AGLI Recortes de Prensa   Sábado 6 Abril 2013

Poker de ases: crisis,corrupción, separatismo y corona
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 6 Abril 2013

El poker de ases, pero de los malos, con el que nos estamos jugando el futuro, la mano que amenaza con dejarnos tiesos y a la intemperie contemplando los escombros de lo que fue un próspero periodo de nuestra historia tiene esas cuatro cartas. La crisis, los seis millones de parados, la angustia del desahucio, la desesperanza, la pobreza y hasta el hambre. La de la corrupción, el desprestigio de la política, el cuestionamiento del propio sistema de representación y de la validez, incluso, del voto. La del separatismo secesionista, la consumación de la hoja del ruta del nacionalismo, en el odio a todo lo que puede sernos común y nos une para con seguir la desvertebración de España y la independencia. La Corona, que un día confluyó con la ciudadanía española en el ansia democrática, que se convirtió en su garante, que se ganó un crédito inmenso y que estuvo protegida por un tabú que ahora roto, está viendo como se hace añicos su prestigio y hasta cuestionada su continuidad institucional.
Este es nuestro poker malo, al que España debe plantar cara. Una España cada vez mas cerca de tener afrontar, aunque no se percibe ni el espíritu, ni el impulso ni los líderes necesario para hacerlo, un nueva y trascendental coyuntura, una catarsis colectiva e institucional, una cierta nueva transición. Pero, desdichadamente, lo que se observa no son climas positivos, de construcción y futuro, como sucedió en aquel entonces, sino simplemente destructivos como si el empeño esencial estuviera en reducirlo todo a escombros, quemarlo todo y luego...pues una especie de nihilista y suicida “ya veremos”.

Entregados al pesimismo y algunos parecen encantados de pasarse el día convocando a la hecatombe y haciendo todo lo que en su mano está por provocarla esa puede ser la conclusión y la prospectiva de donde nos llevan estos tiempos sombríos. Pero hay otras visiones y no nos vendría mal el contemplarlas.

La primera, la crisis, que curiosamente empieza a parecer que hasta pudiera ser de donde antes salgamos, aunque , más allá de datos macro y de la evidencia de que al menos del “rescate-embargo” nos hemos librado, no lo percibiremos hasta que no se empiece a crear empleo y haya respiro en los hogares, podría como toda convulsión tener un efecto positivo. Haber dejado atrás esa cultura del despilfarro y del pelotazo y volverla a sustituir por la que nunca debimos perder, la del trabajo y del esfuerzo. Y ello aplicado a todos los ámbitos de nuestra vida, educación incluida.

Ante el cáncer de la corrupción el antídoto es parecido. No vale solo con reconocerla y mucho menos esa perversión de solo denunciarla en los “otros” y ocultarla en los “míos”. El mensaje ha de ser mucho más enérgico y contundente. El de la depuración de un cuerpo enfermo, el de la regeneración, el de la limpieza y el de alumbrar un tiempo en que la política “la cosa publica”, pasada la purga, pueda volver a presentarse como tal ante los ciudadanos. Para ello la transparencia, la necesaria reforma electoral y el fin de unos hábitos, modos y estructuras en los partidos son imprescindibles.

Ante el separatismo queda la ley y la firmeza como primera media. Y no tener duda de que se aplicara esa ley y que no tengan los otros duda de que les será aplicado ni temblara el pulso. Pero más allá de esto urge poner en marcha y recuperar los lazos, los nexos y combatir la teoría del agravio, del odio al otro que es en la que se ha sustentado el clima separatista.

La Corona ha de plantearse y replantearse a sí misma. Ha de cumplir su penitencia y tras ello quizás sea el momento de dar paso a un nuevo pacto con el pueblo, donde este perciba su utilidad y conveniencia, encarnado en un nuevo rey, el heredero que parece ser el único que en estos de tribulación emerge como un sólido e integro valor.

En resumen, que hay salida y salidas y hasta puede que sean las que tomemos y las veamos porque el correr hacia los precipicios no suele resultar solución alguna. Pero hay algo que me preocupa y que quizás en medio de esta dura partida que jugamos sea el más perverso pasado que de nuevo nos alcanza. El del odio. Ese odio, supuestamente ideológico, de sigla, de negación del otro y de rencor, que parece haberse instalado y que preside las acciones de algunos hoy pero que puede extenderse por todos mañana. Porque no hay característica más acusada en el odio que el de provocar idéntica respuesta. Y se está destilando por arrobas

Totalitarios a favor de su casta política
EDITORIAL Libertad Digital 6 Abril 2013

En un nuevo alarde de totalitarismo callejero, unos 200 miembros de la denominada "Plataforma de Afectados por la Hipoteca" cercaron ayer la vivienda familiar de la vicepresidenta del gobierno Soraya Sáenz de Santamaría para proferir las consignas insultantes habituales en este tipo de acciones antidemocráticas. Es un episodio más de la campaña de acoso contra los cargos electos del Partido Popular, promovida por la izquierda para revindicar violentamente en la calle lo que no es capaz de ganar en las urnas.

Al igual que los Comités de Defensa de la Revolución de la tiranía cubana, estos grupos violentos se consideran con la potestad de vulnerar los derechos de los políticos de partidos rivales y, por extensión, los de cualquier ciudadano que no comparta sus ideas. Como en las campañas del "No a la Guerra", "Nunca Mais" o el "15-M", estas camarillas sectarias se arrogan la representación "del pueblo" y, en consecuencia, exigen que el gobierno cumpla sus mandatos entre el aplauso de los medios de comunicación y los políticos de la izquierda sedicentemente democrática.

La utilización de métodos delictivos para imponer su criterio debería ser por sí misma razón suficiente para concitar el rechazo de los verdaderos demócratas, pero es que además, deudores de una ideología basada en los más rancios esquemas marxistas, sus exigencias de fondo resultan del todo inaceptables para una sociedad moderna aunque las expusieran en el foro público con exquisita urbanidad. No de otra forma cabe entender una protesta dirigida contra la clase política, que en el fondo no busca devolver espacios de libertad a la sociedad civil, sino precisamente otorgar mucho más poder a esa misma casta... siempre que esté dirigida por estos estalinistas posmodernos y sus allegados.

A estas alturas nadie puede dudar de que se trata de movimientos organizados con un interés fundamentalmente político, más allá de apelaciones insistentes a problemas concretos como el de los desahucios, que mientras gobernó el PSOE pasaron para estos totalitarios vocacionales completamente desapercibidos. Son radicales con una extraordinaria propensión al delito y como tales han de ser tratados por la policía y los tribunales, por mucho que la propaganda de izquierdas intente presentarlos como la voz del Pueblo. Por cierto, el mismo Pueblo que, cuando se le consulta libre y democráticamente, les da con toda razón la espalda.

La Monarquía dañada, la transición acabada
Pablo Sebastián www.republica.com 6 Abril 2013

Lo que parecía un solo caso de corrupción de Iñaki Urdangarin y su socio Diego Torres por el tráfico de influencias, estafa y otros presuntos delitos llevados a cabo en el Instituto Nóos, se puede convertir en una crisis de Estado que ponga en entredicho o en grave peligro a la Monarquía y al vigente Régimen político español de la transición. Y no solo por lo ocurrido en torno a este escándalo de corrupción política (donde pudo haber intervenido el Rey llamando a políticos y empresarios para obtener dinero en favor de Nóos, como se desprende de alguno de los correos llegados al sumario), sino y sobre todo por los graves errores políticos y las presiones que desde la Casa del Rey y desde el Gobierno se han perpetrado contra el juez Castro (a quien la extrema derecha monárquica pretende linchar) que instruye el caso y sobre todo desde que decidió, como era su obligación inevitable, imputar a la Infanta Cristina para que preste declaración.

