AGLI Recortes de Prensa   Lunes 8 Abril 2013

Europa enmienda la plana al Sistema Autonómico Español
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 8 Abril 2013

El surrealismo se ha apoderado del desarrollo del sistema autonómico
El pasado 21 de marzo pudimos conocer la publicación de un informe del Consejo de Europa denominado "Democracia local y regional en España". El mismo es el resultado de varias visitas y entrevistas de los responsables europeos a tres ciudades españolas y la reunión con representantes del Gobierno, el Parlamento, el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, Ayuntamientos y asociaciones.

En dicho informe se dice, entre otras cosas, que: "El aumento de casos de corrupción política están causando verdaderos estragos en la credibilidad de las instituciones, y la gestión de algunas regiones y gobiernos locales en relación con prácticas irracionales de gasto"; "la ola de Estatutos ha demostrado ser poco exitosa"; la deuda ha aumentado "en respuesta a las políticas expansivas presupuestarias relacionadas con el electoralismo, el endeudamiento excesivo y la burbuja de la vivienda".

El Sistema Autonómico español dio muy buenos resultados iniciales por la descentralización y la propia ordenación de los recursos hacia las distintas regiones de una manera ordenada. Particularmente en Castilla-La Mancha el tránsito a la democracia y la aplicación del principio de solidaridad efectiva que supone el enunciado del artículo 138 de nuestra constitución, ha beneficiado a esta región de paso y a muchas otras que habían sido olvidadas cuando primaban mas los conceptos de territorialidad o de foralidad que de ciudadanía.

Las comunidades autónomas son entes que junto a las administraciones locales y las provincias forman parte de la administración territorial del Estado español, con autonomía pero con una clara dependencia jerárquica del Estado del que forman parte. Toda la administración del Estado debe tender al cumplimiento de los principios constitucionales de igualdad y solidaridad enunciados en el artículo 1, 2 y 138 de nuestra carta magna. Particularmente el articulo 138.2 nos dice que: "Las diferencias entre los Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales". El fundamento de todo lo anterior es "la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles", tal y como señala el artículo 2.

Evidentemente cuando dirigentes de máxima responsabilidad consideran discutido y discutible el propio fundamento de nuestra Constitución, como es la Nación Española de ciudadanos libres e iguales, se convierte en palmario el descontrol que ha regido en el propio desarrollo de determinados entes territoriales al margen de principios de bien común.

El surrealismo se ha apoderado del desarrollo del sistema autonómico con ambulancias que no pueden trasladar un accidentado a otra comunidad cuyo hospital es más cercano, traductores en el Senado, gestión de parques naturales fraccionados, insostenibilidad administrativa, mercado nacional burocratizado siendo más fácil exportar al extranjero, distintos criterios autonómicos en la vacunación de niños, distintas asignaciones a jóvenes Erasmus, desigualdad en el sueldo de funcionarios públicos, incumplimiento de sentencias del Tribunal Supremo, blindaje e insolidaridad con el agua, embajadas extranjeras de autonomías mientras se cierran centros de atención primaria, obras faraónicas e insostenibles, improvisación y chantaje en la confección de Estatutos, consolidación de castas locales neo-caciquiles y corrupción…

En Gran Bretaña, por ejemplo, con trescientas entidades se gestiona toda la administración territorial para 60 millones de habitantes, en España sólo ayuntamientos existen ocho mil.

Tanto el informe del Consejo de Europa como los ejemplos señalados, hacen necesaria una profunda revisión y racionalización del sistema territorial español que fortalezca el proyecto común de España y facilite la capacidad del Estado para controlar y garantizar los derechos, así como la igualdad de los ciudadanos, que se ven amenazados por la crisis unida a un desarrollo estatal elefantiásico y en parte descontrolado.

La política con mayúsculas que señala el gobierno debe ser fortalecer el proyecto común de España, racionalizar los recursos, reformar la administración territorial y garantizar la unidad e igualdad de los españoles por encima de premisas políticas que se basan en el conflicto, la desigualdad y la insolidaridad entre españoles. La reforma de la administración local, la ley de unidad de mercado, la ley de transparencia… van por ese camino.

La igualdad, la unidad y la solidaridad entre los españoles son principios fundamentales ante los que no se puede ceder ni un ápice y mucho menos en tiempos de crisis, acabaron los tiempos de los chalaneos y empiezan los tiempos que descubrirán la firmeza o la mediocridad.

Delegado en Castilla La Mancha de la Fundación DENAES
www.twitter.com/rchamode

Los juegos del hambre
Roberto Centeno El Confidencial 8 Abril 2013

Mientras España se adentra en el mayor caos político, económico e institucional desde la Guerra Civil; mientras un presidente que había sido incapaz de dirigir y controlar el poder autonómico y local bajo su mandato carece del carácter y de los recursos mentales para resolver los graves problemas de la nación; mientras una Justicia lenta y sin unidad de criterio, convertida en un circo mediático con los jueces disputándose el estrellato, en la que la fase de instrucción penal, secreta por definición, está en los medios a los cinco minutos ante el asombro de Europa y EEUU, sectores enteros de la población se deslizan inexorablemente hacia la miseria y el hambre.

La España actual se asemeja cada vez más a la reflejada en la conocida película de ciencia-ficción de Gary Ross Los juegos del hambre, en la que una élite vivía en la opulencia mientras la mayoría sobrevivía entre la miseria y el hambre. Los economistas denominan duales a estas sociedades donde el grueso de la población se empobrece y se lleva al paro y a la pobreza a millones, mientras las élites políticas, financieras y monopolistas se enriquecen escandalosamente. Un 90% de las familias españolas han venido perdiendo renta y riqueza desde 2008, pero en 2012, en un solo año, perdieron el 10% de su renta y el 24% de su riqueza, las pérdidas más altas conocidas jamás. Y aunque en España siempre ha habido ricos y pobres, la distancia entre ambos nunca había sido tan grande. Somos el país con mayor desigualdad social no sólo de Europa, sino de toda la OCDE.

El deterioro de los salarios que ha llegado a alcanzar el 50% en algunos sectores y quieren recortarlos más

¿Cómo llamar a un país que es actualmente el noveno del mundo por número de millonarios -personas que declaran unos ingresos anuales superiores al millón de dólares- y al lado de ello un 60% de la población ocupada es mileurista o menos, con la media en 800 euros, donde tres millones de personas viven, según Cáritas, en la miseria y 10 millones más se encuentran por debajo del umbral de la pobreza? Pero además, los ocho países que se encuentran por encima de España son de una población muy superior como EEUU, Alemania y China. Si referimos los datos a la población, España es el tercer país en número de millonarios.

A pesar de las mentiras continuas de Rajoy y su banda de tramposos, la situación empeora cada día. El presidente del BBVA acaba de presentar a la SEC, la Comisión del Mercado de Valores norteamericano su informe anual, según el cual “las condiciones económicas en España seguirán deteriorándose” y “la duda de que el Gobierno no pueda atender la deuda y el saneamiento del sector bancario podría obligar a solicitar el rescate a la Eurozona”, toda una enmienda a la totalidad de los engaños de Rajoy. Aunque nada comparado con el deterioro de los salarios, que ha llegado a alcanzar el 50% en algunos sectores y quieren recortarlos más, mientras la remuneración de los grandes directivos crece escandalosamente aunque sus resultados sean desastrosos. Simultáneamente, la clase media, el mayor logro no ya del régimen de Franco sino de toda nuestra historia, está siendo destruida.

Sobrevivir en la España de Rajoy
Pero las grandes cifras no revelan la profundidad del drama que día a día sufren millones de familias españolas para sobrevivir. Una gran multinacional acaba de realizar un análisis pormenorizado de los cambios de comportamiento de la familia media española con dos adultos y dos niños. Su renta disponible ha caído a 24.000 euros, pero la mediana o valor centrales es de 16.000 quitando consumos imprescindibles como gas, electricidad, teléfono e hipoteca si la hubiere, por lo que esta familia media dispone de 800 a 1.000 euros al mes para vivir. Y estas son las principales conclusiones de a dónde ha llevado a la clase media española este régimen de partidos incompetente y corrupto y un modelo de Estado inviable.

La situación económica de la clase media española ha empeorado mucho. Hace tres o cuatro años apenas se fijaban en los precios, pero hoy muchas personas hacen la compra contando literalmente los céntimos. Cambian de producto por un solo céntimo de diferencia. Conocen los descuentos y promociones mejor que el propio comercio. Siempre están buscando la mejor opción, dos por uno, cupones descuento. Detectan pequeñas subidas y bajadas de precios. Hacen eco de las ofertas. Compran marcas blancas porque los productos de marca son más caros y la diferencia de calidad no lo justifica. Sólo cogen alguna específica si les gusta a sus hijos.

