AGLI Recortes de Prensa   Jueves 9 Mayo 2013

Como en un campo de minas
PILAR VIDAL LÓPEZ La Opinion  9 Mayo 2013

Tantas veces hemos oído que había que reformar la Administración pública para hacerla más eficiente y menos costosa, que cuesta trabajo creérselo. Esto es como el cuento de Pedro y el lobo, tantas veces dijo Pedro ¡que viene el lobo!, que cuando vino de verdad nadie se lo creyó.

Hasta la fecha el Gobierno no ha cumplido con el programa que le dio la mayoría absoluta, bien por las circunstancias económicas, bien por exigencias de la troika. Estos días la señora Aguirre hizo comentarios, en clara alusión a que hay otras formas de gobernar y a la subida de los impuestos, que pocos ingresos, a mayores, han supuesto para el erario público y constituyen una pesada carga para los ciudadanos: "Hasta ahora se ha intentado reducir el déficit público aumentando los impuestos, y la experiencia de estos meses ha demostrado que esas subidas de impuestos no han servido para incrementar los ingresos. Ha llegado la hora de explorar la otra variable: la reducción de los gastos estaba en el programa del PP con el que consiguió una clamorosa mayoría. Eso supone acometer una reforma radical y sin precedentes de las administraciones públicas. Y eso sí es una alternativa. Ha llegado la hora de aplicarla: reducir el peso del sector público para que llegue el dinero a los empresarios y familias para sacar a España de la crisis". La situación es dura y difícil. La señora Aguirre, en parte, tiene razón. Durante años la Administración ha ido creciendo más y más, en función de los intereses del Gobierno central, autonómico o local de turno. Había que colocar a sus partidarios y agradecer fidelidades. Ha sido como una bola de nieve que rodando, rodando, se agrandó cada vez más hasta hacerse insostenible. Por otra parte, ¿de qué sirve subir impuestos, si los ciudadanos apenas tienen dinero para llegar a fin de mes? Si no hay para comer, menos habrá para otras cosas. Se trata de sobrevivir. Con más de seis millones de parados y la mayoría de los ciudadanos, no todos, ganando menos que hace unos años, ¿qué ingresos esperaban obtener?

La CORA, comisión creada para adelgazar las tres estructuras del Estado, presidida por Jaime Pérez Renovales, parece que tiene muy adelantado el estudio de las administraciones públicas y presentará su macroinforme antes del 30 de junio. Según se desprende de las palabras de la vicepresidenta del Gobierno, la reforma de la Administración pública española será más ambiciosa, en algunos aspectos, que la que hizo David Cameron en el Reino Unido. La intención es buena, pero si no hay consenso por parte de todos o casi todos los grupos políticos, será como caminar por un campo de minas. Los intereses y las ambiciones personales son como púas para el Gobierno de la nación. Seguro que saldrán muchas gallinas respondonas, con argumentos vanos y también quienes aporten buenas ideas. De todo habrá, pero, como afirmaba Crispín, uno de los protagonistas de la comedia Los intereses Creados de Jacinto Benavente: "Mejor que crear afectos es crear intereses" y eso es un escollo que hay que salvar. El adelgazamiento de las tres administraciones no va a satisfacer a todo el mundo, pero como dijo la vicepresidenta, "para hacer una tortilla hay que romper muchos huevos". Ya se sabe que romper moldes es difícil, sobre todo cuando hay tantas personas que han comido de la sopa boba durante muchos años.

Cambiar la mentalidad supone un gran esfuerzo, entendimiento y generosidad por parte de todos. España es como un barco, o todos remamos, o todos nos hundimos. Y hasta la fecha los ciudadanos, a duras penas, somos los que estamos remando. ¡Basta ya! Hay que controlar mucho más la corrupción. No puede ser que las administraciones despilfarren y que algunos se enriquezcan a costa del erario público. Fuera cuentistas, corruptos. Para el cambio de mentalidad es necesario altura de miras y eso sería todo un logro.

Economía
España necesita más reformas
Lorenzo Amor Libertad Digital  9 Mayo 2013

No existen las fórmulas milagrosas ni generalizables a todas las economías nacionales. España debe encontrar su propia receta para salir de la crisis en la que está inmersa. Y para ello debe ser consciente de su realidad y mirar al pasado. España es un país de autónomos y, como en crisis anteriores, su recuperación vendrá de la mano de éstos.

Ellos son el ingrediente imprescindible de cualquier receta que sea capaz de devolvernos a la senda de crecimiento. Autónomos y emprendedores suponen el 80% de los empleadores de nuestro país. Son la base y los cimientos de nuestra economía. Sin ellos no habrá regeneración de ese tejido empresarial, devastado por la caída de la demanda, la falta de crédito y el lastre de la morosidad, en un contexto de elevada presión fiscal. Sin ellos no evolucionaremos hacia un sistema productivo más innovador y capaz de competir en una economía globalizada como la actual. Y, lo más importante, sin empleadores y autoempleados no habrá generación de empleo.

El Ejecutivo debe ser consciente de este hecho y pasar a la acción, seguir con las reformas; que éstas contemplen a los autónomos desde la perspectiva de que hay que eliminar los obstáculos a su actividad y poner en marcha de forma urgente medidas de estímulo para que emprendan, se mantengan y generen empleo. Hay que hacerles la vida fácil, el crédito accesible, su actividad asumible en términos fiscales y de cotizaciones. Hay que combatir de forma decidida todo lo que amenaza o impide su nacimiento y supervivencia: la morosidad y el que las Administraciones se financien a interés cero de los autónomos, la competencia desleal de la economía sumergida, las trabas administrativas y las normas no dimensionadas al tamaño del negocio. No podemos permitirnos que haya piedras en el camino de los que no son un problema, sino parte de la solución a esta crisis.

Las reformas e iniciativas emprendidas hasta ahora por el Gobierno van en la buena dirección. La reforma laboral y el último plan de pago a proveedores son sin duda de lo más destacable. Pero quedan por finalizar muchas otras reformas y, sobre todo, hacer más. Me refiero a la reforma del sector financiero, que, pese a la ingente labor de saneamiento que se ha hecho, todavía no ha conseguido que el crédito y la financiación fluyan hacia la economía real. Y es algo que hay que solucionar porque, por muchas reformas que se emprendan, sin crédito la economía se para, el autónomo se para.

La de las Administraciones Públicas es sin duda una de las reformas pendientes más importantes. La racionalización de las Administraciones bajo un criterio de eficiencia no sólo disminuirá el gasto que supone su sobredimensionamiento, desbloqueará recursos crediticios copados en gran medida por las necesidades de financiación de aquéllas, disminuirá la elevadísima morosidad y acabará con las trabas burocráticas, la dispersión normativa y la falta de coordinación administrativa, que no sólo dificultan que surjan nuevos emprendedores y empresas, sino que suponen un grave obstáculo al crecimiento y desarrollo de la actividad de los autónomos.

Pese a la dureza de la crisis y los sacrificios que asumimos, no hay que desistir. España necesita más reformas, hasta que se sienten las bases de lo que queremos que sea nuestra economía, una vez salgamos de la crisis. Tenemos que pensar no sólo en la gente de hoy, también en la de mañana.

En esas reformas el autónomo siempre debe ser el eje, pues será el primero que, si se le dan las herramientas para ello y se le quitan piedras del camino, empezará a crecer y a crear empleo, y transformará desde la base nuestra economía y nuestra sociedad para un futuro mejor.

Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA.

Un Parlamento
Alfonso Ussía La Razón  9 Mayo 2013

Durante el franquismo se produjo un debate versificado entre los dos grandes del periodismo del Régimen. Jaime Campmany y Emilio Romero, o lo que es igual, el «Arriba» y «Pueblo». Se intercambiaron sonetos y ganó Campmany por goleada. Emilio Romero, gran aficionado a la versificación, no la dominaba, en tanto que Jaime era un poeta satírico formidable, conocedor de todos los trucos y preceptos de la métrica y la rima. Y le dedicó este soneto a Emilio Romero:

«Dime, Emilio Romero, por tu vida,/ cuál será hogaño el sol que más caliente,/cuál el ministro más longuipotente,/ cuál el árbol de sombra más tupida./ Díme cómo conjugas a medida/ el pasado, el futuro y el presente;/ cómo llevar, al que entra, la corriente;/ cómo espolonearle a la salida./ Conservador tenaz, "progre" fecundo,/ anteayer liberal, hoy socialista,/ mañana reaccionario en un momento./ Emilio: cuando dejes este mundo,/ no habrá perdido España un periodista, ¡España habrá perdido un Parlamento!».

En efecto, hay periodistas y políticos que son, sólo ellos, un Parlamento. Al gran José María de Areilza, conde de Motrico, un lujo de la inteligencia de España, se le llamaba en los despachos del Régimen, el «pantalón gris», porque entonaba bien con todas las chaquetas. Venganzas por su tardocercanía al Conde de Barcelona. Y ahí tenemos a Verstrynge, que es un Parlamento por sí mismo, ultraderechista, conservador amansado por Fraga en Alianza Popular, centrista no admitido en el CDS, socialista en lista de espera, y ahora ultraradical de izquierda y acosador de domicilios particulares. Una cosa es la evolución intelectual e ideológica, y otra el desvarío en pos del cuscús.

Algo de eso le sucede a Rosa Díez, sorprendentemente sostenida y admirada en medios de comunicación que no perdonan los bandazos ideológicos de otros. Doña Rosa, la dirigente de UPyD, es también un Parlamento. Del socialismo vasco pasó a identificarse plenamente durante su etapa de consejera del Gobierno de Vitoria presidido por Ardanza, con el nacionalismo imperante. No se le recuerdan desacuerdos o distancias con el PNV. En su «debe» como gobernante de la Comunidad Autónoma vasca con sede en la Casa de los Ajuria, «Ajuria Enea», su empecinamiento por empapelar a Antonio Mingote, al que sentó en el banquillo por un atinadísimo dibujo del bondadoso genio publicado por ABC. Cuando perdió la Consejería, retornó al socialismo, y cambió radicalmente su actitud. Emergió una Rosa Díez crítica e incluso valiente, probablemente porque ya lo había perdido casi todo. Se expresa bien y encandiló a muchos, y ahora juega desde UPyD con todas las cartas de la baraja. Unos días es socialista, otros días liberal, en ocasiones sobrevuela sobre todos aleteando con su ejemplo, y las decisiones de su partido, que son decisiones personales, conforman una antología de la incoherencia y la contradicción. No obstante, se siente apoyada por uno de los grandes periódicos de España y sus columnistas, en ocasiones tan críticos con pequeños malos pasos, a ella le perdonan sus zancadas.

No me refiero a la coherencia como una consecuencia de la rigidez e inmovilidad. Se trata de otro tipo de desajustes. En mi opinión, la evolución de Rosa Díez en la política ha sido positiva, pero no puede establecerse su figura como paradigma del sentido común. Interpretarla es trabajo áspero y complicado. Ella es todo un Parlamento.

Desacato y política virtual sobre Cataluña
José Javaloyes www.republica.com  9 Mayo 2013

La virtualidad acumulativa del discurso nacionalista en Cataluña, progresivamente a redropelo del orden constitucional, en su fuga de la realidad política y del principio de legalidad, ha cruzado una línea roja tras de aprobar el Parlamento de Barcelona la creación en su seno de una comisión sobre el supuesto “derecho a decidir”; pronunciamiento que se ha producido en ausencia de los diputados del Partido Popular y con los votos de CiU, ERC, ICV y CUP. Esa línea roja arrollada sólo cabe entenderla como desacato, por cuanto se ha producido horas después, y como réplica a la decisión de la decisión del TC de suspender esa declaración de soberanía aprobada por esa misma cámara autonómica.

La virtualidad viciosa en que está empecinado el frente nacionalista del catalanismo, justo es decirlo, arranca de la peligrosísima ambivalencia semántica incrustada en la Carta Magna con la inclusión del término “nacionalidades”, incluida por la presión de los llamados “austrohúngaros”. Esa niebla austracista que en su versión doméstica se etiqueta y resume con lo de España como “nación de naciones”; y en su realidad europea de mediados del Siglo XIX y principios del XX, propició la eclosión y el desenlace de la Primera Guerra Mundial y la imposición de una paz, la de Versalles, que aportó la consolidación histórica de la URSS, la siembra del nazismo y la hecatombe de la Segunda Gran Guerra.

De cualquier modo, el discurso nacionalista lanzado cuesta abajo de la irrealidad constitutiva de su fantasía soberanista, al tirar del hilo de las “nacionalidades” pretende ignorar o hacer abstracción, tanto da, del esencialismo que en el mismo artículo 2 de la Constitución proclama la unidad y la indisolubilidad de España. Maridar el discurso virtual y la ensoñación doctrinaria con la “utopía insurreccional”- como ha llamado Joaquim Coll en “El País” hace unos días – implica una mezcla explosiva cuya mecha no había llegado aún a calentarse en los términos de ahora: al votar a favor de la Comisión sobre el supuesto derecho a decidir. Sujeto de ese derecho no es otro que el pueblo español en su conjunto.

