AGLI Recortes de Prensa   Sábado 30  Marzo 2013

El euro, una cuestión política
EDITORIAL Libertad Digital 30 Marzo 2013

La crisis de deuda europea está poniendo a prueba uno de los mayores experimentos monetarios de la historia reciente: el euro. Muchos dudan de la supervivencia de la moneda común, cuya estabilidad ha sido gravemente dañada a raíz de la manifiesta insolvencia que presentan algunos estados miembros de la Unión Monetaria. Las amenazas de expulsión forzosa e incluso abandono voluntario por parte de ciertos países han sido constantes desde 2010 y ahora resurgen nuevamente con fuerza tras el rescate de Chipre.

El problema del euro, sin embargo, radica en un exceso de política. No en vano, dicha moneda no surgió de forma natural, fruto del orden espontáneo que nace como resultado de las interacciones humanas, sino que fue una decisión adoptada conscientemente por Alemania y Francia, los dos pilares básicos sobre los que se asienta toda la estructura comunitaria. Algunos expertos señalan que el euro fue un invento francés, impuesto a los alemanes a cambio de permitir su reunificación tras la caída del muro de Berlín, para minar la ortodoxia monetaria que desde hace décadas imprimía el todopoderoso banco central germano (Bundesbank) a los manirrotos y despilfarradores gobiernos del resto del continente. Otros, por el contrario, apuntan a que la idea surgió de la propia industria exportadora de Alemania, cansada de ver cómo sus principales clientes -los socios de la UE- reducían una y otra vez su capacidad adquisitiva y, por tanto, sus compras, mediante recurrentes devaluaciones monetarias que, de forma indirecta, impactaban en la economía germana en forma de recesión. Posiblemente, el euro surgió como consecuencia de la combinación de ambas variables, pero de lo que no cabe duda es que su creación fue obra de la política.

Sus fundadores, conscientes de su perverso origen, intentaron limitar los defectos que implícitamente conlleva toda moneda fiduciaria mediante el denominado Pacto de Estabilidad y Crecimiento, obligando así a los estados miembros de la zona euro a mantener el déficit público por debajo del 3% y un nivel de deuda inferior al 60% del PIB. Esta regla de oro se concibió para garantizar la estabilidad y supervivencia del euro, pero fue violada constantemente desde el inicio de la Unión Monetaria. Su reiterado incumplimiento durante los años de la burbuja crediticia ya permitía presagiar un negro futuro en caso de que estallara una fuerte crisis económica como la actual. Y, efectivamente, así fue. La crisis financiera ha terminado desembocando en una inédita crisis de deuda que amenaza con llevarse por delante la moneda común por tres razones fundamentales: el rescate indiscriminado de bancos y cajas con dinero público, el aumento del gasto mediante "planes de estímulo" concebidos erróneamente para combatir la recesión y el rechazo frontal de la mayoría de gobiernos a la austeridad para reducir sus sobredimensionadas estructuras estatales hasta niveles sostenibles. España, por desgracia, ha cumplido al milímetro estas tres condiciones.

Pese a todo, los países más débiles de la zona euro abogan que la solución a la crisis del euro radica en más política y menos economía, profundizando de este modo en los errores de base cometidos en el pasado. En este sentido, defienden que la receta adecuada para mantener la Unión Monetaria es avanzar hacia una nueva unión fiscal y bancaria, como si el problema del euro fuese la ausencia de un súper estado europeo. Se trata de un enfoque completamente erróneo y contraproducente. La solución no es más política sino menos mediante el cumplimiento estricto de la regla de oro del euro. A saber, auténtica austeridad pública y profundas reformas estructurales para eliminar el déficit y reducir la deuda de forma drástica y urgente, al tiempo que se impulsa el crecimiento mejorando la competitividad de las economías en problemas.

Sin perdón.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 30 Marzo 2013

Tras meses de silencio por la frustración de ver la deriva de mi querida España hacia el abismo, ha llegado el momento de reponerse y comenzar de nuevo la lucha final para intentar contribuir, en la medida de las fuerzas de cada uno, a evitar el desastre al que una casta política corrupta y corruptora aboca a nuestra Patria. Y al decir nuestra, me refiero a todos aquellos que, antes que nada, sienten y aman a su País, España, por encima de cualquier otra cosa que estos mal nacidos nos han estado vendiendo en forma de un Estado disgregado en 17 taifas autonómicas, reducto de paniaguados, fieles servidores de los partidos políticos de turno que les gobiernan.

Ha llegado el momento de hacer frente a este estado de cosas que en absoluto son irreversibles. Ha llegado el momento de hacer ver a estos oligarcas anti españoles que sus actuaciones delictivas van a tener respuesta y consecuencias para ellos y toda su casta. Ha llegado el momento de que el pueblo español tome las riendas de su futuro que está siendo hipotecado y expoliado por la ambición y corrupción de unos traidores a España y al pueblo español.

Este Gobierno y el partido que le apoya no puede seguir al mando ni un minuto más. Sus mentiras y sus estrafalarias justificaciones no son admitidas por el pueblo español, que no está dispuesto a ser el único sacrificado, mientras esa casta de miserables sigue disfrutando de sus privilegios y cargos. Este sistema partitocrático y de autonomías no es admisible. España necesita recuperar su identidad como Estado único con un objetivo común y con una uniformidad y fortaleza en el Gobierno. España necesita una nueva generación política que regenere toda la estructura del Estado e imponga la sensatez donde ahora solo hay caos.

Creo que existen alternativas a esta forma de gobierno y que solo es cuestión de que los líderes políticos que ahora solo se manifiestan de modo minoritario, se unan para formar una opción que ilusione al electorado y esté dispuesta a acometer las reformas que el PP prometió y que ha incumplido de la forma mas vergonzosa y traidora a su propia electorado y a todo el pueblo español.

Este infame ciclo de mal gobierno debe acabar. Es ineludible y urgente la convocatoria de nuevas elecciones y que el pueblo español muestre en las urnas su sentencia a un partido y a un Gobierno, cuya incompetencia y engaño ha llegado a cotas dificilmente superables. España merece otro futuro que no sea el de ser el coto privado de una casta dictatorial y corrupta.No puede haber perdón a quien ha traicionado nuestra confianza.

El martes milagro, quizás
HERMANN TERTSCH ABC  30 Marzo 2013

En España se ha hecho tanto el ridículo con paralelismos imposibles entre Kosovo y Cataluña que no se salva casi nadie

CASI da miedo hablar de ello, no vaya a fracasar en último momento. Puede ocurrir lo peor en cualquier momento. Porque hay mil enemigos que aun tienen tres días para reventarlo. Pero aun nadie lo ha intentado. Y puede que nadie lo haga y puede hasta salir bien. Si todo ello es así, el martes puede haber milagro y Belgrado y Prístina firmarán un acuerdo por el que se confirman el autogobierno para los enclaves serbios en el norte de Kosovo. Este acuerdo se produce tras constantes avances en acuerdos transfronterizos, apertura de pasos hasta ahora cerrados y el logrado fin de los embargos y boicots mutuos que habían emponzoñado las relaciones durante mucho tiempo desde el final de la guerra. No supone el reconocimiento de la independencia de Kosovo por parte de Serbia. Pero sí un paso inmenso para la convivencia. Kosovo, un Estado reconocido por la mayoría de los miembros de la ONU y países occidentales, con la absurda excepción entre éstos de España, Grecia, Chipre y algún despistado más, pasa a tener una relación normalizada con su vecino serbio, tal como las tiene con Macedonia, Montenegro y Albania.

Si el martes comparecen ante la prensa los primeros ministros de Serbia, Ivica Dacic, y de Kosovo, Hashim Thaci, para confirmar el acuerdo, estaremos un paso más cerca de la normalización entre estos estados y un paso más lejos de la guerra entre ambos. Que sin duda es un éxito de la UE y la comisaria de política exterior Lady Ashton, tan criticada muchas veces y hay que decir que con razón. En esta pieza clave de la estructura de la seguridad en paz en Europa ha demostrado habilidad y firmeza política frente a ambas partes. España, con su absurda negativa a reconocer a Kosovo como hicieron la mayoría de sus aliados europeos y Estados Unidos, no ha ayudado nada en este proceso. La siniestra actitud del ministro Miguel Ángel Moratinos, que alimentó las esperanzas del radicalismo serbio hasta cuando éstas ya yacían enterradas bajo más de cien mil muertos, es un episodio negro en nuestra diplomacia.

En España se ha hecho tanto el ridículo con paralelismos imposibles entre Kosovo y Cataluña que no se salva casi nadie. Nacionalistas catalanes y los ministros de exteriores, socialistas y populares, comunistas pro Milosevic e independentistas radicales, todos han buscado o temido lo que llamaban el ejemplo o el «modelo Kosovo» que no es ejemplo ni modelo de nada. Hasta el más ignaro debería entender que aquella independencia llegó y se hizo necesaria cuando todas las familias en Kosovo tenían al menos un muerto al que llorar. Como damos por supuesto que nadie quiere aquí imitar y pagar esa trayectoria hacia la independencia, sería razonable que aplaudiéramos que allí se cierren las heridas y pidiéramos que no se abran en otra parte.

