AGLI Recortes de Prensa   Domingo 12 Agosto 2012

Contener el gasto
Javier Flores La Razón 12 Agosto 2012

Afrontar la situación económica actual, que está por cierto mucho peor de lo que parece, implicará, entre otras medidas y a falta de un compromiso político para la contención del gasto público, despedir a cientos de miles de empleados públicos y elevar la presión fiscal. La clave del ajuste debería estar en las comunidades autónomas, que tienen un amplio margen de ahorro, sobre todo en la partida de gastos corrientes, plagada de gastos superfluos o prescindibles cuya eliminación no tiene un efecto multiplicador negativo sobre el resto de la actividad económica. Pero ante la dificultad y el elevado coste político de afrontar una intervención sobre las mismas que permita contener el gasto público, podemos esperar que este otoño se sienten las bases para que se acelere la prevista reducción de trabajadores públicos, los salarios crezcan por debajo de la inflación durante unos años y se modifiquen nuevamente determinados impuestos. Mientras que, por ejemplo, el impuesto especial sobre hidrocarburos tiene margen para subir, el impuesto de sociedades debería simplificarse para mejorar su capacidad recaudatoria, mermada por las deducciones añadidas durante la crisis y unas enormes bases imponibles negativas por compensar.

La intensa reducción de personal interino y del personal laboral está superando lo presupuestado hasta el punto de que hacia el final de la legislatura es muy probable que el empleo público haya retrocedido hasta el tamaño que tenía una década antes. En cuanto al gasto de las prestaciones sociales, podemos esperar que se mantendrá estable nominalmente, ya que el mayor gasto en pensiones (cuya reforma por cierto no tendrá un efecto inmediato significativo en ingresos y gatos) se verá compensado por el agotamiento de la prestación de desempleo de cientos de miles de personas.
Todo ello sin perder de vista que la sostenibilidad fiscal es muy sensible al coste de la deuda, cuyos intereses se comerán el 3,5% del PIB en 2013, lo que deberá detraerse del gasto público o de la inversión, y que resulta inevitable que la subida de la presión fiscal y la reducción de la inversión pública serán un lastre para el crecimiento en el futuro.

Javier Flores. Responsable de análisis de Asinver

Cruje el modelo
José Javaloyes www.republica.com 12 Agosto 2012

La novedad en esta parte del verano, aun no del todo advertida, es la del renovado y en parte distinto interés de Washington por esta Europa de la crisis. Y dentro de ella, por la España de ahora mismo, con sus insuficiencias por no poder alcanzar y sus deficiencias por haberse equivocado organizativamente en su momento con el propio Estado.

Parece, dentro de este cuadro, de tan inquietante fondo económico, como si del lado norte del mundo atlántico americano se enviara el mensaje de que deben compartirse las reflexiones sobre el cambio y el camino que se busca más allá de este ciclo histórico que declina. Tal y no otro sería el marco de la reciente agenda viajera del secretario norteamericano del Tesoro, Timothy Gether, en sus encuentros con los responsables económicos del Gobierno federal alemán –incluido en este mismo apartado tanto el titular de Finanzas, Wolfang Schaüble, y el responsable del Bundesbank, Jens Weidmann – y con Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), un espacio institucional este satelizado por el imperio gravitatorio, el ordeno y mando, de Berlín.

Aparentemente al menos, poco resultó de cuánto cupo esperar de aquella puntual embajada de la Casa Blanca. El BCE que ahora alerta de una contracción de la economía este año, infiriendo de ello el pronóstico de que la inflación se estabilizará, desde el cálculo de que los precios de la energía se mantendrán equilibrados, no parece haber reparado en la no descartada probabilidad de que una subida de los precios del petróleo originada por un conflicto bélico con Irán, A causa de su programa de desarrollo nuclear – derivable en el acceso a la bomba atómica -, genere como sucedió en 1973 una nueva crisis traumática de los precios del crudo.

Cuando la subida de éstos disparó la inflación y trajo el fin de la década dorada de los años 60 del pasado siglo, por el estancamiento económico envuelto en la inflación de los precios. Con la llamada “estanflación”. Y no es una década dorada por la que ahora transitamos, especialmente en Europa. No sólo por la crisis del Euro, sino por el desmesurado peso político de Alemania, que agrava ésta con el bloqueo de todo cuanto huela a lo que Berlín llama “mutualización” de los recursos disponibles para resolver el grave asunto de la deuda soberana.

Esa contracción de la economía europea de la que alerta el BCE, admitiendo de seguido la posibilidad de un abaratamiento del precio del dinero el próximo septiembre, es dato cuya suficiente consideración política desde una Alemania que enfrenta el estancamiento regresivo de sus exportaciones a Europa, para que lo que podría llamarse presión norteamericana en la Unión Europea se tradujera en un escenario de revisión alemana de sus postulados astringentes hasta la asfixia, entre otros más, para Italia y para España.

En este orden de apreciaciones es de señalar la observación que la delegación de senadores norteamericanos en visita a España, al hilo del intercambio de puntos de vista que telefónicamente tuvieron Mariano Rajoy y Barak Obama. Dijeron los senadores que España había hecho los ajustes necesarios, pero que faltaban otras cosas. Cabe entender que se referían al gasto público derivado del modelo autonómico. Y la cuestión no parece ser otra que la injusta distribución de la carga nacional. La desnutrida sociedad no puede soportar el peso hipertrofiado del Estado Autonómico. Por ahí cruje el modelo.

Autonomía o soberanía
Pablo Mosquera La Voz 12 Agosto 2012

En democracia la soberanía corresponde al pueblo. El pueblo elige porque tiene el poder. La Constitución de 1978 se completa con estatutos de autonomía, configurándose un Estado con autonomías, a las que dota de legislativos y ejecutivos para administrar el poder descentralizado del pueblo.

La autonomía es tan solo gestionar, tomar decisiones que llegan procedentes del mandato popular a las instituciones públicas, entre ellas, los ayuntamientos.

En la práctica, no hay autonomía real sin capacidad financiera. De ahí la eterna discusión sobre precio de las competencias que el Estado encomendó, por mandato del bloque constitucional (Constitución y estatutos), a cada fragmento de Estado que son las comunidades autónomas.

Y llega la crisis de ingresos. La necesidad promueve la virtud en forma de ley que no permite gastar más de lo que se ingresa. Es algo tan lógico como garantizar la sostenibilidad del entramado al servicio del ciudadano. El espacio economía-competencias está acotado por el techo de deuda y déficit.

España tiene una deuda exterior próxima al billón de euros. Los intereses nos abrasan, mucho más al recapitalizar las necesidades financieras al interés que provocan los mercados y que señala la odiosa prima de riesgo.

En medio de la galerna se hace imprescindible acondicionar el barco. Menos carga, menos gastos, acordes con el incierto proyecto de los ingresos.

Y llega la hora de redefinir competencias y capacidades en nuestra Estado democrático, constitucional y descentralizado. Problemas graves con las autonomías, que se han ido convirtiendo en territorios soberanos, incluso discutiendo, como Cataluña, dónde reside la soberanía nacional.

Pero lo peor está por llegar. La reforma de la Administración local. Seiscientos cincuenta mil empleados públicos. Sesenta y ocho mil quinientos setenta y ocho ediles. Para 8.116 municipios, de los que el 95 % no llegan a los veinte mil habitantes.

Soluciones: No confundir autonomía con soberanía. Definir por ley los mínimos garantizados por el ayuntamiento a la población, en razón del número de habitantes. Definir de una vez por todas las funciones subsidiarias de las diputaciones comunes. Fusionar ayuntamientos al servicio de una escala eficiente. Menos nóminas y menos cargos. Instaurar la capacidad financiera sin cultos a la especulación del suelo.

La democracia asediada
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 12 Agosto 2012

Como todas las construcciones sociales que se basan en ficciones, la democracia necesita para funcionar con normalidad que los ciudadanos crean en ella. Si no sucede así, la ficción de la representación se descompone, y el mecanismo democrático, desprovisto de la piel que lo recubre, aparece en su esqueleto: unos mandan y otros obedecen. La creencia social en la democracia es tan decisiva para su pervivencia que no ha habido ningún movimiento autoritario en los últimos cien años que haya triunfado sin que antes se hubiera producido un profundo proceso de desafección social hacia la democracia como forma de gobierno.

