AGLI Recortes de Prensa   Sábado 11 Agosto 2012

Déficit Público
Los elogios de Obama a Rajoy
Guillermo Dupuy Libertad Digital 11 Agosto 2012

Hay que ver lo encantados que están ciertos medios de la derecha –perdón, del PP- con los elogios que el Gobierno que Obama ha dirigido al Ejecutivo de Rajoy por sus supuestos esfuerzos por combatir el déficit público. Parece, sin embargo, bastante pueril refugiarse en lo que diga Obama, o quien sea, de una determinada política mientras está no obtenga los fines que supuestamente persigue. Y es que, a la luz de los resultados de los supuestos esfuerzos del gobierno español por combatir el déficit público, parecería que en lo que Rajoy está empeñado, en realidad, es en mantener el mayor gasto, déficit y endeudamiento que le sea posible, tarea en la que no se le podría negar un incuestionable éxito.

Por otra parte, resulta aun más chocante que se apele a Obama como autoridad en este terreno si tenemos en cuenta que este presidente americano, también impulsor de contraproducentes y empobrecedoras subidas de impuestos, no se está caracterizando precisamente en sus aciertos a la hora de reducir sus desequilibrios fiscales en su propio país. Con un déficit del 8,5% del PIB, un 40% mayor que el previsto hace escasos meses, Obama ya admite que va a dejar un agujero presupuestario equivalente a todo el PIB español.

En cualquier caso, más le valdría al gobierno español y a sus acólitos ser conscientes de que no serán los elogios del presidente norteamericano lo que nos eviten la suspensión de pagos; y de que, puestos a fijarse en lo que dicen en EE UU, mas les valdría preocuparse con lo que dice de nuestro país el candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney, quien, por cierto, aventaja por 14 puntos a Obama en las encuestas de Florida por su capacidad de liderazgo.

Para cierta derecha acomplejada hasta lo irreconocible, sin embargo, siempre tendrá más valor lo que diga de ella un progre como Barak Obama que un político de derechas orgulloso de serlo como Romney

Sobra dinero para salir de la crisis pero falta…
Galo Mateos. El Confidencial 11 Agosto 2012

Vivimos bajo un poder Ejecutivo copado por opositores a la Administración cuya máxima aspiración juvenil consistió en buscar el calor del Estado y hacer carrera aplaudiendo lo que fuese en un partido conservador. Tras siete años tortuosos con los anteriores, tampoco este nuevo perfil parece capaz de sacarnos del agujero.

Si la semana pasada analizábamos los fundamentos académicos de nuestro poder legislativo, el actual Ejecutivo es un paso más allá. Son también abogados pero con una oposición del máximo nivel, en cuyo privilegiado ejercicio encontraron tanto tiempo libre como para alcanzar la jefatura de su partido. Alguno tan singular como el Presidente, que solo tuvo que ir un día a tomar posesión de su destino y desde entonces cobrar por no ejercer.

Nuestra esperanza de imaginar cómo a partir de una experiencia tan elitista y apartada de la realidad de los demás mortales se podría relanzar el país y recuperar el valioso tiempo perdido desde 2004 va a resultar, también, en vano. Al menos es lo que confirman por mayoría absoluta las encuestas, nada que tengamos que suponer.

A estas alturas, que ninguno de los dos partidos principales satisface la situación presente, es más que obvio, es un sentir general. No cabe más opción que perder miedo al cambio, y en cuanto se abra un periodo electoral, evaluar las alternativas que puedan condenar a estos al ostracismo y nos permitan construirnos un porvenir distinto, lejos de su agobiante y estéril protagonismo.

Claro que es difícil encontrar alguien capaz de ilusionar, pero eso no ha de ser un argumento concluyente para que todos sigan en el poder como si nada hubiera pasado. No obstante, proponer la cuestión desde su correcta perspectiva tal vez ayude.

España es un país infrautilizado
La diferencia entre nuestro país y los de referencia se está ensanchando con la crisis. No es que los de fuera sean más listos. Nada de complejos, sencillamente están más cerca de su nivel de aspiraciones individuales y sociales, algo en lo que a nosotros nos falta recorrido, no capacidad.

Claro está que quienes gobiernan fuera carecen de los blindajes y privilegios que aquí otorgamos. Y que quienes aportan esos envidiables niveles de PIB y empleo viven bajo un estado que fomenta el sentido empresarial y que se abstiene en lo posible de mezclar lo público y lo privado mediante una cultura, una ética y un control que marca las diferencias.

Alemania, Holanda, Escandinavia, UK, tienen optimizados sus sistemas de gobierno, su democracia e instituciones casi al límite del consenso. Mientras, en España, estamos a un 20% -por cifrar el descontento- de satisfacer las aspiraciones de la sociedad civil. Lagunas reconocidas en el sistema electoral, separación de poderes, pactos extraparlamentarios ocultos de gran trascendencia ciudadana, tolerancia con la transgresión de la ley, corrupción y uso de los fondos del Estado sin el debido control, etc.

Mismos países que tienen también optimizada su área empresarial, que es la que crea empleo. Economías muy globalizadas con enorme presencia en mercados exteriores y administraciones funcionales y ligeras. A pesar de los excesos en las infraestructuras de las que nos hemos dotado y de algunos brillos sectoriales de los que debemos estar orgullosos, estamos lejos, muy lejos, de esa excelencia combinada. Nuestros dieciocho BOE pesan como una losa sobre la evolución de la economía.

Es evidente que cabe un mejor aprovechamiento del talento individual y colectivo en el caso español. Y lejos de considerarlo una minusvalía de por vida, hemos de pensar en términos de oportunidad, de que si hemos sido capaces de llegar aquí en este desorden de intereses y actitudes, nos queda un tramo muy disfrutable en esa convergencia europea en la que todos estaríamos de acuerdo.

Cómo optimizar nuestra vida empresarial y salir de la crisis
El sector exportador es el único que manifiesta fortaleza en España, ya que la demanda exterior y la certeza del cobro son más consistentes que en el interior.

España tiene, pues, el inmediato deber de concentrar sus esfuerzos en conquistar mercados para sus empresas, que ya compiten con éxito, sea por precio, eficiencia de su modelo de negocio o por tecnología. Nada imposible cuando vemos que Italia se ha convertido en estos últimos años en el tercer país proveedor de IKEA, tras China y Polonia.

