AGLI Recortes de Prensa    Jueves 20 Diciembre 2012

Balance
Rajoy, año cero
Manuel Llamas Libertad Digital  20  Diciembre 2012

Rajoy acaba de cumplir su primer año en el poder y el balance es, sin duda, negativo para el conjunto de españoles. El presidente no ha logrado remontar el suspenso que cosechó ya en febrero. La razón de este resultado negativo, al contrario de lo que opina la mayoría, no reside en los supuestos recortes a lo público que ha aplicado desde que gobierna, ni en las profundas reformas liberalizadoras de las que tanto se queja la izquierda mediática, política y social. No, ni mucho menos. Si por algo hay que criticar a Rajoy es justo por todo lo contrario. Es decir, por su falta absoluta de principios morales y convicciones ideológicas para hacer lo que hay que hacer, que no es otra cosa que eliminar el déficit exclusivamente por la vía del gasto (sin subir impuestos), reformando la anquilosada estructura estatal y reduciendo el peso del sector público, evitar la perjudicial e injusta socialización de pérdidas que impone un rescate público de bancos o empresas y liberalizar al máximo una economía que, por culpa del asfixiante intervencionismo gubernamental, es incapaz de volver a generar riqueza con la intensidad suficiente como para reincorporar a los casi seis millones de parados al mercado de trabajo.

Rajoy ha demostrado que es, él mismo, una promesa incumplida, una mera ilusión cuyo desvanecimiento ha hecho que millones de españoles despierten de golpe de una vaga ensoñación de esperanza. El 20 de diciembre de 2011, hace ahora un año, comenzaba su mandato cargado de buenas y correctas intenciones. ¿Su mensaje? No subiría un solo impuesto y, de hecho, rebajaría algunos. De este modo, se presentó a los españoles como el primer presidente de la Zona Euro comprometido con reducir el déficit exclusivamente por el lado del gasto, mediante una drástica austeridad pública que vendría acompañada de un amplio listado de reformas estructurales para impulsar el crecimiento.

Su palabra apenas se mantuvo en pie diez días.
Rajoy, y con él todo el PP, tiene ahora el honor de presidir el Gobierno que más impuestos –¡y a qué tasas!– ha aprobado de toda la democracia. Esto es lo más negativo de su gestión, no sólo porque es la receta equivocada para reducir el déficit sino porque, además, lastrará la recuperación económica. Por el lado de las reformas, su Gobierno, si bien ha hecho algunos avances, por ejemplo en lo relativo al mercado laboral, está aún muy lejos de apostar por la flexibilidad que precisamos para reestructurar el modelo productivo sobre bases sólidas. Por otro lado, no ha dudado en recurrir al rescate público para sanear el sistema financiero, en lugar de apostar por el bail-in y convertir a los acreedores de las entidades insolventes en accionistas de las mismas.

En definitiva, el primer ejercicio de Rajoy ha sido más bien un año cero, ya que los avances han sido escasos y algunas medidas, como las fiscales, claramente contraproducentes. La España del PP imita a Grecia, Italia y Portugal, y tiene a Francia como referente, cuando debería seguir los pasos de Irlanda o de Estonia.

El alivio de la deuda de Europa
Andrés Velasco. La Razón  20  Diciembre 2012

Cada vez resulta más verosímil que el endeudamiento excesivo esté volviéndose, a su vez, la causa del lento crecimiento

Europa lleva mucho tiempo amenazada por dos crisis. La primera estallaría con un ataque especulativo exitoso contra los bonos de un país grande de la zona del euro, lo que pondría en peligro inmediatamente la supervivencia de la moneda única. La promesa del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, de hacer «todo lo que sea necesario» parece haber reducido este peligro... al menos hasta el momento.

El otro peligro en ciernes es una crisis del crecimiento, amenaza que se vuelve más grave cada día. Las proyecciones más recientes del BCE, que recortaron el crecimiento esperado del PIB en 2012 y 2013, muestran con toda claridad la amenaza: este año la zona del euro se contraerá y el próximo año crecerá tan sólo un 0,3 por ciento, en el mejor de los casos.

Europa ha crecido persistentemente menos de lo proyectado porque las autoridades europeas subestiman una y otra vez los multiplicadores fiscales al aplicar una política de austeridad. Y un crecimiento más lento significa menos ingresos fiscales, lo que entraña déficits y deudas mayores. En ese momento, como han subrayado Wolfgang Munchau, del «Financial Times», y otros, toda la operación de apretarse el cinturón fiscal empieza a parecer contraproducente.

Ello resulta muy preocupante, pero la situación podría ser aún peor. El problema no sólo radica en que la falta de crecimiento esté aumentando los niveles de deuda. Cada vez resulta más verosímil que el endeudamiento excesivo esté volviéndose, a su vez, la causa del lento crecimiento.

Pocos quieren explorar esta lógica, porque conduce directamente a plantear la cuestión de la condonación de la deuda, pero se trata de un asunto que no se puede pasar por alto... y no sólo en el caso de Grecia.

El concepto de endeudamiento excesivo ha estado siempre presente, pero adquirió prominencia durante la crisis de la deuda latinoamericana del decenio de 1980. Como muchos aspectos de aquella crisis, es aplicable a la situación actual de Europa.

Hay endeudamiento excesivo cuando la deuda de un país es tan cuantiosa que los beneficios del ajuste y del crecimiento van a parar por completo a manos de los acreedores. Como señaló el premio Nobel de Economía Paul Krugman hace un cuarto de siglo, un país en esa situación será renuente a emprender un doloroso ajuste presupuestario, porque no obtiene nada a cambio. Y, como los ingresos resultantes de cualquier nueva inversión irán exclusivamente a pagar las obligaciones existentes, el endeudamiento excesivo frena la inversión privada y el crecimiento.

Si este desincentivo es lo suficientemente intenso, una mayor deuda puede disminuir la capacidad del país para pagarla, lo que origina una curva de Laffer para el alivio de la deuda. En el caso de niveles bajos de endeudamiento, un aumento de la carga de la deuda incrementa los pagos que reciben los acreedores. Pero una vez que el volumen de la deuda cruza determinado umbral, esa relación se invierte. En países deudores situados en el «lado adverso» de la curva, reducir el valor nominal de la deuda no sólo es bueno para el deudor sino también para los acreedores, porque con una menor carga de la deuda tienen más posibilidades de recuperar su dinero.

Pero, si bien ese nítido concepto teórico aclara el problema, calcular dónde se encuentra un país en su curva de Laffer no resulta fácil. Durante la crisis de la deuda latinoamericana de los 80, se escribieron muchas tesis doctorales sobre este asunto.

Retrospectivamente, dos cosas parecen claras sobre ese episodio. En primer lugar, los países latinoamericanos no empezaron a crecer de nuevo hasta que la deuda fue reducida, en gran medida gracias al Plan Brady de 1989. En segundo lugar, a los acreedores que confiaron en el futuro de ciertos países y siguieron allí –ya fuera canjeando las antiguas obligaciones por nuevos bonos Brady o por títulos de renta variable– por lo general les fue muy bien.

Los escépticos replicarán que Europa no es América Latina y que las tasas de interés impuestas a los gobiernos europeos en la actualidad son muy inferiores a las que tenían que pagar Argentina o México entonces. Puede ser, pero muchos países europeos están más endeudados que sus homólogos latinoamericanos entonces.

La deuda pública de Francia representa el 90 por ciento del PIB y va en aumento y las proporciones deuda/PIB de cinco países europeos superan el 100 por ciento. Los países latinoamericanos tuvieron que solicitar alivio cuando su carga de la deuda era bastante inferior. Y la reciente subida brusca del interés que debe pagar Italia, tras la renuncia de Mario Monti, debe recordar a los optimistas que, con una deuda soberana tan elevada, muchas cosas pueden empeorar en cualquier momento.

Cada vez más europeos están empezando a aceptar la idea de que Grecia necesita otra reducción de su deuda y que esta vez se deben recortar también los préstamos oficiales a Grecia. Pero pocos europeos imaginan hoy que Italia, España o Portugal, o mucho menos aún Francia, vayan a necesitar una reducción de la deuda. Hay que darle tiempo al tiempo. No hace tanto que pocos europeos podían imaginar una crisis del euro.

Andrés Velasco
Ex ministro de Hacienda de Chile. Profesor visitante en la Universidad de Columbia.
Copyright: Project Syndicate, 2012

El deber ineludible.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  20  Diciembre 2012

¿Hasta cuándo se va a permitir el despotismo del Presidente en funciones y futuro presidente del nuevo gobierno de la Comunidad Autónoma de Cataluña? ¿No basta con haber hecho público un pacto de deslealtad constitucional y desafío al Gobierno de España?¿No basta con las continuas provocaciones de represión de la lengua española y del adoctrinamiento secesionista contra España? ¿Hasta dónde puede llegar la cobardía del Gobierno de España para permanecer impasible y ajeno a tanta traición?

Este Gobierno de CiU y ERC no tiene legitimidad para emprender las acciones que avisa. Y solo hay un camino para hacérselo comprender y es la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Con los traidores y los secesionistas no puede haber contemplaciones ni titubeos. Es la hora de frenar en seco este desafío irracional y delictivo de unos dirigentes empeñados en forzar una situación no deseada por la mayoría del pueblo español. Es la hora de acabar con este monstruo de dos cabezas que quiere asfixiar a los ciudadanos que tienen la desgracia de residir en esa comunidad autónoma y se ven coaccionados por una minoría radical y cegada por el ultra nacionalismo.

Basta de amenazas y de bravuconerías. El orden debe imponerse sobre el caos al que quiere llevar Artur Mas con sus cómplices a toda una Comunidad como Cataluña, parte fundamental de España a la que arrastraría en esa locura secesionista. El Gobierno de España tiene el deber de hacer cumplir las leyes, las sentencias del tribunal Supremo de España y la Constitución. Dispone de los medios económicos y de todo tipo, incluidas las FFyCCSE, para hacer respetar la legalidad y la igualdad de derechos de los españoles con independencia de su lugar de residencia. Ha llegado la hora de que, agotada la vía del diálogo, se actúe sin vacilación y con la contundencia que este grave reto merece, llevando a los responsables ante la Justicia.

Este es un ineludible deber y si no lo hace, este Gobierno será responsable de la deriva que tomen los acontecimientos y de la respuesta ciudadana ante el atropello a sus derechos y libertades.

El que manda es Junqueras
Martín Prieto La Razón  20  Diciembre 2012

Escribía Gustavo Flaubert en sus «Pensamientos» que la obligación de vivir en un rincón de tierra marcada con rojo o azul sobre el mapa y detestar por ello los otros rincones que aparecen de color verde o negro, le ha parecido siempre algo mezquino y limitado y de una estupidez acabada.

Un debilitadísimo Artur Mas será investido Molt Honorable con el apoyo legislativo de Oriol Junqueras, líder de ERC, justo mañana 21 de diciembre, última fecha de la cuenta larga en el calendario maya que supone el fin de los tiempos, al menos para Cataluña.

El Principado se comporta ya como Estado y en una batería de nuevos impuestos tan caros a ERC y tan enojosos para CiU introducen otro ilegal y retroactivo sobre los depósitos bancarios que usan instrumentalmente los ciudadanos para cobrar o pagar facturas y guardar un mínimo para un imprevisto, por lo que la banca cobra suculentas comisiones. La política social que los catalanes han de esperar de sus republicanos. Oriol Junqueras ha impuesto el referéndum para 2014, aplazable según la situación económica. Se pone la venda antes de la pedrada por si dentro de un año Cataluña no es Kuwait y tiene que ser rescatada por el ominoso Madrid de los dineros.

La prominente mandíbula de Artur Mas, a lo Clark Kent, ha resultado de cristal: ha arruinado al país de sus sueños como un pintor con párkinson, ha perdido la mayoría absoluta, ha engarzado un discurso de falsedades y ha envuelto su desnudez administrativa e intelectual en la estelada a la que pide milagros.

