AGLI Recortes de Prensa   Viernes 1 Marzo 2013

Europa bajo el síndrome de Peter Pan
Juan Carlos Olarra Estrella Digital 1 Marzo 2013

Siempre me ha parecido admirable la capacidad de síntesis y evocación del Dr. Dan Kiley para introducir su teoría sobre las personas que nunca se han hecho mayores (o nunca han madurado). Este es el diagnóstico que muchos responsables políticos alemanes han aplicado a la mayoría del electorado italiano tras los últimos comicios en el país transalpino y probablemente es lo que pensaban, aunque no dijeran, sobre los resultados de las elecciones en Grecia hace un par de años. Quien me conozca un poco sabe que no soy precisamente un acérrimo germanófilo, pero reconozco que hay mucho de verdad en el aserto de los sesudos teutones que así se pronuncian.

La Europa construida en las ensoñaciones socialdemócratas de los años sesenta produjo una generación de Peterpanes socioeconómicos
??El pronunciamiento de los italianos en las urnas??, como antes de de los griegos, y como los rasgos que caracterizan a muchos movimientos de protesta en Europa, muestra todos los síntomas que en su día definió Kiley: irresponsabilidad, rebeldía, cólera, narcisismo, arrogancia, dependencia, negación del envejecimiento, manipulación, y la creencia de que está más allá de las leyes de la sociedad y de las normas por ella establecidas. La Europa construida en las ensoñaciones socialdemócratas de los años sesenta produjo una generación de Peterpanes socioeconómicos ?que no quieren ni aceptan otra responsabilidad que la de los poderes público?s a los que, igual que los niños hacen con sus padres, culpan de todos sus males y carencias y a los que a su vez exigen con vehemencia todo lo que su acontecer diario precisa. Niños enrabietados y caprichosos que amenazan con irse de casa pero que tiemblan con la sola idea de tener que hacer algo por sí mismos.

En España hemos construido un esquema parecido a escala interna con nuestro lamentable sistema autonómico del que en estas fechas se celebran aniversarios en Madrid y en Andalucía (para recordarnos lo artificial, forzado y a veces oportunista de tan disparatado sistema). Durante más de dos décadas hemos alimentado la idea de que los benefactores gestores regionales se preocupaban de atender todas nuestras necesidades sin pedirnos nada a cambio, reservando la fea cara del recaudador, del publicano, para ese lejano frío y artificial gobierno central. Cuando se ha constatado que no podemos costear el tren de vida que nos hemos dado, entonces apuntamos los dardos de nuestras iras hacia ese despiadado gobierno central que solo nos quiere quitar lo que es nuestro y matar de sed y de frío a los padres de las actrices patrias. La indecencia de ese razonamiento fue denunciado hace mucho tiempo, en una época de bonanza en la que parecía que no tocaba, por Margaret Thatcher, quien en el cénit de su carrera se empecinó en cumplir la promesa electoral de imponer un impuesto municipal aunque eso pudiese costarle, que le costó, el inquilinato del 10 de Downing Street. Pero para la hoy baronesa era una cuestión de principios que los ciudadanos supiesen y percibiesen que todos los conciertos, actividades deportivas, sesiones de teatro, bicicletas, guarderías, asistentes sociales y otras prebendas gratuitas que les facilitaban sus autoridades locales costaban dinero y que ese dinero, lejos de no ser de nadie como dijo una vez una ilustre egabrense (bendito latín), salía exactamente de sus bolsillos.

Los europeos debemos abandonar nuestra cómoda inmadurez y asumir el tratamiento a nuestro síndrome de Peter Pan
Los ciudadanos españoles se rebelan demandando el mantenimiento de unos servicios gratuitos de primera clase igual que los ciudadanos de muchos países europeos salen a la calle exigiendo que la fiesta continúe, con barra libre y música en directo. Pero siempre se ha sabido que el final irremediable de una fiesta no es que se pare la música o se cabe el hielo, sino que no haya con qué pagar la siguiente ronda. Por lo tanto los europeos debemos abandonar nuestra cómoda inmadurez y asumir el tratamiento a nuestro síndrome de Peter Pan. Según el Dr. Kiley el tratamiento debe ser el que corresponde a toda neurosis estructurada. Los padres cuyos hijos manifiestan este tipo de inmadurez, deben “actuar”, antes que insistir con pertinacia en la persuasión “coloquial”. Adolescente, joven, o ya entrando en la madurez, el sujeto paciente de este tipo de trastorno, es renuente a toda modificación o a la mera comprensión de su infantilismo. El irresponsable mundo de la niñez, no quiere ser abandonado, y la conciencia del fracaso reiterado ante la adaptación de los comportamientos que acercan a la adultez equilibrada, casi no se verifica; lo que por momentos hace pensar en términos de una verdadera psicopatía. Una hipótesis verosímil, ante estos pacientes, nos conduce a imaginar una infancia muy feliz, en la que se quiere permanecer para no enfrentar la incómoda aceptación de límites que el ingreso a la vida social adulta comporta de modo insalvable. Sea en la aceptación de normas, en la necesidad de trabajar sólidamente en un empleo, de esforzarse en estudiar para concluir una carrera, de forjar vínculos maduros en relación con los otros, en el orden de la amistad o del amor.

Llegados a este punto, prefiero no mover una coma. Como en otras ocasiones, no pretendo sentar cátedra sino abrir el camino de la reflexión y de la discusión

Las cuentas del “Gran Capitán”
Pablo Sebastián www.republica.com 1 Marzo 2013

El Gobierno de Rajoy está encantado con las cuentas del déficit público de 2012, que según informó el presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados será del 6,7 %, cuatro décimas más de lo pactado con la UE, sobre todo por el desvío del gasto de las Comunidades Autónomas y de la Seguridad Social. Lo que, sin duda, constituye una buena noticia para España.

Un buen resultado en lo que al llamado “déficit estructural” de España se refiere, porque si añadimos la incidencia del rescate bancario, y al parecer ciertas facturas públicas que podrían haberse aplazado para 2013 -otra vez el truco del cajón- entonces estaríamos en un déficit de más 10 %, como realidad el oficial. Además, como han dicho desde el PSOE, el Gobierno no puede hablar de déficit “estructural” para 2012, y de un déficit general para 2011, como se hizo cuando estimo en un 9 % la herencia de Zapatero. O sea, hubo algo de maquillaje contable y de eso que en nuestro país se presenta como “las cuentas del Gran Capitán”, en alusión a la respuesta que el ilustre soldado español, Gonzalo Fernández de Córdoba dio al Rey Fernando que le pedía cuentas sobre la campaña de Nápoles, y a lo que el capitán, no sin sorna, respondió: “picos, palas y azadones, cien millones”.

Lo cierto es que el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo en reducir el gasto público del Estado y de las Autonomías, y ello es bueno y encomiable, al margen del resultado contable final que en unos meses será fijado en Bruselas por la UE. Y ese esfuerzo notable de la reducción del déficit es el que el ministro Cristóbal Montoro ha pretendido presentar con bombo y platillo a los mercados a ver si con ello, las malas noticias que ahora vienen de Italia pasan lo antes posible y nuestro país recupera el aliento y la financiación.