Y al respecto, visto las reacciones a lo resuelto provisionalmente por el Tribunal Constitucional, lo “insólito y altamente preocupante y decepcionante “son las palabras de Artur Mas, presidente de la Generalidad, cuando afirma que “el camino sigue, pese a los obstáculos (…) pues congelar el proceso soberanista sería “un acto desleal” con los votantes. No hay supuesto de deslealtad alguno. Lo que real y específicamente ha existido es una irresponsabilidad política flagrante. Irresponsabilidad por estafa, al ofrecer al electorado una mercancía política inexistente.

Para salir de la involución democrática-
Pío Moa www.gaceta.es  9 Mayo 2013

La corrupción del sistema diseñado en la Transición no es solo ni principalmente económica. Consiste en la involución o degeneración de las instituciones mismas.

Blog II: Franco gana la superioridad material / El pensamiento simplón (2). www.piomoa.es
----------------------------------------

Para superar la crisis democrática.

Decía que la democracia no es “el poder del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”, una concepción no solo falsa, sino también peligrosa, pues puede llevar al mayor despotismo, como ya previó Tocqueville. Tampoco es la “soberanía del pueblo”, más que en un sentido muy amplio, de modo similar a la jefatura del estado por un rey en un sistema democrático. La democracia es más bien un régimen de limitación del poder por medio de libertades, elecciones, separación de poderes y formación de opinión pública a través de la competencia de partidos (oligarquías).

En España, la democracia fue instaurada en la Transición “de la ley a la ley” y contra el demencial rupturismo pretendido por la izquierda y los separatistas (más algunas derechas). La concepción triunfante, que no hacía tabla rasa de las cuatro décadas anteriores sino que le reconocía una legitimidad esencial, pronto fue bastardeada. Era inevitable cometer algunos errores serios en aquellos momentos, pero los mismos fueron empeorando en lugar de enmendarse. Uno de los mayores fue la identificación, implícita o explícita, de antifranquismo y democratismo, del que derivaron muchos errores más concretos. Mediante la ley electoral se creó un sistema que privilegiaba a dos partidos nacionales y a los separatistas (que por entonces, al ser débiles, no se declaraban abiertamente tales, dejando en el limbo el significado del nacionalismo). Esto se hacía en principio para facilitar la gobernabilidad del país, pero llevaba en sí la bomba de relojería del separatismo, un elemento de corrupción de todo el sistema.

Otro elemento de corrupción, ligado al anterior y que atentaba directamente contra el estado de derecho, fue la famosa “salida política a la ETA”, es decir, la aceptación del asesinato como forma de hacer política. Incluso forma privilegiada, por las ventajas y concesiones que le fueron otorgadas (Hace años traté el asunto en un artículo, “El enmafiamiento de los partidos” http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/el-enmafiamiento-de-los-partidos-40023/). Nunca ha sido analizada en profundidad la corrosión de la democracia por la ETA, mejor dicho por la política de los gobiernos hacia la ETA, salvo los tiempos de Mayor Oreja-Aznar. Con Zapatero, la “salida política” llegó a la colaboración abierta y todo tipo de premios a la banda criminal. Lo cual iba muy ligado a la política general del PSOE de imponer sin restricciones, por fin, la “ruptura” que no había logrado, al menos completamente, en la Transición. Así elaboró la “ley” totalitaria de memoria histórica, venero de la falsificación sistemática no solo del pasado, sino de la política actual, reducida cada vez más a una farsa. Después de todo, ETA y PSOE comparten principios ideológicos fundamentales, y nadie más antifranquista que la ETA, y por tanto más “democrática”. La ausencia de ideología en el PP de Rajoy (salvo la ideología del dinero, “la economía lo es todo”) facilitó el gigantesco desmán.

Un elemento fundamental en el proceso de degradación de la democracia fue, obviamente, la politización y consiguiente corrupción de la justicia, objetivo expuesto sin disimulos por el PSOE y que, si no alcanzado de pleno, ha ocasionado un envilecimiento y descrédito de esta función primordial para la convivencia en libertad. Pues sin una justicia independiente no hay democracia. Por supuesto, el PP ha colaborado en el proceso que ha transformado la democracia inicial, aun con sus errores, en lo que suele llamarse partitocracia.

No han parado ahí los atentados a las elementales normas democráticas. Como ha recordado Ramón Pi, los partidos se han preocupado a fondo de liquidar toda una serie de controles que ponían coto a sus tendencias (naturales en el ser humano) a la corrupción: “En la España de la Transición se diseñaron otros (controles), como el recurso de inconstitucionalidad (incluido el recurso previo), el recurso de amparo, el Tribunal de Cuentas, la estructura democrática de los partidos, la libertad sindical, la justicia que permita litigar a todos, el defensor del pueblo, los secretarios e interventores en todos los niveles... Pues bien, unos han sido literalmente liquidados; otros, reducidos a escombros; otros, falsificados. Apenas quedan restos del naufragio”.

Según Rajoy, la corrupción solo afectaba a una minoría de políticos. Por el contrario, afecta a la gran mayoría. Porque si es quizá una minoría la que roba, ha sido esa mayoría la que, sabiéndolo, callaba por “el bien del partido”. Rajoy argumenta de forma corrupta a su vez, no solo por eso, sino porque lo que ha sido corrompida ha sido la democracia misma, como estamos viendo. Y obviamente no van a ser los beneficiarios de esta involución quienes la cambien.

En fin, por no extenderme, creo que cabe concluir que el sistema diseñado en la transición ha llegado a un punto de crisis, de podredumbre, que solo puede atajarse mediante una reforma en profundidad (dejémonos de nuevas “rupturas”, el país no puede estar empezando de cero cada sesenta años). Una reforma más compleja que la necesaria para superar la crisis nacional, tratada en el anterior artículo. En ella sería preciso restablecer todos los mecanismos de control y ante todo la independencia y despolitización de la justicia, no menos sino incluso más importante que la despolitización del ejército. Cambiar todo lo que permita la Constitución para finalmente reformar la Constitución misma. Y nuevamente nos encontramos con la necesidad de un partido que articule las propuestas de forma clara; o bien de un consenso, a ese fin, entre los partidos emergentes y no demagógicos. Y, vuelvo a insistir, hace falta algún foco generador de ideas para que no quede todo en simples acuerdos oportunistas entre partidos.

El pacto de los zombis
Manuel Muela www.vozpopuli.com  9 Mayo 2013

La serpiente de ésta primavera de caos y de desfallecimiento ha aparecido de la mano de los muertos vivientes, el conjunto político-económico del régimen, que, contra viento y marea, intentan perpetuar su dominio en el país, aunque sea a costa de causar más daños a los españoles. Lo llaman pacto de Estado, pero es otra maniobra de nuestros zombis a los que su instinto de conservación les aconseja poner en marcha entretenimientos para distraer la atención y eludir sus responsabilidades en el conjunto de males que han provocado la hostilidad de los españoles hacia todo lo que huela a poder: desde la Jefatura del Estado hasta el último partido o sindicato, sin olvidar las finanzas y las grandes empresas, cosechan el suspenso sin paliativos de los ciudadanos. Y en vez de tomar nota de ello para corregir y cambiar drásticamente de rumbo, lo que se les ocurre es hacerse trampas en el solitario de su inanidad y tratar de dar más hilo a la cometa para aguantar hasta el verano, y después, ya veremos. Mientras tanto, analistas, tertulianos y medios de comunicación afines, se harán lenguas con las vicisitudes del pacto a mayor gloria del búnker. Creo que es un camelo que merece ser denunciado para insistir una vez más en que, sin enfrentar el cambio real, continuaremos en el viaje a ninguna parte.

La indigencia democrática estafa a los españoles
En ésta democracia española, que tanto ha desvirtuado los valores democráticos, han tomado carta de naturaleza expresiones tales como consenso y pacto de Estado que, si bien pueden tener justificación en circunstancias singulares, no son moneda corriente en un sistema democrático, cuyas reglas básicas son: la separación de poderes, el respeto al pluralismo, el gobierno de la mayoría y la consideración de las minorías. Es decir, el gobierno debe realizar su función de gobernar de acuerdo con las propuestas que hizo a los electores para recabar su confianza y el Parlamento y las oposiciones deben controlar los actos de ese gobierno, con independencia del ejercicio de las libertades de expresión y de manifestación por parte de la sociedad. Eso es resumidamente el funcionamiento normal; lo que sucede es que, si en España se funcionara así, este Gobierno ya no existiría, porque su actuación tiene poco o nada que ver con lo que ofertó a los ciudadanos por muchas excusas que se busquen para explicar lo ocurrido. Las razones de ésta anomalía democrática son de sobra conocidas y de ahí se deriva el uso y abuso de los llamados pactos y consensos, porque casi nadie cumple con sus obligaciones constitucionales.

Los que incumplen y se encuentran ayunos de soportes y de proyectos piden apoyos: el Gobierno, bastante desnortado, solicita adhesiones inquebrantables para él y para sus ‘batallas’ en las caóticas instituciones europeas y el PSOE, que está como está, desea que el Gobierno sea su cirineo- hoy por ti, mañana por mí- y se inventa lo del pacto de Estado que, al parecer, cuenta con la aquiescencia de la Corona, en situación difícil, y de lo más granado del capitalismo castizo. De lo que conocemos, ese pacto no es para transformar el Estado y para regenerar la democracia, premisas indispensables para cambiar nuestro negro horizonte económico, sino que se trata de una agregación de medidas, no dudo que algunas bienintencionadas como la de la moratoria del empleo, de dudosa aceptación por parte del gobierno y de escasa eficacia si no se cambian globalmente las políticas depresivas de los señores de la troika.

Acuerdos para el cambio, sí
En realidad se pretende lo acostumbrado, ganar tiempo que es lo que no se debe hacer. Eso sí, podremos pasarnos el mes de mayo y el de junio hasta el próximo Consejo Europeo elucubrando sobre ello, y después, llegará el verano. No digo que los pactos o acuerdos sean irrelevantes, por supuesto son necesarios, pero como complemento del funcionamiento normal y exigente de las diferentes instituciones del sistema democrático. En ningún caso, esos pactos como el que comentamos, pueden ofrecerse como panaceas para encubrir la falta de proyectos propios de gobierno y el déficit democrático del régimen español. Si en España no se plantea en serio que necesitamos acuerdos para buscar la salida a la quiebra institucional, seguiremos chapoteando en el barro y continuaremos incapacitados para revisar los compromisos con la unión monetaria, cuyos disparates económicos, dignos del Guinness, nos condenan a ser un erial.

Deseo que del debate parlamentario de éste miércoles, que se está celebrando cuando escribo, surjan iniciativas de esperanza y no de entretenimiento. Conociendo a nuestros clásicos no es difícil aventurar lo que puede salir del Congreso de los Diputados. Si los deseos no se cumplen, no habría que dejarse vencer por el pesimismo, al contrario, dispondremos de más elementos de juicio para reclamar la urgencia del cambio y poder celebrar cuanto antes las exequias de la Transición.

Indignación de los nacionalistas
Aragón excluye el catalán de sus lenguas oficiales
Las Cortes de Aragón han decidido que lo que hasta ahora se conocía catalán pase a llamarse "lengua propia de las aéreas pirenaicas".
agencias Libertad Digital  9 Mayo 2013

La comunidad de Aragón ha excluido de sus lenguas oficiales el catalán, que habla un 5 por ciento de los aragoneses, en una ley del Gobierno autonómico aprobada hoy y que ha suscitado críticas desde los grupos de la oposición y de la práctica totalidad de las fuerzas políticas nacionalistas catalanas.

Desde hoy, y en virtud de un acuerdo plenario aprobado por las Cortes de Aragón, la población aragonesa que usaba un dialecto del catalán como su vehículo natural de comunicación hablará lapapyp (lengua aragonesa propia de las áreas pirenaicas y prepirenaicas).

La nueva Ley de uso, protección, promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias, que ha salido adelante con los votos del gobierno del PP y PAR, elimina la normalización de la utilización del catalán y reconoce las modalidades lingüísticas de dos zonas de Aragón: la hablada en las áreas pirenaicas y prepirenaicas y la propia del área oriental de la comunidad autónoma. Con la aprobación de esta ley, queda derogada la anterior normativa, aprobada en 2009, que fijaba el aragonés y el catalán como lenguas propias de la comunidad.

La diputada del Partido Popular (PP) María José Ferrando, coordinadora de la ponencia de la Ley de lenguas que quedó diluida por el abandono de CHA, PSOE e IU, ha defendido la nueva norma en aras de proteger "los intereses de los aragoneses".

Ha explicado que la totalidad de las enmiendas presentadas por la oposición -73 PSOE, 53 de CHA y 42 de IU- han sido rechazadas, por "sentido común", ya que la aplicación de todas ellas conllevaría un gasto total de "cerca de 39 millones de euros". "Rotular los 5.000 kilómetros de carretas sólo en carteles y flechas direccionales costaría 7,5 millones", ha apuntado.

