AGLI Recortes de Prensa    Martes 18 Diciembre 2012

Buenos anuncios y "cansancio retrospectivo"
EDITORIAL Libertad Digital 18  Diciembre 2012

La verdad es que Soraya Sáenz de Santamaría no se ha esforzado demasiado en concretar y detallar el "impulso reformista" que, de forma aun más vaga, nos ha anunciado este lunes el presidente Mariano Rajoy para el año 2013. Básicamente, la vicepresidenta se ha limitado a explicar que se trata de hacer una "apuesta por la competitividad" a través de medidas de "liberalización de servicios" como la energía y la telecomunicaciones; reformas, en definitiva, que "permitan liberar de trabas burocráticas a empresarios y trabajadores".

Tal vez la razón por la que la vicepresidenta no haya abundado en detalles se deba al "cansancio retrospectivo" que, dice, le causa "contar el número de reformas" que ya se han llevado a cabo, y que ha querido enumerar para convencernos de que el esfuerzo reformista ha "sido claro e intenso". Sea como fuere, el problema está en que, a falta de mayor concreción, no sabemos el alcance que van a tener estas medidas. En principio, suena bien todo aquello que persiga la supresión de trabas burocráticas y una mayor competitividad mediante la liberalización de los mercados, especialmente en un ámbito que tanto lo requiere como es el energético. La duda está en cuál va a ser el alcance y el ritmo de aplicación de estas medidas por parte de un Gobierno que ya nos anunció hace más de un año un "impulso reformista" pero que, sin embargo, ha permanecido instalado en un maquillado inmovilismo, no exento de contraproducentes medidas fiscales.

Algo más que mero "cansancio retrospectivo" causa a muchos ciudadanos comprobar que muchas de las reformas profundas y urgentes que España necesita van a esperar eternamente, puesto que el Gobierno asegura que ya han sido acometidas. Tal es el caso de la que afectaría a nuestro insostenible y sobredimensionado sector público. ¿Cómo esperar también una auténtica cura de adelgazamiento del Estado, si este Gobierno se muestra "satisfechamente cansado" por un mero ajuste en su "parque móvil" o en su "publicidad y comunicación institucional"? ¿Cómo esperar la supresión de las subvenciones a las patronales, los sindicatos y los partidos políticos, cuando la vicepresidenta, refiriéndose exclusivamente a estos últimos, se muestra satisfecha por una mera "desvinculación de las subvenciones al IPC y reducción de un 20% en los Presupuestos de 2012 y un 20% adicional en los de 2013"? ¿Cómo esperar la erradicación de trabas burocráticas a favor de la unidad de mercado, si eso supone entrar de lleno en una reforma de nuestro insostenible modelo autonómico, reforma capital que el Gobierno no se atreve a afrontar y que está obstaculizando muchas otras, como la que afecta a ayuntamientos y diputaciones?

Bien está –insistimos– la reforma liberalizadora del mercado energético que anuncia Sáenz de Santamaría. Pero, al margen de que debía haber sido anunciada con concreción a finales del año pasado, y no vagamente a finales de éste, ¿qué alcance va a tener, mientras el Gobierno no se atreva a denunciar la insostenibilidad de la mal llamada energía verde y ni siquiera ose pronunciar la palabra nuclear? ¿Es muestra de ese "claro impulso reformista" la pasividad –en el mejor de los casos– con la que el Gobierno ha asistido al cierre de Garoña, lo que ha reducido aun más nuestro ridículo parque nuclear?

Habrá que dar nuevamente tiempo al tiempo; pero si el Gobierno prosigue en ese "reformismo pausado" con el que se muestra tan satisfecho, no será la primera vez que unos buenos anuncios queden en papel mojado. Y eso también causa mucho "cansancio retrospectivo".

El Gobierno insensible al drama nacional
Pablo Sebastián www.republica.com 18  Diciembre 2012

El Gobierno de Rajoy no sabe lo que ocurre en España. Está encantado con sus reuniones europeas, con sus asuntos de corte económico y financiero, rescates bancarios y reformas políticas e ideológicas con las que divide y distrae un poco a la sociedad, pero permanece ajeno al drama nacional de la crisis, mientras crecen las protestas sociales en todas la ciudades de España y se está creando el caldo de cultivo de una gran rebelión y revuelta social, en casos animada por verdaderas situaciones de desesperación y de necesidad.

No se conoce ningún acuerdo del Consejo de Ministros o algún decreto contundente e importante en favor de los millones de españoles que están sufriendo, hasta límites insoportables, las inclemencias de la crisis económica española. Ayer mismo Caritas denunció que casi 600.000 familias españolas están en condiciones más que lamentables sin ningún tipo de ingresos ni ayudas, acogidas a centros de caridad o de solidaridad ciudadana, y añadió que todo ello es “un escándalo político, ético y moral”.

Y ¿qué ha hecho al respecto el Gobierno que preside Mariano Rajoy? Absolutamente nada. Ni siquiera el inventario o el mapa de la pobreza nacional que, por otra parte, afecta a miles de niños sin recursos de ninguna clase, y que merecería una acción de la máxima urgencia de este Gobierno que acaba de inyectar en los bancos intervenidos la friolera de 40.000 millones de euros, o que no recorta el gasto político, o da subvenciones a las fundaciones de los partidos políticos, empezando por FAES del PP, al tiempo que concede indultos a torturadores, defraudadores y corruptos.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Sáenz de Santamaría (a la que se le han transmitido mensajes para que el Gobierno se ocupe de los desamparados, y que nunca hizo caso de ello) y la ministra de Empleo (o más bien del paro), Fátima Báñez, las dos ministras que anunciaron que los jubilados no recuperaran la pérdida de su poder adquisitivo por la no revaloración, con el IPC, completa de sus pensiones, son las responsables -o mas bien irresponsables- en el Gabinete de Rajoy de abordar esta situación sobre la que no hacen, ni han hecho nada especial.

Estamos, pues, ante un auténtico drama nacional, que empieza a tener eco dentro y fuera de nuestro país -luego se escandalizan en Moncloa si The New York Times publica fotos de algún español buscando comida en los cubos de la basura- y que empieza a ser un polvorín y el gran fracaso político de este Gobierno, y a la vez moral por el desprecio con el que Rajoy se desentiende hoy de tan grave situación de miles de familias españolas.

Y no solo eso, ayer escuchamos al presidente decir en Toledo que el responsable de los problemas sociales de España es el anterior gobierno del PSOE, y que su Ejecutivo no oculta los problemas sino que los elimina. Y ¿cómo piensa Rajoy eliminar la crisis de las familias españolas que ha denunciado Cáritas? Además, tras un año al frente del poder nacional, el discurso de la herencia recibida del PSOE no tiene sentido ni credibilidad. Como carece de credibilidad la profecía hecha por Rajoy a propósito de que el año 2013 será el de la estabilidad económica de España y que a su final comenzará el crecimiento nacional y la recuperación de los puestos de trabajo.

Ojalá acierte Rajoy en semejante predicción, pero de momento lo que tiene que hacer es ocuparse del drama de supervivencia de los españoles que tienen problemas diarios de subsistencia. Un drama nacional que se suma al del paro y al de la creciente indignación de distintos colectivos de la sociedad por los ajustes y reformas -muchas de ellas inauditas como las de las tasas judiciales- que ya están caldeando el ambiente social hasta limites insospechados y que el día menos pensado puede estallar en una revuelta social y entonces Rajoy y su Gobierno entenderán que la mayoría absoluta no es para gobernar solo a favor de su ideología sino para atender al conjunto de la sociedad, y especialmente a los que sufren más.

Rajoy, un año después, ni empleo ni diálogo
Fernando Glez. Urbaneja www.republica.com 18  Diciembre 2012

Rajoy no admite lecciones de sus adversarios; al año de su llegada al poder alienta a sus correligionarios y reitera que no se ha quedado con los brazos cruzados, que lo ha intentado. Pepe Oneto reflejó ayer un primer balance de este primer año Rajoy; mañana cumple un año el discurso de investidura cuya relectura es poco alentadora. Aquel fue un discurso cortante, de frases cortas, compromiso, para trasmitir seguridad. El presidente decía que sabía lo que debía hacer, que no perdería el tiempo con reproches al pasado, que las cosas iban mal, pero que tenía soluciones.

El tiempo maltrata el discurso. Los dos compromisos eran “crear empleo” “diálogo con los demás”. Un año después se han perdido más de otro medio millón los empleos (la cifra de 6 millones de parados está en puertas) y de diálogo, nada de nada; el Gobierno no ha ganado un aliado, ni en el Parlamento ni en la calle. El único consuelo para los más tolerantes con Rajoy es que Zapatero ya no está. Pobre consuelo.

De los compromisos o líneas rojas expuestas y reconocidas por Rajoy apenas queda una por superar. Durante la investidura reiteró que bajaría impuestos, pero el Gobierno puede aspirar al título de campeón en subida de impuestos, por delante del tripartito catalán y de los socialistas de Felipe González. Este Gobierno iba a defender la capacidad adquisitiva de las pensiones hasta el último aliento y va a ser el que más las ha perjudicado. Y así sucesivamente.

