AGLI Recortes de Prensa   Jueves 7 Marzo 2013

Montoro no es ministro de ZP ni de Hugo Chávez
EDITORIAL Libertad Digital 7 Marzo 2013

Es cierto que, por culpa del excesivo gasto público, ni la brutal subida de impuestos, ni las numerosas renegociaciones con la UE en torno al tope máximo del déficit público para 2012 –que lo han elevado desde el 4,4% al que se comprometió inicialmente Rajoy hasta el 6,5%– ni el visto bueno de Bruselas a que las ayudas a la banca no computen como desequilibrio presupuestario en el pasado ejercicio fiscal han evitado que el Reino de España se haya endeudado en 2012 más de lo que lo había hecho en ningún otro año anterior y que la prima de riesgo de la deuda soberana siga por las nubes. Ni siquiera han impedido que las autonomías y el conjunto de las administraciones del Estado sobrepasaran los topes máximos de déficit (del 1,5 y del 6,5%, respectivamente) autorizados finalmente por Bruselas.

Con todo, gracias a estos maquillajes y triquiñuelas, el Gobierno podría calificar de "moderado" o de "mucho menos acusado de lo previsto" el innegable incumplimiento de las autonomías y del conjunto del Estado, cuyos déficits el propio Montoro cifra en el 1,7 y el 6,7%, respectivamente, incumplimiento que ha llevado a Bruselas a reclamar más esfuerzos en la reducción del desequilibrio presupuestario.

Sin embargo, lo que ha hecho este miércoles el ministro de Hacienda en una entrevista en Los desayunos de TVE es, simplemente, negar la mayor. Más que atenuar el fracaso, Montoro lo ha considerado un "éxito", por lo que las preguntas de los periodistas sobre qué va a hacer con las autonomías incumplidoras ha quedado sin respuesta.

Si esta radical negación de la realidad nos ha recordado a los tiempos de Zapatero, las veladas amenazas contra los "creadores de opinión" que, según el ministro, incumplen sus obligaciones con Hacienda son más propias de gobernantes bananeros, tipo Hugo Chávez. No es la primera vez que Montoro lanza este bochornoso aviso a navegantes. Naturalmente, podremos estar de acuerdo con él en la contradicción en la que pueden incurrir aquellos que "están todo el día sentando cátedra sobre la justicia social y luego no pagan", pero lo que no se puede es tirar la piedra y esconder la mano, ni utilizar datos confidenciales para amenazar veladamente a "creadores de opinión" cuya consideración de lo que es la justicia social no coincide con la que tiene el ministro.

Si hay ciudadanos que no cumplen con Hacienda, que la Agencia Tributaria se dirija legalmente contra ellos. Si Montoro cree que no hay impedimento legal para hacer pública una lista de defraudadores, que la haga pública de una vez, pero que no juegue con la legalidad vigente diciendo que él no da nombres mientras se jacta de ser lo suficientemente "concreto" como para que muchos supuestos defraudadores sean puestos en la picota "al día siguiente" de hacer él sus declaraciones.

La privacidad o publicidad de la situación fiscal de los españoles no puede depender de que haya coherencia o contradicción entre lo que predican y lo que hacen, y encima con un ministro haciendo el papelón del justiciero. Montoro no puede darse a la amenaza ni al fomento del rumoreo insidioso. Eso es propio de tiranos tercermundistas. Sus declaraciones podrán servir como cortina de humo que oculte un sobredimensionado y despilfarrador sector público pero, desde luego, no representan un reforzamiento de la seguridad jurídica ni refuerzan la confianza en nuestro país.

Movilidad y empleos en la UE
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 7 Marzo 2013

Si te gusta, ¡¡divúlgalo!!, es nuestra única arma, aprovéchala

El otro día viendo el programa Dando Caña de Intereconomía me llamó la atención una noticia que dio Mar Mateos y creo que el mensaje de la noticia pasó un poco inadvertido. Desde que Mar dirige el programa ha impreso su sello personal incorporando un pequeño espacio que se llama “la noticia buena del día”. Creo que es una excelente idea en tiempos de crisis y donde las malas noticias inundan los medios de comunicación. Supongo que hay días que Mar tendrá que rebuscar debajo de las piedras para encontrar alguna noticia positiva.
Movilidad y empleos en la UE

Movilidad y empleos en la UE
La noticia que anunció Mar ese día, aparte de buena se merece una reflexión para que no pase inadvertida: “La Unión Europea lanza un plan para cubrir 900.000 empleos TIC hasta 2015 con el apoyo de las empresas del sector y fomentar la movilidad dentro de la Comunidad Europea“ Supongo que en la noticia se han olvidado mencionar que se fomentará la movilidad laboral intereuropea excepto en Galicia, Vascongadas, Cataluña, Balares y Valencia.

Es curioso que mientras en la UE se preocupan y fomentan la movilidad laboral, en España estamos boicoteando sistemáticamente e impidiendo que media España pueda opositar en la otra media por culpa de los dialectos tribales. Incluso lo tienes crudo si quieres trabajar como profesional en esos Feudos.

Si además de todo esto, tienes hijos en edad escolar y te surge un trabajo para 2 años en Vascongadas, dime que hace tu hijo aprendiendo el Vascoño que sólo sirve para comunicarse entre cuatro valles. Y no digamos si eres periodista, en tiempos de crisis donde miles de periodistas han tenido que buscar trabajo fuera de Madrid, es impensable poder trabajar en uno de esos Feudos si no sabes el dialecto local.

Mi única satisfacción es poder escuchar, cada vez más, a ciudadanos que dicen en voz alta ¡¡Políticos, nos habéis estafado con las lenguas de España!!.

Los dialectos no son un bien cultural ni sirven para nada, sólo para ir a por pan. Los políticos llevan 35 años estafándote. Las lenguas sirven para comunicarse y siempre que se hablen la misma, de hecho la evolución se puso en marcha cuando dos hombres hablaron el mismo lenguaje.

Así que Europa y España van en la misma dirección pero en sentidos opuestos y cuanto más corremos, más nos distanciamos.

Así lo pienso y así lo digo.
En Masby luchamos para que todos los españoles tengamos las mismas oportunidades

Juan Vte. Santacreu. - en Twitter @JVSantacreu

BCE-Fed: diferencias y resultados
Primo González www.republica.com 7 Marzo 2013

A medida que iban transcurrido los días de esta semana y parte de la anterior, las expectativas de un recorte de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) se han ido desvaneciendo. La sensación dominante en vísperas de la reunión de este jueves viene a coincidir en que el BCE no moverá una vez más los tipos, que movió por última vez en julio del año pasado, para dejarlos en el 0,75%.

El debate que hay en estos momentos en Europa escenifica, con nitidez no siempre suficiente, los dos bandos que se alinean en esta disputa. Por un lado, quienes – con Alemania al frente – consideran que es necesario y prudente seguir recortando los déficits públicos, sobre todo en los países con mayor riesgo de desequilibrio, los del Sur de Europa, entre los que se han disparado hasta límites intolerables los niveles de endeudamiento, haciendo muy dificultosa la financiación de tales dispendios. No es un secreto para casi nadie que en muchos países (y en el caso español en bastante Autonomías) se sigue financiando el gasto corriente con deuda a largo plazo, lo que constituye un disparate monumental además de un agravio generacional que castiga a los futuros ciudadanos.

Del otro lado está el grupo de países, estos días encabezados por Francia, y en el que prefiere estar (con notables matices) España, en los que la premura es el crecimiento. La razón principal es evidente: las tasas de paro han llegado a niveles insoportables socialmente y es necesario luchar para empezar a doblegar la curva del empleo en sentido positivo cuanto antes. Es decir, hay que buscar como sea la fórmula para lograr que el PIB crezca.

Lo que pueda hacer el BCE en este dilema es difuso y, en todo caso, muy sujeto a discrepancias. Dejando de lado el asunto de los tipos de interés, una estrategia de tipo agresivo inyectando dinero a la economía al estilo y manera de la Reserva Federal americana (que por cierto tiene los tipos interés más bajos que los europeos) siempre ha encontrado la oposición de un importante grupo de presión con señas de identidad muy conocidas, es decir, el núcleo de pensamiento que vive en el entorno del Bundesbank, el banco central alemán, una institución modelada y sostenida por quienes consideran que la inflación es el gran enemigo a combatir. Y resulta que las medidas de corte expansivo que pueda poner en marcha el BCE son casi siempre muy contraproducentes para la estabilidad de precios. Mejor, por lo tanto -dicen en el Bundesbank – dejar la prioridad antiinflacionista como eje básico de la estrategia monetaria del BCE.

