AGLI Recortes de Prensa    Sábado 22 Diciembre 2012

Desastre en Cataluña
Francisco Rodríguez Adrados La Razón  22  Diciembre 2012

Me refiero, claro está, al separatismo (hablemos ya sin eufemismos): desastre para España y, sobre todo, para Cataluña. Un país tan vital, tan industrioso, tan inteligente. Durante años escribía yo en los periódicos y en mi «Nueva Historia de la Democracia» muchas y tristes cosas sobre esto. Las releo. ¡Cuánta razón tenía, cuánto han errado los políticos, de Azaña a Zapatero! Creían que les ayudaría, les daba votos. Hablo de una falsa historia y unos cálculos errados. «Poesía y aranceles», llamaba a esto D. Jesús Pabón, un crítico exacto. En fin, yo había dejado el tema, estaba, como tantos, harto. Ellos siempre llorando, acusando –y cuando más nos hacían falta, desertaban–. Decía Ortega que era una desgracia con la que había que convivir. Pero la cosa ha llegado a un punto en el que ya es deshonesto callar. «No he de callar, por más que con el dedo...» que decía Quevedo. Y todo por la imposición de una mínima minoría que ha silenciado a los demás con falsas esperanzas y mentiras. Había libertad, convivían libremente las dos lenguas y los dos pueblos, pueblos bien próximos, todavía en buena medida hoy. Los que cultivamos Ciencias como las que yo cultivo nos tratamos con normalidad: somos amigos. Pero es incierto a la larga, son demasiado fuertes las presiones.

El español –que deriva del castellano, pero ha crecido y es ya mucho más– se ha quedado en castellano, hasta en la Constitución se dice así, por presiones partidistas. Se ha creado una leyenda de opresión lingüística, de opresión cultural. Algo puede haberse hecho mal en algún momento, no digo que no, pero peor se hace ahora con la opresión del español, las bofetadas a la Constitución Española y el desacato a los tribunales. Todos los gobiernos españoles han cerrado los ojos. La afirmación de que el catalán y el supuesto Estado Catalán (que nunca existió) fueron violentamente humillados en la Guerra de Sucesión es falsa, no era una guerra de Independencia.

Yendo más atrás, la gran desgracia de España fue la invasión musulmana, que desmigajó la antigua Hispania, luego penosamente reconstruida, en torno a Castilla, hasta que se recreó la unidad. Sucedió igual en Italia o Alemania, sólo que mucho después. Pero allí nadie pretende que en Nápoles sólo se hable napolitano.

Y esa reconstrucción trajo un nuevo patriotismo en torno al castellano, que a nadie excluía, como siempre en torno a la región, Estado y lengua con un empuje mayor, aquí Castilla. Y sucedió que el reino de Aragón, que incluía condados catalanes, se unió voluntariamente a Castilla, que no cuenten mentiras. Y que desde el siglo XIV la lengua catalana fue penetrada por el léxico castellano, y que su Literatura se agostó. Igual la valenciana. Y otras más.

Toda España seguía el paso de Castilla, sólo a comienzos del siglo XX surgieron pequeños grupos independentistas, sin duda por imitación de América, y hubo una unificación artificial de los dialectos catalanes. Hubo un marchar acordes hacia una unidad que decían que a todos convenía. Decían que el castellano había sido impuesto por la espada, esto es mentira, las lenguas no se imponen por la espada, se imponen por la conveniencia de todos. Así aceptaron el castellano los indios (contra los frailes), así aprendemos el inglés, no es cosa de que nos lo traiga la espada.

Que hubiera a veces comportamientos inadecuados tampoco puede negarse, siempre he criticado que hasta el siglo XIX no se admitiera a los catalanes en América. Cosas así suceden. Pero que hubiera un maltrato calculado, una humillación sistemática, como la que ahora nos impone Cataluña, no es verdad. Ni es admisible un plebiscito por la independencia, debería haberse prohibido cautelarmente ya, para cumplir con la Constitución (entre cuyos redactores había un catalán ilustre). No con declaraciones, ¡con decretos y leyes! Por ejemplo, con el artículo 155 de la Constitución.

Salvo alguna excepción bajo Franco, la lengua catalana ha sido respetada, ha seguido viva. Y una Cataluña sin español, si llega, sería un error. Pequeñas lenguas aisladas, mantenidas por puro empeño, por mucho apoyo legal y financiero que reciban, no son ya operativas en el mundo. Y la supresión del español, si llega, dañará a los catalanes antes que a nadie. Tesis en catalán, en cuyos tribunales he estado, por buenas que sean, serán siempre ignoradas.

Y es que Protágoras decía que en democracia el logos, la razón, se impone. Bien falso, no se impone, ya lo dijo Tucídides: quien manda es la naturaleza humana, ansiosa de poder, que a veces se extralimita y yerra, es la inteligencia la que debe controlarla. Aquí hubo ansia de poder de unos pocos, nada más.

Ese separatismo miope, ya he dicho, fue favorecido por la izquierda española. Ya desde el federalismo de Pi y Margall en la primera República. Luego con Estatutos de alma separatista, como el de la segunda República y los sucesivos después de nuestra Constitución del 78, tan desatendida y violada. Fue un error terrible de nuestra izquierda: desde el Pacto de San Sebastián que trajo la República del 31, hasta los sucesivos pactos posteriores, hasta casi ahora mismo, por obra de los socialistas y comunistas. Magno error. Companys en el balcón de la plaza de San Jordi, procesado luego por la República, escenificó ese error. Bien lo pagaron todos, incluidos Azaña y Negrín en la Barcelona del 37 o 38, bien lo pagan y lo pagamos ahora. Todo este desastre procede de políticos catalanes ambiciosos. Prefieren ser cabeza de ratón a cola de león y poder ser llamados presidentes, ministros, embajadores. Y de una izquierda española tan ciega como cobarde. Desastre para todos.

No conocen la auténtica realidad del país
Fernando Onega La Voz  22  Diciembre 2012

Ayer fue el primer aniversario de Mariano Rajoy como presidente, y los juicios se reparten como se podía esperar: para la izquierda política y sindical, un año de desgracias cósmicas para el Estado de bienestar; para el Gobierno y su partido, el año de las bases del crecimiento que algún día llegará; para el ingenio tuitero, el gracejo: «Dicen que Rajoy cumple un año; enhorabuena, Mariano, por fin cumples algo».

