AGLI Recortes de Prensa   Sábado 18  Mayo 2013

La rendición del Estado en Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital 18 Mayo 2013

El proyecto de reforma educativa aprobado ayer por el Consejo de Ministros culmina la sumisión de los poderes del Estado a la dictadura del nacionalismo catalán en materia lingüística. De aprobarse la norma tal y como ha sido elaborada por el Ejecutivo, España será formalmente un país donde el Gobierno se reconoce impotente para hacer que una comunidad autónoma acate la Constitución y las leyes. No de otra forma puede entenderse que el Ministerio de Educación acepte costear la enseñanza en español en una parte del territorio nacional a través de colegios privados, aceptando de facto la negativa del Gobierno regional de Cataluña a cumplir el mandato constitucional y las sentencias de los tribunales recaídas sobre esta materia.

Si ya es grave que las autoridades de una autonomía se nieguen a cumplir la ley, mucho más lo es que el Gobierno se convierta en cómplice de los delincuentes a despecho de su obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución en todo el territorio nacional. Con esta ley el Gobierno se sitúa también extramuros del orden constitucional, al incumplir su deber de "garantizar la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de los deberes constitucionales", tal y como le exige el artículo 149 de la Carta Magna, en el que se regula precisamente el régimen de transferencias. Porque, en efecto, las comunidades autónomas ejercen la competencia de educación en virtud de las transferencias realizadas en su día por el Estado, algo que, visto lo visto, jamás debería haber ocurrido, y no solamente por motivos económicos. No obstante esta política de hechos consumados, el Gobierno sigue teniendo en su mano todas las herramientas para revertir esta situación, desde ordenar a la Alta Inspección que ejerza de una vez sus funciones, inéditas tras quince años de inmersión lingüística obligatoria, hasta poner en marcha los mecanismos constitucionales para revertir una competencia troncal del Estado que, en manos del nacionalismo, se ha convertido en un arma destinada a socavar los derechos fundamentales de quienes no comulgan con sus dictados.

Ante esta concesión inaceptable al nacionalismo catalán, que rápidamente será aprovechada por el resto de autonomías con lengua propia, magro consuelo supone el resto de consideraciones sobre las virtudes de una nueva reforma educativa y sus efectos beneficiosos para el mercado de trabajo. Con ser importante la adaptación de los itinerarios educativos a las necesidades laborales del país, mucho más lo es que todos los niños españoles puedan estudiar en su lengua materna, sin las trabas que ahora han de soportar en las autonomías con Gobiernos nacionalistas. El colmo es que el ministro del ramo blasone de que el Estado se hará cargo de la factura de los colegios privados que atiendan a los niños despreciados por el nacionalismo. Ese comentario por sí sólo descalifica un proyecto de Ley Orgánica destinado a convertirse en la mayor vergüenza legislativa de nuestra historia democrática

España, el país de Europa que mas rechaza a sus políticos
Francisco Rubiales Periodista Digital 18 Mayo 2013

A sus ya tristes liderazgos europeos en corrupción, desempleo, blanqueo de dinero, tráfico y consumo de drogas, baja calidad de la enseñanza, fracaso escolar, prostitución y otros muchos, todos nefastos, España añade ahora el liderazgo europeo en rechazo y odio a su clase política, un fenómeno que crece de manera alarmante y que convierte a la mal llamada "democracia" española en un sistema ilícito y opresor, pues la democracia no puede existir sin la confianza y adhesión de los ciudadanos.

La arrogancia, la corrupción y la incapacidad de gestionar la crisis económica han hecho que España sea el país de Europa donde los ciudadanos están mas hartos de sus políticos, a los que ya consideran no como servidores del pueblo o del bien común, sino como a fracasados, desprestigiados, injustos y obsesionados por el poder y los privilegios.

Las encuestas señalan ya a la corrupción y a los políticos en España como dos de los cuatro mayores problemas del país. En Cataluña, el rechazo es todavía mayor porque la corrupción y los políticos son ya casi el primer problema de la ciudadanía. Pero lo mas inquietante es que el rechazo, en muchas zonas y ambientes de España, se está transformando rápidamente en odio, hasta el punto de que millones de españoles identifican ya a los políticos como su peor enemigo.