Orden de Kim Jong
Internacional / Corea del Norte
Corea del Norte anuncia que ha entrado en «estado de guerra»
Efe. Tokio. La Razón 30 Marzo 2013

Corea de Norte anunció hoy que ha entrado en "estado de guerra" y advirtió de un "combate a gran escala" fuera de la región, a través de un comunicado de la agencia estatal norcoreana KCNA.

"Desde ahora, las relaciones Norte-Sur entrarán en estado de guerra y los asuntos que surjan entre el Norte y el Sur serán tratados de acuerdo con ello", señaló el régimen a través de un anuncio especial publicado en la agencia estatal.

En su habitual tono belicista, los medios norcoreanos publicaron ayer que su líder Kim Jong-un ordenó tener preparados sus misiles para atacar en "cualquier momento" intereses de EEUU y Corea del Sur

En su nuevo anuncio Corea del Norte aseguró que "la situación en la cual no hay ni guerra ni paz de la península de Corea ha terminado".

Las dos Coreas han permanecido técnicamente en guerra desde el final del conflicto que las enfrentó entre 1950-1953 y que concluyó con un alto el fuego, tras el cual se firmó un armisticio y acuerdos de no agresión.

El comunicado advirtió además de un "combate a gran escala" más allá de la región si Corea del Sur y EEUU continúan con sus actividades militares en la zona desmilitarizada entre las dos Coreas.

Según la KCNA, que actúa de portavoz del régimen, el anuncio especial de hoy ha sido emitido por el Partido de los Trabajadores, ministros y otras instituciones.

Estos anuncios se enmarcan en la campaña de amenazas que el régimen de Pyongyang dirige a Corea del Sur y EEUU desde que el pasado día 7 de marzo la ONU anunciara nuevas sanciones al país comunista por su última prueba nuclear de febrero.

En dichas sanciones, China, principal aliado de Corea del Norte, respaldó y apoyó la penalización contra Pyongyang, una maniobra que según los analistas ha profundizado el aislamiento y la incapacidad para poder anticipar su inesperada respuesta.

Esta misma semana Corea del Norte anunció la suspensión de la única línea de comunicación militar que mantenía con Corea del Sur y que gestiona el acceso al complejo industrial común de Kaesong, en medio de una escalada de tensión entre los dos países.

El precio de la estupidez
Daniel Lacalle
El Confidencial
 30 Marzo 2013

"Political choices have run out. There was a deadline, and it worked". Jeroen Dijsselbloem
"Malta and Luxembourg are not Cyprus, according to Malta and Luxembourg" (The Guardian)

No lo duden, el hombre más odiado por bancos, empresas e inversores alcistas es Jeroen Dijsselbloem, político laborista, presidente del Eurogrupo y, ojo, presidente del ESM (Mecanismo de Estabilidad Europeo). Tuvo la osadía de decir que "el acuerdo de Chipre se puede usar como modelo para otros rescates futuros” y que los depósitos superiores a 100.000 euros no están garantizados. Todavía peor, cuando Rajoy y Hollande se apresuraron a hablar de unión bancaria y seguridad, volvió al contrataque defendiendo su propuesta.

El efecto “Dijsselbloem”, también conocido de manera irónica en el mercado como “D.J. Boom”, “Dijsellblunder” o “DijsSellShort”, no se hizo esperar, generando una caída de las bolsas europeas y el sector bancario.

 

Decir la verdad tras años de excusas
El problema es que dijo la verdad, pero lo hizo tras años de esconderla. Y que a los líderes europeos les gusta más un micrófono que un reloj de oro.

Se supone que se usan los periodos de bonanza y (supuesta) credibilidad para solucionar los problemas. Pero no, se usan para cotorrear. Esconder y extender. En vez de poner en marcha los procesos para que la banca hiciera los cientos de miles de millones de ampliaciones de capital necesarios de manera ordenada, decidieron cambiar las reglas para “suavizar” condiciones y evitar recapitalizaciones forzosas (Basilea III). Esconder. Y esperar “que las bolsas suban”. Extender.

Todavía hay quien dice que lo que se ha hecho en Chipre (lean “Chipre y el circo europeo”) es lo que pedíamos los que defendemos los bail-in o rescates internos. No. Llevamos pidiendo ampliaciones de capital -conversión relevante de deuda en acciones-, no medidas improvisadas a última hora, con confiscación de depósitos que lleva a pánico bancario, huida de los ahorradores y depresión económica.

Se han invertido muchos meses y reuniones en la Eurozona dedicados a aguantar la respiración a ver si pasa la marea, disfrazar la fragilidad bancaria de Europa y crear mecanismos ingeniosos y creativos para dar sensación de solidez (stress tests, Basileas, EFSF, etc). Pero de donde no hay, no se puede sacar. La banca europea se encuentra con que, tras un periodo de desapalancamiento moderado, su negocio sigue siendo demasiado pesado y débil.

Como presidente del Mecanismo de Estabilidad (ESM), Dijsselbloem sabe que no hay dinero para contener un dominó de rescates bancarios como el que se puede generar en Europa si, tras Chipre, viene Eslovenia, Malta, Luxemburgo o, Dios no lo quiera, Italia o España. Así que decidió romper la baraja de la diplomacia enviando un aviso a navegantes. No hay pasta para mantener una banca que no use mecanismos de mercado para solventar sus problemas y espera ser rescatada por los gobiernos que la alimentan. ¿Estupidez? Total, si el mercado cae es “por culpa de los especuladores”, no de los líderes pirómanos de Europa.

No, a Dijsselbloem no se le escapa que los estados europeos se valen de un sector financiero sobredimensionado para “colocar” gran parte de su deuda soberana, lo que lleva a que:

a) Los estados no reduzcan sus déficits y sigan endeudándose de manera escandalosa

b) El crédito disponible lo acapare el Estado, hundiendo a empresas y familias

c) Que la banca vea en ello una manera de generar algo de margen y de paso asegurarse un rescate si la cosa se pone mal.

Probablemente, ante un círculo vicioso como el descrito, que puede llevar a la implosión de la Unión Europea por acumulación de deuda, los países “que pagan” decidieron hacer un aviso. Apagar un fuego creando otro.

Los seguros de impago (CDS) de Eslovenia se dispararon, como muestra el gráfico, desde que se supo que podría necesitar 4.000 millones de rescate. Pero, con ellos, los italianos, etc. según CMA (Credit Market Analysis), la posibilidad de que España no pague su deuda es ya del 22,98%, y el 23,14% en el caso de Italia.

  

Hoy la unión bancaria es impracticable
Nos dicen que la solución es la unión bancaria. Pero no se puede crear otro gigante banco “malo” europeo que se llene de activos tóxicos de miles de decenas de millones y se endeude 20 o 30 veces, como piden algunos. No se soluciona nada estableciendo mecanismos de unión de una banca hipertrofiada porque no se genera confianza sumando y escondiendo riesgo de entidades de baja capitalización. Nosotros lo deberíamos saber tras el “éxito” del FROB.

No se reduce riesgo por acumulación. Se magnifica.
Y el riesgo sistémico impregna a toda la economía.

Pero si alguien tenía alguna esperanza de que se crease el Bankia europeo financiado por los países “pagafantas” para reactivar el despilfarro estatal, esos planes de crecimiento que tanto terror me inspiran, nuestro amigo holandés lo ha torpedeado. ¿Estupidez? ¿O no querer pagar más? Ya se ha rescatado a la banca española y la tasa de mora solo crece.

Pero, además, centrándonos en el caso nacional, si el Banco de España estima un paro del 27% y una caída del 1,5% del PIB en 2013, la tasa de mora y los préstamos incobrables de la banca están infraestimados. Añádase que ya hemos tenido la primera revisión al alza del déficit de 2012, que pasa del 6,7% anunciado al 6,98% del PIB, sin considerar las subvenciones a la banca, y que se estima que el déficit de 2013 volverá a ser del 6%, y tienen los ingredientes del cóctel explosivo de debilitamiento bancario y acaparamiento de crédito disponible por parte del Estado. Sumen esta situación en España a la italiana, la francesa y los comentarios del holandés no nos sonarán tan “alocados”.

Además, debemos diferenciar casos. Efectivamente, España no es Chipre. Luxemburgo tampoco es Eslovenia. Pero todos los países europeos tienen un mismo problema. Acumulan deuda soberana en bancos demasiado grandes con préstamos zombi sin resolver.

Cada uno tiene sus dificultades y sus colchones. El gráfico inferior demuestra que hay mucho “dónde cortar” antes de atacar depósitos “a la chipriota”, y a España aún le queda el colchón de 60.000 millones del rescate bancario. Pero ojo a la acumulación de deuda soberana, que todo lo fagocita.