Aunque es obvio que no afrontamos hoy en España ese peligro -la extrema derecha es aquí muy débil, por fortuna, a diferencia de en otros países europeos-, nuestra democracia vive, sin embargo, asediada por tres males que, de no ser atajados con urgencia, podrían acabar por crearnos problemas que ahora ni siquiera imaginamos.

El primero de esos males es el cinismo de los políticos, que, en una situación de grave crisis, exigen grandes esfuerzos a la sociedad, pero sin aplicarse su amarga medicina. Y no me refiero a quienes roban, sino a tantos hombres públicos que, sin violar la ley, la utilizan para obtener privilegios que son una vergüenza. ¿O no lo es que los políticos que, antes y ahora, vienen hablando de austeridad cobren más (casi el 8 % más) que al inicio de la crisis y tributen solo por el 40 % de su salario, como hacen, según publicaba ayer este periódico, los diputados del Parlamento de Galicia? ¿Genera ese increíble comportamiento confianza democrática?

Tampoco el segundo mal -el de la demagogia- ayuda a prestigiar el sistema representativo. Es posible que Sánchez Gordillo, el atrabiliario alcalde de Marinaleda, se crea Robin Hood, pero su política de asaltar supermercados, ocupar fincas o tomar bancos (su última promesa) no puede conducir más que a un callejón sin salida: el que lleva a los juzgados y a la cárcel. IU debería saber que jugar con fuego es la mejor forma de quemarse y que el incendio de la demagogia populista puede acabar achicharrando la propia democracia.

Los dos males aludidos serían menos alarmantes si la democracia española fuera capaz de hacer hoy lo que ha hecho de forma razonable durante las tres últimas décadas: aumentar el bienestar económico y la cohesión social. Pero el tercero de los males que nos asedia -la crisis y su consecuencia más dramática, el desempleo-, tienden a hacer que disminuya, y no que aumente, la confianza en el sistema, razón por la cual el cinismo de los unos y la demagogia de los otros, unidas a la imposibilidad para mantener lo conseguido, son tres bombas de relojería colocadas en el corazón mismo de esa democracia que tanto nos ha costado construir.

El estado de la nación
Podemos y debemos
Alfonso Merlos La Razón 12 Agosto 2012

«En lugar de pensar acerca de dónde estás, comienza a pensar en dónde quieres llegar». Es un mandamiento que aparece en el frontispicio de cualquier manual de coaching, esa mezcla de ciencia, arte y casi deporte que tiene como misión liberar el potencial de las personas, las organizaciones… y, por qué no, de las naciones que, como España, están estancadas; de quienes necesitan un cambio organizativo, dejar de darle vueltas a la recesión, empezar a ver en perspectiva los problemas y encontrar nuevas soluciones para las dificultades que, con toda su crudeza y en toda su dimensión, están ahí y hay que combatir.

Este país necesita un chute de motivación y de patriotismo. De motivación, porque por mucho que sea nuestro talento, lo malversaremos enteramente si no nos convencemos de que la tarea de la recuperación a todos concierne y todos hemos de encararla como una formidable obra colectiva. De patriotismo, porque no hay nada más dañino para esta nación, o que por desgracia la retrate mejor, que el extendido comentario del tipo «trabajo para mí y para mi familia. Y España que se las vaya apañando».

No es éste un tiempo que demande de egoísmos ni en el que debamos progresar desde la mentalidad del «lo acometemos porque nos obligan». Los burócratas de la Comisión Europea, los imperturbables hombres del maletín del Banco Central Europeo o los tipos estirados de la corbata negra del Fondo Monetario Internacional no están más interesados que nosotros en la remontada. Es un error avanzar en la autopista de la regeneración y las reformas bajo el prisma del «sí, pero porque nos lo imponen». Lo que hagamos o renunciemos a hacer será esencialmente para nosotros, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos. Es una cuestión de amor propio y de orgullo. No cabe la menor duda de que la económica no es la peor de las crisis que nos sacuden. Como es indiscutible que es el conjunto del proyecto europeo el que atraviesa una fase crítica que está demandando respiración asistida antes de que el Viejo Continente pueda retomar un mínimo de estabilidad.

Precisamente por eso, el impulso de la sociedad civil es determinante para señalar a nuestros políticos el camino difícil que deben transitar y disuadirles de los senderos fáciles que sólo conducirían al suicidio. Con responsabilidad, naturalmente; con altura de miras, obligatoriamente. Y siempre con la disposición individual y profesional de sacar fuerzas de flaqueza, de echar el resto de forma extraordinaria ahora que parece (y sólo lo parece) que estamos derrotados.

Volviendo a uno de los padres de la corriente del Nuevo Pensamiento, Ralph Waldo Emerson, hemos de convencernos de que sin ambición uno no empieza nada; y sin trabajo uno no termina nada. En nuestras manos está. Es una cuestión de pura supervivencia. Podemos y debemos.

Diez argumentos contra la independencia
Jesús Royo www.vozbcn.com 12 Agosto 2012

Hace años, un título como este era impensable, por simple pudor del escribiente. Pero hoy las cosas han cambiado, la independencia se jalea como una cosa buena y deseable, además de justa y necesaria. Continúa siendo mentira, claro: pero los políticos catalanes, en el ejercicio del más difícil todavía, o de maricón el último, no dudan en usar la mentira como argumento, si ello les va a dar un puñado de votos y algunos metros de margen de maniobra.

Por eso ha llegado el momento de sacudirse el pudor y entrar en liza: si ellos no tienen embozo en plantear una independencia imposible, nosotros no debemos tenerlo en descubrir el pastel, que todo al final se resuelve en un plato de lentejas, en mantener el poder adquisitivo y, sobre todo, el diferencial con el resto de España: mantener el estatus propio, no el común. Esa es la triste realidad.

Aquí va un decálogo de argumentos sobre la imposibilidad o inconveniencia de la independencia, con la esperanza de que sirvan para algo. Optimista irredento que es uno.

Uno. Cataluña no es sujeto de soberanía. La independencia catalana solo puede dictarla el pueblo español, del que los catalanes formamos parte. Aunque se decidiera por amplia mayoría en un referendo, eso solo valdría como dato a tener en cuenta por el depositario de la soberanía, España.

Dos. Ser nación, como ser persona, es algo relacional: las naciones lo son en la medida en que las demás naciones lo reconocen. Cataluña, ¿de qué país tendría avales? No se me ocurre ninguno.

Tres. El derecho de autodeterminación, base de la soberanía, se aplica automáticamente a las colonias. ¿Es Cataluña una colonia de España? ¿O no será al revés, España una colonia de Cataluña? “Que en som, de fenicis!“, qué fenicios somos, que decía aquel.

Cuatro. La historia suele ser decisiva: si puede exhibirse una época larga como Estado independiente, eso será un buen argumento para la independencia. Pero Cataluña nunca ha sido reino aparte. Al incorporarse a Aragón, Ramón Berenguer IV no era rey de Cataluña, sino conde de Barcelona, Gerona y Osona. No de Pallars, Ampurias ni Rosellón. Escocia, por ejemplo, fue un reino hasta 1707.

Cinco. Un hecho decisivo es el hallazgo de un tesoro: petróleo, por ejemplo. La independencia sería el expediente para no compartirlo, para disfrutarlo en exclusiva. Así se explica la existencia de Kuwait. Y es la razón de fondo del independentismo escocés.

Seis. La separabilidad geográfica: las islas, por ejemplo, acceden más fácilmente a la independencia. No es el caso de Cataluña, cuya mitad pertenece a la cuenca del Ebro (el río que da nombre a Iberia). El territorio donde se dibuja Cataluña continúa hacia el Midi francés, hacia Aragón y Valencia, sin saltos abruptos.

Siete. Ser el centro de una disputa internacional puede ayudar: este fue el caso de la Guerra de Sucesión, que acabó mal porque nuestro padrino (el archiduque de Austria) resolvió su problema. Actualmente Cataluña no es bocado de ningún conflicto.

Ocho. La implicación de Cataluña en España es muy fuerte a lo largo de la historia. Tarraco fue capital de la Hispania romana. Barcelona lo fue de la Hispania visigoda, antes de serlo Toledo. La única guerra separatista fue la de Els Segadors, 1640, en una monarquía en crisis (Flandes, Portugal, Andalucía). El separatismo actual es moderno, de apenas un siglo, al socaire del desastre del noventayocho (Filipinas, Cuba).

