AGLI Recortes de Prensa   Sábado 9 Marzo 2013

España podrida
Pedro de Hoyos Periodista Digital  9 Marzo 2013

Que el sistema de partidos actual debe ser mejorado o se arriesga a ser sustituido es algo que cada vez está más claro para mayor número de españoles. PP y PSOE deben escoger lo que quieren para su futuro y el de España: el orden constitucional actual u otro semejante o que dicho orden sea subvertido y sustituido por algo semejante a Beppe Grillo o Berlusconi. La experiencia de Italia, con la desaparición de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, debería ser suficiente pero, si no les basta, deberían aprender de la crisis venezolana tras la enorme corrupción que asoló el país en tiempos de Carlos Andrés Pérez y que terminó (¿o es sólo una etapa más?) con la muerte de Hugo Chávez.

España está podrida, su sistema de partidos es detestable tal y como se encuentra hoy y los nuevos partidos que quieren cambiar el status quo no parecen avanzar a velocidad suficiente para llegar a tiempo de solucionar el desastre moral en que andamos sumergidos. El poder de estos partidos que pretenden moralizar la vida pública española es raquítico. Todavía.

El PP está inmerso (Iba a poner infecto, tanto da) en un mar de corrupción que no sabe por dónde atajar ni cómo explicar. Son ya innumerables los casos sucios que lo asedian, tantos que no se sabe dónde empieza uno y dónde empieza el siguiente. Lo de Ana Mato es lo último ...sólo si hablamos a fecha de hoy, mañana será otro día.

Al PSOE, del que no debemos olvidar el caso faisán, los falsos EREs de Andalucía y el casoplón de Pepiño, del que hay numerosas explicaciones que dar, le ha salido un penoso caso nuevo en Ponferrada. Esta vez no es el dinero, sino la ambición, el poder por el poder, el aquí mando yo, lo que ha demostrado que la supuesta altura moral de la izquierda, esa superioridad ética de la que habitualmente presume, es mera farsa; la caspa, la vulgaridad y la ramplonería política no tienen dueño y son patrimonio de todos.

El PSOE ponferradino no hubiera movido un dedo sin los permisos correspondientes, digamos que hablo de Óscar López, dueño del PSOE de Castilla y León y mano derecha de Rubalcaba, y sin embargo ha decidido apoyarse en un condenado por acoso sexual, acuérdense del caso Nevenka, para hacerse con la alcaldía. Ha querido la casualidad que todo eso ocurra en el día internacional de la mujer. Ah, ciertamente Rubalcaba ha mandado parar y echar la marcha atrás en este asunto; demasiada notoriedad, supongo, no sienta bien a los que pretenden dar lecciones de ética a la sociedad. Por cierto, la notoriedad también se da en el caso del PP pero no parece ser obstáculo.

Toda inmoralidad parece suficiente para llegar al poder; sea dinero, sea ambición, toda inmoralidad parece estar justificada una vez que se ha llegado a él. La sensación de que todo vale, de que nunca pasa nada, de que la moral, la ética o el bien no tienen importancia, de que la honradez y la limpieza están barridas de España domina la sociedad. Que el sistema de partidos actual debe ser mejorado o se arriesga a ser sustituido es algo que cada vez está más claro para mayor número de españoles.

CCAA
Déficit público y financiación autonómica
Mikel Buesa Libertad Digital  9 Marzo 2013

No ha pasado una semana desde que el ministro de Hacienda diera a conocer los datos provisionales del déficit de las Administraciones Públicas y ya se han desatado los ataques al sistema de financiación autonómica, como causante de los desequilibrios financieros de estas últimas. Los políticos autonómicos, cuando se desvelan sus vergüenzas, acuden a echar la culpa al sistema, como si de ellos no dependieran las decisiones que se toman con respecto al empleo de los dineros que los ciudadanos ponemos en sus manos.

Esto se ha podido ver, de una manera singular, en los cinco casos en los que el déficit autonómico ha sido excesivo; es decir, cuando no se ha cumplido con el objetivo de dejarlo por debajo del 1,5% del Producto Interior Bruto (PIB) de cada una de las regiones. Cinco casos que, curiosamente, corresponden a las cinco comunidades autónomas bañadas por el Mediterráneo, como si fuera inevitable que el tópico que atribuye a los levantinos una fama de malos pagadores cayera como una maldición sobre sus Gobiernos regionales. El caso es que, en efecto, han sido la Comunidad Valenciana (con un déficit equivalente al 3,45% de su PIB), Murcia (3,02%), Andalucía (2,02%), Cataluña (1,96%) y Baleares (1,83%) las cinco regiones incumplidoras con el referido objetivo de la política económica española.

Las explicaciones que han dado los Gobiernos autonómicos son variadas. Unos destacan que la consolidación fiscal que han realizado ha sido importante, aunque no se haya llegado al objetivo. Por ejemplo, el vicepresidente económico de Baleares ha dicho: "Como mínimo, estamos en el camino adecuado y estamos haciendo las cosas como toca"; y la consejera de Hacienda de Andalucía ha señalado que el déficit de su comunidad "demuestra el esfuerzo y compromiso de Andalucía para conseguir la estabilidad presupuestaria". En Cataluña y en Andalucía no han dejado pasar la ocasión para expresar su disconformidad con el reparto del objetivo de déficit entre el Estado y las CCAA. Y los hay que, yendo más lejos en su justificación, han atribuido el resultado obtenido al mal funcionamiento del sistema de financiación autonómica, especialmente porque penalizaría a las correspondientes regiones. Tal ha sido el caso, nuevamente, de Cataluña y, sobre todo, de la Comunidad Valenciana, cuyo consejero de Hacienda no ha tenido empacho en hablar de "infrafinanciación" y en abonarse a una teoría según la cual "somos eficientes en el gasto" pero "tenemos un déficit de financiación".

El sistema de financiación autonómica es un arcano de difícil manejo, plagado de conceptos oscuros y complejo de gestionar, que conduce a resultados desiguales en lo que atañe a la financiación por habitante que recibe cada una de las CCAA. Por ejemplo, de acuerdo con la liquidación de 2010 –la última cuyos datos han sido publicados completamente–, cuatro de las cinco regiones incumplidoras (Cataluña, Andalucía, Murcia y Valencia) aparecen entre las peor financiadas, en tanto que la que queda (Baleares) obtiene unos recursos por encima de la media nacional. Pero hay otras dos comunidades autónomas mal financiadas (Castilla-La Mancha y Madrid) que, sin embargo, han cumplido con el objetivo de déficit. Por ello, cabe preguntarse en qué medida esa desigualdad en cuanto a la financiación ha podido contribuir al déficit de las regiones incumplidoras. En otras palabras, la pregunta es: ¿qué parte de la culpa del déficit de estas regiones es atribuible al sistema de financiación?