Además de evitar este "despilfarro", lo que "no es un tema menor", ha precisado que esta normativa protege al 5 por ciento de aragoneses que no habla castellano, sino que utilizan expresiones de la tierra, por lo que se ha elaborado según "un criterio social y cultural".

También la diputada del PAR María Herrero, en representación de su grupo, ha defendido esta nueva ley con un sabor "agridulce", al ver que no cuenta con el apoyo de la Cámara. En este sentido, ha afirmado que no fractura a Aragón en dos bloques, como sí hacía, a su juicio, la anterior que "nació mal y mal creció", sino que habla de la "lengua aragonesa del norte y la lengua aragonesa del este".

"No somos anticatalanistas, somos aragonesistas", ha manifestado Herrero, entre los aplausos de una veintena de miembros de la plataforma "NO hablamos catalán" que han seguido el debate. En cambio, la oposición ha calificado de "ridículo absoluto" la aprobación de esta ley, que fija como lengua propia de Aragón la "Lapao y Lapapyp", en lugar del aragonés y catalán, respectivamente, ha apuntado la diputada socialista Mayte Pérez, quien ha criticado que carezca de "rigor académico".

Los aragoneses exigen al catalanismo que les deje en paz
Asociaciones y partidos políticos aragoneses han exigido al Parlamento catalán y los partidos políticos de Cataluña que "dejen en paz a los aragoneses".
REDACCIÓN www.dialogolibre.com  9 Mayo 2013

Asociaciones y partidos políticos aragoneses han exigido al Parlamento catalán y los partidos políticos de Cataluña que "dejen en paz a los aragoneses", y han denunciado que los nacionalistas catalanes "se inventan bulos y nomenclaturas para la lengua aragonesa (LAPAO y LAPAPYP)" tras confirmarse que, a partir de este jueves, día de aprobación de la Ley de Lenguas por las Cortes aragonesas, "será Aragón, y no Cataluña, quien regule el uso y las normas del aragonés".

La Plataforma Aragonesa No Hablamos Catalán (PANHC), la Federación de Asociaciones Culturales del Aragón Oriental (FACAO), el Frente por las Identidades y Lenguas Amenazadas, la Coordinadora de Entidades de la Antigua Corona de Aragón “Los Tres Reinos”, La Voz Independiente de Aragón y la Confederación de Agrupaciones y Partidos Políticos Independientes han denunciado en un comunicado común "el desprecio y los insultos que están recibiendo los aragoneses" a raíz de la Ley de Lenguas, a la vez que han evidenciado que "la prensa catalanista se ha inventado nomenclaturas absurdas (LAPAO y LAPAPYP) ante su desespero por la aprobación inminente que reconoce que en Aragón se hablan dos lenguas: castellano y aragonés".

Estas entidades se han felicitado de que "los catalanistas y sus socios de la Chunta (CHA) (socia de ERC), IU (vinculada a ICV) así como también desde el PSOE (federado con el PSC), no podrán ya imponer el catalán en Aragón como anhelan".

Desde hace años, estas asociaciones luchan contra el pancatalanismo que pretende "la Gran Cataluña, los Países Catalanes", para lo cual "necesita su espacio vital, lo que los nazis llamaron Lebensraum, y que consistía en anexionarse territorios vecinos". Las entidades firmantes del comunicado aseguran que "desde Aragón no permitiremos que se anexionen ninguna comarca de nuestra comunidad".

Finalmente, estas entidades aragonesas han advertido al secretario de organización de Convergència Democràtica de Cataluña, Josep Rull, que "ante sus amenazas, le emplazamos a que se preocupe de devolver las obras de arte sacro retenidas ilegalmente en Lérida; a que dejen de falsear la historia y engañar a los niños y universitarios catalanes con falacias tales como: la confederación catalanoaragonesa, los reyes catalanes, la expansión catalana por el Mediterráneo…; y a que no se entrometa en la política de nuestra tierra".


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Rajoy hereda de ZP

Román Cendoya www.gaceta.es  9 Mayo 2013

Lasarte está en la calle porque Rajoy ha hecho suya la peor herencia de ZP.

Hoy las calles de España son un peligro y un asco porque por ellas pasea la vergüenza, la indignidad, la cobardía y la estulticia de un Estado miserable que permite deambular a asesinos con total impunidad. Valentín Lasarte, terrorista y asesino múltiple que en Francia estaría condenado a cadena perpetua, disfruta de tres días de permiso. ¿Ordóñez puede disfrutar de tres días para ver a su hijo y su viuda? ¿Y Fernando Múgica? ¿Acaso sus víctimas pueden disfrutar de tres días de normalidad?

Valentín Lasarte es el ejemplo de la traición de Zapatero, Rubalcaba, López y Ares a las víctimas del terrorismo y a la dignidad del pueblo español. Lasarte está en la calle porque Rajoy y su ministro de Justicia, Ruiz-Gallardón, han hecho suya la peor herencia de Zapatero. Lasarte es un peón de la política con los terroristas –que no contra– de los Gobiernos del PSOE y de Rajoy. Consuelo Ordóñez tuvo que acudir a la cárcel a ver a semejante criminal –asesino de su hermano– para certificar la mentira oficial del arrepentimiento y petición de perdón de Lasarte, a quien ni siquiera le habían dicho que tenía que hacerlo. Jamás ha colaborado con la Justicia.

Es repugnante comprobar cómo el Gobierno del PP baila al ritmo que le marcan ETA y sus legalizados políticos. Por un lado, detiene a seis terroristas de los que podrían volver a actuar, lo que obligaría a ilegalizar a los Bildus. Por otro, satisface la reclamación de “gestos a favor del proceso” con el permiso a Valentín Lasarte. Olé Rajoy. A la vergüenza, cobardía e indignidad de la libertad de Bolinaga se le suma el permiso a Lasarte. ¿Para esto más de diez millones de españoles querían que gobernara el PP? Rajoy aplica políticas fiscales más radicales que IU y una política penitenciaria con los terroristas más pusilánime que ZP. El PSOE acercaba a los presos. Rajoy los libera.

Mas seguirá mientras Rajoy no cumpla con su deber
EDITORIAL Libertad Digital  9 Mayo 2013

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, no ha podido ser más expresivo y rápido a la hora de manifestar y de demostrar con los hechos el desprecio que le merece la decisión que el Tribunal Constitucional ha tomado este miércoles de admitir a trámite el recurso de la Abogacía del Estado contra la declaración soberanista aprobada el pasado 23 de enero por el Parlamento autonómico de Cataluña. A las pocas horas de que el TC hiciera pública su decisión, que suspende o pretende suspender por cinco meses la declaración soberanista, el referido Parlamento regional aprobaba la creación de una comisión sobre la consulta de autodeterminación que tiene su base, precisamente, en la declaración soberanista supuestamente suspendida.

De nada ha servido que los diputados del PP y de Ciutadans hayan abandonado el hemiciclo, denunciando el “desacato”, la “insumisión a la Constitución”, la "actuación claramente ilegal” que estaba teniendo lugar en la Cámara. No es la primera vez que los nacionalistas demuestran de palabra y de obra su radical desprecio a nuestro ordenamiento jurídico, y no será la última mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, parezcan decididos a otorgar financiación e impunidad a este Gobierno regional en rebeldía.

El recurso de la Abogacía del Estado contra la declaración soberanista no dejará de ser un paripé mientras el Gobierno de Rajoy y su obediente Fiscalía no se atrevan a advertir a los nacionalistas de que la consulta que piensan celebrar sin autorización supone un cúmulo de delitos –desobediencia, usurpación de atribuciones, prevaricación– que no piensan dejar impunes. Mientras nuestras más altas autoridades políticas y judiciales no se atrevan a combatir estos delitos y a denunciar la malversación de fondos públicos que la Generalitat está perpetrando al dedicar recursos del contribuyente a su ilegal consulta, los nacionalistas proseguirán su camino con la impunidad de que gozan cuando se trata de desterrar el castellano de las aulas.

Rajoy sólo se atreve a decir que no reconocerá efectos jurídicos a la consulta ilegal, pero nunca habla de castigar el delito. ¿Qué disuasión pueden causar sus palabras, que, lejos de minar, vienen a reafirmar la confianza de los nacionalistas en que no se juegan el banquillo, ni siquiera la inhabilitación para ejercer cargo público? Ni Rajoy ni ningún miembro de su Gobierno se atreven además a bajar a la arena pública a rebatir políticamente el falso derecho de autodeterminación y el falaz Espanya ens roba, con los que los nacionalistas basan todo su proceso separatista.

Para colmo, Rajoy está financiando, aunque sea involuntaria e indirectamente, todo el proceso separatista al tolerar que la Generalidad incumpla los objetivos de reducción del déficit y al cubrir con ayudas extraordinarias el hueco que dejan los recursos económicos que el Ejecutivo regional desvía a sus carísimos delirios soberanistas.

De hecho, el presidente del Gobierno ha vuelto a demostrar este mismo miércoles que es parte decisiva del problema al asegurar: “Seguiré apoyando a Cataluña, porque los catalanes son iguales que el resto de los españoles, me guste más o menos el Gobierno de Cataluña". Para empezar, Rajoy a quien está apoyando no es a Cataluña, sino a una Administración autonómica manirrota en plena rebelión institucional contra España. Los catalanes serán iguales al resto de los españoles, pero los catalanes son los únicos que no pueden escolarizar a sus hijos en español y los únicos que son educados en la ignorancia, si no en el odio, respecto de lo que tienen en común con los demás españoles. Los catalanes serán iguales que los demás españoles, pero no es a ellos sino a la Generalidad a quien el Gobierno de Rajoy ha dedicado la mayor parte de los Fondos de Liquidez Autonómica, tanto en 2012 como en lo que llevamos de 2013.

Rajoy podrá avergonzar a sus votantes por no atreverse a decir si le gusta "más o menos” el Gobierno secesionista de Cataluña, pero mientras no esté dispuesto a enfrentarse política, judicial y económicamente con el problema seguirá siendo responsable de su persistencia y agravamiento.

Rajoy rechaza los pactos y huye de Cataluña
Pablo Sebastián www.republica.com  9 Mayo 2013

Rajoy no quiere hacer nada fuera de su monotemático guión (de reducir el déficit) y menos aún si se trata de decisiones políticas más o menos comprometidas. Por ello se niega a pactar con los otros partidos de la oposición con la cantinela falsa de que él no quiere regresar a políticas del pasado. Como se niega a poner en marcha un plan de choque contra el paro; bajar los impuestos; a una profunda reforma de la Administración y la Constitución; y a coger por el ronzal el burro encabritado del independentismo de Cataluña.

El que ayer, y tras la suspensión por el Tribunal Constitucional de la declaración sobre la soberanía aprobada por el Parlamento de Cataluña, se dedicó a dar coces con un nuevo desafío: creando una Comisión de dicha Cámara autonómica para el seguimiento de los preparativos del referéndum de autodeterminación, que es ilegal. De esta manera que el Gobierno de la Generalitat (que no para de crear organismos independentistas) y el Parlamento de Cataluña no solo desafían al Estado y se salen de la legalidad sino que lo hacen con fondos públicos, lo que a todas luces constituye un delito de malversación.

Estamos ante otro nuevo desafío al Estado liderado por Artur Mas y apoyado por el PSC de Pere Navarro, que vuelve a las andadas haciendo lo contrario de lo que pregona. Y todo ello en medio de una rocambolesca sesión del Parlament, en la que el dirigente de ERC Junqueras rodó por las escaleras y se hizo un chichón, y la primera dirigente del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, acusó al Parlament de ‘desacato y deslealtad’ a la Constitución, porque consideraba que la aprobación de dicha Comisión emanaba de la declaración de soberanía suspendida por el Constitucional.

Duras palabras de la dirigente catalana del PP catalán que nada le habrán gustado a Mariano Rajoy porque ellas le obligan a entrar de lleno en el debate catalán, cosa que le causa pavor como ya lo viene demostrando desde la Diada de septiembre de 2012 y en todos y cada uno de los desplantes de Artur Mas al Estado y a la legalidad. Por ello, lo más que hará Rajoy, ante la escalada de los desafíos catalanes, será enviar la mencionada aprobación de la Comisión de seguimiento del referéndum de autodeterminación también al Constitucional, lavándose las manos como Pilatos. Y evitando el cuerpo a cuerpo en un acto de cobardía política que ya veremos a donde lo lleva porque al final, y tras ponerse decenas de veces amarillo, se tendrá que poner una vez rojo y tomar las más drásticas decisiones para frenar la locura catalana y reponer en ese territorio la legalidad.

Rajoy se resistirá en todo momento a cuerpo a cuerpo político con Artur Mas esperando que el catalán se cueza a fuego lento en su propia salsa. Si Rajoy no se atreve a dar un puñetazo encima de la mesa de su partido, donde Esperanza Aguirre (ahora en campaña contra los impuestos del Gobierno) y otros barones se le suben a las barbas, pues imposible imaginar a un Rajoy dando la cara en Cataluña.

