AGLI Recortes de Prensa   Martes 9 Abril 2013

Vergüenza: la Política de Thatcher abochorna la política de Rajoy
S. McCoy El Confidencial  9 Abril 2013

El pasado 12 de marzo llegué con la lengua fuera a una reunión en la sede madrileña de una importante entidad financiera extranjera con sucursal en la capital. Nos habían convocado a Nacho Cardero y a mí a comer con el fundador y, a su vez, director de inversiones de un hedge fund de la City bastante prestigioso especializado en mercados emergentes. No es algo extraño entre aquellos analistas que buscan mezclar el discurso oficial con una visión un poco más outside the box en sus visitas a España.

Estábamos cerca de los postres cuando salió el tema del liderazgo político, más bien de su falta, en España. Y fue el propio gestor británico, de origen hindú, el que empezó a hablar de forma apasionada sobre Margaret Thatcher.

‘Nosotros vivíamos en el norte de Inglaterra, en una situación absolutamente precaria. Los cortes de luz eran frecuentes y la conflictividad laboral y social una constante. De hecho, las primeras medidas de la presidenta, alimentaron aún más la tensión al favorecer la acción empresarial frente a la sindical, lo privado versus lo público. Y, aunque entonces no entendíamos nada y nos sentíamos aún más cabreados, si yo puedo hoy estar sentado aquí es gracias a ella. Hizo lo que había que hacer. Y lo hizo de una manera jodidamente valiente. Me cambió la vida. Eso es lo que necesita su país’.

Este discurso se me quedó grabado en la memoria y ha aflorado de manera natural al conocer el fallecimiento de la líder conservadora, esa cuya existencia e influencia es ignota para buena parte de los escolares y universitarios españoles. Hagan la prueba.

Refleja de modo coloquial y sucinto la diferencia entre la Política, con mayúsculas, y la timorata política a la que nos están habituando nuestros representantes en las democracias occidentales.

La primera busca trascender a quien la ejecuta, se mantiene al margen de las servidumbres electorales y es característica de los estadistas, esto es: de personas con sentido de Estado capaces de tomar decisiones en las que prima más la conveniencia colectiva que la propia, el interés común que el particular, el sacrificio personal por el bien de la comunidad que el rédito individual. Marca una línea de pensamiento y acción y la sigue contra viento y marea, por mucho desgaste que lleve asociada. Es coherente y consistente.

Mientras, la segunda resulta esquiva y bronca. Huye del compromiso hasta el punto de traicionar las promesas hechas al electorado y se centra en el ‘y tú más’, aunque suponga un ‘todos menos’. Navega por las aguas del tacticismo, se alimenta de las encuestas y vive en la conveniencia: blanco o negro da igual, con tal que cace ratones. Importa más el caladero de votos que el aparejo de la socialdemocracia o el liberalismo, no lo duden. Es mísera en sus fines y miserable en sus medios. Propia de escapistas. Y, sin embargo, la hemos dado por buena.

Estoy de acuerdo con ese ‘tiburón’ de la City al que probablemente nunca volveré a ver. La situación crítica de España exige mucho de lo primero y el arrinconamiento definitivo de lo segundo si se quiere evitar la definitiva ruptura entre votante y votado o una fragmentación del arco legislativo que provoque la ingobernabilidad del país en el peor momento posible. Una figura de empaque capaz de aglutinar en torno a sí a los mejores y echarse la nación a sus espaldas, resolviendo los problemas estructurales pasados y ofreciendo una promesa de futuro con un espíritu similar al de la Transición. No es cuestión de ideologías, de eso ya ha escrito Daniel Lacalle, sino de visión, plan y acción en función de las necesidades particulares de cada estado.

Pero hemos querido a Rajoy, y eso que estábamos avisados. Nuestra Margaret Thatcher, por tanto, tendrá que esperar. Y cuando quiera llegar, si llega, me temo será demasiado tarde… ¿Qué opinan?

La primera alarma
Ramón Pi www.gaceta.es  9 Abril 2013

La primera fue el control en el uso del dinero público en ayuntamientos.

El 12 de marzo inicié esta serie de comentarios de los martes bajo el título “La mano pecadora”. Me refería a la mano de unos políticos refractarios a todo control del poder, que se aplicaron desde muy pronto a neutralizar, falsificar, desactivar o directamente liquidar los instrumentos previstos por la Constitución y las leyes para impedir que los mandarines utilizasen sus cargos electivos en su propio provecho o al servicio del clientelismo y el nepotismo más obscenos, lo que también va en su provecho, naturalmente. En este mes he esbozado algo sobre el fin del recurso previo de inconstitucionalidad, sobre las cuotas partidistas en el Consejo General del Poder Judicial o sobre el pesebre sindical.

Quedan más recuerdos necesarios: el nefasto funcionamiento interno de los partidos, la intromisión del poder en la comunicación audiovisual, el uso pervertido de las funestas subvenciones, la neutralización del Defensor del Pueblo desde el mismo día en que uno de ellos osó anunciar un recurso de inconstitucionalidad, el fin de las oposiciones como única vía de ingreso en la judicatura, y ahora las tasas judiciales y el intento de liquidar toda eficacia a la acción popular, etc, etc.

¿Cuándo se jodió la democracia española, Zavalita? Tengo para mí que la primera barrera a la arbitrariedad derribada fue el control de legalidad en el uso del dinero público en las Administraciones locales. La voluntad de demolición empezó bien pronto, en cuanto unos políticos con hambre atrasada empezaron a tocar poder local a partir del 3 de abril de 1979, ¡sólo tres meses después de aprobada la Constitución! En cuanto pudieron, metieron su mano pecadora en el sistema de provisión de plazas de secretarios e interventores que serían designados por los alcaldes. Ahí sonó la primera alarma. No quisimos hacer caso, y así estamos ahora. No nos quejemos.

Este sistema es una mierda
Pedro de Hoyos Periodista Digital  9 Abril 2013

Conste que iba a titular “Este país es…”, pero según ponía el primer dedo en el teclado me he dado cuenta de que no, de que lo que es una mierda es este sistema. El político, el económico y el social. Y que a lo peor no hay alternativas. Y sirve de ejemplo la disyuntiva actual entre republicanos y monárquicos o indiferentes: ¿Si usted es de izquierdas, preferiría a Aznar como presidente de la República antes que al Rey? Si usted es republicano de derechas, de esos que antes no existían pero que su católica majestad se ha empeñado en animar, ¿aceptaría como presidente de la república a Zapatero antes que al Rey? Miren, empiezo a pensar que estamos predestinados, que todo da igual y que sólo somos puppets on a string, como aquella canción de Eurovisión.

Porque si la alternativa a Rajoy es Rubalcaba o Chacón, y viceversa; si la alternativa a la política del PP que recorta la paga a funcionarios y jubilados, es la del PSOE que no vio la crisis, la del PSOE que les cercenó el 5 ó el 7%, si la alternativa a Bárcenas es el de los EREs de Andalucía…

Este es el momento de las disyuntivas serias; PP y PSOE juntos empiezan a no tener mayoría absoluta en un futuro parlamento, pero… la alternativa no acaba de llegar. Este sistema bipartidista está herméticamente cerrado para impedir otras posibilidades. Creer en IU es creer en una ficción imposible, es creer que lo que ha fracasado durante el siglo XX va a funcionar en el XXI. Y los españoles, los votantes españoles se niegan por ahora, a pesar del gran crecimiento de UPyD o Ciutadans a darles a éstos el suficiente poder.

Y si la alternativa a la banca usurera y avasalladora, la alternativa a poner en la calle a familias de ancianos, o con hijos deficientes o con… hijos y padres fuertes y deseosos de trabajar para pagar sus deudas es Ada Colau y sus escraches… válgame la Macarena antes de caer en sus manos. Gentuza como los especuladores europeos, eso que llaman “Los mercados”, el capital, la señora Merkel y los grandes gurús económicos que sólo piensan en dinamitarnos desde dentro, tienen al menos la decencia de abusar de nosotros más discretamente, sin ruido ni alharacas; no digo que lo hagan sin violencia, que violencia es perder la inmensidad de derechos que estamos perdiendo a sus manos, laborales, sindicales, sociales, juveniles, sanitarios, educativos; que violencia es este retroceso a la Europa preindustrial de doce horas diarias de trabajo siete días a la semana del siglo XIX; que violencia es conducir a medio mundo a la semiesclavitud de los minijobs... no sin violencia, digo, sino más taimadamente, pero al menos nos permiten la ilusión de que somos libres. Si unos de éstos son la alternativa a los otros… ¿qué alternativa tiene la sociedad?

Y el social, el sistema social… ¿Qué posibilidades tiene una sociedad desmedida en el alcohol juvenil, en el sexo precoz, en las rupturas familiares frecuentes, qué futuro tiene una sociedad con un fracaso escolar como el nuestro, que ya no tiene hijos por comodidad y porque no puede controlar su desarrollo humano? ¿Qué alternativas le quedan a una sociedad decadente que nombra princesa del pueblo a una analfabeta ignorante, maleducada y atrevida sólo porque tuvo una hija con un torero?

No, no me pueden mis problemas personales, ni estoy deprimido ni he tenido ningún novedoso disgusto familiar, ni lo tengo tampoco en los terrenos profesional o social. Tampoco he abusado del alcohol u otras drogas, ni siquiera legales. No busquen ustedes por ahí. Piensen en un Occidente que en el futuro será necesariamente chino o musulmán, dependiendo de quién salga victorioso de la guerra final. Si sobrevive alguno de los dos futuros imperios. Porque este sistema nuestro es una mierda que no resistirá el primer frente de batalla.

Bueno, ahora sí voy a tomarme algo fuerte, a ver si consigo encontrar argumentos para hacerme de Corea del Norte y salvarme de la catástrofe total. Aunque sea por enchufe.

La culpa, en españa, siempre es de los otros
Antonio Pérez Henares Periodista Digital  9 Abril 2013

En el griterío en que se ha convertido España, con todos echándole la culpa a todos y sobre todo a quien intenta hacer algo parar salir del agujero, surgen crecientes voces de que estamos ante un final de un tiempo y que es cuestión de días el colapso de todo el sistema. Y no voy a negar que ante el panorama con que nos desayunamos cada día no tenga uno la tentación de pensar lo mismo.

