AGLI Recortes de Prensa   Martes 14 Agosto 2012

El ‘efecto Coyote’. Nos hundimos
Javier Caraballo. El Confidencial 14 Agosto 2012

Uno de los cientos de análisis, políticos o económicos, que se han publicado sobre la crisis y que han acabado comparando el momento que vivimos con un abismo, tenía la peculiaridad llamativa de que lo resumía todo con una de las escenas más famosas de los dibujos animados: el instante en el que el Coyote, corre que corre tras el Correcaminos, se queda suspendido en el vacío. Se ha acabado la carretera por la que iba corriendo y de repente, zas, bajo sus pies de abre un vacío inmenso. Y el Coyote se queda suspendido en la corona de aire del precipicio, flotando desconsolado, de nuevo derrotado. Luego mira hacia abajo y se precipita al fondo. Sólo se cae cuando mira abajo. El análisis en cuestión concluía que eso es exactamente lo que nos ocurre: desde hace tiempo estamos en el vacío y no se quiere mirar hacia abajo para no comprobar la realidad, que todas las medidas contra la crisis han fracasado. Y lo llamaba el ‘efecto Coyote’.

Desde hace tiempo estamos en el vacío y no se quiere mirar hacia abajo para no comprobar la realidadEstaba bien la comparación aunque, en realidad, cuando una crisis como ésta nos golpea diariamente con angustias de Bolsa y sobresaltos de quiebras, lo difícil es concluir que no se mira la realidad; más bien al contrario, podría decirse que quizá esta sobredosis de realismo diario sólo contribuye a acelerar la depresión, a estancar el optimismo y desalentar las pocas posibilidades de progreso que se alumbran. Sin embargo, todo eso, esa retahíla diaria de malas noticias, no es la realidad, la verdadera realidad que nos estamos negando a mirar. Todo eso, el vaivén de la Bolsa o la asfixia de la prima de riesgo, sólo forma parte de las consecuencias; como en el ‘efecto Coyote’, la realidad es más profunda, la realidad, el fondo del abismo, está en la imposibilidad literal de que nada pueda solucionarse con las estructuras anquilosadas, obsoletas, de la Unión Europea y de cada uno de los países que la componen.

Y dentro de esos países, España, presa del absurdo que se vive cada día cuando se ve obligada a afrontar la presión de dos fuerzas que tiran en sentido opuesto, la que exige más cesión de soberanía hacia la Unión Europea y la que demanda, de forma continua, más cesión de poder político hacia las autonomías. Como una de esas torturas de la Inquisición que hacía tirar de cada extremidad hasta que el cuerpo se desgarraba. Esa es la realidad que estamos viviendo, que no queremos ver y sobre la que nada nuevo se puede construir.

España es un modelo de Estado inacabado que no se puede resolver por la incapacidad de la clase política para mirar la gravedad de la situación y por la ceguera egoísta de deleites nacionalistas de hace doscientos años. Y Europa también es un modelo de unificación inacabado que no se puede resolver por los recelos soberanistas y por la inexistencia de un liderazgo político en el momento más importante de su existencia. Lo uno y lo otro, que es la única realidad que existe en el fondo del enquistamiento de la crisis, puede revelarse en los próximos meses cuando, como ya se va anunciando, cada cual exige un referéndum para ratificar sus posiciones.

España es un modelo de Estado inacabado que no se puede resolver por la incapacidad de la clase política para mirar la gravedad de la situación y por la ceguera egoísta de deleites nacionalistas de hace doscientos años.En Alemania buscan un referéndum sobre los eurobonos aunque, en realidad, todos saben que se trata de una consulta popular para machacar cualquier avance para una mayor integración europea; sálvese el que pueda. Y en España, también referéndums. Los primeros han sido los políticos catalanes, por la independencia o por el pacto fiscal, pero no serán los únicos: cualquier intento de racionalización del modelo autonómico se topará con otras amenazas de referéndum. Como en Andalucía, donde ya se apuntan referéndums, por el fondo de rescate, en defensa del Estatuto. Se van sumando ambiciones, contrapuestas, y nada se adivina al final del camino. Se van sumando, se miran en su conjunto, y no nos llevan a ninguna parte. Lo que nadie plantea es un referéndum para sumar; todos quieren restar.

“Llegados a este punto, los propios pueblos deben tomar la palabra”, afirman en un artículo conjunto un grupo de intelectuales alemanes encabezados por Jurgen Habermas. Y concluía: “La renuncia a la unificación europea sería una despedida de la historia mundial”. Ése es el vértigo, el que no vemos; el momento crucial que nos ha puesto delante la historia. Existe aún la posibilidad de que el Coyote, aún sabiéndose en el vacío, se reprima la tentación de mirar había abajo y camine, sobre el aire, para pisar de nuevo tierra firme. Pero eso sólo podría pasar en los dibujos animados. Y ni en esas. El Coyote, se caía siempre. Hoy por hoy, nos caemos. O nos hundimos, que es más propio de este ahogo.

Extraño verano
Francisco Rodríguez Adrados La Razón 14 Agosto 2012

De la Real Academia Española

Y a llegó agosto. Parece que, por un rato, no va a haber más noticias contradictorias sobre el Banco Central Europeo del cual dependemos, como Carlos V de sus banqueros de Nüremberg. Ya Rajoy pasea con sus amigos políticos por los campos de Galicia, ya la Merkel mira al celeste desde una terraza de hotel, como cualquiera de nosotros. El señor Mas no nos pedirá «more», quiero decir más, por unos cuantos días. No habrá mineros circulando con sus cohetes, ellos y los del 15 de mayo descansarán. Sí, y Cándido y el otro no nos incordiarán. Y hemos ganado unas medallas, que satisfacen nuestro amor propio. Y dicen que unos artilugios de los que lleva un cohete a Marte tienen el sello español. Habrá que contentarse con esto. ¿Para qué escribir artículos sobre las causas de la famosa crisis, ya los escriben otros sin aclarar gran cosa, no será mejor esperar un poco, confiar? Sí, no es honesto aprovechar la crisis para presionar a Rajoy, convertir algo que a todos amenaza en un arma contra el enemigo político.

Parece un mal sueño. No había más que progreso diríamos que automático, hacia adelante, era la Sociedad del Bienestar. Los socialistas la traían, era un necio el que no les votara. Y gastaban, gastaban –un dinero que no tenían–. Los demás, por no ser menos, por optimismo y bondad y necesidad de votos hacían igual. Todos somos culpables, parece. Y surgen las escisiones todas. Europa no suelta la pasta, dice que la hemos derrochado. Hay celos recíprocos ¡y habíamos logrado la Unión Europea! Los separatistas aprovechan, como siempre, a ver si llega el momento oportuno para ellos, su momento. Ciegos, el ideal que persiguen y que es nuestra ruina y su ruina, se les escapa, vienen a fundar naciones en el siglo XXI, perdieron la oportunidad, allá en el siglo XIII. Todo triste aunque los periódicos y la Televisión intenten consolarnos con triunfos deportivos o beldades fulgurantes. Bien está, pero España es mucho más. ¿Por qué se olvida lo que era nuestra gloria y que existe todavía? ¿Y por qué se olvidan un tanto nuestros males mayores, en el fondo se espera acabar con ETA a base de concesiones y de cerrar los ojos? Ya ven, el PP ha hecho tremendas concesiones al dejar pasar aquel pacto inasumible con ETA, habría habido vías legales contra él. Y el Estado sigue sosteniendo con sus subvenciones a los sindicatos, profesionales del follón por mucha corbata que alguna vez se cuelguen.

