AGLI Recortes de Prensa   Martes 5 Marzo 2013

Crisis
Ajuste en primavera
Emilio J. González Libertad Digital 5 Marzo 2013

El Gobierno ha decidido jugárselo todo a una sola carta, la de la recuperación económica, que es la excusa para no hacer nada este año con la esperanza de que, en efecto, la economía remonte y le evite al Ejecutivo la adopción de nuevas medidas harto impopulares o, sobre todo, tener que empezar a meter mano en donde no quiere hacerlo, esto es, en las administraciones territoriales. Por desgracia para el Gabinete, cada vez son más las señales que apuntan a que no le van a salir las cuentas y va a tener que verse abocado a realizar un nuevo ajuste presupuestario a mitad de año.

Rajoy y sus ministros económicos habían depositado sus esperanzas de reactivación económica en el tirón del sector exterior, vía mayor demanda de exportación, del cual vendría tanto la recuperación de la inversión como el inicio de la creación de empleo y, con posterioridad, la mejora del consumo, de acuerdo con los patrones tradicionales de la economía española. Y, con todo ello, los ingresos fiscales empezarían a crecer y, entonces, ya no tendrían que tomar más medidas de ajuste presupuestario. Vamos, el cuento de la lechera en versión política económica. Pues bien, la economía internacional no tiene visos de ser esa panacea, ese bálsamo de Fierabrás, que todo lo cura, para la economía española porque lo que abunda en ella son las señales de desaceleración –incluso recesión- en nuestros principales clientes, esto es, la Unión Europea y Estados Unidos, donde va a parar alrededor del 80% de nuestras exportaciones. Asimismo, la cosa se puede complicar todavía más si los bancos centrales, en especial la Reserva Federal estadounidense, empiezan a retirar el exceso de liquidez que hay en el sistema financiero.

Si a la economía española le falla el impulso exterior, nada de lo que prevé el Gobierno se va a cumplir. Ni habrá vuelta al crecimiento, ni aumentarán la inversión y el empleo, ni empezarán a recuperarse los ingresos tributarios, ni nada por el estilo. Es más, todo apunta a que este año seguirán cayendo como consecuencia de la persistente debilidad que manifiesta la demanda interna ante tanta subida de impuestos como se ha llevado a cabo y ante tanto empleo como se ha destruido y se está destruyendo. Eso es lo que piensa la Comisión Europea, y lo que estimamos muchos también, con un agravante: que los datos de déficit correspondientes a 2012 no están nada claros, porque no cuadra eso de que hayamos cerrado con un desequilibrio en las cuentas públicas del 6,7% del PIB mientras que el saldo vivo de deuda pública en circulación se incrementó en catorce puntos del PIB en el mismo periodo. De la misma forma que también hay sospechas de que las administraciones públicas llevan aplazando pagos desde el pasado otoño con el fin de que no figuren como déficit del año pasado.

Pero volvamos a la demanda interna. Su caída continuada hace imposible pensar en una mejora de la recaudación tributaria este año y menos aún si, como parece, no se cumplen las buenas perspectivas para el sector exterior con las que sueña el Gobierno. En este caso, el Ejecutivo no tendrá más remedio que llevar a cabo un nuevo ajuste presupuestario, seguramente antes de las vacaciones de verano. De ahí que Bruselas recomiende subir el IVA y endurecer la postura con las administraciones territoriales. La cuestión es qué va a hacer el Gobierno porque si vuelve a subir los impuestos la gente se puede echar en masa a la calle porque la sociedad ya está harta de tanto y tan largo sufrimiento sin ver los resultados del mismo. Lo suyo, entonces, sería meter mano a las autonomías, a los miles de asesores de todo tipo que pululan por todas las administraciones, etc. Pero como Rajoy volvió a repetir en el Debate sobre el estado de la Nación que las autonomías no se tocan, ¿qué va a hacer el Gobierno? Esta es la pregunta del millón porque ni los mercados, ni la Unión Europea, nos van a perdonar.

Los ´okupas´ del Estado
VÍCTOR ENTRIALGO DE CASTRO La Opinion 5 Marzo 2013

ABOGADO Y ESCRITOR

La crisis económica ha sacado a la superficie otra previa y latente que tienen las sociedades europeas, y muy especialmente, las sociedades del sur. Europa padece una profunda crisis de representación. Con la escasez de recursos las sociedades del sur se han dado cuenta -no sé si sólo momentáneamente- de que ya no pueden seguir mirando para otro lado. Y han descubierto que sus instituciones y edificios oficiales están plagados de una turba de okupas, comisarios de los partidos políticos, que han tomado las instituciones y los edificios públicos, haciéndose fuertes como si habitaran castillos medievales, y que igual que termitas corroen los recursos del sistema dificultando más que resolviendo los problemas de eso que en Europa llaman ahora "la gobernanza" de los asuntos públicos. La solución no es fácil porque desde el final de la II Guerra Mundial, cuando los generales americanos buscaban en Europa interlocutores para la reconstrucción de Europa, las estructuras de los partidos políticos han crecido elefantiásicamente a costa de los ciudadanos.

Por eso después de 50 años de estar okupadas por los partidos que no logran acabar con la otra desocupación, las sociedades europeas dan palos de ciego cada cuatro años votando una vez tras otra en el intento de desembarazarse de la partitocracia rampante. El primer paso para abordarlo es reconocer la enorme dificultad del empeño. A continuación, reparar en que el mal tiene mucho que ver con la idiosincrasia de cada sociedad. Basta ver el resultado de las últimas elecciones en Italia para comprobar la difícil gobernabilidad de los países del sur. Como decía refiriéndose a España Napoleón, es imposible gobernar un país donde se pide café de mil modos diferentes. Millones de italianos acaban de votar a un payaso profesional y a otro real. La primera reacción es de incredulidad pero superada la inicial sorpresa es preciso preguntarse, ¿por qué el populismo? Pues porque cansados de los viejos partidos turnantes con su pléyade de burócratas ideologizados e ineficaces y descontentos con la imposición de un gobierno desde afuera, los italianos llaman a un salvador que ha hecho mucho dinero, que es lo que ahora les falta, o a un demagogo que destruye como nadie aunque falta ver cómo construye. Frente a la hipocresía de los ineficaces la eficacia de otra inmoralidad, más descarada, que va de frente.

Como ya describiera Aristóteles en La política, cada forma de gobierno tiene su degeneración y la monarquía, aristocracia y democracia degeneran en titanía, oligarquía y demagogia. Hoy vivimos una síntesis de oligarquía -"la partitocracia", la ocupación de toda la sociedad hasta en sus más recónditos espacios por los partidos políticos- y de "demagogia", ese cansino vaivén de declaraciones vanas e hipócritas de los comisarios políticos, profesionales de la política, que vemos todos los días en los telediarios.

