AGLI Recortes de Prensa   Martes 21 Mayo 2013

Ni el nivel, ni son espejo.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 21 Mayo 2013

Griñán, sí, ese que es el actual Presidente de la Comunidad Autónoma de Andalucía gracias al apoyo de IU, ese que es el sucesor del eterno Presidente Manuel Chaves, ese al que se empeñan en ponerle la X en el caso de los ERE's falsos, pues dice que los políticos tienen el nivel de los ciudadanos. Y aquí viene la confusión, porque si hablamos de nivel existen varias interpretaciones, algunas de ellas dispares y contradictorias. Porque lo que suelen decir es que la clase política proviene de la sociedad y que solo es el reflejo de la misma, con lo que estoy totalmente en desacuerdo.

Veamos. Si se refiere al nivel intelectual medio,creo que la sociedad española deja mucho que desear. Hay un fracaso escolar vergonzoso, el nivel de la educaciòn universitaria es bastante mediocre y ninguna de las Universidades españolas se encuentra en el ranking de las 300 mejores del Mundo y además, existe un guirigai de autonomías que compiten por ser excluyentes y se obstinan en la inmersión lingüística en su lengua localista, respetable, pero de nula repercusión mundial como instrumento positivo de cara a conseguir un puesto de trabajo. Es verdad que ese fracaso es del mismo nivel que muchos de los dirigentes políticos. Hay quienes han llegado a Ministros de España sin tener ni un mínimo de cultura, ni de formación académica.

Si se refeiere al nivel de educación, en cuanto a civismo, respeto por la opinión de los demás y las reglas de la democracia, de nuevo, la clase política, mejor llamarla casta, tiene un nivel bastante por debajo del de la sociedad a la que dice representar.No hay nadie que respete menos la democracia que esa casta que además se blinda ante la Ley mediante el aforamiento y se aferra a sus cargos sin asumir responsabilidades por su pésima gestión o por sus fechorias administrativas, prevaricaciones, cohechos y un largo etcétera. Hay quien pensará que la sociedad si no lo hace es porque no puede, y quizás lleve razón. Ya se sabe que todo tiene un precio.

Puede que Griñán se refiera al nivel económico. Y aquí sí que la casta tiene un nivel muy superior, que ellos mismos se encargan de mejorar y mantener a toda costa. Solo hay que comprobar las Actas del Congreso o de cualquier Parlamento Autonómico, para constatar que una de las primeras actuaciones, normalmente por aclamación y sin fisuras entre partidos, es la de aumentarse los emonumentos, complementos de todo tipo y garantizarse unas pensiones máximas o compensaciones para cuando Sus Señorías dejen voluntaria (casi nunca) u obligatoriamente el cargo, comisión de trabajo o les ubiquen en el dulce destino de retiro. Ejemplos del escandaloso nivel los tenemos en las ex Ministras Aido y Pajín o en la exvicepresidenta Mª Teresa Fdez. de la Vega.

Y la verdad es que parece que a esta casta le cuesta desnudarse económicamente. Aún estamos esperando que Rubalcaba haga pública su declaración de la Renta, como prometió. Igualmente, estamos esperando que algún día se aclare el milagro del enriquecimiento de Bono, o el de la Secretaria General del PP Mª Dolores de Cospedal. Han pasado más de 30 años de esta partitocracia y aún no se ha legislado sobre la transparencia y el"buen gobierno". El tiempo pasa y pasará y ningún resultado habrá.

Pero lo que parece es que lo que tiene esta casta de políticos es un super nivel de cara dura. La sociedad lo que tiene es una cara pálida de asombro, con la expresión de no dar crédito a lo que está pasando. Lo más probable es que pronto esa cara se trasforme en una tonalidad roja de ira con los ojos enrojecidos como una olla a presión a punto de estallar.

Así que Sr. Griñán, tenga un poco de respeto y a la hora de comparar niveles, al menos bájese de su pedestal y mire a los demás de frente, renuncie a todas sus prebendas y enfréntese a sus responsabilidades políticas o las que se deriven de las investigaciones del caso de los ERE's. Solo entonces, será verdad que usted como político está al nivel de cualquier ciudadano español.

España, país de reyes y mayordomos
Javier Benegas www.vozpopuli.com 21 Mayo 2013

Desde que el pasado mes de abril Bruselas hiciera oficial la concesión de dos años de gracia en la consecución de los objetivos de déficit, los 17 sultanatos, que son las comunidades autónomas, tocaron a rebato y se lanzaron al saqueo del maltrecho presupuesto. En Cataluña incluso hubo foto de familia: políticos locales, agentes sociales y patronal posaron juntos para legitimar la rapiña. Una postal, que pese al matasellos barcelonés, es el retrato extensible a toda España de una sociedad intervenida y expoliada. ¿Hacen falta más pruebas para evidenciar que este modelo político y territorial, absolutamente disfuncional y perverso, es un arma de destrucción masiva?

Ora emboscados en los sentimientos nacionalistas, ora en pos de una vida muelle a costa del común, el reparto de rentas en favor de unas minorías privilegiadas continua. Y esta prórroga de dos años, lejos de servir para afrontar de manera más meditada y equitativa unas reformas estructurales que nos lleven a no gastar más de lo que ingresamos, va a ser utilizada por los barones regionales –Montoro mediante– para que ellos, sus séquitos y los caciques locales, todos confortablemente acomodados en la gran jaima que es la España política, lleguen hasta 2015 sin renunciar a sus vicios y costumbres. Diríase que Angela Merkel, que a estas alturas ya sabe de qué paño estamos hechos, nos la ha jugado apropósito. Porque la canciller alemana no puede ser tan ingenua.

Cuanto peor (Alemania), mejor (España). A esto se reduce todo
La clave de este recrudecimiento de las escaramuzas por los dineros que no son de nadie se debe también a la convicción exhibida de forma obscena por el presidente del Gobierno de que, después de las elecciones federales, Alemania, ya para entonces posiblemente sumida en la depresión económica, dará un giro en redondo y se sumará con entusiasmo a la política de los estímulos. La mal llamada austeridad será historia. Y, según el relato de Moncloa, más que ver una tenue luz al final del túnel, quedaremos deslumbrados por una espléndida coreografía de fuegos artificiales.

Así, la semana pasada ‘don’ Mariano, que entre ausencia y ausencia salta de una nube a otra como si fuera un querubín, fue trotando a dar parte al Rey de la futurible buena nueva. El Monarca, en pleno lavado de imagen y compelido a seguir de dragomán de la España de los negocios, escuchó displicente y lo despachó sin demasiados miramientos. Pero el aplicado mayordomo, resignado hace tiempo al real ninguneo, volvió satisfecho a su búnker de Génova. Tenía lo que había ido a buscar a palacio: la reunión con el Rey y, en especial, el motivo de la misma se convirtieron en noticia. ¡Y eureka!, desde ese día, la realidad oficial es que, en un futuro no muy lejano, España saldrá de la crisis porque así está escrito. Todo lo que había que hacer ya está hecho.

El precipitado final de una legislatura esperpéntica
A este guión es a lo que se aferra nuestro gobierno de audaces; a ese milagro que, viniendo del exterior, apartará de sus labios el cáliz de las reformas y les evitará cruentos enfrentamientos con sus compañeros de partido, la clase política, los mal llamados agentes sociales, los grupos de presión y, sobre todo, el establishment. Es la melodía ya conocida, cuya letra canta que en España gobernar no es hacer lo correcto, sino vivir del momio por tiempo indefinido y cuidarse mucho de asumir riesgos.

Esta legislatura se puede dar por concluida: finiquitada. Porque, al margen de polémicas artificiales, nuevos sablazos al bolsillo de los españoles y alguna que otra putada a golpe de decreto, todo queda ya a expensas de las decisiones que se tomen más allá de nuestras fronteras. Y cuanto peor le vaya a Alemania, mejor para España. Es así de sencillo, de tremendo. Nuestra clase política está ya en otras batallas; con un ojo puesto en el reparto de escaños del Parlamento Europeo. Y con el otro, en la precampaña de las próximas Elecciones Generales. Entretanto, gobernar poco o muy poco. Aquí mandar es administrar los dineros; es decir, repartirlos de manera conveniente.

Urge un gran pacto nacional, sí… pero de la sociedad civil
Si para algo han servido estos cinco años largos de crisis ha sido para dejar meridianamente claro, cristalino, a todo aquel que tenga dos luces la imposibilidad de que el modelo político se reforme a sí mismo. Los dirigentes de los partidos, aun investidos de presidentes, no son más que mayordomos. El tramposo juego de la política española se desarrolla en una angosta habitación, oscura como la boca de un lobo. ¡Y ay del gobernante que desborde las líneas que delimitan este diminuto terreno de juego o amague tan sólo con poner un pie fuera!, porque disparará los siniestros mecanismos que velan por el mantenimiento del statu quo y aflorarán informaciones comprometedoras guardadas en los sótanos de palacio.

