AGLI Recortes de Prensa  Jueves 18 Octubre 2012

El rescate político de España
José Luis González Quirós El Confidencial 18 Octubre 2012

Parece que Rajoy podría solicitar un rescate virtual de la economía española, pero nuestra situación es tan débil y equívoca que no se sabe si será una buena o una mala noticia. Lo que, por contraste, resulta muy cierto, es que ese rescate supone una constatación evidente de fracaso político, una verdad amarga que muchos se resisten a reconocer. En consecuencia, lo que España necesita inaplazablemente es un rescate político, y es obvio que nadie va a rescatarnos, como no lo hagamos nosotros mismos. Una España débil, sin horizonte y sin posibilidades de competir en ningún mercado, es buena noticia para nuestros rivales.

Por grandes que sean, y lo son, las dificultades del entorno, el disparate de un sistema político disfuncional, ineficiente, confuso, redundante, populista, manirroto y corrupto ya no puede ocultarse. Pese a los ingentes recursos que se invierten en hermosear las apariencias, la mayoría de españoles son conscientes de que hacen falta reformas de fondo para salvar la libertad, la democracia y la unidad de la Nación, bienes que están en peligro de consuno, y no por causas muy distintas.

Que los políticos tiendan a gastar más de lo necesario será algo inevitable mientras los ciudadanos no sean plenamente conscientes de que son ellos quienes pagan el festín. Ahora empezamos a caer en la cuenta, cuando el IVA se dispara, los impuestos ahogan, los servicios se restringen y el crédito se agota en pagar los intereses de la ingente deuda causada por excesos absurdos y estériles, salvo para los bolsillos de quienes han obtenido pingües comisiones en cualquiera de los miles de Escoriales que hemos levantado. La moral distraída de los partidos es un componente estructural de todo populismo. La falta de rigor en explicar a los ciudadanos que no hay ni realidades ni derechos sin esfuerzo, sin sacrificio, ha abonado una mentalidad pedigüeña del electorado, que ahora ya es estéril, porque el crédito, que no era ni gratuito ni inagotable, se ha acabado. Hace falta ser un mago irresponsable y demagógico, como lo es Artur Mas, para ocultar el despilfarro tras los supuestos anhelos de independencia del pueblo catalán, pero ese recurso no va a estar disponible para todos.

Hace falta ser un mago irresponsable y demagógico, como lo es Artur Mas, para ocultar el despilfarro tras los supuestos anhelos de independencia del pueblo catalán, pero ese recurso no va a estar disponible para todos.

La austeridad forzada en que estamos entrando va a exigir el despliegue de mensajes políticos menos demagógicos, va a dar la oportunidad de que surja y se valore esa nueva aristocracia del esfuerzo de la que hablaba Ortega en 1911, hace ya más de un siglo. Puesto que se acaba la rentabilidad de las promesas, es hora de abrir paso a una política más realista y más decente. La pendiente por la que nos venimos deslizando, sin ningún intento serio de impedirlo, desde 2004, nos ha colocado ya en una situación que exige un cambio histórico. No tiene nada extraordinario, por otra parte, que se haya de reformar una Constitución aprobada hace ya casi 35 años, y que no ha sido votada por ningún español que no sea cincuentón.

La causa de nuestro desastre económico reside fundamentalmente en nuestro deficiente sistema político, una realidad que pudo ocultarse durante épocas más dignas, y gracias a la abundancia de ingresos fiscales a consecuencia del dinero barato. La sociedad española no es capaz de sostener un sistema tan barroco, espeso, opaco e ineficaz.

La cosa se agrava, además, por la reticencia de los partidos a una democratización que permita escoger líderes atractivos, decentes y con una economía transparente. Nuestro intrincadísimo tinglado público, en el plano estatal, autonómico, municipal, junto con miles de empresas públicas, podría hundir economías bastante más boyantes que la nuestra, y logrará reducirnos a la absoluta miseria si no nos aprestamos a recortarlo de manera drástica e inteligente. Esto no podrá hacerse mientras el funcionamiento de partidos no se corrija, aunque bastarían reformas bastantes simples para lograrlo.

Del mismo modo que podremos encontrar una oportunidad para el rigor y la exigencia en la imposibilidad de aumentar las deudas, la libertad política también debería dar un gran paso adelante para estar en condiciones de afrontar adecuadamente el desafío secesionista de los nacionalistas catalanes, una gravísima amenaza que solo se desactivará de manera adecuada y definitiva con más y mejor democracia, cortando de raíz los sistemas de manipulación que se ejercen en Cataluña, pero que abundan también en el resto de España.

El exceso de autocomplacencia de los partidos y su absoluta falta de autocrítica, están en la raíz de las causas que ahogan a los españoles e impiden su bienestar, amenazan con romper la unidad de España, con llevarse por delante a la Corona, y hundirnos en abismos de los que nunca se sale mejor que antes. Estamos, todavía, a tiempo de rescatarnos, pero hacen falta políticos valientes, que se tomen la democracia y la libertad en serio, algo que no abundará entre quienes sean capaces de conformarse con cobrar sueldos y dietas para refugiarse irresponsablemente en el yo no he sido.

José Luis González Quirós es analista político

La crisis de la Educación
La letra con doctrina entra
José Bastida Libertad Digital 18 Octubre 2012

Españolito que vienes al mundo, la escuela autonómica ha de helarte el corazón. Estudiante que amas el saber y la cultura humanística occidental, la casta profesoral anquilosada y sectaria, afecta al patético izquierdismo, te condenará a la frustración académica y al fracaso intelectual, porque tu búsqueda de la excelencia será un tiempo perdido.

Son letanías de una nación que hace tiempo se engañó a sí misma y se volvió a la tribu como ámbito propicio para conjurar la realidad desde el adoctrinamiento escolar y social. Los treinta y cinco años de "restauración borbónica" nos han dejado esta democracia mórbida, llena de clanes políticos, oligopolios, castas ideológicas, banderías autonómicas de toda laya... y lo peor de todo: un sistema educativo de monopolio público endogámico y manipulador que ha forjado un imaginario colectivo en las nuevas generaciones basado en la nadería del relativismo materialista, la mediocridad académica y el neopaganismo de las costumbres como valor absoluto.

Los enseñantes, formados en el marxismo de Gramsci, bien instalados y mejor retribuidos con nuestros impuestos, discípulos de la sociología de Bordieu y el feminismo de Simone de Beauvoir, han creado unas nuevas generaciones muy dóciles y ahormadas en los frívolos principios de la progresía: anticapitalismo de café y gintonic (botellón "las más noches", los ninis); pensamiento oenegero y de subvención; maniqueísmo político (ellos, los de izquierdas, son los buenos y los demás, fachas); en definitiva, una clase socialdemócrata que valora el mundo y la realidad como una reducción a la fórmula de que el Estado pague todos los gastos.
Temarios disparatados

Este desolador panorama es una consecuencia de los disparatados temarios que estudian nuestros educandos. Como ejemplos destacados y ya convertidos en leyendas negras de España se encuentran las disciplinas de Historia y Lengua Española. El desprecio por la verdad histórica es delirante. Porque ¿cómo podemos vivir soportando tanto tiempo la minimización e incluso la apología del comunismo que se hace en la escuela? La mayor industria criminal de la humanidad se presenta a los estudiantes como una alternativa social; incluso se jalea su iconografía: el asesino Che Guevara, que firmaba como Stalin II, es un símbolo para decenas de miles de jóvenes víctimas de la Logse.

En cuanto a la lengua, la situación ya es sociopatológica. ¿Cómo se puede aguantar por más tiempo el atropello a los derechos lingüísticos de los ciudadanos que quieren escolarizar a sus hijos en español, sin menosprecio del aprendizaje de las lenguas vernáculas? Es un derecho inalienable, natural, que se conculca de forma alevosa y continuada en todas las comunidades con dos lenguas oficiales. Como el lenguaje es pensamiento y "mi mundo se acaba allí donde acaba mi lenguaje" (Wittgenstein), las castas políticas y educativas nacionalistas utilizan la lengua como arma revolucionaria y de control social, en la más siniestra tradición marxista. En las comunidades bilingües, la presión nacionalista en los colegios e institutos se hace angustiosa hasta límites intolerables. La tentación totalitaria de muchos docentes llega al extremo de que la asignatura de Lengua Española (la llaman castellana para minimizarla) se da en lengua vernácula. Ni esa disciplina académica respetan... Los casos son incontables. La inspección del Estado ni está ni se le espera. ¿Cómo se puede construir una sociedad próspera y libre con tanto inquisidor e ingeniero social?

La falsaria antropología marxista (la letra con sangre y doctrina entra) se ha instalado en nuestras escuelas públicas para que las izquierdas y el nacionalismo vendan las nuevas generaciones como "las mejor preparadas de la historia". Pero la realidad es muy tozuda: España obtiene resultados muy mediocres en el informe PISA de eficiencia educativa y gasta mucho más que los países que lideran el estudio. Por tanto, el problema no es una cuestión de dinero ni de tímidos recortes, sino de este frívolo sistema pedagógico que aboca al fracaso y el abandono escolares, así como al desinterés del alumno por aprender e instruirse.