La familia media se ha vuelto radical. No se permite ninguna tontería que les pueda encarecer el carro de la compra que necesita. Tonterías las justas. Antes de ir a comprar saben lo que van a gastar, tienen un control absoluto del presupuesto.

La situación económica de la clase media española ha empeorado mucho. Hace tres o cuatro años apenas se fijaban en los precios, pero hoy muchas personas hacen la compra contando literalmente los céntimos

Ejemplos: Si bebían agua embotellada, beben ahora agua de grifo. Comían carne y pescado, comen garbanzos, alubias, pasta y arroz. Comían pizzas y lasañas preparadas, compran las bases y las hacen en casa. Comían yogures y jamón, no los compran. Compraban varios productos de limpieza, uno para cada cosa; hoy usan un solo producto (lejía o amoniaco) para gastar menos. Limpiaban todo con papel de cocina, utilizan trapos de camisetas viejas. Llevaban los trajes a la tintorería, ahora los limpian en casa con el spray de las alfombras. Compraban cigarrillos, compran tabaco de liar. Tomaban café con leche, lo toman con agua cuando se acaba la leche.

La familia media realiza compras a diario para estar pendiente de las ofertas y racionar más el presupuesto. Muchos no compran colas ni cervezas porque no se lo pueden permitir, sino que sólo adquieren zumos para los niños. No compran yogures porque son caros: los han sustituido por leche, que es más barata. Se buscan la vida tratando de encontrar soluciones de ahorro, “desde el pollo que me lo troceo yo y el fiambre o el queso que lo compro en pieza y lo corto en casa: todo lo que pueda hacerme yo, eso que me ahorro”. “Compro paquetes de tres barras de pan y congelo dos, es mucho más barato”. “Antes hacía lasaña de carne cualquier día, hoy sólo los primeros días de mes utilizo carne picada; después, con el fiambre que queda en la nevera, me cuesta la tercera parte que con carne”. Hacía la cantidad de pasta que tocaba para cada comida; ahora cuece toda la pasta junta para ahorrar gas y la congela. Tiene en cuenta el tamaño de los productos para no tener que tirar nada. “Estoy apuntada en unas cuantas páginas de internet de las que te envían muestras y vales descuento: yo lo aprovecho”.

Esta es la descripción del día a día de millones de familias que se están deslizando sin pausa hacia la pobreza, porque la economía ni se estabiliza ni mejora, mientras Rajoy, como desde que llegó al poder, sigue anunciando que la recuperación será “el año que viene”, y ya van tres. ¿Y cómo se recupera un país con más impuestos, menos crédito, 600.000 parados y un endeudamiento creciente para financiar el despilfarro? Es un auténtico farsante. Y ahora Montoro sube el IRPF a 3,5 millones de familias eliminando con efectos retroactivos la deducción por vivienda, un nuevo robo de 1.800 millones a los más desfavorecidos. No habrá recuperación porque su catastrófica gestión económica la hace imposible: es sólo un camino imparable hacia la miseria. Pero dentro de esta orgía de expolio, de despilfarro público y de corrupción, lo más asombroso es la sumisión y la pasividad con la que los españoles ven arruinada su vida y la de sus hijos, a los que legaremos una deuda brutal que crece como la espuma y que arruinará su futuro.

De los ahorros y del hambre
No les importa nada llevar al hambre al 25% de los niños que viven ya por debajo del umbral de la pobreza, ni recortar las pensiones y el paro, algo en lo que ya están trabajando

Bloomberg acaba de explicar cómo la Eurozona y los grandes banqueros europeos piensan ahora que “utilizar los depósitos y otros activos como bonos y similares, para cubrir las pérdidas de los bancos con problemas, es algo perfectamente aceptable”. “La Eurozona debe introducir reglas idénticas en todos sus Estados miembros” concluyen.“Los tiros no van por Chipre, es la excepción”, dicen. Pues es la regla. Justo lo que necesita Montoro para entrar a saco en el ahorro de los españoles. “Ha sido Bruselas”, dirá el de la barba. Como afirmaba el Financial Times la pasada semana, “mantener depósitos en España es irracional”. Los ahorros en los bancos ya no son una garantía de futuro, y quien afirme lo contrario miente como un bellaco.

Y el gran drama: el hambre. Cáritas denuncia cómo miles de niños están aquejados ya de malnutrición en Canarias, Andalucía y Extremadura al haber suprimido las becas de comedor y perdido la “única comida equilibrada que hacían”. Además, muchos carecen de ropa adecuada o libros para el colegio. Y lo inimaginable: profesores denuncian desmayos de niños que llegan a las clases sin haber cenado la noche anterior. A Rajoy y sus secuaces les da igual: lo suyo es subir impuestos, bajar salarios y recortar gasto social. UBS acaba de publicar una nota en la que manifiesta su asombro porque el 97% del dinero de las pensiones se ha invertido en deuda española: “El potencial para el desastre es inmenso”, afirma. No les importa nada llevar al hambre al 25% de los niños que viven ya por debajo del umbral de la pobreza, ni recortar las pensiones y el paro, algo en lo que ya están trabajando. No tienen perdón, por supuesto, de Dios; pero tampoco de los hombres.

P.D: La infanta Cristina ha sido imputada por un presunto delito de tráfico de influencias, un hecho tan habitual en la España de la Transición que forma parte del paisaje, pero a ella por su exposición pública le ha tocado la china. ¿Cómo tiene la desvergüenza la casta política, y particularmente la izquierda, de afirmar que “la ley es igual para todos” cuando lo primero que hicieron fue acabar con la independencia del poder judicial? “Montesquieu ha muerto”, diría Alfonso Guerra. ¿Cuántos políticos que han hecho y hacen lo mismo han sido procesados? ¿Cuántos gestores de cajas nombrados por el PP y por el PSOE, que han arruinado a cientos de miles de familias y se han llevado el dinero a carretadas, están en la cárcel? O un felón como Zapatero, que ha rendido España a una banda de asesinos y puesto en marcha la secesión de Cataluña, ¿cuándo va a ser juzgado por alta traición?

Peor aún, si la cobardía patológica y la inacción suicida de Rajoy, mientras Mas sigue burlándose impunemente de la Constitución y de los derechos humanos, acaba en la independencia de Cataluña, ¿serán procesados por alta traición él y todas las altas instancias desde el Rey, al Tribunal Constitucional pasando por todos los jefes de partido estatales, que juraron defender la unidad de la nación y no han movido un dedo para hacerlo?, ¿qué cerebro fuera de los manicomios puede entender la esquizofrenia de Rajoy al hablar en secreto con Mas y entregarle ríos de nuestro dinero para pagar las nóminas de los enemigos de España y dotarse de estructuras de Estado, algo manifiestamente delictivo, mientras Mas proclama en público que la independencia es irreversible? O Aznar, que entregó a Pujol en 1996 el control de la enseñanza, que ha utilizado para tergiversar la historia e inculcar el odio a España y a todo lo español a dos generaciones de catalanes, ¿acaso no va a responder por sus acciones?

Retrato de una crisis de Régimen
José Oneto www.republica.com 8 Abril 2013

La situación política sociológica e institucional del país, se ha ido deteriorando en los últimos meses, según se desprende del análisis que este domingo hace el periódico “El País”, en una doble encuesta, que engloba, por una parte la situación de los partidos políticos, el Gobierno y sus ministros y, por otra la situación de la Corona, del Rey y de su Heredero.

Un retrato en blanco y negro de un país harto de los partidos políticos que sustentan en estos momentos el poder (especialmente el que sostiene al Gobierno y el primer partido de la oposición), hasta el punto que entre los dos no llegarían a captar ni siquiera la mitad de los votos de todo el electorado, en los que sus dos principales líderes, inspiran una gran desconfianza (Rajoy es rechazado por el 75 por ciento de los españoles y Rubalcaba por el 85 por ciento), necesitado de urgentes reformas, y con un debate abierto sobre la Corona y la sucesión en la Jefatura del Estado, cada vez más acuciante y cada vez, también hay que decirlo, más preocupante, por el desgaste que durante estos últimos meses está sufriendo la Monarquía.

