AGLI Recortes de Prensa   Viernes 7 Junio 2013

¿A quién hacemos caso?
Juan Carlos Martínez Lázaro El Confidencial 7 Junio 2013

Draghi aconseja a España "reducir gasto público improductivo y bajar los impuestos".

Con este titular recogía ayer este diario la noticia de la reunión del Consejo de Gobierno del BCE, en la que decidió mantener los tipos de interés en el 0,5% y no activar ninguna de las anheladas medidas para que se reactive el crédito en el sur de la zona euro.

Reducir gasto improductivo y bajar impuestos. La receta la compraría cualquiera que tuviera ganas de salir de la crisis y dos dedos de frente. Lo de bajar gasto improductivo, porque, como su nombre indica, no produce nada; y lo de bajar impuestos porque lo asociamos con crecimiento y, sobre todo, porque los que los pagamos, consideramos que pagamos demasiados. Por eso, la receta draghiniana se vende sola.

El lío empieza cuando la comparamos con otras recetas que nos han dado últimamente. Por ejemplo, las de la Comisión Europea, que a cambio de ampliarnos el objetivo de déficit en dos años, nos ha "recomendado", entre otras cosas, subir el IVA a muchos de los bienes y servicios que hoy tienen tipo reducido, por lo que el Gobierno tendrá que hacer suya dicha "recomendación".

Y el lío continúa cuando llega el Fondo Monetario y entona su mea culpa porque considera que a Grecia se le dio una sobredosis de austeridad, lo que ha provocado una contracción de la economía helena mayor de la esperada o recomendada. Sobredosis que la Comisión se ha apresurado a justificar, viniendo a decir que la austeridad aplicada era la correcta y que, gracias a ella, hoy Grecia se encuentra en el camino de la recuperación.

Es decir, que los tres integrantes de la troika parecen tener puntos de vista distintos sobre algunos de los aspectos claves de la política económica. Que si hay que subir impuestos, que si hay que bajarlos; que si hay que seguir con los recortes, que si estos pueden ser dañinos….

Además, si nos comparamos con otros, la cosa se complica aún más. Que si lo que hay que aplicar son políticas de estímulo monetario, tipo Reserva Federal o Banco de Japón y no las rácanas políticas del BCE. Que si la austeridad por la austeridad mata al paciente y que lo hay que hacer es estimular el gasto…

Como vemos, las recetas para salir de la crisis no faltan. No es de extrañar, por tanto, que Aznar reclame a su propio partido que baje los impuestos o que Rubalcaba pida, no se sabe muy bien a quién, que Europa combine austeridad con crecimiento. El caso es que puede que no sepamos a quién debemos hacer caso, ni qué debemos hacer, ni qué políticas aplicar, ni qué resultado obtendremos ni cuándo lo veremos.

Pero en lo que todos los actores implicados están de acuerdo es en que la economía española debe acometer un intenso proceso de reformas, entre la que es prioritaria la de las Administraciones Públicas. Y eso es, precisamente, en lo que da que la impresión que el Gobierno no hace caso. O si lo hace, lo hace a cámara lenta y de manera superficial. O a lo mejor lo hace, pero en ese caso, no nos estamos enterando y da la impresión que todo sigue igual y, lo que es peor, que va a seguir igual.

Draghi nos lee la cartilla
Primo González www.republica.com 7 Junio 2013

Mario Draghi era este jueves el hombre del día, superada la comparecencia relámpago de Miguel Blesa el miércoles. Se puede decir que ha decepcionado un poco, sobre todo porque los termómetros de la crisis han apuntado hacia el rojo: caída en la Bolsa, aumento del diferencial de tipos (por primera vez en varios meses rebasa la cota de los 300 puntos básicos), tensión en el bono a 10 años, que ha enfilado la senda que conduce rápidamente otra vez al 5% (terminó el día en el 4,71% tras haber iniciado la semana en torno al 4,4%) y en general desánimo generalizado porque se han incumplido las escasas expectativas de reacción por parte de la autoridad monetaria.

No había apenas fe en que bajaran los tipos, aunque en ese terreno ya hay poca esperanza porque en principio el margen de reducción, por debajo del 0,50% actual, es escaso y porque la rebaja de hace un mes, de 0,25 puntos, apenas se ha dejado notar. Pero se esperaba algo en relación con la mejora de las condiciones de financiación, sobre todo de cara a las empresas que suspiran por un crédito y no lo consiguen o lo obtienen a costa de pagar tipos bastante superiores al oficial, sobre todo en los países de la periferia. Los mercados financieros están casi rotos. No del todo porque las grandes empresas, entre ellas las españolas, están logrando financiación que no habían obtenido a los tipos actuales en toda su historia. Abertis ha firmado esta semana un crédito a diez años por debajo del tipo al que tiene que emitir el Tesoro español, que este jueves ha pagado un 4,536% de tipo marginal a 10 años.

Tampoco hay medidas de presión sobre las entidades financieras para que distribuyan el crédito entre los agentes económicos. Se había hablado de un tipo de castigo, negativo, para lograr que los bancos dejen de depositar su dinero en el BCE y lo repartan entre sus clientes. Pero no ha habido tal medida, lo que ha terminado por agudizar el desconsuelo de la economía real y de los mercados.

Más aún, la habitual rueda de prensa de Mario Draghi ha servido, caso insólito, para que el máximo responsable del BCE lanzara consejos y recomendaciones, admoniciones más bien, a España. “No suban los impuestos, que ya bastante altos están, bajen los gastos improductivos”, ha venido a decirle Draghi al desconcertado Rajoy, quien un día antes había escuchado mensajes algo diferentes en Bruselas, en donde sugieren subida del IVA y más reformas. ¿Quién lleva realmente el timón en Europa? ¿A quién hay que hacerle caso?

Todos quieren que España cuadre el círculo, pero esto no es posible. Y los mercados, viendo lo visto, han arremetido este jueves contra lo que suene a español, mientras The Wall Street Joornal lanzaba un elogioso editorial asegurando que Italia ha cumplido sus deberes y se encamina hacia el éxito. Por el camino de la excelencia, no importa que la crisis política e institucional tenga al país sin rumbo aparente. Pero en Italia la clase política parece un actor de tercera, un invitado que no corta el pastel en la actividad real de los negocios, en la marcha de la economía.

De forma que España ha tenido que encajar este jueves dos golpes seguidos: Draghi que dice que si no se logra reducir el déficit en dos años de forma sustancial los mercados nos van a castigar y el WSJ asegurando que para cumplidores, los italianos, nuestros hermanos de periferia y también, al mismo tiempo, competidores. En este juego de los mercados conviene no olvidar que España e Italia son como vasos comunicantes en algunos aspectos, ya que lo que engorda a uno es a costa del ayuno del otro. Y parece que en esta tanda estamos jugando el peor partido. No hay más que mirar los indicadores de los mercados.

Ahora no, ahora sí
VICTORIA PREGO. EL MUNDO  7 Junio 2013

Bienvenidos a la casa común del respeto a las leyes y a las decisiones de los tribunales. Es una buenísima noticia, y notablemente significativa, además, que los servicios jurídicos del Parlamento de Cataluña hayan enviado al Tribunal Constitucional un puntilloso escrito de alegaciones pidiéndole que levante la suspensión cautelar que pesa sobre la declaración de soberanía aprobada por el propio Parlament. La buena noticia consiste en que, por fin, desde las altas instituciones catalanas aparece un signo de que están dispuestos a acatar a lo que digan los tribunales. O, al menos, que lo están de momento y mientras esos tribunales no decidan algo que al nacionalismo no le convenga.

Que a nadie le quepa duda de que, si el TC admite los argumentos de los servicios jurídicos y da por buena su explicación de que esa resolución no es más que una manifestación de la libertad de expresión «en el marco de la relación de confianza propio del sistema parlamentario», el nacionalismo catalán, independentistas incluidos, agitarán gozosos esa resolución. Y exigirán que sea respetada y cumplida al pie de la letra por parte del Gobierno. «El Constitucional dixit», argumentarán. Lo que diga el tribunal hay que cumplirlo. Y tendrán razón.

Otra cosa será ver qué sucede si no atiende a sus requerimientos, bastante fundamentados, por otra parte. En ese caso, es seguro que habrá rebelión y que se volverá a restregar por la cara de los ciudadanos catalanes esa monumental estafa, ese embuste al que tan aficionados son Artur Mas y sus colaboradores que es el inexistente e imposible «choque de legitimidades». Y ahí será cuando se exhiban sus vergüenzas institucionales.