La causa del rechazo siempre es la misma: los ciudadanos, que no soportan que los políticos se hayan convertido en una "casta" privilegiada porque no lo merecen y porque el resultado de su gobierno es ruina, pobreza desempleo y fracaso, creen que los políticos no cuidan ni luchan por los intereses del pueblo sino por los suyos propios y los de sus partidos. El hecho de que la clase política haya cerrado sus ojos y oídos y no escuche el clamor de los ciudadanos, junto con la impunidad de una casta que ha cometido atrocidades contra el interés general, como saquear las cajas de ahorros, mentir hasta la saciedad, incumplir sus promesas electorales y estafar a millones de españoles con las participaciones preferentes, convierte al político en un ser apestado y merecedor del rechazo que recibe. La arrogancia, los privilegios y, sobre todo, el aislamiento elitista de la "casta" de los nuevos amos despierta rechazo y hasta odio en la ciudadanía, más que la ineficacia y la torpeza, ante las cuales el pueblo es más comprensivo.

Hay encuestas cuyos resultados son todavía peores que los que se dan a conocer. En esas encuestas sale reflejado un odio creciente al político que invalida la mal llamada democracia española, un sistema que, al ser rechazado por el pueblo, se transforma en algo ilícito y opresor.

Pero esas encuestas son cuidadosamente ocultadas por el poder porque los medios de comunicación son fácilmente manipulables en estos tiempos de crisis. Los medios necesitan tanto dinero, que quien tenga hoy cuatro euros y los invierta en publicidad, consigue blindarse. Y nadie tiene hoy más dinero que el poder político, un dinero que esquilma al ciudadano por la vía de los impuestos, y que emplea masivamente en imagen y publicidad.

Los estrategas de los partidos políticos tendrán que realizar esfuerzos inusitados para atraer a los ciudadanos y ganárselos, si quieren evitar que las próximas elecciones constituyan un escándalo mundial por el número de desertores abstencionistas, votantes en blanco y ciudadanos que votan nulo o a partidos pequeños para castigar a los grandes, a los que culpan de los grandes males del país.

La "venganza" de los ciudadanos españoles se está cociendo a fuego lento en una olla que nadie sabe si podrá resistir tanta presión sin un estallido social de protesta, algo que ha ocurrido con demasiada frecuencia en la Historia de España, jalonada de revoluciones, revueltas, motines y protestas masivas, que muchas veces se tornaron violentas y hasta sangrientas.

Voto en Blanco

¿Qué puede hacerse?
Francisco Rodríguez Adrados La Razón  18 Mayo 2013

Muchos son los jinetes del Apocalipsis que trabajan en este momento contra España, entre otros, el terrible problema económico, el problema de los separatistas, que, como siempre, aprovechan los momentos débiles de España y la raíz de todo: la falta de solidaridad de muchos ante esos y otros peligros. En suma, la prevalencia del egoísmo, que sustituye al respeto democrático a los resultados de las elecciones y al interés general del país. Con ello llega el crecimiento del griterío y la violencia, con razón o sin ella, contra los intereses de todos. El caso es que el PP tenía un programa que fue aceptado por una sensible mayoría. Programa quizá insuficiente, no cortaba de raíz los planes de ETA ni proponía la ilegalización de los separatismos ni la reducción radical de gastos no asumibles por el Estado. En todo caso, ése era el programa. Y hace agua por muchos puntos y la oposición, o tal o cual sector de la misma, aprovecha para tratar de anular aquella victoria por medio de toda clase de algaradas, de interferencias con la legalidad y la justicia, todo ello con un clamor indiscriminado que no deja trabajar ni vivir, con propuestas de pactos que intentan tan sólo anular la victoria democrática, reinstaurar su propio poder.