 
    

Dijsselbloem no es un experto en finanzas, lo cual clama al cielo. Tampoco lo son, por otro lado, la mayoría de los líderes de la Eurozona, que harían bien en hacer más caso a inversores y menos a banqueros. Pero siempre asumen que los inversores son tontos alocados, cortoplacistas sin criterio que no entienden “su visión” social. Pero, ojo, que los “expertos” de la UE no han sido ninguna panacea en identificar soluciones. No olvidemos que certificaron los stress tests de los bancos, Basilea III y son los que dicen que con más déficit y más deuda se soluciona todo. Porque cobran de la hipertrofia del estado y la UE.

Cuidado con los expertos de Plan E, que lo paga usted
La realidad es:

El sector financiero europeo depende peligrosamente de que la deuda estatal sea segura.
Casi ningún sector financiero de la Unión Europea sobreviviría a una quita en la deuda soberana de su país. Y el impacto sobre empresas y ciudadanos sería enorme.

La deuda soberana no hace más que crecer en casi todos los países miembros.
Los mecanismos  de contención del riesgo y acceso al Banco Central Europeo no pueden ser una costumbre. Deben ser excepcionales.

Hace ya más de seis años que la banca europea tenía que haber reducido su endeudamiento agresivamente. Según BNP, no llega al 30%.

Los inversores no deben temer el rescate interno de bancos zombi si se hace bien. Tenemos casos como Amagerbanken (2011) y Fjordbank Mors (2011) donde los depósitos pequeños no sufrieron y los de más de 100.000 euros sufrieron quitas mínimas.

Pero para evitar riesgos, la banca europea debe aumentar capital, desinvertir y desligarse más de la deuda soberana mientras puedan. Si yo tengo razón y las cosas se ponen feas, estarán mucho mejor. Y si no tengo razón, estarán muchísimo mejor. Solucionen el balance.

Aún peor es pensar que la solución es endeudarse más. La capacidad del Banco Central Europeo de sostener a una Unión Europea donde todos juegan a forzar el rescate no es ilimitada, aunque Draghi lo diga con la boca chica. Él lo sabe –por eso guarda con prudencia sus cartuchos-. El sistema es tan frágil que las palabras de un líder europeo crean estos shocks.

Dijsselbloem no es la enfermedad. Es un síntoma de una Europa intervencionista, enferma, improvisada y donde la arrogancia y la ignorancia se unen a la hora de enfrentarse a problemas financieros. Habló demasiado, pero no mintió. Sin embargo, el precio de la estupidez de todos es mantener este círculo vicioso de deuda e intervencionismo. Porque las consecuencias son imprevisibles. Feliz fin de semana.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

NUNCA SE HABÍA IDO
El día de fiesta de la ETA y su sórdido "espacio de negociación"
Pascual Tamburri El Semanal Digital 30 Marzo 2013

ETA no se disuelve y está en las instituciones. Si no hay "proceso de paz", es el momento para anular política y militarmente la banda. Si lo hubiese, Rajoy explicaría por qué.

Solemos olvida qué y quién fue Sabino Arana, el fundador del nacionalismo vasco, el racista de una raza que no era (ni es) tal, el propagandista de una lengua que no hablaba como propia, el ideólogo capitalista y burgués de un separatismo nacido del resentimiento en aquella Restauración. Solemos olvidar que antes que todo eso y mucho más que todo él se consideraba un católico, un católico furibundo, un ultramontano intransigente una de cuyas principales razones para la independencia era preservar la supuesta pureza religiosa de los vizcaínos. Y de las muchas cosas, en general malas, que Sabino Arana nos dejó en herencia una fue esa identidad paleoreligiosa del nacionalismo; algo que cada año podemos ver en su Aberri Eguna, que coincide con la Resurrección de Jesús. Profundamente lógico para quien crea que los vascos no sólo son una nación, sino además la "nación" predilecta de Nuestro Señor. Europa, Pascua de 2013 (y aún hay clérigos que juegan a las casitas con esta gente).

Hace unos días –la semana previa al Aberri Eguna siempre es intensa- la ETA nos ilustró con un comunicado protestando contra nuestros gobernantes porque "deshacer el espacio de diálogo y negociación fijado hace tiempo" sería "un paso atrás que atrasa y dificulta la resolución de conflicto". Nótense las claves de los asesinos: conflicto, negociación, continuarlo. Pero sólo se continúa algo que existe, con lo cual se dice en público que habría una negociación o diálogo en curso. Sólo se negocia entre iguales o al menos con un mutuo reconocimiento, de modo que el simple hecho de negociar o dialogar el Estado con terroristas y sus defensores sería una victoria para éstos (de la que ETA, obviamente, tendría razón para presumir). Y sólo hay un conflicto, cuando una de las partes es soberana como lo es España, con su Estado y sus leyes, cuando la otra también lo es; una guerra es, por ejemplo, es un conflicto. Un delito (mil asesinatos, por ejemplo), no constituyen un conflicto sino un supuesto penal.

ETA dice y hace lo que siempre ha dicho y hecho; no es preocupante, no es novedoso. Lo significativo es que se hable impunemente de espacios de diálogo en el mismo sentido que hace un tiempo se hablaba de procesos de paz y nadie por la otra parte lo niegue, más que con las palabras, con los hechos. Hechos, hechos, puesto que ETA sigue existiendo y su mera existencia es delito. Hechos, además, bastante sencillos de constatar; ya que lo de Noruega no ha terminado de cuajar (parece… aunque tampoco se ha dicho con toda la claridad y contundencia posibles), el único lugar para cualquier miembro de ETA es la cárcel (por mucha pena que Thierry le dé a Pernando Barrena), con el cumplimiento íntegro de las penas. Y recordando que, en efecto, no sólo matar, secuestrar, torturar, robar y destruir son delitos, también lo es pertenecer a ETA, colaborar con ella o hacer su propaganda de cualquier forma. En este Aberri Eguna húmedo y tan poco católico ya (aunque los jeltzales se lo montan por su cuenta para poder comulgar antes, y con Sortu y Bildu van en procesión unos cuantos meapilas de misa, cilicio y rosario diarios... de los que hablaremos otro día), la resurrección, que ellos querían que fuese de la facción juvenil de su banda, debería ser la de la ilegalización sin contemplaciones de todo el tinglado.

En cuanto a Navarra, nunca las cosas han sido tan claras y a la vez tan difíciles como ahora. Claras, porque ETA sigue existiendo y sigue teniendo uno de sus objetivos irrenunciables en la inclusión de la hoy comunidad foral en el futuro Estado vasco independiente y socialista. Y porque ETA, además de existir, sigue armada y armándose, lo cual redimensiona en general y en particular el valor de su "alto el fuego unilateral". Apoyar a ETA o a los etarras de todo tipo y condición implica compartir ese plan para Navarra; pactar políticamente con ellos, activa o pasivamente, también. Así que sabemos claramente, respecto a Navarra, que todo acercamiento a las fuerzas abertzales más o menos unidas o desunidas es o sería un acercamiento a ETA. Puede que el PSOE de Roberto Jiménez sí quiera recorrer ese camino; pero personalmente lo dudo, porque muchos de sus mismos afiliados y votantes no querrían pagar semejante precio por volver al poder. La claridad de ETA aclara pues las cosas. Aunque éstas siguen difíciles, en la medida en que seguimos teniendo un Gobierno provincial débil en el Parlamento y de bases políticas resquebrajadas. Pero no creamos que la dificultad y la debilidad nacen del alejamiento de Jiménez (que no tiene otro sito donde ir), sino más bien de la división y el personalismo en el centroderecha navarro. Que es, en este entorno más que nunca, lo que hay que arreglar.

No hay "espacio de diálogo" con unos criminales. Si lo hay, es también ilegal además de sórdido, soez y maloliente, y convierte en colaboradores de la banda resucitada a todos los que participen en él. Y si la legalidad ha cambiado o va a cambiar para dar espacio a los terroristas y sus amigos –los dioses sabrían a cambio de qué- es imprescindible que los españoles sepan de inmediato con qué razones y con qué límites se haría eso. Antes que nadie, por supuesto, los navarros tienen derecho a saber a qué diálogo quieren referirse los encapuchados. Y a actuar en consecuencia.

El Consejo de Europa critica a España por gastos municipales “irracionales”
Muestra su preocupación por la inversión municipal, los “proyectos faraónicos” y la corrupción
María Fernández Madrid El Pais 30 Marzo 2013

El Consejo de Europa ha tomado nota de dos de los temas que más alteran a la opinión pública española: “El aumento de casos de corrupción política que están causando verdaderos estragos en la credibilidad de las instituciones, y la gestión de algunas regiones y gobiernos locales en relación con prácticas irracionales de gasto”. En esas prácticas incluyen “la construcción de faraónicos proyectos o el pago de enormes salarios a algunos políticos locales y regionales, entre otros dispendios”.

