AGLI Recortes de Prensa  Lunes 22 Octubre 2012

Merkel a Rajoy: cómase su propio desastre
@Roberto Centeno El Confidencial 22 Octubre 2012

“Yo no actúo bajo presión, excepto si es de Maricospe o de mis barones favoritos, de banqueros o de empresarios monopolistas amigos de Montoro”. ¡Así se habla Presidente, que se enteren los europeos! Pero como en Bruselas son unos desconsiderados y no digamos la señora Merkel que además es una hereje, le darían a Rajoy un portazo en toda la barba: “¿No dice que no necesita rescate? Pues que bien, porque nosotros ya no queremos rescatarle, así que búsquese la vida solito. Nada de recapitalizar directamente sus bancos, hágalo usted si es que desea mantener toda la basura abierta y arregle como le venga en gana el desastre descomunal que tiene montado en su país”. Pero Rajoy es inasequible al desaliento, así que va y nos dice: “La cumbre de Bruselas ha sido un éxito para España”. Y uno primero se queda mudo de asombro y después se pregunta: ¿Este señor es tonto de concurso o solo se lo hace?

La canciller Merkel parece que quiere repetir la operación de agosto 2011, que le saldría bordada. Remontémonos a julio 2011: los mercados se cierran para España sin previo aviso, y nos ponen al borde de la suspensión de pagos, apenas quedaba dinero para un mes. El indigente mental entra en estado de pánico y llama a Rajoy, y desde entonces se harían más amigos que Zipi y Zape. Tanto que en los meses siguientes se llamarían dos o tres veces al día, como auténticos enamorados y, al final, el indigente recibiría de Rajoy la Gran Cruz de Isabel la Católica en reconocimiento a su gran labor de Gobierno. Juntos deciden enviar un SOS al que Merkel y Sarkozy, atrapados hasta las cejas en España, responden encantados. El BCE empezará a comprar deuda y facilitará liquidez a los bancos al 1% y a tres años. Ustedes a cambio tienen que prometer ser buenos y reducir el déficit.

El indigente y Rajoy casi se ponen a llorar de emoción y, en cuanto al déficit, están dispuestos a modificar la Constitución para prohibirlo nada menos que en la Carta Magna. Dicho y hecho, cambian la Constitución y limitan el déficit pero solo el estructural. Es decir: para cuando exista pleno empleo, o sea una tomadura de pelo en toda regla. “Pero que listos que somos”, debieron pensar los dos prohombres. Merkel y Sarkozy, aunque vieron de inmediato la trampa y además sabían perfectamente que la propia Constitución española es papel mojado y cualquier cacique local se fuma un puro con ella, hicieron como que se lo creían porque ellos estaban a otra cosa. Los bancos y cajas españolas debían a sus homólogos alemanes y franceses, cuya irresponsabilidad en la concesión de préstamos había sido pavorosa, cientos de miles de millones de euros, y eso era mortal de necesidad. “Yo no actúo bajo presión, excepto si es de Maricospe o de mis barones favoritos, de banqueros o de empresarios monopolistas amigos de Montoro”. ¡Así se habla Presidente, que se enteren los europeos!

El BCE empezó a prestarnos dinero como si fuera escombro, abriendo la barra libre por dos veces, y con ello Merkel y Sarkozy conseguirían su objetivo esencial, los bancos y cajas españoles amortizarían buena parte de su deuda con las entidades de estos países con el dinero del BCE: ahora la deuda era con el BCE, los bancos y cajas alemanas se habían ido de rositas. Los dos irresponsables estaban encantados, pues el efecto colateral de este rescate encubierto de las cajas y bancos alemanes y franceses fue que los bancos españoles comprarían deuda española a carretadas y la oligarquía política seguiría despilfarrando sin límite ni control. Pero la ganadora fue Merkel. Como Alemania tiene un 18,9% del BCE, había reducido el problema creado por la insensatez de sus bancos y cajas a menos de la quinta parte.¡Olé por la prusiana!

Merkel quiere convertir la deuda española en un problema interno
El resultado es que un año después los bancos españoles deben al BCE 378.000 millones, los extranjeros han disminuido en 87.000 millones su deuda española desde enero, que se reduce ya a 194.000 millones de euros y los españoles la han elevado ni se sabe, porque las cifras que circulan por ahí son falsas y Oliver Wyman eludiría cuantificarla. La deuda neta total de España se ha incrementado en 72.000 millones computables y en 90.000 totales. O sea, están convirtiendo la eventual suspensión de pagos de España de un problema europeo a un problema esencialmente español. Diabólico. Y Rajoy sin enterarse.

Pues bien, en esto es en lo que está la señora canciller: lo explicaba aquí en detalle y brillantemente, como es habitual, Daniel Lacalle. El objetivo de Merkel es que, como mínimo, la deuda soberana se encuentre en un 85% en manos de españoles, porque no quieren más estafas a la griega y si hay una quita, que la habrá, que la soporten los españoles: los bancos, la caja de las pensiones, los fondos de pensiones y los incautos a quienes los bancos les han colocado enormes cantidades de deuda. No los alemanes. La valoración de Lacalle para el conjunto deuda más avales es de: más del 110% del PIB, pero en mi opinión inferior a la realidad.

Es mucho más. Primero los pasivos circulantes, es decir, la deuda total y no la parcial que publican habitualmente los medios que es la deuda computable y que no incluye todo. La cifra del BdE del primer trimestre de 2012 fue de 986.000 millones -695.000 del Estado; 202.000 las Comunidades Autónomas; 63.000 las entidades locales y 26.000 las administraciones y la Seguridad Social-. Una extrapolación lineal a fin de año nos llevaría a 1,06 billones de euros, porque el avance del segundo trimestre no se lo cree ni MAFO. Luego sumo los mismos avales, 258.000, el FLA 17.000 y el déficit de tarifa 29.000, y tenemos una deuda más avales de 1,36 billones. Ahora hacemos como que nos creemos el último PIB oficial -1,04 billones- y qué tenemos: el 131 % del PIB.

Desde octubre y próximos meses la mayoría de vencimientos es de inversores extranjeros, que no van a renovar, lo que significa que en pocos meses tendrán poco más del 10%, y entonces la situación de España se hace insostenible. ¿Por qué razón iban a rescatarnos, si no es en condiciones leoninas, si los riesgos potenciales de lo que pueden perder por el rescate son mayores de lo que perderían si suspendemos pagos? El euro no se iría al garete nos iríamos nosotros, ya que estos irresponsable han colocado el grueso de la deuda a españoles, justo lo contrario de lo que ocurría con Grecia. Dicho en corto: los griegos chapó -han conseguido un 70% de quita- nosotros unos capullos, la quita la tendremos que soportar los españoles.

¿Y ahora qué pasa?
Pues de momento que la señora Merkel le ha dicho a Rajoy que del traje a medida que le tenía preparado Draghi y que Rajoy rechazó porque su prioridad absoluta eran las elecciones en Galicia y Álava y eso le perjudicaba, nein de nein, y le ha soplado las nuevas condiciones a través de Draghi, que cuando se las ha comunicado a Rajoy se le han erizado las barbas y ha dicho que son inaceptables. ¿Es que este insensato creía que sus aplazamientos eran sin coste? Y mira que se lo hemos dicho, ¿Es que creía que la señora Merkel en pleno periodo electoral iba a permitir un rescate de 500.000 millones con condicionalidad limitada, para que el de la barba y sus secuaces se lo fundiesen en sus chiringuitos?Después del portazo se han quedado como el indigente mental en julio 2011, y están pensando en recurrir al FMI. ¿Y saben que significa eso? Pues que el FMI exigirá un drástico recorte le las pensiones, de las prestaciones por desempleo y de los salarios públicos, que se sustanciarían en la tramitación de los Presupuestos. Rajoy, una vez mas, poniendo sus intereses electorales por encima de todos ha hecho un pan como unas tortas.

Desde que el 4 de junio de 2007,cuando en un artículo publicado en El Mundo, tituladoEconomía: el punto de inflexión, expliqué por qué el crecimiento se había acabado y España entraba en una crisis de la que no sabíamos cuando podríamos salir, siempre he procurado hacer recomendaciones prácticas a mis lectores y oyentes cuando las cosas eran claras y no había margen de error. Así y desde todos los medios a mi alcance, particularmente en la tertulia de César Vidal en la COPE, recomendaría que ni se les ocurriera comprar un piso y que si pensaban vender lo hicieran cuanto antes, justo lo contrario de lo que decían entonces MAFO y Solbes: “Cuanto más se endeuden, mas ricos serán”. Cuando Gas Natural lanzó una OPA ridícula por Endesa de 19 euros por acción y pagada en papelitos, equivalente a 14 euros en efectivo, aconsejé a mis oyentes que compraran todo lo que pudieran -algo que hice yo mismo- y no vendieran por menos de 40 euros. Muchos me lo agradecieron. Cuando el inútil de Solbes vendió las reservas de oro a Rusia a 600 euros la onza, aconsejé que compraran oro. Pues bien, hoy de nuevo les vuelvo a aconsejar: pongan su dinero a salvo cuanto antes, y si no ven otra forma -hay varias- compren una caja fuerte y guárdenlo en ella.

Lo que está claro es que como la recapitalización de la banca la pagamos nosotros, y eso en el escenario de mínimos son 40.000 millones y el de verdad puede ser el doble o más, eso significa que, solo en intereses, salvar a unos bancos insalvables y que deberían haber sido cerrados nos costará entre 2.000 y 4.000 millones de euros anuales. Realmente Rajoy se ha vuelto loco. Y lo que no está ni medio claro es que quieran rescatarnos y si lo hacen, o lo hace el FMI, las condiciones van a ser terroríficas:pensiones, desempleo, Sanidad, Educación, impuestos a las familias y a la economía productiva… Lo que han hecho hasta ahora es una película de anuncio.

Y lo que parecía imposible ya no lo es. El Gobierno de España ya no puede devolver su deuda, la quita es inevitable y recaerá sobre la banca en buena parte, así que la solvencia de estos señores está mas que en el alero con recapitalización incluida, será necesario otro rescate, el quinto, pero esta vez convirtiendo el dinero que nos den en participaciones accionariales, y ya veremos con qué cara y con qué poder decimos que no al BCE y a Alemania. Claro que la banca estará mejor en manos de ellos que de los golfos apandadores que tenemos ahora, aunque eso sí, los accionistas verán diluidas sus participaciones y perderán hasta la camisa, igual que los de las preferentes. Quedan avisados, aunque sin duda algunos pensarán algo parecido a lo que me diría un lector indignado cuando les aconsejaba no comprar y vender sus pisos en 2007: “Señor Centeno, es usted un ignorante y un mentiroso, todo el mundo sabe que los pisos nunca pueden bajar de precio”.

El deseo de escaparse de España avanza con fuerza
Francisco Rubiales Periodista Digital 22 Octubre 2012

España se ha convertido, por culpa de los políticos, en un país lamentable, injusto y fracasado en el que el nacionalismo y el independentismo avanzan por doquier. ¿Quién no sueña hoy con separarse de una España como la que han creado los socialistas y la derecha, con sus gobiernos marcados por el fracaso, la corrupción, la injusticia y el abuso? En Cataluña y el País Vasco, el independentismo integra ya una mayoría absoluta indiscutible. La desintegración y hundimiento de España, más que obra del nacionalismo es el resultado del mal gobierno y del fracaso de una casta política lamentable e indecente.

Las elecciones de ayer en el País Vasco representaron un rotundo fracaso para el constitucionalismo y la idea de España y una victoria arrasadora para el descontento y el nacionalismo independentista. La situación en las Vascongadas y en Cataluña refleja el fracaso rotundo de los dos grandes partidos españoles, el PSOE y el PP, que además de hundir la economía del país y haber asesinado la democracia, sustituyéndola por una despreciable partitocracia, han alimentado el rechazo ciudadano a la España injusta que lideran y el deseo de apartarse de una España detestable, obra de políticos sin alma, por donde campean el abuso de poder, la corrupción, la pobreza, la injusticia, el desempleo masivo y la tristeza.

Cada dia hay mas gente que, ante el tremendo espectáculo de la pérdida de poder adquisitivo y del avance de la injusticia, el desempleo y la pobreza, siente a los políticos como sus enemigos y obra en consecuencia ante las urnas. El PSOE sigue pagando ante el pueblo la factura de sus traiciones, fracasos, corrupciones y mentiras, sobre todo durante el "zapaterismo", una etapa de la historia de España tan nefasta que genera odio ciudadano y deseos de venganza. Pero el fenómeno del rechazo ciudadano afecta también al PP y será mas contundente en el futuro, aunque los resultados de Galicia parezcan demostrar lo contrario.

En Galicia, el triunfador aparente ha sido Feijóo, uno de los mejores políticos de la lamentable "cuadra" del Partido Popular, pero la victoria real ha sido de la abstención desencantada. Muchos gallegos, demasiados para un país que se autoproclama "demócrata", han optado por demostrar con su abstención el desprecio a la casta política y al sistema político español, viciado, sin valores y dominado por dos grandes partidos que, en justicia y por sus fechorías acumuladas, ni siquiera merecen seguir existiendo.

De la España injusta, inmoral e indecente de Zapatero y Rajoy, que ha perdido solvencia y casi todo su peso y prestigio en el mundo, no sólo quieren irse los nacionalistas, sino también los demócratas y la gente de bien. El desastre de los políticos está fragmentando el país y generando una poderosa corriente disgregadora que amenaza con destruir la nación. España, si no quiere morir, debe refundar su política y acabar con el actual dominio de partidos infectados de ineptitud, ansia desmedida de poder y privilegios, abuso, corrupción y antidemocracia.

El abstencionismo crece como la espuma, al igual que el voto en blanco y los deseos de independencia, todo ello espoleado por el rechazo a los políticos, que, poco a poco, se transforma en odio a las clases dirigentes españolas, fracasadas, envueltas en corrupción y privilegios, incapaces de liderar el país.

Voto en Blanco

Alguna esperanza queda
Carlos Abella y Ramallo La Razón 22 Octubre 2012

Acabo de regresar de Barcelona y vuelvo algo más optimista. La suerte aún no está echada y aún es posible que el 25-N MAS pueda ser menos.
Es verdad que en la gran urbe proliferan con aires separatistas las banderas catalanas, pero a pesar de su abundancia en los balcones aún son más los que en su desnudez identitaria proclaman el silencio de la mayor parte de los barceloneses.

Es verdad también que los esfuerzos de MAS se redoblan en su afán de «internacionalizar» su quimera y en ese intento ha llegado a felicitar a Cameron y a Salmond y a convocar a los Cónsules en Barcelona para solicitarles que informen a sus países de la «realidad» catalana. Los profesionales de la diplomacia no necesitamos que nos convoquen y nos digan lo que tenemos que informar a nuestros gobiernos. Ya conocemos las respuestas de Cameron y de Salmond y son de suponer, en la misma onda, los informes de los cónsules.

Mi naciente optimismo se basa en el nuevo ambiente que se percibe entre líneas ante la inoportuna e imprudente ofensiva independentista de MAS en esta Europa en crisis y en esta España agobiada por el desempleo.

Ese nuevo ambiente se puede detectar también entre los que parece que en principio apoyaban esa aventura. Así , para mi sorpresa, y nada menos que en «La Vanguardia» del día 18, a toda plana, se publicaba un importante artículo del catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, titulado «Las 24 horas de MAS», en el que el profesor sale al paso, doctoralmente, de una frívola afirmación reciente del líder de CiU, quien en TV3 el pasado día 15 llegó a decir –con gran rotundidad e ignorancia– que «integrar a Cataluña en la Unión Europea se puede hacer en 24 horas».
Con paciencia y sabiduría constitucional el profesor Carreras ilustra el largo camino legal e internacional que tendría que recorrer Cataluña, y su correspondiente empobrecimiento en ese largo periodo.

También está reciente la contundente franqueza del gran editor Lara. Creo que cada vez son más los que efectivamente piensan que MAS recorre un túnel sin salida. Los que piensan que MAS puede acabar como Ibarreche. Cuando por su cargo él representa la ley, y no le importa conculcarla, el president MAS se coloca fuera de la ley y –como dirían los romanos– «fuera del comercio de los hombres».Y todos sabemos que los catalanes son hombres que por naturaleza entienden bien de economía y comercio. Estoy seguro de que su famoso «seny» les servirá para salir de esa inoportuna encrucijada en que MAS les ha metido.

En esa misma edición de «La Vanguardia» que comento, se da la noticia del establecimiento en Barcelona del mayor banco de China, por considerar a la Ciudad Condal «la mejor plataforma para la entrada de empresas chinas en Europa».Quiero creer que MAS no pretenderá «engañarlos como a chinos».

También creo muy oportuna la reciente declaración de la Conferencia Episcopal titulada «Ante la crisis, solidaridad» y donde se define «el bien de la unidad al mismo tiempo que el de la rica diversidad de los pueblos de España».Esa declaración me hace recordar aquella enérgica afirmación de Juan Pablo II cuando el ínclito –y hoy felizmente olvidado y desaparecido– Umberto Bossi quería separar a la Padania de Italia y algún obispo padano le dio cuerda y alabó el intento. Juan Pablo II reaccionó inmediatamente proclamando: «L`unità d`Italia non si tocca». Pues eso. ¡Somos un país unido 350 años antes que Italia! Así que esos cuatro obispos catalanes que no se han adherido a la declaración de la Conferencia Episcopal ya se pueden ir olvidando de su anhelada y parroquial conferencia episcopal independiente. El Vaticano sería aún mas duro de roer que la Unión Europea.