El inusual recurso presentado por el fiscal Horrach contra el auto del juez, con el que se imputaba a la Infanta y la citaba a declarar, constituye a simple vista un disparate infundado y una decisión al parecer forzada por la fiscalía del Estado que depende del Gobierno y luego aplaudida por la Casa del Rey, que se ha decantado a favor del fiscal y en contra del juez con un comunicado impresentable donde declaró su “sorpresa” por la imputación de la Infanta, como si la Casa del Rey formara parte interesada de Nóos. Esa esa la impresión que ha dado con semejante comunicado, y lo que se desprende de las actuaciones del asesor del Rey, conde de Fontao, en el Instituto, y sobre todo del secretario de Noos y de las Infantas, García Revenga. De lo que se puede deducir que si la Casa del Rey critica al juez y aplaude al fiscal es porque ella misma está implicada en el caso Nóos e interpreta que la imputación a la Infanta-ahora pendiente de un recurso a la Audiencia Provincial de Mallorca- y no digamos su eventual procesamiento les afectaría de lleno.

Desde luego la imputación de una Infanta de España en un caso de corrupción es una noticia de envergadura y trascendencia tanto política como social, e incluso internacional. Y de todo ello solo son responsables Urdangarin, la Infanta Cristina, la Casa del Rey y el Gobierno de turno (de Zapatero y Rajoy) que sabiendo lo que ocurría, como debían saberlo, lo consintieron. Y todos ellos se están equivocando tanto en su estrategia de defensa jurídica, atacando la independencia de la Justicia, como en su acción política hasta el punto que estamos pasando de la imputación de la Infanta al creciente deterioro de la Corona, y la pérdida de “autoritas” del Rey, lo que podría conducir a la posible abdicación del monarca y, si no abdica, incluso a una crisis terminal de la Monarquia.

Entre otras cosas por todo lo ocurrido en Noos y la catastrófica gestión política del caso tanto por la Casa del Rey como por el Gobierno, y por el desafío que todo esto supone al conjunto de la sociedad española que está harta de escándalos de corrupción y de la impunidad de los políticos, gobernantes y altos cargos del Estado. De ahí que si finalmente la Infanta no fuera a declarar -si prosperara el absurdo recurso del fiscal- la revuelta social que ello originaría podría alcanzar cotas sorprendentes, como las que ya ven y se anuncian contra los desahucios frente a las sedes de los partidos y de los líderes y representantes políticos. Una movilización creciente que no se va a cortar con facilidad y por las malas y menos aún llamando terroristas o nazis a los que se manifiestan, o con medidas represivas de alta intensidad.

Ahora un cierto estupor y temor impera en los primeros palacios del Estado. Ahí están, por ejemplo, la Casa del Rey y el Gobierno con una rectificación relativa a su intransigencia inicial contraria a que la ley de transparencia fiscalizara los Presupuestos de la Corona. Pues bien, ambas partes ya han dado un paso atrás, pero no todos los que tienen que dar en este sentido y que acabarán dando. Como sería bueno que se dieran en Zarzuela otros pasos hacia atrás mas significativos y que Rajoy y su Gobierno tuvieran preparado un plan ‘B’ relativo a la posible abdicación del Rey -lo de la renuncia de la Infanta a sus derechos sucesorios es una ‘broma’ de mal gusto de los monárquicos de ABC-, porque ya no hay tiempo para un cortafuegos de baja intensidad dado que el bosque del Palacio Real ya ha sido pasto de las llamas. Y solo les queda como posible escudo una decisión importante como sería la abdicación del monarca quien, a todas luces, ha estado cerca del caso Nóos al igual que de las sorprendentes y reprobables andanzas en España de su “entrañable amiga” la princesa Corinna, lo que está a punto de estallar con asombrosos detalles en los medios de comunicación y ya veremos si también en los juzgados, lo que no sería nada de extrañar.

Se quiera o no estamos asistiendo al fracaso del sistema político (y del modelo económico de los últimos años) por causa de: la crisis, el mal gobierno, la corrupción y abusos de poder, la baja calidad de los representantes del pueblo, el desastre del modelo autonómico y la notable ausencia de la separación de los poderes del Estado. Lo que, sumado a una pésima ley electoral que no es representativa de la ciudadanía ni proporcional, está llevando este fin del Régimen de la transición a un gigantesco caos con alto riesgo de revueltas sociales. Lo que debería obligar al Gobierno y a la Oposición a reaccionar proponiendo una importante y profunda reforma política (nada de retoques a título de ‘regeneración’), si es que los actores de este crucial momento no quieren acabar sobrepasados por una “revolución” que por pacífica que sea siempre será una solución mas drástica que llevará a un cambio ‘global’ de la situación.

Lo ocurrido con la Infanta Cristina es toda una señal y buena prueba de ello es que el PSOE, desbordado por las minorías de su izquierda y del centro político (IU y UPyD), se empieza a desmarcar y a distanciar sigilosamente de la Casa Real. Y pronto veremos a ciertos colectivos, líderes sociales e incluso a importantes medios de comunicación iniciar ese mismo sendero en pos de una novedosa “ruptura democrática” como la que no se hizo (por el enorme poder que aún le quedaba al franquismo) al inicio de la transición. Y que puede dejar al Partido Popular (como en su día le ocurrió a Alianza Popular) fuera del juego de la nueva e imparable reforma y modernidad, mirando al pasado y en esa posición inmovilista y de ciego ante la realidad que tanto le gusta a Rajoy. De manera que atentos a los próximos acontecimientos porque lo que ahora está ocurriendo en España tendrá importantes consecuencias como muy pronto o a medio plazo se verá.

El gran problema de hoy / Varela Ortega, 2ª perla.
Pío Moa www.gaceta.es 6 Abril 2013

La descomposición del sistema creado en la Transición exige reformas o soluciones que todavía no se vislumbran claramente.

Blog I: Contraposición Hayek.- Keynes / Churchill y Roosevelt www.piomoa.es
---------------------------------
El gran problema del momento

Zapatero llevó a cabo una involución política extremadamente grave, que arruinó el lado más positivo de la Transición, imponiendo o acabando de imponer la “ruptura” con la que habían soñado al principio las izquierdas. Sus desmanes contaron con la insignificante oposición, pronto convertida en colaboración, del PP de Rajoy. Habría hecho falta ya entonces la elaboración de una alternativa (un programa claro y un liderazgo enérgico). Esto no ocurrió, lo que revela algo muy lamentable, también manifiesto en tantos otros aspectos: la poca vitalidad cívica y escaso talento político e intelectual de la actual generación de españoles. Lo he señalado hablando del contraste con la generación que afrontó y superó otra crisis mucho más grave en los años 30, a la que me he referido en la novela histórica Sonaron gritos y golpes.... Pero las cosas son como son, y a pesar de que los desmanes del PP, el PSOE y los separatistas apenas encontraron la oposición necesaria, el mero peso de sus errores y fechorías ha empujado al país a una depresión profunda, dato negativo, pero acompañado de otro positivo: los responsables también están en crisis. Ello crea las mejores condiciones para que surja por fin una alternativa. ¿Surgirá, o tendremos alguna salida populista o tipo Berlusconi que probablemente no mejorará las cosas?