Porque la gracia de todo esto es que, con inexcusable criterio lógico y democrático, los servicios jurídicos del Parlament recuerdan eso tan sabido, pero tan poco respetado por la Generalitat, de que «el principio de legalidad al que están sujetos los poderes públicos y los ciudadanos, lo definen las leyes». No en todos los casos, letrados. Los actuales poderes públicos de Cataluña no se someten al principio de legalidad cuando no coincide con sus propósitos. Y eso tan escandaloso es lo que más radicalmente desacredita a sus representantes. No sólo ante el resto de España, también ante el resto de Europa.

Es posible que el Constitucional dé por bueno el argumento de que lo aprobado en el Parlament es una mera declaración política sin efectos jurídicos y que, por lo tanto, no altera la legalidad ni vulnera la Constitución. Pero, sea cual sea su decisión, no ha estado nada mal que el Gobierno haya impugnado la declaración soberanista.

Esa decisión, política, ha servido para que los independentistas comprueben que cada paso que den en una determinada dirección, tendrá la correspondiente respuesta gubernamental. Y que, cuando de verdad todos nos topemos con la ley, habrá que aquietarse a ella. Tal como quiere el nacionalismo que haga el Gobierno cuando hable el TC.

Contra la nueva mentira
HERMANN TERTSCH ABC  7 Junio 2013

Otra vez en nuestra historia, la mentira se quiere imponer a la memoria limpia
SIEMPRE hemos sabido que no debe construirse sobre cimientos podridos. Pero a la hora de construir el edificio de nuestra convivencia nacional, las prisas, la buena intención mal entendida o también, aquí por supuesto, la cobardía, nos hicieron olvidarlo. Cuando estamos cerca de que se cumplan cuarenta años de la muerte de Franco, hoy que tantas ilusiones han caído, tantos espejismos se difuminaron y tanta impostura está expuesta, hay que reconocer que nos faltó coraje para construir la reconciliación nacional y la unidad de la historia común sobre cimientos sanos y veraces. Cierto que es fácil juzgar hoy cuando conocemos los resultados. Y cierto es también que, sin la magna tragedia en nuestra historia reciente, nuestro descarrilamiento como Nación como consecuencia directa de las bombas del 11 de marzo del 2004, nuestro balance podría ser otro.

Pero nuestra transición política cometió graves errores al redactar la Constitución de 1978 y al infravalorar los peligros que sobre ella se cernirían. Por urgencia, negligencia y debilidad, también por buena fe, no supo establecer una base histórica común, verdadera. Y se permitió que, como gran excepción de la regla de que la historia la escriben los vencedores, fueran los perdedores de la guerra los que impusieran su versión. Una versión tan cuajada de mitos y mentiras como la de los vencedores, vigente durante el franquismo.

El rodillo de la supuesta legitimidad democrática monopolizada por la izquierda pasó por encima de todas las verdades incómodas. Así se impuso la mentira del pueblo antifranquista español y «nacionalidades» invadidas, de la república impoluta e impecablemente democrática, de los golpistas héroes si querían destruir España y golpistas villanos si querían preservarla. Solo gracias a esa conquista subrepticia de la supremacía moral y del práctico monopolio del relato histórico, con la mentira omnipresente del antifranquismo legitimador, se ha podido avanzar tanto en la destrucción impune y prácticamente incontestada del gigantesco legado histórico y la apabullante legitimidad de la realidad de la Nación española. Esta tragedia comenzó a gestarse durante el desmantelamiento y liquidación de la dictadura.

Cuando sus promotores liquidaron las mentiras de los vencedores. Pero también a las verdades. Así nuestra democracia ha estado podrida por la base en su mentira antifranquista que pretendía que en España ganó la guerra ?y gobernó con paz y sin oposición hasta que murió el dictador? una ínfima minoría de generales, caciques y sotanas. Los más callados y dóciles en la dictadura, que eran la inmensa mayoría de la sociedad española, fueron inducidos a expresar su antifranquismo militando con compensatoria virulencia en contra de todo lo defendido en su día por Franco. También contra la evidencia, de su propio pasado, de la verdad recordada, la autoridad y, por supuesto, la unidad de España.

Ahora hay otra gran mentira con la que quieren anclar y hacer irreversible esta miseria. Es la de la legitimidad de ETA. La del supuesto conflicto histórico que se resolvería con una transición entre iguales como en su día se pretendió entre las dos Españas. Es una nueva infamia. Que la izquierda ya ha asumido por completo e intenta con creciente éxito imponer en la derecha española. Uno de sus últimos obstáculos son las víctimas del terrorismo. Son el peor un escollo para la indigna pero además ciega y suicida política de conveniencia. En un tremendo libro ahora publicado por la Fundación Villacisneros, «Cuando la maldad golpea», víctimas hablan de su verdad íntima. En dura contraposición a la mentira oficializada que necesita ignorarlas. Otra vez en nuestra historia, con la cobardía por aliada, la mentira se quiere imponer a la memoria limpia. En este lamento por el olvido se refleja la consumación de la tragedia de España.

La prima de riesgo escala a los 314 p.b.
Draghi pide a España bajar impuestos y el gasto público pero ignora el crédito para pymes y enfría al Ibex

REPÚBLICA / EP | FRANCFORT www.elsemanaldigital.com 7 Junio 2013

Los gobiernos de la eurozona que, como en el caso de España, se hallan inmersos en "dolorosos" procesos de consolidación fiscal deben tratar que estos "inevitables" ajustes sean en la medida de lo posible favorables al crecimiento, algo que no se consigue con subidas de impuestos y sí con el recorte del gasto público improductivo. "Muchos países han buscado la consolidación fiscal mediante subidas de impuestos porque es lo que resulta más fácil y eso no ayuda al crecimiento puesto que se produce en una región donde los impuestos ya eran elevados", dijo Draghi al ser preguntado por la consolidación fiscal española. De lo que no ha dicho una sola palabra es de las medidas para fomentar el crédito a las pequeñas y medianas empresas que le ha venido reclamando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Acto seguido, las bolsas se han desinflado y la prima de riesgo española ha escalado hasta los 314 puntos básicos.

En el caso del Ibex 35, que ha estado repuntando casi un 1% durante buena parte de la mañana, las subidas se han transformado en caídas hasta ceder un 0,89% y quedar En Europa, el Eurostoxx 50, índice de referencia de la bolsa de la Eurozona, se ha dejado un 1%, el Dax alemán un 1,05%, el Cac francés un 0,85%, el Ftse 100, los 100 principales valores de la Bolsa de Londres, un 1,2%. Mención especial tiene el Mib italiano que ha sufrido un deplome del 2,63% con el sector bancario como principal damnificado.

Con su silencio sobre eventuales medidas de apoyo a las pymes, Draghi ha echado un jarro de agua fría a los mercados. El presidente del BCE, por otra parte, se ha mostrado partidario de favorecer el crecimiento de la economía a la vez que se llevan a cabo ajustes mediante la bajada de impuestos y el recorte del “gasto público improductivo”, aunque ha admitido que esto resulta más difícil de aplicar para los gobiernos.

Asimismo, respecto al relajamiento de los objetivos de déficit autorizados por la Comisión Europea a media docena de países, el banquero italiano ha subrayado la suma importancia de que estas decisiones “se reserven para circunstancias excepcionales”. “La consolidación fiscal es y continúa siendo inevitable. Esto debe quedar claro”, ha afirmado Draghi.

Sindicatos y patronal han de ser especialmente controlados
EDITORIAL Libertad Digital 7 Junio 2013

Los dos sindicatos mayoritarios y la principal organización empresarial han rechazado con igual firmeza las pretensiones del Gobierno de incluirlas en la Ley de Transparencia. UGT, CCOO y CEOE coinciden en defender que se trata de entidades privadas y que por eso no tienen por qué rendir cuentas a la Administración de sus finanzas, más allá de la justificación documental de las subvenciones puntuales que reciben anualmente.

El argumento sería válido si no fuera porque tanto los sindicatos como la patronal son mucho más que simples entidades privadas receptoras de subvenciones aisladas para un fin predeterminado. Muy al contrario, administran los fondos públicos destinados a los planes de formación, procedentes de las cotizaciones de los trabajadores y de los impuestos de todos los contribuyentes, lo que las convierte prácticamente en unidades administrativas gestoras de un enorme volumen de recursos públicos, sobre cuyo destino real caben toda clase de sospechas bien fundadas. Este año gestionarán unos 3.000 millones para estos cursos –por otra parte, perfectamente inútiles–, pero hasta la llegada de la crisis UGT, CCOO y la CEOE han manejado más de 7.000 millones anuales para estos planes de formación en régimen de oligopolio, que sólo la tímida reforma del Gobierno de Rajoy para permitir a las propias empresas ocuparse de la formación de sus empleados ha conseguido liberar en parte.