No cabe duda de que el diagnóstico ante la situación es desolador y que va más allá y más hondo de la propia crisis que ha precipitado el desplome de pilares esenciales del entramado político-institucional que han presidido nuestra reciente, y aunque nadie quiera ahora ni mentarlo, bastante provechosa historia. De la España del final del franquismo a esta va un trecho y a pesar de los pesares actuales este es un país cuyo desarrollo económico y vital ha sido asombroso. Pero si quieren ni lo comentamos.

Es cierto que los pilares esenciales de toda la estructura se tambalean. Lo hace la Corona, que tras confluir en el interés democrático con el pueblo español vivió años de vino, tabú y rosas, incuestionable e incuestionada. Hoy, a lo ojos de la opinión pública, esta como una de sus infantas: imputada. La representación política, los partidos, el propio voto ciudadano y las instituciones donde este se refleja aparecen también como algo que se pretende obsoleto y en derribo. Más allá de las exaltaciones extremistas de una izquierda que pretende que el “pueblo” son ellos en asamblea reunido y los demás no cuentan ni existen, lo preocupante es la distancia inmensa creada entre la población en su conjunto y los políticos a los que han votado. Una sima enorme que un sistema de partidos, sus cúpulas, su configuración en casta cerrada y donde se medra por obediencia ciega y la corrupción de la esencia misma de la política: representación, no profesión, carrera y cargo , por un lado y por el otro corrupción a secas de personas, hábitos y comportamientos sino generales si muy generalizados. Sin olvidar que ahora, que no conviene decirlo porque no es moda ni tendencia, la actitud de una masa, ese mismo pueblo, dado al auto de fe y la hoguera y mucho menos a la reflexión y a la propia autocrítica. Porque esos comportamientos que se execran en la clase política y por los que se les quiere aplicar la ley de Linch, no son en absoluto ajenos a la inmensa mayoría y a la entraña de la sociedad española.

A la crisis institucional, a la representativa se une la territorial. El nacionalismo oliendo la sangre de las heridas y viendo el cuerpo del Estado débil enseña definitivamente colmillo y garras. Lo pretendió siempre, lo camufló hasta ahora. Supone que no habrá voluntad ni fuerza para detener su traición y su golpe. Lo hace cuando el manto global del desaliento se abate sobre todos en forma de seis millones de parado, principio y fin de la situación anímica y dramática por la que atravesamos.

Ese es el panorama. Que si, que es demoledor. Pero las diferencias que no quieren percibirse y que algunos ni siquiera valoran es que mientras, allá por los 70, cuando se dio a luz a este sistema, había al menos una voluntad extendida y un impulso poderoso de salir adelante unidos, de restañar odios y de alcanzar metas juntos hoy en este sentido es todo lo contrario. No hay objetivo , no hay sueño, no hay horizonte en quienes nos dicen que lo derribemos todo, que lo quememos, que lo arrasemos, que no quede piedra sobre piedra. ¿Y luego que?. Eso parece que no importa.A lo que en muchas ocasiones se parece todo lo que cada día nos sucede es a una pasión nihilista y autodestructiva.

España necesita una profundísima regeneración, una inmisericorde limpieza y una auténtica catarsis colectiva de sus instituciones, de los hábitos, formas y maneras de la política. Si. Pero de su sociedad también. De sus gentes también, de los comportamientos y sus pautas. De sus hechos. Porque los hechos de nuestro pueblo, es hora de decirlo, contienen (la virtudes, que las tiene, ya se las han aplaudido en demasía) defectos, aranas, trampas, distorsiones, confusión entre los derechos y los privilegios, escasa responsabilidad en la asunción de sus deberes y dista mucho de estar a la altura de las circunstancias cuando vienen mal dadas y el exigir no es el remedio cuando lo que sucede es que no hay de donde sacar y no hay chillido que valga para que salga algo de donde no hay nada. Lo del pozo vamos. El clamor universal reclamando todos los derechos de riego cuando el problema es que el agua del pozo esta agotada. El pueblo español, aunque ahora los tenga como chivo expiatorio y los insulte en los bares o hasta en las puertas de sus casas, es lo más parecido a sus políticos, es lo más cercano en su funcionamiento a esas instituciones a las que denigra y es tristemente lo más igual a la incapacidad de sus representantes para dejar de lado siglas, banderías y odios y trabajar juntos por algo positivo.La culpa en España, siempre es de los otros.

¡Malditos periodistas españoles!
Francisco Rubiales Periodista Digital  9 Abril 2013

Son casi tan culpables como los políticos de los desastres de España y del inmenso sufrimiento de los españoles. Afirman los periodistas que "Sin Periodismo no hay democracia", pero eso no es cierto porque la democracia no necesita periodistas, sino periodistas independientes, veraces y críticos. En mi obra "Peridostas Sometidos, los perros del poder" defiendo la tesis de que las mayores dictaduras del planeta se han apoyado siempre en periodistas dispuestos a mentir, como buena parte de los españoles de hoy.

En las tertulias, los comunicadores sometidos repiten como loros eso de "la democracia española", cuando en España no existe democracia , ni nada que se le parezca. Algunos lo hacen porque sus patronos, los políticos y los banqueros, necesitan que el pueblo crea que lo que existe en España es una democracia, cuando en realidad es una dictadura camuflada de partidos. Pero decenas de miles de ellos lo hacen por incultura, porque ni siquiera se han molestado en estudiar qué es la democracia.

Ignoran que sin separación de los poderes básicos del Estado, sin una Justicia independiente, sin una ley que sea igual para todos, sin una sociedad civil independiente, que sirva de contrapeso al poder, sin elecciones realmente libres, en la que los ciudadanos sean los que elijan a sus representantes, no los partidos, y sin castigo para los ladrones, corruptos e ineptos, la democracia es imposible y el régimen resultante es una vulgar e ilícita opresión camuflada.

Los principales tertulianos de España discuten ahora, desde su ignorancia temeraria en materia política, cuando deben dimitir los políticos y la mayoría se inclina por defender la barbaridad de que lo hagan cuando sean imputados o, mejor, cuando se les abra juicio oral, ignorando que fuera de España, donde la democracia tiene mas solera y solvencia, las responsabilidades políticas van por un camino distinto de las responsabilidades penales. En Gran Bretaña, Alemania, Francia y, sobre todo, en Estados Unidos, los políticos dimiten por haber falsificado una tesis doctoral, por haber mentido a la policía en una multa de tráfico o simplemente por no haber previsto un fracaso o un error.

Eso es democracia, mientras que lo que existe en España, esa democracia que los periodistas con mas renombre del país defienden, es sólo una basura indecente, cargada de ignominia y opresión.

La ignorancia no exime de culpa y los periodistas españoles deberían saber que de las siete u ocho grandes normas y reglas imprescindibles para la demcoracia, en España no se cumple ni una sóla. No existe libertad plena para elegir a los representantes, ya que son los partidos políticos los que eligen al elaborar listas cerradas y bloqueadas; no existe una ley que sea igual para todos, no existen controles para limitar el poder de los partidos y de los políticos, no hay castigo para los corruptos y delincuentes, no existe una sociedad civil indpendiente que sirva de contrapeso al poder, no existen garantías para que la prensa libre e independiente ejerza su vital misión de fiscalizar a los grandes poderes; no se respeta el imperio de la verdad; no existe participación del ciudadano en los procesos de toma de decisiones, no hay transparencia suficiente, etc. etc.

El primer deber de un periodista honrado en la España actual es decir a sus lectores o seguidores que España no es un país demócrata. Gracias a las mentiras de "los perros del poder" se ha hecho un mito de la Transición, cuando aquello fue una inmensa estafa en la que unos falsos socialistas y unos franquistas reciclados, con el traicionero Carrillo como comparsa, pactaron la simple sustitución del franquismo agonizante por una sucia y autoritaria partitocracia sin ciudadanos, por completo ajena a la democracia y a sus reglas y principios.

Del mismo modo, gracias a las mentiras de los medios de comunicicación, los políticos españoles han podido robar, saquear y destruir el país, llevándolo hasta la ruina y el fracaso. Fenómenos como el enriquecimiento masivo de políticos, la corrupción en todas sus facetas, el saqueo de las cajas de ahorros, el robo a los ciudadanos mediante las participaciones preferentes y otros muchos desmanes nunca hubieran sido posibles sin la despreciable sumisión de los periodistas.

España está ya tan lejos de la decencia que no tiene vuelta atrás. La actual clase política y sus cómplices, sobre todo muchos periodistas y no pocos jueces, jamás se podrán regenerar, hasta el punto de que el país, para salvarse y ser un día una nación de gente decente y libre, tendrá que realizar terapias tan drásticas como las que realizaron húngaros y polacos con los políticos, funcionarios y periodistas del viejo comunismo, que fue arrojado del poder y sustituido masivamente por gente sin un pasado sucio y corrompido.

En mi obra "Peridistas Sometidos" hay un par de frases que merece la pena recordar: Una es "Si los periodistas españoles hubieran hecho sus deberes, España no sería hoy una cloaca". La otra es " El periodismo libre es la columna vertebral de la democracia, pero el periodismo sometido es el sostén de la tiranía. El periodismo español está enfermo porque hay demasiados profesionales que han renunciado a la independencia, que no propagan la verdad, sino la verdad del poder, que es muy distinta".

Voto en Blanco

El suicidio imparable de las instituciones
Carlos Carnicero Periodista Digital  9 Abril 2013

15-O, 15M, Al despertar, Casa Real, CEOE, corrupción, España, Infanta Cristina de Borbón., PP, PSOE, Rajoy, Rey Juan Carlos, Rubalcaba

Las palabras, que tratan de reflejar la profundidad de la crisis, se descontextualizan por su uso reiterado sin efectos terapéuticos. Pierden sentido porque cuando revelan tragedias y urgencias, en la política española, ninguno de los afectados recurre a la catarsis.

La democracia española está desnaturalizada y ha perdido la virtualidad de permitir una sociedad transitable. Las encuestas son tozudas e indiscutibles. Se han roto los nexos de unión de la mayoría de los ciudadanos sus representantes y las instituciones.

