AGLI Recortes de Prensa   Martes 4 Septiembre 2012

Política económica
El error de los impuestos
Emilio J. González Libertad Digital 4 Septiembre 2012

Como ya es de sobra conocido, inauguramos el curso ni más ni menos que con una subida de impuestos, la del IVA, que sigue al incremento del IRPF que el Gobierno nos viene aplicando desde enero, mientras Rajoy considera que sus medidas son "equitativas" porque "quien tiene más, pagará más". El presidente del Gobierno, desde luego, tiene todo el derecho del mundo a considerarse satisfecho, pero la realidad es que el Ejecutivo está obsesionado con subir los impuestos en vez de con tocar el gasto público donde se debe, esto es, en las autonomías, y con ello va camino de cometer un error tanto económico como político.

Es un error económico pretender resolver la grave crisis fiscal a golpe de subida de impuestos porque así lo único que se consigue es deprimir todavía más la actividad económica y la recaudación fiscal. Pensemos, por ejemplo, la subida del IVA. Muchas empresas la han asumido para no tener que incrementar los precios en unos tiempos de desplome de las ventas, lo cual se va a traducir, en el mejor de los casos, en menos beneficios y menos pagos por el Impuesto de Sociedades y, en el peor, en pérdidas, nuevos despidos o cierres empresariales. Otras empresas, en cambio, no han tenido más remedio que recoger la subida del IVA en sus precios porque no tienen margen para la absorción, con lo que pueden perder ventas y ver agravada su situación.

Para salir de esta crisis fiscal hay que meter mano de verdad en el gasto público; en especial, insisto, en el de las autonomías. Aquí no vale lo que dice Rajoy, que las autonomías son viables si gastan lo mismo que ingresan. Pues no, señor, porque si gastan mucho en cosas innecesarias, como televisiones y radios públicas o empresas que solo sirven para colocar a los amigos, y equilibran sus cuentas a través de la subida de impuestos, lo que están haciendo es expulsar al sector privado de la actividad productiva y quitándole a través de la fiscalidad los recursos que necesita para sobrevivir y crear empleo. Cierren todo eso y verán como no es necesario subir impuestos, sino que incluso podrían empezar a bajarlos, y sin tocar lo esencial del gasto social. Por tanto, el argumento de Rajoy de que las autonomías son viables no es más que una patraña para tratar de convencer a los españoles de que no hay alternativa a su política económica; cuando sí la hay, y es muy simple: acaben con las autonomías, que es lo que no quiere hacer Rajoy.

Eso lleva al componente político de su error. Los votantes de Rajoy no le eligieron para que les subiera los impuestos ni para hacer lo mismo que los socialistas. Le eligieron para dar un giro radical a la gestión de la crisis, que es lo que no estamos viendo por ningún sitio, porque este Gobierno solo actúa a golpe de presión de la UE y con decisiones que podrían formar parte perfectamente del programa del PSOE. Esto no es el cambio que esperaban; esto no es más que un quítate tú para ponerme yo que el PP puede pagar muy caro en las próximas elecciones. De momento, parece que puede perder Galicia

La gallina de los huevos de oro
Manuel Llamas Libertad Digital 4 Septiembre 2012

El PP ha demostrado en reiteradas ocasiones que carece de un diagnóstico correcto acerca de los orígenes de la crisis económica que azota a España. Buena muestra de ello son las afirmaciones realizadas hace escasos meses por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cuando señalaba que España estaba "mucho peor en 1996 que ahora" o que la recesión se debía al brutal desplome del consumo.

Gran error. A mediados de los años 90, cuando el PP logró por primera vez el poder, la economía española estaba saliendo del hoyo tras sufrir una aguda pero corta caída a principios de la década; además su nivel de endeudamiento no era comparable al actual. El gran reto de Aznar no consistió tanto en impulsar una recuperación económica que ya estaba en marcha sino en lograr la entrada de España en el euro en el plazo previsto. Ambas situaciones no son comparables en absoluto. Y, por desgracia, la crisis actual supera con mucho la de principios de los 90.

Lo más grave, sin embargo, es que el ministro apunta a la caída del consumo como el origen de todos los males, cuando la raíz de los problemas estriba en la falta de ahorro. Así se entiende que su política fiscal esté resultando del todo errónea y contraproducente. España necesita amortizar su abultada deuda, liquidar las malas inversiones acometidas en el período del boom y, en definitiva, desapalancarse lo más rápido posible. Esta tarea ha sido dificultada por el Estado a través de repetidas subidas de impuestos y, lo que es peor, una elevadísima fiscalidad sobre el ahorro. Lo bueno es que, pese a todos estos obstáculos, el sector privado se está ajustando.

Cosa muy distinta es el sector público, y es aquí donde el PP acaba de demostrar su penúltimo error de diagnóstico. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hizo unas declaraciones la semana pasada que, si bien pasaron inadvertida, resultan del todo alarmantes. Atención: el elevado déficit público es "una situación de coyuntura que este país va a superar pronto". "Lo ocurrido ha sido coyuntural". ¿Traducción? El Gobierno piensa ilusoriamente que el hundimiento de la recaudación fiscal es algo momentáneo, una mera situación excepcional que quedará atrás cuando termine la recesión.

No, señor Rajoy, el déficit es un problema estructural: el volumen de ingresos no regresará al nivel máximo alcanzado durante la etapa de burbuja crediticia, y sin embargo el gasto público no ha dejado de aumentar desde entonces. Por tanto, la brecha entre ambas partidas no se puede cerrar a base de aumentar los impuestos sino reduciendo drásticamente la estructura estatal, una tarea todavía pendiente. De hecho, mientras no se reduzca el déficit y, por tanto, se imponga de verdad la austeridad pública, el tan ansiado crecimiento será una misión imposible.

Y puesto que el PP parte de un diagnóstico erróneo, la solución también está siendo equivocada. Rajoy y Montoro defienden ahora con uñas y dientes los aumentos fiscales para reducir el déficit, al tiempo que se limitan a congelar o posponer inversiones públicas en lugar de recortar el gasto corriente. Es evidente que esta estrategia no está dando resultado, pero lo peor son sus efectos menos visibles. Y es que, tal y como enseña la fábula de la gallina de los huevos de oro, en lugar de tratar con sumo mimo a empresarios, inversores y trabajadores, de cuyo esfuerzo se alimenta la insaciable hacienda pública, el Estado está optando por asfixiar lentamente al contribuyente a base de impuestos. ¿Moraleja? No sólo no recaudará más, sino que lastrará el crecimiento potencial de España.

Rubalcaba enseña sus cartas autonómicas
Pablo Sebastián www.republica.com 4 Septiembre 2012

Ahora que Alfonso Guerra acaba de poner en tela de juicio la legitimidad del Gobierno pidiendo un referéndum o elecciones anticipadas, su compañero el secretario general del PSOE y líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha escrito en el diario “El País” un artículo en el que denuncia que el Gobierno del PP está “erosionando la legitimidad de las Comunidades Autónomas, reduciendo por la vía de los hechos su margen de maniobra y la quiebra de un modelo que, con todas sus imperfecciones, en las tres últimas décadas ha sido fundamental para el bienestar de los españoles”.

Rubalcaba debería empezar por explicar a los ciudadanos en que ha sido “fundamental” la aportación de las CC.AA. al bienestar de los españoles, mientras que en el capítulo de las “imperfecciones” del vigente sistema autonómico, el jefe de la Oposición se limita a ofrecer algunas reformas al respecto diciendo que dicho modelo autonómico hay que hacerlo “mas cooperativo que vindicativo, para evitar duplicidades, y hacerlo más barato y eficaz”.

Naturalmente nada dice Rubalcaba de los cientos de casos de corrupción –ahí están los recientes escándalos de los ERE de Andalucía, u otros de Valencia, Baleares, Cataluña, Madrid- que califica de “imperfecciones”. Ni critica las administraciones elefantiásicas, o los despilfarros a granel de los fondos públicos, ni la conversión de las Comunidades en agencias de colocación los militantes y allegados de los partidos políticos, ni habla el jefe del PSOE de las ruinosas televisiones y radios autonómicas puestas al servicio del folklorismo más rancio y de los caciques regionales de este o de aquel partido. O de las empresas y los organismos públicos en pérdidas, sus embajadas, donaciones y misiones internacionales, etc. Y sobre todo Rubalcaba calla la insolidaridad interregional que se ha generado en estos nuevos taifas del siglo XXI, y el daño hecho a la unidad e identidad de España.