No me extrañaría que siguiendo a Urkull, y según se acerque el 25-N, quien se ha autotitulado «el instrumento de la liberación de Cataluña», es decir el president MAS, hable menos de independencia y más de cómo solucionar la crisis y el desempleo en su autonomía. La peseta es la peseta y «La Vanguardia», escrita en español, lo demuestra. El «seny» se impondrá de nuevo. Por eso hay que agradecer gestos de apaciguamiento y diplomacia como los de Lara sentando a su mesa al Ministro Wert y al president Mas , con el «seny» por medio.

Carlos Abella y Ramallo
Embajador de España

Nada que ver (y III)
César Vidal La Razón  22 Octubre 2012

En las dos entregas anteriores, he señalado cómo, tanto en cuestiones de política internacional como de política económica, los intentos de trazar paralelos entre la realidad española y la de EEUU más que aventurados son ridículos. En otras áreas, se puede decir que, por añadidura, son imposibles. Por ejemplo, Estados Unidos es una nación enormemente competitiva en todos los aspectos. Frente a esa realidad, se pueden lanzar las jeremiadas que se quieran sobre la falta de compasión y bla, bla, bla. De acuerdo, pero ningún presidente –ni gobernador– va a tolerar una legislación laboral que sirva para mantener a legiones de paniaguados sindicales o que implique que el empresario en lugar de contratar al trabajador se case con él. No existe un mercado laboral como el español porque no hay economía que lo soporte.

Tampoco existe presidente dispuesto a permitir una fragmentación del mercado en cincuenta pedazos porque es un disparate económico y administrativo. El texano puede estar orgulloso de serlo y mirará al neoyorkino como si se tratara de un degenerado y el sureño se considerara portador de una quintaesencia que no tiene el habitante del Medio-Oeste, pero que nadie se engañe, aquí todos son, por encima de cualquier consideración, norteamericanos, y fenómenos como los nacionalismos catalán y vasco serían objeto indiscutible de tratamiento en algún frenopático reconocido.

El déficit puede ser muy elevado –mantener dos guerras y prepararse para una tercera no es barato ciertamente– pero en Estados Unidos resulta impensable el número de funcionarios, de empresas públicas, de coches oficiales o de televisiones autonómicas que hay en España. Los cuatro fenómenos –que se llevan mucho más de la mitad de nuestro presupuesto en gasto público– constituyen una imposibilidad casi metafísica. De manera semejante, republicanos y demócratas prometerán becas para la universidad, pero ésta, como institución, sólo estará al alcance de los mejores bien académicamente, bien como deportistas o bien porque han servido en el Ejército a la nación.

Los escándalos financieros protagonizados por algunas universidades españolas no tienen lugar por la sencilla razón de que los responsables acabarían entre rejas. Incluso –y ya es meritorio– en EEUU los bancos y las empresas devuelven con bastante rapidez los caudales públicos que se les han inyectado porque a nadie se le pasa por la cabeza que el dinero del contribuyente sirve para tapar agujeros causados de la peor manera sin rendir cuentas de él. Baste decir que todos los bancos que recibieron una elevada cantidad de capital en el año 2008 la habían devuelto al Estado en el curso de un año. ¡Igualito que las cajas de ahorros catalanas! De modo que no le demos más vueltas. Aquello no tiene nada que ver con esto, y es así no sólo porque Obama se parezca a ZP como un huevo a una castaña.

Muy antipáticos
Alfonso Ussía La Razón 22 Octubre 2012

Se quejan de que somos anticatalanistas y antivascos. Nada más lejano a la realidad. Es su principal argumento victimista. Si tanto nos importa al resto de los españoles lo que está sucediendo en Cataluña y las provincias vascas es por lo mucho que queremos y admiramos a los naturales de sus territorios. El marido que tiene a su lado a una pesada que no hace más que humillarlo en público, pedirle dinero, renegar de su condición y demás lindezas, no se opondría a una separación unilateral. Es más, daría saltos de alegría el día de la escisión matrimonial. Pero no es el caso, a pesar de los continuos gestos de antipatía que los nacionalistas vascos y catalanes nos llevan regalando al resto de sus hermanos durante decenios.

El último el de Mas. Aprovechando una coyuntura económica difícil –a la que tanto han colaborado en empeorar los nacionalistas–, el Presidente de la Generalidad celebra «ver a España contra las cuerdas, débil y desacreditada». Más o menos lo que dijo Otegui desde la cárcel. Siempre tan antipáticos. En el caso de Mas, una antipatía muy injusta, por cuanto acaba de recibir de los administradores contra las cuerdas, débiles y desacreditados casi seis mil millones de euros para que su Gobierno insista en derrocharlos en chorradas. Entiendo la quiebra de la simpatía cuando uno acude a un amigo a pedirle dinero y éste lo ningunea y humilla, amén de negárselo. Pero Mas tiene que reconocer que no está bien pedir seis mil millones de euros, recibirlos, y ya con el dinero en el talego, ponerse a insultar a los prestamistas, que a su vez, están hipotecados por otros préstamos, que a su vez, indefectiblemente, terminará cobrando Ángela Merkel con suculentos intereses. España está al borde del abismo, y ese abismo lo comparten Cataluña, el País Vasco y hasta las islas Chafarinas.

Con tanta antipatía no se ganan adeptos fuera de los límites provinciales y autonómicos. Mas se alegra del mal ajeno, y lo reconoce, sin apercibirse de que ese mal ajeno es su propio mal. Lo mismo hace Otegui desde la cárcel, que afortunadamente no es la Modelo de Barcelona, que ha sido invadida por ratas, chinches y piojos porque no hay dinero para desratizar, deschinchar y despiojar sus instalaciones. Menos mal que Otegui no se halla en la Modelo de Barcelona, porque Mas perdería a su amigo querido y allegado.

Nadie puede mandar sobre los sentimientos y los pensamientos individuales o colectivos. Si hay decenas de miles de catalanes que no quieren seguir siendo españoles, que acudan al camino que establecen las leyes y hagan lo que legalmente es preceptivo para separarse. Y los vascos, lo mismo de lo mismo. Pero sería de agradecer que rebajaran el tono de los desprecios, los desafectos y las antipatías permanentes. No se puede ir por la vida dando collejas innecesarias a los cogotes ajenos. No se puede ir por la vida riéndose de los necesitados, y menos aún, cuando el necesitado ha hecho un esfuerzo para prestar lo poco que le queda al que se ríe. El gran defecto de los nacionalistas no es otro que su mala educación. Insultan, y apenas unos segundos más tarde, se quejan por haber sido insultados.

No olviden en el País Vasco que detrás de toda su ignominia hay mil muertos inocentes y miles de familias destrozadas. No es una opinión, sino un dato histórico. No olviden en Cataluña que el resto de España es su mejor cliente. Y no es una opinión, sino otro dato demostrado. Déjense pues, de antipatías y desafectos, pidan perdón y sigan a lo suyo.

Europa: integración y nacionalismos
José Javaloyes www.republica.com 22 Octubre 2012

Pretende oficiar este comentario de hoy como coda a los que se hacen sobre los resultados de las elecciones autonómicas celebradas en la Comunidad Autónoma Vasca y en Galicia. Y desde la perspectiva de las que se celebren dentro de un mes en Cataluña.

Ese muy fino político que es el tecnócrata Mario Monti, instalado en el Gobierno de Italia y parte de una entrevista Tripleta latina (París, Roma y Madrid), acaba de sugerir días atrás en Bruselas un debate para la UE sobre el auge de los independentismos en Europa. Lo hizo durante la última Cumbre, donde Alemania ha devuelto en régimen de “passing shot”, en plazos de contraataque, lo que la Tripleta había conseguido en la Cumbre precedente: más o menos que para ya mismo, la recapitalización de los Bancos no computara como deuda del Estado.

Aunque sobre el papel no parece que tenga nada que ver una cosa con la otra, la capitalización de los bancos con la descapitalización de la unidad nacional manifestada a distintas bandas. De una parte, con las elecciones municipales en Bélgica, donde el nacionalismo flamenco ha progresado en las urnas con su mensaje contra el Estado de la UE de más bajo perfil unitario dentro de la Unión Europea (hasta el punto de que la Corona no lo es de Bélgica sino de los belgas, idiomáticamente y algo más escindido). Pero ocurre algo parecido con los nacionalistas escoceses y, en España, con el nacionalismo catalán y el nacionalismo vasco.

En lo planteado por el Primer ministro italiano, parece advertirse una carga de ironía reticente contra la canciller de Alemania. La rigidez de Berlín, esa falta de cintura merkeliana en lo tocante a la necesaria política de ajustes, no deja de generar daños colaterales en lo económico, lo social y lo político; dinámicas adversas a la cementación interna de la estructura nacional de los Estados miembros de la Eurozona y, por ende, de la Unión Europea en su entero conjunto.

Ocurre que la profundidad de la crisis ahora cursante es tal que afecta a las bases mismas en que reposan los equilibrios internos de los propios Estados nacionales; algunos (exceptuados los de la reciente reformulación Centroeuropea y balcánica, que puede decirse que son de ahora mismo) de reciente factura, como Bélgica y Grecia, y otro, el británico y el caso de España, que es en el ámbito europeo el de más antigua fundación.

A estos Estados y sus sociedades nacionales, sumidos en el síndrome del perro flaco, todo se le vuelven pulgas. En la sistémica y sobrevenida debilidad, por exceso de receta alemana merkeliana en sus tempos terapéuticos, en la cadencia y dosificación de los ajustes, puede ocurrir cualquier cosa en cualquier momento. Y el suceso tanto puede afectar a la fluida estratificación económica de la sociedad como a la placa tectónica e histórica sobre la que reposa el Estado.

A las elecciones municipales en Flandes dentro del dicho sentido soberanista reclamado por los flamencos, se había venido a sumar el suscrito protocolo entre el Gobierno británico y la representación del nacionalismo escocés para una consulta que tendrá que verlo todo en lo que respecta a la descentralización administrativa de su territorio y nada que ver con la independencia soberana que el nacionalismo catalán ofrece para las urnas del 25 de Noviembre. Una propuesta en forma de bandera independentista con la que taparse de la enorme magnitud de su fracaso gestor en la Autonomía de Cataluña.

Un propósito el del Principado al que conviene la concertación sinérgica con las pretensiones del nacionalismo vasco – en su formato democrático y en su genética terrorista de expresión en suspenso -, y que explica los pactos de colaboración entre uno y otro separatismo. Sintonías que en el caso catalán no son sólo del Gobierno de ahora, con Artur Mas a la cabeza, sino que se remontan a los tiempos previos del fracaso tripartito, en el que su entonces vicepresidente Carod Rovira, en el Perpiñán de “El último tango” (para españoles), negoció no se sabe qué con los terroristas vascos de Eta encabezados por Ternera. Por cierto que Mas anunciaba este fin de semana que la fecha de su apuesta en las urnas por la independencia, dependerá de la base electoral de adhesión que le otorguen las urnas del 25 de noviembre.

Cuando en la UE se habla más fuerte de integración de las soberanías nacionales de los Estados que la componen, más se agitan por aquí y por allá quienes en el seno de éstos demandan la disgregación. Eso es lo que se llama estar a la altura de los tiempos.

No es que funcione mal, es que ayuda al mal
Enrique Calvet Chambon www.lavozlibre.com 22 Octubre 2012

Economista y miembro del Comité Económico y Social Europeo

Ante la grotesca sinrazón de que nuestro más alto tribunal se pronunciara 16 años después, permitanme que repita, DIECISÉIS AÑOS después de ser interpelado, sobre el tema de las multas en el Principado por rotular en nuestra lengua hispana común, se impone una reflexión, porque detecto una peligrosa confusión en las reacciones. Hasta dónde llega mi información, sólo han reaccionado públicamente, de los Partidos parlamentarios UPyD y CyU (disculpen los otros si mi información es incompleta).

De la coalición regional poco se puede colegir de nuevo, ya que ha sido la reacción habitual de frotarse las manos y confirmar que pensaba seguir aplicando multas. El incumplimiento torticero de las leyes es lo que llevan haciendo más de 25 años, impunemente, y les va muy bien, por lo que nada nuevo bajo el sol. Posiblemente esa táctica (pusilanimemente consentida) junto a la intoxicación educativa e informativa sistemática haya sido el mejor instrumento para la creación de esa neo fanática masa de iluminados (que no informados ni educados) que acuden en tromba al paraíso de la secesión de la mano de una burguesía caciquil, que, esa sí, se beneficiará y mucho de la separación. No olviden, Kosovo será más pobre, pero los que la gobiernan no.

La reacción de UPyD, a mi juicio acertadísima desde un punto de vista ético, según he podido observar, no ha sido comprendida en toda su dimensión. Y ello concuerda con las muchas reacciones no públicas e individuales que me han llegado, y que se resumen en constatar, una vez más, que la Justicia patria funciona de pena, de mucha pena. Esto último lo saben hasta en la Cochinchina, pero ya no es el problema de fondo.

Para llegar a conclusiones, recuerdo brevemente lo esencial. Obviamente detalles y maniobras de leguleyos poco importan en este análisis socio/ político que se preocupa de derechos ciudadanos. El origen de la interpelación al TC está en la propia administración de justicia, en un juez que pidió aclaración al TC sobre las sanciones a los que, en la Cataluña hispana, sólo rotulaban en castellano o español. Supongo que preguntaría con procedimientos técnicos y en clave absolutamente profesional, pero el hecho mismo de recurrir al Constitucional indica que 'dudaba' sobre cómo quedaban 'tocados' derechos fundamentales de los ciudadanos españoles. Eso es lo esencial. Por la vía que fuera, qué menos que un juez español pidiera aclaración sobre lo que alarmaba todo sentido común: que comerciantes privados residentes en España fuesen sancionados por utilizar la única lengua común española en el ejercicio de su profesión. A nadie se le escapa que el hecho afecta a libertades y derechos fundamentales de los ciudadanos. Por ejemplo el derecho reconocido inequívocamente en el art. 2 de la CE, el de usar el castellano según le convenga, y la libertad de elegir con qué instrumento constitucional ejercer su trabajo de manera más eficiente, es decir la menos cara o la más eficaz. Para gozar de esa libertad, evidentemente, el comerciante decidirá amparándose también en el deber constitucional reconocido de que todo compatriota suyo, generalmente la inmensa mayoría de su clientela, debe conocer el castellano. Repitamos, se mire por dónde se mire, hablamos de derechos y libertades civiles básicas. Es inconcebible que coactivamente se intente hacer incurrir en gastos o tomar actitudes a españoles libres para transformarlos en agentes propagandistas de una visión sectaria y secesionista de administraciones regionales. De eso se trata.

Bien, el TC, por la razón que sea, ha fallado a favor del sentido común y de la protección del ciudadano español, resida donde resida (no siempre ha ocurrido así, ¡qué va!). Pero 16 años después de la consulta y con la norma cuestionada ya sustituida por otra, también 'sancionadora'.!!!!!. Durante todo ese tiempo, las multas han caído, las inspecciones sufragadas con los impuestos de todos, la presión social y clientelar amparada en la ilegalidad, la asfixia militante contra esos comerciantes, el estigma opresivo, enfín, todas las tácticas conocidas desde 1933 en Europa. Es decir, durante 16 años se ha pensado que esa aberración era posible y legal. O, hablando en plata, el mal irreversible está hecho y muy hecho, se anulen las multas o no se paguen.

La conclusión simple de que la administración de justicia no funciona es un error ante ese hecho, que, como es de dominio público, se repite mil veces. La tardanza en dictaminar lo legal y justo no es un mero malfuncionamiento administrativo. Si el mal se ha perpetrado, si los efectos que se querían causar se han conseguido impunemente y de manera irreversible , si el desamparo ante la agresión injusta ha sito pleno y cuasi-definitivo, entonces la ausencia 'de facto' de los instrumentos legales propios de un Estado Derecho , o peor su neutralización 'de facto' (ya que los damnificados han agotado sus posibilidades de defenderse mientras lo injusto se impone y deben esperar sin otros recursos) entonces se ha favorecido práctica y objetivamente la victoria del mal. No hablo en ningún caso de complicidad, que supondría ánimo de dolo en personas que no considero. Sencillamente constato que, con el sistema, no estamos frente a un retraso, estamos ante mecanismos que favorecen, en la práctica, el objetivo y los propósitos de quienes no cumplan la Ley o malusan su poder. ¡Y hablando de derechos y libertades fundamentales!

Ese era el sentido del mensaje de UPyD, y eso es una tragedia. Una de las que se llevan a una Nación de Ciudadanos libres e iguales por delante. ¿Creen que exagero? Pues pregúntense lo siguiente: ¿Cuántos secesionistas había en la Cataluña ibérica hace 16 años y cuántos hay ahora?