Junqueras oculta sus responsabilidades en la quiebra catalana durante el esperpéntico tripartito (a la independencia por el desgobierno y la ruina ) pero con ese aspecto ogresco devora a Artur Mas como a un Pulgarcito. Historiador contemporáneo y de la Economía ha estudiado demasiado 1898 y la pérdida de Cuba, depresión española que parece interesarle. Se creerá un mambís a la catalana pero es el hombre peligroso. El feroz Artur Mas, pese a su vocinglería, queda muy por debajo de Prat de la Riba. Venezuela se acerca al Mediterráneo.

La moda de subir impuestos
Primo González www.republica.com  20  Diciembre 2012

La subida de impuestos no siempre es la mejor panacea para salir de una crisis económica. Quizás sea más exacto decir, de forma más rotunda, que no se conoce ningún caso en que una economía haya salido de la crisis elevando la tributación sobre sus particulares y empresas. Vivimos en las últimas fechas rodeados de anuncios de aumentos de la fiscalidad. La última traca de este festival la acaba de aportar el Gobierno catalán que tomará pronto posesión de sus funciones, con un acuerdo entre los dos partidos que apoyarán al nuevo Ejecutivo en el que se implantan nada menos que nueve subidas de tributos en sus diversas modalidades.

Asistimos, por otro lado, un tanto perplejos a las disputas fiscales entre franceses, por un lado, y británicos o ahora belgas, por la competencia en ver quien trata mejor a sus “clientes”, los contribuyentes, aún a costa de generar situaciones tan dolorosas como la emigraciones entre países por motivos estrictamente tributarios. El famoso actor galo Depardieu ha fijado su residencia en Bélgica, a pocos kilómetros de su país, porque dice que en Francia le están “sangrando” a impuestos, con un 85% de tipo de gravamen, una auténtica locura. Decía Miguel Indurain cuando era ciclista de éxito en activo y ganaba dinero por los cuatro costados que una de sus dos piernas le daba a los pedales para Haciendas y la otra para su casa. Otros lo explican con el calendario en la mano: hasta mayo o junio, todo para el Estado. A partir de esa fecha, y sólo a partir de esa fecha, uno trabaja para sí mismo.

Lo de Depardieu, si hemos de creer sus cifras, viene a equivaler a trabajar para Hacienda hasta mediados de noviembre y solo el mes y medio final del año para su cuenta corriente. Parece ciertamente un despropósito. El socialista Hollande, que en Francia ha sido encargado de devolver el esplendor a su país tras la etapa Sarkozy, corre el riesgo de quedarse sin los franceses de calidad. Con un impuesto sobre la renta del 75% sobre ingresos de un millón de euros en adelante es pertinente preguntarse si realmente vale la pena trabajar y realizar algún esfuerzo.

Que el 75% de las ganancias vaya a las arcas sin fondo del Estado es una desmesura. Hay una corriente de fiscalistas que considera, en función de estudios empíricos desarrollados en Estados Unidos, que por encima del 30% de los ingresos no hay ciudadano sobre la faz de la tierra que considere justo pagar impuestos. Parece que la barrera del 30% marca la zona de tolerancia en lo que atañe a la capacidad de generosidad de los ciudadanos para corresponder a la sociedad en la que viven. Merecería la pena preguntarse, entonces, qué hace de verdad un ciudadano al que le obligan taxativamente a pagar tipos de gravamen en su renta del 40% o del 60% o incluso del 75% como está haciendo Hollande en Francia para escándalo de muchos y regocijo sólo de una minoría, la que cree que verdaderamente hay gente que va a pagar el 75% de su renta.

La desmesura en los impuestos, más allá de una tasa razonable que cada cual pondrá en donde su tolerancia lo considere, está generando peligrosas corrientes de falseamiento de los ingresos, ocultación de rentas, creación de circuitos opacos para la circulación del dinero, economías sumergidas, traslado de capitales entre países en busca de una fiscalidad más benévola y toda una serie de mecanismos paralelos que ponen en peligro la estabilidad de las propias economías y desde luego la existencia de principios sólidos en cuestión de solidaridad. Habría que echarle un poco de sentido común a tanto desvarío, ya que las fiscalidades reforzadas no crean países más solidarios.

En ninguna parte está escrito que el bienestar social en Francia esté mejor asentado que en Estados Unidos, en Alemania o en Gran Bretaña o Bélgica. En cuestión de fiscalidad, no por situar más altos los niveles de gravamen se va a recaudar más. Incluso alguno de los apóstoles de la fiscalidad moderna, caso de Arthur Laffer, llega a decir que la mejor forma de asegurar el progreso económico es bajar los impuestos y que el camino para aumentar la recaudación pasa por reducir a niveles razonables los tipos de gravamen para estimular con ello la creatividad y las ganas de progresar de los sectores más dinámicos de los países. Lo enunció allá por los años 80 en Estados Unidos y nadie parece haberle desmentido, aunque pocos (excepto Reagan) le hayan hecho caso. Los primeros que podrían aplicarse el cuento serían en todo caso los últimos Gobiernos de Estados Unidos, que no han sido precisamente ejemplares a la hora de buscar un nivel óptimo de impuestos. En Europa, las doctrinas de Laffer no tienen por el momento mucha aceptación.

Aznar y el gran pacto nacional
EDITORIAL www.gaceta.es  20  Diciembre 2012

Las declaraciones de Aznar son oportunas y relevantes.

El ex presidente Aznar ha propuesto un gran pacto de Estado entre las fuerzas constitucionalistas –es decir, PP, PSOE y UPyD– que implique además al jefe del Estado. Unir líneas para mantener la unidad nacional y hacerlo dentro de los cauces de la Constitución. Aznar lo ha dicho en la cadena Esradio y recoge con ello el sentimiento de una buena parte de la sociedad española y, sin duda, de la gran mayoría de los votantes del PP. No es la primera vez que Aznar se pronuncia en estos términos, pero nunca antes se había metido al Rey en la propuesta.

Las declaraciones de Aznar son oportunas y relevantes. Oportunas porque ahora mismo hay sobre la mesa dos desafíos separatistas evidentes en Cataluña y en el País Vasco. Y relevantes porque ponen el dedo en una de las llagas más graves de la democracia española: la ineficacia del Estado para transmitir una idea de unidad nacional superior a la fuerza centrífuga de los separatismos.

Si hasta la fecha ha sido imposible ofrecer al separatismo un contrapeso efectivo, ello se ha debido muy en primer lugar al propio discurso subyacente de nuestra vida pública desde la transición, que ha otorgado implícitamente a los nacionalistas periféricos la exclusividad de la representación en sus respectivos territorios. Eso ha llegado hasta el extremo de que hoy los cronistas políticos utilizan las fórmulas “los catalanes” o “los vascos” para hablar de los partidos nacionalistas de esas regiones, tomando así a la parte por el todo.

Pero invertir esa inercia es una tarea que exige algo más que un esfuerzo pedagógico en el lenguaje público. Exige, sobre todo, que las fuerzas políticas que sí creen en la unidad nacional española actúen en consecuencia y dejen de pensar que todo pacto con CiU o el PNV es necesariamente un mérito democrático. La propia marcha de las cosas demuestra que estos pactos no han sido tanto un mérito como una hipoteca para la democracia española.

La propuesta de Aznar tiene un punto débil: la pertinaz indefinición del PSOE acerca del modelo de Estado. Porque el PSOE, que en principio es una fuerza constitucionalista, sin embargo con frecuencia actúa como una fuerza centrípeta más. Lo ha hecho en Cataluña, lo ha hecho en el País Vasco (ayer mismo apoyaba unos presupuestos de Bildu) y, con Zapatero, lo ha hecho desde la misma cúspide de la nación. La convergencia de las fuerzas constitucionalistas en defensa de la unidad nacional es muy deseable. Pero convencer de ello al PSOE no será nada fácil.

Pacto entre trileros
Nota del Editor 20  Diciembre 2012

Centroman vuelve a las andadas, que parezca que todo cambia para dejar todo igual. Pretender que el PP (con gran cantidad de inútiles, mentirosos y/o corruptos y sin sentido de España) junto al ,  PSOE  (con gran cantidad de inútiles, mentirosos y/o corruptos, sin sentido de España, y peores adjetivos cuando salga la verdad sobre el Gal, Faisán, 11M, y mas) es un ejercicio de irresponsabilidad.

Centroman tuvo la oportunidad de defender la unidad de España, el derecho de los españoles a ser educados en su lengua materna, el español, e hizo todo lo contrario, incluso le cortó las alas al defensor del pueblo.

Aznar, por favor, otra vez, repito, no nos insultes.

Necesario y suficiente
José Luis González Quirós El Confidencial  20  Diciembre 2012

Entre las imágenes sobre cómo somos los españoles destacan las que subrayan la fogosidad y el desdén por la lógica y el cálculo, nuestra tendencia a embestir. Por el contrario, es fácil ver que nuestros Gobiernos han sido presididos por políticos fríos, lo que ha creado diversas leyendas al respecto, desde la franquista “lucecita del Pardo”, al pragmatismo indiferente al color del gato del felipismo, el aznariano “manejo de los tiempos” o el más reciente sobre la capacidad de Rajoy para “fumarse un puro”, tal vez encendido en las hogueras sindicales.

Pues bien, aunque pueda ser necesario que los Gobiernos actúen con parsimonia, no está claro que ir a remolque resulte suficiente, y es esta distinción lógica, pero muy intuitiva, lo que está estableciendo un cierto compás de espera en el juicio que el Gobierno de Rajoy merece a los españoles, y, muy en especial, a sus votantes. Aunque los reveses continuos que ha sufrido el Ejecutivo hayan hecho pensar que su estabilidad pudiera ser precaria, el empeoramiento del clima político, las huelgas de casi todo el mundo y la persistencia de una crisis brutal pueden no estar deteriorando de manera irremediable las posibilidades del Gobierno, porque son muchos los españoles que esperan que resista los embates y todos podamos salir a flote.

Hasta ahora, el Ejecutivo se ha atenido a una regla paradójica, pero comprensible: la de decir que deben hacer cosas que no habían pensado, y la de pedir disculpas por el ruido, el dolor y la penuria. Se trata de una estrategia irritante para cualquiera que considere la política como una actividad de fundamento ideológico y de temple moral. Es una manera de actuar, digamos, profesional, tecnocrática, que se justifica en la retórica de lo inevitable y emite una señal de impotencia, pero, precisamente por eso, atenúa enormemente la responsabilidad exigible al ejecutor, claro es que en la medida en que tenga algún éxito. Vistas así las cosas, el Gobierno ha estado actuando como si tuviera tiempo, algo que sin duda tiene, aunque no esté claro hasta qué punto lo pueda mantener.

El riesgo inasumible, mucho más grave, es el que se deriva de actuar como si el sistema político español no estuviese amenazado, de suponer que estamos atravesando una mera crisis económica

Business as usual. Al actuar conforme a la regla que supone la conformidad de largo plazo en la paciente sociedad española, se asumen, sin embargo, dos riesgos políticos: uno soportable, el otro no. El primero lleva a confirmar la dialéctica entre Gobierno conservador que arregla las cuentas pero al que se despide en cuanto consigue el éxito, cosa que no sería demasiado grave porque, al fin y al cabo, supondría una forma, todo lo deficiente que se quiera, pero efectiva, de fomentar la alternancia. El riesgo inasumible, mucho más grave, es el que se deriva de actuar como si el sistema político español no estuviese amenazado, de suponer que estamos atravesando una mera crisis económica.

Me parece que todo lo que está ocurriendo en Cataluña, y no únicamente allí, nos dice a grito pelado que no es así, que el pacto constitucional se ha quebrado y que urge reconstruirlo, algo que puede acabar excediendo las capacidades de un Gobierno con amplia mayoría absoluta.