Para contestarla he calculado los recursos adicionales que habrían obtenido las CCAA con déficit excesivo si el sistema de financiación hubiera proporcionado a todas las regiones españolas los mismos recursos por habitante, a igualdad de necesidades. O sea, si en este asunto todos los españoles contáramos lo mismo a la hora de repartir los dineros públicos, aunque corrigiendo la correspondiente cifra en función de las necesidades específicas de servicios públicos de cada segmento de la población –por ejemplo, los escolares que gastan en educación obligatoria, los viejos que usan más la sanidad y los servicios sociales, etcétera–. De esta manera, la Comunidad Valenciana se habría sacado el año pasado 887 millones más de los que obtuvo; Murcia, 155 millones; Andalucía, 831 millones; Cataluña, 141 millones; y Baleares, en cambio, habría dispuesto de 65 millones menos. Las cifras por habitante serían, respectivamente, de 177 euros en Valencia, 108 en Murcia, 101 en Andalucía, 19 en Cataluña y, con signo negativo, 59 en Baleares.

En total, la financiación adicional de estas regiones mediterráneas habría alcanzado la cifra de 1.949 millones de euros, lo que no llega, ni por asomo, a paliar su déficit. Éste fue, en el conjunto de todas ellas, de 11.623 millones de euros. Por tanto, el argumento que achaca la responsabilidad del déficit en estas CCAA al sistema de financiación sólo vale para explicar un 17% de la cuantía correspondiente. El otro 83% es atribuible a los políticos y a su mala gestión de los recursos que los españoles ponemos en sus manos. Y si desagregamos territorialmente este resultado nos encontramos con que este tipo de responsabilidad de los políticos –el deplorable manejo del presupuesto– es de un 75% en la Comunidad Valenciana, un 82% en Murcia, un 71% en Andalucía, un 96% en Cataluña y un 113% en Baleares. Así pues, no parece que los gobernantes de estas regiones tengan mucho de lo que vanagloriarse y sí bastante de lo que avergonzarse, pues produce bochorno contemplar cómo, en la época de bonanza, fueron capaces de derrochar los impuestos que, de manera obligada, los ciudadanos confiamos a su gestión y ahora, en la etapa de crisis, se ven impotentes para corregir los excesos que cometieron en el pasado.

Contra la "Marca España"
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com  9 Marzo 2013

Lo más importante para el buen desarrollo de un país es el espíritu que la anima. Mientras la vida esté regida por mentalidad, ideologías o sistemas individualistas no habrá nada que hacer.

Hace ya algunos años que Javier Ruiz Portella publicó su libro España no es una cáscara, reivindicando que no puede definirse el todo por la parte y que, en consecuencia, la nación española no es solo un armazón jurídico de derechos, como han pretendido desde los chicos de Aznar hasta las peores simas del socialismo español e incluso algunos "nacionalistas" moderados. Inmersos en el espíritu de la sacrosanta transición, para contentar a todos, incluso a aquellos a los que no se puede contentar –que diría Julián Marías- España debe concebirse como un "espacio de derechos".

Dado que a nadie le gusta renunciar a derecho alguno, parecía lógico esperar que esa "nueva España" iba a suscitar la adhesión de todos. Craso error. Para los enemigos sempiternos de España, los derechos deben existir independientemente de quién los otorgue, y eso no tiene que depender forzosamente de la nación española. Así que, cuando supuestamente se pensaba que iban a ahorrarse las mil explicaciones históricas que han hecho de España un sujeto histórico, político e incluso espiritual de primer orden en la historia de Occidente –algo que recordaba demasiado al franquismo-, al final resulta que vaciar a España de contenido no ha servido nada más que para minar los fundamentos que permiten reivindicar España ante el mundo. Tampoco ha servido para evidenciar el inmenso fraude que suponen las "naciones" imaginarias del ridículo y delirante "nacionalismo" periférico.

Pero lo que Ruiz Portella no pudo imaginar es que ese proceso de vaciamiento iba a ir un paso más allá. Como no hay derechos sin una mediana solvencia económica, el sector más fanático del mercado pasó a propalar la idea de que España es una especie de superpotencia económica: se trata de una economía más "dinámica" y "competitiva" de lo que creemos, dos palabras tótem de la "Nueva Política Económica" (NEP) del ultraliberalismo. Por eso, no es nada extraño que ahora España pase a ser una "marca". Desde luego, la denominación de "marca España" no es en absoluto inocente. La idea es que España tiene que ser vendible en el exterior y, por supuesto, ello solo puede lograrse adaptándose a los cánones del proyecto global del mercado.

Así, en calidad de activo se esgrime "el sector exterior como palanca de recuperación económica" y se aboga por la internacionalización de nuestras empresas. No aparece ni mucho menos indicado el hundimiento del mercado interior precisamente a causa de esas políticas que nos dictan desde Bruselas y que también cantan alabanzas al sector exterior –omitiendo la debacle del interior- y a la externalización, causante de miles de desempleados en nuestros países. El "tonillo" del "website" marcaespana.es, claramente vinculado a la eficacia mercantil y al "patriotismo económico" -que canta el éxito de multinacionales españolas entre las diez más valoradas, etc-, está claramente por encima de los factores culturales y comunitarios de la nación española, muy anteriores a éste o a aquél logro económico.

Existe una razón muy profunda bajo el sesgo economicista de esta peculiar concepción de España y es la apuesta por el "Homo oeconomicus", tanto en su versión liberal como en la versión socialista.

Pese a ello la iniciativa no es mala: se trata de impulsar la idea de España desde el propio Estado. Lo malo es que es una iniciativa de poco predicamento: mientras que los "nacionalistas" en su delirio hablan de identidades seculares y de lucha por el ser histórico –aunque tenga fundamento únicamente en las mentes limitadas de ciertos fanáticos-, pretender aunar voluntades con el éxito de nuestras exportaciones al exterior o con nuestro liderazgo en energías renovables resulta bastante ridículo.

