AGLI Recortes de Prensa   Martes 2 Abril 2013

Renacimiento de España
José María Ruiz www.gaceta.es  2 Abril 2013

La raíz de este caos se halla en una gran corrupción intelectual de los políticos.

Cunde una gran desazón entre los españoles y existen razones de peso. La crisis económica está destruyendo el Estado de bienestar. Sus principales víctimas son las clases medias y trabajadoras. Se viven episodios dramáticos que hoy se creían olvidados, como el hambre, los desahucios y la precariedad laboral. Incluso para los observadores más superficiales, esta crisis económica ha desvelado los verdaderos motivos que la han generado, de los cuales quizás el más llamativo sea la podredumbre de nuestros dirigentes. La raíz de todo este caos se halla en una importante corrupción intelectual de los políticos y de los directores económicos de nuestro país.

Los partidos tradicionales, que decían encarnar la representación democrática de los ciudadanos, han fracasado. Los políticos ya sólo representan a los que costean sus partidos.

Por eso no cabe andarse con medias tintas: deben plantearse medidas y actitudes que persigan un auténtico renacimiento de España, a partir de las simas a las que nos ha conducido nuestros actuales dirigentes. Dichas medidas exigirán, en su momento, un alto grado de concreción pero, ante todo, deberán estar inspiradas por una filosofía completamente distinta de lo conocido.

¿Qué se entiende por “lo político”? Entre otras definiciones, lo entiendo como conjunto de relaciones que se establecen entre la dirección del Estado y el pueblo. En esta ecuación hay un término que jamás puede tocarse y que constituye de por sí una hecho dado: el pueblo. De ahí que ningún dogma, ningún prejuicio pueda servir de excusa para sacrificar al pueblo, y esto ya, de por sí, supone un giro radical que condiciona toda la construcción del Estado.

Primero, frente al individualismo pactista e interesado, que construye sociedades a modo de sistemas de egoísmos, hay que alzar con firmeza el estandarte de la comunidad, basada en el amor y el servicio a los compatriotas. Se vive la existencia en una dimensión puramente personal pero, por encima de nosotros, debemos ser uno a la hora de afrontar los problemas del país, que no son sólo puramente económicos. En medio de la disgregación y la ruptura, la comunidad española -o “las Españas”- debe ser perfectamente capaz de integrar todos los territorios que, con mayor o menor peso histórico pero de una manera innegable, contribuyeron con su sangre y su esfuerzo a edificar nuestro país a lo largo de los siglos.

En segundo lugar, no deben aceptarse ideas económicas fraguadas en conciliábulos prestigiosos pero reiteradamente fracasadas en la realidad: desde “la libertad de mercado” a cualquier precio hasta la “nacionalización de todos los medios de producción”. Lo mismo cabe decir de la “austeridad”, la “lucha contra el déficit” o el “equilibrio presupuestario”, meros prejuicios ideológicos de tipo liberal, disfrazados de ideas “necesarias” descubiertas por una inexistente “ciencia económica”.

Creo que la actual crisis se debe a la primacía absoluta de la economía financiera especulativa sobre la economía real, basada en el fomento del bienestar y del trabajo. Las naciones no pueden vivir al albur de los mercados y habrá que diseñar sistemas que eviten esa servidumbre, utilizando instrumentos como los bancos centrales y, especialmente, el Banco Central Europeo.

Y, por último, frente a las políticas derivadas de la globalización, como son la deslocalización de personas en forma de inmigración masiva, la deslocalización de capitales en forma de mercados volátiles guiados por un afán de lucro desmedido y la deslocalización de la producción, en forma de invasión de productos generados a coste ínfimo, deben articularse políticas que garanticen la identidad de los pueblos, la soberanía económica de los Estados –o de las entidades supranacionales en las que aquellos ingresen de manera voluntaria– y la defensa contra la competencia desleal a nivel internacional.

Sin embargo, nada de esto tendría sentido si la gente que impulsa estos aires de renacimiento no estuviera animada por un espíritu distinto de lo que hasta hoy hemos venido conociendo. Hace falta un nuevo tipo de dirigente político y económico, movido por el servicio y el sacrificio en aras de una causa superior: la comunidad española. Es necesario imbuir a todos nuestros dirigentes de una moral estricta e intachable, cuya transgresión constituya un tremendo agravante ante el resto de compatriotas y ante los propios tribunales de justicia.

Todo renacimiento exige esfuerzo, pero España no puede condescender con menos.

*José María Ruiz Puerta es abogado del despacho Alcor Asociados.

Clientelismo y democracia
Eguiar Lizundia www.vozpopuli.com  2 Abril 2013

El flujo incesante de escándalos al que hemos asistido en las últimas semanas ha vuelto a situar la corrupción en el centro de la actualidad política en España, reavivando asimismo el debate sobre sus causas. Por ahora, parece que hay consenso en señalar la falta de transparencia como principal factor explicativo de esta lacra, pero va cuajando la idea de que una menor opacidad poco podrá hacer para reducir la corrupción generalizada mientras los partidos sigan siendo cotos cerrados dedicados al intercambio de favores, es decir, mientras continúe un modelo partidista clientelista.

Y es que el clientelismo es uno de los más graves males en una democracia, puesto que no sólo reduce drásticamente la confianza de los ciudadanos en el sistema de gobierno representativo, sino que también afecta de raíz a la calidad de la gobernanza del mismo, ya que las decisiones sobre políticas públicas quedan supeditadas a lealtades partidistas en lugar de basarse en criterios profesionales y de justicia y eficacia.

Sobre las razones de este mal endémico de la política española y mediterránea, mucho se ha especulado. Algunos se remontan hasta el Imperio romano y la institución del pater familias para explicar el sistema de protección y amparo con que los políticos patrocinan a aquellos que se acogen a ellos a cambio de sumisión y servicios. Otros como Alejandro Nieto apuntan a la autonomía de la política como gran causa del desgobierno de lo público en España. Autonomía entendida en el sentido de falta de supervisión y control sobre los entes descentralizados, pero también como la limitada rendición de cuentas de los cargos públicos y su desconexión con los ciudadanos a los que representan.

En el segundo volumen de su último libro Los orígenes del orden político (aún no publicado), Francis Fukuyama bosqueja una tercera explicación para este fenómeno basándose en el estudio de los casos de Grecia y el Sur de Italia. Según el autor de El fin de la Historia, cuando las reformas democráticas anteceden la consolidación de un Estado fuerte, el riesgo de captura de las estructuras administrativas y políticas por parte de redes clientelistas se eleva exponencialmente. Cuando la secuencia se invierte, sin embargo, el resultado es una mayor profesionalidad de los servidores públicos. Si hoy en día Alemania, Suecia o Japón pueden presumir de bajos niveles de corrupción y de una burocracia ejemplar es debido a que el proceso de construcción y fortalecimiento de los estados alemán, sueco y japonés se produjo antes que la democratización de los mismos.

La razón que explica este fenómeno para Fukuyama está en las dinámicas competitivas que se producen en el proceso de creación de un Estado-Nación moderno. La necesidad de contar con ejércitos capaces de enfrentarse a las grandes potencias del momento llevó a los gobernantes de estos países a establecer sistemas meritocráticos que permitiesen el acceso de los mejores a lo alto de la cadena de mando. De la misma forma, la urgencia por establecer una administración eficaz capaz de hacer frente a gastos crecientes también supuso una apertura de las estructuras estatales al mérito y la capacidad.

El resultado es que cuando estos Estados se democratizan, la administración se abre la mayoría de la sociedad manteniendo los criterios profesionales para la selección de sus empleados. Mientras, en Italia y Grecia la construcción del Estado se hizo de forma paralela a su apertura democrática (no olvidemos que Grecia fue el primer Estado moderno en establecer el sufragio universal masculino), lo que sienta las bases para el establecimiento del clientelismo. Con un sector público aún por desarrollar y en un contexto de competición política abierta, los partidos políticos tienen un claro incentivo para intercambiar votos por puestos de trabajo y otras prebendas. Con el tiempo estas prácticas se institucionalizan hasta llegar a la situación actual, viene a decir Fukuyama.

El caso español, aunque presenta claros paralelismos con lo sucedido en Grecia e Italia, es peculiar. Aquí el clientelismo opera de forma distinta a nuestros países vecinos. Si bien tenemos una larga historia de intercambio de favores y sistemas de patrocinio —qué si no fueron el turnismo y el caciquismo del siglo XIX— el funcionariado público es eminentemente independiente y profesional. A ello contribuyó probablemente, siguiendo la tesis de Fukuyama, la mayor centralización del poder en nuestro país hasta un período relativamente reciente y la generalización de los concursos públicos para cubrir los puestos en la Administración del Estado, que a la hora de la transición democrática ya contaba con un aparato burocrático altamente técnico.

El problema en España atañe a un subsector de la función pública cuyo nombramiento no se rige por criterios objetivos y que se ha dado en llamar la clase política. Un grupo compuesto por al menos 400.000 personas (cifra que triplica los datos de Alemania, con el doble de población que España) entre políticos electos, cargos de libre designación, asesores y demás receptores de salarios públicos cuyos empleos dependen de los partidos políticos que los designan. Un colectivo que por la mayor parte no recibe supervisión y cuyas actividades no son fiscalizadas por autoridades independientes.

A diferencia de lo que pasa con partes de Italia y con Grecia, estos servidores públicos no ocupan cargos técnicos, sino exclusivamente políticos, al calor de las múltiples posibilidades que un Estado atomizado y con cuatro niveles administrativos presenta. Y es que la descentralización política y administrativa que se produjo con la llegada de la democracia en España creó unas condiciones similares a las descritas por Fukuyama para el caso italiano y griego. La aparición de nuevas instancias de poder abiertas al juego democrático y la ausencia de control desde la Administración central favorecieron el desarrollo de prácticas clientelistas y relaciones de patronazgo de forma sistémica. Más de treinta años después, no existe Comunidad Autónoma, Diputación, Ayuntamiento o empresa pública ajena a esta dinámica.

Los numerosos y variados intereses creados por esta extensa red explican por qué, a pesar de la tremenda crisis económica y de las recomendaciones de los expertos, este entramado se mantiene intacto mientras el ajuste recae en los funcionarios de carrera, sin vínculos de sumisión a los partidos tradicionales. Así, mientras en Italia se ha llevado una reforma territorial para contener el gasto, en España la reforma local recientemente anunciada por el PP sólo trata de maquillar los elementos más esperpénticos del sistema (sueldos exorbitados, pagos por servicios no prestados...). Al mismo tiempo, al Gobierno no le tiembla la mano en ahorrar costes a expensas de los servicios públicos y de aquellos que los prestan, a pesar de que el trabajo realizado por estos tiene claramente un efecto positivo y cuantificable en el bienestar común, frente a la muy cuestionable contribución de políticos y su personal de confianza a la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos.