Pero no basta con el diagnóstico. Es preciso aportar soluciones. - indudablemente no son sencillas. Si hasta las Cortes de Franco se hicieron el harakiri, un Gobierno democrático con mayoría absoluta, como el del PP, y una oposición digna de tal nombre -si hubiera hombres o mujeres de estado que pesaran en los intereses generales de su país-, debieran tener el valor de abordar la reforma del sistema desde dentro, antes de que venga desde fuera?

Y la clave es sólo una: Representación. No sólo por el derecho constitucional de los españoles a participar en los asuntos públicos a través de verdaderos "representantes" "libremente elegidos" sino porque es imposible conseguir la estabilidad política si el pueblo no se siente directamente representado. Y eso se lograría a través de su "diputado de distrito" como en los países anglosajones, a quien se pudiera revocar el mandato caso de que sea necesario, la institución anglosajona del recall. Elegir directamente a todos y cada uno de sus representantes es la única forma de que el pueblo se sienta concernido y responsable. Incluso del error en la elección, algo que las sociedades del sur deben experimentar para ser responsables y no ser esa permanente protesta ineficaz, ruido, algarabía, queja, escándalo permanente y estéril del que no se extraiga ningún avance, ningún provecho, más que el gobernante de turno anuncie ante cada nuevo escándalo que va a escribir en el BOE otra riestra de normas, cuyo cumplimiento nadie garantiza. No nos engañemos. Ni en Italia ni en España el pueblo es mucho mejor que sus representantes. Al menos no lo ha demostrado.

Por eso la representación, la elección directa es la solución. El pueblo tiene que hacerse responsable de los errores de su elección. Y eso sólo puede suceder si elige "directamente" a sus representantes y no una lista precocinada por las ejecutivas de los partidos políticos. Elección directa de nuestros representantes, de todos y cada uno. Ese es el principio. Y a partir de ahí, emprender, innovar y trabajar. Sin olvidar la revolución interior. Personal y social. Sin ella no hay transformación social. Eso fue la transición. Propuesta, pacto y cesión. Ha llegado la hora de una nueva transición hacia un régimen más representativo. Elección directa de los representantes y posibilidad de revocación del mandato. Y a partir de ahí reconstruir el sistema. Los partidos han invadido el Estado y la sociedad como okupas. Un Gobierno con mayoría tiene en su mano el Título X de la Constitución para la reforma constitucional. Si no lo hace, tarde o temprano el pueblo se lo demandará. Pero entonces el cómo será impredecible e incierto.

Partidos estrafalarios
Luis de Velasco www.republica.com 5 Marzo 2013

El mensaje que están lanzando en nuestro país, implícito o explícito, determinados centros de poder formadores de opinión se puede sintetizar así: fuera del bipartidismo, no hay salvación. De ahí eso de “partidos estrafalarios”, Rajoy “dixit”.

La institucionalidad implantada por una transición pilotada por las élites internas con gran apoyo desde fuera y que buscó ceder en lo accesorio para mantener lo principal, se concretó en una Constitución regida por el principio sacrosanto de la “gobernabilidad del país”, basado en una ley electoral que buscaba asegurar la misma a través de un bipartidismo con añadido de prebendas nacionalistas “para integrarlos”. En suma, una especie de nueva Restauración con turnos entre moderados y progresistas.

A lo largo de estos años se ha ido estructurando un bloque histórico, hegemónico, integrado por las élites económicas, financieras e intelectuales, medios de opinión poseídos o influidos por esas élites y los dos partidos políticos mayoritarios, PSOE y PP. Lógicamente a veces han existido y existen contradicciones entre ellos, sobre todo en épocas de crisis como la actual , pero en lo esencial están de acuerdo en una cosa: evitar la aparición en escena de “gente nueva”: o bien partidos nuevos o menores hasta entonces o bien nuevas formas de expresión y de propuestas. Ante todo, mantener el “statu quo” con pequeñas concesiones.

Todo parece ir bien hasta que estalla la actual crisis que es un torpedo a la línea de flotación de ese sistema y de su bloque hegemónico. La miseria económica, social y moral, los enormes sacrificios desigualmente repartidos, la pobreza creciente, la pérdida de confianza en los dirigentes y su rechazo están ahí y son fáciles de ver. Aunque más difíciles de entender en su complejidad integral por el hombre de la calle. Prueba de ello es que culpa de sus males casi exclusivamente a la “clase política”. Olvida que esa “clase” es un elemento más de ese bloque y seguramente el menos importante para la reproducción de la dominación.

El campo político está sembrado de minas para evitar esos nuevos actores. Como última barrera, una ley electoral que favorece directa y descaradamente ese bipartidismo y por tanto al bloque. La prueba es que nadie está dispuesto a cambiarla, salvo quizá retoques mínimos. Pero la actual crisis europea y española está posibilitando cambios profundos, todos ellos con una similar tendencia como es la creciente bancarrota del bipartidismo. Por una razón muy sencilla aunque difícil de entender para los integrantes del bloque: la ciudadanía está harta y busca nuevas respuestas en las que tienen un papel destacado el rechazo, la anomia y la abstención. Como lo tiene el rápido crecimiento en las encuestas de partidos como IU y UPyD. Sin duda que esta respuesta es mucho mejor para la democracia que otras claramente antisistema como Amanecer Dorado en Grecia o los “Grillini” y Berlusconi en Italia. Posibilidad no descartable en nuestro panorama. Por su parte, los movimientos asamblearios tipo 15M y similares cumplen bien su rol de agitadores pero mueren de éxito al llegar el momento de o bien desaparecer por cansancio o bien integrarse en o transformarse en partido político. Al menos hasta que se inventen otras fórmulas, algo que parece difícil y, en cualquier caso, lejano.

Hubo un chiste antológico de Chumy Chúmez en épocas de la transición. Un orador se dirigía en un mitin al público y decía:”Tenéis que elegir, nosotros o el caos”. Y ante la respuesta unánime “El caos”, el mitinero respondía “Da igual, somos nosotros”. Adivine el lector quien es hoy ese orador.

Regeneración nacional / Breves sobre la democracia.
Pío Moa www.gaceta.es 5 Marzo 2013

La múltiple crisis actual requiere un programa de medidas que ningún partido parece tener en perspectiva / Sobre la democracia circulan muchas ideas falsas.