Precisamente uno de los argumentos que utiliza Francia para dinamitar esta posición es el que dice que el mantenimiento de esta política antiinflacionista a ultranza provoca un encarecimiento del euro frente al dólar (y ahora además frente al yen, porque los japoneses se han lanzado por su parte a patrocinar e impulsar estrategias expansivas en su política monetaria), lo que frena el crecimiento europeo habida cuenta de que encarece nuestras exportaciones. En el caso español, es llamativo que nuestros exportadores vivan en un país en recesión económica aguda y con tipo de cambio sólido como un roble.

Estos días se ha comentado con cierta admiración el hecho de que la Bolsa de Nueva York se encuentre en máximos históricos, tras pasar la página de las turbulencias del año 2007, cuando en octubre se activaron todas las señales de crisis. Es más, desde marzo del año 2009 (es decir, cuatro años atrás), los índices de la Bolsa neoyorquina han doblado su valor. Se atribuye al activismo monetario de la Fed este aparente milagro, no sólo reflejado en los índices, sino en la tasa de paro y en la evolución del PIB. Pero nada de esto ha sido posible en Europa, en donde países como España tienen aún que esperar a que su principal índice bursátil aumente casi un 90% para recuperar los niveles de octubre del año 2007. Cuando se reflexiona sobre estas diferencias y se afirma que la crisis ha sido más o menos parecida para todos, hay que hablar también de las diferentes políticas aplicadas por los dos bloques económicos, el que está bajo el paraguas de la Fed y el que habita bajo las directrices del BCE.

La España de las Autonomías.un Estado débil devorado por diecisiete “estaditos”
Nota del Editor 7 Marzo 2013

La fundación TRANSICIÓN española ha presentado el trabajo La España de las Autonomías: Un Estado débil devorado por diecisiete “estaditos” de D.Tomás-Ramón Fernández Rodríguez, con prólogo de D. Rafael Arias-Salgado Montalvo (se puede descargar en http://www.transicion.org/90publicacionesDT.php)

Tanto el presentador como el autor son partidarios del sistema autonómico, a pesar de sus defectos, algunos detallados en este trabajo, fundamentalmente por razones históricas: la "demanda" de los españoles que "clamaban" "libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía" y de situaciones comparables de nuestros vecinos (länder alemanas y regiones francesas). En una réplica durante el coloquio se preguntó algún ejemplo de descentrallización eficaz y el presentador citó USA: malo, con su fiscal cliff y estados en bancarrota y hoy curiosamente y para rematarlo aparece un artículo de S. McCoy que tumba cualquier optimismo. Eso del "clamor" de los españoles indica bien poco, pues siempre que alguien pide, hay alguien que tiene que pagar, y nunca son coincidentes cuando se trata de "clamor".

La solución propuesta es la reforma constitucional, sin entrar en detalles, aunque se habló de la ley electoral, de la que el presentador hizo una defensa en función de los resultados globales de "gobernabilidad" con mayorías en varias ocasiones de los dos partidos que se alternan el poder. El ponente, por el contrario, justificó su inconsistencia al no tener el mismo valor el voto a un partido regionalista que a un partido nacional, dando por tanto la llave de los pactos a los partidos nacionalistas cuyo interés nunca ha estado alineado con los intereses de España, sino esencialmente en contra. Eso de la "gobernabilidad" es el eterno cuento de los profesionales de la política para seguir explotando a la ciudadanía en sus ansias democráticas y en sus bolsillos.

En el coloquio se han ampliado algunos temas, pero no se ha entrado en el problema de los profesionales de la política, con el que se demuestra que el planteamiento del presentador carece de base, pues los dos partidos mayoritarios son el problema en sí, el PP por su falta de sentido de estado y el socialista porque después de la caída del muro de Berlín y de sus años de latrocinio y despilfarro en el poder justifican su desaparición.

Está claro que en el sistema autonómico no hay proceso alguno que pueda ser ejecutado más eficientemente que a nivel nacional, por tanto justificar el tinglado autonómico en base a circunstancias históricas no es suficiente y debería ser desmontado.

Ponían como impedimento al desmontaje del tinglado autonómico el aumento del paro que ello supondría, habría que hacer una limpia enorme de enchufados, contratados y funcionarios autonómicos, pero está claro que lo contrario es el harakiri de España, y todos los sectores económicos han tenido que ajustar sus plantillas o lo estan haciendo en la actualidad (banca por ejemplo).

El ponente se ha puesto de perfil en el tema de las lenguas regionales. Su plantemiento es legalista, leyes de limitación de gastos, pero nada sobre ley de transparencia, de mercado único, derogación de lenguas regionales, desaparición del senado. Algo sobre el enorme peso del tinglado municipal, que necesita una profunda remodelación para optimizar todos sus procesos y minimizar costes.

En cuanto a la reforma constitucional, impensable en otras circunstancias, ahora por el efecto demoledor del despilfarro público es la ocasión oportuna para ello, pero está claro que es imposible llegar a un acuerdo puesto que es un texto tan largo y farragoso que todo ciudadano español está en desacuerdo con muchos de sus puntos. La única norma constitucional posible debería caber en una hoja de papel, con los principios mínimos: lengua española y España.

El desgaste de las instituciones
Fernando Glez. Urbaneja www.republica.com 7 Marzo 2013

El último barómetro del CIS agujerea el suelo del pesimismo nacional; hasta el 92% de los encuestados ven la situación económica entre mala y muy mala y el 86% tiene el mismo juicio sobre la situación política. Peor que hace un año y sin sentimiento de mejora para el futuro. Son los peores datos de la serie larga, peor incluso que los de los años 1995/96, con el fin de la larga etapa socialista encabezada por Felipe González; y peor por supuesto que durante los últimos meses de Aznar (2004) y de Zapatero (2012). Vamos a menos y vamos a peor.

Este sentimiento inquieta en la Moncloa y también en la cabeza de otras instituciones, incluido el partido socialista. Todos ellos estiman que no es para tanto, que los medios y, especialmente las televisiones, acentúan las preocupaciones y han convertido a los políticos (incluida la Corona) en el blanco de una programación intenso, tensa y banal. Y desde las instituciones se trasladan a los medios (a los editores) avisos para que rectifiquen, apelando al patriotismo y al instinto de supervivencia.

La última encuesta del CIS (2.700 entrevistas la segunda semana de febrero, en pleno asunto Bárcenas) mantienen el PARO y la crisis económica, como principal preocupación de los españoles, para situar inmediatamente después la corrupción y los políticos, desplazando el terrorismo, la seguridad y la inmigración a una posición testimonial, al final de la lista. A los españoles les preocupa mucho (más que nunca la sanidad, la educación y las pensiones, en ese orden. La sanidad, universal y gratuita, era un elemento de tranquilidad e incluso de identidad nacional; también las pensiones y la educación, que ahora ven en peligro las pensiones. Nada conspira más y peor contra el patriotismo que la inseguridad de derechos que parecían conquistas sociales no reversibles.

Una razonable igualdad de oportunidades ante bienes públicos como la salud, el envejecimiento, la educación… es pilar esencial de una sociedad abierta, moderna y segura. Cuando se resquebraja ese pilar las instituciones se debilitan, la confianza decae y los políticos empiezan a ser odiados. Señalar al mensajero, culpar a los medios y a los periodistas del pesimismo nacional no contribuye a solventar el problema y a revertir los sentimientos.

Para cambiar los sentimientos de los españoles no hay que amordazar y meter en disciplina a los medios. De lo que se trata es de hacer política, de proponer objetivos, de dar explicaciones, de escuchar a la gente.Y no es eso lo que se está haciendo, todo lo contrario, lo que hay es propaganda, argumentarios, excusas y desdén por la opinión pública. Por todo ello la cosecha es coherente: los ciudadanos no se creen nada.

fgu@apmadrid.es

Novedad editorial
'Las cloacas del 11-M'
Ignacio López Bru Libertad Digital 7 Marzo 2013

Sobre las 14:30, en la Unidad Central Tedax en Canillas, la perito tedax comunicó a Sánchez Manzano y a su jefe, el comisario general de Seguridad Ciudadana, Santiago Cuadro Jaén, el resultado de los análisis de los restos de la estación del Pozo: "[...] apunta a que hay restos de componentes de dinamita" (CI, 5, 55). Apunta. Son los famosos "picos" o "puntas" que "aparecen" en los cromatogramas de los análisis de los explosivos. ¿Preguntó Cuadro Jaén qué componentes eran esos? No, que sepamos. ¿Requirió que se enviaran los restos a la Policía Científica para que averiguara lo que no había hecho "su" Unidad Central? Tampoco nos consta. Cuadro se limitó a comunicar que era "dinamita", a secas:

Esa información yo se la transmito al Subdirector Operativo sobre esa hora aproximadamente, él lo recibe y no me hace ningún comentario al respecto.