De momento vienen cobrando fuerza los comunistas de IU –algo profundamente indeseable—y grupos con Ciudadanos o UPyD, quizá también AES, mucho más fiables, así como la corriente Reconversión dentro del PP. El eje común de sus políticas consiste en la oposición al estado de las autonomías, sea para abolirlas o para reformarlas en profundidad. Pero sigue echándose en falta un programa que aborde los principales retos del país en los planos democrático, nacional, internacional y económico. Sin eso, poco habremos adelantado.

En este blog he propuesto algunos puntos programáticos breves y precisos. Me parece que no han suscitado el menor debate en ninguna parte, y eso también revela, nuevamente, la atonía cívica de la sociedad. La actual multicrisis puede hacer espabilar a la gente, pero también puede causar sacudidas sin rumbo. Esperemos lo primero.

-----------------------------------
Segunda perla de Varela Ortega:

Dice el historiador: Es posible suscribir la interpretación que del Alzamiento hacen Azaña y Prieto -por cierto de estirpe tomista- en términos de que produjo un mal (la guerra) infinitamente mayor que aquel con el que querían acabar (el Gobierno frentepopulista), reconociendo al tiempo que una parte muy importante del país se alineó con -y apoyó a- Franco. En España, pues, hubo "dos ciudades" enfrentadas con odios que se prolongaron mucho tiempo porque el general Franco, a diferencia de Lincoln, no fundamentó su poder en la "reconstrucción y reconciliación", sino en valores negativos, pero no por ello, menos estables: la victoria y el miedo a la venganza, "como alimento permanente" de su régimen. Franco "utilizó el recuerdo de su victoria... para reanimar la vacilante lealtad de sus`partidarios" -nos aclaró, hace ya años, el Profesor Preston.

De nuevo esa curiosa tosquedad u obtusidad interpretativa. Así, pues, Azaña y Prieto admitían que el Frente Popular había sido un mal (de hecho pocos describen ese mal mejor que el propio Azaña, como he expuesto en El derrumbe de la República y la Guerra Civil). Siendo así, ¿por qué no procuraron la rápida rendición para evitar el mal infinitamente mayor de la guerra y se empeñaron, en cambio, en prolongar al máximo la lucha y los sufrimientos? Solo cuando se vio al borde del abismo se le ocurrió a Azaña a hablar de “paz, piedad y perdón”. Mientras tuvo esperanzas de ganar y volver al mal previo a la guerra, no se le pasaron por la cabeza sentimientos tan aparentemente nobles. Es decir, bajo su embrollado sofisma, los dos líderes izquierdistas se reconocen responsables de los dos males. Y sin duda lo fueron, aun si no los únicos.

Ocurre que los sublevados no querían solo echar al gobierno frentepopulista, salido de las elecciones no democráticas de febrero del 36 y que a continuación había aniquilado la legalidad republicana. Pensaban implantar una corta dictadura para reconducir la república a la situación anterior. Pero la resistencia de las izquierdas y separatistas convirtió un golpe que se esperaba poco sangriento, en una larga guerra. Lo cual hizo inviable la idea de una breve dictadura: el mal había llegado demasiado lejos; los odios –cultivados como una virtud por el bando izquierdista-secesionista-- se habían vuelto implacables. Como diagnosticó acertadamente el diario El Sol al terminar 1935, ya nada nos es común a los españoles. Un daño tan profundo no se remediaba con un corto gobierno excepcional, que no impediría una vuelta al caos anterior, como había sucedido tras la derrota de la insurrección izquierdista de octubre de 1934. Se hacía inevitable un largo proceso de recomposición nacional para no volver a las andadas. Como supo ver Franco.

La tosquedad analítica de Varela resalta en su pretensión de que los odios se prolongaron mucho tiempo, atribuyendo la supuesta prolongación a la política de Franco, tan diferente a su juicio de la de Lincoln. De nuevo la sandez. El hecho real es que los odios sí desaparecieron enseguida, aunque permanecieran sus gérmenes (que con el tiempo darían lugar a los terrorismos comunistas y separatistas entre otras cosas). Los odios desaparecieron entre las masas de uno y otro bando, ya en los años 40. Lo comprobaron a su pesar los maquis, cuyo fracaso en reaviviar la guerra civil es bien demostrativo. En Años de hierro expliqué las causas de dicha desaparición, tan increíble, pese a las evidencias, para los “gárrulos sofistas” de la memoria histórica, y no me extenderé aquí. Quienes jamás se reconciliaron, manteniendo los odios y las mentiras en el exilio, fueron los líderes del bando rojo-separatista, salvo algunas excepciones. Y quienes se consideran sus herederos siguen irreconciliables, según demuestran cada día. Se reconciliaron, repito, las masas que los habían seguido, engañadas, según Besteiro, por un “Himalaya de mentiras”.

Y sobra por completo la comparación con Lincoln. Este afrontó una guerra civil de carácter secesionista (y que llevó a cabo de forma despiadada). La contienda española también tuvo, secundariamente, ese carácter, pero el fundamental fue el revolucionario-marxista. La cultura básica de los dos bandos useños fue la misma, cristiana y aproximadamente demoliberal, mientras que el conflicto español tuvo una radicalidad mucho mayor. Las izquierdas pretendían extirpar la cultura cristiana (realizaron un verdadero genocidio) y la propia nación española con sus tradiciones, tal como las conocemos, así como la propiedad privada, la familia y otros valores. Fue un enfrentamiento literalmente entre dos culturas, que no se resolvía con medidas rápidas y bienintencionadas.

El franquismo, además, reconstruyó el país, contra lo que supone Varela. No solo salvó a España de una revolución, de la guerra mundial y de un nuevo intento de guerra civil, sino que dejó una sociedad próspera, mucho más ilustrada y políticamente moderada, habiendo olvidado la gran mayoría los odios que destrozaron la república. Dejó una paz que aún dura. Algo que los frívolos y oficiosos varelaortegas deberían agradecer en lugar de ponerse tan estupendos.

Y en fin, citar a Preston como autoridad solo demuestra la nula autoridad del señor Varela. Le deseo algunas lecturas mejor documentadas y con más sentido de la lógica.

Escraches
Un regalo envenenado
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 6 Abril 2013

Argentina recibió, a lo largo de su historia, abundantes aportes materiales e intelectuales de España: desde una enriquecedora corriente migratoria hasta no menos enriquecedoras inversiones empresariales. La evolución de la cultura argentina es inseparable de la presencia hegemónica de la lengua española y de la implantación de editoriales fundadas por españoles. Esta corriente de aportes también se desarrolló en sentido inverso. Sobre todo a partir de los años 70, cientos de miles de argentinos se radicaron –nos radicamos­– en España. Algunos de forma transitoria y otros con la intención de asumir definitivamente los derechos y deberes de la ciudadanía española, con las consiguientes responsabilidades. En eso estamos.
Un país desangrado

La inmigración argentina fue, inicialmente, producto de la tragedia que vivía un país desangrado por la guerra entre dos demonios: el de la dictadura militar y el de la guerrilla subversiva, con un balance desproporcionado de daños colaterales; y más tarde fue consecuencia del desbarajuste económico con sus secuelas de corralitos y bancarrotas. La diversidad de las causas de este fenómeno también influyó sobre la heterogeneidad ideológica y social que fue caracterizando a los recién llegados a medida que transcurría el tiempo. En los años de plomo predominaron los miembros de la clase media: profesionales universitarios, docentes, estudiantes, artistas, periodistas y personas afines a todos los oficios del mundo editorial. Sin olvidar a los numerosos guardianes de los misterios freudianos, jungianos, gestálticos y lacanianos. Quienes llegamos en aquella época debimos aprender a separar la paja del trigo: por un lado, quienes habíamos emigrado por miedo a caer bajo el fuego cruzado; por otro, los ideólogos y los militantes de los grupos guerrilleros y terroristas, muchos de los cuales traían las manos manchadas de sangre.

