AGLI Recortes de Prensa    Sábado 29 Diciembre 2012

PAÍS SIN LENGUA
SERAFÍN FANJUL ABC Galicia 29

SERAFÍN FANJUL DE LA REAL ACADEMIA DE HISTORIA

EL 18 de agosto de 1492 Antonio de Nebrija publicaba en Salamanca su Gra-mática de la lengua castellana, adelantándose así a las equivalentes de las principales lenguas europeas, que vendrían varios, o muchos, decenios más tarde. Pero no nos embelesemos con las glorias de otros españoles, tanto porque en su tiempo –y en este mismo terreno– no todo fue glorioso como porque en el nuestro, en el que podemos influir algo, si queremos, la situación es menos que aceptable.

De pronto, suena la alarma porque al ministro Wert le organizan el aquelarre los separatistas catalanes, con el coro de auxilio de socialistas y comunistas (estaba cantado: no hay boda sin la tía Juana), solo atentos a desgastar al Gobierno actual, al precio que sea. Como si el señor Rajoy necesitase de ayudas para hundirse y hundirnos.

Qué sorpresa: en Cataluña no se puede estudiar en español (y en Baleares, Valencia y Galicia, gobernadas por el PP, con dificultades y no siempre), como también es un hallazgo prodigioso que CiU sea un grupo separatista, si bien la única respuesta que se le ocurre al presidente del Gobierno, ante el asalto navajero al Estado, es pedir «diálogo» con quienes juran desacatar a los tribunales y las leyes (una vez más) mientras destituye a un general –sin mando de tropas y que pide atenerse a la Constitución– siguiendo, también en esto, la huella de Rodríguez.

Y no es menor secreto a voces que todos los gobiernos centrales, desde el 78, han escurrido el bulto para no enfrentarse a la evidencia de lo que sucedía, en aras de pactar cualquier cosa con los separatistas, se necesitara o no, y al coste que fuera, por ejemplo manos libres para erradicar el español de las aulas, la administración y la vida social. Nadie sabía nada, nadie se responsabiliza de nada (acciones y omisiones), basta con plañir ahora por la deslealtad de los púdicamente denominados «nacionalistas»: los medios de comunicación informaban poco y mal, las sentencias –poquitas y selectivas– del Supremo y el Constitucional estaban condenadas a la inoperancia habitual en nuestra Justicia, sistemáticamente desacatadas sin consecuencia alguna. El Reino de Tócame Roque. Y, de repente, gran sorpresa, los separatistas son separatistas.

Feliz Año, miserables

Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 29  Diciembre 2012

El nuevo año sin duda será peor, pese a lo que anuncian los politicastros. Así que feliz año a las víctimas del ajuste, a los despedidos y a los que viven en la agonía de ver lo que viene.

Feliz año, miserables. Porque si no sois ahora miserables sin duda en breve lo seréis. O quizás ya habéis pasado a engrosar el ejército de los parias. Pero peor que ser un miserable material es ser miserable en el espíritu. Y es que cuando el corazón lleva el sol, aún hay lugar para la regeneración y la esperanza. Para eso es necesario primero tomar una distancia del frívolo afán de posesión mundano: solo en el sufrimiento se puede hoy esperar. Es a los que sufren a los que va dirigida mi felicitación por el año que entra, no al resto que asiste complaciente a la que se prepara.

A la nueva muchedumbre de compatriotas dolientes quiero felicitaros el nuevo año; un año que sin duda será peor, pese a lo que anuncian los politicastros. Así que feliz año a las víctimas del ajuste, a los recién despedidos y a los que viven en la agonía de ver lo que se les viene encima.

Feliz año a los que escuchan las declaraciones del ministro Montoro sin rechistar y a los que no alcanzan a comprender por qué su despido es "un sufrimiento necesario". Feliz año a los que labran su desgracia para disminuir el déficit público y los que cerraron su empresa porque la "re-estructuración del sector bancario" les dejó peor de lo que estaban. Feliz año a los que contemplan como sus antiguos asesinos prosperan con fondos públicos y gozan de "representación" parlamentaria". Feliz año a los que asisten impotentes al lavado de cerebro de la moderna "educación" y a los que contemplan cómo sus hijos se les van de las manos sin saber por qué. Feliz año a todos los que tenían los ahorros de toda su vida invertidos en empresas fraudulentas amparadas por el gobierno y a los que perdieron su modesto patrimonio gracias a instituciones con las que nuestra sistema convive y otorga respetabilidad.

Feliz año a los que ningunea la "memoria histórica" porque estaban en el bando equivocado y a los que ven desde dentro como basta pertenecer a un clan familiar para que las corruptelas duerman el sueño de los justos en algún cajón de ciertos juzgados.

Feliz año a los que aguantan como pueden el agobio opresivo de la ideología dominante: eso que llaman "progresismo" y que ampara la izquierda de todo pelaje. Feliz año a los que habéis perdido vuestra casa y escucháis encima cómo lo justifican en nombre de la "libertad de mercado". Feliz año a los que pierden su trabajo porque su empresa se va a China mientras los mismos que se enriquecen abominan de la dictadura cubana.

Feliz año a las víctimas –directas o indirectas- del nihilismo social: de las drogas que hacen prensa en el cuerpo de adolescentes, de la trivialización del sexo, de la violencia o del alcohol, mientras sesudos expertos se pierden en disquisiciones que nada explican. Feliz año a los que miran con desprecio a la clase política y sienten que nada de lo que hay les sirve, a los que saben que cada crítica, cada declaración y cada artículo encierra una nueva dosis de mentira y de compromiso con el veneno que nos agobia y nos destruye. Feliz año a los repudiados por todos, a los que se atreven a poner en duda lo que todos aceptan y a los que no quieren "rebeldías" a medida e "indignaciones" cubiertas por poderosos cárteles mediáticos. Feliz año a quines quieren apostar fuerte y a los que son conscientes de que sus hijos algún día quizás les escupan a la cara haber transigido con lo que no se puede transigir. Feliz año, en suma, a los que prefieren el juicio de Dios al juicio de una humanidad en retroceso.

