AGLI Recortes de Prensa   Jueves 4 Abril 2013

Crisis
La recuperación imaginaria
Emilio J. González Libertad Digital 4 Abril 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vuelto a insistir en que la economía crecerá con claridad en 2014 y creará puestos de trabajo. Ojalá tenga razón, porque la sociedad está sufriendo lo indecible con una crisis tan intensa y que dura ya tantos años, pero todo invita a pensar en que, nuevamente, se trata de un mensaje vacío de contenido, porque todavía no se han sentado de verdad las bases del crecimiento económico, ni se hará mientras el Ejecutivo siga sin querer meter de forma drástica la tijera en el gasto público, en especial en el de las administraciones territoriales.

El Gobierno sigue confiando en que las exportaciones sacarán a España de la crisis, y es cierto que las ventas al exterior están subiendo con fuerza, pero lo están haciendo a base de reducir los márgenes empresariales, para poder recortar los precios, hasta casi los niveles en los que el beneficio desaparece, con lo que esas exportaciones apenas tendrán capacidad de generar más empleo. Es más, en algunos casos el dinamismo exportador es fruto de una caída drástica de los costes laborales, que permite reducir los precios y, de esta forma, recuperar competitividad, pero eso tampoco contribuye a generar puestos de trabajo y nos lleva a un segundo problema: la debilidad del consumo interno.

El gasto familiar, que representa dos terceras partes del PIB, se halla bajo mínimos por las elevadas cifras de paro, el acelerado proceso de reducción de deudas que están llevando a cabo los hogares y las fuertes reducciones salariales que se vienen experimentando en muchos sectores y empresas para poder mantener los puestos de trabajo, o al menos parte de ellos. En este contexto, es muy difícil que el consumo pueda repuntar y tirar del crecimiento económico, como reconocía recientemente el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz. Es decir, que el gasto familiar seguirá con el pulso muy débil, al igual que el crecimiento económico y la creación de empleo. No obstante, un aumento de la renta disponible de las familias en forma de reducción de impuestos podría cambiar las cosas, pero el recorte tributario ni está ni se le espera, porque con un déficit del 6% del PIB para este año y el próximo, tal y como estima el Banco de España, es imposible reducir la presión fiscal. Y lo mismo cabe decir en relación con las empresas y el estrechamiento de sus márgenes.

La recuperación de la economía, en consecuencia, pasa por la reducción del déficit público, con el fin de que, a través de ella, se puedan rebajar los impuestos. Esa reducción, empero, solo será posible si se recorta de forma drástica el gasto público, porque nuevas subidas de impuestos lo único que causan es más depresión económica y más desaparición de empresas. Esta, por desgracia, es la estrategia que ha seguido este Gobierno, y así nos va. La salida de la crisis, por tanto, precisa necesariamente de un nuevo enfoque en la política económica, que se centre en la empresa y en el sector privado y no en lo público. Al no querer ajustar el gasto de las administraciones y reducir el tan ingente como innecesario número de empleados públicos, el peso del ajuste ha caído sobre el sector privado. Hoy éste necesita menos déficit público para que puedan bajar los impuestos y para que la abultada cantidad de recursos que absorbe su financiación pueda dirigirse al sector privado generador de crecimiento económico y empleo. Eso significa, entre otras cosas, meter mano de una vez por todas a las autonomías, pero como Rajoy sigue sin estar por la labor, ni habrá reducción del déficit –ya vemos que el Gobierno, después de tratar de engañar a la UE con las cuentas de 2012, ahora pretende renegociar el déficit de 2013–, ni rebaja de impuestos, ni crecimiento económico ni creación de empleo en 2014.
Lo que habrá es lo que sucede siempre con las crisis como las que está sufriendo España: debilidad, estancamiento y nuevas recesiones.

