AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 12 Junio 2013

La conversión de Aznar.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 12 Junio 2013

Tras la entrevista en Antena 3 y el discurso de ayer en Club Siglo XXI, lo que me ha quedado ha sido un estado de estupefacción al no dar crédito a la repentina "conversión" del ex Presidente D. José María Aznar y su decálogo de admoniciones. Surge el Sr. Aznar cual Moisés tras haber visto la luz de la zarza ardiente en el monte Sinaí, blandiendo su personal tabla de la Ley con los mandamientos para sacar a España de la crisis y recuperar la Unidad nacional. ¡Ahí es nada!

Tras un más que cuestionable prólogo sobre las motivaciones de la Transición y los enjuagues que dieron como resultado el parto del engendro de la Constitución que padecemos hasta hoy en día, Aznar, se lanza a desgranar su decálogo de soluciones en un tono cuasi partenalista y condescendiente del que se tiene a sí mismo por poseedor de la verdad. Resulta sorprendente el cambio de actitud tras los ochos años de silencio y de haber dedicado su tiempo, ademas de ser Consejero del reino como ex Presidente del Gobierno, a labores tan mundanas como ser alto cargo en Endesa o presidir la organizacion FAES del PP.

La única explicación es que haya sufrido la bajada del fuego de la sabiduría, de la ciencia infusa, con la paz espiritual que da el no tener responsabilidades de gobierno en el día a día, ni tomar decisiones de calado social que degraden la imagen. Como dice Rajoy, lo de tomar decisiones que no se quieren tomar, pero que no hay más remedio que tomar. Vamos, lo de intentar escudarse moralmente de gibar a los demás incumpliendo programas electorales y promesas de campaña electoral, traicionando a todo y a todos.

Lástima que el Sr.Aznar, que confesó que "hablaba catalán en la intimidad" ¿?, no hubiera hecho lo que ahora predica en cuanto a la Unidad de España, consintiendo la escalada de los desafíos secesionistas y sin aplicar las medidas que ahora reclama, constitucionales, claro. Consejos doy que para mi no tengo. Y la verdad es que no por más lento que desgrane su discurso, ni por más engolada que ponga la voz, su mensaje va a tapar sus últimos cuatro años al frente del Gobierno, ni su afán de protagonismo,ni su desperdicio de la mayoría absoluta parlamentaria que dispuso para poner un poco de orden, que ahora sí que le reclama a Rajoy.

Por supuesto que todo eso no quita para que esté de acuerdo en el fondo de su discurso y de la necesidad de que España sufra una regeneración total, empezando por los propios partidos políticos, siguiendo por las Administraciones y la independencia real y garantizada de los poderes del Estado, sin injerencias partidistas, ni corrientes de opinión o grupos de de presión. Por supuesto que hay que volver a una reestructuración del Estado de las Autonomías y blindar de una vez por todas la Unidad territorial de España, aunque puedan contemplarse diferentes fórmulas, incluyendo la de un Estado Federal y República.

Hay quien está llamado al discurso de ayer del Sr. Aznar, "su programa electoral", dando a entender la posibilidad de su vuelta al escenario político. Personalmente no lo creo, al igual que tampoco creo que la Sra. Aguirre vaya a dar un paso al frente y enarbole la bandera del liberalismo español. Aunque sorpresas nos da la vida y puede que el caso de "conversion" del Sr. Aznar no sea el único. Esperemos acontecimientos.

Rajoy en su ‘Jardín de las delicias’
Pablo Sebastián www.republica.com 12 Junio 2013

Cuando todavía no se ha apagado el eco del segundo puñetazo de Aznar en la mesa de Rajoy exigiendo profundas reformas de la política (y no solo económicas y sociales), un golpe seco que el ex presidente dio con puño de hierro y guante de seda en el Club Siglo XXI, en presencia de una atónita vicepresidenta Soraya, el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy sigue con inmovilismo y con el disimulo. Sin coger el toro por los cuernos o el lobo negro (del gran rescate, el segundo de la banca se aproxima) por las orejas, e improvisando y ganando tiempo lo que es una bonita manera de perderlo. Eso sí, y en contra de lo que le pide Aznar, sin tocar el gasto de la política (Grecia ha cerrado de manera fulminante la televisión pública) y sin bajar los impuestos, lo que el presidente extremeño del PP, Monago, se ha saltado a la torera anunciando la bajada del IRPF al 90 % de ciudadanos de su Comunidad.

Rajoy está desbordado sin entender que no tenemos ‘paciencia’ y no podemos esperar. Ayer convocó una bucólica jornada en los jardines de la Moncloa para explicar su Ley de Emprendedores. Esta bonita utopía según la cual los emprendedores deben ser los inventen nuevas y modernas empresas y den empleo gracias a las facilidades administrativas, pero sin un euro de crédito, lo que es de todo punto imposible.

Y dice Rajoy, en su particular ‘Jardín de las delicias’ y rodeado de señorones del poder -y no de emprendedores de verdad- que los banqueros tienen que estar a la altura de las circunstancias y dar créditos, agotando las ofertas del ICO. Pero si la Banca mete seis o siete puntos más de interés al dinero del ICO y les pide a los emprendedores garantías personales, los créditos se convierten en hipotecarios, o en similares, es decir en imposibles de aceptar.

Puede que en la próxima conferencia o rueda de prensa de Rajoy la Moncloa va a introducir la novedad del invento que acaban de hacer público en la universidad de Rochester (USA): una ‘capa invisible’ -de cristal, agua y espejos- que hace desaparecer a las personas delante del público. De esa manera Rajoy se esfumará ante los ojos atónitos de los periodistas -puede que lo ensaye en el Parlamento- y su voz se oirá difusa y lejana como si estuviera en otro planeta, que es donde parece estar.

Es decir, estamos como estábamos, sin crédito y con el lobo del Tribunal Constitucional alemán deambulando por esos jardines y amenazando la compra de bonos por el BCE, mientras la prima de riesgo, nuestra particular Caperucita del cuento, huye hacia arriba, supera los 300 puntos, echa la Bolsa hacia abajo y empuja hacia el cielo los intereses de la deuda. Con lo que el castillo de naipes de la recuperación que anunció Rajoy, agarrado al brote verde del paro estacional de mayo, negando el pesimismo y la Apocalipsis, se empieza a tambalear de nuevo.

Pero el presidente no reaccionará con la fuerza y la decisión que el caso español requiere. Y si ayer de fotografió en los jardines de su palacio monclovita con señorones del poder, muy pronto nos ofrecerá otra sesión fotográfica en Jardín de las Delicias y en la compañía de Rubalcaba, para la firma del pacto sobre la posición ‘unitaria’ de España ante el Consejo Europeo de la UE. Una foto de una familia bien avenida, que poco o nada va a impresionar a los primeros dirigentes de la UE los que, además, saben que esa flor de la Moncloa es monotemática y de un solo día como pronto se verá a propósito de la reforma de las pensiones.

O sea en los jardines de la Moncloa, como en la obra de El Bosco, unos retozando, otros a caballo o sobre camellos, otros paseando las cabras, o cantando con los pájaros, bailando y bañándose en los estanques plácidamente, mientras en el horizonte crece como una montaña silenciosa el tsunami que se acerca al sur de Europa, sin que nadie de la voz de alarma. Una posibilidad que nadie debe descartar. Aunque nos queda una tabla de salvación porque sabido es que nuestro destino aún está ligado al del euro y puede hacer reaccionar al Consejo Europeo de julio con avances en favor del paro juvenil y del crecimiento a la espera de que Merkel gane sus elecciones en septiembre y que entonces se conozca la sentencia del Tribunal Constitucional alemán.
www.pablosebastian.com

Segundo rescate bancario, ya viene, ya viene
José Oneto www.republica.com 12 Junio 2013

Dos semanas después de que el presidente del Gobierno descartase tajantemente la posibilidad de un segundo rescate bancario, el Gobernador del Banco de España, Luis María Linde, le ha llevado la contraria públicamente en la Conferencia Económica de Montreal, en el marco del Foro Económico Internacional, y ha afirmado que “el Gobierno tendrá que tomar esa decisión”, con lo que supone que la decisión la tomará el próximo mes de octubre. Es decir que ya viene, ya viene, y antes de diciembre, para evitar un segundo Memorándum de entendimiento más duro que el actual.

