AGLI Recortes de Prensa   Viernes 12 Abril 2013

Mentira, confusión y agotamiento moral nos conducen hacia una nueva barbarie
Francisco Rubiales Periodista Digital  12 Abril 2013

Desde el fin de la II Guerra Mundial, la conciencia moral del mundo nunca ha estado tan agotada y desalentada como ahora. Las violaciones del derecho internacional y de los derechos humanos permanecen hoy impunes, sin que los ciudadanos reacciones, sin que los intelectuales y periodistas, teóricos vigilantes del pulso del mundo, adviertan el desastre, sin que surja, como en el pasado, movimiento alguno de protesta que haga temblar a los déspotas.

Sin que nadie reaccione, países como Cuba, Venezuela, Nicaragua, Irán, China y otros están siendo oprimidos por sus dictaduras, en algunos casos encabezadas por chulos disfrazados de demócratas, que están siguiendo al pie de la letra un guión preescrito para esclavizar a los pueblos y recuperar la tiranía comunista con otros métodos y por otros caminos.

En algunas democracias teóricas, como España, transformadas en oligocracias alejadas del ciudadano, los hechos y dramas demuestran la impotencia inepta del poder político y hacen evidente el decaimiento y la degradación del país. El incremento de una corrupción casi siempre impune y el hecho de que grandes crímenes como los del 11 M permanezcan sin resolver están contribuyendo al hundimiento de la esperanza. En esta España degradada, el gobierno adopta sin escrúpulos medidas contrarias a la voluntad popular y se atreve a gobernar en contra de los deseos y opiniones de la mayoría, con impunidad y de espaldas al pueblo soberano.

En muchos países islámicos se asesina al que practica otra religión, se aplasta a la mujer, se mutila al delincuente, se predica la guerra y el exterminio del infiel y se violan a diario los derechos humanos básicos, sin que esas canalladas tengan consecuencias en el plano internacional.

Dirigida por gobiernos que llaman "pragmatismo" a la cobardía y a la ausencia de moral, la Humanidad está perdiendo la capacidad de sentir asco y de rebelarse.

Es fácil pensar que frente a los poderosos aparatos estatales de propaganda, los principales causantes del desfallecimiento moral y del envilecimiento, no hay defensa posible y que el librepensamiento y la resistencia están condenadas al fracaso, pero no es así si se analiza la Historia.

Hace poco más de un siglo, el "Yo acuso" de Emile Zola hizo temblar a Francia y poco después, en 1914, "Canto de odio", de Lissauer, una poesía de 14 versos, se transformaba en un acontecimiento capaz de cambiar la Historia.

La clave del desastre moral del mundo actual está en el uso de la propaganda y de la mentira organizada por parte de los gobiernos. Aunque sean pocos los que perciban la tragedia y sin que periodistas e intelectuales lo denuncien, lo cierto es que los mentirosos en el poder están destruyendo la estructura moral del mundo civilizado y lo están empujándolo hacia un nuevo tipo de barbarie.

Hítler fue el primero que utilizó la propaganda para convertir la mentira en algo natural. Los imitadores han sido muchos y en la España actual la mentira del poder está alcanzado el rango de política de Estado, después de la gran estafa al ciudadano que representó Zapatero y el incumplimiento salvaje de todas sus promesas electorales realizado por Rajoy. La mentira oficial está acabando no sólo con la democracia en España, sino también con la política, la confianza, la ética, la literatura y el arte.

La situación exige que cualquier regeneración pase por recuperar la verdad como modelo de convivencia y guía del liderazgo.

En España, la pandilla decadente de siempre, amparada bajo el paraguas del falso "progreso", la misma que en tiempos de Hítler y de Stalin llamaba cobardes a los prudentes y débiles a los humanistas, está actuando con apoyo oficial, llamando pesimista al que duda, etiquetando como antisistema al que protesta y señalando como fascista al que se rebela.

El poder político ha renunciado a ser ejemplar, despojando así al liderazgo de su principal fuerza moral, y no le importa humillarse, contradecirse y mentir con tal de mantenerse en el poder. Los políticos profesionales se han transformado en una raza maldita que pilota la decadencia, que arrasa la democracia y que conduce a la Humanidad por una senda sin principios ni valores, hacia la derrota y el fracaso.

Voto en Blanco

Mas y el cumplimiento de la ley
EDITORIAL www.gaceta.es  12 Abril 2013

La cuestión lingüística en la escuela pública de Cataluña (y también en la privada, no nos engañemos) es un problema agudo por una sola razón: porque el Gobierno autonómico ha legislado sobre la lengua con criterios políticos, utilizando la lengua como un arma arrojadiza para defender tesis separatistas frente a la España común. Esto es exactamente así, por más que las autoridades autonómicas lo quieran disfrazar con toda clase de eufemismos, a cual más ridículo. Lo peor que puede pasar a las lenguas en que la gente se expresa para comunicarse es que los políticos se entrometan en el movimiento espontáneo por el cual las lenguas viven, crecen, evolucionan o desaparecen. Es verdad que la presión del poder político condiciona la lengua en que se comunican las comunidades humanas sometidas a su imperio. Pero es mucho más problemático aceptar que la imposición de una lengua para apuntalar un deseo separatista vaya a tener efectos positivos.

Lo dicho viene a cuento del anuncio de las autoridades autonómicas catalanas de desobedecer la sentencia que les obliga a introducir el biblingüismo escolar cuando uno solo de los alumnos lo solicite. De momento, se escudan para justificar su rebeldía en que eso sería imposible, porque la satisfacción del derecho de unos chocaría necesariamente con el derecho de otros. Otra excusa es que, con la sentencia recurrida al Supremo, habría que esperar al veredicto del alto Tribunal para empezar a poner en práctica la sentencia resultante, que hoy por hoy no se sabe cuál será. Ambos argumentos tienen su fundamento, pero eso ocurre porque el planteamiento del debate es erróneo.

El planteamiento correcto debe partir del reconocimiento del catalán y del castellano como lenguas propias del pueblo de Cataluña. La distinción entre “lengua oficial” y “lengua propia” es una pura superchería, causa de los sobreentendidos que, inexorablemente, dan lugar a malentendidos. Y a la luz de este planteamiento veraz se ve con claridad indubitable que la resistencia a cumplir una sentencia no es sino una agresión intolerable a la democracia, al Estado de derecho y al sentido común. Artur Mas debería reflexionar sobre esto; y si no lo hace, el peso de la ley debe caer sobre él. Pero si el Gobierno, cuya responsabilidad es cumplir y hacer cumplir la ley, desiste de cumplir con su deber, no podrá quejarse de que las autoridades autonómicas catalanas le pongan las cosas difíciles.

Lenguas propias del pueblo de Cataluña
Nota del Editor  12 Abril 2013

La pregunta ¿qué es el pueblo de Cataluña? cuando se utiliza como mecanismo para excluir, no tiene respuesta, porque no se puede afirmar que el pueblo de Cataluña lo constituyen los que hablan la lengua regional, o los que viven allí desde hace una hora o cincuenta años, por tanto hablar de lenguas propias de sujetos inexistentes, no tiene sentido.

Lo que está claro es que nadie tiene derecho a exigir que a los hijos de los demás se les obligue a aprender lenguas regionales, por muchas vueltas que el TC haya dado a la CE.

Es inadmisible que haya tipos que pretendan que otros tengan una lengua propia. Si realmente quieren ayudar a otro, podrían conseguirles un coche propio o un piso propio, pero claro, estos tipos no quieren ayudar a otros, quieren ayudarse de otros, que no es lo mismo, y ayudarse mediante la conculcación de los derehos humanos y constitucionales de los otros.

PSOE
Socialistas esquizoides
Emilio Campmany Libertad Digital 12 Abril 2013

Es frecuente encontrar en la Historia fenómenos cuya responsabilidad oficial se atribuye a quien vino después, cuando la real es de quien estuvo antes. Las bases para ganar la Guerra Fría las puso Nixon, pero las medallas se las colgó Reagan. Thatcher derrotó al IRA, pero el mérito se atribuye a Blair. Con el PSOE pasa algo parecido. De Rubalcaba se dice que lo hunde, pero fue Zapatero el que lo lastró con tal peso que no hay cristiano que lo levante. Una prueba más de ello la hemos tenido la mañana de este jueves en el Congreso de los Diputados.

Un socialista invitó a asistir a la sesión a algunos de los perjudicados por las preferentes. En un determinado momento los invitados se pusieron a insultar a los diputados, tachándoles de ladrones y sinvergüenzas. Cabe suponer que los insultos estaban dirigidos tanto a los socialistas, por haber permitido durante su etapa de gobierno que se perpetrara lo que los asistentes consideran una estafa, como a los populares, por no reparar el daño causado por sus antecesores. Entonces, curiosamente, dos diputados socialistas se han puesto a aplaudir los insultos. A pesar de que los aplausos provenían de dos de los menos avisados diputados socialistas, cuesta entender las palmas. Es posible que pensaran que el epíteto "sinvergüenzas" estaba dirigido exclusivamente a los populares. Pero no hay posibilidad de error con el de "ladrones", ya que, referido a los políticos que gobernaban cuando se cometió la estafa, estaría dirigido a los socialistas, y si se profirió pensando en los que gobernaban las cajas que montaron el tinglado, había en ellas tantos socialistas como populares. La estulticia de los dos representantes es tal que alguien con tan pocas luces como Chaves tuvo que llamarles la atención por estar aplaudiendo unos insultos esencialmente dirigidos contra ellos.

De todo eso, ¿qué se deduce? El atroz radicalismo de Zapatero condujo al PSOE hasta los arrabales de la extrema izquierda. Eso le permitió ganar las elecciones de 2008, cuando el voto extremista fue suficiente para compensar la sangría de votos por el centro. Pero luego, en 2011, los radicales volvieron a IU y a la abstención y muchos de los moderados que aún votaban socialista dejaron de hacerlo. Odón Elorza y Consuelo Rumí aplauden porque han asumido hasta tal punto el extremismo que les legó Zapatero que están convencidos de que el asunto no va con ellos, sino sólo contra la desalmada derecha que no devuelve lo que los bancos estafaron a esa pobre gente. Naturalmente, olvidan que no fueron bancos, sino cajas dirigidas por políticos, muchos de ellos camaradas de Elorza y Rumí, quienes se inventaron el producto para tapar los agujeros que su calamitosa gestión había provocado. Creen que ese disfraz de extrema izquierda con el que Zapatero les vistió les permite hacer ahora como si el PSOE no hubiera gobernado nunca. El caso es que, como parece comprender Chaves, aunque el engaño funcionara, no es presentándose como extremistas como se obtienen buenos resultados en las elecciones.

Vivienda
Sí a los desahucios
Manuel Llamas Libertad Digital 12 Abril 2013

Imagínese por un momento que usted es propietario de una vivienda. Tras largos años de duro trabajo, en los que se privó de lujos y excesos con el objetivo de ahorrar lo suficiente para afrontar religiosamente el pago de su hipoteca, decide ponerla en alquiler para obtener una renta mensual con la que completar su salario. Finalmente alquila su piso... con tal mala suerte que su inquilino pierde su empleo y deja de pagar. La cuestión es que usted no podrá expulsarlo y, por tanto, recuperar su propiedad de forma legítima, porque se trata de un "deudor de buena fe" con dificultades económicas "sobrevenidas", según los argumentos que emplean los defensores de la paralización de los desahucios y la aplicación de la dación en pago retroactiva.

