AGLI Recortes de Prensa   Jueves 13 Junio 2013

El pacto que necesitamos
Editorial www.gaceta.es 13 Junio 2013

Necesitamos un pacto, sí; pero para acabar con el despilfarro autonómico y reducir nuestro Estado a su justa dimensión.

Todo indica que Gobierno y oposición han llegado a un acuerdo de mínimos sobre las cosas que España debe defender en el próximo Consejo Europeo a finales de junio. La actitud de Rajoy, Rubalcaba y Duran en el debate de ayer permite pensar en una posición pactada. Ese pacto debería sustanciarse en una proposición no de ley aprobada en el Congreso. Con tal documento en el bolsillo, Rajoy podrá presentarse en Europa con el aval de hablar en nombre de casi todo el país, que no es poca cosa. Diferente asunto es que cuanto salga de su boca sea lo que realmente interesa a España y a los españoles.

A fecha de hoy, todo se sustancia en una petición de clemencia a las instituciones europeas: una vez realizado lo más duro del ajuste fiscal, ahora se trataría de relajar las exigencias comunitarias sobre el déficit. A eso se refiere Rubalcaba cuando, llevando el agua a su molino ideológico, habla de “cambio de la derecha europea”. Y Rajoy lo concreta en medidas como la integración bancaria, que debería servir para agilizar el crédito a las pymes y el empleo juvenil. Que la Unión Europea, en fin, haga ver que se ocupa de los ciudadanos, y no sólo de sus propios balances. De rondón, los nacionalistas catalanes cuelan el asunto del déficit autonómico: puesto que Bruselas ha flexibilizado el objetivo del 3% hasta 2016, piden al Gobierno que permita un déficit “asimétrico”.

Sin duda es bueno que Gobierno y oposición lleguen a un pacto sobre esta materia, como es bueno que las instituciones europeas amansen sus exigencias, pero es importante preguntarse por qué y para qué. España necesita un pacto –interior y exterior– que destapone de una vez el crédito, de manera que la sociedad pueda recuperar su actividad. Lo dudoso es que la integración bancaria europea, que forzosamente restará aún más capacidad de maniobra a los Gobiernos nacionales, vaya a ser una buena solución a medio plazo, porque las instituciones comunitarias ya han demostrado con creces que se rigen por criterios que tienen poco que ver con los anhelos cotidianos de los ciudadanos.

Por otro lado, hay que llamar la atención sobre ese requisito añadido por los nacionalistas catalanes: colar el asunto del déficit dentro del paquete de respiración asistida. Uno de los problemas fundamentales de la economía española es el excesivo peso del sector público o, para ser más precisos, el desorbitado coste de unas Administraciones derrochadoras e incompetentes. Mientras no soltemos ese lastre, el Estado seguirá parasitando el crédito y sangrando fiscalmente a la sociedad, y cualquier pacto será pan para hoy y hambre –segura– para mañana. Necesitamos un pacto, sí; pero para reducir nuestro Estado a su justa dimensión.

Partido Popular
Aznarator II
José Bastida Libertad Digital 13 Junio 2013

Tras una arrancada alonsina en la tele de Lara, el vigoroso expresidente Aznar ha ofrecido en el Club Siglo XXI una demostración de implacables derechazos, imitando a los de Nadal. Como muestra de su rigor y falta de complejos ideológicos (los oyentes Soraya, Soriano y Soria podrían tomar nota), su discurso contó con una reflexión importante y definitiva: "Hemos creado un Estado que a veces tiene intereses que no son los de los ciudadanos".

Al oportuno aserto le sobra la locución adverbial a veces y le falta definir la autoría, que corresponde al filósofo británico Roger Scruton ("un Estado poderoso busca su propio beneficio, no el de la sociedad civil"). No hay duda de que el cuarto presidente del juancarlismo lee a los pensadores liberales contemporáneos y no se queda en el Marca. Aznar enfoca muy bien su vuelta a la política activa pero se olvida de que tiene ante sí un partido populista, lleno de barones y taifas y donde cualquier atisbo de pensamiento liberal-conservador es una rareza (véanse él y Aguirre). Por otra parte, ese discurso que ahora defiende con tanta lucidez se contradice en muchos aspectos con su praxis política durante sus ocho años de mandato, porque ¿dónde encajan el pasteleo que hizo con el PSOE para politizar el poder judicial, su genuflexión ante el hipócrita nacionalismo o el descontrol de las autonomías, cuando el ministro y ahora presidente por su dedazo, Mariano Rajoy, repartía competencias y duplicidades por doquier?

Aznar vuelve como Terminator y parece que quiere salvarse del pasado con una nueva resurrección. El guión es inmejorable (menos Estado), pero la puesta en escena carece de un estilo definido.

No es país para viejos... ni para niños
Manuel Muela El Confidencial 13 Junio 2013

En el contexto de decadencia política y moral, agudizada por los problemas económicos, van tomando cuerpo ideas y propósitos que nos retrotraen a tiempos que creíamos superados. Tiempos de oscuridad y de envilecimiento en los que determinadas naciones con problemas buscaban responsables de los mismos en colectivos raciales o en sectores poco productivos de la sociedad. Sin llegar todavía a los extremos de entonces, se va inoculando un mensaje perverso que busca justificaciones a las penurias e intenta proponer ‘soluciones’ a las demandas crecientes de arreglo. Se dice: la esperanza de vida incrementa las obligaciones con los pensionistas, cuyo número crece, y tener a los colegiales alimentados y educados también es costoso; por eso, hay que buscar el aligeramiento de esas obligaciones públicas disminuyendo las atenciones a ambos colectivos. Mensaje inquietante, que se disfraza con estudios de comités de sabios para eludir la responsabilidad de los políticos que olvidan que su compromiso con el Estado al que sirven es ordenar todos sus ingresos y gastos con justicia y solidaridad. No existen ingresos finalistas ni gastos singulares, todos los ingresos provienen de la nación y deben administrarse en su beneficio; lo contrario, aparte de arcaizante, es introducir el virus de la división en una sociedad que se va metiendo de hoz y coz en el “sálvese quien pueda”. El pasaporte para el Tercer Mundo.