Atajar el problema del excesivo número de personas trabajando en lo público sin otro mérito que tener una vinculación con un partido político no es sólo una cuestión de imperiosa necesidad económica. En un contexto de profunda crisis institucional, el sistema político español no puede permitirse derrochar más legitimidad. La nave se hunde y todas las encuestas indican que los políticos y sus partidos suponen la principal vía de agua. Esperemos que aún estén a tiempo de reaccionar.

Festival de despilfarro
Editorial www.gaceta.es  2 Abril 2013

La Junta de Andalucía no ha aprendido nada, por lo visto, del escándalo de los ERE fraudulentos que investiga la juez Mercedes Alaya

No han servido de gran cosa los avisos repetidos e insistentes en muchos medios de comunicación –y desde luego en este– sobre el descontrol del despilfarro de dinero público perpetrado por algunas Comunidades Autónomas: el déficit a que España se había comprometido para 2012 ha sido notoriamente mayor, y eso ha ocurrido tanto porque los Gobiernos autonómicos han continuado, como si tal cosa, derramando ríos de dinero de difícil o imposible control en forma de subvenciones opacas, como porque el Gobierno ha renunciado a su obligación de imponer velis nolis una austeridad que sólo ha exigido a los contribuyentes.

Ayer mismo, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicaba más de dos páginas con la última larga relación de muy cuantiosas subvenciones otorgadas a fundaciones públicas. No crea el lector que esta publicidad explica gran cosa, pues salvo las cuantías y los nombres de las entidades adjudicatarias, lo demás son claves y abreviaturas indescifrables para el lector común, que sólo saca en claro lo muy problemático que va a ser seguir la pista de ese dinero y controlar cómo se gasta.

La Junta de Andalucía no ha aprendido nada, por lo visto, del escándalo de los ERE fraudulentos que investiga la juez Mercedes Alaya. Más bien da la sensación de que ha resuelto extender y enmarañar todo lo posible la pésima administración del dinero público, en una especie de huida hacia delante, como si la magnitud de los desaguisados fuera la forma de escapar a una cuidadosa inspección. Sorprende y escandaliza tanto este modo de proceder como la aparente pasividad del Gobierno ante cuyas narices se dilapida el dinero de esta manera.

Es difícil sustraerse a la sospecha de que este estado de cosas está desbordando al Gobierno, que parece mostrarse incapaz de atajar unas malas prácticas que sólo emergen al conocimiento público cuando un juez las investiga porque los indicios delictivos son ya inocultables. Tal parece que los administradores autonómicos de Andalucía (por citar este caso, que es de temer que se reproduzca en otros lugares) han decidido poner en práctica el viejo dicho según el cual si debes un millón al banco tienes un problema, pero si le debes mil millones, quien tiene un problema es el banco; pues, en efecto, todos los españoles tenemos un enorme problema con los ERE andaluces y el derroche intolerable en subvenciones surrealistas ajenas a todo control, y todos, en fin, sufrimos las consecuencias.

Los españoles son ya protagonistas de los chistes de cobardes en todo el mundo
Francisco Rubiales Periodista Digital  2 Abril 2013

Antes eran los italianos, pero ahora somos los españoles los que somos protagonistas de las burlas y de los chistes de cobardes en todo el mundo. Ante los abusos y humillaciones que el pueblo español está soportando de sus políticos, sin rebelarse, muchos afirman que el español es un tipo "con los huevos de adorno". Y tienen toda la razón porque es difícil encontrar en la historia moderna un pueblo tan manso y acobardado que sea capaz de soportar tanta ignominia y humillación de tan pocos políticos. Si los españoles de las actuales generaciones no conseguimos forzar a nuestros políticos, auténticos piojos humanos, a que adelgacen el Estado, extirpen la corrupción, recuperen lo que sus colegas y amigos han robado y eliminen la legión de ineptos y parásitos que tienen ocupado el Estado, haciéndolo incosteable, inviable, torpe, corrupto e indecente, pasaremos a la Historia como una triste y despreciable manada de cobardes.

Nadie se explica en el mundo de las personas dignas la pasividad bovina de millones de españoles que permiten que les arrebaten sus derechos, ni cómo los ciudadanos guardan silencio mientras ellos son cada día mas pobres y buena parte del dinero va a parar al bolsillo de los políticos ladrones y sus amigos. No es fácil entender cómo el pueblo español, que fue de ejemplar bravura y heroico en el pasado, ha podido caer tan bajo, perdiendo derechos, pagando los impuestos mas injustos y desproporcionados de toda Europa y permitiendo que los políticos, que ni siquiera han sido capaces de conservar la confianza y el respeto de sus ciudadanos, sigan sin castigar a los corruptos que saquearon las cajas de ahorro y robaron los ahorros ciudadanos con la estafa de las participaciones preferentes y subordinadas. En lugar de cumplir con ese deber de perseguir y castigar a los delincuentes, inherente al liderazgo democrático, quizás porque algunos de los principales ladrones militan en sus propios partidos, se atreven a empujar a la policía contra los que protestan, esgrimiendo la dignidad que dicen que "emana" de su condición de políticos "elegidos" en las urnas.

Ante ese festival de cobardía sometida, el mundo primero se ha sorprendido y después ha empezado a reírse y a burlarse de los cobardes españoles que se dejan arrebatar sus derechos y se esconden en lugar de impedir que ellos sean cada vez más pobres, mientras sus recursos van a parar a bolsillos de sinvergüenzas y canallas, sin que ese atentado supremo contra la decencia y la Justicia provoque la lógica e incontenible ira ciudadana que obligue a recular a sus verdugos.

Durante los tres años que viví en Roma como corresponsal de prensa, pude comprobar como los italianos admiraban el "coraje" español. Conocí a un padre italiano que había ingresado a sus hijos en el Liceo Cervantes de Roma "para que aprendieran a ser valientes". Estoy seguro de que no queda hoy un sólo padre en el mundo que sea capaz de dar a sus hijos una educación "a la española", ante el miedo de que se conviertan en despreciables ovejas sometidas al poder inicuo.

Voto en Blanco

Primero de Abril
Vicente A. C. M. Periodista Digital  2 Abril 2013

Muchos dirán que es una fecha cualquiera, pero durante la dictadura de Franco fue muy especial. Como muchos sabrán y otros mucho más ignorarán, en esa fecha el Generalísimo dio por concluida la guerra civil mediante el último Parte militar que decía aquello de " En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo han alcanzado las tropas Nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado". Coincidencia fue que en esta fecha hace hoy 20 años muriera D.Juan de Borbón, padre de nuestro actual Rey. D Juan era el legítimo heredero a la Corona y renunció a sus derechos a favor de su hijo D.Juan Carlos nombrado Rey por las Cortes de Franco jurando fidelidad a los Principios Fundamentales del Movimiento. Bien es verdad que posteriormente juró defender la Constitución de 1978 y esperemos que sea fiel a su juramento.

Este mes también tiene una fecha con especial significado político. Por supuesto que me refiero al día 14. Como sabrán, en esa fecha se conmemora la II República española. Algo que los españoles conocen por la serie de TVE de una manera dramatizada, puesto que aquellos que la vivieron,han desaparecido en su inmensa mayoría o son octogenarios. El caso es que siempre se da como motivo la guerra civil para sentenciar que el sistema de república no es adecuado para los españoles. ¿Y la Monarquía sí? Desde luego que a la Monarquía se le pueden achacar sucesos de igual gravedad que los que ocurrieron durante la corta etapa de esa frustrada II República.

Soy un republicano confeso y convencido que cree que el mejor sistema democrático es el de la República, en el que todos los ciudadanos son iguales y tienen las mismas oportunidades. Un sistema en el que prima el linaje dinástico y la inviolabilidad ante la Ley es todo menos democrático y justo. Y eso es extensivo a los que se amparan bajo el manto Real y tienen conductas "poco ejemplares". Hoy se habla mucho de la "fortuna personal"¿? del padre del Rey, cuyos fondos ascendían a unos mil millones de pesetas (de hace veinte años),ubicados en bancos de Suiza y que no se repatriaron "por razones de imagen". ¿Cual es la diferencia entre el caso del tesorero Sr.Bárcenas y esa fortunita?

Lo malo de los cortesanos de la realeza es el contínuo besamanos,la adulación y el babeo que muchos sienten en cuanto se les otorga un título nobiliario. Mucho "protocolo" y fariseísmo en la campechanía y cercanía con el pueblo. En nada se diferencia del comportamiento de la casta política,incapaz de comprender el sufrimiento de los ciudadanos abrasados a impuestos y abocados a la pobreza, mientras ellos mantienen sus privilegios y su estilo de vida elitista. ¿Y a esto le llaman democracia?

Hoy quisiera pedir un deseo en el que algún día no muy lejano el pueblo español pueda decir lo de "cautiva y desarmada la casta opresora, el pueblo ha logrado alcanzar su plena libertad y comenzar el camino hacia la verdadera democracia. La partitocracia monárquica ha acabado."

NI BLANCO NI NEGRO
El contagioso brote de germanofobia provoca una epidemia peligrosa
Miguel Ángel González El Semanal Digital  2 Abril 2013

Ahora metemos en la coctelera el apoyo que recibió Alemania cuando la reunificación, sus repetidos incumplimientos de hace una década, su postura de fuerza de ahora y ya tenemos un culpable.

La solución dada por el Eurogrupo a la crisis del sector financiero chipriota ha generado opiniones de todo tipo. Resumiendo las posiciones, diríamos que hay quienes entienden que la decisión tomada, haciendo pagar a los depositantes de más de 100.000 euros, es la mejor solución, porque implica la no socialización de las pérdidas y hay quienes defienden otras soluciones, basados en la inseguridad que puede suponer para el ahorrador tener su dinero en los bancos y, profundizando, ver cómo ni siquiera se mantiene el orden de prelación mediante el cual los titulares de depósitos serían los últimos en pagar; obviamente, en este caso, optan por el apoyo mediante fondos públicos, que ha sido la tónica hasta ahora y, por lo que parece, no va a ser la solución a futuro. Hay quienes no quieren ni una ni otra solución, pero no se sabe bien lo que quieren.