No, ‘don’ Mariano nunca estuvo dispuesto a inmolarse en el altar de la regeneración democrática. Pero tampoco están dispuestos a ello sus posibles sustitutos o adversarios. Por eso, ahora que las plataformas ciudadanas y los pequeños partidos florecen, entiendo que concienciados todos de los graves defectos de nuestro modelo político, toca hacer de tripas corazón, aparcar los debates ideológicos, ahora mismo artilugios inservibles, y confluir en un único frente, con el fin de posibilitar un proceso constituyente que saque a España del marasmo. Los objetivos son claros y compartidos por todo demócrata medianamente ilustrado y decente: alumbrar una sociedad abierta, basada en el imperio de ley y la igualdad de oportunidades. Un sistema de libre acceso que devuelva el poder a la sociedad civil. Y, sobre todo, la esperanza.

Vuelta atrás al Estado de las Autonomías
Javier Fernández www.lavozlibre.com 21 Mayo 2013

Periodista

La reforma de la actual estructura del Estado es una necesidad urgente para España porque, en caso contrario, los fuertes recortes y reformas aplicadas pueden quedar en nada. El Ejecutivo es consciente de ello pero en las actuales circunstancias no parece que tenga la voluntad de proponer un pacto a las fuerzas políticas para atender la principal demanda de los consultores independientes y de los principales organismos internacionales. El presidente, Mariano Rajoy, siempre se ha mostrado firmemente partidario del llamado Estado autonómico y, de hecho, fue uno de los responsables de su implantación desde el Partido Popular, como responsable de asuntos autonómicos, y posteriormente en el primer Gobierno Aznar, como ministro de las Administraciones Públicas.

Pero son más que evidentes los “excesos” que se han cometido desde unas Administraciones periféricas que al final se han encontrado con unos agujeros insoportables de gasto público. Tanto el ministro de Economía como el de Hacienda son los principales arietes de la reforma que está pendiente en el conjunto del Estado. Pero se trata de un tema tan decisivo que ni siquiera un Gobierno con mayoría absoluta será capaz de sacar adelante sin el acuerdo del resto de fuerzas parlamentarias. Incluso, los partidos nacionalistas históricos como Partido Nacionalista Vasco y Convergencia i Unió estarían dispuesto a terminar de una vez por todas con el desorden autonómico.

Los dirigentes políticos saben perfectamente que desde un punto de vista práctico hay que ir directamente a modificar las diecisiete autonomías que tienen televisiones, defensores del pueblo o tribunales de cuentas propios, todo multiplicado por 17. Pero el mínimo gesto por poner orden, por ejemplo en los ayuntamientos, se ha encontrado con una oposición frontal y en primer lugar de los alcaldes del Partido Popular. Esta reforma, es decir, volver 30 años atrás en la organización del Estado, se escribe más fácil que se pone en práctica. Hay también muchos partidos políticos que sólo son autonómicos y están en algunos casos cómodamente instalados. Y aunque una buena mayoría social considere que es lo que procede, no es nada fácil meter la tijera en ese ámbito

Una vez más, las prioridades políticas se imponen a las necesidades y los intereses generales del país. Al menos se ha abierto el debate impulsado por una realidad que no es otra que la constatación de que “el Estado de las autonomías sencillamente no funciona”. En este sentido, la institución que peor parece aguantar el descrédito son las Diputaciones provinciales que si todavía subsisten es por la expresa voluntad del jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, que no en vano fue presidente de la Diputación de Pontevedra en sus inicios políticos. Pero para la mayor parte de los españoles la Diputación de su provincia es sinónimo, sobre todo, de clientelismo, corrupción y despilfarro. Y su desaparición supondría un ahorro de casi 20.000 millones de euros anuales. El Ejecutivo no tiene ninguna intención de ir más allá de la poda de gasto en las cuatro Administraciones en vigor. Pero sí intentará, si fuera posible, negociar con las comunidades autónomas el regreso de las competencias de Sanidad, Educación y Justicia que ahora mismo están en manos de los Gobiernos autonómicos. Especialmente en las comunidades uniprovinciales como pueden ser Cantabria, Madrid, Murcia o La Rioja.

Será difícil, sin embargo, salvo que exista un pacto entre los dos principales partidos, imponer esa condición a comunidades como Cataluña, País Vasco o Andalucía. En el resto de ellas sí podría llevarse a cabo, pero no cercenar el principio básico “político” de la co-soberanía. El hecho cierto es que el Gobierno se enfrenta a un dilema difícil de resolver. Por un lado, la presión de los organismos internacionales y los mercados, así como los empresarios españoles, para ir a una nueva configuración estructural del Estado; por otro, hacer frente a la inercia del “statu quo” establecido, incluyendo a los mandatarios que militan en el partido en el Gobierno.

La financiación de la transición nacional
Mas merece un déficit asimétrico
Guillermo Dupuy Libertad Digital 21 Mayo 2013

Naturalmente que, puestos a conceder un margen de déficit a las autonomías, este debería ser igual para todas ellas, tal y como argumenta mi admirado D. José Raga. El problema está en que el déficit que se genera en Cataluña no obedece únicamente a una mera y simple mala administración de gobernantes manirrotos, tal y como sucede en otras comunidades que no saben ajustar sus gastos a sus ingresos, sino también a un delictivo empeño, público y manifiesto, de llevar a cabo un carísimo proceso de construcción nacional, todo él radicalmente ilegal y contrario a nuestra nación como sujeto de soberanía y sustento de todo nuestro edificio constitucional.

Así, y a modo de ejemplo, dedicar recursos del contribuyente al sostenimiento de televisiones públicas, tal y como sucede no sólo en Cataluña, es, sin duda, un despilfarro. Pero dedicar dinero del contribuyente a la formación de una ilícita Hacienda propia o a los preparativos de una ilegal consulta soberanista –tal y como, por ahora, sólo sucede en Cataluña– es algo cualitativamente distinto. Supone una malversación de caudales públicos destinada a sufragar los costes de un delito de usurpación de atribuciones, de prevaricación y de desobediencia, por mucho que no lo quieran ver un presidente del Gobierno y un fiscal general del Estado renuentes a cumplir y, sobre todo, a hacer cumplir la ley.

El Gobierno de la nación, que conoce perfectamente este desvío de recursos de la sanidad y la educación hacia estos ilícitos y soberanistas menesteres, no lo debería tolerar aunque la Generalidad no incurriera con ellos en déficit alguno. Sin embargo, es tal la renuencia de Mariano Rajoy a intervenir y a cumplir con sus más elementales deberes que no sólo borra el carácter delictivo que actualmente tiene el gasto público en Cataluña, sino que lo asiste financieramente para evitar a su secesionista Administración autonómica la suspensión de pagos.

Es esta renuencia de Rajoy a hacer cumplir la ley lo que le está llevando a ser cómplice, involuntario pero decisivo, de quienes se la saltan a la torera. Porque no, no todas las autonomías son iguales ni todas merecen lo mismo mientras haya alguna de ellas que dedique los recursos del contribuyente a violar nuestro ordenamiento jurídico.

Salir del hoyo
José María Marco La Razón 21 Mayo 2013

El expediente del ministro José Ignacio Wert para que los estudiantes españoles puedan cursar sus estudios en castellano afronta por primera vez un problema hasta ahora sin remedio, a pesar de lo que sugiere el sentido común y de la legalidad vigente. No cambia, sin embargo, el hecho de que el Estado y la enseñanza están diseñados de tal modo en nuestro país que hay que recurrir a medios excepcionales para impedir una discriminación intolerable. Intenten ustedes explicar lo que está ocurriendo con el español en España pasando a cualquier persona extranjera. Nuestro país no es ni más ni menos normal que cualquier otro europeo.

Aun así, problemas como este de la enseñanza del castellano indican la situación de excepcionalidad en la que hemos vivido durante decenas de años y para la que ahora, tal vez, se empieza a despejar una posible solución.

Hay otros. Siguiendo recomendaciones pedagógicas universalmente aceptadas, la Lomce instaura evaluaciones externas al final de cada ciclo educativo. Para intentar paliar el abandono escolar, con inmediatas repercusiones en el paro (brutal) de los jóvenes españoles, se dignifica la FP y se devuelve a los estudiantes la posibilidad de elegir, en vez de condenarlos al abandono o a perjudicar la calidad de las clases.

Se instauran programas de refuerzo para los estudiantes con problemas. Y también se acaba con la posibilidad (increíble) de pasar curso con más de dos asignaturas pendientes. Se sabe que la comprensividad era el principio del fin de la enseñanza pública de un país. Parece que por fin vamos a empezar a salir de ella. Van a quedar muchas cosas pendientes, además del asunto sugerido en primer lugar. Las Humanidades siguen relegadas y, sobre todo, se mantiene un bachillerato de dos años, una duración que hace imposible cualquier formación seria. Se podrá paliar un poco esta carencia si se diseña bien el curso de paso.

En cualquier caso, partimos de una situación tan politizada y tan disfuncional, que lo que se haga, aunque no sea del todo satisfactorio, será digno de ser apoyado. Se oyen muchas quejas sobre los permanentes cambios que introducen los gobiernos en las leyes educativas. La realidad es la contraria. Desde por lo menos 1982, ésta es la primera ley educativa del centro derecha. Con el agravante de que las leyes socialistas no han contado nunca con el acuerdo del otro partido mayoritario y han respondido siempre a un proyecto de ahormar la sociedad española en un modelo ideológico que nos ha conducido al punto en el que estamos.