Las pensiones son un gasto más del Estado
El discurso sobre las pensiones parte, en mi opinión, de una premisa falsa al considerarlas no una obligación más del Estado sino el resultado del equilibrio presupuestario entre las cuotas de la población trabajadora y los pagos a los pensionistas, ya que la Seguridad Social tiene presupuesto propio. Técnicamente es así, pero la Seguridad Social también es Estado y esa es la realidad que no se debe escamotear a los ciudadanos. Ya sabemos que si el paro crece significa que la economía general del país va mal y que los ingresos públicos, no solo las cotizaciones sociales, caen, como de hecho viene sucediendo, y que el Estado está obligado a actuar en consecuencia y cito dos cosas fundamentales que podría hacer: la primera estimular la economía, lo contrario de lo que está haciendo, y la segunda ordenar todos los gastos sin buscar atajos a costa de dañar a los que son más débiles. Desde luego, en ningún caso es aceptable poner a las pensiones en un plano inferior al de otras obligaciones estatales como, por ejemplo, el pago de los intereses de la deuda que ha sido sacralizado constitucionalmente en una tarde. En vez de hacer la ineludible renegociación de la deuda, se esquilma a los débiles, miles de los cuales, los preferentistas, han soportado el rescate bancario, 13.000 millones de euros, según información de Javier Ruiz en éstas páginas. Si además resulta que los pensionistas con sus magras pagas están actuando como malla de seguridad ante el persistente deterioro de las condiciones sociales y familiares en España, parece no solo injusto sino estúpido tirar piedras contra el propio tejado, ya resquebrajado, de la estabilidad del país.

Los gobernantes deberían empezar por tener claras cuáles son las prioridades del servicio público en un país que se define como Estado social y de derecho
Las cotizaciones sociales de los trabajadores son impuestos como los demás y deben formar parte indisoluble del conjunto de los ingresos públicos. La suma de todos los ingresos tiene que ser la referencia para ordenar el gasto con criterios de solidaridad; ahí es donde se tienen que demostrar el genio y la inteligencia de los gobernantes que deberían empezar por tener claras cuáles son las prioridades del servicio público en un país que se define como Estado social y de derecho. Definición que se va vaciando en perjuicio de las clases medias y populares que son, a la postre, las que mueven la economía nacional. Es una trayectoria suicida que avanza inexorablemente, porque la textura social y democrática española es profundamente débil e incapaz de hacer frente a tantas mistificaciones como las que se han adueñado de los discursos políticos y económicos. Una de ellas es que el Estado debe renunciar al papel benefactor e instructor que se reconoce en la propia Constitución, dando paso a otros agentes y dejando actuar a las fuerzas del mercado. Puede que haya naciones donde ese discurso sea aplicable y eficaz; en España no tengo dudas acerca de su carácter disolvente.

Niños malnutridos y devastación social, modelo disolvente
Junto a las amenazas sobre las pensiones va apareciendo otro fenómeno que nos indica que algunas cosas están funcionando malamente: niños malnutridos, apertura de centros escolares en vacaciones para que tengan siquiera una comida decente al día, por no hablar de los comedores sociales de Cáritas y de otras organizaciones de beneficencia. Son síntomas de la abdicación del Estado que, según las doctrinas dominantes, debe dedicarse a recaudar lo que pueda y donde pueda para preservar la estructura hipertrófica y clientelar montada en los años de la burbuja especulativa, recortando todo aquello que lo impida y entregando de paso sectores de la actividad pública, sanidad o educación, a compañías privadas que han visto mermados sus negocios. Parece un sinsentido que, si nos lo contaran, no lo creeríamos, sobre todo los que hemos visto en nuestra niñez los comedores de Auxilio Social -“ningún hogar sin lumbre, ningún español sin pan”- y las misas dominicales de la Doctrina Cristiana en las que sellaban las cartillas de los asistentes para darles un jersey de mezclilla o los paquetes de leche en polvo donados por los católicos americanos. No exagero, a eso conduce el discurso corrosivo lleno de fervor por los despidos, les llaman adelgazamientos, y favorable a toda suerte de devastación social. Nos adentramos en el Tercer Mundo: vean Grecia, ya destruida, y Portugal, y cavilen. El FMI dice que se equivocaron, ¡a buenas horas!

El modelo que se nos propone, rebozado de informes rimbombantes, me parece moralmente reprobable y políticamente disparatado. España necesita refundar el Estado, lo hemos dicho repetidamente, para adecuarlo al país modesto que somos y para que pueda atender con dignidad las obligaciones que le corresponden. Probablemente, las pensiones y muchas otras cosas tendrán que ser objeto de atención o reforma, pero dentro de un proyecto integral político y económico de país en el que todos los ciudadanos sientan que colaboran con su esfuerzo a que ellos y sus descendientes, los niños y los jóvenes, puedan vivir seguros e ilusionados en libertad.

La moral de los inmorales
Martín Prieto La Razón 13 Junio 2013

Hace siglos que hemos retorcido la semántica por su mal uso y la moralidad consiste en guardar la bolsa y cerrar la bragueta. La corrupción es un asunto judicial al albur o buen entender de los jueces, lentos como quelonios, y no se leen en los sumarios sentencias morales. Las inmoralidades han encontrado refugio en los bajos instintos debajo del ombligo, ignorando que el centro del mando de mando sexual está en el cerebro. La chocarrería de un diputado periférico carente de vocabulario sobre la vicepresidenta tiene más alharacas que la increíble descomposición moral del inextinguible régimen social-comunista andaluz.

Mientras la vituperada juez Alaya arrastra su cruz como maletita por las aceras judiciales, aún nadie ha trazado una raya de almagre en una fachada rezando: «Hasta aquí llegó la podredumbre de los ERE en el 2013». Griñán sigue sonriendo porque presidiendo la Junta nada va con él y se fuma un puro en la estratosfera de la inalcanzable inmoralidad. Y los apaleados andaluces, en su derecho, siguen votando lo mismo mientras persista el amiguismo, el nepotismo, el clientelismo y la subvención.

La corrupción es una tentación universal, pero el pantano en el que nos vemos enfangados es la inmoralidad, que tiene que ver con la conciencia y nada con los juzgados de instrucción. Más de 1.661 causas abiertas por corrupción no arreglarán el país ni aunque fueran todos a la cárcel. La inmoralidad rampante, el no procurar el bien a los demás, el infringir daño innecesario, quedó establecido en la letra y música por Enrique Santos Discépolo : «Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor/ ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador/Lo mismo un burro que un gran profesor/ los inmorales nos han «igualao»/ si uno vive en la impostura, y otros roban su ambición/ da lo mismo que seas cura, colchonero, Rey de bastos, caradura o polizón». Y la inmoralidad no se contempla en el Código Penal.

Don Mariano, coja el dinero
César Vidal La Razón 13 Junio 2013

Me consta que el actual Gobierno se ha lanzado a la nada fácil tarea de llevar a los ciudadanos a creer que estamos ya hollando el inicio del final de la crisis de la misma manera que el salmista cantaba que los pies de los peregrinos pisaban los umbrales de Jerusalén. Me consta que igualmente pretende el presente Ejecutivo que afrontemos el futuro con optimismo y a tal fin, por ejemplo, ha sustituido el verbo «subir» por «tocar» cuando se refiere a los impuestos. Me consta que el equipo de Mariano Rajoy ya ha comenzado a calificar de apocalípticos e incluso histéricos a los que no terminan de creerse o no ven por ningún lado los indicios de que todo vaya a ir mejor a corto o medio plazo.