Pero en estos años nuestras empresas han quedado presupuestariamente exhaustas, y, sin crédito, solo se podría acometer nuevos mercados con la financiación pública de grandes pabellones comerciales en no menos de 30 importantes ferias sectoriales y ayudas de viaje a los expositores. El retorno en términos de pedidos de esta acción comercial no solo reactivaría la economía sino que generaría tributos con los que compensar el esfuerzo, y empleo con el que empezar a cambiar de expectativas.

Financiación que ha de provenir fundamentalmente de la supresión de los fraudulentos refugios creados en las 4.000 empresas públicas, embajadas paralelas, cursos sindicales incoherentes con la demanda o subvenciones para sostener elevados salarios y organigramas amigos en patronales y Cámaras. O del dinero de los traductores del inútil Senado; o de las falsas contribuciones millonarias al sindicalismo internacional y al activismo político, emisoras de radio y tv; o de lo dedicado a informes y ayudas para destinatarios inexistentes por cientos de millones anuales. Partidas que no aguantarían la menor auditoría y que más pronto que tarde muchas acabarán siendo pasto de la Fiscalía y la prensa, con detalle de sus tramas y verdaderos beneficiarios. Extraños conceptos de gasto que en lo sucesivo no pasarán por los filtros de los interventores que se nos designen. Sin más juegos y engaños pueriles de cuando tenían políticamente sometidos todos los controles, deberíamos concentrar los esfuerzos en el solo asunto que demostradamente pueda revertir el proceso de deterioro de la economía: la exportación.

La necesaria formación de los cargos políticos
Más allá de la necesidad inmediata de atraer demanda exterior para compensar los errores fiscales cometidos y las ingentes cantidades de dinero que absorbe la puesta a cero del ladrillo y sus finanzas, hay que entrar urgentemente en la profesionalización del manejo de dinero público. No puede otorgarse porque sí poder de firma a más de 100.000 personas sin formación específica ni control inmediato.

Que de esos 100.000 -poco humildes para su generalizada ignorancia- dependa la consecución de un equilibrio presupuestario resulta suicida. O profesionalizamos la gestión como en otros países más lógicos y avanzados (City-Managers) o formamos a los cargos electos para tan importante función, con modelos tipo ENA francés, cuyo correlato INAP en España resulta desconocido a la clase política. Tal como salen de las elecciones, sin preparación específica alguna, depositan sus pegajosas manos sobre un dinero que por fuerza les va a resultar escaso para la gloria y el desahogo económico con el que soñaron al iniciar su carrera política.

Salvados, pues, - gracias a la exportación- de la atonía del mercado interno y profesionalizando la gestión del dinero público por subcontrata o por formación ad hoc, deberíamos considerar -ya mejor comidos- en qué partidas suntuarias actuales hemos de fijarnos para fomento de la educación, formación profesional, clusters virtuales, formación a distancia –con sus enormes avances internacionales-, idiomas, ayudas a la especialización, etc. Trasladando los presupuestos de formación desde los sindicatos a las empresas sobre aplicaciones profesionales reales, revirtiendo en una mayor competitividad inmediata.

Así, con un sector privado enfocado, sabiendo lo que pretende, unas administraciones en vías de profesionalización y racionalización -por la intervención, fundamentalmente-, y una población enfocada a mejores resultados vía incremento de formación general y específica dentro de la empresa, desaparecerán esas malas sensaciones de incertidumbre futura que nos angustian. Lo que sea llegará, pero yendo por el camino correcto. Bastará con apretar los dientes y esperar el tiempo necesario para que las sinergias internas y externas producidas por ese pequeño cambio de gestión de los recursos y nueva actitud actúen a nuestro favor.

Para quien gobierne, cambiar puede ser una cuestión muy simple. El mismo BOE que usaron para dinamitar nuestra democracia pueden usarlo en sentido inverso para restituirla. Y el mismo BOE por el que malgastaron nuestros impuestos pueden usarlo para cancelar lo que no es productivo y trasladarlo a lo que pueda generar con inmediatez y certeza renta, tributos y empleo.

Es mentira que al actual Gobierno le falten recursos. Le sobran. Solo tiene que administrarlos con decoro y profesionalidad, y asignarlos allí donde resultan -y no electoral o clientelarmente- objetivamente productivos.

Nadie les va a pedir más que eso, aunque para llevarlo a cabo se necesite un tamaño de coraje y responsabilidad de Estado del que no han hecho gala todavía quienes han vivido siempre al amparo de lo público, insensibles a la realidad del sector privado. Pymes y autónomos, que más allá de las imposiciones de sus socios financieros, hay que insistir en que son quienes finalmente dinamizan la economía, generando la recaudación necesaria al Presupuesto y resolviendo el problema del empleo.

Una verdadera lástima que nuestro porvenir esté sometido a la comprensión del hecho de que por más dinero que se transfiera al sistema financiero, a la España de hoy y de ayer solo la endereza la iniciativa empresarial de las pequeñas y medianas empresas, características de su tejido productivo. Y que entenderlo significa simplemente enfocar con responsabilidad y coherencia las partidas de algunos presupuestos, hoy perfectamente prescindibles.

Ya nos ocuparemos de hacer llegar nuestra voz a quienes intervengan nuestra economía; que cobren cuanto antes y se vayan. Su actuación, obviamente, tendrá que ver con las prioridades de los acreedores, y no precisamente con el respeto a la voluntad popular, temporalmente sustituida por un centenar de expertos a los que convencer de que no somos Grecia. Un regalo fruto de la obstinación e ineptitud de los Gobiernos de Zapatero, que Rajoy, pese a presentarse con ese propósito, tampoco ha sabido corregir.

Confiemos que en lo político, si los gobernantes evidencian –como apunta- la incapacidad de arreglarlo, se vean forzados a convocar nuevas elecciones en las que podamos votar alternativas más acordes con los logros de nuestro entorno y con las lógicas aspiraciones de esa mayoría, que tras castigar al PSOE en las urnas y prender una vela al PP, viene manifestando en las encuestas estar completamente en desacuerdo con la gestión actual.

