AGLI Recortes de Prensa    Jueves 6  Diciembre 2012

Legislar para evitar la ejecución de sentencias
EDITORIAL Libertad Digital 6 Diciembre 2012

Ya advertimos en su día de que era imposible respetar las "líneas rojas" en materia lingüística que Artur Mas había marcado a Rajoy y, a la vez, cumplir y hacer cumplir las leyes y sentencias que defienden el derecho a tener el español como lengua vehicular en la enseñanza.

El ministro Wert creyó, sin embargo, haber encontrado una solución de compromiso con su idea de hacer conciertos con colegios privados para que los niños catalanes o baleares también pudieran estudiar en español. Es evidente que esta ocurrencia del ministro de Educación, que nos retrotrae a los planes propios del Instituto Cervantes en su labor de divulgación del castellano fuera de nuestras fronteras, tampoco ha servido para evitar esas polémicas con los nacionalistas que tanto parecen preocupar al presidente del Gobierno. De hecho, tras los llamamientos a la desobediencia lanzados por Artur Mas y el plante de la consejera catalana de Educación, el ministro Wert ha querido recular en su ya acomplejada intención de garantizar por ley algo que la ley y las sentencias –se supone– ya garantizan y defienden: el derecho de los catalanes a estudiar en español.

Dejando al margen el bochornoso espectáculo que ha ofrecido el ministro, y con total independencia de cómo quiera denominar los cambios que ha hecho en el borrador tras las protestas de los nacionalistas, lo que es evidente es que, con ellos o sin ellos, el proyecto de reforma educativa, en lo que a materia lingüística se refiere, quedará igualmente en papel mojado mientras los gobernantes nacionalistas no lo quieran cumplir y el Gobierno central no obligue a su cumplimiento.

El borrador legislativo de Wert no venía ni viene a cubrir ningún vacío legal en defensa del castellano, sino a encubrir la renuencia del Gobierno de Rajoy a hacer cumplir tanto la ley como las sentencias que defienden estos derechos civiles elementales.

En este sentido, podemos y debemos denunciar la desfachatez del PSC y de los partidos nacionalistas, que aun han tenido la poca vergüenza de denunciar ante la UE el "asedio" que sufre el catalán. Pero esta desfachatez no deja de ser coherente con el victimismo al que nos tienen acostumbrados los firmes partidarios de la coactiva e inconstitucional inmersión lingüística. Lo que tenemos que entender es por qué si es el castellano, lengua materna de más de la mitad de los catalanes, la que está proscrita de la enseñanza no es el PP el que lleva a cabo este tipo de denuncia. Y la razón de ello es que el Gobierno de Rajoy es tan responsable como los nacionalistas de esta situación de facto.

No faltarán quienes aleguen con razón que, más allá de la cuestión de la lengua, la reforma educativa de Wert tiene aspectos dignos de aplauso, que se encaminan en la buena dirección, como es que el Estado decidirá el cien por cien del contenido de las asignaturas troncales. Pero en el pecado lleva Wert su penitencia, y no habrá nada en esa reforma de positivo mientras no se cumpla ni se haga cumplir.

Requiem por la Constitución.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 6 Diciembre 2012

Es realmente triste el que en el 34 aniversario de la Constitución, millones de españoles tengan que salir a la calle para defender la Unidad de España. Y aún es más triste comprobar que, como ha dicho Santiago Abascal, presidente de DENAES, "no se puede defender a España solo desde la derecha". Y tiene razón, porque el PP ni la defiende, ni se declara de derechas, sino de un inexistente "centro", cuyo camaleonismo con el otro gran partido de España, el PSOE, es total. También es triste el que la cobardía y el miedo al rechazo popular, mantengan las puertas del Congreso cerradas y las vallas de aislamiento como muro de contención, transformando la sede de la Soberanía Nacional en una especie de oficina privada de sus Señorías.

Es realmente triste pensar que al que intenta mantener y defender la Unidad de España, se le insulta y se le etiqueta de fascista, cuando no hay mayor actitud fascista que la que esos energúmenos practican a diario en sus comunidades, imponiendo la ley del terror y de la exclusión social. ¿Y quién defiende a estos ciudadanos de esta represión? Desde luego que el Gobierno, no y mucho menos los Gobiernos autonómicos. Así que no solo hemos de contribuir con nuestros impuestos a promover la secesión y la dictadura de los partidos nacionalistas, sino que además hemos de soportar la vergüenza de que el Gobierno, cuyos miembros juraron o prometieron defender la Constitución y los derechos de los españoles, se abstenga y ceda cobardemente al chantaje de los secesionistas.

Queda escasamente media hora para que las concentraciones en toda España sean una realidad, pero eso no basta. Nos podemos hartar de llenar plazas y calles y exigir Justicia. La respuesta siempre será la misma, esperar a que se apaguen los ecos de las voces y pasar página. La guerra de cifras de asistentes y las declaraciones o directamente el silencio, será el colofón a un vano intento de obtener pacíficamente una reacción de los poderes políticos. España necesita una reconversión profunda de todas sus Instituciones y de la estructura de las Administraciones y del Estado. Esta reconversión nunca podrá venir de quienes son los causantes del problema. Es necesaria una revolución que acabe con este estado de cosas y consiga una refundación nacional.

Hay mucho que ganar y cada día mucho menos que perder. Esta Constitución es una difunta y ya solo nos queda llorar por lo que pudo ser y no fue y enterrarla.

En el día de la Constitución
Luis de Velasco www.republica.com 6  Diciembre 2012

Vale la pena echar hoy un vistazo a la Constitución, ese texto tan invocado y tan escasas veces leído. Vamos allá.

Artículo1º.2. “La soberanía nacional reside en el pueblo español…” Clarísimo. Aquí no se habla por ejemplo del “pueblo catalán”, ese tan invocado por Mas y resto de nacionalistas para pedir “el derecho a decidir”. Si hay derecho a decidir, decidamos todos los españoles porque es ahí donde reside, indivisible, la soberanía nacional.

Articulo 3º.1.”El castellano es la lengua oficial del Estado. Todos los españoles tiene el deber de conocerla y el derecho a usarla”. ¿Existe ese derecho en Cataluña cuando se niega una y otra vez el derecho a la enseñanza en esa lengua “oficial”, se multa a quienes rotulan negocios en castellano y se desconocen por el propio gobierno de la Generalitat (esto incluye por ejemplo al PSC en el tripartito) las sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional? Allí se han inventado eso de la lengua “propia” con la que se pretende justificar todo. Todo ello mientras el gobierno de Madrid mira, desde hace treinta años, para otro lado. Ahora ya es demasiado tarde.

Articulo4º.2. “(Las banderas de las Comunidades Autónomas)… se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales”. Sin comentarios.

Artículo 6º. “Los partidos políticos…su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”. ¿De verdad?

Artículo 14. “Los españoles son iguales ante la ley…” ¿Alguien se lo cree?

Artículo 16.3. “Ninguna confesión tendrá carácter estatal.”Pero los grandes privilegios de la Iglesia Católica persisten y nadie se atreve a enfrentarlos.

Artículo 31. “Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica…”Cada vez más pisoteado en un país cada vez más desigual e injusto donde el expolio de unos pocos que aumentan sus riquezas y no pagan impuestos ni de lejos según su capacidad económica coexiste con la marginación y el empobrecimiento de capas crecientes de la población.

Artículo 35.1. “Todos los españoles tiene el deber de trabajar y el derecho al trabajo…”. Que se lo pregunten a cerca de seis millones de personas.

Artículo 56.3. “La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad.” Que cada uno saque la conclusión que quiera. ¿Es coherente en una democracia?

Articulo 138.2. “Las diferencias entre los Estatutos de las distintas CCAA no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales”. Entonces ¿qué hacemos con el País Vasco y Navarra?

Artículo 155.1.”Si una Comunidad Autónoma no cumpliese las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno…podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general”. ¿La última bala en la recámara? ¿Se atreverá algún gobierno de la nación a utilizarla?

Lo dicho y son sólo algunos artículos. La lectura de la Constitución da para mucho. A pesar de la necesidad de reforma del texto. Pero ese es otro asunto. Lo primero es cumplirla.

El dolor de España
José Luis González Quirós El Confidencial 6 Diciembre 2012

La duración de la crisis económica la ha convertido en una pesadilla, en una oscura amenaza que paraliza las energías necesarias para superarla. Pero no es necesario ser un lince para comprender que la crisis ha alcanzado entre nosotros una virulencia inaudita porque nos ha pillado en un momento de honda crisis política, que, a su vez, resulta de la coincidencia de dos factores extremadamente graves: el primero, un proceso muy serio y radical de deslegitimación del edificio constitucional; el segundo, un evidente anquilosamiento de las estructuras de representación, que se ha traducido en un enorme desprestigio de la clase política y en un proceso extremadamente agudo de distanciamiento entre los partidos y la sociedad a la que, se supone, representan.

Nos encontramos, por tanto, ante un escenario que requiere de medidas extraordinarias, de iniciativas de enorme alcance, y no se divisa por ninguna parte el liderazgo político capaz de proponerlas y de sacarnos del atolladero en el que corremos serio peligro de perecer. En lugar de percibir esa posibilidad de salvación, lo que tenemos es un Gobierno que parece creer que todo consiste en sacudir más los vacíos bolsillos del contribuyente, que se entrega a la improvisación y vive en el puro día a día para sorprendernos con medidas, ora estériles, ora disparatadas, como las tasas judiciales, para poner un ejemplo de lo primero, o el encargo a la educación privada de que se ocupe de los españoles a los que un Gobierno regional niega sus derechos a educarse en su lengua, que casualmente es la oficial en toda España, memorable ejemplo de lo segundo.

¿Cómo se puede tomar en serio a un Gobierno que pretende disimular el hecho de que se incumplen las leyes vigentes y las sentencias del Tribunal Supremo, inventando un procedimiento estrafalario para evitarse el mal trago de actuar en consecuencia? ¿Tiene alguien la menor duda de lo que se hará con la ingeniosa pirueta del ministro de Educación, visto lo que han hecho con leyes y sentencias? Nadie dice que sea fácil resolver la ecuación catalana, pero no es inevitable hacer el ridículo tratando de disimular lo que todo el mundo sabe: que el Gobierno ya no manda en Cataluña, y que, hasta que eso no cambie, no cesará el despropósito.

Es preciso ser un sectario cegado por el partidismo más necio para no comprender la urgencia de iniciar reformas de calado y hacerlo cuanto antes, una tarea a la que está obligado el actual partido mayoritario, pero que no podrá llevarse a cabo mientras el PSOE siga jugando irresponsablemente a llevar la contraria

Tratar nuestra crisis como un problema contable no está consiguiendo otra cosa que agravarla. Hay crisis económica, pero es imposible salir de ella mientras empezamos a ser un Estado fallido en el que la ley y el derecho tienen menos fuerza que una minúscula banda armada, o en el que un partido, o dos, dispuestos a ignorar la ley, con la pobre excusa de un sentimiento ciudadano, se cisquen en el orden jurídico sin que nadie utilice los legítimos medios del Estado para impedirlo. Que abunden los tontos dispuestos a considerar las debilidades estructurales de la democracia española como grandes éxitos no sirve para ocultar la naturaleza del mal, algo que hasta José Luis Rodríguez Zapatero parece ya dispuesto a reconocer.

Este sentimiento de desasosiego frente a la pasividad y la falta de iniciativa con la que, pese a existir una mayoría absoluta en el Parlamento, se afrontan nuestros problemas, se ha dejado traducir en las declaraciones de José María Aznar comentando sus memorias. Que un político tan cauto como el expresidente afirme que sufre observando a España, acuse de deslealtad a los nacionalistas, lamente que algún criminal notorio haya recibido trato señoril o reconozca que la política no resulta hoy atractiva para la gente capaz, es un síntoma inequívoco de que las cosas están realmente muy mal.

Imagino que Aznar ha tenido que vencer muchas resistencias para decir públicamente cosas tan graves, pero no ha hecho otra cosa que reconocer lo que mucha gente, y muy en especial los votantes del PP, dicen en todas partes, a hora y a deshora, con la profunda melancolía que da la sospecha de que las cosas puedan no tener ya remedio. No es así, sin embargo, pero nada se va a arreglar con el mero paso del tiempo, con un equívoco rescate, o mirando para otra parte como si la unidad política de la Nación no estuviese seriamente amenazada, ignorando que la Constitución necesita un rejuvenecimiento, y que hacen falta propuestas que garanticen soluciones, y más pronto que tarde.

Es preciso ser un sectario cegado por el partidismo más necio, tanto hacia la izquierda como hacia la derecha, para no comprender la necesidad y la urgencia de iniciar reformas de calado y hacerlo cuanto antes, una tarea a la que está obligado el actual partido mayoritario, pero que no podrá llevarse a cabo mientras el PSOE siga jugando irresponsablemente a llevar la contraria, renunciando a construir una nueva mayoría capaz de aprender de sus propios errores, como acaba de recordarles alguien del que no tienen ningún motivo para sospechar ni de traición ni de liviandad. Aznar dice confiar en que saldremos de esta, y eso es exactamente lo que todos esperamos, pero no así.
*José Luis González Quirós es analista político

La Constitución, ese zombi
EDITORIAL www.gaceta.es 6 Diciembre 2012

Se conmemora hoy el Día de la Constitución. Los actos oficiales de hoy parecerán, de hecho, actos fúnebres en celebración del 34 aniversario de un difunto. No somos los únicos en extender este triste certificado: nada menos que uno de los ponentes constitucionales supérstites llamaba hace muy pocas fechas a practicar urgentemente maniobras de resucitación sobre un texto maltratado, cuyos preceptos ya empiezan a despedir el hedor característico de los cadáveres. Muchos han sido los golpes que ha recibido en estos años la Constitución, pero dos de ellos, mortales de necesidad, sobresalen por deméritos propios: uno es la transformación de nuestra democracia en una partitocracia invulnerable y asfixiante, puerta y amparo de toda corrupción y secuestradora de todo control social del poder, gracias a la neutralización metódica de los instrumentos de control que la Carta Magna diseña: el Parlamento, el Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, la dinámica electoral, son instituciones que los partidos han conducido a un progresivo estado de putrefacción, y ya no sirven para la función que fue su razón de ser. El otro golpe letal ha sido la falsificación del Título VIII, que establece una organización territorial del Estado concebida al servicio de “la indisoluble unidad de la nación española” que da fundamento a la Constitución, y que desde el primer día los nacionalistas han venido usando (y en ello siguen) como palanca para la disgregación y la ruptura.