Pero además de esta controversia sobre las diferentes soluciones, el caso chipriota ha generado una reacción contra quien, se supone, ha impuesto su criterio, es decir contra Alemania. Los brotes de germanofobia se han desatado en Chipre y se suman a una corriente extendida desde hace tiempo por diferentes países europeos, especialmente los afectados por brutales recortes producidos para ajustar sus finanzas.

Realmente el análisis sobre la actuación alemana no se puede despachar, como algunos hacen, trasladándonos injustamente a épocas pasadas, sacando a pasear en las protestas nada menos que a Hitler, comparándolo con la actuación presente de Angela Merkel.

Otros, por el contrario, alaban hasta el infinito la postura de la canciller; al fin y al cabo si ellos ponen el dinero ellos deben poner la norma, y es preciso meternos en cintura.

Una visión algo mas fría de la situación nos debería llegar a conclusiones de todo tipo: En beneficio de la postura de fuerza alemana habría que decir que resulta absolutamente necesario para las economías del sur de Europa reajustar sus cuentas públicas, y necesariamente deben aplicarse severas medidas de reducción del déficit; entre otras cosas porque el déficit de cada año se convierte en deuda pública, y el sobreendeudamiento de estas economías las sitúa al borde de la quiebra, o en la quiebra misma en algunos casos, por la imposibilidad de pago de esa deuda.

Los necesarios ajustes, sin embargo, no pueden encontrar como culpable a la posición alemana. Hay muchas formas de reducir el déficit. Si al Gobierno español no le da la gana de afrontar de una manera decidida el despilfarro que supone la estructura del Estado, y no lo hace porque no quiere tocar los privilegios de la casta, no podemos mirar para otro lado. Si aquí preferimos subir impuestos y reducir gasto necesario es nuestro problema. Ya sabemos que las políticas de austeridad, por sí mismas, no van a traer las mejoras necesarias; pero aquí no hablamos de austeridad, sino de despilfarro, que no es lo mismo. Una vez acometida la reducción del gasto innecesario habrá que ir hacia otro tipo de ajustes, pero el orden en la ejecución es importante.

De otro lado, tampoco es de recibo que constantemente se nos diga aquello, antes comentado, de que "quien paga manda". Vamos a ver si llegamos a distinguir, de una vez, la diferencia entre prestar y pagar. Alemania, como el resto de países de la UE, incluyendo España, y cada cual en función de su volumen, y a través de los diferentes mecanismos, presta dinero a las economías en crisis. Prestar y pagar sólo coinciden cuando el préstamo no se devuelve, o se devuelve sólo parcialmente mediante quitas. Alemania defiende lo suyo: invirtieron ingentes cantidades de dinero en Europa, cuando todo era crecimiento, y lo primero que defiende en cada crisis es la recuperación de lo que han puesto. De no ser así la solución en muchos casos hubiera sido fácil: quitas, como en el caso griego, y fuera. Pero tomando como referencia la pérdida asumida por los bancos alemanes, y franceses, en Grecia, nuevamente hay que aclarar que no fueron por una ayuda para un rescate; fueron inversiones previas a la crisis, luego no hablamos de apoyo incondicional, sino de un negocio fallido.

Resulta sorprendente la animadversión que muchos analistas muestran hacia la actuación de los bancos, y la adoración que sienten por la postura alemana; simplemente actúan como banqueros, ponen dinero, ponen las condiciones y quieren recuperar su capital y cobrar sus intereses. Nada que objetar, pero cada cosa por su nombre.

Un matiz adicional: si España pone en Chipre 1.700 millones de euros deberá conseguirlos financiándose a tipos bastante altos. En el caso alemán, la financiación le sale casi gratis, porque la deuda que emiten se compra por seguridad pero no por el rendimiento que ofrece, que es casi nulo. El hecho de que su deuda sea barata se explica porque las de los demás les resulta cara: la famosa prima de riesgo.

Ahora metemos en la coctelera el apoyo que recibió Alemania cuando la reunificación, la ventaja de la fijación del tipo de cambio al nacimiento del euro, sus repetidos incumplimientos de hace una década, los mismos que ahora reclaman a los demás, y la postura de fuerza en las negociaciones sobre las crisis de los países periféricos, y ya tenemos un culpable. Pero el desmadre de las cuentas públicas, el despilfarro, y los errores en la política económica son asuntos de orden interno de cada país y responsabilidad exclusiva de cada cual. Por otra parte hay que revisar un poco la historia reciente para conocer que buena parte de los ajustes que ahora se piden ya fueron acometidos, muy seriamente, por los alemanes hace una década, y no parece que con malos resultados.

En fin que esto no da ni para la beatificación ni para la crucifixión. En Europa, como en casi todo el mundo, lo que se defienden son intereses, y condicionados además por procesos electorales; o sea como aquí. Al fin y al cabo estamos en la Europa de los mercaderes.

Es gasto o es despilfarro
Primo González www.republica.com  2 Abril 2013

Una de las polémicas posiblemente menos luminosas que se han estado desarrollando en las últimas semanas, y que aún persiste sin que nadie parezca en condiciones de dictar sentencia, es la del impacto de las medidas de austeridad en la evolución de la economía. La afirmación más directa y que es expuesta con toda crudeza para que sirva de lección inmediata y para explotar su alto potencial de movilización es la que dice que las políticas de austeridad son antisociales. Que cercenan los derechos y los niveles de bienes alcanzados por el denominado Estado de Bienestar. Y que son medidas por lo tanto de corte sumamente conservador y lesivo para el crecimiento del PIB, lo que viene a decir que por la vía de la austeridad se han terminado de cimentar la recesión, el aumento del paro y el incremento de la desigualdad.

Es una argumentación lineal pero sobre ella cabría hacer algunas investigaciones más profundas y sobre todo más sensatas. En ninguna parte está escrito que el despilfarro es un motor de crecimiento ni que la utilización ajustada de los recursos sea lesiva para el crecimiento de la actividad económica. El empleo superabundante de medios es a veces el remedio de los menos equipados, aunque parezca contradictorio. Eso de vivir por encima de las posibilidades es práctica más habitual en el Sur que en el Norte y algo de ello tiene que ver con los importantes desajustes que se han producido en algunas economías europeas durante la dorada etapa del crecimiento de los años iniciales del euro, hasta mediados de la pasada década, cuando en algunas partes, como dicen en Castilla, ataban los perros con longaniza. Ahora toca ajustar los medios a su verdadera necesidad y eso, que se empeñan en llamarlo austeridad, no es sino una forma de hacer que la economía cumpla su función básica, utilizar de la forma más eficiente posible los recursos, escasos por definición.

En la Europa de esta crisis se está desarrollando con más crudeza que nunca, quizás por primera vez, el diferente ámbito cultural que inspira a los países del Norte europeo y los de la denominada periferia, entre los cuales Italia y España, además lógicamente de Grecia, son estandartes inequívocos. Hay dualidad de orientaciones en países como Francia, que participa del espíritu del Sur pero que tiene buena parte de la cabeza en simbiosis con sus vecinos del Norte. En estado puro quizás no hay nadie, dado que las migraciones de personas, exacerbadas en tiempos de crisis y de escasez de oportunidades, tienden a mezclar poblaciones y formas de pensar y de vivir. También está el importantísimo papel de las multinacionales, que desempeñan una labor innegable – buena para algunas cosas, no tanto para otras – de dilución de los procedimientos y los mecanismos y costumbres.

Para poner en su justa posición esa teoría que tanto gusta a algunos sectores de la sociedad según la cual la austeridad es imposición de Alemania y es planteamiento puramente reaccionario, habría que sentarse a cavilar un poco sobre los dispendios que protagonizan las sociedades europeas más castigadas por la crisis, como España. Bastaría echar un somero vistazo a nuestro alrededor para observar la cantidad de medios ociosos cuya puesta en marcha ha supuesto una pesada losa para el mantenimiento del bienestar de los ciudadanos.

La casuística es prolija en detallas que, sumados, explicarían una buena parte de ese 6% del PIB que llamamos déficit imposible de cubrir en las presentes circunstancias, razón por la cual lo convertiremos durante los meses venideros en nueva Deuda Pública, cuyo pago afrontarán nuestros hijos y nietos, sin que la mayoría de ellos hayan podido sacarle el más mínimo provecho, pero que pesará sobre sus bolsillos como una losa durante muchos años, tantos que los políticos que han firmado estas órdenes de compra no vivirán para comprobarlo.

La autodeterminación como argumento democrático
Juan José Solozábal El Imparcial  2 Abril 2013

En el debate sobre la autodeterminación hay que empezar reconociendo la habilidad con que se mueven los nacionalistas que han conseguido con facilidad diversos logros, comenzando por el de centrar la atención en el cómo, descuidando el por qué. En realidad el insistir en el procedimiento de la secesión da a entender que no hay nada que decir sobre su justificación, o mejor, que se asume que se concede la misma, pues no es objeto de debate. Pensamos , por el contrario, con Jordi Solé que la autodeterminación debe afrontarse especialmente como problema político, lo que lleva a identificarla como la aspiración esencial de los nacionalistas, y en estrecha relación, por tanto, con un tipo de pensamiento más bien mítico y de equívocas relaciones con el liberalismo o el progresismo.

Un segundo nivel de acierto, llamémosle táctico, de los nacionalistas es el de su habilidad para, en el tema de la autodeterminación — se hable de esta o más crípticamente de la capacidad de la comunidad territorial para decidir- adoptar el lenguaje de los derechos. Así la autodeterminación no se presenta como una pretensión que podría aducir títulos símple o preferentemente políticos, y como tales defendibles pero expuestos a la cuestionabilidad de toda opinión, sino con una justificación jurídica y aun ética, y por ello dotados de una superioridad indiscutible, la que corresponde a quien utiliza en su favor el lenguaje de los derechos. Se trata de demandas a las que se acompaña, diríamos, una insistencia o refuerzo ético, pues la autodeterminación se plantea, a la vez, como un derecho moral o natural, como algo que un orden político justo no podría negar y, también, como una pretensión a la que una nacionalidad no puede renunciar. De modo que la demanda de autodeterminación se formula no sólo desde la teoría política, sino desde consideraciones de justicia que le dan una fuerza que hace su abordamiento inevitable.