'Todo lo que era sólido'
En defensa de la democracia
José María Albert de Paco Libertad Digital 4 Abril 2013

Antonio Muñoz Molina se encerró el pasado agosto en la hemeroteca de El País y empezó a leer ejemplares de 2007. Aquellos volúmenes daban cuenta de una España hechizada por el dinero, presa de una desmesura insondable y que se permitía la frivolidad de incrustar en los periódicos necrológicas de franquistas y republicanos. La guerra civil, en efecto, era por entonces un caudaloso, horrísono afluyente de noticias, el capricho adolescente de un Gobierno al que le salían las cuentas, fiado a una fiebre del ladrillo que dio para costear proyectos demenciales. Muñoz Molina salía de la pecera después de comer, pero se llevaba consigo las trazas de aquel paisaje brutal, delirante, el de un país que, recordemos, ni siquiera era capaz de ponerse de acuerdo para honrar a las víctimas del terrorismo; a sus muertos. Tras cada zambullida en el pasado, en aquella historia de anteayer, el novelista terminaba mecido en la misma pregunta: "¿Cómo es que ese ruido no nos atronaba?". En el intento de dar con una respuesta plausible (acaso el afán de sofocarla), fue hilando un discurso vibrante, franco, tonificante, una queja preñada de sensatez que aísla e identifica los grandes (y pequeños) males de la España democrática. Eso, en esencia, es Todo lo que era sólido.

No gustará a los nacionalistas, ya sean vascos, catalanes o gallegos. Ni, por descontado, a ninguno de esos ínfimos y recónditos regionalistas que florecieron en nuestro país al calor de la Transición, pues uno de los leitmotivs del ensayo de Muñoz Molina es la denuncia del delirio identitario. (Hoy mismo, en El Mundo, el poeta catalán Àlex Susanna alababa el libro salvo "cuando aborda cuestiones como la de los males de las autonomías, [...] que no pueden sino enrojecernos de vergüenza ajena". A ese desagrado me refiero). Tampoco gustará a esa izquierda que, en materia pedagógica, ha abjurado del mérito, ni a los derechistas que tienen por toda hoja de ruta el desmantelamiento de lo público. Los dirigentes de los grandes partidos se verán igualmente retratados, abonados como están a un sectarismo tan estridente como improductivo ("En ningún otro campo profesional se puede llegar más lejos careciendo de cualquier calificación, conocimiento o habilidad verificable"). Nadie, en suma, sale indemne de Todo lo que era sólido. Ni siquiera quienes hemos denostado el 15-M, un movimiento que merece el respeto del autor por cuanto tiene de germen democrático. Con todo, y a diferencia del Indignaos de Hessel, no es éste un llamamiento a la irresponsabilidad, ni un decálogo candoroso que invite a achacar nuestras desgracias al ominoso Sistema. Muy al contrario, Muñoz Molina viene a sugerirnos que entre el sistema y los hombres no hay una sima insalvable, y que el único modo de conjurar el riesgo de perderlo todo, todo lo que era sólido, pasa por colocarse frente al espejo y reconocer, en primer lugar, que carecemos de tradición democrática. Esa tradición, nos dice Muñoz, no surge de la nada, sino que es el fruto de un compromiso cívico que, en España, ningún partido ni Gobierno ha tratado de asentar, tan ocupados como estaban exhumando cadáveres en las cunetas y desvelando naciones milenarias.

¿Que cómo se inculca ese compromiso? El propio Muñoz acabará estas líneas:

Todo importa ahora entre nosotros. El que maneje dinero público que lo controle hasta el céntimo, y que esté dispuesto a responder de cada euro que gaste. El médico que recete la dosis más exacta posible de la medicina. El encargado de barrer la calle que la deje tan limpia como si estuviera barriendo su casa. Y el ciudadano que pase por ella que procure dejar el mínimo rastro de su paso.

Plataforma Reconversión
Vidal-Quadras pide reformar la democracia interna de los partidos
GACETA.ES  4 Abril 2013

El vicepresidente del Parlamento Europeo registra una petición formal que plantea congresos bienales y auditorias externas para fiscalizar las cuentas de los partidos.

El presidente de Reconversión y vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, ha registrado una petición formal al Gobierno para la modificación del sistema de partidos políticos en España.