Un debate que está instalado, sobre todo, en los sectores más jóvenes de la población que no tienen conciencia, treinta años después de la reinstauración de la Monarquía, del papel jugado por el Rey, cuando delega todos sus poderes, heredados del sistema político franquista, en el Parlamento para hacer posible la Constitución de 1978 y la recuperación de las libertades. Este es el sector de la población, junto con muchos votantes del PSOE, el que se ha ido alejando del sistema, para rechazar al actual Jefe del Estado, después de los numerosos episodios e incidentes protagonizados por el Rey, o su entorno, en los últimos meses, y que culminó el pasado miércoles 3 de abril, con la imputación penal de la Infanta Cristina, por el escándalo Nóos, como colaboradora necesaria para los numerosos delitos de los que se investiga a su marido Iñaki Urdangarin.

En estos momentos, según el retrato de situación que hace el periódico “El País”, la imagen del Rey se ha ido desgastando, hasta el punto que ha perdido 32 puntos, está en situación negativa y, por primera vez, su hijo, el Príncipe Felipe obtiene una valoración muy superior a la de su padre. Pero es que, además, siete de cada diez ciudadanos considera que don Felipe está ya suficientemente preparado para ejercer con total garantía las funciones de Jefe de Estado, y una proporción similar considera que don Juan Carlos, debería fijar una fecha, no muy lejana, para cederle el testigo.

Quizás lo más grave sea el barómetro de lo que el periódico llama de “confianza Institucional”, en el que el Rey, aparece por detrás del Príncipe, pero en un puesto muy rezagado, junto a la Iglesia, las grandes empresas, los sindicatos, los obispos o la patronal. Los tres últimos en el ranking son el Parlamento, el Gobierno, los Bancos, los partidos políticos y los propios políticos.

Un reflejo de otras encuestas que debería preocupar tanto al Gobierno como al principal partido de la oposición, metidos los dos en sendos casos de corrupción -el caso de los sobresueldos en negro denunciado por el ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas, y de financiación ilegal del partido, y el caso de los ERE en Andalucía- sin aclarar, y despreocupados, los dos del grado de deterioro de la vida política e institucional que puede desembocar en una auténtica crisis de Régimen, si no se toman medidas rápidas y radicales.

Lo único esperanzador de ese retrato de la situación española para preocupar, que publica el periódico, es el grado de apoyo que la ciudadanía presta a colectivos como los científicos, los médicos, los profesionales de la enseñanza pública, la sanidad pública, los movimientos sociales o los abogados. En fin, apoyo a una sociedad civil que, todavía, los españoles la ven viva, pujante y como puntos de referencia.

¿Tiene España solución?
Gorka Labarga Estrella Digital 8 Abril 2013

Me gustaría ofrecer al lector una respuesta que invite al optimismo pero –mucho me temo– la realidad acostumbra a enemistarse con los deseos. En puridad, nos estamos enfangando día a día y el camino que se ha tomado solo ayudará a un hundimiento más rápido en el lodazal. Eso sí, con el aplauso rotundo de una mayoría de nuestros conciudadanos.

El pasado jueves, la Fundación BBVA presentó un estudio titulado Values and Worldviews, el cual arrojó una serie de conclusiones muy significativas respecto a la opinión de los españoles. De la lectura del mismo se extrae, grosso modo, que una inmensa mayoría desea incrementar el actual modelo de Estado del Bienestar, aunque ello suponga elevar más los impuestos, aboga por una mayor participación estatal en la economía y quiere que se incremente el gasto público.

Los españoles quieren que se mantenga el bienestar de un Estado ruinoso y fallido aunque sea a costa del suyo propio

Dicho con otras palabras, los españoles quieren que se mantenga el bienestar de un Estado ruinoso y fallido aunque sea a costa del suyo propio, fantasean con que será el vecino quien sufra una mayor presión fiscal y no ellos, desean que los mercados sean controlados por unas estructuras estatales que han evidenciado sobradamente su incapacidad para sostenerse y gestionarse a sí mismas y, por último, albergan la inexplicable opinión de que se puede aumentar el gasto público ad infinitum a pesar de estar técnicamente quebrados y endeudados por generaciones que aun no han nacido.

Como paradigma de la incongruencia y para más inri, el 95,3 % de los encuestados considera que la clase política es la responsable de la crisis estructural que sufrimos. Sin embargo, una horquilla comprendida por el 77 y el 86 % de los interrogados apuesta por otorgar a los que consideran responsables todavía más poder a través de un aumento de la confiscación fiscal y de un mayor intervencionismo estatal en el plano económico que sería, obviamente, ejercido por la clase política actual. ¿Alguien puede explicarme cómo van sacarnos de la crisis aquellos que, en teoría, nos metieron en ella?

En vez demandar un apoyo al emprendedor, al autónomo y a la pyme para crear riqueza y empleo, de controlar y limitar el poder y control en manos de una clase política más que ineficiente y de exigir un Estado sostenible, razonable en tamaño, garante eficiente del acceso a los servicios esenciales por parte de aquellos que menos tienen y no orientado al derroche per se del erario público, los españoles han decidido lo contrario, me atrevería a decir que prescindiendo del más elemental sentido de la realidad.

Suele afirmarse que la democracia no es un sistema perfecto sino el menos malo de los, hasta el momento, inventados. Esto es, que presenta fallos. Sin ir más lejos, los postulados sobre los que se asienta la organización democrática no han contemplado la posibilidad de evitar que una sociedad –bien por ignorancia, bien por educación– decida suicidarse. Todo apunta a que, si este informe es representativo, los españoles han optado por el camino de la eutanasia asistida a manos de un modelo de Estado que ha fallado estrepitosamente y sin ninguna posibilidad de redención. De ser así, nos hundiremos, más pronto que tarde, hasta que el lodo nos ahogue por completo. Por eso, uno empieza a barruntar que España no tiene solución.

¿Políticos o esquizofrénicos?
José Luis Martín Miralles Estrella Digital 8 Abril 2013

Cómo adelanté la semana pasada, ya se está poniendo en marcha el asunto de la financiación de Cataluña, disfrazándolo de problema de financiación autonómica a nivel global.

Los independentistas de vía estrecha de CiU cederían en sus pretensiones independentistas a cambio de financiación privilegiada, incumplimiento del déficit y Hacienda propia.

Rajoy prometió que no iba a hablar con nadie de asuntos que se salieran de la legalidad

Por tanto, efectivamente, las palabras de la semana pasada del Ministro de Exteriores Sr. Margallo en el sentido de nuevas administraciones forales y cesión del IRPF completo, eran un globo sonda para ver como respirábamos los ciudadanos de a pie.

Y en estos días, Rajoy en su reunión con los dirigentes regionales de su partido prometió hablar con todos de financiación y también dijo que no iba a hablar con nadie de asuntos que se salieran de la legalidad. Olvidó decir que la legalidad es en gran medida la que él quiera que sea, porque en sus manos está el BOE:

Y al asunto de la financiación se ha puesto ya el Sr. Arenas quien ha prometido una postura común para todas las autonomías, aunque dice ser consciente del problema catalán. El contrapunto ha venido de la mano de Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP Catalán, quien ha venido a decir que si a su región no se le diera un trato privilegiado, tomaría la escopeta y se echaría al monte.

Yo, llegados a este punto me hago una serie de preguntas que paso a compartir:

¿Por qué se permite a una autonomía incumplidora del déficit mantener la situación sin que pase nada, mientras que a las que han hecho esfuerzos para controlarlo se les exige que mantengan ese esfuerzo?

¿Dónde ha quedado la intervención de las autonomías incumplidoras del “Killer” Montoro? ¿O es que se reserva su fuerza para sancionar al pobre ciudadano que no ha rellenado una casilla en un impuesto?

¿Por qué tenemos que darle más fondos a un gobierno regional que se regodea en exacerbar todo lo que les separa del resto del país y en no ver nada de lo que nos une?

Quien ampare lo que se está preparando, solo puede pertenecer a dos grupos: esquizofrénicos o políticos de ahora

¿Para qué dar más fondos a un gobierno que pasado mañana piensa plantear una secesión?

¿Para qué más fondos a un gobierno que mantiene una red de embajadas y de medios de comunicación públicos que cuestan un potosí y que antes de cerrarlos prefiere que sus administrados vivan peor y tengan peores servicios?

¿Es consciente el Gobierno del coste que supone un sistema foral (Hacienda propia) para las empresas de este país, que tienen que presentar declaraciones en cada una de ellas con el objeto de decir a todas las administraciones lo mismo? ¿Así se incrementa la competitividad, incrementando los costes? ¿Y los funcionarios de esa futura Hacienda, de que casta procederían? ¿Serán de CiU, familia de alguien o se los van a distribuir?

Y la respuesta es siempre la misma, que quien permita y ampare lo que se está preparando, solo puede pertenecer a dos grupos. Uno, al de esquizofrénicos, que dicen una cosa y hacen otra y, por tanto están necesitados de un buen psiquiatra. Y otro, al de políticos de los de ahora, que tienen un horizonte temporal de 4 años y patada para adelante. Ambas categorías no son excluyentes.