Y es que en el fondo, los defensores de la "marca España" nunca han estado en el combate por la defensa de la nación española como tal. España, como nación miembro de Occidente, reconocida en los tratados más importantes de las principales lenguas europeas como sujeto político e histórico de primer orden en la historia del mundo, constituye una identidad en sí que se resiste a ser disuelta en el "melting pot" del mundialismo globalizador. Frente a quienes consideran a las naciones como meros agentes económicos cuyo éxito no es sino un sinónimo de rentabilidad, está esa dimensión espiritual, que informa lo cultural y específicamente lo artístico, de un país como el nuestro en el que lo económico jamás fue el aspecto más importante.

Esto significaría, naturalmente, ir al enfrentamiento directo con todas esas fuerzas empeñadas en la idea –tan estúpida que demuestra el calado de sus proponentes- de negar la entidad histórica de la nación española.

Y es que no se ha entendido que lo más importante para el buen desarrollo de un país, para la construcción de una comunidad, es el espíritu que la anima. Mientras la vida del país esté regida por la mentalidad individualista y por ideologías o sistemas de inspiración individualista, no habrá nada que hacer. Lo fundamental en cualquier sociedad son los principios y valores que guían su vida. Por eso hemos de reivindicar el ideal comunitario como vía de regeneración nacional, distinguiendo con Pareto el humanismo comunitario, vinculado a la idea de persona y plenamente afirmativo, frente al individualismo y colectivismo societarios, vinculados a las ideas liberales y marxistas. En otras palabras, la sociedad anónima, contractual, de intereses y eterna reclamadora de derechos, frente a la comunidad, ligada por una conciencia de la identidad común, por el amor y por vínculos emotivos basados en el servicio y en el sacrificio. La sociedad individualista significa desunión y división; la comunidad es comunión, unión íntima y profunda.

Ni estas reflexiones ni otras parecidas se ven en los intentos de recuperación de España como nación a través de iniciativas como las de la "marca España" y por eso, mucho nos tememos, estarán condenados al fracaso. No podrá decirse lo mismo, sin embargo, del modelo de sociedad contractual y económica que ellos propugnan, aún sin ser muy conscientes, para todo el planeta.

Ideario de la Red de Ciudadanos Comprometidos
Juan Julio Alfaya juanjulioalfaya.blogspot.com.es  9 Marzo 2013

1. Hay que revitalizar y fortalecer la Sociedad Civil, que debe ser la protagonista de la regeneración democrática que necesita España y de su reestructuración política, social y económica. Queremos abrir un debate y motivar a los ciudadanos para que ejerzan la soberanía que les corresponde. Con esta finalidad, todas las actividades de nuestra Red se llevarán a cabo dentro de la Ley. Todo de forma pacífica y moderada. No aceptamos la pasividad y la resignación ante esta España que no nos gusta. Ha llegado el momento de ponernos en marcha hacia la España del bienestar para todos.

2. Es urgente racionalizar y modernizar el Estado para que esté al servicio de los ciudadanos, cumpliendo sus obligaciones eficientemente, al menor coste posible. Como no es sostenible seguir funcionando con 17 ruinosas Autonomías, queremos un Estado Unitario que garantice la igualdad de todos los españoles tanto en derechos como en oportunidades y obligaciones, pero respetando, en sus justos y ponderados términos, los hechos diferenciales existentes en nuestra nación que sean compatibles con nuestra condición y con nuestra vocación de Estado miembro de la Unión Europea.

Los tres poderes del Estado —legislativo, ejecutivo y judicial— deben estar rigurosamente separados, pues es antidemocrático y perverso que uno de ellos invada y avasalle a los otros. Los funcionarios al servicio del Estado deben ser seleccionados mediante oposiciones transparentes con temarios únicos para toda España y deben poder servir en toda España sin ningún tipo de limitaciones.

3. No podemos mantener entidades o instituciones duplicadas o triplicadas y mucho menos inútiles, como el actual Senado. Cada función o competencia corresponderá a una sola Administración y a una sola institución.

4. España necesita renovar en profundidad su actual clase política y prescindir del régimen partidocrático que asfixia el progreso y desarrollo de la nación. La pasividad y la impotencia que manifiestan los partidos políticos no deben bloquear el cambio indispensable que demandan los sectores más lúcidos y dinámicos de la Sociedad Civil.

La vigente Ley Electoral impide que los ciudadanos podamos elegir directamente a nuestros representantes y autoridades. Creemos que el voto nominativo en distritos uninominales nos devolverá el poder y la soberanía a los ciudadanos, que hemos de ser representados, en Las Cortes, por diputados que se deberán a los votantes, no a los partidos. Queremos acabar con el sistema de listas cerradas y bloqueadas, que sólo favorece a una partidocracia institucionalmente corrupta. El fuero del que gozan los parlamentarios debe ser efectivo únicamente para actos y dichos en sede parlamentaria. Para delitos comunes cometidos por políticos, debe ser competente la jurisdicción ordinaria.

5. Los sindicatos, las patronales, los partidos políticos y las fundaciones son organizaciones que deben ser financiadas por sus propios adherentes o militantes. El dinero de los españoles debe ser utilizado con criterios de eficiencia y con sentido solidario, pero no puede ser malgastado en instituciones de carácter privado, ni en arbitrarias subvenciones. En cambio, sí que debe potenciarse el crédito que se dirija específicamente a crear empleo y a mejorar productividad.

6. El ejercicio de la política no debería ser una profesión, sino una actividad transitoria. Los políticos deben percibir los sueldos correspondientes, mientras se mantengan en sus cargos, y cobrar las prestaciones que les correspondan de la Seguridad Social, a la que deben haber cotizado, si no obtienen un trabajo al abandonar la actividad política. Ningún político tendrá derecho a percibir ningún tipo de prestación del Estado una vez finalizadas sus funciones, exceptuando aquellas situaciones en que la seguridad personal y familiar pueda estar en riesgo.

www.rdcc.es

Cálculo infinitesimal
JUAN CARLOS GIRAUTA ABC  9 Marzo 2013

El cálculo secesionista contaba con una España frágil, quebradiza. Preveía pronto graves conmociones por toda la piel de toro, fruto del paro desatado y de la desesperación de grandes capas sociales. Se daba por hecho el rescate europeo y, con ello, un gobierno títere en La Moncloa dedicado a administrar un protectorado.

No comprendieron que las protestas harían tanta mella, o más, en su propia solidez política, que los maestros y los policías, los médicos y los proveedores, los desempleados y los recortados locales iban a reclamar en primera instancia a su gobierno. No vieron que la fórmula mágica de la irresponsabilidad (España nos roba, todo lo malo viene de Madrid, con la independencia seríamos prósperos) sólo convence a los convencidos.