Se imponía una tregua, arrimando todos el hombro, dejarse de huelgas y asonadas en interés de todos. Pero ya ven la que tienen preparada para el otoño para ver si dan la vuelta a la tortilla, si ganan donde perdieron por propia culpa... para que al final perdamos todos. Los que votaron contra ellos, votaron deseando, simplemente, un poco de normalidad. Votaron contra ellos más que a favor del PP. Y ahora, y no ha pasado un año, intentan cambiar la voluntad del país. Creo que volverían a perder unas elecciones si ahora la hubiera. Hay claro, las avanzadillas, los impacientes que ya han echado mano a los recursos de siempre. Ya han visto a los mineros con sus simulacros de disparos, nos han recordado el octubre del 34. Y han visto a un llamado sindicato invadiendo fincas y echando mano a lo ajeno, como en la famosa Segunda República: un modelo que todo el mundo se ha negado a imitar. Pues ya ven: con una mano invaden, ponen la otra a las subvenciones. Así no se va a ninguna parte, se va de mal en peor. Claro que son unos pocos, pero ensombrecen el futuro. No hay derecho a que se cultive ese clima en un momento en que el Gobierno no puede ya atender incluso a modestas necesidades. Algunas, pienso, son menores, se puede vivir sin pagas extraordinarias o con alguna hora más de trabajo o una subida del IVA. Lo terrible es lo personal, en muchos casos: no las cifras brutas, los hombre y mujeres que hay debajo. Y los trabajos o actividades en curso que van a tener que parar si no han parado ya. Y, además, la crisis desvía la atención de tantas cosas. De ETA, por ejemplo, el enemigo agazapado.

Otro ejemplo, entre tantas cosas, es la enseñanza, a la que las reformas han dejado en situación penosa. Necesita una contrarreforma, lo he dicho mil veces. Una reforma que introduzca rigor y favorezca, en Humanidades, a las materias esenciales. He hecho mil campañas sobre esto, he escrito, ahora, en LA RAZON, no quiero insistir. Y ahora, cuando he dejado la enseñanza o la enseñanza me ha dejado, continúo en un campo quizá mínimo, el de la investigación en Humanidades. Trabajo, como he hecho siempre, en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, trabajo jubilado, sólo por ayudar. Pues tomen nota de la Circular del Departamento de Publicaciones del propio Consejo, a fines de julio: deja provisionalmente suspendido el plan editorial de 2013 y habla de la suspensión definitiva de las publicaciones en papel y del riesgo de las revistas. Un ejemplo entre mil, sé lo que esto significa. Son campos en que España se ha ganado un prestigio, aunque no aparezca en las publicaciones glamorosas, a todo color. ¿Vamos a dejarlo perder? Las Ciencias Humanísticas no están muertas en España, esas publicaciones son un testigo. Las conocen y aprecian en todos los países, sin ellas no somos nada. Preservar lo que puede perderse, impedir que las cosas se estropeen más es la solución, la demagogia no es solución.

La lengua viva
Los funcionarios no funcionan
Amando de Miguel Libertad Digital 14 Agosto 2012

Menudean ahora las manifestaciones y caceroladas de grupos de funcionarios agraviados con los famosos recortes de los ingresos que dicta el Gobierno desesperado. Los vemos, incluso, protestando en la calle con sus batas asépticas de sanitarios o de investigadores.

No nos percatamos bien del hecho basal: en los últimos decenios ha crecido desmesuradamente la hueste de los empleados públicos. Se emplea ese término más generoso para indicar que, junto a los funcionarios de carrera o por oposición, están los nombrados a dedo por razones personales o de clientelismo político. Esa acreción se ha debido sobre todo al Estado de las autonomías.

En el fondo se trata de una extraña vuelta al sistema de los funcionarios cesantes del siglo XIX. Solo que ahora nadie cesa, simplemente cada nuevo Gobierno añade su propia camada de servidores del partido, que pasan a serlo del Estado. Ante ese fenómeno, no extrañará que el Gobierno acuerde la reducción de los ingresos de los servidores públicos con la consiguiente protesta de los interesados. Entramos en una polémica que va a más.

Francisco J. Bastida, catedrático de Constitucional, razona que quienes más desprecian a los funcionarios de carrera son los políticos. "Están tan acostumbrados a medrar en el partido a base lealtades y sumisiones personales que, cuando llegan a gobernar, no se fían de los funcionarios que se encuentran". Eso es lo que produce la hipertrofia de cargos de confianza o de cargos de libre designación, que se añaden a la nómina de funcionarios de carrera. Es claro que esos otros servidores públicos nombrados a dedo son más de fiar para el político, sencillamente porque no le recuerdan que hay que cumplir las leyes.

Javier Enríquez de Salamanca trabaja en un pequeño hospital público, que cuenta con seis directores o directivos, todos a dedo. Se añade un batallón de secretarias y otros empleados, igualmente nombrados por designación directa. Como puede verse, estamos muy lejos del funcionariado de carrera.

Seguimos con la sanidad, la zona que genera más conflictos. Recibo algunos correos que contradicen la creencia del público sobre la excelencia de ese servicio público. Solo una ilustración. Me escribe la mujer de un médico que trabaja en un hospital de Castilla y León. No se queja tanto de la eliminación de la paga extraordinaria sino que a los médicos les han dejado de facilitar la comida y la cena cuando están de guardia en el hospital. Sería fácil que les dieran la misma comida que reciben los pacientes, pero los médicos se tienen que llevar las viandas de su casa. Mi corresponsal razona que no es una cuestión económica sino de dignidad. Creo que tiene razón.

Al final el problema es de productividad. Las funciones del Estado actual son más o menos las mismas que las de hace una generación. Ahora bien, el número de empleados públicos (incluyendo los cargos de todos los niveles) se ha duplicado o triplicado en ese mismo lapso. El Gobierno central y todavía menos los Gobiernos de las regiones no se atreven a prescindir del nutrido ejército de servidores públicos, que lo son más bien del partido. Por tanto, no hay más opción que reducir los ingresos del funcionariado. Es un estamento tradicionalmente tranquilo con su suerte que ahora se nos hace levantisco. Ahí se ve, una vez más, que las palabras no conservan siempre la misma significación social.

El software de los humanos
Juan Vicente Santacreu Estrella Digital 14 Agosto 2012

El principio básico de la ley evolutiva se basa en la unión. Te guste o no, esto no es una hipótesis y por más que les “joda” a los paranoicos autonomistas es la realidad. La evolución de la humanidad ha llegado hasta aquí gracias a la unión de un hombre y una mujer, la evolución de la materia gracias a la unión de 2 o más átomos y la evolución de la cultura gracias a la unión de varios pueblos.

Al comienzo de la evolución humana, de esto hace muchos años pero no tantos para los cavernarios autonomistas, los primates más desarrollados entendieron que era mejor unirse a otro congénere para potenciar su fuerza y defensa. Pero tenían un problema, la comunicación. Cuando esto lo solucionaron con gestos y exclamaciones simples que fue adoptando el resto de la tribu, el grupo se fue enriqueciendo dando paso al lenguaje. El lenguaje enriqueció al grupo tribal, pero tenía sus limitaciones, ya que para seguir evolucionando debían poder comunicarse con otras tribus y esos lenguajes básicos se fueron unificando y entremezclando con los indígenas de otros grupos, dando paso a una nueva lengua común. Así hasta nuestros días.

Evidentemente, a lo largo de la historia y como el lenguaje es algo vivo, han aparecido nuevas lenguas desapareciendo otras, porque si no hubiera ocurrido esto, no habríamos evolucionado.

¿Qué pasa con las lenguas desaparecidas o lenguas muertas?. No pasa nada, debemos alegrarnos porque esto significa que evolucionamos. Y aquí es donde entran en juego los filólogos y los paranoicos defensores de los “bienes culturales” queriendo defender lo indefendible. Ya me sé la película, todo esto no lo ha dicho nadie hasta ahora y algunos me van a “poner a caldo”, pero es cuestión de evolución. ¿Algún imbécil se le puede ocurrir la brillante idea de obligarnos a utilizar vasijas de barro por que son un bien cultural alegando que los Fenicios las utilizaban?.

El lenguaje es para los humanos como el software para los ordenadores. Nuestro cerebro es el hardware del ordenador y nuestro software es el lenguaje. Dicho esto, a nadie le extraña que aún hayan nostálgicos del Windows 3.11 al igual que hay nostálgicos del latín, Sánscrito o Burumburu. Lo malo es cuando estos nostálgicos, utilizando el poder o los intereses tribales, imponen a la sociedad un lenguaje anacrónico y diferenciador. ¿Te imaginas que distintos ordenadores tuvieran distintos sistemas operativos y que no pudieran entenderse entre sí?. También me sé la respuesta del imbécil de turno, se pueden utilizar emuladores o lo que es lo mismo, traductores del lenguaje.

