AGLI Recortes de Prensa  Sábado 20 Octubre 2012

El doble lenguaje del presidente
EDITORIAL Libertad Digital 20 Octubre 2012

Por desgracia, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha heredado de su antecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero, la mala costumbre de emplear un doble lenguaje, falaz al tiempo que engañoso, a la hora de dirigirse a la opinión pública, y trata a los españoles como si fuesen niños. Del "No hay crisis" del socialista hemos pasado al "No hay rescate" del popular. Como si las palabras pudiesen ocultar la triste realidad.

Rajoy ha valorado muy positivamente el acuerdo alcanzado por los líderes de la UE para avanzar en la unión bancaria, cuando en realidad ha sido un rotundo fracaso para las pretensiones de su Gobierno. Tal y como se preveía, la canciller alemana, Angela Merkel, ha impuesto su postura a sus socios comunitarios. La puesta en marcha del supervisor único europeo, paso previo para permitir la recapitalización directa de los bancos en problemas, se retrasa hasta 2014, cuando Rajoy –así como los gobernantes de Francia, Italia y Portugal– deseaba que estuviera listo a finales de este mismo 2012. Por si fuera poco, Merkel ha zanjado el debate sobre el rescate directo del sistema financiero español tras rechazar de forma tajante su aplicación con carácter retroactivo. Es decir, el garante del préstamo europeo de hasta 100.000 millones de euros para la banca española será el Estado español, por lo que el uso de ese dinero contabilizará como deuda pública y las posibles pérdidas como déficit.

Ante tal derrota, Rajoy se ha afanado en quitar hierro al asunto, y lo que hasta ahora era prioridad absoluta para el Gobierno, conseguir el sí de Merkel a la recapitalización directa, ha dejado de ser urgente y relevante de un día para otro. "Tampoco es la preocupación más importante del Gobierno de España", ha llegado a afirmar el presidente, en referencia a los 40.000 millones de euros que recibirá la banca del fondo permanente de rescate europeo, que elevarán la deuda pública en cuatro puntos porcentuales del PIB.

El Gobierno se engañó a sí mismo, y engañó a los españoles, al calificar de exitosa la cumbre europea de junio y dar por hecha la recapitalización directa de la banca, cuando en realidad era simple humo, tal y como acaba de evidenciar esta última reunión. Hizo mal entonces en vender la piel del oso antes de cazarlo, y hace mal ahora al tildar de éxito lo que ha sido una clara derrota política.

Más llamativa si cabe es la constante contradicción del Ejecutivo sobre el rescate soberano. Esta misma semana, fuentes oficiales filtraban a diversos medios extranjeros que la intención del Gobierno era solicitar en breve un "rescate virtual", para activar así la compra de deuda pública por parte del Banco Central Europeo (BCE). Horas antes de la cumbre, reconocían en privado que dicha solicitud de ayuda no se produciría durante la reunión de la UE, dejando así la puerta abierta a una petición inminente, este fin de semana o, como muy tarde, la semana que viene. La proximidad del rescate se materializó de inmediato en los mercados en una sustancial caída de la prima de riesgo e importantes subidas bursátiles. Sin embargo, esta posibilidad ha sido negada insistentemente, una vez más, por el propio Rajoy y su círculo más cercano durante y después de la cumbre, lo cual no sólo es contradictorio sino contraproducente, ya que genera nuevas incertidumbres de forma innecesaria.

El presidente y el resto del Gobierno deberían abandonar ya este doble lenguaje. En primer lugar, porque nada ganan con ello; en segundo término, porque les quita credibilidad, de la que no andan sobrados; finalmente, y aún más grave, porque implica engañar a los ciudadanos. Rajoy debería hablar claro y sin tapujos a los españoles, siempre con la verdad por delante, como por ejemplo hizo Fuentes Quintana en 1977, en plena crisis del petróleo y en vísperas de los Pactos de la Moncloa.

En momentos difíciles como el actual necesitamos grandes líderes políticos, no mandatarios que desvirtúen la realidad por mero electoralismo.

Expolio fiscal
Roberto Augusto www.vozbcn.com  20 Octubre 2012

El expolio fiscal es una de las ideas más recurrentes del nacionalismo catalán. Ya que las reivindicaciones independentistas no pueden fundamentarse solo en la identidad y en la lengua, ha sido necesario buscar algún argumento que pueda sumar más adeptos a este proyecto político. De esta forma se pretende reafirmar a los ya convencidos de antemano y conseguir más seguidores para su causa. Ahora la independencia se justifica porque a los catalanes nos roban los españoles y viviríamos mejor sin tener que contribuir a mejorar otras zonas más pobres del Estado.

No estoy de acuerdo con este planteamiento por muchas razones. La primera de ellas es que esa idea del expolio fiscal parte de un error de base. Cataluña no paga impuestos, los pagan los ciudadanos que vivimos aquí en función de nuestra renta. Es lo mismo que pasa en la ciudad de Barcelona. Cada persona paga los impuestos municipales, por ejemplo el IBI, en función de donde está su vivienda. ¿Tendría sentido afirmar que los ciudadanos de Pedralbes sufren un expolio fiscal por parte del ayuntamiento porque pagan más IBI que los que viven en El Raval? Esta pregunta la podríamos hacer también tomando como referencia las provincias o a las comarcas catalanas.

La pregunta que hago es la siguiente: ¿por qué hay que fijarse en Cataluña y no en otras administraciones? La respuesta nos lleva a la clave del asunto: el nacionalismo. La nación no es ni Barcelona, ni la comarca del Vallés Occidental. La nación de referencia de los nacionalistas catalanes es Cataluña. Por eso ella es la supuesta víctima de este expolio.

No voy a entrar en el hecho de si realmente hay un déficit fiscal con otras Comunidades españolas. Según el sistema de medida que apliquemos saldrá una cosa u otra. Parece ser que hay hasta cuatro formas de hacerlo e incluso en una de ellas en 2009 la Generalidad tenía superávit fiscal. Esto no es lo más importante. Los números pueden decir cualquier cosa que queramos que digan.

Como ciudadano que vive y trabaja en Cataluña he de decir que me parece muy bien que parte de mis impuestos sirva para construir una escuela en Albacete, Badajoz o Zamora. De la misma forma, me gustaría que los países ricos ayudaran mucho más a los que son pobres. Si lo hiciéramos todos saldríamos ganando. Pero vivimos demasiado preocupados por nuestro pequeño mundo. No entendemos que todo está conectado con todo y que el egoísmo colectivo que defiende el nacionalismo es un error, una ceguera que solo nos deja ver lo que tenemos delante. Esta ideología no ayuda a la solidaridad entre las personas, sino que se opone a ella.

El verdadero expolio no es el que esgrimen los nacionalistas para enfrentar y dividir. El auténtico fraude es el que cometen muchos políticos que se dedican a malgastar el dinero de todos en cosas absurdas: aeropuertos sin pasajeros, líneas de AVE que van casi vacías, grandes eventos fracasados o informes carísimos hechos por amigos y que nadie lee. Por desgracia ese problema afecta a todas las sociedades del mundo en mayor o menor medida. Los políticos catalanes están muy cómodos fomentando el enfrentamiento. Gracias al expolio que presuntamente provocan los demás pueden ocultar su propia incompetencia.

Roberto Augusto es doctor en Filosofía

11-M
España, endeudada y abocada a un rescate
Gabriel Moris Libertad Digital 20 Octubre 2012

La Constitución que nos dimos, mejor dicho, que nos dieron a refrendar, y que nosotros, el pueblo, votamos mayoritariamente en 1978 abrió las puertas de Europa y del mundo a una España que venía de una guerra fratricida y un régimen autocrático que lastraba su despegue en el ámbito político internacional. No podemos decir lo mismo en otros ámbitos. Por ejemplo, en el terreno económico, España experimentó un cambio muy favorable y con una indudable repercusión social. De una economía basada en el sector primario pasamos a ser una de las diez primeras economías del mundo. No sé qué posición ocupamos hoy, pero pienso que iremos en retroceso.

Por mi edad, he podido ser testigo de la evolución experimentada por nuestro país, desde la devastación derivada de la guerra hasta nuestro cénit económico, social y político. Podríamos representar nuestra evolución económica en el tiempo mediante un gráfico en forma de dientes de sierra, pero con picos y valles en tendencia alcista. Con la llegada del zapaterismo, el cambio de tendencia parece abocarnos a una caída libre de nuestra economía, pero con grandes incertidumbres sobre una posible recuperación, según los expertos. A ellos y a la clase ejecutiva dejamos el análisis de la situación y las propuestas para desarrollar las políticas y acciones que nos permitan recuperar el rumbo perdido.

Me impulsa a reflexionar sobre estos temas el pertenecer socialmente al grupo de los perdedores y los pagadores de la profunda crisis que vivimos. Como siempre, unos con más intensidad que otros. Si perteneciera al grupo de los ganadores, probablemente sólo me limitaría a justificar los orígenes de nuestra situación.

Cuando alguien se asoma a los medios de comunicación, sólo encuentra informaciones relacionadas con la mala situación económica que atravesamos, con la crisis de nuestras instituciones y con las luchas internas que incapacitan a España para corregir su inminente desplome. A veces encontramos diagnósticos y posibles soluciones a dichos problemas, pero, desgraciadamente, los expertos hacen análisis muy parciales o apuntan remedios que nuestras clases dirigentes desoyen sistemáticamente.

Permítanme que esboce mi análisis parcial y particular sobre una deuda que contrajo España en marzo de 2004, y de la que más tarde que temprano tendremos que pedir el rescate a los organismos correspondientes de Europa o del mundo. Me refiero a la contraída por el Estado español con la VERDAD y la JUSTICIA del atentado de los Trenes de Cercanías. Los paganos de aquel crimen, las víctimas y el pueblo, seguimos reclamando la deuda pendiente y la ayuda exterior (el rescate) para resolver lo que ni quiere ni puede hacer el mal llamado Estado de Derecho. Personalmente, sigo manteniendo la creencia de que gran parte de los males que nos afligen a los españoles derivan de aquel terrible 11 de marzo.

Aquel atentado se perpetró cuando España estaba en el referido apogeo económico; cuando, a pesar de las imperfecciones de toda obra humana, la Constitución servía para articular el Estado y cuando parecía que convivíamos en un equilibrio de fuerzas y tensiones. Y sin causa aparente (social, política o económica), ¡zas!, aquel día estalla el odio contenido, Satanás nos siega 192 vidas de forma indiscriminada, y con su llegada aparecieron todos los demonios de nuestros peores ancestros: la mentira, la injusticia, la irresponsabilidad, los odios entre hermanos, la confusión más orwelliana, las invisibles líneas rojas, el antidemocrático cordón sanitario, el robo institucionalizado, las taifas medievales, el fin de la división de poderes, etc. Pese a todo, nos presentan como único problema la situación económica. Y, para colmo de nuestros males, las recetas aplicadas hasta hoy no se muestran eficaces. Y mucho menos eficientes. Puede que la economía sea el problema urgente, pero el problema originario es el que disparó en el corazón del Estado aquel día, olvidado por algunos, pero inolvidable para la mayoría de las personas de bien.