Es casi imposible encontrar una institución en la que confíen los ciudadanos. La lista sería interminable, pero desde luego no se salvan ni los partidos, ni los sindicatos, ni los organismos reguladores de la vida económica, ni las organizaciones empresariales. Y tampoco la Monarquía. Este barco que es España, tiene tantas vías de agua que no admite recomposiciones; no sería exagerado hablar de una refundación como país.

La pasividad de los responsables de esta situación indican claramente que les falta coraje porque entienden que, desde la comodidad aparente de su situación actual, los cambios imprescindibles reducirían sus privilegios. Sencillamente no están por la labor.

La Monarquía es la última institución que ha entrado en la trituradora social. Siempre estuvo sujeta por alfileres, anclada en la creencia de que había sido una herramienta útil de la transición. Fue implantada con fórceps, como solución de un tránsito de la dictadura, en la que la figura del entonces príncipe había estado comprometida, a la democracia posible. Entonces, el riesgo de involución, la insoportable realidad del terrorismo y el poder que tenían todavía los militares del franquismo, nos empujó a los brazos de una corona reinventada. Ese idilio forzado por la tozudez de los hechos, se ha roto.

No hay entusiasmo republicano y hay desafección monárquica. La Constitución tiene las costuras rotas por la falta de consenso de la conceptualización de España y por la incapacidad de dar respuesta práctica a las demandas imprescindibles de los ciudadanos.

La única solución para evitar el caos es una refundación de la democracia española que parta de un nuevo proyecto constituyente. El problema es que el tiempo es limitado y mañana puede ser demasiado tarde.

Rajoy
Thatcher y el continuador de ZP
Guillermo Dupuy Libertad Digital  9 Abril 2013

Rajoy y, especialmente, Esperanza Aguirre han destacado dos rasgos ciertamente característicos de la gran Margaret Thatcher: su coraje político y su fidelidad a sus principios. Imbuida desde joven de los principios liberales, Thatcher revolucionó el partido conservador, no solo enfrentándose en su seno a quienes se habían mostrado partidarios de la ampliación del control y de la planificación estatal en sectores amplios de la producción y los servicios, sino despertando de su letargo a esos conservadores que, según ella misma decía, estaban simplemente "cerrados a la teoría de cualquier tipo".

Así, con unas convicciones claras en defensa de la propiedad privada, de la libre empresa y de un Gobierno austero y limitado bajo el imperio de la ley, y con la valentia necesaria para enfrentarse a los reacios al cambio, Thatcher no sólo supo sacar a Gran Bretaña del deterioro económico y de la decadencia política, sino que influyó decisivamente en el hecho de que sus oponentes políticos también tuviesen que liberalizar su propio discurso y abandonaran, a través del llamado New Laborism, los rasgos más intervencionistas y estatalistas en el que habían militado.

En este sentido, considero que el gran triunfo de la dirigente británica no fue ganar tres elecciones consecutivas, sino lograr que el líder del partido laborista, Tony Blair, cuando consiguió ganarlas, dijese: "No vengo a deshacer la obra de Thatcher sino a ser en buena medida su continuador".

A pesar de que la considero uno de los dirigentes políticos más admirables del siglo XX, no pretendo centrarme en la gran figura de Thatcher. Tan sólo quiero destacar cómo la crítica situación en la que Zapatero dejó a España ha sido utilizada por Rajoy no para llevar a la práctica principios alternativos con mayor celeridad y firmeza, sino como excusa para abdicar de ellos. Claro que Thatcher se jactaba de leer a Hayek, mientras que Rajoy parece que se limita al Marca.

Sea como fuere, lejos de liderar reconversión alguna, Rajoy se ha convertido en el gran apuntalador de un sector público absolutamente sobredimensionado. Lejos de enfrentarse con convicción y coraje a los nacionalistas, Rajoy ha permitido que estas fuerzas disgregadoras prosigan su camino, aun más envalentonadas. Rajoy apenas ha derogado medida alguna de las muchas que no quiso respaldar en tiempos de Zapatero, ya sea en el ámbito político, en el social, en el judicial o en el económico.

En definitiva, que si me acuerdo de Thatcher es sólo para lamentar cómo, por falta de determinación y de principios, Rajoy se ha convertido, en buena medida, y aunque no se jacte de ello, en el gran continuador de Zapatero.

La III República más cerca.
Vicente A.C.M. Periodista Digital  9 Abril 2013

Como bien dice la Ley de Murphy, si algo puede empeorar, seguro que lo hará. Parece que el Rey nos mintió a todos aquella Navidad y cuando ha visto como muy posible el que su yerno pudiera ser condenado como cualquier delincuente y su hija vista como cooperadora necesaria, ha tenido que seguir la estela de la reina Dª Sofía y comportarse como padre y abuelo antes que como Rey. Por mucho que se niegue desde la Casa, huele a podrido la coincidencia de las conversaciones del Rey con el Emir de Qatar y el súbito contrato propuesto a su yerno para acometer no se sabe bien qué funciones en relación con el equipo de balonmano de aquél emirato.

Aunque la mona se vista de seda,mona se queda. Y este comportamiento deja mucho de ser ejemplar. Por supuesto que entre las responsabilidades del Jefe del Estado está la representación de España en las misiones que le encomiende el Gobierno. Me extrañaría mucho que entre ellas esté procurar la "segunda huída", como titulé ayer, de esta forma tan burda y obscena. Una imagen que no creo que contribuya a subir la estima de los "juancarlistas", que no monárquicos, que aún persisten en este país y que aún creen en las palabras de quien ha terminado porque la pongamos en duda.

Ya hay voces que claman por un cambio en profundidad y una regeneración o reconversión. España necesita una nueva Constitución que no venga impuesta ni vigilada por unas FFAA como aquella de 1978. España necesita olvidar un pasado dominado por el dominio de dos fuerzas políticas que han saqueado al país, que han prevaricado, que han construido un sistema donde la corrupción destaca por detrás de la pobreza, del paro incontenible y de la ruina de la nación.

Por supuesto que para quien está al mando,nunca verá que haya algo que cambiar. A ellos les va perfectamente y aunque conocen de sobra el mal que están causando, no dudan en seguir expoliando a los ciudadanos para mantener sus cotas de poder, sus prebendas y su clientelismo servil y fiel construido durante los largod 30 años de falsa democracia. Un engaño del que debe despertar el pueblo español y hacerse con su futuro alejando para siempre, o al menos durante un larguísimo periodo, a estos delincuentes.

La Monarquía parlamentaria ha demostrado ser un gran fiasco que nos ha traido a este panorama desolador. Rubalcaba propone un Estado Federal. Eso es totalmente compatible con la República y sí que debe ser sometido a la aprobación de todos los españoles. Porque las propuestas secesionistas de Cataluña y el País Vasco, solo podrían tener cabida en una Europa que dudosamente aceptara la disgregación de España en una balcanización similar a la ocurrida con Yugoslavia o Checoslovaquia. Personalmente creo que unidos podremos aspirar a mucho más como pueblo que separados. Pero eso solo depende de la voluntad de querer mantener el legado de más de 500 años de Historia.

Solo soy un ciudadano más entre los casi 45 millones de españoles, incluso de aquellos que lo son y no se sienten como tales. Solo pido que vuelva la sensatez y que por una vez aquellos que aún amen a España no callen y se expresen por todos los medios que puedan. Evitemos que al final sean los corruptos, los delincuentes y los traidores los que se impogan sobre la mayoría.

El Corte Inglés, Zara y la Marca España
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital  9 Abril 2013

¿Y tu que puedes hacer?… ¡¡divúlgalo en las Redes!!… que resuene

En tiempos revueltos donde los valores de la sociedad se reducen a intereses políticos y donde los símbolos identitários de España brillan por su ausencia, la autodestrucción de la nación está garantizada.

Sólo es cuestión de tiempo.
Es muy triste observar cómo la Marca España sólo se mantiene por la línea de flotación gracias a empresas privadas como El Corte Inglés, Zara y otras con menor potencial, pero no menos importantes, que no dudan en exhibir y publicitar sus productos en español y además con la leyenda “Fabricado o Elaborado en España”.

Pero cuidado que el Sistema que lo controla casi todo ya está acechando a El Corte Inglés. Igual que han sucumbido con subvenciones o favores Mercadona, Eroski, Consum, y multitud de empresas para que utilicen en sus productos los dialectos tribales que separan y crean diferencias entre españoles, ahora parece que van a por El Corte Inglés y así podemos comprobar cómo esta empresa empieza a lanzar mensajes en las distintas lenguas tribales para anunciar algunos de sus productos.

Sólo es cuestión de tiempo que El Corte Inglés exija saber Catalufo, Galufo y Vascoño para trabajar en su empresa.

En Masby hemos recibido multitud de correos alertando últimamente de esta práctica de El Corte Inglés que sigilosamente quiere –o algún imbécil lo ha decidido- introducir la normalización lingüística. Una normalización que no es normal, porque si fuera normal no habría que normalizarla.

En cambio Zara, a pesar de estar dirigida por un gallego, ahí está, marcando sin complejos la Marca España. Zara es libre porque no pide favores ni los da, todos los productos en toda España en español y punto. Sr. Amancio Ortega, ¡¡felicidades por su españolidad sin complejos y por ser un referente empresarial!!. Y por cierto, aunque pocos lo sepan, aprovecho para agradecerle esa norma decidida unilateralmente por usted de mantener unos precios más bajos en sus tiendas de España respecto al resto del mundo. ¡¡Muchas gracias!!.

Desde luego que todo el mundo tiene derecho a equivocarse alguna vez, incluso El corte Inglés, pero cuando esta práctica se convierte en hábito, ya no se habla de equivocación, hablamos de imbecilidad… y en España se quiere normalizar hasta la imbecilidad nacional.

¿Tú que puedes hacer como buen español?. En la web de la Plataforma Marca España lo explicamos: no consumir productos que no indiquen “producto de España”, no comprar productos ni marcas blancas que no indique quien lo fabrica o en que región se elaboran y desde luego no comprar productos que estén etiquetados en dialectos tribales separatistas. Y por supuesto comprar en “comercios sostenibles” que no inviertan un solo euro en separar de hecho a los españoles.