Todo esto sería muy interesante si en un mismo país existieran distintos softwares y deseáramos comunicar todos los ordenadores entre sí, pero seguro que nadie puede entender que en un país donde existía un solo sistema operativo de comunicación, los políticos hayan decidido que cada comunidad tenga el suyo propio y además incompatible con el resto. Es decir, que a un andaluz se le cierren las puertas para trabajar de funcionario en Cataluña a no ser que pierda el tiempo en reprogramarse en catalán.

Pues esto es España y a todos los nostálgicos retrógrados que utilizan su poder para hacernos retroceder en la evolución les tengo que decir que los ciudadanos queremos utilizar el Windows 7 o el Windows 8 y queremos estar comunicados con el resto de ordenadores de España para tener una comunicación transversal, un tema que los políticos temen mucho porque otorga un poder -hasta ahora desconocido- a la ciudadanía. No obstante el que quiera utilizar el Windows 3.11 que lo utilice en su casa y que deje de “joder” la evolución. El software al igual que las lenguas son una “mierda” que tan solo sirven para una sola cosa, “comunicarse” y para nada más. ¡¡Imbéciles politicastros!!.

Así lo pienso y por si no te has dado cuenta, todo te lo he contado en uno de los lenguajes de última generación y más utilizado por la población, me estoy comunicando contigo en “español” y no en “castellano” como algunos primates llaman a este lenguaje de comunicación.

Historias de fachas: cómo Mariano Rajoy defraudó a Leandra
Pascual Tamburri El Semanal Digital 14 Agosto 2012

Juan Manuel de Prada ha demostrado que esto nos pasa porque no "tenemos un Gobierno facha". Por la misma razón, Mariano Rajoy se está jugando sus votos más fieles.

Yo no se en qué medida tiene razón José Utrera Molina en la amabilísima crítica a Isabel San Sebastián que el 27 de julio publicó en ABC. Dice don José, que firma como abogado pero que ha sido y es muchas más cosas, que en el Estado franquista había mucha más grandeza que mediocridad. Ha sido durante años moda y casi artículo de fe decir y creer que el Estado era entonces mediocre, pero lo cierto es que incluso en sus peores y más angustiosos momentos tenía algunas ventajas (y seguramente muchas desventajas) frente a su heredero, el Estado constitucional. Yo no veo a España "sumida en una catástrofe que sin duda, si Dios no lo remedia, nos va a causar un irremisible desastre histórico". Pero entiendo que quien ha vivido en una España sin autonomías, con una Administración más barata y a su modo operativa, con unas oposiciones dignas de ese nombre –con unos Cuerpos que, si eran mediocres, qué diríamos de muchos de los actuales-, con menos déficit y deuda y con corrupción pero en otros grados y formas (Matesa hubo una, no cien en cada región), se sienta desamparado y desorientado. Y qué duda cabe que si a esas personas no se les ofrece esperanza se hundirán en la nostalgia.

Supongo que se llamaría facha a quien alabase, por nostalgia, "un regreso a determinados aspectos de nuestra historia". Pero también, por extensión, llamarán facha a quien rechace determinados aspectos objetivamente desastrosos de nuestra situación actual. Y si es así, inevitablemente, estarán llamando fachas a muchos votantes del Partido Popular, y al PP mismo si les dejan. Juan Manuel de Prada ha señalado hace poco al franquismo como el "único gobierno verdaderamente facha que ha habido en España". Así, para la izquierda, lo único válido será hacer lo contrario a lo que durante el franquismo se hizo. "¿No habíamos convenido en que el franquismo fue una época oprobiosa que convenía liquidar por completo, aun en sus reminiscencias más ínfimas o anecdóticas? ¿No era la execración del franquismo nuestra más querida y unificadora esencia democrática? Pues de una época tan nefasta, en la que según nos aseguran nuestros próceres toda libertad fue abolida, todo derecho conculcado y toda rapacería permitida, bien está que no quede vestigio alguno, para mayor esplendor de nuestra opípara democracia" .

Sólo que, claro, nuestra democracia no es tan opípara ahora mismo, ni tan inmune a la mediocridad por otro lado. "Pero no, esto no pasa con un gobierno facha, sino con un gobierno de «centro reformista» al que, en el reparto democrático de papeles, se le ha asignado la misión de poner un poco de orden en el patio, para que luego vuelva el gobierno «socialdemócrata» y siga perpetrando sus desmanes. (…) Hasta la fecha, tal reparto de papeles se había ejecutado con irreprochable eficiencia (…) Pero en esta ocasión los destrozos de la fiesta anterior han sido demasiado estragadores: y aunque la fregona centro-reformista se emplea con denuedo en la limpieza, empleando un detergente acaso demasiado cáustico que levanta ronchas, esta vez cumplirá su ciclo sin que ni siquiera los «socialdemócratas» puedan declarar la barra libre".

En una entrevista de 2007, Alberto Ruiz Gallardón decía que "nosotros vamos a tener que gestionar el postzapaterismo. El espacio de la extrema derecha se ha generado por el radicalismo de Zapatero. Cuando llega al Gobierno lo hace porque tiene el apoyo del centro político. Tenemos una oportunidad extraordinaria: el centro político que llevó a Zapatero al poder ha sido abandonado. Es estratégicamente absurdo, aparte de contrario a nuestras creencias, una propuesta de que el PP, en un momento en que el PSOE ha abandonado el centro, lo abandonemos también. Ahora que el PSOE se ha radicalizado es cuando nos tenemos que centrar para reencontrarnos con la mayoría", de manera que para el ministro de Justicia (y yerno de don José Utrera) nos gobierna "el proyecto una apuesta clara por hacer un partido muy centrado, que no tenga la más mínima tentación de caer en el radicalismo ni en las exageraciones ni en las exclusiones" .

Así que se equivocan los manifestantes, porque "¡Esto no nos pasa con un gobierno facha!". Al revés, si "en estos momentos no hay nada que favorezca más al PSOE que la percepción de que el discurso del PP puede ser un discurso extremo", el discurso será de centro. De ahí vendrá la supresión de beneficios sociales y en general de políticas franquistas, por un Gobierno de centro reformista. Sólo que todo esto tiene una segunda parte, incluso electoral. No la que preveía Alberto Ruiz Gallardón.

Por supuesto que todo el mundo sabe que el PP no es franquista, en ninguna de sus versiones. De hecho, hace unos años murió un viejo amigo mío, trabajador del campo, que nunca votó ni a la UCD ni al PP –aunque hacía campaña por éste contra la izquierda y los nacionalistas- porque él era, y sin vergüenza, franquista. Así que hay una frontera clara, al menos en las siglas, no tanto en los votantes. La moderada en su casa era, y es, su mujer, trabajadora desde la infancia hasta sus actuales ocho décadas, Leandra, votante del centroderecha democrático desde la Transición, y votante de Mariano Rajoy en noviembre de 2011. Y ella, hace unos días, me dijo algo que me impresionó: que no se veía capaz de votar a esta derecha. Defraudada sin consuelo.

Una mezcla de desesperanza, decepción y frustración. No es cuestión de franquismo, y llamarlos "fachas" es sólo ceder al chantaje ideológico de la izquierda (toda una tradición desde Adolfo Suárez a Pedro Arriola). Es más, atender a esas personas, millones de personas que no sienten nostalgia de ningún pasado pero que están perdidos mirando al futuro, no es "convertirse objetivamente en un colaborador de la izquierda socialista y por lo tanto favorecer las expectativas del PSOE". Al revés: puede que sólo con la derecha social el PP no pueda tener una mayoría absoluta (pero en esa discusión técnica entraré sólo si me contratan para tenerla profesionalmente), pero lo seguro es que sin esos votos y sólo con los votantes volátiles, circunstanciales y heterogéneos de un centro indefinible, nunca habría llegado ni llegará a nada. El PP ha tenido el voto de Leandra, mujer de derechas, siempre. Ahora lo ha perdido, no por los recortes sino por no aplicar las políticas que cabía esperar de él con mayoría absoluta. Si no lucha por recuperarlo tendremos problemas.

