AGLI Recortes de Prensa   Sábado 20 Abril 2013

Economía y política
José Luis González Quirós www.gaceta.es 20 Abril 2013

La economía española está mal, pero la causa está en la política.

A veces ocurre que los árboles económicos no nos dejan ver el bosque político, pero una mirada experta puede advertir el efecto y corregir la imagen. La economía española está mal, pero la causa está en la política, que funciona mucho peor. Ya lo señalan los organismos internacionales y las agencias: “¡es la política, estúpido!”.

Los españoles pierden su empleo, su casa, su bienestar, mientras los políticos siguen sin preguntarse qué tanto de responsabilidad les corresponde. Nos suben los impuestos de manera inmisericorde, pero no recortan su personal ni sus servicios, ni el boato ni la posibilidad de colocar, para siempre, a los más leales.

El sistema político que hemos implantado exigía unas ciertas dosis de patriotismo, de coherencia intelectual, de responsabilidad moral y una fuerte actitud de servicio a los ciudadanos, pero todas esas cualidades escasean mucho más de lo que nunca imaginamos pudiera pasar. En lugar de fomentar esas virtudes y hacer atractiva la competencia se ha fortalecido el disimulo, la demagogia, la continuidad de las políticas, vicio más acusado, desde luego, en la derecha que en la izquierda.

Es verdad que los defectos de los políticos no son solo de ellos, pero eso es como explicar, ante un mal partido de nuestro equipo preferido, que los espectadores lo harían todavía peor. Se debe elegir a los políticos porque se supone que son los mejores, para que sean ejemplares, no para que nos hagan ver que son todavía más indecentes que nosotros.

Ellos tiene el poder de sancionar y castigar, pero siempre se lo aplican a los demás, para ellos queda la presunción permanente de inocencia. Si todo sigue así, cuando culminen el control de la Justicia no harán otra cosa que ponerse medallas. Algo tiene que cambiar antes de que sea tarde.

Torres Dulce intenta enmendar la chapuza del Faisán
EDITORIAL Libertad Digital 20 Abril 2013

Tras una instrucción inacabable, a causa de los tres años que el asunto durmió en el juzgado del exjuez Garzón, la Sección Tercera de la Audiencia Nacional decidió esta semana abrir juicio contra los mandos policiales de la época de Rubalcaba en el Ministerio del Interior Enrique Pamiés y José María Ballesteros por el chivatazo a ETA cometido en el bar Faisán. Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional formuló ayer su obligado escrito de acusación pidiendo que los dos encausados sean juzgados por un delito de revelación de secretos o, alternativamente, por colaboración con banda armada.

Lo asombroso del documento de este último órgano, obra del fiscal Javier Zaragoza, es que el firmante advierta de que esa última calificación –colaboración con banda armada– se formula únicamente porque así lo ha exigido el fiscal general del Estado en uso de sus atribuciones legales. Torres Dulce, faltaría más, ha hecho valer su autoridad para evitar la desactivación completa de un proceso ya de por sí vergonzosamente atenuado, pero lo que no se comprendería es que mantuviera a Zaragoza, abierto opositor a la interpretación legal de su superior jerárquico, en un cargo tan sensible como la Fiscalía de la Audiencia Nacional después de este episodio.

El caso Faisán en su conjunto ha sido una chapuza jurídica desde el principio por sus evidentes implicaciones políticas. En plenas negociaciones del Gobierno socialista con la banda terrorista, alguien con información y recursos decidió que no era conveniente acabar con el aparato de extorsión de la banda, para lo cual se informó a sus responsables de la inminente operación conjunta entre España y Francia que iba a acabar con la detención, entre otros, del dirigente del PNV Gorka Aguirre. Pamiés y Ballesteros fueron los encargados de ejecutar esta acción que constituye a todas luces la colaboración del Estado con una banda terrorista, hecho de una gravedad sin precedentes, pero ni la Fiscalía ni el juez instructor han tenido a bien extraer las lógicas conclusiones e imputar a los responsables políticos del Gobierno de Zapatero, los únicos con capacidad para tomar una decisión de esa envergadura.

Tal vez de haber estado Torres Dulce al frente de la Fiscalía General del Estado las imputaciones habrían alcanzado los escalones superiores del Ministerio de Interior de Zapatero, el único lugar desde el que se podía ordenar a la Policía la comisión de un delito de esa magnitud. Sin embargo, a estas alturas del proceso ya sólo queda confiar en que la Justicia alcance a los dos obedientes mandos que aceptaron manchar su nombre y sus cargos, únicos implicados, pero sobre todo en que sirva para limpiar una Fiscalía de la Audiencia Nacional de personajes capaces de actuar como lo ha venido haciendo todos estos años el ínclito Zaragoza.

Ni salomones ni sanchos
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 20 Abril 2013

No se pone en duda la independencia del TC, porque hay unanimidad en que no existe.

Los abogados y los gitanos –que son razas paralelas– coinciden también en su desconfianza hacia los tribunales, aunque cada uno tiene su estilo para expresarla. El calé lo suelta como un mal de ojo –pleitos tengas y los ganes– y los asociados de despachos caros utilizan una liturgia más solemne. Te sientan en una interminable mesa de madera –de la que presumen diciendo que en Google Earth se puede encontrar la cicatriz que ha dejado en el Amazonas– y luego sentencian con voz grave, nacida en el nudo de una corbata de Hermès: es mejor un mal acuerdo que un buen juicio.

A los dos les creemos por instinto, como homenaje a Kafka y haciendo memoria de los últimos ministros de Justicia, que aquí lo ha sido hasta Belloch. Y al hacerlo nos unimos a la mayoría estadística que –desde que Guerra se ciscó en la tumba de Montesquieu– considera que en España uno de los grandes desastres es la administración de Justicia. Un socialista ochentero explicaba el descontento con un argumento profundo: tengan en cuenta, decía, que a diario muchos ciudadanos pierden juicios. Tal cual lo decía, porque en ocasiones el discurso progresista lo creaban con capítulos descartados del libro gordo de Petete. (Nicolás Maduro es de la misma línea, anteayer regalaba esta perla: “Es cierto que nuestro país se ha partido en dos mitades. Pero la nuestra es la mayoritaria”).

Da igual, incluso eso –hasta el arriero venezolano– sería soportable con tribunales aseados. Con jueces. No hace falta el Salomón toledano que pintó Zorrilla, que llamó a testificar al Cristo de la Vega y le hizo prestar juramento con su mano atravesada (un milagro literario antecedente del de Marcelino Pan y Vino). Ni siquiera es necesario que tengan la sabiduría popular de Sancho. Sólo que sean jueces, no políticos.

Pascual Sala, cuando su tribunal legalizó la Eta electoral, decía que era un atentado cuestionar su independencia. Sin ánimo de ofender, sólo de describir, de verdad que el magistrado parecía una de esas meretrices de película del oeste, con mejillas inundadas de colorete para ocultar que hace mucho que perdieron la capacidad de ruborizarse. Por supuesto que no se cuestiona la honestidad de esas mujeres, del mismo modo que no se pone en duda la independencia del TC, porque hay una clara unanimidad en entender que no existe.

Y en esto, como en tantas cosas, llega el desencanto. El Gobierno de Rajoy es otro documental sobre los Panero. Tantos recortes y el Partido Popular sigue derrochando típex en su programa electoral, perdiendo ahora la ocasión histórica para devolverle la dignidad a las togas. Pleitos tengan, y los pierdan.

Retos políticos para España
Pío Moa www.gaceta.es 20 Abril 2013

Un pueblo que no identifica sus retos o no sabe responder a ellos corre hacia su destrucción.
Blog II: Imposibilidad del ahorro /Temas literarios www.piomoa.es
--------------------------
Seis retos políticos para España

España sufre una crisis política, económica, moral e intelectual por la incapacidad aparente para resolver una serie de problemas de gran alcance, entre los que cabe citar:

1. Degradación de la democracia. La Transición legó una democracia defectuosa, sin verdadera división de poderes, con una ley electoral cuestionable, partidos de tradición antidemocrática y actitudes erróneas hacia el terrorismo y hacia el propio origen de nuestras libertades. Tales defectos pudieron corregirse, y algunos lo fueron en el período de Aznar, pero posteriormente han conducido a una generalizada involución política.

2. En relación con este problema está un sistema económico con un peso excesivo del estado, que permite a los políticos, sobre todo a los más mesianicos de izquierda y separatistas, utilizarlo para imponer sus ideologías tradicionalmente horras, en España, de cualquier pensamiento serio.

3. Degradación de la unidad nacional, debido al poder adquirido por partidos desleales a la nación y a la democracia. Ese poder nació por una parte del terrorismo (se creyó a esos partidos, erróneamente, barreras frente a la violencia, cuando han procurado rentabilizarla políticamente), por otra de la complicidad de una izquierda de tradición antiespañola y de la pasividad de la derecha.

4. Degradación de la salud social: No estamos a la cola de Europa en casi todo. En drogas, alcoholismo, fracaso familiar, matrimonial y escolar, abortos, población penal, violencia doméstica y otros índices de salud social, España "goza" de un puesto relevante, incluso entre los primeros del continente. Esos "logros" proceden de actitudes impulsadas por unos políticos, intelectuales y periodistas entre quienes es alto, a su vez, el índice de corrupción (intelectual, económica y sexual).

5. El problema islámico y Gibraltar. España tiene hoy, en el exterior, un solo frente político susceptible de tornarse militar: el del Estrecho, cuyos puntos clave son Ceuta, Melilla y Gibraltar. Problema ligado al del islamismo radical y la inestabilidad del Magreb. En esa zona, neurálgica para nosotros, padecemos la colonia-colonizadora de Gibraltar, perfecto revelado del papel de aliado-lacayo que nos reservan la UE y la OTAN. Nuestra posición política, moral y militar al respecto no ha cesado de deteriorarse en los últimos años.

6. Nuestra posición en Europa: El ingreso de España en la CEE, probablemente tan innecesario como en el euro, ha traído fuertes pérdidas de soberanía, merma en las tasas de crecimiento y mayor dependencia económica, sin que nos hayan evitado crisis más fuertes que antes. Habría que valorar tales hechos.

Los problemas mal resueltos tienden a empeorar. Las sociedades progresan, se estancan o naufragan según respondan a los retos que les plantea la evolución histórica. De nosotros depende el resultado, sin que debamos esperar ni desear salvamentos exteriores.