Porque son estos miserables, estos réprobos de nuestra época, los únicos cimientos posibles de un futuro mejor. En algún lugar debe existir la levadura que consiga que la energía de tanto sufrimiento mire toda en una misma dirección. Con el resto, es mejor no entablar relación, no vaya a ser que la confusión nos arrastre y acabemos haciendo lo que ellos hacen. Es el trabajo en silencio y el sacrificio mudo la única alternativa que le queda a las fuerzas sanas de hoy. A esos, feliz año de todo corazón. Para el resto indiferencia.

De Pentecostés a Babel, montados en el separatismo
Leopoldo Gonzalo www.vozpopuli.com 29  Diciembre 2012

Lenguaraz España

La señora Sánchez Camacho, líder de lo que parece ser el PP en Cataluña, ha dicho hace unos días: “El catalán es la lengua de mi país [por Cataluña], es la lengua con la que hablo a mi hijo. […] Pero creo que el castellano también forma parte del patrimonio cultural de todos como lengua oficial de España y que también los niños pueden tener en la escuela un incremento [sic] del castellano en las mismas aulas”. Generosa concesión la de doña Alicia. Pero la señora Sánchez Camacho ha dicho, al parecer, algo más. Ha dicho que en todas las benditas Comunidades autónomas debería garantizarse la enseñanza en todas las lenguas del Estado (parece ser que el Estado habla y, además, es políglota porque lo hace en varias lenguas). Eso si que es una huida hacia adelante. Yo no sé si la señora Sánchez Camacho está bien de la cabeza ni si ha echado cuentas acerca del número de idiomas, lenguas, dialectos, parlas y fablas que se usan en España. Porque no creo que su luminosa propuesta vaya referida sólo al catalán, el gallego y el vascuence, lo que ya sería bastante disparatado. Puestos a garantizar el uso y fomento del habla de cada cual en cualquier parte, no veo razón para marginar a quienes podrían exigir idéntico trato con todo el derecho del mundo. Un somero repaso de los manuales de dialectología española de los profesores Alvar, García de Diego o Zamora Vicente, permite identificar, cuando menos, doce variantes dialectales del viejo castellano sólo aquí, en la todavía más vieja Península Ibérica y en las Islas Canarias: riojano, hablas asturianas (al parecer, varias), leonés (lo mismo), mirandés, extremeño, andaluz, barranqueño, aragonés, navarro, murciano (el cual posee su propia variedad dialectal, el panocho) y canario.

¿Y por qué no ampliar la lista al español de México, las Antillas, América Central, Sudamérica o Filipinas? Al cabo, sus naturales pueden acceder a la doble nacionalidad con la nuestra propia, la española (por cierto, en materia de lenguas, convendría insistir, una vez más, en la necesidad de distinguir entre el español y las demás lenguas de España, como lo hace el profesor Gregorio Salvador). O sea, que añadiendo todo esto al catalán, al gallego y al vasco (es decir, a la lengua “complex” -el batúa- creada in vitro por los filólogos nacionalistas sobre la base de ocho de las variantes dialectales de la región), además de al aranés –modulación gascona del idioma occitano, que también merece un respeto-, España puede convertirse en la academia de idiomas más grande del mundo. Y siguiendo esta misma línea de exaltación del particularismo lingüístico, no resisto la tentación de transcribir lo que Julio Camba –el gran pontevedrés de cuya muerte se ha cumplido el cincuentenario este mismo año, sin pena ni gloria- decía del filólogo Michelena. Al corriente Camba de que éste era, al parecer, el “[…] único depositario [del] rico vocabulario vascuence”, se preguntaba: “¿Qué hará con el vascuence Mourlane Michelena? Yo me explico que se tenga una casa para uno solo, y una botella para uno solo, y una mujer para uno solo; pero no me explico que nadie tenga un teléfono ni un idioma para usarlos exclusivamente consigo mismo”. El humor, en efecto, ha sido siempre una eficaz manera de expresar la realidad de algunas cosas. No hay que insistir en que las lenguas son instrumento para la comunicación entre las personas, no para su aislamiento y estabulación que es lo que quieren a toda costa los separatistas, quiero decir, sin que les importen los euros ni la lesión de los derechos más elementales. Claro que a fuerza de “inmersión lingüística” deben ser ya algo más numerosos los que pueden manejarse, por ejemplo, en el artificial constructo realizado con los rescoldos léxicos preindoeuropeos de las españolísimas Provincias Vascongadas.

España deslenguada
Sí, para los separatistas -y para quienes irresponsablemente colaboran con ellos por no se sabe qué complejos y cálculos electorales siempre defraudados- es fundamental el monopolio de la lengua. Pues es sabido, el monopolista tiene en todo la sartén por el mango. ¡Y de qué manera, cuando ese mango es el instrumento para entenderse! Parecen seguir una pobre interpretación de las palabras de Wittgenstein, el creador la teoría figurativa del lenguaje: “Mi mundo se acaba donde mi lengua”. Y eso es lo que pretenden, someter a todos a su estrecho mundo identitario a través del idioma que les conviene, del idioma que propicia la separación, reprimiendo el uso del que nos une. Sorprenden por su valor actual, especialmente para nosotros los españoles, las reflexiones del gran economista austriaco Ludwig von Mises, escritas en 1938-39: “Según el principio de nacionalidad, cada grupo lingüístico debe formar un Estado independiente, y ese Estado debe comprender a todo el pueblo que habla dicho idioma. El prestigio de este principio es tan grande que un grupo de hombres que, por alguna razón, quisiera formar un Estado propio, que, por otro lado, no se ajustara al principio de la nacionalidad, desearía vehementemente cambiar de idioma con el objeto de justificar sus aspiraciones a la luz de este principio” (Gobierno omnipotente. En nombre del Estado, 2002). Los noruegos –señalaba Mises-, hablan un idioma casi idéntico al danés; sin embargo, con el objeto de justificar su independencia política, han construido un soporte lingüístico propio sobre la base de sus dialectos locales. ¿Nos suena esto a algo a los españoles?

