AGLI Recortes de Prensa   Jueves 28  Febrero 2013

Engañar a todos todo el tiempo
José Domingo www.vozbcn.com 28 Febrero 2013

Mentir es decir lo contrario de lo que se sabe. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, convocó urgentemente a los medios de comunicación para valorar una sentencia del Tribunal Supremo sobre los efectos de la cooficialidad lingüística en la escuela catalana. En la rueda de prensa, mintió cuando declaró que el Supremo había avalado “la interpretación” de la Generalidad sobre los derechos lingüísticos y el modelo escolar catalán. La convergente pretendía manipular a los periodistas y, a través de ellos, a la población en general, haciéndoles creer que el modelo de inmersión lingüística obligatoria es considerado legal por el Alto Tribunal.

Tuvo éxito. La letanía de la consejera, “la inmersión ha sido avalada”, la han repetido machaconamente la mayoría de las radios y televisiones catalanas, así como la prensa escrita (El Periódico, El País, El Punt Avui, Ara…). Merece una cita especial el tratamiento de La Vanguardia. Josep Playà es un periodista experto en temas de educación que está acostumbrado a trabajar con textos jurídicos y educativos. Es de suponer que habrá leído la sentencia en cuestión y, a pesar de ello, tuvo la desvergüenza de titular la noticia así: ‘Un fallo pro inmersión’, y adornarla con la siguiente entradilla: ‘El Supremo avala la atención individualizada a los alumnos y considera que no es necesario cambiar el modelo lingüístico de enseñanza’. Es mentira.

Digo que es mentira porque el Tribunal Supremo no ha justificado la inmersión, por el contrario, la ha criticado. Tampoco es verdad que sea legal enseñar a los niños mediante el método de la atención individualizada. Acudamos al texto de la sentencia del Supremo de 9 diciembre de 2010 que es el objeto de interpretación de la reciente sentencia de 19 de febrero de 2013. Reconoce el derecho de un padre que demandó a la Generalidad para lograr que la educación de sus dos hijos se hiciera con un reparto proporcional y equitativo de las materias en castellano y catalán. La administración sólo ofrecía clases en catalán. Los jueces corrigieron al departamento autonómico y declararon que:

‘El castellano debía utilizarse como lengua vehicular en el sistema educativo de la Comunidad Autónoma de Cataluña en la proporción que proceda dado el estado de normalización lingüística alcanzado por la sociedad catalana’.

Acto seguido, la sentencia advertía que la Generalidad debería adoptar ‘cuantas medidas sean precisas para adaptar su sistema de enseñanza a la nueva situación creada por la declaración de la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional que considera también al castellano como lengua vehicular de la enseñanza junto con el catalán’.

La citada sentencia en su fundamento de derecho sexto criticaba a la Generalidad porque la ‘exclusión de hecho del castellano como lengua vehicular pervierte el modelo lingüístico establecido en la Constitución de conjunción lingüística o de bilingüismo integral’ y declaraba que implantar un modelo de inmersión lingüística ‘es contrario al espíritu y letra de la Constitución’.

El Tribunal Supremo en la sentencia de 19 de febrero de 2013 ha determinado que el derecho que impetraba el recurrente ‘no se satisfacía con la prestación a sus hijos de una atención personalizada en castellano, sino con la entera transformación del sistema, de modo que sus hijos junto con sus condiscípulos, utilizarán, en la proporción que la Generalidad estimase conveniente, el castellano como lengua vehicular en la enseñanza, pero referido este sistema al seguido en el colegio y curso en que los hijos del recurrente siguieran la enseñanza’.

Es decir, de la interpretación sistemática de ambas sentencias se colige:

a) El Tribunal Supremo considera inconstitucional que el catalán sea la única lengua vehicular de enseñanza;

b) El sistema educativo se ha de transformar enteramente, de forma que si un padre, madre o tutor solicita para sus hijos o tutelados la enseñanza bilingüe en el colegio en el que esté matriculado, toda su clase se verá afectada por esa petición y, a partir de ese momento, tanto el castellano como el catalán pasarán a ser lenguas docentes, eso sí, en la proporción que fije la Generalidad pero sin hacer trampas porque el castellano no debe quedar ‘reducido en su uso al de objeto de estudio de una asignatura más, sino que se haga efectiva su utilización como lengua docente y vehicular en la enseñanza’, (¡adiós inmersión!); y

c) Es contrario a este modelo la atención individualizada (personalizada) en castellano. Es decir, no vale segregar al niño en la clase y discriminarlo por razón de lengua. Ello es lógico en una Comunidad Autónoma con cooficialidad lingüística, ambas lenguas deben ser docentes. En Cataluña, el modelo de conjunción lingüística hace que la clase se cohesione en torno a las dos lenguas oficiales y no es constitucional que se haga obligatoriamente en torno a una sola de ellas.

¿De verdad, todo sigue igual y el Tribunal Supremo ha avalado -una vez más, se ha llegado a decir- la inmersión lingüística y la práctica de la atención individualizada? Es evidente que no. Ahora que el cine ha puesto de moda a Abraham Lincoln, es oportuno acudir a una de sus más célebres citas:

“Se puede engañar a todo el mundo alguna vez. Se puede engañar a algunas personas todo el tiempo… pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”.

José Domingo es presidente de Impulso Ciudadano

La hipocresía del déficit

Primo González www.republica.com  28 Febrero 2013

El presidente del Gobierno ha sacado pecho con las cifras de déficit y con las previsiones económicas. Rodeados de tanto pesimismo por todos lados, no está mal que alguien trate de darnos un poco de aire fresco, aunque tampoco es aceptable jugar con la capacidad de creer cosas procedentes de los políticos que tenemos a estas alturas los ciudadanos. Las cifras de déficit público en el año 2012 han acabado al parecer (Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea tendrá que refrendarlo dentro de unas semanas) en el 6,7% del PIB, algo por encima del 6,3% que finalmente habían aceptado con resignación los organismos competentes de la Unión Europea. En cuanto a la recuperación de la economía, Rajoy sigue insistiendo en que en la segunda mitad de este año cambiará todo el escenario, aunque sin mayores precisiones, si bien ya se admite que no será hasta el año 2014 cuando el país volverá a la senda del crecimiento económico.