De los rasgos característicos de una democracia quedan vestigios que la recuerdan formalmente, pero la realidad es que los partidos carecen de democracia interna, los aspirantes a ser elegidos por el pueblo sólo miran al que confecciona las listas, el Parlamento es la vestidura carísima de los que obedecen a los partidos, la Administración de Justicia es cada vez más inasequible para las clases modestas, los medios de comunicación sobreviven gracias al unto de los Gobiernos (a su vez titulares legales, pero ilegítimos, de radios y televisiones), los jueces son independientes mientras no quieran ascender, hay jueces y magistrados por turnos de designación política de facto, se incumplen abierta e impunemente muchas veces las leyes y las sentencias. A qué seguir.

Corregir esta deriva suicida es difícil, arriesgado y trabajoso. Hacen falta políticos con fuste de estadistas; no cabe esperar gran cosa si sólo contamos con probos contables y eficaces recaudadores que sólo piensan en la crisis.

El derecho [a recibir la enseñanza también en castellano] no se está garantizando en Cataluña
Redacción www.vozbcn.com 6 Diciembre 2012

Montserrat Gomendio Kindelan, secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, durante una entrevista realizada este martes en La Noche en 24 Horas de TVE:

“¿Por qué entrar en este punto [del régimen lingüístico educativo]? Hay una serie de sentencias reiteradas que dejan claro que ese derecho [a recibir la enseñanza también en castellano] no se está garantizando en Cataluña y que, por lo tanto, no entendemos que se deba obviar. [...] No por ello [porque los nacionalistas lo utilicen de forma victimista] vamos a dejar de velar por el derecho de las familias que quieran que sus hijos utilicen el castellano como lengua vehicular.

[...] La Alta Inspección [educativa] cumple una función muy importante, pero básicamente lo que hace es identificar los problemas. No tiene los mecanismos para solucionarlos. Y, de ahí, que hayamos tenido que buscar un mecanismo para intentar solucionar aquellos casos extremos donde no se garantice el derecho de los padres a que sus hijos utilicen el castellano como lengua vehicular.

Lo que yo creo que es una distorsión de este tema es que cuando ha habido sentencias, tanto del Tribunal Constitucional (TC) como del Tribunal Supremo (TS), y por parte de la Consejería de Enseñanza de Cataluña se ha dicho abiertamente en los medios que no se iban a acatar, a todo el mundo le parece aceptable que esta sea la situación en Cataluña. Y, sin embargo, cuando se hace desde el Ministerio una reforma educativa y, simplemente, se recoge la jurisprudencia de esas sentencias del TC y del TS, se interpreta como un desafío, como una amenaza, como una invasión de competencias. Yo, sinceramente, no lo veo así. Creo que estamos distorsionando la percepción de la situación, y es el deber del Estado garantizar que se va a velar por el derecho de todos los ciudadanos, y en este caso, a que en el ámbito educativo la lengua vehicular [también] sea el castellano”.

Wert tiene razón
Editorial ABC 6 Diciembre 2012

No hay ataque alguno al bilingüismo en Cataluña. Sólo está en riesgo el plan del nacionalismo para utilizar el sistema público de enseñanza en Cataluña como un semillero de nacionalistas

LA difusión del proyecto de reforma educativa preparado por el Ministerio de Educación ha actuado como un elemento reactivo que ha provocado la erupción del sectarismo más rancio de la izquierda y del nacionalismo. Una y otro no se cuestionan la calidad del modelo de educación en España, puesta de manifiesto en los mediocres resultados de las evaluaciones que hace la OCDE en los informes PISA. A la izquierda y al nacionalismo les ha bastado que el sistema educativo estuviera orientado a servir sus estrategias intervencionistas, restrictivas de la libertad de elección y de intromisión en el aprendizaje de valores éticos de los alumnos, en el caso del PSOE; impositivas del monolingüismo, en el caso del nacionalismo catalán. Con manifiesta temeridad, Pérez Rubalcaba ha dicho de la reforma educativa del Gobierno del PP que «se sitúa en las antípodas de los sistemas europeos», algo improbable, cuando lo que nos ha situado lejos de Europa -y de los países más desarrollados- en materia educativa ha sido el sistema de enseñanza regulado por leyes socialistas. La izquierda ha vuelto a sacar su anticlericalismo trasnochado, viendo la mano de la Iglesia en la supresión de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El simplismo del discurso socialista es preocupante, sobre todo ante la gravedad del problema de la educación en España, pero es evidente su incapacidad para ver más allá de la obra de ingeniería social que siempre han pretendido ejecutar los socialistas con su modelo educativo.

El nacionalismo catalán no se ha quedado atrás en la reacción y, con sobredosis de narcisismo -tan propio de los nacionalistas-, dice que la reforma del Gobierno «está dedicada a Cataluña». Esta reacción demuestra hasta qué punto es necesario implantar en el sistema educativo español un modelo basado en la transferencia de conocimientos, que lo libere de las servidumbres políticas creadas por el nacionalismo catalán. Su llamamiento a la visceralidad contra la reforma es propia de un régimen totalitario, en el que no fallan ni los equipos de fútbol, y anuncia explícitamente una política de insumisión contra la futura ley, como hasta ahora lo está siendo contra las sentencias firmes del Tribunal Supremo. No hay ataque alguno al bilingüismo en Cataluña. La mera lectura del anteproyecto de ley lo demuestra. Sólo está en riesgo el plan del nacionalismo para utilizar el sistema público de enseñanza en Cataluña como un semillero de nacionalistas, en el que se estigmatiza a quien quiere que sus hijos aprendan en castellano tanto como en catalán.

El ataque del bilingüismo
Nota del Editor  6 Diciembre 2012

Despues de tantos años, los españloes siguen sin ver las ramas, solo miran a las hojas, creen que el bilingüismo es algo estupendo, sobre todo si no son ellos los que tienen que inyectar a sus hijos.

Es muy caritativo decir que quienen viven en una región con lengua regional, quieran o no, deben o deberían conocerla por respeto a quienes la conocen, sin darse cuenta de que su opinión, carente de todo atisbo de racionalidad, perjudica gravemente a los español hablantes que tienen que tener alguna relación con estas regiones y que ven sometidos a sus hijos a la inmersión lingüística en elmejor de los casos, en el peor al despojo de su lengua materna.

Cualquier español con algo de sentido común debería pensar en lo que podría ocurrirle de tener que ir a alguna de estas regiones, trabajar allí siendo un excluído social y político por no saber la lengua regional, llevar a sus hijos al colegio para que les sea inoculada la lengua regional y aprendan algo de lengua española, circular por sus carreteras y calles esperando que salgan los mensajes de alerta en español y poniendo su vida en peligro.

Ahora piensan que con más leyes las cosas van a mejora, nada mas falso. Ya hay demasiadas leyes, inclumplidas, y peor aún, la constitución laminada por el propio tribunal constitucional, y no terminan aquí todos los disparates, ahora se oficializa el "bilingüismo" obligatorio. No se pueden hacer mas estupideces en contra de España y de los españoles.

Abascal: "Donde España se ha retirado, la libertad ha desaparecido"
"Donde España se ha retirado, la libertad ha desaparecido"
 Libertad Digital 6 Diciembre 2012

Santiago Abascal ha dicho a los ciudadanos congregados en la plaza de Colón que han venido a "defender un valor que atesoramos hace siglos, la unidad española". "Hace meses se nos caricaturizaba como los del España se rompe, nos llamaban agoreros, fatalistas. Ojalá hubieran tenido razón. Por desgracia ya nadie puede reírse, porque ya llaman a la puerta los que quieren romper España".

Santiago Abasca, presidente de DENAES

Compatriotas:  ¡ESPAÑA, SOMOS TODOS!

Formamos parte de una Gran Nación.

Habéis respondido al llamamiento de la Fundación para la Defensa De La Nación Española. GRACIAS
Es un orgullo ver ondear nuestra bandera. Miles de nuestras banderas.
Es un orgullo estar junto a vosotros hoy y aquí. En el inicio de algo grande.
Dijo Unamuno, y yo quiero y puedo repetirlo hoy: "Yo soy vasco y, por eso, doblemente español" Y por eso me permito la licencia de comenzar hoy una proclama de 1808: La de los vascongados a los demás españoles, en el contexto de la Guerra de la Independecia, para -reformulada- dirigírosla hoy a todos vosotros. Así decía entonces los vascongados: "Españoles; Somos hermanos, un mismo espíritu nos anima a todos.

Aragoneses, Valencianos, Andaluces, Gallegos, Leoneses, Castellanos, (catalanes) todos nombres preciosos y de dulce recuerdo para España, olvidad por un momento estos mismos nombres de eterna memoria, y no os llaméis sino Españoles"

Amigos:  Hemos venido hasta aquí para defendernos. Para defender un valor que atesoramos desde hace siglos y que nos ha sido legado: la unidad de la Nación Española.

Hace pocos meses aun se nos caricaturizaba a todos nosotros, -a todos vosotros-, como "los del España se rompe." Nos llamaban agoreros, nos llamaban fatalistas. Ojalá hubieran tenido razón. Pues bien, ya nadie puede reírse, ya nadie puede hacer chanzas, porque ya están llamando a la puerta los que quieren romper España.

Ahora ya no se puede discutir si el peligro para la unidad de España es de mayor o menor gravedad, porque sabemos que es gravísimo.

Sin embargo, muchos españoles de buena voluntad, -por pereza, por educación, por ceguera o por el deseo de esquivar disputas- aun no le dan a este órdago, -que está sobre la mesa-, la importancia que tiene, ni se dan cuenta de sus consecuencias.

Algunos –incluso- infravaloran la capacidad disolvente y dañina del secesionismo, lo que es -a todas luces-,incomprensible, porque los adversarios de la unidad están bien organizados y son muy visibles desde hace décadas.

Están bien financiados con nuestros propios impuestos, asistidos por la poderosa arma de la educación, una educación adoctrinadora, y una doctrina falseada, que no han dudado en usar contra España, contra su realidad histórica, contra su democracia, y contra su proyecto común.

Disfrutan sin disimulo de los potentes altavoces que les dan "los medios de comunicación del editorial único", herramienta indispensable de ese régimen que se ha sublevado contra España.

Otros españoles bienintencionados, -por cansancio, por hartazgo-, han caído en la trampa de los separatistas; ¡Cuántas veces no hemos oído! , cada vez con mayor insistencia (incluso entre nuestros propios amigos) esa frase fatal y derrotista: "¡que se vayan, que les den la independencia!" Si precisamente los nacionalistas quieren imposibilitar los afectos entre los españoles, borrándolos de un plumazo. No caigamos en su provocación permanente. No nos permitamos entrar en su juego. ¿cómo ibamos a permitir eso? ¿Cómo vamos a aceptar que se vayan solo por no oir a los cabecillas separatistas? ¡Mirad este árbol ¡, símbolo de DENAES, en cuyo tronco se representa a España y en sus ramas a las regiones. Si la rama se separa del árbol, el tronco sufre. Pero la rama muere.
Y nosotros no queremos eso. Porque nosotros amamos a Cataluña y al País Vasco precisamente porque amamos a España.
Y queremos a nuestros compatriotas catalanes y vascos, y nunca nos permitiremos abandonar a esos compatriotas a su suerte. Menos aun a los más débiles; aquellos que están siendo discriminados por el nacionalismo.
Porque donde España se ha retirado, la libertad ha desaparecido. ! No debemos retroceder!! –– Conocemos nuestras debilidades. Y también las de los enemigos de la unidad. Pero igualemente conocemos algo que es mucho más importante: nuestra fortaleza.  Nuestra gran fuerza. La solidez de la Nación Española.

España constituye una poderosísima tela de araña de afectos, interrelaciones, y ligazones de todo tipo. España está mucho más unida de lo que parece, y de lo que les gustaría a los separatistas.
España no se rompe, ni se romperá, gracias a la fortaleza de la idea de España y gracias a la fortaleza de su realidad histórica.

Y España no se rompe ni se romperá, por los que estamos aquí, decididos a defenderla. La pretensión de separar al País Vasco y a Cataluña de su matriz española no es como coser y cantar. España no es una realidad cogida con alfileres. España no es un mito. España no es una cáscara. España no es una entelequia. España no es una fantasmagoría como esas nacioncitas inventadas. Ni una superestructura.

ESPAÑA ES UNA GRAN NACIÓN. La unidad de nuestra Patria se mantiene y se mantendrá por esa solidez muchas veces centenaria, y no sólo porque lo digan unas leyes. Y por eso, no se romperá porque un puñado de españoles hayan elegido el fracasado camino de traicionarse a sí mismos. Nuestras fronteras llevan siendo esencialmente las mismas desde hace 500 años Somos el país más estable de Europa. España es una Nación muy definida y muy formada. Y eso no es por casualidad. Es porque lo común EXISTE. Además de lo particular, existe el elemento común.