Sobre todo, con esta noticia Rajoy espera es que España pueda iniciar el crecimiento y la recuperación a finales de este año, dejando atrás el tiempo de recesión que en el último trimestre del año pasado ha sido bastante mala. Podemos decir que Rajoy, el PP y su gobierno se juegan mucho en esta apuesta del control del déficit, que tanto le critica la oposición del PSOE porque para el PP sin este control no habrá crecimiento. Y si hay crecimiento la situación económica y financiera de España mejorarán y entonces habrá empleo, lo que constituye el “cuento de la lechera” que se hace Rajoy en su despacho de la Moncloa donde suele recluirse para huir de los medios y del mundanal ruido, disfrazado de una especie de vicepresidente económico del Gobierno, más que de un presidente político y ejecutivo. Un Gran Capitán, algo que nunca llegará a ser Rajoy porque la gestión política no es su plato fuerte sino mas bien su debilidad.

De hecho Rajoy huye de los problemas políticos como del diablo, y suele hacer dejación de esas funciones que nadie en el gobierno asume, con lo que -como ahora se diría en Roma tras la renuncia del Papa- estamos ante una situación política española al estilo de la “Sede Vacante”, y en nuestro caso ampliada porque Rajoy tiene problemas y ausencias en el PP, Rubalcaba en el PSOE y el Rey -que este fin de semana entra en el quirófano- en la Zarzuela.

Es el liderazgo político lo que necesita España y lo que nos parece tan importante o más que como el control del déficit, sobre todo ahora que la UE -tras lo ocurrido en las elecciones italianas- empieza a cuestionarse el extremo rigor presupuestario impuesto por Merkel, aunque desde Berlín se insiste en no bajar la guardia del desfase presupuestario. Lo que empiezan a poner en duda los gobiernos progresistas de París y Roma, y lo que también debería reconsiderar Rajoy no vaya a ser que a su “lechera” se le rompa el cántaro y España se quede en una recesión crónica.

Por todo ello está muy bien que Montoro se felicite por el trabajo hecho por su Gobierno y su ministerio, aunque este ministro de Hacienda debería moderar su euforia y cuidar sus modales que no son nada corteses ni justos. Por ejemplo como cuando insinuó en el Congreso que algunos de los diputados socialistas no pagaban sus impuestos, lo que es un disparate nada democrático, máxime cuando hemos sabido, por lo publicado por “El País”, que la cúpula del PP, presidida por Rajoy, recibía sobres con dinero negro que el ministro de Hacienda no ha mandado investigar y que veremos si ahora lo investiga la Audiencia Nacional como consecuencia de la querella interpuesta por IU sobre la presunta financiación ilegal del PP. No vaya a ser que, los papeles de Bárcenas, presentados ante notario nos confirmen unas contabilidad “B” al viejo estilo del Gran Capitán cordobés, con lo de “picos, palas y azadones…”.

Pacto charnego, mar de mucho fondo
José Javaloyes www.republica.com 1 Marzo 2013

El aviso catalano-socialista a la ex ministra de Defensa Carmen Chacón de que no volverá tener candidatura a escaño si no asume el derecho a decidir contra la integridad histórica de la unidad de España, expresa como en el titular de esta nota se dice, la mar de mucho fondo que tensa y agita en estos momentos las relaciones entre las dos siglas herederas del legado de Pablo Iglesias. La cuestión de “restablecer un nuevo marco de relaciones”, según explicaba ayer la vicesecretaria general Elena Valenciano, resulta de una crisis sistémica.

Aceptar por parte de Ferraz que el Partido Socialista de Cataluña tenga voz y voto en la Ejecutiva federal, en tanto que el Partido Socialista Obrero Español carece de toda presencia o capacidad de influir y pesar en el mensaje y el discurso de los socialistas catalanes, sería tanto como admitir que el PSOE deba por principio transigir y renunciar a la unidad de España como condición y precio de cosechar votos socialistas en Cataluña. Si es que aspira al Gobierno de todos los españoles, cada vez que se convocan Elecciones Generales a Cortes. Una pretensión de este calado es tanto como la ley del embudo expresada como apéndice al llamado Pacto del Tinell.

Aquella bellaquería separatista del Tripartito (que el inefable Artur Mas quiso que se documentara con asistencia notarial, parecidamente a como el último tesorero del PP ha recurrido para presentar sus cuentas al juez) con la que se quiso marginar y excluir, confinándolo en el Aventino, al Partido Popular – en tanto que representación práctica entonces del centroderecha español en Cataluña -, era maniobra de la misma naturaleza e idéntica finalidad, en lo que se refiere a la discriminación contra el españolismo integrador, que la situación creada por la votación en el Congreso del derecho a decir” sobre la propia forma de relación por la que se rigen el PSC y el PSOE como componentes del Grupo Socialista en las Cortes.

Recordado lo del Pacto del Tinell se advierte que en el fondo del pleito ahora abierto entre las dos alas del bloque parlamentario socialista, lo que late es la misma insidia nacionalista de entonces, aunque instrumentada ahora de distinta manera. Denominable pacto charnego de los nacionalistas con los socialistas. La insidia de Mas – probablemente alentada por Jonqueras -, que de momento ha conseguido montar al PSC en el carro nacionalista del “derecho a decidir, es de un enorme y diabólico calado, puesto que de prevalecer conforme los términos del pleito planteado ahora, significaría tanto como que al socialismo de Ferraz el nacionalismo catalanista le habría robado la cartera con la entera documentación de su integral legitimidad política española.

Dice Pérez Rubalcaba, ante la reunión que las dos partes tendrán el próximo lunes, “Vamos a aclarar las reglas, porque no están claras, porque hay cierta asimetría”. En verdad no hay “cierta asimetría”, como dice el Secretario General del PSOE, sino una asimetría cierta. Aunque pueda parecerlo no es lo mismo. La cuestión de que el PSC tenga voz y voto en la Ejecutiva Federal, en tanto que el PSOE carece de presencia y voz, de influencia, en el mensaje de los socialistas catalanes, pudo ser algo sostenible cuando el PSC era una genérica modulación regional dentro de un partido unívocamente nacional. Las cosas no pueden seguir siendo así entre ambas partes porque los del PSC, en estas horas del soberanismo catalanista, se han bajado al moro con armas y bagajes.

La victoria de Grillo en Italia, una gran esperanza para todo el mundo
Francisco Rubiales Periodista Digital 1 Marzo 2013

La victoria de Beppe Grillo y de su "Movimiento 5 Estrellas" en Italia, donde han logrado nada menos que el voto de uno de cada cuatro italianos, constituye una gran esperanza para el mundo y tal vez el primer paso sólido para derrotar a la peor amenaza del planeta: los políticos tradicionales, la gente que ha construído el mundo sucio e injusto que habitamos, un mundo diseñado desde la corrupción y la perversión, que los ciudadanos no se merecen. Si Grillo y sus seguidores, a los que "la casta" llama "antisistemas", resisten, no se corrompen e imponen sus criterios a la vieja y rastrera "casta", es posible que empiece a cambiar el rumbo de la Historia y representen el principio del fin de la repugnante alianza político financiera que se ha adueñado del poder mundial.

Italia entera habla ahora con esperanza de regeneración y muchos millones miran ya con desprecio a la "casta" política que ha gobernado el país en las últimas décadas, arruinándolo y masacrando todos los valores y esperanzas. Los rebeldes italianos creen que la vieja política merece ser erradicada sin miramientos y que sus servidores, los actuales políticos, expulsados del poder con desprecio y sin honor porque el mundo no les debe nada. La nueva esperanza que florece en Italia y que ojalá contagie al mundo entero se debe a la victoria de Beppe Grillo y su "Movimiento 5 Estrellas", una fuerza que ha sabido aglutinar a los verdaderos demócratas italianos y a los millones de ciudadanos cansados de soportar en el poder a los viejos políticos corruptos y saqueadores de siempre, expertos sólo en destruir la nación y en asesinar los valores y los principios mas nobles.