Aunque la calle no sea Sánchez Gordillo
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 11 Agosto 2012

La calle no es Sánchez Gordillo. No asalta supermercados, ni escenifica montajes propagandísticos con las televisiones a cuestas para convertirse en un “Tragabuches” revolucionario (Un respeto a Sancho Gracia y su “Curro”), que aprovechando, agosto lo han convertido en un top mediático. La gente de a pie sabe que ni ese es el camino ni tales sendas conducen ni a puertos prósperos ni a futuros despejados. Eso lo sabe la gente, la mayor parte, al menos.
Pero ese común de las gentes lo está pasando mal desde hace tiempo y ve cada vez más oscuro ya no solo el día presente sino muchos mañanas. Y ve al mismo tiempo que sus representantes parecen no pasar por sus mismos agobios, que no se aplican la propia medicina que recetan. Vamos que salvo algun parchecillo no se ve por ningún lado ese inexcusable y urgente ERE político del que aquí hemos escrito, que adelgace de una vez este Estado pasado de peso, de privilegios y de colocados.

La acción del Gobierno en lo económico puede ser discutible pero se entiende como ineludible en sus grandes magnitudes. Lo que están haciendo desde que entraron esta marcado por la necesidad, por la obligación inexorable de ajustar y ahorrar, de taponar despilfarros e intentar reparar motores gripados. Hasta ahí el presidente Rajoy y su gabinete cuentan si no con el aplauso, es imposible conseguirlo cuando se toman medidas tan dolorosas, al menos con la comprensión y la disculpa de que en realidad no pueden hacer otra cosa para intentar salir a flote o salvar todo lo que se pueda de este naufragio total y de esta tormenta que no cesa. En lo que ahí puede aportar la ahora oposición, pero cuyos rostros son los de quienes llevaron el barco derechito y alegremente contra los arrecifes, se tiene una opinión contrastada por el reciente pasado muy manifiestamente mejorable. Verlos a ellos como timoneles de una ruta salvadora resulta, hoy por hoy, y durante algún tiempo, aunque la memoria sea frágil, resulta inimaginable. Que el barco España fuera comandado por una colación de Rubalcaba, Cayo Lara, Mendez y Toxo, pues esa es en la practica la alternativa es algo que más que producir esperanza produce vértigo. Si a ellos unimos que desde esos circuitos se anda con juegos de marchas y acosos contra el Parlamento pretendiendo algo así como una insurrección que derribe la actual Constitución y haga añicos el sistema lo que ya produce es cierto miedo. No tanto por la deriva de los unos, que como Gordillo siempre han andado en esas, sino por la irresponsabilidad de los otros. Veremos hasta que punto llega en este próximo septiemebre que se anuncia convulso e infartado.

La propuesta de los dos mandamases sindicales de un Referendum sobre los recortes resulta tan demagógica como descabella. ¿A quien pueden gustarle los recortes?. Pero si el Gobierno en acto de suicida locura, que no va a ser el caso, se aviniera a celebrarlo. ¿Quien gestionaría el NO? ¿Quien le diría a Europa que de lo dicho nada, que de cumplir con nuestros compromisos y de los pagos de nuestras deudas menos y que aquí estamos en la vía de la revolución social, sindical y ahora con, Gordillo, agraria?. Pues al día siguiente lo que sucedería es que Grecía empezaría a ser percibida como un verdadero paraiso comparada con el infierno en que nos hubieramos metido. Entonces si que habría saqueos de supermercados, pero lo más posible es que bastante inútiles porque no tardarían en estar vacíos. Las utopías suelen ser muy hermosas al comienzo pero en acabar en misería globalizada ya hay sobrados ejemplos y experiencias.

Pero aunque ni la calle sea Gordillo, ni la insurrección parezca la mejor receta en estos tiempos complicados, el Gobierno debiera tener y no parece tenerlas mejores orejas en la calle, en esa calle que no solo son los que gritan en las manifestaciones, que somo todos los que cada día las transitamos.

Y lo que se está poniendo de manifiesto como uno de los problemas más graves en lo que afecta a su imagen, su credibilidad y su sostenimiento es la creciente impresión de que la parte social, el lado en que algunos ministerios debieran ser vigias y escuchas, está siendo ya no solo no escuchado sino incluso olvidado. El Gobierno de Rajoy no puede olvidar, que ajustes aparte, existen unos mínimos de sostenibilidad social, unas lineas rojas que no puede traspasar ni por etica, ni por humanidad ni por simple cohesión y dignidad. Y por el puro mantenimiento de un mínimo derecho ciudadano en una Nación que no es en sus propias palabras ni Uganda ni coloca a parte de sus habitantes en una situación por debajo del límite mismo de la supervivencia.

El caso de los 400 euros y el de las prestaciones sanitarias han sido uno más de esta pésima gestión política, más allá de la comunicación, que denota que al Gobierno le falta un referente en lo social de esta y oídos y voces que escuchen y respondan a esa calle.

Esa prestación, cuando ya se han agotado todas, puede que merezca tras tantas prórrogas una reflexión a fondo y que en efecto ya no tenga la misión que tuvo encomendada de intentar una reinserción en el mercado laboral. Seguramente así sea. Pero no puede dejarse a quienes ya solo tienen ello sin nada. No es algo de lo que puede prescindirse. Eso no es un recorte. Y es , por contra, el minimo que España debe y puede, porque eso puede, mantener si quiere seguir siendo un Estado que cubre esos mínimos exigibles con todos sus ciudadanos.

El asunto de la prestación sanitaria a los sin papeles tiene otras connotaciones. Los turismos sanitarios, de ricos o de pobres, que también existen, deben ser cortados de raiz. Pero hay que atender a la realidad de los casos reales, que a veces, en bastantes ocasiones son extremos, que nada tienen que ver con ello sino con la mayor de las precariedades y los desamparos. No está claro aún cual sera la directiva pero ha de avanzarse en una solución, que cuente con el respaldo de los profesionales de la medicina, y que más allá de la atención de urgencia, que sigue garantizada, que cubra esas necesidades. Parece que al final la norma ira más por ahí que por otro lado. Pero el desgaste social ya se ha producido. Lo mismo que en el caso de los 400 euros. Que seguramente y por lo entre lineas escuchado tendra alguna solución que, aunque que sobrellevara seguro los consabidos denuestos por parte de quienes no tienen que manejar los pocos fondos que ellos mismos dejaron, palie, otra cosa ahora y para ellos no puede hacerse, esa situación tan límite y desesperada.

En suma, a nuestro Gobierno le esta sobrando en ciertos aspectos un cierto almejismo con respecto a lo social y faltándole una sensibilidad que algunos ministros debieran aportar y más bien parecen despreciar.

