AGLI Recortes de Prensa   Domingo 26  Mayo 2013

Los campeones del negacionismo.
Vicente A. C. M Periodista Digital 26 Mayo 2013

Yo que creía que lo de los brotes verdes era un tema del pasado y de la exMinistra de Economía Salgado del gobierno de Zapatero. Pero ahora veo que los verdaderos campeones del negacionismo y del ilusionismo son los actuales componentes del Gobierno del PP de Rajoy. Porque hace falta tener mucha cara dura para afirmar que "lo peor ya ha pasado", cuando todos los parámetros económicos y sociales indican lo contrario y que España sigue cayendo en una profunda recesión acelerada.

Quizás es que de tanto incumplir su programa electoral y asfixiar a los españoles a base de aumentar de modo feroz todos los impuestos imaginables, se han creído que ese camino lleva a la salvación. Lo malo es que como dice la ley de Murphy, si algo puede empeorar,seguro que lo hará. Tras los más de 60.000 millones de euros de ayuda a la banca para sanear sus cuentas, su situación sigue siendo caótica y al borde del descalabro. Se necesita más dinero y la UE está dispuesta a darlo, ya que aprobó ayudas de hasta 100.000 millones de euros. Sí, esos 40.000 millones adicionales que Rubalcaba quería usar en otros fines.

Y claro, si la UE suelta ese dinero adicional, esta vez va a querer que como en Chipre, sean los ahorradores los que paguen el pato. Inicialmente, se intenta hacer una quita de los depósitos de más de 100.000 euros, aunque nunca se sabe si ese límite podría ser inferior. Ya recordarán que el Gobierno de Zapatero consideraba "rico" a aquél que recibía unos ingresos por encima de los 50.000 euros, brutos claro. Eso sí, las SICAV y las grandes fortunas que descansan en paraísos fiscales o cuasi, como Luxemburgo, Suiza,Isla de Man, Gibraltar, Islas Cayman, etc.,no corren ningún peligro de sufrir la quita. Ya se han "quitado" de enmedio.

Está claro que lo que se pretende es que los ahorradores huyan despavoridos y dejen a esa banca más seca que la mojama. Aquí el lema sería "No con mi dinero". Y el caso es que habrá que darse prisa, no vaya a ser que además de la estafa de las preferentes, caigamos ahora en la estafa de las quitas. España se ha convertido en un país de trabuqueros y asaltadores de caminos, pero amparados por la Ley. Unos recaudadores de impuestos insaciables y vendedores de humo. Unos negacionistas de la situación real de España, que además cínicamente quieren convencer de la visión de un espejismo de recuperación. Eso sí, siempre en el horizonte de "el año que viene".

Tengo lo suficientemente claro que esta casta de parásitos no va a apearse del burro, ni va a renunciar a ninguna de sus prebendas y situación de privilegio. Tengo la seguridad plena de que la única salida es la revolución social e instaurar una auténtica democracia. Pero lo que no tengo es la fe en mis conciudadanos para librarse de esta opresión insoportable. Lo que personalmente no voy a permitir es que los ahorros de toda una vida de trabajo y esfuerzo me los roben sin oponer resistencia. Si algo hay que quitar de sus poltronas y ponerlos a buen recaudo es a los que nos están robando.

Está en nuestras manos y en nuestros votos poner fin a todo esto. No hay por qué esperar otros dos años. Exijamos ya el cambio, de forma pacífica pero contundente en todos los foros y en todos los espacios de libertad de expresión, la dimisión de este Gobierno y la convocatoria de elecciones generales.

La maldición de los años bobos
Carlos Sánchez El Confidencial 26 Mayo 2013

Fue Benito Pérez Galdós quien llamó los años bobos al periodo transcurrido entre la Restauración monárquica y el colapso del régimen canovista. Aquellos años, mientras emergía una nueva clase social vinculada a la revolución industrial y cristalizaba el catalanismo político, parecía no suceder nada en la España oficial. Todo era tan previsible que la nación llegó a interiorizar aquella célebre maldición de Narváez: “Las cosas en España no tienen remedio”.

Era la época de Campoamor, de la zarzuela y de los toros; pero también la España de la doble moral que defendía en público sus presuntas virtudes, mientras que, en privado, reinaba el vicio, el disimulo y la ocultación: la querida, el juego, el trapicheo, la corrupción económica o el clientelismo político en torno a despachos de abogados en los que se cocía el futuro del país.

La España que hacía bueno aquello que decía el conde Romanones: "En España, para triunfar en política, basta con ser alto, abogado y tener buena voz". La España alegre y desahogada al abrigo de un sistema caciquil que incubó el pesimismo del 98, y que despertó de su sueño de una forma abrupta tras la derrota de Annual. La España de la siesta que dejaba morir los problemas para que luego sus enterradores aparecieran ante la opinión pública -años después- como los salvadores de la patria, una vez que las dificultades habían desaparecido de muerte natural.

Exactamente igual que esa España bobalicona y de risa fácil que cada mañana se reúne ahora en los salones de los mejores hoteles de Madrid para celebrar haberse conocido mientras la otra España paga impuestos o emigra buscando una oportunidad.

Eugenio D´Ors, como es muy conocido, decía que en Madrid, a las siete de la tarde, o das una conferencia o te la dan. Pero ahora habría que decir que a las nueve de la mañana o vas a desayunar con los barandas del reino o no eres nadie. Y eso explica la profusión de este tipo de barahúndas en las que sólo hay ruido, y a las que acuden empresarios de tronío con evidentes intereses en contratar con la administración, arribistas, correveidiles, políticos y chupatintas que se buscan la vida.

Los ‘florentinos’ que contratan con los ayuntamientos y otras administraciones acuden sin rubor a la llamada de las trompetas del poder para ver ‘como va lo mío’. Mientras que los editores venden su alma por un plato de lentejas para demostrar que siguen vivos, aunque en realidad son carne de concurso de acreedores

Se trata de pasar un par de horas en franca camaradería sólo para figurar. Sólo para estar a la sombra del BOE y recibir sus bendiciones. La España inane que vive de la nada. Como aquellos señoritos que fascinaban a Ilya Ehremburg, quien aseguraba que en España el pobre rebosa dignidad, mientras que en Francia se avergüenza de los agujeros de sus pantalones y del brillo hambriento de sus ojos.

Lo de menos no es lo que se diga. O si los convites de la nueve de la mañana sirven para algo más allá del dispendio (deducible en el Impuesto de Sociedades). Lo relevante es estar y saludar o ser saludados. Lo importante es el cabildeo. Hermosa palabra de un tiempo pretérito que se ha convertido en presente. Con razón decía Plá que hay amigos, conocidos y saludados.

La España sin sustancia
Son los desayunos del Ritz, del Palace o del Villamagna, convertidos hoy en un inmenso pesebre que sólo revelan una España sin sustancia que al día siguiente se reflejará en letras de hojalata con profusión en los diarios del régimen. La competencia no es por dar sentido a tanto tentempié desmesurado y desprovisto de alma, sino por demostrar al adversario quién tiene mayor capacidad de convocatoria. El talento se mide hoy por el número de ministros y empresarios que han acudido solícitos a la convocatoria de editores de prensa a quienes preocupa exclusivamente su cuenta de resultados, y que venden periódicos como si fueran salchichas. La inteligencia al servicio del poder. La corrupción intelectual, que es la peor de las corrupciones, al auxilio del dinero. La propaganda triunfante que deja malherida a la información pulcra y objetiva.

Este tipo de contubernios de medio pelo no tendrían mayor importancia si no fuera porque no son inocuos. Los florentinos que contratan con los ayuntamientos y otras administraciones acuden sin rubor a la llamada de las trompetas del poder para ver cómo va lo mío. Mientras que los editores venden su alma por un plato de lentejas para demostrar que siguen vivos, aunque en realidad son carne de concurso de acreedores. Los días de fútbol cambia el escenario. El aquelarre es en el palco del Bernabéu, convertido en una inmensa casa de citas –networking se llama ahora- en el sentido literal del término.