Blog II: Sentimiento social, angustia, fe y big bang: www.piomoa.es
----------------------------------
En http://www.piomoa.es/?p=1266 esbocé una propuesta de medidas básicas de regeneración nacional y democrática. El defectuoso sistema elaborado en la Transición ha llevado a una crisis múltiple y de gran envergadura que afecta no solo a la democracia sino también a la nación misma. En la situación actual, un partido que supiera condensar las aspiraciones de la mayoría en un programa sencillo, dirigido a los aspectos fundamentales, creo que tendría grandes posibilidades de realizar una efectiva regeneración Lo trataré aquí por partes.

En lo nacional, España ha sufrido una agudísima erosión, disgregadora por parte de los separatismos, y disolvente por parte de un “europeísmo” ignorante e hispanófobo. La experiencia dice que los intentos de integrar a los separatistas por medio de concesiones políticas y económicas, no ha dado más fruto que fomentar su deslealtad esencial hacia España y hacia un sistema democrático que ellos no han contribuido en absoluto a traer. Contando con que, por esa política tan equivocada, el separatismo ha cobrado una fuerza considerable y peligrosa, la tarea será reducirlo. Ello no impone solo medidas administrativas correctoras, sino campañas informativas a la opinión pública para contrarrestar la propaganda que, sin apenas oposición y con grandes medios, han realizado los hispanófobos durante decenios.

Aparte de la necesaria información histórica y política a la opinión pública, parecen urgentes medidas como las siguientes, acometibles en principio sin reformar la Constitución (aunque deberían culminar en una reforma amplia de esta):

1.- Estricta y clara definición de las competencias de la autonomías, con retirada de la enseñanza, la sanidad y la justicia.
2.- Homogeneidad fiscal y retirada de normas que perturben el mercado único.

3.- Centralización estricta de las relaciones internacionales y anulación de las “embajadas” autonómicas.
4.-Racionalización del aparato administrativo y político, eliminando ayuntamientos pequeños, redundancias administrativas y proliferación de cargos políticos. Reforma en profundidad o anulación del Senado.

5.- Atención especial a la enseñanza y la promoción de la ciencia y del conocimiento de la historia.
----------------------------

Breves sobre la democracia.
Me ha escrito en twitter mi amigo José García Domínguez:
“España es un gran país a pasar de que usted crea que los españoles somos tontos y votamos democráticamente una "chusma".

Respuesta: Creo que usted usa "democráticamente" en sentido mágico. Como la cosa tiene miga, insistiré...

1. Democráticamente se puede votar a Hitler, a Batasuna, a delincuentes como Zapatero o Berlusconi, a Mas, a Carod…
2. Los españoles no serán tontos, pero casi nadie conoce los programas de los partidos que vota.

3. Casi nadie conoce a sus "representantes", que representan más bien a las cúpulas de sus partidos.
4. Casi nadie conoce a los líderes más que por la "imagen" que venden sus campañas publicitarias.

5. El concepto de democracia en la clase política es como el del marxismo cuando este era popular: cuatro tópicos.
6. El pensamiento de la izquierda siempre fue antidemocrático. El de la derecha en parte anti, en parte ademocrático: http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/la-derecha-ademocratica-60511/

7. Creen muchos que la democracia universalmente aplicable. No vale en la empresa, el ejército, la Iglesia, etc.
8. También suelen creer la democracia una panacea, pero tiene muchos problemas.

9. La expresión “Poder del pueblo” es un contrasentido. El pueblo no tiene objeto sobre el que ejercer su poder. El poder se ejerce siempre sobre el pueblo, y lo ejerce un pequeño grupo de personas (una oligarquía).

10. Como en los demás regímenes, en la democracia el poder recae en una oligarquía. La diferencia es que en la democracia la oligarquía es elegida.
11. La oligarquía gobernante no es elegida por “el pueblo”, sino por una parte de él. En principio por una fracción mayoritaria, pero puede no ser así.

12. Con todos sus inconvenientes, la elección es preferida a otros sistemas, porque la alternativa sería una oligarquía autonombrada e irresponsable.
13. La democracia es preferible no solo por las elecciones, sino, más aún, por las libertades políticas que la acompañan.

14. Los serios riesgos implicados en las elecciones solo pueden ser disminuidos por análisis competentes, amplia información al público y debates racionales. Los medios de masas deben cumplir un papel esencial.

15. Los medios de masas en España tienen una carga excesiva de pura y simple basura. Y los principales partidos, también.
16. Una democracia marchará mal sin una amplia capa media aceptablemente informada, patriota y con cierta prosperidad.

17. El hecho real es que la casta política y sus medios han desinformado, fomentado los separatismos y empobrecido a la gente. El resultado lo palpamos.
18. España será un gran país si logra salir bien y sin convulsiones de la múltiple crisis actual. Y para ello es preciso empezar por verla en todo su alcance.

De la normalización flexible y racional
Manuel I. Cabezas González www.vozbcn.com  5 Marzo 2013

Como hemos apuntado ya, en la normalización lingüística del sistema educativo de Cataluña se pueden distinguir claramente dos etapas: la primera puede y debe ser tildada de normalización flexible, racional y razonable; la segunda, sin embargo, debe ser calificada de radical. Hoy nos ocuparemos sólo de la primera. Esta primera etapa fue propiciada por una serie de textos legislativos, que se escalonan entre 1975 y 1992 y que se fundamentan en la Constitución de 1978 y el Estatuto de Autonomía de 1979. En esta primera etapa, se pueden diferenciar claramente dos fases.

Primera fase (1975-1982): enseñanza obligatoria del catalán y experimental en catalán. En 1975, se autoriza, con carácter experimental y como materia voluntaria, la enseñanza del catalán. En 1978, dos nuevas disposiciones regularon la incorporación efectiva y obligatoria de la enseñanza del catalán, en los niveles no universitarios, a razón de tres horas semanales. Esta incorporación implicó, en el Bachillerato Unificado Polivalente (BUP), una reducción del horario del español y de otras asignaturas. Por otro lado, existió la posibilidad de impartir programas sólo en lengua catalana o castellana, previa autorización de la Comisión Mixta (Ministerio de Eduación y Cultura-Generalidad), en función de la lengua materna de los alumnos, de la elección de los padres y de los medios disponibles. Además, se precisa que había que acoger a los niños en su lengua materna (catalán o castellano). En esta fase no se habla todavía de normalización, sino del ‘proceso de incorporación de la lengua y cultura catalanas al sistema de enseñanza de Cataluña’.