Todas esas medidas que ha tomado el Gobierno a disgusto tienen una explicación, pero nadie se ha esmerado en darla; nadie ha reconocido un error de juicio o de cálculo. Escuchan poco, explican menos, y van siempre por detrás de los acontecimientos. Algunas de las decisiones más importantes han sido impuestas por los socios europeos, aunque el discurso de investidura acababa con la invocación a restaurar el poder de España en el mundo. Un año después la pérdida de soberanía ha dado varios pasos adelante.

Ya no es tiempo de reproches a la herencia recibida, que era mala, la del peor Gobierno que ha tenido España hasta la fecha (el actual hace méritos para ganar ese título); la responsabilidad del gobierno Rajoy es plena, goza de poder parlamentario y regional como ningún otro gobierno, y ha adoptado muchas medidas de todo tipo con efectos modestos, eficacia discutible, y torpezas manifiestas. La gestión de la crisis financiera, a pesar del auxilio de los socios europeos, está siendo penosa; la estrategia energética, lamentable. Y lo que es más inquietante la credibilidad del Gobierno está bajo mínimos, peor que la cualquiera de los gobiernos anteriores. Entretanto Rajoy espera, pide calma, dice que a fin de año todo irá mejor, que no va a cambiar el equipo que le rodea…

fgu@apmadrid.es

La bala de plata silba en Moncloa
Marcello www.republica.com 18  Diciembre 2012

Copa de Navidad en la Moncloa, ambiente festivo, el Gobierno se divierte. Wert y Gallardón, los niños malos del Gabinete, corren por el patio de columnas haciendo bromas sobre su mala fama, como si de Zipi y Zape se tratara, mientras Montoro, presume de ser el insaciable ‘tío del saco’ de los impuestos, y nos explica que en España ha mejorado mucho la contabilidad. La vicepresidenta Soraya ha menguado, está mas pequeña, mientras el presidente Rajoy ha crecido, está mas alto y satisfecho, como el gatazo de Rafael Sánchez Ferlosio aquel “gordinflón tontiastuto, castrado y satisfecho”, que fue como definió el escritor a Felipe González cuando era el amo de la Moncloa, y llegó de Pekín a Madrid impresionado tras escuchar a Deng Tsiao-Ping, su lección magistral sobre el pragmatismo sin escrúpulos del uso y disfrute del poder: “gato blanco, gato negro, lo importante es que cace ratones”. Felipe cumplió el proverbio a rajatabla.

Rajoy no es tan agresivo. Acababa de llegar de Toledo donde ha declarado que la culpa de la crisis y los daños sociales causados de España es del anterior gobierno del PSOE. ¿De quién si no iba a ser? Si Rajoy casi no existe, la responsabilidad, pues, será de Zapatero y Rubalcaba, a lo mas de Merkel, Draghi y Rehn que son los que mandan, pero en absoluto de nuestro Presidente y de su brillante Gobierno de la nación. El que este viernes cumplirá un año de Consejo de Ministros por lo que se comerá el turrón de Navidad sin que nadie sea relevado del cargo, aunque muchos lo merezcan, pero eso es impensable con Rajoy, máxime cuando el Gobierno está encantado de haberse conocido y no tiene en su frente a ninguna Oposición (sólo ciudadanos en las calles pero sin organización).

Es verdad que el Presidente se aburre, porque la política a él le cansa, y no tiene adversarios y competidores con los que jugar, o debatir o pelear. Casi todos ellos se le hunden o desmayan a su alrededor. Por ejemplo Mario Monti está de capa caída con el lío de Berlusconi, a Rubalcaba no le llega la camisa al cuello, Artur Mas anda enloquecido, con las historias del marmolista Pujol JR. y el visionario de Junqueras de ERC, mientras se le suben a las barbas la patronal del Fomento catalán. La otrora temida Aguirre, la condesa de Bombay, ya está arrepentida de haber dimitido en Madrid a favor del chino de la coleta blanca del piso en Delaware, y se dedica a escribir espantosos artículos en ABC -pronto la veremos maullando sobre el ardiente tejado de cinc de El Gato- en los que habla de la “fornicación en los burdeles” dándose aires de liberal/libertina, pero en el fondo aburrida como una mona y presta a saltar como una fiera sobre la yugular de Botella a la que pretende desbancar. De Rato, quinto peor empresario del mundo e imputado en Bankia, nunca mas se supo, Cascos desapareció y Aznar está vendiendo sus memorias sobre el mandato divino que recibió del Altísimo, tras salir ileso del atentado de ETA, toda una señal.

O sea, el Gobierno bien y el Presidente mejor. Y España mal, ya se sabe, por culpa del PSOE. Ayer se conoció que un hombre de 47 años se ahorcó, desesperado por otra hipoteca -¿cuántos son los suicidios que van?-, pero eso, pensarán en la Moncloa, son las cosas que pasan. En EE.UU. los locos del rifle matan a niños en las escuelas y en este país se han puesto de moda los suicidios de los hipotecados, una enfermedad que no afecta los banqueros, ni altos dirigentes de la patronal CEOE, ni a cualquier poderoso de toda condición.

Al contrario, el ministro de Economía, Luis De Guindos, que no es tan mal ministro como dice Financial Times -quizás es de lo mejor del Gabinete- nos dice que la situación mejora y opina que pedir el rescate de España a la UE no figura en sus prioridades por más que lo exija el diario El País, en un campanudo editorial al que nadie hizo caso. De Guindos, como si fuera ‘El Llanero Solitario’ asegura que esa ‘bala de plata’ del rescate siempre está ahí y podrá utilizarse en caso de urgente necesidad. Cree, además, que nadie garantiza que la petición del rescate baje los humos a la prima de riesgo (aunque las compras de deuda del MEDE y BCE sí ayudarán) y concluye diciendo que esa bala plateada, que silba sobre el palacio de la Moncloa, debe permanecer en la recámara del poder como arma disuasoria.

¿Incluso por si alguien en el Gobierno quiere darse un tiro en la sien? De Guindos sonríe mientras pilla un canapé, Soria está muy eléctrico, Morenés al mando de la legión invencible, la Báñez ve brotes verdes en el desierto como oasis imaginarios, y nosotros regresamos caminando y pensativos hacia el corazón de Madrid, que los manifestantes de todo tipo inundan al anochecer. Atrás se nos queda este Gobierno sin corazón en sus salones de invierno disfrutando del poder en esta dramática Navidad que pondrá en evidencia familiar los graves problemas de millones de españoles, a los que sepa Dios y con qué cara, les hablará el día de Nochebuena el Rey.

Por cierto ¿quién irá en nombre del Gobierno al entierro del pobre hombre ahorcado en Ardales (Málaga)? Nadie, esto no es USA, ni aquí gobierna Obama. La vicepresidenta Soraya, la niña de luto de Rajoy en el Vaticano, no está para esas cosas y su enemiga del alma y con peineta, la Cospedal, tampoco aceptaría una embajada similar. Ese entierro que silba y pasa a toda velocidad como una bala de plata sobre el palacio de Moncloa no tendrá solemnidad, por más que a De Guindos -quien ya veremos si no acaba como Balarrasa en un convento- le retumbará en la conciencia cada vez que se acuerde de los 23.000 millones cedidos a Bankia por el erario nacional. El que desde luego no se va a inmutar es Rajoy, mientras toca la zambomba y canta en familia el último villancico de Sabina y Serrat: “Satanás, es un capo llevando el compás, infiltrado en el ¡supermercado! de la Navidad…”

España y sus enemigos
Javier Benegas www.vozpopuli.com 18  Diciembre 2012

Cicerón denuncia a Catilina en una sesión del Senado

Con la sangre de Julio César aún fresca sobre las losas del Foro, Marco Tulio Cicerón, que nada había tenido que ver con su muerte, instó a los ciudadanos romanos a aprovechar el vacío de poder para reinstaurar la República. Y en el mismo lugar donde había tenido lugar el magnicidio, y ante el estupor de un pueblo romano ya demasiado acostumbrado a la servidumbre, Cicerón, anciano y libre por fin de toda indecisión, pronunció memorables discursos en defensa de la sagrada causa de la Libertad y, también, sus 14 Filípicas contra el usurpador Marco Antonio –"¡Que sean otros quienes vivan como esclavos! Nosotros los romanos rehusamos hacerlo. Si no podemos lograr la libertad, muramos"–. Consciente del estado de postración del pueblo, Cicerón no sólo apeló a los aletargados corazones de los romanos, sino que al mismo tiempo procuró lograr el apoyo de César Octaviano, heredero de Julio César y de quien él mismo era valedor, y Marco Emilio Lépido.

Pero Octavio y Lépido, lejos de sentirse tentados por las palabras del anciano orador y sumarse a la causa de la República (de la que sospechaban prescindiría de ellos tarde o temprano), optaron por reunirse en secreto con Marco Antonio y, mediante acuerdo, repartirse el imperio. Aquel pacto trajo aparejada la perdición de Cicerón, cuyo postrero esfuerzo por defender la libertad del pueblo romano le había convertido en el último obstáculo que separaba a aquellos hombres poderosos de sus ambiciones. Poco después, el ilustre orador, jurista, escritor y filósofo, fue asesinado en la localidad de Cajeta (hoy conocida como Gaeta), donde, consciente de que su final estaba cerca, había buscado descanso.