Es la España que espera la recuperación como si fuera un maná que cae del cielo. Incapaz de decir las verdades del barquero. Incapaz de explicar que un país que debe al exterior en términos netos 976.400 millones de euros -una cifra casi equivalente al PIB- no tiene futuro si no se moviliza de forma urgente. Si no sale del amodorramiento colectivo.

Eso es, en realidad, lo que quería denunciar Aznar con su proclama. Dar un aldabonazo y decir ya basta de tanto conformismo. Hay un riesgo cierto de que el país se acostumbre al paisaje de los seis millones de parados y se vea el drama del desempleo como un mal endémico. El mayor error que puede cometer Rajoy no es su torpe gestión de la cosa pública por falta de pedagogía democrática y ausencia de explicaciones a la opinión pública -pese a que la orientación de la política económica sea en líneas generales en la dirección correcta- sino creer que cuenta con un tiempo del que no dispone. Ni en términos económicos ni en términos políticos. La legislatura se acabará dentro de un año, cuando las elecciones al parlamento europeo rompan el bipartidismo político que ha funcionado desde la Transición, y que obligará a recuperar el arte de la negociación, la cultura del pacto. Lo contrario sería el caos.

Un inmenso desendeudamiento
Son los desayunos del Ritz, del Palace o del Villamagna, convertidos hoy en un inmenso pesebre que sólo revelan una España sin sustancia que al día siguiente se reflejará con profusión en letras de hojalata en los diarios del régimen

Un dato ilustra este razonamiento a la luz de la economía. El Gobierno, con buen criterio, presume de que el superávit exterior es la mejor noticia económica del año y medio que lleva en Moncloa, pero parece olvidar que Goldman Sachs ha calculado que el saldo de la cuenta corriente de España debe mejorar entre diez y quince puntos porcentuales del PIB -una barbaridad- desde el actual nivel ajustado en función del ciclo (estimado en aproximadamente el -5 % del PIB), con el fin de reducir la posición de inversión internacional neta hasta el -25 % del PIB a lo largo de un horizonte temporal de veinte años. Es decir, dos décadas de restricción del crédito extranjero para lograr situar el déficit exterior neto en niveles homologables a los mejores países de la UE para garantizar sus sostenibilidad. Dos décadas de desendeudamiento que lastran el consumo y la inversión. Dos décadas para que familias y empresas puedan devolver las deudas acumuladas en los años de orgía financiera.

Sólo el ahorro interno podría aligerar esa enorme restricción crediticia de carácter estructural que se avecina, pero para eso habría que crear empleo de forma contundente en los próximos años, y, desgraciadamente, nada indica que ese pueda ser el caso. España necesitará al menos una década para recuperar los niveles de empleo previos a la crisis. Y mucho más tiempo para volver a niveles de endeudamiento público (hoy próximo al 100% del PIB) razonables.

Los trabajos de Hércules eran pecata minuta comparado con estos enormes retos; pero nada indica que haya una movilización de país por acelerar el tiempo histórico que le ha tocado vivir a España. La indolencia y hasta el conformismo con seis millones de parados es inconmensurable. Y por eso, los aldabonazos, aunque procedan de un personaje atrabiliario como Aznar, son más que justificados. Hasta los niños conocen aquél lúcido proverbio de Tagore: Cuando el sabio señala el sol, sólo el necio mira el dedo.

El barullo
Alfonso Ussía La Razón 26 Mayo 2013

No entiendo el motivo del barullo que se ha montado en el Partido Popular por las declaraciones de Aznar. Un partido compuesto por centenares de miles de personas no puede aspirar al asqueroso pensamiento único. Y menos aún comprendo el terror que produjeron las palabras de José María Aznar a los partidos de la oposición. Todos, unos más y otros menos, pero todos, acudieron raudos a consolar a Rajoy. En ese aspecto, José María Aznar resultó vencedor. Aznar atinó en muchas ocasiones y resbaló en otras. El resbalón más contundente, cuando confirmó la ausencia de espíritu democrático en la toma de decisiones de su partido. «Creo que no me equivoqué designando a Rajoy como mi sucesor». Y yo me pregunto: ¿Quién es Aznar para nombrar sucesor con el dedo? ¿En qué Congreso del Partido Popular se ha aprobado que los presidentes nombren a sus sucesores a su antojo y capricho? Aznar no habla bien, pero expulsa convicción y autoridad. Rajoy es un gran parlamentario, pero le falta el convencimiento de la decisión. Me temo que se dejó pasar una sombra de injusticia. Indirectamente, Aznar responsabilizó a Rajoy de la debilidad del Gobierno de España ante las provocaciones inaceptables de los independentistas. Y tenía toda la razón. Pero a don José María se le olvidó recordar que el proyecto de expansión del Partido Popular en Cataluña se lo cargó él cuando entregó a Pujol, a cambio del apoyo parlamentario en la primera legislatura, en bandeja de plata la cabeza de Alejo Vidal-Quadras. Aznar dijo lo que muchos queríamos oír, pero también hizo en su pasado lo que muchos no queríamos que hiciera. Y como todos los dominadores de la situación, juega caprichosamente con las evidencias y con los olvidos.

Demostrado está que fue un excepcional Presidente del Gobierno durante su primer período. Nos sacó de la ruina, y España se convirtió en una referencia admirable en la política internacional. Montoro le obedeció y bajó los impuestos. En la actualidad, Montoro obedece a quien le manda y los ha subido, masacrando al tejido fundamental de la sociedad, que es la clase media. Se equivoca Rajoy en un aspecto importante. Y se equivoca desde la razón, lo cual es más grave y contradictorio. Rajoy está acertando en su política económica y en pocos años se recogerán los frutos. Pero se equivoca cuando piensa que los españoles deben de ser condenados a esperar, y que los frutos, la cesta de la compra, los gastos mínimos que una familia tiene que efectuar, son problemas acuciantes de mañana, pasado mañana y a finales de cada mes. La macroeconomía no procura las lentejas, ni la leche, ni la luz, ni el agua, ni el gas del día siguiente. Y esta situación angustiosa está enfrentada y herida con la insoportable presión y coacción fiscal que hoy padecen la mayoría de españoles. Los independentistas catalanes saben que mienten cuando afirman que España les roba. A ellos, precisamente, España los mima. Nos roba al resto de los españoles, nos tritura, nos amenaza, nos acosa y nos destruye.

No creo que Aznar estuviera desleal con Rajoy. Cada uno tiene su punto de vista y bueno es que se abra un debate en el seno del partido que gobierna. En el fondo, lo positivo de las palabras de José María Aznar, ha sido la importancia que le han concedido los medios de comunicación y sus efectos en las redes sociales. Yo las interpreto como una incitación a la reacción de un Gobierno que no se sabe vender ni tiene la menor idea de comunicarse con la ciudadanía. De un Gobierno que se equivoca manteniendo los grasientos michelines del Estado a costa de la humillación de los que trabajan. Aznar estuvo bien, concreto y directo. Pero subjetivo –lógico–, y olvidadizo. Al fin y al cabo, si no le gusta Rajoy, tiene la obligación moral de amputarse metafóricamente su dedo índice de la mano derecha.

El mito Aznar y otras supersticiones
Fernando Díaz Villanueva www.gaceta.es  26 Mayo 2013

Los años de Aznar fueron distintos, así los recuerda la gente de derechas.

Los dos mayores aciertos de Aznar en ocho años fueron llegar al poder cuando las cosas empezaban a ir bien y desalojar la poltrona cuando todo se desmadró a raíz de los atentados del 11-M. En marzo de aquel año arrancó la crisis política que aún hoy arrastramos y que, de no mediar una reforma digna de tal nombre, terminará por llevarse el invento del 78 por delante. La descomposición del cadáver, que hoy ya apesta, dio comienzo en aquellos años de excesos ladrilleros, ministras de cuota, parques eólicos, desfiles del orgullo gay, vacaciones a todo trapo, coche a estrenar cada dos años y bodas en El Escorial con invitados de gurtelín. El embrujo duró tres años. A partir de 2007 se vio que esto no daba más de sí y desde entonces caemos y caemos sin haber encontrado todavía el fondo.

