AGLI Recortes de Prensa   Sábado 23  Marzo 2013

Fiscalidad
Esclavos de la espiral impositiva
José Bastida Libertad Digital 23 Marzo 2013

La vigorosa intelectual y escritora Ayn Rand, una personalidad fascinante, poco conocida en España porque sus ideas libertarias (escapó en 1926 del infierno soviético) no se adaptan a la dictadura académica progre, dejó escrito:

Los hombres que producen mientras otros disponen de su producto son unos esclavos.

La espiral impositiva que sufre España en los últimos años, iniciada con el frívolo y disparatado gobierno de Zapatero y enfatizada sin rubor alguno en el inefable mandato de Rajoy, ha convertido a los menguantes ciudadanos productivos en meros esclavos de un Estado arrogante y abductor del patrimonio generado por su trabajo. Ciertamente, como proclamaba Rand, esa condición esclavista intenta socavar el derecho fundamental del hombre a "sostener su propia vida por su propio esfuerzo", que se realiza en el derecho inalienable a la propiedad. Pero estas reflexiones, que son la base del progreso de nuestra sociedad occidental, chocan con la estrategia demagógica de los políticos intervencionistas de inspiración populista (derechas contrarreformistas como el fraguismo, cuya evolución natural ha sido el marianismo) o socialdemócrata (izquierdas estatalizadoras como la Francia de Mitterrand inspiradora del felipismo y su hijuela, el nefasto zapaterismo), que crean inmensas estructuras burocráticas para el control ciudadano y asegurarse el sustento de los políticos y las castas funcionariales; la educativa y la administrativa, principalmente. Universidades por doquier, cientos de empresas públicas, 17 parlamentos autonómicos que ya han legislado de todo y sobre todo y la inmensa parafernalia de organismos inútiles y duplicados son algunas de las superestructuras que soporta la sociedad civil.

¿Cómo se paga todo este aparato improductivo? A base de impuestos, como el nuevo que anuncia el ministro Montoro, una expropiación a los ahorros de los ciudadanos. No existe mayor intimidación a los trabajadores y empresarios que imponer una nueva tasa al capital. El miedo es el peor enemigo de la libertad individual y económica; y eso es lo que pretenden inculcar en los ciudadanos las castas políticas y burocráticas de esta nación sin Estado que sólo se preocupa de recaudar impuestos para pagar los excesos de todas esas instituciones obsoletas. Ayn Rand califica de "saqueadores" a todos aquellos que disponen a su discreción del producto ajeno. Ya basta. No pueden jugar más con nuestro dinero: no lo respetan ni bancos ni gobiernos. Somos esclavos de sus decisiones; y se trata de defender "el producto de nuestro esfuerzo para sostener la vida".

Chipre, historia de un despropósito
EDITORIAL Libertad Digital 23 Marzo 2013

La nefasta gestión de la crisis chipriota llevada a cabo por las autoridades comunitarias y el propio Gobierno de la isla está generando un caos inédito en el seno de la Zona Euro. No en vano, por primera vez en la historia de la moneda única un Estado miembro se ha visto obligado a decretar un corralito para evitar la fuga masiva de depósitos y capitales de su sistema financiero. Tras una semana llena de contradicciones por parte de unos y otros, el futuro de Chipre sigue inmerso en la incertidumbre. La difícil situación que atraviesa hoy este pequeño país es, sin duda, un buen ejemplo de las graves deficiencias que presenta la arquitectura de la Unión Monetaria.

La denominada troika jamás debió permitir que se pusiera en duda la garantía estatal de los depósitos inferiores a 100.000 euros. En primer lugar, porque supone una violación explícita de los compromisos que han adquirido los Gobiernos de la Zona Euro con sus ciudadanos, lo que ha quebrado la confianza de éstos; y, en segundo término, porque sienta un peligroso precedente de consecuencias imprevisibles. Sin embargo, a sabiendas de los riesgos que tal decisión tendría, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo acordaron con Nicosia imponer una quita del 6,75% a los depósitos de menos de 100.000 euros, plegándose de forma incomprensible a la voluntad de los políticos chipriotas, volcados en proteger los intereses de sus socios rusos. Es cierto que el Eurogrupo trató de corregir su errónea decisión el lunes, insistiendo en que prefería imponer quitas tan sólo a los depósitos superiores a dicha cuantía, pero el mal ya estaba hecho y era demasiado tarde. Desde entonces, los chipriotas sufren un corralito cuyo fin no parece próximo.

La troika debió mantenerse firme desde un primer momento e imponer al Gobierno chipriota la necesaria conversión de parte de los depósitos en acciones de sus bancos insolventes, pero única y exclusivamente en la parte de los ahorros que no están garantizados por el Estado. De hecho, cabe recordar que el 42% de los depósitos chipriotas superan los 500.000 euros y pertenecen en su mayoría a los grandes magnates rusos. Con apenas una quita uniforme del 15% sobre las cuentas superiores a los 100.000 euros, a cambio de las correspondientes acciones bancarias, Chipre ya estaría salvada y su situación controlada desde el pasado fin de semana. Por desgracia, la incompetencia, dejadez y división que reinan en el seno del Eurogrupo han impedido o, como mínimo, retrasado la correcta resolución de la crisis, lo que ha generado un clima de incertidumbre y tensión que amenaza incluso con provocar la salida de Chipre del euro, con todo lo que ello conllevaría tanto para el país como para los demás miembros de la Unión.

Que una economía como la chipriota, cuyo tamaño apenas representa el 0,2% del PIB de la Zona Euro, ponga en peligro el futuro de la Unión Monetaria por culpa de los errores cometidos por los eurócratas es una muestra inequívoca de la incompetencia que existe en Bruselas y de la inviabilidad de la futura unión política, económica y fiscal que tanto insisten en pregonar algunos.

Déficit público
Montoro y su decadente nivel de aprobado
Guillermo Dupuy Libertad Digital 23 Marzo 2013

Recuerdo un mal chiste infantil que decía que Jaimito había amenazado a su profesor diciéndole: "Mi padre me ha dicho que como me vuelva usted a suspender, le parte la cara". El profesor no pareció darle importancia y poco tiempo después le puso un 2,5 en el siguiente examen. Entonces, al ver llegar a la escuela al padre de Jaimito, un hombre forzudo y visiblemente colérico, el profesor corrió a saludarle y le dijo: "Quería darle la enhorabuena por el aprobado de su hijo". "¿Cómo que aprobado? El niño me asegura que usted le ha puesto un 2,5 en el examen", le respondió el padre, ya más sorprendido que enfadado. "Claro, es verdad. Es que justo con esa nota se alcanza el aprobado".

Valga este mal chiste de infancia para abordar la actuación de Montoro en lo relacionado con cumplir lo que Rajoy dijo en su día que era la primera obligación de un gobernante: no gastar más de lo que se ingresa.

En lugar abordar la reducción del déficit por la exclusiva vía de reducir el gasto, lo primero que hizo Montoro fue subir los impuestos, cosa que dijo que no iba hacer, para conseguir que el déficit en 2012 no superase el 4,4%, tope al que el PP se había comprometido con sus electores y con Bruselas en las elecciones generales. En marzo nos dijo que el límite del déficit para 2012 pasaría a ser del 5,3%. Dos meses después consiguió que nuestros socios en el euro aceptaran el 6%. A escasos dos meses de finalizar el año, el tope oficial había pasado a ser el 6,3%. Ya bien entrado el 2013, se nos ha dicho que el tope máximo para el desajuste del pasado año no era en realidad el 6,3, sino el 6,5. Además se nos dice que Bruselas también había aceptado que las cuantiosas ayudas a la banca no contabilizasen como déficit en 2012. Hace unos días nos enteramos de que Montoro ha maquillado las cuentas del pasado año también por la vía de postergar la devolución de tributos de diciembre a enero, lo que ha inflado engañosamente la recaudación en más de 5.000 millones de euros. Vamos, que Montoro ha logrado reducir el grado de incumplimiento de sus objetivos de déficit por la engañosa vía de rebajar su nivel de exigencia.

El fraudulento dato oficial del déficit del 2012 queda, con todo, situado en el 6,7%, dos décimas por encima del último tope oficial. Pero a Montoro aún le queda desfachatez para calificarlo de "éxito". No obstante, como todos estos groseros maquillajes no han logrado ocultar los abultadísimos niveles de incumplimiento de algunos Gobiernos regionales, como los de Andalucía, Cataluña o Comunidad Valenciana, lo último que se le ha ocurrido al irreconocible ministro de Hacienda para no tener que cumplir sus amenazas de intervenir las comunidades incumplidoras es reclamar en 2013 objetivos de reducción de déficit diferentes a cada región. Así el nivel de exigencia será menor para las incumplidoras y se mantendrá para las otras.

Comprendo el cabreo que este modus operandi de Montoro causa en los pocos gobernantes autonómicos que, como los de Madrid, han cumplido con los objetivos de reducción del déficit y por la vía de la austeridad. El chiste de Jaimito era malo, pero lo de Montoro tiene mucha menos gracia.

Corrupción: cuestión de proporción
Editorial www.gaceta.es 23 Marzo 2013

Estamos cubriendo las mil y una noticias sobre corrupción que cotidianamente saltan a la palestra.

Hoy LA GACETA se hace eco de las declaraciones que el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, ha realizado en exclusiva al programa El Gato al Agua de Intereconomía TV. Además de saludar como se debe el indudable éxito de Javier Algarra por este testimonio, las declaraciones de Bárcenas deben mover a reflexionar sobre la manera en que los medios de comunicación, en general, estamos cubriendo las mil y una noticias sobre corrupción que cotidianamente saltan a la palestra.

Dos ejemplos bastarán. Uno: es preocupante que supuestas plataformas civiles acosen el domicilio privado de un responsable del PP por presuntos pagos no confirmados y por el contrario esas mismas plataformas callen sobre escándalos mayúsculos como el robo masivo del dinero de los ERE en Andalucía. Dos: es llamativo que dos jueces se peleen por interrogar al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, y por el contrario haya costado Dios y ayuda que ese mismo tribunal acepte el testimonio de una testigo que incrimina a Jordi Pujol Ferrusola. ¿De verdad se está guardando la debida proporción en la cobertura mediática –y en la posterior respuesta social– a los casos de corrupción política?

Los imputados ya tienen quien les defienda y, evidentemente, no lo vamos a hacer aquí: la Justicia hará lo que considere oportuno y no dudamos de la probidad del magistrado responsable. Pero sí llama la atención que un asunto donde todavía no hay prueba material de acusación se haya convertido para ciertos medios en el asunto casi único de la actualidad política. Y eso sin necesidad de entrar a cuantificar el dinero del que se está hablando ni a cualificar si es público o privado.

Inversamente, ayer mismo conocíamos que la Guardia Civil está rastreando con detectores el posible escondite, bajo tierra, de los billetes presuntamente sustraídos por el ex sindicalista andaluz Lanzas. Y eso en el mismo momento en el que crece el rumor de que el Gobierno y Artur Mas podrían llegar a un acuerdo para aparcar los problemas judiciales a los que se enfrenta Convergència i Unió. ¿Otro dato? Los responsables de la agencia Método 3 están en la calle. Cosas inquietantes desde el punto y hora en que la Justicia, para ser tal, debe ser igual para todos.

Nadie duda de que la corrupción y el reto separatista son los dos principales problemas de la política española. Pero para hacerles frente hay que evaluar su peso real. De lo contrario, corremos el riesgo de que cosas objetivamente importantes queden devaluadas, y viceversa. Es cuestión de proporción.

El atraquito
Fernando Díaz Villanueva www.gaceta.es 23 Marzo 2013

Nuestro atraquito será para mantener el tinglado autonómico.

Anda Chipre medio sublevado con el corralito bancario que sus políticos se han inventado para tapar el agujero de los bancos. Aquí, a este lado del Mare Nostrum, la gente, que todavía no sabe muy bien por donde cae Chipre, ve por la tele las imágenes de los chipriotas pancarta en mano cagándose en todo y se dice a sí mismo: “Ya están estos griegos que tienen más trampas que un león armándola parda en la calle”. Los chipriotas, aunque se les parezcan, no son griegos. Hablan en griego, piensan en griego y hasta protestan en griego, pero no son como los griegos.