Segunda fase (1982-1992): enseñanza obligatoria del catalán y en catalán. Con tres nuevas disposiciones, en las que se habla, impropiamente y por primera vez, de ‘normalización’ lingüística, se pretende profundizarla e intensificarla, siguiendo el camino trazado en la fase anterior. En efecto, se pretende implantar y generalizar la enseñanza del y en catalán y español, en todos los niveles educativos no universitarios. Sin embargo, se precisa que los primeros aprendizajes deben ser asegurados mediante la enseñanza en la lengua habitual (propia) de los niños, ya sea ésta el catalán o el español; esto constituye un derecho que la administración debe garantizar y que los padres pueden ejercer. Con esta política lingüística se intentaba conseguir que los escolares llegasen a ser capaces de utilizar normal y correctamente las dos lenguas oficiales (bilingüismo equilibrado). Ahora bien, ya se aprecia claramente una discriminación positiva del catalán para que se convierta en la única lengua vehicular en la enseñanza.

En la etapa prenormalizadora (años 60 y 70) y en esta primera etapa normalizadora (1975-1992), triunfaron las tesis coincidentes de Rosa Sensat y de Miquel Siguán: triunfaron la razón, el sentido común, la equidad, los principios pedagógicos y psicolingüísticos, así como el respeto de los derechos lingüísticos de los alumnos y de los padres, sobre los criterios de naturaleza política y nacionalista, defendidos por Òmnium Cultural. Por este motivo, durante todo este periodo, se aplicó una política de normalización lingüística flexible, racional y razonable. Con ella se intentó dar satisfacción a las demandas de los padres, adecuar el ritmo y la intensidad de la normalización a los distintos tipos de alumnos, siguiendo los dictados y aportaciones de las Ciencias de la Educación, así como tratar de alcanzar progresivamente un bilingüismo equilibrado, castellano/catalán.

Ahora bien, este triunfo no fue el resultado de una reflexión sosegada y profunda, por parte de los responsables de la política lingüística, sobre el peso, el valor y la pertinencia de los principios y argumentos psicopedagógicos de Rosa Sensat. Esta elección fue, más bien, el resultado de la coyuntura del momento. En efecto, en esta primera fase, los responsables políticos tuvieron que ser prudentes con el ritmo y extensión inicial de la mal llamada ‘normalización del catalán’, por una serie de motivos: por un lado, no había que provocar el rechazo, la resistencia y las protestas de los ciudadanos de Cataluña; por otro lado, no había profesorado suficiente y bien formado para asegurar la enseñanza masiva del y en catalán; en fin, tampoco estaban listos y disponibles los libros de texto y el material didáctico para llevarla a cabo.

En 1992, estas deficiencias habían sido ya subsanadas gracias a la creación de departamentos de Filología Catalana en todas las universidades de Cataluña, a las Escuelas de Formación de Maestros y a un gran esfuerzo editorial (material didáctico y libros de texto). Por otro lado, los resultados de esta primera normalización no satisfizo ni las expectativas ni las previsiones de los responsables de la misma. En efecto, para los nacionalistas de derechas, de centro o de izquierda, el ritmo de la normalización había sido demasiado lento y los resultados no habían sido los esperados. Y esto era muy grave, ya que ponía en entredicho la construcción nacional, que se cimenta y que encuentra su justificación en la lengua propia de una parte minoritaria de la ciudadanía catalana; lengua que ha sido, es y será, para los nacionalistas, no sólo el punto de apoyo sino también la palanca con la que pretenden remover, destruir y rehacer el mapa territorial de la Península Ibérica.

Por todo ello, en 1992, el Gobierno de la Generalidad de CiU -apoyado por la oposición de ERC, ICV-EUiA y PSC- cambió totalmente de estrategia: abandonó la normalización flexible, racional y razonable (tesis de Rosa Sensat y Miquel Siguán) y adoptó y empezó a aplicar una normalización radical (tesis de Òmnium Cultural), la llamada ‘inmersión lingüística precoz, total y obligatoria’, de la que nos ocuparemos en la próxima entrega.

Coda: “Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire”, (Charles Nodier).
Manuel I. Cabezas González es profesor titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona

De la Internacional a la tribu
JESÚS LAÍNZ.  EL DIARIO MONTAÑÉS  5 Marzo 2013

La rebelión socialista catalana es el síntoma más evidente del profundo mal que aqueja a la izquierda española: el rechazo hacia su propia nación, fenómeno único en las izquierdas europeas. La cosa empezó a fraguarse hace aproximadamente un siglo. El dirigente socialista vizcaíno Julián Zugazagoitia señaló en 1940 la sorprendente metamorfosis comenzada en la izquierda española, consistente en la sustitución del internacionalismo proletario por la adhesión a las recién in-ventadas, y hasta entonces tenidas por reaccionarias, patrias vasca y catalana.

Desde Marx hasta el primer tercio del siglo XX, pasando por las diversas Internacionales, la izquierda había sentido repulsión por cualquier cosa relacionada con lo nacional, hasta el punto de lamentar la variedad cultural y lingüística que caracteriza al ser humano. En la prensa socialista se celebraba la mengua de las lenguas regionales y se llegó a escribir que «quisiéramos un Gobierno que acabara con todos los dialectos y lenguas diferentes de la nacional», primer paso hacia la fusión universal de todos los pueblos, razas y naciones en una única comunidad con una sola lengua, a ser posible el esperanto, diseñado para tal fin.

No en vano la Constitución republicana estableció la imposibilidad de exigir a ningún español el conocimiento o uso de ninguna lengua regional así como la obligatoriedad de la lengua castellana en las aulas de las regiones bilingües.

Pero la izquierda, inclinada por ideología a anteponer la utopía a la realidad y atiborrada de Leyenda Negra, pasó de menospreciar la natural variedad de los hechos culturales a abrazar cualquier invención 'nacional' con la única condición de que fuese hostil a España, la única nación que, a pesar de no necesitar ni construcciones nacionales ni ingenierías sociales pues su realidad histórica y humana salta a la vista, es, de Recaredo a Franco, cosa de fachas.

Y de ahí arranca la sumisión de la izquierda ante cualquier separatismo. Cada cual, que ponga el ejemplo que prefiera.

Rodríguez Sol
El fiscal neofranquista de Cataluña
José García Domínguez Libertad Digital 5 Marzo 2013

Parece ser que al fiscal superior de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, le incomoda que las leyes del Reino entorpezcan el proyecto de romper la soberanía nacional del pueblo español que promueve el presidente de la Generalitat. A tal propósito, la Constitución se le antoja enojoso incordio, pues, según va deponiendo por ahí, "al pueblo hay que darle la posibilidad de expresar lo que quiere". Y "el pueblo", huelga decirlo, está formado únicamente por los partidarios de la secesión de Cataluña. Por ellos y solo por ellos. Así, la voluntad de los catalanes proclives a seguir siendo españoles supone bagatela prescindible a ojos del fiscal superior. Esos, ya se sabe, no cuentan. Razón de que nuestro servidor del Estado ocupe los ratos de ocio en asesorar a los independentistas sobre la mejor manera de alcanzar su objetivo.