(publ. 19-5-2011 en LD)

Los peores "nazis" en España no son los ciudadanos que protestan, sino los políticos que gobiernan con injusticia y destruyen la nación
Francisco Rubiales www.lavozlibre.com 20 Abril 2013

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, en declaraciones a ABC, ha calificado de «nazismo puro» los escraches de los que están siendo objeto diversos miembros de su partido y aseguró que responden a un «espíritu totalitario y sectario» que recuerda a la España de los años 30.

Podría tener razón Cospedal si el "escrache" fuera un fenómeno aislado y no la respuesta de una sociedad ante el abuso, la corrupción y la indecencia del poder político, que lleva muchas décadas engañando, explotando, destruyendo la nación y causando a los ciudadanos, desde la arrogancia y la corrupción, daños terribles. Es ley universal que cuando los ciudadanos se sienten mal gobernados y víctimas de la injusticia y el abuso, tienen derecho a rebelarse y a expresar, de manera pacífica pero contundente, su protesta ante sus verdugos.

La Cospedal debería ser consciente de que los ciudadanos desprecian a los políticos en España y gritan en sus puertas porque están indignados y cabreados, porque son conscientes de que el manejo inmoral de los fondos públicos ha llevado al país a la ruina. También debería reflexionar sobre quien es mas nazi si el que se manifiesta en las calles y en las puertas de los hogares contra el abuso del poder o un poder que esquilma, saquea, engaña, arruina y gobierna de manera injusta y dañina.

Los políticos que padecen los gritos ciudadanos son los que han permitido el saqueo o saqueado directamente las cajas de ahorro y han estafado a cientos de miles de ciudadanos con el engaño de las participaciones preferentes, mientras apoyaban a los bancos en su brutal política de desahucios, basada en leyes que la Justicia Europea ha declarado injustas. Hay gente que se ha suicidado y que se ha quemado a lo bonzo agobiado por la injusticia que emana del poder de los políticos.

El manejo inmoral de los fondos públicos ha llevado al país a la ruina. Han saqueado las cajas de ahorro y han estafado a cientos de miles de ciudadanos con el engaño de las participaciones preferentes, mientras apoyaban a los bancos en su brutal política de desahucios, basada en leyes que la Justicia Europea ha declarado injustas. Han dejado seco al país y ese comportamiento ha sido el elemento principal para que España esté en bancarrota, con miles de familias pasando hambre, niños que no pueden comer en el colegio porque sus padres no pueden pagar el comedor, ciudadanos que han sido desahuciados y que mueren en la calle, como el caso de un chico de Teruel que murió de frío en su caseta de 4 m2 porque lo habían desahuciado al quedarse en paro, gente que se suicida, etc.....

Es cierto que no todos los políticos son indecentes, pero el gran drama de España es que los que no lo son guardan silencio y continúan al lado de los canallas, dentro de los partidos políticos, sin denunciarlos, lo que les convierte también en cómplices miserables. Estos inmorales que generan dolor e injusticia se encubren y se esconden tras el partido y la ideología para pervertir el orden de las cosas y decir que lo que hacemos los ciudadanos son maniobras de intimidación parecida a las de los criminales nazis. Pero, en honor a la verdad, hay que afirmar que los que es verdaderamente nazi es invertir el orden moral para que las victimas, después de haber sido saqueadas, engañadas, desahuciadas y convertidas en cadáveres vivientes, tengan que sentirse culpables por protestar contra los responsables del drama. El auténtico discurso nazi es hacer aparecer a las victimas como culpables y a los verdugos como inocentes.

Voto en Blanco

La diferencia entre investigar un atentado y engañar a todo un pueblo
Luis del Pino Libertad Digital 20 Abril 2013

Como ya saben ustedes, hace cinco días se cometió en Boston un atentado terrorista que ha causado de momento tres muertos y cerca de doscientos heridos.

Los medios de comunicación y la opinión pública de todo el mundo han seguido casi en tiempo real los pormenores de las investigaciones que han permitido a las fuerzas del orden americanas determinar, en un tiempo récord, el modus operandi y los autores de la masacre.

Y esa investigación de los atentados de Boston ha vuelto a poner de manifiesto, por una cuestión simplemente comparativa, el inmenso escándalo que constituyeron, aquí en España, las investigaciones del 11M.

En Boston, las autoridades procedieron de inmediato a acordonar la escena del crimen, para preservar cualquier prueba que pudiera encontrarse. Centenares de agentes fueron movilizados para interrogar uno a uno a los posibles testigos, para visualizar las grabaciones de vídeo existentes y para recoger evidencias en las proximidades de los dos focos de explosión. Brigadas completas de miembros de la Policía Científica han rastreado palmo a palmo el escenario del crimen, incluidas las azoteas de los edificios colindantes, en busca de pruebas que permitieran identificar de alguna forma a los autores de la masacre.

Gracias a esa labor, la Policía pudo localizar en un tiempo brevísimo diversos restos de los artefactos explosivos: la metralla incorporada en los artefactos, que estaba formada por rodamientos y clavos; las ollas exprés donde se alojaban el explosivo y la metralla; los circuitos electrónicos de los iniciadores utilizados para detonar el explosivo y las bolsas de deporte donde se habían introducido las ollas exprés.

Una vez determinada la composición y apariencia externa de los artefactos, la Policía pudo rastrear los vídeos en busca de personas que los hubieran podido depositar, así como cribar las declaraciones de los testigos que afirmaban haber visto algún comportamiento sospechoso.

Esa labor, a su vez, permitió dar con las imágenes de los presuntos terroristas entre la multitud que asistía al final de la maratón y difundirlas a través de los medios para solicitar la colaboración ciudadana.

Y esa colaboración ciudadana permitió, por último, localizar a los presuntos culpables, que han resultado ser dos hermanos chechenos, uno de los cuales ha sido abatido y el otro, detenido.

Como pueden ver ustedes, se trata de un proceso perfectamente lógico, que va desde el análisis de los escenarios del crimen hasta la detención del culpable al que las pruebas apuntan. Es decir, es un proceso deductivo que llega a los culpables a partir de los restos encontrados tras la explosión.

La comparación con el 11M resulta aterradora. En el 11M, los diez escenarios del crimen, lejos de ser preservados, fueron empezados a desmontar y a retirar de las vías de manera casi inmediata, el mismo día del atentado. Pocos días después, esos vagones comenzaban a ser desguazados y achatarrados, desapareciendo en el proceso 90 toneladas de material. Centenares de efectos de las víctimas encontrados en los vagones fueron incinerados sin ninguna contemplación en el vertedero de Valdemingómez.

Todas las evidencias recogidas en los focos de explosión desaparecieron. Las actas de recogida de material donde debía haberse descrito qué restos se encontraron en cada foco fueron destruidas o no se llegaron siquiera a elaborar, puesto que nunca se adjuntaron al sumario. Tampoco se llegó a enviar ningún resto a la Policía Científica para su análisis, excepción hecha de un poco de polvo de extintor.

De creer la versión oficial del 11M, la Policía no fue capaz de encontrar en ninguno de los diez focos de explosión ni el más mínimo resto de explosivo identificable, ni el más mínimo fragmento de los detonadores e iniciadores, ni el más pequeño trozo de los contenedores en los que las bombas estuvieran alojadas, ni un simple puñado de los miles de clavos que esas diez bombas incorporaban. Todo se habría volatilizado por arte de magia.

Por supuesto, eso no es verdad. Lo que sucedió es que todas las evidencias encontradas fueron luego escamoteadas: tanto los escenarios del crimen, como los restos que en ellos se hubieran podido encontrar, como los informes donde esos restos hubieran quedado descritos, fueron concienzudamente eliminados.

Y en paralelo con esa labor de destrucción de pruebas, dieciocho horas después de la masacre aparecía en una comisaría, de forma milagrosa e inexplicada, un artefacto sin explosionar: la famosa mochila de Vallecas. Y sin tener la más mínima prueba de que ese artefacto proviniera de los trenes, se construyó a partir de él toda la versión oficial del 11-M.

Se nos dijo que en los trenes se usó Goma2-ECO, pero no porque los análisis de los focos de explosión así lo indicaran, sino porque en la mochila de Vallecas había Goma2-ECO. Se nos dijo que los artefactos de los trenes usaban como iniciadores teléfonos Trium, pero no porque se hubiera encontrado en los trenes un resto de esos teléfonos, sino porque en la mochila de Vallecas había uno de esos teléfonos. Y así sucesivamente.

Es decir: en lugar de analizar la escena del crimen y deducir a partir de ahí cómo estaban hechas las bombas, se plantó en una comisaría de policía una bomba confeccionada por sabe Dios quién y se nos dijo: "las bombas de los trenes eran como ésta y vale ya".

¿Se dan ustedes cuenta de la inmensidad de esa estafa intelectual? En el 11M no solo se produjo una masiva y total destrucción de las pruebas reales del caso, sino también una sustitución de esas pruebas reales por otra prueba fabricada.

Y no hace falta ser muy suspicaz para entender cuál era el objetivo de esa operación de escamoteo y sustitución de pruebas. Cuando uno investiga de verdad un atentado, como ha sucedido en Boston, de las pruebas recogidas en la escena del crimen se llega a los culpables reales. Cuando uno sustituye las pruebas reales por pruebas falsas, como se hizo en Madrid, es para poder elegir como culpable a cualquier cabeza de turco que uno determine.

En Boston se quería investigar un atentado para descubrir a los autores, y se ha hecho. En Madrid se quería ocultar a los autores reales, y por eso no se investigó el atentado.

Lo que pasa es que hasta en las más elaboradas operaciones de manipulación pueden cometerse errores. Y el atentado de Boston ha vuelto a poner de manifiesto un error garrafal cometido por quienquiera que fabricara la mochila de Vallecas para depositarla en una comisaría.

En Boston, las dos bombas incorporaban metralla, y esa metralla terrorista aparece con profusión tanto en los cuerpos de las víctimas, como en el escenario de la masacre. En Madrid, quien fabricó a toda prisa la mochila de Vallecas durante el 11-M cometió el error de incluir en ella clavos y tornillos como metralla. Y el problema es que en ninguna de las víctimas mortales del 11M apareció metralla de origen terrorista, por la sencilla razón de que las bombas de los trenes no llevaban metralla ninguna.

Ese dato, que debería bastar para anular como prueba esa mochila de Vallecas, ha sido sistemáticamente obviado por la Audiencia Nacional, por la Fiscalía y por la práctica totalidad de los medios de comunicación, por una razón muy sencilla: porque si se cae como prueba la mochila de Vallecas, entonces se derrumba no una parte de la Versión Oficial, sino toda ella.

Y entonces quedaría clara cuál es la diferencia entre investigar un atentado, que es lo que se ha hecho en Boston, y engañar a todo un pueblo, que es lo que se hizo en Madrid.