Hasta el punto que en alguna Comunidad no se cumple la ley, o en sus centros de enseñanza se reescribe la Historia de España ocultado la verdad, o se acosa y prohíbe la enseñanza en el idioma castellano de España violando los Derechos humanos y la ley, a pesar de que es la lengua oficial del Estado. Asunto este grave en el que el PSC-PSOE tiene mucha responsabilidad asumida en el tiempo de los gobiernos de Montilla y Maragall en el “tripartito” catalán.

No es verdad que el PP, que lidera Rajoy, esté a favor de acabar o de reducir la autonomía de las Autonomías, como dice Rubalcaba en su diario de cabecera, en lugar de proponer un debate abierto y claro en el Parlamento sobre esta cuestión que interesa, y mucho, a la ciudadanía donde se está decantando una mayoría cada vez más poderosa contra semejante modelo autonómico español. Un capítulo esencial del gasto público del que deben tomar buena nota la UE y sus “hombres de negro” a la hora de exigir a España nuevos ajustes a cambio de los nuevos rescates por llegar.

En cuanto al prestigio de España, que Rubalcaba dice que este Gobierno daña con su intento de controlar el gasto de las CC.AA., cabe recordar que fue el Gobierno de Zapatero –donde Rubalcaba habitó como vicepresidente- quien abrió el enorme precipicio por el que se ha hundido el prestigio de España, y que ha empeorado una vez que Rajoy comprobó que su sola presencia en la Moncloa no devolvía al país la confianza perdida de los mercados sino que el desprestigio ha empeorado por la vía de los sucesivos rescates de la UE –el financiero y el de la deuda que está al llegar-, y los por los errores del Gobierno. Sobre todo en la reforma del sistema financiero y el descontrol autonómico.

Un despilfarro y ruina de las Autonomías que Rubalcaba pretende que se mantenga como está y en su vigente impunidad con más ayudas del Estado por la vía de los “hispabonos”, esa barra libre de dinero público –que además no hay- para las CC.AA. y sin la menor garantía de ajuste del gasto. El mismo motivo por el que, con razón, Merkel se niega en la UE a la creación de “eurobonos” para que “paguen justos por pecadores”.

Los políticos, de toda índole y militancia ideológica, creen que los ciudadanos no tenemos memoria y que ello les permite una cierta impunidad a la hora de hablar del monstruo autonómico que ni el PSOE ni el PP quieren liquidar ni reformar. Entre otras cosas porque ambos partidos y dirigentes, Rubalcaba y Rajoy, tienen en las Autonomías muchos colocados y entre ellos gran parte de sus delegados en sus congresos de cada partido, de ahí que un vuelco en las CC.AA. podría tener efectos fulminantes en el liderazgo de los primeros dirigentes del PSOE y del PP.

De manera que otra vez los intereses partidarios y personales pasan por encima del integres general de los españoles. Y otra vez aparecen extraños dibujos y divagaciones como las que acaba de hacer Rubalcaba en su diario de papel. Lo cierto es que nadie se atreve a llevar al Parlamento y al gran debate nacional la reforma del modelo de Estado español (y no digamos de la partitocracia) cuya necesidad está en la mente de esa mayoría silenciosa de españoles que está empezando a hablar cada vez mas alto y que señala a la clase política como la responsable más directa de la crisis nacional.

La perversa lógica del sistema político
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 4 Septiembre 2012

Finalizada la temporada estival, con los ciudadanos reincorporándose a su puesto de trabajo, o reanudando la búsqueda de un empleo, no se observa gran enmienda en una clase política que, esgrimiendo los consabidos discursos, mantiene la misma actitud ante las reformas: modificar la apariencia sin cambiar el fondo o la sustancia. Aceptar a regañadientes el recorte de algunos gastos, pero resistirse con tesón a desmontar completamente organismos, servicios o empresas públicas innecesarias y, todavía con mayor firmeza, a reducir esas redes clientelares y caciquiles que constituyen la piedra angular de nuestro lamentable sistema político.

Algún ejemplo puede ilustrar con nitidez la resistencia de nuestros dirigentes a prescindir de determinados tipos de gastos, aparentemente superfluos. El pasado mes de agosto, la Tesorería General de la Seguridad Social resolvía una licitación, convocada en un BOE del pasado junio, con el fin de contratar los servicios de una empresa para impresión, manipulado y envío de documentos. Por un módico valor estimado de cuatro millones setecientos mil euros, todos los usuarios recibirán en su domicilio los documentos relativos a su vida laboral y base de cotización ¡con independencia de que necesiten o no el documento!

Gastar en servicios innecesarios
Cualquier observador imparcial consideraría más razonable, y económico, enviar los documentos tan sólo a las personas que lo soliciten, sin coste adicional para la Seguridad Social pues este organismo mantiene y paga funcionarios para acometer tal tarea. Al fin y al cabo, estos certificados no aportarán utilidad alguna a la mayoría de los receptores. Tampoco pueden ser reservados para el futuro ya que los datos contenidos quedan obsoletos en poco tiempo. En definitiva, el Estado podría ahorrarse casi cinco millones de euros sin menoscabo en la calidad del servicio.

Algunos, desde ciertas posturas ideológicas, critican la externalización y privatización de ciertos servicios públicos como raíz de todos los males. Pero lo alarmante no estriba en la gestión privada, algo justificable si una empresa puede prestar el servicio de forma menos gravosa para el contribuyente. Lo que resulta profundamente censurable es gastar respetables sumas de dinero en actividades innecesarias para el ciudadano, especialmente en unos momentos en que los dirigentes difunden con firmeza un justificado mensaje de austeridad.

No obstante, resultaría ingenuo creer que todos los gastos superfluos son simplemente absurdos, caprichosos o carentes de finalidad alguna. Gran parte de ellos responde a la lógica del sistema: beneficiar a los partidos políticos, a sus dirigentes y a los grupos de presión que se encuentran a su alrededor. Y esos "servicios públicos" que se prestan, no tanto a favor de los ciudadanos como en beneficio de la clase política son precisamente los que tienen menor probabilidad de sufrir recortes.

El caso anterior no tendría mayor importancia si constituyese una excepción en el marco de una política sincera y consciente de austeridad. Desgraciadamente, se trata de uno entre miles de ejemplos, que afectan a todos los partidos y a todas las administraciones y que podrían estar señalando, en su gran mayoría, la falta de voluntad para recortan aquellas partidas de gasto que forman parte sustancial de las redes caciquiles, clientelares o de intercambio de favores.

En general, parecen existir muchos contratos públicos, tanto en la administración central, como en la autonómica o en la municipal, con precios notoriamente inflados, cuyo principal objetivo consiste en proporcionar una financiación adicional a los partidos políticos y, en ocasiones, en proveer empleos a correligionarios, afiliados y amigos.

Descubra la "lógica del sistema"
Observe su Comunidad Autónoma o Ayuntamiento. ¿Existe alguna contrata de bienes o servicios manifiestamente superflua de la que no se prescinde aún en momentos de gran apretura económica? ¿Considera que el precio pagado por el erario público es muy superior al de mercado? ¿Detecta alguna relación entre los propietarios de la empresa adjudicataria y los políticos locales? Bingo, puede haber descubierto uno de los miles de eslabones que forman la lógica del sistema político español.

Poco sorprende que nuestros socios del Norte se encuentren un tanto hastiados. Traduciendo sus exigencias de reformas al lenguaje no diplomático, el argumento sonaría así: "Deshagan todas esas estructuras de clientelismo y corrupción y eliminen las trabas a la actividad económica, que sólo tienen como objetivo el mantenimiento de ciertos privilegios. No disfrutarán de una economía sana y de unas finanzas sostenibles mientras no establezcan un régimen de libre entrada, que imponga el mérito y el esfuerzo y no la cercanía al poder político y el favoritismo como los principios fundamentales para el éxito y la remuneración".

Esta es la discusión de fondo y también el punto de resistencia de gobiernos como el griego y el español, que prefieren arriesgar el hundimiento del barco antes de desprenderse de tan pesada pero valiosa carga. Al fin y al cabo, existen demasiados grupos poderosos, en la órbita de todos los partidos, y en el ámbito de comunidades autónomas y ayuntamientos, cuyos privilegios y vida fácil depende del mantenimiento de la nefasta lógica de un sistema, estrangulador de la iniciativa, por el que se deslizaron con soltura y desparpajo, luciendo imagen de intermediarios, todos los urdangarines que en España ha habido.

Por suerte, la crisis económica, social y política ha ido reduciendo considerablemente ese absurdo alineamiento visceral, cuasi futbolístico, con uno u otro partido político, que llevaba a un importante sector de los ciudadanos a cerrar los ojos y permanecer acríticos cuando los desmanes eran perpetrados por aquellos erróneamente considerados "los suyos". Es necesario aprender la lección: nada más patológico que considerar "los nuestros" a aquellos que impulsan, mantienen y sacan tajada de un régimen de caciquismo, clientelismo y corrupción.