En las redes sociales como Twitter, más de los mismo. En cuanto veas que algún imbécil suelta una parrafada en Galufo, Catalufo o Vascoño, ¡¡puerta!!, al botón y “dejar de seguir”.

Ten en cuenta que lo que algunos imbéciles defienden como riqueza cultural, no es ni mas ni menos que una separación encubierta para que tú, y sobre todo tus hijos, no puedan trabajar un día en media España.

Tolerancia cero con las lenguas tribales porque mientras millones de familias pasan necesidades en España, las 17 Reinonas de los 17 Feudos se gastan 2.500 millones anuales en subvenciones, propaganda y financiación de unas lenguas que, no te equivoques, sólo persiguen el separatismo.

Toma la iniciativa porque estamos gobernados por enfermos mentales, traidores y prevaricadores.

Así lo pienso y así lo digo.

Mas información en la Web >> Marca España
También en >> MasaBorreguera
Y mi último artículo en Estrella Digital sobre Eurovegas >> Vamos a jugar, fumar y…
Juan Vte. Santacreu – en Twitter @JVSantacreu – Periodista Digital

Afines sociales
José María Marco La Razón  9 Abril 2013

En el gran proyecto leninista de redención del universo había varios grupos estratégicos. Uno de ellos era la vanguardia intelectual, a la que el socialismo sacaba de su estado de alienación para darle al fin el protagonismo que le correspondía. (Hay quien lo sigue creyendo, sin recordar que no ha habido nada más brutal con los intelectuales, en particular con los de izquierdas, que el socialismo.) Otro de esos grupos, a veces olvidado, es el de los delincuentes. Lenin los llamaba «afines sociales». Confiaba en ellos para que sacar adelante la primera etapa del socialismo, que es la deslegitimación de las sociedades liberales y democráticas. Luego, ya se vería: sabemos lo que eso quería decir, pero delincuentes e intelectuales se hicieron ilusiones.

En estos tiempos estamos viviendo un rebrote de leninismo. Y no sólo del leninismo nunca del todo olvidado por partidos que, como el socialista obrero español, perpetúan una historia escasamente empática con la democracia liberal. Están también los grupos que despliegan una retórica neomarxista, y explícitamente leninista, acerca de la transformación necesaria de la sociedad. Es dudoso que quienes los componen –salvo, quizás, Jorge Verstrynge– crean en los objetivos en los que se creía mayoritariamente hace cien años. De lo que sí parecen estar convencidos es que las democracias liberales como la nuestra son simples fachadas para disimular la explotación.

Otra diferencia es que los «afines sociales» ya no se reclutan entre las capas marginales de la sociedad. Al contrario, salen de las universidades y de los centros de enseñanza. Estos están dedicados a crear falsas expectativas y a apuntalar de forma masiva y sin contrapeso una idea de la historia y de la sociedad en la que el socialismo sigue vigente. Esta filosofía, por así llamarla, explica las dificultades actuales –y en general la dolorosa condición del ser humano– por la derrota de la utopía socialista. Hay quienes se extrañan que esto sea así. Lo extraño es que la sociedad siga resistiendo, porque no contentos con poner la enseñanza a disposición de ese proyecto, los gobiernos occidentales le han regalado también la cultura estatal, con importantes recursos destinados no a preservar y difundir la belleza, el conocimiento y la reflexión, sino a destruir la simple posibilidad de todo esto, que es lo que nos hace humanos. Sería interesante ver lo que pasaba con grupos como los dedicados al acoso, por ejemplo, si los departamentos de Cultura y de Educación, los nuevos «tontos útiles» de Occidente, dedicaran sus recursos a algo menos leninista.

¿Alemania frente a Europa?
Dalmacio Negro www.gaceta.es  9 Abril 2013

Podría ser peligroso que los demás europeos hagan de ella el chivo expiatorio de sus desgracias.

El Ministro de Finanzas del gobierno alemán Wolfgang Schäuble se ha quejado de que las críticas a Alemania con motivo de su actitud ante la crisis son fruto de la envidia. Le sobra la razón: la envidia que desencadena la rivalidad mimética es uno de los mecanismos del chivo expiatorio. René Girard lo ha explicado muy bien: cuando van tan mal las cosas , que un grupo humano se siente perdido, se busca un culpable para aliviar la inseguridad y la incertidumbre descargando en él la tensión acumulada.

Si los europeos desconfían de Alemania es porque dependen económicamente de ella. Las comparaciones son odiosas y la República Federal no es un paraíso. Pero comparada objetivamente con sus consocios europeos es, económicamente (e incluso políticamente) la Nación más segura y fiable. No necesita fabricar "emprendedores" con dinero público para controlarlos. En lo demás, la envidia igualitaria no tiene mucho sentido: la situación de Alemania es aproximadamente la misma que la de las demás naciones europeas. Hasta sus otrora famosas Universidades, ya muy decaídas, se han adaptado a la infantilizante pedagogía de Bolonia, como si fuesen sucursales de las norteamericanas, devenidas fábricas de contracultura y adalides de la political Correctness que destila el puritanismo de sustancia calvinista,

Alemania es velis nolis el principal el sostén económico de la Unión Europea y podría ser peligroso que los demás europeos hagan de ella el chivo expiatorio de sus desgracias. Hay síntomas, como el mismo comentario de Schäuble. Si el gobierno alemán, de motu proprio o presionado por sus súbditos, se cansara de pagar su parte de los gastos de la Unión o no pudiera seguir costeándolos, la UE podría quedar reducida a sus siglas o tener que afrontar una gran catástrofe en la que acabaría imperado el ¡sálvese quien pueda! (se empieza a notar algo así). Si llegara el caso, Alemania tendría que buscar nuevos aires. La Ostpolitik alemana durante la guerra fría, aunque equívoca no era un capricho. La geopolítica cuenta incluso en la economía y Alemania se volvería seguramente hacia Rusia. Ésta lo está deseando y tiene el gas y el petróleo que necesitan los alemanes para sustituir el demagógico desmantelamiento nuclear prometido, y para compensar lo que perdiese comercialmente en la Unión Europea. Europa Occidental quedaría abandonada a su suerte, sin duda con gran satisfacción de Francia, que siempre ha querido mandar políticamente. Por otra parte, Alemania no perdería mucho: aparte de no tener que sufragar los gastos y derroches de la Unión Europea, la calidad de los productos alemanes es en general insustituible por ahora. De momento, el gobierno alemán está impulsando el comercio extraeuropeo.

Otra consecuencia nada improbable, si Alemania cambiase de actitud de grado, por necesidad o no se contuviese la crisis, sería el estallido de la situación prerrevolucionaria latente en toda Europa. Golpeada por la crisis provocada aquí y acullá por el expoliador capitalismo de Estado socialdemócrata y la “gobernanza” europea, dispuesta ya a expropiar sin rubor los depósitos bancarios para compensar con ellos las pérdidas de las oligarquías dirigentes, los europeos desconfían de sus gobiernos y se sienten más inseguros cada día que pasa: ¿quien puede fiarse del gobierno español, del portugués, del francés, del inglés...o del italiano (¡!) sean del signo que sean o mezclas y cambalaches de la partidocracia socialdemócrata?

Todos los gobiernos europeos son oficialmente democráticos en la versión socialdemócrata, la única admitida, aunque en Europa no existe prácticamente la libertad política, que es el principio de la democracia como la forma del gobierno. Aquí, la democracia ha sido siempre precaria, casi un artículo de lujo. Y los últimos acontecimientos confirman que apenas queda la palabra, utilizada indiscriminadamente como sinónimo de probidad (escasea tanto la probidad pública que se puede presumir de ella), de estar in ("dime de qué presumes y te diré de qué careces") y porque es lo políticamente correcto. Si no se confiesa ser demócrata, reductio ad hitlerum, recordaba Javier Esparza en este periódico. Eso se debe, como ha denunciado, sin ser el único, el gran jurista italiano Paolo Grossi, al entendimiento de la democracia al modo del puritanismo americano: como el fundamento del gobierno; es decir, como una religión secular o de la política. Una falacia y una mentira, pues la democracia es sólo una de las formas posibles del gobierno y por ende siempre será limitada debido a la ley de hierro de la oligarquía.

A la Alemania salida de la tragedia del nacionalsocialismo, que, bajo la égida de Washington, sustituyó constitucionalmente por el Estado de Partidos, no le interesa la política sino la economía. Acomplejada por su pasado reciente, Alemania no es imperialista (un concepto político), como dicen muchos de sus críticos, sino la Nación más interesada en la unidad europea, a lo que contribuyen sin duda su posición central y el haber sido la sede del Sacro Imperio. No obstante, empieza a percibirse bastante desencanto, igual que en las demás naciones comprometidas. La Unión Europea fue deseada por Alemania para poner fin a las guerras civiles europeas a causa de la rivalidad política con Francia. El general de Gaulle, un nacionalista francés receloso explícitamente de los anglosajones e implícitamente de la ideología americanista (de ahí sus escarceos con Rusia, entonces soviética) puso en marcha el proceso de unidad europea de acuerdo con el alemán Adenauer, flanqueados ambos por el franco-alemán Schuman y el italiano de Gasperi. Los cuatro eran católicos y nativos de provincias que fueron el corazón del Imperio de Occidente, por lo que (junto con algunos más) tenían sentido de lo que es Europa: un hecho histórico y una gran civilización, no una mera unidad geográfica, económica, o burocrática como creen sus sucesores.

La Alemania completamente arruinada por la guerra, prosperó económicamente mucho más que todos sus vecinos al reconstruirse siguiendo las directrices del famoso grupo Ordo: el ordo-liberalismo (llamado luego "capitalismo renano" por el Rhin, el río central de Europa, una limes del Imperio romano) de Eucken, Rüstow, Müller-Armack, Röpke, Erhard, etc., que, más que una teoría meramente económica era una Weltanschauung o concepción filosófica, cultural y política de base teológica, que reconocía la primacía natural del Derecho sobre la política.