Esa deuda (policial, judicial y estatal) está clamando a gritos un rescate por parte de las instituciones europeas y mundiales. Los hombres de negro, en este caso, sí traerían el atuendo adecuado para realizar su trabajo, por el luto de los sacrificados y por la oscuridad en la que seguimos envueltos sobre la verdad y la justicia que se nos niega.

Bajo el lema 'España somos todos'
Denaes invita a celebrar la unidad los españoles desde el monte Gorbea
GACETA.ES  20 Octubre 2012

El 6 de diciembre está convocada una gran movilización en la madrileña Plaza de Colón.

Con motivo de la movilización cívica convocada para el próximo 6 de diciembre en la madrileña Plaza de Colón, la Fundación para la Defensa de la Nación Española, Denaes, ha ascendido los 1.482 metros de altura del monte Gorbea para hacer un llamamiento a la participación ciudadana en dicha movilización.

La convocatoria, que parte de una estructura civil ajena a organizaciones políticas, estará presidida por el lema “España somos todos” y pretende responder al clima de tensión e incertidumbre generado por los movimientos rupturistas y disgregadores, apelando a la concordia, solidaridad y unidad de todos los españoles.

La movilización persigue también hacer público y explícito el respaldo a todos los ciudadanos que, por vivir en regiones donde han proliferado los mensajes excluyentes y separadores, padecen a diario la exclusión social del nacionalismo. En este sentido, Santiago Abascal, presidente de la Fundación Denaes, señala “no tenemos derecho a abandonar a su suerte a nuestros conciudadanos de Cataluña y País Vasco, y es por eso que estamos aquí hoy, en este prodigioso emplazamiento, tan español como vasco, tan vasco como español”.

Así mismo, Santiago Abascal, pretende subrayar "no es casual que estemos hoy aquí, en el centro geográfico de mi querida tierra vasca. Desde lo alto de este monte ya nada recuerda la pequeñez del separatismo y sus disputas cotidianas. Desde lo alto de este monte ya sólo se distingue la universalidad de una tierra hermanada a las demás tierras de España y que siempre ofreció sus mejores hombres en favor del proyecto común, el que todos, vascos, gallegos, castellanos o canarios, compartimos: España”.

Así las cosas, desde Denaes animan a todos los españoles a ser partícipes de la próxima movilización que, además de su mensaje reivindicativo -España somos todos- , tendrá un carácter cívico y festivo y de la que se irán conociendo detalles en los próximos días.

Partidos Minoritarios
Votos en blanco, escaños vacíos, la propuesta de "Escaños en Blanco"
S.PACIOS www.gaceta.es 20 Octubre 2012

La desafección por los partidos políticos tradicionales abre camino a los más minoritarios. Escaños en Blanco es uno de esos partidos, su propuesta, que lo votos en blanco de los ciudadanos tengan escaño.

Ante el desencanto de los españoles por la clase política -un 26,9%, consideran a los políticos y a los partidos como un "problema" para España, la cifra más alta de la historia- los partidos minoritarios cobran más peso que nunca.

Escaños en Blanco es probablemente una de las alternativas más llamativas por la particularidad de su propuesta, no aspiran a gobernar y su programa electoral consta de un solo punto: No tomar posesión de los escaños que pudieran obtener. ¿Su pretensión? Conseguir un cambio en la Ley Electoral para que el voto en blanco sea computable.

Escaños en Blanco surge en 2010 de la mano del "Movimiento Ciudadano por el voto en Blanco Computable" (anteriormente conocidos como "Ciudadanos en Blanco") ante el impedimento de la actual ley electoral de poder reflejar el voto en blanco actual en el Parlamento "Nos dimos cuenta de que si votábamos en blanco, como hacíamos algunos de nosotros el voto se reparte básicamente entre los partidos mayoritarios" explica uno de sus miembros "total, que al final favoreces las mayorías, incluso acabas perjudicando a los partidos pequeños porque aumentas el límite para entrar en el reparto de los escaños y por lo tanto perjudicas a los grupos pequeños que es lo que queríamos evitar."

A partir de ahí se pone en marcha esta propuesta para que, cumpliendo con la ley electoral vigente, el voto en blanco ciudadano quede reflejado de algún modo en las instituciones "queríamos hacer algo para que quedara el escaño vacío, que es lo que la mayor parte de la gente que vota en blanco querría, y a partir de ahí nos propusimos que, como no era posible con esta ley electoral, pues que hasta que no la cambiasen nos presentaríamos, dejaríamos el escaño vacío y no tocaríamos un euro del erario público." Y es este último punto, el hecho de que no cobren, lo que tal vez pueda resultar más llamativo al ciudadano "ni cobramos por el cargo ni el dinero que el estado te da si sales elegido, no cogemos nada del erario público" explica Toni, uno de los tres concejales que Escaños en Blanco ya ha obtenido -dos en Foixà y uno en Gironella, en Gerona y Barcelona respectivamente- "yo soy regidor del ayuntamiento de Foixá, pero un no regidor en realidad, porque sólo fuimos el día de la toma de posesión y levantamos un acta con el Secretario del ayuntamiento conforme que ni iríamos ni cobraríamos" añade.

Escaños en Blanco, dice este "no regidor" pretende ser además un partido sin una ideología definida, cuyo único objetivo está bien marcado "tenemos gente de derechas, de izquierdas, gente votante del PP que no le gusta Rajoy por demasiado blando o demasiado duro, y exactamente lo mismo con el PSOE con IU... somos un partido completamente transversal en esto"

Se trata de un partido que además, en el caso de las elecciones catalanas, lo tendrá, como el resto de agrupaciones minoritarios que pretendan presentarse, un poco más difícil debido a una modificación en la ley impuesta por la Junta Electoral de Cataluña el pasado 11 de octubre por la cual se exige a los partidos que para presentar candidaturas, las agrupaciones consigan, al menos, la firma del 1 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción, algo que, hasta ahora, se exigía tan sólo en elecciones generales y europeas. “Se lo han sacado de la manga, yo creo que es para eliminar a los partidos pequeños, los partidos minoritarios” explica Toni Ramón, cuyo “escaño en blanco” en el Ayuntamiento de Foixá impidió que ocupara la silla un concejal de CiU.

Voto en blanco, ¿voto útil?
En las pasadas Elecciones Generales de 2011 más de 330.000 personas votaron en blanco, pero ¿para qué sirve este voto? ¿cómo se contabiliza? Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, "Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos".

En España el método de contabilización electoral es el de la Ley D´Hondt. y el porcentaje mínimo para tener representación es del 3% en las elecciones generales y del 5% en las locales. El voto en blanco se suma al número total de votos del escrutinio, a partir del cual se calcularán los porcentajes de representación. Por tanto, cuanto mayor sea el porcentaje de votos en blanco, mayores será el número de votos necesarios para llegar al 3% del total, lo que implica mayor dificultad para que los partidos minoritarios obtengan representación, aunque también dificulta la obtención de mayoria absoluta al partido vencedor, porque también aumenta la cifra de votos necesarios para conseguir dicha mayoría, lo que lleva a sucesos tan insólitos como el ocurrido en las Elecciones municipales de 2011 en Aduna, (Guipúzcoa) donde el voto en blanco evitó la llegada a la alcaldía del único partido que se presentaba.

Reducción de concejales, supresión de entidades locales y ajuste de competencias
El Gobierno Rajoy tiene ya lista la poda a fondo de la Administración
Cierre de empresas y recorte de personal son las asignaturas aún pendientes de las autonomías
Periodista Digital 20 Octubre 2012

Todo está ya listo y en cuanto se conozcan los resultados de las elecciones autonómicas, sobre todo de las que se celebran en Galicia donde Mariano Rajoy se juega algo más que el control de una comunidad clave, empezará la poda.

Sobre la mesa están la reducción de concejales, la supresión de entidades locales y el ajuste de competencias, además del cierre de empresas y el recorte de personal sobre todo en las autonomías.

Como subraya Pepa Montero en 'El Economista', la reforma de las administraciones públicas para adelgazar su peso, racionalizar sus funciones y evitar duplicidades sigue siendo el caballo de batalla del Gobierno en la lucha contra el déficit y el despilfarro.

Una lucha en la que el Ejecutivo planea centrarse en las próximas semanas y cuya primera medida será, con toda probabilidad, el adelgazamiento de la Administración local.

Esta inminente ofensiva en el ámbito autonómico y municipal viene impuesta por la realidad de un país al borde del rescate, con 17 administraciones periféricas, 8 de ellas tan estranguladas financieramente que han debido acogerse al Fondo de Liquidez, y que pese a no poder pagar las nóminas a final de mes, siguen sin coger por los cuernos el toro del gasto.

Esto es: prácticamente ningún Gobierno regional ha metido de verdad tijera en la mayor partida de dispendio, que procede del desorbitado sector público empresarial y de la abultada plantilla funcionarial.

Ante la pasividad y resistencia generalizada de unos Gobiernos autonómicos lastrados por el clientelisno y varios comicios que pueden modificar el statu quo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya avanzó en julio de 2012 por dónde irían las actuaciones del Ejecutivo.

En primer lugar, una reducción del 30 por ciento en el número de concejales, dentro del plan gubernamental de racionalización administrativa.

El impacto de tal medida se cifra en 3.500 millones de euros, que se sumarían a los 10.500 millones que se lograrían con la racionalización del número de entidades locales y competencias impropias, según consta en el plan de estabilidad financiera 2012-15 remitido a Bruselas. También se delimitarán competencias y se racionalizarán las Diputaciones.

Mayor fuente de despilfarro
Con todo, la mayor fuente de gasto descontrolado son las empresas públicas, autonómicas y municipales, que tanto Bruselas como el Gobierno central y los expertos aconsejan cerrar o privatizar.

"Con el cierre de empresas, entes y organismos autonómicos y municipales se lograría un ahorro de 24.000 millones, que es el equivalente a la deuda que acumulan. Y sin que tuviera repercusión en el déficit", plantea Lorenzo Bernaldo de Quirós, presidente de Freemarket, quien no duda en señalar algunos de estos entes.
"Hay que eliminar los Consejos Económicos y Sociales, que no sirven para nada, así como los Tribunales de Defensa de la Competencia, que son un disparate".

De parecida opinión es el profesor de la Universidad Complutense Fernando Méndez Ibisate:
"Hay que prohibir la existencia de organismos, empresas públicas, fundaciones, etc, que se crean por duplicado y hasta triplicado para determinadas exhibiciones, exposiciones, etc. Lo único que hacen es duplicar gastos".

Un ejemplo palmario de estos organismos autonómicos y municipales perfectamente prescindibles son las televisiones.
"Habría que cerrarlas. De hecho, yo eliminaría la televisión pública, incluida la estatal".

Coste político
Si la solución parece tan clara, ¿por qué no se ha hecho ya? Fundamentalmente, por el elevado coste político, que es también la razón de que la cifra de empleados públicos está bajando, pero a un ritmo claramente insuficiente.

En opinión de José Ignacio Conde-Ruiz, subdirector de Fedea y profesor titular de la Universidad Complutense, donde las CCAA más pueden reducir el gasto es en el capítulo de personal:
"Supuso cerca del 40 por ciento del gasto no financiero total de las comunidades autónomas en 2011 y que desde 2002 prácticamente se ha doblado".