Los años de Aznar fueron distintos, o al menos así los recuerda la gente de derechas. España, la España del Aserejé y Gran Hermano, era una balsa. Todo salía a pedir de boca. Las empresas iban bien, los jóvenes encontraban empleo y se iban a pasar el fin de semana a Ámsterdam en EasyJet, los menos jóvenes se independizaban y los mayores creían ser europeos de pleno derecho. Esa es la imagen que hoy muchos tienen de la España aznarita, por eso la echan de menos y consideran que el artífice de aquel bienestar era el del bigote. Obviamente se equivocan, los responsables del bienestar, si es que alguna vez lo hubo en esa cantidad y calidad, fueron ellos mismos, no los ministros de Aznar.

La realidad fue muy otra. Sin quitar mérito a alguna que otra reformilla menor de aquellos gabinetes de jayanes endomingados, los cimientos de nuestra ruina actual se sentaron en el octenio del bigotes, se consolidaron en el septenio del cejas y están pasando su última y dolorosa factura en el bienio del barbas. Quitando lo de la ETA creo que el resto lo hicieron regular, mal o rematadamente mal. Un ejemplo rápido: de aquellos Aznares de ayer estos Mases de hoy. Fue Aznar quien se entregó atado de pies y manos al nacionalismo catalán sin necesidad alguna de hacerlo. Que se lo cuenten a Vidal-Quadras. Y como esto casi todo.

El déficit de tarifa eléctrico que hoy tanto nos castiga por la vía del recibo viene de una decisión suicida de Aznar que Zapatero luego corrigió y amplió. Ídem con prácticamente toda la legislación laboral heredada por los socialistas y que hoy imposibilita de raíz la recuperación económica. En ocho años Aznar bajó los impuestos sí, pero Zapatero también. El Estado ingresaba tal cantidad de dinero que los políticos se pusieron rumbosos y decidieron robarnos un poquito menos. Así cualquiera, así hasta Montoro hubiese dejado el IVA en el 18% y Salgado en el 16%.

ero, curiosamente, el mito de Aznar es poderoso en la derecha española, necesitada siempre de que venga un ser providencial y haga el trabajo que ellos no están dispuestos a hacer. Una maldición que pervive y que, me temo, pervivirá mientras ser de derechas consista en ser un socialista de orden, en ser, en definitiva, un Mariano Rajoy.

La sucia mano de la política en la justicia
EDITORIAL Libertad Digital 26 Mayo 2013

Como si no hubiera suficiente constancia de los manejos del poder político en la Justicia, el presidente del Consejo General Judicial hizo esta semana unas declaraciones sobre la juez Alaya que forzosamente han escandalizado a los medios independientes y a la sociedad española en su conjunto. En un claro abuso de sus funciones, el máximo responsable de nuestro sistema judicial se atrevió a amenazar con un expediente disciplinario a la jueza que investiga la trama de los ERE fraudulentos en Andalucía, según él poco diligente en la tramitación del que, probablemente, sea el asunto más complejo que se dirime en los tribunales españoles en estos momentos. Tras una década de expolio sistemático de los fondos destinados a paliar el cierre de empresas andaluzas por parte de las autoridades socialistas de la Junta y decenas de implicados a todos los niveles, Moliner debería evitar esas urgencias sobrevenidas que suenan más a exigencia externa que al sano celo profesional de alguien que simplemente pretende agilizar la aplicación de la Justicia.

La jueza Mercedes Alaya no sólo se está enfrentando a un caso de enorme complejidad con los simples recursos de su modesto juzgado, sino también al acoso sistemático del PSOE, hegemónico desde hace más de tres décadas en Andalucía, y cuya capacidad de maniobra para obstruir la acción de la justicia ha quedado suficientemente de manifiesto a lo largo de todo el proceso. Alaya, además, estuvo seis meses de baja médica y, por tanto, incapacitada para impulsar la instrucción del caso, dilación de la que no puede hacérsele responsable por razones obvias. Si a todo eso le sumamos el temor propio de los jueces en España a que su labor instructora quede en entredicho cuando se somete al criterio de órganos superiores, todos ellos politizados en mayor o menor medida, resulta del todo punto lógico que Mercedes Alaya intente atar bien todos los cabos de un asunto tan complejo y con tantas ramificaciones, aunque ello le valga la reprimenda injustificada de su máximo superior jerárquico.

Las últimas actuaciones de Gonzalo Moliner, que ha pasado de justificar operaciones de acoso callejero propias de las dictaduras a abroncar en los medios de comunicación a una jueza especialmente diligente, ponen de manifiesto la estafa electoral que el Partido Popular cometió con sus votantes cuando aseguró que se encargaría de volver al orden constitucional, permitiendo que la mayoría de los miembros del CGPJ fueran elegidos por los propios jueces. No sólo no ha sido así, sino que la degradación de la Justicia en España se ha agravado con el nombramiento de un personaje, el ínclito Moliner, al que, para mayor escarnio, Gallardón se refirió en conversación con Rubalcaba espetándole un incalificable "no te quejarás, que he puesto a uno de los tuyos".

La Justicia fue corrompida en su vértice por los gobiernos del PSOE y con éste del PP sólo cabe esperar que la descomposición se extienda hacia su base de manera imparable. De los socialistas cabía esperarlo de sobra. En el Partido Popular, en cambio, se trata de una traición en toda regla a sus votantes, desgraciadamente ya acostumbrados a servir de moneda de cambio en los enjuagues que los populares perpetran con el PSOE cada vez que llegan al poder.

Jenízaros
JON JUARISTI ABC  26 Mayo 2013

El terrorismo islamista explota agravios imaginarios en provecho de un fanatismo desconectado de la realidad

EL último icono del siglo XXI es un musulmán negro de 28 años que sostiene dos cuchillos de cocina en una de sus manos ensangrentadas. Acaba de degollar a un soldado cristiano blanco en una ciudad multirracial de la vieja Europa. El cuerpo de su víctima aparece tendido en la calzada, a unas decenas de metros detrás del asesino, que expone sus motivos con escalofriante calma ante la cámara de video de un transeúnte al que ha obligado a grabarle.

Ni Michael Adebolajo ni su cómplice, el musulmán negro de 22 años Michael Adebowale, conocían al soldado Lee Rigby, un veterano británico de Afganistán, de 25 años. El nuevo terrorismo islamista es artesanal en sus métodos (útiles de carnicero, ollas llenas de clavos y explosivos caseros fabricados con fertilizantes) e impersonal en sus objetivos (no los selecciona atendiendo a la identidad individual de los mismos, sino a su pertenencia a una categoría previamente satanizada: militares o americanos, por ejemplo). Pero, sobre todo, el nuevo terrorismo islamista es cada vez más espontáneo, menos organizado, menos dependiente de estrategias desestabilizadoras y, por supuesto, de cualquier análisis de la realidad.

La realidad es que el sufrimiento de las poblaciones de los países musulmanes se debe fundamentalmente a disensiones entre musulmanes. Los asesinos de Lee Rigby son dos antiguos cristianos nacidos en el Reino Unido, ciudadanos británicos beneficiarios desde la cuna del Estado del Bienestar, gracias al cual cursaron estudios universitarios. Son negros, pero lo ignoran todo acerca de la historia del Islam negro. No son peules, musulmanes africanos cuyos antepasados fueron convertidos al Islam por sus amos musulmanes, traficantes de esclavos. Los dos jóvenes asesinos son ingleses de clase media asalariada, islamizados por clérigos musulmanes integristas como Omar Bakrí Muhammad y Anjem Chourday, encantados de golpear a los cristianos mediante nuevos jenízaros como los dos Michael. Los abuelos de éstos vivieron en Nigeria bajo un régimen colonial, pero sus padres prefirieron emigrar a la antigua metrópoli antes que soportar la arbitrariedad de las dictaduras militares que se valieron de la mayoría musulmana del norte para aplastar a los cristianos del sur tras la fracasada tentativa secesionista de Biafra.