Cuando Argentina se reencontró con la democracia, en 1983, hubo una corriente de retorno en la que se infiltraron, nuevamente, algunos de los subversivos prófugos, y hubo que esperar hasta los posteriores estallidos de hiperinflación y el corralito para que llegaran nuevas oleadas de inmigrantes. Hoy, esta colonia argentina es mucho más variopinta que la anterior, y abarca desde futbolistas multimillonarios hasta camareros, pasando por los habituales representantes de la clase media. Con el agregado de que dada la cantidad de antiguos inmigrantes que hemos accedido a la nacionalidad española, y la cantidad de nuevos trasplantados que han traído pasaporte español o europeo por sus orígenes familiares, es imposible determinar la magnitud de dicha colonia.

Lo cierto es que si bien la influencia de la inmigración argentina no se refleja en el censo, sí lo hace en la asimilación de algunas costumbres. La yerba mate, el dulce de leche y la gastronomía carnívora ya no son patrimonio exclusivo de los huéspedes rioplatenses. Cautivan a muchos españoles. Otro tanto sucede con el vocabulario. El quilombo o burdel se ha incorporado al lenguaje periodístico como sinónimo de caos o desorden, y todo el mundo sabe que un pelotudo o un boludo es un gilipollas.
Hermano menor del linchamiento

Lamentablemente, ahora la sociedad española ha recibido un regalo envenenado de la degradación política argentina y de su argot: el escrache. El escrache es un hermano menor del linchamiento y consiste en el acoso prepotente a quien piensa o actúa de manera distinta al escrachador, hostigando su ámbito privado e involucrando a su entorno familiar y vecinal. Es violento en la medida en que coarta la libertad de la víctima para moverse y para proceder de acuerdo con sus convicciones, por muy chocantes que estas puedan parecer a sus críticos. Y es subversivo desde el momento en que abroga los poderes legítimos del Estado para reemplazarlos por la imposición de la voluntad coactiva de un grupo que, para más inri, ni siquiera ha demostrado en las urnas su condición mayoritaria.

En España, la novedad no es el escrache, sino la palabra que designa a este abuso. El 13-M del 2004, los capitostes del PSOE convirtieron el día de reflexión en el día del escrache fraudulento contra las sedes del PP. Hace ya mucho tiempo que los escrachadores de distinto pelaje boicotean la presencia de políticos populares y socialistas en las universidades de Madrid y Barcelona. En estas últimas, el escrache recae sobre todos aquellos que contradicen los bulos del secesionismo. En la comunidad vasca, las dianas amenazadoras escrachan las fachadas de muchos domicilios de herejes. Incluso hubo escrachadores castristas empeñados en reventar un acto de las Damas de Blanco cubanas en Madrid.

Los escraches argentinos fueron organizados, desde el vamos, por grupos igualmente castristas y chavistas, con el objetivo de sustituir al Poder Judicial e imponer en la calle la ley del más fuerte. En mi artículo Así se hizo justicia (Libertad digital, 12/1/2012) me remití al libro Los hombres del juicio, de Pepe Eliaschev, para explicar cómo el presidente Raúl Alfonsín, un equipo de abnegados colaboradores, y un elenco de jueces y fiscales incorruptibles, enfrentaron todo tipo de obstáculos y amenazas para procesar y enviar a prisión a los principales responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar. El libro también describe los esfuerzos que actualmente realiza la camarilla kirchnerista para desvirtuar la reivindicación de los derechos humanos, mezclando los nombres de los desaparecidos con los de guerrilleros y terroristas muertos en enfrentamientos armados. A estos últimos se los glorifica, elevándolos a la categoría de mártires idealistas, cuando en realidad combatían para convertir Argentina en una franquicia de la dictadura cubana.
Origen bastardo

Para comprobar el origen bastardo de los escraches basta verificar que quien los puso de moda fue Hebe de Bonafini, cabecilla de las Madres de Plaza de Mayo, cuyos escandalosos chanchullos económicos no impiden que siga actuando como provocadora soez al servicio del régimen kirchnerista. Ahora, sus escraches se han trasladado a las puertas del Palacio de los Tribunales. Amenaza con revelar complicidades ocultas de los jueces del Tribunal Supremo con la Junta Militar. ¿Por qué las ha descubierto sólo ahora? Porque casi todos esos jueces se oponen a los planes hegemónicos de la presidenta Cristina. ¡Sorpresa! Casi todos esos jueces tienen antecedentes intachables... menos uno. Y ese juez de pasado turbio es el único que rinde pleitesía a la omnipotente Cristina: Eugenio Raúl Zaffaroni. Su fidelidad a la presidenta lo inmuniza contra escraches y lo hace acreedor a la admiración de Bonafini. Incluso le perdonaron que fuera propietario de seis apartamentos donde se practicaba la prostitución, trasgrediendo la Ley Contra la Trata de Personas (ver la revista católica argentina Criterio de septiembre del 2011). La trata de personas es, precisamente, uno de los delitos que más aborrece el papa argentino Francisco.

Zaffaroni fue, inicialmente, el gran hallazgo de Néstor Kirchner. Sin embargo, el senador Rodolfo Terragno objetó su designación con argumentos contundentes que nadie quiso escuchar. Zaffaroni había sido nombrado juez en lo criminal de sentencia por la Junta Militar, cuyo Estatuto juró obedecer. Y en 1980, durante la dictadura, publicó el libro Derecho Penal Militar, en el que justificaba los golpes militares y las ejecuciones sumarias. Sin embargo, Bonafini amenaza con escrachar a todos los otros jueces, de trayectoria impecable, mientras blinda al farisaico Zaffaroni, el favorito de Cristina.
Convocatoria insurreccional

El escrache es un instrumento político perverso, que los antisistema, los secesionistas y los nihilistas españoles pueden utilizar en beneficio propio y de sus adláteres, como lo hacen Cristina y Bonafini. El desprecio por la legalidad fermenta en esos círculos. El catedrático secesionista Ferran Requejo escribe (LV, 1/4):

Si las instituciones del Estado siguen negando la posibilidad de convocar legalmente la consulta, se tendrán que aplicar vías alternativas en las que resultará inevitable un alejamiento de la legalidad actual.

Y su cofrade Manuel Castells se suma a la convocatoria insurreccional (LV, 9/2):

Mis interlocutores hablan de una movilización multiforme que incluya manifestaciones, ocupaciones del espacio público y ocupación de edificios en los que funciona una administración que en la práctica ha usurpado el poder. Edificios que podrían ser ocupados desde dentro por quienes ahí trabajan.

Es el sueño de los revolucionarios congénitos: pasar del escrache al asalto del Palacio de Invierno. Para adueñarse del poder y después demoler la sociedad abierta y triturar a los incautos que los secundaron. Ya habíamos visto esa vieja película. Se filmó en Rusia y sus satélites a partir de 1917, y no nos gustó. Su argumento, sus directores, guionistas y protagonistas se pudren, al cabo de casi un siglo, en los vertederos de la historia. Cualquier remake de ese bodrio será otro regalo envenenado.