El pasado 27 de abril, Mariano Rajoy, negaba tajantemente que España fuese a recurrir de nuevo a los fondos europeos para inyectar dinero en el deteriorado sistema financiero español, pese a que la ‘cuenta de crédito’ de 100.000 millones de euros concedida por la Unión Europea aún tiene 60.000 millones sin tocar. La negativa presidencial no consiguió, en su momento, disipar los rumores sobre un segundo rescate que dieron comienzo cuando, la agencia de calificación Moody’s anunció que la economía española se encontraba en una situación “muy vulnerable” sobre todo, por los riesgos procedentes del sistema bancario y los acontecimientos que estaban sucediendo en el conjunto de la zona del euro. La agencia de calificación afirmaba que era muy probable que los bancos españoles necesitasen otro rescate por el mayor riesgo de fuga de depósitos y el aumento de los costes de financiación.

En este sentido, Moody’s advertía que los riesgos a la baja para la solvencia española eran “tangibles” y derivaban principalmente de las débiles perspectivas de crecimiento y su impacto sobre las finanzas públicas y la trayectoria de la deuda, tal como refleja la perspectiva negativa asignada al ‘rating’ de España. La calificadora de riesgos consideraba que el Gobierno cuenta con una baja fortaleza financiera como consecuencia de las dificultades para estabilizar la deuda pública y devolver sus cuentas a una senda sostenible.

La inyección de fondos públicos en el sector financiero español ha tenido dos tramos. Uno primero de 17.000 millones procedentes del FROB, el mecanismo creado por el Estado para gestionar el desastre del sector financiero, que procedían en su integridad de los Presupuestos Generales del Estado. Y otro del ‘paquete’ que llegó de Europa -del mecanismo conocido como MEDE-, en la práctica un crédito de la UE a España que habrá que devolver, y que fue lo que se bautizó como “petición de rescate”, por un importe de 40.000, tras la aprobación del correspondiente Memorándum.

En las últimas semanas, sin embargo, se han filtrado diversas informaciones respecto a mayores exigencias de saneamiento por parte de la ‘troika’ (Comisión Europea, Fondo monetario Internacional y Banco Central Europeo) ante la sospecha de que la banca española, tiene aún muchos agujeros que tapar. Algunos expertos, cuyos informes están ya en manos de los máximos responsables de la ‘troika’, han cifrado las necesidades de recapitalización, solo de la banca nacionalizada, por encima de los 30.000 millones de euros. Una cifra en la que se incluye participaciones en sociedades inmobiliarias, créditos considerados sanos pero que no lo son y terrenos inmobiliarios sobrevalorados.

Sea o no necesario el recurso a un segundo rescate o, segunda parte del rescate, con fondos europeos, algo que a estas alturas parece inevitable, lo cierto es que las cuentas de resultados de los bancos en 2013 volverán a ser complicadas a pesar de ser, según Zapatero, siempre ha sido uno de los sectores financieros más solventes del mundo mundial. La banca española necesitará más dinero antes de que acabe este año. Según todos los expertos que no quieren alarmar ni acabar con el optimismo del Gobierno, refugiado en la prima de riesgo y en el éxito de una política que ha evitado el verdadero rescate (el de la Deuda soberana) y el que solo se haya utilizado una parte de los 100.000 millones de euros. Algo que no termina de entenderse si ese préstamo como sostiene el ministro De Guindos es en condiciones tan favorables para nuestro país como se le vendió a la opinión pública.

Este martes la atención de los mercados ha estado puesta en la decisión que pueda tomar el Tribunal Constitucional alemán sobre la compra de Deuda por parte del BCE. El miércoles se hablar, y mucho, de ese segundo rescate financiero.

Pero ¿a alguien le gusta la política en España?
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 12 Junio 2013

Según un cierto relato popular, la dedicación a la política constituye una fuerza irresistible. Es decir, una especie de enajenación de los sentidos por virtud de la cual quien quiere entrar en ella o seguir, una vez dentro, lo hace porque es incapaz de contenerse frente a la tentación de lo que unos llaman vocación de servicio y otros la erótica invencible del poder.

De ser cierta esa versión, que biografías como las de Churchill o Lincoln podrían confirmar, el político no haría otro cálculo que el que lo acerca o lo aleja del poder y de los objetivos que desde él quiere alcanzar. Quien haya visto la última película de Spielberg, una suprema obra de arte, habrá podido comprobar que lo que marcó la ejecutoria del presidente norteamericano que abolió la esclavitud fue una obsesión por convertir sus ideas en decisiones y por hacer de estas la verdadera justificación de su poder.

Yo sé bien, claro, que no todos los políticos pueden enfrentarse, ¡por fortuna!, a desafíos tan trascendentales como ganar una guerra o devolver la libertad a varios millones de esclavos. La inmensa mayoría de los políticos se dedican a labores menos épicas, aunque luchar por el empleo, la justicia social o el adecuado y limpio funcionamiento del sistema democrático presenta también una dosis de heroísmo cotidiano: el de quien entrega su vida, día a día, en el servicio a los demás.

Por eso, descubrir que una gran parte de los que presumen de tal disposición están en realidad vendiéndonos una burra que quieren hacer pasar por caballo de carreras resulta decepcionante y doloroso. Y es que, si uno mira alrededor, y salva las honrosas excepciones de rigor, todo indica que los políticos españoles están en donde están porque esa es la forma más confortable de vivir.

Aquí, por lo que se ve, ni hay pasión por el poder, ni vocación de servicio, ni más erótica que la que debe producir que te paguen un sueldo del que gran parte no tributa fiscalmente (caso de los senadores y diputados nacionales y autonómicos), que a ese sueldo se le añada un sobresueldo y, a poder ser, unas dietas sustanciosas, y, si hay suerte, una indemnización para que te salga gratis la vivienda.

En tiempos, se decía de Suárez -quizá para denigrarlo, como otras cosas- que comía a diario una tortilla francesa en su despacho, de donde apenas salía, obsesionado y angustiado por cumplir el compromiso que había adquirido con millones de españoles.

No estaría de más que nuestra clase política, que vive hoy en una auténtica orgía de privilegios y prebendas, se mirase en el espejo de aquel hombre que, cuando todos sus colegas menos uno (Santiago Carrillo) se tiraron por el suelo, se mantuvo sentado en el escaño mientras a su alrededor silbaban los balazos. Y es que a Suárez lo que le gustaba era, sin duda, la política.

Investigación: pobre España, pobre Galicia
Jaime Gómez Márquez La Voz 12 Junio 2013

La investigación científica es la principal actividad humana que amplía nuestro conocimiento, haciendo posible el progreso de la sociedad. Sin ella hacer medicina seguiría siendo cuestión de curanderos y no habría ordenadores, aviones o teléfonos móviles. Y además de ser motor de progreso, la investigación genera bienestar, riqueza, prestigio, patentes y, no lo olvidemos, poder.