Más referéndums para Mas
EDITORIAL Libertad Digital 11 Agosto 2012

Ante su situación de práctica quiebra y tras haber sufrido la humillación de tener que pedir miles de millones al Gobierno central para poder atender a pagos como las nóminas de sus funcionarios, los responsables de la Generalidad catalana han subido el tono del enfrentamiento político con el Estado, en esta ocasión a cuenta de la petición del "pacto fiscal".

Es obvio, y además resulta una maniobra groseramente torpe, que los de CiU sólo pretenden desviar la atención sobre la dramática situación económica que vive la administración catalana y que la gestión de Artur Mas no ha contribuido a solucionar. Desviar la atención y cargar a otros con la culpa, cumpliendo lo que podría ser, sin duda, el primer "mandamiento" del nacionalismo catalán: todo lo bueno que nos pasa es mérito nuestro y todo lo malo culpa de otros.

Pero no, la realidad es que lo que le ocurre a Cataluña es, sobre todo, culpa de los políticos catalanes y, en no poca medida, de los ciudadanos que los han votado. Porque la situación ha estallado ahora, pero viene gestándose desde los viejos tiempos de Jordi Pujol y, sobre todo, empezó a adquirir tintes dramáticos tras los desastrosos años del gobierno tripartito.

Conviene, no obstante, no engañarse: como en el caso de España la situación en Cataluña se ha agravado por la responsabilidad de un gobierno radical de izquierdas, pero obedece a errores estructurales y a unas sociedades que, más o menos conscientemente, han retorcido sus propios valores hasta convertirlos en una masa irreconocible aderezada, en un caso, con fuertes dosis de demagogia izquierdista y, en el otro, de demagogia izquierdista y nacionalista.

Muchos pensaron durante años que, ante la posibilidad de que su apuesta separatista tuviese un coste económico, la sociedad catalana echaría de alguna forma el freno. "La pela es la pela", se decía en Madrid. Sin embargo, el proceso de puesta en marcha del Estatuto y el referéndum con el que se ratificó demostraron que entre bienestar y nacionalismo los catalanes, desgraciadamente, preferían nacionalismo.

Ahora Mas amenaza con otro referéndum que en ningún caso quiere celebrar, pero espera que la intimidación y el chantaje sirvan, si no para conseguir más dinero, sí para apuntalar su posición política dentro de su comunidad. Triste es, por cierto, que si lo primero resulta improbable – y no precisamente por la aguerrida resistencia que pudiera presentar el gobierno de Rajoy sino porque la situación en la Hacienda española es la que es – lo segundo parece más que posible: el mensaje victimista cala en una sociedad catalana que prefiere pensar en un inexistente pero reconfortante "expolio" en lugar de asumir sus propias responsabilidades y errores.

Quizá lo mejor sería tomarle la palabra al propio Mas y a su consejero Felip Puig y plantear un referéndum, pero no sólo en Cataluña para defender un injusto e inviable remedo del Cupo Vasco, sino una votación en toda España en la que los españoles pudiéramos decidir si queremos seguir manteniendo desigualdades entre comunidades autónomas basadas en supuestos privilegios o reclamaciones de siglos atrás.

En definitiva, bien haría Mas en andarse con cuidado a la hora de amenazar con referéndums: a veces cuando los deseos se hacen realidad en lugar de en un sueño nos encontramos en una pesadilla.

Orden disperso
Aleix Vidal-Quadras Minuto Digital 11 Agosto 2012

La Generalidad de Cataluña, después de anunciar que acudirá al Fondo de Liquidez creado por la Hacienda del Estado para evitar la insolvencia de las Comunidades Autónomas, ha comunicado que este mes no podrá atender sus pagos a los centros hospitalarios y de atención geriátrica con los que tiene convenios, o sea, que se encuentra en quiebra. Tres décadas de nacionalismo intervencionista, megalómano, corrupto y despilfarrador, han desembocado en la ruina y el descrédito de la que fuera en otros tiempos el motor de España. Hoy la tierra de vigorosas estirpes industriales, de mecenas legendarios de las artes, de punteras escuelas médicas, de increíbles hazañas futbolísticas, de arquitectos y pintores extraordinarios y de inspirados literatos, se ha convertido en manos de una casta secesionista, depredadora e incompetente, en un peso muerto para el conjunto de la Nación, que se ha visto arrastrada asimismo al desastre por el sistema institucional y político creado en mala hora para apaciguar sus delirios.

En vez de reconocer humildemente sus errores, rectificar un camino rotundamente equivocado y ponerse a disposición del Gobierno central en estos momentos de crisis profunda, la mayoría separatista que controla el Principado desafía a la autoridad del Estado, se permite actitudes de displicente grosería, y exige airada lo que debería agradecer humilde. Sin embargo, no queda espacio para el asombro ni para la indignación. Desde 1978, a cada desplante se ha respondido con un gesto de apaciguamiento, a cada deslealtad con zalemas y halagos, a cada chantaje con nuevas concesiones y a cada puñalada artera con una caricia pusilánime.

El ministro de Hacienda -santa inocencia- se ha dolido públicamente de que la negativa a colaborar del gobierno catalán debilita a España frente a nuestros socios comunitarios y frente a los mercados. ¿Se habrá enterado Cristobal Montoro de que el objetivo de los nacionalistas catalanes, reiteradamente voceado por sus dirigentes, consiste precisamente en eso, en la liquidación de nuestro proyecto nacional? Andalucía, Asturias y Canarias se han apuntado también a la indisciplina, destruyendo nuestra credibilidad y provocando un preocupante repunte de nuestra prima de riesgo. La conclusión es que no se pueden ganar las batallas acudiendo al campo en orden disperso y que los ejércitos se entregan a la desbandada cuando la tropa es levantisca, pero sin duda cuando el mando no se sabe imponer.

La insoportable impunidad del ser
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 11 Agosto 2012

Estos del PP son tontos perdidos. Si te acusan de algo, lo niegas y punto

¿Dónde está Rubalcaba? La devota Soraya Rodríguez justifica su espantada al asegurarnos que tiene derecho a unos días de descanso. Pero ya sabemos que Alfredo Pérez Rubalcaba no descansa jamás.