Sirvan estos acontecimientos, que tuvieron lugar hace ya más de 2.000 años, para explicar cómo las fuerzas antagónicas de un Estado prefieren siempre avenirse al pacto y al reparto del poder antes que combatir entre sí.

La clase política, el “establishment” y “lo público”
En los tiempos de Cicerón, las conspiraciones eran lideradas por personajes con nombre y apellidos, que pagaban con sus bienes y haciendas, y frecuentemente con su vida y las de sus más allegados, el fracaso de sus maquinaciones. Entonces era relativamente fácil para el historiador, y para el público en general, distinguir a los hombres buenos de los malvados; a los nobles de los mezquinos. Y esta clara separación entre el bien y el mal servía a los escritores para crear hermosos dramas y tragedias, cuya ejemplaridad, de cuando en cuando, sacudía las conciencias.

Hoy, las facciones que pugnan por el control del Estado han devenido en grupos y colectivos sin liderazgo, en los que sólo hay nomenclatura. Y lejos de existir héroes dispuestos a hacer frente a los villanos, proliferan los antihéroes y los oportunistas. En estos cuerpos sociales amorfos e impersonales, el gregarismo y el anonimato mandan, permitiendo a las personas defender sus intereses de grupo sin tener que meditar sobre lo que es correcto y lo que no y sin asumir individualmente los costes de sus decisiones o la vileza de sus actos. De ahí que sea incorrecto aludir sólo a la clase política cuando hablamos de la Casta, pues ésta es mucho más amplia y se distribuye en tres cuerpos sociales enemigos de la España abierta: La Clase política, el Establishment y lo Público.

La Clase política es, de los tres cuerpos sociales o súper clases, el más consciente de que el actual statu quo depende del pacto entre estos tres grupos principales. Por ello, sus reformas aprietan pero no ahogan y se quedan siempre cortas. Su pragmatismo insufrible, que llaman consenso, anula cualquier posibilidad de cambio e impide la imprescindible transformación de España en una sociedad abierta capaz de superar esta crisis.

El Establishment, que influye y mucho en la economía y, por tanto, en las decisiones políticas, está formado por las grandes corporaciones, especialmente aquellas que controlan los sectores llamados estratégicos, y la gran banca, y también por cierto tipo de empresarios que viven del favor administrativo. Todos ellos constituyen una élite por naturaleza antagónica a los sistemas de libre acceso y sus intereses son incompatibles con los principios de la economía abierta. La relación entre el establishment y clase política es muy estrecha. De ahí que la híper inflación legislativa, las trabas administrativas y las dificultades burocráticas no sean fruto de la impericia del legislador, sino un mecanismo de control que limita el acceso al Mercado, a la Política y a la Justicia de los pequeños agentes en beneficio de los grandes agentes y las oligarquías locales.

“Lo público” es el resultado de suplantar el concepto de “servicio público” por el de “estructura pública”. Un proceso mediante el que un considerable número de personas, con el fin de mantenerse a salvo de las contingencias materiales que asolan a los demás ciudadanos, impone la proporcionalidad entre las prestaciones que reciben los ciudadanos y el derroche, el bienestar y los derechos adquiridos, no siempre legítimos, de quienes, de una forma u otra, sirven al Estado. Esta desnaturalización del concepto de servicio público ha desembocado en la corrupción, la acumulación de privilegios, la falta de transparencia y el endeudamiento descontrolado. De tal suerte que “lo público” es hoy el negocio de una minoría, la arcadia de muchos y ruina para la gran mayoría.

Durante más de tres décadas, estos tres grupos, que han trascendido a las tradicionales clases sociales, se han repartido los recursos del Estado, tal y como Marco Antonio, César Octavio y Marco Emilio Lépido se repartieron el Imperio romano; es decir, constituyen un triunvirato anónimo y adaptado a los nuevos tiempos. Y a su sombra prosperan, se multiplican y conspiran los verdaderos enemigos de España; decenas de miles, o quizá millones, de hombres y mujeres que pugnan y cooperan entre sí para hacer del Estado su particular arcadia o negocio. Difícil combatir a semejantes ejércitos confabulados y desmontar este reino de Césares anónimos, donde sólo prosperan aduladores y cazadores de prebendas a quienes la Libertad no interesa. Sin embargo, la Historia no ha terminado.

¿Para cuándo la profunda reforma del Estado?: “Vuelva Vd. mañana”
Vicente Benedito www.vozpopuli.com 18  Diciembre 2012

“Vuelva Vd. mañana” es el título de un largo y conocido artículo de Mariano J. de Larra, publicado en 1833. En él, el escritor relata la historia de un amigo extranjero que llega a España con la intención de invertir aquí, en negocios, parte de su dinero. El protagonista tiene previsto realizar las gestiones necesarias en quince días y regresar a su país inmediatamente después. Larra le advierte de que, en quince días, no podrá hacer nada de lo que quiere y, efectivamente, el artículo acaba diciendo que “después de medio año largo, si es que puede haber medio año más largo que otro, se restituyó mi recomendado a su patria, maldiciendo esta tierra…y diciendo sobre todo que en seis meses no había podido hacer otra cosa sino volver siempre mañana”. Lo que más desespera a Larra es que en aquél tiempo, y me pregunto si todavía hoy, se justificaban los retrasos alegando urgentes ocupaciones e importantes prioridades, cuando la realidad era que las verdaderas causas se debían a la indolencia, la falta de interés y la incompetencia. Todo ello para Larra se resumía en uno de los pecados capitales que durante siglos más han podido caricaturizarnos: la pereza, como actitud colectiva profundamente interiorizada en nuestros comportamientos más elementales.

La estructura del Estado
Larra, en su artículo, no hacía una expresa, y única referencia, a la función pública y sí denunciaba una actitud, que su protagonista no acertaba a comprender que estuviera tan extendida por toda aquella instancia a la que acudía. Casi doscientos años después, cuando estamos atravesando una profunda crisis que está afectando muy crudamente al pueblo llano y soberano, a las clases más desfavorecidas, que sufren en primera persona y sin alternativas unos ajustes y recortes muy difícilmente digeribles, tanto en el ámbito personal como en el social, en este momento en el que lo que hacen falta son soluciones es cuando volvemos a recuperar el tópico del “vuelva Vd. mañana”. Y no me estoy refiriendo a los innumerables trámites administrativos a que estamos sometidos, que también, sino a la pereza, laxitud, desidia y falta de cumplimiento por parte de nuestros políticos de las promesas realizadas cada día. El “vuelva Vd. mañana” se está reproduciendo en demasiados casos, de los que por su actualidad voy a referirme a uno de los que más acuciante respuesta exige, como es la reducción de la estructura del Estado.

En este momento en el que lo que hacen falta son soluciones es cuando recuperamos el “vuelva Vd. mañana”
En esta cuestión, nadie quiere “ponerle el cascabel al gato”. Los dos partidos políticos nacionales han tenido sendas oportunidades para tenderse la mano el uno al otro y viceversa, pero la falta de grandeza de miras de ambos nos deja, de nuevo, a las puertas del “vuelva Vd. mañana”. Tanto el Partido Popular, hoy gobernante, como el Partido Socialista, 22 años al frente del gobierno, coinciden en la necesidad, y la conveniencia, de acabar con los solapamientos institucionales y las “sangrantes”, en lo económico, duplicidades, pero la ceguera de sus urgencias partidistas nos recuerdan la desazón de Larra en sus denuncias de desidia y laxitud.

Solo hace sacrificios la sociedad civil
Se nos dice que es necesario apretarnos el cinturón y rebajar ostensiblemente nuestro estado del bienestar y se deja siempre para mañana algo que resolvería el problema de manera significativa como es, por un lado, la disminución de muchas empresas públicas -estatales y fundamentalmente locales y autonómicas- que lo único que hacen es destruir valor y, por otro, la reducción de competencias de las autonomías -aunque crecen las voces que apoyan su desaparición total, definiendo y propiciando otro modelo de Estado -sobre todo en materia de sanidad, educación, y hacienda. Hoy cada día son más las Comunidades Autónomas que en voz baja maldicen la ambición de haber reclamado para sí esas competencias, especialmente la sanidad y, excepto en aquellas en las que la educación tiene una finalidad última inconfesable, también ésta. Todo ello supondría un ahorro de más de cincuenta mil millones de euros. Eso sin tener en cuenta el Senado, las Diputaciones y el excesivo, e injustificado, número de Ayuntamientos.

La sociedad civil está haciendo numerosos sacrificios, sin duda en muchos casos necesarios, pero no sucede de la misma manera en la estructura del Estado, de las autonomías, administraciones y empresas públicas. En un caso los sacrificios son reales y los padecen y sufren las personas, en el otro, en el caso de las administraciones públicas, son, como diría Larra, simplemente, para mañana. Muchas veces, quizá demasiadas, para nuestra clase política es más fácil negar la evidencia que hacerse responsable de ella.