La mixtificación nacionalista del concepto de la autodeterminación se muestra especialmente cuando se la identifica con el derecho a decidir, sin especificar un especial objeto de la misma decisión, pues entonces la pretensión nacionalista asume la justificación de la misma democracia, beneficiándose de ella. Pero es claro que la autodeterminación, en cuanto decisión soberana sobre la propia forma política de una Comunidad territorial, no puede imponerse como contenido obligatorio a un sistema democrático que con toda legitimidad rechaza la sujeción territorial consentida o revisable. Parece, contra lo que piensan los partidarios de la autodeterminación, lógico sostener como irrenunciable la unidad política del Estado que debe tener por delante un horizonte de estabilidad y claridad, que le permita llevar a cabo las funciones de integración y protección de los derechos de los ciudadanos que se encomiendan inevitablemente a tal forma política.

Frente a este tipo de planteamientos, como sabe el lector, pensamos que la autodeterminación no puede presentarse como verdadero derecho en el orden positivo, hablemos de Derecho español o el Derecho internacional, y que sus credenciales en el terreno de la ética jurídica - esto es, su título a ser considerada derecho moral, defendible por su racionalidad o justicia-, son más bien insuficientes, de modo que se impusiera su tránsito desde el cielo de valores al orden constitucional, procediéndose a su positivación inevitable. La autodeterminación despojada de su superioridad ético jurídica, podrá entonces ser evaluada más fácilmente como pretensión política de acuerdo con sus relaciones con la ideología nacionalista de la que constituye la aspiración esencial, a atender de acuerdo con su respaldo democrático y en condiciones de estricta igualdad con otro tipo de planteamientos, e incluso con desventaja si su realización hubiese de superar graves obstáculos en razón de su oportunidad o inferior justificación ideológica.

Considerada desde un punto de vista político la autodeterminación como reclamación esencial nacionalista, asume la equivocidad propia de esta ideología. Ciertamente la autodeterminación aparece relacionada con el liberalismo, si pensamos que se transmiten a la nación las potencialidades de desarrollo que se quieren por tal credo para el individuo, transfiriendo al pueblo el ideal de la autonomía. Pero no ha de pasarse por alto que la autodeterminación, como momento de la verdad de la nación, si no estamos hablando de los supuestos coloniales, remite a un horizonte mental mítico en el que el pensamiento retrocede a estadios claramente emotivos o prerracionales, al atribuir a tal iniciativa efectos salvíficos, derivando nada menos que la felicidad de la Comunidad de su ejercicio. Precisamente hay quienes en la potencialidad de la autodeterminación encuentran argumentos para considerarla un derecho absoluto sobre cuya realización no cabe transacción ni acomodación, introduciéndose así un elemento nocivo en el sistema democrático, al que es consustancial la discusión entre todas las opciones en igualdad de condiciones, sin apriorismos valorativos ni preferencias para ninguna alternativa.

Difícil admitir la negociación o compatibilización del ideal de la autodeterminación, ante cuya aspiración decae cualquier otra consideración, que no pueda presentar, al menos ante los ojos nacionalistas, un nivel semejante de pureza y desprendimiento.

Catalonia is not Scotland
JESÚS LAÍNZ. EL DIARIO MONTAÑÉS  2 Abril 2013

Aunque de vez en cuando se arranquen por modelos kosovares o canadienses, parece claro que la gran excusa del plan de Artur Mas en los próximos meses va a ser Escocia. La brumosa tierra de William Wallace, además de no formar parte de una Britannia romana de la que quedó separada por el muro de Adriano, fue un reino independiente hasta 1707; independiente y hostil a Inglaterra, reino que intentó conquistarla militarmente en varias ocasiones. En 1603 Jacobo VI de Escocia heredó el trono inglés, con lo que las dos coronas se posaron en la misma cabeza. Pero los dos estados no se fundieron en uno hasta que en 1706 los dos parlamentos acordaron, mediante el Treaty of Union, crear el Reino Unido de la Gran Bretaña. El año siguiente ambos parlamentos ratificaron el tratado en sendas Acts of Union.

Cataluña, por el contrario, formó parte de la Hispania romana (con capital precisa-mente en Tarragona) y de la visigoda (con capital precisamente en Barcelona antes de trasladarse a Toledo). Nunca exisitió un reino de Cataluña, nunca ningún hostil reino de España intentó conquistarla militarmente y nunca ningún parlamento de un reino catalán ni ningún parlamento de un reino español acordaron ningún tratado para unirse de mutuo acuerdo. Al contrario, los catalanes participaron, como los demás cristianos, en la reconquista y en la unificación de España mediante el matrimonio de los reyes de Castilla y Aragón. Nunca existió un estado catalán que tomase la decisión de unirse al español y que ahora pudiese revocarla. Y, por mucho que mientan los separatistas, Cataluña no fue conquistada por España en 1714, sino que en dicho año fueron vencidos, en su último reducto de Barcelona, los últimos partidarios del archiduque Carlos al trono de España.

Por lo tanto, ni histórica ni jurídicamente tienen el caso escocés y el catalán el menor parecido. ¿Por qué, entonces, tanta insistencia en compararlos? Porque se pretende hacer pasar por bueno un enorme fraude: que Cataluña tiene el mismo derecho histórico y jurídico que Escocia a decidir unilateralmente su secesión. En cuanto a la argumentación jurídica, bien fácil es comprender que la legislación británica no puede ni tiene por qué trasladarse a un caso totalmente distinto. Lo que establezca la Constitución no escrita britá-nica y lo que hayan acordado el parlamento y el gobierno británicos a la vista de las Acts of Union aprobadas en su día es materia del parlamento y del gobierno británicos y será desarrollado según la legislación británica, pero en modo alguno tiene por qué ser exporta-ble a ningún otro lugar del mundo. Desde luego no a España, el artículo 1.2 de cuya Constitución establece que la soberanía nacional reside en el pueblo español, sin posible fragmentación territorial alguna.

Además, la querencia de los separatistas catalanes por el modelo escocés es arbitraria. Ya que tanto les gusta fabular con la Edad Media, ¿por qué no alegan como modelo el de los siete reinos –estos sí existentes, no como el inexistente reino de Cataluña– en que durante medio milenio estuvo dividida Inglaterra? ¿Quizá porque si a los habitantes de los actuales territorios de Northumbria, Mercia, East Anglia, Essex, Kent, Sussex y Wessex se les ocurriese autoproclamarse “por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano”, sesenta millones de británicos se morirían de risa? ¿Por qué no cruzar el canal y escoger como modelo el francés? ¿Quizá porque las carcajadas iban a ser todavía mayores en la République Une et Indivisible si a los regidores de los departa-mentos de Alto Rhin, Córcega del Sur o Pirineos Orientales se les ocurriese semejante idea? ¿O por qué no apelar al ejemplo de un Estado federal, ese modelo tan valorado últimamente por algunos, y apuntarse al mismo derecho de secesión del que gozan los Estados de Baden-Württemberg, Baviera o Schleswig-Holstein? O, mejor aún, al de Virginia, Georgia y Tennessee. Seguro que Artur Mas podrá contar con el apoyo de los descendientes de Lincoln.

El ejemplo escocés también sirve para otras reivindicaciones, no por ajenas a lo jurídi-co, de menor peso propagandístico. Pues el hecho de que Escocia, Irlanda del Norte, Gales e Inglaterra jueguen los campeonatos internacionales de fútbol en selecciones separadas es utilizado por nuestros separatistas como argumento para reclamar las suyas con el deseo, no de fomentar el deporte, sino de ponerlas a su servicio como embajadas volantes y pruebas ante el mundo de la existencia de sus pretendidas naciones. Además, en el otoño del muy simbólico año de 2014, que los separatistas catalanes presentan fraudulentamente como el tercer centenario de la conquista española, se celebrará el referendo ansiado por el partido de Alex Salmond, que ha escogido dicho momento no por casualidad. Pues en dicho año coinciden el séptimo centenario de la batalla de Bannockburn, en la que los escoceses de Robert the Bruce preservaron su independencia venciendo al ejército inglés de Eduardo II, y los 20º Juegos de la Commonwealth en Glasgow, en los que se enfrentarán los equipos de Inglaterra y Escocia. Y los partidarios de la independencia pretenden aprovechar ambos acontecimientos para agitar el fervor patriótico de sus paisanos.

Pero el motivo por el que existen dichas cuatro selecciones no es nada relacionado, como hubieran deseado nuestros separatistas, con ningún derecho de autodeterminación, sino con el hecho de que el fútbol fue inventado por británicos. La asociación futbolística inglesa se fundó en 1863, la escocesa en 1873, la galesa en 1876 y la irlandesa en 1880. El primer encuentro entre los equipos escocés e inglés se celebró en 1872. Cuando se creó la FIFA en 1904, los cuatro equipos llevaban jugando entre ellos más de tres décadas, y dada tan consolidada tradición, se les concedió el privilegio extraordinario de seguir existiendo, lo que no sucede en ningún otro país del mundo. Por otro lado, la elección de los equipos futbolísticos por parte de nuestros separatistas es, una vez más, interesada y arbitraria. ¿Por qué no escogen como modelo al equipo olímpico británico, único para ingleses, escoceses, galeses y norirlandeses?

Y en cuanto a la representación política exterior, para hablar de cosas serias, ¿nunca han caído en la cuenta de que no hay embajadas de Inglaterra, Escocia y Gales, sino sólo del Reino Unido de la Gran Bretaña?

La respuesta es fácil: sin el perpetuo falseamiento el nacionalismo catalán no tendría ni motivos, ni excusas, ni explicaciones, ni justificaciones, ni razones, ni argumentos.

Marca España
José María Marco La Razón  2 Abril 2013

El escenario catalán ha cambiado con la nueva actitud de Mas, forzado por la propia sociedad catalana a distanciarse de sus socios republicanos y a buscar una negociación seria con el Gobierno. Es posible que Mas, que nunca inspiró mucha confianza a nadie, tenga dificultades para sobrevivir al trance. Los primeros cien días de su gobierno sólo habrán servido para volver a la casilla de partida. También es posible que el volumen de la retórica nacionalista vuelva a aumentar. Habrá que disimular el siempre desagradable aterrizaje en la realidad con grandes frases y declaraciones campanudas acerca de lo mucho que han cambiado las cosas en Cataluña, la nueva etapa que se ha abierto estos años en la construcción nacional, la irreversibilidad del camino recorrido, etc., etc., etc.

El Gobierno hará bien en seguir su línea de trabajo, sin necesidad de responder a esto que se mueve entre la provocación y la propaganda interna para restañar las vías de agua. Lo importante es salvar la economía de Cataluña (salvarla de los nacionalistas, en buena medida, aunque esto no sea necesario decirlo demasiado alto), limar la cuestión del déficit sin dar pábulo a la idea de que se favorece a unas autonomías sobre otras y, a más largo plazo, encontrar un nuevo sistema de financiación, racional y equitativo.