Nueve. Económicamente, Cataluña está integrada totalmente en España. El capital para la industrialización se ganó en las colonias americanas. Las leyes proteccionistas españolas preservaron España como mercado para Cataluña y el País Vasco. Incluso, siendo malévolos, cabe señalar el salto económico que supusieron las dos dictaduras (Primo de Rivera y Franco) para la burguesía catalana. O la implicación del capital catalán en la funesta aventura colonial de África (Marruecos y Guinea). Semana Trágica incluida.

Diez. Los últimos 100 años Cataluña ha conocido una explosión demográfica gracias a la emigración española, que ha concentrado en Cataluña capital humano y genético, ahorros y plusvalías provenientes de España. La integración ha sido rápida y profunda: más del 80% de catalanes tiene algún abuelo no catalán.

La lista podría ser más larga. Pero la conclusión es clara: meterse en los andurriales de la independencia, lo que Mas dice “terreno desconocido”, es una simple burrada. O peor: una temeridad. Oído al oráculo: los dioses ciegan a los que quieren perder. El viaje a Ítaca lleva directo al naufragio.

Jesús Royo es catedrático de Instituto de Lengua catalana y licenciado en Filosofía

¿Hay margen para recortar más ante un rescate que parece 'inevitable'?
Los expertos coinciden en que el país tendrá que pedir ayuda a Europa
Apuntan que los nuevos ajustes deben reducir el tamaño del Estado
Jose A. Navas | Elena Hita | Madrid El Mundo 12 Agosto 2012

España parece abocada a un rescate. La mayoría de los expertos apuestan por esta salida para la actual situación de dificultad para financiarse a intereses razonables en los mercados.

Esta nueva solicitud de ayuda podría consistir en la petición de que los fondos de rescate compren deuda española logrando unos intereses menores a los del mercado, una acción que combinaría con la concesión de una licencia bancaria para que el Banco Central Europeo pueda inyectarles más dinero.

"España tal y cómo está haciendo las cosas tendrá que pedir un rescate", explica Soledad Pellón, de IG Markets. "El rescate es inevitable y la única duda es cómo se hará", afirma Víctor Alvargonzález, director general de Profim.

"La solución ya no está en manos de España, que ha perdido totalmente la confianza de los acreedores. Para que vuelva esa confianza, España necesita un avalista", añade Alvargonzález, quien cree que sólo un mensaje de que el BCE comprará deuda de manera "ilimitada" podrá sacar al país de esta situación.

Para ello, Alemania, principal contribuyente a los fondos europeos, exige dos condiciones: un supervisor bancario europeo y un organismo que controle las cuentas de los diferentes organismos públicos -en España, las comunidades por ejemplo-. Alvargonzález destaca que ya se ha acordado el supervisor bancario pero que aprobar el segundo organismo será más difícil por la previsible oposición de países como Francia.

En cualquier caso, la cuestión ahora es si esa petición de ayuda acarreará más ajustes exigidos por Europa. "[Estas exigencias] Posiblemente serían muy agresivas, pero se intentarían camuflar en lo posible. Irían orientadas en dos líneas: reducción de déficit y mejora de competitividad", afirma Alberto Matellán, de Inverseguros.

Los analistas creen que las reformas son inevitables, tanto si se exigen externamente como si no. "En algún momento habrá que volver a salir a los mercados a emitir deuda dado que no podemos estar rescatados eternamente. Con lo que además del rescate se necesitan hacer las reformas necesaria para volver a ganarnos la credibilidad perdida", explica, por su parte, Pellón.

Mayor recorte en los gastos
Los analistas creen que los nuevos ajustes deberían centrarse más en la partida de gastos que en la de ingresos -impuestos-. "El ajuste que se ha hecho hasta ahora es sólo testimonial. Se ha afrontado más por el ingreso", remarca Matellán.

Pese a ello, este experto cree que aún hay margen para más subidas de impuestos. "Ya han subido mucho, pero todavía se puede más, tanto en IRPF como en IVA y Sociedades. Sin embargo es posiblemente la medida menos efectiva y Europa lo sabe", añade.

Un Estado 'sobredimensionado'
Para realizar ese ajuste en el gasto, todos los expertos consultados coinciden en que la Administración en España está "sobredimensionada".

"Se está reduciendo el gasto en inversión, que afecta al crecimiento económico, pero el gasto corriente no ha dejado de crecer", explica Pablo Almagro, economista del Servicio de Estudios del IEE. "Es vital, en este punto, eliminar las duplicidades de gestión entre distintas administraciones", añade este experto.

"Es uno de los temas que más preocupa a Europa por el pozo sin fondo que son las comunidades autónomas y porque realmente tampoco hacen ajustes significativos; algunos incluso hasta ridículos", asegura, por su parte, Matellán, de Inverseguros.

"Valen dos soluciones. Máxima descentralización o máxima centralización. Lo que no puede haber es dos -o incluso tres- 'Estados' que gastan varias veces en lo mismo. El ahorro podría ser de al menos 20.000 millones de euros", afirma Alvargonzález, de Profim.
Empleados y empresas públicas

En esa línea los expertos consultados creen que se podrían producir despidos de empleados público. "No necesariamente funcionarios, sino contratados laborales y en empresas públicas", apunta Matellán, quien también asegura que se puede apostar por realizar privatizaciones.

Por su parte, Pellón cree que se deberían liquidar empresas públicas "ineficientes" y "reducir también ciertas subvenciones".

Otros expertos inciden en que el Estado debería deshacerse de edificios públicos de gran valor económico -la consultora Aguirre Newman valora el total en 40.000 millones de euros- y trasladar sus oficinas a barrios más baratos para ahorrar.

Mercado laboral
El Banco Central Europeo ha recomendado en un informe esta semana que España baje el salario mínimo y que se produzcan bajadas de salarios para hacer más competitiva la economía.

Soledad Pellón, de IG Markets, también cree que se debería aumentar la edad de jubilación "de manera más apresurada" y ajustar aún más la prestación por desempleo, que ya fue recortada en el último paquete ajuste aprobado por el Gobierno.

Por su parte, Alberto Matellán, cree que el ajuste en el mercado laboral debería centrarse "no tanto en el despido", como en la última reforma laboral, sino en las cotizaciones sociales.

ENÉSIMO DARDO
Reuters, "bestia negra" de Rajoy, vuelve a la carga con un reportaje
El Semanal Digital 12 Agosto 2012

Lo firma el mismo periodista que en febrero causó un terremoto en Madrid y Bruselas acusando al Gobierno de inflar las cifras del déficit citando fuentes anónimas de la Comisión Europea.

De nuevo, Reuters pone al Gobierno de Mariano Rajoy en su punto de mira. La agencia, bestia negra del Ejecutivo junto con el Financial Times en lo que a prensa extranjera se refiere, publicó este sábado un reportaje del que el presidente no sale nada bien parado y que a buen seguro habrá corrido por un buen puñado de redacciones de medios internacionales.

Para más inri, la información de marras la firma el periodista Julien Toyen, corresponsal de Reuters en Madrid y el mismo que en febrero provocó un terremoto político. Lo hizo al sacar un teletipo que, sin citar fuentes con nombre y apellidos, se hacía eco de las supuestas sospechas de la Comisión Europea de que el Gobierno hubiera inflado las cifras de déficit de 2011 para fingir una reducción mayor de la real en 2012. Información que fue desmentida tanto por La Moncloa como por Bruselas.

El reportaje en cuestión, titulado Nubes negras sobre Rajoy con el rescate en el horizonte, disecciona lo hecho por el líder del Ejecutivo hasta ahora y lo que le espera a la vuelta de las vacaciones. Según éste, durante estos meses el presidente ha cometido "importantes errores de comunicación". Además, Reuters se hace eco de que "en privado, altos cargos del partido comienzan a culpar a Rajoy -con un perfil que no encaja con la gestión de una crisis, con comportamientos demasiado temerosos-".

Además, especula con una próxima remodelación del Gobierno que el propio presidente negó en su última comparecencia. "Los analistas consultados dicen que Rajoy probablemente efectúe cambios en su gabinete al tiempo que solicita ayuda a Europa con el fin de contentar a los sectores del partido más disgustados y a una ciudadanía cada vez más enfadada", se lee en el teletipo enviado a las redacciones de todo el mundo.

