AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9 Febrero 2013

El régimen partitocrático y corrupto del 78 está muerto
LUCIO A. MUÑOZ www.gaceta.es  9 Febrero 2013

¿Cuál ha sido, desde la Transición, el principal problema que ha corrompido nuestro Estado pseudodemocrático de Derecho?

Indudablemente, el inmenso poder que el sistema constitucional español ha concedido a los partidos políticos y, derivado de ello, el funcionamiento absolutamente corrupto y antidemocrático de los mismos. (Sin olvidarnos, por supuesto, del perjuicio, a nivel, económico, social y político, que le ha supuesto a España la implantación del Estado de las Autonomías. Las comunidades autónomas han provocado la insostenibilidad económica de la Adminstración, convirtiendo, además, a los políticos regionales en caciques modernos que se han apropiado del papel protagonista que le corresponde a la sociedad civil).

Los partidos políticos han creado, a su imagen y semejanza, un mega Estado intervencionista que ha distorsionado la economía española, provocando con ello que el desarrollo empresarial y el entorno de los negocios dependa, en gran medida, del poder político.

Del mismo modo, los partidos han politizado las instituciones públicas, de hecho, la Administración se ha convertido en un apéndice de estos. (La Justicia constituye el máximo exponente de esta politización).

Igualmente, las antiguas cajas de ahorros (la mitad del sistema financiero español), a causa de la politización de las mismas, han sido expoliadas y quebradas por miembros, entre otros, de los dos grandes partidos políticos españoles.

La financiación (opaca) de los partidos políticos procede, en parte y vía generosas subvenciones públicas, de los impuestos de los españoles. ¿Desean los ciudadanos, asfixiados por una injusta y confiscatoria presión fiscal, seguir financiando con sus impuestos a los partidos políticos?

En definitiva, los partidos políticos han ejercido un férreo control sobre la sociedad española, transformando un proyecto de sistema democrático en una auténtica dictadura partitocrática. (O en una partitobancacracia, puesto que el nexo de unión y el grado de dependencia existente entre el Estado, los partidos y la banca ha resultado crucial en el camino que ha conducido a España a la quiebra).
La partitocracia, por tanto, ha permitido, durante más de tres décadas, que la estabilidad (y la protección) de los partidos políticos prime sobre la de España y los españoles. En otras palabras, los partidos políticos han secuestrado a la democracia.

El régimen partitocrático y corrupto del 78, fundamentado en el descomunal poder de los partidos políticos, ha muerto, en consecuencia, el problema de España es de origen político. A esta conclusión están llegando millones de españoles que están comprobando como la corrupción política ha invadido a todas nuestras instituciones públicas. La grave crisis económica, provocada por la corrupción y el despilfarro del dinero público por parte de una casta política parasitaria y corrupta (que también cuenta con honrosas excepciones), está marcando el final de una etapa.

Sin embargo, la inmovilidad de los partidos y el miedo de la casta a perder poder impide la regeneración democrática que necesita España y demanda la sociedad.

El proceso de transformación del sistema político corrupto que actualmente tiene España en una verdadera democracia se desarrollará con éxito si la sociedad civil consigue ganar el pulso a la casta política (que pretende mantener el sistema tal como está para seguir enriqueciéndose y poder continuar disfrutando de unos inmorales e inmerecidos privilegios a costa de empobrecer cada vez más a los ciudadanos).

Los españoles están pidiendo a gritos una reforma de la constitución y, por tanto, un nuevo planteamiento legislativo en lo referente a las reglas del juego democrático. El modelo de Estado autonómico, la actual ley electoral, el funcionamiento antidemocrático de los partidos y la politización de la Justicia son los pilares sobre los que se ha asentado la corrupción política.

España tiene que abrirse a una democracia real en la que el poder lo ostente la ciudadanía y no los partidos políticos. La sociedad civil española, de forma madura y pacífica, debe indicar el camino a seguir. ¿A qué estamos esperando?

Lucio A. Muñoz.
Socio director de Eurogroup Human Resources.

Banderas de corrupción
Editorial www.gaceta.es  9 Febrero 2013

La saturación produce hartazgo, el hartazgo hastío y el hastío un olvido del que se van a beneficiar precisamente quienes más han pervertido la función pública.

Además de la clase política, la corrupción ha inundado las noticias y las tertulias en una cantidad que muy probablemente acabe saturando al ciudadano. Resulta difícil formar juicios sólidos cuando unos escándalos se van superponiendo a otros, aún no explicados, y se extiende por igual –por todos los partidos y gran parte de las instituciones– la sombra pringosa de la sospecha.

La saturación produce hartazgo, el hartazgo hastío y el hastío un olvido del que se van a beneficiar precisamente quienes más han pervertido la función pública. Antes de que el ventilador de la corrupción se pusiera a funcionar en modo turbo, las atención se centraba en la clase dirigente catalana, y más concretamente en el llamativo enriquecimiento de la familia Pujol. Curiosamente, muchos de los medios de comunicación que consideraban insidias los indicios de corrupción que se acumulaba contra los Pujol, se han apresurado a publicar papeles huérfanos de autoría que implican al mismísimo presidente de Gobierno. Y esas noticias son las que han camuflado el estallido del oasis catalán, que ha resultado ser un auténtico pozo de corruptelas.

A pesar del ruido y la furia que pueda distraer a la opinión pública momentáneamente, la familia Pujol tendrá que acabar explicando todas las incógnitas que rodean su entramado empresarial y financiero, y ofrecer una respuesta creíble a las graves acusaciones que ya constan en los juzgados. Pero, además, la sociedad española deberá sacar conclusiones sobre la acumulación de poder de la que han gozado determinadas minorías territoriales. Cuando un partido acumula un continuado poder autonómico, ha conseguido extender su control a casi todas las instituciones del territorio, desde los medios de comunicación hasta los tribunales superiores, pasando por las cajas de ahorro. Esta situación se ha agravado en Cataluña hasta extremos caricaturescos, en los que la familia Pujol ha conseguido que el adjetivo más vinculado a Cataluña haya mutado de cosmopolita a bananero.

El escándalo de las ITV, el caso Palau, las denuncias sobre sórdidas evasiones de capital, todo el sospechoso universo Pujol ha sido posible, únicamente porque cualquier denuncia se recibía como el ataque a una nación o a la provinciana dinastía que ha pretendido encarnarla. El monipodio catalán no puede entenderse sin la contaminación del nacionalismo, porque nada nunca ha resultado más efectivo que una bandera para esconder las corruptelas de una clase dirigente.

CONTRA LA RESIGNACIÓN
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR. ABC   9 Febrero 2013

NUESTRA literatura regeneracionista se escandalizaba hace un siglo por algo que, al parecer, estamos condenados a repetir, como si nuestra historia no consistiera en un trayecto hacia el porvenir, sino en un tedioso cautiverio que nos hace caminar en el círculo cerrado de la fatalidad histórica. Por mucho que pretendieran verlo así aquellos generosos y algo ingenuos españoles que se asomaban a nuestra decadencia, a nuestro atraso científico o a nuestra incapacidad para organizar una democracia moderna, lo que nos aquejaba no era una oscura deficiencia de carácter ni, desde luego, una parálisis para trabajar al unísono. Resultaba, por entonces, demasiado sencillo y demasiado doloroso considerar que los españoles no podíamos resolver nuestra radical diferencia respecto de los países civilizados y teníamos que asumir nuestro sino fratricida de habitantes del solar de Caín y Abel, de las guerras civiles y del antagonismo ideológico permanente. Como los héroes de una tragedia griega, como esos dos individuos que pintó Goya, enterrados hasta las rodillas y matándose a garrotazos.

La angustia de los hombres de la generación del 98 y del 14, cuya envergadura moral e intelectual aún nos conmueve, denunció la distancia entre la España real y la oficial, que ahora todavía ofrece signos tan alarmantes de desprestigio institucional, de debilidad de nuestra clase política y de abdicación de los intelectuales. A los políticos, aguijoneados por el pensamiento crítico, les corresponde el esfuerzo por recuperar la trama de confianza que debe unir a una nación y a quienes la representan. A ellos atañe forjar la sensación de que todos militamos en un proyecto común. A ellos incumbe la conversión de una amalgama de individuos en verdaderos ciudadanos. En ellos debe cobrar forma un liderazgo ético, en disposición de señalar el rumbo de la empresa nacional y la honestidad de una legítima representación de sus aspiraciones.

Los regeneracionistas del 98 nunca se refirieron a la ausencia de nación, sino a la incapacidad del pueblo y de sus dirigentes para constituirse en Estado. La falsedad de España no consistía en su esencia, sino en su representación. No se trataba de un proyecto histórico trivial y caprichoso, sino de una necesidad colectiva que no lograba encontrar el cauce preciso y justo de su irrupción en la historia como verdadera nación, vertebrada en la conciencia de sus ciudadanos y constituida en instituciones legítimas y respetadas. No era uno de esos Estados formados apresuradamente en una mesa de negociaciones, trazando sus fronteras con la bulimia moral y la astucia política de mercaderes diplomáticos, sino un empeño común reconocible en las palabras y en los actos de generaciones de españoles que así se habían considerado desde los inicios de la modernidad y el humanismo.

Para aquellos escritores el patriotismo era el primer espacio de responsabilidad ante el propio pueblo, la primera pasión por hacer que los españoles disfrutaran de las condiciones de bienestar y cohesión social que había de proporcionales el adecuado encaje entre Estado y nación, entre libertad y sociedad, entre tradición y progreso. Nada tuvo aquel esfuerzo de definición de una idea nueva de España, de descubrimiento de soberanías de laboratorio o de miserable aprovechamiento de una crisis económica devastadora para poner en duda la nación. Hubo razones pero también emociones que se radicalizaron cuando los españoles prefirieron sus diferencias a sus semejanzas, cuando confundieron la quiebra del Estado con la destrucción de la nación o pensaron que un pueblo adquiere la conciencia nacional sometiéndola a la ortopedia de instituciones que no lo representan.

La nuestra es una historia que va recorriendo ciclos de tres o cuatro décadas en el empeño de negarse o impugnarse, con desgraciados paréntesis políticos, sociales y culturales que parecen copiar el ritmo de incubación y desarrollo de una enfermedad crónica y que nos han ido construyendo como una excepción a la regla de la Europa moderna desde la primera de nuestras guerras civiles del siglo XIX. La metáfora biológica, de tanto éxito en los escritores de finales del XIX, resulta desdichada, al hacer de esta nuestra nación voluntariosa y sana un organismo defectuoso, para el que siempre se han pensado remedios de cirugía mayor, en lugar de los más adecuados recursos del rigor político y la organización colectiva de nuestros derechos. Somos españoles libres y, por tanto, responsables de nuestra existencia y posibilidad como nación. Y no vamos a dejar que algunos aprendices de cirujanos de hierro pretendan someternos a su vocación hospitalaria, haciéndonos creer que el guerra-civilismo está incrustado inexorablemente en los ijares del pueblo.