Respecto a la efectividad de las medidas adoptadas, el directivo de Fedea asegura que son claramente insuficientes para cumplir el objetivo de estabilidad.
"De hecho, la mayor parte del ahorro en el gasto de las CCAA se debe a medidas que ha impulsado la Administración Central -Real Decreto de Sanidad, Educación y Dependencia y eliminación de la pagas extras- más que a medidas de reducción de gasto que provengan de actuaciones propias".

"Lo que choca con los principios de autonomía y corresponsabilidad fiscal que uno debería imponer en todo sistema de financiación autonómico".

También Jordi Fabregat, director del Máster de Finanzas de Esade, coincide en la necesidad de "recortar el número de personas en las administraciones", al igual que meter tijera en las empresas públicas:
"Habrá que ir cerrando. Es muy duro, pero no queda más remedio".

Pese a las reformas, este economista sostiene que será imposible cumplir el déficit del 6,3 por ciento prometido a la UE, y que, entre los anticipos que piden las CCAA y la poca claridad de cuentas:
"Será difícil que sepamos quién incumple el objetivo, si el Gobierno o las CCAA".

Salman Rushdie, escritor
'Ahora los fanatismos están ascendiendo, es importante que resistamos'
FÁTIMA URIBARRI www.gaceta.es 20 Octubre 2012

En sus memorias relata cómo sobrevivió a la ‘fatwa’ que le condenaba a muerte por haber escrito ‘Los versos satánicos.

Ha venido a España a promocionar sus Memorias (Mondadori), firmadas con su nombre real y con el de Joseph (por Conrad) Anton (por Chéjov), el seudónimo que adoptó cuando Jomeini le condenó a muerte y tuvo que vivir escondido.

Acaba de bajar de un avión y nos atiende con profesionalidad: se le nota baqueteado por miles de entrevistas. Salman Rushdie (Bombay, 1947) nos recibe en su habitación del hotel.

-Diez años escondido, con falsa identidad y protección policial ¿Siente que ha vivido una vida real o una novela?
-Me pareció que había entrado en una novela de espionaje, y ni siquiera me gustan esas novelas. Mi vida se convirtió en algo surrealista, pero he tratado de mantener una normalidad con mi familia, el trabajo y mis amigos.

-¿Ha aprendido algo sobre el miedo?
-Mucho, (se ríe) pero nada que valga la pena repetir.

-¿Se ha sorprendido a sí mismo por su valentía?
-Me sorprendió mi capacidad de sobrevivir a esta situación. Antes de 1989 no habría imaginado que podría salir de una pieza de algo así. He descubierto que soy más fuerte de lo que pensaba.

-Supo también quién le apoyaba y quién no.
-No me sentí traicionado por nadie cercano a mí. Pasó lo contrario, que gente que no era muy cercana se aproximó para ayudarme.

-¿Le asombró que su libro ofendiera tanto?
-No sé si ofendió o se utilizó como pretexto, pero todos se sorprendieron por la escala del ataque.

-Lo suyo fue imprevisto mientras que el semanario ‘Charlie-Hebdo’ sabía lo que podría pasar si publicaba viñetas sobre Mahoma.
-Lo que trato de decir en mi libro es que lo que ocurrió con Los versos satánicos no fue más que el comienzo de una serie de atentados que se servían de las mismas técnicas; es una estrategia de ultraje, no es algo espontáneo, y lo mismo ocurre ahora, sólo que a escala mucho mayor.

-¿Cree que el fanatismo puede remitir?
-No soy optimista. Estamos en un momento en el que este tipo de fuerzas ascienden y es importante que resistamos. No veo que vaya a terminar en un futuro próximo.

-¿Por qué ahora el fanatismo se recrudece?
-Por razones políticas. La religión se está utilizando, como siempre, con motivaciones políticas: la religión no es más que el manto que las cubre.

-¿Está preocupado?
-Sí, es el signo de nuestro tiempo. He escrito mis memorias entre otras cosas para decir que el caso de Los versos satánicos no era un hecho aislado, sino que formaba parte de un ataque amplio a la libertad de imaginación y a la libertad artística. A medida que ha pasado el tiempo hemos visto que han ocurrido muchas más cosas: otros escritores fueron atacados en todo el mundo musulmán y acusados de lo mismo que yo, apostasía, blasfemia, esos delitos de la Edad Media. Muchos fueron asesinados en Argelia, Arabia Saudí, Irán, Egipto, por los mismos delitos de los que a mí me acusaban.

-¿Qué va a pasar después de la Primavera Árabe?
No lo sé, pero no tiene buen aspecto la cosa. Lo que está ocurriendo en el mundo árabe es un fenómeno complicado. Que había un deseo subyacente de libertad es evidente, pero en este momento, desafortunadamente, son los islamistas los que están al mando, y no era ese el objetivo. Si eso va a ser temporal no lo sabemos. Estos levantamientos fueron totalmente seculares, laicos, no fueron impulsados por la religión y ese deseo de laicismo sigue existiendo en esos países.

-Es sorprendente que en Afganistán resurjan los talibanes.
-Da mucho miedo. Pero no son populares, no tienen tanta aceptación. Utilizan el miedo para dominar.

-¿Qué opina de la polémica en Francia con el uso del velo?
-Mi familia es musulmana y siempre rechazó el velo. Tengo tres hermanas y si intentaras obligarlas a usar el velo, te golpearían. Ni siquiera la parte más conservadora de mi familia, como mi abuela, lo aceptó. Otra cosa es que uno tenga que promulgar o no una ley al respecto. Es complicado, pero estoy en contra del uso del velo como instrumento de presión. En Occidente, algunas mujeres piensan que es una marca de identidad, pero en la mayor parte del mundo no es una decisión personal sino una imposición.

-Usted ha sido inmigrante, ¿cómo debe ser la adaptación entre el que llega y el país receptor?
-Llevo toda mi vida escribiendo sobre este tema. No hay una respuesta sencilla. A menudo hay grandes tensiones generacionales entre los inmigrantes; ahora vemos un fenómeno infrecuente dentro de la comunidad musulmana inmigrante: los hijos son más conservadores que los padres, y eso es muy raro: normalmente es al revés.

-¿Qué relación tiene con India?
-Bastante buena. Estoy contento de que finalmente la película Hijos de la medianoche se vaya a estrenar ahora. Es un proyecto en el que he estado trabajando los últimos siete años.

-¿Le gustaría vivir allí?
-No sé si viviría allí, pero voy a menudo. Hay muchos indios como yo que hemos buscado una vida en otros países y volvemos. En India hay un chiste que dice que todas las aves vuelven entre noviembre y enero, y es cierto: regresamos entonces porque el clima es más agradable.

-Amitav Ghosh, Aravind Adiga, Vikram Seth, Arudhati Roy, Vikas Swarup... ¿Por que nos interesamos tanto en Occidente por la literatura india contemporánea?
-En este momento la literatura india en inglés pasa por un momento muy rico, como le sucedió a la latinoamericana en los años 50 y 60. En los últimos 20 años ha habido muchos escritores indios con talento.

-¿Cree que usted ha creado una corriente en la literatura india?
-Hijos de la medianoche abrió la puerta, y muchos entraron en tropel (se ríe). Unos han sido muy influidos por mi trabajo, otros están en contra, y luego hay otros escritores indios que dicen que mi obra no es importante. Es una situación saludable.

-Ha vivido 10 años escondido, ¿eso afecta a la hora de inspirarse para escribir?
-El efecto que ha tenido en mi forma de escribir no ha sido tan grande. Intenté que ese modo de vida no me desviara: mis libros han seguido su camino.

-¿Le gustaría tener alguno de los superpoderes de los protagonistas de ‘Hijos de la medianoche’?
-El que tiene Salim, leer la mente de los demás, sería el superpoder más útil para un escritor.

-A Salim le hace muy desgraciado.
-Lo sé, pero es porque tiene una vida muy desgraciada.

-¿Cómo le gustaría vivir ahora?
-Una vida normal, no quiero más emociones.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Rajoy disimula camino de Galicia
Pablo Sebastián www.republica.com 20 Octubre 2012

El presidente Rajoy piensa que los españoles son tontos y que la señora Merkel, que se le ha vuelto a subir a las barbas, es mema y no se entera de nada. La cumbre de Bruselas ha sido un rotundo fracaso para España por culpa de Rajoy quien se equivocó, por indeciso y temeroso, al no pedir el rescate de España a primeros de septiembre momento en el que Draghi -empujado por Monti- anunció que el BCE acudiría al rescate de la deuda española en cuanto Rajoy lo pidiera, que entonces debió ser inmediatamente.

Pero el gran indeciso de la Moncloa se durmió, como le suele ocurrir con frecuencia, y a finales de septiembre los países del norte de la triple AAA, Alemania, Finlandia y Holanda dijeron que lo de la cumbre de la UE de junio había sido un error y que no aceptarían que los fondos de la UE fueran a España -como los del primer rescate bancario que aún no ha comenzado- de una manera directa sino avalados por el Estado. Lo que como poco nos costará 40.000 millones de euros a aplicar al déficit público para complicar las cuentas y el ajuste del déficit, mucho mas de lo previsto y esperado. Y ahora, derrotado y perdido, nos dice Rajoy que el coste de cuatro puntos del PIB no es casi nada, que es lo que la zorra decía de las uvas “verdes” que no alcanzaba.

Pero ¿en manos de quién estamos? Ya sabemos que lo del PSOE y Rubalcaba es peor y que, como decía Andreotti: “el gobierno desgasta, pero mucho más la oposición”. Y así lo vamos a ver este fin de semana en Galicia y País Vasco, y no digamos en Cataluña, cuando llegue su turno, porque el PSOE se enfrenta a un fracaso triple que dejará a finales de año a este partido al borde del caos o de la refundación.

Y si eso de quedarse sin oposición le consuela a Rajoy -con la falta que le haría para poner freno al secesionismo catalán y vasco- se equivoca el presidente del Gobierno. El mismo Rajoy al que la canciller Merkel le ha leído la cartilla en Bruselas porque no se fía ni un pelo de las cuentas que España va a presentar a la UE en el mes de noviembre, ni de los Presupuestos de 2013, y la teutona le pondrá un buen precio al rescate de la deuda en las jubilaciones, los fondos para el desempleo y el ajuste del gasto político que es el que aún está por tocar. Rajoy quería que le hicieran un rescate como un traje a la medida, que para empezar ni se llame rescate, sino crédito, o ayuda, o línea de descuento, o cualquier otra cosa o idiotez, pero todo el mundo, la gran prensa internacional y la española, le llamarán por su nombre de rescate. Y luego que le pongan todos los adornos que les venga en gana, que si virtual, imaginario o en 3D, pero será rescate y pare usted de contar.

Eso sí, como ocurrió con las elecciones andaluzas, Rajoy perdió un tiempo precioso a cambio de conseguir, como lo esperan en la Moncloa, un triunfo en Galicia y una pérdida relativa en el País Vasco, mientras el PSOE se desmorona y en el horizonte vasco se dibujan nubarrones que anuncia un dúo secesionista entre Urkullu y Mas en contra de la unidad de España. Y si renueva Galicia dirá que los españoles están con él y que la huelga general no va hacia ninguna parte, por mucho que camine hacia el 14 de noviembre tal y como lo anunciaron oficialmente CC.OO. y UGT.