La dictadura silenciosa de castas y tribus nacionalistas sume a la sociedad en un miedo no exento de cobardía. Y la cobardía es la antesala de la crueldad (Montaigne). El sistema se convierte en cruel porque la masa es dócil y manipulable por la abrumadora propaganda de lo progre y políticamente correcto. Y las guerras las ganan los maestros de escuela (Petain). Así, los padres y los ciudadanos en general se sienten desamparados; porque frente a este paisaje de carcundia progre no hay un discurso cívico que acabe con la apologética y reivindique la mayéutica: el despliegue de la libertad individual. Han triunfado la vulgaridad académica y el pensamiento insolente.

El modelo sueco
Estos son los hechos. La crisis estructural en la que está sumida España se superará si se empieza reformando el sistema educativo, liberándolo de la atadura del Estado. La profunda crisis que sufrió Suecia en los años 90 del siglo pasado se superó con un cambio radical en toda la estructura educativa socialdemócrata del país. Suecia dio voz y protagonismo a la sociedad civil para que ésta tuviese el control de la enseñanza en todos los niveles, empezando por la instauración del cheque escolar: los ciudadanos tenemos derecho a poder educar a nuestros hijos según nuestro ideario vital y, por tanto, el Estado nos debe devolver el dinero que dedicamos de nuestros impuestos a educación si optamos por alternativas escolares no públicas. No somos el cajero automático de políticos ni de castas profesorales endogámicas y doctrinarias.

Con este planteamiento, la sociedad sueca inició su recuperación económica y regeneración social. La reforma de la educación fue el cambio más radical y de mayores consecuencias en la transformación del viejo Estado. Los profesionales de la docencia aprovecharon las nuevas posibilidades que ofrecía la regeneración y en poco tiempo Suecia se llenó de las llamadas escuelas libres o independientes. Ahí tenemos un modelo a seguir.

En España no sabemos cuándo acabará esta pesadilla, porque mientras no devolvamos a la sociedad civil, es decir, al individuo y a la familia, el control de la educación no saldremos de esta zozobra. Queda todo por hacer. En primer lugar, hay que abrir el debate de la privatización y el cheque escolar, porque aquí no existe la enseñanza privada: sólo hay pública y concertada (subvencionada). Mientras no afrontemos este reto educativo, la nación seguirá desangrándose entre la politiquería y la astenia social.

El maldito embrollo europeo
Martín Prieto La Razón 18 Octubre 2012

La primera mitad del siglo XX fue un lago de sangre, luego derramada en todos los continentes, a causa de los nacionalismos europeos, empezando por el serbio (apoyado por el ruso) y el austrohúngaro, secundado por Alemania. En la primavera de 1951, con el subcontinente aún repleto de escombros y las catedrales desmochadas, un puñado de hombres singulares que habían leído «La paz perpetua» de Emanuelle Kant propiciaron la Comunidad Europea del Carbón y del Acero colocando la piedra sillar de la actual UE: Robert Shuman, Jean Monet (ministro francés de Asuntos Exteriores) y los democratacristianos Alcide de Gásperi, italiano, y el anciano alemán Konrad Adenauer, un maestro de escuela.

La idea era sencilla para tiempos difíciles y por ello prosperó: con la tecnología de entonces si se controlaba la producción de acero y carbón se yugulaba el armamentismo expansivo. Kant elucubraba sobre una federación europea en la senda del continentalismo de Carlomagno pero nunca pudo prever que naciones que han conformado la Historia de la Humanidad se quieran federalizar por implosión con lo que la Unión Europea será un cesto de cerezas con el rabito tirando unas de otras. Escocia se unió a Gran Bretaña por un pacto que como tal se puede denunciar.

En las antípodas de lo que pueden alegar los independentistas catalanes, vascos o gallegos, pero su referéndum da alas a los sociópatas que quieren vivir solos en claro espíritu antieuropeísta aunque presuman de lo contrario. Triunfantes en Amberes los flamencos secesionistas tienen elecciones generales en 2014 (coincidiendo con la consulta escocesa) y si se produce la constelación de los astros despertará la Padania italiana, los corsos, los normandos y hasta los prusianos. El camino de regreso de la UE hacia los regionalismos más estrechos de frente en una crisis letal peor que la financiera internacional. La paz no es ausencia de guerra sino de conflicto y, así las cosas, no se comprende el Nobel que nos han concedido. Los citados padres de Europa no se hubieran levantado de sus tumbas para recogerlo en Oslo y bailar el vals.

España y la política virtual
Gabriela Bustelo www.gaceta.es 18 Octubre 2012

La mejor información nos llega por la prensa internacional

El gran Berlanga contaba a menudo que la censura le aguzó el ingenio y coincidía con los críticos cinematográficos en admitir que sus mejores películas fueron las que hizo en tiempos de Franco. Al llegar la democracia Berlanga cayó en la astracanada vulgar que desembocaría en una prescindible París Tombuctú. La restricción le había hecho desarrollar su arma más letal, el humor, en forma de brillantes metáforas, unas sutiles y otras tan evidentes que pasaban inadvertidas.

Estos días en que España tiene asombrado al mundo con sus circunloquios económicos, cabe preguntarse si no estaremos todos afectados por un maleficio que nos obliga a hablar en una sucesión de metáforas tan creativas como las del maestro Berlanga. “¿Un rescate virtual?”, se preguntan atónitos los economistas de Financial Times y Wall Street Journal. De nuevo, la mejor información sobre los planes económicos de nuestro Gobierno nos llega por la prensa internacional, en este caso dos diarios económicos punteros. Ambos citan literalmente las declaraciones de un miembro del equipo económico del Gobierno español, que el martes asombró a propios y extraños al asegurar que la línea de crédito no es fundamental, sino circunstancial, por lo que podría incluso considerarse una operación de tipo virtual.

Apenas unas horas antes la prensa internacional se hacía eco de la amenaza de Artur Mas de internacionalizar el conflicto catalán, pese a que la Unión Europea ha expresado claramente que no intervendrá en un problema de índole nacional si España no lo solicita oficialmente. Mas emplea ahora como argumento el referéndum sobre la independencia escocesa del Reino Unido, que tendrá lugar en otoño de 2014. Mientras nuestros funcionarios económicos hablan en Bruselas de rescates virtuales, nuestros políticos autonómicos se pasean por el mundo amenazando con dinamitar la unidad española. La economía italiana tampoco logra levantar cabeza, pero Mario Monti no habla de rescates virtuales, sino haber emprendido una “guerra económica”, literalmente, para salvar a su país de la recesión. La crisis mundial se debe a la contaminación de las finanzas por la política.

Los líderes que han sabido actuar con realismo son los que han salvado a sus pueblos. Por desgracia, no es nuestro caso. Este Gobierno parece decidido a salir del paso a base de evasivas, indirectas, rodeos y perífrasis. Del mismo modo que Berlanga empleaba la imaginación para sortear la censura franquista, nuestro Gobierno parece una máquina de metáforas, a cual más excéntrica que la de la semana anterior. Pero hay una diferencia crucial. Luis Berlanga era un director de cine cuya materia prima era la ficción. Mariano Rajoy es el presidente de una nación que ha sido víctima de la mentira y la traición durante décadas. Para salvarse, España debe huir de la ficción como de la quema. Aquí nada es virtual. Todo (la crisis imparable, el presupuesto desequilibrado, el déficit monstruoso) es real. Dramáticamente real.

La "bronca" del rey a Rajoy por las palabras valientes y justas de Wert es antidemocrática e inconstitucional
Francisco Rubiales Periodista Digital 18 Octubre 2012

Muchos españoles coincidimos esta vez con Federico Jimenez Losantos en considerar "penosa, antidemocrática y rabiosamente anticonstitucional" la bronca del rey Juan Carlos a Mariano Rajoy, durante el desfile del 12 de octubre, por las palabras del ministro Wert, probablemente las más decentes, certeras y valientes pronunciadas por un miembro del gobierno español sobre el drama catalán desde la muerte de Franco.

Bajo el titulo La Corona pierde la cabeza y en el blog que tiene en Libertad Digital, Federico Jiménez Losantos califica de "penosa, antidemocrática y rabiosamente anticonstitucional" la bronca del Rey a Mariano Rajoy por las palabras pronunciadas por el ministro José Ignacio Wert, que dijo que los niños catalanes deberían ser "españolizados" para que sientan el mismo orgullo por ser españoles que por ser catalanes..

Lo que duele a Losantos, más que la actitud del Rey -comprensible, según él, "por el desgaste propio de los años, el peso de su oscura fortuna o las malas compañías, íntimas cuanto onerosas"- ha sido la actitud del Príncipe Felipe al respecto, una "reedición en papel cuché del Príncipe de Asturias del tomo en rústica de su padre".

Para el periodista, el heredero sigue "la torcida senda de su padre, que se resume en halagar a la izquierda y el separatismo mientras se preocupa de silenciar a la derecha nacional", lo que le lleva a señalar que, de seguir por ese camino, "esta Corona no merece la Jefatura del Estado".