No sería lógico calificar como un éxito el 6,7% de déficit sobre PIB, ya que se asienta sobre al menos tres consideraciones negativas e imprevistas. La primera, que la Seguridad Social aporta un 1,5% del PIB a ese déficit, algo no previsto y que se produce como consecuencia de la negativa evolución del empleo, del número de cotizantes, de las rentas declaradas (en baja por el impacto de la reforma laboral) y de los ingresos crecientes de los beneficiarios del sistema, que crecen más de lo previsto, aún a pesar de que las prestaciones no han sido actualizadas como era de rigor. El desequilibrio de la Seguridad Social, del que posiblemente habrá que hablar en los años siguientes, incluso el actual, es una de las peores noticias que pueden recibir los españoles ya que puede poner contra las cuerdas el mecanismo más importante de asignación de rentas con que cuenta la sociedad española.

El segundo foco de inestabilidad presupuestaria es el gasto desbocado de las Autonomías, que finalmente ha sido disfrazado (aplazado, sería lo correcto) mediante sistemas de suministro de liquidez que hipotecan la situación financiera tanto del Estado como de las Autonomías para los próximos años. El déficit del sistema autonómico debería ser del 1,5% del PIB y parece que se ha ajustado al guión. No sin antes hacer malabarismos de diversa consideración. Realmente, contención del gasto en el sistema autonómico no parece haber habido suficiente, como en los años siguientes tendremos ocasión de constatar. En todo caso, el Estado salva la papeleta con un 1,5% de déficit total de las Autonomías, que era la cifra señalada. Algunas Autonomías han corregido sus cifras mejor que otras, pero el global parece haberse ajustado al guión.

La tercera cuestión que es pertinente recordar en torno al déficit es la del impacto de las medidas que ha adoptado el Gobierno para acercar el grado de cumplimiento al objetivo del 6,3%. Se han incrementado los impuestos, en especial el IVA, y se han recortado muchos gastos que desempeñaban un papel básico en el desarrollo del país, como las inversiones públicas en infraestructuras, las inversiones en investigación y desarrollo y algunos importantes gastos sociales, incluso los de educación y sanidad, en donde se ha producido adicionalmente un incremento encubierto de la presión fiscal. Todas estas medidas han tenido un impacto negativo muy apreciable sobre la economía, como refleja el retroceso continuado del PIB, que puede acabar el año en torno al 1,5% de caída frente al 0,5% de retroceso que manejaba el Gobierno en sus últimas previsiones.

El ajuste a la baja del déficit debe suscitar, por lo tanto, dos reflexiones. La primera es la de si será sostenible en el tiempo, de forma que en los dos años siguientes (es decir, 2013 y 2014) se podrán cumplir los compromisos con Bruselas, que eran bastante exigentes con reducciones adicionales del desequilibrio presupuestario del sector público, hasta dejarlo por debajo del 3% del PIB, una meta que a estas alturas parece bastante utópica. La segunda reflexión es la del coste que ha entrañado este recorte del incompleto del déficit, que ha exigido forzar una depresión económica de efectos demoledores y que está hipotecando el futuro del país.

La paja en ojo ajeno
César Vidal La Razón  28 Febrero 2013

Me consta que el resultado de las elecciones italianas ha significado la dicha e incluso el consuelo de no pocos españoles. Entendámonos. A nadie se le escapa que lo que sucede en Italia tras los últimos comicios le viene al euro como una pedrada en un ojo y, de paso, nos perjudica a todos invirtamos o no en la Bolsa. Pero el hecho de que «il cavaliere» y un tal Pepito Grillo –adivinen ustedes quién será Pinocho y al silbidito de quién acudirá– hayan conseguido el cincuenta y cinco por ciento de los sufragios para no muchos ayuda a deglutir las miserias de nuestra política patria. Como además los italianos llevan quince años que no dan pie con bola y lo mismo ha desaparecido de sus pagos la democracia cristiana que el partido socialista, no pocos sacan pecho pensando que, país mediterráneo por país mediterráneo, les damos sopas con honda a los que trajeron de China la pasta. Italia –justo es reconocerlo– no es el modelo en el que deberíamos mirarnos.

Sin embargo, debo señalar que si alguien es presa del alborozo contemplando lo que acontece en Italia resulta un claro candidato a que se le aplique el dicho de Jesús referente a ver la paja en ojo ajeno mientras que le resulta imposible contemplar la viga en el propio. Me explico. En Italia están muy mal las cosas y pueden empeorar tras preferirse la demagogia a la sensatez. Sin embargo, en Italia, no hay diputados que procedan de una organización terrorista que ha asesinado a un millar de ciudadanos sin excluir ancianos, mujeres y niños. En Italia, nadie va a celebrar un referéndum secesionista por más que su reunificación sea de ayer por la tarde en términos históricos. En Italia, a pesar de la Liga Norte, no hay una sola región donde se impida recibir la enseñanza en italiano. En Italia, el sistema regionalista –un marco que hubiera sido mucho mejor para España que el Estado de las Autonomías– obliga a las distintas regiones a aguantar su vela de deuda sin cargar a otras regiones más austeras y más laboriosas. En Italia, no existe ni por aproximación la hipertrofia de funcionarios y contratados que tienen nuestras administraciones. En Italia, a fin de cuentas, la presión fiscal es considerablemente menor que la que tanto le gusta a Montoro lo que explica que su economía respire algo más aliviada o que haya menos parados. Lo dicho. A ver si nos quitamos la viga.

La amenaza populista
Marea roja
Manuel Llamas Libertad Digital  28 Febrero 2013

A río revuelto, ganancia de pescadores. El populismo sigue ganando adeptos entre el electorado de los países más débiles de la Zona Euro. Las elecciones italianas son la última prueba de esta peligrosa deriva. El regreso de Silvio Berlusconi, tras el éxito que ha cosechado su discurso germanófobo, y la significativa irrupción del Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, que se ha situado como tercera fuerza, pone en el disparadero las tímidas reformas del tecnócrata Mario Monti.

La clave de estos comicios, más allá de la posible ingobernabilidad de Italia y una nueva convocatoria electoral, es que la mayoría de los votantes mostró en las urnas su rechazo explícito a la austeridad pública, incluso a la permanencia en el euro.