Fijémonos, sin embargo, lo que hubiera hecho el experimentado y reputado inspector jefe de los Tedax de Madrid, Cáceres Vadillo, y que no pudo hacer porque Sánchez Manzano y Cuadro Jaén le apartaron de la investigación:

Yo las hubiese llevado todas [las muestras y los restos de explosivo] a Policía Científica, pero yo tengo que seguir una cadena de mando, y esa cadena de mando a mí me exige que todas las muestras... las llevásemos a la Unidad Central, y fue lo que hicimos. A partir de ese momento pregunte a los responsables. (...) Si hizo [la Unidad Central] alguna relación, o no la hizo, en el sumario estará".

Los resultados de esta decisión no pudieron ser más desastrosos: no consta ningún inventario de los restos en el sumario; desaparecieron o se destruyeron todas las muestras al margen de las 23 analizadas en el laboratorio de la Unidad Central, trenes enteros incluidos; y no se pudo averiguar qué explotó en los trenes. El lector puede sacar sus propias conclusiones.

Pero sigamos en nuestro intento de comprender lo que ocurrió con la investigación de los explosivos. Para ello es muy útil una declaración que hizo Cuadro Jaén en la comisión parlamentaria, que intentaremos analizar:

Le decía que esa primera valoración, que ya es una prueba, que no es un indicio, que se produce a las 14:30 o 14:40, a las 5:00 de la mañana se confirma y se confirma que estamos en presencia de dinamita, y al cabo de los tres días están detenidos los autores.

Hagamos una exégesis. Lo que se encontró a las 5:00 de la mañana del día 12 fue el explosivo que había dentro de la mochila de Vallecas, que era una dinamita determinada, Goma 2 Eco. Es decir, que para Cuadro Jaén, lo concreto, la Goma 2 Eco encontrada en una mochila que apareció en una comisaría de policía –en unas circunstancias bastante extrañas, como se verá–, "confirma" lo indeterminado y no averiguado a las 14:30 que explotó en los trenes, que considera, además, una "prueba" incontestable. ¿De qué, nos preguntamos?

En definitiva, lo que estaba contando el Comisario era un reflejo de lo que estaba pasando con la investigación, que no era otra cosa que el desplazamiento del foco de atención desde el auténtico escenario del crimen, los trenes, hacia unos escenarios diferentes y ajenos a los hechos principales. Las pruebas sobrevenidas que aparecieron en estos escenarios secundarios, la Renault Kangoo y la mochila de Vallecas, se convirtieron desde ese momento, no ya en las pruebas principales, sino en las "únicas pruebas" del 11-M.

A partir de ese momento, todos los datos que fueron saliendo en esos nuevos escenarios se aplicaron automáticamente en el escenario principal –por un método que ya hemos llamado "alegórico", aunque también se le podría denominar "analógico" o, simplemente, como preferirían algunos, "método del embudo"–. Por ejemplo, aparece Goma 2 Eco en la mochila, ergo en los trenes explotó Goma 2 Eco (c. q. d.); en la mochila de Vallecas se encontró un teléfono móvil ergo lo que se utilizó para activar las bombas que explotaron en los trenes fueron teléfonos (c. q. d.)...

Un silogismo muy parecido al que utilizó el tribunal para demostrar que la Kangoo no estaba vacía en Alcalá –¡porque en Canilllas había aparecido llena!–. Razonamientos que escandalizarían a cualquier padre de la lógica, antigua o moderna, desde Aristóteles a Russell, pasando por Occam, Popper o Lakatos...

[...]
Mimesis en la Audiencia
Todos los argumentos de la Fiscalía sobre los componentes de los explosivos, refutados, a nuestro entender, por los peritos independientes, fueron sin embargo rescatados en la sentencia (...) Pero no sólo quedó en eso. El gran hallazgo del fiscal Zaragoza de la irrelevancia del arma del crimen para condenar al condenable también fue asumido por el tribunal. Con menos crudeza pero con todos los efectos. Así lo expresaron en la cuarta premisa en la que se fundamentaba el "hecho probado" (...):

La falta de determinación exacta de la marca de la totalidad del explosivo no impide llegar a conclusiones jurídico-penalmente relevantes respecto de la intervención de los procesados en los hechos enjuiciados y su consiguiente responsabilidad criminal pues, como se verá a continuación, está plenamente acreditado el tráfico de explosivos desde Asturias con destino al grupo terrorista que cometió los atentados de Madrid y Leganés.

(...) ¿De dónde sacan que los que aparecieron inmolados en Leganés fueron los que cometieron el atentado? ¿Les juzgaron acaso? ¿Investigaron y valoraron su participación en los hechos? Ya hemos visto que no lo hicieron, como resaltó el Tribunal Supremo con la expresiva mención de que "no fueron juzgados".

[...]
Por cierto, curioso el nuevo lapsus, que hemos destacado en cursivas. ¿Pero no quedamos en que los de Leganés se suicidaron? ¿O es que los que cometieron los atentados de Madrid también volaron a los que se encontraban en Leganés? ¡En qué estarían pensando sus señorías!

[...]
Cambio de régimen
Aznar compareció ante los medios de comunicación a las 14:40 del día 11, una hora después de la rueda de prensa del ministro de Interior Acebes. En la alocución de Aznar lo que más se destacó fue que no nombrara a la banda terrorista ETA por su nombre. Los críticos de Aznar querían significar que esta omisión debía obedecer a que el presidente tenía ya datos que apuntaban al terrorismo islamista. No creemos que éste fuera el caso [tampoco lo creyó el representante del PSOE en la Comisión, Álvaro Cuesta: "(...) aunque no se citara a ETA, es cierto que Ud. se refería a ETA" (...)]. No obstante, sus manifestaciones parecen encerrar un mensaje que todavía no se ha desencriptado:

Estamos del lado de la Constitución. [...] Es también el gran acuerdo sobre nuestro régimen político y es la expresión de nuestra España unida y plural. No vamos a cambiar de régimen ni porque los terroristas maten ni para que dejen de matar. Por eso les digo a todos los españoles que no debemos aspirar a nada que no sea la completa derrota del terrorismo, la derrota completa y total. Sin rendición ni condiciones de ninguna clase. No hay negociación posible ni deseable con estos asesinos que tantas veces han sembrado la muerte por toda la geografía de España. [...] Somos una gran nación, somos una gran nación cuya soberanía reside en todos los españoles. Quien decide es el pueblo español, y nunca permitiremos, no vamos a permitir nunca, que una minoría de fanáticos nos imponga nuestras decisiones sobre nuestro futuro.

¿A quién se está dirigiendo Aznar? ¿Son normales esas referencias –justo después de un atentado tan brutal– a una eventual "negociación" con los asesinos, o a la posibilidad de que se coarte la capacidad soberana del pueblo español? No lo parece.

La impresión es que Aznar está respondiendo a alguien que le estuviera lanzando un reto de gran calado. Es llamativa, también, la identidad temática entre las manifestaciones tempranas de Carod-Rovira, Jonan Fernández y la Gran Soflama de Iñaki Gabilondo con el discurso de Aznar, escasas horas después. El contenido de los mensajes que se lanzaron por la mañana en la SER propugnaba una negociación con ETA y la apertura de un ambicioso y radical proceso político que diera satisfacción a las demandas hasta entonces inatendidas de los separatistas. Es el "Tiempo Nuevo" que reclamaba Gabilondo que encaja perfectamente con el "cambio de régimen" al que se refiere Aznar.

¿Podrían tener alguna relación estas referencias? ¿Se le estaba haciendo al presidente algún tipo de oferta o pacto en el que la negociación "política" con ETA fuera una de las condiciones ineludibles? No lo sabemos pero si fue así, Aznar, desde luego, no cedió.

No deja de ser llamativo que a partir de ese momento empezaran a ocurrir todas las cosas "nuevas" que fueron cambiando la faz y el sentido de los atentados, en esa metamorfosis de las montañas cercanas a los desiertos lejanos, o, si se prefiere, de la chapela al turbante.

¿Destapó Aznar la caja de los truenos por su tozudez y obstinación en mantener firmemente los principios del Estado de Derecho y su determinación en no transigir con el terror? Éste es uno de los mayores enigmas del 11-M.

[...]
El mejor testigo, el juez
En su sentencia, los jueces del tribunal dejaron patente que lo de la mochila o bolsa de Vallecas para ellos era un asunto clarísimo:

El Tribunal no tiene duda razonable alguna sobre la autenticidad de la bolsa de deportes conteniendo un artilugio explosivo, que fue desactivada en la madrugada del día 12 de Marzo en el parque Azorín de Madrid, ni de su procedencia: la estación de El Pozo.

Veamos cómo fundamenta su convicción. Hasta la redacción de la sentencia, los hechos conocidos eran que en el tren nº 21.435 de la estación de El Pozo explotaron dos bombas en los vagones 4 y 5, y que el policía municipal nº 7.801-3 encontró en el piso de abajo del vagón nº 3 una mochila "trampa", o "señuelo", la cual fue neutralizada por los Tedax en el andén de la estación. Es decir, tres bombas. Sin embargo en los hechos probados se dice: "Otras cuatro bolsas o mochilas con explosivos fueron colocadas en el tren 21.435".