Los sucios políticos de siempre pretenden convencernos de que el actual es el único mundo posible, pero es mentira. El mundo mejoraría notablemente solo con la desaparición de los políticos tradicionales y sus partidos, verdaderas escuelas de sátrapas antidemocráticos sin respeto al pueblo y a los valores. Los seguidores de Grillo, como todos los verdaderos demócratas del planeta, saben que la división entre derechas e izquierdas es falsa y que la única división real es entre opresores y oprimidos, entre la arrogante y privilegiada "casta" de los que mandan y los ciudadanos marginados, engañados y muchas veces aplastados.

Contemplar al caducado Berlusconi, un "profesional" de la vieja política inmoral e indecente, temblando ante la marea de los jóvenes que crece imparable en Italia y a Pier Luigi Bersani, otro político al viejo uso, varias veces ministro y curtido en las antiguas miserias de la "casta" italiana, sólo comparable a la española por su corrupción y desvergüenza, renegar de su pasado y asegurar que cambiará la ley electoral y luchará con todas sus fuerzas contra la corrupción y por la regeneración, sólo para presidir el gobierno con el apoyo de los votos del movimiento "5 Estrellas", es un placer casi insuperable para todo auténtico demócrata europeo.

Esos millones de italianos que han votado la "antipolítica" del "Movimiento 5 Estrellas" están haciendo mas por la regeneración de la podrida Italia, en los pocos días transcurridos desde las elecciones, que toda la clase política italiana en las últimas siete décadas, desde que se instauró la democracia tras la derrota de Musolini.

El movimiento que encabeza Grillo es la respuesta italiana al llamamiento a la rebeldía de los jóvenes que hizo Stéphane Hessel, autor del best seller "Indignaos", inspirador del movimiento español 15 M, en cuyo testamento pide a los jóvenes que no se rindan y sigan luchando pacíficamente contra el sistema injusto y contra la casta que pervierte nuestro mundo.

La vieja política ofrece en todo el mundo un balance sucio y dramático. El mundo que nos han construido los González, Zapatero, Aznar, Rajoy, Sarkozy, Merkel, Berlusconi, Monti y miles de ineptos arrogantes y egoístas como ellos es un mundo sucio, sin valores, sin justicia ni felicidad. Después de muchas décadas con estos energúmenos mandando, el mundo que nos legan no es mejor sino peor que el que ellos encontraron. La desigualdad, el desempleo, la injusticia, la pobreza, la explotación laboral y sexual, el miedo y mil lacras mas infectan el mundo que ellos gestionan en nuestro nombre, mientras que ellos, "la casta", se han construido una exclusiva burbuja de lujo, privilegios y arrogancia que no merecen por haber fraguado con su gestión el retroceso, el dolor y el fracaso.

Un país como España puede gestionarse con solo 10.000 políticos o quizás con menos, pero ellos han colocado en el Estado, con sueldos generosos, a casi medio millón de parásitos que, sin otro mérito que el de ser familiares, amigos o gente con carné de partido, no aportan ni un ápice al bien común o a la eficacia. Ese es el comportamiento clásico de la casta que de ser erradicada como el cáncer, acostumbrada a anteponer sus intereses al bien común.

Los viejos políticos tienen que desaparecer antes de que terminen con lo que queda de decencia en nuestro mundo. Beppe y sus seguidores "antipolíticos" se han alzado contra esa canalla, abriendo una senda que los demócratas y la gente decente de todo el mundo debe seguir con esperanza.

Voto en Blanco

Cataluña
Los tramposos del derecho a decidir
Antonio Robles Libertad Digital 1 Marzo 2013

La propuesta de resolución por el derecho a decidir presentada por el nacionalismo catalán el pasado martes en el Congreso de los Diputados es una explicación completa de las formar simuladas y tramposas utilizadas por el nacionalismo catalán a lo largo y ancho de estos últimos treinta años, y de sus objetivos últimos. En el Parlamento de Cataluña votan con soberbia de lobos una declaración de soberanía y en el Congreso de los Diputados piden, con piel de cordero, diálogo al Gobierno español para hablar sobre el derecho a decidir. En Madrid, como gustan simplificar, buscan empatías y diálogo para iniciar una consulta al pueblo de Cataluña dentro de la ley, y en Cataluña se declaran sujeto político y soberano. Y el PSC entra al trapo como un pardillo, o como un consumado mamporrero.

Es bueno dejar sentado de salida de qué están hablando cuando hablan del derecho a decidir –aunque todos sepamos de qué hablan–, para evitar eufemismos tramposos. Si hoy en Cataluña se habla del derecho a decidir por el nacionalismo es, en primer lugar, porque exigir un referéndum de autodeterminación de los pueblos está vedado por el derecho internacional. Cegado ese camino en los últimos años, han escogido esa falsa aspiración a la libertad democrática que aparenta poseer el derecho a decidir para vender victimismo al incauto y afear como antidemocrática la legitimidad constitucional. Pretenden cargarse de razón para saltársela. Y, en segundo lugar, porque no pueden enfrentar la secesión directamente y a las claras. Porque ese, ¡y solo ese!, es el derecho a decidir que piden. No lo hacen para que los catalanes alcancen el derecho a decidir como fórmula de ampliar sus derechos cívicos y políticos. En ningún caso. Los mismos nacionalistas que exigen el derecho a decidir nunca permitirían que tuviésemos el derecho a decidir la lengua en que queremos que estudien nuestros hijos, o si queremos o no otra ley electoral, Monarquía o República, recortes en Sanidad o en TV3, Guardia Civil o Mozos de Escuadra. No, todo se reduce a ver cómo consiguen el fin sin que se note el cuidado.

Por eso la postura del PSC (el cálculo de Chacón no debería merecer ni una mera mención por su irrelevancia para el problema general que nos ocupa y la mezquindad de su abandono) es patética, acomplejada y cobarde. ¿Acaso no saben que el derecho a decidir solo es la última trampa para seguir vendiendo independencia? ¿Acaso no saben que esa deriva solo les lleva a la irrelevancia política en Cataluña? ¿Acaso no saben que los soberanistas de entre sus filas les boicotearán en las próximas elecciones si sólo se quedan en la pamplina del derecho a decidir, sin ejercerlo en la dirección de la independencia; y si le hacen el juego a estos los no soberanistas huirán como alma que lleva al diablo? ¿Acaso no saben que esa dialéctica los romperá como partido tarde o temprano, y mientras tanto se irán encogiendo como la mojama? ¿Acaso no saben que es la mayor contribución que pudieran hacer a la derecha catalana de CiU y PPC?

Descarto por completo que rompan con el PSOE. Un PSC sin PSOE se disolvería en ERC, ICV-EUiA, CiU y C’s. Y un PSOE sin PSC no ganaría una elecciones generales ni con otro 11-M. Los que esperan una reedición de la antigua Federación Catalana del PSOE, que esperen sentados. Ni a uno ni a otro les interesa. Y no serán los principios –ninguno de los dos los tienen–, sino esos intereses electorales, lo que al final les mantendrá unidos, pero menos.