Sus bonos son basura, no pueden recurrir más que al Estado del que abominan; sus empresarios serán cobardones, pero lo cierto es que no han comprado la aventura; Rajoy ha eludido el rescate, España se financia en los mercados internacionales, Europa reconoce el esfuerzo con el déficit y las agencias de calificación nos aprueban. Después de todo, el viejo Estado Nación no era tan frágil. Cuando Oriol Junqueras, el aliado trampa de Artur Mas, nos perdona la vida anunciando que la Cataluña independiente ayudará a España a salir de la crisis, apenas provoca sonrisas compasivas.

El cálculo secesionista contaba con un PSOE sin ADN. Pensaban que la izquierda española les debía algo, quizá la promesa incumplida de Zapatero, que al final no aceptó el Estatuto salido del Parlamento catalán y prefirió pasarle el cepillo de Alfonso Guerra. Situándose, sabe Dios por qué, al margen de la historia española contemporánea, observaban como vecino extraño a un país cainita donde los socialistas eran capaces de cualquier cosa con tal de zancadillear a la derecha. Que alguien les explique, por favor, su propio papel en el guerracivilismo. Díganles que don Manuel Azaña culpó en 1937 a la Generalidad, de forma directa e inequívoca, de la contienda. Está en La velada en Benicarló. Ahora deploran con las más ultrajadas expresiones lo que era un hecho sabido, bromitas aparte: que el PSOE no sólo es un partido español hasta la médula, sino que nuestros últimos cuarenta años no se explican sin él; que el PSOE, fíjate, ha articulado España.

Diré más: si existe algo parecido al nacionalismo español, está más presente en el PSOE que en el PP. El nacionalismo catalán puede haber abducido al PSC, sí. Pero eso, cuando se pone en entredicho la soberanía, sólo va a servir para corregir de una vez por todas el error histórico de la excepción socialista catalana. Al tiempo.

El cálculo secesionista contaba con la existencia de una masa crítica suficiente, después de la Diada de 2012, para amenazar a España con imprevisibles consecuencias si no se hacía la voluntad de los nacionalistas catalanes: primero vino el ultimátum del «pacto fiscal»; luego, in crescendo, ha llegado el órdago del derecho a decidir la independencia, declaración de soberanía mediante. Es raro que, tan calculadores, descuiden la aseada aritmética parlamentaria: los diputados por un Estado propio son uno menos tras las elecciones anticipadas. Así que la gran manifestación y la conversión telúrica de Artur Mas sirvieron, básicamente, para que un montón de convergentes se pasaran a ERC y para que Ciudadanos triplicara su fuerza a costa del PSC.

El cálculo secesionista contaba con el miedo natural a los choques de trenes. Pero el Estado desconoce el miedo, que es cosa muy personal. El Estado es una máquina programada para no ceder su territorio así como así. Llena de laberintos donde el incauto se pierde sin remedio. Ay.

¿Será posible cambiar la dinámica caciquil? Recordando a Antonio Maura
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com   9 Marzo 2013

Antonio Maura quiso hacer una revolución liberal-conservadora para acabar con el caciquismo y fortalecer la Nación Española.

Hoy es uno de los días en los que realmente no sé de qué escribir pues casi todo lo que leo en las noticias de actualidad parece negativo.

Los datos del paro, la corrupción, los desafíos a la nación, los jóvenes sin salida, la administración elefantiásica... Una situación que parece abocada al abismo. Lo más preocupante no es la situación actual, que podría regenerarse, sino la mentalidad de pensamiento que nos ha llevado al punto actual y que si no cambia ahondara en el problema.

El otro día un conocido me comentó que había leído que la mafia tenía su origen en España, particularmente en Aragón y Cataluña, donde a raíz de la erradicación del feudalismo y de los malos usos de los nobles por los reyes católicos se crearon organizaciones familiares secretas para proteger sus intereses y que de allí se extrapolo ese sistema a Nápoles y Sicilia. No sé qué grado de veracidad tendrá esa información, lo cierto es que España e Italia no pueden negar determinadas tendencias políticas muy latinas.

Por ejemplo podemos recordar históricamente el régimen de la Restauración, que por un lado ofrecía amplios espacios de libertad en un marco de estabilidad institucional, al mismo tiempo, descansaba sobre estructuras de corrupción política y moral asentadas sobre el caciquismo. En La Mancha esa forma de organización fue muy intensa.

Una reflexión del articulista Pascual Tamburri me llevó a recordar a Antonio Maura: ´Y mientras haya corrupción habrá crisis política e institucional´. Con la mejor intención, ya en la Restauración nuestros políticos centristas y moderados, de Cánovas a Sagasta, pensaron que lo mejor era cubrirse mutuamente las miserias y tolerar un cierto grado de corrupción caciquil para evitar el avance de los extremistas.

Por supuesto que sucedió lo contrario, como bien anunció aquel Antonio Maura en el que se inspiraba el PP fundacional: ´La corrupción consentida u ocultada es mil veces más explosiva que la corrupción denunciada; si el corrupto es señalado y castigado ejemplarmente se evita que la culpa recaiga sobre todo el país, sobre el futuro institucional y económico del mismo, sobre la democracia y la prosperidad de los españoles de mañana´.

En aquella remota época fue un político de derechas, Antonio Maura, liberal-conservador, el que dedicó su vida a impulsar un programa de reformas que consolidara en España un régimen político y parlamentario de libertades, al margen de servidumbres caciquiles, unido al fortalecimiento de la nación española.

Hoy necesitamos un ímpetu similar a esa revolución a la que él llamaba desde el gobierno:

´Uno de los primeros y más importantes orígenes del mal que aqueja a la patria consiste en el indiferentismo de la clase neutra. Yo no sé si su egoísmo es legítimo, aunque sí sobran causas históricas para explicarlo.

´... España entera necesita una revolución desde el Gobierno, y que si no se hace desde el Gobierno, un trastorno formidable la hará; porque yo llamo revolución a eso, a las reformas hechas desde el Gobierno, radicalmente... Para que nadie pueda ser indiferente y tengan que pelear, hasta aquellos mismos que asisten con la resolución de permanecer alejados´.