Larra, se resistió, hasta su prematura muerte, tanto en su faceta periodística, a través de sus escritos, como en su pensamiento y posición política, a aceptar la indolencia, la desidia, la necedad, la holgazanería de una sociedad que vivía, y parece vive, para lamentar sus defectos y debilidades. Permítanme insistir, luchemos todos contra la corrupción. Como dijo John Wayne: "La perversión y la corrupción se disfrazan casi siempre de ambigüedad; por eso la ambigüedad no me gusta, ni confío en ella"

Cataluña
‘Comprobaremos si el Gobierno tiene valor y sensatez.
Debe ser consciente de que el tema supera a la inmersión lingüística.
Las llamadas a la insumisión y al desacato son un banco de pruebas para el inminente desafío independentista’
Redacción www.vozbcn.com 18  Diciembre 2012

José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano y ex diputado autonómico, en un artículo publicado este martes en El Mundo:

‘[...] El tema de la lengua en la escuela no es menor, hablamos de choque de soberanías. El nacionalismo catalán defiende que el régimen lingüístico en la escuela catalana es competencia exclusiva de [la Generalidad de] Cataluña y no admite injerencias. De ahí su defensa cerrada de la Ley de Educación de Cataluña (LEC) como única fuente de derecho y la descalificación del Constitucional y del Tribunal Supremo por atreverse a fijar parámetros interpretativos de la cooficialidad y del derecho a la educación que desmantelan la inmersión lingüística obligatoria. Un espectacular aparato propagandístico califica como “de éxito” un modelo en el que los alumnos catalanes castellanohablantes no puedan estudiar más de una asignatura en su lengua materna, a la par que transforma en casi aliados del Ku Klux Klan a los padres que defienden una presencia equilibrada del castellano y del catalán en la educación. Razones identitarias, que no pedagógicas, han propiciado la creencia de que el catalán debe ser la única lengua vehicular de enseñanza en la escuela.

Los sucesivos gobiernos no han garantizado la enseñanza en castellano en las Comunidades Autónomas bilingües a pesar de que, con recurrente frecuencia, saltan a la luz pública disfunciones relacionadas con el modelo lingüístico que afectan a la calidad educativa, a la igualdad o a la movilidad de las personas en España. Vista la magnitud de las amenazas que el integrismo nacionalista catalán ha lanzado recientemente al Ministro de Educación que evocan las bravuconadas de los western (“Has sido rápido, Flanagan, pero nunca debiste cruzar el Misisipí”) y el amilanamiento del PSOE ante esos matones, es incluso comprensible que algunos políticos se muestren recelosos a vadear el río de las lenguas oficiales en la enseñanza.

El Partido Popular ha adquirido compromisos muy fuertes en este campo. Ganó las elecciones generales con un programa que incluía la reforma del modelo lingüístico en la escuela española y el derecho a la escolarización bilingüe es uno de los puntos nucleares de los gobiernos [autonómicos] de Baleares, Galicia o la Comunidad Valenciana. Además, la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña proclamó que tanto el catalán como el castellano deben ser lenguas vehiculares de enseñanza, y gran parte de la actividad del Grupo Popular en la Cámara [autonómica] catalana en la legislatura anterior se ha centrado en reclamar su cumplimiento.

Estamos, por lo tanto, ante un acontecimiento histórico que no puede tener marcha atrás: la inclusión en una Ley Orgánica del derecho de los alumnos a recibir la enseñanza en castellano y el alcance de este derecho en las Comunidades Autónomas plurilingües. Es imprescindible no errar. El borrador de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa reconoce a las autoridades educativas autonómicas la competencia para fijar la proporción del uso de las lenguas oficiales como lenguas vehiculares. Esta proporción ha de garantizar en las etapas obligatorias una oferta de asignaturas que procuren el dominio de ambas lenguas, debe ser razonable y no necesariamente equivalente ya que ‘en atención al estado de normalización lingüística’ se permite un trato diferenciado a favor de la otra lengua cooficial que, en ningún caso, puede suponer la exclusión del castellano. El derecho de los padres a escoger la lengua vehicular de enseñanza sólo se reconoce si la Administración autonómica no establece el reparto proporcional de asignaturas en una u otra lengua y no existe oferta educativa en ese sentido en la localidad donde residan. En este caso, los padres podrán escolarizar a sus hijos en centros privados y los gastos de la escolarización deberán ser sufragados por la Administración.

[...] La Ley Orgánica debe establecer una normativa básica con principios claros que aseguren la aplicación de la Constitución. Esto pasa, a mi juicio, por reconocer y garantizar en el frontispicio de la ley el derecho a la escolarización en castellano en toda España y en la otra lengua oficial en las Comunidades Autónomas bilingües. Salvo que se recupere la competencia exclusiva para el Estado en materia de educación, las Comunidades Autónomas bilingües, en función de sus especificidades sociológicas y políticas, deben tener la posibilidad de optar entre dos vías: la primera, la del derecho de elección de la lengua de escolarización por los padres y, la segunda, la de reparto proporcional de las asignaturas en las dos lenguas vehiculares de enseñanza. En este último caso, los parámetros de la proporción deben ser fijados con claridad en las leyes de educación estatales, sin perjuicio de que su ejecución corresponda a las Comunidades Autónomas.

[...] En breve, comprobaremos si el Gobierno tiene valor y sensatez, se crece con el castigo nacionalista o devuelve, amansado, el texto legal a los corrales. De todas formas, debe ser consciente de que el tema supera a la inmersión lingüística. El nacionalismo catalán está tanteando la capacidad de resistencia de las instituciones españolas. Las llamadas a la insumisión y al desacato son un banco de pruebas para el inminente desafío independentista. No se puede ceder, es cuestión de derechos de la ciudadanía y de supervivencia del Estado’.

Contra de la imposición de las lenguas regionales
Nota del Editor 18  Diciembre 2012

Estamos a punto de sufrir, colectivamente, el síndrome de Stockholm: está el personal a punto de admitir como buena la obligación de aprender las lenguas regionales y ello constituye un error de consecuencias irremediables. La constitución española. establece el deber de conocer el idioma español, no establece deber de conocer lengua regional alguna. La destrucción de la constitución española por parte del tribunal constitucional, no justifica que tengamos que seguir tal disparate. Si hay algún grupo que tiene interés en perpetuar las lenguas regionales, que lo ejerza sobre sus hijos y no sobre los hijos de los demás. Los españoles tenemos derecho a transitar por España sin tener que aprender lengua regional alguna. Tenemos derecho  ser iguales y no inferiores por no conocer lengua regional.  Las barreras de las lenguas regionales son un disparate económico, social y van contra los derechos constitucionales y humanos.

Y además de todas la leyes sobre lenguas regionales, hay que desmantelar el tinglado autonómico y derogar toda la legislación autoómica para que los empresarios puedan hacer empresa y los trabajadores puedan establecerse en cualquier parte.

El nacionalismo estraperlista
Martín Prieto La Razón 18  Diciembre 2012

«Carlos I y sus banqueros» es un ensayo imprescindible del sabio Sánchez-Asiaín en el que analiza los desvelos del Emperador con la Banca europea. No es una leyenda que Isabel I empeñara sus joyas para financiar a Cristóbal Colón, ya que su Hacienda estaba quebrada tras la Guerra de Granada y su esposo Fernando miraba para otro lado. José de San Martín logró el grado de coronel en Bailén y tras echarnos de Argentina, Chile y el Virreinato del Perú, murió modestamente en su exilio francés renegando de su descolonización y viviendo de su soldada. Simón Bolívar, un petimetre español enojado con la Corte, terminó sus días en el río Maldonado, solo, podrido, desharrapado, abominando de la América hispana que había soñado. Augusto César Sandino, de no haber caído en una celada de los Somoza y haber sido longevo habría fusilado al actual presidente de Nicaragua el comandante Ortega y a todos los que tomaron su apellido para hacer una gigantesca piñata.

David Ben Gurión (personaje que fascina a Jordi Pujol fue austero hasta la exageración y Golda Meir manejó el puente financiero de millones de dólares entre EEUU e Israel sin que se distrajera un billete. Luego reuniría al Consejo de Ministros en su comedor para servir la comida que ella había preparado. Nelson Mandela, hoy en su trance, se divorció de su segunda esposa, Winnie, por desarreglos contables. Un patricio como George Washington, puso su hacienda al tablero para independizar las colonias y no se le conoce otro desliz que una hija con una esclava.

Los estraperlistas no erigen naciones; para eso hacen falta almas desprendidas. Jordi Pujol alardeaba de vivir en un piso con aluminosis, y ahora tiene a sus parientes bajo sospecha de chalaneos y tráfico de influencias. Con esas mimbres no va a ser reina madre de Cataluña porque son imprescindibles espíritus más grandes que el del orillero para armar un Estado con los cimientos en el vacío. A los independentistas catalanes nadie les va a tocar con una flor, pero ¿cómo enfatizan que lucharían por su patria si tienen el dinero en la banca de reptiles?

El PSOE, herido de muerte
Editorial GCT 18  Diciembre 2012

Hoy LA GACETA publica todos los datos sobre la trama del caso Campeón. Este caso no pasaría de ser uno más de las docenas de episodios de corrupción que enfangan nuestra vida política si no fuera porque entre los imputados figura un ex ministro, el socialista gallego José Blanco, y porque además la investigación ha encontrado serios indicios de conexiones entre la trama gallega y la catalana, en la que estaría implicado Oriol Pujol Ferrusola, secretario general de CiU e hijo del que fue durante decenios presidente de la Generalidad, Jordi Pujol.

