AGLI Recortes de Prensa   Domingo 17  Febrero 2013

La Náusea
Carlos Sánchez El Confidencial 17 Febrero 2013

"La cosa anda mal, muy mal. Otra vez la suciedad, la Náusea". Jean-Paul Sartre

El ‘dilema del prisionero’ es, probablemente, el modelo de conflictos más estudiado y conocido en la teoría de los juegos. Se basa en un razonamiento complejo que se esboza aquí de forma sucinta. Dos delincuentes son detenidos por su implicación en un robo. El sheriff del condado decide aislar a cada uno de ellos en una celda para que digan la verdad. Y les ofrece, por separado, un pacto. Si uno canta y delata a su cómplice, podrá beneficiarse de una pena menor. Pero si ninguno lo hace, ambos serán castigados a altas condenas de cárcel.

Lógicamente, el incentivo de cada uno de ellos es denunciar a su compinche, y eso es precisamente lo que hacen. El resultado de tal decisión racional (pero basada en la ausencia de información veraz) es, sin duda, el peor para ambos: los dos son condenados por las autoridades a elevados años de prisión como culpables del robo.

El dilema que plantea Albert W. Tucker, que es quien formalizó el planteamiento inicial de Merrill M. Flood y Melvin Dresher, es el siguiente. ¿Qué hubiera pasado si en lugar de hacerse denuncias mutuas los dos reos hubieran cooperado sobre la base de disponer de una información veraz? Pues justamente lo contrario.

Lo cierto es que el sheriff no tenía pruebas fundadas sobre quién o quiénes estaban detrás del robo, por lo que ambos hubieran podido ser condenado sólo a delitos menores (posesión de armas) en caso de haber permanecidos mudos. Sin embargo, cada uno de ellos, para salvar su pellejo (cumplir la pena más suave), actuó de forma egoísta por falta de información, lo que a la postre les llevó a la ruina. O dicho de otra forma: compitieron en lugar de cooperar, lo que acabó en tragedia.

Rajoy y Rubalcaba son hoy los prisioneros de un país que desangra. No cooperan por miedo a que el adversario saque ventaja. Están convencidos de que quien coopere pierde todo y el otro se lleva la tajada (el poder). Y el resultado de tal despropósito es una España convertida en un reality

Rajoy y Rubalcaba son hoy los prisioneros de un país que desangra. No cooperan por miedo a que el adversario político saque ventaja. O dicho en otros términos: están convencidos de que quien coopere pierde todo y el otro se lleva la tajada (el poder). Y el resultado de tal despropósito no puede ser otro que una España convertida en un reality donde los protagonistas del espectáculo desfilan cada día a la vista del público. Florianos, valencianos y toda suerte de teloneros de la cosa pública se enzarzan en el célebre ‘y tú más’ mientras el país se envilece por mor de una clase política incapaz de estar a la altura de los tiempos que le ha tocado vivir.

Racionalidad e inteligencia
Como sostiene un fino catedrático de Filosofía del Derecho, con este planteamiento es imposible optar a un óptimo de racionalidad, y en su lugar se ha instalado la mediocridad más absoluta, donde los líderes políticos compiten sobre quién cobra menos a final de mes; no sobre quién propone cosas más inteligentes para salir de la ciénaga. Incluso una ley medular como la reforma de la administración local se aprueba sin un consenso básico entre los dos gran partidos, lo cual significa -como sucederá con la reforma educativa- que el próximo inquilino de la Moncloa la considerará papel mojado.

El Gobierno, en lugar de abrir el melón constitucional para asentar unas nuevas reglas de juego entre los distintos niveles de administraciones públicas -lo que hubiera ahogado el debate independentista en Cataluña-, ha optado por la solución más cortoplacista, que es ofrecer el salario de los concejales como la cabeza de Bautista. La opinión pública ya tiene su trofeo, debe pensar Montoro.

El problema, sin embargo, es otro. El problema de fondo de España tiene que ver con un sistema de partidos oligopolístico que impide la cooperación (como en el dilema del prisionero), lo cual es todavía más peligroso cuando tanto el PP como el PSOE (ahora menos) tienen mucho poder, pero poco dinero, lo que inevitablemente lleva a la corrupción.