Ahora imagínese que en lugar de haberse hipotecado para comprar un piso decidió ahorrar durante muchos años hasta hacerse con un depósito de 250.000 euros en una entidad financiera de dudosa solvencia. El Gobierno aprueba la paralización de todos los desahucios y la dación en pago retroactiva, causando un enorme agujero extra en los balances de bancos y cajas, en contra de los dictados de la UE. Puesto que su entidad no es muy sólida, las pérdidas hipotecarias que le causa dicha medida acaban provocando su insolvencia y posterior quiebra al estilo chipriota (aplicando quitas en los depósitos no garantizados), tras el rechazo de Bruselas a salvar nuevamente a las entidades españolas. Usted, ahorrador, acaba perdiendo 100.000 euros para que algunos hipotecados puedan seguir viviendo en sus pisos sin necesidad de pagar, o bien le entreguen la llave al banco para saldar toda su deuda.

Por último, imagínese que es un simple contribuyente, ni propietario ni ahorrador, y que el Gobierno opta por inyectar más dinero público en las entidades financieras –con un nuevo préstamo de la UE o con más deuda pública– para evitar que los depositantes pierdan su dinero –y el PP más votos–. Usted, contribuyente, y sus hijos pagarán la factura con más impuestos presentes y futuros (deuda). Ésta y no otra es la verdad de la dación en pago y la paralización de desalojos que defiende la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), con el apoyo de buena parte del arco parlamentario.

La famosa Iniciativa Legislativa Popular que está tramitando el Congreso perjudica de forma directa a la inmensa mayoría de los españoles, ya que tendría efectos desastrosos, en términos hipotecarios, financieros y económicos, sobre el conjunto del país. Lo trágico es que su contenido –la última muestra del triste qué hay de lo mío– ha cosechado el apoyo de la inmensa mayoría de la población y de la clase política, pese a que se sustenta en una retahíla de falacias y mentiras, como que los desahucios son un "drama social" o que la Ley Hipotecaria es "abusiva" e ilegal".

Por otro lado, los embargos hipotecarios no sólo no son condenables, sino que, muy al contrario, resultan imprescindibles para garantizar la propiedad privada y el estricto cumplimiento de la seguridad jurídica. No en vano el desalojo de una vivienda supone, simple y llanamente, la restitución de la propiedad a su legítimo dueño por incumplimiento de contrato. Y es que un hipotecado no es propietario pleno de su vivienda hasta que salda el crédito, ya que éste se concede sobre una garantía real, de modo que el impago supone en todo caso su ejecución (embargo). Por ello, precisamente, la dación en pago es una excepción, no la norma, en la mayoría de los países europeos, mientras que en Alemania, por ejemplo, donde la crisis se ve desde la barrera, se producen hasta 200 desahucios diarios.

La profunda irresponsabilidad y escasez de miras que ha mostrado el Gobierno del PP alineándose con la PAH, en mayor o menor grado, mediante la paralización temporal de desahucios, la creación de un fondo de alquiler social y la reforma de la Ley Hipotecaria está dando alas a los comunistas para ir mucho más allá: ahí están decretando incluso la "expropiación temporal" de inmuebles inmersos en un procedimiento de desahucio. El populismo hipotecario ya está aquí.

Desobediencia
Mas no es responsable de su impunidad
Guillermo Dupuy Libertad Digital 12 Abril 2013

Aunque lo novedoso sería que el presidente de la Generalidad catalana anunciara que va a cumplir las sentencias judiciales, bien está que El Mundo nos anuncie este jueves en su principal titular de portada: "Mas desobedece a la Justicia y no escolarizará en castellano". Otros diarios no lo destacan, no por el hecho de que no constituya noticia alguna, sino para no poner de manifiesto la vergonzosa y, probablemente, prevaricadora pasividad del Gobierno español y de la Fiscalía General del Estado ante un continuado delito de desobediencia que Mas viene impunemente perpetrando, desde el mismo día en que alcanzó la condición de Molt Honorable.

Recordemos que en diciembre de 2010 CiU y PSOE pactaron la primera investidura de Mas sobre la base de, entre otras cosas, hacer caso omiso a las entonces recientes sentencias del Tribunal Supremo contrarias a la erradicación del castellano de las aulas. La sentencia que acaba de dictar el TSJC va en el mismo sentido y está igualmente condenada a convertirse en papel higiénico mientras el presidente del Gobierno y el fiscal general del Estado no cumplan su obligación de hacer cumplir la ley.

Teniendo en cuenta el caso omiso que el Molt Honorable ha hecho de las sentencias del Tribunal Constitucional respecto de los rasgos más inconstitucionales del soberanista estatuto catalán, o de la ley de Estabilidad Presupuestaria, que incumple el propio Gobierno del PP, podemos decir que Artur Mas ya tiene papel de sobra para destinar a tan higiénicos e íntimos usos. Al fin y al cabo, es el presidente de la Generalidad, no el caganer que lucen los belenes catalanes.

Lo que tenemos que tener todos claro es que a Artur Mas se le podrá culpar de muchas cosas, pero no del hecho de que no se le haga cumplir la ley y las sentencias. Lo que a estas alturas hay que denunciar no es que "Mas desobedece a la Justicia", sino que "Rajoy no obliga a Mas a cumplir las sentencias". Claro que, a estas alturas, esto tampoco es nada novedoso.

Levantemos el velo bancario
Juan Ramón Rallo www.vozpopuli.com 12 Abril 2013

En Economía se suele hablar de “velo monetario” para referirse al enmascaramiento de las transacciones reales que favorece el uso del dinero: en el fondo, como ya supo ver Say, todo intercambio se realiza entre mercancías, siendo el dinero sólo uno de los instrumentos que facilita y acelera esas transacciones reales. El velo monetario ha sido, en ocasiones, usado perversamente para encubrir redistribuciones arbitrarias de la producción aduciendo que sólo afectaban al valor de la moneda (por ejemplo, cuando se recurre a la inflación para reducir los salarios reales o para minorar el ahorro de los ciudadanos).

Jubileo
A día de hoy, sin embargo, existe otro que se está empleando con mucha más demagogia por parte de las distintas corrientes populistas: el velo bancario. Dado que padecemos una crisis provocada por el torrente de endeudamiento barato alentado por el ‘hiperprivilegiado’ sistema bancario, es lógico que buena parte de las soluciones con mayor arraigo ciudadano sea la de no pagar las deudas. Pocas cosas se antojan más sencillas que un jubileo de la deuda. Sólo hay un inconveniente: toda deuda tiene dos partes, la del deudor y ‘la del acreedor’. Las deudas (o los créditos) son la manifestación de intercambios incompletos: una parte le ha entregado bienes a la otra (acreedor), pero esa otra todavía no ha cumplido con su parte del intercambio (deudor). Un ‘simpa’ de deudas implica que el acreedor se quedará sin la contraprestación que le prometió el deudor: él habrá entregado sus bienes, pero no habrá recibido los comprometidos a cambio. Sería algo así como ir a comprar al supermercado sin pagar.

Dado que nuestra sociedad aún no ha llegado a un punto de involución social de no retorno, esto es, dado que el ciudadano medio sigue entendiendo la necesidad de que los contratos voluntariamente suscritos se cumplan, todavía existe una razonable y generalizada oposición a que las deudas dejen de pagarse sin más; sobre todo cuando deudor y acreedor no sólo están claramente identificados, sino que, en distintos momentos de nuestra vida, cualquiera de nosotros podría ser ese deudor o ese acreedor ideales. Así, por ejemplo, los españoles siguen entendiendo la necesidad de que, en una compraventa, el comprador pague el precio y el vendedor entregue el bien; de que, en un contrato de arrendamiento, el arrendatario pague la renta mensual y el arrendador no le perturbe en su uso y disfrute del inmueble; de que, en un contrato de aseguramiento, el asegurado abone con puntualidad sus primas y el asegurador se haga cargo de la indemnización cuando acaezca el siniestro; de que, en un contrato laboral, el empleado acuda a su puesto de trabajo y el empleador le remunere con el salario, etc. No caben demasiadas dudas de que la población española no apoyaría un default generalizado en ninguna de estas deudas por parte de ninguno de los agentes.

Sin embargo, sí parece que está ganando crecientes apoyos la idea de que los ciudadanos deberían dejar de pagar sus deudas con los bancos. Al cabo, las entidades crediticias son las ‘culpables’ de la crisis y, por tanto, son ellas las que deben cargar con los costes que de ella se deriven. La propuesta no parece tener más damnificados que los propios bancos y, por tanto, resulta del todo punto incomprensible que los políticos españoles se nieguen a aprobarla, salvo por el hecho de que se hallen vendidos a los intereses oligárquicos de esas entidades financieras.

El velo bancario
Sin descartar esta última hipótesis, déjenme proceder a levantar el ya mencionado velo bancario: los bancos no son más que unas carcasas casi vacías que actúan como intermediarios financieros entre sus deudores (hipotecados, empresas que recibieron créditos del banco, consumidores que recurren a comprar con tarjeta, etc.) y sus acreedores (bonistas subordinados, bonistas senior y depositantes). Es verdad que, además, hay que incluir a los propietarios del banco (a los accionistas) en la ecuación, pero justamente en nuestras ‘súper apalancadas’ entidades financieras, la porción del banco representada por sus dueños en minúscula.

Sé que cuesta bastante de digerir, especialmente viendo el muy acaudalado nivel de vida que exhiben ciertos banqueros patrios, que los dueños de las entidades poseen una participación minúscula en el conjunto de su capital. Pero no habría que dejarse llevar por impresiones visuales a la hora de ponderar la naturaleza financiera de los bancos. Por ejemplo, vayámonos al Banco Santander: a finales de 2012, esta entidad tenía un activo (básicamente, unos créditos concedidos) de 1,27 billones de euros; ese activo sólo había sido financiado en 0,084 billones (84.000 millones de euros, equivalente al 6,7% de su activo) por sus accionistas, mientras que el resto (1,18 billones) procedía de los acreedores del banco (depósitos, préstamos de otros bancos y bonos). En otras palabras, si el Santander experimentara impagos y pérdidas superiores al 6,7% de su activo, serían los acreedores quienes comenzarían a pagar el pato (en realidad, con bastante menos, pues un banco no puede operar sin fondos propios). Como ven, pocos jubileos se pueden permitir.

Por supuesto, uno puede pensar que los depositantes serían los últimos en perder (y es cierto), pero no olvidemos que los bonistas tampoco representan necesariamente a esa vaporosa oligarquía milmillonaria que ha causado la crisis. En España, los primeros bonistas que han asumido las pérdidas de las cajas (derivadas de los impagos de sus créditos) han sido los tenedores de participaciones preferentes: en su mayoría, personas de clase media que han perdido los ahorros de toda una vida. Además, muchos ciudadanos nacionales y extranjeros tienen su patrimonio en fondos de pensiones o de inversión, que pueden estar a su vez invertidos en bonos de la banca. Por no hablar de que practicar quitas a los préstamos del interbancario, sólo traslada el agujero a los acreedores de otras entidades nacionales y extranjeras.