Con ciertos tipos humanos sucede lo mismo que con determinadas especies que han logrado sobrevivir en los aislados ecosistemas de remotas islas del Pacífico que se mantuvieron ajenos al proceso general de la evolución. Esas rémoras del tiempo donde, de vez en cuando, los científicos descubren otro exótico lagarto que se suponía extinguido hace miles de años. Algo muy similar ocurre en el microcosmos catalán, un entorno moral capaz de conservar y reproducir caracteres anacrónicos tan típicos del franquismo como el fiscal Rodríguez. El proceder canónico de los servidores de Franco, recuérdese, obedecía un único principio: agradar al mando.

Lo suyo era siempre la inquebrantable adhesión al Caudillo, hiciera el gallego lo que hiciera. Y al fiscal le pasa otro tanto de lo mismo. Rodríguez quiere gritar a los cuatro vientos que él siempre estará con el mando catalán, haga lo que haga. Cuando la dictadura, es sabido, no había ni opositores ni disidentes. El régimen no podía tener enemigos. Porque quienes decían estar contra él, en realidad estaban contra España. Disentir del poder era lo mismo que abjurar de la patria. Una añeja perversión intelectual que, al igual que los lagartos prehistóricos en Madagascar, ya solo subsiste en Cataluña. El único rincón de Europa donde discrepar de la ideología oficial y dominante es sinónimo de quintacolumnista, de mercenario a sueldo del enemigo exterior. Desengañémonos, la dictadura no ha muerto en Barcelona. La prueba es ese fiscal.

CHAMPÁN EN EL NORTE
LUIS VENTOSO ABC 5 Marzo 2013
Los nacionalistas catalanes que hablan de una separación amistosa le toman el pelo a su gente

UN lugar imparcial, La Coruña, a 590 kilómetros de Madrid y 1.100 de Barcelona. Como en todas partes, antes de la cena de Fin de Año es tradición un brindis con los amigos: unas copas de espumoso para precalentar. El asunto solía solventarse con cava catalán. Pero este año hubo novedades. Departimos -o mejor dicho, trasegamos- en dos locales y en ambos se pidió champán. Un alarde en crisis, pues la minuta se eleva exponencialmente. Sorprendido, pregunté por qué no pedíamos cava. Para ser fiel a la verdad, reproduzco la desabrida respuesta del que había pedido: «¿Cava? ¡Que les den!».

Galicia tiene un segundo idioma (por cierto, más hablado que el catalán, a pesar de que allí no se ha prohibido por ley el español); en su día fue un pequeño reino, como León, Navarra, Aragón, Asturias? algo que jamás ha sido Cataluña; y cuenta con una idiosincrasia propia acusada. Pero allá, en la otra esquina, ha calado también el desafecto hacia lo catalán, y eso tiene responsables: los partidos separatistas que predican de sol a sol el agravio y el rechazo a España. Imposible querer a quien te detesta.

La financiación autonómica ha sido, una y otra vez, un traje a la medida de Cataluña. Pero «España nos roba». El AVE une todas sus capitales, pero CiU lanza iniciativas para que se paralice el tren de otros. Sus negocios fueron protegidos con aranceles, disfrutaron de las primeras autopistas, Franco colocó allí a dedo importantes factorías; contaron con los Juegos Olímpicos de España; se les ha entregado la rienda de grandes empresas asociadas a sectores regulados (los embalses de León y Galicia hacen caja? en Cataluña). Pero ya saben: «España nos roba», «estamos incómodos», «no nos entienden»? Tras décadas de adoctrinamiento educativo, y con unos medios plegados al monocultivo nacionalista, comienza a ser raro hablar con un catalán que no transite por los pagos del resentimiento antiespañol. Se percibe en la vida pública: ese soniquete perdonavidas con España de algunas estrellas del Barça; esos empresarios de grandes multinacionales españolas radicadas en Barcelona, que están, pero no acaban de estar; el discurso tibio de Rosell en la patronal. Hasta Sánchez Camacho (PP) exige una financiación a la carta para Cataluña. Si España es un estado solidario y si todos los españoles somos iguales ante la ley, ¿por qué hay que premiar a Cataluña frente a Valencia, Extremadura o Aragón? ¿Cuál es el argumento racional? ¿Qué sus políticos nos brean con sus quejas? ¿Qué han decidido definirnos como ladrones? ¿O será que han percibido las ventajas contables que reporta el anacronismo de los fueros navarro y vasco?

En la política catalana brilla un emergente, Junqueras. Gasta porte de sabio zen, jamás se inmuta, ni cuando suelta gruesas tropelías jurídicas, y vende su desafío como lo más natural. Viene a decir que separarse será un paseo florido, el divorcio de una pareja que seguirá queriéndose y tratándose como si nada. Engaña a su gente. No saldría gratis. Las heridas durarían generaciones. La factura económica sería brutal. La animadversión se enquistaría como un cáncer.

Muchos creemos -¡todavía!- que la mayoría de los catalanes no desean irse con Junqueras a fundar la nueva Albania. Pero va siendo hora de que nos lo hagan notar a quienes los queremos con nosotros.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Injusticia lingüística en España
ángel hernández guardia ABC Cataluña 5 Marzo 2013

«La dignidad humana de todos los españoles es idéntica y por ello defendemos el derecho a la educación en lengua vehicular materna de todos»

En la Grecia conquistada por el Reino de Aragón se decía que es «huir de los turcos para caer en los catalanes». El Estado y los jueces forman parte de uno de sus poderes no pueden dejar el ejercicio de los derechos fundamentales en manos del arbitrio de la administración porque lo relativo a la dignidad humana no puede estar al arbitrio de nadie, incluidos el de los jueces sino que pertenece al terreno de los valores y de la dignidad que son universales y no son cuestionables.

El sistema jurídico puede y de hecho crea numerosas injusticias cuando aplica la ley sin regirse por principios y valores fundamentales y se inspira de acuerdo con la corrección política.