España no puede ser de nuevo una excepción, aunque algunos se empeñen en proporcionar a nuestros colegas europeos determinados espectáculos que pueden hacer que no se nos tome demasiado en serio. Los últimos cuarenta años no han sido un nuevo paréntesis, sino el punto en que decidimos y pudimos resolver definitivamente nuestra consistencia nacional. Quisimos dar a la nación un Estado, pero nunca pretendimos que ésta fuera sustituida por un Estado artificioso. Desde la dureza de aquella historia española, henchida de frustraciones, descubrimos la posibilidad de ser al mismo tiempo realistas y soñadores, pragmáticos e idealistas. La transición no abrió un nuevo paréntesis, sino que cerró para siempre nuestra extraña condición en el concierto de las naciones.

Hace cuarenta años, dejamos de ser esa excepción que alimentaba el júbilo de los viajeros, la curiosidad de los antropólogos y la severa angustia de los intelectuales. Éramos lo que, en realidad, continuamos siendo, a pesar del impulso estético con que se nos quiere devolver a la vejatoria condición de un circo de variedades, y a pesar del fervor contable con el que algunos quieren indicarnos que España es una sociedad anónima de la que pueden marcharse algunos accionistas cuando la economía nacional cotiza a la baja. Los patriotas, los demócratas de España, preferimos la vida a la bolsa. Nosotros preferimos enfrentarnos al desafío de la historia en lugar de venderle el alma al diablo de la crisis. Nosotros haremos que esta nación se gane su derecho a continuar siendo normal. Hay momentos en que un país, puesto en permanente estado de excepción por quienes desearían destruirlo, debe recordar que una nación es la idea en la que se realiza, los valores en los que se justifica, la voluntad de ser en la que el tiempo se convierte en historia. La nación española ya no puede verse como una sucesión de ciclos trágicos, independientes de la decisión de los ciudadanos y sujetos a la malevolencia de una oscura fatalidad. Es, por el contrario, una afirmación de la existencia colectiva levantada sobre el impulso de la libertad, decidida con la fuerza de nuestra convicción, insumisa frente a la pesadumbre del destino, ajena a los mitos de nuestro carácter ingobernable y a la falsedad de nuestra incompetencia para existir como ciudadanos libres, inspiradores de sus principios, fabricantes de sus derechos, arquitectos de su constitución.

Rajoy “ataca” a Mas para tapar a Bárcenas
Pablo Sebastián www.republica.com  9 Febrero 2013

El presidente Rajoy, el amigo de Bárcenas y el escudo de Mato, regresa a Madrid mas contento que unas Pascuas porque dice haber conseguido en Bruselas que España, hasta 2020, se beneficie del Presupuesto europeo y no sea contribuyente neto. Además nuestro país parece haber logrado, o está en ello, una parte notoria de las ayudas al paro de los jóvenes. Sin duda dos buenas noticias pero tampoco para echar las campanas al vuelo, aunque en la Moncloa están necesitado de un intenso repicar, visto el cúmulo de problemas que acusan al Gobierno y al PP, en paro, secesionismo catalán y corrupción.

Y dice la vicepresidenta Sáenz de Santamaría que la ministra Mato no debe dimitir porque no hay una acción judicial en curso contra ella, como si la responsabilidad política tuviera algo que ver con la judicial. Máxime cuando a la vista están sus mentiras y su regalos recibidos de la trama Gurtel, sean o no delitos o esté o no imputada por ellos, porque los datos y los indicios son flagrantes y los españoles no están para soportar en el Gobierno de España nadie bajo sospecha, o con indicios claros y fehacientes como es el caso. O sea, o la ministra se va, o la cesan, o todo el Gobierno estará marcado por la corrupción. Y bastante tiene ya este gabinete con el caso Bárcenas que pende, cual espada de Damocles, sobre la cabeza de Rajoy, para que encima se pavonee con la presencia de la ministra Mato, a la que Rajoy está convirtiendo en su escudo y a la vez en un lastre muy difícil de soportar.

Luego tenemos el caso catalán en el que, al parecer y por fin, Rajoy moverá ficha porque un poco de “patriotismo” le conviene ahora para ocultar su complicada situación política y moral por el caso Bárcernas. Pues bien, a buenas horas descubre la Abogacía del Estado -aunque nunca es tarde- que el texto de la declaración soberanista aprobado por el Parlamento catalán es inconstitucional y por lo tanto puede y debe ser recurrido por el Gobierno al Tribunal Constitucional. No hacía falta, ni ser abogado de a pie, para llegar a esa conclusión. Lo que hacía falta era la voluntad política, que casi nunca tiene Rajoy, para hacer frente a la locura catalana. Y ahora,por fin, da la impresión que el Gobierno con el presidente al frente, dará un paso contra los desafíos de Artur Mas porque Rajoy, el Gobierno y el PP están necesitados de apoyo popular y de que una nueva tensión política como la que despertará el recurso del Gobierno en el TC en Cataluña que sustituirá a la del caso Bárcenas que tiene acorralado a Rajoy.

O sea, se avecina tensión con el gobierno secesionista de Artur Mas para tapar desde Madrid los casos de corrupción del PP. A la vez se inflan los logros de los acuerdos de la UE, y mientras estamos a la espera del presidente del BCE, Mario Draghi, que llegará la próxima semana a Madrid con “buenas” noticias para España, el Gobierno prepara un contra ataque de opinión pública y muchos papeles de presunta “transparencia” en el PP en pos de recuperar el resuello y algo de “normalidad” pero sin someterse a la verdadera prueba de fuego de la transparencia: el parlamento y la prensa. Dos controles que Rajoy no quiere ni ver.

RAJOY SE PLANTA
El "comando Mas" dejará de chulear a España por las buenas o las malas
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com  9 Febrero 2013

El Gobierno recurrirá ante el Tribunal Constitucional su declaración soberanista. Porque los catalanes ya son soberanos: son parte de la nación española, única e indivisible.

Desde la convocatoria electoral catalana, el Gobierno de Mariano Rajoy ha hecho múltiples esfuerzos por evitar un enfrentamiento político y jurídico con la Generalitat. Con una mayoría inestable y menor que la esperada, Artur Mas sacó adelante en el Parlament el 23 de enero una declaración soberanista que incluye un proyecto explícito de convocar un referéndum sobre la autodeterminación (o la independencia) dentro de esta legislatura.

Rajoy y el PP siempre han sabido que ese camino es un engaño, pero han intentado hacer ver con moderación a los nacionalistas catalanes que los verdaderos problemas de toda España hoy tienen mucho más que ver con el paro y la crisis. Mas se ha cerrado en banda, y ha llegado el momento en que Rajoy se ha plantado.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, comunicó tras el Consejo de Ministros de este viernes que el informe pedido por Alberto Ruiz Gallardón a la Abogacía del Estado sobre la declaración de soberanía catalanista da múltiples razones para presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la norma nacionalista. En breve, el Consejo de Estado enviará al Gobierno otro informe sobre el asunto.

Ambos informes, el que se conoce ahora y previsiblemente el que elabore el Consejo de Estado, parten de un hecho evidente: si el artículo 1 de la Constitución de 1978 reconoce que la soberanía reside en el pueblo español, y sobre ese hecho se construye todo el sistema legal vigente, no hay cabida imaginable para otra soberanía. No cabe imaginar una soberanía superior (como sería una hipotética soberanía regia, que nadie reclama hoy y menos en estas circunstancias), ni una soberanía inferior (como sería la de una parte del pueblo español, escindida del conjunto de la nación).

Rajoy lo ha intentado por las buenas y con acercamientos de todo tipo. Mas ha rechazado ese intento, y persevera junto a sus aliados republicanos y con el apoyo de no pocos socialistas en la idea de afirmar la soberanía propia y distinta de Cataluña, en el camino de la autodeterminación. Su meta es crear un Estado soberano sobre una nación catalana independiente, fuera de España. Y eso no puede ser. Si los actuales gobernantes catalanes no aceptan la evidencia intelectual, Rajoy se planta y sigue a la Abogacía del Estado recurriendo la legislación regional separatista porque es "de naturaleza inconstitucional".

El presidente del Gobierno hace lo correcto y en el orden adecuado. Primero ha explicado pacientemente, en público y en privado, que ese camino no lleva a ninguna parte. Ahora busca una confirmación legal inapelable de que no hay más soberanía que la de la única nación española. Si después de eso Mas persevera, no le faltan a Mariano Rajoy los medios jurídicos, institucionales y materiales para conservar completa e impoluta la soberanía reconocida en la Constitución.

Conviene recordar algo que a menudo se olvida. La Constitución se fundamenta en la soberanía indivisible de un solo pueblo en una sola nación, España. No crea ni el pueblo ni la nación, que por eso mismo no deben su existencia a la Carta Magna de 1978 sino que son anteriores a ella. Puede incluso modificarse la Constitución, pero no en este aspecto basilar que es la unidad e indivisibilidad de la Patria común de todos los españoles.

Cataluña ya tiene soberanía. Los catalanes son plenamente soberanos, como parte de la nación española. Y no lo son porque lo digan unas instituciones, ni lo dejan de ser porque otras lo nieguen; tampoco depende de la coyuntura económica y social. Esas instituciones durarán unas décadas o unos siglos, seremos más o menos pobres, pero España permanecerá y Cataluña como parte esencial de ella.

Penúltima ocurrencia de Mas
juan carlos girauta ABC Cataluña  9 Febrero 2013

DEL mismo modo que existe una sordera emocional, que otros llaman falta de empatía, hay una sordera social. A los altos responsables políticos les afecta la primera con mayor incidencia que al resto de la población, según recientes estudios. Debe ir con la profesión la capacidad para aislarse de concretos problemas ajenos. Del mismo modo, el político de verdad (descuento diputados de a pie, gentes de diputaciones y demás guarnición) debe poseer un agudo sentido de los problemas genéricos, de lo social, un «oído» especial que le permita anticiparse en la formulación de las preocupaciones de la sociedad y en el efecto de las distintas medidas posibles de solución.

Artur Mas es un caso claro de sordera social, handicap terrible dado su cargo, dada su precaria sujeción a él y, sobre todo, dados los elementos que están a punto de desatar la tormenta perfecta. El president sólo oye los gritos muy fuertes, como el de la última Diada, y mientras se impresiona y hasta se trastorna con el berrido, olvida que es a él y a su partido, a sus medios públicos y a sus medios subvencionados, a quien se debe la brutal amplificación de las consignas y la grosera multiplicación de las cifras. Ahora vuelve a mal entender lo que se cuece, no ya en la percepción de las voces del pueblo, hernandiano concepto, sino en la anticipación de las reacción sociales a sus propuestas de solución.

Es el caso de la pintoresca cumbre anticorrupción. Aunque se hubiera organizado con las mejores intenciones, constituye un error de bulto, al abundar en un mal perfectamente detectado por los generadores de opinión y ampliamente asimilado por sus lectores, espectadores y oyentes: la falta de una división de poderes real, la sensación de conchabe en el poder, el «todos son iguales». No es extraña la incomodidad con que el presidente del TSJC acudió a la desafortunada escenificación. El montaje teatral comunicó lo contrario de lo que se proponía.