¿Galicia, País Vasco? Da igual: todo está podrido
S. McCoy El Confidencial 22 Octubre 2012

Les voy a decir una cosa: el resultado de las elecciones vascas y gallegas, en el fondo y salvo por la cuestión soberanista en el primero de los comicios, dan igual. El panorama político en España es desolador. Y basta conversar dos minutos con cualquiera que tenga conocimiento interno del mismo para salir espantado. No hay, desafortunadamente, administración que se salve.

En los últimos días he podido conocer de primera mano parte de la realidad de Castilla y León, que es de las pocas que aún no ha acudido al Fondo de Liquidez Autonómica para solicitar ayuda. Pues bien, pese a ser de momento un oasis en medio del desierto de la financiación, las historias que cuentan los que han estado próximos a algunos miembros de sus sucesivos gobiernos son para salir corriendo y no parar.

Ahora que la precipitación presupuestaria obliga a extremar las medidas de control y flota latente la denuncia de todos aquellos funcionarios que piensan que con su silencio tienen mucho más que perder que que ganar, al contrario de lo que ocurría antes, la mierda amenaza con aflorar a la superficie a toneladas y terminar de mostrar un estado de corrupción, en la doble acepción del término 'estado', en el que hasta el más tonto ha tratado de utilizar los recovecos del sistema para lucrarse de forma directa o indirecta.

Desde los más relevantes, como ese apellido ilustre del PP, familia de rancio abolengo en el partido, cuyas facturas de teléfono, almuerzos diarios y hasta flores eran la comidilla en la Junta, hasta esa Consejera que no dudaba en hacer pasar como gasto de representación el iPad, los bolsos o los regalos para sus hijos y que, lejos de ser relegada tras las últimas elecciones, ha salido reforzada en el gobierno regional para estupefacción de quienes internamente la venían denunciando.

Eso por no hablar del derroche que supone un modo ruinoso de administrar unos recursos por definición escasos ya que pertenecen a todos los ciudadanos. Disparar con pólvora del rey lo hace cualquiera. Venga muebles, venga material informático que luego ni se abre, venga coches, chóferes y lo que se tercie. El despilfarro como norma en la creencia de que el servicio público es cosa del vivo al bollo y el muerto al hoyo, comamos y bebamos que no sabemos lo que nos va a durar este chollo.

No es de extrañar, desde ese punto de vista, el desapego de los ciudadanos hacia la política como vehículo representativo del sentir popular, dada la falta de democracia interna en los propios partidos, la carencia de listas abiertas y la falta de circunscripciones que vinculen desde el conocimiento directo a gobernantes y gobernados; hacia unas políticas trufadas de un tacticismo que generan inseguridad jurídica y van a remolque de los acontecimientos, ¿cuántos Reales Decretos ha habido desde que la prima de riesgo se ha relajado?; y hacia unos políticos que han hecho de la profesión su único modo de vida, porque no sabrían ganársela de otro modo: les falta voluntad y, sobre todo, conocimiento para ello.

Aún así, nos aferramos con cada elección al espejismo democrático en la ingenua creencia de que nuestra capacidad de decisión es el mejor de los sistemas posible, sabiendo como sabemos que hace tiempo que no es así. Tal y como está concebido en la actualidad, su carácter fraudulento es flagrante: los programas electorales son papel mojado y las promesas de las campañas se hacen para incumplirlas. Nos da igual, allá que vamos felices a la periódica excursión al colegio de turno, a depositar nuestra papeleta. Que buenos son los Padres Escolapios...

Una reforma constitucional no solo es posible sino que se ha convertido en imprescindible. Y es ahora, antes de que el desapego fragmente el arco parlamentario, cuando los dos partidos que representan a una mayoría suficiente de los españoles deben abordarla con determinación, entre otras cosas, para renunciar a sus privilegios actuales y, a partir de ahí, sacar la Transición del callejón sin salida en que ellos mismos la han metido mientras la gran mayoría de la población miraba hacia otro lado. Días de vino con sabor a ladrillo y rosas impregnadas de ilusión de riqueza.

PP y PSOE tienen muy poco que perder y mucho que ganar. Más les vale darse cuenta y ofrecer de una vez por todas altura de miras antes de que, por acción y omisión, caigan víctimas de su propia insignificancia. Que caerán.

Buena semana a todos.

Partidos Minoritarios
Votos en blanco, escaños vacíos, la propuesta de "Escaños en Blanco"
S.PACIOS www.gaceta.es 22 Octubre 2012

La desafección por los partidos políticos tradicionales abre camino a los más minoritarios. Escaños en Blanco es uno de esos partidos, su propuesta, que lo votos en blanco de los ciudadanos tengan escaño.

Ante el desencanto de los españoles por la clase política -un 26,9%, consideran a los políticos y a los partidos como un "problema" para España, la cifra más alta de la historia- los partidos minoritarios cobran más peso que nunca.

Escaños en Blanco es probablemente una de las alternativas más llamativas por la particularidad de su propuesta, no aspiran a gobernar y su programa electoral consta de un solo punto: No tomar posesión de los escaños que pudieran obtener. ¿Su pretensión? Conseguir un cambio en la Ley Electoral para que el voto en blanco sea computable.

Escaños en Blanco surge en 2010 de la mano del "Movimiento Ciudadano por el voto en Blanco Computable" (anteriormente conocidos como "Ciudadanos en Blanco") ante el impedimento de la actual ley electoral de poder reflejar el voto en blanco actual en el Parlamento "Nos dimos cuenta de que si votábamos en blanco, como hacíamos algunos de nosotros el voto se reparte básicamente entre los partidos mayoritarios" explica uno de sus miembros "total, que al final favoreces las mayorías, incluso acabas perjudicando a los partidos pequeños porque aumentas el límite para entrar en el reparto de los escaños y por lo tanto perjudicas a los grupos pequeños que es lo que queríamos evitar."

A partir de ahí se pone en marcha esta propuesta para que, cumpliendo con la ley electoral vigente, el voto en blanco ciudadano quede reflejado de algún modo en las instituciones "queríamos hacer algo para que quedara el escaño vacío, que es lo que la mayor parte de la gente que vota en blanco querría, y a partir de ahí nos propusimos que, como no era posible con esta ley electoral, pues que hasta que no la cambiasen nos presentaríamos, dejaríamos el escaño vacío y no tocaríamos un euro del erario público." Y es este último punto, el hecho de que no cobren, lo que tal vez pueda resultar más llamativo al ciudadano "ni cobramos por el cargo ni el dinero que el estado te da si sales elegido, no cogemos nada del erario público" explica Toni, uno de los tres concejales que Escaños en Blanco ya ha obtenido -dos en Foixà y uno en Gironella, en Gerona y Barcelona respectivamente- "yo soy regidor del ayuntamiento de Foixá, pero un no regidor en realidad, porque sólo fuimos el día de la toma de posesión y levantamos un acta con el Secretario del ayuntamiento conforme que ni iríamos ni cobraríamos" añade.

Escaños en Blanco, dice este "no regidor" pretende ser además un partido sin una ideología definida, cuyo único objetivo está bien marcado "tenemos gente de derechas, de izquierdas, gente votante del PP que no le gusta Rajoy por demasiado blando o demasiado duro, y exactamente lo mismo con el PSOE con IU... somos un partido completamente transversal en esto"

Se trata de un partido que además, en el caso de las elecciones catalanas, lo tendrá, como el resto de agrupaciones minoritarios que pretendan presentarse, un poco más difícil debido a una modificación en la ley impuesta por la Junta Electoral de Cataluña el pasado 11 de octubre por la cual se exige a los partidos que para presentar candidaturas, las agrupaciones consigan, al menos, la firma del 1 % de los inscritos en el censo electoral de la circunscripción, algo que, hasta ahora, se exigía tan sólo en elecciones generales y europeas. “Se lo han sacado de la manga, yo creo que es para eliminar a los partidos pequeños, los partidos minoritarios” explica Toni Ramón, cuyo “escaño en blanco” en el Ayuntamiento de Foixá impidió que ocupara la silla un concejal de CiU.

Voto en blanco, ¿voto útil?
En las pasadas Elecciones Generales de 2011 más de 330.000 personas votaron en blanco, pero ¿para qué sirve este voto? ¿cómo se contabiliza? Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, "Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos".

En España el método de contabilización electoral es el de la Ley D´Hondt. y el porcentaje mínimo para tener representación es del 3% en las elecciones generales y del 5% en las locales. El voto en blanco se suma al número total de votos del escrutinio, a partir del cual se calcularán los porcentajes de representación. Por tanto, cuanto mayor sea el porcentaje de votos en blanco, mayores será el número de votos necesarios para llegar al 3% del total, lo que implica mayor dificultad para que los partidos minoritarios obtengan representación, aunque también dificulta la obtención de mayoria absoluta al partido vencedor, porque también aumenta la cifra de votos necesarios para conseguir dicha mayoría, lo que lleva a sucesos tan insólitos como el ocurrido en las Elecciones municipales de 2011 en Aduna, (Guipúzcoa) donde el voto en blanco evitó la llegada a la alcaldía del único partido que se presentaba.



******************* Sección "bilingüe" ***********************

Problema vasco y la crisis del PSOE
Pablo Sebastián www.republica.com 22 Octubre 2012

Siempre se pensó, en los discretos circuitos de la política, que el problema político del País Vasco o el riesgo de su independencia comenzaría el día en que ETA dejara de matar y abandonara las armas. Los resultados electorales de ayer en Euskadi así nos lo demuestran aunque todavía falta que la banda terrorista entregue las armas y desaparezca. Pero en este momento crucial, y en la vísperas de las elecciones “independentistas” de Cataluña -así las plantean en CiU bajo el liderazgo de Artur Mas- lo ocurrido en el País Vasco es preocupante para España (y para Europa) porque entre los 27 escaños del PNV y los 21 de Bildu el nacionalismo independentista consigue el 65 % del parlamento vasco frente a un 35 % de los partidos españolistas, del PSOE (18), PP (10) y UPyD (1).

Para ser aún más precisos los independentistas sumaron ayer más de 650.000 votos, mientras los españolistas llegaban solo a unos 360.000. Una diferencia y unas cifras tremendas de las que ahora se deduce que gran parte de la juventud vasca está por la ruptura y la independencia, lo que es lamentable y para preocupar. Y lo que nos lleva a la conclusión de que los grandes partidos nacionales de España, el PP y el PSOE, han dejado pasar los años sin valorar ni calibrar el alcance de lo que se estaba fraguando en Euskadi y en Cataluña, dos comunidades que ahora les han estallado en las manos provocando dos serios problemas para la unidad de España que se unen, a los no menos graves de la crisis económica, social e institucional.

Y a no perder de vista en todo ello el hundimiento del PSOE en Galicia y Euskadi, tras el espejismo de la “dulce” derrota de Andalucía, donde conservan el Gobierno a medias con IU, y del poder conseguido en Asturias por los problemas internos del PP entre Rajoy y Álvarez Cascos. Ni siquiera en esta plena crisis económica y social, con las movilizaciones permanentes en la calle, como la huelga general que anuncian los sindicatos para el 14 de noviembre y que apoya el PSOE, ni siquiera con todo el desgaste del gobierno de Rajoy por las medidas impopulares adoptadas, ni con el “conejo federal” que tarde y mal Rubalcaba se ha sacado de la chistera a ver si con ello salvaba al PSE vasco o al PSC catalán (lo de PSG lo daban por perdido, como perdido estuvo Pepiño Blanco en esta campaña), ni siquiera con todo esto el PSOE ha logrado evitar la catástrofe. La que tiene encima y la que se completara con los comicios catalanes de 25 de noviembre. Los que se convertirán en un nuevo palo para España, en unidad e imagen internacional. No en vano todo anuncia que en ese día los independentistas catalanes de CiU y ERC también van a tener un amplio apoyo electoral, como PNV y CiU en el País Vasco.

¿Qué pasará a corto plazo en el País Vasco? Pues que Urkullu, que habló de “un tiempo nuevo en Euskadi”, pero que también mencionó al País Vasco “plural” con cierta prudencia (mientras desde Bildu se pedía una acción conjunta para “pararle los pies a Madrid en Euskadi”), Urkullu gobernará en minoría y puede que con pactos puntuales con el PSOE -con los 10 escaños del PP, que perdió 3 en esa Comunidad no logra mayoría absoluta-, y ya veremos si también con pactos con Bildu, en una legislatura en la que se abordará el fin de ETA y la cuestión de los presos de la banda terrorista. Y en la que veremos si Urkullu, acaba por dar el paso hacia la independencia, como podría ocurrir, y ya veremos si antes, después, o a la vez que Cataluña.

En Galicia el PP ha mantenido la mayoría absoluta lo que es, sin duda, un gran triunfo de Núñez Feijóo, y un buen resultado para Rajoy que ya tiene discurso para hacer frente al PSOE y pedirle a Rubalcaba que abandone el liderazgo de su partido, si es que tras las elecciones catalanas Rubalcaba no se va de una vez por todas, tras acumular múltiples derrotas. Algo que puede ser necesario por más que la profunda crisis del PSOE no es ni mucho menos buena ni para el PP, ni para la izquierda, ni para España. Y menos cuando hacen falta partidos nacionales fuertes para forjar, si aún se puede, la unidad nacional. Desde luego con el actual diseño autonómico será imposible, luego la Constitución se tendrá que cambiar, para esto y para muchas cosas más.

Lo ocurrido ayer en el País Vasco y lo que se anuncia en Cataluña así lo prejuzga en estos tiempos revueltos en los que el presidente Rajoy salvó su mandato en Galicia, pero tiene ante sus ojos todo un panorama político, económico, social e institucional que es para preocupar. Máxime cuando este presidente no brilla por su capacidad de decidir y de abordar de frente los problemas, sino que más bien parece el rey de la indecisión y de la acumulación de los retos como el famoso rescate de España por la UE.

El que si lo aplaza un poco más hasta después de las elecciones catalanas posiblemente no lo podría pedir porque la UE no se lo concederá. Ayer en las cancillerías europeas -y en los mercados financieros- la nota oficial de España, en lo que a estabilidad política se refiere, habrá bajado algunos puntos, por más que el PP salvara la cara en Galicia. No en vano la crisis del País Vasco está planteada aunque puede que, por el momento, con más cautela que la catalana. Y ambas dos con un punto débil que les une: que su mercado es España, y que sus grandes empresas y bancos tienen su clientela mayoritaria en el resto del territorio nacional español. Parece que Urkullu eso lo sabe mejor que Artur Mas, y puede que de ahí su prudencia. Al menos en este primer momento, luego ya veremos lo que vendrá.

TENDREMOS INDIGNIDAD Y ETA
ISABEL SAN SEBASTIÁN ABC  22 Octubre 2012

España ha sufrido en el País Vasco la derrota final de una justa que empezó a perder el día en que la entonces oposición popular se sumó al «plan de paz» de Zapatero

LO ocurrido en las elecciones del País Vasco demuestra una vez más que cuando se intenta comprar paz a cambio de dignidad únicamente se obtiene deshonra y guerra, que en este caso adoptará la forma de un formidable desafío secesionista procedente de dos parlamentos autonómicos «democráticamente» elegidos, a la sombra de esa amenaza difusa que es la banda terrorista no disuelta.

Lo ocurrido ayer en las urnas vascas era tan previsible que lleva a preguntarse si la traición perpetrada por quienes auspiciaron y/o consintieron este desenlace fue deliberada o se derivó de la monumental incompetencia del conjunto de nuestra clase política, proyectada en el Tribunal Constitucional por ese alevoso asesinato de Montesquieu que llevó a cabo el PSOE en 1985 con la liquidación de la independencia que la Constitución garantizaba a la Justicia. Ahora dos formaciones declaradamente independentistas controlan 48 escaños de los 75 que tiene la Cámara de Vitoria. Desde allí utilizarán esa abrumadora mayoría para acelerar el desafío a la kosovar que anunció recientemente Otegi (y adelantó, como siempre ha hecho, Mayor Oreja) e impulsar las políticas destinados a garantizar la impunidad de los terroristas que han actuado de «zapadores» en la eliminación de los adversarios que obstaculizaban la «okupación», con k, del poder por parte del nacionalismo excluyente. Zapadores, sí, y despiadados. A quienes invocan la ingente cantidad de votos recogidos por EH-Bildu/ETA para argumentar su legitimidad, les recuerdo que sus socios de pistola y coche-bomba llevan cuarenta años asesinando, extorsionando, obligando a los discrepantes a marcharse, hasta una cifra cercana a los 200.000, y actuando de matones en los pueblos que gobiernan con el fin de construir este escenario laminando cualquier oposición. Lo han logrado, al fin, merced a su absoluta determinación carente del menor escrúpulo, unida a nuestra debilidad fruto de la cobardía de muchos, el sectarismo miope de cierta izquierda que siempre otorgó a los terroristas un punto de razón que obligaba a negociar con ellos, y la ausencia de convicciones firmes por parte de este PP.

