AGLI Recortes de Prensa   Lunes 3 Septiembre 2012

El realismo y la magia de Rajoy
Pablo Sebastián www.republica.com 3 Septiembre 2012

Si Rajoy se encontrara una varita mágica -que reconoce no tener- lo primero que debería hacer con ella es darse unos golpes en su propia cabeza para convertirse en un líder decidido, clarividente y eficaz y, acto seguido, hacer una crisis de Gobierno para echar del Ejecutivo a sus ministros amigos y de confianza -personajes con títulos pero sin cabeza- y afrontar: una reforma de la Constitución y del modelo autonómico del Estado, que es donde está el cáncer del gasto público; así como la reforma de la ley electoral y de la no separación de los a poderes del Estado. Para acabar, de una vez por todas, con esta pesadilla de la partitocracia que es la cuna de esta clase política incapaz de ver y de afrontar los problemas de España.

A medida que pasan los días y los meses el fracaso de Rajoy y su ausencia de entereza y liderazgo crecen sin cesar y al mismo ritmo que empeora la situación del país. Y así lo aprecian una mayoría de españoles entre los que se encuentran dirigentes, militantes y votantes del PP -el test de las elecciones gallegas será crucial para Rajoy- donde se escuchan críticas crecientes al presidente del Gobierno y del PP, y donde se empieza a barajar la idea de que Rajoy no acabará la legislatura, bien por un adelanto electoral –que exige la oposición de manera prematura- , bien porque el PP o la UE (que está conquistado soberanía española) le impongan “un Monti”, o simplemente un Aznar. Así se expresó ayer el director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, en un despiadado artículo contra Rajoy, que habrá retumbado con estruendo en el palacio de la Moncloa donde se consolarán diciendo que es una pataleta por la entrevista que Rajoy ha concedido al diario ABC.

Una conversación insulta y aburrida donde Rajoy no dijo nada nuevo, aunque si hizo algunas reflexiones sobre su persona como la de asegurar que “la realidad” le impidió cumplir su programa político y electoral y que él no tiene “una varita mágica” para solucionar los problemas del país ni puede hacer milagros. O sea, el presidente ha tardado meses, como Zapatero, en percatarse de “la realidad” –y mira que venía avisado-, y ahora resulta que ha descubierto que él no podía volar, ni despegar de la Tierra para alcanzar la Luna, y que no tiene soluciones mágicas o milagreras. Por lo que estamos en manos de una persona corriente que anduvo a ciegas en los últimos meses y que acaba de toparse con la cruda realidad como quien se da de bruces con la pared.

A pesar de todo, y del fatalismo que le invade, Rajoy nos dice que en un año –cada vez nos lo pone más lejos-, a partir de junio de 2013, vamos a estar mejor y que dentro de tres años él estará en condiciones de ganar otra vez las elecciones. Dos predicciones a futuro que confirman que Rajoy no acaba de ver la realidad y la confunde con sus deseos.

Las últimas declaraciones de Rajoy son preocupantes porque, sin decir nada concreto ni novedoso, sí hace confesiones con las que pretende frenar o explicar el creciente descontento español con su Presidencia, su Gobierno y su partido, por los errores y la dureza de sus decisiones y porque ha incumplido casi todas sus promesas –incluso las de la lucha contra ETA porque da la impresión que este Gobierno está negociando con la banda- y se agarra, como a una excusa, a las dificultades presentes del país, “la realidad” de la que él tiene su parte de responsabilidad, para poder justificar el vuelco de 360 grados que ha dado a su programa electoral.

Rajoy sabe que el discurso de “la herencia recibida” no ya no le funciona -estamos peor que hace un año-, porque los ciudadanos son conscientes de los errores cometidos por el Gobierno y de que dicha herencia la conocía el PP porque dominaba el grueso de las Comunidades Autónomas desde mayo de 2011, y todas las Cajas de Ahorro -Caja Madrid, Bancaja, Caixa Galicia y CAM.- que dinamitaron el sistema financiero y nos llevaron al primer rescate de la UE, tras perder Rajoy tres meses claves a la espera de ganar las elecciones andaluza. Como ahora está a la espera las gallegas en vez de pedir cuando antes el rescate de la deuda del Estado, digan lo que digan el BCE y la UE que son los que mandan.

Y a no perder de vista, en el inventario de los nueve primeros meses del Gobierno, la involución democrática aunque esta no interese mucho a los ciudadanos acuciados por sus problemas familiares y económicos. Ahí están los indultos a los corruptos, amnistía a los defraudadores, manga ancha judicial a poderosos (caso Urdangarin), control de medios públicos y privados, y vista gorda ante los desafíos nacionalistas –las últimas insidias de un enloquecido Jordi Pujol, insultando a España y pidiendo la independencia catalana dan una idea- y de ETA, Sin perder de vistas las mentiras y rectificaciones del Gobierno, o su falta de transparencia mientras nos ocultan parte de sus decretos bajo las alfombras del BOE.

Demasiadas cosas y problemas a la vez que el Gobierno piensa paliar este otoño con el estreno de su absoluto dominio del campo mediático audiovisual, sin entender que los problemas del país ya están en los hogares de los españoles (y pronto en las calles y las plazas del país, con airadas protestas) y que la propaganda oficial de las sumisas cadenas de televisión solo servirá para aumentar la indignación general.

Entonces, ¿qué hacer desde la Moncloa? Pues cambiar de política, de objetivos, de ministros y de equipos, intentando que la épica -en vez de la magia- transforme el desvaído liderazgo de Rajoy y lo encamine hacia la reforma política y posiciones de liderazgo y fuerza en pos de la cohesión nacional y de una amplia base social. De lo contrario el Presidente y su Gobierno fracasarán de manera estrepitosa antes que acabe la legislatura y serán relevados por el PP, o tras un adelanto electoral.

¡Viva Clint Eastwood y su decente grito de libertad!
Francisco Rubiales Periodista Digital 3 Septiembre 2012
El director de cine Clint Eastwood ha lanzado un grito de libertad y decencia que ha trascendido el ámbito de la convención republicana de Estados Unidos, donde fue pronunciado, y ha atravesado de parte a parte el atribulado mundo que vivimos, entusiasmando a los que sufren la opresión y el estúpido liderazgo de los políticos. "El país es nuestro, los políticos son nuestros empleados", afirmó con la rotundidad y autoridad que le confieren su prestigio, y agregó: "A alguien que no hace su trabajo, hay que echarlo".

El grito "el país es nuestro y los políticos son nuestros empleados" tiene sentido en democracia y es acorde con el texto y el espíritu de la Constitución de los Estados Unidos, pero suena como un sueño lejano en Europa y otras zonas del planeta, donde los políticos han violado la democracia y sus reglas básicas, han expulsado al pueblo de los procesos de toma de decisiones y ejercen la política como auténtico monopolio.

Lo que ha dicho Eastwood es lo que pensamos y gritamos millones de demócratas en todo el mundo cuando contemplamos y analizamos la labor devastadora, torpe, arrogante e ilegítima de nuestros políticos, gente que nos conduce hasta el matadero violando a diario la democracia que dicen gestionar, malgobernando a sus pueblos, destruyendo los valores, incapaces de reformar los fastusos estados que administran, de renunciar a sus privilegios y de compartir el dolor y las privaciones de sus pueblos.

Nuestros gobernantes, en teoría demócratas, se comportan con la arrogancia típica de los tiranos. Ellos no se consideran servidores públicos, ni empleados de los ciudadanos, sino elegidos por el destino para imponer sus criterios y aferrarse a sus privilegios de espaldas a la voluntad popular. El país parece propiedad de los políticos y,para ellos los intereses y deseos de la ciudadanía son secundarios, lo que les convierte en verdaderos enemigos de la democracia y del bien común.

El grito de Clint Eastwood lo comparten millones de demócratas de todo el mundo, frustradosno sólo porque la democracia ha sido desvirtuada y transformada por los políticos en una tiranía de partidos y de élites profesionalizadas y aferradas al poder, sino porque la gestión del mundo por parte de los políticos es deficiente, injusta y generadora de desigualdad, opresión, violencia, desempleo y desamparo de los más débiles.

Voto en Blanco

Una semana clave para España
Editorial www.gaceta.es 3 Septiembre 2012

Aunque se haya convertido en una costumbre afirmar que una determinada fecha es “la decisiva” para el futuro del euro, lo cierto es que la semana entrante tiene muchos ingredientes para constituir un antes y un después en el modo de funcionamiento de la Eurozona. En especial, el próximo jueves día 6, cuando Mariano Rajoy se reunirá con Angela Merkel y, sobre todo, el Banco Central Europeo anunciará los cambios en su política monetaria para proporcionar asistencia financiera a la periferia europea. En concreto, parece que Mario Draghi dará su brazo a torcer y fijará unos tipos de interés máximos de intervención para la deuda pública continental: es decir, a partir de unas determinadas tasas de interés, el BCE comenzará a monetizar deuda con el propósito de limitar la escalada en las primas de riesgo. Hasta la fecha, el italiano había mostrado su rechazo a semejante medida recogiendo la mucho más frontal y enérgica oposición del Bundesbank. El banco central germano teme muy razonablemente que la compra de deuda pública periférica termine convirtiéndose en una droga para los gobiernos irresponsables que, como el griego y el español, se niegan a utilizar todos los instrumentos para cuadrar sus enormes déficits presupuestarios.

De hecho, pese a que Draghi parece que este próximo jueves cederá, no olvidemos que el presidente del BCE sigue condicionando esta asistencia financiera a que los países manirrotos acometan un profundo reajuste en sus cuentas públicas, hasta el punto de someterse a un severo Memorándum de Entendimiento como el que se suscribe tras un rescate formal de la economía. Y aquí es donde se inserta la reunión entre Merkel y Rajoy. El propio presidente español ha subordinado la petición de un rescate al Eurogrupo a que el BCE se comprometa a rebajar la tensión sobre nuestra deuda pública. Por consiguiente, parece que todas las cartas estarán encima de la mesa el jueves: Draghi pondrá la imprenta del instituto emisor a disposición de España y España pondrá, en parte, las finanzas de su sector público a disposición de Bruselas.

Probablemente no sea la mejor solución, pero a estas alturas, cuando la situación económica ha llegado a tales niveles de depresión, es posible que no quedara otra alternativa. Si el Gobierno de Mariano Rajoy hubiese optado desde el primer día por recortes del gasto mucho más intensos, por no subir exageradamente los impuestos, por liberalizar de verdad la economía y por arbitrar mecanismos para no trasladar el coste del rescate de la banca sobre las espaldas de los contribuyentes, a buen seguro que nuestro país podría haber evitado el rescate.

Habiendo hecho todo lo contrario, empero, apenas tenemos margen para reaccionar, de modo que compraremos tiempo y crédito a costa que nos hagan los deberes desde fuera. Sólo cabe esperar que, esta vez sí, el Gobierno del PP coja el toro por los cuernos y acometa hasta sus últimas consecuencias todas y cada una de las reformas que le exijan nuestros socios comunitarios. Nada necesitaríamos menos que Rajoy se durmiera nuevamente en los laureles y optara por presionar el freno –en lugar del acelerador– en materia de ajustes. En tal caso, la asistencia del BCE sólo serviría para que acumuláramos persistentemente deuda sin resolver ni uno sólo de nuestros problemas de fondo: es decir, para que nuestro batacazo futuro fuera mucho mayor que el que nos hubiésemos dado en estos momentos.

El Mundo” a palos con Rajoy
Marcello www.republica.com 3 Septiembre 2012

Parece que Pedro J. ha pasado por fin de las musas de Dantón y Robespierre y de sus históricas novelas impostadas, camino de la Academia de las biografías trucadas, al teatro de operaciones de la política y ha arrancado el curso mediático con un despiadado varapalo a Rajoy, al que le da 12 meses para rectificar antes de solicitar al PP su “impechment” en el seno del PP y la presidencia del Gobierno al estilo de aquel golpe de mano que el director de El Mundo promovió contra Rajoy a favor de Esperanza Aguirre, primero, y Juan Costa –”el Bob Kennedy español” (sic)- después, tras la derrota electoral del PP en la primavera de 2008.

En su “sábana” dominical Pedro J. le dice a Rajoy de todo menos bonito en un articulo en el que a propósito del presidente se dice: “la gestión del presidente ha provocado una profunda decepción; el comentario de todo el verano ha girado en torno “al gatillazo” (de Aznar) que para el centro derecha está suponiendo haber llevado a Rajoy a la Moncloa; Rajoy no está encarnando un liderazgo ni renovado ni renovador; nadie, ni Calvo Sotelo, ha sido capaz de concitar menos empatía e ilusión desde la cima del poder; parece más un tecnócrata sin “auctóritas”, que un político sin “potestas”; Rajoy no ha planteado un programa armónico para renovar, regenerar o modernizar España; finge ignorar que los problemas económicos tienen raíces políticas profundas que requieren de una reforma integral del modelo del Estado; parece incapaz de adoptar la perspectiva del hombre de la calle; su tendencia innata a la componenda y al enjuague le lleva a quedarse corto en casi todos los empeños que aborda; no está encarnando un liderazgo sólido, ni siquiera en la modalidad de lo “previsible” de la que tanto le gusta alardear; se le ve como un saltarín que puede decir un día A y al siguiente explicar, con un mohín para que le compadezcamos, que no ha tenido mas remedio que hacer B; tampoco en su forma de dirigir el Gobierno se aprecia esa necesidad de solidez; cree que los problemas no se resuelven sino que desaparecen por si mismos; Rajoy no está encarnado un liderazgo integrador sino todo lo contrario; no hay empresarios, intelectuales ni periodistas de prestigio en su entorno; parece que se arrima a las tablas de la mediocridad para sentirse a gusto; quien busque hoy la tabla redonda de Camelot en la Moncloa solo encontrara una mesa camilla con un brasero y a un ama de llaves con toquilla haciendo calceta”.

Ahí queda eso. No es la primera que Pedro J. se lanza en picado contra Rajoy –ha dicho de él cosas peores- pero este artículo, en el que se dicen verdades, llega en un momento crucial de la nueva etapa mediática nacional. Cuando los italianos de Rizolli, dueños de Unedisa (El Mundo, Expansión, Marca) estudian el qué hacer con la crisis de este periódico, y cuando su presidente y máximo gestor, Antonio Fernández Galiano, parece a punto de perder la partida de la fusión de El Mundo con el ABC, porque ahora los de Vocento parece inclinarse por la fusión con La Razón, una vez que Rajoy ha solucionado la fusión de Antena 3 TV con La Sexta, y está en contra (como el Rey) de que Pedro J. se quede, también, con el control de ABC, por motivos evidentes como los que se aprecian en el citado artículo del director de El Mundo. Al fondo de todo ello aparece la larga y astuta mano de Mauricio Casals, el hombre que mece la cuna de Lara y Planeta y que entra con sigilo por los pasillos de la Moncloa, como consejero áulico de Rajoy y persona influyente en la comunicación del Gobierno y del PP.

El artículo de Pedro J. constituye además un toque de corneta a sus columnistas y a su redacción anunciando que se levanta la veda de Rajoy. Y desde luego no ha sorprendido demasiado en la Moncloa desde donde llevan tiempo haciéndole luz de gas a este periódico, al que acusan de favorecer a Rosa Díez, al tiempo que especulan del posible acercamiento de Pedro J. hacia su amigo Mario Conde, si los italianos de Rizzoli le aprietan las tuercas y si el ex banquero empezara a ocupar un sitio en la política nacional.