El Despacho habitual de vacaciones. Totalmente prescindible.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 14 Agosto 2012

Le viene demasiado grande esta crisis. Rajoy ha dado hoy en Marivent una imagen demasiado alejada de la firmeza que se le exige a un Gobierno que debe anteponer el interés general a otras cuestiones que son más populistas y contrarias al camino de ahorro, de control del gasto y de crear las condiciones para una recuperación económica y del empleo. En vez de imponer un "no" rotundo a la extensión temporal del subsidio de desempleo, ha preferido elegir el camino fácil del criterio socialista de mantener a un colectivo subvencionado, sin más análisis que el de una vaga y difusa mención a la optimización del plan PARA de reinserción laboral.

Era una imagen patética en muchos sentidos. Por un lado un Rey aquejado de graves problemas de movilidad, con la familia desperdigada y con el folletín de los escándalos "nada ejemplares". Y por el otro lado Rajoy, un Presidente de Gobierno que huye de los medios, pero que acuciado por la presión, con desgana y sin convicción, accede a dar una charla, que no rueda de prensa, para tratar solo del caso de la dichosa subvención a los parados de larga duración. Un dardo envenenado que usa el PSOE, en otra manifestación de deslealtad, demagogia y cinismo personal y político de su máximo representante, Rubalcaba.

Porque el asunto de fondo es que este Gobierno está en una encrucijada en la que tome la dirección que tome, acabará en el mismo fracaso. No podemos olvidar que el Ministro de Economía, ese hombre al que se le ha quedado aspecto de sepulturero, aún no ha solicitado en nombre de España el rescate financiero. Y la razón es simple, el condicionado de la UE para dar esa ayuda. Así que, la banca pendiente de ser rescatada, sigue estándolo porque es la pescadilla que se muerde la cola. La UE no dará el préstamo con condiciones si España no lo solicita formalmente. Y España no lo quiere pedir mientras no sepa con claridad el alcance de esas condiciones. Supongo que las negociaciones deben de ser agotadorasy diálogo de besugos.

El caso es que el dinero no llega, la prima de riesgo se dispara y la banca que debiera haber cerrado por incompetente, por despilfarradora y por evasora, sigue con su agujero sin tapar. Pero lo peor es que el poco dinero que llega a la banca española normal, es solo para cubrir las necesidades del Estado, para pagar nóminas, con lo que no queda dinero para financiar a las empresas y para activar la economía. El otro día dijo Montoro, "Señorías, no hay dinero", pero la verdad es que le faltó añadir y lo que haya será para el Estado.

Por mí, tanto Su Majestad como Rajoy, deberían haberse ahorrado el paripé de la escena de palacio y "el Despacho habitual de vacaciones". De hecho, podrían tomarse ambos unas vacaciones indefinidas con lo que seguro que los españoles nos ahorraríamos al menos una cosa, el sentir que se nos sigue tomando el tupé de una forma escandalosa por esta clase dirigente. Rajoy no da la talla y no le llega el cuello de la camisa. España necesita otros líderes que no se dejen amilanar por las bravatas de una oposición culpable de la situación actual de este País. España necesita una renovación en profundidad y librarse de esta casta política corrupta y corruptora, además de incompetente.

Se avecina otra ola de calor sahariano, pero será mucho peor la que tendremos a la vuelta de esas vacaciones. Y mientras el IPC descontrolado y los impuestos subiendo. ¿Hasta cuando vamos a aguantar esta situación?

El despotismo suave
ARCADI ESPADA (http://e-pesimo.blogspot.com.es) El Mundo  14 Agosto 2012

Interligare, la guinda al delictivo historial de Rubalcaba, un político que nunca respetó la LeyLa libertad entendida como una responsabilidad individual es la idea en la que se basan los Estados Unidos. Es una idea muy exigente, que sólo da su fruto después de mucho esfuerzo y que suele indignar a subvencionados e incapaces, a holgazanes y a otra gente de intelectualidad muy debilitada: tanto reto les marea.

Por ello, el congresista Paul Ryan, candidato republicano a la vicepresidencia de los Estados Unidos, es ya es uno de los tipos más insultados por la prensa socialdemócrata española. Afirma el candidato que «cuando las ayudas concedidas por el Gobierno se convierten en más importantes para la mayoría que el precioso derecho a gobernarse a sí mismo», caemos en algo así como en un «despotismo suave, con muchos impuestos y desempleo persistente, acompañado de tasas bajas de productividad y de crecimiento».

A partir de ahí, la izquierda española le acusa de querer recortar los servicios sociales de los pobres, sin caer en la cuenta de que probablemente en España no tendríamos tantos pobres ni desocupados si nuestro sistema político, económico y moral se basara en la libertad y la productividad, en lugar de en los subsidios, y que, en cualquier caso, los pobres lo tendrían mucho más fácil para dejar de serlo en un sistema de oportunidades que en una sociedad corrompida y atascada por el intervencionismo igualitarista del despotismo suave.

El congresista Ryan sostiene también que los europeos «puede que tengan dos meses de vacaciones obligadas por el Gobierno, pero tienen más impuestos y más paro», como inevitablemente van a descubrir en septiembre tantos españoles que han cometido la temeridad -y la horterada- de marcharse de vacaciones y que se van a encontrar a la vuelta con un ERE o con la empresa cerrada.

Quizá no habría pasado si lo hubieras pensado antes. Si hubieras trabajado con más abnegación y menos convenio colectivo, si tus días personales hubieran sido los más y mejor trabajados y no los que te tomabas libres y encima cobrándolos; si hubieras defendido a tu empresa con todo tu esfuerzo y toda tu integridad, en lugar de intentar siempre cualquier triquiñuela para no tener que ir a trabajar.

Ryan ha escrito con la misma contundencia que «el paternalismo del Estado de Bienestar conduce a la mediocridad», como sin duda ha pasado en Andalucía, sepultada en subsidios y en donde ningún talento aflora porque nadie tiene la sensación de que sea urgente hacer nada.

Y también Cataluña está hundiéndose desde que ha confiado más en sus derechos que en su deber, más en la queja que en el esfuerzo, más en el lamento que en el trabajo incesante, que es lo que siempre nos había caracterizado y la luz que nos había traído hasta aquí. Hace muchos años que perdura la bronca fiscal con España, pero nunca como en democracia habíamos vivido de modo tan pornográfico e impresentable por encima de nuestras posibilidades, despilfarrando como nuevos ricos en lugar de ser los viejos emprendedores de siempre, sin otro ocio que nos hiciera vibrar tanto como nuestro trabajo, y uno de los países más ricos y fértiles del sur de Europa.

La izquierda española puede insultar tanto como quiera al congresista Ryan, pero incluso a pesar de Obama y de sus políticas equivocadas, los Estados Unidos son los líderes del mundo libre, y los países socialdemócratas están en cambio podridos de déficit y atraso, y se agarran desesperadamente a los restos de su naufragio.
¡QUIA!

Las huelgas de la vergüenza
Ángeles Pedraza La Razón 14 Agosto 2012

Una vez más, y ya he perdido la cuenta, ETA vuelve a intentar chantajear al Gobierno de España. Ahora mediante las huelgas de hambre de sus presos, a los que la banda vuelve a usar como arma para lograr sus objetivos. Sin escrúpulo alguno, piden humanidad por la supuesta enfermedad de Josu Uribetxeberria aquellos que no mostraron la más mínima clemencia para apretar un gatillo o un detonador.

Un paripé más de ETA. Una puesta en escena como les gusta para contar la historia a su medida. Y lo hacen como siempre, intentando coaccionar al Estado de Derecho y a la sociedad. Y nos vuelven terribles recuerdos de aquel tiempo oscuro en el que De Juana Chaos humilló y pisoteó la dignidad de las víctimas con aquellas huelgas de hambre.

Todas estas situaciones me parecen surrealistas, lamentables y dolorosas. Las víctimas ya estamos cansadas de la demagogia e hipocresía de unos asesinos. Reclaman humanidad. ¿Dónde estuvieron las huelgas de hambre cuando ETA asesinaba e instauraba su política de terror?