Del lado no nacionalista, también sería interesante haber aprendido algo de la efervescencia de estos meses en lo que concierne al conjunto de la nación. El separatismo es relativamente poco peligroso de por sí. El tiempo, además, juega en contra de los independentistas porque cada vez es más incomprensible la argumentación que hay detrás de esa posición. Poca gente entiende ya la idea de la superioridad de los catalanes o la de España como un fracaso nacional, por ejemplo. También aquí la realidad se va imponiendo contra más de un siglo de empecinamiento. Eso mismo podría llevar a quienes representan al conjunto de España y a quienes aspiran a representarlo, a plantearse un nuevo acercamiento a la realidad española: realidad plural, compleja, diversa, pero también difícil de discutir en su vigencia y su proyección, extraordinarias las dos. La famosa marca España está también por construir, en parte, desde dentro, dejando atrás planteamientos que, como los de los independentistas, están disolviéndose bajo nuestros ojos. Lo peor del secesionismo no es la promoción de las identidades locales. Es su trabajo de debilitamiento de la dimensión y la fortaleza de un país en el que cabe todo el mundo siempre que respete la Ley.

¿Quiénes perdieron el 1 de abril de 1939? / Violencia política actual
Pío Moa www.gaceta.es  2 Abril 2013

Una fecha que inauguró el período de paz más largo de los últimos dos siglos en España.

Este 1 de abril es el 74 aniversario de la victoria de los nacionales sobre el Frente Popular. Aunque el tópico, algo tonto como la mayoría de ellos, sostiene que la historia la escriben los vencedores, no siempre es así, ni mucho menos, y en el caso de la Guerra Civil española la han escrito sobre todo los vencidos o, más bien, aquellos que se han identificado con los vencidos, a menudo gratuitamente. Que la escriban unos u otros es lo de menos, lo importante es el grado de veracidad de lo escrito. Desde finales de los años 60, la actitud de gran parte de la Iglesia por un lado, y la preponderancia del marxismo en las universidades por otro (preponderancia, no en el sentido de que la mayoría lo fuera, sino de que los marxistas eran los más audaces, mientras que sus contrarios doblaban la cerviz), hizo que la historia de la Guerra Civil fuera contándose sobre la base de que el Frente Popular representaba a la república y la democracia, un gobierno legítimo; falsedad radical a partir de la cual se justificaban todas las licencias con la verdad, falsedad generadora de los más groseros embustes. Generadora de todas las políticas que, desde la transición, han impedido consolidar primero una democracia seria, y desde el 11-m han producido una involución, un proceso de descomposición de la democracia y de erosión de la unidad de España.

El 1 de abril de 1939 Franco escribía su celebérrimo y sobrio último parte de la contienda: "En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado".

Pare entender quiénes habían sido vencidos no es preciso recurrir a la propaganda de los vencedores. Quedan perfectamente retratados por Azaña, por las indignadas diatribas de liberales como Marañón o Pérez de Ayala, por Ortega y Gasset, por Madariaga, por la correspondencia entre Prieto y Negrín a propósito del Vita, por las acusaciones mutuas entre anarquistas, socialistas y comunistas, por tantísimos documentos y exposiciones de las propias izquierdas, que he expuesto muy reiteradamente. Realmente, fue la victoria sobre el totalitarismo y sobre unos dirigentes que quisieron, planificaron y buscaron la guerra civil, por lo menos desde que perdieron las elecciones de 1933 Unos políticos entre iluminados, ineptos y ladrones, despreciadores de España y los españoles, a quienes sometieron a incontables sacrificios innecesarios que pretendían además ampliar catastróficamente introduciendo a España en la guerra mundial.

Besteiro lo decía sin ambages en su declaración reproducida ayer en este blog: el mérito de vencer aquella pesadilla recaía sobre los nacionales que se habían batido en la "gran cruzada anti Komintern"; o, en palabras de Marañón, "¿Cómo poner peros, aunque los haya" a quienes estaban salvando al país de semejante destino? La victoria del 1 de abril lo fue, en definitiva, sobre una coalición de émulos de Stalin, marxistas revolucionarios, pistoleros anarquistas, racistas del PNV, golpistas diversos y separatistas.

La experiencia republicana, y luego la del Frente Popular, habían sido tan devastadoras que no existían entonces demócratas en España y la solución se fiaba a una u otra dictadura. Pero hay diferencias esenciales entre la dictadura autoritaria de Franco y la de sus enemigos. La primera alumbró el período de mayor prosperidad, paz y estabilidad que haya tenido la sociedad española en los dos últimos siglos, con libertades limitadas pero de ningún modo inexistentes; y finalmente permitió el paso a una democracia que ahora, precisamente, están echando abajo unos políticos e intelectuales indecentes, muchos de ellos procedentes del propio franquismo y que en su casi totalidad carecen incluso del mérito de haber luchado contra él.

Por eso tiene tanta importancia revisar y reescribir la historia con respeto a la verdad. Porque la falsificación del pasado envenena el presente y puede abocarnos a la descomposición nacional o a la repetición de lo peor, como advertía Santayana.

-------------------------------------
La violencia política en España

Con el título Prendiendo la mecha, Víctor M. Pérez Velasco ha escrito un detallado estudio sobre las agresiones políticas en España entre 2007 y 2011. Tomó como muestra 333 casos, un 80% de las agresiones que fueron noticia; sin contar, naturalmente, un número hasta 10 o 12 veces superior que no lo fueron, y excluyendo el terrorismo típico. Los actos agresivos van desde simples empujones y abucheos violentos a palizas, conatos de incendio, intimidaciones, cartas con amenazas, imposiciones o sabotajes de piquetes, pintadas amenazantes, boicots e insultos para impedir el uso de la palabra, atentados con explosivos caseros, etc. El estudio revela una tendencia al alza en el número y gravedad de estas violencias, sobre todo en 2011.

Un dato llamativo es que, comparados con las informaciones de los medios liberales o de derecha, los de izquierda apenas dan una cuarta parte de las noticias, algo explicable porque la gran mayoría de las agresiones tienen carácter “progresista” y no conviene a medios tipo PRISA extenderse demasiado al respecto. Los separatistas (proetarras, catalanistas o galleguistas exaltados) son los grupos más violentos, con un 42% de los incidentes registrados Muy poco por detrás vienen las izquierdas (desde los extraparlamentarios al PSOE), reuniendo entre ambos el 83% del total de agresiones. Por contraste, la derecha contabiliza tan solo el 16,5%. No menos interés tienen los objetivos y víctimas de la agresión, fundamentalmente partidos como el PP, partidarias de la unidad nacional y católicos. También el PSOE ha sufrido ataques, en su mayor parte provenientes de izquierdas más radicales y de separatistas. Estos datos son coherentes con otros, como que el terrorismo ha sido en más de un 90% protagonizado por las izquierdas y separatistas de izquierda.

Tales fenómenos en alza recuerdan, a un nivel hoy por hoy menos brutal, a los odios y violencias de la república, tanto por su carácter como por la impunidad que a menudo los acompaña, ya que se ha supuesto a los grupos antiespañoles e izquierdistas una legitimidad moral no por fraudulenta menos eficaz. El título Prendiendo la mecha (Editorial Sepha) alude justamente al carácter progresivo de unas tendencias que deben provocar la alarma, pese a no revestir todavía un carácter demasiado grave.

Los nacionalismos y el amor universal
Carlos de Bustamante Periodista Digital  2 Abril 2013

(Castillo Santángelo. Acuarela de Francisco Roldán)(*)

Parece como si saturado el articulista de temas camperos, quisiera adentrarse por terrenos que difieren casi por completo de los argumentos con que suele irrumpir con machacona insistencia en este blog. Pues miren ustedes, puede que la diferencia no sea tan grande. Si les comenté, con anécdotas incluidas labores y trabajos agrícolas que forzosamente se hacen o hicieron sobre el terreno, el cambio de tercio es que “el terreno que ahora piso” es de distinta naturaleza. Durante semanas, el terreno fue uno tan complicado como el referido al cerebro humano, alma y corazón. No sé ustedes, pero se lo aseguro, con el detenido estudio de esta ciencia, tan propia de especialistas, “el articulista” sí sacó algo -mucho- en limpio.

Como la información requerida para el desarrollo de título tan “raro” procede de eminentes personalidades (¿), seguiré sin perder el “norte” de nuestras raíces cristianas. Escribo, pues, de terreno, porque los nacionalismos se refieren nada menos que al terreno patrio de tan candente actualidad con las pretensiones de algunos-no todos- de nuestros muy queridos españoles vascos y catalanes. Nacionalismos, como espero que estimen, tan ligados al amor universal tan propio y probado de los españoles. Centrados, como casi siempre por exceso, les traigo a colación lo referido sobre idéntico tema por su Santidad Pablo VI. En 1964 señaló “como negaciones del amor universal, tres realidades: el nacionalismo, el racismo y el clasismo”.

Puso el dedo en la llaga; pero sin definir- lo que a lo mejor no es preciso- estos conceptos, recurro para aclararlos si fuera necesario para alguno, lo referido al respecto por un teólogo de dudosa teología en cuanto a la de la “liberación” y puede ser, no obstante válido y de claridad meridiana-en parte al menos- en lo que se refiere al tema de hoy:

“La teología –dice don Andrés Torres Queiruga en las revistas Pastoral Misionera y Sal Terrae- no puede aceptar ingenuamente un fenómeno tan cargado de ambigüedades y tentaciones como el nacionalismo. Aleccionado por la experiencia nazi-añade- el teólogo P. Tillich (¡huummmm, protestante luterano) ha llamado la atención sobre su enorme fuerza “demoníaca”(¡haaalaaa!). Y con palabras `parecidas´ (¿)se ha expresado en alguna ocasión el papa Juan Pablo II. `El peligro es la absolutización, que convierte el nacionalismo en orgullo nacionalista fanático, resentido y cerrado. Dicho en otros términos, el riesgo de todos los nacionalismos o regionalismos, reside en sacralizarlos; en divinizarlos; en convertirlos en dioses falsos. En ídolos que exigen adoración, entrega y sacrificios. Y las víctimas sacrificadas a esos dioses, son seres humanos, hijos de Dios y hermanos nuestros´.

“En nombre del evangelio- prosigue ahora don Andrés Torres Queiruga-la teología tiene que negar todo nacionalismo que se absolutiza, convirtiéndose en un valor que se pone por encima de la misma humanidad”.