Con Chipre, de hecho, hemos descubierto que cuando los deudores de los bancos dejan de pagar (en este caso, el manirroto e ‘hiperendeudado’ gobierno griego) las pérdidas terminan trasladándose eventualmente a los acreedores de los bancos, incluyendo los depositantes. Es en este sentido en el que hemos de plantear el debate: los jubileos masivos de los deudores los soportarán los acreedores, y esos acreedores no son ricos multimillonarios malosos (que bien cortos de miras serían si tuvieran el grueso de su patrimonio en los bancos) sino ciudadanos de a pie que sí están invertidos en bancos. Los impagos de ayer son la ruina de los pequeños accionistas o preferentistas de hoy, y los impagos de hoy serían las quitas de los depositantes de mañana. La única alternativa a que los acreedores de los bancos sufran las pérdidas derivadas de los impagos de sus créditos sería que el contribuyente corriera con la factura del agujero, a saber, la muy vilipendiada (con razón) socialización de pérdidas.

Personalmente, he defendido sin ambages el bail-in, es decir, que las pérdidas de los bancos las asuman íntegramente sus acreedores. No soy en absoluto contrario a que éstos, incluyendo en última instancia los depositantes, asuman pérdidas una vez los accionistas lo hayan perdido todo. Tampoco veo absurdo que se estandarice un procedimiento concursal para familias insolventes. Lo único que digo es que no se puede estar en misa y repicando: uno no puede estar a favor de los impagos (“no debemos, no pagamos”) y, simultáneamente, en contra de las quitas (“las preferentes y lo de Chipre son un robo”) y de la socialización de pérdidas (“el contribuyente no tiene que soportar las pérdidas de los bancos”). Si los deudores dejan de pagar, alguien tendrá que sufrir las pérdidas y terminarán siendo los depositantes. Basta con levantar el velo bancario para descubrirlo.

Ideas al poder
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 12 Abril 2013

Necesitamos ideas nuevas que alumbren el futuro, y ésa debía ser la función de nuestros gobernantes y de quienes aspiran a ello. Pero a la vista del páramo intelectual en que habitan los susodichos, sean bienvenidas cuantas ideas puedan aportar algo de luz en nuestro lamentable presente para guiarnos hacia un futuro mejor.

El sistema político y social que con tantas esperanzas nació en la difícil Transición hace aguas por todos sitios. No hay un solo poder del Estado que esté libre de la desconfianza general de la ciudadanía, y observamos con tristeza que quienes deberían tener el valor de afrontarlo con seriedad, imaginación y coraje, son incapaces de aportar ideas novedosas que realmente puedan debatirse con alguna dosis de entusiasmo que genere ilusión en el maltrecho pueblo español.

Sin líderes
Al frente del partido que gobierna hay un hombre, Rajoy, al que Dios no llamó por los caminos del liderazgo. Es un perfecto representante de la nomenclatura de los partidos; ésa que ha pervertido la naciente democracia de 1978. Y enfrente, Rubalcaba en el PSOE, otro genuino ejemplar de lo mismo. Ambos, y los que les precedieron, han convertido paulatina y mezquinamente a sus organizaciones en unas máquinas pesebreras en las que priman las lealtades personales sobre las valías, con menoscabo de la verdadera representación ciudadana; el halago sin vergüenza a la reflexión útil, con grave deterioro de la autocrítica como camino de mejora; el posibilismo a la honestidad, con el consiguiente demoledor ejemplo para los gobernados; y, entre otras perversiones, el todo vale para medrar originando ansias de emulación y perversión de los valores sociales más básicos.

Podríamos seguir con cuantos partidos políticos han tocado pelo de cualquier poder en estos treinta y tantos años, salvando solamente, y por aquello de la evitación de prejuicios, a los que aún no han podido hacerlo.

Ideas y deseos a gritos
Se leen y escuchan por doquier opiniones para todos los gustos en forma de ideas, unas más novedosas que otras, y mediante la criba oportuna ellas deben ser la base para amalgamar un proyecto de Estado que sustituya mejorándolo sustancialmente al nacido con la Constitución del 78.

Y ahora es mucho más fácil que entonces por varias razones fundamentales. Se trata de pasar de una etapa democrática a otra y no de un rail a carretera. De camino a camino. Conocemos los errores cometidos y sus claras e inevitable soluciones en la que ahora toca a su fin. Tenemos experiencia en ejercer durante tres decenios largos la soberanía popular. Y aunque hay nubarrones en lontananza no se atisban rayos y truenos, como entonces, -los que vivimos aquello sabemos que no era una alegoría meteorológica, sino una amenaza tan real como nuestro propio pasado- sino un diluvio que bien encauzado podría llenar nuestras alforjas aunque sólo sea por aquello que venía a decir Goethe sobre que su sabiduría eran sus errores.

Y, además, el pueblo español en su mayoría está deseando que se hagan las reformas necesarias para sacar a nuestra sociedad de la esclerosis que ahora padece.

Ése mismo deseo que en forma de mayorías absolutas le otorgaron los votantes al partido del señor Rajoy tanto en el gobierno del estado como en la mayoría de las comunidades autónomas y en los ayuntamientos más relevantes en las últimas elecciones respectivas. Expectativas lamentablemente frustradas en muy poco tiempo por falta de ideas y determinación para, al menos, intentar solucionar de verdad los problemas estructurales que hacen insostenible al sistema. Y lo que es más grave, sin una oposición enfrente que le pueda hacer sombra en ningún sitio, porque ya se encargó el desastroso Zapatero de dejar a su partido, como a España, en la más absoluta de las miserias.

Lo de don José Luis tuvo bemoles, porque cogió un país en inmejorables condiciones -las mejores de su historia- para haber dado un salto cualitativo adelante y, por el contrario, lo dejó arruinado. Aunque sólo engañó en una cosa, es cierto. Dijo que era rojo, feminista y utópico; cosas que demostró; pero no dijo que era tan incompetente como indocumentado e irresponsable, que es en lo que de verdad mintió a propios y extraños.

Pero lo de don Mariano tiene, si cabe, más enjundia y delito. Con treinta largos años de experiencia en distintos cargos políticos y ejecutivos en primera fila de la política local, autonómica y estatal; con más poder que nadie desde Franco, sin oposición relevante, como hemos dicho; y viéndoselas venir un año largo antes de llevar a la primera magistratura del país, no sólo ha sido incapaz de tener una sola idea útil para sacarnos adelante aminorando la insostenible losa administrativa y política que nos hunde irremisiblemente, sino que insiste en mantener el tinglado sangrando, Montoro mediante, a los pocos que aún respiran sin asistencia y a todo aquel que se atreve a moverse emprendiendo algo de provecho en nuestra mal gobernada nación. A quien aún se moja creando puestos de trabajo y, por lo tanto riqueza, ni un soplo en el ojo, y leña al mono que estos gilipollas lo aguantan todo. Hará bueno a su predecesor.

Pregunten por ahí a ver que les dicen, si es que lo dudan.

Las dos primeras
Así que sólo nos queda la esperanza de las ideas. Y en este caso habría que hacer como en las antiguas reuniones creativas denominadas tormentas de ideas. Todas valen, en principio, siempre y cuando sean para mejorar y no para destruir estérilmente. Hemos avanzado demasiado para tirar ahora por el camino de en medio despreciando lo mucho bueno conseguido en estos tres decenios.

Las dos primeras debían ser, por abrumadora coincidencia ciudadana, hacer un verdadero pacto de estado entre quienes corresponda para encarar el futuro, y adelgazar la estructura política y administrativa para no tirar por el desagüe el insufrible esfuerzo a que se está sometiendo infamemente al pueblo español. Ése que sería un buen vasallo si tuviese buen señor, como tantas veces ha demostrado.

Cataluña
¿Por qué mienten tanto?
Antonio Robles Libertad Digital 12 Abril 2013

Hay que tener fe en la libertad. Esta batalla, un día u otro la ganaremos. El integrismo nacionalista empeñado en reducir Cataluña a una comunidad monolingüe vive de la mentira y la imposición, pero la primera cada día es más difícil de sostener, y la segunda comienza a ser erosionada por las sentencias de los tribunales, la representación parlamentaria cada vez mayor de C’s y la sociedad civil, que se despereza al ritmo de su miedo ante tanta imposición.

¿Por qué miente tanto el nacionalismo catalán? O, si quieren, ¿por qué mienten con tanta impunidad? Ayer, los titulares, las tertulias, las cabeceras de TV3, todo el tejido social catalanista coincidía en titular de la misma manera que su órgano oficioso, La Vanguardia: "El TSJC exige que la clase sea en castellano si un alumno lo pide". La indignación del establishment ha respondido como el perro de Pavlov al estímulo. ¿Para qué se van a leer la sentencia? Consideran intolerable que la voluntad de un solo niño obligue a toda una clase a cambiar de lengua vehicular. La indignación que tratan de transmitir estos titulares está basada en el supuesto abuso de que un solo niño obligue a estudiar en castellano a toda la clase. Aparte de su falsedad (enseguida me ocuparé de ella), resulta increíble que consideren intolerable la posibilidad de que un solo niño obligue a una clase a estudiar en su lengua, pero ven maravilloso imponer ellos el catalán como única lengua docente a todos los niños de Cataluña. Imposible ser más sectario.

Pero es que, encima, la aseveración en la que fundamentan su indignación es falsa. La sentencia no dice que el niño obligue al resto a estudiar sólo en castellano, sino también en castellano. Es decir, el auto del TSJC obliga a aplicar en el grupo donde estudia cada uno de los niños la conjunción lingüística, es decir, en catalán y castellano, en la proporción que la Generalidad considere oportuno, sin que ninguna de las dos lenguas sea exclusiva ni excluyente. Quedan excluidas, pues, tanto la atención individualizada, a la cual dedica un párrafo específico para denunciar su improcedencia, como la inmersión lingüística generalizada.

Si la sentencia es tan clara, ¿cómo se atreven a falsearla de modo tan obsceno? Por dos razones: por el grado de adoctrinamiento sistemático de la sociedad civil y porque saben que con ésta de su parte pueden ganar en los medios lo que pierden en los tribunales. De ahí su necesidad de controlar la escuela a través de la inmersión, de ahí su resistencia a recortar presupuestos sustanciales en TV3 o a eliminar las subvenciones destinadas a la construcción nacional.

Tener una sociedad civil ensimismada obsesivamente en la construcción nacional les permite todas estas arbitrariedades. Desde las mentiras hasta la insumisión. Por eso las mil y una obsesiones compulsivas colectivas nacidas del delirio nacional de una generación de profetas de la independencia no son, ni deben ser, objeto de ridículo o desprecio, sino referencia de lo que se debe combatir con la razón. Por ejemplo, la superstición de marcar con la cifra de 1714, año de la derrota de los partidarios del archiduque Carlos frente a los de Felipe de Anjou en la Guerra de Sucesión, todo tipo de acontecimientos, acciones o emblemas. ¿Se acuerdan de la campaña para interrumpir con gritos de independencia los partidos del Barça cada vez que el marcador señalara el minuto 17 con 14 segundos de cada tiempo? Pues ahora la idea se ha extendido a las dimensiones de la senyera que quieren instalar en el Borne con motivo del aniversario de fecha tan lamentada: 17 metros y 14 centímetros, ni uno más ni uno menos. Se hicieron verdaderas locuras para lograr el número de lotería de navidad 01714, el Museo Nacional de Cataluña dispone de rutas turísticas con dicha fecha, se han realizado todo tipo de prendas, hay restaurantes, monas de Pascua, infinitos amuletos a ella dedicadas. Me imagino que la lencería de lujo que damas y caballeros utilizarán para el aniversario de fecha tan señalada llevará la cifra sagrada; como me imagino que más de uno estará temblando por si su pene no está en consonancia con la medida nacional, 17 centímetros y 14 milímetros. Genialidades plagiadas de foros anónimos.