Historia
El desprecio de Marx por Bolívar
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  9 Marzo 2013

Como reconocen muchos intelectuales hispanoamericanos, uno de los pecados de las repúblicas nacidas de los virreinatos, que les acompaña hasta hoy, es su deseo de ser antiespañoles. Como escribió el venezolano Carlos Rangel,

para los hispanoamericanos acceder a la vida independiente significó una profunda crisis moral, intelectual y espiritual, un rechazo de sí mismos, tal como los había forjado España, y un referirse, para definir una nueva identidad, por una parte a un pasado mítico, precolombino, buensalvajista; y por otra parte a ideas y prácticas políticas completamente exóticas y que no estaban ni remotamente preparados para manejar.

A este odio por su propia sangre se ha unido un amor enloquecido por pensadores y gobernantes, sobre todo de origen anglosajón, que les pagan con el desprecio. Hugo Chávez calificó de genocidio el descubrimiento y colonización de América por España, presumía de ser el continuador de la obra de Simón Bolívar y se jactaba de haber fundado el socialismo del siglo XXI. Paradójicamente, el fundador del socialismo a secas, Carlos Marx, detestaba al libertador venezolano.
Biografía para una enciclopedia

Entre diciembre de 1857 y enero de 1858, Carlos Marx escribió una entrada biográfica de Simón Bolívar para la New American Cyclopaedia, en la que describió al general venezolano, fallecido en 1830, como cobarde, tirano, resentido, mezquino y mentiroso. El contenido del escrito es tan feroz contra Bolívar que el editor le pidió que citase sus fuentes.

He aquí algunos de sus párrafos:

A Bolívar se le tributó entonces [julio de 1813] una entrada apoteósica [en Caracas]. De pie, en un carro de triunfo, al que arrastraban doce damiselas vestidas de blanco y ataviadas con los colores nacionales, elegidas todas ellas entre las mejores familias caraqueñas, [iba] Bolívar, la cabeza descubierta y agitando un bastoncillo en la mano.

Tras la derrota que Boves infligió a los insurrectos en Arguita, el 8 de agosto de 1814, Bolívar abandonó furtivamente a sus tropas, esa misma noche, para dirigirse apresuradamente y por atajos hacia Cumaná, donde pese a las airadas protestas de Ribas se embarcó de inmediato en el Bianchi, junto con Mariño y otros oficiales. (...) Allí, a fin de cohonestar su huida, publicaron una memoria de justificación, henchida de frases altisonantes.

Cuando los cazadores de Morales dispersaron la vanguardia de Bolívar, éste, según un testigo ocular, perdió "toda presencia de ánimo y sin pronunciar palabra, en un santiamén volvió grupas y huyó a rienda suelta hacia Ocumare, atravesó el pueblo a toda carrera, llegó a la bahía cercana, saltó del caballo, se introdujo en un bote y subió a bordo del Diana, dando orden a toda la escuadra de que lo siguiera a la pequeña isla de Bonaire y dejando a todos sus compañeros privados del menor auxilio".

La intención real de Bolívar era unificar toda América del Sur en una república federal, cuyo dictador quería ser él mismo. Mientras daba así amplio vuelo a sus sueños de ligar medio mundo a su nombre, el poder efectivo se le escurría rápidamente de las manos.

Una intentona de asesinarlo en su propio dormitorio en Bogotá, de la cual se salvó sólo porque saltó de un balcón en plena noche y permaneció agazapado bajo un puente, le permitió ejercer durante algún tiempo una especie de terror militar.

Ducoudray-Holstein nos ha dejado de Bolívar el siguiente retrato: "Tiene frecuentes y súbitos arrebatos de ira, y entonces se pone como loco, se arroja en la hamaca y se desata en improperios y maldiciones contra cuantos le rodean. Le gusta proferir sarcasmos contra los ausentes, no lee más que literatura francesa de carácter liviano, es un jinete consumado y baila valses con pasión. Le agrada oírse hablar, y pronunciar brindis le deleita".

Semejantes exabruptos contra un gobernante sólo los repitió Marx al escribir sobre Luis Napoleón Bonaparte cuando éste pasó de presidente de la república a emperador de Francia. En una carta enviada a su amigo y protector, Friedrich Engels, Marx comparó a Bolívar con Faustino Soulouque, el político haitiano que nació esclavo pero en las guerras independentistas y civiles tomó el poder supremo, hasta que en 1849 se proclamó emperador de Haití.

En otras ocasiones, Marx se felicitó de la conquista de la mitad de México por los Estados Unidos en la guerra de 1846-1848. En una nueva carta a Engels (2 de diciembre de 1854) escribió:

Los españoles están completamente degenerados. Pero, con todo, un español degenerado, para un mexicano, constituye un ideal

El progreso como motor de la historia
¿Qué razones explican estas ideas que llegan al racismo? Marx, Engels y los demás socialistas veneraban el progreso y las chimeneas de las industrias como hoy Richard Dawkins y Peter Singer veneran las cucarachas y los simios. En el siglo XIX y gran parte del XX, para los intelectuales de izquierda el objetivo era la industrialización de los pueblos y la formación de inmensas capas de proletariados; el modelo ideal, los planes quinquenales de la Unión Soviética. Para los socialistas decimonónicos, los pueblos anglosajones y alemanes estaban mejor capacitados para cumplir su sueño, por su carácter y religión, el clima en el que vivían y su industria, que los pueblos hispanos, a los que cargaban con todos los defectos, desde la pereza a la envidia.

Pero desde los años 60 del siglo XX, en un giro sorprendente y que también se da en las elites progres de Occidente, los ingenieros de minas y los economistas se convierten en jardineros y antropólogos. Ya no se admira al minero Alekséi Stajánov, héroe socialista por superar las cuotas de extracción de carbón, sino a los Bové que destrozan McDonald’s o los indios en taparrabos. Ya no se propone producir más y trabajar más, sino repartir un trabajo menguante.

Hoy Marx sería para los nuevos guardianes de las esencias del socialismo, como Evo Morales, un saqueador de la Madre Tierra, en el mismo bando que John Rockefeller y Cecil Rhodes.

Opinión
España, ¿final de una etapa histórica?
Matías Alonso www.vozbcn.com  9 Marzo 2013

El pasado 19 de febrero, el profesor Manuel Jiménez de Parga presentó ante la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas una ponencia en la que analiza las causas por las que considera que, efectivamente, España ha llegado al final de una etapa histórica, iniciada con la restauración de la democracia y la promulgación de nuestra vigente Constitución.

