 de la Constitución Española de 1978

1. Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas.

En esta situación extraordinaria por la que atraviesa España, se requiere unidad de acción y unidad de dirección. No es suficiente con cumplir el objetivo de déficit a nivel nacional, con que lo cumpla el Gobierno de la Nación y con que lo cumplan las CCAA y los Ayuntamientos. El cuánto es importante (cuánto nos endeudamos, cuánto crecemos o decrecemos, cuánto nos cuesta la deuda, cuánto nos costará empezar a recuperar empleo y crecimiento económico…) pero también es importante el qué. En qué reducimos gastos, en qué incrementamos ingresos.

Por eso, a la hora de juzgar el techo de gasto que nos propone el Gobierno, hemos de pensar en ambos conceptos. Empezando por los números, hemos de decir que nos parecen irreales: no se corresponden con la evolución de nuestra economía en lo que va de año ni con las previsiones de los organismos nacionales e internacionales, públicos y privados al respecto. Tampoco se corresponden con la evolución de la deuda, del paro y de los mercados tras las reformas adoptadas.

Respecto de cómo cuadrar los números, tras varios meses de gobierno del PP y tras varias medidas que han supuesto importantes recortes en los sectores más sensibles de nuestra economía (educación, investigación, infraestructuras) además de duros recortes de servicios y derechos esenciales (dependencia, sanidad, prestaciones por desempleo, salarios de los funcionarios…), estamos en situación de poder afirmar que la opción elegida por el Gobierno de Rajoy para cuadrar el déficit no solo es injusta sino inútil.

El qué resulta tan importante que ha sido determinante para que UPyD fije su posición contraria a avalar este techo de gasto. Las reformas del Gobierno han traído más desigualdad y menos cohesión entre ciudadanos y territorios, y no han contribuido a mejorar nuestras cifras macroeconómicas ni a que España recupere la confianza como país. El Gobierno ha optado por subir impuestos, contra las familias que viven de una nómina y contra el consumo (IRPF más IVA) a la vez que amnistiaba a los defraudadores, no daba instrumentos a la Agencia Tributaria para perseguir las grandes bolsas de fraude (más de 70.000 millones de euros no recaudados al año), mantenía al 1% la fiscalidad de las SICAV o consolidaba una profunda desigualdad en la presión fiscal sobre las rentas del capital respecto de las rentas del trabajo.

Añadamos a eso que los recortes van sobre los derechos de los más débiles, parados, dependientes… O sobre los que resulta más fácil, pues su nómina depende directamente del Estado y basta con cambiar unos números en el BOE, sin pensar en las consecuencias que tales decisiones tienen no sólo para los trabajadores sino para el servicio público que prestan.

Sin embargo, el Gobierno no ha tenido el coraje y la visión de Estado para meter la tijera donde está lo verdaderamente superfluo, que lastra nuestro crecimiento e impide la recuperación de nuestra economía: la estructura del modelo territorial del Estado. Adelgazar la estructura no es disminuir en un 30% el número de concejales (en municipios pequeños, precisamente en aquéllos que no cobran salario alguno) para mantener ayuntamientos sin competencias y justificar el mantenimiento del las Diputaciones. Con el plan del PP, los ciudadanos eligen concejales, que lo serán sin competencias, en pequeños ayuntamientos que necesitarán de las Diputaciones (cuyos cargos son elegidos directamente por los partidos políticos) para poder sobrevivir. Lo único que sobrevive con estas decisiones es la estructura de los partidos políticos, la partitocracia, que sustituye a velocidad vertiginosa a la democracia.

La regeneración democrática requieres de otras decisiones La reforma que necesita España es drástica y radical: fusión de Ayuntamiento, adaptados a un tamaño que garantice la prestación de los servicios públicos en condiciones de eficacia y eficiencia (ahorraríamos al año entre 6.000 y 15.000 millones de euros, según el tamaño que adoptáramos), supresión de las Diputaciones (sus competencias residuales ya no podrían ser justificadas), eliminación de duplicidades entre instituciones, supresión de la mayor parte del las sociedades públicas o fundaciones (más de 6.000 en este momento…). Lo que España necesita es la refundación del Estado para soltar lastre antes de que el barco se hunda.

Para eso se requiere una voluntad política que no demuestra el PP, y ambición de país que no vemos por ninguna parte. Lamentablemente, este gobierno sigue parcheando, sin atreverse a iniciar la cirugía mayor que España necesita.

La siguiente cuestión es el rescate a las Comunidades Autónomas. ¿Es verosímil que arreglen el desaguisado quienes lo han provocado? ¿Pueden las CCAA que se han endeudado por encima de sus posibilidades, que han montado y mantenido estructuras institucionales ajenas al interés general, deshacer el entramado que las ha llevado a la quiebra?

Desde UPyD creemos que ha pasado el tiempo del Real Decreto que se aprobó la semana pasada para dar liquidez a las CCAA. Me parece que lo que toca es una intervención completa aplicando el artículo 155 de la Constitución. Esas CCAA no pueden gobernadas por los mismos que las han llevado a la ruina. El caso de Valencia y Murcia es de libro; en otros quizás la intervención debería ser menor. Pero lo esencial es que las órdenes a las autoridades de las CCAA las dé el Gobierno del Estado.

Pensamos que es la única posibilidad de hacer bien las cosas, siguiendo y respetando el orden constitucional. Como dije antes, estamos ante una situación extraordinaria del país, que exige unidad de dirección y un claro compromiso político para el mantenimiento de los servicios esenciales y para suprimir todo lo superfluo. Esto hay que hacerlo antes de ver qué cambios constitucionales son precisos para lograr un Estado eficaz. Es imprescindible que el Estado piense en el mantenimiento de esos servicios esenciales en condiciones de igualdad para todos los españoles. Sólo será posible bajo una clara dirección común con poder de actuar directamente sobre las administraciones responsables. Si no lo hacemos así, seguiremos vamos al sálvese quien pueda, que es la condena de todos.
 

Rescate del nacionalismo catalán
EDITORIAL www.gaceta.es  25 Julio 2012

Es seguro que los nacionalistas catalanes pretenderán cargar la culpa a los demás, pero han sido pillados con las manos en la masa.

Las declaraciones del consejero de Economía de la Generalidad de Cataluña ponen de manifiesto que esta autonomía tendrá que recurrir a las esquilmadas arcas del Estado para poder atender a sus obligaciones más inmediatas. Los bonos patrióticos que vencen a muy corto plazo pueden resultar demoledores para sus tenedores, aunque fueren muy nacionalistas, lo que probablemente no sea el caso, porque no podrán ser pagados si no se obtienen fondos del único lugar en que ahora puede haberlos. Más allá de declaraciones altisonantes sobre las hipotéticas balanzas fiscales y los pretendidos pactos, el hecho es que el Gobierno de la Generalidad no puede atender a las obligaciones que ha contraído y está literalmente fuera del mercado.

Se trata de una situación que está preñada de enseñanzas y que muestra cómo una entidad que debiera haber sido especialmente responsable, tanto por servir a una sociedad que mayoritariamente lo es, como por su pretensión de mayor autogobierno que nadie, ha sido incapaz de domeñar sus gastos. Es verdad que Convergencia ha heredado del tripartito una situación de auténtica ruina, pero no es menos verdad que esa ruina se debe a que el tripartito trató de ser más nacionalista que Convergencia, y gastó más que nadie en programas identitarios y en iniciativas nacionalistas radicales.