No me estoy choteando. De excitaciones y remansos obsesivos como estos nace la disolución de la razón y la crítica a las propias convicciones. Una sociedad obsesionada colectivamente con estas supersticiones es una sociedad acrítica. La misma que en 30 años nunca sospechó, indagó ni publicó la inmensa fortuna que la familia Pujol amasaba sospechosamente a la vista de todos; y ahora que está en ruinas repite como un autómata: "España nos roba".

La administración catalana deberá impartir enseñanza bilingüe en las clases de 10 centros escolares de Cataluña donde los padres lo habían solicitado.
CONVIVENCIA CÍVICA CATALANA  12 Abril 2013

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado de forma definitiva en 10 autos judiciales dictados entre el 6 y el 14 de marzo que la administración catalana deberá impartir enseñanza bilingüe en las clases de 10 centros escolares de Cataluña donde los padres lo habían solicitado.

Concretamente, el TSJC ha corroborado las medidas cautelares explicitadas en diferentes autos de los meses de enero y febrero de este año en los que ya había requerido al gobierno autonómico catalán a aplicar el bilingüismo en dichos centros y que habían sido recurridos.

La Consejería de Educación reclamaba la anulación de las medidas cautelares de aplicación del bilingüismo en los 10 centros escolares y dicho recurso ha sido desestimado por el TSJC, que ha confirmado las medidas tomadas de aplicación del bilingüismo.

Convivencia Cívica Catalana solicitaba que el TSJC explicitara con mayor detalle la forma de aplicación del bilingüismo en los centros afectados por entender que no estaba suficientemente aclarada en sus resoluciones de enero y febrero. La entidad cívica valora que en los autos que acaba de dictar el TSJC en marzo se explica de forma más concreta cómo el centro debe aplicar la enseñanza bilingüe.

Con relación a la decisión del TSJC, Convivencia Cívica Catalana da a conocer a la opinión pública que:

1. La Consejería catalana de Educación deberá introducir un modelo de enseñanza bilingüe que utilice como lenguas vehiculares ambas lenguas oficiales en las clases de 10 centros escolares de Cataluña donde los padres lo habían solicitado. La medida, instada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, afectará a unos 300 alumnos catalanes y deberá aplicarse de forma inmediata sin esperar al próximo curso.

2. Los 10 centros escolares se hallan distribuidos en diferentes localidades de la geografía catalana: cinco en la provincia de Barcelona, tres en las comarcas de Tarragona y otros dos en las gerundenses.

3. La decisión del TSJC es irrecurrible y, en consecuencia, el gobierno autonómico catalán ya no puede presentar ningún recurso contra las medidas adoptadas a favor del bilingüismo en dichos centros.

4. Los autos aclaran el marco de derechos lingüísticos que tienen los padres en el sistema educativo de Cataluña. El TSJC establece que los padres en Cataluña tienen derecho a solicitar una enseñanza bilingüe para sus hijos, pero no tienen el derecho a solicitar la enseñanza sólo en catalán o sólo en castellano. En definitiva, el TSJC pone de relieve que a una sociedad bilingüe le corresponde una educación bilingüe y no el actual modelo monolingüe de enseñanza que utiliza el catalán como única y exclusiva lengua vehicular.

5. De forma más concreta, el TSJC pone de nuevo en tela de juicio el modelo actual de la inmersión y subraya que ningún padre puede exigir el derecho a recibir la enseñanza sólo en catalán de acuerdo a la inmersión lingüística. En concreto, el Tribunal establece literalmente que puede haber “padres que puedan querer y desear que el modelo lingüístico actual [de la inmersión] no se modifique. Ahora bien ello no es óbice a lo acordado. Es sabido que el derecho fundamental a la educación (artículo 27 de la Constitución Española) en su aspecto lingüístico no garantiza ningún derecho de opción a recibir la enseñanza exclusivamente en una sola de las lenguas oficiales”

6. El TSJC recuerda al gobierno autonómico catalán que el sistema bilingüe sí está de acuerdo con la Constitución y en los autos afirma que “el modelo de conjunción lingüística o bilingüismo integral es conforme con el bloque de constitucionalidad”.

7. La Justicia subraya también que el español y el catalán deben estar presentes en la educación de los alumnos en Cataluña en proporción suficiente de ambos idiomas. Y alerta sobre el desequilibrio llamativo en la distribución horaria de las dos lenguas en las escuelas analizadas, considerando inaceptable el uso del castellano en tan solo 3 de las 25 horas lectivas de la semana escolar. En concreto, el TSJC recuerda al gobierno catalán literalmente que: “una cosa es que el catalán sea el centro de gravedad y otra que ocupe todo el espacio” y remarca “hasta el punto de que en los casos examinados por esta Sala tan sólo se empleaba el castellano durante 3 horas semanales”.

8. Convivencia Cívica Catalana recuerda que la mayoría de padres catalanes están a favor del bilingüismo y de educar a sus hijos en las dos lenguas oficiales y no sólo en catalán, tal como demuestran los sondeos realizados por instituciones públicas. La inmersión y la enseñanza sólo en catalán recibe sobre todo el apoyo del poder político y su entorno de organizaciones subvencionadas pero no de la mayoría de ciudadanos catalanes.

9. La entidad remarca que en ningún otro territorio bilingüe de Europa se aplica ningún modelo parecido al sistema de inmersión catalán porque en todos los territorios bilingües europeos integran sus dos lenguas oficiales como lenguas vehiculares de educación. Lo que reclama, por tanto, Convivencia Cívica Catalana en Cataluña es lo normal en Europa. Lo que no es normal es el sistema monolingüe y excluyente de la inmersión que trata a la lengua de la mitad de la sociedad como si fuera una lengua extranjera en nuestras escuelas, con el mismo número de horas que el francés o el inglés.

10. Convivencia Cívica Catalana considera que el gobierno autonómico debería cambiar a la mayor brevedad el sistema global de la inmersión, transformándolo en un sistema educativo bilingüe. Mientras la Consejería de Educación siga obstinada en aplicar un modelo monolingüe de enseñanza sólo en catalán seguirá habiendo un goteo permanente de padres y sentencias que exijan el bilingüismo.

11. Convivencia Cívica Catalana subraya de nuevo su compromiso con la defensa del bilingüismo, es decir, con un uso respetuoso, proporcionado y equilibrado de nuestras dos lenguas oficiales en las escuelas frente al modelo monolingüe, excluyente y que conduce al fracaso escolar de tantos alumnos castellanohablantes como es la inmersión lingüística.


Días después de los autos de TSJC
La Cámara autonómica rechaza nuevamente el bilingüismo escolar
El Parlamento autonómico rechaza el bilingüismo escolar tras conocerse la orden del TSJC para aplicarlo
www.vozbcn.com 12 Abril 2013

El pleno del Parlamento autonómico de Cataluña ha rechazado este jueves una moción presentada por Ciudadanos para adaptar el sistema escolar catalán al modelo bilingüe que ordenan múltiples sentencias de los tribunales, haciendo que el catalán y el castellano sean lenguas vehiculares de forma ‘equilibrada y suficiente’. La propuesta también planteaba ir introduciendo ‘de forma progresiva’ una lengua extranjera.

La iniciativa de la formación liberal-progresista solo ha contado con el apoyo del PP, mientras que CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP han votado en contra.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido a la consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), de que “el modelo monolingüe obligatorio en una sola lengua se ha acabado”, y ha instado a trasladar a las escuelas públicas lo que ha calificado de “modelo presidencial”, en referencia a las escuelas privadas en las estudian o han estudiados los hijos del presidente autonómico Artur Mas y su antecesor, José Montilla, donde catalán, español e inglés son vehiculares.

Rivera ha cargado contra la situación “surrealista” que supone que la Generalidad se niegue a cumplir las sentencias de los tribunales y se “enroque” en seguir excluyendo el castellano como lengua escolar junto al catalán, lo que ha atribuido a la imposición del “espíritu nacional” por encima “de los derechos, de la justicia, del sentido común y de la excelencia”.

Para el líder de Ciudadanos, que ha calificado la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán como un modelo “obsoleto y retrógrado”, la posición de Rigau puede suponer incurrir en “delitos de insumisión”.

El PSC insta a seguir defendiendo la inmersión
La diputada autonómica del PP María José García Cuevas ha defendido un modelo escolar trilingüe similar al de Ciudadanos y ha instado a Rigau a “cumplir las sentencias” y a preguntar a los padres de los alumnos sobre cuál es el modelo lingüístico que prefieren para sus hijos. “Cataluña es el único territorio del mundo donde la lengua oficial del Estado está excluida del sistema educativo”, ha lamentado.

Desde la CUP, Quim Arrufat ha reiterado que su partido seguirá defendiendo la inmersión, a pesar de ser un modelo ilegal. Mientras que el diputado autonómico de ICV-EUiA Joan Mena ha apostado por la inmersión como un sistema de “convivencia y cohesión social”, y ha rechazado que sea “una herramienta identitaria”.

Joan Ignasi Elena (PSC) ha señalado que “el catalán necesita una discriminación positiva porque si no sufriría discriminación”, y ha defendido la exclusión del español como lengua vehicular escolar junto al catalán pro el bien de “la cohesión social y la unidad civil del pueblo de Cataluña”. Además, se ha jactado del papel que tuvo el PSC en la implantación de la inmersión obligatoria en catalán, un sistema que “es necesario seguir defendiendo”, ha añadido.

La diputada autonómica de ERC Anna Simó ha descartado que la prohibición del castellano como lengua vehicular escolar suponga la desatención de los derecho de una parte de la población y ha señalado que el catalán todavía “no está normalizado en Cataluña”. Desde CiU, Ramona Barrufet ha indicado que “no hay ningún problema lingüístico en las escuelas”.

Rifirrafe entre Ciudadanos y la CUP
Cartel de la convocatoria del 'escrache' contra una conferencia de Albert Rivera (C's) en La Garriga (Barcelona) por parte de la CUP.

Uno de los momentos más tensos del debate se ha producido cuando Rivera ha criticado a la CUP por haber convocado un escrache (acoso) contra una conferencia que el propio dirigente de la formación naranja tenía previsto celebrar este jueves en La Garriga (Barcelona), que finalmente ha sido suspendido.

Riviera ha acusado a Arrufat de haberse acercado a él tras su intervención para amenazarle con “que nos vayamos acostumbrando porque habrá más” contramanifestaciones, lo que ha provocado el enfado del portavoz de Ciudadanos, Jordi Cañas. Sin embargo, sus protestas solo han servido para que la presidenta del Parlamento autonómico le haya retirado la palabra.

