AGLI Recortes de Prensa   Jueves 6 Septiembre 2012

Alemania debe condicionar la ayuda europea a España
@Stefanie Claudia Müller y Roberto Centeno* El Confidencial 6 Septiembre 2012

Hoy, 6 de septiembre, se encuentran en Madrid los gobiernos de Alemania y España, acompañados de un nutrido grupo de empresarios, y donde seguro hablarán sobre las condiciones para poder otorgar más ayudas financieras a España o a su sistema bancario. En los dos lados se ha elevado el tono en los últimos meses y es con gran expectación que España espera ahora la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional alemán, que esa sí es crucial, el día 12, sobre la conformidad o no del rescate europeo y las obligaciones derivadas para los alemanes.

En Alemania crece la critica contra la supuesta "mentalidad de fiesta" de los españoles; en España los medios cada vez son más negativos con la supuesta dureza de la canciller Merkel. Pensamos que la situación es mucho más compleja de lo que presentan ambos gobiernos y la mayoría de los medios. España no es Grecia, pero España puede ser un paciente crónico si Alemania, junto con Europa, no contribuye a solucionar sus verdaderos problemas.

España no debería recibir más dinero sin que se cambie a fondo el sistema político y económico, hoy en manos de una oligarquía política aliada con la oligarquía económica y financiera, y sin que se aumente la participación ciudadana real en las decisiones políticas. Para no perpetuar la crisis y endeudar a los españoles durante generaciones, el Gobierno español debe reformar a fondo la administración de las comunidades autónomas y los ayuntamientos, en su mayoría en bancarrota y completamente fuera de control, sometiendo a referéndum el modelo de Estado.

Este tema es la clave del futuro de España, porque las regiones, ayuntamientos y diputaciones son los responsables de los dos tercios del gasto público -234.000 millones frente a 118.000 el Estado en 2011-, excluyendo la Seguridad Social -23.000 millones-, y este gasto se realiza en condiciones de descontrol, despilfarro y corrupción totalmente inaceptables. Las razones verdaderas de la crisis del país, en consonancia con lo dicho, nada tienen que ver con salarios demasiado altos -un 60 % de la población ocupada gana menos de 1.000 euros/mes-, pensiones demasiado altas -la pensión media es de 785 euros, el 63% de la media de la UE-15- o pocas horas de trabajo, como se ha trasmitido a veces desde Alemania. A España tampoco le falta talento, ni capacidad empresarial ni creatividad. Tiene grandes pensadores, creativos, ingenieros, médicos excelentes y gestores de primer nivel.

La razón de la enfermedad de España es un modelo de Estado inviable, fuente de todo nepotismo y de toda corrupción, impuesto por una oligarquía de partidos en connivencia con las oligarquías financiera y económica, y con el poder judicial y los organismos de control a su servicio. En España no existe separación de poderes, ni independencia del poder judicial, ni los diputados representan a los ciudadanos, solo a los partidos que los ponen en una lista. Todo esto lleva también a una economía sumergida que llega al 20% del PIB y que frena la competencia, la eficacia y el desarrollo del país. Además, detrae recursos con los que podrían financiarse educación y sanidad.

Las ayudas para España, igual que para otros posible candidatos de rescates, no deben ir a bancos ya casi en bancarrota y fuertemente politizados. En la CAM, el Gobierno ha comprometido 16.000 millones de dinero público en lugar de cerrarla; en Bankia, 23.000, y el Ejecutivo acaba de darle 5.000 millones urgentemente para cubrir pérdidas en vez de cerrarla, y además de forma tan extraña que despierta todo tipo de recelos. ¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas.

Control estricto y duras condiciones
¿Por qué se ha utilizado el dinero de los españoles (FROB) en vez de esperar los fondos de la UE? Es lícito suponer que la razón es la siguiente: los bancos no quieren que la UE investigue sus cuentas

Ya el caso de Grecia ha demostrado que las ayudas europeas tienen que estar vinculadas a un control estricto y condiciones duras. Esas condiciones no pueden solamente representar recortes sociales o subidas brutales de impuestos, como hace ahora el Gobierno de Mariano Rajoy con la excusa de Europa. Se tiene que cambiar más en España que cortar gasto social, que de todos modos es mucho más bajo que en Alemania, y hay otros gastos infinitamentemás relevantes que se pueden eliminar. Además, los casos de corrupción resultan tan escandalosos, incluso en el propio Gobierno, que uno solo puede llegar a una conclusión: el dinero de Europa no puede ser manejado por personas tan increíblemente venales.

La pasada semana el ministro de Industria Soria -imputado también por corrupción urbanística en Canarias- acusó al ministro de Hacienda en el Consejo de Ministros de favorecer descaradamente a la empresa líder de renovables, Abengoa, de la que había sido asesor, en la nueva regulación de estas energías, que reciben más de 7.000 millones de euros de subvenciones anualmente. Y Rajoy, al que entregó una carta probatoria, ni dijo ni hizo absolutamente nada.

No puede permitirse por más tiempo este nivel de corrupción, y menos aún a 17 regiones funcionando como estados independientes, con todos los organismos multiplicados por 17, desde 17 servicios meteorológicos a 17 defensores del pueblo, con 200 embajadas, 50 canales de TV regionales en pérdida, 30.000 coches oficiales o 4.000 empresas públicas que emplean a 520.000 personas, creadas específicamente para ocultar deuda y colocar a familiares y amigos sin control ni fiscalización alguna. En conjunto, unos 120.000 millones, equivalentes al 11,4% del PIB, se despilfarran anualmente en un sistema de nepotismo, corrupción y falta de transparencia.

Y con esto se tiene que acabar, entre otras cosas, porque ya no hay dinero. Los últimos datos de las cuentas públicas conocidos la pasada semana son escalofriantes. El déficit del Estado a julio ascendió al 4,62% del PIB, frente a un déficit del 3,5% comprometido con la UE para todo el año (del 6,3% incluyendo regiones y ayuntamientos). Pero lo realmente inaudito es que España está gastando el doble de lo que ingresa. 101.000 millones de gasto a julio frente a 52.000 millones de ingresos, y precisamente para poder financiar el despilfarro de regiones y ayuntamientos, que no están en absoluto comprometidos con la consolidación fiscal.

El tema del déficit público es algo que roza la ciencia ficción, y que ilustra perfectamente la credibilidad de los dos últimos gobiernos de España. En noviembre de 2011, el Gobierno dijo que el déficit público era del 6% del PIB; a finales de diciembre, el nuevo Gobierno dijo que le habían engañado y que el déficit era superior al 8%, y que se tomaba tres meses para calcularlo con toda precisión. A finales de marzo, se dijo que definitivamente era del 8,5%, y ésta fue la cifra que se envió a Bruselas. Dos semanas después, la Comunidad de Madrid dijo que sus cifras eran erróneas y el Ayuntamiento de la capital igual… el déficit era ya del 8,7%.

Sin embargo, la semana pasada el INE dijo que el PIB de 2011 estaba sobrevalorado y, con la nueva cifra, el déficit era del 9,1%; dos días después, Valencia dijo que su déficit era de 3.000 millones más; o sea, que estamos en el 9,4% y las otras 15 CCAA y 8.120 ayuntamientos aún no han corregido sus cifras de 2011. Lo único que sabemos es que están todas infravaloradas. El déficit real de 2011 puede estar por encima del 11%, y en 2012 se esta gastando el doble de lo que se ingresa. Como dice el Gobierno de Rajoy, “estamos en la senda de convergencia”. Y es verdad… de convergencia hacia Grecia.

Claramente, la joven democracia española tiene todavía muchos déficits de representatividad y de democracia que deberían interesar a la canciller Merkel y también a Europa, si queremos evitar una Grecia multiplicada por cinco y salvar el euro. Esto es lo que ha hecho posible el despilfarro masivo de las ayudas europeas, con una asignación disparatada de las mismas, a pesar de que estas ayudas han supuesto una cifra mayor que la del Plan Marshall para toda Europa.