Chipre es un país mucho más serio y de fiar. Es nación de honrados mercaderes y no de aviesos funcionarios. Apúnteselo: comerciantes igual a riqueza, funcionarios igual a pobreza. Entonces, ¿a qué tanto revuelo y tanto decir a voz en cuello que abandonan el euro y se van a Rusia con sus dineros? Es algo sencillo. Su Gobierno, es decir, sus funcionarios, han decidido meter la mano en sus cuentas bancarias para devolver un préstamo con el que previamente han echado una paletada de tierra sobre los balances de los bancos. Curiosamente los capitostes de ese mismo Gobierno, ladrón de naturaleza como todos los Gobiernos que en el mundo han sido, se cuidaron de sacar sus caudales y ponerlos a buen recaudo horas antes de que su confiscatoria ley entrase en vigor. Así de simple. Si se lo hacen a usted también se cagaría en todo, ¿o no?

Pues ya puede ir haciéndolo, y a base de bien, porque esta de entrar a saco en los depósitos es la idea que se le acaba de pasar por el magín a Cristóbal Montoro, ese rufián de puro maldito, ese camino sin verdad, que en mala hora fue elevado a ministro de las haciendas ajenas. Nuestro corralito, perdón, nuestro atraquito no será tanto para salvar a los bancos, que ya han sido convenientemente saneados con cargo al contribuyente ordinario, como para mantener el tinglado autonómico. Resulta que los taifas regionales gastan mucho, pero eso, claro, ya lo sabíamos. Lo que desconocíamos es que no están dispuestos a reducir el gasto hasta hacer coincidir sus cuantiosos dispendios con sus menguantes ingresos. Pero el déficit hay que cuadrarlo porque sino en Bruselas se cabrean, así que la diferencia habremos de cubrirla todos los españolitos que tengamos dinero en el banco. No importa cuánto, todos tendremos que apoquinar lo que nos toque, que siempre será mucho porque un robo, por pequeño que sea, sigue siendo un robo.

Será, como bien ha señalado el rufián, un tipo razonable y nunca con afán recaudatorio (sic). A mí el tipo impositivo más razonable siempre me pareció el 0%, y quien no tiene intención de recaudar no recauda y punto. Bien, falacia politicoide desmontada. Ahora vayamos al grano. ¿Por qué los ahorradores tienen que correr con los desmesurados gastos de la casta autonómica, con esa fiesta interminable ad maiorem Politicastri gloriam? Esta es la única pregunta que nadie hará al ministro en una improbable rueda de prensa. Digo improbable porque Montoro es dado en sus comparecencias a los masajes de calva rematados por dedo acusador, voz nasal y sonrisa luciferina. Es él, es el infierno hecho ministro, el tormento final de un país exhausto, el tirano criado a los pechos del favor que no va a dejar de nosotros ni la raspa. Disfrute mientras pueda del espectáculo chipriota. Al menos a ellos les queda Rusia. Nosotros nos tendremos que conformar con Argentina que, por si no lo había advertido, rima con ruina.


El desprecio a la democracia
MANUEL MONTERO - EL CORREO  23 Marzo 2013

En nuestra vida pública está muy extendido el desprecio a la democracia. No sólo la vilipendian elementos antisistema, que por otra parte son jaleados y usados como ariete en el juego electoral. También arremeten contra ella políticos 'del régimen', que paradójicamente la vilipendian en nombre de la democracia, de la que se sienten depositarios.

Los casos más flagrantes se dan hoy cuando el nacionalismo se saca de la manga su 'derecho a decidir' y lo presenta como el no va más de la democracia, así se rompan las reglas del juego. Lo peor es el aire complaciente que adopta el desestabilizador, como de superioridad moral por tener la panacea, la ultrasolución, la verdadera democracia.

Y abundan las expresiones que menosprecian la democracia, que al decir de sindicalistas y progres varios no lo es en manos de este Gobierno, al que tachan de ilegítimo. «Y antidemocrático». Los recortes lo invalidan, aseguran. Que incumplan el programa no sirve sólo para la crítica, sino para desacreditar todo el sistema.

No sólo desde la izquierda. Desde la derecha se dio parecido trato al Gobierno socialista. El PP ponía el grito en el cielo por las medidas que hoy aplica y alguna dirigente concluía que «con este Gobierno la democracia está en un serio peligro». En este clima se tildaba a ZP de antidemócrata por convivir con la corrupción, por el endeudamiento, por tratos de favor a los suyos, etc. Nada muy distinto a lo de hoy tras la vuelta de la tortilla.

Frente a la democracia parlamentaria se exalta la presión de la calle, a la que con frecuencia los medios de comunicación consideran algo así como la expresión de la voluntad popular, una 'autenticidad' que no suelen discutir los parlamentarios (el PSOE llegó a proponer el 'escaño 351' para que la representase, dando por bueno que no lo consiguen los diputados elegidos). Y suele presentarse a la Constitución como un yugo insoportable -cuya reforma drástica nos librará de todas las penurias-, echando por la borda más de treinta años de funcionamiento democrático. Todo es fatal: el Senado, el Congreso, la monarquía, los partidos, los concejales, los alcaldes... El cuestionamiento general de nuestro sistema político es uno de los efectos preocupantes de la crisis económica.

No sólo se critica la situación actual. El repudio alcanza a la democracia como sistema de convivencia y tolerancia. Véase, por ejemplo, el brote de republicanismo populista que inunda manifestaciones y los mítines de algunos partidos. No suele ir asociado a peticiones de más democracia, sino de una democracia sectaria -valga el oxímoron- en la que la derecha y gente reaccionaria sería pasada por la piedra o al menos apartada. Están convencidos de que monopolizan la democracia y de que ésta requiere la liquidación política del adversario. Una aberración.

Dos notas acompañan al desprecio a la democracia característico de la democracia española.

Primero: para muchos sectores lo importante no es la convivencia sino la victoria. Las rupturas independentistas, por ejemplo, no se argumentan sugiriendo que así mejoraría la concordia social, sino en función del triunfo de idearios propios a los que se atribuye -cualquiera sabe por qué- la rara virtud de llevarnos al reino de la justicia histórica y, por ende, a una especie de dicha general.

Segundo: nuestros partidos suelen identificar la democracia con su acceso al poder. En el sentir de todos, la democracia da en auténtica cuando están en el Gobierno. En caso contrario éste es un trilero y ha perdido el apoyo popular. De ahí que en la oposición todos los partidos se deslicen hacia la sal gruesa, el populismo y la descalificación tremendista del gobierno por tomar las medidas que ellos mismos tomaron en el poder o tomarán cuando lleguen.

El menosprecio de la democracia se ha agudizado con la crisis, pero no es una novedad. Lo encontramos ya en la transición, que nos llevó de la dictadura a la democracia en un plazo breve y de forma eficaz, por mucho que hoy la crítica a la democracia se extienda también a la transición como su proceso fundacional.

Pues bien: los programas de los partidos que hicieron la transición sorprenden por el escaso valor que daban a la democracia. Se daba por supuesto que centro y derecha no eran partidarios, pero extraña el reducido peso que tenía en los discursos antifranquistas. En lo fundamental, sus propuestas presentaban contundentes alternativas sociales, económicas y nacionalistas al sistema capitalista o al modelo territorial. La democracia aparecía como el medio de llegar a tales cambios: un mero instrumento. Algunos textos socialistas o nacionalistas expresaban reticencias respecto a «la democracia formal», asociada a una mera expresión política del capitalismo.

Las opciones antifranquistas no exaltaban los valores democráticos. Hablaban sobre todo de cambios drásticos del sistema: hacia la liberación social o hacia la liberación nacional, como si el criterio para evaluar los cambios políticos no fuese la superación democrática de la dictadura sino los avances socialistas y/o nacionalistas.

El ciudadano no estaba por la labor de las grandes transformaciones y los partidos tuvieron que adaptarse. Pero el sistema constitucional careció de políticos valedores de los principios democráticos, que sólo los mencionan a la defensiva. Así, a medida que unos partidos socialmente aislados se enseñorearon del espacio público afloró su menosprecio de la convivencia. Estalla cuando la crisis enturbia la esperanza en el futuro, lo que hace que valga todo.

UN ROBO ESCANDALOSO
El PSOE de Rubalcaba y Griñán, entre el ERE y el ridículo
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 23 Marzo 2013

Más de 50 millones saqueados, más de 20 detenidos y todo el sistema de los ERE andaluces tienen en vilo a PSOE, UGT y empresas afines. El dinero público se ha robado sin pudor.

El pasado jueves los perros de la Guardia Civil detectaron la presencia de fajos de billetes de 500 cuyo valor asciende a los 82.000 euros, escondidos por el sindicalista de UGT Juan Lanzas en su casa. El viernes, los agentes empleaban un geolocalizador en la casa de los padres de Lanzas en Albanchez de Mágina (Jaén), buscando más dinero oculto, aparentemente obtenido con los ERE fraudulentos que están conmoviendo los cimientos del PSOE, de la UGT y de algunas empresas implicadas.

Lanzas ya está en prisión preventiva sin fianza, porque no es cosa de broma, sino que se trataría de cinco delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad documental, asociación ilícita y cohecho, con riesgo de fuga según la Fiscalía Anticorrupción. Una situación que genera, una vez más, alarma social y escepticismo en toda España y más en Andalucía. Pero no es el problema aislado de un corrupto en un sindicato: lo que la juez Mercedes Alaya está encontrando en el caso de los ERE andaluces es todo un sistema de enriquecimiento ilícito y de financiación irregular a costa de Expedientes de Regulación de Empleo, es decir, de dinero público que se suponía empleado en beneficio de los trabajadores.

Quizá sea ésta la política social que propugna el PSOE. Lo cierto es que las pruebas se acumulan, el caso se amplía, y lo indudable es que el antes director general de Trabajo y Seguridad Social, Francisco Javier Guerrero, mano a mano con su chófer, gastaba cada mes miles de euros de dinero del Estado y de los trabajadores en cocaína. La envergadura del asunto impide tanto ocultarlo como atribuirlo a un par de personas, es un problema sistémico de la Andalucía de Griñán, un problema que sólo puede agravarse si a los chuscos episodios ya conocidos se añaden los nombres de los "verdaderos" beneficiarios de las comisiones sobre los fondos públicos.

A día de hoy, el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla y la Guardia Civil pueden dar un disgusto colosal a la Junta de Andalucía y de rebote a todo el PSOE. Pese ha haber perdido las últimas elecciones autonómicas, José Antonio Griñán gobierna de la mano de los comunistas, y pese a haber apoyado a Carme Chacón se ha convertido en el principal sostén interno de Alfredo Pérez Rubalcaba frente a todos sus críticos internos en el PSOE. Quizá esto no sea tan casual: Rubalcaba apoya a Griñán frente a la opinión pública (y falta le va haciendo, con lo que se sabe y con lo que se sabrá) y Griñán impide un golpe interno contra el secretario general, que según donde ganas no faltan. Es decir, una alianza frente al cambio.

La situación es ya insostenible. Muy difícilmente puede Griñán, que fue consejero de Empleo durante una década, eludir responsabilidades políticas en el robo sistemático y continuado de dinero de los ERE de Andalucía. Si no lo sabía, tendría que haberlo sabido, y si lo sabía es cómplice. Mal asunto. Lo que le salva es que la Federación andaluza del PSOE, como pasa con la UGT, es todopoderosa a efectos internos y nadie en su partido le tose a la cara. Mucho menos aún Rubalcaba, al que le salen por todas partes alternativas y alternativos. Cómo será de grave la cosa que hasta El País, que ya es decir, afirma que "resulta irritante que a estas alturas no se haya dado una explicación completa y solvente que permita saber por qué el descontrol permaneció instalado una década en la consejería de Empleo (que dirigía Griñán), en la que se esquilmó el dinero público, sin que ningún responsable político tomara decisiones a tiempo para atajar la carcoma". Ahora lo llaman carcoma; quizá podamos dejarlo en corrupción política decorada con latrocinios personales más o menos folclóricos. Andalucía y el PSOE necesitan un cambio, para lo cual el PP, además de cambiar la legislación laboral para que el dinero de los trabajadores vaya de verdad a ellos, tendría que planear su propia OPA andaluza.