En el resto de la vida política le pasa lo mismo. Y ayer dio una nueva lección en el debate del Parlamento nacional en relación con las reformas y las previsiones económicas del Gobierno. Una vez más -un lapsus le hizo presentarse como líder de la oposición, al iniciar su réplica diciendo ‘señor presidente del Gobierno…’- Rajoy volvió a utilizar el tiempo de Zapatero como escudo de sus errores e indecisiones, y se negó a aceptar pactos con los partidos de la oposición que reclamaban, empezando por el jefe del PSOE Rubalcaba, una gran acuerdo nacional contra la crisis económica e institucional, que parece razonable como ahora se evidencia en Cataluña.

Pero Rajoy, sin decir verdad, asegura que él no acepta políticas del pasado negándose a escuchar a otros y sin anunciar que está dispuesto a recibir a los líderes políticos en la Moncloa, como ya ha convocado a la patronal y los sindicatos. El presidente sigue en sus trece y con el monotema del ajuste del déficit público, lo que adorna diciendo que primero hay que arreglar los desequilibrios (déficit, deuda, sistema financiero, inflación, balanza de pagos y comercial, etc) y que lo del crecimiento y el paro vendrán por sí solos a partir de 2016 como si estuviéramos ante un fatalismo que es imposible de remediar. Negándose, por ejemplo, a buscar un plan de choque contra del paro de aquí al final de la legislatura. La que Rajoy ha convertido en un ‘agujero’ negro y una pérdida de un tiempo precioso que se debería de aprovechar.

Pero la soberbia de Rajoy -a la que se añade el odio personal que le tiene a Rubalcaba por el cierre de campaña electoral en 2004, y el desprecio que le procesa a Rosa Díez, a la que ve como dañina adversaria del PP- es casi tan grande como su miedo a la política. Y por ello se queda en la resignación con el discurso de que aquí no hay nada que hacer hasta 2016, aunque pregona que empiezan a verse resultados, otra vez la cantinela de los brotes verdes en un país que cabalga hacia los siete millones de parados y que parece renunciar a dar la batalla, a la espera de lo que venga de Europa porque muy poco o nada se espera que pueda arreglarse aquí.
www.pablosebastian.com

El TC pone a Mas en su sitio
Editorial La Razón  9 Mayo 2013

Aaunque el delirio separatista que embarga al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, deja ya poco espacio al asombro, no dejan de ser sorprendentes las reacciones de los portavoces y representantes de las formaciones independentistas ante la resolución de Tribunal Constitucional, suspendiendo la declaración soberanista aprobada por el Parlamento catalán. Es el caso, destacado, de la presidenta de la Cámara autonómica, Núria de Gispert, que se mostró ayer muy sorprendida ante «lo insólito» de que el TC hubiera admitido a trámite el recurso del Gobierno y hubiera «suspendido una declaración política», cuando, precisamente, lo que se dilucida es la constitucionalidad de un acto con efectos jurídicos inicuos.

Los magistrados del TC no podían dejar pasar, como si no tuviera la menor importancia, un acuerdo parlamentario en el que se declara que Cataluña es «sujeto jurídico y político soberano», en clara contradicción con lo establecido por nuestra Constitución en su artículo primero, que dictamina con claridad meridiana que la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español. Puestos al asombro, más debería producirlo el que cuatro magistrados del alto tribunal no hayan votado una resolución en nada sujeta a interpretaciones, especialmente cuando el Gobierno se remitía al artículo 161 de la Carta Magna, que establece que la impugnación por parte del Ejecutivo de las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las comunidades autónomas «producirá la suspensión de la disposición o resolución recurrida».

Es de esperar que los magistrados del TC recuperen la unanimidad a la hora de defender la letra y el espíritu de nuestra Constitución, que se fundamenta «en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común de todos los españoles». Hay que resaltar, por otra parte, la seguridad y eficacia con que el Gobierno de Mariano Rajoy está abordando el desafío planteado por Artur Mas. Sin dejarse atrapar en la trampa de declaraciones, insultos e invectivas tendida por los separatistas catalanes, el recurso sereno a las leyes era la mejor opción y así empieza a demostrarse. Si, ciertamente, se había instalado en una parte de la sociedad española la idea de que, ante las iniciativas emprendidas por la Generalitat en su intentado proceso hacia la independencia, no se podía hacer nada, la decisión del Tribunal Constitucional ha acabado con ese pesimismo paralizante. La línea de la legalidad constitucional está claramente delimitada y en ella no caben los intentos de romper la unidad de la Nación segregando una parte de la misma, como es Cataluña. No es de esperar una rectificación por parte de Artur Mas, pero, cuando menos, sí que comprenda que cualquier consulta o resolución independentista estará fuera de la Ley.

Cataluña
La pelota catalana
José María Albert de Paco Libertad Digital  9 Mayo 2013

ndencia", así como una indisimulada pedagogía del odio trabajada con pinceles de diverso grosor, atronó de nuevo anoche en los hogares catalanes. Una vez más, la televisión pública TV3 presentó bajo la etiqueta de reportaje una especie de rueda de reconocimiento en que la que participaban más de treinta personalidades a sueldo de la Administración, o que operan bajo su zona de influencia, y que, una a una, proclamaban su adhesión al "No a España". En eso consistió, en resumidas cuentas, Hola Europa, la última salva doctrinaria de Dolors Genovès, de oficio docudramista. No se vieron por ningún lado los más de 100.000 euros que, según publicaba ayer El Mundo, ha costado la broma, pues, salvo por el despliegue infográfico, no había más cera que la que iban repartiendo, a cámara fija, nacionalistas confesos como el exconsejero Antoni Castells, el eurodiputado Raül Romeva, el catedrático de Ciencia Política Ferran Requejo o el exdirector del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona Josep Ramoneda. Rueda de reconocimiento, sí; para que, llegado el día, el archivo de ministrables esté bien provisto.

Ni un solo invitado, insisto, procedía de eso que la docta cursilería nacionalista llama las filas unionistas. Dice Genovès que invitó a participar a personalidaes contrarias al independentismo y que éstas se negaron, pero no da ningún nombre, por lo que, dado el tamaño de la manipulación, hay que dudar razonablemente de que lo hiciera. El resultado de sus aderezos retóricos es un remedo acomplejado de aquella pelota vasca que perpetrara Julio Medem; aquí, en lugar de la campiña cantábrica, se suceden los paisajes pirenaicos, pero la imitación es tan grotesca, tan sumamente cateta, que incluso provoca un cierto sonrojo. Cien mil euros, no se olvide, para recrear un circo donde ni siquiera había fieras: todos eran domadores. No en vano, y a diferencia del original, que incurrió en el despropósito de situar en pie de igualdad a víctimas y vergudos, Hola Europa deja sin representación a más de la mitad de la población. A Medem, que, pese a todo, tampoco logró la representatividad que cabría exigir a un documental de estas características, le cupo el atenuante de que se planteó sinceramente si merecía la pena seguir adelante. Es obvio que acertó al resolver el dilema, pero está bien así: su pelota dejó postales inimaginables, como la de Otegi ciscándose en internet, que son memoria viva del civismo ilustrado.

Hola Europa también tiene sus otegis, no crean. Ahí está el filósofo Ferran Sáez Mateu, que dirige el Centro de Estudios de Temas Contemporáneos (CETC) de la Generalitat de Cataluña. Esto dice: "Una vez que España se queda sin judíos, el antisemitismo se transforma en anticatalanismo". O el sociólogo Ramon Folch: "Lo que ha pasado estos últimos en Cataluña meses es que hemos llegado al punto de ebullición. Sin necesidad de ninguna consigna, lo que hasta hace poco eran moléculas de agua líquida devienen moléculas de vapor". Sin necesidad de ninguna consigna, dice el valiente.

En cualquier caso, y con ser alucinante lo que van diciendo los nacionales, la voz más alucinante es la voz en off, esto es, la del medio, la que conduce el punto de vista de TV3. Ésta: "Desde hace 150 años, el catalanismo político lo ha intentado todo, y la pregunta que se tendrá que formular es si ha fracasado el catalanismo o ha fracasado España". Ésta: "Año tras año, decretos y leyes, desde 1714, han intentado menospreciar el uso del catalán; ahora, como antes, el objetivo es hacer recular la lengua en el País Valenciano, las Baleares, Aragón y Cataluña". Ésta: "Hoy por hoy, los diferentes poderes en España han hablado claro: reivindican la Cataluña con un pasado folclórico, con una cultura y una lengua de feria, y un presente sin autonomía fiscal y financiera". Ésta: "Los ciudadanos de Cataluña tienen un gran reto: decidir qué futuro quieren para sus familias y su país". Ésta: "El siguiente paso es convocar un referendo". Ésta: "Para poder trasladar el proceso [independentista] al ámbito internacional, el papel de los medios de comunicación es básico". Ésta: "La UE deberá tener en cuenta que, si Cataluña no ingresa automáticamente como Estado miembro, tampoco será contribuyente neto a las arcas europeas". Ésta: "A pesar del discurso del miedo, las amenazas de división, la fabricación de dosieres y los recursos ante el Tribunal Constitucional, los representantes catalanes tendrán que seguir abriendo la vía del diálogo".

Sabemos que el independentismo está lastrado por la superstición, el mesianismo y su poquito de xenofobia. Ya falta poco para que, además, sea la expresión más genuina de atrofia intelectual. Un hecho, éste sí, diferencial como pocos.

La alucinación que nos aguarda
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR. ABC  9 Mayo 2013

Dir. Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad.

· “Dudo que en ninguna otra parte de Europa se haya podido asistir a una labor de manipulación cultural sometida al riguroso formulario de la propaganda política como la que se ha iniciado al poner en marcha en Cataluña la comisión del tricentenario de 1714?.

En el peligroso juego de exhibiciones musculares que ha sustituido al cada vez más urgente debate sobre el futuro de España, la sobreactuación de los nacionalistas no es la muestra de la nerviosa torpeza de los principiantes, sino el producto de una prorrogada inmadurez que ha logrado hacerse pasar por carácter. Que sea tan lamentable no hace menos corrosiva la tarea de quienes se dedican a la falsificación de nuestra entereza cívica y de nuestras posibilidades como nación democrática. Porque donde se supone que el liderazgo debe promover una sociedad libre de prejuicios, ajena a emociones integristas, desdeñosa ante la sacralización de las identidades, los nacionalistas consolidan su reino en el exilio de la razón democrática. Quienes habían creído que su presencia institucional era indispensable para manifestar la diversidad de nuestra nación deberán sentirse bastante defraudados. Porque lejos de expresar esa pluralidad o de reivindicarla, los nacionalistas la asfixian, obligando a vivir como sospechosos de deficiencia ciudadana a quienes, si de ellos depende, no podrán continuar siendo españoles.

Buena prueba de ello es la agotadora campaña de identificación nacionalista en la que tan a fondo se han empleado desde que han podido disponer de los recursos que todos los ciudadanos les aportan, tanto los que les votan como los que no lo hacen. Y acaba de inaugurarse el monumento a esa codiciosa malversación de fondos culturales comunes, a esa falsificación de la historia que siempre exigen las mitologías nacionalistas, a esos relatos de ficción que niegan la historia mientras pretenden reconstruirla. Dudo que en ninguna otra parte de Europa se haya podido asistir a una labor de manipulación cultural sometida al riguroso formulario de la propaganda política como la que se ha iniciado al poner en marcha en Cataluña la comisión del tricentenario de 1714.

Ya resultaba preocupante que la fiesta de la Comunidad se llevara al 11 de septiembre, momento en que la ciudad de Barcelona se rindió a las tropas de Felipe V. Pudimos suponer hace unos años que lo que se reivindicaba eran las instituciones recuperadas con la democracia. Entre ciudadanos ilusos y políticos irresponsables, buena la hicieron. Porque, justamente en el centro de una crisis devastadora que exige el esfuerzo de todos, las verdaderas intenciones del nacionalismo se manifiestan en esa versión de España caótica e ineficaz, explotadora y antidemocrática, que las oficinas de propaganda exterior de la Generalitat van a distribuir entre los europeos, en una canallesca deslealtad y juego sucio insuperables. ¿Es esta la forma en que el nacionalismo catalán pretende la regeneración de España como no dejan de repetirlo aún algunos afligidos tertulianos con aires de superioridad cívica?

Veamos algunas muestras de la alucinación que nos aguarda en más de un año de griterío conmemorativo. Un conflicto por la hegemonía en Europa, que supuso la pugna entre dos dinastías, ambas aspirantes al trono de Madrid, es presentado como una guerra ya no civil, sino un enfrentamiento entre España y Cataluña, en el que Barcelona fue el último bastión de los derechos soberanos de un pueblo a partir de entonces sometido a instituciones extranjeras y opresoras. La derrota de 1714 se prolonga en la imaginación colectiva tejida por una minuciosa formación del espíritu nacional en todos los medios educativos y propagandísticos al alcance de la Generalitat. Intelectuales de expresión abatida se asoman a los espacios televisivos para advertirnos que debemos recordar la resistencia, no la derrota. Por orden gubernativa, y con inaudita complicidad intelectual, la historia de Cataluña pasa a ser la de una prolongada resistencia contra la ocupación española.