Igualmente me consta que con la tétrica oposición que tiene enfrente llena de jóvenes valores como Alfredo Pérez Rubalcaba o de gente sensata y comedida como Artur Mas, que tiene menos vergüenza que los asiduos a una playa nudista, este Gobierno puede decir casi lo que quiera, seguro de que no lo hará peor que los otros.

Sin embargo, una cosa son las declaraciones oficiales de los políticos, estén o no en el poder, y otra muy diferente, las realidades cotidianas. Precisamente por eso, no puedo compartir la actitud del gobierno de Mariano Rajoy de no aceptar el resto del rescate para la banca española que sigue poniendo a su disposición la Unión Europea. De entrada, esa parte del rescate o la acepta el Gobierno ahora o, como en las bodas, tendrá que callar para siempre porque no se prorrogará durante el próximo año.

Pero es que, por encima de todo, ese rescate es indispensable porque no toda la banca española se ha saneado durante este tiempo. Entre los bienes inmobiliarios que obran en su pasivo y las masivas compras de deuda que vienen realizando desde hace demasiado tiempo, no pocas entidades crediticias necesitan ese nuevo chorro de euros. Y no es por la banca sólo. Es que si las entidades crediticias no se sanean ya de una vez por todas no fluirá el crédito y las empresas seguirán quebrando y no dejará de aumentar el número de desempleados. No tengo duda alguna de que además del rescate, la banca –la nación entera– precisa de unos recortes en el gasto público que, de momento, brillan por su ausencia, pero una cosa no quita la otra. Se lo suplico. Don Mariano, coja el dinero.

“Un Minuto de Silencio”
J. Mendizábal en Vozpopuli  13 Junio 2013

via Foro de Ermua

1.-The Westbury Hotel.
Londres. No puedo olvidar la habitación en la que estaba al oír la noticia en la BBC: han asesinado a Miguel Angel Blanco en algún lugar cercano a San Sebastián. Se me saltaron las lágrimas. Supongo que cuando estás fuera de España todo lo que concierne a tu patria te afecta más pero, esta vez, sin duda, era diferente. Aquello fue diferente. El máximo grado de crueldad al que puede llegar el ser humano. La muerte con cuenta atrás. Tic, tac, tic, tac. Todo un país pendiente de los asesinos. Imaginemos esas horas últimas de Miguel Angel... Mi mujer se emociona. Silencio. No podemos decir una palabra haciendo las maletas.

2.- Forres Sandle Manor.
Un colegio cercano a Bournemouth. El día anterior al asesinato de Miguel Angel, dejamos a nuestro hijo en el colegio. 13 años. Hincha del Athletic, como yo, como su abuelo, como su bisabuelo, presidente que fue del Athletic Club, Manuel Castellanos. Recuerdo su última pregunta: ¿no lo matarán, no? No creo, hijo, es demasiado salvaje, sería su final, nadie podría ya justificar nada de nada en nombre de nada de nada. Nada puede justificar algo semejante. No te preocupes, hijo, no lo harán. No me lo creía ni yo, pero...

3.- The Westbury.
Dioooooos, hijos de puta, lo han hecho. Mi mujer daba vueltas por la habitación. Hay que irse a Heathrow. Perdemos el vuelo. Qué horror. Qué sensación de vacío. Y encima estamos fuera. Haciendo el check - out nadie nos dijo una palabra, algo así como ¡qué horror!, ¡lo que están pasando ustedes!, ¡ánimo!... nada. Parecía que no se habían enterado de la tragedia. Pensando en la novia, los padres, la hermana, qué angustia, qué pena, qué tristeza tan terrible. ¿De verdad yo soy vasco, pertenezco a esa misma raza de salvajes capaces de hacer algo así?.

4.- Heathrow.
Vuelo de Iberia. Silencio. Medio vuelo de españoles. Silencio. Algún comentario suelto. Alguna mueca de complicidad en la tristeza. Pero sobre todo, silencio en la sala de espera.

5.- El vuelo.
Después de una hora de vuelo, creo que estamos pasando por el País Vasco, entrando en España. Le doy una nota a la azafata pidiendo que se la pase al comandante: "Señor: estamos entrando en España y, en mi opinión, España está de luto; supongo que las normas internacionales de aviación le impedirán pedir un minuto de silencio por Miguel Angel Blanco, asesinado vilmente hace unas horas; creo que es lo mínimo que podíamos hacer, pero...".

Sorpresa. A los 2 minutos, el comandante lo dice: may I have your attention, please. No son turbulencias. Pide un minuto de silencio por lo que acaba de ocurrir en España. El asesinato de un hombre inocente. Extraña sensación de haber conseguido algo, aunque sólo fuese que no era un vuelo normal, que nos estaban asesinando un poco a todos. No recuerdo el nombre del comandante, pero tiene mi gratitud y respeto.

Los ingleses de alrededor no entendían nada, pero siempre son respetuosos con la muerte. Ellos han sufrido también. Sonido sólo de los motores. A algunos españoles se les mueve una lágrima por los ojos.

6.- Aterrizaje en Barajas.
Una azafata nos dice que si podemos esperar, que el comandante quiere saludarnos. Ok. Nos dice que, si hubiera sido por él, no hubiera volado en señal de protesta por el asesinato, que tenía que notarse que ya estaba bien. Un español de bien. Le agradecimos que hubiese hecho una cosa tan inusual. Nos dimos la mano y casi nos abrazamos. Supongo que eso se llama solidaridad ahora.

7.- San Mamés.
Mi abuelo fue Presidente del Athletic. Partido del domingo siguiente al asesinato. Hay alguna tímida voz que dice que habría que guardar un minuto de silencio por "lo" de Miguel Angel Blanco. Hay que resaltar lo del "lo". Comunicado de la directiva de entonces: el Athletic no puede tomar partido, esto es un deporte, y no puede pedir un minuto de silencio porque sería mezclarse en un tema ¡político! No hay otra palabra: asco. No pude, no fui capaz de explicárselo a mi hijo que seguía en Bournemouth. Imposible. Y hasta hoy. ¿Quién podría explicar semejante actitud?

8.-Cese definitivo de la violencia.
Mi hijo, tantos años después, me pregunta si me creo esto del cese. Le contesto que sí. Pero que no sé el coste. En acercamientos, amnistías encubiertas, relajación de penas, etc, etc. Y que no comprendo cómo los socialistas vascos, con tantas víctimas en su lado, pueden siquiera mirarle a la cara a Eguiguren. Y que me acuerdo de las víctimas y que me es imposible pensar que puedan tener algún tipo de compensación unos monstruos como los que asesinaron a Blanco o a un matrimonio de sevillanos o a cientos de guardias civiles y policías, militares, políticos socialistas y populares....no me lo puedo creer. No me lo quiero creer. Sería tan incomprensible como cuando mataron a un empresario nacionalista y llegó el diputado general, PNV claro, y dijo aquélla frase inolvidable: "imposible, ¡si era uno de los nuestros!"