En cualquier caso, esa escenificación soberanista de partido sólo ha sido un adelanto de otras soberanías nacionales por venir. Al tiempo. Y en España, que si son galgos o podencos.

El idioma es el «petróleo» de España
FERNANDO R. LAFUENTE / MADRID ABC 1 Marzo 2013

El español, la segunda lengua de comunicación internacional (tras el inglés) y en número de hablantes

El idioma es el «petróleo» de España

Mapa del número de hispanohablantes hoy día

Siete millones ochocientos veinte mil es el número de escolares y universitarios que estudian español en Estados Unidos como lengua extranjera. Lo aprenden en un país en el que no es obligatorio, al contrario de Europa, el estudio de lenguas extranjeras. La Asociación de Lenguas Modernas norteamericana en una reciente encuesta confirmaba que el español es, con enorme distancia respecto al francés o el alemán, el idioma extranjero más estudiado en sus universidades. Sólo el número de estudiantes norteamericanos de español supera la población de Cataluña, por ejemplo.

El idioma español es el petróleo de la sociedad española y de las sociedades que se expresan en español. La lengua, hoy, profundamente americana -nueve de cada diez hablantes están al otro lado del Atlántico, y apenas son un 5 por ciento los que pronuncian la «c»- constituye la razón y el sentido de la fortaleza cultural de una nación, su expansión, su profunda vocación atlántica, algo por lo que no solo uno debe sentirse orgulloso, sino maravillado y, al tiempo, sentir, también, una formidable responsabilidad.
500 millones de hablantes nativos de español, solo por detrás del chino

El español, en el último tercio del siglo XX y en estas primeras décadas del XXI, es la segunda lengua de comunicación internacional (después del inglés) y es la segunda lengua en número de hablantes nativos, inmediatamente después del chino. En internet, el español ocupa el tercer puesto como idioma más utilizado, tras el inglés y el chino. La presencia del español en la red alcanza un esperanzador crecimiento que se mantiene a lo largo de estos últimos años en torno al 800 por ciento; en twitter es la segunda lengua más utilizada tras el inglés, y en Facebook el número de usuarios es de 80 millones.

Son, de acuerdo con el último censo de la población estadounidense, más de 50 millones los hispanohablantes, sin incluir a la población de Puerto Rico; son, esos 50 millones ya dentro de las minorías los que presentan unas cifras extraordinarias de crecimiento económico e influencia política, social, económica y cultural. Pero la clave está en que no es solo entre los hispanos, sino que, entre las distinguidas y exquisitas universidades de la Costa Este, es decir, entre los «wasp» es en los que el aprendizaje del español se ha disparado en las últimas décadas. De manera que los que mañana serán diplomáticos, políticos, economistas, altos funcionarios, profesores universitarios, investigadores, científicos, ingenieros y demás en la sociedad norteamericana, hoy se preparan con el español en su mochila académica.

Otro detalle, Brasil, después de la Ley Federal nº 11.1615 de 5 de agosto de 2005, en la que se obligaba a todos los centros de enseñanza media a impartir clases en español. De manera que los 6 millones que hoy lo estudian en el gran país que es Brasil se convertirán en 11 millones cuando se puedan ofertar más plazas en función de la creación de nuevos puestos docentes. Sin duda, es cierto lo señalado reiteradamente por el profesor José Luis García Delgado, al idioma español solo le queda cotizar en bolsa para mostrar su rentabilidad. Cerca del 3 por ciento es el porcentaje que aportan las industrias culturales al PIB de España (40.000 millones de euros).

El hecho de compartir un idioma entre más de una veintena de naciones, como es el caso del español, aumenta, en cerca de un 200 por ciento, los intercambios bilaterales. Si, como gustan de recordar en Italia, «las matemáticas no son opinión», las cifras del español, sin falsos engolamientos, ni fatuidades, pero, tampoco, sin el martirologio patrio tan habitual, sobre todo, en medios intelectuales, las cifras del español, cabe insistir en ello, son espectaculares y, en efecto, como las matemáticas, no son opinión. Son hechos gozosamente alentadores.

También en Twitter el español ocupa el segundo lugar
La lengua española es el gran emblema de la historia de España, su mayor símbolo, su figura más internacional, su fuente de energía inagotable, sí, su «petróleo». Porque el español es una fuente de energía renovable que no tiene coste de producción, que no se agota con su uso, que tiene un coste único de acceso, es un bien no apropiable y, además, el valor de uso se incrementa con el número de usuarios. Uno de los hechos determinantes en el presente del español es su honda capacidad, al cabo -como bien señaló Carlos Fuentes, el español es un idioma de frontera; un idioma de andariegos e inmigrantes, de aventureros y soñadores-, de la unidad en la diversidad.Cataluña

Las cuentas claras

Eduardo Goligorsky Libertad Digital 1 Marzo 2013

La ambición de mi padre era que yo fuese, como él, ingeniero. Mi despiste total para las matemáticas frustró sus sueños, pero ni él ni yo imaginamos que un día los secesionistas catalanes me obligarían a aproximarme a esa ciencia, aunque sólo fuera en sus rudimentos más elementales. Sin embargo, la tenacidad con que sus catecúmenos se obstinan en hacernos pasar gato por liebre al amañar las cifras de su popularidad me ha obligado a hacer mis pinitos en el abstruso mundo de los porcentajes, para tener las cuentas claras y no dejarme engañar.

Mintieron al prescindir del censo electoral cuando inflaron el apoyo que recibió el Estatut (sólo el 36,5%) definiéndolo como mayoritario, y repitieron la omisión y el fraude cuando ocultaron que los partidos secesionistas apenas obtuvieron el respaldo del 34% de dicho censo en la elección del 25-N. Ahora insisten en la estratagema para tergiversar el resultado de la votación en el Congreso que rechazó la resolución tramposa de CiU e ICV, encaminada a abrir las compuertas del proceso secesionista, con la complicidad de los diputados del PSC que la apoyaron y de la diputada del mismo partido que no la rechazó. Según el somatén mediático (LV, 27/2):

La suma de los votos del PSC a los más habituales de CiU e ICV representaba 2.458.000 votos, el 77,49 % de la expresión democrática catalana en los comicios de 2011.

Con un titular no menos provocador:
El Congreso dice no al 75 % de los diputados de Cayalunya. La Cámara vive el choque de legitimidades democráticas.

Disciplina de borregos
Vaya cuento chino. Mis escasos conocimientos de matemáticas, o por lo menos la pantalla de mi calculadora, me dictan que la cifra que publica el diario representa solamente el 45% del censo electoral, única base sobre la que se puede descubrir "la expresión democrática catalana". Esto, sin entrar en detalles subsidiarios. Por ejemplo, es un abuso grosero del cronista atribuir a los diputados de ICV y del PSC, e incluso de la U de CiU, la representación de todos los votantes de estos partidos en lo que concierne a algo tan trascendente y delicado como lo es el comienzo de un proceso encaminado a balcanizar España, a fragmentar –más de lo que ya está– la sociedad catalana, a aislarse de la Unión Europea, a ahuyentar a los inversores españoles convertidos en extranjeros y a los extranjeros de siempre... y así hasta el infinito.