Además, asegura que hasta Mario Monti ha empezado a presionar a Rajoy para que pida un rescate en septiembre que "el mercado ha empezado a descontar". "Una fuente familiarizada con la situación dijo que Monti sugirió a Rajoy que solicite que los fondos de rescate europeos y el BCE compren deuda española en los mercados primarios o una línea de crédito preventiva de la zona euro".

La dureza de la prensa extranjera con España preocupa, y mucho, al Gobierno, como ya ha contado este periódico en varias informaciones. Sin embargo, Rajoy no ha hecho hasta la fecha demasiado para remediarlo, ni siquiera reunirse con los corresponsables extranjeros destinados en Madrid, que demandan un encuentro informal con él desde hace meses.

Entretanto, lejos de resolverse, el problema va in crescendo. Cuando no es Reuters es el Financial Times o Der Spiegel o Le Figaro...

¿Una oportunidad perdida?
Jaime Urcelay La Razón 12 Agosto 2012

La reforma de la polémica asignatura Educación para la Ciudadanía (EpC) que ha llevado a cabo el Partido Popular tiene como objetivo pretende eliminar la carga ideológica de la asignatura.

–El ejecutivo anuncio a su llegada al gobierno que acabaría con la asignatura y, al final, se ha quedado en una reforma de los contenidos. ¿Es un cambio suficiente?
–El resultado es decepcionante. Hemos perdido la oportunidad de solucionar uno de los temas importantes de nuestro sistema educativo, como es la libertad de elección de los padres. Hay que reconocer que se ha hecho un esfuerzo en términos ideológicos, pero ha habido una falta de valentía para afrontar el problema y eliminar la asignatura en la ley de reforma educativa.

–¿Qué alternativa se podía haber llevado a cabo?
–Sería lógico que en asignaturas como Conocimiento del Medio se reformara el temario para introducir otros contenidos que ayuden a los alumnos a conocer mejor nuestra democracia desde el punto de vista sociopolítico, sin llegar a entrar en temas polémicos.

–¿Qué significa que Educación para la Ciudadanía siga impartiéndose en las escuelas?
–Mantiene una moral de Estado obligatoria, pretende formar las conciencias de los alumnos, propone modificar y evaluar comportamientos, impone criterios morales controvertidos en la sociedad española, y conculca el derecho primordial de los padres a educar a sus hijos. La asignatura establece las bases para que futuros gobiernos continúen con la adaptación de la asignatura a su ideología. Es una moral de Estado obligatoria, cuando precisamente el estado no debe ser el que ejerza el poder educador de nuestros alumnos. Mientras persista el carácter adoctrinador, vamos a seguir oponiéndonos a que nuestros hijos estén obligados a cursarla.

Jaime Urcelay. Presidente de Profesionales por la Ética

Exbanquero y escritor
Mario Conde: ´Hay un 99% de opciones de optar a dirigir el partido y quiero empezar en Galicia´
JULIO PÉREZ. SANTIAGO www.laopinioncoruña.es 12 Agosto 2012

"Si mi intención fuera que me llamara el PP gallego, ya se habría producido la intención" . "Con la sociedad gallega se puede abrir el debate de la reconfiguración del Estado"

Convertido en una especie de gurú al que siguen miles de personas en las redes sociales y en las muchas charlas con las que recorre el país, Mario Conde se prepara, de nuevo, para dar el salto a la política, como ya hiciera en el año 2000 bajo las siglas del CDS y con un balance de 23.576 votos. Una y otra vez defiende que es "el momento" para lanzar "un proyecto ganador", con la misma claridad con la que avisa que su pasado, lejos de perseguirle, es su "gran activo". El exbanquero mantiene que la sociedad está en estos momentos "en una pelea por la supervivencia", con años de "barbecho" para una "explosión" popular que cree "imparable"

Si lo hace a propósito, el acento gallego le sale redondo. Mario Conde acaba de llegar de Fisterra, donde comprobó que la gente "está peor de lo que pensaba". En la cabeza le ronda la historia de dos marineros "de más de ochenta" y su incapacidad "para saber quién son". Pescadores, contrabandistas, delincuentes contra el medio ambiente... "Tristes. Muy indignados -relata-. ¿Y sabe quién dice todo esto? Gente que nunca pescó, que nunca salió a navegar, me decían. Cuando un hombre de ochenta años dice eso, algo muy gordo pasa".

-¿Por eso vuelve a la política?
-Hay que ser muy respetuosos. Vamos a los hechos. Hay un partido y un congreso.

-Sí. Sociedad Civil y Democracia, el 6 de octubre.
-Me parece poco respetuoso decir 'el partido de Mario Conde'. Hay miles de personas inscritas y se operará con total normalidad. No se exigen condiciones. Puede haber hasta reventadores. Da igual. Hay una explosión social y si yo digo que no es controlable... Ese partido tiene que votar unos órganos directivos y, después, ¿qué significa? Que está en la lucha electoral, clarísimamente.

-¿Qué lucha electoral?
-La que toque. No depende del partido. De lo que convoquen. ¿En Galicia? ¿Cuándo van a ser? ¿Se van a anticipar?

-¿Se van a anticipar?
-Depende. Si se anticipan las vascas, seguro. Es un hecho.

-Otro hecho. ¿Por?
-Es una información. Si no es así, lo está (por el presidente de la Xunta) dudando. Este movimiento que ha hecho y que yo creo que se le puede volver en contra...

-Me imagino que habla de la reforma electoral para ahorrar con la reducción de diputados.
-¿Y por qué de 75 a 61? ¿Y por qué no a 63, 57, 22? Es cambiar algo para que nada cambie y justificarlo además con que se van a pagar colegios. Oiga, ¡pero si usted tiene un montón de sitios y asesores para recortar! Bájeles el sueldo a la mitad, ahorra más y hablamos en las siguientes elecciones. ¿Y por qué no reduce, que es mucho más democrático, el límite del 5% para partidos nuevos en un momento donde la sociedad lo está demandando? ¿A quién quiere perjudicar?

-¿El PP gallego teme perder?
-Si no es eso, se le parece muchísimo. El PP hasta la fecha ha perdido nueve puntos de intención de voto. Cabe la posibilidad de que Galicia sea un reducto aislado y eso se pierda en toda España menos aquí. Uno se lo puede creer, igual que en Marte hay no sé qué... Galicia se gobierna por uno o dos diputados. Y no vale decir que PSOE y BNG pueden no subir. En Andalucía, el PSOE no subió. ¿Qué pasó? Que 450.000 votos del PP se quedaron en casa.

-Ya, pero la oposición no vive mejores momentos. El PSdeG está a las puertas de las primarias para elegir candidato y el BNG literalmente dividido.
-Las elecciones no se ganan. Se pierden. La última vez que se ganaron en España fue en 1982, y las ganó un señor de una estructura moral muy característicamente extraña que se llama González.

-Al que por cierto usted votó. Y fue la única vez que votó.
-Exactamente. Ése ganó. Para que tú ganes unas elecciones en España tiene que haber una situación social medio convulsa y un proyecto que rompa clarísimamente con lo establecido. Hoy la hay y con un proyecto se pueden ganar unas elecciones.

-¿Qué grado de implicación va a tener en un proyecto así?
-Cuando llegue el momento de las elecciones...

-Empecemos con el congreso.
-Yo voy a estar con absoluta y total seguridad.

-¿En el comité ejecutivo?
-Eso no depende de mí.

-¿De quién depende?
-De los votos.

-Pero de usted sí depende presentar una candidatura. ¿Lo va a hacer?
-99,9% de posibilidades que sí.

-Pues eso es un paso.
-Es que si a estas alturas no lo pensara, estaría en lo que llaman pensamiento esquizofrénico, que no es lo mío. Evidentemente sí estoy ahí. Pero es que quiero que hablemos en serio porque para aplaudir como van PP y PSOE a los congresos no estamos.

-¿Qué razones le mueven?
-Tres. Son mis viejas ideas, es la hora y porque es un partido de ida y vuelta. No tenemos edad para más. Queremos cambiar el marco normativo, un conjunto de leyes que seguirán vivas durante mucho tiempo. Si no lo hacemos, no lo van a hacer. ¿Estamos hablando de una fase constituyente? Exactamente. Crear un nuevo marco jurídico después de los desperfectos ocasionados durante los últimos 200 años para blindar las libertades.