Ubíquenlos donde les parezca a ustedes que encajan mejor.

Bipartidismo
La sombra de Zapatero
Emilio Campmany Libertad Digital 8 Abril 2013

Que Zapatero condujera al PSOE hasta la sima en la que sigue hundiéndose no constituye una sorpresa si se valoran las cualidades intelectuales del personaje. Lo chocante es que los socialistas, una especie con un instinto de conservación tan aguzado, se dejaran dirigir por este flautista de Hamelín hasta el abismo.

Ahora, en el PP pasa algo parecido. Todo el prestigio que como partido de gobierno había adquirido está siendo liquidado por Rajoy sin que ningún militante de relieve haga pública la menor protesta. Es verdad que las elecciones generales todavía están lejos y que en la cúpula albergan la esperanza de que la recuperación económica les devuelva la confianza de sus electores. Sin embargo, los nubarrones son cada vez más negros. Ante todo, no está claro que para finales de 2015 la recuperación haya llegado, al menos con fuerza suficiente como para ser percibida como tal por los ciudadanos. En segundo lugar, el caso Bárcenas en unión a la Gürtel ha embarrado Génova 13 con la mancha de partido corrupto y Rajoy es incapaz de hacer nada para lavarla. En último lugar, hay un montón de cosas del programa del PP que el Gobierno se niega a hacer a pesar de que no tienen nada que ver con las supuestas exigencias de la crisis económica (matrimonio homosexual, aborto, subvenciones a organizaciones de izquierda, despolitización de la Justicia, ilegalización de los partidos políticos de la ETA). Y sin embargo, como en su día ocurrió en el PSOE de Zapatero, en el PP nadie mueve un dedo para tratar de librarse de un líder mediocre que les conduce, lenta pero inexorablemente, al desastre.

Me dirán que Rajoy ha sido elegido para dirigir el país durante cuatro años y que sería antidemocrático privarle de la presidencia del Gobierno. Eso no es verdad. El grupo parlamentario del Partido Popular puede legalmente destituir al presidente cuando lo desee y elegir a quien tenga por conveniente. Ni siquiera es necesario que el elegido sea diputado. Y si puede hacerlo legalmente es porque es legítimo y democrático, a menos que reconozcamos que nuestro sistema no lo es porque permite al Congreso de los Diputados elegir a un presidente del Gobierno que no ha sido votado en las urnas.

La cuestión es que el país se va al garete y, lo mismo que el PSOE fue incapaz, no ya en interés de la nación, sino en el suyo propio, de deshacerse de Zapatero, el PP no hace nada por desembarazarse de Rajoy. Se limita a ver petrificado cómo el gallego, además de rematar la faena de Zapatero, destruye al mismo tiempo el partido. Sus prebostes confían en que tarde o temprano se obrará el milagro, las cosas se arreglarán por sí solas, a pesar de lo mucho que se hace por impedirlo, y el PP recuperará la confianza de los electores. Cuando los malos hacen el mal en perjuicio propio, sólo cabe una conclusión. No lo hacen porque sean malos, sino por ser tontos.

Sepulcros sindicales
Alfonso Merlos La Razón 8 Abril 2013

No le demos más vueltas. El descrédito de UGT y CC OO se ha convertido en consenso nacional por exclusivas como la que hoy desvela LA RAZÓN. ¡Qué ciegos y qué irresponsables aquellos que entienden que criticar a las elites sindicales es poco menos que situarse fuera de la democracia! ¿Acaso no hay motivos? ¿No son lo suficientemente pesados, sangrantes y escandalosos para los ciudadanos honestos y honrados, la mayoría de este país?

¿Debemos callar ante los atropellos cuando se acumulan uno tras otro formando una vergonzante montaña? ¿Debemos creer a quienes se llenan la boca de mentiras proclamando como farsantes que se ha lanzado una campaña dolosa de acoso y derribo contra los llamados agentes sociales?

¿Es de recibo que algunos gerifaltes de estas máquinas de depredar dinero público se hayan forrado de mala manera mientras aquellos a los que dicen defender –currantes hechos y derechos– están parados y con 60.000 de las antiguas pesetas para mantener una familia? ¿Es tolerable este miserable engaño, esta injusticia y este oprobio? ¿No nos damos cuenta de que a pasos agigantados los sindicatos de clase han convertido en algo cuasi marginal la auténtica defensa de sus afiliados y no digamos ya del conjunto de los trabajadores?

El «caso de los ERE» falsos revela simplemente que los elegidos para engrosar la aristocracia sindical no pasan de ser sepulcros blanqueados: aparentan por fuera lo que no son por dentro; pretenden comparecer hasta relucientes en el exterior cuando albergan podredumbre en sus entrañas; son inconsecuentes con sus ideas y dan amparo a formas varias de corrupción; se conducen como los que predican agua y beben vino; estos individuos de torcidas conductas son de los que «atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente, pero ellos ni con el dedo quieren moverlas» (Mt, 23:4).

Los cachorros se echan al monte
EDITORIAL www.gaceta.es 8 Abril 2013

Las juventudes comunistas, hijas del vetusto PCE, acaban de expresar su solidaridad con el régimen estalinista de Corea del Norte. Las Juventudes Socialistas, hijas del PSOE, acometen contra la Iglesia y apremian a sus mayores para que apuesten por una República. Extramuros de estas formaciones, otra izquierda aún más radical bendice los acosos y las amenazas contra políticos del PP. Decididamente, la joven izquierda se ha echado al monte. Lo dramático es que lo hace repitiendo y aumentando los pecados de sus abuelos.

Por lo general, las juventudes de los partidos -tan discutibles por otros conceptos- suelen representar el sector más “avanzado” de cada formación, el que está más inmerso en el mundo real, el más abierto a los cambios que demanda la propia evolución de la sociedad. En ese sentido, este viaje hacia atrás de la joven izquierda española es verdaderamente pasmoso. Lejos de preguntarse por las razones que provocaron el desplome del comunismo o por las causas que llevaron al colapso a la socialdemocracia, lejos de ofrecer alternativas prácticas y viables para el mundo presente, recuperan viejas banderas manchadas de sangre y las airean de nuevo como si nada hubiera pasado entre el Gulag y Pol Pot. Incapaces de entender el presente, reaccionan refugiándose en el pasado. Y además, en el pasado más negro posible.

En una situación como la que hoy vive España, con las instituciones bajo mínimos, la economía hecha unos zorros y la unidad nacional al borde de la quiebra, este giro violento y radical de la joven izquierda es altamente preocupante. Precisamente uno de los grandes logros de nuestra transición política había sido civilizar a la izquierda española, hacerla compatible con las reglas democráticas, lo cual no era poca cosa en un contexto -años setenta- en el que aún no se había perdido la referencia del “socialismo real”. El PSOE supo emprender ese camino, e incluso el propio PCE bajó del monte para integrarse en el sistema. Hoy siguen en el sistema, es decir, con representación parlamentaria, responsabilidades de gobierno en muchos lugares y abundante financiación pública, pero, al parecer, los más jóvenes de entre ellos han dejado de entender en qué consiste una democracia contemporánea.

La izquierda española, desde el PSOE hasta los “antisistema” pasando por el PCE, está obligada a un serio esfuerzo de autocrítica. Es lamentable que sus únicas propuestas de futuro pasen por la resurrección de nuestros viejos demonios familiares. Estamos en el siglo XXI. ¿Quién les ha lavado el cerebro?

¿Qué acoso es peor, el de Ada Colau a los políticos o el de Rajoy a los ciudadanos?
Francisco Rubiales Periodista Digital 8 Abril 2013

El ministro español del Interior ha ordenado a la policía que identifique e, incluso, que detenga a los ciudadanos que acosen a los políticos, pero los políticos que acosan a los ciudadanos con decisiones injustas y políticas que arrebatan derechos, vejan, arruinan vidas y violan los derechos humanos se mantienen sin castigo. Ya es sabido que los políticos, en España, disfrutan de una indignante impunidad práctica y que el fuerte siempre se impone sobre el débil en las sociedades injustas y nada democráticas, como es la española actual.

Cualquier demócrata español bien informado y medianamente culto puede demostrar, con la ley en la mano y con argumentos científicos e imbatibles, que el "acoso" que practica el gobierno de Rajoy contra el ciudadano es mas antidemocrático, indecente y grave que el "acoso" que practican algunos grupos de ciudadanos indignados, entre ellos el de Ada Colau. El "escrache" a los políticos puede, como mucho, traspasar la línea roja del derecho personal a la intimidad, pero el de los políticos causa estragos y daños terribles a la sociedad y genera dolor a las personas, algunas de las cuales, incapaces de soportar la presión humillante, llegan a suicidarse.