No cabe duda de que la mente preclara del profesor Jiménez de Parga ha sido capaz, en su discurso académico, de profundizar en las causas del agotamiento del actual sistema político y en presentar abiertamente muchas posibles soluciones. Sus planteamientos recogen además, en buena medida, el sentir de muchos ciudadanos españoles que asisten atónitos a la descomposición de un sistema político que, pese a sus notables defectos, ha traído a España el período más amplio de paz, prosperidad y desarrollo social, económico y político. Sin embargo, esta descomposición del sistema está generando una desafección creciente en el conjunto de la ciudadanía, como reflejan continuamente las encuestas de opinión del CIS.

La tesis del profesor Jiménez de Parga plantea como síntomas de esta situación la corrupción política institucionalizada, la tasa de desempleo con niveles social y económicamente insoportables, el descontrol del sistema de las Comunidades Autónomas, la mala representación política por el actual sistema de partidos y la vigente ley electoral, un régimen parlamentario desfigurado, la clara quiebra del principio de separación de poderes y una Administración de Justicia politizada.

El profesor plantea en su ponencia claros diagnósticos y soluciones, proponiendo una nueva ley electoral, la adecuación del actual sistema parlamentario huyendo del presidencialismo actual, el necesario reajuste autonómico y la consecuente lealtad institucional, la ingente tarea de la vertebración de España como Estado, la imprescindible agilización y mejora de la Administración de Justicia, la erradicación de la corrupción en las instituciones políticas. Todas ellas, cuestiones capitales que hay que abordar cuanto antes para asegurar la continuidad de nuestro vigente sistema democrático y la pervivencia de un marco de Estado de derecho que permita la convivencia ciudadana y le dé futuro y prosperidad a nuestra sociedad.

Somos conscientes de que en pleno siglo XXI nuestro sistema democrático tiene ante sí los retos que magistralmente exponía el profesor Jiménez de Parga. No cabe duda de que la España nacida de la transición de finales de los años 70 y de la vigente Constitución de 1978 está llegando a un final de etapa. La viabilidad del sistema pasa por su reforma profunda y por revertir la tendencia de descrédito de las instituciones y de desafección a las mismas por parte del conjunto de la ciudadanía.

Ante estos retos, la Fundación Tribuna Cívica, con la colaboración de Ciudadanos, organiza en Barcelona este sábado 9 de marzo una Escuela de Invierno en la que, bajo el prisma de la necesidad de una nueva transición impulsada desde la ciudadanía, se debatirá sobre dos de los temas capitales planteados por el profesor en el marco académico: la necesidad de una nueva ley electoral y la separación efectiva de los poderes públicos.

Contaremos para ello con la participación de destacadas personalidades de la judicatura, con la presencia del juez decano de Madrid, del mundo académico, en las personas de dos catedráticos de la UAB, y de la sociedad civil, representada por el secretario de Acció per la Democràcia, además de varios dirigentes y diputados de nuestro partido en el Parlamento autonómico de Cataluña. Será una jornada en la que buscaremos herramientas para mejorar la transparencia de nuestro sistema y soluciones concretas que permitan plantear las propuestas políticas necesarias para recuperar la confianza de la ciudadanía en sus representantes y en las instituciones políticas en que les representan.

En este final de etapa queda mucho por hacer. Este sábado 9 de marzo, en Barcelona y para toda España, Ciudadanos profundizará en la senda de las soluciones.

Matías Alonso es secretario general de Ciudadanos y diputado autonómico

Terrorismo islámico
España y los yihadistas eslavos
GEES Libertad Digital  9 Marzo 2013

La detención, por el Cuerpo Nacional de Policía, el pasado 2 de agosto de tres operativos de Al Qaeda en La Línea de la Concepción y la de otros tres yihadistas, esta vez en Francia, en una operación conjunta hispano-francesa el pasado día 1 tienen elementos comunes.

Los detenidos en suelo gaditano en agosto –en el marco de la denominada Operación Plomo– fueron un ruso, un ruso de origen checheno y un turco. Tenían explosivos ocultos en un zulo y se les acusó de preparar atentados en la zona, extremadamente sensible no sólo por los potenciales objetivos españoles sino por la proximidad de Gibraltar y por la presencia estadounidense en la base de utilización conjunta de Rota. Los detenidos ahora en Francia, uno en la localidad de Noyon, a 10 kilómetros de París, y los otros dos en barrios parisinos, están vinculados, según las fuerzas de seguridad, a la célula de Cádiz, y planeaban atentados en España. Ya en el verano pasado se vinculó a los detenidos con otros yihadistas que estarían operando en Francia, y un equipo conjunto de investigación policial hispano-francés ha hecho un buen trabajo en estos meses.

Es importante destacar la importancia de la dimensión oriental del terrorismo yihadista, sobre todo en momentos en que la matriz magrebí y saheliana del mismo atrae toda la atención, tanto en Francia como en sus aliados, incluida España, que colaboran con ella en el esfuerzo desarrollado en el norte de Malí. Francia tiene muy presente esta dimensión del terrorismo yihadista de origen caucásico o centroasiático en su suelo, igual de activo que cuando aún había fuerzas francesas desplegadas en Afganistán. El pasado 8 de enero un tribunal francés condenaba a ocho años de prisión a Irfan Demirtas, cabecilla de una organización que financiaba desde suelo francés al Movimiento Islámico de Uzbekistán (MIU), uno de los más tempranos tentáculos de Al Qaeda.

En Rusia, el terrorismo yihadista perdura, y sus ramificaciones internacionales sirven para alimentarlo. Agosto, mes de las detenciones en España, fue especialmente letal en el Transcáucaso ruso: el día 2 un suicida mataba a cuatro militares en Chechenia; el 19, otro suicida asesinaba siete policías en Ingusetia; el 28, una mujer suicida mataba a un líder sufí y a seis de sus seguidores en Daguestán, y un guardia de fronteras, yihadista infiltrado, mataba a siete de sus compañeros en la misma provincia. El 23 de octubre otro suicida mataba a un policía en un atentado contra una comisaría en Ingusetia.

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo
Convivencia Civica Catalana   9 Marzo 2013

Estimado amigo, el próximo 11 de Marzo, Día Europeo de las Víctimas de Terrorismo, Convivencia Cívica Catalana, organiza en Barcelona un acto religioso en recuerdo de las víctimas que han sufrido un atentado terrorista.

Uno de los objetivos que siempre ha tenido presente nuestra asociación es el de estar al lado de las víctimas del terrorismo, de aquellos que han perdido a un padre, a un hijo o a cualquier ser querido por culpa de la intolerancia de unos fanáticos y que tanto hemos sufrido durante años en España.