Los dos terroristas londinenses no son víctimas del imperialismo occidental. Si acaso, lo son de un clero islamista fanático y de su propia imbecilidad y pereza mental. A nadie se parecen más que a los neonazis que se lanzaron a quemar mezquitas para vengar a Lee Rigby. Todos ellos son perfectos exponentes del fracaso de un sistema escolar (y universitario) que ha nivelado a la baja varias generaciones británicas, macerándolas en el prejuicio racista, una vinagreta narcisista de agravios imaginarios a su negritud o a su blancura lechosa. Sin duda, tiene razón Cameron al exculpar a las comunidades musulmanas, pero no es menos cierto que el integrismo islamista ha ido creciendo en el Reino Unido a la sombra de dichas comunidades. La condena por sus líderes del asesinato de Rigby está muy bien. Sin embargo, este tipo de manifestaciones tendría más credibilidad si no se produjera solamente cuando truena el terrorismo en sus cercanías. Se echa de menos en el Islam europeo una posición inequívoca y constante no sólo contra la infiltración de los integristas en sus filas, sino contra el terror desatado en los países de mayoría islámica sobre las minorías de otras religiones. Sólo en Nigeria, los islamistas de Boko Haram asesinaron a 550 cristianos y animistas en 2011, lo que seguramente ignoraban los descerebrados de Woolwich

Teme que se frene la recuperación
'The Economist': a Rajoy le faltan “agallas” para aplicar las reformas necesarias
La publicación duda que el presidente sea capaz de hacer reformas tendentes a reducir la "carga" de las pensiones y facilitar los 'minijobs'.
LIBRE MERCADO Libertad Digital 26 Mayo 2013

"La oscuridad en España es casi palpable", dice The Economist al comienzo de su artículo sobre España de esta semana. Añade que el país continúa en una "profunda recesión" y que sus cifras económicas son "siniestras". La revista, una de las más influyentes en el mundo financiero, teme que la "fatiga reformista" del Gobierno de Mariano Rajoy pueda pulverizar los signos de mejoría en el camino de España hacia la recuperación económica. Más aún, llega a dudar de que Mariano Rajoy tenga las "agallas" suficientes como para llevar a cabo las profundas reformas que aún necesita la economía Española.

La revista insta al Ejecutivo español a rebajar el salario mínimo en algunas Comunidades Autónomas, apostar por los llamados ‘minijobs’, impulsar el trabajo a tiempo parcial, continuar con las reformas en el 'Estado del Bienestar' y reducir la "carga" de las pensiones. Aunque duda de que Rajoy esté dispuesto a abordar estas reformas.

No obstante, admite que "entre la penumbra se pueden ver algunos destellos de esperanza", y valora las reformas del Gobierno de Rajoy en el sector financiero, la reducción del déficit público desde el 11% al 7% del PIB, así como las medidas destinadas a potenciar la competitividad de la economía española.

Lo que ocurra en España "es crucial para el futuro de la Unión Europea", señala The Economist. La revista británica considera que España se podría convertir en el "gran reto" del proyecto del euro, ya que es el "único gran miembro de la Unión Europea que ha estado cerca del rescate". También puede servir como ejemplo, según la publicación, para comprobar la efectividad de la UE como institución comunitaria. En cualquier caso, la revista matiza que "los españoles muestran desafección" por la pertenencia a la UE. algo hacia lo que "los españoles muestran desafección", según la revista.

Crédito a pymes y debilidad de consumo
Al respecto, The Economist advierte que una tasa de paro elevada y sostenida a largo plazo reducirá la fuerza de trabajo en España. También apunta que la financiación a las pymes españolas sigue siendo "escasa y más cara" comparada con la de sus competidoras del Norte de Europa.

Como tercer problema la revista británica señala la debilidad de la demanda interna. A pesar del crecimiento de las exportaciones y su peso en la evolución del PIB, avisa de que si el consumo interno en España no repunta, y con ello la actividad económica, se podría propiciar un "rápido regreso" a la contracción del crédito y a los problemas sobre los balances de las entidades financieras.

'The Economist' pone en duda la capacidad de Mariano Rajoy para impulsar reformas
La publicación británica afirma que "no está claro" que el presidente tenga el "instinto" para empujar hacia reformas tendentes a reducir la "carga" de las pensiones, para facilitar los 'minijobs' y rebajar el salario en algunas comunidades autónomas.
Economía www.vozpopuli.com 26 Mayo 2013

The Economist teme que la "fatiga reformista" del Gobierno de Mariano Rajoy para continuar impulsando la competitividad de la economía española puedan pulverizar los signos de mejoría en el camino de España hacia la recuperación. En un reportaje de su último número recogido por Europa Press, la revista británica considera que España se podría convertir en la "gran prueba" del proyecto del euro y de la UE, más aún cuando las encuestas muestran la desafección de los españoles hacia las instituciones comunitarias.

"Es crucial para el futuro de la UE", señala The Economist, que recuerda las palabras del ministro de Economía, Luis de Guindos, en las que apuntaba que la "batalla del euro" se libraba en España con las dudas sobre la banca española disparadas y que derivarían en la solicitud del rescate bancario. La publicación valora las reformas del Gobierno de Rajoy en el sector financiero, la reducción del déficit público desde el 11% al 7% del PIB, así como las medidas destinadas a potenciar la competitividad de la economía española.

Ahora bien, advierte de que aún es necesario que el salario se rebaje en algunas comunidades autónomas e incluso recomienda que se faciliten los conocidos como 'minijobs' y se reduzca la "carga" de las pensiones. "No está claro que Rajoy tenga el instinto para empujar hacia estas reformas", sospecha. Al respecto, The Economist advierte de que una tasa de paro elevada y sostenida a largo plazo reducirá la calidad de la fuerza de trabajo en España. También apunta a que la financiación a las pymes españolas sigue siendo "escasa y más cara" que la de sus competidoras del Norte de Europa.

Como tercer problema que podría derribar los avances en la salida de la crisis en España, la revista británica señala la debilidad de la demanda interna. A pesar del crecimiento de las exportaciones y su peso en la evolución del PIB, avisa de que si el consumo interno en España no repunta, y con ello la actividad económica, se podría propiciar un "rápido regreso" a la contracción del crédito y a los problemas sobre los balances de las entidades financieras.

Economía / Deuda Pública
La deuda de la Administración con los proveedores es de 12.600 millones
R. L. Vargas. La Razón 26 Mayo 2013

madrid- Las facturas pendientes de cobrar a las administraciones públicas vuelven a acumularse en los cajones de las empresas privadas. Tras la inyección que los proveedores recibieron con el plan que el Gobierno articuló el año pasado para finiquitar los pagos anteriores al 1 de enero de 2012 que comunidades autónomas y ayuntamientos tenían pendientes de liquidar con el sector privado, la montaña de impagos vuelve a crecer. Tres de los principales sectores con los que ambas administraciones trabajan, el sanitario, los autónomos y el constructor, acumulan deudas impagadas por valor de al menos 12.689 millones de euros. En total, la patronal empresarial (CEOE) calcula que las administraciones locales deben a los proveedores una cifra que oscilaría entre los 15.000 y los 20.000 millones de euros.

A las que más dinero adeudan es, en conjunto, a las empresas sanitarias. La patronal de la industria farmacéutica, Farmaindustria, estima que en el mes de marzo los impagos ascendían ya a 3.300 millones de euros, con una demora media de pago de 266 días. A las compañías de tecnología sanitaria las comunidades autónomas les adeudaban 2.550 millones de euros a finales del mes de febrero, según los datos más recientes de los que dispone su patronal, Fenin. En total, la deuda de ambos sectores suma 5.850 millones de euros.