Galicia es crucial para el PP y puede que un serio problema para el PSOE. Pero el País Vasco es un problemón para España porque se convierte en la antesala de Cataluña y habrá que ver qué ocurre en el día después con el subidón de Bildu y el batacazo de Patxi López que no ha sabido enfrentar el problema ni aprovechar el liderazgo del que ha disfrutado como lehendakari. Porque ni él ni su amigo Rubalcaba -tras la estrepitosa derrota nacional del 20-N, la herencia del lamentable Zapatero- tienen proyecto, ni discurso ni liderazgo para mantener su nivel de escaños en el País Vasco o para remontar el vuelo en toda España, y no será porque Rajoy no les ha dado oportunidades.

O sea que vamos a ver qué pasa en Galicia y el País Vasco, y que consecuencias va a tener en ambas Comunidades y en España en general. Desde luego en Euskadi no se espera nada bueno y se teme que, como en Cataluña, se levante otro huracán.

El regreso de la Guardia Mora
Marcello www.republica.com 20 Octubre 2012

Sorayita tiene un ratón chiquitín y por eso sabe mucho de ratas y le ha dicho al cretino de Puig, el Consejero de Interior de Artur que arengaba a los Mossos en pos de la defensa numantina del referéndum ilegal, que se ocupe de “los chinches y las ratas de la cárcel barcelonesa de La Modelo”. La verdad es que la gracieta de la vicepresidencia no dice gran cosa y revela el infantilismo del equipo que la rodea. Así no se paran los pies a quien ha desafiado la legalidad y al Estado con el uso de la fuerza autonómica, como si los Mossos estuvieran dispuestos incluso a salir de Cataluña para atacar la Bripac, o la División Acorazada de Brunete, o una bandera de la Legión o el cuartel de la Infantería de Marina donde nadie se anda con bromas, ni van en alpargatas.

Pero ¿será tan tonto el tal Puig? Pues puede que sí, de ahí que lo de las ratas y las chinches no venga a cuento ni esté a la altura de la respuesta que merecía el político de CiU. Pero en la Moncloa, ya se sabe, el talento está escaso, no hay Estado Mayor (político, se entiende), ni existe estrategia de comunicación. Basta ver los paseíllos sonrientes que hace Rajoy, con esa espantosa gabardina con la que desembarcó descamisado en Seúl, acompañado del tío Moragas de la mochila, el contable Nadal y la Castro (la prima boba del comandante Fidel, que aún no se ha muerto) a la entrada de las cumbres de la UE donde Merkel los corre a gorrazos y los manda para España sin cenar y con un ‘perrito caliente’ de las salchichas de Fráncfort, la capital del BCE y del Bundesbank.

Eso sí, los consejeros de Artur Mas son un poco chinches, pero a su verdadero Estado Mayor, que está en La Caixa y que incluye a la alta burguesía financiera y empresarial de Cataluña, todos ellos de perfil, y muchos haciendo la pelota al Príncipe de Gerona, don Felipe de Borbón (el que dice que Cataluña no es un problema), a todos estos que, disfrazados de camaleones, le preparan a Mas el trono plebiscitario del 25-N, ni doña Soraya ni don Mariano les dicen ni mu. Todo lo contrario, les reciben, se dejan envenenar por ellos para mantener el ‘bajo perfil’ que tanto conviene a Mas y para que no se desate la guerra comercial, que llegar llegará, aunque puede que un poco tarde porque lo ideal es que comience antes de las elecciones del día 25 de noviembre.

Habíamos pensado días atrás que quizás, dada la quebradiza salud del rey don Juan Carlos y la necesidad de un largo descanso para su pronta recuperación, estas Navidades, sin turrón -ni cava, por favor- que nos esperan, sería el Príncipe don Felipe quien leería el discurso de Nochebuena a la nación, con frases de consuelo a los españoles y eso de “la altura de miras” que los negros escribanos de la Zarzuela suelen meter como morcilla navideña, entre algún polvorón o un mantecado. Pero después de oír al Príncipe decir que “Cataluña no es un problema”, hemos decidido que es mejor que hable otra vez el Rey, aunque esté cojo. ¡Qué le vamos a hacer!

En cuanto a lo de los Mossos d’Esquadra hemos decidido que, tras las elecciones catalanas, los vamos a enviar al País Vasco a vigilar a Bildu, y a la Ertzaintza la vamos a trasladar a Melilla para vigilar con la boina roja de requeté la verja doble donde se agolpan los desamparados de Dios. Mientras que a Cataluña y, para darle una alegría al Conde de Godó -el Quasimodo de la Sagrada Familia- enviaremos a la Guardia Real para que adorne con sus plumeros y casacas rojas el palacio de la Generalitat. ¿Y en la Zarzuela? Pues podíamos recuperar a ¡La Guardia Mora! de El Pardo. Con sus turbantes de Reyes Magos y sus capas rojas al estilo los regulares. Eso con una llamadita de don Juan Carlos a su ‘sobrino’ Mohamed VI se arregla en un santiamén. O sea, que nadie se ponga nervioso porque todo tiene arreglo, y lo del tonto de Puig, también, porque dada su aguerrida pasión Artur Mas lo nombrará muy pronto embajador de Cataluña en Afganistán.

¿Son los nacionalistas "identitarios"?
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 20 Octubre 2012

Lo terrible del momento que vivimos es que nadie se hace cargo de la situación que se avecina. Cuanto más "progresistas" y "avanzados", cuanto más "modernos", más imbéciles.

Otorgarle la nacionalidad catalana a Colón porque sí ha sido la penúltima estridencia del nacionalismo.

Solo los que se atreven a poner en duda lo que todos dan por supuesto tienen alguna posibilidad de aportar algo al futuro, si es que éste existe aún para nosotros.

Todo esto me viene a la cabeza tras haber leído las propuestas de EH-Bildu sobre inmigración. De ellos me fui al programa electoral de ERC. Luego me detuve en PNV, PSE-PSOE, IU-EB y UPyD. Nada de nada. Son todo variaciones sobre el mismo tema. Pero lo peor es lo que no dicen. Ahora bien: ¿cuál es el común denominador de la totalidad del espectro político? Podríamos resumirlo como sigue: la nación es un determinado territorio jurídicamente organizado, donde habitan individuos libres e iguales. La membresía se alcanza por el reconocimiento que el Estado –el que sea- otorga a los ciudadanos. Las diferencias culturales, históricas, étnicas, religiosas son juzgadas como meros accidentes (en el fondo inconvenientes), que deben ser superados políticamente invocando la palabra tótem de la "integración". Como la "integración" -¡oh, sorpresa!- nunca es total, cabe aspirar a la tan ansiada "diversidad", juzgada acríticamente como algo positivo.

Esta "diversidad" es el modo en que la ideología dominante salva el escollo del fracaso de la sociedad de masas. Dado que la cultura de masas, constituida como referente universal en el que todo el mundo puede reconocerse, ha fracasado a la hora de "integrar", por ejemplo, a musulmanes de segunda y tercera generación, que pese a todo siguen siendo musulmanes, o a africanos que, pese a haber nacido en Europa siguen practicando ritos ancestrales de sus países de origen, el problemilla puede arreglarse relegando las diferencias culturales y de modo de vida a un mero problema de orden público: si éste se respeta, la "diversidad" restante nos "enriquece".

El caso es que desde EH-Bildu hasta PNV o el PSOE y los ideólogos de FAES, todos participan en uno u otro modo, de esta formulación. Las diferencias basculan entre los que hacen mayor hincapié en la "integración" –todos los derechos para todas las personas, como Bildu, IU y toda la izquierda- frente a la "diversidad", por un lado, y por otro lado, los que pretenden "integrar" a los recién llegados en una "diversidad" limitada, en la que no son aceptables ciertos modos de vida que chocan con los derechos humanos, especialmente con los denominados "de tercera generación".

Establecido esto puede aceptarse la versión "integracionista" o la versión "diversificadora", con todas las mezclas y gamas intermedias, pero lo que debe quedar claro es que fuera existe solo la barbarie, el llanto y el crujir de dientes, el enemigo absoluto con el que no se puede pactar. De ahí que desde Bildu hasta el PSOE y el PP, en uno u otro punto de su programa, abogan por estrategias "contra el racismo y la xenofobia".

Por tratar de un asunto de actualidad, el lector interesado puede profundizar un poco en los programas electorales de las formaciones autonómicas "nacionalistas", que son calificadas por sus enemigos de "identitarias". Tras leer las propuestas de, por ejemplo, ERC, Bildu o el BNG sobre el tema inmigratorio y, más aún, sobre el asunto de la ciudadanía y la concesión de derechos por parte del Estado, es difícil sostener que tales formaciones puedan ser calificadas de "identitarias", en el sentido de que busquen reafirmar una identidad multisecular determinada, en sus vertientes, religiosa, histórica, étnica y, en definitiva, comunitaria.

Más bien aspiran a perpetuar en miniestados de nuevo cuño exactamente los mismos defectos y patologías que existen ya en los Estados históricos. La conclusión es que su pretendido "nacionalismo" es más bien un "nacionalismo" contra España que, por ejemplo, por Euskal Herria o por Cataluña.

Y es que la realidad se va, poco a poco, perfilando, como algo bien diferente: léase al respecto la proyección demográfica realizada por el Instituto Nacional de Estadística en octubre de 2011. Por primera vez desde la creación de este organismo en 1945, la proyección demográfica anunciaba un decrecimiento, y no un crecimiento de la población española. De hecho, el INE recordaba que, ya en 2011, el país estaba perdiendo población, concretamente comunidades como Cataluña, País Vasco, Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Galicia, Asturias, La Rioja o Extremadura.

Según la citada proyección dentro de 10 años residirán 1,4 millones más de personas mayores de 64 años, lo que representa un 17,8% más que en el momento actual. ¿Alguien se ha parado a pensar en el porcentaje comparativo de los presupuestos generales del Estado destinados a pensiones en 2011 y 2012? Estas cosas ni siquiera están en el debate político y meidático pero, sin duda, por esta vía se camina a medio plazo a la quiebra del sistema y a la debacle general. La estrategia para hacer "como si no pasara nada" es contabilizar a la inmigración como si fueran españoles cualesquiera a efectos demográficos.

Así, el INE se lamenta de que en 2011, el saldo migratorio fuera negativo toda vez que los inmigrantes que abandonaron el país por la crisis económica superó el de los que llegaron. Nadie se para a pensar en los cambios culturales, de modos de vida y de identidad –esta vez sí- que cuesta a nuestra sociedad mantener en movimiento un sistema que nadie quiere ver que está enfermo. La solución parece ser, al menos la solución mediática y policial, meter entre rejas o condenar al ostracismo político a todos los que no ven con buenos ojos los formidables cambios antropológicos e ideológicos que, en nombre del progreso y de los "derechos y libertades", amenazan con destruirnos a todos.