¿De dónde sacan la cuarta? Así lo explican: "Dos [de las cuatro bolsas colocadas], puestas en el piso superior de los vagones cuatro y cinco, explosionaron a las 7:38 h. en la estación de El Pozo. Las otras dos, dejadas en los pisos inferiores de los vagones segundo y tercero, no llegaron a explosionar, siendo una neutralizada en la estación y la otra desactivada en el parque Azorín de Vallecas por los especialistas de explosivos de la policía" (...). Es decir, que el tribunal manifiesta que la mochila de Vallecas estaba en el vagón nº 2, y además en el piso inferior, igual que lo que vio el municipal en el vagón nº 3.

¿Y cómo así?, nos preguntamos. ¿Quién la descubrió? ¿Quién la vio debajo del asiento del vagón nº 2? ¿Quién la sacó al andén? ¿Quién la abrió para saber que era la mochila de Vallecas, extremo sin el cual nos parece imposible la identificación? Hemos mirado de arriba abajo en las 721 páginas de la sentencia pero no hemos encontrado la menor referencia que dé cuenta de ninguna de esas incógnitas. Alguien se preguntará: ¿pero cómo es posible? ¿Las sentencias no tienen que estar motivadas? Y así es, pero el motivo, en este caso, no ha dejado ni rastro de su existencia.

Cegada la vía de la Sentencia, no tenemos más remedio que acudir al juicio oral, al auto de procesamiento del juez instructor o al sumario para encontrar las pistas que nos puedan conducir a resolver el enigma que nos acaba de plantear el Tribunal. Ya sabemos que para Gómez Bermúdez lo que no está en el sumario no existe. Escudriñemos en los 238 tomos y los 93.326 folios de que consta la pieza judicial. ¿Qué encontramos? Nada.

Pidamos ayuda, entonces, al juez instructor. ¿Qué nos dice? Del Olmo recurre a un acto de fe, pero no se pilla los dedos: "El artefacto localizado en la Comisaría del Distrito de Puente de Vallecas, también provenía de este mismo tren [de la estación de El Pozo], y no es posible determinar en qué vagón fue colocado inicialmente". Vayamos entonces a las declaraciones del juicio oral. Ahí deberá haber alguna pista, algún testigo, aunque sea fugaz. Ni rastro. Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? Porque, que sepamos, sólo hay testimonios que acrediten que en El Pozo apareció una mochila, una sola, la que se explosionó enfrente del vagón nº 3.

Éste es un episodio que, en un juego de asociaciones y en clave humorística, nos trae a la memoria un pasaje de la célebre poesía de Baltasar del Alcázar "Cena jocosa":

Alegre estoy, vive Dios.
Mas oye un punto sutil:
¿no pusiste allí un candil?
¿Cómo remanecen dos?
Pero son preguntas viles;
ya sé lo que puede ser:
con este negro beber
se acrecientan los candiles.

Pero no. No es este, evidentemente, el caso. ¿Qué nos queda, entonces? Pues, continuando con el tono desinhibido del poeta sevillano, sólo se nos ocurre una solución al enigma: que se trastocaron los papeles, y que el famoso "A buen juez, mejor testigo" del romántico José de Zorrilla se convirtió en el "El mejor testigo, el juez", con resonancias más profundas del Siglo de Oro.

NOTA: Este texto es un extracto de Las cloacas del 11-M, que Ignacio López Bru acaba de publicar en la editorial Sepha.

Chavismo
¿Socialismo o muerte? Muerte
GEES Libertad Digital 7 Marzo 2013

Cuando Chávez ya le veía las orejas al lobo en 2011, decidió cambiar el lema nacional. Frente a la no por tradicional menos indeseable alternativa socialismo o muerte propuso la versión santera, supersticiosa y prosaica: "Patria socialista y victoria, viviremos y venceremos". No vivió. Esperemos que no venza.

La muerte del dictador, extrañamente coincidente con el sexagésimo aniversario de la de Stalin, no termina con el socialismo real posmoderno conocido como socialismo del siglo XXI. Chávez empequeñece ante las 20 millones de muertes atribuidas a Stalin, pero no se minusvaloren sus logros.

El incremento del precio del petróleo desde los 10 dólares que costaba cuando tomó el poder en 1998 hasta los casi 100 actuales le permitió construir un régimen clientelar que intentará perpetuarse. Chávez se otorgó poderes ampliados desde 1999, unificó bajo su mando los tres poderes del estado, despojó a radios y televisiones de sus licencias por capricho y las intimidó con leyes como la de responsabilidad social de los medios, que las obliga a no informar sobre noticias que causen ansiedad o desorden social.

Los pobres, citados como disculpa del autócrata, sufrieron más. No solo por el sometimiento asumido por quienes mejoraban a la sombra del régimen, sino por el racionamiento de alimentos y medicinas, la devaluación del llamado bolívar fuerte en un 90% y la creciente inseguridad (21.000 asesinatos en 2012). Petróleos de Venezuela (Pdvsa) pasó de 39.000 a 115.000 trabajadores, y a producir 1,5 millones de barriles menos que en 1998. La Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) promovió el modelo por América, y Chávez se alió con regímenes como los de Siria, Irán y Rusia. Ayudó a Hezbolá y a las FARC. Apenas un 10% de las 1.400 empresas expropiadas entre 2001 y 2011 recibió indemnización estatal. Las elecciones carecieron de garantías, y no hubo debates públicos ni igualdad de tiempos en la televisión, usada a su antojo por el tirano, que amenazaba con el despido a los trabajadores públicos que no le votaran. A los soldados que ahora preservan, según el régimen, la seguridad de Venezuela hay que añadir las milicias bolivarianas –más de 100.000 individuos armados– y los miles de agentes cubanos que plagan el país.

Es este entramado temible el que pone en peligro la transición de Venezuela a la libertad. Ni siquiera está claro que Maduro, designado por un Chávez moribundo que no llegó a tomar posesión, sea el "vicepresidente ejecutivo" del que habla la Constitución para gestionar la interinidad de 30 días que desembocará en unas nuevas elecciones.

Por el bien de todos, la muerte del socialismo del siglo XXI debe seguir a la de quien lo asentó. Desde la muerte de Stalin a 1989 van treinta y seis años. A ver si nos apuramos esta vez.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Acto de Convivencia Cívica Catalana en Gerona
Convivencia Civica Catalana  7 Marzo 2013

Apreciado amigo, Convivencia Cívica Catalana realizará este jueves 7 de marzo un acto en la ciudad de Gerona al que estás invitado.

El acto tendrá una doble finalidad.
Por una parte se presentará en la capital gerundense, tras haberse ya presentado en Barcelona y Madrid, el último estudio económico de Convivencia Cívica Catalana, “Las cuentas claras de Cataluña”, en el cual se analizan las relaciones económicas entre Cataluña y el resto de España y se desmontan muchos de los mensajes simplistas y habituales “mantras” victimistas del nacionalismo catalán en el ámbito de la economía.

Y por otra parte, analizaremos también junto con padres de colegios de las comarcas gerundenses la batalla que estamos librando por la enseñanza bilingüe en Cataluña. Como sabes, en Convivencia Cívica Catalana defendemos una escuela en la que convivan de forma equilibrada nuestras dos lenguas oficiales frente al modelo de la inmersión y la enseñanza únicamente en catalán.

Creemos que la cohesión social no se consigue en absoluto, como algunos pretenden, apartando y excluyendo de las escuelas la lengua de la mitad de la sociedad. Eso no es cohesión, eso es exclusión.

La verdadera cohesión social pasa por la integración y la convivencia de nuestras dos lenguas de forma equitativa y respetuosa en nuestros centros, que es lo que llevamos pidiendo desde hace muchos años y vamos a seguir pidiendo al gobierno catalán.

En el caso de la demarcación de Gerona, Convivencia Cívica Catalana ha tramitado ante la Consejería de Educación solicitudes de padres de localidades como Gerona, Figueras, Blanes, Sils, Banyoles, Begur, Masanet de la Selva, Santa Cristina de Aro y Rosas, entre otras, que demandan para sus hijos una enseñanza bilingüe y han dicho no a la enseñanza únicamente en catalán. Animamos a otros padres de las comarcas gerundenses y del resto de Cataluña a unirse a ellos.

El acto es un acto abierto a todo el mundo y tendrá lugar este jueves 7 de marzo a las 7 de la tarde en el Hotel d'Entitats La Rutlla de Gerona, que se encuentra muy céntrico, en la calle de la Rutlla, 20-22 de la capital gerundense, entre las calles Ultonia y Lorenzana.