Desde hace meses Italia parecía terreno abonado para lo que finalmente ha sucedido. No en vano casi la mitad de los electores (unos 23,5 millones) son jubilados, parados o empleados públicos, contrarios todos ellos a recortar el gasto. El problema de fondo es que la receta adecuada para salir de la crisis resulta muy impopular en sociedades que llevan décadas instaladas en el paternalismo intervencionista de la subvención y el mal llamado Estado del Bienestar. Sociedades como la italiana, la griega, la portuguesa y la española.

La deriva populista de Berlusconi y el discurso antisistema del payaso Beppe Grillo han acaparado ni más ni menos que el 55% del voto. En Grecia, las últimas encuestas arrojan un empate técnico entre el primer ministro, Antonis Samaras (Nueva Democracia), y al líder de la coalición comunista Syriza, Alexis Tsipras, con casi un 29% para cada uno, mientras que los nazis de Amanecer Dorado se mantienen como la tercera fuerza, con un respaldo próximo al 12%. Comunistas y nazis comparten el mismo mensaje: oposición frontal a la política de recortes y liberalización económica y, llegado el caso, suspensión de pagos y salida del euro. Ambos se nutren del amplio descontento social que existe en Grecia, donde el 64% de la población cree que el país va en la dirección equivocada. Sin embargo, la prolongación de su particular crisis no es culpa de Merkel ni de los mercados, sino de una sucesión de Gobiernos incapaces de aplicar la amarga medicina recetada para salir cuanto antes del atolladero.

El populismo todavía no se ha hecho un hueco visible y significativo en el arco parlamentario español, pero ya hay indicios preocupantes. El apoyo soterrado del Gobierno a las plataformas que proponen el impago generalizado de hipotecas, la subida que está experimentando IU en las encuestas y el viraje izquierdista del PSOE son, sin duda, señales a tener muy en cuenta.

En el fondo de este tipo de movimientos subyace un creciente descontento social, materializado en forma de protestas como la del 23 de febrero. Bajo lemas como "Recortes no", "Tu sobre es mi recorte", "Su botín es mi crisis", "Sin pan no hay paz", "Ladrones" o "Viva la lucha obrera", se está generando una marea roja que puede anegar España en el populismo que ya están sufriendo Grecia e Italia.

Rebelión en la granja
Martín Prieto La Razón 28 Febrero 2013

Es común entre representantes socialistas referirse al PSOE como «la empresa», no por afán emprendedor, sino porque en ella tienen residenciadas sus nóminas. Como en política la decadencia es agropecuaria, mis amigos socialistas han terminado en su declive instalando una granja con los pollos ingobernables y alborotados. Alfredo Pérez Rubalcaba estará hoy pensando en aquello que decía don Santiago Rusiñol: «La vida es como el palo de un gallinero; larga pero llena de mierda». Después que el secretario del PSC sugiriera la abdicación del Rey, la votación en las Cortes del socialismo catalán por el derecho regional «a decidir» prueba que Rubalcaba y Pere Navarro no se hablan y que el partido hermano es más bien una prima de riesgo o verso suelto.

La dirección del PSC fue ocupada por la «gauche divine» de Barcelona exclaustrada de las noches de Bocaccio y todo fue bien hasta que llegó Pascual Maragall. Montilla, para hacerse perdonar su escueto bachillerato y su condición de charnego hispanohablante, se metió en la cama con los independentistas. Pero Pere Navarro ( a quién tienen por moderado) se ha dejado llevar por el derrumbe de CiU sin entender que muchos catalanes prefieren votar al original de ERC que a la copia de los otros dos. Carmen Chacón, ex ministra de Defensa de España, ha decidido no votar que «sí» ni que «no», ni abstenerse, sino todo lo contrario, por no poner piedras en su ambición matrimonial de llegar a ser la primera presidenta de España. Con poca gallardía se ha puesto de perfil.

Virtualmente lo que le pasa a Rubalcaba con el PSC es que ha perdido 14 escaños de su minoría y el carácter nacional del que antaño pudo presumir. Alfredo ha dado de sí, para lo bueno y lo malo, todo lo que podía y sólo está retrasando patéticamente su marcha al Aventino. Le perdonamos hasta su gusto por los faisanes si ahora que tendrá tiempo decide renunciar y deja de pedir («¡el perillán!») la dimisión del presidente Rajoy por las extrañas andanzas de un villano.

Andaluces, Franco ha vuelto
Javier Caraballo El Confidencial 28 Febrero 2013

La autonomía era un objetivo y, con el paso de los años, se ha vuelto una excusa. Una excusa para la clase política que se ha asentado en esta comunidad, como en otras, y que ha convertido la reivindicación de lo que ya existe en su modo de vida. Es verdad, porque es innegable, que en estos tres decenios de autonomía la comunidad ha prosperado y nada tiene que ver la realidad de hoy con la región subdesarrollada que dejó en herencia el franquismo.

Podría objetarse, y también es cierto, que nunca se podrá demostrar si, con un Estado centralista y con el mismo nivel de ayudas europeas, el desarrollo habría sido igual que el actual o incluso mayor, pero como ese debate pertenece al mundo de lo imaginario, lo mejor es aparcarlo. La realidad es la que tenemos delante: es indiscutible que Andalucía ha evolucionado con la autonomía como no lo había hecho en los dos últimos siglos.

Lo que ocurre es que, siendo así, nadie podrá negar tampoco que existe una enorme desproporción entre el crecimiento, en ese tiempo, de la trama institucional andaluza y el desarrollo los servicios públicos y la calidad de vida de los andaluces. Nada se ha desarrollado tanto en estos treinta años como la burocracia que vive del poder andaluz, y que va mucho más allá de la propia hegemonía socialista asentada en el Gobierno de la comunidad, ya que abarca a decenas de organismos paralelos, desde asociaciones vecinales hasta universidades, pasando por agrupaciones patronales y sindicales.

Frente a esa realidad institucional, ampulosa y desbordada, lo que se puede contraponer son estadísticas terribles para una sociedad, como el porcentaje de desempleo más elevado de Europa, el grado mayor de fracaso escolar, el pésimo nivel medio de las universidades, la renta per cápita o la creciente desertización industrial.