Tanto el hostigamiento ideológico a la familia desde la izquierda, como su persecución desde el Estado y desde el poder económico por parte de la derecha se complementan a las mil maravillas a la hora de destruir el denominado "Estado de Bienestar" (una cuestión de la que jamás habla la izquierda). Esta situación solo interesa a la estrategia del capital global, dentro de la cual se enmarcan perfectamente tanto las formaciones "progresistas" como las liberales.

Por todo ello, bien mirado, lo peor que podría pasarle a gentecilla como la de ERC o Bildu es que pudieran diseñar una sociedad a su medida. Poseídos de una arrogancia inversamente proporcional a lo vacío de sus soluciones, pronto se verían abocados a una situación ante la que sus dogmas, ideas y propuestas no servirían absolutamente para nada. Ellos, en realidad, son parte del problema. Son la crisis misma que azota al mundo occidental, encarnada en formaciones políticas de gran poder deletéreo para las sociedades en las que habitan.

Mientras tanto, repiten el manido discurso de que "Madrid" les roba, sin pararse a pensar que el trasvase de recursos desde zonas o regiones ricas a otras menos ricas es una constante en cualquier organización o país y que va a estar sucediendo tanto si están en España como si forman parte de un Estado libre miembro de la UE.

La diferencia está en que mientras que sí que pueden "pesar" políticamente en Madrid, en Bruselas pocos van a tener en cuenta a un microestado regido por botarates a lo "Txapote" o con las evidentes limitaciones de Mintegi, que cree que la independencia garantiza la salvación de un barco que se hunde. Pobrecilla.

Como decimos en esta columna una y otra vez, hace falta una propuesta realmente nueva porque lo que se nos muestra es más de lo mismo. Pueden decir que Colón era de Barcelona, que América fue descubierta por los catalanes o que en 1714 Cataluña perdió su Estado. Pueden incluso reivindicar las guerras carlistas como parte de su delirante "conflicto" imaginario. Todo esto solo les retrata.

Es el modo de solucionar los problemas que les permite su masa neuronal. Pero nada de eso va a cambiar un ápice de la realidad que se avecina y en cuya formación ellos están contribuyendo sin saberlo de manera totalmente decisiva.

Wert para creer: el estandarte del PP
Jose A. Vara www.vozpopuli.com 20 Octubre 2012

En un Gobierno de perfil político voluntariamente bajo, en ocasiones casi átono, las palabras y la gestión de un ministro como José Ignacio Wert resuenan como un "sí" bemol en un teatro vacío. Un estruendo. La norma imperante en Moncloa es no hacer ruido, no azuzar polémicas, no levantar la voz, no entrar en el cuerpo a cuerpo, huir de las algarabías y centrarse en un solo frente: el económico. Todo lo demás es... pasajero, contingente, circunstancial y hasta anecdótico. El tiempo pone las cosas en su sitio, es la marca de la casa.

Wert, que llegó al Ejecutivo de carambola (iba directo al Pirulí) y que carece de carnet del partido (no milita ni militó en el PP, viene de la UCD) se ha erigido estas semanas en esa voz solitaria que clama en el desierto, en el único ministro que llama a las cosas por su nombre, dice las verdades del barquero y planta cara incluso en los escenarios más hostiles. Imprudencia, le dicen algunos compañeros de Gabinete. Valentía, responde buena parte de los votantes del PP.

No es Wert un político al uso. Profesor universitario, sociólogo, experto en comunicación, habla idiomas, se ha paseado por el mundo y antes de regresar a la actividad política activa tenía un buen pasar. También en esto es excepción. No necesita la poltrona para ganarse la soldada.

Entonces, ¿qué pasa con Wert? Bien simple. Ha incursionado en dos territorios en los que la derecha raramente asoma el hocico por miedo a que se lo rompan o por temor a molestar. La Educación es el primero. Su reforma educativa, necesaria y urgente en un país a la cabeza europea del fracaso escolar, del desempleo juvenil y en la cola de la calidad de la Enseñanza y del nivel de nuestros bachilleres y universitarios, ha sido recibida con arcabuces, movilizaciones y huelgas desde la izquierda, como estaba previsto.

Reforma educativa
La reforma, ya saben, apuesta por el esfuerzo, el mérito, el respeto, la superación y la exigencia, tanto a alumnos como a profesores. Unifica materias en todas las comunidades para evitar aberraciones y manipulaciones. Potencia asignaturas como Matemáticas, Inglés, Lengua y Ciencias y suprime bobadas como Conocimiento del Medio, vulgar "Cono", o Educación para la Ciudadanía. Se carga el coladero de la Selectividad y recupera las reválidas. Refuerza la Formación Profesional y apoya la orientación laboral del estudiante. Elemental.

Pero la masa enfurecida ha salido a la calle. En pequeñas dosis, la verdad. Incluso algunos padres irresponsables se sumaron a la huelga. Y algunos estudiantes, más bien cafres, irrupieron en una escuela extremeña al grito de "Dónde están los curas que los vamos a quemar". Le han tachado de franquista, fascista, golpista, etc.. Incluso han acompañado su apellido con un expresivo "pim, pam, pum".

Turbamultas aferradas a tópicos falsos. Masificación de aulas: falso, 11,5 alumnos por profesor de media, y salvo en Cataluña, no ha aumentado el número sencillametne porque no hay alumnos. Cosas del baby down. Reducción abrumadora del profesorado: falso, tan solo 800 menos de un total de 682.721 que el curso pasado. Supresión de becas: falso, ha aumentado la nota para no concedérselas a los alumnos jetas. Salvaje recorte presupuestario: falso, apenas un dos por ciento en unos presupuestos que han caído un 8 por ciento en la media de los ministerios.

La Enseñanza, en nuestro país, ha sido un coto vedado de la izquierda que perpetró ese pecado mortal llamado Logse en los tiempos del ministro Maraval y del secretario de Estado Rubalcaba. Allí empezó casi todo el desastre. Wert está decidido a revertir esa envenenada ecuación, como en su tiempo lo intentó Pilar del Castillo, y en ello anda. Parece que el Gobierno, por ahora, le respalda.

La Historia de España
El otro frente, derivado del anterior, es el nacionalismo. Piensa el ministro que es insano que en Cataluña se enseñe a los tiernos infantes una recreación delirante de nuestra Historia, con lindezas como la catalanidad de Cristóbal Colón, del Ebro, de Wifredo el Velloso... O presentar a España como enemigo desde 1714, o presentar a Cataluña como un Estado más de Europa. Además de nacionalistas, la educación de la Generalitat se basa en convertir a los niños en futuros imbéciles.

En esta disputa aconteció la famosa frase de "hay que españolizar a los niños catalanes" en respuesta parlamentaria a la consejera de Eduación de Cataluña y su "hay que catalanizar a los alumnos". Luego vino lo del reproche del Rey que parece que nunca existió y alguna otra escaramuza.

Estos ríspidos episodios han convertido al ministro de Educación, Cultura y Deporte en un héroe a su pesar, en el "hombre de moda" como le caracterizó Carlos Herrera en espléndida entrevista. Tanto foco, tanto estrellato emerge del tono gris marengo imperante en nuestra trastornada sociedad. Los mismos que aplauden al juez Pedraz por subrayar en un auto "la reconocida decadencia de nuestra clase política" son los que apedrean al ministro Wert por defender el derecho, amparado por el Supremo, a elegir el castellano como lengua vehicular en contra de los dictados de esa norma totalitaria de la "inmersión linguïstica".

En la Enseñanza, en la Cultura, en el reto soberanista, en el desafío de los nacionalismos, Wert está dando una batalla casi en solitario. Apenas algunos compañeros de Ejecutivo le secundan. Soraya Sáenz de Santamaría o García-Margallo han apuntado tibiamente en su línea. María Dolores de Cospedal, desde la secretaría general del partido, se ha mostrado asímismo contundente. Pero poco más. En privado, inopinados ministros le menosprecian o le huyen. Otros, se ocultan bajo un manto de silente cobardía. Incluso los hay que cuchichean sobre sus supuestos afanes protagónicos o su espíritu exhibicionista. Ya se sabe: amigos, enemigos y compañeros de partido.

De ahí que Wert, súbitamente y casi sin proponérselo, se ha erigido en la referencia ideológica del Gobierno en algunos aspectos cruciales de la gestión política. Ha asido el estandarte de los proyectos y propuestas más significativas con las que el PP se presentó a las urnas y venció por arroladora mayoría. Es como el antagonista de aquella película de Godard que confesaba: "Veo claramente la situación pero no sé qué papel me toca". Wert lo tiene muy clarito.


Irremisible disolución
EDITORIAL El Correo  20 Octubre 2012

Un año después de anunciar el cese del terror, ETA ya no cuenta

El anuncio de que ésta sería la primera campaña electoral sin ETA se ha cumplido plenamente. Un año después de que la banda terrorista hiciera público el «cese definitivo» de su actividad violenta ni siquiera la izquierda abertzale ha querido situar en primer plano lo que eufemísticamente denomina «consecuencias del conflicto armado».

El desarrollo de la campaña ha confirmado que ETA está abocada a su irremisible disolución. Ojalá que en la nueva legislatura nadie se empeñe en restablecer su sombra fáctica como recurso ventajista.

Durante estos doce meses la convicción de que el terrorismo etarra no volverá a asesinar ha ido calando en la sociedad vasca, incluso a pesar de que se resista a desmantelar sus estructuras. Su obstinación en obtener algún rédito político o de indulgencia histórica, y la negativa de la izquierda abertzale ya legalizada a condenar o enjuiciar críticamente la actividad terrorista y su propia trayectoria cómplice son los déficits democráticos con los que Euskadi comienza a vivir en paz.

Es evidente que ETA trata de salvar su pasado, del mismo modo que la izquierda abertzale necesita blanquear el suyo. Pero la desmemoria es la concesión más demoledora que la democracia puede ofrecer a los violentos a cambio de su desarme y liquidación.

El anhelado final de la barbarie no exime a sus actores de responder individualmente ante la Justicia por los crímenes cometidos. Máxime cuando pretenden el olvido y diluir su culpa negándose a reconocer el daño causado. El Parlamento que se elegirá mañana integrará en su seno a la fuerza que durante la última década ha permanecido fuera de la Ley por su connivente actitud respecto al terrorismo. El anuncio del 20 de octubre de 2011 fue la consecuencia del repudio ciudadano y de la acción del Estado de derecho que condujeron a ETA a dar inicio a su paulatina despedida.

Por eso mismo ningún proyecto o iniciativa política que se alumbre en la próxima legislatura podrá defenderse como logro derivado de una paz presuntuosamente concedida por la banda sin que nazca emponzoñada por la barbarie. De ahí que todas las fuerzas políticas tengan la obligación de mostrarse escrupulosas a la hora de rechazar cualquier relación entre el futuro de Euskadi en libertad y los designios de una ETA a la que no le cabe otro final que desaparecer sin más aspavientos.

Botella medio llena o medio vacía de terrorismo
Nota del Editor 20 Octubre 2012

Los terroristas han derrotado a España, no a los españoles que no nos dejamos engañar. Han derrotado a la casta de profesionales de la política que nos pastorean a su antojo, a los que hablan de democracia en este sistema podrido, corrupto y miserable.

Nacionalismo catalán:
Un diputado desarbola completamente la fábula nacionalista.

