AGLI Recortes de Prensa    Viernes 30 Noviembre 2012

¿Pagarán los pensionistas la indisciplina de las Autonomías?
EDITORIAL Libertad Digital  30 Noviembre 2012

El pasado 3 de abril, tras incrementar las transferencias a las CCAA y avalar su pavoroso endeudamiento mediante los llamados hispabonos, el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, creyó oportuno enviar un mensaje contundente a los gobernantes autonómicos: ya no aceptaría "más excusas ni pretextos" en lo relacionado con la reducción del déficit. Montoro les recordó que la Ley de Estabilidad Presupuestaria (LEP) dispone de un mecanismo de "vigilancia, sanción e intervención" y que el Gobierno tenía herramientas a su alcance para "hacer cumplir" el objetivo de la "consolidación fiscal".

Pues bien. A día de hoy, y a un mes del cierre del ejercicio, no hay ningún organismo independiente, ya sea nacional o extranjero, que se crea que las autonomías vayan a cumplir sus objetivos de reducción del déficit, situado en el 1,5% del PIB. De hecho, hemos publicado un informe tremendo –el último Observatorio Fiscal y Financiero de las CCAA elaborado por Fedea– en el que se denuncia cómo un tercio de los Gobiernos regionales está maquillando sus cifras de gasto público para ocultar sus auténticos niveles de déficit.

La auténtica novedad del día, sin embargo, reside en que el Gobierno de Rajoy acaba de reconocer que algunas CCAA no van a cumplir sus objetivos de reducción del déficit. Aunque el reconocimiento oficioso del Gobierno de Rajoy se limite –por ahora– a los casos de Cataluña y Valencia, está por ver que cumpla sus advertencias y haga uso de las posibilidades de intervención que contempla la LEP.

Por mucho que, desde hace ya tiempo, los mercados estén dando por descontado el incumplimiento español de los objetivos de déficit para 2012, es innegable que una confirmación oficial por culpa de las autonomías mantendría o incluso elevaría la prima de riesgo de nuestro endeudamiento público.

Si el Gobierno de Rajoy no se atreviera a intervenir autonomía alguna, y dado que tampoco le queda tiempo en este ejercicio para acometer reformas estructurales que debía haber acometido desde el mismo principio de la legislatura, no faltan quienes auguran un inminente recorte de las pensiones como única posibilidad que tendría el Ejecutivo para calmar a corto plazo los justificados temores de los acreedores.

Sería una vergüenza que un Gobierno que no sólo ha avalado, sino que se ha hecho cargo de bonos patrióticos de manirrotos Gobiernos regionales –alguno de ellos en pleno desafío secesionista–, supliera la adicional indisciplina autonómica en el control del gasto con recortes a los pensionistas. Pero a esto, ciertamente, nos puede abocar el no querer ni plantearse la reforma de nuestro insostenible modelo autonómico, tal y como dijo en abril Rajoy. O el haber dejado aparcada hasta hace escasas semanas ya no la decisión de suprimir duplicidades, sino la creación de una comisión de expertos que estudiará en el futuro cómo erradicarlas. A eso nos lleva también el hecho de que no se haya cerrado o vendido una sola de las decenas de ruinosas televisiones con que cuentan las autonomías, por no hablar de las no menos onerosas y aun más abundantes empresas, fundaciones y chiringuitos autonómicos de todo tipo.

A injustos recortes como el de las pensiones, o a un más caro endeudamiento, nos llevan, en definitiva, las llamadas a la austeridad, las leyes de estabilidad presupuestaria y los objetivos de reducción del déficit cuando, simplemente, no se hacen cumplir.

Una estrella fugaz
Carmen Leal www.vozbcn.com 30 Noviembre 2012

En el último 11 de septiembre, la Diada, ondearon innumerables banderas cuatribarradas con una estrella blanca sobre un triángulo azul, símbolo de la independencia de Cataluña, y aún flamean en consistorios, balcones y ventanas de edificios y eventos cualesquiera a pesar de ser una bandera inconstitucional. En estas últimas elecciones la bandera estelada estaba presente en mítines, concentraciones e incluso en puestitos callejeros de globos y golosinas. Con la bandera flotaba en el ambiente la independencia de Cataluña.

La estelada, que así se denomina a la bandera independentista, era símbolo de esa Ítaca a la que nos conduciría el presidente autonómico Artur Mas surcando las procelosas aguas de un Mediterráneo infantil. El barco electoral naufragó, pero presuntamente se salvó el señor Mas y la enseña. Y ahí está la utópica independencia y su símbolo, la bandera cuatribarrada con su estrella azul, sostenida por lo que queda de CiU (que no da marcha atrás sobre el cacareado referendo) y ERC que cada vez la enarbola más alto y con más fuerza.

A pesar de que el señor Mas se nos ha venido a menos, se nos ha encogido algo por el revolcón electoral, el reto soberanista persiste, la independencia no ha sido una estrella fugaz. Lo importante viene ahora, el día después. Los periódicos, los politólogos y la sociedad entera van a estar pendiente de los acuerdos y desacuerdos entre las fuerzas políticas que conforman el Parlamento autonómico de Cataluña.

La aritmética parlamentaria demuestra que la consecución de la independencia sigue en pie. Suman dos tercios los diputados de los partidos secesionistas: CiU, con 50 diputados autonómicos; ERC, con 21; PSC, con 20; y esta cifra sobrepasa si añadimos los tres diputados autonómicos de la CUP; y acaso los de ICV-EUiA, trece, en una previsible votación. Mayoría abrumadora para que se escenifique una tercera intentona soberanista mediante referendo popular (legal o ilegal, “sí o sí”, Mas dixit).

Así que la llave del posible referendo cara a la supuesta licitud democrática, que no legal, de la intentona la tiene precisamente el PSC. Un partido que no tiene una idea clara de España como nación porque es “discutida y discutible”, en palabras de José Luis Rodríguez Zapatero. El PSC declara que no quiere la independencia, y habla de una vía intermedia, el federalismo, pero, ¿no era el Estado autonómico un tipo de federalismo? ¿Qué otro federalismo proponen para solucionar el conflicto catalán? ¿El modelo alemán, el americano, el suizo?

El conflicto catalán no ha sido un conflicto social, de los ciudadanos catalanes, sino un conflicto de poder, de ansia de poder omnímodo de los políticos catalanes que irresponsablemente se ha sacado a la calle. Los nacionalistas jamás tendrán bastante con las transferencias cedidas por el Gobierno porque su finalidad es la totalidad del poder: la independencia . Y durante estos años de andadura democrática estirando y retorciendo la Constitución de 1978 han ido dando pasos hacia esa meta.

Primero fue la lengua catalana mediante la “discriminación positiva” para los hablantes de catalán y negativa para los hispanohablantes que habían de abandonar su lengua en favor del uso del catalán con objeto de homogeneizar la población en una sola lengua que -según los ideólogos de la política lingüística- “los diferenciaba” de los españoles y los ungía de “catalanes”. Y entramos en un desalojo del idioma español de las instituciones.

Después fue la escuela con el artículo 4.2 de la LOGSE que dejaba amplio margen a las Comunidades Autónomas con otra lengua oficial, además del español, para introducir contenidos específicos de su cultura, y por ahí se comenzó a colar una ideologización amplia y continua. Años mas tarde y ya desde el Parlamento autonómico se aprobó una Ley de Educación propia “catalana en lengua y contenidos”, que fijó en la escuela la cantera de nacionalistas mediante la contundente y descarada ideologización en el credo nacionalista.

Los distintos gobiernos de España con sus pactos con CiU despejaron el camino hacia la independencia cediendo una y otra, y otra, competencia irresponsablemente o quizá ingenuamente, para conseguir el apoyo necesario de los ahora secesionistas de CiU para la gobernabilidad del Estado. Así han conseguido las estructuras de Estado en la que la petición de Hacienda propia es el epílogo para llegar a la secesión de Cataluña del Reino de España. La independencia.

Estamos ante la fase final. Fin del trayecto. Si el Gobierno de España -ahora del PP- quiere evitar que esto ocurra ha de desandar lo andado con el apoyo explícito y activo del PSOE. Es necesaria una fuerte cohesión del Estado. La hoja de ruta está marcada: apoyo a la utilización de la lengua española, sin discriminación alguna para sus hablantes, devolución al Estado de la competencia en educación de los futuros catalanes, para el control total de los contenidos que se trasmiten desde la escuela en Cataluña, que han de ser iguales para toda la población española, un mismo sistema educativo para todos los españoles, sin excepciones.

Además, las estructuras del Estado han de ser realmente del Gobierno, de la nación española, y controladas por el Ejecutivo, especialmente las de educación, sanidad y justicia. Es el Estado español quien tiene el deber de velar por sus ciudadanos para que todos tengan los servicios indispensables -que pagamos todos con nuestros impuestos- con la misma equidad y eficiencia.

El Estado de las Autonomías con 34 años de andadura esta agotado. No es viable, ni económicamente, ni políticamente como se ha puesto de manifiesto en este episodio de las elecciones al Parlamento autonómico de Cataluña que ha tenido en vilo a España entera y hasta Europa. Este último planteamiento independentista persiste después de las elecciones autonómicas y es el mayor problema político que tiene España en estos momentos.

Por eso, el PSC tendría que recuperar la E de español, actuar en los acuerdos parlamentarios como un partido nítidamente español si quiere volver a ser lo que fue el PSOE en Cataluña y recobrar la confianza de sus ciudadanos. Ha de recobrar su identidad perdida. Solamente con la unión real del PP y del PSOE se podrá acometer la reforma de la Constitución de 1978 y se podrá evitar que sucedan episodios independentistas en cualquier territorio de España. Esperemos que la estrella azul de la bandera catalana sea solamente una estrella fugaz, que desaparezca de la bandera, la cuatribarrada de la Corona de Aragón, y su símbolo independentista salga para siempre del firmamento político de España.

Carmen Leal es profesora de Lengua y Literatura españolas

PP-CiU
Olores y hedores
Emilio Campmany Libertad Digital 30 Noviembre 2012

Las relaciones entre la Generalidad de Cataluña y el Gobierno de España deberían ser sobre el papel malas. Al menos, eso cabría esperar a la vista del chantaje al que la una quiere someter al otro. Y sin embargo pasan cosas que sólo se explican si esas relaciones, en vez de tensas, como deberían, fueran en realidad, como parece, bien fluidas. El Gobierno de Rajoy se estrenó indultando a dos dirigentes de CiU a quienes la Justicia había empitonado por corruptos. No puede decirse que ese fuera un gesto enemistoso o falto de cordialidad. Sin embargo, siempre cabría atribuirse a la camaradería que rige las relaciones en el seno de la casta y que exige, qué menos, que se indulten unos a otros. Hasta ahí, todo podría haber entrado dentro de lo normal.

Pero luego el PP catalán se dio con los talones en el trasero para aprobar los presupuestos de Mas sin condicionar su respaldo a, por ejemplo, que la Generalidad cumpla las sentencias del Tribunal Supremo o se atenga a los mandatos de la Constitución Española. Aunque, claro, esto también podría atribuirse a la voluntad de Alicia Sánchez-Camacho de hacer méritos para ser recibida en el exclusivo club de los nacionalistas catalanes y que le dieran su insignia, consistente en una señera de oro y rubíes con un triángulo de lapislázuli y una estrella hecha de brillantes. Y, en todo caso, ocurrió antes del desafío soberanista.

El desafío llegó, y del chantaje al que Mas quería someter a Rajoy éste no dijo nada, hasta que, al cabo de los días, se vio agobiado en una sesión de control y se le escapó cuando se defendía de los ataques de los nacionalistas. ¿Por qué no lo dijo cuando terminó su reunión con Mas, esa en que le pidió el pacto fiscal? No tengo contestación para esa pregunta. Poco después, El Mundo desveló el informe policial que acusa a los Pujol y a Mas de haberse enriquecido con la política y el ministro del Interior se indignó, no con los presuntos delincuentes, siendo como es su principal obligación la de perseguirlos, sino con quien lo filtró. Y más tarde, en el Congreso, Rajoy se deshizo para explicar a Duran que el Gobierno no era responsable de nada. Lo más curioso es que tan atentas explicaciones tenían toda la pinta de ser innecesarias, porque el de Unió estaba más que convencido de que Rajoy no podía haber sido.

Y ahora el Gobierno indulta a cuatro mossos condenados nada menos que por torturas. No sólo, sino que, cuando la Audiencia de Barcelona ha pretendido que cumplieran los dos años a los que había quedado reducida la condena gracias al indulto, el Gobierno los ha vuelto a indultar y les ha conmutado la pena, que ya les había reducido, por una multa. Eso, a unos torturadores.