Una solución de fondo a nuestros males implica hacer una autocrítica del sistema que es bastante incompatible con el timbre tecnocrático con que actúa el Gobierno. No se puede seguir cargando los costes sobre las filosóficas espaldas de los pecheros, y del sector privado, sin realizar una reforma muy radical del esquema de funcionamiento de los poderes públicos, de la burocratización y ausencia de democracia interna de los partidos, de su rendición al clientelismo y la corrupción, de su incapacidad para canalizar la participación política dotando al sistema de imaginación, alternativas y flexibilidad. Se trata de deficiencias ampliamente sentidas y constatadas que, si se cree realmente en la democracia liberal, están en la base de las causas del desbarajuste que padecemos, incluso del llamado problema autonómico, que no es sino el disfraz de cómo los grupos políticos se lo llevan crudo, en bolsas como los pujoles andorranos o, más por lo fino, aumentando hasta el infinito el número de estómagos agradecidos y de militantes disciplinados por el banquete presupuestario, guerreros fieles y silentes que hacen lo que se les manda, oyen y ven, pero no hablan.

Nuestros problemas no se arreglarán con más dinero, sino con una democracia mejor, y ahí todavía no se ha visto ninguna voluntad de reforma por parte del Gobierno que se dedica valientemente a afeitar en frío, pero las barbas ajenas. Puede que el Ejecutivo esté haciendo algo necesario, pero está muy lejos de conseguir un suficiente. Una Nación es algo más que una herencia, es un proyecto vivo que hay que hacer y rehacer, y más cuando partes vitales de su cuerpo sufren procesos cancerígenos y metastáticos que requieren medidas inhabituales y una política de largo alcance, aplicar la ley y permitir que actúe la justicia, pero ampliando horizontes, fortaleciendo los pactos y las esperanzas de todos… también en Cataluña.

*José Luis González Quirós es analista político

Magia electoral y navideña
http://alfonsodelavega.com  20  Diciembre 2012

En muchos casos de creación deliberada de estados místicos o de generación de fenómenos mágicos se encuentra el uso de sustancias psicogénicas, psicoactivas o narcóticas. En todas las religiones de origen antiguo sobrevive el uso de incienso con botafumeiros más o menos famosos, o sustancias relacionadas de algún modo con el uso de drogas capaces de alterar ciertas funciones emocionales o intelectuales del hombre. Las comuniones como las de los Misterios de Eleusis, con cebada infectada con cornezuelo, luego adaptadas como placebo por el Cristianismo, son ejemplos de ello. El famoso soma védico que algunos autores asocian a la amanita muscaria, otro. En la Galicia de tan antigua tradición mágico- hechiceril también se emplean sustancias de la botánica esotérica popular como el beleño, la datura, la amanita, la belladona o la adormidera con fines mágicos. Sin olvidar ciertos sonidos, danzas o ritos. En la Cataluña cañí, el estrafalario Papageno toca el soberanista carrillón y la fauna embobada baila a su son.

Cuando vuelven los rituales electorales se repiten ciertas prácticas mágicas dirigidas a mantener la parroquia de adeptos a saquear por el tinglado, además de las cotidianas por los medios de embrutecimiento de masas. Se renueva la pócima de la propaganda, del elogio ditirambo alabancioso al beato votante. Al que luego sin empacho alguno tratarán de anormal. O del si te he visto no me acuerdo. Ensalmadores, hechiceros, abusan de la credulidad de la gente a la que engañan haciéndola creer que basta con meter un papelito con su nombre en una cajita con ranura para resolver sus problemas. Práctica útil entre gente decente y en otros lugares.

Pues todo en el Régimen está atado y bien atado. La incógnita real es saber qué validos procedentes de la bandería o secta respectiva sustituirá y hará buenos a los anteriores. Bien entendido que pese a las apariencias, desencuentros programados y riñas fingidas, apenas ha de variar nada en el fondo mientras no acontezca el, como se decía en tiempos del anterior Jefe del Estado, hecho sucesorio. Lo demás es cuento, representación, todos actores conchabados para entretener mientras se roba la cartera al ya poco respetable y nada respetado público.

En el fementido corral de comedias la fingida dueña doña Dolorida que luce barba con canas, la legítima repudiada, anuncia que renovará la dote que nos saca a los desplumados súbditos para que su galán cara de piedra no se vaya oficialmente con su recién estrenado plan sino que mantenga sus nuevos voluptuosos himeneos de tapadillo. Mientras tanto, un anterior valido real reconvertido en comediante nos explica que también Su Majestad debería hacer algo, poner un poco de orden o al menos disimulo en fechas tan señaladas.

Dos siglos después de la Pepa gaditana las elecciones en el Reino borbonero de España parecen prácticas de magia negra, una superstición mantenida en el tiempo por la granjería de caciques, colocadores de preferentes, referendos soberanos mohatreros, cuentas en paraísos fiscales y esbirros de la oligarquía. Magia negra combatida otrora por gentes bienintencionadas como Martín Dumiense en su De correctione rusticorum o de la Ilustración como el P. Feijóo en su Teatro Crítico Universal. El propio P. Isla combatía los excesos de fray Gerundio de Campazas, alias Zotes. Y que luego las audaces Cortes de Cádiz tratarían de erradicar mediante la Razón, la Libertad y la Dignidad de España como nación que habrían de informar la Ley de leyes.

Pero, pese a la labor de tan benéficas gentes habrá que resignarse a que ningún disparate ni superstición sea ajena al mercadillo de quimeras y despropósitos, zoco árabe del regateo, hasta que el recipendiario de esta nueva orgía desenfrenada de onerosa mohatra, huérfano de defensas morales o intelectuales, enardecido por los embustes, tome conciencia de su dignidad, se rebele y deje de votar como un obediente corderito propiciatorio a los malos pastores que han de llevarle otra vez al degolladero.

Según Benedicto XVI, teólogo e inquisidor jefe, unos magos procedentes de la antigua Tartessos vieron a una estrella que hacía renovar las esperanzas de un mundo mejor.

Pero pronto los magos comprobaron que el anunciado nacimiento en realidad era el solsticial anual del sol y la estrella, fugaz. Demasiado fugaz. La mula y el buey, criaturas estériles, estaban puestas allí para disimular.

Junto con la Nación española han muerto la Ilustración, la Libertad y la racionalidad. No hubo remedio. http://alfonsodelavega.com/?p=7489

Orto y ocaso del cambio andaluz
Javier Caraballo El Confidencial  12  Diciembre 2012

Un tipo tan peculiar en la historia de España como el conde de Romanones sentenció que “en política no hay absurdo imposible; la realidad política lo admite todo”. Cualquier análisis de la realidad política de Andalucía se instala plenamente en esa sentencia porque todo parece absurdo aquí, desproporcionado, irreal. Desnortado. Se mire por donde se mire, no hay consuelo posible ni esperanza. Una sensación extraña y peligrosa de abatimiento y hastío social como la que se podía desprender de la última encuesta oficial que se ha conocido en esta región. No llegaba ni al 50% el número de encuestados que era capaz de adivinar qué partidos están gobernando en Andalucía, y eso que las elecciones han sido este mismo año, y, por encima de esa cifra, casi el 60% expresaba abiertamente su insatisfacción con el funcionamiento de la democracia en España. Luego le preguntaban al personal por la gestión del Gobierno andaluz y la mayoría lo suspendía, pero si le trasladaban la pregunta acerca del Gobierno de la nación, el suspenso era todavía más contundente.

Después de treinta años de autonomía andaluza, quizá sea éste el peor momento, el de mayor mediocridad. En tres décadas, los despropósitos históricos de la oposición de centro derecha se han combinado a la perfección con la bien trabada hegemonía del socialismo andaluz para anular aquello que está en la esencia de una democracia, la alternancia de gobiernoDesconocimiento, desconfianza y malestar generalizado. En un año, la sociedad andaluza ha pasado de expresar, por primera vez en tres décadas, una clara ambición de cambio político en la región a este estado de ánimo de ahora, que se parece más al abatimiento que a cualquier otra sensación. Cuando el declive es tan vertiginoso como este, en tan poco tiempo, lo razonable es pensar que las razones que se esconden no se corresponden sólo con uno o dos parámetros de la realidad, sino que probablemente confluyan varias explicaciones. Quizá todo arranca de una primera decepción, que afecta al Gobierno de Mariano Rajoy, y, a partir de ahí, como si fueran fichas de dominó, van desmoronándose todas las expectativas posteriores. Pero vayamos por partes.

En noviembre del año pasado, en las elecciones generales, el Partido Popular cosechó en Andalucía un resultado espectacular y, por primera vez en la historia, se impuso al PSOE por diez puntos (lo normal había sido hasta entonces que los socialistas ganasen en esas elecciones hasta con veinte puntos de ventaja). Eso fue en noviembre. En marzo siguiente, el deterioro del Gobierno de Rajoy fue tan acelerado que hasta 400.000 votantes del PP decidieron no acudir a votar al mismo partido en las elecciones andaluzas. La consecuencia es de sobras conocida: Javier Arenas no logró la mayoría absoluta que le vaticinaban todas las encuestas y acabó abandonando la política andaluza y hundiendo al Partido Popular andaluz en el deterioro político actual, desfondado otra vez en las encuestas y descabezado.

Cuando en un estado democrático la oposición no funciona cabe esperar que, al menos, el Gobierno esté en manos de una fuerza política vigorosa, pero tampoco este es el caso de Andalucía. La coalición que gobierna la región es tan endeble que el discurso gubernamental oscila entre la nada y la grosería, entre la demagogia y la ruina. Un solo ejemplo: hace una semana, un portavoz de la coalición del Gobierno andaluz amenazó con no cumplir el objetivo de déficit con el argumento grotesco de que “Montoro se meta el déficit por donde estime conveniente” y, ayer mismo, otro portavoz de ese mismo Gobierno adelantó que el año próximo volverán a pedir al fondo de rescate autonómico cinco mil millones de euros. Entre la nada y la grosería, entre la demagogia y la ruina. El absurdo del que hablaba el conde de Romanones.

Después de treinta años de autonomía andaluza, quizá sea este el peor momento, el de mayor mediocridad. Sencillamente, no hay para dónde mirar. En tres décadas, los despropósitos históricos de la oposición de centro derecha se han combinado a la perfección con la bien trabada hegemonía del socialismo andaluz para anular aquello que está en la esencia de una democracia: la alternancia de gobierno. Nada cambia y nada parece que vaya a cambiar ya, de ahí la explicación de estas encuestas de ahora. Orto y ocaso del cambio andaluz.

Irán
El ejemplo de Canadá
Julián Schvindlerman Libertad Digital  12  Diciembre 2012

El pasado mes de septiembre, inesperadamente, Canadá rompió relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán. Ottawa retiró a sus diplomáticos de Teherán y dio cinco días a sus contrapartes iraníes para que abandonasen el país. El ministro de Relaciones Exteriores, John Baird, justificó las razones de la decisión en un comunicado:

El régimen iraní proporciona una ayuda militar creciente al régimen [del sirio] Asad; rehúsa apegarse a las resoluciones de las Naciones Unidas concernientes a su programa nuclear; amenaza regularmente la existencia de Israel y tiene propósitos antisemitas, además de incitar al genocidio. (...) Canadá considera al Gobierno de Irán como la principal amenaza para la paz y la seguridad mundiales en este momento. [El régimen iraní] está entre los peores violadores de derechos humanos de las personas en el mundo, (...) ampara a grupos terroristas, a los que entrega ayuda material. [Todo ello obliga al Gobierno canadiense a] calificar oficialmente a Irán como Estado que respalda el terrorismo.

En diciembre, Ottawa extendió las sanciones económicas a empresas e individuos iraníes asociados al programa nuclear de los ayatolás.