Sólo ese ingente caudal de fondos públicos puestos a disposición de esas tres organizaciones debería ser un motivo suficiente para que ninguno de sus dirigentes se atreviera a exigir su exclusión de la Ley de Transparencia, pero es que las tres organizaciones reciben además subvenciones públicas de todo tipo y procedencia, así como pagos correspondientes a su mediación obligatoria en la tramitación de expedientes de regulación de empleo, en el caso de los sindicatos, que convierten las aportaciones por cuotas a las que apelan sus dirigentes en una circunstancia anecdótica de escasa influencia en sus finanzas anuales.

Patronal y sindicatos sostienen con desfachatez su pretensión de seguir rindiendo cuentas como lo han venido haciendo hasta el momento, asegurando que los controles actuales son más que suficientes para garantizar la limpieza de su conducta. No debe sorprender esta preferencia por mantener el estado actual de cosas, pues, como hemos demostrado en Libertad Digital, ni sindicatos ni patronal han sido jamás auditados por el Tribunal de Cuentas, único organismo oficial dedicado expresamente a controlar la aplicación de los fondos públicos. Lejos de ello, las tres organizaciones se limitan a aportar justificaciones documentales genéricas sobre las subvenciones recibidas, sin que sus finanzas pasen el control riguroso al que deberían estar sometidas desde hace ya muchos años.

UGT, COOO y CEOE, cuya representatividad real es muy inferior a la que esgrimen y el Gobierno acepta, reciben ingentes fondos públicos de las más diversas procedencias y para los fines más variopintos, como hemos denunciado en Libertad Digital en más de una ocasión. Precisamente por su condición de organizaciones paraestatales encargadas de la gestión directa de partidas completas del presupuesto público, han de ser controladas con el mismo rigor que el resto de órganos que van a estar sujetos a las exigencias de la inminente Ley de Transparencia. En caso contrario, deben renunciar a apropiarse de un solo euro público, o el Gobierno debe obligarlas a sacar sus manos del bolsillo del contribuyente. Lo que sea menester con tal de que sindicatos y patronal dejen de disfrutar de esa obscena e intolerable opacidad.

CEOE y sindicatos se niegan a publicar sus sueldos
No quieren que sepamos lo que gastan
Agencias. GACETA.es 7 Junio 2013

CCOO y UGT temen que la Ley limite su "autonomía organizativa". La CEOE se considera "entidad privada" y se niega a publicar las retribuciones de sus altos cargos. Ambas reciben subvenciones públicas.

Sindicatos y patronal, a pesar de recibir sustanciales subvenciones públicas, se creen con la potestad de diferenciarse de los partidos, por lo que piden que sus cuentas no estén sometidas al mismo control que el de las organizaciones políticas. Representantes de CCOO y UGT han exigido hoy al Congreso que su sometimiento a la Ley de Transparencia no limite su "completa autonomía organizativa", ni suponga una "injerencia de los poderes públicos" en la libertad sindical.

En una comparecencia ante la comisión parlamentaria que tramita el texto, el secretario de Estudios de CCOO, Rodolfo Benito, ha advertido de que, en el caso de las organizaciones sindicales, la obligación de "información activa" que recoge la ley debe "quedar limitada al ámbito de la gestión de los recursos públicos y de los programas de financiación pública que gestionan". Benito ha defendido que tampoco hay que "confundir" la obligación de los sindicatos con la de los partidos políticos "a la hora de dar cuenta ante el conjunto de la sociedad de su financiación, su actividad y los posibles conflictos de intereses entre sus cargos y dirigentes".

El secretario de Participación Sindical e Institucional de UGT, Frederic Monell i Lliró, ha recordado que, según la OIT, una "disposición que reserve al Gobierno el derecho de verificar lo fondos sindicales es incompatible con el principio de que los sindicatos deben tener el derecho de organizar su administración y que las autoridades públicas deben abstenerse de cualquier intervención que tienda a limitar este derecho o a entorpecer su ejercicio".

"No se puede asimilar sin más la obligación de información activa que pesa sobre el conjunto del sector público a la que puedan tener las organizaciones sindicales", ha comentado Benito, subrayando que este mandato de publicidad activa ha de limitarse "a la gestión de los recursos públicos y los programa de financiación pública que gestionen". También ha pedido que no se confunda "la posición de los sindicatos con la de los partidos políticos a la hora de dar cuenta ante el conjunto de sociedad de su financiación, su actividad y de los posibles conflictos de intereses entre sus cargos y dirigentes".

Con el mismo objetivo de diferenciar a los sindicatos de los partidos, Monell ha recordado que las organizaciones sindicales no están sujetas a una ley de financiación como sí lo están las políticas. Los representantes de las dos centrales sindicales han subrayado la necesidad de que se tenga en cuenta la "singularidad" que la Constitución confiere a los sindicatos, destacando que no sólo defienden a sus afiliados, sino los intereses de todos los trabajadores. En este sentido, Benito ha rechazado que se mandate a los sindicatos a publicitar sus estrategias ante el Gobierno o la patronal o en materia de negociación colectiva.

Así, el dirigente de CCOO ha detallado que los fondos que su sindicato recibe vía Presupuestos Generales del Estado o de administraciones autonómicas suponen sólo el 2,8 por ciento del total, y ha resaltado cómo se han recortado estas cantidades en los últimos años: Si en 2009 CCOO percibió 6,6 millones de euros de las cuentas estatales, este año esa cantidad se ha reducido a 3,5 millones. Además, ha incidido en que su sindicato ya es "transparente" y tiene colgados sus "balances" y "presupuestos" en su página web.

En términos similares se ha expresado Monell, quien ha puesto de relieve que el grueso de la financiación de UGT "no viene de fondos públicos". Aunque no ha ofrecido datos concretos, ha indicado que "los ingresos propios", provenientes de sus afiliados, superan el 70% del total. En este contexto, los dos han especificado que no utilizan para financiarse las subvenciones que reciben programas públicos finalistas, puesto que ese dinero sólo se puede utilizar para esos los proyectos y que, además, está tasado y sometido al control público. "Si se quieren hacer accesibles bien, pero ese dinero no financia a las organizaciones sindicales", ha enfatizado Monell.

Por contra, el responsable de UGT ha explicado que sí está permitido utilizar "para la realización de la actividad sindical" las subvenciones que reciben en función del resultado que obtienen en las elecciones sindicales, es decir, de su representatividad. Hace unos días el líder de CC.OO, Ignacio Fernández Toxo, se negó a participar en lo que definió como un "indecente striptease" sobre los sueldos que perciben determinados personajes públicos. Según ha explicado Benito en declaraciones a los periodistas tras su comparecencia, esa afirmación no contradice el deseo de su sindicato de someterse a la Ley de Transparencia.

La patronal no quieren tanta 'transparencia'
La CEOE y las organizaciones empresariales que representa consideran que "no deberían ser incluidas" junto a los entes públicos en la Ley de Transparencia, ha explicado hoy en el Congreso el presidente de la Comisión de Responsabilidad Social Empresarial de la CEOE y vicepresidente de CEIM, Juan Pablo Lázaro. En su comparecencia ante la comisión parlamentaria que tramita esta ley, el representante de los empresarios ha dicho que estos son "partidarios de un control público de los ingresos públicos, pero no de un control de los ingresos privados", y ha rechazado que sea legítima la "obtención de información de entidades privadas".

Lázaro ha argumentado que "no tiene sentido que una entidad privada deba informar periódicamente del estado de ejecución de su presupuesto", ni que tenga que "auditar obligatoriamente sus cuentas", y que no le parece "pertinente que las retribuciones de los altos cargos de las organizaciones empresariales sean expuestas públicamente".

Además, ha defendido la necesidad de un "control flexible" que permita el funcionamiento de sus 4.500 organizaciones, muchas de ellas muy pequeñas, a las que la ley impone "obligaciones formales difíciles de asumir".

Una ley por concretar
Desde hace meses los partidos políticos acordaron incluir en la Ley de Transparencia, tanto a los sindicatos como a las empresas privadas que reciban fondos públicos, pero aún no se ha concretado qué criterios de transparencia tendrán que cumplir. De hecho, es previsible que estos extremos no se concreten hasta el próximo martes, cuando finaliza el plazo para la presentación de enmiendas parciales a la ley.

El proyecto del Ejecutivo arrancó formalmente su camino en el Congreso el pasado jueves, cuando el Pleno del Congreso rechazó las enmiendas de totalidad que habían planteado todos los grupos de la oposición salvo del PSOE.

Sindicatos y patronal
El dulce encanto de la verticalidad
Emilio Campmany Libertad Digital 7 Junio 2013

A la CEOE y a los sindicatos les gusta mucho bailar zarabandas y minuetos, gigas y pavanas haciendo como que discuten y pelean, para luego ir de la mano cuando está en juego lo que realmente les importa. Entonces se hace patente la verdadera verticalidad en la que viven. La futura Ley de Transparencia incluye a las dos clases de organizaciones porque se financian con fondos públicos. Podría haber ocurrido que los sindicatos hubieran clamado ante la resistencia de la patronal a que los que la financiamos sepamos cómo gastan el dinero que les damos. También podría haber pasado que la patronal protestara contra la intención de los sindicatos de que sus cuentas no sean auditadas. Pero no. Los dos han estado perfectamente de acuerdo en no querer dar cuenta de lo que hacen con nuestros euros. Y lo han defendido con argumentos peregrinos.