Es evidente que el 75% de los diputados de Cataluña votaron con disciplina de borregos incluso cuando se indisciplinaron, como en el caso del PSC: todos optaron por cerrar filas bajo el techo de la Casa Gran de Artur Mas. Pero los ciudadanos no se agrupan en rebaños ni se cobijan bajo los techos lucrativos del poder. Sus razonamientos, sus sentimientos y sus intereses marchan por un derrotero muy distinto del que siguen las nomenklaturas privilegiadas y sectarias: tienen familiares y amigos en el resto de España y del mundo, procuran estudiar y vivir de su trabajo, montan empresas, forman familias, disfrutan tanto como pueden del ocio. Los diputados los representan cuando atienden a estas necesidades vitales y los traicionan cuando se van de viaje a Ítaca para edificar castillos de arena sobre las ruinas de hace 300 años. Los traicionados, que son cientos de miles, se cobrarán la deuda en las próximas elecciones.
Al carajo la legalidad

Si los diputados del PSC quieren corroborar a quién benefició su cambio de chaqueta, no deberán buscar la respuesta en los ojos de sus electores, donde casi siempre leerán reproches o algo peor, sino que tendrán que aprender a familiarizarse con los halagos que les tributan los astros del firmamento identitario, los mismos que hasta ayer los denigraban. Al día siguiente de su trastada les llueven flores desde las páginas de La Vanguardia (28/2). Pila Rahola se entusiasma:

Y el PSC acaba de sorprendernos mucho. La nobleza obliga, pues, a elogiar la entereza y autoridad que ha demostrado el PSC ante un PSOE que, en estos temas, no se anda con chiquitas.

Francesc-Marc Álvaro también aprueba, aunque sin olvidar el discurso maximalista:

El PSC parece que ha dicho basta al sucursalismo. Vivimos una época que exige cambios y nuevas miradas. Los dioses de Madrid han sido desafiados por aquellos que, durante décadas, decían "sí, señor". Es la hora de asegurar los grandes consensos en Catalunya, con inteligencia.

Recuerda, empero, que el PSC no ha renunciado a un último compromiso con "la legalidad", pecado este que todavía debe expiar:

CiU, ERC e ECV, en cambio, han votado solemnemente que el pueblo de Catalunya es un sujeto político soberano y que, si el Gobierno cierra todas las vías posibles para realizar la consulta, esta deberá hacerse igualmente, creando una nueva legalidad sobre la marcha, que supere las constricciones del ordenamiento constitucional.

Más claro, imposible. Álvaro copia el discurso con que Hugo Chávez, Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa, Daniel Ortega, Beppe Grillo... y Artur Mas, que lo ha repetido una y mil veces, mandan al carajo la legalidad de sus respectivos países.
Condimento izquierdoide

Todavía falta una pizca de condimento izquierdoide para sazonar el giro del PSC. Aparece, faltaría más, en El País (28/2), y lo aporta, como es natural, Josep Ramoneda:

La ruptura de la disciplina de voto socialista es un síntoma del resquebrajamiento de los pilares que han sostenido el Estado de las autonomías. El PSC ha jugado un importante papel de partido bisagra en Cataluña, hasta que falto de ideas y obsesionado en la centralidad perdió la voz: "Hechos, no palabras". La incapacidad de percepción de los cambios de la sociedad catalana le han ido dejando fuera de juego. (...) Si el PSC quiere seguir jugando un papel en Cataluña puede no estar a favor de la independencia, pero no puede situarse rotundamente en contra de ella y menos de los procedimientos democráticos.

Es curioso. El mismo crítico que denuncia que "la incapacidad de percepción de los cambios de la sociedad catalana le han ido dejando [al PSC] fuera de juego" y que lo intima a "no situarse rotundamente en contra" de la independencia confesó (El País, 27/11) inmediatamente después de producirse el descalabro del secesionismo el 25-N:

Aquí los medios de comunicación, los institutos de opinión, los académicos y los que nos dedicamos a opinar y escribir de estas cosas tendríamos que hacer una reflexión, porque es preocupante el desconocimiento de la realidad del país que hemos demostrado. (...) No he leído un solo artículo que contemplara la posibilidad de que en estas elecciones se diera un batacazo de esta envergadura. La sociedad catalana ha resultado opaca. ¿Por qué? Por muchas razones, pero principalmente dos: las brumas de las hegemonías ideológicas y de las fantasías políticas contaminaban demasiado el espacio mediático, y nos las acabamos creyendo todos: políticos y periodistas. Y la realidad es insoslayable.

Juegos improductivos
La realidad es insoslayable. Y las cuentas deben ser claras. Cada vez que hacemos números, la mayoría excepcional que debe aparecer reflejada en el censo electoral allí donde las legislaciones permiten referéndums se transforma, en Cataluña, en una clamorosa minoría. Las camarillas sectarias se están organizando para repetir la experiencia dentro de equis años, ensanchando las grietas que dividen a la sociedad española y dentro de ella a la catalana; provocando un irresponsable despilfarro de energías, tiempo y dinero que deberían invertirse en la superación de la crisis económica, en la creación de empleo y en la educación y formación de las nuevas generaciones en un marco de solidaridad y superación de barreras identitarias; y socavando las leyes y las instituciones sobre las que descansa la sociedad abierta. Existe una élite tribal que puede permitirse estos juegos improductivos. Que los practiquen en la Play Station. Y que a los ciudadanos nos dejen en paz.

Como señala, con criterio y sentido, el secretario de las Academias Americanas, Humberto López Morales, el 80 por ciento de los términos utilizados son comunes a todos los países que hablan español. He ahí la fortaleza y el continuo enriquecimiento. El genial mexicano Alfonso Reyes, a principios del siglo XX, dijo: «Si el orbe hispano de ambos mundos no llega a pesar sobre la Tierra en proporción con las dimensiones territoriales que cubre, si el hablar la lengua española no ha de representar nunca una ventaja en las letras como en el comercio, nuestro ejemplo será el ejemplo más vergonzoso de ineptitud que pueda ofrecer la raza humana».

Sin patéticos alborozos, parece que se ha escuchado la advertencia del gran escritor mexicano Alfonso Reyes, y la lengua española, orgullo y emblema de una cultura, ha seguido sus pasos contados y cantados. Dos instituciones, de Estado, han realizado una labor encomiable, portentosa: Real Academia Española -a la hora de unir y trabajar con el resto de las Academias americanas- y el Instituto Cervantes en su constante y eficaz labor de expandir y proyectar la lengua en el exterior. Ahora sí podemos contestar a Alfonso Reyes: «Estamos en ello», y de qué manera

105.000 millones en 2012
El déficit supera los 100.000 millones por cuarto año consecutivo
El rescate bancario elevó el déficit total al 9,99% del PIB, equivalente a 105.000 millones de euros, unos 4.600 millones más que en 2011
Libertad Digital 1 Marzo 2013

Ya hay datos oficiales sobre el cierre del déficit público en 2012. El ministro de hacienda, Cristóbal Montoro, anunció el jueves que el descuadre fiscal asciende a un total de 105.000 millones de euros, equivalente al 9,99% del PIB, frente al 9,44% registrado en 2011 (100.402 millones). De este modo, el conjunto de las administraciones públicas gastó el pasado año unos 4.600 millones de euros más que el ejercicio precedente.

Este aumento se debe a que parte del rescate bancario concedido por Bruselas al Estado español se contabiliza también como déficit, ya que la Comisión Europea (CE) considera que ese dinero se ha destinado a cubrir pérdidas en las cajas nacionalizadas y, por tanto, no es una inversión. Pese a todo, el préstamo europeo será devuelto por el contribuyente español vía deuda pública (futuros impuestos), puesto que dicho crédito se concedió al Estado (vía Frob), no a los bancos en problemas directamente. En concreto, las ayudas financieras han engordado el déficit de 2012 en 3,25 puntos del PIB, unos 34.160 millones de euros, frente al 0,48% del PIB extra que supusieron en 2011 (5.136 millones).