Este cronista no tiene balance. Solo tiene una duda: ¿sabe realmente este Gobierno cómo está el país que está gobernando? A veces pienso que no. Conoce sus datos estadísticos. Maneja como nadie las décimas del producto interior y del déficit. Se mueve con soltura entre los grandes números. Los eleva a la categoría de valor ideológico. Pero hay otra realidad que creo que se le escapa de la vista y, desde luego, de las manos. Es la que cuentan los responsables de organizaciones benéficas, que son los que palpan la vida de los ciudadanos y describen situaciones que no caben en una estadística.

Se nos dice, por ejemplo, que desde que empezó la crisis aumentó el ejército de la pobreza hasta situarse en doce millones de personas, el 27 por ciento de la población. Pero ese dato no revela el drama humano que hay en cada caso.

Estos días he sabido que hay provincias andaluzas donde la cuarta parte de los escolares no desayunan nunca. Llamé a una profesora amiga de Sevilla para contrastar esa información con su experiencia, y me contó casos de niños que no pueden llevar zapatillas deportivas al colegio porque sus padres no tienen ni para comer. He visto que en Tenerife una organización social reparte 1.800 desayunos entre escolares de la provincia. He hablado con el secretario general de Cáritas, Sebastián Mora, en el programa El debate, de TVE, y me dijo que se están dando casos de desnutrición. Y todos sabemos cómo se quedan miles y miles de personas si les falta la pensión del abuelo.

No estoy culpando al Gobierno. La única culpa es de la situación económica, que trae estos castigos inhumanos a la población. Estoy diciendo solamente que temo que el Gobierno y el resto de las Administraciones Públicas no ven ese drama, oculto entre informes oficiales y la necesidad de contar lo bueno de su gestión. Y la mejor prueba de que no ven ese drama es lo que ha ocurrido con las becas de comedor: algunas autonomías las han quitado justo cuando más se necesitaban. Con esa decisión han condenado a no comer a miles de niños, que ahora son alimentados por organizaciones como Aldeas Infantiles. Si esas autonomías se hubieran pasado en cualquier gasto, Montoro las hubiera castigado sin auxilio financiero. Como solo condenan al hambre a los niños, se puede tolerar.

La crisis institucional y el desafío catalán
Pablo Sebastián www.republica.com  22  Diciembre 2012

El hecho de que el PSC haya decidido abstenerse en la votación del proceso soberanista que ha iniciado Artur Mas en Cataluña, de manera un tanto temeraria y despechada -por su fracaso electoral del 25-N-, ha sido explicado por el Partido Socialista como un gesto para no romper todos los puentes con CiU y dejar abierta una puerta a fin de evitar que ERC se convierta en la dueña de la situación. En el PP y en el Gobierno de España, desde donde se han lanzado toda clase de veladas amenazas contra Artur Mas y su referéndum de autodeterminación, se le acusa al PSOE de dar pasos y de actitudes contra la unidad nacional, al tiempo que se les pide un acto de fe y de sumisión a la visión de España que abanderan los populares, tal y como lo ha solicitado José María Aznar invitando al PSOE y a UPyD a firmar un manifiesto en la compañía del Rey don Juan Carlos para la defensa de la nación española.

Un discurso de corte patriótico/integrista, que resulta inviable y contrasta con el ejercicio autocrático del poder que lidera Mariano Rajoy. Quien desde el Gobierno, blandiendo su mayoría absoluta, está empeñado en marginar y hundir a la oposición a la que luego exige, con tonos apocalípticos, complicidades bajo amenaza de ser tildados de enemigos de España si no se suman a su dictado político. Lo que está ofreciendo la imagen de un PP contra todos, al grito de ¡Santiago y cierra España!, lo que ellos consideran una confortable soledad desde la mayoría absoluta que los sitúa, según su propia opinión, en el rol de ser el único partido vertebrador de España. Un extraño espejismo y autocomplacencia del gobierno que, al margen de su soledad política, está cada vez mas lejos de una notable mayoría de ciudadanos.

El hecho sorprendente de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no haya convocado al líder de la Oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, y a otros dirigentes políticos para hablar del desafío secesionistas catalán está empeorando, más si cabe, los problemas institucionales de España que se suman a los derivados de la crisis económica y social y se agrandan con el empeño del Ejecutivo de abrir nuevas vías de conflictos de corte ideológico y político en ámbitos tan sensibles como la Justicia, la Educación y la Sanidad sobre la base de imponer una mayoría absoluta implacable y no dialogante, que dinamita los puentes del entendimiento político y empeora la imagen de la clase política cada vez mas alejada de la ciudadanía.

La presunta independencia de la que presume Rajoy ha derivado en un autismo, muchas veces escapista de los problemas, y en una práctica y uso del poder con tintes autocráticos que contrastan con los llamamientos a la unidad de España por quienes utilizan su enorme poder -estatal, autonómico, municipal y mediático- para imponer su único criterio y visión de España, renunciando a los pactos y al diálogo en un tiempo muy difícil. En el que la falta de acuerdos impide la cohesión nacional y el compromiso de todos para salir del largo y angosto túnel en el que se haya inmersa una gran parte de la sociedad española.

Un penoso lugar donde habitan cerca de seis millones de parados y donde -según afirma Cáritas- 600.000 familias no tienen ningún ingreso y viven en la pobreza. Mientras asistimos a una creciente protesta de numerosos colectivos, de toda condición social, desde los trabajadores a los funcionarios y profesionales de las clases medias, entre los que empiezan a destacar grupos muy calificados como son los jueces, fiscales, médicos, investigadores, profesores, etcétera, que están en pie de guerra contra un gobierno que, lejos de buscar puntos de encuentro, aprovecha las reformas de la crisis para pasar facturas políticas y ajustes de cuentas ideológicas.

Rajoy no puede continuar así ni con ese gobierno sin liderazgo ni capacidad de diálogo y pacto en la política y en la sociedad. Ni de cara a la crisis económica y social ni ante el creciente deterioro institucional. Y si esto no lo ven en la Moncloa, y optan por dejar las cosas a su aire –como dejaron pudrir el problema catalán- las consecuencias de todo ello serán muy malas, y conducirán no ya a obligadas rectificaciones de urgencia y reformas democráticas sino que traerán un clamor popular por el cambio de Régimen, lo que tampoco habría que descartar.

Era mentira
Daniel Tercero www.vozbcn.com 22  Diciembre 2012

“Permitiremos, así, que usted y su socio saquen adelante su pacto. Nuestro partido no pondrá palos en las ruedas, ni uno. No nos opondremos, nos abstendremos”. Son palabras pronunciadas por Pere Navarro durante el debate de investidura de Artur Mas (CiU). De esta manera, el líder del PSC ha anunciado que su partido dará un paso atrás a la hora de oponerse en todas y cada una de las propuestas sobre el referendo secesionista ilegal que tienen previsto convocar CiU y ERC en 2014.