¿Qué está pasando? No tengo ni idea. Pero huele. Más bien hiede.

El gobierno de España indulta a torturadores, políticos corruptos, banqueros y ladrones de guante blanco
Francisco Rubiales Periodista Digital 30 Noviembre 2012

Los gobernantes españoles han convertido el indulto en otro abuso del poder antidemocrático. Mientras que el otros países serios y decentes se indulta excepcionalmente, en España la media anual se acerca a 500, entre los que hay policías torturadores, jueces prevaricadores, políticos corruptos y delincuentes de cuello blanco, que, gracias al gobierno, quedan en libertad sin cumplir sus condenas. El indulto, en España, mas que un "gracia" para mejorar la Justicia, es otro abuso de poder y un privilegio para amigos de políticos. No queda un solo rincón en España donde no se encuentra porquería política.

Doscientos jueces de toda España han reprochado al gobierno de Rajoy en un manifiesto el indulto concedido a cuatro mossos d'esquadra condenados por torturas, para evitar su ingreso en prisión, por considerarlo un «fraude» y un «abuso» de la facultad de indulto, que «supone una afrenta al Poder Judicial» y a la misma democracia.

El indulto, en democracia, es una medida excepcional de gracia que concede el gobierno para reparar injusticias. En la mayoría de los países del mundo se indulta poco porque es un recurso que muchos consideran una puerta falsa para burlar la Justicia y beneficiar a los amigos del poder. Sin embargo, en España, donde el poder polítco ni respeta ni teme al pueblo, se abusa del indulto y se concede a una jauría de canallas que en cualquier otro lugar decente del planeta nunca serían perdonados.

El actual gobierno de Rajoy, en lo que va de año, ha indultado ya a 444 delincuentes, en su mayoría políticos corruptos, jueces prevaricadores, policías torturadores, narcotraficantes, ex golpistas del 23f, empresarios y ladrones de guante blanco. Desde 1977 se han indultado en España a 17.620 personas. La media anual ha sido de 480, pero Rajoy, si continúa con el rítmo actual, superará la media este año.

Cuenta Nacho Escolar en un estupendo artículo sobre el abuso de suicidios en España que "Los últimos industados en España han sido cuatro mossos de escuadra condenados por torturar a un ciudadano, al que confundieron con un atracador: asaltaron su casa, le detuvieron ilegalmente, le apalearon y le pusieron una pistola en la boca amenazando con disparar. La Justicia les condenó a cárcel, pero el Consejo de Ministros ha decidido indultarlos; lo ha hecho dos veces, para dejar claro quién manda, a pesar de que la Audiencia de Barcelona insistió en que debían ser encarcelados. Estos cuatro torturadores no solo no han pasado ni un solo día entre rejas, sino que siguen vistiendo el uniforme. Cualquier día se podrán cruzar con ellos por las calles de Barcelona."

Y agrega: "¿Hay impunidad ante los abusos policiales? Sí, es evidente: generalizada y sistemática. Es más fácil hallar en España a un torturador indultado -entre mossos, policías y guardias civiles condenados- que a uno que haya pisado la cárcel. ¿La razón? Que la mayor parte de las denuncias no se investigan, como critican Human Rights Watch y la ONU en sus informes sobre tortura en España. Que la mayor parte de las investigaciones que llegan al juzgado no prosperan. Y que cuando al fin hay una condena, en aquellos casos en los que las pruebas son palmarias, el Gobierno saca su último as de la manga y recurre al indulto: una figura legal tan abusiva, medieval y poco democrática como el derecho de pernada."

Durante la etapa de Zapatero (siete años) se concedieron 3.226 indultos en España, pero el record lo tiene Aznar, que indultó a 5.916 en ocho años. Los industados tenían un perfil similar (prevaricadores, torturadores, corruptos de todo pelaje y delincuentes de alto nivel), lo que indica que la derecha y la izquierda tiene un criterio similar sobre el indulto y los que merecen esa gracia especial.

En democracias auténticas y solventes, no tan degradadas y falsas como la española, se indulta mucho menos. Bush, durante sus ocho años de presidencia, indultó a 200 personas en Estados Unidos , mientras que el Inglaterra esa medida es todavía más excepcional y suele aplicarse a casos de injusticia, cuando el indultado ha pagado parte de su condena en la cárcel.

El último indulto de Zapatero, cuando ya era presidente en funciones, fue al consejero delegado del Banco de Santander, Alfredo Sáenz, una medida que generó cierto rechazo en la opinión pública española, que suele olvidar pronto y que ignora, de manera sistemática, el abuso del indulto que practican sus gobernantes y otros muchos atropellos del poder.

Voto en Blanco

Cataluña y Castilla
Pedro de Hoyos Periodista Digital 30 Noviembre 2012

No sé si el lector que se ha alegrado de la derrota de Artur Mas es consciente de que el Parlamento catalán tiene una amplia mayoría separatista. Soy de los convencidos de que en una generación Cataluña podría ser independiente, lo que sería un alivio para muchos españoles.
A Cataluña se marcharon miles de castellanos para producir riqueza, pagar impuestos y desarrollar aquella región, puesto que nadie les daba medios para desarrollar la nuestra. ¿Un ejemplo? Todas las fábricas textiles que desaparecieron en Palencia y surgieron como setas en Cataluña. ¿Otro más reciente? Galletas Fontaneda, obviamente.

España se va a derretir para intentar mantener a Cataluña y al País Vasco en su seno. Con la excusa de "Toíto te lo consiento menos faltarle a mi mare" Artur Mas se va a salir con la suya, un ventajoso "konzierto ekonomiko" como el vasco, ese privilegio medieval que sangra a los españoles pobres para mantener a los ricos.

Y ello será con el voto de los parlamentarios palentinos que en las Cortes apretarán el botón que les mande su jefe de filas, sin importar lo que signifique para su tierra y para nosotros, sus paisanos y supuestamente defendidos. Las órdenes de Ferraz (Federalismo asimétrico) o Génova (Automonismo diferenciado) serán seguidas a rajatabla por aquellos que Palencia ha elegido para su defensa, sin que ello pueda frenar la secesión.
Me produce envidia enfermiza que los socialistas catalanes sepan oponerse a sus "hermanos" madrileños cuando lo creen oportuno, ansío que el PP de Castilla y León sepa defender a sus paisanos como lo hacen los populares catalanes.

Tragaremos, al tiempo, con ese federalismo o esa autonomía impuesta por los dos partidos para favorecer a Cataluña. Los castellanos nos hemos especializado en votar repetidamente a diputados que se encogen de hombros ante la desaparición de nuestros pueblos, de nuestros ganaderos y de nuestros agricultores, que quizá tengan también que emigrar a Cataluña, al País Vasco o a Suiza para tener futuro.

Los nacionalistas catalanes reclamaban un injusto e insolidario concierto económico como el vasco, ésa era la meta que buscaban al exigir un referéndum de independencia, y a pesar de la sonora derrota de Artur Mas lo van a conseguir.

Duele que España discrimine a los que más españoles se sienten, pero es mucho más mortificante si lo hacen con el voto y el apoyo de quienes que tienen por encargo salir en nuestra defensa. Dejémoslo en cabritos.

Decálogo de la involución democrática española
Marcello www.republica.com 30 Noviembre 2012

El Gobierno de Rajoy no puede imponer graves sacrificios a los españoles, con duras políticas de ajustes sociales y austeridad aprobadas generalmente por decreto, y a la vez proteger o indultar a los policías torturadores, los políticos corruptos y delincuentes defraudadores. O impedir que la Fiscalía General del Estado actúe contra los autores de la gran catástrofe bancaria española (y otros delitos de alto rango), al mismo tiempo que el Gobierno avala con dinero público los 37.0000 millones de euros del rescate de la UE a favor de esas ruinosas entidades bancarias españolas.

La alarma moral, legal y democrática que provocan estas maneras de conducir el país en plena crisis económica y social, en la que las libertades y derechos de los ciudadanos se ven violentados por los gobernantes, empieza a convertirse en otro grave problema del momento político español. Una cuestión de la mayor importancia por cuyo inventario -que no cesa de crecer- no se interesan de una manera concreta y coordinada los partidos de la oposición, entre los que figuran algunos beneficiarios de indultos y responsables de la gestión caótica o fraudulenta de las varias Cajas de Ahorro intervenidas, de ahí el fracaso de las investigaciones del Congreso de los Diputados, donde los banqueros implicados se han paseado con la mayor impunidad y desfachatez. Partidos de la oposición que a su vez y en no pocos casos han colaborado con el deterioro democrático del país por su participación en casos de corrupción.

La mezcla de escandalosos y desesperados desahucios de miles de ciudadanos (y los suicidios de varios de ellos) con la avalancha de millones derramada por el Gobierno sobre los bancos arruinados por los políticos y los gestores bajo sospechas, fue lo que provocó una inicial -aunque escasa y tardía- reacción del Gobierno (y de partidos de la oposición) en defensa de las familias más pobres y desamparadas en la pérdida de sus viviendas, y sólo porque el Ejecutivo de Rajoy se temió un estallido social de incalculables consecuencias apoyado por el conjunto de la sociedad.

Pero la involución democrática, abusos de poder y recorte de las libertades que se está perpetrando en este tiempo de sacrificios y ajustes sociales de gran calado, no acaba de ser entendida como tal por políticos de la oposición ni por los movimientos sociales, y bien merecería un informe global y una respuesta conjunta de los sectores más activos y democráticamente comprometidos de la Sociedad.

He aquí unos ejemplos recientes:
1. Doscientos jueces de todo el país acaban de denunciar que este Gobierno ha indultado -¡por segunda vez!- a dos policías, Mossos de Escuadra, condenados por torturas. Diciendo que el poder Ejecutivo está utilizando su derecho al indulto para protegerse asimismo, y con unas maneras impropias de un Estado democrático y de derecho.

2. Entre los cientos de indultos que este Gobierno ha llevado a cabo en menos de un año figuran algunos -nada más llegar Rajoy al poder- en favor de políticos del PP y de CiU que han sido condenados por corrupción.

3. La amnistía fiscal para defraudadores de la Hacienda -que va a beneficiar a poderosos financieros, narcotraficantes y políticos corruptos- constituye otro baldón en el debe del Gobierno de Rajoy, en contraste con la subida de impuestos y los recortes de salarios.

4. La guerra sucia, de “borradores” policiales filtrados a los medios afines al PP en plena campaña electoral catalana, y jaleada por la vicepresidenta del Gobierno y el ministro de Hacienda, constituye otro elemento de la mayor gravedad por sus interferencias -en plena campaña electoral- con un proceso democrático como eran las elecciones catalanas.

5. La no actuación de la fiscalía general del Estado en contra de los banqueros responsables de quiebras, o de políticos y altos protagonistas de la vida social (véase el caso de Iñaki Urdangarin), prueba que la Justicia no es igual para todos.

6. Las tasas impuestas por el ministro de Justicia para todos los ciudadanos que pretendan recurrir una sentencia, constituye otro ataque a la igualdad de los ciudadanos ante la Ley. Y lo mismo ocurre con otros aspectos relativos a la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

7. La reforma reciente del Código Penal con la introducción de la “cadena perpetua revisable”, constituye otra involución democrática de este Gobierno.

8. El desembarco de “agentes” del PP sin cualificación ni la menor garantía de independencia en RTVE, lo que ya ha provocado denuncias de manipulación (en la Diada o en el programa de Informe Semanal), o el hundimiento de las audiencias en TVE y en RNE, primando la presencia y la propaganda del Gobierno y del PP, constituye otro ataque a la vida democrática y a las libertades.

9. Los continuos casos de corrupción política que no cesan de aparecer por todo el país y en casi todos los partidos son un ejemplo generalizado del deterioro moral y democrático de este país. Una corrupción enorme que, por lo que se ve, no se merece una nueva y más dura atención en la reforma del Código Penal y en los controles de los gobernantes.

10. La falta de transparencia informativa del Gobierno y sus flagrantes ausencias ante la opinión pública y el Parlamento, o su abuso del decreto ley y la permanente imposición de la mayoría absoluta del PP en las decisiones parlamentarias y en contra de cualquier pacto o consenso nacional completan el penoso panorama político español.

