AGLI Recortes de Prensa   Jueves 16 Agosto 2012

Lo que nos falta (Reflexión agosteña)
Javier López El Semanal Digital 16 Agosto 2012

Si somos punteros en un buen puñado de sectores, si nuestra sociedad es activa y dinámica, si tenemos una historia grandiosa, ¿por qué nuestro barco es zarandeado con tanta facilidad?

Solamente un profundo reforzamiento de nuestra autoestima hará que el moderno "sueño español" siga adelante.

Sin autoestima no somos, sin querernos no vamos a ningún lado. Me refiero a nuestro país. España está pasando unos momentos complicados, tanto que parece que el llamado "sueño español", labrado a lo largo de las últimas décadas, se desvanece por momentos. Los mimbres del sueño se tornan pesadilla. El barco zozobra. Vamos a echar un vistazo al horizonte aprovechando la calma agosteña, que sí, sigue presente como cada verano. agostéa y cierra España. No me parece mal, es nuestra filosofía de vida. Que Dios nos guarde.

"Somos un país grande". La frase se repite una y otra vez desde las alturas políticas. ¿Lo somos?. ¿Tenemos capacidad de reacción?. Ciertamente hemos consolidado muchos avances durante los últimos años. Somos punteros en energías renovables, en turismo uno de los principales destinos del mundo, tenemos la mayor superficie de viñedo y somos los primeros exportadores de aceite, nuestro sector hortofrutícola es la primera potencia mundial, y la pesca es uno de los activos indiscutibles. Tenemos, además, una capacidad envidiable en tecnología militar y espacial, y un idioma que hablan cuatrocientos millones de personas y que debería ser la base de una industria cultural de primer orden.

Y, sin embargo, vivimos en el trance de convertirnos en una nación de las que cuentan menos, de las que tienen una posición subsidiaria, rompiéndose una vez más la posibilidad de colocarnos a la cabeza de Europa que es donde debemos estar por historia y potencial.

Si tenemos historia, si tenemos presente. ¿Qué nos falta?.
1. Proyecto nacional. España no puede ser un guirigay de 17 miniestadillos. Las voces más independientes del panorama español están alertando sobre la insostenibilidad del sistema autonómico español. Vamos inevitablemente hacia una redefinición del modelo que quizá pase por reducir las competencias e incluso el número de comunidades autónomas. Qué nadie olvide que la pretensión originaria de la Transición no era otra que conceder unos estatutos de autonomía a Cataluña, País Vasco y quizá Galicia. Y nada más.

2. Entramado productivo. Los españoles necesitamos colocarnos ante nuestra responsabilidad vital con respecto a la comunidad a la que pertenecemos. Hacen falta más emprendedores, trabajadores responsabilizados con su entorno empresarial, y también empresarios que no quieran la máxima ganancia al menor coste posible. Cultura emprendedora. No es suficiente con que un puñado de empresas se coloquen bien en sectores punteros. Necesitamos pequeños empresarios que inicien proyectos. Los emprendedores son los capitanes que nos sacaran del atolladero, pero hay que fomentar una cultura distinta, quitar trabas burocráticas, poner el alza el valor trabajo. Ellos serán la columna vertebral de la recuperación.

Agosto cae sobre nosotros como un momento ideal para la reflexión. Después volverán las tensiones, a no mucho tardar. Nos jugamos el ser o no ser. Estar a la cabeza o entrar en la zona de los "eurodependientes". Europa es en este momento una incógnita, más bien, un rompecabezas donde se ha pasado de ver la salida de Grecia como una tragedia a ser algo que resulta "manejable" según el último término empleado por la burocracia de Bruselas. No nos perdamos en los conceptos engañosos, miremos a nuestro gran objetivo: España no puede ser más que un país de los que cuentan. Y no debiera haber otra posibilidad.

El gasto político y la Constitución
Pablo Sebastián www.republica.com 16 Agosto 2012

Desde la Unión Europea se le pide a España una mayor reducción del gasto público para cumplir los objetivos de déficit. En dicha dirección camina con ciertas cautelas el Gobierno de Rajoy, y a ello se suele oponer el primer partido de la oposición que lidera Rubalcaba negando los recortes del gasto social pero sin decir por donde ajustaría el gasto público el partido socialista. Sin embargo en lo que si parecen de acuerdo Rajoy y Rubalcaba es en no tocar un ápice el gasto político, con unas reformas en profundidad y con cierre de instituciones y organismos públicos tan innecesarios como ruinosos, como por ejemplo las televisiones autonómicas.

Asímismo, unos y otros, PSOE y PP, no están dispuestos a pedir las responsabilidades políticas y penales, si las hubiera, a los que han sido o son gestores de bancos y cajas de ahorro que llevaron a la ruina a sus entidades, o montaron operaciones abusivas como las llamadas preferentes o la ruinosa salida a Bolsa de Bankia. En esto de tapar abusos y corrupciones los dos primeros partidos de la oposición están de acuerdo y los nacionalistas CiU en el primer lugar de semejante infame pacto, por la cuenta que les trae. Se vio en los recientes indultos de Rajoy a delincuentes de Unió, y en la pantomima de la comisión informátiva del Congreso con presencia de presidentes de bancos y cajas, donde cada partido tapaba a los suyos y se empató otro partido de la infamia.

En cuanto al gasto político, sobre el que crece la indignación de los ciudadanos, empezando por las Comunidades Autónomas, los jefes de la partitocracia guardan un escandaloso silencio. Porque sus partidos, dirigentes, allegados y familiares viven de eso y, en muchos casos, no sirven para otra cosa ni saben hacer otra cosa. De ahí el inmenso pantano clientelar y ruinoso de Comunidades absurdas y despilfarradoras, de empresas públicas ruinosas, de las radio y televisiones autonómicas y municipales, de organismos y fundaciones de todo pelaje. O de las instituciones inservibles o prescindibles como son el Senado, muchas, Comunidades, las diputaciones y miles de ayuntamientos. Y por supuesto todas las embajadas autonómicas y no pocos consulados del Estado, como los de los 27 países de la UE que ya no tienen sentido.

Naturalmente, al fondo de todo esto subyace una reforma a fondo de la Constitución que se presenta como urgente y necesaria, una vez que la transición ya está agotada y que la crisis económica ha puesto en evidencia las carencias democráticas del modelo político español. Porque muchos de los problemas económicos creados no solo tienen su origen en las turbulencias financieras que vienen de fuera o en malos o en los corruptos gobernantes, sino en la ausencia flagrante de obligados controles democráticos que en España brillan por su ausencia, empezando por la Justicia, siguiendo por el Parlamento y continuando por los partitocráticos medios de comunicación.

Las reformas estructurales son poca cosa para la gran reforma del Estado que se ha de implementar, para lo que sin duda hace falta el consenso constitucional de los dos primeros partidos, PSOE y PP, un gran proyecto de reforma constitucional que ya empieza a calar en la sociedad, y dirigentes con sentido del Estado y de la verdadera necesidad nacional. Y todo esto no se ve al día de hoy por ninguna parte, ni parece estar en la agenda de los partidos que, al contrario de lo que hace falta, pretenden dejar las cosas tal y como están, incluidos sus privilegios y ventajas que por nada del mundo quieren abandonar, temerosos de que esa gran reforma provoque un gran cambio del mapa político actual.