Algo inferior es la cantidad que tienen pendiente de cobrar los trabajadores autónomos. En mayo, ascendía a 4.839 millones de euros, según los datos que hizo públicos la pasada semana la Federación de Autónomos (ATA). El plazo medio de pago en su caso era de 49 días para la Administración central –aunque muy pocos autónomos trabajan para la misma–, de 145 días para las comunidades autónomas y de 157 para las administraciones locales. Las entidades públicas catalanas son las que peor liquidan las facturas a este colectivo. Tardan de media 155 días en librar los pagos, por los 153 que tardan las valencianas y las andaluzas. Las más ágiles son las del País Vasco y las de Navarra, 38 días.

El último gran proveedor al que las administraciones públicas vuelven a deber una gran suma de dinero es al de la construcción. Aunque los sectores tanto residencial como de infraestructuras en España están prácticamente en punto muerto por la crisis, las grandes compañías tienen divisiones de servicios que realizan tareas para las administraciones como, por ejemplo, la recogida de basuras que, en muchos casos, no se están pagando.

Adelanto del plan
Sus facturas suman unos 2.000 millones de euros, según han comunicado tanto la patronal de las grandes compañías (Seopan) como al Confederación Nacional de la Construcción (CNC). Ambas organizaciones han trasladado al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la necesidad de que el nuevo plan de proveedores que prepara el Gobierno entre en vigor antes del verano porque algunas compañías del sector tendrían serios problemas de liquidez para llegar hasta septiembre u octubre, fechas que se barajan como posibles para la puesta en marcha de la medida. Pero como explican fuentes conocedoras de la cuestión, parece complicado que el departamento pueda agilizar lo suficiente el programa como para ponerlo en marcha en la fecha que le reclaman las compañías constructoras.

El Ministerio de Hacienda sigue perfilando todavía las líneas maestras del nuevo plan de proveedores, que contendrá algunas novedades con respecto al anterior y del que todavía no se han ofrecido cifras. Para empezar, la intención del departamento que dirige Montoro es poner a cero el contador de las facturas para cumplir con la directiva europea, que obliga a recortar el plazo de pago de las administraciones a proveedores a 30 días. Es probable, por ello, que incluya facturas de este ejercicio, aunque no se sabe todavía cuál sería la fecha de corte de las admitidas.

El Ministerio también se ha fijado como objetivo que la deuda no vuelva a crecer –no tiene intención de lanzar más planes de este tipo–, para lo que busca mecanismos que podrían pasar por sanciones o porque los proveedores puedan cobrar directamente sus deudas a Hacienda, que luego detraería las cantidades de las transferencias que realiza a comunidades y ayuntamientos, ideas ambas defendidas por los autónomos.

El nuevo plan podría, además, admitir facturas que quedaron fuera en el anterior programa, como contratos de colaboración público-privada o certificaciones de obra.

AENA reduce un 20% sus gastos en esta partida
AENA lleva un año haciendo un importante esfuerzo para recortar sus gastos y volver a la senda de los beneficios y evitar así que su abultada deuda de más de 12.000 millones de euros siga creciendo. El gestor aeroportuario ha metido en cintura todos los gastos y en 2012 logró reducir un 20 por ciento sus costes operativos, lo que le permitió ahorrar unos 200 millones. Entre las partidas que el gestor aeroportuario ha revisado están los contratos con los proveedores que le prestan servicios como el de limpieza. Fuentes de AENA aseguran que, tras renegociarlos, han conseguido rebajarlos como mínimo en un 20 por ciento, con el ahorro que eso conlleva. «Algunos incluso se han podido rebajar más, lo que demuestra lo abultados e innecesarios que son los márgenes con los que se trabajaba antes en la empresa», remarcan los consultados.

Montajes en Palestina
El mayor espectáculo jamás filmado
FERNANDO DÍAZ VILLANUEVA www.gaceta.es 26 Mayo 2013

En abril del año 2003, una patrulla israelí que vigilaba la ciudad de Jenin desde un helicóptero grabó en vídeo una inquietante escena. Un cadáver palestino se caía del ataúd durante el entierro, se levantaba y volvía a subir a él como si tal cosa. Las imágenes, difundidas por todo el mundo, dieron que pensar a muchos sobre lo que realmente sucedía en Cisjordania, un desdichado lugar del globo donde, según contaban a diario los medios de comunicación occidentales, las matanzas israelíes estaban a la orden del día.

Las turbadoras imágenes de aquel muerto que resultó estar muy vivo se retransmitieron en todos los informativos del mundo, incluidos los de Estados Unidos. El pastel estaba a punto de ser descubierto. Richard Landes, un profesor de Historia de la Universidad de Boston a quien le habían hecho llegar unas cintas con el material en bruto grabado por los camarógrafos palestinos, se puso manos a la obra para desenredar un ovillo que se antojaba inextricable.

El resultado fue un conmovedor reportaje que no tardó en dar la vuelta al mundo a través de YouTube. El autor de la investigación bautizó el documental con un título resultón: Pallywood: according to palestinian sources… (Pallywood: según las fuentes palestinas…).El falso cadáver del entierro palestino filmado por los soldados israelíes era sólo un aperitivo de lo que al mundo le quedaba por ver. El metraje original, sin cortes ni añadidos, que Landes mostraba en Pallywood era aún más impactante.

La famosa masacre del cruce de Netzarim, durante la Segunda Intifada, no había sido tal, sino una puesta en escena perfectamente orquestada por ambulancias falsas, falsos heridos y, naturalmente, falsos mártires, combustible este último del que se nutre la propaganda palestina desde hace décadas.

¿Quién mató a Mohamed?
El cruce de Netzarim, grabado con letras de oro en el martirologio palestino, dio una de las imágenes más plásticas que jamás se hayan grabado, sólo unos minutos de vídeo movido, mal enfocado y peor encuadrado que recorrieron el mundo a la velocidad del rayo. El cámara, un palestino que trabajaba para la cadena France 2, se las apañó para inmortalizar la muerte a balazos del niño de 12 años Mohamed Al Durah junto a su padre, que también resultó muerto en el tiroteo.

Aquello supuso un antes y un después en la Segunda Intifada, el peor y más sangriento de los levantamientos palestinos del último medio siglo. El mundo musulmán se transformó en un inmenso clamor de denuncia que rompió en forma de atentados suicidas en las calles de Tel Aviv y otras ciudades israelíes.

Pero, ¿quién mato a Mohamed Al Durah? ¿Fueron los soldados israelíes?, ¿realmente murió el niño en aquel cruce…? Las preguntas se amontonaron hasta que Landes mediante el poder absoluto de la imagen las puso en orden y les dio cumplida respuesta.

El documental que dio nombre a todo un género cambió radicalmente la forma de ver las noticias que llegaban de Oriente Medio, especialmente las que provenían de las trilladas fuentes palestinas. Desde entonces lo primero que hacen los periodistas honestos es dudar. Motivos no les han faltado a lo largo de las sucesivas crisis palestino-israelíes de los últimos diez años.

En 2006, con motivo de la reactivación de la guerra en el Líbano, la agencia Reuters difundió una foto en la que se veían varias columnas de humo levantándose sobre Beirut tras un ataque de la aviación israelí. Little Green Footballs, un blog norteamericano, descubrió que el ataque era cierto, pero no había producido tanto humo.

El fotógrafo había empleado la herramienta “clonar” del programa de retoque Adobe Photoshop para multiplicar la humareda por toda la instantánea. El escándalo fue monumental, tanto por lo cutre de una manipulación fotográfica al alcance de cualquier aficionado, como por el hecho de que fuese distribuida a escala mundial por la prestigiosa Reuters. La agencia se vio obligada a pedir perdón y rescindió el contrato con el fotógrafo local que se la había colado.

Ositos de peluche
Tras Pallywwod y el Reutersgate del Líbano los palestinos se han cuidado muy mucho de volver a manipular torticeramente fotografías y vídeos para la televisión. En la era de YouTube y las redes sociales son demasiados los ojos que escrutan cada pixel como para arriesgarse.

La técnica que ahora se lleva es la de preparar concienzudamente los planos como si aquello fuese set de exteriores. La población se presta a estas farsas. Es muy habitual, por ejemplo, ver ositos de peluche estratégicamente situados entre las ruinas de un antiguo almacén donde, por descontado, no vivía ningún niño. Pallywood no ha muerto, se ha transformado, pero sigue dando que dudar.