Los sindicatos dicen que se financian en un setenta por ciento de las cuotas de sus afiliados. Pero a renglón seguido aclaran que esa cuenta no incluye el dinero público que reciben por los servicios que prestan. Supongo que se refieren a los cursos de formación, una sima donde se sepultan cientos de millones, y el asesoramiento que la ley obliga a que den en los ERE, que todavía no sé por qué hay que pagarlo, que parece que viven del paro que esos expedientes generan. Y la patronal alega que está bien que se fiscalice lo que se hace con el dinero público que recibe, pero que no tiene obligación de dar cuenta de lo que hace con el privado porque es una organización privada. Pero es precisamente disponer de financiación pública para atender a sus fines propios lo que le permite, por ejemplo, redondear el sueldo de sus directivos con las cuotas de sus asociados.

Esta unanimidad en el esfuerzo de mantenerse en la más estricta opacidad prueba lo poco que hemos avanzado en esto desde que se murió Franco, que organizó unos sindicatos verticales en cuya organización se integraban obreros y empresarios a la vez. Como vemos, la verticalidad ha sido suprimida tan sólo formalmente, pues ahora las organizaciones obreras y patronales están separadas, pero todas tienen intereses comunes y por eso obran con una unanimidad altamente sospechosa que sugiere la existencia de una verticalidad de facto.

Un sindicalista ha recordado que la Organización Internacional del Trabajo condena la injerencia de los Estados en la financiación y las cuentas de los sindicatos. Lo que no dice es que la OIT da por hecho que eso será cuando sea un sindicato de verdad, no un apéndice del Estado, financiado con fondos públicos. Si tanto les preocupa que averigüemos qué hacen con nuestro dinero, que renuncien a recibirlo, tanto bajo la forma de subvención como en concepto de pago por servicios de nula utilidad. Ya verán como eso no lo hacen. Ni el Gobierno dejará de untarles. Y encima se saldrán de la Ley de Transparencia. Ventajas de la verticalidad.

Las verdaderas lecciones sobre Grecia
Juan Ramón Rallo www.vozpopuli.com 7 Junio 2013

Siempre que el FMI habla, sube el pan. Y lo hace aun cuando casi nadie escucha lo que en realidad está diciendo. Como máximo representante del neoliberalismo salvaje –por mucho que se trate de una burocracia internacional creada por Keynes, alimentada con el saqueo de los contribuyentes y cuyo cometido esencial es el de rescatar a gobiernos manirrotos para que sigan despilfarrando– cumple su función social dentro del marco dominante del pensamiento único estatista proporcionando tendenciosos titulares de prensa que, casualmente, permiten cargar contra el libre mercado pero jamás terminan de ser lo bastante contundentes como para proceder al muy necesario cierre del Fondo.

Ya sucedió con el famoso ‘paper’ del economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, donde si bien reconocía errores de cálculo a la hora de anticipar los efectos contractivos de la austeridad, también admitía que no existía alternativa a los ajustes fiscales. Ciertamente, no estoy diciendo que el FMI tenga razón por el hecho de ser el FMI (debería, ciertamente, existir una presunción de lo contrario), sino que claramente resulta sesgado resultar la primera parte de la información y ocultar la segunda. Pues bien, el mismo patrón de desinformación se ha vuelto a reproducir con la reciente publicación del informe de evaluación de la asistencia financiera proporcionada a Grecia desde 2010.

La mayor parte de los medios han titulado con aspavientos que el FMI reconoce que subestimó el impacto de la austeridad en Grecia y que habría sido preferible que Grecia contara con una mayor asistencia financiera de sus socios comunitarios para minimizar los ajustes. No es que la exposición sea absolutamente falsa –bien sabido es que una media verdad resulta mucho más efectiva que una falsedad absoluta– pero desde luego oculta buena parte del razonamiento y de las conclusiones.

El informe del FMI sobre Grecia
De entrada, el FMI expone que el modelo de crecimiento de Grecia durante los primeros años del siglo XX era del todo punto insostenible. El crédito barato permitió basar su ‘boom’ económico “sobre enormes déficits fiscales financiados con crédito extranjero que permitieron que el gasto del país se situara por encima de su producción”. Sólo es necesario constatar que el gasto público se duplicó entre el año 2000 y el 2008 (pasando de 63.000 millones de euros a 117.000) gracias a unos déficits públicos que en 2008 alcanzaron el 10% y que, a su vez, se sufragaban con un endeudamiento exterior que incluso superó al español (el déficit exterior en 2007 y 2008 rozó el 15% del PIB). En suma, Grecia era un país que producía mucho menos de lo que consumía y que por tanto no paraba de endeudarse con sus acreedores extranjeros para mantener un insostenible tren de vida. Sí, a lo loco se vivía mejor, pero las locuras terminaron con la crisis.

Pasar de una economía privada esclerotizada y ‘deudómana’ a una productiva basada en el ahorro interno no se logra en un santiamén
Habiendo alcanzado en 2009 una ratio de deuda del 130% sobre el PIB y contando con el mismo modelo de ‘crecimiento’ asentado en el pelotazo crediticio, parece claro que el país estaba condenado y que jamás podría devolver todo aquello a lo que se comprometió. De ahí que los acreedores extranjeros comenzaran a retirarle la financiación y que Grecia estuviera a punto de caer en 2010 en suspensión de pagos. Fue aquí donde comenzaron los errores: la Troika se obsesionó con evitar que Grecia quebrara (debido a la reciente mala experiencia con Lehman Brothers) e iniciaron un plan de salvamento dirigido a estabilizar al país saneando sus finanzas. Sólo había un problema: la magnitud del desequilibrio presupuestario era tal que, simplemente para cuadrar las cuentas antes de proceder al pago de los intereses (equilibrio primario), se requería un ajuste de 14,5 puntos de PIB.

Debería haber resultado evidente que un ajuste de esta magnitud por necesidad tenía que hundir el PIB en medio de una depresión internacional. Eran habas contadas: alrededor del 15% de todo el gasto del país se financiaba con deuda (no con producción) y tocaba proceder a desenganchar al drogadicto de esa adicción. A menos que repentinamente el sector privado griego comenzara a crecer a tasas irrealmente elevadas (rellenando con producción el hueco dejado por dejar de gastar a deuda) era inexorable que el PIB se hundiera. Es como si uno se acostumbra a vivir con un crédito bancario por el que gastan mes a mes un 20% más de lo que ingresa: obviamente, cuando ese crédito laxo desaparezca, su gasto mensual se hundirá a menos que encuentre un empleo complementario que le permita aumentar su salario mensual un 20%. Siendo el ajuste imprescindible (el país nunca fue rico sino que vivía de la deuda), no habría estado mal presentar estimaciones más realistas sobre el crecimiento y el empleo (aun cuando el ajuste hubiese seguido siendo igual de inaplazable con otras estimaciones: o, en palabras del Fondo, “en cualquier caso, una depresión profunda resultaba inevitable”).

Pero el FMI se empeñó en afirmar que un ajuste de casi 15% en las finanzas griegas simplemente iba a generar una caída del gasto total del 5,5% hasta 2012, cuando finalmente ha sido del 17%. ¿El motivo de que la caída fuera 12 puntos superior a la estimada? Pues el que hemos dicho: “Parte de la contracción no estuvo relacionada con el ajuste fiscal, sino más bien con la ausencia de crecimiento en el sector privado derivado del aumento de la productividad y de la mejora en el clima inversor que se esperaba que resultara de las reformas estructurales”. Vamos, que pasar de una economía privada esclerotizada y ‘deudómana’ a una productiva basada en el ahorro interno no se logra en un santiamén. ¿Por qué, entonces, el FMI presentó estimaciones tan irreales de los efectos del ajuste? Pues porque eran necesarias para engañar a todo el mundo de que la situación financiera griega podía reconducirse sin una quita sobre su deuda. ¿Y por qué quería engañar a todo el mundo? Para que los tenedores extranjeros de deuda griega (bancos alemanes y, sobre todo, franceses) tuvieran tiempo para desprenderse de ella, traspasándosela al contribuyente europeo. El propio FMI lo reconoce: “El retraso [en la quita de deuda] proporcionó una ventana a los acreedores privados para que redujeran su exposición a Grecia y le trasladaran sus pasivos a manos gubernamentales”.