Pues bien, al menos, no olvidemos a los nuestros. Un minuto más de silencio por nuestros caídos. Y otro y otro. No olvidemos nunca.
Y que ganen las elecciones, que Guipúzcoa pida la independencia, lo que sea, será, pero que los asesinos paguen su culpa en las cárceles. Sin perdón.

Unión General del Trinque.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 13 Junio 2013

Si España fuera una democracia real, no se toleraría que organizaciones sindicales, patronales y partidos políticos fueran subvencionados a través de los impuestos de todos los ciudadanos. Si hubiera una Justicia real, no se consentiría que organizaciones de jueces, teóricos garantes de la imparcialidad y de impartir justicia, hicieran declaraciones de forma políticamente descarada y tendenciosa, criticando las iniciativas del ejecutivo y del legislativo cuando contradicen su sectaria forma de pensamiento. Si hubiera un Gobierno que ejerciera como tal, habría una persecución de estos actos delictivos y se acometería la urgente renovación del sistema.

El tema de sobresueldos no solo no parece ser la excepción, sino que se ha transformado en una práctica habitual en muchas organizaciones cuyos ingresos proceden de forma mayoritaria de los fondos públicos. Y son precisamente estas organizaciones las que se niegan rotundamente a ser auditadas en sus cuentas. Ahora ya sabemos el por qué. Lo que parece innegable es que las élites de esas organizaciones se han considerado con el derecho a burlar la Ley, a designarse unos salarios insultantemente elevados y con total opacidad. Todo lo que rodea a la política en España huele a podrido, a corrupción, a enchufismo y a enriquecimiento ilegal descarado.

Y lo que no parece es que este asunto vaya a tener una respuesta contundente y definitiva que acabe con este tipo de prácticas y ponga orden donde ahora solo hay caos y desvergüenza. Son demasiados años de clientelismo, de pago de favores, de creación de miles de refugios de parásitos de la sociedad, donde ocupar a familiares, amigos y fieles colaboradores. Un ejército apesebrado por las Administraciones que es la más nutrida y eficiente fuerza de defensa del estatus quo de la casta política dominante.

¿Y qué vamos a hacer el resto de los ciudadanos?¿Nos seguiremos desgastando en estériles charlas de café y oyendo tertulias anodinas e infructuosas o daremos un paso al frente para tomar las riendas de nuestro futuro? Porque yo no quiero este presente, ni el futuro que se plantea para nosotros y nuestros hijos. Un futuro sin valores éticos ni de ningún tipo, basado en la cultura del mínimo esfuerzo, del compadreo político y de la carrera política como meta para obtener la situación acomodada de los que están dando ejemplo y son iconos de admiración. Eso sí, para ello la honradez no tiene cabida y sí demostrar una absoluta falta de conciencia.

A mis conciudadanos les pido que reflexionen si como pueblo nos vamos a merecer lo que nos pase, por no haber mostrado la valentía de oponernos con todas nuestras fuerzas y posibilidades a que estos indeseables sigan con su impunidad, robándonos y condenándonos a la miseria mientras ellos se mantienen en su alto tren de vida, despreciándonos y riéndose de nuestra cobardía.Lo que no se podrá en ningún caso es aducir ignorancia del estado de cosas. Si queremos una renovación del sistema, no va a venir de quienes quieren mantenerlo a toda costa. Ninguna revolución se ha ganado en los despachos.

¡España está siendo atacada por traidores, delincuentes y mercenarios! ¡Si eres español, la defenderás de sus enemigos!

Sobresueldos
La corrupción sindical
Asís Tímermans Libertad Digital 13 Junio 2013

Perdí la inocencia hace años, una lejana noche de abril. Invitado a cenar en casa de una amiga, nos presentó a su cuñado. Alguien preguntó su profesión. Respondió sonriente: "Liberado sindical". Con sincera expresión de perplejidad, pregunté: "Pero… ¿eso es una profesión?". Prefiero no contarles lo que ocurrió después. Nada peor que una pregunta estúpida.

El imprescindible Pedro Tena ha desvelado en Libertad Digital que el secretario General de UGT de Andalucía falseó gastos sindicales para percibir un sobresueldo. No solo no me extraña: dudo de que sea una excepción. Y sospecho que no tiene conciencia de haber obrado mal, sino, al contrario, de estar mal pagado por defender sin descanso a los trabajadores.

Cuando el sindicalismo es una profesión, se pierde la propia, y por tanto el vínculo que llevó a un trabajador a defender y mejorar en lo posible las condiciones de trabajo de sus compañeros. En todo sindicato –como en la vida– hay personas mejores y peores. Pero una estructura perversa de incentivos no solo promociona el ascenso de los peores, sino lo peor de cada uno. Es lo que tiene la corrupción: corrompe. Créanme: el falseamiento de facturas para cobrar sobresueldos no es la más perniciosa de las prácticas de los grandes sindicatos.

Es discutible qué modelo sindical –si alguno– es mejor para el interés de los trabajadores. Es incluso dudoso que exista un "interés de los trabajadores" distinto del de cada uno de ellos. Pero el sindicalismo español nada tiene que ver con eso, sino con un diseño político de los que tutelaron la Transición. Es un sindicalismo corporativo creado desde el comienzo a base de dinero, prebendas y privilegios. Los que disponían de poder real –a qué nombrarlos– no podían concebir que el único partido de izquierdas relevante fuese el Partido Comunista y el único sindicato digno de tal nombre, Comisiones Obreras. Por eso, el apoyo a un Partido Socialista liderado por un cómodo líder como González fue parejo a la creación de un sindicato, UGT, que era solo historia lejana. Todo regado con dinero. Mucho dinero.

El resto es conocido: devolución del patrimonio sindical, privilegios, subvenciones, horas sindicales sin control, miles de millones para formación inútil pero rentable, más devolución de patrimonio sindical… La mayor estafa inmobiliaria de nuestra historia se llamó PSV, empresa de UGT. En determinados ámbitos, la actividad sindical no es más que un tira y afloja en el que se compra paz social por mantener una casta privilegiada. ¿Les suena de algo? Esto es España.

Créanme: nadie sale moralmente indemne de un baño tan masivo de dinero y privilegios. Cuantos se han acercado a los grandes sindicatos o partidos políticos con auténtica vocación de servicio raramente no han salido escaldados. Sobresueldos ilegales –lo rechazable es la ilegalidad– como los del secretario general de la UGT de Andalucía eran práctica generalizada en amplios sectores. También de la Administración. Y con las mismas técnicas.