Cabe pensar que, también por orden gubernativa, deberá borrarse toda memoria de la participación catalana en las revoluciones liberales del siglo XIX, en la fundación de los dos sindicatos obreros de masas del siglo XX, en la inmersión en uno u otro bando de la Guerra Civil y en la recuperación del régimen democrático para España tras la muerte de Franco. O Cataluña era una tierra habitada por seres indignos, dispuestos a tales niveles de colaboración humillada con sus invasores, o Cataluña no tenía la menor noción de sentirse ocupada y actuó siempre en defensa de una variedad de posiciones políticas que siempre se instalaron en la dinámica histórica de España. Desde luego, yo soy de los que creen esto último, porque sólo en el fondo del armario de una estafa cultural sin precedentes puede afirmarse que la distinción entre vencedores y vencidos en la historia de España coincide con el muro de la vergüenza que aún separa a catalanes cautivos y españoles libres.

Los nacionalistas catalanes sólo han podido justificar sus últimos devaneos secesionistas con una mendacidad que nos asombraría si no los conociéramos. Según dicen, la independencia es sólo el resultado de un desengaño. España no ha sido capaz de comprender la diversidad y, agotados los esfuerzos hechos para convencerla, no queda más camino que la separación. Por ello, la manipulación retroactiva de un acontecimiento histórico adquiere una sabrosa función política: 1714 muestra el inicio de una historia contemporánea de España en la que Cataluña no ha sido más que un territorio ocupado. En posición de firmes, la historia espera las órdenes del poder, a través de su órgano conmemorativo.

Aquí no cabe ni la indiferencia profesional ni la desidia cívica, porque el nacionalismo nunca construye sus espejismos sin arrebatarnos nuestras realidades. La historia que destrozan no es sólo la suya; también es nuestra. La torpe dialéctica de pueblos vencedores y pueblos vencidos, de naciones ocupantes y naciones ocupadas, de Estados opresores y negación del derecho a un Estado, es una grosera manipulación que a todos nos atañe. Hablemos claro de una vez. El nacionalismo catalán se ha sentido muy cómodo en España mientras esta nación ha sido una puerta de entrada a la democracia moderna, mientras ha dispuesto de recursos para fabricar un sólido Estado del bienestar, mientras sus cuarenta y cinco millones de habitantes han sido una firme base en las negociaciones con la Unión Europea. En el momento en que España ha entrado en quiebra, ha dejado de ser una nación común para convertirse en un manejable chivo expiatorio. Ese es el motivo prosaico de la desarticulación de España, del fracaso de un proceso de incorporación en la diversidad, de la abolición de nuestras expectativas de salir reforzados de lo más crudo de este invierno.

Sólo ahora hemos entendido que, para algunos aprovechados, lo que compartíamos no era un proyecto nacional, sino un matrimonio de interés. No era una pasión razonable, sino una pensión alimenticia. La protagonista de De repenteelúltimo verano indicaba a su médico que «nos utilizamos unos a otros, y a eso llamamos amor. Cuando no podemos utilizar al prójimo, entonces surge el odio». Contra lo que los nacionalistas pretenden imponernos a todos los españoles, habremos de defender que nuestra nación se ha sostenido siempre sobre otro tipo de sentimientos, sobre una madurez más honda y menos cínica. Porque lo que nos separa del nacionalismo no es ya una cuestión ideológica, sino un mero valor colectivo, un mero sentido común que algo tiene que ver con la decencia.

Educación o demagogia
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR. ABC   9 Mayo 2013

Dir. Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad.

Ni siquiera hace falta estar totalmente de acuerdo con la ley para aplaudir lo que este acto ministerial puede suponer. Porque implica romper con un tiempo en el que la cultura no ha sido patrimonio común de todos los españoles, sino zona de identidades nacionalistas ilusorias para diferenciarlos. Abrirla para acabar con un tiempo en el que la autoridad se ha tomado por dictadura.

No me sorprende en absoluto el sarpullido que ha brotado en algunos sectores de la sociedad española desde el momento en que se ha anunciado una modificación del sistema educativo. El griterío nada tiene que ver con el hecho en sí de una reforma, en un sector tan habituado a ellas, sino que es fruto del estupor de quienes pensaban que los españoles íbamos a continuar resignándonos a la impunidad de un sistemático asalto a la cultura. Durante estos años ha sido tal el secuestro del pensamiento crítico que los beneficiarios del sistema que nos ha llevado al borde del abismo educativo se creían a cubierto de cualquier petición de cuentas por una España, cada vez más perpleja ante lo que, con singular economía de lenguaje, ha venido llamándose fracaso escolar.

Se me disculpará evocar la tan manoseada advertencia del joven Marx, pero es que la ocasión lo merece. Si levantara la cabeza aquel revolucionario, en quien dicen inspirarse algunos de los que con más estulticia se han manifestado estos días, podría indicar que el cartero de la historia siempre llama tres veces: la primera como tragedia, la segunda como farsa y la tercera como una tomadura de pelo que ni siquiera merece elevarse a categoría literaria alguna. Y es que, después de las trágicas componendas de sindicalistas y directores generales de la transición, tras la farsa pedagógica de la Logse, se monta un revuelo en cuanto alguien ha dicho lo que muchos sólo se atrevían a pensar. De lo que se trata con el actual estruendo es de paralizar los argumentos y promover una algarada que pueda llegar a tomarse como opinión pública. Están en peligro demasiadas inercias, están en riesgo demasiados privilegios, están al caer demasiadas mentiras para que los defensores de este sistema en quiebra se resignen ya no a cambiar de postura, sino tan sólo a jugar limpio.

¿Cómo puede extrañarnos que España haya esquivado, durante años, un debate de envergadura, cuando se observa el tono de insufrible grosería de las primeras contestaciones al anuncio ministerial? Que a nadie le asombren: es lo que se ha escuchado en todos los niveles de nuestro sistema educativo cada vez que alguien ha planteado objeciones a lo que se estaba perpetrando. Esa gruesa indumentaria verbal, digna de un manual para exorcistas, ha probado ya su eficacia vejatoria y su capacidad ofensiva en otros escenarios, a pie de aula, contra quienes se resistían a ser cómplices del desastre. Que se recuerde cómo, a lo largo de muchos años, el profesorado más digno, el alumnado más esforzado, los padres más preocupados por la formación de sus hijos han tenido que resignarse a su propia y atemorizada frustración. Que se diga bien alto cómo muchos pensamos que ya está bien, que ya era hora, que quizás llegamos demasiado tarde.

Lo que molesta a los vociferantes es que salga a la luz ese vía crucis del conocimiento que ellos siguen queriendo llamar aprendizaje cultural. Lo que les aterra es que se desvele uno de los secretos mejor guardados desde la transición: el desguace del principal recurso con el que cuenta una sociedad para articular un proyecto colectivo. Les subleva que alguien trate de poner remedio y explique al país en qué condiciones nos encontramos. Les irrita que, por primera vez, y quizás como resultado de una crisis insoportable, no estemos dispuestos a tolerar esos lugares comunes que ahora asoman, decididos a esterilizar un debate necesario.

La Consejera de Educación de la Generalitat ha llegado a decir que la nueva ley debe ser considerada una batalla en el marco de una guerra destinada a quebrantar la moral de los catalanes. Estos disparates belicistas se propinan con una sonrisa, como si aquí no pasara nada, como si lo dicho no fuera un guantazo a la cara no sólo del Gobierno, sino de todos los españoles que lo votaron, incluyendo los catalanes. Con semejantes dicterios lo que verdaderamente se rebela es la auténtica función del sistema educativo en el discurso nacionalista. Porque la mayor estafa reside en el uso exclusivo de una lengua que se considera la única expresión legítima de la cultura catalana. Los catalanes conquistaron sus derechos en la misma medida y en el mismo momento en que lo hacían todos los españoles, en la transición democrática. Concebimos entonces la enseñanza como un sistema de formación basado en los grandes valores del mérito, el esfuerzo y la preservación de un patrimonio cultural que alberga los dos idiomas hablados en Cataluña. Y, por supuesto, la entrega de las competencias educativas a la Generalitat no tuvo la intención de iniciar un proceso de nacionalización alternativa a la española, sino precisamente la ingenua pretensión de fortalecer una idea de España capaz de integrar respetuosamente su diversidad.

Por su parte, la portavoz socialista en el Congreso ha llegado a afirmar que la reforma es una operación retrógrada, quizás la más reaccionaria que se ha sufrido en España desde la transición. ¿De verdad? Creo yo que lo reaccionario ha sido, en cambio, lo sucedido hasta ahora. Lo retrógrado ha sido liquidar la enseñanza pública no estableciendo pruebas de acceso adecuadas para asegurar la calidad de la docencia. Lo reaccionario fue garantizar, en los inicios de la transición, puestos de trabajo de por vida a personas a las que ni siquiera se sometía a un examen riguroso. Lo reaccionario fue aprobar una Logse que, bajo el pretexto de no frustrar las expectativas de alumnos de diversa capacidad y disposición al trabajo, destruyó los métodos de una evaluación objetiva, permitiendo que los años de estudio transcurrieran en un cálido letargo del que sólo se salvaban aquellos cuya familia disponía de recursos para completar su educación.

Eso es lo insultantemente retrógrado: condenar a los alumnos de la escuela pública a la indigencia, para complacer a sindicalistas que exigen el respeto a la antigüedad en la empresa, a falsos pedagogos que creen que se puede aprender sin esfuerzo ni disciplina, a padres inmaduros a los que se ha prometido la promoción social a través de un título regalado. Que el coordinador general de IU crea que esta ley iguala la oración y las matemáticas sólo puede llamar a la compasión intelectual, la misma piedad que necesitamos para con una dirigente de nuestra izquierda que culpa a esta norma de la falta de prevención de la violencia de género. Quizás estas afirmaciones sean la mejor muestra de los niveles de calidad de pensamiento que algunos quieren dar a nuestro sistema educativo.

Ni siquiera hace falta estar totalmente de acuerdo con la ley para aplaudir lo que este acto ministerial puede suponer. Porque implica abrir la veda para romper con un tiempo en el que la cultura no ha sido patrimonio común de todos los españoles, sino zona de identidades nacionalistas ilusorias para diferenciarlos. Abrirla para acabar con un tiempo en el que la autoridad se ha tomado por dictadura. Abrirla para acabar con un tiempo en el que nadie quería ser juzgado según su esfuerzo, sino de acuerdo con su prudente obediencia o su laxa conformidad. Abrirla para acabar con el tiempo de esa corpulenta alianza entre caciques regionales, vagos de solemnidad y demagogos de profesión. Abrirla para acabar con un tiempo de silencio.

DATOS OFICIALES
El Gobierno vasco incrementa su plantilla en 296 trabajadores en seis meses
AGENCIAS | VITORIA. El Correo  9 Mayo 2013

El viceconsejero de Función Pública, Andrés Zearreta, aseguró ayer que la plantilla de la Administración Pública Vasca ha aumentado en 296 personas entre noviembre de 2012 y abril de 2013, lo que supone que hay 43.311 empleados públicos dependientes de la misma, sin incluir los trabajadores de Osakidetza, unos 26.000, que es un ente público de derecho privado.

Zearreta ofreció estos datos en la comisión correspondiente del Parlamento Vasco, en respuesta a una pregunta de la socialista Idoia Mendia, sobre los planes de Función Pública para esta legislatura.

El incremento más importante se ha registrado en el colectivo de Educación, cuya plantilla ha aumentado en 347 personas, con lo que alcanza los 25.708 profesionales. El personal de la Administración General cuenta con 6 trabajadores menos y la plantilla actual es de 7.073.

En Justicia, hay 14 trabajadores menos, con un total de 2.497 empleados, mientras que el personal de Seguridad ha bajado en 31 personas, y se sitúa en 8.033 trabajadores.

El viceconsejero ha reiteró «el compromiso del Gobierno con una política de empleo en la que se dé prioridad absoluta al mantenimiento de los puestos de trabajo de la Administración Pública vasca» y de hecho, explicó que «Euskadi es una de las pocas comunidades autónomas que aún crea empleo público, situándose tan solo detrás de Baleares».

Asimismo, señaló que, a pesar de la política de «necesaria contención del gasto», el Gobierno Vasco «está empeñado en seguir siendo el principal generador de empleo del país».

discriminación lingüística
Se destapan más irregularidades en el colegio balear Na Caragol
R. MORENO Y J. CORDERO www.gaceta.es  9 Mayo 2013

Los padres denuncian que a sus hijos se les llama la atención cuando en el recreo hablan con sus compañeros en español.
Los padres del colegio balear Na Caragol de Artá denuncian a Círculo Balear “más casos de adoctrinamiento nacionalista, promovidos en el centro por la directora del centro, Magdalena Torrens”.