Reconversión defiende ante el Gobierno la necesidad de un cambio legal para “evitar que nuestro sistema derive hacia una partitocracia caudillista que perpetuaría los peores vicios de una cultura política escasamente democrática”, según refleja el texto presentado esta mañana y dirigido 'al Gobierno de la Nación Española'.

Según el mismo texto, la reforma de la Ley de partidos también debería impedir “el enquistamiento de las cúpulas” y “regular con mayor eficacia y transparencia la financiación” de las distintas opciones políticas.

Para conseguir esa mejor democracia interna, Reconversión plantea "congresos periódicos bienales con delegados elegidos por sufragio directo y secreto de todos los militantes", que la "elección del máximo responsable orgánico del partido sea mediante sufragio directo y secreto de todos los militantes del ámbito territorial correspondiente" y que la "selección de los candidatos a cargos representativos sea también mediante sufragio directo y secreto de los militantes".

Donaciones transparentes
Además, la plataforma creada por el político popular y vicepresidente del Parlamento Europeo, plantea que se lleven a cabo "auditorias externas independientes para fiscalizar las cuentas de los partidos políticos" que deberán financiarse, "esencialmente", de las cuotas de los afiliados y de donaciones privadas "transparentes debidamente reguladas".

Cataluña
La consejera Rigau deja en 123 peticiones las 1.031 instancias de padres que piden bilingüismo escolar
Los datos oficiales que ofrece la Consejería de Enseñanza, en respuesta parlamentaria por escrito, no tienen en cuenta las instancias, también por escrito, que los padres hacen ante la Generalidad. Las asociaciones cívicas que defienden el bilingüismo escolar recuerdan que la Administración autonómica no cumple con la casilla lingüística en las pre inscripciones de los niños, por lo que obliga a los solicitantes a acudir a la sede de la Consejería para ejercer un derecho. Es “inaceptable”, denuncian Convivencia Cívica Catalana e Impulso Ciudadano.
Daniel Tercero www.vozbcn.com 4 Abril 2013

Irene Rigau (CiU) ha asegurado que la Consejería de Enseñanza ha recibido, hasta el pasado 30 de enero, ’17 solicitudes que pedían que el castellano se utilice también como lengua vehicular, en la educación pública’ en Cataluña. Así consta en una respuesta por escrito al PP. Oficialmente, el curso pasado fueron 106 solicitudes. En total, en los dos últimos años, 123. Sin embargo, la cifra real es de 1.031 peticiones.

La Generalidad ha señalado que entre el curso escolar actual (2012-2013) y el pasado (2011-2012) ha registrado 123 solicitudes de padres que, en aplicación de la ley, quieren que sus hijos sean escolarizados en las dos lenguas oficiales de Cataluña, español y catalán, en un sistema de conjunción lingüística, tal y como han señalado distintas sentencias de los tribunales de justicia desde hace años.

Para Francisco Caja, Rigau “miente” en la respuesta por escrito a los populares. El presidente de Convivencia Cívica Catalana ha recordado, en declaraciones a LA VOZ DE BARCELONA, que solo a través de su entidad se han presentado más de 500 solicitudes cada año, en los dos últimos cursos. En total, esta entidad puede dar fe, con las correspondientes instancias ante la Consejería, de 1.031 peticiones.

Incumplimiento en la pre inscripción escolar
¿A qué se debe, entonces, que Rigau especifique 17 solicitudes para este curso? Caja ha indicado que la consejera ha respondido sobre los padres que han acudido a la justicia -las diez últimas demandas en diciembre de 2012-, pero no sobre las peticiones por escrito ante la Generalidad, que no caben lugar a dudas pues la entidad tiene copia legal de cada una de las instancias presentadas.

En este sentido, tanto Caja como José Domingo, presidente de Impulso Ciudadano, también en declaraciones a este diario, han advertido que los padres no pueden hacer la petición lingüística en la pre inscripción escolar pues la Generalidad incumple desde hace años con la ley -así consta en el documento de 2012 y en el de este año-, al no incluir una casilla para que los padres escojan el modelo lingüístico que desean para sus hijos.
Extracto de la petición concreta que realizan los padres a la Consejería de Enseñanza, y esta desestima, obligando a los padres a acudir a los tribunales para que se ejerza un derecho ya reconocido.