La hipocresía política resalta sobresueldos legales e ignora los ilegales según los protagonistas sean unos u otros. Poco les importa abogar por la moral pública y el cumplimiento de la ley. En lo más profundo de la peor de las crisis, la casta se aferra a sus privilegios. Hoy pretenden ignorar el falseamiento de facturas, los sobresueldos ilegales, en una entidad sindical que pretende defender a los trabajadores con dinero de todos los ciudadanos. Estos sindicalistas, como tantos políticos, no solo se libraron de su profesión: se liberaron del cumplimiento de la ley y de la justicia. El caso del secretario general de UGT en el corrupto feudo de una Andalucía enfangada en el más corrupto populismo es fundamental, porque habrá estremecido a muchos otros beneficiados. Es solo una de las puntas de tantos icebergs de corrupción.

vialibreblog.wordpress.com

España ahorraría casi mil millones al año si liquidase todas las televisiones autonómicas
La televisión pública griega costaba a los griegos cerca de 300 millones de euros cada ejercicio, un presupuesto casi idéntico al de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales. Los gobiernos autonómicos financian un total de 13 canales regionales.
Medios, Álvaro Gago www.vozpopuli.com

El conjunto de las radiotelevisiones autonómicas costarán este 2013 en torno a mil millones de euros a los españoles, según la suma de los presupuestos de las diferentes sociedades públicas que gestionan estos servicios. Esta cuantía, desembolsada entre 13 gobiernos autonómicos, triplica el costo anual de la televisión pública griega, un ente que acaba de echar el cierre por suponer unos 300 millones de euros cada año.

La televisión y la radio públicas griegas (ERT) han dejado definitivamente de emitir después de que el Gobierno anunciara su clausura para cumplir con su plan de austeridad. El objetivo del Gobierno es sustituir el ente, que emplea actualmente a 2.800 personas, por "una televisión y una radio más moderna" no controlada por el Estado ni por los partidos políticos y que comenzará a operar en un plazo de tres meses. Los 300 millones de euros que hasta ahora los griegos pagaban de canon por este servicio es equiparable al coste de la sociedad matriz de la radiotelevisión de Cataluña, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, que se dejará este 2013 un total de 295 millones.

Tras la Generalitat, el ejecutivo autonómico que más destina a esta partida es Andalucía: 138 millones de euros, seguido del de País Vasco con casi 127 millones, Galicia con más de 90 millones, Comunidad Valenciana con 80 millones y Madrid con otros 70 millones. El resto del montante se lo reparten otras siete regiones con televisión autonómica: Aragón con 45 millones de euros, Canarias con en torno a 40 millones, Castilla-La mancha con 41 millones, Baleares con poco más de 30 millones, Extremadura con 27 millones y Asturias con más de 20 millones. Cantabria, Navarra, Castilla y León y La Rioja no cuentan con televisión pública, si bien es cierto que en el caso castellano y leonés el Ejecutivo regional ha subvencionado en los últimos años a la televisión privada regional con una media de 25 millones de euros. Con la llegada del Partido Popular al Gobierno nacional se abrió la puerta a un proceso de privatizaciones y externalizaciones. Por ahora, los recortes presupuestarios se han traducido en macro expedientes de regulación como los sufridos en Canal 9 y Telemadrid. Mientras, los contratos de externalización que pretenden reducir el coste de estas televisiones se suceden con cuentagotas.

Herramienta para vertebrar el territorio
Los presupuestos de las radios y televisiones autonómicas, según los datos de la FORTA (Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos), han bajado un 30% en los tres últimos ejercicios lo que situará en 2013 el coste de este servicio público en 21 euros por habitante al año, uno de los más bajos de las televisiones de ámbito territorial de toda Europa. A finales de 2012, el presidente de FORTA, Jesús López Cabeza, recordaba que estos medios de comunicación han estado ligados al desarrollo del Estado de las Autonomías y por tanto, “poner en cuestión las televisiones autonómicas —ha señalado— es poner en cuestión el propio modelo de desarrollo autonómico”. Las televisiones públicas, según destacaba el presidente, ofrecen un servicio público “único” que se sustenta en la “información de proximidad y la difusión la cultura”. En un momento en el que la crisis económica hace que se ponga en cuestión la sostenibilidad de algunos servicios públicos, en opinión del presidente de FORTA, no se puede obviar la labor de estos medios públicos en “la vertebración del territorio, y el fomento de la cohesión social y la identidad territorial”.

Mercado publicitario en caída libre
Tras un par de años en el que el mercado publicitario español está en caída libre un —15,8% menos durante 2012 en el conjunto de los medios de comunicación convencionales—, las televisiones autonómicas ven como su partida comercial se hunde muy por encima: hasta un -36% en el último año, según los datos relativos a dicho ejercicio recopilados por la consultora especializada Infoadex. El grupo de las cadenas regionales pasó de sumar 198 millones de euros de inversión comercial en 2011 a 126,8 millones. La cuota de los entes autonómicos sobre la inversión total del sector televisivo nacional decreció un punto y nueve décimas situándose en el 7,0% frente al 8,9% que alcanzaron el ejercicio precedente, según el mismo estudio.

Solidaridad de RTVE y de la APM
Los trabajadores de la Corporación de Radiotelevisión Española se han solidarizado con sus compañeros de la televisión pública griega y han condenado la decisión del Gobierno heleno, que "no puede actuar como si fuera el propietario de la radiotelevisión pública griega porque ésta pertenece al pueblo de Grecia en su conjunto". A través de un comunicado del comité de empresa, los trabajadores de RTVE han mostrado su "perplejidad e indignación" ante la "supresión unilateral de un servicio público esencial para la ciudadanía griega".

"Consideramos que el cierre de la Radiotelevisión Pública griega (ERT) es una decisión autoritaria por parte del actual Gobierno de Grecia, presidido por el conservador Andonis Samarás", han apuntado. Por su parte, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) ha calificado el cierre de la RTV pública griega de "duro golpe a la democracia, al periodismo, a la libertad de expresión y al derecho de información de los ciudadanos no sólo en el país heleno, sino también en el resto de naciones de la Unión Europea". "Se puede, y se debe decir, que este cierre es un retroceso no sólo griego, sino también de la Unión Europea, cuyos Gobiernos y Parlamentos en más de una ocasión han defendido la existencia de los medios públicos", ha señalado la asociación a través de su página web.

No pagaba ni a la SGAE
El truco de Tomás Gómez para ser el alcalde más votado: no pagar miles de facturas
La gestión de Gómez le hizo ser el alcalde más votado de España, pero había truco: en Parla se acumularon unas 4.000 facturas pendientes de pago.
C.Jordá Seguir a @carmelojorda Libertad Digital 13 Junio 2013

El desastroso estado de las cuentas de Parla es de todos conocido y el actual alcalde de la ciudad madrileña, y con él todos los ciudadanos, sufren las consecuencias. Pero probablemente el principal culpable de la situación no es José María Fraile, sino su antecesor, el hoy líder del PSM, Tomás Gómez.