Su localización exacta puede consultarse en este enlace: https://maps.google.es/maps?hl=es&q=calle+rutlla,+20-22+girona&ie=UTF-8&hq=&hnear=0x12bae6dbe6003107:0x666aa970d39a1b5b,Carrer+Rutlla,+20,+17002+Girona&gl=es&ei=LgIcUcWWNoimhAf4soGQCQ&ved=0CC8Q8gEwAA

Confiamos que sea de tu interés. Recibe un cordial saludo
CONVIVENCIA CIVICA CATALANA
www.convivenciacivica.org
http://facebook.com/ConvivenciaCivicaCatalana
http://twitter.com/ccivicacatalana
Apartado de Correos 6142
08080 BARCELONA
Teléfonos 626 377 683 / 659 055 939

Venezuela
El nefasto legado de Hugo Chávez
Juan Carlos Hidalgo Libertad Digital 7 Marzo 2013

Hugo Chávez podrá haber muerto, pero su legado de nacionalismo económico y autoritarismo político perdurará en Venezuela por muchos años.

Es difícil determinar aún la magnitud de los daños. Venezuela, que otrora fue una de las pocas democracias –aunque imperfecta– en una región plagada de dictaduras militares, ahora se encuentra en el sótano en los principales indicadores latinoamericanos sobre calidad institucional y libertades políticas y civiles. Irónicamente, Chávez utilizó elecciones, plebiscitos y tecnicismos legales para destruir componentes vitales de las democracias, como la separación de poderes y la independencia de la prensa. Este modelo luego sería replicado en Ecuador, Bolivia y Nicaragua. Chávez lo llamó "socialismo del siglo XXI", aunque sus principales características –liderazgo mesiánico, control estatal de industrias clave y represión política– se asemejan más al fascismo.

El tejido social de Venezuela requerirá de años, si no de décadas, para recuperarse. Según Transparencia Internacional, es la nación más corrupta de América Latina. También es una de las más violentas del mundo, con una impactante tasa de 73 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Y es fácil vislumbrar cómo la situación podría empeorar aún más tras la muerte de Chávez. El gobierno ha armado y entrenado a por lo menos 25.000 milicianos que tienen por objetivo último "defender la revolución". Ninguno de los potenciales sucesores de Chávez, empezando por el vicepresidente Maduro, parece contar con la simpatía o la lealtad absoluta de estos chavistas fanáticos. Facciones bolivarianas radicales armadas con rifles de asalto rusos podrían incrementar aún más los niveles de violencia en los próximos meses, especialmente si la oposición se alza con el triunfo en la elección presidencial adelantada. Lamentablemente, el profundo odio y la desconfianza que han dividido a la sociedad venezolana entre seguidores y opositores de Hugo Chávez sobrevivirán a éste por mucho tiempo.

La economía venezolana es una de las principales víctimas de Chávez. El último informe anual de Libertad Económica en el Mundo publicado por el Fraser Institute ubica a Venezuela como la economía menos libre de las 144 naciones analizadas. El país sufre de escasez crónica de electricidad y productos básicos. La inflación está entre las más altas del mundo. Las infraestructuras están literalmente cayéndose a pedazos luego de años de abandono, y la capacidad industrial y agrícola ha quedado diezmada tras cientos de expropiaciones y nacionalizaciones. El país importa ahora el 70% de sus alimentos y el petróleo constituye un 95% de lo que recauda en exportaciones. El bolívar fuerte fue devaluado en un 32% hace unas semanas, luego de que una vorágine de gasto público antes de la elección presidencial de octubre dejara un enorme déficit fiscal del 8,5% del PIB. Y puede que eso no sea suficiente: el dólar se cotiza en el mercado negro a más de tres veces el valor del nuevo tipo de cambio oficial. Es decir, una devaluación todavía más significativa se ve venir en el futuro próximo.

Chávez no habría podido aplicar su agenda populista si no hubiera sido por el petróleo, que según algunos cálculos habría generado al país unos 980.000 millones de dólares durante estos 14 años de chavismo. Alrededor de un tercio se gastó en programas sociales —esto explica la genuina popularidad de Chávez entre los pobres–. Pero el resto fue dilapidado en dudosas inversiones o se destinó a inflar las cuentas bancarias de una nueva clase privilegiada, cuyos miembros ahora son conocidos como los boligarcas debido a la espectacular manera en que han prosperado gracias a la denominada revolución bolivariana. Decenas de miles de millones de dólares fueron empleados en impulsar las ambiciones regionales de Chávez, que financió partidos políticos, gobiernos e incluso guerrillas de extrema izquierda en América Latina.

Los estados-cliente de Venezuela sufrirán en diferente grado la partida de Chávez. Sin su masivo subsidio petrolero y demás bicocas –equivalentes a aproximadamente un 6% de su PIB–, la extremadamente vulnerable economía de Cuba podría hacer implosión. Ya que esto puede poner en riesgo la continuidad de la dictadura de los Castro, el gobierno de La Habana está desempeñando un papel decisivo en lo relacionado con la sucesión de Chávez. Argentina, Nicaragua, Ecuador y Bolivia podrían enfrentar también recortes en asistencia económica, aunque no lo suficientemente significativos como para arriesgar la permanencia en el poder de sus respectivos líderes. Sin embargo, no hay duda de que la importante amenaza que en su momento representó el populismo de izquierda en América Latina se verá disminuida por la ausencia de la billetera y el carisma de Chávez; y también por el evidente desastre que dejó a su paso.

En el recuento final, la historia recordará a Hugo Chávez como un caudillo autoritario cuyas políticas hicieron a Venezuela retroceder décadas en materia de desarrollo y calidad institucional. Cuanto antes pasen página Venezuela y América Latina, mejor.

© El Cato
Juan Carlos Hidalgo, analista de Políticas Públicas para América Latina del Cato Institute.

Una comparación imprescindible: cinco años de éxito y ruina
S. McCoy El Confidencial 7 Marzo 2013

Hoy, con una contractura que apenas me deja moverme, les prometo un post corto, pero extraordinariamente revelador. Tiene como percha el hecho de que el Dow Jones haya recuperado cinco años más tarde sus máximos históricos. Como saben, no es el índice más representativo de la bolsa estadounidense, al estar compuesto sólo por 30 valores que ponderan por precio y no por capitalización en su construcción.

Pese a esa deficiencia, nos va a permitir realizar un ejercicio práctico, para lo que usaremos los datos que me aporta mi amigo Pedro y un post publicado en Seeking Alpha por un comentarista anónimo. Compararemos, a partir de los mismos, cómo ha evolucionado la situación operativa y financiera de las principales empresas de Estados Unidos desde octubre de 2007 y cómo lo han hecho las finanzas públicas y la realidad económica de aquel país en el mismo periodo.

Vamos primero con estas últimas.  La enumeración da miedo y habla por sí sola.

1. Crecimiento del PIB 2007: 2,50%. 2013: 1,60%.

2. Precio del combustible en EEUU 2007: 2,75$. 2013: 3,73$

3. Parados en EEUU 2007: 6,7 millones. 2013: 13,2 millones de personas (aprox 4,7% frente al 7,9% oficial hoy)

4. Participation rate del mercado laboral 2007: 65,80%. 2013: 63,60% (razón parcial de que el dato de paro sea más bonito que la realidad hoy)

5. Norteamericanos que comen gracias los vales de comida 2007: 26,9 millones: 2013: 47,69 millones 

6. Tamaño del balance de la FED 2007: 0,89 billones de $ españoles o trillions americanos. 2013: 3,01 billones de $ españoles o trillions americanos

7. Deuda sobre PIB 2007: 38%. 2013: 74,20%

8. Déficit EEUU 2007: 97.000 millones de $. 2013: 975.600 millones de $

9. Deuda total americana 2007: 9.008.000.000.000 $. 2013: 16.430.000.000.000 $ (>103% PIB)

10. Confianza del consumidor 2007: 99,50. 2013: 69,60

11. Rating de EEUU 2007: AAA. 2013: AA+

Por el contrario, estos son los datos de las corporaciones que integraban el Dow Jones en 2007 y en la actualidad, periodo en el que se han producido sólo cinco salidas (AIG, Altria, Honeywll, Citigroup y General Motors) y cinco entradas (Chevron, Travelers, UnitedHealth, Cisco Systems y Bank of America). Puesto que estos movimientos representan apenas el 15% del total, la comparativa aún resulta bastante ajustada a la realidad.  

No es difícil, al calor de ambas enumeraciones, descubrir quién ha hecho los deberes y quién no, sobre todo por la parte del pasivo del balance, que es el que permite que, a iguales márgenes y sobre ventas en muchos casos dolientes, la generación de caja crezca, los beneficios netos se disparen y las ratios tanto de PER como de EV (entreprise value, que incluye deuda) caigan.

Tampoco resulta especialmente complicado que el trabajo que se ha hecho desde el Tesoro y la Reserva federal para ayudar, entre otros, al saneamiento de las grandes corporaciones (manteniendo artificialmente los tipos bajos) se ha traducido para el ciudadano de a pie en mayor polaridad entre ricos (los que verdaderamente se benefician del auge bursátil) y pobres, en una hipoteca colectiva sobre su futuro, al dispararse el déficit y una deuda pública imposible de repagar sin sangrar sus bolsillos, difícilmente justificable.