Además de estas consideraciones, por demás meritorias, Canadá alberga un viejo rencor hacia el régimen iraní desde el año 2003, en que la periodista irano-canadiense Zahra Kazemi fue encarcelada, torturada, violada y asesinada en Irán. Un médico exiliado que había trabajado en el Ministerio de Defensa iraní tuvo acceso al cadáver de Zahra, y dijo haber hallado evidencias de una violación brutal, quemaduras en el abdomen, marcas de latigazos en las piernas, heridas en el cuello, una fractura en el cráneo, dos dedos rotos; uñas arrancadas, un dedo del pie aplastado y la nariz quebrada. En un primer momento el Gobierno iraní informó de que Zahra había fallecido por un paro cardíaco mientras era interrogada.

La paciencia con la conducta incivilizada de Irán parece que se le agotó al Gobierno canadiense en julio, cuando el agregado cultural iraní anunció un plan de infiltración chiita en el país norteamericano. Hamid Mohammadi no lo publicitó abiertamente, pero en la era de internet aun una entrevista en farsi para una oscura página puede hallar su camino hacia la esfera pública global. En la referida entrevista, con una página dirigida a los iraníes residentes en Canadá, Mohammadi se mostró feliz con el creciente número de éstos, que estimó en medio millón, y expresó la intención de su Gobierno de reclutarlos para el régimen al amparo de ciertos programas culturales; asimismo, los instó a "ocupar posiciones de alto nivel" y a "resistirse a integrase en la cultura canadiense dominante".

La Cancillería canadiense protestó por estas declaraciones incendiarias, recordó a Teherán que los iraníes residentes en Canadá eran críticos los ayatolás, lo urgió a que no intentara influir sobre ellos y le advirtió de que no debía usar su embajada en Ottawa con fines de reclutamiento ideológico. El Ministerio de Ciudadanía, Inmigración y Multiculturalismo notificó a Teherán que Canadá no permitiría que sus agentes o asociados se asentaran en su territorio y puso en marcha un proceso de revisión de todas las solicitudes de visado pendientes, con el objeto de garantizar que sólo acogería a iraníes bienintencionados.

Pero lo cierto es que Irán ya estaba haciendo lo que no debía, por medio de su legación diplomática, del Centro Cultural de Irán en Canadá, de la Asamblea Islámica de Canadá Ahlul Bayt y del Centro para la Guía Islámica de Toronto. Un reciente informe del Middle East Media Research Institute detallaba actividades desarrolladas por Irán en Canadá en este 2012 que termina, entre las que se contaban las siguientes:

En mayo, el Centro Cultural de Irán en Canadá anunció la puesta en marcha del Primer Festival Internacional de Cineastas Independientes, que pondría el foco en temas como el "rol del lobby sionista en las crisis norteamericanas y europeas", la "resistencia islámica contra el régimen sionista", la "iranofobia y la islamofobia" y "un mundo sin sionismo". En junio, el referido centro y una asociación cultural iraní de la Universidad de Carleton (Ottawa), comandada por el hijo del attaché Mohammadi, organizaron una conferencia titulada "El despertar contemporáneo y el pensamiento del imán Jomeini". En agosto, la embajada iraní celebró el Día de Jerusalem exhibiendo una película sobre la resistencia palestina...

Al cortar lazos diplomáticos con Irán, Canadá puso fin o acotó estas operaciones de adoctrinamiento extremista disfrazadas de acontecimientos culturales. Esta medida, asentada en los principios, tendrá el beneficio adicional de contribuir a la seguridad de los canadienses.

Es reconfortante advertir que en el Hemisferio Occidental hay quien tiene plena conciencia del peligro que representa Irán. Y preocupante ver que, al parecer, tal preocupación sólo se da en su zona norte.

julianschvindlerman.com.ar

Persecución de cristianos en Irak
Ayatola iraquí emite una fatua: “Los cristianos deben convertirse al islam o morir”
DAZIBAO-Ñ Minuto Digital 20  Diciembre 2012

Ahmad Al-Hassani, lider chiita iraquí, emitió una fatua el pasado 13 de diciembre en la que exigió a los cristianos de su país la conversión o la muerte.

AsiaNews.it. Coincidiendo con la reconsagración en Bagdad de la catedral, donde fueron asesinados 57 cristianos en octubre de 2010, el destacado clérigo Al-Hassani dictó una fatua de muerte contra los cristianos, aunque en ella se mostraba misericordioso con las cristianas…a las que deparaba un destino adecuado a su sexo e inferior condición: “Las mujeres y niñas cristianas podrán ser consideradas legítimamente esposas de los musulmanes”. Es decir, según la docta opinión del clérigo, las féminas infieles tendrán la consideración de producto halal y, por lo tanto, podrán ser objeto de lícito comercio y consumo sexual.

Ahmad Al-Hassani, chiita como los compadres de Webislam, está preparando los lotes de hembras cristianas que serán adjudicados a los seguidores de Mahoma en Navidad, porque son politeístas y amigas de los sionistas, como sus padres, hermanos, maridos e hijos, que deberán ser degollados si no abrazan para siempre y sinceramente la fe del Enviado de Alá.

Las amenazas lanzadas por el clérigo muslim han generado un profundo desasosiego entre los cristianos iraquíes, que temen ser víctimas de una ola de violencia islamita durante la Navidad. Por su parte, el inoperante Gobierno ha declarado formalmente que velará por la seguridad de los cristianos, algo que está fuera de sus posibilidades e intenciones, como lo demuestra el hecho de que Al-Hassani no haya sido detenido por sus exhortaciones a la comisión de casi todos los delitos recogidos en cualquier código penal.

El catalán lleva cuatro siglos perseguido. Continuará siéndolo mientras Cataluña no se convierta en un Estado.
juanjulioalfaya.blogspot.com.es 20  Diciembre 2012

Solución: Invertir el proceso y convertir al español en la lengua excluida. ¿Dónde? No donde el poder no tiene acceso: no en la calle, no en la intimidad, no en la familia, no en el interior de cada persona. Tampoco Franco lo hizo ni hubiera podido hacerlo, pues es tarea imposible. Pero sí en la escuela, sí en la Administración, sí en la política, sí en la cultura, sí en los medios de comunicación, sí en las empresas que gozan de las prebendas y los favores del poder.

El Cercle Català de Negocis (con el subtítulo, 'Empresarios por el estado propio') se ha dedicado a recopilar leyes, normativas y documentos varios que demuestran que "el catalán ha sido una lengua perseguida por Castilla y España" durante los últimos cuatrocientos años.

El listado arranca en 1715 cuando el Consejo de Castillas (sic) recomendó que "en el aula no tiene que haber ningún libro en catalán, donde tampoco se hablará ni escribirá esta lengua y donde la doctrina cristiana se enseñará y será aprendida en castellano", según el documento del CCN.

No puede faltar el Decreto de Nueva Planta, que en 1716 dictaminaba que "Las causas en la Real Audiencia se substanciarán en lengua castellana”. Con la dictadura de Franco, la persecución de la lengua catalana arreció ya que la Ley del 9 de abril de 1938, en plena Guerra Civil, decía que "El carácter de cada región será respetado, pero sin perjuicio para la unidad nacional, que la queremos absoluta, con una sola lengua, el castellano, y una sola personalidad, la española".

El CCN denuncia que durante la democracia también se ha intentado hacer desaparecer el catalán, por ejemplo, el Real Decreto que aprobaba el Reglamento del Registro Mercantil obligaba a que las inscripciones se hicieran exclusivamente en castellano.

En el informe no podía dejar de aparecer el rey Juan Carlos, cuyos "mensajes cínicos" han acompañado la persecución histórica del catalán, como en el discurso del Premio Cervantes de 2001: "Nunca fue la nuestra lengua de imposición, sino de encuentro, [...] a nadie se obligó nunca a hablar en castellano, [...] fueron los pueblos más diversos quienes hicieron suyo, por voluntad libérrima, el idioma de Cervantes”.

El documento concluye que el catalán sigue perseguido hoy en día (las sentencias a favor del bilingüismo en la escuela del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo), y que "el objetivo final de los poderes españoles es hacer desaparecer el catalán o transformarlo en una reliquia folclórica y residual", por tanto "el catalán continuará siendo perseguido mientras Cataluña no se convierta en un Estado".

http://www.dialogolibre.com/noticias/2012-12-20/-El-catalan-lleva-cuatro-siglos-perseguido--731#.UNMP7XfNl8E

El precursor de la inmersión lingüística fue Franco
El precursor de la inmersión lingüística fue Franco, quien impuso el castellano en exclusividad y desterró a todas las demás lenguas españolas del sistema educativo para no dividir a la comunidad. Es decir, lo que hoy se argumenta en Cataluña.
Fernando Savater  El Correo  15  Diciembre 2012

[…] Garantizar el uso del castellano como lengua vehicular de la enseñanza junto a las otras oficiales en las autonomías es algo perfectamente adecuado y que viene a cumplir –¡por fin!– reiteradas sentencias tanto del Tribunal Supremo como del Constitucional. Y por supuesto no se trata en modo alguno (¡vergüenza les debería dar decirlo a quienes sostienen lo contrario!) de una medida propia de ultraderechistas: a no ser que ahora resulte que proteger los derechos de quienes los ven conculcados y cumplir las decisiones judiciales sea definitorio de la ultraderecha…

Por el contrario, más ajustado a la verdad sería decir que el precursor de la inmersión lingüística fue Franco, quien impuso el castellano en exclusividad y desterró a todas las demás lenguas españolas del sistema educativo en nombre de la cohesión del país y para no dividir a la comunidad, es decir lo mismo que hoy se argumenta en Cataluña.

Lo que ha propuesto el ministro Wert de una manera vacilante y timorata (tras muchas protestas de que no va contra la inmersión lingüística, que es precisamente lo que debería hacer) no supone más que un paso en la buena dirección, para remediar algo perfectamente insólito en la Unión Europea: que haya un país donde resulte prácticamente imposible estudiar en la lengua mayoritaria y oficial en zonas importantes del territorio nacional.

En Cataluña los nacionalistas se han acostumbrado a asegurar cosas catastróficas e inverosímiles respecto a su relación con el Gobierno de España: por lo visto, a pesar del tamaño de los embustes no les va mal del todo así. De modo que tras denunciar el expolio económico a que les somete el Estado, ahora toca proclamar que la lengua catalana padece el más atroz ataque que han visto los siglos. De inmediato, nacionalistas de otras latitudes se han solidarizado con las víctimas de tan injusto acoso. […]

Los nacionalistas de ayer y de hoy se dan por atacados no cuando a su lengua se le quita algo sino cuando se concede lo mismo a otra, que para colmo es la que se habla en todo el país y por tanto les vincula con él. El único derecho de que se les priva es el de prohibir, pero eso ya les parece una herejía intolerable…

Los nacionalistas creen que son las lenguas mismas las que tienen derechos, no sus hablantes. Por tanto, les encanta repetir como un argumento incontrovertible que al final de la enseñanza obligatoria los alumnos, aunque no hayan estudiado en castellano, acabarán manejando esa lengua omnipresente con tanta competencia como los educados en ella. No es seguro que sea así, pero concedámoslo: por muy independiente que sea Irlanda, el gaélico nunca hará ininteligible el inglés para los irlandeses.

Lo que se debate sin embargo no es eso, sino el derecho de quienes estudian en Cataluña, el País Vasco o cualquier otra región de España a educarse en castellano, la lengua común, si así lo desean: no se cuestiona su conocimiento de ese idioma al final de los estudios, sino que se defiende su derecho a adquirir conocimientos por medio de él. Es una forma de laicismo lingüístico, que como otros laicismos choca con los intransigentes que no se conforman con gozar de un derecho sino que pretenden convertirlo en deber para todos los demás.

http://paralalibertad.org/laicismo-linguistico/
******************* Sección "bilingüe" ***********************

A Rajoy se le ha podrido el conflicto catalán
José Oneto www.republica.com   20  Diciembre 2012

Cuando el presidente de la Generalitat Artur Mas, disolvió el Parlamento catalán dos semanas después del éxito de la manifestación de la Diada del pasado 11 de Septiembre en Barcelona, la Moncloa, preocupada por la crisis económica y, sobre todo, obsesionada por el rescate, no valoró suficientemente el gesto político de Mas de disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones, a pesar de que días antes, en el mismo Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno, ya había sufrido el chantaje de que o se aceptaba el Pacto Fiscal o, por el contrario, se iría a la confrontación y se convocarían nuevas elecciones autonómicas.