Y es que ya en la cuenta general del Ayuntamiento de 2008 se refleja que Gómez, que abandonó la alcaldía en noviembre de ese mismo año, había dejado el municipio en una situación especialmente delicada: con una pérdidas de 65 millones de euros sólo en ese año -32 más que en el ejercicio anterior- y deudas que superaban ya los 173 millones.

Lo más llamativo es que estas deudas se correspondían, en buena parte, con facturas impagadas: mientras que el propio Ayuntamiento reconocía deber cerca de 40 millones a largo plazo a entidades de crédito; las deudas con acreedores a corto plazo eran 132 millones, y la inmensa mayoría de lo que se puede encontrar bajo ese epígrafe son facturas de proveedores.
Externalizar para no pagar

La cuenta general supone un resumen bastante exhaustivo del estado contable del municipio y está elaborada por la propia entidad local, es decir, la de Parla se ha hecho en el propio Ayuntamiento y con los datos del municipio.

Libertad Digital ha tenido acceso a este estado de cuentas del consistorio parleño correspondiente al año 2008 y, analizando la ejecución de las distintas partidas presupuestarias y las cerca de 4.000 facturas impagadas la conclusión más evidente es que los impagos, provenientes en la mayor parte de los casos de los años previos a la crisis, no eran fruto de una súbita reducción de ingresos sino una forma habitual de funcionamiento que permitía a Tomás Gómez ofrecer servicios, arreglar calles y parques o repartir subvenciones y regalos sin preocuparse del coste.

A este modo de funcionamiento hay que añadirle un detalle nada trivial: pese a que ahora monte en cólera por lo que denomina "ataques a lo público", Tomás Gómez externalizó la mayor parte de los servicios municipales en Parla, desde la limpieza viaria a la recaudación de impuestos. De este modo, los impagos eran más sencillos y no derivaban en conflictos laborales, como habría ocurrido de tratarse de trabajadores municipales.
Facturas pendientes desde 2003

La situación, que todavía se ha deteriorado más al agudizarse la crisis, llevó a Parla a ser uno de los ayuntamientos de España que más dinero reclamó del Fondo de Financiación de Pago a Proveedores puesto en marcha por el Gobierno, con unos 250 millones, lo que le hizo ostentar el dudoso mérito de ser la cuarta ciudad con más deudas a proveedores de España, sólo por detrás de Madrid, Jerez y Jaén.

Así, muchas de las facturas que ya estaban impagadas en 2008 tuvieron que esperar cuatro años más para ser cobradas. En algunos casos estas deudas databan nada más y nada menos que de 2003, al principio de la primera legislatura de Tomás Gómez con mayoría absoluta.

Es el caso, llamativamente, de una factura de 256,80 euros cuyo concepto son "2 coronas de flores naturales para Pedro Fraile Fernández", que como habrán quizá hayan adivinado es el abuelo del actual alcalde, José María Fraile. También de 2003 es una factura de 4.971 euros que se adeudaba por los caramelos de la cabalgata de reyes.
Ni a la SGAE

Por supuesto, en la fenomenal acumulación de deuda de Parla el mayor protagonismo lo tienen grandes facturas por conceptos como la limpieza viaria y la recogida de basuras, el mantenimiento de parques y jardines y el famoso, y ruinoso, tranvía, pero hay otras que llaman poderosamente la atención por lo peregrino de los conceptos.

Así, por ejemplo, nos encontramos que las fiestas del año 2005 dejaron una deuda con la SGAE de más de 30.000 euros, a los que habría que añadir otros 6.900 por el festival flamenco de ese mismo año. Más todavía: estudiando detalladamente las facturas de ese periodo se pueden encontrar decenas de impagadas por los derechos de autor de diversas obras representadas en los teatros municipales de la localidad.

Lo más llamativo es que desde la combativa sociedad de gestión de derechos no se ha oído jamás una crítica a tan moroso alcalde, al menos que transcendiera a los medios de comunicación.

Y eso aún a pesar de que todo parece indicar que no pagarles se había convertido en una costumbre parleña: las fiestas de 2006 también dejaron una factura pendiente de más de 15.000 euros y en la ejecución presupuestaria de 2008 podemos ver cómo, pese a que sólo se habían presupuestado 21.300, el gasto final fue de 29.777 pero no se pagó ni un euro.
Fiestas y saraos

Algunas de las facturas impagadas se corresponden a actos y fiestas especialmente realizadas a mayor gloria del por entonces alcalde. Un excelente ejemplo de esto es el que se organizó para la entrega, en marzo de 2005, de viviendas públicas de alquiler y que supuso un gasto reconocido de más de 36.000 euros, entre otros conceptos por 4.000 botellas de agua que costaban 4.280 euros pero que, como todo lo demás, casi cuatro años más tarde no se habían pagado.

En esta línea podemos encontrar también la fiesta de inauguración de la sede de la Policía Local, en junio de 2006. La carpa, el catering y el cóctel contratados para la ocasión costaban 10.000 euros, pero la factura dormía en un cajón.

Los impagos se extienden también a la adquisición de regalos que no se sabe quién recibió, pero sí se sabe quién no pagó: varias compras de relojes en 2005 suman casi 10.000 euros.

En otras ocasiones se dejan por pagar regalos de concursos municipales, como el disco que grabó la artista Chari Bonilla, que dejó una factura pendiente de 5.104 euros, algo más barato que el grabado por la Casa de Andalucía, que suponía 6.960 euros, tampoco abonados, claro.
Colegios, farmacias…

Ninguno de los aspectos en los que el Partido Socialista de Madrid lleva a cabo una oposición más dura parecía importar mucho a Tomás Gómez siendo alcalde, al menos a la hora de pagar.

Los impagos municipales no eluden ámbitos como la educación. Por poner un ejemplo: sólo en gasoil para la calefacción de colegios correspondientes a 2005 se dejaron de pagar más de 73.000 euros.

Incluso en ámbitos tan apreciados por los políticos socialistas como la educación sexual dejó Tomás Gómez su rastro de deudas: varios cursos impartidos en institutos en 2006 y 2007 dejaron 18.000 euros a la espera de cobrar.

Y también hay facturas pendientes en el ámbito de la salud, para no dejarnos nada y a pesar de que los ayuntamientos no tienen competencias. Así, encontramos más de 9.100 euros correspondientes a "prestaciones farmacéuticas" que se dieron en 2006 y que en 2008 seguían sin pagar. En el presupuesto de ese año 2008 se reconocen obligaciones pendientes de pago de 62.412 euros pero sólo se han pagado 63.

Las grandes contratas, las más afectadas
No hay que olvidar, en cualquier caso, que las grandes contratas han sido las más perjudicadas por la política de Gómez, de la que el presupuesto de 2008 nos ofrece buenos ejemplos: una partida titulada "limpieza y aseo" que, por su importe, probablemente se refiera a la limpieza viaria y recogida de basuras.