El nacionalismo catalán (IV)
César Vidal La Razón 16 Agosto 2012

Cuando CiU tuvo que dejar paso a un gobierno de coalición presidido por el bachiller Montilla, el nacionalismo catalán se encontraba ya en un callejón sin salida. Sus gastos disparatados y sus inmensas clientelas lo mantenían en el poder de manera indiscutible a la vez que garantizaban la sumisión de las fuerzas vivas, incluidos medios de comunicación, y la no obligación de cumplir la ley como todos los ciudadanos. Sin embargo, Cataluña ya no podía permitirse aquel derroche que no sólo había provocado su descenso dentro del listado de regiones españolas sino que, por añadidura, la conducía de manera inexorable a la quiebra.

El intento para evitar esa situación que habría demostrado que, efectivamente, el rey estaba en pelota fue el nuevo Estatuto de Cataluña. Votado por una minoría que confirmaba las peores teorías de Pujol y respaldado por instituciones que tendrían que haberse opuesto frontalmente al mismo, el Estatuto consagraba la conversión de España en un protectorado del gobierno catalán. El saqueo, ahora más que reforzado, del resto de España en favor de los nacionalistas catalanes era la única manera de alargar la vida de un sistema que no puede sobrevivir sin un número intolerable de funcionarios y un Himalaya de subvenciones.

El nuevo Estatuto fue el canto del cisne del nacionalismo catalán. Demostró hasta dónde podía imponer su voluntad sobre todos los españoles, pero, al final, como decía Lenin, «los hechos son testarudos». La crisis económica española dio inicio en el año 2003; empeoró cuando se produjo la de las «subprime» en Estados Unidos y se convirtió en verdadero desastre cuando ZP, Solbes y Salgado demostraron su incompetencia; MAFO hizo de las suyas desde el Banco de España y los nacionalistas contribuyeron a hundir más España. Cuando Artur Mas llegó al poder se vio que España no era el problema de Cataluña sino que el nacionalismo catalán se había convertido en el problema de Cataluña, primero, y de España, después.

La que había sido antaño primera región española era ahora la sexta; más del treinta por ciento de la deuda de las CCAA era de Cataluña; las noticias sobre la corrupción nacionalista se multiplicaban tendiendo hacia el infinito y no pocas voces de fuera de Cataluña señalaban que ahora era el momento para que se produjera una separación amistosa que dejara a los nacionalistas en el lugar que se merecían: el abandono y allá se las compongan con sus propios desmanes. El nacionalismo catalán había entrado en bancarrota porque todos sus supuestos habían demostrado ser más falsos que un euro de madera. Ese nacionalismo que había usurpado la riqueza de Cataluña, es el que prefiere mantener embajadas en el extranjero a servicios sanitarios y ese nacionalismo – y no Madrit– es el responsable del desastre. Pero lo peor para el nacionalismo quedaba por llegar.

Los errores de los políticos
José Luis González Quirós *. El Confidencial 16 Agosto 2012

Al iniciarse nuestra democracia, las expectativas eran muy optimistas y, con más o menos acierto, se logró una fórmula de la que hemos estado razonablemente orgullosos durante décadas. A la altura de 2012, sin embargo, la decepción crece de manera alarmante, aunque se puede apostar porque la mayoría de los españoles aún cree, y hace bien, que los errores de la democracia se podrán corregir con una democracia mejor y más verdadera, no sin ella.

Lo que ocurre es que, a diferencia de 1977, no está muy claro qué es lo que hay que hacer, por obvio que sea lo que se pretende evitar. En 1977 se aplicaron fórmulas jurídicas conocidas, pero en lo que resultaba necesario atreverse a innovar, las cosas no han ido demasiado bien. Me refiero, en particular, a la estructura y funcionamiento de los partidos, que es lo que los españoles, al ver a los políticos, como clase o como casta, expresiones que no se pueden usar sin preocupación, consideran uno de los principales problemas que padecemos.

Hay un vacío legal sobre la naturaleza, funciones y régimen de los partidos, porque la ley se limita a normas de registro administrativo y a lo establecido, y sin cumplir, sobre la ilegitimidad de los partidos que amparen el terrorismo. Esta carencia permite errores de bulto, e invita a que los defectos crezcan y se oculten, dando lugar a una enorme opacidad, lo que favorece conductas enteramente inapropiadas que amparan la corrupción, la irresponsabilidad, el nepotismo, el cesarismo, la ausencia absoluta de democracia interna, que es mandato constitucional, y que convierten a los partidos en instrumentos que impiden el florecimiento de una cultura democrática exigente y eficaz.

Con la cínica disculpa de la disciplina, se ha convertido a los partidos en entidades sin vida propia, y se ha hecho de ellos algo completamente incapaz de canalizar la creatividad política y las iniciativas de la sociedad española. Este periódico informó recientemente, por ejemplo, de que Rubalcaba estaba encargando a un numeroso grupo de jóvenes la definición de la política socialista del futuro, lo que supone, por supuesto, asumir la idea de que el PSOE pueda reducirse meramente a ser una organización que se dedique a aplaudir lo que se les ocurra a estos beneméritos expertos cuya legitimidad para ejercer esa función es enteramente inexistente.

Esta degeneración de la naturaleza y hábitos de los partidos está a la raíz de la mayoría de los problemas que nos agobian, pero es consecuencia de errores graves de los políticos, muy en especial en los últimos diez años. Hacer una sucinta enumeración de esos errores ocuparía más espacio del que dispongo, pero no quiero dejar de mencionar los que me parecen nucleares.La democracia se concibe únicamente como un sistema de legitimación, olvidando completamente su función innovadora. Esto comporta que los políticos lo subordinen todo a la victoria electoral y, consecuentemente, que se practiquen las más burdas simplificaciones, la manipulación más grosera y la mentira política.

En primer lugar, la democracia se concibe únicamente como un sistema de legitimación, olvidando completamente su función innovadora. Esto comporta que los políticos lo subordinen todo a la victoria electoral y, consecuentemente, que se practiquen las más burdas simplificaciones, la manipulación más grosera y la mentira política. Por supuesto, también sufre la coherencia que es virtud que, al parecer, se reserva a los orates.

La política se ejerce, en consecuencia, de manera dogmática, maniquea y sectaria, lo que ha hecho imposible pactos que hubieran debido llevarse a cabo en función de los verdaderos intereses de España y de los electores. Esto obliga a que los políticos sean completamente inmunes a la reflexión y a la autocrítica, y acaben viendo como traidores a quienes les recuerdan, por ejemplo, cosas básicas que supuestamente deberían defender. Nada importa, por ejemplo, robarle el programa al partido de la oposición si con ello se supone, frecuentemente de manera equivocada, que eso garantiza la permanencia o la conquista del poder. Esta mezcla de sectarismo y confusión de programas de gobierno es enteramente específica de nuestra situación y no puede contemplarse sin pasmo.