Extracto de la petición concreta que realizan los padres a la Consejería de Enseñanza, y esta desestima, obligando a los padres a acudir a los tribunales para que se ejerza un derecho ya reconocido.

De esta manera, para que la Consejería sepa la voluntad de los progenitores estos solo tienen la vía de presentar una instancia por escrito después de que el centro, en el que están escolarizados los niños, rechace la petición de los padres para que se aplique el bilingüsimo. Una actitud “poco democrática” e “inaceptable” para una administración pública, en opinión de las asociaciones cívicas, y una ilegalidad que ha sido reconocida incluso por el Síndic de Greuges.

Bilingüismo ‘en el centro y curso’
Rigau, además, en su respuesta parlamentaria ha hecho caso omiso a las sentencias de los tribunales que dejan muy claro que la Generalidad no puede ni separar por lengua a los alumnos ni aplicar la atención individualizada a los solicitantes del bilingüismo. Y se ha agarrado a la aplicación de la autonómica Ley de Educación de Cataluña (LEC), recurrida ante el Tribunal Constitucional (TC).

La Consejería de Enseñanza ha señalado que el sistema educativo en Cataluña ‘no prevé la posibilidad de escoger la lengua vehicular en la educación pública’, tal y como también han interpretado los tribunales, pero no ha indicado que, a la vez, las sentencias judiciales -la última de febrero de 2013 del Tribunal Supremo- han establecido que se debe aplicar un sistema bilingüe ‘en el centro y curso’ para los que pidan ser escolarizados en las dos lenguas oficiales, y no solo en catalán.

nternacional
El español, ¿lengua de trabajo de la ONU en sustitución del francés?
‘The Economist’ señala que ‘la preferencia actual [de la ONU] por el francés es anacrónica‘, puesto que ‘ya no es representativo de la comunidad internacional’, y apuesta por el español como ‘el único sustituto lógico’. ‘La ONU debería recompensar el aumento de la influencia económica y social de los hispanohablantes -y su fuerte compromiso con el sistema internacional- con un asiento mayor en la mesa de las lenguas’, concluye.
Andreu Caballero www.vozbcn.com 4 Abril 2013

El español debería sustituir al francés como lengua de trabajo en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esta es la conclusión a la que llega The Economist en una entrada publicada este martes en su blog Johnson, dedicado a la situación de las lenguas en el mundo.

Actualmente, los idiomas de trabajo en la ONU son el inglés y el francés. Y, además de estos dos, también son oficiales el árabe, el chino, el ruso y el español, lo que permite su uso en la Asamblea General, en el Consejo Económico y Social y en el Consejo de Seguridad, y la mayoría de los documentos se publican en todas estas lenguas.

Sin embargo, en opinión del influyente semanario británico, ‘la preferencia actual por el francés es anacrónica‘, puesto que ‘ya no es representativo de la comunidad internacional’, mientras que el español es ‘el único sustituto lógico’.

Entusiastas participantes en los organismos internacionales
The Economist considera que la ONU debería revisar su estatus actual de las lenguas:

‘Los idiomas oficiales de la ONU responden a motivos de diversidad geográfica. Los hablantes de árabe, inglés, francés, mandarín, ruso y español suman cerca de 2.200 millones. Pero las dos lenguas de trabajo están vinculadas a la tradición. La persistencia del francés se atribuye a su historia como el lenguaje de la diplomacia. [...] Con 74 millones de hablantes nativos, el francés es un idioma mucho más pequeño que el hindi, el portugués y el japonés. Para ser justos, el francés tiene en su haber la diversidad geográfica. Lenguas con muchos hablantes, como el indonesio y el bengalí, son hablados principalmente a nivel doméstico. Pero el español y el árabe están difundidos geográficamente, también, y son numéricamente grandes. Los países hispanohablantes, al contrario que los de lengua árabe, son entusiastas participantes en los organismos internacionales’.

El articulista también apunta a que el español se utiliza habitualmente más que el francés en la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, a pesar de estar ubicada en Ginebra.