Si el ciudadano acosa al político, practica el "escrache" y el poder reacciona acusándolo de antidemocracia, desacreditándolo y arrojándole encima a la policía y a la prensa sometida, pero si es el político el que acosa al ciudadano, no suele ocurrir nada porque el ciudadano, en una democracia falsa como la española, está indefenso y ni siquiera puede elevar su voz sin recibir palos desde el poder.

Sin embargo, no existe un sólo pensador político de prestigio en el mundo que no considere mucho más grave y terrible el acoso del gobierno al ciudadano que el simple y, en definitiva, nada lesivo y suave "escrache" que algunos ciudadanos practican.

¿Qué hacen los ciudadanos cuando "escrachean" a los políticos? Se concentran en sus domicilios, gritan, protestan y empapelan las paredes con fotos del que ellos consideran culpable de las desgracias y tribulaciones del pueblo. Sin embargo, el acoso del político español al ciudadano es mucho mas cruel, antidemocrático y éticamente detestable porque:

Obliga al ciudadano, contra su voluntad, a pagar impuestos injustos y desproporcionados (los mas altos de toda Europa, proporcionalmente), sin recibir a cambio servicios de calidad.

Obliga al ciudadano, contra su voluntad, a financiar con el dinero de sus impuestos a los partidos políticos, sindicatos y patronales, organizaciones que son las principales culpables del desastre de España y que el pueblo rechaza, como evidencias las encuestas, en las que aparece que más del 90 por ciento de los ciudadano no quieren que los partidos políticos se financien con dinero público.

Aprican la ley de manera desigual y arbitraria.
El actual partido en el poder ha situado a sus votantes ante la traición de haber incumplido todas las promesas electorales que emitió en campaña.

Practican recortes de derechos y de servicios sin que los políticos hayan cerrado antes ni siquiera un televisión pública, ni suprimido los cientos de empresas públicas inútiles que crearon para colocar a los amigos, ni han adelgazado un Estado que es tan monstruoso, lleno de enchufados y vagos con carné de partido, que resulta insostenible e incosteable.

No han perseguido a los políticos ladrones y a sus amigos que se han enriquecido ilegal e ilícitamente, cometiendo fechorías como el cobro de comisiones, el saqueo de las cajas de ahorro y otras muchas.

Tampoco se ha obligado a los políticos ladrones ni a sus amigos y aliados a que devuelvan el dinero que han robado, a pesar de que la dvolución de esos fondos aliviaría notablemente los problemas de España y evitarían muchos recortes y dramas.

Durante décadas han mantenido vigente una ley inicua, que atentaba contra la Justicia y los derechos básicos, la que regulaba las hipotecas y los desahucios, recientemente declarada ilegal por el Tribunal Europeo de Justicia, Ningún político español hizo nada por derogarla, a pesar de que esa ley arrebataba viviendas, generaba desesperación y provocó suicidios de desahuciados que se quemaron a lo bonzo o se arrojaron desde las ventanas de sus viviendas.

Han permitido y legalizado el robo que los bancos han realizado con las participaciones preferentes y subordinadas, una estafa realizada con el consentimiento del Banco de España y con la posterior aprobación del Consejo de Ministros.

Han construido, desde el poder, una sociedad injusta, donde el muro que separa a ricos y pobres se agranda cada día mas y en la que los políticos y sus aliados del poder financiero mantienen sueldos altos y privilegios mientras el pueblo es privado de derechos constitucionales como el del trabajo y es sumido en la pobreza, generándose dolor, tristeza y hasta suicidios numerosos de personas desesperadas.

Por último, los políticos españoles han perdido la confianza de los ciudadanos, son rechazados abiertamente por el pueblo, como queda reflejado en las encuestas y, según muchos analistas y pensadores, esa pérdida de confianza, motivada por la corrupción, la arbitrariedad y el abuso de poder, es el origen de una evidente y clara deslegitimidad, ya que la democracia no puede funcionar sin la confianza y la adhesión de los administrados en sus administradores.

Toda esa "ristra" de acosos al ciudadano que, al mismo tiempo, son también atentados contra la ética, la democracia y la justicia, pesan cien veces mas y son mas indecentes que gritar delante del hogar de un político y empapelar las paredes con su imagen.

El político español, asustado y sin conciencia de haber cometido errores, sin pedir perdón por ellos, ha reaccionado con arrogancia, esgrimiendo su condición de "representantes" del pueblo para justificar su recurso a la represión contra los ciudadanos que acosan, pero a esos ciudadanos de nada les sirve esgrimir su condición de "soberanos" del sistema, un título de naturaleza superior que les concede la democracia. Además, en España no existe duda alguna de que el ciudadano es ciudadano por derecho propio, mientras que es lícito y democrático dudar que los representantes elegidos en listas cerradas y bloqueadas, elaboradas por sus propios partidos políticos y frente a las que los ciudadanos no pueden ni siquiera añadir o quitar una coma, sean realmente representantes populares democráticos.

Es obvio que los políticos acosadores del ciudadano (un vicio llamado "opresión" en democracia) son mas fuertes que los "escracheadores", a los que pueden "aplastar" con el peso de la ley, la policía, los periodistas esclavos y algunos jueces controlados, pero no es menos obvio que su "pecado" también es mucho mas indecente, trascendente y antidemocrático.

Voto en Blanco

El órdago de Pyongyang
Corea del Norte: el ejemplo del mal
Rafael L. Bardají Libertad Digital 8 Abril 2013

La responsabilidad de dónde estamos hoy en el caso Corea del Norte se debe principalmente a China, que no sólo ha asegurado la viabilidad del régimen de su vecino y protegido sino que ha sido la principal fuente científico-técnica para el desarrollo militar del mismo, también en lo relacionado con su programa y arsenal atómicos. Pero se debe igualmente, si bien en menor medida, a la falta de resolución norteamericana al enfrentarse al problema y amenaza de Corea. Cuando Clinton tuvo la posibilidad real de destruir con una acción limitada las instalaciones nucleares norcoreanas, permaneció impasible, y no actuando permitió que Corea se dotase de su primer ingenio atómico. Y aunque Bush recuperó a Corea del Norte para su famoso Eje del Mal, el fiasco de Irak dejó que tanto Irán como el régimen de Pyongyang quedaran intocados.

De hecho, si el actual líder de esa peculiar monarquía comunista en la que se ha convertido Corea del Norte con la estirpe de los Kim se permite elevar su retórica agresiva y convierte en nulo el acuerdo de paz con su vecina del sur –o amenaza con la guerra termonuclear a los Estados Unidos– no es por casualidad. Simplemente, sigue una pauta clásica para el régimen norcoreano, que sabe que sus provocaciones nunca encuentran una respuesta internacional que las castigue de alguna forma.

Por mencionar sólo algunos ejemplos, baste recordar cómo en 1968 los norcoreanos capturaron el buque americano USS Pueblo y, acusados de espionaje, sus tripulantes fueron torturados. De los Estados Unidos obtuvieron una disculpa diplomática en lugar de una operación de rescate. En 1976 secuestraron a dos infantes americanos que estaban talando un árbol en la zona de seguridad conjunta de Panmumjon; en esa ocasión, los solados americanos que fueron autorizados a operar lo hicieron sólo para acabar la tala empezada por los dos asesinados. Y todos recordaremos cómo en 2010 Corea del Norte hundió con un minisubmarino el buque de la armada surcoreana Cheonan para, acto seguido, pasar a bombardear la isla Peonpyeong de su vecina del sur, sin que ninguno de ambos ataques arrancara una respuesta mínimamente seria.

Por no hablar de su constante chalaneo en materia atómica. Tras presiones americanas para que los líderes norcoreanos declarasen la realidad de su programa atómico, Pyongyang lo hizo en 1993, y durante toda una década jugó al ratón y al gato con los inspectores y la comunidad internacional, renunciando un día a su programa, retomándolo al día siguiente, destruyendo una instalación (vieja y en desuso) para concentrarse en otras nuevas, prometiendo su desnuclearización y, finalmente, abandonando en 2013 el TNP y efectuando ensayos nucleares. Cada paso que daba sólo se topaba con nuevos llamamientos a la negociación y, sorprendentemente, una mejor disposición a continuar con la ayuda energética y humanitaria.