Las grietas de la marca España
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 4 Septiembre 2012

En marketing no hay producto sin marca ni expectativas sin imagen; y ésta no existe sin confianza.

El empeño de un grupo formado por empresarios españoles multinacionales, con el Rey a la cabeza como pendón significativo del país – sin doblez pretendida de interpretación-, está abocado al fracaso porque se falla por la base. Hubiera sido magnífico si España gozara del respeto internacional basado en la confianza que inspirara como nación, pero desgraciadamente el momento no propicia esa cualidad sino la contraria.

El Obispo Sanahuja
Se cuenta que fueron a ver los huertanos de Murcia a este obispo para pedirle la excepcionalidad de sacar a la patrona en rogativa suplicando que lloviera, ante la ruina que una 'pertinaz sequía' les acarreaba. El ocurrente prelado catalán se acercó a una ventana de su renacentista palacio de la plaza de Belluga, descorrió los visillos y contemplando el azulísimo cielo murciano como techo inigualable del inclemente sol que achicharraba la ciudad, se dirigió a sus fieles, socarrón él, diciéndoles con voz pausada y gesto grave: "Haced lo que queráis hijos míos, pero el tiempo, para llover, no está".

Como todo principio estratégico de marketing
Está bien la idea de reunir a una docena larga de empresarios importantes para dar la impresión de unidad frente a la crisis, subrayando la voluntad de salir de ella poniendo la ejemplaridad de sus exitosas empresas como referencia plausible de lo que es capaz España, pero no hemos empezado por el principio estratégico. Esto sería un buen colofón de una primera fase para iniciar de inmediato la segunda saliendo al exterior con posibilidades reales de éxito.

Antes nos deberíamos haber analizado en profundidad y, después, estudiado la percepción que tienen de nosotros en el mercado al que nos queremos dirigir: ni más ni menos que los principales prescriptores de opinión del mundo, los inversores internacionales y quienes tienen en última instancia en sus manos la toma de decisiones políticas y económicas decisivas para nuestro país. Todos ellos tienen información de primera mano y, además, leen con avidez los editoriales de los principales periódicos mundiales y las informaciones relevantes sobre nosotros; o anecdóticas, que a veces adquieren injustamente categoría de realidades sustantivas.

¿Y con qué nos habríamos encontrado? Pues como diría el inigualable barcelonés y humorista Pedro Ruiz, con que en lugar de ser pretenciosamente "Una, grande y libre", somos "diecisiete, pequeñas, derrochadoras, arruinadas y en estado permanente de cabreo", como realidad cierta e imagen de España en el mundo. Y, encima, con un Gobierno que se ha visto tan desnortado por la situación que está haciendo lo contrario que les prometió también a ellos. Rajoy y los suyos vendieron antes de las elecciones a muchos de esos influyentes grupos que su gobierno iba a ser serio porque sabían muy bien lo que tenían que hacer; previsible porque iba en su ADN personal y político; y fiable porque ya demostraron en la época de Aznar sus recetas económicas para el éxito. Convencieran hasta a la mismísima Merkel, que fue en origen la mayor valedora de Rajoy en Europa.

Si a la propia Administración Central se le desbocan los números, y CCAA relevantes se ponen en la cola de los rescates pidiendo cuanto más mejor y hasta sin condiciones – Fabra dixit y Mas amenaza- antes de recortar todos el monstruo administrativo que nos desgobierna, en Europa cunde que esto tiene muy mala pinta.

Al no corroborar la confianza depositada por la UE en la nueva etapa que se abría en España con el gobierno del PP, tras el calamitoso precedente de ZP, ya no se fía nadie de nosotros. El ejemplo más claro lo hemos tenido con el reciente decreto sobre el sistema financiero, hecho, como el propio Guindos ha reconocido, al dictado de Bruselas, que supone de facto una expropiación virtual de nuestros bancos y cajas empezando por las entidades más débiles; situación que debe hacer tentarse las ropas también a las poderosas. No en balde es muy significativo que hasta para el Santander y el BBVA, dos de las entidades financieras más y mejor capitalizadas de Europa, estén cerrados los mercados financieros mundiales.

¿Qué hacer?
En primer lugar dejar de insistir en "La Marca España" y tratar de recuperar la fiabilidad, sin la cual estaremos garvillando agua. Y valentía y determinación para imaginar, definir y cimentar la España que necesitarán nuestros hijos; la futura marca.

Mientras, si el rescate duro del sistema financiero ya es una realidad tangible, y el de uno menor y supuestamente blando para España, inevitable, pues tratar de cumplir inteligentemente con los obligados compromisos que conlleven. Las lamentaciones ahora son tan inútiles como arriesgadas otras invectivas que pululan por ahí; suspender pagos, por ejemplo. Rajoy y su partido deben demostrar de una vez con hechos que son conscientes de la difícil hora que atravesamos y de la responsabilidad que adquirieron en superarla.

El PP y el PSOE deberían unir sus empeños como un equipo nacional, y no chirriarse como una banda. Las grietas de España necesitan una reforma radicalmente profunda, pues se ha demostrado que el Estado nacido de la Constitución del 78 se ha agotado sin remedio. Más grave que una crisis económica es la pérdida de demasiados valores éticos en nuestra sociedad. El primero es el de la responsabilidad colectiva de quienes hayan ocupado algún puesto relevante en los últimos diez años; pocos son inocentes. Y el último el de cada uno de nosotros cuando nos creemos con derecho a todo. En medio quedan la ineficacia e ineficiencia y el mal uso de determinadas estructuras políticas, jurídicas y sociales; y tantos golfos como inútiles a los que habría que pedirles todas las cuentas del mundo, y que pagaran inexcusablemente por ello.

Aunque, como seguramente pensaría Sanahuja: "tan profundas grietas y la falta de grandeza de tantos responsables públicos inoperantes en su mediocridad, no dan para optimismos".

Batería de 'tuits' terminados en un claro "Oh, wait"
Luis del Pino se cachondea del Gobierno dejando en evidencia las contradicciones entre sus promesas y sus hechos
Le reprocha la subida de impuestos, la discriminación lingüistica y la ruina autonómica, entre otras cuestiones
Periodista Digital 4 Septiembre 2012

Algunos de los tuits en los que Luis del Pino se cachondea del PP

No cambió ante los bandazos editoriales de Libertad Digital ante el caso Bankia, tampoco cuando se defenestró Pio Moa ni ante los coqueteos de algunos destacados periodistas de su grupo, como Pablo Montesinos, con el Partido Popular. Luis del Pino, responsable de uno de los mejores espacios radiofónicos del fin del semana se mantiene fiel a sí mismo y los principios que defiende. Los suyo no son las siglas, y no duda en criticar a los de la calle Génova y La Moncloa por actuar de forma contraria a como prometieron. Y no sólo lo hace a través de su micrófono en esRadio. También utiliza, con brillantez, su cuenta de Twitter. Este 4 de septiembre ha lanzado en tan sólo seis minutos una batería de otros tantos 'tuits' mofándose del PP. Los reproducimos a continuación:

Ante las próximas citas electorales, hay que votar al PP masivamente, no sea que vuelva el PSOE y nos suba los impuestos... ¡Oh, wait!
Ante próximas citas electorales, hay q votar al PP masivamente, no sea q vuelva l PSOE y permita la discriminación lingüística... ¡Oh, wait!

Ante las próximas citas electorales, hay que votar al PP masivamente, no sea que vuelva el PSOE y potencie la ruina autonómica... ¡Oh, wait!
Ante próximas citas electorales, hay q votar al PP masivamente, no sea q vuelva el PSOE y deje q los nacionalistas mangoneen... ¡Oh, wait!

Ante las próximas citas electorales, hay que votar al PP masivamente, no sea que vuelva el PSOE y suban el paro y la deuda... ¡Oh, wait!
Ante las próximas citas electorales, hay que votar al PP masivamente, no sea que vuelva el PSOE y excarcele terroristas... ¡Oh, wait!

El colmo de los colmos
Mario Conde www.gaceta.es 4 Septiembre 2012

No hay duda de lo revuelto y lo insalubre del río, pero ¿quién lo ha provocado?