Sobre el caso concreto de Uribetxeberria me planteo numerosas preguntas: ¿Por qué hay que trasladarlo al País Vasco para que lo examinen los médicos? ¿Acaso en León no hay médicos preparados? ¿Cualquier otro preso habría sido tratado de la misma manera en idénticas circunstancias? ¿Por qué siempre este trato de favor a los presos de ETA?

Uribetxeberria jamás ha mostrado signo de arrepentimiento alguno. Nunca ha pedido perdón a las víctimas por el daño causado. Que nadie olvide que Uribetxeberria asesinó a sangre fría a tres personas. Y no le tembló la mano para dejar morir a Ortega Lara. Esa es la calaña del individuo que reclama humanidad y por el que cientos de presos de ETA han empezado sus teatrales huelgas de hambre.

Pero ya no pueden engañar a nadie. Esto no es nuevo. Por suerte, la inmensa mayoría de los españoles saben que esa «solidaridad» con Uribetxeberria no es más que una máscara para conseguir beneficios y réditos penitenciarios. Son marionetas en manos de ETA para conseguir sus objetivos.

Que nadie olvide jamás que ninguna víctima del terrorismo pudo ser atendida por sus familiares en sus últimos momentos. Ninguna. ETA ha asesinado a 829 personas y ninguna pudo dedicar su último aliento a sus seres queridos. No pudieron sentir el cariño y el afecto de sus padres, hermanos, hijos, amigos… La muerte les llegó desde la oscuridad y la cobardía de esos asesinos que hoy reclaman humanidad para uno de ellos.

Ángeles Pedraza
Presidenta AVT

Terroristas en huelga de hambre
Luis del Pino Libertad Digital 14 Agosto 2012

"Gracias a todos por venir... Nos ha movilizado la torpeza de un Gobierno que se ha dejado coaccionar por un asesino y ha cedido. Nos ha traído aquí la injusticia cometida —contra todos los españoles— con un terrorista que no pide perdón, que no se arrepiente, que nos desprecia y, para colmo, se ríe de nosotros con sus parodias de hospital.

Nos ha traído aquí la falta de gallardía de un Gobierno que pretende disfrazar la humillación con razones de política inteligente y la indignidad con excusas humanitarias. Hemos venido para proclamar que la mayoría de los españoles no estamos conformes; para que nadie pueda beneficiarse de nuestro silencio; para que nadie cuente con nuestra resignación...

Porque este gesto ha desenmascarado todos los disimulos. Ha dejado todas las intenciones a la vista. Ya no es posible ocultar lo que resulta evidente. Ahora sabemos por qué se nos humilla ante los terroristas; por qué el Gobierno es tan complaciente con sus portavoces; por qué Batasuna —que es ilegal— recibe mejor trato que quienes respetamos las leyes. Ahora sabemos por qué había que retorcer las normas, trampear los procedimientos y engañar a los españoles para excarcelar a un terrorista insaciable.

Son compromisos previos, son exigencias que los terroristas imponen para que el Gobierno demuestre su buena voluntad hacia ellos. Es el peaje que paga el Gobierno para poder negociar. Se ha pretendido embaucarnos con el pretexto de una paz engañosa. Esa paz que lleva escrita en el rostro De Juana Chaos. La paz de Otegui. La paz de los canallas que colocaron la bomba en Barajas.

ETA no nos dejará en paz. No se arrepiente de nada. No renuncia a nada. Quiere Navarra, quiere la amnistía, quiere la independencia. Nunca se conformará con menos. Mientras se le consienta, seguirá y seguirá hasta lograr su propósito, hasta que renunciemos a la razón, a la justicia, a la dignidad, en definitiva, hasta que nos rindamos. Tampoco renunciará jamás a su capacidad de coacción, de chantaje, de intimidación.

Todo esto lo sabe el Gobierno. Pese a ello, siendo evidente que ETA no pensaba dejar las armas, buscó su trato. Siendo evidente que ETA pretendía obtener con el alto el fuego los mismos beneficios que reclamaba con las armas, buscó su trato. Siendo evidente que ETA se reservaba el derecho de dialogar con bombas, buscó su trato. Un trato delirante porque pretender que los criminales se apacigüen mediante concesiones es tan absurdo como apagar un incendio con leña. Cuanto más echemos, más nos pedirá. Cuanto más obtengan, más querrán. No se detendrán hasta obtener todo lo que piden.

ETA no quiere la paz. Busca la victoria. Ha descubierto un Gobierno débil y quiere aprovechar la ocasión. Quien cede una vez ante ellos se condena a seguir cediendo o a tener que combatirlos cuando sea demasiado tarde. Por eso es preferible tener el coraje de hacerles frente desde el principio, sin debilitar nuestra fuerza, sin fortalecer al principal enemigo de nuestra libertad.

El Gobierno está cogido en una trampa en la que él mismo se ha metido y de la que no sabe salir. Por eso se asusta cuando un terrorista no come... Es hora de que los españoles hablen. Tenemos que impedir que las cosas continúen por este camino delirante. Necesitamos una política antiterrorista seria. Una política diseñada para perseguir a los terroristas, no para poner zancadillas a los españoles que no aplauden al Gobierno.

Quiero que este acto quede como testimonio de un pueblo que sabe que sólo siendo fiel a sus valores podrá construir el mejor futuro. De un pueblo que sabe que entre el terrorismo y la democracia no hay caminos de encuentro y que uno de los dos debe prevalecer a costa del otro. Y que, desde luego, quiere que prevalezca la democracia. De un pueblo que no quiere tener que contar un día que el terrorismo ganó una batalla en su país.

... Queremos recuperar la España que no se rendía ante los terroristas, que no se humillaba ante el chantaje, que no premiaba a los asesinos, que no menospreciaba a las víctimas. La España que consiguió que ETA no matara porque no podía matar, porque la estábamos derrotando. La España que acabó con el terrorismo callejero. ¡Claro que hay otra manera de hacer las cosas! Y tenemos derecho a reclamarla. Queremos que la democracia gane y que ETA pierda. Queremos que Batasuna desaparezca de nuestras calles, de nuestros telediarios y que ni sueñe con volver a los ayuntamientos. Queremos que los terroristas sepan que no tienen nada que reclamarnos, que su único destino es la cárcel y que nosotros todavía sabemos distinguir con nitidez quiénes son las personas decentes y quiénes son los indeseables.

Los distinguimos muy bien. Por eso no nos olvidamos de las víctimas. A nosotros no nos estorban. Al contrario... El mejor camino para honrar a las víctimas es que volvamos a hacer las cosas como se hacían cuando se hacían bien. Las flores y los aplausos nunca sobran, pero como de verdad se les honra es defendiendo la razón que da sentido a su muerte. Se les honra defendiendo las ideas que sus asesinos condenan. Se les honra persiguiendo a sus perseguidores. Se les honra haciendo justicia. Nosotros les haremos justicia.

... Porque no estamos hablando solamente del terrorismo. Ni siquiera principalmente. Estamos hablando de España, que es lo que nos ocultan detrás de eso que llaman negociaciones. ¿Con quién discute el Gobierno el futuro de Navarra, del País Vasco, de España? ¿Con los Navarros? No. ¿Con los españoles? No. ¡Lo discute con Batasuna, a escondidas, en secreto! ¿Con qué derecho? No lo vamos a consentir. España nos pertenece a todos y nadie tiene derecho a modificarla para dar gusto a ETA. No lo vamos a consentir.

... Somos una voluntad en marcha. No nos vamos a resignar. No nos cansaremos de combatir por nuestros principios. No renunciaremos a conquistar lo que es justo. No nos rendiremos jamás. Volved a vuestras casas y contad a todo el mundo lo que ha pasado aquí, lo que habéis hecho, lo que habéis sentido

... Y ahora, si todavía no estáis roncos, gritad conmigo:
¡Viva la libertad!
¡Viva España!"