Lo que aprendió Corea del Norte en estos años fue que su estrategia de provocación externa le servía muy bien para paliar su debilidad interna. Y que la provocación atómica era la que más rédito le daba. Y en eso hay que ser honesto. La estrategia nuclear de Corea del Norte le ha dado muy buenos resultados. A una rata hambrienta se la puede matar; a una rata hambrienta con dientes atómicos, muchos prefieren alimentarla para que no muerda.

Corea podría haber seguido con su escalada retórica y sus provocaciones durante mucho tiempo si no hubiera cometido un grave error: servir de palanca de la proliferación en lugares tan sensibles como Siria, donde estaba colaborando técnicamente para poner en marcha un reactor de plutonio en Deir ez-Zor, colaboración expuesta en círculos de inteligencia por los israelíes, que se encargarían en septiembre de 2007 de laminar la instalación siria antes de su finalización. Se sospecha que Corea del Norte y no la red del pakistaní A. Q. Kahn estaba detrás de los desarrollos nucleares de Gadafi, y hay un fuerte convencimiento de que también le está prestando ayuda a Irán en el desarrollo de su programa atómico. De hecho, el último test norcoreano, del 12 de febrero de este mismo año, podría haber servido en la práctica como el primer test atómico iraní. Se utilizó uranio como material fisible, cuando el armamento atómico coreano se basa en el plutonio.

Aunque la pauta que usa ahora Kim Jong Un es, como he dicho, la prolongación de lo hecho en todos estos años por Corea del Norte, eso no quiere decir que tenga que darle el mismo resultado que en ocasiones anteriores. Cuando se juega con el nivel de riesgos, las decisiones a lo largo del proceso pueden escapar perfectamente a todo control y acabar generando consecuencias no deseadas por nadie.

Imagínense el siguiente escenario: Kim Jong Un autoriza el lanzamiento de un misil de largo alcance con destino incierto, como una demostración de que sus palabras no son huecas. La rápida interceptación por las defensas antimisiles de la flota americana en la zona hace que, para evitar su propia humillación, el dirigente coreano dispare varios misiles de medio alcance sobre instalaciones militares de Corea del Sur. Evaluando el peligro de escalada, los Estados Unidos lanzan ataques de crucero contra las dos bases de lanzamiento de misiles nucleares. Kim Jong Un autoriza el ataque contra Seúl, donde encuentra una respuesta dura, fuera de lo tradicional. La guerra está servida.

Ciertamente, Corea del Norte es débil, pero no está sola. Ya se sabe desde 1953. Por otra parte, sus líderes conocen perfectamente bien cuál puede ser su destino si las cosas les salen mal: el final de su régimen y, con toda probabilidad, de su vida. Por eso lucharán con todas sus fuerzas. No debería sorprendernos después del caso de Libia y lo que estamos viendo en Siria, donde Bashar al Asad se agarra a lo único que tiene, su capacidad de matar. Desde luego, Corea del Norte se enfrentaría a una coalición internacional liderada por los Estados Unidos, pero incluso alguien tan aguerrido como el general McArthur fue incapaz de alcanzar sus objetivos militares a comienzos de los 50.

En todo caso, pase lo que pase en Corea del Norte con esta crisis, no podemos subestimar el mal ejemplo que sienta para la otra gran crisis nuclear de nuestro tiempo: Irán. Seguro que los ayatolás están analizando estrechamente la reacción americana frente a Corea del Norte, y seguro que sacarán sus lecciones. La de que es mejor enfrentarse a América con armas atómicas que sin ellas ya parecen sabérsela más que bien. Es el ejemplo del mal que tiende a extenderse cuando los líderes de bien no hacen nada.

Economía
Daniel Lacalle: «La única solución para recortar el déficit es reducir los gastos»
Borja Carrascosa. Madrid. La Razón 8 Abril 2013

En esta crisis cuesta mucho encontrar voces libres que puedan explicar la economía de una forma directa, sin ataduras y sin miedos. Daniel Lacalle (Madrid, 1967), gestor de uno de los principales hedge funds de la City londinense y activo analista económico, lo consigue en su libro "Nosotros los mercados" (Editorial Deusto), una obra en la que desmonta punto por punto todas las teorías conspirativas fabricadas por los políticos sobre la actuación de los inversores en esta crisis económica. "El mercado no ataca, se defiende", insiste Lacalle.

¿Qué es lo que le motivó a escribir "Nosotros los mercados"?
Cuando empecé a escribir en El Confidencial, me llegaron muchos mensajes y correos de teorías conspirativas en España sobre los mercados. Mi intención fue acercar al gran público qué es lo que ocurre de verdad. El mercado lo forman señores que invierten su dinero y lógicamente no tienen ganas de perderlo. Quieren que se lo devuelvan. Empezó como una cuestión casi pedagógica y tomó cuerpo cuando Planeta se puso en contacto conmigo. Me propusieron escribir un libro para todos los públicos sobre el funcionamiento del mercado con algunas recomendaciones de inversión y los factores en los que hay que fijarse para invertir. Contar el día a día de nuestro trabajo.

En un sector tradicionalmente opaco como es el de los "hedge funds", que uno de sus gestores se lance a escribir un libro llama mucho la atención...

Es muy normal en EE UU y Reino Unido, los gestores están en Twitter todo el día contando cosas y opinando sobre asuntos de actualidad. El hecho de que en España la industria financiera esté muy bancarizada, para personas que invierten sólo en España y tradicionalmente alcistas, quizá ha provocado que no haya más libros de este tipo.

¿Qué hay de cierto en que el germen de Lehman Brothers provocó la crisis europea actual?
Ninguna de las crisis europeas proviene de la quiebra de Lehman Brothers, que es una consecuencia y no una causa. Es la consecuencia del sobreendeudamiento de la banca y del sector inmobiliario. En el caso de EE UU, este sobreendeudamiento incluía unos casos muy particulares y específicos de la economía norteamericana. Lehman tumbó la teoría de que los bancos son inexpugnables y no tienen ningún riesgo, pero no tiene ningún tipo de relación con la crisis europea. El problema español es exactamente el opuesto al norteamericano, ya que muchas de las cajas son públicas. Se endeudaron de forma extrema para llevar a cabo obras megalómanas como el AVE y financiar a los gobiernos regionales. La razón por la que estalla la crisis en España es precisamente porque el problema ocurría principalmente en el sector financiero público. Antes de la crisis, los bancos españoles se consideraban los mejores del mundo. Pero no eran los mejor regulados, tampoco los peores, ni los más sólidos. Tenían otro problema, y era un sector inmobiliario muy apalancado con empresas "zombie" que empezaban a dar problemas y una inversión pública en infraestructuras que daba claros síntomas de agotamiento.

España tiene ahora un grave problema de déficit y de deuda, ¿cómo se soluciona?
Me sorprendió mucho ver que la gente en España no sabía lo que era el déficit. Se asumía como dinero gratis, como si fuese un derecho, como dicen los gobiernos regionales. Y no es otra cosa que lo que se produce cuando los ingresos son inferiores a los pagos. La diferencia se traslada a la deuda pública, que hay que refinanciar y pagar intereses por ella. Cuando se supone que la deuda no es muy alta, nadie se preocupa del déficit. Pero cada año, el déficit se añade a la deuda y se va acumulando. La única solución para recortar el déficit es reducir los gastos. Todas las demás entelequias sobre ingresos que se deberían haber percibido como la amnistía fiscal no funcionan. Si tienes un problema de déficit y aumentas los ingresos, lo que pasa inmediatamente es que los gastos suben y el déficit no se corrige. Pasa en España, en Italia, en Reino Unido... Lo que suele ocurrir es que en épocas de bonanza, los gastos siempre son cubiertos por los ingresos. En las épocas negras, los gastos siguen subiendo y los ingresos no. Con esta crisis nos hemos dado cuenta de que el gasto público no puede subir siempre, la economía no lo sostiene en ningún país.

¿Por qué se utiliza siempre la ratio de deuda y déficit sobre PIB? ¿No es una especie de maquillaje contable?
Es un maquillaje absoluto. Imagínate que yo tengo una tarjeta de crédito y debo mucho dinero, pero mi deuda es el 6% de lo que vale todo lo que tengo: mi casa, mi coche, mis trajes... Perfecto, pero eso no lo puedo vender de golpe. El PIB además tiene un efecto engaño, porque el PIB también lo forma el gasto improductivo. La subida del PIB en España ha sido provocada por proyectos megalómanos que no aportan nada ni generan nada. Añadir esos conceptos al PIB y decir que la ratio de deuda sobre los mismos no vale. Siempre enfatizo el concepto de ingresos y gastos, y España se endeuda en 400 millones de euros al día. El dato que dan las empresas es la ratio de deuda sobre la generación de caja, sobre capital. En España hay una crisis monstruosa, la demanda eléctrica ha caído de forma sustancial, así como la producción industrial. Los datos de todas las actividades productivas arrojan descensos de hasta el 16%, pero el PIB sólo ha caído un 5%. Algo no concuerda, los sueldos de la gente se están cercenando de forma salvaje y la actividad económica está cayendo entre dos y tres veces el PIB. El consumo se desploma.