PEDRO GÓMEZ DE LA SERNA  http://www.congreso.es  20 Octubre 2012

http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Diputados/BusqForm?_piref73_1333155_73_1333154_1333154.next_page=/wc/fichaDiputado?idDiputado=16

RESTITUCION DERECHOS HISTORICOS DE CATALUÑA

La verdad, señorías, es que, al margen de la ideología de cada cual, después de escuchar los disparates que hemos escuchado hoy aquí, a uno no le extraña que el 51% de los catalanes se abstuvieran en el referéndum del Estatuto, y que el 5% votara en blanco.

A base de intervenciones como las que se ha escuchado hoy en esta sala, están Uds. logrando lo que no consiguió el general Franco a lo largo de sus 40 años de dictadura: la desafección de los catalanes de la vida política. Unos catalanes que acabarán siendo independientes, sí, pero de la política. Están Uds. alumbrando, en expresión de Joseph María Colomer, un nuevo tipo de ciudadano cada vez más alejado, mentalmente, vitalmente, sociológicamente, anímicamente, de la política y de la res pública. Un catalán secesionado de la política.

Después de 30 años de gobierno nacionalista o con participación nacionalista en Cataluña, puede decirse que el nacionalismo catalán ensu conjunto, como proyecto de sociedad, ha fracasado. Y han fracasado porque treinta años después, han conducido, entre unos y otros, a Cataluña a un callejón sin salida de enfrentamiento, de división y de uptura. Entre unos y otros, han conducido a Cataluña hacia una de las crisis más graves de su Historia, en términos políticos, institucionales, económicos, y muy probablemente también, en términos sociales.

Y como única respuesta, han buscado Uds. un enemigo exterior, un chivo expiatorio: la culpa es de España. Crean la crisis, y después pretenden taparla creando una crisis todavía mayor. Pero vayamos por partes.

1.- Piden Uds. en primer lugar, algo insólito, que deroguemos los Decreto de Nueva Planta.
Yo creo que los ciudadanos merecen un mínimo de rigor y un máximo de respeto. No se puede derogar lo que no está en vigor. Yo soy diputado por Segovia. Su iniciativa es como si yo trajera a esta Cámara la derogación del Fuero de Sepúlveda ¿Y por qué no proponen también que estas Cortes se dediquen a derogar, no sé, pongo por caso, el Código de Justiniano, la Novísima Recopilación, las Pandectas, Las Partidas o cualquier cuerpo legislativo histórico de España? Su propuesta no es sólo extemporánea, porque llegan Uds con300 años de retraso, sino también excéntrica. No conozco a nadie, salvo Uds., que mantenga que los Decretos de Nueva Planta estén en vigor….Es insólito. Es ridículo y es una tomadura de pelo a la Cámara.

2.- Hablan Uds. en su PNL de una supuesta soberanía de Cataluña suprimida por Felipe V.
Y yo, antes de entrar en materia, me pregunto:¿Les parece normal, con la que está cayendo, que esta Cámara se dedique a hablar de Felipe V o de Carlos II el Hechizado y de sus disposiciones testamentarias? Pobre Cataluña, si tuviera que debatirse únicamente entre la fatiga de unos y el hechizo de otros…Sean honestos: no mientan a la gente: Cataluña no fue nunca soberana. Han construido Uds. un relato falso. Han engañado Uds. a los catalanes.

Cataluña jamás existió como nación –un concepto aún no vigente- ni como Estado. En 1700 Cataluña era un Principado, sí, un territorio con instituciones propias, sí, pero integrado en la Corona de Aragón y en consecuencia en España. Pero ni era un Estado soberano ni era una nación. Las Cortes eran estamentales y como tales no representaban soberanía nacional o popular alguna –estamos antes de la revolución francesa- sin a los tres estados: el clero, la nobleza y tercer estado. Tampoco existía una opinión pública catalana, porque la opinión pública como tal no surge sino hasta finales del XVIII, como todo el mundo sabe.

La Nueva Planta fue, en opinión de Vicens Vives –nada sospechoso de anticatalanismo- “un desescombro que obligó a los catalanes a mirar hacia el porvenir”; algo que comparte Ferrán Soldevilla cuando dice que dieron lugar al resurgimiento económico de Cataluña; por cierto que ya Mercader y Voltes pusieron de relieve la catalanidad de los gestores de la Nueva Planta. No voy a entrar en mayor debate. Cito sólo a cuatro historiadores catalanes de indudable prestigio. Le recomiendo su lectura. Léalos, y sabrá, entre otras cosas, que aquella no fue una guerra de secesión sino de sucesión. Léalos y sabrá que el mayor valedor del archiduque de Austria frente al borbón fue el almirante de Castilla. Léalos y sabrá que la realidad fue mucho más compleja de lo usted dibuja. Léalos y sabrá que el austracismo catalán no fue inmediato; hasta el punto que, con motivo de la boda de FelipeV en Barcelona, se produjo una eclosión de panegíricos catalanes como los de Joan Bac o Raimundo Costa. Nadie cuestionó la legitimidad de Felipe V en Cataluña hasta que en 1703 emerge la alianza internacional antifrancesa y pro austriaca. Los actores españoles no fueron más que actores sucursalizados de las grandes alianzas internacionales.

Hacen Uds. también la afirmación de que Felipe V incorpora Cataluña a Castilla mediante el derecho de conquista. Primero, no la incorpora a Castilla. Segundo, saben perfectamente que Barcelona fue inicialmente leal a Felipe V y que fue asediada por una escuadra internacional anglo portuguesa dos veces: en 1704 y el 1705, por cierto esta última vez lanzando nada menos que 6000 bombas sobre la ciudad, que cayó finalmente en manos austracistas. Derecho de conquista.

Repito: fue una guerra de sucesión, no de secesión.

Y lo que había en Cataluña no era un sentimiento antiespañol, sino antifrancés. Ya lo dijo D. Rafael de Casanova: “Por nosotros y por la nación española peleamos”.

Lo que querían los catalanes era movilizar a toda España contra el candidato francés, es decir, liderar España, el mismo propósito de Cambó, algo a lo que Uds., los nacionalistas, han renunciado.

Y han renunciado porque al nacionalismo siempre le falta ambición de país, y porque el nacionalismo consiste en querer tener cada vez más poder en un lugar cada vez menos poderoso: en otras palabras, mandar cada vez más sobre cada vez menos.

Y esa falta de ambición y de proyección, ese no incorporarse al liderazgo del proyecto español, es lo que les lleva, a Uds y a Cataluña, al colapso.

Y fue un catalán, D. Ramón Lázaro Dou, un ilustrado catalán precursor de la Renaixenxa y diputado en Cádiz, quien glosó los Decretos de Nueva Planta por haber acabado con las jurisdicciones patrimoniales y la única instancia en las condenas de muerte y por la prohibición de las multitudes armadas para perseguir a los delincuentes.

No seré yo quien defienda a Felipe V, pero sí se digo que la historia es mucho más compleja que el mito, señor Bosch. Y es más compleja también que la mentira. Y claro, cuando uno parte de premisas falsas llega a conclusiones erróneas.

No es una historia infantil de buenos y malos. Es una historia de hombres, con luces y con sombras.

3.- Hablan Uds. del derecho de autodeterminación.
Cataluña nunca fue soberana.

Tampoco ahora lo es.
No es sujeto de derecho internacional.

No es sujeto constituyente.
No tiene poder constituyente.

Hablar de autodeterminación en España es hablar de ruptura.
De ruptura constitucional y de ruptura de la convivencia.

Y no tenga ninguna duda de que el modelo constitucional tiene mecanismos para garantizar la convivencia, la paz, y la unidad.
Y que el Estado garantizará la vigencia del artículo 2 de nuestra Constitución, que se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española.

Yo les pediría que dejaran de jugar de una vez con el futuro de Cataluña. Con el pasado, con el presente, con el porvenir de los catalanes.
No tienen Uds ningún derecho, ninguno, a crearle a la gente más problemas de los que ya tiene.

No tienen Uds ningún derecho, ninguno, a meter a los catalanes en la tempestad de la secesión.
No tienen Uds ningún derecho, ninguno, a jugar con la convivencia en Cataluña.

Ya en el tripartito se les hundió el Carmel.
No hundan ahora Cataluña entera.

4.- Luego plantean Uds. con el manido asunto del expolio de Cataluña.
Como la manipulación de la lengua no les ha servido como instrumento de ruptura y ha chocado con no pocos estratos de población, han acudido entonces a la manipulación de la economía, que sí llega a todos los estratos, como instrumento de ruptura.

Otra salida en falso, otra huida hacia ninguna parte, otra manipulación.
En primer lugar, no tributan los territorios, tributan las personas.

En segundo lugar, con la misma justificación podrían hablar los madrileños de expolio porque, si se trata de territorios, estamos por delante Uds.
En tercer lugar, por idéntica razón los habitantes de Gerona podrían sentirse expoliados por los demás catalanes, porque le recuerdo que Gerona es la provincia de más renta per cápita de Cataluña.

En cuarto lugar, desgraciadamente, no todo el dinero recaudado en Cataluña redunda en beneficio de los catalanes: ya; ya se ocupan algunos cuando están en el poder de que eso no ocurra: caso Millet, Santa Coloma, Prenafeta, ITV, el contrabando de tabaco del conseller de ERC, las cartas de extorsión a los trabajadores de la Generalitat pidiéndoles un porcentaje de su salario para ERC –por cierto que el Sr. Vendrell fue luego ascendido a Consejero- los sueldos exorbitantes de los Presidentes de las Diputaciones que Uds, controlaban –Lérida y Gerona- las colocaciones de ex políticos en empresas del sector público catalán, los gastos desorbitantes para tunear vehículos oficiales …todo muy ejemplar:

Si Rafael Casanova levantara la cabeza…y viera lo que hacen Uds en nombre de Cataluña…y viera cómo han dilapidado Uds. aquél enorme patrimonio de la Transición que era el antiguo liderazgo catalán de una nación de 40 millones de habitantes, con sus mercados, con sus relaciones internacionales, cuarta economía de la zona euro, …Si levantara la cabeza y se preguntara: ¿El expolio? Con toda probabilidad les contestaría: El expolio de Cataluña son Uds.

Uds. incrementan la deuda en un 200% y ante la deuda piden Uds la independencia. Independencia, ¿para qué? ¿para endeudar todavía más a los catalanes?¿Para aislarles del mundo? ¿Independencia para ser una especie de rara avis entre los no alineados? ¿Independencia para arruinar a los catalanes? ¿Han calculado Uds., antes de jugar con este fuego, cuántas empresas saldrían de Cataluña? ¿Cuántas multinacionales europeas sacarían sus plantas de allá? ¿Cuántas grandes empresas catalanas deslocalizarían sus activos, sus sedes, de un territorio aislado del mundo? ¿Han calculado Uds. el coste que esto tendría en la mediana y pequeña empresa de Cataluña, muchas veces auxiliares de las anteriores? ¿Han calculado el ingente paro que generaría la independencia? Hagan números, y después pídanle a la gente que sacrifique su hacienda, su trabajo, su bienestar, el futuro de sus hijos, en el altar de un delirio secesionista.