Me sorprende que algunos medios, al referirse a la aparición de nuevas formaciones políticas para competir en el campo electoral, aseguren que se trata de pescadores en río revuelto o, incluso, que no son más que oportunistas que tratan de aprovechar el mal momento de la vida económica, social, financiera y política española, en instantes en los que, junto a una suerte de fallo multiorgánico, las clases política, judicial y financiera no sólo reciben cotas muy negativas en la valoración ciudadana, sino que se convierten en uno de los principales problemas de nuestra nación, según testifican las encuestas del CIS.

El río de nuestra vida común, de nuestra sociedad, de nuestras estructuras políticas, financieras y judiciales, no es que se encuentre revuelto, es que está contaminado hasta el extremo de que sus aguas en excesivos aspectos son nítidamente insalubres. Los privilegios de la familia política, su modo de entender la sumisión imperativa de la sociedad civil, la politización de la Justicia, la utilización de sentencias como argumentos de exclusión de ciudadanos, los destrozos del sistema financiero manejado por políticos, el relativismo moral, el incumplimiento de compromisos electorales, las convocatorias electorales por intereses de partido y clase y unas cuantas cosas más que prefiero no escribir, generan esa contaminación tan indiscutible como indeseable. No hay duda de lo revuelto y lo insalubre del río.

Pero ¿quién lo ha provocado? ¿Quiénes son los responsables de este estado de cosas? ¿Las nuevas formaciones? Evidentemente no. Lo ha generado la clase política, la partitocracia y su modo de entender el ejercicio del poder. Ellos y sólo ellos –con el consentimiento tácito de la sociedad que los vota– son los responsables de que el río se encuentre en esta situación. Y si alguien quiere arreglar o contribuir a reparar esos desperfectos, resulta que es pescador en río revuelto o un manifiesto oportunista. Realmente el colmo de los colmos.

El PP y Bolinaga
EDITORIAL www.gaceta.es 4 Septiembre 2012

Desde el punto de vista político, sólo un comentario positivo y esperanzador puede merecer, a nuestro juicio, la controversia verbal entre el ministro Jorge Fernández Díaz, de un lado, y el ex ministro de lo mismo Jaime Mayor Oreja y la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre, de otro, a propósito de las explicaciones que el primero dio al Comité Ejecutivo nacional del Partido Popular sobre la libertad condicional al terrorista Uribetxeberría Bolinaga. En efecto, no es nada frecuente que en el seno de un partido político se hable con claridad y se manifiesten libremente distintos pareceres en asuntos sensibles, cuando en buena lógica eso debería ser lo normal. Sentado lo que antecede, conviene hacer algunas puntualizaciones, que desdibujan un tanto esta buena noticia de un debate franco sobre asunto complicado y comprometedor. En primer lugar, produce cierta decepción que, según las informaciones filtradas, haya tenido que producirse una alusión directa del ministro al correligionario que le antecedió en el cargo para que este haya decidido tomar la palabra, con objeto de señalar los diferentes contextos en que uno y otro tomaron decisiones de tipo humanitario con terroristas de la ETA.

En segundo lugar, llama la atención que nadie haya discutido la exquisita legalidad de la medida, que ha sido el gran argumento de Fernández para defender la política del Gobierno en este caso. Y no sólo nadie ha discutido este extremo, sino que parece haberse aceptado como verdad inconcusa incluso por Aguirre, que ha defendido la legalidad que habría amparado también la decisión de no otorgar la libertad condicional al asesino secuestrador. Decimos esto porque tanto para la concesión del tercer grado penitenciario como la subsiguiente libertad condicional, lo que la ley ordena –no permite ni aconseja, sino que ordena en el artículo 90 del Código Penal– es que uno de los requisitos que deben cumplirse es el de “pronóstico de reinserción social”, y que “se entenderá que hay pronóstico de reinserción social cuando el penado muestre signos inequívocos de haber abandonado los fines y los medios de la actividad terrorista y además haya colaborado activamente con las autoridades”. Esta cuestión, como tantas otras en Derecho, podrá ser discutible a pesar de aparecer tan claro que el penado beneficiario de esas medidas de gracia no cumple este pronóstico ni de lejos; pero lo que llama la atención es, precisamente, que nadie la haya discutido.

Por último, un apunte a las recomendaciones del ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo, como del presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, en el sentido de que estas discusiones en el seno del partido no deberían trascender a la opinión pública. Sobre esto no hay más remedio que recordar los versos quevedescos: “Arrojar la cara importa / que el espejo no hay por qué”. Si se funciona en política con esta mentalidad, esclava de la imagen hasta el extremo de ocultar hechos relevantes con tal de buscar el voto, la única cosecha de semejante siembra será la desafección de los votantes cuando eso se sepa, que si no siempre, muchas veces se acaba sabiendo, porque es inevitable que trascienda. Como acaba de suceder.

Autonomías
El «anticipo» de un abultado rescate
La consejera de Presidencia andaluza pide 1.000 millones, pero evita hablar de rescate. La región, con el remanente de tesorería al mínimo, se queda sin margen de maniobr. En mayo, el Gobierno ya les adelantó otros 510 millones para sus vencimientos de deuda. El PP insta al Gobierno de Griñán a explicar la realidad de las cuentas autonómicas
A. Muriel La Razón 4 Septiembre 2012

sevilla- La asfixia económica de la Junta de Andalucía le ha llevado a avanzar que reclamará al Gobierno central un adelanto de 1.000 millones de euros de las entregas por la Participación en los Ingresos del Estado (PIE). El anuncio ayer por parte de la consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, fue un terremoto con epicentro en la comunidad andaluza y de alcance a nivel nacional. Es el preludio de la petición para acogerse al Fondo de de Liquidez Autonómica (FLA) –nadie en la Junta quiere mencionar la palabra «rescate»– que estará en marcha en las próximas semanas. Ya están a la cola Cataluña, que reclama 5.023 millones, Valencia, con 4.500, y Murcia, con 300, acuciadas por la misma insolvencia financiera que Andalucía debido a la imposibilidad de colocar deuda. Todo hace prever que los 18.000 millones del FLA se pueden quedar cortos.
La elevada cifra reclamada por Andalucía como adelanto de la PIE da idea del montante global al que podría ascender un eventual «rescate». Hace ya meses que el presidente andaluz no esconde la imposibilidad de la Junta para financiarse. El Ejecutivo de Rajoy ya autorizó a finales de mayo un crédito ICO de 510 millones de euros que salvó in extremis a la Junta de un colapso ante los vencimientos de deuda a los que tenía que hacer frente. Pero Andalucía necesita un salvavidas de mayor envergadura, pese a que en un primer momento se rechazó tajantemente tener que acudir al Fondo de Liquidez por el tutelaje que implica por parte del Ministerio de Hacienda.

Además de no poder colocar la deuda, el Ejecutivo de Griñán tiene que hacer frente a la mitad de todos los vencimientos antiguos para este año en este último trimeste. Para todo 2012 se elevan a 2.440 millones y en el cuarto trimestre ascienden a 1.497. No hay forma de cuadrar las cuentas para seguir manteniendo una muy costosa maquinaria. La Junta tiene que pagar mensualmente a 261.399 trabajadores. Y el paracaídas del remanente de tesorería, que es el que ha permitido en otros momentos margen de maniobra, está cerrado, al límite. Hay un dato esclarecedor al respecto. La disminución en 2011 respecto al año anterior de este remanente es de un 70 por ciento, pasando de los 2.152 millones a sólo 639. Así se recoge en el Plan de Reequilibro Económico Financiero 2012-2014 enviado al Gobierno central. En fechas no muy lejanas este remanente rondaba los 5.000 millones y con esta holgura económica la Junta podía permitirse subastas en los bancos que tan criticadas fueron por el Partido Popular.

El anuncio de la titular de Presidencia cogió a todos con el pie cambiado. Lo que sí se esperaba es que hoy, tras el Consejo de Gobierno, la Junta pudiera hacer formal la petición de acudir al Fondo de Liquidez. Díaz se afanó en aclarar que no se trata de ningún «fondo de rescate», sino pedir un «anticipo como el que en el mes de junio solicitó la Comunidad Valenciana de en torno a 300 millones». El presidente andaluz, en declaraciones a la Ser, defendió que la petición de los 1.000 millones de euros hay que enmarcala en una «dinámica normal y corriente», en tanto que –argumentó– otras comunidades ya han pedido «más de 5.000 millones de euros» de adelantos. Citó los 1.400 millones de Valencia o los 1.800 de Cataluña. Dijo, asimismo, que no espera «discriminación» para Andalucía respecto a otras regiones y por tanto la luz verde del Gobierno central.