Es frustrante que a causa de este sistema oligárquico nepotista y corrupto se destroce talento y creatividad y que ahora muchos jóvenes se vean forzados a trabajar fuera, muchos en Alemania. Esa situación nos ha llevado a una distribución de riqueza que es de las más injustas de la OECD. La antaño fuerte clase media española está siendo literalmente aniquilada.

Resumiendo: no es una falta de voluntad de trabajo, como se piensa tal vez en algunos países del norte de Europa, lo que hace que España sufra la peor crisis económica de su Historia. Es un sistema corrupto e ineficiente. La crítica del Gobierno alemán y sus condiciones para un rescate de España se deberían concentrar en la solución de esos problemas. En caso contrario, solo conseguirán que una casta política incompetente y corrupta arruine a la nación para varias generaciones.

*Stefanie Claudia Müller es corresponsal alemana en Madrid y economista; Roberto Centeno es catedrático de Economía de la Universidad Politécnica

**Lea este artículo en alemán: Deutschland sollte Spanien harte Konditionen für weitere EU-Hilfen auferlegen
http://www.cotizalia.com/opinion/disparate-economico/2012/09/06/deutschland-sollte-spanien-harte-konditionen-fur-weitere-euhilfen-auferlegen-7389

Recordatorio para políticos amnésicos
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 6 Septiembre 2012

Entre las muchas cosas que el Gobierno de Rajoy parece haber olvidado está el hecho de que el Partido Popular fue elegido por mayoría absoluta hace casi 10 meses, algo que sus votantes recuerdan a diario con una mezcla creciente de estupor e indignación.

Tal vez como consecuencia de esta amnesia gubernamental, la opinión pública se ha instalado en una letanía hipercrítica. Sin embargo, sería injusto negar que en estos meses se han llevado a cabo cambios fundamentales, entre los que destacan la reforma financiera y laboral y la reducción presupuestaria.

Esto, pese al empeño infantil de la izquierda y buena parte de la Prensa en negarlo, es ineludible. Sin embargo, algunos recortes son tan escasos que casi parecen simbólicos, pues se mantienen las subvenciones a los sindicatos, los partidos políticos, las televisiones públicas, las energías renovables, la Alianza de las Civilizaciones, la ONU Mujeres, el cine español y los faranduleros del sindicato de la zeja. Incomprensiblemente, se conservan rémoras zapateras como el servicio de traducción del Senado y prebendas bochornosas como los coches oficiales y los móviles de alta gama.

Todo esto nos cuesta miles de millones de euros, mucho más de lo que se pretende recaudar con la subida de impuestos y la amnistía fiscal.

Haber pasado siete años tachando de mentiroso al Gobierno anterior sólo tiene sentido si al llegar al poder se enmienda la situación. La apática política antiterrorista, que ya casi parece proterrorista, es una grave ofensa a los millones de españoles que tenían la esperanza de recuperar el honor perdido ante ETA.

Entender a este Gobierno resulta cada día más complicado, Moncloa parece no disponer de un departamento de comunicación. Si la incongruencia gubernamental nos resulta frustrante a los españoles, no desdeñemos lo que le parecerá a la comunidad internacional.

En cuanto a la gravedad de la coyuntura, es obvia. Quienes empezamos a hablar de crisis hace años, un grupo tan reducido que casi parecía invisible, hemos visto sumarse a centenares de profetas tardíos. La crisis, sin embargo, es un proceso depurativo, un elemento de auto-corrección que la economía se impone a sí misma tras las etapas de consumo excesivo, como demuestra la Historia.

Negar la austeridad como medida restrictiva es un recurso ideológico empleado a expensas de las millones de personas afectadas por el cataclismo. Pero en nuestro país se pueden evitar futuras crisis aprovechando la actual para sanear la estructura autonómica, el sistema bancario, la actividad financiera y los organismos reguladores. Recordamos al PP, por enésima vez, que los españoles le han dado un espectacular voto de confianza. No hacer las cosas bien sería sencillamente imperdonable. España merece mucho más que esto.

El día que Merkel llegó en tren a Hendaya
Javier Caraballo. El Confidencial 6 Septiembre 2012

Sólo falta ya que alguien compare las dos visitas; algún humorista de prensa que la dibuje en su viñeta con el bigotito, algún político desbocado que busque en el exabrupto la fama efímera de los titulares. Aquella primera visita, la de Hitler, fue el 23 de octubre de 1940, y ésta de hoy, la de Angela Merkel, se inscribirá en el calendario de la historia de España con los dígitos de este día, el jueves 6 de septiembre de 2012. Y está creciendo tanto en el ambiente la comparación de esta crisis económica con los efectos devastadores de una guerra, y se está asentando tanto en el ánimo general la vinculación del liderazgo de esta Alemania en la Unión Europea con el ansia invasora de la Alemania de las dos guerras mundiales; se extiende tanto la animadversión contra Alemania que ya sólo falta eso, que alguien compare la visista de hoy de Angela Merkel con aquella de Hitler a Hendaya.

No está lejos, no, porque ya, de hecho, se puede leer en muchos comentarios, en muchas tertulias; que todo lo que ocurre en Europa -dicen- se puede equiparar con la tercera guerra mundial; que ahora sí, Alemania tiene a su alcance hacerse con el control absoluto de Europa, con la sumisión total de Europa. Ya no con la guerra, ya no con bombarderos ni tanques, sino con un sistema de colonización mucho más efectivo, la total dependencia económica y financiera. Como éste es un país en el que la teoría de la conspiración anida con tanta facilidad, ya sólo falta eso, que alguien aproveche la visita de hoy de Angela Merkel para pintarla con un bigote, en la estación de Hendaya. Y a su lado, Rajoy disfrazado de Franco, barrigón y sonriente. La tercera guerra mundial…

En Europa faltan líderes y sobran voceros nacionales y nacionalistas. Ésta de hoy no es la réplica de la visita ominosa de Hitler a Hendaya con el Caudillo español haciéndole los honores. Aquella tragedia, por fortuna, está muy lejos ya, pero el peligro de que Europa se caiga de la historia está más cerca que nunca

¿Llegaremos a eso, al disparate grotesco, al discurso fácil del agravio y el odio contra todo lo que tenga que ver con Alemania? Pues la cuestión es que, al ritmo que van los acontecimientos, esta deriva es la única opción que está creciendo entre nosotros, día a día, quizá sin que nadie se percate de las consecuencias que tendría para Europa. Aumenta esta espiral de enfrentamientos territoriales y de egoísmo ciudadano alentado por políticos populistas sin que, enfrente, se vislumbre un liderazgo, un discurso de unión, de esperanza, de solidaridad, de apoyo. Por eso en la cita de hoy, antes que hablar de la prima de riesgo o de las reformas económicas que estén por llegar, Merkel y Rajoy tendrían que sentir el vértigo del momento que vivimos y la posibilidad real de que Europa pierda definitivamente, por primera vez en dos mil años de historia, su lugar en el mundo si se mantiene la indecisión con la que está afrontando esta crisis económica.

Para conjurar ese peligro, lo primero que tendría que ocurrir es que todos los agentes que participan de Europa se decidan a dar un paso atrás en la tentación egoísta de mirar para adentro, de enrocarse, como si la autarquía fuera la respuesta a la globalización. El concepto de soberanía de los distintos estados europeos no puede seguir contemplándose con la solemnidad de hace trescientos años, como si nada hubiera pasado en el mundo. Por extensión, las pretensiones independentistas que se plantean en España tendrían que desplomarse solas, por el ridículo anacrónico que suponen, aunque eso sólo ocurrirá cuando se imponga la razón mayor de Europa ya que aquí jamás se dará un pacto de Estado que sirva para reorganizar el modelo autonómico. A partir de ahí, una vez que entendamos que los problemas de Europa sólo se solucionan con más Europa, se habrán de dar pasos decisivos para la unión real de todos los países. Unión política y unión fiscal efectiva, unos estados unidos europeos en los que todos estén obligados con las mismas reglas y todos estén amparados por la misma cobertura, sin primas de riesgo que separen cada vez más a los países. Esta unión a medias de la moneda común ya no da más de sí; esta unión política a medias hace años que está desbordada, por inútil, por insuficiente.