Ambos partidos gobiernan en miles de ayuntamientos, en la práctica totalidad de las comunidades autónomas; eligen los miembros del poder judicial y del Tribunal Constitucional, mientras que los órganos reguladores no son más que una simple prolongación de sus decisiones. Demasiado poder (como el que reconoció Zapatero a Muñoz Molina en un acto de soberbia sin precedentes) que debería ser limitado con una reforma constitucional capaz de restringir su presencia apabullante en la vida pública. Y la retirada de Esperanza Aguirre de la gestión diaria de la Comunidad de Madrid lo demuestra.

Aguirre se ha ido del desgaste político que supone gestionar hospitales o escuelas, pero conserva el centro de la toma de decisiones. Ella seguirá siendo -como presidenta del PP madrileño- quién decida quién va y quién no va en las listas. Ahí está el poder. No en unas elecciones viciadas de origen por el método de extracción de los candidatos.

El peligro antisistema
El resultado, como no puede ser de otra manera, se traduce en un inmenso desapego de los ciudadanos con la cosa pública. O mejor dicho, con el sistema de representación, toda vez que nunca como hoy ha interesado tanto la política. El problema es todavía mayor si se tiene en cuenta que el país se ha quedado sin oposición. El PSOE debe purgar penas por tanto dislate cometido en siete años de zapaterismo, mientras que Izquierda Unida se dedica a alentar cualquier movimiento antisistema que de triunfar arrasaría con la propia coalición de izquierdas. La lógica antipartidos sólo degenera en movimientos políticos de infausto recuerdo, en los que el líder populista dirige a las masas.

Y el desclasamiento de las clases medias -en esencia el origen de los totalitarismos del siglo XX en Europa- es, sin duda, la peor de las señales que está enviando el PP a la sociedad. Uno de los triunfos del sistema democrático tiene que ver, precisamente, con el sentimiento de pertenencia a la clase media. Y de hecho, eso es lo que demuestran las encuestas de opinión. Cuando se pregunta a los ciudadanos sobre en qué posición se sitúan dentro de la escala social, la inmensa mayoría se coloca dentro de la clase media (media-baja o media-alta, según los casos), lo cual se suele relacionar con países de alta estabilidad política y aceptable cohesión social.

El problema surge cuando las clases medias se sienten desclasadas por un imparable proceso de empobrecimiento vinculado a impuestos, paro y recortes, lo cual crear un caldo de cultivo perverso. Sobre todo cuando la opinión pública no encuentra explicación a tanto latrocinio

El problema surge cuando esas clases medias se sienten desclasadas por un imparable proceso de empobrecimiento vinculado a la subida de impuestos, el paro y los recortes en las prestaciones sociales, lo cual crear un caldo de cultivo perverso. Sobre todo cuando la opinión pública -qué otra cosa es la democracia- no encuentra ninguna explicación, aunque sea simbólica, a tanto desmán y a tanto latrocinio.

Quienes han quebrado al país siguen en sus casoplones; quienes tienen cuentas en Suiza, circulan con total libertad y su patrimonio no ha sido embargado; quienes espían con sus repugnantes grabaciones, duermen tranquilos, y quienes han envilecido la vida pública hasta hacerla aborrecer, hablan como trileros frente al primer micrófono que ven delante de sus narices. Algún día ocurrirá una desgracia y será entonces cuando este país despierte de su pesadilla.

No es un asunto menor ni, desde luego, nuevo. El filósofo escocés David Hume, incluso antes que Adam Smith, identificó que cada ciudadano con derecho a disfrutar de los beneficios de un bien público tiene un incentivo para tratar de cargar los costes sobre otros. La causa de este comportamiento racional tiene que ver con el hecho de que los excluidos del sistema no pagan sus contribuciones, y es entonces, precisamente, cuando surgen movimientos antisociales. Por eso, Hume recomendaba, ya en 1739, que ese tipo de bienes fueran provistos por el Gobierno. Pero, por un Gobierno que haga respetar las leyes y ponga cerco a la corrupción.

Cuando eso no sucede, emerge el populismo y la demagogia, y ese es, en realidad el problema de España. La ausencia de cooperación entre los grandes partidos políticos (por mor de un sistema de representación arcaico propio de la salida de la Dictadura pero ya superado por los hechos) conduce a la ruina. Rubalcaba y Rajoy serán condenados como los prisioneros del dilema de Tucker; el problema es que el país vaya detrás.