La telaraña autonómica
Por la necesidad de mantener la telaraña autonómica se produce el hecho perceptible de que la autonomía haya pasado de ser un objetivo reclamado por los ciudadanos a una excusa del poder político para perpetuarse como clase dirigente

Por esa desproporción, y por la necesidad de mantener la telaraña autonómica, se produce la distorsión de la que antes hablaba, el hecho perceptible de que la autonomía haya pasado de ser un objetivo reclamado por los ciudadanos a una excusa del poder político para perpetuarse como clase dirigente. Hoy, por ejemplo, 28 de Febrero, es un buen día para reparar en esa distorsión. Hoy se celebra en esta comunidad el Día de Andalucía, en conmemoración del referéndum con el que se logró la autonomía andaluza cuando se desperezaba la democracia española.

Ganó Andalucía su autonomía un día como hoy de 1980 gracias a un referéndum que ninguna otra comunidad autónoma ha superado, ni siquiera aquellas que se denominan erróneamente ‘comunidades históricas’ por el simple hecho de que el golpe de Estado de Franco irrumpió cuando ya se habían aprobado sus estatutos de autonomía, omitiendo a aquellas otras, como Andalucía, que estaban en el mismo proceso. La oleada ciudadana que se echó a la calle entonces en demanda de su autonomía perseguía la igualdad entre las regiones, la justicia entre las comunidades de España, sin privilegios ni amenazas, y fue tan grande la convulsión provocada por el referéndum andaluz que todo el Estado autonómico se trastocó, descartando la asimetría regional que estaba prevista y diseñada.

Lo que cuesta trabajo entender es que, treinta años después, con todas las competencias de autogobierno en su mano, la clase dirigente andaluza siga manteniendo el mismo discurso de entonces, como si nada hubiera pasado. Como aquel discurso fue rentable entonces, se mantiene aún hoy como excusa de todos los males de Andalucía. De hecho, el Gobierno andaluz, integrado por el PSOE e Izquierda Unida, lleva semanas preparando un 28-F “reivindicativo”, con proliferación de manifestaciones y manifiestos en los que se presenta a la comunidad andaluza como una víctima de un ataque exterior que quiere aniquilar la autonomía; como víctima “de las más de siete plagas que representan para los andaluces las reformas implantadas por el PP, que atentan contra el Estatuto de autonomía, y que nos exigen luchar por recuperar nuestros derechos y ganarnos el respeto de los poderes del Estado, que piensan poco en los andaluces”, como vociferan desde el Gobierno andaluz.

¿Se ve claro? Hace treinta años, la autonomía andaluza era un objetivo y, una vez lograda, esa misma reivindicación se perpetúa como excusa política de los males internos. En definitiva, el mismo mecanismo mental que se puede apreciar en otros nacionalismos.

Para redondear el agravio, este año, incluso, el Gobierno andaluz, de la mano de Izquierda Unida, ha incluido la resurrección del franquismo para otorgar más potencia demagógica a la protesta. La idea que se intenta trasladar es que la amenaza contra la autonomía andaluza es equivalente a la que ya se produjo durante la dictadura franquista. Para ello, se elige uno de los lugares marcados en la memoria histórica: se recuerda “a los andaluces que sufrieron la represión, la tortura y la muerte en el franquismo” y se insta a continuación a los ciudadanos a salir a la calle “para defender nuestra identidad como pueblo”. “Andaluces, Franco ha vuelto”, parecen decir. Cualquier cosa, en suma, antes que reconocer que el tiempo ha pasado y que para buscar a los responsables de la realidad andaluza ya no hay que salir de esta comunidad. El 28 de Febrero de 1980 nadie habría pensado que una manifestación ciudadana tan grande, tan pura, podría pervertirse de esta forma. Pero ha sucedido.

Con Italia o sin ella, la prima repuntará
Juan Laborda www.vozpopuli.com 28 Febrero 2013

Mientras desde Bruselas y Berlín se esperaba que Italia tragara la amarga factura de austeridad, el resultado final de las elecciones en el país transalpino ha supuesto un duro golpe para el proyecto europeo trazado por las élites extractivas. Al final hubo un enorme voto de castigo canalizado, sobre todo, a través de Beppe Grillo y su Movimiento Cinco Estrellas. Su campaña contra la austeridad acabó cuajando especialmente entre el electorado joven. El fracaso de Mario Monti para hacer la transición de tecnócrata a político viable sólo añade sal a la herida y su voto no será lo suficientemente grande como para ayudar a Bersani formar un gobierno viable. Por cierto, Bersani arrasó entre los tres millones de votantes que viven en el extranjero y ejercieron su derecho al voto. No hay nada como viajar para desprenderse de populismos hilarantes como el de Berlusconi.

La reacción de los mercados no se hizo esperar, se produjeron descensos en los mercados bursátiles globales y un fuerte incremento en las primas de riesgo de los bonos periféricos respecto a Alemania. Sin embargo, no desviemos la atención, el proceso de aversión al riesgo ya se había iniciado en las últimas semanas y solo necesitaba de catalizadores para continuar la única senda posible, el colapso de los mercados de riesgo en 2013.

Destaca, especialmente, la fuerte caída absoluta y relativa del sector bancario patrio y europeo. El mercado interpretó razonablemente el hastío de la ciudadanía y la necesidad urgente de cambiar la actual política económica. Frente a la austeridad, la alternativa de reordenar y reducir del tamaño del sistema bancario patrio y global, que además conlleve una disminución de la deuda privada y pública existente, y donde los acreedores sufrieran la correspondiente quita. Como advertía Willem Buiter a finales de 2010, “no tenemos mucha experiencia sobre la voluntad de los electores en tiempos de paz de soportar años de austeridad, crecimientos económicos negativos, y aumento del desempleo, pero eso es lo que se conseguirá, salvo que se opte por una reestructuración de la deuda, pública y privada”

Ortodoxia económica y rescates bancarios
Las medidas económicas adoptadas por el ejecutivo Monti o el gobierno de Rajoy, el portugués o el griego, además de ser ineficientes desde un punto de vista económico, reavivan una brutal lucha de clases. De un lado, los protegidos, que no son otros que los acreedores que tomaron riesgos excesivos, la élite bancaria insolvente, y la clase empresarial que siempre ha jugado con las cartas marcadas. De otro, los perdedores, la ciudadanía en su conjunto, representada por los trabajadores, las clases medias, los empresarios-emprendedores, y, sobretodo, los más desfavorecidos.