Así pues, teniendo en cuenta el coste de la recapitalización bancaria, el déficit creció un 4,6% interanual el pasado año. Es el cuarto año consecutivo que España presenta un déficit superior a los 100.000 millones de euros y, de hecho, es el mayor descuadre fiscal que se registra desde 2009, cuando se alcanzó un récord histórico de 117.143 millones de euros, equivalente al 11,2% del PIB.

Sin rescate bancario, el déficit cae al 6,7%
Ahora bien, si se descuentan dichas ayudas, que no computan a efectos de cumplir los objetivos de déficit fijados por Bruselas, el descuadre fiscal entre ingresos y gastos se situó en 70.822 millones de euros (6,74% del PIB), según el avance de ejecución presupuestaria presentado por Montoro. Esto significa que el sector público siguió gastando casi 71.000 millones de euros más de lo que recaudó por vía fiscal.

Esta cifra contrasta con el déficit del 8,96% de 2011, equivalente a 95.266 millones de euros. Dicho de otro modo, sin ayudas financieras, el déficit bajó en 24.444 millones (2,2 puntos del PIB), lo cual supone un recorte próximo al 25,6% interanual. Según datos oficiales, el grueso del ajuste presupuestario se concentró casi exclusivamente en el cuarto trimestre de 2012 (más de 19.000 millones de euros frente al recorte total de 24.444 millones). Pese a todo, España incumplió el objetivo del 6,3% del PIB fijado por Bruselas, tras desviarse al alza en 0,44 puntos del PIB (unos 4.625 millones de euros).

El déficit del Gobierno se duplica
Montoro presentó el siguiente gráfico, en el que se descompone el déficit en función de los distintos sectores públicos, observándose así que el déficit baja en todas las administraciones públicas con respecto a 2011, a excepción de la Seguridad Social, que pasa del 0,07% al 0,96%.

Sin embargo, dichas cifras no coinciden con las que el Gobierno remitirá a Bruselas. La razón estriba en que la metodología que emplea Eurostat (la oficina estadística de la UE) tiene en cuenta dos factores que no refleja claramente el citado cuadro: por un lado, las liquidaciones del sistema de financiación autonómica (se recogen en 2012, pero no en 2011) y las ayudas bancarias que contabilizan como déficit (Hacienda las sitúa en un apartado separado del resto). Eurostat contabiliza el déficit de forma homogénea, incluyendo las citadas liquidaciones autonómicas (lo que las CCAA tienen que devolver o ingresar al Gobierno en función de la evolución real de la recaudación fiscal) y el coste del rescate bancario.

Por ello, a efectos de poder observar la evolución temporal del déficit público en las distintas administraciones, es necesario tener en cuenta esos dos factores. En base a las cifras presentadas por Montoro, Eurostat contabilizará el déficit público español de la siguiente forma:

  • El Gobierno central presentó en 2012 un descuadre fiscal próximo a los 74.470 millones de euros (7,1% del PIB) frente a los 36.527 millones de 2011. Es decir, su déficit se duplicó como consecuencia del rescate bancario.
  • El agujero en las CCAA ascendió a 18.234 millones (1,73%) frente a los 54.148 de 2011, una caída del 66% interanual.
  • La Administración Local registró un déficit del 2.148 millones (0,2%) frente a los 8.954 millones de 2011, una reducción del 76%.
  • La Seguridad Social presentó un descuadre de 10.131 millones (0,96%) frente a los 773 millones de 2011, un aumento del 1.210% interanual.

Cataluña
La Generalidad superó el límite de déficit fijado para 2012 en medio punto
Las CCAA cierran 2012 con un déficit del 1,73% del PIB, por encima del 1,5% establecido como máximo, mientras que el conjunto de las administraciones públicas registran un déficit del 6,74%, 0,44 puntos más que el objetivo fijado. Cataluña es la cuarta Comunidad que peores datos presenta.
Redacción www.vozbcn.com 1 Marzo 2013

Evolución del déficit de las CCAA en los años 2010, 2011 (previsión) y 2012 (avance) en porcentaje sobre el PIB regional (cuadro: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas)

El déficit de la Generalidad de Cataluña en 2012 fue del 1,96% del PIB regional, 0,46 puntos por encima del 1,5% establecido como límite para las CCAA, según los datos hechos públicos este jueves por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Esta cifra es sensiblemente inferior a la avanzada el pasado 22 de enero por el propio Gobierno autonómico, que la situó en el 2,3% del PIB, si bien, el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, rectificó ese dato hace una semana, resituándolo en torno al 2%.

Las CCAA, en su conjunto, han registrado un déficit del 1,73% del PIB, 0,23 puntos más de lo exigido. La Generalidad de Cataluña ha sido uno de los seis gobiernos autonómicos que no han cumplido el objetivo fijado para 2012, con una desviación que solo ha sido superada por la Comunidad Valenciana (3,45% de déficit; 1,95 puntos por encima del límite); la Región de Murcia (3,02% de déficit; 1,52 puntos de desviación); y Andalucía (con un déficit del 2,02%; 0,52 puntos más que el objetivo establecido). Las otras dos CCAA que han superado el límite son Baleares (1,83%) y Castilla-La Mancha (1,53%).

Extremadura ha encabezado el ranking de las CCAA que más han ajustado sus cuentas en 2012, cerrando el año con un déficit del 0,69%. Tras ella, se han situado Asturias (1,04%); La Rioja (1,04%); la Comunidad de Madrid (1,07%); Cantabria (1,13%); Galicia (1,19%); Canarias (1,23%); Navarra (1,34%); País Vasco (1,39%); Castilla y León (1,40%); y Aragón (1,47%).

El conjunto de las administraciones públicas registran un déficit del 6,74%

Evolución del déficit del conjunto de las Administraciones Públicas 2011-2012 en porcentaje sobre el PIB (cuadro: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas).

Según el avance de la ejecución presupuestaria, el déficit del conjunto de las administraciones públicas en 2012 fue de 70.822 millones de euros, un 6,74% del PIB, frente al 8,96% del año anterior, mientras que el límite fijado por la Unión Europea era del 6,3%. Estos datos no incluyen las ayudas europeas a la banca, puesto que la contabilidad nacional no lo exige, que elevarían el déficit global al 9,99%.

La Administración General del Estado registró un déficit de 40.309 millones de euros, el 3,83% del PIB (tenía un objetivo del 4,5%); las Corporaciones Locales, el 0,2% (el objetivo era el 0,3%); la Seguridad Social, el 0,96% (la meta era el equilibrio presupuestario); y las CCAA, el 1,73% citado.

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha señalado que estas cifras reflejan que “gracias al esfuerzo de la sociedad española, tanto de los ciudadanos como de sus administraciones, se ha logrado un importante avance en la credibilidad de las cuentas españolas y en la recuperación de la confianza”, y ha indicado que el “sacrificio” y el “esfuerzo” ha “merecido la pena”, por lo que “no habrá necesidad de nuevas medidas” de ajuste este año. Estas cifras deberán ser confirmadas por Eurostat en abril.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
Las cuentas claras
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 1 Marzo 2013

La ambición de mi padre era que yo fuese, como él, ingeniero. Mi despiste total para las matemáticas frustró sus sueños, pero ni él ni yo imaginamos que un día los secesionistas catalanes me obligarían a aproximarme a esa ciencia, aunque sólo fuera en sus rudimentos más elementales. Sin embargo, la tenacidad con que sus catecúmenos se obstinan en hacernos pasar gato por liebre al amañar las cifras de su popularidad me ha obligado a hacer mis pinitos en el abstruso mundo de los porcentajes, para tener las cuentas claras y no dejarme engañar.