P.D.: Gabriel Moris, padre de una de las víctimas del 11-M, ha puesto en marcha una petición pública al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional para que se investigue de una vez el atentado. Son ya más de dos mil las personas que se han adherido a esa petición. Tú también puedes hacerlo, añadiendo tu firma a través de la página http://www.change.org/es/peticiones/al-gobierno-al-congreso-y-a-la-audiencia-nacional-investigar-los-atentados-del-11-m

Petición al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional para investigar el 11-M
Luis del Pino Libertad Digital 20 Abril 2013

Gabriel Moris, a quien todos conocéis, ha puesto en marcha una petición pública, a través de Change.org, para solicitar al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional para que se investiguen de una vez los atentados del 11-M.

Puedes adherirte a la petición entrando en la página
http://www.change.org/es/peticiones/al-gobierno-al-congreso-y-a-la-audiencia-nacional-investigar-los-atentados-del-11-m

Además de firmar, ayuda a difundir al máximo la iniciativa a través de las redes sociales.

Terrorismo híbrido
César Vidal La Razón 20 Abril 2013

Igual que Cataluña o que las Vascongadas, Chechenia nunca existió como nación independiente. A decir verdad, sólo en el curso de la guerra civil rusa y de la segunda guerra mundial, se crearon entidades que pretendían alcanzar esa meta aunque fuera mediante una alianza con Hitler.

A principios de los años noventa, tras el colapso de la URSS, los nacionalistas chechenos se lanzaron por el camino de la independencia y, desde luego, no eludieron recurrir al terrorismo. Todo lo contrario. Su arma privilegiada fue precisamente el asesinato de inocentes civiles. La lista de las acciones terroristas chechenas es inmensa. Ahí están el atentado de septiembre de 1999 en Moscú que causó la muerte de sesenta y cuatro inocentes; el asesinato de cuarenta y una personas en la localidad rusa de Kaspiik en mayo de 2002; o la ocupación del teatro de Dubrovka en Moscú en octubre de 2002 asesinando a más de ciento veinte rehenes rusos. Valiéndose de terroristas suicidas como en diciembre de 2002 en Grozny (ochenta y tres muertos) o de tácticas de guerrilla urbana –como en octubre de 2005 en Nalchik donde mataron a ochenta y cinco personas– los chechenos han demostrado ser la hez sanguinaria de un movimiento tan inhumano y vil como es el terrorismo islámico.

En no escasa medida, constituyen una especie de híbrido entre el terrorismo nacionalista que se ha dado en el IRA, ETA o Terra Lliure y el musulmán de palestinos, libios o sirios. De manera bochornosa, en Occidente no han faltado los que han presentado a los chechenos como héroes y a los rusos –a pesar de sus víctimas que se cuentan por miles– como sanguinarios agresores. Así, cuando en marzo de 2010, dos mujeres suicidas detonaron una bomba en una estación de metro de Moscú, asesinando a treinta y nueve personas, y dos días después otras dos bombas mataron en Kizlyar a doce inocentes, apenas se produjo un eco en los medios de comunicación.

Anti-rusos, musulmanes y vinculados con Al Qaeda, los terroristas chechenos han disfrutado de una especie de bula entre no pocas fuerzas políticas y medios de comunicación de Occidente. Craso y criminal error. Como en su día señaló Vladimir Putin, la única política frente al terrorismo checheno es la de acabar con los terroristas y no la de dialogar o pactar. Quizá el reciente atentado de Boston sirva para que así lo comprenda el mundo entero.

El enemigo, en casa
Editorial La Razón 20 Abril 2013

La reiteración de ataques terroristas cometidos por jóvenes de tradición musulmana, nacidos en Occidente y supuestamente integrados en la sociedad de acogida, obliga a una reflexión sobre la necesidad de inutilizar los mecanismos de persuasión y adoctrinamiento empleados por los grupos islamistas.

No se trata de alentar una «caza de brujas» absurda y xenófoba, puesto que la inmensa mayoría de los inmigrantes, y sus descendientes, que proceden de países de religión islámica, mantienen conductas ciudadanas impecables, pero sí de reconocer que algo falla en nuestra manera de abordar el problema. Hechos terribles como los atentados de Londres, Marsella y, en cierto modo, Madrid, tienen en común la relación bipolar de sus autores con el medio social en el que viven, el rechazo sobrevenido a los usos y costumbres occidentales, cuyos valores se perciben de pronto como repudiables, y el convencimiento de que el islam en su conjunto es víctima de una gran conspiración internacional que busca su aniquilación.

Más allá de estas circunstancias, no existe un perfil único. En fechas recientes y en los propios Estados Unidos, se han dado casos como el del soldado Naser Jason Abdo, nacido de un matrimonio mixto entre una cristiana y un musulmán de origen jordano, luego divorciados, que intentó volar un restaurante texano que frecuentaban sus compañeros. Condenado a cadena perpetua en 2011, parece que su cambio de «bando» se produjo tras la expulsión de su padre del país, después de que cumpliera condena por abuso de menores. Sin embargo, se desconoce el proceso mental del militar Nidal Malik Hasan, técnico sanitario destinado en Ford Hood (Texas), hijo de padres palestinos, nacido y criado en EEUU, que asesinó a 13 compañeros en 2009, y que gozaba de condiciones de vida materiales por encima de la media de los norteamericanos.

Pero si los perfiles sociales difieren, como sucede igualmente en los casos registrados en Europa –desde pequeños delincuentes juveniles a brillantes universitarios acomodados– , no ocurre lo mismo con la manera en que se produce su «reconversión». En prácticamente todos los casos, la iniciación tiene lugar con la exposición a las múltiples páginas islamistas alojadas en internet, maquinarias de propaganda yihadista que combinan sin pudor el relato victimista con la exaltación del terrorismo más brutal; y, en una segunda fase, el contacto con predicadores adscritos a las corrientes más extremistas del islam. Es la vigilancia y control de esos ámbitos donde los gobiernos occidentales deberían dedicar sus mayores esfuerzos. Incluso con la adopción de una legislación internacional que no permita la existencia de «países sombra» que fomenten desde sus servidores la exaltación e incitación al terrorismo.

“Los muros de la Cataluña”. El papel de la resistencia con épica
http://www.impulsociudadano.es  20 Abril 2013

La presentación del libro “Los Muros de Cataluña” del escritor y periodista barcelonés Javier Montilla el pasado 20 de abril en las Cocheras Borrell de Barcelona fue un clamoroso éxito. El acto fue introducido por el Presidente de Impulso Ciudadano, José Domingo, que calificó al libro como imprescindible para entender la actualidad catalana y como un conjunto de historias encadenadas del libro negro del nacionalismo catalán. Remarcó la importancia de un libro en el que cobran relevancia los verdugos, como Roger Seuba, el gran delator de las multas lingüísticas, y las víctimas, como la madre que denunció al Colegio Betania de Cornellá por obligar a los niños a hablar en catalán en el patio. A esta situación se ha llegado por el descaro del nacionalismo y la abstención del Estado en la defensa de los derechos de todos los catalanes. A pesar del estado de las cosas, el autor deja esperanza a la resistencia y en este sentido reclamó la convocatoria de una nueva manifestación en el centro de Barcelona para demostrar que los disidentes son “más de diecisiete”.

El Presidente de la Asociación por la Tolerancia, Eduardo López Dóriga, puso de relieve la trascendencia del libro y puso especial énfasis en alabar el tratamiento del papel colaborador de los medios de comunicación catalanes en el avance del nacionalismo catalán. Contrastó el papel crítico de la prensa catalana con el proyecto totalitario del nacionalismo de otras épocas con el actual sometimiento a los dictados del poder. En este sentido, sorprendió al abundante auditorio –más de cincuenta personas- con un artículo firmado en el diario “El País” de José Antich, actual director de la “La Vanguardia”, a principios de los años 80 en el que se denunciaba la planificación del nacionalismo catalán en la ocupación de todos los espacios de la sociedad civil.

“Hola, soy Juan Carlos Girauta y soy español” Así se presentó el escritor y periodista catalán ante el público, público que se mostró entusiasmado ante su exposición improvisada y sentida. Tras alabar el atrevimiento del autor y destacar la fácil lectura de libro, enmarcó el mismo en la necesidad de empezar a crear espacios en los que se destaque la épica del movimiento no nacionalista en Cataluña. Su intervención albergó especiales esperanzas al considerar que el independentismo está improvisando y, en realidad, da palos de ciego sin saber, ciertamente, a dónde va.

Cerró las intervenciones Javier Montilla que confesó que “Los Muros de Cataluña” era el libro que más le había costado escribir de todos los que ha escrito y que durante el período de documentación del mismo había llorado mucho al comprobar el grado de totalitarismo, pero también había reído al observar la ridiculez de ciertas acciones. El autor, en su exposición, valoró especialmente el papel que ha tenido la disidencia y las asociaciones cívicas a lo largo de las décadas que dura el nacionalismo catalán.

El acto finalizó con un animado coloquio con los asistentes y con la multitudinaria firma de ejemplares por el autor que está llamado a ser, por su juventud y calidad, uno de los autores de referencia del movimiento a favor de las libertades en Cataluña.

Una buena crónica de la presentación del libro se puede leer en el digital Dialogo Libre

"Tenemos que generar una épica alternativa"
El periodista apuesta por dar la batalla al nacionalismo catalán en todos los frentes, sin avergonzarse de las propias posiciones y mostrándose orgullosos de los que llevan combatiéndolo durante años
ALICIA VERÓS http://www.dialogolibre.com 20 Abril 2013

"Me llamo Juan Carlos Girauta y soy español". Así ha iniciado su discurso de presentación del libro Los Muros de Cataluña, de Javier Montilla, este sábado, el periodista Juan Carlos Girauta, como si ser español en Cataluña "fuese una enfermedad o un pecado".

Tras mucho reflexionar, Girauta ha llegado a la conclusión de que no es una enfermedad, ya que el único deporte de riesgo que practica es "ir a la tertulia de Catalunya Ràdio". Tampoco un pecado, a pesar de las curiosas prácticas que los jesuitas les hacían hacer a los alumnos, allá por los años 70: "en una comida campestre nos hicieron aplaudir a Dios ¡y a la tierra!", ha exclamado el comentarista.

Girauta ha apostado por "generar una épica alternativa" a la del nacionalismo: "hay que empezar a estar orgullosos de los que han resistido a la permanente invasión: emocional, mediática, en la educación, política". Y ha afirmado, rotundo, "somos la disidencia, la resistencia".