La investigación básica es la que busca conocer y comprender la naturaleza y el universo, y la aplicada es la que tiene como fin resolver un problema o mejorar un proceso. La investigación aplicada se fundamenta en la básica y esta también se beneficia de la aplicada; ambas son necesarias y se complementan. Desde un punto de vista económico, la investigación aplicada es de un modo inmediato la más rentable, pues sus resultados se pueden aplicar para optimizar un proceso industrial o generar una patente. Y por eso algunos Gobiernos, erróneamente, desatienden la investigación básica y concentran los cada vez más escasos recursos en la aplicada. La investigación básica tiene que estar apoyada con fondos públicos; sus resultados pertenecen a toda la humanidad. La investigación aplicada, al contribuir a que las empresas sean más competitivas, debería estar mucho más apoyada por las empresas porque serán las grandes beneficiarias de los avances tecnológicos.

En España se está produciendo un claro retroceso en la financiación de la investigación. La investigación no es una prioridad de nuestros gobernantes, que justifican sus drásticos recortes en la crisis económica. Esto es un error estratégico de consecuencias muy negativas para el país, ya que se está destruyendo el tejido investigador, la capacidad de innovar, de curar enfermedades, de ser protagonistas de la revolución científica que cambia el mundo.

En este país se prefiere ayudar a los bancos que han dilapidado el dinero que no era suyo, ser permisivo con las deudas de los clubes de fútbol, financiar la ridícula traducción simultánea en el inútil Senado, subvencionar películas de cine que nadie va a ver, mantener canales de televisión ruinosos, gastar el dinero en la fórmula 1, financiar líneas aéreas privadas, pagar a miles de innecesarios asesores, subvencionar festejos y memeces en vez de, por ejemplo, incrementar los recursos humanos y materiales dedicados a la investigación. ¡Pobre España!

En Galicia, el Gobierno autonómico se aplica con fruición en recortar la financiación de la investigación, sobre todo la básica, y la contratación de investigadores. Prefieren mantener un despropósito como es la Ciudad de la Cultura (por citar solo la aberración más emblemática) a invertir en investigación. Desde el Gobierno gallego no ha habido y no hay una política científica seria, perdurable, que nos haga más competitivos. La austeridad no investiga y la inanición acaba matando. ¡Pobre Galicia!

Es paradójico que los políticos se entusiasmen hablando de la importancia de la investigación y, simultáneamente, parece (ya sé que no) que estén maquinando para aniquilarla. Qué pena y qué desgracia para nuestro país.

El bombero torero
Marcello www.republica.com 12 Junio 2013

Vivimos en el filo de la navaja, y cada día nos llevamos una sorpresa o un sofocón. Las buenas noticias son escasas y en el Ruedo Ibérico español (el portugués no le va a la zaga) asistimos un día sí y otro también a un espectáculo asombroso. El lunes fue Aznar, rodeado por la derecha más rotunda del PP, el que dio el cante a Rajoy apoyado por su diario de cabecera El Mundo, que lanzó un editorial donde Pedro J. decía a Rajoy: “si la legislatura sigue por la senda del reformismo de baja intensidad y del negacionismo de la crisis política, Aznar debería ser consecuente con su compromiso e intentar volver a ser él quien aplicara su programa”. ¡Ahí queda eso!

O sea, o Mariano aborda la reforma de la política y para en seco a Artur Mas, o Aznar deberá forzar la caída de Rajoy -con un golpe de mano o ‘impeachment’ dentro del PP- y ponerse al timón del Partido Popular y, si pudiera, al frente del Gobierno de la nación. No sería la primera vez porque ya conspiró y con malas artes en contra de Antonio Hernández Mancha, bajo la atenta mirada de Fraga. En la Moncloa y en Génova 13 el editorial -al que vino a sumarse Esperanza Aguirre- de El Mundo ha sentado fatal, por más que Soraya disimulara en el club Siglo XXI (más bien XIX), y luego se fuera a cenar con Pedro J. para celebrar el segundo aviso de Aznar, sobre el que la doña pudo enviarle un SMS a Mariano diciendo: “no ha sido para tanto, Bss, Soyi”, o algo así.

En el PP, mientras, crecen los enanos en los tribunales que siguen el rastro de los escándalos del triángulo de las Bermudas (Gürtel, Bárcenas y Bankia) que ha incendiado Cospedal por su pelea con el extesorero, ahora no les llega la camisa al cuello con el desafío de Aznar. Con el que se ha alineado el presidente extremeño, José Antonio Monago, con su bonito espectáculo taurino y a la vez circense de ‘El bombero torero’. Bombero porque Monago es del cuerpo de bomberos, y torero porque le acaba de dar a Mariano dos capotazos en los morros anunciando la bajada el IRPF al 90% de los extremeños (siguiendo la recomendación de Aznar), lo que se suma a su desobediencia sobre la paga extra que Montoro quitó a los funcionarios extremeños y a otros desplantes mas de este bombero que gobierna con IU y se cachondea de la Moncloa con gran facilidad. Y eso que Sorayita tiene un ratón chiquitín le regaló hace poco un tren eléctrico, de mayor velocidad, a ver si dejaba de molestar. Pero Monago ya está otra vez soliviantado y alardeando de ser dueño y señor de su Taifa particular.

¿Cómo va a acabar esta constante revuelta interna en el seno del PP, con imputados valencianos que salen en las fotos de Rajoy y con unas encuestas regionales que anuncian una debacle electoral del PP -tanto en Cataluña, como Valencia y Madrid-, motivo por el cual los barones regionales están al ‘sálvese quien pueda’? No se sabe pero está claro que si algo brilla por su ausencia es tanto el liderazgo como la autoridad del presidente actual del PP. Y eso por más que ABC y La Razón intentaran el martes -son como niños- quitarle hierro al segundo sartenazo de Aznar titulando sus portadas sin decir verdad y escribiendo respectivamente: “El Gobierno tiende puentes con Aznar” (sic); y “Un solo PP” (doble sic).

De momento ya hay dos PP: el de Rajoy y el de Aznar. Y a nada que se ponga chunga la situación -y no digamos si los mercados se encabritan y atacan la prima de riesgo española, como ahora hace un año-, todas las miradas se volcarán en el rostro tenso del señor del bigote transparente, ¡Azzznar! De manera que cuidadito con el Ruedo Ibérico porque se acerca un cálido y duro verano en el que todo puede pasar.

Una visión heterodoxa sobre la reforma de las pensiones
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 12 Junio 2013

La "memoria histórica" va mucho más lejos: se ha cebado sobre las pensiones.y el sistema de protección inaugurado por la ley de bases de seguridad social de 1966 y similares.

La "memoria histórica" también se ha cebado con la Ley de Bases de Seguridad Social de 1966.
El borrador de los expertos del gobierno ha sentado dos importantes cambios respecto al pasado: en primer lugar, la desvinculación del incremento de las pensiones del IPC y, en segundo lugar, su vinculación con la esperanza de vida del momento. Así mismo, se pretende que la revalorización de las pensiones dependa de la caja del sistema. Esto es lo que ha llegado hasta este blog, pasados los primeros momentos de confusión tras tan trascendental cambio en nuestro sistema. Pese a ello, las ondas de radio y televisión están plagadas de tertulianos que anuncia con voz grave que "no hay más remedio".

En el contexto del PP, la cosa no podía ser más chusca: tras pasar por la oposición afeando sin cesar la conducta al gobierno socialista y alardeando de una superioridad en la concepción económica, los chicos de Génova no solo han conseguido llevar el paro a cotas nunca vistas, sino que han subido impuestos de una manera salvaje y recortado prestaciones y salarios de modo similar. La gracia está en que, tras soslayar todos los debates de la izquierda en todos los terrenos aduciendo que lo importante era la lucha contra la crisis económica, es precisamente frente a la crisis económica donde se cuenta el mayor de sus fracasos. La guinda del pastel, no podía ser más terrible: el ataque a la categoría más indefensa del todo social -la vejez- y, más aún, el ataque a la vejez del futuro.