Gurtell: La "otra" herencia de Rajoy
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  9 Febrero 2013

El tal Barcenas, o su socias, o su amigo-abogado, o el otro o el de la moto, pero en cualquier caso de la misma olla podrida de la familia “gurteliana”, llevan dirigiendo dos semanas todos los medios de comunicación, televisión, prensa, radio y redes, de España y parte del extranjero. Ellos “deciden” las portadas, seleccionan los titulares y señalan la pista por la que corremos como locos cámara en ristre y grabadora en mano. Son el dedo que señala cuando en la realidad son los dedos de la Justicia quienes les tienen señalados a él y a ellos. Ahora nos tienen entusiasmados sobre si el plato fabricado, la prueba guisada, emplatada, anunciada, pregonada, adornada y luego servida en raciones por cada una de las mesas se debe al Chef o es obra de algún pinche de su cocina. Quien ha preparado el “pisto”, que has sido tú, que yo no he sido, que lo he visto, que no es mío. Este es culebrón al que vivimos entregados sin querer caer en la cuenta que lo esencial no es quien haya estado en los fogones y cual ha sido el papel encomendado, cocinero, chef, maitre o camarero, sino que la vianda huele que atufa a comida adulterada. Acaba por maliciarse uno que el juego es una trampa y el objetivo de negar la autoría, es que luego, si se demuestra que es de su mano, pase por bueno lo que es una bazofia preopinada, a base de medias verdades y mentiras enteras.

Se empieza uno a hartar uno de que los “malos” estén dirigiendo la película y marcándonos las secuencias y los planos. Porque resulta que quienes han de ser señalados de una vez y en el banquillo son ellos mismos y la vista es a sus vergüenzas a donde a de volverse de principio y de entrada.

Porque esto ha salido cuando el Gutell adormecido despertó por Suiza gritando que Barcenas tenía por una de las cuentas, ahora han salido otras, la friolera de 22 millones de euros. Y antes de que nos empezáramos a preguntar de quien son, de donde han salido y por donde se han trincado lo que sucedió es que salieron chorros de mierda por todos los lados de presuntos “sobres negros” que afectaban hasta al propio presidente de la Nación española.

La Justicia, por fortuna, aunque lenta de algo nos está valiendo y está llevando de nuevo el burro a la linde. Y la linde es que son los de la Gurtell, los pajarracos y sus cómplices políticos, asentados por PP en consejerías, ayuntamientos y sedes, quienes hicieron un inmenso negocio con el que se forraron y con el que corrompían todo lo que tocaban. Que Barcenas era el jefe es una posibilidad o que les hacía pasar por las horcas caudinas y darle su parte es otra y si parte de la parte acaba en las arcas del propio partido es lo que debe de esclarecerse y juzgarse y esa el la hoguera y donde arde la lumbre que quema. Porque que en la Gurtel había una mafia de apandadores es bien sabido, que de ella se beneficiaban gentes con cargos y carnes del PP parece bien claro, que amen de todo ello parte de los dineros financiara al partido es algo muy grave que habrá de determinarse.

Esa es la “otra” herencia de Rajoy, otra deuda con la sociedad que tendrá que afrontar y de esta ya no puede echar la culpa a Zapatero. La “Herencia Gurtel” es tan devastadora como la que ZP le dejo. Pero esta es de los propios, de los suyos. Y o los sabe extirpar de la familia, amen de pagar como organización las culpas a las que haya lugar, o le puede y de hecho le está haciendo, hacer tanto daño o mas que la primera.

Pero no deja de resultar sorprendente que la avalancha se lance contra quienes precisamente fueron quienes a su entrada en la dirección del partido al menos largaron de la sede central de Genova a la cuadrilla que por allí campaba a sus anchas y tenía tal rango que paseó sus galas y gominas por la boda con fastos cuasi reales de la hija de Aznar en El Escorial. Allí estuvieron todos y resulta alucinante que el viejo Ansón salga clamando por la vuelta de quien los agasajaba. Como que la lideresa madrileña, presuntamente retirada de primera línea pero que agita que no veas bandas y banquillos, y en cuya comunidad, junto con la valenciana, anduvieron largos años refugiados, se ofrezca como piedra de toque regenerativo. Algo en esto suena a que los corruptos pillados con las manos en la masa se vengan de quienes la separaron de ella y que a río revuelto, quienes siempre han cuestionado liderazgo, pretendan sacar provecho del asunto. Y está sonando mucho ese río y son ya muy conocidos los remeros.

Todo ello, tanto fuera como dentro, tendrá su desenlace y alguna careta se ha caído ya para siempre y para todo. Rajoy y Cospedal, la caza mayor que buscaban cobrar y que me da que se les ha ido del cerco, habrán tomado, que remedio, más que buena nota, de quien eran las rehalas y quienes los monteros que cercaron la “mancha” y situaron las “armadas”.

Lo triste es que en vez de esta inmensa humareda que nos ha acabado de enturbiar los ojos y ennegrecido aun mas el horizonte, en lo que debiéramos estar era en muy diferente cosas. Era en ver si salimos de una vez de esta, si le empezamos a poner una puya al morlaco del paro, si hay alguna manera de crecer y de recuperar el resuello. Y quizás es que sea eso, que sea ahora cuando algunos s quieren ver algo de luz por primavera es cuando se concitan todos los demonios. Antes de que se consiga salir del túnel acabar con ellos aunque el túnel se derrumbe sobre todos.

PD. Periodista Digital. La situación que se encuentra Ana Mato es insostenible por mucho que la compadezcan sus compañeros. No es, ni estética ni éticamente, presentable. Como no lo es que su ex marido, de “esta manera” y hasta ¿ayer? Sin separación de gananciales, siga trabajando en Genova 13, aunque no vaya. No puede entenderse y no se entiende que no lo hayan puesto de patitas en calle aunque les declaren improcedente el despido.

Obtuvo ayudas públicas por 120 millones en plena crisis
El PP recibió 35,5 millones de euros más que Cáritas en subvenciones públicas en 2011
Las subvenciones para los 'populares' se dispararon en 65, 5 millones de euros apenas de un año a otro
Antonio José Chinchetru / Roberto Marbán. Periodista Digital  9 Febrero 2013

El Partido Popular, bajo la sospecha de la corrupción por el caso Bárcenas, se ha visto obligado a publicar en su sitio web sus cuentas anuales correspondientes al periodo comprendido entre 2008 y 2011, las últimas disponibles.

Se trata de un ejercicio de transparencia que no suele practicar la formación de Mariano Rajoy. Periodista Digital ha querido comprobar esta información con la equivalente a la de Cáritas, una ONG que está ayudando a cientos de miles de españoles a través de sus comedores y otras iniciativa.

El resultado es demoledor: el PP recibió durante 2011, en plena crisis económica bajo el Gobierno Zapatero, más de 120 millones de euros en ayudas públicas, 35,5 millones de euros más que Cáritas.

No sólo eso, mientras que las subvenciones destinadas a dicha organización se redujeron levemente de 2010 al año siguiente, en el caso de la formación de Rajoy se dispararon.

PD no ha podido incluir en su comparativa al PSOE, puesto que no ha encontrado la información correspondiente en su sitio web.

En el ejercicio 2011, los ingresos totales del PP sumaron 135.585.225,57 euros. La mayor parte de este dinero procedía de fondos públicos.

Las subvenciones sumaron 120.029.300,51 euros, de las que 49.297.856,61 euros corresponden a ayudas para campañas electorales y el resto, 70.731.440,90 euros a "otras subvenciones".

Frente a esto, los fondos públicos obtenidos ese mismo año por Cáritas fueron sensiblemente inferiores: 84.489.733 euros (incluyendo 4 millones otorgados por la UE). La diferencia es de 35.539.567,51 euros.

Cuando se observan las aportaciones privadas, el resultado es el contrario. Mientras que Cáritas recibió de particulares y empresas 166.207.742 euros (un 66,30% de sus ingresos), el PP recibió por cuotas de afiliados 12.303.879,35 millones de euros y otros 2.145.070,55 euros por donaciones. En total, 14.448.949,90 euros por aportaciones voluntarias de ciudadanos.

En 2010, el PP había recibido en subvenciones 70.139.198,70 euros, frente a los 86.916.739 millones de euros en ayudas públicas que ingresó por ayudas públicas Cáritas.

De esta manera, mientras que de esa año a 2011 las subvenciones para el Partido Popular se incrementaron en casi 65,5 millones de euros, las destinadas la ONG se redujeron en casi 2,43 millones de euros. Los recortes, que duda cabe, afectaron una organización que alimenta cada día a miles de ciudadanos. Pero no llegaron a los partidos políticos.

Top secret: El tribunal de cuentas politizado y con pocos vocales de prestigio
No se sabe para qué sirve pero sus consejeros cobran un mínimo de 112.560 euros anuales
Tribunal de Cuentas: 53 millones anuales en sueldos para mirar para otro lado

Los políticos lo utilizan para colocar a parientes y amigos: Aznar puso allí a su hermano
Antonio José Chinchetru. Periodista Digital  9 Febrero 2013

Dice el refrán español que 'las cosas de palacio van despacio'. Más lentos aún parecen los asuntos que pasan por las manos del Tribunal de Cuentas, una carísima institución que no ha mostrado eficacia alguna a la hora de cumplir con su función de fiscalizar los partidos políticos.

Mientras los escándalos de corrupción en el seno de las principales formaciones partidos no dejan de aparecer en los medios de comunicación ni llegar a los juzgados, el Tribunal de Cuentas no da muestras de una gran capacidad indagadora en esa materia, y mucho menos de velocidad. En febrero de 2013 todavía está pendiente la elaboración del informe correspondiente a 2008 y a los años posteriores.

A pesar de su falta de eficacia, el Tribunal de Cuentas resulta muy caro para el bolsillo de los contribuyentes. Su presupuesto total ha sufrido un ligero recorte en el último ejercicio, al pasar de 62,216 millones de euros en 2012 a 61,335 millones en 2013. Pero eso no ha afectado a los gastos de personal, que han aumentado de 52,904 millones a 53,115 millones.

MÁS DE 112.000 EUROS POR CONSEJERO
En esta partida entran tanto las retribuciones de los 12 consejeros, que conforman junto con el fiscal General de la institución el Pleno de la misa, como las de los trabajadores del mismo. Estos se dividen en tres grupos. A finales de 2011, que son los últimos datos públicos disponibles, tenía 601 funcionarios, 169 contratados como personal laboral y 31 miembros del denominado 'personal eventual'. Estos últimos son los cargos 'de confianza o de asesoramiento especial a altos cargos'.

Los sueldos más altos corresponden a los consejeros de Cuentas y al presidente del Tribunal. Según se recoge en los Presupuestos Generales (PGE) del Estado de 2013, les corresponde a todos ellos un sueldo anual de 112.578,34 euros en 14 pagas anuales.

El fiscal general cobra 26.069,96 euros de sueldo anual, a los que se le suman otros 80.853 euros en concepto de 'otras remuneraciones'. En total, los PGE de 2013 recogen para este fiscal una retribución de 106.922,26 euros. El secretario general de la institución tiene una remuneración anual de 96.921,72 euros anuales, también en 14 pagas.

Las cantidades finales cobradas por todos ellos pueden ser aún mayores. Las retribuciones se incrementan por antigüedad de los interesados según decida del propio Pleno y pueden llegar a ser aún mayores si se trata de personas que son o han sido funcionarios y a los que se les reconoce trienios.