Lo mantiene el informe Democracia local y regional en España, cuyas conclusiones fueron publicadas por el organismo con sede en Estrasburgo el 21 de marzo. El texto completo, de 50 folios, hace un repaso exhaustivo a la organización municipal y lamenta la existencia de sueldos desmedidos de los cargos electos, por lo que recomienda su regulación y su limitación con un techo máximo.

Junto a la corrupción, el análisis del organismo europeo señala la crisis del sector inmobiliario como el origen de los males de las finanzas públicas. Muestra preocupación en especial por las circunstancias que han disparado la deuda acumulada por algunos Ayuntamientos, sobre todo con bancos y contratistas privados “en respuesta a las políticas expansivas presupuestarias relacionadas con el electoralismo, el endeudamiento excesivo y la burbuja de la vivienda”. Como último dato aporta los números rojos de finales de 2009 de la hacienda local española, 7.885 millones (hoy la deuda ha aumentado hasta los 8.252 millones de euros).

“La ola de Estatutos ha demostrado ser poco exitosa”, señala el Consejo de Europa
Al repasar la organización territorial en España, el estudio asegura además que “la ola de Estatutos ha demostrado ser poco exitosa”, sobre todo en relación con el de Cataluña. Tras mencionar los recursos interpuestos ante el Tribunal Constitucional, considera que “solo una profunda revisión de la Constitución podría alterar la situación actual”.

Los autores, Marc Cools, presidente de la Unión de ciudades de Bélgica y Leen Verbeek, gobernador de la provincia holandesa de Flevolard, confeccionaron su informe a partir de dos visitas a España (Sevilla, Toledo y Madrid) celebradas en junio de 2012 y enero de 2013. Durante ellas hablaron con representantes del Gobierno, el Parlamento, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, Ayuntamientos y asociaciones, que les trasladaron ejemplos concretos de esos proyectos faraónicos que los autores se guardaron de mencionar en el documento. Léase el archifamoso aeropuerto sin aviones de Castellón o la Cidade da Cultura gallega, un pozo que ya ha consumido 300 millones y que la Xunta de Galicia acaba de bloquear.

Al Consejo de Europa no se le escapa que el Gobierno de Mariano Rajoy está asumiendo un papel decisivo en la organización territorial con “tendencia a la recentralización”. Se trata de una política que, en su opinión, “no encuentra una fuerte resistencia de las autoridades” gracias a un mapa electoral dominado por el Partido Popular.

En cuanto a la reforma de los Ayuntamientos, valora positivamente que se establezcan criterios claros sobre quién debe asumir qué competencias. Sin embargo, apunta a que el asunto “podría provocar una reducción de la capacidad de las autoridades locales para adaptarse a las necesidades de la población”. Porque prohibir a los municipios que ejerzan competencias en servicios sociales podría “entrar en conflicto con la Carta Europea de Autonomía Local”. Y lo que es peor, amenaza con crear “una distinción entre municipios ricos y pobres, estando los primeros más capacitados para asumir nuevas responsabilidades”, y los segundos limitados a seguir sobreviviendo. Solo ven una salida para que esto no suceda: que el Estado se rasque el bolsillo y financie “adecuadamente” las ciudades y pueblos y permita mejorar la autonomía fiscal de los municipios. Por ejemplo, reemplazando impuestos suspendidos como el Impuesto de Actividades Económicas por otros “que permitan un nivel similar de ingresos”.

CRÓNICAS DEL DESPILFARRO.
¿Qué hacemos con esto?
El Estadio Olímpico de Sevilla costó 120 millones de euros y lleva 11 años infrautilizado
Una plantilla de nueve personas se encarga de administrar el recinto
Francisco Peregil Sevilla El Pais 1 Noviembre 2011

El fracaso del Estadio Olímpico de Sevilla es la historia de un poyaque. Si usted no frecuenta determinados ambientes del sur, puede que le resulte extraña la expresión. Pero la va a entender muy pronto. El Estadio fue inaugurado en 1999, con el PSOE en el gobierno de la Junta de Andalucía, con la intención de optar a la candidatura de los Juegos Olímpicos de 2004, que finalmente se celebrarían en Atenas. El entonces alcalde del Partido Andalucista, Alejandro Rojas Marcos, estaba convencido de que Sevilla podía alzarse con los Juegos, incluso por delante de Madrid. Se invirtieron 20.000 millones de pesetas (120 millones de euros) y se edificó un espacio para acomodar a 60.000 espectadores. Costó casi el triple que el Estadio Olímpico de Madrid, la famosa Peineta, que había sido inaugurada cinco años antes con un aforo tres veces inferior.

Tras los descartes de las respectivas candidaturas ambos estadios quedaron como inmensos jarrones chinos varados en las afueras de la ciudad, sin que nadie supiera qué hacer con ellos. En 2008, después de casi tres lustros de parálisis, el alcalde Alberto Ruiz Gallardón llegó a un acuerdo con el Atlético de Madrid para que el club se trasladase a La Peineta, lo convirtiese en un auténtico Estadio Olímpico como manda la ley y la ciudad compitiera por los Juegos de 2020. Las obras, estimadas en un coste superior a 250 millones de euros iban a comenzar en 2009; en 2010 el Atleti podría jugar en el campo. Y en 2012, la ampliación estaría concluida, justo un año antes de que el Comité anunciase la sede para 2020. El ayuntamiento recalificaría el suelo del Estadio del Manzanares para que se pudiesen construir 2.000 viviendas, el Atleti cedería esa joya urbanística a Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y, a cambio, la constructora financiaría las obras. Y en estas… llegó la crisis. Las obras aun no han comenzado, La Peineta sigue vacía y el 'poyaque' de Sevilla sigue enseñándonos con su mera presencia el reverso amargo de las candidaturas mal planificadas.

“Yo no quiero entrar en si esto se debió construir o no”, explica en su despacho el director gerente del Estadio, Manuel Zafra. “Pero ahora… ¿qué hacemos con él? ¿Le tapamos las puertas y lo convertimos en un estanque para llenarlo de agua? Esto era un 'poyaque'… Cada uno que venía decía: 'Po ya que' estamos aquí hacemos esto, 'po ya que' nos metimos en eso, seguimos con lo otro… Y al final, pagaba el contribuyente. Desde 1997 esta sociedad ha venido soportando pérdidas”.

En su inauguración de 1999 se celebró el campeonato mundial de atletismo, después se jugó la final de la Copa de la UEFA 2003, la final de la Copa Davis 2004 y dos finales de la copa del Rey de fútbol. Y el próximo diciembre acogerá durante tres días la final de la Copa Davis entre España y Argentina. Pero durante sus 12 años de existencia los grandes espectáculos deportivos han sido la excepción más que la regla. Y siguen siendo la excepción. A las dos de la tarde del pasado jueves había en esas instalaciones, desperdigados por las gradas -dos aquí, tres en el fondo sur, cuatro en el fondo norte…- unos 20 figurantes asiáticos. Abajo, en el césped un purasangre completaba con éxito el salto de diversos obstáculos. El estadio, una vez más, parecía contar con todo menos con la afluencia de público. La razón es que se está rodando estos días una película sobre un caballo que participó en los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988. Lo mismo que el director de la película se buscará las vueltas para transformar, mediante ordenadores, a 20 personas en una multitud rugiente, Manuel Zafra hará equilibrios malabares para intentar que le cuadren las cuentas en una ciudad que vive de espaldas al Estadio.

Fue construido con la intención de albergar los Juegos de 2004, que finalmente se celebraron en Atenas
El recinto pertenece a una sociedad participada con el 35% por la Junta de Andalucía, la Administración central (30%), el Ayuntamiento de Sevilla (17%), la diputación (15%) y otros accionistas minoritarios como el Betis y el Sevilla. A pesar de la diversidad de socios, las órdenes que recibió Zafra al llegar en 2007 fueron muy precisas:

“Me dijeron que el objetivo principal es que esto no le costase ya más dinero a la gente. Aquí hay 200.000 metros cuadrados de edificación y yo cada año tengo que pagar 490.000 euros por Impuesto de Bienes Inmobiliarios (IBI). Y las competiciones deportivas, a excepción del fútbol, cuestan dinero. ¿Quién monta en privado un campeonato de atletismo? ¿Y quién vendría a verlo a diez euros la entrada? No vendría ni el padre del que compite. Si a mí me dan dinero para organizar eventos deportivos… yo encantado. Pero ya sabemos quién los va a pagar. Es verdad que el estadio no fue hecho para dar conciertos, pero, ¿preferimos seguir poniendo dinero? Pues no. Cuando yo llegué había una plantilla de 20 y ahora somos nueve. Externalicé varios servicios, porque tener esto abierto cuesta mucho dinero. En 2005 el Estadio tenía pérdidas de medio millón de euros y el año pasado ingresamos casi 600.000 euros de beneficios. Y hace poco me llamó el gerente del Estadio Olímpico de Barcelona, donde ya ha dejado el Español de jugar, para intentar saber qué opciones tiene de rentabilizar su campo”.