El hecho es que el Gobierno de Artur Mas no ha sido capaz de reconducir la situación, entre otras cosas porque ha preferido recortar sueldos a funcionarios y prestaciones sanitarias que gastos perfectamente inútiles, como absurdas e imposibles embajadas y jeribeques de veguerías y otros miles de inventos antes que renunciar a la utopía partidista y miope que es la que ha acabado por estrangular la economía catalana.

Desgraciadamente, Cataluña no ha sido una excepción, sino un ejemplo más de Administración elefantiásica, de demagogia y despilfarro, de aplastamiento de una economía próspera bajo el insoportable peso de una Administración que crece permanentemente, que no sabe autolimitarse y que acaba matando a la sociedad de la que tiene que obtener sus fondos y a la que debiera servir con lealtad y con eficiencia.

Es seguro que los nacionalistas catalanes pretenderán cargar la culpa a los demás, pero han sido pillados con las manos en la masa y será muy difícil que se olvide una lección tan fácil de comprender.

En Cataluña ha pasado lo que en toda España, pero más deprisa y con mayor intensidad. Ni los catalanes ni el resto de los españoles pueden seguir soportando por más tiempo un sector público que asfixia a la sociedad, que impide su crecimiento y que no sabe frenar la creciente tendencia al gasto público que la izquierda sigue presentando en todas partes como la solución a cualquier clase de problemas, como el perpetuum mobile de la política, pura magia verbal que sólo pueden seguir comprando los muy incautos y vendiendo los muy cínicos.

La retórica contra los especuladores, que tan maravillosos eran cuando nos dejaban disfrutar de un dinero abundante y de apariencia muy barata, el recurso perpetuo a las responsabilidades ajenas, han permitido la creación de una Administración espesísima, ineficaz, glotona e insaciable, y eso no se arregla echando más dinero barato a la caldera, sino reconvirtiendo el Estado y las Administraciones en lo que realmente tienen que ser y hace mucho que dejaron de ser, en un servicio civil, eficaz y barato.
Cataluña haría bien en aprender la lección y en ser más exigente con los políticos que dicen representarla y no lo están haciendo bien.

La amnesia de MAFO y la resignación de Más-Collell.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 25 Julio 2012

Hace falta ser un sectario cegado por la soberbia, la prepotencia y el desprecio a la verdad para querer aparecer como un espléndido gestor, cuando ha sido el caso más claro de dejación de funciones y de pasividad ante el descontrol del sistema financiero que estaba bajo su responsabilidad. Por supuesto que me refiero al ex Gobernador del Banco de España, Miguél Ángel Fernández Ordoñez, alias MAFO que hoy ha comparecido ante la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados para dar cuenta de su gestión, o mejor dicho, de la falta de ella.

Su extremado sectarismo le ha llevado a decir algo como que “ en este primer semestre hemos sido testigos del hundimiento de la confianza en España y en su sistema financiero, llegando a límites inimaginables hace solo siete meses.” Vamos, otro socialista o sociolisto que tiene amnesia severa y no se acuerda de que era Zapatero y el PSOE quienes gobernaban y los responsables de la herencia de deuda y paro, así como del engaño en la información durante la transferencia de Gobierno, con un déficit muy superior y claramente inabordable sin grandes y dolorosas medidas de ajuste.Una mentira que nos está pasando ahora factura.

Solo por esas declaraciones, deberían derivarse actuaciones penales contra este personaje, último responsable de no haber evitado el descontrol de un sistema que su jefe de flas aseguraba que era “el mejor del mundo”. O sea, que decir esa mentira no hace daño, y decir la verdad destapando las vergüenzas de un producto averiado y corrompido, es un desastre. Pues no Sr. Fernández, decir la verdad es lo que genera confianza y mentir descaradamente es lo que obliga a los demás a tomar prevenciones severas para aceptar las cuentas que se le presentan. Algo que debió hacer el PP durante esa corta etapa de transferencia de poder, que no hizo y así le va.

Y para colmar el vaso de la paciencia, se suman las declaraciones a un medio de comunicación extranjero, de los representantes de la Comunidad Autónoma de Cataluña, su Consejero de Economía, el Sr. Andreu Más-Collel, indicando que Cataluña acudirá al fondo de rescate porque no dispone de otro Banco que el Gobierno español. Vaya, ahora resulta que el mercado donde se ha estado financiando ha desaparecido repentinamente. ¿No será que sus Bonos no pueden colocarse por ser considerados basura? Vamos Sr. Andreu, no venga ahora de víctima obligada a pedir ayuda a alguien a quien no desea y al que solo le liga el hecho de ser “contribuyentes” en España.

Lo mejor sería que el Banco de España hiciera como el fantasmagórico Banco Central Europeo, ser solo una Institucion donde se ingresa dinero pero no de donde los socios puedan acudir a pedir ayuda. Porque la cruda realidad es que la UE existe exclusivamente en la imaginación de unos pocos iluminados idealistas y que, sin embargo, solo es un mercado persa de intereses encontrados donde lo que brilla es la insolidaridad, las políticas frentistas y la dispersión de criterios. Una Amalgama de Estados pero sin una política fiscal y monetaria común y sin un Banco Europeo real. Una organización inmanejable, lenta y pesada, incapaz de taponar las inundaciones de un transatlántico que navega por bajíos rocosos y que acabará hundiéndose y encallando como el accidentado Costa Concordia.

Cada día que pasa se ve con más claridad el fatal desenlace de la precipitación de España. Hay voluntad de querer dejar que los mercados decidan la suerte de países miembros y forzar la situación de su obligada salida del euro. No sin antes haber hecho sufrir a la población las consecuencias de los desmanes de sus dirigentes. Lo que no piensan es que si España se desintegra en la caída, arrastrará a otros que puede que no tengan la oportunidad de rectificar a tiempo sus políticas tan insolidarias y acaben igual o peor que la misma España. Al fin y al cabo, la diferencia es solo de magnitud y ya se sabe que cuanto más alto, mas grande será la caída.

El ‘bote’ autonómico
Primo González www.republica.com 25 Julio 2012

Las fichas del dominó autonómico van recostándose unas sobre las otras y, de momento, ya son tres las Autonomías, contando con la última pieza, Cataluña, que han acudido o están a punto de acudir en demanda de liquidez, uno de los muchos eufemismos que se están poniendo tan de moda en esta delicada fase de la economía española, en la que las apariencias siguen tomándose en consideración, a pesar de que los inversores de todos los rincones del Planeta ya han optado por poner pies en polvorosa en lo que a España atañe porque han ido desmontando muchos de los eufemismos que rodearon a la España del brillante acelerón económico posterior a la entrada en el euro.

La decisión catalana de pedir el oxígeno del FLA (Fondo de Liquidez Autonómica), un “bote” de 18.000 millones de euros que habrán de repartirse buenamente los necesitados de la España autonómica, ha añadido algo más de realismo a la terminología del momento, ya que si el Gobierno lleva meses empeñándose en negar la idea del “rescate” de la Nación, lo que representa el FLA es justamente eso, un rescate por entregas, en pequeñas diócesis, una forma de financiar el déficit pero, sobre todo, una financiación privilegiada. Normalmente el déficit se financia acudiendo a los mercados, es decir, pidiendo dinero a los inversores de los cuatro vientos. Cuando estos no responden se intentan operaciones de mayor proteccionismo y menos mercado, acudiendo por ejemplo a entidades financieras “amigas”, a veces de forma simultánea al lanzamiento de emisiones públicas, una especie de cuestación como la del Domund o la del Día contra el Cáncer, apelando a los buenos sentimientos de la gente para que suscriban los llamados “bonos patrióticos”, cuyo alto riesgo queda atenuado por la saludable finalidad que los ampara, es decir, recabar dinero para seguir haciendo viable la autonomía regional, por mucho que las cuentas no cuadren o que la administración de esa autonomía haya sido un auténtico despropósito, del que ahora se están echando las cuentas para ver de pagar los platos rotos.