Todos los consejeros cuentan con un coche oficial con conductor a su disposición. La única excepción es María Antonia Lozano Álvares, propuesta por el PSOE tras alcanzar un acuerdo con Izquierda Unida.

A LA MEDIDA DE LOS PARTIDOS
A pesar de que el Tribunal de Cuentas tiene entre sus funciones, o precisamente por eso, controlar las cuentas de las instituciones públicas y los partidos, la elección de los consejeros está totalmente politizada. Seis de ellos son elegidos por el Congreso de los Diputados, mientras que los otros seis son elegidos por el Senado.

De hecho, tan sólo los dos grupos parlamentarios mayoritarios, el popular y socialista, tienen voz a la hora de proponer los nombres de los miembros del Tribunal. En la actualidad siete de ellos lo son a propuesta del PP y cinco a propuesta del PSOE, si bien una de estos últimos fue presentada por los socialistas tras alcanzar un acuerdo con IU.

POCO PERSONAL PARA FISCALIZAR A LOS PARTIDOS
Periodista Digital ha preguntado al gabinete de prensa del Tribunal de Cuentas el motivo por el qué todavía no están disponible el informe de las cuentas de los partidos políticos en 2008, así como los correspondientes a los siguientes años. Han explicado que el departamento encargado de elaborar dichos informes dispone de muy poco personal. De hecho, según ha explicado, recientemente se ha ampliado su plantilla de 12 a 26 personas. Además, esos mismos trabajadores son los encargados de la fiscalización de las campañas electorales.

Esta última función, según han explicado, tiene fijado por ley unos plazos que se deben cumplir. Así que, cuando hay elecciones la fiscalización de los partidos políticos se paraliza para poder hacer la de las campañas electorales, de manera que retrasa los informes relativos a las formaciones políticos.

ALTOS CARGOS Y FAMILIARES DE POLÍTICOS
Si el método de elección de los miembros del Tribunal ya deja en evidencia su politización, la identidad de algunos de ellos lo demuestra en un grado aún mayor. Así, entre los consejeros de Cuentas figuran una ex ministra popular, un ex senador y ex diputado autonómico del PSC, un antiguo diputado de la extinta UCD, una ex presidenta de una ONG socialista, la hija de un concejal del PSOE y un hermano de José María Aznar. Son estos:

Ramón Álvarez de Miranda (nombrado a propuesta del PP y presidente del Pleno): Diputado de UCD entre 1975 y 1982.
Enriqueta Chicano Jávela (a propuesta del PSOE): Ex presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas y ex miembro del comité coordinador federal de la Organización Sectorial de Participación Ciudadana del PSOE.
Lluis Armet i Coma (a propuesta del PSOE): Diputado del Parlamento catalán desde 1980 y durante seis legislaturas y senador del PSC entre 1995 y 2001. También fue primer teniente de alcalde de Barcelona.
Manuel Aznar López (a propuesta del PP): Hermano del ex presidente del Gobierno José María Aznar.
Margarita Mariscal de Gante y Mirón (a propuesta del PP): Ministra de Justicia del primer Gobierno de Aznar (1996 a 2000).
Maria Dolores Genaro Moya (a propuesta del PSOE): Profesora de la Universidad de Granada hija de un antiguo concejal del PSOE en Baza (Granada).

CONSULTE EL NOMBRE DE TODOS LOS MIEMBROS
RESTRICCIONES A LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN
El Tribunal de Cuentas, un organismo cuya función debería ser vigilar por una mayor transparencia en la cosa pública no da ejemplo en esta materia. Así, la advertencia legal de su sitio web impone fuertes restricciones al libre uso de las informaciones en él contenidos siempre que no sea para su mera reproducción.

De esta manera, avisa que para la "elaboración propia de materiales" a partir de la información que ofrece dicho sitio de Internet se ha de pedir y obtener autorización por escrito del presidente del Tribunal de Cuentas. Añade que en la solicitud de permiso ha de constar de forma expresa:

La ausencia de ánimo de lucro de los materiales a realizar.
La enumeración detallada de los materiales de la Web requeridos.
La finalidad, destinatarios y formato (soporte electrónico, papel, etc.) del producto a realizar.
En el caso de que la finalidad dé lugar a una publicación con soporte físico deberá expresarse el compromiso de remitir un ejemplar de esta publicación al Tribunal de Cuentas.

Desde el gabinete de prensa de la institución han explicado que dicha 'advertencia legal' en la práctica no funciona, que constantemente se elaboran todo tipo de contenidos con informaciones extraídas de la web sin perdir permiso y sin que pase nada por ello.

"ES DIFÍCIL ENCONTRAR UN PAÍS COMO ESPAÑA CON TANTO DESPRECIO HACIA SUS POTENCIALIDADES"
"La política sin ética es ilegítima"
Virginia Ródenas El Confidencial  9 Febrero 2013

EXPLORADORA DEL SER HUMANO
Cortina (Valencia, 1947), catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia, dirige la Fundación Étnor para la Ética de los Negocios y de las Organizaciones. Su Ética de la razón cordial ganó el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos 2007 y en 2008 fue la primera mujer en ingresar en la Academia de Ciencias Morales y Políticas. Su última obra es Neuroética y neuropolítica. Las bases cerebrales de la educación moral (Tecnos, 2011). Su gran propuesta: una ética capaz de aunar inteligencia, sentimientos y coraje, donde la compasión haga latir la justicia

-La corrupción parece haberse infiltrado en el alma de España. ¿Su diagnóstico?
-No tenemos ningún sentido de lo que nos debemos unos a otros. La gente se pregunta “si puedo, ¿por qué no?”.

-"El dinero público no es de nadie" (Carmen Calvo, ministra de Cultura, mayo 2004). ¿El síntoma del desastre?
-La causa del desastre. En otros países se cuida lo público con esmero, porque es de todos. En España se viene diciendo que lo que es de todos no es de nadie desde años sin cuento.

-Lo que no es de nadie es el patrimonio de la corrupción que afecta tanto a derechas como a izquierdas, ¿o hay ideologías más proclives?
-No. El problema no es de ideologías, sino de personas concretas, de determinadas tramas, de malos hábitos, de costumbres. Los males y los bienes suelen tener nombres y apellidos, no es cosa de ideologías políticas.

-¿La última idiotez que ha escuchado?
-Que lo bueno para una comunidad, situada en un Estado democrático, es independizarse de él. Como si no viviéramos en tiempos en que la interdependencia es vital. Habría que instituir un Día de la Interdependencia tanto para España como para la Unión Europea y tratar de llevarla a cabo.

-¿Ética y política (o cosa pública) son incompatibles?
-Todo lo contrario: se necesitan mutuamente. La ética sin proyección pública queda en escapismo, y la política sin ética es ilegítima.

-Y eso que la palabra ética nunca estuvo tanto en nuestra boca: que si ética de las finanzas, ética empresarial, ética de los negocios...

-Es una palabra que, más que de moda, está de actualidad. Eso significa que pertenece a la entraña de la humanidad, pero sólo en algunas épocas nos damos cuenta de que es necesaria y entonces se habla de ella constantemente. Algunos piensan: “dime de lo que alardeas y te diré de lo que careces”. Yo creo más bien que nos damos cuenta de que nos hace falta, aunque pocos estén por la labor de incorporarla.

-De la ética del consumo no le hablo porque ya no se compra.
-No se compra porque los bancos no prestan, las Administraciones no pagan, las empresas reducen puestos de trabajo o cierran y el desempleo aumenta hasta la desesperación. Pero de ética del consumo hay que hablar, porque seguimos convencidos de que en el consumo está la felicidad, y no en las relaciones humanas. Lo cual es un error craso.

-Honestidad, otra palabra para la memoria.
-Más que para la memoria, para construir un mejor presente y un buen futuro: gracias a que hay gente honesta siguen funcionando algunas cosas; si aumenta su número, tendremos un mundo más humano.

-Sigamos con el repertorio: igualdad, justicia...
-Andan muy dañadas por la actuación de jueces, funcionarios, políticos, banqueros. Pero también por una ciudadanía que sigue despreciando a los pobres, a los que parecen no tener nada que ofrecer a cambio.

-Sobre la fraternidad usted sustenta su ética de la razón cordial.
-Si no hay compasión, si los demás no nos importan ni forman parte de nuestro proyecto de vida feliz, las cosas no tienen arreglo. Aunque se promulgaran leyes espléndidas, no se cumplirían, porque no es el miedo al castigo lo que guarda la viña, como se echa de ver todos los días, sino la vivencia de la fraternidad

-¿El debate público-privado en sanidad y educación también pone en jaque el principio de igualdad?
-Sobre todo en sanidad. Se está desmantelando un sistema público razonablemente justo y facilitando las cosas al sector privado sin explicar hacia qué modelo vamos. La sospecha es que tendremos una sanidad para ricos y otra para pobres.

-Y en medio de esta tormenta perfecta, la clase media hace aguas. ¿Un salvavidas para ella?
-Exigir derechos, cumplir obligaciones, practicar la solidaridad.

-Pero dígame, ¿cuál es la conciencia moral de la época que vivimos?
-La de tratar de vivir lo mejor posible, incluyendo a los seres queridos, cooperar con los que pueden darme algo a cambio y olvidar al resto.

-Lo justo no siempre es bueno...
-Más bien al revés: por “bueno” se suele entender el bienestar individual, y entonces las exigencias de justicia molestan, entran en conflicto con el bienestar.

-La penúltima batalla de nuestra libertad se libra en las neurociencias.
-Como explico en Neuroética y neuropolítica, algunos aseguran que estamos determinados a actuar por nuestras neuronas, que la libertad es una ilusión. Pero lo tienen mal: la libertad es real y hay que conquistarla codo a codo con las demás personas.

-¿Su última reflexión sobre el mundo que nos rodea?
-Que podría ser un mundo cosmopolita, en el que todos se encontraran en su hogar, se sintieran ciudadanos de una patria común. Y que son dichosos los que trabajan para que ese ideal se convierta en realidad.

-Ya ve Ortega que decía “Los españoles. Ese pueblo que ha pasado de querer ser demasiado a demasiado no querer ser” y ahora intentando hacer marca-país...
-Pero seguimos “no queriendo ser”, por desgracia. Es difícil encontrar un país con mayor desprecio hacia sus propias potencialidades. Por eso urge cambiar la tendencia y querer ser lo mejor posible.

-¿Aprenderemos de la crisis, nos hará mejores?
-De momento no hemos aprendido nada. Pero todavía estamos a tiempo de cambiar de tercio y apostar por una ética pública que genere confianza. Eso es lo justo y de lo que hay que felicitarse.

Exportaciones o déficit. Cara y cruz de un año incierto
Daniel Lacalle
  El Confidencial
  9 Febrero 2013

“Spain Has Potential to Drag Down Whole Euro Area” Fitch
“The worst is behind us” Barclays

Hace una semana Francois Hollande, presidente de Francia, afirmaba que “la crisis del euro ha pasado”. Y como no podía ser de otra manera, fue hablar y las primas de riesgo de los países periféricos se dispararon. 