En La Zarzuela parecen estar por la labor
Mal han aconsejado al Rey al hacerle contribuir a la bíblica confusión de lenguas con su mensaje de Navidad. Leo en un periódico madrileño: “[…] esta Nochebuena, por primera vez, el texto [del mensaje] ha sido traducido a todas las lenguas oficiales españolas: catalán, vasco, gallego y valenciano. En la televisión autonómica vasca […] también se retransmitió –subtitulado en vasco-, ya que la dirección de ETB todavía no ha sido sustituida por el rodillo nacionalista. El mensaje también fue traducido al lenguaje de signos para sordos en el Canal 24 horas de TVE”. Probablemente hayan sido estos dignísimos conciudadanos nuestros los únicos que precisaban de tal atención. Hemos de lamentar, sin embargo, que algún panochoparlante separatista de la Huerta murciana –pongo por disparatado acaso, pues no hay nadie más universal que un trabajador de la tierra- haya podido quedarse a dos velas acerca del contenido de la regia alocución pascual. Otra vez será. Paciencia.

Y mientras tanto, ayer mismo, día de Navidad, el Honorable Mas –que ha tapado el retrato oficial del Monarca en la escenificación de su toma de posesión como primer magistrado de Catalonia- arengaba en catalán a sus huestes en el Castillo de Montjuic, recientemente cedido por el Ejército a la Generalidad de Cataluña. Se trataba de la conmemoración de la muerte de Francisco Maciá, el militar nacionalista que proclamó la República Catalana en 1931. Más o menos –más bien Mas, naturalmente-, el president catalá ha respondido cortésmente a la llamada del Rey a la unidad nacional aclarando que “Cataluña está por la unidad, pero con Europa”.

Y la Biblia tenía razón
Así reza el título del conocido libro de Werner Keller. Y esta es la narración bíblica que viene a cuento: “[Después del Diluvio] Todo el mundo era de un mismo lenguaje e idénticas palabras […] Bajó Yaveh a ver la ciudad y la torre [de Babel] que habían edificado los humanos [en un gesto de soberbia, con el propósito de alcanzar el cielo], y dijo Yabvéh: ‘He aquí que todos son un solo pueblo con un mismo lenguaje […] confundamos su lenguaje, de modo que no entienda cada cual el de su prójimo […]’” (Gen 11, 1-9). Tal fue el castigo de Dios a los hombres por su soberbia. Aunque yo prefiero otro texto, éste neotestamentario. En la fiesta de Pentecostés, dice ese pasaje, estando reunidos los apóstoles, “[…] quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse […] Había en Jerusalén […] hombres piadosos venidos de todas las naciones […] la gente se congregó y se llenó de estupor al oírles hablar cada uno en su propia lengua […] las maravillas de Dios” (Hechos 2, 1-11).

O sea, que aquí en España vamos como en la Biblia pero al revés. Partimos de Pentecostés y nos encaminamos presurosos hacia Babel. Y ello gracias a la impasibilidad de quienes se han sucedido en el Gobierno de la nación; a la transferencia de competencias a las Comunidades autónomas que jamás debieron ser transferidas; a la inaplicación de la Constitución y de las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional; al sistema electoral y a la partitocracia resultante –que tiene que sobrevivir procurándose el apoyo de los separatistas, a costa del interés general; y, en fin, a la dramática descomposición de las instituciones del Estado, de arriba a abajo.

Rajoy, el hombre invisible
Pablo Sebastián www.republica.com 29  Diciembre 2012

Mariano Rajoy habla poco y cuando lo hace no dice casi nada. Y menos aún si se trata de una cuestión conflictiva como el desafío catalán que ha pasado a zonas de pública rebeldía y desprecio al Estado y sus instituciones, empezando por la Corona y siguiendo por el propio Gobierno de la nación Española, lo que provoca la consecuente indignación ciudadana y la preocupación de cuantos españoles habitan en Cataluña. Pero como era de esperar Rajoy no responde, se pone de perfil, se viste de hielo y se sienta a esperar que sus adversarios catalanes -Mas y Junqueras- se den en las narices con el muro constitucional. Sobre Cataluña solo declara que defenderá la Constitución -¡faltaría mas!- y acepta una nueva entrevista con Artur Mas, para dialogar y pactar, como en aquella otra fallida en la que el catalán lo amenazó, tras recibir el rechazo a su pretendido pacto fiscal.

El presidente vive en el temor y se mueve en la oscuridad. Juega con los tiempos y tiene muy bien estructurado su discurso sobre la crisis económica: recibió una herencia (9% de déficit) mayor de lo que esperaba, en plena recesión y crisis del euro y la novedosa “realidad” le obligó a incumplir sus promesas, hacer duros ajustes y reformas estructurales, para “cambiar el rumbo” de la economía y sentar las bases del crecimiento a partir del segundo semestre de 2013. Además si no hubiera hecho esas reformas y ajustes España estaría mucho peor, con un 11% de déficit. Esta es la explicación de Rajoy del momento español, en puertas de los seis millones de parados y del incierto 2013 que nos espera (y ojalá que Obama consiga un acuerdo presupuestario y no empeore la situación).