Hay una historia común, una bandera común, un himno común, hay una lengua común. Y hay unos sentidos y sinceros afectos mutuos entre los españoles..... y todo ello es precisamente lo que los nacionalistas quieren borrar y sustituir. Pero, -aunque conozcamos esa gran fortaleza de la Nación Española-, no podemos dormirnos en los laureles. Nosotros estamos aquí porque somos conscientes de la gravedad de la situación para la convivencia nacional. Y porque no nos llamamos a engaños sobre las intenciones separatistas declaradas, de los que han elegido el penoso camino de ser enemigos de España, de la legalidad, y de la libertad de sus hombres y mujeres.

Y porque queremos seguir mirándonos al espejo cada mañana y que éste no nos devuelva la imagen de la cobardía, de la impotencia, y del desistimiento. Queremos vernos en ese reflejo -y queremos sentirnos- reconocidos en los mejores valores que hicieron grande, admirada y envidiada a nuestra nación: la unidad, el honor, la universalidad, la lealtad, la honra, la gallardía, la humildad, la solidaridad, la hermandad humana. Queremos ser merecedores de llevar el título de españoles, como un timbre de honor, PUES NO OTRA COSA QUE UN HONOR ES SER ESPAÑOL.

Y es por eso que no vamos a tolerar que la unidad de España se precipite por el sumidero de la Historia. Al menos no lo vamos a tolerar mansamente, y sin ofrecer resistencia, sentados en nuestros sofás, viendo el televisor. Dejar de luchar no es propio de españoles. Rendirse no es una opción. Rendirse no es la opción de un pueblo por cuyas venas corre la sangre de Blas de Lezo; de Churruca; de los Héroes del 2 de Mayo, Daoíz y Velarde; de Jaime I el Conquistador, o de Juan Sebastián Elcano Rendirse no fue nunca la opción de un pueblo que recobró su territorio tras siglos de pérdida, de un pueblo cuyos vástagos abrieron camino de un confín al otro del un mar ignoto en la mayor aportación de España a la Historia Universal.

DE UN PUEBLO CUYO IMPERIO NUNCA VIERON JUNTOS NI GRECIA NI ROMA. De un pueblo que peleó con uñas y dientes, y que derrotó al invicto Napoleón. Rendirse no es la opción de un pueblo que proclamó en el Cádiz SITIADO POR EL MÁS GRANDE EJÉRCITO DE LA ÉPOCA, que la Nación Española no es patrimonio de ninguna persona, de ningún familia; y de un pueblo que con audacia impulsó la andadura de la España Constitucional, siempre mirando a la hermana Hispanoamérica y apelando a los españoles de ambos hemisferios. Rendirse no es la opción de un pueblo que en 1978 supo abrazarse en un gran acuerdo nacional, y supo mirar –con generosidad- por encima de sus querellas intestinas, tratando de cerrar las heridas de una cruenta Guerra Civil. Rendirse no es una seña de la identidad que hayamos heredados.

Ahora tampoco podemos rendirnos ante unos compatriotas equivocados y presos de un auto-odio tan incomprensible como desgarrador, para nostros y para ellos mismos. Hasta ahora no les hemos combatido, ni les hemos hecho frente como merecían a esos dirigentes nacionalistas, responsables de haber llevado a su pueblo -confundido y atónito- a una situación imposible, y de haber iniciado un camino que va a ninguna parte. Al contrario, durante décadas hemos hecho todo lo posible por integrarles en el proyecto común de España. Lo hemos hecho hasta la extenuación, y sólo hemos recibido su desprecio y su deslealtad. No se puede integrar a los separatistas; por una razón muy simple: ¡No se puede integrar a quien no quiere ser integrado! Desde hoy, no vamos a dimitir de nuestras responsabilidades. Desde hoy no vamos a defraudarnos a nosotros mismos.

Y por eso lanzamos un mensaje nítido a los a los dirigentes nacionalistas: La Nación Española, -el territorio español-, es de todos los españoles sin distinción alguna. Cataluña no es solo de los catalanes. Pertenece a todos los españoles. Del mismo modo que Galicia no es sólo de los gallegos. Pertenece a todos los españoles, entre ellos también a los catalanes y a los vascos. Porque; España, Somos Todos. Nosotros no somos nacionalistas españoles. Un nacionalista odia a otras naciones que considera enemigas. Nosotros amamos a España, y España es sinónimo de universalidad. Lo hemos demostrado en nuestra Historia. Además el nacionalismo fraccionario busca crear una Nación despedazando otra. España no necesita eso porque ya es una Nación. Los separatistas son nacionalistas.

Nosotros somos, sencillamente, españoles. Y como tales. Somos poseedores de una herencia excepcional. Tenemos la obligación de preservar esa herencia; y tenemos el reto de engrandecerla, para entregársela intacta a las generaciones del futuro, que tienen a su vez la esperanza legítima de recibir mejorado ese legado extraordinario que se llama España. EL SEPARATISMO HOY Pero hoy el separatismo egoísta, de vuelo corto, y de minúsculo proyecto, quiere destruir ese legado; quiere terminar con nuestra unidad y con nuestra universalidad. No hay derecho. No hay ningún derecho, de ninguna clase, a hacer lo que están haciendo con España, y lo que nos están haciendo a los españoles.

Los separatistas apelan constantemente a sus sentimientos; PUES BIEN, NO SON LOS ÚNICOS. También los españoles que amamos a toda España por igual, que apostamos por la solidaridad y la concordia, -también esos españoles- tenemos sentimientos, además de poderosas razones, y elevados ideales, de los que carecen aquellos que sólo buscan la ruptura y la división. No hay derecho a que millones de compatriotas se vean obligados a asistir con estupor, incluso con angustia, a este espectáculo lamentable en el que algunos han convertido el odio a España en una profesión. A un estado de cosas esperpéntico en el que algunos pretender ejercer un inexistente derecho de llevarse por separado una parte de la herencia A una farsa inaceptable en la que algunos, -haciendo de su capa un sayo-, se enseñorean frente a jueces, leyes y constituciones

Pero somos muchos los ciudadanos que decimos que hasta aquí hemos llegado: -Que exigimos que se cumplan las leyes o, -si no-, que se cambien. -que exigimos que los separatistas no ataquen impunemente las libertades y la igualdad ciudadana. -que queremos que nuestra unidad sea preservada como sea necesario. -y que vamos dejarnos la piel en el noble propósito de restaurar los afectos entre los españoles. ––– Vivimos tiempos de zozobra e incertidumbre por muchas razones. La crisis económica precipita y hace más dañino el desafío secesionista de los quieren expoliar el legado de los ciudadanos de España. Sin embargo, de la crisis económica saldremos adelante. Tarde o temprano. Mejor o peor. Pero saldremos. Porque la crisis material es reversible. Pero de una crisis nacional, -que acarree la ruptura de la Nación y la hipotética secesión de Cataluña o del País Vasco-, nos arrepentiríamos para siempre, y la lamentarían los hijos de nuestros hijos. Por eso no lo vamos a tolerar. Porque puede ser irreversible.

Tenemos la necesidad de estar unidos. Tenemos la obligación, y la responsabilidad patriótica, desafío. Es verdad que hoy los españoles tenemos muchas diferencias...pero ¿cuando no las tuvimos? ¿Acaso no ha sido esa otra de nuestras señas de identidad? Pero hoy, esas legítimas diferencias deben ser aparcadas, para defender España todos juntos. Para defender la unidad nacional. Porque... Los del norte y los del sur Los del este y los del oeste Los de la izquierda y los de la derecha. Los que quieren reformar la Constitución y los que no. Los que viven holgadamente, y los que sobreviven con dificultades. Todos, -sin distinción alguna-, tenemos que preservar aquello que nos une y que nos permite vivir en paz, en libertad, y en democracia. Porque, como dijo Azaña: "sin Patria, ni hay Republica ni hay Monarquía" Y añadimos hoy que sin Nación, Constitución.

Necesitamos la unidad. Unidos somos más fuertes. Unidos somos mejores. Ningún español por separado es mejor que todos los españoles juntos. Por todo eso estamos hoy aquí; en este acto de apología del valor de la unidad. Porque la unidad de España es moralmente superior a la secesión; del mismo modo que la solidaridad es virtuosa frente la mezquindad del egoísmo, y del mismo modo que la concordia es preferible a la discordia y a la ruptura. España representa todos esos valores y muchos otros. España es mucho más que una palabra. España es mucho más que una vieja Historia. España es una sólida trama de afectos. España es libertad. España es igualdad ciudadana. España es solidaridad. España es universalidad. España es pluralidad. Pluralidad que sólo puede existir en la unidad.

ESPAÑA ES SÓLO UNA Vosotros representáis esos valores....los lleváis en la sangre....los portáis en vuestra cultura. Ser español no es unicamente un modo de ser; es un modo de estar en el mundo. DERECHO A DECIDIR Por desgracia no todos los españoles lo creen como nosotros lo hacemos. Algunos de nuestros conciudadanos, -profundamente malintencionados o simplemente errados-, se han convertido en los adalides de los contravalores de España, en los portavoces de taifas liberticidas, en los portaestandartes del privilegio y de la desigualdad, en orgullosos y descarados partidarios del egoísmo, en propagadores de la discordia y de la mentira, en enemigos de la universalidad. Y ahora vocean: Que España no existe, Que España les roba, Y que ellos solos tienen derecho a decidir. ! Mienten!! Al afirmar eso, expolian a los españoles de un patrimonio que les propio e irrenunciable

Y mienten porque TODOS tenemos DERECHO A DECIDIR. Porque la soberanía nacional corresponde al pueblo español en su totalidad sin posibilidad de ser fragmentada. Todos juntos, -y de ninguna manera ellos solos-, tenemos derecho a decidir. Y no sólo eso. Como Nación Histórica llevamos ejerciendo ese derecho a decidir desde hace 500 años; y como Nación política, a través del sufragio, desde 1812; y en democracia desde 1978; para que ahora algunos pretendan tirarlo por la borda en el plebiscito ilegal de un domingo cualquiera. Tal pretensión constituye una inmensa frivolidad, además una deslealtad incalculable con todos los ciudadanos españoles.

Estamos cansados de su deslealtad y de su mentira. Pero también... Estamos resueltos a que España siga surcando la Historia, y a que lo haga triunfante, victoriosa, y unida. A que sea una Nación de ciudadanos libres e iguales; y no de vasallos serviles. Y a que ocupe el sitio y el lugar de honor que le corresponde en el concierto de las Naciones. Para lograr eso sabemos que nuestros gobernantes se verán obligados a decir basta a los separatistas y a actuar con determinación y con firmeza desconocidas en décadas. Y estamos persuadidos de que el pueblo español sabrá comprender, -e incluso aplaudir-, esa determinación. Amigos; No os hemos pedido que vengáis a esta Plaza para desahogarnos, para hacer terapia, o para lanzar cuatro consignas. Ni siquiera para dar respuesta a otras movilizaciones a favor de la ruptura.

Os hemos convocado a una gran tarea de reconstrucción de España. A una tarea de restauración de su unidad, de defensa de las libertades, de defensa del cumplimiento de la Ley fundamental. Y os convocamos para que os dejéis la piel en la recuperación de los afectos entre los españoles. Os convocamos para dejar de lado nuestras diferencias. Para renunciar a los ajustes de cuentas. Os convocamos para mirar al horizonte, y para que, entre todos, construyamos un proyecto de España, en el que se abracen todos los españoles. Y os hemos llamado para que os pongáis al frente, a la cabeza, para que seáis la vanguardia del resurgimiento de la sociedad civil española. No tenemos excusa. Se lo debemos a nuestros padres. Se lo debemos a nuestros hijos. Nos lo debemos a nosotros. Vamos a hacer Historia. Compatriotas: Uno a uno, todos somos mortales, pero juntos somos eternos. !!Viva España!!

Constitución, nación y nacionalismos
José María Marco  La Razón 6 Diciembre 2012

Las constituciones son instrumentos legales y políticos que sirven para garantizar los derechos, diseñar la forma política y las instituciones del Estado, así como las relaciones entre ellas. Además, las constituciones tienen siempre algo de fundacional, y la nuestra de 1978 cumple con esta vocación. Por eso la Constitución establece en el Artículo 1.2 que «la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado». La Constitución aclara así el principio de unidad e indivisibilidad de la soberanía. Ésta reside en el conjunto del pueblo español y no en los territorios que componen España ni en sus habitantes. Cualquier intento de romper esa soberanía es por tanto ilegal, contraria a la letra y al espíritu de la Constitución. Por otro lado, la nación que funda la Constitución española de 1978 no es una nación nueva. España, la nación española, existía mucho antes: desde 1812 como nación moderna y de ciudadanos; desde los Reyes Católicos como nación política, y desde siglos y siglos antes como unidad cultural y como horizonte vigente de convivencia. La naturaleza política de esa España, que sigue siendo la nuestra, ha sido siempre plural porque –gracias a Dios– en España no han existido de forma duradera pulsiones jacobinas que en otros países acabaron con la diversidad cultural, lingüística y política. Por eso la Constitución de 1978 diseñó unas instituciones fieles a esa tradición, llamada a veces «compuesta» (es decir, no centralizada). Así es como la Constitución abrió el paso a un proceso de reparto de competencias que ha dado lugar a uno de los sistemas políticos más descentralizados del mundo.

Más aún, la Constitución de 1978 incorporó el principio de las diversas «nacionalidades y regiones» en «una patria común e indivisible» (Art. 2), que es la de todos los españoles. Sin duda que los redactores de la Constitución no pensaban que esto acabaría con las tensiones nacionalistas propias de nuestro país desde los últimos años del siglo XIX. Lo que sí quisieron, en cambio, fue dar a los partidos políticos una oportunidad: la de superar cualquier sueño de construir una nueva nación, porque a partir de ahí la española –la de todos– resulta garante de la diversidad que la constituye. Es así como la Constitución garantiza al mismo tiempo la perduración de las diversas formas de ser español y su coexistencia sin exclusiones. En otras palabras, se puede seguir siendo catalán en Jaén y se puede hablar castellano en Girona sin que eso signifique que se sea menos español o menos catalán.