Pero la situación a la que se ha llegado es precisamente la prueba más fehaciente de que, contra la opinión del PP, no es la economía lo único que importa y, lo que es más, la economía debe gestionarse integrada en el todo político. No es la economía, como pretenden los liberales y los marxistas, una superestructura de consumo o producción que gestiona el orden social. Así, los que estando o no de acuerdo, justifican el giro copernicano del gobierno, aducen, en primer lugar, el envejecimiento de la población; en segundo lugar, la situación de crisis económica. La conclusión es que es el "realismo" quien dicta la necesidad de "reestructurar" el sistema de pensiones. La citada reforma se presenta con ropajes de "necesidad", como si se dice que Santiago es la ciudad donde más llueve en España o que el Teide es su cumbre más alta.

La consecuencia es que en situación de crisis el Estado se ahorrará costes gracias al dinero detraído a los pensionistas. No ha aclarado la prensa suficientemente cómo va a vincularse las pensiones a la esperanza de vida, pero lo que es seguro es que la reestructuración quiere garantizar el sistema a costa de que el Estado se ahorre gastos. Es, en realidad, una medida más de austeridad en tiempos de crisis.

Pero, ¿de donde surge la supuesta necesidad de las medidas? En primer lugar, se dice, el Estado no cuenta con financiación suficiente y hay que equilibrar el déficit. En tiempos de crisis, el Estado debe ser libre de gastar menos de lo que ingresa y el coste total de las pensiones va en aumento, aparte de ser un porcentaje muy importante del gasto total del Estado. Por otro lado hay menos cotizantes que soporten el sistema de pensiones porque hay menos gente trabajando.

En segundo lugar, la pirámide poblacional está invirtiéndose debido a que no nacen niños. De seguir así el sistema se volverá insostenible por la sencilla razón de que a la disminución del número de contribuyentes por el impacto de la crisis se suma otra disminución estrictamente demográfica.

Sin embargo ni uno ni otro factor es una ley de la naturaleza. Ambos son consecuencias de medidas ideológicas en torno a las cuales todo el espectro político ha estado de acuerdo. En primer lugar, la crisis, como ya hemos explicado hasta la saciedad en este blog, es la consecuencia de la primacía de la economía especulativa sobre la economía real y productiva. Ahora mismo, en España, las ayudas destinadas a recapitalizar el sistema financiero español han quedado en manos de una banca que ha utilizado dinero público para equilibrar sus balances y para forrarse comprando la propia deuda del Estado. Este crimen de lesa patria es una consecuencia directa de la subversión total del orden económico, mayormente en manos de "expertos" apesebrados que, por otro lado, actúan al margen completamente de los fines reales de la economía y de los intereses del pueblo.

En segundo lugar, la destrucción de la población española –el "invierno demográfico"- proviene de los ataques a la familia tanto desde el ámbito estatal como desde el ámbito ideológico. Ambas esferas han actuado a menudo en plena sintonía. Desde el Estado, se ha hecho lo imposible –por activa o por pasiva, desde la derecha o desde la izquierda- para que en España tener una familia fuera un negocio ruinoso absolutamente vocacional. En lo ideológico, el feminismo fundamentalista y ridículo ha convencido a la mujer de que el hombre era una especie de enemigo secular a batir y de que era mucho mejor integrarse en las perniciosas estructuras del turbocapitalismo, para estar así en condiciones de rivalizar con los hombres y tomar una revancha que se debía desde largo tiempo atrás.

No hay pues tal "necesidad" más que en la medida en que se acepte el absurdo del modelo económico ortodoxo y las necedades del feminismo fanático. Todo esto no son si no las consecuencias de claudicaciones ideológicas que ahora nos llevan a la aberración de garantizar menos aún la vejez de nuestros mayores para que nadie cuestione, ni siquiera un poco, las estupideces de un sistema verdaderamente letal.

Cuanto más corta… mejor
Juan M. Blanco www.vozpopuli.com 12 Junio 2013

En 1903, el norteamericano Richard S. Childs, de 21 años, acudía por primera vez a depositar su voto, uno de esos ritos iniciáticos que señalan la mayoría de edad. A pesar de su juventud, Richard poseía unos conocimientos y un interés por la política muy superiores a los del votante medio. Había colaborado intensamente en círculos cercanos al Partido Republicano pero su carácter ecuánime hacía de él una persona bastante independiente. No, no se dejaría llevar por impulsos o tendencias sectarias: para cada puesto votaría a la persona más adecuada, sin tener en cuenta su adscripción partidaria.

Pero nuestras intenciones no siempre se corresponden con los resultados. Acompañado por su padre, un hombre también versado en política, comprobó desolado que no sería capaz de cumplir su objetivo en ese colegio electoral de Nueva York. Cierto, las listas eran completamente abiertas y permitían al ciudadano escoger cualquier candidato para cada puesto, pero los cargos a ocupar eran muchos y la papeleta muy larga y compleja. Con esfuerzo, logró identificar a los aspirantes a los cuatro primeros puestos, votando a los que juzgaba más capaces y honrados. Pero ni siquiera le sonaban los nombres de los pretendientes a los quince cargos siguientes. En contra de sus propósitos, tuvo que marcar mecánicamente el resto de los candidatos de la lista republicana.

“Papá, ¿quiénes son todos esos a los que votaste?”, preguntó cuando regresaban a casa. “¿Y cómo quieres que lo sepa?”, respondió un tanto sorprendido su padre. Era terrible: incluso los ciudadanos más informados tendían a votar a ciegas en gran parte de los casos. Tanto afectó esta experiencia al joven Richard que cinco años después escribiría un ensayo titulado The Short Ballot (la papeleta electoral corta), exponiendo unos principios que generarían un potente movimiento en favor de la reforma electoral en EEUU. Sostenía Childs que los malos gobiernos, o el excesivo poder de los políticos, no tienen su origen en la indiferencia, conformismo o pasividad de las gentes, sino en deficiencias estructurales del sistema, en fórmulas electorales inapropiadas.

Las capacidades del votante corriente
La democracia se basa en la potestad de los ciudadanos para colocar en ciertos cargos a personas adecuadas y para retirarles la confianza cuando su gestión no resulta honrada o eficaz. Ello requiere un intenso escrutinio individual de cada candidato y una relación muy directa entre representante y representado. Por ello, el sistema electoral debe adaptarse a las capacidades del ciudadano corriente.

El votante medio no es pasivo ni ignorante, sostenían los partidarios de la “papeleta corta”, pero tampoco profundamente sabio, como suelen exclamar a los políticos para halagar a las masas, ni posee una capacidad extraordinaria. Es una persona normal, con aptitudes y limitaciones, sin tiempo ni disposición para enfrentarse adecuadamente a una papeleta larga y complicada. Si hay veinte puestos a elegir y tres partidos, una elección eficaz requeriría conocer las cualidades de sesenta personas, algo fuera de la realidad. Es esas circunstancias, la única estrategia factible consiste en votar de forma más o menos ciega la lista de un solo partido.

Las papeletas largas y complejas, aunque sean abiertas, acaban trasladando el poder desde los ciudadanos a la oligarquía que confecciona las listas. Aunque teóricamente era posible, los votantes no examinaban cada candidato; por el contrario, votaban una lista completa, que podía esconder sujetos indeseados. “Cuando hay demasiados puestos, la gente permite que los aspirantes sean agrupados en manojos, como los espárragos”, escribirá Childs. Finalmente, no son los electores sino los jefes de los partidos los que deciden quienes serán los representantes. Para evitar un gobierno oligárquico y una pseudodemocracia, la papeleta debe ser lo suficientemente corta como para impedir que algún candidato se oculte del escrutinio público.