-Eso suena a tirarlo todo. ¿200 años de desperfectos?
-Siguiente pregunta. ¿Es todo un error?

-Yo pregunto, no respondo. Pero no lo creo.
-No todo es un error. Pero sí quiero dejar clarísima una cosa. Es imprescindible una auditoría de las libertades del Estado.

-¿Solo de las libertades?
-Es la clave de todo. ¿Qué hay detrás de la libertad de la vida? ¿La propiedad afecta a la libertad? Sí. La libertad económica es el artículo 348 del Código Civil. La conquista de la Constitución es la consagración de los derechos y libertades fundamentales. Detrás de la libertad está todo lo demás.

-En este país se presentan cada día grandes auditorías, y poco cambia. ¿Por qué tendría que creerle a usted?
-Porque las auditorías económicas me tocan los pies. La auditoría de libertades sería la primera que se haga en este país.

-¿Cómo se hace eso?
-¡Amigo! Sometiendo al análisis todo el funcionamiento del sistema en su conjunto. Por ejemplo. Hay que hacer una auditoría de cómo ha funcionado la magistratura durante los últimos años en determinados procesos. No vayas a creer que yo tengo especial interés en el mío.

-¿Pero...?
-Estaría perfectamente legitimado, ¿de acuerdo? Ha habido muertos de por medio. Pero no es eso lo que me mueve.

-Cualquiera que esté leyendo esto ahora podría pensar que se mueve por la revancha.
-Exacto. Pero los actos de revancha son mucho más baratos hoy hacerlos de otra manera. (Risas).

-¿Entiende que se pueda interpretar así?
-Sí. Pero no, no, no. Por eso no me interesa. Tenemos que construir un modelo y para hacerlo necesitamos saber dónde están los fallos. Para blindarlas, tenemos que saber cómo se han violado las libertades. No para exigir responsabilidades, porque entre otras cosas, somos respetuosos con algo que se llama prescripción. Pero tenemos que saber qué es lo que ha pasado. El sistema ha violado sistemáticamente voluntades. No lo dudes.

-Perdone que insista. Pero, tal y como está la economía, es llamativo que usted hable antes de nada de la magistratura.
-Porque es mucho más importante. Nos organizamos en una convivencia. La esencia de un modelo basado en el orden jurídico y no en la violencia es la magistratura.

-¿Y en qué parte de la lucha quiere estar?
-Tengo un problema, y es una pedantería. Yo sí salí a pescar, sé cómo funciona el barco. A mí un banquero no me puede decir que algo no se puede hacer porque los activos totales medios en comparación... Sé cómo funciona el sistema de los medios de comunicación. Los partidos políticos. No me pueden contar rollos. Me los sé. Y no cuesta tanto cambiar.

-¿Cuánto tardaría?
-Seis meses. ¿Cuánto tiempo tardas en arrancar un coche? Depende. Voy, escondo las llaves y te digo, búscalas.

-Y usted sabe dónde están...
-Y cómo se le da. Y si alguien ha desconectado un cable, sé dónde. Si sabes cómo se hace, quieres hacerlo y cuando lo cambies te vas a ir a tu casa, no es tan complicado. No vamos a vivir de esto. Vamos a establecer unos mecanismos para que la sociedad civil participe directamente y esto no se vuelva a repetir.

-Al lado de las evidentes simpatías que despierta, a usted le persigue, le sigue su pasado. La condena de 20 años por el caso Banesto. El enemigo político lo tiene fácil.
-¿Ah, sí? Vamos a verlo.

-¿Me va a decir que no es consciente de eso?
-Lo primero que voy a hacer es pedirle responsabilidades a usted Estado por no ejecutar una resolución del comité de derechos de la ONU que anuló la condena. Usted no tiene ni palabra. Como digan eso, me lo ponen en casa. Voy a demostrar hasta qué punto creó un tribunal que fue manipulado. Si un comité de juristas internacionales cree que todo ese proceso tuvo unas mínimas garantías, entonces yo me largo al día siguiente. Pero, si no, se va a largar usted. Punto uno. Punto dos. En todo caso, cumpla usted su palabra. En 1961 usted firmó como Estado su adhesión y mandó al comité a un abogado para defenderlo. Y usted Estado perdió (casi lo deletrea). Su condena ha sido anulada. La mía. Usted no tiene legitimidad para decirme nada cuando falta a su palabra e incumple un tratado internacional que se llama de los derechos y libertades civiles. ¿Se entera usted, Estado?

-Parece que espera que ocurra y tiene preparado el discurso.
-¿Sabes lo que pasa? Que mi pasado no me persigue. Es mi gran activo. Porque demuestra que usted Estado es un inmoral.

-En el PP gallego hay quien piensa que esto es una estrategia para que le llamen del partido.
-Si esa fuera mi intención, ya se habría producido la intención.

-En todo caso, ¿Galicia podría servirle para testar el salto a la política nacional?
-Soy gallego, este país me interesa mucho y tomar Galicia como banco de pruebas sería lo último que yo haría. Yo no estoy diciendo que vaya, porque además si Feijóo convoca en octubre no se puede hacer nada.

-¿Y en noviembre?
-Podría ser, pero muy complicado. Pero podemos ensayar. Aquí se han confundido dos cosas capitales. La cultura y la defensa de los valores de una zona de España, y otra cosa es que eso se tenga que traducir en el año 2020 en una estructura jurídico-política excluyente. ¿Por qué no abrimos el debate de lo que nos ha aportado la configuración de la comunidad autonóma al objetivo qué pretendíamos defender? ¿Cuánta de nuestra actividad está normada por leyes que se hacen, ya no en el Parlamento español, sino en Europa? ¿El 80%? ¿Por qué no abrimos el debate constituyente en Galicia y renunciamos de una vez a que nos impongan determinados dogmas? La clase política no lo abrirá porque no es un debate sobre la sociedad gallega sino sobre su medio de vida. Y yo tengo el primer interés en que ese debate se realice en Galicia. Porque si lo hacemos, se puede extrapolar. ¿Es que somos menores de edad? ¿Es que los gallegos no estamos preparados? Abramos este debate y nuestras conclusiones pueden ser extrapolables para la reconfiguración del Estado.

-Hace dos años y medio, en otra conversación, usted me dijo claramente que con sus libros y sus amigos le bastaba en la vida. Que no tenía ninguna intención de ser referente para nadie.
-Hablamos en 2010. ¿Este país era este país?

-Para nada.
-Te estaba diciendo lo que iba a hacer en un país que ya no existe. ¿Sabes lo que era el 2010? El barbecho. No nos dimos cuenta y ahora está creciendo. Pero te aseguro que la cebada va para arriba.

-¿Nos van a rescatar?
-Nos han rescatado ya.

-No es de eufemismos.
-No. La pasta de la banca, que una parte ya está para comprar deuda pública, no es suficiente. En mi modesta opinión, la economía española necesita un flujo de liquidez instantáneo, no para cubrir pérdidas, sino para ponerla en marcha. Hace tiempo calculé unos 500.000 o 600.000 millones.

-¿Y de dónde sacan más condicionalidades tras tanta tijera?
-Es que eso no va a ningún lado. Las condicionalidades son de acreedores, están pensando en ver cómo recuperan el dinero. Yo no estoy hablando de acreedores, sino de mi empresa, que tengo que hacer que funcione. Así me arruino. Ni usted va a cobrar ni yo voy a vivir.

-¿Qué falta entonces?
-Voluntad política.

-Pues usted definía a Rajoy como cauto.
-Es que yo sí creo que es cauto. A base de no querer arriesgar, puedes estar generando el mayor de los riesgos. Rajoy llegó prometiendo que podía solucionar esto y que no iba a subir impuestos, ni directos ni indirectos, que dijo que es una política socialista nefasta que conduce a la pobreza. De lo primero dice ahora que no depende de él, y lo segundo ya vemos. Se han roto las bases del contrato sobre el que los españoles votamos en 2011.

-¿Acabará la legislatura?
-Va a depender de la presión social. Es discutible que diga que tiene legitimidad después de lo que hemos hablado. Al final el Estado son personas. Si Europa, con esa mentalidad de acreedor, ve cierta descomposición del Estado en el sentido de catalanes y vascos por un lado y por otro una protesta social, le va a decir que convoque.