Arrufat ha asegurado que “no había voluntad de amenazar” y ha defendido el escrache como “una protesta absolutamente legítima contra los que entendemos que son los representantes políticos del Estado español en Cataluña, una mezcla de formación que va entre el Ministerio Fiscal, Intereconomía y una inquisición del siglo XXI“.

La Consejera Rigau suspende en lengua y en matemáticas
Convivencia Civica Catalana  12 Abril 2013

Estimados socios, simpatizantes y amigos de Convivencia,

Sabéis por algunos medios de comunicación que la Consejera de Educación del gobierno autonómico catalán, Irene Rigau, ha dado a conocer una cifra de 123 solicitudes de enseñanza bilingüe presentadas en los últimos años.

Convivencia Cívica Catalana ya ha denunciado que esas cifras están alejadas de la realidad por ser muy inferiores a las reales.

Para hacerse una idea de lo poco reales que son esos datos, debe tenerse en cuenta que en tres centros educativos del distrito de Sarriá-San Gervasio de Barcelona y en uno de Lérida, los padres nos han hecho llegar en torno a 100 solicitudes en cada uno de esos centros, como bien sabéis los padres de esos colegios que sois los que recogisteis los impresos.

En consecuencia, tan solo contabilizando las solicitudes recibidas en cuatro centros escolares de Cataluña ya suman en torno a 400 solicitudes. Y Convivencia Cívica Catalana ha recogido solicitudes en 90 centros escolares de 34 localidades, distribuidas por toda Cataluña. Es obvio que la suma es sustancialmente mayor que la cifra de la señora Rigau.

Si la actitud de la señora Rigau, incumpliendo leyes y sentencias era lamentable, ahora con la presentación de estas cifras, lo es aún más.

Lo que no se puede hacer es confundir a la opinión pública, contabilizando sólo los casos de aquellos padres que hayan presentado recursos o hayan seguido la vía judicial y ocultando el dato del número de solicitudes realmente presentadas y registradas ante la Consejería, con independencia de que después el padre haya hecho o no alguna gestión posterior. Eso no es honesto.

Como tampoco es honesto que en la Consejería de Educación del gobierno catalán estén intentando rebajar el número de solicitudes que presentamos, mirándolas con lupa para encontrar cualquier defecto.

Por ejemplo, en muchos casos han descartado peticiones de padres exagerando cualquier pequeño defecto de forma. También nos hemos encontrado con la excusa de la poca legibilidad de algún dato escrito a mano. O que el domicilio de notificación no coincide con el del padre porque era el de Convivencia Cívica Catalana. O en otros casos no nos han aceptado solicitudes que los padres nos han remitido escaneadas por medio de correo electrónico.

En resumen, en la Consejería de Educación se han convertido en grandes expertos en poner obstáculos para contabilizar cuantas menos solicitudes de enseñanza bilingüe.

De todas formas, mirémoslo de otra forma. Primero dijeron que eran solo 3 familias, después 5, más tarde 15 y ahora ya dicen que son 123. Vamos avanzando. Sobre todo, si tenemos en cuenta que siempre hay que aplicar un factor de corrección al alza de los “rigurosos” cálculos matemáticos de la señora Rigau.

En Convivencia Cívica Catalana pensamos que si la señora Rigau está tan convencida de que son muy pocos padres los que quieren la enseñanza bilingüe con uso equilibrado de español y catalán, entonces lo tiene muy fácil: ¿por qué no pone la famosa casilla a la que está obligada en el impreso de matriculación para que los padres puedan de forma cómoda elegir su opción lingüística? ¿Por qué les da tanto miedo dejar escoger libremente a los padres? ¿Por qué tantos obstáculos y dificultades?

En Convivencia Cívica Catalana consideramos lamentable que el gobierno autonómico catalán esté embarcado en una campaña de desinformación de la opinión pública con el objetivo de que los ciudadanos tiren la toalla y desistan de ejercer sus derechos.

En Convivencia Cívica Catalana tenemos claro que no lo van a conseguir. Es más, por iniciativa de varios padres se va reforzar la campaña de recogida de solicitudes de enseñanza bilingüe en próximas fechas.

Esta es una lucha por el respeto a los derechos lingüísticos de los padres e hijos, por el cumplimiento de las leyes y por el sentido común. Sencillamente porque a una sociedad bilingüe le corresponde por lógica y respeto a todos una escuela también bilingüe.

Como recordaba hace unos días la catedrática Mercè Vilarrubias, en ningún otro territorio bilingüe de Europa se aplica nada parecido al sistema de inmersión catalán porque en todos integran sus dos lenguas oficiales como lenguas vehiculares de educación.

Lo que estamos pidiendo nosotros es lo normal en Europa. Lo anormal es el sistema excluyente y monolingüe que sufrimos en Cataluña y que trata a la lengua de la mitad de la sociedad como si fuera una lengua extranjera en nuestras escuelas.

Como no puede ser de otra manera, Convivencia Cívica Catalana va a seguir trabajando por conseguir un sistema educativo donde nuestras dos lenguas se utilicen de forma respetuosa y equilibrada, más allá de las campañas de manipulación, intoxicación y desinformación de algunos.

Por supuesto, como siempre estamos a vuestra entera disposición para cualquier duda o comentario.

Recibid un cordial saludo,

CONVIVENCIA CIVICA CATALANA
Defendemos tus derechos
www.convivenciacivica.org
http://facebook.com/ ConvivenciaCivicaCatalana
http://twitter.com/ ccivicacatalana
Apartado de Correos 6142
08080 BARCELONA
Teléfonos 606 276 326 / 659 055 939

Enseñanza bilingüe en 10 centros escolares de Cataluña
Convivencia Civica Catalana  12 Abril 2013

Estimado/a amigo/a,

Como probablemente sepas por los medios de comunicación, Convivencia Cívica Catalana ha conseguido que en 10 centros escolares se imparta enseñanza bilingüe en las clases en las que padres de Barcelona, Tarragona y Gerona, asesorados por nuestra asociación, lo habían solicitado.


Ello significa que en estas clases se deberán utilizar como lenguas vehiculares de enseñanza las dos lenguas oficiales y no sólo una.

Queremos subrayar que lo que los padres han solicitado y la Justicia ha concedido es la enseñanza bilingüe, no la enseñanza sólo en castellano, como algunos, en una interpretación malintencionada, dan a entender. En concreto y de forma literal, “una enseñanza conjunta en las dos lenguas oficiales, de forma proporcionada y sin desequilibrio entre ellas”.

Hay que remarcar también que en absoluto los autos pretenden eliminar el catalán del sistema educativo ni de las clases afectadas, como algunos políticos han dicho, sino que catalán y castellano convivan de forma conjunta en la enseñanza de la misma forma y con la misma normalidad que lo hacen en la calle, lo cual consideramos que es algo completamente razonable y lógico.

Lo que no es normal es convertir a las escuelas en Cataluña en guetos monolingües de espaldas a la realidad social bilingüe.

Los 10 centros escolares a los que afecta la medida se hallan distribuidos en diferentes localidades de la geografía catalana: 5 en la provincia de Barcelona, 3 en Tarragona y otros 2 en Gerona. Convivencia Cívica Catalana ha contactado en los últimos días con todos los padres a los que les afectan los autos para anunciarles por teléfono la noticia antes de lanzarla a los medios de comunicación, con lo cual, todos los padres están informados.

Podemos también anunciar que habrá casos de más padres que van a seguir apareciendo.

La decisión tomada por la Justicia en esta ocasión es un paso adelante de una cierta envergadura y es una victoria del bilingüismo y del sentido común, ya que a una sociedad bilingüe le debe corresponder por lógica y por respeto a todos una escuela también bilingüe.

Adjunto a este correo encontrarás la nota de prensa emitida por Convivencia Cívica Catalana con toda la información sobre los autos del TSJC.

Como sabes, Convivencia Cívica Catalana se caracteriza por su compromiso con la defensa del bilingüismo, es decir, con un uso equilibrado de nuestras dos lenguas oficiales en las escuelas frente al modelo monolingüe de la enseñanza únicamente en catalán.

Por supuesto, para cualquier duda o comentario estamos a tu entera disposición.

Atentamente,

España / Escolarización en castellano
UGT apoyará la desobediencia de los maestros a los autos del TSJC
Efe. Barcelona. La Razón 12 Abril 2013

El sindicato UGT de Cataluña apoyará a los maestros que opten por desobedecer los autos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que instan a impartir las clases en castellano si los padres de un solo alumno piden la escolarización en esta lengua.

En un comunicado, UGT opina que los autos del TSJC son "políticos y no jurídicos" y "atacan el derecho fundamental de los niños y niñas de nuestro país a ser escolarizados en catalán".

Para el sindicato, el texto del alto tribunal catalán se puede interpretar "como una reminiscencia del proyecto de nueva ley de Educación, más conocida como Ley Wert".

Además, reitera que no existe conflicto lingüístico en las aulas y que en Cataluña seguirán apostando por el consenso social y político por lo que se refiere al catalán para que sea la lengua común en las escuelas y un modelo de éxito reconocido internacionalmente.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Deslealtad catalana y fuga de Rajoy y Rubalcaba

Pablo Sebastián www.republica.com  12 Abril 2013

Bastante mal le han debido de ir a Artur Mas sus recientes y secretos viajes a Madrid para conversar en privado con Rajoy y Rubalcaba. No ha sacado nada en claro, amén de buenas palabras y a pesar que ha sido tratado con exceso de cortesía y complacencia. Y dicen que peor le ha sentado a Mas el desafío que le ha lanzado Rajoy en el Senado de que venga a las Cortes Españolas, como en su día Ibarretxe, a proponer la reforma de la Constitución para lograr la independencia de Cataluña. Y es por ello por lo que el catalán ha aumentado sus niveles de deslealtad al Estado y a la Constitución acelerando, de manera alocada, sus planes secesionistas para el referéndum catalán de autodeterminación y estructuras “estatales” para Cataluña. Dos nuevas vueltas de tuerca en contra del marco legal y constitucional español que son consecuencia de su creciente malestar y también de las blandas respuestas que siempre ha recibido en Madrid a todas y cada una de sus deslealtades.

Entre otras cosas gracias a la pasividad del Gobierno del PP Rajoy y de la oposición del PSOE que lidera Rubalcaba, frente a la rebeldía y deslealtad del Gobierno de Cataluña, CiU, ERC y el poder económico catalán que avala todo ello empieza a ser insufrible para la legalidad, la Constitución, la defensa de libertades y los Derechos Humanos (en enseñanza), la unidad de España y la dignidad de españoles que habitan en Cataluña y en el resto de España.

Que CiU se “eche al monte” y Artur Mas enfile el camino de su suicidio político no impide que, de una vez por todas, el Gobierno de España y el primer partido opositor, el PSOE -solo interesado en salvar su alianza con el PSC- pongan el punto final a semejante disparate anti democrático que ya está causando un grave daño a España, y a la imagen de nuestro país en la UE y ante el resto del mundo. Pero, por lo que se ve, seguimos con los paños calientes y con exceso de “seny” españolista frente a la bronca permanente e insultante del nacionalismo catalán.