Es en medio de esta lamentable y deteriorada situación moral y democrática de España donde proliferan discursos a favor de más ajustes sociales y subidas de impuestos, como los que el Gobierno de Rajoy nos trajo ayer a los españoles presentándonos el último informe de la OCDE sobre España, de la mano de su secretario general, Ángel Gurría. Otro “listo” y burócrata internacional que no representa a nadie, salvo a una Organización trasnochada, obsoleta y muy costosa que debe desaparecer del mapa mundial. Máxime en el ámbito europeo donde ya tenemos los informes de la Comisión de Bruselas, del FMI y del BCE. Pero que le sirve a Rajoy de telonero para echarle flores al presidente español y para hacer de liebre en los nuevos ajustes que están al caer. En suma otro lamentable espectáculo ajeno a la realidad y a la prioridad que se debe imponer en la vida nacional, en pos de resultados y mejoras sociales y en la defensa a ultranza de la vida democrática y de la libertad.

DE ROCA A DURAN
IGNACIO CAMACHO ABC  30 Noviembre 2012

La diferencia entre Roca y Duran Lleida es la que va de aquel Pujol pragmático de entonces a este independentista de ahora

ANTES de Duran Lleida, ese señor de (doble) cara tan amable que en Cataluña da mítines por la independencia y en Madrid recibe a embajadores en nombre de España, el representante del nacionalismo catalán en la Corte, la bisagra diplomática del régimen pujolista, era Miquel Roca i Junyent. Ponente constitucional y ahora abogado de prestigio, Roca fue siempre mejor jurista y lobbysta que político; de hecho tal vez se trate del único líder capaz de fundar un partido sin inscribirse en él y presentarse por otro. Al igual que Duran fue eterno candidato a ministro de una coalición imposible, pero su formación intelectual, su agenda de contactos y su capacidad de interlocución y diálogo le convirtieron en pieza básica de la correlación de fuerzas con que el pujolismo asentó su pragmática -y ya autodesbordada- estrategia de alianzas de Estado.

Con evidente nostalgia del consenso de la Transición, Roca pidió la otra tarde, en un coloquio junto a González, Herrero de Miñón y Cospedal -incrustada esta última en un cuarteto de viejas glorias-, la renovación de aquel esfuerzo pactista fundacional para repensar un nuevo statu quo del modelo territorial que la crisis financiera y la crecida soberanista han sometido a una tensión insoportable, a un desgaste acusado y a un abuso inviable. Con lógica de padre fundador dejó un razonamiento de impecable apariencia: si fue posible un acuerdo con el tardofranquismo para traer las libertades y las autonomías, cómo no se va a poder forjar ahora uno entre demócratas para reforzarlas. Perfecto silogismo cívico al que sólo le sobra un cierto voluntarismo, fruto del alejamiento de la realidad propio de quien pertenece a un tiempo en el que la política conservaba ciertos objetivos de generosidad y nobleza.

Porque ese pacto que tanta gente añora está bloqueado por el encanallamiento político y la degeneración democrática. El proyecto de convivencia que alentó el proceso constitucional ha sido sustituido por sectarios proyectos de poder, el respeto a la identidad ajena ha desaparecido como valor moral y el adversario se ha convertido en un enemigo aniquilable. Eso en términos generales; particularizando un poco habría que añadir en la cuestión territorial el peso histórico de la deslealtad nacionalista, que ha aprovechado el marco de autogobierno para subvertirlo en favor de un designio unilateral de ruptura. Los sucesores de Roca, y hasta el mismo Pujol, se han declarado insumisos a las leyes del Estado para emprender un camino abiertamente hostil a la concordia. Y aunque los errores y la irresponsabilidad hayan sido generalizados, la autocrítica debería empezar por quienes han tratado de romper las reglas. El consenso de la Transición funcionó porque además de lealtad mutua para crearlo hubo voluntad de cumplirlo, pero esa confianza está hecha trizas. Su evocación melancólica es un mantra de veteranos; la diferencia entre Roca y Duran Lleida es la que va de aquel Pujol a éste. Como escribió Neruda nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

La arrogancia de las emociones
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR ABC  30 Noviembre 2012

CUANDO dirigió La dama de hierro, Phyllida Lloyd renunció a la venerable tradición británica del cine histórico, construida con una soberbia evocación de los hechos, para plantearse algo que en estos tiempos difíciles nos interesa mucho más. Lloyd quiso mostrarnos el despliegue de una personalidad, la formación de un carácter, la grandeza de una vocación de servicio. En una de las escenas relevantes de la película, una Irritada Margaret Thatcher, cuando se le demanda qué sintió ante un acontecimiento doloroso, responde: «No me pregunte por mis sentimientos. Pregúnteme por mis ideas».

La respuesta de la dirigente conservadora no sólo contiene un reproche a la curiosidad banal de los periodistas sino que también transmite la defensa de un concepto de la integridad política y de las cualidades exigibles a quienes asumen la dirección de un partido y el liderazgo de una nación. No se trata sólo de la solidez de las propias ideas, sino del lugar que éstas deben tener en la tarea de un gobernante, obligado a establecer una clara jerarquía entre la indispensable atención a las emociones y el razonable sentido de la responsabilidad.

Lo alarmante es que la actitud de madurez Intelectual —y, desde luego, emocional— de quien representa intereses generales se diluya en los momentos críticos en los que se hace más necesaria. Lo penoso es que, en el lugar donde deberían estar los políticos que sostienen esa primacía de las ¡deas, asoman los caudillos que confunden la racionalidad de la ciudadanía con el éxtasis de la nación, la sobriedad del patriotismo con la embriaguez de la comunidad.

Líderes populistas crecidos como riadas, salvapatrias llamados a misiones históricas, ellos son uno de los problemas mayores de nuestro tiempo. Presumen de estar mejor «conectados» con su pueblo y elevan a la categoría de afirmación nacional lo que sólo es una entrega al irresponsable romanticismo juvenil y al vergonzoso estallido de la inconsciencia. No sólo aprovechan un tiempo de crisis económica en el que la quiebra de las relaciones sociales normalizadas trata de compensarse con el ensueño de una identidad colectiva imaginaria y la búsqueda de paraísos artificiales. Lo hacen, además, cuando creímos que nuestro bienestar material estaba asegurado y nos permitimos desdeñar las razones sobre la que se constituyó nuestra democracia, cuando los valores fueron sustituidos por los impulsos afectivos, la excitación estética tuvo más prestigio que la exigencia moral y cualquier pasión escenificada pareció más convincente que la exposición de un argumento. La frivolidad de una sociedad opulenta nos permitió volver a jugar con fuego, porque nos sentíamos lo bastante seguros como para ser tolerantes con una malformación de la política que habría de resultarnos peligrosa.

No debe extrañarnos la facilidad con la que nos hemos vuelto amnésicos, en un país en el que, como en ningún otro de nuestro entorno, las reivindicaciones de la mal llamada memoria histórica gozan no sólo de prestigio, sino de impunidad científica. Esa aproximación sentimental a nuestro pasado, donde el fanatismo del hincha desplaza a la serena reflexión, nos ha impedido reaccionar como lo han hecho los europeos, siempre en guardia ante un movimiento que estuvo a punto de arrojar nuestra civilización al sumidero de las orgías identitarias, de la feroz estética de los pueblos elegidos y de la mitología instalada en el lugar donde debería hallarse la razón.

Parecemos haber olvidado, en efecto, que algunas de las tragedias ante las que se rebeló nuestra cultura, tras haber superado los peores lodazales del siglo XX, no fueron el resultado de un exceso de ideas, sino del cuestionamiento de todas ellas. El drama de Europa procedió de la arrogancia de las emociones, de la enfermiza sensualidad de los nacionalismos en estado de revancha. Aquel asalto a la razón caracterizó el momento en que nuestra cultura estuvo a punto de ser depositada en el basurero de la historia. Sólo los efectos más espantosos de aquella infamia, sólo las masacres de los inocentes a manos de proyectos totalitarios en los que se manifestaban los peores desequilibrios de una patología social, pudieron devolvernos el sentido de la orientación que habíamos perdido.

Nuestra civilización consiguió levantar el vuelo en el momento en que se percató de la inhumanidad de los proyectos totalitarios y denunció el cálido entusiasmo que despertaban en una sociedad indefensa y desesperada. La democracia, sin embargo, siempre ha perecido cuando se ha creído menos representativa que el populismo. La libertad ha muerto allí donde se ha sentido menos cómoda que la sumisión. El ciudadano se ha extinguido allí donde se ha considerado moralmente inferior a una comunidad que exige silenciarlo para hablar en su nombre.

Cuando, en los años de la Transición, los españoles emprendimos nuestra galopada democrática, no se nos pidió que prescindiéramos de la emoción de sentirnos partícipes de una misma tradición ni que rebajáramos nuestra pasión por la libertad. Lo que se nos enseñó fue a no confundir un rumbo con una deriva sentimental. Lo que aprendimos fue a no dejarnos arrastrar más que por el vigor de las ideas y el dictamen de la razón.

Los conflictos que ahora atraviesan nuestra nación tienen una grave y penosa envergadura. Traicionan todas las convicciones sobre las que fuimos capaces de instaurar — creímos que definitivamente— un orden superior y razonable en el que nuestras ideas pudieran convivir. Esta subversión de la razón, este contrasentido de la política se reviste de especial virulencia en momentos definidos por la precariedad, por una inseguridad que busca, desesperadamente, tablas de salvación que se confundan ya no con los restos de un naufragio, sino con las tablas de la ley donde se escribe el destino de un pueblo elegido y el trato a dar a los infieles. Pero estamos sobre aviso... Y a nuestros dirigentes no les debemos consentir que, a causa de su sobreexcitación emocional, prefieran la circunstancia de portavoces de pasiones a la condición de inspiradores de ideas. El verdadero líder político no es el recipiente de las efusiones afectivas, no es quien da autoridad legítima a un rumor sentimental, no es quien se limita a dar fe del humor de la calle, sino quien introduce el cauce de una razón de Estado en los intereses permanentes y generales de toda una nación.

Lo que menos necesita España en esta crisis es la pérdida de la identidad democrática. La intensidad emocional del populismo no es un camino hacia el futuro, sino un atajo hacia la evasión, un falso consuelo en tiempos de incertidumbre, un farsante escenario donde se dramatiza la voluntad de los ciudadanos. La calidad de nuestra democracia debe basarse en ese tipo de líderes que no aceptan que nuestras decisiones se midan por la exuberancia de sus emociones, sino por la fuerza tranquila de la inteligencia. Esos líderes a quienes, en tiempos de convulsiones afectivas, dejemos de preguntar por sus sentimientos para poder interrogar sobre sus ideas.


PSOE
El zapaterismo no perdona a Zapatero
Cristina Losada Libertad Digital 30 Noviembre 2012

Circula un vídeo de militantes socialistas en el que piden perdón por cuanto hizo el Gobierno Zapatero después de mayo de 2010. Se disculpan también un poquito porque no pinchó la burbuja inmobiliaria y se resistió a reconocer la crisis, pero la parte mollar de su descargo de conciencia es el miniajuste del gasto público y el remedo de reforma laboral de entonces. Así que piden perdón por lo único medianamente sensato que hizo aquel Gobierno, después de haber cebado la bomba de la crisis tanto con su inacción como con sus actos. Pero el primer gesto de reconocimiento de la realidad económica –y aun de la realidad– que tuvo Zapatero lo ven estos socialistas como una traición a sus votantes. Porque las consecuencias que habría tenido no dar aquel tímido paso o las ignoran o las desprecian.

Para estos arrepentidos, el mal se originó al ceder a la presión de una UE dominada por la derecha, cuando es sabido que hasta el progresista Obama medió para convencer a Zapatero de que España estaba en quiebra y tenía que emplear la tijera. Nadie en su sano juicio quería asistir a una caída al abismo de la cuarta economía del euro. Nadie salvo, al parecer, estos militantes de base y otros habitantes de los mundos de Yupi. Los mismos donde moraba el risueño, antes de que le despertaran con un jarro de agua fría. Sus antiguos seguidores allí permanecen, ya sea dormidos o durmiendo, valga la distinción que hacía Cela. Sé que no se puede reprochar a las bases que estén indocumentadas sobre la crisis, por aquello de que más culpa tienen sus dirigentes. Pero es que por no leer, no leen ni a Krugman, su economista de referencia.