El presidente del Gobierno en vez de denunciar, ese mismo día a la opinión pública el chantaje de Mas, e informar de que no había tenido más remedio que poner fin a la entrevista porque el chantaje y la amenaza se había producido en la sede del poder Ejecutivo del Gobierno de España, no dijo nada, calló, y solo reveló lo que es un gravísimo incidente, muchos días más tarde, probablemente, en la creencia de que las cosas no irían a mayores.

Cuando, posteriormente, comenzó la campaña electoral y tanto el señor Mas como Convergencia, radicalizaron el discurso independentista basando todo su programa en la independencia de Cataluña como nuevo Estado de Europa (la propia Comisión Europea tuvo que desmentir esa pretensión) y en lo que “España les roba” (otra falsedad), el señor presidente del Gobierno siguió con su táctica escapista y se acuñó entonces la tesis de que, después de las elecciones del 25 de Noviembre, el “soufflé”, que había subido en exceso durante esos días, bajaría y todo volvería a la normalidad.

Este miércoles, después de la firma del pacto entre Convergencia y Unió y Esquerra Republicana de Catalunya, “acuerdo para la transición nacional y para garantizar la estabilidad parlamentaria del Gobierno de Cataluña”, la única reacción de Mariano Rajoy, en el Parlamento, presionado por Esquerra, que le ha pedido incluso, que convenza a Europa de la bondad de la independencia catalana, ha sido una frase antológica: “lo único que no tiene sentido es entrar en procesos de separación; el futuro está en la unión”. Una frase que, como dice Rosa Díez, dice muy poco para tranquilizar a los españoles.

De esta forma, el “soufflé” no ha bajado como muchos creían, sino todo lo contrario. Derrotado Mas en las elecciones del 25 de Noviembre, al final, ha pactado con Esquerra, y en un claro desafío al Gobierno de Rajoy, se ha comprometido a llevar a cabo el Referéndum de independencia en 2014. Para rematar el desafío, y a pesar de que está en funciones, ha aprobado la creación de un impuesto sobre los depósitos bancarios que entrará en vigor esta misma semana. Es decir que a los señores de CiU se les ha olvidado un principio fundamental de la democracia: ‘no taxation without representation’. Es un gobierno provisional, no hay parlamento constituido y solo cabe poner impuestos por ley. Pero, aquí todo es posible.

¿Llegará el Gobierno hasta el final si el Tribunal Constitucional anula, como está previsto, el Referéndum que pretende celebrar el señor Mas que es claramente inconstitucional? ¿Está dispuesto a inhabilitarle por la vía penal si no cumple la sentencia del TC? Si, aún inhabilitado, sigue adelante, ¿el Gobierno aplicará el artículo 155 de la Constitución que regula estos casos de rebeldía?

Dice el artículo 155 de la Constitución “Si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las Comunidades Autónomas”.

Este jueves, con el inicio, por la tarde, de la investidura de Artur Mas empieza la cuenta atrás de un conflicto que desde la convocatoria de las nuevas elecciones catalanas no se ha enfriado sino todo lo contrario, y que además, se debía haber afrontado mucho antes y con mucha más decisión.

Nuevo ataque de pánico de Rajoy

Pablo Sebastián www.republica.com  20  Diciembre 2012

Artur Mas persiste en el error y ayer ha firmado con ERC el pacto de legislatura que garantiza su investidura y anuncia un proceso soberanista catalán hacia la independencia. Un nuevo y cada vez más grave desafío frontal al Estado y a la legalidad, que provoca inestabilidad e inquietud política en Cataluña, en toda España y en la Unión Europea. Un asunto importante frente al que Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno de España, ha vuelto a dar la callada por respuesta desapareciendo raudo de la escena política, imaginamos que víctima de esos ataques de pánico psicológico que le suelen dar al presidente de España cada vez que ocurre algo grave o de gran trascendencia para el país. Lo que le lleva a Rajoy a esconderse, retrasar su respuesta o su presencia, en pos de ganar algo de tiempo y de recuperar el ánimo.

Artur Mas está en fuga permanente hacia ninguna parte y anuncia un pacto con ERC para un referéndum de autodeterminación en pos de un Estado catalán que se integre en la Unión Europea. Y sabe que la consulta es ilegal, que no se va a permitir ni se va a celebrar, como sabe que la Unión Europea nunca aceptará en su seno un Estado catalán. Y por si algo le faltara el líder de Unió, Duran i Lleida, le anuncia que su partido no aceptará celebrar una consulta ilegal. Luego el pacto de Mas con Junqueras está basado en un imposible y en la falsedad. Aunque de momento, y ello es lo más notorio, el acuerdo le permite a Artur Mas ser investido presidente de la Generalitat y evitar su dimisión y la convocatoria de otras elecciones anticipadas, tras su reciente fracaso electoral del pasado 25 de noviembre.

No obstante el pacto CiU-ERC (que sí está suscrito por Unió) ya ha creado inquietud en Cataluña y el resto de España. Porque este nuevo desafío, adornado con palabras rimbombantes como la del “Pacto por la libertad” -cuando son las libertades las que más se están dañando en Cataluña por culpa de los nacionalistas-, y con declaraciones soberanistas, como la que aprobará el Parlamento catalán en su primer debate, ofrece una imagen de inestabilidad política, económica y social de Cataluña, lo que afectará y mucho a su situación económica y social, ahora empeorada con nuevos impuestos, lo que provocará fuga de inversores y una oleada de deslocalización de empresas que saldrán del territorio catalán, lo que afectará a las arcas de la Generalitat y al empleo.

Asimismo, la inestabilidad política catalana que se desprende del pacto de CiU con ERC daña la imagen de España en la UE y va a poner en marcha una serie de tensiones institucionales y legales entre el gobierno catalán y el Estado español, que veremos hasta donde llegan y las consecuencias que tienen para Cataluña, CiU, ERC y Mas, esencialmente por embarcarse en una aventura hacia ninguna parte y al margen de la legalidad.

Sin duda un hecho relevante y preocupante que merece la clara e implacable respuesta del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pero sabido es que cuando España se enfrenta a un problema de envergadura nuestro jefe del Gobierno desaparece como por arte de magia, porque sufre un miedo escénico inicial que lo paraliza y le impide reaccionar. Una especie de ataque de pánico psicológico que bloquea a Rajoy y le impulsa a salir huyendo y a esconderse de todos: de la opinión pública y de la ciudadanía, a la espera de que pase el temporal y se calme la tormenta. O a la espera de que el presidente recupere el ánimo (no sabemos si con medicación o con atención médica psicológica), y es entonces cuando Rajoy, a toro pasado, suele comparecer a dar una versión edulcorada de la situación, como si no pasara nada trascendente.

No se conoce en nuestro entorno europeo y occidental nadie ni nada semejante. La fuga espectacular del primer ejecutivo del país cada vez que ocurre algo grave o preocupante para la nación. Lo hemos visto en los años de la oposición de Rajoy, huyendo por ejemplo de los problemas internos de su partido, y en numerosas ocasiones a lo largo de su primer año de Gobierno. Como cuando se anunció la subida de impuestos y del IVA, o cuando se acordó la petición del rescate de la banca española a la UE, o en todos y cada uno de los desafíos catalanes, o cuando rectificó su promesa de no tocar las pensiones o en las huelgas generales, o conflictivas reformas laboral, de la Justicia, la Sanidad o la Educación.

En los últimos y continuos desafíos de Cataluña al Estado las espantadas de Rajoy han sido muy notorias. Y no digamos en su última entrevista con Artur Mas en Moncloa cuando el catalán le amenazó en el despacho oficial del presidente del Gobierno de España y Rajoy se quedó estupefacto y sin reaccionar. Y para una vez que habla -imaginamos que bajo el efecto de ese pánico que le suele entrar- como cuando la manifestación de la pasada Diada de Cataluña, Rajoy desvarió calificándola de “líos y algarabías”, palabras poco afortunadas, a la vista de cómo estamos y cómo está al día de hoy el desafío catalán, apoyado por casi el 70 % del parlamento de Cataluña, lo que tampoco se debe desdeñar.

Ayer Rajoy, a pesar de que estaba en el Parlamento y de que Rosa Díez le preguntó por el caso catalán, se volvió a esconder. Esta vez tras la vicepresidenta Sáenz de Santamaría que se limitó a decir que el Estado tiene resortes para impedir el referéndum ilegal. Pero eso, que es una obviedad, no es la respuesta que se merece Artur Mas y que esperan los españoles del presidente de España. Pero Rajoy es como es y sufre esos ataques de pánico, o miedo escénico al conflicto político, lo que empieza a ser todo un problema nacional para este país que necesita liderazgo y sobre todo que el primer gobernante de España esté donde debe estar.

Un poco de aire ante la inmersión
FÉLIX OVEJERO www.lavozlibre.com  20  Diciembre 2012

Madrid.- El profesor de la Universidad de Barcelona Félix Ovejero escribe este jueves 20 de diciembre de 2012 un artículo en 'El País' en el que, bajo el título 'Un poco de aire ante la inmersión', analiza el modelo educativo catalán. Por su interés, reproducimos íntegramente el artículo:

De nuevo el nacionalismo con los tambores de la catástrofe. Nadie propone que el catalán deje de ser vehicular ni la separación de niños por lenguas, sino la simple aplicación de sentencias del Constitucional y del Supremo, que avalan una tibia educación bilingüe. Siempre atenta a las inquietudes del poder local, la disciplinada sociedad civil no falta al enésimo toque de corneta. Se fotografían indignados los rectores de Universidad y desde el AMPA, con siglas independentistas, se convoca por correo electrónico a los padres a manifestaciones. Entretanto, a diferencia de lo que sucede en Madrid, con imperturbabilidad budista se digieren recortes y privatizaciones de un Gobierno autónomo que no tiene pudor en decir, por boca de su consejero de Salud, que “no hay un derecho a la salud, porque depende del código genético de la persona”. Será el hecho diferencial.

A la izquierda catalana le falta tiempo para apuntarse. Algo inexplicable. Desde 1953 la educación en lengua materna es un derecho reconocido por la Unesco y, entre nosotros, el bilingüismo era el modelo de la República, incluido el Estatuto de Nuria, y el que defendió el PSC hasta hace dos días, apelando a su pedagoga de cabecera, Marta Mata. Ahora, sin que se sepa cómo ni por qué, nos encontramos a la izquierda relacionando “identidades” con naciones y ciudadanías, urdiendo argumentos con los mimbres intelectuales que nutrieron la peor historia europea. Si lo dudan, vean la entrevista de Raül Romeva, eurodiputado de ICV, en el interesante blog A Word In Your Ear.

Por lo común, cuando se grita mucho las razones escasean. Y en estos días se grita más que nunca. Pero también hay argumentos. En algún libro y en estas mismas páginas he intentado mostrar la pobreza de los fundamentos teóricos de las políticas “normalizadoras”. Ahora, por debajo de la maraña retórica, aparecen nuevas razones, menos teóricas. Apelan a la realidad, la eficacia y los consensos. No está de más evaluarlas.

El informe PISA se hace en catalán y por tanto no mide la comprensión lectora en castellano
La primera invoca la realidad catalana, agredida en su identidad. Dilucidar identidades no es cosa sencilla, ni siquiera cuando se trata de individuos. En el caso de las comunidades, ni les cuento. En todo caso, cualquier idea de identidad tiene que atender a lo común o, en su defecto, mayoritario. Nunca a lo extravagante o singular. La identidad de mi familia no es mi primo alto y rubio. Y los datos, tampoco esta vez, cuadran con el relato nacionalista. Según la propia Generalitat, el 55% de los catalanes tenemos como lengua materna el castellano y el 31,6% el catalán. Relean: el castellano es la lengua común y ampliamente mayoritaria de los catalanes. Ahora la pregunta: ¿quién no respeta la identidad?