Errores y lecciones
El primer error fue rescatar a Grecia; el segundo error, fue rescatarla sin imponerle desde un comienzo una quita de caballo, dado que a todas luces tal carga de deuda resultaba impagable (al menos, sin proceder a privatizar los milmillonarios activos estatales que posee el país o sin transformar de arriba abajo el modelo de Estado griego, algo que ni siquiera se planteó). De nuevo, el FMI reconoce, a toro pasado, este segundo error: “El no haber afrontado el problema de deuda pública desde el comienzo ha creado incertidumbre sobre la capacidad de la Eurozona para resolver el problema y ha agravado la contracción. Una quita inicial habría sido mejor para Grecia, si bien no resultaba aceptable para sus compañeros de la Eurozona”.

El informe del FMI da la razón a lo que muchos veníamos repitiendo desde hace tiempo: no hay que rescatar a ningún Estado
Tercer error: si bien el ajuste presupuestario de caballo y la ulterior depresión eran inevitables, la manera lógica de afrontarlo era exclusivamente por el lado del gasto público. Si el Estado se había sobredimensionado durante la burbuja, qué menos que volver a meterlo en vereda. Pero no, la mitad del ajuste se realizó subiendo impuestos, lo que machacó todavía más a un sector privado que debía reestructurarse para volver a generar riqueza lo antes posible: “La gestación del déficit durante la década que comenzó en el año 2000 fue casi enteramente debida a un aumento del gasto público. Cabe cuestionar la numerosa presencia de medidas dirigidas a aumentar los ingresos dentro del programa de asistencia financiera”.

Con todos estos matices, el FMI concluye que “las políticas adoptadas han sido a grandes rasgos correctas”. Por mi parte, no coincido con el FMI, pero sus opiniones no deberían presentarse de manera sesgada e interesa. A mi entender, el informe del FMI da la razón a lo que muchos veníamos repitiendo desde hace tiempo: no hay que rescatar a ningún Estado, sino que éste tiene que afrontar las consecuencias de su propia irresponsabilidad; Grecia nunca estuvo dispuesta a acometer el duro ajuste financiero que era necesario para evitar el default, de manera que las quitas resultaban indispensables desde el comienzo; y, sobre todo, los imprescindibles ajustes presupuestarios han de hacerse bajando el gasto y no subiendo impuestos. Nada de ello evitará que el PIB caiga –porque, señores, el PIB tiene que caer cuando se lo ha estado cebando con deuda y un país ya no es capaz de devolver esa deuda–, pero sí minimizará el tiempo de reestructuración y asignará las pérdidas a aquellos que las merecen.

La Troika, sin embargo, optó por solventar el problema griego a la muy estatista manera: no dejando que el mercado actuara (quiebra y reducción del gasto), sino socializando las pérdidas de la banca europea invertida en Grecia entre todos los contribuyentes europeos y apretándole las tuercas al sector privado griego con impuestos mucho más altos. Un disparate estatista injusto e ineficiente. Ahora bien, lo más inquietante son los paralelismos en las maniobras de la Troika para con España: rescatarla, dar tiempo a los bancos europeos para que liquiden sus posiciones, y ‘sablar’ a impuestos a los españoles para efectuar gran parte del imprescindible ajuste. Aprendamos de Grecia: cerremos toda línea artificial de rescate (especialmente la OMT) y evitemos la suspensión de pagos recortando exclusivamente gastos.

Ejemplo de transparencia
Editorial La Razón 7 Junio 2013

La transparencia es un valor y una exigencia para todas las entidades que se nutren de fondos públicos. Que esa cualidad se generalice y que las prácticas y los controles consiguientes sean eficientes debiera ser una prioridad no sólo para el sistema, sino también para los responsables de las organizaciones concernidas. Los espacios de sombra en la gestión de lo público erosionan con razón la credibilidad del sistema democrático. Buena parte de la confianza de los ciudadanos en sus instituciones se cimenta en la certidumbre de las actuaciones honradas y en la depuración de las que no lo sean.

Por esa razón, sorprende, cuando no inquieta, que los responsables de los sindicatos y de las organizaciones empresariales anunciaran ayer su oposición a someterse plenamente a la ley de transparencia. Los primeros adujeron que la medida limitaría su «completa autonomía organizativa» y supondría una «injerencia de los poderes públicos» en la libertad sindical. Los segundos se excusaron en el carácter privado de una parte de sus ingresos.

Ni unos ni otros resultan argumentos convincentes para justificar que entidades que reciben cuantiosas partidas y subvenciones nacionales, autonómicas, provinciales y locales pretendan eludir controles y mantenerse en la opacidad. No estar sujetos a tales procedimientos les resultaría sencillo. Bastaría con nutrirse exclusivamente con aportaciones no públicas, como por cierto han defendido ya algunos empresarios. Hasta este momento, no existe experiencia o precepto que certifique que la transparencia sea una traba o un lastre para el desarrollo de las actividades de estas organizaciones ni para el éxito de sus proyectos. Más bien, todo lo contrario. La Iglesia lo demuestra desde hace años. En este campo ha sido ejemplar. A diferencia de los reparos de otros, ha expresado su pleno respaldo a una política de luz y taquígrafos, sin premisas ni matices, y su disposición a cumplir con los controles necesarios. Una transparencia a la que también se ha sumado la Casa Real. Un avance, en este sentido, impulsado activamente por la Monarquía que hará que España tenga la «primera ley» de Transparencia en Europa que incluye explícitamente a la Casa Real. La Iglesia defiende y cree, por su trayectoria y convicciones, en la transparencia porque la practica desde hace años, lo que la convierte en una entidad ejemplar en este aspecto. Quienes ponen hoy el foco en la Iglesia actúan con mala fe y con ánimo difamatorio. Son algunos de los que comparten con los líderes sindicales que la contabilidad del dinero público se lleve en un cuarto oscuro y que miran para otro lado cuando algunas de esas partidas se pierden por los desagües. Ejemplos hemos tenidos demasiados.

Impostores y vividores
Alfonso Merlos La Razón 7 Junio 2013

No por poco sorprendente deja de ser nauseabundo. ¡Lo que nos faltaba! No sólo que los sindicatos de clase nos aleccionen y chuleen, sino que con todo el descaro del mundo comuniquen en sede parlamentaria que con el dinero que sufridamente paga el contribuyente hacen lo que les cuadra y como les cuadra. Sin más.

La respuesta sería muy sencilla. Si ustedes no se dejan controlar, si no saben de qué va la democracia, se les cierra el grifo de las subvenciones. Punto pelota. ¡Y allá se las compongan!

Las centrales que prueban mes a mes que viven a costa de los demás, los que están dejando de manifiesto que son unos fingidores y unos jetas, los que no pagan a sus trabajadores en Aragón, los que han despedido a sus empleados a granel en plena crisis, los que se lo han llevado crudo de los ERES falsos de Andalucía ahora proclaman que nos hemos de fiar de ellos, que donde para otros se aplica la transparencia para ellos debe regir la opacidad. ¡¿Se puede tener menos vergüenza?!

Lo que revelan UGT y CCOO con este comportamiento tan bajo, con esta declaración de intenciones tan grosera es lo que siempre pensamos. Estos sindicalistas de pitiminí se niegan a presentarse ante la opinión pública como deben: con los bolsillos de cristal. ¿Por qué? Quizá porque en los últimos tiempos han sido los reyes del chanchullo, porque han sido los campeones de la trapisonda. Quizá porque su bastardo objetivo ha sido medrar de enredo en enredo para depredar lo que otros producimos en lugar de defender a los desprotegidos obreros. Los que hoy, a personajes menores como Toxo y Méndez, no le deben sino el desaire y el repudio.

No era el gin-tonic, señores
Pedro de Hoyos Periodista Digital 7 Junio 2013

La Mesa de la Cámara Baja ha acordado, a propuesta de su presidente, excluir las bebidas de alta graduación de los precios tasados de la
cafetería. Que, sin eliminarlas, limitan las subvenciones con que premian a sus señorías al beber gin-tonics y otras bebidas alcohólicas. Les han tocado el huevo pero dejan intacto el fuero.

Que los gin-tonics dejen de estar tan subvencionados como estaban es una victoria pírrica que simplemente tapa con un poco de pintura un desconchón en un edificio –el de la honorabilidad de la clase política española- en el que las profundas grietas sugerirían echar todo abajo y reedificar.

Lo siento, pero no se me ocurre ninguna razón por la que los diputados hayan de tener un menú subvencionado. Y ya que Jesús Posada ha recordado a los medios que las cafeterías de la Cámara no sólo las usan diputados, sino también funcionarios, trabajadores, periodistas y visitas, tampoco entiendo que quienes trabajen allí en vez de hacerlo en la tienda de enfrente, en el hotel de la otra calle o en la obra –de las pocas que van quedando- de más allá lo tengan. Desengañémonos, si no hubiese diputados, esos trabajadores no tendrían subvención en su menú, en su café (0’85 céntimos, oiga) o en sus gin-tonic.