Estas circunstancias hacen que el caso revista muy especial importancia y haya alcanzado notoriedad nacional. Alguien ha dicho, con mucha razón, que la corrupción política es siempre corrupción económica. Añadamos ahora que los mecanismos de la corrupción suelen ser muy parecidos casi siempre, porque se trata de derivar el dinero público a bolsillos particulares ilícitamente, amparándose en las influencias de altos cargos y, con mucha frecuencia, en decisiones políticas teóricamente regladas y en la práctica arbitrarias gracias a falsedades documentales y otras violaciones de la ley. Desde el punto de vista judicial, el caso ofrece cuestiones de competencia y otros vericuetos técnicos que harán imposible satisfacer el deseo manifestado por Alfredo Pérez Ru-balcaba, en el sentido de que se cierre este asunto cuanto antes; en su día los tribunales dirán su palabra.

Pero políticamente el caso Campeón significa otro duro golpe a un partido socialista a la deriva, sin señas de identidad, en el que, en cuanto alguien escarba un poco, aparecen aquí y allá signos de podredumbre política, legal y moral intolerables. Es posible que este diagnóstico pueda ser, al menos en parte, aplicable a muchos otros partidos políticos, sean nacionales o de ámbito autonómico, pero esto no exonera al PSOE de muy graves responsabilidades colectivas que, en un país normal y decente, serían suficientes para su disolución.

Hace muy poco, uno de los dirigentes socialistas madrileños decía que España necesita un partido socialista fuerte. Sus palabras iban encaminadas a dar un poco de ánimo a una militancia desolada, pero en el fondo no le faltaba razón, al menos en reclamar un partido de centro izquierda sólido que sirva de contrapeso a otro de centro derecha igualmente robusto. Pero está por ver que ese partido haya de ser el fundado por Pablo Iglesias, desnortado y herido de muerte por la peor de las pestes: la corrupción.

Fondo de Liquidez
Incentivos perversos
Emilio J. González Libertad Digital 18  Diciembre 2012

Los sindicatos han propuesto a la Comunidad de Madrid que acuda al fondo de liquidez de las autonomías para financiar la sanidad pública, dentro del plan para evitar la privatización de la misma que han presentado al Gobierno regional. En principio, la idea podría tener cierto sentido, si no fuera por el hecho de que, tal y como está diseñado el Estado de las Autonomías, el fondo de rescate autonómico lo único que hace es generar incentivos para que las comunidades no lleven a cabo reforma alguna ni de sus funciones y competencias ni, por supuesto, de sus gastos.

En Estados Unidos, la American Recovery and Reinvestment Act de 2009 permite al Gobierno federal conceder ayudas a los distintos estados para que, a pesar de la crisis, puedan mantener en funcionamiento sus sistemas públicos sanitarios y educativos. Muchos pensarán: si Obama hace esto, ¿por qué no pedir lo mismo en España? Esta es la línea de pensamiento de los sindicatos. Pues bien, en España no se puede hacer algo por el estilo por una razón fundamental: mientras en EEUU todos los estados, con la excepción de Vermont, tienen incluida en su Constitución –el equivalente a los estatutos de autonomía– la prohibición de incurrir deliberadamente en déficit público y mantenerlo a lo largo del tiempo, en España ningún estatuto de autonomía recoge semejante precepto. Con el fin de contribuir al logro de esa estabilidad presupuestaria, el Gobierno federal acude en socorro de los estados ayudándolos a financiar esos dos servicios básicos para que puedan concentrarse en recortar otros gastos secundarios y, de esta forma, restaurar el equilibrio en sus cuentas.

En España, como decía, ni los estatutos de autonomía contienen obligación alguna de equilibrio presupuestario ni los dirigentes autonómicos tienen la menor intención de incluirla. En consecuencia, aquí el fondo de liquidez de las autonomías, con toda probabilidad, tiene y va a tener el efecto perverso de generar toda una estructura de incentivos para que las autonomías sigan sin recortar lo que tienen que recortar. Si el Gobierno central acude en su ayuda, ¿para qué van a aprobar planes de saneamiento y ajuste del gasto regional, con lo que ello conlleva de pérdida de poder y de mecanismos de control de la sociedad, por no decir de nepotismo y latrocinio? Si el fondo de liquidez permite que las autonomías pidan ayuda para financiar la sanidad, nunca la reformarán; de hecho, la misma existencia del fondo supone que las comunidades nunca van a recortar todo aquello que tienen que recortar o cerrar, en especial todo tipo de empresas públicas. Por ello, el fondo de liquidez debería ser muy restrictivo en cuanto al tipo de ayudas que concede o, mejor aún, debería desaparecer. Ya verán, entonces, cómo a las autonomías les falta tiempo para hacer lo que llevan tanto tiempo eludiendo.

Tipos de interés
No es por Bernanke
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 18  Diciembre 2012

La semana pasada la Reserva Federal de EEUU tomó una decisión calificada de histórica: se comprometió a mantener la extrema laxitud de su política monetaria hasta que la tasa de paro del país baje del 6,5%. Dentro de esas promesas de laxitud monetaria se incluye el programa de adquisición mensual de 45.000 millones de dólares de deuda pública, toda vez que la Fed ya ha cuasi cuadruplicado sus tenencias de este activo en los últimos cuadro años (desde los 480.000 millones de dólares a mediados de 2008 hasta los 1,6 billones actuales).

Tras el anuncio, inmediatamente aparecieron los habituales defensores del activismo monetario de la banca central a reprochar al BCE que no se comporte como "un banco central de verdad", a imagen y semejanza de la Fed. De acuerdo con estas voces, que la deuda pública estadounidense a 10 años se ubique en el 1,7% es fundamentalmente gracias a las monetizaciones de Bernanke, que a su vez permiten que Obama no sienta la necesidad de aplicar políticas de austeridad como las seguidas por Europa. Ojalá, concluyen, Draghi hiciera lo mismo y concediera cierto oxígeno –todavía más, les falta decir– a Rajoy.

El argumento tiene aparentemente sentido, pero adolece de dos problemas fundamentales: ni la teoría ni la historia lo respaldan. Si la deuda estadounidense cotiza a bajos tipos de interés es, en última instancia, porque Estados Unidos sigue siendo, a pesar de todo, la gran economía más productiva, segura y estable. Gracias a ello, sus pasivos estatales se convierten en un depósito internacional de valor –como también le pasa, guardando las distancias, a Suiza o a Noruega, incluso a Alemania– muy intensamente demandado por los inversores, sobre todo en tiempos de incertidumbre radical como los actuales. Y es esa intensa demanda lo que contribuye a reducir sus tipos de interés.

En este sentido, la Fed sólo está sobrepujando en el margen a esa fortísima demanda nacional y foránea por unos activos –la deuda pública yanqui– percibidos como libres de riesgo. Si la Fed dejara mañana de comprar deuda pública es harto dudoso que sus tipos de interés se dispararan, pues la gente seguiría demandándola con intensidad. Al fin y al cabo, si los agentes económicos no se fiaran de Estados Unidos, ¿qué sucedería con los billones de dólares que la Fed ha inyectado en el mercado para monetizar toda su cartera de activos? Pues que se liquidarían a cualquier precio, lo que se traduciría en una elevada inflación y en una depreciación del dólar. Pero ni una cosa ni la otra están sucediendo, señal de que los agentes aprecian intensamente cualquier activo contra EEUU, incluso aquellos que (como los dólares) no tienen un rendimiento explícito, y están dispuestos a atesorarlos como medida de precaución y a la espera de tiempos mejores.

Iré todavía más allá: hasta la fecha, los inversores demandan tan intensamente activos estadounidenses a modo de reserva de valor que incluso están dispuestos no ya a no recibir nada a cambio, sino incluso a palmar dinero. Sólo hace falta tener en cuenta que quien atesora dólares sufre el robo de la inflación o, con mayor claridad, que la deuda pública estadounidense a 10 años indexada contra las alzas del IPC cotiza desde finales de 2011 a tipos de interés negativos. Es decir, la gente ve tan segura la deuda pública estadounidense que no le importa perder algo de dinero a cambio de proteger su patrimonio frente a catástrofes mayores (ruptura del euro, revoluciones sociales, bancarrotas estatales, etc.). Resulta un tanto pueril pensar que, bajo estas condiciones, la política monetaria de Bernanke posee alguna influencia apreciable.

Mas si mi argumento lógico no les termina de convencer, acudamos a la historia y, más en concreto, a la historia no de un país cualquiera, sino del propio Estados Unidos durante su Gran Depresión. Muchos han sido quienes han criticado el papel poco comprometido de la Reserva Federal durante los años 30. De hecho, entre 1931 y 1941 la tenencia de deuda pública yanqui por parte de la Fed apenas aumentó desde 1.800 millones a 2.200 (siendo su importe más elevado los 2.500 millones de 1937), según el Banking and Monetary Statistics 1914-1941 de la propia Fed. En términos relativos, la Fed pasó de tener el 9% de toda la deuda pública en 1931 a menos del 4%. Desde luego, unas cifras bastante alejadas de los quantitative easings actuales. ¿Y qué pasó, sin embargo, con los tipos de interés de la deuda pública? ¿Acaso se dispararon por la renuencia de la Fed a adquirirla? No: se desplomaron desde el 3,93% a finales de 1931 (o el 3,45% a finales de 1928, tanto da) hasta el 1,96% a finales de 1941... prácticamente idénticos niveles a los actuales.