El gran error de Mariano Rajoy
Carlos Sánchez. El Confidencial 3 Septiembre 2012

Sostenía Ortega en 1927 que España era el único país europeo donde los intelectuales se ocupaban únicamente de la política más inmediata. Se quejaba el filósofo madrileño de que la inteligentzia de la época abordaba los asuntos más cotidianos, pero era incapaz de construir un discurso más allá de lo obvio. Los intelectuales, en este sentido, no eran más que simples opinadores carentes de orientación estratégica.

Unamuno, que era un personaje mucho más poliédrico que Ortega, clamaba por entonces, igualmente, contra la ausencia de debates verdaderamente intensos y hasta apasionados sobre la realidad del país. Hasta el punto de que suspiraba porque en España se produjera una división tan profunda como la que se registró en Francia por el caso Dreyfus, aquel escándalo que conmocionó a la sociedad francesa durante dos décadas.

Unamuno aseguraba que un país vivo era un país ideológicamente dividido, y no encontraba ninguna razón para justificar “eso de la unanimidad”. En su opinión, mientras que la Francia del novecientos era un país con espesa opinión pública, España carecía de conciencia política colectiva. Y por eso, sostenía el escritor vasco, le daba lástima “un pueblo unánime, un hombre unánime”.

Sin duda que Ortega y Unamuno despotricarían contra esta España uniforme incapaz de digerir de forma civilizada el debate ideológico. No para reabrir viejas heridas, sino para enriquecer el páramo intelectual en el que se mueve este país, en el que la indolencia, la inercia y las ideas trilladas han cincelado un panorama desolador. Y esa imagen del Rey con los empresarios de cabecera refleja fielmente hasta qué punto este país ha recuperado sus viejos fantasmas.

Una pequeña aristocracia económica vinculada al poder político por tierra, mar y aire se arroga funciones de representatividad, como si la marcha del país dependiera del devenir de la cuenta de resultados de sus grandes empresas.Una pequeña aristocracia económica vinculada al poder político por tierra, mar y aire se arroga representatividad, como si la marcha del país dependiera del devenir de la cuenta de resultados de sus grandes empresas

Esa imagen, reproducida por algunos medios de comunicación a modo de ineludible remitido oficial, recuerda, sin lugar a dudas, a aquellos almuerzos mensuales que se celebraban en la sede histórica del Banco Central en los ochenta, y que reunía a los siete grandes banqueros para dejar bien claro a la opinión pública quién mandaba en el país. Antaño el anfitrión era Alfonso Escámez, ahora Alierta, pero las columnas de la endogamia económica sigue en pié.

Un debate de fondo
España continúa siendo un barbecho intelectual y un coto privado en lo económico. Y es triste comprobar la ausencia de un verdadero debate de fondo sobre cómo salir de la crisis, más allá de los evidentes ajustes que requiere la economía.

Un país en el que un sujeto como el alcalde de Marinaleda y sus secuaces acaparan los medios de comunicación durante días y días tiene un problema. Pero lo tiene, sobre todo, cuando en medio de la desolación es incapaz de abrir una verdadera discusión sobre cómo crear puestos de trabajo. Desoyendo aquello que sugería Horacio en sus Epístolas, y que mucho más tarde popularizó Kant en su célebre ensayo sobre la Ilustración, Sapere Aude: atrévete a pensar.

No es un asunto baladí. Las grandes naciones han salido adelante en momentos de zozobra y confusión gracias a catarsis colectivas que han encontrado luz donde antes había sólo sombra. Y como ha recordado el economista Howard Davies, durante muchos años director de la London School of Economics, hasta un personaje como George Soros ha costeado de manera generosa el Institute for New Economic Thinking, un foro de pensamiento creado para encontrar soluciones a la crisis. Incluso el Banco de Inglaterra también ha intentado estimular nuevas ideas. Como recuerda Davies, las actas de una conferencia que organizó en este mismo año se han editado bajo el provocador título de ¿Para qué sirve la economía?

Aquí, en España, rien de rien, que diría el clásico. Ni el Congreso de los Diputados -cuyo papel va mucho más allá que aprobar las leyes- ni institución oficial alguna ha abierto un verdadero foro de discusión sobre cómo salir de la crisis al margen de recurrentes cursillos veraniegos cuyas conclusiones se las traga el otoño.

¿Y qué decir de los partidos políticos, cuyos foros de pensamiento no son más que maquinarias de agitación y propaganda destinadas a sacar las vergüenzas de los adversarios? De la Universidad mejor no hablar, convertida en un engranaje perfecto para expedir títulos académicos al margen del sistema productivo.

Obsesionada con los recortes, a España se le ha olvidado cómo crear riqueza. Y entre los errores de bulto de Rajoy está, sin duda, el no haber sido capaz de poner al país detrás de él para liderar la renovación del sistema político y explorar un nuevo modelo de crecimiento. Simplemente en línea con lo que hicieron los dirigentes suecos en los primeros años 90, cuyas reformas fueron mucho más allá que poner los cimientos para una simple recuperación económica. Rajoy ni siquiera ha intentado -al menos por el momento- liderar un proyecto de reconstrucción nacional que necesariamente conlleva una amplia reforma constitucional y la identificación de objetivos a largo plazo ajenos a los cambios puntuales de Gobierno.

La mala política
Y no es que en España no haya pensadores con ideas propias. Ocurre, simplemente, que la política -o mejor dicho la mala política- lo inunda todo. Hasta el extremo de que la cultura es una simple extremidad del poder político y, naturalmente, de los imperios mediáticos, a quienes se les ha entregado gratia et amore una formidable y útil herramienta para hacer país, como es la televisión. Los favores oficiales y los dirigismos gubernamentales son incompatibles con el pensamiento crítico. Y un país sin cultura está despojado de la principal identidad de un pueblo.

La pobreza intelectual del país aflora, incluso, cuando se critica que algunos ministros discutan en público sobre un mismo asunto. Por ejemplo, sobre la reforma del sector energético, como si la regla de la unanimidad fuera de obligado cumplimiento. No hay nada más autoritario que un Consejo de Ministros en el que los asistentes obedecen sin rechistar. O un parlamento repleto de brazos de madera sólo para poder votar.

Esta incapacidad para debatir sobre los asuntos de mayor calado refleja, sin duda, siglos de intolerancia y fanatismo intelectual; pero, sobre todo, muestra la inexistencia de un espacio común de entendimiento capaz de crear un espíritu colectivo, a la manera del volksgeist alemán o del republicanismo francés surgido tras la revolución de 1789. O de la propia revolución americana, cuya estela aún se deja ver dos siglos después. Una nación es mucho más que una bandera o un territorio físico. Es una identidad cultural y un modelo de convivencia.

Y parece evidente que estas cuestiones de fondo no se resuelven con medidas de tecnócrata –recorte por aquí, recorte por allá- que no van al fondo del asunto. Y que por su propia naturaleza no pueden plantear o dibujar qué va ser de España en las próximas décadas. Obsesionada con los recortes, a España se le ha olvidado cómo crear riqueza. Y entre los errores de bulto de Rajoy está, sin duda, el no haber sido capaz de poner al país detrás de él para liderar la renovación del sistema político y explorar un nuevo modelo de crecimiento

Hacer país es un gran proyecto político que necesita de todas las instituciones. Y es ridículo pensar que un Gobierno -por bienintencionado que sea- es capaz de sacar a la nación en solitario del pozo. Máxime cuando en la próxima década van a aflorar todos los nuevos problemas derivados de factores como el envejecimiento de la población, el desempleo de larga duración (con bajos salarios incapaces de financiar el sistema de protección social) y, por supuesto, con la consolidación de la globalización como un fenómeno imparable que genera nuevos actores en la actividad económica.

La historia ha demostrado que de las grandes conmociones -como la actual- sólo se sale con mayor integración social y con un esfuerzo común, pero desde la diversidad, lo que exige tolerancia y abrir las ventanas de par en par para que entren las ideas y salga tanta naftalina que atufa todavía los despachos oficiales. Sin sectarismos.

Guerra marca al PSOE el camino de la subversión
EDITORIAL Libertad Digital

El primer acto público relevante del PSOE a la vuelta de las vacaciones ha tenido lugar, como es costumbre, en la localidad minera de Rodiezmo. Es ésta una romería cada vez más desangelada que últimamente protagonizan casi en exclusiva los liberados sindicales de UGT y un puñado de altos cargos socialistas con coche oficial, que para la ocasión se disfrazan de proletarios cambiando la corbata de seda por el pañuelo rojo.

Semejante desbandada, sólo equiparable a la que que se ha ganado a pulso el cine español, resulta perfectamente comprensible, habida cuenta de que en su origen se trataba de una jornada para reivindicar mejoras laborales en la minería pero que terminaron por copar los barandas del partido que puso fin a las ayudas, sin duda abusivas, que ese sector viene percibiendo desde los tiempos de la reconversión industrial.

La ausencia de trabajadores reales no fue obstáculo para que los socialistas, encabezados por el incombustible Alfonso Guerra, se desgañitaran contra el Gobierno, al que tacharon de ilegítimo, haciendo un uso de la demagogia que resulta abusivo incluso si se tiene en cuenta la proverbial manga ancha del PSOE en este ámbito.

Como en sus peores tiempos, Guerra fue el encargado de acusar a Rajoy de usurpar un poder que, indefectiblemente, tiene que estar en manos del PSOE. Que semejante andanada antidemocrática proceda nada menos que del presidente de la Comisión Constitucional del Congreso nos permite hacernos una idea no sólo del escaso rigor ético del personaje –suficientemente conocido tras treinta años de vida pública–, sino de las tragaderas de unas Cortes Generales que le confían la misión de velar por la constitucionalidad de los procedimientos más sustanciales que se dirimen en la Cámara Baja.

El PSOE ha decidido someterse nuevamente al fielato del guerrismo, su esencia más característica cuando los votantes lo expulsan del poder. Y lo hace además mintiendo sobre el supuesto plan del Gobierno de eliminar la subvención de 400 euros a los desempleados que han agotado las prestaciones del subsidio; sin atender al hecho de que fueron ellos, los socialistas, los que pusieron una fecha tope de seis meses para recibir esa ayuda, a pesar de que de sobra sabían que era un plazo absolutamente arbitrario. El Gobierno de Rajoy ha tenido que aumentar y prorrogar por dos veces esa ayuda a los parados sin recursos provocados por la gestión de Zapatero con el aplauso de Guerra; si bien ha introducido la razonable pretensión de que los beneficiarios acrediten estar buscando empleo, razón por la cual los socialistas, responsables de la desgracia de tantas familias desamparadas, amenazan con incendiar las calles contra el Ejecutivo que amplía sus ayudas insuficientes y lo tachan de ilegítimo.

El PSOE se ha colocado extramuros del juego democrático con su decisión de protagonizar las acciones callejeras organizadas por los sindicatos de izquierdas y su legión de liberados. Ni siquiera la evidencia de su abrumadora responsabilidad en la desgracia actual de tantos españoles es suficiente para templar su propensión a la algarada, sino más bien todo lo contrario, a tenor de lo que pudimos escuchar este domingo en Rodiezmo.

El PSOE se retrata una vez más con esa actitud, desconocida en las socialdemocracias de los países más avanzados. Es hora de que la sociedad en su conjunto lo haga también, en este otoño que los socialistas y los sindicatos de izquierdas han decidido incendiar.

Inventando el peronismo
Martín Prieto La Razón 3 Septiembre 2012

En 1922 un distinguido socialista como Benito Mussolini organizó una Marcha sobre Roma forzando al Rey Víctor Manuel III a entregarle el Gobierno hasta su asesinato en 1945 por los comunistas junto a su amante Claretta Petacci hija del médico del Papa. Con su típica audacia el Duce dio un golpe de estado civil con manejo soviético de masas y un aplastante agit-prop. El coronel Juan Domingo Perón que había sido agregado militar en Italia y quedó fascinado por «el Fascio» urdiendo para su país un fascismo criollo. El Presidente teniente coronel Farrell, le confinó en la Isla de Martín García, en el Río de la Plata, y su amante, la trotacamas de Eva Duarte, tomó Radio Belgrano e incendió los arrabales colmando la Plaza de Mayo de descamisados y dándole a Perón en las elecciones los dos tercios del Congreso. El peronismo gobernó con los sindicatos, creó mejoras sociales inexistentes, se enfrentó a EEUU, acogió la diáspora nazi, destruyó a comunistas y socialistas y arruinó la nación más rica del subcontinente.

La proyectada marcha sobre el Congreso de los Diputados para éste veinticinco de septiembre constituiría otro golpe de estado y la caída de la Constitución. Desde el chalán de Sánchez Gordillo a Llamazares (verso suelto) y Cayo Lara, con Toxo y Cándido Méndez atizando el fuego, el PSOE dejando hacer y los antisistema haciendo gimnasia, son los conjurados para sustituir ésta democracia imperfecta por un régimen populista en el que Elena Valenciano repartirá dentaduras postizas usadas a los desposeídos de su geriátrico tal como Evita Perón. Estos traidores a la voluntad popular recetan el caos contra la crisis. Si el 15-M fue importante o el saqueo a los supermercados, este asamblerismo hiede al descerebramiento peronista de la señora Cristina Fernández de Kirchner.

La gran desigualdad
Carlos Rodríguez Braun Libertad Digital 3 Septiembre 2012

Por recomendación de José Carlos Díez leo en La Vanguardia el texto "Alemania en la Gran Desigualdad", de Rafael Poch, corresponsal de La Vanguardia en Berlín. Es un buen compendio de aspectos ampliamente compartidos del pensamiento único. Nada fascina más a la corrección política como que haya tanto porcentaje de la humanidad con tan poco porcentaje de la renta total, y viceversa. Sospecho que es porque así muchos progres pueden jugar a buenos Procustos, mientras que si se tratara de la enorme desigualdad en talento o belleza sería más complicado. Y desde luego lo que jamás les preocupa es la desigualdad entre el poder y sus súbditos.

Otra idea popular es la antropomorfización del capital. La tesis progre, que recoge Poch con destreza, es ésta:

A partir de los años setenta el Capital perdió el miedo a los factores que perturbaban, y moderaban, su sueño histórico de dominio y beneficio sin concesiones ni fisuras. Es entonces cuando, aprovechando la primera crisis del petróleo de 1973, se comienza a desmontar el pacto social de posguerra en los países del capitalismo central, pacto que incluía una cierta socialización de la prosperidad, lo que a su vez contribuía a ampliar el consumo y a alimentar el crecimiento. A partir de políticos como Carter, Reagan y Thatcher, eso se sustituye por un enfoque dirigido al enriquecimiento exacerbado de una minoría oligárquica: el enriquecimiento de los más ricos a expensas de trabajadores y clases medias.

Esto no tiene fundamento. En cambio, lo que sí pasó a partir de esa época es un fenómeno que la corrección política evitar analizar, y sobre el que Poch pasa púdicamente por encima denominándolo "la alternativa"; los ciudadanos perdieron el miedo al gran sueño histórico de dominio político: el socialismo real. Eso fue lo que pasó, y se coronó en la caída del Muro de Berlín. A partir de entonces el pensamiento de izquierdas clamó alarmadísimo ante el poder del capital, cuando lo que estaba pasando era lo contrario: el poder político crecía y se extendía a expensas del capital, el ahorro y el trabajo del pueblo. A cambio, se enriquecían las oligarquías políticas (el peso del Estado en la economía alcanzó niveles inéditos) y los grupos de presión que a su socaire medran.