Por último, esta manera de entender y practicar la política arruina la confianza de los electores en la democracia y esteriliza la labor de los gobiernos porque todo se va en maniobras de despiste y medidas coyunturales, enteramente estériles, ya que nadie se atreve a promover políticas valientes y de largo aliento, que es lo que realmente se necesita en presencia de una crisis como la que padecemos. La desconfianza de los políticos en la inteligencia de los electores se vuelve contra ellos en forma de desprecio.

Como para legitimar ese sentimiento, los partidos se dedican a colocar a personajillos irrelevantes, sin preparación, sin capacidad y sin el menor encanto, al frente de responsabilidades importantes, porque lo único que parece importar es la lealtad perruna, los resultados están a la vista. Hay que aprender de los errores. La crisis va a ser lo suficientemente honda como para que los buenos políticos, que los hay, se den cuenta de que no se puede seguir así. La alternativa es muy clara, el hundimiento completo, hipótesis preferida de los aventureros.

* José Luis González Quirós es analista político

A vueltas con la nueva Constitución
Amando de Miguel Libertad Digital 16 Agosto 2012

Se confirma la sospecha de que los españoles suelen llevar en la cartera un borrador ológrafo del proyecto de nueva Constitución. Recibo aquí numerosos y documentados correos sobre esos borradores de una nueva carta magna. Solo me da espacio para comentar algunos.

Isidro Fuentes critica mi idea de que se forme un grupo de notables (no solo juristas) para que se pongan a redactar el nuevo texto constitucional. Su opinión es que ese grupo de notables lo debe elegir el pueblo a través de una suerte de referéndum. Me parece un exceso de democratismo. Todas las Constituciones que en el mundo han sido se han redactado por un grupo de notables que se ha ido formando por un proceso natural. La Constitución de 1978 no fue una excepción. A mi modo de ver no fue un texto malo (aunque excesivamente largo y a veces confuso).

El problema es que se ha ido degradando con el tiempo. Sobre todo, el famoso título octavo, sobre las autonomías, ha sido particularmente problemático. Era de esperar. En su día ya se vio que era imposible llegar a un acuerdo sobre el particular.

Adolfo Flores arguye: "Me gustaría que los personajes públicos como usted, con voz en los medios, no cargaran sobre la estructura del Estado, sino sobre lo que los profesionales de la política han convertido a España. No sobran las autonomías, sobran políticos, cargos, normas y reglamentos, asesores, fundaciones y empresas públicas". Redarguyo que eso que sobra tiene mucho que ver con la estructura del Estado. No es que sobren autonomías sino que las regiones deben organizarse de otra forma; siempre serán menos autónomas que el Estado central. Las llamadas autonomías no habrían funcionado mal si se hubieran corregido los seculares vicios del caciquismo y la corrupción. A todo eso junto lo llamaba Ortega y Gasset "particularismo".

José Sogo Flores sostiene que "España no es una democracia" sino una especie de continuidad con el "franquismo sociológico y el clientelismo romano". Supongo que se refiere a la Roma antigua. Cierto es que permanecen muchas formas del franquismo sociológico (expresión que yo inventé en su día) y del sistema oligárquico de épocas pasadas. Sin embargo, no cabe duda de que España es ahora una democracia, sobre todo si vemos el panorama mundial. La democracia es una cuestión de grado.

Otra cosa es que haya que mejorar muchas cosas, algunas tan fundamentales como la Justicia, la organización territorial o el Estado del bienestar. Doy la razón a don José en el principio de que la relación entre gobernantes y gobernados debe basarse en la desconfianza. Aunque cabe el peligro, como él mismo señala, de que la desconfianza extrema puede degenerar en el germen de los totalitarismos. Una idea interesante de don José es que lo fundamental, en una democracia sana, no es tanto el sistema pacífico para nombrar a los gobernantes como para echarlos de sus cargos. Aquí se les echa con demasiados privilegios, que ellos mismo se otorgan.

Francisco Moreno Doncel da en el clavo al decir que cualquier nuevo proceso constituyente va a tropezar con una especial dificultad. A saber, no va a ser posible el consenso con vascos y catalanes (se entiende, los nacionalistas de esas regiones). Es cierto, el consenso será difícil también con los nuevos nacionalismos de otras regiones e incluso comarcas. En esta última generación se han creado tantos intereses en las regiones que será peliagudo romperlos. Desde luego, ese intento no va a poder realizarlo un partido solo. El problema está en que los dirigentes de los partidos se odian entre ellos. Además, hemos dado en tolerar los partidos totalitarios, lo que parece un contrasentido.

José Alberto Torrijos Regidor añade otra dificultad teórica. La reforma a fondo del Estado debe descartar el axioma de que las autonomías acercan la Administración al ciudadano. Esa prensión resulta confusa. El famoso acercamiento lo que ha hecho es aumentar la maraña legal, la ineficiencia administrativa. Le doy la razón, fundada en mi humilde experiencia personal.

Por todas partes se confluye en la idea de que el gran obstáculo constitucional va a ser la superación del famoso título octavo del texto vigente. Un premio millonario para quien dé con la solución del enigma. Una vez más, ¡qué difícil es entenderse con las palabras!

El descanso de los holgazanes.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Agosto 2012

Doñana, Oropesa, Son Camaró, La Mareta, San Xenxo, Las Marismillas, centros oficiales de las vacaciones de nuestros excelsos Presidentes de esta cosa que llaman "Monarquía Parlamentaria". El caso es que en esos reductos, alejados de los ojos de los ciudadanos, escondidos de todo y de todos, es donde se han refugiado para su inmerecido "descanso del guerrero", porque ni han sido guerreros, ni caballeros, y mucho menos merecen descansar de algo que jamás conocieron, el trabajo. Todos son iguales en el fondo y en las formas. A todos les ha importado ni les importa un comino el futuro de España ni el de los españoles, aunque se les llena la boca para decirlo.

Yo creo que todo el mundo necesita descansar, pero no holgazanear. Porque estar al servicio público es un trabajo que dista mucho de ser pesado, y que tiene muchas más ventajas que inconvenientes, sobre todo para la casta dirigente. Podemos decir que no hacer nada requiere mucho esfuerzo y que termina por cansar, aunque lo apropiado sería decir que aburre. Es evidente que asistir a inauguraciones, conciertos, aperturas de cursos, a cumbres internacionales, con cómodos viajes en primera clase en aviones privados, en helicópteros o en coches oficiales con chofer y guardaespaldas, comidas y cenas de etiqueta y demás saraos, puede llegar a agotar a cualquiera, aunque valga lo comido por lo servido ¿verdad?

El caso es que seis millones de españoles (6.000.000) están descansando de un modo forzoso, pero sin ninguna posibilidad de cambiar ese estado y recuperar siquiera unos días del trabajo que tenían. Tampoco pueden disfrutar de unas relajadas vacaciones, porque su trabajo consiste en acudir a las oficinas de desempleo para que les controlen que siguen en esa situación. Un férreo seguimiento que obliga a estar en las largas colas leyendo la prensa hasta conseguir el sello que les permite disfrutar de sus derechos. Sin embargo, estos privilegiados que nos gobiernan, vuelven a sus quehaceres una vez repuestos de su tremendo desgaste por ser unos incompetentes gestores sin responsabilidades, para continuar cansándose por no hacer nada.