Por desgracia, el equilibrio establecido por la Constitución de 1978 no se ha respetado del todo. El proceso debía ser de restauración de una identidad compleja y de descentralización política. Lo ha sido en buena medida, pero también ha habido intentos de creación de nuevas naciones (con el nacionalismo), y un proyecto sumamente confuso (propio de la izquierda) en el que la lealtad a la nación es algo instrumental, en vez de ser, como ocurre en todos los partidos socialdemócratas europeos, un principio básico e indiscutible. Así que se oyen muchas propuestas para reformar la Constitución, aunque todos saben que ningún texto constitucional será nunca capaz de satisfacer estas aspiraciones: ni la de los nacionalistas, ni la de un socialismo que no acaba nunca de definir cuál es el proyecto nacional que quiere para España.

A diferencia de la nación siempre por construir de los nacionalistas, y de casi todos los socialistas, la nación española tiene muchos siglos de existencia. La Constitución fija su forma política, que nos sigue abriendo a todos la oportunidad de convivir en paz y en libertad.

El editorial censurado de la revista Ejército por el que se ha cesado al general Pontijas
Elentir - outono.net  6 Diciembre 2012

via juanjulioalfaya.blogspot.com.es

El Ministro de Defensa ha destituido al director de la revista Ejército, el general de brigada Ángel Luis Pontijas Deus, por la publicación del editorial que incluyo a continuación. Además de eso, el editorial ha sido censurado del número de noviembre de la revista Ejército. Al general Pontijas defender la unidad de España y la legalidad vigente le ha costado el cargo. Hasta ahora a Artur Mas amenazar con quebrantarlas le ha salido totalmente gratis.

EDITORIAL CENSURADO DEL Nº859 DE LA REVISTA EJÉRCITO:
El pasado 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional, se celebró el tradicional desfile de las Fuerzas Armadas como acto central, en él participaron el Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Guardia Civil y la Unidad Militar de Emergencias.

SS.MM. los Reyes acompañados por los Príncipes de Asturias presidieron el acto y fueron ovacionados por el numeroso público que se encontraba a lo largo del itinerario del desfile.

Sin embargo, la solemnidad estuvo de alguna forma condicionada por diversas circunstancias: el gravísimo problema económico que sufre España, que motivó que el desfile fuera muy restrictivo en la participación de unidades acorazas y motorizadas, así como la supresión del desfile aéreo; por otra parte, la descortesía de la presidencia de la Generalidad que aprovechó día tan señalado para acentuar una más que dudosa proclamación de intenciones soberanistas del pueblo catalán, que rompería la unidad nacional, tan estable, que se puede considerar al Estado español como una de las naciones más antiguas del continente europeo; y, por último, las diferentes manifestaciones relativas a la necesidad o no de que en las escuelas y colegios, de las comunidades bilingües, se enseñe tanto el idioma de la comunidad como el castellano.

Sin duda, estas singularidades provocan, de igual forma, una disminución de la credibilidad de nuestra nación, agravan la crisis, perjudican la estabilidad política y se traducen en una mayor penalización de los mercados.

Todas estas circunstancias unidas a la situación económica, que hace dirigir los esfuerzos del Gobierno a la consecución del objetivo de déficit y la austeridad en el gasto, han generado discrepancias entre las diferentes autonomías, empeorando en gran medida la cohesión nacional, olvidando la importancia que tiene la defensa nacional en relación con los riesgos potenciales y los compromisos internacionales, siendo de alguna forma bien vista por una gran parte de los sectores sociales, la disminución sistemática de las partidas económicas destinadas a gastos de defensa -más de un 25% en estos cuatro últimos años- que ha dejado a España a la cola de los países occidentales con un porcentaje sobre el PIB de seis décimas para gastos de defensa.

Esperemos que esta situación no sea tan preocupante desde el punto vista de la defensa como para no poder hacer frente a los compromisos tanto nacionales como internacionales en el momento actual, en que se están modificando las estructuras mundiales, al orientarse los intereses de las grandes potencias, consolidadas y emergentes, hacia la zonas de Asia-Pacífico, pudiendo quedar más libres de actuaciones las naciones del Mediterráneo Sur y Oriente Medio y Próximo, donde sin duda se encontrará España, con alta probabilidad de participación.

http://www.outono.net/elentir/2012/12/01/el-editorial-censurado-de-la-revista-ejercito-por-el-que-se-ha-cesado-al-general-pontijas/

La mala educación
Martín Prieto La Razón 6 Diciembre 2012

Cuando comenzaron a filtrarse los primeros borradores constitucionales estableciendo el castellano como idioma oficial de toda España, el editor Jesús Polanco parpadeó incrédulo asegurando que en América no iban a entender nada. Allí, incluidos los EEUU, lo de «castellano» suena a dialecto de tribus amazónicas. Perdimos la oportunidad de asumir que en España es obligatorio conocer el español al margen de la cooficialidad de otras lenguas vernáculas. A la postre daría lo mismo porque la Constitución es un texto menos leído que las viejas guías telefónicas.

La UNESCO amplió hace años sus baremos de alfabetización exigiendo a más del conocimiento del idioma propio y las cuatro reglas un entendimiento somero de las leyes por las que se rige el país de nacimiento o adopción, con lo que tras fracasar con el patriotismo constitucional hemos dado en el analfabetismo funcional. Había dos magníficos errores de apreciación en la historia: el ataque del 7º de Caballería del Coronel-General Custer sobre Little Big Horn y la carga de la Brigada Ligera en Balaclava sobre un tren de batir ruso. Ahora hay tres: el irascible independentismo de las huestes de Artur Mas que no hacen cuenta de la realidad y sus fracasos.

Es melancolía suponer que nos hubiera ido mejor no transfiriendo las competencias educativas para que no se confunda la Diada con la Batalla de Las Navas de Tolosa, como no se transfiere la Defensa, pero eso ya es cosa arruinada. El ministro Wert, a quien le asiste toda la razón, debería haber previsto el irreductismo herido y sangrante del independentismo en rampa y la iracundia de la consejera de Enseñanza de Cataluña Irene Rigau, que no sabe que las señoras son las últimas en levantarse de la mesa. Un educando español escribe en una selectividad que «Napoleón tras ocupar España nombró a su primo Franco para que gobernara el país hasta su muerte». Para eso da igual que lo sepamos en catalán o en «castellano».

Son los hablantes
Manuel Molares do Val Periodista Digital 6 Diciembre 2012

Para entrar en el debate sobre la enseñanza en las CC.AA. con lengua propia, en las que los nacionalistas, y ahora los socialistas, rechazan que se estudie también en castellano, recordemos aquella expresión de Bill Clinton en los debates electorales de 1992, cuando sintetizó su discurso en la frase “Es la economía, estúpido”, que cambiaremos por “Es cada hablante, estúpido”.

Haciendo hincapié en la economía y en los ciudadanos, no en la ideología, Clinton le gano a Bush, padre.
El debate sobre los planes educativos idiomáticos del ministro Wert es ideológico, basado en los derechos de las lenguas, el catalán o el castellano, y no en los de los de los hablantes y su economía.

Wert es un politico. Pero la mayoría de los españoles y muchos catalanes hostiles al PP lo apoyan en este caso porque quieren que catalán y castellano tengan igual valor en los colegios en los que ahora hay inmersión lingüística exclusivamente en catalán, en contra, además, de sentencias de los tribunales Supremo y Constitucional.

Nadie trata ahora de matar las lenguas propias de comunidades como Cataluña, País Vasco o Galicia. Eso se le atribuye al franquismo.
Solamente que no impongan un franquismo al revés, como está ocurriendo.

Y, además, mintiendo. Porque los nacionalistas y los socialistas afirman que se quieren prohibir los idiomas minoritarios, cuando la mayoría de los españoles, incluso Wert, sólo piden equilibrio.

Lo fundamental no son los idiomas, sino los ciudadanos y su forma de ganarse la vida: los idiomas deben facilitarla, no dificultársela.
El cronista es gallego y solo oyó nanas en ese idioma, que habla y escribe.

Y deplora la injusticia de que los no gallegos carezcan en Galicia de las mismas posibilidades de empleo, público y frecuentemente privado, que tiene él dentro de Galicia, pero también fuera, donde se gana decentemente la vida al ser aceptado por los españoles de todos los orígenes.

Pero, y al margen de lo anterior, en Galicia el anticastellanismo de los políticos es menor que en Cataluña, donde se castiga a los niños en los colegios por hablar en castellano o se multa por rotular tiendas en castellano y no en catalán –aunque no las extranjeras--, y se le impone el independentismo a los niños, como en clases televisadas “Petites Artistes”.

Los castellanohablantes ya no tienen oportunidad alguna de obtener un trabajo cualificado en Cataluña, excepto en las multinacionales: quizás por eso ya se están yendo algunas.

Bueno, no algunas: bastantes. Y el número crece alarmantemente para los trabajadores catalanes de muchas industrias, especialmente las culturales, que están quedádose en un paro que genera empleo en otras regiones.

Es que nadie puede llevar allí temporalmente a sus hijos y que mantengan un currículo parecido al del resto de España: esa endogamia discriminatoria nacionalista-socialista empobrece la región, cultural y económicamente.

Parafraseando a Clinton, por tanto, el problema no son los idiomas, “Es cada hablante, estúpido”, frase que debería dirigirse a cada nacionalista.

¿A quién amenaza Irán?
César Vidal La Razón 6 Diciembre 2012

Que buena parte de la opinión pública occidental padece paranoia con Israel resulta público y notorio. Basta ver la manera en que han reaccionado algunas cancillerías en los últimos días –incluido nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores tan lúcido en otros aspectos– para ver que no exagero. Se diría que tanto si se trata de Hamas como de Irán, no nos va nada y que cualquier respuesta enérgica sólo acontece en beneficio de ese Estado perverso por definición llamado Israel. Basta leer la Prensa árabe – hay que saber árabe, claro – para darse cuenta de que la realidad es muy diferente. Permítaseme dar un ejemplo de hace unas horas.

El día 2 de este mes, el diario saudí «As-Sharq As-Awsat» publicaba un artículo del editor jefe Tariq Alhumayid titulado «Las negociaciones serán a nuestra costa» donde expresaba la preocupación por la política de Irán y la respuesta norteamericana. Alhumayid –que, desde luego, no es israelí– afirmaba que «Una de las razones más acentuadas del peligro y la dificultad procedentes de Irán es la pasividad de los Estados Unidos hacia Teherán».

El saudí censuraba el anuncio de la secretaría de Estado favorable a conversaciones bilaterales con Irán y afirmaba que «Estados Unidos no tiene que atacar a Irán militarmente, pero sin duda su pasividad hacia los mullahs de Teherán no puede ser descrita como pragmática». De hecho, a su juicio, Obama estaría entregando «Irak a Irán en bandeja de plata». La razón, para el editor saudí, se halla en el hecho de que «el actual Gobierno de los Estados Unidos ha ignorado el consejo más importante para la acción política: ‘Hablar con suavidad y llevar un gran garrote’».

Según Alhumayid, Estados Unidos se está limitando a intentar coexistir con los nuevos statu quo aunque sean «efecto de un golpe de estado… como Egipto». Tal conducta es un grave error porque Irán pretende tener «un papel más importante en la región, en detrimento de nuestra seguridad e intereses». Si, finalmente, Estados Unidos llega a un acuerdo con Irán será, por lo tanto, a costa «de todos en el Medio Oriente y por supuesto el Golfo, y esto, por desgracia, es decisivamente claro».

El texto del nada sospechoso editor saudí pone el dedo en la llaga del programa nuclear iraní. No es una amenaza para Israel únicamente –aunque lo es de manera primordial– sino que constituye un peligro de dimensiones extraordinarias para toda la zona. Irak, Pakistán, Afganistán y, por supuesto, Oriente Medio no pueden permitirse un Irán con armas nucleares. A impedirlo debe aplicarse la comunidad internacional cuanto antes. Lo sabe cualquiera que conozca la zona aunque no sea israelí o profese la religión de Mahoma.

ENCUESTA DEL CIS
La mayoría de los españoles cree que no se respeta la Carta Magna
Uno de cada cuatro no quiere autonomías

E. L. Palomera La Razón 6 Diciembre 2012

Madrid- Algo ha pasado en nuestra democracia cuando el día anterior al 34º aniversario de la Constitución, los españoles se declaran en una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas mayoritariamente insatisfechos con nuestro modelo de convivencia. En concreto, dos de cada tres (67 por ciento) se declaran poco o nada satisfechos con la forma en que funciona la democracia en España y más de la mitad, un 51,5 por ciento, tiene la misma opinión de la Constitución. Y son datos en absoluto homologables con los de hace sólo dos años, cuando el CIS hizo las mismas preguntas, y entonces más de la mitad de los ciudadanos estaban «muy» o «bastante» satisfechos con la marcha del sistema. Los descontentos han aumentado más de un 25 por ciento desde diciembre de 2010. Ahora son mayoría los que creen que la Constitución se respeta poco o nada (44,6 %) frente a los que piensan que se respeta mucho o bastante, que no llegan al 21 por ciento. Pese a ello, la inmensa mayoría, el 72,4 por ciento, ve como un motivo de orgullo el modo en que se llevó a cabo la Transición y también que la democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno.

La encuesta, realizada en plena campaña de las catalanas, con la independencia en el centro del debate, arroja otros datos para la reflexión; por ejemplo, el que uno de cada cuatro españoles (25 por ciento) se declare partidario de un Estado sin comunidades, si bien la mayoría prefiere que las cosas se queden como hasta ahora y un 13 por ciento acepta las comunidades pero con algún recorte en la autonomía. Antes del pasado verano, los partidarios de suprimir las comunidades eran un 21 por ciento, por lo que aumentan cuatro puntos. Todo esto en una España donde el 54,7 por ciento se siente tan español como de su Ccomunidad autónoma, y sólo un 17 por ciento se define sólo como español.