El conocido periodista y contertulio cree que hay esperanza para Cataluña, porque "depende de nosotros estar a la altura del desafío y dar la batalla en todos los frentes, sin avergonzarse de las posiciones que nos asisten", ha dicho Juan Carlos Girauta en declaraciones a DIÁLOGO LIBRE. El periodista se ha mostrado crítico con el Gobierno español porque cree que "es completamente inadecuado que los temas de Cataluña tengan como interlocutor al ministro de Asuntos Exteriores, que la defensa de la infanta de España la asuma Miquel Roca y que el ministro Montoro contribuya a presentar ciertas demandas de privilegio como si fueran algo asumible".

En la misma línea se ha situado el presidente de Impulso Ciudadano, José Domingo, que ha pedido "firmeza y contundencia por parte del Gobierno central e información, mucha información, sobre las consecuencias que tiene el proceso". También ha exigido Domingo una "unidad de PP y PSOE" que exprese "de forma nítida y diáfana" que el proceso de la independencia catalana "es imposible".

Finalmente, Eduardo López-Dóriga, presidente de la Asociación por la Tolerancia, tercer ponente del acto, ha hecho un símil entre el 'boom' de la construcción y "el pelotazo urbanístico de la construcción del nacionalismo", donde también ha tenido cabida la crítica a los Gobiernos de España: "ha habido alcaldes cobardes que han permitido recalificar España. El Estado ha mirado para otro lado, para mantener la alcaldía de la Moncloa".

El Gobierno catalán debate un documento que propugna la infiltración nacionalista en todos los ámbitos sociales *
Entidades financieras, medios de información y comunidad educativa, objetivos de Convergència
José Antich Barcelona El Pais 28 Octubre 1990.  20 Abril 2013

El Gobierno catalán debate desde hace un mes un documento que pretende ser el borrador del programa ideológico de Convergència Democràtica (CDC) para la próxima década, y que sirva de base para las elecciones autonómicas de 1992. La obsesión por inculcar el sentimiento nacionalista en la sociedad catalana, propiciando un férreo control en casi todos sus ámbitos -el documento propugna la infiltración de elementos nacionalistas en puestos clave de los medios de comunicación y de los sistemas financiero y educativo-, y las referencias a un ámbito geográrico -los Países Catalanes- que sobrepasa los límites del Principado, son algunos ejes del que viene a ser el Programa 2000 de los nacionalistas catalanes.

El documento, de 20 folios de extensión, equipara Cataluña a los Paises Catalanes -entendiendo estos como el área de influencia de las comunidades catalana, valenciana y parte de sureste francés-, y sostiene que Cataluña es una "nación europea emergente", una "nación discriminada que no puede desarrollar libremente su potencial cultural y económico".Desde esta perspectiva, los redactores del documento resaltan que la búsqueda de la soberanía hace imprescindible la "sensibilización ciudadana hacia el reforzamiento del alma social", objetivo que persiguen las directrices dadas en el texto, entre las que se incluye la reforma del Estatut.

El documento propugna la configuración de un sociedad catalana de claro corte conservador, en la que tengan vigencia "Ios valores cristianos" y en la que se fomenten las "fiestas populares, tradiciones, costumbres y trasfondo mítico". Una sociedad a la que se debe sensibilizar sobre la "necesidad de tener más hijos para garantizar su personalidad colectiva".

Objetivos
Para cumplir sus objetivos, los ponentes no ocultan la necesidad de controlar a los educadores para que cumplan lo estipulado en la doctrina nacionalista. Se aboga, así, por "vigilar la composición de los tribunales de oposición" para todo el profesorado.

Asimismo, se alienta a "reorganizar el cuerpo de inspectores de forma que vigilen la correcta cumplimentación de la normativa sobre la catalanización de la enseñanza". También se considera necesario "incidir en las asociaciones de padres".

La voluntad de dirigismo queda de nuevo patente en el apartado relativo a los medios de comunicación: hay que "introducir gente nacionalista (...) en todos los puestos claves de los medios de comunicación". También se postula "incidir en la formación inicial y permanente de los periodistas y de los técnicos de comunicación para garantizar una preparación con conciencia nacional catalana".

El documento promueve la creación de organizaciones patronales, económicas y sindicales catalanas, y la conveniencia de diseñar "una estrategia para optar a los cargos directivos de las instituciones" financieras.

De igual forma, se propugna "incidir sobre la administración de justicia y orden público con criterios nacionales", y revisar los mecanismos de acceso y promoción del funcionariado.

El Consell Executiu de la Generalitat ha abordado en las últimas semanas diferentes aspectos del documento y su presidente, Jordi Pujol, ha mantenido reuniones individuales con miembros de su Gobierno y con diferentes dirigentes de la coalición nacionalista. Pujol distribuyó un preborrador del documento a los miembros del Gobierno catalán al inicio de las vacaciones de verano de 1989 con el ruego de que lo leyeran y que, en septiembre, hicieran sus aportaciones.

Notas de Pujol
Poco o casi nada se volvió a hablar del asunto en un año. Hace dos meses, Pujol repartió el documento, que tenía novedades. A diferencia de la ocasión anterior, el presidente de la Generalitat solicitó que las aportaciones al documento se hicieran llegar con rapidez y pidió a los consejeros que lo distribuyeran entre los secretarios generales de los departamentos para que abordaran conjuntamente aspectos que les corresponden y propusieran iniciativas.

La génesis del documento se produce a partir de unas notas de Pujol. Aunque no tiene, aparte del presidente de la Generalítat otros padres, se sabe que han participado los consejeros Macià Alavedra (Economía), Joan Guitart (Educación), Joan Vallvé (Agricultura) y Josep Laporte (Sanidad), así como el secretario general de Convergència, Miquel Roca.

Los peones de Al Qaeda para la «yihad global»
Internet se ha convertido en el vehículo para recibir las instrucciones
J. M. Zuloaga. Madrid. La Razón 20 Abril 2013

Dzhokhar y Tamerlan Tsarnaev, hermanos, de origen checheno, presuntos autores del atentado del pasado lunes contra la maratón de Boston, actuaron por su extremismo islamista, directamente relacionado con las instrucciones que parten de Al Qaeda Central (AQC) para establecer la «yihad global» (guerra total) contra occidente (los «cruzados», por su origen cristiano), según expertos antiterroristas consultados por LA RAZÓN. El líder de la red terrorista, Ayman Al Zawahiri cumple así uno de sus grandes objetivos, que le reforzará en el poder después de suceder a Osama Ben Laden, muerto en una operación de comando de las Fuerzas Armadas norteamericanas: golpear a los Estados Unidos en su propio territorio.

El pueblo checheno, de mayoría islamista, cuyo principal enemigo ha sido tradicionalmente Rusia, ha generado una serie de movimientos extremistas que han terminado por caer dentro de la órbita de Al Qaeda. Se trata de un pueblo con una larga tradición de combate, de participación en guerras (propias y ajenas) y que, en determinados momentos, ha acogido en su territorio a «yihadistas» de otras nacionalidades que acudían para ayudar a combatir a los «infieles» y, a cambio, recibían el correspondiente entrenamiento.

No es una casualidad que, en mayo de 2011, las autoridades rusas consiguieran abatir en Chechenia al coordinador de Al Qaeda para el Cáucaso, un individuo de nacionalidad saudita, conocido como «Moganned».Como tampoco parece fruto del azar que islamistas chechenos combatan junto con Al Qaeda, contra el régimen sirio de Bachar Asad. De hecho, un destacado dirigente checheno murió en un ataque de las tropas oficialistas sirias durante los combates en la ciudad de Alepo.

Dzhokhar Tsarnaev, por si faltaba alguna evidencia, visitaba habitualmente páginas islamistas, colgaba vídeos de combatientes en la guerra civil y aclaraba que su religión era el islam. «No hay más Dios que Alá, que resuene en nuestros corazones», afirmaba.

Pero no hay que irse tan lejos para establecer las conexiones entre el islamismo checheno y Al Qaeda. En agosto del año pasado, la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía detuvo, en una brillante operación, denominada «Plomo», a un tal «Ahmad Avar», cuyo nombre real era Eldar Magomedov, un checheno al que la red que dirige Al Zawahiri había nombrado máximo responsable «militar» para Europa. La Policía española fue felicitada por Estados Unidos y otros países.

Magomedov, que también utilizaba el alias de «Muslim Dost», un ruso de origen checheno que había pertenecido a unidades especiales de la antigua Unión Soviética y al que la Audiencia Nacional envió a la cárcel, había sido entrenado en los campos que Al Qaeda tiene en Waziristán, una región montañosa del noroeste de Pakistán de 11.600 kilómetros cuadrados, que linda con Afganistán. Algunas de las células que han intentado atentar en Europa han recibido cursillos de aprendizaje en esta zona, antes de dirigirse a diversos puntos de Europa, entre ellos España.

Según informó LA RAZÓN en agosto del año pasado, Magomedov llegó a convertirse en instructor, por su «maestría» en el aprendizaje de las técnicas terroristas, antes de incorporarse a la guerra de Afganistán.

En el caso de los hermanos Tsarnaev, cuya estancia o paso por Turquía parece acreditada, habrá que esperar a que concluyan las investigaciones de las Fuerzas de Seguridad norteamericanas para conocer detalles de sus antecedentes y cómo recibieron la orden de cometer atentados terroristas. O si han actuado dentro de las consignas de la «yihad global», a las que se accede fácilmente por internet, donde se han fanatizado en el odio a occidente.

Sin embargo, la residencia en Turquía, lugar de paso de muchos «yihadistas» que acuden a los campos de entrenamiento de Al Qaeda, situados en las zonas fronterizas de Pakistán y Afganistán, podría ofrecer datos relevantes de su pasado reciente y su adscripción a la red terrorista.

Precisamente, «Ahmad Avar», (Eldar Magomedov), al desplazarse a España estableció contacto con uno de los enlaces que Al Qaeda tiene en todo el mundo, en este caso el ciudadano turco Cengiz Yalzin. Al parecer, entre sus planes inmediatos estaba cometer un gran atentado en Francia o los Juegos Olímpicos de Londres. Cuando «Ahmad Avar» abandonó la guerra de Afganistán, siguió las órdenes de la cúpula de Al Qaeda. Según todos los indicios, se le destinó a Europa como «jefe militar» con el fin de que perpetrara atentados. Hizo el viaje a través de Turquía y Grecia, para después desplazarse por Europa con documentación falsa.