La única razón por la que nuestros gobernantes siguen insistiendo en la actual mezcla de políticas económicas (expansión monetaria, restricción fiscal, y deflación salarial) es porque con ella se benefician a las élites extractivas. Se liberan recursos que se destinan al rescate de sistemas bancarios quebrados. Al rescatar a los bancos los ricos y los poderosos simplemente se rescatan a sí mismos y garantizan la continuidad de un sistema que les conviene perfectamente. Sin embargo, no solo es el egoísmo, hay algo más, detrás se oculta toda una teoría de legitimación para confundir a los críticos y adormecer a los incautos. De nada les va a servir.

Nuestros líderes ni siquiera consideran que podrían estar equivocados. Siguen insistiendo, como lo han hecho desde el principio, en que "no hay alternativa". Llámenlo rescate bancario, expansión cuantitativa, política monetaria, o suicidio. Lo que importa es que todavía siguen haciendo lo mismo, es decir, depositar miles y miles de millones de euros de nuestros bolsillos para mantener bancos totalmente zombis, que jamás volverán a hacer aquello para lo cual fueron creados.

Algunos ingenuos pensaban que cuando aquellos líderes se embarcaban en una política de rescate de las deudas de los bancos privados, al menos eran sinceros, que realmente trataban de arreglar las cosas a favor de la ciudadanía en general. La realidad es bien diferente. Ahora queda terriblemente claro que banqueros, políticos, y “expertos”, ninguno de ellos, tiene la menor intención de estar al lado de la ciudadanía en todo aquello que se nos está imponiendo.

A diferencia de la mayoría de los ciudadanos, la élite bancaria y financiera tiene la mayor parte de su riqueza financiera en activos de deuda y derivados de todo tipo, que se evaporarían si se dejasen caer a los bancos. Si se reestructura el sistema bancario y se redujera su tamaño acorde con la economía real, serían los más ricos y poderosos los grandes perdedores. En su lugar, han diseñado una estructura de ahorro para la economía en la que su riqueza se mantiene, así como las instituciones que la controlan, y lo han hecho a nuestra costa.

Por qué colapsarán los mercados de riesgo
En este contexto de crisis económica, social, y política, el único aspecto táctico que hasta ahora ha evitado un ajuste brusco en los mercados de riesgo es la política monetaria de los Bancos Centrales (FED, Banco de Inglaterra, y BCE), por continuar con una expansión cuantitativa de su balance. El actual “carry trade” del dólar estadounidense, asociado a la política monetaria de la FED, comenzó en marzo de 2009 con la primera expansión cuantitativa QE1, y duro hasta principios de 2010, pero desde octubre de 2010 se reactivó con una expansión cuantitativa adicional, QE2. Es interesante observar que la primera expansión cuantitativa tuvo éxito porque las valoraciones bursátiles y de los distintos activos de riesgo a cierre de 2008 eran muy atractivas, los activos de riesgo estaban infravalorados. Ahora, inmersos en la Q3, estamos en la situación contraria, las bolsas están caras, especialmente la americana, que a los precios actuales en el medio plazo dará rentabilidades negativas.

Todos los episodios de QE por parte de la FED, o las operaciones de LTRO por parte del BCE, y otras intervenciones similares han basado su efecto, en esencia, en un recorte de los tipos de interés a niveles tan bajos que los inversores se sentían obligados a seleccionar valores de mayor riesgo en la búsqueda de rentabilidad. Lo que Bernanke considera como un "efecto riqueza" es simplemente una sobrevaloración de los flujos de caja existentes, a cambio de rendimientos futuros muy bajos, según nuestros cálculos negativos. Esta no es creación de riqueza, sino que simplemente es una distorsión del perfil temporal de la rentabilidad. En definitiva, según nuestras previsiones, se ha repetido el comportamiento de los mercados financieros previo al colapso de 2000 y 2008, y los bancos centrales, guiados por los monetaristas Ben Bernanke y Mario Draghi, son los responsables de ello.

11-M7
Nueve años ocultando crímenes y corrupciones
Gabriel Moris Libertad Digital  28 Febrero 2013

El próximo 11 de marzo se cumple el noveno aniversario del mayor ataque terrorista perpetrado en España y en Europa en los doce años que llevamos de siglo.

Creo que, en el cambio de centuria, ni los más pesimistas se hubieran atrevido a presagiar unos años tan negros y tan tristes para España como los que estamos padeciendo. España inició este siglo con cierto optimismo. Nuestra posición en la UE y en el mundo nos permitía pronunciar aquellas frases de "España va bien" y "España es un gran país". Nadie osaba poner en tela de juicio esas afirmaciones. Sospecho que algunos, en la sombra, urdieron el cambio que pretenden sea irreversible.

El pueblo español, soberano y dueño de su destino, según la Carta Magna, no podía sospechar que éste iba a estar ligado a un horrendo crimen perpetrado contra él. Sí, el cambio creo que empezó aquel triste e inolvidable Once de Marzo. La mente diabólica que lo planeó y ejecutó, y que lo está explotando exitosamente, no estaba entre los más de cien detenidos. La mente diabólica tenía, y sigue teniendo, una buena capacidad de planificación, de fijación de objetivos, buena aptitud para la logística y un buen control sobre los organismos del Estado, así como sobre los medios de comunicación. De no ser así, hoy tendríamos un caso cerrado. Y nadie en su sano juicio puede afirmar que éste lo sea. Una afirmación de tal naturaleza sólo puede proceder de partes interesadas en ocultar la verdad de los hechos.

Podemos hacer un sencillo ejercicio de análisis de la situación sociopolítica derivada de aquella fecha:

La sociedad española, objetivo del atentado, quedó convulsionada, maniatada, fragmentada, subsidiada, en el paro y parada, desorientada, sin ningún horizonte de recuperación, desafecta a sus clases dirigentes, etc. De ser un país receptor de mano de obra hemos pasado a ser un país de emigrantes. España forma a sus ciudadanos para que rindan en otros países. Nuestro sistema electoral, hábilmente manejado, impide que los ciudadanos puedan ser los protagonistas de su destino.