En vez de pensar en esto, Rafael Poch solo ve aterrado la posibilidad de que el poder político sea cuestionado también en el mundo no comunista, y entonces incurre en las fábulas usuales: "Liberada de sus límites políticos, y desregulada, la nueva economía dio a su vez lugar a una orgía de especulación y corrupción". Lógicamente, hay que agitar siempre la amenaza paranoide: "Todo eso pudo realizarse gracias a una agresiva campaña ideológica financiada por nuevas instituciones vinculadas a las grandes empresas que colonizaron el poder político e impusieron, en la academia, en los think tanks y en los medios de comunicación, el discurso del desmonte paulatino del Estado social, y del papel del Estado en general, en beneficio de la empresa privada (privatización). El resultado fue un asalto general a la regulación y un enorme incremento de la influencia empresarial en la política". Un completo disparate que elude la realidad constatable de que el Estado no perdió peso en ningún país del mundo.

El artículo tiene interés por la sistematización de fantasías que lo pueblan: desde la amabilidad de la intervención política hasta el cántico al gasto público, el bulo de que la crisis fue desencadenada por el sector privado, etc.

La espantá de los ERE
Pedro de Tena Libertad Digital 3 Septiembre 2012

Cagancho fue el más famoso en dar la espantá. Su nombre se une a la ciudad de Almagro y a los Carnavales de Cádiz: "Y parece mentira que, / pa coger a un Cagancho, / faltó cuatro regimientos / y un batallón de guardias de asalto". Pero los historiadores confirman que la espantá es una suerte taurina inventada por Rafael el Gallo, que se fundamentaba en la mirada del toro. Si el toro lo miraba como Pastora (Pastora Imperio, su mujer), entonces El Gallo no toreaba, aunque hubiera cárcel de por medio. La espantá, pues, y lo dijo en 1955, en una entrevista, es no poder con un toro. Que no se puede con él y tiene uno que hacer unas cosas feas delante de un toro.

Manuel Chaves y José Antonio Griñán han protagonizado esta semana la espantá más sonada de la política andaluza de los últimos 30 años. Tras haber confeccionado una comisión de investigación a su medida, en agosto, corta, insuficiente, casi banal, salió a la sala un toro de nombre Interventor (naturalmente, es sentido figurado) que, hasta por televisión, les echó una mirada tal, que se dieron cuenta de que no podían con él. Y había que hacer cosas feas con ese toro, pero, claro, en público, así que mejor no hacerlas y dar la espantá. Y la dieron, con el quite de Izquierda cada vez más Unida al Régimen. El toro negro de la intervención volvió a los corrales, pero el público ya lo había visto y había visto la espantá de los cabezas de cartel del PSOE. También había aplaudido el arte magistral de la competencia, Javier Arenas y Eduardo Zaplana, que hicieron faenas antológicas y dejaron a sus toros, menos que vaquillas, rodados sin puntilla.

¿Qué tuvo de particular el testimonio del interventor (dejando ya fuera el coso) en la comisión de investigación? Pues, sencillamente, hizo imposible que se pueda creer que Chaves y Griñán no conocían el procedimiento del fondo de reptiles. Convirtió en inaceptable la trola de que nadie tenía competencias para terminar con eso. Transformó en pregunta de primera calidad la que indaga quién dio la orden y el visto bueno para poner en marcha y seguir con el procedimiento irregular a pesar de las denuncias del interventor (nada menos que quince), y demostró fuera de toda duda razonable que se han regado más de 1.400 millones de euros entre ERE y empresas sin rigor, con arbitrariedad, sin control y sin papeles.

Por ello, el exinterventor de la Junta, Manuel Gómez Martínez, clamó en la comisión sobre la ironía que significaba que los que ignoraron sistemáticamente sus consideraciones hubieran dicho que no hicieron nada porque no hubo un informe de actuación de la Intervención en el caso de los ERE. La tontería de la consejera Aguayo, mano derecha y parapeto mártir de Griñán, diciendo que no leía sino que archivaba los más de 800 informes de la Intervención (los de los fondos de reptiles ni se los entregó a su jefe), hacía imposible cualquier faena que no conllevara malas artes. Así que decidieron dar la espantá y aplazar sus comparecencias hasta que alguna luz salga del chiquero, donde les espera otro toro, el de la juez Alaya, atento como pocos a este ruedo, con los cuernos sin afeitar y dispuesto a embestir a quien sea.

Conscientes de que el diseño de la comisión ha terminado por perjudicarles, Chaves y Griñán tendrán que hacer que se olvide lo que dijo el interventor, tendrán que sacarse algún conejo de la chistera y tendrán que volver a la comisión cuando ya no haya toro o el toro se haya metamorfoseado en lindo becerrito toreable y apuntillable. ¿Será eso posible? De momento, no había otra salida que la espantá, y la han dado los dos a la vez, con PSOE e IU de la mano, demostrando a los pardillos que el caso está coordinado, ¿quién lo descoordinará? El descoordinador que lo descoordinare, buen descoordinador será.

Un psiquiatra para el PSC
Jesús Royo  www.lavozlibre.com 3 Septiembre 2012

Si quieren darse un panxot de riure, y a la vez disfrutar de la ironía liviana de un intelectual de calado, lean la polémica entre el doctor Ángel de la Fuente y Rocío Martínez-Sempere en El País (De la Fuente, Los partidos catalanes y el pacto fiscal, y Martínez Sempere, La izquierda y el pacto fiscal en Cataluña), y rematada con una respuesta de De la Fuente en la web de Impulso Ciudadano (Una izquierda muy rara).

Ángel de la Fuente es profesor de Análisis Económico del CSIC, y Rocío Martínez-Sempere, diputada autonómica y secretaria de Economía del PSC. Es la portavoz oficial del PSC en esta materia. Las posiciones de ambos están muy claras, y al original les remito por si quieren pasar un buen rato.

Yo voy a resaltar un pequeño detalle sin importancia, que pudiera pasar desapercibido. Perepunyetes que es uno. Observen la primera frase de la respuesta de Rocío: ‘Mientras algunos cuestionan el patriotismo del PSC por no aceptar de salida la posición de CiU para un concierto a la catalana [...]‘. Es maravilloso. Podía haber empezado airosamente de mil maneras, pero ha escogido -si no ella, su subconsciente- la más reveladora, la que le sale del alma. La herida sangrante del costado izquierdo del PSC: su patriotismo dudoso. Ese complejo de ser poco catalán, ese tener que demostrar -ara veureu- que somos más catalanes que nadie, o al menos tanto como el que más.

Wifredo el Velloso hoy se hubiera llamado Guifre el Sociata. Ahí le duele al PSC. Se sienten como culpables de algo, como que arrastran algún defecto de fábrica, como que tienen algo que esconder, algo que demostrar, alguna culpa que expiar. Botiflers, por nada del mundo. Españolistas, jamás. Charnegos, vale, pero con el nivel C de catalán, ¿eh? Nos llamamos Pérez, nos criamos en las barriadas castellanas, pero sacamos cada año la senyera por San Jordi, y apoyamos la inmersión, en casa a los niños les hablamos catalán, para que nadie les margine cuando sean mayores.

Dios mío, cuánta mezquindad. El psiquiatra del PSC, si existiera, tendría que ser un fenómeno, un Freud redivivo, el superstar del frenopático. Un partido en el que el 80% de la militancia es castellanohablante, ¿por qué tiene que avergonzarse de hablar castellano, tratarlo como lengua extraña -extranjera-, considerarlo como un defecto, una anomalía, como si fuera una tara, algo sucio, o simplemente inferior? ¿Es menos catalán hablar en castellano? ¿Ah, sí?

Pero ese complejo, si solo fuera étnico, se trataría de un síndrome muy común, que afecta a muchos de nuestros congéneres, desde los judíos a los alemanes, los rusos o los indios, los españoles y los gitanos, todos los que se enorgullecen o se avergüenzan -variantes de lo mismo- de ser lo que son. Pero lo que es ya de manicomio es la dimensión social del complejo del PSC. Resulta que el castellano, la primera lengua catalana, es la de las capas sociales más pobres, en la jerga sociata, desfavorecidos. La opción catalanista del PSC, aparte de antisocialista (porque el nacionalismo es la antítesis del socialismo), es un insulto a toda la clase obrera catalana: nos están diciendo que somos extraños, ajenos a la realidad, que nos falta algo, casta, apellidos, estirpe, en fin, todo eso que tanto aprecian los reaccionarios y que despreciábamos la gente de izquierda.

Nos están diciendo que en una sociedad tradicionalmente estamental como la catalana, si nos portamos bien y abandonamos el castellano y nos sacamos el nivel C podríamos llegar a tener un digno puesto de masover de la masía: alcalde metropolitano, o incluso president amontillado. Nos dicen que España no es una nación de ciudadanos todos iguales, sino el lugar apestoso de donde nos expulsó el hambre, y Cataluña, terra d’acollida, es donde pudimos comer caliente y donde podemos aspirar a un futuro esplendoroso: y si no nosotros, quizá nuestros hijos…

De verdad, gente del PSC: feu-vos-ho mirar. A lo mejor os convendría una psicoterapia como la que Els Joglars impusieron a Jordi Pujol en el memorable Ubú President. Torna, torna, Boadella!

Jesús Royo es catedrático de Instituto de Lengua catalana y licenciado en Filosofía

Afilando columnas
Los columnistas de ABC no caen rendidos ante Rajoy
El oximorón de Joaquín Estefanía: defiende el Estado del bienestar como "utopía factible"
Antonio José Chinchetru. Periodista Digital 3 Septiembre 2012

De nulo se puede calificar el tirón que ha tenido para los columnistas españoles la entrevista concedida por Mariano Rajoy este 2 de septiembre de 2012 al ABC y otros tres diarios europeos. No hay artículos comentando las declaraciones del jefe del Ejecutivo, y las únicas referencias que existen a declaraciones del presidente versan sobre su peculiar defensa de la subida del IVA. Ya saben ustedes, aquello de que era la única opción posible. Muy mal lo han de pasar este lunes 3 de septiembre, primer día laboral tras un agosto caliente, los encargados de preparar el resumen del prensa al inquilino de La Moncloa si quieren que este último gane confianza en sí mismo. No sólo suspende para los articulistas de izquierdas, también para los de derechas. Una solitaria voz defiende, y tan sólo a medias, al registrador de la propiedad metido a gobernante, la de Ignacio Camacho.

En su columna 'Mayoría política y liderazgo social' Camacho sostiene que el principal problema al que se enfrenta Rajoy como gobernante es la pérdida de la confianza que le otorgaron sus votantes. Casi parece más una carta con consejos al presidente de un artículo de opinión. El del ABC recuerda que una "reforma profunda de una Administración hipertrofiada en incomprensibles franquicias territoriales lo que puede dar mayor credibilidad al esfuerzo gubernamental por estabilizar una economía desarticulada. Y lo que otorgaría al presidente el liderazgo moral que ahora mismo cuestiona parte de sus propios electores".

Trata de explicar por qué no afronta el jefe del Ejecutivo esta reforma: "Sucede que Rajoy es a fin de cuentas un moderado, reticente por inercia, naturaleza y carácter a aceptar lo que considera tentaciones populistas".

¿Decíamos que no tuvo tirón la conversación presidencial con el diario madrileño del grupo Vocento? Camacho es, una vez más, la excepción --en realidad hay otra, también en ABC--. Y aquí sí tira de las barbas a Rajoy:

Y aunque el presidente, en un arranque de audacia y autoconvicción, apostase en la entrevista con ABC por la reválida de su mandato, ése no es todavía su desafío. No antes de enderezar el país. La prioridad de este Gobierno no consiste aún en ganar las próximas elecciones sino en demostrar que mereció la victoria en las pasadas.

Mucho más dura con el ejecutivo se muestra, también el ABC, Isabel San Sebastián. Casi no hace falta leer el texto, es suficiente con el titular: 'La indignidad es liberar a Bolinaga'. La autora tiene claro que: "El miedo que mueve al Ejecutivo a conceder el tercer grado penitenciario a este malnacido torturador de Ortega Lara no es hoy de índole física, sino política. Sería, para ella, el miedo a que se sepa que el giro 'popular' en esta materia se produjo, sin contárselo a los votantes, durante la segunda legislatura de Zapatero y también a que 'El País' critique a Rajoy por no mantener la política socialista. Añade: "Miedo e indiferencia con respecto a las víctimas, su humillación y su dolor". Concluye el artículo:

Aquí el PP sólo juega a perder, empezando por el respaldo de mucha gente de bien.

El poquer de columnas de la doble página de opinión de ABC se completa con dos articulistas de creencias, ideas y estilos muy contrarias entre sí, aunque en este lunes no lo parezca, Juan Manuel de Prada y Gabriel Albiac. El primero de ellos afea a Rajoy su apelación a la realidad y le califica de mero ejecutor de las órdenes de Bruselas. Además, como si por un momento se hubiera visto poseído por un defensor de ese liberalismo al que tanto ataca, en su artículo 'Realismo' critica la creación del famoso 'banco malo': "Los activos tóxicos de ese banco malo serán saneados por el contribuyente; y negarlo es idealismo de arbitristas que no comprenden la realidad".

Por su parte, Albiac cruza el charco para comentar la brillante, para unos, o demencial, para otros, intervención de Clint Eastwood en la Convención Republicana. Nos recuerda que "no compadeció Eastwood, sino Kowalski --el protagonista de Gran Torino--. Y rompió las reglas". Aunque habla de EEUU, parece estar hablando también de España:

Un escalofrío pasa por el alma de quien contempla ese momento y no se ha vuelto aún del todo imbécil. Lo de Eastwood no fue la diatriba contra un presidente. Fue el bofetón en el rostro de una casta que, por todas partes en todas las sociedades modernas, ha ido parasitando a la ciudadanía, hasta dejarla en este incurable desvalimiento. Los políticos son unánimes en una cosa: proteger sus intereses frente al ciudadano.

Las firmas de El Mundo se muestran todavía más fieras con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. En 'Las 'difíciles' subidas de impuestos', Carlos Cuesta no puede, posiblemente no quiere, disimular su indignación con el presidente del Gobierno por decir que para él suponen un "difícil" trance aprobar nuevas subidas de impuestos. Replica:

La respuesta obvia es que para quien resultan difíciles las subidas de impuestos es para los contribuyentes. Los incrementos tributarios, por el contrario, son siempre la salida fácil para un Gobierno. Sin eliminar cargos políticos, ni organismos, ni enfrentarse a barones territoriales, ni abordar el gigantismo electoralista del supuesto Estado del Bienestar, los políticos creen poder obtener la recaudación necesaria para salir del paso con subidas de impuestos. La tozuda realidad no deja de demostrar con caídas en la actividad y la recaudación, lo contraproducente de este supuesto bálsamo.

John Müller, en la sección de Economía, también lanza un duro ataque contra Rajoy, pero por otra cuestión distinta. Con el título de 'Cómo triturar una buena idea' repasa el encallado proyecto de crear una ley de Emprenderores, una idea lanzada en 2010 por Fátima Báñez que fue acogida por el presidente del PP y entonces líder de la oposición. Como tantas cosas, lo entonces prometido no se ha cumplido y la norma no ha llegado a ver la luz. Tras repasar la larga travesía hacia la nada, el experto en economía del diario de Unidad Editorial concluye con dos párrafos que deberían hacer temblar de vergüenza al equipo económico del Ejecutivo:

Al final, en vez de una ley, en septiembre se presentará la estrategia española de emprendimiento, una iniciativa menos ambiciosa. El argumento de mayor peso que se ha dado para el aplazamiento del proyecto es que las condiciones económicas no permiten aprobarlo. Es decir, que la mala situación económica no permite adoptar una medida para luchar contra la mala situación económica.

Es cierto que había problemas objetivos con el proyecto, por ejemplo la dificultad técnica de poner en marcha el desembolso del IVA en el momento del cobro, pero nada hubiera sido insuperable si el Gobierno no confiara todo a su capacidad recaudadora y creyera un poco más en el dinamismo de la iniciativa privada.