LOBOS SOLITARIOS FANÁTICOS EN EL CORAZÓN DE EUROPA
El caso de Mohamed Merah, autor de siete asesinatos a punta de pistola en Toulouse el año pasado; o el de los cuatro islamistas que cometieron los atentados suicidas del 7 de julio de 2005 en Londres (56 muertos y un millar de heridos), tiene el común denominador de jóvenes, aparentemente integrados en la sociedad en la que viven, pero que están absolutamente fanatizados por el odio a occidente y la civilización cristiana, representada por lo que llaman los «cruzados». El islamismo radical, con su desprecio absoluto a la vida de los que considera «infieles», sean niños, mujeres o ancianos, se ha convertido en uno de los grandes peligros para la sociedad occidental, caracterizada por una tolerancia y formas democráticas impensables en países islámicos.

Inmersión: Cataluña no es Quebec
MANUEL L. CABEZAS www.gaceta.es 20 Abril 2013

La iniciativa de la inmersión la tienen y la imponen los políticos nacionalistas.

Para sustituir el modelo inicial de “normalización lingüística flexible” por el de “normalización radical”, los responsables de la política educativa y lingüística de Cataluña han importado, deformándola intencionadamente, una de las fórmulas del modelo innovador de aprendizaje del francés por los anglófonos de Quebec (Canadá), modelo que, en la literatura científica, se ha denominado “inmersión”.

En Quebec, los programas de inmersión lingüística en francés comenzaron en 1965, en el alfoz sur de Montreal, por iniciativa de los padres anglófonos, deseosos de armar lingüísticamente a sus hijos y de que se convirtieran en ciudadanos bilingües (inglés/francés). Luego, se extendieron a otras provincias limítrofes (Ontario y Nouveau-Brunswick). Además, la inmersión quebequesa se ha limitado a la escuela primaria y, por lo tanto, no ha tenido continuidad en la enseñanza secundaria.

¿En qué medida este modelo quebequés podía y debía ser importando a Cataluña para llevar a cabo la mal llamada “normalización lingüística”, si las condiciones de Quebec y de Cataluña son totalmente diferentes e incluso antagónicas?

Para intentar responder a esta pregunta, vamos a oponer, desde distintos puntos de vista, los programas canadienses y el modelo único de “inmersión radical”, implantado en Cataluña:

En Quebec, la iniciativa de la inmersión parte de los padres anglófonos; sin embargo, en Cataluña, la iniciativa la tienen y la imponen los políticos nacionalistas.

En Quebec, el objetivo perseguido era conseguir un “bilingüismo escolar” (inglés/francés); en Cataluña, “normalizar” el uso del catalán en todos los sectores, que está conduciendo a un “monolingüismo reductor y castrador”.

En Quebec, la inmersión tiene carácter voluntario; en Cataluña, obligatorio.

En Quebec, la inmersión adoptó diferentes formas (“inmersión precoz o larga”, “inmersión tardía o corta”, “inmersión media”, “inmersión total”, “inmersión parcial” e “inmersión doble”); en Cataluña, se impuso un modelo único, el café para todos (“inmersión precoz, total y obligatoria”).

En Quebec, se pensó siempre en los discentes y en los deseos de los padres; en Cataluña, han primado la “construcción nacional” y los intereses de la casta política nacionalista.

En Quebec, el inglés (lengua materna de los alumnos “inmersionados”) es introducido progresivamente como materia de estudio y como lengua vehicular; en Cataluña, el castellano tiene un horario raquítico y, además, por ley y por la práctica docente, fue y está descartado como lengua vehicular.

En Quebec, el alumnado era voluntario (10% de la población escolar canadiense) y estaba formado por niños de familias favorecidas social, cultural y económicamente; en Cataluña, el alumnado está formado por los hijos de las familias más desfavorecidas social, cultural y económicamente; los hijos de la “gente bien” pueden librarse de la inmersión en catalán al frecuentar la enseñanza privada nacional o extranjera (colegio alemán, liceo francés, colegio suizo, etc.).

En Quebec, la inmersión se aplicó sólo en la enseñanza primaria; en Cataluña, la normalización por inmersión concierne todos los ciclos de enseñanza no universitaria y, en la actualidad, también se persigue la universitaria.

En Quebec, la evaluación de la inmersión ha sido, globalmente, positiva; en Cataluña, a pesar de lo que digan ciertos expertos de la Unión Europea en sus informes, debidamente aleccionados por el “lobby” catalán en Bruselas, los resultados son catastróficos: basta con consultar los Informes Pisa, las evaluaciones que realiza periódicamente el Mec o el nivel lingüístico (en catalán y/o en español) de los alumnos que llegan a la universidad en Cataluña.

En Quebec, se ha hecho una inmersión en francés, lengua materna y propia de la mayoría de la población; en Cataluña, la inmersión se hace en catalán, lengua materna y propia de menos de la mitad de la población.

En Quebec, se ha hecho una inmersión en francés, lengua internacional, lengua de los organismos internacionales, lengua difundida –como lengua oficial– en países de los cinco continentes, lengua hablada por cientos de millones de locutores; en Cataluña, se trata de imponer el catalán, lengua que merece todo el respeto del mundo, pero lengua local, utilizada por dos o tres millones de personas, en una pequeña región del noreste de España y en tres pequeñísimos enclaves extranjeros (Andorra, Francia y el Alguer).

Este análisis contrastivo denota una importación torticera e interesada de una de las fórmulas del modelo de inmersión canadiense por parte de los nacionalistas catalanes, que están imponiendo, manu militari, el catalán en detrimento del español. El objetivo perseguido y los resultados obtenidos ponen en entredicho e invalidan el medio utilizado en Cataluña para llevar a cabo la mal llamada normalización del uso de la lengua catalana: la inmersión precoz, total y obligatoria. En efecto, todas las evaluaciones coinciden en señalar que los resultados, tanto en el dominio del catalán como del español, son insatisfactorios y deficientes. Y, por otro lado, en Cataluña, las lenguas han dejado de ser instrumentos de comunicación y se han transformado en armas de la lucha política.

Manuel I. Cabezas González es profesor de Lingüística Francesa y Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona (www.honrad.blogspot.com).

El PP de las Islas Baleares pone fin a la inmersión obligatoria en catalán y aprueba un modelo de escuela trilingüe
Bosch, consejero de Educación, Cultura y Universidades: “Vale la pena trabajar con más lenguas en los centros. [...] Tenemos dos lenguas oficiales y somos una Comunidad bilingüe, no puede ser que una de las dos lenguas tenga tratamiento de lengua extranjera”. La nueva norma aprobada por el Gobierno autonómico tiene que pasar por la Cámara autonómica, donde el PP tiene mayoría absoluta.
Redacción www.vozbcn.com. 20 Abril 2013

El Gobierno autonómico de las Islas Baleares ha decidido eliminar la inmersión lingüística obligatoria en catalán y dar paso adelante hacia un modelo trilingüe (español, catalán y una lengua extranjera, preferiblemente el inglés) mucho más acorde con la realidad de la Comunidad y que prepara lingüísticamente a los alumnos. El cambio se pondrá en marcha a partir del próximo curso escolar progresivamente.

El Ejecutivo autonómico presidido por José Ramón Bauzá (PP) ha aprobado, este viernes, un decreto de tratamiento integral de lenguas para que los niños de la enseñanza pública y concertada no universitaria finalicen sus estudios con un conocimiento y expresión correcta de tres lenguas, dos oficiales y una extranjera.

De esta manera, en las Islas Baleares se busca el equilibrio escolar, sin preferencias ni en detrimento de ninguna de las dos lenguas oficiales. Según el portavoz del Gobierno autonómico y consejero de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch (PP): ”Vale la pena trabajar con más lenguas en los centros. [...] Tenemos dos lenguas oficiales y somos una Comunidad bilingüe, no puede ser que una de las dos lenguas tenga tratamiento de lengua extranjera”.

30%, 30%, 30%
Para poner en marcha el proyecto se formará lingüísticamente a 1.315 profesores en lenguas extranjeras y se incorporarán a los diferentes centros 100 más, ya que los docentes tendrán que acreditar un certificado de nivel B2 o superior para ejercer de profesor en alguna de las lenguas extranjeras.

Los alumnos de Educación Infantil recibirán la enseñanza en las dos lenguas oficiales e iniciarán algunas clases en una lengua extranjera a partir del segundo ciclo (3 años). En Primaria, los niños recibirán la enseñanza en las tres lenguas a 30% de asignaturas (en cada lengua, como mínimo una de las áreas que tengan como objeto de aprendizaje las matemáticas o el conocimiento del medio natural, social y cultural; y el resto, de forma equilibrada), con un 10% restante a elección de cada centro. Además, en Primaria, los alumnos cursarán un mínimo de cuatro horas a la semana en lengua extranjera en el primero y el segundo ciclo, y un mínimo de cinco horas en el tercer ciclo.

En primero, segundo y tercero de la ESO se impartirá en cada una de las lenguas oficiales y la lengua extranjera, como mínimo, una de las materias que tengan como objeto de aprendizaje las matemáticas, las ciencias de la naturaleza y las ciencias sociales. En cuarto se tendrá que impartir en cada una de las tres lenguas, como mínimo, una de las materias que tengan como objeto de aprendizaje las matemáticas, las ciencias sociales y el resto de las materias obligatorias. Y el centro escolar tendrá que ofrecer un mínimo de un 20% de la carga lectiva del resto de materias en cada una de las tres lenguas.

Para Bachillerato, para cada curso, los alumnos tendrán que cursar al menos una asignatura no lingüística del currículo en cada una de las tres lenguas. Y en la formación profesional, serán los módulos, al menos uno, los que se tendrán que ofrecer en las tres lenguas.

Un medida acorde con la realidad
Como era de esperar, los sindicatos mayoritarios, los partidos de la oposición, incluido el PSOE, y las entidades catalanistas se han posicionado en contra del trilingüismo en las aulas de las escuelas de las Islas Baleares y han criticado la medida aprobada por el Gobierno autonómico. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB) tumbó la inmersión lingüística obligatoria en catalán en noviembre de 2011.

Desde entonces, tras la victoria del PP en las últimas elecciones autonómicas, el modelo escolar en materia lingüística ha ido variado sobre el papel. En mayo de 2012 -cumpliendo con lo dictado por el TSJIB- el Gobierno autonómico estableció la libre elección de lengua, entre las dos oficiales, pero solo hasta los 7 años. Esta medida no era lo que los populares habían propuesto en su programa electoral.

Después de varias denuncias públicas de padres que han visto como se humillaba a sus hijos, incluso en localidades en las que el PP ha defendido la aplicación de la inmersión lingüística obligatoria y la exclusión del español como lengua vehicular, el Gobierno autonómico ha decidido poner en marcha un modelo trilingüe para las escuelas de la Comunidad balear.