Todas estas fórmulas de financiación del déficit regional (o del gasto excesivo, como se quiera llamar) se han ensayado en las Autonomías más importantes durante los últimos meses, aunque el dinero recopilado (cuya recuperación puede acabar siendo un problema) no ha sido suficiente, ya que el déficit es bastante superior. Y como ya no hay forma posible de financiarlo, el Estado central es el que se va a ocupar de suministrarlo, quizás olvidando que el propio Estado central no tiene nada claro a estas alturas de dónde va a conseguir él mismo el dinero que está ofreciendo a sus entes periféricos.

La Comisión Europea ha recordado esta misma semana, aunque quizás no hubiera sido necesario, pero sí oportuno, que las “facilidades de liquidez” llevan implícito un capítulo de condiciones. Nadie da dinero sin pedir algo a cambio, como diría Almunia en cita reciente. En teoría, la llegada de dinero a las Autonomías para sufragar esos déficits debería ir acompañada por la presencia de los “hombres de negro, es decir, por los supervisores que garanticen que el dinero prestado se va a emplear en aquello para lo que se pide y, además, se empeñen en poner tapones a la dadivosa política de gasto de quienes viven por encima de sus posibilidades, generan déficit y luego lo convierten en reclamación perentoria.

Y es aquí en donde se van a producir previsiblemente los tiras y aflojas políticos más relevantes de estas próximas semanas. Es decir, entre los que quieren recibir ayuda sin dar explicaciones a cambio y los que no están dispuestos a soltar ni un euro si antes no le explican en qué se va a utilizar y en garantizarse que no se va a repetir el entuerto. En suma, una esgrima que no va a resultar fácil para ninguno de los espadachines y que contribuirá a debilitar un poco más el servicio público a los españoles y el prestigio, ya bastante menguado, de la clase gobernante.

Rescate autonómico
albert rivera ABC Cataluña 25 Julio 2012

Esta semana hemos conocido lo que era un secreto a voces, que las comunidades autónomas empezarían a pedir el rescate al gobierno de España por la situación insostenible de sus finanzas. Murcia y la Comunidad Valenciana han sido las primera y se ha confirmado que Cataluña será la próxima en solicitar la intervención.

La comunidad catalana, que representa el 30% del endeudamiento público autonómico español, será rescatada por el Gobierno central mientras mantiene intactos sus 6 niveles administrativos, incluidos los 41 consejos comarcales inventados por Pujol, 4 diputaciones y casi 1000 ayuntamientos, mientras financia 6 canales deficitarios de televisión pública autonómica, una red de embajadas por medio mundo o se gasta 200 millones de euros en comprar compañías aéreas quebradas como Spanair. En Cataluña, al igual que en la comunidad Valenciana, también tenemos nuestro aeropuerto fantasma, Alguaire, e incluso infraestructuras faraónicas medio abandonadas como el Fórum de Barcelona. Este vergonzoso contraste se produce en medio de unos recortes centrados en la sanidad, la educación o las políticas sociales que deberían ser la prioridad de las comunidades autónomas.

Esta realidad demuestra que los partidos políticos, defensores de esta democracia de baja intensidad, priman sus intereses sobre los de la ciudadanía, creando y manteniendo estructuras políticas y administrativas al servicio de sus maquinarias, de su ideología y del clientelismo que les sustenta en el poder, con el agravante de que en Cataluña además todo se justifica por la construcción de «la nación catalana», situando a todos aquellos que critiquen esta política como enemigos de la patria.

El rescate a las autonomías debería ser una oportunidad en manos de un gobierno español responsable de poner orden a las duplicidades, chiringuitos y corrupciones envueltas bajo bandera o a los incumplimientos de sentencias judiciales.

Pero no hay ninguna esperanza de que eso se produzca porque Rajoy y Sánchez-Camacho han sido cómplices hasta la fecha dando luz verde a los presupuestos de CIU, legitimando los desmanes nacionalistas y recortes sociales llevados a cabo por Artur Mas. Seguramente los españoles necesitamos que nos rescaten, pero de todos los gobernantes que nos han llevado bajo esta partitocracia a una España quebrada, económicamente insostenible y políticamente insoportable.

Albert Rivera es presidente de Ciudadanos (C's).

MAFO tampoco tiene culpa de nada
EDITORIAL Libertad Digital 25 Julio 2012

Al igual que viene haciendo el Partido Socialista, al que tanto y tan bien sirvió durante su mandato, el por fortuna ya ex gobernador del Banco de España se niega a aceptar cualquier responsabilidad en el profundo desastre provocado a todos los españoles con su gestión. Esa es la principal conclusión que cabe extraer de su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso encargada de analizar la evolución del sistema financiero español durante la crisis, a lo largo de la cual ha preferido atacar al Gobierno que lleva siete meses en el poder antes que verter la menor crítica al ejecutivo de las dos legislaturas anteriores, del que él mismo formó parte en sus inicios antes de ser catapultado a la presidencia del Banco de España.

Si hemos de creer al inefable MAFO, toda la culpa de la profunda crisis que padece nuestro país la tienen los responsables económicos que se hicieron cargo de sus responsabilidades a finales de diciembre pasado. Sin embargo su papel negando la crisis económica ¡en pleno 2008!, cuando ni al menos avisado de los ciudadanos se le escapaba la gravedad de lo que se nos avecinaba, fue crucial para apuntalar electoralmente a un partido socialista que ya había dado sobradas muestras de su profunda incapacidad para gestionar situaciones complicadas. MAFO actuó como el fiel escudero de Zapatero, pero en lugar de advertir del grave riesgo al que se enfrentaba la economía española, con un alto índice de desempleo y un desplome de la actividad de tintes alarmantes, dedicó sus mayores esfuerzos a encubrir el desastre afirmando sin el menor recato que España estaba en una situación de clara ventaja para sobrellevar esa "ligera desaceleración económica" que sus propias estadísticas desmentían con total rotundidad.

Su principal gestión en el saneamiento de nuestro sistema financiero, que el pobre MAFO sigue considerando de los mejores de su especie, se ha saldado con una quiebra en cadena de entidades de ahorro, cuya supervisión le estaba encomendada como principal responsabilidad, con un altísimo coste para el contribuyente que ahora hay que cubrir con importantes subidas de impuestos.

Tampoco en la política de fusiones llevada a cabo en el sector fue capaz Fernández Ordóñez de reconocer el más mínimo desliz y ello a pesar de la evidencia palmaria de las presiones que, cuando el desastre era ya inevitable, puso en marcha para ahormar una serie de alianzas que finalmente resultaron fallidas con el coste añadido para el bolsillo del ciudadano.

Es difícil encontrar entre los responsables de los órganos centrales de la economía un ejemplo mayor de incapacidad culposa unido a tal desparpajo en la elusión de responsabilidades, pero Miguel Ángel Fernández Ordóñez es muy dueño de defenderse en el parlamento con los argumentos que estime oportunos. Otra cosa muy distinta es que nos los creamos. Su comparecencia ha dejado claro que es un maestro en ese arte tan propio de la casta de evadir responsabilidades y echárselas al de enfrente, sí. Pero también que no sirve para otra cosa.