Alemania construyó como contrapunto de los paradisíacos Estados Comunistas, un Estado de Bienestar más realista y sólido que los vergonzantes de sus vecinos europeos, cuyo estatismo demagógico prefirió apoyarse en una versión socializante del keynesismo. Pero el tiempo devora todo y todo degenera. Confiados en su éxito, los gestores del Wohlfahrtsstaat, empezaron a olvidar la obligada austeridad de la postguerra y a desafiar con sus excesos a la diosa Fortuna. No obstante, los restos del espíritu del ordo-liberalismo movieron a los gobiernos alemanes a anticiparse a la crisis actual, haciendo reformas para que el invento no se les fuese de las manos. Alemania no pretende crear un IV Reich, como enfatizan sus críticos. Lo que intenta políticamente predicando austeridad -la austeridad de los gobernantes, no la de los gobernados, como se hace creer- mientras contribuye a mantener el status quo, es contener el desplome de la Unión Europea, cuyos pies son de un barro muy endeble al ser puramente económicos.

Las reformas alemanas, entre ellas recortes en el Estado de Bienestar y en las administraciones locales, principalmente en los Länder, el equivalente al invento de las autonomías españolas (pero justificados y en modo alguno tan disparatados), han paliado la situación. Ciertamente de momento, pues Alemania comparte, en mayor o menor medida según los casos, los mismos problemas estructurales, o sea, fundamentales, con los otros miembros de la Unión: el gravísimo envejecimiento de la población -en lo que concurren l'esprit du bien-être y la desconfianza ante el futuro-, la crisis de la familia -por causas fiscales, legales e ideológicas- con la consiguiente desintegración social compensada con una artificiosa cohesión burocrática; el excesivo peso económico y administrativo del Estado y las instituciones publicas, la crisis irremediable (en gran parte por la demografía) de los tres pilares de la seguridad social -las pensiones públicas, la sanidad pública y la educación pública-, y la deslocalización industrial a causa de los costes de la política social y los sistemas fiscales socialdemócratas; la americanización ideológica con la consiguiente crisis educativa, religiosa, moral, etc. En suma, oligarquización descarada de la política, politización ideológica, cultura nihilista, disgusto de un presente preñado de incertidumbres y, como denuncia Finkielkraut, "derrota del pensamiento".

Una buena parte de esos problemas, por ejemplo el invierno demográfico a pesar de los esfuerzos de sus gobiernos, es quizá más grave a medio plazo en Alemania que en otros países. En algunos de ellos como España, donde los propios gobiernos han fomentado los que faltaban, se acumulan prácticamente todos; otros tienen también problemas particulares como la fuerte implantación del islam, amparada por los gobiernos, en Francia, Holanda y Dinamarca. Pero en conjunto, los gobiernos alemanes, incluidos los dogmáticamente socialdemócratas, han sido más prudentes y han cuidado mejor los intereses de la nación; sobre todo, de acuerdo con el economicismo del Zeitgeist, los económicos.

La ley de hierro de la oligarquía es inexorable: todo gobierno es inevitablemente oligárquico y una de las cosas que diferencian el buen gobierno del mal gobierno es que aquel procura equilibrar los intereses de todos de modo que las oligarquías orienten su actividad hacia el bien común, de un modo que se note lo menos posible la oligarquización connatural al régimen. Esta es una de la causas que hacen de la prudencia la virtud principal del político. El mal gobierno es el descaradamente oligárquico o un puro desgobierno. Esto último le da una apariencia liberal, de la que se benefician ideológicamente las oligarquías. La fuerza o el engaño sustituyen a la prudencia en el caso del mal gobierno.

¿Hay hoy líderes en Europa? Y, lo que es más grave, si apareciera alguno, ¿podría gobernar? La demonizada Sra. Merkel no es ciertamente un líder y es normal que cometa errores, sea o no un líder. No obstante, conserva por lo que se ve el sentido común, esencial en la política para no perder de vista la realidad, cumple su obligación política de cuidar los intereses alemanes, sobre todo los de las clases medias, que son fundamentales, y respeta los compromisos contribuyendo a sostener la Unión Europea, que, a fin de cuentas, es parte de aquellos mientras sea Alemania uno de sus miembros. Pero, excepto quizá a gobiernos menores como el polaco, húngaro, checo, eslovaco, etc. por razones políticas obvias, en gran parte de índole geopolítica, a los demás, apoltronados cómodamente en el estatismo socialista -todo estatismo lo es- y en el concubinato flagrante con sus oligarquías financieras, económicas, intelectuales y mediáticas, ¿les importa Europa o más bien que Europa les cubra con su manto y les ayude a conservar sus posiciones? La ideología europeísta es su opio del pueblo, pues, a la verdad, ¿no les preocupa más contentar a las oligarquías y a los lobbies multiculturalistas, la esencia de la banal ideología americanista que, importada por la socialdemocracia sin ideas, está destruyendo la cultura y la civilización europeas?

Los franceses conservan bastante vivo el recuerdo de la Gran Revolución contra el despotismo monárquico y se empieza a llamar públicamente a rebato a la resistencia e incluso a la rebelión republicana contra el gobierno socialista, apenas recién llegado. Dirigido por gente sin más ideas que las del puritanismo nihilista igualitario -Hegel definía el puritanismo como "la anulación de toda diferencia"-, amén de seguir explotando a la sociedad demagógicamente al estilo oligárquico -el Sr. Hollande acaba de proclamar como un oráculo en clara alusión a Alemania, que “la austeridad condena a Europa a la explosión”-, está empezando a desintegrarla legislando a lo Zapatero, lo que suscita la desobediencia popular, y a dividir la Nación creando un ambiente de guerra civil. ¿Imita conscientemente el gobierno francés la gran aportación española a la nueva civilización que sueña el socialismo banal a la americana?

Ahora bien, ¿le preocupa más su Nación que al francés a otros gobiernos europeos? Por ejemplo al gobierno español actual. Acostumbrados al sistema de desgobierno establecido con ocasión de la instauración de la monarquía, que entregó la Nación al albedrío de las oligarquías -que campan a sus anchas-, a cambio de su apoyo incondicional, los españoles han soportado los gobiernos infantiloides del Sr. Zapatero cuyo único objetivo socialista claro consistía en destruir la Nación (el socialismo es internacionalista por definición). A tal fin, explotó lo que decía T. S. Eliot que son los ídolos del hombre: dinero, sexo y poder; socavó el consenso social natural con toda clase de subvenciones y favores, hizo del aborto un derecho, impuso el divorcio exprés, el matrimonio homosexual, instaló en la sociedad la ideología de género,... y resucitó la guerra civil con la “memoria histórica” con el propósito de ganarla retroactivamente. Es indudable que el Sr. Zapatero, a quien nadie se opuso seriamente -ni siquiera la neutralizada Iglesia en lo que le toca-, ha tenido éxito. Seguiría gobernando de no ser por la crisis económica, que, en su optimismo infantil, no supo o se negó a ver. Sometidos a una manipulación sin precedentes, los españoles soportan todo como los lidios de La servidumbre voluntaria de Etienne de la Boëtie, y el gobierno del ala derecha del consenso socialdemócrata establecido aprovecha la coyuntura para consolidar la destrucción del êthos que da consistencia a los pueblos, desarticulando la posible resistencia de las desmoralizadas clases medias mediante el incremento de los controles detallistas de todo tipo con diversos pretextos -sobre todo el de la eficacia, esgrimido por gobernantes ineficaces o incompetentes-, y transfiriendo cínicamente sus recursos, como un director de orquesta, a las múltiples oligarquías que compiten por ellos. Su único objetivo visible parece ser la conservación de un sistema político reaccionario -en rigor antipolítico- que, malgré tout, hace agua por todas partes.

Salvando las diferencias y el grave problema particular que plantea la monarquía, cuyo desprestigio parece incontenible, en el vecino Portugal ocurre algo semejante. No obstante, tras la sentencia del Tribunal Constitucional portugués, da la impresión que el gobierno ha entendido que lo que tiene que hacer es recortar sus gastos. Es decir, desmontar los intereses de las oligarquías. Está por ver si puede hacerlo, si lo hace y, en este caso, como lo hace.

¿Le preocupa verdaderamente la Nación al gobierno “conservador” inglés, que está acabando de destruir lo que queda de las sólidas tradiciones inglesas de la conducta a pesar de que el problema más grave de Inglaterra es seguramente el vigor que tiene allí el nihilismo? Bien mirado, el nihilismo favorece la voluntad de poder. ¿O al italiano, un desgobierno cada vez más acentuado cuyo remedio puede ser otra vez para muchos, y no sin cierta razón, un personaje como Berlusconi, ya que el cómico Beppe Grillo ha llegado al parecer a su nivel de incompetencia según la conocida ley de Peter? ¿Al gobierno sueco, una oligarquía socialdemócrata coronada pura y dura perfectamente instalada, que comenzó a anestesiar al pueblo a partir de 1932, como hizo luego el peronismo en Argentina desde 1945, y, agotado su marxismo pacifista, explota ahora ideológicamente el multiculturalismo? Juventudes socialdemócratas suecas afirman que “la mayoría blanca es el problema” y piden cambiar la población para cambiar la cultura. Etc.

Más o menos ese es el panorama de la Europa socialdemócrata y, en semejante contexto, la política alemana hay que entenderla desde el punto de vista del buen gobierno, al que están desacostumbrados los europeos. Engañados por la propaganda y el activismo pseudo reformista de la ideología socialdemócrata dominante, creen que el buen gobierno es el que hace más cosas aunque sean disparatadas o contrarias a sus intereses y sentimientos. Igual que pensaba Maquiavelo a pesar de su mala fama, el buen gobierno deja a la gente vivir habitualmente, como decía Oliveira Salazar o se limita a custodiar la manera de vivir, decía Michael Oakeshott. Siempre, pero sobre todo modernamente, basta que el gobierno garantice equitativamente el cumplimiento del Derecho y esté dispuesto a decidir (palabra que no significa intervenir) políticamente, cuando no son suficientes las costumbres y el Derecho asentado en ellas para regir la vida colectiva.

Los gobiernos que se inmiscuyen en todo con las mejores intenciones -pero ampliando instintivamente su poder-, son malos gobiernos; la mejor prueba es que suelen presumir de ello. Por ejemplo, de hacer muchas leyes, un síntoma inequívoco del mal gobierno como demuestra la experiencia histórica. Aunque lo hagan de buena fe o sin darse cuenta, encierran así a los gobernados en una jaula legal.