Hay que tener poca vergüenza para tomarse unas vacaciones de Gobierno en los momentos de incertidumbre y penuria económica de millones de españoles. Hay que carecer de sentido del deber cuando se abandona el Gobierno y se deja todo al destino. Hay que ser muy cínico para haber dicho aquello de "Feliz descanso, a quien pueda", irse de relax y suspenderlo solo para asistir a una parodia de reunión con el Jefe de Gobierno, con la guinda final de haber cedido a las presiones de la oposición con la excusa de mantener un subsidio ineficaz e inasumible para el Estado en su situación actual de bancarrota.

Ayer proponía que se tomaran vacaciones permanentes. Hoy exijo que además presenten su renuncia y se convoquen elecciones generales. Si quieren vacaciones pagadas, que trabajen y se las financien, como los poco afortunados que aún podemos hacerlo unos pocos días, aunque no por mucho más tiempo si esto sigue así.

Sharia en Europa: ¿debemos estar alerta ante los islamistas radicales?
Óscar Pérez Ventura. Minuto Digital 16 Agosto 2012

La sociedad igualitaria y garantista respecto a las libertades y derechos que afortunadamente tenemos en Europa, es un arma de doble filo para los islamistas radicales.

En algunos países europeos están proliferando ciertos grupos de fanáticos que, moviéndose en el límite de la ley, pretende socavar los valores de nuestra sociedad.

Uno de estos grupos es Sharia4Belgium (Sharia para Bélgica), extremistas que anhelan la implantación de su propia ley, la Sharia, no sólo entre sus fieles sino a toda la sociedad que les acoge. En palabras de su líder Abu Imran, “un musulmán de verdad no utiliza la democracia para alcanzar el poder y establecer el Islam. Participar en las elecciones sin creer en ellas es un engaño. En un estado de guerra, está permitido engañar a los enemigos, pero en asuntos de política no vemos a los infieles como enemigos, sino aliados con los que establecer pactos”.

Además de en Bélgica, en Holanda encontramos Sharia4Holland (Sharia para Holanda), que en la línea de los anteriores piensa que “como musulmanes, creemos que hay un pacto con los infieles para que nuestras familias y nuestra riqueza estén protegidas, por eso no podemos engañarlos. Por eso somos sinceros y decimos alto y claro cuáles son nuestras intenciones. Ya lo dijo Alá, el mundo entero estará regido por mis leyes”.

En España tenemos nuestra propia versión de estos movimientos pro-Sharia, llamados Sharia4Spain (Sharia para España), un grupo que se define como el “primer partido político islamista en España, con el objetivo de demostrar la hipocresía de la democracia y restablecer la ley islámica. Se alía con todos los partidos y grupos que llamen a la Sharia y la vuelta al manhaj de los salaf, condena el terrorismo sionista y toda forma de injusticia similar”. No ocultan su devoción por Bin Laden, al que catalogan como mártir (“quiso premiar Alá al Sheikh Osama con el martirio”) y no son demasiado astutos en el llamamiento a la yihad armada.

Muy activos en internet, con un blog llamativo y con numerosos contenidos (http://sharia4spain.blogspot.com/), tienen aproximadamente unos 400 seguidores repartidos entre varias redes sociales. Entre las fatuas que pueden consultarse en su web, se encuentra una que tiene por título: “Quiero ir a la yihad, pero mis padres no me dejan”, u otra en la que se dice que es haram (ilícito) que las niñas exhiban sus impúdicas pantorrillas, ya sea en público o en privado.

Estos grupos están inspirados en Islam4UK (Islam para Reino Unido), un grupo de salafistas radicales que actuaban en Reino Unido. Fueron declarados ilegales tras la aprobación de las leyes antiterroristas en ese país en enero del 2010. En su desaparecida página web, se describían como “una plataforma de sinceros musulmanes que pretenden propagar la ideología islámica suprema en el Reino Unido, como una alternativa divina a la ley del hombre”. Su objetivo era “convencer a la opinión pública británica de la superioridad del Islam, con el fin de transferir la autoridad y el poder de los musulmanes a fin de aplicar la Sharia”.

El polémico líder de este extinto grupo, Anjem Choudary continúa su lucha por instaurar la Sharia en el Reino Unido, y no ceja en el empeño de “poner las semillas para un emirato islámico a largo plazo”. Conviene destacar que este predicador ha declarado públicamente que “El islam no es una religión de paz, porque el islam no significa paz, significa sometimiento. Un musulmán es alguien que se somete. Hay lugar para la violencia en el islam, hay lugar para la Yihad en el islam”.

Él ha sido el impulsor de inundar con carteles y pegatinas algunos barrios de Londres con mayoría musulmana (un 30% del total de habitantes) con vistosos carteles de color amarillo donde se puede leer: “Usted está entrando a una zona controlada por la Sharia; aquí, la ley islámica debe ser observada”.

La octavilla informa que dentro de la “zona Sharia” no se permite el consumo del alcohol ni casinos. Además el panfleto prohíbe música y conciertos, pornografía o la prostitución, así como el consumo de estupefacientes.

Sharia4Belgium y Sharia4Holland, han creado incluso un sistema judicial basado en la Sharia que sustituiría al legal. De hecho confirman que “a un musulmán le está prohibido acudir a la policía o al juzgado, lugares regidos por leyes hechas por el hombre y que se modifican en función de los deseos de unos y otros. Utilizamos las leyes de Alá para resolver los conflictos internos y pedimos a nuestros hermanos musulmanes que no acudan a esos teatros”. Estos juicios alternativos se celebrarían en mezquitas privadas y teterías de ciudades como Amsterdam o Londres, con sentencias dictadas no por jueces titulados, sino por sabios musulmanes.

El gran problema que se nos presenta en Europa con estos grupos de radicales islamistas es que han aprendido cómo moverse en el límite de lo legal; saben qué cosas pueden decir y qué cosas no. Además, han sabido muy bien adaptarse a las nuevas tecnologías para llegar a más gente y difundir su mensaje, sobre todo a través de foros de internet. Están bien organizados y aprovechan cualquier agravio contra los musulmanes para manifestarse en la vía pública, con el fin de atraer a posibles adeptos así como para darse a conocer en los medios de comunicación.

No pretenden convivir en paz con los europeos, ni respetar nuestra democracia, quieren implantar la Sharia en todos los aspectos de la vida. De momento no son grupos excesivamente numerosos y no cuentan con el apoyo de la inmensa mayoría de los musulmanes. Tienen un discurso a veces ambiguo, y otras veces más literal sobre la violencia, la Yihad y el terrorismo.

*Óscar Pérez Ventura, Analista en Terrorismo Yihadista, Insurgencia
y Movimientos Radicales Islamistas

Según un alto cargo catalán
"Los autores que escriben en castellano en Cataluña no son tratados justamente"
El presidente del Consejo Nacional de la Cultura considera que "se mezclan las cuestiones académicas con las sociales"
AGENCIAS Libertad Digital 16 Agosto 2012

El presidente del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CoNCA), Carles Duarte, cree que "debería ser posible" que un escritor catalán en lengua castellana pueda obtener el Premio Nacional de Cultura de la Generalidad, mientras admite que estos autores "no son tratados justamente ni aquí ni fuera de aquí".