Las explicaciones sobre la causa de este deterioro tras meses de euforia y “éxitos” colocando deuda no se dejaron esperar. Por un lado, por el riesgo de que vuelva Berlusconi a Italia, a medida que acorta distancias electorales, y el miedo a un “shock institucional” en España ante las acusaciones de unos y otros partidos de corrupción. Parte de razón tienen, claro, pero los medios de comunicación siempre obvian la razón más evidente: Acumulación y saturación de deuda en la misma Europa frágil y estatizada.

 

Como siempre ocurre, sobrevaloramos las mejoras en el entorno de financiación. Escuchamos a los bancos que nos dicen que los inversores se van a lanzar a comprar bonos eternamente pase lo que pase “porque no pueden poner el dinero en otro lado” y que, por lo tanto, no hay que preocuparse por los fundamentales, aunque sigan deteriorándose. Lo dicen todos los años por estas fechas, como un vinilo rallado.

Luego vienen las sorpresas. Porque los problemas son los mismos. En vez de aprovechar para tomar medidas agresivas de ajuste cuando se relajan los mercados, aprovechan para tirar de la tarjeta de crédito. Total, paga usted. Ya lo discutiremos en una cumbre.

El apetito por riesgo no es eterno ni incondicional
Una cosa es que se dé un proceso temporal de apetito por riesgo y otra que sea el reflejo de una mejora fundamental, o que sea duradero.

Esta semana me he reunido con varios fondos internacionales y todos repiten lo mismo. Claro que están dispuestos a incluir cierta exposición periférica en sus carteras –eso es bueno, reconozcámoslo-. Pero no más de un 20-25% del total. Gestión de riesgo normal que nuestros políticos ignoran.

Si un servidor se equivoca y el apetito inversor es duradero, pero se llevan a cabo medidas urgentes de atajar el gasto y la deuda (“el lápiz rojo, ya”) , el país dependerá menos de la financiación en los mercados y será más fuerte.

Si no me equivoco, y como me temo el apetito inversor se desvanece, pero se aplica el lápiz rojo, nos evitamos otra crisis de deuda.

Pero si nos lanzamos al optimismo, relajamos los ajustes y no me equivoco en la temporalidad de la euforia, estamos entregados definitivamente al prestamista, la Troika. Y será peor.

Pero nada, es más fácil creerse que los inversores ignorarán las dificultades macroeconómicas de un país porque “no les queda más remedio” para conseguir cierta rentabilidad. Y eso que los últimos siete años demuestran lo contrario. El inversor en bonos acepta riesgo hasta límites muy estrictos y asegurándose de que las promesas se cumplen.

Mientras el país se debilita a medida que se endeuda
Los mismos políticos que claman contra la ridícula dictadura de los mercados se entregan a la especulación, la de “el año que viene crecemos” -los temibles “planes de crecimiento” que tanto daño han hecho- y a hipotecar el futuro de las próximas generaciones endeudándose “con enorme éxito”. Pedimos planes de empleo olvidando que la UE ha tirado miles de millones en ellos sin resultado, cuando lo que hace falta es atraer emprendedores con menos impuestos.

Pero las exportaciones nos van a sacar del hoyo. ¿A todos?

Todos los países que analizo asumen que en 2013 y 2014 aumentarán sus exportaciones.
El gran cambio de tendencia que nos comentan son las exportaciones. En todos los países que seguimos, todos. Como dice un lector mío “como no exporten a Ganimedes…”

Conviene ser cautelosos. Las exportaciones suponen un 30-32% del PIB de España. Incluso si aumentan un 10%, son solo unos 35.000 millones de euros, menos de la mitad de las necesidades netas adicionales de financiación. Es decir, la acumulación de deuda y el déficit se comen la mejora de las exportaciones. Además el 70% del PIB restante está en contracción.

Me dicen que el número de entidades haciendo negocio en el extranjero ha crecido un 12%. Bien, pero la enorme mayoría de las exportaciones (90% del total) se concentran en un número limitado de empresas (el 10% de todas), según datos de BBVA. Es decir, como las grandes fallen, las expectativas de crecimiento se disipan. Y ninguna de las compañías que han publicado resultados ha anunciado un aumento en 2013.

Déficit … un pasito p’alante… un pasito p’atrás
La deuda de los países europeos sigue creciendo. En 2013 un billón y medio de euros adicional. Las estimaciones de déficit de España ya se mueven en los niveles del llamado “siete y uno”. 7% de déficit y 1% adicional de “excepcionales” –subsidio a la banca y otros-. Las previsiones más optimistas asumen un 5% de déficit en 2013. Combinados son unos 145.000 millones más de deuda. Mientras, las expectativas de PIB se mueven entre –0,5% y -1,4%, y las de paro alrededor del 26,5%, a medida que los impuestos ahogan cualquier oportunidad de recuperación de una demanda interna que se espera caiga un 3,8%.

Si queremos que las exportaciones realmente ayuden al crecimiento, el gasto no puede mantenerse y anular todo efecto positivo.

¿Cuál es el mayor problema para la prima de riesgo? Que el déficit vaya revisándose al alza entre febrero y abril. Primero por incluir los “extraordinarios” –que luego se convierten en ordinarios-, luego por revisión del PIB.  Y para entonces ya se pone en duda el objetivo de 2013.

 

¿Es imposible de solucionar?
Hombre, si Castilla la Mancha, País Vasco, Madrid o La Rioja y otras pueden llevar a cabo procesos de ajuste excepcionalmente duros, el Estado Central y el resto de las autonomías también pueden. Y deben.

Si no, el paro pasa de ser un problema a ser estructural, porque volverán a subir impuestos, hundiendo la recuperación y sin poder contar con “adelantos” de recaudación.

 

El ajuste del sector público y financiero, añadido al control férreo del gasto es la solución a un problema de deuda que ahoga las posibilidades de generar empleo y crecimiento. Porque recuerden, incluso si se reduce el “crowding out” del estado que comentábamos aquí, es muy difícil que vuelva el crédito al sector privado- por el enorme peso de los prestamos zombi existentes y porque en Reino Unido, por ejemplo, no se ha recuperado después de siete años.

Oh, pero me olvido. “La deuda no importa” porque los fondos extranjeros ante cifras de tal calidad y solidez nos van a sacar de esta crisis…  Porque “no tienen otro sitio donde invertir”. Yo pienso que es mejor prepararse por si  esa “generosidad” no se da.

Esperemos lo mejor, pero preparémonos para lo peor. Por si acaso.

Ya sé. Los economistas no sabemos predecir cambios de ciclo tan “positivos” como el que “indudablemente” estamos viviendo. Ya sé, no importa, porque en 2014 habrá pasado todo… pero para entonces la deuda sobre PIB se habrá disparado al 110%.

¿No será mejor prepararse para ese anhelado oasis habiendo hecho los deberes en vez de esperar milagros que no dependen de nosotros? ¿o seguimos empobreciéndonos a base de deuda, con el traje raído esperando una supuesta futura fiesta, como la chica de la canción de The Velvet Underground? “Y qué traje usará la pobre chica para todas esas fiestas futuras? Un vestido de segunda mano de quién sabe dónde” (And what costume shall the poor girl wear to all tomorrow's parties? A hand-me-down dress from who knows where).

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Terrorismo residual
La política del 'como si'
Mikel Buesa Libertad Digital  9 Febrero 2013

Desde hace aproximadamente dos años y medio hemos visto consolidarse, en el País Vasco, una política cuya premisa fundamental no ha sido otra que la de aparentar la desaparición del terrorismo en la región y, por ende, suponer que ETA se encuentra ya finiquitada. La política vasca se ha configurado, de esta manera, como si el terrorismo no existiera ni fuera una amenaza potencial sobre la sociedad. Por ello, hemos visto desgranarse, a lo largo de ese período, decisiones políticas de gran envergadura que configuran un panorama de muy difícil reversibilidad, como es el caso de la recuperación institucional del partido de ETA –que hoy ocupa escaños en el Congreso y en el Senado, por no mencionar el Parlamento de Vitoria, y que, sobre todo gracias a la incapacidad de los demás partidos para fijar los límites de su poder, maneja los gobiernos locales y sus dineros en más de un centenar de ayuntamientos, así como la Diputación Foral de Guipúzcoa– y también otras de menor relieve que, a la postre, implican la resignada aceptación del discurso de la izquierda radical abertzale con el que se tratan de blanquear los tremendos daños personales, materiales y morales que el terrorismo ha dejado en herencia sobre el País Vasco y también sobre la sociedad española.

Un ejemplo anecdótico –aunque no irrelevante– de esta política del como si lo ha dado recientemente la consejera de Seguridad del Gobierno de Urkullu, quien ante la Comisión de Instituciones, Seguridad y Justicia del Parlamento vasco ha solicitado el repliegue de la Policía Nacional y la Guardia Civil bajo la premisa de que "vivimos [sic] las expectativas de una realidad diferente", porque, según ella, "todo parece indicar que ETA está a punto de pasar página definitivamente [y de] cerrar [sic] para siempre las estructuras de planificación y ejecución terrorista". La señora Beltrán de Heredia confía así en que, en esta nueva etapa, podrá superarse lo que ha descrito de una manera un tanto confusa como "progresivo proceso de repliegue psicológico y físico (...) [de la] Ertzaintza hacia la autoprotección", para dar paso a una recuperación de "la confianza (...) y la autoestima profesional" de sus agentes. Y para ello, al parecer, además de la, de momento, desaparición virtual de ETA, la señora consejera parece requerir que la fuerza armada del Estado desaparezca del País Vasco y, de paso, el Gobierno de Madrid deje de ejercer las competencias que, en materia de seguridad, le encomienda con exclusividad la Constitución.

La política del como si prescinde, sin embargo, de la realidad. Y la realidad es que ni ETA ha desaparecido ni el terrorismo ha dejado de expresarse con su violencia física y simbólica en el País Vasco hasta el momento en el que estas páginas se escriben. Entre los proyectos que se desarrollan en la Cátedra de Economía del Terrorismo que dirijo en la Universidad Complutense hay uno de seguimiento y cuantificación de las actividades de ETA. Este proyecto se emprendió porque, a partir de 2004, siendo presidente Rodríguez Zapatero, el Ministerio del Interior decidió dejar de publicar información detallada acerca de ETA, seguramente para apoyar la negociación que había emprendido con esta organización terrorista, envolviéndola en un halo de ocultación de los hechos violentos, cuando no de desinformación acerca de ellos. Por cierto, que tal decisión no parece incomodar al actual ministro Fernández Díaz, que en esto de la información sobre ETA no ha cambiado las pautas establecidas por sus predecesores del partido socialista. Pues bien, en el marco de ese proyecto acabo de publicar un informe estadístico en el que se contienen datos hasta el final de 2012.

En dicho informe se refleja que ETA, después del primer trimestre de 2010, dejó de cometer atentados, y se señala también que la última oleada de cartas de extorsión a los empresarios se produjo en noviembre del mismo año. Y se muestra, por otra parte, que tanto las acciones de terrorismo callejero como las de carácter logístico no han cesado todavía.