«Criminales sociales»
José Antonio Álvarez Gundín La Razón 23 Marzo 2013

Al menos ocho diputados y dirigentes del PP han sufrido en los últimos días ataques personales a las puertas de sus domicilios por parte de las huestes antidesahucios que lidera Ada Colau. Con el pretexto de entregarles documentación, los «indignados» se han dedicado a montar bronca y a vociferar insultos de grueso calibre como «asesinos», «criminales sociales» y «culpables de los suicidios». En la propia página web de esta plataforma se publican datos y direcciones de diversos políticos, entre los que curiosamente no figura ninguno del PSOE o de IU, lo cual da una pista de por dónde van los tiros. La campaña de acoso y hostigamiento recuerda los métodos que las escuadras fascistas y las brigadas comunistas empleaban contra sus adversarios políticos y, en especial, contra los judíos.

Aún hoy, el modelo se sigue aplicando en Cuba de forma brutal contra los disidentes y en Venezuela los chavistas de camisas rojas hacen lo propio contra la oposición democrática. Sería muy grave que en España asistiéramos al rebrote del matonismo político, de cruenta memoria histórica por ambos bandos, porque ni es compatible con la democracia ni es admisible en un Estado de Derecho. La plataforma antidesahucios (APH) ha realizado hasta ahora una labor meritoria y ha defendido con acierto a numerosas personas en trance de perder su vivienda. Se comparta o se discrepe de sus criterios hipotecarios, tiene todo el derecho a criticar al Gobierno, a los diputados del PP y al Consejo de Ministros en pleno. Pero pierde la razón y malversa sus logros cuando sobrepasa las líneas rojas de la crítica política y la convierte en ataques personales. La privacidad familiar es sagrada, sea la de un político, de un bombero o de un registrador de la propiedad. Violarla equivale a romper las reglas del juego y la limpieza ética del debate. En países de sólida tradición democrática, como Estados Unidos, el acoso domiciliario está severamente castigado con cárcel. España no debería ser menos democrática, de modo que si alguien llama a la puerta de tu casa tengas la certeza de que es el cartero. Los «indignados» son muy libres de manifestarse en la calle Génova y no en la de Ferraz, de exigir al PP más subvenciones sociales y hacer la vista gorda ante el escándalo socialista de los ERE, el mayor desfalco de dinero público destinado a los parados que se recuerda en 40 años. Pero lo que de ningún modo se les puede consentir es que actúen como matones con coartada ideológica y que traspasen el umbral a partir de cual toda persona recobra su estricta condición individual.

Alguien llama a la puerta
juan carlos girauta ABC Cataluña 23 Marzo 2013

El asedio físico a los políticos, en sus propios domicilios, se ha reeditado en España

LOS desahuciados cuentan con mi comprensión; su plataforma de matones, no. Siguiendo el íter habitual, la prensa ha sido la primera culpable de ensalzar a un grupo revolucionario. Sí, revolucionario. Su justificación moral -los desahucios-, es simplemente la forma más oportuna y más obscena de atribuirse, mediante explotación sentimental, la «representación real de la sociedad real con sus problemas reales». Se trata de exprimir políticamente, llevándola primero a su máxima expresión, la vieja pulsión totalitaria de la anti política (que siempre es anti democracia).

La pulsión se realiza, se materializa, se exacerba, se impone a través de viejas técnicas de agit-prop apenas adaptadas a los esquemas mediáticos locales. La asistencia de la líder revolucionaria a su masaje público de cada sábado noche en la televisión de Berlusconi tiene más fuerza, lógicamente, que miles de pasquines. Pero estos siguen siendo imprescindibles, son parte de una estética de identificación -lamentable, por otra parte- sin la cual el hada no sería leyenda ni nadie se tragaría el cuento. El cuento revolucionario sólo tiene dos finales. Puede acabar mal o puede acabar peor. Peor es cuando los héroes de cartón ganan y sustituyen a los poderosos implantando un poder infinitamente más despótico e inhumano, amén de seguir dando el coñazo con sus doctrinas sanguinolentas. Un final malo es cuando no ganan pero se la meten unas cuantas veces al sistema democrático, lo violan, lo enculan. Eso ya ha pasado.

Los periodistas babeando y contando suicidios como homicidios ya los tenemos. Los partidos rindiéndoles pleitesía, también (qué elogios, qué profundo respeto el del PP, hasta ayer). La injuria impune en el Congreso ya nos ha avergonzado. El asedio físico a los políticos, en sus propios domicilios, se ha reeditado en España. No se veía desde el 12 de julio del 36, cuando varios socialistas fueron a buscar a uno de los jefes de la oposición a su piso de la calle Velázquez de Madrid. Seguid alimentando a la bestia y veréis lo que es bueno. Cobardes ignorantes.

La manifestación de ayer ante la sede del PSOE
Luis del Pino Libertad Digital 23 Marzo 2013

Aunque los viernes y sábados por la noche me suelo acostar temprano, para poder levantarme a tiempo de hacer este programa, ayer decidí hacer una excepción.

Como saben ustedes, en estos dos últimos días han saltado a los medios diversas informaciones, a cual más escandalosa, sobre el llamado "caso de los EREs falsos", una trama delictiva en la que se habrían movido fondos por importe superior a los 1.000 millones de euros y en la que el dinero público se habría destinado a pagar prejubilaciones ficticias a amiguetes, a repartir comisiones sin cuento entre toda una cadena de empresas intermediarias, a desviar dinero a los sindicatos y a pagar mordidas a altos cargos del gobierno socialista andaluz.

Es tal la gravedad de los hechos que vamos conociendo, que el movimiento 15-M convocó ayer, a través de mensajes SMS y de las redes sociales, a sus simpatizantes para manifestarse ante las sedes del PSOE, de CCOO y de UGT en protesta por este mayúsculo saqueo del dinero destinado a los parados.

Así que allí me planté, ante la sede del Partido Socialista en la madrileña calle de Ferraz. Cuando llegué, habría unas diez mil personas congregadas. Como ustedes saben, la calle de Ferraz es estrecha, y la Policía la había cortado por ambos lados a una distancia prudencial de la sede del PSOE. También se habían cortado con vallas algunas de las calles adyacentes. Que yo pudiera ver, habría unos quince furgones de antidisturbios dentro del perímetro protegido por las fuerzas del orden.

La gente coreaba gritos contra el PSOE y contra algunos de sus dirigentes, como Rubalcaba, Chaves y Griñán. Así que yo también me dediqué a repetir a pleno pulmón algunos de esos eslóganes: "No sois socialistas, sois ladrones", "Griñán, dimisión" o "Yo soy el tontolaba que votó a Rubalcaba". En puridad, yo no hubiera debido corear este último grito, porque yo no voté a Rubalcaba, pero ya saben ustedes que en este tipo de saraos uno grita de todo. Según me contó otro de los manifestantes que estaba a mi lado, que tenía el pinganillo de una radio puesto en la oreja, la Cadena Ser estaba informando de concentraciones similares ante los cuarteles generales de los sindicatos UGT y CCOO, aunque con menos asistencia de público. Se ve que a la gente le da más morbo manifestarse ante la sede de un partido.

Muchos vecinos de la C/ Ferraz estaban asomados a los balcones, más divertidos que molestos por el ruido, hasta que alrededor de las doce de la noche comenzaron los momentos de tensión, cuando el que debía de ser el jefe del operativo policial desplegó parte de los antidisturbios y comenzó a pedir a la gente que se disolviera.

Naturalmente, la gente, que ya estaba bastante excitada por el éxito de la convocatoria, se negó a moverse, así que pude ver cómo los antidisturbios sacaron la porra y se bajaron el cristal del casco, señal inequívoca de que iban a cargar para despejar la calle. Y cuando ya parecía que se iba a armar la marimorena... pues sonó el despertador y se acabó el sueño.

Porque, por supuesto, todo esto es mentira. Ayer no hubo ninguna concentración convocada por el 15-M ante la sede del PSOE, de UGT o de CCOO.

En los últimos dos días hemos visto cómo la juez Alaya, que ha vuelto de su baja con bríos renovados, ha detenido por el caso de los ERE a cerca de una treintena de personas, a varias de las cuales las ha enviado a prisión. Hemos conocido que solo en comisiones se pagaron más de 50 millones de euros. Hemos sabido que algún sindicalista guardaba 80.000 euros en metálico debajo de un colchón, y que eso era solo una pequeña parte de los 13,5 millones de euros que se embolsó. Hemos descubierto que había toda una red de empresas intermediarias y aseguradoras que se quedaban parte del dinero destinado a prejubilaciones. Hemos oído que CCOO y UGT recibieron 4,5 millones de euros de una de esas empresas. Hemos comprobado que todo un director general de la Junta de Andalucía recibía un sueldo mensual en dinero negro de otra empresa implicada. Hemos visto que algunos de los imputados viajaron gratis total con fondos públicos a Shangai o Egipto. Hemos corroborado que se metieron sindicalistas y políticos por el mismísimo morro en los ERE, para que cobraran una "prejubilación" de empresas en las que nunca habían trabajado. Hemos leído que se falsificaban facturas para blanquear el dinero de las comisiones fraudulentas...

En fin, toda una catarata de ilegalidades que, para colmo, se utilizaban para desviar dinero público presuntamente destinado a los parados.

En el caso de los ERE se movió una cantidad de dinero treinta veces superior a lo que el señor Bárcenas llegó a acumular en su cuenta suiza. De hecho, parte de las comisiones de los ERE se repartían en bares de Sevilla mediante sobres llenos de billetes de 200 y 500 euros. Pero nadie de ese movimiento llamado 15-M ha abierto la boca para condenar este robo masivo a los parados, ni para convocar a la gente a manifestarse con sobres delante de las sedes socialistas o sindicales, como hace no mucho hicieron ante la sede del PP. Se ve que algunos indignados solo se indignan con los sobres según el color que tengan.

Pero los que no tenemos daltonismo político y protestamos por igual ante todas las corrupciones de nuestra casta política sí que podemos decir, alto y claro, que el caso de los ERE es uno de los más graves y escandalosos de nuestra historia democrática: por su magnitud, por su naturaleza y por la sensación de impunidad con la que operaba una enorme trama delictiva que afectaba tanto al PSOE, como a los sindicatos oficiales y a la propia administración andaluza.

En cualquier otro país democrático, personas como Chávez y Griñán, que al menos serían culpables por omisión, estarían hace mucho tiempo fuera de la política, si es que no procesados. Igual que lo estaría Rubalcaba, como miembro de un gobierno bajo cuyo mandato la Andalucía socialista se convirtió en un lodazal putrefacto que parece que a los únicos que no incomoda es a nuestros indignaditos a tiempo parcial.

Luego se extrañan los del 15-M de que nadie acuda a sus llamamientos, en un país que tiene 6 millones de parados. Pero hombre, ¿cómo van a acudir a manifestarse esos parados junto con gente que no dice ni mu cuando conocemos cómo la izquierda oficial española ha estado saqueando a esos parados de una manera tan repugnante?

Humor terrorista
Alfonso Ussía La Razón 23 Marzo 2013

El humor y el terrorismo no terminan de entenderse. Definir el humor es muy complicado, como hacerlo del amor. Pittigrilli, sobrevolando con su humor, sí se atrevió a definir el amor: «El amor es un beso, dos besos, tres besos, cuatro besos, tres besos, dos besos, un beso»... Y Jardiel, que de humor sabía, sentenció que pretender dar en la diana con la descripción del humor es tan difícil como clavar a una mariposa con un poste de telégrafos. En el fondo, el humor es la sublimación del sentido común, aunque también alcance su riqueza los ámbitos opuestos del surrealismo y el absurdo. Hay un humor blanco, un humor ácido, un humor de azufre, un negro humor de muerte, un humor para tontos y un humor sutil y sonriente. No existe el humor terrorista, porque la sangre, el dolor, la tragedia, el crimen y la cobardía no tienen sitio en los lugares del humor, por burdo y procaz que éste sea.