Prueba de ello es el acoso al que la propia Policía (donde el ex ministro de Interior mantiene sus contactos) somete a los agentes de la Brigada de Delincuencia Económica que han destapado el escándalo de la empresa-tapadera Interligare. Recién celebrado el 40 aniversario del caso Watergate, que obligó a dimitir al presidente Nixon por haber espiado al Partido Demócrata, en España se están dando todos los pasos necesarios para que el mismo delito, cometido por la izquierda (cómo no) quede impune. Los datos que se acumulan contra el número dos de Zapatero son abrumadores.

La Brigada Judicial ha preparado 200 páginas sobre la actividad delictiva de cuatro altos cargos del Ministerio de Interior de Rubalcaba, a los que se acusa de cohecho, falsedad documental, tráfico de influencias y deslealtad profesional. LA GACETA ha publicado esta semana una exclusiva sobre la conexión de Interligare con Baltasar Garzón, que habría proporcionado a la empresa un jugoso contrato para documentar su proyecto de la Memoria Histórica. Y otro alto cargo implicado en la trama de espionaje es el ex ministro socialista José Blanco, ya imputado por corrupción en el caso Campeón.

Precisamente esta semana me contaba un productor de la COPE, ya retirado, que recuerda bien haber oído decir a Rubalcaba en off durante una entrevista: “Estos del PP son tontos perdidos. Si te acusan de algo lo niegas y punto”. Parece que a él la técnica le funciona desde hace ya décadas a las mil maravillas. El hombre que entró en el Ministerio de Educación de Maravall de modesto PNN y salió transformado en flamante catedrático sabe que en España se puede ser ateo y creer en los milagros.

Y los milagros socialistas empezaron allá por 1983, cuando los trepas del Clan de la Tortilla se empezaron a fabricar la falsa carrera de luchadores antifranquistas que les ha permitido vivir del cuento hasta hoy. Lo primero que hizo el Ministerio de Interior de Felipe González fue destruir los archivos de la Brigada Político-Social, pero no para devolver la tranquilidad espiritual a los socialistas fichados por el régimen, sino para que no se supiera que ninguno de los recién aupados políticos del PSOE había luchado contra Franco. Un veterano de la Transición los describía con una frase tan sarcástica como certera: “Ni oposición ni oposiciones”. Es decir, falsos rojos, falsos catedráticos, falsos jueces, falsos políticos. Y adictos a la mentira durante toda su vida.

Por eso ahora a Rubalcaba no le tiembla el pulso. ¿Que además de estar implicado en Filesa, el GAL, la negociación con ETA y el Faisán, te acusan ahora de haber espiado al PP desde el 2004 con una empresa-tapadera creada por un agente de la Policía con fondos públicos? Niégalo y punto. Si estos del PP son tontos perdidos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Un Gobierno indeciso y el estallido social
José Antonio Zarzalejos. El Confidencial 11 Agosto 2012

“Los planes difieren, los planificadores son todos iguales” (Frederic Bastiat)

Quizás Mariano Rajoy se acoja al criterio de Anatole France según el cual “gobernar significa desconcertar”, pero estoy seguro que la mayoría entendemos la acción de gobierno como una permanente elección, tal y como propugnaba Pierre Mendes-France (“gobernar es elegir”). Un Gobierno que no toma decisiones a tiempo es un Ejecutivo indeciso que inocula una duda que corroe la confianza en sus capacidades: ¿no quiere, no puede o no sabe? Esta triple interrogación es la que se está formulando la mitad, al menos, de la ciudadanía ante el espectáculo inédito de un gabinete que tiene en vilo a miles y miles de españoles -entre 60.000 y 200.000, ni el propio Ministerio lo sabe con certeza- acerca de si cobrarán o no la subvención de 400 euros a partir del próximo día 15 de agosto, destinada a paliar la circunstancia de no percibir ningún tipo de subsidio. Una decisión que corresponde al Consejo de Ministros y que el Gobierno aplazó antes de irse de vacaciones, de las que regresará oficialmente el día 24 para celebrar una nueva sesión. Sencillamente: no es presentable, ni justo, ni denota previsión, que el Gobierno aplace una decisión de vital importancia para tantos hogares españoles aduciendo que desea modificar el llamado Plan Prepara que acoge esta ayuda cuando tiempo ha tenido para hacerlo el Ministerio de Empleo en coordinación con el de Hacienda. Si los resultados de ese plan no son satisfactorios y hay que reformularlo, ¿por qué se espera hasta el límite de su extinción generando una innecesaria tensión social?

La política no puede ser ajena a los sentimientos de los ciudadanos. La zozobra, la ansiedad, incluso la angustia, son agitaciones emotivas que crean malestar en unos casos y destemplada ira en otros

La política no puede ser ajena a los sentimientos de los ciudadanos. La zozobra, la ansiedad, incluso la angustia, son agitaciones emotivas que crean malestar en unos casos y destemplada ira en otros. El Gobierno -especialmente el de Rajoy que se jactaba de su previsibilidad- ha de ofrecer certidumbres. En éste como en otros casos, no sólo no lo ha hecho, sino que ha agudizado el malestar social, de tal modo que cuando comunique la medida sobre la renta de inserción a los parados sin subsidios -como parece que hará, aunque con modificación de las condiciones para cobrarla sobre las actualmente vigentes- parecerá una decisión más arrancada por la presión social que libremente adoptada. En este tipo de episodios se visualiza cómo el Gobierno va detrás de los acontecimientos, en vez de liderarlos. Y si esto ocurre en relación con una partida que se llevaría más de 500 millones de euros, otro tanto cabe decir de asuntos tan distintos como la aplazada reforma eléctrica (¿reforma recaudatoria?), la petición sin formalizar aún a la UE de la primera remesa del rescate financiero por importe de 30.000 millones de euros para inyectar liquidez a entidades en dificultades y nada digamos sobre el planteamiento de la asistencia financiera de los fondos de rescate de la Unión para adquisición de deuda soberana. El Gobierno italiano ha reconocido que está negociando ya con Bruselas su ayuda para ganar tiempo al tiempo y obtener las mejores condiciones.