En Europa faltan líderes y sobran voceros nacionales y nacionalistas. Ésta de hoy no es la réplica de la visita ominosa de Hitler a Hendaya con el Caudillo español haciéndole los honores. Aquella tragedia, por fortuna, está muy lejos ya, pero el peligro de que Europa se caiga de la historia está más cerca que nunca.

La hora de la verdad
Editorial www.gaceta.es 6 Septiembre 2012

Todas las miradas están puestas hoy en la reunión del BCE. La expectación es alta, y más aún cuando el presidente de la institución, Mario Draghi, se volvió a comprometer esta misma semana a iniciar una ofensiva para contener la escalada de las primas de riesgo de España e Italia. Draghi defiende la compra de bonos a corto plazo como solución, aunque, eso sí, supeditadas a la petición formal de las ayudas por parte de los países. Una postura que ha ido calando poco a poco y que hoy sólo cuenta con la oposición de la canciller Angela Merkel, que, presionada por la oposición alemana y la de su propio partido, permanece enrocada en una posición firme de rigor fiscal que ya es cuestionada por la mayoría de sus socios europeos.

Hoy, también, llega Angela Merkel a España a negociar con Mariano Rajoy las condiciones del “maldito” rescate –aunque la cita se disfrace de encuentro empresarial hispanoalemán– que hay que solicitar para recibir la inyección del BCE. La canciller alemana viene a apretarnos las clavijas porque quiere tener todas las garantías de que sus bancos –los principales acreedores de España– cobren en el futuro el dinero que nos han prestado. Y ello supondrá, sin duda, una vuelta de tuerca a los ajustes. Algunos ya descuentan la congelación o, incluso, el recorte de las pensiones, pero lo que no debería demorar Rajoy es poner freno al despilfarro autonómico, porque mientras este continúe, los mercados no darán tregua y el balón de oxígeno del BCE se quedará en pan para hoy y hambre para mañana, y, además, condicionará las próximas emisiones de deuda, al forzar a nuestro país a emitir a plazos más cortos.

La crisis del euro es, se mire por donde se mire, una crisis política y, probablemente, su solución debería ser también política. Pero, hoy por hoy, el BCE es el único actor con capacidad suficiente para actuar y provocar un giro de 180 grados en la desconfianza de los inversores en el euro. El mero anuncio de una intervención por parte del BCE ya ha tenido un claro efecto en la evolución de las rentabilidades de los bonos españoles e italianos en los plazos más cortos. El 2 años español, que en julio llegó a dispararse al 7,1%, ha caído al entorno del 3,072%.

Los mercados descuentan que el BCE, en su reunión de hoy, realizará un recorte de tipos de al menos un cuarto de punto e introducirá mayor flexibilidad para que las entidades financieras tengan mayor acceso a la liquidez. Pero, siendo decisiones importantes, probablemente no lo son tanto como su plan de realizar una intervención ilimitada en el mercado de deuda para ayudar a países con altas primas de riesgo como España e Italia. La inflación, que era el pretexto para no actuar, se ha convertido en la excusa para convencer a Alemania de la bondad de la compra de bonos a corto plazo. Para que su acción no tenga un impacto en la inflación al aumentar la oferta monetaria en la Eurozona, el organismo efectuará una “compra esterilizada de bonos”, que consiste en drenar de otras partes del sistema monetario la misma cantidad de dinero destinada a adquirir deuda. De esta manera, el BCE evitará que los precios suban al contener la oferta de dinero en el mercado y poder cumplir con su obsesivo mandato único de situar la inflación en el umbral del 2%. Sea como fuere, bienvenida sea la ayuda. Sólo resta que Rajoy negocie bien para que la cesión de soberanía sea la mínima posible y se decida a calar el melón de la reforma del Estado de las Autonomías.

Rajoy, la democracia y Clint Eastwood
José Luis González Quirós. El Confidencial 6 Septiembre 2012

No hay demasiado riesgo de que nadie confunda a un registrador de Pontevedra con un tipo duro del Oeste que no ha tenido empacho en oficiar de bandido, de manera que comparar a Rajoy con Clint Eastwood puede parecer un ejercicio excesivamente barroco. Y, sin embargo, ambos personajes actúan en política y han ocupado recientemente las portadas de la prensa; Rajoy para declarar que ganará las elecciones de 2015, el gran director norteamericano para armar el taco en la convención republicana.

Tras leer las declaraciones de Rajoy, no queda claro qué razones puede tener para haber hecho semejante profecía, ni tampoco para especular con una cuestión tan extravagante; sin embargo, si se ve el vídeo del viejo Eastwood, se entiende perfectamente lo que opina de la democracia y lo que quiere decir a los americanos: que son ellos quienes mandan en su país y que al que no lo haga bien hay que ponerle en la calle.

¿Lo están haciendo bien los políticos españoles? Hay suficientes motivos para estar muy descontentos de cómo van las cosas, y es más que probable que los votantes del PP tengan motivos adicionales de disgusto. El Gobierno de Rajoy lleva nueve meses de ejercicio, y lo malo no es que tarden en aparecer los frutos, sino que nada indica que lo que los votantes del PP deseaban esté más cerca de suceder que en pleno zapaterismo. Están pasando cosas que cualquiera de ellos hubiera jurado que nunca ocurrirían: los impuestos no cesan de subir, la situación económica no se endereza, el Gobierno se dedica a defender intereses de unos y de otros -no los de todos- y, a guisa de guinda del indigesto pastel, se trata con deferencia inaudita a un personaje tan o más atrabiliario que De Juan Chaos, por cuya excarcelación hubo bastante más que palabras.

Dijo un líder ateniense que la libertad se basa en el coraje, en el valor, y que Atenas no existiría si no hubiese habido valientes para defenderla, porque su miedo a morir fue menor que el temor al deshonor y la vergüenza

¿Falla el Gobierno o falla también algo más? Si la democracia no está en su mejor momento en la estimación de los españoles no es porque se haya abusado de ella; es porque ha sido severamente limitada. El comité ejecutivo del PP ha salvado mínimamente su dignidad al suscitar un debate sobre la excarcelación de Bolinaga, un tema muy de fondo que no conseguirá orillar el interés cortoplacista de los que mandan, por ejemplo, el del ministro de Exteriores, siempre en racha de aciertos, que ha pretendido exigir a todos una lealtad equivocada reclamando el silencio de los corderos. Algunos pretenden reducir la democracia a una especie de coros y danzas regionales dedicados a amenizar las intervenciones de los líderes de ocasión.

Pues no, la democracia tiene que ver con lo que dice Clint Eastwood, con lo que también afirmó Pericles en un discurso que recoge Tucídides, y que temo no hayan leído los que tanto se preocupan de aparentar una unidad fingida sobre bases equívocas. Dijo el líder ateniense que la libertad se basa en el coraje, en el valor, y que Atenas no existiría si no hubiese habido valientes para defenderla, porque su miedo a morir fue menor que el temor al deshonor y la vergüenza. Aquí, que se sepa, no está en juego la vida de nadie, pero sí puede estar en juego la posición de muchos, y esos deberán demostrar el valor que la democracia merece y exige.

No se podrá criticar a la democracia porque algunos no se atrevan a jugarse el tipo, a defender los intereses de sus electores, sus ideas, el programa de un partido (PP) que ha sido abandonado a su suerte sin que nadie haya explicado nunca las razones, con el feble apoyo de los terminales más dóciles al decreciente poder de este Gobierno que se apresuran a hablar de maniobras del sector duro del PP, otra de las baratijas de la quincallería de izquierda que parecen haber comprado de saldo, como quien hace un gran hallazgo, tal vez el día que Jorge Fernández mantuvo una inaudita conversación de dos horas con el expresidente Zapatero.