En España, el humor está mal visto porque no somos un pueblo con humor. Nos puede el dogmatismo. Nuestro humorista más grande murió en la miseria. Se llamaba Miguel de Cervantes. Y nuestros grandes satíricos han sido siempre víctimas de persecución, cárcel, multas y demás lindezas. Quevedo, Villamediana, Villergas, Manuel del Palacio... Aquí sólo se valora lo triste, lo falsamente trascendental, lo aburrido. Hay un esnobismo,muy de izquierdas, siempre predispuesto a convertir la vida en un tostón. Un gran humorista, genial dibujante, proveniente de la izquierda más dura de su tiempo, Chumy Chúmez, lo explicaba a la perfección. Si eres de izquierdas estás obligado a darle un sentido reivindicativo a las cosas más sencillas y naturales. Y contaba lo del prefornicio políticamente correcto. El tío en la cama leyendo «El País», y ella, que al quitarse las bragas comenta: «Estoy muy preocupada con el tema palestino». Muy de izquierdas.

La diputada proetarra de Amaiur –proetarra y Amaiur es pleonasmo-, Maite Ariztegui, no ha estado graciosa ni afortunada cuando, refiriéndose a las exigencias de que la ETA entregue las armas, ha establecido una comparación con dos grandes personajes del humor. «Sólo conozco un caso en que las armas se entregan, así sin más en un descampado, y fue en Astérix y Obélix». Estoy seguro de que a Uderzo, el dibujante, y al genial Goscinny, el creador de las ideas y los textos de Asterix, les habría preocupado sobremanera saber que una partidaria del terrorismo más brutal fuera lectora de sus joyas más universales. Y más aún, que las pusiera como ejemplo para justificar el mantenimiento de las armas por parte de los terroristas.

Astérix y Obélix han consolado, con toda seguridad, la infinita tristeza de centenares de niños huérfanos por culpa de los amigos de Maite Ariztegui. Es muy probable, que una buena parte de los más de veinte niños asesinados por la ETA, en la víspera de su muerte, recibieran al sueño leyendo las aventuras de Astérix y Obélix. En las ruinas humeantes y sangradas de las casas-cuartel de la Guardia Civil despedazadas por la ETA, había con toda seguridad, ejemplares de Astérix y Obélix. Que venga esta indeseable a hacerse la graciosa con Astérix y Obélix como justificación de su miseria y perversidad, se me antoja insoportable.

Astérix y Obélix nacieron para hacer el bien, para ayudarnos a sonreír desde la mirada y la lectura. No tiene derecho esa presumible mujer a pronunciar sus nombres ni en broma. Que se ría de su familia.

Mentiras de Irak
Rafael Bardají www.gaceta.es 23 Marzo 2013

Ya se puede hacer justicia a las mentiras de los detractores de la intervención.

Diez años después del inicio de la intervención en Irak que acabó, a diferencia de la primera guerra de 1991, con el derrocamiento de Sadam Husein, el “carnicero de Bagdad”, los mitos siguen dominando el debate sobre la justificación de la misma. Sobre todo en nuestro país, donde los socialistas nunca dejaron tras su victoria de 2004 de explotar la guerra contra el PP y donde los populares de Rajoy han preferido renegar de sus responsabilidades bajo un tupido manto de silencio.

Pues bien, 10 años después, ya se puede hacer justicia a la sarta de mentiras que los detractores de la intervención manejaron en su día contra quienes la apoyábamos. Por ejemplo, aquella de que la guerra se hacía para quedarse con el petróleo iraquí. ¿Recuerdan el eslogan “sangre por petróleo”? Hoy sabemos que el petróleo de Irak es para los iraquíes; segundo, Estados Unidos quiere ocupar Irak durante décadas para tener una base militar en la zona. Upps, tampoco. Obama retiró las pocas tropas que quedaban e Irak no es un país ocupado y menos una marioneta de América; tercero, se mintió sobre las armas de destrucción masiva.

Nadie ha sido capaz de probarlo, al contrario, investigación tras investigación, en Europa y Estados Unidos, sólo ha concluido lo que ya sabíamos, que la inteligencia era mala y que se cometieron errores de interpretación basados en la misma. Pero equivocaciones no es igual a mentir; y para España, que nuestro apoyo político fue el detonante de los atentados del 11-M. A punto de cumplirse también una década de aquel atentado, por lo que se sabe, pocos pueden argumentar en esa dirección. Irak era el eslabón débil porque en aquellos momentos casi nadie en el PP quería justificar el tema, pero de no haber habido Irak, otra hubiera sido la coartada de los terroristas y de quienes usaron los ataques políticamente.

Chipre y el circo europeo: ¿otro caso “excepcional”?
Daniel Lacalle El Confidencial 23 Marzo 2013

Para una economía pequeña y dinámica como Chipre, incorporarse al euro supone protegerse de las crisis financieras internacionales"
, Jean Claude Trichet (2008).
"Si la cosa se pone seria, hay que mentir"
, Jean Claude Juncker (Abril 2011).
Irlanda era un caso excepcional. ¿Portugal?, ¿Grecia?, ¿Bélgica y Dexia? Incidentes aislados. ¿La banca española? Único e irrepetible. ¿Chipre? Pues eso.

Como siempre digo, la política de “esconder y extender” como un avestruz esperando a que escampe tiene ya a un 30% de los miembros de la Unión Europea con algún tipo de rescate. Un éxito sin precedentes de un sistema económico masivamente endeudado, donde los activos de la banca superan el 320% del PIB de la eurozona -comparado con un 87% en EEUU en el pico de la crisis-, y donde nos intentan convencer de que debemos aceptar nuevos atropellos a los pilares fundamentales de la seguridad jurídica.

Tras las cláusulas de acción colectiva, viene ahora el ataque a la prioridad de los depósitos porque “es un caso excepcional que no nos va a pasar a nosotros”.

Mientras tanto, Eslovenia se prepara a pedir un rescate estimado de 4.000 millones, que podría alcanzar a un 10-15% de su PIB, disparando su deuda sobre PIB a un 70% desde el envidiable 48% actual. Y muchos analistas independientes alertan de nuevos problemas en Bélgica, con estimaciones de otros 10.000 millones para tapar agujeros.

Es la manía de rescatar bancos y no recapitalizarlos con medidas de mercado, porque luego todos pagamos de igual manera con más impuestos y más represión financiera.

Siempre comento que igual que hoy nos arrepentimos de haber rescatado a la minería y a la siderurgia hace décadas, nos arrepentiremos de haber sostenido los malos bancos.

Los malvados chipriotas y el caballo de Troya
"Nosotros decidimos algo, lo presentamos al público y esperamos un poco, a ver lo que pasa. Y si no hay sublevación, entonces seguimos, paso a paso, hasta que no haya marcha atrás", Jean Claude Juncker, 1999 a Der Spiegel.

Oh, sorpresa. El pueblo se lleva las manos a la cabeza ante las noticias sobre la banca chipriota. “El 40% de los depósitos era de extranjeros”… “los rusos mafiosos y los ingleses de la City”.

Curioso lo que hace la propaganda. En una semana ya nos han convencido para aceptar una “excepción” que robe los depósitos… que, por supuesto, “no nos va a pasar” a nosotros. Pero ¿es que en la UE y el BCE no conocían perfectamente la situación de los bancos chipriotas? La hemeroteca, de nuevo, molesta a los objetivos propagandísticos.

“Excelentes resultados que disipan cualquier duda de intervención estatal en los bancos”, comentaba el gobernador del Banco Central de Chipre tras publicarse los resultados del “examen” -estrés test a la banca en 2011, que todos los bancos chipriotas aprobaron con nota -igual, por otro lado, que nuestras cajas quebradas-.

Un análisis exhaustivo de los balances que llevaron a cabo los expertos de nuestros reguladores comunitarios. Los técnicos, como siempre, hicieron un trabajo detallado cuyo resultado era políticamente inaceptable. Casi todos suspendían. Por ello se aplicó lo que yo llamo “la solución LOGSE” y se pasó a aprobar a casi todos.

No solo se conocía en la UE y el BCE la estructura de la banca de Chipre -y de todas- sino que, como modelo de prudencia inversora, se resaltaba que los depósitos de los bancos chipriotas “están invertidos de manera conservadora en bonos soberanos” (diciembre 2011).

Recordemos que la banca española acumula más del 32% de la deuda del estado en sus balances. Muy conservador. Y que la media de exposición a deuda soberana de la banca europea es del 23% de su balance. Muy alentador.

Llega la quita a Grecia… y agujero a la banca chipriota… que debe esconderse
Cuando se llevó a cabo la quita de la deuda griega, las inversiones en esos bonos de la banca chipriota se desplomaron. El BCE, la UE y todo el mundo eran conscientes y los datos no han cambiado significativamente en dos años… Pero se utilizó el sistema favorito de Bruselas: “esperar a que escampe”. Hasta que en 2013, antes de un enorme vencimiento de bonos de la banca de Chipre (en junio), se decide que todo salte.

No estoy de acuerdo con ningún rescate, como saben, pero no olvidemos, por otro lado, que Chipre participó en los rescates de Irlanda, Grecia, Portugal y el de nuestra banca. No olvidemos que, puestos a hablar de gasto inútil, el coste adicional del rescate a Chipre es similar al coste del nuevo edificio del BCE y de los empleados que ha contratado en 2011-13. Inversión esencial, dónde va a parar.

Consistencia en la Unión Europea: de todas las opciones posibles, la peor. Para variar
Uno de los grandes problemas que tiene el proceso de “reestructuración bancaria” europeo, como nos recuerda Lior Jassur, de HSBC, es que se ha abandonado el principio de prioridad en el derrame. Es decir, quienes tienen prioridad para cobrar ante un problema como éste: bonistas, accionistas y depósitos. En cada caso, el BCE y la UE parecen buscar “dónde está la mayor cantidad de pasta” y cambiar las reglas para sacar el dinero de donde haya más cantidad, no de donde proceda legalmente.

En el caso de Chipre, la pasta estaba en los depósitos. Aprovechemos la ocasión y empecemos a decir que era un paraíso fiscal, que el dinero es de rusos mafiosos y ya hemos sentado el precedente. 

 

En Chipre, no se quiso reconocer el agujero de la deuda pública griega en la debilidad de sus bancos, que se podría haber solucionado comprándolos entre los deudores a corto plazo. Pero no era “negocio”.

Y ahora se presentaban tres opciones fundamentales.

Dejar caer a los bancos y liquidarlos repartiendo sus activos entre los bancos griegos, alemanes y franceses más expuestos, en un proceso de liquidación similar al de Lehman, garantizando los depósitos de 100.000 euros o menos.

Prestarle los 17.000 millones a fondo perdido y fusionar a la banca convirtiendo deuda en acciones.

Prestarle parte del dinero para preservar a los prestamistas bancarios e intentar que el juego de “esconder y extender” siga. Efectivamente, en Chipre había pocos tenedores de deuda senior, pero muchos deudores a través de repos (operación con pacto de recompra garantizada por deuda pública usada para captar liquidez a corto plazo). Curiosamente, la mayoría de los financiadores eran griegos (12.000 millones), alemanes (5.500) y franceses (2.000). Por supuesto, en esta opción el resto del dinero lo pagan los depósitos. ¡Brillante! Ante el riesgo contagio de que esos préstamos asegurados se elevasen a pérdidas en los bancos griegos -otro rescate-, alemanes y franceses…

Corralito y una semana con los bancos cerrados. Al final tendrán que tomar una decisión intermedia e insatisfactoria. Patada hacia delante.

Nuestra solución es la excusa “del mafioso ruso” (que supone menos de 22.000 millones de los casi 70.000 millones de euros de depósitos de los bancos chipriotas). 59.000 británicos jubilados y 4.000 soldados metidos en el saco de “mafioso” junto a los rusos -que no sé por qué asumimos que son ahorradores ilícitos- en 24 horas.