La manifestación en Valencia
Nota del Editor 17 Febrero 2013

Días atrás nos hacíamos eco de la convocatoria de Masby para la manifestación de ayer en Valencia, con dos puntos irrenunciables: idioma común español y unidad de España (desmantelamiento del tinglado autonómico), y hoy, buscando noticias sobre la misma, he encontrado esta información sobre España 2000, y al final comento algunos de sus puntos.

Comunicado sobre la marcha cívica de España2000 del próximo día 16
11 febrero 2013 Activismo, Comunicados, Manifestaciones, Prensa
Corruptos NI UNO MÁS

Más de 300 políticos están imputados en casos de corrupción. Los casos de corrupción afectan a todos los niveles de la administración, desde los más pequeños ayuntamientos hasta la misma Casa Real.

Pepiño Blanco, Bárcenas, Camps, Naseiro, Chávez, Jaume Matas, los hermanos Pujol, Millet y su Palau, Marbella, Gurtel, Filesa, los GAL, los EREs de Andalucía, operación Pokemon… la lista es interminable. Dirigentes autonómicos, numerosos alcaldes y concejales, exministros… millones y millones de euros escondidos en Suiza o bajo el ladrillo, PP, PSOE y CiU son los grandes beneficiados de todos estos escándalos.

Mientras, millones de españoles están en paro, miles de jóvenes sin futuro y miles de familias y ancianos a las puertas del desahucio. Ahora más que nunca la corrupción vergonzante de los políticos debe entenderse como un delito contra la nación y castigarse con toda rapidez.

No hay mejor sitio que Valencia, paladín de la cultura del pelotazo y los fastos a costa del pueblo, para denunciar y protestar contra los políticos estafadores y contra este sistema corrupto que ha permitido y generado esta situación.

Sólo España2000 se erige como la única fuerza nacional capaz y dispuesta para luchar contra esta casta política que pretende arruinar a nuestra nación, dejar sin futuro a nuestra juventud y convertir a los trabajadores españoles en esclavos sin derecho.

Por todo ello, España2000 convoca a todos los valencianos a asistir a la marcha cívica que se celebrará el próximo sábado 16 de febrero. Inicio en la Plaza los Pinazo de Valencia (C/ Colón junto al Corte Inglés) a las 19:00h.

¡¡¡FALTA TRABAJO SOBRA CORRUPCIÓN!!!

10 Puntos para ser una gran nación y salir de la crisis
www.espana2000.org

1. FRENAR el derroche del Estado Autonómico que pone en peligro al Estado del Bienestar. Las “instituciones florero” (Casa Real, senado, diputaciones) son completamente inútiles y las Autonomías excesivamente costosas. Aligeremos la administración pública. Liquidemos el Estado de las Autonomías.

2. REFORMAR la Ley de Extranjería. Repatriación de los excedentes de inmigración. Los extranjeros deben cursar la solicitud para residir y trabajar legalmente en España desde su país de origen. Hay 7 millones de inmigrantes de los que la mitad nunca podrán ser absorbidos por el mercado de trabajo: sus países deben hacerse cargo de ellos lo antes posible. Nuestra economía no puede mantenerlos.

3. RELOCALIZAR la industria, aranceles proteccionistas para la industria y agricultura. Creación de un sector público estratégico y de una banca pública; inversión pública para garantizar el crecimiento y tras él el pago de la deuda, no al revés. Crear puestos de trabajo antes que pagar a los especuladores.

4. COMBATIR la corrupción a todos los niveles.
Tribunal especial para dirimir responsabilidades de políticos y banqueros en el origen de la crisis. Los delitos económicos no deben prescribir hasta la restitución de las cantidades robadas.

5. SITUAR a los españoles primero: Políticas sociales frente a políticas neoliberales. El bien más preciado de una nación son sus ciudadanos y el estado debe garantizarles un nivel de vida digno a cambio de su lealtad con la nación y de su esfuerzo en la construcción de una sociedad próspera.