En un mundo tan globalizado como el actual, alguno podrá decir que equiparar finanzas locales con negocios multinacionales es una falacia, y que el bienestar que se destruye en EEUU se propicia en otras partes del mundo. Asumiremos como válida entonces, no sólo la inevitable decadencia económica de Occidente, por esa regla de tres, sino también que la acción de los organismos locales, hasta más allá de lo deseable, sirve para que otros se enriquezcan. Curioso discurso, me parece.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Una democracia en peligro
José Luis González Quirós El Confidencial 7 Marzo 2013

La vida política no siempre advierte con claridad sobre los momentos decisivos, de forma que, a toro pasado, habrá que preguntarse cuándo se torció un país que parecía bien encaminado. En España, llevamos unos años en que el optimismo de la democracia se ha rendido al pesimismo de la crisis, a un sentimiento de impotencia; que nuestra democracia está en riesgo sólo lo niegan quienes afirman que, bien mirado, nunca hemos tenido una democracia verdadera, y también quienes creen que lo único que importa a los españoles es el bienestar material, que en cuanto se logre superar la crisis, se acabarán los problemas.

Cinismos aparte, asusta comprobar que la coincidencia en el diagnóstico no encuentra eco suficiente en los líderes que apuestan por una estabilidad impostada. Esta es, por cierto, una característica común en casi todas las catástrofes: la ineptitud de los dirigentes para distinguir una crisis ordinaria de los procesos destructivos. Las verdaderas catástrofes sólo se dan cuando al encadenarse sucesos causalmente independientes, únicamente se atiende a los fenómenos más urgentes para olvidar las quiebras más profundas. Afirmar que en España padecemos algo más que una crisis económica, y multiplicar los calificativos de preferencia de cada cual (política, social, territorial, institucional, moral, etcétera) es tan obvio que no merece la pena detenerse a recordarlo. La verdadera cuestión es cómo empezar a superar los problemas más de fondo, y lo primero que debiera quedar claro es que jamás se trata adecuadamente una dolencia que no se reconoce con valentía.

Cuando se examina, por ejemplo, la crisis de 1898, llama la atención el que los políticos no fuesen capaces de evitar una guerra suicida con los Estados Unidos, aunque ellos, y los militares, sabían perfectamente que eso nos llevaría a la derrota y a la humillación. No fueron capaces de cortar de raíz las absurdas bravuconadas que la prensa acogía y aireaba, y esa falta de valor para reconocer nuestra debilidad nos llevó a un desastre que habría podido evitarse. Se puede pensar que aquella situación no tiene mucho que ver con la presente, por más que la recuerde el profesor Junqueras para hacer verosímil el desgajamiento de Cataluña, pero hay una coincidencia en que nadie se atreva a llevar la contraria a los errores que nos pueden llevar a un fracaso por miedo al “qué dirán”.

Estos complejos y costosos aparatos políticos viven de impuestos crecientes e insostenibles, ahogan a las empresas, cercenan el crecimiento económico y condenan a los españoles sin padrino al paroLos políticos saben mejor que nadie que han creado un monstruo político que está agotando las energías y los recursos de la sociedad española, pero no se atreven a afrontar el desgaste que les supondría prescindir de unos complejos y costosos aparatos que no son necesarios para nada distinto al boato de sus jefes. Estos barrocos entramados viven de impuestos crecientes e insostenibles, ahogan a las empresas, cercenan el crecimiento económico y condenan a los españoles sin padrino al paro, en un proceso degenerativo imparable que ha creado una nueva España oficial a costa del hundimiento de una España real cada vez más débil y sumisa.

Este poderoso sindicato de intereses creados ha impedido incluso que el PP cumpla el programa con el que ganó las elecciones, al apostar Rajoy por una salida continuista de la crisis, una política que nadie sabe explicar, de modo que, un año después, estamos peor que doce meses atrás. Pese a las añagazas propias de cualquier gobierno, la economía productiva se extingue, y lo único que avanza es la demagogia populista y el disimulo frente a la corrupción.

Estamos ante una especie de chavismo a la española, ante la desactivación de las alternativas políticas, con un Gobierno que se acoge al penoso disfraz de la tecnocracia, y que renuncia no sólo a cualquier política distinta en el área económica, sino a todo lo demás, sea el trato a los etarras, la educación o la política territorial. Rajoy calcula que le salvará el renacer económico y el atavismo moral frente a la izquierda, pero ambos recursos resultarán tan improbables como inútiles, entre otras cosas porque los electores quieren que votar al PP sirva para algo más noble que pagar sueldos millonarios al señor Bárcenas, o para algo menos surrealista que las amenazas a los discrepantes de un ministro de Hacienda tan singular que se jacta de que, cuando paguemos un poco más, nos bajará los impuestos.

Sin diversidad política y sin un clima exigente de ejemplaridad pública es imposible que subsista la democracia, y el PP de Rajoy se está encargando de que no las haya. Por eso, la única esperanza de que esto no acabe realmente muy mal está en que en el seno del PP surjan fuerzas que rompan la inercia que se ha impuesto por la actual dirección, que se ha empeñado en convertir al PP en un mero séquito de amigos leales, pasivos y silenciosos. O eso, o acabar con el bipartidismo, como algunos añoran, pero esto último es como los números de circo, “más difícil todavía”; o sea que tal vez estemos muy cerca del momento en que todo se estropee definitivamente.

*José Luis González Quirós es analista político

Cataluña
El golpe cotidiano
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 7 Marzo 2013

El 24 de octubre del 2012 la prensa informó de que cuatro eurodiputados catalanes, de CiU, ERC, PSC e ICV, enviaron una carta a Viviane Reding, presidenta de la Comisión Europea de Justicia, en la que denunciaban que aviones militares españoles realizaban vuelos intimidatorios sobre municipios de Lérida. La denuncia naufragó en el ridículo: esas maniobras se desarrollaban normalmente desde hacía 25 años y sólo podían interpretarlas como amenazantes los secesionistas que vivían y viven permanentemente obsesionados por su propia predisposición al golpismo. Porque toda la trama secesionista está impregnada de un cúmulo de transgresiones a la legalidad que la convierten en el burdo remedo de un golpe de estado. Un golpe cotidiano, cuya continuidad se manifiesta en los desafueros en que incurren, y en las bravatas que profieren, día tras día, sus ejecutores. Un golpe cuya gestación se inició –no nos engañemos– cuando Jordi Pujol sustituyó en la Presidencia de la Generalitat al venerable patriota catalán y español, español y catalán, Josep Tarradellas.

Genes golpistas
Los secesionistas volvieron a dejarse guiar por sus propios genes golpistas cuando arremetieron contra el general de división en la reserva Juan Antonio Chicharro porque este recordó, en una conferencia pública, algo tan cierto y vigente como que la Carta Magna encomienda a los ejércitos la misión de "defender la integridad territorial y el ordenamiento constitucional" (El País, 28/2). Una verdad como la copa de un pino que a los golpistas autóctonos les pareció una herejía intolerable.

Cuando la belicosa Pilar Rahola usurpó el papel del general Chicharro y pretendió impugnar su pensamiento no hizo mella en este, y en cambio exhibió la matriz retrógrada de la mentalidad secesionista, que es la suya. Escribió (LV, 1/3):

Es cierto (...) que la idea de una España bíblica, situada por encima de la voluntad ciudadana, esencial e intocable más allá de las leyes y los pueblos, recorre la espina dorsal del pensamiento militar.

He aquí una síntesis compacta de la ideología secesionista, en la que basta sustituir la palabra España por Cataluña, y "el pensamiento militar" por "el pensamiento secesionista", para encontrar la esencia del argumentario que repiten con fruición Rahola y sus correligionarios del somatén mediático: la Cataluña milenaria, "situada por encima de la voluntad ciudadana, esencial e intocable más allá de las leyes y los pueblos". Con el añadido de que, movida por su inquina antimilitar, Rahola tuvo el impudor de cerrar su artículo afirmando:

Entre un abertzale que justifica la violencia a favor de una patria y un militar que asegura que hay que defenderla con las armas hay muy poca diferencia.