El movimiento a favor del Short Ballot actuó con mucha intensidad entre 1909 y 1919, impulsando reformas electorales a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Propugnaba un sistema de votación sencillo que permitiese el análisis público de cada aspirante. Para ello, defendía listas abiertas pero papeletas muy cortas, distritos electorales pequeños y un sistema político con pocos escalones de gobierno.

La papeleta más corta de todas
Por supuesto, la papeleta más corta posible corresponde a los distritos uninominales, esto es, a aquellas circunscripciones pequeñas donde se elige un solo representante. Ahí, el votante sólo necesita conocer bien a tres, cuatro o cinco candidatos, generalmente vecinos suyos, un objetivo al alcance del ciudadano medio. Si, además, la elección es a dos vueltas, en la fase definitiva sólo debe concentrar su atención sobre dos personas.

A pesar del siglo que nos separa, las advertencias del movimiento Short Ballot resultan apropiadas para España. No es que aquí se fomente el voto a “manojos de espárragos”; simplemente se obliga. Con la lista cerrada, la comparación de candidatos pierde completamente su sentido. Por ello, los diputados no pasan el menor escrutinio personal de los electores, con gran merma de cualificación, honradez y representación del ciudadano. Muy pocas personas podrían citar todos los nombres de la lista votada. La verdadera selección no la realizan los ciudadanos, sino los partidos, con criterios que generan una clase política con cualidades manifiestamente inadecuadas.

Aunque no existe sistema electoral perfecto, las recomendaciones de Childs y sus seguidores no deben caer en saco roto. El voto a cada candidato por sus cualidades personales, su experiencia vital, su actitud ante la vida, su grado de ejemplaridad o su disposición a cumplir su palabra siempre dará lugar a mejores resultados que la elección basada en puras imágenes, siglas, símbolos o discursos aprendidos. Las listas abiertas aportan mejoras teóricas pero, si son largas, generan pocas ganancias en la práctica. Ante la duda, mejor la papeleta más corta, aquélla que permite al votante medio identificar todos los candidatos y conocer el nombre de su representante. De ahí las ventajas de los distritos pequeños, uninominales, que eligen un solo diputado
_____________

Estimados amigos, el próximo jueves 13 de junio a las 19.30, si el tiempo y la autoridad lo permiten, tendrá lugar en el Centro Riojano de Madrid, calle Serrano 25, la presentación del libro CATARSIS. Se vislumbra el final del Régimen, a la que están invitados todos ustedes si se encuentran ese día en la Villa y Corte. Intervendrán, además de los autores (Javier Benegas y un servidor), Jesús Cacho (director de Vozpópuli), Jesús Espino (de AKAL Ediciones) y Oscar Mondrego (del Centro Riojano). No está prevista la presencia de ningún representante del Gobierno, la Oposición o la Casa Real.

1931-1978-2013 Paralelismos
J. de Mendizábal www.vozpopuli.com 12 Junio 2013

Parece interesante recordar la historia en estos momentos trascendentales que vive España. Todo el mundo, mejor dicho, casi todo el mundo, se sobrentiende que conoce los acontecimientos que ocurrieron en España de 1931 a 1936. En cualquier caso, pueden leerlo en cualquier libro de historia mínimamente independiente.

Lo que suele ser menos destacado, al margen de los tradicionales grupos políticos de la época que serían asimilables a algunos de los movimientos actuales (socialistas, comunistas, monárquicos conservadores, derechistas...) es el papel jugado por el movimiento Agrupación de Intelectuales al Servicio de la República.

Dicho movimiento, liderado por D. José Ortega y Gasset e integrado por Marañón, Albornoz, Maura, Unamuno, Zuloaga, Azorín..., se constituyó en partido político y se presentó a las elecciones del 31, sacando una pequeña representación parlamentaria. Habiendo sido clave, desde el punto de vista de la influencia en el advenimiento de la II República, los escaños que consiguieron nada tuvieron que ver con esa influencia. Como ellos mismos decían, "somos un grupo de intelectuales metidos en política sólo como un deber, como a disgusto".

El encanto duró poco. Ya en las Cortes Constituyentes de ese mismo año, 1931, en pleno fervor republicano, Ortega y Gasset intervino en sede parlamentaria para decir, como portavoz de la Agrupación al Servicio de la República: "nuestro grupo siente una alta estimación por el proyecto que esa Comisión (Constituyente) ha redactado" pero advirtiendo a continuación que "esa tan certera Constitución ha sido mechada con unos cuantos cartuchos detonantes, introducidos arbitrariamente por el espíritu de propaganda o por la incontinencia del utopismo". Entre esos "cartuchos detonantes" destacó que para el proyecto "la autonomía fuese algo especial, puesto que no la estatuye para todos los españoles" sino que responde a los deseos "de dos o tres regiones ariscas" lo que dará lugar a "dos o tres regiones semi-Estados frente a España, a nuestra España" y en cuanto al resto de regiones, al afirmar el proyecto que la autonomía sólo se concederá "a aquellas provincias que posean características definidas, históricas, culturales y económicas comunes" esto las animará a "una campaña de nacionalismo allí donde hasta ahora no ha existido". Finalmente, la Constitución se aprobó tal cual, como no podía ser de otra manera. Inexplicablemente, los que redactaron el Título VIII de la Constitución del 78 no debieron de tener nada en cuenta estas reflexiones.

El propio Ortega, calificaría más adelante al nuevo documento de "Constitución lamentable, sin pies ni cabeza, ni el resto de materia orgánica que suele haber entre los pies y la cabeza". Y de ahí a su famoso "¡No es esto, no es esto!", a su conferencia Rectificación de la República y a tantos otros escritos y artículos criticando el devenir de la República. No hubo nada que hacer. El monstruo estaba en marcha y se negaba a volver a la lámpara. Acabó como acabó y Ortega, en el exilio.

Su partido Agrupación de Intelectuales al Servicio de la República se disolvió a principios del 32. Poco duró. Probablemente con ello, empezó a morir la II República.

¿Les suena algo cercano todo lo anterior? Algo, seguro. Es evidente que las circunstancias han cambiado radicalmente, que la renta per cápita nada tiene que ver, las infraestructuras, los hogares y sus equipamientos, nuestra pertenencia a la UE, a la OTAN... nada hace presagiar revueltas y, menos, sangrientas. Pero existen paralelismos, desgraciadamente. El radicalismo socialcomunista en Andalucía (cercano al chavismo venezolano), la secesión catalana, la secesión vasca en el horizonte, el incumplimiento de las leyes por las propias instituciones públicas, la corrupción insostenible, la asimetría, la falta de control del dinero de los contribuyentes, la deuda que crece día a día, la justicia que funciona con 15 años de retraso (cuando funciona), la inseguridad jurídica en múltiples campos de la actividad empresarial, una educación pública dividida en 17 que es un desastre en cuanto a resultados, los partidos y sindicatos blindados ante la evidencia de ser un foco de problemas y corrupción, en lugar de ser lo básico: organizaciones al servicio de las legítimas aspiraciones de los ciudadanos… todo es una espiral absurda hacia el abismo. Y, mientras, las empresas y ciudadanos pagando impuestos como en los Estados que funcionan (no es nuestro caso) o mucho más, hundiendo el consumo, el comercio y cualquier posibilidad de salir adelante por uno mismo, sin subvenciones o ayudas. No es esto, no es esto. Hay que cambiar la estructura de un Estado inviable económicamente y ser firmes en el cumplimiento de la Ley. Ya. Es urgente. Y, si no, como cerró una de sus conferencias Ortega: "al tiempo".

Justicia: unos pican y otros no
Editorial www.gaceta.es 12 Junio 2013

Sin duda habrá razones procesales que justifiquen estas circunstancias, pero es difícil explicar por qué unos sí son imputados y otros no.