Los socialistas penitentes del vídeo piden perdón por el giro que dio Zapatero, porque continúan en el zapaterismo genuino. Incluso el gesto mismo los emparenta con aquel sentimentalismo y aquella sensiblería. Es la mojigatería del que quiere aparentar virtud. Es el zapaterismo que se vuelve contra Zapatero. Pero no es rechazable porque el perdón y el castigo, según dice Elena Valenciano, sean conceptos "catolicones", evidenciando que, para ella, la conciencia moral es asunto circunscrito al catolicismo; algo inexistente antes de él y fuera de él. Sencillamente, no es serio. Otra cosa sería que las bases se plantearan echar de la dirección a los responsables, no del pequeño ajuste, sino del gran desmadre anterior. Empezando por los que estuvieron en el Gobierno, como Rubalcaba y Chacón. Pues sí, otro vídeo es posible.

Desafío secesionista
Un proyecto de España en Cataluña
Antonio Robles Libertad Digital 30 Noviembre 2012

Reparen en que no digo un proyecto de Cataluña para España, ni un proyecto español para Cataluña. Remarco un proyecto de España en Cataluña. Porque el miedo al abismo independentista ha dejado claro lo que era obvio: en Cataluña nunca hubo una mínima estrategia para preservar su cultura, su lengua y los lazos emocionales imprescindibles para evitar la ruptura sentimental con España. En su ausencia, el catalanismo ha trabajado incansablemente en las escuelas, se ha adueñado de los medios y ha ejercido desde las instituciones nacionalistas toda la fuerza de los presupuestos para socavar los cimientos del Estado. Sibilino en las formas, y fundamentalista en los fines, el gran timonel Pujol supo dónde llegar desde que tuviera una visión redentora en la montaña sagrada, a la que le llevó su tío siendo él aún un niño. Desde la cima contempló la tierra prometida, que debía ser liberada del invasor español. Estas fuerzas telúricas del alma han sido y son aún la verdadera fuerza interior que llevó a Jordi Pujol a convertir su acción de gobierno en una obsesión por borrar a España de Cataluña, como tantas veces se ha advertido, por fin se puede decir sin que resulte esperpéntico.

La ficción de la Diada independentista y el órdago de Artur Mas nos han abierto los ojos a todos, incluso a parte del electorado pasivo que nunca votaba en las autonómicas. Esos hechos y las alarmas disparadas en la conciencia de los españoles de que esto va en serio nos han ayudado ahora y nos ayudarán en el futuro. Es el mejor fruto de estos comicios.

El primer asalto al Estado ha fracasado; pero no se llamen a engaño, el independentismo ya es un proceso, y todo proceso, una vez puesto en marcha, sólo necesita tiempo para lograr sus fines. A no ser que fuerzas en sentido contrario lo ralenticen o lo aborten. Y aquí entra la necesidad de un proyecto de España en Cataluña. La naturaleza de esa necesidad ya la esbocé en "Tanques y hegemonía cultural", lo que me disculpa de volver a teorizarla.

Pasados los efluvios de esa batalla ganada, el proceso no nos augura nada bueno. Los números no nos permiten engañarnos. Los independentistas puros, CiU, ERC y CUP, suman 74 escaños (mayoría absoluta); si además les añadimos los enmascarados y colaboracionistas, caso de ICV-EUiA, la suma llega a 87 escaños, uno más que en las elecciones anteriores. En total, 1.734.852 votantes si solo contamos a los independentistas heavy, y 2.093.709 si les sumamos los 209.910 de los ecosocialistas independentistas de ICV-EUiA.

Frente a ellos, los constitucionalistas, PSC, PPC y C's, suman 48 escaños (uno menos que en las anteriores) y 1.268.455 votos, unos 200.000 más que en los comicios anteriores. El aumento en términos relativos es superior, pero en términos absolutos los independentistas aumentan 9.908 votos más que los constitucionalistas.

¿Esto significa que el independentismo es irreversible? ¡No!, al contrario, su número máximo de votos (2.093.709) sólo representa el 38,67% del censo electoral (5.413.510). Sin contar con que en un hipotético referéndum la votación sería muy distinta y que la capacidad de crecer del bloque constitucionalista todavía es muy amplia. O dicho de otro modo, los independentistas han votado todos, pero no todos los constitucionalistas han despertado.

Afortunadamente, entre los ciudadanos no nacionalistas hay síntomas de que el abismo independentista les ha sacado de la indolencia. El 12 de Octubre fue una demostración; los 9 diputados de C's, otra. Siempre sostuve que el problema de España no eran los nacionalistas, sino la pasividad de los españoles. Hoy esa indiferencia se ha convertido en preocupación y acción.

Todavía hay partido. Aunque Federico Jiménez Losantos crea que todo está perdido, quienes hemos estado en la brecha desde los años de plomo sabemos que solo se pierden las batallas que no se dan. Y en Cataluña ya ha cuajado la antítesis hegeliana contra la tesis nacionalista.

Cataluña
El timo de los derrotados
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 30 Noviembre 2012

El 25-N se celebró en Cataluña una consulta que los convocantes pretendieron convertir en una exhibición plebiscitaria. Su objetivo, aunque se disfrazara con eufemismos, era allanar el terreno para la independencia de esta región de España. Afortunadamente, la consulta discurrió por la vía democrática de las elecciones legislativas, y la iniciativa balcanizadora fue derrotada.

Eso sí, los secesionistas tienen una heterogénea mayoría en el Parlamento, y su timo consiste en hacerla valer para repetir la consulta fuera del marco legal, de espaldas a la voluntad de los ciudadanos. Si respetaran las normas que gobiernan este tipo de referéndums en los países de nuestro mundo civilizado, como Canadá y el Reino Unido, seguramente volverían a perder: acaba de comprobarse de manera contundente que los secesionistas componen una minoría del censo electoral. Censo electoral que es el único cartabón válido para determinar dónde están las mayorías y dónde las minorías, aunque los timadores disponen de un arsenal de subterfugios para desvirtuar el proceso.

Desenmascarar el timo
Vayamos a los números, para desenmascarar el timo. En toda Cataluña, los partidos secesionistas fueron votados por el 34% del censo electoral (el 40% si incluimos a ICV-EUiA, que, contaminada por el ADN de las dictaduras comunistas pasadas y presentes, tiene poco que aportar al derecho a decidir). En la provincia de Barcelona los votó el 32% del censo electoral (el 39% con ICV-EUiA). En la de Tarragona, el 34% (el 39% con ICV-EUiA). En la de Lérida, el 45% (el 48% con ICV-EUiA). Y en Gerona el 47% (novedad: el 52% con ICV-EUiA). O sea, que después de una reforma constitucional, y una vez resignada a contar con los votos comunistas, Gerona podría fundar una ínsula aparte, fuera de la Unión Europea. Ojo: los secesionistas incluyen a la CUP, partido antisistema cuyo proyecto de Anschluss con Valencia, Baleares y el Rosellón francés le creará a la flamante república peligrosos conflictos internacionales, amén de los internos por su afinidad con okupas e insumisos de diverso pelaje. Francesc-Marc Álvaro alaba (LV, 26/11) la "pureza juvenil" de estos hooligans.

Antes de que los secesionistas impugnen estos cálculos tildándolos de tendenciosos, los avalaré con opiniones vertidas desde su propio bando. Escribió Enric Juliana, gurú del somatén mediático (LV, 27/11):

Quizá el influjo de Cervantes provoque el espejismo gracias al cual alguna gente hoy sigue creyendo que no ha pasado nada y que el soberanismo es imbatible con sólo el 34% del voto del censo.

¡Ah, esta omnipresente barrera del 34% del censo! Ni siquiera llega al 36,5% que les sirvió para decretar que era mayoritario el apoyo al trajinado Estatuto inconstitucional. Y Juliana tampoco está solo a la hora de desmontar ilusiones dentro del campo secesionista. El irreductible Francesc-Marc Álvaro confiesa, cuando procura explicar el descalabro de CiU (LV, 27/11):

Este esquema describe un trasvase automático (que habría que matizar con el análisis por zonas) y un nuevo reparto de apoyos dentro del campo soberanista pero –y esto es lo más importante– no un claro crecimiento del mismo, que es lo que se pretendía, en última instancia.

Con meritoria objetividad, el experto en demoscopia Carles Castro nos aproxima nuevamente al desmitificador 34% (LV, 27/11). Refiriéndose al conjunto de fuerzas secesionistas, aclara:

Su porcentaje de voto sobre el conjunto del censo electoral (el 33,9% de más de cinco millones de ciudadanos en condiciones de votar) ha marcado también un nuevo récord, aunque modesto: tres décimas más que en 1984.

Significativamente, fue el gurú Juliana quien, con la intención de evitar que la euforia post-Diada desmovilizara a los votantes secesionistas, les advirtió, con un argumento que hoy suena tan premonitorio como ajustado a la realidad imperante (LV, 18/11):

Las encuestas y la atmósfera dominante apuntan a un crecimiento soberanista, pero hay que esperar al 25 de noviembre. Estas no son unas elecciones ordinarias. Si el fracaso se produjese, efectivamente, algo importante cambiaría en España: el hundimiento de la mitología catalanista legitimaría plenamente los planes de recentralización y laminado. El ridículo catalán ante Europa sería fenomenal. Derrota histórica. Puede pasar.

Lluvia de misiles
Debe quedar claro que La Vanguardia, disciplinada en su papel de somatén mediático y celosa de sus subvenciones, se saltó todas las normas legales para evitar que ese hundimiento de la mitología y ese ridículo ante Europa se produjeran. Se pasó el día de reflexión y el día de las elecciones por el arco del triunfo con editoriales y columnas de inflamado contenido propagandístico. El editorial del día de reflexión lo dedicó a exacerbar la hostilidad contra el Gobierno de España utilizando como pretexto la denuncia de El Mundo sobre la presunta corrupción de Artur Mas y su entorno político. Denuncia –en fase de clarificación por la justicia– que todavía se utiliza para argumentar que la derrota de los secesionistas fue consecuencia de un juego sucio (editorial de LV, 27/11), cuando sólo fue un disparo de arcabuz en comparación con la lluvia de misiles mediáticos cargados con el falaz "España nos roba". La Vanguardia también los lanzó.

El día de las elecciones la propaganda secesionista corrió por cuenta de la panfletista Pilar Rahola y de sus colegas David González, Salvador Cardús, Jordi Basté, Josep Maria Sória y algún otro.

El auténtico día de reflexión ha llegado tarde: después del 25-N. Josep Ramoneda, el mismo que nos endilgó farragosos sermones de adoctrinamiento pseudoizquierdista y que se manifestó dispuesto a votar afirmativamente en un referéndum sobre la independencia de Cataluña, nos explica (El País, 27/11) que Artur Mas es un "presidente de corte tecnocrático y conservador" y que

los medios de comunicación, los institutos de opinión, los académicos y los que nos dedicamos a escribir y a opinar de estas cosas tendríamos que hacer una reflexión, porque es preocupante el desconocimiento de la realidad del país que hemos demostrado. (...) No he leído ni un solo artículo que contemplara la posibilidad de que en estas elecciones se diera un batacazo de esta envergadura. (...) Las brumas de las hegemonías ideológicas y de las fantasías políticas contaminan demasiado el espacio mediático, y nos las acabamos creyendo todos: políticos y periodistas.

Los artículos que Ramoneda dice no haber leído han poblado las páginas de los diarios que él encasillaría en la Brunete mediática y también, nobleza obliga a decirlo, en las del diario donde él escribe. Y los que se proponían votar como Ramoneda en el referéndum secesionista tildaban a quienes los escribían de españolistas, anticatalanes, derechistas o fachas. Ramoneda se sumó a la campaña de difamación teñida de progresismo cuando escribió (EP, 13/9):

Un sector muy importante de estas élites [catalanas], las 25 o 30 personas que forman el núcleo duro del poder económico, no están precisamente entusiasmadas con lo que está pasando.

Precisamente Lluís Bassetts sostiene (EP, 27/11) que cuando se critica a las élites catalanas que se dejaron engañar hay que excluir

a un empresariado que ha sabido mantenerse en silencio mientras los otros se regodeaban ruidosamente en sus errores.

Una alegoría magistral
En medio de este embrollo, no puedo resistir la tentación de repescar parte de una magistral alegoría que escribió el profesor Pedro Nueno (LV, 21/10), con la cual creo que se ganó el título de Profeta Mayor del Reino. Describe en ella lo que se descubrió en las excavaciones de Catalina, isla del archipiélago Patreuro, situado entre el océano Atlético y el mar Intermediario, en la que hubo una civilización hace 3.000 años. El rey de Catalina, Masano, era directo, pero el emperador de Patreuro, Rajano, era complejo: callaba cuando debía hablar, y andaba cuando debía parar. Estalló una crisis tremenda.