Como bien sabe Mariano Rajoy, el que resiste gana. Ellos han aguantado el embate de la democracia atrincherados en su delirio etnicista fanático, mientras que la democracia ha abdicado de algunas de sus leyes nucleares, como la de Partidos, que impedía la presencia de etarras batasunos en las listas, en el empeño de evitar el derramamiento de más sangre. Quienes piensan que aquí termina el combate se equivocan. Esto no ha hecho más que empezar y pronto se sumará a la contienda Cataluña, con una virulencia reforzada en el previsible espaldarazo que recibirá en las urnas este Artur Mas echado al monte.

El PP ha ganado en Galicia una batalla política crucial, que proporciona un balón de oxígeno al Gobierno, encumbra a Alberto Núñez Feijóo como el más poderoso de los «barones» de la derecha y contribuye a cavar un poco más la fosa de Alfredo Pérez Rubalcaba al frente de un PSOE en trance de desintegración. España ha sufrido en el País Vasco la derrota final de una justa que empezó a perder el día en que la entonces oposición popular se sumó, sin luz ni taquígrafos, al «plan de paz» de Zapatero. Tal vez no tengamos más muertos; ojalá. Pero seguiremos conviviendo con ETA desde la indignidad.

El aterrizaje de ETA
IGNACIO CAMACHO ABC  22 Octubre 2012

El Estado construyó una pista de aterrizaje político para ETA y Bildu-Batasuna se ha posado en ella con un Jumbo

EL balance de las elecciones de ayer en el País Vasco y Galicia deja una pésima noticia para España, otra buena para el Gobierno y dos muy malas para el PSOE. Los sondeos acertaron esta vez en líneas generales: el PNV vuelve a un poder que tiende a considerar su patrimonio natural, el liderazgo de Rubalcaba se resiente tras el notable descalabro de los dos Pachis y Mariano Rajoy salva con éxito -y propina- en su tierra el segundo examen parcial de su gestión política, apoyado en un Feijóo al que será inevitable verle cierta cara de sucesor in pectore o al menos de aspirante en la reserva. El aventurerismo populista de Mario Conde se ha desplomado antes de levantarse, mientras el carismático Beiras, el último gran líder galleguista, emergía de sus propias ruinas al frente de una especie de coalición del descontento post 15-M. Pero la jornada electoral contiene otro hecho de irrenunciable relevancia que no por previsto deja de resultar inquietante, y que debe poner sordina en el lógico alivio del presidente al incrementarle su delicada responsabilidad de Estado: el proyecto político de ETA ha adquirido el carácter de una fuerza trascendente en la política vasca.

La potente irrupción de Bildu-Batasuna en el Parlamento de Vitoria confirma la desastrosa deriva de la hoja de ruta que diseñó el zapaterismo para sustituir la derrota del terrorismo por un simple y conformista final de la violencia. El Estado construyó al entorno etarra una pista de aterrizaje institucional y lo que ha terminado aterrizando en ella es un enorme Jumbo cargado hasta los topes de un crecido independentismo radical que compromete la estabilidad de Euskadi. Recibida por adelantado esa formidable contrapartida, ETA sigue sin disolverse y sus continuadores políticos se instalan con comodidad en la vida pública sin considerar necesario condenar los crímenes ni reparar moralmente el sufrimiento causado.

El severo retroceso de los partidos constitucionalistas, PSE y PP, constituye un paradójico castigo a su colaboración para normalizar la vida vasca y sacarla de la excepcionalidad de la amenaza y de la coacción. Un esfuerzo valioso pero lleno de errores que ha acabado con una penalización dolorosa, simbolizada en la escena del voto de Patxi López: el lendakari acosado con arrogante impunidad por un grupo filoetarra. Un retrato del «nuevo tiempo» que espera a la sociedad vasca, cuya escena institucional contiene desde hoy una clara sobrerrepresentación soberanista. Sólo si el PNV entiende que se juega su hegemonía social frente a la crecida batasuna y se atiene a alianzas estabilizadoras en vez de lanzarse a aventuras y juegos de aprendices de brujo, se podrá minimizar ese impacto dramático que otorga a los herederos del terrorismo un relieve propio de una patología social. De una sociedad enferma.

22-O: España se rinde antes que ETA
Alfonso Merlos www.elsemanaldigital.com 22 Octubre 2012

Españoles, nos han ganado los que pedían "ánimo, abrazos y un chaparrón de aplausos lo más caluroso posible" para los asesinos Igor Portu y Martín Sarasola. Imperdonable

La representación de Bildu es la representación de ETA. El alborozo de Bildu es el de ETA.

En este día triste para la democracia española, la primera providencia que procede asentar es incontrovertible. Las instituciones del Estado, los políticos y los jueces de España no han cumplido con su deber. La representación de Bildu es la representación de ETA. El alborozo de Bildu es el de ETA. El calor de Bildu lo es para ETA.

Estos miserables nos han ganado y quienes todavía creemos en la fuerza de la democracia hemos perdido. Una batalla más. Quizá la definitiva. Los hechos no pueden ser más demoledores, ni más sonrojantes. Y no pueden cargarnos de más vergüenza ni oprobio. Porque las generaciones futuras, atropelladas por el imperio del totalitarismo nacionalista, no nos lo perdonarán.

1. Han ganado los que han perseguido y persiguen con ahínco el deterioro y la destrucción del sistema de libertades.
2. Han ganado los que de forma reiterada y grave han pretendido y pretenden la fulminación de un orden democrático merecedor de tal nombre.
3. Han ganado los que han promovido sin cesar, o han justificado o han exculpado los atentados más bárbaros contra la vida de las personas, sus intereses y sus propiedades.
4. Han ganado los que han fomentado, propiciado y legitimado la violencia como método para alcanzar objetivos políticos. 5. Han ganado los que han funcionado como complemento y apoyo de la acción asesina, amenazante y extorsionadora de quienes tapan sus conductas viles con una capucha oscura.
6. Han ganado quienes se han valido de todo tipo de símbolos y mensajes que han encajado en la estrategia fascista de quienes ni se han desarmado, ni se han desintegrado, ni han pedido perdón, ni han colaborado con la justicia.

Quienes tenemos todavía un punto de conciencia, quienes nos sentimos todavía obligados en nuestra conducta por la ética y la moral más elemental hemos de animar a las víctimas del terrorismo a que sepan perdonar. No a los verdugos que les han arrebatado de las manos a quienes más querían, que les han dejado heridas y secuelas y mutilaciones. Que perdonen a los desleales, a los traidores y a los cobardes que no han sabido ni querido defender la dignidad de una nación entera. Al contrario, la han violado, la han atropellado, la han quemado y la han destruido.

www.twitter.com/alfonsomerlos

La herencia última de Zapatero
Editorial www.gaceta.es 22 Octubre 2012

El PP vasco ha salido desplumado de su apoyo a López en la pasada legislatura

Con los datos de anoche, ¿es exagerado decir que la sociedad vasca se ha rendido a ETA? Ahora se ha entregado a ETA la posibilidad de mandar sin matar. En el mejor de los casos, con eso se habrá conseguido que cesen los crímenes, pero, al contrario, se va a intensificar a violencia social; la misma que el otro día, por ejemplo, expulsaba de una piscina de Zarauz a unos niños porque sus monitores abertzales juzgaban inaceptable que hablaran en español. Por desgracia, no es sólo una anécdota. Tantos años de “nacionalismo obligatorio” han convertido al separatismo en la fuerza dominante del paisaje. En eso el PNV no ha sido el que recogerá las nueces, sino el que ha movido el árbol. Hoy la proporción españolistas-nacionalistas en el País Vasco es prácticamente la contraria a la de los años de la Transición: 70%-30%. Es un fracaso sin atenuantes para la España constitucional y para los partidos que la han gestionado: el PSOE y el PP.

El hundimiento del PSOEEn términos de política nacional (española), el que más sufre es el PSOE de Rubalcaba. Otra de las minas antinación dejadas por el zapaterismo es una izquierda desnortada y entregada al vacío, y eso necesariamente tenía que manifestarse tanto en Galicia, donde el socialismo roza la irrelevancia, como en el País Vasco, donde la apuesta de Patxi López ha conducido al PSE-PSOE a unos resultados calamitosos, incluso si consigue in extremis algún tipo de acuerdo de gobierno con el PNV. Hay que recordar que López fue elevado a la púrpura por Zapatero para desalojar al “españolista” Redondo Terreros. López fue el hombre encargado de pastorear a la grey socialista vasca mientras Zapatero y Eguiguren lanzaban puentes a la ETA. Don Patxi hizo de guardián del puente por el que habían de venir, supuestamente pacificados, los bárbaros. Ahora los bárbaros se lo han comido, como no podía ser de otro modo.

También en Galicia el PSOE sigue purgando los errores de su época de pacto con el nacionalismo radical del BNG. Nuevo ejercicio de memoria: en las elecciones autonómicas de 2005, el PP de Fraga se quedó a un escaño de la mayoría absoluta y el PSOE y el BNG formaron una coalición de perdedores que les permitió hacerse con el poder. Cuatro años después, el deterioro había sido tan acusado que la coalición perdió el Gobierno. Hoy, aun en la oposición, el deterioro ha aumentado todavía más. Quien se ha llevado los frutos es el nacionalismo radical de Beiras. Malos tiempos para el socialismo español, porque lo que se avecina en Cataluña no pinta mucho mejor. Es urgente que el PSOE salga de sus alucinaciones guerracivilistas y empiece a pensar en ofrecer a los españoles algo más consistente que la demagogia de Rubalcaba y compañía. Porque la alternativa es que en su lugar surjan fuerzas ultras como las que ya asoman la cabeza. España necesita una izquierda sensata y civilizada. Rubalcaba ha tocado fondo.El PP, balance agridulceEn el caso gallego, quien se ha cobrado la cosecha del descrédito socialista ha sido Feijóo, que con su política de no meterse en charcos ha logrado aumentar su mayoría absoluta. Rajoy habrá respirado tranquilo, porque la izquierda había tratado de convertir estas autonómicas gallegas en una suerte de refrendo sobre las políticas del Partido Popular en el ámbito del Estado. Mal paso. De los resultados del PP no puede deducirse que la sociedad aplauda mayoritariamente esas políticas, pero sí que no tiene la menor confianza en las posibles alternativas. En cierto modo, Feijóo ha ganado a pesar de Rajoy.

Peor le ha ido al PP en el País Vasco, donde Basagoiti cosecha un serio revés. El PP vasco ha salido desplumado de su apoyo a López en la pasada legislatura y, para colmo, tampoco ha sido capaz de movilizar al voto españolista en su comunidad. Es sintomático que las dos provincias vascas donde ha crecido la abstención sean las menos proabertzales, es decir, Vizcaya y Álava. El voto de los vascos españolistas tampoco ha ido al PSOE, sino que se ha quedado en casa, dejando al nacionalismo de PNV y ETA como dueño único del campo. Es una palmaria demostración del enorme error de Rajoy con su blanda estrategia en el País Vasco. Reedición, en cierto modo, del error cometido en su día en Cataluña.

Mención aparte merece el caso de Mario Conde, outsider de esta carrera cuya trayectoria electoral ha demostrado varias cosas. La primera, y más preocupante, es la enorme cantidad de obstáculos que en España ha de afrontar cualquiera que se lance a la arena política fuera de los grandes partidos institucionales. La candidatura de Conde ha sido bombardeada no sólo por los grandes partidos, sino también por buena parte del coro mediático, y eso por no hablar del gracioso azar judicial que ha llevado a un magistrado a abrir en plena campaña un caso que llevaba diez años dormido. Conviene recordar que en una democracia sana los candidatos han de partir en condiciones de relativa igualdad. Pero lo de España no es tanto democracia como partitocracia. Ahora Conde tiene que demostrar hasta dónde está dispuesto a mantener su apuesta.

En definitiva, de estas elecciones sale descalabrado el PSOE, y en particular Alfredo Pérez Rubalcaba, que debería presentar de inmediato su dimisión antes de que el socialismo español siga hundiéndose en el abismo. Igualmente sale lesionado el PP por su estrategia en el País Vasco, que ha logrado desmovilizar a sus votantes. Y sobre todo sale muy deteriorada la credibilidad del Estado de Derecho, en la medida en que los albaceas políticos de una banda terrorista se convierten en una fuerza decisiva. Mal balance.

De la Cruzada a la Estelada
JESÚS LAÍNZ EL DIARIO MONTAÑÉS  22 Octubre 2012

¡Hay que ver cuán mudables son las cosas de Dios! Tanto que no debiera sorprender que aumente el número de ateos. Allá por 1936 el cardenal primado de España, el catalán Isidro Gomá, fue uno de los principales defensores del alzamiento del 18 de julio, justificó teológicamente la guerra civil, impulsó su designación como Cruzada, denunció el «instinto infrahumano» de los separatistas vascos y catalanes y definió la contienda como «la lucha entre la civilización cristiana y la barbarie, entre España y la Anti-España».

También catalán fue Josep Cartañá e Inglés, obispo de Gerona, quien ejerció de mano derecha de Gomá en su labor propagandística de la Cruzada y que el 10 de marzo de 1939 escribió: «es nuestro deber manifestar al Señor nuestro agradecimiento y pedirle por el triunfo definitivo del glorioso Ejército Nacional». El obispo que en septiembre de 1936 publicó la carta pastoral `Las dos ciudades', trascendental para el alineamiento de la iglesia con los alzados, fue el también catalán Enrique Pla y Deniel, posteriormente cardenal, procurador en las Cortes franquistas y miembro del Consejo del Reino.

Tal fue su poder en aquel tiempo que consiguió impedir la publicación de 'La fiel infantería', libro del eminente falangista Rafael García Serrano que había conseguido el Premio José Antonio de Literatura de 1943, por juzgarlo intolerablemente volteriano y considerar inadmisible que los soldados nacionales dijeran palabrotas y fueran de putas. Parece improbable que a los niños que sacan en la tele pidiendo la independencia se les explique en el colegio estos detalles sobre la opresión de Cataluña por parte de la eternamente fascista España. Pero de lo que no cabe duda, vista la devoción con la que la iglesia catalana apoya hoy la causa separatista, es de su oportunísimo olfato político. Siempre con las últimas tendencias de la moda.

El futuro del PP vasco
Yo acuso
Santiago Abascal Libertad Digital 22 Octubre 2012

El análisis de lo ocurrido en las elecciones al Parlamento Vasco no puede pasar por alto ni el proceso de rendición ante la ETA iniciado por Zapatero ni la incomparecencia del Estado -cuya rendición encabeza el TC- en el combate contra las marcas políticas de la organización terrorista. Con la ETA relegalizada y con el mensaje confuso, desdibujado e incluso esquizofrénico de los partidos nacionales en el País Vasco no podíamos esperar nada mejor.

El bloque separatista no ha desaprovechado la debilidad del bloque español y la desmovilización de su atónito electorado, arrollando sin compasión al PSE y al PP en una victoria histórica que tendrá como consecuencia la peor de las ofensivas del nacionalismo vasco que, de la mano de la del separatismo catalán, se puede convertir en letal para la realidad histórica de España, para su unidad nacional y su proyecto común.

El actual PP, con 10 escaños, y en la cuarta posición, a gran distancia del PP de María San Gil (15 escaños) -también entonces concurría la formación batasuna- y a años luz del PP de Mayor Oreja (19 escaños) que llevó a los populares vascos a ser la segunda opción política de los ciudadanos, se ha convertido en una fuerza impotente en el Parlamento Vasco. Los 326.933 votos de Jaime Mayor parecen un sueño, y sus 19 escaños, inalcanzables. De dominar en Alava a perderla con estruendo precipitándose a la cuarta posición en una pérdida dramática sin paliativo alguno.

No vale la excusa del desgaste del Gobierno de Rajoy cuando el PP ha triunfado con contundencia en Galicia. El discurso del PP vasco es enteramente responsable de esta debacle, ayudada por el miedo a Bildu, que ha conducido a muchos votantes populares a elegir equivocadamente el aparente mal menor que representaría el PNV. La rectificación desesperada mentando la unidad de España cada dos por tres ha carecido de crédito y no ha tenido efecto.

El torpe y acomplejado orgullo de proclamar en cada entrevista que dirigían un PP "más cercano a la sociedad vasca" nos ha llevado a ser abrumadoramente abandonados por los votantes vascos.

Yo acuso a los actuales dirigentes del autodenominado "PP pop" de haber tirado por la borda un capital político histórico; el del prestigio del PP del País Vasco y la mejor seña de identidad del PP de España. No viene a cuento ni hay espacio para reproducir aquí ni sus errores estratégicos, ni sus declaraciones incomprensibles, ni los gestos horrendos que han irritado y desmovilizado a los votantes mas fieles. Pero, a falta de ello, yo acuso a este irreconocible PP vasco y a sus dirigentes de ser enteramente responsables de tan tremenda derrota en una batalla que puede ser definitiva para España. Si queda un ápice de patriotismo, y la ceguera aparatchik permite una rendija de luminoso raciocinio, hoy ha llegado el día de asumir responsabilidades y empezar de nuevo.

Santiago Abascal es exparlamentario vasco del PP.