Los primeros sondeos revelan que muchos españoles piensan que la bronca a Rajoy del monarca es lamentable y reflejo tanto de la confusión que domina a la clase política española como a su escaso conocimiento y apego a la democracia. Es probable que, para millones de españoles exista más dignidad y decencia en las palabras del ministro Wert que en las cobardías, silencios y connivencias de todos los partidos políticos españoles con el nacionalismo catalán. El rey ha guardado un incomprensible silencio y se ha mantenido al margen, desde 1978, de muchas tragedias y dramas de España, lo que hace sorprendente su intervención contra un ministro que es el primero que emite un diagnóstico preciso, valiente y sin complejos de la desvergüenza del nacionalismo catalán y de la impunidad con la que sus líderes han actuado contra España, durante décadas. El rey nunca habló cuando los políticos catalanes se vanagloriaban de haber "catalanizado" la enseñanza en Cataluña, ni alzó la voz para defender a los niños catalanes que no podían estudiar en castellano, ni a los comerciantes que eran marginados y multados por rotular en español sus comercios o cuando se penalizaba a los que no sabían catalán en oposiciones y concursos públicos de la Generalitat.

El ministro Wert fue justo y certero cuando habló de la necesidad es "españolizar" a los niños catalanes, explicando a continuación que "españolizar" significa lograr que se sintieran tan orgullosos de ser españoles como catalanes. Las palabras del ministro rompen por fortuna con una sucia y lamentable tradición de la clase política española, que ha sido cobarde, complaciente y hasta, probablemente, traidora a los intereses de España en su tratamiento y relaciones con el nacionalismo catalán, al que le han consentido todo tipo de abusos y desmanes, desde corrupciones merecedoras de juicio hasta violaciones de la Constitución y de los derechos humanos fundamentales, sin olvidar el impune incumplimiento de sentencias de los más altos tribunales del Estado.

Si el rey está en contra de la sentencia emitida por Wert, ¿Quien está con la Constitución en este país?

Voto en Blanco

Del desastre del 10 a la aldea catalana
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 18 Octubre 2012

Las secuencias históricas tienen la recurrente manía de repetirse en las sociedades que olvidan su pasado. Cuando la Restauración alcanzó su máximo grado de ineficacia dando lugar al Desastre del 98, a finales del siglo XIX, inició un declive que duró dos decenios largos hasta desembocar en tal grado de impopularidad que propició la dictadura del general Primo de Rivera; bien acogida socialmente en un principio. De esa dictadura coronada, por la anuencia del rey Alfonso XIII, se pasó a la II República cuando agotó su crédito popular empezando por los intelectuales. De ahí a otro levantamiento militar fallido y la consiguiente Guerra Civil de tan infausto recuerdo. Después, los cuarenta años de Franco y, por fin, mediante una modélica transición pacífica, al régimen actual de democracia parlamentaria con Juan Carlos I al frente.

Crisis de confianza
Ya en aquel lejano 1.898, los escasos españoles ilustrados en comparación con los actuales, cayeron en una gran depresión anímica y fueron extendiendo la idea del desastre español en amplias capas de la sociedad hasta llevar a su inmensa mayoría a una crisis general de confianza a todos los niveles.

La pela es la pela
También entonces, de la mano de incipientes fuerzas nacionalistas independentistas, algunas regiones españolas, como Cataluña y las Vascongadas, iniciaron una deriva centrífuga tratando de huir del previsible desastre español. La historia económica nos enseña que mientras tuvieron a mano sus potentes industrias las enormes posibilidades de los mercados coloniales, en el doble sentido de importación de materias primas baratas y exportación de productos manufacturados exentos de aranceles, estuvieron sumamente gustosas en la, hasta ese momento, imperial España.

La historia siempre vuelve
Y ahora, con todos los matices que se quieran según realidades, visiones e ideologías, estamos en lo mismo. En 2.010, mediante el disparatado, calamitoso y dos veces votado gobierno socialista de Zapatero, el sistema político y social nacido en aquella Transición española que dio origen a la constitución de 1.978, alcanzó también su máximo grado de nepotismo, corrupción, ineficacia e ineficiencia originando un descontento popular que ha ido degenerando en progresión geométrica hasta nuestros días. Por medio, el canto del cisne que supuso el triunfo mayoritario del PP de Rajoy en las generales de finales de 2.011.

Como ya hemos reiterado en este blog, si Zapatero fue quien nos estoqueó, Rajoy se está encargando de recetarnos la puntilla. Aquél heredó, en condiciones trágicas todavía no bien aclaradas, un país medianamente rico y envidia de Europa, con todas las críticas oportunistas que ahora queramos hacerle al legado económico de Aznar; y dejó el país en una ruina galopante tras siete años de mandato. Tales circunstancias, le obligaron a unas elecciones anticipadas tras gobernar a la postre contra su confesa utopía socialista.

Rajoy, que llegó a representar durante todo el 2.011 la esperanza blanca de una gran parte de la sociedad española, falló desde el instante mismo de ganar por mayoría absoluta al faltarle el coraje y el sentido de estado de dirigirse a la nación diciendo claramente la tremenda situación heredada y los enormes sacrificios que habría que afrontar para salir adelante, incluso a costa de quemarse personalmente en el empeño. Inexplicablemente para muchos, se escondió dedicándose a dar bandazos. Y ahora ya sabemos por qué. Pondrá siempre sus intereses partidistas a los de España y los españoles. Primero fue el interés por preservar sus intereses políticos en las elecciones andaluzas con unas medidas fiscales muy alejadas de su electorado natural y con el retraso adrede de la presentación de los presupuestos de este año. Y ahora es la demora en solicitar el descontado rescate por no perjudicar los intereses de su partido en las próximas elecciones, principalmente las gallegas. Le da igual que la situación económica general se deteriore a pasos agigantados o que la confianza de los españoles en sus dirigentes caiga a su nivel más bajo desde tiempo inmemorial.

La aldea catalana
Desde mi admiración por los valores del pueblo catalán, podría entender que quisieran hacer de Barcelona y Cataluña el faro de Europa en cultura, en cuestiones sociales, convivencia, ocio, deporte, industria, economía, etc., liderando España. Como de alguna manera tuvieron posibilidades de intentarlo hasta hace veinte años. Pero lo que no puedo entender es que prefieran y luchen por encerrarse en sus fronteras regionales haciendo de Cataluña una aldea con su minoritario idioma en España y en el mundo, sus cien mil normas pueblerinas y su endogamia nacionalista con Mas de monigote, los Pujol muñendo y otros burgueses y socialistas ilustres como Maragall de corifeos.

Cuando en Europa se ejerce la supresión de fronteras y se habla de unificar casi todos los resortes del poder económico y político, los independentistas se empeñan en hacer de esa hermosa y admirable tierra una aldea. La falta de grandeza e inteligencia siempre es lamentable. Los catalanes de cualquier tendencia pagarán la factura de su escasa visión de futuro. Esperemos que no, el resto de españoles.

El riesgo nacional
La historia está para analizarla y sacar conclusiones, y la España actual se parece demasiado a la de primeros del siglo XX en muchos aspectos. Y el futuro llega inexorablemente; solo que ahora más rápido por los avances culturales y en comunicación popular que nos diferencian de entonces. El paro, la desconfianza social en el sistema, el descontento generalizado, los intentos de huida de las ratas ante la inminente zozobra, la falta de estadistas, el mal ejemplo de los mediocres y paniaguados como garrapatas en el Estado, y la singular crisis económica española propiciada por unos y otros, al margen de la mundial, nos perfilan un futuro negro e imprevisible.

Mientras, me reitero en que los millones de ciudadanos que mantenemos el tinglado atracados por tan variopintos como expropiantes impuestos de estéril destino, nos mereceríamos algo mejor. Lo peor, como tras el 98, es que nos sea indiferente quién eche a la chusma que nos asola.

El plan secreto para los funcionarios que no verá la luz
S. McCoy El Confidencial 18 Octubre 2012

No son buenos tiempos para el funcionariado en España. Buena parte del pato de la elefantiasis pública la están pagando trabajadores de las distintas administraciones llegados a su puesto por oposición. Ajustes, plazas amortizadas, presión. Si a ello se une la mitificación más o menos razonable de su falta de desempeño -las generalizaciones son malas y hacen que paguen justos por pecadores- y la confusión, en muchos casos, de roles con el personal laboral nombrado a dedo y el interino reconvertido, el resultado es la percepción de sus malas noticias como buenas por una parte importante de la sociedad española. Será injusto pero es real.

El político de turno, no ajeno a las 'demandas' del votante y constreñido por la precariedad presupuestaria, está llevando a cabo un proceso de castigo recurrente a las condiciones laborales de los funcionarios, equiparando de este modo su realidad a la del sector privado donde los despidos y los recortes salariales están a la orden del día. La introducción de criterios profesionales en la evaluación del desempeño y el establecimiento de unos límites a la existencia sine die de todo lo deficitario -ya era hora- está afectando a un colectivo poco acostumbrado a los sobresaltos en el pasado más reciente. Adiós a la estabilidad y la seguridad.