Los tribunales han admitido a trámite la querella presentada por UPyD contra directivos de Bankia por el asunto de las preferentes. Curiosamente, en esa misma decisión judicial se descarta llamar a quien era responsable del órgano supervisor, es decir, del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. La noticia surge el mismo día en que las nuevas revelaciones sobre el caso Urdangarín devuelven a la actualidad la desimputación de la infanta Cristina, apartada de toda responsabilidad en el caso mientras que la esposa de Diego Torres permanece, sin embargo, sujeta a la acción de la Justicia. Sin duda habrá razones procesales que justifiquen estas circunstancias, pero es francamente difícil explicar a la opinión pública por qué unos sí y otros no. A ojos de la ciudadanía, la Administración española de Justicia empieza a parecerse a una caja de pimientos de Padrón, donde, como es sabido, unos pican y otros no. Y como ocurre con los pimientos, también en los tribunales es imposible saber de antemano qué diferencia a los unos de los otros.

Los casos de corrupción que desde hace meses vienen escandalizando a los españoles han extendido una atmósfera de hastío y desesperanza: es como si de repente todo el sistema apareciera podrido a la vez. En una situación así, es inevitable mirar a los tribunales como última garantía. Pero si los tribunales, a su vez, actúan de una manera que a la opinión pública le resulta incomprensible, entonces la desesperanza crece hasta provocar una auténtica ola de indignación. Nuestros gobernantes deberían bajar un poco a la calle, prestar oído a lo que dice la ciudadanía y preguntarse hasta qué punto ellos mismos son culpables de ese sordo cabreo que empieza a extenderse por todas partes. Y desde luego, la solución no es reformar la judicatura de modo que los partidos políticos tengan aún más peso. Al revés, ese sería el peor de los remedios y, por desgracia, es lo que está a punto de pasar.

A propósito de las responsabilidades políticas, vale la pena añadir una reflexión sobre la exoneración judicial del ex gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en el asunto de las preferentes y, en general, en la crisis que han vivido las instituciones financieras españolas. Es incomprensible que el máximo responsable de la supervisión bancaria no tenga nada que decir sobre una situación que ha llevado a la catástrofe a varias entidades y a la pobreza a muchos miles de españoles. ¿Es que este hombre no vio nada de lo que estaba pasando? Peor aún: ¿es que MAFO no se enteró de las operaciones que él mismo estaba avalando? ¿Puede defenderse la irresponsabilidad del responsable? Si alguien es capaz de explicárselo a los ciudadanos, que lo intente.

El gran delirio
Alfonso Merlos La Razón 12 Junio 2013

Definitivamente estamos ante un pobre hombre. Iluminado, poseído, confundido, con los pies lejos del suelo, en la parra. Hace falta ser un cateto de tomo y lomo para proclamar, poniendo el grito en el cielo, que el mercado español se le ha quedado pequeño a la Gran Cataluña. ¿Pero acaso desconoce este señor –como oportunamente se le ha recordado– que las empresas de esa hermosa región de España le venden más a Murcia que a todos los Estados Unidos de América juntos? Claro que no lo ignora. Lo que ocurre es que sólo desde la estrategia del engaño impúdico se puede pretender anestesiar y pastorear aborregada a la masa por el camino equivocado. Y si hace falta empujarla al vacío desde lo alto del acantilado.

Lo que faltaba para rematar la faena es que, como detalla LA RAZÓN, los desnortados socialistas catalanes se estén planteando darle apoyo parlamentario a los capitostes de CiU. Es la guinda del pastel. O sea, que cuanto más profundiza el fracasado Más en el exceso, el desgobierno, la desatención al interés general, más se piensan los hombres de Pere Navarro el apoyo a este Gran Delirio. ¡Ahora se entiende el descoloque del PSC!

Estamos en efecto ante un Mesías de cartón piedra, ante un capitán de hojalata de un barcucho a la deriva. Es lógico que en plena borrachera separatista, cegado por el éxtasis, ahogado por el frenesí, este político del montón se crea con fuerzas de pasar a la Historia. Y pasará. Pero a la Historia del ridículo (superando con creces a aquel Ibarretxe) y a la del desastre. Porque eso es lo que dejará como herencia a una Autonomía abrasada por la corrupción, el paro, la precariedad y la pobreza. Incluida, dramáticamente, la infantil. ¡Vaya planazo Don Arturo!




******************* Sección "bilingüe" ***********************

¡Mariano, Artur, Íñigo, Alberto, Ignacio, apagad la tele y meteros en la cama!
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 12 Junio 2013

¡Por fin hacen algo bien los políticos griegos y que los españoles deberían copiar!

La televisión pública griega ha sido cerrada esta noche. Y ya veréis cómo no pasa nada. Los medios de comunicación públicos se han desprestigiado por su servilismo al poder.

La semana pasada Mario Draghi respondió a un periodista español que las subidas de impuestos no ayudan al crecimiento económico, que reduciría el desempleo, y que es mejor la reducción del gasto público improductivo. Una muestra flagrante de ese derroche son las televisiones públicas, sobre todo las autonómicas y las locales, que se usan descaradamente para incensar a los caciques y construir nacioncillas.

Pues ya podían Mariano Rajoy, Íñigo Urkullu, Artur Mas, María Dolores de Cospedal, José Antonio Griñán, Alberto Fabra, Alberto Núñez Feijóo, Ignacio González y el mandamás asturiano cuyo nombre no tengo ganas de buscar cerrar sus televisiones. La verdad, bastaría la aprobación de una ley orgánica y la vinculación de las transferencias de fondos públicos a las comunidades al cumplimiento de esta obligación legal: si no cierras la tele, no recibes dinero para pagar las nóminas de tus funcionarios.

Para TV3 no falta dinero, ya que CiU se lo quita a los hospitales:  la Sindicatura de Cuentas de Cataluña, ente institucional que forma parte de la Generalitat, ha certificado en su último informe público que, en 2007, el Gobierno autonómico decidió pagar como si fuera propia una deuda de 1.000 millones de euros que correspondía a TV3 y Catalunya Ràdio. Mil millones de euros que coinciden exactamente con los mil millones de euros del recorte en el gasto sanitario catalán. Pero no quedarían ahí las dádivas para con los funcionarios del agitprop. Pues en los últimos cinco años las subvenciones a fondo perdido con destino a la CCMA (Corporación Catalana de Medios Audiovisuales ) han ascendido a 2.500 millones de euros (415.000 millones de pesetas). Al tiempo, varios hospitales del Servicio Catalán de Salud lucen el cartel de 'En venta' dado lo insostenible de su mantenimiento.

Y Espanya ens roba

Aquí, una aproximación a lo que cuesta las televisiones autonómicas. Y no se incluyen las municipales, como Tele Giralda de Sevilla.

¿Cómo es posible que La 2 emita documentales formidables sobre los viajes espaciales, los supersubmarinos japoneses y el muro de Adriano y RTVE no sea capaz de producir algo similar con sus capacidades y nuestra historia? Para enchufar a la hija de Cebrián y la mujer de Nacho Escolar no vale la pena pagar impuestos.

(Recordemos que Zapatero les hizo a Antena 3 y Tele 5 el favor de suprimir la publicidad de TVE para que no protestasen por la concesión de una licencia a La Sexta.)

La otra cara de la moneda
Xurde Rocamundi www.lavozlibre.com 12 Junio 2013

Empresario y fundador no militante de Ciutadans

DICCIONARIO de la Lengua Española:
Cobardía: La definición según el diccionario de la Lengua Española es la siguiente: Falta de valor ante un peligro, dificultad o dolor. En su segunda acepción: Falta de ánimo y valor. Y en su tercera: Temor, miedo o falta de valor en situaciones difíciles o peligrosas. Pusilanimidad.