Al final, la explicación es mucho más sencilla. Dado que en 1933 Roosevelt prohibió el atesoramiento de oro, a los estadounidenses no les quedó otro remedio que mantener sus saldos de caja en forma de los siguientes activos más seguros: o la deuda pública de la nación o los pasivos de unos bancos comerciales que, a diferencia de la Fed, sí compraban masivamente deuda pública (forzando, a su vez, una espuria redistribución de la renta desde los contribuyentes a la banca mediante el pago de intereses por los pasivos estatales adquiridos). Justo el escenario que tenemos ahora y que lleva a concentrar el ahorro allí donde lo reputamos más seguro.

Que el activismo de Bernanke sea en gran medida irrelevante para lograr que Obama se esté financiando a tipos bajos no significa ni que los quantitative easings sean inocuos (que no lo son), ni que el presidente estadounidense no esté dilapidando el capital de sus compatriotas (que lo está haciendo) ni que, de seguir por esta senda, la deuda estadounidense deje de ser un activo internacionalmente demandado (que podría dejar de serlo): si los inversores comienzan a temer que la única forma de repagar la deuda estatal será repudiándola o recurriendo a una elevada inflación, entonces –y siempre que dispongan de una alternativa menos mala– comenzarán a liquidarla, elevando con ello los tipos de interés o, si la Fed optara por seguir monetizándola, disparando la inflación. Pero de momento la percepción sigue siendo que el país será capaz de hacer frente a su sobreendeudamiento cuando regresemos a tiempos más normales.

Cosa muy distinta le sucede a España. De ahí que carezca de sentido pedir a Draghi lo que no tiene capacidad de hacer: lograr que el Ejecutivo español se financie sostenidamente a tipos de interés bajísimos. Draghi lo único que podría conseguir es transformar temporalmente un activo que no desea el mercado (deuda de España) en otro que sí es deseado (euros convertibles en bienes y activos alemanes), rebajando también temporalmente el coste de financiación de ese activo indeseado; pero no sólo los perjuicios sobre Alemania de semejante cambalache son demasiado evidentes, sino que, además, cuanto más se llene de basura el BCE, más se irán rechazando sus pasivos (los euros). A Draghi no se le está pidiendo que monetice uno de los mejores activos más seguros del mundo (la deuda pública estadounidense o alemana), sino uno de calidad baja y decreciente (la deuda española). No hay parangón entre solicitar que uno se sume a la cresta de la ola y exigirle que descienda a los infiernos. Por eso, más allá de toda desinformada retórica inflacionista, si quiere seguir en el euro y no verse expulsada de los mercados de capitales, a España no le queda otra que reducir su gigantesco déficit lo antes posible. O eso, o Alemania o España se terminarán saliendo. Aquí no hay Bernankes que valgan.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Alumnos catalanes al descubierto ante el bilingüismo
Álvaro Torrens Abril  www.lavozlibre.com 18  Diciembre 2012

Comentarista político

Todo comenzó con la publicación de la frase del exalcalde socialista Paco Vázquez en mi Facebook, antes publicada y recogida en La Voz libre: "No hay diferencia entre un judío perseguido por los nazis y un niño catalán castigado por hablar español". Todo indica que la frase es una verdad como un puño, pero no por ello, sino por decir las cosas claras y contundentes a la gente o los chicos adolescentes criados en el mundo de 'Pin y Pon', del adoctrinamiento de TV3, de la LOGSE, de la catalanización en las aulas catalanas… Con esta frase, se llegaron supuestamente a molestar, cosa que no impidió demostrar y palpar su falta de educación.

El primer comentario llegó pasados unos pocos segundos argumentando que "No hay diferencia entre alguien que publica frases sin sentido y un zapato". Yo, francamente, le veo todo el sentido del mundo y no me dejé intimidar. "No seré yo quien se sienta, por aludido…". Pero, esto no acaba aquí, ya que a los pocos minutos salta un chaval, diciendo que "Los únicos nazis, sois los del PP". Yo enseguida le contesté ante tal calumnia y tal aberración: "Perdona pero, ¡el PP de nazi tiene lo mismo que de inteligente Paris Hilton! Es curioso como en una parte de España no se pueda estudiar en español... Es como si le dices a un francés que no puede estudiar en francés... ¡inaudito! No es el ministro quien inculca nada, es la señora Rigau, que quiere 'catalanizar', con la enseñanza en las aulas". Pronto, también llegaron las amenazas y los insultos del personal, diciéndome si no quería a mi madre. Ante tal pregunta yo contesté con un "¿Perdón?", y allí explotó: "Porque tus comentarios –la frase de Facebook- harán que algún día alguien de verdad te quiera algún mal y pase a la acción, no es mi caso, para mí solo eres un inculto y un retrasado. Ya lo sabes, pero igual alguna persona haría algo que le deje más saciado. Y tu madre pues lo pasaría mal. Dejando de 'banda' –persona que tacha de inculta al personal y luego no sabe ni expresarse correctamente en castellano…, cuando quiere decir algo-, solo quiero decirte que –y a continuación pone en entredicho la calidad democrática que tiene el Partido Popular- los más fascistas aquí sois el PP, un partido 'demócrata'".

"Lo sé... y lo entiendo, ya que la Cataluña que han creado los nacionalistas, se parece mucho al régimen de Corea del Norte o parecido. En esta Cataluña catalanizada, no se respeta la libertad, la libre opinión o expresión y la diversidad de las personas que la conforman. PERO DE TODAS FORMAS ME ARRIESGARÉ A ELLO Y LUCHARÉ POR MANTENER UNA CATALUNYA DIGNA, DENTRO DE -COMO TÚ DICES- MI 'QUERIDA' ESPAÑA. ¡TODO SEA POR LA LIBERTAD!" Así intenté de alguna manera justificarme e intentar (con mucho esfuerzo) darle al asunto una visión más abierta y plural, pero no hubo manera de hacerlo ya que volvieron a repetirse las amenazas y las actitudes radicales: "Si yo fuera presidente, gente como tú, que defiende estos valores fascistas, aunque estéis disfrazados como tú, estaríais encarcelados o muertos. Eso sí sería una represión, pero no fascista, sino antifascista". Entonces, pensé que sería el momento de poner la frase de Churchill, pero a posteriori me dije a mi mismo: "Voy a esperar un poco…". Pero finalmente la puse: "Los fascistas del futuro, se llamarán a sí mismos antifascistas". En esos instantes: "Si no te gusta te vas de Cataluña o directamente te dejas tus ideales fascistas en tu mente. Y no es discriminación lo que es discriminación es que se quiera prohibir la enseñanza en catalán, Álvaro en serio ves a algún sitio a que te saquen toda la mierda, mentiras, y fascismos que se te han inculcado en tu cabeza". Cuando vi que aquello se estaba radicalizando, intenté cerrar el debate, pero no hubo manera y enseguida salieron comentarios como: "¡muerte a la derecha!".

Yo seguí intentándolo, diciendo que no sabían dialogar o debatir sin insultar pero… "Que no sabemos dialogar aquí el único que no entra en razón eres tú, Álvaro. Simplemente porque te han comido la puta cabeza y lo de insultar pues mira te aguantas porque es lo mínimo que se te tendría que hacer". Y lo bueno de todo esto es que nadie respondió a mi pregunta de "¿Cuánta gente ha leído el borrador de Wert?". Nadie respondió…

Seguiré luchando por mis valores, por mis pensamientos y por mis creencias ya que "Una mentira dicha muchas veces no se convierte en verdad" ¡Pues claro que no! Pero si hay algo claro en este asunto, es que lo que han querido los nacionalistas catalanes, adoctrinar al personal, ha funcionado sin ninguna duda, ¡ya lo he comprobado por mí mismo!, lo he podido palpar en estos últimos días, pero como dije en Facebook: "Ante todo respeto y libertad. A mí no me parece lamentable que alguien hable catalán o castellano y sí me parece muy lamentable que alguien como Duran i Lleida lo lamente".

‘Keep calm and speak Christian’
Jesús Royo www.lavozlibre.com 18  Diciembre 2012

He tenido un pálpito, un déjà-vu, la sensación de haberlo visto antes exactamente igual. Y es que no han cambiado tanto. Quizá no son los mismos -en muchos casos sí, pero vamos a dejarlo, corramos un púdico velo- pero sí son lo mismo. Los que ríen la gracia del ‘Keep calm and speak Catalan’ son exactamente igual que los que nos mandaban “habla en cristiano” o “habla la lengua del Imperio”. Aquellos fascistas de posguerra también nos querían ayudar, cambiándonos la lengua vernácula por una lengua guay, santa y bendita, una lengua heroica de místicos, pelayos y guzmanes. Había que esconder esa lengua de fenicios, por no decir judíos, payeses y trabucaires.