Contra el victimismo
José Miguel Velasco www.vozbcn.com 25 Julio 2012

En temas de política lingüística, los tribunales nos dan la razón. ¿Y? Al catalanismo, eso se la refanfinfla. Y 20 años así. ¿Nadie se va a preguntar por qué? ¿Vamos a pasarnos la vida limitándonos a hacernos los indignados porque el Gobierno autonómico no cumple las sentencias? Daré una pista: el catalanismo sabe que cuenta, por un lado, con la indiferencia de unas clases populares castellanohablantes enterradas en el desinterés ante cualquier tema de un mínimo calado filosófico, como sin duda lo es el tema de la lengua. Y por otro lado, con la complicidad de las clases medias, incluída la clase media castellanohablante, que la hay y mucha. Debo aclarar que se trata de juicios sociológicos, es decir, con pretensión de veracidad en porcentaje, no de forma absoluta. Por lo tanto, presentar un contraejemplo no tiene por qué invalidar el razonamiento.

Hace 20 años que empezamos a reunirnos gente que teníamos como común denominador que no nos gustaba el pujolismo. Y en el tema de la lengua, nunca entendí la fijación mayoritaria por meterse de cabeza en la vía júrídica. Para mí ha sido siempre obvio que ese intento es como pretender abrir un portón pesado empujando con todas tus fuerzas en los puntos más cercanos a las bisagras. O como presentarte vestido de jugador de baloncesto a jugar un partido de football americano y cuando te han arrollado unas moles con casco y coraza ponerte a gritar: “Árbitro, árbitro, ha sido falta”.

Hace algunas semanas publicaba Vicente Serrano un artículo titulado Defender el bilingüismo, un texto sobre este mismo tema. En él se aludía a otro artículo de Salvador Sostres titulado Parlar espanyol es de pobres. La alusión parecía demostrar una cierta indignación ante ese evidente menosprecio a nuestra lengua. Pero es que el propio artículo, en el extracto que lo encabezaba, decía justamente lo mismo, identificando castellano y clases bajas.

Después, en el principio del artículo se dice que no se trata de defender ninguna lengua en concreto. Y cuando se dicen estas cosas me viene a la memoria la frase de Lenin: “¿Libertad? ¿para qué?”, porque si declaras sentir una absoluta neutralidad ante cualquier cosa, se puede deducir que puedes vivir bastante bien sin libertad, basta con conformarte con lo que te dan. La libertad es para declarar una preferencia.

Otra cosa es cómo se negocia la convivencia con los que tienen otras preferencias. Pero si te declaras completamente neutral ante cualquier elección te pueden decir con cierta razón: “Y tú, ¿pa qué te metes?”. No somos seres abstractos y asépticos. No debe haber ninguna vergüenza por declarar una preferencia lingüística, que no es incompatible con respetar a quienes tienen otras preferencias. Por cierto, no tendría por qué hacerlo, pero sabiendo los derroteros que toman estos debates, debo aclarar que yo no tengo ningún problema técnico en utilizar el catalán en mi tiempo de trabajo cuando el sentido de la cortesía lo recomienda. O sea, que mi declaración de preferencia por el castellano no esconde una confesión de no saber el catalán. Y agrego que nunca entenderé, siendo el catalán una lengua tan parecida al castellano, la postura de hacerse el llorica por los que no saben catalán. Hace un tiempo, César Vidal escribió un artículo en el que pretendía criticar la política lingüística presentando un caso que le habían explicado, intentando lo de siempre, dar lástima. En un punto del artículo hablaba de ‘lengua incomprensible’, con lo que dejaba demostrado que no sabía de qué estaba hablando.

Sigo con el artículo en cuestión: Defender el bilingüismo. Es decir, solución salomónica ante una cuestión en cuyos detalles no se entra, quizás por considerar que aspectos como la observación empírica o el análisis de las fuerzas intervinientes es cosa de mentalidades de otras latitudes. Pues bien, la gente ya se conforma con el bilingüismo que les ofrecen: que los adultos hagan lo que quieran, pero catalán en los niños, que es lo supermegafashion. La gente ve que la presencia social del castellano es suficiente para que los niños aprendan a expresarse en castellano bien o mal, y con eso se conforma. Al fin y al cabo, la pretendida defensa del castellano que se ha ejercido hasta ahora, ¿no se ha basado en la llorera por los pobrecitos que vivirán marginaditos por no saber el catalán? Tiene su lógica que ante ese planteamiento, los padres sean los primeros en pedir a la escuela duro con ello.

Podría extraer de ese artículo, y de otros, muchísimos más detalles de la extrema torpeza con la que nos hemos tirado piedras en nuestro propio tejado, pero con lo dicho en los párrafos anteriores creo que queda demostrado que se ha desplegado un discurso perfectamente complementario con el del catalanismo, que ha conducido a la sociedad a un claro (y absurdo, por la falsedad de la conclusión) consenso: el castellano, lengua de integración natural en Cataluña, abrumadoramente presente en los medios de comunicación y en el flujo de información de la sociedad catalana, aparte de sus opciones de poder convertirse en una de las lenguas de comunicación internacional, es una lengua a esconder, a evitar que las nuevas generaciones tengan contacto con él, no vayan a ser vistos como unos pobretones, mientras que una lengua respetable, pero que a cada instante de nuestra vida podemos comprobar que saberla o no saberla, usarla o no usarla, es, desde el punto de vista práctico, una circunstancia irrelevante, y que en última instancia se aprende con un esfuerzo mínimo, es la primerísima prioridad para la enseñanza y la formación de los niños.

Entre todos lo hemos conseguido. Que la sociedad catalana, mayoritariamente castellanohablante en las zonas urbanas, resultado de ser demográficamente una mezcla de toda España, adquiera, ante una lengua que es nuestra, las actitudes que se toman ante una lengua marginal y sin interés. ¿Qué importancia tiene entonces lo que diga un juez?

José Miguel Velasco es ex presidente de Acción Cultural Miguel de Cervantes

Proponen un referéndum
Reconversión.es pide a PP y PSOE un gran pacto que “reforme a fondo el Estado”
J. M. O. Madrid www.gaceta.es 25 Julio 2012

La plataforma liderada por Vidal-Quadras reclama urgentes “cambios estructurales”.

En un país moribundo que se apaga en los mercados y se pierde en la levedad de las playas, la plataforma Reconversión.es volvió a lanzar ayer, sólo un mes después de su constitución, un nuevo llamamiento para convocar un pacto de Estado que implique a todos las formaciones políticas y permita acometer los cambios estructurales que necesita España para doblegar los ataques externos y abandonar los números rojos en los que se está ahogando.

En un encuentro con la Prensa celebrado en un céntrico hotel de Madrid, los rostros más visibles de esta organización puramente civil subrayaron la necesidad de generar un salto cualitativo en la actualidad política. “Esta crisis no se resolverá hasta que no se afronten de manera integral las grandes deficiencias estructurales que padece España”, afirmó el vicepresidente del Parlamento Europeo y dirigente del PP Alejo Vidal-Quadras, uno de los principales impulsores de este foro de diálogo. “España tiene demasiada gente que vive de la política y esto es un clamor en la calle y en los editoriales. Es evidente que algo estamos haciendo mal. Pero los fallos son de la estructura [del Estado], no de gestión”.

El objetivo de la plataforma, afirmaron ayer los convocantes, es impulsar un cambio en la opinión pública que “presione” a la clase dirigente exigiéndole cambios hacia un Estado más viable que este que desperdició “hasta cinco puntos del PIB nacional” durante los años de bonanza, y que ahora sólo encuentra “medidas” que sólo alejan el crecimiento en lugar de acercarlo, afirmó Vidal-Quadras.

Por el momento, Reconversión.es suma más de 26.000 adhesiones individuales. El movimiento rechaza que tenga intención de transformarse en un partido. “No hacen falta más. Lo que hace falta es que los que ya hay sean mejores”, proclamó el filósofo José Luis González Quirós, que insistió en la diversidad ideológica, geográfica y profesional de los firmantes del manifiesto.