Al principio los catalinos protestaron pidiendo la independencia. Había mosaicos con manifestaciones cada vez más malhumoradas por los silencios y los paseos de Rajano y las incongruentes respuestas de sus visires Guindillo y Montauro a los visires de Masano. Pero en los últimos mosaicos los catalinos se giraban de repente y empezaban a manifestarse contra su rey, el rey de Catalina y sus visires. Los escribas se dieron también la vuelta y le pedían al rey de Catalina y a sus visires planes concretos. Les acusaban de haber engañado a Catalina en beneficio propio. El rey y los visires tenían ahora palacios, carrozas y esclavos, pero los catalinos eran más pobres, había más esclavos libres y con más hambre. Artesanos y mercaderes de otros imperios habían cerrado sus talleres en Catalina trasladándolos a Patreuro. Catalina estaba en quiebra. Se veía en un mosaico como unos esclavos libres catalinos crucificaban a un visir que había sido históricamente uno de los principales defensores de la independencia al tiempo que quemaban su carruaje. (...) El rey de Catalina no sabía que la fidelidad de la gente apurada es frágil y cambiante.

Que se prepare Artur Mas. Lo peor está por venir, y no de sus adversarios sino de sus visires y sus escribas. Los secesionistas no están sobrados de escrúpulos.

Educación desnortada
Daniel Martín www.republica.com 30 Noviembre 2012

En España jamás se ha consensuado una reforma educativa. Cada nuevo plan, así, ha partido de la imposición y no del acuerdo. De ahí los numerosos bandazos que, desde los años 70, tan solo han tenido en común la eliminación de los valores de esfuerzo, mérito y excelencia y la consiguiente promoción de la accesibilidad como valor supremo de todo el caos educacional.

El actual gobierno de nuevo quiere cambiarlo todo. Habrá reválidas, que de nada valdrán si no son difíciles y suficientemente abiertas como para que cada curso no se convierta en una mera preparación a unas reducidas oposiciones, como actualmente ocurre en Bachillerato, dos años de mero acercamiento, que no formación, del alumno a una Selectividad que todos deben aprobar. La presión social, no obstante, invita a pensar que estos exámenes estatales serán tan solo un mero trámite para quedar estupendamente ante la opinión pública.

Otro punto interesante de la nueva ley -por otro lado rodeada de un halo de misterio pues no parece que nadie en el Gobierno sepa muy bien qué quieren hacer exactamente o, aún mejor, si tienen el valor para hacer nada sustancial- es la reforma de los contenidos para dar mayor homogeneidad a lo que se enseña en todo el territorio español. No se sabe si eso significará una mayor calidad de los mismos, pero parece que ya hay marcha atrás en lo de centralizar para evitar los disparates autonómicos que enseñan lo que quieren sin atenerse a razón ni a verdad.

Entre las medidas anunciadas, siempre de manera incompleta e inconcreta, se asegura que el Gobierno tan solo impondrá los contenidos y horarios de las materias instrumentales -Lengua, Matemáticas y Ciencias- para dejar a las centros completa libertad sobre cómo llenar el resto del currículum. Esto, afirman, será una defensa de asignaturas como Latín, pues habrá centros que opten por especializarse en este tipo de asignaturas “residuales”. Pensar que, aquí y ahora, un colegio va a optar por un estudio humanístico antes que por uno empírico y pragmático es pecar de suma estulticia. Si no hay valor para recuperar las Humanidades, mejor que no digan nada. Porque, según su nueva ley, habrá más Física y Química y menos Biología, más datos y ecuaciones que conocimientos dignos de ser desarrollados por escrito en una hoja.

La completa falta de concreción del ministerio irrita. Porque lo que hace falta, aparte de estos nimios detalles que tan solo sirven para vender el producto, es un completa revolución. La lengua que se enseña actualmente es un antañón vehículo hacia la gramática más ininteligible, y leer, escribir y razonar asuntos secundarios. La inclusión de Literatura en la misma asignatura, un golpe fatal contra los estudios de Letras. Las matemáticas se alejan de la comprensión y se centran en el resultado. Y la Historia que no se aprende es mucho más sustanciosa que la que sí se enseña. Si no se cambia radicalmente el estudio de estas materias, de nada servirá la nueva ley.

Pronto habrá una ley educativa, pero nadie, ni sus responsables, sabe a ciencia cierta a qué atenerse. Con la táctica del globo sonda se va cambiando sobre la marcha algo que debe construirse desde la meditación, el estudio, la calma, la planificación a largo plazo. Desde la LOGSE varias generaciones se han perdido en la ignorancia, algo que casi todos intuyen. Y el asunto, aparte de urgente, es esencial: no hay auténtica democracia si no hay ciudadanos plena y profundamente preparados en el conocimiento, la capacidad de razonamiento y una memoria bien trabajada. Algo ausente de la exposición de motivos de todas las leyes educativas que se han IMPUESTO en España. Lo demás es de todo menos casual.

dmago2003@yahoo.es

¿Qué es discriminación lingüística institucional?
Es discriminación lingüística institucional aquel comportamiento de las instituciones públicas que discrimina a los ciudadanos en función de su habla.
Revista Mientras Tanto 30 Noviembre 2012

Hubo discriminación lingüística institucional en Cataluña bajo el régimen franquista, cuando sólo el castellano era lengua oficial -ignorando también aquí los derechos de buena parte de la población-, cuando se hacía sufrir a los niños catalanohablantes una inmersión lingüística escolar exclusivamente en castellano.

Hay discriminación lingüística institucional en la Cataluña de hoy cuando se hace sufrir a los niños castellanoparlantes una inmersión lingüística escolar exclusivamente en catalán. Lo avale quien lo avale; además, quien lo avale se descalifica a sí mismo.

Hay discriminación lingüística institucional cuando se destinan recursos públicos a la normalización de una lengua, la catalana, más de treinta y cinco años después de que ésta haya sido oficializada, enseñada en las escuelas y -por decirlo todo- consagrada socialmente, mientras que no se destina dinero público ninguno a la alfabetización de las personas que en su día tuvieron una formación casi exclusivamente oral en el castellano que sin embargo es su lengua materna.

Hay discriminación lingüística institucional cuando la acreditación del conocimiento de una sola de las lenguas oficiales se considera mérito preferente para el desempeño de funciones públicas.

Hay discriminación lingüística institucional cuando se dan premios o incentivos a obras literarias o científicas no por su valor intrínseco sino exclusivamente por materializarse en la lengua catalana.

Hay discriminación lingüística institucional cuando una sola de las lenguas oficiales es usada para la comunicación oficial en calles, medios de transporte públicos, publicaciones institucionales, etc.

Hay discriminación lingüística institucional cuando, para formular una solicitud a las entidades públicas (por ejemplo, para pedir una beca, o el apoyo a un proyecto de investigación, o una simple solicitud municipal, etc.), el solicitante castellanohablante considera que hacerlo en su propia lengua puede perjudicar el fin que persigue (tal es su percepción del comportamiento institucional tácito).

Porque la discriminación es además tácita. Entre otras cosillas.

¿Qué se puede esperar en el futuro de unas instituciones discriminadoras?

Autor: El Lobo Feroz
http://mientrastanto.org/

Los chinos de mi barrio
Nota del Editor 30 Noviembre 2012

Los lectores se preguntarán donde vive el editor para que en su barrio haya chinos, y claro, no es en Galicia, allí o aquí, según la época del año toodavía no hemos sido "invadidos" por los chinos, rumanos, peruanos, rusos, marroquíes, ecuatorianos, venezolanos, cubanos, etc., etc.

Pero esta va sólo de personas cuya lengua materna no es el español: chinos, rusos, rumanos, árabes, etc., y a ninguno de ellos se les ocurre decir que hay discriminación lingüística, a pesar de que en el colegio, todos los profesores utilizan el idioma español.

Está claro que cualquier persona razonable valorará positivamente que a sus hijos les enseñen en español en España, pues disponer de circuitos de enseñanza en todas las lenguas del barrio sería tan caro que ni los países petroleros pueden permitirse ese lujo - despilfarro.

Por eso, cuando dicen que en tiempos de Franco hubo discriminación lingüística en Cataluña, yo me acuerdo de que por aquel entonces y por allí, como en toda España se enseñaba en español y dependiendo del nivel también latín, griego, francés e inglés, y a nadie se le ocurría decir que había discriminación ni menos que querían clases en la lengua regional, pues había cosas más importantes de las que carecíamos casi todos como para duplicar los gastos de profesorado e infraestructura en esas cosas de demostrada inutilidad.

Y en la calle la gente hablaba lo que convenía en cada momento, sin imponer, por aquello que la libertad de uno termina donde comienza la del otro.

España somos todos, ni más ni menos
Ricardo Chamorro El Semanal Digital 30 Noviembre 2012

La Fundación DENAES convoca a los españoles por la unidad de España. "España Somos Todos" 6 diciembre. Fundación DENAES

El próximo día 6 de diciembre se convoca a todos los españoles por parte de la Fundación DENAES a una manifestación bajo el lema "España Somos Todos" donde se reivindicara la unidad de España.

El manifiesto de la convocatoria ha sido firmado por personas de distinta ideología dándole un carácter plural. Algunos de los firmantes son Esperanza Aguirre (PP), Joaquín Leguina (PSOE), Albert Rivera (Ciudadanos de Cataluña), Toni Cantó (UPyD), Albert Boadella, José Antonio Ortega Lara…

Nuestra Constitución desde 1978 establece a la Nación Española como una unidad indisoluble constituida en Estado Social y Democrático de Derecho cuya soberanía reside en el conjunto de sus ciudadanos. La Nación Española es el origen de nuestras libertades y consagra la igualdad de todos los españoles. Es cierto que puede ser mejorable y fortalecida pero es lo que tenemos y cualquiera que pretenda reformarla tendrá que acceder a los mecanismos constitucionales para ello.

Una estrategia por la igualdad, la solidaridad y la unidad entre españoles
"La soberanía del pueblo español, como conjunto de ciudadanos libres e iguales en derechos y libertades en el marco de un sólido Estado de Derecho, y la unidad de la Nación española, como sujeto histórico-político, son y deben seguir siendo los primeros fundamentos de la Constitución."

De esta manera algunos políticos del Partido Popular como Santiago Abascal y Alejo Vidal-Quadras se expresaban en 2008 en el Congreso de Valencia a través de una enmienda que finalmente fue incluida con retoques.

"El Estado es quién garantiza efectivamente la libertad y la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y libertades. Nacer o residir en uno u otro territorio, tener una u otra seña de identidad lingüística, cultural o histórica es una muestra de la diversidad que enriquece a España, pero no puede ni debe comportar discriminación alguna entre españoles."

"La soberanía nacional reside en el pueblo español, entendido como conjunto de todos los ciudadanos españoles, tal y como proclama el artículo 1.2 de la Constitución de 1978. Ningún territorio ni ninguna parte de la población están legitimados para privar de ese poder de decisión al conjunto de los españoles."

"La gravedad de la situación se percibe todavía más al analizar su efecto pernicioso sobre las demás Comunidades Autónomas, en las que provoca una reiterada espiral de agravios y reclamaciones desde comienzos de la década de 1980. Ello ha conducido a reformas estatutarias que deterioran también, en mayor o menor medida, la coherencia del conjunto de la organización territorial, pues no responden a un esquema previamente debatido y establecido por un acuerdo de los partidos nacionales, sino que surgen a golpe de iniciativas de los diferentes Parlamentos autonómicos. Se está configurando así una España de hasta "siete velocidades" (País Vasco y Navarra, Cataluña, Andalucía, Aragón y Baleares, Valencia, Castilla y León, y las demás Comunidades, por el momento)."
España a día de hoy

Desde 2008 los desafíos separatistas, rupturistas y antisistema se han multiplicado y extremado con el gobierno del Partido Popular. En un año hemos tenido dos huelgas generales, lo que nunca había ocurrido en nuestra historia, y dos desafíos separatistas tanto en País Vasco como en Cataluña.

Hoy en Cataluña y País Vasco la situación política es similar, en ambos territorios los partidos separatistas teóricamente moderados están en la encrucijada de tener que entenderse con el separatismo radical precisamente por su propia deriva secesionista, hasta ahora habían pasteleado con los partidos constitucionalistas para conseguir prebendas.

Los partidos constitucionalistas no pueden volver a caer en la trampa de los nacionalistas. Ya dejaron respirar el separatismo dejando de alimentar el espíritu de Ermua, volvieron a dejarle respirar después del fracaso de Ibarretxe formando un gobierno acomplejado y descafeinado en el País Vasco, están perdonando las implicaciones del PNV en el caso Faisán y hoy después del fracaso de Artur Mas no pueden volver a lanzar salvavidas a CIU o PNV. Deberían dejar que se las entiendan con sus esperpénticos compañeros de trinchera en el separatismo para que su fracaso sea total. El PSOE se alió con ERC y de un 38% de votos que obtenía en Cataluña hoy obtiene un 14%.