El presupuesto por este capítulo supera los 15,5 millones, mientras que los gastos efectivamente realizados, y que el Ayuntamiento reconoce como obligación de pago, alcanzan los 14,7. Sin embargo, de estos se han pagado sólo 1,2 millones, menos del 10 por ciento.

Algo similar se puede ver en la partida "mantenimiento de zonas verdes" con un presupuesto de casi 6,5 millones y obligaciones de pago reconocidas de 5,9, pero de los que sólo se han pagado 462.000 euros.

Finalmente, encontramos otra partida de las importantes, la correspondiente a "tranvía" –aunque hay otros pagos relacionados con el tranvía en otras partidas–. El presupuesto roza los seis millones, de los que sólo se han gastado algo más de tres pero todavía se han pagado menos: 604.000 euros, una quinta parte.

LAMENTAN LA CONDENA AL MILITAR QUE LLAMÓ AL MONARCA "PUTERO, BORRACHO Y CABRÓN"
Cuatro jueces de la Audiencia critican al Rey por gozar de mayor protección al honor
José Luis Lobo El Confidencial 13 Junio 2013

Fernando Grande-Marlaska, presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, y otros tres magistrados de ese órgano judicial han lanzado hoy una crítica inusualmente dura contra el Rey, al que acusan de gozar de una protección del derecho al honor mayor que el resto de ciudadanos. "Cuanto más arriba en la pirámide de poder, mayor sometimiento al control", aseguran los cuatro jueces en un voto particular contra la sentencia que confirma la condena, dictada el pasado mes de marzo, al coronel del Ejército Amadeo Martínez Inglés, que llamó "putero, borracho y cabrón" a don Juan Carlos.

El militar retirado fue condenado al pago de una multa de 6.480 euros por un delito de injurias graves a la Corona, cometido al publicar un artículo en el que calificaba de "despreciable" a la familia real y profería insultos de grueso calibre contra el jefe del Estado.

Grande-Marlaska y los magistrados José Ricardo de Prada, Ramón Sáez Valcárcel y Guillermo Ruiz Polanco consideran que "la política en democracia significa un cuestionamiento permanente de la legitimidad de ejercicio de los poderes instituidos", y añaden que la posición dominante que ocupa la Corona en la arquitectura institucional del Estado "requiere de las autoridades que demuestren contención en el uso de la vía penal".

Los magistrados de la Sala de lo Penal sostienen que Martínez Inglés "no llamó al Rey borracho ni putero", sino que dirigió esos insultos contra la dinastía de los Borbón. "En ese ámbito de valoración histórica no hay privacidad, ni honor, ni prestigio ni reputación". Los otros ocho magistrados que integran la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional sí han confirmado la condena impuesta al militar retirado, que el 12 de diciembre de 2011 publicó un artículo en el diario digital Canarias Semanal con este título: "¿Por qué te callas ahora?".

"Descerebrados, ninfómanas, vagos..."
Martínez Inglés afirmaba en ese artículo que el Rey es "el último representante en España de la banda de borrachos, puteros, idiotas, descerebrados, cabrones, ninfómanas, vagos y maleantes que, a lo largo de los siglos, han conformado la foránea estirpe real borbónica". El ex coronel añadía que el monarca cree "provenir del testículo derecho del emperador Carlomagno", cuando en realidad su origen está en "la pérfida bocamanga del genocida Francisco Franco".

El voto discrepante de los cuatro magistrados recuerda que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo impuso a España el pago de una indemnización de 20.000 euros a Arnaldo Otegi. El ex portavoz de la ilegalizada Batasuna había sido condenado en nuestro país por referirse a don Juan Carlos como el "jefe de los torturadores".

Grande-Marlaska y los otros tres magistrados opinan que la condena por vía penal de críticas como las vertidas por Martínez Inglés contra el Rey sólo sirven para "disuadir" del cuestionamiento de la Corona en detrimento del interés público, "que demanda una opinión plural, informada y formada". El resto de miembros de la Sala de lo Penal, sin embargo, consideran que la libertad de expresión del militar retirado no puede justificar "un pretendido derecho al insulto o afectar al "núcleo último" de la dignidad de la persona.



******************* Sección "bilingüe" ***********************
Y el banquero dijo: "Artur, ¿tú quieres que Catalunya sea Albania?"

S. McCoy El Confidencial 13 Junio 2013

Anda estos días Catalunya revolucionada. La encuesta de El Periódico de este fin de semana en la que se auguraba un liderazgo electoral de ERC, el desplome sin precedentes de CiU hasta el punto de poner en solfa su viabilidad como coalición, el constante desgaste local de los dos principales partidos nacionales y un repunte insuficiente de outsiders como Ciutadans han auspiciado una, no se sabe si táctica o estratégica, vuelta de Artur Mas a la senda de la cordura tras su incomprensible comportamiento político reciente. Nacionalismo sí, pero moderado. Y adéu a las estridencias. ¿Será demasiado tarde?

Una conducta errática que ha sido tanto o más absurda cuanto el president venía avisado de sus consecuencias. A aquella manifestación multitudinaria del pasado 11 de septiembre (en la que que ‘expatriados’ madrileños en Barcelona, poco sospechosos de centralismo, percibieron "un sentimiento colectivo de liberación, como la caída de un imaginario Muro de Berlín") siguió una confusión de tiempos y medios que, sometida al escrutinio de las urnas, trajo terribles consecuencias para sus intereses parlamentarios dos meses y pico más tarde. 'Para qué quedarme con el sucedáneo si puedo disfrutar del original', pensaron los que no se quedaron en casa el día de las elecciones.

No escarmentado, y tras un corto periodo de reflexión, decidió con la llegada de la primavera de 2013 volver agresivamente a las andadas. Agobiado por la falta de liquidez y su incapacidad de sacar adelante la ley de presupuestos, debido a la oposición de Esquerra a los recortes propuestos y a la absurda cerrazón del Gobierno central a ceder en el objetivo de déficit para la región (forma de cerrar buena parte del conflicto por la vía rápida), tiró de nuevo por la calle de en medio. Doble mensaje de manual: victimismo hacia dentro y amenaza hacia fuera, sobre la base de un proceso independentista en el que la ley era para el líder venido a menos, tan voluble como los principios de Groucho Marx: si no les gustan estos, puedo unilateralmente cambiarlos. Ilusorio.

De poco sirvieron los consejos de la parte más conservadora de la burguesía empresarial catalana (hay segundas y terceras generaciones de familias señeras con intereses multinacionales que, por el contrario, son abiertamente y sorprendentemente prosegregación regional) y, sobre todo, de dos banqueros que han jugado un papel esencial como Pepitos Grillo en este viaje a ninguna parte emprendido por el principal dirigente de CDC, uno cardando la lana y otro llevándose la fama: Isidre Fainé y Josep Oliu. Sabadell y Caixa, Caixa y Sabadell. Los dos ejes financieros de la comunidad tras la muerte de CatalunyaCaixa.