Deuda, casi tres veces más en seis años
Primo González www.republica.com 21 Mayo 2013

Entre el martes y el jueves de esta semana, el Tesoro piensa captar del mercado unos 7.500 millones de euros de nueva deuda. Unas emisiones son a corto plazo y otras, las del jueves, mediante títulos a medio y largo plazo, con ligero énfasis en estos últimos. Aunque el Gobierno se muestra muy satisfecho por la evolución de las emisiones de deuda este año, no sólo por la fluidez con la que los inversores están acudiendo a las subastas en demanda de títulos españoles sino por el coste decreciente de las emisiones, la realidad de la deuda pública española, en su mayor parte suscrita por extranjeros y por inversores institucionales (bancos y Fondo de Reserva de las Pensiones), no oculta el hecho de que el país se está endeudando a marchas forzadas y que el nivel de deuda está batiendo ya récords históricos.

La deuda se contrae ahora y deberán devolverla las próximas generaciones de españoles, ya que la mayor parte de los títulos que se emiten se deben amortizar a largo plazo. Los españoles de dentro de diez o quince años, incluso más, van a recordar con verdadero pavor la alegría con la que los políticos de estos años, desde el año 2007 para acá, han tirado de talonario para gastar dinero sin medida. No sólo se ha gastado dinero público para realizar obras faraónicas que están teniendo muy poca utilidad (caso de aeropuertos que aún no se han estrenado o de autopistas por las que no circulan más que los alcaldes de los puebles vecinos y poco más) sino que se echa mano del gasto público para pagar partidas de muy dudosa utilidad. El sector público está pasando de la crisis sin hacer un auténtico examen de cuentas, una auditoría rigurosa de los gastos corrientes en los que se está dilapidando una parte significativa de los impuestos que tanto cuesta recaudar y que tanto duelen a los bolsillos de los españoles en crisis.

Las emisiones de deuda pública se han acelerado este año para aprovechar el buen momento que viven los mercados y que se ha reflejado en la caída de la prima de riesgo por debajo de los 300 puntos básicos. Esta reducción del coste de la deuda ha colocado el tipo medio de los títulos a 10 años en torno al 4,2%, que sigue siendo alto pero que está ya lejos del 7% que padecían los grandes emisores estatales de la periferia europea hace todavía apenas un año. Debido a esta aceleración de las emisiones de deuda por razones de oportunidad financiera, el aumento de la deuda pública española se ha acelerado en los primeros meses del año, con un incremento de algo más de 39.000 millones de euros en el primer trimestre del año.

En el conjunto del año 2013, la deuda podrá aumentar unos 77.000 millones de euros como máximo, lo que elevará la deuda en circulación hasta los 961.000 millones de euros. De esos 77.000 millones, lo emitido hasta la fecha cubre ya buena parte del importe, en torno a 50.000 millones de euros. Es este el motivo por el que la deuda pública en circulación ha llegado ya a superar al cierre del primer trimestre los 923.000 millones de euros, cifra que equivale a un 87,8% del PIB.

En comparación con el conjunto de la Eurozona, que tiene una deuda equivalente al 91% del PIB, estamos aún por debajo, pero la velocidad a la que se incrementa nuestra deuda pública indica que no tardaremos muchos meses en superar a la media de la zona euro, rompiendo de este modo una trayectoria que nos había situado, allá por la mitad de la década del año 2000, como el país más ejemplar de la Eurozona en materia de deuda pública en circulación, con menos del 40% del PIB. En el ejercicio de 2007, la deuda total representaba un 36% del PIB, unos 385.000 millones de euros. Es decir, este año habremos multiplicado la deuda casi por tres, a punto de rebasar el listón histórico del 100$% del PIB.

O la casta política cae...
Pío Moa www.gaceta.es 21 Mayo 2013

Algunos desmanes de una casta política putrefacta.

Blog II: Justicia, sufrimiento y existencia/ ¿Fue inevitable la guerra civil? www.piomoa.es
-------------------------------

***El problema de la ETA y de los separatismos vasco y catalán no está en Bilbao o Barcelona. Está en Madrid, en la infecta casta política que está arruinando y hundiendo a España.

***Dejar las cajas de ahorros a merced de partidos y sindicatos es entregar el gallinero a las zorras. Esa gente ha arruinado las cajas de ahorros, y pretende irse de rositas. Cosa que puede ocurrir en una democracia tan involucionada y degenerada como la actual. Por cierto: la responsabilidad del Banco de España con MAFO.

*** Lo he dicho a menudo: o la democracia hunde a la casta política o la casta política hunde a la democracia.

*** La hora de las críticas no ha pasado, pero debe ponerse en segundo plano. En primer plano, la búsqueda de alternativas.

***Ninguno de los partidos que componen el sistema político en España (PP, PSOE más separatistas) es constitucional. Sorprendente pero indudable.

***La Constitución es chapucera, como quienes la hicieron. No obstante no podemos empezar de cero a cada paso. Es preciso reformarla, no abolirla.

*** Si no se elabora un proyecto político razonable, el declive del actual sistema puede dar lugar a una explosión de demagogia populista.

***En la transición se cometieron muchos errores graves. No es de extrañar, porque la experiencia era nueva y los protagonistas mediocres. El problema es que esos errores no se han corregido, y por tanto han ido en aumento.

***Hoy casi todo el mundo está de acuerdo en que entrar en el euro fue un grave error. Y quienes lo cometieron se empeñan en convencernos de que bajo ningún concepto debemos salir de ese error.

***El euro fue, básicamente, la venta de soberanía por un plato de lentejas… sin lentejas. Hemos perdido lentejas y, lo que es más grave, soberanía.

***Rajoy acusó a Zapatero de tener un gobierno tutelado desde el exterior. Parece que a Rajoy le pareció muy bien lo de Zapo, porque su gobierno está más tutelado que nunca. Parecía una crítica y era un elogio a Zapo.

***Unos quieren desintegrar la nación española en un cúmulo de estaditos impotentes y a merced de las intrigas y manejos de las potencias que realmente pesan. Otros aspiran a disolver España en la UE, a la que ellos llaman, estúpidamente, “Europa”. Dos programas que en el fondo no se contradicen: disgregar y disolver.

*** El separatismo catalán, y el vasco, llevan cien años intentando desintegrar a España. Siempre han fracasado, y lo peor, de forma ridícula. Hoy tienen mayores expectativas, gracias a una casta política española que está a su nivel.

Morosidad pública inaceptable
Editorial La Razón 21 Mayo 2013

Una de las primeras medidas de urgencia que tuvo que tomar el Gobierno de Mariano Rajoy para afrontar la debacle económica que se cernía sobre España fue el llamado «Plan de Pago a Proveedores». Las facturas adeudadas por las administraciones públicas, muchas con fecha de vencimiento de varios años atrás, sumaban, sólo en los ámbitos autonómico y local, más de 28.000 millones de euros y afectaban directamente a 149.000 empresas de todos los tamaños. Varias miles de firmas, en especial pymes, habían cerrado asfixiadas por los impagos.

El plan, puesto en marcha a través del Ministerio de Hacienda, supuso una oportuna inyección de dinero público en el tejido productivo español, pero no consiguió poner el contador a «cero» del endeudamiento de las autonomías y los ayuntamientos con sus proveedores. De hecho, hubo que ampliarlo para este ejercicio de 2013 y está previsto un nuevo tramo para el siguiente. El esfuerzo financiero, en un momento de máxima dificultad presupuestaria, conviene recordarlo, iba acompañado por una reforma del marco legal que reducía los plazos de las administraciones públicas para abonar las facturas, en sintonía con la directiva europea de lucha contra la morosidad, que establece en 30 días hábiles el periodo de pagos.

Pues bien, ayer se divulgaron los resultados de una macroencuesta elaborada por la Federación de Trabajadores Autónomos (ATA), que describe una realidad muy preocupante, en tanto se mantienen anormalmente altos los índices de morosidad de buena parte de las comunidades autónomas y los ayuntamientos. Según la ATA, el plazo medio de pago de las administraciones públicas ha pasado de los 148 días que se establecía en el anterior informe a los 151 días registrados en los tres primeros meses del año.

La deuda total con los trabajadores autónomos y las microempresas es de 4.839 millones de euros. Sólo la Administración central del Estado ha conseguido acercarse a los 30 días que establece la ley de morosidad, al pagar en una media de 49 días. También han mejorado las empresas privadas. El desequilibrio se encuentra en algunas comunidades autónomas, que no sólo no han progresado adecuadamente, sino que empeoran su ratio.

Cataluña, Andalucía y la Comunidad Valenciana encabezan la lista de morosidad. Las dos primeras concentran el 31 por ciento del total de la deuda pública con los autónomos. Es evidente que el Gobierno debe tomar cartas en el asunto para evitar que siga destruyéndose un sector clave en la creación de empleo en un momento de restricción crediticia. Hay fórmulas de pago directo, que luego se descontaría de las transferencias a cada comunidad, que podrían aplicarse con el rigor necesario. Todo, menos dejar que la morosidad pública vuelva por donde solía.