Y mientras otros miran a la ciencia lúgubre --como bautizó a la Economía es escocés Thomas Carlyle-- y las tribulaciones del Gobierno en esta materia, Jiménez Losantos se pone de luto por España. En 'Involución y disgregación' proclama: "Muchos sienten, pero pocos se atreven a reconocerlo, que la España que hemos conocido está yerta como nación y muerta como Estado. Muerta de pie, como los árboles de Casona o en pie de muerte, como siempre han querido sus enemigos, pero sin vida. Insepulto, pero cadáver". La conclusión no es más optimista:

Cuando el Tribunal Constitucional traiciona escandalosamente su función y las sentencias del Supremo se incumplen abiertamente en una parte del Estado -Cataluña-, la cosa está clara. Sin ley ni fuerza para imponerla, el Estado ha dejado de existir. Porque no cabe un Estado a ratos, ni unas leyes por parcelas. Hemos hecho cualquier cosa con tal de no combatir y ha sido inútil. Si la involución autoritaria --que condujo al 23-F-- se derrotó casi sola, esta disgregación facilitada por el PSOE, tolerada por el PP e impuesta por los nacionalistas nos ha derrotado ya. Cuanto antes lo conozcamos, mejor.

Si el tono en los medios de derechas es así de duro, no ha de sorprender que El País también critique el Gobierno. Sobre economía, claro está, ningún columnista de esa casa va a criticar una excarcelación de un terrorista que hace un año nos hubiera parecido propia de Zapatero e impensable con el PP en el Gobierno.

Joaquín Estefanía arremete, en un texto titulado 'La España del tupper', contra la política económica del Gabinete pero en términos completamente distintos a los usados por Cuesta o Müller. Pide más intervención estatal, más socialdemocracia y más gasto público ("estrategia generadora de crecimiento", se dice en argot zurdo). Define en Estado del bienestar como "la mejor utopía factible de la humanidad". No parece importarle que, por definición, la utopía no puede ser factible. Y tampoco que los intentos de convertir en hechos las utopías condujeron en el siglo XX a millones de muertos, cientos de miles de presos políticos y miseria generalizada en gran parte del planeta.

Nada más cabe reseñar de El País, a no ser que uno esté dispuesto a aburrirse con un ladrillo de una página entera firmada por Pérez Rubalcaba con el título de 'Hombres de negro o líderes políticos'. Tan sólo podemos destacar su frase final: "Para recuperar esa confianza, necesitamos líderes políticos capaces de generar adhesión en torno a un proyecto compartido, y no un ejército de amenazantes hombres de negro". Aunque a muchos lectores les cueste creerlo, está hablando de sí mismo.

Baja la prima con Merkel, Hollande y Rajoy de vacaciones
Si en vez de acortar sus vacaciones las alargasen, saldríamos antes de la crisis
¿Es posible que el silencio de los líderes políticos cotice en Bolsa?
Javier González Méndez. Periodista Digital  3 Septiembre 2012

Nunca, como este verano de 2012, se han echado tanto de menos los tiempos felices en los que los políticos formaban parte de la solución en vez de formar parte del problema. Con Merkel perdida en el Tirol italiano, Hollande desaparecido en la residencia oficial del Fuerte de Brégançon en la Costa Azul, Cameron de incógnito en las Baleares o Mariano Rajoy haciendo mutis por el foro entre Sanxenxo y Doñana, la "prima de riesgo" descendió hasta los 465 puntos básicos, subió el IBEX 35 y se relajaron los intereses de emisión de deuda en casi un punto y medio.

Habrá sido mera casualidad. Pero también es posible que sea el síntoma de la nueva enfermedad que padece Occidente. Durante quince días que parecía que podían cambiar el mundo, coincidiendo con los carteles de "cerrado por vacaciones" colgados en los distintos y distantes Olimpos europeos, los implacables mercados concedieron una tregua. Italianos y españoles, dos nuevas especies en peligro de extinción, incluso llegaron a preguntarse en algún paréntesis de sus vacaciones low cost.

Estas cosas ponen de los nervios a los cientos de miles de señoras y señores que viven de la política. Sobre todo, al casi medio millón de españolas y españoles que quieren mantenerse en nómina por los siglos de las siglas, es que les entra talmente un sarpullido en cuanto alguien reclama un ERE político.

E inmediatamente sacan a relucir la Democracia para ahuyentar a los malos espíritus, como Van Helsing ahuyentaba al Conde Drácula de Stoker desenfundando un crucifijo.

Esta perversa invocación a la democracia cada vez que se reclama una catarsis política, con la correspondiente purga de mediocres, de garrapatas, de pegasellos, de aprietabotones, de familiares, de amiguísimos, de adheridos inquebrantables, de sumisos vitalicios, cuenta siempre con la inestimable colaboración de politólogos, catedráticos, editorialistas y gurús mediáticos (a comisión directa o indirecta), dispuestos a perseguir la herejía y resucitar la Inquisición sociológica.

Y, sin embargo, los políticos, estos políticos, son en la actualidad el problema. Se han ido de vacaciones y la salud de España, de Italia, de Europa, ha experimentado una ligera mejoría. Han guardado un par de semanas de silencio y los mercados han concedido una tregua.

Luego, en cuanto han regresado de sus respectivos Castel Gandolfos y han empezado a largar por esa boca en Berlín, en París, en Madrid, el enfermo ha sufrido una recaída. ¿Se han parado a pensar en la posibilidad de que lo que produzca más desconfianza en los mercados sean los políticos, estos políticos?

MORALEJA.- Estos señores y señoras calladitos están más guapos. Si en vez de acortar sus vacaciones las alargasen, quizá saldríamos antes de la crisis.

Cada Consejo Europeo que montan para seguir mareando la perdiz, Europa queda un poco peor que el Consejo anterior pero un poco mejor que el Consejo siguiente. No es de extrañar que los españoles mantengan los dedos cruzados ante la nueva eurocumbre anunciada para el próximo 19 de octubre.

Antes, Rajoy le va a hacer una estéril escena del sofá a Merkel, a imagen y semejanza del Tenorio a Doña Inés:

"Llamé a Europa y no me oyó. Más si sus puertas se cierran, de mis actos en España responda Europa, no yo"

Y el 10 de septiembre soltará un sermón de la montaña en TVE, bienaventuranzas a largo plazo ante seis millones de parados, 116 mil familias desahuciadas, 11millones y medio de españoles caminando por la delgada línea roja de la pobreza, un 22% de hogares con vistas a la exclusión social. De los 84 millones de pobres cuyas voces claman en el desierto de Europa, 11 de cada cien son españoles. En esa cuestión España es medalla de bronce: la de plata y la de oro se las reparten Rumanía y Letonia.

¿Ha hablado de eso Rajoy con Van Rompuy, con Hollande, se lo va a describir a Merkel, va a exigir que entre en el orden del día del Consejo de Europa del 19 de octubre? Porque además de la austeridad, de los recortes, de las medidas para el crecimiento, de los antídotos contra la voracidad de los mercados, del papel del BCE, de la salud del Euro y de todas esas cosas importantes, Europa seguirá sin tener ningún sentido si no se habla de lo urgente: del paro, de las personas, de la desesperación, del hambre, del instinto suicida que ha entrado en erupción en tantos anónimos seres humanos que han perdido la esperanza.

HEREJÍA.- Ni era el sol el que giraba alrededor de la tierra, ni puede ser el hombre el que gire alrededor de los reyezuelos soles de la democracia. Lo peor de la crisis es que ha dejado en evidencia gobiernos del pueblo, para el pueblo, pero sin el pueblo.

Que la Europa Oficial, endeudada hasta las cejas y sometida a sus acreedores, ha tomado el atajo del despotismo ilustrado. ¿De verdad las Merkel, los Hollande, los Cameron, los Rajoy, no se dan cuenta de que están organizando, por acción u omisión, un nuevo, masivo y vergonzoso holocausto? Cada vez que hablan, que negocian, que recortan, que adoctrinan, huele más a razas superiores e inferiores, a exterminio sociológico, a "soluciones finales".

Pero lo mismo que la historia acabó demostrando que la tierra giraba alrededor del sol, acabará.

Rajoy y Rubalcaba no lideran sus partidos
Felicísimo Valbuena 3 Septiembre 2012

Catedrático de la Facultad de CC. de la Información (UCM)

Rajoy y Rubalcaba no lideran sus partidos: para aclarar esta afirmación, necesito dar un rodeo teórico, porque estoy convencido de que lo más práctico que podemos encontrar es una buena teoría.

Hace años que encontré esa buena teoría sobre las organizaciones en el libro que escribió Karl E. Weick: 'The Social Psychology of Organizing'. En varios lugares de su libro, Weick recuerda que su propósito no es instruir. Más bien, prefiere presentar su trabajo como una ayuda para que el lector aprenda algo acerca de las organizaciones, un aguijón para que el lector elabore, desapruebe o amplíe las sugerencias que el autor le hace.

Para estudiar los procesos organizadores, Weick parte de donde menos podríamos esperar en un trabajo de este tipo: el análisis de una poesía aforística que Piet Hein compuso en 1966, titulada 'Regla de la Mayoría'. Tras reproducirla textualmente, Weick asegura que una forma de entender los sucesos descritos en el poema es transformarlos en una gráfica organizacional.

Podemos ver ciertas peculiaridades en esta gráfica. En primer lugar, la dirección de las flechas. En la mayoría de las gráficas, las flechas van de arriba abajo, pero en este caso la dirección es distinta. Las flechas implican un tema más importante: que los subordinados determinan últimamente la cantidad de influencia que ejercen los que gobiernan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 

Sin embargo, es interesante darse cuenta de que aunque hay siete niveles en la gráfica, los tres últimos niveles envuelven a tres personas en diferentes combinaciones. Tres son escogidos para gobernar; de los tres, dos pueden vencer al tercero; como uno de los dos es más débil, una sola persona se alza con el control real. Así pues, la influencia afectiva en las grandes colectividades depende de alianzas entre muy pocos miembros. A pesar del aparente gran tamaño de este grupo (N=100) y a pesar de que potencialmente hay cien personas influyentes, en realidad es un solo hombre o mujer quien adopta las decisiones cruciales que muchos piensan que son decisiones de la mayoría. Pero lo más importante no es que gobierne un hombre o una mujer; lo decisivo es el hecho de que este control es posible por el modelo de alianzas que existe en el grupo. Es el modelo de relaciones, no las características de los individuos per se, lo que hace posible que la influencia se concentre.

Podemos extraer otras conclusiones del diagrama. La principal es demostrar el hecho de que haya una considerable separación entre el líder y los miembros de 'todo el estado' con la siguiente frase: "Nunca se concedió a sí mismo un momento de descanso, sino que buscó el bienestar del número más grande". Esto puede significar que el líder buscó el bienestar de sí mismo y de su compañero, de triunvirato gobernante, del grupo, de la facción, del partido X o del estado entero. Esto sugiere la posibilidad de que cuando más remoto está el nivel, mayor es la posibilidad de que su bienestar sea ignorado en las decisiones y cuanto más inmediato esté el nivel, su bienestar controlará más las decisiones.

¿CÓMO PODEMOS INTERPRETAR EL LIDERAZGO DE MARIANO RAJOY Y DE ALFREDO PÉREZ RUBALCABA?
Es fácil advertir que en este partido hay facciones y grupos, y que el control de Rajoy sobre el PP es más aparente que real. Él, personalmente, no ha resuelto los problemas que ha tenido y tiene dentro del Partido. No llegó a un resultado satisfactorio cuando surgió el problema con Miguel Sanz, entonces Presidente del Gobierno de Navarro y Secretario General de Unión del Pueblo Navarro. Ha dado siempre la impresión de que se pliega a las exigencias de Ruíz-Gallardón, a pesar de que éste es el ejemplo más claro de cómo contradecir la política de combate contra el déficit; como resultado, los madrileños han de estar pagando durante años las deudas en las que incurrió Gallardón.

Rajoy tampoco solucionó el problema de Francisco Álvarez Cascos en Asturias. Mantiene unas muy malas relaciones con Rosa Díez, como resultado de las cuales Asturias ahora está en manos del Partido Socialista. Dejó que fuera Francisco Camps quien decidiera dimitir como Presidente de la Comunidad Valenciana. Retrasó tres meses la presentación del programa económico, después de las Elecciones Generales de 2011, porque quería que se celebrasen las Elecciones autonómicas en Andalucía; dejó que se contradijesen los Ministros de Hacienda y de Economía. Ha permitido que este último haga declaraciones que se caracterizan por su indiscreción y porque hay mucha diferencia en las cifras que va dando en diferentes ocasiones, con la pérdida de credibilidad que esto conlleva. Y sin necesidad de agotar los casos, el último episodio es que hay comunidades del PP que no van a respetar la política sanitaria del Gobierno.

Todo lo anterior autoriza a pensar que Mariano Rajoy no es un gran líder; su liderazgo es como un reloj en el que cada mueve las manecillas a su antojo. ¡Qué desastre de liderazgo! ¿Se imaginan ustedes que a José María Aznar se le iban a rebelar algunos barones autonómicos? Aznar hubiera llegado a un acuerdo con Álvarez Cascos y, desde luego, mantendría muchas mejores relaciones con Rosa Díez. Rajoy tiene como hombre de confianza a Jorge Fernández Díaz, uno de los políticos más lamentables cuando estaba en Barcelona y más lamentable todavía cuando está en Madrid. Su hermano Jorge es más joven, más valioso, más valiente y más sensato. Al menos, no es tan enteramente sumiso como Jorge ante los nacionalistas.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha demostrado y está demostrando que es muy parecido en talante a Rajoy. Le gusta rodearse de personas grises, que no han hecho nada memorable en sus vidas. Prescindió de José Blanco como director de campaña, que sí había sabido dirigir, y muy bien, las dos victorias electorales de un político tan flojo como Zapatero. Elena Valenciano mostró su gran incompetencia y el gran vacío de ideas que tiene, cuando coordinó la campaña electoral en las pasadas Elecciones Generales. Pérez Rubalcaba dio la impresión de que, en realidad, no sabe quién es. No supo qué imagen dar en la fotografía en la que aparecía sin calva, pero acentuando los surcos de la pesadumbre, irradiando vejez y decadencia. No supo si tendría que llamarse Alfredo, Alfredo P. o Alfredo Pérez Rubalcaba. Y en toda la campaña mostró un comportamiento enteramente reactivo, nada creativo. E inmediatamente después de la derrota, comenzó a maniobrar para perpetuarse como Secretario General. Eligió a Soraya Rodríguez como portavoz del grupo parlamentario socialista, que ha demostrado una falta de experiencia y solturas muy grandes, hasta convertirse en una mujer que sólo suelta tópicos.

Mientras tanto, ya han empezado a salirle corrientes de opinión en contra suya. No manda en el Partido Socialista de Madrid, ni en el de Cataluña, ni en el de Andalucía. Es comprensible que, no siendo líder en esas autonomías, cada vez esté más nervioso. Su discurso es crispado, sin alternativas, diciendo la primera enormidad que se le ocurre. Es una persona que cada vez se está empequeñeciendo más. Al paso que va, se puede convertir en alguien enteramente irrelevante. Es lógico que los votos que está perdiendo el PP no vayan a parar al PSOE mientras Rubalcaba esté al frente.

Conclusión: En una época de gran crisis, necesitamos líderes. Los actuales no lo son. Yo creo que ellos lo saben muy bien, y lo disimulan muy mal. ¿Hay figuras alternativas dentro de cada partido?En el PP, según mi muy discutible opinión, yo creo que Soraya Sáez de Santamaría lo haría mucho mejor que Rajoy, porque no tendría que estar a la sombra de una persona tan estirada, aunque tan poco decidida, como Rajoy.