La segunda apunta a la eficacia pedagógica. Se nos dice que los niños catalanes, sin escolarizarse en castellano, tienen un dominio superior de la lengua común al resto de los españoles. Si así fuera, solo caben dos posibilidades: bien los catalanes somos un portento de la naturaleza, bien la escolarización en una lengua es contraproducente para su conocimiento. Como ninguna de las dos resulta plausible, hay que dudar de las fuentes. Y, en efecto, mirados de cerca, tampoco esta vez los datos abruman. Mejor dicho, es que no hay. Ahora sabemos, por boca de Joaquim Prats, exresponsable del informe PISA en Cataluña, que “el informe se hace en catalán, (y que) por tanto, no mide la comprensión lectora en castellano”. En realidad, los escasos datos disponibles no desmienten el sentido común y, entre catalanes, muestran el mayor fracaso escolar de los castellanoparlantes, los de menos recursos, por cierto. La única prueba concluyente es la que no se hace: exponer a todos los estudiantes españoles a las mismas exigencias de competencia lingüística. Al final, con tanto ruido, nos olvidamos de lo obvio: hablar una lengua no es dominarla. Todos, incluso los analfabetos, hablamos una lengua. En la escuela se busca otra cosa, lo que los especialistas llaman Cognitive Academic Language Proficiency, competencia para entender información nueva, ajena al contexto y con un cierto grado de abstracción. Eso solo se adquiere con la escolarización, como bien sabe el presidente de la Generalitat cuando elige un colegio trilingüe para sus hijos.

La tercera invoca la cohesión. Según parece, el bilingüismo dividiría a la sociedad catalana. Un argumento pobre. Si la enseñanza en una sola lengua es garantía de cohesión, habría que escolarizar solo en castellano, la lengua mayoritaria, común y, además, de muchos emigrantes y de los vecinos “españoles”. Además, la experiencia disponible no avala la tesis fratricida. Sin ir más lejos, Finlandia, el país con mejores resultados educativos en Europa, imparte la enseñanza en dos lenguas y no parece que esté al borde de la guerra civil. Finalmente, el argumento resulta impreciso porque equipara bilingüismo a separación por lenguas, cuando no es lo mismo un sistema en donde los alumnos permanecen juntos mientras reciben enseñanza de distintas materias en las dos (o tres) lenguas oficiales que otro de doble red, el de Finlandia, en el que las distintas escuelas imparten la enseñanza en las diferentes lenguas oficiales según la elección de los padres y aprenden la otra lengua como asignatura. Esos son los sistemas que podemos encontrar en Europa. Y en el mundo, incluido Quebec. En realidad, la anomalía planetaria es Cataluña. De modo que el argumento resulta inconsecuente, falso y, en el mejor de los casos, confuso. Puestos a decirlo todo, hasta dudo de su sinceridad, de la preocupación por la paz civil por parte del nacionalismo, cuando su objetivo político es levantar fronteras y su estrategia alentar la tensión entre conciudadanos.

El nacionalismo pretende levantar fronteras y alentar la tensión entre conciudadanos
El último argumento apela al consenso ciudadano. Su aval: casi todos los partidos defienden la inmersión. El argumento, obviamente, no sirve para defender la propia opinión, como hacen los socialistas. La afirmación “estoy de acuerdo porque todos estamos de acuerdo” se sostiene en el aire, esto es, en ninguna parte. Bastaría con que ellos cambiaran de opinión para que “el argumento” dejara de valer. Lo mejor en estos casos es preguntar a los ciudadanos directamente. Y asómbrense, las encuestas de la Generalitat, que preguntan sobre lo humano y lo divino, jamás han mostrado interés en saber qué prefieren los ciudadanos.

Quizá la explicación del descuido hay que buscarla en los resultados de las encuestas de CSIS que, mientras se hicieron, mostraban una clara preferencia por el bilingüismo. El único pie empírico en el que se sostiene la supuesta unanimidad es “la falta de demanda social”. Una falta de demanda que se entiende bastante bien al leer la respuesta del Departament d’Ensenyament a la pregunta de en qué consistía la (posible) enseñanza en español durante la etapa de primaria, recogida en el mejor libro que conozco sobre la experiencia catalana, Sumar y no restar. Ahí va: “El profesor imparte la clase en catalán y una vez acabada la lección, se acerca al alumno en cuestión y le repite en español lo que acaba de explicar en catalán. El alumno tiene derecho a hablar en español con el profesor y a realizar los exámenes en esta lengua, pero sus libros de texto deben estar escritos en catalán y él debe permanecer siempre en la clase con los demás alumnos”. Traducido: “a ver, el valiente, un paso al frente”. Calificar este procedimiento como humillación es quedarse corto. Segregación, tampoco alcanza.

Naturalmente, la obscenidad intelectual básica radica en relacionar derechos con “número de demandantes”. Con ese argumento los negros no habrían pisado las universidades norteamericanas. Seamos claros, el argumento relevante no se puede invocar. Es de uso interno. Lo expresó impecablemente hace tres años Bernat Joan, por entonces secretario de Política Lingüística, inquieto ante la sentencia del TC: “Podría crear un alud de gente que exigiese judicialmente la escolarización en castellano o que la Administración pública les atendiese en castellano” (ElpuntAvui, 23-8-2009). A Joan lo que en realidad le inquietaba eran los catalanes. Pero estas cosas no se dicen en Madrid. Bueno, el otro día sí, cuando Duran i Lleida confesó su desolación en el Parlamento porque “lamentablemente la lengua mayoritaria en el patio es el castellano”. A lo que se ve, los que estorbamos en la Cataluña de los nacionalistas somos los catalanes. Que queremos un poco de aire.

Las victorias de ERC
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital  20  Diciembre 2012

Un partido con un pasado siniestro (golpista en la II República) y dirigido por auténticos inútiles se ha convertido en el eje político de Cataluña.

Magnífico artículo del constitucionalista Francesc de Carreras en La Vanguardia que explica el enloquecimiento de la política catalana, aparte del objetivo de la familia Pujol de escapar de la justicia y la prensa española. Reproduzco unos párrafos.

Si nos situamos en las elecciones catalanas de 1999, las últimas que ganó Jordi Pujol, ERC era el único partido que en su programa proponía la independencia de Cataluña. CiU sólo pretendía oficialmente una mayor autonomía, el PSC un vago e inconcreto federalismo e IC se centraba en problemas sociales. Tras estas elecciones, los socialistas cambiaron de estrategia y dieron el paso más equivocado de su trayectoria política: reformar el Estatut para intentar atraerse a ERC y así, junto a IC, alcanzar una mayoría suficiente con el objetivo de que Maragall llegara a ser presidente de la Generalitat.

En este periodo 1999 -2003 tuvieron lugar dos hechos clave cara al futuro. En primer lugar, CiU y ERC comienzan una carrera sobre quién es más nacionalista. A medida que trascurría este periodo, los sondeos iban dando un trasvase de votos de CiU a ERC, como en 2003 confirmaron las urnas. Este efecto emulación será uno de los motores de la política catalana que ha conducido a la situación actual. En segundo lugar, con el primer tripartito, ERC ocupó un importante número de conselleries, pasó ser un partido respetable y, además, decisivo para formar Govern. De estar en los márgenes del sistema, ERC pasaba a ser un componente de una nueva centralidad: el nacionalismo comenzaba a desplazarse hacia el independentismo.

En las elecciones del 2010, buena parte del voto nacionalista que se había desplazado en el 2003 de CiU a ERC volvió a su origen. Los republicanos alcanzaron un pésimo resultado electoral pero para que ello sucediera CiU tuvo que asumir muchos de los postulados de ERC, sobre todo, con denominaciones variadas y no de inmediato, la independencia de Cataluña.

El planteamiento de CiU para el periodo 2010-1014 fue claro desde el principio. Primero, el llamado pacto fiscal en la línea del concierto económico, una opción que sabían que no era posible, ni constitucionalmente ni en el plano de la realidad, pero que le serviría al Govern para encubrir durante cuatro años, mediante el victimismo, dolorosas e impopulares reformas económicas y sociales.

ERC ha ganado la partida mediante una estrategia basada en el efecto emulación con CiU y con la complicidad de la miopía política de los socialistas, los auténticos perdedores de estos últimos doce años. Ahora CiU se encuentra literalmente atada, a ERC, sin posibilidad de escape. El PSC se abrazó a ERC en el 2003 voluntariamente; mediante las elecciones pasadas, CiU quería escapar a este abrazo del oso pero el mal resultado no le deja otra opción. Enredada en sus errores, la formación de Artur Mas puede correr con el tiempo la misma suerte que los socialistas. Estratégicamente es una victoria de ERC.

LA PRENSA DE 'KALIDÁ' CATALANA
Número de menciones en portada de los periódicos más vendidos en Cataluña a los asuntos sucios de la familia Pujol y Artur Mas: cuentas en Suiza y Andorra, corrupciones, información privilegiada.

La Vanguardia Expañola: Ninguna.
El Periódico de Cataluña: Ninguna.
El País (tercer periódico más vendido en la región): Ninguna.

Se ha mencionado más veces al asesino de Newton.

"¿Pero por qué vendemos cada vez menos si damos cada vez más películas los domingos?"

El efecto Depardieu se instala en Cataluña
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 20  Diciembre 2012

Se lo estaban temiendo. El lunes, tanto el presidente de la patronal catalana, Joaquim Gay de Montellà, como el de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, expresaron abiertamente su inquietud ante un pacto CiU-ERC, especialmente por sus aspectos económico-financieros, y, en el caso del primero, también por la integridad del sistema constitucional, que en su sensata opinión no debería ser infringido con una posible consulta independentista en Cataluña. No habían pasado veinticuatro horas cuando el Gobierno de Mas aprobaba -lo hizo ayer por legislación de urgencia- una tasa sobre los depósitos bancarios de la entidades en Cataluña cuya capacidad recaudatoria será de unos 500 millones.

De una tacada, Artur Mas pretendió -y consiguió- dos objetivos: el más importante era el de persuadir a Oriol Junqueras, líder de ERC, advirtiéndole de que, por muy burguesa que sea CiU, también sabe hacer populismo y contravenir los intereses de su bolsas electorales. Y el objetivo secundario: desafiar al Gobierno, que iba a neutralizar este filón recaudatorio en la ley de acompañamiento de los Presupuestos estableciendo una tasa del 0% a los depósitos bancarios para no romper (más) la unidad del Estado.

Si, tal y como pretende ERC, Mas restablece el impuesto de sucesiones, disminuye la exención del impuesto de patrimonio de 700.000 euros a 500.000, establece una tasa anual para los pisos vacíos y otra para las instalaciones nucleares grava a las grandes superficies… los empresarios se temen que los depardieus catalanes abundarán y que se dirigirán, precisamente, a Madrid

En Cataluña comienza a hablarse del “efecto Depardieu”, el actor francés que se ha traslado a la frontera belga, a localidad de Nechin, para no pagar los impuestos “confiscatorios” del Gobierno de Hollande. En Bélgica, las rentas de trabajo están fiscalmente penalizadas, pero las plusvalías y el patrimonio no son considerados hechos imponibles a efectos tributarios. Más de 120.000 ricos franceses se han establecido en el reino de Alberto II. Si en Cataluña, por mandato del acuerdo entre nacionalistas y republicanos, el Gobierno de Mas restablece el impuesto de sucesiones, disminuye la exención del impuesto de patrimonio de 700.000 euros a 500.000, establece una tasa anual para los pisos vacíos y otra para las instalaciones nucleares, grava a las grandes superficies, implanta la euroviñeta, despliega una nueva fiscalidad medioambiental..., tal y como pretende ERC, los empresarios se temen que los Depardieus catalanes abundarán y que se dirigirán, precisamente, a Madrid, comunidad que, por cierto, sigue bonificado al 100% el impuesto sobre el patrimonio.