Prosigue un largo razonamiento que no cabe en este simple comentario de por sí farragoso. Resaltaré, pues, solamente algunos puntos y añadidos importantes en los que desgrana los razonamientos que, en parte insisto, hago míos.

“El nacionalismo se absolutiza cuando se convierte en orgullo regionalista; cuando afirma lo propio simplemente por ser propio, negándose a toda crítica que llega desde fuera. Se absolutiza, cuando tiende a identificar su peculiar modo de ser con lo `universal humano´, aislándose de los demás y cerrándose –o no abriéndose suficientemente- a ese diálogo interhumano, que es la única fuente de progreso real hacia la verdadera humanidad. Tales y parecidas actitudes- prosigue la parrafada- equivalen a una `idolización´ declarada o encubierta del propio pueblo; y lleva imparablemente al desprecio y negación de los demás.

Después de estas ideas madres tan atinadas, concluye el punto de vista evangélico con la conclusión de que `el nacionalismo degenera entonces en una auténtica neurosis colectiva. En ella, suelen enmarañarse el fanatismo, resentimiento u odio más o menos encubierto, pero ciertamente envenenador de la convivencia humana´. La teología- en fin- no puede hacerse cómplice de una tal situación”.

Sigue luego un extenso razonamiento, que por estar fuera del ámbito puramente laico, dejo para que, citada la fuente, sirva a quien corresponda, que no es este blog.

Pensando en España, y esto si nos atañe directamente, las “autonomías privilegiadas –añade- pueden caer en la trampa de aprovechar en su único beneficio de su mayor saber, tener y poder; para con ellos, asegurar o aumentar sus privilegios, desentendiéndose de los demás. Aquí radica, a mi parecer-dice don Andrés Torres Q. - el máximo peligro”.

Leídas atentamente estas opiniones, creo interpretar debidamente, que Queiroga pone en evidencia todo nacionalismo “excluyente”, porque dice: “el odio y el resentimiento se verían potenciados lo indecible por la identificación pasional con el propio grupo étnico. Entonces –opina- este nacionalismo excluyente sería en realidad particularismo”. Yo añadiría: particularismo de constitucionalmente y españolísimamente inaceptable secesionismo.

Aunque pudieran tener algún atisbo de razón, o parte de ella, la afirmación del mismo autor que sigue, tomada de numerosas personalidades, no estoy de completo acuerdo: “O se es cristiano, o se es nacionalista; pero las dos cosas no se pueden ser al mismo tiempo. Ser cristiano y ser nacionalista son dos cosas incompatibles”. (F.J. Laporta, El País, 5 de abril 1999). Opinión de razón dudosa, que me permito expresar no con fundamentos teológicos que ignoro, sino en el más profundo patriotismo y amor a España, del que sí puedo afirmar que algo entiendo.

“En nombre del pueblo (huummmm…) -añade- la teología tiene que negar todo nacionalismo `clasista´, que sirva para consolidar privilegios de clase o sirva de tapadera para encubrir la opresión del hombre por el hombre (huuummm…). Porque también el nacionalismo puede ser pervertido y manipulado por los que tienen el poder y el saber. Entonces, la enorme potencialidad del sentimiento nacional (`nacionalista, digo yo´) acabaría en una nueva forma de opio para el pueblo (huumm…) por los largamente entrenados laboratorios de clases dominantes. El peligro resulta más sensible en aquellas regiones o países (huumm…) donde los valores nacionales (`insisto: nacionalistas´), han rendido o rinden ya dividendos –de dinero, de poder o de prestigio-; no tanto , o más bien poco, allí donde esos valores son patrimonio del pobre y bandera de instancias nacidas precisamente para defenderlos”.

Termino con un ruego que estimo conveniente: como a don Andrés no se le quita la capa “teológica de la liberación”, es, digo, conveniente, tomar los razonamientos sumamente acertados, que los tiene, y entre paréntesis, aquéllos que lleven tal envoltura. Que “háylos”. Si Dios es servido, prefiero volverme al campo.

---
(*) Para ver la foto que ilustra este artículo en tamaño mayor (y Control/+):
http://farm9.staticflickr.com/8365/8585912243_a94033b6b2_b.jpg

Rajoy, el escrache y los catalanes no nacionalistas
joan lópez ABC Cataluña  2 Abril 2013

En Cataluña el escrache hace tiempo que se lleva a la práctica y con tolerancia social. Es una especie de bullying ideológico que ha tenido efectos devastadores

Parece como si el escrache fuera un invento recién importado de Argentina por la Plataforma Antidesahucios pero no es verdad. En Cataluña el escrache hace tiempo que se lleva a la práctica y con tolerancia social. Es una especie de bullying ideológico que ha tenido efectos devastadores.

El escrache ideológico ha consistido en amedrentar a interventores y apoderados del PP y CŽs en mesas electorales el día de las elecciones, en perdonar la vida o mirar por encima del hombro a cargos electos o ciudadanos que simplemente expresan su opinión no nacionalista.

El bullying-escrache es plantarse en la acera de enfrente en actos electorales de poca concurrencia en cualquier ciudad del alrededor de Barcelona para, así, desincentivar la asistencia a los mismos o crear la sensación entre los asistentes de ser gente extraña y desarraigada. Los efectos de este escrache, que no siempre es denunciado, con el que han convivido y conviven centenares de personas y que ha sido tolerado, cuando no alentado desde ciertos poderes públicos, opinadores y medios de comunicación es evidente. Los partidos políticos no nacionalistas tienen problemas para reclutar gente para sus candidaturas, hay que decir que la praxis de los partidos y la forma de trabajar de los llamados «apartiks» tampoco ha ayudado pero este no es el tema de este artículo.

La asistencia a actos públicos de partidos no nacionalistas que luego en las elecciones consiguen resultados electorales más que destacables es muy baja.

Todo ello da como resultado una sociedad viciada, poco libre, donde unos, los nacionalistas, por pensar como piensan están por encima de los otros, los catalanes no nacionalistas. El PP ha denunciado, y en este caso ha actuado bien, la amedrentación constante de miembros de la Plataforma Antidesahucios a sus dirigentes, nunca una causa tan justa tuvo unos defensores tan poco afortunados.

Pero es criticable que el PP y Rajoy denuncien estas prácticas y luego se reúnan en secreto con quienes sacan partido del escrache que sus correligionarios sufren en Cataluña. Estaría bien que los dirigentes nacionales del PP piensen en la situación de sus cuadros y de mucha de la gente que les vota a ellos o a CŽs antes de sentarse a hablar como si tal cosa con los nacionalistas.

Joan López es profesor de la universidad Abat Oliba CEU

Internacional / Guerra civil en Siria
El peligroso avance de la yihad
Ethel Bonet. La Razón. 2 Abril 2013

Uno de los temores de la comunidad internacional es que la revolución en Siria termine convirtiéndose en una insurrección islamista. Y lo cierto es que la insurgencia armada que lucha contra Bachar al Asad desde mediados de 2011 es una cuestión árabe suní. Mientras la Coalición Nacional Siria, principal órgano político opositor en el exilio, trata de dar una imagen pluralista, en el interior de Siria los rebeldes se han organizado en una división sectaria. A decir verdad, el Ejército Libre de Siria (ELS) es una mezcolanza de grupos mal organizados que sólo tienen en común el pertenecer a la secta suní. Entre los combatientes del ELS no hay ateos ni seculares, todos son musulmanes suníes, cada vez más influenciados por la ideología islamista.

Los combatientes se sienten naturalmente atraídos por la religión como una herramienta para hacer frente a las tensiones de la guerra. Además, la financiación extranjera es también un factor importante, ya que la mayoría de los principales donantes –incluidas las redes salafistas, expatriados sirios y los Gobiernos de Turquía, Qatar y Arabia Saudí– favorecen a los rebeldes islámicos sobre los grupos más moderados.

El factor religioso ha contribuido para fomentar el incremento de grupos extremistas y yihadistas en las filas del ELS. «La ideología del Frente al Nusra es islámica y, al final del día, todos somos musulmanes», asegura a LA RAZÓN, Abu Ahmad, un miliciano de Idlib. Este grupo radical, incluido en diciembre en la lista de grupos terroristas de Estados Unidos, se ha ganado la confianza de muchos sirios porque son los que vigilan para que no haya robos ni violencia callejera en las localidades que están bajo su control.

El problema es que el Frente al Nusra, considerado cercano a Al Qaeda, actúa por cuenta propia y no es una facción del ELS. Este frente islámico, que ha reivindicado la mayoría de atentados en Damasco, también controla parte del norte del país, en las provincias de Alepo, Idlid, y Jabal Zawiya.

Lo mismo ocurre con el Frente de Liberación de Siria (FLS), que agrupa a una veintena de grupos salafistas , y es considerado el movimiento armado opositor más numeroso del país, con 20.000 combatientes. Aunque dicen que están bajo el paraguas del ELS, la mayoría de ellos se ve ajeno al ejército rebelde, y le debe lealtad a sus propios líderes. El FLS está más orientado a la «guerra de guerrillas» que a perpetrar atentado espectaculares contra objetivos del Gobierno. El FSL se manifiesta abiertamente islamista y considera que la «sharia» (ley islámica) es el punto de referencia.

Los Hermanos Musulmanes, el grupo islamista más antiguo de Siria, que son mayoría en la Coalición Nacional Islámica (CNS), también tiene su milicia armada dentro de Siria: la Comisión de Protección Civil (CPC). Aunque el grupo armado niega cualquier relación con la Hermandad Musulmana, es una fachada de la organización islamista. El CPC cuenta con 18 facciones afiliadas, distribuidas en Homs, Damasco, Idlib y otros lugares.

Los rebeldes reconocen que no hay mucha colaboración ni coordinación entre las diferentes «katiba» (brigadas) del ELS y la mayoría de grupos de corte islamista no tienen apenas relación con el Ejército rebelde. Un ejemplo claro fue el asalto a mediados de enero del aeropuerto militar de Taftanas (en la provincia de Idlib), ejecutado por tres milicias islamistas. «En el ataque participaron el Frente de Liberación de Siria (FLS), Sukur al Sham, y el Frente al Nusra», asegura un combatiente de la brigada de Sukur al Sham.

Los rebeldes de Idlib cuentan ahora con más armas, gracias a los asaltos a instalaciones militares, pero «el control de Idlib esta prácticamente bajo la influencia de los grupos islamistas. Han ganado mucho terreno», afirma a LA RAZÓN Ibrahim , un activista de Taftanas.