CRÓNICA DE UN FRACASO ESTATAL ANUNCIADO
Impuestos, recortes y paro: la madre de todas las resacas
Daniel Lacalle El Confidencial 21 Mayo 2013

El gestor de fondos y colaborador de El Confidencial, Daniel Lacalle, prologa Crónicas de la Gran Recesión II (2010-2012), del economista Juan Ramón Rallo. El libro saldrá a la venta el viernes 24 de mayo y ese mismo día se presentará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, dentro de Liberación, la feria de libros liberales organizada por el Instituto Juan de Mariana*.

Hace unos meses hicimos una encuesta entre inversores y gestores sobre cuáles habían sido las causas de la crisis financiera. Las respuestas fueron muy interesantes y diferentes, pero podrían converger en un mensaje: toma de riesgo excesivo ante un entorno de tipos de interés bajo y sobreabundante liquidez. Ello, a su vez, nos conduce a unos estados y bancos centrales que lanzaron el mensaje de «no se preocupen, todo va bien, que aquí estamos nosotros para garantizar que se eviten shocks», algo que, por supuesto, no cumplieron. Porque no podían. Ni pueden. Vivimos en unas economías tan intervenidas que asumimos, casi como una religión, que los estados y sus bancos centrales son omnipotentes y pueden cambiar el rumbo de la economía a su placer, garantizando crecimiento eterno. Olvidamos, por supuesto, que los bancos centrales y estados siempre son reactivos y, como tales, cuando ponen en marcha procesos de incentivos perversos, tipos bajos, expansión monetaria y estímulos injustificados, empujan a los agentes económicos unos cuantos pasos más cerca del borde del precipicio.

Es interesante también comprobar cómo ese proceso de «toma de riesgo excesivo» nos pasaba desapercibido cuando vivíamos la fiesta del crecimiento eterno, las compras megalómanas y el endeudamiento. Un claro ejemplo lo vivimos en España, un país que, supuestamente, crecía más que ninguno otro y cuyo modelo económico era un milagro y la envidia del mundo entero. Alemania, sin embargo, aplicando recetas de austeridad y recortes presupuestarios promovidos por el canciller Schröder, se lanzaba al «abismo del estancamiento», según comentaba el diario El País en el año 2004.

A muchos economistas, ese modelo de crecimiento, apalancado y orientado al ladrillo y a la «inversión» -malgasto- estatal, les sonaba: lo habían visto antes y, como en tantas ocasiones, sabían que terminaba mal. De hecho, el crecimiento de España, excluyendo el efecto de deuda, fue muy bajo durante la burbuja, según cifras del FMI y el BBVA. Sin embargo, en un mundo acostumbrado a repetir las formulas keynesianas de aumentar el gasto, endeudarse y dar la patada hacia delante, aunque no funcione, tendemos a negar los problemas, a ignorar los riesgos y a buscar repetir los mismos errores.

En este libro encontraremos un análisis muy detallado y ameno de aquellos errores graves que se cometieron y cómo apartamos la vista e ignoramos sus consecuencias. Efectivamente, hoy nos quejamos de unas políticas de austeridad que dicen que nos ahogan. Sin embargo, no podemos hablar de austeridad cuando el gasto estatal, la deuda y los déficits públicos siguen alcanzando máximos históricos. Lo que ocurre es que estamos acostumbrados al malgasto y al dinero fácil como fenómenos «normales». Queremos recuperar el 2005-2007. Sólo hay un problema: es imposible, no funciona.

Olvidamos que los recortes de hoy son consecuencia del exceso de gasto del pasado, que las políticas expansivas no evitan dichos ajustes presupuestarios, como estamos viendo en Estados Unidos o el Reino Unido. Olvidamos que las soluciones monetaristas y expansivas no solucionan modelos económicos de baja productividad y obsoletos: los perpetúan. Y los efectos negativos de cerrar los ojos, imprimir y esperar que escampe son obvios. Recesión en el Reino Unido, deflación en Japón, estancamiento en Estados Unidos. Y el paro, ese supuesto objetivo social de las políticas intervencionistas de estados y bancos centrales, no sólo no baja, sino que las condiciones laborales empeoran. Porque las políticas expansivas no crean confianza, sólo desconfianza. Y llevan a algo que pocos economistas keynesianos son capaces de explicar: la velocidad del dinero, reflejo de la actividad económica, se desploma. ¿Su solución? Repetir lo que ha fracasado. Nunca es suficiente, y si no funciona… es porque no se ha hecho de manera contundente.

La peor ‘resaca’ jamás sufrida
El problema del sobreendeudamiento radica en que nos da una falsa sensación de poder, de riqueza, y nubla la prudencia a la hora de gastar o invertir. Y que, cuando se acaba, el efecto «resaca» es peor de lo que nadie imaginaba. Se empieza justificando la deuda para «hacer inversiones de crecimiento» y se acaba despilfarrando en gastos tan «sociales» como las decenas de miles de millones que pagamos en subvenciones. Se empieza pensando que se pagará con crecimiento, luego que se pagará con más deuda de fondos exteriores, después que se pagará con más impuestos y, finalmente, se quiebra.

Desde 2003, cada euro nuevo de deuda ha generado productividades marginales cero y, desde 2004, negativas, según Goldman Sachs. Es el «umbral de saturación de deuda» que ignoran nuestros políticos, siempre dispuestos a gastar hoy el dinero de las generaciones futuras. Efectivamente, la deuda puede ser buena cuando se invierte de manera prudente y cuando no alcanza unos niveles inaceptables. Pero, como en todos los procesos de descontrol inversor, llega un punto en que nunca nos parece alta.

Siempre nos parece que «nuestro caso es distinto» -mi deuda sobre PIB es menor que la de Japón-, que «a mí no me va pasar» -España no es Grecia- o el socorrido «yo estoy mal, pero el otro está peor» -la deuda privada es mayor que la pública-. Son mensajes que sólo buscan justificar un comportamiento que, en nuestro interior, somos conscientes de que es inaceptable. Sólo queremos que, aunque sepamos que no es lo correcto, nos siga fluyendo el dinero.

Es curioso porque el proceso de expansión salvaje de los balances de los estados y sus bancos centrales siempre se tiñe de un aura «social», diciendo que se busca bajar el paro y reducir desigualdades, cuando en realidad es profundamente antisocial y extremadamente injusto: porque premia al endeudado y al que invierte mal, penalizando con impuestos e inflación al ahorrador, al prudente y a una clase media que está siendo aniquilada por las políticas de sostener a bancos y a Estados elefantiásicos e insolventes.

Más impuestos y más recortes
El Estado, efectivamente, no es una empresa. Y, como tal, debe también diferenciar su capacidad de endeudamiento. Porque la deuda privada se contrae libremente. La deuda privada excesiva se repaga con ampliaciones de capital, desinversiones y caja libre. Si la empresa no puede pagarla, quiebra, se venden sus activos y se liquida. Sin embargo, la deuda pública es impuesta obligatoriamente. Además, esta se repaga con más impuestos y más recortes y, si no se paga, se termina arruinando a los ciudadanos. Importantes diferencias.

Nos repiten ahora, una y otra vez, que el Estado tiene que gastar cuando ahorran las familias y empresas para compensar, sostener la actividad económica y, luego, cuando llega el crecimiento, entonces es cuando toca ahorrar. Excepto que, oh sorpresa, en épocas de bonanza los Estados no ahorran. ¿Saben cuál es el número de países de la OCDE que han visto reducido su gasto público en épocas de bonanza en los últimos veinte años? Cero.

Es entonces cuando el sobreendeudamiento se convierte en norma, cuando corremos el riesgo de pasar de saturación de deuda a una saturación impositiva que genera destrucción de crecimiento, riesgo de descapitalización y quiebra. La deuda en sí misma no es mala. La deuda es mala cuando no genera ninguna rentabilidad. Y, como sucede en cualquier otra actividad económica, hay «inversiones sociales» que no generan rentabilidad económica y son aceptables, pero estas no pueden acaparar y sobrepasar a las inversiones que sí generan rentabilidad, porque de lo contrario entramos en una espiral de gasto que implica más deuda y más impuestos, un mayor empobrecimiento, menos ingresos, el mismo gasto, más deuda y la quiebra.

Piensen lo bien que estaríamos hoy si en 2005, cuando multiplicábamos nuestra deuda por dos, hubiéramos hecho una huelga con una buena pancarta diciendo: «No hipotequemos a nuestros nietos». El despilfarro, el gasto y la deuda siempre se toleran. Pero no se suelen valorar sus consecuencias.