La ola del separatismo, artificial, irracional, egoísta, mentiroso, crece. Los que lo apoyaban para arañar unos votos, como los socialistas, ahora se ven repudiados: ¡los socialistas catalanes votan con los separatistas y el PSOE se desintegra en la inanidad a ojos vistas! A su vez, los socialistas vascos tienen que acomodarse a los separatistas acabarán por ser devorados. Y los dirigentes más españoles, de Nicolás Redondo a Antonio Basagoiti, son prácticamente anulados, como antes María San Gil y tantos otros. A los socialistas se les ha caído, igual que a tantos, la «E» de España.

Éste es un panorama complicado porque ni siquiera podemos decidir por nosotros, somos los mendigos de un sistema, llamado Comunidad Europea, que es nuestro amo, un amo con el que es difícil entenderse. Negociamos con él, tironeados por todos esos buscadores de poder dentro de España, de poder justificado simplemente por sus particulares intereses. ¡Y qué decir de los múltiples antisistema que no dejan vivir, no aportan otra cosa que la violencia programada y crear el miedo a que una represión ponga las cosas peor todavía!

Éste es el paradigma de las democracias desestabilizadas, desde la griega de Pericles a la nuestra española del 31. La democracia es una planta delicada, le llega la catástrofe si no es bien cuidada, de esto escribía yo en «ABC». Y aquí, en LA RAZON, sobre la insensatez del llamado derecho a decidir, es decir, derecho a suicidarse, si la decisión proviene de un grupo ambicioso y ciego, de mala fe además, como el que es la desgracia de los catalanes y de todos.

Y la debilidad es el tercer factor del desastre: el haber tolerado que la Constitución sea muchas veces letra muerta. Pero quizá el mayor motivo de esperanza sea que la situación es tan nefasta que va a obligar al país a reaccionar. Ciertamente, nos queda confiar, al menos a la larga, en una recuperación, aunque sea por propio interés, de los valores solidarios. De muchas desgracias galopantes han sido capaces de escapar, antes o después, los hombres. Yo vi Frankfurt en el cincuenta y pocos, qué les voy a decir. Así, tanto desastre puede ser la raíz de su remedio: abrir los ojos, actuar. Con problema y dolor para todos se está reaccionado ya en la economía, con más o menos éxito. Se han descubierto, además, las raíces del problema. Porque da la impresión de que las línea generales de la política de las naciones occidentales, a saber, la búsqueda de la igualdad y la felicidad económica de todos, exigida por todos y gestionada por un Estado-Providencia, es, según van las cosas, de momento, inviable, como mínimo. Pero, sobre todo, el mayor motivo de optimismo, de optimismo doloroso, es que, ¡al fin!, se han tomado decisiones en el tratamiento del problema catalán, ese cáncer difundido por una minoría de fanáticos: el Tribunal Constitucional se ha enfrentado al Parlamento separatista y el Gobierno ha anunciado más acciones de este tipo, si sigue la desobediencia a los organismos y tribunales españoles, a los tribunales democráticos (hoy mismo no atienden a la decisión del TC). Una conducta propia de la selva y que ha sido hasta ahora tolerada. Priva a los catalanes y a los españoles todos de su derecho a ser respetados. Que puedan, por ejemplo, aprender y hablar nuestra lengua, como exige la Constitución que ellos votaron. Porque yo leo en su artículo 155, que hasta ahora ha sido letra muerta con perjuicio para todos, los pasos que el Gobierno está autorizado a dar para obligar a una comunidad autónoma, Cataluña por ejemplo, si actúa de forma que atente gravemente al interés general de España. «Para obligarla», dice la Constitución, «al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del citado interés general». Esto es lo democrático, así han procedido los ingleses en Irlanda. Anulando la autonomía hasta que funcione.