Así se lo comunicaron a la fundación el pasado lunes en la conferencia sobre los derechos que asisten a los padres para la escolarización, la normativa que deben cumplir los centros educativos y la situación actual de la educación en Baleares, que Círculo Balear ofreció en Artá “ante las peticiones ciudadanas recibidas tras el conflicto creado por el equipo directivo del Na Caragol al discriminar a dos niños de 3 y 5 años por haber elegido el español como lengua de enseñanza”.
Según informa a LA GACETA, Jorge Campos, presidente de Círculo Balear, los padres le comunicaron “que a sus hijos se les está llamando la atención si en el recreo hablan en español entre ellos” y les dicen “que hablen en catalán”. También denunciaron que se les sigue “presionando para que no elijan el español como lengua vehicular en la primera enseñanza”. “Les dicen que es mejor para los niños que elijan el catalán porque si no estarán marginados y que a lo mejor no tendrán plaza en el centro”, apunta Campos, que animó a los padres a “perder el miedo ante la actitud totalitaria de los pancatalanistas”, y a que “defiendan los derechos de sus hijos y denuncien estos hechos”, además de recordarles que no es necesario entregar las solicitudes de escolarización en los centros educativos, ya que pueden dirigirse a las oficinas de escolarización o hacerlo vía Internet.

Los asistentes también aportaron a Círculo Balear fotografías, como la que adjunta esta información, del último cartel del sindicato independentista STEI “que la dirección del colegio ha instalado en la puerta del centro para incrementar la presión sobre los padres que denunciaron la discriminación sufrida por sus hijos al elegir el español como lengua de enseñanza”. El cartel apoya a la directora del centro y defiende la discriminación, criticando a Círculo Balear y al nuevo secretario autonómico de educación, Guillermo Estarellas, por haber dado la razón a los denunciantes. Cabe recordar que a finales de abril Estarellas, entonces director general de Inspección educativa, reconoció la discriminación producida por el equipo directivo del centro a dos niños a los que se les dejó sin recreo para hacer media hora de castellano y relevó a la inspectora de zona para tratar el caso. Sobre este asunto STEI afirma en su cartel que “se ha iniciado una caza de brujas por parte de la Consejería de Educación” y también por parte del Círculo Balear “al avivar el fuego de la confrontación y el conflicto lingüístico”.

Además, Campos destaca que el sindicato de profesores también critica a la familia que denunció la discriminación y dice que “les parece lamentable que entren en este juego sucio”. Así las cosas, el presidente de Círculo Balear también exige que se sancione a la directora del centro. Dice que “por mucho que la consejería solucione el tema lingüístico de que puedan estudiar en español y no sancionan a la directora”, su fundación “seguirá un procedimiento sancionador y con la vía judicial, el contencioso administrativo contra estos docentes, incluso solicitando la responsabilidad patrimonial de la Administración”.

Jorge Campos informó, además, de que a la cita también asistió “el directivo de la entidad separatista Obra Cultural Balear de Artá, Mariano Moragues, que participó en el turno de preguntas defendiendo la imposición del catalán y las campañas contra los padres que elegían el español y el mallorquín frente al catalán estándar”. Asimismo, contó que “los colectivos nacionalistas del pueblo habían convocado a la misma hora” que su conferencia “un acto de rechazo a su presencia en el pueblo”, pero que, según confirmaron fuentes de la Guardia Civil, “la suspendieron ante la escasa participación ciudadana”.

Sin embargo, el local privado habilitado para la conferencia de Círculo Balear para la ocasión, “ante la negativa del Ayuntamiento de la localidad de ceder un espacio”, se quedó pequeño ante la afluencia de asistentes.
 

Cataluña
Atrincherados para reclamar el derecho a ser atendidos en castellano
Un grupo de activistas es desalojado forzosamente por los Mossos d’Esquadra de la sede del Consorcio de Educación de Barcelona, donde se habían instalado para exigir a la Generalidad y al Ayuntamiento de Barcelona que les atienda en español y que retiren las pancartas de Som Escola de los colegios públicos.
Redacción www.vozbcn.com  9 Mayo 2013

La sistemática discriminación de los castellanohablantes por parte de la Generalidad da lugar a situaciones insólitas en Cataluña. Y es que, a pesar de que la Administración autonómica está obligada por ley a atender oralmente y por escrito a los ciudadanos en cualquiera de las lenguas oficiales a su elección, esto no suele ser así.

Ante esta realidad, un grupo de personas vinculadas a sindicatos, asociaciones y entidades cívicas ha decidido decir basta y plantarse, exigiendo el cumplimiento de sus derechos lingüísticos, algo que no es tan sencillo como pudiera parecer en un principio.

Uno de estos activistas ha sido desalojado este martes por los Mossos d’Esquadra de la sede del Consorcio de Educación de Barcelona, donde se había instalado como medida de protesta ante lo que considera un atropello impune por parte de la Generalidad.

Campaña contra el bilingüismo en las escuelas públicas
Los hechos se remontan al pasado 22 de abril, cuando varias de estas personas acudieron al colegio público Sagrada Familia de Barcelona, situado en el número 343 de la calle Cerdeña, para instar a la retirada de una pancarta con el lema ‘Per un país de tots, l’escola en català’ (‘Por un país de todos, la escuela en catalán’) que colgaba de la fachada del centro (como ocurre en muchos otros de toda Cataluña).

Los activistas recordaron a la directora del colegio que el letrero -de grandes dimensiones- corresponde a una iniciativa de una entidad privada, denominada Som Escola (como reza el propio cartel), que además aboga por desobedecer las múltiples sentencias de los tribunales que ordenan restablecer el bilingüismo en las escuelas públicas de Cataluña. Algo que califican de “inadmisible” y de “discriminatorio” hacia los castellanohablantes.

La responsable del colegio rechazó su petición alegando que la iniciativa cuenta con el aval de “la comunidad educativa” y les instó a ir a reclamar al Consorcio de Educación de Barcelona. Padres de algunos alumnos de ese centro público aseguran estar en desacuerdo con la instalación de la pancarta en la fachada del colegio, pero dicen no atreverse a protestar por miedo a que sus hijos sean señalados.

Sin folletos ni hojas de reclamación en castellano
Atendiendo las indicaciones de la directora del colegio, los activistas se desplazaron al Consorcio, sito en la plaza Urquinaona de Barcelona, para presentar la correspondiente reclamación por el uso de instalaciones públicas escolares para dar publicidad a una campaña de una entidad privada.

Una vez allí, se encontraron con una nueva sorpresa: las oficinas de gestión educativa de la Generalidad y del Ayuntamiento de Barcelona únicamente disponían de hojas de reclamación en catalán, algo que se repetía en los folletos informativos para explicar el proceso de preinscripción y matriculación para el próximo curso escolar.

Tras una espera de media hora, los funcionarios les facilitaron una versión en español de las hojas de reclamación (eso sí, sin el membrete del Consorcio y sin el formato autocopiativo que sí estaba disponible para las versiones en catalán). En cuanto a los trípticos, se les explicó que no existía una versión impresa en castellano y se les invitó a descargarse una versión digital en español desde la página web de la institución.

Así las cosas, los afectados presentaron por escrito las quejas correspondientes por la instalación de la pancarta en la fachada del colegio Sagrada Familia y por la no disponibilidad por parte del Consorcio de impresos en las lenguas oficiales.

No hay respuesta por parte de la Administración
Ante la falta de respuesta por parte de la Administración autonómica, los activistas volvieron a presentarse este martes en la sede del Consorcio en torno a las 14:00 horas, con la intención de obtener una solución a sus demandas o, al menos, una contestación oficial, habida cuenta de que las cuestiones denunciadas vulneran flagrantemente derechos ciudadanos. Como era previsible, no hubo respuesta, y les indicaron que esta les llegaría en las próximas semanas, por lo que decidieron atrincherarse en las oficinas del Consorcio hasta que sus reclamaciones fueran atendidas.

Llegada la hora del cierre de la sede del Consorcio (17:00 horas), los activistas se negaron a abandonar las oficinas, y los responsables de la institución avisaron a los Mossos d’Esquadra. Cuatro agentes de la policía autonómica desplazados hasta el lugar trataron de convencerles durante media hora, sin éxito, de que debían marcharse, por lo que procedieron a su desalojo forzoso.

“¿Me permitirían colgar una pancarta en defensa del bilingüismo escolar?”
En declaraciones a LA VOZ DE BARCELONA, Manuel Aguilella, secretario de Acción Sindical de SiPcte-USOC de Correos y uno de los participantes en las protestas, ha lamentado tener que llegar a estos extremos para exigir algo que según el ordenamiento jurídico debería ocurrir de oficio -sin tener que solicitarlo expresamente-, como es “respetar el derecho fundamental” a ser atendido en cualquiera de las lenguas oficiales de Cataluña oralmente y por escrito, o, por ejemplo, sin tener que esperar a que un funcionario redacte una versión en castellano de un impreso que solo esté disponible en catalán.

También ha lamentado que la Generalidad y el Ayuntamiento de Barcelona permitan que los colegios públicos cuelguen pancartas de entidades privadas instando a desobedecer las sentencias de los tribunales. “¿Me permitirían esos centros públicos publicitar en el mismo espacio mensajes de asociaciones sin ánimo de lucro a las que pertenezco y que, en mi opinión, son de gran interés porque trabajan contra el acoso escolar y defienden el bilingüismo?”, se ha preguntado.

En junio de 2011, Aguilella protagonizó un acto de protesta similar en la sede de la Consejería de Salud, cuando se negaron a entregarle una copia en castellano de unos documentos oficiales.

Un ejemplo de lo que SÍ se debe hacer
Vía Tolerancia.org  9 Mayo 2013

Iba por ahí nuestro querido socio, Manuel Aguilella, haciendo gestiones del sindicato cuando pasó por delante del colegio Sagrada Familia (Ensanche de Barcelona) y vio la típica pancarta de SOM ESCOLA, PER UN PAIS..., una pancarta que algunos de nosotros hemos visto en muchos coles y nunca se nos ocurre hacer nada al respecto. Ahora, podemos reproducir sus pasos

Manuel Aguilella Salgado, ciudadano de Barcelona, con DNI XX.XXX.XXX.X, con domicilio a efecto de notificaciones en XXXX XXXX 968, 3º 1ª XXXXX de Barcelona EXPONGO.-

El día 22 de abril nos personamos en el colegio Sagrada Familia de la calle Cerdeña número 343, de Barcelona, para quejarnos porque en dicho colegio había colgada en la fachada de la escuela una pancarta cuyo lema dice: “Per un país de tots, l’escola en català” (Por un país de todos, la escuela en catalán)

Solicitamos la retirada de la pancarta, de la que se adjunta fotografía, ya que ésta pancarta corresponde a una INICIATIVA privada que dice ser, según su página web, de “un conjunto de Entidades cívicas, culturales y de todo el ámbito educativo que, a raíz de las sentencias del Tribunal Supremo español que cuestionan el papel del catalán como lengua vehicular de la enseñanza en Cataluña, nos hemos organizado para reafirmar nuestro apoyo a la escuela catalana y al modelo de cohesión social que ésta representa”. Es decir, es una iniciativa que, no sólo es privada, sino que además es una INICIATIVA que afirma estar molesta con los Tribunales de Justicia de este país. A mayor abundamiento se publicita en un Centro Educativo Público y dicha pancarta está sobre la puerta del centro lo que indica que la totalidad del Centro Educativo está conforme con una manifestación escrita contraria a lo dictado por uno de los poderes del Estado.

Hemos de recalcar que el Tribunal Supremo Español no cuestiona nada. Este Tribunal dicta sentencias de acuerdo con lo establecido por las Leyes que emanan de la SOBERANIA NACIONAL, es decir, del pueblo en su totalidad. Estas sentencias, en caso de no agradar a individuos o colectivos, se recurren.

No entendemos que la PANCARTA esté presente en un centro público donde acuden niños y jóvenes, OBLIGATORIAMENTE, les guste o no les guste acudir a clase, y que estos deban aceptar la premisa escrita en el CARTEL que cuestiona las decisiones del ALTO TRIBUNAL. Inadmisible.

La Directora del Centro Educativo SAGRADA FAMILIA en la mañana del 22/04/2013, nos informó que se trataba de una decisión de la Comunidad Educativa. En resumen: la escuela es suya, los tribunales de Justicia ESPAÑOLES son merecedores de rebelión y se utiliza a niños y jóvenes para ello, a sabiendas de que nunca ejerceremos presión en las puertas del centro Educativo para no incomodar a los escolares. No somos “escrachadores”.

Esta pancarta discrimina los derechos de los ciudadanos tanto castellanohablantes como catalanohablantes, contrarios a los planteamientos que esta INICIATIVA denominada SOM ESCOLA (SOMOS ESCUELA) promueve.