El segundo en público y el primero en privado no han dejado de recordar desde el principio a Artur Mas la imposibilidad jurídica de una separación unilateral del Estado por medio de una consulta que en ningún caso podría tener carácter vinculante. "Esto no puede ser", le dijeron una y otra vez, "aunque tú quieras, no puede ser". Tal era su convicción de la inviabilidad de la hoja de ruta que, al menos formalmente, negaban por activa y por pasiva haber establecido planes de contingencia para tal eventualidad. Una señal ignorada, pero extraordinariamente relevante, toda vez que cualquier proceso separatista requiere resolver, como primera prioridad, el problema de la financiación. Vaya.

No sólo eso. Le recordaron el peligro de dar alas a un nacionalismo radical de dirigentes atrabiliarios, ideario cuasi insurgente y capacidad de gestión nula como el de ERC en el peor momento de la historia económica del ‘país’. Hubo una frase que se le quedó grabada al president en una de estas conversaciones cada vez menos recurrentes -como corresponde a quien se quiere situar por encima del bien y del mal y padece de mala conciencia- con gente del entorno financiero catalán: "Artur, ¿tú quieres que Catalunya sea la nueva Albania? Porque el programa de estos va por ahí, ¿eh?". Albania, mar Adriático al oeste… y nada más.

Se ha terminado imponiendo, al menos transitoriamente, la razón. A la fuerza, o mejor dicho, a la pela ahorcan. Sin embargo, buena parte del daño está ya hecho. Por el lado aspiracional se ha puesto en marcha un monstruo de difícil control e incierto comportamiento; por la parte política, el destrozo causado en CiU por la renuncia a su ideario histórico puede resultar irreversible; por otro lado, en el ámbito económico, el pain derivado de la austeridad sólo puede suponer gain para aquellos que defienden la barra libre administrativa dentro de una hacienda propia. Tras haber rodado irresponsablemente por la ladera independentista, a Artur Mas le va a costar dios y ayuda desandar el camino andado.

Mensaje inequívoco y ruptura de lazos, palabra y gesto, son necesario punto de partida para el incierto retorno que acaba de iniciar. Y es que hay determinadas cuestiones en las que las veleidades deberían estar prohibidas. Si no se quiere que la promesa de un futuro mejor se convierta en la pesadilla del infradesarrollo más lacerante en el extremo occidental de Europa.

Tras el dictamen del Colegio de Médicos
La AVT exige que Bolinaga vuelva a prisión "inmediatamente"
Tras el dictamen del Colegio de Médicos sobre la enfermedad de Bolinaga, la AVT pide al juez que actúe.
agencias Libertad Digital 13 Junio 2013

La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, ha exigido al juez de Vigilancia Penitencia, José Luis Castro, que revoque "inmediatamente" la libertad condicional concedida al etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga después de que el Colegio Oficial de Médicos haya apuntado que podría haber sido tratado en prisión del cáncer que padece.

En declaraciones a Europa Press, Pedraza ha exigido que Bolinaga vuelva a la cárcel después de más de 270 días en libertad y sea tratado allí, como ha sostenido que ocurre con otros "asesinos delincuentes" enfermos en prisión. "No sé con quién estaba pactada su libertad condicional, pero ahora exigimos al juez de vigilancia penitenciaria que la revoque inmediatamente porque es un engaño a las víctimas del terrorismo y todos los españoles", ha subrayado Pedraza, que ha pedido también el apoyo del Gobierno.

"¿Y ahora qué hacemos?", se preguntaba la AVT en su cuenta oficial de Twitter tras conocer la decisión del Pleno de la Junta Directiva del colegio desestimando una denuncia contra la forense de la Audiencia Nacional Carmen Baena, que se pronunció en contra de la excarcelación de Bolinaga en varios informes que el colectivo denunciante consideraba "tendenciosos y contrarios a la verdad". El principal colectivo de víctimas recuerda que el "asesino" Bolinaga lleva en libertad casi nueve meses "riéndose de las víctimas" cuando podría haber estado en prisión. "Lamentable", censura la AVT, que sostiene que, "por pura lógica", el etarra debería volver a la cárcel "esta misma tarde".

Un juez de Ourense anula una multa por una señal antirreglamentaria y en gallego
La sentencia destaca que la ley "exige" que la indicación figure también en castellano - El abogado de la conductora explica que no entendió qué significaba el término 'agás'
agencias | ourense La Opinion 13 Junio 2013

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Ourense anuló una multa que la Policía Local impuso a una conductora por aparcar en zona de carga y descarga en la que la señal de los horarios "solo estaba en gallego" y además se instaló "sin la preceptiva y previa autorización de la Concejalía de Tráfico del Ayuntamiento de Ourense".

En la sentencia explica que la conductora había pagado 100 euros de multa, de los 200 de la sanción por el descuento que se aplica en los casos en que se abone durante los primeros días, y ahora el Ayuntamiento de Ourense deberá reembolsárselos, satisfacer las costas y sin posibilidad de recurso de apelación.

El escrito judicial recuerda que la ley "exige" que la señal que regula la zona destinada a carga y descarga, figure también en castellano, en un "precepto que es claro y no admite interpretación".

En todo caso, el fallo aclara que el hecho de que la señal no estuviera en castellano no implica automáticamente que tenga que anularse la sanción. La indicación sería válida si se pudiera demostrar que la conductora conocía su contenido y era consciente de la prohibición. "En ese caso, la señal cumplió su finalidad aun no siendo estrictamente ajustada a la legalidad y la sanción, entonces, se mantendría porque no habría causado indefensión", recoge la sentencia.

Acreditar que la persona multada entendió los términos de la prohibición, según el texto, corresponde a la Administración denunciada, en este caso el Ayuntamiento, "y en este litigio solo se aportó la declaración del agente policial que no fue admitida porque no aportaría nada, ya que puso la multa en ausencia de la conductora sancionada". Según el juzgado, al no quedar probado que la conductora "conocía el contenido exacto de la señal y no estando ésta ajustada a la normativa vigente, debe procederse necesariamente a decretar la nulidad de la sanción recurrida", por lo que el Ayuntamiento deberá devolver a la conductora los 100 euros que pagó. El letrado de la conductora sancionada, Miguel Ángel Rodríguez, explicó que la sentencia deja claro "que para que un ayuntamiento pueda obligar a los ciudadanos a cumplir la norma, debe someterse él mismo a ella y en este caso se infringió una norma básica que es la Ley de Seguridad Vial". Al respecto, concretó que la dificultad de comprensión de la señal se centró en la palabra agás, entre otras.


Recortes de Prensa   Página Inicial