La segregación racial ha sido no solo costumbre y tradición en EE.UU. sino que además era ley y en cambio la convicción y la lucha de la sociedad civil consiguieron abolir esas leyes injustas y derechos abusivos para una parte de la población. Es cierto como decía Enrique IV que «los derechos sin apoyos, poca fuerza tienen» pero también la tradición cristiana de los españoles nos dice que «Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque suyo es el reino de los cielos» y «nuestra condición de individuos de convicciones y no de conformismos, de nobleza moral y no de respetabilidad social» como decía Martin Luther King nos obliga a enfrentarnos a la injusticia para defender la dignidad humana con la resistencia activa.

La dignidad humana de todos los españoles es idéntica y por ello defendemos el derecho a la educación en lengua vehicular materna de todos, pero ese disfrute del derecho no puede generar desigualdades para ningún sector y menos para la lengua común y de la cultura de todos los españoles porque ha roto la cohesión social.

El Moviment Civic 12-O el pasado 21 de Febrero día Internacional de la Lengua Materna mediante una concentración y dos escritos, exigió ante la sede del Gobierno en Cataluña que este cumpla con su obligación de defender los derechos de todos los españoles así como del cumplimiento de las sentencias y de poner todos los medios para remover los obstáculos que aparezcan.

Pedimos al gobierno de España que así lo haga y con diligencia, no como en el caso de la sentencia que nos ocupa, que comenzó el litigio en 2006 y estamos en 2013. Esa demora es injusticia, no justicia.

De todos modos como sabemos que los derechos los deben defender los ciudadanos fuertes de espíritu y de convicción, decimos también con Luther King que «infinidad de voces y fuerzas nos mueven a elegir el camino de la resistencia mínima, y nos dicen que no luchemos por una causa impopular y que no nos encuentren nunca formando parte de una patética minoría de dos o tres» pero como no buscamos la respetabilidad social sino la justicia, allí estaremos.

Ángel Hernández Guardia es presidente de 12-O Moviment Cívic.

Cataluña
Artur Mas, nuestro aprendiz de bombero torero
Cristina Losada Libertad Digital 5 Marzo 2013

Para Orwell había cinco cosas importantes en la guerra de trincheras: leña, comida, tabaco, velas y el enemigo. Como lo escribió en su Homenaje a Cataluña, nos viene bien al caso. En la trinchera donde se ha metido el nacionalismo catalán, reducen a dos aquellos ingredientes. Con el enemigo y leña, basta. Es más, basta el enemigo, pues el enemigo proporciona la leña. Así, advierte CiU que la decisión del Gobierno de impugnar la declaración soberanista del Parlament, añade combustible al fuego separatista. "Sólo alimenta el separatismo", dejó dicho Durán i Lleida. Ah, ¿pero no están los suyos por separarse de España? ¿No deberían, entonces, ponerse muy contentos? Tendrían que celebrar que el separatismo vaya a crecer gracias a que el enemigo, siempre torpe, echa gasolina al fuego. Pero resulta que no, que se nos muestran consternados.

Es conmovedora la preocupación de CiU por las dimensiones del incendio. Cuando hablan de esa manera, se diría que nada han tenido que ver, que no han atizado las llamas, que estamos ante un fenómeno de combustión espontánea, que ellos, los nacionalistas moderados del cuento, se esfuerzan por sofocar para dejarlo en unas brasitas confortables de mesa camilla. Ya lo hizo Mas cuando la manifestación de la Diada: la calle había hablado y él sólo fungía de portavoz, dando a ese caudal la salida del referéndum. Así suele intimidar el nacionalismo a los gobiernos de España: hagan lo que yo quiero o no habrá bombero capaz de apagar la hoguera que les he preparado.

El Gobierno estuvo en un tris de esperar sentado a que la hoja de ruta de Mas se cayera sola, pero hubiera sido una imprudencia, amén de un signo de debilidad política. A diferencia de previas y similares resoluciones del Parlament, esta vez había una voluntad explícita de convocar la consulta como fuera, que es fuera de la ley. Otra cosa es la credibilidad de Mas y que pocos crean que vaya a hacerlo. A las palabras en forma de resolución parlamentaria no se las lleva el viento. Como concluía su análisis del asunto el catedrático Francesc de Carreras:

"[...] la redacción del texto aprobado es una clara instigación a los ciudadanos a que vulneren el sistema constitucional y, por tanto, se trata de una resolución parlamentaria con indudable valor jurídico que puede y debe ser recurrida por el Gobierno ante el TC por la vía que establece el artículo 161.2 de la Constitución".

En cuanto al incendio que pronostican los convergentes, hay que reconocer una coincidencia con la realidad: ellos ya se están quemando.

Un empleo digno para Otegi, el terrorista marxista nunca arrepentido
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 5 Marzo 2013

Sortu, partido de la izquierda abertzale pro terrorista, se constituye legalmente. Arnaldo Otegi, el "hombre de paz", será su líder. Su meta es la de siempre. Sus enemigos más débiles.

El pasado 23 de febrero, mientras Unión del Pueblo Navarro celebraba sus conflictos internos, mientras las juventudes oficiales del PP se reunían en Pamplona tras una agria polémica, mientras al PSOE foral no se le veía ni escuchaba, el entorno político de ETA se reorganizaba en la capital navarra, lleno de optimismo y de oportunidades. Sortu aparece como el nuevo nombre de una vieja realidad. La meta es la independencia, con inclusión de Navarra, y una revolución social y económica que están dispuestos a aplazar para ganar apoyos pero no a anular. El terrorismo, una realidad de la que no se avergüenzan y a la que renuncian por ambición y no por convicción. De hecho, cambian (poco) las formas, pero las ideas, las metas, las cabezas pensantes y el amor a los asesinos presos son los mismos de siempre.

El independentismo socialista vasco ligado históricamente a ETA es legal hace tiempo, una de las más significativas herencias de José Luis Rodríguez Zapatero. En el País Vasco aglutina ya en torno a Bildu y a Amaiur a sus fuerzas tradicionales más los ahora útiles cipayos de EA, Aralar y demás. Algo más confusa es la cosa en Navarra, donde la pelea doméstica entre los huérfanos de Nafarroa Bai no ha terminado. Pero en el triunfal Baluarte construido sobre terrenos del Ejército por Miguel Sanz, frente al monumento a las víctimas del terrorismo, Sortu renace para pedir lo de siempre en el contexto que vivimos hoy, y para que el "proceso" marche sin desviarse.