De momento, las entidades bancarias en Cataluña -especialmente las afectadas como la Caixa o el Sabadell porque tienen más cuota de mercado- van a situarse en una posición fiscal peor que en otras comunidades. Lo que podría disuadir a otras, pendientes de entrar en el mercado catalán, de hacerlo a la vista de un Ejecutivo tan ideológicamente incoherente. De ahí que el ya citado Gay de Montellà haya sugerido que el Gobierno central imponga -aun mermando las competencias autonómicas- una armonización fiscal que haga razonable e inteligible este espacio social, económico, político y financiero que es España. Está en marcha un anteproyecto de ley sobre la unidad del mercado español que, a la vista de comportamientos como el del Ejecutivo catalán, y antes de otros -como el extremeño, el andaluz y el canario- se está haciendo urgente.

Pero la lección a extraer de la decisión de la Generalitat de ayer es muy elocuente: Mas y CiU están en tal tesitura que prefieren seguir pegándose tiros al pie antes que regresar a la sensatez. De forma derivada, otra lección: el empresariado catalán ha callado demasiado y ahora reclama a destiempo. Aunque el Gobierno de Rajoy recurra la tasa bancaria aprobada ayer y el euro por receta -también podría hacerlo en Madrid si González no se aviene a retirarla-, lo cierto es que a Cataluña le espera, tras el pacto CiU-ERC, una catarata fiscal que recaerá, especialmente, en los votantes nacionalistas. Son los primeros compases de una sinfonía política, por completo errada, que ni obtendrá la independencia de Cataluña ni mejorará las condiciones de vida de sus residentes. Se empieza por la banca -¿qué estará pensando la Caixa?-, se sigue con las grande superficies y se termina en las herencias familiares. Pero nadie puede llamarse a engaño: se veía venir.

RECOGERÁ LOS CAMBIOS EN EL TRÁMITE PARLAMENTARIO
Wert equiparará finalmente el catalán al castellano en horas y evaluación
D. Forcada El Confidencial  20  Diciembre 2012

Ni un solo cambio en una reunión convocada casi para cumplir con un trámite, pero el ministro de Educación, José Ignacio Wert, se comprometió este miércoles, en rueda de prensa, a que encontrará un encaje al dilema de la nomenclatura y la troncalidad de las lenguas cooficiales. Elaborará una nueva redacción del bloque de las asignaturas de “especialidad” en el que el catalán y el resto de las lenguas serán equivalentes en horario y en evaluación al castellano. En igualdad de condiciones.

Es la propuesta que la semana pasada le trasladó la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, y que ayer le propusieron también, en la cuarta conferencia monográfica sobre la LOMCE, el resto de las comunidades con lengua propia, todas en manos del PP: Baleares, Galicia y la Comunidad Valenciana. Cada una leyó una redacción alternativa a la propuesta recogida en el borrador. Wert explicó que la lengua no podrá ser nunca una materia troncal, cuya competencia corresponde en exclusiva al Estado, pero sí expresó que la fórmula final dejará claro que “su tratamiento será idéntico al de las materias troncales en temas de horario y de evaluación”. “Materialmente, van a funcionar como una materia troncal”.

La líder del PPC propuso hace unos días que el bloque de asignaturas de especialidad pasase a llamarse bloque autonómico. Sea cual sea la decisión final, el tema no se zanjará hasta el trámite parlamentario en el Congreso y el Senado, en donde el ministro se muestra abierto a incluir, vía enmiendas, nuevas aportaciones técnicas al proyecto. Cataluña, de momento, sigue cerrada en banda a aceptar este proyecto de ley por su rechazo frontal a debatir cualquier aspecto de su modelo de inmersión lingüística. “No ha cambiado nada y no estamos dispuestos a aceptar este artículo 82”, explicó, al término de la reunión, la representante catalana, María Jesús Mier, que sustituyó a la consejera Irene Rigau, que justificó su ausencia por “compromisos ineludibles” en el Parlament de Cataluña.

Wert lamentó que Cataluña haya malinterpretado el sentido de lo que dice la LOMCE con respecto a garantizar la vehicularidad del catalán y el castellano por igual y sintió que la Generalitat no haya colaborado, durante los últimos días, en la negociación de una fórmula alternativa que blinde la enseñaza en ambas lenguas en igualdad de condiciones para los padres que lo deseen. “No se ha puesto en cuestión la vehicularidad del catalán”, explicó con resignación Wert.

Por ello, el ministro reconoció también que en el articulado final, el Ministerio recogerá una aclaración más detallada en la que se destaque la importancia de las lenguas cooficiales y se aclare que, en ningún caso, se minusvalora la enseñanza de ninguna de ellas ni se relegan a un supuesto bloque de asignaturas optativas.

Soledad política
Por lo demás, la reunión con los consejeros se saldó con ninguna novedad, pues el Ministerio no hizo cambio alguno con respecto al borrador presentado hace ahora dos semanas y, por lo tanto, el balance de las comunidades tampoco se ha modificado. El borrador de la LOMCE, con la negativa de Andalucía, País Vasco, Cataluña y Canarias, y con el previsible rechazo de buena parte de la oposición parlamentaria (salvo UPN, de momento) seguirá, pues, su trámite y será enviado ahora al Consejo de Estado a finales de enero.

Wert sí que ha aceptado, en cambio, convocar una nueva conferencia sectorial para la tercera semana de enero en la que el Ministerio expondrá a las comunidades la memoria económica de la aplicación de la ley, una preocupación expresada por la práctica totalidad de los consejeros, así como el calendario de aplicación de la LOMCE.

Wert promete que español y catalán tendrán el mismo tratamiento en la LOMCE
Europa Press www.lavozlibre.com  20  Diciembre 2012

Madrid.- El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha asegurado que las lenguas cooficiales -catalán, gallego, euskera y valenciano- van a tener el mismo tratamiento que el castellano y el resto de asignaturas troncales en carga lectiva en la futura Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), de manera que se va a aclarar de "forma satisfactoria" la controversia generada en algunas comunidades, como Cataluña y País Vasco.

"Ha habido una mala interpretación de los bloques de asignaturas, que vamos resolver de forma satisfactoria", ha anunciado el ministro, que ha insistido en que troncalidad no significa que la asignatura tenga una mayor importancia que el resto, sino que la define el Estado. "Se hace difícil que la lengua cooficial se integre entre las troncales, pero sí que vamos a recoger en el texto éstas tengan el mismo tratamiento", ha afirmado el ministro en la rueda de prensa posterior a la Conferencia Sectorial de Educación.

Asimismo, Wert ha indicado que se va a intentar encontrar una denominación diferente a la de 'especialidad' para las lenguas cooficiales, que "dé respuesta a la inquietud de las comunidades autónomas" y que girará en torno a su "carácter autonómico". En este sentido, ha asegurado que si se quiere considerar el carácter troncal de estas materias, al final sería el Estado el que evaluaría y definiría el currículo, algo que está, a su juicio, "en las antípodas de lo que pueden desear las comunidades autónomas".

El ministro ha insistido en que su departamento ha hecho un "esfuerzo de aproximación" con Cataluña, a la que ha hecho "una oferta generosa", pero ha indicado que esta comunidad "no ha querido colaborar" para garantizar la presencia del castellano como lengua vehicular en la enseñanza, junto al catalán, "que nadie ha puesto en cuestión". "Nuestra única cautela es, recogiendo la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, manifestar que esa inmersión lingüística no puede excluir al castellano", ha aseverado, para añadir que el resto de autonomías con lengua cooficial "se sienten cómodas" con el anteproyecto en este sentido.

Wert, que ha celebrado el respaldo al anteproyecto por parte de las once comunidades gobernadas por el PP y Navarra, ha insistido en que todas las autonomías van a poder seguir haciendo sus aportaciones al texto normativo durante el trámite parlamentario. Asimismo, ha indicado que la reforma irá al Consejo de Estado a finales de enero y que volverá al Consejo de Ministros un mes después para que pase al Congreso de los Diputados a finales de febrero o principios de marzo.

"Estamos muy satisfechos del clima de las cuatro sesiones del trámite de informar sobre el anteproyecto y estamos particularmente satisfechos con que la mayoría han sido receptivas y estamos convencidos de que podamos conseguir algunas mejoras técnicas del mismo en el curso que le queda al borrador. Hemos cumplido con holgura", ha afirmado el titular de Educación.

Asimismo, ha confirmado que la tercera o cuarta semana de enero el ministerio volverá a convocar a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial para hablar exclusivamente de la memoria económica de la ley, no del articulado del anteproyecto, cuyo debate ya queda cerrado con este encuentro. "Compartimos la preocupación por la financiación", ha reconocido.

No obstante, ha advertido de que lo más "satisfactorio" sería que la memoria resultara lo "más cara" posible. En este sentido, ha explicado que si en el curso de aplicación de la norma se mejora de forma progresiva la tasa de abandono escolar temprano y aumenta la presencia de más jóvenes en el sistema, "significará el éxito de la ley".

lenguas cooficiales
Wert afirma que todas las lenguas españolas serán tratadas por igual
JAVIER MUÑOZ Minuto Digital 20  Diciembre 2012

No obstante, ha advertido de que lo más “satisfactorio” sería que la memoria resultara lo “más cara” posible. En este sentido, ha explicado que si en el curso de aplicación de la norma se mejora de forma progresiva la tasa de abandono escolar temprano y aumenta la presencia de más jóvenes en el sistema, “significará el éxito de la ley”.

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha asegurado que las lenguas cooficiales –catalán, gallego, euskera y valenciano– van a tener el mismo tratamiento que el castellano y el resto de asignaturas troncales en carga lectiva en la futura Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), de manera que se va a aclarar de “forma satisfactoria” la controversia generada en algunas comunidades, como Cataluña y País Vasco.

“Ha habido una mala interpretación de los bloques de asignaturas, que vamos resolver de forma satisfactoria”, ha anunciado el ministro, que ha insistido en que troncalidad no significa que la asignatura tenga una mayor importancia que el resto, sino que la define el Estado. “Se hace difícil que la lengua cooficial se integre entre las troncales, pero sí que vamos a recoger en el texto éstas tengan el mismo tratamiento”, ha afirmado el ministro en la rueda de prensa posterior a la Conferencia Sectorial de Educación.

Asimismo, Wert ha indicado que se va a intentar encontrar una denominación diferente a la de ‘especialidad’ para las lenguas cooficiales, que “dé respuesta a la inquietud de las comunidades autónomas” y que girará en torno a su “carácter autonómico”. En este sentido, ha asegurado que si se quiere considerar el carácter troncal de estas materias, al final sería el Estado el que evaluaría y definiría el currículo, algo que está, a su juicio, “en las antípodas de lo que pueden desear las comunidades autónomas”.

El ministro ha insistido en que su departamento ha hecho un “esfuerzo de aproximación” con Cataluña, a la que ha hecho “una oferta generosa”, pero ha indicado que esta comunidad “no ha querido colaborar” para garantizar la presencia del castellano como lengua vehicular en la enseñanza, junto al catalán, “que nadie ha puesto en cuestión”. “Nuestra única cautela es, recogiendo la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, manifestar que esa inmersión lingüística no puede excluir al castellano”, ha aseverado, para añadir que el resto de autonomías con lengua cooficial “se sienten cómodas” con el anteproyecto en este sentido.

Wert, que ha celebrado el respaldo al anteproyecto por parte de las once comunidades gobernadas por el PP y Navarra, ha insistido en que todas las autonomías van a poder seguir haciendo sus aportaciones al texto normativo durante el trámite parlamentario. Asimismo, ha indicado que la reforma irá al Consejo de Estado a finales de enero y que volverá al Consejo de Ministros un mes después para que pase al Congreso de los Diputados a finales de febrero o principios de marzo.

“Estamos muy satisfechos del clima de las cuatro sesiones del trámite de informar sobre el anteproyecto y estamos particularmente satisfechos con que la mayoría han sido receptivas y estamos convencidos de que podamos conseguir algunas mejoras técnicas del mismo en el curso que le queda al borrador. Hemos cumplido con holgura”, ha afirmado el titular de Educación.