La mala educación
Pablo Sebastián www.republica.com 6 Diciembre 2012

Artur Mas se está metiendo cada vez más en las profundidades del laberinto que ha construido él mismo con el adelanto electoral que ha dañado duramente su liderazgo y reducido el papel de CiU en la vida catalana y española. La ceguera que le ocasionó los falsos destellos de la Diada siguen causando estragos, y ahora tocado por el rejón recibido por la presunta ramificación de la corrupción del Palau de la Música, Mas embiste a cualquier trapo de colores rojo y gualda que se mueva a su alrededor. Y lo hace de una manera tan desarbolada como furiosa, y llegando a perder los modales como lo ha hecho retirando a sus “embajadores educativos” de todas las reuniones previstas con el ministro Wert. Es decir Mas exhibe su mala educación para hablar de Educación.

Es verdad que el ministro Wert, que tampoco es un genio ni un hábil controlador de las tiempos con sentido de la oportunidad, se lo ha puesto fácil a Mas para que este monte en cólera y pierda los papeles con rapidez y suma facilidad, convocando a todos en la defensa de la Patria (¡hasta el Barça!) porque el ministro les ha enseñado un ante proyecto de ley donde se dice algo tan natural como que los niños españoles que quiera estudiar en castellano en Cataluña lo deben poder hacer. Y entonces Mas ha dado orden a su gigantesco cuerpo diplomático de que abandone Madrid y le den con la puerta en las narices al ministro de Educación.

En Barcelona, y especialmente en el palacio de la Generalitat, deberían saber que en las circunstancias actuales los puentes o las líneas de dialogo entre Madrid y Barcelona deberían de estar más abiertas que nunca por muchas diferencias políticas y mutuos agravios que existan. Máxime cuando el gobierno catalán se pasa el día pidiendo dinero a Madrid e insultando a España, un juego sucio que acabará mal. ¿Imaginan que cada vez que el consejero de los dineros catalanes, Cullel, llame al ministro de Hacienda, Montoro, su teléfono se encuentre comunicando o sonando sin que nadie le responde a la llamada? Naturalmente estas cosas no ocurren entre las autoridades de Escocia y el gobierno británico. Y menos que un dirigente regional como Artur Mas amenace, como ocurrió, al presidente Rajoy en su despacho oficial, con un “atente a las consecuencias”, una vez que el jefe del Ejecutivo descartó su propuesta de un concierto económico o “pacto fiscal”.

Pues bien, el que por el momento ha salido trasquilado, tras ir a por lana, ha sido Mas. Y todavía está por ver el precio que le va a pedir ERC por la investidura y la estabilidad de su Gobierno. A lo mejor Junqueras, que se ve dueño de la situación, acaba pidiendo a Mas que sustituya en Madrid a Durán Lleida por el diputado de ERC Tarda, que es un conocido fino estilista en el Parlamento de Madrid. O puede que en un gesto de mayor desprecio Mas decida cerrar la embajada de Cataluña en Madrid, lo que tampoco estaría nada mal.

Lo sorprendente de todo esto de los malos modales y educación de Mas y su gobierno y colaboradores es que CiU parecía ser el partido del “seny” y de la burguesía catalana. Gente de orden -y casi todos ellos educados en colegios privados y en español- pero su nuevo independentismo errante y recientemente fracasado en los comicios del 25-N los ha sacado de quicio. Y por ello están de los nervios y no controlan ni las palabras ni las formas y vuelven a decir que no respetarán la legalidad en materia de Educación, como ya lo dijeron al presentar su proyecto de referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña.

Al final lo que le ha perdido a Mas, como le suele ocurrir a otros gobernantes, es la falta de contacto con la realidad. Y su problema en el momento actual está en su empeño inútil en permanecer al frente de la política catalana y CiU cuando su mesiánica aventura acaba de fracasar. Por más que ahora suba la voz o tuerza el gesto Artur Mas ya no es el líder nacional catalán. Se lo acaban de decir en su casa sus propios votantes con señales inequívocas cuando al lanzar su desafío independentista, muchos de ellos dieron un paso hacia atrás.

Por fin. La ‘ley Wert’
Román Cendoya www.gaceta.es 6 Diciembre 2012

No se puede dar un paso atrás porque Mas amenace con no aplicar la ley.

Al ver la primera reacción de los Gobiernos de las comunidades autónomas de Cataluña y País Vasco y de los nazionalistas de dichos territorios, supe que estábamos ante una gran ley. Once meses después, por fin llega una de esas leyes para las que más de 10 millones de españoles otorgaron a Rajoy una amplia mayoría absoluta. Ahora se trata de que Wert y el Gobierno tengan la firmeza de mantenerla y aplicarla. No queremos pasteleos porque una señora muy mal educada y que falta al respeto a las instituciones de las que emana su cargo se levante de una reunión. No se puede dar un paso atrás porque Mas amenace con no aplicar la ley. Se le manda una pareja de la Guardia Civil, se le juzga y que se le aplique la condena. ¿Inhabilitación? Pues a la calle. El siguiente dirigente se lo pensará dos veces. ¿Acaso un conductor al que pare la Guardia Civil en una carretera por exceso de velocidad puede decir que él, por ser vasco, o catalán, no reconoce la ley, no la cumple y sigue ruta a su destino tan tranquilamente? Todos sabemos que no. ¿Por qué Mas o Rigau pueden hacerlo? ¿Por ser de la casta? Acabar con la impunidad de los políticos también era parte del mandato de los más de 10 millones de votos.

Hay que ser exigente con Rajoy para que no se raje. Ahora que por fin, 30 años más tarde, un Gobierno de España se ha atrevido a hacer una ley que cumple con la Constitución. Una ley que pone en su sitio la lengua oficial de España. Esa lengua vejada y maltratada por los Gobiernos que tienen como arma identitaria una lengua cooficial.

Con la ley Wert por fin comienza a abolirse la esclavitud lingüística en España. Ese instrumento que ataba al territorio a los ciudadanos desde niños, a través de la enseñanza pública. El largo de la cadena de esclavo llegaba al límite del territorio donde se imponía la lengua cooficial.

Cataluña, de acuerdo con los estudios universitarios
Wert niega que dé marcha atrás y establece límites a la inmersión
112 comentarios AGENCIAS / Á. J. M. www.gaceta.es 6 Diciembre 2012

El ministro de Educación cambió el articulado del borrador y admitió que las evaluaciones finales de ESO y bachillerato serán también en las lenguas cooficiales.

"Lo único que se ha hecho -ha insistido- es aclarar la redacción; no responde a la verdad decir que el documento impide el modelo de enseñanza (de las comunidades con lenguas cooficiales), simplemente establece sus límites". Así se ha explicado el ministro de Educación, José Ignacio Wert, sobre las modificaciones realizadas ayer en el borrador de la Ley Orgánica para la Mejora Educativa, Lomce.

Wert ha negado hoy que haya dado marcha atrás en su posición sobre el tratamiento de las lenguas cooficiales autonómicas, en la propuesta de reforma educativa y ha afirmado que los cambios presentados ayer obedecen a aclaraciones técnicas.

"Puesto que existía ambigüedad y no quedaba claro, era preciso, y en eso sí tenia razón Cataluña, dar claridad al hecho de que la lengua cooficial tiene que ser tratada a efectos de evaluación como el español. Parece evidente, pero eso no es recular", ha subrayado.

El ministro de Educación afirma que no ha reculado en su intención de aprobar la ley, basada en parte en las sentencias judiciales del Tribunal Constitucional y del Supremo sobre la imposibilidad de que un alumno no pueda aprender en español en la escuela.

En la rueda de prensa posterior a la Conferencia General de Política Universitaria, el ministro ha sido preguntado por tales modificaciones sobre esta cuestión en el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora Educativa (Lomce), que ayer debatió con los consejeros autonómicos.

Ha explicado que se ha incluido que las evaluaciones finales de ESO y bachillerato tengan también pruebas sobre las lenguas cooficiales autonómicas y el resto de cambios, ha agregado, es "esencialmente una clarificación de una situación que técnicamente estaba muy oscura".

Preguntado específicamente por si el Ministerio "recula" sobre este asunto con esos cambios, el ministro ha respondido que no iba a evaluar si las interpretaciones son correctas o incorrectas.

"Recular -ha indicado- es un verbo cargado connotativamente y negativamente", y si se entiende como "cambiar la posición para retrotraerse a una posición anterior", entonces el Ministerio "no" lo ha hecho.

Wert, que ha confiado en recuperar el dialogo con Cataluña, ha reconocido que la presencia de las lenguas cooficiales en las evaluaciones finales de ESO y bachillerato había quedado "mal resuelta" desde el punto de vista técnico en la formulación anterior.

"Puesto que existía ambigüedad y no quedaba claro, era preciso, y en eso sí tenia razón Cataluña, dar claridad al hecho de que la lengua cooficial tiene que ser tratada a efectos de evaluación como el español. Parece evidente, pero eso no es recular", ha subrayado.

Ha comentado que lo que pretende el Ministerio es dar "rango legal" a los pronunciamientos reiterados tanto del Tribunal Supremo como del Constitucional sobre qué limites tiene la utilización de las lenguas cooficiales, o de alguna forma, qué limites hay que respetar en la utilización del castellano en las comunidades que las tienen.

"Lo que hemos intentado (...) es técnicamente muy complejo, es clarificar entre dos tipos de situaciones que se dan en las comunidades con lengua cooficial", ha proseguido.

Así, ha distinguido entre aquellas que utilizan sistemas integrados de las dos lenguas y aquellas que, en función de lo que consideran falta de normalización lingüística, "privilegio de la lengua común sobre la cooficial", utilizan sistemas llamados de inmersión lingüística.

"Lo único que se ha hecho -ha insistido- es aclarar la redacción; no responde a la verdad decir que el documento impide el modelo de enseñanza (de las comunidades con lenguas cooficiales), simplemente establece sus límites".

Ha considerado negativamente, "como cualquier ausencia", que Cataluña no se haya presentado hoy en la reunión para tratar el nuevo modelo de acceso universitario previsto en la reforma.

Ha señalado que el secretario general catalán de Universidades, Antoni Castellà, le ha enviado una carta "correcta y argumentada", que "básicamente" recoge los mismos motivos que ayer adujo la consejera catalana de Educación, Irene Rigau, para abandonar la conferencia sectorial por su malestar con el tratamiento del catalán en el borrador de la reforma. Castellà está de acuerdo con el nuevo modelo acceso a los estudios universitarios superiores.

Acreditar el conocimiento del catalán será obligatorio para acceder a las universidades de Cataluña
La Generalidad establecerá un examen de catalán para compensar la eliminación de la selectividad prevista en la LOMCE. No aclara si la prueba también será obligatoria para los alumnos procedentes de fuera de Cataluña.
Redacción www.vozbcn.com 6 Diciembre 2012

Las universidades de Cataluña exigirán acreditar el conocimiento del catalán a todos aquellos alumnos que quieran cursar estudios universitarios en esta Comunidad. Así lo ha anunciado este miércoles el secretario de Universidades e Investigación de la Generalidad, Antoni Castellà (CiU).

Hasta ahora, solo los alumnos que estudiaban en Cataluña debían pasar una prueba específica de catalán, que estaba incluida en la selectividad, mientras que los que procedían del resto de CCAA o del extranjero no tenían que demostrar el dominio de esta lengua y podían acceder a cualquier universidad de Cataluña en función de su nota de selectividad o de los programas de intercambio internacional. Esta situación podría cambiar en el futuro.

Un examen de catalán adicional al de la reválida de Bachillerato
El borrador de la Ley de Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) suprime las pruebas de selectividad y permite el acceso a la universidad con el título de Bachillerato, si bien, para obtenerlo será necesaria una reválida, que, de alguna forma, será un examen similar a la selectividad, y que en Cataluña incluirá un examen obligatorio de catalán (inicialmente no previsto).

Sin embargo, el proyecto de la ley también permite a los centros universitarios implantar pruebas específicas de acceso, una situación que ha sido aprovechada por la Generalidad para incluir una prueba de catalán.

Una nueva barrera de acceso para los alumnos de fuera de Cataluña
Castellà ha señalado que el examen de catalán será el mismo para todos los centros públicos y privados de Cataluña, con el objetivo de garantizar la coordinación y la homologación del nivel exigido de catalán por todos ellos, pero no ha hecho ninguna referencia sobre si la prueba también será obligatoria para los alumnos procedentes de fuera de Cataluña.

En caso de que así fuera, esta sería la única novedad que, en la práctica, supondría el establecimiento de este examen y podría significar una nueva barrera de acceso para los alumnos del resto de España y del extranjero, pese a que actualmente en muchos centros universitarios se imparten clases en los dos idiomas oficiales y en inglés.

Wert confirma que el catalán será obligatorio en la reválida de Bachillerato
Por otra parte, Castellà ha seguido el ejemplo de la consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau, y no ha asistido a la Conferencia Sectorial Universitaria que se ha celebrado este miércoles en Madrid como muestra de rechazo al borrador de la LOMCE.

En un primer momento, el proyecto de ley permitía que en la reválida para obtener el título de Bachillerato el examen de catalán no fuese obligatorio (sí preveía, en cambio, que fuese obligatoria la asignatura de catalán, lo que hacía imposible presentarse a la reválida sin aprobarla), pero eso ya ha sido modificado.