¿No hay diferencia entre Josu Ternera, por un lado, y el general Eisenhower, el mariscal Montgomery, el general De Gaulle y el mariscal Zukov, por otro? Los nostálgicos de la Cataluña feudal, inquisitorial, almogávar, austracista y desangrada por guerras civiles a lo largo de toda su historia no notarán la diferencia. Pero existir, existe. Pilar Rahola también lo notaría en carne propia si aquellos militares no hubieran derrotado, con sus armas, a la Wehrmacht. Y hoy, mientras los talibanes afines a Rahola urden golpes para balcanizar España, los militares españoles, que ayer eran el blanco preferido de los abertzales violentos, mueren en Afganistán combatiendo contra otros talibanes enemigos de nuestra civilización. Más respeto, señora Rahola. Procure entender que, quizá, defender nuestra civilización y defender nuestra Constitución son sinónimos.
Chapuzas jurídicas

La voluntad de ejecutar un golpe de estado puede ser más o menos explícita, pero está presente en todo el tinglado secesionista. Lo plantea con claridad meridiana Francesc de Carreras (LV, 30/1) cuando se ocupa de la "Declaración de soberanía y del derecho a decidir del pueblo de Catalunya":

Es obvio que se trata de una declaración deliberada y abiertamente inconstitucional que rompe uno de de los preceptos estructurales básicos de nuestra norma suprema: allí donde la Constitución dice (artículo 1.2) que la "soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado", uno de estos poderes del Estado, el Parlament de Catalunya, sostiene que "el pueblo de Catalunya tiene (...) carácter de sujeto político y jurídico soberano". Por tanto, según la declaración, Catalunya no tiene derecho a la autonomía –como implícitamente reconoce el artículo 2 de la Constitución y, de manera confusa, el artículo 2.4 del Estatut– sino que es un pueblo soberano.

(...)
No entiendo que mediante la utilización de tales chapuzas jurídicas, y sólo estamos en los comienzos, los independentistas catalanes puedan creer que, en el caso de que alcancen su objetivo, Catalunya sea reconocida como Estado soberano por la Unión Europea, siempre tan escrupulosa con el derecho, y también por el resto de los estados y organismos que forman la comunidad internacional. Si hubiera soldados del ejército de Catalunya con metralleta deteniendo a la gente y tanques por las calles, la prensa mundial consideraría que el proceso que comenzó la semana pasada es un golpe de Estado, ya que jurídicamente así es.

Golpe de estado jurídico. Las palabras están en negro sobre blanco. Resolución tras resolución, declaración tras declaración, son los secesionistas, no los generales ni los F-38, quienes dan su golpe cotidiano. Pasándose las leyes por el arco de triunfo. Nuevamente es Francesc de Carreras quien denuncia (LV, 20/2):

Artur Mas ha dicho y ha repetido que prefiere utilizar las vías legales pero que en el caso de que dificulten el objetivo final habrá que utilizar también las que no lo son. El fin, pues, justifica los medios. Incluso el president ha sostenido algo más peregrino: utilizará la legalidad que más le convenga, si no es la interna habrá que acudir a la internacional, desconociendo que hay una sola legalidad y no varias. (...) Por tanto, invocar la legalidad como única vía aceptable por parte de los representantes empresariales es un claro freno a las aspiraciones independentistas.

Locuaz y prepotente
Los secesionistas no se andan con chiquitas a la hora de proclamar su desprecio por las leyes. El más locuaz y prepotente es, claro está, el virtual copresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, el mismo que confesó (LV, 12/11/2012): "A los ocho años yo ya tenía muy claro que estaba contra la Constitución española". Hoy, cuando Artur Mas ha subordinado el destino de Cataluña a las fobias infantiles de Junqueras, este exhibe insolentemente su voluntad de llevar adelante la consulta soberanista contra viento y marea. Y contra la legalidad, con típica retórica chavista o kirchnerista (LV, 24/2):

No entraré en una discusión juridicista [sic]. Lo que digo es que no es un problema de leyes, es un problema de democracia. (...) Al margen de lo que diga cada ley, lo único importante es que la gente vaya a votar. Si la gente vota, lo que convierte en vinculante un referéndum es su resultado, es lo que le da legitimidad. (...) Yo no me quiero saltar ninguna ley. Lo que quiero es determinar un nuevo marco legal, decidido por los ciudadanos de Catalunya.

Cuando el entrevistador le pregunta qué sucederá si "la ley española no permite hacer una consulta y una ley catalana es anulada", Junqueras responde, como si aún tuviera 8 años y los adultos estuvieran obligados a hacer realidad sus caprichos:

La consulta se tiene que hacer igualmente. (...) No renuncio a nada. Puede ser una consulta, un referéndum, unas elecciones, una declaración unilateral de independencia.

Los exabruptos con que los responsables de la ofensiva secesionista desvelan sus planes para saltarse el marco legal, así como la creación dentro del gobierno autonómico catalán de organismos propios de un Estado independiente como los encargados de los asuntos exteriores, son hechos concretos que, sumados a la movilización de medios públicos y privados para generar un clima de crispación y fractura política, social, económica y cultural, configuran las características propias del golpe de estado. Causa desazón leer, en medio de tamaño desbarajuste, los sermones de algunos formadores de opinión que convocan al diálogo o pretenden maquillar las insidias secesionistas con pinceladas de racionalidad. Las medidas que está tomando el Gobierno para preservar el orden constitucional son, todavía, mucho más tibias que las que normalmente se emplean, en emergencias parecidas, para neutralizar a los golpistas consuetudinarios.

Cataluña
Cuando la marca blanca supera el original
José María Albert de Paco Libertad Digital 7 Marzo 2013

Uno de los tópicos más estomagantes de los años del oasis era el que saludaba la presunta estabilidad de la política catalana, desde entonces una de las más susceptibles a la irrupción de formaciones de nuevo cuño, lo que casi siempre equivale a populistas o pintorescas. Valgan los casos de Plataforma por Cataluña, el primer partido español abiertamente xenófobo en obtener representación municipal, el SI de Joan Laporta, que desmintió a quienes se ufanaban de que en Cataluña sería impensable un Gil y Gil, o la Candidatura d'Unitat Popular, reserva chavista de Occidente. ¿Y Ciutadans? Sin ser excepcional en cuanto a lo pintoresco (de lo que dio cumplida fe la alianza con Libertas), su patrón es distinto. No en vano, mientras que PxC y, sobre todo, SI y la CUP son exacerbaciones del magma nosaltres, el partido de Albert Rivera vino a plasmar el descontento de una parte de los votantes del PSC con la deriva maragallista.

Precisamente la contumacia en las tesis catalanistas ha abierto una brecha entre el PSC y el PSOE, cuyos dirigentes parecen plantearse seriamente la posibilidad de romper amarras (contrariamente a lo que se dice, es el PSOE, y no el PSC, quien se liberaría de un yugo: el que supone la adhesión a los principios fundamentales de eso que Boadella llama la Cosa). En este sentido, la inacción no sólo lo dejaría bajo mínimos en Cataluña, donde no parece que Pere Navarro haya de darle la vuelta a los resultados, sino que podría interpretarse en el resto de las comunidades como la renuncia definitiva a un proyecto político netamente español.

Hace pocas fechas, el diputado autónomico del PPC Rafael Luna dijo en el Parlament, a cuenta de un debate sobre política ocupacional, que entre la diputada de C's Inés Arrimadas y Alfredo Pérez Rubalcaba apenas había diferencias. Las hay, desde luego, pero resultó llamativo que ningún socialista refutara la comparación, máxime teniendo en cuenta que el PSC ha porfiado, tanto como sus adversarios naturales, en el empeño de execrar a C's. La anécdota evidencia, una vez más, hasta qué punto el PSC percibe al PSOE como una otredad.

En cierto modo, la destemplada observación de Luna ponía de manifiesto el cambio de decorado acaecido en Cataluña. Tanto es así que, muy probablemente, una hipotética refundación del PSOE en esta comunidad difícilmente podría obviar, so pena de extinción, a los centenares de miles de votantes de C's. Ni que decir tiene que la alianza PSOE-C's es casi inverosímil; entre otras razones, porque el partido de Rivera va más allá de la obediencia sectaria al credo socialdemócrata, porque uno de sus mandatos constituyentes fue el ennoblecimiento de la política y porque sería impensable que C's plagiara el programa del PSOE. Confío, empero, en que lo sea.

El final de las Carmen/Carme
El viejo malabarismo de aparecer como muy catalanes aquí y muy españoles allá, ya no tiene cabida
Joan B. Culla i Clarà El País  7 Marzo 2013

Durante una comparecencia televisiva cuando ejercía como máximo líder de Esquerra Republicana, en octubre de 2007, Carod-Rovira hizo famosa su réplica al espectador que le había castellanizado el patronímico: “Yo me llamo Josep Lluís aquí y en la China Popular”. Sí, generalmente las personas, incluso los políticos, usan una sola versión de su nombre de pila, y no lo traducen aunque cambien de lengua, de lugar de residencia o asuman este o aquel cargo: Montilla, ministro o presidente, fue siempre José; Clos, alcalde o ministro, fue siempre Joan; Samaranch, en Barcelona o en Moscú, fue siempre Juan Antonio. Cosa distinta es que, con el propósito de zaherirles o de favorecerles, hubiera quien gustase de aludir a “Jorge” Pujol o a “Joan Antoni” Samaranch.