Las victimas del atentado se sienten divididas, amordazadas y tratadas incluso peor que los terroristas. Basta contemplar las excarcelaciones y los homenajes a sus victimarios.

Si echamos un vistazo a todas nuestras instituciones, a nuestra clase política y a los medios de comunicación, podemos decir que, salvo honrosas excepciones, son cualquier cosa menos ejemplares. Moral, ética y principios son términos casi obsoletos en nuestro vocabulario cotidiano.

Desde el mismo día del Atentado hasta hoy, España ha tenido unos gobiernos que han mentido, respecto del Atentado y respecto del terrorismo. "España se merece gobiernos e instituciones que no les mientan", pero ni los tenemos ni los esperamos a corto y medio plazo.

La ocultación y el silencio en torno al mayor crimen del siglo XXI no es sino el ejemplo más paradigmático de la corrupción generalizada que nos atenaza y nos impide salir del túnel en el que nos metieron con premeditación y alevosía aquel 11 de marzo.

¿Puede esto destruir la tan aireada y poco cuidada marca España? Por supuesto que sí; a las pruebas me remito. La prima de riesgo de nuestra economía puede ser un indicador.

Hay cosas de nuestra vida nacional que merecen nuestro reconocimiento, eso sí, casi todas fuera del ámbito político e institucional: el mundo del deporte, el de la empresa privada, las personas que individualmente contribuyen al progreso en los ámbitos de la investigación, las donaciones de órganos o el voluntariado... ¿Alguien puede explicar las razones por las que fracasamos al pasar de lo privado a lo público?

Recientemente se ha descubierto que es altgamente probable que el general Prim no muriera por los disparos que le dieron en el célebre atentado; las investigaciones apuntan a que murió por estrangulamiento. Si este hecho no se hubiera ocultado, probablemente la historia de España habría cambiado su rumbo.

Los atentados de los trenes de cercanías, si se investigan y hace justicia hasta sus últimas consecuencias, aún podrían corregir muchas derivas en la historia de España. El papa Benedicto XVI, en una asamblea general de la Interpol celebrada en Roma el pasado mes de noviembre, dijo: "El terrorismo se ha transformado en una red de complicidades políticas".

Yo invito a no perder la esperanza.

Cataluña
Convivencia Cívica Catalana anima a los padres a solicitar educación bilingüe tras la sentencia del Tribunal Supremo
Wert ofrece a la Generalidad negociar un articulado de la LOMCE que les satisfaga pero que también respete el bilingüismo. Rigau lo rechaza porque, cuando la ley se tenga que aplicar, en 2014, y “viendo cómo está la vida política, pueden haber pasado cosas”.
Redacción www.vozbcn.com  28 Febrero 2013

Convivencia Cívica Catalana (CCC) ha anunciado ‘acciones legales en defensa de los derechos de los padres solicitantes de una enseñanza bilingüe’ en caso de que la Generalidad ‘no cumpla’ la sentencia del Tribunal Supremo conocida este martes, que, aunque rechaza extender el modelo bilingüe a todo el sistema de forma automática y obligatoria, ordena garantizar el derecho a recibir la educación en castellano y catalán a los hijos cuyos padres así lo soliciten ‘junto con sus condiscípulos’.

En un comunicado, CCC, entidad promotora del recurso que ha generado la sentencia, ha considerado que la reintroducción del bilingüismo escolar ‘debiera haber sido universal’, pero ha subrayado que, en cualquier caso, este debe aplicarse a ‘los niños cuyos padres lo pidan expresamente’ y ‘junto al resto de sus compañeros de clase’, según reitera el Tribunal Supremo.

También ha recordado que tiene presentadas ante la Consejería de Enseñanza de la Generalidad cerca de un millar de solicitudes de padres catalanes que piden para sus hijos recibir enseñanza bilingüe en más de 90 centros escolares situados en 34 localidades distribuidas por toda la geografía catalana, ha exigido al Gobierno autonómico ‘satisfacer’ ese derecho, y ha animado a los padres a ‘hacer uso’ de él.

La ‘atención individualizada’ no satisface el derecho a la educación bilingüe
La entidad presidida por Francisco Caja ha destacado que el Tribunal Supremo advierte de que ‘el derecho de los padres que solicitan educación bilingüe no se satisface con la prestación a sus hijos de la denominada atención individualizada, contrariamente a lo afirmado reiteradamente por la consejera de Enseñanza, Irene Rigau’.

CCC ha remarcado que la sentencia insiste en que ‘todas las comunicaciones, circulares y cualquier otra documentación, tanto oral como escrita’ entre las escuelas y los padres se realicen también en español, si así es voluntad de estos.

Por último, CCC ha reclamado al Ejecutivo autonómico que adopte ‘un trato equitativo y equilibrado de nuestras dos lenguas oficiales en las escuelas frente al modelo monolingüe de educación única y exclusivamente en catalán y que trata a la lengua hablada por la mitad de los ciudadanos con el mismo número de horas que una lengua extranjera en las escuelas’, un sistema que califica de ‘descohesionador y excluyente’.

La sentencia “deja sin efecto” la inmersión obligatoria
En declaraciones a LA VOZ DE BARCELONA, el presidente de Impulso Ciudadano, José Domingo, ha desmentido a Rigau, asegurando que la sentencia “no avala la inmersión” lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán, pese a que así lo interpretó tras hacerse pública. “Todo lo contrario, la deja sin efecto”, ha añadido.

Domingo ha lamentado que la sentencia “sí dificulta el cumplimiento del derecho de los padres a que sus hijos puedan recibir la educación en las dos lenguas vehiculares” porque les insta a reclamarlo, aunque, “en cualquier caso, es un avance”.

“Lo ideal sería que la Administración autonómica no impidiera el cumplimiento de ese derecho. No se trata de segregar, como dicen las autoridades administrativas autonómicas, sino de unificar las dos lenguas en el aula”, ha subrayado, y ha instado al Gobierno a introducir en la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) los preceptos que garanticen el derecho a la educación bilingüe.

Wert ofrece a la Generalidad llegar a un acuerdo
En este sentido, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha ofrecido a la Generalidad que los respectivos servicios jurídicos se reúnan para analizar la sentencia y negociar un articulado de la LOMCE de forma que se garantice el derecho a recibir la enseñanza en las dos lenguas oficiales.