En el Partido Socialista, no veo un liderazgo alternativo. Entre otras cosas, porque ya se encarga Rubalcaba de segar la hierba debajo de sus posibles competidores.

La Junta de Andalucía se une a la Generalidad y pide el rescate financiero
El Gobierno autonómico presidido por José Antonio Griñán (PSOE) necesita “liquidez” y pide la ayuda del Gobierno. Ya son cuatro las CCAA que acuden al Fondo de Liquidez.
Agencias / Redacción www.vozbcn.com 3 Septiembre 2012

La consejera de la Presidencia e Igualdad de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (PSOE), ha anunciado este lunes que el Ejecutivo autonómico ha solicitado al Gobierno de la nación “un anticipo” de 1.000 millones de euros “mientras” se definen “las condiciones” en las que las Comunidades Autónomas pueden acudir al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).

Solo unos días después de que la Generalidad de Cataluña anunciara que ha solicitado una ayuda de 5.023 millones de euros al Gobierno, la Junta de Andalucía ha hecho lo propio. Como en otras ocasiones, Díaz, igual que antes el resto de consejeros o presidentes autonómicos afectados, ha asegurado que no se trata de “un rescate” sino de “un anticipo como el que en el mes de junio solicitó la Comunidad Valenciana de en torno a 300 millones” y que el objetivo es el de “obtener liquidez”.

“Mientras el Gobierno de España procede a la definición de cuáles son las condiciones en las que las Comunidades Autónomas se acogerán al FLA, y visto que otras Comunidades Autónomas lo están solicitando, como Gobierno [autonómico] andaluz hemos solicitado este anticipo porque necesitamos liquidez“, ha asegurado la consejera.

De criticar “una carrera” a correr en ella
Curiosamente, hace solo dos días, Díaz pidió al Gobierno que ordenara y articulara las condiciones del FLA para que “no se convierta en una carrera de las Comunidades Autónomas para ver quién llega primero”. Para Díaz, era una “barbaridad que cada día salga una Comunidad Autónoma con una cifra diferente y que no se sepa en qué condiciones ni cómo se va a regular esto”, asegurando además que “esta imagen no es la que necesita el país”.

Así, la Junta se une a la petición de ayuda financiera que, además de CiU al frente de la Generalidad, los gobiernos autonómicos de la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia ya han solicitado al Gobierno. En total, de momento, cuatro de los 17 ejecutivos regionales. El FLA tiene un presupuesto inicial de 18.000 millones de euros.

Condiciones del FLA
Acogerse al FLA implica unas importantes condiciones. Las CCAA que lo hagan deberán presentar a Hacienda ‘las modificaciones [de los planes de ajuste] que resulten necesarias para el cumplimiento’ de los objetivos de estabilidad y de déficit.

El primer paso es la obligatoriedad de remitir al Ministerio un detallado plan de tesorería que deberá actualizarse cada mes. Este plan incluirá un calendario y presupuesto de tesorería que contenga sus cobros y pagos mensuales por rúbricas incluyendo la previsión de su mínimo mensual de tesorería; la previsión mensual de ingresos; el saldo de deuda viva; el impacto de las medidas de ahorro y medidas de ingresos previstas y calendario previsto de impacto en presupuesto; los vencimientos mensuales de deuda a corto y largo plazo; el calendario y cuantías de necesidades de endeudamiento; la evolución del saldo de las obligaciones reconocidas pendientes de pago tanto del ejercicio corriente como de años anteriores; el perfil de vencimientos de la deuda de los próximos diez años; y cualquier otra información económico-financiera que el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas considere necesaria.

‘Supervisión por parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas’
Además, las CCAA deberán ‘sujetarse a la supervisión por parte del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de la adopción y ejecución de las medidas previstas en el plan de ajuste’, si bien, las propias CCAA deberán informar al Ministerio de cualquier incumplimiento del mismo.

Unos incumplimientos que podrían suponer la suspensión de nuevas entregas de ayudas procedentes del fondo y, en caso de que se mantuviesen en el tiempo, podría implicar el envío de una misión de control por parte de Hacienda (los conocidos como hombres de negro), una comisión de expertos, e incluso una intervención directa y ‘forzosa’ de las cuentas autonómicas por parte del Gobierno.

Entrevista: Mario Conde
“La gente me dice que Feijóo no es de fiar y que incumplió sus promesas'
Líder de Sociedad Civil y Democracia que aspira a presentarse a las elecciones gallegas
xabier r. blanco. a mezquita local@laregion.net www.laregion.es  3 Septiembre 2012

Algo tendrá Mario Conde (Tui, 1948) cuando despierta de todo menos indiferencia. En los años 80, el que quería aparentar se untaba el pelo con gomina para emularle. Empresario de éxito y presidente de Banesto con 39 años, acabó en la cárcel 'por culpa de Felipe González y Aznar'. Resistió, se convirtió en escritor de éxito y ahora en Chaguazoso (A Mezquita), rodeado de 3.500 libros, prepara el asalto a la Xunta y su nuevo proyecto ha puesto nervioso hasta a Feijóo. En el congreso de Sociedad Civil y Democracia que se reunirá el día 15 en Santiago aspira a encabezar la lista 'por Ourense o Pontevedra'. Ya no es el de la gomina, una imagen que no le gustaba 'porque la gente solo se fijaba en la carcasa y no en las horas de estudio y trabajo'. Ahora, es él.

¿Con quién hablo, con un abogado del Estado con la mejor nota, un exbanquero, un expresidiario, un empresario, un escritor, un titiritero, un político...?
Con una persona que ha tenido una vida muy complicada y ha desempeñado varios roles. Fui abogado del Estado y empresario poco tiempo y lo dejé. Fui banquero, también poco tiempo; me echaron, no voluntariamente. Fui presidiario porque me metieron, lo resistí y me incorporé a mi vida civil. Me puse a escribir y he tenido éxito. Ahora está hablando con una persona que está muy preocupada con lo que está pasando en su país y que ha llegado a la conclusión de que esta gente no lo arregla. Cuando has sido tantas cosas en la vida tienes más experiencia que aquellos que solo han sido una: políticos desde que ingresaron en las juventudes del partido hasta ahora.

Asistí a una conferencia que impartió sobre la situación actual y a pesar de su brillante exposición parecía el 'Club de la Eco-comedia'. ¿Va en serio o es un salto al 'Club de la Político-comedia'?
Puedo aportar mi experiencia. Sé cómo funciona el sistema porque he estado allí. Y lo más importante de todo, mi libertad. A mi edad si me meto en esto es para hacerlo en serio, no tengo ataduras. Cuando llega alguien de la casta política a ocupar un puesto, o no sabe de unas cosas como finanzas o en otras está atado porque ha llegado como consecuencia de una red de intereses. En el guión estaba que yo tenía que estar loco o muerto. He sobrevivido, no tengo una concepción mesiánica y sé cómo hacerlo. No tengo edad para terminar la obra, pero tiene que haber alguien que la arranque. Mientras no liberemos a España de la familia política no tendremos un verdadero régimen de libertades.

¿Cómo va a convencer a la gente para que lo voten cuando ni se votó en las generales del 2000 a las que se presentó?
El voto del 2000, como se ha demostrado, era un voto inútil. A los españoles se les ha ido dando distintos mantras para que votaran; el último era el del mal menor, que nos está conduciendo a un mal mayor. Ahora el voto puede ser útil. Si fuera para votar PP o PSOE, no votaba, pero si es para cambiar el régimen jurídico de privilegios de la política, que tiene el dominio en España, sí votaría. Y de hecho, sí me voy a votar.

Pachi Vázquez dice que si no se presenta, algo le pedirá al PP. ¿Si consigue representación parlamentaria y Feijóo no tiene mayoría absoluta, pactará con el PP?
Esa frase demuestra que ciertos políticos conciben la política como una transacción comercial. Nosotros somos distintos, no vivimos de la política y no hacemos transacciones comerciales. Puedo garantizar que no pactaré absolutamente con nadie que no se comprometa a cumplir de manera tajante con los principios cardinales del programa.

¿Cuáles son esos principios?
Todavía no puedo hablar en nombre del partido, pero puedo decir mis ideas capitales: la renuncia de los privilegios de la clase política; que no se perpetúen en el cargo; que no dirija la política nadie que no haya hecho algo por y en la sociedad civil; que exista una ley de iniciativa popular para que podamos suspender proyectos de leyes; una responsabilidad civil directa de aquellas personas que administran los fondos públicos en igualdad de condiciones que los empresarios; que los partidos se financien exclusivamente con las cuotas de sus afiliados, como va a ser nuestro caso, al igual que los sindicatos y cosas así. Los constituyentes de 1812 tuvieron que morir y hemos decidido hacer un partido para modificar que los políticos se mantengan como casta endogámica. Va a ser muy difícil porque viven de esto. ¿Qué hacen si van fuera? No saben hacer nada, muchos de ellos.

¿Cree que sobran políticos, coches oficiales, asesores...?
Si no lo creyese no viviría en España.

¿Qué opinión le merece la gestión de Feijóo?
Personalmente no lo conozco mucho, pero la gente me dice que no es de fiar, sobre todo, en promesas incumplidas como en materia lingüística. Feijóo es Rajoy. Está subordinado a lo que diga el PP, como esta convocatoria de elecciones. Hace nada decía que no las convocaría, y lo hace por el desplome electoral, y no solo en Ourense como va diciendo por ahí, porque es consciente de que España va a ser sometida a un rescate más grave. Parece que quiere hacer con Galicia lo mismo que Rajoy con España: 'Yo sé cómo solucionar la crisis, voy a hacer esto...' Y no soluciona la crisis y hace todo lo contrario. Para ser honesto tendría que decir a los gallegos qué va a hacer, porque el Gobierno de Madrid va hacer esto, esto y esto... Él lo sabe, es del mismo partido. Los gallegos se lo van a exigir en campaña. Si España no puede hacer nada por sí misma como dice Rajoy, ¿qué puede hacer Galicia por sí misma, según Feijóo? ¿Por qué se rebaja el sueldo a la gente y los políticos siguen igual? ¿Cómo explica Feijóo el lavado de cerebro para reducir el número de diputados por el ahorro y ahora ya no lo hace porque tiene prisa electoral? Iba a crear una comisión para las preferentes y ya no es tan preferente. Ha creado un conflicto con las cajas de primera división, lo deja a medias y no sabemos qué va a pasar. Es tan incoherente que se vuelven a anteponer los intereses de una persona y de un partido a los de la sociedad. Llegar al poder escondiendo lo que viene o anticipando las elecciones antes de que suceda eso me parece una carencia de honestidad.

¿Cree que su anuncio de acudir las elecciones también influyó en el adelanto?
Algo hemos influido en el sentido de que hay un voto muy descontento y también me parece deshonesto. Si ese voto se canaliza hacia una formación, las posibilidades que tiene Feijóo para ganar son mínimas.

Dicen que Baltar quería que usted fuese el candidato por el PP a la alcaldía de Ourense, pero que Feijóo no le dejó. ¿Es cierto? ¿Hubiese aceptado?
No le puedo contestar a eso porque la idea es propiedad del señor Baltar. Le digo lo de las meigas: no te creas que eso fue así, pero 'habelas, hailas'.

¿Está resentido con Feijóo?
No, al revés.

¿Qué es Baltar para usted? ¿Cree que están justificados los palos que está recibiendo?
(Se ríe) ¿Quién, Baltar o yo? José Luis Baltar encarna muchos de los valores en los que creo. Es un hombre hecho a sí mismo, potente, tenaz, coherente. Lo han intentado doblegar muchas veces y no lo han conseguido. Habla sin pelos en la lengua y con total sinceridad. Es una extrañeza dentro del biotipo del político. Yo le tengo algo más que respeto. Con Manuel Baltar tengo buena relación. Él milita en un partido y yo en otro, pero le oí en un discurso hablar de las diputaciones delante de Feijóo y me gustó su valentía. Él está en política y yo hago esto para cambiar el estatuto de los políticos. Otro dato que no debe pasar desapercibido. En una reunión del PP fue el único que dijo: “Tenemos que incorporar a independientes a la política para dignificarla”. Se lo digo porque alguien que me preguntó no sé qué de la alcaldía de Ourense...

¿Lo asesora José Luis Baltar en las mañas de cazar votos?
No he hablado nunca de eso con él. Además, nunca lo pondría en ese brete porque es un hombre fiel al PP, aunque muy singular porque no es de la corte y está más pegado a la tierra. A su hijo, que también es singular, tampoco lo pondría en ese brete. Ademáis, eu xa sei facelo.

¿Qué pasará después del 21-0?
Galicia puede ser una pieza determinante de lo que pueda pasar en España en seis meses. Si, como parece, no gobierna el PP en Galicia, perdería otra autonomía y creo que se convocarán elecciones generales.

¿Es partidario de salir del euro?
La situación es insostenible. Necesitamos financiación pero no pueden imponernos un sacrificio que lleve a la recesión y a la rebelión social. Si Europa nos condena, nos tendremos que ir. Que no digan que no hay vida sin el euro, Suecos, noruegos, ingleses... están muy vivos.

Defínase ideológicamente, liberal, ultraliberal, de derechas, de centro...
Mario Conde

Mario Conde
No me gustan las marcas en la ropa ni las etiquetas en el pensamiento. Le propongo un plan. Yo le digo como pienso y usted le pone las etiquetas.

¿Qué piensa de la subida de impuestos y qué haría usted?
No se pueden subir los impuestos en este momento. España ha acentuado la mente de acreedor. Ha querido calmar a Europa diciéndole lo que le diría a su banquero y Rajoy, como los que están en el poder, no es empresario y no entiende de lo segundo, y se nos está volviendo en contra. Hay que bajar las cuotas sociales y estimular el crecimiento. Hay que hacer los recortes en el despilfarro, por supuesto, pero con un plazo más largo. Un kilo de garbanzos no es mortal, pero si te lo tomas de golpe sí porque te asfixias.

¿Qué haría con la administración paralela y las televisiones autonómicas como la TVG que cuesta a los gallegos 120 millones al año?
Apoyaría la privatización sin la menor duda. Todas las autonomías han querido tener su banquito y su medio de comunicación. Los banquitos son las cajas, y los políticos las han utilizado con una finalidad política y de ahí viene el gigantesco desastre que han originado. Además, tienen su televisión. Nosotros no queremos que los políticos tengan ni su banquito ni su televisión. Estos son para los que lo saben llevar y administrar. No me vengan con que la televisión gallega es para promocionar la cultura porque, seamos serios, ¿cómo promociona la cultura gallega una película del Coyote a las cuatro de la tarde? O hablamos en serio o nos vamos todos a la calle.

¿Cree que se han utilizado bien el porrón de millones que hemos recibido de la UE?
Le contestaré paso a paso a lo largo de la campaña.

Si la construcción no va a ser lo que fue, ¿a qué se va a dedicar Galicia a partir de ahora?
Tenemos que fomentar el desarrollo de empresas en Galicia y hacerlo de una manera muy clara, pero sin tener miedo a la deslocalización. Hay que crear desde el gobierno un entorno de competitividad, sin suplantar al empresario.

¿Le conoce alguna iniciativa de este tipo a Feijóo?
No voy a ser rotundo. Lo que oigo es que la gestión ha consistido en recortar y recortar, pero como país no veo que haya avanzado y los que lo han hecho ha sido fuera. Muchas de las grandes fortunas gallegas están más en la especulación inmobiliaria que en otra cosa.