ETA ganó, perdió España
La Avispa Estrella Digital 22 Octubre 2012

ETA-Batasuna-Bildu ha sido la gran triunfadora de las elecciones vascas. Los demás resultados no importan. Ni siquiera la mayoría absoluta del PP en Galicia. Lo único realmente importante es que la banda terrorista ha entrado en el Parlamento de Vitoria por la puerta grande y que la muerte de 829 personas asesinadas por ETA y los miles de heridos y damnificados no han servido para nada. Un auténtico desastre. Para este camino, hubiera sido preferible que se hubiese legalizado a los asesinos desde el primer momento y nos hubiéramos ahorrado tantísimo dolor.

Malhaya la hora en que el Olvidable ZP negoció con ellos políticamente y la hora en que los recordados (Pascual Sala, Pablo Pérez Tremps, Adela Asúa, Elisa Pérez Vera, Eugenio Gay y Luis Ortega) miembros del Tribunal Constitucional los legalizaron. Nunca una democracia se puso de hinojos ante unos asesinos como aquella vez.

Porque ETA, a cambio de aquella derrota del Estado de Derecho, no hizo nada. Lo único que ha hecho ha sido perdonarnos la vida pero no se ha disuelto ni piensa hacerlo. Sigue con la pistola encima de la mesa. Pero ya es legal. Ya está en el Parlamento vasco y va a seguir su perfectamente diseñada ruta. De hecho, la propia ETA se ha encargado de recordar en estas elecciones que seguirá tutelando la política vasca en el futuro inmediato ya que en sus planes no entra la entrega de sus armas o su disolución.

Es descorazonador. Y lo que es peor, el Gobierno autonómico que empiece hoy a pergeñarse seguirá estando chantajeado por la banda terrorista como ha estado hasta ahora en las cuatro últimas décadas. Como si nada hubiese pasado. Incluso, ese chantaje será todavía más efectivo porque lo hará desde la propia legalidad que le concede el Parlamento autonómico. Hasta el propio PNV será una marioneta en sus manos. Ahora ETA moverá el árbol y la misma ETA recogerá las nueces.

Dentro de muy pocas fechas, las víctimas del terrorismo de ETA serán igualadas a sus verdugos para llegar, poco después, a que todo el mundo crea que merecían morir. La felonía será absoluta cuando consigan (que lo harán) la transferencia de las cárceles para poder soltar a los asesinos sin problemas.

Y ante esta realidad, creo que ha llegado el momento de pedir cuentas a quienes lo han hecho posible. No basta con que el PSE-PSOE haya recibido un varapalo en estas elecciones. Hay que pedir cuentas a todos los políticos socialistas que estuvieron en aquella traición a la democracia y a España.

Porque todo lo que ocurra en el País Vasco a partir hoy no será casualidad. Todo será consecuencia de una ruta perfectamente negociada entre los socialistas y ETA y de la incapacidad del PP para impedirlo. Cosa ya, prácticamente, imposible.

ETA ganó en las elecciones vascas, aunque haya quedado como segunda fuerza. Y eso es mucho más grave que todo lo demás que pase en España, rescate incluido. Y no porque sea un paso más para la secesión del País Vasco sino por lo que significa de burla a las víctimas del terrorismo y de traición a todo el pueblo español. Perdió España.

La circunferencia del mal
Maite Pagazaurtundua, EL CORREO. 22 Octubre 2012

El jueves pasado José Ramón Recalde refirió los recuerdos del atentado al que sobrevivió. Fue ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Volvía a casa con María Teresa, su esposa. Se le habían caído algunos objetos en el asiento del copiloto. «Abrí la puerta del coche y al incorporarme vi la circunferencia del cañón de una pistola y detrás a la persona que me disparó en la cara». Oscar Celarain está acusado como autor directo del disparo, Andoni Otegi y Juan Carlos Vesance por cooperación necesaria. Javier García Gaztelu por inducción al asesinato. Vesance declaró al ser detenido que Celarain sólo realizó un disparo porque se trataba de su primer asesinato y «estaba nervioso». Los acusados no se arrepienten y no se consideran ni culpables, ni responsables. A lo sumo, de haberlo dejado vivo, cuando decidieron que no tenía derecho a vivir por querer ser libre y no someterse a sus ideas. Con pocas horas de diferencia del testimonio de José Ramón, el colectivo que agrupa a Oscar Celarain, Andoni Otegi Carlos Vesance y Javier García Gaztelu ha hablado. Celarain, Otegi, Vesance y Gaztelu, como Bolinaga entre otros cientos, pidieron el voto para EH Bildu como «la única opción política», así como la declaración de impunidad total en forma de amnistía. Como hace cuatro meses.

En la política vasca hay pocas certezas postelectorales, salvo las referidas al mundo de ETA. Seguirán jugando al poli bueno –Bildu–, poli malo –ETA tutora– buscando que toda la sociedad declare que los asesinos no son asesinos, que las acciones motivadas por el fanatismo identitario son algo sobre lo que no cabe responsabilidad personal, ni reproche social, sino «el mayor de los respetos» como ha dejado escrito Arnaldo Otegi. No fue Otegi, sino Charles Dickens quien señaló que «el número de malhechores no autoriza el crimen». Tampoco el número de los amigos de los asesinos justifica el crimen y ésta es la certeza histórica que la actividad postelectoral de Bildu intentará enmascarar con todos los trucos a los que le obliga la necesidad de conseguir el poder. Han matado para conseguir el poder, pero necesitan el poder por haber matado para poder establecer desde éste el sentido de cada palabra que no les obligue a mirarse al espejo como lo que son: arte y parte de la estrategia del mal consciente que más profundamente ha enfangado la sociedad vasca en las últimas décadas. Tanto como para hacer perder a miles de personas el pulso sutil e imperceptible que alumbra la conciencia como una brújula para indicar el mal, desencadenando un desastre espiritual colectivo en uno de los lugares privilegiados de lo que todavía llamamos primer mundo.

Volver a empezar
Manuel Montero. EL CORREO. 22 Octubre 2012

Nunca el nacionalismo había tenido tantos escaños en el Parlamento vasco: 48 de 75. La participación, 65%, ha sido similar a la de 2009, por lo que sin duda se ha producido un incremento del voto nacionalista por la parte de la izquierda abertzale, que no pudo concurrir entonces con siglas insignia, y la abstención de electores que hace tres años votaron a partidos constitucionalistas. Se ha producido un vuelco político y un revolcón de los que hacen época: el retorno de la hegemonía nacionalista y el batacazo sideral del PSE.

La victoria nacionalista es rotunda, con primacía neta en las tres provincias. El panorama del nacionalismo queda en dos ámbitos de imagen nítida, el pragmatismo y el soberanismo rupturista.

El PNV ha ganado las elecciones y mantenido la primacía en la comunidad nacionalista. Logra un 34%, triunfa en Vizcaya y Álava, mientras en Guipúzcoa casi recupera la primera posición, a unos cientos de votos de Bildu. Pierde tres parlamentarios (de 30 a 27), pero es un efecto derivado de los votos prestados que recibió hace tres años. Ha rentabilizado la renuncia a las urgencias soberanistas y una oposición sin estridencias. En lo ideológico ha triunfado su ambigüedad, la que se mueve entre las declaraciones esencialistas y las necesidades del día. Se corresponde con la actitud histórica del PNV y la de los años ochenta y parte de los noventa; no con la del soberanismo posterior. Por eso, ya se verá qué ha ganado. Si el retorno a la crispación o el pactismo. Todo dependerá de si el PNV mantiene la prioridad de la lucha contra la crisis o cede a la presión del soberanismo radical.

EH Bildu ha emergido como segundo partido en el Parlamento vasco, cerca del PNV. Nunca la izquierda abertzale había llegado en unas elecciones autonómicas a los 276.000 votos de EH Bildu, un número espectacular para unos recién llegados. Sin relativizar el resultado, ha de señalarse que no alcanzan los que en su día conseguían HB/EH y EA (1998: 224.000 y 108.000 respectivamente), hoy aliados, y que con sus 276.000 se mueven con una leve baja en los niveles de las elecciones generales, cuando sacaron 285.000. No es, por tanto, la fuerza de crecimiento imparable que cultiva una de sus imágenes. Contra los augurios, el desembarco de Bildu en la gestión no les está suponiendo costos significativos entre su electorado, quizás inmune a las ocurrencias y paralizaciones administrativas que exasperan a los demás.

El éxito del soberanismo rupturista evidencia que la ausencia de ETA le lleva votos a la izquierda abertzale, pero sin que la coalición necesite mostrar pesar por el terrorismo. Sus electores seguramente comparten la idea de que el resultado electoral absuelve del pasado o lo legitima. No tiene un pase ético, pero con tales mimbres hay que arar.

Y por el otro lado, el revolcón. El desastre del PSE no tiene paliativos. Algo más de tres años de gobierno los salda con una hemorragia de votos: del 30,7% pasa al 19,1%; de 25 a 16 parlamentarios. La desafección de su electorado es general y consistente, sin distingos territoriales.

Ha perdido más del tercio de los electores que tenía hace tres años, una sangría de más de 100.000 votos. Con unos 210.000 vuelve a los niveles discretos de hace diez años –hay que irse a 1994 para encontrarle un resultado peor en números absolutos–. Todo ha pasado: fue el sueño de una noche de verano, podrán concluir los admiradores del Gobierno vasco. Sin más legado que haber existido, lo que ha traído unos años de tranquilidad: no ha bastado para retener a su electorado.

Podrán justificarse diciendo que todo se les ha vuelto en contra –la crisis, el PP, el neopragmatismo del PNV, el retorno triunfal de la izquierda abertzale–, pero harían mal si se quedasen en esas lecturas superficiales. En algunos de estos factores han tenido parte –la sobrelegitimación de Bildu, por ejemplo–. Tamaña debacle no la pueden explicar sólo con factores exógenos. Los socialistas tienen que responder a la pregunta de por qué su Gobierno ha fracasado para sus votantes –desde otros puntos de vista nació fracasado, por lo que no cuentan en esta evaluación–, por qué ha perdido una oportunidad histórica, seguramente irrepetible. Alguna idea: se quedó en una gestión técnica, con un discurso evanescente y contradictorio, manifiesta vergüenza por el pacto con el PP y sin una política que fuese alternativa a la nacionalista.

En esta historia de vencedores y vencidos el PP cae en los segundos, aunque pierda sólo tres parlamentarios, de 13 a 10: un 11% menos en tres años, de 146.000 a 129.000 votos. Podrá alegar que le han perjudicado los desastres de Rajoy contra la crisis, pero no le ha funcionado su discurso resistencialista, que quizás pierde audiencia a medida que se consolida el final del terrorismo.

El mapa de la política vasca se ha simplificado en un sistema de cuatro partidos. Queda lejos la época en que había seis o siete partidos en el Parlamento, todos ellos con alguna fuerza. De los pequeños sólo resiste UPyD, pero con resultados muy parecidos a los de hace tres años (21.400 frente a 22.200), algo fatal para un partido que se ve emergente. Con la nueva correlación de fuerzas sólo le cabe un papel testimonial.

En resumidas cuentas, se ha producido un cambio contundente, pero se ha producido sin grandes aspavientos. Las nuevas se han acogido con rara normalidad, como mera confirmación de lo que ya se sabía. La política vasca se está haciendo previsible. Ha perdido el tono homérico de antaño. ¿Esto es la normalización? Si es así, bienvenido sea el aire rutinario. Pero ya se verá.
 

Tribalismo posmoderno (I y II): algunas consideraciones de Derecho Internacional sobre la libre determinación de los pueblos, Derecho de la UE y Derecho español
Jesús Casas www.alternativaciudadana.es  22 Octubre 2012

Cataluña no es Quebec
1.-Derecho internacional público.
Es sabido que la Carta de las Naciones Unidas se firmó el 26 de junio de 1945 en San Francisco, al terminar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Organización Internacional, y entró en vigor el 24 de octubre del mismo año.

Es sabido que su artículo 1.2 dispone que es un principio fundacional de las Naciones Unidas: “Fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otros medidas adecuadas para fortalecer la paz universal”.

Es menos sabido que dicho principio, no por más debatido políticamente que sea, fue enunciado por el Presidente estadounidense Wilson como “self-determination” el 12 de febrero de 1918 en referencia a Europa durante la Gran Guerra.

También es conocido, aunque menos, que el marco interpretativo de ese Derecho se encuentra e las Resoluciones de la Asamblea General 1.541 (XV) de 14 de diciembre de 1960 y 2.625 (XXV) de 24 de octubre de 1970, que distinguen con claridad el derecho de autodeterminación de los pueblos colonizados (el caso reciente más destacado es el de Timor-Leste, Estado Miembro de la ONU desde el 27 de septiembre de 2002, es decir desde hace exactamente diez años el día que estas líneas se redactan) del supuesto y no reconocido derecho a la autodeterminación de regiones de Estados existentes.

Estas resoluciones no amparan en modo alguno la creación de una atmósfera, tanto jurídica como política, tendente a la ruptura de Estados existentes y a la creación de nuevos Estados. Las dos Resoluciones citadas salvaguardan expresamente la unidad nacional y la integridad territorial de los Estados, especialmente en los casos de Estados dotados de sistemas democráticos, como es el caso de España desde 1978. En consecuencia, con la Carta de Naciones Unidas y las resoluciones vigentes en la mano, ninguna Comunidad Autónoma española tiene derecho de proclamarse independiente.

Resulta obvio que los individuos y las colectividades, pueden realizar actos contrarios a Derecho. La aspiración del sistema jurídico todo es que los actos contrarios a las normas sean evitados y, si no pueden serlo, que se establezcan consecuencias para la violación, ya que el incumplimiento de las normas y de los contratos conduce a la barbarie. Una persona o colectividad puede, por ejemplo, declarar su independencia de su Estado con base en los principios y hechos que considere oportunos. Yo mismo puedo declararme independiente del resto de la humanidad y pedir al Secretario General de Naciones Unidas (cosa que ya he hecho, siguiendo el ejemplo literario de Ernesto Sábato, pero en la realidad) sin ningún éxito. Mi declaración de independencia es jurídicamente irrelevante.

De mismo modo, como debiera ser sabido, el día 17 de Febrero de 2008, las Instituciones Provisionales de Autogobierno de Kosovo declararon la independencia de este territorio Serbio (Kosovo no es un Estado a fecha de hoy). El proceso hasta esa declaración de independencia, con intervención directa de Naciones Unidas, su Secretario General y un Enviado Especial del mismo, así de la “Troika”(Unión Europea, Estados Unidos y Federación Rusa) y del Grupo de Apoyo, empiezan jurídicamente en Junio de 2005, pero con base en la Resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad, que se refiere a una situación humanitaria grave fruto de una guerra civil en Yugoslavia, es decir, a una circunstancia extraordinaria fruto de la cual, la República Federativa Socialista de Yugoslavia, miembro fundador de Naciones Unidas, tras una horrenda guerra civil de base medieval se fragmenta en varias naciones, de las que Bosnia Herzegovina, Croacia, Eslovenia y Macedonia son ahora, junto con la República Federativa de Yugoslavia, miembros de Naciones Unidas, con una compleja base jurídica basada siempre en el Capítulo VII de la Carta de Naciones Unidas, previsto para situaciones de “conflicto”.

Sólo dos años más tarde, el 2 de febrero de 2008, el Enviado Especial del Secretario General de Naciones Unidas remitió una Propuesta Comprehensiva a la Secretario General en relación con la UNMIK (UnitedNationsInterimAdministrationMission in Kosovo) indicando que las posibilidades de una solución acordada mutuamente (por el Estado Yugoslavo y la Provincia de Kosovo) estaban exhaustas (finalizadas) por lo que indica que “ha llegado el tiempo de resolver la situación de Kosovo. Dicho enviado, MarttiAhtisaari decía: “Hoy, tomando en consideración la historia reciente de Kosovo, las realidades de Kosovo y las negociaciones entre las partes, he llegado a la conclusión de que la única opción viable para Kosovo es la independencia”. El Secretario General apoyó “completamente” la posición de su Enviado Especial pero el Consejo de Seguridad no aprobó una propuesta de resolución a favor de la independencia de Kosovo, por lo que el actual Enviado Especial, FaridZarif, todavía no hace un mes ante el propio Consejo de Seguridad indicaba que la situación sigue siendo delicada y que Serbia y Kosovo deben negociar de “manera creativa”, pero ya se sabe que Belgrado y Prístina no se hablan.

La Asamblea General de Naciones Unidas ha consultado expresamente sobre la legalidad de Derecho internacional de la declaración de independencia al Tribunal Internacional. Tal declaración de independencia (redactada en albanés) es efectuada en febrero de 2008 tras unas elecciones el 17 de noviembre de 2007 a una Asamblea constituyente y para los Ayuntamientos los 30 (sí, sólo 30, municipios de Kosovo). La declaración se hace “en el marco de la Propuesta Comprehensiva” del Enviado Especial”.