La Fundación Círculo Balear ha felicitado a Bauzá pese a que desde esta entidad se “apueste por la libre elección de lengua”, ya que el decreto da “un tratamiento equilibrado entre las lenguas oficiales”. Jorge Campos ha advertido, de todas formas, que la asociación estará atenta para que se cumpla la ley.

Incultos desconstitucionalizados
Nota del Editor  20 Abril 2013

Que manía. Siempre preocupados por los hijos de los demás. Preocupados para que los hijos de los demás sean obligados a aprender lenguas regionales en detrimento de su formación, desarrollo personal y futuro profesional.

Con lo claro que la constitución española establece el deber de conocer el español, se empeñan en imponer la mentira de que también hay deber de conocer la lengua regional.

Pobres gentes que no quieren luchar (salvo algunas excepciones) por sus derechos humanos y constitucionales. Pobres gentes que tienen que sufrir la imposición lingüística regional. Los profesionales de la política carecen de sentido común y principios éticos y por ello está claro que son unos miserables que no merecen respeto ni consideración alguna y que deberían estar en la cárcel purgando sus miserias.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

De Argentina a Cataluña
Van por todo
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 20 Abril 2013

En el artículo "Artur y Cristina" intenté aportar pruebas de que el clima de crispación y fractura social que ha creado en Cataluña el discurso secesionista de Artur Mas y de su entorno sectario y mediático guarda semejanzas reveladoras con los frutos de la campaña demagógica, discriminatoria y maniqueísta que Cristina Fernández de Kirchner ha lanzado contra la prensa independiente y contra todo atisbo de oposición o mínima disidencia social o política, incluida la que surge de su propio partido y de los círculos que hasta ayer la acompañaron incondicionalmente.

"Vamos por todo" es la consigna de las huestes kirchneristas, cuya nueva bestia negra es el Poder Judicial. Al que pretenden laminar valiéndose de un torticero... ¡derecho a decidir! Allá lo llaman "democratización de la Justicia". Escribe el editorialista del diario argentino La Nación (14/4):

Bajo el declamado propósito "democratizador" se propugna sujetar la elección de los representantes de los jueces, académicos y abogados de la matrícula federal [en el Consejo de la Magistratura] al proceso eleccionario de autoridades electivas nacionales, por lo que los candidatos deberán integrar listas propuestas por los partidos políticos, circunstancia que indudablemente condicionará su actuación a la pertenencia a un determinado partido político, coartando así su independencia de criterio.

El Consejo de la Magistratura es una pieza clave del sistema constitucional: equivale al Consejo General del Poder Judicial español y tiene entre sus funciones la de designar y destituir a los jueces, y lo que se propone el oficialismo es convertirlo en otro apéndice del poder político. El paso siguiente del "Vamos por todo" consiste en avasallar al Tribunal Supremo, compuesto por una mayoría de jueces insobornables.

Privilegios dinásticos
Los secesionistas catalanes también "van por todo" empujados por la ambición de poner la sociedad patas arriba y empezar desde cero. El Consejo Asesor de la Transición Nacional ha sido creado y puesto en funciones por la Generalitat para elaborar informes sobre "el Estado propio", entre los cuales se cuenta uno dedicado exclusivamente a la organización de la consulta inconstitucional, y otros sobre estructuras de Estado específicas como una agencia tributaria, un banco central, una administración electoral o un servicio exterior. También abordará lo relacionado con la defensa del nuevo Estado, tarea que resultará harto difícil si Mas cumple su promesa preelectoral de no crear un ejército catalán.

La analogía con el proyecto kirchnerista queda patente en el apartado sobre la creación de un Poder Judicial propio. No hay que forzar la imaginación para entender cuántas sentencias adversas del Tribunal Constitucional, de la Audiencia Nacional y, sobre todo, del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, al que no se le pueden atribuir servidumbres externas, se ahorrarían los secesionistas si pudieran exigir a los jueces que subordinaran la aplicación de las leyes a la solidaridad identitaria y endogámica.

Con el agravante de que los secesionistas interpretan dicha solidaridad como una coartada para saltarse las leyes a la torera, mezclando, además, conflictos sociales con privilegios dinásticos. Esto fue lo que hizo Artur Mas (LV, 14/4):

Denunció ayer que el Estado español ha emprendido una campaña de descrédito contra símbolos de referencia catalanes, como Jordi Pujol y la lengua, con el objeto de romper la cohesión social de Catalunya, y alertó "que cuando los símbolos se desgastan, la sociedad se hace añicos". (...) Citó al ex president Jordi Pujol, "que ha sido un símbolo con el que se ha identificado mucha gente de este país durante mucho tiempo, y por eso se le está intentando desgastar".

La noticia no deja dudas acerca de las segundas intenciones de la apelación al símbolo Pujol. Estas palabras en defensa de la figura de Jordi Pujol

fueron acogidas con especial emotividad por los asistentes a un consejo nacional en el que el hijo del ex president, Oriol Pujol, explicó –a puerta cerrada– su decisión de apartarse de la dirección y de delegar su cargo de secretario general tras ser imputado por el caso de las ITV. Explicaciones que, según apuntó Mas, fueron recompensadas con un "largo y sentido aplauso".

Arengas totalitarias
Mas no se conformó con reivindicar un derecho feudal a la inmunidad hereditaria, ni con sentenciar que la sociedad a la que adjudica vigencia milenaria puede "hacerse añicos" si se "desgastan los símbolos" encarnados en personajes de efímera trayectoria, que comparten con los demás mortales las debilidades propias de la naturaleza humana. Tanta fragilidad debe de ser casi una blasfemia para quienes creen en los valores eternos de esa sociedad. Ya transportado por el fanatismo tildó, en la misma asamblea, de "nuevo lerrouxismo" la actitud de los partidos de la oposición que maltratan a esos ídolos con "una sobredosis de mala educación y grosería". Cristina Fernández de Kirchner no lo habría dicho con más contundencia a pesar de ser una especialista en arengas totalitarias. Sólo habría sustituido el para ella exótico "lerrouxismo" por el agraviante "antipatria", típico de los nacionalistas argentinos. Es que unos y otros, secesionistas y kirchneristas, "van por todo" y abominan de las disidencias y las heterodoxias. Y unos y otros exigen obediencias ciegas y monolíticas porque "está en juego el país" (Mas dixit, LV, 4/4). ¿El país? Más bien, sus intereses.

Antoni Puigverd, que deja caer perlas de lucidez en la charca de su argumentario nacionalista, pareció anticiparse, supongo que involuntariamente, a este embrollo, cuando escribió (LV, 28/1) que una de las raíces culturales de la corrupción es

el amiguismo: familia, grupo, influencias, enchufes, entorno. Partiendo de estas raíces, ha fraguado con naturalidad esta idea: un partido es un feudo. Todas las instituciones lo son. Al frente del feudo está el señor, rodeado de todo tipo de fieles militantes, funcionarios a dedo, asesores, propagandistas. La función de los siervos es defender al señor a capa y espada, pues él les compensará con canonjías y prebendas. También puede castigarles quitándoles arbitrariamente el puesto. Así funciona el país, así se depredan sus estructuras públicas (y, generalmente, también las privadas): sean políticas, judiciales, económicas o culturales. La idea de fondo es muy simple: la democracia es sólo para mí y los míos.

Mas se ocupó, en la asamblea arriba citada, del otro símbolo que considera amenazado: realizó una defensa apasionada de la lengua catalana y calificó de "absurdo" el último auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Tampoco estuvo solo en esta defensa. El secretario general de la "moderada" y "dialogante" UDC, Josep M. Pelegrí, afirmó (LV, 14/4):

Si anulan nuestra lengua están anulando el nervio fundamental de nuestra identidad. ¡Por aquí no pasaremos! Unió no pasará. Pondremos todos los instrumentos a nuestro alcance para que no suceda.

El somatén mediático tergiversó descaradamente el contenido de dicho auto del TSJC, convirtiéndolo en un pretexto para que los secesionistas redoblaran sus amenazas de insumisión. A Francesc de Carreras le bastaron pocas palabras para desenmascararlos (LV, 13/4):

La resolución judicial no dice, como han manipulado los medios de comunicación, que si un alumno lo pide toda la clase debe ser impartida en castellano. Lo que dice, simplemente, es que deben usarse ambas lenguas: lo dice el auto porque lo dice la ley.

Un papelón mayúsculo
Ahora, los capos del secesionismo corren dando vueltas por el escenario de la política española y catalana como pollos decapitados. Un papelón mayúsculo. El consejero de Justicia de la Generalitat, Germà Gordó, quien le había ratificado a Jordi Barbeta que no habría marcha atrás en la consulta (LV, 24/3), confesó luego (LV, 16/4) que veía imposible la consulta sin un acuerdo previo con Madrid, oído lo cual Francesc Homs, consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno catalán, lo contradijo (LV, 17/4):

Declaraciones hay muchas, pero el guión del Govern son todos los acuerdos firmados, el programa electoral de CiU, el pacto de legislatura con ERC, y las dos declaraciones del Parlament, y de aquí no nos moveremos (...) La idea de que la consulta se hará sí o sí se mantiene plenamente vigente.

Quienes hicieron de la fragmentación de la sociedad española y de la sociedad catalana su catecismo diario se intoxican ahora con su propio veneno: no pueden imponer la disciplina en sus filas porque hicieron de la insumisión contra las leyes su razón de ser. La confusión es tan grande que el somatén mediático presenta al talibán Felip Puig como un "soberanista pragmático" (¡más respeto con el pragmatismo!) y al beligerante contra la enseñanza bilingüe Josep Maria Pelegrí como un "pactista" (LV, 18/4).

Como hemos visto, Artur Mas denunció que "la sociedad se hace añicos" cuando se desgastan símbolos como Jordi Pujol (¿y su dinastía?) y la lengua. Nada más falso. Quienes están haciendo añicos la sociedad son quienes se han abrazado a símbolos ficticios para ir por todo y conquistar las prebendas del poder hegemónico. Y esto vale tanto para la corte de Cristina como para la corte de Artur.