Estamos ante un momento clave para nuestra Nación y nuestro mundo, lo que saldrá de esta crisis debe ser una España reforzada, una España donde la nación sigamos siendo todos y para ello debemos acudir todos los que creemos en la Nación española a Colon este 6 de diciembre. No es tiempo de seguir montando cambalaches con los nacionalistas separatistas e insolidarios, es tiempo de fomentar nuestra unidad para que España siga siendo un contenedor de libertades y diversidad en un mundo globalizado.

Debemos gritar todos juntos este día de la Constitución "España somos Todos"
www.twitter.com/rchamode

El 6 de diciembre en Colón
Mario Vargas Llosa apoya la concentración de DENAES por la unidad de España
El escritor e intelectual hispanoperuano Mario Vargas Llosa ha hecho público su apoyo a la convocatoria por la unidad de España del próximo día seis.
 Libertad Digital 30 Noviembre 2012

El premio Nobel Mario Vargas Llosa ha mostrado por carta su apoyo a la concentración que tendrá lugar el próximo seis de diciembre en Madrid para defender la unidad de España que ha sido convocada por Denaes.

El escritor, ha respaldado además el manifiesto que Denaes presentó el pasado 23 de noviembre, señalando que sus comparte "de principio a fin" las "ideas y afirmaciones" de este texto que ya ha recibido el apoyo de personajes como Esperanza Aguirre, Pablo Castellano (Ex Diputado Nacional de IU), Albert Boadella (Dramaturgo), Joaquín Leguina (Ex Presidente de la Comunidad de Madrid), Jaime Mayor Oreja (Eurodiputado del PP), Toni Cantó (Actor y Diputado Nacional UPyD), Albert Rivera (Presidente de Ciudadanos de Cataluña), Nicolás Redondo (Ex Secretario General de PSE-PSOE) María San Gil, Gustavo Bueno, Alejo Vidal-Quadras, Amando De Miguel, el ex-Magistrado del Tribunal Supremo Adolfo Prego, o José Antonio Ortega Lara.

Vargas Llosa señala además que siempre estará "espiritual y moralmente con todos quienes acudan a esas convocatorias en defensa de la libertad, la democracia, y la unidad de España".

La posición beligerante de Vargas-Llosa contra los nacionalismos ha sido una constante en su obra intelectual y sus declaraciones, como también lo ha sido el afecto por España y por su Historia, así por ejemplo, el Nobel expresaba recientemente sus esperanzas de que "los nacionalismos, plaga incurable del mundo moderno, y también de España, no estropeen esta historia feliz".

El Presidente de la Fundación DENAES, Santiago Abascal, ha saludado el apoyo de Mario Vargas-Llosa y ha señalado que se están recibiendo "miles de adhesiones y centenares de llamadas" y que esperan que se trate de una "movilización histórica".

Alon bar, embajador de Israel en España
'Con su ‘sí’ a Palestina, España deteriora el proceso de paz'
CARLOS PLAZA Y MARTA RIESGO  www.gaceta.es 30 Noviembre 2012

El diplomático opina que pase lo que pase, “este acto simbólico” pone punto y final a una “batalla diplomática”.

El mismo día en que Palestina busca su reconocimiento como Estado observador en la ONU, Alon Bar, embajador de Israel en España, cree que, pase lo que pase, “este acto simbólico” pone punto y final a una “batalla diplomática”. No sabe las “consecuencias” que oculta –de producirse– este reconocimiento que, a priori, considera “un paso atrás” en el proceso de paz.

–Reino Unido parece que ha cambiado su postura y otros países de la UE pueden ir por el mismo camino. ¿Le preocupa?
No hay que hacer especulaciones a largo plazo, pero de momento la impresión es que Reino Unido no va a votar a favor. Cuando lo que piden los palestinos es un reconocimiento, una abstención es un no reconocimiento. A nosotros nos preocupa la capacidad de reanudar las negociaciones y creemos que esta decisión nos aleja. Nos preocupa la decisión de Palestina de abandonar la opción de la negociación e ir a la batalla diplomática y política contra Israel. Esto nos aleja de la posibilidad de avanzar hacia un Estado palestino junto a Israel. No se puede avanzar sin negociación y acuerdos con Israel, es la única manera de hacerlo.

–España va a dar el sí. ¿Cómo sienta a Israel?
El 80% de mi trabajo lo dedico a profundizar y fortalecer el diálogo España-Israel y esto no me va a facilitar mi trabajo. Hubiera preferido que España votara no. No conozco el motivo de la decisión, pero los europeos que votan a favor contribuyen a la deterioración de las relaciones y del proceso de paz. Me considero muy optimista y creí hasta el final que España votaría en contra.

–¿Obama no ha prestado el apoyo que Israel esperaba?
Estados Unidos ha manifestado un apoyo muy fuerte –no quiero decir incondicional–. Ha mostrado un apoyo muy claro tanto a Israel como a su entendimiento de la realidad de Oriente Próximo. Ambos países estamos en contra de conseguir elementos que encaminen al Estado palestino por otra vía que no sea la negociación, tal y como está consagrado en los distintos acuerdos y decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU. La salida debe ser negociada. La postura palestina viene a decir que “no queremos este camino, no confiamos en este camino, y queremos otro”. Deseamos una solución de dos Estados fruto de una negociación. Ahora, el líder de la ANP, Mahmud Abás, no tiene ningún control sobre la Franja de Gaza. ¿Qué significa entonces el reconocimiento internacional? ¿Qué responsabilidad tiene Palestina sobre lo que ocurre en la Franja de Gaza?

–¿Conoce la Comunidad Internacional la realidad de Hamás, sus orígenes e intenciones?
El tema de Hamás nos preocupa. También nos parece extraño reconocer un Estado Palestino cuando, en realidad, parece que Hamás, que no quiere ni reconocer el Estado de Israel, es mayoría en la Franja de Gaza y posiblemente también mayoría en Cisjordania. El reconocimiento está tratando de otorgar a Abás una fortaleza que no podría conseguir por sus propios medios en mucho tiempo.

–Pero el nuevo estatus de Palestina fortalecería a Abás frente a Hamás. ¿Esto no ayuda a Israel?
La vía diplomática y sin violencia es respetable, pero para ser la ideal debe ser mediante las negociaciones. Apoyar la vía del acoso diplomático a Israel no nos parece que contribuya, es más, es peligroso.

–Ayer el número dos de Hamás llamaba a la resistencia.
Es una organización terrorista. Tiene como ideología y estrategia la destrucción de Israel. Quizás por estrategia no lo hacen cada día, pero sí lo planifican cada día. Hamás no puede contribuir a una salida negociada al conflicto, su fortalecimiento no ayuda.

–¿Israel tiene razones para sospechar que Palestina va a emplear su nuevo estatus como herramienta política contra el país?
Tenemos las declaraciones del negociador palestino, Said Erekat, que apunta que el propósito de esta iniciativa es mejorar su capacidad de aislar a Israel y presionarlo en todos los foros internacionales posibles. Sabemos que Abás en sus mensajes ha explicado a los líderes europeos que este estatus es necesario para entrar en las negociaciones; nosotros creemos que para entrar en las negociaciones basta con entrar en ellas. Abandonarlas por una aventura diplomática parece absurdo.

-El islamismo manda en Egipto y Túnez, Siria está desestabilizada... ¿Se siente Israel solo en la región?
Desde su nacimiento, Israel no disfruta de apoyo en la región. Hemos tenido distintos niveles de crítica y hostilidad. Estamos en una búsqueda permanente de crear relaciones de paz y buena vecindad. La decisión de Morsi de mantener el acuerdo de paz y contribuir a la calma en la última crisis nos parece positiva. No nos sentimos solos, porque tenemos apoyo importante en Europa y Estados Unidos. Pero sí miramos con mucho cuidado lo que pasa en nuestra región y damos mucha importancia a las medidas de seguridad para garantizar la estabilidad de la zona.

–Pero lo primero que hizo Morsi durante la operación Pilar Defensivo fue abrir el paso de Rafah. ¿Es un chantaje?
Es posible. El régimen de El Cairo está en la incertidumbre, no sabe qué va a hacer en cuatro o cinco meses. Está en plena transición, no hay que dar demasiada importancia a un determinado momento. Morsi busca su manera de gobernar y no podemos augurar cómo va a evolucionar. Sólo queremos saber si Egipto puede contribuir a la tranquilidad en la región, y la última semana ha dado indicios positivos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

De oasis a encrucijada
JOAQUÍN MARCO La Razón 30 Noviembre 2012

Cataluña, antes y después de las recientes elecciones, ha sido objeto –y sigue siéndolo– de toda suerte de comentarios en España y fuera de ella. Bien podría decirse que bajo aquel oasis del pujolismo de tantos años corrían perturbadores ríos subterráneos. Artur Mas se equivocó al convocar una elecciones anticipadas, porque tal vez desconocía el terreno poco firme que pisaba. Pese a todo, hay que admitir que su coalición de CiU las ganó con amplitud, aunque sin la necesaria para poder llevar adelante su proyecto personal y soberanista. Pocos advirtieron que, puestos a demandar lo que proclamaba ERC, los electores preferirían el original a la copia. Quiso sumar fuerzas y produjo el efecto contrario, las dispersó. Cataluña ha pasado de gozar de cierto prestigio en décadas anteriores a convertirse en un problema de diversos signos. El primero de ellos es, sin duda, el económico. Tras conocerse los resultados, el portavoz de la Generalitat no ha dudado ya en calificar los próximos años como duros y difíciles. Es de sobras conocida la escasa liquidez que obliga, como las familias del «quiero y no puedo» a aterrorizarse al llegar a fin de mes. Hay que pagar los intereses de la deuda, las nóminas, los compromisos que una institución como ésta ha ido adquiriendo. El problema, como en el resto de España, resulta económico, con efectos casi insultantes para el ciudadano común: desde el pago del euro por receta a los recortes hospitalarios, escolares o universitarios. Los pagos pueden realizarse, porque el Ministerio de Hacienda adelanta el líquido necesario. Pero la pobreza individual y colectiva de los catalanes no es inferior a la de otras comunidades españolas. La imagen de la Cataluña próspera, ávida de recibir mano de obra foránea, debe sustituirse por la de los jóvenes en paro o cuantos emigran y en cuanto al desempleo está a la par del resto del país. Así deberían entenderse las quejas razonables de los dirigentes catalanes respecto a sus problemas de financiación. En parte, aquella manifestación multitudinaria en la que se coreó como lema la independencia, escondía también la protesta contra los recortes de todo signo en los que Mas se había adelantado frente a otras Comunidades. Un idealismo había de suplir los efectos de una crisis que golpea cruelmente.

El oasis, ahora lo sabemos, tampoco era tal. Porque las prácticas de corrupción que asoman en los partidos que han contado con un mayor número de votantes, con más poder, socava la confianza. Son ya muchos los que se lanzan, en consecuencia, a descubrir nuevas fórmulas. La suma de las dos fuerzas tradicionalmente mayoritarias en Cataluña, CiU y PSC, no alcanzó el 45% de una participación muy alta, en comparación a otras votaciones semejantes. CiU perdió 12 escaños, el PSC, 8 y el PPC ganó 1. Pero el triunfador de la noche fue, sin duda, ERC, que subió 11 y 3 ICV. Sorprendente resultó Ciutadans, que pasó a 9, triplicando sus resultados y CUP (izquierda soberanista) casi recién aparecida, 3. Este reparto de escaños indica la complejidad de una Cataluña algo desorientada y un claro desencanto respecto de las fuerzas mayoritarias, además de un sustrato independentista que ha quedado a la espera de mejores circunstancias. Mas ha deducido que en lo del «derecho a decidir» no puede ir solo. Arrumbada aquella mayoría «excepcional», necesita de las muletas de ERC para iniciarse. Y todo ello supondría que la segunda fuerza, con 21 diputados, a 1 del PSC y a 2 del PPC debería «sacrificarse» por fervor patriótico compartiendo gobierno.