En opinión de la plataforma, la clase dirigente debería convocar un referéndum para que los ciudadanos se pronuncien sobre un nuevo modelo de país, que subsane los agujeros provocados por el desgaste de la Constitución de 1978. “Se están poniendo tiritas allí donde hace falta cirugía”, resumió Santiago Abascal, presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, otro destacado impulsor de la plataforma. También la integra José Antonio Ortega Lara, símbolo de la resistencia a ETA.

Abascal, en 'esRadio'
"Pedimos a la dirigencia española que se haga un harakiri inmediato"
Santiago Abascal ha presentado en esRadio la plataforma Reconversión que pide adelgazar el Estado, especialmente el de las CCAA.
esRadio Libertad Digital 25 Julio 2012

Rosana Laviada ha entrevistado en Es la Mañana de Federico a Santiago Abascal, presidente de la fundación DENAES y uno de los impulsores, junto a personas como Ortega Lara, Mikel Buesa, Vidal Quadras o Arcadi Espada, de la plataforma Reconversión.

Una plataforma que no ha tenido mucha acogida entre los medios de comnunición. Abascal lo achaca a que "lo que estamos planteando a la actual dirigencia española es que se haga un harakiri de manera inmediata". De esta forma, "es bastante comprensible que los grandes partidos políticos den instrucciones a determinados medios de comunicación para que estas iniciativas no tengan eco mediático".

No obstante, ha cifrado en "28.000 las firmas de personas que se han adherido un mes después del nacimiento de la plataforma". Según Abascal, "Reconversión es una iniciativa cívica formada por personas muy variadas de diferentes campos profesionales que recoge el sentir, la preocupación y el hartazgo con el Estado institucional, y sobre todo con el estado de las anomalías que es el Estado autonómico".

Ese hartazgo popular, ha indicado Abascal, se puede comprobar "en la contestación popular de las medidas aprobadas por el Gobierno, que sin embargo tampoco se ha traducido en un apoyo al principal partido de la oposición".
Modelo fallido

"A pesar del último paquete de medidas de ajuste, más bien de apriete, la prima de riesgo está desbocada, la bolsa está por los suelos... y creemos que el Gobierno está empeñado en reducir el déficit pero sin alterar la estructura básica del Estado", ha dicho Abascal.

En esa línea Santiago Abascal ha señalado que "nuestro problema no es de mala gestión, es un gravísimo problema de ineficiencia de la estructura del Estado, ha fallado el modelo autonómico, no la gestión, es fallido desde el inicio y que tal como se ha desarrollado ha sido más fallido".

De esta forma, "cualquier país cuando tiene que ir a instancias internacionales va respaldada y lleva detrás todas las instituciones del Estado, a nosotros no nos siguen las CCAA".
De todo en todas las provincias

40 facultades de medicina, en Reino Unido hay 30. Santiago Abascal ha subrayado que "al final el modelo autonómico lo que ha hecho es que cada uno quiera presentarse ante el electorado de su territorio con los mayores logros, desentendiéndose por completo del proyecto común de España". Es decir, "parece que a nadie le ha importado que todo el mundo quisiera gastarlo todo, quisiera tenerlo todo".

Como ejemplo ha puesto que mientras en España hay más de 40 facultades de medicina, en Reino Unido, incluyendo a Irlanda, hay poco más de 30. "En cada CCAA, y casi en cada provincia, tenemos facultades de todas las especialidades".

Además ha asegurado que "está pasando con absolutamente todo, con las TVs autonómicas, con el AVE... estamos convirtiendo infraestructuras muy costosas en derechos de cualquier territorio por el hecho de ser una CCAA".

Abascal ha recordado "el caso de Cantabria cuando gobernaba Revilla que hizo bandera del tren de alta velocidad". Sin embargo, "hay que decir que Cantabria, y muchos otros sitios, no tienen la suficiente población como para que una infraestructura de esa naturaleza pueda ser pagada, tendrán que estar construidas donde podamos pagarlas".

En cuanto al AVE, ha apuntado que "tenemos más kilómetros de AVE que cualquier país de Europa, incluso que Francia, pero la diferencia es que no podemos pagarlos porque son usados por muchas menos personas".

No obstante, pese a los numerosos ejemplos de despilfarro, Abascal ha dicho que "el problema es de fondo, hemos constituido un Estado extremadamente complejo que no comprenden los ciudadanos y no lo comprenden los empresarios que tienen que operar en nuestra nación". De hecho, lo ha calificado como "un Estado obeso con más de 3 millones de empleos públicos cuando en 1975 había en España 700.000 empelados públicos". Desde entonces "la población sólo ha aumentado en un 20% mientras el empleo público lo ha hecho en un 400%".

Según Abascal, "al final hemos constituido un Estado ineficiente y lo sabemos todos, los ciudadanos, el Gobierno y lo que es peor, los inversores y nuestros acreedores".

Reconversión pide cambios inmediatos
"Los mercados saben que no atacamos el problema, la estructura del Estado"
Proponen una reforma constitucional y que se reduzca el número de personas que viven de la política en España.
J. Arias Borque Libertad Digital 25 Julio 2012

Reconversión, la plataforma ciudadana compuesta por distintas voces de la política, la sociedad, el tejido empresarial y miles de ciudadanos, compareció ante los medios este martes en Madrid después de que hace más o menos un mes hiciese pública una carta abierta al Gobierno Rajoy y la población española solicitando una reforma de la estructura del Estado.

En el acto, celebrado en el hotel NH Sanvy de Madrid, estuvieron presenten algunas de las principales caras de esta iniciativa, como Alejo Vidal-Quadras, José Antonio Ortega Lara, Santiago Abascal, Adolfo Prego, José Luis González Quiros, Amando de Miguel, Gustavo Bueno, o el Marqués de Tamarón, Santiago de Mora-Figueroa y Williams.
No atacamos el problema de fondo

El primero en tomar la palabra fue el europarlamentario del PP Alejo Vidal-Quadras, quien aseguró que "la crisis que atraviesa España no se resolverá hasta que se afronten de manera integral las graves deficiencias de estructura que padecemos, sin que las simples mejoras de gestión o las reformas parciales y sucesivas basten para invertir la tendencia negativa".

"Nuestro país tiene un número excesivo de personas que viven de la política: concejales, diputados autonómicos, diputados nacionales, cargos de libre designación, consejeros, ministros, asesores, departamentos de comunicación, gabinetes o empleados de entidades públicas como sociedades mercantiles, fundaciones, agencias, observatorios, consorcios, mancomunidades, televisiones públicas y representantes de la autonomías en el exterior", añadió.

El político catalán destacó que los mercados "perciben que no atacamos el problema de fondo, la estructura del Estado", y por eso no confían en nuestro país. Tras esto, enumeró algunos de los casos más conocidos, como las abultadas plantillas de las televisiones autonómicas, el exacerbado número de liberados sindicales... "Hay que reconocer que vivimos en un disparate", resumió.

Por último, se mostró partidario de "recuperar un discurso ético" en la política que, según dijo, "es lo que creo que la ciudadanía estaba esperando en momentos como este". En este sentido, censuró a los políticos que no dicen públicamente lo que piensan por miedo a que los altos dirigentes de sus partidos les saquen de las listas electorales.

José Luis González Quirós destacó el "extraordinario" apoyo que ha tenido la iniciativa de Reconversión, y que en poco más de un mes ya ha alcanzado las 26.000 adhesiones, a pesar, según dijo, "de la poca publicidad en los medios de comunicación que ha tenido la iniciativa".