6. RENEGOCIAR el acuerdo de adhesión a la Unión Europea
sobre bases más sólidas y más democráticas. Sí a Europa, no a esta Unión Europea. El acercamiento de Rusia a Europa es una oportunidad para mejorar nuestra economía y nuestra independencia. Revisión del reglamento y de las funciones del Banco Central Europeo.

7. LUCHAR contra la doctrina del “mundialismo”, origen de la globalización y de todas las crisis económicas
El mundo es demasiado complejo para poder “ordenarlo” mediante los mercados. Defensa de la soberanía nacional tanto en política, como en economía. El estado nacional es la mejor defensa.

8. DEFENDER nuestro modo de vida.
Frente a los intentos de crear una sociedad de personas sin arraigo y con un único modelo cultural proponemos la defensa de la identidad nacional. Frente a la “ingeniería social”, defensa de un modelo tradicional de familia. Frente a la crisis demográfica, estímulo a la natalidad y a la formación de nuevas familias jóvenes.

9. ELEVAR los servicios sociales básicos:
sanidad y educación pública principalmente. Es preciso elevar el nivel de la enseñanza desde la escuela hasta la universidad. Pensiones dignas y asistencia sanitaria pública son irrenunciables. Ampliar el Estado del Bienestar, no liquidarlo.

10. SALIR de la OTAN y trabajar en la defensa común europea desde Portugal a Rusia.
Retorno de nuestros soldados de Afganistán. Alto a la guerra que EE.UU. prepara en Oriente Medio para salir de la crisis y salvar a sus multinacionales. Nuestras Fuerzas Armadas deben estar en condiciones de asumir la defensa y la integridad del territorio español.


Comentarios:

En primer lugar, no voy a dejar de defender mi planteamiento:  los dos pricipios básicos deben ser la derogación de todas las leyes sobre lenguas regionales y el desmantelamiento del tinglado autonómico. No obstante, paso a comentar los postulados de España 2000.

Punto 1:  frenar el derroche del Estado Autonómico me parece insuficiente, hay que desmantelarlo por completo. No hay función alguna que pueda ser ejecutada mas eficientemente a nivel autonómico que nacional. El Estado del Bienestar no significa que el papá estado se encargue de todo para algunos a costa de los impuestos que sangra a los de siempre, la mal llamada clase media.

Punto 2: la reforma de la ley de extranjería como punto segundo es un poco fuerte. Tenemos demasiadas leyes, demasiadas normas, demasiados principios y respeto para los que ni nos respetan.

Punto 3: ¿ Relocalizar la industria ? ¿ aranceles proteccionistas ? ¿ más estado en industria y banca ? Una serie perversa de disparates.

Punto 4:  La corrupción es intrínseca a los partidos políticos. ¿Más tribunales controlados por ellos ?

Punto 5: ? Políticas sociales ¿ ¿ con el dinero de quién ? Todos funcionarios y cuidados por el papá estado. ¡ Vaya disparate !

Punto 6:  Renegociar el acuerdo de adhesión con la UE: a buenas horas; lo importante debería ser conseguir su eficacia y no un pozo de  gasto e ineficiencia.

Punto 7: ¿ Luchar contra el mundialismo ? Hasta los galos de Asterix salían de su aldea.

Punto 8: ¿ Defender nuestro modo de vida e identidad nacional ? A ver quien es el guapo que define esto.

Punto 9: ¿ Elevar los servicios sociales básicos ? Como en el punto 5:  ¿ Quien paga la fiesta ?

Punto 10:¿ Salir de la Otan ¿ Defensa de la integridad nacional ? ¿ Bloque eurasiático ?. No tiene sentido

"Ese partido funciona como una secta", dice un ex afiliado
Espantada en el partido de Mario Conde: afiliados de Galicia dimiten por "falta de democracia interna"
"Es una maniobra de ex militantes del PP desde que decidimos personamos en Gurtel", defiende SCD
Periodista Digital  17 Febrero 2013

Las promesas de regeneración del ex banquero Mario Conde generan dudas y suspicacias hasta en los miembros de su propio partido Sociedad Civil y Democracia.

El coordinador territorial de Galicia, Francisco J. Fernández Tarrío y siete afiliados responsables de la Coordinación Regional de Galicia han presentado su dimisión irrevocable a raíz de una propuesta de reforma de los estatutos de SCD que según los ahora ex militantes "cuestiona los principios esenciales del proyecto".