Todos esos depósitos, además, estaban auditados, supervisados y analizados… pero la UE de repente se sorprende diciendo que Chipre es un “paraíso fiscal” -en contraposición al “infierno fiscal” que vivimos, imagino-. ¿Ahora?

¿De dónde sacamos esas afirmaciones? ¿Y si un día deciden que los depósitos en España están acaparados por economía sumergida o en Francia por “oligarcas africanos del petróleo”? ¿Y Luxemburgo, etc?

La demonización del ahorrador, el que sea, de la Unión Europea confiscadora.

Pero algo salió mal. La amenaza de “no aceptar y salir del euro significa devaluación del 60% y pérdidas aún mayores” se encuentra con la contra-amenaza de este pequeño país, de importancia estratégica, militar y energética nada despreciable, de entregarse a los rusos y convertir su moneda en rublos. No tan sencillo... para ninguno.

Ahorradores buenos y ahorradores malos
Los depósitos de menos de 100.000 euros están garantizados en toda la UE, decía el ministro de finanzas alemán, excepto en esta circunstancia “única”. Menos mal que nos quedamos tranquilos.

Pero, además, hacer esta distinción es peligroso por una razón fundamental. Han sido precisamente los depósitos de más de 100.000 euros los que han parado la fuga de capitales que se generó hasta septiembre de 2012 en los bancos periféricos. Y esa tendencia positiva puede revertirse ante la duda de posibles acciones confiscatorias. Den un repaso a los artículos 63 a 66 del tratado de la Unión (y sus apéndices).

Spain is different
Que conste que yo no veo un riesgo inminente de asalto al depósito a la chipriota, a pesar de los “impuestos no recaudatorios” -menudo oxímoron- que nos anunciaron el mismo día del corralito chipriota. Brillante decisión para mejorar nuestra imagen.

España es diferente porque no tiene un volumen tan alto de depósitos de extranjeros. Cierto.

España es diferente porque el balance de la banca supone tres veces el PIB del país y en Chipre es casi siete veces. Cierto. Pero más de tres veces el PIB no es ninguna medalla. Es enorme.

Pero, ¿es España diferente porque su banca no sufriría el destrozo que sufrió la de Chipre con los bonos griegos, si en nuestro país se produjera una quita en la deuda soberana? Ah, vaya. No, eso no es así. La banca española acumula más de 200.000 millones de deuda soberana. Y si se produce algún día una quita, el agujero es un efecto dominó.

Así que prestemos toda la atención a las cuentas públicas, al déficit y al aumento del endeudamiento público, no vayamos a ser otro “caso excepcional”.

La solución
El Boston Consulting Group realizó un informe en 2011 llamado Back To Mesopotamia, The Looming Threat of Debt Restructuring donde ya alertaba del riesgo de corralitos y controles de capital y la tentación de los países europeos de buscar, a través de la confiscación de un 11-15% de los depósitos, los 6,1 billones de euros necesarios para cubrir el riesgo de la deuda excesiva en los balances de las entidades financieras.

Sin embargo, atacar los depósitos, confiscándolos, no es la solución, porque hunde a los bancos durante décadas. Es la contraria. Un entorno regulatorio y jurídico seguro para que invertir sea atractivo. Convertir deuda bancaria en acciones y que sea percibido como una buena inversión, no como un riesgo. Las muy necesarias ampliaciones de capital.

Es duro, las bolsas bajan, no se puede hacer en dos días y no se hace a precios caros. Pero es mucho menos duro que acabar en corralitos, amenazas, y riesgo sistémico. Aunque, ahora que lo pienso, si no hacemos nada luego siempre podemos echar la culpa a los hedge funds. Mmmmm. Buen fin de semana.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Vuelve la asimetría
José Luis González Quirós www.gaceta.es 23 Marzo 2013

La asimetría es una manera confusa y artera de introducir desigualdad.

En el magnífico lío que siempre se forma en las reuniones del Consejo de Política Fiscal y Financiera ha vuelto a asomar la patita el mito de la asimetría, que es una manera confusa y artera de introducir desigualdad. Para los que no creemos que la igualdad lo sea todo, hablar de asimetría es hablar de diversidad, es decir, de lo que hay. Pero es que la política existe para que de la diversidad salga algo que sea reflejo de una igualdad, esta sí, esencial, la de todos ante la ley, la no existencia de privilegios, cosa muy antigua que algunos quieren presentar como la esencia misma de la modernidad posmoderna, el no va más.

España está metida en un lío que se desconoce en lugares más sensatos, una tensión territorial bastante mal resuelta con la torpe disculpa de buenas razones, apoyándonos en que lo provisional tiende a ser eterno. Si hubiese lealtad nacional, no habría demasiado problema, pero lo que resulta del todo inadmisible es que se acabe premiando la conducta y el despilfarro de quienes amenazan, una y otra vez, con irse, aunque no sea más que para sacar mejor tajada, lo que no es el caso, a la espera de poder quedarse con todo, de la soñada soledad.

Además de resucitar la sombra de la sospecha sobre la permanencia de incomprensibles e injustos privilegios territoriales, Montoro ha dejado que se sugiera, por ejemplo, que habrá más tolerancia con los dilapidadores que con los austeros, original modo de dar a cada cual lo suyo, una burda politización de la parábola del hijo pródigo muy fuera de lugar. El Gobierno actúa como si fuese cierto lo de que “Madrid nos roba”, y está dispuesto a sentarle la mano a la díscola Puerta del Sol en beneficio de la lealtad de la plaza de Sant Jaume, luminoso ejemplo de grandeza, valor y sentido del Estado.

De tercera
miquel porta perales ABC Cataluña 23 Marzo 2013

Para la Generalitat, el mercado del crédito está cerrado. Lógico: nadie presta a un insolvente que a duras penas paga los intereses correspondientes

FINALMENTE, la Cumbre Económica y Social no se ha celebrado. En su lugar, una reunión -casi clandestina- del Govern para pedir ayuda -la Generalitat está quebrada- a no se sabe quién. Otro síntoma de parálisis política. De evidente decadencia. En una democracia, la responsabilidad de gobernar corresponde al Govern. Para eso, le han votado. Para eso, ha buscado y obtenido el apoyo parlamentario necesario. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué el Govern no gobierna? ¿Por qué no presenta los presupuestos? Porque no puede.

Es decir, porque no puede gobernar en solitario por insuficiencia de escaños y dinero, porque ERC no está dispuesta a dar el «sí» a una política de austeridad. Y porque cualquier otro apoyo -con el PSC o el PP-, o bien topa con las exigencias económicas expansivas de alguna de las partes, o bien lo hace con el proyecto independentista de Artur Mas.

Se impone la siguiente pregunta: la cosa, ¿podía haber sido -podría serlo todavía- de otra manera? Si el problema son los recursos económicos, se buscan. Pero, ¿dónde? Para la Generalitat, el mercado del crédito está cerrado. Lógico: nadie presta a un insolvente que a duras penas paga los intereses correspondientes. Así las cosas, ¿dónde hay que buscar el dinero? El Estado. ¿Cómo? La flexibilización de la reducción del déficit anual, sí. Pero, ello no es suficiente. Se necesita un nuevo pacto fiscal. Aquí surge el problema si tenemos en cuenta que Artur Mas -el portazo de La Moncloa- dijo «no» al pacto en beneficio del soberanismo. Así seguimos.

¿Qué ocurrirá cuando, durante el segundo semestre de este año, se inicien las negociaciones para renovar el modelo de financiación de las Comunidades Autónomas? ¿Qué hará la Generalitat? ¿Aceptará las reglas de juego? ¿Se empeñará -continuará empeñándose- en el «no» por sistema para forzar la máquina? Si esto hace, seguirán las penurias y el victimismo que tantos dividendos da al nacionalismo catalán. El resultado: tendremos una Cataluña, no de segunda, sino de tercera.

La ruina de la Generalitat
El agujero insostenible de TV3
NEGOCIOS.COM  23 Marzo 2013

La cadena catalana recibió casi 3.000 millones de euros en los últimos cinco años de dinero público. A pesar de ello no compensa sus elevados costes y su caída de ingresos.

Las cuentas no salen en TV3. La caída de ingresos y los elevados costes estructurales de la cadena catalana no compensan las subvenciones millonarias de la Generalitat.

Entre 2007 y 2012, en plena crisis económica, el Ejecutivo catalán destinó casi 3.000 millones de euros de dinero público a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), propietaria de los seis canales de la televisión autonómica -TV3, 3/24, C33/Super3, Sport 3 y TV3 HD- y la radio.

Para este año, el ente recibirá un 17% menos, aún así se embolsará casi 300 millones de euros. De esta cantidad, 288,4 millones de euros corresponden al presupuesto disponible y el resto se destinará a cubrir el déficit generado en 2012.

En este sentido, sólo el año pasado la institución que gestiona los medios públicos catalanes cerró sus cuentas con un déficit de 7,5 millones de euros. La precaria situación de su balance no ha sido un obstáculo para seguir manteniendo una estructura de costes insostenible.

El año pasado cerró con un déficit de 7,5 millones de euros
Una muestra de que el hólding audiovisual se ha resistido hasta ahora a ajustarse el cinturón es su plantilla elefantiásica. La propietaria de TV3 tiene más de 2,600 trabajadores a los que destina 153 millones de euros. En 2010 tenía 1.933 empleados. El número de personas raya el esperpento si se compara además con el personal de las cadenas nacionales como Telecinco (1.100) o Antena 3 (1.900).

Pero, si las cuentas de la corporación no cuadran, menos lo hacen las de la Generalitat. El recorte de subvenciones al ente era algo más que previsible y eso se traducirá a la fuerza en despidos, bajadas de sueldo y reducción de costes. Por el momento, el personal, parte de él en huelga desde esta semana, tendrá una reducción de un 18%, mientras que en el gasto corriente será del 17%.

TV3 tiene el doble de trabajadores que cadenas nacionales como Telecinco o Antena 3

El convenio colectivo de los trabajadores contempla generosas condiciones de que disfrutan los trabajadores de la televisión autonómica de Cataluña. Según datos ofrecidos por TV3 en 2011, estas eran los salarios base bruto anual de los empleados:

Auxiliar de almacén: 22.298,57 euros.
Administrativo: 25.560,66 euros.
Almacenero: 26.620,72 euros.
Ayudante de vestuario o telefonista: 27.680,79 euros
Oficial de mantenimiento y telefonía: 30.054,12 euros.
Ambientador, encargado de almacén, oficial primero administrativo, estilista o técnico de mantenimiento: 32.427,45 euros.
Ayudante de producción, caracterizador, montador musical o técnico de sonido, de continuidad, de comunicación o de infografías: 34.924,11 euros.
Enfermero, ayudante de realización, jefe de almacén, diseñador gráfico, lingüista, encargado de mantenimiento, coordinador de doblajes y traducciones, técnico de sistemas, relaciones públicas o técnico de investigación de audiencias: 37.420,80 euros.
Ingeniero especialista, asesor legal, jefe de sección de documentación, meteorólogo o un redactor: 42.062,03 euros.
Corresponsal, relizador, conductor de programa o resposable de contabilidad: 49.072,37 euros.
Jefe de sección de informativos, de ventas, de diseño o de continuidad: 50.474,44 euros.

A todo esto, hay que sumarle múltiples complementos: trienios y bienios por antigüedad, nocturnidad, flexibilidad mensual, flexibilidad semanal, avance de jornada, cambio de turno, especial matinal, disponibilidad para guardias, plus de desplazamiento por España, plus de desplazamiento al extranjero, horas extras, horas extras en festivos, fines de semana normales, fines de semana especiales, etc. Es por ello que resulta casi imposible de calcular cuál es el salario final real medio de los empleados.

La CCMA quiere equiparar los sueldos de TV3 y Catalunya Ràdio al de empleados de la Generalitat
Por el momento, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) propondrá en la próxima negociación colectiva equiparar las retribuciones básicas de los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio con los del sector público catalán.