Kosovo: de la invasión demográfica a la limpieza étnica
 Minuto Digital  12 Agosto 2012
Fuente original del año 2011: http://m.forocoches.com/foro/showthread.php?t=2528647

El caso de Kosovo no nos puede aleccionar de manera más clara e instructiva acerca de nuestro propio futuro como españoles y como europeos amenazados por el mismo proceso que ha llevado a Kosovo, tierra serbia desde épocas remotas, ya prácticamente vaciada de su población original y legítima por medio del terror y la violencia, a ser una república de mafiosos balcánicos y terroristas islámicos.

Kosovo es el paradigma triunfante de la inmigración/invasión descontrolada y de la islamización de un país invadido. Una población musulmana no se integra, y cuando cuenta con la masa crítica para desafiar al poder establecido se lanza al asalto del territorio ocupado hasta su conquista definitiva. La independencia unilateralmente declarada de la provincia serbia usurpada firma también el nacimiento de otro paradigma: el paradigma kosovar, consecuencia directa de los preceptos islámicos que afirman que una comunidad musulmana no debe someterse a la obediencia de las leyes de un Estado “infiel”, y que debe por todos los medios (militares, económicos o demográficos) rebelarse para hacer secesión del Estado impío afín de poder vivir bajo las leyes coránicas.

La victoria de los mafiosos islámicos de Kosovo muy bien puede ser la ilustración de lo que le espera a Europa occidental dentro de un futuro cercano. Unas comunidades musulmanas de origen foráneo vueltas mayoritarias en nuestros países se levantarán (primero a gritos y después a tiros) para obtener el derecho de vivir según los preceptos islámicos y tomarán las armas para conseguirlo en el momento que juzguen oportuno hacerlo. Entonces nos acordaremos de esa Serbia vilmente traícionada, humillada y despojada a la que se le negó toda clemencia y solidaridad y que fue el laboratorio europeo de ese paradigma.

Debemos constatar que asistimos a una libanización, incluso a una balcanización de Europa. Lo que hemos visto en el Libano en los años 70 después de la llegada masiva de refugiados (o “inmigrantes”) que rompieron el equilibrio establecido sembrando el desorden y la discordia se ha repetido varias décadas despúes en Kosovo con la única diferencia que aquí el proceso invasor se ha extendido por siglos. Cuando los palestinos se instalaron en el Libano los problemas se instalaron con ellos. Lo mismo vale para Kosovo donde el asentamiento secular de la etnia vecina favorecida por los turcos otomanos se ha doblado de una inmigración incontrolada de albaneses musulmanes en las últimas décadas que modificó en un tiempo históricamente corto el tejido social y étnico tanto como la estructura misma de la provincia serbia.

Aquí ocurrirá lo mismo. Empezaron ya las reivindicaciones comunitarias, después los invasores ya no querrán reconocer la autoridad del Estado que los acoge y harán secesión en algunos barrrios, después en pueblos y en comarcas enteras, y frente al laxismo y la inoperancia de los gobiernos llamados a garantizar la ley y el orden, estos extranjeros vueltos agresivos y arrogantes en virtud de su fuerza númerica avasalladora y su ferocidad característica no dudarán en levantarse en armas en el nombre de Alá y se lanzarán a sangre y fuego a la conquista del país largamente codiciado.

Se trata de un plan perfectamente establecido y que ya ha dado buenos resultados en otras ocasiones. Primero estallan unas revueltas donde se cometen los primeros crimenes y se mide el grado de respuesta del Estado invadido y enseguida se pasa a la segunda fase, el control del territorio ocupado y la implantación de las leyes propias y finalmente la depuración étnica de los autóctonos mediante la violencia cotidiana y después con matanzas generalizadas para acelerar el éxodo y vaciar el territorio de su población original. En Kosovo hemos podido constatar como un país mayoritariamente cristiano en su origen se ha visto inundado en pocas décadas por hordas de extranjeros musulmanes que han acabado por adueñarse del país echando a sus propietarios verdaderos. Los serbios han intentado defenderse de esa agresión, nosotros no parecemos tener ese valor.

Todo suele empezar con disturbios callejeros, quema de vehículos, ataques a locales administrativos, acoso permanente a los autóctonos, a sus casas, a sus negocios, a sus iglesias, violencias contínuas para imponer el terror cotidiano. El Estado, viéndose incapaz por diferentes motivos de responder con eficacia a los insurgentes con la fuerza debida, termina dejando que la situación se “pudra”, aceptando de alguna manera un estado de cosas que sólo una firmeza sin contemplaciones podría resolver.

Poco a poco ciertos barrios son abandonados por las autoridades, la policía no entra más que en ocasiones concretas y fuertemente armada. Un poder paralelo se establece, los invasores imponen su ley, atemorizan a la población. Un día empiezan a arder las casas, las escuelas, las bibliotecas, los supermercados son vaciados, el pillaje y el bandidismo se apoderan de las calles, el terror se instala. Los habitantes naturales del país ven sus propiedades saqueadas, sus coches irse en humo incendiados por esas hordas berreando “¡Alá Akbar!”. Y entonces esa pobre gente contínuamente agredida y sin defensa toma el camino del exilio dejando detrás de ellos un territorio librado a los bárbaros. La conquista se ha consumado.

Cataluña
El Instituto Ramon Llull reparte 1,4 millones entre universidades fuera de Cataluña para dar clases de catalán
Hasta 87 centros universitarios en total que se reparten 1.496.486 euros. De las 87 universidades, cuatro son del resto de España: Santiago de Compostela (23.358 euros); Alcalá de Henares (16.099 euros); Granada (13.729 euros); y UNED (10.200 euros).
Redacción www.vozbcn.com 12 Agosto 2012

El Instituto Ramon Llull ha repartido 1.496.486 euros entre las universidades de fuera de Cataluña para que impartan clases de catalán. Las subvenciones corresponden al curso 2012-2013 y han corrido a cargo del presupuesto de la institución para 2012, dependiente de la Generalidad.

Según ha publicado el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC), el Instituto Ramon Llull ha contribuido, con estas ‘ayudas a las universidades’, a la financiación de la ‘decencia de estudios catalanes en las universidades de fuera del dominio lingüístico‘ catalán.

Es decir, subvenciones para universidades que no son de Cataluña, Comunidad Valenciana e Islas Baleares (pues la de Cataluña ya reciben dinero público para la normalización lingüística en otras partidas así como más financiación según el uso de la lengua catalana). Desde hace años, además, el Instituto Cervantes también ofrece clases de catalán (así como de otras lenguas autonómicas) en los centros de todo el mundo en los que existe demanda.

Cuatro de las 87 universidades son del resto de España
El destino de esos más de 1,4 millones de euros deberá ir directamente para ‘la incorporación del profesor de estudios catalanes durante el curso académico previsto’ y las ayudas, según el desglose aportado por la Generalidad y firmado por Vicenç Villatoro, director del Instituto Ramon Llull, son variadas para cada universidad.

Así, por ejemplo, las universidades que más dinero han recibido son las de Montreal (Canadá), 32.810 euros; Leipzig (Alemania), 33.366 euros; Columbia (EEUU), 42.000 euros; y Birmingham (Reino Unido), 58.496 euros. Y los centros que menos, los de Salzburgo (Austria), 2.520 euros; Sassari (Italia), 2.750 euros; y Bretaña Sur (Francia), 3.500 euros.

Entre estas, hasta 87 centros universitarios en total que se han repartido los más de 1,4 millones de euros (una cantidad que se ha recortado en 400.000 euros en tres años). De las 87 hay cuatro del resto de España: Santiago de Compostela (23.358 euros); Alcalá de Henares (16.099 euros); Granada (13.729 euros); y UNED (10.200 euros).