No puede haber democracia sin responsabilidad, sin libertad, sin valentía, sin capacidad de oponerse a lo que, en privado, se admite que está rematadamente mal. Los órganos del PP tienen en su mano salvar a la democracia y a su partido, o consumar su perdición si se resignan a perpetuar las políticas estériles y cobardes del zapaterismo. Este Gobierno, asombrosamente, está desaprovechando de manera concienzuda la mayor oportunidad que la derecha ha tenido nunca en España, al dedicarse a hacer lo contrario de lo que habían dicho con la increíble excusa del realismo y las circunstancias. Rajoy está incumpliendo su programa electoral, su discurso de investidura, y cualquiera de los diputados de su grupo que así lo crea, y sin duda los hay, debería exigirle unas explicaciones que no parece en condiciones de dar, el consecuente cambio de rumbo, o la dimisión, sin necesidad de convocar elecciones, porque en esta democracia no elegimos a un presidente, sino a unos diputados que debieran hacer algo por justificar su existencia de forma más elocuente, mostrando la razón por la que han de ser cientos y no únicamente dos.
*José Luis González Quirós es analista político

La dinámica perversa de la deuda de España
Juan Laborda www.vozpopuli.com 6 Septiembre 2012

Todas las medidas económicas adoptadas por Rajoy y su ejecutivo no han hecho sino ahondar más la profunda crisis económica en la que estamos inmersos. Sin crecimiento económico en el horizonte de los próximos años, a cualquier carga financiera, la deuda de nuestro país es insostenible, y eso lo saben muy bien los mercados.

Lo que empezó siendo una brutal crisis de deuda privada, ignorada por los asesores económicos del actual y anterior ejecutivo, ha acabado transformándose en una crisis de deuda soberana. España ya no puede financiarse por sí sola en los mercados financieros. Al final habrá rescate completo.

Los últimos datos de la deuda de España
La deuda total de la economía española, la suma de valores distintos de acciones y el saldo vivo de préstamos, ascendía a finales del primer trimestre de 2012 a 4,3 billones de euros, o lo que es lo mismo, un 405% de nuestro PIB. Mientras que la deuda de las familias representaba a cierre de ese trimestre el 81% del PIB, los empréstitos de las sociedades no financieras y de las entidades financieras alcanzaban, respectivamente, el 134%, y el 110% del PIB. ¡La deuda de las administraciones públicas sólo representaba el 80% del PIB! El resto, sobre un 325% del PIB, es deuda privada.

Por lo tanto, la deuda que han adquirido todas las administraciones públicas tan sólo representa el 20% del total de lo exigido a la economía española. O lo que es lo mismo, el 80% restante ha sido adquirido por actores privados, siendo los bancos (con un 27%) y las empresas no financieras (con un 33%) los principales causantes.

De la crisis de deuda privada a la crisis de deuda soberana
En este blog estamos hartos de detallar que nos encontramos en una recesión de balances. En España la deuda del sector privado alcanza el 325% del PIB, y no se va a poder pagar. Como consecuencia, la banca española, que de manera irresponsable concedió dicha deuda, es insolvente.

En este contexto los sectores privados entran en una profunda recesión económica: las familias disminuyen el consumo y recuperan ahorro; las empresas no financieras no invierten, destruyen capital ya instalado, y despiden a trabajadores; y las entidades financieras cortan el grifo del crédito, en un contexto de incremento de la mora, y tratan de recapitalizarse a costa de los contribuyentes. Los ingresos públicos se hunden, aumenta el déficit público y se incrementa la deuda del Estado. La relación causa-efecto es del sector privado al sector público.

En una recesión de balances, además de intervenir el sistema bancario y reestructurar la deuda privada, como condiciones necesarias para salir de la crisis, la única herramienta de política económica que permite mantener la demanda es la política fiscal. Sin embargo se está implementando una política fiscal muy restrictiva. Nuestro crecimiento económico se hunde irremediablemente. Los especuladores atacan nuestra deuda y la carga financiera nos asfixia. Entramos en un círculo vicioso, infernal. Al final, la política económica implementada, expande aún más el déficit y la deuda pública. ¡De esta manera, se acaba de transformar una crisis de deuda privada en soberana!

Nuestra deuda externa
La deuda que desde nuestro país se debe a acreedores extranjeros (deuda externa bruta), a 31 de marzo de 2012, asciende a 1,1 billones de euros, cifra que representa cerca del 110% del PIB español. Esta cantidad significa el 25% de lo que debe el conjunto de la economía española. El resto sería deuda con acreedores españoles.

De todo ello, la parte de deuda pública con el extranjero representa únicamente el 24% del total de la deuda externa (252.315 millones de euros), mientras que todo el sector privado debe el 76% restante (801.809 millones de euros). En este caso, las entidades financieras también son las principales deudoras, con un 42% de la deuda externa española (447.133 millones de euros), mientras que las sociedades no financieras adeudan el 33% restante (352.151 millones) y las familias, apenas un 0,24%.

Así, según el Banco de España, los actores privados deben al extranjero una cantidad cercana al 82% del PIB español, en un momento de estancamiento de la economía y con casi 6 millones de personas en el paro. De ahí el nerviosismo del mercado internacional, ya que un posible impago de la deuda externa por parte de los deudores privados tendría efectos inmediatos también sobre los acreedores extranjeros.

Para conocer quién está detrás de las presiones extranjeras, debemos saber quiénes son los bancos internacionales acreedores de esa deuda. Según el informe publicado en marzo de 2011 por el Banco Internacional de Pagos (BIP), los bancos de Alemania poseían el 22% de la deuda externa neta. Les siguen los bancos de Francia con un 20%, los de los EEUU con un 17%, los de Gran Bretaña con el 14%, los de Italia con un 4% y los de otros países de la UE con un 16%. De ahí las llamadas de Merkel, Sarkozy, Hollande, Obama y de la Comisión Europea a los presidentes Zapatero y Rajoy para que priorizasen el pago de la deuda por encima de todo. Quienes llamaban no eran más que los "cobradores del frac".

En consecuencia, el riesgo de impago radica principalmente en el sector privado y no en el público. Siendo así, ¿por qué los acreedores españoles e internacionales están presionando al Gobierno para hacer reformas, recortes y privatizaciones, como si fuera precisamente en el sector público donde radicara la causa de todos los males? El hecho de que el Gobierno central se haya mostrado dispuesto a avalar y garantizar gran parte (por no decir la totalidad) de la deuda privada de los bancos ha supuesto que el mercado (es decir, los acreedores de la deuda española) hayan enfocado su presión sobre las finanzas públicas, para que estén más saneadas que nunca, por si finalmente el Estado tiene que salir al rescate de impagos de la banca privada española.

Al avalar deuda privada, implementar restricciones fiscales, promover bajadas salariales, España se encamina a una quiebra de deuda soberana. Según nuestras estimaciones, las necesidades de financiación de las administraciones públicas para el período 2012-2014 se situará alrededor de los 510.000 millones de euros, imposible de financiar en los momentos actuales.

Austeridad o restructuración de la deuda privada
Sólo hay dos procedimientos para restaurar la solvencia de nuestra deuda: o la austeridad, o se implementa una reestructuración ordenada de nuestras deudas. Si, tal como ha optado el gobierno Rajoy, dejamos todo a la austeridad, España saldrá de la actual crisis económica en 25 años.

En 2009 la deuda privada alcanzó, según mis cálculos, el 335% del PIB, récord histórico. En los dos últimos años sólo se ha reducido la deuda privada sobre PIB en un 11%. Siguiendo patrones históricos, la crisis no acabará hasta que no se recorte la deuda privada de manera substancial, y represente alrededor del 100% del PIB o incluso menos. En este caso España si finalmente opta por la austeridad y no por una reestructuración de su deuda privada, necesitará 25 años para salir de la crisis.

Como advierte Willem Buiter, "no tenemos mucha experiencia sobre la voluntad de los electores en tiempos de paz de soportar años de austeridad, crecimientos económicos negativos, y aumento del desempleo, pero eso es lo que se conseguirá, salvo que se opte por una reestructuración de la deuda, pública y privada".

El desgaste del PP
Román Cendoya www.gaceta.es 6 Septiembre 2012

Los dirigentes del Partido Popular están obsesionados con cerrar filas entre ellos por el caso Bolinaga. Son tan endogámicos que creen que en el pensamiento y en el discurso único se solventan todos sus errores.

Mientras se ocupan de ellos mismos y sus justificaciones, crecen el desencanto y el enfado entre los votantes. El problema de los dirigentes del Partido Popular es que sus militantes y votantes tienen muchos más principios políticos y morales que ellos mismos. La partitocracia genera estas castas políticas en las que la mercadotecnia sustituye a los principios.