Es una buena noticia. Por fin, el PSC dejará de marear la perdiz y los ciudadanos tomarán buena nota, si no lo han hecho ya. Era el penúltimo paso que le quedaba por dar a la dirección socialista de Cataluña. El último lo darán en enero, cuando vayan a por el protocolo que mantienen con el PSOE y que les permite respirar con ayuda mecánica. Insisto. Es una muy buena noticia. ¿Para qué seguir sufriendo?

Después de perder ocho escaños del Parlamento autonómico el pasado 25 de noviembre (hay que recordar que el PSC tiene ahora 20 diputados autonómicos y hace solo nueve años -¡nueve!- tenía 42), la primera propuesta de calado de su líder ha sido la de reclamar la figura de jefe de la oposición. Es algo totalmente lógico. Un premio bien merecido. Al fin y al cabo, nunca una abstención prolongada en el tiempo tendrá tan bajo coste para las arcas de la Generalidad.

Hasta ahora, la posición del PSC en el tema del bilingüismo en la escuela (en contra de que el español sea también, junto al catalán, lengua vehicular) o en la defensa de la reforma de la Constitución para hacer residual al Gobierno en Cataluña eran piedras en el zapato de Navarro. A partir de ahora, estos temas y el de la abstención del PSC en un tema tan nuclear como el órdago secesionista de Mas-Junqueras son problemas para el secretario general del PSOE.

Es tarde para que el PSOE desembarque en Cataluña. No hay nada que hacer. El camino está libre para ICV-EUiA, Ciudadanos y hasta la CUP. Navarro se ha encargado de poner, aderezar y limpiar la alfombra por la que pasarán formaciones políticas con opinión. ¿Para qué quiere alguien votar al PSC si se va a abstener en el único tema que ha centrado toda la campaña electoral? ¡Vaya manera más extraña de entender el federalismo!

Albert Rivera (Ciudadanos) se lo ha explicado a Navarro durante el mismo debate de investidura de Mas: en la vida, hay momentos en los que uno no se puede abstener, y la defensa del Estado de derecho es uno de estos momentos. También le ha dicho que no se preocupe, pues habrá oposición en el Parlamento autonómico que sí representará a esos que votaron al PSC pensando que su voto serviría para algo. Y parece que a Navarro le ha convencido.

Es todo una enorme confusión. Es una lástima por los Triginer, Ramírez-Heredia, Fernández, Pérez, y tanto otros (aunque contados con los dedos de las manos) que, al tener un cargo orgánico, me ahorro citar aquí. Igual que muchos votantes, totalmente engañados. Hubo un momento en el que se pensó que el PSC-PSOE (así es todavía su marca, aunque la maquillen) era un partido de izquierdas y haría frente al nacionalismo. Simplemente, era mentira.

Daniel Tercero es periodista de LA VOZ DE BARCELONA

Duran i Lleida sin maquillaje
Héctor Salazar www.lavozlibre.com 22  Diciembre 2012

Presidente del Instituto Nacional de Estudios Sociales - INAES

Un pacto para romper España. Es el objetivo del acuerdo alcanzado por Artur Mas y Oriol Junqueras, que borra de un plumazo los principios sobre los que en su día se basó la consistencia económica y gestión de Convergencia i Unió (CiU). Las últimas informaciones aportadas principalmente por ‘El Mundo’ han sacado a la luz que corrupción y nacionalismo catalán han ido unidos desde comienzos de los años ochenta.

CiU no es un partido político, sino una coalición de dos: Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), liderado por el clan Pujol y sobre el que planea el foco de las prácticas mafiosas; y Unión Democrática de Cataluña (UDC), con Josep Antoni Duran i Lleida a la cabeza desde 1990. Unió es el cuarto partido de Cataluña en número de afiliados con aproximadamente 18.000. De los 50 diputados obtenidos por CiU en las últimas elecciones autonómicas, 13 son de UDC y 37 de CDC.

Duran i Lleida, cuyo arte ha sido engañar a muchos durante años, como bien han demostrado las sucesivas encuestas del CIS, que le concedían el honor de ser uno de los políticos mejor valorado por los españoles. La última gota del vaso de la credibilidad del líder de Unió se vertió el pasado 11 de septiembre con su presencia en la marcha por la independencia con motivo de la Diada. Algunos sabíamos que Duran ha optado por maquillarse durante décadas, siendo independentista en Cataluña y un moderadísimo nacionalista en Madrid, interpretando el papel de ‘poli bueno’, siendo Mas el ‘poli malo’.

Si las matemáticas y la coherencia no fallan, y si de verdad Duran i Lleida no está a favor del pacto entre Artur Mas y Junqueras, hubiese desligado a los trece diputados de su formación de un apretón de manos que aumentará la ingobernabilidad de Cataluña. La ruptura de CiU por la marcha de UDC no cambiaría el panorama independentista, ICV (Izquierda Unida), que también cuenta con trece diputados, iría en rescate de Mas. ¿Todavía hay dudas de que el PSC no haría lo mismo? Ya lo dijo John Fitzgerald Kennedy: «Se puede engañar a muchos poco tiempo, se puede engañar a pocos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo»

Menos independencia para los jueces
EDITORIAL GCT

Fiel a la única norma que parece respetar, el Gobierno ha vuelto a incumplir su programa con el proyecto de reforma del Consejo General del Poder Judicial que se enviará a las Cortes. El Gobierno afirma que la norma propuesta pretende garantizar la representación de toda la carrera judicial al organizar las cosas de manera tal que puedan ser candidatos al Consejo no sólo vocales propuestos por las asociaciones de magistrados, sino cualquier juez que reúna un mínimo de 25 avales.

Se trata, sin duda, de una nueva improvisación del ministro de Justicia que nada tiene que ver con el programa electoral ni respeta los principios que lo inspiraron. Esta curiosa apertura del procedimiento no garantiza de ninguna manera una menor intervención de los partidos y no consigue, por tanto, fortalecer la independencia de los jueces respecto del resto de poderes del Estado ni garantizar que puedan ejercer su función sin interferencias de los partidos políticos. No es la primera vez que el Gobierno del PP da la espalda a lo que prometió a sus electores.

La situación de la Justicia y su falta de independencia respecto al poder político alcanzan en España caracteres escandalosos y esta norma no hará nada que contribuya a combatirlo. La reforma propuesta, por el contrario, fortalece y amplía la capacidad de los partidos para escoger jueces a su gusto, y arrebata a los jueces el menor atisbo de autonomía a la hora de establecer un órgano de autogobierno que preserve un mínimo en su autonomía funcional y organizativa para facilitar la necesaria independencia de la Justicia.