“Puesto que existía ambigüedad y no quedaba claro, era preciso, y en eso sí tenia razón [la Generalidad de] Cataluña, dar claridad al hecho de que, evidentemente, la lengua cooficial tiene que ser tratada a efectos de evaluación como el castellano. Eso parece evidente. Ahora, sinceramente, eso no es recular. Es que si cada vez que se cambia algo escuchando a alguien se está reculando, ninguno de los procesos de diálogo en los que estamos inmersos tendría sentido”, ha señalado este miércoles el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, al ser preguntado sobre esta cuestión.

“Los límites que hay que respetar en la utilización del castellano”
Wert ha insistido en defender los aspectos lingüísticos recogidos en el borrador de la LOMCE, y ha explicado que lo que pretende el Ministerio es dar “rango legal” a los pronunciamientos reiterados tanto por el Tribunal Supremo como por el Tribunal Constitucional sobre qué limites tiene la utilización de las lenguas cooficiales, o de alguna forma, qué limites hay que respetar en la utilización del castellano en las CCAA con más de una lengua oficial. Algo que ha considerado como “técnicamente muy complejo”.

“Lo único que se ha hecho es aclarar la redacción; no responde a la verdad decir que el documento impide el modelo de enseñanza [de las CCAA con más de una lengua oficial], simplemente establece sus límites”, ha zanjado.

El F.C. Barcelona defiende la inmersión obligatoria únicamente en catalán
La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha anunciado este miércoles que la semana que viene se reunirá con Wert para negociar modificaciones en el borrador de la LOMCE. Entre otros aspectos, abordará la proporción que debería haber de asignaturas impartidas en castellano y en catalán en Cataluña.

Por otra parte, el F.C. Barcelona ha emitido un comunicado para ‘reivindicar de manera enérgica la lengua catalana y el modelo de inmersión lingüística vigente en Cataluña en los últimos 34 años’. ‘La lengua, como nuestro club, es un elemento de integración que permite identificarse con el país [por Cataluña], al margen de procedencias y sensibilidades. La lengua catalana y su enseñanza en las escuelas forma parte de nuestra identidad y es un elemento esencial para la cohesión social y la convivencia de nuestro pueblo’, añade.

‘Por este motivo, el FC Barcelona se pone al servicio del país [por Cataluña], como ha hecho a lo largo de su historia, para defender nuestra cultura y nuestra identidad’, concluye el comunicado. El club, presidido por Sandro Rosell, no ha aclarado, en cambio, si considera que se pueda ser simpatizante del Barça y, a la vez, defender una educación bilingüe y equilibrada en español y en catalán.

Cataluña
El TSJC vuelve a recordar que el castellano ha de ser lengua vehicular escolar junto al catalán
El TSJC desestima un recurso que reclamaba anular una orden a los directores de los colegios para que garantizasen que el catalán sea lengua vehicular escolar, siempre que esta se interprete de forma que el español también lo sea. Impulso Ciudadano, entidad que impugnó el decreto, ha recurrido la sentencia ante el Supremo y le ha instado a plantear cuestión de inconstitucionalidad contra la Ley de Educación de Cataluña, lo que, de producirse, podría poner en jaque el único argumento jurídico al que apela la Generalidad para defender la inmersión.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com 6 Diciembre 2012

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha vuelto a recordar que la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán no es legal, ya que el único modelo avalado por la doctrina constitucional es el de ‘conjunción lingüística’ o ‘bilingüismo integral’ en el que ambas lenguas oficiales, castellano y catalán, han de ser vehiculares.

Así lo recoge una sentencia emitida el pasado 17 de octubre y que se ha conocido este miércoles, en la que se desestima un recurso interpuesto por Impulso Ciudadano que pedía la anulación del artículo 6.d. del Decreto de la Generalidad 155/2010, de 2 de noviembre, de la dirección de los centros educativos públicos y del personal directivo profesional docente, en la medida en que el tribunal entiende que el decreto no excluye el uso del castellano como lengua vehicular escolar. ‘No podría hacerlo’, subraya el auto.

El español debe reconocerse ‘expresamente’ como lengua vehicular
El precepto en cuestión ordena a los directores de los colegios públicos ‘garantizar que el catalán sea la lengua vehicular de la educación, administrativa y de comunicación utilizada normalmente en las actividades del centro’, en base a los términos recogidos en el artículo 142.5 de la Ley de Educación de Cataluña (LEC).

Impulso Ciudadano argumentó en su recurso que la redacción ‘no reconoce el castellano junto al catalán como lengua vehicular’, lo que genera inseguridad jurídica e implica en la práctica que ‘la enseñanza en castellano queda degradada a un carácter excepcional‘.

La entidad recordó un caso similar en relación a varios artículos de un decreto de 2008, que inicialmente tampoco fueron anulados por el TSJC (aunque sí interpretados en favor del bilingüismo), pero que finalmente fueron tumbados por el Tribunal Supremo (TS) en una sentencia de junio pasado. En esa ocasión, el TS advirtió de que ‘es preciso que esa norma reglamentaria de desarrollo expresamente reconozca al castellano como lengua vehicular y docente en Cataluña para que pueda entenderse conforme a Derecho, puesto que así lo impone la doctrina constitucional ya conocida, y que es de aplicación obligada en la norma’.

El TSJC prefiere limitarse a interpretar el artículo sin anularlo
A pesar de estos antecedentes, el TSJC ha preferido no anular el artículo y se ha limitado a interpretarlo. Eso sí, el tribunal autonómico no deja dudas respecto a que esta interpretación debe hacerse de forma que se entienda que ambas lenguas oficiales han de ser vehiculares en la educación, todo lo contrario a lo que ocurre con el sistema de inmersión obligatoria en catalán que en la práctica se aplica en las escuelas de Cataluña:

‘No puede ponerse en duda la legitimidad de una enseñanza en la que el vehículo de comunicación sea la lengua propia de la Comunidad Autónoma y la lengua cooficial en su territorio, junto al castellano. [...] El castellano no puede dejar de ser también lengua vehicular del aprendizaje en la enseñanza. [...] Nada impide que el Estatuto reconozca el derecho a recibir la enseñanza en catalán y que esta sea lengua vehicular y de aprendizaje en todos los niveles de enseñanza. Pero nada permite, sin embargo, que el castellano no sea objeto de idéntico derecho ni disfrute, con la catalana, de la condición de lengua vehicular de la enseñanza, ya que la doctrina descarta toda pretensión de exclusividad de una de las lenguas oficiales en materia de enseñanza’.

Piden plantear una cuestión de inconstitucionalidad contra la LEC
Impulso Ciudadano ya ha presentado el correspondiente recurso de casación ante el Supremo por considerar que no basta con la interpretación favorable al bilingüismo realizada por el TSJC, sino que el artículo debe ser anulado.

Además, la entidad presidida por el ex diputado autonómico José Domingo considera que existe ‘un vicio de inconstitucionalidad’ que nace del artículo 142.5 de la LEC, redactado en términos casi idénticos a los del decreto. Por ello, solicitó al TSJC que antes de resolver el recurso se planteara cuestión de inconstitucionalidad contra la LEC, lo que ha sido rechazado. Sin embargo, esta petición ha sido reiterada en el recurso de casación.

Una bomba de relojería
Este último aspecto puede ser una bomba de relojería para el Gobierno autonómico, en manos de los nacionalistas de CiU, que continuamente defienden el modelo de inmersión apelando a la LEC, pese a que esta está afectada de forma indirecta por las múltiples sentencias del Constitucional y del Supremo que ordenan que castellano y catalán sean vehiculares de forma ‘proporcional y equitativa’.

Toda vez que el recurso de inconstitucionalidad presentado en su momento por el PP contra la LEC y que está pendiente de resolución no cuestionó los aspectos relativos al régimen lingüístico en catalán (pero sí en aranés), si el TS aceptase la reclamación de Impulso Ciudadano y elevase una cuestión de inconstitucionalidad sobre la LEC ante el Tribunal Constitucional, esto supondría una revisión explícita del modelo língüístico recogido en la ley autonómica, algo que la Generalidad trata de evitar a cualquier precio.

La ley de la Educación y la educación de ley
oti rodríguez marchante ABC Cataluña 6 Diciembre 2012

La educación es algo tan diverso y engorroso que los españoles tienen muchas dificultades en ponerse de acuerdo, no ya en hacer una Ley que la aliente y proteja, sino en aceptar lo que sencillamente es. ¿Qué es la educación?, pues la acción y efecto de educar, la enseñanza que se da a los niños, también es la cortesía y la urbanidad... Aunque en el diccionario no viene lo que realmente significa educación para el político en el poder: la posibilidad de enfocar la enseñanza de las nuevas generaciones en el sentido ideológico que le convenga.

Y en esa alternancia llevan los Partidos Políticos españoles varias décadas, y en el caso de Cataluña, sin la alternancia, pues la educación (en toda la extensión de su significado) es cosa de Convergencia y del cárpetonacionalismo catalán. Lo que para el ministro Wert es equilibrio, para la consejera Rigau es un feroz ataque al intocable catalán; pero lo que sería equilibrado para la señora Rigau, es un continuo desprecio y confinamiento del resobeteado idioma español.

 La prensa bilingüe catalana, que lo es por convicción y por provecho, no ve bien, en cambio, que la educación de los niños sea bilingüe: su periódico, sí, pero la educación de quienes así lo quieran para sus hijos, no. Ahí ya corre peligro la cohesión social, que como todo el mundo sabe consiste en darle la razón al nacionalismo. Una educación bilingüe en una sociedad bilingüe y en una comunidad autónoma con dos lenguas oficiales es, desde luego, una extravagancia.

Lo lógico es que los niños bilingües se eduquen en una sola lengua, y aprendan lo que se diga en esa única lengua. Porque luego está la otra educación, la de tipos como Toni Albà, que le reafirma para discriminar, señalar, «tatuarles un número» a aquellos que no han sido «educados» en su mismo modo de ver el mundo, o el mundito. Y no sé si será ésa la misma educación que la de la consejera Rigau que va y se larga, o que se niega a contestar a la Prensa si hay alguna seña o enseña española en las inmediaciones, y tienen que seguirla por los pasillos como si fuera Scarlett Johansson. ¿Es raro pensar que muchos no quieran que eduquen así a sus hijos?

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
La reforma Wert y el nacionalismo cabreado
Cristina Losada Libertad Digital 6 Diciembre 2012


Fueran cuales fuesen los defectos del borrador del ministro Wert, ha tenido el acierto de cabrear al nacionalismo. Al catalán, que en este momento de la función es el que más hace por subir nota en el cabreo. Decir nacionalismo cabreado es decir nacionalismo, pues su estado natural oscila entre el enojo tremebundo y la exaltación fanática. La cuestión, sin embargo, es que los Gobiernos de España muy pocas veces, contadísimas, han hecho algo a sabiendas de que va a enfadar al nacionalismo. La inclinación natural de los Gobiernos ha sido siempre la de hacer lo posible por mantener apaciguado al nacionalismo. Si no contento, que no puede ser, al menos dejarle el chupete para que no coja un berrinche. Así que, ¡uy!, esto no, ni hablar, que se va a poner como una fiera; y eso otro, carpetazo, que nos abre un frente nuevo. Los Gobiernos temen mucho la apertura de frentes.

Por ese cuidado en no cabrearlos, por "no darles nuevos pretextos para el victimismo", por "no exacerbar los sentimientos antiespañoles", por "no romper los puentes", se renuncia a actuar y se consolidan zonas excluidas del cumplimiento de la ley como ésa en la que campa la inmersión lingüística. Dice la consejera Irene Rigau que el ministro Wert "se siente investido de un autoridad superior a la del Estatut y la de un pueblo". Pues claro: está investido de la autoridad superior que confiere una sentencia del Tribunal Constitucional sobre el mentado Estatuto. No se puede proscribir el idioma oficial del Estado de las aulas, cual ha venido haciendo la autonomía catalana bajo pretextos tan inauditos como que el español ya se aprende en la calle. ¡Vaya innovación pedagógica! También se aprenden en las calles de Francia el francés y en las de Alemania el alemán, y en las escuelas de esos países no dejan de emplear y enseñar esos idiomas.

El resultado de que los Gobiernos hayan querido tener al nacionalismo aplacado es que han desprotegido a los ciudadanos. Más aún: les han quitado el impulso por hacer valer sus derechos. Muy pocos desafían esos consensos sociales que se forjan sobre la demonización del que disiente. Y ya que hablamos de consensos: puestos en un escenario de secesión, una amplia mayoría de catalanes querría que el español fuera lengua oficial (un 85 por ciento, según un sondeo de RAC1). Mal harían Wert y el Gobierno en asustarse ante el cabreo nacionalista. Ahí está la cosecha que acaba de recoger CiU de la madre de todas las rabietas. ¡Que se crispen! Como se crisparán de cualquier modo, que sea por hacerles vivir, por una vez, en un Estado de Derecho.

Vigencia de la Constitución
El Editorial La Razón 6 Diciembre 2012

Hoy se celebra el XXXIV aniversario de la aprobación en referéndum de nuestra Constitución. Treinta y cuatro años en los que España se ha desarrollado social y políticamente en libertad, hasta convertirse en una de las naciones democráticas más avanzadas del concierto internacional. Es cierto, como se desprende del último barómetro de opinión del CIS publicado ayer, que la mayoría de los españoles no conoce a fondo el texto constitucional, pero también lo es que los ciudadanos son muy conscientes de que su contenido es la garantía fundamental de las libertades. Es importante remarcarlo, porque este año la conmemoración constitucional viene condicionada por un clima de preocupación y pesimismo ante la situación económica que atraviesa España y, también, por los ecos de la tensión separatista en Cataluña y el País Vasco.