En una entrevista con Efe, Duarte ha señalado que el Premio Nacional de Cultura, en su modalidad de Literatura, que otorga anualmente la Generalidad a través del CoNCA, debe poder recaer en un autor catalán que escriba en castellano "porque no es un premio de literatura catalana", y subraya que en otras modalidades, como la de Cine, este año se ha premiado a Isaki Lacuesta, que rueda filmes en castellano.

En el apartado de Literatura, en cambio, estos premios siempre se han otorgado a escritores que solo escriben en lengua catalana o bien a algunos que la han alternado con el castellano, como Joan Perucho, Pere Gimferrer o Carme Riera, mientras han quedado excluidos autores como Ana María Matute, Juan Marsé, Eduardo Mendoza o Juan Goytisolo, todos ellos nacidos en Cataluña.

Duarte considera que "se mezclan las cuestiones académicas con las sociales" y reconoce que "algunos de estos autores que escriben en castellano en Cataluña no son tratados justamente", ni desde la comunidad ni fuera de ella.

"Quedan en medio, y parece que desde determinados espacios literarios españoles se les considera como (autores) catalanes, y en Cataluña no se les acaba de reconocer del todo", opina Duarte, quien estima que "este es un problema que se tiene que resolver desde la cordialidad, el sentido común y la generosidad de todo el mundo".

Carles Duarte mantiene que en Cataluña las instituciones deben potenciar la creación cultural vinculada a la lengua catalana "porque es la lengua que nació en este país", pero apunta que "también tiene que haber un reconocimiento como propio de lo que es la realidad cultural expresada en castellano".

"Es verdad que el contexto no ayuda a desactivar estas prevenciones y aquí hay responsabilidades muy compartidas", dice Duarte, que critica que haya políticos que contribuyen "a generar escenarios de desconfianza colectiva y que luego acaban pagando personas que no tienen ninguna culpa".

La cultura debe ayudar en este camino de concordia mediante "un esfuerzo sincero de compresión para construir puentes entre las personas y los pueblos, porque mas allá de las formas inmediatas está la esencia" de las grandes obras de arte, según Duarte.

Respecto de los Premios Nacionales otorgados por la Generalitat, que en la actualidad se dan hasta en 17 categorías, anuncia que el CoNCA ha iniciado un debate interno y "trabaja con la voluntad de replantear un poco estos premios, para que se acerquen al objetivo de asociar los galardones a la excelencia o capacidad de proyección simbólica".

"Hay riesgo de que con tantos premios quede diluida su importancia", observa el presidente del CoNCA, que avanza que en próximas ediciones "es posible que haya menos premiados". "No creo que lleguemos a reducir el número de Premios Nacionales de Cultura a uno solo, no llegaremos a este extremo", manifiesta Duarte, que, sin concretar cifras, dice que "previsiblemente lo que se impone es una cierta reducción y una visión más amplia"

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Juerga de hambre
Román Cendoya www.gaceta.es 16 Agosto 2012

Sólo 254 terroristas se han apuntado a la juerga de hambre que, como medida de presión al Gobierno, han organizado en las cárceles. La juerga de hambre consiste realmente en una huelga de hambre a la japonesa. Es decir, comen más. Unos no comen el rancho carcelero –eso que nos ahorramos– pero han acumulado del economato viandas como para resistir un invierno nuclear. Otros hacen ayuno entre comida y comida.

Alguno se ha puesto a dieta. Todo este cachondeo intenta demostrar una superioridad moral de los terroristas sobre el Estado. La juerga de hambre es el paraguas de la miserable reivindicación de exigir al Estado una generosidad que los terroristas, de cárcel o despacho, jamás demostraron con ninguna de sus víctimas. Exigen la excarcelación del terrorista, sádico y torturador Uribetxeberría Bolinaga responsable de mantener secuestrado en condiciones inhumanas a Ortega Lara.

Me pregunto por qué el dictamen se tiene que hacer en el Hospital Donostia –cuando todos conocemos las presiones a las que está sometido cualquier ciudadano en Bildustán– y no en un hospital de fuera de Euskadi. Los médicos deben decidir –con libertad e independencia– si el estado de salud de Bolinaga es terminal o no. Si está enfermo, el Estado tiene la obligación de brindarle el tratamiento necesario en la cárcel. Si es un enfermo terminal hay que cumplir la ley y excarcelar al recluso. Pero sólo si es terminal. Estoy harto de ver “terminales” de ETA que viven muchos años en libertad después del diagnóstico. En esta vida todos somos terminales porque al final nos vamos a morir, si es que antes no te han asesinado los terroristas.

Los presos de ETA montan juergas de hambre porque ninguno tiene lo que hay que tener para hacer una huelga de hambre como la de los presos del IRA. Hasta las últimas consecuencias. No son gudaris, son cobardes y mentirosos.

Sadismo etarra
Manuel Molares do Val Periodista Digital 16 Agosto 2012

Aquella piel que cubría los huesos de un hombre sin fuerzas y de mirada perdida parecía salir de Auschwitz, pero venía de estar enterrado en vida durante 532 días en una cueva encharcada al lado del río Deva bajo un taller mecánico en Mondragón, Guipúzcoa.

Sólo la intuición de un guardia civil permitió descubrir aquél 1 de julio de 1997 que el emparedado estaba oculto bajo una enorme máquina que lo sellaba.

Los cuatro secuestradores se negaban a confesar dónde estaba. Sabían que nadie podía extraerles la información porque la Guardia Civil estaba vigilada y debía evitar toda sospecha de malos tratos.

Al entrar en prisión estarían asesinando sádicamente a Ortega Lara. Moriría abandonado en aquella tumba y muchos años después, cuando desmantelaran el taller, aparecerían sus huesos.

No es una película de terror. Es una historia terrorífica que doce días después continuaba con la sádica ejecución de otro secuestrado, Miguel Ángel Blanco, concejal del PP de Ermua, Vizcaya.

Se supone que era la venganza etarra por la liberación de Ortega y la detención de sus secuestradores, uno de ellos Jesús María Uribechevarría.

Ahora Uribechebarría padece cáncer de riñón y otros heroicos gudaris, etarras presos y sus ramas políticas legalizadas por el Constitucional, exigen su libertad con huelgas de hambre.

Amedrentados, los médicos de un hospital vasco tendrán que diagnosticar que está moribundo, aunque fuera falso. Harán igual con otros supuestos enfermos graves.

La ley, entonces, permite su liberación, pero también que continúe en prisión. La libertad es una concesión del Gobierno, no una exigencia legal. Que pague su delito. Es justicia, no venganza.

Que muera dignamente, con buena atención sanitaria, pero en prisión, no vaya a ser que cada moribundo decida emprender una yihad con muchos muertos sabiendo que morirá felizmente entre compadres.

Las huelgas de hambre son voluntarias, y un día Zapatero-Rubalcaba se acobardaron ante una del 25 veces asesino De Juana Chaos: lo pusieron en libertad, y ahora se ríe sádicamente de los blandengues, pavoneándose mudo adelante.