En lo que concierne al terrorismo callejero, la información disponible indica que en 2012 hubo un repunte de las acciones violentas y de los daños producidos por ellas. Así, se cometieron 80 actos terroristas de esta naturaleza –cuando un año antes habían sido sólo 50–; en ellos se produjeron heridas a tres personas –ninguna en el año anterior– y se ocasionaron unos daños materiales valorados en 680.800 euros –nueve veces más que los 76.200 de la fecha precedente–. Que en el último año ha habido un incremento relevante en el terrorismo callejero es una realidad incontrovertible, aunque –sobre todo por parte de Rodolfo Ares, consejero de Interior en el anterior Gobierno vasco– se trate de ocultar reiteradamente negando su existencia. No obstante, hay que añadir que los niveles alcanzados se encuentran lejos de los que se registraron hasta 2010, cuando los ataques se contaban por centenares, los heridos por decenas y los daños por millones.

En cambio, en el terreno de la logística los datos señalan una actividad decreciente de ETA. Aunque esta información no es nunca completa, parece claro que, por ejemplo, los robos de vehículos han ido decayendo, siguiendo así una tendencia que se afirma desde 2009. Y otro tanto se puede decir de los depósitos de armas y explosivos de los que se han incautado las fuerzas de seguridad, aunque en este caso el descenso tiene lugar desde mediados de 2011.

Otro indicador que señala la persistencia del terrorismo es el que se refiere a las detenciones de militantes y colaboradores de ETA. En 2012 se registró un total de 35, casi la mitad de las que tuvieron lugar un año antes, lo que es coherente con el decaimiento de las acciones terroristas. Pero, por el contrario, con respecto al terrorismo callejero, las detenciones –que suelen mostrar un estrecho paralelismo con los ataques perpetrados– se incrementaron al doble, al pasar de 19 en 2011 a 42 en 2012.

En definitiva, todos estos datos señalan que el terrorismo persiste en el País Vasco con un carácter que, en este momento, es residual. Ello no impide que, dependiendo de los objetivos políticos inmediatos de ETA y del movimiento que tutela ––al que sus propios integrantes denominan izquierda abertzale–, pueda intensificarse la presión violenta sobre la sociedad y sobre el Gobierno. Por ello, la política del como si puede conducir, tal como he señalado al comienzo de este artículo, a errores que refuerzan el poder de ETA. Y conduce, sin duda, a que quienes hemos sufrido directamente los efectos de su violencia percibamos con nitidez la amenaza del olvido y el presagio de la injusticia.

Nos quedamos sin pensiones públicas. El caso de Galicia
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital  9 Febrero 2013

El sistema de pensiones púbicas, tal como está montado, fracasará en muy pocos años. Se pongan como se pongan los funcionarios y los políticos.

Galicia es una muestra de adónde nos dirige la política social y económica que se está aplicando en España desde hace décadas: subempleo, desindustrialización, hedonismo, aborto, irresponsabilidad... Estoy de acuerdo con los liberales en que nada es gratis y que al final todo se paga. El sistema de pensiones públicas, por mucho que se empeñen los progres, como Vicenç Navarro, corre hacia la quiebra.

En agosto pasado se supo que ya habíamos caído a una proporción de menos de dos cotizantes por pensionista. En Galicia, la situación es peor: 1,2 cotizantes por pensionista. En el Estado de las Autonomías, estas noticias, que son de verdad las importantes, no las manifestaciones de treinta ciclistas para pedir un carril especial, ni salen de su región ni se comentan en las tertulias, en las que los periodistas-políticos compiten con el "y tu señorito robó más que el mío".

La misma situación se da en todo el norte de la Península: Asturias, Vascongadas, Navarra, Castilla la Vieja... En un análisis sobre el reparto de escaños en el Congreso en función de la población, escribí que un todas las provincias de Galicia, Asturias, León y Zamora, que forman un área unida, habían perdido un diputado al menos. Asturias, como Vizcaya, ha perdido dos diputados. Y Guipúzcoa y Soria, otro cada una.

El reportaje de La Voz de Galicia añade un dato muy importante:
Además de la destrucción de ocupados, es decir, de cotizantes al sistema, Galicia, en particular, y España, en general arrastran un problema añadido. Las empresas pagan a los jóvenes entre un 40 y un 50 % menos que el resto de la plantilla, tal y como consta en los datos de la propia Seguridad Social. Esto afecta también a la caja. Quienes se marchan del sistema como jubilados aportaban a las arcas en concepto de cotizaciones mucho más que los nuevos contratados que los sustituyen. La crisis está agravando todavía más este fenómeno. Hay poco trabajo, y los escasos puestos que se ofertan tienen remuneraciones muy bajas, lo que afecta a la base de cotización.

Añadid los dramas de los mayores de 45 años en paro, que no van a volver a cotizar, y los prejubilados, que no trabajan pero cobran.

En Galicia -como en el resto de España- se necesitan más empresas, más empleo y más niños. ¿Y qué hacen sus gobernantes? Lo contrario: más burocracia, más funcionarios y más aborto. La izquierda gallega, el PSOE y el BNG, se opusieron a unas pequeñas ayudas a la maternidad con el brillante argumento de que eso era de ultraderecha.

CODA: ¡Pero qué idiotas son los separatistas gallegos, más brutos que los bizkaitarras y los catalanistas, que piden la independencia cuando saben que no podrían pagar las pensiones, que necesitan las cotizaciones de los madrileños, los andaluces y los mallorquines!

Razonando, sobre el futuro de España
Bernardo Rabassa http://www.diariocritico.com 9 Febrero 2013

Hoy, ha sido una jornada muy exigente de introspección, sobre el futuro de España, en ambientes tan diferentes como han sido el de Nueva Economía Forum en el hotel Ritz con Albert Rivera, Presidente de Ciudadanos, partido de la ciudadanía que ha venido a Madrid, dándonos una sonada lección de lo que es ser español, pidiéndonos ayuda a todos y por supuesto al Gobierno en su lucha por el interés común de todos los españoles, tanto ha sido el nivel de su exaltación de la patria común, que sin duda se ha llevado el aplauso más largo y prolongado que yo recuerde en este tipo de reuniones, donde se va más a pontificar, que a solicitar el apoyo de los ciudadanos en este caso de Madrid.

La Táctica del Albert Rivera de ir sumando apoyos en su tierra Catalunya a sus postulados para hacer frente común a los intentos secesionistas, aun de otros partidos desde el renuente partido Popular de Catalunya, al, a regañadientes Partit Socialiste del Catalans, en la votación de su parlamento contra el eje CIU-Esquerra, es por lo prudente, consiguiendo poco a poco que los ciudadanos de Catalunya se vayan sumando a sus tesis de la patria común, lo que supone que su partido vaya creciendo en votos y en intención de voto futura, no es solo digno de loa, sino que está haciendo todo el difícil trabajo que desde el resto de España en general se le niega.

Para la España de los Bárcenas, metida de hoz y coz en la corrupción generalizada, en un momento de general desánimo, en la que ni siquiera la Directora General de la Agencia Tributaria sabe explicarse, cuando es la responsable, del también erario común, ya que está saqueando nuestros bolsillos, con la total inseguridad, de que nuestro enorme sacrificio, se esté utilizando realmente en el bien de todos o tapando solo agujeros, de un barco que tiene toda la pinta de irse a pique. Los Albert Rivera, que los hay más, en la piel de toro, nos sentimos, permítaseme la licencia, más cercanos a una regeneración patria, como lo estuvieron los diputados de Cádiz en 1812, que a toda esa inmundicia que como en las calles de Sevilla, por la huelga de los basureros, se ha ido acumulando, en plazas y calles de nuestras grandes villas.

En la Constitución de 1812, que nos transformó de súbditos en ciudadano el espíritu de regeneración se articula en el Art. 1. La Nación Española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios. Art. 2. La Nación Española es libre e independiente, y no es, ni puede ser patrimonio de ninguna familia ni persona. Art. 3. La Soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales. Art. 4. La Nación está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas, la libertad civil, la propiedad, y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen. Art. 8. También está obligado todo español, sin distinción alguna, a contribuir en proporción de sus haberes para los gastos del Estado. Art. 17. La potestad de aplicar las leyes en las causas civiles y criminales reside en los tribunales establecidos por la ley. ¡Con que la constitución de 1978, la séptima de las que nos hemos dado en dos siglos, se hubiera limitado a abundar sobre este texto!, hubiera sido suficiente, como ocurre en los USA, con la suya. Con valorar la jurisprudencia y una progresiva adaptación a la sociedad en cambio, no estaríamos metidos en el berenjenal en que estamos, sobre todo teniendo en cuenta, que la mayor parte de la Nación española, no había nacido en esa fecha.

Se gobierna pues, para unos jóvenes, que no pueden comprender un texto de 1978, que ha quedado obsoleto y del que lo fundamental y no accesorio sería solamente: el Artículo 1La soberanía reside en el pueblo. 1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.2.La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado. Artículo 2. Unidad de la Nación y derecho a la autonomía. La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas. Artículo 3.1.El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla.2.Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos.3.La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Curiosamente y aunque no lo comprendan, no se cumplen esas leyes, ya que no es democrático sino Partitocrático, el ordenamiento jurídico está sujeto al legislativo, y este al ejecutivo, y de indisoluble nada, ya que tenemos no dos, sino tres microestados secesionistas y para que voy a hablar del castellano, ya que los tres no lo respetan. Euzkadi, Catalunya y en gran parte Galicia se han puesto la Constitución del 78 por montera y aunque seamos de hecho, un Estado Federal, incluso muy avanzado, la deslealtad de los partidos políticos secesionistas, es más que evidente, si a ello se le añade; exceso de burócratas, de empleados de los partidos y asesores"La Casta" y corrupción cuasi general, no tiene nada de extraño que a los jóvenes que nacieron en los 70s y que hoy tienen hasta los 40 años, todo el montaje de defensa de esta periclitada constitución, les suene a "chino", pues la Transición ya no forma parte de su historia.

Quedan muy pocos reductos, donde se aprecie el mérito y el esfuerzo, pues bien que se han empeñado, los socialistas y los estatalistas, en el todo "gratis", todo son derechos para un pueblo que no ha parado de vivir de subvenciones y gabelas. Uno de ellos lo he descubierto al mediodía, en una comida de antiguos miembros de las Milicias Universitarias, que han acudido masivamente, llamados por UNAMU, que a su vez se relaciona con los Veteranos de las FAS, por lo general civiles que fueron militares en su día y que buscan en su unión, protección y afecto, ante el desamparo generalizado de la sociedad Española. Son mayores que han cantado a voz en grito "Margarita se llama mi amor....". Buscan refugio en la bandera de España y en su Ejército, que ha sabido mantener todos los valores, que otrora fueron básicos para todos nuestros ancestros, y que hacen que España, sea todavía un gran país, por el que merece la pena vivir, al igual que hace una semana, lo encontré en los marinos de la Base Naval de Cartagena, o en su día en Quijorna, en Cabezón de Pisuerga o cuando juré bandera de nuevo en la Base naval de Marín. Gracias Albert Rivera por habérmelo recordado, pero también en Madrid y en toda España, conociendo o no sus Constituciones, hay españoles que aman a su patria y se sienten orgullosos de ser sus ciudadanos.

La amalgama
ANTONIO ELORZA, EL CORREO   9 Febrero 2013

· Quien va a asumir la reconstrucción de la memoria histórica tendría como primera obligación moral esclarecer su propio papel respecto de ETA en los 90.