"Queremos lograr que el sueldo base de los empleados sea el mismo que el de uno del sector público, empezando por mi mismo", ha dicho su presidente, Brauli Duarten. Ha concretado que esta propuesta se trasladará a las negociaciones con los comités de empresa de TV3 y Catalunya Ràdio para concretar de qué modo se aplicará un recorte en personal de 26,9 millones, el 18%.

Esta equiparación debe afectar "a la totalidad de los empleados, especialmente a la cúpula directiva", según Duart, que ha avanzado que este proceso se hará en base a unos principios de igualdad y se evitará que la reforma de sueldos sea lineal.

Gasto en productoras
Al enorme gasto en personal hay que sumarle lo que la cadena autonómica se deja en contratar a productoras. En 2012, las empresas proveedoras de TV3 recibieron una media de nueve millones de euros al mes.

Este grotesco escenario contrasta con la rémora de hacer frente a los pagos comprometidos con farmacias, conciertos sanitarios y educativos, extras de funcionarios, entidades del sector social y dependencia, entre otros. Estos compromisos, la mayoría incumplidos, no han frenado el propósito del Gobierno autonómico de mantener sus altavoces independentistas a cargo del contribuyente.

Un informe de la Sindicatura de Cuentas de Cataluña sobre la Cuenta General de la Generalitat 2010 indica que la Generalitat tenía en 2010 gastos con cargo a ejercicios futuros por valor de 79.502 millones de euros, frente a los 64.326 del año anterior (un 23,6% más) y los 25.543 del 2006.

Del oasis a la granja (y 2)
Gregorio Morán en La Vanguardia  23 Marzo 2013

Via http://www.caffereggio.es

SABATINAS INTEMPESTIVAS
Estamos rozando la emergencia social y nuestros grandes letrados, gente aguda, sostiene que eso de estar imputado en procesos de corrupción política apenas si es un accidente. Casi una medalla por los servicios prestados a la patria… catalana o española, da lo mismo. No preocuparse, sólo están implicados en casos de corrupción. Luego, cuando sean procesados, diremos que no es lo mismo que te procesen a que te condenen. Y luego, cuando los condenen, te explicarán que mientras la condena no sea firme, siempre caben recursos. Y para entonces, nosotros estaremos muertos y los nietos de los Pujol Ferrusola estarán organizando otra consulta soberanista.

Una pregunta nada retórica: ¿ustedes se imaginan a este país independiente, dirigido por esos mismos imputados en casos de corrupción? Sería como en Madrid, con la diferencia de que no me imagino a un mosso d’esquadra registrando la casa de un líder político del mismo partido que dirige los Mossos d’Esquadra. Primero no estarían imputados. Segundo no habría juez capaz de seguir adelante con el asunto, a menos que lo hiciera como aquel inefable del caso Palau, muy profesional, pero que parecía dirigir a los elefantes de Aníbal; cuando se cansó de tanto esfuerzo, lo sustituyeron.

Yo contemplo a Luis Bárcenas, ínclito encargado durante años de las finanzas del PP, y me aterrorizo. Es la Italia del socialista Bettino Craxi que hizo rico a su recogedor de pelotas de plata, Silvio Berlusconi. Fueron los intelectuales como Indro Montanelli quienes se inventaron aquella fórmula genial e irresponsable: tapaos la nariz, pero votad a los corruptos. Ellos tienen una responsabilidad en el desastre, que ninguno asumió nunca. Murieron con ese halo entre Marinetti y Malaparte, de haber tenido siempre razón; sólo se equivocaba la historia. Lo mismo que estos chicos, aprendices de asesorías, cuando sacaban pecho cuando algunos decíamos que no había ni siquiera que ir a votar, para mostrarles nuestro desprecio. ¿Y nuestra responsabilidad ciudadana? Se la han pasado estos caballeros por sus partes.

¿Y ahora qué hacemos? Se inventaron hace años un espejismo al que algunos llamamos oasis, para ridiculizarlo, mientras el país se iba degradando a pasos agigantados. La nueva prensa del Movimiento Nacional y la inteligencia se convertían en serviles ante el poder que las subvencionaba. En Madrid había pelea, aseguraban, duelos a primera sangre, que se decía antiguamente. Nada decisivo, porque el día que dos diputados autonómicos socialistas se pasaron al enemigo y dejaron a los suyos compuestos y sin alternativa, ese día la suerte estuvo echada. La hegemonía conservadora perduraría durante el tiempo que la gente aguantara. Y la gente aguanta décadas, incluso siglos, de humillación y silencio. Luego vienen los historiadores y explican que había mucha oposición pero que no se notaba, porque era silenciosa, como sus papás y sus abuelas.

Para los antiguos, como yo, la situación se asemeja a los tiempos de la prensa del Movimiento, cuyo lema era “los que gobiernan nos pagan, y no cabe quejarnos, tal y como está el patio”. Los partidos políticos en Catalunya han decidido jugar a la parábola del dentista: no nos vamos a hacer daño. Es muy bestia decir que el partido que gobierna Catalunya tiene su sede principal embargada por los tribunales de justicia por el caso Palau. ¿Palermo? ¿Catania? Por supuesto, sólo están implicados, no hay sentencia y cuando la haya, la única certeza es la que pronosticaba el gran Keynes para el futuro: todos calvos.

Nos inventamos el oasis como chascarrillo, y resultó que muchos se lo creyeron. Tanto camello y tanto beduino disfrazado daban para componer un cuadro escénico tentador. ¡Se acabó el bròquil! Nuestra clase política está dando los últimos estertores antes de que el personal se subleve y esto sea la de Dios es Cristo. La paciencia de la gente tiene un límite. No es que la gente se sienta estafada, es que la han estafado y en la más absoluta impunidad. Y de ahí partirá una agresividad inevitable. El Estado sólo puede ser el que monopoliza la violencia si al tiempo garantiza la justicia. No se puede engañar a la gente con el descaro que se ha hecho hasta ahora. La transición fue una estafa, un juego de trileros donde todos sabían dónde estaba la pelotita, pero nadie quería levantar la chapa.

No sé si estos graciosos, bien engrasados, de la imputación como medalla y riesgo de las responsabilidades políticas, son conscientes de que estamos llegando a un punto de ebullición que nos retrotrae a otras épocas. La actitud de los partidos políticos y de los medios de comunicación que de ellos dependen está llevando a una desafección política absoluta. Yo escucho a Dolores de Cospedal y me produce una irritación que no recordaba desde Pilar Primo de Rivera. Oigo a Duran Lleida vacilar con nosotros sobre si su partido cometió un delito o fue sencillamente un gesto galante no bien interpretado por la judicatura, y pienso en lo que hubiera hecho yo, y montones, hace un puñado de años. Nadie tiene el derecho de mofarse de ti impunemente. Estos caballeros están fraguando la violencia. No te puedes descojonar de un ciego y luego llamarle ínclito invidente.

Ha vuelto la necesidad, es decir, el hambre. Y sobre todo una cosa que ha sido siempre en las sociedades un motor para la agresividad y la violencia, la absoluta falta de perspectivas. Los supuestos líderes hablan con “lengua de madera”, como dicen los franceses, y por más que se inventen soberanismos y demás frivolidades para gente asentada, no colma las necesidades de unos tipos que han trabajado como chinos antiguos y que se encuentran ahora con ahorros robados, pensiones ridículas, prejubilaciones, y juegos financieros que consienten a sus jefes beneficios de escándalo, mientras ellos han de limitarse a la supervivencia doméstica.

La clase política debe entender que está poniendo la mecha sobre el explosivo que ha ido fabricando, y que carece del más mínimo mérito para considerarse ni siquiera “la casta”, como dicen en Italia. Porque allí existe y existió siempre, por ser país dominado por las grandes potencias, el talento emergente de una sociedad civil. Nosotros no tenemos eso. Hasta nuestra inteligencia es gregaria y sumisa. ¿Se acuerdan de tantos apoyos a Zapatero cuando gobernaba? ¿Ninguno de ellos tendrá la dignidad de suicidarse, me es indiferente si física o ideológicamente? Pero un gesto. Sólo un gesto les salvaría de la vergüenza de haber sido los cómplices de aquel irresponsable. Lo más despreciable: la complicidad silenciosa.

Aferrarse al escaño. Muchas más razones tendría el trabajador para aferrarse a su puesto de trabajo. Primero, porque lo sudó. Segundo, porque bien que le sacaron su plusvalía. Y tercero, porque creyó en ellos, unos estafadores de tres al cuarto. Esos diputados de Convergència, del PSC, del PP, o de la izquierda desmañada, “aferrados al escaño”. Eso es una provocación para quien no puede aferrarse a nada que no sea su indignación y esa sensación de haber sido burlado y humillado por una camarilla de personajes que él eligió en mala hora y que ahora le miran con gesto de conmiseración: “Chico, es lo que hay”.

Vamos a la violencia, de cabeza. ¿Quién no tendría la tentación de llevar hasta la UCI de un hospital con recortes a esos tipos de la troika, que deciden que tu familia es una mierda, tu trabajo una nadería y tu vida inútil? Imagínenselo por un momento. Usted ha ahorrado unos dinerillos que han utilizado como han querido unos gángsters que no necesitaron matar para ganarse el título, y que de pronto le dicen que “usted vivía por encima de sus posibilidades”, y le arruinan.

Me ha dejado una desazón absoluta saber que Oriol Pujol Ferrusola, imputado, al que parece que hubiéramos de dar las gracias por no cesar en nada que no siga cobrando, estudió veterinaria y es experto en granjas de cerdos. ¡Hostia, la pesadilla de Orwell! Del oasis a la granja.

Mienten para blanquear su historia
Gorka Maneiro http://www.gorkamaneiro.es  23 Marzo 2013

La JUSTIFICACIÓN expresada por EH Bildu es puro cinismo político: en esa JUSTIFICACIÓN, EH Bildu pretende repartir culpas, mezclar lo que ellos llaman “diferentes expresiones de violencia”, defender la teoría del conflicto político que legitima a ETA y, finalmente, justificar la violencia terrorista de ETA.

Esto es lo que básicamente hace EH Bildu en la justificación de su iniciativa: pretender justificar y, por tanto, pretender exculpar a ETA. Viene a decir algo así como lo siguiente: ETA fue sólo una más de las violencias que hemos vivido en Euskadi, y es culpa de todos que se produjera, porque, en lugar de enfrentarse a ella como muchos ciudadanos hicimos, teníamos que haberles dado la razón: de ese modo habríamos evitado sus asesinatos.

Sin embargo, los demócratas sabemos que EH Bildu miente: y miente para blanquear su historia, porque sabe que ellos son corresponsables de la violencia que ETA desplegó y ellos apoyaron, haciéndola por tanto posible, contra una parte de la sociedad vasca.

Hoy en Euskadi es indispensable decir y contar la verdad, para que no tengan éxito quienes pretenden confundir y engañar. Hoy en Euskadi es indispensable decir y contar la verdad e lo ocurrido en Euskadi y en el resto de España durante las últimas décadas y, en concreto, el hecho fundamental, esto es, la pretensión de la banda terrorista ETA de imponer su proyecto político totalitario al conjunto de la sociedad, utilizando para ello el asesinato, la extorsión y el secuestro.

Hoy en Euskadi es fundamental contar la verdad y utilizar el verbo apropiado porque hay demasiada gente que pretende un doble objetivo:

- Por un lado, que se olviden cuanto antes las fechorías de ETA y lograr de este modo impunidad para los criminales;
- Por otro lado, que su historia inventada sea aceptada como cierta o real.

Por tanto, parto de un propósito básico: recordar fielmente lo ocurrido para, a partir de ahí, construir el mejor futuro posible, sin ETA, sin impunidad y sin cambalaches antidemocráticos.

Durante décadas, hemos sufrido el terrorismo perfectamente discriminado de ETA. Un terrorismo que ha provocado más de 850 asesinatos, miles de heridos y chantajeados e incontables ciudadanos expulsados del lugar donde querían vivir. En ese repugnante quehacer diario, Herri Batasuna, Batasuna, EHAK y el resto de marcas de la llamada “izquierda abertzale” han sido las acompañantes leales y fieles de la organización terrorista, los voceros de los delincuentes, los servicios auxiliares de la banda, los que justificaron y nos “explicaron” cada uno de los asesinatos, los que gritaban “ETA mátalos” frente a nuestras manifestaciones, los cómplices voluntarios de la estrategia etarra para alcanzar el poder y excluir a los no nacionalistas.