Estas ayudas hay que sumarlas a la cantidad de convocatorias que realiza el Instituto Ramon Llull. Por ejemplo, en octubre de 2011, se aumentó un 29% las subvenciones destinadas a los escritores para promocionar sus obras fuera del ‘dominio lingüístico’ catalán pagándoles los viajes, las estancias y los costes que supongan para dar publicidad a sus obras

Jorge Campos (Fundación Círculo Balear) denuncia a un rapero mallorquín por amenazas
Josep Miquel Arenas, alias Valtonyc, por incitar a la violencia en su canción titulada 'Circo Balear'
Europa Press www.lavozlibre.com 12 Agosto 2012

Palma de Mallorca.- El presidente de la Fundación Círculo Balear (FNCB), Jorge Campos, ha denunciado ante la Policía Nacional al rapero Josep Miquel Arenas, alias Valtonyc, por incitar a la violencia y amenazarle de muerte en su canción titulada 'Circo Balear'.

Según ha informado la FNCB, las supuestas amenazas se recogen en estrofas de la canción, escrita en catalán, contra el presidente del Círculo Balear, y también contra el Rey Don Juan Carlos. En este sentido, se refieren a frases como "Jorge Campos merece una bomba de destrucción nuclear", "Le cortaré la yugular", o "Queréis recortes a la lengua, pues llegaremos la nuez de tu cuello".

La canción también se difunde en el canal de vídeos Youtube con una fotografía de Campos durante el juicio los Maulets. Además, la FNCB recuerda que el rapero afirmó que usaba sus canciones "para no pasarse a la lucha armada". Además, la Fundación presidida por Campos ha destacado que los trabajos del cantante han contado con el apoyo de la Obra Cultural Balear (OCB), "organización separatista que durante la pasada legislatura recibió más de seis millones de euros en subvenciones públicas" por parte del Govern del Pacte.

Finalmente, la FNCB ha pedido a consistorios e instituciones de gobierno que no contraten actuaciones "con este tipo de individuos que incitan a la violencia y amenazan de muerte a ciudadanos por defender el orden constitucional y los derechos y libertades de todos, como es el caso de Jorge Campos". Desde la entidad han considerado que sería "intolerable que se permita a estos integrantes o simpatizantes de grupos violentos difundir su odio y amenazas entre la población por los riesgos que supone".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Nuevos y malos síntomas
JOSÉ ANTONIO PORTERO MOLINA La Opinion  12 Agosto 2012

JOSÉ ANTONIO PORTERO MOLINA ES CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE A CORUÑA

Estamos mal y aparecen síntomas de que podríamos estar peor. En el quebradizo terreno de la paz social ocupar fincas y asaltar supermercados son malos síntomas. Gordillo es un dirigente experimentado con notable respaldo electoral en su pueblo. Sabe de qué habla y lo hace con crudeza y rotundidad. No es fácil rebatirle porque argumenta desde fuera del sistema cuestionando sus raíces. Es evidente lo que dice. El sistema se mantendrá mientras garantice unas mínimas condiciones, no ya de bienestar, sino de supervivencia a todos los ciudadanos. Con sus desigualdades, desequilibrios y disfunciones el capitalismo está sólidamente establecido y no es combatido en la práctica ni por la sociedad ni por ningún partido parlamentario, ni de derechas ni de izquierdas. No hay alternativa porque los modelos aplicados desde los dos extremos fueron, decididamente, mucho peores. Ahora bien, si el sistema no funciona y lanza a la gente a la desesperación carecerá de argumentos para defenderse de sus críticos. Lo que el sistema define y castiga como robo en sus leyes penales, no es sino legítima lucha por la supervivencia para aquellos a quienes desampara, estado de necesidad.

Es ridículo atacar a Gordillo con argumentos personales, jurídicos o ideológicos. Tiene votos, ideas y astucia política así que mejor harían los responsables del tinglado en tomar nota de estos síntomas antes de que cunda el ejemplo.

También hay síntomas de que nuestro modelo territorial no marcha bien. Hace ya más de diez años que, inútilmente, voces autorizadas advirtieron de sus excesos y propusieron remedios. Siendo la reforma constitucional, sencillamente, impracticable, solo la crisis pinchará la burbuja autonómica y forzará, ya lo está haciendo, los ajustes del autogobierno. Los hay llenos de buen sentido, Feijóo ha hecho algunos, pero otros como la reducción a la brava de parlamentarios autonómicos es un mal síntoma. Si hubo diputados en el Congreso que durante varias legislaturas se desentendieron por completo de sus tareas en la cámara porque dedicaban todo su tiempo a responsabilidades municipales, la mayoría de los parlamentarios trabajan seriamente en las comisiones según su especialidad y en los plenos según su responsabilidad, y se relacionan activamente con sus electores. Se apela a la demagógica y no verificada cifra de los 430.000 políticos para justificar las reducciones drásticas de escaños en las 17 cámaras autonómicas que no suman más de 1200. Saber cuántos políticos tenía, por ejemplo, el ayuntamiento socialista coruñés allá por los ochenta y noventa nos daría alguna pista de cómo llegar a la enorme cifra. Reducir el número de parlamentarios sólo por ahorrar puede terminar con la desaparición de las asambleas autonómicas y hasta de las propias comunidades, como parecen perseguir Esperanza Aguirre y algún otro. Para no confundirlos Feijóo y Puy deberían explicar si la eficiencia de la cámara gallega se verá o no afectada por la reducción. Esa y no los cálculos electorales es la verdadera e importante cuestión que nos tiene que preocupar y que nos deben aclarar.

Eficiencia
Nota del Editor 12 Agosto 2012

A ver si nos aclaramos: los ciudadanos no tenemos qu e demostrar nada. Es el estado quien tiene que demostrar que no tiene 430.000 políticos, mostrando los datos reales de políticos en todos los niveles y enchufados en todos los niveles. Los 1500 asesores que tiene el ayuntamiento de Madrid, son claramente políticos. El estado, al despojarnos de nuestros recursos, tiene la obligación ética, estatutaria y moral de demostrar la aplicación de esos recursos a las necesidades de España y de su ciudadanía. Miles de interventores, funcionarios por cierto, tendrían que estar en la cárcel por no haber ejercido su responsabilidad, pues son ellos quienes tienen la obilgación de controlar a los profesionales de la política, y los ciudadanos no tenemos mecanismo de control alguno, despojados de ejercer control democrático y de nuestra riqueza, tanto presente (por medio de todo  tipo de impuestos y tasas) como futura (por la inflación generada por el gasto incontrolado de los profesionales de la política).
Son los profesionales de la política los responsables de todos los problemas que aquejan a España. Su interés no es España sino su permanencia en los mandos del poder ejercido en perjuicio de España  y en su beneficio.

No hay servicio público que sea más eficiente a nivel local o regional que a nivel nacional o supranacional. Eso de la cercanía de la administración es un bluf, lo que queremos es eficacia y mínima intervención.

Chantaje

Alfonso Ussía La Razón 12 Agosto 2012

Vivo rodeado de eminentes oncólogos y una maravillosa enfermera –ATS–, que han dedicado su vida a paliar el sufrimiento de los enfermos de cáncer. Tengo muy queridos familiares y amigos sometidos al estupor que siempre produce la conciencia de llevar en el cuerpo un tumor, sólido o líquido, que de no ser detenido puede acortar su futuro. En todos los casos a los que me refiero la entereza, la valentía y la lucha han estado presentes. Los hay que se apoyan en sus propias fuerzas y también, la mayoría, que buscan en el cobijo de Dios un motivo más, el fundamental, para combatir su tragedia. Y al escribir que estoy rodeado de eminentes oncólogos y una maravillosa enfermera, no exagero ni una punta de hierba. Muchos de sus enfermos están curados, y los que no han alcanzado todavía los espacios de la curación, mantienen un nivel de vida formidable.

Me estoy refiriendo, claro está, a mujeres y hombres buenos, que no han hecho mal a nadie en la vida, y que por un capricho de la genética alojan en sus cuerpos un tumor maligno. De ellos se puede decir y escribir todo lo bueno. Que son un ejemplo de fe cristiana, de entereza, de fuerza humana ante la adversidad, de alegría, de fabulosa administración de la salud que les resta, y de auténtica, casi botánica observación de todas las grandezas naturales que la vida regala y a las que no hacemos excesivo caso ni miramos apenas con la ceguera de la buena salud.