Síndrome de Yihad Súbito
Eduard Yitzhak, GEES 26 Mayo 2013

Daniel Pipes escribía en noviembre de 2001 a raíz del atentado islamista del 11-S en New York: "Los individuos yihadistas pueden aparentar ser razonables y respetuosos con la ley, pero son parte de un movimiento totalitario, y como tales, todos deben ser considerados asesinos potenciales" [.1].

A pesar de haber sido criticado por los “bienpensantes” izquierdistas y relativistas morales, Daniel Pipes reconoce haberse quedado corto. [2]

Hay una larga lista de terroristas de la pesadilla islamista en la que musulmanes supuestamente bien integrados en las sociedades occidentales aparentemente se transmutan súbitamente en asesinos de no-musulmanes. En esta serie hay médicos, como Malik Nadal Hasan, psiquiatra y comandante del Ejército de Tierra que asesinó a 13 compañeros en Fort Hood en noviembre de 2009. [3]
También eran médicos los ocho musulmanes relacionados con los atentados con coche bomba en Londres y Glasgow en junio de 2007 que trabajaban en hospitales del Reino Unido. [4] Estos son calificados erróneamente como “lobos solitarios”. [5] Entre los más reciente en la memoria colectiva, pero desgraciadamente no serán los últimos, destacan los hermanos Tsarnaev, el menor de ellos Dzhokhar ciudadano norteamericano y estudiante de Medicina, y el mayor, Tamerlan, relacionado con el triple crimen perpetrado en Waltham, cerca de Boston, el 11 de septiembre de 2011 en el que aparecieron degollados tres jóvenes judíos, Brendan Mess (25), Erik Weissman (31), and Raphael Teken (37) en el apartamento de Mess. Según había declarado el mismo TamerlanTsarnaev, Brendan Mess era su mejor amigo[6], “aparentemente” contraviniendo las ordenes de Alá a los musulmanes que prohíben a estos ser amigos de judíos y cristianos, Corán 5:51: ¡Creyentes! ¡No toméis como amigos a los judíos y a los cristianos! Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alá no guía al pueblo impío.

El miércoles 22 de mayo de 2013 fue degollado en la vía pública un soldado británico sin uniforme militar de unos veinte años de edad en Londres. El crimen fue perpetrado por dos musulmanes mientras gritaban Allahú Akbar [Alá es el más grande] y que aparentemente han grabado su crimen, guiado por la aleya del Corán 8:12: Cuando vuestro Señor inspiró a los ángeles: «Yo estoy con vosotros. ¡Confirmad, pues, a los que creen! Infundiré el terror en los corazones de quienes no crean. ¡Cortadles del cuello, pegadles en todos los dedos!» [7]

Generación espontánea y Pasteur
Aristóteles, basándose en la observación superficial que indicaba que surgían gusanos del fango, moscas de la carne putrefacta, organismos de los lugares húmedos, llegó a la conclusión de que la vida se estaba originando continuamente a partir de esos restos de materia orgánica, y estableció la teoría de la generación espontánea. Esta creencia fue profundamente arraigada en la ciencia hasta la segunda mitad del siglo XIX. Los experimentos de Redi (1668), Spallanzani (1769) demostraron que no existe la generación espontánea de la vida, abriendo camino a Louis Pasteur. En la segunda mitad del siglo XIX el científico francés realizó una serie de experimentos que probaron definitivamente que también los microbios se originaban a partir de otros microorganismos y que el origen de un ser vivo solamente se produce a partir de otro ser vivo. Hoy en día la comunidad científica considera que la teoría de la generación espontánea está plenamente refutada. Otro tema es el del origen de la vida que no tiene nada que ver con el de la génesis de los gusanos o moscas. [8]

Hoy en día muchos políticos y líderes de opinión, aunque cada vez menos, creen en la teoría de la generación espontánea del lobo solitario islamista, y piensan que un musulmán espontáneamente deviene terrorista por mutación o desviación súbita de la corriente mayoritaria del Islam, y no reparan en que no es necesario tener un contacto directo y orgánico con Al Qaeda, aunque si es imprescindible tenerlo con círculos o ambientes yihadistas, como mezquitas, madrrassas, en la cárcel, con imanes, jeques, o por Internet.

Los terroristas se originan a partir de círculos y ambientes de otros islamistas y el origen de un islamista solamente se produce a partir de otro islamista que se basa en los hechos y dichos de los primeros seguidores de Muhammad y de este mismo.

Hay musulmanes de nacimiento o conversos al Islam [9]que se islamizan, se “radicalizan”, y cuando estos quieren devenir en ejemplo y modelo de “buenos” musulmanes aceptan y practican todas las ordenanzas musulmanas, incluida la Yihad. Hay otros musulmanes que se radicalizan, se islamizan, por miedo, miedo ante sus familias y sociedad con el objetivo de limpiar ante aquellas y Alá sus graves faltas, como las adulteras árabe-palestinas que devinieron shahids -islamikazes-.

Otros están presionados por sus propios preconceptos, “la viuda ha de vengar al cónyuge muerto en el Yihad”, o “el hermano ha de vengar al hermano” - como las islamikazes viudas negras chechenas en Rusia, o por el deseo de integración en grupos sociales islámicos, en búsqueda de heroicismo o “subir épicamente a la familia en el altar de la fama islámica y del mundo musulmán”. También los hay que llegan al Yihad por un misticismo religioso sustitutivo a su falta de identidad propia y deseo de integración en grupos musulmanes. Y también los hay, aunque estos no son numerosos, como recurso económico por la ayuda monetaria que reciben todas las familias de los shahids -islamikazes- por parte de ONG islámicas y gobiernos musulmanes.

Estos asesinos, retardados y degenerados morales pero que, con alguna excepción, en absoluto son disminuidos cultural e intelectualmente, todos ellos y sin excepción tienen toda una ideología estructurada y cimentada en las enseñanzas coránicas que reciben de sus líderes religiosos.

Caldo de cultivo para el islamismo
Obviamente en primer lugar para ser yihadista es necesario ser musulmán, aunque es bien cierto que todo terrorista islámico es musulmán, no es menos cierto que no todo musulmán es terrorista.

El Islam es una religión con más de mil cuatrocientos millones de fieles y existe desde hace más de 13 siglos. Esta religión incluye a todos los fieles musulmanes, desde los generalmente discretos sufíes hasta los yihadistas.

Podríamos clasificar grosso modo a los musulmanes como nominales, moderados y radicales (o islamistas). Dentro de los islamistas destacan los yihadistas, los combatientes que practican y llevan a cabo el Yihad, siendo estos una minoría pero apoyados plena y moralmente por el resto de islamistas y justificados por gran parte de los moderados y nominales.
Únicamente los radicales están dispuestos a morir matando y perpetrar atentados en nombre del Islam y de Alá. En diversos grados, los musulmanes nominales y moderados sienten ante los crímenes religiosos desde indiferencia a justificación y complacencia y los islamistas gozan plenamente. Sólo unos cuantos son capaces de mostrar públicamente rechazo ante la barbarie del totalitarismo islámico. Se podrá aducir que muchos musulmanes tienen miedo a manifestarse contra la barbarie islámica y sus crímenes, pero nadie sabe mejor que los mismos musulmanes el verdadero ambiente se respira en el medio musulmán, y si ellos están amedrentados es porque son conscientes del gran apoyo que gozan estos islamistas.

Según las fuerzas de seguridad occidentales, en Occidente un quince por ciento de musulmanes son islamistas, pero este porcentaje va en aumento.
Hay una gran permeabilidad en el paso de musulmán nominal a moderado y de este a radical –islamista-, el proceso inverso es realmente muy complicado y peligroso por las represalias de los islamistas a sus ex compañeros.

Las escuelas religiosas musulmanas, las madrassas, tanto en Occidente como en el mundo musulmán, están financiadas mayormente por Arabia Saudita, y son los centros en los que se adoctrina a los niños en el integrismo sunita wahhabita que inculca a los infantes el odio contra el no musulmán.