Pero a aquellos fascistas los teníamos identificados como a tales, con sus correajes, sus desfiles y su olor a azufre, una pestuza inaguantable. En cambio estos de ahora huelen a tortell de crema y a minyona, y gastan ironía, la divina ironía de Xènius -el perfecto arquetipo de fascista-, y con esa ironía nostrada se cachondean en cuadrilla, lo cual equivale a decir que se autofelicitan por lo bien que llevan su superioridad, y lo bien que les sienta: “Som els millors“. Risas.

Las escenas de los últimos días me han devuelto de golpe a mis años mozos, los de la ominosa dictadura. Ya dijo Tarradellas que lo de su sucesor Pujol iba de dictadura, blanca pero dictadura. Pues ya la tenemos aquí. Comparemos: donde dicen “cohesión social” poned “unidad de España” y veréis que no canta: es lo mismo. Donde dicen “Onze de setembre” poned “plaza de Oriente”. Donde dicen “Madrid” poned “la conjura judeomasónica”. Donde dicen “botiflers, anticatalans” poned “la antiespaña”. Y donde dicen “amplio consenso por la inmersión” poned “todas las fuerzas vivas, con el Caudillo”. Y tenéis el cuadro clavado. Igualico que el difunto de su agüelico.

Hay detalles impagables. En aquel entonces, si el Régimen pasaba por horas bajas, se montaba un sacramental de adhesión inquebrantable al Movimiento y a su Caudillo. Las huestes falangistas y sindicales llenaban la calle de pancartas y gritos. Y había siempre unos cuantos que iban también a formar, pero sin convicción, obligados por el cargo. Profesores universitarios, como Estapé, o alcaldes como Socías, o el mismo López Rodó, sabían que aquello no tenía ningún futuro, pero había que colaborar para no ser echados a las tinieblas exteriores, a la clandestinidad.

Pues con el último sacramental por el llamado sistema escolar de inmersión lingüística obligatoria -subrayar lo de obligatoria, que es el quid de la cuestión-, otra vez han salido a la calle las masas almogávares, los luchadores por la escuela catalana “en llengua i continguts“. Todos los partidos “de la olla” acudieron como un solo hombre, como en los viejos tiempos. Pero en la foto de familia oficial había caras dubitativas, gente que no lo ve claro pero que no puede estar fuera “perquè no sigui dit” (para que no se diga). Todo, antes de que les cuelguen el sambenito de anticatalanes, o menos catalanes, o malos catalanes. Los almogávares gritan “ni un pas enrere [atrás]!” y lo que quieren decir en realidad es “mucho ojito que nadie se desmande”. Come prima. Déjà vu.

El sistema ILO (inmersión lingüística obligatoria) está acumulando descrédito en todo el mundo: ya no tiene ninguno en el medio pedagógico académico, y está perdiendo el poco que tenía en el político, como cohesionador social. Socialistas, ecosocialistas, gentes razonables y sensatas en general: apártense discretamente del monstruo. La inmersión tiene los pies de barro, y va a caer pronto hecha pedazos. Entonces nadie recordará haberla apoyado. Como aquellos franquistas que luego eran demócratas de toda la vida.

Jesús Royo es licenciado en Lengua catalana y en Filosofía

Cataluña
Sigue el goteo de denuncias contra la Generalidad por incumplir la ley y las sentencias sobre bilingüismo escolar
Desde el inicio del presente curso, ya van once nuevas denuncias contra la Consejería de Enseñanza por incumplir lo establecido por el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo. Los contenciosos contra la Generalidad se presentan por la negativa de la Administración autonómica a aplicar el bilingüismo escolar, tal y como lo recogen los tribunales. No serán las únicas denuncias este curso.
Daniel Tercero www.vozbcn.com 18  Diciembre 2012

Mientras la Consejería de Enseñanza no cumpla lo que establecen los tribunales en materia lingüística, todo indica que la Generalidad tendrá que asumir una larga lista de sentencias en contra. Siguiendo la doctrina del Tribunal Constitucional (TC) y las seis sentencias del Tribunal Supremo (TS), en los cuatro últimos meses se han presentado once interposiciones más ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que se aplique el bilingüismo.

Alrededor de 500 familias al año presentan la correspondiente instancia ante la Consejería de Enseñanza, controlada actualmente en funciones por Irene Rigau (CiU), para que la Administración autonómica aplique en las escuelas lo que los tribunales han dictado y se denomina conjunción lingüística o bilingüismo integrador, entre las dos lenguas oficiales de Cataluña. Nadie ha solicitado la eliminación del catalán como lengua vehicular. Todos, que el español también lo sea.

De estas peticiones, silenciadas por la propia Consejería y cuyo departamento no facilita dicha petición en las inscripciones -lo que obliga a los solicitantes a informarse y acudir a las entidades cívicas que asesoran a los padres-, solo decenas se atreven a acudir ante los tribunales de justicia para que la Generalidad cumpla con los derechos que los niños tienen reconocidos en las leyes y las sentencias previas. Tampoco el Gobierno, a través de la Alta Inspección educativa en Cataluña, ha tomado cartas en el asunto.

Así, según ha sabido LA VOZ DE BARCELONA, desde el inicio del actual curso escolar, Rigau tendrá que hacer frente de momento a once nuevos recursos que exigen que se aplique el bilingüismo en las escuelas de Cataluña. Los centros escolares son de diferentes localidades de toda Cataluña, desde Barcelona a Flix (Tarragona) pasando por Hospitalet de Llobregat (Barcelona) o Gerona.

Un largo proceso provocado por la Generalidad
El proceso para que la Administración pública autonómica permita el ejercicio de un derecho reconocido a los ciudadanos se inicia con la presentación ante la Consejería de Enseñanza de una solicitud advirtiendo de que en el centro citado solo se utiliza el catalán como lengua vehicular, siendo esta situación contraria a lo que establecen las sentencias del TC y el TS.

Extracto de la petición concreta que realizan los padres a la Consejería de Enseñanza, y esta desestima, obligando a los padres a acudir a los tribunales para que se ejerza un derecho ya reconocido.

Alrededor de tres meses después, la Consejería responde con una resolución, firmada por la propia consejera, desestimando la petición realizada por los padres y señalando que, en todo caso, contra esta decisión se puede acudir al TSJC presentando el correspondiente recurso contencioso-administrativo.

Así, los padres que desean ejercer un derecho ya reconocido deben acudir a los tribunales. Entidades como Convivencia Cívica Catalana, por ejemplo, se han especializado en estos pleitos cuyo resultado es favorable a los padres demandantes. En algunos casos, los centros escolares -en su mayoría concertados- han accedido al cumplimiento de las sentencias, pese a que su cumplimiento es obligatorio para todos.

En el contencioso-administrativo tan solo se repite la misma petición que se ha realizado previamente a la Generalidad: la aplicación del bilingüismo escolar. Pero se añade algo más, que el TSJC dictamine las correspondientes medidas cautelares ‘para garantizar la efectividad de la sentencia’, en base a la jurisprudencia y la doctrina general, y evitar así que la resolución judicial no se pueda aplicar debido a que los niños ya no estén en etapa escolar.

Un goteo de denuncias constantes
Los últimos centros afectados subsidiariamente por las denuncias judiciales son el CEIP Enric Grau Fontseré de Flix (Tarragona), el colegio Sant Bonaventura de Villanueva y la Geltrú (Barcelona), el CEIP Pineda de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), la Escola Palcam de Barcelona, el CEIP Garigot de Castelldefels (Barcelona), el Zorzona, el Cardenal Spínola-Abat Oliba de Barcelona, la Escola Pía de Sarriá de Barcelona, el Centre Escolar Empordà de Rosas (Gerona), la Escola Montfalgars de Gerona y el CEIP Ramon Muntaner de Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Según ha sabido LA VOZ DE BARCELONA, en las próximas semanas se presentará otra decena de denuncias contra la Generalidad por el incumplimiento de las sentencias y las leyes en las escuelas de Cataluña. Un ritmo que será constante durante los próximos meses, según han asegurado desde las entidades cívicas que asesoran a los padres.

Todos los “separatas” catalanes contra Wert

JAVIER MUÑOZ Minuto Digital 18  Diciembre 2012

De esta forma, propone la nueva redacción de dos artículos de la vigente ley para conceder mayor potestad al director del colegio, sin tener que acudir al Consejo escolar a la hora de tomar medidas disciplinarias concretas en caso de conflicto, por ejemplo.

El grupo parlamentario de CiU pretende recabar este martes el apoyo de toda la oposición en el Pleno del Congreso para pedir al ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, que retire del borrador de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) aquellas disposiciones que afectan al régimen lingüístico y las que implican invasión competencial.

Se trata de una moción, consecuencia de la interpelación que el pasado miércoles debatió en la Cámara baja el titular de Educación con el líder de los nacionalistas catalanes en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, y en la que éste comparó el “ataque al catalán” que achaca a Wert, con los “intentos” que ya emprendieron Franco y Felipe V por acabar con esta lengua.