Los parágrafos 79 a 83 de la Opinión Consultiva del Tribunal Internacional de Justicia de 22 de julio de 2010 consideran que esa declaración de independencia no es contraria al Derecho internacional, incluyendo la interpretación que la Corte hace del “derecho de autodeterminación” de pueblos subyugados, si bien declara expresamente que no procede resolver esta cuestión en general, ya que la legalidad de la declaración en este caso debe hacerse exclusivamente a la luz de la Resolución 1244 (1999) del Consejo de Seguridad y actos de ejecución de la misma, y considerando si los autores de la declaración (la “Asamblea de Kosovo” democráticamente elegida) actuaban o no, bajo dicha Resolución como una Institución Provisional de Auto Gobierno de Kosovo o no, concluyendo (las sutilezas jurídicas de los parágrafos 102 a 109 merecen ser leídas con calma porque son un manual de instrucciones para redactar documentos de doble, triple o cuádruple lectura) que no, que la Asamblea no era una Institución Provisional extralimitándose en sus funciones, sino “personas actuando en su capacidad como representantes del pueblo de Kosovo”.

Hasta aquí Kosovo, que no es Puerto Rico, como también se sabe.
En nuestra historia recentísima Checoslovaquia y Sudán se han escindido (en un caso pacíficamente en otro también desde el punto de vista legal pero no desde el de la situación de la población) en 1992 y 2011 y la República Checa, Eslovaquia, Sudán y Sudán del Sur son Estados Miembros de Naciones Unidas a fecha de hoy.

España fue parte en este procedimiento de Consulta ante la Corte Internacional de Justicia. Sus tesis sobre el contenido del “derecho de autodeterminación” de la Carta de Naciones Unidas, anticipadas pensando en situaciones que no han tardado en comenzar a producirse, no fueron ni rechazadas ni aceptadas. Simplemente, el Tribunal entendió que no debía pronunciarse sobre ellas.

La Opinión Consultiva hace referencia expresa a la diferencia entre el supuesto de hecho que examina y el supuesto de hecho que estudió Opinión del Tribunal Supremo de Canadá sobre la secesión de Quebec (ver el post de Fernando Rodríguez en este Blog Recomiendo leer al Tribunal Supremo de Canadá con detenimiento, puesto que el Presidente de la Generalidad acaba de decir que el caso de Quebec es su referencia. Debe ser que no la ha leído o no la ha entendido. Data de 1998 y los “quebecoises” siguen con el “raca-raca”. Deberían contratar a Ibareche y Mas, y también a Pujol (jr) para conseguir que sus “sentimientos” y “aspiraciones” se conviertan en realidades federales o confederadas.

Trascribo sólo el parágrafo 151, en francés, en honor al Quebec como parte de la gran Nación Canadiense, cuya historia es mucho más breve que la pertenencia de todos los pueblos y territorios de España (Arán y Babia incluidos) a España:

“Le Québec ne pourrait, malgré un résultat référendaire clair, invoquer un droit à l’autodétermination pour dicter aux autres parties à la fédération les conditions d’un projet de sécession. Le vote démocratique, quelle que soit l’ampleur de la majorité, n’aurait en soi aucun effet juridique et ne pourrait écarter les principes du fédéralisme et de la primauté du droit, les droits de la personne et des minorités, non plus que le fonctionnement de la démocratie dans les autres provinces ou dans l’ensemble du Canada. Les droits démocratiques fondés sur la Constitution ne peuvent être dissociés des obligations constitutionnelles. La proposition inverse n’est pas acceptable non plus. L’ordre constitutionnel canadien existant ne pourrait pas demeurer indifférent devant l’expression claire, par une majorité claire de Québécois, de leur volonté de ne plus faire partie du Canada. Les autres provinces et le gouvernement fédéral n’auraient aucune raison valable de nier au gouvernement du Québec le droit de chercher à réaliser la sécession, si une majorité claire de la population du Québec choisissait cette voie, tant et aussi longtemps que, dans cette poursuite, le Québec respecterait les droits des autres. Les négociations qui suivraient un tel vote porteraient sur l’acte potentiel de sécession et sur ses conditions éventuelles si elle devait effectivement être réalisée. Il n’y aurait aucune conclusion prédéterminée en droit sur quelque aspect que ce soit. Les négociations devraient traiter des intérêts des autres provinces, du gouvernement fédéral, du Québec et, en fait, des droits de tous les Canadiens à l’intérieur et à l’extérieur du Québec, et plus particulièrement des droits des minorités. Il va sans dire que de telles négociations ne seraient pas aisées » (en énfasis es nuestro).

Si lo que quieren las legítimas autoridades catalanas que surjan de las elecciones convocadas para el 25-N es negociar con el resto de España bajo este modelo, dependerá primero de la voluntad democrática de los electores catalanes y, segundo, de la voluntad democrática de los electores españoles. Si hay una negociación y acuerdos, nada impide que Cataluña se segregue de España. Si no la hay, si lo que hay, como se amenaza, es una secesión de facto si no se alcanza de jure, procede aplicar el Derecho vigente.

-----
2.- En breve: Derecho de la Unión Europea y otras organizaciones multilaterales.

La versión consolidada del Tratado de la Unión Europea y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea están publicadas en el número C83 del DOUE, de fecha 30 de marzo de 2010. La palabra “autodeterminación” no aparece en el texto oficial en español de los Tratados. Al contrario, el art.4.2 establece que la Unión respetará las funciones esenciales del Estado, especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad nacional.

En el mismo sentido, el art.4 del Tratado del Atlántico Norte, establece que las partes se consultarán cuando la integridad territorial de alguna de ellas fuese amenazada.

3.- Constitución española y Estatuto de Autonomía de Cataluña.
Sabido es, aunque cada vez lo parezca menos, en todos los niveles de la actividad jurisdiccional y administrativa, que España tiene vigente una Constitución válidamente refrendada por sus Cámaras democráticamente elegidas y votada por amplia mayoría por el pueblo español. La legitimidad democrática de la Constitución y de las Instituciones nacidas de ella no puede ser puesta en duda,y no es puesta de hecho en duda en ningún organismo internacional.

La Nación española, única existente bajo esta Constitución (preámbulo, párrafo primero) proclama, en ella, que la soberanía nacional reside en el pueblo español (art.1.2) y que la Constitución se fundamente en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles que reconoce y garantiza el derecho a la autonomía (no autodeterminación) de las nacionalidades y regiones que la integran. El art.30 establece que los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España. El art.137 recoge el modo de organización territorial del Estado en municipios, provincias y comunidades autónomas. La autonomía permite la gestión no discriminatoria ni privilegiante (art.138) de los propios intereses, pero ello supone la autodeterminación por ninguna vía, por lo que, si una de ellas no cumple las obligaciones establecidas en la Constitución u otras leyes de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de tal comunidad autónoma de que se tratare y, si no lo atiende, por mayoría absoluta del Senado, podrá obligar al cumplimiento forzoso de tales obligaciones, tomando las medidas necesarias, dando para ello instrucciones directas a todas las autoridades de la comunidad autónoma en cuestión.

Además, también es de general y público conocimiento, el Gobierno puede también impugnar ante el Tribunal Constitucional o lo que sus magistrados han dejado de él (Sí, Señor Presidente del TC, por mucho que Ud. se queje de ello, Uds. son los responsables del desprestigio por la politización de su conducta y su falta reiterada de independencia y rectitud de criterio, no los ciudadanos de bien a los que Ud. acusa por quejarse de que Uds. no están a la altura de su cargo), por la vía del art.161.2 de la Constitución lo que produce la suspensión de la disposición o resolución recurrida, ex ipsaConstitutione, con lo que el TC no tendría que pronunciarse sobre la suspensión, sólo sobre su ratificación o levantamiento en un plazo de cinco meses. Al Tribunal Constitucional los plazos, por lo demás, como a casi todos los tribunales españoles, les parecen algo que deben respetar las partes, pero no ellos mismos y así lo declaran en su propia jurisprudencia contra-legem.

El Estatuto de Autonomía de Cataluña fue ampliamente reformado por la Ley Orgánica 6/2006 de 19 de julio. En este marco, sus artículos 1 a 5 establecen los principios fundamentales de la autonomía de la nacionalidad catalana basándose en esta declaración del Preámbulo:

“El autogobierno de Cataluña se fundamenta en la Constitución, así como en los derechos históricos del pueblo catalán que, en el marco de aquélla, dan origen en este Estatuto al reconocimiento de una posición singular de la Generalitat. Cataluña quiere desarrollar su personalidad política en el marco de un Estado que reconoce y respeta la diversidad de identidades de los pueblos de España.” (el énfasis vuelve a ser nuestro).

Como es sabido, se trata de una norma aprobada por el Parlamento de la autonomía catalana, por el Parlamento español, en referéndum del electorado catalán (con una exigua participación del 48,85% tras toda la parafernalia mediática),e interpretada por el Tribunal Constitucional en su Sentencia núm. 31/2010 de 28 junio, de la que deben leerse ahora los votos discrepantes con singular cuidado.

Suponiendo que esta norma del Estado, con rango del Ley Orgánica haya periclitado en tan solo seis años, y que, además, los representantes legítimos de los Catalanes, por mayoría democrática, quieran de nuevo proponer su modificación, como el Presidente de la Generalitat está anunciando tras la Diada del 11 de septiembre de 2012, procede que se promueva la reforma del Estatuto de Autonomía para Cataluña por la vía del art.222 de su propio texto, obteniendo el voto del 2/3 de los parlamentarios catalanes, remisión a las Cortes Generales y, en caso de ratificación de la reforma por éstas (“si se declaran afectadas por la reforma”, vaya texto), debe entonces seguirse el procedimiento del art.223. Si las Cortes aprueban la reforma, todavía tiene que ser sometida a referéndum positivo de los electores de Cataluña. La autorización “del Estado” para que la Generalidad convoque dicho referéndum, no se comprende si “debe incluir” o se entiende tácitamente concedida con la aprobación de la reforma por las Cortes.

El art.168 de la Constitución exige que toda reforma constitucional de calado (Título Preliminar), y ya vemos que la autodeterminación o independencia de Cataluña o sería en todo caso, se produzca por mayoría de 2/3 de ambas Cámaras, disolución inmediata de las mismas, elecciones, nueva aprobación de la reforma por las nuevas cámaras por mayoría de 2/3 y referéndum de todos los electores españoles, claro. Tal modificación constitucional no procede en ninguno de los casos del art. 116 CE (alarma, excepción y sitio), que han sido decretados una sola vez en democracia, en el caso de los controladores aéreos.

La declaración de estos “estados” se regula en una norma del mismo rango que el Estatuto de Autonomía de Cataluña, la Ley Orgánica a 4/1981, de 1 de junio. El art.32 prevé que el más grave de los tres, es decir, el estado de sitio, es el que corresponde para insurrecciones o actos de fuerza que afecten o amenacen afectar la integridad territorial, con intervención, si el Congreso así lo decide, de la Autoridad Militar bajo las órdenes del Gobierno.

4.- Código penal.
Es, finalmente, sabido que lo que las Novelas han dejado del Código penal contiene la regulación del delito de rebelión en el Capítulo I del Título XXI del Libro II, de tal manera que quienes se alzan violenta y públicamente con el fin de declarar la independencia de una parte del territorio nacional son reos del mismo. Los actos preparatorios del delito de rebelión son punibles, incluso sin violencia, conforme al art.477 CP y cuando el que comente tales delitos “se hallase constituido en autoridad pública” quedará absolutamente inhabilitado para el ejercicio de cualquier cargo público por un periodo de quince a vente años, es decir, el tiempo mínimo que una Nación necesita para restituir las heridas causadas por quienes, regando con impuestos durante casi cuatro décadas a sus amigos secesionistas, han ido meticulosa y pacientemente preparando el escenario de esta tragedia en varios actos.

No existe jurisprudencia post-constitucional sobre este precepto.
Este es un resumen, lo más escueto posible, el Derecho aplicable. Ese que determinados próceres envueltos en “esteladas” (¡qué horrible símbolo cubanizado y totalitario junto a una bandera histórica tan nuestra, de todos los españoles, como la señera!) han dicho que les trae al fresco, al pairo o sin cuidado.

Es sumamente cierto que la situación histórica de España requiere paciencia, inteligencia, manejo de los tiempos, diplomacia, experiencia, sagacidad y liderazgo. Personalmente (ojalá me equivoque) no veo nada ni nadie por debajo de Su Majestad, salvo, de vez en cuando, el Príncipe de Asturias, que pueda echarnos una mano. Antes bien, veo ya a nuestros politicastros de todo signo tratando de que el azud lleve al agua a sus molinos. Su Majestad se disculpó con nosotros, aunque en abstracto (“me he equivocado y pido perdón” no “os pido perdón a vosotros, los ciudadanos españoles”) por nimiedades que los medios echaron al populacho como carnaza en el circo mediático. Está por tanto, el más alto Magistrado de esta Nación, en deuda con su pueblo.Me parece, desde el más profundo respeto, que tiene por delante un reto para estar a la altura de la Historia y ser recordado para siempre como el mejor Rey de España, que ayudó a sus buenos ciudadanos a salvar dos veces la Democracia. Mientras él hace su trabajo callado y el menos callado conforme al art.56.1 y 62.c) de nuestra norma normarum, el Gobierno y las Cortes Generales tienen cosas que hacer, no sea que todo lo hagan los que quieren quebrar las leyes vigentes.

Una de las músicas históricas catalanas y españolas es el “Cant de la Sibil-la”. Hermosísima. De cantos sibilinos llevamos ya décadas, y como las lealtades quebradas pueden llevar a exacerbaciones indeseables, de la parte traicionada, es la hora de la claridad. Es muy destacable que una de las primeras regiones de España contribuya a aumentar el caos existente en tiempos de tanta tribulación como los que vivimos, lanzando al pueblo contra el pueblo, estilo caudillo latinoamericano. Hagan lo que hagan los políticos y el Jefe del Estado, cada uno de nosotros tiene que hacer lo que crea debe en su conducta diaria, siempre en el marco del Derecho aplicable, no llevados por este subvencionado “tribalismo posmoderno”.

El Gobierno, por boca de su Vicepresidenta, ha dicho que tiene instrumentos jurídicos para actuar contra esta irresponsable vía que el egoísmo, la deslealtad y la falta de visión histórica de muy pocos abren ahora contra muchos, y que los usará llegado el caso. Aquí queda brevemente dicho con qué base jurídica puede y debe hacerse, sin necesidad de reformar (otra vez) el Código penal.

Bildu, por encima del triunfo gallego del PP y de la debacle del PSOE
Benjamín López www.elsemanaldigital.com 22 Octubre 2012

Que el PP haya logrado ampliar la mayoría absoluta en Galicia, a pesar de la crisis, los recortes y la alargada sombra del rescate, es un enorme triunfo para Feijóo y para los gallegos, que se alejan de tripartitos y experimentos que históricamente han traído muchos quebraderos de cabeza. Y es también un gran espaldarazo para Rajoy y, por extensión, para el Gobierno.

Pero a pesar de todo, no me parece eso, ni mucho menos, lo más significativo de la noche electoral. Más trascendental es la debacle del PSOE tanto en Galicia como en el País Vasco. Y no porque deje a su líder, Pérez Rubalcaba, a la deriva, sin timón y con muy pocos argumentos con los que mantenerse en el cargo, sino porque el PSOE entra directamente en la UCI. Y eso es malo para España en particular y para la democracia en general, que pide a gritos un partido fuerte en la oposición tanto para criticar cuando haga falta, como para pactar cuando sea necesario.

Pero la realidad es que el PSOE está a un paso de dejar de ser la fuerza hegemónica de la izquierda, abriendo la puerta a partidos de ultraizquierda, radicalizados, que van ocupando el hueco que dejan los socialistas cada vez que pasan por el examen de las urnas. Rubalcaba no sólo ha sido incapaz de aprovechar el desgaste sufrido por el PP en estos diez meses de gobierno, es que ha logrado lo que parecía imposible, que su partido siga hundiéndose por debajo de esos 110 escaños de las pasada elecciones generales.

Habrá tiempo de analizarlo, pero a mi juicio los socialistas se desploman por dos razones: la primera, que no la más importante, porque los ciudadanos les hacen responsables en buena medida de los males que sufre España. Y en segundo lugar, y aquí está la clave, porque han perdido su identidad, no saben qué son, ni que quieren ser. Es muy difícil distinguir si el PSOE es el del discurso nacionalista que se escucha desde sus filas en Cataluña o el que improvisa en Madrid una propuesta de estado federal indefinido e inconcreto. Es aún más complicado saber qué medidas realistas propone como alternativa a la política de recortes y reformas del gobierno popular, y es casi imposible tener claro si pretende hacer una política que busque pactos y diálogo o que persiga levantar un muro que le separe del PP.

Pero la debacle socialista, aún siendo una muy mala noticia para España, tampoco es lo más importante que nos ha dejado la doble cita electoral gallega y vasca. Lo más preocupante es lo que ha ocurrido con los proetarras de Bildu. Se nos ha vendido en los últimos meses, fundamentalmente desde el PSOE, que ETA estaba derrotada y acabada ¡Pues menos mal! La realidad siempre acaba por imponerse y ahí tenemos a ETA/Bildu consolidada, de largo, como la segunda fuerza en Euskadi con 21 escaños en el parlamento vasco, con casi 300.000 votos en su mochila, y con su arsenal de armas y su estructura asesina intactas.