Sin embargo, buen gobierno no significa que sea bueno éticamente; puede serlo o no. No es lo mismo el buen gobernante que el gobernante bueno, aunque lo deseable es que sea las dos cosas a la vez. Buen gobernante es aquel que tiene suficiente virtú política en el sentido de Maquiavelo, una mezcla de valor y capacidad, y entiende que su misión consiste en mantener el equilibrio social, siempre inestable a causa de la libertad. El colmo del mal gobierno es la pretensión de construir un nuevo orden social, como piensan a veces los gobernantes buenos: entonces, la política instrumentaliza el Derecho -lo pone a su servicio- y el gobierno opera como una oligarquía descarada que identifica el orden social con sus intereses.

¿Tiene Alemania un buen gobierno? Es más que dudoso. El buen gobierno es un ideal, no una realidad; en la práctica, basta con que los gobiernos intenten serlo orientando sus actos hacia el bien común, un concepto algo inconcreto pero comprensible y moralmente eficaz. Sin embargo, atendiendo a los hechos, el gobierno alemán conserva todavía en comparación con los principales de Europa -únicamente en el plano comparativo- cierto sentido de lo Político, de la Nación y de que la obligación elemental de todo gobierno consiste en dar protección y seguridad a los gobernados velando al mismo tiempo por los intereses generales y respetando el Derecho.

Los Estados europeos, cuya religión civil es el utilitarismo economicista socialdemócrata, han neutralizado las Iglesias expulsando prácticamente de la esfera pública al cristianismo, aunque es tolerado. Sustituidas las virtudes por los valores economicistas de esa religión de la política –que es más que un (mal) “arte de vivir”, diría Jean Luc Marion-, los gobiernos de profesionales y buscavidas carecen de la conciencia de misión, que implica la voluntad de servir (poder de servicio), en vez de servirse burocráticamente del poder (poder de dominio).

El gobierno alemán es tan socialdemócrata como sus colegas europeos. O sea, políticamente correcto. La diferencia consiste en que aquellos se endeudan despreocupadamente para tener contentos a sus amigos, a sus clientelas y a las masas que disfrutan en la servidumbre voluntaria, confiando que Alemania no tendrá más remedio que sostener el euro. Esta es la causa de que, más que como la excepción que confirma la regla, pida austeridad para que la Europa socialdemócrata no corra la suerte de la Europa socialista soviética.

Democracia digital
Roberto Augusto www.lavozlibre.com  9 Abril 2013

Licenciado y doctor en Filosofía por la Universidad de Barcelona

El 'Movimiento 5 Estrellas' liderado por el cómico y actor Beppe Grillo representa algo nuevo, una forma de democracia digital nunca vista a esta escala. No entraré a valorar sus propuestas. Lo que me interesa es destacar el potencial que tiene Internet para cambiar la manera tradicional de hacer política. No olvidemos que han conseguido más del 25% de los votos en las últimas elecciones italianas.

Un grupo de personas críticas con el sistema se unen a través de la Red. Algunos de ellos presentan sus candidaturas grabando un vídeo al que adjuntan su currículum y los internautas votan a los que más les gustan. Se hace una campaña con escasos recursos económicos al margen de los medios de comunicación tradicionales por considerar que están al servicio de la casta oligárquica que se desea combatir. Y la fórmula triunfa gracias al hartazgo que la sociedad tiene de los políticos profesionales.

Esto demuestra que Internet es capaz de romper el monopolio tradicional de la información y ayudar a que la gente se una en un proyecto común sin necesitar una organización estable. Algunos critican a este movimiento diciendo que no tiene ideología. Para mí eso no es un defecto, sino una virtud. Lo que debe hacer la política es solucionar problemas. Su función no es transformar la sociedad para que se adapte a dogmas ideológicos.

Todavía existe una gran brecha digital en España. Pero con el tiempo no me extrañaría que este fenómeno italiano se extendiera a otros países. Puede ser un soplo de aire fresco en un mundo político corrompido por la endogamia y el servilismo frente a los grandes poderes económicos. El uso del DNI electrónico ayudará a vencer el fantasma de la abstención gracias al voto digital. Esto puede abaratar y facilitar las iniciativas legislativas populares y la aparición de nuevos partidos a través de las redes sociales. Ahora la información ya no está en manos de unos pocos y las viejas estructuras de poder pueden verse seriamente afectadas.

Ada Colau y sus gángsters del ritmo
Luis del Pino Libertad Digital 9 Abril 2013

Hoy, Ada Colau, la líder de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ha dado una rueda de prensa para hablar de la Iniciativa Legislativa Popular a favor de la dación en pago, con la que se pretende acabar con el terrible drama de los desahucios.

Y ha dado esa rueda de prensa escoltada, a izquierda y derecha, por... ¡¡¡Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, líderes de CCOO y UGT!!!

Confieso que me alegra mucho la noticia, porque seguro que doña Ada Colau habrá aprovechado para preguntarle a Cándido Méndez por la estafa a los trabajadores que representa el caso de los ERE en Andalucía.

O seguro que ha interpelado duramente a Toxo y a Méndez (fuera de micrófono, claro) por el papel que los representantes de CCOO y UGT jugaron en los consejos de administración de las Cajas de Ahorros quebradas. No cabe duda de que los líderes sindicales le habrán explicado a doña Ada Colau dónde estaban sus representantes mientras esas cajas de ahorros concedían créditos hipotecarios con cláusulas abusivas o estafaban con participaciones preferentes a cientos de miles de ahorradores, muchos de ellos ancianos.

Y seguro que, en cuanto vuelva a los cuarteles generales de la PAH, doña Ada Colau se pone a echar cuentas y mañana o pasado nos dice exactamente cuántas hipotecas de familias españolas podrían haberse cancelado con los miles de millones de euros que esos dos sindicatos llevan recibidos en forma de subvenciones o a través de inútiles cursos de formación.

Ya verán Vds como sí. Seguro que doña Ada Colau condenará en breve plazo el papel que los sindicatos CCOO y UGT han jugado en el empobrecimiento de los españoles más desfavorecidos y en el saqueo de los bolsillos de todos los ciudadanos.

Porque si no lo hiciera, estaría demostrando que no le importa compartir mesa y micrófono con algunos de los responsables de los dramas que los españoles estamos padeciendo.

Y yo estoy seguro de que Ada Colau no puede ser tan hipócrita.

La electrocutante “corriente” nacionalista vasca:
JOSÉ MANUEL LESTÓN DÍAZ http://www.josyosite.com/blog/ 9 Abril 2013

La “corriente” nacionalista vasca es una corriente “contínua y alterna”, pues el fluído eléctrico es el mismo, aunque haya chispazos o cortocircuitos provocados por el sector más radical, manteniéndose esa doble tensión según la intensidad que necesite la empresa nacionalista en cada momento. Además los contadores de ese discriminatorio fluido sólo cuentan los pasos (votos) que le interesan a la empresa nacionalista para posicionarse ésta en el mercado electoral como justa y moral líder del monopolio ideológico de una sociedad que produce en sus “naves”, porque la otra parte del fluído, la no nacionalista, “se criba”y se desecha, logrando que toda la posible potencialidad de un fluido “integrador” se pierda al no iluminar a todos los usuarios. Una empresa eléctrica que reniega de parte de su mercado está abocada a fracasar, salvo que con malas prácticas “retires” del mercado a la competencia. La gran fábrica nacionalista vasca funciona así. Si no cumples con el tributo que ellos te marcan “te cortan la luz para siempre” o te aíslan socialmente.

Empresas, fundaciones, consorcios
Demoledor informe del Tribunal de Cuentas sobre las Administraciones
 www.gaceta.es  9 Abril 2013

Irregularidades en subvenciones, pérdidas millonarias en el conjunto de empresas públicas dependientes de las Comunidades autónomas y mal registro contable.

El Tribunal de Cuentas ha constatado que crece el número de entidades dependientes de las comunidades autónomas que no rinden cuentas, así como la falta de homogeneidad con la que se elaboran esas cuentas en algunos casos.

Su presidente, Ramón Álvarez de Miranda, ha presentado hoy en la Comisión Mixta para la Relaciones con el Tribunal de Cuentas, celebrada en el Congreso, los informes de fiscalización del sector público autonómico de los ejercicios 2004 al 2007.

En su opinión, dificulta hacer esos informes la diferente estructura de las cuentas rendidas por las distintas administraciones autonómicas y la falta de homogeneidad con que se elaboran.

Respecto a la rendición de cuentas, aumenta el número de entidades que no lo hicieron, un 7% en 2004 y un 11% en 2007, pero las 17 autonomías sí lo hicieron, aunque fuera de plazo en algunos casos, así como las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En cuanto a la liquidación presupuestaria, Álvarez de Miranda ha precisado que la evolución en este período de los créditos y las previsiones finales de los presupuestos del conjunto de las administraciones generales de las autonomías suben de media un 10% anual.

Cuatro comunidades, Castilla-La Mancha, Cataluña, Navarra y Galicia incluían "indebidamente" en sus presupuestos los importes correspondientes a las corporaciones locales por la Participación en los Ingresos del Estado (PIE) de las que eran "meras intermediarias", ha añadido.

Respecto a los remanentes de tesorería, el Tribunal de Cuentas aprecia "salvedades" que supondrían minorar su importe en 3.168 millones en 2004 y 1.422 en 2007, y que "tienen su origen en el registro inadecuado" de los derechos pendientes de cobro, obligaciones pendientes de pago y de los fondos líquidos.

Para el Tribunal, tiene una "importante repercusión" la ausencia de soporte legal y de respaldo financiero autonómico de los planes de jubilaciones voluntarias, anticipadas e incentivadas para el personal docente investigador de las Universidades públicas, e insta a suspender su vigencia.

Pérdidas millonarias en empresas públicas
Sobre las empresas públicas autonómicas, señala que, aunque no dispone de información sobre las de Madrid, el activo de las de Cataluña y la Comunidad Valenciana supone el 65% del total en 2007.

Entre 2004 y 2007 el endeudamiento de estas empresas creció de media un 8% anual y en conjunto tuvieron unas pérdidas que van de 1.848 millones de euros en 2004 a 3.516 en 2007.