Sin embargo la verdadera revolución en la que está trabajando el Gobierno para los trabajadores públicos -y que difícilmente verá la luz, al menos mientras la cuestión regional se encuentre en la enrevesada coyuntura actual- no afecta ni a los salarios, ni a las cuantías a percibir en caso de baja, ni al control del absentismo o la eliminación de los moscosos. Qué va. Tiene mucha más profundidad y alcance ya que busca equiparar las distintas categorías profesionales en todo el territorio nacional, con independencia del lugar donde el empleado realice su tarea, sea ayuntamiento, diputación, comunidad, estado u órgano administrativo perteneciente a cualquiera de ellos.

En definitiva se trataría de establecer una habilitación única para cada una de las funciones demandadas que viniera acompañada de una uniformidad salarial, de modo tal que un policía local de Pozuelo de Alarcón perciba el mismo esquema remuneratorio que otro de La Roda, Almería o Sallent de Gallego. Y así con cada colectivo público. De este modo, arguyen desde el gobierno, se les podría dotar de una flexibilidad inexistente hasta ahora que lleva a postergar determinadas decisiones de ahorro de gasto condicionadas a qué hacer con los funcionarios adscritos (caso de los parques móviles, por ejemplo: quitamos los coches y... ¿los chóferes? Otra cosa es que ese desempeño haya o no de ser funcionarial a partir de ahora). Y permitiría fomentar tanto la movilidad geográfica como funcional. Y es que uno de los problemas a los que actualmente se enfrentan los distintos Gobiernos a la hora de gestionar estas plantillas es que carecen de los resortes para poder destinar los recursos allá donde son necesarios, arguyen, lo que genera situaciones paradójicas de oferta y demanda excesivas a la vez.

Como tantas otras cosas en España suena a una idea de innegable bondad teórica pero de imposible ejecución práctica ya que obligaría a una renuncia de control de su personal de los distintos reinos de taifas nacionales, al cierre de un mecanismo de diferenciación salarial tradicionalmente usado como arma electoral, al establecimiento de una suerte de mercado único administrativo cuando el privado es una quimera, a unas oposiciones globales en las que nadie pueda meter mano y así sucesivamente. Eso por no hablar de la imposibilidad de planteamiento, en la tesitura actual, a vascos y catalanes, por citar los ejemplos más evidentes. Pero, dicho esto, siendo como es que se está caminando desde las más altas instancias en esta dirección, nadie puede negar que la reivindicación de dejar el tacticismo y poner las luces largas encuentra en esta propuesta su máxima expresión. Otra cosa es que llegue a algún lado, que va a ser que no. En fin, una pena. Otra más. con minúscula.

Bosch (PP) compara la elección de lengua con estudiar matemáticas o no
El consejero de Educación de Baleares defiende que su modelo lingústico da derecho a los padres a elegir en qué lengua quieren que estudien sus hijos
 www.lavozlibre.com 18 Octubre 2012

Madrid.- El consejero de Educación del Gobierno de Baleares, Rafael Bosch (PP), acudió este martes al debate de ‘El gato al agua’ (Intereconomía) y defendió su modelo lingüístico, pese a las críticas y denuncias de varios padres, que insisten en que, pese a que fue una promesa electoral de José Ramón Bauzá, sigue habiendo institutos que no permiten la escolarización en castellano.

“No vamos a cambiar la inercia de 15 años en 15 meses, pero en Baleares hay un sistema bilingüe. Es la primera vez en que el PP da el derecho a los padres a elegir la primera lengua de las dos que va a aprender. No estudiar una y estudiar la otra como si fuera una lengua extranjera”, dijo Rafael Bosch, defendiendo el modelo valenciano y gallego frente al vasco y navarro, “que segrega a los alumnos en función de la lengua vehicular que elijan”.

Pero el consejero de Educación balear, que abusó de evasivas y de falta de concreción durante toda la entrevista, utilizó un mal ejemplo para defender su modelo, al comparar la elección de lengua con decidir estudiar o no matemáticas. “No se puede optar por aprender una de las dos lenguas igual que no se puede optar por aprender matemáticas o no”, afirmó.

'La Vanguardia' elimina una encuesta en la que la mayoría se sienten españoles y catalanes
El enlace hacia la información lleva a una página vacía
 www.lavozlibre.com 18 Octubre 2012

Madrid.- El diario barcelonés 'La Vanguardia' ha eliminado de la Red una encuesta en la que se aseguraba que la doble identidad gana terreno. Encargado por el propio periódico, el sondeo realizado por Fedback daba como resultado que como primer grupo lo conformaba el 37,3% de los catalanes se consideraba tanto catalán como español en contra el 27,1% que sólo se siente catalán.

La noticia era eliminada poco después de ser publicada en la página web de 'La Vanguardia'. Sin embargo, el buscador Google conserva todavía el enlace, por lo que en el historial del mismo sigue apareciendo. El enlace, eso sí, lleva a una página vacía. Bajo el título 'La identidad mixta recupera espacio', la información recogía los resultados del sondeo en plena ola independentista.

Según la encuesta, el 37,3% de los catalanes se identifica como catalán y español, el 27,1% se siente solo catalán, el 24,7% se siente más catalán que español, el 4,9% se considera más español que catalán y un 4,2% se siente únicamente español.

Tras conocer los resultados, 'La Vanguardia' decidía darle un pequeño espacio entre sus páginas de papel, completando así el sondeo sobre intención de voto, viabilidad de la independencia y el referéndum. Sin embargo, poco después optaba por eliminar la información de manera completa, en base a su línea editorial favorable en estos momentos a la secesión.

Un caso parecido al protagonizado este pasado martes por el digital e-noticies, que omitía las palabras en las que el jugador Andrés Iniesta reconocía que se sentía tanto catalán como español. La eliminación de este tipo de noticias corresponde a una campaña mediática catalana con la que se intentan avalar las ideas secesionistas de Artur Mas.

SEPARATISMO
Siete millones de niños y jóvenes en España estudian en sus libros escolares una Historia diferente, según la Comunidad donde vivan
JUANJO ARMAS Minuto Digital 18 Octubre 2012

Desde Atapuerca a la Constitución española, desde el descubrimiento de América a la Transición, muchos manuales eliminan o transforman sus contenidos para congraciarse con los gobiernos autonómicos.

De la prehistoria a la Transición, de la extensión de las lenguas a los sentimientos deportivos, nada se resiste a la adaptación localista de los contenidos de los libros escolares con los que siete millones de niños y jóvenes estudian en España. La diferencia se ensalza, lo que une y acerca se reduce o desaparece. Es el escándalo silencioso que, curso tras curso, va minando la unidad educativa de España. Las principales editoriales se prestan a esta manipulación.

Un joven de 16 años de Bilbao puede concluir sus estudios sin que en sus libros hayan mencionado la Constitución española, la figura del Rey, los símbolos del país al que pertenece o las protestas contra el terrorismo de ETA. También es frecuente que se le oculte la existencia de los yacimientos cercanos de Atapuerca y Altamira, el Camino de Santiago y la participación de los vascos en el descubrimiento de América.

A menos de 100 kilómetros, un chico de Santander puede que nunca se entere de la primera vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano, o de que la industrialización de España se produjo a través del puerto de Bilbao.

En Barcelona, un joven puede rebuscar en su libro el Siglo de Oro y no hallarlo. O interesarse por los Juegos Olímpicos del 92, el mayor acontecimiento internacional y deportivo celebrado en su ciudad, y solo encontrar que ‘fueron el punto álgido en la reconstrucción nacional [de Cataluña]‘. De la lluvia de medallas y del oro que España logró en fútbol en el Camp Nou, ni una palabra. Pero sí un extenso ejercicio para la asignatura de Lengua catalana con la simulación, por parte del alumno, de la retransmisión radiofónica de la final de la Copa del Mundo entre Brasil y Cataluña.

En otro extremo de España, una chica de Huelva estudiará la Guerra Civil como si se tratara de una invasión de Andalucía por parte de fuerzas de ocupación y, simultáneamente, un niño de La Coruña leerá en su manual de Lengua que en Cáceres el gallego no goza de protección.

El resultado es una abismal fragmentación educativa, un puzzle de libros de texto que no encajan entre sí: conocimientos diferenciados, sentimientos de agravios entre Comunidades Autónomas, odio hacia lo español, imposibilidad para compartir un mismo sistema escolar y universitario y dificultad para converger dentro de un mismo mercado laboral.

Un trabajo de investigación ha analizado los diferentes manuales de las 17 CCAA. El resultado pone al descubierto graves deficiencias. La Constitución, la estructura del Estado, el sistema democrático, la Transición, el terrorismo de ETA… desaparecen o se modifican en libros escolares de las más importantes editoriales.