Y no me vale eso de que ETA ya no mata. No asesina porque ahora mismo no le interesa, porque está consiguiendo sus objetivos políticos por otros medios. Y entre el PSOE y el PP le han echo el caldo gordo. La prueba más evidente la hemos tenido este mismo domingo. Patxi López ha visto cómo un grupo de radicales ha intentado impedir que ejerciera su derecho al voto y, a pesar de eso, nada más salir del colegio electoral ha dicho que "es la primera vez que elegimos un parlamento vasco en libertad". No es verdad. No hay libertad cuando una de las partes habla de democracia pero guarda la pistola en el cajón, y no hay libertad cuando miles y miles de vascos no han podido votar porque tuvieron que marcharse de su tierra huyendo de las amenazas de esos mismos que han obtenido 21 escaños.

De aquellos polvos que nos dejó la sentencia del Tribunal Constitucional tenemos ahora estos lodos. Porque hay que recordar, por si alguno lo ha olvidado, que el Constitucional, por un sólo voto, fue el único que creyó que Bildu no era ETA. La Policía, la Guardia Civil, la Fiscalía, la Abogacía del Estado y el Tribunal Supremo vieron pruebas de sobra de que Bildu no era mas que la nueva marca electoral etarra. La historia ya no se puede reescribir y ahora tenemos que lidiar con este problemón de consecuencias imprevisibles. El País Vasco y España, siento decirlo, se adentran peligrosamente en un callejón sin salida.

Vascas y gallegas
Perroflautismo e inanidad
Emilio Campmany Libertad Digital 22 Octubre 2012

El PP barre en Galicia. No se sabe si gracias a Feijóo y a pesar de Rajoy o si gracias a Rajoy con la ayuda de Feijóo, pero, sea como sea, ha barrido, no obstante la política de recortes de Moncloa. El PSOE se ha dado un batacazo en las dos regiones. La cuestión está ahora en ver si el incombustible Rubalcaba supera su enésimo incendio o finalmente sale chamuscado. El electorado constitucionalista impone un severo correctivo a los dos partidos que han defendido la negociación con ETA: al PSOE por haberla llevado a cabo abiertamente y al PP por haberla respaldado vergonzantemente. El PNV tendrá que elegir entre echarse al monte con Bildu o agarrarse al náufrago PSE. El pobre resultado del PP le impide ser ni siquiera una opción como socio posible de una coalición con el PNV. Hasta aquí los titulares corrientes.

Sin embargo, es extraordinariamente notable el avance de la extrema izquierda a costa del PSOE en las dos regiones. Beiras, aliado con los comunistas y tras armar su ejército zapatista, se convierte en tercera fuerza con un discurso extremadamente radical, en lo nacionalista y en lo ideológico. Bildu, por su parte, rebaña todo el voto de la extrema izquierda, dejando fuera incluso a Ezker Batua. ¿Qué ha ocurrido? El PSOE está recogiendo los vientos que sembró Zapatero. El discurso radical del expresidente, revestido de todo el atolondramiento que se quiera, logró atraer a la extrema izquierda sin apenas perder votos por la derecha. Eso le permitió ganar las difíciles elecciones de 2008 a pesar del buen resultado del PP.

Lejos de combatir esa tendencia, Rubalcaba, Valenciano, Soraya Rodríguez, Madina y tantos otros se han hinchado a copiar esa táctica y han tonteado con el 15-M, con los sindicatos, ahora que están más radicalizados que nunca, con los del 25-S e incluso con los batasunos, con quienes negociaron su retorno a las moquetas. La consecuencia es que el centro sociológico, que en buena parte ha estado apoyando al PSOE, ha empezado a abandonarlo y la extrema izquierda se ha cansado de votar a sucedáneos y vuelto, y con qué fuerza, a optar por los suyos, los radicales auténticos.

El ejemplo más reciente de esta visión rosácea que el PSOE tiene de la extrema izquierda es la reacción de Patxi López a que unos radicales proetarras le impidieran votar en su colegio electoral. Dijo entonces el todavía lehendakari en funciones: "Algunos no se quieren enterar de que son las primeras elecciones autonómicas en libertad". Ocurre más bien que es él quien no se ha querido enterar de que todavía falta mucho para que haya elecciones en libertad en el País Vasco, porque la ETA sigue viva y sus partidarios siguen ejerciendo la violencia, aunque hayan tácticamente renunciado a la más extrema, la de los asesinatos por conveniencia política. Eligieron el perroflautismo y acabarán en la inanidad.

La desarrollada mentalidad vasca
Eva Díaz Estrella Digital 22 Octubre 2012

"Porque los nacionalistas trabajan para nosotros y los partidos nacionales para España". Este es el pensamiento de la mayoría del pueblo vasco que ha demostrado una vez más, con la excepción de las penúltimas elecciones, que sigue queriendo sentirse eso; pueblo y vasco.

Los partidos nacionalistas (PNV y Bildu) toman el control en el Parlamento Vasco. El PNV recupera su histórica y acostumbrada posición al frente de Euskadi con 27 escaños; Bildu le sigue de cerca con 21 y finalmente el PSE con 16 y el PP con 10. La suma de los partidos nacionales no da la victoria. Vence un Iñigo Urkullu que no se ha mostrado claro durante la campaña electoral. Que se ha centrado en los presupuestos y en la reforma fiscal ahogando su ímpetu soberanista para no asustar.

Pero el que será el futuro lehendakari lleva el plumero al aire alentado por un Artur Mas al que le da igual que su proceso anunciado sea "legal o no". La ilegalidad ya la antepuso un Ibarretxe en 2008, cuando quería preguntar a los ciudadanos por la posibilidad de decidir del pueblo vasco. Y esto sólo es la continuación de una idea que se vio aparcada con la llegada de López a la Lehendakaritza. Llegar al poder en una comunidad donde el paro ha aumentado en tres años en 41.500 desempleados y la deuda asciende a 7.153 millones de euros es lidiar contra Goliat. Y es más fácil apuntar a Rajoy como el gigante y a Urkullu como David. La lucha del Gobierno vasco se presenta tan absurda como la catalana, en la que el ansia de independencia sirve de excusa para entretener al pueblo, prometer el paraíso perdido y enardecer a los ciudadanos contra un enemigo común culpable de todos sus problemas.

Cegando al pueblo se ve menos la realidad. Pero en estas elecciones se ha demostrado que a la mayoría del pueblo vasco, como del catalán, le gusta estar ciego y solo. Y como contaba un buen amigo en su viaje a Cataluña cuando preguntaba allí el por qué de esas ganas de soledad, la respuesta era: "qué tiene que ver un picador de piedra conmigo". La solución solo es una. Los dos son españoles. Y la mayoría de la gente poco tiene que ver con su vecino de al lado. Que las peores disputas se viven en las juntas de vecinos y sin embargo todos viven bajo el techo y nadie saca su casa del bloque porque necesitan los mismos pilares para sostenerse. Eso es España aunque haya comunidades que no entiendan que el aire no sujeta. Que el aire no rescata. Que el aire no compra cava, ni lucha. ¿Qué es un pueblo sin ejército? Las comunidades independentistas ya pueden buscarse uno, porque si se van de una España a la que se le ponga en las narices sacar los tanques, como en la ley de la selva, gana el más fuerte. La utopía del independentismo solo vale para ganar elecciones, no para crear la realidad que dicen perseguir.

Siempre se ha dicho que el País Vasco es la Comunidad Autónoma más desarrollada de España. Y ahí está, votando a un PNV que todo apunta que apuesta por la ilegalidad y a un Bildu que jamás ha condenado los crímenes de ETA.

Eva Díaz - en Twitter @ED_estrellad - Estrella Digital

España en todo a cien
Martín Prieto La Razón 22 Octubre 2012

Antonio Machado, el gran bardo republicano, escribió: «...españolito que vienes al mundo/te guarde Dios/ una de las dos Españas/ ha de helarte el corazón». Cánovas del Castillo, dictando un preámbulo constitucional dijo al aire desesperado: «Español es el que no puede ser otra cosa». Afortunadamente somos una nación algo cínica y correosa y el vulgo aducía que no había dos Españas porque si hubiera otra todos nos habríamos ido a ella. Ni las Comunidades de Castilla pretendían desparramar España y desde ésta se consolidó hace más de quinientos años con Carlos I no se había dado tal ímpetu furioso por colocar con ignorancia y desprecio a este país en una tienda china de todo a cien. Arrastramos Historia para todos los gustos, hemos cambiado tres veces de dinastía, conquistamos el mundo de América a Asia, tuvimos repúblicas federalistas que acabó en cantón y una colección de guerras civiles que no pudieron destruir España. Azaña, Franco, Hitler y Mussolini nunca pretendieron acabar con la vieja nación.

Ahora, por primera vez los radicalismos vasco y catalán parece que quieren levantar sus pesadillas secesionistas sobre los escombros de lo que quede de España. Artur Mas saca aún más la barbilla cuando ve una España débil, contra las cuerdas y desacreditada internacionalmente. Eso no es cierto sino bravuconadas de jaque esquinero con la navaja presta pero denota el alma de este Simón Bolívar. Hay más odio a España que amor a Cataluña y hasta el aborrecible abertzalismo vasco procura administrar su rencor, al menos en día electoral. A los sindicatos el coste de una huelga general les trae al pairo porque respiran por la herida del recorte de sus subvenciones. Cuando UGT quiso ser sindicato de servicios organizó la estafa de la Promotora Social de Viviendas (PSV). Aunque la huelga sea europea estos mantenidos siguen instalados en sus nóminas. Hasta la canciller Merkel le pregunta al Presidente Rajoy si nos vamos a disolver. No, pero estamos padeciendo un «tsunami» de mala leche.

País Vasco
La herencia de Zapatero que Rajoy aceptó

Cayetano González Libertad Digital 22 Octubre 2012

La vuelta de ETA al Parlamento vasco como segunda fuerza política, la conformación de la Cámara vasca con más diputados independentistas y el hundimiento de los dos partidos constitucionalistas, PP y PSE, son sin lugar a duda las tres conclusiones que se pueden extraer del resultado de las elecciones celebradas este domingo.

En primer lugar, la franquicia con la que ETA se presentaba a estas elecciones, la coalición EH-Bildu, ha conseguido el mejor resultado de su historia (21 parlamentarios y 277.000 votos), convirtiéndose en la segunda fuerza política de la Comunidad Autónoma Vasca, aunque a una distancia de la primera, el PNV, mayor de la esperada y desde luego deseada por la denominada izquierda abertzale, ya que Bildu ha sacado 6 escaños y 107.000 votos menos que el partido de Iñigo Urkullu.
ETA hará su propio análisis de los resultados

Aquí radica una de las mayores contradicciones del análisis que hará ETA. Por un lado, los de Bildu dirán que entrar en el Parlamento como segunda fuerza política es un dato positivo para sus intereses, y sin duda lo es. Pero, por otro lado, ETA no puede estar satisfecha del todo con el resultado obtenido. Se ha quedado a demasiada distancia del PNV, y en Guipúzcoa –el feudo tradicional de la izquierda abertzale– sólo han ganado por 500 votos al partido de Urkullu, empatando en escaños; no suman con el PSE para formar Gobierno y es más que probable que el próximo lehendakari se apoye más en los socialistas vascos que en ellos para sacar adelante sus iniciativas legislativas.

Sin ningún genero de duda, la banda terrorista hará un análisis profundo de los resultados electorales y habrá que estar muy atentos –sobre todo lo deberán estar las Fuerzas de Seguridad del Estado y los servicios de inteligencia– a las conclusiones a las que pueda llegar.

Tras cincuenta y tres años de macabra existencia, en los que ha asesinado a 857 personas, ETA se ha hecho con el poder en Guipúzcoa, donde gobierna en la Diputación Foral y en importantes ayuntamientos, como el de San Sebastián. Y ya es la segunda fuerza política en el País Vasco. Cuando hace un año la banda terrorista anunció su "cese definitivo" de la violencia, el entonces candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno –y exministro del Interior–, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo aquello de: "Les hemos quitado las bombas, ahora hay que quitarles los votos". Y su sucesor en el Ministerio, Jorge Fernández Díaz, no se ha cansado de repetir durante el año que lleva en el cargo: "ETA ha sido derrotada".

A la vista de los resultados obtenidos por la franquicia de ETA, y ante el análisis que la banda terrorista hará de los mismos, ¿se atreverán Rubalcaba, Fernández Díaz o cualquier otro responsable político del PP o del PSOE a seguir diciendo esa memez de que ETA ha sido derrotada?
Casi dos tercios de diputados independentistas

En segundo lugar, las elecciones de este domingo han conformado el Parlamento vasco con más partidarios de la independencia de su historia: 48, sumando los 27 del PNV y los 21 de EH-Bildu, de un total de 75. Por el contrario, los parlamentarios partidarios de que el País Vasco siga formando parte de España sólo son 27, sumando los 16 del PSE –que es mucho sumar, viendo que los socialistas vascos han manifestado su apoyo al referéndum de Escocia–, los 10 del PP y el de UPyD. Es decir, y esta sería la tercera conclusión, el llamado constitucionalismo en el País Vasco –lo cual, aplicado al PSE, puede ser un exceso por la razón apuntada anteriormente– se ha hundido en estas elecciones, obteniendo los peores resultados desde la transición democrática.

Al final, en la vida, siempre se recoge lo que se siembra. Y en estas elecciones ha fructificado todo lo sembrado por Zapatero en sus ocho años en La Moncloa, con su proceso de negociación política con ETA, que llevó aparejada la vuelta de los terroristas a las instituciones; porque habrá que recordarlo, ETA –después de la ilegalización de Batasuna– pudo volver a presentarse en las elecciones autonómicas del 2005, en las municipales del 2007 y del 2011 y en las generales de hace un año, bajo las siglas PCTV, ANV, Bildu y Amaiur, respectivamente.

Siendo Zapatero el principal responsable de este desastre, no es el único. Hace once meses que Mariano Rajoy ganó las elecciones por mayoría absoluta. ¿Qué ha hecho en todo este tiempo para plantar cara, desde el Gobierno, con los instrumentos que tiene el Estado, a lo que muchos veíamos venir en estas elecciones? Absolutamente nada. Mejor dicho, recibió la envenenada herencia de Zapatero en este terreno y se ha limitado a administrarla, con episodios tan lamentables e indignos para los españoles y para las víctimas del terrorismo como la puesta en libertad del torturador/secuestrador de Ortega Lara Josu Bolinaga, o manteniendo viva la denominada vía Nanclares, puesta en marcha en su día por Rubalcaba.

El futuro de López y Basagoiti
Pero como se dice habitualmente, en el pecado llevan la penitencia. Y tanto el PSE como el PP, es decir, los dos partidos, uno por acción y otro por omisión, que han estado enfrascados en el mal llamado proceso de paz, han tenido un severísimo castigo en estas elecciones. Los socialistas se van del Gobierno vasco con el rabo entre las piernas. Han perdido 9 escaños y 106.000 votos respecto a las elecciones autonómicas de marzo del 2009, y pasan a ser la tercera fuerza política de la CAV. El futuro político, si es que lo tiene, de Patxi López pasa por abandonar la política del País Vasco y esperar que lleguen mejores tiempos en Ferraz, donde su amigo Rubalcaba tampoco lo va a tener fácil en los próximos meses, vistos los resultados de Galicia y del País Vasco.

En cuanto al PP vasco de los Basagoiti, Oyarzabal, Semper, Quiroga y Alonso de turno, les quedará el triste honor de haber conseguido devolver el centro-derecha vasco a los resultados electorales de 1990, cuando en Álava se produjo una escisión en el PP y nació Unidad Alavesa. En las elecciones de aquel año los populares sacaron seis escaños y su escisión, tres, muy cerca por tanto de los diez que este domingo ha obtenido el PP de Basagoiti. Este partido, con respecto a las elecciones autonómicas de 2009, en las que Basagoiti ya fue candidato a lehendakari, ha perdido 3 escaños y 16.000 votos. Pero si la comparación se hace con otras citas electorales, el resultado es aun peor. Este domingo el PP ha obtenido 10 diputados y 130.000 votos (el 11,73%). En 1998, con Carlos Iturgaiz de candidato a lehendakari y con una franquicia de ETA también en las urnas, el PP obtuvo 16 diputados y 252.000 votos (el 20,1%), lo que le convirtió en la segunda fuerza política. Tres años mas tarde, en el 2001, con Jaime Mayor Oreja como candidato y con ETA en las elecciones, los populares obtuvieron 19 diputados y 327.000 votos (el 23,1%); también entonces fueron la segunda fuerza política. En el 2005, con María San Gil y también con la banda terrorista en las urnas, el PP sacó 15 diputados y 210.000 votos (el 17,4%).

Pero no se queda solamente ahí el desastre electoral cosechado por los populares vascos. Nunca antes había sucedido que el partido en el Gobierno de España estuviese en unas elecciones por detrás del principal partido de la oposición. Pues esto también lo han conseguido los Basagoitis Boys, ya que el PP ha quedado por detrás del PSE, con un resultado que le relega a la cuarta posición; ha cosechado pésimas cifras en Guipúzcoa (2 diputados de 25) y unas muy pobres en Vizcaya; y en Álava, donde el PP gobierna en la Diputación Foral y en el Ayuntamiento de Vitoria, la candidatura del tándem Oyarzabal-Maroto ha quedado cuarta, tras el PNV, Bildu y el PSE. No se pueden batir mas récords negativos en unas solas elecciones.