Hizo un pequeño análisis sobre quiénes están apoyando la iniciativa, en el que valoró como positivo que viendo los apellidos de los firmantes, los apoyos han llegado desde todas las comunidades de España y desde todos los ámbitos de la sociedad: empresarios, profesores, políticos, notarios, directores de cine...
"Está poniendo tiritas"

El tercero en intervenir fue el exdiputado del PP en el Parlamento vasco, Santiago Abascal, quien dijo que la prima de riesgo sigue subiendo inalterablemente porque "el Gobierno sigue empeñado en reducir el déficit desesperadamente pero sin alterar la estructura del Estado". "Está poniendo tiritas donde hay que hacer una intervención quirúrgica", aseguró.

Tras esto, indicó que si el Gobierno quiere convencer a los mercados de la seriedad de nuestros propósitos, "hay que proceder de inmediato a eliminar el 80 por ciento de las entidades públicas autonómicas y municipales superfluas, privatizar o cerrar los medios de comunicación públicos autonómicos y clausurar todas las representaciones autonómicas en el exterior".

Además, se mostró partidario de que el Ejecutivo pacte con el principal partido de la oposición una reforma constitucional, utilizando el artículo 167 de la Carta Marga para redistribuir muchas competencias, eliminando duplicidades, optimizando economías de escalas y recuperando la unidad de mercado.
Casi todas las CCAA están en quiebra

José Luis Puerta tomó la palabra para destacar que, "desgraciadamente, todas las comunidades autónomas, salvo cuatro, están actualmente en quiebra", tras lo que señaló que nunca se han preocupado por cumplir con sus presupuestos porque siempre estaba el Gobierno central detrás para poner el dinero y cubrir los agujeros.

Denunció que en los últimos años "se ha querido que cada barrio de España" tuviese su propio hospital, colegio de educación secundaria, facultad universitaria y hasta aeropuerto y puso el ojo en el caso de las facultades de medicina, por ser su especialidad profesional.

"En España, en la actualidad, hay cuarenta facultades de medicina. En todo el Reino Unido, con Irlanda del Norte incluida, hay 34. En esto ganamos hasta a los italianos, que tienen 37 facultades de medicina. Ahora desplazarse a estudiar fuera de la comunidad autónoma parece una tragedia", dijo.

Tras esto, se preguntó por qué España tiene la tercera red del mundo en extensión de alta velocidad, con 45 kilómetros más que Francia, cuando en nuestro país esas líneas de alta velocidad transportan a 12-13 millones de pasajeros al año y en el país vecino esa cifra se eleva hasta los cien millones de pasajeros.
Quitar la costra al Estado

El prestigioso jurista Alfonso Prego aseguró que "la reforma constitucional no debe ser una demolición del Estado, sino que únicamente hay que quitarle la costra", lo que no supondría la eliminación de los órganos básicos del Estado, sino "suprimir lo que dificulte seguir la marcha hacia adelante". En esta línea, destacó que los problemas surgidos en los últimos meses entre el Tribunal Constitucional, el Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "al ciudadano no le causa tranquilidad, sino más bien lo contrario".

Periodista Digital. Tertulia Política con Ramón Pi y Alberto Pertejo
Ramón Pi y Alberto Pertejo: "La subida de impuestos debería de haber venido acompañada del cierre de embajadas autonómicas"
"O a Rajoy la crisis le viene grande o sigue prestando oídos a consejeros que le equivocan"
Juan Velarde Periodista Digital 25 Julio 2012

Mariano Rajoy cumple siete meses al frente de la compleja maquinaria de La Moncloa, un sistema que aún necesita de más engrase porque el Gobierno no termina de arrancar, sobre todo a la hora de poner en marcha sus promesas económicas. La subida de impuestos y los recortes están ahogando al Ejecutivo popular, pero aún hay tiempo (poco) para salir de la crisis. Eso es lo que consideran los analistas políticos Ramón Pi y Alberto Pertejo.

RECORTES
Alberto Pertejo:
"Hubiese hecho los recortes de manera diferente, creo que están mal enfocados. Habría que haberse metido más en la propia grasa del Estado, sobre todo a nivel autonómico. Hay muchas empresas pública que prácticamente son inservibles, con servicios duplicados, triplicados, diputaciones y ayuntamientos que son demasiado pequeños para ejercer sus funciones, cuestiones que están haciendo las comunidades autónomas que les obligan a pedir un rescate. Sin embargo, Rajoy no ha decidido ir por esa vía y eso le está costando un descenso de ocho puntos. Creo que en septiembre o a mediados de agosto debería de reflexionar y tomarse muy en serio la política económica que está llevando a cabo porque Europa o Alemania le acaba de dar el segundo aviso como a los toreros y como no reaccione llegará el tercero y, por tanto la intervención. Si no le pone remedio, en octubre España estará intervenida".

Ramón Pi:
"Lo que me cuesta trabajo creer es cómo es posible que Rajoy sólo se enterase del estado ruinoso en el que se encontraban las cuentas públicas después de haber visto, de verdad, lo que había tras ese traposa de poderes que él definió como modélico. ¡Pues menos mal que era modélico! O era muy torpe y no vio la que se le venía encima o estaba muy ciego y no quiso verlo, precisamente, por los consejos de sus asesores, que le decían que se estuviese quieto, que ganase las elecciones, que el elector oyese que se le iba a bajar los impuestos y luego, ya en el poder, se le explicaría a los ciudadanos por qué había que subirlos. Seguro y tengo la vehemente sospecha de que Rajoy recibió este tipo de consejos y que no tenía que comprometerse en nada, salvo en materia económica, y esperar al desgaste de Zapatero. O la crisis le viene grande o sigue prestando oídos a consejeros que le equivocan mucho".

SUBIDA DE IMPUESTOS
Ramón Pi:
"Rajoy decía, subir los impuestos, significa más paro, menos actividad económica y empobrecimiento. ¡Caramba, con lo bien que lo explicó usted y como alguien en Europa le ha obligado a cerrarse casi todas las puertas de la recuperación económica de forma temprana! Aquí, de momento, nadie se ha preguntado por qué ha sido esto así, sino que se han limitado a obedecer".

Alberto Pertejo:
"Está claro que a Rajoy alguien le ha ido soplando todas estas cuestiones porque, de lo contrario, sería un mentiroso compulsivo. Desde luego, si alguien ha empujado al Gobierno a emprender esas medidas de subida de impuestos, Rajoy debería de haberlo acompañado de una serie de gestos fácilmente comprensibles por la ciudadanía. Por ejemplo, nos estamos gastando 1.200 millones de euros en coches oficiales o las 53 'embajadas' que aún mantienen abiertas autonomías gobernadas por el PP y que deberían de cerrarse. Ahí se podía meter tijera. Sin embargo, no se ha hecho y me quedo perplejo".

¿SUSTITUCIÓN DE MONTORO Y DE GUINDOS?
Ramón Pi:
"¿Con objeto de qué? ¿De meter a otros dos en el horno crematorio? Lo que mete en el horno crematorio a Montoro y a De Guindos es la situación. Los que ahora están ahí, saben que entran en el horno crematorio. Tanto Luis de Guindos como Cristóbal Montoro, para anunciar que han tenido que subir los impuestos, han tenido que sobreponerse a muy serias convicciones suyas. ¿De qué se trataría? ¿De poner a un entusiasta de la subida de los impuestos? Si ni De Guindos ni Montoro eran partidarios de subir los impuestos y al final han tenido que hacerlo, imagínense poner a un entusiasta, habría sido mucho peor".