Aunque el Ministerio de Educación regula las materias a incluir en los 50 millones de libros anuales de Primaria, Secundaria y Bachillerato, no establece la extensión que ha de dárseles. Así, sucede que a Lady Di se le dedique en un manual de Cataluña cuatro fotografías, mientras que la Constitución se despache en dos breves menciones. O que un mismo libro de Historia reemplace para el País Vasco el navío colombino La Vizcaína, con bandera de Castilla, por la de un acto promocional de Chocolates Valor en San Sebastián.

Aunque las competencias de la enseñanza están transferidas a las Comunidades Autónomas, el Ministerio, por medio de la Dirección General de Cooperación Territorial y Alta Inspección, tiene como misión comprobar que los contenidos se ajustan a los reales decretos sobre materias mínimas.

La Constitución
El conocimiento de la Carta Magna es obligatorio en 4º de ESO. Así lo establece el Real Decreto 1631/2006, publicado el 5 de enero de 2007. La Transición política y configuración del Estado democrático en España aparece como uno de los capítulos del temario escolar. El apartado sexto de los criterios de evaluación de ese Real Decreto incluye la Constitución de 1978. Pero el contenido de algunos libros de texto difiere de lo establecido por el Ministerio.

La editorial Santillana incluye la Constitución en su libro de Historia de 4º de ESO, para alumnos de 16 años. Dos páginas con ilustraciones del Preámbulo, los siete ponentes de la Carta Magna e, incluso, una viñeta del dibujante Forges. De un tronco común con los colores de la bandera de España nacen frutos con las banderas autonómicas.

Las dos páginas dedicadas a la Constitución desaparecen de la edición destinada a los estudiantes del País Vasco, incluida la proclamación de la soberanía de la Nación española y el dibujo del propio Forges, colaborador habitual del grupo Prisa, a cuyo conglomerado pertenece Santillana.

En Cataluña, una de las editoriales con mayor presencia en los pupitres escolares es La Galera, perteneciente al grupo Enciclopèdia Catalana. Su libro de Historia de 4º de ESO dedica una página completa al estudio de los grafiti, con ejercicios extraescolares incluidos. También se explaya en el género de la entrevista con cuatro fotografías de una llorosa Lady Di ante las cámaras de televisión. Pero a la Constitución española sólo se le dedican dos escasas referencias. Entre las 28 actividades que se le proponen a los alumnos en ese capítulo se incluye descifrar las siglas SEAT, buscar información sobre las marcas catalanas Derbi, Bultaco y Montesa y sobre el movimiento de la Nova Cançó. De la Constitución, ni palabra.

El Rey
El libro de 4º de ESO de Historia de Santillana ilustra el capítulo España: del franquismo a la democracia con una fotografía del Rey Juan Carlos I, acompañado por la Reina y el Príncipe, firmando la Constitución en el estrado del Congreso de los Diputados. El pie de foto hace referencia al consenso y al espíritu democrático de todas las fuerzas políticas que la hicieron posible.

Sin embargo, esta no es la imagen que ilustra el mismo libro en el País Vasco. El título del capítulo es idéntico, pero la fotografía del Rey ha sido sustituida por la de una eufórica Aitana Sánchez-Gijón en el Festival de Cine de San Sebastián. El pie es todavía más sorprendente: ‘La primera edición contó con la presencia, entre otros, de Luis Mariano, Carmen Sevilla y Marujita Díaz’. También se extiende sobre la celebración de ‘concursos de tiro y festejos taurinos’. El texto se esfuerza en justificar que el Festival ‘refleja, en cierta medida, numerosos episodios de nuestra historia más cercana’.

La sustitución de la figura del Rey y la del Congreso de los Diputados no es excepcional en ese libro de Santillana. Se repite en su manual de Ética de 4º de ESO. El capítulo ‘¿Quién tiene autoridad?’ se ilustra con la intervención del Rey ante las Cortes tras sancionar la Constitución. Un ejercicio pide a los alumnos buscar ‘valores de la Constitución’.

En la edición del País Vasco, el Rey es sustituido por el edificio del Palacio de Justicia de Bilbao y la actividad escolar consiste en buscar valores dentro del ‘Estatuto de Gernika o, en su defecto, de alguna otra norma legal vigente’.

El libro de Historia de la editorial catalana La Galera para 4º de ESO da más relevancia a la imagen del subcomandante Marcos que a la del Rey Juan Carlos I. Anexo al capítulo de la Guerra de Sucesión, se indica a los alumnos que pregunten a sus padres en qué lengua les enseñaban en la escuela y cuál hablaban en casa. También se les pide que declaren cuál es ‘la primera lengua del alumno, la de sus padres y la de sus abuelos’. A renglón seguido, se les marca que comenten el fragmento del discurso del Rey en la entrega del Premio Cervantes a Francisco Umbral: ‘Nunca fue la nuestra una lengua de imposición, sino de encuentro; a nadie se le obligó nunca a hablar en castellano’.

La democracia
El Congreso de los Diputados no se escapa a la tijera del editor. Mientras que en el libro de Ética de Santillana aparece la imagen de una sesión extraordinaria en la que los escolares tratan sobre la explotación infantil, en la versión para el País Vasco desaparece. Sin embargo, la imagen de la apertura del Congreso Nacional Chino se mantiene en ambos libros. Paradójicamente, China es uno de los países del mundo con mayor explotación infantil.

Los libros explican abrumadoramente el sistema parlamentario autonómico. La democracia surge a partir del Estatuto de Autonomía y raramente de la Constitución. La Historia de Bachillerato de Vicens Vives para Extremadura abunda tanto en el desarrollo de la política autonómica que califica incluso de ‘gran novedad en el panorama de partidos’ en los años 80 la creación, por parte de Pedro Cañada, de la formación regionalista Extremadura Unida.

Cañada es conocido por haber regalado un cerdo a cada mujer que daba a luz en su municipio. En los comicios locales de 2003 obtuvo 201 votos y perdió la alcaldía. En las últimas elecciones autonómicas concurrió en coalición con el PP. Logró un diputado en la Asamblea Regional y un concejal en el Ayuntamiento de Cáceres. Los jóvenes extremeños siguen estudiando el fenómeno político de Pedro Cañada en sus libros escolares.

Todos legislan, nadie supervisa
La Ley Orgánica de Educación (LOE) ha sido promulgada bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, y sustituyó a la LOCE del Gobierno de Aznar. No se modificó el punto sobre los porcentajes de materias básicas comunes en las distintas CCAA: ‘Los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas requerirán el 55% de los horarios escolares para las Comunidades [...] que tengan lengua cooficial y el 65% para aquéllas que no lo tengan’.

Aparentemente garantiza enseñanzas comunes, pero la especificación de que se refiere a porcentajes horarios, y no de contenidos en los libros, deja a las editoriales vía libre para determinar la extensión de los mismos.

El desarrollo de la LOE se produce por medio de reales decretos en los que se describen las materias comunes. Las CCAA emiten a su vez decretos propios que determinan las materias en su territorio. El Ministerio, por medio de la Dirección General de Cooperación Territorial y Alta Inspección, debe inspeccionar los contenidos. Para ello dispone de delegaciones en las CCAA.

Un negocio de 736 millones de euros al año
En España se venden cada año cerca de 50 millones de libros de texto (48,43 millones en 2006) para las enseñanzas de los seis cursos de Primaria, los cuatro de Secundaria y los dos de Bachillerato. La facturación por esa venta asciende a 736 millones de euros cada año. Los niños y jóvenes escolarizados en esos doce cursos totalizan 7,2 millones de alumnos. A cada uno le corresponde la compra media de siete libros cada curso. Las educaciones Primaria y Secundaria concentran el mayor número de libros vendidos y también de facturación (65%).

El precio medio de un libro de Educación Primaria asciende a 15 euros, mientras que los de Secundaria y Bachillerato se encuentran en los 21 euros. Teniendo en cuenta que se trata de un mercado cautivo -el comprador está obligado en septiembre de cada año a pasar por caja, sin posibilidad de elección de compra-, las editoriales tiene unos ingresos garantizados con muy bajo porcentaje de devolución.

Aunque teóricamente un libro de texto debe garantizar una validez de cuatro años, la inclusión en los mismos de información perecedera, especialmente en el área de Ciencias Sociales (elecciones autonómicas, formación de gobiernos y otros), lo convierten en un bien cultural con fecha de caducidad. Con las versiones diferentes que cada editorial imprime para las 17 CCAA, las posibilidades de que un mismo libro sirva tras un desplazamiento geográfico son nulas.

Santillana, SM, Anaya, Vicens Vives, Edebé, Teide, Oxford Educación y McGraw-Hill se reparten el negocio editorial. Santillana y Edebé presentan sus libros en algunas Comunidades Autónomas con un sello local, lo que les permite una presencia más cercana a las autoridades autonómicas. Santillana Promotor (Cataluña), Santillana Obradoiro (Galicia), Santillana Zubia (País Vasco) y Santillana Voramar (Comunidad Valenciana), son marcas que exteriormente no diferencian su presentación, pero que interiormente adaptan el contenido a las políticas locales.