Es incluso discriminatoria e incoherente, ya que éste es un país de castellano y catalanohablantes, por lo que no tiene sentido decir y pedir “por un país de TODOS (este “todos” incluye a los de habla familiar castellana y a los de habla familiar catalana), pero sin embargo sólo se pide una escuela en catalán. ¿Y los de origen y lengua materna castellana? ¿Quedan excluidos y discriminados? ¿Y los de origen catalán que pidan el respeto a la Ley, no se les tiene en cuenta? ¿Considera la Comunidad Educativa del Colegio Sagrada Familia que ese Centro educativo es de su propiedad? ¿Debemos pagar impuestos para que esa Comunidad Educativa haga propaganda de entidades privadas? ¿Con qué finalidad?

Algunos padres y madres cuyos hijos van a esa Escuela dicen no atreverse a quejarse de la pancarta, ya que temen que sus hijos sean señalados. Lo entendemos.

Pero, entonces ¿Por qué se permite, reitero, colocar carteles de una asociación privada en un colegio público, carteles que expresan además el planteamiento de una ideología concreta que discute los derechos de los ciudadanos que quieren que se respete el bilingüismo y las decisiones de los Tribunales de Justicia?

Comprenderíamos que ese cartel se expusiera en la sede de una asociación, o en el balcón de un domicilio particular, pero nunca en un Colegio Público donde además, los escolares ACUDEN POR OBLIGACION. Ir a la escuela es un deber y no una elección.

Esa pancarta la puede poner la Directora del centro en el comedor de su casa, pero no enel Colegio Público Sagrada Familia de la calle Cerdeña 343 de Barcelona.

¿Acaso la plataforma firmante de la pancarta paga al centro escolar un canon publicitario por ocupar unos metros cuadrados de la fachada, como hacen los anunciantes comerciales que pagan sus anuncios en vallas publicitarias situadas en el espacio público o las firmas privadas que patrocinan determinadas actuaciones en edificios de interés cultural? ¿O acaso la exhibición del lema de la citada asociación en la fachada de la escuela Sagrada Familia es gratuita y no tiene coste alguno para los promotores de esa campaña?...

Si así fuera me gustaría que el citado centro escolar, me cediera por turno ese mismo espacio y por el mismo tiempo de exhibición para publicitar mensajes de asociaciones sin ánimo de lucro a las que pertenezco y que, en mi opinión, son de gran interés pues difunden valores propicios para ilustrar y concienciar a los alumnos del centro, a la comunidad educativa, a los padres de los alumnos e incluso a los transeúntes que podrían recibir dichos mensajes paseando por las inmediaciones del centro. Me refiero a una asociación contraria al acoso escolar, a otra que promueve el bilingüismo real en las escuelas, a imagen y semejanza de lo que sucede en la calle y a una tercera que defiende la conservación de la flora y fauna autóctonas, ideal para fomentar actitudes respetuosas con la naturaleza y que nunca está de más trasladar a los alumnos y a la ciudadanía en su conjunto.

La Directora de la Escuela SAGRADA FAMILIA no respeta los derechos del niño. Por ejemplo:

I.- EL NIÑO DEBE DE DISFRUTAR DE TODOS LOS DERECHOS SIN DISCRIMINACIÓN DE RAZA, COLOR, SEXO, IDIOMA O RELIGIÓN.
X.- EL NIÑO DEBE SER PROTEGIDO CONTRA LAS PRÁCTICAS QUE PUEDAN FOMENTAR LA DISCRIMINACIÓN RACIAL, RELIGIOSA O DE CUALQUIER OTRA ÍNDOLE. Los derechos del niño (XIV SESIÓN, ASAMBLEA DE LAS NACIONES UNIDAS).

Debe explicarse a la Dirección del Centro y a la denominada “Comunidad Educativa” que las escuelas o cualquier otro centro público no son propiedad de los que allí trabajan o conviven y estudian y que la propiedad lo es de todos los ciudadanos españoles que lo pagan y lo sustentan, bajo el principio de respeto a la ley y a la paz social.

Debe explicarse a la Dirección del Centro y a la denominada “Comunidad Educativa” que no debe manipularse a los niños, jóvenes y padres y en cualquier caso, de considerarse “dueños” del Centro Público debería preguntarse a los padres, madres y alumnos si conocen que esa pancarta forma parte de una iniciativa que “rechaza” varias sentencias del Tribunal Supremo.

Resulta deleznable que la Dirección del Centro y la denominada Comunidad Educativa les diga a los niños y jóvenes a través de una pancarta que “rechazan” las decisiones del Tribunal Supremo, que es uno de los poderes del Estado. La democracia es difícil, pero con paciencia se aprende.

No estamos en una dictadura paternalista, sino que estamos en una democracia participativa donde los derechos son de las PERSONAS y no de los COLECTIVOS. La Directora del Centro escolar SAGRADA FAMILIA, no es la dueña de los pensamientos de los ciudadanos, ni de los niños, ni de los adolescentes. Cada uno es libre de pensar lo que quiera en su casa. En la Escuela la Ley de Leyes es la Constitución, la que prometió acatar la Directora como requisito para ser empleada pública, cosa a la que nadie le obligó, ya que podría haber sido una digna cajera de supermercado.

Estamos en una sociedad, con sus defectos y con sus virtudes, que se fundamenta en que es una sociedad de hombres y mujeres libres, en derechos y libertades que ejercen desde su propia libertad individual y no bajo el amparo de las decisiones de colectivos. Una escuela pública es un espacio público donde se debe respetar la ley y las decisiones de la Justicia.

Por ello, para evitar discriminaciones, lesión de derechos y vulneración de leyes, SOLICITAMOS:

1.- Que se exija por parte de este Consorcio, a todos los centros que tengan colgada esta pancarta, o carteles parecidos, dentro o fuera del centro, en cualquier lugar, su retirada inmediata ya que son irrespetuosas con la libertad, la legalidad y la igualdad de los ciudadanos. Cada uno que ponga las cosas que quiera en su casa.

La declaración pública de los que han hecho y puesto la pancarta o carteles, han llevado a cabo un ataque a la separación de poderes. El Tribunal Supremo, con independencia de que sea español, según parecen quejarse los autores de la pancarta, es el Alto Tribunal al que acudimos todos, incluidos los miembros de la llamada Comunidad Educativa para preservar los derechos, cuando se conculcan.

2.- Que se proteja a los niños de las ideologías particulares de los miembros de la Comunidad Educativa, que deben respetar las leyes y no deben manipularlos ni pensar por ellos, ya que la ideología, así como las creencias religiosas son algo que compete a los padres decidir privada y exclusivamente (Si a los miembros de la Comunidad Educativa no les gusta lo que dictamina el Tribunal Supremo, pueden fundar partidos políticos, presentarse a las elecciones, ganarlas y cambiar las leyes y la estructura del Estado. Mientras tanto que acaten y cumplan las leyes que hay, pero que no utilicen a los niños ni a los jóvenes para desobedecerlas).

3.- Que se adecúe toda la información educativa y de servicios para no conculcar los principios recogidos en los artículos 10 y 16 de la Constitución Española y en los artículos 6 y 33 del Estatuto de Cataluña, entre otras normas.

4.-Queremos conocer qué tipo de contrato o convenio han establecido los Directores o la Comunidad Educativa con las asociaciones de la INICIATIVA SOM ESCOLA al objeto de que se coloque esa pancarta en la pared de la fachada, y del que existen copias en el tablón de anuncios, en papel. Un centro PÚBLICO no debe hacer propaganda de ninguna iniciativa privada, excepto en los tablones de anuncios reservados a información sindical o social.

Por ejemplo, no cabe que se haga propaganda de asociaciones con una ideología concreta, ni de entidades financieras ni de iniciativas que con sus lemas contradicen lo establecido por ley o por los poderes del Estado.

5.- Queremos conocer si han existido coacciones o amenazas en caso de que algún trabajador, padre, alumno o vecino se haya quejado por la existencia de este cartel que entendemos discriminatorio y que es ajeno a la Administración Pública, y de ser así, si se ha puesto en conocimiento de quien corresponda (la propaganda y la publicidad se la debe costear cada asociación y no se deben utilizar medios públicos, ni paredes, ni tablones de anuncios que son propiedad de la ciudadanía y no de Ómnium Cultural, promotora de esta INICIATIVA, para sus fines).

6.- Queremos saber si un grupo de padres y ciudadanos podemos colgar un cartel en la pared del centro, de las mismas dimensiones que el que hay ahora, y si nos prestarían una escalera o por el contrario la Directora y la autodenominada Comunidad Educativa, de la que se me excluye, considera que el centro y las paredes son de su propiedad, aunque se costee con los impuestos de todos los ciudadanos.

7.- Debe quitarse el cartel URGENTEMENTE ya que no reúne las condiciones de sujeción a la pared que marcan las normas de seguridad y en caso de fuerte viento, pues de ser arrancado causaría daño a personas y cosas, los padres de los alumnos tienen derecho a saber quién habría de hacer frente a posibles demandas indemnizatorias, si la Directora del centro personalmente o la entidad anunciante.

Resulta muy curioso que en una comunidad de vecinos, el propietario del piso bajo, que tenga un patio, deba pedir permiso a todos los vecinos que costean la Comunidad de Propietarios para instalar un tejadillo, y sin embargo el Colegio Sagrada Familia de la calle Cerdeña 343 de Barcelona, no pida permiso a todos los contribuyentes, y se consideren los dueños de lo que les pagan los otros.

Ruego una explicación, punto por punto, y me reservo las acciones oportunas.

En Barcelona, 24 de abril de 2013,
Manuel Antonio Aguilella Salgado

AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Oficina de Atención Ciudadana
Aragó, 328 08009 Barcelona

Manuel Aguilella Salgado, DNI XXXXXXXX, ciudadano de Barcelona, con domicilio profesional en la calle XXXXXXX, entresuelo 08XXX de Barcelona, EXPONGO:
Asunto.- Pancartas en el Colegio Público SAGRADA FAMILIA en calle Cerdeña 343 de Barcelona

Que en la calle Cerdeña 343 de Barcelona está situado el Colegio Público Sagrada Familia.

Que en la fachada de dicho Colegio Público se ha instalado con el permiso de la Directora del Centro y dicen que también de la denominada “Comunidad Educativa” un cartel de lona de la INICIATIVA PRIVADA “Som Escola”, que no sabemos por qué tienen preferencia sobre otras iniciativas privadas, para poner carteles.

Que esa pancarta de lona, grande y de gran peso está sujeta a la pared a través de clavos de los denominados “alcayatas”. Que a su lado hay una pancarta amarilla de las mismas condiciones.

Que ignoro si la Directora del Colegio citado ha pedido el correspondiente permiso al Ayuntamiento de Barcelona, como todos los ciudadanos de Barcelona tenemos que hacer y si el procedimiento de enganche reúne las condiciones de SEGURIDAD.

Que al observarla resulta evidente que un fuerte viento, de los que son habituales en las calles del Ensanche de Barcelona en ocasiones, podría arrancar las pancartas y de hacerlo podrían causar daño a personas y bienes.

Que cuando se lo explicamos a la Directora, nos echó del Colegio y procedimos a presentar denuncia ante el Consorcio de Educación en Plaza Urquinaona de Barcelona,por esa y otras cuestiones

Por ello SOLICITO, como vecino de Barcelona,
1.- Que se me informe si existe petición al Ayuntamiento de Barcelona en el departamento correspondiente para colocar esta pancarta en un edificio público como es la Escuela Pública SAGRADA FAMILIA en calle Cerdeña 343 de Barcelona, y por parte de quién (cargo o persona responsable, no preciso nombres ni apellidos)

2.- Que se me informe si el Ayuntamiento de Barcelona autorizó la colocación de estas pancartas y si su colocación se ajusta a las medidas de seguridad, en este caso, por ser público, cargo y nombre del que lo autorizó.

3.- Que se me informe si está permitida la colocación de estas pancartas y si el Ayuntamiento se responsabiliza de su colocación de esta forma y de su sujeción actual.

4.- Que retiren la pancarta de SOM ESCOLA por tratarse de publicidad de una INICIATIVA PRIVADA en un centro público y que el resto de las pancartas se coloquen donde corresponda y con el anclaje de seguridad que impida que cause daño si cayeran al suelo, arrancadas por el viento.

5.- Que en caso no haber pedido ni obtenido permiso y no ajustarse su colocación a las medidas de SEGURIDAD se abran diligencias o expediente sancionador al o a los responsables y se me informe del nombre del o los responsables al objeto de ejercer las acciones oportunas, tanto del Centro Educativo como del Ayuntamiento.

Adjunto fotografía en la que se pueden ver las pancartas y el anclaje que no se ajusta a las mínimas medidas de seguridad:

Barcelona, 3 de mayo de 2013
Firmado.- Manuel Aguilella Salgado
Vecino de Barcelona

Educación en País Vasco
Docentes amenazados por ETA deben volver a clase sin escolta
JUAN E. PFLÜGER www.gaceta.es  9 Mayo 2013

El rector de la UPV, Iñaki Goirizelaia, hermano de una dirigente batasuna, quiere que se incorporen en septiembre.