Subvenciones a partidos políticos: económicamente insostenibles y antidemocráticas
Lucio A. Muñoz Periodista Digital  6 Abril 2013

La idea de subvencionar a los partidos políticos (a través de los Presupuestos Generales del Estado y, por tanto, con dinero público procedente de los impuestos de todos los españoles) nació en la Transición con el objetivo de fortalecer la estructura y el desarrollo de los mismos, puesto que dichas formaciones, conceptualmente débiles al inicio de su andadura, necesitaron ayuda económica para poder asentarse. En consecuencia, las subvenciones públicas a los partidos políticos estuvieron destinadas, principalmente y tras la entrada en vigor de la Constitución Española (la Carta Magna atribuyó a los partidos relevancia constitucional), a consolidar el proceso democrático en España.

¿Por qué seguimos subvencionando a los partidos políticos? Partidos millonarios y ciudadanos pobres. Evidentemente y después de más de tres décadas de “pseudodemocracia” en España, la finalidad por la que se comenzó a subvencionar a los partidos políticos ha quedado obsoleta y desfasada en la actualidad. La estrategia política de subvencionar a los partidos es antidemocrática y absolutamente insolidaria en nuestros días, máxime, considerando el entorno de crisis política, económica, financiera, institucional y de valores que padece nuestro país.

Mientras se subvenciona a los partidos, millones de españoles se encuentran en una indignante situación de pobreza y desempleo. La sociedad civil española está siendo expoliada, entre otras causas, por mediación de la subida de impuestos más alta de la democracia, al objeto de mantener unos burocratizados partidos que deberían financiarse en virtud de sus propios medios.

Las millonarias subvenciones recibidas continuamente por los partidos (que ni siquiera se rigen por la Ley General de Subvenciones) han provocado que estos se conviertan en mega organizaciones dotadas de un inmenso poder y de un desmesurado afán de control político. Indudablemente, el altísimo nivel de politización y de corrupción que soportan las instituciones públicas españolas y la conversión de nuestra Administración en una agencia de colocación para los allegados y los amigos de los políticos es el resultado de todo ello.

En la actualidad, los partidos políticos españoles se financian públicamente vía PGE (las comunidades autónomas y los ayuntamientos también financian a los partidos), e igualmente, de forma privada a través de cuotas y donanciones (dotadas de incentivos fiscales).

La sociedad civil española reclama la abolición de las subvenciones a los partidos. No basta con reducir un porcentaje las subvenciones a los partidos (el Gobierno ha reducido durante dos años consecutivos un 20% las mismas) sino que es vital, en relación a la regeneración democrática que necesita España, erradicarlas completamente. La eliminación de las subvenciones a los partidos, en el supuesto caso que algún gobierno decente y honrado pusiera en práctica esta medida, podría convertirse en un referente que terminara con la cultura de la subvención (y, por ende, de la corrupción) en España. Las subvenciones públicas deberían transformarse en ayudas sociales destinadas únicamente a los ciudadanos necesitados.

La mayor parte de los integrantes de la casta política española defiende que el mantenimiento de un sistema democrático implica subvencionar a los partidos. No obstante, con esta fórmula de financiación pública, la democracia es económicamente insostenible para los españoles porque debemos destinar parte de nuestros impuestos para financiar a los partidos y a los numerosísimos políticos (muchísimos de ellos innecesarios y prescindibles) que trabajan para ellos (y no para España). El problema es que estamos financiando nuestra propia ruina debido a que los partidos y la mostruosa estructura política que los mismos han creado están minando la economía española.

Alternativas a la financiación de los partidos con dinero público: la financiación privada. La financiación privada permitiría que los ciudadanos o las empresas pudieran financiar de forma voluntaria al partido concreto con el que tuvieran mayor grado de empatía. Todo lo contrario de lo que sucede con el sistema de subvenciones actual en el que los ciudadanos financian con sus impuestos a todos los partidos, independientemente de la afinidad política o de la intención de voto que tengan. Si los partidos representan a los ciudadanos (algo que no sucede actualmente en España) deberían ser estos quienes los financien de forma voluntaria.

La financiación privada de los partidos políticos representa una alternativa saludable que revitalizaría nuestro sistema democrático siempre que exista un riguroso control (regido por los principios de transparencia y publicidad) de las donaciones y aportaciones para evitar que determinados lobbies presionaran inmoralmente a fin de conseguir que los intereses particulares pudieran prevalecer sobre el interés general. Igualmente, se podría valorar el establecimeinto de un límite de cantidad en relación a las donaciones y las aportaciones procedentes de empresas pertenecientes a determinados sectores estratégicos.

En relación con lo anterior y en aras de la transparencia (la gestión de los fondos de los partidos es opaca actualmente), una medida que debería adoptarse en España es la relativa a la despolitización del Tribunal de Cuentas con el objetivo de dotarlo de independencia y, a la vez, de agilidad para detectar cualquier infracción antes de su prescripción.

No se trata de imponer sistemas de financiación importados, por ejemplo, de países anglosajones (que poseen democracias más avanzadas que la nuestra) sino de crear un sistema propio que exima a los ciudadanos de la imposición de financiar con sus impuestos a los partidos políticos.

La casta política española no está por la labor, puesto que el mantenimiento de sus privilegios y de su nivel de vida está por encima de los intereses de los ciudadanos. ¿Cuándo anunciará el Gobierno una reforma democráticamente regeneradora (eliminación de subvenciones a los partidos y a sus fundaciones afines, a los sindicatos y a la patronal) y que, además, beneficie económicamente a los ciudadanos?

El Foro Ermua tiene el placer de invitarle a la Conferencia y Rueda de Prensa en Tenerife
“Interrogantes del proceso para la <victoria política> de ETA”
Foro de Ermua 6 Abril 2013

Inma Castilla de Cortázar Larrea Presidenta del Foro Ermua
Jueves, 18 de abril de 2013, Hotel Príncipe Paz, Santa Cruz de Tenerife
12,00 horas Sala Guayermina: Rueda de prensa
20,00 horas: Conferencia
C/ Valentín Sanz, 33, Santa Cruz de Tenerife

Aspiran a 4-5 eurodiputados.
Vidal Quadras amenaza con crear un partido político
LUIS LOSADA PESCADOR www.gaceta.es 6 Abril 2013

“Si no se escuchan las demandas legítimas de Reconversion”. Se podría presentar a las próximas elecciones europeas.

El eurodiputado del PP, Alejo Vidal Cuadras, reconoció hace unos meses en el Gato al Agua que no creía que fuese a ir en las listas de las próximas elecciones europeas.

Desde entonces ha convertido la plataforma reconversión en una asociación. Y este jueves dio un paso más. “Sacó la patita”. Anunció que en caso de que sus demandas no sean escuchadas “nos veremos obligados a abrir el abanico de formaciones políticas”.

Desde su entono no descartan la posibilidad de presentarse a las próximas elecciones europeas “para dar credibilidad a la oferta”. Incluso calculan que el apoyo podría ser entre 4-5 eurodiputados.

El cálculo se basa en el creciente malestar ciudadano y la creciente desafección del votante del PP con el gobierno popular. Los cenáculos se multiplican, los clubes de sociedad civil florecen, las propuestas de regeneración política rebosan.

Todo ese caldo de cultivo hace pensar en el hueco de una nueva formación. No ahorra críticas al PP. Ácidas. “Dicen que están contentos por haber dejado descolocada a la izquierda tras subir el IRPF más de lo que pedía el IU; hombre, a mi también se me ocurren fórmulas como nacionalizar el tejido productivo”.