Zafra procura acoger todo tipo de eventos. En 2008 actuó Madonna, el año pasado se beatificó a una monja, los testigos de Jehová celebraron una asamblea, el 28 de julio vino Bruce Springsteen y en septiembre U-2. Los grandes conciertos son mucho más rentables que los acontecimientos deportivos, pero la principal fuente de financiación, el 75% de los ingresos del Estadio proviene de los espacios inmobiliarios alquilados en las cuatro torres del recinto. Hay 23.000 metros cuadrados en alquiler, aunque la mitad de ellos están ocupados por empresas y organismos públicos. O sea, el contribuyente paga por ocupar el edificio cuya construcción también pagó.

El compromiso previo a la construcción era que jugaran el Sevilla y el Betis en domingos alternos. Pero ambos equipos se negaron, de la misma forma que ha rechazado el Real Madrid de baloncesto seguir jugando en la Caja Mágica, inaugurada hace dos años con un coste de 204 millones de euros. “En Sevilla no ha habido un político con las suficientes agallas para decirles que se vengan. Porque saben que tanto el presidente del Betis como el del Sevilla pueden poner en la calle a cincuenta mil personas dispuestas a tirar huevos en la casa de quien haga falta”, explica una fuente cercana al Estadio que prefiere mantenerse en el anonimato.

Mientras la ciudad se ha ido olvidando del Estadio, en los últimos tres años se han construido 127 kilómetros de carril bici que le han dado a Sevilla un aspecto mucho más olímpico y saludable que el que tenía cuando competía por los Juegos. Unas 13.700 personas sustituyen a diario el coche por las dos ruedas y el 7% de los desplazamientos se hacen ya en bicicleta. Encima, el carril ha costado solo 30 millones, seis veces menos que el Estadio Olímpico.

“Nunca se asumió el error”
En Sevilla con el Estadio Olímpico, a finales de los noventa, sucedió lo mismo que en Ciudad Real por la misma fecha con la construcción del aeropuerto. Los pocos que se opusieron se encontraron con la animadversión de sus paisanos. “Sólo los de Izquierda Unida fuimos críticos con el proyecto”, recuerda Luiz Pizarro, antiguo concejal de IU y ahora adjunto al Defensor del Pueblo Andaluz. “Aunque en privado todo el mundo sabía que aquello era una locura y que Sevilla no tenía ninguna opción de ser sede olímpica, a la hora de hacer declaraciones públicas parecía que se trataba de una cuestión de Estado. A nosotros nos decían que íbamos en contra de Sevilla porque Sevilla, decían, se merece un estadio olímpico”.

“Por aquella época había mucha necesidad de infraestructuras, de viviendas, de metro…”, señala Pizarro. “Pero se decidió que había que gastarse el dinero en una obra faraónica, para mayor alimentación del ego de los mandatarios locales. Cuando vieron que ni el Sevilla ni el Betis estaban dispuestos a jugar allí se dieron cuenta de que costaba muchísimo mantener aquello abierto sin ninguna actividad. Y entonces surgió la idea de meter oficinas municipales en las torres que se construyeron en las esquinas. Con lo cual, el dinero público que entraba por un lado, salía por el otro. Y nunca se ha asumido el error. A pesar de que en Sevilla cualquier cosa, aunque se critique mucho al principio, con el paso del tiempo se integra en la ciudad y la gente la considera ya lo más bonito del mundo… con el Estadio nunca sucedió eso. Pero nadie, hasta la fecha, ha reconocido el error”.

Aeropuerto de Ciudad Real:
Cesa la única compañía que operaba en el aeropuerto de Ciudad Real
El aeródromo tiene una de las mayores pistas de aterrizaje de Europa
Francisco Peregil Ciudad Real El Pais 29 Octubre 2011

Que no cunda el pánico: el aeropuerto de Ciudad Real no cerrará hoy. Ni mañana, ni pasado. Buena parte de la plantilla está ofuscada porque en la prensa se ha venido informando sobre el “cierre” del “aeropuerto fantasma”. Es cierto que la compañía de bajo coste Vueling dejará de operar allí a partir de hoy. Ha concluido su contrato por el que venía recibiendo subvenciones públicas. Era la única aerolínea comercial que trabajaba en el aeropuerto y ya se va. Es cierto también que los indignados de Ciudad Real tienen previsto manifestarse en las instalaciones para protestar por lo que consideran un dispendio. Vale. Pero si usted dispone de una avioneta o un helicóptero, aún está a tiempo de aterrizar en el también llamado Aeropuerto Don Quijote.

Y así podrá hacerse el encontradizo por los vestíbulos y dejarle su tarjeta de presentación a algún jeque de Emiratos Árabes Unidos, a Carolina de Mónaco, a algún miembro de la monarquía británica. Este fin de semana, sin ir más lejos, hay previstos unos 18 vuelos privados.

A los exigentes viajeros que utilicen a partir de ahora el aeropuerto no se les escatimará detalle. A pesar del expediente de regulación de empleo (ERE) implantado desde enero, y de que varias decenas de trabajadores ya se han ido al paro, la plantilla aún cuenta con 86 personas. Usted podrá comprobar que no falta detalle: los guardias civiles inspeccionarán las armas de caza, los policías nacionales revisarán los pasaportes, un equipo de bomberos intentará mantenerse concentrado ante cualquier posible accidente y el camarero de la cafetería procurará atenderle lo mejor posible, aunque no le esté permitido hablar con la prensa.

Está todo nuevo, tal como lucía aquel 19 de diciembre de 2008 en que se inauguró. Aún se leen carteles en los vestíbulos impolutos: “Despegan nuestros sueños. Nuevas relaciones, nuevas dimensiones, distintos horizontes. Ayuntamiento de Ciudad Real”. Para que despegaran los sueños se levantó una pasarela que iba desde la terminal a unas vías del AVE, situadas a menos de medio kilómetro, donde se pretendía construir una estación. Se dotó a las instalaciones con una de las mayores pistas de aterrizaje de Europa (4.200 metros de longitud), donde podría aterrizar hasta el Airbus-380, la aeronave comercial más grande del mundo. En diciembre de 2008 comenzaron a circular dos autobuses cada hora, desde Ciudad Real y Puertollano. Algunas veces se llenaban de lo que parecían ser viajeros con maletas, pero al final resultaban actores de algún anuncio de promoción. Desde hace meses los autobuses solo se desplazaban al aeropuerto cuando llegaba algún vuelo.

“Despegan nuestros sueños”, aún se lee en un cartel del Ayuntamiento
Ahora, la carrera de 18 kilómetros en taxi desde Ciudad Real cuesta 24 euros. Y los únicos coches que se ven en el aparcamiento pertenecen al personal de la empresa. Excepto dos limusinas blancas con las ruedas más bien desinfladas por el poco uso. Algunos empleados empezaron a olfatear que algo iba mal en la gestión cuando comprobaron que a veces había más personal asistiendo al avión que pasajeros. Veían que no tenía mucho sentido cargar 2.700 litros de combustibles en un avión como el que llegó el pasado miércoles desde Mallorca, con capacidad para 180 personas y solo 18 ocupantes.

Ahora que la pasarela hacia el AVE está colgada en el aire, como enorme metáfora de los sueños truncados, ahora que la compañía propietaria está intervenida por los jueces, después de más de 500 millones invertidos y una deuda acumulada que los acreedores estiman en 319 millones de euros, cabe preguntarse: “¿No hubo nadie en una ciudad de 72.000 almas que dudara sobre la viabilidad del asunto?”, “Muy poca gente nos opusimos”, asume el periodista Carlos Otto. “Estaba muy mal visto, era como ir contra los intereses del pueblo. Solo los ecologistas lo hicieron. Y algunos de ellos han recibido presiones y han dejado de aparecer en la prensa”. “La nuestra no fue una voz crítica”, reconoce Felipe Pérez, secretario general de Comisiones Obreras en Ciudad Real. “Pero cuando te dicen que se podían crear hasta 20.000 puestos de trabajo, ¿cómo dices que no?”. En la ciudad no se palpa un sentimiento de indignación generalizada. Y si uno tiene la mala suerte de llegar a la estación del AVE cargando con equipaje y buscando consigna donde meterlo, empezará a entenderlo.

—La gente se cabrea —dice una empleada— pero es que no hay consignas.
—¿Y qué hace la gente con las maletas? ¿Qué hago yo ahora con ella?