Alguien en el PP vasco y en Génova tendría que intentar dar una explicación mínimamente coherente y asumir la consiguiente responsabilidad política por este descalabro electoral, que convierte al popular en un partido irrelevante en el actual mapa político vasco, sin ninguna capacidad de influir en la conformación del próximo Gobierno. A la vista de lo manifestado por la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en la noche electoral, no parece que de momento la autocrítica sea lo que se imponga en el PP. Aparte de felicitar reiteradamente a Basagoiti, la número dos del PP llegó a afirmar: "En términos generales se ha mantenido el apoyo popular en el País Vasco". Y se quedó tan ancha.

En la asunción de responsabilidades que debería hacer el PP vasco no sería suficiente con un cambio en la presidencia del partido –Maroto por Basagoiti, por ejemplo–, porque el problema es mucho más profundo: afecta al inexistente proyecto político de los populares vascos y a la gran frivolidad y superficialidad con que han actuado sus dirigentes desde la dimisión, en 2008, de María San Gil. Esa situación tiene más responsables que el ocurrente Basagoiti, como por ejemplo el secretario general del PP vasco y director de la campaña electoral, Iñaki Oyarzabal, que además fue premiado por Rajoy en el reciente Congreso del PP en Sevilla con el cargo de secretario de Libertades y Justicia en la Ejecutiva nacional; o, en Guipúzcoa, Borja Semper, un joven y desnortado político con muy poco fuste.
El PNV querrá gobernar en solitario

Ahora solo queda ver qué tipo de Gobierno quiere conformar el PNV. Lo más probable es que el próximo lehendakari, Íñigo Urkullu, quiera presidir un Gobierno en minoría de su partido que busque pactos puntuales, bien con el PSE o con EH-Bildu. No parece que Urkullu esté por la labor de meter a estos últimos en el Ejecutivo, aunque tendrá todo tipo de presiones para ello, y tampoco es probable que, tras su batacazo electoral, el PSE quiera volver a un Gobierno de coalición con el PNV desde una posición de gran debilidad.

En cualquier caso, y debido a la mayoría soberanista que habrá en el próximo Parlamento de Vitoria, se abre un periodo muy turbulento en el horizonte de la política vasca, donde el PNV se verá sometido a una enorme presión por parte de la franquicia de ETA para avanzar rápido por el camino del soberanismo y la independencia. Tendrá otros ritmos y otras formas que el desafío soberanista lanzado por Artur Mas desde Cataluña, pero al final ambos procesos irán de la mano, con ETA en las instituciones vascas. Todo esto habrá que agradecérselo fundamentalmente a José Luis Rodríguez Zapatero, sin olvidar a Mariano Rajoy.


Otegi más presidente que Urkullu, rumbo a Navarra y la independencia
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 22 Octubre 2012

Los resultados vascos confirman que la "tregua" sólo beneficia… a ETA. El nacionalismo, independentista como nunca, recupera el predominio. ¿Habrá limpieza étnica, habrá resistencia?

Nunca se había tenido tanto miedo al minuto siguiente de ganar unas elecciones, y nunca desde tiempo inmemorial había unas elecciones sin ETA matando (pero no por eso menos real). El PNV ha triunfado en el conjunto de las tres provincias vascas, demostrando una fuerza más que secular que en pura lógica debería hacer lehendakari a su candidato Urkullu. Ahora bien, el PNV ganaría en Vizcaya, como siempre, pero no en Guipúzcoa, donde sería segunda fuerza tras Bildu. Tras los abertzales, las fuerzas constitucionalistas se alejan de las moquetas del poder, y ponen muy fácil que desde Vitoria se siga el ejemplo secesionista de Artur Mas.

En el mejor de los mundos posibles (desde el punto de vista del PNV) Urkullu habría ganado por sí mismo estas elecciones. Pero no vivimos en el mejor mundo, sino en éste, y en él el PNV tiene una ajustada mayoría relativa (27), que permitirá formar un gobierno jeltzale monocolor en minoría, apoyado externamente según los casos. El horizonte de los nacionalistas parece ser ese y no otro: un gobierno peneuvista con apoyos externos de Bildu (21) en lo que se refiera a la "construcción nacional" y del PSE-PSOE (16) en lo que se refiera a las inevitables y duras medidas económicas.

Ahora bien, no está claro que al menos Bildu vaya a aceptar esa posición subordinada. Tras un largo eclipse los batasunos vuelven a la legalidad, dirigen la Diputación Foral de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de San Sebastián y se consolidan por muy poco como segunda fuerza electoral del País Vasco. A sus fidelísimos les han prometido independencia y socialismo, de manera que no pueden transigir fácilmente con toda la política económica del PNV y no pueden renunciar a un avance hacia una situación como la catalana. Bildu pedirá más, y sobre todo pedirá que no se hagan concesiones a PSOE y PP (10). Quien quiera los votos batasunos tendrá que pagar por ellos, como es lógico.

Justamente ahí, entre los constitucionalistas, están las grandes dudas de estas elecciones. Para gobernar hacen falta al menos 38 de los escaños, y el PNV necesita al menos una fuerza auxiliar y preferiblemente dos. Supuesto que Bildu sólo lo será para sus propios negocios, una de las fuerzas constitucionalistas o las dos deberían apoyar los recortes y las reformas de Urkullu en el gobierno regional, porque los batasunos no lo van a hacer. Seguramente el sentido de la oferta del PNV, de un consenso amplio, sea este: unas veces pactar con unos, otras veces con los otros, pero el gobierno siempre para el PNV. Este cálculo tiene dos problemas: que los interesados tienen que querer (y el PP no está para perder más votos por su derecha nacional), y que todos ellos tienen antes que poder (y eso es seguro en Bildu y en el PSOE, pero no en el PP, que ha dejado de ser primera fuerza en Álava también y que paga aunque menos que los socialistas el precio del regreso de Batasuna y el cansancio de sus votantes más fieles) .

Los resultados de Álava son especialmente llamativos por el avance de Bildu, por la victoria del PNV y por quedar el PP, antes primero, en tercer lugar. Aquí, como en el resto del País Vasco, si es verdad que Urkullu ha ganado las elecciones, es aún más cierto que el triunfador es Arnaldo Otegi y su séquito. La diferencia entre Bildu –fuerza emergente- y el PP y sobre todo el PSE-PSOE –fuerzas decadentes- es casi sólo una: mientras que unos han querido y sabido ser ellos mismos, han difundido sus ideas, han movilizado a su gente y se han ganado nuevas voluntades, los otros, a menudo obnubilados por la moderación, la prudencia y el temor, ni han ganado por un lado ni han conservado por otro. De ahí la debilidad de PSOE y PP; y de ahí la abstención y el predominio nacionalista, que no es real en la sociedad.

¿Y ahora qué? Habrá quien de esto concluya que los grandes partidos deben ponerse de acuerdo, y habrá quien se lo crea. Habrá quien diga que deben moderarse, y habrá quien se lo crea. No lo hagan ustedes: Bildu sin duda ni excepción, y el PNV en parte, es una sigla que reúne a enemigos de España. Con ellos sólo caben acuerdos en materias menores, porque en lo central y decisivo pactar con ellos es zapar los cimientos de la convivencia nacional. Si el PNV pacta con Bildu sólo va contra su identidad burguesa y clerical, pero no contra la separatista (y ahora, con tantos hijos del clero en ambas siglas, la diferencia se va achicando). Pero ni el PSOE puede dar carta blanca a los hijos de Sabino, ni el PP actuar more Bolinaga como si esto fuese el patio del colegio. Si han de gobernar, que lo hagan solos, y ya nos ocuparemos e la resistencia que sin duda se merecen.

Es tiempo de resistencia
En la víspera de las elecciones, Santiago Abascal y la Fundacion DENAES izaron la bandera de España en la cima más alta del País Vasco, el monte Gorbea, y llamaron a una gran movilización nacional el próximo 6 de diciembre en la Plaza de Colón de Madrid. Y es que, ya que no todos los políticos lo recuerdan, habrá que hacer presentes algunas ideas no por poco mencionadas menos ciertas: ni el pueblo vasco ni ninguna de sus partes es soberano; ninguna provincia o grupo de provincias de España tiene derecho a la autodeterminación; ninguna mayoría política de una opción sectaria localista, por grande que sea la mayoría en su terruño, tienen legitimidad para cambiar la posición de tales gentes, y más recordando que una parte consistente de ellas votan contra tal opción, contra sus propuestas y actuarían previsiblemente contra ellas si llegase la hora de otros medios, dentro y fuera de las tres provincias vascas. Si lo han olvidado, habrá que recordárselo.

La victoria de Bildu y PNV es más bien una derrota de sus adversarios, y son éstos los que tendrán que revisar sus políticas visto su fracaso. Las blanduras y las contemplaciones han dado en esta noche electoral todas las dimensiones de sus posibilidades: buenas para los abertzales, malas para España. Es tiempo de resistencia, de plantar cara, de decir no en vez de chalanear. La bandera de España puesta por Denaes significa que también por aquí hay hombres y mujeres dispuestos a ser coherentes con sus convicciones y a convertirlas en política, caiga quien caiga, como han hecho nuestros enemigos. Es el único camino.

No se nos oculta que al PNV y sus sacristías les sientan bien las situaciones complejas y aun enrevesadas como ésta. Pero no creo yo que les apeteciese llegar tan lejos y tan bajo, ni estar tan cerca de caer en manos de los etarras, a los que conocen bien y cuyo rencor conocen también. Urkullu será "el lehendakari de los recortes", ya veremos con qué mayoría, ya veremos por cuánto tiempo y ya veremos con qué apoyos. Para los jeltzales, volvemos al orden que nunca debieron romper los socialistas (es decir ellos en el poder, cómo no)… pero no nos dicen por cuánto tiempo van a conseguir gestionarlo ellos. ¿Y luego qué? ¿Otegi? ¿Zabaleta? De ese atasco sólo se sale con un salto adelante, que sólo puede ser un salto a la independencia, o cuando menos un salto a la anexión de la ahora débil Navarra. Bien, habrá quien les esté esperando con el cariño habitual.

España pierde Euskadi (la indolencia de López)
Nacho Cardero El Confidencial 22 Octubre 2012

Los vascos han votado nacionalista. Entre PNV y Bildu suman 48 escaños de 75 posibles, un 60% del total. La debacle de los constitucionalistas debería tener consecuencias. Sería cínico por su parte culpar de los resultados a ETA, o al partido que defiende los ideales de la banda, o al Tribunal Constitucional que le dio pábulo y le abrió las urnas, o siquiera a ese manto coercitivo y cuasi fascista bajo el que se esconde parte de la sociedad vasca. No, el verdadero responsable del hundimiento, de que España haya perdido Euskadi igual que está a punto de que le den un puntapié en Cataluña, es la indolencia del PSOE y, en menor medida, del PP. La inacción que ha dominado sus tres años y medio de legislatura.

Los López, Ares y Cía han desperdiciado una oportunidad histórica para erradicar los modos extorsionadores de buena parte del nacionalismo. No han sabido hacerlo. Vitoreado en Ferraz, Patxi López siempre ha exhibido en Euskadi un perfil pésimo como gestor y de hombre-marioneta, primero de Zapatero y luego de Rubalcaba. Ahí están sus índices de popularidad –en el subsuelo- para confirmarlo. El PSE ha perdido ocho escaños respecto a las elecciones vascas de 2009, lo que supone sus peores datos desde 1980. Habrá que esperar todavía un tiempo para calibrar la verdadera dimensión del hundimiento socialista.

Los populares vascos tampoco están para tirar cohetes. Su discurso atemperado y a veces ambiguo (léase Bolinaga) no les ha reportado rédito alguno. Han perdido tres escaños. “Ahora se ve con toda su crudeza el grave error del Constitucional de legalizar a Bildu en contra del Supremo”, lanzó la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre en lo que sonaba a una justificación redactada de antemano. “El TC legitimó la formación sin que ETA hubiera entregado las armas. Ese fue el error. Si la banda no se disolvió entonces, menos lo va a hacer ahora”, añade un cargo de Interior.

En cambio, el prisma desde el que el mundo del dinero analiza los comicios difiere en lo sustancial. No es tanto ETA como la economía. “Es verdad. Estaban asfixiados y se les resucitó por una decisión política. Porque la legalización de Bildu por el Tribunal Constitucional fue una decisión política. Y ahora, amparados en la denominada ‘Paz Social’, se hacen fuertes en las instituciones”, comenta apenado un empresario vasco. “Sin embargo, el ascenso de Bildu no explica la derrota por goleada del PSE. Muchos vascos han votado pensando en el bolsillo. Patxi lo ha hecho mal y el PNV tiene imagen de buen gestor”, concluye.

Las cifras que deja López resultan dramáticas para una comunidad nada acostumbrada a las penurias. Ahí están el peor dato de paro de septiembre desde 1997, un PIB que se encuentra en los mismos niveles que en 2005, una crisis económica que lejos de amainar toma velocidad de crucero, cierre de empresas en cascada y un malestar que permea como esponja a la sociedad civil. En las tabernas donde antes solo se discutía de la rivalidad entre Athletic y Real y se hablaba algo –bastante poco- de la violencia etarra, ahora, entre zurito y zurito, sólo se conversa sobre la merma de salarios, la falta de actividad económica y el desmantelamiento de industrias históricas como la naval.

Un artículo publicado en la BBC señalaba imprudentemente al País Vasco como un vergel en ese páramo económico llamado España: “Las historias de éxito económico son raras en la España actual (…) Pero si nos adentramos en las montañas del País Vasco hasta arribar al pequeño municipio de Arrasate, encontraremos una y muy ejemplar”. Se refería a la Mondragón Corporación Cooperativa (MCC). Pues bien, la MCC actual es un grupo resquebrajado, con un beneficio que se ha desplomado el 42%, un Eroski fagocitado por Mercadona, una marca como Fagor que sufre lo indecible para llegar a break even, y un puñado de cooperativas que pone pies en polvorosa para no seguir contribuyendo a paliar con sus ingresos las pérdidas de la corporación.

Los vascos han escogido a Urkullu como lehendakari con un mandato prioritario: salir de la crisis. El terrorismo apenas ocupa el cuarto puesto en el ranking de preocupaciones del País Vasco y la economía se erige como principal problema. Sin una moralidad definida, Urkullu se muestra como un líder pragmático al estilo Josu Jon Imaz, que busca hacer un guiño cómplice a los empresarios y transar con los socialistas. Hasta dentro de unos años no se acordará de la independencia. No conviene.

Pero la palabra de Urkullu no supone ninguna garantía. Artur Mas tenía un discurso similar y miren el lío secesionista que ha montado en Cataluña. Así, igual que hemos sido testigos estas elecciones del romance entre Eusko Alkartasuna (EA), hermanos de sangre del PNV, y Bildu, quién sabe si algún un día veremos a Urkullu bailándole el agua a Laura Mintegi para poner en marcha un nuevo proceso secesionista que rompa un poco más España.

Rosa Díez, sobre Bildu: 'Los nazis también consiguieron muchos votos'
Para la líder de UPyD, los 21 escaños de la formación abertzale "no les convierte en demócratas"
 www.lavozlibre.com 22 Octubre 2012

San Sebastián.- La portavoz nacional de UPyD, Rosa Díez, ha lamentado los 21 escaños logrados de EH Bildu en las elecciones autonómicas vacas celebradas este domingo: "Que Bildu haya conseguido que les voten no les convierte demócratas, los nazis también consiguieron muchos votos", ha escrito en su cuenta de Twitter.

Por otro lado, Rosa Díez se ha felicitado por el resultado de su partido, que ha revalidado el escaño en el Parlamento vasco que obtuvo en los comicios de 2009, y que según ella era "el mejor de los resultados posibles".

Díez ha comparecido tras conocerse el escrutinio de los votos en un hotel de Bilbao junto al parlamentario y candidato de UPyD a lehendakari, Gorka Maneiro, por cuya candidatura "nadie daba nada".

En este sentido, ha agradecido a la ciudadanía el apoyo que han dado a su partido que se sitúa en quinta fuerza en el País Vasco y ha destacado que el discurso de UPyD no es diferente en cada lugar del Estado, sino que defiende "la misma posición política", ya sea en Euskadi o en Galicia, porque posee "vocación inequívocamente nacional y progresista".

Díez se ha mostrado satisfecha con los resultados obtenidos por su partido en esta "noche de alegría". Tras recordar que UPyD tuvo que reclamar ante la Junta electoral poder participar en el debate de EiTB de candidatos a lehendakari, Díez ha subrayado que "a pesar de todo, aquí estamos".

Además, ha destacado que UPyD "ha sido la única formación democrática que mantiene su posición tanto en escaños como en votos", ya que ella no cuenta a EH Bildu como partido democrático.

En este sentido, ha asegurado que no le contará como tal "mientras siga siendo testaferro de ETA", porque "el hecho de que les hayan votado no les convierte en demócratas".
 




Recortes de Prensa   Página Inicial