‘El español es el único sustituto lógico’
En ese sentido, The Economist considera que, habida cuenta que el presupuesto de la ONU se está ajustando, ‘la elección de las lenguas de trabajo debería ser más eficiente‘.

‘De entre los idiomas oficiales, el árabe, el mandarín y el ruso no tienen sentido como sucesores del francés. Los países de lengua árabe son relativamente apáticos participantes en los asuntos globales, prefiriendo trabajar a través de la introvertida Liga Árabe. El mandarín es enorme, pero mayoritariamente es de ámbito local. Desde el final de la guerra fría, el dominio ruso ha disminuido. Los tres utilizan alfabetos no latinos, por lo que introducir uno de ellos como lengua de trabajo requeriría una revisión dramática y cara del aparato lingüístico de la ONU’, añade.

Y concluye:
‘El español es el único sustituto lógico. Tiene sentido no solo en comparación con el árabe, el mandarín y el ruso, sino también por sí mismo. La ONU debería recompensar el aumento de la influencia económica y social de los hispanohablantes -y su fuerte compromiso con el sistema internacional- con un asiento mayor en la mesa de las lenguas. [...] Las conversaciones sobre una distribución más justa de las lenguas se están produciendo en la ONU, principalmente en privado. Los datos demográficos sobre el crecimiento del español muestran que esta cuestión se volverá urgente a medida que pase el tiempo. Como ocurre en muchas instituciones internacionales, a pesar de los recursos y de los presupuestos limitados, el sistema de la ONU está pendiente de una remodelación en relación a las lenguas’.

Europa tiembla: Francia pasa de 'amour' a auténtico 'horreur
S. McCoy El Confidencial 4 Abril 2013

Cuando hace un año Nicolas Sarkozy nos metió en el mismo saco que a los griegos, y advirtió de que su país pagaría con las penas del infierno económico y financiero el abandonarse en manos de los socialistas, no sólo fuimos de los primeros en poner de manifiesto la precaria situación de esa Francia que aún era incluida, falazmente, en el grupo de las locomotoras europeas, sino también en denunciar como, al igual que había ocurrido en España con la segunda legislatura del desaparecido José Luis Rodríguez Zapatero, los cinco años de mandato del pequeño Napoleón habían sido la última oportunidad para reconducir una situación que, en palabras del profesor Sala-i-Martín, ya entonces era peor que la española y tenía casi imposible arreglo (V.A., "Sarkozy echa a España la basura que anega Francia", 10-04-2012).

Pues bien, eso que en aquel momento sonaba a boutade chovinista revestida de traje de luces -derecho al pataleo del justa o injustamente agraviado- ha ido aflorando en los primeros meses de gobierno de un François Hollande, cuya popularidad se encuentra al nivel del peor momento de su predecesor conservador: el 31% de aceptación. De poco le ha servido su populismo ante posibles cierres empresariales, caso de Peugeot, o el empecinamiento en implantar tributos confiscatorios (75%) a esas rentas altas que no dudan en salir por la frontera, y el último que apague la luz... si le llega. La realidad se ha terminado imponiendo y empieza a resultar evidente para la ciudadanía francesa que se encuentra en medio de una pesadilla pública y privada que puede acabar, más antes que después, con sus sueños y, de paso, con los del conjunto de los europeos.

Y es que, si Grecia fue el canario en la mina que alertó del desgobierno comunitario, ese que continúa exactamente tres años más tarde, como ha puesto de manifiesto el vergonzoso sainete chipriota, si España e Italia pueden causar severos desprendimientos en la explotación europea que requieran de trabajos de apuntalamiento del proyecto a fin de evitar que se desmorone, Francia es el grisú que, en caso de explotar, propiciaría su definitiva desaparición con inciertas consecuencias a nivel mundial. De ahí que, por más que el foco se mantenga en el déficit español, en la incertidumbre política italiana o, incluso, como señalaba ayer Der Spiegel, en las dificultades holandesas, monitorizar lo que ocurre en nuestro vecino del norte es imprescindible. Es en ese territorio que representa el 21% del PIB regional donde de verdad se juega el futuro de la Unión.