No se trataba del gin-tonic sino de las subvenciones a diputados por ser diputados en vez de ser labradores, maestros o chapistas. No, esperen, tampoco se trataba de las subvenciones, sino de la existencia de todo un régimen de prebendas y favores a quienes se dedican al antaño noble empeño de la política. Favores y prebendas que empiezan por permitir que ellos mismos se marquen el sueldo, lo que nos lleva a encontrar alcaldes y presidentes de diputaciones con sueldos que rayan el latrocinio y que, siendo todo lo legales que se quiera, no son lícitos en una España con cinco –o seis, da igual- millones de parados.

No se trata de eliminar la subvención del gin-tonic o la del café o la comida, se trata de acabar con un sistema de privilegios –incluidos los jurídicos, económicos, laborales o de pensiones- que permiten la existencia de dos castas antagónicas y cada día más alejadas en una misma sociedad, sociedad a la que se exigen unos sacrificios impensables hace sólo unos años, sociedad en la que el retroceso de derechos sociales y laborales parece afectar sólo a un grupo de ciudadanos. Se trata de impedir que quienes deben luchar por las condiciones de vida de los ciudadanos normales tengan mejores condiciones de vida que los ciudadanos normales.

Sindicatos y patronal unidos en la opacidad.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 7 Junio 2013

La coincidencia es total entre los sindicatos y la CEOE a negarse a ser sometidos a la futura ley de Transparencia. Y es que en esto hay coincidencia de intereses. A ninguno de los dos polos de la tan caduca farsa de las relaciones laborales, le interesa que se sepa qué hacen con las supermillonarias subvenciones que reciben de los impuestos de todos los españoles. Así que a falta de otros argumentos, solo se les ocurre esgrimir el que "no es de interés" y que atenta contra su libertad.

Acabáramos, ahora resulta que querer auditar las cuentas y el correcto uso de tan enormes ayudas, es un ataque a la libertad. Claro, lo que estos cara duras consideran un derecho es el conocido sistema de Juan Palomo del "yo me lo guiso y yo me lo como". La cuestión es que a este paso y si nadie no pone un poco de orden, nos vamos a quedar sin saber si los viajes de Toxo y su mujer a los fiordos fue un generoso premio por su dedicación sindical, o salió de su desconocido pero seguro que abultado salario como Secretario General de CCOO.

Pero es que todo este asunto parte de un error inicial y es seguir consintiendo que Partidos políticos, sindicatos y organizaciones empresariales sean subvencionados con fondos públicos. La ley de financiación debe cambiar de forma radical y acabar con estas subvenciones, que solo contribuyen a la creación de auténticos establos y pesebres donde se alimentan miles de parásitos de la sociedad española. La trasnparencia debería haber sido un principio fundamental de control del gasto público y no necesitar una Ley que la regule, bastando con aplicar los controles previstos en el orden Administrativo del Estado.

Los sindicatos y la patronal no quieren que nadie les supervise. Pues bien,concedámoslo obligándoles a subsistir con las aportaciones de sus afiliados y anulemos todas las mamandurrias que se derivan de actuaciones tan obscenas como las del "asesoramiento" en los ERE's, un robo a mano armada a los trabajadores que sufren de ese modo de despido. Acabemos con la discrecionalidad de la adjudicación a los sindicatos del tema de la "formación", siendo el INEM el único organismo estatal competente. Acabemos con un esquema obsoleto donde los trabajadores no se sienten representados.

Ante la postura abiertamente hostil de sindicatos y patronal, solo cabe tomar medidas drásticas. La más eficiente es la supresión de todo tipo de subvenciones, algo que las arcas del Estado agradecerán y que contribuirá a equilibrar las cuentas y mejorar el déficit. Claro que esta medida debería ser acompañada por una reforma total de la Administración del Estado en todos sus niveles, acabando con los miles de empresas públicas innecesarias y deficitarias, refugio del clientelismo de partidos, sindicatos e intrusos, como en los ERE's de Andalucía que investiga la juez Alaya.

Los sindicatos y la patronal pueden defender el mantenimientode su opacidad. Nosotros, los ciudadanos, exigimos el fin de las subvenciones y el control y transparecia informativa del destino de cada euro de nuestros impuestos.

Irlanda avanza en su objetivo de eliminar el Senado para ahorrar
efe / Dublín ABC 7 Junio 2013

El primer ministro irlandés opina que es un órgano «elitista» y «anticuado». Su eliminación supondría un ahorro de 20 millones de euros por año
Irlanda avanza en su objetivo de eliminar el Senado para ahorrar

La Cámara Baja (Dáil) del Parlamento irlandés comenzará la próxima semana a debatir una propuesta del Gobierno para prescindir del Senado, que podría suponer un ahorro de hasta 20 millones de euros anuales para las arcas del Estado.

Según confirmaron hoy fuentes oficiales, el Dáil analizará desde el próximo jueves, durante dos semanas, el proyecto de reforma elaborado por el Ejecutivo de coalición entre conservadores y laboristas, que considera que la Cámara Alta, compuesta por 60 senadores, es un foro «irrelevante» en la política del siglo XXI.

«Hay demasiados políticos para un país con tan poca población»
También el Senado estudiará después durante tres o cuatro semanas la propuesta, que en caso de que sea aprobada por las dos cámaras deberá ser ratificada en un referéndum que podría celebrarse a principios del próximo octubre.

El primer ministro irlandés, el democristiano Enda Kenny, ha afirmado que, teniendo en cuenta el tamaño de este país de apenas 4,5 millones de habitantes, hay «demasiados políticos», al tiempo que ha cuestionado la relevancia del Senado, un órgano que, en su opinión es «elitista» y «anticuado».

La supresión del Senado vendría acompañada de la eliminación de ocho de los 166 escaños del Dáil, cuya nueva composición entraría en vigor después de las próximas elecciones generales, previstas para 2018.

Aunque los sectores contrarios a la desaparición de la Cámara Alta advierten de que el Gobierno podrá tomar decisiones sin el freno que imponen los mecanismos de «control y equilibrio», Kenny ha asegurado que se reforzará el papel de los comités multipartitos parlamentarios.

EL MINISTRO AVISA A LAS CCAA: “HOY, ES CUESTIÓN DE PRIORIDADES”
Soria: “Es más importante que los niños coman a mantener una TV autonómica”
Europa Press El Confidencial  7 Junio 2013

El Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha lanzado un serio aviso a los Gobiernos autonómicos que cuestionan la financiación que reciben del Estado y ha puesto en duda las prioridades de gasto en comunidades autónomas. Soria ha avisado que, hoy en día, es "más importante garantizar la nutrición de los niños que seguir teniendo una televisión autonómica".

Soria respondía así en una entrevista en 'El programa de Ana Rosa' al ser preguntado por la situación detectada en algunas comunidades autónomas de deficiente alimentación de los escolares. El ministro ha lamentado que se estén produciendo estas situaciones como "consecuencia del drama del paro" y ha asegurado que la "única solución" es que "haya crecimiento y empleo".

En versión del ministro, Soria ha recordado que el Gobierno de la nación ha adoptado medidas "muy difíciles que no le hubiera gustado hacer" pero que "son condiciones necesarias para la recuperación".

Cuando se le ha preguntado por la responsabilidad de las Comunidades Autónomas, y al interrogarle por la situación concreta de algún colegio en Canarias, su comunidad de procedencia, ha asegurado que "es cuestión de prioridades". Soria ha recordado que "ahora un gobierno puede decir vendo una televisión autonómica no sigo empleando recursos públicos (...) que en el caso de Canarias son 35 millones de euros".

Para Soria, una televisión o una policía autonómica "no es un servicio esencial, no es imprescindible, es mucho más prioritario de lo que estamos hablando (la alimentación de los escolares), pero es una función que corresponde a las comunidades autónomas y herramientas y margen de maniobra tienen".

Reparto en los colegios de Andalucía
El pasado lunes, la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Educación y la Consejería de Salud y Bienestar Social, comenzó el reparto en los colegios de los desayunos y meriendas contemplados en el decreto de medidas extraordinarias y urgentes para la lucha contra la exclusión social para completar las tres comidas diarias entre los menores en riesgo.

En una primera fase son los alumnos de los colegios ubicados las Zonas de Transformación Social, alrededor de un centenar, los que se beneficien de esta medida, que cuando esté totalmente implantada "llegará a unos 50.000 niños andaluces" y cuenta con un presupuesto de dos millones de euros.

A través de la Consejería de Educación y la dirección de los centros, coordinados por esta Consejería, se ha mandado una carta a los padres de los menores con un consentimiento informado para notificarles que comenzará el reparto del desayuno y la merienda en los colegios.