ETA ha sido y es una organización mafiosa extraordinariamente cruel. Ha asesinado a militares, a guardiaciviles, a policías nacionales y a ertzainas. Ha asesinado a hombres, mujeres y niños. Ha asesinado a empresarios, trabajadores, jubilados, personas en paro, periodistas, catedráticos y representantes políticos no nacionalistas. ETA ha asesinado y atacado a todos aquellos que se interpusieron entre la banda terrorista y sus objetivos. ETA asesinó el 12 de julio de 1997 a Miguel Ángel Blanco, de menos de 30 años, tras tenerlo dos días secuestrado, atado de pies y manos. ETA asesinó el 30 de enero de 1998 a Alberto Jiménez-Becerril, de 37 años, y a su esposa Ascensión García Ortiz, de 39 años, dejando huérfanos a tres niños de cuatro, siete y ocho años. Centenares de historias como éstas podíamos contar… y todas ellas los servicios auxiliares de ETA las justificaron.

Durante años los demócratas perfeccionamos los instrumentos del Estado de Derecho con el objetivo de derrotar a quienes pretendían imponernos un proyecto político a sangre y fuego. Se perfeccionó la lucha contraterrorista, se perfeccionó la colaboración con Francia, se perfeccionó la legalidad vigente y la política penitenciaria… y parte de la sociedad, quitándose el miedo, fue saliendo a la calle, no solamente a llorar, sino a defender sus derechos políticos y ciudadanos.

Cuando se optó por defender sin complejos el Estado de Derecho, fuimos bien. Cuando se defendió la negociación con ETA o cuando se defendieron políticas de confraternización con los terroristas, fuimos mal. Cuando se aprobó la ley de partidos y la ilegalización de todas aquellas formaciones políticas que no tenían otro objetivo más que acompañar a la banda, fuimos bien. Cuando se les legalizó, fuimos mal.

Esas medidas y el discurso de defensa de los principios democráticos defendido por algunos representantes políticos y por diversos intelectuales y por centenares de ciudadanos que decidieron mantener la dignidad por encima del miedo… hicieron posible que lográramos ensanchar los espacios de libertad en el País Vasco.

El 20 de octubre de 2011, ETA anunció “el cese definitivo de la actividad armada”, a través de un comunicado amenazante y plagado de mentiras. En todo caso, anunció “el cese definitivo de la actividad armada”… y continuó el proceso político-judicial claramente precipitado y equivocado consistente en legalizar a su brazo político.

A día de hoy, y no nos cansaremos de repetirlo, ETA sigue viva y amenazante, emite comunicados, no se ha disuelto, no ha entregado las armas, no ha pedido perdón público por sus crímenes, no ha mostrado arrepentimiento y no colabora con la Justicia para resolver los 326 crímenes pendientes de esclarecimiento. Realmente, y esto es algo obvio, la banda pretende seguir condicionando las decisiones de los partidos políticos y el futuro de todos nosotros.

AMAIUR, BILDU, EHB y SORTU se hicieron legales, aunque en absoluto democráticos, y obtuvieron (los tres primeros) buenos resultados tanto en las elecciones municipales y forales de 2011, logrando la alcaldía de San Sebastián y el gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en las nacionales de finales de 2011 (6 diputados) y en las últimas autonómicas vascas (21 escaños de un total de 75).

A día de hoy, e independientemente de cuánta gente les vote, incumplen claramente la ley de partidos, la doctrina constitucional y las distintas sentencias del TEDH. Siguen sin condenar la historia criminal de ETA y siguen sin exigir su disolución definitiva e incondicional. No hace mucho, la portavoz de EH Bildu, Laura Mintegi, criticó la detención de delincuentes miembros de la banda terrorista, con la argumentación de que la actuación policial y judicial contra ellos es un obstáculo para alcanzar la “paz”. Obviamente, continúan defendiendo los intereses de la banda: hacen política en los parlamentos (aquí los tenemos) y defienden la impunidad de los criminales.

El tratarlos como si fueran demócratas les envalentona. Dialogar y pactar con ellos como si fueran como nosotros, es un grave error, se produzca donde se produzca: en este parlamento, en la Diputación Foral de Gipuzkoa o en el Ayuntamiento de Vitoria.

En Euskadi hay muchos conflictos políticos. Uno puede ser nacionalista, independentista, autonomista o centralista. Uno puede ser de derechas o de izquierdas. Uno puede ser más progresista o menos. En eso consiste la democracia: en defender, con la voz y con la palabra, las ideas en las que uno cree.

Y los conflictos se van o no resolviendo en función de las mayorías y de las minorías parlamentarias, en función del debate político y de las propuestas que cada cual pueda defender… siempre que sean propuestas democráticas y sean defendidas de manera democrática.

Otra cosa distinta es el terrorismo de ETA, que no tiene otro objetivo más que imponer su proyecto político totalitario y acabar con la democracia. Y lo que no puede ser aceptado como normal es que haya quien continúe justificando las acciones criminales de ETA. Y a día de hoy, EH Bildu sigue justificando las acciones criminales de ETA. No exige a la banda su disolución definitiva e incondicional. O habla de “presos políticos”, que es una forma de decir que los presos de ETA encarcelados no deberían seguir presos, es decir, son inocentes, es decir, o no cometieron delitos o sus crímenes estuvieron bien.

En España, no hay presos políticos. Y quien diga que los presos de ETA son presos políticos, está justificando a ETA. Los presos políticos son quienes están en las cárceles por defender unas ideas, y los presos de ETA no están en las cárceles por defender unas ideas, sino extorsionar, amenazar, asesinar o pertenecer a banda terrorista, es decir, están en las cárceles por delitos perfectamente tipificados en el Código Penal. Insisto: en España, no hay presos políticos. Y quien diga que los presos de ETA son presos políticos… está justificando a ETA.

Creo, tal como escribía hace unos meses Pedro Larrea, que “ETA ha perdido la batalla operativa, pero la lucha continúa; queda la más crucial de las peleas: es el combate hermenéutico, el enfrentamiento entre los diversos relatos que ya hoy circulan en el seno de la sociedad vasca”. Nos toca recordar que “los crímenes cometidos por ETA no han sido la consecuencia fatal de un conflicto secular irresuelto”, tal como pretenden hacernos creer y vender los representantes de la “izquierda abertzale” sino “el resultado de un proyecto político totalitario”.

Y nos toca recordar la verdad de los hechos y trabajar a fondo y lo más unidos posibles para derrotar definitivamente a ETA y su proyecto político antidemocrático, hacer justicia, impedir que sea posible ningún tipo de impunidad, evitar todo cambalache antidemocrático o negociación política y defender la dignidad de la sociedad.

Hoy UPyD vuelve a pedir un pacto político democrático para que los demócratas unidos nos neguemos a dialogar o acordar nada con EH Bildu mientras no condene a ETA y mientras no exija su disolución incondicional. No podemos permitir un atisbo de impunidad ni bajar los brazos… ni aceptar la falsa idea del conflicto político como elemento justificador de las fechorías cometidas por ETA. No podemos tragarnos la mentira de que aquí hubo algo así como dos bandos enfrentados que ejercieron violencia ilegítima de modo semejante y que provocaron víctimas iguales o parecidas en el bando contrario, tal como EH Bildu pretende.

Tal como recientemente escribía Josu Ugarte, de Bakeaz, “debemos enfrentarnos al riesgo de pasar página, del negacionismo o de la banalización de los efectos no visibles de la violencia terrorista que perviven emboscados en discursos, acciones y tics políticos”.

En palabras de Kepa Aulestia, “las instituciones vascas están obligadas a elegir entre una paz que cargue la responsabilidad sobre los hasta ahora violentos o una convivencia que les libre de culpa. Los términos medios serán siempre favorables a la justificación retrospectiva de la trayectoria etarra”. En todo caso, puntualizo que no es paz a lo que aspiramos, porque no hubo aquí ninguna guerra, sino al respeto de nuestros derechos individuales y a la libertad.

Tal como descarnadamente escribía Iñaki Unzueta hace unas semanas, “los constitucionalistas tenemos serios motivos para estar preocupados”. Explicaba Iñaki Unzueta en ese artículo que en el nacionalismo radical no hay un reconocimiento moral de las víctimas y que “perseveran en el negacionismo. El objetivo es enmascarar, difuminar la frontera entre víctimas sin hacer justicia a lo acontecido. El nacionalismo radical persiste en un proyecto político que obtura la pluralidad de metas y excluye a un parte de la población”.

No hace mucho, Pernando Barrena utilizó el término “suceso” para referirse al asesinato de Ernest Lluch, lo cual demuestra su catadura moral y que su rechazo de aquel atentado – pero no del resto- es profundamente falso e hipócrita.

No hace mucho, Hasier ARRANZ, presidente de SORTU, afirmó que ETA es consecuencia de un conflicto político, que es como justificar a ETA, y Laura Mintegi, la semana pasada, volvió a hacerlo, al decir que Fernando Buesa fue “muerto por causas políticas evitables”, “por no haber habido suficiente diálogo”, que es como decir que Fernando Buesa fue culpable de su propia muerte. Como explicaba perfectamente este martes pasado José María RUIZ SOROA en un artículo de opinión, según Laura Mintegi, “la culpa no es del asesino, sino de todos los que no quisieran dialogar con él para solucionar su conflicto, víctima incluida”. Cualquier cosa antes que condenar a ETA.

Lo cierto es que los representantes políticos de ETA siguen sin condenar a la banda. Siguen sin pedir perdón público (los asesinatos fueron públicos y sus justificaciones fueron públicas, no lo olvidemos) y sin admitir su complicidad en los más de 850 asesinatos cometidos por ETA. Pretenden confundirlo todo y salir impunes. Quieren lavar su terrible historia de terror y violencia. Quieren maquillar su pasado cómplice.

A nosotros nos toca desenmascararlos a ellos y sus mentiras. Lo cual exigirá un esfuerzo militante que rechace admitir sus historias inventadas y los hechos tergiversados, hasta lograr que se haga justicia y sean derrotados los criminales y sus ideas criminales.

No puede producirse en ningún caso un injusto empate moral: que de ningún modo sea lo mismo haber asesinado que haber sido asesinado.

Por tanto, debemos seguir dando la batalla, como siempre la hemos dado. Es un inmenso error que hoy estén en las instituciones los representantes políticos de ETA, y que estén sin haber condenado y sin haber deslegitimado el asesinato de sus conciudadanos.

Tal como apuntaba Rogelio Alonso hace unos meses, “Estado y sociedad debemos oponer la resistencia precisa a cualquier tipo de impunidad”. Se trata de, como siempre, defender la democracia y la dignidad de la sociedad, incluidas obviamente las víctimas del terrorismo.

UPyD comparte los “principios rectores para un modelo de fin de ETA sin impunidad” planteados en su momento por la Fundación de Víctimas del Terrorismo y otras asociaciones. De hecho, son los principios básicos que nuestros “padres fundadores” defendieron contra viento y marea durante años, en tiempos en que consejeros del Gobierno Vasco llamaban a neutralizar a los miembros de BASTA YA… miembros que se manifestaban para defender la legalidad vigente y el Estado de Derecho, es decir, la democracia, es decir, lo que ETA pretendía y pretende destruir.

No fueron las negociaciones de Argel, los pactos de Lizarra o las conversaciones de Loyola los instrumentos que debilitaron a ETA, tampoco los GAL o la guerra sucia, sino la aplicación estricta de la legalidad vigente, incluida la ley de partidos, la colaboración internacional, la movilización social y las actuaciones policiales y judiciales. Se trata de perseverar en ello.