No podemos olvidar tampoco los sangrientos atentados que tuvieron lugar en Madrid el 11 de marzo de 2004. El Consejo Europeo declaró entonces que tales atentados fueron un recordatorio de la amenaza que representa el terrorismo para el conjunto de la sociedad europea y se acordó entonces, a instancias del Parlamento Europeo y del propio Consejo, declarar el 11 de marzo como el Día Europeo en Recuerdo a las Víctimas del Terrorismo.

Esta convocatoria reafirma la necesidad de dar una dimensión internacional al esfuerzo de sensibilización, reconocimiento y apoyo colectivo que merecen aquellos que han sufrido un atentado terrorista.

Convivencia Cívica Catalana quiere reafirmar una vez más su compromiso con las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo, que desempeñan un papel insustituible y a las que agradecemos su labor social y animamos a seguir trabajando en ella.

Para celebrar el Día europeo en recuerdo de las víctimas del terrorismo este próximo lunes 11 de marzo celebraremos un acto religioso que consistirá en una misa a las 19:30 en la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, en la calle Balmes, 78 (esquina calle Valencia) de Barcelona.

El acto contará también con la intervención de la soprano Carmen Montoya.

Confíamos que sea de tu interés. Atentamente,

La Justicia confirma el derecho a solicitar una enseñanza bilingüe
Convivencia Civica Catalana   9 Marzo 2013

Estimados socios, simpatizantes y amigos de Convivencia,

Como probablemente sabéis por los medios de comunicación, el Tribunal Supremo dio a conocer este martes una sentencia sobre el recurso planteado por un padre asesorado por nuestra asociación con relación al uso de las lenguas oficiales en el sistema educativo catalán.

Con relación a la sentencia, Convivencia Cívica Catalana quiere aclarar varios puntos:

1) La sentencia vuelve a confirmar que el gobierno catalán tiene la obligación de satisfacer la demanda de los padres que soliciten para sus hijos una enseñanza bilingüe en Cataluña. Es decir, que los padres que han solicitado la enseñanza bilingüe para sus hijos por medio de Convivencia Cívica Catalana tienen derecho a recibirla.

2) El Supremo matiza que para obtener esa enseñanza bilingüe los padres lo deben pedir expresamente. Es lo que hacíamos hasta ahora. En este punto, Convivencia Cívica Catalana consideraba que tal solicitud expresa no debería ser necesaria, ya que todo el sistema debería ser bilingüe. En este tema la sentencia nos ha decepcionado. No obstante lo anterior, la sentencia corrobora que los padres catalanes tienen derecho a que sus hijos estudien con las lenguas española y catalana como vehiculares pero deberán solicitarlo en los centros educativos, y estos, en aplicación de la presente sentencia del Tribunal Supremo, no podrán negar ese derecho.

3) Convivencia Cívica Catalana recuerda que tiene presentadas ante la Consejería de Educación cerca de 1.000 solicitudes de familias catalanas que piden para sus hijos recibir enseñanza bilingüe en más de 90 centros escolares de Cataluña situados en 34 localidades. De acuerdo a lo establecido por el Tribunal Supremo, corresponde al gobierno autonómico catalán satisfacer el derecho de esos padres a que sus hijos reciban una enseñanza bilingüe.

4) La sentencia del Tribunal Supremo en ningún modo avala la inmersión lingüística, como el gobierno catalán y algunos medios de comunicación subvencionados por el gobierno catalán quieren hacer creer a la opinión pública en Cataluña. La sentencia confirma que la inmersión obligatoria en catalán ha desaparecido ya que permite a los padres elegir un modelo bilingüe y en ningún modo avala un modelo de enseñanza con el catalán como única y exclusiva lengua vehicular como se está aplicando ahora.

Convivencia Cívica Catalana considera que es necesario que un número creciente de padres soliciten enseñanza bilingüe, acogiéndose al derecho reconocido por el Tribunal Supremo, presionando de este modo socialmente al gobierno catalán.

Animamos, por tanto, a los padres a hacer uso del derecho que el Tribunal Supremo reconoce en esta sentencia y soliciten para sus hijos una educación bilingüe, que utilice nuestras dos lenguas oficiales de forma equilibrada y equitativa frente al modelo actual de la inmersión monolingüe con todo únicamente en catalán y que lamentablemente trata a la lengua española con el mismo número de horas que una lengua extranjera en nuestras escuelas.

Como sabéis, en nuestra web está disponible toda la información: http://convivenciacivicacatalana.blogspot.com.es/p/ensenanza-en-las-escuelas.html

En fichero anexo os adjuntamos el comunicado de prensa que Convivencia Cívica Catalana ha realizado con más información sobre la sentencia del Supremo.

Sabemos que esta es una lucha que el nacionalismo catalán no nos la va a poner fácil pero vale la pena darla por la libertad, por nuestros hijos, por una presencia digna de la lengua española en la enseñanza y por una España y una Cataluña donde se respeten las leyes y la Constitución.

Por supuesto, como siempre estamos a vuestra entera disposición para cualquier duda o comentario.
Atentamente,

CONVIVENCIA CIVICA CATALANA
www.convivenciacivica.org
http://facebook.com/ ConvivenciaCivicaCatalana
http://twitter.com/ ccivicacatalana
Apartado de Correos 6142
08080 BARCELONA
Teléfonos 606 276 326 / 659 055 939

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña
Catorce entidades exigen que el español deje de ser lengua oficial en una hipotética Cataluña independiente
Las asociaciones, capitaneadas por Òmnium Cultural, proponen limitar aún más los derechos lingüísticos de los castellanohablantes, pese a ser la mayoría de la población catalana. El castellano “deberá adquirir un estatus de reconocimiento especial, si así se determina democráticamente”, auguran.
Redacción www.vozbcn.com  9 Marzo 2013

El castellano dejará de ser oficial en Cataluña en caso de una hipotética secesión. Al menos, ese es uno de los objetivos que han planteado catorce entidades nacionalistas agrupadas bajo la web El Clauer (‘el llavero’, en castellano), una página que pretende ser ‘una herramienta que responda a todas las preguntas que el debate sobre la posibilidad de un estado propio para Cataluña ha generado en nuestro país [por Cataluña]‘.

Las asociaciones están capitaneadas por Òmnium Cultural, una entidad declarada ‘de utilidad pública’ por la Generalidad, lo que le permite disfrutar de beneficios fiscales extraordinarios y recibir subvenciones multimillonarias por parte del Gobierno autonómico desde hace años.