Por otra parte, volvió a reclamar la reunión de la Conferencia de Presidentes para abordar entre los máximos dirigentes de todas las comunidades el FLA y que no se convierta en «una carrera a ver quién llega antes». No aclaró si Andalucía se acogerá, pero sí lo dejó entrever.
Desde el PP-A, el secretario general, José Luis Sanz, instó a la Junta a que la primera tarea debe ser «aclarar de una vez por todas» las cuentas y «explicar la situación económica de la comunidad».

La factura de las duplicidades y los derroches: 3.000 millones
F. Cancio / A. M. La Razón 4 Septiembre 2012

Madrid/Sevilla- Griñán pide 1.000 millones porque la Junta está asfixiada y amenaza con cerrar hospitales o colegios. Pero la realidad es muy distinta y el presidente andaluz sí que puede reducir costes sin tocar gastos sociales. Hasta 3.000 millones podría ahorrarse eliminando o reduciendo partidas como las ayudas a sindicatos, el gasto telefónico o sus embajadas.
El mayor ahorro que podría lograr Andalucía se centra en su Administración paralela, un anillo empresarial paralelo a las consejerías, con más de 22.000 trabajadores, y que supone numerosas duplicidades. Su presupuesto ronda los 3.500 millones, por lo que reducirlo a la mitad ahorraría 1.750 millones.

Más de 276 millones se ahorraría también reduciendo un 80 por ciento la confusa y opaca partida denominada «Otros», en la que cabe cualquier tipo de gasto y que en los dos últimos años se ha dilapidado más de 345 millones. A los sindicatos, por su parte, la Junta les ha dado desde 2011 subvenciones por valor de unos 104 millones de euros, mientras que despilfarra más de 80 millones en otro tipo de ayudas como un libro sobe el Estatuto de Autonomía, el fomento del tejido asociativo flamenco o chocantes ayudas de cooperación.

Por su parte, reducir un 1 por ciento (lo mismo que ha aumentado este año) el gasto de personal ahorraría unos 105 millones.

También podría salvar 45 millones reduciendo un 25 por ciento los arrendamientos de la Administración y otros 45 con un plan para ahorrar el 25 por ciento del gasto energético de consejerías y organismos autónomos. Mientras, suprimir entes que incurren en duplicidades con el Estado, como el Defensor del Pueblo (Castilla-La Mancha ya lo hizo), el Consejo Audiovisual o el Consultivo supondrían otros 27 millones. Y 29 millones son los intereses que se derivan de la demora en los pagos de la Junta. Otros 26 vendrían de reducir los gastos en reuniones, los estudios, los costes de la información institucional o los gastos jurídicos. Eliminar la mitad de sus embajadas exteriores le ahorraría 7 millones y bajar un 10 por ciento el sueldo del presidente y sus consejeros, otros 100.000 euros. Otro de los ejemplos, que no el último, de posibles ahorros llega en forma de teléfono: al año, las facturas de los 38.000 móviles de la Junta ascienden a 4,2 millones.

Cataluña
La Generalidad veta las ayudas a las productoras cinematográficas que no rotulen, al menos, en catalán
La Consejería de Cultura exige a las empresas que quieran optar a recibir subvenciones a cumplir la Ley de Política Lingüística, pese a que fue modificada por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto. Además, también en contra de la jurisprudencia, da preferencia a las cintas rodadas en catalán frente a las producciones en español.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com 4 Septiembre 2012

“No habrá ni un paso atrás en este modelo de inmersión [lingüística escolar obligatoria exclusivamente] en catalán. Puede haber sentencias, resoluciones, todo lo que quiera, pero el modelo es el que es, está socialmente aceptado por parte de más del 90% de la sociedad catalana y de una amplísima mayoría de esta cámara. [...] No se tocará nada respecto a lo que hay ahora desde el punto de vista de la inmersión lingüística en catalán”.

Con estas palabras, el presidente de la Generalidad, Artur Mas (CiU), mostró el pasado 4 de julio en el Parlamento autonómico su desprecio por las sentencias de los tribunales, especialmente las relacionadas con la política lingüística autonómica, incumpliendo impunemente las resoluciones judiciales y vanagloriándose de ello.

Obligados a rotular, al menos, en catalán
Este lunes, el Diario Oficial de la Generalidad de Catauña (DOGC) ha publicado las bases para la concesión de subvenciones a empresas de producción independientes para la realización de largometrajes televisivos de ficción destinados a ser emitidos por televisión (Resolución CLT/1678/2012) a través del Instituto Catalán de las Empresas Culturales (ICEC), dependiente de la Consejería de Cultura.

Las ayudas están destinadas a que ‘se creen productos de alta calidad destinados a los mercados nacionales e internacionales’ y buscan ‘impulsar la producción de largometrajes televisivos que canalicen el talento creativo, técnico y artístico, así como consolidar el sector audiovisual mediante la participación de personal técnico y empresas establecidas en Cataluña’.

Entre los requisitos exigidos para poder acceder a las subvenciones se subraya el cumplimiento de los artículos 32.1, 32.3 y 36.4 de la Ley de Política Lingüística, que obligan a las empresas a que ‘la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para las personas usuarias y consumidoras de los establecimientos abiertos al público deben estar redactados, al menos, en catalán’.

También ordenan que ‘los rótulos e informaciones de carácter fijo y que contengan texto que han de constar en el interior de los centros laborales dirigidos a las personas que trabajen en los mismos deben figurar, al menos, en catalán’.

20% para películas en catalán; 14% si es ‘en otras lenguas’… y hay presupuesto
Por otra parte, si el largometraje está rodado en catalán o aranés, la subvención será del 20% del coste de producción, con un máximo de 120.000 euros. Mientras que si la película se rueda ‘en otras lenguas’ la ayuda se reduce al 14% del coste total del proyecto, con un máximo de 90.000 euros.

Además, en caso de que, dado el número de solicitudes admitidas y las disponibilidades presupuestarias, no sea posible subvencionar dichas cuantías, estas se reducirán proporcionalmente eliminando en primer lugar las ayudas a los largometraje producidos ‘en otras lenguas’ diferentes del catalán o aranés.

En contra de lo establecido por el Tribunal Constitucional
De esta forma, la Generalidad sigue exigiendo la aplicación de unas disposiciones -los artículos referidos de la Ley de Política Lingüística- que, en realidad, quedaron derogadas de facto por la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional, sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que en su fundamento jurídico 22 dictaminó lo siguiente:

‘El deber de disponibilidad lingüística de las entidades privadas, empresas o establecimientos abiertos al público no puede significar la imposición a éstas, a su titular o a su personal de obligaciones individuales de uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales de modo general, inmediato y directo en las relaciones privadas, toda vez que el derecho a ser atendido en cualquiera de dichas lenguas sólo puede ser exigible en las relaciones entre los poderes públicos y los ciudadanos’.

Igualmente, la citada sentencia determinó que es ilegal dar un trato preferente al catalán sobre el español, tal y como ocurre a la hora de conceder estas subvenciones. En concreto, el fundamento jurídico 14 decretó lo siguente:

‘La definición del catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición estatutaria del uso preferente de aquella lengua, en detrimento del castellano, también lengua oficial en la Comunidad Autónoma, por las Administraciones Públicas y los medios de comunicación públicos de Cataluña’.

En definitiva, tal y como recordó el presidente autonómico, “puede haber sentencias, resoluciones, todo lo que quiera”, pero “no se tocará nada” en la política sistemática de exclusión y discriminación de los castellanohablantes que se viene aplicando en Cataluña. Mientras tanto, el Gobierno y los tribunales no parecen estar por la labor de restablecer el Estado de derecho en Cataluña.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Rajoy decepciona
Fermín Bocos Estrella Digital 4 Septiembre 2012

"No tenía un plan para salir de la crisis, improvisa y está dando palos de ciego". "Rajoy va camino de hacer bueno a Zapatero... y ¡mira que era difícil". Hablando de política, estas o parecidas expresiones se escuchan con llamativa frecuencia en los más diversos ambientes. En muchos casos la decepción se refleja en los comentarios ácidos de personas que simpatizan con y son votantes del PP.

Analizando sus críticas uno llega a la conclusión que la decepción no es tanto por el incumplimiento flagrante del programa electoral en materia de impuestos -del "no subiremos el IVA" pasaron a decir que se subía el IRPF para no tener que subir el IVA y al final también han subido el IVA-, como de la percepción cada vez más extendida de que quien está al timón de la nave no sabe qué rumbo tomar para atajar las causas que han provocado la recesión y con ella la mayor de la dificultades para hacer frente a los cuatro grandes problemas que laceran nuestra economía: el paro, los intereses de la deuda, el déficit y la falta de crédito a las empresas por parte de los bancos.