¿Había alternativas al rescate financiero?
No. No se podía dejar caer a los grandes bancos, pero si yo pongo dinero público, mando y pongo equipos de gerencia porque es el dinero de todos. Sería nacionalizar la banca, ¿y qué? Es más, si los bancos españoles se niegan a que fluya el dinero, hay que nacionalizar la banca, nacionalizar el crédito. En Banesto nos acusaban de que prestábamos mucho. Es para reírse. No tengo miedo a decir que si sigue esta mentalidad, habrá que tomar medidas serias de nacionalizar el crédito coyunturalmente, incluso desprendiéndome de activos en otros países para poner ese dinero al servicio de la reconstrucción de España. Cada día están muriendo empresas por falta de circulante. Es increíble que vayamos a dar un montón de dinero a los bancos y que no fluya el crédito.

¿Cree que hay que ir con la investigación de lo sucedido en las cajas hasta el final llegando incluso a la pena de cárcel si se demuestra la culpabilidad?
Es indispensable una investigación hasta el final. Ahora, en las cajas mandaban los políticos y ¿cree usted que se van a investigar a sí mismos? Difícil. Es necesario que lo haga alguien que no haya participado en ese tumulto y que sepa cómo se averigua eso. Como ese dinero perdido es de la sociedad y ha sido compensado con rebajas de sueldos es imprescindible que se aclare y si eso genera responsabilidades penales, es imprescindible que se cumpla la ley, pero no se olvide de que los políticos tienen cierto control de los jueces. Es un asunto muy serio. Hay que saber qué ha pasado, a dónde ha ido el dinero, con qué dinero se han financiado medios de comunicación social, cuánto dinero de esas quiebras están utilizándose en televisiones autonómicas, cuántas subvenciones indirectas se han concedido a organizaciones al servicio del político de turno... Hay que hacer una auditoría de las libertades reales de este país. Los que dicen 'hay que mirar al futuro' es porque le tienen miedo al pasado.

¿Cambiaría los aeropuertos gallegos por uno competitivo y bien conectado?
Creo que no hay más remedio.

¿Qué haría con los campus universitarios?
Hay un exceso, pero estoy trabajando con un profesor universitario para saber exactamente cuál es el mejor modelo para Galicia.

¿Es partidario del cheque escolar y de la libertad de elección del centro educativo?
Sí, soy partidario, la enseñanza tiene que ser en libertad. En cuanto a la lengua, estoy de acuerdo en que se enseñe la materna, pero no se puede impedir que una persona domine las dos.

¿Cree posible mantener el sistema sanitario?
Esa es otra de las grandes reflexiones que hay que hacer. Creo que necesita una reforma profunda.

¿Es partidario de un sistema de capitalización privada de las pensiones? Hay quien sostiene que una persona con 40 años de trabajo cobraría 3.000 euros.
Lo veo perfectamente posible. La actual estructura va a colapsar. Hay que buscar soluciones y no es alargar la edad de jubilación. Esos sistemas están funcionando.

El ideario
Televisiones autonómicas y cajas
'Apoyaría la privatización de la TVG, nosotros no queremos que los políticos tengan ni sus televisiones ni sus banquitos, que son las cajas, y de ahí viene el enorme desastre originado'

Futuro de Galicia
'HAY que fomentar el desarrollo de empresas de una manera muy clara y crear desde el gobierno un entorno de competitividad sin suplantar al empresario'

Aeropuertos y universidades
'No hay más remedio que apostar por un aeropuerto bien comunicado y competitivo, y reflexionar sobre los campus universitarios porque está claro que hay un exceso'


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín
@Roberto Centeno. El Confidencial 3 Septiembre 2012

Es con profundo asombro e indignación, por el engaño que representan para amplios sectores de la sociedad catalana que serían los grandes perjudicados, que leo las inauditas falsedades del profesor Sala i Martín, de la Universidad de Columbia, el cerebro económico de Laporta en el Barça como miembro de la junta directiva, “una máquina de despilfarrar dinero”. En palabras de un lector tan asombrado como yo, “¿cómo puede una universidad de cierto prestigio contratar a un sectario de este calibre?”. Partiendo de unas premisas verdaderas y conocidas por todos -nepotismo, despilfarro, incompetencia, descontrol, corrupción al por mayor-, Sala i Martín da un salto al vacío y llega a una conclusión no solo falsa, sino absolutamente incompatible con sus premisas.

Culpa (¡menos mal!) del desastre económico y del endeudamiento a los anteriores gobiernos de la Generalitat y describe correctamente los mecanismos mediante los que Cataluña ha llegado hasta el bono basura, pero (¡oh maravilla!) solo culpa a los tripartitos, no a Pujol y Familia S.L., que crearon un Estado dentro de otro Estado para expoliar a los catalanes, dedicado en cuerpo y alma al lucro privado y político, ni al actual Gobierno, que es más de lo mismo y que tras fundirse 5.000 millones que Rajoy les había entregado sin condiciones necesitan 5.000 más “urgentemente”. Un dinero que no es para Cataluña, sino para la casta nacionalista, sus 135 diputados, sus 9.000 alcaldes y concejales, sus casi 2.000 entes y chiringuitos de todo tipo donde hay colocadas a dedo 150.000 personas (sagas familiares, amantes y amigos) de un total de 260.000 empleados públicos. Como afirma el líder de Ciutadans, “el rescate es la consecuencia del fracaso de 32 años de gobiernos nacionalistas”; algo que oculta el sectario profesor Sala i Martín.

Pero luego viene lo peor. Sin lógica alguna, después de todo el proceso que describe, afirma que “si Cataluña fuera independiente, sería una de las economía mas sanas del mundo y los mercados se pelearían por prestarle dinero”. El grado de irracionalidad y mendacidad que encierra esta frase causa vergüenza ajena. Lo único que explica para sustentar tamaño dislate es que Cataluña tiene el mercado cerrado "porque forma parte de España" y pone como ejemplo a Gas Natural, que tiene los mercados cerrados porque "asocian la empresa con España". Realmente inaudito. Gas Natural es un monopolio que sería delictivo en el resto del mundo, que obtiene sus ingresos del expolio a los españoles -catalanes o no- cargándonos los precios del gas más elevados de Europa, entre un 20 y un 40%, algo que solo el pacto entre la casta política y las oligarquías financiera y empresarial, a cuyo servicio han puesto la Justicia y los organismos de control, ha hecho posible. En una Cataluña independiente, Gas Natural entraría en fuertes pérdidas. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira

El serio aviso de Moody´s y S&P a los nacionalistas
Pero lo que ya es definitivo, porque se trata del pensamiento de los mercados, son los motivos aducidos por Moody´s y S&P para rebajar Cataluña a bono basura. Léanlos porque no tienen desperdicio. Un análisis político inédito y un ataque devastador a las tesis nacionalistas. Así, subraya “el profundo deterioro económico y crediticio de la región, y la incertidumbre que generan las tensiones con el Gobierno”, porque, para los mercados, si Cataluña se separase de España tendría menos acceso al crédito que Ucrania o Kosovo, porque está muchísimo más endeudada y porque “por su debilidad económica individual -las multinacionales instaladas en Cataluña están ahí para abastecer España, sino se marcharían todas- no podría superar el non investment grade”.

Y continua, “los mercados están descontando un mayor riesgo de Cataluña que del propio Estado; en parte es por la situación general que afecta a todo el país, pero la otra parte, un 50%, se explica sólo por el riesgo adicional intrínseco a la región”. Porque son Cataluña -y otras regiones similares- las que elevan el riesgo de España y no al revés, justo lo contrario de lo que el profesor Sala dice a los catalanes. Y, finalmente, lo más obvio: “en el caso de que Cataluña lograra incrementar su participación en los ingresos nacionales -pasara a estar subsidiada por la cobardía de Rajoy y la cúpula del PP catalán, aclaro-, los beneficios de la región irían en detrimento de otras regiones u otros niveles de gobierno”.

Balanzas fiscales, comerciales y de ahorro-inversión
¿Alguien ha visto comparar los flujos comerciales o fiscales entre landers alemanes o estados norteamericanos? Es algo que carece de sentido alguno, pero si nacionalistas y profesores falsarios envenenan cada día a los catalanes tergiversando la verdad porque políticamente les favorece, pues vamos a ello.

Balanzas fiscales
Para empezar, las comunidades autónomas ni pagan impuestos ni reciben servicios, solo los ciudadanos pagan impuestos y reciben servicios, y en todo país civilizado, como sabe muy bien el profesor Sala, los ricos pagan más que los pobres. Botín, para resaltar el absurdo, podría exigir también su balanza fiscal. Lo lógico sería que Cataluña al ser más rica pagara más, y así fue en el pasado, pero no desde 2009. Convivencia Cívica Catalana ha acusado a la Generalitat de “fraude contable”. Cataluña obtuvo un saldo fiscal positivo de 4.015 millones en ese año -el último sobre el que existen datos- si el cálculo se hace correctamente. CiU utiliza múltiples formas de maquillaje contable para engañar a los catalanes porque en eso basa su victimismo. Lo que es inaceptable es que los cobardes de Rajoy y Montoro no reaccionen ante cálculos tramposos, que no hagan pública la realidad. Los españoles exigimos la verdad, y se lo tenemos que agradecer a los catalanes honrados que lo han denunciado y calculado, y no a los miserables del PP y del PSOE que consienten la mentira.

Una de las muchas trampas es considerar el IVA pagado desde fuera de Cataluña como una aportación catalana. El Gobierno autonómico “suma a los impuestos de los otros no pagados por catalanes como una aportación catalana”. Otra, que de lo que gasta el Estado en Cataluña recortan lo que les da la gana porque sí, desde los gastos de Defensa a intereses de la deuda. En concreto, en 2009 redujeron 7.118 millones a 3.268, y así en todo lo demás. Lo que es una auténtica vergüenza es que el profesor Sala, que no puede ignorar estos hechos que los catalanes de pie desconocen, tenga la desvergüenza y la miseria moral no ya de ocultar, sino de seguir afirmando que España roba a Cataluña. Es usted un mentiroso Sr. Sala, y desde aquí le reto a debatir el tema dónde y cuándo usted quiera. Le sugiero un sitio: en la Universidad de Columbia, delante de sus alumnos y los profesores que quieran asistir. By the way, yo me pago el viaje y la estancia. El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “Que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”.

Balanzas comerciales
Pero eso no es todo. Cataluña obtuvo en 2010 un superávit con el resto de comunidades de unos 25.000 millones. Cataluña vende en el resto de España casi dos tercios de lo que produce. La formación política Ciutadans ha pedido reiteradamente al Parlamento catalán la publicación de las balanzas comerciales con el resto de España y, con los votos en contra de los miserables del PSOE y la abstención no menos miserable del PP, se le ha negado. Hay que expulsar a estos indeseables.

Balanzas de ahorro- inversión
Gracias a su red de bancos, un 70% de las inversiones en Cataluña se financian con ahorro captado en otras regiones.

Como decía el profesor Julio Alcaide, nuestro mejor estadístico y uno de los grandes de Europa, la dependencia comercial de Cataluña del resto de España es tan obvia que asegura no entender cómo es posible que esta comunidad quiera poner límites a la solidaridad con otras regiones, que son, en definitiva, sus mejores clientes. “Si Cataluña perdiera el mercado español su renta per cápita retrocedería en casi una tercera parte”, afirma con cifras Alcaide. Menos que Portugal. ¡A ver si el profesor Sala entiende lo que son hechos y honestidad intelectual!.

¡Dejen de engañar a su gente!
Los políticos y profesores nacionalistas no solamente engañan al pueblo catalán, ocultándoles que su nivel de vida depende esencialmente del mercado español y que, como señalaba el sábado Alfonso Merlos, “una aldea no es un Estado”. ¿Por qué no explican a su gente que en caso de secesión -si un gobierno de España de cobardes lo permitiera- el mercado del resto de España quedaría cerrado para los productos y empresas catalanas, como ha sucedido en todos los casos europeos similares, y donde la parte escindida se ha empobrecido en todos los casos?

¿Y por qué no explican a su gente que en caso de secesión Cataluña no entraría en la UE? La expulsión es automática.“Un territorio que se escinda deja de pertenecer a la UE", recordaría a los energúmenos de ERC -los que tiraban por las ventanas a los abuelos de los chicos de CiU en el 36- cuando estos analfabetos hicieron una consulta. Y ahora se lo acaban de dejar claro a Artur Mas: “Fuera de España no hay Europa”, le ha explicado Durao Barroso. La UE no les admitiría, pero hay más razones: España lo vetaría, y Francia, Reino Unido e Italia, por razones obvias, ¿Y qué iba a hacer Cataluña sin los dos tercios de su mercado natural y fuera de la UE? Y, para terminar, explíquenles a los catalanes que si se separan tendrán que llevarse la cuota parte de la deuda de España, o sea el 180%, y no de la deuda computable, sino de toda ella, de los pasivos en circulación; y eso son más de 200.000 millones.

El drama es que cada vez son más los no catalanes que dicen: “que se vayan, y que se lleven sus bancos, sus empresas y sus productos”. Yo estoy radicalmente en contra. Cataluña es España desde el principio, hace 500 años, y no podemos permitir que la separen cuatro nacionalistas mentirosos y corruptos. Y no hay que enviar los tanques como dicen estos payasos ni nada parecido. Basta aplicar el artículo 155 de la Constitución, y como hizo Tony Blair en el Ulster, anular temporalmente la autonomía. Y no pasaría nada, absolutamente nada. Y tengo otra razón, una personal: he jurado, como muchos otros, ante la bandera de mi Patria defender la unidad de España y, modestamente, pienso hacerlo. Claro que el primer obligado es el Rey, que vive de eso, y Rajoy y Rubalcaba y todos los cargos políticos, militares y civiles. Si olvidan su obligación, como dice la fórmula del juramento, “que Dios se lo demande”. Aunque, personalmente, preferiría que sea un pelín antes: deben pagar en vida por perjuros y por traidores.

¿Quién roba a los catalanes?
Luis del Pino Libertad Digital 3 Septiembre 2012

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 2/9/2012

Publicamos hoy en Libertad Digital el tercero de los artículos de la serie "Estado SA". Esta tercera entrega lleva por título "Cataluña, Sociedad Ilimitada" y está dedicada a esa comunidad cuyo gobierno nacionalista acaba de solicitar un rescate incondicional de 5.023 millones de euros al Estado.

Esa ingente cantidad de dinero que el gobierno de Artur Mas se ha permitido reclamar, no sólo sin vergüenza, sino con altanería, no va destinado a rescatar a Cataluña, sino a una casta política transversal, que ha hecho del nacionalismo su modo de vida.

Con la excusa de la supuesta construcción nacional, con el victimismo y con el perpetuo enfrentamiento con el Estado y con el resto de las comunidades autónomas, esa casta nacionalista ha construido a lo largo de los años un auténtico chiringuito con pretensiones de mini-estado, en el que nunca falta un puesto u otro para colocar a un amiguete, a una esposa, a una amante o a un correligionario.

Quizá debiéramos decir que la ideología política es el menor de los factores, por cuanto CIU, el PSC, ERC, Izquierda Unida y otros partidos menores se reparten sin rubor una auténtica catarata de puestos de todo tipo, que permite que nadie se quede sin su parte del pastel.

En el plano representativo, además de 135 diputados autonómicos, 130 miembros de las cuatro diputaciones provinciales y 9.132 alcaldes y concejales, Cataluña cuenta con un cuarto nivel, formado por los 1.051 consejeros de los 41 consejos comarcales. Esos representantes políticos están acompañados, a su vez, de una legión de cargos en los respectivos órganos de gobierno: muchísimos miles de directores generales, subdirectores generales, jefes de prensa, jefes de sección, jefes de gabinete, jefes de oficina, jefes de servicio...