De las tres, me quedo con la última, en especial el término de cierre. Es la mejor descripción de nuestros líderes políticos y de los partidos a los que representan, por lo menos en cuanto al nazionalismo se refiere. PP y PSOE no son capaces de un frente común el cual parase en seco las aspiraciones separatistas. Pero no te lo pierdas, IU ha firmado un manifiesto por el derecho a decidir de Cataluña.

Miopía: Defecto del ojo que produce una visión poco clara o nítida de las cosas que están alejadas. Incapacidad de darse cuenta de cosas que son muy claras y fáciles de entender. Segunda definición: Anomalía en el ojo que hace borrosos los objetos lejanos. Falta de perspicacia para entender cosas claras y fáciles.

He aquí su visión a medio plazo, obedeciendo como niños buenos a la “troika” con los recortes, sin aportar ni un gramo de iniciativa propia para el crecimiento económico de nuestro país.

Abuso: Uso injusto, indebido o excesivo de una persona o cosa en perjuicio ajeno. Mal uso que uno hace de la confianza que le ha sido depositada. Atropello, trato deshonesto de una persona de menor experiencia, fuerza o poder. Uso excesivo de algo. Uso del poder en forma excesiva.

Sin comentarios, eso sí, solo de cara al ciudadano de a pie, tanto en Gobierno central como el nazionalismo periférico.

Tergiversar: Deformar el significado de una cosa y hacer que se entienda de una forma equivocada. Alterar, falsear. Forzar [un argumento], relatar [un hecho] o repetir [las palabras de uno] deformándolas intencionadamente. Dar una interpretación falsa o errónea a algo.

En esto, permitidme, aún llevándolo en el ADN de manera intrínseca todo político, Cataluña gana al resto de España por goleada.

Pusilánime: Se aplica a la persona que no tiene ánimo, valor o energía para aguantar las desgracias o para hacer cosas importantes. Sinónimos: Apocado,encogido,temeroso,miedoso,cagón,cagueta,cagado,cobarde,blando,blandengue,tímido,flojo... Podría seguir hasta el infinito para describir a nuestros políticos, lo cierto es que tenemos una lengua maravillosa.

El Gobierno no es capaz de defender España ni en el exterior, renegociando las condiciones como país soberano de pleno derecho, negarse a nuevos recortes y subidas de impuestos y exigir medidas de crecimiento (ya hemos visto el informe respecto a Grecia), ni en el interior dando un manotazo encima de la mesa e intervenir un Govern secesionista.

La oposición a nivel europeo, nada puede hacer puesto que no gobierna, sin embargo sí podría resolver sus problemas con el PSC (y su homónimo vasco) e implantar la ideología socialista en estas comunidades, y no dejar que la deriva independentista entre en sus filas. Con lo fácil que sería o destituir al ala catalanista en bloque o presentarse a las elecciones con las siglas PSOE en Catalunya (veríamos cuantos escaños sacaba el PSC, te lo adelanto; ¡Ninguno!).

No sé, quizá soy un iluso, pero mi padre me decía: ”Hijo, uno se hace adulto cuando toma sus propias decisiones, y sobre todo cuando aprende a decir NO”

No voy a juzgar la madurez de nuestros representantes dada su edad, pero sí me atrevo a hacerlo en cuanto a vestirse por los pies y en la escasa utilidad que le dan a los pantalones.

Por desgracia nos ha tocado vivir una época de dirigentes mediocres, con poca visión, al servicio de sus partidos y patronos, dejando de lado al grueso de la ciudadanía ('la soberanía recae en el pueblo'), y se llaman a sí mismos 'constitucionalistas', qué contrasentido.

Es extraño, por primera vez me gustaría que el tiempo pasara rápido, el día a día, las noticias (malas, desoladoras),son tan agotadoras. Mas nos despierta cada mañana con una nueva ocurrencia en su locura suicida (sí, se ha suicidado políticamente y lo sabe). Los datos económicos siguen siendo desalentadores. Europa nos exige más pérdida de poder adquisitivo y de derechos. El paro no decrece (los datos de mayo son los típicos de cara al verano, además son contratos precarios). A diario salen nuevos casos y nuevos imputados de corrupción, delincuencia, etc, etc, et; como decía antes, quisiera vivir ya en 2020 y ver como ha quedado mi país, mi España, qué ha sido de ella y no sufrirla a diario.

Por último, os invito a que busquéis en el diccionario las siguientes definiciones: Pacto, unión, solidaridad, justicia, cultura, país, nación, estado, derechos, constitución, costumbres, leyes…

¿Se puede desobedecer la ley?
Francesc de Carreras. La Vanguardia  12 Junio 2013

La Vanguardia del pasado 1 de junio publicó la carta de un lector, el señor Marc Franco i Puig, en la que hacía referencia a la memorable acción de Rosa Parks el 1 de diciembre de 1955. En efecto, la señora Parks era una ciudadana norteamericana negra, menuda y valiente, que el día 1 de diciembre de 1955, en la ciudad de Montgomery, se negó a ceder su asiento en el autobús a un ciudadano blanco, tal como establecía la ley del Estado de Alabama. Por este acto fue detenida y encerrada unos días en el calabozo hasta que un juez le impuso la correspondiente multa. Este valeroso gesto desencadenó en la ciudad una oleada de protestas en solidaridad con Rosa Parks.

El señor Franco, después de contar someramente este asunto, me implica en él de una forma sorprendente. Dice así: “Me imagino que si en aquel momento el señor Francesc de Carreras hubiera estado allí (en el autobús de Parks), se habría echado las manos a la cabeza y la hubiese increpado: ‘¿Está usted loca? ¡Eso no está bien, no puede ir contra la ley!’”. Y añade el lector: “Los argumentos jurídicos para que los catalanes no podamos ser preguntados si queremos seguir como ahora o administrarnos nosotros mismos pueden ser impecables, pero no deberían presentarse como el eterno obstáculo si la sociedad lo reclama”.

En primer lugar, debo recordar al señor Franco que en una democracia las leyes –incluida la Constitución– pueden ser modificadas de acuerdo con los procedimientos previstos, que es la manera de calcular eso que él llama “si la sociedad lo reclama”. Las leyes, el derecho, nunca serán, pues, “eternos obstáculos”. Más en concreto, según mi parecer, los catalanes podemos ser preguntados sobre la cuestión a la que alude (lea, entre otros artículos, “Un referéndum”, con fecha 20/IX/2012). Otra cosa es que no podamos decidir nosotros solos: no, no tenemos derecho a decidir. En segundo lugar, siento una extraordinaria admiración por Rosa Parks: hay constancia de ello en el artículo que le dediqué hace unos años (“La señora Rosa Parks”, 13/XI/2008). Todo ello se puede consultar en la hemeroteca de La Vanguardia.

Dicho esto, el señor Franco i Puig no explica, y quizás ignora, una cuestión fundamental: la señora Parks desobedeció una ley vigente en el estado de Alabama pero no el derecho norteamericano encabezado por su Constitución. En efecto, el año anterior a su detención, el Tribunal Supremo de EE.UU. había aprobado por unanimidad la trascendental sentencia Brown v. Board of Education (11/V/1954) que revocaba la doctrina según la cual la segregación en lugares públicos entre blancos y negros respetaba la igualdad de acuerdo con la cínica fórmula de “separados pero iguales”, doctrina establecida por la sentencia del mismo tribunal Plessy v. Ferguson, de 1896.

Así pues, hasta la sentencia Brown v. Board of Education, la separación entre personas de ambas razas (para utilizar un término impropio) era legal en tiendas y restaurantes, cines, museos y librerías, parques, playas, piscinas, escuelas o medios de transporte. A partir de esta sentencia, y de otras sucesivas en campos distintos de la educación, fueron modificándose las leyes estatales y federales en un largo proceso que culminó a mediados de los sesenta.