El incremento del voto a partidos minoritarios debería observarse con recelo. Muestra no sólo la diversidad del pensamiento político catalán, sino la desconfianza hacia las grandes formaciones. El peligro, trasladado al ámbito nacional, donde también la corrupción campea por sus fueros, mostraría la desconfianza hacia la clase política. La que llevó a Italia a desmantelar sus formaciones tradicionales y a Berlusconi al poder. En Cataluña viene de lejos. Ya Pasqual Maragall lanzó, en el hemiciclo catalán, la denuncia de un 3% de impuesto subterráneo sobre obra pública cuando gobernaba CiU. En estos últimos días, y ya antes, aquella requisitoria se volvió contra su propia formación, de la que hoy está, por otra parte, alejado. En la misma sesión se desdijo. Eran tiempos de oasis. La encrucijada o el problema de estas elecciones y la dispersión de voto podría afectar también a las nacionales. Si las grandes formaciones no cierran filas, se despojan de sus corazas y no hacen una buena limpieza que dé confianza a sus votantes, el multipartidismo puede resultar letal para el sistema. Como apuntó Rajoy, la obligación primera de cualquier gobernante, al margen de consolidar el sistema financiero, es luchar contra el maleficio del paro. No corren buenas noticias al respecto. Iberia o la Banca, además de los pequeños comercios y las industrias que bajan su persiana cada día, indican que nos acercamos ya a los seis millones. Cataluña ya no resulta tampoco la tierra prometida de antaño. Ni siquiera puede, como el País Vasco, alardear de mantener la extra navideña de sus funcionarios. Y en el próximo año se anuncian recortes de 4.000 millones. Todo ello contribuye a entender el fracaso de Mas como una compleja encrucijada y no sólo como lo que un periódico calificó de «batacazo». Lo fue, pero los problemas son mucho más hondos. Más incluso de lo que nos imaginamos observando la errática política de la Unión Europea en el interior y en el exterior. La próxima escena, las elecciones alemanas.

No opines, que no sabes
ANDRÉS FREIRE ABC Galicia 30 Noviembre 2012

A estas alturas, uno ha aprendido a temer las sentencias judiciales. Y no por la aparente injusticia de algunas. Tampoco por la afición de ciertos jueces por enmendar a los legisladores y convertirse en reformistas sociales. Lo verdaderamente temible es la voluntad dirigista, ordenancista y controladora que imbuye a toda nuestra judicatura.

Vean por qué razón el Tribunal Superior de Galicia ha tumbado el decreto del plurilingüismo de la Xunta: porque no solo pide la opinión de los padres, sino que ésta es vinculante. Y ello es dejación de poderes por parte de la administración.

La casta pedagógica ha saludado la decisión. ¿Acaso -nos explican- preguntamos a los progenitores por las asignaturas, los programas, los profesores? Por supuesto que no. En esta vida, podemos escoger casa, carrera, coche, dentista, cónyuge, ocio, equipo de fútbol. Incluso presidente de la Xunta. Pero en lo que se refiere a la educación de sus infantes, uno no puede hacer más que callarse y aguantar. Normalmente, los colegios están lejos de ser los desastres que la opinión publica. Pero en caso de que lo sean, o de que toque al niño de maestro un famoso inepto o desequilibrado, los padres han de aceptarlo con la misma resignación con que aceptan la fuerza inexorable del destino. Ya lo dicen los pedagogos: nada importa lo que piensen de la educación de sus hijos, que no son expertos.

Progresivamente, se expande más esta tenebrosa tendencia. Políticos, jueces, médicos, funcionarios sociales, planificadores de lenguas, correctores de opiniones, educadores se consideran con derecho a dirigir minuciosamente nuestras vidas de la cuna a la sepultura. Y nosotros aceptamos, cada vez más mansamente, esta lógica: los de arriba saben más; los de arriba saben mejor; el resto ha de obedecerles, que para eso vivimos en un país libre...

Lenguas autonómicas en el Senado. El PP no se aclara con el uso de los 'pinganillos'

EP www.vozpopuli.com  30 Noviembre 2012

Vuelven a rechazar el uso de los pinganillos en el Pleno del Senado, sin embargo, en el Congreso votaron en contra de que su eliminación.

El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, ha vuelto a rechazar el uso de las lenguas autonómicas en los Plenos del Senado, que requiere el recurso a la traducción simultánea mediante 'pinganillos', y ha añadido que espera que este asunto se discuta dentro de la ponencia creada para reformar las funciones de la Cámara.

"Estoy convencido de que en el marco de esa ponencia tendremos que discutir esta cuestión", ha dicho en declaraciones a TVE.

El portavoz ha explicado que en un parlamento en el que "todos" pueden comunicarse en una misma lengua "no tiene sentido" que se deba que recurrir a "ningún otro instrumento" para entenderse. Además, ha rechazado el argumento de que así se defiende mejor las lenguas autonómicas, porque a su juicio, es suficiente con poderlas emplear en la Comisión General de Comunidades Autónomas.

El Senado reformó la pasada legislatura su Reglamento para permitir a los parlamentarios emplear el euskera, el catalán, el gallego y el valenciano en el debate de las mociones en los Plenos. Esta novedad contó con el voto en contra del PP, que pese a tener ahora mayoría absoluta, no la ha empleado para dar marcha atrás. Hasta entonces, estas lenguas se podían emplear únicamente en la Comisión General de Comunidades Autónomas, en la que pueden participar además representantes de los gobiernos autonómicos.

El PP, sin embargo, votó en contra, hace pocos días -y por segunda vez-, a la propuesta presentada en el Congreso por UPyD para eliminar el uso de la traducción simultánea, que conlleva un coste reflejado en los Presupuestos Generales de 350.000 euros. De haber votado a favor, y dado que tienen mayoría absoluta, el uso del pinganillo hubiera desaparecido de la Cámara Alta.

El portavoz del grupo se ha referido también al trabajo de esta ponencia, que estudia desde hace meses cómo reformar las funciones del Senado. Ha asegurado que su grupo está abierto a discutir todas las propuestas, también el sistema de elección de senadores y la reducción del número de senadores, una tendencia en otros parlamentos que él comparte.

"Es un debate abierto en la sociedad española, debemos ir por ese camino en todas las cámaras. En el Parlamento gallego se ha planteado también, en otras cámaras igual y aquí también debemos hablar de ese tipo de cuestiones", ha añadido.

José Manuel Barreiro ha defendido el trabajo del Senado y su importancia en un sistema bicameral, de ahí el interés, ha dicho, en reformarlo y darle un papel más decisivo en el trámite parlamentario. "Por primera vez, hay un consenso de todos los grupos y vamos a avanzar desde ahí. Hay un compromiso firme de que una primera parte de este trabajo esté disponible al finalizar el primer período de sesiones del próximo ejercicio. Sería un fracaso si no somos capaces de abordar esa reforma para que en la parte territorial el Senado cumpla", ha dicho.

Lenguas autonómicas en el Senado: El PP no se aclara con el uso de los 'pinganillos'
EP  www.gaceta.es 30 Noviembre 2012

Vuelven a rechazar el uso de los pinganillos en el Pleno del Senado, sin embargo, en el Congreso votaron en contra de que su eliminación.

El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, ha vuelto a rechazar el uso de las lenguas autonómicas en los Plenos del Senado, que requiere el recurso a la traducción simultánea mediante 'pinganillos', y ha añadido que espera que este asunto se discuta dentro de la ponencia creada para reformar las funciones de la Cámara.

"Estoy convencido de que en el marco de esa ponencia tendremos que discutir esta cuestión", ha dicho en declaraciones a TVE.

El portavoz ha explicado que en un parlamento en el que "todos" pueden comunicarse en una misma lengua "no tiene sentido" que se deba que recurrir a "ningún otro instrumento" para entenderse. Además, ha rechazado el argumento de que así se defiende mejor las lenguas autonómicas, porque a su juicio, es suficiente con poderlas emplear en la Comisión General de Comunidades Autónomas.

El Senado reformó la pasada legislatura su Reglamento para permitir a los parlamentarios emplear el euskera, el catalán, el gallego y el valenciano en el debate de las mociones en los Plenos. Esta novedad contó con el voto en contra del PP, que pese a tener ahora mayoría absoluta, no la ha empleado para dar marcha atrás. Hasta entonces, estas lenguas se podían emplear únicamente en la Comisión General de Comunidades Autónomas, en la que pueden participar además representantes de los gobiernos autonómicos.

El PP, sin embargo, votó en contra, hace pocos días -y por segunda vez-, a la propuesta presentada en el Congreso por UPyD para eliminar el uso de la traducción simultánea, que conlleva un coste reflejado en los Presupuestos Generales de 350.000 euros. De haber votado a favor, y dado que tienen mayoría absoluta, el uso del pinganillo hubiera desaparecido de la Cámara Alta.

El portavoz del grupo se ha referido también al trabajo de esta ponencia, que estudia desde hace meses cómo reformar las funciones del Senado. Ha asegurado que su grupo está abierto a discutir todas las propuestas, también el sistema de elección de senadores y la reducción del número de senadores, una tendencia en otros parlamentos que él comparte.

"Es un debate abierto en la sociedad española, debemos ir por ese camino en todas las cámaras. En el Parlamento gallego se ha planteado también, en otras cámaras igual y aquí también debemos hablar de ese tipo de cuestiones", ha añadido.

José Manuel Barreiro ha defendido el trabajo del Senado y su importancia en un sistema bicameral, de ahí el interés, ha dicho, en reformarlo y darle un papel más decisivo en el trámite parlamentario. "Por primera vez, hay un consenso de todos los grupos y vamos a avanzar desde ahí. Hay un compromiso firme de que una primera parte de este trabajo esté disponible al finalizar el primer período de sesiones del próximo ejercicio. Sería un fracaso si no somos capaces de abordar esa reforma para que en la parte territorial el Senado cumpla", ha dicho.

El TSXG avala el equilibrio de gallego y castellano en el fallo al recurso de la RAG
El Tribunal Superior invalida los mismos puntos de la normativa plurilingüe que las sentencias previas: que los padres elijan idioma en Infantil y la libertad de uso en clase
El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha aceptado parcialmente el recurso interpuesto por la Real Academia Galega (RAG) contra el llamado decreto del plurilingüismo, anulando dos de sus artículos y con una conclusión similar al fallo sobre las denuncias de A Mesa, Queremos Galego y la CIG. La nueva sentencia del alto tribunal insiste, no obstante, en que el "equilibrio entre gallego y castellano en el sistema educativo gallego" está garantizado con la normativa
SELINA OTERO A CORUÑA La Opinion 30 Noviembre 2012

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) aclara a la Real Academia Galega (RAG) que el "equilibrio entre gallego y castellano en el sistema educativo gallego" está garantizado en el decreto del plurilingüismo que la Xunta aprobó y aplicó a principios de 2010. Así lo hace constar en la sentencia hecha pública ayer en la que el alto tribunal estima en parte el recurso presentado por la institución académica gallega contra la normativa lingüística puesta en marcha en la anterior legislatura y que modificaba el decreto del 50% como mínimo del Gobierno bipartito.

Al igual que en los tres fallos conocidos hasta el momento, de los recursos presentados por A Mesa pola Normalización Lingüística, la plataforma Queremos Galego y el sindicato CIG-Ensino, el TSXG invalida dos puntos del articulado: el carácter vinculante de la consulta a los padres en Infantil para elegir la lengua materna de los niños y la elección individual en clase para expresarse y escribir en cualquier idioma independientemente de la lengua en que se imparta dicha materia.

Son cuatro, hasta ahora, sentencias las conocidas y faltan otras cuatro por salir a la luz, que será cuando la Consellería de Educación decida si modifica los dos puntos cuestionados por el alto tribunal, solo uno o si cabe recurso de casación. Lo que sí adelantó el departamento educativo de la Xunta es que no derogará el decreto.

El TSXG aceptó parcialmente el recurso interpuesto por la RAG y, como en los anteriores, solo considera "contrarios a derecho" los puntos 5.2 y 12.3.
En el artículo 5.2 establece que la lengua materna predominante del alumnado será determinada por el centro educativo de acuerdo con una consulta realizada previamente. La sentencia cita el artículo 118 de la LOE 2/2006 para situar la sede de la corresponsabilidad de las familias en la educación de sus hijos "en los centros educativos" garantizando su intervención en sus órganos de gobierno mediante la participación. "Pero esto no puede dar pié a que la consulta a los familiares de los alumnos determine, con carácter vinculante, la lengua que se empleará en el aula", expresa la sentencia, que recuerda que el artículo 27.3 de la Constitución solo reconoce una esfera de elección de los padres "en caso de la formación religiosa y moral".