Gran parte de las mezquitas y sus imanes en Occidente reciben fondos y son costeadas por Arabia Saudita. En muchas mezquitas se infunde el yihadismo.

Muchos de estos musulmanes en Occidente ven televisión de Al Yazira, de Qatar, y de otros países islámicos. Arabia Saudita e Irán son el modelo de país para los sunnitas y chiítas respectivamente, ambos estados financian organizaciones terroristas que asesinan en nombre del Islam.

En las cárceles muchos musulmanes son reorientados en el islamismo como camino de redención social ante su colectividad.

En muchas ciudades europeas existen zonas Shari´a en las que se aplican las leyes y códigos del Islam. También los musulmanes que no observan la Shari´a son amonestados o se les inflinge castigos físicos por parte de islamistas que ejercen el rol de policía religiosa islámica.

Silencio cómplice
Ante crímenes religiosos cometidos en nombre de Alá o del Islam, a veces hay algún lacónico comunicado de entidades musulmanas, pero no se han producido movilizaciones por parte de musulmanes en contra del yihadismo ni de la presunta “malinterpretación” por parte de los presuntos “desviados del Islam”, como algunos líderes musulmanes afirman cuando se refieren a sus correligionarios islamistas, con el fin de congraciarse con la población occidental.

El silencio e indiferencia de la gran mayoría de los musulmanes ante los crímenes perpetrados por sus correligionarios y en nombre de su religión deviene un silencio cómplice que refuerza a los islamistas, ya que la falta de rechazo es entendido, y posiblemente puede que tengan razón al interpretarlo así, como un apoyo real al terror del totalitarismo islámico.

Si en lugar de ser dos islamistas los asesinos del soldado británico degollado hubieran sido dos argentinos o dos españoles los criminales y que lo hubieran justificado a causa de la guerra y ocupación de las Malvinas y de Gibraltar, respectivamente, los líderes políticos y plenamente la sociedad argentina o española hubiera manifestado su claro y total repudio y rechazo a este asesinato.

Este silencio sólo ocurre entre musulmanes. ¿Porqué este silencio, si es que en verdad ellos están en contra del yihadismo y sus crímenes?

Combate contra el yihadismo
El Islam a lo largo de su historia todavía no ha tenido una reforma que reinterprete la religión y respete la alteridad, separe la religión de la política, reduzca la religión al ámbito de lo privado y abandone el proselitismo violento. El Islam se mantiene como en tiempos de la Yihad, la Guerra Santa, de Muhammad y sus primeros seguidores.

La guerra contra el yihadismo es ideológica, y será únicamente en este campo donde se decidirá el resultado. Previamente es imprescindible derrotarlo en el campo policial y militar, especialmente donde el combate es bélico y terrorista, como en Mali, Nigeria, Afganistán, Filipinas, Israel. Mientras haya estados poderosos como Arabia Saudita e Irán, que financian y alientan el islamismo a nivel planetario, la derrota militar no está garantizada. Los cuerpos y fuerzas de seguridad de los estados occidentales y los servicios de inteligencia tendrán que conocer el Islam y el islamismo y sus entresijos y colaborar estrechamente.

Para combatir el yihadismo es necesario ayudar a los reformistas musulmanes, tener exclusivamente como interlocutores de las comunidades musulmanas a los moderados, impedir la financiación de mezquitas e imanes por parte de países islamistas como Arabia Saudita e Irán, observancia de los discursos de los jeques e imanes que lideran a sus fieles, exigir a los líderes y miembros de las comunidades musulmanas su explícito y manifiesto rechazo a estos crímenes, tratar con leyes antiterroristas a los líderes religiosos y fieles que alienten el islamismo y el odio al “infiel”, exigir la reciprocidad a los países musulmanes en la construcción de iglesias y sinagogas en Arabia Saudita y países musulmanes y exigir el respeto real y factual a las minorías cristiana y judía en los países musulmanes.

[1] http://www.danielpipes.org/79/fighting-militant-islam-without-bias
[2] http://www.danielpipes.org/3450/sudden-jihad-syndrome-in-north-carolina
http://es.danielpipes.org/3459/sindrome-de-jihad-subita-en-carolina-del-norte
http://es.danielpipes.org/4218/como-poner-fin-al-terrorismo

[3] http://www.lavanguardia.com/internacional/20091105/53818411360/un-psiquiatra-militar-mata-a-trece-personas-en-la-base-militar-de-fort-hood-en-texas.html
[4] http://www.listindiario.com/las-mundiales/2007/7/3/19106/Los-ocho-detenidos-por-los-atentados-en-Gran-Bretana-son-medicos
http://www.elconfidencial.com/cache/2007/07/03/11_policia_australiana_detiene_medico_indio_relacion_atentados_glasgow.html

[5] http://www.rtl.de/cms/news/rtl-aktuell/terror-angst-in-london-britischer-soldat-zerstueckelt-2ece6-51ca-14-1512394.html
[6] http://www.dailymail.co.uk/news/article-2322750/Tsarnaev-brothers-Investigators-growing-evidence-Boston-bombers-slit-throats-men.html
http://news.lalate.com/2013/05/22/ibragim-todashev-tied-to-brendan-mess-erik-weissman-raphael-teken-report/
http://www.thedailybeast.com/articles/2013/04/23/tamerlan-tsarnaev-s-best-friend-brendan-mess-an-unsolved-killing.html
http://en.wikipedia.org/wiki/2011_Walham_murders
http://www.gees.org/articulos/atentado_de_boston_erroneas_teorias_de_inadaptacion_9695

[7] http://www.lavanguardia.com/internacional/20130522/54373753501/alarma-reino-unido-posible-atentado-islamista.html
http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2013-05-22/asesinan-a-un-militar-en-el-sur-de-londres-al-grito-de-ala-es-grande-1276490892/
http://news.sky.com/story/1094437/woolwich-assailants-filmed-hacking-attack
http://www.pi-news.net/wp/uploads/2008/04/obsession_manuskript.pdf

[8] http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Miller_y_Urey
[9] http://blogs.periodistadigital.com/totalitarismo.php/2012/11/19/la-vida-de-una-ex-cristiana-convertida-a

© 2003-2009 GEES - Grupo de Estudios Estratégicos

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La lección de Ondarroa
FERNANDO SAVATER  EL CORREO  26 Mayo 2013

Por lo visto, la gente de Bildu quiere estar en las instituciones, sublevarse contra las instituciones y también encabezar a la policía que reprime a los infractores antisistema.

En cierto episodio de su saga Guillermo Brown, uno de los héroes más inolvidables de mi infancia, asiste a una conferencia –la primera de su vida– en la que el orador se ve interrumpido por un alborotador que debe ser expulsado de la sala. Guillermo queda impresionado por el espectáculo y decide que le gustaría ser conferenciante. Claro que también es atractivo el papel de quien se dedica a expulsar alborotadores, de modo que su ideal es un orador que de vez en cuando baja de su tarima para poner de patitas en la calle a los que molestan. Y, aunque Guillermo no lo admite explícitamente, interrumpir una charla es aún más divertido que darla, de modo que lo perfecto sería pronunciar una conferencia, protestar contra ella y expulsarse a sí mismo de la sala. Así no se pierde uno ninguna parte de la diversión.

Algo parecido parece tentar a la gente de Bildu, que por lo visto quiere estar en las instituciones, sublevarse contra las instituciones y también encabezar a la policía que reprime a los infractores antisistema. Renunciar a la violencia pero indultar y ensalzar a quienes la han cometido y apoyado; dictar leyes, la primera de las cuales debe ser la que autoriza a violar las leyes injustas, etc… En una palabra repicar, ir en la procesión y además declararse ateos. Y todo por el mismo precio, es decir cobrando y sin pagar. Vaya juerga.