Por supuesto, lo que no dice Rajoy es que él sí conocía el tamaño de la crisis que le esperaba -ya gobernaba en muchas autonomías y en las cajas de ahorro intervenidas-, pero a pesar de eso mintió y ocultó sus planes en la campaña electoral de 2011. Además, saber lo que ocurría era su obligación como líder de la oposición. Como sabe que: sus ajustes y reformas podían haber sido otros -sobre todo recortando el gasto político-; llevados a cabo con distintas maneras a las de su Gobierno -véanse a Wert y Gallardón, o en la crisis de Bankia donde él tiene un directa responsabilidad al haber nombrado a Rato en Caja Madrid-; y con otras prioridades para así evitar el sesgo ideológico que el propio Rajoy ha impuesto en Justicia, Educación y Sanidad, colando de matute un vuelco a la derecha, lo que aumenta las tensiones sociales existentes.

El presidente no habló -ni le preguntaron- de la crisis política e institucional española, empezando por la Corona, el Parlamento, y las Autonomías y se declaró contrario a cualquier reforma de la Constitución (“se puede reformar si hay objetivos claros, amplio consenso y una buena oportunidad”, declaró), mientras hacía un elogio desmedido de nuestro presunto sistema “democrático”.

La especialidad de Rajoy es la de no hacer nada en política, o no tomar decisiones que le incomoden. Y hacer en economía lo que le ordenan en Bruselas porque de lo contrario será la UE la que lo podría incomodar a él. Y aunque no las tiene todas consigo Rajoy considera que está en el buen camino y que a finales de 2013 se empezarán a ver los frutos de su siembra, y toda irá mucho mejor. De momento ha pasado un año y se le ve satisfecho con su labor y con su escapismo habitual que lo convierte en el hombre invisible que está pero no está, sobre todo frente a cuestiones nacionales de una cierta envergadura y dificultad.

El año termina bastante mal para todos los españoles, peor de como empezó, como lo denuncia Rubalcaba desde la oposición, la que tampoco está para tirar cohetes y el PSOE menos aún por sus fracasos electorales y problemas internos. El presidente Rajoy promete haber sentado las bases de la recuperación y el opositor Rubalcaba promete una alternativa de izquierdas. Promesas y palabras de unos dirigentes políticos de escaso liderazgo y poca credibilidad. Es lo que hay y “con estos bueyes hay que arar”, si es que antes no estalla la indignación general.

Rajoy, primer aniversario
Un balance insatisfactorio
Emilio J. González Libertad Digital 29  Diciembre 2012

Mariano Rajoy ha hecho balance de su primer año al frente del Gobierno, balance que podríamos resumir en dos frases: "La culpa es de la herencia recibida" y "Hemos hecho todo lo que hemos podido y era necesario". Con lo primero podemos estar más o menos de acuerdo; con lo segundo, no.

Es verdad que cuando el PP llegó al poder se encontró con una situación catastrófica. Las cuentas públicas de ZP eran más falsas y tenían más trampas que una película de chinos, Zapatero había vaciado por completo la caja y había dejado al nuevo Ejecutivo sin ingresos para la primera mitad de este año, y la estructura de vencimientos de la deuda suponía una bomba de relojería que podía estallar en cualquier momento en forma de crisis de deuda soberana y necesidad de rescate por parte de la Unión Europea. Y todo ello sin hablar de los cinco millones de parados y de la devastación en el sistema financiero que dejó tras de sí el zapaterismo. Desde luego, la situación no era fácil, y el Gobierno de Rajoy no tuvo más remedio que tomar medidas de emergencia para evitar la suspensión de pagos del país, lo cual hubiera sido una catástrofe completa. El problema es que si, en este contexto, estaba justificada una subida de impuestos, el objetivo tendría que haber sido el IVA y no el IRPF, como hizo Montoro, y además a lo progresivo, para atraerse las simpatías de la izquierda. Pero, sobre todo, si tan mal estaban las cosas desde el punto de vista fiscal, lo suyo hubiera sido aprobar de forma inmediata un presupuesto muy restrictivo para este año y acometer cuanto antes la reforma del sector público. Sin embargo, el presupuesto se hizo esperar tres meses, a causa de las autonómicas andaluzas, y la reforma del sector público, sobre todo en el ámbito empresarial, dormita en una comisión y no se ha vuelto a saber nada de ella.

De la misma forma, el Gobierno habló de reformas estructurales para sentar las bases de la recuperación económica y la creación de empleo y aprobó una fundamental y muy valiente, la del mercado de trabajo. Pero dicha reforma se aprobó tras las presiones de la UE para que se empezara a hacer algo de una vez por todas. De las demás reformas que necesita la economía española, nada de nada; y, lo que es peor aún, en lugar de ponerse a ello, Rajoy se ha dedicado a echar a la Unión un pulso por aquello de que España es un país demasiado grande para que los demás lo dejen quebrar. Porque lo cierto es que de reformas se ha hablado, pero no se ha aprobado ninguna después de la laboral.

Por tanto, Rajoy no puede sentirse satisfecho ni puede pedir comprensión a los españoles. No puede sentirse satisfecho porque no ha hecho, ni de lejos, todo lo que podía y debía hacer; y no puede pedir compresión porque es imposible justificar la subida de impuestos, el recorte en las pensiones y la prestación por desempleo y los repagos sanitarios mientras no se pone fin a ese cachondeo y ese monumental despilfarro que es el Estado de las Autonomías, y mientras se destinan los dineros públicos a tapar ese escándalo político-sindical que es la quiebra de la mayor parte de las cajas de ahorros.