El Gobierno de la Generalitat no enviará a ningún representante al acto oficial, que este año se celebra en el Senado; y en Guipúzcoa, la Diputación provincial, dominada por Bildu, ha declarado la jornada como «laborable». Sin duda, esta doble coyuntura contamina la percepción popular sobre la calidad de nuestra democracia y el grado de cumplimiento de los preceptos constitucionales, hasta el punto de que crecen sensiblemente quienes creen que es preciso abordar la reforma de la Constitución, como si el origen de nuestros problemas estuviera en la redacción de su articulado. No es así.

La Carta Magna establece el marco de convivencia nacional y garantiza la cohesión social en España. Dos hechos fundamentales que nada tienen que ver con las tribulaciones del momento y que es bueno traer a primer plano en esta fecha de aniversario. Que España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. Que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. Que la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria; y que se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la intengran y la solidaridad entre todas ellas.

No es problema, pues, de la Constitución si muchos ciudadanos llegan a pensar que ha perdido su virtualidad como instrumento de concordia. En todo caso, serían defectos de quienes están llamados a guardarla. En la Constitución cabemos todos los españoles, aunque sólo sea porque hace 34 años, tras la larga dictadura, entre todos contribuimos a redactarla y aprobarla por una inmensa mayoría.

La mayoría de los españoles cree que la Carta Magna no se respeta, según el CIS
De espaldas a la Constitución
La Carta Magna cumple 34 años hostigada por los envites de los nacionalistas. Los independentistas vascos y catalanes no asistirán al acto institucional en el Senado. ERC se presta ahora a un pacto con CiU si hay referéndum sobre la independencia de Cataluña
M. Casado / R. Ruiz La Razón 6 Diciembre 2012

MADRID-Hoy, Día de la Constitución, «no hay agenda» en Cataluña. Vamos, que los nacionalistas catalanes no tienen previsto acto alguno para festejar el 34º aniversario de la Carta Magna. Y del acto institucional que tendrá lugar en el Senado ni hablamos, ya que, al igual que ocurriera en los últimos años, los partidos independentistas –llámese Amaiur, PNV, ERC, BNG o CiU– no acudirán a la cita. Una ausencia que, en el caso de las formaciones catalanas, y más aún en la de Artur Mas, no se traduce en un simple plantón.
Su ofensiva contra la postura del Gobierno es un ataque a la Constitución y lo que se deriva de ella. Frustradas sus aspiraciones soberanistas en las urnas, al presidente en funciones de la Generalitat le quedan pocas opciones de reivindicarse y no asistir a esta celebración en la Cámara Alta, a la que acudirán líderes políticos y parlamentarios de todo signo, es una de ellas. Sobra decir que este nuevo envite pasará a formar parte de la ya larga lista del Gobierno de la Generalitat.

Recordemos que CiU plantó al Ejecutivo en la reunión sobre el pacto fiscal; que fue el impulsor de una manifestación independentista en la Diada; que no le tembló el pulso cuando lanzó un órdago soberanista, frenado finalmente por la UE y por los ciudadanos, que le dieron la espalda en las urnas... y así, un largo etcétera que, por ahora, culmina con un plante a la Carta Magna justo en el momento en que más hay que apoyarse en ella.

Tesis defendida por el secretario de Estado de relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que defendió que la Constitución es la mejor «hoja de ruta» para solucionar los problemas desde las distintas administraciones. Una línea en la que se posicionan los socialistas que, apuestan por un «proceso de diálogo» que mejore la Carta Magna, manteniendo, eso sí, el espíritu de consenso con el que ésta se redactó. Y para ello, pidió un «pacto para defender el Estado del Bienestar» e impulsar el crecimiento económico, tal como propugna la Constitución.

La otra Cataluña
Ya de vuelta en Cataluña, donde el presidente en funciones anunció tajante que no habría celebración institucional, líderes de otros partidos, como el de Ciutadans, Albert Rivera, manifestaron que les habría gustado «no tener que hacer concentraciones para defender la Carta Magna». Una situación que se antoja complicada, ya que, como Rivera señaló, Artur Mas y CiU «trabajan cada día en contra de la Constitución».

No le falta razón. La confrontación entre la Generalitat y el Gobierno central es ahora más intensa por la nueva ley de Educación, que Cataluña ha interpretado como un ataque sin precedentes a la lengua catalana. La consejera del ramo, Irene Rigau, plantó al titular de Educación, José Ignacio Wert, el martes en la reunión con los consejeros para ultimar la reforma educativa al tachar el texto de «inadmisible» y al entender que contradice el Estatuto de Autonomía y la ley educativa catalana. Y es que, para esta consejera «no se puede tolerar que se trate la lengua de un país como una lengua de segunda». Ayer estaba convocada la conferencia general de política universitaria y el secretario de Universidades e Investigación, Antoni Castell, decidió también plantar al ministro. Por lo pronto, el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, ha convocado al PSC, ERC, ICV y al Consell Escolar a una cumbre sin precedentes el miércoles en defensa de la inmersión lingüística.

Y en lo que respecta al nuevo Govern, el líder de ERC, Oriol Junqueras, dejó ayer la puerta abierta a entrar «cuando se haga el referéndum» sobre el Estado propio a fin de garantizar su celebración, si bien descarta la posibilidad de hacerlo ahora mismo.

Lengua propia, igualdad de lenguas, sociedad bilingüe y cientos de disparates  más de los nazionalistas
Nota del Editor 6 Diciembre 2012

No comprendo como los medios de comunicación demuestran su falta de conocimiento o de integridad y principios éticos y andan repitiendo cientos de miles de veces las mismas mentiras, falacias, disparates sin que se les caiga la cara de vergüenza, y ya estoy harto de repetir los argumentos para demostrarlo.

Y además tenemos los disparates de los conversos, los comprados, los despistados: constitución española como texto supremo, justicia igual para todos, igualdad de los españoles, democracia, voto útil, descentracilización, acercar la administración al ciudadano, políticos bien pagados, y cientos de miles mas.

Rigau, la consejera sin educación
Héctor Salazar www.lavozlibre.com 6 Diciembre 2012

Abogado, e-Comunicación y secretario general de ASINVER

¿Se puede tener la máxima responsabilidad sobre la educación en una comunidad autónoma careciendo completamente de la misma? La consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, Irene Rigau de 61 años, se esfuerza en demostrar al resto de España que en lo referente a la Educación, no puede predicar con el ejemplo, y que su acción política se ha basado -y anuncia que se basará- en la deslealtad, el desacato y la prevaricación.

La tarde del pasado martes, día 4 de diciembre, Irene Rigau plantó al ministro de Educación, José Ignacio Wert, en la reunión de todos los consejeros del ramo para ultimar los detalles de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Rigau considera inadmisible el borrador de esta ley. La razón, que esta normativa garantiza la enseñanza en español en todas las autonomías con lengua cooficial, recogiendo las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo que el propio Wert ha sintetizado afirmando que "el catalán puede ser utilizado en proporción superior al castellano, pero que éste no puede ser reducido a una mera apariencia”.

Lo que desde el nacionalismo catalán se denomina 'inmersión lingüística' es en realidad una imposición en toda regla, que paradojas de la política, alcanzó su asentamiento y expansión gracias a Presidents socialistas. En Cataluña el español no es lengua vehicular. Impulsar un idioma a costa de la eliminación de otro, y cuando ese otro lo utilizan más de 400 millones de personas en el mundo, sólo puede ser calificado como absurdo y totalitario. El borrador de la LOMCE marcha por el camino no sólo correcto, sino justo y coherente. Por el bien de la Educación, es deseable que no se desvíe por sendas peligrosas.

El Barça, un comunicado de 'wertgüenza'
Fernando de Páramo www.lavozlibre.com 6 Diciembre 2012

Periodista y abogado

Cuando pensábamos que ya no quedaba nadie más por dar su opinión sobre la reforma educativa, se cuela en la fiesta un invitado sorpresa, y digo sorpresa, no solo porque no se le esperaba en este sarao, sino porque tampoco estaba invitado. “El FC Barcelona quiere reivindicar de manera enérgica la lengua catalana y el modelo de inmersión lingüística vigente en Catalunya”. Reza entre sus párrafos el comunicado emitido por el FC Barcelona. ¿Nos hemos vuelto locos? Probablemente sí, pero lo más grave no es perder la cordura, sino hacer creer a la gente que todos los que vivimos en Cataluña la hemos perdido.

“El FC Barcelona se pone al servicio del país”. Ya no entraremos a discutir la facilidad con la que este club traspasa la gruesa línea situada entre el deporte y la política, porque sería perder el tiempo. En estos días, mis fieles followers -los tengo de todos los colores, como debe ser- me recriminaban que históricamente el Barça -y es cierto- se colocaba por delante de Cataluña, ya que en las épocas de la inquisición franquista era un espacio donde realmente se defendían esos ‘elementos´ que cita el comunicado. Los jóvenes nacidos en Democracia, siempre debemos mostrar respeto por aquellos que la historia convirtió en protagonistas de las vergüenzas de este país. Pero a los mimos siempre les digo, que ahora en Democracia ya no es necesaria esa función que desempeñaba el Barça, que ahora hay Instituciones, Parlament, debates y foros donde libremente pueden defenderse los intereses de una comunidad. La defensa política que continúa haciendo este club, justificada en que viene haciéndola toda la vida, debe dar ahora -ya debería haberlo hecho hace tiempo- un paso atrás y dedicarse a lo que mejor sabe hacer, ganar títulos.

“La lengua, como nuestro Club, es un elemento de integración que permite identificarse con el país”. Se identificarán ustedes, perdone que le diga. ¿Hay que ser del Barça para ser un buen catalán? ¿Son peores culés los que no hablan catalán como primera lengua? ¿Los aficionados del Barça de Zahara de los Atunes no se sienten identificados con su equipo? Incongruencias tan absurdas como el propio comunicado que lo que persiguen es enfrentar a vecinos y aficionados. Me decía un gran amigo y periodista deportivo catalán de la vieja escuela: “En este país todos creen nacer con un carné de entrenador bajo el brazo”, pues yo le añadiría que hay entrenadores que creen nacer con el carné político y ser gurús de las sociedades. Sino que le pregunten a aquel hombre callado, que defendía las ruedas de prensa a duras penas y que ahora, se ha soltado la melena al viento con frases como: “Si se aprueba la reforma retrocedemos 30 años atrás”. Y es que Tito Vilanova está superando a su maestro Guardiola en todos los aspectos, tanto en lo deportivo como en lo político, un binomio difícilmente inseparable en Can Barça.

Para aquellos obsesionados con la historia del Club y su ‘servicio’ a los pies de una Cataluña artificial que ellos han modelado a su antojo, es curioso, cuando analizamos esta misma historia vemos como los tres grandes ídolos del barcelonismo -hagan ustedes su ranking, este es el mío- Kubala, Cruyff y Messi tienen muchas cosas en común: gol, regate, magia, carisma y sobretodo barcelonismo. ¿Son símbolos que “permiten identificarse con el club” como dice el comunicado? Yo creo que sí y a cualquiera que esté paseando por las Corts ahora mismo diría lo mismo. Pues de entre todas esas cualidades comunes, también coinciden en una: su analfabetismo del catalán, del que nunca ni siquiera se esforzaron en aprender, del que incluso, ni el propio Barça se atrevió a ‘recomendarles’ su aprendizaje, no fuera a ser que cogieran la puerta antes de tiempo. Y es que aunque algunos se empeñen en cambiar los papeles de la sociedad y crear héroes y villanos, yo prefiero entender este deporte como el maestro Sacchi: “El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes”.

Seis modelos para tres lenguas
El peso de los idiomas cooficiales en la escuela varía en cada comunidad
Cataluña es la única que no ofrece la escolarización en castellano
El País Barcelona  6 Diciembre 2012

La reforma educativa que planea el Gobierno incorpora unos capítulos polémicos dedicados a las lenguas cooficiales que ha soliviantado a las comunidades no gobernadas por el PP, especialmente Cataluña. El borrador de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) deja a las autonomías el poder de dar un trato especial al idioma propio de la comunidad “sin que en ningún caso pueda suponer de hecho la exclusión del castellano”. Pero, ¿realmente está marginado el castellano en las comunidades con lengua propia? Este es el panorama.

Cataluña. Recibir clases mayoritariamente en castellano en una escuela pública catalana es inviable. Pero pocos se plantean este extremo. El modelo de inmersión lingüística y de escuela catalana ha sido defendido a ultranza por sus resultados por casi toda la comunidad educativa. Solo ha sido cuestionado por un grupo de familias, que reclamaban un aumento de las horas de clases impartidas en castellano, algunas de las cuales querían un modelo inverso: con el castellano de lengua vehicular.

Cataluña saca pecho de su modelo de escuela tejido durante más de tres décadas. Aunque la ley de normalización lingüística data de 1983, ya en los sesenta algunos colegios privados daban clases en catalán. Después de la muerte del dictador Franco en 1975 se abrió una etapa más bien caótica. “Eran los profesores mismos los que decidían si se pasaban al catalán”, recuerda Joaquim Arenes, pedagogo e impulsor de la inmersión lingüística. “Pero no todos estábamos capacitados para enseñar en catalán, sobre todo los que éramos castellanohablantes, que nos tuvimos que reciclar”, añade Josep Miquel Lacasta, profesor desde 1976. El modelo de escuela catalana entonces estaba en pañales y se daba la curiosidad que la mayoría de profesores que enseñaban en catalán escribían en la pizarra en castellano porque a menudo no sabían hacerlo en el hoy idioma cooficial.

Después de años con planes de formación del profesorado y los esfuerzos invertidos en recuperar una lengua y cultura perseguida durante 40 años, se consiguió dar forma al modelo actual de escuela. “La complicidad de las familias castellanohablantes fue clave para el éxito de la inmersión. Estas familias entendieron que era una riqueza para sus hijos el hecho de que pudieran aprender una segunda lengua”, tercia Lacasta.