Los beneficios de planificar para cuadrar gastos e ingresos son muy fáciles de entender: si se equivocan y el país crece más, se ahorra y se mitigan los impactos si se vuelve a la crisis. Vamos, lo que todos ustedes hacen cada día. Lo malo de la política de la cigarra es que cuando llega el invierno ya no queda nada y, lo que es peor, se depende de la caridad (del BCE, del FMI o de quien sea), que suele venir acompañada de exigencias que nos empobrecen y nos hacen menos libres. Esta crisis debería enseñarnos a desconfiar de los incentivos perversos, de los cantos de sirena de la expansión ficticia y de las llamadas a tomar riesgos provenientes de estados y políticos cuyo historial de aciertos en sus inversiones y predicciones sobre el futuro es francamente atroz.

El placebo de los economistas estatistas
¿Quiénes generaron esos incentivos perversos? ¿Cómo se llegó a esta situación? ¿Es la solución a la crisis llevar a cabo las mismas políticas que nos condujeron a ella? ¿Qué papel tienen los bancos centrales y los Estados a la hora de poner en marcha mecanismos de crecimiento? En este libro, que recopila algunos de los excelentes artículos de Juan Ramón Rallo sobre la crisis, encontrarán muchas respuestas. Muchas de ellas les sorprenderán, porque no van orientadas al «efecto placebo» que nos intentan vender los economistas estatistas. Pero recuerden: que haya consenso entre algunos profesionales no significa que tengan razón. Y a las pruebas y datos me remito: el problema de defender las políticas expansivas y estatistas es la evidencia empírica de sus fracasos. Y cuanto más se aplican, más contundentes se vuelven los argumentos en contra.

Este libro les ayudará a entender mejor la crisis, valorar distintas opciones, cuestionar los dogmas establecidos y llegar a sus propias conclusiones. Además, ofrece soluciones. De ahí que se trate de una publicación imprescindible que merece la pena consultar una y otra vez ante las recurrentes tentaciones de los diferentes Gobiernos por repetir formulas caducas e ineficaces… pero, eso sí, consensuadas. Como decía Margaret Thatcher, el consenso es el abandono de toda creencia, principio y valores; por lo tanto, sólo es algo en lo que nadie cree y, por supuesto, nadie cuestiona. Evitémoslo.

*Crónicas de la Gran Recesión II (2010-2012), Juan Ramón Rallo, Unión Editorial, 2013, 425 páginas

Aguirre pide a Wert que 'no ceje en la lucha por recuperar el castellano'

Insta al ministro a acabar con la "neolengua de ideólogos socialistas"
Europa Press www.lavozlibre.com 21 Mayo 2013

Madrid.- La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, le ha pedido este martes al ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, que "no ceje en la lucha para recuperar el castellano a la hora de llamar las cosas por su nombre" poniendo coto a la jerga pedagógica promovida por los "ideólogos socialistas", quienes crearon una "neolengua como la de George Orwell en '1984'" con la que "han cargado libros de texto y ordenaciones".

Así, Aguirre ha defendido que "a las asignaturas se les llame asignaturas, a los planes de estudio planes de estudio, a la geografía, geografía, a la historia, historia, a las oposiciones que se les llame oposiciones, a los aprobados, aprobados, a los suspensos, suspensos y a los exámenes, exámenes".

Esta declaración ha arrancado los aplausos de los militantes presentes en el Foro Popular de Madrid, organizado por el partido en Chamberí. Aguirre ha presentado allí a Wert ante un auditorio entre los que se encontraba el presidente de la Comunidad, Ignacio González, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, la consejera de Educación y Deporte, Lucía Figar o el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, entre otros.

Haciendo gala de su carácter -Aguirre ha corregido al presidente del PP de Chamberí, Luis Asúa, puntualizándole que Wert en alemán no significa mérito sino valor-, ha defendido que el español "es la lengua oficial y hay que hacerla oficial en el ministerio". Se trataría de recuperar el castellano de Gonzalo de Berceo, "a quien no conocerán los estudiantes de la LOGSE", por lo que le ha insistido a Wert en que recupere "la prosa escrita en román paladino, que es la que el pueblo habla con su vecino".

DEFENSA A LA LOMCE
Aguirre, que ha recordado que ha compartido con el ministro "algunas peripecias políticas", como ser compañeros de escaño en el Ayuntamiento de Madrid en 1983, no ha dudado en defender que el proyecto de ley aprobado el pasado viernes sirve para "empezar a cambiar el torcido rumbo de la educación en España", "absolutamente necesario" para solucionar "los inmensos problemas que han dejado los errores en el sistema educativo durante décadas".

En este punto, la 'popular' ha rechazado la opinión de que en España se han promulgado muchas leyes de educación. "No es así. Ha habido distintas leyes desde 1983, todas socialistas, como la nefasta LOGSE, responsable de condenar a muchas generaciones a olvidar la instrucción. Todas esas leyes han sido socialistas menos la LOCE, que es la que preparó con mucho mimo Pilar del Castillo", ha apostillado.

Sin embargo, la LOCE, ideada para "rectificar el desastre de la LOGSE", no pudo llegar a buen término por el "sectarismo exacerbado de los socialistas, apoyados por comunistas y nacionalistas, que llevó a José Luis Rodríguez Zapatero a cargarse la ley por decreto nada más llegar a Moncloa".

Denuncia de la Fundación Nacional Círculo Balear
La Universidad balear a los alumnos que preparan la Selectividad: 'España aplica los métodos de Goebbles'
Los textos seleccionados para preparar la prueba de Lengua Catalana y Literarura son de autores pancatalanistas
 www.lavozlibre.com 21 Mayo 2013

Palma de Mallorca.- La Fundación Círculo Balear (FNCB) ha denunciado ante la Oficina de Defensa de Derechos del Menor, del Gobierno Balear, la alta politización de los exámenes que las áreas de lengua catalana y literatura de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) facilita a los institutos para que los alumnos de 2º de Bachillerato de Baleares preparen la Selectividad.

"Los alumnos, la mayoría menores de edad, deben comentar textos de contenido independentista. Muchos padres y alumnos muestran su preocupación ante las posibles represalias que puedan sufrir sus hijos si su pensamiento político no es afín al nacionalismo pancatalanista que controla la mayoría de centros educativos de Baleares", afirman desde la FNCB.

En teoría, la Universidad de las Islas Baleares (UIB) asesora y facilita materiales a los centros educativos de Baleares "para mejorar el sistema educativo". Para ello cuenta con una serie de ‘Seminarios de Bachillerato’. El correspondiente a Lengua Catalana y Literatura facilita materiales y exámenes para preparar los comentarios de texto de cara a las pruebas de acceso a la Universidad.

Los textos seleccionados por los profesores de la UIB -Joan Bover, Xesca Company, Maria de Lluc Mayol, Margalida Palou y Antonia Rotger- son de autores pancatalanistas, como el titulado "Espanya és singular", del portal de internet independentista Racó Català, donde se afirma que "España aplica los metodos del nazi Goebbels", según el autor, para "impedir" que exista la "España plural". Argumentando que existen "Estados plurales de verdad" donde Cataluña podría tener selecciones deportivas oficiales, o el catalán sería oficial en todo el Estado.

Las preguntas que los alumnos tienen que responder al respecto son las siguientes: "Di si estás de acuerdo (o en que aspectos) y argumenta por qué", "¿Cuál es la razón histórica por la que los hablantes de las lenguas minorizadas (catalanohablantes) no adoptan una actitud de lealtad lingüística?", "¿Cuál tendría que ser nuestra actitud respecto a los hechos expuestos en este artículo?".

Otro texto del diario catalán ‘Avui’ del año 2010 con el título "Flandes, más cerca de la independencia", toma como referencia los resultados electorales de esta región para reivindicar la independencia de Cataluña, finalizando el artículo con la siguientes frase: "Flandes vuelve a recordar que los pueblos, y sus derechos, van primero". Sobre esta frase se pregunta a los alumnos: "¿A qué crees que hace referencia el autor?, ¿cuál es la idea subyacente?".

La FNCB considera que estas preguntas pretenden conocer la ideología de los alumnos así como su implicación en cuestiones políticas.

Otros textos atacan la Constitución, ridiculizan la libertad lingüística, y critican al gobierno de José Ramón Bauzá y a las entidades que defienden el bilingüismo en libertad, como el Círculo Balear, con los siguientes argumentos: "Su libertad lingüística va totalmente en contra de los mallorquines. Hay que entender que la enseñanza es el unico lugar donde no puede haber libertad lingüística, de la misma manera que no puede haber libertad para elegir si han de aprender matemáticas o no".

El presidente de la FNCB, Jorge Campos, considera que “son textos políticos de ideología independentista, pancatalanista, comprometedores para los alumnos al tener que opinar, en centros educativos controlados por la minoría nacionalista, sobre asuntos que están sometidos a un fuerte debate social y político”. “Una técnica perversa de adoctrinamiento en las aulas apoyado por la UIB”, apunta.

Jorge Campos indica que “es una prueba más del ambiente de represión ideológica que los docentes nacionalistas han impuesto en el ámbito educativo”. “No sólo quieren convertir a los mallorquines, menorquines e ibicencos en catalanes independentistas, sino que parece que quieren marcar a los alumnos según su ideología como en las dictaduras comunistas”, agrega, recomendando a los padres que denuncien este tipo de exámenes.