Nunca Rajoy se imaginó que la excarcelación de Bolinaga le iba a generar mucho más desgaste político que subir el IRPF o el IVA. Él y su equipo siguen sin entender que sus votantes están resignados al saqueo de sus rentas, pero que jamás van a renunciar a sus valores y principios. Los políticos –con honrosas excepciones–, a base de repetir que ellos también son ciudadanos, han llegado a creerse que los ciudadanos somos como ellos. Pues no. La ciudadanía tiene valores, principios e ideología. Todo lo contrario que los aprietabotones que callan para que nadie les quite su puesto en las listas. Tragar para comer.

Como la política es una práctica irresponsable, los que viven de ella siempre buscan una justificación para sus errores. El desgaste no viene por lo que Mayor Oreja haya o no declarado. El desgaste, el cabreo de los votantes, viene por el hecho político de conceder el tercer grado a Bolinaga. No sé quién es el estúpido que como eje de comunicación ha largado eso de “el Gobierno está cumpliendo la ley”. Faltaría más.

¿Entonces los cien presos que han muerto en las cárceles son cien incumplimientos de la ley por parte del Gobierno? La pregunta que deben responder es por qué el ministro del Interior concedió el tercer grado a Bolinaga.

Algún día no muy lejano los españoles seremos "sirvientes" de los actuales inmigrantes
Francisco Rubiales Periodista Digital 6 Septiembre 2012

Los españoles valemos poco, menos que la mayoría de los pueblos del mundo. Nos hemos deteriorado tanto y nos hemos debilitado hasta tal extremo que pronto seremos los sirvientes de los actuales inmigrantes, mucho más fuertes, preparados, competitivos y esforzados que los decadentes y degradados hijos de España.

¿Puede un español actual, acostumbrado a depender del Estado y a vivir de las subvenciones, competir con un africano que ha abandonado su tribu, cruzado el Sahara y abordado una peligrosa patera para realizar su sueño en España? ¿Puede uno de nuestros jóvenes desempleados, adictos al botellón y a la paga de sus padres competir con un chino que está dispuesto a trabajar dia y noche para alcanzar la prosperidad? ¿Qué puede hacer un español habituado al desempleo y a los subsidios frente a un latinoamericano que ha abandonado a su familia y atravesado el océano para ganar unos euros, enviarlos a los suyos y seguir esforzándose hasta el infinito por un puñado de monedas? ¿Pueden nuestros políticos, educados en el seno de partidos políticos casi mafiosos, verticales, autoritarios, corporativos, corrompidos hasta la médula, habituados al peloteo del jefe, el despilfarro y los privilegios, comparase como otros líderes esforzados del mundo emergente, que han tenido que demostrar que son los mejores para alcanzar el poder?

Desgraciadamente, muchos hijos de la España actual están tan podridos, acobardados y debilitados que han sido conquistados por la vagancia y son presas de la vida fácil, lo que les ha llevado a perder toda potencia y competitividad y a no tener otro destino que servir a otros pueblos más fuertes y esforzados, como camareros, payasos, cuidadores o empleados de hogar.

Dicen que nuestros jóvenes son la generación mejor preparada de la Historia de España, pero es una mentira inventada por los políticos para esconder su fracaso como formadores y educadores del pueblo, al que han embrutecido para gobernarlos mejor, acostumbrado a la vagancia, la molicie y la dependencia del Estado, un cóctel que hace de las personas carne de esclavos y gente sin capacidad de rebeldía, esfuerzo y sacrificio. La prueba está en que apenas el 10 por ciento de los jóvenes condenados al desempleo optan por abandonar el hogar de sus padres o abuelos, en los que viven mantenidos como auténticos vagos, para emigrar en busca de trabajo. La mayoría prefiere vegetar, disfrutar del alcohol, de la droga y de las largas noches de fiesta, acompañados por otros muchos fracasados.

Si fueran chinos, africanos o latinoamericanos, hace ya mucho tiempo que habrían salido a conquistar los espacios y derechos que la pobre España, degradada por sus políticos, les niega, perpetrando así una de las mayores injusticias de la historia de nuestra nación.

España está invadida por elementos negativos que son incapaces de entender cómo funciona el mundo actual: políticos que prometen crear puestos de trabajo ignorando u ocultando que no son los políticos sino los empresarios los únicos que saben y pueden crear riqueza; sindicalistas habituados al dinero público fácil, que hablan de derechos, de protección y de subvenciones, sin recordar al pueblo que el mundo actual está dominado por el esfuerzo , la austeridad y el sacrificio; padres cobardes que no se atreven a mirar a sus hijos a los ojos, cuando llegan en la madrugada, para no verlos borrachos o atiborrados de drogas; legiosnes de educadores que han perdido la batalla de la dignidad en las universidades, institutos y escuelas, donde han abandonado el esfuerzo y el sacrificio, sustituyéndolos por el buenismo y por una educación propia de esclavos acobardados y dependientes del poder.

Ningún recorte impuesto por Europa, ninguna subida de impuestos decretada por el gobierno, ningún ajuste fiscal ni medida alguna que salga de la actual España podrá detener el desastre porque el desastre somos nosotros, empezando por nuestros políticos, ineptos, corruptos y decadentes, siguiendo por nuestras instituciones antidemocráticas y abusivas, finalizando por un Estado enfermo de obesidad mórbida, incosteable porque está plagado de parásitos con carné de partido, y por una sociedad infectada por la cobardía y el miedo, incapaz de rebelarse ante la injusticia, de realizar con valentía los esfuerzos que la historia le demanda y de corregir la ruta indigna de una España que está siendo conducida por sus miserables líderes políticos hasta el matadero de la Historia.

Ni una sola de las medidas adoptadas contra la crisis o de los recortes que padece la sociedad está orientado para resolver el verdadero problema, que es ético. Ninguna medida esta dirigida contra los corruptos, ni contra los parásitos, ni contra los que se enriquecen con dinero público a costa de los demás, ni contra la inflación de políticos, ni contra la baja estofa de la clase dirigente, ni contra la decadencia. No hay regeneración, sino simples parches inútiles. Nadie ha tocado la esencia del drama, que es la clase política y sus aliados financieros y empresariales, un núcleo poderoso que controla el país, pero tan deteriorado moralmente que derrama sobre España su injusticia, su egoísmo, su arrogancia, su arbitrariedad, su indecente impunidad y otros vicios que terminan por corromperlo todo.

Voto en Blanco

Atentado en Quebec
Los otros secesionistas
Cristina Losada Libertad Digital 6 Septiembre 2012

Como para desmentir que los nacionalismos son propios de países que aún no tomaron el tren de la modernidad, heridos por tensiones seculares, paralizados por deficientes sistemas políticos, tenemos el caso de Quebec. Acaba de regresar a la actualidad por un atentado contra el Partido Quebequés, partidario de la secesión, que ha causado un muerto y un herido. Los datos de urgencia apuntan a que fue un solo individuo el que disparó contra los seguidores de Pauline Marois, la líder del PQ, cuando celebraban su victoria en los comicios. Se trataría, de confirmarse, del primer caso de terrorismo anglófono en la provincia canadiense. Del otro terror, el francófono y secesionista, hubo en los años sesenta y setenta. Su desaparición no condujo, sin embargo, a la decadencia del separatismo en Quebec. La mística nacionalista y sus fantasías comunitarias son plantas persistentes.

Canadá, una democracia asentada, un país rico y tranquilo, distante años luz de un escenario como el balcánico, se despertó, sorprendido, a la violencia nacionalista en 1963, cuando estalló una bomba en un barrio inglés de Montreal. Michael Ignatieff, intelectual y político canadiense, ha escrito que aquella explosión supuso "el principio del fin de una cierta idea de Canadá". Desarboló la feliz idea de que era una comunidad política que había conseguido elevarse por encima de los tribalismos y que representaba un ejemplo de convivencia. Los años posteriores vieron algo que en España conocemos bien: la imposibilidad de contentar a los que no quieren contentarse. Los esfuerzos para que Quebec se sintiera a gusto en Canadá no redujeron las ansias secesionistas. Ni las aplacaría el hecho, que nos resulta familiar, de que el Estado canadiense fuera el más descentralizado del mundo. Qué puede la racionalidad contra el sentimiento.