Si de Zapatero se decía, con razón, que gustaba de sorprender al personal con sus "ocurrencias" (cheques bebé o el famoso Plan "E" que llenó de inútiles y costosas rotondas las entradas de los pueblos), a Rajoy se le empieza a ver ya como un gobernante que también improvisa; que no tiene una hoja de ruta clara. Si a lo dicho sumamos que en materia de lucha antiterrorista el Gobierno que preside ha pasado de respaldar a las asociaciones de víctimas del terrorismo en sus manifestaciones a darles la espalda y humillarlas facilitando la excarcelación del etarra Bolinaga, no resulta sorprendente el deterioro de imagen que reflejan las encuestas. En nueve meses de gobierno parece haber consumido el crédito político de toda una legislatura. Mal asunto porque vienen tiempos muy difíciles y no estamos para improvisar liderazgos.

Mayor Oreja deja en evidencia a Fernández Díaz
EDITORIAL Libertad Digital 4 Septiembre 2012

El primer Comité Ejecutivo del Partido Popular tras las vacaciones, celebrado este lunes, sirvió para que la versión canónica sobre la excarcelación del asesino etarra Bolinaga, aventada principalmente por el ministro del Interior, volviera a recibir una réplica adecuada desde las propias filas populares.

Jaime Mayor Oreja, que de lucha contra el terrorismo sabe, ciertamente, más que Jorge Fernández Díaz, fue el encargado de ejercer la crítica demoledora que merece la actuación del Gobierno en este asunto. Sus argumentos, que no tardaron en trascender a la opinión pública, dejaron al descubierto la penosa gestión de Fernández, de la que se va a beneficiar el asesino de tres guardias civiles y cruel secuestrador de Ortega Lara. Ni la legislación vigente ni lo que se ha hecho en casos similares permiten sostener la argumentación de Fernández, según la cual la excarcelación del etarra resultaba inevitable. Muy por el contrario, resulta evidente que, en este nuevo capítulo de concesiones al mundo etarra, el Gobierno, responsable en último término de la política penitenciaria, tenía otras opciones.

Según recogemos en Libertad Digital, el propio Fernández dejó entrever las verdaderas razones de su dejación de responsabilidades para con la Justicia y las víctimas del terrorismo al aducir como eximente de proceder el hecho de que, a su juicio, ETA está ya derrotada. Como acertadamente le replicó Mayor Oreja, ETA está tan derrotada que su más reciente franquicia electoral va a acudir a las autonómicas vascas de octubre con grandes posibilidades de hacerse con la victoria, o cuando menos de complicar muchísimo el triunfo al PNV.

Estamos, pues, ante la sumisión del Gobierno, por boca de su responsable de Interior, a la estrategia de rendición ante los terroristas alentada por Zapatero. Si no fuera así, Mariano Rajoy no habría adoptado esta actitud pseudosalomónica que a nada le compromete, cuando lo que se esperaría de un presidente del Gobierno del partido de Miguel Angel Blanco es que ordenase inmediatamente a sus ministros solucionar el desafuero provocado poniendo en marcha los mecanismos necesarios para anular una decisión injusta que afrenta a las víctimas y avergüenza a todos los españoles comprometidos con la democracia y la libertad.

Mariano Rajoy no puede escabullirse en este grave asunto aludiendo a un cierto continuismo en la política penitenciaria y en la aplicación de la legislación vigente. Precisamente fue elegido, entre otras cosas, para que diera fin al proceso de rendición puesto en marcha por su antecesor –por cierto, utilizando ardides similares a los empleados en la excarcelación del asesino Bolinaga–, que tanto dolor, irritación y sonrojo produjo.

El presidente del Gobierno, el propio Ejecutivo y por extensión el Partido Popular están todavía a tiempo de hacer honor a su mejor trayectoria en la lucha contra el terrorismo y ordenar a la Fiscalía que emprenda la batalla contra la puesta en libertad del asesino Bolinaga. Es tanto lo que está en juego...

El PP traspasa la línea roja.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 4 Septiembre 2012

Prietas las filas, recias marciales, nuestras escuadras van...Ese es PP actual, un partido en el que la crítica es avasallada por el discurso monocolor de unos auténticos talibanes aferrados a sus cargos. El caso de la liberación del etarra Uribetxeberria Bolinaga, marca una línea roja que el PP se ha saltado sin ninguna explicación coherente. Al contrario, sus balbuceos y excusas son tan endebles que basta acudir a la propia ley que aluden para ver la falsedad de sus argumentos. En la reunión de la Ejecutiva Nacional del PP, solo se han dejado oír las voces de Esperanza Aguirre y de Mayor Oreja. Hasta la hermana del asesinado por ETA Miguel Ángel Blanco da la razón al Gobierno del PP en esta actuación tan vergonzosa. Lo de ser senadora por este partido solo es una mera coincidencia.

Creo que ya he me he referido en otros artículos a este desgraciado comportamiento de un Gobierno que ha traicionado a la mayoría de las víctimas de ETA, salvo alguna excepción que respeto pero no comparto, y a millones de votantes y simpatizantes, por no decir de sus bases de afiliados. No por mucho que diga Cospedal que "todo el PP" apoya esta decisión, va a ser una verdad irrefutable. Es curiosa y tremendamente orgullosa la facilidad de casi la totalidad de los políticos de arrogarse la opinión de millones de personas. Es como cuando los nacionalistas se envuelven en su bandera para auto afirmarse en su política de exclusión y rechazo a todo aquél que discrepe.

Tampoco entiendo la actitud conformista de quienes han demostrado no compartir la mayoría de las actuaciones de la cúpula directiva de su partido, pero que siguen ocupando su sillón sin atreverse a presentar su dimisión y formar parte de otros proyectos políticos donde se puedan sentir más cómodos. El ejemplo de personajes como Alejo Vidal Cuadras no parece haber hecho ningún efecto en quienes optan por mantener sus cargos, aunque con ello traicionen sus creencias políticas. Con esa actitud solo consiguen desnudarse ante la opinión pública y frustrar muchas expectativas de un ansiado cambio en el panorama político español.

En el caso de Esperanza Aguirre, la decepción es aún mucho mayor ya que, como se suele decir, parecía la voz de la conciencia de un partido desnortado y que se ha transformado en una mala copia del PSOE más sectario. Pero ella sabrá si eso es lo que conviene a su bien ganado liderazgo en la Comunidad de Madrid, cuyos ciudadanos le han otorgado consecutivas mayorías absolutas por su actitud y modelo de gestión. Un aval que puede verse muy dañado por la incoherencia de mantenerse en la directiva nacional.

Yo califiqué la actitud del PP en el caso Uribetxeberria como de cobardía y traición. No solo lo mantengo sino que afirmo que su Ejecutiva se comporta de un modo incompatible con la democracia y de tintes característicos fascistas. El "todos a una" solo confirma la absoluta ceguera y prepotencia de quien impone sus criterios de forma dictatorial. Como ya dije, las elecciones autonómicas de El País Vasco y Galicia darán la respuesta adecuada. Mientras tanto, será la calle la que se haga escuchar, por más que pongan vallas y blinden la sede de la Soberanía Nacional, la del pueblo español, que no la sede de la soberanía de los partidos.

División en el PP por el 'caso Bolinaga'
'ETA está rozando el poder', según Mayor Oreja

 www.gaceta.es 4 Septiembre 2012

El ministro se justifica ante los suyos por el ‘caso Bolinaga’ y mantiene un duro intercambio de opiniones con Mayor Oreja y Aguirre.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, abrió ayer en canal uno de los debates más agrios y polémicos de los que se recuerdan en el Partido Popular desde los convulsos preámbulos del congreso interno de Valencia. No por su forma, sino por el fondo y la oportunidad del mismo: “Se resucita y magnifica la polémica” en plena precampaña electoral (precisamente el líder de los populares vascos, Antonio Basagoiti, declaraba al entrar en la sede del PP que seguir hablando de Bolinaga era hacerle el juego a la campaña de Bildu), “se traslada desunión con la desconfianza que conlleva en la opinión pública” y precisamente se da ante un posible rescate, cuando “debemos estar más unidos que nunca”, lamentaban posteriormente fuentes de la dirección del PP al margen de la opinión que les mereciera la excarcelación del etarra. Fernández Díaz, tras las críticas internas y externas por su gestión del caso Bolinaga (ante el que, de forma inédita, ha cosechado la oposición frontal de las asociaciones mayoritarias de víctimas del terrorismo), quiso justificar ayer pormenorizadamente su actuación ante los suyos bajo dos premisas: “ETA ha sido derrotada” y “la praxis penitenciaria es la misma que la de los Gobiernos anteriores”, cuando hubo muchas más excarcelaciones. Todo, durante cerca de una hora y entre la sorpresa mayúscula de los suyos.