Todo empezó en la Diada del pasado 11 de septiembre cuando el gobierno catalán -sin su presidente que se quedó en el balcón- se sumó a la manifestación independentista en la que se exhibió una pancarta con el lema “España nos roba”. El mensaje y argumento del nacionalismo secesionista y de la demencial deriva de CiU con el que Artur Mas tapa el despilfarro catalán para culpar a España de su situación de quiebra lanzando amenazas al Gobierno de España.

Y diciendo a Rajoy en la Moncloa, como ocurrió tras la Diada, que o se le condecía el “pacto fiscal” o “atente a las consecuencias”. Un lenguaje propio de delincuentes que Rajoy se tragó siguiendo su habitual y temeroso y escapista comportamiento político, en vez de expulsar a Mas de su despacho tras quitar importancia a la Diada que calificó de “lío” y “algarabía”. Porque rebajando la importancia de ambos hechos él justificaba su comportamiento impropio de su cargo y su fuga, a pesar de ser el presidente del Gobierno de España.

De semejantes desafíos de Mas, CiU y Gobierno de la Generalitat con insultos y descalificaciones a España se deriva todo lo demás: elecciones anticipadas -en las que Mas y CiU salieron vapuleados y en manos de ERC-; el furioso y demencial anunció de poner en marcha instituciones “nacionales” y un referéndum ilegal de autodeterminación (luego apoyado por el PSC); y la declaración del parlamento catalán sobre la soberanía catalana, aprobada meses más tarde con evidente desafío a la Constitución, y en la espera de un recurso del Gobierno al Tribunal Constitucional.

A su vez, Mas solo consiguió un pacto de investidura con ERC pero no un apoyo para gobernar y aprobar los Presupuestos de 2013, al tiempo que pide al gobierno de Madrid, desesperado, mayor flexibilidad para el ajuste fiscal catalán, mejoras en su recaudación de impuestos, financiación para atender sus altos niveles de deuda (50.000 millones), y además el apoyo político del PP y del PSC para salvar los Presupuestos, motivo todo ello de sus vergonzantes visitas secretas a Madrid para reunirse con Rajoy y Rubalcaba.

Y para que no quede duda de que sus ruegos y viajes a Madrid suponen frenar su ímpetu independentista, Mas y su Gobierno dicen que no piensan aplicar la sentencia del tribunal superior catalán en defensa de la enseñanza en Castellano en las escuelas, reafirman que no darán una tregua ni un paso hacia atrás en su proyecto secesionista, y como guinda del espectáculo sus socios de ERC montan en el Congreso de los Diputados el numerito circense del discurso en catalán, al viejo estilo de Batasuna.

Y Rajoy tocando el violón por miedo a tener que tomar drásticas decisiones y temeroso de la incidencia que esta rebeldía catalana puede tener en los mercados y en la UE si finalmente tuviera que intervenir la autonomía catalana por incumplimientos del déficit u otros desafíos inconstitucionales. Y Rubalcaba en una situación parecida a pesar que su problema, como partido de la oposición, es menor pero también preso del otro chantaje: el del PSC que se les ha pasado al campo de la autodeterminación, sin que el PSOE se atreva a romper con ellos y de paso a presentar sus propias siglas en el espacio electoral catalán, donde propone un Estado federal imposible de realizar.

Y todo ello adornado con el gran espectáculo de la corrupción de los primeros dirigentes de CiU -caso Palau para Convergencia, caso Pallerols para Unió-, y la familia Pujol casi en pleno tocada por su misteriosa y secreta fortuna y otros tráficos de influencias, y todos ellos y el independentismo catalán y diciendo que todo esto es fruto de la mano negra de las cloacas del Estado pero sin dar la menor explicación sobre la enorme fortuna de los Pujol.

Y para que no haya dudas de la gravedad de la situación ahí está el gran silencio del mundo económico y financiero catalán que ha dado alas al independentismo de CiU y de Artur Mas. Primero jugando contra el Tribunal Constitucional por sus correcciones al Estatuto y luego apoyando el pacto fiscal que es inconstitucional como el referéndum de autodeterminación. Ahora estos sectores están más callados pero no hacen nada para forzar a CiU a poner punto final al desvarío, a pesar que los partidos independentistas, sus medios de comunicación y organizaciones afines dependen económicamente de estos poderosos, de ahí su complicidad por muy taimada que sea en estos momentos.

Con la deslealtad constitucional que practican Mas y su Gobierno, no hay nada de qué hablar o que pactar. Esa es y debería ser la actitud de Rajoy y Rubalcaba frente a Mas, CiU y el gobierno de la Generalitat. La frase de Rajoy de “y no hablo con Mas de las cuestiones que están fuera de la ley”, es una intolerable cobardía dado que supone que solo habla con Mas de lo que le conviene a este dirigente catalán pero no de lo que debe exigirle España. Y eso es así, y a juego con casi todo -La Corona, la corrupción, el paro, etcétera- y así nos va.

Altura de miras
Un atisbo de racionalidad
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 12 Abril 2013

Cada vez necesito menos tiempo para leer los diarios. Antes sólo salteaba las páginas de deportes, cuyo contenido siempre me ha parecido tan deleznable como los personajes que en ellas aparecen mitificados: puro opio para las masas. Después empecé a prescindir de las de economía, pobladas de datos contradictorios y opiniones abstrusas de las que mi escasa preparación me impedía sacar algo en limpio. Ahora me he blindado contra la avalancha de noticias sobre escándalos y corrupciones. No porque me sienta cómplice de tantos desafueros como los que denuncia la prensa, o porque sea partidario de tolerarlos, absolverlos o dejarlos prescribir, como demasiado a menudo sucede, sino porque prefiero que sea la justicia, y no la muy manipulable opinión pública, la que se ocupe de ellos y los castigue, implacablemente, cuando corresponde.
Chanchullos eclipsados

En verdad, he convivido con escándalos y corrupciones desde que empecé a interesarme por la política. Primeramente fui testigo de ellos en el partido en que milité en Argentina, la Unión Cívica Radical, cuya sede central fue adquirida con los sobornos que pagó una empresa española de electricidad. Mucho peores fueron los del peronismo, al que no combatí por sus embrollos sino por su feroz autoritarismo. En España voté al PSOE cuando lo enlodaban los casos Flick, Luis Roldán, Juan Guerra y Filesa, y lo hice porque me parecía que su ruptura con el marxismo, su integración en la OTAN, su acomodamiento thatcheriano a la reconversión industrial y su guerra sin cuartel contra ETA lo convertían en el mejor instrumento para modernizar España adaptándola a los valores de un Estado democrático y liberal.

Después de 1994 en Cataluña, y del 1996 en toda España, las alianzas del PSOE con los comunistas y sus coqueteos con el nacionalismo me llevaron a votar al PP, y lo sigo y seguiré haciendo porque lo considero el antídoto más eficaz contra el nihilismo de los antisistema y la obsesión retrógrada de los secesionistas. En esta emergencia, los Bigotes, los Bárcenas y los Urdangarin pueden servir como pantalla para distraernos de la labor de zapa que realizan quienes están empeñados en descuartizar España. Por consiguiente, tampoco creo que haya que hacer hincapié en los chanchullos de los Millet o del clan Pujol y sus socios de CiU, sino en el hecho de que la mayor transgresión de esta cofradía consiste en estimular fobias identitarias e instintos primarios para conquistar el poder hegemónico y proceder a ese descuartizamiento. Los chanchullos, por graves que sean, quedan eclipsados cuando se los compara con los atentados que perpetran contra la convivencia ciudadana y la cohesión social.

Mi negativa a dejarme encandilar por las campañas anticorrupción tras las cuales se ocultan segundas intenciones ha quedado explícita en los artículos "Vade retro, Savonarola" y "Las cruzadas de doble filo", de próxima aparición en La Ilustración Liberal. En ambos cito la sentencia de Emanuel Kant "De una madera tan retorcida como de la que está hecho el hombre no puede tallarse algo enteramente recto", y acoto que la antepondría a las largas disquisiciones que se formulan en torno de lo que está sucediendo en España, sobre todo para tapar la boca a algunos savonarolas locales que pretenden monopolizar la virtud. La madera de la que ellos están hechos no tiene una textura distinta de aquella con que la naturaleza ha dotado a los demás seres humanos.
Encantadores de serpientes

La cruzada moralizadora está programada, en parte, para encubrir la ofensiva de los descuartizadores. Pero va mucho más allá. Escribe Victoria Prego (El Mundo, 9/4):

Si la Monarquía se tambalea, se tambalea la Constitución, se tambalea nuestro edificio jurídico-político y, con él, nuestro futuro, ya destrozado por una dramática crisis económica y social a la que hay que sumar la amenaza secesionista que palpamos cada día. Un escenario de desastre.

Y las alternativas que ofrecen los encantadores de serpientes revelan que o son unos perdularios o viven en Babia. Cualesquiera sean los títulos que ostenten. El prestigioso catedrático Julián Casanova argumenta (El País, 7/4):

Hacer política sin oligarcas ni corruptos, recuperar el interés por la gestión de los recursos comunes y por los asuntos políticos. En eso consiste la república.

El catedrático nos toma por idiotas cuando intenta vendernos su mercancía tarada. Ni Estados Unidos ni Argentina, ni Francia ni Venezuela, ni Italia ni China, ni Alemania ni Cuba, todas ellas repúblicas, están libres de oligarcas y corruptos, a pesar de que existen distancias siderales entre las que tienen el mérito de funcionar como sociedades abiertas y desarrolladas y las que deben resignarse a soportar regímenes despóticos o tercermundistas. Precisamente, la diferencia no está en los sistemas de gobierno, sino en la calidad de vida que comparten algunas monarquías y repúblicas avanzadas, por contraposición al desbarajuste opresivo que caracteriza a las monarquías y repúblicas atrasadas.

Un ejemplo de esta fascinación que las mercancías taradas ejercen sobre algunos republicanos de postín lo encontramos en el homenaje que estos rindieron al sátrapa venezolano Hugo Chávez cuando se cumplió un mes de su muerte. La figura estrella del acto que se celebró en el Auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras fue el líder comunista Cayo Lara, acompañado –entre otros– por Diego Valderas, vicepresidente de la Junta de Andalucía, y por delegados del grupo municipal del PSOE de Madrid encabezados por Pedro Zerolo, secretario de Movimientos Sociales. Lara rindió tributo a la dictadura castrista, sin la cual, dijo, es imposible entender la escalada chavista en América Latina. Más o menos lo mismo que se puede leer en la "Epifanía" que el ideólogo de los antisistema, Ignacio Ramonet, dedicó al caudillo muerto en Le Monde Diplomatique. Todo, eso sí, en un marco muy republicano.
Tentaciones malsanas

En medio del desquicio vislumbro, sin embargo, un atisbo de racionalidad. Algunos observadores discreparán con mi razonamiento y lo atribuirán a un exceso de mis incorregibles pragmatismo y posibilismo, pero no puedo silenciarlo. Lo que me tranquiliza es el hecho de que Miquel Roca i Junyent haya aceptado asumir la defensa de la infanta Cristina en el caso de que sea imputada por algo que yo, que no leo la crónica de escándalos y corrupción, no sé muy bien en qué consiste, aunque me dicen que está relacionado con las actividades de su esposo. Lo que sí sé, y me interesa, es que este abogado forma parte de la cúpula del entramado nacionalista, un entramado que una camarilla de talibanes ha secuestrado para emprender una loca aventura secesionista. Al frente de la camarilla está, hoy, un personaje que llevó su soberbia al extremo de cubrir con un paño negro la imagen del Rey que estaba a sus espaldas en el plató de la televisión catalana. No toleró compartir el encuadre con el Borbón.