La Cataluña futurista
xavier pericay ABC Cataluña 20 Abril 2013

Ha llegado a mis pantallas un documento futurista. Se titula «La futura força de defensa de Catalunya», lleva fecha de 1 de abril de 2013 y está firmado por el Centre d’Estudis Estratègics de Catalunya (CEEC). O sea, es obra de Miquel Sellarès, el hombre que declaraba hace poco que los catalanes estamos en guerra y no nos damos cuenta. Dejemos ahora a un lado, si les parece, los problemas de Sellarès con la justicia, su afición a los confidenciales o el que su vida laboral, si así puede llamársele, se haya desarrollado hasta la fecha a costa de los contribuyentes; dejemos todo esto, centrémonos en el hecho de que el inspirador del texto pasa por ser el máximo experto en seguridad de Cataluña y entremos de una vez en materia. Lo primero que llama la atención del documento —amén de una sintaxis llena de solecismos— es la falta de fe del CEEC en lo que escribe. Según propia confesión, su «ejercicio de simulación» es «discutible y modelable» y no pretende abrir con él ni «una gran polémica ni un gran debate». Se comprende.

Entre otras razones, porque parte de un imposible, cuando menos a tenor de la actual legislación: la pertenencia del futuro Estado catalán al marco europeo (UE) y atlántico (OTAN). Pero, en fin, la simulación, ya se sabe, tiene estas cosas.

Por lo demás, el documento ofrece consideraciones tan novedosas como que la proliferación de armas de destrucción masiva constituye la mayor de las amenazas que se ciernen sobre el «nasciturus», o consideraciones tan decisivas como que la descomposición de los Estados —entre los que no se incluye, claro, el propio «nasciturus»— puede pillar en el futuro a miles de catalanes en la necesidad de ser evacuados. Pero acaso lo más relevante sea esa minuciosa «Hoja de ruta para crear las futuras Fuerzas de Defensa de Cataluña» (FDC) con que se cierra el documento, en la que se llega incluso a indicar los niveles de catalán exigibles a los mandos y a la tropa y donde sólo queda por precisar la hechura y el color de los respectivos uniformes.

En fin, el delirio nacionalista por tierra, mar y aire.

Hasta luego, «nacionatas»
juan carlos girauta ABC Cataluña 20 Abril 2013

CUÁNTAS veces habrán repetido que lo único que no puede hacerse en política es el ridículo? Pues nada, no se les queda. Es muy raro, porque tontos no son. Tan pronto como coinciden en priorizar la unidad (Unitaaat!), se fragmentan en mil familias. En cuanto invocan la armonía (y uno imagina idílicas rotllanes sardaneras), salen a escape en todas direcciones ilustrando la repulsión de los imanes. Es ponerse a sumar fuerzas postelectorales y dar una lección magistral sobre división. Quizá pese sobre ellos un horrible maleficio; quizá teman el éxito y se perjudiquen compulsivamente cuando lo huelen.

Entiéndanlos. Si gentes tan insistentes en su memorial de agravios, con varias generaciones formadas en la queja, obtuvieran de pronto lo que decían perseguir, ¿qué sería de ellos? ¿Quién los reeducaría para la Catalunya plena, para la felicidad? Contra lo que algunos piensan, yo me preocupo mucho por los nacionalistas, esos seres sentimentales. Tengo tantos amigos así... Por eso no disfruto nada cuando les veo seguir a un ciego, viajar en una nave sin piloto, poner tanta ilusión en lo que creían oportunidad histórica y sólo era cálculo electoralista y alicorto, por lo demás errado.

El plan de lograr mayoría absoluta surfeando una ola callejera (impulsada por los propios calculadores) contrasta tan crudamente con el resultado realmente alcanzado que no hay pillo que aguante el impacto. Artur Más, que ya parecía pétreo, está ahora gélido. En una especie de estatua de sí mismo, se mueve por los foros, sonriente, como quien celebra un homenaje a la impericia. Entre las facciones de Convergència y del govern, las de Unió y las plataformas asamblearias, los socios de ERC y los consejos de transición hacia la nada, las CUP, los de SI, el FNC, la monja y el capellán... los nacionalistas no necesitan enemigos. Que avisen cuando se aclaren, cuando sepan exactamente cuál es su posición. Hasta luego, «nacionatas», no se me depriman.

Un absurdo pedagógico
XAVIER PERICAY. ABC  20 Abril 2013

“Cuando uno compara la situación actual con la vivida por Menéndez Pidal en 1930, no encuentra apenas diferencias, ni siquiera en lo tocante a los niños sordomudos; sólo ha cambiado la naturaleza de las víctimas: si antes eran catalanohablantes, ahora son castellanohablantes”

EL 24 de marzo de 1930, aprovechando que Ramón Menéndez Pidal se hallaba todavía en Barcelona, donde había participado en primera línea en los tan celebrados actos de homenaje de los intelectuales de Cataluña a sus homólogos del resto de España por su pasada solidaridad con la lengua catalana, Lluís Nicolau d’Olwer se lo llevó a visitar las escuelas municipales. Por entonces, Menéndez Pidal llevaba ya cinco años como director de la Real Academia Española. Y Nicolau d’Olwer, dirigente de la muy nacionalista Acció Catalana, acababa de ser repuesto por el Gobierno Berenguer en su cargo de concejal del Ayuntamiento, desde el que había impulsado, entre 1916 y 1923, el aprendizaje en lengua materna en los centros docentes dependientes del municipio. A ambos les unía, pues, la preocupación por el idioma y por su enseñanza. Y como quiera que el director de la Academia estaba interesado en conocer de primera mano lo realizado en estas escuelas antes de que el golpe del general Primo de Rivera lo echara todo a perder, Nicolau d’Olwer se había ofrecido a acompañarle y hacerle de cicerone. Cuatro horas duró la visita, y en esas cuatro horas Menéndez Pidal fue informado, por parte de los propios maestros allí empleados, de la importancia de la obra educativa anterior a la dictadura primorriverista y, en consecuencia, de la barbaridad que había supuesto eliminarla de cuajo.

Tan impresionado quedó el ilustre académico que no pudo por menos de declarar a la prensa local que, nada más regresar a Madrid, pensaba entrevistarse con el ministro de Instrucción Pública, Elías Tormo, para trasladarle la necesidad de volver a introducir el aprendizaje en el idioma materno –o sea, en catalán, en este caso– en las escuelas municipales barcelonesas. Con este razonamiento: «Una lección de cosas, una descripción, una narración que no se les dé en su lengua materna, ¿qué serie de dificultades no supone para su comprensión y, por tanto, para su instrucción y su educación? Me parece sencillamente un absurdo pedagógico pretender elevar a un niño al conocimiento que sea valiéndose como instrumento de una cosa que no conoce; como me parece absurdo también, y hasta podríamos calificarlo de cruel, lo que se ha hecho estos últimos años con la enseñanza de los sordomudos, privándoles de la enseñanza en catalán, con la cual privación se encuentran con que después, en la vida corriente, por la calle, por donde sea, no entienden nada, por la sencilla razón de que la lengua popular es el catalán». Todo lo cual le llevaba a concluir que no había otra solución que el bilingüismo, esto es, «enseñar a la infancia catalana en catalán y a la castellana en castellano».

Eran otros tiempos, claro. Por un lado, la relación entre los hablantes de uno y otro idioma era en Cataluña de 75 a 25 a favor de los catalanohablantes, mientras que ahora resulta ligeramente favorable a los castellanohablantes. Por otro, existía en la España culta un consenso bastante generalizado sobre la bondad de la enseñanza en lengua materna –y no digamos ya entre quienes sufrían o habían sufrido la prohibición de instruir a sus hijos conforme a ese principio educativo–. Y, en fin, el propio Estatuto de Núria, en su versión inicial –o sea, en la que entró en las Cortes en agosto de 1931 tras ser aprobada en referéndum por tres cuartas partes de los electores catalanes y antes de que el proceso constituyente la convirtiera en papel mojado–, recogía en su articulado esa preocupación: tras estipular que en la Cataluña soñada no habría otro idioma oficial que el catalán, el artículo 31 precisaba que la Generalitat mantendría «escuelas primarias de lengua castellana en todos los núcleos de población donde hubiera un mínimo de 40 niños de lengua castellana», lo que equivalía a garantizar la enseñanza en esta lengua en buena parte del territorio.

Ese fue también el modelo educativo preconizado durante la dictadura del general Franco. Por supuesto, no por parte del régimen, sino de la oposición, y muy especialmente de la agrupada en torno al catalanismo –lo que no significa que en el llamado franquismo sociológico no hubiera asimismo partidarios de la implantación de una enseñanza en lengua materna–. Por lo demás, esa querencia tuvo el debido reflejo en el campo educativo. Y lo tuvo en Cataluña, cómo no. La Escuela de Maestros Rosa Sensat, icono de los movimientos de renovación pedagógica en los años sesenta y setenta, edificó sobre este mismo principio su actividad. Su referente fueron las escuelas de la Generalitat durante la Segunda República –que no eran sino la prolongación de aquellas que Nicolau d’Olwer había impulsado en vísperas de la dictadura primorriverista– y su salvoconducto, un informe de la Unesco, elaborado por un comité de expertos en 1953, que prescribía la idoneidad de la enseñanza en lengua materna, tanto desde el punto de vista pedagógico como psicológico o sociológico.

Eran otros tiempos, decíamos. Porque la llegada a España de la democracia y, con ella, de la autonomía, permitió que aquel absurdo pedagógico que Menéndez Pidal denunciara hace más de ocho décadas como propio de un sistema autoritario y contrario, pues, al ejercicio de las libertades fuera asentándose, por vía de paradoja, en la Comunidad Autónoma catalana –e insinuándose, en menor o mayor medida, en cuantas Comunidades disponían, como Cataluña, de más de una lengua oficial–. Al margen de la ley, por supuesto. O sea, con la fuerza de los hechos y abusando de las prerrogativas que confiere el ser parte del Estado. Así, cuando uno compara la situación actual con la vivida por Menéndez Pidal en 1930, no encuentra apenas diferencias, ni siquiera en lo tocante a los niños sordomudos; sólo ha cambiado la naturaleza de las víctimas: si antes eran catalanohablantes, ahora son castellanohablantes.

No parece, con todo, que ese estado de cosas pueda prolongarse mucho más. Las recientes sentencias de los tribunales dando la razón a los padres que reclaman una enseñanza en castellano para sus hijos y obligando a la Generalitat a escolarizarlos también en esta lengua junto al resto de la clase no permiten otra salida, a corto o medio plazo, que una remoción radical del modelo de enseñanza catalán: el paso de un modelo de inmersión a uno de conjunción lingüística, en el que la primera enseñanza se dé en la lengua materna del alumno o en aquella que libremente escojan sus padres y en el que ambas lenguas oficiales, amén de ser estudiadas y aprendidas, tengan una presencia equilibrada en los demás ciclos educativos. Por descontado, el Gobierno de la Generalitat y el catalanismo partidista se resistirán tanto como puedan. Pero la ley es la ley, y debe aplicarse. En este sentido, no estaría de más que el Ministerio de Educación aprovechara la ocasión para introducir en el ultimísimo borrador de la LOMCE cuantas disposiciones sean necesarias para garantizar que el rumbo ya no va a torcerse y que aquel absurdo pedagógico al que aludía Menéndez Pidal es ya definitivamente cosa del pasado.