La indecisión, el aplazamiento como táctica, el esperar y ver, son formas de manejar los asuntos públicos incompatibles con el feísimo perfil de la coyuntura española y desconocen que la anticipación ayuda a controlar las reacciones sociales. La orfandad de discurso político que padece España de parte del Gobierno -tampoco lo aporta la oposición socialista- propicia un deterioro de la autoridad y del respeto a las leyes. El caso de Sánchez Gordillo y los asaltos a supermercados resultaría ilustrativo de la incredulidad sobre la efectiva aplicación de las leyes y, lo que es más grave, sobre el (buen) cálculo de los asaltantes de que el Gobierno -sea el andaluz, sea el central- resultaría absolutamente inocuo en su reacción. Y así ha sucedido. O, en otro orden de cosas, la situación en Cataluña que se deteriora a pasos agigantados sin que allí se produzca una efectiva presencia del Gobierno y una fluida interlocución con la Generalitat que observa la indiferencia de Rajoy más como una actitud displicente que como una referencia imprescindible.

El Gobierno del PP necesita urgentemente un replanteamiento en sus ritmos y modos de comportamiento y de decisión -también un cambio de alineación de titulares ministeriales- tras una lectura crítica y perspicaz de la encuesta del CIS correspondiente al mes de julio que le ofrece un panorama desolador en el que todos los vectores (calificación del presidente y sus ministros; prelación de las preocupaciones de los encuestados; confianza en las políticas que se están desplegando…) resultan abiertamente negativos. Los titubeos, la improvisación, los aplazamientos, las contradicciones, todo ese bagaje que definió el zapaterismo, se nos está, de nuevo, haciendo corpóreo con la gestión de este Gobierno indeciso que ha se ha desgastado tan precozmente porque las expectativas que suscitó fueron demasiado elevadas. Ya no son esperables giros copernicanos, ni radicales mudanzas de estilos o actitudes. Bastaría, simplemente, que el Gobierno hiciera aseadamente sus deberes y no los atrasase porque al hacerlo contribuye a que el clima social se torne más agrio y comience a acariciar propósitos que lindan peligrosamente con eso que algunos ya denominan “estallido social”. Prácticamente anunciado por los sociólogos Juan José Toharia y José Pablo Ferrandiz en su estudio “España 2010. Un informe sociológico”, que leído hoy resulta de una actualidad plena y de una proximidad a los acontecimiento casi sobrecogedora.

Apuntes veraniegos (2)
xavier pericay ABC Cataluña 11 Agosto 2012

1. El presidente Mas ha anunciado que en septiembre hará un llamamiento a la sociedad catalana para que en Cataluña haya un «clamor» a favor del llamado pacto fiscal. Estupendo. «Haga, haga», como diría el Pla de Boadella. Pero, sobre todo, informe primero a esa sociedad catalana de lo que le va a costar la broma.

Porque una campaña de este tipo no sale gratis. Para alcanzar la tierra prometida, no basta con que el presidente sueñe despierto con su Ítaca particular. Ni siquiera con que agarre una cámara de TV3 y suelte un discurso en que mezcle la conmemoración del tricentenario de la dulce derrota del 11 de septiembre de 1714 con la pronta celebración de la independencia.

Hace falta algo más. Por ejemplo, que en las aulas catalanas, maestros y maestras instauren una actividad dinamizadora transversal consistente en enseñar a los niños a distinguir una balanza catalana de una castellana. Y que la radio y la televisión públicas dediquen gran parte de su tiempo a tratar del asunto, con documentales, entrevistas y debates. Y que el resto de los medios de comunicación catalanes —todos subvencionados, al cabo— hagan lo propio, cada cual dentro de sus posibilidades, esto es, del dinero público que percibe.

Y que las entidades que funcionan como «force de frappe» nacionalista, con Òmnium a la cabeza —todas largamente subvencionadas también—, monten el pollo en la calle. Pero como todo esto vale lo que vale y el dinero no es suyo, Mas debería detallar primero su coste en sede parlamentaria y, si procede, someter la campaña y el montante a votación. Que «la pela és la pela», canastos.

2. Cincuenta años. Este es el límite fijado por el Ministerio. Si la diferencia de edad entre padres adoptadores y niños adoptativos supera el medio siglo, la adopción será imposible. Me parece fantástico. Ya va siendo hora de poner freno a esos yayoflautas que confunden la condición de padre con la de abuelo y, lo que es peor, a sus hijos con sus nietos

El perdón y el dolor
J. A. Gundín La Razón 11 Agosto 2012

Algunas víctimas del terrorismo o sus familiares han aceptado reunirse cara a cara con sus verdugos etarras. Las entrevistas se han llevado a cabo con cierta discreción y sólo en unos pocos casos se ha dado noticia del resultado. No es una decisión fácil de interpretar, menos aún de juzgar. Nadie sabe, salvo los que han sufrido el desgarro de una muerte tan cercana o su propia mutilación, qué impulsa a un encuentro de esa naturaleza. Para unos tal vez resulte morboso y para otros, simplemente masoquista, pero ¿quién puede afirmar que la dimensión del dolor no sea menos honda cuando el causante admite su fracaso? ¿Qué poder de sanación encierra el perdón que se pide y más el que se otorga? Admitamos que, sin perder el equilibrio emocional, ante la presencia de un terrorista asesino sólo cabe sentir asco y repulsión. Ni curiosidad, ni «explicación», ni reinserción de bajo coste: después de 857 asesinatos y medio siglo de terror, lo que le pide el cuerpo a cualquier persona decente es desearle a los etarras que se pudran tras los barrotes de una cárcel, sobre todo los que empuñaron las pistolas u ordenaron las matanzas. ¿Sin excepciones?

Sin excepciones a la Ley, desde luego. El perdón no es absolución ni amnistía, y jamás puede sustituir a la condena. No obstante, a veces se producen casos fuera de lo común. Como el de José Luis Álvarez Santacristina, más conocido por su alias, «Txelis», de infausta memoria. Fue el ideólogo de ETA durante los años 80 y a él se debe la invención de la «kale borroka» como fórmula de «socializar el sufrimiento». Alguien capaz de pensar de forma tan retorcida y malvada difícilmente puede cambiar. Pues bien, todo apunta a que él ha cambiado: sin trucos, sin reservas mentales, sin dobleces. Hace unas semanas, suplicó públicamente perdón a las víctimas y a sus familiares sin esperar benevolencia de ellos, con una humildad, sinceridad y hondura sorprendentes. No había en su discurso de cinco folios leídos por un sacerdote una sola exculpación ni la más leve justificación. Fue una confesión en toda regla, desde «la verdad que nos enseña Jesús de Nazaret y que nos hace libres». Y terminó así: «Dios es testigo de que estoy profunda y sinceramente arrepentido... Pido públicamente perdón de todo corazón».