Unos tras otros, los empleados se irán encogiendo de hombros. Es el mismo encogimiento que empleará la alcaldesa, Rosa Romero, del PP: “El aeropuerto fue una inversión privada, nosotros no tenemos nada que ver”. Fue una respuesta similar a la que ofreció un colaborador en nombre del expresidente José María Barreda, ahora candidato número uno al Congreso en las listas del PSOE por Ciudad Real. Pero lo cierto es que detrás de ese aeropuerto había mucho dinero público: el que aportó la Caja de Ahorros de Castilla la Mancha (CCM). La Caja poseía el 35% de las acciones. Y además prestó dinero a accionistas privados por valor de otro 25%, según calculan diversos inversores. Pero en marzo de 2009, el Banco de España decidió iniciar su cadena de intervenciones en cajas como la de Castilla la Mancha, presidida por el exdiputado socialista Juan Pedro Hernández Moltó. Y a partir de entonces, los sueños empezaron a estrellarse contra el suelo en forma de pesadilla.

A pesar de todo, uno de los grandes artífices del proyecto, el constructor de Ciudad Real Domingo Díaz de Mera, está convencido de que aún tiene futuro. “La idea inicial era hacer un gran puerto de cargas. Pero tuvimos la mala fortuna de que se nos cruzara la crisis financiera por el camino. Pero este proyecto no tiene nada que ver con la locura de aeropuerto que se ha hecho en Castellón. Aquí, la Administración pública no ha puesto un duro. La gente cree que porque yo conozco a José María Barreda desde pequeño él me ha dado algo. Y no hay nada más alejado de la realidad. Yo creo que he perdido unos 17 millones de euros. Pero yo pierdo y me olvido. Las cosas las hace uno por la satisfacción de que salgan bien. Y en cuanto AENA se privatice en uno o dos años, este aeropuerto va a estar muy bien cotizado”.
Así nació la idea

Un pretexto para recalificar suelo y dar un gran pelotazo en la España de finales de los noventa. Eso es lo que el secretario general de CC OO en Ciudad Real, Felipe Pérez, cree que había detrás del proyecto del aeropuerto. “Los constructores concibieron esto como un gran aeropuerto de cargas. El negocio pretendían hacerlo vendiendo a precio industrial para instalar naves un terreno aledaño. Pero los ecologistas denunciaron y eso arruinó los planes iniciales”.

Sin embargo, la versión de quien entonces era el presidente de la Cámara de Comercio de Ciudad Real, el constructor Juan Antonio León Triviño, es muy distinta. “La idea nació a raíz de una instancia del Ministerio de Economía, cuyo responsable a finales de los noventa era Rodrigo Rato. Se hicieron unas auditorías en las cámaras de comercio y a nosotros nos recomendaron que promoviéramos el comercio exterior y que estudiásemos la posibilidad de crear un aeropuerto de carga. Y eso hicimos. Contamos con el gran apoyo del entonces ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos”.

El constructor León Triviño asegura que perdió ocho millones de euros en el proyecto e insiste en afirmar que la Junta de Castilla-La Mancha no puso un céntimo en el proyecto.

Sin embargo, la iniciativa no habría sido posible sin los más de cien millones de euros que depositó la Caja de Castilla la Mancha en el proyecto y sin las decenas de créditos que concedió a accionistas privados. Una caja cuyos gestores fueron nombrados tanto por dirigentes del PSOE como del Partido Popular.

¿Hasta cuándo hay que cargar con esto?
Televisión autonómica de Valencia
Canal 9, la televisión de la Comunidad Valenciana, posee una plantilla de 1.800 trabajadores, más que Antena 3, Telecinco y la Sexta juntos, y una deuda de 1.200 millones de euros
Tiene el peor índice de audiencia entre los grandes canales autonómicos, junto a Telemadrid
Francisco Peregil Valencia El Pais 4 Noviembre 2011

Vale que en la Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), también conocida como Canal 9, trabajen 1.800 personas, más gente que en Telecinco, Antena 3 y la Sexta juntos, más personal que en Canal Sur (1.680 empleados) o Telemadrid (1.200). Vale que una plantilla tan amplia en una comunidad gobernada por el PP no haya podido destapar una sola exclusiva sobre el caso Gurtel. Vale que la audiencia de octubre se sitúe en un 5,8%, la más baja de los grandes canales autonómicos junto a Telemadrid. Y que vaya cayendo en picado: 11,9% en 2009 y un 8% en el mismo mes del año anterior. (Para algunos sindicatos de la compañía pública, como Intersindical ese descenso se debe a la pérdida de credibilidad que se ha granjeado por el “no seguimiento” del Caso Gurtel. La dirección de la empresa, sin embargo, cree que se informó de forma ecuánime y achaca la caída a la eclosión de los canales de Televisión Digital Terrestre (TDT) y al poco presupuesto que tienen para hacer una parrilla de calidad). Proseguimos: vale que según un informe elaborado por Hacienda a petición del juez Antonio Pedreira, el canal gastase en cubrir la visita del Papa a Valencia en 2006 casi 15 millones de euros (14.713.940,75). Vale que Canal 9 comprase el año pasado los derechos de la Fórmula 1 por una cifra que la dirección se niega a desvelar y retransmita las carreras a la misma hora en que se puede ver por La Sexta. Vale que el ente deba 1.099 millones de euros a los bancos y cien millones a sus proveedores. Y que las compañías que le prestan servicio tarden en cobrar dos años. Vale. Pero… ¿hasta cuándo puede prolongarse una situación así?

Los primeros que aseguran querer cambiarla son sus propios gestores. “Tenemos una plantilla ciclópea, pero a la hora de la verdad, cuesta hacer programas de producción propia”, indica un directivo que solicita el anonimato. “Hay un montón de gente que ocupa oficios que ya no existen, como los montadores de magneto, que es como si en un periódico tuvieras linotipistas. Y como no se quieren reconvertir, tienes que contratar a gente. Entre los turnos, las bajas por enfermedad y los moscosos (días de libre disposición), nos resulta muy difícil disponer de un equipo estable de 35 personas para montar un programa. Las bajas justificadas nos cuestan cuatro millones de euros al año, casi un 5% de los 97 millones que nos asigna la Generalitat como presupuesto. Tenemos picos de absentismo de hasta el 14%, que suelen coincidir con las vacaciones escolares de junio, el puente de la Constitución, la Semana Santa. Aquí se ha comprado la paz social con convenios colectivos muy buenos. Ha sido culpa de los directivos, los sindicatos y los gerentes. No hay ningún responsable, pero lo son todos en general. Mientras ha habido dinero, no pasaba nada, pero ahora…”.

Canal 9 compró en 2010 los derechos de la Fórmula 1 por una cifra que la dirección se niega a desvelar
Tras diez entrevistas efectuadas el jueves en el Mercado Central solo dos personas mostraron una opinión favorable al Canal 9. Un ciudadano decía: “Han confundido la cultura valenciana con lo chabacano”. Otro lamentó que se use principalmente para difundir “propaganda institucional”. Un cuarto asumía y justificaba la supuesta parcialidad –“Si aquí manda el PP es lógico que tenga su influencia en la tele” –, aunque se quejaba de la “mezcla de valenciano y catalán” que se emplea en el canal. Y varias personas se quejaron del coste que acarrea. La dirección, sin embargo, sostiene que en los últimos dos años ha aplicado una “economía de guerra” mediante la cual ha recortado gastos en un 40%. “Hemos ahorrado de todo, menos en personal: fotocopiadoras, coches, teléfonos, móviles… Y, sobre todo, en contenidos. Pero el gasto en nóminas ocupa el 85% de nuestro presupuesto. Y hoy en día, una empresa que gaste en personal más del 25% empieza a tener problemas”, señala José López Jaraba, director de Canal 9.

El candidato presidencial del PP, Mariano Rajoy, ha prometido esta semana promover una ley para privatizar canales autonómicos. Pero ni los sindicatos consultados ni la dirección de la empresa creen que eso vaya a ser posible. Primero, porque no sería rentable. Y segundo, porque dudan de que ninguna de las autonomías históricas vaya a desprenderse de sus teles. Pero, aunque no se llegue a la privatización, los trabajadores temen un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) después de las elecciones generales. “El problema es que el ERE no sería la peor noticia de todas”, explica Jaume Muñoz, miembro del comité de empresa por la organización Intersindical. “Porque el ERE nos permitiría negociar. Pero lo que tememos es que quieran hacer una criba y se quieran quitar de en medio a los críticos”. Y con esta declaración entramos de lleno en la idiosincrasia de Canal 9: “Aquí”, continúa Muñoz, “las cosas se han hecho como en otros sitios, pero a lo bruto. Hasta hace poco teníamos un secretario general, Vicente Sanz, que era el que verdaderamente hacía y deshacía en la tele. Había sido antiguo presidente provincial del PP en Valencia. Y lo echaron en 1994 del puesto político cuando se difundieron unas conversaciones en las que decía que él estaba en política para forrarse. De allí lo pusieron de mandamás en la tele hasta que ahora lo tuvieron que despedir tras ser acusado por tres trabajadoras de acoso sexual. Pero durante todos estos años ha contratado a quien él quiso y con el sueldo que quiso. De tal forma que el sindicato mayoritario hasta esta semana en que ha habido elecciones era uno, el USO, en el que él confeccionaba las listas. Por eso tememos que ahora hagan una criba selectiva”.