Wert ha señalado:
“Si somos capaces de encontrar una fórmula que, dando completa satisfacción a lo que tienen establecido sobre esta cuestión tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo, permita acomodar ese derecho de los padres, incorporaríamos sin ningún problema esa fórmula mediante el debate parlamentario a la LOMCE”.

“En 2014, cuando se tenga que aplicar la LOMCE, pueden haber pasado cosas”
Rigau, en cambio, ha rechazado la oferta de Wert y ha reiterado que no piensa permitir que el castellano sea lengua vehicular junto al catalán. En declaraciones a Catalunya Ràdio, la consejera de Enseñanza ha considerado que la sentencia del Tribunal Supremo avala la exclusión del español del sistema escolar en Cataluña, y ha acusado de “utilización torticera del texto de la sentencia” a aquellos que opinan lo contrario.

La dirigente nacionalista ha anunciado que desde el Gobierno autonómico combatirán “políticamente” contra el bilingüismo escolar porque tienen “la fuerza moral” para hacerlo, y porque la inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán es “una tradición pedagógica asumida y querida por la sociedad”.

Preguntada, finalmente, sobre una posible insumisión frente a la LOMCE, Rigau ha señalado:
“Este proyecto de ley se presenta ahora, nace de la euforia del PP y de unas recomendaciones de la FAES, pero a la hora de la verdad, esta ley no se puede aplicar hasta pasado 2014 ó 2015 y yo, viendo cómo está la vida política, creo que ahora hemos de debatir y defender nuestros principios, pero cuando se tenga que aplicar pueden haber pasado cosas, ¿no? Por tanto, no hace falta anunciar insumisiones. Creo que la Generalidad ha de tener una normativa clara, y los centros han de poder cumplir la normativa de la Generalidad, y la Generalidad defender ante los tribunales sus normativas. Es posible que la Generalidad tenga que pensar unas normativas que no coincidan con la ley, pero los centros no deberían hacer insumisión, sería en todo caso un problema jurídico de la Generalidad”.

Barcelona
El Defensor del Pueblo denuncia que el Ayuntamiento incumple el bilingüismo en las señales y rótulos de tráfico
Maite Molina www.vozbcn.com  28 Febrero 2013

La exclusión del castellano en las señales de tráfico utilizadas por el Ayuntamiento de Barcelona abre al puerta a los recursos para la retirada de las sanciones por incumplir varias normativas de ámbito nacional.

El Defensor del Pueblo ha vuelto a dar un toque de atención al Ayuntamiento de Barcelona por incumplir sistemáticamente las normas que establecen que las señales y rótulos de tráfico han de estar, al menos, en español. El Defensor hace esta advertencia en el Informe Anual 2012, que este miércoles la titular de la institución, Soledad Becerril, ha presentado al presidente del Congreso, Jesús Posada (PP).

El informe, de 382 páginas, no deja lugar a dudas: ‘El Ayuntamiento de Barcelona no ha aceptado una recomendación para que las indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías urbanas de su titularidad figuren no solo en catalán sino también en castellano’.

El artículo 56 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial dispone que las indicaciones escritas de las señales se expresarán en toda España al menos en el idioma español oficial del Estado; y el artículo 138 del Reglamento General de Circulación establece que las indicaciones escritas que se incluyan o acompañen a los paneles de señalización de las vías públicas, e inscripciones, figurarán en idioma castellano y, además, en la lengua oficial de la Comunidad Autónoma reconocida en el respectivo Estatuto de Autonomía, cuando la señal esté ubicada en el ámbito territorial de dicha Comunidad.

Sin embargo, tal y como ha ido informando LA VOZ DE BARCELONA en los últimos años, el Ayuntamiento de Barcelona nunca ha cumplido las normas relativas a los aspectos lingüísticos, hasta el punto de verse obligado a devolver multas por el incumplimiento de la ley y el reglamento de tráfico. En esta línea, el consistorio está inmerso en varios procesos judiciales por incumplir con la aplicación del bilingüismo, tal y como el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha señalado, en otros ámbitos al margen de tráfico.

El Ayuntamiento no acata la ley
El Ayuntamiento, sin embargo, ha respondido al Defensor del Pueblo que ‘al ser el catalán la lengua oficial de Cataluña y siendo constitucionalmente el catalán un idioma español que es oficial a nivel del Estado en Cataluña, no se estaría produciendo un incumplimiento de lo dispuesto en el artículo 56 de la Ley sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial y, por tanto, no sería necesario que las indicaciones escritas de las señales se expresen también en castellano’.

El Defensor del Pueblo, Soledad Becerril, entrega al presidente del Congreso, Jesús Posada (PP), el Informe Anual 2012 (foto: Congreso).
Pero, la institución, que vela por los derechos de los ciudadanos frente a las administraciones públicas, ha recordado al Ayuntamiento, tal y como se recoge en el Informe Anual 2012, que ‘de conformidad con lo dispuesto en el artículo 3 de la Constitución y en el artículo 6.2 del Estatuto de Cataluña, el catalán es la lengua oficial de Cataluña y el castellano, que también es lengua oficial en Cataluña, es la lengua oficial del Estado. Por tanto, aun siendo las dos lenguas, el castellano y catalán, lenguas españolas, solo el castellano es la lengua oficial del Estado, como se dice de forma expresa tanto en la Constitución como en el Estatuto de Cataluña’.

“Lo que no hacemos y no haremos es dar toda la información en bilingüe”
A pesar de las reiteradas sentencias de los tribunales, el Ayuntamiento de Barcelona -ahora en manos de Xavier Trias, antes controlado por el PSC- se ha negado en reiteradas ocasiones a respetar los derechos lingüísticos de los castellanohablantes. En mayo de 2012, el TSJC anuló dos artículos, corrigió otros cinco e interpretó otra veintena de preceptos del Reglamento de Uso de la Lengua Catalana del Ayuntamiento que establecía un uso preferente de esta lengua sobre el castellano.