El texto establece que serán las Cortes las que elijan por mayoría de tres quintos a los 20 vocales del CGPJ: 12 provendrán de candidaturas de los propios jueces y ocho serán elegidos directamente por las Cámaras. Parece evidente que el procedimiento continúa la trayectoria de control del poder judicial iniciada por Felipe González, y continuada por el PP, que ha convertido a los jueces en juguetes de los partidos.

Fiel a un estilo populista, el Gobierno argumenta que el nuevo Consejo resultará más barato, pero lo que los ciudadanos desean es una Justicia mejor, no un órgano de gobierno de los jueces que resulte más manejable por los partidos políticos, aunque sea supuestamente menos costoso. Hay otros muchos servicios en los que el Gobierno puede ahorrar gastos. Lo que queremos es una Justicia más independiente, y este proyecto va en la dirección contraria.

Hablar como se quiera
Enrique Arias Vega www.lavozlibre.com 22  Diciembre 2012

Periodista y economista
Una cosa es estudiar en un idioma en la escuela, como sucede con la inmersión lingüística en catalán realizada en el Principado, y otra hablarlo en la calle, como esos niños que, según Duran i Lleida 'lamentablemente' utilizan el castellano en los recreos.

Es que, en el fondo, los idiomas no sirven para entendernos unos con otros, sino para diferenciarnos los unos de los otros. Por eso mismo, tampoco puede imponerse su uso por decreto, como ansían todos los fundamentalistas. Así sucede en Flandes, donde, a pesar de que todo el mundo ha estudiado francés, la gente prefiere usar el inglés antes que la odiada lengua de sus vecinos valones.

La utilización de uno u otro idioma conlleva siempre algún resultado negativo. Que se lo pregunten a la amplia minoría de hablantes rusos de Estonia y de Letonia que viven por ello en un limbo jurídico, privados de la ciudadanía de sus respectivos países.

Éstas son historias reales de incomprensión humana con las que cualquiera puede toparse en sus viajes. Entiéndase, entonces, que a uno le ponga nervioso cualquier noticia sobre barreras lingüísticas, máxime si ocurre en parajes tan maravillosos como la Cataluña en la que siempre he podido entenderme en catalán, en castellano o, si el interlocutor se pone tozudo, en inglés.

Para mí, lo ideal es la carencia de un idioma oficial y que cada uno tenga el derecho a ser escolarizado en su lengua materna, como sucede es Estados Unidos. Luego, la realidad, la conveniencia o el afecto llevarán a cada habitante de ese país a hablar en inglés —lo más probable—, en chino o en el idioma que le dé la gana.

Eso es lo único lógico y todo lo demás son monsergas.

Memoria histórica de Camba sobre el Estatuto catalán republicano
http://alfonsodelavega.com  22  Diciembre 2012

Como una y otra vez vuelve la burra al trigo sigue de actualidad esta semblanza de 1934, cuyo autor es don Julio Camba, sobre la incorregible estulticia española en relación con el separatismo catalán:

Un día, al final de cierta sesión nocturna, don José Ortega y Gasset apareció en el salón de sesiones del Congreso, donde, con voz débil y ademán vacilante, porque su salud se encontraba entonces bastante quebrantada, declaró que los conceptos de autonomía y federalismo no eran conceptos análogos, sino conceptos opuestos. Para decir una cosa tan sencilla, tuvimos que sacar de la cama con toda urgencia, hacia las cuatro o cinco de la madrugada, al filósofo máximo de la nación, llevándolo a la plaza de las Cortes poco menos que en unas parihuelas, y es que, sencilla y todo, esa cosa no la sabía nadie en el Congreso. Para aquellos energúmenos era lo mismo ensamblar las piezas de un puzzle, a fin de formar un cuadro, que coger un cuadro y hacerlo añicos, al objeto de crear un puzzle, y era igual buscar un aumento de poder en la unión con otros países que desmembrar el territorio nacional en regiones más o menos independientes.

No se hablaba entonces más que del Estatuto de Cataluña, compromiso de honor de la República, porque algunos catalanes, reunidos un día con otros señores en un café de San Sebastián, dijeron que ellos no contribuirían a la revolución si no se les prometía el Estatuto, y, aunque la revolución no la hizo nadie y la República vino sola, los señores del café de San Sebastián acordaron:

Primero. Que ellos tenían que encargarse de la gobernación del Estado, porque para eso habían resuelto traer la República por medio de la revolución; y

Segundo. Que, pasara lo que pasara, el Estatuto catalán estaba por encima de todo.

No hubo medio humano de hacer rectificar al Gobierno, por lejos que fue la indignación de las gentes. Don Manuel Azaña hacía grandes aspavientos ante lo que, a su juicio, constituía un caso manifiesto de incomprensión colectiva, y en un discurso memorable declaró que, después de todo, España no es, realmente, un país unitario, y que la unidad nacional carece de tradición entre nosotros. ¿Qué les parece a ustedes?

Desde luego, nuestra unidad nacional no es, ni en un minuto, anterior a nuestra unidad nacional, y si vamos a buscar su tradición a una época en la que todavía no se había logrado, es evidente que no la encontraremos. Esto no quita, sin embargo, para que no hay en toda Europa una unidad nacional más antigua. España fue el primer país europeo que sintió la idea de nación y la impuso en toda la haz de su territorio, lo que no impidió, naturalmente, que quedase aquí una barretina, por ejemplo; allí una gaita, allá un baile o una canción y acullá una manera peculiar de guisar el arroz o el bacalao. Estos residuos históricos son lo que algunos llaman hechos diferenciales, y los hay en todas partes. Los hay en Cataluña con respecto a España, y en Barcelona con respecto a Cataluña, y en la rambla de Canaletas con respecto a la rambla en general. En todas partes hay hechos diferenciales, pero la cuestión está en si debe uno cultivarlos o debe, por el contrario, dedicarse al cultivo de los hechos igualatorios.

El caso fue que los catalanistas consiguieron su Estatuto, emancipándose del vago centralismo madrileño para caer bajo el centralismo directo de Barcelona, y yo recuerdo una fotografía en la que doña Margarita Nelken, cogida de la mano con uno de estos boticarios que la República puso al frente del ministerio de Marina, y con mi amigo don Laureano Paratcha, aparecía bailando la sardana, en celebración del fausto acontecimiento. Hace veinte años, algunos naturales del Ampurdán solían reunirse los domingos en cierta calle de Barcelona para bailar la sardana, y los barceloneses se morían de risa contemplando el espectáculo de su futuro baile nacional; pero ahora no se trata de esto. Se trata de que doña Margarita Nelken estaba muy alegre, y ¿por qué no iba a estar alegre doña Margarita Nelken, digo yo?