De Quebec se han ocupado, y mucho, nuestros nacionalistas, siempre en busca de modelos a imitar. Por ejemplo, el lingüístico. También allí hay policía que persigue y multa a los tenderos. Sí, en el avanzado Canadá se permite tal abuso. A los que no participamos de esa religión secular que es el nacionalismo, el arraigo del secesionismo quebequés viene a echarnos un jarro de agua fría. Estábamos equivocados al pensar que el cosmopolitismo, la democracia o la prosperidad eran antídotos eficaces contra el hechizo del imaginario nacionalista. Y erramos igualmente cuando, ofuscados por "el espejismo de la isla", por citar de nuevo a Julián Marías, creemos que la persistencia del secesionismo en España es una lacra exclusiva, sólo atribuible a nuestros muy singulares defectos.

‘Rebeldes del swing’
Antonio Robles www.vozbvn.com 6 Septiembre 2012

Ahora que se acerca un nuevo aquelarre por la secesión con la disculpa de otro 11 de septiembre, sería interesante ver una película que desvele por analogías tantos comportamientos totalitarios que se producen hoy en Cataluña y pasan desapercibidos o confundidos con un canto a la libertad nacional.

La escuela, los medios públicos de comunicación, los lugares comunes y un sinfín de populismos insufribles, como el déficit fiscal con España, están creando una atmósfera de creencias introducidas a través de la manipulación de los sentimientos, que ha fanatizado a miles de personas.

La presión del grupo está haciendo estragos. No es que abunden los malvados, es que los buenos han renunciado a parecerlo. Callan, aturdidos por el ruido de las evidencias. Su silencio ha envalentonado los más bajos instintos; y azuzados por el egoísmo fiscal, repiten argumentos reaccionarios con la seguridad de que nadie les afeará la fechoría.

Todos están en el aquelarre haciendo lo mismo. No hay cámaras, parecen pensar, ya es posible robar sin que nadie se entere. Falta de grandeza, flaqueza moral, un asco de naturaleza humana. Son ya tres décadas de adoctrinamiento. Y se nota el olor a cloaca.

En Cataluña ya no rige la máxima de la ilustración: atrévete a pensar, sino el de “España nos roba”. Un gran pensamiento. Triste legado.

Cuando el odio llega, ya es demasiado tarde. En las postrimerías de la Alemania de los años 30, los chicos swing se negaban a unirse a la organización juvenil nazi. Preferían la música y el baile swing, una modalidad de jazz que se estaba convirtiendo en un antídoto contra los rebaños nazis.

Les invito a ver esta película de libertad, fanatismo y rebeldía. Rebeldes del swing es una película ambientada en los años 30 en la Alemania nacionalsocialista. Vean el progreso de destrucción de la personalidad de los adolescentes alemanes por los nazis. Piensen por qué en Cataluña más de dos millones de niños, nacidos de padres de fuera de Cataluña ahora ya adolescentes y adultos, permanecen callados ante el desprecio de su cultura original, o aborrecen a España directamente. Eso no es natural, eso se construye. La película nos da alguna pista de cómo se consigue.

No hace falta explicar nada. Sólo hay que abrir los ojos y mirar alrededor. Quizás esté rodada en nuestros días, muy cerca de nosotros sin habernos dado cuenta.

Antonio Robles es profesor y ex diputado autonómico

Cataluña
La Generalidad mantendrá otro curso más la inmersión escolar pese a que los tribunales la han declarado ilegal
El Gobierno autonómico persiste en su desafío al Estado de Derecho, y los alumnos de los centros públicos seguirán sin recibir una sola asignatura en español ante la pasividad del Gobierno y de los propios tribunales.
Redacción www.vozbcn.com  4 Septiembre 2012

La consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), ha presentado este martes las líneas maestras del nuevo curso escolar que empieza el próximo 12 de septiembre. Como era previsible, el Gobierno autonómico seguirá sin cumplir las múltiples sentencias de los tribunales que ordenan restablecer el bilingüismo en las escuelas públicas de Cataluña.

Así lo ha confirmado la propia Rigau en la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo autonómico. Preguntada por LA VOZ DE BARCELONA, la consejera ha insistido en defender que la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán “se ajusta al marco legal que Cataluña aprobó” (en referencia a la Ley de Educación de Cataluña, que, sin embargo, quedó afectada por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto) y ha destacado que desde la Consejería ya se han dado “las explicaciones y los informes de cumplimiento” de las sentencias. “Seguiremos en la misma línea”, ha reiterado.

Incapaz de citar un solo colegio que imparta una asignatura en español
La máxima responsable del sistema educativo autonómico ha subrayado que los tribunales otorgan a la Generalidad la potestad para establecer la proporción de uso de las dos lenguas oficiales (castellano y catalán), pero ha olvidado que las mismas resoluciones judiciales establecen un límite: ambas lenguas deben ser vehiculares y deben ser utilizadas ‘de forma proporcional y equitativa’.

Rigau también ha asegurado que “las dos lenguas están presentes” en el sistema educativo autonómico, pero ha sido incapaz de citar un solo colegio público de Cataluña en el que el castellano sea la lengua vehicular de una materia (con excepción de la asignatura de lengua española).

Inacción del Gobierno
La Generalidad mantiene de esta forma su desafío al Estado de derecho. El propio presidente autonómico, Artur Mas, ha señalado en diversas ocasiones que la inmersión es una “línea roja” que no permitirá que se cruce por muchas “sentencias, resoluciones” y “todo lo que se quiera”.

De esta forma, los alumnos de los colegios públicos y concertados seguirán sin poder recibir su educación en las dos lenguas oficiales de Cataluña y propias de la mayoría de los catalanes durante este curso. Mientras tanto, y de forma inaudita, ni los tribunales ni el Gobierno se atreven a tomar medidas para restablecer la legalidad en esta Comunidad.

30.000 alumnos más y 3.000 profesores menos
Este curso comenzará en la Comunidad con 1.551.937 alumnos (29.725 más que el anterior), de los que 1.293.167 serán alumnos presenciales en 4.650 centros educativos (entre los que se cuentan 1.374 colegios concertados; el 30% del total y 53 menos que hace un año). El número de profesores se reducirá en 3.092, hasta alcanzar los 63.932 maestros en los centros públicos de Cataluña.

Esta reducción de las dotaciones de personal docente se debe a que 1.783 jubilaciones no se cubrirán y 1.309 interinos pasarán a ser sustitutos. A pesar de ello, la consejera ha garantizado que se mantendrá la calidad de la enseñanza, ya que los profesores impartirán una hora más de clase a la semana (de 24 a 25 horas en Primaria y de 19 a 20 en Secundaria).

Los ajustes presupuestarios también han supuesto un aumento del número de estudiantes por aula. El 24,3% de las aulas de P3, el 17,8% de las de Infantil, y el 14,2% de las de Primaria tendrán más de 25 alumnos. Mientras que el 31,5% de las clases de Secundaria tendrán más de 30 alumnos.

Además, este curso un 71% de los institutos públicos realizarán jornada compactada (sin clases por la tarde) después de solicitarlo durante el curso anterior, una medida con la que la Generalidad prevé ahorrar cuatro millones de euros sólo en becas para el comedor.

Hasta tres euros diarios por llevar la fiambrera de casa
Una de las medidas más polémicas es la cuota de hasta tres euros diarios que las escuelas cobrarán en concepto de servicio de limpieza, uso de los electrodomésticos y vigilancia, a los alumnos que lleven la comida de casa para evitar el coste del comedor escolar, que está establecido en un máximo de 6,2 euros diarios.

Rigau ha destacado el impulso de la FP dual, el incremento del número de horas de matemáticas en Secundaria y el fomento de las actitudes emprendedoras, “unas medidas que han de hacer posible no solo escolarizar, sino poder educar y mejorar el éxito escolar“, ha señalado Rigau, que mantiene que el objetivo es que en 2018 el fracaso escolar sea igual o inferior al 15%, frente al 21,5% del curso 2010-2011.