Habrá quien prefiera pensar que este hombre, que hoy se humilla ante quienes hizo daño, sigue siendo el viejo «Txelis», el indeseable terrorista que daba órdenes a los asesinos y que no lavará la sangre derramada por mil años que viva. Tal vez, pero si se le cierra esta puerta se estará privando a las víctimas de su última victoria sobre el horror y la maldad: la de poder perdonar al asesino que admite su derrota y ha cumplido su pena.

Solución sin presiones
editorial El Correo 11 Agosto 2012

La huelga de hambre de presos de ETA resulta desmedida y contradictoria

La decisión del preso de ETA Josu Uribetxebarria de someterse a pruebas médicas que puedan determinar con precisión su estado de salud, ante el cáncer con metástasis irreversible que padece, debería permitir encauzar su situación dentro de los márgenes previstos en la ley. El artículo 92 del Código Penal establece que podrán obtener la libertad condicional aquellos reclusos que sufran dolencias «muy graves con padecimientos incurables» acreditada por el preceptivo dictamen de los facultativos y por resolución del juez de Vigilancia Penitenciaria; junto a ello, el precepto 100.2 del Reglamento Penitenciario prevé la posibilidad de revisar la calificación de los internos considerando sus circunstancias individuales.

La singularidad del caso de Uribetxebarria, condenado a 32 años de cárcel por el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, ya había sido tomada en consideración al decretarse su traslado desde León al hospital Donostia para que fuera asistido por el mismo equipo médico que le trató del cáncer de riñón en 2005 mientras permaneció recluido en Nanclares. Al tiempo, el juez había pedido los informes pertinentes para resolver sobre la puesta en libertad o no de Uribetxebarria, antes de que éste optara por iniciar una huelga de hambre. Es decir, el procedimiento tasado por la ley, al que deben ceñirse tanto el preso en sus reivindicaciones como los responsables judiciales y penitenciarios, estaba en curso.

De ahí que el ayuno emprendido por el recluso y secundado por otros en cárceles de España y Francia constituya una medida de protesta tan desmedida como contradictoria con la propia aceptación por parte de Uribetxebarria de análisis médicos para poder resolver si se le excarcela o no. La pretensión de convertir este caso en una nueva bandera para las reivindicaciones colectivas en las cárceles evidencia la resistencia de la 'oficialidad' de los presos de ETA y de la izquierda abertzale a asumir la aplicación individualizada de la política penitenciaria, única viable según la ley. Y resulta particularmente hiriente que se erijan en defensores exclusivos de los derechos humanos quienes no han reconocido aún la inhumanidad absoluta que supuso arrebatar la libertad durante 532 días a Ortega Lara y dejarle casi morir de inanición.

La «heredera» de Askatasuna, tras el acto de apoyo a presos etarras
La Guardia Civil cree que Herrira ha tomado el relevo de la plataforma ilegalizada. El Instituto Armado señala la coincidencia de objetivos con la banda terrorista
J. M. Zuloaga La Razón 11 Agosto 2012

MADRID- Las reivindicaciones de Herrira con respecto a los presos de ETA coinciden íntegramente con las de organizaciones ilegalizadas de la llamada izquierda abertzale, como Ekin o Batasuna, según se desprende de los documentos incautados en operaciones policiales contra el entramado de la banda. En el informe que la Guardia Civil ha remitido a la Audiencia Nacional sobre el acto a favor de los presos convocado para esta tarde en San Sebastián se subraya que el lema utilizado por Herrira en la manifestación –«Euskal Presoak Euskal Herrira»– coincide con el lema de la campaña de las organizaciones ilegalizadas de la izquierda abertzale a favor de los presos de ETA, según fuentes consultadas por LA RAZÓN.

Se recuerda que Herrira, presentada públicamente en febrero de 2012, tiene como objetivos «traer a casa» a los presos de ETA y lograr su amnistía. Además, exige la libertad inmediata para los reclusos que supuestamente padecen graves enfermedades; derogación de la denominada «doctrina Parot»; la puesta en libertad de los internos que hayan cumplido parte de la condena y la no aplicación de situaciones de aislamiento. Asimismo, reclaman el traslado de todos los presos a cárceles del País Vasco y Navarra y que se les permita participar en el «proceso democrático» para resolver un supuesto «conflicto político» con España.

El regreso, dentro de la mayor impunidad, de los llamados «huidos políticos», individuos que tratan de eludir sus responsabilidades ante la Justicia, forma también parte de las peticiones de Herrira, condensadas en el lema de la manifestación: «Por todos los derechos humanos, presos vascos a Euskal Herria».

Herrira nace como sucesora de la iniciativa «Egin Dezagun Bidea/Hagamos el camino», cuyo objetivo es la defensa de los derechos civiles y políticos de los presos de ETA, supuestamente vulnerados por la política penitenciaria de los sucesivos gobiernos en materia contraterrorista. A su presentación asistieron ex dirigentes de Batasuna como Rufi Echeberria, Joseba Alvarez y el ex cabecilla de ETA Eugenio Echeveste, «Antxon».

En el informe se recuerda que el asunto de los presos ha sido una campaña permanente de ETA a lo largo de las últimas décadas, planificada y dirigida por el denominado Movimiento Pro Amnistía, y, en concreto, por Gestoras Pro Amnistía, antecesora de Askatasuna. Tras la ilegalización de dichas organizaciones en el año 2002, Askatasuna continúo con la dirección y planificación de dicha campaña, si bien las convocatorias de las actividades que formaban parte de la misma se realizaban por organizaciones controladas por la izquierda abertzale, como Herrira.

También se hace mención a un documento del entramado de ETA de 2010, «Plagintzaren Gidoia», en el que se constata que las reivindicaciones a favor de los presos coinciden con las que realiza Herrira, creada dos años después de la elaboración de este documento.

Por lo que respecta a la «Planificación política. Curso 2010-2011», redactada por la «mesa nacional», se indica que en el proceso de debate sobre las cárceles hay que actuar con urgencia. «La reivindicación de la amnistía, la participación de los y las presas en el proceso y el reconocimiento de todos sus derechos, debe ser también una reivindicación popular».