En cambio, los otros danzantes tenían todos una verdadera risa de conejo…

De Haciendo de República por Julio Camba

"EDUCANDO. Alternativas a la farsa pedagógica"
Ernesto Ladrón de Guevara   http://educacionynacionalismo.blogspot.com.es/ 22  Diciembre 2012

Tras haber presentado mi libro "EDUCANDO. Alternativas a la farsa pedagógica" en Barcelona y en Bilbao, ahora toca en Vitoria, el próximo martes día 18 del presente mes, a las 19,30 horas en la Casa del Libro (Antes Axular).

Si estás preocupado por tus nietos o hijos, porque el actual sistema educativo tiene problemas estructurales y carece de los ingredientes necesarios para educar en la excelencia, tanto en el plano humanístico como en el científico. Si consideras que la política impregna en exceso la educación y la desvía de su objeto, propósito y naturaleza. Si eres un inconformista y crees que las cosas pueden mejorar porque hay un déficit de valores y la actual crisis tiene raíces morales. Si consideras que los actuales modelos vigentes corrompen a la juventud que necesita de referentes sanos, etc, te pido que asistas a ese acto, aunque no compres el libro. Simplemente para compartir un rato de reflexión y poder discrepar, pues la verdad es un proceso de búsqueda. Si todo esto te parece un rollo y estás harto de este tipo de cosas, o simplemente el autor no te convence o crees que no da la talla, es mejor que no pierdas tu tiempo. No acudas.

Esto no tiene una finalidad comercial, el objetivo es el sembrar la inquietud por la necesidad de cambiar este estado de cosas que están sucediendo y favorecer lo más posible a nuestros hijos y nietos.

http://www.educacionynacionalismo.com/

Año Nuevo, represión financiera
Daniel Lacalle El Confidencial
22  Diciembre 2012

"I have seen the future and it is very much like the present, only longer." Kehlog Albran

Si está usted leyendo este artículo, el mundo no se ha acabado, lo cual me alegra mucho porque así seguiremos comentando la actualidad económica y de mercados otro año, lleno de volatilidad, intervención y patadas hacia delante.

Como todos los meses de diciembre desde que empecé en este negocio, los analistas y bancos esperan que el año que viene las bolsas y las materias primas suban. ¿Por la recuperación global y la mejora de la economía?. Pues no, desafortunadamente.

El mercado espera otros dos billones y pico de timo de la estampita, de políticas de estímulo a ese enfermo que es la economía mundial, que solo pide que le dejen respirar.

La última conferencia de Ben Bernanke, gobernador de la Reserva federal, nos venía a decir “otro día, otros 283 millones de dólares tirados”. Y como el dinero del Monopoly… se fue.

Represión financiera 2013 y PIB nominal
Más deuda estatal, tipos bajísimos, más impuestos, menos renta disponible, más impresión de moneda, menos valor del dinero, más inflación. Esa inflación que dicen que no existe -los mismos que le dijeron que en 2007 no había crisis- pero que usted ve en su bolsillo cada día. Como no ha funcionado hasta ahora, y cada vez peor, ahora nos dicen que los bancos centrales deben tener como objetivo “un crecimiento del PIB nominal”.

¿Qué significa eso?. Libertad para imprimir e intervenir el mercado de dinero sea como sea aunque se dispare la inflación, porque el objetivo es crear crecimiento de PIB “a lo bruto” –no real, es decir, ajustado por la inflación de precios-. No importa que usted vea sus costes dispararse, lo importante es continuar manteniendo la ilusión de que podemos crecer con una OCDE que aumentará su deuda en 2,5-3 billones de dólares en 2013.

Aunque no funcione, la máquina de imprimir y de subir impuestos está en marcha y eso significa que nuestros próceres y sus bancos centrales van a hacer todo lo posible porque a usted le entre el pánico y, viendo que su dinero vale cada vez menos y le paga menos intereses o se los quitan en impuestos, se vea forzado a invertir, tomar riesgo, compre casas, acciones. “Estamos aquí para sostenerle si la cosa va mal”. Hasta que se olvidan y dejan de estar ahí con la red cuando usted y los mercados se caen. O, como ha ocurrido solo noventa veces en setecientos años, tengan que atender a otro agujero de deuda soberana.

Así que tengan claro cuál es el objetivo y tengan claro que no viene soportado por fundamentales. Y una vez que lo asumamos y seamos conscientes de que lo que se busca es mantener la deuda a flote, los precios altos y esta enorme burbuja creciendo, aprovéchenlo.  

Pero si juegan a las burbujas, materias primas, acciones endeudadas etcétera… recuerden vender todo cuando hayan sacado un beneficio moderado, porque si les parece que 2012 ha sido un año volátil, solo lo veo peor en 2013. Se lo digo siempre. Este mercado es una buena apuesta y una mala inversión.

Crisis año siete: Esto no es crisis, es un cambio total de ciclo.

 

Esto es un cambio de ciclo, no un bache. Es lo que hay y lo que va a haber durante muchos años. Una orgía de deuda de más de una década no se soluciona en siete años en los que ese circo no ha bajado el telón.

Las inyecciones monetarias y tipos bajos no reducen el endeudamiento ni permiten la limpieza de sectores improductivos, con lo cual el cambio de modelo a áreas de alta productividad, a inversión real y a largo plazo se distorsiona y se retrasa. ¿Invertiría usted a largo plazo en un modelo intervenido y ultraendeudado donde no tiene confianza en las tres fuerzas más poderosas del sistema, banca, estado y legislación?

Por lo tanto, cuidado con apostar contra fuerzas intervencionistas que suponen más dinero –aunque sea falso, creado de la nada- que todos los fondos de inversión del mundo. Pero cuidado con depender de ellas.

En la ley de este casino estatal, donde le obligan a tirar dados pero no le dejan sacar su dinero porque se lo confiscan a la puerta, está la trampa.

Todos los gobiernos, empresas y bancos centrales son entes que reaccionan ante eventos pasados, no llevan a cabo una estrategia previsora. Y el consumidor lo sabe. Hasta que no veamos el consumo subir de manera potente -y en periodos de represión financiera es muy difícil- todos los movimientos de las bolsas y activos de riesgo –materias primas- serán agresivos, volátiles y a corto plazo. Pero la tendencia seguirá siendo, a medio plazo, de contracción. Sin inversión real y sin usted, consumidor, sin su renta disponible –la que le están anulando- y su confianza, este esquema piramidal no funciona. Y me temo que usted está ya muy escarmentado de oír que “esta vez es la buena” y que “en 2014 mejora”. No va a aceptar promesas, sino realidades.