Víctimas y agresores
Antonio Elorza.  EL CORREO.  16 Agosto 2012

La comprensión de la barbarie desde la aparente distancia ha sido un factor de primera importancia para consagrar la degradación del status de las víctimas del terrorismo en Euskadi

La principal preocupación del que agrede a otra persona, causándole un grave daño, incluso la muerte, consiste en despojar a la víctima de su condición de tal, simulando que el daño fue producto de una situación de conflicto, cuando no de provocación por parte de quien sufriera el daño. A veces con notable éxito. Son conocidas las sentencias sobre violadores donde figuran como circunstancias atenuantes el vestido ligero de la mujer atacada o su amabilidad en el trato hacia el futuro delincuente antes de producir éste su acto criminal. Incluso en infracciones menores, como la del simpático asesor bildutarra de San Sebastián que lanza contra los festivos abanderados vasco-españoles el grito de «¡gora ETA militar!», la versión inmediata de sus correligionarios consistió en declararle víctima de una provocación. ¿No equivale a una declaración de guerra pasearse por el corazón de Euskal Herria con la bandera del Estado opresor?, ¿no debe ser corregido a palos el profanador al modo de Getxo?

La causa vasca es sagrada; lo menos que puede hacer el enemigo es ocultar su infamia.Lo peor es que semejante modo de ver las cosas, propio del radicalismo abertzale, del salafismo y de tantos otros totalismos, totalitarismos horizontales, es en buena parte compartido por quienes se autodefinen como demócratas, según pudo apreciarse en comentarios de esos incidentes por la prensa nacionalista democrática, o en el visto bueno a las agresiones contra la libertad de expresión por parte de ministros islamistas supuestamente demócratas en Túnez, si queremos un ejemplo reciente de la misma naturaleza. De hecho esa comprensión de la barbarie desde la aparente distancia ha sido un factor de primera importancia para consagrar la degradación del status de las víctimas del terrorismo en Euskadi.

A ello se une el recurso a la amalgama, esto es, a reunir bajo un común denominador circunstancias negativas, pero de contenido totalmente dispar, de manera que el campo de los agresores o de sus simpatizantes y allegados es reconducido al espacio reservado a las víctimas. Sin etiqueta explícitamente nacionalista, lo muestran inmejorablemente dos episodios enlazados del viejo documental ‘La pelota vasca’, poniendo en el mismo plano a la viuda del ertzaina asesinado por ETA y a la mujer obligada a cruzar España para ver a su marido etarra en la cárcel. Ilustraciones del sufrimiento, solo que de naturaleza radicalmente distinta. No son situaciones asimilables, y plantear, aun de modo implícito, su asimilación, supone un fraude, convertido eso sí en pilar de la propaganda abertzale. De un lado se encuentran las víctimas; de otro, quienes las producen, consciente, los victimarios, y si esta palabreja no gusta, los agresores, y en caso de atentados mortales, los asesinos… En sentido estricto, son víctimas quienes sufren un grave daño, incluso la muerte, producido por una causa natural o por la acción consciente de un agresor (E. Baca). Un colectivo, pues, delimitado, lo cual no excluye un segundo círculo que llamaríamos de víctimas colaterales, familiares, amigos íntimos, sobre quienes repercute el daño producido a la víctima propiamente dicha. A veces de manera insuperable. En general, las asociaciones de víctimas pertenecen a este segundo círculo, en torno al cual debe ser considerado un tercero, compuesto por quienes pudieron ser consideradas víctimas potenciales, bien al haber sido amenazados o por estar incluidos en las categorías contra las cuales actúa el terror. Resulta traumático vivir años bajo protección policial o esperando que en cualquier momento un descerebrado acabe contigo.

Por fin, en un círculo exterior, toda la sociedad recibe el impacto del terrorismo, con distintos efectos, todos nocivos, desde el miedo a ejercer la libertad al fenómeno, bien conocido bajo el nazismo, de apuntarse al discurso del terror con tal de evitar riesgos; a veces incurriendo en la perversión moral (unos aprobando atentados de ETA, otros, como en su día muchos personajes por encima de toda sospecha, defendiendo los GAL).

Frente a las víctimas se encuentran los victimarios. Entre nosotros, su intención consiste en forzar la amalgama, diluyendo la singularidad de las producidas por ETA, para imponer en cambio su propio relato, orientado por una parte a convertir la derrota de ETA en un acto de generosidad democrática, y por otra a presentarse –emblema los presos– como las verdaderas víctimas. Ello entronca con el legado sabiniano, siempre vivo bajo la superficie, con Euskadi como patria (madre) víctima de la acción criminal del enemigo, España.

La cohesión de los tres círculos concéntricos –ejecutores, sujeto orgánico del terror, base sociopolítica activa del mismo– está como ideología por encima del trasvase de la ‘lucha armada’ a la política. La religión política del odio sigue vigente: no cabe esperar arrepentimientos efectivos. Además, si bien el nacionalismo democrático recusó los medios de ETA, siempre mantuvo el cordón umbilical en los objetivos políticos y la actitud de rechazo hacia el enemigo (Ley de Partidos incluida). Según me explicó una dama nacionalista, en plena ofensiva de ETA, «me apena lo que les va a pasar», «pero hacen ustedes mucho daño a Euskadi». Salvo excepciones, sancionó el aislamiento de las víctimas, en nombre del ‘conflicto’ con el Estado español, inscrito en su mentalidad. El relato de los victimarios se vio así reforzado y la hegemonía abertzale, sabiniana, consagrada. No fue la sociedad vasca quien venció a ETA, sino el Estado de derecho, más Francia, sin mediadores internacionales. Otra cosa es que una mayoría de los vascos rechazasen ‘la violencia’ en las encuestas. Pero ‘el pueblo vasco’ no lo hizo y en las próximas elecciones se podrá constatar el rechazo a un relato verídico, incompatible con la hegemonía lograda por las dos cabezas del Jano nacionalista.

Para sus funcionarios
Patxi López derrocha un millón de euros en clases de euskera
SEGUNDO SANZ www.gaceta.es 16 Agosto 2012

Aprobó en enero un recorte de las condiciones laborales de estos empleados públicos.

El modo de entender la austeridad que tiene el Gobierno socialista de Patxi López no afecta, al parecer, a uno de los mantras de su ideario político, el que hace referencia a lo que denominan “normalización lingüística”. El Ejecutivo vasco, lejos de apretarse el cinturón en sintonía con otras comunidades autónomas, no cesa en su fomento y expansión del euskera, no sólo en la calle, sino también en la Administración regional que maneja.

El último ejemplo es la puesta en marcha de la adjudicación de un contrato que tiene por objeto impartir “seminarios de formación para la actividad bilingüe de los trabajadores del Gobierno Vasco”. Esta licitación, cuya tramitación es ordinaria mediante procedimiento abierto, acaba de ser activada por la Consejería de Economía y Hacienda, que dirige Carlos Aguirre. En concreto, la concesión de dicho contrato supondrá un importante desembolso de dinero para las maltrechas arcas regionales, pues el importe que aparece asignado al mismo asciende al millón de euros.