Los datos son terribles. Más aún en la medida en que la acción de los socialistas llega tarde y pasa por mantener la elefantiasis administrativa y de Estado de bienestar a costa de sangrar el bolsillo ciudadano (el 57% de la actividad económica gala pasa por el Gobierno).

En efecto, por una parte, cuando toda Europa está levantando el pie del acelerador de la austeridad, los franceses están padeciendo justo lo contrario. Vean, si no, este gráfico.

 

Además, las medidas auguran una más que previsible recesión económica en 2013 (crecimiento negativo durante, al menos, dos trimestres consecutivos). Por si hubiera alguna duda, el consumo, partida que supone más del 50% de su PIB, se encuentra en mínimos de dos años y medio y las ventas minoristas están padeciendo su mayor descalabro desde que comenzó la crisis allá por 2007 (ver cuadro adjunto, gentileza, como todos, de SoberLook). La presión que esto mete en los márgenes empresariales se está traduciendo en insolvencias y despidos masivos hasta situar el paro en máximos de 15 años, por encima de los tres millones de desempleados, para completar de este modo el círculo vicioso.

 

 

Un panorama preocupante, por decirlo de un modo amable, al que se añade un grave problema adicional: el de su falta de competitividad. En efecto, mientras que naciones como España se aferran a las exportaciones para salvar los muebles, la rigidez laboral de Francia -en términos de negociación colectiva y despidos- impide la necesaria devaluación de precios y salarios de la que 'disfrutan' sus competidores más cercanos. Algo tanto más perentorio cuanto el gap de costes laborales unitarios con Alemania se disparó un 20% entre 2000 y 2012 y los pagos a la Seguridad Social suponen un 17% del sueldo en territorio Merkel vs. un 38% en el de Hollande (The Economist, "France´s economy: the performance gap", 22-09-2012). Desde ese punto de vista, no debiera sorprender que los pedidos domésticos e internacionales a las fábricas locales estén en su nivel más bajo de los últimos cuatro años.

Francia requiere una revolución de arriba abajo que se antoja imposible con un socialista al frente. Va contra su ADN el limitar el peso de lo público e incentivar lo privado, limitando derechos supuestamente adquiridos y recortando garantías insostenibles a los ciudadanos. Y, sin embargo, al primer mandatario francés no le va a quedar otra. Desgraciadamente para sus posibilidades electorales. Y, cuando ocurra, mucho cuidado con la cohesión social en un miembro de la Eurozona que ha demostrado que, en los suburbios de muchas de sus ciudades, lo multirracial aún queda lejos de ser uninacional. Al menos el dirigente ya sabe de primera mano, por experiencia de otros estados como España, que procrastinar -o, como diría mi querido Daniel Lacalle, el extend and pretend- es efímero pan para hoy y dolorosa hambre para mañana. Más le vale aplicarse el cuento cuanto antes, si quiere evitar que la caída sea más dura todavía. Por el bien de todos. 

Pero claro, mientras su bono siga encadenando mínimos de rentabilidad (10 años al 1'94% en la subasta de hoy), ¿qué presión tiene? Otra burbuja absurda en el loco e irracional mundo de las finanzas..

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Testigos
Maldita mayoría
Román Cendoya www.gaceta.es 4 Abril 2013

Sólo ha servido para poner en evidencia al presidente del Gobierno.

Muchas veces la peor maldición que puede pasarle a uno es que se cumplan sus deseos. Justo lo que le ocurrió a Rajoy cuando pidió a los españoles “una amplía mayoría para afrontar los retos” que tenía España. Los españoles le creyeron y se la dieron. En mala hora.

¿Para qué sirve esa mayoría absoluta? A los españoles para nada. Sólo ha servido para poner en evidencia al presidente del Gobierno. La mayoría absoluta ha dejado a Rajoy sin excusas ante sus flagrantes incumplimientos del programa electoral. Se comprometió con los españoles a decir siempre la verdad y por eso se reúne en secreto con Mas para seguir dando cuerda al Gobierno quebrado secesionista que ayer reiteró que su principal objetivo es la consulta. Rajoy, al que no le iba a temblar el pulso para intervenir una autonomía, va a seguir financiándolos. Sin mayoría absoluta habría podido justificar esa humillación por los acuerdos con CiU para la gobernabilidad.