La Audiencia Nacional y los Pujol
EDITORIAL www.gaceta.es 29  Diciembre 2012

A veces las decisiones judiciales dejan al ciudadano con la boca abierta. El juez Ruz, de la Audiencia Nacional, comunicaba ayer su intención de inhibirse en la investigación de la trama de corrupción presuntamente vinculada a la familia Pujol. Lo hacía después de haber preguntado a la Fiscalía si podía investigar, y después de que la Fiscalía le hubiera contestado que sí, que podía hacerlo. ¿Quién lo entiende? El juez Ruz aduce que, con la Ley Orgánica del Poder Judicial en la mano, a él no le corresponde investigar este asunto. Nadie dudará de la palabra del juez Ruz, pero, siendo esto así, ¿por qué entonces pide permiso a la Fiscalía y por qué la Fiscalía se lo concede? Va a costar mucho explicar a los ciudadanos qué ha pasado en la Audiencia Nacional.

Como el lector recordará, la denuncia que había llegado a manos del juez Ruz era la de María Victoria Álvarez, que acusaba a Jordi Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente de la Generalitat, de actividades delictivas como blanqueo de capitales. LA GACETA ha informado abundantemente sobre esta cuestión y sobre otros muchos extremos que en las últimas semanas han cubierto con un manto de sospecha a la oligarquía nacionalista catalana. Los datos sobre enriquecimientos súbitos son tan evidentes que, cuando menos, deberían despertar la curiosidad de la Justicia.

Mientras todo esto ocurría en los tribunales, en Barcelona tomaba forma el nuevo Gobierno autonómico de Artur Mas. Un Gobierno donde hay varios nombres vinculados a escándalos recientes y que, en el aspecto político, parece concebido para blindar al president tanto en su proyecto separatista como en la lucha de poder que mantiene dentro de su propio partido. Rajoy ya sabe lo que puede esperar de un Artur Mas que insiste en llevar a cabo su proyecto de secesión amparado en los votos de Esquerra. El presidente del Gobierno de España pide “lealtad recíproca”, pero las lealtades de Artur Mas están más bien con sus socios radicales.

A fecha de hoy, lo que la opinión pública española tiene ante la mesa son informes policiales sobre cuentas en Suiza, denuncias de millonarios cobros de comisiones ilegales, desviaciones masivas de dinero público a bolsillos privados y sospechas sobre enriquecimientos demasiado súbitos. Todo eso detrás de una pantalla con el dibujo de la bandera separatista que, a modo de velo, pretende encubrir el escándalo. Los ciudadanos sólo pueden confiar en los tribunales. ¿Los jueces son conscientes de ello?

Golfos en democracia. El negocio de ser progre
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 29  Diciembre 2012

En España o seguimos la senda de reformas o nos descompondremos como nación sin mayor horizonte que el caos

En octubre escribí en esta columna un artículo denominado “Fachas e izquierda. La España en descomposición” donde quise definir a ese conglomerado de gentes que surgen del franquismo y que para asentar bien sus posaderas en las nuevas oportunidades de negocio que se abrían en la transición se hicieron progresistas. Hoy uno de los imperios que más caracterizaron a ese colectivo, el Grupo Prisa, se tambalea resistiéndose ante la realidad del cambio que necesita España.

Los definía de la siguiente manera:
“Su gran ideal político es que ni la izquierda ni la derecha se definan ni den la batalla democrática de las ideas, ellos son partidarios de un totum revolutum al estilo tardo-franquista, de consensos entre bambalinas al margen del pueblo soberano que les permita medrar sin definirse pues eso le haría sentir mal a su interés, aprovechan cualquier ocasión para deshacerse en elogios y pelotear a la izquierda que es la única que consideran que les puede desenmascarar, ya que desprecian profundamente a la derecha social que entienden cautiva de sus fauces y fácilmente manejable.

El facha se envuelve en la bandera rojo-gualda cuando conviene para posteriormente alabar a sus amigos nacionalistas, que pertenecen a su club de trepas, y proponer el consenso para consolidar asimetrías despreciando la soberanía nacional. Les falta gritar el ´todo para el pueblo pero sin el pueblo´, aunque más bien seria todo para sus bolsillos y cuentas bancarias.”
Transición española, progresismo y negocios

Las revoluciones, guerras y transiciones son momentos convulsos y dramáticos para los pueblos pero también son fuente de oportunidades de negocios, pues caen unos y llegan otros. En España hubo que procurar el cambio moderado de una sociedad conservadora que cambiaba de un régimen totalitario a la democracia. La derecha estaba atomizada y dividida, dentro de este espectro es el centro-derecha de Suarez quien antecede el advenimiento de un PSOE que fagocitando a los votantes y militantes del PCE logró dar un carácter moderado a la izquierda con todas las bendiciones internacionales y con un papel bien aprendido en la transformación de España. Los nacionalistas fueron otros grandes beneficiarios de la nueva situación pues el cambio hacia la libertad posibilitó que los constituyentes hicieran concesiones, aparentemente superficiales, a favor de un consenso que los nacionalistas han utilizado única y exclusivamente para construir sus chiringuitos.

Una transición tan rápida en tan poco tiempo hizo calar en la sociedad española un pensamiento de cambio permanente e ilimitado que cuestionaba y relativizaba cualquier referencia estable a determinados valores que habían estado presentes en épocas anteriores con una gran rigidez.

Algunos lemas como “¡Rockeros: el que no esté colocado, que se coloque... y al loro!” del socialista Tierno Galvan se hicieron habituales en la juventud.