Hace un año que se le retiró la escolta a los profesores de la Universidad del País Vasco (UPV) que tuvieron que apartarse de la docencia ante las continuas amenazas y agresiones que recibían de alumnos y profesores.

Entre estos docentes está Gotzone Mora, ex concejal del PSOE que lleva desde el año 2000 amenazada por la banda terrorista ETA a la que se le encontró documentación para la realización de un atentado sobre ella y su familia.

Ahora, sin escolta, el rector de la UPV, Iñaki Goirizelaia, pretende que se reincorporen a la docencia. Para ello se reunió individualmente con cada uno de ellos el pasado martes. En principio, Goirizelaia da pocas opciones a los docentes y ha planteado un ultimátum al considerar que si no se reincorporan ante el momento “de normalización que vive la sociedad vasca”, perderán sus plazas en la universidad pública.

LA GACETA ha hablado con Gotzone Mora para conocer a qué situación deben enfrentarse tras la postura del rector, que es hermano de la abogada del entorno batasuno Jone Goirizelaia.

“Nuestro problema es que hemos sido la cara visible contra ETA, a pie de calle, en la sociedad vasca. Hemos dado muestras de que no pensábamos aceptar la imposición de los violentos y ahora nos lo pretenden hacer pagar”, declaró a este diario. Según la socióloga, especialista en movimientos migratorios, la UPV es un centro controlado por los elementos más radicales del nacionalismo vasco. Tanto sus más de 40.000 alumnos como sus casi 4.500 docentes se encuentran en esa línea ideológica, según Mora, porque “en la universidad se ha controlado el ejercicio del miedo, así han conseguido apoderarse de ella”. Algo que –en opinión de la profesora– se extiende a la mayor parte de la vida cotidiana en el País Vasco, donde “todo está ya adulterado, no hay nada normal aunque pretenda darse la sensación de que todo está bien”.

Para la docente, que debe volver al lugar de trabajo donde fue insultada y agredida, la actitud que tuvo una minoría de profesores que se negó a aceptar la imposición fue “el gesto de la dignidad de ese pueblo”. Y deja claro que, al igual que sus compañeros, se ha “jugado la vida por España”. “No entiendo cómo ahora nos dejan tirados”, se lamenta. Una clara referencia a su acto de valentía cuando no había treguas que amparasen oscuras negociaciones políticas.

Hace semanas que se puso en contacto con el Ministerio del Interior para solicitar protección ante su viaje al País Vasco. De hecho, hace dos días que volvió a insistir, pero no ha obtenido respuesta ni garantías de seguridad. Algo que para la luchadora por la libertad en el País Vasco sólo puede significar que “se ha obviado el nosotros que significa ser español, sobre todo en el País Vasco”. Y de ello deriva su estado actual, que define muy gráficamente: “Tengo el alma rota porque España nos ha dejado tirados”.

Finalmente, en la mañana de ayer, Mora acudió al rectorado de la UPV y mantuvo una entrevista con Goirizelaia muy tensa. El rector, que se definió a si mismo desde el principio: “Yo no soy separatista, soy nacionalista vasco”, dejó claro que pretendía la incorporación de los docentes amenazados en horario completo desde septiembre próximo.

No dudó en descalificar a los profesores de mantener un comportamiento poco ético y se negó a aceptar las opciones planteadas por Gotzone Mora. Estas, con mucha lógica, pasarían por volver gradualmente a la docencia sin retomar las clases en horario fijo y dedicándose a seminarios en los que la planificación de posibles agresiones fuera más difícil. También planteó llegar a acuerdos con otras universidades para intercambio de profesores. Algo a lo que el rector también se negó alegando que no hay motivos para el miedo, puesto que existen informes de seguridad que son “tranquilizadores”.

Nacen dos "nuevas lenguas"
Aragón retira la oficialidad del catalán y califica la lengua como LAPAO
 www.gaceta.es   9 Mayo 2013

Las Cortes de Aragón dan luz verde a la nueva ley de lenguas y la lengua de la Franja se denomina Lengua Autonómica Propia de las Áreas Pirenaica y Prepirenaica.

Las Cortes de Aragón han aprobado la ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias, una propuesta del gobierno aragonés que, entre otros aspectos, estipula que el dialecto hablado en la zona limítrofe con Cataluña pasará a llamarse Lengua Autonómica Propia de las Áreas Pirenaica y Prepirenaica, 'LAPAYP' y la conocida también como LAPAO, del Aragonés Oriental.

De esta forma, la oficialidad del catalán en Aragón se termina y los topónimos de la Franja serán únicamente en español y no como hasta ahora en catalán. Con la aprobación de esta ley, queda derogada la anterior normativa, aprobada en 2009, que fijaba el aragonés y el catalán como lenguas propias de la comunidad.

La nueva Ley de uso, protección, promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias, que ha salido adelante con los votos del gobierno del PP y PAR, elimina la normalización de la utilización del catalán y reconoce las modalidades lingüísticas de dos zonas de Aragón: la hablada en las áreas pirenaicas y prepirenaicas y la propia del área oriental de la comunidad autónoma.

La diputada del Partido Popular (PP) María José Ferrando, coordinadora de la ponencia de la Ley de lenguas que quedó diluida por el abandono de CHA, PSOE e IU, ha defendido la nueva norma en aras de proteger "los intereses de los aragoneses". Ha explicado que la totalidad de las enmiendas presentadas por la oposición -73 PSOE, 53 de CHA y 42 de IU- han sido rechazadas, por "sentido común", ya que la aplicación de todas ellas conllevaría un gasto total de "cerca de 39 millones de euros". "Rotular los 5.000 kilómetros de carretas sólo en carteles y flechas direccionales costaría 7,5 millones", ha apuntado.

Además de evitar este "despilfarro", lo que "no es un tema menor", ha precisado que esta normativa protege al 5% de aragoneses que no habla español, sino que utilizan expresiones de la tierra, por lo que se ha elaborado según "un criterio social y cultural".

Por su parte, la oposición ha calificado de "ridículo absoluto" la aprobación de esta ley, que fija como lengua propia de Aragón la "Lapao y Lapapyp", en lugar del catalán y aragonés, respectivamente, ha apuntado la diputada socialista Mayte Pérez, quien ha criticado que carezca de "rigor académico".

Aplausos aragonesistas
En este sentido, ha afirmado que no fractura a Aragón en dos bloques, como sí hacía, a su juicio, la anterior que "nació mal y mal creció", sino que habla de la "lengua aragonesa del norte y la lengua aragonesa del este".

"No somos anticatalanistas, somos aragonesistas", ha manifestado Herrero, entre los aplausos de una veintena de miembros de la plataforma "NO hablamos catalán" que han seguido el debate.

Críticas desde Cataluña
Enric Millo, portavoz del grupo del PPC, ha puntualizado que él no valora las decisiones que toman los Gobiernos de otros territorios aunque ha precisado: "Personalmente, si me preguntan lo que se habla allí, es el catalán, aunque se le pueda denominar de otra forma".

Según Jordi Cañas, de Ciutadans (C's), "no hay ninguna duda entre todos los expertos de que la lengua que se habla allí es la catalana por lo que, desgraciadamente, una vez más la política interviene en cuestiones en las que nunca debería entrar", y ha considerado "ridículo" el nombre elegido por el Gobierno aragonés.

Según el portavoz de CiU en el Parlamento de Cataluña, Jordi Turull, se trata de "una propuesta muy grave que no se sustenta bajo ningún tipo de rigor científico ni académico, porque la unidad de la lengua catalana es indiscutible", por lo que ha apelado a que "se imponga el sentido común por respeto a la gente de la Franja de Poniente". El presidente de Unió y aragonés de nacimiento, Josep Antoni Duran Lleida, ha asegurado en Twitter: ¡Qué ridículo! ¡ahora hablo Lapao!" y ha añadido que "de la noche a la mañana todos los catalanes pueden añadir en su currículum una nueva lengua: el Lapao".

"No les decimos lo que tienen que hacer o no en las Cortes de Aragón -ha puntualizado Turull-, sólo les pedimos que utilicen el sentido común y que eviten bromas sobre las denominaciones artificiales que se están inventando, ya que esto también puede dar pie a inventar nombres para el castellano que se habla en Aragón".

El portavoz adjunto de ERC, Oriol Amorós, ha indicado que "podría parecer ignorancia pero sobre todo es mala fe, porque lo que pretende el PP es denigrar la lengua catalana, convertirla en los lugares donde se habla dentro de Aragón como algo residual". "ERC -ha añadido Amorós- constata que el PP ataca el catalán siempre que puede, tanto como puede, y en todos los lugares donde puede, porque hemos visto cómo actúa en el País Valenciano, en las Islas Baleares y también lo intenta en Cataluña".

Maurici Lucena, portavoz del grupo del PSC, ha considerado que la decisión del Gobierno aragonés "obedece a motivos políticos" y ha añadido que cuando él va por el territorio de la Franja de Poniente habla en catalán y da fe de que la lengua que hablan sus habitantes es la misma.

Dolors Camats, de ICV-EUiA, ha indicado que su grupo recuperará una propuesta de resolución sobre esta materia que ya había sido tramitada en la anterior legislatura, y ha reclamado al Gobierno español que "desde el Estado se apruebe una declaración en favor de la unidad de la lengua, para evitar actuaciones tan lamentables como la del Gobierno aragonés".

Desde la CUP, el diputado autonómico Quim Arrufat ha advertido de que el PP "quiere reducir la lengua catalana a una especie de tribu folclórica" en la Franja de Poniente, y ha considerado "una ofensa y contra los derechos de los catalanohablantes inventarse una nueva denominación".

El PP aragonés avala cambiar el nombre al catalán de la Franja Oriental: ahora será el LAPAO
Con el apoyo del Partido Aragonesista han formado mayoría en las cortes aragonesas para que el catalán de la franja oriental pegada a Cataluña se llame "Lengua Aragonesa Propia del Aragón Oriental", LAPAO.
Cultura. www.vozpopuli.com   9 Mayo 2013

Las Cortes de Aragón han aprobado este jueves la Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón, que reemplaza a la anterior normativa que regulaba esta materia, aprobada durante la pasada legislatura cuando gobernaban los socialistas. PP y PAR han votado a favor, mientras que PSOE, CHA e IU lo han hecho en contra. El catalán que se habla en la franja oriental de Aragón limítrome con Cataluña pasa a llamarse según esta ley "Lengua Aragonesa Propia del Aragón Oriental", o LAPAO, mientras que el dialecto aragonés que se habla en el Pirineo pasa a llamarse "Lengua Aragonesa Propia del Aragón Pirenaico", o LAPAPI.

La nueva Ley señala como lenguas propias las lenguas aragonesas con sus modalidades lingüísticas de uso predominante en las áreas septentrional y oriental de la Comunidad Autónoma. La Ley no menciona el aragonés normativo y el catalán de Aragón, como pretendían los Grupos de la oposición, lo que ha suscitado un encendido debate desde el inicio de la tramitación y también hoy, en la sesión plenaria. El texto aprobado reconoce el derecho a usar oralmente y por escrito las lenguas y modalidades en las zonas de uso histórico predominante y a estudiar estas lenguas en las mismas zonas, el norte y el este de la comunidad autónoma.

La portavoz popular ha dicho que las lenguas "foráneas" -refiriéndose al catalán- tienen sus propios "vehículos de promoción"
La popular María José Ferrando ha defendido la iniciativa, señalando que la Ley protege "nuestra riqueza" lingüística y ha aseverado que las lenguas "foráneas" tienen sus propios "vehículos de promoción", mientras que la diputada del PAR María Herrero ha apoyado su discurso en criterios históricos y además ha precisado que "no somos anticatalanistas, somos aragonesistas y desde nuestro aragonesismo creemos que no tiene sentido construir ninguna identidad en contraposición a nada".

"La política no debería entrar en la lengua"
La diputada socialista Mayte Pérez ha manifestado su "sonrojo" y tristeza por la aprobación del proyecto de ley e irónicamente ha dicho que hoy "nacen dos lenguas propias", la "LAPAO", la Lengua Aragonesa Propia del Aragón Oriental, y la "LAPAPI", la Lengua Aragonesa Propia del Aragón Pirenaico. La portavoz de CHA, Nieves Ibeas, ha asegurado que la nueva Ley "vulnera" los derechos lingüísticos de los hablantes del aragonés y el catalán y ha considerado un "escándalo" que no se tengan en cuenta los criterios filológicos. Adolfo Barrena, de IU, ha dicho que el texto aprobado es "ridículo" y que Aragón es trilingüe.

Incluso desde Ciutadans se ha asegurado que "no hay ninguna duda entre todos los expertos de que la lengua que se habla allí es la catalana por lo que, desgraciadamente, una vez más la política interviene en cuestiones en las que nunca debería entrar", y ha considerado "ridículo" el nombre elegido por el Gobierno aragonés.

Recortes de Prensa   Página Inicial