Uno de los aspectos fundamentales ordenados por el TSJC es el que se refiere a que el Consistorio debe adaptarse a la lengua que use el ciudadano (entre las dos oficiales) sin que este deba pedirlo de forma explícita. Sin embargo, Trias, aseguró en su momento, tras conocer la sentencia que no estaba dispuesto a hacerlo. “Lo que no hacemos y no haremos es dar toda la información en bilingüe; estamos en Cataluña”, señaló entonces en tono desafiante.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Querido Fernando…
JOSEBA ARREGI. EL CORREO   28 Febrero 2013

· Te enfadarías al escuchar cómo políticos cuya tarea es atender a las víctimas de una violencia que hasta los ejecutantes llaman política tratan de ubicar el problema en el plano de la ética.

Todavía recuerdo la última vez que tuve la oportunidad de hablar contigo. Coincidimos entrando al Parlamento vasco y charlamos sobre la reclamación de los nacionalistas de que el Gobierno central transfiriera la gestión de la caja de la Seguridad Social, y tu idea de que preferirías que tu pensión estuviera garantizada por los vascos, por los españoles y por los europeos. A los dos días alguien quiso que no llegaras a la edad de poder cobrar la pensión, porque pensó que matándote conseguiría algún fin político.

Hace no muchos días la Fundación que lleva tu nombre y que preside tu viuda, Nati, celebró, como todos los años, un acto de homenaje en tu nombre y en el de Jorge. Son muchos los que se acuerdan de ti, especialmente tu viuda y tus hijos. Algunos te recordamos muchas veces, y además de recordarte echamos en falta tu capacidad de argumentar, tu racionalidad, tu claridad en las ideas y en la exposición de las mismas, especialmente en estos momentos de desbarajuste mental generalizado que, probablemente, te pondría los pelos de punta.

Hoy me he acordado de ti de forma especial al leer los periódicos. A ti te arrebataron la posibilidad de que pudieras vivir estos momentos y de enterarte así de las cosas que se dicen, de las revueltas que dan algunos para no decir lo que no quieren decir, pero dar la sensación de que dicen algo parecido, de cómo ahora lo importante son los gestos y no las palabras claras, para constatar que falta radicalmente la capacidad de argumentar con claridad y de expresar con claridad las ideas.

Hoy aparece citado el presidente del nuevo (o viejo) partido Sortu con unas palabras que me han hecho recordarte. Según un periódico ese presidente, a la pregunta del periodista Dani Álvarez de si la violencia de ETA ha servido para algo, contesta diciendo: yo creo que más que hablar de la violencia de ETA tendríamos que hablar del conflicto como tal, en todo su conjunto –matizó Arraiz–. Yo creo que la Historia nos dirá y pondrá a cada cual en su sitio cuando todo esto acabe… A partir de ahí –de que ETA ha sido consecuencia del conflicto– el desarrollo que cada vertiente de la violencia política ha tenido en este país creo que todavía es demasiado pronto para poder valorarlo.

En otro medio de comunicación se dice que el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, afirma que es «demasiado pronto» para valorar la violencia practicada por ETA. Y me he preguntado si este señor quiere decir que es demasiado pronto para decir que tu muerte fue un asesinato político, como le escuché alguna vez a tu viuda gritar con toda claridad: mi marido no ha dado la vida por nada. La vida se la arrebató ETA y él lo que quería era vivir! Pero para los nuevos héroes aún es demasiado pronto para llamar a las cosas por su nombre, para llamar asesinato a lo que hicieron contigo y con Jorge.

Decir que es demasiado pronto para reconocer que la violencia terrorista de ETA ha producido víctimas asesinadas es afirmar que ya no importan, ni ellas ni sus familiares, que no serán los verdugos y sus acompañantes necesarios, los que acaparan casi en su totalidad los cargos del nuevo (o viejo) partido los que reconozcan los asesinatos cometidos, sino la Historia la que diga si fueron eficaces para alcanzar la independencia. Y si lo fueron, tu asesinato tendrá todo el sentido de la Historia –y algunos pretenden mantener relaciones normales con este partido nuevo, pero muy viejo–.

Tú, que aborrecías las trampas lingüísticas, te revolverás en la tumba leyendo que la violencia del Estado, legítima cuando se somete al derecho y sin la que no existe Estado, y la violencia de ETA son consecuencia del conflicto. Tú, que valorabas al responsabilidad de cada uno, te sentirías espantado viendo cómo en el caso de la violencia de ETA nadie asume responsabilidad alguna de sus acciones, de sus ayudas, de sus legitimaciones.

Andamos desvariados, querido Fernando. Especialmente en estos momentos en los que ETA ha sido forzada por el Estado de derecho a renunciar al ejercicio de la violencia terrorista, el desbarajuste conceptual se ha adueñado de la mayoría de las mentes en la sociedad vasca. Desde quienes quieren pasar página, mirar sólo al futuro sin darse cuenta, o dándose demasiado bien cuenta, de que con ello están negando tu existencia como víctima, como la de Jorge y tantos cientos de víctimas de ETA: sois el pasado y no tenéis derecho a perturbar el idílico futuro de reconciliación y paz que nos prometen los responsables de toda esta historia de terror.

Pero, siendo todo esto muy grave, se le añaden otras miserias no menos graves. Responsables políticos, pues son cargos políticos del Gobierno vasco, alguno nuevo, otros ya bien curtidos en la tarea porque han ocupado más o menos el mismo puesto que ocupan ahora en la legislatura anterior y en algunas otras anteriores, eluden la política y plantean su tarea en un campo más allá de la política, en el campo de la ética y de una religiosidad difusa.

Y pienso, y no creo que me equivoque mucho, que te enfadarías sobremanera al escucharles cómo siendo políticos y teniendo como tarea la atención a las víctimas de una violencia que hasta los propios ejecutantes de la misma y sus acompañantes necesarios denominan violencia política, tratan de ubicar el problema, la cuestión o como quieran llamarlo, en el plano de la ética, cuando se trata de un problema profundamente político: que unas personas agrupadas en una organización política y, según ellos, militar llevan a cabo asesinatos en nombre de un proyecto político, reclaman que los presos por haber cometido esos asesinatos políticos tengan la consideración de presos políticos –que no lo son, pues están presos por cometer crímenes de motivación política, más graves por ello–, pero los políticos encargados de la materia se sitúan fuera de la política, en el plano ético y casi religioso.

¿Qué quieren esconder? Creo que es la pregunta que les harías, querido Fernando.

Recortes de Prensa   Página Inicial