En la iniciativa, registrada el jueves en el Congreso mientras negociaban los Gobiernos central y autonómico y a cuyo contenido ha tenido acceso MD, la formación nacionalista también reclama la adopción de un pacto de Estado por la Educación con las fuerzas parlamentarias y las administraciones competentes en materia educativa, que identifique los principales problemas de que adolece el sistema educativo y las medidas a adoptar.

El portavoz de Educación de CiU en el Congreso, Martí Barberà, será el encargado de defender la iniciativa en el Pleno, con el objetivo de que “se detecten realmente los problemas existentes en el sistema educativo para que entre todos seamos capaces de erradicarlos”.

RECHAZO FRONTAL DESDE EL INICIO
Los nacionalistas catalanes han mostrado su disconformidad con el anteproyecto de ley presentado por Wert desde el primer momento de conocer el texto. Precisamente, la consejera catalana, Irene Rigau, dio un plante hace un par de semanas al resto de consejeros autonómicos, así como al propio Wert, en la Conferencia Sectorial de Educación, en la que el ministro iba a presentarles el texto de reforma.

Por ello, el Ministerio emplazó el jueves de la semana pasada a la Generalitat a una reunión bilateral con el objetivo de alcanzar algún acuerdo, de cara a la próximo encuentro con las comunidades autónomas este próximo miércoles, día 19.

En el encuentro se reunieron hasta cerca de las 22.00 horas en la sede ministerial la secretaria de Estado de Educación, Monsterrat Gomendio, y el titular del ramo –que se incorporó un poco más tarde por presidir un acto–, con la propia Rigau.

“No ha habido aproximación ni avances materiales, pero seguimos comprometidos a seguir hablando para lograr algún acuerdo”, indicó Wert en la rueda de prensa posterior al encuentro. Mientras, la consejera catalana afirmó que su voluntad era el “diálogo” en la tramitación de este borrador, puesto que compartía el fondo de la misma aunque no el camino para llegar a lograrlo.

AUTORIDAD DEL PROFESOR
De igual forma, CiU someterá a votación en la Cámara baja este martes la toma en consideración de una proposición de ley cuyo objetivo es modificar la actual Ley Orgánica de Educación de 2006 (LOE) para reforzar la figura del director del colegio en la resolución de conflictos.

A juicio de los nacionalistas catalanes, se debe fortalecer y dotar de la autonomía la figura del director en el ámbito disciplinario, y la LOE, que le confiere las competencias de favorecer la convivencia en el centro y fomentar un clima escolar de estudio y el desarrollo de actuaciones que propicien una formación integral en conocimientos y valores de los alumnos, “no ha supuesto una mejora en el clima de convivencia de los centros” desde su puesta en marcha en 2006.

Es más, avisa de que en aquellos centros donde se ha cuantificado el número de incidentes producidos se constata que en los últimos años la tendencia es creciente. Adicionalmente, apunta también que se ha instalado “en el imaginario colectivo” de la comunidad escolar la idea de que las infracciones disciplinarias gozan de una “cierta impunidad”.

“Sin duda desmoraliza a los directores y profesores, que carecen de plenas competencias disciplinarias y, por ende, no poseen la autonomía necesaria para implementar las medidas oportunas”, sentencia CiU.

De esta forma, propone la nueva redacción de dos artículos de la vigente ley para conceder mayor potestad al director del colegio, sin tener que acudir al Consejo escolar a la hora de tomar medidas disciplinarias concretas en caso de conflicto, por ejemplo.

Cataluña
Jordi Pujol Ferrusola y Felip Puig, acosados por denuncias de corrupción
Una amiga íntima del primogénito del ex presidente autonómico asegura que le acompañó a Andorra con bolsas llenas de billetes de 500 euros. Además, la Guardia Civil investiga al consejero del Interior en funciones.
Redacción www.vozbcn.com 18  Diciembre 2012

Las denuncias continúan acosando a la familia Pujol y a Felip Puig. Al margen del borrador del informe policial que salpica a la familia de Artur Mas, presidente autonómico en funciones, una declaración ante la Policía Nacional y una denuncia presentada ante la Guardia Civil ponen en duda la honorabilidad de Jordi Pujol Ferrusola y del actual consejero del Interior en funciones.

La que fuera amiga íntima durante cinco años del primogénito del ex presidente autonómico Jordi Pujol ha confesado ante la policía que Jordi Pujol Ferrusola acudía con frecuencia a Andorra con su coche repleto de billetes de 500 euros. María Victoria Álvarez Martín ha detallado ante la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que ella misma le acompañaba en los traslados de dinero en efectivo a la Banca Mora y que en uno de estos trayectos descubrió, por casualidad, que el maletero del vehículo estaba repleto de dinero.

Según ha publicado este martes El Mundo, tras el hallazgo, Álvarez Martín ha asegurado que fue maltratada física y verbalmente por Pujol Ferrusola; y ha asegurado que se ha vuelto a poner en contacto con ella tras la publicación del borrador policial que señala que la familia Pujol podría tener 137 millones de euros en cuentas suizas. Esta declaración ante la policía ya ha sido remitida al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz para decidir si es preceptivo investigar este posible delito.

Una reacción agresiva
Álvarez Martín ha prestado declaración ante la UDEF este pasado 13 de diciembre, según el auto de Ruz emitido este lunes. El magistrado puntualiza que la Policía Judicial le ha hecho saber que estas revelaciones contienen ‘distintos hechos que pudieran ser constitutivos de delitos competencia de los juzgados centrales de instrucción [de la Audiencia Nacional]‘.

La denuncia de la que fue amiga del mayor de los hijos de la pareja Pujol Ferrusola ‘pudiera estar relacionada con las dos comparecencias policiales de Javier de la Rosa y que fueron inicialmente remitidas al decanato de los juzgados centrales de instrucción de la Audiencia Nacional’, según Ruz.

Álvarez Martín ha desvelado que supuestamente acompañaba al denunciado a llevar a Andorra ‘bolsas llenas de billetes’ de 500 euros. Unos viajes que ha asegurado fueron sistemáticos durante cinco años. En el maletero del coche (en alguno de los 17 que tiene el primogénito del ex presidente autonómico) iban las bolsas llenas de dinero.

Según esta declaración, que ha recogido el diario de Unidad Editorial, el punto de destino era la Banca Mora de Andorra, entidad preferida por las elites de Cataluña para esconder el dinero en el país vecino. Ahora habría que saber de dónde salía ese dinero y el camino posterior. Para Álvarez Martín, los viajes servían para lavar dinero negro.

Después de comentarle que no volvería a acompañarle en un viaje con supuesto dinero negro, Jordi Pujol Ferrusola reaccionó agrediéndola. La mujer llegó a poner una denuncia ante la Oficina de la Mujer Maltratada de la Generalidad, según ella misma.

Puig, en un supuesto caso de cobro ilícito
Por otro lado, consta una denuncia ante el Grupo de Delitos Económicos de la Guardia Civil de Gerona que sitúa a Felip Puig en el centro de una posible red mafiosa de subasteros que habrían pagado al actual consejero del Interior en funciones. Según ha publicado La Gaceta, esta red habría entregado 284.850 euros en varios pagos.

Según la denuncia, se acreditan ‘ingresos y pagarés librado’ a Puig, durante 2010. En dos pagos, uno de 48.100 euros, del 19 de mayo, y otro de 135.750 euros efectuado el 24 de diciembre de 2010. El presunto cabecilla de la mafia de los subasteros, Jorge Cuxart Tarret, realizaba sobornos tradicionales a agentes de policía. El encargado de llevar físicamente los sobres con dinero era un empleado de Cuxart llamado Albert Vilches.

Oriol Pujol pide amparo a la Fiscalía
Este mismo martes, en una entrevista en Catalunya Ràdio, el secretario general de CDC y presidente de CiU en el Parlamento autonómico de Cataluña, Oriol Pujol, ha asegurado haber pedido amparo ante la Fiscalía por considerar que se encuentra en una situación de “indefensión muy grave” ante las informaciones que se publican sobre supuestos casos de corrupción que le implican a él, a su familia y a Mas.

El dirigente nacionalista ha considerado que todo se debe a una maniobra contra el proceso secesionista que su partido quiere poner en marcha. “Hay que atacar a una serie de personas para abortar el proceso que ha iniciado Cataluña. Aquí es donde se equivocan”, ha indicado, aunque ha reconocido que su imagen y la del resto de presuntos implicados ha quedado dañada, y que las informaciones publicadas afectaron al resultado de las pasadas elecciones autonómicas.

En relación a las acusaciones de corrupción que le afectan a él directamente, Oriol Pujol ha insistido en que no conoce al empresario Jorge Dorribo, imputado en el caso Campeón, pero sí al ex ministro de Fomento durante el segundo Gobierno Zapatero, José Blanco, porque mantuvo con él una reunión para hablar sobre infraestructuras.

Preguntado sobre Javier de la Rosa, Oriol Pujol ha señalado que tampoco le conoce, aunque su padre, el ex presidente autonómico, sí tuvo una relación con el empresario para desarrollar el parque temático Port Aventura. Sin embargo, ha subrayado que “durante los últimos tiempos” no han mantenido contacto alguno.

Recortes de Prensa   Página Inicial