Si Cataluña se independiza, ¿con qué dinero van a pagar las pensiones?¿Con que dinero van a pagar el desempleo de los catalanes? ¿en qué mercados van a vender sus productos y con qué aranceles? ¿Cómo van apagar su deuda? . Digan a la gente el verdadero coste de la independencia: un descalabro en términos de generación de riqueza y de pib per cápita que les situaría por debajo de cualquier territorio o comunidad de España.

Digan la verdad a la gente antes de jugar con el futuro de los catalanes.
Con su hoja de ruta llevarán a los catalanes a la bancarrota y provocarán el derrumbe del estado de bienestar.

Ni Montenegro ni Islandia: Chipre, Grecia o Padania. Sigan Uds. así, que las agencias de calificación ya han tomado buena nota y han bajado su bono al nivel de bono basura…
Y hagan Uds. cuentas también en el ámbito de la democracia y de la política, porque la Constitución española se reafirmó como Constitución catalana con el respaldo del 90,3% de los catalanes.

Algo muy difícilmente superable, en términos de legitimidad democrática, se pongan Uds. como se pongan y saquen a la calle al número de personas que quieran sacar a la calle.
Muchas gracias
 

Roca Junyent no es nazi
Jesús Royo www.lavozlibre.com 20 Octubre 2012

En un curioso artículo en La Vanguardia con el elocuente título de ‘¡Basta!’, Miquel Roca nos dice en tono airado que es nacionalista catalán, pero que por nada del mundo eso le convierte en nazi. Y que le ofende profundamente que alguien lo insinúe. Es un artículo breve, apenas una columna, no debe llegar a las 300 palabras. Y sin embargo, la palabra nazi aparece once veces. ‘No soy nazi’ lo dice seis veces. ‘Me ofende que me llamen nazi’ lo dice tres veces. ‘No se nos puede acusar de nazis’ un par de veces, y aún aparece tres veces más la palabra ‘nazi’.

Con lo cual a uno se le sube la mosca a la oreja. Ya sabíamos que el nacionalismo catalán no es nazi, que siempre combatió al franquismo, que es democrático fuera de toda sospecha. Vale. Entonces, ¿a qué viene tanta insistencia? Uno se resiste a meterse en los vericuetos del inconsciente, psiquiatras hay de sobras, che, pero ¿no se le puede aplicar el refranero, mucho más fiable y sabio? Dime de qué presumes y te diré de qué careces. O la otra, esta en latín: Excusatio non petita, accusatio manifesta. No des excusas, si nadie te las pide, que te acusas a ti mismo. Pues algo de eso me barrunto que hay en el artículo del señor Roca.

Los nacionalistas catalanes no son nazis, lo sabemos. Pero algún ramalazo sí lo tienen, y en especial en esta etapa que nos ha tocado vivir. Y no se me ofenda, señor Roca, no haga escarafalls -aspavientos-, que es peor. En primer lugar, el contexto de crisis económica: la del 29 y la actual. No son lo mismo, pero algo se parecen. En segundo lugar, la clase social afectada, la clase media que, alarmada por las penurias, los recortes y la perspectiva de una próxima pobreza, sale despavorida al grito de “¡sálvese quien pueda!”. Tercero: la identificación de todos los males en una bestia negra, llámese España o llámense los judíos. Cuarto: la exacerbación de lo gregario y a la vez la exaltación de la unidad: un millón y medio de personas, todos a una, un sol poble en marxa imparable cap a la llibertat. Quinto: la abundancia de banderas al viento, en correspondencia con la absorción del individuo por el grupo: ahí está la supersenyera del Camp Nou. Sexto: que flaquee el respeto a la ley y se derrita ante la fuerza telúrica de la nación. Ante la voz de todo un pueblo, dice Mas, el referendo se hará “sí o sí”, diga lo que diga la Constitución. ¿Le parecen pocas coincidencias?

Aún hay otras, quizá menores, como compartir filosofía política (el espíritu del pueblo, Herder, la lengua como expresión nacional, etcétera), la propia alegría compulsiva de los manifestantes, cofois, que les hace peligrosamente optimistas e intrépidos ante el futuro (recuerden el tomorrow belongs to me, de la película Cabaret). O la alusión equívoca de Mas a la “genética catalana” en uno de sus últimos discursos. Incluso la formación del joven Jordi Pujol en la escuela alemana de Barcelona, del 39 al 45: de sus nueve a sus quince añitos.

Pero no. Cataluña hoy no es la Alemania de los años treinta, ni Hitler es Mas. Hay muchas más diferencias que semejanzas. Pero tampoco hay que negarlas, y menos por la vía del escándalo y la histeria. Precisamente porque sabemos cómo acaban estas cosas, hay que darse por avisados. No jugar con fuego. Tener las alertas encendidas. No fomentar el griterío. Desconfiar de las unanimidades. Honrar al disidente. Respetar escrupulosamente las leyes. Atenerse a la ley de oro de la democracia: igualdad, reciprocidad, simetría. Y administrar las metáforas sin solemnidad, con escepticismo: estoy hablando de Ítaca, el viaje a lo desconocido, la emancipación. Que las metáforas, señor Mas, las carga el diablo.

Jesús Royo es catedrático de Instituto de Lengua catalana y licenciado en Filosofía

ETA se plantea seguir como organización en la clandestinidad
El aniversario del anuncio de abandono definitivo del terrorismo realizado por ETA el 20 de octubre del pasado año ha coincidido con la fase final del debate que se está desarrollando en el seno de la banda sobre su futuro.
Bilbao - Vasco press La Razón 20 Octubre 2012

La ponencia base sometida a discusión entre los miembros de ETA da por supuesta la confirmación de la decisión del 20 de octubre, aunque condiciona "el final definitivo de la confrontación armada" a una negociación con Francia y España. Además, excluye la disolución del grupo y plantea su continuidad como organización clandestina.

La dirección de ETA abrió el debate para que los militantes ratificaran la decisión del 20 de octubre, que había sido adoptada sin realizar una consulta a sus bases. La pasada primavera los jefes de la banda distribuyeron un documento llamado "informe básico".

Los miembros de ETA tenían de plazo hasta finales de julio para presentar "aportaciones" individuales que, además, debían ir firmadas. Con esas aportaciones, la dirección tenía que elaborar un nuevo documento que se tenía que distribuiría entre los meses de septiembre y octubre para que pudiera ser sometido a votación en noviembre y diciembre.

El "informe básico", al que ha tenido acceso la agencia "Vasco Press", da por supuesta la confirmación de la decisión del 20 de octubre, pero prevé la continuidad de ETA, incluso aunque se materialice el esquema de la banda y todos los presos queden en libertad. Se asegura que no se desarrollará "ninguna estructura dirigida a llevar a cabo ninguna actividad armada", pero al mismo tiempo el texto indica que "se pondrán los medios para proveer a la Organización de los recursos que necesitará a distintos niveles para poder cumplir con las funciones que le corresponden a lo largo de todo el proceso y garantizar su funcionamiento".

ETA se plantea como una de las claves de su funcionamiento interno que para "mejorar la seguridad, por encima de los golpes represivos, se debe profundizar en los medios para garantizar la eficacia de la Organización".

En el documento ETA reconoce a la izquierda abertzale "la jefatura política del proceso", aunque al mismo tiempo señala que la tarea de la "dirección política general del proceso de liberación" no debe quedar en manos de una sola organización, sino que debe desarrollarse "de forma compartimentada y unida".

ETA invoca "la trayectoria histórica" y afirma que "la Organización" ofrecerá "sus valoraciones y aportaciones al movimiento de liberación y si se viera necesario también a la base social". La organización terrorista considera que "por la función que ha desarrollado durante décadas y por la referencia y la experiencia que ha acumulado, desde el punto de vista histórico del proceso de liberación a la Organización le corresponde una función importante".

El "informe básico" crear una "Delegación para las Negociaciones", delegación cuya existencia ya fue anunciada de manera pública en un comunicado etarra difundido el pasado 17 de mayo. La banda terrorista se marca como objetivo forzar a los gobiernos de España y Francia a una negociación "para superar la confrontación armada y sus consecuencias", según señala.

La demanda de esta negociación constituye la pieza angular de toda su estrategia actual, pese a que tanto París como Madrid la han rechazado con claridad.

La banda terrorista plantea como primer paso "intensificar la presión de Euskal Herria y de la comunidad internacional hasta que a los Estados les pueda producir un coste político insoportable el no entrar en el proceso".

Como complemento de lo anterior, ETA se plantea realizar una actividad propagandística para poner de manifiesto su buena voluntad y atraer de esa forma apoyos a su posición. Otro de los objetivos declarados es el de "desgastar la posición de los Estados, debilitando los argumentos que presentan para eludir la negociación".

El documento del debate precisa que ETA llevará a la mesa de negociación tres asuntos: la vuelta a casa de los presos y de los huidos, "el desarme de la Organización y el desmantelamiento de la estructura armada" y, en tercer lugar, "la desmilitarización de Euskal Herria", concepto con el que se refiere
a la retirada de las fuerzas policiales.

La dirección de ETA, en una comunicación enviada a sus militantes, encuadra la puesta en marcha del debate "dentro del cambio de estrategia realizado por el movimiento de liberación como consecuencia de la lucha de años" y explica que la razón principal del proceso es "decidir el camino de actuación de la Organización frente a la nueva fase política que vivimos en Euskal Herria".

ETA menciona que en los últimos meses se han producido importantes acontecimientos, entre los que cita el anuncio del "cese definitivo" del terrorismo y defiende la necesidad de "profundizar en el análisis" de la situación actual que, en su opinión, se está construyendo "sobre los logros de nuestra trayectoria".

"Es cierto que los cambios y las crisis que ha habido en el movimiento de liberación en los últimos dos o tres años, a menudo no han ayudado a ver esa lógica", dice la dirección de ETA que advierte que "reflexionar sobre la continuidad de la lucha de estas décadas tendrá importancia ya que está en juego la capitalización de cara al futuro de los logros conseguidos hasta ahora.

Le corresponde a la Organización poner al servicio del proceso el capital político histórico que se ha acumulado en el pasado".

En la presentación del debate ETA habla de la necesidad de plantearse "sin miedo" en las "incapacidades de los últimos años", destacando que no se puede dejar de lado "las limitaciones que nos han ido apareciendo".

"Al igual que subrayamos los logros de la trayectoria hasta hoy en día, también tenemos que admitir los indicios de agotamiento", afirma. "Están ocurriendo grandes cambios, tanto en la situación política como en la izquierda abertzale y profundizar en la línea, provocará más cambios", asegura ETA. NNNN

FABRA ABRE EL PROCESO CON 3.000 DESPIDOS, EL 40% DEL PERSONAL
Las Autonomías comienzan a desmantelar su inmenso sector público a cambio del rescate
Ángel Collado El Confidencial 20 Octubre 2012

El gobierno autonómico de la Comunidad Valenciana que preside Alberto Fabra fue el primero en reconocer en julio que necesitaba la ayuda del Fondo de Liquidez Autonómico y ha sido el primero en cumplir el requisito exigido por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para recibir esos fondos: empezar a desmantelar el sector público dependiente del gobierno regional. Mientras los demás lo preparan con suma discreción, el gabinete de Fabra lo aplica y pasa de 76 ‘entes públicos’ a 30, además de reconocer que supondrá recortar las plantillas en un 40 por ciento. Es la fórmula que tendrán que aplicar el resto de los gobiernos regionales.