Ahora que el régimen se está desmoronando, sin el control de las fronteras, el flujo de combatientes yihadistas desde Irak es mayor. Al Qaeda en Irak (AQI) está tratando de explotar la impopularidad del régimen alauí de Bachar al Asad entre los sunitas sirios, como una manera de hacerse un hueco en el nuevo mapa que se dibuja en Siria.

ERE andalucía
Griñán oculta subvenciones a través de fundaciones públicas
J.E. PFLÜGER / J. CORDERO www.gaceta.es  2 Abril 2013

Detectadas ayudas que superan los 19 millones de euros en los últimos 15 meses.

La Junta de Andalucía, que preside el socialista José Antonio Griñán gracias al apoyo de la formación comunista Izquierda Unida, sigue dilapidando el dinero público. Continúa financiando organismos dependientes del Ejecutivo autonómico sin control ninguno. Esto es posible gracias al entramado de fundaciones públicas, organismos sin ánimo de lucro que no deben rendir cuentas a la Intervención General ni al Registro Mercantil. Desde enero de 2012 hasta hoy han sido 19.438.705 de euros lo que se ha desviado por este procedimiento.

De nada ha servido que el ex interventor de la Junta de Andalucía, Manuel Gómez, emitiera hasta 15 informes desfavorables sobre la forma en la que el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) pagaba a los prejubilados de los ERE. Y tampoco se ha hecho mucho caso a la conclusión que aparecía en esos informes, en la que se afirmaba que las transferencias de financiación se realizaron “con muy escaso control”.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) de ayer, 1 de abril, recogía la entrega de 4,2 millones de euros a varias fundaciones. Un dinero que era entregado desde la Consejería de Salud y Bienestar Social, dirigida por Mª Jesús Montero. Unas subvenciones que se elevaban a públicas el mismo día en el que la jueza Mercedes Alaya, instructora del proceso abierto sobre los ERE fraudulentos aprobados y financiados por la Junta de Andalucía, decretaba una nueva prórroga del secreto del sumario por un mes más.

Los más de 19 millones de euros que se han repartido estos últimos 15 meses entre las fundaciones de titularidad públicas, más de la mitad ha correspondido a la Fundación Progreso y Salud, “dependiente de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, es la entidad central de apoyo y gestión de la investigación del Sistema Sanitario Público de Andalucía”, que ha recibido por este procedimiento casi ocho millones y medio de euros.

Otra cantidad importante ha sido la entregada, por medio de 14 subvenciones diferentes, a la Fundación para el Avance Tecnológico y el Entrenamiento Profesional (Iavante), a la que se han transferido 4,2 millones de euros. Iavante es una línea de desarrollo de competencias profesionales que depende de la Fundación Progreso y Salud.

Otros 3,3 millones se le concedieron a la Fundación Pública Andaluza para la Gestión de la Investigación en Salud de Sevilla (Fisevi). Su cometido es el fomento de la I+D+i en los centros públicos de la provincia de Sevilla.

El resto, hasta completar los 19,4 millones de euros, se lo repartieron, en cantidades menores, la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, la Fundación para la Investigación Biosanitaria en Andalucía Oriental, la Fundación Audiovisual de Andalucía, la Fundación Imabis, la Fundación Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre y la Red Andalucía Emprende.

Este entramado de financiación sin control viene a completar la información, conocida también ayer, según la cual los secretarios generales de UGT y CC OO en Andalucía, Manuel Pastrana y Francisco Carbonero, dirigían la Asociación Faja Pirítica de Huelva, un organismo que se habría beneficiado del cobro de ERE fraudulentos financiados por la Junta de Andalucía.

La junta directiva de este organismo se encargaba de cobrar todas las cantidades debidas a los asociados por entidades públicas y privadas. También administraban sus pólizas y, en cumplimiento de este cometido, entraban en contacto con los diferentes intermediarios que se lucraron en la red que investiga la jueza Alaya y que podría haber manejado más de 1.200 millones.

España
Desde 2007, las subvenciones a los medios públicos aumentaron un 95,1%
Las subvenciones a medios públicos aumentaron un 60,5% en un año, de 2009 a 2010, de los 1.377,6 millones de euros a los 2.211,23 millones. El año pasado las subvenciones (2.019,13 millones de euros) superaran en tamaño a los ingresos publicitarios del sector audiovisual (1.925,62 millones de euros).
Agencias / Redacción www.vozbcn.com  2 Abril 2013

Las subvenciones públicas a las televisiones y radios de titularidad institucional han aumentado un 95,1% desde 2007, año previo al inicio de la crisis económica en España, y han representado ya más ingresos para el sector audiovisual que lo que proviene de la publicidad, según el último informe trimestral de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

En los últimos años los ingresos publicitarios del sector audiovisual en su conjunto (televisiones y radios, tanto públicas como privadas) han caído un 46,4%, desde los 3.594,66 millones de euros en 2007 hasta los 1.925,62 millones de euros de 2012. Mientras que las subvenciones a cadenas privadas han aumentado en 984,27 millones de euros, en el mismo periodo.

Gran parte del aumento de las ayudas públicas se debe a la introducción, a partir de finales de 2009, del nuevo modelo de financiación de la Corporación de Radio y Televisión Española (RTVE) aprobado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), que sustituyó los ingresos del ente público provenientes de la publicidad por tasas a las cadenas privadas y a las operadores de telecomunicaciones, así como una aportación directa del Gobierno vía los Presupuestos Generales del Estado y la recaudación de la tasa por la ocupación del espectro radioeléctrico.

Solo en 2010, primer año completo en que funcionó el nuevo modelo de financiación de RTVE, las subvenciones a medios públicos aumentaron un 60,5%, de los 1.377,6 millones de euros en 2009 a los 2.211,23 millones de euros el año siguiente. En los años siguientes, con los ingresos publicitarios del sector audiovisual encadenando caídas año tras año, las subvenciones a medios públicos se han mantenido más o menos estables, con una reducción de un 8,6%, en comparación con una caída de los ingresos de la publicidad en el sector de 25,6% en el mismo periodo.

Esta distinta evolución que han seguido por una parte las subvenciones otorgadas por las distintas administraciones públicas (Gobierno nacional, gobiernos autonómicos y gobiernos locales) a medios públicos y por otra parte el mercado publicitario ha llevado a que, por primera vez, el año pasado las subvenciones (2.019,13 millones de euros) superaran en tamaño a los ingresos publicitarios del sector audiovisual (1.925,62 millones de euros), según ha informado Europa Press.

Caen un 48,8% los ingresos publicitarios de las TV autonómicas y locales
El 25% restante de sus ingresos provienen principalmente de la publicidad y también se han resentido con la crisis. De hecho, desde 2010, ya sin TVE en el mercado de la publicidad, los ingresos publicitarios de las televisiones públicas (autonómicas y locales) han caído un 48,8%, desde los 253,25 millones de euros que ingresaron en el año 2010 hasta los 129,61 millones de euros que obtuvieron por este concepto el año pasado.

El esfuerzo de sostener las televisiones autonómicas y locales públicas está recayendo sobre todo en los contribuyentes. Las subvenciones a las televisiones públicas supusieron en 2010 un coste de 152 euros por hogar, teniendo en cuenta la compensación por los ingresos publicitarios, según el V Informe Económico sobre la Televisión Pública en España realizado por Deloitte para Uteca. De ese coste, 68 euros por hogar corresponden a TVE y 84 euros, a las televisiones autonómicas.

Este coste por hogar sitúa a España en una posición intermedia entre Italia y Francia, países en donde la televisión pública tiene un coste inferior a los 130 euros por hogar, y Alemania y Reino Unido, en donde el coste es superior al de España, con alrededor de 220 euros por hogar en el primer caso y unos 170 euros por hogar en el segundo, de acuerdo al mismo estudio de Deloitte, con datos de 2010.

Garantía de pluralidad
Con este coste, en opinión de la FORTA, se mantendrían las televisiones públicas funcionando y se garantizaría que los operadores prestasen un servicio público de calidad, con información plural y, en el caso de las autonómicas, se promovería la cultura local, las tradiciones, la lengua regional y la realidad social e institucional de cada Comunidad.

Según el trabajo de Accenture para la FORTA, la aportación de las televisiones públicas autonómicas, tanto de forma directa (gastos de producción propia y otros gastos) como directa inducida (gasto de producción asociada), ha representado en 2010 el 19,3% del total de ingresos del sector audiovisual español.

Actualmente en España existen más de 600 productoras audiovisuales que facturan alrededor de 2.000 millones de euros y emplean en torno a 12.000 trabajadores de manera directa, de acuerdo al estudio de Uteca La televisión en España Informe 2012.

Pablo Molina, PERIODISTA Y ESCRITOR
'Sólo hay dos clases sociales: los que pagan impuestos y los que viven de ellos'
ALFONSO BASALLO www.gaceta.es  2 Abril 2013

La novela “Genios del trinque” (Libroslibres) es una divertida autobiografía de un funcionario autonómico. El autor de la sátira no deja títere con cabeza.

¿Es vd. cínico de nacimiento o es un mecanismo de autodefensa?
Es una herramienta para poner de los nervios a los progres.
-¿Y a los que no lo son?
Para que se diviertan a su costa.

-La política es ¿el arte de corromperse sin que te pillen?
La actualidad me exime de aportar pruebas adicionales.
-¿Qué caso le escandaliza más?
Me sorprende Bárcenas. Qué faena: merece las dos orejas y el robo.

-Lo dice en plan elogioso.
No, en plan habilidoso: un golfete pone en jaque a todo un partido.
-…que tampoco es una hermanita de la Caridad.
Lo demuestra con su no actuación ante Bárcenas.

-Seguimos: las autonomías, ¿el arte de llevar a España a la ruina?
Nacieron pasa eso. No tienen otra función conocida.
-Hay otra: sembrar el calendario de saraos regionales.
A golpe de subvención.

-Divide (por 17) y vencerás…
Y nos arruinarás.
-Clases sociales: alta, media, baja y… ¿autonómica?
Sólos dos clases: los que pagamos impuestos y los que viven de ellos.

-¿Cuál es el secreto para vivir de ellos?
Ser progre y tener facultades de progre.
-Y la primera de esas facultades…
Carecer de escrúpulos.

-Eso no es exclusivo del PSOE.
No, es un mal transversal en todos los partidos.
-Característica del trepa autonómico.
Tener buena relación con los jefes del Partido.

-Qué es más eficaz: ¿tener carné o hacer la pelota?
Hacer la pelota pero con en el carné en la boca.
-Carné sea del partido que sea.
Cuando manda el PP es más rentable tenerlo del PSOE.