Cataluña
La mentira de Rigau: el 13% de las escuelas tiene el castellano como lengua vehicular
Descontento entre las entidades que defienden el bilingüismo escolar por el redactado del proyecto de la LOMCE
Pese a que consideran el proyecto aprobado la mejor versión de la norma, es “insuficiente” para garantizar el bilingüismo en las escuelas de Cataluña. “Sigue siendo un texto confuso”.
Redacción www.vozbcn.com 21 Mayo 2013

Cuatro días después de la aprobación por parte del Gobierno del proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha dado a conocer este martes el texto completo del proyecto que se ha remitido a las Cortes Generales para su aprobación definitiva.

La norma estaba prevista que fuera aprobada por el Ejecutivo hace una semana pero, según ha sabido LA VOZ DE BARCELONA, unas modificaciones presentadas por el PP catalán al Gobierno retrasaron su presentación ante el Consejo de Ministros. Entre las propuestas que se indicaron figuraban algunas que cerraban la puerta a la atención individualizada para los niños cuyas familias pidan educación bilingüe. Esta ha sido añadida en la versión aprobada de la LOMCE.

Refuerzo a la Alta Inspección de Educación
Además, entre las novedades relativas a la disposición lingüística de las escuelas de las CCAA con dos lenguas oficiales, la común en toda España y la autonómica correspondiente, destaca la competencia que tendrá la Alta Inspección de Educación, dependiente del Ministerio, para velar por el cumplimiento de la ley, así como la creación de un reglamento que establezca los pasos a seguir por las familias que quieran que sus hijos reciban la educación bilingüe.

Aunque la norma obliga a las consejerías autonómicas a cumplir la ley, en el proyecto de la LOMCE se señala que de forma ‘excepcional’, mientras los gobiernos autonómicos no ofrezcan una educación adecuada ‘para garantizar los derechos lingüísticos individuales de los alumnos’, será el Gobierno quien abone el coste de la escolarización en un centro privado que cumpla con esta demanda. Este pago será descontado, posteriormente, de la transferencia a la Administración autonómica.

Tras conocer el texto definitivo del proyecto, varias entidades de Cataluña, defensoras del bilingüismo en las escuelas de la Comunidad, han valorado la norma como insuficiente en este aspecto. En declaraciones a LA VOZ DE BARCELONA, desde Convivencia Cívica Catalana, Impulso Ciudadano y la Asociación por la Tolerancia se ha aplaudido que la norma mejore la actual pero son pesimistas en su aplicación. Por su parte, desde el sindicato AMES -que apoya la reforma educativa- se ha criticado la reacción de la Generalidad.

“Un disparate integral”
Francisco Caja ha destacado positivamente que sea la Administración General del Estado la que reciba las peticiones de educación bilingüe, a través de la Alta Inspección de Educación, y no la Consejería de Enseñanza, en manos de Irene Rigau (CiU) actualmente, que se ha negado a aplicar las sentencias de los tribunales que ordenan aplicar la conjunción lingüística en las escuelas.

Sin embargo, el presidente de Convivencia Cívica Catalana ha indicado que la LOMCE seguirá obligando a los padres que quieran una educación bilingüe a hacer un trámite burocrático, “algo que el Tribunal Constitucional ha señalado como inconstitucional”. Caja considera “un disparate integral” la literalidad del proyecto aprobado por el Gobierno, al “dar carta de naturaleza a la inmersión lingüística obligatoria en catalán, que los tribunales han declarado ilegal”.

En este sentido, ha lamentado que el Ejecutivo de Mariano Rajoy haya admitido dejar “impune” el incumplimiento de la ley, ya que la opción de pagar las escuelas privadas, que “lo pagaremos todos los ciudadanos de España”, es solo para dar salida al incumplimiento de la Generalidad. “Es como en la Edad Media, el señor feudal y el rey le hace pagar a los súbditos las chulerías del señor feudal”, ha añadido.

El presidente de la entidad que ha presentado unas mil solicitudes de educación bilingüe ante la Consejería de Enseñanza, en solo dos años, ha manifestado su rechazo a la norma, ya que “el procedimiento [que establece la LOMCE] está hecho para que los padres desistan”, pues “los colegios privados, no concertados, tienen derecho de admisión… se organizará un buen follón”.

“Una vez más, el mayor enemigo de la libertad lingüística es el PP; ya lo fue en 1998, cuando el Gobierno de José María Aznar se negó a presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la autonómica Ley de Política Lingüística, y ahora vuelve a ceder ante los nacionalistas”, ha recordado Caja.

“Sigue siendo un texto confuso”
Por su parte, José Domingo ha señalado que el proyecto aprobado “mejora” la última versión presentada por el Ministerio, en febrero de este año, “pero sigue siendo un texto confuso”. El presidente de Impulso Ciudadano ha indicado que “la LOMCE puede mejorar” en su trámite parlamentario en las Cortes Generales, y se ha mostrado optimista -al igual que Caja- con la posibilidad de que el PP acepte enmiendas durante este trámite.

“El proyecto avanza en la línea de reconocimiento del español como lengua vehicular, junto al catalán, pero es insuficiente porque el redactado es muy confuso. Pediremos desde Impulso Ciudadano, y otras entidades del resto de España, que en el trámite parlamentario se aclaren los aspectos lingüísticos”, ha manifestado Domingo.

Entre las propuestas de mejora se incluirá que se establezca “lo que es proporción razonable [en la distribución de las lenguas vehiculares] para evitar el conflicto”, ya que el proyecto de la LOMCE establece que es la Administración autonómica la que debe regular esta distribución.

Desde Impulso Ciudadano también se pedirá incluir “un sistema de daños y perjuicios”, una “indemnización” a los padres que hayan pedido una enseñanza para sus hijos también en español y la Generalidad, en este caso, no lo cumpla, “ya que puede haber supuestos (como los geográficos) por los que no se aplique la enseñanza en bilingüe”. ¿Qué pasa en las localidades en las que no haya colegio privado con las dos lenguas oficiales como vehiculares?

“Las sentencias se han de cumplir en todos los centros”
Asociación por la Tolerancia ha sido la entidad que se ha mostrado más pesimista con el redactado actual de la LOMCE. Su presidente ha indicado que “ojalá haya más padres que se animen a pedir educación bilingüe” para sus hijos, pero ha añadido también que no tiene sentido una nueva norma si “el Gobierno desiste en cumplir las sentencias de los tribunales”, que actualmente ya establecen una educación con las dos lenguas oficiales de Cataluña como vehiculares.

Eduardo López-Dóriga ha recordado que “las sentencias se han de cumplir en todos los centros”, es decir, “se ha de aplicar la conjunción lingüística” en todas las escuelas de Cataluña y no solo en aquellas en las que lo pidan los padres. Además, como Caja, ha advertido de que el proyecto normativo no aclara qué pasará en las localidades en las que no haya colegios bilingües: “La gente no va a cambiar de ciudad, ni de barrio, para cumplir con lo que les permite la ley”.

El presidente de esta entidad ha lamentado que la Generalidad encontrará, en su opinión, “los caminos” para incumplir también la LOMCE. Por ejemplo, ha señalado, “darán gimnasia o plástica en español, para decir que ya dan clases en esta lengua”, pese a que no sea lengua vehicular, tal y como ha señalado recientemente la propia consejera.

“Todo el mundo quiere que sus hijos sepan español y catalán”
Por último Antonio Jimeno, presidente del sindicato AMES, ha criticado a la Generalidad porque “ha hecho una montaña de un grano de arena”, al considerar que si solo son 17 las familias las que pidieron el curso pasado una educación bilingüe, no tiene sentido reaccionar como lo ha hecho, pues “esto no puede suponer un peligro para la convivencia pacífica de Cataluña”, como se alega. Una opinión compartida con Domingo.

Jimeno ha defendido que no tiene sentido que en la Comunidad no haya “ningún centro”, ni público ni concertado, que no ofrezca educación bilingüe “para los que lo quieran”, pues “esto no puede suponer un gran problema”, ni para la Consejería ni para Cataluña. “Se puede estudiar en inglés, en alemán, en italiano… también debe haber algunos centros en los que se pueda estudiar en español”, ha añadido.

En este sentido, desde AMES se ha recordado que “todo el mundo quiere que sus hijos sepan español y catalán” y ha recordado que la LOMCE -normativa que el sindicato defiende- permitirá a la Generalidad, por primera vez, evaluar a todos los alumnos de lengua catalana al finalizar la ESO. Una medida que, lógicamente, no critica Rigau, ha indicado Jimeno.

De esta manera, la LOMCE permitirá que la Consejería de Enseñanza pueda tomar las medidas correspondientes para que los alumnos aprendan correctamente catalán ya que la prueba será evaluable, y no como ahora que es de diagnóstico -no influye en la nota final del currículo académico-, por lo que “será un instrumento en manos de la Generalidad para motivar a los alumnos y los profesores”.