(PALABRAS DE MARIANO RAJOY EN LA PLAZA DE COLÓN. MARZO DE 2007)

Cataluña
Los bebés bilingües diferencian otras lenguas pese a no haberlas oído nunca
Un nuevo estudio -este de la UPF- corrobora lo que la mayoría de expertos viene confirmando: los niños que viven en ambientes bilingües tienen más capacidad para las lenguas que los que se mueven en situaciones monolingües.
Redacción www.vozbcn.com  14 Agosto 2012

Pese a que desde la Generalidad y los partidos nacionalistas se insiste una y otra vez en que en las escuelas públicas de Cataluña se inmersione a los alumnos no catalanoparlantes obligatoriamente, los estudios científicos (pese a ser pocos y poco significativos) demuestran, una y otra vez, que los niños bilingües están más preparados lingüísticamente que los niños monolingües.

La aplicación de un sistema bilingüe en las escuelas de Cataluña, al margen de que es el único modelo legal establecido por el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, en interpretación de las leyes, es el mejor para los alumnos. El último estudio que demuestra que los niños bilingües están más capacitados que los monolingües ha sido publicado por Núria Sebastián Gallés en el número de julio de 2012 de la revista Psychological Science.

Los bebés de ocho meses que crecen en un hogar bilingüe pueden diferenciar otras lenguas que nunca antes han escuchado. E incluso llegan a distinguirlas al ver cómo se hablan sin sonido, como si leyeran los labios. En cambio, los bebés monolingües no son capaces de esto, según el estudio dirigido por Sebastián Gallés, profesora de la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Ventajas para las personas bilingües
El objetivo del estudio, según ha avanzado La Vanguardia, era entender el origen de las ventajas cognitivas que las personas bilingües desarrollan en algunos aspectos. Por ejemplo, los que se crían con dos lenguas tienen más capacidad para seleccionar información relevante e ignorar la irrelevante; es decir, fijan su atención mejor que los monolingües.

Los bilingües, además, también se adaptan con más facilidad a los cambios e incluso el alzheimer aparece más tarde en ellos. El equipo de la UPF ha trabajado (el estudió se envió a la revista en agosto de 2011, aunque se ha publicado este verano) con la hipótesis de que los bebés bilingües enseguida desarrollan la capacidad de separar sus dos lenguas maternas y aprender las propiedades de cada una. Esta sería, según Sebastián Gallés, una de las causas de las diferencias en el desarrollo cognitivo de bilingües y monolingües.

En el experimento, los investigadores han pasado un vídeo sin sonido de tres mujeres hablando indistintamente en francés e inglés a un grupo de bebés de ocho meses. Estas caras parlantes leían fragmentos de la obra El principito, de Antoine de Saint-Exupéry. En total, 48 bebés vieron los vídeos, 24 de ellos eran monolingües (tanto en español como en catalán) y los otros 24 venían de hogares bilingües español y catalán.

Mediante un sofisticado método de detección de respuestas, los investigadores han observado que todos los niños de ambientes bilingües se han dado cuenta del momento en el que las mujeres cambiaban de lengua, del inglés al francés y viceversa. La forma en cómo han movido los labios para pronunciar las palabras en uno y otro idioma era distinta, y los bebés lo notaban. En cambio, ninguno de los 24 bebés de hogares monolingües ha sido capaz de ello.

Inconvenientes: un vocabulario más reducido en cada lengua
El estudio ha venido a confirmar otra investigación similar con niños bilingües inglés y francés, aunque en este caso los bebés debían diferenciar entre sus dos lenguas maternas. Esto sugiere que los bilingües desarrollan una mayor habilidad para identificar los aspectos que distinguen dos lenguas, aunque estas se desconozcan.

Sebastián ha explicado que dominar dos idiomas obliga a una gimnasia mental permanente que mejora el sistema de control ejecutivo del cerebro. Este control es el responsable de concentrarse en una actividad y evitar las distracciones

Pese a todo, la investigadora de la UPF ha advertido de que no todo son ventajas. Existen algunos inconvenientes. Estas personas, los bilingües, tienen un vocabulario más reducido en cada uno de sus dos idiomas maternos que los monolingües y sufren más lapsus a la hora de hablar.

El bebé de las dos cabezas
Nota del Editor 14 Agosto 2012

En mi largo deambular, todavía no he tenido la oportunidad de ver un bebé con dos cabezas, y menos aún, acompañados por padres con dos cabezas.

Esa especie de especie, o especie al cuadrado, creo que en la tierra no existe.

Por eso, cuando un bebé recibe mensajes en varias lenguas, de forma secuencial, dado que sólo disponen de una cabeza, pueden considerarse dos casos: que cada mensaje vaya seguido del correspondiente en la otra lengua, con lo cual recibirá la mitad de información que cualquier otro bebé en el mismo tiempo, o en el segundo caso, que el mensaje siguiente no tenga nada que ver con el anterior  y entonces las neuronas del bebé echarán chispas.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Más dieta que huelga
Alfonso Ussía La Razón 14 Agosto 2012

No me fío de la seriedad de Otegui en sus huelgas de hambre. En la última engordó bastante. Terminará zampándose un plato de chipirones en su tinta. El llamado «desafío» de los presos etarras en huelga de hambre carece de importancia. Si es cierto que se ponen a ello, adelgazarán unos kilos, pero no más. Juegan a maltratados. Disponen en las cárceles de todas las ventajas y comodidades posibles. Son tratados con mucha más consideración que el resto de los presos comunes. Y escribo que del «resto de los presos comunes» porque los etarras son presos comunes como todos los demás. No hay nadie en España encarcelado por sus ideas o la pública exposición de las mismas.

Los presos etarras cumplen penas de prisión por haber cometido gravísimos delitos tipificados en el Código Penal. Si desean comer, que coman. Si les apetece adelgazar un poco, que adelgacen. Si alguno de ellos, excepcionalmente, es capaz de soportar una huelga de hambre hasta el final –los antecedentes me obligan a ponerlo en duda–, que lo haga. El ataque de miedo –o fue otro el motivo–, que sufrió el Gobierno de Zapatero, con Rubalcaba a la cabeza, cuando De Juana Chaos adelgazó en demasía, nos puso en ridículo ante todo el mundo. Se recuperó muy pronto en su libertad regalada, y cuando se sintió fuerte se fugó. Todavía anda suelto con su chica, y mucho me temo que va a seguir disfrutando de la libertad que no merece. «Se nos va a morir en la cárcel», decía un Rubalcaba angustiadísimo. No pasa nada. Que se muera. Nadie, excepto él, estaba llevándolo hacia la muerte. Además, resulta muy extraño que un individuo en trance de fallecer por inanición voluntaria se sienta con el vigor preciso para disfrutar de los chupachús de su novia, que lo visitaba a diario y se encamaba con el falso moribundo.

No recuerdo bien dónde se encerró Otegui para cumplir con su última huelga de hambre. Sí recuerdo la imagen de Otegui después de cuatro o cinco días sin probar bocado. Recibía paquetes, y no supongo que fueran de libros. La huelguita duró poco porque se dejó convencer. Y cuando apareció en público, lo hizo más gordo, sonrosado, fuerte, con la voz intacta y sin precisar en sus movimientos de ayudas ni parihuelas. Para mí que hizo una huelga de hambre muy descriptible, y sin duda, extravagante. Le crecieron las cocochas, y no se deshidrató gracias a las cervezas y los chacolís, aunque algún día probó el agua. Esta nueva huelga de hambre va a ser, más o menos, como la anterior. Y también más numerosa, pero irán desertando de ella sus practicantes al paso de los días.

Nuestra obligación como contribuyentes es alimentarlos. Si ellos, de forma unilateral, renuncian a nuestra generosidad, tendrán que apechugar con su problema. No es el nuestro. Aunque también seamos los contribuyentes los paganinis de los cuidados médicos y los mimos políticos que recibirán en sus celdas o en las habitaciones de los hospitales públicos. Una lástima que ocupen las camas de quienes están enfermos de verdad y no juegan a héroes. El Gobierno hará bien en invitar a todos los observadores internacionales que deseen atender a los hambrientos imaginarios, porque nada tiene que ocultar. Y si alguno de ellos, hace un mal cálculo y dobla la servilleta, pues servilleta doblada y santas pascuas. Quizá proteste Hebe de Bonafini, y nos llame a los españoles «torturadores». Tampoco hay que preocuparse por ello. No van a aguantar mucho. Se trata de una dieta de adelgazamiento política. Recibirán durante la huelga paquetes de libros con aroma a lomo, salchichón, jamoncito del bueno, bonito de Motrico y anchoas de Bermeo. Y se pondrán estupendos, como le gustaba a Sabino Arana, altos, fuertes, gallardos y airosos en los andares. Y a otra cosa, mariposa.