El despilfarro del día
Cataluña subvenciona también este año el cine en catalán y occitano-aranés
La Generalidad acaba de hacer públicas varias convocatorias cuyo fin es la producción y distribución del cine realizado en Cataluña.
Pablo Molina Libertad Digital 6 Septiembre 2012

Las penurias financieras que atraviesa la comunidad catalana no son obstáculo para que la Generalidad siga subvencionando el cine producido en Cataluña. En este caso se trata de tres convocatorias distintas cuyo montante excederá los 2,5 millones de euros previstos, puesto que la cuantía de las subvenciones a los largometrajes para televisión, incluidas en este paquete, se fijan en un porcentaje sobre el presupuesto de la película.

En primer lugar, el Instituto Catalán de las Empresas Culturales va a repartir 2 millones de euros entre las distribuidoras catalanas de cine que difundan sus obras cinematográficas en el resto del territorio español. También se han convocado subvenciones por un total de 450.000 euros en el presente ejercicio para largometrajes de animación producidos en Cataluña con destino a las pantallas de televisión. Finalmente, otra línea de ayudas públicas irá destinada a subvencionar la producción de largometrajes destinados a la televisión. En este último caso, aquellas películas rodadas "en lengua catalana u occitana variante aranesa" recibirán hasta 120.000 euros por largometraje, mientras que las realizadas en cualquier otra lengua sólo podrán percibir un máximo de 90.000 euros.

El Instituto Catalán de las Empresas Culturales, dependiente de la Generalidad, cuenta entre sus principales objetivos "fomentar el desarrollo de las empresas de la cultura, ayudar a su implantación y apoyar las iniciativas empresariales de producción y promoción de obras culturales en el ámbito territorial catalán, tanto en lo referente a su consumo interior como a su exportación, difusión y promoción en circuitos internacionales".

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El doble rasero (I)
José Clemente La Razón 6 Septiembre 2012

La Junta de Andalucía formada por la coalición social-comunista ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy mil millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para hacer frente a sus deudas, que son más y de mayor calado de lo que sostienen sus integrantes. Como bien recordarán, a mediados del pasado mes de agosto la Comunitat Valenciana y Murcia se acogían a las ayudas de ese fondo habilitado especialmente para las comunidades autónomas en dificultades y, obligadas algunas de ellas, como Cataluña, a hacer frente a pagos urgentes de nóminas, conciertos y proveedores para evitar el colapso y la consiguiente intervención del Estado.

Cuando eso ocurrió hace apenas tres semanas, los socialistas pusieron el grito en el cielo porque la Región se acogiera a ese plan, y tiempo les faltó para pedir la comparecencia cuando no la dimisión de Valcárcel por recurrir al «rescate», una palabra con tantos significados como individuos puedan pronunciarla. Ahora, cuando Andalucía recurre al FLA con una petición tres veces mayor a la de Murcia y similar a la del dinero «distraído» por los altos cargos de la Junta en putas y cocaína, el «rescate» de hace tres semanas ya no es «rescate», sino medidas circunstanciales. Buena ocurrencia, sino fuera por lo lamentable del asunto, para justificar ese doble rasero que tan hábilmente maneja la izquierda.

Si lo pide Valcárcel es un «rescate» en toda regla porque la Región se hunde, pero si lo hacen y en mayor cantidad Artur Mas y José Antonio Griñán se trata sólo de no perder ese tren, no porque Cataluña y Andalucía estén en práctica bancarrota. Es más, no sólo recurren a la doble moral sino que emplean el mismo discurso. Mas dice que los 5.000 millones solicitados es parte del dinero que no retorna a los catalanes, mientras que Griñán asevera que esos mil millones reclamados son de los andaluces.

Que desorientados andan en el PSOE cuando hoy se proclaman «radicales y antisistema» (Guerra dixit) y, a renglón seguido, recurren al nacionalismo más trasnochado. Eso por hablar del trato semántico desigual en el asunto del FLA, pero podemos hacerlo de muchas otras cosas que en Andalucía no son nada y en Murcia poco menos que la génesis del Apocalipsis. En esta tierra, por aprobar un paquete de medidas de contención del gasto se agredió a altos dirigentes del PP, se atacó con saña al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz, se bombardeo, hasta con excrementos, la casa del presidente de los murcianos, se insultó a sus hijas y, lo que es peor, se miró para otro lado por parte de los responsables de seguridad, cuando no se «perdieron» pistas y pruebas sin apenas mala intención. ¿O no será que esos responsables, hoy a la cabeza del PSRM-PSOE, unos, y colaboradores necesarios, otros,prefirieron, sin aviesa intención «off course», que se distrajeran pruebas sustanciales y/o determinantes en todos esos casos?

Pues bien, que calladito estaba ese sátrapa «asaltamercados» Juan Manuel Sánchez Gordillo cuando se «distraían» esos mil millones de los ERE, la misma cantidad que ahora demandan, y que calladito está cuando su partido acude al «rescate» para evitar el cierre de Andalucía. Debe ser que la culpa es los fascistas y ricachones que están en política para llevárselo crudo, irse de fulanas y esnifar tantas rayas como kilómetros tienen las carreteras de esa pobre comunidad. Pero cuando se trata de la izquierda sólo son simples circunstancias, esa palabra vacía de sentido, como decía Mariano José de Larra, con que trata el hombre de descargar en seres ideales la responsabilidad de sus desatinos.

La deriva secesionista.
Fermín Bocos Periodista Digital 6 Septiembre 2012

MADRID, 5 (OTR/PRESS)

En la India nadie se sorprende por la llegada del monzón. Es una cita anual ineluctable, engorrosa, incómoda, en ocasiones, incluso trágica -las lluvias todo lo anegan y desbordan- pero al ser inevitable, las gentes se han acostumbrado a soportarlo sabedores de que, al final, siempre escampa.

Algo parecido venía ocurriendo con la berrea independentista de los nacionalistas catalanes en los aledaños del "11 de Septembre". La letra siempre era la misma: Cataluña es una nación sin Estado que quiere la independencia. Año tras años, la liturgia alrededor del monumento a Rafael de Casanova (partidario del pretendiente austriaco a la Corona de España que acabó en manos de los franceses Borbones), se repetía: subía la música, crecían los insultos y silbidos de los "maulets" de la "Esquerra a todos los políticos que iban a depositar el correspondiente ramo de flores, los periodistas tomaban nota, TV3 ofrecía una programación especial y la prensa del resto de España se escandalizaba ante la pasividad de las autoridades locales. Dos o tres días después, escampaba y se olvidaba lo ocurrido en la "Diada".

Este año las cosas han cambiado. Convergencia Democrática, el partido que gobierna en Cataluña, ha hecho suyo el discurso y las formas públicas de ERC. Aunque el presidente Artur Mas no acudirá a la manifestación que reclama la independencia, su partido, CiU, por primera vez en 23 años, si participará en el acto. Al tiempo que con una mano exigen un concierto fiscal a la carta y piden al "ominoso Gobierno de Madrid" un anticipo (120 millones) para llegar a octubre, con la otra levantan la "senyera" en dirección opuesta al mandato de la Constitución que en 1978 fue aprobada por la mayoría de los catalanes. Es un juego muy arriesgado. Peligroso, incluso porque España no está ahora para este tipo de juegos burgueses. Tengo para mí que el ciudadano Mariano Rajoy, como presidente del Gobierno, debería decir algo acerca de esta crecida de la deriva secesionista.

La mala fe de un juez y la mentira de unos ministros
EDITORIAL Libertad Digital 6 Septiembre 2012

Impecable y demoledor. Así cabe calificar el escrito con el que la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha recurrido la libertad condicional concedida por el juez de Vigilancia, José Luis de Castro, al etarra enfermo de cáncer Iosu Uribetxebarria Bolinaga, asesino de tres guardias civiles y secuestrador de José Antonio Ortega Lara.