En una segunda fase, y a instancias de los informes de los servicios sociales comunitarios que ejercerán de intermediarios entre las consejerías de Salud y Bienestar Social, la de Educación y las familias, se localizarán a los menores en riesgo de exclusión social fuera de las zonas de transformación. En este caso, se notificará a los centros escolares el número de beneficiarios nuevos cada semana para incluirlos en la red.

El desayuno consta de un tetrabrik de leche y una pieza de fruta y la merienda será un bocadillo. En función de las características de cada uno de los colegios se entregarán por la mañana o en horario de comedor.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Las orejas del lobo
Editorial www.gaceta.es 7 Junio 2013

El consejero de Justicia del Gobierno autonómico vasco, Josu Erkoreka, ha manifestado públicamente que Arnaldo Otegi “no debería estar en la cárcel por el motivo por el que fue condenado”, pues en su opinión y la del organismo del que es portavoz “su detención no tenía lugar”. En sus declaraciones se trasluce una cierta crítica al Tribunal Constitucional por vestir con ropaje jurídico una decisión –la de mantenerlo en prisión hasta que se resuelva su recurso– que tiene un “inevitable impacto político”. No deja de ser chocante que un alto cargo político autonómico reproche al TC lo que él mismo hace en ese reproche, que es dar apariencia jurídica a un juicio de “inevitable impacto político”.

Con esta declaración, Josu Erkoreka nos muestra una mentalidad desgraciadamente muy extendida entre nuestros políticos, que parecen estar convencidos de la licitud de afrontar los problemas políticos al margen de la ley, e incluso, si conviene, contra la ley. Las alusiones de tinte despectivo a las “soluciones jurídicas” en beneficio de las “soluciones políticas”, como si los políticos estuvieran exonerados del sometimiento a la ley, reflejan una de las causas profundas del abismo de descrédito en que los políticos han caído en España, y con todo merecimiento, pues manifiestan con este proceder su aversión a los fundamentos mismos del Estado de Derecho.

Pero más significativo nos parece, desde el punto de vista político, que estas declaraciones del consejero vasco se adapten como un guante a las de Andoni Ortúzar de la víspera, cuando el presidente del PNV mostró su extrañeza por que los terroristas de ETA pudieran preferir entregar las armas a la Policía y la Guardia Civil antes que “a las instituciones de Euskadi o una representación de las mismas”. Interpretadas estas manifestaciones en lenguaje corriente y llano, significan que los que han recogido hasta ahora las nueces ven que los que habían agitado el árbol se han empezado a sumar a la recolección, y temen que acaben recogiendo más nueces que ellos mismos; de ahí que como representantes de “las instituciones de Euskadi” reivindiquen su legitimidad de recolectores de nueces y pidan a los agitadores del árbol que les entreguen las armas a ellos.

Lo de Erkoreka va en la misma dirección: al denunciar la “injusta” encarcelación de Otegi está reclamando la legitimidad del nacionalismo separatista vasco para el PNV, que gobierna “las instituciones de Euskadi”. Es claro el temor que inspira al PNV la ascensión electoral del mundo etarra, y el precedente catalán entre CiU y Esquerra Republicana –mutatis mutandis– es muy elocuente al respecto. El nacionalismo de la derecha burguesa ha visto las orejas al lobo del nacionalismo de la izquierda revolucionaria en ambos casos y teme que un sector del electorado prefiera a los radicales sobre los ambiguos.

'Espanya ens roba!'
El arte de engañar a los catalanes
José García Domínguez Libertad Digital 7 Junio 2013

Prueba de que el talento en modo alguno es incompatible con la deshonestidad intelectual, Andreu Mas Colell, en tiempos candidato al Nobel de Economía, se dedica ahora a engañar a los catalanes como a chinos con las cuentas de la vieja. Que alguien de su prestigio académico se rebaje a mancharse con labores de chusco agitprop indica el grado de envilecimiento colectivo a que conducen los nacionalismos. Y es que, por segundo año, el consejero catalán de Economía ha vuelto a falsificar las cifras oficiales del saldo fiscal entre la Comunidad y el resto de España. Como el "Espanya ens roba!" resulta que era mentira, no le queda otro remedio que intoxicar al rebaño soberanista para seguir teniéndolo convencido de que Espanya ens roba.

Por lo demás, el truco es simple; obscena, groseramente simple. Mas Colell, que nos debe de tener por tontos a sus conciudadanos, ha recurrido a un método contable, el de los llamados flujos monetarios, que ofende a la inteligencia. Un método de cálculo según el cual los submarinos militares con base en el puerto de Cartagena han de ser considerados como inversiones del Estado en la región de Murcia. En Murcia y solo en Murcia. De lo que se infiere que, en caso de guerra, las naves se limitarían exclusivamente a defender las aguas territoriales de esa región. En idéntico orden de majaderías, la inversión del AVE Madrid-Barcelona casi no beneficiaría a la capital, dado que apenas un 10% del trazado discurre dentro del territorio administrativo de la Comunidad de Madrid. E igual ocurriría con Cataluña.

Aragón, en cambio, ganaría cuatro veces más que Cataluña con esa infraestructura, al incluir su superficie un 40% del tramo de vía. Las cuentas del bombero torero. A semejante surtido de disparates conceptuales ha tenido que recurrir Mas Colell para poder inventarse un déficit de 16.500 millones de euros en el ejercicio de 2010. Frente a tales alardes circenses de contabilidad creativa, la prosaica verdad: en 2010 el Estado obtuvo 774 millones de euros de Cataluña, ni un céntimo más. En concreto, ingresó 50.093 millones en impuestos y gastó 49.319 millones en servicios varios. Un 0,4 del PIB catalán.

He ahí el terrible expolio, un 0,4 del PIB. Pásalo.

"Cuando la maldad golpea"‏
Testimonios de superación de víctimas del terrorismo
Foro de Ermua 7 Junio 2013

San Gil: “Este libro "llega en un momento muy oportuno"."Hay una historia de vencedores y vencidos" que se tiene que dar a conocer. (…)” qué mal lo estamos haciendo!”.

"Hubo gente que tardó siete meses en escribir diez líneas" y es que los terroristas "te roban" a la persona querida, pero también "la ilusión y los proyectos. Te queda el vacío que no se llena con nada", reconocía Mari Carmen Teba que perdió a su marido en los atentados del 11-M.

Ángeles Pedraza: " Las víctimas estamos cansadas" porque nada "cambia" con "ningún partido político". "Hemos pasado a ser las repudiadas, las olvidadas..." "No sé qué va a pasar... Pero estamos ya muy cansadas". Agotadas de "oír a las bases de los partidos decir que nos apoyan, ¡pues que hagan algo!", pidió. "Si en el camino tienen que caer políticos, que caigan. Pero que llegue la justicia"

Emociones a flor de piel. Sentimientos de agradecimiento, incluso de alegría, por el reencuentro de muchos. Pero también por haber llegado hasta allí. Eso es lo que se podía respirar en los jardines de Cecilio Rodríguez en el madrileño parque de El Retiro, donde este miércoles se presentó Cuando la maldad golpea, un libro que recoge el conmovedor relato de once víctimas del terrorismo y que nace auspiciado por la Fundación Villacisneros, de cuyo patronato forma parte María San Gil.

La veterana política vasca, poco dada a actos públicos desde que se retiró de la primera línea, ejerció de anfitriona. Con la sonrisa franca que le caracteriza pero también con la firmeza que desprende, San Gil se mostró contundente en su apoyo incondicional a las víctimas del terrorismo, pero también en su condena y repulsa hacia la política antiterrorista que se está llevando a cabo y la manera en que la historia se está reescribiendo.

"Hay una historia de vencedores y vencidos" que se tiene que dar a conocer, manifestó San Gil en declaraciones a Libertad Digital. Y sin embargo, hoy en día existe una "corriente" que consiste en "poner a las víctimas en un segundo lugar". Por eso, este libro "llega en un momento muy oportuno", subrayó la política vasca. Es necesario no olvidar que" las víctimas son la guía, el referente, moral de la sociedad". Y recordó: "ETA ya no mata, pero es verdad que no hemos derrotado a ETA".

Ya a micrófono abierto, muy emocionada, reconoció sentirse llena de "pesar" y de "dolor" al comprobar cómo actualmente "nos encogemos de hombros" o "miramos hacia otro lado" distinto al de las víctimas, que han pasado a resultar molestas para el país. "¡Qué mal lo hemos hecho y qué mal lo estamos haciendo!", se lamenta María San Gil en el prólogo del libro. Y es que "no hay nada más mezquino -subrayó durante la presentación- que contar una historia que no es cierta".

"Te queda el vacío que no se llena con nada"
De ahí el sentido de este homenaje de la Fundación en forma de libro: una manera de plasmar negro sobre blanco el estremecedor relato en primera persona de estas once víctimas y de que éste sobreviva al paso del tiempo.