Pantomima etarra
Editorial La Razón 14 Agosto 2012

En la campaña organizada para exigir la excarcelación del terrorista que participó en el secuestro de Ortega Lara, lo de menos son las supuestas razones humanitarias que alegan los etarras, traídas como coartada para alimentar el victimismo y sacar tajada política. La supuesta huelga de hambre de un centenar largo de presidiarios, entre ellos el dirigente Otegi, causa más sarcasmo que preocupación dada la afición de los etarras a practicar el ayuno terapéutico y a ejercitar la dieta de adelgazamiento. En el recuerdo de todos permanece la pantomima de De Juana Chaos, montada con la colaboración de un medio de comunicación inglés para lograr su puesta en libertad, lo que consiguió con relativa facilidad y en perfecto estado físico. Hoy es un prófugo de la Justicia.

Lo cierto es que llegadas estas fechas veraniegas, en las que buena parte de los pueblos y villas celebran sus fiestas patronales, la estrategia recurrente del brazo político de ETA es crear focos de tensión con el Gobierno a cuenta de los presos con el objetivo de movilizar a sus bases y capitalizar políticamente los festejos. El chupinazo de San Fermín suele marcar el inicio de la campaña, como bien se demostró este año cuando se impidió violentamente el desfile del Consistorio pamplonés. Lo que viene a continuación es fiel reflejo de un guión que escribe ETA y ejecutan con aplicación los batasunos.

En este caso, además, han puesto especial interés en demostrar que han reconstruido el aparato destinado a controlar a los presos, desarticulado hace meses por la Guardia Civil. Si a ello le unimos el clima preelectoral que se palpa en el País Vasco, la conclusión es que Bildu-Sortu utilizan a sus reclusos enfermos como carnaza. Por tanto, hace bien el ministro Fernández Díaz en no caer en la trampa y en resistir al chantaje. El asunto del etarra enfermo de cáncer no tiene otro tratamiento que el establecido por la Ley. Y nada ni nadie, menos aún una banda terrorista, tiene capacidad para alterarlo a conveniencia. El reo será excarcelado sólo si concurren todas las circunstancias previstas en la normativa legal y de acuerdo al procedimiento reglado, no porque lo exija ETA. Menos aún porque se profieran amenazas directas, como hizo ayer el alcalde de San Sebastián, según el cual no habrá paz sin la excarcelación de los terroristas.

En un alarde de cinismo infame, el alcalde Izaguirre ha dicho que «se trata de respetar los derechos humanos», lo que viniendo de alguien que nunca ha condenado los asesinatos etarras retrata a la perfección en manos de quién está el Consistorio donostiarra. El Gobierno de Rajoy, que está actuando con firmeza e inteligencia en el asunto de los terroristas presos, no tiene otras obligaciones ni limitaciones que las legales. En consecuencia, ni amenazas ni provocaciones deben influir en sus decisiones.

Huelga de hambre etarra
La sonrisa de la avispa Estrella Digital 14 Agosto 2012

La banda terrorista ETA está necesitada de protagonismo. Se acercan las elecciones vascas y le apremia recordarle a su gente que sigue existiendo. Ya no es nada. Sólo unos cuantos indeseables en la cárcel y otros cuantos en las instituciones porque seis personas sin piedad (Pascual Sala, Eugeni Gay, Elisa Pérez Vera, Pablo Pérez Tremps, Luis Ortega y Adela Asua) la legalizaron con el nombre de Bildu y Amaiur.

Y en esa estrategia de marketing andaba la banda terrorista cuando vio un rayo de luz para sus objetivos en la huelga de hambre que está llevando a cabo el torturador de Ortega Lara. Un tipejo que, dicen, está muy enfermo y quiere morir en su casa. Hecho, por cierto, que él mismo le negó al propio Ortega Lara. Porque este asesino le tuvo, en un zulo de Mondragón, 532 días encerrado en unas condiciones terribles. Y hay que recordarlo porque se nos olvidan las cosas.

Y hay que recordar que el zulo en el que se hallaba Ortega Lara era muy húmedo (pues se encontraba a pocos metros del río Deva), no tenía ventanas y estaba situado bajo el suelo de una nave industrial. En una especie de sarcófago que tenía unas dimensiones de 3 metros de largo por 2,5 de ancho y 1,8 m de altura en el que únicamente podía dar tres pasos. Un lugar que solo disponía de la luz de una pequeña bombilla y en el que Ortega Lara hacía sus necesidades en el orinal en que recibía también el agua para asearse.

Y lo peor fue que este torturador que quiere morir en su casa negó la existencia del zulo cuando lo detuvieron y Ortega Lara estuvo a punto morir encerrado en aquél mísero agujero sin que nadie le pudiese encontrar jamás.

Bueno, pues este tipejo sin alma se ha puesto en huelga de hambre. Y esa actitud es la que ha aprovechado ETA para ordenar a sus asesinos que se pongan también en huelga de hambre. Una huelga, por supuesto, ful. Como la del multiasesino De Juana Chaos. Para hacer publicidad electoral gratis.

A partir de aquí, sólo tengo que decir que el Gobierno debe hacer todo lo posible para que los etarras en huelga de hambre cumplan su voluntad de ayuno hasta el final. Como hizo Margaret Thatcher, en su día, con terroristas norirlandeses.

España no debe admitir este tipo de chantaje más propio de pícaros que de otra cosa ya que todo es una burla. Nadie de esta gentuza llega hasta el final.

Estos tipejos ni siquiera tienen valor para hacerlo.

Como tampoco lo tiene el caradura de Arnaldo Otegi, que también se ha puesto en huelga de hambre. Hecho que demuestra, una vez más, que Batasuna y su sucesora Bildu forman parte de ETA.

En cualquier caso, lo que debe quedarles claro es que ya no hay atajos y menos negociación política con el Gobierno.

Abascal, en esRadio
"Los etarras apelan a la dignidad y no han vivido dignamente"
El presidente de DENAES ha recordado en esRadio que el mismo etarra que pide morir "dignamente" mantuvo secuestrado a Lara en condiciones "indignas".
LIBERTAD DIGITAL 14 Agosto 2012

Santiago Abascal ha sido entrevistado en Es la Mañana de esRadio, donde ha hablado sobre su contundente respuesta a la huelga de hambre de los etarras, en la que el presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española, contestó a "los pobrecitos asesinos en huelga de hambre" con una docena de fotografías a través de Twitter.

Abascal ha señalado en esRadio que no conviene olvidar que "yo he tenido la oportunidad y la suerte de poder contarlo" pero que otros no "han podido porque han sido asesinados". Para él, la huelga de hambre no es más que un "intento de humillarnos, con esta huelga de hambre de pacotilla encabezada por Otegi" y además es "una medida de presión contra España como todas las que orquesta ETA".

"No sé porqué apelan a la dignidad cuando no han vivido dignamente, lo han hecho cobardemente, asesinando y secuestrando personas" señaló Abascal, en referencia a las peticiones etarras de excarcelación del secuestrador de Ortega Lara, que padece cáncer y quiere morir "con dignidad" entre sus familiares. "Éste", dijo en referencia al etarra Bolingaba "mantuvo 532 días en un agujero inmundo e infecto en unas condiciones indignas e infrahumanas a un hombre que le supera en dignidad un millón de veces", recordó. "Es irritante que apele a la dignidad más allá de lo que diga la ley".

El presidente de DENAES aseguró que desconocía la decisión que se tomará finalmente sobre la excarcelación, aunque sí indicó que "a buen seguro no será política, la tomará el juez de vigilancia penitenciaria". "Es probable que tengamos una ley que sea mala" valoró, recordando que él está a favor de la cadena perpetua para cierto tipo de delitos.