La apuesta política y el consenso social permitieron llegar al actual modelo, en que las clases se imparten en catalán, salvo las asignaturas de inglés y castellano. El esquema es válido para los colegios públicos, los concertados (privados subvencionados por la Generalitat) y los privados. En estos últimos pueden encontrarse escuelas donde la proporción de clases en castellano es más elevada, pero muchos son centros de élite donde se enseña en inglés u otros idiomas.

Los expertos apuntan que, a pesar del predominio del catalán en la enseñanza, el aprendizaje del castellano, con una fuerte presencia en la sociedad, está garantizado. “Si alguna cosa no saben los niños al salir de la escuela es el catalán y no el castellano”, zanja el pedagogo.

Comunidad Valenciana. Hasta este curso, el sistema educativo valenciano se articulaba en tres programas: dos con el valenciano como lengua base y uno con el castellano. Pero el nuevo decreto de plurilingüismo aprobado en agosto por el Gobierno de Alberto Fabra (PP), y que se ha empezado a aplicar en el ciclo de Infantil, reduce la estructura a dos opciones.

El Programa Plurilingüe en Valenciano (PPEV) contempla que dos asignaturas se dan en castellano y dos en inglés. El resto, en valenciano. En el Programa Plurilingüe en Castellano (PPEC) se copia el esquema anterior, pero el castellano y el valenciano se cambian los papeles.

Según datos de la Generalitat, el 53% del alumnado de la etapa obligatoria —esto es, más de 235.000—, han optado por el modelo en que predomina valenciano. No se conocen protestas por no poder escolarizar niños en castellano, pero sí en el caso contrario. La influyente plataforma Escola Valenciana cifra en 90.000 los alumnos que estudiarían en valenciano si existiera una oferta accesible.

Baleares. El modelo educativo de Baleares, bilingüe y de inmersión relativa, está en reforma general desde el curso 2011- 2012 y es un objetivo central de la nueva mayoría absoluta del PP. Durante casi 30 años, un decreto de mínimos ha asegurado que al menos la mitad del horario escolar y de las materias no lingüísticas fuesen en catalán, que es la lengua vehicular. Esta paridad entre catalán y castellano se verá modificada ahora con un programa trilingüe.

El nuevo Gobierno del PP quiere facilitar a los padres el derecho a la libre elección de la primera lengua, la de lectoescritura, desde los primeros niveles. Más del 85% de los padres optaron por el catalán.

El Gobierno de Bauzá ya eliminó la exigencia de conocer el catalán en las oposiciones de funcionarios y mitigó la normativa de la tradicional política lingüística. El PP ha llegado a acusar a núcleos de profesores de las islas de practicar “adoctrinamiento ideológico” y de haber impuesto una “dictadura catalanista”.

País Vasco. Mucho más complejo es el modelo educativo en Euskadi, con tres opciones donde el peso de las diferentes lenguas varía. En la opción A predomina el castellano como lengua de enseñanza y el euskera queda relegado a asignatura; en el B, el peso de cada lengua lo decide el centro; y el D, en que se enseña en euskera y el castellano se utiliza únicamente en la asignatura de esta lengua. (No hay C porque esa letra no forma parte del alfabeto vasco). Hoy en día perduran los tres modelos lingüísticos y todas las familias tienen la posibilidad de pedir que sus hijos estudien en el que prefieran, aunque no todos los centros escolares cuentan con los tres, por falta de demanda.

El Gobierno vasco mantiene la puerta abierta a que, si hay demanda suficiente, se abran nuevas aulas de modelo A. Sin embargo, la realidad vasca apunta a una dirección completamente distinta. Desde hace años, el modelo de castellano es la apuesta más reducida entre las familias. En la práctica, la apuesta clara de la sociedad vasca es la del modelo en el que predomina el euskera, el D, el elegido por seis de cada diez estudiantes. Este curso, en la enseñanza preuniversitaria, el 17,7% de los alumnos estudia en modelo A, el 20,9% en modelo B y el 61,4% en el D, el único que ha crecido. La tendencia del modelo de castellano es a la baja. De hecho, en Infantil solo el 3,66% está en aulas de modelo A.

Navarra. La comunidad foral tiene implantado en parte de su territorio un sistema muy similar al vasco. Además, ya se ha empezado a introducir el modelo trilingüe en algunos centros.

Galicia. La comunidad gallega apostó por la paridad y en sus aulas el castellano y el gallego se reparten las horas a partes iguales. Aquí también se empieza a hablar de modelo trilingüe, de futura implantación, en que se introduce el inglés. A partir de entonces, se prevé que las tres lenguas tengan el mismo peso.

El gobierno autonómico del PP defiende que el sistema a partes iguales para las dos lenguas cooficiales de Galicia respeta el equilibrio. Para la oposición y las instituciones culturales, el modelo que retira la discriminación positiva del gallego en los colegios pone en peligro la pervivencia de este idioma que, aunque sigue siendo mayoritario en la comunidad, está perdiendo hablantes.

Información elaborada por Ivanna Vallespín, Juan Manuel Játiva, Andreu Manresa, Ania Elorza y Sonia Vizoso.
 

Miles de personas reivindican en Madrid la Constitución frente a los nacionalismos
Cargos de PP, PSOE, UPyD y C's apoyan el manifiesto 'España somos todos' promovido por DENAES para impulsar esta "movilización cívica"
Europa Press www.lavozlibre.com 6 Diciembre 2012

Madrid.- Miles de personas se han concentrado este jueves en la madrileña Plaza de Colón, convocados por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES) con motivo de la celebración del Día de la Constitución, para pedir la unidad de España y rechazar los movimientos nacionalistas e independentistas que se están produciendo en algunas comunidades como, por ejemplo, Cataluña o País Vasco.

"Este acto nos sirve para reivindicar el orgullo que supone ser español. Los españoles están necesitados de sentirse unidos, de demostrar esa unidad y de apelar a esos valores de esa unión como valores superiores a los que buscan la división y la ruptura como son la concordia frente al ánimo de discordia y la ruptura que impulsan los nacionalistas", ha comentado el presidente de la Fundación y exparlamentario del PP vasco, Santiago Abascal.

Estas declaraciones han sido corroboradas por las miles de personas concentradas en la Plaza Colón y que, a gritos de "viva España" portaban banderas españolas -algunas unidas a la bandera de Cataluña- y pancartas con los lemas 'los nacionalistas discriminan y enfrentan', 'Barça + Madrid + nosotros = La Roja'.

A la cita se han acercado también el eurodiputado y expresidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal Quadras, y el portavoz de Ciutadans (C's), Jordi Cañas. Todos ellos han recordado la necesidad de que los españoles defiendan los signos de España y han criticado los intentos separatistas del Gobierno de Artur Mas.

"Los nacionalistas catalanes han tomado la decisión irresponsable y suicida para ellos de romper la unidad nacional. Y, aunque es imposible, están haciendo un daño inmenso, van a arruinar Cataluña y están perjudicando la imagen internacional de España", ha comentado Vidal Quadras.

En este sentido, Irtugaiz ha lamentado que tanto en Cataluña como en el País Vasco los nacionalistas "amenacen, insulten y hagan la vida imposible" a todo aquel que proclame ser español. Por ello, ha esperado que actos como el que ha convocado la Fundación DENAES se repitan "todos los años" con el objetivo de sensibilizar a la población y conseguir que las enseñas nacionales sean vistas con "total normalidad" como en el resto de los países.

No obstante, a la cita no se han acercado ningún miembro del PSOE, a pesar de que algunos han firmado el manifiesto de la Fundación en favor de la unidad de España. Esta ausencia ha sido calificada por el portavoz de Ciutadans como "vergonzosa", al tiempo que ha lamentado que los socialistas se sigan "avergonzando" de los símbolos comunes españoles. Un hecho que, ha apostillado, "no les ocurre" cuando tienen que secundar una huelga en favor de la independencia de Cataluña.

Dicho esto, ha advertido de que los nacionalistas catalanes "no han levantado" el pie del acelerador y que van a seguir con su proyecto independentista. "La unidad de España va a estar en riesgo si no sabemos hacer una lectura real de lo que está pasando en Cataluña y si el Gobierno no es capaz de decir alto y claro qué va a hacer en el caso en el que se produzca de verdad el reto separatista", ha señalado.

LECTURA DEL MANIFIESTO Y PRESENTACIÓN DE LA LETRA DEL HIMNO ESPAÑOL
Durante la concentración, la Fundación ha hecho público el manifiesto 'España Somos Todos' en el que recuerda que la unidad española es la "mejor garantía" de su pluralidad interna, "fundamento de solidaridad entre los ciudadanos y entre sus diferentes regiones". Además, recalca que el "tan mentado derecho a decidir" es "simple y llanamente una falacia".

Este escrito ha contado con un gran apoyo ya que lo han firmado el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons; la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre; el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Iñigo Henríquez de Luna; el vicepresidente del Parlamento europeo, Alejo Vidal Quadras; el exministro Jaime Mayor Oreja; el eurodiputado Carlos Iturgaiz; y la expresidenta del PP vasco María San Gil.

Por parte del PSOE, se han sumado el expresidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina; el exsecretario general del PSE Nicolás Redondo Terreros; y el exteniente de alcalde de Bilbao Teo Uriarte. También respaldan esta convocatoria el diputado de UPyD Toni Cantó, el presidente de Ciutadans, Albert Rivera, y el exdiputado de IU Pablo Castellano.

Asimismo, entre los firmantes figuran también el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa; el dramaturgo Albert Boadella; el funcionario de prisiones secuestrado por ETA José Antonio Ortega Lara; el catedrático de Sociología Amando de Miguel; la profesora Gotzone Mora; el exmagistrado del Tribunal Supremo Adoldo Prego; o el catedrático de filosofía Gustavo Bueno.

Igualmente, la iniciativa cuenta con el apoyo de organizaciones como HazteOír y el sindicato de funcionarios Manos Limpias; las principales asociaciones de víctimas del terrorismo (AVT, Voces Contra el Terrorismo y la Fundación Gregorio Ordoñez) y entidades de la sociedad civil vasca como el Foro de Ermua y de la sociedad civil catalana, como De Espanya i Catalans, Convivencia Cívica Catalana, y 12-O Moviment Civic.

Por último, la Fundación ha presentado también una letra del himno de España, creada por Jon Juaristi, y que ha sido interpretada por la cantante cubana Yanela Brooks, concursante del programa 'La Voz' (Telecinco). En ella se hace alusión a la proyección universal del país: "Canta España, y al viento de los pueblos lanza tu cantar. Hora es de recordar.... Patria mía, que guardas la alegría de la antigüedad edad, florezca en tu heredad. Al sol de Europa, alzada la copa".

Cataluña / DÍA DE LA CONSTITUCIÓN
Miles de personas se manifiestan en Barcelona y Madrid por la unidad de España
ÀLEX GUBERN / agenciasabc_es / BARCELONA ABC 6 Diciembre 2012

La Cataluña que defiende la Constitución y la unidad de España ha vuelto a salir a la calle. Unas 5.000 personas se han manifestado este mediodía por el centro de la capital catalana para reivindicar la vigencia de la Carta Magna y rechazar el proceso soberanista impulsado en Cataluña.

La marcha la ha convocado el movimiento cívico De España y Catalanes, el mismo que impulsó el 12 de octubre la histórica concentración a favor de la unidad de España en la plaza de Cataluña.

De nuevo por Barcelona han lucido centenares de banderas españolas y «senyeras» catalanas, junto a numerosos carteles o pancartas en los que pueden leerse consignas como «Sentido común», «Hagamos puentes no muros», «Los nacionalsmos discriminan y confrontan» y otros mensajes parecidos [mira aquí las imágenes de las concentraciones].

Aunque la acción la ha convocado el movimiento cívico antes citado, ha contado con el apoyo de PP, C's y UpyD, y en la marcha, que ha arrancado en la plaza Urquinaona y ha concluido en la plaza Sant Jaume con la lectura de un manifiesto, se ha podido ver al líder popular en Barcelona, Alberto Fernández, y al presidente de C's, Albert Rivera.

La concentración ha transcurrido sin incidentes y entre los eslóganes más coreados ha destacado el que pide la dimisión del presidente de la Generalitat Artur Mas tras el fracaso de las elecciones del 25 de noviembre.

Acto en Colón
Miles de personas han acudido esta mañana a la manifestación convocada por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), bajo el lema «España somos todos», que pretendía hacer un llamamiento a la ciudadanía española para frenar las diferentes tendencias separatistas. Al acto han acudido diferentes personalidades políticas como el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, el eurodiputado Carlos Iturgaiz y el exfuncionario de prisiones que fue secuestrado por ETA en 1996, José Antonio Ortega Lara.

El presidente de esta fundación, el exparlamentario del PP vasco, Santiago Abascal, ha valorado la manifestación como muy «positiva». «Ha habido una gigantesca convocatoria, ha sido respaldada por muchísimos ciudadanos y estamos muy contentos. Se demuestra que apostamos por la unidad, la concordia y el entendimiento entre nosotros y no por el conflicto», ha afirmado.

Además ha recalcado que «los que no se sienten españoles apelan a sus sentimientos de manera permanente y con los sentimientos no se puede hacer política».

En este sentido ha matizado que «no se trata de lo que sintamos, sino de lo que somos». Por otro lado, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, ha declarado que el acto demuestra que «hay muchos miles de españoles que no están dispuestos a que se destruya aquello que ha costado tantos siglos construir».

«Nuestra existencia como nación tiene mucha gente detrás dispuesta a defenderla», ha explicado Vidal-Quadras. Una de las participantes de la manifestación, Gloria, ha comentado que ha viajado desde Cádiz a Madrid «sólo para acudir a la manifestación» y ha señalado que«"ha merecido la pena haber viajado» para participar porque, tal y como ha añadido, o la sociedad se manifiesta o «la pisotean».



Recortes de Prensa   Página Inicial