Por otro lado, el presidente de AMES ha respaldado el proyecto de la LOMCE pues la norma introduce, además de la prueba externa al final de la ESO que “estimula el esfuerzo”, dos tipos de 4º de ESO, uno para los alumnos que quieren hacer el Bachillerato y otros para los que optan por la Formación Profesional (FP). Esta es una buena medida, según Jimeno, ya que “tener a todos juntos y con los mismos niveles de exigencia es un disparate, llevamos 23 años con el modelo LOE/LOGSE y está claro que es un fracaso”.

SOCIEDAD | Nueva variante lingüística en Barcelona
Ni en catalán ni en castellano: en latino-español

Identificado entre los adolescentes latinoamericanos, que se resisten al catalán y castellano que inculca la escuela.
Barcelona EFE. El Mundo  21 Mayo 2013

Un estudio realizado por investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) ha identificado el 'latino-español', una nueva variedad lingüística utilizada entre los adolescentes latinoamericanos de Barcelona e incluso entre los recién llegados de otros orígenes.

Esta variedad combina palabras de diferentes variantes del español en América Latina con expresiones del catalán y castellano que se habla en Barcelona, según ha informado este martes el centro en un comunicado.

Destaca el acento caribeño de determinadas expresiones -aunque el estudiante no tenga este origen-, el 'seseo' y la aspiración de la s final, observado incluso en alumnos paquistaníes, y el uso, por ejemplo, de la palabra 'man' para referirse a una persona, en combinación con palabras coloquiales del castellano como 'tío', 'chivarse' o 'cabreo', que se mezclan con expresiones catalanas referidas al mundo académico.

El estudio, publicado en la revista 'International Journal of Bilingual Education and Bilingualism', se ha llevado a cabo con el análisis de conversaciones entre estudiantes de Secundaria de Barcelona entre el 2006 y el 2009.

Más del 10% de los alumnos de las escuelas catalanas son inmigrantes que utilizan diferentes variantes del castellano y, progresivamente, adoptan el modelo de sus compañeros que generalizan el uso del castellano para comunicarse entre ellos y del catalán como lengua en las actividades de clase.

Los jóvenes utilizan esta modalidad con la finalidad de "autoafirmarse e identificarse con un grupo", a la vez que muestran cierta resistencia con las formas lingüísticas del catalán y el castellano que la escuela quiere inculcar.

Pese a que los docentes perciben esta nueva forma de expresarse, existe "cierta actitud normalizadora que rechaza el uso del 'latino-español'", al no darle valor e ignorar la importancia de estas variedades, nacidas con la globalización.

El investigador principal del estudio y profesor de la UAB Víctor Coma ha destacado que "el 'latino-español' es un reflejo de la multiculturalidad que hay en Barcelona", lo que demuestra que la socialización lingüística de las nuevas poblaciones en Cataluña es muy compleja.


Convocatoria acto público de la Asociación "Reconversión" sobre la reforma del Estado
Reconversion  21 Mayo 2013

Estimado amigo:

Este jueves 23 de mayo la Asociación "Reconversión" ha organizado un encuentro sobre la Reforma del Estado, abierto a todos nuestros socios y seguidores, en el Hotel Convención, C/ O´Donel 53, Madrid, a las 19.00 horas, al que queda usted convocado. En el transcurso del mismo, intervendrán:

• Presentación: María Jesús Prieto-Laffargue.
• Sistema electoral y calidad democrática: Victoriano Ramírez González.

• Una Justicia eficaz e independiente: Adolfo Prego.
• La estructura territorial del Estado como factor clave para su viabilidad y eficiencia: Alejo Vidal-Quadras.

Le agradeceremos su presencia, así como que se le dé la mayor difusión a este acto .

Día: Jueves 23 de mayo.
Hora: 19:00h.
Lugar: Hotel Convención
c/ O'Donell 53
28009 Madrid.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
El cociente del déficit

Ignacio del Río www.republica.com 21 Mayo 2013

El lío que ha organizado el Gobierno con la redistribución del déficit de las Comunidades es de campeonato. Ha abierto un proceso de discusión con los propios barones del PP con la propuesta de trato diferencial a Cataluña, pendiente de confirmar, únicamente apoyado por el presidente de Valencia, Fabra, ahogado financieramente por los “pecados financieros” de sus antecesores en el cargo.

En principio, el porcentaje del 1,5 es lineal para todas las CCAA y la ampliación del plazo concedido por Bruselas al Reino de España solo debía traducirse en un deslizamiento técnico de la distribución interna que tiene que hacer el Estado en cumplimiento del programa de estabilidad presentado y acordado en la UE. Pero las negociaciones bajo cuerda de Montoro con el Gobierno de la Generalidad han disparado las alarmas de las demás CCAA que tendrán que seguir apretando las tuercas presupuestarias y aplicando recortes a sus ciudadanos. Un mal escenario cuando se está en el ecuador de la legislatura, las elecciones autonómicas se celebrarán en mayo de 2015.

Menudo mensaje a sus electores. El Gobierno les sube los impuestos y encima le da ración doble al Gobierno de Cataluña, Comunidad en la que el PP obtiene, junto con el País Vasco, los peores resultados electorales y que ha planteado un proyecto secesionista.

La mayor permisividad en el déficit va a traducirse en un incremento de la deuda -el déficit solo se financia con deuda o con ventas de activos reales- precisamente en las Comunidades en las que los pasivos financieros lastran el presupuesto. Según los datos del Banco de España, a cuarto trimestre de 2012 Castilla-La Mancha (28,2%), Valencia (29,4%), Cataluña (25,4%) y Baleares (21,6%) tienen deuda por encima del 20 por ciento de su PIB, muy lejos del 17,6 que es la media de todas las CCAA.

Lo especialmente relevante, además, es la senda de incremento de la deuda que presentan estas CCAA desde el cuarto trimestre de 2011, en un solo año. Castilla-La Mancha (+10,1%), Valencia (+8,7%), Cataluña (+4,3%) y Baleares (+5,1%).La media de todas las CCAA se situó en +4,3%.

Frente a estas cifras, en Madrid con un 10,7 % de deuda sobre PIB, creció en el mismo periodo el 2,5% y en País Vasco con un 11%, un más 2,7%.

Políticamente no hay más explicaciones que el “sé lo que hay que hacer” de Rajoy que es un apelativo a la fe ciega, cuando la política en democracia se caracteriza por la convicción de la razón y la confianza se gana en la elecciones y se revalida todos los días.

La cuestión de fondo es que el sistema autonómico está sustentado en un modelo de financiación que está quebrado. Que no es sostenible desde la perspectiva su relación con los ingresos fiscales que genera la economía española en una situación de crisis, ni sostenible políticamente mientras no se acepte por todos que la suma de la financiación de las CCAA no puede ser superior al 100 por 100 de los ingresos a distribuir. El conocido sudoku que expuso gráficamente Solbes y que, ante los manejos de Zapatero, puro trilerismo político, se salió del circuito del Gobierno.

El modelo autonómico no solo ha distorsionado el equilibrio de las cuentas públicas y ha acumulado una deuda pública no gestionable por la CCAA que tienen cerrados los mercados a su financiación -el viaje de la Generalitat a Wall Street para financiarse ha sido fallido.

En cualquier caso, el mayor déficit y la acumulación de deuda serían desequilibrios que tendrían una justificación si se hubiera producido una efectiva redistribución territorial, de tal modo que se hubieran reducido las desigualdades entre sus ciudadanos. Sin embargo, la radiografía del paro marca una línea entre las CCAA del sur, Extremadura, Castilla-la Mancha y Andalucía con cifras superiores al 30% y el resto del país. Este es el verdadero cociente del déficit. El resultado de dividir el valor aportado por los poderes públicos en los servicios públicos por la población de cada Comunidad Autónoma de acuerdo con su renta disponible.

Rodríguez Bereijo, ex presidente del Tribunal Constitucional afirma en “El Mundo” que “Fue un error que el Estado transfiriera Educación y Sanidad”. A Educación y Sanidad, debió añadir Justicia. Los tres pilares sobre los que se asientan la igualdad de los ciudadanos y que permiten corregir desigualdades derivadas de las diferencias sociales.

El problema de la distribución de un déficit no puede convertirse en una ratificación de las desigualdades territoriales que repercuten directamente en sus ciudadanos. El Estado democrático, en la evolución de las sociedades, nace como estructura para garantizar el sometimiento a la Ley, los derechos y la igualdad de los ciudadanos.

El Gobierno no puede renunciar a su deber de garantizar la solidaridad entre los territorios y, por tanto, entre los ciudadanos. No hay justificación económica ni política para alterar la igualdad. Y si hubiera una razón en estos momentos para modificar una distribución lineal del déficit, esta decisión solo podría justificarse en una distribución que corrija las diferencias de renta disponible de los ciudadanos en las distintas CCAA, de tal modo que se moderen los efectos más intensos que se producen sobre aquellos con menor renta que padecen las consecuencia de los recortes.

Políticamente, si quebrar la igualdad es una moneda de cambio para aplacar el independentismo de CiU, es un error inmenso error, además de una negación de lo que es el acervo ideológico del Partido Popular.