Es cierto que este intervencionismo jacobino –imprimir, amenazar y reprimir- sube precios y los múltiplos a los que cotizan los valores –lo caros que se hacen-, aunque los resultados y márgenes se estanquen, por expectativas de inflación y manipulación del coste del dinero. También infla los activos de riesgo y el oro cuando se destruyen y devalúan monedas. Pero como todo es dinero de pega, las bolsas y el mercado de deuda sufren shocks expansivos y contractivos a muy corto plazo.

 

Más deuda que nunca
En 2013 la mayoría de los estados de la OCDE se endeudarán más, a pesar de las imperceptibles “austeridades”.

Estados Unidos aumentará su techo de deuda –creo que ya van cuarenta y ocho veces, he perdido la cuenta-; Reino Unido continuará el proceso erróneo de mantener gasto y devaluar moneda, pero con una balanza financiera sólida, que es lo que no tenemos nosotros; todos los bancos centrales seguirán incrementando de manera exponencial su deuda, ahora ya sin esterilización –vender lo mismo que se compra-. A lo bestia.

Por supuesto, lo paga usted. Y cuando una de las mayores inversiones de la economía global, los estímulos monetarios, se utiliza para mantener la deuda estatal y financiar gastos corrientes, el agujero se agranda.

¿Se imaginan lo rápido que hubiéramos salido de este agujero si el dinero inyectado se hubiera utilizado para financiar inversiones de empresas privadas en vez de en intentar mantener los precios de los activos de riesgo y sostener a estados obesos?

 

La carrera a ver quién pierde primero
En 2013 los países europeos tienen que emitir deuda por un montante superior a un billón trescientos sesenta y un mil euros. Más que el PIB de España.

Francia, Italia, España y Alemania a la cabeza. ¿Adivinan cómo se emite tanta deuda en países en contracción y además hacerlo a tipos bajos? Señalando al de al lado y diciendo, “señorita, éste es peor y más feo”. Bienvenidos a otro año de primas de riesgo volátiles a medida que esta muralla de deuda sube. El Banco Central Europeo no puede tapar todos los agujeros, ni de suerte. ¿Va Alemania a permitir un roto de tal calibre en un BCE cuya deuda ya supone el 34% del PIB de Europa? Espero que no.

Lo mejor que ha hecho España en 2012 ha sido evitar el rescate. Debe hacer lo mismo en 2013 a toda costa y demostrar que el “feo” no es nuestro país, cercenando gastos. Si no, nos tiramos en brazos del prestamista y nos echan de clase mientras los demás parecen buenos alumnos aunque suspendan en masa.

 

Los economistas nos equivocamos. Pero no por pesimistas, sino por optimistas
Todos los años igual. Empezamos con expectativas de crecimiento de la economía que vamos “revisando” un poquito cada vez. Esos ajustes luego terminan siendo del 15%, 20% o 25%.

Partan ustedes de la base de que los economistas nos equivocamos por exceso, y se evitarán muchas sorpresas desagradables.

 

Pero me dirán ustedes que las empresas son otra cosa. Pues bien, si siguen las estimaciones de analistas y economistas para los resultados corporativos es exactamente igual. Excepto en el burbujón 2004-2005, las estimaciones de resultados empresariales siempre han sido revisadas a la baja de manera contundente. ¿Un engaño? No. Lo que ocurre es que siempre nos cuesta admitir que todo lo que nos parece conservador viene “influenciado” por nuestra naturaleza optimista.

 

No se está invirtiendo
Si fuera usted dueño de una empresa cotizada, ¿aumentaría las inversiones cuando está sufriendo cambios impositivos constantes, incertidumbre global, falta de crédito e inseguridad jurídica? Probablemente no. La mayoría de la mejora de resultados de las empresas cotizadas globales ha venido de reducir costes, entre ellos financieros (recuerden, la manipulación de tipos hace que no merezca la pena reducir endeudamiento).

¿Que invierta el estado?
Claro, con las consecuencias absolutamente ruinosas que ello conlleva. Nunca le de dinero para invertir a alguien que no solo no sufre consecuencias por las pérdidas o deuda generadas, sino que, además, se le premia con algún puesto molón. Peor remedio que enfermedad.

 

En resumen
Nada va a cambiar sustancialmente en 2013. No se van a llevar a cabo las políticas de desapalancamiento, recapitalización y lápiz rojo de gasto político que defiendo y que acelerarían la salida del agujero. Es peor, probablemente caeremos en el error de volver a soltar la chequera europea para que “inviertan” los mismos malos gestores que han creado este pozo. Pero será poco, porque –menos mal- no hay dinero.

La deuda seguirá siendo el problema. Aunque los fundamentales de la economía europea son pobres, habrá crecimiento en muchos países del mundo y las empresas y familias son listas y responden... Además, hay ganas de invertir cuando se dan condiciones atractivas. Pero el crédito no puede aumentar porque los bancos tienen agujeros hasta en los calcetines y, aunque se haya acotado el riesgo sistémico, no pueden lanzarse a aumentar su propio balance.  

Lo mejor de 2013 es que la gente en su mayoría habrá dejado de tragarse cuentos y la prudencia en consumo e inversión son claramente parte de la solución. No, no volveremos a 2004, a los planes de “crecimiento” –deuda- y a la orgía de gasto y sobrecapacidad inútil.

Claro que hay cosas positivas. España y el mundo sabrán adaptarse al nuevo modelo, como siempre ha pasado. No gracias a los gobiernos y bancos centrales, sino por la iniciativa de emprendedores que ya saben que con deuda y subvenciones no se puede ni debe contar. Esos líderes no son empleados VIP en grandes conglomerados semiestatales, ni gestores de hedge funds. La solución no se va a crear en un comité, ni una agencia gubernamental en una cumbre, ni la apoya un banco central comprando productos hipotecarios para que las casas no bajen. Esos líderes están hoy en algún lado del mundo construyendo el próximo Inditex, Grifols, Google… aunque le moleste al politburó europeo.

Recuerden, la crisis –los ciclos- no son nada más que oportunidades.

Que tengan ustedes una muy feliz Navidad y un próspero año. Dentro de dos días tendremos muchísimo que celebrar y que agradecer, sea cual sea nuestra situación. Salud, suerte, paz y Rock and Roll. Nos leemos en 2013. 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Desafío secesionista
Deudas catalanas
Emilio J. González Libertad Digital  22  Diciembre 2012

No es la primera vez que me manifiesto en contra de que el Gobierno de la Nación conceda ayudas a Cataluña a través del Fondo de Liquidez Autonómico. Después de conocer el contenido del pacto de gobernabilidad suscrito entre CiU y ERC, creo que es más importante que nunca que el Ejecutivo de Rajoy se niegue a conceder ayuda alguna a una autonomía que quiere marcharse de España en 2014, probablemente dejándonos colgados con sus deudas.