¡Gobierno, dimisión!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 18 Mayo 2013

Ayer, el Consejo de Ministros del Gobierno del PP ha culminado su desastrosa carrera hacia la destrucción de España como Estado de Derecho, aprobando la Ley Orgánica de la educación, en la que de forma expresa se renuncia a hacer cumplir la Constitución en Cataluña y defender los derechos fundamentales de todos los españoles, así como el cumplimiento de las sentencias de los Altos Tribunales de España.Por ello,por su específica participación en la complicidad de la secesión de facto de Cataluña, este Gobierno ha perdido cualquier legitimación que pudiera corresponderle por su flagrante delito de dejación de funciones y traición a la Constitución de España que juraron aplicar y defender.

De acuerdo con la Constitución:
Artículo 102
1. La responsabilidad criminal del Presidente y los demás miembros del Gobierno
será exigible, en su caso, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo.
2. Si la acusación fuere por traición o por cualquier delito contra la seguridad del
Estado en el ejercicio de sus funciones, sólo podrá ser planteada por iniciativa de la cuarta parte de los miembros del Congreso, y con la aprobación de la mayoría
absoluta del mismo.
3. La prerrogativa real de gracia no será aplicable a ninguno de los supuestos del
presente artículo.

Artículo 8
1. Las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el
Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de
España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional.

Desde aquí,pido al Congreso y al Rey de España como Jefe del Estado,que insten la inmediata disolución y renuncia de este Gobierno, así como la convocatoria de elecciones generales. Igualmente solicito que de no producirse por el rechazo cómplice de los representantes del PP, las Fuerzas Armadas cumplan con su deber constitucional

Pío Moa Libertad Digital  18 Mayo 2013
Los timbres de alarma no sonaron / El odio en la historia reciente.
De cómo una mala situación puede empeorar indefinidamente. El odio tiene peso en la historia, y la sandez también.
Blog II: El corazón de Malefakis / Tres mitos innecesarios: www.piomoa.es
------------------------------------------
Como podrá verse, este artículo, de hace trece años, está escrito en el supuesto de que los errores de la Transición irían corrigiéndose, como parecía atisbarse en el gobierno de Aznar. La experiencia posterior ha demostrado hasta qué punto las situaciones malas pueden empeorar:

Cuestión de tiempo
Recientemente advertía Francisco Vázquez, alcalde de la Coruña: “No hay que olvidar que quienes llevan a cabo la violencia callejera son chicos que han sido educados en el totalitarismo y el odio. Si nos ponemos todos colectivamente una venda en los ojos, pasará lo que tenga que pasar”. Y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, decía en ABC: “En esta situación de radicalismo ha influido mucho ese consentimiento generalizado, lo mismo que cuando unos padres no se preocupan de la educación de su hijo y le consienten todo pensando que cuando sea mayor cambiará. En estos veinte años ha habido un consentimiento. Pero ahora nos encontramos frente a una situación mucho más difícil de encauzar”.

La palabra, algo inadecuada, de consentimiento, encubre muy variadas actitudes, desde la simple cobardía de quienes detestaban la situación pero callaban, hasta la complacencia hipócrita de otros que, desde un supuesto progresismo, apoyaban todo lo que contribuyera a diluir o romper la unidad española. Precisamente en nombre de semejante progreso se han justificado agresiones y medidas antidemocráticas que han hecho de Vasconia, pero también de Cataluña, comunidades con un índice de libertades políticas muy o bastante inferior a la media española.

Hay que insistir y reflexionar sobre el tiempo en que esta situación ha prevalecido: ¡veinte años! Es mucho, y los estragos están a la vista, no sólo en Vascongadas y Cataluña, sino también, aunque menos acentuadamente, en la mayoría de las demás comunidades. Cierto que los nacionalistas, a pesar de todas las ventajas disfrutadas, están todavía lejos de sus objetivos, pero no es menos cierto que han avanzado un largo trecho hacia ellos. Afortunadamente, los timbres de alarma empiezan por fin a sonar, las voces de denuncia, antes dispersas y despreciadas o al menos inatendidas, van adensándose, y la venda en los ojos de que hablaba Vázquez ya no es tan gruesa ni tan colectiva.