El periodo de prestación de estos servicios comenzará inmediatamente después de la adjudicación definitiva y concluirá el 31 de diciembre de 2013. De esta forma, el Ejecutivo de Patxi López va a adquirir un compromiso que abarcará más allá de su mandato, pues las próximas elecciones autonómicas vascas, si no hay adelanto de los comicios –algo que parece muy probable–, se celebrarán el próximo marzo. No obstante, si se mantienen los vaticinios de la mayoría de las encuestas, el PNV de Íñigo Urkullu se haría con el Gobierno y, en este caso, no paralizaría, previsiblemente, tales servicios.

Según el pliego de condiciones técnicas, consultado por este periódico, pilotará los cursos el Instituto Vasco de Administración Pública (IVAP), organismo autónomo regional. Estos, detalla la letra pequeña del documento, tendrán una duración máxima de tres meses, pero se aceptarán excepciones. En función de las necesidades de comunicación de los alumnos, según las características de la zona o de la actividad a desempeñar, los seminarios podrían reducirse en el tiempo, aunque “la duración mínima es de un mes”.

Este contrato, indican sus promotores, pretende ayudar a la familiarización con el Servicio Oficial de Traductores (el IZO, por sus siglas en euskera) del Ejecutivo vasco y con la estandarización de los documentos de los diferentes departamentos y consejerías. Según el Gobierno regional, la traducción “no es imprescindible” para elaborar escritos en las dos lenguas oficiales, pero se puede recurrir a ella “en el caso de que las características particulares de los mismos requieran utilizar esta vía”.

En este contexto, se da la circunstancia de que el Ejecutivo de López sí habilita dinero público para expandir la “normalización lingüística” entre sus funcionarios, pero no para mantenerles las condiciones laborales del pasado ejercicio. El lehendakari y su gabinete aprobaron en enero mediante decreto un recorte sobre sus empleados públicos para ahorrar 95 millones en 2012. Entre las medidas adoptadas, figuran la supresión temporal de las primas por jubilación voluntaria, la suspensión de los contratos de relevos o la reducción de los complementos salariales de las bajas por enfermedad. Tales decisiones no contaron con el apoyo de los sindicatos.

Autodeterminación
Sin embargo, el dirigente socialista no quiere injerencias externas en los ajustes a sus funcionarios y ha avanzado que recurrirá ante el Tribunal Constitucional la supresión de la paga de Navidad decretada por el Gobierno de Mariano Rajoy en julio. El Ejecutivo vasco acusó a los populares de caer en una deriva “recentralizadora” que “desnaturaliza de forma grave el Estado autonómico”.

Santiago Abascal, Fundación Denaes
"Prefiero una España con escoltas pero unida que libre pero rota"
GONZALO ALTOZANO www.gaceta.es 16 Agosto 2012

La foto de los restos de animal en el interior de su coche a modo de amenaza es solo uno de los documentos que ha colgado en su cuenta de Twitter. Fue hacerlo y arder la red.

La historia de su familia -tres generaciones acosadas por ETA- es una historia real, no la sinopsis de un videojuego. De trazarse una paralela con la ficción, pegaría más El Padrino: la foto de los restos de animal en el interior de su coche a modo de amenaza parece un fotograma arrancado de la peli de Coppola. Es solo uno de los documentos -impresionantes- que Abascal ha colgado en su cuenta de Twitter. Fue hacerlo y arder la red. O sea, ser trending topic.

-Más de 2.000 seguidores nuevos en menos de 24 horas. ¿Cómo lo explica?
-Por la crudeza del testimonio. No es el discurso de un político, sino la prueba documental de una historia verdadera: la de mi familia.

-Y la lucha contra ETA, ¿no hubiera sido más eficaz de haberse apoyado en testimonios así en vez de en declaraciones oficiales?
-Hubo un tiempo en que este tipo de historias eran alentadas por los partidos y los medios. Hasta que, de repente, dejaron de interesar.

-Pero llegaron Facebook, y Twitter, y...
-Las redes sociales son una oportunidad para la libertad: te permiten salir de los canales que maneja el poder y llegar a muchísima gente.

-Usted lo acaba de hacer con la historia de los Abascal.
-Una de tantas familias con varias generaciones -abuelos, padres, hijos- amenazadas por el terrorismo.

-Manuel Abascal Pardo.
-Mi abuelo. He colgado una de las tres cartas de extorsión que recibió. A pesar de la retórica con que estaban escritas, se trataban de claras amenazas de muerte. Y por si había dudas, llegaban por las mismas fechas en que otros vecinos eran asesinados por no pagar.

-¿Alguna de las cartas acusaba recibo de pago alguno?
-Mi abuelo jamás pagó a los terroristas, lo que me llena de orgullo. Otros sucumbieron y con su miedo financiaron los crímenes de ETA.

-¿No entiende que haya quien lo hiciera por proteger a los suyos?
-¡Por supuesto! Y, sin embargo, por encima de la seguridad de los nuestros, está el interés general. Por duro que suene, nunca hay que ceder ante ETA. Y pagar una extorsión lo es.

-Si a usted le secuestraran...
-No quisiera que dieran un rescate por mí, ni dinerario ni político.

-Le van a decir que nadie que haya estado en un zulo diría eso.
-Lo primero que hizo Ortega Lara cuando le liberaron fue mostrar a Mayor Oreja su comprensión por no haber cedido ante el chantaje de ETA.

-Santiago Abascal Escuza.
-Mi padre. Le pintaron los caballos con insultos (como los nazis en La vida es bella), le quemaron el negocio, trataron de matarle tres veces...

-Las amenazas de ETA a los Abascal iban de menos a más. ¿Estrategia de persuasión?
-Si hubieran podido pegarnos un tiro en la nuca lo habrían hecho. O ponernos un coche bomba. La gradación en la amenaza responde a la impotencia de los terroristas de ver que no te pliegas.

-Diga qué cosa inquieta más, ¿ver su nombre en una diana o en una lista de ETA?
-Ninguna de las dos es agradable. Aunque peor sería contarte entre aquellos a los que, por querer pasar desapercibidos, el miedo mató en vida. Al fin y al cabo, que los terroristas escriban amenazas en una pared o que te incluyan entre sus objetivos significa que algo estás haciendo bien.

-Jaime Abascal.
-Mi hijo. El otro día (yo no estaba, me lo han contado), jugando en el parque con su hermana Adriana, pasó por delante una manifestación de etarras. Debían de ser treinta o cuarenta. "¡Española ez, ikurriña bai!", cantaban. Jaime le dijo a Adriana que se fuera corriendo a casa y cuando se quedó solo gritó "¡Viva España!". Dos veces. Y más fuerte que ellos.

-¿Qué le dijo cuando se enteró?
-Que había hecho una cosa bien y de la que me sentía orgulloso: defender a España. Pero que se había equivocado en otra.

-¿Cuál?
-La altura; estos eran mayores. Con que hicimos un trato: él los pequeños y yo los grandes.

-Ya tendrá tiempo de enfrentarse con los grandes. En la universidad, por ejemplo. ¿Cree que, como a usted, le tocará ir a clase con escolta?
-Espero que no. Sin embargo, para mis hijos deseo otra cosa: una España unida. Prefiero que vayan con escolta en una España unida que libres en una España rota.