También la forma de hacer negocios en España cambio por completo. El ministro de Economía del gobierno de Felipe González, Carlos Solchaga, sentenció que España era “el país donde uno se puede hacer rico más rápidamente”.

La política del pelotazo era el relativismo progresista aplicado a los negocios, cualquiera se podía hacer millonario en poco tiempo y caló que los políticos eran sobornables. Las burbujas crecían y gentes como Jesús Gil eran ejemplos para el pensamiento progre-facha con frases como "Mis ídolos son Jesús, Franco y el Che Guevara."

El Grupo Prisa en el centro del descontrol
El Grupo Prisa crecía sin freno apoyándose en esta frenética carrera hacia el cambio permanente. Copaba todas las oportunidades de negocios bajo el timón de Jesús de Polanco, que ya hizo jugosos negocios en el franquismo, así como del contramaestre Juan Luis Cebrián, antiguo jefe de los servicios informativos de RTVE por el último gobierno de la dictadura franquista. Eligieron como partido político de referencia y colaboración al PSOE y consolidaron alianzas claves con los nacionalistas del PNV y CIU. El centro-derecha fue marginado de sus planes pues consideraron que sus ideas eran contraproducentes para sus negocios y se apoyaron en parte del centrismo, así como parte de la derecha económica, más moldeable e interesada.

También hay que decir que ese pensamiento franquista y ambiguo basado en el lema falangista “Ni de izquierdas ni de derechas” facilitó que muchos miembros del franquismo sociológico se mimetizaran perfectamente en las nuevas estructuras de poder progresista sin excesivos problemas ideológicos.

El chiringuito ibérico ideal del progresismo seguía creciendo en forma de burbuja, todo el mundo ganaba, todos teníamos vivienda en la playa y este país parecía Jauja. La burbuja explotó en 2007 pero a pesar de ello el último gran icono del progresismo ZP consideró gastar en 2010 50.000 euros para enseñar a tocar la marimba, 300.000 para la Fundación presidida por Narcís Serra, 500.000 euros para la Cúpula de las Naciones Unidas, 30.000 euros destinados a las Lesbianas y Gays de Zimbabwe, otros 400.000 para el empoderamiento de la mujer en Palestina, o los 285.000 euros, casi 50 millones de las antiguas pesetas para “la gestión comunitaria del bosque del pistacho y rehabilitación de pastizales”.

El Grupo PRISA conspiranoico
Hoy el Grupo Prisa defiende a los Pujol de las acusaciones de corrupción que se ciernen sobre ellos hablando de conspiración policial. También ha dado la cara en otras ocasiones por el PNV. El PSOE es un caos por los trompicones ideológicos de unos y otros, Prisa esta en el centro de los desgarros de ese partido. Juan Luis Cebrián apuesta decididamente por el Estado asimétrico retorciendo el concepto de federalismo sin ningún tipo de honestidad ni lealtad hacia la soberanía nacional que reside en el pueblo español.

Todos estos quieren que nos embarquemos en un viaje a ninguna parte, porque consolidar la asimetría es cargarse la Constitución actual y desvirtuar la nación de ciudadanos libres e iguales dando el remate final a la identidad de España. ¿Y todo esto para qué? Para que el negocio que han montado sobre burbujas, entelequias y absurdos no termine de caer como un castillo de naipes.

Tristemente parte de la oligarquía nacional amamantada sobre las bases progresistas anteriormente citadas se resiste al cambio. Ese pensamiento progre-facha ha dejado de ser negocio en España y o cambiamos de horizonte fortaleciendo lo que nos queda como nación o nos hundimos para siempre.

Decididamente en España o seguimos la senda de unas reformas basadas en una escala de valores distintas o nos descompondremos como nación sin mayor horizonte que el caos. Desenmascaremos pues entre todos a los golfos y trabajemos porque España siga siendo una gran nación en beneficio de sus ciudadanos.

La Consejería de Exteriores catalana
La sonrisa de la avispa Estrella Digital 29  Diciembre 2012

Alucina, vecina… El Muy Honorable Presidente de la Generalidad ya no se conforma con nada y ha dado un paso más hacia la inmolación. Como buen nacionalista es victimista y quiere expiar a favor de la utopía.

El último paso hacia ese cadalso figurado al que quiere llegar Artur Mas ha sido la creación de la Consejería de Presidencia y Asuntos Exteriores.

Asuntos Exteriores nada menos. Si no quieres caldo tres tazas. Pareciera que anda como loco porque el Estado le aplique el artículo 155 de la Constitución vigente. Un artículo que, por mucho que los progres y los separatistas lo consideren un acto cuasi golpsita, es de lo más normalito de esa Constitución. Un artículo que los constituyentes pusieron como autodefensa. Pero nada más. No conculca ningún artículo de defensa de derechos fundamentales ni de derechos menores. Sólo existe para defenderse de gente como esta. Preveían que podía pasar en cuanto saliese un iluminado.

Lógicamente, para el puesto ha elegido a Francesc Homs (un hombre de Oriol Pujol), que se convierte, con el nombramiento, en el hombre fuerte del Gobierno con la misión específica de "internacionalizar" la causa de la independencia catalana. Toma del frasco, Carrasco. A su cargo, por supuesto, estarán también las "embajadas" de las que la Generalidad no ha querido desprenderse pese a la agónica situación de las cuentas autonómicas. Hecho que no deja de confirmar que es una huída hacia delante.

Sabe que por este camino será inhabilitado por la Justicia dentro de año y medio y quiere, para tapar su fracaso, pasar a esa historia catalana que el nacionalismo se ha inventado para su mayor gloria. Ya le pasó a Ibarretxe con su Plan y la aplicación por la ley.