No es el caso de Uribecheverría Bolinaga, terrorista de la ETA y cruel carcelero en su «zulo» escalofriante de José Antonio Ortrega Lara. Según dicen –y me lo creo–, este canalla padece de un cáncer en situación terminal. Créanme que lo siento. Nadie es capaz de meterse en los pensamientos y las sensibilidades del prójimo, y hasta pudiera ser que la enfermedad y la soledad de la cárcel hayan suavizado la perversidad insuperable de este etarra. Pero me asalta la duda, y es una duda razonable y razonada. Dudo, como ha dicho Garitano, el dirigente de «Bildu», que lo ha visitado en el hospital donostiarra donde se encuentra bajo vigilancia policial, que el enfermo Uribecheverría Bolinaga sea un ejemplo de humanidad y entereza. Su «humanidad» le permitió vivir alegremente a sabiendas de que un ser humano, un hombre bueno, José Antonio Ortega Lara, llevaba quinientos días secuestrado, torturado en un agujero, aniquilado física y anímicamente en unas condiciones que ni en Treblinka, ni Dachau, ni en Mathaussen ni en los campos de exterminación de Stalin se hubiesen tolerado. La última intención del «humano» etarra y sus compañeros de la ignominia no era otra, y así lo reconocieron, que abandonar a su suerte al secuestrado para facilitarle una muerte lenta y angustiosa en la soledad de su agujero. Ya en la cárcel, y con presos islamistas, Uribecheverría Bolinaga, brindó entusiasmado por el resultado de los atentados del 11 de marzo de 2004, que segaron la vida de doscientas personas en Madrid y el futuro de miles de familiares. Hay que tener un cinismo muy corrosivo, como el del tal Garitano, para ensalzar la «humanidad» de tan relevante escoria.

Una persona así no contrae la enfermedad como otra cualquiera. La lleva dentro de por sí. El terrorismo, la crueldad, la maldad, la alegría por la sangre inocente derramada, la indiferencia ante la tragedia ajena, conforman una deformación en el ser humano que desemboca en un cáncer múltiple, incurable, en una metástasis de odio y vileza, que no tiene remedio científico ni médico para su curación. Se trata de un tumor maligno de alma, de un cáncer anímico, devastador, que envenena los sentimientos antes que el organismo.

Me entristece el sufrimiento físico de quien padece, además de su cáncer de alma, un cáncer en el cuerpo. Contra el segundo se puede combatir. Contra el primero nada hay que hacer. Es un caso perdido. Se trata de un tumor maligno invisible y demoledor. Los diferentes grupos etarras admitidos por el Tribunal Constitucional para formar parte de las Instituciones, piden y exigen al Gobierno que sea generoso con el etarra enfermo, y permita que viva sus últimos meses, o semanas o días en libertad y rodeado de los suyos. No estoy a favor del perdón, y tampoco en contra. Se trata de un terrorista acabado, no por su enfermedad corporal, sino por su putrefacto mal anímico. Ha merecido este artículo porque su situación terminal no es la protagonista del episodio, sino la utilización que de ella están llevando a cabo los grupos del entorno etarra para chantajear al Gobierno de España. Y eso es lo que hay que analizar. La muerte de Uribecheverría les conviene y les importa un bledo. Lo importante es lo otro, el chantaje, y ahí se eleva la muralla de la dignidad del Estado de Derecho, que no se pierde si mantiene la muralla aunque se muestre misericordioso.

Exigen la excarcelación de presos de la banda
Miles de proetarras toman San Sebastián con impunidad
DAVID MARTÍNEZ www.gaceta.es 12 Agosto 2012

Bildu se hizo presente en la marcha con la presencia de Garitano e Izagirre.

Un año más y pese a los intentos de las asociaciones de víctimas por impedirlo, el arranque de la Semana Grande de San Sebastián estuvo protagonizado por una manifestación proetarra, que exigió el acercamiento de presos al País Vasco y, sobre todo, la liberación del secuestrador de Ortega Lara, José María Uribetxebarría.

Bajo el lema “Todos los derechos sociales. Euskal presoak, Euskal Herrira” (presos vascos al País Vasco), miles de batasunos tomaron desde las 17.30 h las calles de la capital donostiarra, en una protesta focalizada en Uribetxebarría, cuya excarcelación exigen por su maltrecho estado de salud. El que fuera carcelero de Ortega Lara fue trasladado recientemente por Interior de la prisión de León a la de Zaballa (Álava), aunque actualmente está ingresado en el hospital de la capital donostiarra, donde se le trata del cáncer de riñón con metástasis en el pulmón y el cerebro que padece.

Los proetarras reclamaron al Ejecutivo una sensibilidad que el pistolero no tuvo cuando dirigió el comando que apresó al funcionario de prisiones burgalés en 1996. Durante 532 días mantuvo encerrado en un zulo de apenas seis metros cuadrados a un Ortega Lara que sólo vio de nuevo la calle tras ser liberado por las Fuerzas de Seguridad. Para más inri, Uribetxebarría fue uno de los etarras que celebró en prisión los atentados del 11-M junto a reclusos islamistas.

La manifestación de ayer fue sólo una muestra más de la presión que el entorno social y político de la banda está ejerciendo sobre Interior por este asunto. Además del propio Uribetxebarría, otros 49 reclusos etarras se han declarado en huelga de hambre, siguiendo la estrategia coordinada por el colectivo Etxerat, que aglutina a 700 presos de la banda terrorista. Trece de ellos –internos en la cárcel de Sevilla– la iniciaron el viernes, mientras que los otros 36 se unieron ayer, tal y como informaron fuentes penitenciarias. A la iniciativa se han sumado también el concejal de Bildu en Mondragón –localidad de origen del secuestrador– José Ramón Askasíbar y el ex preso de ETA Rodolfo Cuesta. Sólo la abandonarán, aseguran, cuando el secuestrador de Ortega Lara sea puesto en libertad.

Además, el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, y el defensor del Pueblo Vasco han hecho gestiones en el mismo sentido. La respuesta del Gobierno fue esperar a los resultados de las pruebas médicas del lunes –a las que en un principio el etarra se negó a someterse– para ver si el estado de Uribetxebarría es de verdad muy grave e irreversible.

Permach y Barrena
A la protesta no faltaron los históricos dirigentes del brazo político de ETA. Joseba Permach, Rufino Etxebarría, Íñigo Iruín o Pernando Barrena acompañaron al alcalde bildutarra de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, y al propio Garitano.

Convocados por colectivo Herrira –considerado por las víctimas “heredero” de Askatasuna y Ekin–, los manifestantes partieron de la explanada de Sagüés para continuar por la orilla de la playa de Zurriola. El grito de “¡Iosu askatu!” (“¡Iosu libertad!”) con el que los proetarras exigieron la excarcelación de Uribetxebarría no dejó de escucharse en todo el recorrido. Antes de iniciarse la manifestación, el portavoz de Herrira, Beñat Zarrabeitia, aseguró que “la dinámica puesta en marcha de huelga de hambre” en las cárceles “va in crescendo”y “cada vez hay más protestas en más prisiones”. Además señaló que la situación de Uribetxebarría “no puede seguir ni un minuto más” y “tiene que ser liberado”, por lo que animó a “continuar con las movilizaciones”.

El acto pudo celebrarse gracias a la decisión de Eloy Velasco, juez de la Audiencia Nacional que el viernes rechazó prohibirlo, tal y como le había solicitado en una denuncia Dignidad y Justicia. En su escrito, Velasco argumentó que no había fundamento para concluir que la protesta fuera a enaltecer el terrorismo, sino que se limitaría a “realizar ciertas reivindicaciones de carácter meramente penitenciario” como el acercamiento de presos o la excarcelación de los enfermos muy graves.

Pese a reconocer que los convocantes de la marcha estuvieron relacionados con las ilegales Askatasuna y ANV y que la presentación de la misma se hizo “delante de conocidos dirigentes de la ilegalizada Batasuna, Herri Batasuna, EH e incluso un ex dirigente de ETA”, el juez decidió dar vía libre a la protesta. Como única concesión, ordenó a las Fuerzas de Seguridad que vigilaran que durante su celebración no se ensalzara a etarras.

Ayer fue en Kosovo, mañana será una región cualquiera de Europa, una provincia francesa, una comarca de Andalucia, de Valencia, de Cataluña… ¿Exageración, catastrofismo, intoxicación antiislámica, difamación islamófoba? Esperen ustedes unos pocos años y saldrán de dudas. Y puede que además de las dudas salgan de sus casas y de sus barrios con lo puesto, demasiado contentos de poder salvar el pellejo.


Recortes de Prensa   Página Inicial