“Tenemos una plantilla ciclópea, pero cuesta hacer programas de producción propia”, indica un directivo
El hacha llegará. Lo único que no se sabe es cuándo, con qué fuerza ni a cuánta gente va a afectar. Pero ni los trabajadores más optimistas se plantean que no vaya a haber despidos. Para los directivos de Canal 9 la solución estaría en una palabra que en boca de ellos adquiere poderes casi mágicos: la “externalización” de servicios. “Así se compite hoy en día”, indica un miembro de cúpula de Canal 9. “Por eso Tele 5 puede permitirse tener solo 400 empleados. Porque la productora Atlas trabaja para ellos. Ese es el modelo que rige también en Baleares, Canarias o Aragón, donde tienen externalizados hasta los informativos. Es como si en tu periódico los fotógrafos pertenecieran a otra empresa, como Prosegur. Aquí los informativos seguiríamos haciéndolos nosotros, pero la mayor parte de los servicios, como el departamento de publicidad, lo contrataríamos fuera. La gente confunde externalización con privatización y no es lo mismo”.

Con la externalización la dirección asegura que pagaría “hasta cuatro veces menos” por el mismo servicio. Pero la plantilla perdería buena parte de su poder adquisitivo. El sindicalista Jaume Muñoz, sin embargo, piensa que ya queda muy poco por externalizar en Canal 9 y que lo que hay que hacer es administrar bien los recursos propios. Entonces, si ya hay gran parte del trabajo que se contrata a otras empresas ¿cómo ocupan su tiempo laboral los 1.800 empleados? “Es un tema delicado”, asume Muñoz. “Los profesionales de Canal 9 son los mejores. Pero hay una incompetencia manifiesta por parte de los cargos para asignar tareas. Por ejemplo, han contratado a la tertuliana de La Noria Isabel Durán para moderar un programa de debate. Y también se han traído a Fernando Quintela, que venía de dirigir Intereconomía. Ese dinero se podía haber ahorrado empleando a nuestra gente”.

Los sindicatos, por supuesto, creen que es posible y necesaria una televisión pública bien gestionada. El director de Canal 9, también lo ve así. Pero indica que hay que modificar un modelo “obsoleto”. “La solución no la tenemos los gestores, sino los partidos políticos de la Comunidad”, señala López Jaraba. “Ellos son quienes tienen que llegar a un acuerdo, como acaban de hacer en Galicia, para aprobar una ley que permita modernizarnos y financiarnos de forma apropiada”.

Mientras tanto, a esperar. Los valencianos podrán matar el tiempo de incertidumbre viendo los debates moderados por Isabel Durán o las carreras de Fórmula 1 retransmitidas a la misma hora que La Sexta.

Tres cosas que no suelen decirse
Primera. El catedrático valenciano de Historia e Instituciones Económicas Jordi Palafox señala que cuando se habla sobre el endeudamiento de Canal 9 hay un rasgo que no siempre se recuerda: “La valenciana es de las pocas televisiones que han tenido capacidad para endeudarse por sí misma porque contaba con el aval de la Generalitat. Pero lo que se ha hecho en otras autonomías es inyectar dinero a sus canales directamente, absorber sus deudas. Con lo cual, los gastos de las autonómicas no varían tanto de unas a otras”.

Tal afirmación la suscribe por completo el director de Canal 9, José López Jaraba, quien asegura que sobre él pesa el “baldón mediático” de los 1.099 euros que deben a los bancos. La televisión catalana, con una audiencia (13,7) que supera más del doble a la de Canal 9, posee 2.700 trabajadores y un gasto anual de unos 600 millones de euros, seis veces más que Canal 9. “Y nadie cuestiona en Cataluña la necesidad de tener un buen canal autonómico. Aunque ahora que se están cerrando quirófanos allí, por primera vez sienten que parte de los ciudadanos critican su presupuesto”, indica un directivo de Canal 9.

El “baldón mediático” valenciano de los 1.099 millones se eliminaría en cuanto Hacienda asumiera la deuda. “Pero en ese momento, el déficit de la Comunidad se dispararía y la Generalitat tendría un problema con el Estado”, recuerda José Ignacio Pastor, vicepresidente por el PSOE en el consejo de administración del ente desde 2003 hasta 2011.

Segunda. La segunda cuestión que no suele recordarse, según Jordi Palafox, es que cuando la oposición achaca los malos resultados de las elecciones a la manipulación que se ejerce en el canal autonómico, a menudo no se recuerda su baja audiencia. “Eso es verdad, pero solo en parte”, admite José Ignacio Pastor. “Porque aunque la audiencia ahora es escasa, hace cuatro años era mucho mayor. Y además, el PP diseñó una estrategia muy clara: se centraron en atender los gustos de las poblaciones menores de 10.000 habitantes y de la gente mayor de 65 años. Y electoralmente, sacó provecho de ese diseño”.

Tercera. Canal 9 fue fundado en 1989 bajo el Gobierno del socialista Joan Lerma, quien gobernó en la Comunidad Valenciana hasta 1995. ¿Todos los males sobre parcialidad o mala gestión provienen de los 16 años de Gobierno autonómico del PP? “El PSOE también tiene su parte de culpa”, reconoce José Ignacio Pastor. “Pensó que iba a gobernar siempre y no creó los mecanismos para construir una televisión más neutral, no preparó una televisión de ciudadanos más libres”.

Monumento a la incoherencia
La Xunta lleva invertidos en la Ciudad de la Cultura 400 millones, el triple de lo previsto
Solo se han construido cuatro edificios de los seis proyectados
Las obras estarán paralizadas al menos durante tres años
Francisco Peregil Santiago de Compostela El Pais 12 Noviembre 2011

Morel, el personaje del novelista argentino Adolfo Bioy Casares, inventó la inmortalidad. Se atrevió a construir un museo en lo alto de una colina y le echó un pulso al pasado y al futuro mediante un artilugio que se alimentaba de las mareas. El antiguo líder del PP Manuel Fraga ideó en lo alto del monte compostelano de Gaiás la Ciudad de la Cultura, una obra que iba a ser capaz de tutearle a los 800 años de la catedral vecina. En diciembre de 1997, al calor de la exitosa inauguración del museo Guggenheim de Bilbao, Fraga empezó a modelar su sueño. En 1999 convocó un concurso de arquitectura internacional que ganó el estadounidense Peter Eisenman. Y en 2001 se colocó la primera piedra en el monte Gaiás, a casi dos kilómetros del casco urbano. Se iban a levantar una hemeroteca, la Biblioteca de Galicia, un teatro de la música, un edificio de nuevas tecnologías, otro de servicios centrales y el museo de Historia de Galicia; costaría 108 millones de euros, menos que los 126,5 del Guggenheim, el proyecto estaría terminado en tres años y ocuparía una extensión de 60.000 metros cuadrados.

Hoy ya van invertidos más de 400 millones de euros, cifra equivalente a cuatro estadios como el de la Cartuja, el que se inauguró en 1999 como estandarte de la candidatura olímpica de Sevilla; se han construido solo cuatro edificios --las obras de los otros dos, que son los más importantes, estarán paralizadas como mínimo hasta 2014-- y se ha ocupado una extensión de 148.000 metros cuadrados, equivalente al casco histórico de la ciudad. Para hacerse una idea de las dimensiones baste decir que solo en el mantenimiento de los edificios se gastarán 4,5 millones de euros al año. Wilfred Wang, el único arquitecto del jurado que votó en contra del proyecto calcula que si algún día se terminaran los dos bloques restantes el coste ascendería a 600 millones, más que el aeropuerto de Ciudad Real. Pero en caso de que la Xunta decida tapar los enormes agujeros ya excavados y desechar la conclusión del Centro de Arte Internacional y, sobre todo, del Teatro de la Ópera, que estaba concebido como la gran insignia de la Ciudad de la Cultura, habría que indemnizar a las constructoras con unos 20 millones de euros. La disyuntiva oscila entre lo caro y lo más caro.