Alberto Pertejo:
"Nunca he creído que las crisis de Gobierno se resuelvan con un relevo ministerial porque al final ese incendio afecta también al jefe del Ejecutivo. Eso sirve para distraer, pero nada más. Aquí el grave problema es que faltan medios y pongo un ejemplo; con el pavoroso incendio de Cataluña faltan medios para combatirlo, pero en cambio hay seis cadenas autonómicas para retransmitirlo en directo. Aquí lo que tenemos que convencernos todos, Alemania o los gurús que están próximos a Rajoy es que esto no es un mal de deuda, sino un mal sistémico, algo de mucha enjundia. Tanto en época de crisis como de no crisis, no se puede mantener a policías a 1.500 euros y luego tener embajadas autonómicas en el extranjero".

Rosa Díez pide al Gobierno que haga 'una intervención completa' de las CCAA
"Los mismos que arruinado esas CCAA no pueden seguir gobernándolas"
Europa Press www.lavozlibre.com 25 Julio 2012

Madrid.- La líder de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha reclamado este martes al Gobierno de Mariano Rajoy que lleve a cabo "una intervención completa" de las comunidades autónomas en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Díez ha hecho esta petición después de que Valencia, Murcia y Cataluña hayan anunciado que acudirán al Fondo de Liquidez Autonómica, aprobado recientemente por el Gobierno y que, según la portavoz de la formación magenta, "ya ha caducado". "Los mismos que han llevado a la ruina a esas comunidades autónomas no pueden ser los que las gobiernen", ha manifestado Díez, para quien el caso de Valencia y Murcia es "de libro". En otros, sin embargo, cree que la intervención quizá debería ser "menor", si bien ha apuntado que "lo esencial es que las órdenes a las autoridades de las comunidades las dé el Gobierno del Estado".

ES LA ÚNICA POSIBILIDAD
"¿Pueden las comunidades que se han endeudado por encima de sus posibilidades y que han montado y mantenido estructuras institucionales ajenas a intereses generales desmontar el entramado que les ha llevado a la quiebra? ¿Es verosímil que quienes han montado el desaguisado lo desmonten?", se ha preguntado. Por todo ello, ha insistido en la necesidad de aplicar el citado artículo de la Carta Magna pues, a su juicio, es "la única posibilidad de hacer bien las cosas, siguiendo y respetando el orden constitucional". "Estamos ante una situación extraordinaria del país que exige unidad de dirección y un claro compromiso político para el mantenimiento de los servicios esenciales y para suprimir todo lo superfluo --ha defendido--. Esto hay que hacerlo antes de ver qué cambios constitucionales son precisos para lograr un Estado eficaz".

HAY QUE REFUNDAR EL ESTADO
A su juicio, es "imprescindible" que el Estado garantice el mantenimiento "en condiciones de igualdad" para todos los españoles de esos servicios esenciales. "Sólo bajo una dirección común clara y con poder de actuar directamente sobre las administraciones responsables será posible. Si no lo hacemos así, vamos al 'sálvese quien pueda', que es la condena de todos", ha apostillado. En su opinión, el Gobierno no ha tenido ni "coraje" y ni "visión de Estado" para "meter la tijera" donde, según ha recalcado, está "lo que lastra nuestro crecimiento e impide la recuperación de nuestra economía: la estructura del modelo territorial del Estado." "Lo que España necesita es la refundación del Estado, soltar lastre antes de que el barco se hunda --ha dicho--, pero para eso se requiere una voluntad política que no demuestra el PP, que sigue parchando sin atreverse a iniciar la cirugía mayor que España necesita", ha concluido.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Fondo de liquidez
Las condiciones a Cataluña
Emilio J. González Libertad Digital 25 Julio 2012

¿Qué va a hacer el Gobierno con Cataluña cuando esta región formalice su petición de ayuda al fondo de liquidez de las comunidades autónomas? Porque Cataluña no es una comunidad cualquiera, sino aquella donde el Ejecutivo regional se niega a cumplir las sentencias que establecen la obligatoriedad de la enseñanza en y del castellano al mismo nivel que el catalán, es aquella que multa a quienes rotulen en castellano, es aquella que no se siente solidaria con el resto de España, a la que desprecia hasta el punto de anunciar sus intenciones en la BBC y no en los medios españoles, es aquella que llamó hace unos días a las demás autonomías a la rebelión contra los planes de ajuste presupuestario del Gobierno de la Nación. Por eso, ¿qué va a hacer dicho Gobierno con Cataluña? En teoría, debería de concederle la ayuda que parece que va a solicitar, pero también en teoría debería ponerle condiciones, muchas de ellas muy distintas a las que puedan tener que aceptar otras regiones que acudan al fondo de liquidez.

Los problemas financieros de Cataluña derivan, en parte, de cómo se despilfarra allí el dinero. Es la región que tiene el mayor gasto público por habitante, lo cual no implica que los catalanes disfruten de mejores servicios públicos que el resto de los españoles. Todo lo contrario. Pongamos, por ejemplo, el caso de la sanidad catalana. Ésta es la más cara de España porque, en su momento, la Generalitat decidió que los médicos y enfermeras del servicio catalán de salud cobrasen más que sus iguales del resto de España para, de esta forma, atraer a los mejores, cosa que no lograron gracias a la imposición del catalán, y ahora no pueden financiarla. Además, el Ejecutivo regional dilapida ingentes cantidades de dinero en todas las políticas que tienen que ver con la promoción del nacionalismo y la imposición del catalán. Asimismo, es una comunidad con una corrupción rampante, como demuestra, sin ir más lejos, el caso del Palau. Y, encima, es una autonomía que está perdiendo ingresos fiscales como consecuencia de la política de inmersión lingüística y de sus devaneos con la independencia, lo que está llevando a muchas empresas a abandonar Cataluña e instalarse en otros lugares de España.

¿Qué es lo que debería hacer el Gobierno de la Nación, por tanto? Pues muy sencillo. Además de imponer el más que lógico ajuste presupuestario, debe forzar a que Cataluña abandone todas las políticas nacionalistas que impliquen gasto. Y ya que Cataluña acude a España en busca de ayuda, debe obligarla también a aceptar las sentencias de los tribunales en todo lo referente al castellano. Si son españoles para que los demás les saquemos las castañas del fuego, también deben serlo para esto. Si están a las maduras, también tienen que estar a las duras. En caso contrario, Rajoy debería dejar que se las apañen como puedan, porque lo que es inadmisible es que una región con el mismo nivel de renta que Madrid esté en crisis por las causas por las que está en crisis y no quieran renunciar a las políticas que han degenerado en esta situación.

España
PP y CiU desactivan el Defensor del Pueblo para los temas de Cataluña
Daniel Tercero www.vozbcn.com 25 Julio 2012

El PP y CiU están a punto de desactivar a la institución del Defensor del Pueblo en el ámbito de los derechos para los ciudadanos de Cataluña que protesten por el incumplimiento de las leyes en materia lingüística. Populares y nacionalistas han llegado a un acuerdo por el que Concepció Ferrer (CiU) se convertirá en la adjunta segunda al Defensor del Pueblo.

Este lunes, Soledad Becerril (PP) ha tomado posesión del cargo de Defensor del Pueblo en sustitución de María Luisa Cava de Llano (PP) y, en breve, tras pasar el examen de la Comisión Mixta de Relaciones con el Defensor del Pueblo (Congreso y Senado), Francisco Fernández Marugán (PSOE) y Ferrer se convertirán en los adjuntos al Defensor, primero y segunda, respectivamente.