En este proceso, el empuje demostrado por el movimiento en favor de los derechos civiles fue decisivo. Pero el éxito de este movimiento se basó en la autoridad del Tribunal Supremo y en el respeto a la sentencia a la que nos hemos referido; en definitiva, a la fuerza del derecho cuando está basado en procedimientos democráticos. Antes de Rosa Parks muchos habían llevado a cabo actos semejantes pero, aunque prepararon el terreno, su eficacia inmediata fue menor al no estar respaldados por la autoridad del derecho.

Rosa Parks desobedeció una ley cuyo contenido, en un caso similar, había sido declarado contrario a la Constitución. Recurrió la multa que le impusieron y durante 382 días los negros de Montgomery boicotearon la línea de autobuses hasta que el Tribunal Supremo le dio la razón, como no podía ser menos tras el precedente de 1954. Era el reconocimiento de que había desobedecido la ley estatal pero no la Constitución.

Aunque también es moralmente legítimo que, por razones de conciencia, un ciudadano desobedezca la ley y la Constitución con el objetivo de cambiarla, siempre que esté dispuesto a asumir las consecuencias de su acto, sanciones incluidas. En este caso se trata de un acto de desobediencia civil. Pero sólo es moralmente legítimo que lo haga un ciudadano, no los poderes públicos. Lo que denuncio a menudo es que en Catalunya sean precisamente estos poderes públicos, la Generalitat y los ayuntamientos, quienes incumplan, o inciten a incumplir, la ley, la ley democrática. No tienen derecho ni legitimidad moral alguna. Es más, incurren en delito. Los hemos elegido para que cumplan y hagan cumplir las leyes: si ellos no lo hacen, nosotros lo tendremos todo permitido.

Si yo hubiera estado en el autobús de la entrañable Rosa Parks, no dude, señor Franco i Puig, que la hubiera acompañado sentándome a su lado.

Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional de la UAB.

L’Hospitalet frente a la historia tuneada
joan carles valero ABC Cataluña 12 Junio 2013

La política catalana ha quedado reducida a mera propaganda de agitación con la vista puesta en el tricentenario del momento en que los partidarios del archiduque Carlos de Austria acariciaron la idea de convertir Cataluña en un país en la Europa resultante de la Guerra de Sucesión. Los seguidores de aquel emperador siguen instalados en aquella quimera sin percatarse de que hoy, al igual que antaño, poco importa Cataluña en Europa, a tenor de las giras internacionales que realiza el presidente Mas.

Fomentar la enemistad con el resto de España constituye así el objetivo central del “agitprop”. El ex diputado socialista Jaume Sobrequés, hoy director del Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, prepara el simposio “España contra Cataluña, una mirada histórica (1714-2014)” para fijar “el enemigo”.

Afortunadamente, L’Hospitalet adquiere estos días un excepcional protagonismo y no sólo porque su alcaldesa, Núria Marín, encabece una campaña del PSC contraria al independentismo. La segunda ciudad de Cataluña, acogedora de oleadas migratorias del resto de España, fue el 22 de junio de 1713 el escenario del armisticio de la Guerra de Sucesión. Aquel municipio de 500 almas estuvo ocupado durante años por el ejército aliado felipista frente al imperio austríaco, en principio apoyado por Inglaterra y Holanda. El conflicto no se puede definir de otra manera que no sea por su contexto internacional y por la lucha de monarquías. Pero el nacionalismo ha tuneado la historia para convertirla en arma arrojadiza.

Hoy se presentará el programa conmemorativo del 300 aniversario de la firma del Convenio de L’Hospitalet, un tratado internacional que marcó las condiciones de evacuación del ejército austriacista en cumplimiento de los tratados de Utrecht. Pero la Barcelona que acogía a los antifelipistas de toda España se negó a secundar el alto el fuego y condujo al desastre del 11 de septiembre de 1714.

El armisticio de L’Hospitalet lo firmaron el conde austríaco Königsegg por las fuerzas del archiduque Carlos y el marqués italiano Ceva Grimaldi en representación de las tropas de Felipe V. Estamparon también su rúbrica el barón Anthony Wescombe por el almirante inglés Jennings; el conde austríaco Starhemberg; el napolitano Duque de Populi y Thomas Swanton, capitán de la marina británica. Ningún español contra Cataluña.

Si Barcelona siguió un año más en guerra fue con la esperanza de que el archiduque austríaco cumpliera su promesa, pero prefirió ocuparse de su imperio desde Viena. También Inglaterra abandonó a Cataluña. Y el “héroe” Rafael Casanova, que encabezó la resistencia tras rechazar el armisticio de L’Hospitalet, murió 30 años después en Sant Boi. De viejo y rico. Pero esa es otra historia.

Un grupo de padres de alumnos crea una plataforma para conseguir que algún colegio público de San Cugat utilice el catalán, el castellano y el inglés como lenguas vehiculares.
Maite Molina www.vozbcn.com 12 Junio 2013

Un grupo de padres de alumnos crea una plataforma para conseguir que algún colegio público de San Cugat utilice el catalán, el castellano y el inglés como lenguas vehiculares ‘en una proporción equivalente’, y aspira a que cunda su ejemplo en otras localidades.

A la consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau, se le acumulan los problemas. Si, por un lado, los tribunales sentencian una y otra vez ordenando restablecer el bilingüismo en las escuelas públicas de Cataluña y, por otro, el Gobierno prepara la ley que finiquita el actual sistema de inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán, ahora se suma la movilización de la sociedad civil en defensa del bilingüismo escolar.

Un grupo de padres de alumnos escolarizados en diversos centros de San Cugat, una población de 85.000 habitantes cercana a Barcelona, ha puesto en marcha una plataforma para reclamar a la Generalidad y al Ayuntamiento una educación bilingüe -en catalán y castellano- o trilingüe -con una lengua extranjera- en uno o varios de los colegios públicos o concertados de dicha localidad.

Bajo la denominación Asamblea por una Escuela Bilingüe de Sant Cugat (AEB-Sant Cugat), los promotores presentarán la iniciativa en un acto público que tendrá lugar este viernes en una céntrica sala municipal de la ciudad. Su intención es conseguir sumar al proyecto el mayor número de padres posibles y extenderlo a otras localidades catalanas, con la puesta en marcha de asambleas similares.

La educación ‘repercute en toda la sociedad’
La plataforma, la primera de ámbito municipal que se constituye en Cataluña, señala en el folleto informativo con el que se han dado a conocer que ‘el sistema escolar bilingüe o trilingüe es el idóneo para garantizar un mejor cocimiento de los alumnos de las dos lenguas oficiales y de la lengua extranjera, y una formación más completa y abierta’.

‘Sin embargo, la práctica totalidad de los proyectos lingüísticos de los centros educativos públicos y concertados de San Cugat tienen un modelo de lengua vehicular única. No prevén modelos bilingües o trilingües. Nos parece un grave error porque consideramos que sería muy positivo que los centros sostenidos con fondos públicos ampliasen su oferta educativa y aprobasen una programación escolar adecuada que incluya el catalán, el castellano y la lengua extranjera (preferentemente inglés) en una proporción equivalente’, añaden.

Y concluyen indicando que ‘el tema de la educación no debe ser tratado como un problema que afecta solo a las familias con alumnos en edad escolar. Es mucho más que eso: repercute en toda la sociedad’.

Según ha podido saber LA VOZ DE BARCELONA, entre los promotores de la iniciativa se cuentan padres catalanohablantes y castellanohablantes, con hijos de las más diversas edades, que actualmente están escolarizados en colegios públicos, concertados y privados.

Recortes de Prensa   Página Inicial