Un nombre se convierte en símbolo para dar a todos garantías de que con ETA matando o en tregua el "proceso" es el mismo. "Sólo traté de ayudarle a encontrar un empleo digno", dijo Corinna zu Sayn-Wittgenstein refiriéndose a Iñaki Urdangarín, el real yerno vasco. Pero era otro vasco en peor situación el que, coincidiendo con el mismo 23-F, consiguió una colocación envidiable. Eso sí, para cuando pueda desempeñarla, que no es ahora desde prisión. El histórico dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi, encarcelado hasta 2016 por enaltecimiento del terrorismo será el secretario general de Sortu. Eso sí que es un "empleo digno" para un hombre del que a menudo han desconfiado los suyos, y que ha dedicado su vida a la revolución marxista y a la independencia vasca, con las premisas de la liberación de sus presos y de la adhesión de Navarra y con los instrumentos del crimen y de los votos, según conviniese en cada momento.

El revolucionario Otegi, un "hombre de paz" según el clarividente intelectual Zapatero, no tiene una historia personal anodina. Fue un militante, no de la ETA ortodoxa sino de los marxistas integrales de ETA político-militar, y un militante tan partidario de la violencia como para pertenecer a la escisión ultraterrorista de ETA pm, la VIII Asamblea. Y aunque era joven no era precisamente un crío. Los que pilotan en la sombra el "proceso" no quieren un nuevo Mario Onaindía ni otro Juan María Bandrés, que convencidos de la necesidad de liquidar el terrorismo aceleraron el proceso de rendición de los polimilis y después de Euskadiko Ezkerra, su sigla electoral. Saben que Otegi no es como ellos.

Otegi se ha convertido en símbolo de varias cosas a la vez. Como veterano polimili, no hay dudas sobre su compromiso con el socialismo real; no es un independentista sin más, ni un izquierdista sin más, sino una garantía de que Sortu mantendrá la "construcción del socialismo", vieja meta del marxismo, entre sus objetivos. Aunque la prioridad ahora sea la otra parte de la "revolución". Como polimili, además, Otegi representa la flexibilidad en el uso de la violencia y/o en la participación en las instituciones. No se trata de la violencia por sí misma, sino de subordinar la violencia a su utilidad para la victoria. Ahora que la violencia parece no ser útil, bien venga la tregua. Pero no la rendición, ni el reconocimiento del mal intrínseco y unilateral de ETA en lo que no dejan de llamar "conflicto" .

Pero Otegi debe su digno empleo, más que otra cosa, a su posición mediática ante su propia gente y ante los demás. ETA y Herri Batasuna tienen una larga historia de direcciones colegiadas y de gran desconfianza hacia los líderes carismáticos. Su masa social tradicional está acostumbrada a participar en los debates tácticos, estratégicos e ideológicos, aunque por supuesto de modo jerárquico. Tienen una capacidad de movilización popular totalitaria al viejo estilo que casi no se conserva ya en Europa; pero los tiempos no perdonan, y lo mismo que las generaciones jóvenes no se movilizan ni se mantienen activas sin usar los medios más recientes, el movimiento nacionalista de extrema izquierda necesita una cara, un nombre de historial impecable hacia adentro y conocido hacia fuera.

Arnaldo Otegi es quizás el primer líder carismático de ese espacio tan complejo que es la llamada ´izquierda abertzale´. Ha contribuido como nadie a mantener unida la grey en los años duros, y en su mensaje a los congregados para fundar Sortu habla de "revolución en la mentalidad". Cambio de táctica, cambio de estrategia, realismo leninista ante un entorno cambiante pero conservación férrea de la visión del mundo y de los objetivos finales. Otegi al frente de Sortu buscará adhesiones amplias, crear un frente revolucionario, primero independentista, para crear un Estado vasco. Luego, aviso a los compañeros de viaje burgueses, el socialismo. Para eso nace Sortu; y por eso quizá el PNV no se fía. Aunque en una España que ha sido capaz de fiarse de la situación agónica del criminal Bolinaga, nada hay imposible. En todo caso el abandono del crimen se subordina a la mejor obtención de unos objetivos que son los de la vieja alternativa KAS. O sea, lo que siempre quiso ETA-pm. Pero eso sí, los partidos constitucionales tienen cosas más importantes que debatir.

Fiscal y soberanismo
Esther Esteban Estrella Digital 5 Marzo 2013

El fiscal jefe de Cataluña, Martín Rodríguez Sol, ha desafiado al gobierno pero sobre todo ha incumplido una norma de oro de la carrera fiscal: el escrupuloso respecto a la legalidad. Está claro que es partidario de apoyar la consulta soberanista de Artur Más cosa que, como ciudadano, puede hacer, pero la cuestión cambia cuando su opinión se emite desde la institución que representa. En una entrevista en Europa Press el fiscal ha elucubrado con que ante el previsible "no" del Gobierno central a la consulta existen otras alternativas. Ha dicho textualmente que "una alternativa es utilizar la ley de consultas con preguntas de otro estilo y aquí es donde se puede posiblemente jugar", afirma. Curiosamente su tesis es muy parecida a la del Gobierno catalán que ha insinuado que, para burlar la Constitución, podría proponer un referéndum no vinculante sin utilizar el censo oficial y en el que pudieran votar los mayores de 16 años.

Es verdad que Rodríguez Sol admite que "no existe un marco legal que permita un referéndum sobre la independencia", pero, al final, lo que le gustaría es que Ejecutivo de Mariano Rajoy modificara el marco constitucional para dar satisfacción a los deseos de Mas. He entrevistado muchísimas veces al presidente de la Generalitat y siempre, absolutamente siempre, me ha dicho que si sus reivindicaciones no caben en la Constitución habría que cambiarla, por lo que en esto coincide plenamente con la apuesta del fiscal catalán. La diferencia es que el líder de CiU es un político que ha concurrido a unas elecciones y ha sido votado por los ciudadanos, mientras el fiscal representa aún la institución jerarquizada plenamente y por lo tanto es, debe y tiene que ser el guardián de las leyes.

Los fiscales tienen el deber inexcusable de respeto a la Constitución desde la imparcialidad y la neutralidad política

Estos días se ha recordado, y con razón, que los fiscales tienen el deber inexcusable de respeto a la Constitución y a las leyes vigentes desde la imparcialidad y la neutralidad política y de ahí que el Fiscal General, Torres Dulce, haya decidido iniciar un procedimiento para dilucidar si su subordinado puede o no seguir ocupando su cargo. Es verdad que carece de precedente de historia en esta democracia el que el Fiscal General del Estado inicie el procedimiento de destitución del fiscal superior de una comunidad autónoma, pero la apertura del expediente de remoción del cargo está más que justificada, sobre todo teniendo en cuenta que Rodríguez Sol y él son amigos personales, por lo cual la decisión no le ha debido de ser nada fácil.