Pero el número de puestos de naturaleza política no acaba ahí. Cataluña cuenta, entre todas las comunidades autónomas, con el mayor entramado paralelo de entes de todo tipo (organismos autónomos, consorcios, fundaciones, empresas públicas...). En total, hay más de 1.900 entes que se solapan con las estructuras de la administración y que se solapan también entre sí, pero que permiten colocar a numerosas personas o multiplicar los cargos ocupados por cada representante político.

Para hacerse una idea, entre miembros de patronatos de fundaciones, miembros de consejos de administración y miembros de consejos rectores de consorcios, hay casi 18.000 puestos de libre o cuasi-libre designación.

A su vez, toda esa estructura de mando se apoya en un enorme número de funcionarios y personal laboral: sólo en el nivel autonómico, hay más de 176.000 funcionarios y otros 54.000 empleados en el entramado de entes públicos, lo que da un total de 230.000 personas trabajando para la administración. Si hiciéramos una ciudad con todos los empleados de la Generalitat, sería la tercera ciudad de Cataluña, sólo por detrás de Barcelona y de Hospitalet.

Una de las especificidades de Cataluña es la manera en que se controla a la sociedad civil, integrando a sus representantes en la propia estructura de la administración, a través de dos vías. Por un lado, mediante los consejos rectores, patronatos y consejos de administración de los entes públicos, en los cuales se incorpora a representantes de sindicatos, de organizaciones empresariales y de todo tipo de asociaciones. Por otro lado, la Generalitat dispone de casi 120 consejos asesores y consultivos de todo tipo, desde el Consejo Social de la Lengua Catalana hasta el Consejo Asesor del Pueblo Gitano, pasando por el Consejo Catalán de Fomento de la Paz o el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Más de 2.000 personas integran esos consejos.

No hay aspecto de la sociedad civil que no esté contemplado, y no hay representante de la sociedad que no pueda ser acomodado en un consejo u otro. Lo cual implica, por supuesto, que la administración lo controla todo. En Cataluña no existe sociedad civil, por la sencilla razón de que toda ella ha sido absorbida en el monstruoso aparato de la administración.

Otro de los factores diferenciadores es el aspecto lingüístico, al que la administración catalana dedica ingentes recursos materiales y humanos. Además de la coacción en el nivel educativo, donde se niega a los padres la posibilidad de elegir la lengua de enseñanza, la administración nacionalista ha desarrollado una red de centros de normalización lingüística que cuenta con 915 trabajadores y 350 miembros de sus 22 consejos rectores territoriales.

En conjunto, las administraciones catalanas constituyen una gigantesca tela de araña cuyos tentáculos lo abarcan todo y a todos. Solo en gastos de personal, esa administración requiere anualmente 12.000 millones de euros, más de la mitad del agujero de Bankia.

Los catalanes tienen, por tanto, razón cuando se quejan de que alguien les roba, porque les están robando y mucho. Pero no es España, ni Madrid, el responsable de ese latrocinio, sino una casta voraz que se envuelve en la bandera para mejor repartirse los cargos y el dinero público.

¿Hay derecho, por ejemplo, a que a los catalanes se les cobre un euro por cada receta médica, mientras las distintas administraciones cuentan con más de 20.000 puestos en consejos consultivos, consejos asesores, consejos rectores, patronatos de fundaciones, consejos de administración o consejos de normalización lingüística?

¿Hay derecho a que se retrasen los pagos a las residencias de ancianos mientras la radiotelevisión pública catalana emplea a más de 2.500 personas y chupa 275 millones de euros anuales de los presupuestos de la Comunidad?

¿Hay derecho a que los catalanes tengan que pagar un número exorbitante de peajes para desplazarse por carretera, mientras los cuatro niveles de la administración regional cuentan con casi 2.000 entes cuyas funciones se solapan con las de la propia administración y que tienen más de 50.000 empleados?

¿Hay derecho a que muchas familias catalanas no cuenten con ningún ingreso mientras se paga con dinero público a más de 1.000 personas para montar una red de normalización lingüística subvencionada, con el fin de imponer a esos catalanes una visión monocorde de la realidad social?

A la vista de estos números, no es de extrañar la chulería con la que el gobierno de Artur Mas ha exigido que se le entregue el dinero del rescate. Los nacionalistas necesitan desesperadamente que la vista y la atención de los catalanes se centren en Madrid, no sea que a los sufridos habitantes de Cataluña les dé por fijarse en su administración regional y a alguno se le ocurra decirle a los nacionalistas: "¡Sacad ya vuestras zarpas de nuestro bolsillo! ¡Dejad ya de robarnos!".

La España invertebrada
Enrique López La Razón 3 Septiembre 2012

Hoy en día sigue tan vigente la visión de Ortega y Gasset sobre España, que hace meditar sobre la poca capacidad de análisis que podemos tener los españoles en conjunto, y en especial las élites de todo tipo. Su obra «La España invertebrada», en muchos de sus análisis y conclusiones, es de plena actualidad. Ortega nos explicaba que «la raíz de la descomposición nacional está, como es lógico, en el alma misma de nuestro pueblo. Puede darse el caso de que una sociedad sucumba víctima de catástrofes accidentales en las que no le toca responsabilidad alguna. Pero la norma histórica, que en el caso español se cumple, es que los pueblos degeneran por defectos íntimos, algunos cuya influencia se limite a poner un colorido peculiar en la historia de la raza. Así hay pueblos alegres y pueblos tristes».

En resumen, Ortega superando a Ganivet y a Costa, planteó el problema español en la crisis histórica del proyecto que forjó la nación española, –la desarticulación del proyecto sugestivo de vida en común–, en sus propias palabras. Fundamentaba esta tesis, en una profunda crisis interna y la falta de proyección exterior. La España actual, si analizamos las reflexiones de algunos políticos, sobre todo nacionalistas, o si vemos ciertos programas de televisión, podría parecer inmersa en semejantes problemas, mas en mi modesta opinión, creo que hemos avanzado mucho, y que en cierto modo, el pueblo español ha dado muestras de una gran responsabilidad colectiva.

A pesar de ello, no cabe duda que seguimos siendo un pueblo de fuertes emociones y de débil racionalidad, la emoción sigue moviendo muchas de nuestras conductas personales y colectivas, mientras que a la racionalidad, ni se la espera. Tenemos que observar, no sin cierto asombro, cómo una comunidad autónoma pide un rescate financiero, y exige que sea sin condicionalidad alguna, es más todavía se llega a decir que si no estuviera integrada en España, no tendría tal necesidad, y ello por supuesto sin análisis económico serio alguno. Estos políticos no se dan cuenta de que con estas declaraciones, están jugando con la emoción de los ciudadanos, que pueden y tienen una visión desvirtuada de la realidad, y que además provocan un fuerte enfrentamiento territorial.

En breve, se producirán unas elecciones en otra comunidad autónoma, donde la duda es si un partido político legalizado por el Tribunal Constitucional, tras ser declarada sucesora de Batasuna-ETA por el Tribunal Supremo, puede convertirse en la primera fuerza política de este territorio, cruel paradoja para un país azotado por el terrorismo de ETA durante más de cuarenta años. No sé que hubiera escrito Ortega en estos momentos. Sería realmente interesante intuirlo, pero en cualquier caso, su legado escrito nos da muchas pistas al respecto. Decía el filósofo en una conferencia impartida en el antiguo Teatro de la Comedia, el 23 de marzo de 1914, que «en épocas críticas puede una generación condenarse a histórica esterilidad, por no haber tenido el valor de licenciar las palabras recibidas, los credos agónicos, y hacer en su lugar la enérgica afirmación de sus propios, nuevos sentimientos.

Como cada individuo, cada generación, si quiere ser útil a la humanidad, ha de comenzar por ser fiel a si misma». En estos momentos, nos estamos jugando el futuro de España no sólo como nación, sino como concepto histórico, que algunos con recreaciones y ensoñaciones increíbles, pretenden arrumbar, olvidando que están jugando no sólo con la historia, mutándola de forma grosera, sino con el futuro de nuevas generaciones.

Este es el momento de reafirmar principios y valores, de fortalecer instituciones, de sacrificarse por un futuro mejor, y todos debemos dar ejemplo de ello. Al contrario, algunos insisten en que todo vale, en jugar con las instituciones más sagradas de nuestro país, y sobre todo, en ejercer la especulación y no el sacrificio. España es un proyecto que con más o menos apego, se ha forjando desde cientos de años, y el momento actual no es un momento de especular con frívolas ensoñaciones. La liga ya no se gana en nuestro territorio, se tiene que jugar fuera, y con estas divisiones internas, con estos flujos disolventes, no vamos a conseguir nada. Para ello es necesario que cada uno asuma su responsabilidad, y que al contrario que los niños no crea que nunca es responsable de nada de lo que ocurre, salvo de mantener o ganar más techo competencial. Mirados desde fuera, podemos llegar a resultar una patética caricatura.

Hoy más que nunca, se requiere un esfuerzo común, y ello supone en primer lugar responsabilidad, en segundo lugar entrega, y sobre todo tener claro que nos estamos jugando el futuro de otras generaciones. No podemos caer en el pesimismo ancestral de que somos así, y volver al país que tanto hizo sufrir a Ortega. Esto ya lo creíamos superado, y por el contrario nos persigue, al parecer sin solución.

11 de septiembre (11S), una receta infalible...
Óscar Rivera  www.lavozlibre.com 3 Septiembre 2012

Informático y militante de 'Ciudadanos'

Otro agosto cargado sobre nuestras espaldas, un año más, una rutina más…

Aunque esta vez, el contexto político, económico y social hacen de este otoño, un otoño especial, inusitado, lleno de pequeñas banalidades, de infundios, de sentimientos regurgitados por pequeños colectivos, de intolerancia y sobre todo de mala praxis.

Ante esta amalgama de negativismos nos encontramos con escenarios variopintos, una especie de sopa alocada donde cualquier ingrediente es bienvenido siempre y cuando respete la receta base; culpar a España y a los españoles.

Por un lado tenemos a CDC (Convergència Democràtica a Catalunya), un partido político regado taxativamente por la sombra de la corrupción, por las oscuras actividades que sus dirigentes han ido plasmando una y otra vez a lo largo de su camino. Una sombría y opaca gestión destinada a financiar y dar rienda suelta a un proyecto político sin contenido, basado en el despilfarro identitario e incapaz de gestionar los recursos de la ciudadanía. Más que dudosa financiación, presupuestos de política nacionalista en detrimento a las necesidades de los ciudadanos, renovación de concesionarias autopistas que han sido pagadas y repagadas, inversiones nefastas como la de Spanair (¿a ustedes no les suena mal que una compañía aérea que cueste 1 €?) y un sinfín de gestiones que inducen indudablemente a un único objetivo; conseguir el beneficio propio.

La culpa es de los españoles, claro, de los españoles que gestionan deplorablemente la comunidad catalana.

Por otro lado, ERC (Esquerra Republicana de Catalunya), un cúmulo de oportunismos políticos que mediante sus consignas totalitarias y excluyentes pretenden sacar partido a un gobierno central débil y subyugado a las exigencias nacionalistas. Algunos de sus memorables miembros tuvieron la fantástica idea de 'buscar' raíces catalanas en México, abrir embajadas en Barcelona que ya llevaban años implantadas en nuestra ciudad o, simplemente, en subvencionar el bilingüismo en Ecuador con casi un millón de dólares. Gestiones que apelmazan más si cabe el bolsillo del ciudadano, un ciudadano que observa con asombro como los impuestos merman día a día su ya de por sí maltrecho poder adquisitivo.

La culpa es de España, claro, de esa España insolidaria que permite embajadas catalanas por doquier. Hace poco ya lo dijo irónicamente Luis del Pino (Director del programa 'Sin Complejos' en esRadio) en su Twitter: “si el PP tuviera mayoría absoluta, os ibais a enterar… ”.

Añadamos también a SI (Solidaritat Catalana per la Independència), un alarde de buena gestión y buenas maneras. Fomentando entre otras, campañas tan acertadas como #NoVullPagar (No quiero pagar) en referencia a los peajes de autopistas en Cataluña. Sería una muy buena campaña si se dirigiera a la raíz del problema, CiU y su relación con Abertis, en lugar de presentar al Estado Español como principal responsable de la nefasta gestión que se está llevando a cabo en Cataluña. Por si fuera poco, la verdad se soslaya mediante una campaña despótica hacia todo lo que representa España, campaña escuchada y perpetrada por una parte de la población que prefiere escuchar frases hechas en lugar de hacer honor a la verdad. Dicen que una mentira repetida incesantemente acaba 'pareciendo' verdad. Será por eso que algunos no necesitamos 'repetir' argumentos de peso.

Como no, una vez más, la culpa es de España, esa España ladrona que se adueña de todo lo ajeno y sólo deja un sabor amargo en la boca. Hay mucho por mejorar, por supuesto, para ello no hay mejor manera que practicar con el ejemplo.

Finalmente, aderecemos esta sopa con el equivalente a la sal y la pimienta, un conjunto de individuos alimentados en mayor o menor medida por políticas identitarias, empecinados en usar el insulto, la falta de respeto y la incoherencia como argumentos. Por mucho que les pese, no dejan de ser una minoría, y como tal, necesitan hacer mucho ruido para captar nuestra atención. Todo hay que decirlo, unos pocos argumentan sus ideologías con el uso de la palabra, discrepando y discutiendo abiertamente cuestiones de diversa índole, por desgracia, son un subgrupo minoritario. ¿Hasta dónde pretenden llegar? Con honestidad, diría que ni ellos mismos lo saben, tan es así que, por ejemplo, los nacionalistas vascos han corroborado en un 80% su idea de no abandonar España, eso sí, a cambio de más autogobierno. Me parece entender de qué va esta historia…

En medio de esta amalgama de gustos sin sabor no puedo dejar de mencionar un suceso que ciertamente nos ha dolido a muchos. Juan Carlos Girauta, un periodista de altura por su más que demostrada capacidad dialogante, defensor de la verdad, el sentido común y la pluralidad; ha cerrado su cuenta de Twitter. Los motivos: el hartazgo que supone aguantar día tras día los insultos, las vejaciones y las amenazas de ese colectivo sal-pimientado que lo único que consigue es acrecentar el mal gusto de esta sopa, aportando un sabor imbebible, infumable e inaguantable. Sea como sea, me apena profundamente que esta 'libertad de expresión' que algunos intentamos proteger como oro en paño se use para mermar la paciencia y la convivencia en nuestro país, un gran país dicho sea de paso…

¿Le ponemos nombre a la sopa? seguro que hay infinidad de nombres para ello, pero permítanme en esta ocasión bautizarla como 11S. Un cocido que lleva mucho tiempo a fuego lento, con unos ingredientes caducos y desaboridos, un 11S donde los sinsabores luchan por cuajar los unos con los otros y así poder aportar buen gusto al caldo. Para más INRI, el Sr. Mas no irá a la manifestación del 11S, ¿cómo lo interpretan ustedes? ¿Mal ingrediente? o ¿Catalizador inadecuado?

Sea como sea, la sopa está servida y créanme si les digo que cada año que pasa se corrobora la mala receta y la poca calidad de los ingredientes…

¡Bon appétit!

Los proetarras salen a la calle
Vicente Torres Periodista Digital 3 Septiembre 2012

Creen que porque son muchos no son infames. Ignoran que los números no sirven para argumentar, sino para contar. ¿Cuántos son los infames que se han manifestado? Miles.
Se han manifestado para exigir que se libere de la cárcel a un ser abyecto que cumple condena por un acto atroz. No puede esperarse, lógicamente, que los infames tengan vergüenza, y no la tienen. Han aprovechado para pedir también la liberación de otros seres abyectos, y lo piden en nombre de los derechos humanos. ¡Ah! Qué sabrán ellos lo que son los derechos humanos.