Pero no hay por qué echar las campanas al vuelo. Indudablemente la situación a que hemos llegado podría invertirse rápidamente con medidas drásticas y el empleo de la fuerza, pero eso arrastraría unos costes sociales y políticos indeseables. Hay que hacerse a la idea de que establecer un clima razonable en que la convivencia deje de estar amenazada, exigirá bastante tiempo y un esfuerzo constante y empeñado. Es el pago inevitable, o si se quiere el castigo, por las viejas cobardías, consentimientos y frivolidades.
(En Libertad Digital, 26-12- 2000)

Privilegios catalanistas
Pedro de Hoyos Periodista Digital 18 Mayo 2013

Cuando las cosas no funcionan conviene detenerse y pensar en causas pasadas y soluciones futuras. Vivimos años de convulsión a causa de la ambición insaciable del capitalismo que devora a sus propios hijos, del dolce far niente de Zapatero y de la incapacidad de Rajoy. Pero también vivimos una crisis política que tiene sus raíces en malas decisiones tomadas en los años de la Transición. Tal vez ambas crisis compartan algo más que el momento cronológico.

Como consecuencia del hundimiento económico se acentúan los problemas políticos, no en vano el órdago de Artur Mas sucede ahora y “Espanya ens roba” es la frase talismán de la burguesía separatista. El catalanismo, que no Cataluña ni los catalanes, se gasta el dinero que no tiene en pagar embajadas que no puede mantener, en pagar televisiones autonómicas que Cataluña no necesita o en pagar a altos cargos de esas televisiones sueldos mayores que el del presidente Rajoy.

Y ha empezado el tira y afloja de amenzas y negociaciones para conseguir que una de las más ricas regiones de España obtenga ventajas financieras -concierto económico o mayor déficit- sobre otras regiones que han cumplido sus previsiones cercenando el sueldo de funcionarios o abaratando servicios públicos y otras partidas sociales. Lo que el catalanismo quiere conseguir no es sino cambiar sus presiones políticas por una bolsa llena de euros que paguemos los demás.

Pero quizá no deberíamos lamentarnos tanto, llevamos demasiados años haciéndolo. En Castilla hemos visto a nuestras empresas trasladarse a Cataluña o el País Vasco, a nuestros hombres emigrar a Cataluña o al País Vasco y sin inmutarnos observamos cómo quienes deberían estar aquí trabajando por nuestro futuro están contribuyendo a la riqueza ajena, pagando impuestos para otros… que los usan para presionarnos y sacar ventajas. Mercantilistas hasta el extremo.

Dejando de lamentarnos tanto, contemplaríamos cómo Cataluña decide nuestro futuro pactando con gobiernos que “hablan catalán en la intimidad” cuando les interesa. Quizá sería bueno que los castellanos dejáramos de votar inquebrantablemente a quienes ceden a ese chantaje nacionalista.

Y la forma de evitar que nuestros impuestos paguen los sueldazos de los directivos de Artur Mas sería facilitar la independencia catalana. Que se vayan y nos devuelvan a nuestros emigrantes, nuestros impuestos y los gastos que realiza allí el Estado. Y conste que medio museo Marès es castellano

Ni España es insolvente ni el Reino Unido nos ataca
Daniel Lacalle  El Confidencial 18 Mayo 2013

Dissent is the highest form of patriotism”; Howard Zinn.

Mucho revuelo se ha generado en España por un artículo de opinión de The Daily Telegraph: Spain is officially insolvent 

¿De verdad creemos que un artículo va a cambiar algo?

El artículo, seamos claros, no dice nada nuevo o que no diga Citigroup, ExaneJP Morgan o varios analistas nacionales.

Yo vivo en Londres y trabajo en la City y como español me solivianta ver cómo hacemos trampas al solitario, cambiamos los datos, esperamos que nadie se entere y aguantamos la respiración otro mes. No, la falta de confianza no es cuestión de prensa, sino de nuestro historial.