En cuanto al punto 12.3, que se refiere a que "en todas las áreas, materias o módulos" el alumnado "podrá utilizar en las manifestaciones oral y escrita la lengua oficial de su preferencia", la sentencia considera que "no resulta lógico que se otorgue dicha libertad al alumnado". Y aporta dos claves: el propio Tribunal Constitucional es contrario a que la lengua de la enseñanza esté condicionada por la libertad de opción de los interesados y "resulta contrario al fomento del uso progresivo del gallego en la enseñanza que, como mandato imperativo, contiene la Lei de Normalización Lingüística".

La Consellería de Educación considera que el fallo del TSXG sobre el recurso de la RAG al decreto del plurilingüismo supone un nuevo "aval" al equilibrio de lenguas plasmado en la norma, además de la introducción al inglés: "el fallo ratifica el proceso de aprobación del Decreto como correcta". El departamento autonómico destaca además que el TSXG cita la Ley Orgánica de Educación (LOE) para combinar las lenguas oficiales con una o varias lenguas extranjeras.

Galicia Otra sentencia judicial anula la consulta del idioma a los padres
El Tribunal Superior estima parte del recurso de la Real Academia
Elisa Álvarez. santiago / la voz 30 Noviembre 2012

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha dictado una nueva sentencia sobre el decreto del plurilingüismo prácticamente en los mismos términos que los tres dictámenes ya conocidos. La Real Academia Galega es otra de las entidades que presentaron recurso contra esta norma aprobada por el PP, y el TSXG estima parte de la demanda, anulando los mismos artículos, el 5.2 y el 12.3. El primero de ellos se refiere a la consulta vinculante a los padres de niños en educación infantil sobre la lengua a usar en el aula, y el fallo responde con los mismos argumentos, esgrimiendo que trasladar esta potestad a los padres vulnera la configuración del derecho fundamental de la educación.

El segundo artículo que anula el TSXG es el 12.3, que permite al alumno usar la lengua oficial que prefiera. En este caso, el tribunal ya alude a las sentencias recientes del 21 de noviembre para reiterar los mismos argumentos e invalidar el artículo. Primero, porque según la Lei de Normalización el gallego debe ser con carácter general el vehículo de comunicación en la enseñanza no universitaria. Si el alumno usa la lengua que quiera, y más aún el castellano en materias que se imparten en castellano, contradice esta legislación.

Segundo, porque la lengua no está condicionada a la libre elección del interesado; y tercero, porque resulta contrario al fomento del uso progresivo del gallego en la enseñanza.

La RAG estudia el fallo
La Real Academia Galega recibió en la tarde de ayer la sentencia y su propio presidente, Xosé Luís Méndez Ferrín, la analizaba tras conocerla. No obstante, explicó el secretario de la institución, Xosé Luís Axeitos, harán una valoración cuando la hayan estudiado con detalle, ya que pese a que el Tribunal Superior estima parte del recurso y anula dos de los artículos, «hai considerandos que poden ter unha certa importancia», explica Axeitos.

El fallo del TSXG es más extenso que el que se dio a conocer hace unos días, ya que la Real Academia incluyó en su argumentario otras demandas. Una de ellas es que esta entidad es un órgano asesor, empleando la expresión «funcións consultivas». Considera sin embargo el tribunal que estas funciones consultivas no deben entenderse como preceptivas y vinculantes, por lo que «non cabe confundir conveniencia con obrigatoriedade en sentido xurídico, en relación co trámite de audiencia», explica.

La Xunta reitera su aval
La Consellería de Educación insistió ayer en que la cuarta sentencia sobre el decreto del plurilingüismo constata la legalidad de este y respalda los principios inspiradores de la norma. «Ademais -añaden- o fallo non anula a consulta aos pais, senón que só invalida o seu carácter vinculante».

Respecto a los motivos de impugnación de carácter formal, el tribunal ratifica el proceso que se siguió para su aprobación al considerar que no hacen falta estudios previos. También se desestiman las demandas que afectan a los principios en los que se fundamenta el decreto.

A la espera de una decisión
Actualmente se conocen cuatro sentencias sobre el decreto y las cuatro han ido en la misma dirección. Son las dictadas a raíz de denuncias de la Real Academia Galega, Queremos Galego, CIG-Ensino y A Mesa pola Normalización. Faltan otras cuatro, cuyos dictámenes serán diferentes con bastante probabilidad. No en los recursos presentados por los sindicatos CC.OO. y STEG, pero sí en los de Galicia Bilingüe y la demanda conjunta de la Asociación Gallega para la Libertad de Idioma y la Mesa por la Libertad Lingüística.

Estos dos recursos caminan en otra dirección, al demandar que los niños sean escolarizados en su lengua materna en infantil e incluso en el primer ciclo de primaria, y no en la que resulte mayoritaria en el aula. De hecho, Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, preparaba el recurso ante el Supremo al no confiar en el fallo del tribunal gallego tras conocer las sentencias en contra de la consulta vinculante a los padres. La Xunta esperará a tener todas las sentencias «antes de tomar unha decisión ao respecto satisfactoria para todos os sectores implicados», afirma Educación.

A lingua materna predominante do alumnado será determinada polo centro educativo de acordo co resultado dunha pregunta que se efectuará aos pais, nais, titores/as ou representantes legais do alumno/a antes do comezo do curso escolar acerca da lingua materna do seu fillo ou filla.

En todas as áreas, materias ou módulos, agás nas sinaladas no parágrafo anterior e nas materias de lingua(s) estranxeira(s), o alumnado poderá utilizar nas manifestacións oral e escrita a lingua oficial da súa preferencia. Non obstante o anterior, procurarase que o alumnado utilice a lingua en que se imparte a área, materia ou módulo.

Los "jueces" liberticidas
Nota del Editor 30 Noviembre 2012

Por el simple y estúpido acto de haber aprobado una oposición, ai alguien no está de acuerdo en esta afirmación, que antes asista a cualquiera de estos "espectáculos" antes de criticar, estan por encima del bien y del mal
y pueden modelar el sentido común, los derechos humanos, el derecho natural y cualquier ley a su antojo, que siempre es el antojo de quienes les han
situado donde están y pueden situarles donde querrían estar.

Y que nadie venga a decirme que la ley no se puede modelar, pues tenemos en el tribunal constitucional numerosos ejemplos de ello, sin necesidad de reformarla, y ya no la conoce ni la madre que la parió.

Y para que conste, los jueces que ha participado en este atropello de los derechos humanos y constitucionales han sido:
ILMO.SR PRESIDENTE:
FERNANDO SEOANE PESQUEIRA
ILMOS.SRES.MAGISTRADOS:
JULIO CESAR DIAZ CASALES
JOSE RAMON CHAVES GARCIA

El TSJG niega que los padres puedan determinar la lengua materna de sus hijos
Núñez Feijóo tendrá que elegir: dar libertad de idioma o complacer a los nacionalistas
http://www.outono.net  30 Noviembre 2012

 (publicado el 23 Noviembre 2012)

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia emitió ayer una polémica sentencia que liquida los ya escasos márgenes de libertad de elección de idioma en las escuelas gallegas, concretamente en la educación infantil, que había dejado el Decreto aprobado por la Xunta en 2010, una norma con la que Alberto Núñez Feijóo se desdijo de las promesas electorales que hizo antes de llegar al poder, cuando aseguraba que establecería la libertad de idioma en las escuelas.

El Tribunal liquida el poco margen de libertad que había dejado el decreto de Feijóo
Según el TSJG, esa ya de por sí escasa parcela de libertad de idioma en la educación infantil resulta contraria “al fomento del uso progresivo del gallego en la enseñanza que, como mandato imperativo, se contiene en el artículo 13.2 de la LNL”. Se refiere el tribunal a la Ley de Nornalización Lingüística de 1983, cuyo Artículo 13 contiene dos puntos abiertamente contradictorios, como ha denunciado hoy Galicia Bilingüe:

1. Los niños tienen derecho a recibir la primera enseñanza en su lengua materna.
El Gobierno Gallego arbitrará las medidas necesarias para hacer efectivo este derecho.
2. Las autoridades educativas de la Comunidad Autónoma arbitrarán las medidas encaminadas a promover el uso progresivo del gallego en la enseñanza.

Según el TSJG son los políticos los que deben decidir la lengua materna de tus hijos
Tras citar el artículo 13.1 de la LNL que garantiza el derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua materna, el TSJG afirma que la determinación de esa lengua materna corresponde al gobierno gallego “sin posibilidad de intermediación ninguna de los familiares”. Es decir, que deben ser los políticos de la Xunta, a su libre antojo, quienes dispongan cuál es la lengua materna de un alumno, sin que los padres puedan decir ni pío. Una tomadura de pelo en toda regla. Obviamente, el TSJG ha emitido esta sentencia porque se puede apoyar en una legislación que da pie a estos disparates. La pelota ahora está en el tejado del legislador.

El PP tiene mayoría absoluta y podría garantizar la libertad de idioma si quisiera
El Partido Popular tiene mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados y en el Parlamento de Galicia. Si el PP quisiera, se podría reformar la legislación vigente para reconocer el derecho de las familias a la libertad lingüística en los colegios. Sólo hace falta voluntad política y un firme ánimo de anteponer los derechos de los padres y de los alumnos a las exigencias liberticidas de los nacionalistas, de los editores de libros de texto en gallego -que sólo velan por sus intereses empresariales- y de cierta parte del profesorado que antepone su ideología identitaria a los derechos de sus alumnos. No puede ser que en una Galicia supuestamente democrática se esté reproduciendo el modelo lingüístico del Apartheid sudafricano, en el que se despreciaba la lengua materna o de preferencia de los alumnos para imponerles la escolarización en afrikáans por simple y puro capricho ideológico de las autoridades de aquel régimen racista. No puede seguir mitiendo a los gallegos, diciendo que la libertad de idioma de escolarización es “segregar”, cuando esa libertad es justamente lo que estableció la Constitución de Sudáfrica de 1996 tras la caída del Apartheid. Ya está bien de mentiras.

Si Alberto Núñez Feijóo tiene voluntad de amparar los derechos de los gallegos, ya tengan por lengua habitual el gallego o el español, lo que debe hacer es promover las reformas legales necesarias para establecer y blindar ese derecho. Pero si Núñez Feijóo prefiere complacer a una ruidosa minoría nacionalista a costa de los derechos de todas las familias gallegas, sólo tiene que cruzarse de brazos mientras sucesivas sentencias siguen recortando nuestras libertades, que es lo que está pasando actualmente. Eso sí: si se cruza de brazos, luego que no se extrañe si en las próximas elecciones vuelve a perder votos como el pasado 21 de octubre.

Enlaces relacionados:
Galicia Bilingüe insta a la Xunta a aprobar de una vez una norma con rango de ley que garantice la libre elección de lengua. Comunicado de Galicia Bilingüe
Sentencia 01286/2012 del Tribunal Superior de Justicia de Galicia

Francia entrega a España a dos terroristas de ETA
Los miembros de ETA Beinat Aguinagalde Ugartemendia y Juan Luis Rubenach Roig, que están implicados en varios asesinatos terroristas, han sido trasladados hoy a España desde Francia por la Policía Nacional, ha informado la Dirección General de la Policía.
Madrid - Efe La Razón 30 Noviembre 2012

Aguingalde está acusado de participar en los asesinatos de Isaías Carrasco e Iñaki Uría, mientras que Rubenach lo está de participar en el atentado mortal contra el general del Ejército Justo Oreja.

Los dos etarras están reclamados por los Juzgados Centrales de Instrucción número 3 y 6 de la Audiencia Nacional, ante los que serán puestos a disposición.

Aguinagalde Ugartemendia, de 28 años y natural de Hernani (Guipúzcoa), fue detenido en febrero de 2010 en la localidad francesa de Cahan, en una operación conjunta con la policía francesa y la Guardia Civil.

Integrante del comando ASTI, es considerado responsable, entre otros atentados, de los asesinatos de Isaías Carrasco e Iñaki Uría.

Aguinagalde está reclamado por el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional por pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos con fines terroristas y depósito de armas.

Rubenach Roig, de 49 años y natural de Bilbao, detenido igualmente en Francia en el año 2003, formó parte del "comando Madrid" de ETA.

Se le considera autor del atentado con explosivos contra el general Justo Oreja Pedraza, cometido en el año 2001.

Rubenach está reclamado por el Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional por pertenencia a organización terrorista, asesinato y falsificación de documentos.
El traslado de los miembros de ETA ha sido llevado a cabo por agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Unidad de Cooperación Policial Internacional de la Comisaría General de Policía Judicial (INTERPOL).



Recortes de Prensa   Página Inicial