Lo mismo sucede con la editorial Edebé, que en Galicia pasa a llamarse Rodeira, aunque a primera vista el volumen es idéntico. Otras editoriales con importante presencia en sus respectivas CCAA son La Galera, Barcanova y Castellnou, en Cataluña; Xerais, en Galicia; Ibaizabal y Elkar, en el País Vasco; y Algaida (Grupo Anaya), en Andalucía.

Información publicada en El Mundo, en 2007, y en La Voz Libre, en 2012

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La democracia basura
Román Cendoya www.gaceta.es 18 Octubre 2012

A los españoles nos han usurpado el derecho a elegir por la posibilidad de optar.

Antes de las elecciones del domingo no está de más hacer una reflexión sobre la calidad de la democracia en España convertida en realidad en una partitocracia. A los ciudadanos nos han usurpado el derecho a elegir por la posibilidad de optar, convirtiendo a nuestra democracia en una democracia basura, muy por debajo de la calificación económica del país.

El sistema ha llegado a tal nivel de deterioro que permite que se presente, de igual a igual, la fuerza representante de los terroristas –como ha demostrado el vídeo de Otegui– y los partidos que han sufrido víctimas. Lo difícil de acudir a optar es asumir que al participar, incluso al votar al partido más antagónico a Bildu, se asume como normalidad democrática semejante mascarada. La pregunta es por qué Bildu puede presentarse. La respuesta es sencilla, porque el PSOE de Zapatero y López le abrió las puertas del sistema; porque el Tribunal Constitucional se sometió a la voluntad política de ese Gobierno y porque el posterior Gobierno del PP no ha hecho nada para evitarlo, a pesar de que en la sentencia del TC había una puerta abierta para instar a su ilegalización, sobre todo después de un verano plagado de acciones de exaltación de los presos.

Más basura. El domingo podrán votar los presos terroristas que residen en las diferentes cárceles de España y seguirán sin poder votar –gracias a la pasividad activa de Rajoy y Soraya– los cientos de miles de vascos que fueron centrifugados de Euskadi por la opresión nazionalista y terrorista. El domingo Bolinaga, vivito y coleando, podrá ir a su colegio electoral porque Rajoy le concedió el tercer grado. La partitocracia responde a los intereses de los partidos y no de los ciudadanos. ¿Cuál debe ser la actitud de un ciudadano ante esta situación? ¿Optar o quedarse en casa? Lo malo es que todos los de Bildu acudirán.

De infiltrados a visibles
La hoja de ruta que diseñó y promueve el nacionalismo catalán
ÁLVARO J. MEDINA www.gaceta.es 18 Octubre 2012

Entidades financieras, medios de información y comunidad educativa eran y son los objetivos de Convergencia Democrática de Cataluña desde 1990 hasta ahora. CDC ya hablaba de catalanización en la escuela en 1990.

En octubre de 1990, el nacionalismo catalán diseñó su hoja de ruta. Los mensajes de entonces son casi los mismos que ahora, pero redoblados por plataformas, centros de estudios económicos y medios de comunicación. De tener la viva voz a tener amplificadores que llegan ahora a cualquier rincón. La hoja de ruta en un documentó que se elaboró en ese año, con Miquel Roca como secretario de la formación, marcaba los pasos a seguir por parte de los nacionalistas.

"Controlar a los educadores para que cumplan lo estipulado en la doctrina nacionalista. Para ello, era necesario "vigilar la composición de los tribunales de oposición" para todo el profesorado", según publicaba José Antich en El País.

Con la polémica de "españolizar" de los últimos días y las respuestas de "catalanizar" meses atrás por la Generalitat presidida por Artur Mas, el documento de 1990 indicaba que había que "reorganizar el cuerpo de inspectores de forma que vigilen la correcta cumplimentación de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza" y había que realizar un trabajo de pedagogía a las asociaciones de padres.

Así, tal y como establece la ley de inmersión lingüística en Cataluña, que pone de manifiesto que para que un alumno pueda aprender en español debe ser un juez quien lo ordene, un caso único en el mundo, teniendo en cuenta que Cataluña es una parte de España y que el Tribunal Constitucional sentenció en 2010 que el español también es lengua vehicular en la CCAA.

Sobre los medios de comunicación, según señala el diario, hay que "introducir gente nacionalista (...) en todos los puestos clave" o "incidir en la formación inicial y permanente de los periodistas y de los técnicos de comunicación para garantizar una preparación con conciencia nacional catalana".

Tal es así, que los independentistas se han hecho una televisión pública que critica u oculta todo lo español en Cataluña mientras que ensalza cualquier pequeño gesto de nacionalismo, como consultas populares con participaciones del 10% de la población o de que pueblos aprueban decretos sin ningún valor jurídico para declararse independientes de España. Asimismo, un ejemplo son las 360 horas que, según ha denunciado C's, se han emitido en esta televisión en relación a la Diada independentista del pasado 11 de septiembre, como el Rey ha sido tiroteado de forma simulada en otro programa de la cadena, como la cadena no ofrece las ruedas de prensa del Consejo Ejecutivo de la Generalitat cuando las preguntas son en español o como la cadena veta en su programa de la mañana a periodistas críticos con el nacionalismo, como han sido los casos de Lluís Foix, Rafael Jorba, Joan Tapia o Eulàlia Vintró dejaron de ir tras el verano. Otros sin embargo, se han negado a ir, como Juan Carlos Girauta, hasta que no se normalice la situación. Esto son algunos de los múltiples ejemplos que suceden en esta cadena, ahora investigada por la Fiscalía por el programa que simuló atentar contra el Rey, el pasado 12 de octubre con la concentración en Plaza Cataluña "de España y catalanes", la única televisión que no dio cobertura es precisamente la que también pagan los que allí se manifestaron para trabajar por una Cataluña unida.

No son pocas las plataformas regadas con dinero público que promueven el catalanismo y nacionalismo. También están patronales económicas y sindicales, los primeros pidiendo el fracasado pacto fiscal de Mas y los segundos en silencio ante un recorte más en las subvenciones que reciben. También las hay sociales, como Som Escola y Escola en catalá, que se manifiestan a favor de la eliminación del español en los colegios. Ahora la lengua del país es relegada al nivel del inglés.

"Incidir sobre la administración de justicia y orden público con criterios nacionales", y revisar los mecanismos de acceso y promoción del funcionariado. En este punto, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña avala en numerosas sentencias la inmersión lingüística y hace que las familias tengan que llegar hasta el Supremo para poder estudiar en español. Todo ello, un periplo judicial que el Alto Tribunal siempre ha fallado a favor de las familias pero cuyas sentencias llegan tan tarde que en algunos casos, los alumnos ya habían terminado el colegio.

Para la promoción de los funcionarios, es requisito tener un nivel 'C' de catalán para poder acceder a un puesto público. Un hecho que se ha eliminado en Baleares, con el Gobierno autonómico del 'popular' José Ramón Bauzá. Asimismo, el Tribunal Supremo ha dejado sin efecto unas oposiciones fuera de la Generalitat en las que se pedía el catalán para poder acceder a las mismas.


País Vasco
Patxi López, ¿socialista o nacionalista?
César Velasco Arsuaga Libertad Digital 18 Octubre 2012

En la campaña electoral, el candidato Patxi López se presenta como socialista, como el hombre capaz de frenar al nacionalismo separatista vasco; pero durante su mandato como lehendakari, en temas muy significativos, ha continuado la línea marcada por los que le precedieron, por lo que se le puede considerar un alumno aventajado de Ibarretxe. He aquí una pequeña muestra.
Toma de posesión

Patxi López pudo ser el primer lehendakari en tomar posesión jurando o prometiendo acatar la Constitución, acto común en el resto de España, incluso entre los concejales socialistas vascos; pero él prefirió imitar a los anteriores lehendakaris peneuvistas y evitó hacerlo.
Bandera de España

Una de las características de la mayor parte de los cargos nacionalistas es el poco respeto que muestran a la bandera nacional, que no colocan en los lugares que le corresponden.

Como todo el mundo sabe, y me consta que también el señor López, la bandera de España debe ondear en el exterior de todos los edificios dependientes de cualquier administración y ocupar el lugar preferente en su interior; pero a pesar de que lo dice la Ley 39/1981, y a pesar de que el Tribunal Supremo confirmase en 2009 la sentencia de 15 de septiembre de 2004 del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en la que ordenaba al Gobierno vasco colocar la bandera de España y la bandera autonómica en todos sus edificios y establecimientos, López sigue sin instalarlas.

Este caso es muy significativo y muestra la otra cara del Gobierno de Patxi López, ya que al día siguiente de que le notificasen que la sentencia era firme emitió un comunicado en el que se decía que respetaba y acataba la sentencia, pero la verdad, la realidad, es que, tres años después de ese comunicado, la sentencia sigue sin cumplirse.

Es posible que Patxi López intente defenderse argumentando que ya ha instalando las banderas en la Lehendakaritza, en Ajuria Enea, en Osakidetza y en la sede del Gobierno vasco (por cierto, en unos ridículos mástiles), pero eso no es cumplir la sentencia, eso es una demostración de que la conoce y no la cumple, pues el Gobierno vasco tiene muchísimos edificios donde no ondean las banderas en sus fachadas. Por ejemplo, hay una veintena de comisarías de la Ertzaintza donde no ondean ni la bandera de España ni la bandera autonómica, y eso que el consejero de Interior, el señor Ares, también se comprometió públicamente a instalarlas.