Sobre el Daily Telegraph merece resaltar que el nivel de crítica que muestra con el gobierno de David Cameron y otros es muy similar. Un periódico que ha destapado casos de corrupción en primera página que en nuestro país no darían ni para columnas interiores porque las cantidades robadas nos parecerían “ridículas”. También he visto titulares en otros medios como Subprime Britain (City AM), pero en cuanto nos tocan nuestro país, ah no. No vale.

Lo que tenemos que hacer es demostrar con datos nuestra credibilidad. No exigir lealtades ciegas y decir que “ellos están peor” o “todos cambian sus datos” -que además es falso-.

 

Así, me permito aclarar algunos conceptos del artículo sobre España sin entrar en el voluntarismo. España no es insolvente, pero si seguimos gastando esperando que nos solucionen los problemas fuera, podemos correr el riesgo de serlo.

Por qué España NO es insolvente

España tiene el 50% de su deuda privada concentrada en 28 empresas del Ibex 35. Todas cotizadas, multinacionales. Esas empresas gastaron enormes cantidades en activos –mucho en el extranjero- con deuda. Pero esos activos se pueden vender. Ya lo están haciendo, a buenos precios además, y bajando la deuda a niveles de 2006. Además, esas mismas empresas y bancos se están financiando a tipos bajos, incluso en los peores meses de la crisis. Todos pueden hacer ampliaciones de capital si lo precisaran. Aparte de esos casos concentrados, la mayoría de nuestras empresas mantiene una situación financiera cómoda.

Es cierto que el índice de cobertura de intereses -capacidad de atender el servicio de la deuda- de las empresas y bancos cotizados españoles es muy bajo, como indica el FMI, pero esa media la distorsiona el hecho de que nuestro índice bursátil contiene muchas eléctricas y constructoras, que tradicionalmente tienen índices muy ajustados. Esas empresas, por supuesto con grandes dificultades, también están haciendo sus deberes.

El problema de la banca en España se concentra en el desastre que fue el modelo político de las cajas. Es cierto que el coste de su rescate es enorme y que deberían haber quebrado ordenadamente, pero también es cierto que España solo ha dispuesto de un 40% del dinero concedido por Europa para su rescate, con lo cual queda colchón, incluso si consideramos el 20% de los 160.000 millones de préstamos zombi como impagables. Nuestros grandes bancos, por otro lado, mantienen ratios de capitalización superiores a muchos bancos franceses o alemanes.

La burbuja de gasto político es un enorme problema. Lo reconoce toda Europa. 493.000 millones de gasto y 110.000 millones de déficit son inaceptables para una economía cíclica y orientada a servicios en la que ha pinchado una burbuja que suponía el 15% del PIB –la inmobiliaria y la de fantasma-infraestructuras de obra civil-. El estado central hasta marzo de 2013 ha gastado 43.334 millones, casi el doble de lo que ingresa. Cierto. Pero todos sabemos que si el estado reconoce una economía de “crisis” y quisiera, podía cercenar 10.000 millones en subvenciones, 35.000 millones en “actividades económicas” –la caja negra del gasto de CCAA y estado, “mis abalorios” como yo la llamo-, administraciones duplicadas, cerrar embajadas regionales, eliminar miles de asesores, etcétera. 

El Reino Unido y las comparaciones inútiles

Entrar en el “y tú más” para recordarle a los ingleses que la política de imprimir, devaluar y provocar inflación de Reino Unido no funciona es simplemente ridículo. Lo dicen ellos cada día (“Never mind the triple-dip recession, the double dip may have been an illusion too”). En España eso nos encantaría. Curioso.

 

Recordarles el coste de la ayuda a sus bancos (512.000 millones de libras según National Audit Office) no es necesario. Lo repite la prensa día tras día, y fue precisamente la BBC, pública, la que alertó del agujero de Northern Rock. ¿Se imaginan ustedes a TVE alertando sobre la debacle de las cajas hace cinco años cuando éramos el “mejor sistema financiero y mejor regulado”?