El independentismo catalán piensa que Cataluña no es viable como autonomía, pero si como Estado soberano. Es decir, más déficit, más deuda, menos responsabilidad de su gobierno ante los ciudadanos y cero de solidaridad.

Terrorismo
1980
Cayetano González Libertad Digital 21 Mayo 2013

Desde hace ya bastantes años, el cineasta vasco Iñaki Arteta vive su compromiso personal y ético con las víctimas del terrorismo y con la causa de la libertad en su querida tierra natal a través de lo que mejor saber hacer: películas y documentales –Trece entre mil, El infierno vasco o Voces sin libertad son las mas conocidas– en que los protagonistas son las propias víctimas y el objetivo, algo tan importante y básico como combatir el olvido y que se cuente la verdad de lo que ha sido la historia del terror causado por ETA desde 1959.

Arteta está trabajando desde hace tiempo en un documental que lleva por título 1980, en referencia al año con mayor número de asesinatos de ETA: un total de 98, lo cual equivale a casi un asesinato cada tres días. Tanto los años inmediatamente anteriores como los posteriores fueron lo que, en acertada definición de las periodistas Isabel San Sebastián y Carmen Gurruchaga, se denominó "los años de plomo". Años donde los funerales que tenían lugar en el País Vasco eran vergonzantes, con el féretro del guardia civil, policía nacional o militar de turno saliendo por un lateral de la iglesia para ser trasladado en el coche fúnebre a la localidad de origen del asesinado, normalmente un pueblo de Andalucía, Extremadura, Galicia o Castilla-La Mancha.

Uno de los atentados que se cometió aquel año de 1980 tuvo lugar el 10 de enero en Vitoria, a primera hora de la mañana. El jefe del Cuerpo de Miñones –la policía foral alavesa– era el comandante del Cuerpo de Caballería Jesús Velasco Zuazola. Acababa de dejar en la puerta del colegio de las Ursulinas, ubicado en una céntrica calle de la capital alavesa, a dos de sus cuatro hijas y a una compañera de clase de estas. Cien metros mas allá, cuando se detuvo ante un paso de cebra, dos terroristas de ETA le dispararon, causándole la muerte en el acto. Jesús Velasco estaba casado con Ana María Vidal Abarca, una mujer fuerte y ejemplar que, años más tarde –junto a Sonsoles Álvarez de Toledo e Isabel O’Shea–, fundaría y presidiría la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT).

Amablemente, Iñaki Arteta me planteó hace ya tiempo colaborar con mi testimonio en su documental, a lo que accedí inmediatamente. En 1980 yo era un joven periodista que trabajaba en Vitoria en un periódico vespertino, el Norte-Express, y en la corresponsalía de la agencia EFE. Este sábado estuve en la capital alavesa reconstruyendo las circunstancias del atentado con Begoña Velasco Vidal Abarca, una de las dos hijas de Jesús Velasco que aquel fatídico día del 10 de enero de 1980 se despidieron de su padre por última vez a las puertas del colegio. Como me ha pasado con prácticamente todas las víctimas del terrorismo a las que he conocido y tratado, lo primero que me llamó la atención en el comportamiento y en el relato de Begoña fue la ausencia del menor atisbo de odio o rencor. Lo cual es absolutamente compatible con que, transcurridos treinta y tres años, el dolor y la emoción al recordar aquellos momentos estuvieran lógicamente presentes en su relato.

Y también me llamó la atención, en este caso de forma negativa, otro hecho, en el que no tiene ninguna responsabilidad la familia de Jesús Velasco. Junto al paso de cebra donde fue asesinado este, el Ayuntamiento de Vitoria colocó hace unos años –era alcalde el actual portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso– una placa que se supone pretendía ser un homenaje y un recuerdo al jefe de la policía foral alavesa.

Cualquier viandante que pase por allí y no conozca lo que sucedió en aquel lugar –lo cual, transcurridos treinta y tres años, es lógico pensar que sea el caso de muchos vitorianos– no sabrán muy bien el porqué de esa placa, ya que en ella sólo figura el nombre de Jesús Velasco, la fecha del 10 de enero de 1980 y una frase de un poeta del que no recuerdo el nombre y que sirve para un roto y para un descosido. Ni la más mínima referencia a que la persona cuyo nombre está en la placa murió allí como consecuencia de un atentado terrorista cometido por ETA. Una vez más, volví a comprobar el miedo, los complejos, la cobardía que han atenazado a las instituciones vascas, incluso en este caso a una gobernada por el PP, a la hora de contar la verdad y hacer frente a la barbarie terrorista.

Antes de la reconstrucción del atentado de Jesús Velasco con su hija Begoña me topé en la prensa con la foto del terrorista Valentín Lasarte –autor material o colaborador de los asesinatos, entre otros, de Gregorio Ordóñez y Fernando Múgica Herzog–, paseando tan ricamente por delante del cuartel de la Guardia Civil de la localidad navarra de Lodosa, donde ha disfrutado de tres días de permiso penitenciario. Al final del día, de regreso a Madrid, pensé que algo se ha hecho mal, muy mal, para que se pueda producir esa foto, o la del torturador/secuestrador de Ortega Lara, el etarra Josu Bolinaga, en Mondragón ocho meses después de que el ministro del Interior de un Gobierno del PP impulsara su puesta en libertad concediéndole el tercer grado penitenciario porque tenía una enfermedad terminal.

Para intentar paliar mi tristeza y mi rabia por estos hechos pensé en la viuda de Jesús Velasco, Ana María Vidal Abarca, en sus cuatro hijas y en tantas víctimas del terrorismo que nos han dado a todos durante tantos años un gran ejemplo de dignidad y de fortaleza moral. Y me acordé de la reflexión hecha por otra víctima del terrorismo, Mikel Buesa, hace ya unos años: "Las víctimas hemos renunciado a la venganza porque confiamos en la justicia, pero si esta nos falla, ¿que nos queda?". Pues eso.

Terrorismo
Eguiguren, la paz y los hijos
Cristina Losada Libertad Digital 21 Mayo 2013

Dos adolescentes, las hijas de Arnaldo Otegi y de Jesús Eguiguren, recogieron el Premio Gernika por la Paz en presencia de dirigentes socialistas vascos y de Bildu. Unos días después, Rogelio Alonso, coautor del imprescindible Vidas rotas. Historia de los hombres, mujeres y niños víctimas de ETA, publicó un artículo afirmando que en aquella entrega de premios se había propugnado una "paz" sin justicia, que "escenificaban simbólicamente las dos menores al servicio de unos manipuladores intereses políticos". Decía también:

El acto de Gernika convertía a los victimarios en víctimas pues, de acuerdo con la manipuladora visión reproducida por la hija de Eguiguren, quienes están encarcelados por defender crímenes terroristas deben salir de la cárcel, ya que ahora "trabajan por la paz". A tan terrible injusticia añadía otra: un olvido sin justicia que pasa página eludiendo la rendición de cuentas política, penal y moral que una sociedad democrática necesita después de que un grupo terrorista la haya coaccionado durante décadas.

¿Algún problema con esa crítica política? Para Eguiguren, sí. Se puso como una fiera. Lo estrambótico del caso es que el presidente de los socialistas vascos acusó a Alonso de agraviar a su hija. Lo hacía en una entrada de blog, oportunamente desaparecida, y en unos términos demostrativos de que quien es capaz de entenderse con los cómplices del terror, no está hecho para la diplomacia. Estas eran algunas de sus andanadas:

"No existe nada tan despreciable que [sic] meterse con los niños de los demás". "Me gustaría insultarte como a nadie he insultado en mi vida". "A mí llámame lo que quieras. A mi familia o a mis hijos, y si son menores, ¡cuidado!". "No tienes ni idea de lo que se dijo en Gernika. No creía que eras tan insolvente, tan frívolo, tan miserable".

Ah, los menores. Eguiguren no quiso recoger en persona el premio, según dijo, por solidaridad con su amigo encarcelado y envió al escenario a su hija de 13 años. Dos adolescentes, la imagen de la inocencia, se encargaban de poner la cara amable en un acto de evidente intencionalidad política. Utilizar a menores para tales menesteres siempre tiene un no sé qué repulsivo. Más cuando sirven de mascarón de proa de un proyecto de blanqueo del terrorismo. Sea como fuere, lo que no puede ser es que sus padres los pongan de protagonistas y luego los usen de escudos.

La prensa pixela a los hijos pequeños de celebridades y políticos por un prurito proteccionista, para que no soporten la mirada pública sólo por ser hijos de quienes son. Pero si los padres despixelan a sus hijos, si los sacan a la palestra, entonces sus palabras, sus discursos y sus actos están tan sujetos a la crítica como los de un adulto. En el País Vasco ha habido, ciertamente, hijos que asumieron el papel de portavoces. Pero es que sus padres habían sido asesinados por ETA. Asesinatos que todavía no han condenado los de Bildu y compañía: los que galardonaron a Otegi, encarcelado por pertenencia a ETA, y vetaron que se premiase a Gesto por la Paz, que se manifestó siempre contra sus crímenes. Y los socialistas, de comparsas.


Recortes de Prensa   Página Inicial