En algún caso el Gobierno de Patxi López ha ido más lejos en su desprecio a la ley y a la sentencia, como sucedió en el antiguo INEM de Vitoria-Gasteiz, hoy oficinas centrales del Servicio Vasco de Empleo, Lanbide, donde descaradamente retiraron los tres mástiles en los que ondeaban la bandera de España, la autonómica y la europea.

La única persona del Gobierno vasco que ha cumplido con su obligación en este tema, y que ha dado una lección al señor López y al señor Ares, es la consejera de Justicia, ya que en abril de 2011 instaló con dignidad las citadas enseñas en la fachada de los once juzgados donde faltaban. Su antecesor en el cargo, el señor Azkarraga, que según decía no colocaba las banderas por no tener un puñetero duro para mástiles, se sentirá ahora satisfecho.

Esta situación tan lamentable del Gobierno vasco sigue manteniéndose por la falta de decisión del anterior delegado del Gobierno socialista, que no se atrevió a exigir a su compañero Patxi López el cumplimiento de la Ley de Banderas, pero es de esperar que el nuevo delegado, habiendo concedido ya un plazo prudencial al Gobierno vasco para que cumpla la ley, no tarde en solicitar en el juzgado la ejecución de la sentencia.
Ertzaintza

Otro de los puntos en los que el Gobierno de Patxi López coincide con sus antecesores peneuvistas es en la negativa a tomar el juramento o promesa de acatamiento de la Constitución a los ertzainas.

La ley exige que todos los funcionarios juren o prometan acatar la Constitución, pero en el caso de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad es reiterativa; además, existe la sentencia de septiembre de 2008 que recuerda al Gobierno vasco la obligatoriedad que tienen los ertzainas de jurar o prometer acatar la Carta Magna.

El anterior delegado del Gobierno socialista debería haber exigido el cumplimiento de la ley y la sentencia, pero, una vez más, será un delegado no socialista el que tenga que hacerlo (en caso de que no lo haya hecho ya).
Exiliados

En la historia de España ha habido dos etapas en la que muchos vascos, demasiados, tuvieron que exiliarse. La primera va del año 36 al 39, por la guerra, y la segunda desde comienzos de los 70 hasta el 2011, por la presión terrorista.

Patxi López, al igual que los nacionalistas, quiere que se trate de manera diferente las dos épocas. Mientras que ve correcto que los primeros exiliados, sus hijos y sus nietos –muchos de los cuales no han pisado ni pisarán Euskadi– puedan votar en las elecciones vascas desde sus lugares de residencia, no le parece bien que lo hagan los que se fueron por la presión terrorista: argumenta que la presión terrorista ha desaparecido y que, por lo tanto, esos exiliados pueden regresar de nuevo a Euskadi. ¡Como si la guerra del 36 no hubiese acabado hace unos años!
Euskadi o Euskal Herria

Cuando todo el mundo tiene claro la diferencia entre lo que es Euskadi y lo que es Euskal Herria, Patxi López parece no aceptarlo. Como muestra del sinsentido de lo que está haciendo vemos que el pasado 17 de agosto su Gobierno anunciaba, en el Boletín Oficial del País Vasco, la formalización de un contrato que tenía por objeto "la contratación del patrocinio de un equipo deportivo ciclista con el fin de promocionar Euskadi como destino turístico" por un importe de 450.000 euros; pero lo sorprendente es que cuando uno consulta el citado boletín oficial encuentra que en su membrete en euskera no dice serlo de Euskadi, dice serlo de Euskal Herria (Euskal Herriko Agintaritzaren Aldizkaria).

Ya sabemos que el asunto es viejo, que los nacionalistas de la época dieron equivocadamente ese nombre al boletín oficial, pero lo que no es nada viejo es el informe de 18 de julio de 2003 de la Real Academia de la Lengua Vasca–Euskaltzaindia, en el que aclara y dictamina lo que significa Euskal Herria, y al que por oscuros motivos Patxi López no quiere tener en cuenta.

También es una gran contradicción que la consejera de Educación, Universidades e Investigación de su Gobierno hablase de retirar de los libros de texto el término de Euskal Herria como entidad administrativa, por ser falso y por la carga ideológica que conlleva, mientras la Universidad del País Vasco, en sus publicaciones y rótulos en euskera, dice que lo es de Euskal Herria y no de Euskadi (Euskal Herriko Unibertsitateko).

Lo mismo ocurre con la Academia de la Policía Vasca, que en sus publicaciones y rótulos en euskera reniega del nombre de Euskadi en favor del término Euskal Herria (Euskal Herriko Polizia Ikastegia).

En este caso, el respeto reverencial del señor López a las erróneas denominaciones nacionalistas habrá sorprendido hasta a los dirigentes de la coalición Euskal Herria Bildu, pues ellos sí tienen clara la diferencia entre Euskadi y Euskal Herria.
Modelo educativo

La línea que sigue Patxi López en el respeto al modelo lingüístico es la mismo que se siguió en la época nacionalista. Este mismo año un prestigioso colegio de Vitoria-Gasteiz solicitó concertar el bachiller en el modelo A (enseñanza en castellano) para que sus alumnos de secundaria pudieran continuar sus estudios en el colegio y atender la demanda de los padres de otros centros que quieren que sus hijos hagan el bachiller en castellano; pero sin explicación ni justificación alguna le ha sido denegado por el Departamento de Educación del Gobierno Vasco.
Comentario final

Ya que no tendré ocasión de hacerlo personalmente, me gustaría que en cualquier debate o entrevista se le preguntase a Patxi López por qué tiene aversión a jurar o prometer acatar la Constitución, como sí hace el resto de los presidentes autonómicos; por qué no cumple la Ley de Banderas ni las sentencias citadas anteriormente; por qué no quiere que los exiliados vascos no recuperen su derecho al voto en Euskadi; por qué se empeña en potenciar Euskal Herria en detrimento de Euskadi, por qué pone pegas a que haya colegios que impartan sus enseñanzas en castellano y, en definitiva, por qué actúa en estos casos como si fuese nacionalista.

El pensamiento único
El último ejemplo de esa nueva vuelta de rosca lo ha vivido el periodista catalán Jordi González, que tuvo la osadía de moderar un debate en Telecinco sobre la deriva de la televisión pública catalana
albert rivera ABC Cataluña 18 Octubre 2012

En Cataluña hace años que algunos venimos denunciando desde la tribuna pública la falta de pluralidad y respeto por la discrepancia democrática que se ha instaurado en la Cataluña oficial. El pensamiento que siempre ha gobernado la Generalitat, el nacionalismo, ha pretendido construir su nación basándose en una falsa identidad única de los catalanes, cuando en todos los aspectos somos una de las sociedades más heterogéneas de Europa. Esa ideología dominante ha propiciado que todo aquél que discrepa de esa Cataluña homogénea se convierta en un hereje de la religión obligatoria. Pero esta situación se ha visto agravada desde que Artur Mas se ha tirado definitivamente al monte del separatismo después de la manifestación del 11S que reivindicaba un estado catalán. Estamos viendo alcaldes quitando la senyera de todos y poniendo la bandera separatista, alcaldes al frente de la insumisión fiscal, líderes nacionalistas amenazando con un golpe contra el orden constitucional y democrático o una televisión pública descaradamente al servicio de la propaganda del pensamiento único que pretende implantar el gobierno convergente.

El último ejemplo de esa nueva vuelta de rosca lo ha vivido el periodista catalán Jordi González, que tuvo la osadía de moderar un debate en Telecinco sobre la deriva de la televisión pública catalana y cuestionar que los catalanes tengamos que pagar un nuevo impuesto -otro- para financiar los seis canales de televisión públicos. Uno de los presentadores de TV3, Xavier Bosch, independentista, dijo que lo que hacía Jordi González con TV3 no tenía nombre. González en su cuenta de Twitter se preguntaba si TV3 era un dogma de fe. La respuesta es evidente, sí que lo es para la ideología del poder.

Cuando en una democracia se persigue y castiga la discrepancia, se tacha de enemigo de la patria al que cuestiona cómo y en qué se gasta el dinero público, o las instituciones y medios de comunicación públicos son ocupados por una ideología, nos acercamos peligrosamente al pensamiento único. Y desde luego, mucho tiene que ver en ese peligroso acercamiento la estrategia de gobernantes actuales y anteriores que para tapar sus vergüenzas y fracaso en la gestión decidan apelar a la épica, al sentimiento y al conflicto para intentar substituir a la razón, la pluralidad y la discrepancia.

Albert Rivera es presidente de Ciutadans.