Bolinaga sigue libre mientras Thierry ha muerto preso en Francia. Es la diferencia entre la justicia francesa –con cadena perpetua– y el pusilánime Gobierno de Rajoy que sigue sin instar a la Fiscalía la ilegalización de Sortu y Bildu, tras sus reiterados actos de apología del terrorismo. ¿Con lo fácil que le habría sido a Rajoy justificar esa traición a sus votantes escondiéndose en un pacto de gobierno con el PNV? ¿Y por qué no justificar la política fiscal que hace, propia del PSOE, en un gran pacto de gobernabilidad para el control del déficit? ¿Y mantener la ley del aborto?

Rajoy incumple con perseverancia su programa electoral y va a seguir “haciendo lo mismo” como reiteró ayer en la Junta Directiva Nacional. Rajoy sin mayoría absoluta haría lo mismo, incumplir su compromiso y traicionar a sus votantes, pero la culpa sería de los votantes y no como ahora que es suya. Maldita mayoría absoluta.

El CNI grabó al jefe de ETA ‘Thierry’ pidiendo a Eguiguren comisiones a cambio de conseguir que la banda terrorista no atentara contra el AVE vasco
www.elconfidencialdigital.com  4 Abril 2013

Diciembre de 2006. Francisco Javier López Peña, más conocido como 'Thierry', se reúne con el presidente de los socialistas vascos Jesús Eguiguren en un hotel de Ginebra. Ambos mantienen una conversación surrealista que escuchan sorprendidos varios agentes del Centro Nacional de Inteligencia.

El recientemente fallecido jefe de ETA era una persona bastante peculiar. Así definen fuentes de los servicios de Información a ‘Thierry’, el hombre que fue detenido en Burdeos y cuya captura constituyó el principio del declive de la banda terrorista.

Si ‘Txeroki’, el jefe de los ‘comandos’ con el que ‘Thierry’ mantuvo una acalorada disputa y que provocó una guerra entre dos bandos en ETA, conservaba una piedra de hachís en su habitación (hay que recordar que los terroristas persiguieron a los traficantes de droga), la actitud que tenía López Peña en privado no dejaba indiferente a nadie.

Los servicios de Inteligencia y de Información disponen de abundante documentación sobre la personalidad de ‘Thierry’. Su forma de ser estaba, según las fuentes consultadas por El Confidencial Digital, muy alejada de la de un ‘gudari’ vasco.

Un ejemplo de ello es la conversación que mantuvo ‘Thierry’ con Eguiguren solo unos días antes del atentado de la T-4. Faltan solo dos semanas para que ETA rompa la tregua asesinado a dos ciudadanos ecuatorianos y el jefe etarra le hace una peculiar propuesta al presidente del PSE en el citado hotel suizo.

Concretamente, según las fuentes consultadas por ECD, el dirigente etarra le propone llegar a un acuerdo secreto para que ETA no ponga obstáculos a la construcción del AVE vasco (hay que recordar que los terroristas consideraron objetivo prioritario la llamada Y vasca ferroviaria).

‘Thierry’ sugiere a Eguiguren que es capaz de conseguir que ETA no atente contra el trazado y que, por tanto, las obras lleguen a su fin. A cambio de ello, el dirigente etarra sugiere quedarse con comisiones de la construcción de la vía ferroviaria.

En principio, según su propuesta, estos porcentajes serían para él y no para agrandar las arcas de la banda terrorista.
La respuesta de Eguigiren fue que él no podía garantizarle ese pacto.
Esta conversación entre el etarra y el socialista vasco fue registrada en una grabación llevada a cabo por el Centro Nacional de Inteligencia.