"Me acuerdo de los seis traidores del TC"
Santiago Abascal también ha hablado sobre las imágenes de varios concejales de Bildu pidiendo abiertamente la excarcelación del etarra. "Cuando veo esas imágenes me acuerdo de los seis traidores del Tribunal Constitucional, de sus dueños y de varias de sus generaciones", señaló.

"Ese es el único recuerdo que tengo cuando veo lo que está pasando", dijo, rechazando la posibilidad de olvidarse de "los que no han querido cumplir la legalidad" y legalizaron "Bildu, Sortu".

Abascal explicó, en referencia a las "incontestables" fotografías, cómo ha cambiado la situación en el País Vasco de hoy en día respecto a los momentos en que fueron tomadas las instantáneas. Los proetarras ahora amenazan "de otra manera", y explicó que se ponen delante de su establecimiento "y se manifiestan durante dos o tres minutos en silencio con una pancarta de los presos". "Siguen estando ahí", aseguró "así nos dicen que no se han olvidado de nosotros, que somos culpables de eso que ellos llaman torturas del estado", explicó. Con estos actos "vienen a decirnos que siguen estando ahí, que son la mafia terrorista que causó casi mil muertos y miles de heridos".

Sobre el escenario electoral en País Vasco, Santiago aseguró que: "Con toda seguridad el nacionalismo va a obtener el poder en la comunidad autónoma vasca y de manera probable puede que sea ETA quien lo obtenga y eso va a traer consigo un desafío grandísimo al Estado que va a haber que saber resolver y al que va a haber que dar respuesta con la mayor de las contundencias".

"Con toda seguridad el nacionalismo va a obtener el poder en la comunidad autónoma vasca y de manera probable puede que sea ETA quien lo obtenga y eso va a traer consigo un desafío grandísimo al Estado que va a haber que saber resolver y al que va a haber que dar respuesta con la mayor de las contundencias".

Sobre el escenario que se abrirá entonces el político vasco aclaró que "lo están dejando claro ellos", "será el de una declaración unilateral de secesión y el intento de celebrar un referéndum ilegal de independencia en la comunidad autónoma vasca". Y, en el caso de que se les impida, Abascal opinó que "dejarán el alto el fuego y volverán a las andadas".

Así son los Abascal
La sangre
Rafael Núñez Huesca Libertad Digital 14 Agosto 2012

Nada más alejado del Lacoste, jersey sobre los hombros y mocasines de borlas estilo pepé que esta familia de vascos. Austeros, sencillos, generosos y de trato extraordinariamente cercano. La imagen que, en definitiva, teníamos de lo vasco.

Cuando uno imagina a hombres que viven la cotidaneidad de la amenza terrorista; a hombres cuya principal actividad política ha sido dar sepultura a otros hombres, amigos por lo general; cuando uno configura un retrato mental de estas gentes, digo, el lápiz dibuja tipos huraños, amargados por la incertidumbre del quién será el siguiente. Y el lápiz se equivoca. De medio a medio. No son así.

Para un hombre recto, íntegro, no hay mayor satisfacción que el cumplimiento del deber; el de los Abascal es reivindicar la españolidad de las provincias vascas, que llevan un siglo ahogándose en los dogmas de Arana; triturando los puentes culturales, históricos y emocionales que vinculan aquella españolísima tierra con las del resto de España.

Manuel Abascal Pardo tiene hoy 92 años, antiguo alcalde de Amurrio y responsable en gran medida de la industrialización del pueblo. Recibía, en plena borrachera etarra, sentencias de muerte en el buzón, cartas de extorsión les llamaban algunos; impuesto revolucionario, algún miserable. Todas las rompió.

Santiago Abascal Escuza, el hijo, lleva celebrando el día de la Hispanidad en el Valle de Ayala, Álava, desde que tiene uso de razón. Tres son las veces que la canalla etarra ha intentado liquidarlo, y tres son las veces que la de la guadaña se estrelló en los muros de España. Y sigue dando guerra. Tranquilo, impasible como es él, pero firme como las columnas que yerguen su dignidad. La misma dignidad que lo mantiene en el lugar del que otros se movieron. Él sigue donde siempre.

Santiago Abascal Conde, el nieto, es el nuestro, el mío, el presidente de DENAES. Generoso es, quizá, la palabra que mejor lo define. Próximo, cercano. Lee y escribe. Un tipo intelectualmente inquieto. Un buen día –¡bendito sea ése día!- decidió que a la patria había que defenderla en Amurrio y Fuenterrabía, pero también en Valencia y Madrid; en Mondragón y en Leiza, pero también en Ceuta y Coruña. Y es por eso que toma la iniciativa; nace la Fundación para la Defensa de la Nación Española. Carisma, formación, hechuras de líder, faro de muchos. De firmes e incuestionables valores, abierto siempre a escuchar cómo proyectarlos.

Jaime Abascal es un renacuajo de ocho años. Hijo de Abascal Conde, nieto de Abascal Escuza, biznieto de Abascal Pardo. Forjado en el amor profundo a España, educado en el honor, eso tan antigüo. Como el padre, ríe con ganas, se diría que le ríe el rostro entero. Y en unos años, cuando algún periodista le pregunte por la primera vez que dio la cara por España, él habrá de responder que, aún a riesgo de que se la partieran, fue en el estío del dosmil doce. Y, tanto si fuera por olvido o por humildad que no quisiera responder, estas letras quedarán para siempre como testimonio de lo que ocurrió aquella tarde. Así actuaste, Jaime.

Santiago: -¿Se puede saber qué demonios ha pasado, Adriana?
Adriana, hija de Santiago, hermana pequeña de Jaime: - Pues... estábamos jugando en el parque... pasó una manifestación...
- ¿Una manifestación, de quién?
- No sé, chillaban "española ez, ikurriña bai... española ez, ikurriña bai!"
- ¿Ah si, eh?, ¿y cuántos eran?
- Muchísimos, treinta o... cuarenta. Eran etarras.
- Vaya, ¿y qué pasó?
- Nada, yo me fui.
- ¿Pues?
- Jaime me dijo que marchara corriendo de allí.
- ¿Y él?
- No, él se quedó... y cuando creía que yo ya no estaba se puso a gritarles. Pero yo no me había ido, estaba escondida.
- ¿Cómo a gritarles, qué les dijo?
- ¡Viva España!, ¡Viva España!
- ...
- ¿Ya me puedo ir, papá?
- Eh... sí hija, sí. Bueno, una cosa más, ¿qué hizo Jaime después de eso?
- Vino conmigo a seguir jugando, ¿me puedo ir ya?
- Sí hija, ve, ve...

También presencié, como la anterior, la conversación entre el padre y el hijo:
- Santiago: ¿Qué ha pasado en el parque, Jaime? Me ha contado tu hermana que...
- Jaime: Nada, hemos estado jugando, ¿por?
- Pero me ha dicho Adriana que...
- ¡Ah sí, ésos! Una manifestación de ésas.
- ¿Ya, y decían algo?
- "Española ez, Ikurriña bai". Todo el rato. Insultaban a España, papá.
- Y tú...
- Le dije a Adriana que se fuera corriendo y grité: ¡Viva España! Dos veces. Y mucho más fuerte que ellos, ¿eh?
- ¿Y?
- Me fui a jugar a otro sitio.
- Escúchame hijo, has hecho una cosa que está muy bien y otra en la que te has equivocado, te explico. Cuando delante de un español se insulta o se ofende a España, uno tiene el deber de defenderla. Y tú lo has hecho, y yo estoy muy orgulloso.
- (Tímidamente) Sí papá...
- Ya... pero te has equivocado en la altura, éstos eran mayores...
- ¡Pero papá, delante de mi estaban...!
- ¡Jaime!, tú los pequeños y yo los grandes, ¿entendido? Ése es el trato.
- (Con la barbilla en el pecho, ceño fruncido y brazos cruzados) Vaaale.

Sin cambiar de postura, rígido, se aleja. Pega una patada a una piedra.
Es la sangre.



Recortes de Prensa   Página Inicial