El abogado Miquel Roca, en cambio, mantiene excelentes relaciones con la Casa Real. Junto a Isidre Fainé y Lluís Reverter, tuteló la entrada de la Infanta en la Caixa, y forma parte del establishment que los insumisos aborrecen, pero del que dependen para disfrutar de respaldo económico y para conservar una inmerecida apariencia de respetabilidad. Y ahora la espantada de Roca hacia La Zarzuela se suma a la creciente desafección de ese establishment por la iniciativa balcanizadora, preñada de peligros para la economía, el bienestar, la cultura y la cohesión de la sociedad catalana, y para su singladura europea. La hora de las tentaciones malsanas –que, haber, las hubo– ha caducado.

Mientras la Generalitat aumenta su descomunal déficit subvencionando los preparativos para la quimérica cadena humana del 11 de septiembre y otros fastos del agit-prop sectario, los responsables de preservar el patrimonio de Cataluña empiezan a trabajar para que las aguas vuelvan a su cauce y para que se recupere un atisbo de racionalidad.

Incluso Qatar, el emirato que financia las mezquitas de los fanáticos salafistas y patrocina ostentosamente al Barça, avergüenza a sus protegidos del club que es más que un club cuando ofrece amparo a quien, según las crónicas que no leo, es la oveja descarriada del rebaño borbónico.

Si la Corona, los dos grandes partidos nacionales más UPyD y las fuerzas productivas de toda España, incluidas por supuesto las de Cataluña y la comunidad vasca, suman sus fuerzas, la unidad y la estabilidad de España quedarán aseguradas, y tanto los personajillos que apuestan por el caos y la desintegración como los depredadores que vacían las arcas del Estado y los bolsillos de los ciudadanos se verán reducidos a su real dimensión: la insignificancia. Y que sea la justicia –no las maquinaciones de los trapaceros émulos de Savonarola, Robespierre y Lenin– la que haga caer sobre ellos, cuando corresponda, todo el peso de la ley.

Un circo en el Congreso
La sonrisa de la avispa Estrella Digital 12 Abril 2013

Está visto que la izquierda española quiere convertir el Congreso en un circo estable en Madrid. Como el viejo Price. Un circo a la antigua usanza. Con sus payasos y sus fieras. Ayer mismo, dio un espectáculo grandioso a cargo de un trío de payasos catalanes, en el mejor sentido de la palabra payasos, y a cargo de unas fieras, dicho sea sin ánimo de ofender sino a causa del comportamiento que tuvieron algunas personas que se enfadaron mucho. Y, según dice el diccionario de la RAE, cuando alguien se enfada mucho se convierte en una fiera.

Ahora intentan convertir el Parlamento español en un circo a base de bullanga
Como esta progresía manipuladora, que intenta cambiar de régimen tomando la calle, está viendo que no consigue avanzar todo lo deprisa que quisiera, entre otras cosas, porque el pueblo sensato no la sigue, ha decidido ampliar el campo. Normal. Y, lógicamente, ahora intentan convertir el Parlamento español en un circo a base de bullanga. Lo que pasa es que entre una protesta parlamentaria seria y un esperpento la línea es muy fina y los tres payados catalanes que subieron a la tribuna del Congreso de los Diputados cayeron en el adefesio. Nunca el idioma catalán que querían defender cayó más bajo en su boca. En lugar de hablarlo, lo escupían perdiendo su natural dulzura.

Lo del diputado Tardà embistiendo, dicho sea también sin ánimo de ofender, y resoplando como un toro mientras quería, como fuese, hablar en catalán resultó bastante penoso y absolutamente demagógico. Como a continuación fueron penosas las palabras Alfred Bosch, imitando al inefable Tardà. Eso sí, como Bosch es un 'suave' la falta de respeto se pudo medio disimular.

Pero nunca un trío de payasos es de dos. Faltaba uno. Una. Femenino singular. Teresa Jordá. Aquí, en cambio, la cosa ya no causó tanta risa. En el circo siempre el tercer payaso es el que causa pena. Y eso fue lo que ocurrió con la diputada Jordá.

Y ya puestos, como valía todo en la pista, hubo un espontáneo de Batasuna-ETA-Bildu que se lanzó a hablar en vascuence. Hala, venga... Ni me acuerdo ni quiero acordarme de cómo se llama este payaso espontáneo.

"Queremos ya nuestro dinero"
Y ya con la función en marcha, aparecieron las fieras. Insisto, lo califico como tal a causa de su comportamiento. Es caso es que cuando intervenía el diputado popular Vicente Martínez Pujalte, los afectados por las preferentes que estaban en la tribuna de espectadores de la cámara, invitados por el diputado socialista Antonio Hurtado, se pusieron como fieras y comenzaron a proferir gritos como "Queremos ya nuestro dinero" así como "sinvergüenzas", "ladrones" y "chorizos" a los diputados del PP. Y lo peor de todo fue que parlamentarios del PSOE, como Odón Elorza y Antonio Hernando, se pusieron a aplaudir. Supongo que recordando que las preferentes fueron causadas por la ineptitud del Olvidable y la inacción total de MAFO.

En definitiva, un show. Un espectáculo deprimente e indigno del Sancta Sanctorum de la Democracia.

España / El desafío independentista
Mas lleva su ofensiva contra el castellano a Europa
El Parlament rechaza equiparar a castellano y catalán como lenguas vehiculares pese al auto del TSJC
CiU, ERC e ICV llevarán la inmersión al Europarlamento
El SHOW DE TARDÁ: el diputado catalán se niega a hablar en castellano pese a los requerimientos del presidente
Marcos Pardeiro. BARCELONA. La Razón 12 Abril 2013

En pocos terrenos se siente tan cómodo Artur Mas como en defensa del catalán como lengua vehicular en la escuela. Basta con que se produzca una decisión judicial para implantar un bilingüismo efectivo en la enseñanza para que al cabo de pocas horas aparezca, raudo, el presidente de la Generalitat en defensa de la inmersión lingüística, un modelo que ha agotado los elogios del catalanismo. Así ocurrió ayer, horas después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dictara un auto donde exigía a la Generalitat que acomodar el sistema lingüístico al castellano si lo reclama un alumno en un aula. «El sistema ha de adaptarse a toda la clase (o unidad escolar) de la que forma parte ese alumno», reclama el TSJC.

Los nacionalistas, como era de esperar después de reiterados desacatos, tampoco piensan dar cumplimiento en esta ocasión a la decisión judicial. Mas improvisó una reunión en su despacho del Parlament –ayer había pleno– con los consejeros de Justicia y Enseñanza, Germà Gordó e Irene Rigau, para estudiar las acciones que la Generalitat debe seguir en este momento para salvaguardar la inmersión.

La rebeldía del Parlament
De entrada, las fuerzas partidarias de que el catalán siga siendo la única lengua vehicular en la enseñanza (CiU, ERC, PSC, ICV y la CUP) aprovecharon una moción de Ciutadans en el Parlament para manifestar su rechazo a que el castellano pueda adquirir la misma condición que el castellano. El debate lingüístico, siempre propicio para que se desate la tensión en el hemiciclo, volvió a poner los nervios a flor de piel, ya que el líder de C's, Albert Rivera, denunció desde la tribuna el acto de «escarnio» –léase escrache– que preparaba la CUP en su contra por su postura lingüística. Finalmente, la CUP –formación anticapitalista e independentista– acabó desconvocando el boicot a Rivera y sustituyéndolo por un acto en defensa del actual modelo de escuela.

«Debe dejar el actual modelo obsoleto y apostar por uno moderno, un modelo trilingüe con catalán, castellano e inglés», pidió Rivera. En la misma línea se expresó la diputada del PP María José García Cuevas, que abogó por un sistema de «conjunción lingüística» para poner fin a la discrimación positiva a favor del catalán.

Pero las demandas de PP y Ciutadans cayeron por enésima vez en saco rato y los partidarios de la inmersión impusieron de nuevo sus postulados. Los nacionalistas se sienten fuertes en este terreno. Al fin y al cabo, la lista de decisiones judiciales inobservadas comienza a ser muy extensa y la inmersión, incólume.

Tras la reunión de Mas con sus consejeros, no tardó en anunciarse una ofensiva de los eurodiputados de CiU, ERC e ICV con la que se pretende forzar a las instituciones europeas a salir en defensa del catalán como lengua vehicular.

Los europartamentarios Ramon Tremosa (CDC) Salvador Sedó (UDC), Raül Romeva (ICV) y Ana Miranda (en representación de ERC) explicaron que presentarán dos preguntas a la Comisión Europea y al Consejo Europeo para que se posiciones ante el auto del TSJC, a la vista de que la inmersión está amenazada.

La defensa del catalán como lengua única vehicular no estuvo exenta de la habitual dosis de épica que siempre imprime el nacionalismo. «Estoy dispuesta a correr el riesgo de que me puedan inhabilitar», dijo la consejera de Enseñanza, conocida por sus plantes al ministro de Educación, José Ignacio Wert, en reuniones centradas en las reformas educativas.

Mientras los nacionalistas optaron por inflamar el auto del TSJC y deslizaron las ideas de amenaza y agresión contra el nervio de la nación catalana, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, optó por moderar las consecuencias de la decisión judicial. Sánchez-Camacho consideró que el Govern «malinterpreta» la resolución judicial, ya que, a su juicio, no obliga a que toda la clase pase a estudiar en castellano si un alumno lo solicita, como dice el ejecutivo, sino que insta a aplicar al conjunto del grupo un modelo bilingüista, con catalán y castellano como lenguas vehiculares en la proporción que establezca la Generalitat.

«Lo que está haciendo Rigau es generar alarmismo con la tergiversación del auto para incumplir una vez más las sentencias y mantener así la insumisión al Tribunal Supremo y al Constitucional», denunció Sánchez-Camacho en declaraciones a los medios en los pasillos del Parlament.

La líder del PPC explicó que su partido estudiará todas las medidas necesarias para que el Govern ejecute las resoluciones judiciales, incluso «solicitando la actuación de la Fiscalía, para que el Govern deje de ser insumiso a la justicia». Exactamente lo mismo contempla Ciutadans que, harto de ver cómo la Generalitat de Cataluña , ignora las decisiones judiciales, comienza a valorar la idea de recurrir a la vía penal para poner en cintura a los nacionalistas.

Hasta el momento, ya son diez los autos del TSJC conocidos en respuesta a las familias que solicitaban la escolarización en castellano, los cuales especifican que la aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo significa que hay que garantizar el castellano como lengua vehicular no sólo para el niño que la pide, sino «para toda la clase». Pero diez, por el momento, no bastan.