-¿Por qué?
Porque el PSOE los enchufa y luego el PP los asciende.
-¿Es arriesgado ser competente?
Si alguien quiere hacer carrera en las autonomías no se lo recomiendo.

-¿Porque te marginan?
Porque haces el trabajo de los enchufados y no te ascienden.
-¿Hay un Principio de Peter autonómico?
Sí , el dinero público no es de nadie, como dijo Carmen Calvo.

-Los socialistas sabían mucho de eso…
Sabían del asalto al Presupuesto.
-Como los liberados sindicales.
Los liberados son los nuevos señoritos.

-¿Porque viven a costa de los demás?
Y sobre todo porque, encima, los humillan.
-ERE: los socialistas roban a los pobres para dárselo a los ricos
Es la figura inversa de Robin Hood.

-¿Nos fiamos de Ada Colau?
No. Es una horda más de izquierda que hace el juego sucio al PSOE e IU.
-¿Por qué se habla más de Bárcenas que de los ERE?
Porque la izquierda tiene patente de corso para robar. Y al PP se le presupone cierta honradez.

-¿Quién ganará el pulso: Alaya o Griñán?
Yo que Griñán estaría preocupado. Veo a Alaya muy decidida.
-Pero se enfrenta con 30 años de cortijo socialista.
Pero le interesa más hacer justicia que un ascenso.

-¿Quién ganará el pulso: el Estado de derecho o Chaves?
El Estado de Derecho, pero dentro de 15 años.
-¿Tenía razón Vizcaíno con las autonosuyas o era un fachón exagerado?
Era premonitorio.

-Montoro, ¿débil ante la insolente CiU?
Es capaz de arruinar una sociedad para salvar la casta autonómica.
-Mas a Rajoy: la bolsa o me divorcio de España.
Una buena bolsa enfría las pasiones.

-Y Rajoy va y le paga el impuesto revolucionario
Eso es lo que hará, no sea que le llamen facha o españolista, que es peor.
-PSOE y PP ¿cómplices en el lastre autonómico?
El PSOE por acción y el PP por omisión.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

DATOS DE GOBIERNO VASCO
3.200 coches oficiales para sociedades públicas
El Correo  2 Abril 2013

De ellos, 2.086 estaban en régimen de propiedad y los 1.124 restantes en régimen de 'renting', según una respuesta parlamentaria remitida por el Ejecutivo de Vitoria al portavoz de UPyD, Gorka Maneiro

Los vehículos oficiales adscritos a las sociedades públicas del Gobierno Vasco a primeros de este año ascendían a 3.210. De ellos, 2.086 estaban en régimen de propiedad y los 1.124 restantes en régimen de 'renting', según una respuesta parlamentaria remitida por el Ejecutivo de Vitoria al portavoz de UPyD, Gorka Maneiro. Osakidetza es la entidad con más coches oficiales adscritos, un total de 177, la mayor parte de 'renting' (119). Asimismo, destacan los 160 vehículos, 155 en régimen de propiedad, de los que dispone la Ertzaintza. A mucha mayor distancia se sitúan los 87 vehículos oficiales de Euskal Trenbide Sarea, 46 de ellos bajo la fórmula de 'renting', que dan servicio a 86 empleados y un directivo; los 53 de la Agencia Vasca del Agua; los de EiTB, o los 30, la mayor parte en propiedad, de la sociedad pública Eusko Trenbideak.

Víctimas de ETA ven la actuación de Sortu y Bildu en el Aberri Eguna un motivo para ilegalizarlas
"Es una prueba más de que son los sucesores de Batasuna"
Europa Press www.lavozlibre.com  2 Abril 2013

Madrid.- Las asociaciones de víctimas contra el terrorismo han señalado este lunes que las actuaciones tanto de EH Bildu como del nuevo partido de la izquierda abertzale Sortu en el día del Aberri Eguna suponen un motivo más para ilegalizarlas "cuanto antes".

Las agrupaciones de víctimas responden así a la coalición EH Bildu y a Sortu, que este domingo homenajearon en el Aberri Eguna (Día de la patria vasca) al máximo dirigente de ETA, Thierry, además de reivindicar un Estado vasco.

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha señalado que las actuaciones de este domingo fueron "un motivo más para que se pida cuanto antes la ilegalización de estas coaliciones".

"Lo que quieren, que es lo que ha ido denunciando la AVT tanto tiempo, es la independencia y que los presos estén todos fuera", ha denunciado en declaraciones a Europa Press.

SUCESORES DE BATASUNA
Por su parte, el presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha manifestado que estas actuaciones son "más de lo mismo" y por ello se tendrán que acumular ya los indicios existentes contra ambas formaciones. "Es una prueba más de que son los sucesores de Batasuna", ha añadido.

Asimismo, ha criticado la actuación del portavoz de Sortu, Pernando Barrena, al considerar a 'Thierry' como "preso político vasco". En este sentido, ha valorado que Barrena utilizaba un tono de amenaza ante la "situación peligrosa" de acabar con la tregua.

Pedraza también ha valorado el comunicado de ETA emitido este domingo con motivo del Aberri Eguna en el que exige que todos sus presos "tienen que estar libres" y denuncia que "están pagando el amor a esta patria con el castigo de la cárcel".

ETA QUIERE PROVOCAR RUPTURA DE LA "FALSA TREGUA"
Pedraza ha señalado que dicho texto no tiene ninguna legitimidad y "mucho menos cuando quieren que los presos estén en la calle". "Si para amar a tu país tienes que asesinar hasta a 25 personas como lo ha hecho alguno de ellos pues no estaríamos hablando de un estado de derecho como el que vivimos", ha explicado.

Al hilo de esto, ha indicado que no quieren "dar pábulo" a este comunicado porque los presos terrorista se encuentran "donde tienen que estar que es en las cárceles cumpliendo sus penas íntegras".

Sobre este asunto, Portero ha valorado que la petición de ETA es "inviable" y con ello quieren "provocar la ruptura de esta falsa tregua". "Pedir eso es como pedir un brindis al sol", ha añadido.

Asimismo, ha señalado que este tipo de peticiones son "demostraciones de que siguen vivos" y para servir como "referentes" y "escenificación" ante los suyos.

Cataluña
Mossos de cinco comisarias utilizan el español para protestar por los recortes
La decisión no cuenta con el apoyo de los sindicatos mayoritarios, pero se tomó en votación en las asambleas de enero y febrero, y se lleva a cabo solo en Cornellá, Gavá, Castelldefels, Viladecans y San Boi de Llobregat.
Maite Molina www.vozbcn.com  2 Abril 2013

Pese a que en Cataluña hay dos lenguas oficiales -tres en el Valle de Arán, Lérida-, iniciar una conversación en español, en lugar de en catalán, en un mostrador de un servicio público sigue siendo, en 2013, un acto de rebeldía y es utilizado como forma de protesta por parte de los funcionarios autonómicos. Así lo han puesto de manifiesto los mossos de cinco comisarías.

Una vez más, agentes de los Mossos d’Esquadra han decidido llevar a cabo una protesta contra la Consejería de Interior hablando en español -interna y externamente-, en contra de la norma de la Generalidad que obliga a los funcionarios a dirigirse en catalán -interna y externamente-. Los policías protestan de esta manera por los recortes salariales y el empeoramiento de sus condiciones laborales.

‘Expedientes disciplinarios’
Según ha informado El Mundo este lunes, la falta de diálogo entre la Consejería, en manos de Ramon Espadaler (CiU), y los sindicatos ha llevado a los agentes de las comisarias de Cornellá, Gavá, Castelldefels, Viladecans y San Boi de Llobregat (poblaciones de Barcelona) a iniciar una revuelta lingüística en el marco de nuevas protestas generalizadas.

Esta decisión fue aprobada en asambleas celebradas en cada una de las comisarias, iniciativa que no cuenta con el apoyo de los sindicatos, tal y como figura en las actas de las votaciones celebradas a finales de enero e inicios de febrero, según el diario de Unidad Editorial que ha tenido acceso a los documentos.

En todas las reuniones se aprobó por mayoría ‘realizar las comunicaciones en castellano’, incluyendo en algunos casos las llamadas por la propia emisora policial. Una iniciativa que puede acarrearles ‘expedientes disciplinarios’, tal y como refleja el acta conjunta de tres de dichas comisarías celebrada el 6 de febrero. Los agentes, sin embargo, son conscientes de que ‘cuanta más gente aplique esta medida, menos probable será la apertura de un expediente’.

¡Que viva España!
La última vez que los policías autonómicos adoptaron una medida similar fue en enero de 2012. La decisión -en esta ocasión, con el apoyo de los sindicatos- causó una fuerte polémica mediática, que obligó a una rectificación casi inmediata por parte de los promotores. En aquella ocasión, radicales secesionistas no dudaron en menospreciar a los agentes llamándoles quintacolunistas o acusándoles de manchar el uniforme.

Desde entonces, es habitual que en las protestas y manifestaciones de los agentes del cuerpo policial autonómico se vean banderas de España, carteles en español o, incluso, se entonen canciones como el ¡Que viva España! que, sobre todo, buscan captar la atención de los medios de comunicación y presionar a la Generalidad para negociar las condiciones de trabajo de los mossos.

Una decisión como la de protestar lingüísticamente por derechos laborales se ha dado recientemente -enero de 2013- en el Teatro Nacional de Cataluña. Los empleados decidieron informar a los espectadores que en protesta por los recortes de la Generalidad en el ámbito de la cultura utilizarían preferentemente el español. La protesta duró apenas unas horas.

Otros precedentes
En 1996, los principales sindicatos policiales también recomendaron a los agentes de la policía autonómica que utilizasen el español en sus comunicaciones con los ciudadanos, con sus superiores y con los jueces como medida de presión durante una negociación de las condiciones laborales.

Más recientemente, en noviembre de 2008, un cabo de los Mossos d’Esquadra fue sancionado con tres meses de suspensión de empleo y sueldo y su traslado forzoso por negarse a traducir al catalán unas diligencias que había escrito en español hasta no recibir la orden por escrito. El entonces consejero de Interior, Joan Saura (ICV-EUiA), señaló que “su obligación” era hacerlo en catalán.

En los últimos años, el ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol ha mostrado en reiteradas ocasiones su preocupación por el hecho de que muchos mossos se dirigen en español a los ciudadanos, recordando que durante su mandato “tenían la obligación” de utilizar el catalán. En octubre de 2011, durante un acto ante un millar de aspirantes a policías autonómicos, les instó a utilizar el catalán “como primera lengua siempre que puedan, que es casi siempre”.


Recortes de Prensa   Página Inicial