Hace tiempo leí un ensayo de Simone de Beauvoir donde la compañera de Sartre ponía de manifiesto el sesgo reaccionario que siempre acompañaba al recurso a la amalgama en la elaboración de un argumento, esto es, a la yuxtaposición de elementos de distinto signo que hacían prácticamente imposible la elaboración de un juicio. Las amalgamas pueden ser ambivalentes. Una clásica es la que une a Hitler a Stalin, justificando unos al primero por su rechazo a la revolución comunista y otros al segundo por su contribución a la derrota del nazismo. Otra es la que entre nosotros justificaba a ETA por su dimensión antifranquista, en tanto que los defensores de los GAL legitimaban el terrorismo de Estado por la necesidad de acabar como fuera con la organización etarra. La consecuencia es clara: tomar en consideración el contexto, el conjunto de los factores que inciden sobre un hecho histórico, ha de servir para completar una explicación y un juicio, de acuerdo con una imprescindible ponderación, pero sin que ello arroje una cortina sobre el citado hecho. Y como ocurría ya en la China clásica, solo el uso de las palabras adecuadas garantiza el acierto en el análisis.

Todo esto viene a cuento de la reciente decisión del presidente Urkullu de fundar el Área de Paz y Convivencia, que acogerá el tema central de la memoria, el de la convivencia y el de los derechos humanos. La centralidad de la paz responde a un enfoque ya adoptado años atrás por el PNV, focalizando el objetivo del fin del terrorismo –el término entonces necesariamente innominado– en la obtención de la paz: «bakea behar dugu», necesitamos la paz–. Las buenas intenciones aparentes del lema escondían dos sofismas. El principal residía en la inexistencia en Euskadi de una guerra; lo que había era terrorismo, cuya simple desaparición ya llevaba y lleva consigo en lo fundamental la normalización de unas relaciones sociales y políticas sin violencia. Se ha visto en el tiempo transcurrido desde el ‘cese definitivo’ de ETA. El segundo, consecuencia del anterior, era contemplar la situación como ‘el conflicto’ entre dos contendientes, con lo cual la organización terrorista era reconocida como parte legitimada para emprender una negociación. La vía efectivamente empleada, y con éxito, para la derrota de ETA, la acción judicial y policial en colaboración con Francia, quedaba así implícitamente desestimada. Una paz vista así requería y requiere un tratado de paz, con lo cual, en las circunstancias actuales, tal enfoque no sirve para la eliminación definitiva del problema ETA, sino para su perpetuación, aun cuando las armas hayan sido dejadas en los zulos. Añadamos que el planteamiento entra en abierta contradicción con las reiteradas declaraciones de Urkullu sobre la significación negativa de ETA.

Salvo algún incidente aislado cuando la Selección española gana un título mundial, no parece que en la sociedad vasca de hoy exista el problema de violencia ‘comunalista’ y en ausencia del terror la convivencia en su interior ha ido e irá en el futuro eliminando aristas, con la excepción tal vez de las que sean fruto de un radicalismo ideológico minoritario. Incluso en el tema más conflictivo, unos seguirán movilizándose para poner a sus correligionarios presos en la calle sin reconocimiento alguno de responsabilidades, otros pensarán lo contrario. Ninguna institución nombrada por el Gobierno vasco, y menos con un juez que ha sido parte al frente, hará a unos y otros desistir de sus posiciones, que de cambiar será por efecto de mutaciones en las circunstancias objetivas y por el paso del tiempo.

La memoria histórica queda así absorbida en el interior de una amalgama que además mira explícitamente hacia el futuro, y con componentes que invitan a pensar en una voluntad de ocultamiento. El primero, la designación como ‘secretario general’ de Jonan Fernández, y no porque fuera en los ochenta concejal de Batasuna, pasado luego a la dirección de un organismo ecologista que sirvió eficazmente a los fines de ETA al forzar por la vía del terror el cambio de trazado de la autopista del Leizarán. El péndulo patriótico oscila aquí entre dos polos bien definidos, cuyos ejemplos opuestos serían el exetarra Mario Onaindia y Josu Ternera, aun etarra, en la comisión de derechos humanos del Parlamento vasco, votado por el PNV. Sin llegar a este extremo, quien va a asumir la reconstrucción de la memoria histórica, tendría como primera obligación moral esclarecer su propio papel respecto de ETA en los 90. Su autocrítica es simplemente elusiva, mientras el recorrido Lurraldea-Elkarri-Lokarri (¿ya sin él?), culminado en la Conferencia de Aiete, ilustra la tradicional habilidad batasuna para crear organizaciones satélites autónomas y orientadas a sus fines. Mal va a aclarar nada quien se esconde de si mismo. Y las entrevistas concedidas no hacen sino acentuar la impresión pesimista.

Para empezar, Fernández es alérgico a la palabra ‘terrorismo’. Siempre ‘violencia’, con lo cual cabe augurar una memoria histórica con niqab. Piensa que el arrepentimiento no tiene sentido. Propone en política penitenciaria «desactivar los criterios de excepcionalidad vigentes en los últimos años» (sic). La revisión crítica del pasado consiste en «mirar a la realidad de unas vulneraciones de derechos y reconocer que han ocurrido». Así que matar a casi novecientos ETA y a unos cuantos los GAL son ‘vulneraciones de derechos humanos’. Diríamos que más bien se trata de política del avestruz, desde una equidistancia que aquí y ahora favorece exclusivamente a la amalgama de forma, de lamentación para todos, en cuanto a las víctimas, y de solidaridad activa respecto de los presos, made in Bildu. Estamos lejos de la actitud inexcusable sobre el establecimiento de responsabilidades que exigiera en su día Primo Levi para el nazismo. Urkullu ha elegido «el diálogo».

Una derrota más
Arcadi Espada El Mundo   9 Febrero 2013

El mismo día que Eurovegas decide instalarse en Madrid el presidente Mas dice que la Constitución no tiene jurisdicción sobre el llamado pueblo catalán. Lo cierto es que Las Vegas de Alcorcón será un buen negocio, probablemente, y contribuirá a mejorar la economía. Refuerza, además, la especialización española en servir de alegre geriátrico europeo (viejos que fuman y juegan y dan palmaditas en el culo de las chachis), y esto no lleva sombra de ironía alguna, sino una indicación sobre el modelo productivo real, el que sacará a los españoles de la crisis. Las Vegas de Alcorcón es importante en sí mismo y en lo que generará en términos simbólicos y prácticos. Los verdaderos Juegos Olímpicos de Madrid. La Comunidad aumentará exponencialmente su capacidad de atracción: el Prado y Alcorcón es una combinación poderosa. No hay playa allí, pero sí olas gigantes.

El fracaso de Artur Mas, que apostó por traer Eurovegas a Cataluña, solo puede esconderse con la enésima y flatulenta reivindicación nacionalista, acogida por el pueblo llano con el agradable calorcillo boadella del pedo propio. Lo cierto, categórico e inexorable es que el nacionalismo no logra compensar con afecciones exteriores la desafección de España. El plan de Mas no ha logrado una sola adhesión, ni siquiera tácita o vergonzante en la comunidad europea; la Casa Blanca le recuerda a los independentistas que su problema solo puede resolverlo con España; y Adelson opta por Alcorcón.

Alcorcón, xulet. Es con estos que vas perdiendo la Liga.
Por una obra completa

Querido J:
El cuaderno gris ha quedado limpio y razonablemente fijado también en castellano. Es una excelente noticia. El filólogo Narcís Garolera ha pasado la traducción de Gloria Ros y Dionisio Ridruejo por el manuscrito original y le han salido cerca de tres mil correcciones. El paciente filólogo las ha clasificado...

El derecho a decidir (2)
Que nadie diga que dar salida al derecho a decidir de los catalanes carece de solución porque lo impide la ley
Juan-José López Burniol La Vanguardia   9 Febrero 2013

Trato en este artículo de los términos en que está planteado hoy, en Catalunya, el debate en torno al derecho a decidir, desde una doble perspectiva: la quiebra de la Constitución y el valor de la ley.

Uno. La quiebra de la Constitución. El bloque de constitucionalidad, que regula la integración de las comunidades autónomas en el Estado, ha quebrado hoy en Catalunya. En las últimas elecciones, el tema central era la convocatoria de un referéndum para que los catalanes decidan si quieren o no que Catalunya siga formando parte de España. La respuesta a la pregunta fue clara: los ciudadanos otorgaron una mayoría a los partidos que habían propuesto la celebración de una consulta. Es cierto que no dieron a CiU la "mayoría excepcional" que el president Mas había pedido, pero se ha mantenido la mayoría nacionalista. Todo lo cual implica el repudio de la fórmula Constitución-Estatut como medio de resolver el encaje de Catalunya en España. En realidad, la quiebra se produjo tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, ya que muchos catalanes no han aceptado que un Estatut pactado por el Parlament y por las Cortes Generales, y aprobado luego en referéndum, sea enmendado más tarde por el Tribunal Constitucional. Será legal -dicen-, pero no es justo. La conclusión que extraen de todo ello es obvia: si lo pactado por ambas cámaras y aprobado por referéndum no cabe en la Constitución, esta Constitución no es la nuestra, ya que no se nos puede pedir que queramos otra cosa que la que queremos.

Esta quiebra tendría un alcance relativo si se inscribiese en un marco caracterizado por una solidez institucional sin fisuras. Pero no es así. Esto es lo que dice al respecto, desde otra perspectiva, el profesor Ruiz Machado en su Informe sobre España (noviembre 2012): "Constatamos el despilfarro y la desmesura organizativa (del Estado autonómico), pero también que el título VIII de la Constitución, concerniente a la organización territorial del Estado, ha dejado de aplicarse, que existe una convivencia caótica de normas estatales y autonómicas inmanejables, que las sentencias del Tribunal Constitucional que interpretan las leyes, o incluso las anulan, no se cumplen casi nunca, que las leyes del Estado no se aplican, que el Estado carece de competencias efectivas para asegurar la unidad política y económica de España y un largo etcétera". No obstante, hay que reconocerle al Estado autonómico lo acertado en el propósito, así como la función dinamizadora de la España profunda que ha ejercido y que le ha convertido en instrumento de la "redención de las provincias". Y también hay que atribuirle una suficiente capacidad de regeneración que le permita eliminar sus disfunciones mediante una reforma constitucional que desarrolle sus instituciones en sentido federal y encaje sin reservas la singularidad catalana.

Dos. El valor de la ley. Así las cosas, ¿qué actitud hay que adoptar para buscar un camino que nos permita salir de esta situación crítica? Aunque parezca paradójico, la respuesta es clara: la actitud que tomar es que hay que acatar y cumplir la ley, hay que agarrarse a ella, pese a que sea hoy burlada y escarnecida, despreciada por unos, instrumentalizada por otros e incumplida por todos. Observata lege plena, tendría que ser la pauta de actuación general.

Han de cumplir la ley los catalanes que quieren, con razón para ello, ejercitar el derecho a decidir. Huelgan alardes tartarinescos -"con la ley o sin la ley"- y desplantes jaquetones -como el simbólico tapado del cuadro del Rey en ocasión señalada- y sobra el voluntarismo de aquellos políticos que pretenden prescindir del marco normativo en el que se desenvuelven y del que reciben su propia legitimación.