España / Inmersión lingüística
Desacato de Mas a la sentencia del TSJC sobre el castellano
Ana Domingo. Barcelona. La Razón 12 Abril 2013

La Justicia ha vuelto a dar la razón a las familias que pelean porque sus hijos reciban una educación bilingüe en las aulas catalanas. Una vez más, la Generalitat de Cataluña ha manifestado su voluntad de no cumplir ni con la ley ni con las sentencias que avalan el derecho de estos padres a que sus hijos se eduquen tanto en castellano como en catalán. La lucha de estas familias está lejos de haber llegado a su fin, pero el camino se ha despejado mucho desde que iniciaran el periplo en el año 2006.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) dictó, entre el 6 y el 14 de marzo, otros 10 autos en los que desestima los recursos interpuestos por las familias y la Generalitat a otros tantos autos emitidos en el mes de enero. Pero, en esta ocasión, el tribunal deja clara cuál debe ser la atención que deben recibir los niños que quieran una educación bilingüe. Así, el TSJC establece, recuperando la argumentación expuesta por el Tribunal Supremo en su última sentencia de 19 de febrero sobre la materia, que cuando una familia pida la educación bilingüe para su hijo, el centro en el que esté inscrito el alumno deberá hacerlo posible, pero no de forma individualizada, sino que «el sistema ha de adaptarse a toda la clase (o unidad escolar) de la que forma parte ese alumno. Lo acordado afecta al alumno juntamente a sus compañeros». Por lo tanto, la Administración catalana debe «adoptar tantas medidas como sean precisas para adaptar el sistema de enseñanza lingüística», tal y como acordó el TSJC en el auto de 3 de enero de 2013.

La Generalitat, a través de la consejera de Enseñanza, advirtió ayer de que, además de recurrir, no piensa cumplir con ello. Para Rigau, «la lengua del grupo no se cambia según lo soliciten los alumnos o sus familias, forma parte del proyecto lingüístico del centro». Pero, hoy por hoy, ningún centro educativo catalán público puede optar por el bilingüismo en sus aulas libremente. Asimismo, según Rigau, «los padres y madres escogen los centros conocedores del proyecto lingüístico y del centro y es por esto que no puede prevalecer el derecho de un padre». Sin embargo, como ya se ha dicho, no hay escuelas públicas a las que optar en las que la enseñanza sea bilingüe.

Además, el derecho fundamental a la educación recogido el artículo 27 de la Constitución no garantiza el derecho de opción a recibir la enseñanza en una lengua u otra, por lo que ni los padres puede exigir que las clases se impartan sólo en catalán o sólo en castellano, mientras que el TSJC señala que la enseñanza bilingüe sí está amparada por la Carta Magna y otras leyes. Aún así, la consejera catalana insistió que «el pretendido cambio que propone el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña no es posible porque choca con una ley orgánica, la LOE y una ley del Parlament, la Ley de Educación de Cataluña».

Para Convivencia Cívica, que representa a las familias ante los tribunales, las últimas decisiones del TSJC son una victoria a medias. Por un lado, destierra la legalidad de la atención individualizada a los alumnos, aunque sentencias anteriores así lo señalaran, pero, por otro, obliga a que familia por familia se reclame ante la Justicia a que la educación bilingüe sea efectiva para sus hijos. «Es cuanto menos curioso que se deba denunciar para que un derecho sea reconocido y garantizado», señaló el letrado de Convivencia Cívica, Ángel Escolano. La entidad luchará ahora porque los organismo competentes, como la Fiscalía, velen porque la garantía sea universal y no caso por caso.

Y la gran duda la planteó la diputada del PP María José García Cuevas.«¿Cuántas sentencias más necesita Rigau para implantar el bilingüismo en Cataluña?».

Javier Cárdenas sobre los medios catalanes: 'Cuando salpica a los Pujol, todos calladitos'
"Nos engañan y nos mienten porque están subvencionados por la Generalitat", dice el locutor de Europa FM
 www.lavozlibre.com 12 Abril 2013

Madrid.- Javier Cárdenas no ha dudado en hablar sobre el papel de los medios catalanes en relación a las noticias de supuesta corrupción en la familia Pujol. "Cuando salpica a la familia Pujol, todos calladitos porque la mayor parte de los medios de comunicación en Cataluña están subvencionados por la Generalitat, es decir, por CiU", ha dicho en su programa de Europa FM 'Levántate y Cárdenas'.

En su editorial diario, esta vez Javier Cárdenas ha atacado la manera en la que los medios catalanes abordan el tema de la supuesta corrupción de los Pujol. Al hilo de las últimas informaciones, que aseguran que Jordi Pujol Jr. movió más de 32 millones de euros a cuentas en diversos paraísos fiscales, el locutor ha querido hacer una reflexión sobre cómo la prensa catalana evade hablar del tema.

Cárdenas ha resaltado que los medios catalanes no tratan igual el resto de casos de corrupción. "Cuando ocurre en Cataluña no pasa nada, pero si pasa en Madrid arde Troya y los medios catalanes son especialmente virulentos contra la corrupción", ha dicho. "Es imposible creer en la política cuando el duque empalmado el duque de Palma, recibe una oferta, oh milagrosa, por parte de Catar, un país que no tiene extradicion con España y sin embargo, el Gobierno le da carta blanca para irse. Es imposible creer en la politica cuando estalla el caso Bárcenas, que es realmente gravísimo, o cuando en Andalucía la Junta malversó dinero, más de 160 millones de euros de afiliados del PSOE que tenia que ir a parados andaluces, y se lo chuparon, se lo malgastaron, se lo patearon uno cuantos de ellos, del PSOE eso sí", decía Cárdenas.

"Cuando esto pasó, en Cataluña la que se lió. Pero amigos, cuando salpica a la familia Pujol, todos calladitos porque la mayor parte de los medios de comunicación en Cataluña están subvencionados por la Generalitat, es decir, por CiU. Por tanto, no vamos a morder la mano que nos da de comer. Es asqueroso cómo nos engañan y cómo nos mienten, está todo el pescado vendido. Y así no hay forma", concluía Javier Cárdenas en la radio.

Crítico y muy claro, Javier Cárdenas da un nuevo repaso a los medios y a la corrupción. Y es que el locutor se caracteriza por lanzar de vez en cuando furibundos ataques. Como el que envió a los políticos el pasado mes de octubre, en el que los llamaba "jetas, ladrones y mierdas".

Presentación del libro "Los muros de Cataluña"
Javier Montilla  12 Abril 2013

El debate sobre la independencia de Cataluña ha alcanzado una inusitada intensidad después de 30 años de autonomía. El nacionalismo radical ha intentado dominar la batalla ideológica con mitos, falsedades, manipulaciones y adoctrinamiento. ¿Qué significa en realidad el nacionalismo? Para responder a esta pregunta y puntualizar conceptos, Javier Montilla nos entrega su libro más valiente y comprometido. Un explosivo ensayo, mezcla de reflexión histórica y análisis político. Una obra reveladora, rotunda y polémica, que se lee de un tirón. Prohibido tener miedo: prohibido el silencio. Este es un libro de referencia para quienes quieran conocer de primera mano todas las claves de lo que está ocurriendo en Cataluña. Ha llegado la hora de expresar todas las ideas y mostrar todas las posturas, porque lo que está en juego es la libertad. El destacado columnista Javier Montilla, tan español como catalán, hace suya la famosa frase de Albert Camus en Cartas a un amigo alemán: “Amo demasiado a mi país para ser nacionalista”.

Índice:
1. Machacando, exorcizando y aniquilando todo lo que huela a español
Papá, ¿nosotros que somos catalanes o fachas?
¿Qué he hecho mal, mami?
Mamá, ¿por qué no nos volvemos a Cataluña? Allí era listo
Haremos gimnasia en castellano…
¿Pero no os dais cuenta del daño que estáis haciendo a Cataluña?
Unos intelectuales que plantan cara y el atentado a Federico Jiménez Losantos

2. La España que mira para otro lado
Una transición que empezó con no pocas carencias
Catalonia is not Spain
Pujol apoya a González. El silencio a la corrupción socialista
El pacto del Majestic y la defenestración de Vidal-Quadras
El vodevil del Estatut y Mas conquista a Zapatero en una noche loca de nicotina

3. El órdago independentista
O me das el pacto fiscal, o atente a las consecuencias
Artur Mas, nuevo caudillo de Cataluña
La manifestación del Espanya ens roba
Artur Mas se envuelve en la bandera

4. La limpieza lingüística del castellano
Lengua propia, lengua extranjera
No separéis a los niños por cuestión de lengua
La inmersión lingüística, el caballo de Troya del nacionalismo
La erradicación del castellano y el nacimiento del Foro Babel
El nacionalismo se niega a aplicar las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo
La inmersión lingüística: lo que los nacionalistas intentan esconder
En el patio, hablamos en catalán
Los comisarios lingüísticos o los chivatos como parte del ejército de construcción nacional

5. Romanticismo, mitos y leyendas. La manipulación histórica
El nacionalismo, el etnicismo y las fuentes del romanticismo alemán
El enemigo y la caricaturización de la historia. La única razón de existir del nacionalismo
1714. El mártir Rafael Casanova o cómo convertir la sucesión en secesión
La guerra de los segadores o cómo convertir una revuelta popular, en una revuelta independentista
Franco y el genocidio cultural al catalán
Pasado y presente de La Vanguardia

6. La inmensa red clientelar del régimen
La escuela, clientelismo y manipulación
El ejército normalizador o una agencia de colocación en nombre de la lengua
El Instituto Ramon Llull y Òmnium Cultural: la sociedad civil subvencionada.
TV3, la televisión pública de los nacionalistas
El Barça, el órgano institucional de propaganda del separatismo
Los medios de comunicación, el pilar de la construcción nacional
El CAC, el órgano censor

7. Cataluña, capital Palermo
La corrupción iza la bandera
Banca Catalana, al servicio de la construcción nacional
Caso Casinos. Convergència y la financiación ilegal
Planasdemunt, los pagarés falsos y el caso Cullell
Javier De la Rosa, el empresario modelo de Cataluña
Caso Pallerols y Caso Treball, o la corrupción como tela de araña. Distintas familias abrazadas a la patria
Caso Palau de la Música, o el espejismo del oasis catalán
Caso 3 %. La omertá de la corrupción

8. La gran mentira del expolio fiscal y el negro futuro de una Cataluña independiente
El expolio fiscal. La mentira rentable
Ni injusticia, ni robo
Cataluña ya no es la locomotora
La estrategia del miedo
Lo que el nacionalismo no quiere oír acerca de la independencia
Epílogo. La Cataluña de los silenciados
Bibliografía
Artículos e informes

Sobre el autor: Soy periodista y escritor. Vivo en Barcelona y soy liberal. Mi última obra es “La causa de la libertad”, un ensayo sobre la libertad y sobre todos aquellos elementos que la ponen en tela de juicio. Actualmente, soy columnista, entre otros medios, de La Voz Libre. Fui galardonado con el premio Fedan de Periodismo 2011.

Combato desde Barcelona el nacionalismo intervencionista catalán. Un nacionalismo que no sólo está acabando con la Cataluña abierta y vanguardista que fue, sino que vulnera los derechos individuales de las personas. Defiendo los derechos individuales como paradigma de la libertad. Este blog pretende ser una defensa de la convivencia en Cataluña y una forma de poner al descubierto los entresijos de un nacionalismo cuyas prioridades son muy diferentes de los de la Cataluña real. Vuestros comentarios siempre son bienvenidos.

Si quieres me puedes seguir en Twitter: @javimontillabcn
Gracias por todo un cordial saludo.

Recortes de Prensa   Página Inicial