Algunos economistas defienden que el recorte de gasto público equivale a más paro...
Es falso, ya que la mayoría del gasto público es inversión no productiva. Más paro no puede haber cuando el 80% del valor añadido y el 70% de la creación de empleo en España la generan las pymes. El gran engaño surge cuando en épocas de crisis el Estado parece que tiene que sustituir al sector privado. Es la calidad de lo que gasta lo importante, y ahora se están aumentando los impuestos y reduciendo la capacidad de las familias para consumir. Margaret Thatcher no redujo el gasto público, lo cambió. Descargó el gasto político. En Inglaterra, décadas después, no ves a ningún ministro en coche oficial, ni a un secretario de Estado con cinco secretarias. Y en España dicen "eso no importa, es poco". Pero toda esa suma de "pocos" suman mucho. Thatcher se cargó el sistema de subvenciones y gasto político por inversión en Defensa y petróleo en el Mar del Norte, por ejemplo. Y son inversiones productivas. En España, el déficit es todo gasto corriente y se ha cercenado la inversión. Las subvenciones no han bajado y el gasto salarial del Estado apenas ha cambiado frente a los niveles previos a la crisis.

Irlanda tiene menos prima de riesgo que España, ¿qué diferencia hay entre ambos rescates bancarios?
El problema reside en que la burbuja irlandesa se pincha de forma inmediata y, al contrario que en España, los irlandeses reconocieron el problema desde el principio. Los bancos quebraron, se nacionalizaron, se puso mucho dinero público y ahí acabó el problema. España es la única crisis de la OCDE en la que en vez de reducir la apuesta cuando se detectó el problema inmobiliario y financiero, ésta se duplicó para sostener la burbuja. Irlanda bajó los impuestos y redujo las trabas administrativas y burocráticas para atraer capital. Hay que reconocer de forma inmediata la burbuja, atacar directamente el problema y tomar una decisión de Estado para limpiarlo. Después, bajar los impuestos y atraer capital de fuera para buscar la recuperación. Irlanda sabía que el capital no podía proceder de dentro de sus fronteras.

¿Qué futuro le espera a la zona euro en el medio plazo?
Es un grupo de economías maduras en proceso de contracción y tienen que centrarse en crear un sistema económico lo suficientemente potente como para competir globalmente. La eurozona se enfrenta a una década japonesa, no podemos contar con el crecimiento de crédito anterior y las políticas nos llevan a la desindustrialización. Hay que revertir ese círculo vicioso para convertirlo en virtuoso. Las buenas cosas que tiene Europa, que son muchas, se deben convertir en algo bueno para invertir.

¿Qué se dice en la City de la crisis de la zona euro?
Es como ver una serie de televisión en la que todo el mundo se está peleando. Llevo nueve años viviendo en Inglaterra y todavía no he conocido a un inglés que esté a favor de la Unión Europea. Desde luego, si hacía falta un revulsivo para ponerles aún mas en contra de la UE, ha sido la crisis de los periféricos. Existe también un tema cultural. La Europa que se está construyendo, centralizada, planificadora, burocrática e intervenida, va contra la cultura británica, holandesa y finlandesa, que es liberal, de comercio, de cultura, etc. Hay un choque cultural grave entre los países que ponen dinero y los que lo reciben. Respecto a la posible salida de algún país de la moneda única, siempre utilizo el simil de los Beatles. Los Beatles no se separaron por Ringo Starr, fue Paul McCartney el que ponía el dinero y dijo "se acabó". Hay que tener mucho cuidado en esta política de exigir a los que nos prestan dinero que nos dejen hacer lo que queramos. Ese concepto de insultar al que te presta el dinero no me cuadra. No puede ser que el que está en bancarrota sea el que plantee las exigencias.

¿Qué opina de la labor del BCE?
Está haciendo bien en evitar las tentaciones y exigencias de algunos países, que le piden que multiplique un balance ya muy inflado, y que se dedique a imprimir moneda. Lo está conteniendo bien. Está llevando a cabo una política que si se prolonga, nuestro hijos y nuestros nietos nos lo agradecerán. La política de devaluar, endeudar, meterse en déficit y subir los impuestos la he vivido durante toda mi carrera profesional y destroza a la clase media. La postura que llaman alemana la agradeceremos y mucho muchas generaciones. Lo que está haciendo mal el BCE es no poner una condicionalidad estricta, ya que está haciendo demasiadas concesiones a los países que sistemáticamente incumplen todo. La patada hacia delante empeora la situación de todos. En una unión de 27 países, sólo quedarán tres o cuatro para poner dinero.

El dinero no se crea ni se destruye, sólo cambia de manos. ¿Es esta crisis un buen ejemplo de esta afirmación?
No. Creo que el dinero se está destruyendo porque llevamos a cabo una política inflacionista que ataca al ahorrador. Se destruye conscientemente desde los bancos centrales con una política de sobreendeudamiento y devaluación. Mucho dinero del que inyectan sus políticas se destina a gasto improductivo.

Fundación de Estudios Financieros
Sin más reformas estructurales no hay margen para crecer
NEGOCIOS.COM  8 Abril 2013

No hay mucho margen ni doméstico ni exterior para estimular la economía con medidas coyunturales.

La Fundación de Estudios Financieros cree que sin nuevas reformas estructurales “de calado” la economía no será capaz de recuperar una tasa de crecimiento potencial superior al 1%, ya que no hay mucho margen ni doméstico ni exterior para estimular la economía con medidas coyunturales. En el documento de trabajo ‘Las reformas como clave para impulsar la confianza y el crecimiento’, la fundación asegura que, hasta ahora, se ha hecho lo “prioritario y urgente”, “con mayor o menor acierto”, aunque quedan pendientes las reformas estructurales “más importantes” para mejorar la productividad y la competitividad. En concreto, cree necesaria la concreción de un plan de ajuste de medio plazo, con medidas detalladas de carácter permanente y basado en unas previsiones macroeconómicas prudentes, que genere credibilidad en el proceso de consolidación fiscal.

Asimismo, considera precisa una “adecuada política de comunicación” de las reformas y alerta de que el entorno macroeconómico contiene muchas incertidumbres que dificultan “seriamente” el ajuste presupuestario necesario para estabilizar la deuda pública. Sobre el sistema fiscal, la Fundación de Estudios Financieros apuesta por ir hacia un sistema más eficiente, cuyos ingresos guarden una relación directa y estable respecto al PIB y que sea más “sencillo y transparente”. “Algunas de las medidas de ajuste temporal no reducen el déficit estructural de nuestra economía”, advierte.

Copago en servicios públicos
En cuanto al ajuste del gasto público, cree necesario fomentar la competencia y la participación del sector privado en la prestación de servicios públicos para ahorrar y también para ganar competencia y eficiencia. A su parecer, esa participación debe aplicarse a todos los sectores (sanidad, educación o justicia, entre otros). Además, cree que hay que cobrar por el uso de servicios públicos avanzando en las fórmulas de copago.

Por otro lado, la fundación asegura que la internacionalización de la empresa española adolece de una elevada concentración y una excesiva volatilidad en comparación con otros países. Así, reclama más reformas estructurales que mejoren los incentivos facilitando un mayor tamaño de la empresa, nuevas vías de financiación no bancaria y un mejor entorno laboral y fiscal para atraer talento.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Pide realizar el referéndum
'Cataluña es una bomba de relojería más grande que Chipre'
GACETA.es  8 Abril 2013

"Una secesión desordenada devastaría todas las economías de la Península Ibérica", ha asegurado el articulista Matthew Parris en The Times.

Pese a la elevada deuda catalana, que supera los 50.000 millones de euros, la deficiente calidad de su deuda, que impide el acceso a los mercados financieros, un paro de casi 900.000 personas, niveles de riesgo de pobreza, que afectan al 30% de la población. El órdago independentista es la principal preocupación para el columnista Matthew Parris, que ha publicado en The Times que "Cataluña es una bomba de relojería más grande que Chipre".

Parris considera que "si los separatistas obtienen el referéndum y lograran ganarlo, podría devastar las economías de toda la región". Además, apunta que "La escena es casi ciencia ficción".