Mintieron al prescindir del censo electoral cuando inflaron el apoyo que recibió el Estatut (sólo el 36,5%) definiéndolo como mayoritario, y repitieron la omisión y el fraude cuando ocultaron que los partidos secesionistas apenas obtuvieron el respaldo del 34% de dicho censo en la elección del 25-N. Ahora insisten en la estratagema para tergiversar el resultado de la votación en el Congreso que rechazó la resolución tramposa de CiU e ICV, encaminada a abrir las compuertas del proceso secesionista, con la complicidad de los diputados del PSC que la apoyaron y de la diputada del mismo partido que no la rechazó. Según el somatén mediático (LV, 27/2):

La suma de los votos del PSC a los más habituales de CiU e ICV representaba 2.458.000 votos, el 77,49 % de la expresión democrática catalana en los comicios de 2011.

Con un titular no menos provocador:
El Congreso dice no al 75 % de los diputados de Cayalunya. La Cámara vive el choque de legitimidades democráticas.

Disciplina de borregos
Vaya cuento chino. Mis escasos conocimientos de matemáticas, o por lo menos la pantalla de mi calculadora, me dictan que la cifra que publica el diario representa solamente el 45% del censo electoral, única base sobre la que se puede descubrir "la expresión democrática catalana". Esto, sin entrar en detalles subsidiarios. Por ejemplo, es un abuso grosero del cronista atribuir a los diputados de ICV y del PSC, e incluso de la U de CiU, la representación de todos los votantes de estos partidos en lo que concierne a algo tan trascendente y delicado como lo es el comienzo de un proceso encaminado a balcanizar España, a fragmentar –más de lo que ya está– la sociedad catalana, a aislarse de la Unión Europea, a ahuyentar a los inversores españoles convertidos en extranjeros y a los extranjeros de siempre... y así hasta el infinito.

Es evidente que el 75% de los diputados de Cataluña votaron con disciplina de borregos incluso cuando se indisciplinaron, como en el caso del PSC: todos optaron por cerrar filas bajo el techo de la Casa Gran de Artur Mas. Pero los ciudadanos no se agrupan en rebaños ni se cobijan bajo los techos lucrativos del poder. Sus razonamientos, sus sentimientos y sus intereses marchan por un derrotero muy distinto del que siguen las nomenklaturas privilegiadas y sectarias: tienen familiares y amigos en el resto de España y del mundo, procuran estudiar y vivir de su trabajo, montan empresas, forman familias, disfrutan tanto como pueden del ocio. Los diputados los representan cuando atienden a estas necesidades vitales y los traicionan cuando se van de viaje a Ítaca para edificar castillos de arena sobre las ruinas de hace 300 años. Los traicionados, que son cientos de miles, se cobrarán la deuda en las próximas elecciones.
Al carajo la legalidad

Si los diputados del PSC quieren corroborar a quién benefició su cambio de chaqueta, no deberán buscar la respuesta en los ojos de sus electores, donde casi siempre leerán reproches o algo peor, sino que tendrán que aprender a familiarizarse con los halagos que les tributan los astros del firmamento identitario, los mismos que hasta ayer los denigraban. Al día siguiente de su trastada les llueven flores desde las páginas de La Vanguardia (28/2). Pila Rahola se entusiasma:

Y el PSC acaba de sorprendernos mucho. La nobleza obliga, pues, a elogiar la entereza y autoridad que ha demostrado el PSC ante un PSOE que, en estos temas, no se anda con chiquitas.

Francesc-Marc Álvaro también aprueba, aunque sin olvidar el discurso maximalista:
El PSC parece que ha dicho basta al sucursalismo. Vivimos una época que exige cambios y nuevas miradas. Los dioses de Madrid han sido desafiados por aquellos que, durante décadas, decían "sí, señor". Es la hora de asegurar los grandes consensos en Catalunya, con inteligencia.

Recuerda, empero, que el PSC no ha renunciado a un último compromiso con "la legalidad", pecado este que todavía debe expiar:

CiU, ERC e ECV, en cambio, han votado solemnemente que el pueblo de Catalunya es un sujeto político soberano y que, si el Gobierno cierra todas las vías posibles para realizar la consulta, esta deberá hacerse igualmente, creando una nueva legalidad sobre la marcha, que supere las constricciones del ordenamiento constitucional.

Más claro, imposible. Álvaro copia el discurso con que Hugo Chávez, Cristina Fernández de Kirchner, Rafael Correa, Daniel Ortega, Beppe Grillo... y Artur Mas, que lo ha repetido una y mil veces, mandan al carajo la legalidad de sus respectivos países.
Condimento izquierdoide

Todavía falta una pizca de condimento izquierdoide para sazonar el giro del PSC. Aparece, faltaría más, en El País (28/2), y lo aporta, como es natural, Josep Ramoneda:
La ruptura de la disciplina de voto socialista es un síntoma del resquebrajamiento de los pilares que han sostenido el Estado de las autonomías. El PSC ha jugado un importante papel de partido bisagra en Cataluña, hasta que falto de ideas y obsesionado en la centralidad perdió la voz: "Hechos, no palabras". La incapacidad de percepción de los cambios de la sociedad catalana le han ido dejando fuera de juego. (...) Si el PSC quiere seguir jugando un papel en Cataluña puede no estar a favor de la independencia, pero no puede situarse rotundamente en contra de ella y menos de los procedimientos democráticos.

Es curioso. El mismo crítico que denuncia que "la incapacidad de percepción de los cambios de la sociedad catalana le han ido dejando [al PSC] fuera de juego" y que lo intima a "no situarse rotundamente en contra" de la independencia confesó (El País, 27/11) inmediatamente después de producirse el descalabro del secesionismo el 25-N:

Aquí los medios de comunicación, los institutos de opinión, los académicos y los que nos dedicamos a opinar y escribir de estas cosas tendríamos que hacer una reflexión, porque es preocupante el desconocimiento de la realidad del país que hemos demostrado. (...) No he leído un solo artículo que contemplara la posibilidad de que en estas elecciones se diera un batacazo de esta envergadura. La sociedad catalana ha resultado opaca. ¿Por qué? Por muchas razones, pero principalmente dos: las brumas de las hegemonías ideológicas y de las fantasías políticas contaminaban demasiado el espacio mediático, y nos las acabamos creyendo todos: políticos y periodistas. Y la realidad es insoslayable.

Juegos improductivos
La realidad es insoslayable. Y las cuentas deben ser claras. Cada vez que hacemos números, la mayoría excepcional que debe aparecer reflejada en el censo electoral allí donde las legislaciones permiten referéndums se transforma, en Cataluña, en una clamorosa minoría. Las camarillas sectarias se están organizando para repetir la experiencia dentro de equis años, ensanchando las grietas que dividen a la sociedad española y dentro de ella a la catalana; provocando un irresponsable despilfarro de energías, tiempo y dinero que deberían invertirse en la superación de la crisis económica, en la creación de empleo y en la educación y formación de las nuevas generaciones en un marco de solidaridad y superación de barreras identitarias; y socavando las leyes y las instituciones sobre las que descansa la sociedad abierta. Existe una élite tribal que puede permitirse estos juegos improductivos. Que los practiquen en la Play Station. Y que a los ciudadanos nos dejen en paz.