Lo única duda que tengo es si esta locura no busca la aplicación del artículo 155 de la Constitución sino una aceleración de su propia muerte política. Siendo, como es, inviable su alianza con ERC, porque son el agua y el aceite y eso es imposible de juntar, Mas quiere que, al menos, se diga de él que lo intentó tras convocar nuevas elecciones.

En cualquier caso, es todo tan esperpéntico que nada tiene sentido. Y es que, en plena crisis económica y con en una Cataluña quebrada, Mas se permite ampliar el número de consejeros. Y si se le criticaban sus embajadas, ahora dispondrá, además, de un consejero de Asuntos Exteriores. Ah, y con un consejero de Cultura socialista que estaba a tres minutos de presentarse candidato a las elecciones primarias a la alcaldía de Barcelona por el PSC. Lo dicho, de traca…

El presidente advierte de que será un año 'muy duro'
Los cinco grandes retos que afronta Mariano Rajoy en 2013
A la ciudadanía le cuesta creer que la situación pueda empeorar, aunque ya se da como seguro que seguirá subiendo el paro
Periodista Digital 29  Diciembre 2012

En su última rueda de prensa del año, este viernes 28 de diciembre de 2012, Mariano Rajoy advirtió a la atribulada ciudadanía española que 2013 será un año "muy duro".

Matizó el presidente del Gobierno, tratando de echar un poco de bálsamo, que lo será sobre todo en el primer semestre, aunque confía en que en la segunda parte del año la economía se encamine ya hacia la recuperación.

Esperemos que acierte, porque cuesta creer que la situación pueda empeorar, aunque ya se da como seguro que seguirá subiendo el paro y que los signos de mejora tardarán mucho en notarse en el ámbito de las pequeñas empresas y los hogares.

Como subraya Mariano Calleja en 'ABC', Mariano Rajoy afronta en el nuevo año grandes cinco retos:

1. Cumplimiento del déficit público. En 2013, el objetivo de déficit público es del 4,5 por ciento, frente al 6,3 por ciento de 2012.
2. Reforma de la Administración. Es una de las grandes reformas pendientes no solo esta legislatura, sino desde 1978. Se espera que la reforma esté lista antes del verano.
3. Ley de Unidad de Mercado. El Gobierno tiene previsto aprobar el próximo 11 de enero el proyecto de ley de garantía de la unidad de mercado, para facilitar la libre circulación de bienes y servicios por todo el territorio nacional. Con una sola licencia autonómica, las empresas podrán operar en cualquier punto de España.
4. Iniciar la recuperación económica. Rajoy confía -sólo eso- en que no lleguemos a los seis millones de parados a lo largo de los próximos meses. Cree que las reformas aplicadas están dando ya sus primeros frutos, como se observa en la reducción de déficit, la mejora de la balanza por cuenta corriente, la menor destrucción de empleo privado y en la recuperación de la confianza y reconocimiento de nuestros socios europeos.
5. Recomponer consensos. La situación política en Cataluña preocupa. La respuesta del Gobierno ha sido de moderación, alejada de estridencias y amenazas, algo que por otra parte habría dado vida a los nacionalistas, siempre sedientos de victimismo. Mariano Rajoy ha aprovechado su balance del año para tender la mano a Artur Mas.

Estos son cinco grandes retos que afronta el Gobierno del PP. Pero no son los únicos. En su agenda hay otros asuntos y reformas pendientes, que marcarán el próximo año.

Por delante tiene la prometida reforma de la Ley del Aborto, que estaba incluida en su programa electoral. También la reforma del Poder Judicial.

El ministro Wert tiene entre sus manos una de las grandes reformas de la legislatura, como es la ley de Mejora de la Calidad de la Educación.

Y otras reformas citadas por Rajoy durante su comparecencia en La Moncloa son: el anteproyecto de racionalidad y sostenibilidad de la administración local; el nuevo estatuto de la víctima del delito; el anteproyecto de ley de rehabilitación, renovación y regeneración urbana; la nueva ley de asistencia jurídica gratuita; y una nueva ley reguladora de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Quemar las naves
xavier pericay ABC Cataluña 29  Diciembre 2012

La constitución del nuevo Gobierno de la Generalitat no deja lugar a dudas: como diría Josep Pla, el viaje se acaba. Y no porque Ítaca esté cerca. La subida a cubierta para asumir las carteras de Presidencia y Justicia de quienes han realizado junto a Mas, desde hace por lo menos tres lustros y sin abandonar la sala de máquinas, la travesía hacia ese país natal que nunca existió —esto es, los irredentos Homs y Gordó, respectivamente— ha sido interpretada como la ratificación de que la cosa iba en serio, de que los hechos empezaban a corresponderse con las palabras. Cierto. La radicalización del gabinete es incontestable. Tanto más cuanto que los descartes han recaído en los navegantes de patriotismo más liviano, y las ratificaciones, en aquellos cuyo independentismo — pongamos un Puig, o un Mascarell— ha superado ya todas las pruebas. Junto a ellos, completando la tripulación, esas figurillas de pesebre que tanto adornan el conjunto —pongamos la tríada de consejeros de Unió— y donde la palabra «pesebre» lo mismo vale para belén que para comedero.

Así pues, todo indica que Mas ha dispuesto a su gente para zafarrancho de combate. El problema es que ese zafarrancho, dentro de nada, va a pasar de combate a siniestro. Es posible, no lo niego, que el presidente de la Generalitat, en su enajenación transitiva, ni siquiera haya previsto tal eventualidad. Vaya, que dé por hecho que habrá combate y que hasta puede salir de él victorioso. Pero, consciente o no de sus actos, lo que en verdad está haciendo Mas es quemar las naves. O sea, despedirse a la heroica. Y, con él, cuantos le acompañan. Porque, si bien hay quien sostiene que Homs está puesto ahí para cuando el barco zozobre y su capitán salte por la borda, resulta difícil de creer. Y lo más triste es que hasta puede darse el caso de que no haya combate. Con lo necia que es esta gente, no me extrañaría lo más mínimo que baste un simple golpe de mar para que el viaje se acabe.