El programa económico del pacto de gobernabilidad catalán es todo un bofetón a los necesarios planes de saneamiento presupuestario del Gobierno de la Nación. El nuevo Ejecutivo catalán ni quiere cumplir los objetivos de déficit marcados para Cataluña ni quiere recortar ese gasto público con el que financia el nacionalismo y que, de paso, sirve de vehículo para todo tipo de latrocinios. Al contrario, exige al Gobierno de la Nación más dinero, y como este último no se lo dará, pues probablemente cree una agencia tributaria propia para quedarse con los impuestos que se paguen allí –que va a subir, y a aumentar en número– y no dar nada al Estado. Es decir, en plena crisis fiscal, que en Cataluña es más profunda que en el resto de España, los independentistas catalanes optan por saltarse a la torera las exigencias obvias de ajuste presupuestario y por quedarse con toda la recaudación tributaria, que es, en definitiva, en lo que consistía el famoso pacto fiscal de Artur Mas. Todo lo cual indica que si algún día, en efecto, llegan a convocar un referéndum por la independencia y lo ganan, se negarán a aceptar la parte correspondiente de la deuda pública del Estado español, para lo cual alegarán vete tú a saber qué fantasía inventada o qué discriminación imaginada.

Así las cosas, el Gobierno de Rajoy debería negar a Cataluña cualquier ayuda del Fondo de Liquidez Autonómico mientras no cumpla con lo que tiene que cumplir y forzar a la Generalitat a que se enfrente con los mercados. Si no quisiera hacerlo, entonces Rajoy debería suspender la autonomía catalana. Lo que no puede ser es que los demás españoles tengamos que respaldarles, salir en su ayuda y pagar sus facturas mientras nos insultan un día sí y otro también, para que después se marchen y nos dejen colgados con sus deudas. Claro que, en ese hipotético caso, habría que hacer lo mismo que hizo Rusia cuando las antiguas repúblicas soviéticas que se separaron de ella y repudiaron la deuda de la URSS: se quedó con los activos radicados en su territorio de las empresas de las repúblicas secesionistas. Nosotros deberíamos pensar en hacer lo mismo, ya digo, sobre todo porque muchos de esos activos proceden de empresas de origen español, creadas o sostenidas por decisión pública, que hemos pagado entre todos, durante generaciones, a través de nuestros impuestos.

El nacionalismo devora al PSOE ante la desidia de Rubalcaba
Benjamín López ESD  22  Diciembre 2012

El apoyo del PSE a Bildu en la Diputación de Guipúzcoa y la simpatía del PSC hacia la consulta de Mas son el vivo ejemplo de un partido perdido y desnortado, incapaz de recuperar el crédito.

¿Cómo explica Patxi López el apoyo del PSE a los proetarras de Bildu en la Diputación de Guipúzcoa?

Lo que nos faltaba por oír. Ahora el Partido Socialista de Euskadi apoya a Bildu (el brazo político de ETA) para sacar adelante los presupuestos de la Diputación de Guipúzcoa, al tiempo que veta los del PP en la de Álava. El socialismo, definitivamente, ha perdido el norte, literalmente en las elecciones autonómicas vascas y, figuradamente, en el rumbo errático que sigue el partido. Intuyo que todo esto forma parte de un plan consistente en darle cada vez más normalidad a la presencia de los proetarras en las instituciones vascas y del Estado. Así, con una humillación por fascículos, en pequeñas dosis, a los ciudadanos y a las víctimas del terrorismo, acabaremos por ver normal lo que es totalmente anómalo y acabaremos viendo en el terrorista Otegi un "hombre de paz".

No sé si los socialistas conseguirán ese propósito marcado en la "hoja de ruta" del zapaterismo, pero de momento la decisión del PSE le puede costar una buena indigestión a Rubalcaba. El líder socialista anda empeñado en salvar su asiento y en recomponer el discurso perdido del socialismo español, pero así es imposible. Con un PSC que anda a lo suyo, apoyando un pacto catalanista contra el Gobierno del PP, y con un PSE que apoya con sus votos a los proetarras, es misión imposible recuperar el crédito perdido ante los ciudadanos. Hace unos días lo dijo muy claramente el ex presidente extremeño, el socialista Guillermo Fernández Vara: "En el PSOE estamos sin discurso". Poco más que añadir a esa frase que supone una auténtica carga de profundidad contra Rubalcaba. Implica reconocer lo que muchos denunciamos, que el Partido Socialista está perdido, desnortado. Los 110 escaños se antojan incluso excesivos hoy día.

No sé si la solución pasa por unas primarias, lo dudo. Creo que es casi imposible que el PSOE, haga lo que haga, pueda recomponer su discurso. Está siendo devorado por el monstruo nacionalista que ha alimentado desde tiempos de Felipe González y que Zapatero engordó hasta límites insostenibles. El PP también tiene una buena parte de culpa en haber dejado crecer a los nacionalistas. Populares y socialistas les han concedido todo lo que pedían, sobre todo mucho dinero y mucho autogobierno, a cambio de un puñado de votos. El caso es que llegamos a esta situación en la que desde el País Vasco se pacta en las instituciones con los proetarras, desde Cataluña se plantea un referéndum independentista y en Madrid la Comisión de Exteriores del Congreso de los diputados, sede de la soberanía nacional, está en manos de un nacionalista venido a independentista como es Duran i Lleida.

El horizonte da un poco de miedo, la verdad, porque lo único que podría acabar de un plumazo con el desafío nacionalista, al norte y al este, sería un pacto entre populares y socialistas. Pero eso se antoja imposible con un PSOE sin rumbo y sin discurso.

La huida
miquel porta perales ABC Cataluña 22  Diciembre 2012

CiU, en lugar de meditar sobre las consecuencias del batacazo electoral del 25-N, huye hacia adelante

Según el Pacto por la Libertad (?) diseñado por CiU y ERC, la hoja de ruta del proceso de transición nacional de Cataluña a la independencia sería el siguiente: una Declaración de Soberanía del Pueblo de Cataluña en el Parlament a la que seguiría la aprobación de una Ley de Consultas que contemplaría el derecho a decidir y que sería negociada con el Estado. A partir de ahí, con el concurso de un Consejo Catalán para la Transición Nacional -asesoramiento, impulso y coordinación-, se convocaría (2014) una consulta o referéndum -se contempla la posibilidad de una prórroga- en el «marco legal que la ampare» (!).