También dardo hacia la secretaria general: “Si alguien tiene problemas de insomnio, que se ponga 10 minutos de un discurso de la secretaria general y caerá en los brazos de Morfeo”. Es decir, se siente más fuera que dentro. La sangre la reserva para el ‘caso Bolinaga’: “Seis
meses después de ser excarcelado por estar en situación terminal se pasea de bar en bar a mandíbula batiente y mofándose del gobierno”.

De momento, los pasos firmes: constitución en asociación, creación de núcleo duro y discurso programático. En cuanto al núcleo duro, los catedrático José Luis González Quirós, Ramón Peralta y Mikel Buesa. Luego se queja con humor de que en el PP le descalifiquen por “intelectual”.

Entre las propuestas que espera –sin mucha esperanza- sean escuchadas por el gobierno, modificación de la Ley de Partidos y de la Ley de Financiación de Partidos. ¿Objetivo?

Congreso abierto cada dos años, primarias, elección pro sufragio directo, auditoría externa independiente de las cuentas y del fichero de afiliados. Nada diferente a lo que ocurre en los países de nuestro entorno, señala Peralta. “Los ciudadanos no están fielmente representados; sus representantes son de facto empleados del partido”, censura Vidal Cuadras, quien añade que los partidos se han convertido en una “secta medio prusiana, medio victoriana y han dejado de cumplir su función”.

En cuanto a la financiación de los partidos, la propuesta pasa por apostar por una financiación privada de los afiliados y los donantes.

“Las subvenciones en función de la representación parlamentaria reconfirma la posición relativa en el mercado político”, denuncia Mikel Buesa. Un sistema que –en su opinión- genera incentivos perversos que deterioran la calidad de nuestros representantes y dificultan la renovación. “Todos los que compiten en el PSOE por el liderazgo son perdedores”, acentúa Buesa, quien además, denuncia que la degeneración del sistema despierta la corrupción. “Antes era un asunto local o autonómico, pero ahora parece instalado a nivel nacional y en lasinstancias más altas”.

Democracia interna y financiación privada. “Si estas propuestas prospera surgirán caras nuevas o se recuperarán aquellas que fueron desterradas por los aparatos; si no son escuchadas, nos veremos obligados a actuar. Y no esperaremos pasivamente”. A buen
entendedor…

Mitos sobre el Banco Central Europeo y los incentivos perversos
Daniel Lacalle
  El Confidencial
6 Abril 2013

“The ECB and the creditor nations cannot and will not save governments that are unwilling or unable to save themselves”. RBS

Semana de riesgo europeo renovado, tras Chipre y el Banco Central Europeo. Los riesgos sistémicos siempre se infravaloran. Ya se ven en Eslovenia, con una banca con tasa de mora del 20%. Si el país sigue en recesión y los mercados continúan débiles, necesitaría entre 9.000 y 13.000 millones de euros entre 2013 y 2015 (un 25-38% de su PIB, según JP Morgan). Si se hace un rescate similar al de Chipre, supondrá un impacto en los bancos europeos de casi 15.000 millones. Austria, Italia, Francia y Alemania serían los más afectados.

Por ello, Draghi tiene que guardar cartuchos y no se puede entregar a la máquina de imprimir aún más de lo que lo ha hecho. En el barco europeo salen agujeros por todos lados. No se puede achicar y decir al capitán que navegue a mayores profundidades a la vez.

Mario Draghi comentaba el jueves que “la política del BCE seguirá siendo acomodaticia mientras sea necesario” pero que no puede “sustituir la inacción de los gobiernos ni a bancos infracapitalizados”. ¡Qué malvado! Pues bien, los mitos más absurdos sobre el Banco Central Europeo son:

1- El Banco Central Europeo no imprime y no apoya como la Fed. El balance de la Fed es de 3,2 trillones (americanos), el del BCE es de 3,5 trillones. El BCE ha aumentado su balance en un trillón y medio de dólares en cuatro años, incluyendo 218.000 millones de compras de bonos (SMP).

 

El grafico de BNP sobre “cómo crea el BCE más dinero que la Fed a escondidas” (Bigger than QE) es extremadamente revelador, y nos muestra como los principales beneficiarios de esa política han sido Italia y España.

 

2- El Banco Central Europeo no aumenta la masa monetaria. Como comentábamos hace poco, la masa monetaria (M3) ha alcanzado máximos (9,7 trillones en enero 2013 comparado con una media de 0,33 trillones 1980-2012). Casi todo ese aumento de la masa monetaria se ha ido a una partida Credit to General Government. Como decían RBS y BNP, el Banco Central Europeo ha sido tan agresivo como la Fed, solo que silencioso. Y el dinero se ha quedado entre estados hipertrofiados y bancos que tienen que comprar deuda soberana. Generosidad “para permitir que ustedes ahorren”. Se me saltan las lágrimas. 

 

2- Alemania impide que España crezca porque no permite que fluya el dinero. Ya hemos visto que el dinero fluye, pero se queda en casa del Estado y los bancos. Ya hemos visto que liquidez hay, pero se usa para comprar deuda soberana. Ya hemos visto que dinero se crea, pero el coste de pedirlo prestado para empresas y familiares se ha disparado. Luego dicen que “no hay demanda”. Me parto.

Ese problema de transmisión de liquidez a la economía es culpa de los estados miembros que la administran, no de Alemania, o del Bundesbank, que tiene dos tercios de su balance expuesto al BCE, por lo cual poco interés tiene en que vaya mal la cosa… Pero tampoco van a mantener una situación insostenible sin reformas. Recordemos las palabras de un eurodiputado finlandés: “que yo le haya prestado a un amigo mil euros y se lo gaste en fiestas no significa ni que no me los deba ni que tenga que prestarle mil más”.

Por eso las palabras de Draghi del jueves son tan reveladoras.

Hay que cortar los incentivos perversos de unos países que, en el club donde todos suspenden, juegan a forzar la máquina y esperar a ser sistémicos para que se les recate y continúen sin reformar, tirando de la chequera de los demás. La de unos países, los del Norte que han sufrido ajustes muy duros y cuyo endeudamiento tampoco es bajo. Con deuda/PIB del 90% y sus propios problemas bancarios, redoblar la apuesta “a la española” es suicida.

Partimos de una percepción de Alemania como estado riquísimo nadando en dinero que, no solo es falsa al ver su estructura financiera, sino social.

Alemania, por el lado financiero cuenta con un sector financiero endeudado en unas 45 veces su capital (common equity) y ya no puede tomar más riesgo periférico. Sobre todo porque ya aceptaron nuestra apuesta de “estimulo” con resultados desastrosos tanto para España como para el riesgo europeo.

Por el lado social, no puede permitirse políticas inflacionistas tras décadas de aceptar ajustes de renta disponible, millones de mini-jobs y recortes de salarios por el bien común.

En términos sencillos, la construcción de la nueva Europa no se puede hacer repitiendo los mismos errores de gasto de 2007-2010 ni desde el endeudamiento, porque el efecto dominó del riesgo sistémico hace que los bancos y estados prestadores se queden sin capital ante cualquier problema.

Los estados europeos están llevando una carrera suicida contra sus propios pueblos. La pirámide de deuda y la aceleración de la misma de todos los países no es sostenible y eso lo sabe el BCE y Alemania. Y deberíamos saberlo los de los derechos adquiridos y la patada hacia delante.