Debemos resistirnos “a la impunidad judicial o histórica“. Es decir, que, frente a lo que piensan algunos, detener a delincuentes es una práctica muy sana y muy necesaria y detener a los delincuentes de ETA… una práctica aún mejor. Ciertamente, “las víctimas de ETA no tienen competencia para diseñar ni ejecutar las políticas de los gobiernos“, tal cosa corresponde a los representantes legítimos de los ciudadanos, pero tienen y deben tener voz y voto, y todo el derecho a hablar alto y claro, manifestarse, protestar y opinar, por cuanto son ciudadanos de pleno derecho. Estas víctimas tienen una “dimensión pública“, porque los asesinados fueron asesinados para implantar un determinado proyecto político y para suplantar a la sociedad, por lo que “escribir una petición de perdón” privada para acceder a beneficios penitenciarios no puede ser en absoluto suficiente.

”Es necesario que exista una satisfacción pública y política del daño causado“. ¿Cómo? “El arrepentido da un paso firme en pro de su reinserción, no un mero desenganche de la banda a la que pertenecía sin cuestionar nada de lo hecho“.

Nuestra opinión es que el Gobierno de España, en el desarrollo y aplicación de la política penitenciaria que aplique a los presos condenados por terrorismo, debería condicionar el acceso a planes de reinserción o la obtención de beneficios penitenciarios el cumplimiento de todos y cada uno de los siguientes requisitos por parte del preso:

- Desvinculación definitiva y pública de la banda.
- Petición de perdón público a las víctimas y a la sociedad por sus actos delictivos.
- Asunción de la responsabilidad civil derivada de las acciones por la que fue condenado.
- Y colaboración con las autoridades y a Justicia para la resolución de los delitos terroristas no resueltos.

Queremos que la colaboración con la JUSTICIA sea exigible a siempre a los presos que soliciten acercamiento o cambio de grado o cualquier ventaja del régimen penitenciaria. Queremos que la Ley Penitenciaria se aplique de manera estricta, no laxa.

La necesaria reprobación y condena de la historia de ETA es una exigencia y condición democrática básica. Tal condena debe ser exigida como uno de los mínimos, sin cuyo cumplimiento no es posible ni reinserción particular alguna, ni participación alguna en el juego democrático. Es decir, deben condenar la historia criminal de ETA.

Existe en la opinión pública vasca la tentación de pedir a las víctimas del terrorismo “generosidad”, instándoles a que sacrifiquen sus legítimas reclamaciones y renuncien a su justa reivindicación de justicia. Esta petición es una forma de chantaje moral.

Es habitual escuchar a determinados opinadores públicos decir que les preocupa y mucho la radicalidad de las víctimas del terrorismo mientras dicen confiar en los pasos dados por SORTU. Pues bien: esa radicalidad que esta gente censura es la búsqueda de la justicia que UPyD defiende.

Son los terroristas y los portavoces políticos de los terroristas los que deben aceptar nuestras normas, asumir nuestras reglas, cumplir nuestras leyes y respetar, con la palabra y con los hechos, nuestra Constitución Española y nuestro Estatuto de Gernika. Son ellos quienes deberán aceptar nuestro modelo de sociedad y nuestro Estado de Derecho, lo que precisamente hemos defendido durante años frente a ellos. Y, para terminar: “en un modelo que tolera dosis de impunidad, el pretendido apoyo a las víctimas del terrorismo se convertiría en un grotesco sarcasmo, por mucho que se utilizasen con éxito fórmulas retóricas, propagandísticas y de control mediático que lo enmascarase“.

Para ir terminando, ustedes están enfrascados en la constitución y puesta en marcha de la PONENCIA que ustedes llaman “para la Paz y la Convivencia”. Reiteramos que UPyD no participará, tal como ya dijimos el año pasado. Por tanto, no sólo porque participe EHB sino, sobre todo, porque no tiene como objetivo derrotar a ETA y deslegitimar sus ideas.

Se llama al foro “Ponencia para la Paz y la Convivencia”. Ante esto, cabe recordar, por un lado, a los proponentes del foro parlamentario y, en general, al conjunto de la Cámara, que no estamos en guerra. Y, por otro lado, que la convivencia no es otra cosa que el Estado de Derecho y el respeto a la legalidad vigente, empezando por la Constitución española. En segundo lugar, debemos decir muy claramente que esta Ponencia parlamentaria no tiene como objetivo ni la derrota incondicional y definitiva de la banda terrorista ETA ni la deslegitimación de la violencia. Tiene como objetivo hablar de los asuntos que interesan a la “Izquierda Abertzale”, cosa, obviamente, muy distinta.

Nosotros ya dijimos que no apoyaríamos ni ponencias ni iniciativas que tuvieran como objetivo fundamental hablar de lo que interesa a Batasuna o resolver sus problemas. Es decir, no vamos a asumir dócilmente su agenda ni sus reivindicaciones históricas. No somos los demócratas quienes debemos acercarnos a las posiciones de los que siguen sin respetar la democracia, son ellos los que deben aceptar nuestra legalidad vigente, nuestro Estado de Derecho y nuestra democracia. No hay que inventarse nada extraordinario para defender la libertad y la convivencia. No hay que caminar por caminos que discurran fuera de la normalidad democrática. No debemos asumir como propia la agenda de la “Izquierda Abertzale”. Y esa Ponencia pretende que todos asumamos la agenda de Batasuna, es decir:

- el acercamiento a Euskadi de los presos de ETA;
- la excarcelación de los presos enfermos de ETA;
- la flexibilización de la política penitenciaria que afecta a los presos de ETA;
… y mezclar a las víctimas del terrorismo con otras víctimas o supuestas víctimas, para mezclarlo todo y apuntalar la falsa teoría del conflicto político.

Insisto, para ir terminando: no hay que inventarse caminos que discurran fuera de la normalidad democrática. Nuestras obligaciones como representantes políticos son obvias: defender la legalidad vigente y el Estado de Derecho y proponer cada cual las reformas legales que considere, defendiendo siempre y exclusivamente la voz y la palabra. La única paz que queremos es la del Estado de Derecho y la democracia.

UPyD no quiere fomentar esa mentira, por lo que les dejamos a ustedes solos en ese despropósito.

Oraindik ez dugu ETAren porrota lortu. Hori da guretzat inportanteena momentu hauetan: ETA garaitu eta benetako askatasuna lortu. Ta memoria, duintasuna eta justizia defendatu. ETA baldintzarik gabe eta betirako desagertzea, armak ematea, barkamena eskatzea, egindako mina aitortzea, hori guztia da lortu behar duguna. Eta, batez ere, bere porrota. Eta horretarako zuzenbideko estatua eta legaltasuna defendatu behar dugu, hau da, ETA suntsitu nahi duena. Alderdi politiko demokratikook zigorgabetasunik gabe, xantaiarik gabe eta gezurrik gabeko ETAren amaiera lortu behar dugu.

La derrota de ETA no la hemos logrado aún. En esto debemos concentrarnos. Nuestra tarea, más que liarnos en lo que sólo a ellos interesa, es exigir a ETA que se disuelva incondicionalmente y para siempre, que entregue las armas, que pida perdón, que reconozca el daño causado y que colabore con la Justicia para aclarar los más de 300 crímenes que siguen sin estar resueltos.

Los partidos políticos democráticos deberíamos concentrarnos y centrarnos en defender un final de ETA sin medidas de gracia, sin impunidad, sin enjuagues antidemocráticos, sin chantajes, sin mentiras, con memoria y con verdad.

Piden acabar con la red de ciudades valencianas catalanistas
Círculo Cívico pide especialmente a los municipios gobernados por el PP que abandonen la red creada por la Fundación Ramon Llull que pretende la catalanización de la Comunidad Valenciana
REDACCIÓN http://www.dialogolibre.com 23 Marzo 2013

Círculo Cívico Valenciano (CCV) ha presentado mociones en las 26 ciudades que forman parte de la Red de Municipios Valencianos de la fundación de corte catalanista Ramon Llull. CCV denuncia que esta entidad 'contribuye moral y económicamente al sostenimiento de la causa catalanista, a la construcción de los “países catalanes” en oposición a la Nación Española, y a la manifiesta alteración de los patrones de autoestima valencianos y sustitución de nuestros ítems culturales'. Además, 'en la estructura de dicha organización toman parte la Generalidad de Cataluña, el Gobierno de Andorra, el Instituto Ramon Llull, el Consell General dels Pirineus Orientals, y el Ayuntamiento de Alghero (Cerdeña, Italia)', explica CCV, todas entidades a favor del pancatalanismo.

Círculo Cívico destaca que recientemente el Gobierno de las Islas Baleares ha abandonado la Fundación Ramon Llull por, en palabras del presidente balear José Ramón Bauzá (PP), “la deriva independentista del gobierno catalán”, promotor de la iniciativa, y que el Gobierno de la Comunidad Valenciana nunca ha formado parte.

Esta red de municipios valencianos, según Círculo Cívico "contribuye a la ceremonia de confusión y agresión a las señas de identidad valencianas que supone el leit motiv de esta organización, principalmente dependiente del gobierno manifiestamente separatista de Cataluña, cuyos intereses expansionistas y asimilacionistas de los ítems culturales valencianos están más que contrastados y admitidos de forma pública de forma contínua y constante en los medios de comunicación'.

Esta petición va especialmente dirigida a los municipios actualmente gobernado por el PP, ya que Círculo Valenciano da por perdidos los gobernados por la izquierda catalanista (PSPV, Compromís, EUPV). Las ciudades populares son Onda, Benicasim, Elche, Gandía, Bellreguart, Simat, Jaraco (Xeraco), Salsadella (La Salzadella), Vinaroz, Guardamar del Segura y Adzaneta del Maestrazgo.

El Ayuntamiento de Onda ha sido el primero en abandonar la red Ramon Llull, aunque se ha acogido a "argumentos económicos" más que identitarios o lingüísticos, "lo que ya evidencia la política acomplejada" del PP, según el presidente de CCV, Fernando Chiva. Con todo, desde CCV han felicitado al Ayuntamiento de Onda y esperan que cunda el ejemplo y se provoque un "efecto dominó".



Sociedad
El catalán forzó al exilio a la hermana de Messi
esther armora / barcelona ABC 23 Marzo 2013

La familia no halló ningún centro en castellano, y decidió volver a Argentina

La estricta política lingüística de la Generalitat (todas las asignaturas se imparten en catalán excepto la de Inglés y la de Lengua y Literatura Castellana) no solo ha forzado al exilio a Sandra, la adolescente cuyo caso denunció este diario en su edición del pasado miércoles. Hace años, la exigencia del catalán hizo también que la familia de la estrella del F. C. Barcelona, Leo Messi, tuviera que regresar a Argentina y separarse de él. Fue en el año 2000 y así lo denunció el propio astro del balón en tres entrevistas concedidas entonces a medios argentinos.

«Cuando mi hermanita iba a la escuela hablaban en catalán, lloraba y no le gustaba. Entonces, mi vieja decidió volver a Rosario con ella y mis hermanos, Matías y Rodrigo, para que siguiera la escuela allá», dijo el futbolista.

El futbolista del Barça llegó desde su modesto barrio de La Tablada en Rosario (Argentina) a la capital catalana en el año 2000 acompañado por su familia. El club blaugrana le costeaba un caro tratamiento para superar un problema generado por un déficit en la hormona de crecimiento que su familia no podía permitirse costear. A los seis meses de estar instalados en Barcelona la situación se volvió menos idílica. Su hermana, Marisol, que entonces era menor de edad fue escolarizada allí, aunque su estancia en las aulas catalanas fue efímera porque se le atragantó el catalán.

Su inadaptación llegó al extremo de que, su madre Celia, junto a sus hijos Matías y Marisol, tuvieron que abandonar Cataluña tras no hallar ningún centro en el que poder escolarizar en castellano a la menor. Las razones las expuso claramente Leo Messi en los citados diarios y volvió a exponerlas en 2005 en otra revista on-line.

«Mi mamá se volvió con mi hermano Matías y mi hermanita Marisol, porque extrañaba mucho. Ella no se adaptaba ni a la escuela ni al catalán», expuso el futbolista en la citada entrevista, en la que reconoció también que «vivir con la familia así es muy difícil».

Recortes de Prensa   Página Inicial