CiU, en lugar de meditar sobre las consecuencias del batacazo electoral del 25-N, en lugar de aceptar la debilidad surgida de las urnas, en lugar de reflexionar sobre la realidad en que vive, en lugar de contemplar el relevo de un líder que ha sufrido un serio descalabro en función de las expectativas; CiU, en lugar de eso, huye hacia adelante. Hacia la nada alimentando la ilusión -la ilegalidad- de una consulta que convertiría Cataluña -según dice el Pacto por la Libertad- en un «Estado en el marco europeo» (!). La huida de CiU, con la presión de una ERC que aprovecha la debilidad de Artur Mas, es lo más parecido al farol propio del juego del póker. Un farol lanzado, por cierto, con un exceso de arrogancia.

El llamado Pacto por Libertad avanza algunas cosas: el deterioro de la convivencia en Cataluña, el conflicto con el Estado, el quebranto de la economía catalana a tenor de las propuestas que acompañan el acuerdo con ERC, el enquistamiento de una crisis económica de por sí muy difícil de afrontar. Y lo que el susodicho Pacto también avanza son unas elecciones anticipadas a corto o medio plazo. La ventaja del farol: posibilita el relevo de cierta política -de ciertos políticos- que ha confundido la realidad con el deseo. Lo grave del caso es que la consecuencia de esa confusión -el resultado de vivir en una isla barataria- la pagará toda la ciudadanía.

EDUCACIÓN
Goirizelaia ve que la reforma Wert "rompe el consenso" de lenguas en Euskadi
El rector de la UPV afirma que el plan educativo del Gobierno del PP no ha tenido en cuenta los "grandes consensos" en política lingüística existentes en el País Vasco o Cataluña
EFE | BILBAO El Correo 22  Diciembre 2012

El rector de la Universidad del País Vasco, Iñaki Goirizelaia, ha criticado que la reforma promovida por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, pretenda establecer "lenguas de primera y de segunda", y ha advertido de que "no es buena idea y, además, rompe consensos lingüísticos ya existentes".

Goirizelaia, en una entrevista, ha afirmado que el plan educativo del Gobierno del PP no ha tenido en cuenta los "grandes consensos" en política lingüística existentes en Euskadi o Cataluña.
"Lo que se construye a partir de consensos existentes es bueno, pero lo que rompe esos consensos no lo es", ha opinado el rector.

A su juicio, "no hay mayor riqueza que las personas plurilingües, que utilizan el lenguaje con normalidad y como una herramienta de comunicación más".
Goirizelaia, reelegido en el cargo el pasado día 4, ha valorado de este modo la propuesta de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), entre ellos al tratamiento de las lenguas cooficiales, como el euskera.

Dicho borrador clasifica las asignaturas en troncales, específicas y de especialidad, e incluye en el primer apartado al castellano y en el último a las lenguas cooficiales, lo que, para diversos partidos, supone relegar al euskera.

"Preocupación", porque prima la formación sobre la educación
El rector también ha expresado su "preocupación" por la orientación general de esta propuesta que, en su opinión, prima la formación en contenidos sobre la educación.
La enseñanza, según ha explicado, incluye también los valores además de los contenidos, y ha mantenido, a modo de ejemplo, que "se puede saber mucho de matemáticas, que hay que saber, pero no estar muy educado y esto también es muy importante".

Ha considerado otro "valor fundamental" dentro de la educación la existencia de centros educativos mixtos y ha criticado que la propuesta permita separar a los alumnos por sexos en colegios concertados que reciben subvención pública.

Se ha pronunciado además sobre el adelanto en la edad de elección de la Formación Profesional (FP) y ha instado a Wert a que antes de pensar en "cambiar todo", se fije en lo que funciona bien, como el modelo vasco, que "es excelente y una referencia".

Ha criticado igualmente la posibilidad de que cada universidad realice una prueba para seleccionar a sus alumnos, lo que ha considerado "muy complejo" de organizar, hasta el punto que podría ser un "caos" puesto que coincidiría en pocas fechas con otras pruebas generales de acceso a la universidad.

Los recortes
Respecto a los recortes presupuestarios en investigación acordados por el Gobierno del PP, Goirizelaia cree que podrían "cortar de raíz" los avances que ha habido en este campo.
"Un grupo de investigación tarda bastante más de diez años en consolidarse y mejorar su actividad, y con estos recortes algunos deberán cerrar la persiana. Después no hay decreto ley ni orden que de la noche a la mañana cree otro grupo igual. Es imposible", ha dicho.

Goirizelaia ha dicho compartir el espíritu del manifiesto de denuncia leído el pasado día 10 por rectores españoles, pero ha puntualizado que no se sumó a su lectura porque incluía referencias críticas al trato de las comunidades autónomas, que en el caso de Euskadi "no responden a la verdad".

Ha recordado que en Euskadi, el Gobierno vasco del PSE-EE y la UPV firmaron el Plan Universitario 2011-2014 que incluye la financiación ordinaria, los contratos programas y las inversiones que necesita la universidad para mantener y potenciar su actividad.

Mantener ese plan "en todos sus aspectos" es un objetivo que el rector demanda al nuevo Gobierno Vasco y a la nueva consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, Cristina Uriarte, hasta ahora vicerrectora del campus de Gipuzkoa de la UPV.

"Mantengo una relación muy buena con Uriarte desde hace años y conoce ese plan casi mejor que yo. Su nombramiento es una buena noticia, porque permitirá engrasar todos los momentos complicados que siempre hay", ha dicho.

Además, según ha añadido, pronto tendrán que mantener encuentros ya que deben afrontar "con carácter inmediato" la aprobación del presupuesto de 2013.

Grandes consensos o grandes disparates
Nota del Editor 22  Diciembre 2012

El español. lengua de primera: hay deber constitucional de conocerlo por parte de todos los ciudadanos españoles. El vasco, lengua regional, no existe deber constitucional de conocerlo, pero que los profesionales de la política nazionalistas han conseguido que sea obligatorio inocularlo a los español hablantes, y que el tribunal constitucional, haciendo caso omiso a la letra y espíritu de la constitución , permite, y avala, en una muestra de su degradación legal, humana, constitucional y de sentido común. A toda esta miseria lo llaman consenso. Son unos miserables que estan destruyendo España y a los españoles. Y el estado central mirando para otro lado, o peor aún, preparando leyes para asegurar el atropello del tribunal constittucional. Y los millones de españoles despistados, diciendo que el aprendizaje de las lenguas regionales por parte de los hijos de los demás, es estupendo. Soy español porque no puedo ser otra cosa, pura vegüenza (después de lo que he pagado a España, no puedo ir a otra parte).


Recortes de Prensa   Página Inicial