Necionalismos
El Olentzero y el Apalpador, los ladrones de la Navidad
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 29  Diciembre 2012

La Navidad, como todo el calendario, es un campo de batalla de las guerras ideológicas. Los revolucionarios franceses se inventaron un calendario nuevo; los bolcheviques rusos, los nacionalsocialistas alemanes y los comunistas castristas han tratado de borrar las fiestas cristianas con solsticios, equinoccios, fiestas de la cosecha... Esa tendencia a borrar las huellas cristianas y tradicionales se mantiene en nuestros tiempos con la sustitución de la Semana Santa o la Semana de Pascua por la Semana de Primavera, la eliminación de la datación antes y después de Cristo y la exigencia de montar Navidades laicas. Los nacionalistas separatistas vascos y gallegos también realizan sus campañas de manipulación en el mismo sentido. Desde hace unos años, al Olentzero bizkaitarra se ha unido la figura del Apalpador gallego, todavía más repugnante.

En mi libro Bokabulario para hablar con nazionalistas baskos definí así al Olentzero:
Viejo chalado que permanece encerrado en una chabola del bosque todo el año y sólo sale en Nochebuena. Distribuye juguetes a los niños vascos. Es compañero de Papá Noel, pero, a diferencia de éste, se ha quitado el pijama rojo. Viste harapos, va sucio, no se le conoce mujer y convive con cabras, pese a lo cual los nacionalistas le permiten acercarse a sus hijos.

Según Julio Caro Baroja, esta figura existió en algunas comarcas montañesas de Guipúzcoa y Navarra, donde, lógicamente, había carboneros de leña. Este mito ha sido adoptado y modificado por los nacionalistas para ponerlo a su servicio y seguir secularizando y desespañolizando la sociedad.
Renacido por obra de las 'ikastolas'

El bizkaitarra francés Claude Labat, uno de los promotores del Olentzero, reconoció hace años que esta figura se recuperó, a partir de 1972 (¡bajo la dictadura franquista!), en las ikastolas (Gara, 24-12-2005):

Olentzero tuvo su origen en el Bidasoa, en Bera [Vera], en Hondarribia [Fuenterrabía], Irún y Hendaya, tal vez un poco. La fiesta tuvo allí su comienzo. Después fue llevada a Ipar Euskal Herria [país vasco francés] por las ikastolas. La primera en la que se celebró el Olentzero fue en la ikastola de Arrangoitze, en 1972 creo, no me acuerdo muy bien la fecha. A partir de ahí se ha expandido por todo Ipar Euskal Herria, en todos los lugares donde había una ikastola. Es muy interesante ver cómo fue, porque son los alumnos de las ikastolas, con sus andereños [maestras], los primeros en celebrar este acontecimiento. A partir de ahí se ha propagado por todas las ciudades.

Con la ayuda de las subvenciones, se olvida de decir Labat.
Las instituciones vascas controladas por el PNV y Bildu (ayuntamientos y diputaciones) subvencionan fiestas con el Olentzero, mientras regatean ayudas a las cabalgatas de los Reyes Magos. Incluso la televisión pública EITB ha rehusado en algún año emitir las cabalgatas, como si la imagen de los Reyes Magos fuese tan insoportable para los buenos vascos como el mensaje de Navidad del rey de España.

Muchos padres sin carácter o con deseos de recibir el carné de buenos vascos visten en Nochebuena a sus retoños con blusas, alpargatas y boinas, y los unen a los desfiles (kalejiras) detrás de muñecos del Olentzero. Este mito precristiano, readaptado a la mitología nacionalista, cuenta con el apoyo del eusko-klero, al que no le importa participar en la paganización de la sociedad vasca con tal de acercarse a su Euskadi amada.
Un sobador de niños gallego

El nacionalismo gallego tiene una dependencia enfermiza de sus hermanos mayores vasco y catalán. El funcionario español José Manuel Beiras aceptó en 2004 un premio de la fundación Sabino Arana, cuando el fundador del PNV había dedicado epítetos repugnantes a los gallegos, como el siguiente (Bizkaitarra, nº 25, 24-IV-1895):

Los malos bizkainos... han degenerado hasta el punto de parecer gallegos.
Por ello, los separatistas gallegos han tratado de encontrar su Olentzero, y lo han hallado en el Apalpador. Esta figura milenaria y arraigada se conoció en fecha tan lejana como 2006, cuando una página nacionalista que defiende la asimilación del gallego al portugués publicó un artículo descubriéndolo a la humanidad.

El Apalpador es un carbonero que vive en el monte, como el Olentzero; se toca con boina y fuma en pipa, como el Olentzero; lleva regalos a los niños en Nochebuena, como el Olentzero; su nariz roja muestra su gusto por las bebidas alcohólicas, como el Olentzero... La única y siniestra diferencia es que el Apalpador entra en el dormitorio de los niños y toquetea sus barriguitas con la excusa de comprobar si están bien alimentados por sus padres. Como dice el periodista gallego Manuel Morales do Val, tras algunos personajes de reciente invención, como este, se oculta la maldad disfrazada de castañas y caramelillos.

Por desgracia, un número creciente de ciudadanos e instituciones gallegos está cayendo en la trampa nacionalista, hipnotizados por el paletismo de defender y tragarse "lo de la tierra".



Recortes de Prensa   Página Inicial