Acto seguido, por alusiones, el portavoz del PP en el Parlamento Europeo y ex ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, quien ya se había mostrado crítico en público con la política de Fernández Díaz, pidió la palabra para “matizar” precisamente las dos tesis del discurso del hoy titular de Interior y pese a que, tal y como reconoció, no tenía pensado alimentar esta polémica, como atestiguaron todas las fuentes consultadas por este diario (Mayor no suele incoar asuntos que no figuren en el orden del día de las citas internas y una semana antes, por ejemplo, se había celebrado un Comité de Dirección presidido por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, durante el que, pese a la expectación, no se abordó el caso Bolinaga).

“No, Jorge, no; ETA no está derrotada, está rozando el poder y puede ganar las elecciones”, espetó el ex ministro en su arranque a Fernández Díaz aludiendo a EH Bildu, coalición en la que se incardinan los herederos del brazo político de ETA. A continuación, y durante un cuarto de hora, Mayor Oreja se afanó en explicar las diferencias que él entiende que se dan entre lo que sucedió en su día y hoy ha ocurrido con Bolinaga. El eurodiputado defendió que decir que la excarcelación de este preso y las que se dieron en su día son iguales (18 con Mayor, según afirmó Fernández) “es una media verdad, es decir; la mayor de las mentiras”, zanjó. Tal comparación, abundó, resultaría similar a como cuando el PP criticaba la negociación política de José Luis Rodríguez Zapatero con ETA y el PSOE se defendía “diciendo que el PP también negoció con la banda en Zúrich”, ejemplificó Mayor Oreja. Así, prosiguió, “ni en Zurich negociamos con ETA ni lo de Bolinaga es lo mismo que lo de entonces”, porque “el contexto era muy diferente”, concluyó.

Mayor Oreja precisó que cuando él era ministro se enfrentaba a los preliminares de la ilegalización de HB, con una política antiterrorista radicalmente novedosa que definía a ETA como un todo y actuaba por primera vez en consecuencia (brazo político, juventudes, herriko tabernas, terrorismo callejero...) en lugar de circunscribirla exclusivamente a sus pistoleros. Así, asuntos como el de la excarcelación del histórico dirigente de HB, Jon Idígoras, “acertadamente o no, resultaban menores frente al desafío” en el que se encontraba. Hoy, por el contrario, el preso y ETA pretendían centrar toda la atención mediante un chantaje al Estado, huelga de hambre incluida.

Mayor Oreja, en declaraciones a este diario rememorando su intervención durante el Comité, explicó ayer que, en política penitenciaria, “el 99% de los casos tiene un cierto automatismo”. Él, destaca, no solía abordarlos, “pero recuerdo un momento muy singular como el de Jon Idígoras”, añade, cuando “es verdad que hice una reflexión personal sobre lo que había que hacer: tan legal una cosa como la contraria. Es una decisión que tú tienes porque hay un margen de discrecionalidad –que no de arbitrariedad–. Acertada o equivocadamente, decidí que Idígoras se fuera a su casa. No fue ni una razón humanitaria ni de estricto cumplimiento de la legalidad, sino que consideré que no era políticamente conveniente que siguiera en prisión porque estábamos en pleno proceso de colaboración con la Justicia para la ilegalización de todo el entramado de ETA y consideré que no podía centrarse la atención en Idígoras”.

Tras Mayor Oreja, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, también pidió la palabra para reiterar lo que ya había manifestado públicamente hace semanas: la Ley permite tanto la excarcelación del preso como su permanencia en prisión, algo que hubiera preferido. Tras Aguirre, llegó el turno del titular de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien defendió al titular de Interior debido a que “hay que apoyar a Rajoy de la misma forma en la que se apoyó a Aznar” y su política antiterrorista. Asimismo, García-Margallo alertó del futuro referéndum en Escocia, una cita que tendrá consecuencias cruciales para España.

Basagoiti, por su parte, una vez que se había desatado la polémica, reclamó “unidad” a los suyos ante los próximos comicios, incidiendo en que este debate tan sólo favorecía a ETA y en que de lo que se trataba era en centrarse en el inminente “desafío independentista” que puede plantear el PNV en compañía de Bildu. Por último, Rajoy quiso subrayar su apoyo a Fernández Díaz, y recalcó: “Ni he negociado ni negociaré con ETA, ni asumo ni asumiré como propia herencia de ninguna negociación [aludiendo implícitamente a la del PSOE con Zapatero] ni estoy en proceso alguno”, resumían acerca de su intervención fuentes populares, tal y como también informó posteriormente en rueda de Prensa Cospedal.

Se trata del núcleo del debate, ya que en algunos sectores del PP –minoritarios–, como entre buena parte de las víctimas del terrorismo, se ha instalado la idea y sospecha de que Rajoy, en un momento dado, dejó hacer en su día a Zapatero, y hoy no haría más que continuar tácitamente alguna de las posibles componendas a las que el socialista hubiera podido haber llegado con la banda. Una hipótesis más que abonada tras la visita discreta del propio Zapatero –ya ex presidente– a Fernández Díaz a la sede del ministerio del Interior.

Caso Bolinaga
Gallardón y su "No somos como ellos"
Guillermo Dupuy Libertad Digital 4 Septiembre 2012

Asegura el ministro de Justicia que en la concesión de la libertad al asesino Bolinaga no ha habido "ningún punto de cesión a presiones externas ni se ha hecho cosa distinta de lo que estamos obligados a hacer". En esta línea, Gallardón ha asegurado que "hay supuestos en los que la ley tiene que ser aplicada nos guste o no nos guste", y que sirven para demostrar que "nosotros no somos como aquellos que se benefician de los derechos fundamentales garantizados en nuestra Constitución", pues ellos han vulnerado "el más básico de todos", el derecho a la vida.

Yo no creo que haya nadie en España tan trastornado como para pensar que los gobernantes del PP –o los de cualquier otro partido– son como los etarras. Lo que sí tenemos derecho a pensar –más aun a raíz de declaraciones como las de Gallardón– es que los gobernantes del PP están siendo, desgraciadamente, muy similares a los socialistas a la hora de ocultar lo que la ETA exige y de mentir sobre lo que la ley dictamina.

Porque nada en la ley –diga lo que diga Gallardón– obligaba ni obliga al Gobierno a conceder el tercer grado a un criminal y torturador como Josu Etxebarria Bolinaga. La excarcelación de esta bestia por razones de enfermedad es una potestad que la ley concede al Gobierno pero que en modo alguno se la impone. La mentira de Gallardón –similar a la que dijo el ministro del Interior cuando aseguró que el Gobierno "prevaricaría" si denegaba al etarra la concesión del tercer grado– es especialmente repugnante porque desliza la idea de que exigir el cumplimiento íntegro de que pesaba sobre Bolinaga es equivalente a la comisión de los delitos de secuestro y asesinato. ¿Se comporta, acaso, como ellos el fiscal o las víctimas del terrorismo al rechazar la excarcelación del etarra?

Esta estrategia de presentar la excarcelación de etarras enfermos como si de un imperativo legal y humanitario se tratara es, de hecho, la misma repugnante táctica utilizada por los socialistas con ocasión de la huelga de hambre y posterior excarcelación del sanguinario De Juana Chaos, durante la penúltima o antepenúltima tregua de ETA. Como los socialistas de entonces, los populares de ahora se inventan cosas que la ley no dice y, en cambio, ocultan las claras y chantajistas exigencias que, también respecto a los presos, sí hacen ETA y sus tolerados brazos políticos. El acuerdo de Guernica, que ETA auspició secretamente y alabó públicamente, era muy claro al exigir, "como primer paso a la amnistía", el "traslado de presos/as a Euskal Herria" y la "liberación de presos/as con graves enfermedades".

El Gobierno del PP podrá aplicar estas medidas y decir que no ha habido "ningún punto de cesión" a presiones externas, tal y como asegura Gallardón. Pero el hecho cierto es que las está acometiendo. El componente chantajista que conllevan todos los comunicados de alto el fuego de la banda terrorista –como el que tienen sus huelgas de hambre– no desaparece por el mero hecho de que haya gobernantes dispuestos a ocultarlos, ciegos por el espejismo del apaciguamiento.