Asimismo, ha confirmado que la tercera o cuarta semana de enero el ministerio volverá a convocar a las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial para hablar exclusivamente de la memoria económica de la ley, no del articulado del anteproyecto, cuyo debate ya queda cerrado con este encuentro. “Compartimos la preocupación por la financiación”, ha reconocido.

No obstante, ha advertido de que lo más “satisfactorio” sería que la memoria resultara lo “más cara” posible. En este sentido, ha explicado que si en el curso de aplicación de la norma se mejora de forma progresiva la tasa de abandono escolar temprano y aumenta la presencia de más jóvenes en el sistema, “significará el éxito de la ley”.

Cataluña
Wert da un paso atrás en su defensa del modelo bilingüe para las escuelas
La última versión del borrador de la LOMCE ya no exige a las CCAA que ‘las lenguas cooficiales sean ofrecidas en las distintas asignaturas en proporciones equilibradas en el número de horas lectivas’, sino que se limita a establecer que haya ‘una proporción razonable’ en el uso de ambas lenguas.
Redacción www.vozbcn.com   20  Diciembre 2012

La presión de la Generalidad empieza a dar sus primeros frutos. El borrador del anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que ha presentado este miércoles el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en la Conferencia Sectorial de Educación ha sufrido algunos cambios significativos en relación al bilingüismo escolar.

Tal y como habían avanzado algunos medios, y según han confirmado fuentes del Ministerio a LA VOZ DE BARCELONA, la última versión del texto ya no exige a las CCAA que ‘las lenguas cooficiales sean ofrecidas en las distintas asignaturas en proporciones equilibradas en el número de horas lectivas’, sino que se limita a establecer que haya ‘una proporción razonable’ en el uso de ambas lenguas.

Mayor margen para la Generalidad
Si bien, en una primera lectura, el matiz puede parecer pequeño, la diferencia entre ambas redacciones es fundamental, habida cuenta que media docena de sentencias del Tribunal Supremo han ordenado a la Generalidad reintroducir el español como lengua vehicular escolar en todas las etapas de la educación obligatoria de forma ‘proporcional y equitativa’ respecto al catalán pero sin establecer unos porcentajes de uso concretos.

De esta forma, la proporción ‘equilibrada’ que recogía la primera versión del borrador de la LOMCE apuntaba a un uso parecido de ambas lenguas, esto es, cercano al 50% del tiempo para ambas lenguas oficiales. Sin embargo, la proporción ‘razonable’, indicada en la última versión, podría permitir unos desequilibrios mayores, que siempre le corresponderán establecer a la Administración autonómica con el único límite de que el castellano no quede excluido como lengua vehicular.

Supresión de la inmersión lingüística obligatoria
En cualquier caso, el borrador de la LOMCE sigue suponiendo la supresión del modelo de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que actualmente, y de forma ilegal, se aplica en Cataluña.

El texto subraya que ‘las Administraciones educativas deberán garantizar el derecho de los alumnos a recibir las enseñanzas en ambas lenguas oficiales‘, aunque permite que ‘las Administraciones educativas podrán otorgar, en función del estado de normalización lingüística en sus territorios, un trato diferenciado a la lengua cooficial respecto del castellano en una proporción razonable, sin que en ningún caso pueda suponer de hecho la exclusión del castellano’.

Además, en caso de que el castellano esté excluido, como ocurre en Cataluña, advierte de que ‘los padres o tutores tendrán derecho a escoger la lengua vehicular de la enseñanza que reciban sus hijos’. Para resolver esa situación, mantiene la propuesta introducida en el borrador anterior:

‘Si la programación anual de la Administración educativa no contemplase oferta docente pública o concertada en la lengua vehicular elegida en el municipio o zona limítrofe correspondiente, los padres o tutores podrán optar por escolarizar a sus hijos en centros privados, correspondiendo a la administración educativa sufragar los gastos de escolarización’.

Ambas lenguas reciben “un tratamiento absolutamente simétrico”
Tras la reunión de este miércoles, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (PP), ha insistido en que las lenguas cooficiales “reciben un tratamiento absolutamente simétrico al de la lengua oficial común, el castellano” en el último texto presentado, y ha rechazado las acusaciones realizadas por las formaciones nacionalistas que califican el bilingüismo como una “minusvaloración” de las lenguas cooficiales.

De hecho, Wert ha inisistido en que el trato de las lenguas cooficiales será el mismo que el de las asignaturas troncales en cuanto a evaluación y carga horaria, pese a estar incluidas en el bloque de materias “de especialidad”, e incluso se ha mostrado abierto a cambiar dicha denominación para evitar “la inquietud” de algunos gobiernos autonómicos al respecto.

El ministro ha anunciado que habrá una nueva reunión de la Conferencia Sectorial durante la segunda mitad de enero para tratar cuestiones relacionadas con la memoria económica de la LOMCE. Posteriormente el texto seguirá el correspondiente trámite parlamentario.

Rigau: El bilingüismo es “una ofensiva a Cataluña”
La consejera de Enseñanza en funciones de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), no ha asistido a la conferencia de este miércoles, y en su lugar lo ha hecho la número dos de su departamento, Maria Jesús Mier, quien ha asegurado que el Gobierno autonómico “no está dispuesto a aceptar” el redactado actual de la LOMCE “ni por lo que nos manda el Estatuto de Autonomía, ni por lo que nos manda la Ley de Educación de Cataluña (LEC), ni por voluntad política”. Según Mier, la inmersión obligatoria es “innegociable”.

Durante una entrevista realizada este jueves en Catalunya Ràdio, Rigau ha cargado duramente contra el modelo de “bilingüismo integrador” que pretende instaurar Wert, algo que ha calificado como “una ofensiva a Cataluña”.

“Si esta ley se llegase a aprobar y aplicar, solo nos cabe esperar que Cataluña tenga un nuevo marco en que no la tenga que aplicar”, ha insistido, y ha asegurado que “los centros han de poder guiarse por la normativa de la Generalidad“, por lo que “aplicaremos el modelo lingüístico que tenemos”.

“Hemos de aspirar a tener un nuevo marco político”
Según Rigau, el Gobierno quiere que la Generalidad pierda las competencias en educación “porque vinculan la posición política que tiene la sociedad catalana a la escuela catalana, y como es tan grande la ofensiva, pues ha de se ser grande también la posición de Cataluña”. “Hemos de aspirar a tener un nuevo marco político porque si no realmente nos anularían“, ha concluido.

Aunque ha evitado utilizar la palabra insumisión por el riesgo de ser inhabilitada, Rigau ha sido contundente: “Yo no cambiaré, [...] no me veo como consejera de Enseñanza cambiando la normativa del catalán, [...] este ha sido mi compromiso como consejera”.

El Congreso rechaza eliminar el bilingüismo previsto en la LOMCE
Por otra parte, el Congreso ha rechazado este martes una propuesta de CiU que instaba al Gobierno a retirar las disposiciones en favor del bilingüismo escolar recogidas en el anteproyecto de la LOMCE por considerar que implicaban una ‘invasión’ de las competencias autonómicas.

PSOE e Izquierda Plural han apoyado la propuesta de la federación nacionalista, mientras que PP, UPyD, UPN y Foro Asturias se han opuesto. El congresista del PSC y ex alto cargo del Gobierno con José Luis Rodríguez Zapatero Albert Soler ha criticado duramente el borrador de la ley porque, ha indicado, si hay una idioma que necesita ser protegido es el catalán.

UGT y CCOO, contra el bilingüismo escolar
Mientras tanto, continúan las campañas organizadas por entidades nacionalistas en contra del bilingüismo escolar en Cataluña. Este miércoles, un centenar de personas se han concentrado frente a la Delegación del Gobierno en Cataluña para manifestar su rechazo al borrador de la LOMCE

La protesta ha sido promovida por los sindicatos Fete-UGT, CCOO y USTEC-STEs, quienes han presentado un escrito ante la Delegación que califica el proyecto de ley de ‘agresión’ al sistema educativo catalán. Manifestaciones similares se han repetido en diversos puntos de la Comunidad Valenciana y de Baleares.

De igual forma, un estudiante de informática de Barcelona, Oriol Franch, ha entregado este miércoles al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte 145.000 firmas recogidas por internet en una campaña contra la LOMCE por considerar que esta ‘relega el catalán a cuarto idioma en los estudios’, pese a no ser cierto.

LOMCE: anticonstitucional, en contra de la libertad, del sentido común, de la eficacia, de la transparencia, de la libre circulación y establecimiento.
Nota del Editor 20  Diciembre 2012

Las leyes sobre lenguas regionales, con efecto tanto educativo como administrativo, son un disparate, conculcan los derechos humanos y constitucionales de los españoles, son claramente anticonstitucionales pues no hay deber alguno de conocerlas, van en contra de la libertad de los padres y niños españoles, imponen barreras a la libre circulación y establecimientode ciudadanos y empresas, son mecanismos de exclusión y xenofobia contra los españoles, impiden el control democrático del estado que se vuelve opaco, imponen una enorme ineficacia al estado, ciudadanos y empresas.

Cualquier ley que trate de regular el uso del español en la educación o en la administración del estado, es un disparate de la misma naturaleza que regular la cantidad de aire que podemos respirar.

Equiparar las lenguas regionales con el español es claramente anticonstitucional, y los que se benefician del disparate de las lenguas regionales en la administración, tienen el deber de conocer el español y carecen de cualquier derecho a imponer las lenguas regionales a los demás y menos aún a los hijos de los demás.

Siempre hemos mantenido, demostrado, que el PP es una parte importante de la conculcación de los derechos humanos y constitucionales de los español hablantes, y siguen en las mismas.

Si su preocupación por la economía fuera creíble, la primera medida que deberian haber tomado, habría sido la derogación de todas las leyes sobre lenguas regionales.

Si su preocupación por la economía fuera creíble, la segunda medida que deberian haber tomado, habría sido la derogación de todas las leyes autonómicas.

Como su preocupación por la economía no es creíble, está claro que lo único que tienen que hacer es el harakiri político, transformarse desde profesionales de la política en ciudadanos trabajadores.

Feijóo ofrece al BNG retomar el consenso tras las sentencias lingüísticas del Tribunal Superior de Justicia de Galicia
El presidente de la Xunta quiere "aparcar las diferencias" y no recurrir las sentencias
Europa Press www.lavozlibre.com  20  Diciembre 2012

Santiago de Compostela.- El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha ofrecido al portavoz del Grupo Parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, "aparcar las diferencias" en materia lingüística y retomar el "consenso" en base a las sentencias que ha emitido el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG) sobre el conocido como decreto del plurilingüismo.

De esta manera, tras reivindicar que este tribunal avala "el 95 por ciento" de la normativa, y después de constatar la "importancia" que le da el BNG a los fallos judiciales emitidos; Feijóo le ha preguntado si "volvería al consenso" en el caso de que se deje el decreto tal y como está de acuerdo con el TSXG. "Si usted está de acuerdo con el TSXG, yo acepto ese pacto, y no se recurren (las sentencias)", ha asegurado Feijóo durante la sesión de control al gobierno, en la que Jorquera le preguntó si se va a interponer recurso a los fallos.

Además, el portavoz nacionalista demandó discriminación positiva para el gallego, que "no está en igualdad" con el castellano "fruto de siglos de dominio" de esta última lengua. Con todo, Feijóo no ha aclarado cuál será la actuación en los tribunales de la Xunta si no se da ese consenso, pero sí ha avanzado que seguirá cumpliendo su "programa electoral" y verán si "es posible mejorar la libertad" de los padres y alumnos.

El TSXG ha anulado los puntos del decreto del plurilingüismo referidos a la consulta a los padres en educación infantil y el que permite al alumno utilizar el gallego o el castellano en base a sus preferencias, salvo en las asignaturas de lenguas.



Recortes de Prensa   Página Inicial