Para el Tribunal de Cuentas, es llamativo el "alto número" de ellas en supuestos de reducción obligatoria de capital o de disolución por pérdidas acumuladas y las que presentan fondos propios negativos.

Sobre las fundaciones y consorcios, constata la ausencia de normativa específica eficiente y la dispersión y falta de homogeneización, así como falta de pautas claras sobre el régimen presupuestario, contable y de control de la actividad económica y financiera.

En cuanto al saldo del endeudamiento financiero de las autonomías y ciudades autónomas pasó de 37.235 millones de euros en 2004 a 45.470 a finales de 2007. Destaca Cataluña, la Comunidad Valenciana y Andalucía, que acaparan el 58,6% de la deuda financiera autonómica total del ejercicio 2007.

Irregularidades en subvenciones
Subraya que durante los cuatro ejercicios, las subvenciones no han sido objeto de fiscalización con carácter global en buena parte de las comunidades, pero afirma que, a menudo, las bases reguladoras son incompletas para la concesión de las ayudas, no se justifica suficientemente su concesión o se prescinde de la publicidad o concurrencia.

Al analizar la contratación administrativa, el Tribunal de Cuentas señala la heterogeneidad y ve coincidencia en las deficiencias, anomalías e irregularidades detectadas.

Precisa que se trata de falta de justificación de los contratos, fraccionamiento indebido de su cuantía, abuso de la tramitación de urgencia, deficiencias en las adjudicaciones, retrasos en la ejecución de los contratos o modificaciones de contratos.

José Luis González Quirós
'La democracia es el arte de saber en qué gastan nuestro dinero'
ALFONSO BASALLO   www.gaceta.es  9 Abril 2013

Es uno de los mentores de Reconversión, la plataforma que aspira a acabar con la partitocracia caudillista. Lleva en política desde la Transición, con UCD.

-¿No será otra ‘operación Roca’?
-No aspiramos al poder, sino a cambiar los partidos.

-¿Optimistas incorregibles o solo ingenuos?
-Llevo 35 años en política y me han echado de dos partidos. No se me puede llamar ingenuo.

-¿Idealista entonces?
-Realista. Nos gustaría devolver el poder al pueblo.

-¿No lo tenía ya, vía elecciones?
-La democracia ha degenerado en partitocracia caudillista.

-¿Y Reconversión cree de verdad que va a acabar con eso?
-Queremos provocar movimientos internos en PP y PSOE.

-¿Lo permitirán las cúpulas?
-En las bases crece el descontento.

-¿En el PP por la mala gestión de la crisis?
-Porque es puro nihilismo.

-PP. ¿El crepúsculo de las ideologías?
-El PP es poder y cargos sin ideas.

-La derecha siempre tan obtusa...
-Es el posibilismo típico de la derecha.

-Ha sustituido los principios por el tacticismo...
-Al perder la matriz cristiana, la derecha se ha quedado sin esquema del mundo y la vida.

-Eso explica que no tenga brújula...
-Y que la derecha haga política de izquierdas.

-Reconversión quiere que la política deje de ser profesión para ser servicio.
-Queremos que sea una profesión con espíritu de servicio.

-Pero quien hace las listas electorales tiene la sartén por el mango...
-Es la negación de la democracia.

-¿Porque los partidos están en manos de oligarquías?
-Son oligopolios inmovilistas.

-¿Y para esto salimos de una dictadura?
-La discrepancia es una quimera. ¿Cómo van a discrepar del líder del partido si a él le deben el puesto y el sueldo?

-El otro problema es la voracidad del Estado...
-El Estado ha inmovilizado y debilitado a la sociedad.

-¿Y cómo acabar con esa lacra?
-Es difícil: el Estado lo controla todo y los grandes partidos controlan al Estado. Es un bucle maldito.

-¿Y la víctima es el ciudadano?
-Y algo peor; el bolsillo del ciudadano.

-¿La política es el arte de administrar dinero ajeno?
-La democracia consiste en saber en qué gastan nuestro dinero.

-En parte lo sabemos: el agujero autonómico.
-No estoy en contra de las autonomías.

-Pero son un pozo sin fondo...
-Es preciso controlarlas, pero la fórmula de las comunidades autónomas no es mala.

-¿No sería mejor un Estado federal simétrico?
-Sería mejor el Estado autonómico sin deslealtades.

-Y una Justicia despolitizada.
-Y el Constitucional convertido en una sala del Supremo.

-Y el Rey abdicando. ¿O es una temeridad?
-Es una insensatez manosear la monarquía. El Rey ha prestado un gran servicio a la estabilidad de España. El problema no es la monarquía precisamente.

-¿Reconversión pasará a partido o todo quedará en un ‘think tank’?
-De momento, quiere ser un revulsivo para regenerar la democracia.

-Si los grandes partidos no quieren, no hay nada que hacer...
-Vea cómo se desploman en las encuestas.

-Pero...
-Y en 2015 son las elecciones europeas.

Reconversión o recauchutado
Nota del Editor  9 Abril 2013

El problema de España son los partidos políticos en manos de los profesionales de la política. No puede haber profesionales de la política, debe haber servidores cuya preocupación sea la gestión óptima de los recursos que salen de los bolsillos de algunos ciudadanos.

Si la democracia consiste en saber donde se gasta el dinero de los cuidadanos, tenemos un problema, unas líneas más arriba aparece la noticia del informae del inútil tribunal de cuentas. La democracia es el gobierno de los ciudadanos y gobernar es aplicacar los recursos que se quitan del bolsillo de los ciudadanos para atender las necesidades de la nación, no las necesidades de los profesionales de la
política para seguir viviendo a costa de los demás.

Cualquier defensor del tinglado autonómico carece de razones técnicas o económicas para justificarlo, tal tinglado es un disparate desde todos los puntos de vista.

La monarquía es una irregularidad democrática, un disparate constitucional, una estupidez intelectual.

"Parece que hay interés"
Segunda reunión entre el equipo de Wert y las entidades por el bilingüismo
Además, el presidente de Círculo Balear ha señalado que han conseguido un logro en las islas: Bauzá se ha comprometido a acabar con la inmersión.
O. Moya Seguir a @oliviamoya Libertad Digital  9 Abril 2013

Segundo encuentro en el Ministerio de Educación, en menos de un mes, entre las asociaciones por la libertad lingüística y el equipo de José Ignacio Wert. Esta vez han sido recibidos por asesores técnicos de la secretaría de Estado y con ellos han mantenido una reunión técnica de trabajo.

Sobre la mesa, las múltiples sentencias que a este respecto han dictado tanto el Tribunal Constitucional como el Supremo. Para la Fundación Círculo Balear, la Asociación por la Tolerancia (de Cataluña), Plataforma por la Libertad de Elección Lingüística (País Vasco, Plataforma Valenciana por la Libertad Lingüística, Impulso Ciudadano (Cataluña) y Galicia Bilingüe, los fallos de los altos tribunales son claros en este sentido y respaldan sus reivindicaciones.

La propuesta de las entidades por la libertad de la lengua es clara: proponen un sistema de tres vías –parecido al que existe en País Vasco y Comunidad Valenciana, pero con cumplimiento real y efectivo–, donde el gobierno central se reserve la capacidad de determinar qué porcentaje de asignaturas se imparte en castellano y en lengua cooficial.

"Lo bueno es que parece que hay interés, porque han sido ellos los que nos han llamado. Pero no se puede quedar sólo ahí", manifestó a Libertad Digital el presidente de Círculo Balear, Jorge Campos.

No obstante, desde el ministerio que dirige Wert, "interpretan las sentencias de manera totalmente distinta a como lo hacemos nosotros". Cogen de ellas "lo que les va bien", señala Campos. "Parece que lo cogen con pinzas por temor a los nacionalistas", apostilla.

Ahora, las propuestas y conclusiones a las que se han llegado en esta reunión serán trasladadas a la secretaría de Estado dirigida por Montserrat Gomendio. El objetivo para estas asociaciones es poder mantener un encuentro con el ministro de Educación, algo que ya han solicitado y a lo que esperan que Wert acceda. "Si sólo se reúne con los que están en contra de sus políticas y no con los que estamos a favor..." Además, consideran que poner remedio al sistema de inmersión es "un tema de voluntad política". Desde el ministerio no quisieron realizar ninguna valoración del encuentro.
"Bauzá dijo que habrá libre elección de lengua"

No es la única reunión que ha mantenido Jorge Campos estos días. Este lunes mismo se reunió con el presidente de su comunidad autónoma, el popular José Ramón Bauzá – que como promesa electoral llevaba en su programa la libre elección de lengua – y el consejero de educación, Rafael Bosch. Las soluciones planteadas por la entidad han sido acogidas, en parte, por el gobierno balear al contar con "el compromiso personal" del presidente Bauzá, informó Campos.

Las quejas de la FNCB se han centrado en tres aspectos fundamentalmente: la nueva normativa que "garantice la libre elección" de lengua, "acabar con el adoctrinamiento pancatalanista" en las escuelas y que "los libros de texto estén disponibles en español y balear, no en catalán estándar como hasta ahora".

Al respecto, Bauzá y Bosch, han explicado que el nuevo decreto que pretende aprobar el gobierno balear ha recogido parte de las alegaciones presentadas por la FNCB en lo que respecta al aumento de la libre elección de lengua por parte de los padres eliminando la posibilidad de que los consejos escolares de los centros educativos elijan el reparto de asignaturas a impartir en cada lengua oficial. Materias con mayor carga lectiva como el Conocimiento del Medio o Matemáticas se impartirán en la lengua de elección de los padres al igual que el resto de materias, de manera que las dos lenguas oficiales sean vehiculares además de introducir el inglés en las áreas no lingüísticas.

Por otra parte, Bauzá ha indicado que los libros de texto a partir del próximo curso escolar 2013/2014 ya estarán disponibles en balear con sus variantes mallorquinas, menorquinas e ibicencas, acabando con la pancatalanización en los libros de texto empleados hasta el momento.