El esperpento del nacionalismo (I)
En la pasada Jornada por la Lengua Materna y el Bilingüismo quedó claro que el objetivo de la inmersión lingüística en el País Vasco, Galicia y Baleares es adoctrinar a los niños en la religión del nacionalismo
ALICIA VERÓS www.dialogolibre.com 1 Marzo 2013

En la I Jornada por la Lengua Materna y el Bilingüismo, organizada el pasado sábado por la Asociación por la Tolerancia en Barcelona, quedó patente, gracias a los testimonios de los representantes de la entidades por la libertad lingüística, que el único objetivo de la inmersión lingüística en gallego, vasco y catalán es el adoctrinamiento de los alumnos en el credo del nacionalismo. Los ejemplos que pusieron sobre la mesa son esperpénticos, surrealistas, bárbaros, pero reales.

María Aldecoa, presidenta de la Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística del País Vasco, afirmaba con rotundidad que "se manipula y se adoctrina a los niños" y puso como ejemplo una carta dirigida a alumnos y padres del director de los maristas de Vitoria, Hugo Diego Akaiturri en la que dice que "Os animaría a impulsar nuestra lengua para que, de verdad, sea un cambio para la paz". La aberración llega al extremo de relacionar el proceso de paz en el País Vasco con el euskera.

La representante vasca de la libertad lingüística explicaba en las jornadas que "el sistema educativo está en manos de los nacionalistas". Y narraba como en una reunión que tuvieron miembros de la plataforma con la patronal de los colegios concertados, éstos últimos trajeron a un traductor para poder hablar en vasco.

María Aldecoa confía en que la Ley de Educación que promueve el ministro de Educación José Ignacio Wert pueda arreglar, al menos en parte, la situación. Entre otras cosas, porque actualmente es la Federación de Ikastolas la que elabora y controla las pruebas de evaluación, y con esta ley, las pruebas serán corregidas en Madrid.

Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, explicaba que existe un plan de galleguización de la sociedad que, entre otras cosas, promueve el uso del gallego en los gimnasios. "Quieren que hagamos gimnasia en gallego", ironizaba Lago.

En Galicia existe la asignatura de sociolingüística, que en realidad sólo sirve, "para politizar la lengua". En las clases, la asociación ha descubierto que se llegan a decir cosas como que "si no hablamos en gallego, Galicia se morirá".

El nacionalismo ha llegado hasta la Navidad. Los nacionalistas gallegos descubrieron en 2006 una figura supuestamente milenaria llamada 'El Apalpador', con la que pretenden sustituir a los Reyes Magos. Algo siniestro, el personaje, que vive en el monte, fuma en pipa, tiene la nariz roja de tanto beber y, además, toca la barriguita a los niños para comprobar si han comido bien.

En las Baleares son más modernos. Según explicaba Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, una alumna de 1º de ESO del IES Sant Marçal-IES Santa Maria ha ideado una heroína de cómic llamada 'Cat-Mercè' que sobrevuela las ciudades enfundada en una bandera independentista.

En una revista escolar, Círculo Balear descubrió el texto de un alumno que narraba la supuesta historia de las Baleares, en la cual el castellano es la "lengua de maldición" que pretendía hacer desaparecer el catalán "desde la infancia evitando que se conociera en las escuelas". Pero entonces sucedió el milagro: "Un día llegó un valiente guerrero y nos convocó a los habitantes de la isla delante de la estatua del rey (Jaume I) que nos enseñó a hablar", en catalán, claro.

El colegio de Práctiques de Palma de Mallorca se niega a enseñar en español
Declara abiertamente en su web que "el catalán es y será nuestra lengua vehicular" y que el personal del centro se dirigirá siempre en catalán
 www.lavozlibre.com  1 Marzo 2013

Madrid.- Nuevo caso de incumplimiento lingüístico y adoctrinamiento pancatalanista en las aulas baleares. En este caso se trata del colegio público de Pràctiques de Palma de Mallorca, que imposibilita a sus alumnos la elección del castellano como lengua vehicular, infringiendo abierta y públicamente la ley, con el consentimiento del consejero de Educación, Rafael Bosch.

“Nuestro centro enseña en catalán porque es la lengua del territorio de Palma y de Mallorca. Nuestro colegio no va a separar a los niños por aulas de lengua”. Esta es la carta de presentación de este colegio, que imparte segundo ciclo de infantil (3, 4, y 5 años) y educación primaria (hasta los 6 años), una etapa educativa correspondiente a la primera enseñanza en la que, según Rafael Bosch, ya se había garantizado la libre elección de lengua para el presente curso 2012-2013.

La Fundación Círculo Balear (FNCB) ha recibido quejas de padres del colegio de Pràctiques por el adoctrinamiento pancatalanista que sufren los alumnos y por la imposibilidad de poder elegir el castellano como lengua vehicular.

“El centro ofrece la información a los padres sobre el procedimiento de escolarización junto a un lazo de la bandera catalana de la campaña nacionalista ‘Enllaçats pel català’, con un comunicado redactado por la propia dirección del centro en la que se incluyen argumentos antipedagógicos, excluyentes y sectarios, basados muchos de ellos en mitos y leyendas que la ideología pancatalanista ha creado para defender lo indefendible. Un texto cargado de amenazas y coacciones que impiden, de hecho, elegir el castellano como lengua vehicular para la primera enseñanza”, señala esta plataforma lingüística.

Este centro educativo recoge en su web su proyecto educativo, donde queda patente el adoctrinamiento al que somete a sus escolares. Sus puntos más destacados son: “La lengua catalana es y será la lengua vehicular, académica y administrativa del centro", "El objetivo final es conseguir el uso absoluto del catalán por parte de toda la comunidad escolar en todos los ámbitos y actuaciones", "El personal del centro se dirigirá siempre en catalán a todos, incluidos los no catalanohablantes" y "El colegio tiene como lengua de identidad la catalana y las costumbres, historia y cultura propia de los Països Catalans”.

El presidente de Círculo Balear, Jorge Campos, explica que desde que se inició el curso escolar, no hay mes que no reciban quejas sobre el adoctrinamiento político en los centros educativos. “Las denuncias por hechos como los del CEIP Pràctiques se acumulan en la consejería de Educación sin que su máximo responsable haga absolutamente nada”, apunta.

Jorge Campos no entiende como “José Ramón Bauzá [presidente de Baleares] permite que Rafael Bosch le deje en evidencia en un ámbito tan importante para nuestro futuro como es la educación incumpliendo la promesa electoral que le facilitó la mayoría absoluta”. “Lo del CEIP Pràctiques clama al cielo, a escasos metros de la consejería de educación, el director Bartomeu Llorca Seguí, infringe descaradamente la normativa, y no sólo no se abren diligencias ni se sanciona, sino que se aprueban proyectos educativos tan infames como el que denunciamos”, añade.

“¿Cuántas pruebas y denuncias más necesita el presidente Bauzá para cesar a un señor que se burla de la mayoría de los ciudadanos de Baleares permitiendo que los docentes nacionalistas pisoteen, públicamente, los derechos de los padres?”, se pregunta Campos.

Recortes de Prensa   Página Inicial