Lo ocurrido en Ondarroa durante la accidentada detención de Urtza Alkorta, condenada por el Tribunal Supremo por colaboración con ETA, es un ejemplo de esta polivalencia de quienes pretenden estar en las instituciones y contra ellas, todo a la vez. Para los puros todo es puro, sobre todo cuando son ellos mismos quienes decretan en qué consiste la pureza, la democracia y todo lo demás. Desde su punto de vista la cosa se comprende como muy conveniente, pero lo raro es que encuentren en gente (o medios de comunicación) que en principio no comparten ni sus intereses ni su ideología tanta disposición a aceptar el lenguaje con que legitiman su batiburrillo político. Por ejemplo, ese ‘misterium magnum’ que es el llamado ‘proceso de paz’, el cual hasta tiene su ponencia parlamentaria en gestación y todo en Ajuria Enea.

Porque, vamos a ver, un proceso es una serie de pasos y un itinerario que debe llevar a conseguir algo, la ‘paz’ en el caso que nos ocupa. ¿Alguien puede aclararme a qué distancia estamos de la paz y cuánto falta para conseguirla? Y aún algo previo: ¿alguien puede aclarar quién es el que decidirá cuándo estamos ya en paz y cuál es la paz definitiva que nos conviene? Porque si la paz a que aspiramos es un cierto ordenamiento de la convivencia y no una armonía mística de las almas o la comunión de los santos, no parece hoy por hoy una meta tan lejana e inalcanzable: tenemos un Parlamento en el que están representadas todas las tendencias deseables e incluso hasta alguna indeseable, tenemos instituciones locales de signo político diverso, tenemos libertad de expresión y hasta de vociferación, tenemos hacienda propia y todo ello dentro de un Estado de derecho que precisamente ha tenido que defenderse contra el terrorismo que durante tanto tiempo –y aún ahora, como amenaza– pretendió destruir la normalidad del ejercicio democrático. No tenemos la paz de los cementerios, desde luego, que los criminales querían para sus adversarios y lograron en demasiados casos, ni un discurso único sobre lo que pasó, lo que pasa y lo que va a pasar, que es incompatible con la libertad racional de los ciudadanos (dejemos esa mitología pringosa del ‘pueblo’ aparte), pero lo que tenemos es lo que suele llamarse ‘paz’ en todos los lugares civilizados.

En nuestra época de ahorro forzoso y recortes forzados, no entiendo a qué viene derrochar tiempo y fondos en buscar lo obvio o lo imposible. ¿Una ponencia de paz? ¿Un ‘suelo ético’ (sic)? Por mí no hace falta que se molesten, porque ya tengo la mía basada en buenas razones y no voy a cambiarla por otra: es la Constitución de España y el Estatuto vasco. Exactamente lo que hemos logrado defender contra ETA y lo que nos ha defendido a todos contra la banda terrorista, gracias a sus fuerzas de seguridad, leyes, jueces, etc… La señora Mintegi se escandaliza de que la Policía vasca pueda ser un brazo «de la Policía española». Anda, pues ¿qué se había creído? La Ertzaintza es una muy distinguida rama de la Policía española (y no de los servicios auxiliares de ETA), lo mismo que el Parlamento autónomo vasco al que pertenece la propia señora Mintegi es parte muy respetable de las instituciones del Estado español (y no una franquicia concedida por los terroristas para llevar a cabo su proyecto político y llamarlo ‘paz’). Si no fuese así, a la señora Mintegi en sus idas y venidas más o menos institucionales iba a hacerle caso su… quiero decir, Rita la Cantaora.

Relatos vascos
Estamos muy lejos de la normalidad. Basta con salir a poblaciones de medio tamaño para sentirlo
Jorge M. Reverte. El Pais 26 Mayo 2013

ETA, la organización terrorista vasca a la que José María Aznar definía como el Movimiento Vasco de Liberación, ha dejado de matar. Por el momento, es así. ¿Ha cambiado mucho el País Vasco debido a esa decisión? En el aspecto más duro, sí. Los concejales del PSE y del PP van perdiendo el miedo, poco a poco, a que les den un tiro en la nuca por ser españoles. Es un salto cualitativo importante.

Pero, ¿han cambiado muchas más cosas en el País Vasco? La eliminación del miedo a la muerte no es poca cosa, pero estamos muy lejos de llegar a la normalidad. No hay que bucear mucho, basta con salir a poblaciones de medio tamaño para sentirlo. Por un momento, dejemos Bilbao (la del sitio, la que ha resistido siempre), San Sebastián (donde los que han resistido son héroes o están muertos) y Vitoria. Vayamos a pasear por Mondragón o por Hernani. Una buena recomendación de turismo. Las calles siguen llenas de pancartas con caras de asesinos para los que se exige la libertad por su condición de gudaris,de soldados vascos. Se hacen fiestas en las que en las casetas (txosnas) se exige no dar muestras de españolismo. Y entre risas y alcohol abundantes siempre en la patria de Sabino Arana, surgen los insultos a los que, con su comportamiento normal, arrojan sospechas de pertenecer a ese mundo imperial de los españoles.

Mencionar esos lugares es lo mismo que mencionar otros muchos, en los que la chulería, el matonismo de los patriotas sigue asomando en cada portal. Todo ello, acompañado con una muy importante “carga de razón”: el proceso de paz está estancado porque el Gobierno no da ningún paso adelante. La política penitenciaria no se ha modificado apenas desde que ETA anunció el cese de la violencia.

Los chulos, los matones, mantienen una importante representación pública. Muchos concejales, muchos diputados en el Parlamento autónomo. Muchos alcaldes. Y en todos ellos, el mismo comportamiento y el mismo argumento: si no hay movimiento desde el Gobierno español, el proceso no va a culminar.

¿Qué proceso? Se refieren, claro está, al que ellos mismos, con una corte bien pagada de mediadores internacionales escogidos también por ellos, han querido imponer. No ha habido ninguna negociación, ningún pacto en el que las presuntas dos partes tuvieran que ponerse de acuerdo para cambiar algo por algo. El mensaje es sencillo: ETA ha dado un paso. Hay que responder con otro, que es la política penitenciaria.

¿Por qué? Pues no lo sabemos. Solo sabemos que sigue habiendo militantes terroristas que andan sueltos, armados con pistolas, por el sur de Francia. Cada vez con menos dinero para mantener su escueto tren de vida, pero andan sueltos con pistolas. ¿Para qué? Tampoco nos lo han explicado. Brian Currin, el mediador por excelencia avisa: puede haber escisiones. Eso significa que algún descerebrado puede decidir matar por su cuenta.

Han dejado de matar, pero están ahí. Y su corte de hooligans les apoya y financia. Hasta ahí, más o menos, la cosa está clara. Hemos ganado una parte de la batalla, pero persiste una amenaza latente contra los demócratas (españoles, no se olvide).

Lo lacerante es que haya reclamaciones de una parte de ese sector, el de los demócratas, que pide acciones que equilibren el gesto de ETA. Según ellos, instalados algunos en el PSE, habría que mover las cárceles, adelantar permisos, atenuar condenas para que el llamado proceso siga adelante.

Pero, ¿qué proceso? Pues el que diseñó ETA, apoyó Bildu y todo el resto del mundo de la violencia, y quisieron controlar los mediadores. Un proceso al que se suman jubilosos “hombres de paz” como Arnaldo Otegi o Jesús Egiguren, enviando niñas a levantar ramos de flores en símbolo de reconciliación y amor.

Pero un proceso que intenta que se levante el castigo democrático a los asesinos de niños de guardias civiles, a los de concejales indefensos, a los de policías que solo cumplían con su deber. Un proceso que quiere sostener a los asesinos como parte negociadora y a las víctimas amordazadas. Un proceso con un relato construido en torno a la opresión de un país y a los “errores” cometidos por jóvenes impetuosos, xenófobos, totalitarios y sin escrúpulos.

Cabe la debilidad, provocada por el cansancio de tanto miedo acumulado. No es soportable pensarlo, pero cabe. Lo que no puede caber de ninguna manera es que el relato se construya así para las nuevas generaciones. Tiene que estar claro siempre quiénes fueron los asesinos y quienes los perseguidos.


Recortes de Prensa   Página Inicial