Campos, en esRadio, ha dicho este martes que salió del encuentro "moderadamente optimista, pero no del todo, vistos los antecedentes". Tanto el presidente balear como su consejero de Educación "nos aseguraron que la libre elección de lengua empezaría a aplicarse poco a poco a inicios del próximo curso escolar" poniendo fin de esta manera "al adoctrinamiento pancatalanista". Sin embargo, recordó que aunque se cumpla lo que nos dijeron ayer, la legislatura va a finalizar sin libre elección de lengua" como habían prometido. Esto se debe a que "quedan 2 años de legislatura y el decreto tiene que entrar en vigor en el próximo curso y se aplicará curso por curso".

Cataluña
La dispersión competencial genera situaciones de incoherencia en la expedición de títulos profesionales
La Generalidad exige el dominio del catalán a los candidatos a obtener el título de gestor administrativo, un requisito que, además de ser ilegal, se puede evitar acudiendo a las pruebas convocadas por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y cuya titulación también permite ejercer la profesión en Cataluña. Por otra parte, los contenidos de los temarios para los exámenes de ambas convocatorias difieren.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com  9 Abril 2013

Algo más de tres décadas de desarrollo descontrolado del Estado de las Autonomías ha dado lugar a un buen número de situaciones incongruentes. La proliferación de normas autonómicas de todo tipo han creado un mosaico jurídico cuyo encaje, en muchas ocasiones, tiene poco sentido. Esto es lo que ocurre con las regulaciones para el ejercicio de profesiones tituladas y de los colegios profesionales.

Este lunes, el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) ha publicado la convocatoria de las pruebas para obtener el título de gestor administrativo (Resolución JUS/680/2013), una competencia que fue traspasada en el año 2006 a la Generalidad y que en el resto de España -salvo en Galicia, donde corre a cargo de la Junta- ejerce el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Entre los requisitos exigidos por el Gobierno autonómico se encuentra el de acreditar el nivel C de catalán (el segundo más alto de los cinco niveles establecidos), pero no se hace ninguna referencia a que los candidatos deban demostrar un nivel similar de castellano, a pesar de que, según recoge el Real Decreto 756/2006, de 16 de junio, por el que se regula el traspaso de esta competencia, al título se le ‘reconocerá validez en cualquier otro lugar del territorio español’.

El mismo Real Decreto señala que ‘la Generalidad de Cataluña, de conformidad con los preceptos constitucionales, garantizará la validez en su ámbito territorial, en los mismos términos y condiciones que los expedidos por esta Comunidad Autónoma, de los títulos de gestor administrativo que hayan sido expedidos por el Ministerio de Administraciones Públicas [ahora, Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas]‘.

De esta forma, aquellos que opten a obtener el título de gestor administrativo en Cataluña están obligados a acreditar un alto dominio del catalán, mientras que este requisito se puede evitar acudiendo a la convocatoria del Ministerio, cuya titulación otorga el derecho a ejercer la profesión también en Cataluña.

No es legal exigir el dominio de una lengua
Por otra parte, la exigencia del dominio del catalán -y no la del español- para obtener el título de gestor administrativo a través de los exámenes de la Generalidad choca con lo establecido en el fundamento jurídico 14 de la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional, sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que dejó claro que es ilegal dar un trato preferente al catalán sobre el español por parte de las Administraciones públicas:

‘La definición del catalán como lengua propia de Cataluña no puede justificar la imposición estatutaria del uso preferente de aquella lengua, en detrimento del castellano, también lengua oficial en la Comunidad Autónoma, por las administraciones públicas y los medios de comunicación públicos de Cataluña’.

Además, la convocatoria de las pruebas de la Generalidad señala que la acreditación del dominio del catalán por parte de los candidatos pretende conseguir ‘que la gestoría administrativa a la cual aspiren estará en condiciones de atender a los ciudadanos y ciudadanas en cualquiera de las dos lenguas oficiales, así como disponer del personal que tenga conocimiento adecuado y suficiente para ejercer las funciones propias de su puesto de trabajo’, para lo que exige, o bien el nivel C de catalán por parte del candidato, o bien una ‘declaración jurada o promesa formal que la persona participante se compromete a disponer de personal contratado que disponga del certificado de nivel C de conocimiento de catalán’, o similar.

Habida cuenta que la profesión de gestor administrativo se circunscribe al ámbito privado, esta exigencia también choca con lo recogido en el fundamento jurídico 22 de la citada sentencia del Tribunal Constitucional:

‘El deber de disponibilidad lingüística de las entidades privadas, empresas o establecimientos abiertos al público no puede significar la imposición a éstas, a su titular o a su personal de obligaciones individuales de uso de cualquiera de las dos lenguas oficiales de modo general, inmediato y directo en las relaciones privadas, toda vez que el derecho a ser atendido en cualquiera de dichas lenguas sólo puede ser exigible en las relaciones entre los poderes públicos y los ciudadanos’.

Temarios diferentes
Las diferencias en el contenido del temario de los dos exámenes (el de la Generalidad y el del Ministerio) suponen otra circunstancia incoherente. En el apartado del derecho civil -uno de los ámbitos más importantes para un gestor administrativo-, el temario de la prueba del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas se centra, principalmente, en el Código Civil y en otras normas complementarias de ámbito nacional, mientras que el examen de la Generalidad se basa fundamentalmente en el derecho civil catalán. Una situación que se repite en cuestiones relacionadas con el derecho administrativo.

Así, la disparidad de normativas vigentes en España hace que un titulado por el Ministerio pueda ejercer como gestor administrativo en Cataluña sin dominar el derecho civil catalán, y viceversa, un titulado por la Generalidad puede ejercer en el resto de España sin dominar la normativa común a nivel nacional.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña
La Generalitat convoca como «excepción justificada» subvenciones para el doblaje de cine en catalán
barcelona ABC  9 Abril 2013

El gobierno catalán justifica la iniciativa en plena época de recortes ya que se trata de una ayuda «imprescindible» para garantizar la presencia de la lengua catalana en el ámbito cinematográfico
La Generalitat convoca como «excepción justificada» subvenciones para el doblaje de cine en catalán

Las subvenciones buscan garantizar la presencia del catalán en las salas de cine

Justo cuando las arcas públicas catalanas atraviesan momentos de no poca penuria, el gobierno catalán ha anunciado este martes la aprobación de una nueva convocatoria de subvenciones para el doblaje y subtitulación de películas al catalán con el objetivo de "aumentar los estrenos comerciales de largometrajes doblados o subtitulados al catalán".

Así lo ha anunciado a conocer el conseller de Presidencia, Francesc Homs, quien tras la reunión del ejecutivo catalán explicó que, pese la situación de crisis que atraviesan las finanzas catalanas, se trata de una "excepción justificada" ya que es una ayuda "imprescindible" para garantizar la presencia de la lengua catalana en el ámbito cinematográfico.

Pese a que ni Homs ni la conselleria de Cultura han concretado la cantidad que se destinará a las subvenciones, la cifra podría ser similar a la partida que el gobierno catalán aprobó en marzo de 2012 y que destinaba cerca de 950.000 euros a «iniciativas destinadas a aumentar las estrenas comerciales de largometrajes doblados o subtitulados en lengua catalán», según recoge el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC).

Las subvenciones cubren los gastos de doblaje o subtitulación al catalán de largometrajes y del material promocional de las versiones en catalán, y a las empresas beneficiarias se les pedirá, entre otros compromisos, las gestiones oportunas para que la versión catalana se incluya en la edición en formato de DVD, Blue Ray y otros formatos digitales.

Habrá libros de texto en balear para el próximo curso
Bauzá anuncia que estarán disponibles con sus variantes en mallorquín, menorquín e ibicenco
 www.lavozlibre.com  9 Abril 2013

Palma de Mallorca.- El presidente del Gobierno balear, José Ramón Bauzá, ha anunciado que los libros de texto estarán disponibles en balear, con sus variantes en mallorquín, menorquín e ibicenco, para el curso 2013-2014, según ha explicado la Fundación Círculo Balear (FNCB), tras su reunión con el jefe del Ejecutivo autonómico.

El presidente del FNCB, Jorge Campos, ha informado en un comunicado que así se acabaría con la "pancatalanización en los libros de texto" y se ha mostrado "relativamente satisfecho" ya que las "soluciones planteadas" por la entidad han sido acogidas, en parte, por el Govern al contar con "el compromiso personal" de Bauzá.

Sobre las garantías de la libre elección de lengua, tanto Bauzá como el consejero de Educación, Rafael Bosch, han explicado que el nuevo decreto de materia lingüística elimina la posibilidad de que los consejos escolares de los centros educativos elijan el reparto de asignaturas a impartir en cada lengua oficial, por lo que se recogerían parte de las alegaciones de la Fundación, según han explicado en un comunicado.

Desde FNCB han detallado que materias con mayor carga lectiva como el conocimiento del medio o matemáticas se impartirán en la lengua de elección de los padres al igual que el resto de materias, de manera que las dos lenguas oficiales sean vehiculares además de introducir el inglés en las áreas no lingüísticas.

Además, también se ha tratado el "adoctrinamiento pancatalanista" y según han explicado, Bauzá ha explicado que con la nueva ley de símbolos, que está a punto de aprobarse, se regularán estas situaciones sancionando a los infractores.

Campos ha declarado que "la reunión ha ido mejor de lo que esperaba" ya que "si lo que nos han trasladado es verdad y se va a cumplir durante el actual proceso de escolarización para que se aplique en el próximo curso, es un paso muy importante para acabar con la actual inmersión lingüística y con el adoctrinamiento pancatalanista en la educación".

Para Campos, "es un éxito sin precedentes que se vaya a cumplir con una histórica reivindicación" de su entidad, como es que los alumnos puedan estudiar en balear, ya que "la actual situación surrealista y antipedagógica" porque los ciudadanos "no pueden escolarizar a sus hijos en ninguna de las dos lenguas maternas, ni en español ni en balear".

El presidente de Círculo Balear ha avanzado que se van a "mantener vigilantes" para comprobar que las medidas anunciadas por Bauzá se llevan a la práctica en los próximos meses, porque, "desgraciadamente", su Govern les "tiene acostumbrados a todo lo contrario".

"Bauzá sabe que nosotros no exigimos nada que no solicite la mayoría de los ciudadanos que han votado al PP, y que, de seguir como hasta ahora, la próxima legislatura estarán en la oposición", ha añadido.


Recortes de Prensa   Página Inicial