Se miran al espejo, comprueban que tienen forma humana y eso les basta para creerse humanos. No comprenden que el hecho de que tengan la forma no significa que tengan el fondo.

El fondo de estos tipos no tiene nada de humano. Da asco. Es nauseabundo. Yo les condenaría a leer, despacio y en voz alta, Mal consentido. Supongo que obligarles a hacer eso podría considerarse como un acto sádico, porque esperar que se regeneren cae dentro de lo ilusorio. La lectura de Vidas rotas sería un complemento ideal de esta, para ellos, tortura.

El elevado número de tipos de esta ralea acojona literalmente a un buen número de políticos, Mariano Rajoy, Patxi López y otros muchos. Es admirable, sin embargo, la firmeza de Rosa Díez frente al terrorismo, aunque pierda votos por eso. Pero tiene razón. No es lo mismo el voto de una persona decente que el de un infame. El de éstos incita a la infamia, como se va viendo en quienes los buscan y los consiguen.

Pero los problemas que plantean los terroristas españoles no tendrían lugar si contáramos con una ley penal como la noruega. Una vez cumplidos diez años de cárcel, un tribunal evalúa al preso; si sigue siendo abyecto, sigue en la cárcel; y así cada cinco años. Sería raro que un etarra, uno sólo, dejara de ser abyecto. Que lo consiguieran dos podría considerarse como milagroso.

Cataluña pide al Gobierno cobrar el rescate este septiembre y avanza nuevos recortes
La Generalitat exige un "sistema puente" si el Ejecutivo central no logra poner en marcha el Fondo de Liquidez Autonómica hasta octubre
Europa Press  www.lavozlibre.com 3 Septiembre 2012

Madrid.- El consejero de Economía y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña, Andreu Mas-Colell, ha pedido al Gobierno centra cobrar ya el rescatel y si no crear un "sistema puente" si no logra poner en marcha el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) hasta octubre.

En una entrevista de TV3, ha mostrado su preocupación por que "aún no esté establecido y que pueda no cerrarse durante este mes de septiembre". Si eso ocurre, ha considerado que el Tesoro o todas las administraciones de forma mancomunada deberán articular el mencionado sistema puente, como pueden ser créditos a corto plazo, para resolver las tensiones de tesorería de las autonomías. Ante la situación actual de dificultades financieras de la Generalitat y el objetivo de déficit previsto, el consejero ha augurado que "todo apunta" a que en el 2013 habrán nuevos ajustes y recortes en Cataluña.

Después de que el viernes Standard&Poor's rebajase la calificación de la deuda de Cataluña a bono basura, Mas-Colell ha defendido que "Cataluña tiene una economía sólida y no se debe poner en duda su capacidad para pagar sus deudas".

Ha plasmado su sorpresa por el argumentario político de la firma de 'rating', que, en su opinión, insinúa un comportamiento discriminatorio del Estado en la inyección de liquidez dependiendo de las peticiones políticas de Cataluña: "España es una democracia avanzada y hemos de considerar que tal cosa es inconcebible".

NO TODO ESTÁ EN MANOS DE LA GENERALITAT
Ha afirmado que Cataluña está haciendo "todos los esfuerzos necesarios" para cumplir el objetivo de déficit del 1,5% este año, como pide el Gobierno para conceder el FLA, pero ha puntualizado que hay cosas que no están en sus manos.

Ha puesto dos ejemplos: las consecuencias económicas de las políticas aplicadas por el Estado en educación y sanidad -sobre las que cree que Rajoy "se ha quedado corto" si quería alcanzar los resultados económicos previstos-, y el resultado de la venta de las empresas públicas que la Generalitat ha realizado.

El conseller ha destacado que el plan de ajuste catalán es su presupuesto, y para 2013 ha pedido que el Gobierno "se apriete igual que aprieta a las autonomías", ya que siguiendo el refrán de 'quien parte y reparte se queda la mejor parte', no ha trasladado a las autonomías la flexibilidad en los objetivos de déficit que ha concedido Europa a España.

La Generalitat y el cuento chino sobre la inmersión lingüística
Encuentro de tercer nivel entre una región española y el país más centralizado del mundo
 www.lavozlibre.com 3 Septiembre 2012

Barcelona.- El secretario del gobierno de la Generalitat de Cataluña, Germà Gordó, se reunió este viernes en el Palacio de la Generalitat con el viceministro de la Comisión Estatal de Asuntos Étnicos del gobierno chino, Tondrub Wangben, y ha explicado, entre otros asuntos, la importancia del 'pacto [independencia] fiscal' (que consiste en pagar al Estado por los sevicios que este le presta y dejar una cuenta de ayuda solidaria para optras regiones) y la política lingüística catalana (la imposición idiomática en todos los ámbitos institucionales, culturales y de la vida públida, sin presencia del castellano, pese a que este es el idioma que habla el cien por cien de los habitantes de la comunidad autónoma). Le relató el cuento de las bondades de sistema, pero le oculta que no respetan la sentencias contra sus medidas de opresión lingüistica.

Según un comunicado de la Generalitat, Gordó puso el 'pacto fiscal' como "ejemplo de la capacidad y voluntad del Govern, en beneficio del desarrollo económico y social, de asumir un mayor grado de responsabilidad también en el ámbito fiscal". El cuento continuó, ocultando que Standard & Poor's ha rebajado la deuda de la Generalitat a 'bono basura' por querer cambiar su relación fiscal con el Estado.

También han asegurado que este encuentro ha servido para ahondar en su voluntad de mantener "una relaciones intensas y fluidas" con China, enmarcadas en una estrategia de aproximación al gigante asiático como país prioritario en su acción exterior.

Ante el interés mostrado por la delegación china [según la explicación de la Generalitat], Gordó también ha explicado con detalle cómo la Generalitat ejecuta sus políticas culturales y lingüísticas, "claves para el autogobierno catalán", y de que manera su continuo desarrollo supone un mayor progreso para Cataluñaa. El secretario del Govern ha planteado la necesidad de que Cataluña ejerza su autogobierno para que en una situación de crisis como la actual "pueda seguir siendo uno de los motores económicos más importantes del sur de Europa".

China, uno de los países más centralizados del mundo y que opime a sus minorías, parece que tomó nota de las explicaciones del secretario.

"Ha aprendido las peores artimañas del PSOE"
Las víctimas creen que Rajoy 'copia el discurso de Zapatero' frente a ETA
DAVID MARTINEZ www.gaceta.es 3 Septiembre 2012

Consideran que la explicación del Gobierno ante el ‘caso Bolinaga’ es “idéntica” a las de los socialistas en el ‘caso De Juana’.

“Las palabras de Rajoy sobre el caso Bolinaga son las mismas que las empleadas por Zapatero para justificarse por el caso De Juana”. Esta es la opinión del presidente de Voces Contra el Terrorismo (VCT), Francisco José Alcaraz, sobre la explicación que ayer dio el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al hilo de la excarcelación del secuestrador de Ortega Lara.

En una entrevista concedida a un medio nacional, Rajoy aseguró que él debe “hacer caso” a los “informes de los médicos” y respetar “lo que resuelva el juez” sobre Uribetxeberría Bolinaga. Para Alcaraz, estas declaraciones “obvian la responsabilidad” que Interior tiene en el caso, puesto que fue su decisión de conceder el tercer grado al etarra –algo que la ley permite pero a lo que no obliga y que se hizo en base a un informe incompleto– lo que permitió al recluso solicitar la libertad condicional.

Al recurrir a esa falacia, continúa el presidente de VCT, Rajoy demuestra que “ha aprendido las peores artimañas” de su antecesor. “Así, lo que hace es insultar a la inteligencia, al sentido común, a las víctimas y al electorado del PP”, aseguró en conversación con este diario.

Alcaraz está convencido de que la “voluntad política” del Ejecutivo es lo que ha propiciado que el juez De Castro le haya otorgado la condicional a Bolinaga. En su entrevista de ayer, Rajoy garantiza que no va a “negociar nunca con ETA” y que no va a “ceder nunca a ningún chantaje” de la banda. El presidente de VCT cree al jefe del Ejecutivo cuando afirma que no está en negociaciones con los terroristas, pero afirma que “lo que sí está haciendo es cumplir los compromisos alcanzados por Zapatero con la banda”.

Por otra parte, el PP del País Vasco endureció ayer su discurso frente a la banda asesina y, en particular, frente a los presos etarras enfermos. El presidente del partido en esa región, Antonio Basagoiti, aseguró que a su formación le importa “un bledo” su situación.

Basagoiti añadió, en declaraciones hechas durante la visita a la feria de Angosto (Álava), que él en lo que está “centrado” es en que “el País Vasco siga siendo España y España siga siendo España después de ETA”. Sobre las reivindicaciones que hacen desde la banda, sentenció que lo que deberían haber hecho es pensárselo “antes de asesinar a 900 personas”.

Grupos independentistas fueron agraciados con 1,2 millones
López reparte 14,2 millones entre ONG socialistas y nacionalistas

JUAN E. PFLÜGER www.gaceta.es 3 Septiembre 2012

Asociaciones vinculadas al PSOE y al PNV obtuvieron casi 5,5 millones.

El Boletín Oficial del País Vasco del pasado 30 de agosto publicaba las ayudas a programas con cargo al Fondo para la Cooperación y Ayuda al Desarrollo otorgadas por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo.

Un total de 14,2 millones de Euros han sido concedidos a diversas ONG, algunas de las cuales tienen vinculación directa con el Partido Socialista, el Partido Nacionalista Vasco o, directamente, con el entorno separatista.
Los proyectos para los que se han destinado las ayudas, en un momento de recortes como el que se vive en España, también tienen una dudosa finalidad de desarrollo, ya que en su mayoría son subvenciones a la promoción de la identidad de género o proyectos con denominaciones incomprensibles.

Entre las asociaciones agraciadas con la generosidad del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno regional vasco destaca Asociación Nazioarteko Elkartasuna-Solidaridad Internacional. Una ONG presidida por el ex ministro socialista Juan Manuel Eguiagaray, que tiene como vicepresidenta a la diputada María Virtudes Monteserín, y de cuya junta directiva 10 de los 13 miembros han tenido cargos en el PSOE.

Esta fundación ha recibido un total de 2.323.140 euros para la realización de dos proyectos: el desarrollo integral de las comunidades indígenas del valle del Cusco, en Perú, y la promoción de la declaratoria forestal e iniciativas forestales en Orellana (Ecuador).

Entre las asociaciones vinculadas al PNV destaca la Fundación Mundubat, cuyo patrono de honor es el ex alcalde nacionalista de Vitoria, José Ángel Cuerda Montoya. Sus proyectos destinados a la promoción de la soberanía alimentaria, con perspectiva de género en comunidades de Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala y en las comunidades campesinas de Mozambique se han repartido 1.986.694 euros de la generosidad de Patxi López.

La Fundación Mundukide, fomentada por el grupo empresarial vasco Mondragón, también muestra en su documentación un claro alineamiento nacionalista. Ha recibido 1.094.126 euros para el desarrollo socioeconómico del corredor Niassa-Cabo Delgado en Mozambique y para la creación equitativa y sustentable de procesos endógenos de cambio de las condiciones de vida de mujeres y hombres de ese corredor.

Identidad de género
La Asociación Mugarik Gabe también ha sido subvencionada con 1.172.365 euros para el fortalecimiento de la participación ciudadana con perspectiva de género en Nicaragua. Esta asociación es la más radicalmente nacionalista de cuantas han recibido dinero de la generosidad de López. En sus documentos se refieren siempre a Euskal Herria como un territorio independiente que incluye Navarra. Su coordinadora, Puri Pérez Rojo, es una reconocida feminista cuyos escritos aparecen publicados en la web del diario Gara y en El País.

Estas partidas han sido financiadas con cargo al dinero de que dispone el Fondo de Cooperación y Ayuda al Desarrollo (Focad), un organismo dependiente de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo que está dirigido por Marta Ares Godoy, que es quien firma la resolución.

Marta Ares es hija de Rodolfo Ares, ex consejero de Interior del Gobierno Vasco durante el mandato de Patxi López. Un cargo que ha ocupado hasta el pasado 29 de agosto. Además de dirigir la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, Ares ha sido candidata del PSOE en las listas por Bilbao en 2011.

Según recoge la resolución, solamente ha sido desestimada una solicitud de ayudas presentada por la Asociación Amassunu para preservar la biodiversidad e identidad cultural en el municipio de Letici, en Colombia. El motivo de la negativa ha sido que la entidad no estaba acreditada.


La Xunta oculta datos que podrían cuestionar su política lingüística
http://galiciabilingue.es/  3 Septiembre 2012

Galicia Bilingüe denunciará al Secretario Xeral Técnico de Educación por negarle ilegalmente el acceso a datos de interés público.

El 14 de febrero Galicia Bilingüe solicitó ante la Xunta (ver escrito en PDF) los datos referentes a la lengua materna que los padres de niños de 3 años deben cubrir al realizar la matrícula. La asociación pro libertad de elección lengua quería analizar estos datos por centro escolar y zona, para demostrar que, de haber querido, se podía haber cumplido la promesa electoral de permitir la elección de lengua en la enseñanza, dada la distribución de hablantes por zona. Asimismo, se trata de datos valiosos para realizar estudios sociolingüísticos, mucho más completos y fiables que las costosas encuestas que se encargan desde instituciones sostenidas con fondos públicos. Estos son datos reales sobre un porcentaje de casi el 100%.

La Ley ampara el acceso de GB a estos datos por tratarse de un expediente cerrado que no vulnera la Ley de estadística ni la de protección de datos, ya que se computan las cifras por colegio, omitiendo los nombres de padres y de alumnos. Transcurridos los 6 meses preceptivos sin que la Xunta resolviera en contra de esta solicitud, la asociación pro libertad de elección de lengua informó a la Secretaría Xeral Técnica, organismo encargado de custodiar los datos, que ayer, viernes 31 de agosto, la presidente de Galicia Bilingüe, Gloria Lago, se personaría en sus dependencias para ejercer el derecho de acceso estimado por silencio positivo (ver comunicación de Galicia Bilingüe en PDF). A partir de entonces se vivieron unas circunstancias que podrían ser calificadas como de sainete.

El jueves 30 se informó a Gloria Lago de que el Secretario Xeral de Política Lingüística interrumpiría sus vacaciones para entregarle personalmente toda la documentación solicitada que tuviera la Xunta, pidiéndole que no acudiera a la Secretaría Xeral Técnica. Sin embargo, ayer, a las 13.30, lo que el responsable de política lingüística le entregó a Gloria Lago tan sólo fue un folio con datos globales que revelan que el 37% de los niños gallegos de 3 años tienen como lengua materna el gallego y el 63% el castellano (ver informe de la Xunta en PDF). Gloria Lago, acompañada de otras dos personas, se dirigió entonces a la Secretaría Xeral Técnica, que dejaba de atender al público a las 14.00. Una vez allí, un funcionario le indicó que el Secretario había tenido que salir y que tenía el recado de decirle que no le iban a entregar la documentación solicitada. Ante esta vulneración del acceso a la información y esta transgresión de las normas, más propia de un país en el que la Administración usa a su antojo y conveniencia datos de interés público, Galicia Bilingüe presentará el próximo lunes, una queja ante la Inspección General de Servicios, otra ante el Defensor del Pueblo y requerirá judicialmente al Secretario Xeral Técnico para que entregue la documentación como es preceptivo.


Recortes de Prensa   Página Inicial