Ya lo comentaba en el artículo Al día siguiente del rescate, default interno. Una vez que el 90% de la deuda viva del país esté en manos domésticas, el problema de nuestra imprudencia será solo nuestro. Porque el 97% del fondo de pensiones está invertido en deuda soberana, el 80% de la seguridad social, muchísimas aseguradoras. ¿Quieren copiar a Japón y llegar al 200% de deuda sobre PIB? Asuman el riesgo como los japoneses…

No, nuestros problemas no son culpa de Alemania ni del BCE. Es culpa de cómo se reparte y vertebra esa liquidez. Los incentivos perversos aparecen de nuevo. Cuanta más liquidez, más se agrava el agujero de deuda, más se tarda en llevar a cabo las reformas necesarias… Y ya sabemos, el que parte, reparte y se lleva la mejor parte.

Por supuesto, los bancos centrales no quiebran. Imprimamos. Solo que el balance del BCE lo paga usted con impuestos, inflación… y más recortes cuando, como en Reino Unido tras la locura de Gordon Brown, como en España tras los planes contracíclicos, se agranda el agujero.

Es precisamente la burbuja de gasto estatal y los planes contracíclicos, financiando al Estado de manera privilegiada e incentivando “inversiones” en sectores de baja productividad extremadamente caras, los que explican gran parte del diferencial de la periferia con respecto a los países del Norte.

 

La barra libre de dinero no soluciona problemas de modelos caros y de baja productividad.

Mantenemos el mito de que el dinero fácil y el Banco Central Europeo es la solución a todo. Debe ser porque después de poner 44.000 millones en comprar bonos del estado y 230.000 millones para sostener a nuestro sistema financiero nos parece poco.

El jueves asistí a la presentación Spain, a land of opportunities del consejo Empresarial para la Competitividad. Tiene sus voluntarismos y predicciones optimistas, pero es una excelente iniciativa. Ese documento muestra tres realidades:

1- Que los sectores de alta productividad han crecido y se han desarrollado durante la crisis de manera ejemplar sin casi crédito adicional.

2- Que a pesar de un euro “fuerte” exportamos más.

3- Que el error más grave de la crisis española fue redoblar la apuesta burbujera con políticas “contracíclicas”, que han agrandado el agujero y reprimido a los sectores sanos con subidas de impuestos, y que el crédito lo acaparan las administraciones públicas.

Sin embargo, aun oigo cosas como “el hecho de que las políticas contracíclicas no hayan funcionado en el pasado no invalida que se deban volver a aplicar”. No, claro. Ya subiremos los impuestos. En un país que multiplicó por dos su deuda pública para generar cero puestos de trabajo, unas infraestructuras inútiles que cuestan cientos de millones en mantenimiento anual y un déficit que hoy es imposible de contener. Repetir.

También en España se repite que el coste de financiar a empresas mejoraría si nos inundaran de liquidez. ¿Más? Curioso, porque el diferencial medio al que se financian las empresas ha subido de 300 puntos hasta 550 puntos básicos precisamente durante la barra libre de liquidez del BCE. Un problema de fallo en transmisión de liquidez Estado-banca-empresa no se soluciona ni con otro banco ni con más liquidez. Se soluciona con mercado libre y financiación privada. La ilusión monetaria nos lleva a pensar que echando agua al vaso de leche tendremos más leche.

El mito de que hay que gastar cuando hay contracción y que el ahorro ocurre cuando crecemos no funciona cuando hemos traspasado el umbral de saturación de deuda, y en mucho.

Además, oh sorpresa, cuando crecemos el estado tampoco ahorra. Gasta más. Como les mostraba en mi artículo ¿Y si Alemania nos cierra el grifo?, dicho proceso lleva a repetir los incentivos perversos, que no solo retrasan la recuperación, sino que nos hace aún más arriesgados como inversión, porque luego suben los impuestos.

Si quieren imitar a Japón o EEUU, no se consigue imprimiendo. Se consigue haciendo Apples y Mitsubishis, no ciudades fantasma y aeropuertos.

Podemos salir de la crisis desapalancándonos. Pero será desde la financiación privada, atrayendo capital, dejando a las Pymes crecer, cortando gasto político y reconstruyendo la clase media aumentando su renta disponible. Reduciendo el peso del Estado sin hundir servicios esenciales, que permite bajar impuestos y reactivar el consumo. Buen fin de semana.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Números y razones

xavier pericay ABC Cataluña 6 Abril 2013

A Irene Rigau y al Gobierno del que forma parte nunca les han interesado los números. Ni los hechos. Sus razones no son de este mundo, por lo que no van a perder el tiempo poniéndolas a remojar en la realidad. No ocurre lo propio con los que no comulgan con el actual Gobierno de la Generalitat ni con el nacionalismo todo. A esos sí les interesan los números. Es el caso del diputado popular Enric Millo, que preguntó a la consejera de Educación por el número de padres que han solicitado, en lo que va de curso, que sus hijos sean escolarizados en castellano. La consejera ha contestado y ha dicho 17. Sí, 17. Y en el curso anterior 106. O sea que, encima, cuesta abajo.

Para que luego vayan diciendo que existe un problema en el sistema educativo catalán —si bien Francisco Caja, de Convivencia Cívica, sostiene que Rigau miente, pues sólo su asociación ha presentado más de 500 solicitudes por curso—.

Como es natural, desde las filas populares han aducido que el número no es representativo, dada la cantidad de trabas, dilaciones y presiones a que se ven sometidas las familias que pretenden ejercer ese derecho constitucional. En otras palabras: esgrimió razones —eso sí, de este mundo— para rebatir la insignificancia del número. Nada que objetar, claro. Pero más les valdría a los populares y a cuantos perseveran en la noble tarea de defender las libertades en las cuatro esquinas de Cataluña no volver a hacer en el futuro semejante pregunta. Lo único que consiguen es reforzar con hechos las espurias razones del nacionalismo.

Los números que importan ya están ahí, mal que le pese al Gobierno catalán. Es ese porcentaje de población catalanohablante y castellanohablante casi parejo. Son esas sentencias de los tribunales favorables a la implantación de una enseñanza bilingüe. Es esa vergonzosa singularidad del sistema educativo catalán en el conjunto de Europa. Son todos aquellos hechos, en definitiva, de los que el nacionalismo no quiere ni oír hablar.

Aberri Eguna
Euzkadi resucita como Cristo
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 6 Abril 2013

El Aberri Eguna, según el euskera batua, el Día de la Patria. Para los nacionalistas vascos, tan ayunos de tradiciones, mitologías y fiestas, pese a pertenecer a un pueblo que, como afirmó Juan José Ibarretxe, tiene 7.000 años de historia, es un día mayor. Según el actual presidente del PNV, Andoni Ortúzar, antiguo director de la Radio Televisión Vasca (EITB) durante una década, es el día más importante para un buen abertzale:

Ochentaiún (sic) años llevamos los abertzales celebrando Aberri Eguna. En nuestras casas siempre ha sido el Día más grande del año

Como vemos, para los nacionalistas vascos cristianos es más importante una fiesta partidista que la conmemoración de la Resurrección de Jesucristo o la Navidad.

Y eso que el PNV de los años 30 del siglo XX, donde quienes mandaban habían conocido a Sabino Arana y su hermano Luis seguía vivito y coleando, instituyó el Aberri Eguna a propósito el Domingo de Resurrección para establecer una identidad entre la resurrección de Cristo y la de la pobre y humillada Euzkadi.