Parris ha comparado la situación actual entre la Generalitat y el Gobierno de España con la situación durante la guerra fría donde se usaba el término "Destrucción Mutua Asegurada". "Es la vieja historia del escorpión y la rana en un fregadero: los dos se ahogan", ha sentenciado.

El periodista, que tiene casa en Tavertet, según indicó TV3, que recoge e-noticies, ha considerado que en uno de sus viajes "en la Cataluña rural" parece que "en casi todas las segundas residencias ondea la bandera del separatismo catalán: una bandera en la estilo de la cubana con una estrella dentro de un triángulo y las cuatro barras tradicionales catalanas".

Para Parris, el Gobierno de Mariano Rajoy se encuentra en "un punto difícil" y pide al Ejecutivo que acepte la consulta separatista como ha aceptado David Cameron con Escocia para "salir este punto muerto". Además, ha emplazado a las dos partes a "respetar los resultados". No obstante, el articulista no habla de la ley española de referéndum, en la que se debe dar la opción de votar a todos los españoles y no sólo a una parte de los mismos. Las leyes británicas no estipulan este tipo de consultas, un hecho que ha facilitado la de Escocia para el 18 de septiembre de 2014.

Grandes masacres
Las víctimas temen que el Gobierno esté facilitando la vuelta de la ETA de los 80
Juan E. Pflüger www.gaceta.es 8 Abril 2013

El rearme moral de E.T.A. recuerda a las víctimas a los “años del plomo” cuando tenían que enterrar a sus muertos a escondidas.

Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, lo dejó muy claro el pasado martes cuando solicitó la ilegalización inmediata de Sortu y Bildu ante sus manifestaciones tras el fallecimiento la semana pasada en París, del sanguinario terrorista Xabier López Peña Thierry. Según las víctimas, la condescendencia con los asesinos les llevan a aumentar sus demandas, a costa del conjunto de los ciudadanos, se sienten más fuertes. No pudo resumirlo mejor Pedraza: “Van tan de sobrados, por desgracia, que creen que pueden hacer lo que quieran y no es así. Creo que hay que pedir su ilegalización ya. No podemos seguir así”.

La situación tardó años en darse la vuelta y, si a finales de los noventa las víctimas alcanzaron la consideración social que se merecían, hoy ven con asombro como la banda terrorista es recibida por los representantes políticos mientras a ellos se les pide que se olviden de sus muertos y sean generosos con quienes, como Bolinaga, obtienen beneficio tras beneficio.

La AVT ya ha avisado varias veces que la situación lleva camino de convertirse en la que vivieron durante los años ochenta, cuando tenían que enterrar a sus familiares a escondidas.

LA GACETA recoge la documentación que demuestra el drama que vivían las víctimas durante los años ochenta, cuando el Gobierno socialista de Felipe González ocultaba los asesinatos de la banda. Fue el caso del abogado Juan Caballero Porral asesinado por la banda terrorista de ultraizquierda ETA el 1 de junio de 1986, pero no reconocido como víctima hasta 1999, con el cambio legal que realizó el Ejecutivo presidido por José María Aznar.

Sus hijos tuvieron que esperar 13 años hasta que se les reconoció la condición de víctimas. Ahora uno de ellos, Francisco Javier Caballero Porres, ha presentado una denuncia para evitar que continúe esa impunidad de actuación. El escrito, remitido al Fiscal General del Estado, pide que se abra una investigación sobre las circunstancias que han permitido a tres destacados dirigentes de ETA, con órdenes de busca y captura internacional, residir en Noruega sin ser detenidos. Una detención que no se ha producido ni tras la extinción de sus visados a principios del pasado mes de marzo.

Los tres terroristas a los que se refiere el texto del abogado son: José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea Josu Ternera, Irache Sorzábal Espela y David Pla Minzo. El primero de ellos era el número dos de la banda terrorista cuando se produjo el asesinato del padre del denunciante. Acabaría siendo el cabecilla de los terroristas tras la muerte de Txomin Iturbe Abasolo, un año después.

El crimen cometido contra Caballero cuando tenía 84 años se enmarca dentro de la época conocida como los años de plomo. Eran las fechas centrales de los ochenta y los terroristas mantenían un costoso pulso con el Estado usando como moneda de cambio la sangre de sus víctimas. Entonces, de 1984 a 1986, con una media de 38 asesinatos al año, ETA estuvo a punto de someter al Gobierno socialista y le obligó a negociar en Argel en 1989.

Encadenado
A la una y media del mediodía del 1 de junio de 1986 era encontrado el cadáver de Juan Caballero en su casa en San Sebastián. Su muerte fue en situaciones extrañas como muestra el estado en el que se encontraba el cuerpo. Según el informe de la Brigada Provincial de Información de San Sebastián: “vestido con pijama, pudiéndose apreciar que tenía ambas manos, y en concreto a la altura de las muñecas atadas con una cadena cerrada con un candado, en el que se encontraba introducida una llave”.

El mismo informe, fechado solamente cinco días después de los hechos, ya apuntaba a que la autoría más probable de la muerte del abogado era la de la banda terrorista “toda vez que ciertas circunstancias que rodean los hechos permiten suponer y por ello no descartar, la participación de la Organización Revolucionaria Socialista Vasca de Revolución Nacional E.T.A., rama militar en el hecho, habida cuenta de que debido a la personalidad del finado, su profesión y sus inclinaciones políticas, así como sus medios económicos permiten presupuestar que la víctima podía haber sido objeto de un intento de secuestro”.

Una hipótesis que el mismo informe reforzaba al señalar que uno de los hijos del asesinado, Javier Caballero Dotres, también abogado y que compartía despacho con su padre, había recibido “una carta en la que solicitaba el pago del impuesto revolucionario”. En esa carta remitida por ETA, a la que ha tenido acceso LA GACETA, se le exigía la “entrega de 10 millones de pesetas en billetes usados de numeración discontinua o en su defecto en moneda extranjera”.

Un importe que jamás se satisfizo. Lo que siempre llevó a la familia a deducir que el objetivo de los terroristas no era el padre, sino el hijo, y que al encontrarse ausente del domicilio por estar de viaje, se ensañaron con el anciano de 84 años.

La amenaza de la carta en la que se extorsionaba a la familia era clara: “Si no hace la entrega en el plazo fijado, le buscaremos hasta ejecutarle. Si avisa a la policía, o en la entrega sucede cualquier contratiempo del tipo que fuere, será igualmente ejecutado hallá (sic) donde se encuentre aunque salga de Europa”.

La misiva amenazadora, enviada en defensa de la “lucha del Pueblo Travajador (sic) Vasco”, hacía una justificación de la demanda de dinero exponiéndola en el concepto de la lucha de clases del marxismo más clásico: “Vd. y la clase a que pertenece, es directamente responsable de esta situación ya que está contribuyendo ideológica y económicamente a través del pago de los impuestos al sostenimiento del Estado policial que oprime y explota a los trabajadores vascos”.

Duro reconocimiento
Tras archivarse las investigaciones del asesinato de Juan Caballero Porral, sus hijos recibieron un escrito de la 513 comandancia de la Guardia Civil en el que se informaba de que “no se han descubierto, hasta el momento, los autores del delito, si bien se sospecha que, teniendo en cuenta extremos como la metodología de entrada, la ausencia de otras lesiones secundarias en el cadáver, así como la no falta de ningún objeto de valor (...) haya sido cometido por individuos pertenecientes a la banda armada y terrorista E.T.A. (m)”.

Con estas letras despachaban el anhelo de dos hijos por hacer justicia. Ambos, ante las continuas presiones del entorno terrorista, tuvieron que cerrar un despacho en el que se daba empleo a docena y media de personas y trasladarse a otros municipios de España. Así se lo informaban al Ilustre Colegio de Abogados de San Sebastián en una comunicación con fecha de 12 de mayo de 1987.

Pero el calvario al que esos años se sometía a las víctimas no terminaba en el exilio. El 20 de noviembre de 1987, el ministerio del Interior desestimaba la solicitud de indemnización que solicitaron los dos hermanos, alegando que eran mayores de edad. Pero reconocía el asesinato de su padre como un “atentado terrorista cometido en San Sebastián”. Esta injusticia era subsanada gracias a la entrada en vigor del Real Decreto 1912/1999 de 17 de diciembre, por el que se concedía una indemnización de 23 millones a repartir entre los hijos de las víctimas mortales, independientemente de su edad.

Ahora, 13 años después, estas víctimas vuelven a ser ultrajadas por un Gobierno que no ha puesto los medios a su alcance para que el dirigente de la banda terrorista Josu Ternera, número dos de ETA cuando asesinaron a su padre, se pasee tranquilamente por Europa.


Recortes de Prensa   Página Inicial