El «homenaje» denunciado por «LA RAZÓN», en el juzgado
Dignidad y Justicia ha pedido a la Audiencia Nacional que investigue quién está detrás de la marcha de apoyo a los presos de ETA celebrada en Vitoria el 4 de julio durante las fiestas del casco viejo. Insta al tribunal a que ordene identificar a las personas que portaron fotos de reclusos de la banda y al cantante que tomó la palabra cuando terminó el acto para, supuestamente, expresar su apoyo a los presos, además de acreditar la identidad de los responsables del blog www.zaharrazharro.wordpress.com, desde el que se realizó la convocatoria y donde se colgó el vídeo del acto, del que informó LA RAZÓN el pasado jueves.

Dice que es una reivindicación penitenciaria
La Audiencia da luz verde a la marcha proetarra de San Sebastián
 www.gaceta.es 11 Agosto 2012

La Audiencia Nacional desoye la petición de prohibirla de las Víctimas de ETA, que consideran que habrá enaltecimiento del terrorismo.

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acordado no prohibir la marcha convocada por Herrira para mañana en San Sebastián a favor de los presos de ETA y ha ordenado a las Fuerzas de Seguridad que controlen el acto para que no se produzcan actuaciones que supongan un enaltecimiento del terrorismo.

Así lo ha decidido el juez en un auto en el que rechaza las peticiones de Dignidad y Justicia y de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) de prohibir esa marcha al entender que en ella se enaltecerá el terrorismo y a presos como Jesús María Uribechebarria Bolinaga, condenado por el secuestro de José Antonio Ortega Lara, internado en un hospital de San Sebastián para ser tratado de un cáncer.

Velasco, que ha adoptado esta decisión a instancias del fiscal, asegura que tras analizar los informes remitidos por la Ertzaintza, la Guardia Civil y la Policía Nacional y los denunciantes, no se aprecia que la convocatoria tenga por objeto apoyar el terrorismo o a los terroristas.

Entiende el juez que el objetivo de la marcha es el de "realizar ciertas reivindicaciones de carácter meramente penitenciario" que surgen como consecuencia de la reciente sentencia -no firme- dictada por unanimidad por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que consideró irregular la aplicación de la "doctrina Parot" en el caso de la presa etarra Inés del Río.

En su auto, Velasco indica que "en su día" esa sentencia podría "arrastrar consecuencias jurídicas" para los reclusos a los que se les aplicó dicha doctrina y sobre todo "después de las últimas resoluciones conocidas en torno a ciertos beneficios penitenciarios otorgados a ciertos presos de ETA".

"No se puede pretender que porque en épocas lejanas y en medio de otras circunstancias diferentes, afines ideológicos a los convocantes, aprovechando la afluencia festiva en San Sebastián en convocatorias con objetivos diferentes, alteraran el orden público y enaltecieran conductas de delincuentes de ETA, eso va a volver a ocurrir en las actuales circunstancias", sostiene el juez.

Como ejemplo de esas circunstancias, el juez cita el cese de la violencia declarado por ETA y que desde el 9 de agosto de 2009 la banda terrorista no ha vuelto a atentar.

Asimismo, en el auto Velasco hace referencia a las convocatorias de esta manifestación de los dos últimos años y señala que en 2010 no se prohibió y que en la del año pasado no se produjo ningún incidente.

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional considera "ilógico" presuponer que en la marcha de mañana se puedan producir incidentes, más aún cuando el departamento de Interior del Gobierno vasco la ha autorizado tras modificar su recorrido inicial con la condición de que no se exhiban anagramas, pancartas, lemas, eslóganes, carteles o fotos de etarras.

Por ello, Velasco estima "proporcional en la esfera penal" no prohibir la manifestación, prevista para mañana a las 17.30 horas en San Sebastián bajo el lema "Todos los derechos humanos. Euskal Presoak Euskal herrira", y acuerda su control y vigilancia policial, para lo que oficia a la Ertzaintza, Guardia Civil y Policía.

La AVT exige firmeza
Denuncian el "chantaje" de la huelga de hambre de los presos de ETA
Efe www.gaceta.es 11 Agosto 2012

Alcaraz pide al gobierno que no se repitan las concesiones que ya consiguió De Juana Chaos.

Voces Contra el Terrorismo ha exigido hoy al Gobierno que no ceda al "chantaje" de la huelga de hambre que han iniciado trece presos etarras para reclamar la puesta en libertad del preso de la banda Jesús María Uribetxeberria Bolinaga, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara, gravemente enfermo.

La asociación, que lidera el expresidente de la AVT Francisco José Alcaraz, recuerda en un comunicado que ningún terrorista ha llevado nunca una huelga de hambre hasta sus últimas consecuencias y pide por ello al Gobierno "firmeza" ante esta circunstancia.

Voces Contra el Terrorismo espera que, en esta ocasión, "el secuestrador de Ortega Lara no consiga los mismos beneficios que De Juana Chaos consiguió del PSOE cuando se puso en huelga de hambre".

Conmina además al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a no "recurrir a las triquiñuelas legales y alegales" de su antecesor Alfredo Pérez Rubalcaba "para justificar otra nueva cesión a los presos de ETA".

Tras robarla de un balcón particular
Queman una bandera española en Leitza
 www.gaceta.es 11 Agosto 2012

Gobernada por Bildu, la localidad navarra ignora además la Ley de Símbolos y mantiene la ikurriña en el Ayuntamiento.

Un grupo de radicales ha quemado esta mañana una bandera española en la localidad navarra de Leitza, que celebra estos días sus fiestas patronales, tras retirarla del balcón de una casa particular.
El suceso está siendo investigado por la Guardia Civil con el objetivo de encontrar "a los culpables de estos hechos vandálicos", ha señalado en un comunicado la delegación del Gobierno en Navarra.

Tras condenar la quema de la bandera, esta institución ha subrayado que lo ocurrido constata "el carácter autoritario" de sus autores y deja ver que "por desgracia" en Navarra "todavía existen lugares en los que no es posible la libertad".

Pese a que Leitza, gobernada por Bildu, es una de las localidades navarras condenadas en 2010 a retirar la ikurriña de su Ayuntamiento por incumplir la Ley de Símbolos de Navarra, dicha bandera vasca ondeaba ayer junto con las enseñas de Navarra y del municipio durante el lanzamiento del cohete con el que se iniciaron las fiestas.
 



Recortes de Prensa   Página Inicial