ENRIQUE LÓPEZ DEFIENDE EL ESPAÑOL
El adoctrinamiento catalán 'es una forma cruel de fascismo'
S.C. www.gaceta.es 20 Abril 2013

El presidente del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, se solidariza con Enrique López, el padre que ha emprendido una lucha para que se respete el castellano en la escuela.

El presidente del Grupo Intereconomía, Julio Ariza, criticó el miércoles en El Gato al Agua que en las escuelas no se está enseñando en catalán sino que se promueve el “odio al otro” y se coarta la libertad. De esta manera, rompió una lanza en favor de Enrique López –en la imagen–, un padre que ha acudido a los Tribunales ante la imposibilidad de que sus hijos puedan aprender tanto en español como en catalán en las escuelas, es decir, el bilingüismo.

En una de las intervenciones, indicó que tuvo la “genial idea de realizar una intervención en español”. Al respecto, señaló que al día siguiente fue portada en La Vanguardia. Asimismo, recuerda que durante su intervención se levantaron entre quince y veinte diputados diciendo, entre otras cosas, “fill de puta”. Algunos de ellos eran dirigentes importantes de CiU y otros, alcaldes.

En este sentido, dijo que le “costó mucho” encontrar muestras de solidaridad de alguna persona en Cataluña. Se muestra “concernido” por el caso de este padre, el primero que en 2005 llevó a los tribunales el actual sistema de inmersión lingüística en Cataluña. Detrás de todo esto hay “una voluntad de excluir al que piensa diferente”, afirmó Julio Ariza, quien aseguró que “es una forma siempre cruel de fascismo” y “yo lo he vivido en mis carnes”. “Esto era un caso aislado, sí, pero muy pocos diputados se atrevían a expresarse en su idioma materno –que era el español–”.

“Amando como amo a la lengua catalana”, a la que definió como “rica y hermosa”, critica que en las escuelas no se enseña en catalán sino el “odio al otro”. Y agregó que se enseña “la exclusión de quien no piensa de la misma manera, que no siente de la misma manera”.

En cuanto al caso gravoso y duro de López, quien da una batalla por la libertad de sus hijos, mostró su deseo de que cuando sus hijos regresen a casa no vean en su padre a una persona culturalmente diferente, que es excluida de la sociedad por el simple hecho de defender unas ideas. “Es un hombre libre”, comentó.

Enrique López logró en mayo de 2011 que el TS le reconociera el derecho a dar a su hijo una escolarización bilingüe. Junto con otros padres avalados por el Supremo ha denunciado que la Generalitat incumple los fallos lingüísticos y mantiene que la consejería de Enseñanza incumple sus propias resoluciones. “La Generalitat no tiene voluntad de cumplir con la atención individualizada, por eso no ha proporcionado a los centros los instrumentos que necesitan para desplegar esta atención. Si quieren enviarnos una nota en castellano tienen que hacerla a mano porque el software del centro y las plantillas están en catalán”.

De ficción
miquel porta perales ABC Cataluña 20 Abril 2013

El mensaje independentista ha encontrado los propagadores de la fe

LLEGA el Día del Libro. Sant Jordi. En la librería, en un expositor, veo -no invento nada y quizá olvide alguno- los títulos siguientes: Catalunya, a la independència per la butxaca; L’Assemblea Nacional Catalana; Un país que fa camí; Ser independentista no és cap pecat; De la indignació a la nació; Delenda est Hispania; Tenim pressa, molta pressa; La història indignada dels catalans; Sense Espanya; La bandera catalana; Catalunya: Estat propi, Estat ric; Els orígens de lŽAssemblea Nacional Catalana; Espanya, un pes feixuc; Hem fet història; El camí de la independència; 1714. El setge de Barcelona; De Felip a Felip i Catalunya fins els borbons; Podem ser independents?; Cop de CUP; Full de ruta; Desmuntant la caverna; El dia que Catalunya va dir prou; Lliures o morts; Any dŽestelades; Quatre vies per a la independència; Manual per la indepèndencia; A un pam de la independència; La fam i l’orgull; Camí sense retorn, La rebel•lió catalana; Cap a la llibertat; De lŽEstatut a la autodeterminació; La màscara del rei Artur. A ello, hay que añadir un juego de naipes titulado Cartes per la independència. Ors i espases contra bastos i copes. ¡Qué empacho!

Semejante rosario de títulos muestra que el mensaje independentista ha encontrado los propagadores de la fe. Quizá, su fiel infantería. Ninguna sorpresa en un lugar en que la prensa firma editoriales conjuntos. Lo dijo Benedict Anderson -uno de los clásicos en el estudio del nacionalismo- cuando señaló el papel fundamental del libro y la prensa en la educación o reeducación del sentimiento de pertenencia a una comunidad imaginada. De los títulos citados, un término llama la atención: «máscara». Máscara: «Figura que representa un rostro humano, de animal o puramente imaginario, con la que una persona puede cubrirse la cara para no ser reconocida, tomar el aspecto de otra o practicar ciertas actividades escénicas o rituales». A la manera del drama o la comedia clásicos. Cataluña no es una nación, es una ficción. ¡Qué agobio!

España / estrategia proetarra
¿Quién paga esta barra libre?
j. p. / madrid ABC 20 Abril 2013

La «generosidad» del alcalde de San Sebastián, el bildutarra Juan Karlos Izagirre, al permitir que durante días Segi mantuviera un campamento ha ocasionado cuantiosos gastos

La acampada que durante más de una semana han mantenido en el centro de San Sebastián varios cientos de proetarras a modo de «muralla» para evitar la detención, ordenada por el Tribunal Supremo, de seis miembros de Segi, ha ocasionado importantes pérdidas económicas, sobre todo en los gremios de la hostelería y del comercio que trabajan en los aledaños de la parte vieja. Lo grave de todo ello es que este perjuicio ha sido autorizado, si no impulsado, por el propio alcalde, Juan Karlos Izagirre, de Bildu, que se ha convertido de esta manera en el mejor embajador para exportar la «marca Donostia-San Sebastián».

Durante estos días, muchos donostiarras y también visitantes, han eludido acercarse a la zona, por temor a que se registraran incidentes con la Ertzaintza, por riesgo a verse insultados por los cientos de proetarras parapetados (y ebrios) y por la suciedad que se ha ido acumulando en el lugar. Los establecimientos de la parte vieja y alrededores han registrado una menor afluencia de clientes, una circunstancia que cobra mayor gravedad en plena crisis. La retirada de los proetarras, forzada por la intervención de la Ertzaintza, ha dejado al descubierto un rastro de suciedad, tenderetes y pancartas con consignas proetarras que la brigada de limpieza se ha visto obligada a retirar. De ello se han derivado gastos.

En el dispositivo final, gracias a la acampada autorizada de puño y letra por el alcalde bildutarra, han participado unos cuatrocientos agentes de la Ertzaintza, con sus correspondientes dietas y horas extras. Se han utilizado cerca de cuarenta furgonetas, con el correspondiente gasto de gasolina. Y quiérase a no, con semejante concentración de antidisturbios, necesariamente se han dejado desasistidos otros puntos de la Comunidad Autónoma Vasca durante varias horas. Un día antes, otro despliegue de la Ertzaintza, aunque sensiblemente menor, intentó, hasta en dos ocasiones, arrestar a los condenados. También se derivaron gastos.
Peligroso precedente

Pero aparte de las pérdidas económicas, la actitud del alcalde bildutarra ha creado un peligrosos precedente. ¿Con qué justificación se va a negar ahora a conceder permiso de acampada en el centro de San Sebastián para colectivos que se consideren con derecho a una proptesta? Por ejemplo, defensores de que se reinstauren los toros en San Sebastián; pensionistas con dificultades por la pérdida de poder adquisitivo; aficionados al fútbol que no tienen posibilidades económicas de hacerse socios de la Real Sociedad; partidarios de que se prohiban las carreras de caballo en el Hipódromo de Lasarte...

Mas recorta en bomberos pero paga bilingüismo en Guatemala
maría jesús cañizares / barcelona ABC Cataluña 20 Abril 2013

La Generalitat incumple las sentencias judiciales que la obligan a aplicar el bilingüismo en el sistema escolar, pero no escatima dinero en ayudar a otros países

El Gobierno de Artur Mas amenaza con recortar la partida destinada a los Bomberos, pero acaba de aprobar una ayuda de 100.000 euros al bilingüismo guatemalteco. El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) publicó el pasado martes una resolución por la que la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat destinará esa cantidad al proyecto «Educación bilingüe intercultural en Guatemala».

Se da la circunstancia de que, de forma sistemática, la Generalitat incumple las sentencias judiciales que la obligan a aplicar el bilingüismo en el sistema escolar, pero no escatima dinero en ayudar a otros países donde coexisten también un idioma oficial y una lengua indígena, pues según indica la citada resolución, se trata del tercer año que se conceden estas subvenciones a Guatemala. CiU recoge el testigo del exvicepresidente Josep Lluís Carod-Rovira, que durante su mandato se mostró especialmente activo en materia de ayudas lingüísticas a otros países.

Por contra, el Ejecutivo catalán amenaza con recortar el personal de su cuerpo de Bomberos en plena campaña forestal contra incendios de este verano, si el Gobierno no flexibiliza el límite de déficit previsto para Cataluña. Con el 0,7% actual, aseguró el consejero catalán de Interior, Ramón Espadaler, «ni un solo helicóptero podrá despegar en la campaña», y si esa cifra se eleva al 1,5%, tampoco será fácil mantener el actual volumen de medios personales y materiales.

En respuesta a una pregunta formulada por el diputado del PP Pere Calbó durante una comparecencia parlamentaria, Espadaler auguró que la campaña contra incendios «no se escapa a la presión presupuestaria» por lo que no se podrán disponer de los mismos recursos que años anteriores.

Según avanzaron los sindicatos de Bomberos, el consejero les presentó una propuesta en una anterior reunión en la que no se prevé contratar horas extra en la campaña de verano y que solo se contrataría a los auxiliares forestales entre el 15 de junio y el 15 de agosto.

El verano pasado se produjeron 856 incendios forestales, el doble que en 2011 —entre ellos el gran fuego del Empordà—, y se realizaron 21.000 servicios.


Recortes de Prensa   Página Inicial