Desde la carrera judicial muchos estaban pendientes de si, finalmente, el Fiscal General miraría hacia otro lado por tratarse de un amigo, y no lo ha hecho, cosa que el honra en unos tiempos donde el amiguísimo y muchas veces el sectarismo prima sobre las responsabilidades de los cargos públicos.

La prueba de fuego de que el fiscal de Cataluña no actuó correctamente es que él mismo salió, pocas horas después, a rectificar sus afirmaciones, y también lo es la reacción de CiU que, tal como se esperaba, ha salido en defensa y apoyo del hombre con el que Más se hizo la foto hace apenas unos días, en esa especie de pantomima de pacto contra la corrupción. Artur Más ha lamentado que se expediente al fiscal por pedir respeto a la expresión del pueblo catalán y nuevamente ha habido voces que hablan del ataque a la Democracia. Lo malo es que algunos se olvidan que el principal ataque a la democracia es no respetar primero la separación de poderes, y segundo la Constitución donde se reclama el derecho a decidir pero el de todos los españoles y ¡claro! eso les escuece a muchos especialmente a los nacionalistas en cuyo ADN llevan independencia.


Cataluña
La Generalidad sigue sin cumplir las sentencias sobre elección lingüística en los impresos de preinscripción escolar
Un año más, el impreso de preinscripción escolar no pregunta por cuál es la lengua habitual de los alumnos de primera enseñanza, pese a que así lo han ordenado los tribunales en reiteradas ocasiones, para poder hacer efectivo el derecho a elegir la lengua vehicular de los primeros cursos. La Consejería de Enseñanza se limita a preguntar qué lengua o lenguas ‘entiende’ el niño.
Redacción www.vozbcn.com 5 Marzo 2013

Un año más, la Generalidad se niega a cumplir las sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ordenan preguntar a los padres cuál es la lengua habitual de sus hijos en el impreso de preinscripción escolar de educación infantil y el primer ciclo de primaria, para poder hacer efectivo su derecho ‘a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano’, recogido en el artículo 21.2 de la Ley de Política Lingüística.

Este martes, la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha presentado el proceso de preinscripción correspondiente al próximo curso, que empieza el próximo lunes y termina el 22 de este mes de marzo, y según se puede comprobar en la web de la Consejería, el impreso vuelve a preguntar por cuáles son las lenguas que entiende el niño (castellano y/o catalán), lo que es muy diferente a cuál es su lengua habitual o materna, tal y como ha llegado a reconocer incluso el Síndic de Greuges.

La propia Rigau, preguntada por LA VOZ DE BARCELONA, ha confirmado que no piensan acatar las sentencias, y lo ha justificado con un cambio de “las circunstancias sociolingüísticas”:
“Desde hace ya dos o tres años esto está resuelto, y tal y como se resolvió, tuvimos la conformidad de los tribunales. [...] Está puesto allí [en la hoja de preinscripción] cuál es la lengua que entiende el alumno porque las circunstancias sociolingüísticas del país [por Cataluña] han cambiado muchísimo, por tanto, como comprenderá, lo que hemos de saber es cuáles entiende“.

Una larga lista de sentencias censuran la fórmula utilizada por la Generalidad
Las sentencias judiciales en contra de esta práctica de la Generalidad y a favor de los padres demandantes empezaron en septiembre de 2004. El TSJC emitió un fallo que obligaba a la Consejería a preguntar a los padres en la hoja de preinscripción sobre la lengua en la que querían escolarizar a sus hijos en su primera enseñanza. Un año después, el mismo TSJC se manifestó en el mismo sentido, según la sentencia del 24 de noviembre de 2005, la Administración autonómica debe:

‘Adoptar las medidas necesarias para que en el modelo oficial se pregunte por su lengua habitual a los padres o tutores de los niños preinscritos en los cursos escolares en centros sostenidos con fondos públicos por su lengua habitual, antes del inicio de la matriculación, a fin de poder hacer efectivo su derecho a recibir en aquélla la primera enseñanza’.

Tres años después, en 2008, primero el TSJC y luego, en diciembre, el Tribunal Supremo, reiteraron dicha posición, instando incluso a que dicha pregunta se efectúe incluyendo unas casillas para la respuesta:

‘La Sala entiende ponderadamente más conforme con el ordenamiento jurídico la posición mantenida por la parte actora, pues la incorporación en el impreso de prescripción del derecho de los niños a recibir la primera enseñanza en su lengua habitual, ya sea ésta el catalán o el castellano, coadyuvará a la mayor efectividad del derecho, legalmente contemplado, y al más eficaz cumplimiento de la obligación de la Administración de garantizar este derecho, aumentando razonablemente (de forma sencilla, añadiendo un par de nuevas casillas en el impreso de preinscripción) los medios necesarios para hacerlo efectivo y facilitando su ejercicio por padres y tutores, todo ello a la luz de los principios contemplados en el artículo 9 de la Constitución’.

La Generalidad apela a la LEC para intentar burlar las sentencias.

DIRECCIÓN DE ETA
Noruega expulsa a Josu Ternera, David Pla e Iratxe Sorzabal
Los tres dirigentes de ETA llevaban ocho meses en el país nórdico, donde se habían reunido con mediadores internacionales
EFE | MADRID El Correo 5 Marzo 2013

Noruega ha tomado la decisión de expulsar a la dirección política de ETA después de ofrecerles asilo durante ocho meses, según han confirmado fuentes del Estado. Ante la falta de avances en el proceso de paz, Noruega ha decidido dejar de garantizar infraestructura y logística a los tres miembros de la banda terrorista que desde el pasado verano se encontraban en el país. Los servicios de información del Estado consideran que Josu Ternera, David Pla e Iratxe Sorzábal podrían no estar en Noruega desde el 12 de febrero y creen que los tres están ya en Francia.

Por su parte, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha considerado hoy que "es lógico que Noruega tome la decisión de que los miembros de ETA abandonen su territorio". Así lo ha asegurado en declaraciones a los periodistas en el Congreso al ser preguntado por la información de la Cadena Ser, que asegura que Noruega ha decidido expulsar a la dirección política de ETA que ha permanecido durante ocho meses en este país.

Esteban ha asegurado que esa información que los etarras estaban en Noruega "ya era conocida". Y es que allí se habían reunido con los "intermediarios" e "interlocutores" para analizar la situación tras el cese definitivo de la actividad armada de ETA. Según el portavoz del PNV, esa reunión "ya se había acabado" y los intermediarios "habían ido a Euskadi" y "habían informado de lo que ha habido". Tras ese resultado, Aitor Esteban considera que ahora "es lógico que Noruega tome la decisión de que los miembros de ETA abandonen su territorio".



Recortes de Prensa   Página Inicial