-Si la aventura de los Abascal en 140 caracteres ha sido trending topic, en forma de libro sería un best-seller. ¿Se anima?
-Llevo tiempo dándole vueltas a la idea. De hecho, el material que he colgado en Twitter es el que he ido recopilando estos años para el libro.

-Ya ha adelantado el argumento. ¿Y la dedicatoria?
-"A aquellos españoles que por patriotismo no se resignan al expolio de su nación".

-Quedan excluidos, supongo, Pascual Sala y los magistrados del Tribunal Constitucional que hicieron legal la vuelta de ETA a las instituciones.
-A todos ellos los tengo muy presente... a ellos y a sus ascendientes.

España
La difícil «normalidad» de vivir en Leiza
El robo y la quema de una bandera en casa de la familia Baleztena días atrás es el enésimo episodio contra todo lo «español» en este feudo de Bildu
PABLO OJER / LEIZA (navarra) ABC 16 Agosto 2012

El hermano de Eduardo Puelles, asesinado por ETA: «Son ellos»

Decía a ABC hace unos meses Josu Puelles, hermano de Eduardo Puelles, asesinado por ETA en Arrigorriaga, que «no se puede hablar de normalidad mientras en localidades como Leiza no se pueda ir por la calle con la camiseta de la selección española de fútbol». Y lo cierto es que diez meses después de que los terroristas anunciaran el «cese definitivo de las acciones armadas», en Leiza no se puede hablar de normalidad.

Este año, uno más, la familia Baleztena fue agredida cuando un grupo de jóvenes subió al balcón de su casa para robarles la bandera española que colocan cada 11 de agosto y quemarla en la misma plaza, enfrente del Ayuntamiento. No es la primera vez ni mucho menos que esta familia sufre el acoso de los radicales. Ha habido otros intentos de quemarles la bandera, con el consiguiente peligro de que el fuego se extendiera al edificio. Hace unos años, en 1999, algunos vecinos del pueblo decidieron poner una enorme ikurriña y una pancarta que tapara la bandera de España. Un amigo de la familia salió al balcón y reventó los globos que sostenían aquello con una escopeta de caza. Esta persona tampoco se ha librado del ataque de los violentos. En 2003 tuvo que realizar disparos al aire ante el ataque que sufrió su casa.
Sin apoyo

Las hermanas Baleztena, actuales dueñas de la casa, se han quejado en más de una ocasión de la escasez de apoyo por parte de algunos políticos. Han sido especialmente críticas con Patxi Zabaleta, fundador del partido nacionalista Aralar y vecino de la localidad, que nunca les ha mostrado ningún tipo de apoyo ante los actos violentos de los que han sido objeto. Los Baleztena constituyen una de las familias carlistas más conocidas no sólo en Leiza, sino en toda Navarra. De hecho, Joaquín Baleztena fue el jefe regional de los carlistas en Navarra en los años 30. Incluso se llegó a enfrentar al general Mola, quien inició el levantamiento militar de 1936 desde Pamplona, para evitar que hubiera ajusticiamientos hacia los republicanos.

Pero buena parte de los vecinos de Leiza no ven con buenos ojos las costumbres, arraigadas en la tradición, que mantiene esta familia. No hay que perder de vista que más del 75% del electorado de Leiza optó por Bildu en las pasadas elecciones municipales, por lo que obtuvo nueve concejales frente al que logró Derecha Navarra y Española y el que obtuvo UPN.
Acoso radical

Tampoco los regionalistas se han librado del acoso de los radicales en Leiza. De hecho, el concejal de UPN José Javier Múgica fue asesinado por ETA en 2001 debajo de su casa. Aunque no se ha podido determinar la autoría, todo apunta a que hubo un chivatazo a los terroristas desde el propio vecindario que les advirtió del día en que Múgica regresaba de sus vacaciones.

Sin embargo, aunque pequeño, en Leiza hay una parte del electorado y, por lo tanto de la población, que apoya las costumbres no nacionalistas, que tiene la bandera de España como propia. Y ahí siguen los Baleztena año tras año, mostrando la enseña nacional cada 11 de agosto, pese a lo que piensen otros.

Cataluña
El presidente del CoNCA defiende que un escritor catalán en lengua castellana pueda ganar el Premi Nacional de Cultura
efe / barcelona ABC Cataluña 16 Agosto 2012

El presidente del CoNCA defiende que un escritor catalán en lengua castellana pueda ganar el Premi Nacional de Cultura

El presidente del Consell Nacional de la Cultura i les Arts (CoNCA), Carles Duarte, cree que "debería ser posible" que un escritor catalán en lengua castellana pueda obtener el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat, mientras admite que estos autores "no son tratados justamente ni aquí ni fuera de aquí".

En una entrevista con Efe, Duarte ha señalado que el Premio Nacional de Cultura, en su modalidad de Literatura, que otorga anualmente la Generalitat a través del CoNCA, debe poder recaer en un autor catalán que escriba en castellano "porque no es un premio de literatura catalana", y subraya que en otras modalidades, como la de Cine, este año se ha premiado a Isaki Lacuesta, que rueda filmes en castellano.

En el apartado de Literatura, en cambio, estos premios siempre se han otorgado a escritores que sólo escriben en lengua catalana o bien a algunos que la han alternado con el castellano, como Joan Perucho, Pere Gimferrer o Carme Riera, mientras han quedado excluidos autores como Ana María Matute, Juan Marsé, Eduardo Mendoza o Juan Goytisolo, todos ellos nacidos en Cataluña.

Duarte considera que en esta cuestión "se mezclan las cuestiones académicas con las sociales" y reconoce que "algunos de estos autores que escriben en castellano en Cataluña no son tratados justamente", ni desde la comunidad ni fuera de ella.

"Quedan en medio, y parece que desde determinados espacios literarios españoles se les considera como (autores) catalanes, y en Cataluña no se les acaba de reconocer del todo", opina Duarte, quien estima que "este es un problema que se tiene que resolver desde la cordialidad, el sentido común y la generosidad de todo el mundo".

Carles Duarte mantiene que en Cataluña las instituciones deben potenciar la creación cultural vinculada a la lengua catalana "porque es la lengua que nació en este país", pero apunta que "también tiene que haber un reconocimiento como propio de lo que es la realidad cultural expresada en castellano".
Critica a los políticos

"Es verdad que el contexto no ayuda a desactivar estas prevenciones y aquí hay responsabilidades muy compartidas", dice Duarte, que critica que haya políticos que contribuyen "a generar escenarios de desconfianza colectiva y que luego acaban pagando personas que no tienen ninguna culpa".

La cultura debe ayudar en este camino de concordia mediante "un esfuerzo sincero de compresión para construir puentes entre las personas y los pueblos, porque mas allá de las formas inmediatas está la esencia" de las grandes obras de arte.

Respecto de los Premios Nacionales, que en la actualidad se dan hasta en 17 categorías, Carles Duarte anuncia que el CoNCA ha iniciado un debate interno y "trabaja con la voluntad de replantear un poco estos premios, para que se acerquen al objetivo de asociar los galardones a la excelencia o capacidad de proyección simbólica".

"Hay riesgo de que con tantos premios quede diluida su importancia", observa el presidente del CoNCA, que avanza que en próximas ediciones "es posible que haya menos premiados".


Recortes de Prensa   Página Inicial