De acuerdo con la mitología fantaseada por los abertzales, Luis convenció a Sabino de que los vizcaínos no eran españoles en una conversación en el jardín de la casa familiar, en cuyo solar se levanta hoy la sede del PNV, un enorme edificio pagado, según la versión oficial, con las cuotas de los militantes. Se habló incluso de que Sabino había dejado una frase que justificaba la fecha:

Pero el Domingo de Resurrección de 1882, ¡bendito el día en que conocí a mi patria!..

Los historiadores serios negaron esta prueba. Incluso en círculos nacionalistas se reconoce ya que la elección del día se debió no sólo al deseo de enunciar ese paralelismo entre Cristo y Euzkadi, que podía ser grato a una militancia caracterizada por su clericalismo en una época de persecución a los católicos, sino, también, en homenaje al Alzamiento de Pascua realizado por los irlandeses en 1916 y aplastado por los ingleses. Luego, en la guerra civil española, los irlandeses del Estado Libre tomaron partido por el bando nacional y hasta unos cientos de voluntarios se pusieron a las órdenes del general Franco.

Francia prohíbe el 'Aberri Eguna'
El primer Aberri Eguna se celebró en abril de 1932 en Bilbao y mostró la división de la sociedad vasca: la burguesía que vivía en las calles por donde transcurrió el desfile abertzale cerró los balcones y ventanas de sus casas como acto de desaprobación. El que se celebró en Pamplona en junio de 1935 fue boicoteado por los carlistas. Y el de 1936 se atrasó un mes debido a los avatares de la llamada primavera trágica.

Durante el franquismo, el Aberri Eguna estuvo prohibido, pero se celebró en la clandestinidad por parte de las familias acérrimamente abertzales. El primero convocado de manera abierta desde la guerra fue en 1963 en el País Vasco francés; también fue el primero convocado por otro partido que no fuese el PNV, en este caso la asociación política y cultural Enbata; en su manifiesto pidió la autodeterminación y la unidad de su Euzkadi, dividida entre España y Francia. En 1964 el PNV, que no quería que la izquierda abertzale le arrebatase esta bandera, trató de celebrarlo en Guernica.

Es de destacar que las autoridades francesas de la V República reaccionaron al igual que las españolas. En 1972 el prefecto de los Bajos Pirineos prohibió las manifestaciones públicas convocadas por Enbata para el Aberri Eguna de ese año; y en enero de 1974 el consejo de ministros de la República francesa prohibió Enbata por atentar contra la unidad nacional, pese a que como partido se había presentado a varias elecciones locales y legislativas (las primeras en las que participó fueron las legislativas de 1967, en las que obtuvo menos de un 5% de los votos).
El PSOE, de fiesta

La izquierda vasca no nacionalista, con un alma esquizofrénica entre lo internacional, lo español y lo vasquista, se unió a las conmemoraciones del Aberri Eguna desde 1937 hasta 1979, cuando los socialistas vascos como José María Benegas, Ramón Rubial, Luis Alberto Aguriano y Jesús Eguiguren dejaron de acudir a la convocatoria unitaria y a tomar potes con los peneuvistas. En mitin celebrado en Eibar en 1976, Felipe González gritó Gora Euskadi Askatuta! Años después, González reconoció que, al menos, sopesó ordenar asesinatos de etarras.

El Aberri Eguna de 1978 se celebró simultáneamente en Bilbao, Vitoria, San Sebastián y Pamplona. Y en el acto de San Sebastián los parlamentarios del PSOE, PNV y de Euskadiko Ezkerra sostuvieron una pancarta con los lemas:

Autodeterminación en la Constitución. Aberri Eguna 1978. Estatuto de Autonomía Nacional.
En 1979 ya había estatuto de autonomía y parlamento vasco, y la ikurriña inventada por los hermanos Arana como un calco de la bandera del Reino Unido y sólo para Vizcaya se había elevado a bandera oficial de la comunidad autónoma vasca. Entonces los socialistas consideraron que su incorporación a una fiesta clerical y partidista era innecesaria, por lo que el Aberri Eguna de 1980 ya quedó sólo para los nacionalistas, fuesen del PNV como de ETA.

La unidad de los abertzales con las izquierdas socialista y comunista como compañeras de viaje era tal que los dirigentes del PNV creyeron que el Aberri se convertiría en fiesta vasca, y por ello instauraron el Alderdi Eguna (Día del Partido) en 1977. La fecha es el último domingo de septiembre.

En los últimos años, sobre todo después del pinchazo del Plan Ibarretxe en 2005, el Aberri Eguna ha seguido el declive de la sociedad vasca. Las Provincias Vascongadas no escapan del problema de la decadencia demográfica que afecta a la mitad norte de la Península Ibérica. En las elecciones autonómicas de 2012 el censo electoral fue de 1.718.696 personas, 100.000 menos que en las de 1998, cuando se alcanzó el punto máximo de electores con 1.821.608.

En 2005, el PNV trasladó su celebración de la Feria de Muestras, hoy también retirada del centro de Bilbao, a la pequeña Plaza Nueva, en el Casco Viejo. No sólo ha disminuido la asistencia al acto, sino que además ha aumentado la edad media. El público es tan mayor que se instalan sillas de tijera para que aguante los discursos.

Redes - Euskera: La lengua viva más antigua de Europa
El que se consideraba idioma más antiguo de Europa, viene del desierto de Mali
Resuelto el misterio: Un estudio confirma que el euskera es una lengua africana
"El dogón sólo se diferencia del vasco en que no tiene declinaciones ni sujeto ergatibo"
Periodista Digital  6 Abril 2013

Este nuevo parentesco lo certifica como un idioma africano perdiendo así este récord

Doce años de estudio han terminado por corroborar el auténtico origen del euskera.

El idioma que hasta el momento se consideraba el más antiguo de Europa tiene sus raíces y mantiene múltiples similitudes con el dogón, hablado en Mali.

El filólogo Jaime Martín Martín, licenciado en Filología Románica por la universidad Complutense, ha sido el encargado de desarrollar este estudio en el que se ha realizado una comparación léxica y estructural del idioma demostrando que el orden de las palabras en la frase es idéntico.

Hasta el momento el euskera era considerado el idioma europeo más antiguo. Este nuevo parentesco lo certifica como un idioma africano perdiendo así este récord.

Martín Martín, en una entrevista para la Cadena SER, hablaba de que más de un 70% del total de palabras son comparables por lo que, al superar el 50%, puede hablarse de parentesco con palabras muy similares como bede/bide-caminoo beri/bero-caliente.

"El dogón sólo se diferencia del vasco en que no tiene declinaciones ni sujeto ergatibo".
"Aporto pruebas válidas y suficientes que permiten pensar que el dogón sea la lengua originaria del vasco".

Es decir, el euskera, considerado hoy el idioma más antiguo de Europa, no es, en su orígen, europeo, sino africano.

"El dogon es probablemente un nuevo miembro de la familia lingüística que H.G.Mukarovsky en 1965 denominó Euro-sahariano, una base esencial para poder confirmar la supuesta difusión del vascón por toda la Península Ibérica y un valioso elemento de apoyo para la conocida tesis vascónica de T.Vennemann y de Kalevi Wiik".

El profesor es licenciado en Filología Románica por la Universidad Complutense, en la que también hizo el curso de Doctorado.

Durante cuarenta años ha sido profesor numerario de Lengua y Literatura en el instituto Cervantes de Madrid.
Entre sus trabajo, destaca el "Diccionario de expresiones malsonantes del español" publicado por Ediciones Istmo.



Recortes de Prensa   Página Inicial