No hace falta decir que la política de aumentar deuda, déficit, propulsar la burbuja ladrillera y el gasto es suicida. Aquí en Londres lo critican constantemente. Pero un déficit como el británico se explica parcialmente por el peso de su sector financiero y la solida balanza financiera lo soporta. Aun así, los recortes son urgentes. El nuestro es gasto corriente y el deterioro es muy superior en magnitud y calidad (de +5% a -10% en dos años y seguir cavando es atroz).

Lo curioso es que los que repiten día tras día que hay que copiar al Reino Unido son nuestros líderes de cheque en blanco y tijera de inaugurar puentes. Dicen que hay que imprimir “como los ingleses”. Pero de copiar el dinamismo, libertad de comercio, atractivo inversor, nada. 

Lo que nos negamos a copiar del Reino Unido es:

- El impuesto de sociedades más bajo de cualquier economía occidental (21% a partir de 2014), según PWC. No hay impuestos a los dividendos, las grandes inversiones no pagan por ganancias de capital y se dan enormes beneficios fiscales a la inversión en I+D y en empresas británicas. Un entorno impositivo que no es depredador para el capital y permite que las pymes crezcan y lleguen a gran empresa en porcentaje varias veces superior al español.

- Lo más importante y diferenciador, que muchos olvidan, una cuenta financiera robusta y creciente (vean el grafico de @_perpe_ )

 

- Se abre una empresa en una semana por el coste de un par de Happy Meals. Ser autónomo no cuesta prácticamente nada. Se paga a los proveedores a 30 días.

- Una reducción del número de funcionarios del 22% desde 2005.

- Reguladores independientes, no controlados por partidos y gobiernos.

- Una legislación laboral flexible de verdad que permite que, a pesar de la recesión y más de cien mil inmigrantes netos anuales, el paro sea de 2,5 millones (7,9%).

- Atrae capital inversor extranjero -más de un billón de euros-, abriendo puertas a que se compren sus empresas y a financiación privada. 

 

- Credibilidad institucional y responsabilidad crediticia. Todo el mundo sabe a quién echarle la culpa del déficit. No se reparten 17 tartas de deuda sin responsabilidad sobre sus consecuencias. 

 

 

Decir que la deuda del Reino Unido está peor pero cotiza a tipos bajos exclusivamente porque devalúa y monetiza -una política inútil, digámoslo de nuevo- es simplemente mentir. Y es mentir decir que así se evitarían recortes si lo hiciéramos nosotros. Si la panacea fuera crear inflación e imprimir, el país más rico del mundo sería Venezuela o Argentina y el más pobre Alemania.

Sin credibilidad institucional, industrial, responsabilidad crediticia, seguridad jurídica y un entorno inversor adecuado, todas las intervenciones que quieran son irrelevantes.

¿Reino Unido contra la Unión Europea? ¿O al revés?

Todo este lío del articulo viene por la crisis de la eurozona y cómo se percibe desde Londres.

Estar en Europa le cuesta a Reino Unido 13.600 millones de euros al año. Desde Londres, se ve a la Unión Europea como un accidente a cámara lenta, con horror, pero sin poder dejar de mirar. Y el debate es lógico (lean aquí).

Las constantes cumbres para solucionar problemas de deuda, ineficiencia y burocracia con más deuda, burocracia e intervención no hacen atractivo el modelo que se está imponiendo. No vale decir “lo tomas o lo dejas”. Pagar por un club donde te sirven mala comida, el portero es impertinente y te cambian las reglas cada mes no es la solución.

¿Que Reino Unido defiende la City? Pues claro. Y Francia a sus granjeros subvencionados y nadie les critica. La City genera más ingresos que Escocia para el país, como para no defenderla.

Tras casi diez años en este país, no he conocido a un solo británico que apoye la Unión Europea. Pero eso no es un ataque a sus países. Es una preocupación por el rumbo intervencionista que está tomando. “Más Europa” no tiene por qué ser pérdida de soberanía, menos libertad, más planificación y menos democracia.

Una Europa diseñada desde el modelo del Estado “sobre todo y para todo”, de economía “dirigida” a la francesa, donde todo se decide por comité, chirría con la cultura de comercio y libertad no solo de Reino Unido, sino de Finlandia y Holanda.