LENGUA HABLADA en Mali
Un lingüista asegura que el euskera procede del dogón
Un lingüista asegura que procede del dogón, una lengua hablada en Mali
EFE | MADRID El Correo 4 Abril 2013

El euskera procede del dogón, uno de los idiomas hablados en Mali, según un estudio lingüístico realizado por el profesor Jaime Martín, que ha comparado 2.274 palabras de ambos idiomas encontrando semejanzas en el 70 por ciento de ellas. Martín, licenciado en Filología Románica y durante cuarenta años profesor numerario de Lengua y Literatura en el Instituto Cervantes de Madrid, ha dedicado doce años a comparar el euskera y el dogón, tanto la estructura lingüística como el vocabulario.

Su conclusión, resumida en el estudio 'Un enigma esclarecido: el origen del vasco', es que el dogón -hablado actualmente por unas 300.000 personas en el país subsahariano situado entre Argelia y Mauritania- es la lengua originaria del euskera.

Según ha explicado, su "afecto y simpatía por los vascos viene de muy atrás". "Como soy filólogo, sentía curiosidad por el euskera", ha comentado. Hace unos años leyó una tesis sobre el dogón de la francesa Geneviève Calame-Griaule, la hija de Marcel Griaule, el mayor experto sobre este pueblo, y fue en esa lectura cuando "desde las primeras palabras", observó que había "similitudes entre ambos idiomas en la forma y el significado".

Decidió investigar aplicando los criterios científicos, porque el parecido "no podía ser casualidad". Para ello, comparó la estructura lingüística y el vocabulario. Sobre la primera, el dogón y el euskera coinciden en el orden de colocación en las frases, con el sujeto al principio, el verbo al final -la gran diferencia con las latinas- y el objeto directo en el centro.

También el demostrativo (este, ese) va después del nombre, cuando en latín y castellano va delante. "Me llevé una sorpresa", ha confesado. Difieren en que el euskera conserva las declinaciones, que el dogón no tiene. Sobre el vocabulario, ha comparado 2.274 palabras de ambas lenguas, con un resultado de 1.633 pares de semejanza, lo que representa un 70% del total.

Palabras similares
Según el autor, la lingüística comparativa dice que a partir del 50% de semejanza se puede hablar de parentesco entre dos lenguas. Diez ejemplos de palabras casi idénticas: bede/bide (camino en dogón y euskera, respectivamente); soro/soro (tierra agrícola); beri/bero (caliente); gara/garai (alto); bana/banandu (separar); gogoro/gogortu (aferrarse); kwiye/kuia (calabaza); pipilu/pipil (capullo); togi/toki (lugar); kose/gose (hambre).

También encontró palabras en euskera compuestas por dos vocablos dogón, como 'senide' (hermano), que en dogón es 'sani de'. Además, observó una mayoría de vocablos que eran más antiguos en dogón que en euskera. Todo ello le ha llevado a sostener que el dogón es la lengua originaria del vasco.

Según su teoría, la desertización del África subsahariana llevó hace siglos a los pueblos que allí vivían a emigrar hacia la Península Ibérica y la cuenca mediterránea, y de ahí la expansión de los vocablos. Así, según este profesor, el euskera, sobre el que ha habido multitud de teorías sobre su origen, ninguna concluyente, tendría un origen africano.

No es el primero que busca comparaciones del euskera con otras lenguas; según ha recordado Martín, Koldo Mitxelena -el lingüista vasco más destacado- rechazó la vinculación del euskera con lenguas africanas. Otro lingüista destacado como Antonio Tovar hizo un estudio comparativo entre el euskera, el bereber, el copto, el egipcio y tres lenguas caucásicas. Tovar sólo pudo encontrar un máximo de un 7% de parentesco con el bereber, muy poco, pero sí resaltó el parecido en la estructura de la frase entre el euskera y otras lenguas.

Jaime Martín se puso en contacto con el servicio de difusión del euskera de la Universidad del País Vasco y la editorial Auñamendi para presentarles su estudio, pero sin éxito -"me duele decir que no me contestaron"-.

Ahora, su idea es contactar con Euskaltzaindia o con los filólogos interesados porque Martín defiende que ha tratado de realizar una investigación lingüística rigurosa, sin ideas prefijadas, y no tiene "ningún inconveniente" en contrastarla.


Recortes de Prensa   Página Inicial