Y los españoles no pueden tampoco incumplir la ley y burlarse de ella, enrocándose rígidamente en una interpretación literal y restrictiva de la Constitución, para impedir a los catalanes el ejercicio de su derecho a decidir. Porque también vulnera la ley quien -en palabras de Federico de Castro- utiliza las instituciones como "un burladero" en el que ocultarse. Que nadie diga que el problema político que supone dar salida al derecho a decidir de los catalanes carece de solución porque lo impide la ley. Los juristas saben que el progreso se materializa, en el ámbito del derecho, mediante la erosión de las normas imperativas, gracias a una interpretación extensiva y flexible que atienda a las circunstancias de tiempo y de lugar. Y esto, que por supuesto es válido para el derecho privado, pues no en vano lo viene haciendo así desde hace más de dos mil años, también lo es para el derecho público, que no puede quedar coartado por un rigor formal que conduzca al rigor mortis. Hay que volver al principio: dice Cicerón (De off., 1, 10) que "el derecho riguroso puede extremar la injusticia"; y añade san Raimon de Penyafort (Summa iuris) que "rigor es el exceso en el derecho". Hay que cumplir, por tanto, la ley con espíritu abierto y voluntad de concordia.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20130209/54366541434/el-derecho-a-decidir-2-juan-jose-lopez-burniol.html#ixzz2KunOsBv8
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia

Piden a la UNESCO que detenga la agresividad del pancatalanismo
A.L. http://www.dialogolibre.com   9 Febrero 2013

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán (PANHC) ha pedido a la UNESCO que desautorice públicamente a la asociación Amics de la Unesco y a la ‘Federació Catalana d’Associacions i Clubs Unesco’ (FCACU) por "fomentar un proyecto totalitario que atenta contra la integridad, la libertad y la dignidad de los ciudadanos aragoneses, valencianos y de las Islas Baleares".

Según la portavoz de la entidad aragonesa, María José Blanc, “desde hace tiempo el nacionalismo catalán ha traspasado las líneas de defender su legítima ideología en Cataluña a querer imponer de manera totalitaria su concepción política a otros pueblos y territorios que no somos Cataluña".

A juicio de la PANHC, Amics de la Unesco fomenta, no ya la autodeterminación de Cataluña, sino la de los Países Catalanes, que, según ellos, integran “Cataluña, algunas zonas de la Comunidad Valenciana, Baleares, parte fronteriza con Aragón y poblaciones del sur de Francia. Todos estos territorios deberían tener el derecho a decidir por sí mismos si quieren seguir formando parte de los estados donde están, si quieren formar uno nuevo o tener una organización diferente”.

Como patrocinadores de Amics de la Unesco aparecen la Generalidad de Cataluña, la Diputación de Barcelona, la Obra Social de La Caixa y el Institut Europeu de la Mediterrània. Como colaboradores figuran, entre otras, la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universitat de Barcelona (UB), la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), pero también aparecen la Universidad Complutense de Madrid, la UNED y la University Robert Schuman de Estrasburgo.

Además colaboran con los Amics de la Unesco diferentes Colegios Profesionales de Cataluña, como el Abogados, Arquitectos, Economistas, Farmacéuticos y el de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias.


Libertad de elegir la lengua escolar en Galicia
http://juanjulioalfaya.blogspot.com.es  9 Febrero 2013

Pedir amparo al Tribunal Supremo. Este es el nuevo paso que las familias gallegas han dado para que se tutele su derecho fundamental a que sus hijos sean escolarizados en la lengua materna.

LOS QUE DEFENDEMOS LA LIBERTAD FRENTE A LA INTOLERANCIA NACIONAL-LINGÜISTA SOMOS UNA MINORÍA, PERO ESO NO SÓLO NO NOS DESANIMA, SINO QUE NOS HONRA. NO VAMOS A CEDER NI ANTE EL BNG, NI ANTE EL PSOE, NI ANTE EL PP. ¡QUE LES DEN A TODOS POR "ALLÍ"!

Apóyalas con esta petición al presidente Alberto Núñez Feijoo, para que cumpla su promesa electoral y devuelva la libertad a las familias para educar a sus hijos en la lengua que elijan.

El decreto lingüístico de la Xunta les niega ese derecho y una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Galicia también les da la espalda.
Por eso, la asociación Galicia Bilingüe ha acudido al Tribunal Supremo en busca de tutela para la libertad lingüística.

El recurso acaba de ser admitido a trámite y los padres confían en que el alto Tribunal sea coherente con su propia doctrina, que ha sentado con bastante claridad que las Administraciones tienen que garantizar el derecho de las familias a escolarizar a sus hijos en la lengua materna.

El decreto lingüístico de Galicia obliga a escolarizar a los niños en gallego en todas las materias troncales. Es justo lo contrario de lo que prometió el presidente Feijoo cuando era el candidato del PP a la Xunta.

Ya es hora de que cumpla su promesa. Si Galicia es bilingüe, que también lo sean sus colegios. Si en la calle conviven con naturalidad dos lenguas, ¿por qué la Xunta impone una de ellas en las aulas?

Por la libertad de elección. Por el derecho a escolarizar a nuestros hijos en la lengua materna.

Pide al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, que derogue el decreto lingüístico y garantice una libertad lingüística efectiva en la educación

Señor Presidente: El decreto lingüístico de la Xunta es injusto porque obliga a las familias a escolarizar a los niños en gallego, en todas las materias troncales. Usted prometió libertad de elección de la lengua de escolarización. Las familias gallegas siguen esperando que cumpla esa promesa. Por favor, apoye a las familias que han pedido al Tribunal Supremo que tutele el derecho fundamental a ser educado en la lengua materna. ¡Libertad de elección ya!

Para firmar haz clic en este enlace:
http://www.hazteoir.org/alerta/50704-firma-libertad-elegir-lengua-escolar-galicia

pese a la crisis
¿Prensa comprada? Mas repartirá seis millones entre la prensa en catalán
REDACCIÓN CATALUÑA Minuto Digital  9 Febrero 2013

La Generalitat de Cataluña anunció ayer un tijeretazo en las subvenciones a los medios de comunicación. Pese a que el portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, aseguró ayer que la Generalitat tomaba una decisión “sin precedentes” al reducir de 10 a 6 millones las ayudas a los medios de comunicación, el recorte no afectará a las principales cabeceras catalanas.

“Los tiempos obligan a elegir y nosotros elegimos el catalán”, agregó Homs. Así, el ajuste no toca los fondos destinados a “promocionar” el idioma y se limita a no financiar el lanzamiento de nuevas ediciones o medios en lengua catalana, una partida que llevó al Gobierno de Artur Mas a dar 6,3 millones de euros a La Vanguardia en 2011 por imprimir en la lengua autonómica (en concepto de ampliación de la rotativa para aumentar la tirada).

A su vez, el ajuste tampoco hace referencia a la inserción de publicidad institucional en los medios. El año pasado, el departamento de Presidencia aprobó una partida extra de 1,82 millones para insertar publicidad en las cuatro principales cabeceras catalanas: El Punt-Avui, La Vanguardia, Ara y El Periódico de Catalunya. A su vez, en 2011 se aprobó una partida para la inserción de anuncios de 1,99 millones.

Así, pese a que Homs ha anunciado un recorte, las ediciones catalanas de los distintos medios de comunicación no notarán ajuste alguno con respecto a 2012. La Generalitat mantiene la subvención pactada con los diarios y webs que va en función del número de ejemplares vendidos, los usuarios únicos o la audiencia.

A falta de aprobarse el presupuesto de 2013, las ayudas rondarán los seis millones, un monto que supone un ahorro de cuatro millones con respecto al presupuesto de 2012 y de 12 millones con respecto al de 2010, cuando la Generalitat dio 3 millones a los diario El Punt y Avui para unificar sus redacciones.

El caso es que, sin la partida de nuevos proyectos, en 2012 la Generalitat repartió 5,75 millones entre los medios y en 2011 alcanzó los 3,57 millones. El ajuste, pactado con los grupos, no se notará en sus cuentas, ya que se limita a no financiar la entrada de nuevos medios con los que repartir la tarta.

Política Lingüística asegura que solo el 4% de la ciudadanía habla gallego por la enseñanza
http://juanjulioalfaya.blogspot.com.es  9 Febrero 2013

¿Y para eso tanto dinero y tanto rollo? No lo entiendo.
El secretario general de Política Lingüística, Valentín García, dijo ayer que solo un 4% de la ciudadanía habla gallego por la enseñanza y que los factores que más influyen al decantarse por una lengua son la familia, el lugar de trabajo, la pareja o el grupo de amigos con el que se socialice.

Después de la manifestación del pasado domingo en Santiago, por la derogación del decreto que regula el gallego en la enseñanza, García remarcó que el “desencuentro” entre colectivos “preocupados” que trabajan por la lengua no es tan complicado de resolver: “no está tan difícil el poder llegar a un encuentro”, insistió, “otra cosa son las susceptibilidades”.

La normalización de esta lengua, aseguró en una entrevista con la Radio Galega recogida por Efe, no “depende tanto” de un decreto que afecta únicamente al ámbito de la enseñanza, y, así, mencionó la justicia, el deporte, los ayuntamientos, gimnasios e incluso las orquestas de las verbenas, para una mayor penetración del idioma. [POR FAVOR, NO ME METAN EL GALLEGO EN LA CAMA. PREFIERO DORMIR SOLO.]

De esta forma, aconsejó dejar de “centrarse tanto” en un planteamiento que es legítimo y sobre todo después de que “el 95% del cuerpo del decreto” haya pasado el filtro del Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Así, reiteró la necesidad de poner coto a una “polémica que de una forma tan seria está lastrando la política lingüística y la actitud hacia el idioma”.

“Estar detrás de la pancarta” permanentemente, a su entender, “es una imagen que no es buena para el gallego”.

De cara a un mayor uso, señaló dos aspectos de “la parte más hermosa y divertida” de hablar dos idiomas, castellano y gallego: el gallego ocupa el número 20 en la utilización en redes sociales en internet, de 6.000 lenguas que la Unesco tiene censadas, y permite una conexión con “los habitantes de la lusofonía”, aparte de que “computamos en la UE como plurilingües”. [SI LOS IDIOMAS CREAN PROBLEMAS POLÍTICOS Y DE CONVIVENCIA, NO VEO EN QUÉ CONSISTE LA "RIQUEZA" DE TENER DOS IDIOMAS.]

También puso la atención en las oportunidades en el ámbito económico, con premios por ejemplo a nivel internacional conseguidos por editoriales o dentro del campo audiovisual.

Respecto a la polémica con la Lomce, llamada “ley Wert”, precisó que es “el borrador de una ley” y en cuanto a la referencia a la denominada inmersión lingüística, matizó que “en Galicia no hay” [MENTIRA, HAY MÁS DE LO QUE PARECE] y por ello “el grueso de esa polémica a no nos afecta”.

http://www.elidealgallego.com/articulo/galicia/politica-linguistica-asegura-que-solo-el-4-de-la-ciudadania-habla-gallego-por-la-ensenanza/20130201231237106051.html



Recortes de Prensa   Página Inicial