El resto de entidades suscritas a la campaña son el Ens de l’Associacionisme Cultural Català, la Assemblea Nacional Catalana, la Associació Catalana de Professionals, la Associació de Municipis per la Independència (AMI), el Cercle Català de Negocis, el CIEMEN, el Col·lectiu Emma, la Fundació Catalunya Estat, La Fàbrica, Plataforma per la Llengua, Plataforma pro Seleccions Esportives Catalanes, Sobirania i Justícia y Sobirania i Progrés.

“Es un patrimonio al cuál no queremos ni podemos renunciar”
El Clauer dice ‘aportar argumentos a través de la razón’ y ‘el rigor’ con los que tratar de convencer a los no convencidos de las supuestas bondades en todo tipo de ámbitos que aportaría la ruptura de Cataluña con el resto de España.

En el tema lingüístico, además de asegurar que la secesión supondría ‘blindar’ la inmersión lingüística escolar exclusivamente en catalán, destaca la citada supresión de la cooficialidad del español, lengua materna y habitual de la mayoría de los catalanes.

Eso sí, en un vídeo protagonizado por una niña, explican que, pese a quedar fuera las instituciones de la Cataluña independiente, el castellano “deberá adquirir un estatus de reconocimiento especial, si así se determina democráticamente”, porque “es un patrimonio al cuál no queremos ni podemos renunciar”.

La plataforma no da más explicaciones sobre en qué consistirá ese ‘estatus especial’ para el español, pero, si tenemos en cuenta que la situación actual no es nada halagüeña pese a ser lengua oficial (su uso está discriminado en la escuelas, en la normativa que afecta a las empresas, en los rótulos y comunicaciones de las administraciones, en los requisitos para acceder a subvenciones públicas, y en los medios de comunicación públicos, entre otros lugares), no parece que la propuesta de las catorce entidades sea un argumento de peso para conseguir que los castellanohablantes de Cataluña se decidan a apoyar masivamente la secesión.

Políticos independentistas a favor de la oficialidad del español
En los últimos tiempos, los partidos independentistas han intensificado sus esfuerzos para captar votantes entre el electorado castellanohablante, que habitualmente y de forma mayoritaria solían recelar sobre cuál podría sería el trato que el español pudiese recibir por parte de la Administración en una hipotética Cataluña independiente, y a los que, campañas como esta, les dan la razón.

Así las cosas, destacados dirigentes nacionalistas no han dudado en comprometerse públicamente a que el español mantendría su estatus -teórico- de lengua oficial en Cataluña en caso de que esta se secesionase del resto de España. ‘El castellano también será oficial en la República catalana. Evidentemente, por si alguien tenía alguna duda’, aseguró el líder de ERC, Oriol Junqueras, en un artículo publicado en la precampaña electoral de las pasadas autonómicas.

El propio presidente de la Generalidad, Artur Mas, también se ha apuntado a los cantos de sirena, y durante el pasado Debate de Política General, en el que anunció el adelanto electoral, insistió en “que el castellano también es patrimonio de Cataluña”, “un patrimonio querido”, subrayó.

En cambio, uno de sus fichajes estrella de las elecciones autonómicas de 2010, el histórico ex militante del PSC Jaume Sobrequès, no ha dudado en abogar por suprimir la oficialidad del español.

Un debate recurrente
Hace aproximadamente un año, destacadas personalidades del ámbito nacionalista catalán iniciaron un debate público sobre esta cuestión. El ex secretario de Cultura de la Generalidad Eduard Voltas consideró que para conseguir la secesión de Cataluña ‘el catalanismo ha de abrazar la lengua castellana’:

‘Si yo fuese un catalán de identidad española, ante la hipótesis de la independencia estoy seguro de que me preguntaría: de acuerdo, con la independencia viviríamos mejor, pero en este Estado catalán que me proponen, ¿yo podré continuar siendo yo? ¿Mi lengua, mis costumbres, mis referentes, serán respetados y asumidos como propios por el nuevo Estado? ¿O serán tratados como una molestia, como una anomalía que se ha de ignorar o superar?’.

Sorprendentemente, el director del diario Ara, Carles Capdevila, el periodista Joan Vila i Triadú y el escritor Sebastià Alzamora, todos ellos conocidos por defender posiciones difícilmente calificables de moderadas, suscribieron los planteamientos de Voltas.

Sin embargo, Òmnium Cultural, una entidad considerada como la piedra angular del nacionalismo catalán, descarta cualquier medida en favor de los derechos de los castellanohablantes, ni siquiera como estrategia para captar adeptos a su proyecto.

Cataluña
Catalunya Acció insta a los Ayuntamientos catalanes a boicotear productos españoles
abc.esabc_es / barcelona ABC Cataluña  9 Marzo 2013

La asociación independentista pretende responder así a las denuncias de la Delegación del Gobierno contra aquellos consistorios en los que no ondea la bandera española
Catalunya Acció insta a los Ayuntamientos catalanes a boicotear productos españoles
efe
Fachada del Ayuntamiento de Gallifa, con una «minibandera» española

La asociación independentista Catalunya Acció, entidad presidida por Santiago Espot y responsable entre otras cosas de instigar la pitada de la Copa del Rey que enfrentó al F. C. Barcelona y al Athletic de Bilbao en 2011 y de haber denunciado a cerca de 3.000 establecimientos por no rotular en catalán, ha instado a los Ayuntamientos Catalanes a hacer boicot a los productos y empresas españolas.

El manifiesto, al que ya se han sumado los consistorios de Gallifa y Arenys de Mar, pide a aquellos Ayuntamientos que hayan sido denunciados por la Delegación del Gobierno por no colgar la bandera española a "responder con firmeza declarando que, a partir de este momento, ninguno de ellos comprará ningún producto español ni contratará servicios de una empresa española".

"Si España y su virreina en Cataluña, es decir, la delegada del Gobierno, quiere una guerra de banderas, la tendrá. No rehuiremos el conflicto y utilizaremos todas las armas a nuestro alcance ", ha asegurado Espot, quien ha advertido a las empresas que "si sus ventas disminuyen en partir de ahora en este territorio la responsable tiene nombre y apellidos: María de los Llanos de Luna".

Espot ha estado acompañado del alcalde de Gallifa (Barcelona), Jordi Fornas y el regidor del ayuntamiento de Arenys de Mar (Barcelona) Alex Acero, ambos miembros de Catalunya Acció, y cuyos municipios ya se han sumado a la iniciativa de la organización, aunque según Espot puede haber "un centenar" de ayuntamientos en esta situación, informa Ep.



Recortes de Prensa   Página Inicial