"La maqueta era una maravilla", reconoce el arquitecto local Pedro de Llano, gran detractor del proyecto. "Pero funcionaba solo como escultura, a esa escala. En cuanto estudié los planos y el programa de construcción me di cuenta de que aquello no tenía sentido. La biblioteca se construyó en principio solo para libros editados en Galicia o que trataran sobre Galicia, cuando aquí apenas se editó nada hasta que no empezaron a llegar las subvenciones. ¿A quién se le ocurre construir una biblioteca más grande que la Biblioteca Nacional de Berlín? Si en Alemania, que vienen editando libros desde Gutenberg, no vieron la necesidad de hacerla más grande, por qué nosotros sí? Y lo mismo pasó con la hemeroteca. En el siglo XXI una hemeroteca es un pequeño estudio con ordenadores donde están los archivos digitalizados de los periódicos. Y además, se diseñó un Palacio de la Ópera con tres ascensores en el escenario, con capacidad para montar tres óperas en un mismo día, como si fuera el Lincoln Center. En Nueva York puedes mantener una temporada de ópera durante todo el año. Pero en el resto de Europa, en Milán y Venecia, por ejemplo, no se puede. Y nosotros aquí, con poco más de 90.000 habitantes, podíamos permitirnos un teatro así. Contaban con que iban a venir la gente de A Coruña y de otras ciudades gallegas. Pero es que en Galicia la gente no suele desplazarse de una ciudad a otra para ver un concierto. Y aunque lo hicieran, ¿cómo se puede mantener el presupuesto para llenar de contenido esos edificios? Se comerán todo el dinero de la Consejería de Cultura. Peter Eisenman nunca se propuso crear una obra destinada a servir como contenedor de unas actividades precisas. Lo suyo ha sido un claro ejemplo de la arquitectura entendida como un espectáculo en sí misma, tan extendida hoy en día. Y ahora están haciendo allí actividades absurdas, a base de conferencias para 60 personas y conciertos para 200; todo eso para hacer ver que allí existe una vida que en realidad no existe".

El barbudo Morel filmó a sus amigos y a su amada durante una semana de asueto en una isla y echó a vivir para siempre sus imágenes en tres dimensiones, moviéndose dentro y fuera del museo, la misma secuencia semanal repitiéndose eternamente de principio a fin. Ahora, en lo alto del monte Gaiás, dentro del edificio que iba a ser hemeroteca y ahora es Archivo, uno puede ver proyectada a tamaño natural la figura del arquitecto Peter Eisenman, vestido de negro y con pajarita roja, explicando su proyecto:

-El reto de la Ciudad de la Cultura consistió en crear un icono contemporáneo como desafío al pasado, al presente y al futuro de un proyecto de este tipo en Galicia, en España y en el mundo...

Una y otra y otra vez, a lo largo de los días, sin apenas visitantes, se irá repitiendo el monólogo de apenas un par de minutos frente a otras pantallas donde sus colaboradores continúan hablando también del proyecto. En un edificio aledaño se puede visitar una exposición de máquinas de escribir. El lunes a las seis de la tarde sólo había allí un paseante, un hombre que venía caminando desde la ciudad para mantener a raya el colesterol. En la inmensa biblioteca ideada para albergar libros gallegos hay carteles donde se ruega silencio, pero no había apenas nadie que pudiera perturbar ese silencio, salvo los empleados. Fuera de los edificios apenas se veía a alguna pareja de novios. Y todos los consultados convenían en decir que el proyecto era un derroche, un disparate, una desmesura. "El aparcamiento es demasiado pequeño para los grandes eventos", comentaba una joven. "Y no hay manera de venir como no sea en taxi o en coche propio, porque los autobuses son muy escasos. Y estéticamente, hay demasiada piedra y poco verde".

La piedra rosada también tiene su historia negra. Era una cuarcita muy difícil de encontrar y se extraía de una cantera en el pueblo de Muras (Lugo), propiedad del entonces alcalde del municipio coruñés de Ortigueira, del PP, Antonio Campo. "Nos obligaron a trabajar con piedra de Galicia", declaró Eisenman hace un año. A mitad de la obra, en 2008, las reservas del filón resultaron insuficientes y de mala calidad. Supuestamente, no quedó más remedió que viajar a otra cantera en el Estado brasileño de Minas de Gerais y traerlas desde allí.

Discurso de Pérez Touriño en la Ciudad de la Cultura en 2008. / ANDRÉS FRAGA

El arquitecto Peter Eisenman dejó claro que la cosa no saldría barata. "Nosotros decíamos que sería demasiado caro. Él [Manuel Fraga] respondía: ése no es su problema. Decíamos que en la biblioteca cabían 250.000 libros y pedían un millón. Eso hemos hecho", declaró en una entrevista concedida a EL PAÍS en 2010.

Xosé Sánche Bugallo, quien fuera alcalde de Santiago por el PSOE desde 1998 hasta el pasado mayo y ahora es jefe de la oposición, cree que aún no se puede sacar una conclusión definitiva. "En la Ciudad de las Artes y las Ciencias, de Valencia, se invirtió cuatro veces más que aquí. Sin embargo, no hay la misma sensación de derroche porque se abrió y se puso en funcionamiento. El problema es que se iniciaron las obras por los edificios menos representativos y menos útiles. Y ahora faltan los más importantes. Ahora es un enorme monumento, pero sin coherencia. Además, como consecuencia de la situación económica, el contenedor [los edificios] no se corresponde con el contenido que albergan. Ahora, la prioridad es conectarla con el casco urbano y con la autovía de circunvalación. Vamos a ver en qué acaba. La catedral debió tardar en hacer unos 130 o 150 años. Calculo que en menos tiempo se acabará la Ciudad de la Cultura. Aunque es posible que no en mucho menos tiempo".

A pesar de las muchas críticas, Jesús Pérez Varela, el consejero de cultura que trabajaba con Fraga en aquella época, no reniega de la Cidade: "Yo defiendo el proyecto en la época en la que se hizo. Aunque es verdad que hoy, con la crisis, ese sueño habría que postergarlo. Pero era una buena idea para poner a Galicia en el mapa de Europa y la modernidad. Galicia siempre ha tenido el reto de que había que traer a la gente, nadie pasa por aquí. Y Fraga tenía grandes ideas para promover el turismo".

¿Pero no había una forma más barata de promoverlo? ¿Era necesario edificar una biblioteca para un millón de libros y un teatro de la ópera como el que aún estar por hacer?
"Lo del millón era solo una forma de hablar [Peter Eisenman sostiene lo contrario]. Y lo de la ópera... Queríamos que pudiesen representarse aquí las mismas obras que llegan a Milán o a Venecia. Los mismos conciertos que llegan a Barcelona, que hubiera espacio suficiente. Y yo creo que el pueblo gallego tiene derecho a reinventarse y a sacar un poco de musculatura cultural. Ahora no estamos en las mejores condiciones para continuar con las obras. Pero la catedral de Santiago, que ha cumplido 800 años, estuvo en constante remoción un par de siglos. Y la Torre Eiffel querían desmantelarla después de la exposición de París", añade Pérez Varela.

Fraga justificó en 2007 el incremento del coste diciendo que "el tiempo pasa y las cosas tienden a subir". También afirmó que el día en que estuviera acabada Galicia tendría, "además del Pórtico de la Gloria y las torres barrocas de la plaza [del Obradoiro], algo que será capaz de sonar en todo el mundo". Puede que sea verdad o puede que al cabo de un siglo lo único que perviva de la Ciudad sea la imagen a tamaño natural del arquitecto con pajarita roja repitiendo eternamente que el reto consistió en crear un icono contemporáneo como desafío al pasado, al presente y al futuro...

El Pepito Grillo
La Ciudad de la Cultura enseña una lección amarga sobre las relaciones entre la cultura y el poder. Para aprenderla hay que escuchar al arquitecto Pedro de Llano, de 65 años, hijo y padre de periodistas. Él fue de las pocas personas que se atrevieron a decir desde el principio que el rey estaba desnudo. "Quedé marginado de los encargos de las obras públicas. Algunos de los que ahora critican la Cidade procuraban mantenerse alejados de mí, para que no les relacionasen conmigo. Los arquitectos se callaron, no quisieron saber nada del tema. Y los medios... El poder económico que tiene el Gobierno gallego aquí sobre los medios es tan grande que nunca hubo una investigación rigurosa para demostrar el disparate del proyecto. Y a nadie se le ocurría pensar cómo íbamos a llenar esos edificios y con qué presupuestos. Eso me hizo pensar que esta sociedad nuestra está llena de gente teóricamente muy comprometida que cuando tienen que callar, callan", comenta.

"Pero lo peor vino cuando llegó el bipartito [el gobierno del PSOE y el Bloque Nacionalista Galego presidido por el socialista Emilio Pérez Touriño entre 2005 y 2009]. Hasta entonces yo le había facilitado a Pérez Touriño muchos informes técnicos para sus intervenciones parlamentarias contra la Cidade da Cultura. Éramos amigos, él me invitaba a cenar a su casa y a veces venía a la mía. Pero en cuanto ocupó la presidencia, yo publiqué un artículo pidiendo que, de momento, parasen la obra y tras hacer una auditoría rigurosa se decidiera qué hacer con el proyecto. A partir de ese momento, prácticamente me dejó de hablar. Dijo en una conferencia de prensa que pasaría por encima de quien se opusiera a la Cidade. Y ahora, nos vemos por la calle y adiós, adiós. ¿Cómo es posible que dos partidos que criticaron al PP durísimamente por la Cidade da Cultura asuman como propio el proyecto al llegar al poder y se enfrenten a quien lo critique? Al final, la obra solo la ha parado la crisis. Y el mérito por pararla se lo va a llevar el PP, que fue el que la inició".
Recortes de Prensa   Página Inicial