La mayoría de las Autonomías, en especial Cataluña y la Comunidad Valenciana, están en quiebra técnica pero seguían sin aplicarse la receta de adelgazamiento que les exige el Gobierno consistente en reducir organismos públicos varios, entes, fundaciones, observatorios, consejos consultivos, empresas paralelas, agencias consorcios y demás instancias creadas en los últimos años a la sombra del incesante crecimiento del Estado autonómico. A finales de 2011 el número de ese tipo de organismos en toda España llegaba a las 2.359 y el noventa por ciento estaban en la órbita de las Comunidades autónomas.

Además del plan de proveedores que el Ejecutivo puso en marcha para que empresas y particulares pudieran cobrar antes del verano sus deudas con las administraciones, gobiernos regionales como el catalán han necesitado créditos extraordinarios del ICO de hasta 500 millones para poder pagar las nóminas de los funcionarios. El colapso financiero es total. Gastan más de lo que ingresan, no tienen ni para pagar las nóminas y carecen de capacidad para acudir a los mercados a ningún precio porque nadie les presta. Pero como es el caso de Artur Mas, algunos se niegan a desmantelar las estructuras ‘de Estado’ y el aparato de propaganda y control sobre sectores económicos y sociales organizados desde el poder.

El Estado ha tenido que recurrir a sus avales ante los bancos y a Loterías para constituir ese Fondo de Liquidez Autonómico para que buena parte de las Autonomías, y la primera la Generalitat de Cataluña, no entre en ‘default’ este mismo otoño. Con el FLA, en Hacienda dicen estar dispuestos a que no se convierta en un “ICO 3” y, además de vigilar directamente a dónde va cada partida del fondo (a pagar facturas y servicios concretos), exigen dietas de adelgazamiento en la administración paralela y de intervención económica y social que se han montado casi todas las Autonomías.

El argumento es obvio: con los mismos organismos y plantillas, las Comunidades volverían a tener las mismas deudas y parecido déficit que antes de recurrir al FLA. Antes de tener que seguir con los recortes en los servicios básicos al ciudadano como la Educación y la Sanidad, dicen que ha llegado la hora de la poda drástica de ese sector público autonómico que suma hasta 2.000 entes de distintas características y cuyas plantillas están compuestas en su inmensa mayoría por personal ‘no funcionario’. El censo oficial de funcionarios en España está en 2.600.000 personas, pero los empleados públicos en su conjunto llegan a los 3,1 millones en números redondos.

“El ejercicio de 2013 será el de la reducción de plantillas, de interinos y de empleados públicos contratados sin oposición, tanto en el sector público dependiente de la Administración central como en el autonómico”, reconocen en fuentes del equipo económico del Gobierno, donde no quieren dar cifras globales de bajas, entre otras cosas porque la mayoría de esas bajas corresponde acometerlas a las Autonomías. Sólo la Junta de Andalucía tiene en nómina a 260.000 personas.

En las negociaciones entre Hacienda y los gobiernos autonómicos acogidos al ‘rescate’ (Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana, Asturias, Baleares, Murcia, Canarias y Castilla-La Mancha) se les recuerda la obligación de la poda en entes públicos y similares para cumplir el objetivo de déficit y no volver a generarlo.

La reducción del aparato de los medios públicos de comunicación va aparte y de forma muy desigual. La Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Madrid se lo han tomado en serio con severos recortes y anuncios de privatización, mientras otras Autonomías como Aragón y Castilla-León se limitan a hacer ajustes porque su gasto es mucho menor. Caso aparte es de Cataluña y País Vasco, decididos a mantener el grueso de su déficit.

Alberto Fabra, después de ser el primero en acometer el ERE y la externalización de RTVV, también ha sido el primero en aprobar el desmantelamiento del sector público adicional. Ha pasado de 76 entes públicos a 30 y de una plantilla total de 7.555 empleados suprimirá 3.000 puestos de trabajo para ahorrar 315 millones de euros el próximo año.

El mecanismo de trasvase de personal está también entre las ‘recomendaciones’ del Gobierno. Los funcionarios y personal laboral originario y con plaza en la Administración pasa a la Administración. Pero son los menos. Los interinos y contratados no fijos por los entes públicos tendrán que pasar al sector privado, si es que sus funciones se mantienen por la vía de la contrata. La vía más drástica de recorte se aplicará, igual que en las empresas privadas, con la no renovación de los contratos temporales. Se amortizan 46 puestos de directores de las respectivas sociedades que desaparecen.

La gran incógnita en los recortes del sector público autonómico está en Cataluña, donde los entramados paralelos son más numerosos, de más peso, y están además muy ligados a Convergencia. Además, en plena precampaña autonómica y desafío independentista, los nacionalistas querrán retrasar más las medidas de austeridad ‘estructural’.

LAS PRINCIPALES CADENAS YA HAN CERRADO SUS CUENTAS DE 2011
Las CCAA gastan más de 700 millones en tapar el agujero de sus TV autonómicas
Daniel Toledo El Confidencial 20 Octubre 2012

La deuda conjunta de Madrid, Cataluña, País Vasco, Andalucía y Comunidad Valenciana supera los 105.000 millones de euros. Un agujero brutal que no les impidió sacar de sus cuentas más de 700 millones en 2011 para financiar sus deficitarias televisiones autonómicas. La Generalitat catalana, confiada a sucesivas emisiones de bonos patrióticos para repagar su deuda, no tuvo reparo en subvencionar la suya con más de 278 millones de euros. Se lleva la palma. La ley aprobada por el PP que permite privatizar las cadenas terminará utilizándose por los gobiernos regionales para externalizar determinados servicios. En el fondo, nadie parece dispuesto a renunciar a tan codiciado altavoz político. Que bajen la persiana es una utopía.

Los datos asustan. Telemadrid perdió 116,82 millones el año pasado, montante que el Ejecutivo regional se compromete a cubrir para garantizar la continuidad de la cadena. En esta línea, Radiotelevisión Valenciana (Canal 9) arrojó un saldo negativo de 136,84 millones, si bien el Gobierno valenciano sólo destinó una partida de 77,2 millones para compensarlo y tendrá que afrontar el agujero extra en posteriores ejercicios. Por su parte, José Antonio Griñán y Patxi López otorgan a Canal Sur y ETB subvenciones de explotación por valor de 121,46 y 111,14 millones, respectivamente. Sumas que no les alcanzan, en tanto registraron pérdidas adicionales de 22,48 y 5,64 millones. Un auténtico pozo sin fondo.

Apenas un vistazo a las cuentas de las diferentes cadenas públicas explica porque los números no salen. Y el problema es de origen, en tanto solo los gastos de personal con los que parten duplican la facturación anual. Sin la subvención, la nada. Las cinco televisiones pagaron a sus profesionales el año pasado un total de 327,91 millones de euros, mientras que la cifra de negocio conjunta se quedó en 177,32 millones. TV3 mantuvo una plantilla media en el ejercicio de 2.000 personas, incluso por encima de los 1.959 trabajadores que manejó en 2010. Grupos como Telecinco o Antena 3, que gestionan siete canales tras absorber Cuatro y La Sexta, respectivamente, no se acercan ni de lejos a los mil trabajadores.

De hecho, las privatizaciones no sólo chocan con el interés político de los gobiernos regionales, sino con unas empresas que en 2010 contaban en sus filas con casi 11.000 profesionales. “Para entrar, es imprescindible que se adelgace la estructura y que se reconozca la deuda. A partir de ahí, se podrán producir informativos y programas cultural-divulgativos”, aseguraba recientemente Raúl Berdonés, fundador de Secuoya, uno de los grupos mejor colocados para el proceso tras su acuerdo con N+1. Telemadrid y Canal 9 tienen en marcha sendos expedientes de regulación de empleo. En el primer caso, saldrán de la sociedad entre 700 y 800 trabadores; en el segundo, 1.200. En ambos casos se elimina el 70% de la plantilla.

Auditorías olvidadas
Las auditorias no han permanecido en silencio ante un modelo deficitario que obliga a la mayoría de cadenas a afrontar quiebras técnicas anuales, de las que sólo pueden salir con financiación adicional del gobierno regional de turno. “Como consecuencia de las pérdidas incurridas –reza el informe de KPMG a las últimas cuentas de Telemadrid-, el patrimonio neto de la sociedad a 31 de diciembre de 2011 resulta negativo en un importe de 99.574.746 euros (85.768.116 euros al 31 de diciembre de 2010) y consecuentemente, inferior a la mitad de la cifra de capital social, por lo que, de acuerdo, con el artículo 363 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, está en causa de disolución”.

Eso sí, la empresa argumenta que “no existe duda en cuanto a la continuidad de las operaciones de la sociedad, dado que el Accionista Único ha expresado por escrito (…) su compromiso de apoyar financiera y patrimonialmente a la sociedad para que pueda ejercer sus actividades con normalidad”. Un patrón que se repite con Canal Sur o con la Radiotelevisión Valenciana. En este último caso, Ernst&Young cuestiona la capacidad de la sociedad para sobrevivir, en tanto “existen incertidumbres significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad y para realizar sus activos y liquidar sus pasivos por los importes y según la clasificación con que figuran en las cuentas anuales adjuntas”. Incluso la ETB vasca admite que necesita el “apoyo financiero explícito” del Gobierno vasco para restituir su situación patrimonial.

En algunos casos, esas estrecheces han afectado decisivamente al pago a proveedores. Por ejemplo, en el caso de la Televisió de Catalunya el plazo medio de los pagos que han excedido el límite legal se sitúa en 351 días, casi un año. Es más, de los desembolsos efectuados en el ejercicio, que ascendieron a 264,1 millones, un total de 79,67 millones se abonaron fuera de los plazos que estipula la legislación. Todo un indicativo de los problemas de tesorería que atraviesa la casa, y sobre los que no tiene en exclusividad. Canal Nou admite que debe a corto plazo a proveedores la friolera de 160,91 millones de euros. Incluso reconoce que los aplazamientos en los pagos que sobrepasan el plazo legal alcanzan un importe de 117,24 millones. Unas cargas que contrastan con las cuentas a cobrar a corto, que apenas suponen 23,09 millones.

Con estos números, ¿cierre o privatización? “Muchas ya no están a tiempo para llevar a cabo procesos de este tipo –se asegura desde una televisión-. Están abocadas a cerrar. Nunca ha habido un mercado publicitario regional. Sólo lo hay nacional, y en estos tiempos apenas llega para Telecinco y Antena 3. Es lo que hay”. Un ejecutivo del sector, más moderado, se limita a apuntar que están en peligro de extinción: “Lo que la gente quiere ver vale dinero. Y de lo que se está hablando es prácticamente de desguazarlas. Hablamos de audiencias muy bajas. Y de un negocio de márgenes muy pequeños. Para que sobrevivan, habrá que aceptar ese cambio de modelo y acometer EREs brutales. Hacer televisiones con 25 personas, como si de delegaciones se tratara. ¿Qué empresa privada va a entrar en esos canales si no?”.


Recortes de Prensa   Página Inicial