Dentro de este contexto, el socialismo catalán del último treintenio nos ofrece, sin embargo, algunos casos excepcionales, de figuras que han cultivado deliberadamente el equívoco de un patronímico en doble versión, al objeto de aparecer como muy catalanes aquí y muy españoles allá, y obtener así lo mejor de ambos mundos: de aquí, los votos; de allá, el poder.

El primer ejemplo es el de Josep/Pepe Borrell y Fontelles que, habiendo hecho su densa carrera académica, profesional y política en Madrid (desde una concejalía en Majadahonda hasta diversos ministerios), acudía todos los veranos a la Festa dels Raiers de la Pobla de Segur, y cada cuatro años a ocupar una plaza destacada en las listas del PSC al Congreso por Barcelona. ¿Porque el PSOE madrileño no le aceptaba en las suyas? Más bien, con la esperanza de capitalizar la entonces enorme fuerza del PSC en beneficio de las propias aspiraciones al liderazgo del PSOE. Y el socialismo catalán se dejaba cortejar por aquel “jacobino irredento” —Joaquín Almunia dixit— por si acaso el de La Pobla conseguía conquistar Ferraz.

Fue sobre todo en los prolegómenos de la batalla frente a Pérez Rubalcaba cuando Chacón mostró el carácter hipocalórico y circunstancial de su catalanismo

Es curioso, pero la segunda figura del socialismo catalán que ha jugado con la doble pertenencia incluso en el terreno de la identidad personal también aspiró y aspira a empuñar el timón del PSOE usando como escabel al PSC: me refiero a Carmen/Carme Chacón Piqueras.

Ciertamente, en su caso con mucho más arraigo a este lado del puente aéreo, con el firme apoyo que el aparato del Baix Llobregat concede a uno de los suyos; pero siempre proyectando sus ambiciones y sus buenos resultados electorales de 2004 y 2008 hacia la política española: la vicepresidencia del Congreso, el ministerio de la Vivienda, el ministerio de Defensa y, al fin, la pugna por la secretaría general del PSOE ante el 38º congreso de este partido.

Fue sobre todo en los prolegómenos de la batalla frente a Pérez Rubalcaba cuando Chacón mostró el carácter hipocalórico y circunstancial de su catalanismo: puesta de largo como candidata en Olula del Río (Almería), rechazo “con uñas y dientes” un pacto fiscal para Cataluña, aceptación de los connotados apoyos de Pepe Borrell y de Gregorio Peces-Barba, defensa de la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatuto (que según ella sólo había afectado a un 5% del texto, ¿recuerdan?)… Pese a lo cual, la entonces flamante dirección del PSC encabezada por Pere Navarro le brindó un soporte incondicional.

Pero la realidad resulta muy tozuda y, en los últimos 13 meses, ha sido además implacable. Aquella “Cataluña optimista” que Chacón pretendió encarnar en 2008 ya no existe; la fuerza electoral del PSC continua en caída libre; y la divergencia entre las agendas políticas de Nicaragua y de Ferraz no hace más que agudizarse, obligando a la cúpula socialista catalana a virar hacia el derecho a decidir y a cortar amarras respecto del PSOE.

Así las cosas, los viejos malabarismos —los de la señora Chacón igual que los del señor Duran Lleida— ya no tienen cabida. Parafraseando la célebre cita histórica, ni ella, ni él, ni nadie podrá aspirar en el futuro a ser “a la vez el Bolívar de Cataluña y el Bismarck de España”. Ese tiempo pasó para no volver.

Joan B. Culla i Clarà es historiador.

Cataluña
Cataluña anuncia que volverá a ocultar la casilla del castellano
e. armora / barcelona ABC Cataluña 7 Marzo 2013

La consejera Rigau admite, tal como avanzó ABC, que este curso habrá más barracones

La Generalitat seguirá incumpliendo las leyes por lo que respecta al folleto de preinscripción educativa para el próximo curso escolar. Así lo afirmó ayer la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, al explicar en rueda de prensa tras el Consell Executiu la planificación educativa para el curso 2013-2014. «Esto se resolvió hace dos o tres años. Tenemos la conformidad de los tribunales», dijo en respuesta a una pregunta de los medios. Eso supondrá, a la práctica, que en el formulario de preinscripción no aparecerá como desde hace años la pregunta directa sobre la lengua materna del alumno, sino que se les pedirá «la lengua que entiende».

Un año más, el folleto de preinscripción no dará opción a los padres a elegir directamente la lengua de escolarización de sus hijos. Como viene ocurriendo desde 2005, la opción de ser escolarizado en castellano no aparecerá en la página principal del folleto de preinscripción, en la que sí figuran los datos del alumno y los padres, y en la que se pueden seleccionar, por ejemplo, las lenguas que entiende o el idioma extranjero que domina el alumno. De este modo, las familias que desean que sus hijos aprendan en español deberán pasar al segundo folio, en el que se da a los padres o tutores la opción para que los niños sean escolarizados en castellano en el primer año de enseñanza. Ningún pronunciamiento judicial ha hecho reaccionar aún al Gobierno catalán.

Por su parte, el ministro José Ignacio Wert, reiteró ayer su oferta a Cataluña para negociar una fórmula sobre la enseñanza en castellano e insitió en que la reforma educativa recoge lo fijado por el Tribunal Constitucional (TC) en cuanto a inmersión lingüística, informa Efe.

Por otro lado, Rigau admitió que no podrá disminuir los módulos prefabricados, sino que aumentarán y serán más de un millar, tal como avanzó este diario el pasado 20 de febrero. Recordó que el próximo curso tendrá 128 grupos menos de educación infantil, aunque en todo el sistema educativo se ganarán 6.200 plazas. Como novedad, se instaurará una zona escolar única en Gavà, Viladecans y Palamós para facilitar a los padres la elección de centro.

Comunicado de Catalunya tal cual a propósito de la nueva campaña de preinscripción y la reciente sentencia del TS
Internet  7 Marzo 2013

Catalunya tal cual lamenta que, nuevamente, la Consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña ignore las sucesivas sentencias del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que ordenan incluir en el impreso de preinscripción escolar una pregunta a los padres sobre la lengua habitual de sus hijos con objeto de hacer efectivo el derecho a elegir la lengua vehicular de la enseñanza en los primeros cursos.

Catalunya tal cual denuncia la desobediencia y manipulación reiterada por parte de la Consejera de enseñanza de las resoluciones judiciales y, en este sentido, quiere salir al paso de la información intencionadamente parcial y tendenciosa que se ha difundido sobre la última sentencia del Tribunal Supremo a propósito de un recurso presentado en su día por Convivencia Cívica Catalana.

La Consejera de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña mostró su perfil más oscuro cuando, deliberadamente, tergiversó la mencionada sentencia y, en rueda de prensa, proporcionó un titular falso a periodistas. El Periódico, La Vanguardia, El País y otros diarios locales no tuvieron escrúpulos en abrazar la consigna: La inmersión ha sido avalada.

El objetivo es confundir a los ciudadanos y ocultarles ciertos derechos como el de ser instruidos en castellano, lengua propia y oficial de la mayoría de escolares catalanes.

Catalunya tal cual espera una corrección por parte de los medios que se han sumado a la ceremonia de la confusión para que informen bien a la ciudadanía, por honestidad y ética profesional, y por no seguir colaborando en la creación de un clima de fractura e insurrección social.

El fallo del Tribunal Constitucional (31/2010) sobre el Estatuto catalán sentenció que las Instituciones autonómicas no pueden primar una lengua oficial sobre la otra en ningún ámbito. En el educativo, señaló al castellano como lengua vehicular de la enseñanza junto con el catalán. Esta sentencia ya fulmina la inmersión obligatoria.

Hay cinco sentencias posteriores del Tribunal Supremo, coherentes con la doctrina del TC, instando a la Generalitat a corregir su modelo lingüístico. En la de 9 de diciembre de 2010 -en respuesta a la demanda interpuesta a la Generalitat por un padre que solicitaba para sus dos hijos educación bilingüe con un reparto proporcional y equitativo de materias en castellano y catalán-, en su fundamento de derecho sexto desautoriza a la Generalitat por la "exclusión de hecho del castellano como lengua vehicular".

La reciente sentencia de 19 de febrero de 2013, especifica que el derecho que asiste al padre no se satisface "con la prestación a sus hijos de una atención particularizada en castellano, sino con la entera transformación del sistema, de modo que sus hijos junto con sus condiscípulos, utilizaran, en la proporción que la Generalidad estimase conveniente, el castellano como lengua vehicular en la enseñanza".

Esta sentencia del Tribunal Supremo concreta su alcance al ámbito del centro y el curso del alumno demandante, pero ello deriva sólo de cuestiones procesales, dado que la pretensión era la anulación de un concreto acto administrativo y no de un reglamento.

De todo ello se colige que si hubiera un alumno recurrente en cada uno de los cursos de todos los centros de Cataluña, se debería cambiar el sistema entero.


Recortes de Prensa   Página Inicial