Por primera vez en la historia, un dirigente nacionalista formará parte del equipo político de la institución. Ferrer (nacida en Gerona en 1938) ha ocupado, entre otros, los cargos de eurodiputada por CiU (de 1987 a 2004), presidenta del Comité de Gobierno de Unió Democràtica de Catalunya (de 1984 a 1986) y diputada autonómica entre 1980 y 1987, siendo vicepresidenta de la Cámara autonómica entre 1980 y 1984. Además, en 2011, recibió la Cruz de San Jordi de la Generalidad.

A favor de mantener la prohibición del español en las aulas de Cataluña
Sin embargo, Ferrer ha destacado en sus años como dirigente política por la negativa a reconocer el derecho a estudiar en español o en bilingüe en Cataluña y por el obstruccionismo activo a entidades cívicas que han presentado queja en Europa para defender los derechos de los ciudadanos de la Comunidad en materia lingüística.

Así, en el año 2000, según ha sabido LA VOZ DE BARCELONA, Ferrer se encargó de impedir que una propuesta de Aleix Vidal-Quadras al Parlamento Europeo prosperara en la Comisión de Peticiones. Vidal-Quadras defendía una iniciativa de Convivencia Cívica Catalana.

El eurodiputado popular (amigo de Ferrer en los años 80 y motivo por el que este estuvo afiliado en UDC durante seis meses) defendió la queja de Convivencia Cívica, poniendo de manifiesto la discriminación lingüística que la Generalidad estaba llevando a cabo en Cataluña, sobre todo en las escuelas, impidiendo que las dos lenguas oficiales fueran vehiculares. La comisión europea archivó la queja.

Ferrer, ahora, será la encargada de diferentes áreas dentro del organigrama del Defensor del Pueblo, tal y como figura en el reglamento de la institución. Así, la dirigente nacionalista se encargará de los asuntos relacionados con Educación y Cultura y Ordenación Territorial, entre otros. Unas áreas que, según aseguran desde la institución, podrían cambiar de manos, pero que de momento serán competencia de Ferrer.

Buenas palabras de Becerril
Becerril, en su toma de posesión del cargo, ha prometido ser el Defensor del Pueblo de todos los españoles, y ha ofrecido a los gobiernos de las CCAA la institución para que, en estos momentos de crisis económica, valoren la necesidad de eliminar los defensores autonómicos para evitar duplicidades.

“Me hago cargo de esta responsabilidad en momentos difíciles. Su majestad el Rey instaba a todos a mantener la responsabilidad, el sentido de la solidaridad, la templanza y también un espíritu sacrificio. Yo hago mías las palabras del Rey”, ha asegurado la dirigente popular.

En esta línea, la nueva defensora se ha propuesto como “defensora de los derechos y las libertades” que establece la Constitución, y ha prometido que actuará con “rigor e independencia, sin estar sujeta a las presiones de los grupos de poder”. Y ha señalado, como ejemplo, que las administraciones públicas no deben invadir el campo de lo privado, de la pequeña libertad de las personas, con normas, reglamentos y decretos.

Control nacionalista del Defensor del Pueblo
La institución del Defensor del Pueblo es una de las más importantes en España para la defensa de los derechos de los ciudadanos. Desde este organismo se puede acudir directamente, sin el control directo de los partidos políticos, al Tribunal Constitucional. Una defensa que han utilizado las entidades cívicas de Cataluña -ante la pasividad y olvido de PP y PSOE- y que, ahora, con la entrada de CiU en la institución puede quedar desactivada.

De hecho, esta institución en general y los dos últimos defensores, Enrique Múgica (PSOE) y Cava de Llano (PP), en particular, han recibido infinidad de insultos por parte de los sectores nacionalistas y catalanistas al aceptar las propuestas de interposición de recursos ante el TC por parte de entidades cívicas y Ciudadanos. Ni Múgica ni Cava de Llano se amilanaron.

El Estatuto de Autonomía, el Código de Consumo o la Ley de Acogida son algunas de las normas que el Defensor del Pueblo ha llevado al TC últimamente por considerar que son contrarias a la Constitución y van en contra, entre otros, de los ciudadanos de Cataluña que quieren utilizar el español. ¿Puede Becerril convertirse en la nueva Álvarez de Miranda?

La imposición del euskera a la sociedad vasca es la responsable del 20% de la deuda pública existente en Euskadi, que se ha multiplicado por nueve en los últimos cinco años
EIG. Redacción San Sebastián.http://www.paisvasco-informacion.com  25 Julio 2012

La deuda de las comunidades autónomas españolas se ha duplicado desde el comienzo de la crisis, en el año 2007, hasta la actualidad, y esta variable ha sido la que ha terminado por hundir en la más absoluta insolvencia a las autonomías de Valencia, Murcia y Cataluña. En Euskadi, el Gobierno de Patxi López afirma una y otra vez que no va a solicitar ningún rescate, pero con la misma insistencia se ocultan dos datos fundamentales. Por un lado, en el mismo plazo de tiempo, los últimos cinco años, en el País Vasco la deuda pública casi se ha multiplicado por nueve, creciendo ésta en un 762% y pasando de los 642 millones de débito en 2007 a los 5.536 de 2011. En el primer trimestre de 2012 es ya de 6.798 millones de euros. Por otro lado, diversos estudios revelan que una parte importante de este desquiciado endeudamiento colectivo se ha destinado a pagar las millonarias inversiones que las administraciones públicas de Euskadi destinan a imponer el aprendizaje del euskera en la sociedad vasca. De hecho, entre 2007 y 2012, el conjunto de las administraciones públicas vascas ha destinado casi 1.000 millones de euros a este fin. O, lo que es lo mismo, la imposición idiomática impulsada por el nacionalistas e independentistas, y avalada por los socialistas locales, es la responsable de un 20% del total de la deuda pública actualmente existente en Euskadi.

Hay que tener en cuenta que, anualmente, han sido 188 millones de euros los dedicados por las diferentes entidades a impulsar un idioma que solamente es utilizado habitualmente, en el mejor de los casos, por el 13% de la población vasca. Esta cantidad ha salido, en su mayor parte, del presupuesto de euskera del Gobierno Vasco (130,4 millones -70%-), de las inversiones realizadas por municipios de más de 5.000 habitantes (37,1 millones -20%-) y de los presupuestos de euskera de las diputaciones forales (20 millones -10,6%-).

Estos datos, que se recogen en el informe "Indicadores de situación y evolución del euskera" dado a conocer por el Departamento de Cultura del Gobierno vasco, revelan también que el uso del euskera varía notablemente de un territorio a otro. El porcentaje de personas que se expresan en euskera tanto o más que en castellano es del 3,3 % en Álava, del 12,5 % en Bizkaia y del 35,6 % en Gipuzkoa.

Estos valores refuerzan las conclusiones que hace unos meses presentaba el informe “Euskera: uso, actitudes, políticas”, realizado por el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno Vasco, que ponían de manifiesto hasta qué punto el vascuence es un idioma artificialmente mantenido y sustentado sobre dos efectivas estrategias impositivas implantadas durante treinta años de control nacionalista de las instituciones: la obligatoriedad, en la mayor parte de los casos sin alternativa, de que los niños vascos desarrollen sus estudios íntegramente en euskera y la conversión de este idioma en el gran filtro que da acceso a los principales ámbitos de poder de la comunidad autónoma. De hecho, así lo entendía en el trabajo citado la población vasca que, en su mayor parte, un 85%, se mostraba consciente de que, hoy en día, en Euskadi, saber euskera da más oportunidades de progreso y desarrollo, aunque menos de la mitad de los ciudadanos consideraba que conocer este idioma proporciona “un mayor prestigio social”.


Recortes de Prensa   Página Inicial