"Los estatutos que propone la dirección de SCD suponen la eliminación de la democracia interna del partido", manifiestan en una carta a Conde a la que ha tenido acceso PD.

"Esta propuesta consagra a SCD como un partido tradicional más y supone el abandono definitivo de su concepto de plataforma ciudadana y participativa. Dentro y fuera del partido queremos seguir siendo libres"

"Ese partido funciona como una secta", ha dicho a este medio un afiliado sin cargo de responsabilidad en SCD que también ha abandonado el partido.

Según la versión del sector crítico, Mario Conde nos les dejó muchas opciones y les dijo que "si esta propuesta de estatutos no salía adelante, él se iba a su casa".

Otro ex militante ha sintetizado a PD su visión de los nuevos estatutos:  "Esto estatutos significarán un rotundo "ni-ni" a la proclamada razón de ser de SCD. Ni sociedad civil, ni democracia"

LA VERSIÓN DE SCD: "SON EX MILITANTES DEL PP"
PD se ha puesto en contacto con la portavoz de SCD en Madrid, Almudena Negro, quien ha dado su versión sobre el portazo de los afiliados gallegos:  "Algunos de estos afiliados eran ex militantes del PP y les ha molestado que SCD se vaya a personar en los casos Gurtel, y en el caso Noos, para pedir que se hagan piezas separadas y se investiguen la posible malversación de caudales públicos por parte de Alberto Ruiz Gallardón con el tema Madrid 2016"

Para la responsable de Comunicación de SCD la reforma de los estatutos es "una excusa" porque "Si están en desacuerdo con ella que vengan a la Asamblea del 9 de marzo, como un afiliado más, y democráticamente, delante de todo el mundo, expongan su posición y allí la gente vote lo que quiera. Todos estos que protestan (sic) no han presentado ni una sola enmienda a la propuesta"

Negro ha defendido la propuesta de reforma estatutaria:  "En los Estatutos se introduce la posibilidad de que un Consejo de Dirección que tiene ya 31 miembros electos puedan revocar y echar al presidente y a todo el Comité Ejecutivo. Eso no existe en absolutamente ningún Partido español. ¿Cómo se puede decir que son poco democráticos cuando además se permite poder echar al presidente?. ¿Cómo se puede hablar de que no hay democracia?"

"Estamos muy tranquilos. El sector crítico son cuatro. Gente de la Ejecutiva de Fernández Tarrío ha decidido no acompañarle".

Por su parte, la posible sucesora de Tarrío en la Coordinación Territorial de Galicia, María Jamargo, ha reafirmado a PD punto por punto las afirmaciones de Negro: "La postura del partido es clara desde que empezó hasta que continúa y continuará. Estamos absolutamente tranquilos, sabemos que es un núcleo absolutamente aislado (...) Se ve que es una maniobra en la que según hemos empezado a hablar de la personación en casos como Gurtel o Madrid 2016, empezamos a ver a gente ex-PP o no tan ex, haciendo movimientos extraños"  "No hay nada no transparente ni nada no democrático. Es una cuestión personal y puntual de un número muy reducido de afiliados"

Cortinas de humo
Nota del editor 17 Febrero 2013

Cuando por fin el PSOE fue desalojado del gobierno, pensábamos que eso de las cortinas de humo iban a desaparecer, pero el PP ha aprendido la lección y ahora son unos maestros, aunque parece que se van a quedar a larga distancia de SCD, ya que decir que a los ahora ya ex-militantes gallegos de SCD les haya afectado la personación en los casos de corrupción, no es que sea una cortina de humo, es una estupidez, de la misma calaña que afirmar que en la asamblea se va a poder contraria la maquinaria del "partido", como si no hubiéramos asistido a un par de ellas para saber como se las gastan (esta segunda parte claramente explicada en un email a la portavoz de SCD en Madrid en un rifirrafe anterior).

Estos ex-militantes, tuvieron conocimiento de la carta que escribí a Mario Conde, pero estaban obnubilados, y siguieron queriendo oir cantos de sirenas. Ahora se han despertado, y solo falta que regresen al campo de la libertad, donde no se obliga a aprender lengua regional alguna.


******************* Sección "bilingüe" ***********************



Recortes de Prensa   Página Inicial