El Ministerio Fiscal empieza por acusar al juez De Castro de vulnerar garantías esenciales del procedimiento por no haberle trasladado el informe de los facultativos que examinaron al recluso, ni antes ni después de emitir el dictamen judicial. Tambien acusa al juez de "deslealtad" y "mala fe" por trasladarse a ver al preso y a los facultativos sin notificarlo al Ministerio Fiscal hasta el día siguiente, lo que también privó a éste de la posibilidad de intervenir en las diligencias

Pero al margen de estas "irregularidades procesales", ciertamente de bulto, por las que pide la nulidad de pleno derecho de las actuaciones, la Fiscalía también reclama, en caso de que se rechace dicha nulidad, la denegación de la concesión de libertad condicional por aplicación indebida del artículo 92.3. y no cumplirse los requisitos exigidos por la ley, tales como el de estar el recluso en fase terminal, haberse arrepentido públicamente de su actividad terrorista o haber brindado ayuda a la lucha contra el terrorismo.

Si la actuación del juez ha resultado bochornosa, tanto en la forma como en el fondo del asunto, no menos vergonzoso resulta el papel desempeñado por el Gobierno: el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que hace escasamente unos días defendía la concesión del tercer grado al sanguinario etarra como si de un imperativo legal se tratara ,y porque "no somos como ellos", ha corrido este miércoles a alinearse con el fiscal sobre la base de que éste "debe estar siempre presente en todas y cada una de las actuaciones". La falacia de Gallardón no se limita, sin embargo, a ceñirse exclusivamente a las "irregularidades procesales" que denuncia la Fiscalía, también reluce cuando señala que la Fiscalía establece "la legalidad de las medidas adoptadas por el Ministerio del Interior", ya que en dicho escrito se "diferencian perfectamente cuáles son los requisitos que hacen falta para adquirir el tercer grado y cuáles son los requisitos distintos que son necesarios para la excarcelación".

Nadie, sin embargo, ha acusado de ilegalidad al Gobierno por conceder el tercer grado a Bolinaga. De lo que muchos le hemos acusado, y lo seguimos haciendo, es de mentir por decir que la ley le obligaba a ello. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, sabía que faltaba a la verdad cuando dijo que el Gobierno prevaricaría si no concedía el tercer grado a Bolinaga; como lo sabia también Ruiz Gallardon cuando aseguró que el Gobierno, al concedérselo, no hacía otra cosa que cumplir con lo que obligaba la ley. Y ambos lo sabían porque saben mejor que nadie que el artículo 104.4 del Reglamento Penitenciario permite pero en modo alguno obliga a Instituciones Penitenciarias a conceder el tercer grado a enfermos como Bolinaga.

Como bien ha señalado en su escrito, el fiscal "difícilmente podría" recurrir la concesión del tercer grado, teniendo en cuenta la enfermedad del recluso y la voluntad del Gobierno de concedérselo. Cosa distinta, efectivamente, es la concesión de la libertad condicional, que supone la total excarcelación, y que exige no solo la previa obtención del tercer grado, sino que la enfermedad del recluso esté en fase terminal o se haya el sujeto arrepentido o colaborado con la Justicia, requisitos ciertamente distintos y que no cumple el asesino de tres guardias civiles y cruel secuestrador de Ortega Lara.

Jorge Fernández Díaz y la neolengua terrorista
Javier Montilla www.lavozlibre.com 6 Septiembre 2012
Periodista y escritor

Querido Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior,

¡Qué actuación tuviste el pasado lunes en el Comité de Dirección del PP diciendo aquello de que ETA estaba derrotada! No me lo podía creer. Tuve que frotarme los ojos y pellizcarme en un par de ocasiones para comprobar que había escuchado perfectamente y no era fruto de mi malicia innata. Mis siervos fieles de Bildu-Sortu-Batasuna-Amaiur están a punto de obtener el poder en las elecciones vascas, como te dijo el insurgente de Mayor Oreja, y tú vas diciendo que ETA está derrotada. Pero Jorge, si ETA no se arrepiente de nada y no renunciará a nada hasta conseguir la independencia. Hasta a mí me cuesta trabajo que no entendáis que mientras se le consienta todo, seguirá y seguirá hasta lograr su propósito, aunque para ello tenga que seguir con la coacción, el chantaje, la intimidación y el nepotismo. En fin, compruebo con verdadera devoción que mi neolengua va calando.

Te confieso que la forma que tienes de disfrazar la realidad para que la gente comulgue con ruedas de molino, me recuerda en cierto modo a Winston Smith, el protagonista de 1984, la novela de George Orwell. Supongo que recuerdas que Smith trabajaba en ese ministerio que se llamaba Ministerio de La Verdad. Nunca un Ministerio cuyo fin sea la propaganda tendrá un mejor nombre. Allí Smith dedicaba sus horas a reescribir los libros de historia y los diarios antiguos para adaptar los hechos del pasado a los intereses circunstanciales de su gobierno. Oséase, que en las guerras que habían acontecido se cambiaban los países enemigos o el resultado final de las mismas en un sentido u otro según los intereses del gobierno de turno. Pero no bastaba sólo con esto. Todos los libros y artículos debían tener como requisito estar escritos en neolengua. Es decir, crear una forma de expresarse como un arma ideológica. Así que entenderás que mis enemigos piensen que la derrota de ETA no es tal derrota porque, en verdad, es una concesión y una cesión a sus reivindicaciones. Y la paz no es tal paz porque nunca ha habido una guerra, sino un comportamiento fascistoide en el que algunos defendían sus argumentos a golpe de gatillo y otros recibían los disparos. Eres sabio, Jorge. La neolengua que estás utilizando para justificar la política antiterrorista la has convertido en una auténtica profesión. Sabes muy bien que es la más poderosa arma de control del pensamiento y la estás utilizando de manera sistemática y meditada. No te arrepientas. Estás haciéndolo muy bien. Es el mismo argumentario utilizado por el PSOE durante los últimos ocho años. El Gobierno está haciendo lo que tiene que hacer y va a hacer lo que está haciendo. Puro lenguaje orwelliano.

Te alabo tu actitud, querido Jorge, pero supongo que eres consciente que nunca vas a gustar a todo el mundo. Hay algunos a los que les cuesta creer que el mismo gobierno que durante la etapa Zapatero se opuso furibundamente a cualquier vía de negociación o beneficio penitenciario con los asesinos de ETA y no dudaba en decir que traicionaba a los muertos, sea el mismo que conceda el tercer grado a un terrorista condenado a más de 200 años por secuestro y por tres asesinatos. Un terrorista que ni ha colaborado con la justicia, ni se ha arrepentido de sus crímenes, ni ha abandonado la violencia y, ni mucho menos, ha pedido perdón a sus víctimas. Yo nunca lo hubiera hecho mejor. Pero como reproche, déjame decirte que tienes que andar con pies de plomo y hacer las cosas mucho más pensadas y con una estética más plausible, aunque sólo sea para cuidar nuestra imagen.

La imagen es muy importante, querido Jorge. Ya le dije a Zapatero que nos jugábamos mucho en aquella reunión que mantuvisteis nada más acceder tú al cargo. Por cierto, ¿te convenció de las virtudes de la Vía Nanclares creada por mi adorado Rubalcaba? ¿Te mencionó aquello de que para culminar la hoja de ruta era necesario crear unas aulas dirigidas a la educación de los terroristas en valores de convivencia y otras memeces en pos de una supuesta reinserción? ¿Te convenció con aquello de que hay una ETA mala y otra ETA buena a la que hay que reinsertar? La respuesta me la dio el Gara, días después, querido Jorge. Escuchar al órgano oficial de ETA bendecir el plan llevado a cabo por Mariano, era la prueba evidente de que estábamos haciendo bien las cosas. ¡Qué orgulloso estoy de ti! Zapatero y Rubalcaba empezaron el proceso y estaban muy orgullosos. Pero Mariano y tú pasaréis a la historia por culminarlo. Eso sí Jorge. Ten cuidado, porque el próximo sábado las hordas de las víctimas del terrorismo se te van a presentar a protestar en la puerta de tu Ministerio. Y ahí tu papel es fundamental. No en vano, tienes que intentar convencerles de que ese Partido Popular, al que creyeron y al que apoyaron, no es hoy una caricatura hecha carne que ha traicionado a sus votantes. ¡Menudo papelón!

Siempre a tu disposición, Belcebú.



Recortes de Prensa   Página Inicial