No obstante, el trabajo ha costado sudor y lágrimas. Muchas lágrimas de aquellos que se enfrentaban, ante un folio en blanco, al dolor de sus recuerdos; a volver a remover su tragedia personal, aquella que un día les partió la vida. "Hubo gente que tardó siete meses en escribir diez líneas", relató la coordinadora del proyecto. Y es que los terroristas "te roban" a la persona querida, pero también "la ilusión y los proyectos. Te queda el vacío que no se llena con nada", reconocía Mari Carmen Teba, que perdió a su marido en los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Y después de terminar su pequeña proeza de recordar y plasmar sus dolorosos recuerdos y compartirlos en grupo, la satisfacción personal. Fue una "terapia" escuchar las experiencias de los demás que habían pasado por la misma situación.

"Si tienen que caer políticos que caigan"
Terapia, apoyo y ayuda es precisamente lo que ofrece la Asociación Víctimas del Terrorismo a los afectados. Su presidenta, Ángeles Pedraza asistió también a este acto. Allí fue muy dura con el actual Gobierno del Partido Popular. "Quiero acusar a los políticos que tienen la culpa de que mi hija (otra de las víctimas de la matanza de Atocha) no esté hoy aquí", afirmó.

"Las víctimas estamos cansadas" porque nada "cambia" con "ningún partido político", se lamentó. "Hemos pasado a ser las repudiadas, las olvidadas..." Pero avanzó que desde la AVT "no vamos a callar porque en nuestro cargo no nos va el sueldo ni el sillón del Congreso", enfatizó. "Nos va la vida de nuestros seres queridos".

"No sé qué va a pasar... Pero estamos ya muy cansadas". Agotadas de "oír a las bases de los partidos decir que nos apoyan, ¡pues que hagan algo!", pidió. "Si en el camino tienen que caer políticos, que caigan. Pero que llegue la jus

Dispersión del unionismo
Ángel Hernández Guardia www.vozbcn.com 7 Junio 2013

La asociación 12-O Moviment Civic aplaude la decisión de Alternativa Ciudadana Progresista (ACP) de plantear un recurso contencioso administrativo contra el abuso lingüístico, social y político del Ayuntamiento de Barcelona contra sus ciudadanos y contribuyentes.

Conozco a sus dirigentes, algunos son empleados del consistorio y llevan años luchando por impedir la perpetración de la decisión totalitaria de los partidos que votaron a favor de la imposición de un reglamento lingüístico, para que todas las comunicaciones internas y externas se hicieran exclusivamente en catalán.

Como se informó LA VOZ DE BARCELONA el pasado día 26 de mayo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) corrigió en mayo de 2012 artículos del reglamento lingüístico, obligando a dirigirse a los ciudadanos de manera bilingüe. A pesar de ello, el Ayuntamiento de Barcelona prefiere incurrir en irresponsabilidades antes que acatar la ley y las sentencias judiciales: el último 12 de octubre (2012), la Guardia Urbana inspeccionó in situ el escenario de la concentración de la Plaza de Cataluña y solicitó en su acta (exclusivamente en catalán) la documentación correspondiente al seguro de responsabilidad civil y nos obligaba a acudir a comisaría y aportar el recibo correspondiente. Cuando se solicitó la copia del acta en español, se aplazó hasta día de hoy, dicha comparecencia. En conclusión, se opta por la irresponsabilidad institucional antes que por el exigible bilingüismo.

No obstante, pese a aplaudir la decisión de ACP, quiero aprovechar para reclamar la atención de aquellas entidades, asociaciones e incluso partidos políticos que se reclaman del espacio unionista catalán, especialmente PP, Ciudadanos y UPyD para que se establezca un mecanismo de coordinación que permita optimizar los pocos medios de que los que disponemos y rentabilizar de una manera más eficaz los esfuerzos que ahora realizamos por separado.

Los movimientos ciudadanos y, sobre todo, las entidades que los conformamos necesitamos una plataforma de ese tipo para conseguir los objetivos marcados en nuestras reivindicaciones ciudadanas. Sin ese espíritu plural pero unitario, es muy difícil enfrentarse a una dinámica totalitaria y separatista, instalada en las instituciones y que dedica sus instrumentos a perjudicar a España internacionalmente y a fomentar la desafección y el odio, de sectores catalanes hacia el resto de los españoles.

Es evidente que la principal carencia que sufrimos los que nos consideramos españoles y catalanes al mismo tiempo, es la ausencia, la abstención y la renuncia de las instituciones españolas para exigir que en Cataluña se cumplan los principios constitucionales, las leyes y las sentencias judiciales. Cuyos responsables son el Gobierno nacional, los jueces y los órganos judiciales y las Cortes españolas, que no reclaman el cumplimiento de sus propias leyes y las sentencias. No sorprende por tanto la desafección hacia las instituciones políticas.

Pero la especial coyuntura política de Cataluña, reclama especiales sacrificios a las organizaciones políticas de ámbito nacional y unionista en sus legítimas aspiraciones y a los movimientos cívicos a no dispersar sus precarios medios y protagonismos. Lo reclama la ciudadanía catalana y española y a quienes no lo entiendan, esa misma ciudadanía le exigirá cuentas en el futuro.

Ángel Hernández Guardia es presidente de 12-O Moviment Cívic

Omar Jerez Kenzo autor de la performance contra ETA.
Entrevista PD al autor de la performance contra ETA
[VÍDEO ENTREVISTA] Omar Jerez Kenzo: "Una chica, cuyo padre fue asesinado por ETA en 1994, seguía yendo a herriko tabernas por no romper el grupo, es una tara mental"
"Artísticamente, voy a ser la pesadilla de ETA, no voy a callarme nunca y cuanto más me insulten más fuerza me van a dar"
Juan Velarde, Periodista Digital 7 Junio 2013

Valiente, atrevido, sin miedo, incluso políticamente incorrecto. Así se puede definir al artista granadino Omar Jerez Kenzo que, lejos del inmovilismo y de la equidistancia que han mostrado otros artistas respecto al tema de ETA (ni con los asesinos, pero tampoco con las víctimas) ha querido mostrarse del lado de los que han sufrido la lacra del terrorismo con la recreación de las condiciones en las que estuvo José Antonio Ortega Lara y con una performance hace un mes en las calles de San Sebastián en las que simulaba llevar en sus brazos a un asesinado por ETA.

Omar Jerez ha visitado los estudios de Periodista Digital donde nos cuenta con sumo detalle como se prepararon estas recreaciones y cuál es el sentir de la sociedad vasca respecto a temas tan delicados como ETA.

TITULARES MÁS RELEVANTES
"Artísticamente, voy a ser la pesadilla de ETA, no voy a callarme nunca y cuanto más me insulten más fuerza me van a dar"
"ETA no son presos políticos, son asesinos"

"Para ETA, las performances han sido un golpe en el hígado y un impacto en la sociedad vasca"
"Los vascos son una sociedad de susurros, todos hablan bajito, nadie quiere que le escuche el de al lado"

"Hay parte de la sociedad vasca que, con su cobardía, ha permitido ese nazionalismo"
"Una chica, cuyo padre fue asesinado por ETA en 1994, seguía yendo a herriko tabernas por no romper el grupo, es una tara mental"

"Cuando excarcelaron a Bolinaga, decidí recrear durante unos días el cautiverio de Ortega Lara viviendo sus mismas condiciones"
"Ortega Lara me parece un extraterrestre y aún no sé cómo pudo aguantar 532 días en esas condiciones"

"Me cayeron críticas por la performance de Ortega Lara, pero era algo que había que hacer"
"El Gobierno ha olvidado a las víctimas, se las ha traicionado y también al resto de la sociedad, es una verdadera infamia"

Galicia El ex juez decano de A Coruña pierde el pleito con el presidente de A Mesa
El denunciado hizo uso de la libertad de expresión al criticar al magistrado por el uso del topónimo La Coruña en vez del de A Coruña, según la sentencia
a coruña / la voz  7 Junio 2013

La Audiencia Provincial de A Coruña ha desestimado el recurso presentado por el ex juez decano coruñés Antonio Fraga Mandián contra el fallo que absolvió al presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, de un delito de injurias.

El denunciado hizo uso de la libertad de expresión al criticar al magistrado por el uso del topónimo La Coruña en vez del de A Coruña, según la sentencia.

A Mesa ha acogido con satisfacción el fallo de la Audiencia Provincial por considerar que es «un importante correctivo» a Fraga Mandián, al que se recuerda que el topónimo oficial es A Coruña.

El representante del ex juez decano de A Coruña ha precisado que el juicio no era acerca del uso del idioma gallego. Destacó el «ánimo de dañar» de Carlos Callón en sus críticas al magistrado, y recordó que el presidente de A Mesa llegó a preguntarse qué otras normales legales habría incumplido Fraga Mandián.



Recortes de Prensa   Página Inicial