El CEU premia a las víctimas
Irene Villa: "Queremos respeto, libertad y paz, pero paz sin impunidad"
La AAV11M se pregunta por qué no han sido las instituciones las que han llevado la iniciativa para "saber la verdad" sobre el 11-M.
J. Arias Borque Seguir a @ariasborque Libertad Digital 18 Octubre 2012

El Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo de la Universidad San Pablo CEU entregó este martes en los Jardines Cecilio Rodríguez del madrileño parque del Retiro sus premios internacionales "La puerta del recuerdo", que este año celebraban su cuarta edición. Los mismos recayeron en la víctima de ETA Irene Villa, a la asociación de víctimas del 11-S Tuesday’s Children, y en la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M (AAV11M).

Al acto asistieron el portavoz del consejero de Presidencia y Justicia, y portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril; el presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; la directora general de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo, Sonia Ramos; o el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, entre otras autoridades.

Las víctimas estuvieron representadas por la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Maite Pagazaurtundua; y por el máximo representante de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero.

Presentado por la periodista Ana Samboal, el acto comenzó con la intervención del director del Observatorio Internacional de Víctimas del Terrorismo del CEU, Cayetano González, quien aseguró que "los ciudadanos españoles tenemos una deuda impagable" con las víctimas del terrorismo y que el deber de todos "es estar de manera incondicional con vosotras".

No quiso dejar pasar la ocasión para valorar lo que supondrá el regreso de Batasuna, a través de EH Bildu, al Parlamento vasco tras las elecciones vascas que se celebran este domingo. "Cuando se confirme la entrada de EH Bildu, como segunda fuerza política, en el Parlamento vasco muchos españoles sentiremos rabia y tristeza", dijo.

"Las víctimas os podréis preguntar para qué ha servido su enorme sacrificio. Se preguntarán para qué ha servido tanto dolor si al final ETA va a dar un paso de gigante para conseguir el objetivo político por el que nació y por el que ha asesinado, la independencia del País Vasco y la ruptura de España", añadió.

Tras las palabras de González, tocó el turno de la entrega de los premios. La primera en recibirlo, de manos de Salvador Victoria, fue la presidenta de la AAV11M, Ángeles Domínguez, quien destacó el papel incansable de la asociación que dirige por "saber la verdad" sobre el mayor atentado terrorista que ha sufrido España.

Recordó como su asociación no se ha limitado únicamente a la labor asistencial con las víctimas, sino que también ha presentado querellas en los tribunales contra determinados mandos policiales por ocultar pruebas sobre los atentados o por la aparición de restos de unos trenes que se suponían desguazados. "¿Cómo es que debemos liderar las víctimas del terrorismo unas actuaciones que deberían llevar a cabo las instituciones públicas?", se preguntó.

Ana Botella fue la encarga de entregar el galardón a la asociación norteamericana Tuesday’s Children que trabaja con más de 10.000 víctimas y afectados por el 11-S en Estados Unidos, de los que cerca de 3.000 son niños. La encargada de recogerlo fue la presidenta de la asociación, Kathy Murphy, quien recordó que el terrorismo es una amenaza "global" que recuerda a los ciudadanos que "la voluntad destructora del terrorismo está dispuesto a romper todos los límites razonables de crueldad y violencia".

También señaló que España "es un aliado internacional muy importante" en el trabajo con las víctimas del terrorismo porque "es líder mundial en aglutinar a todas las víctimas del terrorismo en proyecto comunes".

El presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero, fue el encargado de entregar a Irene Villa el tercer galardón. La víctima de ETA abogó concienciar a la sociedad de que las víctimas del terrorismo "también cuentan" y advirtió de que la solidaridad con ellas es "muy necesaria" y de "vital importancia en la lucha contra el terrorismo".

Así, llamó a "no perder nunca la esperanza". "Luchamos con la palabra y la dignidad por un mundo sin violencia. Queremos verdad, respeto, libertad y paz, pero paz entendida desde la justicia y sin impunidad", añadió. Para ello, consideró muy necesario trasmitir en la educación valores como la solidaridad o la empatía.

Villa, que dedicó el premio a su hermana Virginia y a la también víctima de ETA Carmen Miranda, afirmó que el perdón a los terroristas es una cuestión de "libertad personal", y que ella optó por perdonar para "seguir viviendo". "Para poder vivir lo más inteligente es perdonar, con rencor dentro la vida es muy amarga y muy dura. Hay que hacerlo por uno mismo", confesó.

Por último, recordó que este martes se cumplía el 21 aniversario del atentado terrorista que sufrieron ella y su madre, y que las imágenes emitidas por las televisiones de medio mundo, con su madre mutilada intentando levantarse, ayudaron a que el mundo comprendiese "la verdadera cara de lo que estaba haciendo ETA" en España.

Arnaldo Otegi reconoce que sólo en castellano le pueden entender
Afirma en la cárcel que "los defensores del euskera son los que no salen de Guipúzcoa" después de las críticas del mundo abertzale por publicar su libro en castellano
 www.lavozlibre.com 18 Octubre 2012

Madrid.- Mientras Bildu se esfuerza en imponer sin piedad el euskera en Guipúzcoa, su gran referencia, Arnaldo Otegi, no duda en romper desde la cárcel de Logroño una lanza en favor del castellano y reconocer su hegemonía en el País Vasco. Así se desprende de una serie de conversaciones inéditas que publica este miércoles el diario ‘El Mundo’ en el que ex líder de Batasuna justifica su decisión de haber publicado su libro, ‘El tiempo de las luces’, íntegramente en castellano, lo que no ha sentado nada bien a varias voces de la coalición abertzale.

Tras conocer el enfado, Otegi, lejos de pedir disculpas, sacó pecho y se vanaglorió de su decisión. “¿A ver, por qué los has hecho en castellano?”, le preguntó un dirigente de Bildu que fue a visitarle a la cárcel. Su respuesta fue clarividente: “Joder, entre otras cosas, porque de los tres millones de habitantes que tiene Euskadi, dos millones sólo saben castellano”.

El dirigente abertzale no se quedó ahí e incluso se permitió el lujo de desmentir a aquellos puristas de la izquierda abertzale que tratan de negar la enorme implantación del idioma español en el País Vasco. “Es el rollo de siempre. Los defensores del euskera... Sí, los que no salen de Guipúzcoa... Claro, eso es”, ironizó Otegi.

La publicación en castellano de ‘El tiempo de las luces’ también ha despertado recelos en el colectivo de presos de ETA. Según unos diálogos que revela ‘El Mundo’, varios reclusos de la banda acusaron a Otegi de ser “un tonto y un gilipollas” por prestarse a “pedir disculpas a las víctimas de ETA” y mostrar su “arrepentimiento” cuando ellos tienen prohibido realizar un perdón de “forma individual”.

Bildu sustituye el término Francia por Lapurdi y Baiona en los carteles de las carreteras
La Diputación Foral de Guipúzcoa colocará señales con las denominaciones 'Gipuzkoa' y 'Lapurdi' en los límites entre el Territorio guipuzcoano y esa provincia del País Vasco-francés.
San Sebastian - Ep La Razón 18 Octubre 2012

La Diputación Foral de Guipúzcoa colocará señales con las denominaciones 'Gipuzkoa' y 'Lapurdi' en los límites entre el Territorio guipuzcoano y esa provincia del País Vasco-francés. Además, en las señales ha sustituido el término 'Francia' por el de 'Baiona'. El gobierno foral dirigido por Bildu argumenta que es para "adaptarse a los estándares europeos" y "reflejar mejor el sentir de la ciudadanía guipuzcoana".

Los nacionalistas vascos llaman Lapurdi a una de las tres provincias del País Vasco francés a la que incluyen junto con el País Vasco español y Navarra, dentro de su concepto de Euskal Herria.

Según ha informado en un comunicado, la institución foral ha adaptado algunas señales de la N-1, N-121, GI-636, GI-20 y diversas carreteras de los alrededores.

En las 28 señales modificadas, hasta ahora se indicaba a los conductores la dirección Francia, y en adelante se sustituirá por la de Baiona. Con este cambio, según la Diputación "se adapta a los criterios europeos, que establecen la indicación por ciudades y no por estados".

En las carreteras que gestiona Bidegi, la AP-8 y la AP-1, el cambio de carteles se realizará este viernes. En total, se procederá a cambiar nueve señales, en las que en vez de 'Francia' figurará 'Baiona' y 'Bordeaux'.

Por otro lado, la Diputación ha empezado a instalar señales que indican el límite territorial entre Lapurdi y Guipúzcoa. En concreto, se colocarán señalizaciones en el puente de Santiago, en el de Behobia y en el de Biriatu. "Se instalarán dos señales en cada puente, uno en cada sentido: en el vial sentido Guipúzcoa se pondrá el cartel 'Gipuzkoa' y en el otro sentido 'Lapurdi'", ha precisado.

El cartel del puente de Santiago se colocará este jueves y el resto a lo largo de los próximos días. De esta manera, todos los límites del territorio guipuzcoano estarán señalizados, ya que hasta ahora había carteles en los límites con Alava, Vizcaya y Navarra, pero no en el caso de Lapurdi y por tanto, se han unificado criterios.

Recortes de Prensa   Página Inicial