La casa gran del malabarisme
maría jesús cañizares ABC Cataluña 4 Septiembre 2012

Busque, compare y si encuentra un partido político más habilidoso en el arte del malabarismo que CiU, háganoslo saber. Siempre hemos admirado el equilibrismo interno entre Unió y Convergència para convivir sin demasiados roces soberanistas, así como la tendencia de sus dirigentes a deslizarse por la cuerda floja del independentismo sin soltar amarras económicas con España -qué es si no un pacto fiscal. Pero la convocatoria de la manifestación separatista del próximo 11 de septiembre, Diada de Cataluña, ha supuesto el más difícil todavía de esa virtuosa ambivalencia nacionalista. Podría parecer que las explícitas llamadas a un referéndum sobre la independencia de Cataluña efectuadas por algunos dirigentes convergentes preconizan un lanzamiento sin red a ese «nuevo estado propio» que da nombre a la marcha.

Pero pasen y vean esa pirueta del presidente de la Generalitat, Artur Mas, consistente en hacer un llamamiento a la movilización general sin aclarar si él mismo participará, como sí hizo hace dos años contra de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, para luego renunciar y explicar que, en adelante, se tendrá que ser muy cuidadoso en la distinción entre acción social y acción del gobierno. Eso sí, aquellos consejeros que quieran acudir a la manifestación, podrán hacerlo. Mientras tanto, Unió también practica el funambulismo y anima a sus militantes a estar presentes en la marcha sólo para defender el pacto fiscal, no la independencia, aunque no asistirán sus primeras espadas: Josep Duran Lleida -es muy curioso que su agenda casi siempre le impida celebrar la Diada-, Joana Ortega -tras asegurar que se manifestaría a título personal y no institucional, ahora dice que no irá- y Josep Maria Pelegrí -el único que, por coherencia, se negó desde un principio-.

Pero el soberanismo catalán es actualmente un circo de tres pistas, y mientras CiU acapara todo el protagonismo, ERC también intenta dominar la acrobacia que implica actuar junto a una formación de derechas siendo un partido de izquierdas, mientras que ICV comienza ya a desmarcarse de ese tripartito favorable al concierto económico catalán y se centra en su público ecosocialista. Con estos mimbres, se entiende que en su momento no prosperara aquella «Casa gran del catalanisme» que ideó CiU para aglutinar a todas las sensibilidades del arco político nacionalista. De ese proyecto sólo nos queda una «Casa gran del malabarisme» donde la rima de sus inquilinos nunca podrá ser electoral.

El locutor de Es Radio estalla contra Fernández Díaz por el 'caso Bolinaga'
Losantos: "El ministro de Interior es una ruina política, un escombro intelectual y un zoquete"
Descalifica a la hermana de Miguel Ángel Blanco por 'perder el decoro'
J. F. Lamata. Periodista Digital 4 Septiembre 2012

El periódico Libertad Digital se apuntó un buen tanto el 3 de septiembre al ser el primer medio en informar, y con detalle, del enfrentamiento durante el Comité Ejecutivo del PP entre el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz y dirigentes críticos, Jaime Mayor Oreja (eurodiputado) y Esperanza Aguirre. No por ninguna política económica, ni por ninguna política de comunicación, sino por haber hecho caso a Instituciones Penitenciarias liberando a asesino enfermo de cáncer Jesús María Uribeetxeberría Bolinaga (conocido por ser uno de los 4 secuestradores de Ortega Lara).

Federico Jiménez Losantos, desde la emisora EsRadio, decidió desplegar un nutrido repertorio verbal contra el ministro, a la par que se alineaba con Mayor Oreja y Aguirre.

Losantos comenzó así su editorial:
Ayer se rompió un tabú que reina en los partidos políticos y es que al jefe no se le discute nada. Si el jefe mete un pie en el charco, se le felicita "que gracia ha tenido el jefe metiendo el pie", "que bien se ha caído el jefe, el caudillo". Como en los partidos el jefe es el que coloca a todos, pues todos le veneran.

Es sorprendente que un conocedor de la evolución política no recuerde célebres Juntas Nacionales del PP con discrepantes (en 1996, cuando Juan Ramón Calero y Fernando Suárez cargaron contra los 'aznaristas' por su pacto con Jordi Pujol o en 2008 cuando Juan Costa, Carlos Aragonés, Gabriel Elorriaga e Ignacio González, se enfrentaron al 'marianismo').

"EL PEOR MINISTRO DE RAJOY..."
Estas son algunas de las perlas de Losantos a Jorge Fernández Díaz.
El que sin duda es ya el peor ministro de Mariano Rajoy, una verdadera ruina política y un escombro intelectual, Fernández Díaz, cuando se pone campanudo en el Comité Ejecutivo a darle lecciones de luchas antiterrorista a Jaime Mayor Oreja y de política a Esperanza Aguirre, llega un momento que ni miedo al jefe ni narices.

Jaime Mayor tiene poco que perder y que un mindundi de la política, un oportunista, un tipo de nivel medio-bajo, le quiera dar clases sobre lucha antiterrorista, pues claro, es que no puede ser. No puede ser que los pájaros, y menos este pájaro, dispare a la escopeta.

El ministro de Interior es un zoquete.
El votante del PP ve a Fernández Díaz y le dan arcadas, sólo verle tienen ganas de ir a lavabo más próximo.

En otro momento el 'sondeo de Losantos' se dirigía a la totalidad de España.
El 90% de los españoles no soltaría a Bolinaga.

PACTO PP-PSOE-ETA
El locutor de EsRadio expresó su convicción personal la existencia de un pacto de Gobierno con los asesinos para liberar al etarra enfermo:

Puede dar los argumentos legales que le de la gana, él sabe que está mintiendo, todos los españoles lo saben. Lo excarcela porque hay algún acuerdo que tienen el PP y el PSOE con la ETA. Y PP y PSOE lo aprovechan "bueno, así no nos matan".

[Fernández Díaz] Si tuviera decoro se iría hoy de su casa o se recluiría en la ermita más próxima, Lourdes, que hay milagros. El ministro de Interior está quemado. Sólo le respaldan el PSOE y Rajoy y eso es lo mismo que nada.

Fernández Díaz repite como un lorito siempre que tiene ocasión, claro, como está rodeado Rubalcabas, todos del Opus (...).

DESCALIFICACIONES A LA HERMANA DE MIGUEL ÁNGEL BLANCO
Federico Jiménez Losantos también repartió cera a Mari Mar Blanco, hermana del concejal del PP asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco.

Salió la hermana de Miguel Ángel Blanco a hacer un papelón verdaderamente lamentable: apoyar a Fernández Díaz. La gente cuando entra en política pierde el decoro. (...)

Tampoco es la primera vez. En la 'guerra interna del PP' de 2008, cuando Ortega Lara se alineó con los críticos a Mariano Rajoy (Jaime Mayor Oreja-María San Gil y Esperanza Aguirre), mientras que Mari Mar Blanco apoyó a Rajoy. Losantos aclaró que Ortega Lara representaba a las víctimas, mientras que Blanco estaba siendo utilizada.

"Hay dos clases de españoles, los que están con Bolinaga y los que están con Ortega Lara".


Con la excarcelación de Bolinaga
Abascal acusa a Fernández Díaz de utilizar el "argumentario" del PSOE
El presidente de Denaes también dijo que uno de los puntos de esta argumentación es decir que Aznar y Mayor Oreja también excarcelaron a etarras.
Agencias Libertad Digital 4 Septiembre 2012

El exdiputado vasco del PP y actual presidente de la Fundación Denaes, Santiago Abascal, acusó este martes al Ministerio del Interior, que dirige Jorge Fernández Díaz, de estar utilizando el "argumentario" del PSOE para justificar la concesión del tercer grado al preso etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga.

Abascal ha declarado en Servimedia que el Gobierno utiliza "sorprendentemente" el "mismo argumentario utilizado por el PSOE durante los últimos ocho años" respecto a la banda terrorista ETA. El presidente de Denaes también dijo que uno de los puntos de esta argumentación es decir que José María Aznar y Mayor Oreja también excarcelaron a reclusos etarras.

A su juicio, esto lo hacía el PSOE y ahora lo repite el Ministerio del Interior "para relativizar lo que ellos hacen". Además, Abascal rechazó que tanto los socialistas como Interior reprochen la utilización de las víctimas a quienes rechazan el tercer grado a Bolinaga.

Al mismo tiempo, el exdiputado vasco sostuvo que no se puede "mentir" sobre el "caso Bolinaga" y afirmó que "los errores que está cometiendo el Ministerio del Interior son muy graves". En este sentido, el presidente de Denaes coincidió con Mayor Oreja en que "hay una fortaleza evidente de ETA". A su juicio, "no se nos puede hablar de la derrota cuando ETA está a punto de obtener el poder en las elecciones vascas".


Recortes de Prensa   Página Inicial