Muchos ven el desastre que se impone, y lógicamente no quieren ni ese problema para ellos ni se lo desean a los países que cayeron en la trampa. Lo decía Margaret Thatcher en 1990, “The single currency will be fatal to the poorer countries because it will devastate their inefficient economies”. 

Para mi es esencial que Reino Unido permanezca en la Unión Europea. Para evitar que se convierta en un Titanic planificador centralista, y sea lo que siempre debió ser, una unión para facilitar el crecimiento, no diseñarlo en un comité. Apertura y libertad. Buen fin de semana.

 PD: Mil gracias a @_perpe_ y PWC por sus gráficos
******************* Sección "bilingüe" ***********************

SOCIEDAD / REFORMA EDUCATIVA
Pago por adelantado para garantizar el castellano *
R. Ruiz. La Razón 18 Mayo 2013

El Gobierno quiere que se garantice el derecho de los padres a escolarizar a sus hijos en castellano, tal y como establecen distintas sentencias incumplidas reiteradamente por el Gobierno de la Generalitat. Sólo en el caso extremo en que esto no se respete este derecho en ningún centro de la comunidad autónoma sostenida con fondos públicos, los padres podrán enviar a su hijo a una escuela privada y el coste de los estudios será adelantado por la Administración general del Estado, que luego pasará la factura a Cataluña, ya que detraerá éste dinero a la Generalitat de la financiación que le corresponda del Estado. La Alta Inspección del Estado tendrá un papel más destacado, ya que se encargará de constatar que efectivamente no hay ningún centro sostenido con fondos públicos que garantice una educación en castellano como lengua vehicular. El Gobierno ha previsto en su memoria económica un presupuesto anual de 5 millones de euros para atender esta situación «excepcional y transitoria», según aseguró ayer el ministro de Educación, José Ignacio Wert para mil alumnos. Esta estimación se ha realizado en función del número de reclamaciones de familias que han expresado su voluntad de que sus hijos estudien en castellano, aunque en el último año sólo siete familias lo pidieron expresamente.

El ministro aclaró que «no es necesario que el castellano se imparta en un centro como lengua vehicular con carácter exclusivo. La alternativa que damos es un mecanismo excepcional y subsidiario hasta que la administración educativa sea capaz de garantizar que no haya exclusión ni de la lengua vehicular ni del castellano». La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, insistió ayer que garantizar este derecho «no es costoso ni complicado, sino una cuestión de voluntad política».

Sin embargo, el presidente de la Asociación por la Tolerancia, Eduardo López Dóriga, no vio en esta opción una solución para las familias, ya que «no existen colegios en Cataluña ni públicos ni concertados que ofrezcan un sistema equilibrado en las dos lenguas y sólo hay unos cuantos privados . Además del colegio Aula, está el Liceo francés o el Colegio alemán, y ninguno más. Y ¿que van a hacer las familias de Lleida para llevar a sus hijos a uno de de estos colegios, cambiarse de residecia, desplazarse cientos de kilómetros para llevar a sus hijos al colegio Aula? Esto es una farsa».

Con la nueva reforma no hay posibilidad de que un alumno pueda conseguir su título sin haber acreditado conocimientos suficientes de la lengua cooficial, que será una materia evaluable, lo mismo que Lengua castellana y Literatura, aunque los criterios de evaluación los fijará la comunidad autónoma. El establecimiento del currículo de la asignatura Lengua cooficial y Literatura en Cataluña, y en las comunidades con lengua Cooficial, se reserva íntegramente a la Generalitat o Comunidad que corresponda, lo que supone que será el gobierno autonomía el que determine el currículo en su integridad, los objetivos de la asignatura, los horarios, los criterios de evaluación, la metodología, etcétera. Esta asignatura se ha situado en el bloque de asignaturas de libre configuración autonómica precisamente porque es en este bloqueen el que las competencias de las comunidades autónomas operan plenamente.


Recortes de Prensa   Página Inicial